• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Gestión Pública y Enfoque de Género: ¿Eva en el mundo de los jaguares?.
 

Gestión Pública y Enfoque de Género: ¿Eva en el mundo de los jaguares?.

on

  • 887 views

Elizabeth Subercaseaux, periodista chilena, profesora de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, es autora de varios libros: “Los Generales del régimen”, “Del lado de acá”, y ...

Elizabeth Subercaseaux, periodista chilena, profesora de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, es autora de varios libros: “Los Generales del régimen”, “Del lado de acá”, y por supuesto, el que citamos en este trabajo: “Eva en el Mundo de los jaguares”, publicada en 1998 por Aguilar Chilena de Ediciones, Ltda. Este libro, cuyo Prólogo resume agudamente la dicotomía “El-La”, es una ceñuda reflexión acerca del machismo y de sus víctimas, afirmando este no es responsabilidad sólo de los hombres sino también lo es de las mujeres, que los crían e inculcan; y además, sostiene, los hombres también son víctimas de ese sistema social que defienden.

Statistics

Views

Total Views
887
Views on SlideShare
887
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Gestión Pública y Enfoque de Género: ¿Eva en el mundo de los jaguares?. Gestión Pública y Enfoque de Género: ¿Eva en el mundo de los jaguares?. Document Transcript

    • GestiónPública yEnfoque de 20 de junioGénero: ¿Eva 2011en el mundo delos jaguares?. Elizabeth Subercaseaux, periodista chilena, profesora de la Escuela de DocumentoPeriodismo de la Universidad de Chile, es autora de varios libros: “LosGenerales del régimen”, “Del lado de acá”, y por supuesto, el que citamos 17en este trabajo: “Eva en el Mundo de los jaguares”, publicada en 1998 porAguilar Chilena de Ediciones, Ltda. Este libro, cuyo Prólogo resumeagudamente la dicotomía “El-La”, es una ceñuda reflexión acerca delmachismo y de sus víctimas, afirmando este no es responsabilidad sólo delos hombres sino también lo es de las mujeres, que los crían e inculcan; yademás, sostiene, los hombres también son víctimas de ese sistema socialque defienden.
    • Gestión Pública y Enfoque de Género: ¿Eva en el mundo de los jaguares?. Por Econ. Alfredo Espinal Antípodas: Entre el “EL” y “LA”. Elizabeth Subercaseaux, periodista chilena, profesora de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, es autora de varios libros: “Los Generales del régimen”, “Del lado de acá”, y por supuesto, el que citamos en este trabajo: “Eva en el Mundo de los jaguares”, publicada en 1998 por Aguilar Chilena de Ediciones, Ltda. Este libro, cuyo Prólogo resume agudamente la dicotomía “El-La”, es una ceñuda reflexión acerca del machismo y de sus víctimas, afirmando este no es responsabilidad sólo de los hombres sino también lo es de las mujeres, que los crían e inculcan; y además, sostiene, los hombres también son víctimas de ese sistema social que defienden. Es especialmente nítido el clasicismo de la visión machista desde el punto de vista de una mujer, cuando narra el inicio del crecimiento de Agustín, personaje eje de su historia: ”Muy pronto en la vida, Agustín empezó a darse cuenta de que él era el rey de la casa. Tenía ciertos privilegios que sus hermanas no tenían. Si había pollo, a él le tocaba el pedazo más grande. Y todo eso le gustaba. ¡Cómo no iba a gustarle! La mama lo mimaba, la empleada lo mimaba, las hermanas le hacían la cama, ….”. Hay una mirada del hombre como icono, de la mujer como su igual y de ambos como contrapartes obvias, reclamando (no podía ser de otro modo) también el derecho de la mujer de gozar de la vida sin pareja. Y concluimos esta cita, invocando (no evocando, previendo sospechas de benevolencia medioeval o de velado machismo) a Goethe, a quien se atribuye esta cita “El mundo es la casa del hombre, y la casa de la mujer es su mundo”. Es una mirada desde la individualidad, sobre la que pretendemos extenderla al nivel institucional y en éste preguntarnos y explorar si en el Perú actual, el Estado y Gobierno tienen conciencia del género, o ceguera de éste. I. De Género, sexo y otros verbos “andróginos”. ¿Qué es el enfoque de Género? El enfoque de género considera las diferentes oportunidades que tienen hombres y mujeres, interrelaciones existentes entre ellos y los distintos papeles que socialmente les son asignados según la convención y desarrollo social sin que ello se refiera a competencias o capacidades especificas. Tales temáticas influyen en el logro de las metas, las políticas y planes de organismos, nacionales e internacionales, y repercuten en el desarrollo de la sociedad, moderna y tradicional. Género “… se relaciona con todos los aspectos de la vida económica y social, cotidiana y privada de los individuos y determina características y funciones dependiendo del sexo o de la percepción que la sociedad tiene de él. Por ello, en julio 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas creó ONU Mujeres, la entidad de la ONU para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres” (http://www.unifemandina.org/quienes-somos.html). Al hacerlo, los Estados Miembros de la ONU dieron un paso histórico en la aceleración de los objetivos de la Organización en materia de igualdad de género y empoderamiento de la mujer. La creación de ONU Mujeres formó parte de la reforma de la ONU, al reunir recursos y mandatos para obtener un mayor impacto. Fusiona y continuará el importante trabajo de cuatro componentes del sistema ONU, para centrarse exclusivamente en la igualdad y empoderamiento de las mujeres: • División para el Adelanto de la Mujer (DAW) • Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW) • Oficina del Asesor Especial en cuestiones de género (OSAGI) • Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) En los últimos años 1, gobiernos y organismos internacionales han destacado la importancia de priorizar la problemática de género en la planificación de políticas y estrategias de desarrollo. En tal sentido, las últimas Conferencias Mundiales han dado forma y contenido a objetivos y mecanismos específicos vinculados al desarrollo sostenible y la cooperación internacional, para asegurar la igualdad entre hombres y mujeres en materia de distribución de recursos y acceso a las oportunidades de la vida económica y social. Igualmente, se ha llegado a un consenso acerca del vínculo fundamental entre género y desarrollo sostenible. La Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en Río de Janeiro (1992) abordó explícitamente aspectos relativos al género en la Agenda 21, Plataforma de la Cumbre de la Tierra, para futuras acciones. También en la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos, (Viena 1993) se logró importantes adelantos en el reconocimiento de los derechos de la mujer. Se reafirmó el principio que los derechos de las2Página 1 Como se expone con amplitud de detalle en http://www.unifemandina.org/ Política y Gestión Pública
    • mujeres y niñas son parte integral, inalienable e indivisible de los derechos humanos universales. Este principio fue asimismo uno de los objetivos básicos de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994. La temática relativa Género se colocó en el centro del debate y la Conferencia reconoció la importancia de fortalecer el poder de la mujer para alcanzar el desarrollo. A este propósito se declaró que "el objetivo es promover la igualdad de género y alentar -y permitir- que los hombres asuman sus responsabilidades respecto a su comportamiento sexual y reproductivo, así como en sus funciones sociales y familiares". En la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de Copenhague en 1995, la problemática relativa al género fue el eje de todas las estrategias para lograr el desarrollo social, económico y la conservación del medio ambiente. Por último, La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en 1995 en Beijing, reforzó estos nuevos enfoques y estableció una agenda que tuvo por objetivo fortalecer la posición de la mujer. Allí se adoptó la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing en materia de eliminación de todos los obstáculos para lograr la igualdad entre mujeres y hombres y asegurar la participación activa de la mujer en todas las esferas de la vida. [Consultar http://www.fao.org/DOCREP/004/X2919S/x2919s04.htm]. Si en las ciencias económicas y socio políticas por añadidura, el tema de Género abarcara sólo las diferencias naturales de mujeres y hombres (o viceversa) habría un solo foco de escogencia de análisis, y consiguiente acción. Pero tan básica presunción, lejos de reducir a la mínima expresión las diferencias, más bien las ahonda y problematiza. En una perspectiva histórico conceptual, el origen y desarrollo (aun en proceso, lento) de las políticas públicas hacia la mujer se asocia al desarrollo del Estado del Bienestar (Welfare State, 90`s), no siendo nítido el punto de inflexión con el concepto de Estado Bismarckiano 2, origen del Estado Social de Derecho, inspiradora de la Escuela de Friburgo 3, cuando se inicia la extensión de la actividad del Estado hacia áreas donde carecía de competencias, como fue en un principio la seguridad social, y por ello su análisis de asoció inicialmente a la Teoría del Estado. Referente inicial es el vínculo entre las políticas públicas y el género que, internacionalmente, nace con la Resolución 50/104 (20 diciembre 1997) de la Asamblea General de las Naciones Unidas que urge a los gobiernos a desarrollar y promover metodologías para la incorporación de la perspectiva de género en las políticas. Pero en éstas la visión del Estado hacia las mujeres, y no del todo superadas al cambiar este vocablo por Genero, recala en la asistencia; este es el modelo que ha tenido mayor extensión y popularidad, y también objeto de críticas como evidencia de ineficiencia y de ineficacia. Es más, en los procesos de reforma del Estado, no se ha hecho explicito este concepto o sus diferencias. Consideremos algunas reflexiones sustanciales para entender la evolución del concepto “Sexo” a “Género” y de ambos a “Igualdad de Oportunidades” que en América Latina ha tenido irregular fortuna: (a) Se da por sentado que todas las Escuelas Económicas se refieren al hombre como el “Homos Oeconomicus”, influido por las condiciones guerreras del mercado y sus fuerzas: Mercado laboral (solo recientemente se equipara el descanso por natalidad al hombre, para reducir este “problema”), Mercado de Factores (No hay piedad ni distinción del tamaño empresarial, y el egoísmo es bien visto); (b) Las decisiones económicas y de entorno son racionales, lo que concede al hombre primacía de su lóbulo frontal (aseveración de la neuroeconomía, sin embargo la mujer presenta lóbulos más gruesos, ergo más desarrollado); (c) La teoría de las preferencias reveladas y la base conceptual de la línea de presupuesto, no incorporan ningún criterio de demandas y necesidades propias al sexo, luego son decisiones masculinas. Debiendo ceñirnos a la brevedad del formato de la revista que con paciencia nos acoge, tratamos en síntesis este tema y como corolario citamos 4 a Alma Espino: “La teoría neoclásica asume que los comportamientos de los individuos son racionales, en función de intereses propios y orientados comercialmente; a través de la historia y de las culturas, los seres humanos persiguen, de manera racional, la maximización de sus utilidades o su propio interés. El individuo representativo “no tiene” sexo, clase, edad