2. 10. Un Grano de Arroz es mas Grande que la Tierra.

1,771 views
1,637 views

Published on

Una realidad del sufrimiento y hambre en los campos de concentracion, El padre Moon vive en el campo de Heungnam durante 2 años y 8 meses en condiciones infrahumanas.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,771
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

2. 10. Un Grano de Arroz es mas Grande que la Tierra.

  1. 1. “ Un Grano de Arroz es más grande que la Tierra”. La vida en la Campo de Concentración de Heungnam, el castigo del hambre… http://www.unificacion.org/descarga/bio/autobiografia-es.pdf
  2. 2. Autobiografía del Rev. Dr. Sun Myung Moon “ Un Grano de Arroz es más Grande que la Tierra” Capítulo II Sección X http://www.slideshare.net/Gonzamer/autobiografia-del-verdadero-padre-sun-myung-moon
  3. 3. Fotos del Rev. Sun Myung Moon de joven, y con su esposa Hak Ja Han.
  4. 4. <ul><li>El 20 de mayo , tres meses después de haber sido recluido en la prisión de Pyongyang, fui trasladado a la de Heungnam. Sentí indignación, pero también vergüenza ante el Cielo. </li></ul><ul><li>De la forma que me ataron no podía escapar. Nos trasladaron en un viaje que nos llevó 17 horas. Mientras miraba por la ventana, se apoderó de mi un poderoso sentimiento de tristeza. </li></ul><ul><li>Me parecía increíble que yo tuviera que viajar por una sinuosa carretera a lo largo de ríos y valles en calidad de prisionero. </li></ul><ul><li>La cárcel de Heungnam era, en realidad, un campo de concentración para prisioneros especiales que trabajaban en la fábrica de fertilizantes de nitrógeno Heungnam. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Durante los próximos tres años debía cumplir un duro trabajo forzoso en este lugar. El trabajo forzoso es una práctica que comenzó en Rusia. </li></ul><ul><li>El gobierno soviético no podía limitarse a matar miembros de la burguesía y a personas que no eran comunistas. </li></ul><ul><li>El mundo estaba mirando y se necesitaba seguir con atención la opinión internacional. Por eso inventaron el castigo del trabajo forzoso . Las personas castigadas de esta manera eran obligadas a seguir trabajando hasta que morían de agotamiento . </li></ul><ul><li>Los comunistas del Corea del Norte copiaron el sistema ruso y sentenciaron a todos los presos a 3 años de trabajo forzoso. Los condenados a esa clase de labor morían antes de que llegaran al término de la condena. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Como presos, nuestro día comenzaba a las 4:30 de la mañana. Nos hacían ponernos en fila en el campo. Nuestros cuerpos y prendas de vestir eran inspeccionados en busca de artículos de contrabando. </li></ul><ul><li>Nos hacían quitarnos toda nuestra ropa y cada prenda era revisada a fondo. Cada pieza de ropa era golpeada hasta que desaparecía hasta la última mota de polvo. El proceso duraba al menos 2 horas . </li></ul><ul><li>Heungnam estaba sobre la costa del mar. En invierno el viento dolía como un cuchillo cortando nuestros cuerpos desnudos. Cuando la inspección había terminado se nos alimentaba con una comida horrible . </li></ul><ul><li>Luego, a caminar 4 Km . Hasta la fábrica de fertilizantes. Nos conducían de cuatro en cuatro, haciendo que tomáramos la mano de la persona que iba junto a nosotros. Ni siquiera podíamos mantener la cabeza alta. </li></ul>
  7. 7. No es Heungnam. Es un campo de concentración con nieve.
