Your SlideShare is downloading. ×
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Microsoft corporate-citizenship lideres-sociales-modulo-6_tu-puedes-hacer-algo

25

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
25
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Líderes sociales: ¿Cómo crear tu propio proyecto social? Módulo 6 ¡Tú puedes hacer algo! “Es indudable que las cosas no comienzan; o no comienzan cuando se las inventa. O el mundo fue inventado antiguo” Museo de la Novela de la Eterna, Macedonio Fernández. A continuación compartimos un fragmento de la obra “Jardín de senderos que se bifurcan”, escrita por el argentino Jorge Luis Borges: “Me detuve, como es natural, en la frase: Dejo a los varios porvenires (no a todos) mi jardín de senderos que se bifurcan. Casi en el acto comprendí; el jardín de los senderos que se bifurcan era la novela caótica; la frase varios porvenires (no a todos) me sugirió la imagen de la bifurcación en el tiempo, no en el espacio. La relectura general de la obra confirmó esa teoría. En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts'ui Pên, opta —simultáneamente— por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también, proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones de la novela. Fang, digamos, tiene un secreto; un desconocido llama a su puerta; Fang resuelve matarlo. Naturalmente, hay varios desenlaces posibles: Fang puede matar al intruso, el intruso puede matar a Fang, ambos pueden salvarse, ambos pueden morir, etcétera. En la obra de Ts'ui Pên, todos los desenlaces ocurren; cada uno es el punto de partida de otras bifurcaciones. Alguna vez, los senderos de ese laberinto convergen; por ejemplo, usted llega a esta casa, pero en uno de los pasados posibles usted es mi enemigo, en otro mi amigo. (….) Creía en infinitas series de tiempos, en una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos. Esa trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o que secularmente se ignoran, abarca todas la posibilidades. No existimos en la mayoría de esos tiempos; en algunos existe usted y no yo; en otros, yo, no usted; en otros, los dos. En éste, que un favorable azar me depara, usted ha llegado a mi casa; en otro, usted, al atravesar el jardín, me ha encontrado muerto; en otro, yo digo estas mismas palabras, pero soy un error, un fantasma. —En todos —articulé no sin un temblor— yo agradezco y venero su recreación del jardín de Ts'ui Pên. —No en todos -murmuró con una sonrisa-. El tiempo se bifurca perpetuamente hacia innumerables futuros”. De estos párrafos, podemos interpretar varias cosas. Entre ellas, que el tiempo, el momento en que ocurren las cosas, puede devenir en innumerables futuros, tantas historias, tantas acciones y desenlaces como las que nosotros elijamos. Somos los protagonistas. Aún más, esta frase nos muestra también la importancia de pensar que cada acción que generemos, y sus resultados, generan otras acciones y resultados, más bifurcaciones en el camino, en el nuestro, y en el de los demás. El jardín es el espacio donde ocurren los senderos que se encuentran en el mismo, que reflejan nuestras acciones y que pueden hacer que ese jardín vaya transformándose todo el tiempo. Para el proyecto que estás haciendo es importante tener en cuenta que, para el problema que identificaste hay tantas soluciones como las que tú y el resto de tu equipo puedan imaginar. Lo que debes tener en cuenta para decidir la mejor alternativa de solución es, cómo este jardín, es decir, el problema que identificaste y el contexto en el cual este problema se encuentra, van a bifurcarse, qué nuevos senderos van a emerger a partir de la solución que propusiste. Pensar en las consecuencias del accionar es parte de la planificación, pero también de la responsabilidad que como ciudadanos APRENDE A LIDERAR UN PROYECTO QUE HAGA CRECER TU COMUNIDAD. Un líder nace porque quiere hacer algo, sueña con transformar. Encuentra aquí las herramientas para el desarrollo de tus proyectos sociales y hazlos realidad. Ciudadanía Corporativa
  • 2. ¿Cuáles son tus objetivos de aquí a dos años? ¿Cuáles son tus objetivos de aquí a cinco años? ¿Cuáles son tus objetivos de aquí a diez años? Continúa imaginando: ¿Cómo llegarás a alcanzar los objetivos que tienes a dos, cinco o diez años? ¿Con qué medios o recursos cuentas hoy? ¿Con qué medios crees que deberías contar para alcanzarlos y que hoy no posees? ¿Qué acciones crees que deberías llevar a cabo para alcanzar dichos objetivos, según los medios disponibles? asumimos frente a las cuestiones que nos preocupan y ante las cuales decidimos hacer algo. Cada sendero que se bifurca a partir de la forma que elegimos resolver el problema seleccionado tendrá impacto en nuestra vida, y en la de los demás. Cada sendero que creamos, creará otros senderos, otros caminos, y nuestros senderos se cruzarán con los de otras personas, nos unirán a ellas y a sus propios jardines, es decir, a su propio modo de entender y hacer las cosas. Hacer un proyecto, resolver un problema, es fruto de este juego de senderos, de caminos cruzados, de formas de entender y hacer las cosas. En ese contexto, es que necesitamos ser abiertos y plurales, estar dispuestos a aceptar, respetar y valorar las diferencias, pues nuestra propia vida, nuestro jardín, está en juego en cada sendero que tomamos, y es el resultado de la combinación de