o pertenencia étnica, y “está fuera” de un contexto histórico, social y geográfico particular”. En consecuencia, las diferencias entre hombres y mujeres son ignoradas en los supuestos que sustentan políticas ampliamente aplicadas y sus instrumentos. El individuo racional del enfoque neoclásico, entre otras dimensiones de identidad, carece de género 5. Prosigue esta Consultora “El “hombre económico” aparece como la norma, y se caracteriza por ser un individuo "empoderado", libre para elegir entre diversos ambientes y libre para actuar de la manera que en mayor medida maximice su utilidad. Esto significa que, para la teoría, la posibilidad de elegir es el "estado normal de ser" (la única restricción para optar es el presupuesto). De acuerdo con los patrones ideológicos y 2 Bismarck introdujo, motivado por un deseo de evitar el ascenso de los socialdemócratas-comunistas (en ese momento no se había producido aún tal escisión dentro del movimiento obrero marxista, únicamente separado de la rama anarquista-bakuninista) una serie de reformas que él llamó "Cristianismo Aplicado". Posteriormente se refirió al proyecto como "Socialismo de Estado" observando, proféticamente, que "es posible que todas nuestras políticas se deshagan cuando yo muera, pero el Socialismo de Estado perdurará". Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_social 3 Contextualmente se precisa referido a Walter Eucken, 1891-1950, impulsor de la Economía Social de Mercado; mas detalle, consultar Espinal,3 Alfredo, en Revista Gestión Pública y Desarrollo, Año 4 - Nº 43/Febrero 2011, Ediciones Caballero Bustamante. 4Página Licenciada en Economía, Facultad de Economía, UNAM (México), que expone este juicio en “Un marco de análisis para el fomento de las políticas de desarrollo productivo con enfoque de género”, CEPAL, Serie Mujer y Desarrollo Nº 77, Diciembre 2005. 5 Ferber, Marianne y Nelson, Julie (1993), Beyond Economic Man: Feminist Theory and Economics, Chicago, University of Chicago Press. Política y Gestión Pública
    • culturales y como consecuencia de la socialización de género, sería posible decir que la "fémina económica" se caracterizaría de manera diferente: altruista, naturalmente afectiva, cuidadosa, no proclive a la avaricia, buscadora de consensos; por lo tanto, podría responder con otros comportamientos (May, 2002). Este estado normal puede ser solamente cuestionado desde la perspectiva no solamente de género, sino desde la estratificación social”. El lenguaje para género es enfático, por ello se destaca “oportunidades”, “igualdad” y “empoderamiento”, adjetivos 6 del Género, en tanto nombre, y que lindan y yuxtaponen con “Exclusión”, “Inclusivo” y “Ciudadanía”, no necesariamente en tal orden. Y qué hay detrás de tales categorías? Examinemos ese conjunto en forma de un dominio: Exclusión (Social, pues de lo contrario es un tema de índole privado): Se emplea indistintamente respecto a pobreza, siendo términos diferentes en semántica y contenido. La exclusión social posee una extensa referencia conceptual e incorpora en ella tanto las causas como los efectos de la pobreza. El marco teórico mas aceptado, principalmente en la Comunidad Europea, corresponde a Martin Kronauer, quien desarrolló 7 su definición de exclusión social en el marco de la actual situación social de crisis de empleo (El fenómeno del aumento de las tasas de desempleo, argumenta, se está convirtiendo en realidad social permanente, con la consecuencia de que cada vez más personas no pueden llevar una vida acorde con los estándares sociales de bienestar material y social) y la evidencia del impacto en la vivencia de los afectados (coincide con Viviane Forrester –El horror económico-). En esta visión 8, la exclusión social siempre está vinculada al empleo y esta sólo se da si al menos la posición económica marginal y aislamiento social surgen al mismo tiempo, y se genera por concurrencia de los siguientes ámbitos: exclusión del mercado de trabajo, exclusión económica, exclusión institucional, exclusión por aislamiento social, exclusión cultural y exclusión territorial. Inclusivo (o Inclusión, por sus versiones peninsular o traducidas del inglés) La inclusión, entendida desde un punto de vista social, tiene que ver con el trabajo que diferentes personas realizan a diario para asegurar que grandes sectores de la sociedad no queden por fuera de esta y entren entonces en una espiral de violencia, delincuencia y paupérrimas condiciones de vida. Tomamos el sentido de “puente” entre la pobreza- ilegalidad-“rareza social” como puente entre este concepto y exclusión, conforme a la línea de análisis de Atkinson 9. Aclaremos con un ejemplo vinculado a la educación “normal” y la especial. Algunas veces, la inclusión 10 se percibe como algo que, en lo fundamental, sólo tiene que ver con el movimiento de un grupo de alumnos que estaba fuera de los centros ordinarios y que ahora se busca que esté dentro. Y se piensa que los alumnos están “incluidos” desde el momento que están en el centro ordinario. No obstante, desde nuestro punto de vista, la inclusión es un conjunto de procesos sin fin. También supone la especificación de la dirección que debe asumir el cambio. Por esa razón es relevante para cualquier centro educativo, independientemente de lo inclusivas o excluyentes que sean su cultura, sus políticas y sus prácticas. Requiere que los centros educativos se comprometan a realizar un análisis crítico sobre lo que se puede hacer para mejorar el aprendizaje y la participación de todos el alumnado en el centro y en su localidad. Ciudadanía Considerando los antecedentes evolutivos del reconocimiento del Género como construcción social, la ciudadanía es también parte de tal