  8. 8. <ul><li>Nos rodeaban guardias armados con fusiles y pistolas. Cualquier persona que hiciera que la fila se retrasara – o no podía mantenerse cogido de la mano del compañero – era golpeado severamente por tratar de escapar. </li></ul><ul><li>En invierno, la nieve podía alcanzar una altura mayor a la de una persona. En las mañanas de invierno, cuando marchábamos a través de esa montaña helada, yo sentía que mi cabeza giraba. </li></ul><ul><li>El camino congelado estaba muy resbaladizo y el viento soplaba tan ferozmente que hacía que el pelo de mi cabeza se parara. No teníamos energía. </li></ul><ul><li>Incluso después de haber desayunado, nuestra rodillas seguían doblándose. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Sin embargo teníamos que seguir nuestro camino hacia el lugar de trabajo, aún si ello significaba tener que arrastrar las agotadas piernas por el camino. </li></ul><ul><li>Mientras hacía mi trayecto a lo largo de esta ruta – que nos llevaba al borde de la inconsciencia – seguía recordarme a mí mismo que yo pertenecía al Cielo. </li></ul><ul><li>En la fábrica había un montículo hecho de una sustancia a la que nos referimos en forma abreviada como “amoníaco”. En realidad era – casi seguramente – sulfato de amonio , una forma común de fertilizante. </li></ul><ul><li>Entraba por una cinta transportadora y parecía como una cascada blanca cuando caía sobre el montículo de abajo. Estaba bastante caliente cuando llegaba por la cinta: el humo subía incluso en medio del invierno. </li></ul><ul><li>Pronto, sin embargo, se enfriaba y se convertía en algo tan sólido como el hielo. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Sulfato de amonio y montañas del producto en general, no de Heungnam . La montaña de Heungnam tenía 20 m. de altura. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Nuestro trabajo consistía en recoger con palas el abono del montículo y ponerlo en bolsas de paja. Nos referíamos a esa elevación, de más de 20 m . de altura, como “la montaña de fertilizante.” De 800 a 900 personas paleaban el fertilizante en gran espacio bajo la apariencia de que trataban de cortar la montaña por la mitad. </li></ul><ul><li>Estábamos organizados en grupos de diez . Cada equipo era responsable de acarrear y cargar 1.300 bolsas por día , de manera que a cada persona le tocaban 130 bolsas . </li></ul><ul><li>Si un equipo no cumplía con su cuota, se reducían sus raciones a la mitad , de manera que todos trabajaban como si su vida dependiera de ello. </li></ul><ul><li>En un esfuerzo por ayudarnos a cargar las bolsas de fertilizante lo más eficientemente posible, habíamos hechos agujas de acero . Las utilizábamos para ayudarnos a atar las bolsas después de llenarlas. </li></ul><ul><li>Poníamos un pedazo de alambre en una vía férrea que corría por el piso de la fábrica. El alambre era aplastado por uno de los vagones de ferrocarril pequeños utilizados para acarrear materiales; </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Entonces, podía ser utilizado como aguja. Para abrir agujeros en las bolsas utilizábamos fragmentos de vidrio que obteníamos rompiendo las ventanas de la fábrica. </li></ul><ul><li>Los guardias deben haber sentido lástima al ver a los presos trabajando en tales condiciones, porque nunca nos impidieron romper las ventanas. </li></ul><ul><li>Una vez me rompí un diente al intentar cortar un trozo de alambre. Aún ahora se puede ver que uno de mis dientes delanteros está roto. Me quedó como recuerdo inolvidable de la prisión de Heungnam. </li></ul><ul><li>Todos adelgazaban bajo la presión del duro trabajo, pero yo fui la excepción. Pude mantener mi peso de 72 kilos , lo que era objeto de la envidia de los otros presos. Siempre sobresalía en fuerza física. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>En una ocasión, sin embargo, me sentí muy mal. Presenté síntomas similares a los de la tuberculosis durante casi un mes. No obstante, no perdí ni un día de trabajo en la fábrica. </li></ul><ul><li>Yo sabía que, si faltaba, otros presos tendrían que hacerse responsables de mi parte de la obra. </li></ul><ul><li>La gente me llamaba “el hombre barra de acero”, debido a mi fuerza. Podía aguantar hasta la más difícil tarea. </li></ul><ul><li>La prisión y el trabajo obligatorio no eran un problema muy grande para mí. No importa cuán fuerte fuera la paliza o cuán terribles las condiciones ambientales: una persona puede aguantar si lleva en su seno un propósito definido. </li></ul>