senderos pertenecientes a todas aquellas personas con las que interactuamos. ¿Cómo elegir la mejor solución al problema que identificamos? Comencemos por decir que no hay mejores o peores soluciones. Más bien podrás encontrar soluciones más o menos adecuadas, y en general nunca ideales. Antes de resolver un problema, como sabes, es importante entenderlo, y seguramente, a partir de la investigación que has realizado, has podido observar su complejidad. Cuando hablamos que algo es complejo, no hacemos referencia a que algo es “difícil”, sino a que está compuesto por muchas variables, muchos aspectos, y por tanto, por ejemplo al tratarse de un problema, tenemos que observar muy bien, qué aspectos vamos a abordar y cuáles no. Qué pasa si resolvemos una cosa y dejamos de lado otras. Podría sucederte que intentando resolver un problema, justamente por las bifurcaciones de los senderos de las que hablamos anteriormente, puedas terminar generando otro de más difícil resolución. En este sentido, te invitamos a repensar y recuperar las ideas de planificación y estrategia que abordamos al principio de esta guía. Piensa en tus objetivos. Observa cuáles son tus medios, tus recursos disponibles. Plantea alternativas de acción que muestren una adecuada relación entre tus objetivos y los medios que dispones. Analiza entre ellas y elige la mejor alternativa de acción, considerando cuáles son las consecuencias de tu accionar si sigues cada una de ellas. A continuación, te proponemos reflexionar juntos sobre la idea de la planificación, esta vez, ya vinculada al desarrollo de tu proyecto. En principio, te recomendamos comenzar por ti mismo, y compartir tus reflexiones con los miembros del equipo con quienes desarrollarás el proyecto: Finalmente, mira el siguiente video de Mafalda y reflexiona sobre la frase “La vida de uno, depende de uno mismo” http://www.youtube.com/watch?v=WkVJ52_UxdE Te brindamos algunos ejemplos (puedes utilizarlos para unir el objetivo con los recursos que necesitas) Para ser un doctor en dos/cinco/diez años (mi objetivo), debería ir a la universidad y estudiar para obtener un título (acción a seguir), y necesitaría dinero para pagar mis estudios, tiempo para estudiar, apoyo familiar, etc. (recursos). Para conocer todo tu país o el mundo en dos/cinco/diez años (objetivo), debería explorar/diseñar una ruta de viaje y comprar boletos de avión/barco/autobús (acciones), y necesitaría dinero para pagar este viaje, un trabajo para conseguir el dinero para pagar este viaje, tiempo para viajar, una maleta, ropa, etc. Para ser un músico famoso internacionalmente en dos/cinco/diez años (objetivo), debería estudiar música en un conservatorio (acción) y necesitaría dinero para pagar mis estudios, tiempo para estudiar, un trabajo para solventar mis estudios, apoyo familiar, ser talentoso, etc. (recursos). Cuando hablamos de medios o recursos, acuérdate que no sólo hacemos referencia al dinero. Los estudios, el tiempo, tu talento para hacer algo, tu pasión e interés por una cuestión, tu conocimiento, son recursos. Si quieres ser doctor o abogado, deberás estudiar en la universidad para ello. Si la universidad donde tienes que estudiar queda lejos de tu hogar, deberás planificar tener
  • 3. Responde a continuación a las siguientes preguntas: ¿Qué objetivos indicados por tus compañeros o amigos te han llamado más la atención? ¿Se parecen a los tuyos? ¿Disponen de recursos similares? ¿Pueden combinar los recursos de unos y otros? ¿Qué acciones deberías realizar para alcanzar tus objetivos con los recursos que tienes a disposición? otra vivienda, en la cual vivas solo o con compañeros de estudio o bien con familia, si es que viven en las proximidades. Tal vez debas conseguir un trabajo, y entonces, el tiempo que dediques al estudio no podrá ser tanto, y tardes más años en graduarte. Tal vez creas que lo mejor es tener un auto para ir de tu casa a la universidad o bien tomar el bus. Si tardas 4 o 6 horas por día (entre la ida y la vuelta) para ir a la universidad, seguramente tendrás poco tiempo para estudiar, y tal vez no puedas trabajar. Recuerda también que los recursos son escasos, y por eso, siempre, cada minuto, tenemos que tomar decisiones sobre cómo los distribuimos. Trata de que tus objetivos no solamente sean compatibles con los recursos que tienes hoy disponibles, o bien los que crees que necesitas conseguir a futuro. Intenta además que estos objetivos sean coherentes en tiempo y espacio. Comparte tus respuestas a estas preguntas con tus compañeros de equipo. Saber a dónde quiere llegar cada uno y cómo, puede ayudarles a conocerse más, fortalecer sus relaciones, y seguramente estar mejor preparados para afrontar juntos el desarrollo de un proyecto. Aún más, hay muchos proyectos de trabajo que resultan de estas actividades. Los recursos que cada uno tenemos, si tenemos objetivos similares o iguales, pueden potenciarse. Una vez contestadas estas preguntas, avancemos al próximo paso. Reflexiona ahora sobre distintas instituciones de tu comunidad y cómo llevan adelante sus objetivos según recursos disponibles. Trabajaremos sobre unos ejemplos de instituciones. Une con una flecha los objetivos y medios que crees que corresponden para su logro. Un líder nace porque quiere hacer algo, sueña con transformar. Encuentra aquí las herramientas para el desarrollo de tus proyectos sociales y hazlos realidad.