arquitectura, yendo más allá de la acreditación civil de la identidad que adquiere una mujer, y se refiere al ejercicio de sus derechos en el abstracto ciudadano. Señalamos esta conceptualización según establece el Informe Final de Bridge 11, que destaca “Las ideas de ciudadanía universal – iguales derechos para cada integrante de la sociedad – son una característica de muchas comprensiones acerca de la ciudadanía. Las feministas, entre otras personas, han señalado que esto oculta la realidad de desigualdad de poder basada en raza, clase, etnicidad y género que puede someter a las mujeres a una doble discriminación. Estas desigualdades conducen, de hecho, a que algunas personas sean excluidas de los derechos y las responsabilidades de la ciudadanía plena debido a sus diferencias. La exclusión de la ciudadanía por razón de género está vinculada a la división público/privado, según la cual la función de los hombres es estar en el mundo público de la política y del empleo remunerado, en tanto a las mujeres se les asigna el cuidado del hogar y de niñas y niños. Dicha división también sirve para excluir a aquellos hombres que no se apegan a las normas de género tradicionales”. 6 El adjetivo es una parte de la oración que acompaña al sustantivo o nombre para determinarlo o calificarlo; expresa características o propiedades atribuidas a un sustantivo, ya sean concretas (el libro verde), ya sean abstractas (el libro difícil). Estos adjetivos acompañan al sustantivo libro y cumplen la función de especificar o resaltar alguna de sus características y se dice que lo determinan, pues, al añadir un adjetivo ya no se habla de cualquier libro, sino precisamente de un libro verde, o de uno grande. Fuente: www.wikipedia.org 7 “Social exclusion and underclass: new concepts for the analysis of poverty”, 1998, en Hans-Jurgen, Andress (ed.) Empirical poverty research in a comparative perspective (Aldershot: Ashgate). 8 “Mujeres y lucha cotidiana por el bienestar”, de Laura Torrabadella, Luis Lemkow, Elisabet Tejero; 201, Icaria Editorial, España, página 32. 9 “Poverty in Europe”, Atkinson, A.B., 1998, Editorial Blackwell, Oxford.4 10 Ejemplo de la Guía de evaluación y mejora: “Index for inclusión”, 2000, Tony Booth and Mel Ainscow, Centre for Studies on Inclusive Education,Página Bristol – UK /(http://inclusion.uwe.ac.uk). 11 BRIDGE, servicio especializado de investigación e información sobre género y desarrollo del Instituto de Estudios de Desarrollo (IDS) en el Reino Unido. Documento preparado por Shamim Meer y Charlie Sever, Enero 2004. Puede ser consultado en http://www.ids.ac.uk/bridge. Política y Gestión Pública
    • Empoderamiento de las mujeres (Empowerment) Término acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekín) para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Actualmente esta expresión conlleva también otra dimensión: la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tienen que ver con la recuperación de la propia dignidad de las mujeres como personas. El Estado promueve la inclusión social mediante la obra pública y programas sociales, dentro de los que también el criterio de responsabilidad social empresarial ha comenzado a hacer de la igualdad y mejora de la posición económica de la jefatura en el hogar, de las mujeres, un proceso en el cual ellas mismas resultan mas consientes de su rol. Con estos conceptos básicos, podemos ya revisar las construcciones derivadas y en especial, las que se relacionan con el carácter de su actividad e impacto económico, formal desde el punto de vista del efecto en las cuentas nacionales y en su aspectos macroeconómico, léase impacto en los programas sociales, educación, salud (recuperativa, sexual y reproductiva), y microeconómico, en forma del autoempleo y de su actividad económica empresarial de micro y pequeña escala; e informal, desde el punto de vista de las prestaciones “invisibles” sin contraprestación que la mujer aporta al mantenimiento de los procesos vitales en la familia, el autoempleo y la economía familiar. II. Enfoque de Género: (EL) Gobierno y (LA) Gestión Pública. Focalizaremos el análisis a la realidad peruana actual, destacando sin embargo ésta no es sustancialmente diferente a la latinoamericana en cuanto a la dicotomía hombre–mujer, y menos aún respecto a especificar su significante bajo un contexto no transversal, como los referidos a la familia, infancia, violencia, asistencia social. Citaremos nuevamente a la experta Alma Espino, que destaca muy bien este aspecto: “Históricamente, las relaciones con el mercado han sido diferentes para hombres y mujeres, de lo que se derivan consecuencias en cuanto a sus elecciones y sus conductas (Merchant, 1989). El mercado se asocia a la vida pública y masculina, y a partir del género –sin caer en esencialismo–, hombres y mujeres observan diferentes normas y conductas (England, 1993; Nelson, 1993). Entre las distorsiones que se presentan en los mercados están las que se originan en las restricciones que enfrentan las mujeres para acceder a los bienes de capital, crédito y empleo (Gálvez, 2001). La ideología y cultura (prejuicios, discriminación de género en la legislación laboral, los derechos de propiedad y las leyes de herencia, entre otras normas y restricciones), aunadas a la carga de las responsabilidades reproductivas, interactúan con los mecanismos económicos. Las mujeres no siempre tienen la dirección y el control de su trabajo o propiedad, ni las mismas posibilidades de acceso a los mercados que los hombres –aunque formalmente esto no sea así–, además de tender a verse excluidas de los negocios tradicionales o de las redes sociales en las que se dan los intercambios de información, que son vitales para tomar