  14. 15. <ul><li>Los prisioneros eran también expuestos al ácido sulfúrico que se utilizaba en la fabricación de sulfato de amonio. </li></ul><ul><li>Cuando trabajaba en la fábrica de acero de Kawasaki , en Japón, fui testigo de varios casos en los que personas que hacían la limpieza de tanques utilizados para almacenar es ácido habían muerto por intoxicación. </li></ul><ul><li>La situación en Huengnam era mucho peor. La exposición al ácido sulfúrico era tan perjudicial que podría causar la pérdida del cabello y llagas en la piel. </li></ul><ul><li>La mayoría de las personas que trabajaba en en la fábrica comenzaban con vómitos de sangre y morían después de unos 6 meses. </li></ul><ul><li>Queríamos usar piezas de goma en los dedos como protección, pero el ácido las atravesaba rápidamente. Los vapores del ácido también comían nuestra ropa – inutilizándola – y nuestra piel se partía y producía sangrados. </li></ul>
  15. 16. <ul><li>En algunos casos se hacían visibles los huesos . Teníamos que seguir trabajando, sin siquiera un día de descanso, aún cuando nuestras llagas sangraban y supuraban. </li></ul><ul><li>Nuestras raciones consistían en menos arroz del necesario para llenar dos pequeños tazones . No había platos accesorios, pero nos daban una sopa de rábano en agua salada . </li></ul><ul><li>Era tan salobre que hacía arder la garganta, pero el arroz era tan duro que no se podía comer sin tragarlo con la sopa. </li></ul><ul><li>Nadie dejaba una sola gota de ésta. Cuando recibíamos nuestro plato de arroz, los presos ponían todo el grano, de una sola vez, en la boca. </li></ul><ul><li>Después de haber comido su propio arroz, miraban a su alrededor, estirando el cuello, para ver cuánto comían los demás. A veces alguien ponía su cuchara en el tazón de sopa de otro y surgía una pelea. </li></ul><ul><li>Un pastor que estaba conmigo en Heungnam me dijo: “Déjame un solo grano y te daré 2 vacas después de salir de aquí”. </li></ul>
  16. 18. <ul><li>La gente estaba tan desesperada que si un prisionero moría a la hora de comer, los otros escarbaban todo el arroz que tenía todavía en la boca y lo comían ellos mismos. </li></ul><ul><li>El castigo del hambre sólo puede ser conocido por aquellos que lo han experimentado. Cuando una persona tiene hambre, un mero grano de arroz se convierte en algo muy valioso. Incluso ahora me pongo tenso sólo de pensar en Heungnam . </li></ul><ul><li>Es difícil creer que un solo grano de arroz puede dar tal estímulo al cuerpo, pero cuando uno está realmente famélico se tiene por la comida una nostalgia que te hace llorar. </li></ul><ul><li>Cuando una persona está bien alimentada el mundo parece grande, pero para un hambriento, un grano de arroz es mas grande que la Tierra. </li></ul><ul><li>Desde mi primer día en prisión cultivé el hábito de tomar sólo la mitad de mi ración de arroz y dar la otra a mis compañeros. Me entrené de esta manera durante 3 semanas ; luego me comía toda la ración. Esto me hacía pensar que yo estaba comiendo arroz suficiente para dos personas, y eso hizo más fácil soportar el hambre. </li></ul>
  17. 19. <ul><li>La vida en prisión es tan terrible que ni siquiera puede ser imaginada por alguien que no la ha experimentado. La mitad de los presos estaban condenados a morir dentro del lapso de un año . </li></ul><ul><li>Cada día teníamos que ver cómo los cadáveres eran llevados por la puerta de atrás sobre una tabla. Trabajábamos tan duro que nuestra única perspectiva de salir parecía se esa: como un cuerpo muerto sobre un madero. </li></ul><ul><li>Típico de un régimen despiadado y cruel , lo que nos hacían fue claramente más allá de todos los límites de lo humano. </li></ul><ul><li>Todos esos sacos de fertilizante, rebosantes de las lágrimas y el pesar de los prisioneros , eran cargados en barcos y llevados a Rusia. </li></ul>
  18. 20. <ul><li>Foto del joven Sun Myung Moon con un grupo de estudiantes. </li></ul><ul><li>Años antes de la prisión y las torturas. </li></ul><ul><li>La próxima sección XI. </li></ul><ul><li>“ La Cárcel de Heungnam en la nieve”. </li></ul>

×