  • 4. Hasta aquí, hemos trabajado juntos en unir las grandes piezas del rompecabezas de la planificación: - Objetivos - Medios - Cursos de acción: Cada una de las relaciones que realizaste en torno a estas piezas, se denomina estrategia. Una estrategia es tu enfoque, tu perspectiva, el modo en que eliges, en nuestro caso, abordar un problema. Tu proyecto es tu estrategia. ¿Es un desafío pensar hacia el futuro, verdad? Claro que sí, pero tienes que realizar este ejercicio de tal modo que puedas tener certeza de hacia dónde quieres ir, cómo puedes llegar y con qué cuentas para hacerlo. Tu proyecto, tu estrategia, es la brújula que te guiará en la resolución del problema identificado. Entonces, comencemos por el primer paso, y hagamos camino al andar. Define el problema: Es el problema que vas a atender, por el cual quieres “hacer para transformar”. Por ejemplo, el sedentarismo/ la falta de acceso a la práctica de actividades deportivas o artísticas entre jóvenes de 14 a 30 años por la carencia de espacios y oferta de cursos. Objetivos: Reflexiona cuáles son los objetivos a alcanzar, es decir, hacia dónde quieres ir con tu proyecto. Ejemplo: si el problema es el sedentarismo o la falta de acceso a la práctica de actividades deportivas o artísticas para jóvenes, el objetivo podrá ser, “Aumentar el número de jóvenes entre 14 a 30 años que acceden a la práctica de actividades deportivas y recreativas”. Recursos: Éstos son los medios que te permitirán alcanzar los objetivos del proyecto. Algunos de estos recursos puedes tenerlos disponibles en este mismo momento, mientras que otros, los tienes que conseguir. Enuméralos en las siguientes columnas. Por ejemplo, si el problema es la falta de cursos sobre deportes y arte, piensa por ejemplo si existen profesionales en la comunidad que estarían dispuestos a donar su tiempo para realizarlos una vez o dos veces por semanas. O quizás estos profesionales están trabajando para otras instituciones que podrían querer contribuir a tu proyecto aportando los recursos económicos necesarios para pagar su tiempo. Siempre observa, como te hemos recomendado en el módulo sobre investigación, qué está haciendo el gobierno local, provincial y/o nacional en este tema. Quizás tengan distintos tipos de recursos para aportar al proyecto que estás realizando. Lo más importante en este sentido, es que dialogues con distintas personas e instituciones, tanto del gobierno como de la sociedad civil, y analices qué contribuciones en términos de recursos podrían realizar en el presente y en el futuro de tu proyecto. En la próxima sección relativa a la elaboración del presupuesto de tu proyecto, profundizaremos en estas ideas. Plantea los cursos de acción: ¿Cómo decido entre las acciones para alcanzar mis objetivos? Decidir cuáles son los caminos a tomar para realizar nuestros objetivos no es tarea fácil. Por esto te proponemos un modelo de toma de decisión que hasta podría servirte para tu vida cotidiana. ¿Qué es un modelo de toma de decisión? ¿Para qué sirve? A través de un modelo de toma de decisión puedes plantear qué cursos de acción debes seguir en tu proyecto y elegir entre ellos. Esto a su vez es clave para saber cómo se van a asignar los recursos que tienes disponible hoy o los que tendrás en un futuro. En síntesis, cuando eliges un curso de acción, estás decidiendo acerca de la manera en que vas a invertir los recursos que tienes para el proyecto, y como sabes, los recursos son escasos o mejor dicho, nunca son lo suficientemente ilimitados para satisfacer todas nuestras necesidades. Por eso, no podrás elegir muchos cursos de acción al mismo tiempo y llevarlos todos adelante, sino que debes analizar cautelosamente en cuál de ellos quieres concentrarte y llevar a la práctica. Esto no quiere decir que tu problema tenga una única solución, sino que tu proyecto podrá atender a una forma de