decisiones y aprovechar oportunidades (Elson, 1994)”. Resulta ilustrativo y conceptualmente relevante la evolución de “Genero” desde una mirada femenina, en especial desde la instancia legislativa, que define los instrumentos formales a través de los que se formaliza las políticas, que con fina ironía describe 12 Ana Townsend Diez-Canseco “El 4 de julio de 2005, los/las secretarios/as generales de los principales partidos políticos del Perú firmaron el documento denominado “Plataforma Básica Multipartidaria de políticas de género”, que incluía el compromiso de apoyar la aprobación de la Ley de Igualdad de Oportunidades. En el ámbito del nuevo Congreso instalado, se dio inicio a la gestión de la Mesa Multipartidaria de Mujeres, desde donde la mayoría de los representantes de los grupos parlamentarios promovieron la iniciativa hacia el fuero interno de sus bancadas y partidos. A pesar de los esfuerzos mencionados, algunos miembros de los partidos firmantes de la citada Plataforma insistieron en objetar los términos “equidad” o “igualdad de género” al momento de debatir en la Comisión Permanente del Congreso el 8 de marzo de 2007. Es interesante rescatar algunos argumentos en oposición a dicha Plataforma: “Hay diecinueve leyes que tratan el tema, seis tratados internacionales, ratificados y confirmados por este Congreso. Este proyecto, que tiene la mejor intención, podría vulnerar incluso la Constitución, porque se refiere constantemente a igualdad de género, a equidad de género, a salud sexual y reproductiva, a derechos sexuales y reproductivos; en fin, a una serie de términos que no están contemplados en la Constitución, que habla de derechos humanos en general, que habla de igualdad de sexo, no de género”. (Congresista Víctor Andrés García Belaúnde, Presidente del Partido Acción Popular, Diario de Debates del Congreso del Perú, marzo de 2007). Una posición coincidente tuvo la vicepresidenta del Parlamento peruano para el período 2006-2007: “Nosotros tenemos una Constitución, y ella habla bien clarito, en el Artículo 2º de la igualdad de sexos, de la igualdad entre varón y mujer. ¿Por qué no se habla de la igualdad o de la equidad de género? (...) Por otro lado, ¿por qué voy a aceptar que un organismo internacional venga y me imponga una frase, que además es un concepto? Porque detrás de ello estamos aceptando que en el mundo no existen sólo los hombres y las mujeres, sino existe una construcción sociológica según la cual, de acuerdo con la sociedad, se va a ir asumiendo una posición frente al sexo o al aspecto5Página 12 “La introducción del enfoque de género en la formulación de leyes nacionales y políticas públicas en el Perú: Los casos de la Ley de Cuotas y Ley de Igualdad de Oportunidades”, 2008, Programa de Apoyo al Liderazgo y Representación de la Mujer (PROLID), BID, Perú. Política y Gestión Pública
    • sexual. Les digo a aquellos que van a apoyar este proyecto de ley que por lo menos lo hagan de una manera consciente y clara. ¿Se va a solucionar algo con esta norma que se propone? No se va a solucionar”. (Congresista Fabiola Morales, Unidad Nacional, Diario de Debates del Congreso del Perú, marzo del 2007)”. Comenzaremos por establecer si la doctrina y visión oficial del Estado existen como tal: 1. El Estado no tiene una posición formal ni sostenida o consistente respecto al sentido de la relación de sexo o género en el tiempo; así, se legisla sobre Igualdad de Hombres y Mujeres (Cuadro 1, norma 28) pero sin considerar normas previas, o como inverso Igualdad de Mujeres y Hombres (Cuadro 1, norma 27), y en la reciente Ley de Organización y Funciones del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (Ley Nº 29597), rector en la materia, el termino Género no aparece, estableciendo en su defecto como Área Programática de Acción (Artículo 4º, literal a) el “Desarrollo integral de la mujer”. Irónicamente, la norma que precisa la Equidad de Género es la referida al manejo presupuestal. Ello plantea qué entender por equidad y qué relación funcional y doctrinal guardan frente a la igualdad y ambas entre sí. 2. Tampoco en la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo se hace evidente el enfoque de género en la definición de políticas públicas, ni condición previa el observar los derechos legalmente señalados, ni resulta visible su transversalización e Institucionalización en tales Políticas Públicas ni en la Promoción de los Derechos de la Mujer para el Ejercicio Pleno de su Ciudadanía. Ello como se verá seguidamente, es de alta importancia para definir ayuda o asistencia, social. 3. La línea divisoria entre Enfoque o Equidad de Género, Igualdad y Asistencia Social es imprecisa sobre todo para establecer el modelo de abordaje, siendo por ejemplo establecido en la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales (Ley Nº 27867, articulo 60º, literal h) formular y ejecutar “… políticas y acciones concretas orientando para que la asistencia social se torne productiva para la región con protección y apoyo a los niños, jóvenes, adolescentes, mujeres, personas con discapacidad, adultos mayores y sectores sociales en situación de riesgo y vulnerabilidad”, lo cual no facilita precisar la actuación en el plano social si por ejemplo el vector de actuación es la familia, que rol juega el género dentro de ella, o si se focaliza directamente a mujeres y dentro de qué estadio: púberes, sexualmente precoces, adultas mayores, etc. 4. No siendo similares ni sustitutivas las metodologías y políticas-estrategias de los modelos de inclusión o reducción de la exclusión, resulta claro que más allá de posiciones doctrinales, no se cuenta con medios instrumentales ni con una visión de políticas públicas con incidencia en Género ni en el impacto de este en la asistencia social productiva. El concepto de desarrollo productivo no presenta una definición precisa y su origen aparece más bien asociado a un contexto económico e histórico, determinado por el discurso del Consenso de Washington y el fracaso de sus políticas. Se trata más de una respuesta de carácter empírico a esta situación que de una definición teórica. Parece estar próximo a un concepto similar de la CEPAL, el de “política industrial”, pese a que este último ha perdido legitimidad debido a la incidencia de la corriente principal en economía durante los años noventa. Por otra parte, no se asocia de manera inequívoca a una propuesta de política determinada como señala Buitelaar 13. Veamos a continuación, la definición de Estado sobre el tema de Género, en función a la estructura normativa: Cuadro 1: Normas relevantes sobre el tema de Género y Mujer de los últimos 25 años Norma Denominación Sumilla Restituyen en el escalafón de oficiales de Restituye en el escalafón de oficiales de servicios, al personal profesional servicios, al personal profesional femenino de las ciencias medicas femenino de las ciencias médicas, 1. Ley Nº 24173 (15/06/1985) (médicos), abogados y otros abogadas y otras profesionales que había profesionales que a merito del D. Ley Nº sido pasado a la condición de empleadas 18072 fueron pasados a la condición de civiles de carrera. empleados civiles de carrera La denominación de todo honor, grado La denominación de todo honor, grado académico, título profesional, oficio, académico, título profesional, oficio, función pública, cargo, empleo u otra función pública, cargo, empleo u otra actividad ocupacional o laboral, 2. Ley Nº 24310 (20/09/1985) actividad ocupacional o laboral, cualquiera sea su origen o nivel, será cualquiera sea su origen o nivel, será expresada, cuando corresponda a la expresada, cuando corresponda a la mujer, en género femenino, si ello es mujer, en género femenino. posible gramaticalmente Reconocen a las amas de casa y/o Ley que reconoce la calidad de 3. Ley Nº 24705 (25/05/1987) madres de familia la calidad de trabajadoras independientes trabajadoras independientes6Página 13 Buitelaar, Rudolf (2003), “Estrategias de desarrollo productivo en América Latina”, ponencia para la Reunión de especialistas sobre desarrollo productivo, empleo y equidad de género en América Latina, Montevideo, 11 y 12 de noviembre de 2003, Naciones Unidas; Unidad Mujer y Desarrollo. Política y Gestión Pública
    • Norma Denominación Sumilla Amplían para las mujeres el acceso a la Ley que amplía para las mujeres el Escuela de Oficiales, bajo los mismos 4. Ley Nº 24975 (28/12/1988) acceso a la Escuela de Oficiales principios y normas que rigen al personal masculino en las Fuerzas Policiales Promulgan Ley en relación al subsidio El subsidio diario por lactancia que se 5. Ley Nº 25143 (20/12/1989) diario por lactancia que otorga el IPSS otorga se establece en la ley de la por cada hijo del asegurado materia a favor de la madre Prohíben establecer discriminaciones por Queda terminantemente prohibido razón de sexo en reglamentos, estatutos establecer discriminaciones por razón de 6. Ley Nº 25155 (27/12/1989) u otras normas en las Instituciones sexo en reglamentos estatutos y otras deportivas, sociales o culturales prohíbe normas Declaran de prioritario interés nacional la Declaran de prioritario interés nacional la labor que realizan los Clubes de Madres, labor que realizan los Clubes de Madres, Comités de Vaso de Leche, Comedores Comités de Vaso de Leche, Comedores Populares Autogestionarios, Cocinas Populares Autogestionarios, Cocinas 7. Ley Nº 25307 (15/02/1991) Familiares, Centros Familiares, Centros Familiares, Centros Familiares, Centros Materno Infantil y demás organizaciones Materno Infantil y demás organizaciones sociales de base, en lo referido al servicio sociales de base, en lo referido al servicio de apoyo alimentario que bridan a las de apoyo alimentario que bridan a las familias de menores recursos familias de menores recursos Artículo 3º; a) Fortalecer en la formación escolar y extra escolar la enseñanza de valores éticos, el irrestricto respeto a la Establecen política del Estado y de la dignidad de la persona humana y de los 8. Ley Nº 26260 (22/12/1993) Sociedad frente a la violencia familiar derechos de la mujer y el menor, de conformidad con la Constitución Política del Estado y Convenciones Internacionales ratificadas por el Perú. Ampliase para las mujeres el acceso a las Escuelas de Oficiales y de Sub Oficiales de la Fuerzas Armadas y, siguiendo las Amplían para las mujeres el acceso a las carreras militares correspondientes, a 9. Ley Nº 26628 (20/06/1996) Escuelas de Oficiales y de Suboficiales obtener los grados militares y beneficios de las Fuerzas Armadas que correspondan, bajo los mismos principios y normas que rigen al personal masculino en las Fuerzas Armadas Precisase que es derecho de la Precisan el goce del derecho de trabajadora gestante gozar de 45 días de 10. Ley Nº 26644 (27/06/1996) descanso pre-natal y post-natal de la descanso pre-natal y 45 días de trabajadora gestante descanso post-natal Disponen que las ofertas de empleo y Las ofertas de empleo y acceso a medios acceso a medios de formación educativa de formación educativa no podrán no podrán contener requisitos que 11. Ley Nº 26772 (17/04/1997) contener requisitos que constituyan constituyan discriminación, anulación o discriminación, anulación o alteración de alteración de igualdad de oportunidades o igualdad de oportunidades o de trato de trato Artículo 116º - Las listas de candidatos al 12. Ley Nº 26859 (01/10/1997) Ley Orgánica de Elecciones Congreso deben incluir un número