  • 5. resolverlo, que si bien no sería la ideal, es la más óptima de acuerdo a los recursos que tienes disponible. Un modelo de toma de decisión sirve entonces para asignar de forma inteligente y efectiva los recursos, y representa una alternativa a otras formas de tomar decisiones, como por ejemplo el azar. Decidir un curso de acción basados en el azar, por medio de un concurso, de un sorteo, puede no ser la mejor forma de decidir, es decir, la forma más inteligente y efectiva. ¿Por qué? Porque no estás eligiendo, no eres el protagonista en la acción. Además, estás decidiendo con base en criterios que son externos al problema que tienes que resolver. Por tanto, elegirás un curso de acción que quizás podría o no resolver el problema que planteaste. Muchas veces en nuestra vida cotidiana tomamos decisiones rápidas y/o sin medir cuidadosamente las alternativas de acción que tenemos frente a una misma situación. Esto tiene dos consecuencias: estaremos inseguros sobre si el curso de acción que elegimos es el mejor o no y no sabremos con certeza porqué elegimos o no un determinado camino. Asimismo, no podremos saber cuáles son los costos y beneficios de cada decisión que tomaremos; qué ganamos con cada curso de acción, qué perdemos, en relación con otros cursos de acción que podríamos haber elegido. Este análisis se llama “costo de oportunidad”, y nos ayuda a analizar qué alternativa de acción dejamos de lado cuando elegimos otra alternativa de acción de nuestra preferencia. Es decir, qué sucede si dejamos de lado la segunda opción por la primera. Si crees que ofrecer más cursos es una alternativa de acción que permite resolver tu problema, deberás pensar qué pierdes si por ejemplo, no eliges hacer una campaña de sensibilización masiva de jóvenes sobre la importancia de hacer deportes. El modelo de decisión que te proponemos se llama P.A.C.E.D., y sus siglas significan: Problema, Alternativas, Criterios, Evaluación y Decisión. Cada una de estas letras son los pasos que debes seguir para tomar una decisión. Problema: Supón que ya tienes el problema identificado: el sedentarismo o la falta de acceso a la práctica de actividades deportivas o artísticas para jóvenes entre 14 y 30 años. Alternativas de acción: Frente a este problema, pregúntate: ¿Cómo lo resolverías? Luego de investigar sobre el problema, tendrás una idea más acabada de cómo este problema podría resolverse, de acuerdo a sus causas. Por ejemplo, podría ser que existen pocos cursos dentro de la escuela, o fuera del horario escolar, o bien que si se planean actividades extraescolares en contextos inseguros, podría ser que la familia prefiera que los jóvenes no realicen estas actividades y vuelvan directo a sus casas luego de las clases en la escuela. También podría suceder que hay jóvenes que deben trabajar y no pueden realizar actividades extraescolares artísticas o deportivas. Entonces, una alternativa de solución sería por ejemplo, brindarles un incentivo económico. El modelo PACED nos invita a pensar acerca de las alternativas de acción que podemos llevar adelante para resolverlo. Pueden ser 2, 3, 4 o 10. Existen muchísimos cursos de acción que puedes seguir. Lo que es importante, es que los pienses de acuerdo a las posibilidades reales que tienes para concretarlos. Criterios: Para esto, el modelo PACED nos ayuda a analizar estas alternativas poniéndoles valor. La valoración tiene que ver con tus objetivos. Por ejemplo en nuestro problema: alcanzar la mayor cantidad de jóvenes para que tengan acceso a la práctica de deportes y actividades artísticas. Valorar los cursos de acción elegidos nos ayuda a determinar cuál es el mejor de ellos para nosotros. Nota por favor que no siempre será el ideal, sino el más posible y viable de poder ser realizado para nosotros. La valoración es totalmente subjetiva, la das tú, y está de acuerdo a los recursos que tienes disponibles (el dinero, el tiempo, el espacio, etc.). Todos estos criterios pueden ser oportunidades o limitantes de tu alternativa de acción. Veamos el ejemplo: ***Nota: los criterios de selección deben valorarse entre 1 y 5, siendo 1 para el menor valor, y 5 el mayor valor que otorgas según el criterio en relación a los objetivos del proyecto.
  • 6. Un líder nace porque quiere hacer algo, sueña con transformar. Encuentra aquí las herramientas para el desarrollo de tus proyectos sociales y hazlos realidad. IR AL MÓDULO

×