no menor del 25% de mujeres o de varones Artículo 10º - Numeral 2: El número correlativo que indique la posición de los 13. Ley Nº 26864 (14/10/1997) Ley de Elecciones Municipales candidatos a Regidores en la lista, que debe estar conformada por no menos de un 25% de hombres o mujeres En los casos de negación de paternidad Ley que modifica diversos artículos del matrimonial es admisible la prueba 14. Ley Nº 27048 (06/01/1999) Código Civil referidos a la declaración de genética, biológica u otras de validez paternidad y maternidad. científica con igual o mayor grado de certeza Ley que propone el acceso de mujeres a Ampliase el acceso a la Escuela Nacional 15. Ley Nº 27134 (05/06/1999) la escuela nacional de marina mercante de Marina Mercante Alm. Miguel Grau a "Almirante Miguel Grau". las mujeres7 Ley que modifica el artículo 29º del texto Es nulo el despido que tenga por motivoPágina 16. Ley Nº 27185 (19/10/1999) único ordenado del Decreto Legislativo Nº el embarazo si el despido se produce en 728, Ley de Productividad y cualquier momento del periodo de Política y Gestión Pública
    • Norma Denominación Sumilla Competitividad Laboral. gestación o dentro de los 90 días posteriores al parto Establece que la participación de mujeres Ley que modifica la Ley N° 26859, Ley 17. Ley Nº 27387 (29/12/2000) tiene una cuota del 30% y se crea el Orgánica de Elecciones distrito electoral múltiple, entre otras Ley que modifica el artículo 3° de la Ley Precisa disposiciones en caso se N° 26644, Ley que precisa el goce del 18. Ley Nº 27402 (20/01/2001) adelante el alumbramiento respecto de la derecho de descanso prenatal y posnatal fecha prevista de la trabajadora gestante Precisa que se considera la hora de Ley que precisa los alcances del permiso 19. Ley Nº 27403 (20/01/2001) lactancia materna efectivamente laborada por lactancia materna para tofo efecto legal Precisa la vigencia de cuatro años del Modifica diversos artículos de la Ley Nº 20. Ley Nº 27734 (28/05/2002) mandato municipal y aumenta a 30% la 26864, Ley de Elecciones Municipales cuota de género Articulo 8º, Principios rectores: 4. Inclusión.- El Gobierno Regional desarrolla políticas y acciones integrales de gobierno dirigidas a promover la inclusión económica, social, política y cultural, de jóvenes, personas con discapacidad o grupos sociales tradicionalmente excluidos y marginados 21. Ley Nº 27867 (18/11/2002) Ley Orgánica de Gobiernos Regionales del Estado, principalmente ubicados en el ámbito rural y organizados en comunidades campesinas y nativas, nutriéndose de sus perspectivas y aportes. Estas acciones también buscan promover los derechos de grupos vulnerables, impidiendo la discriminación por razones de etnia, religión o género y toda otra forma de discriminación. Establece disposiciones para prevenir y sancionar el hostigamiento sexual Prevención y sanción del hostigamiento 22. Ley Nº 27942 (27/02/2003) producido en las relaciones de autoridad sexual o dependencia cualquiera sea la forma jurídica de la misma. El articulo 26º precisa que la cuota de 23. Ley Nº 28094 (01/11/2003) Ley de Partidos Políticos género es del 30% Regular el goce del descanso pre y post Ley que regula el uso del descanso pre y natal del personal femenino de las post natal del personal femenino de las 24. Ley Nº 28308 (28/07/2004) Fuerzas Armadas y personal femenino de Fuerzas Armadas y Policía Nacional del la Policía Nacional del Perú, así como el Perú derecho de lactancia Promover y desarrollar el fortalecimiento de la Familia como fundamento de la Sociedad y espacio fundamental para el 25. Ley Nº 28542 (02/06/2005) Ley de fortalecimiento de la Familia desarrollo integral del ser humano, basándose en el respeto de los derechos fundamentales y las relaciones equitativas entre sus miembros Crease el Registro a cargo de los Gobiernos Regionales con apoyo del Crease el Registro Unificado Regional de 26. Ley Nº 28540 (10/06/2005) SISFOH y del MIMDES, en especial el Beneficiarios de los Programas Sociales relacionado con las organizaciones de mujeres Marco normativo, institucional y de políticas públicas en los ámbitos nacional, regional y local, para garantizar a mujeres y hombres el ejercicio de sus derechos a Ley de igualdad de oportunidades entre 27. Ley Nº 28983 (16/03/2007) la igualdad, dignidad, libre desarrollo, mujeres y hombres bienestar y autonomía, impidiendo la8 discriminación en todas las esferas de suPágina vida, pública y privada, propendiendo a la plena igualdad Política y Gestión Pública
    • Norma Denominación Sumilla Define y establece las Políticas 28. Decreto Supremo Nº 027-2007-PCM Política 2: En materia de igualdad de Nacionales de obligatorio cumplimiento (22/03/2007) hombres y mujeres para las entidades del Gobierno Nacional En la evaluación presupuestal, … las Modifica el artículo 47º de la Ley Nº Entidades Públicas incorporaran en el 29. Ley Nº 29083 (12/09/2007 28411, Ley General del Sistema Nacional análisis la incidencia en políticas de de Presupuesto equidad de género, … Quinta Disposición Complementaria: Entiéndase que las menciones hechas en la presente Ley, referidas a personas titulares de funciones y responsabilidades en el Poder Ejecutivo, no hacen 30. Ley Nº 29158 (20/12/2007) Expresión de Igualdad de Oportunidades discriminación alguna entre hombres y mujeres, en concordancia con lo establecido en el artículo 4 inciso c) de la Ley 28983 “Ley de Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”. Se reconoce licencia remunerada por Ley que concede el derecho de licencia paternidad en caso de alumbramiento de 31. Ley Nº 29409 (20/09/2009) por paternidad a los trabajadores de la su cónyuge o conviviente a fin de actividad pública y privada promover y fortalecer el desarrollo de la familia Elaboración: Del Autor, en base a “La introducción del enfoque de género en la formulación de leyes nacionales y políticas públicas en el Perú: Los casos de la Ley de Cuotas y Ley de Igualdad de Oportunidades”. Las políticas económicas, comerciales y laborales tienen impactos diferenciados sobre los hombres y las mujeres, sin embargo los análisis y la elaboración de esas políticas han ignorado sistemáticamente el concepto de género. Si bien la microeconomía en general muestra cierto reconocimiento a la desigualdad de género –fundamentalmente en la distribución dentro de los hogares-, en el ámbito macroeconómico y en los compromisos comerciales e institucionales tal enfoque no se visibiliza, quizá por el “supuesto del Homos Oeconomicus” o de la exclusividad masculina del “animal spirit” del cual parte el supuesto de ser ambos espacios “neutrales” al género, uno consolidado en el otro. La ausencia de teorías, metodologías, la falta de indicadores y la propia ausencia del tema en las facultades donde se forman los economistas reproduce esta situación. En las últimas décadas, se ha avanzado desde el análisis feminista en desarrollar investigaciones que reformulan las teorías, metodologías y modelos tradicionales logrando incluir al género como categoría analítica y profundizar en los efectos que sobre las relaciones de género tienen las medidas de política económica. Destacamos el nivel del análisis y debate desarrollados en la Undécima Conferencia Regional sobre la Mujer - CEPAL “Qué Estado; Para que Igualdad?”, efectuado en Brasilia (13-16 julio 2010) en la que se tomó debida nota de la invisibilidad de la incidencia del género y su transversalización en la Políticas Públicas, concluyendo que “Las perspectivas del género en la investigación económica enfrentan la llamada "ceguera de género" de los enfoques tradicionales y señala la existencia de una relación desigual entre los géneros, que hacen que las mujeres generalmente reciban impactos desfavorables de las políticas implementadas. También se abrió análisis sobre los efectos negativos que los estereotipos de género tienen sobre oportunidades económicas, el mercado de trabajo, la calidad del empleo, las condiciones de vida y la pobreza de las mujeres. Los fenómenos económicos ocurridos desde los inicios de la década de los noventa han producido cambios, en algunos casos radicales, sobre los modos de producción y la evolución del empleo, sobre las relaciones entre el Estado y las estructuras sociales, así como sobre los vínculos entre los países y la comunidad internacional. Estos cambios han tenido repercusiones concretas en la vida de las mujeres. Los programas de ajuste estructural aplicados por los gobiernos (generalmente impuestos por las instituciones financieras internacionales) incluyen la liberalización del comercio y de las inversiones, privatizaciones, desregulación y medidas de austeridad con recortes en las políticas sociales del Estado. Estos programas, sin embargo, no son neutrales en términos de género, pues uno de sus principales sesgos es la transferencia de los costos estatales a la economía reproductiva y al trabajo no remunerado de las mujeres. En cuanto a los cambios en los sistemas productivos y en el mercado de trabajo, ocurridos a partir de la liberalización económica, se han estudiado sus efectos en la flexibilidad, informalidad y precariedad laboral, en los nuevos encadenamientos productivos y en el fenómeno de la maquila. Estos análisis también aportan visibilidad al trabajo doméstico no remunerado y a la necesidad de que éste se valore como trabajo en los presupuestos nacionales, adoptando distintos métodos para su medición de manera que contribuyan al debate y a los análisis sobre las actividades no remuneradas y de carácter no financiero, principalmente las desarrolladas por las mujeres en el hogar y en la comunidad (economía reproductiva). Para obtener análisis que no9 sufran de “ceguera de género”, es necesario desarrollar modelos macroeconómicos que reflejen el rol de las relacionesPágina de género en la economía y muestren una posición crítica sobre los supuestos de los actuales modelos. Asimismo, los economistas que tradicionalmente aportan análisis “neutrales” al género, deberían incluir en sus investigaciones los Política y Gestión Pública
    • aportes que hace años desarrollan las economistas feministas, contribuyendo de esta manera a que no existan dos academias sobre los mismos fenómenos. (http://www.choike.org/nuevo/informes/5709.html). Conclusiones: De Halcones y Palomas. A pesar de la amplia discusión de los términos “inclusión”, “no exclusión”, “igualdad de oportunidades”, “género” o la que se precisa presupuestalmente (y que sin duda prevalecerá) como “incidencia en políticas de equidad de género”, no hay ni en el Sector Rector (al que han señalado afirmar el “Desarrollo integral de la mujer”) ni en el Estado como tal, un claro sentido de la acción de considerar a la mujer o el género como eje sustancial para el diseño y ejecución de Programas y Actividades con orientación social, menos aun de carácter institucional para definir mecanismos de ayuda o asistencia, social. Esta definición y sobre todo, la elección del modelo social, tiene alta importancia en la forma de propuesta y respuesta entre el dominio público y el dominio privado (J. Rawls, en “The idea of public reason revisited” –The University of Chicago Law Review, Vol. 64, Number 3, 1977, page 791, reconoce que el género ES el problema contemporáneo, y señala que el sexo y el modo en que es concebido por las instituciones políticas y sociales, no es ve como rasgo natural a ser eliminado del debate público sino como un problema básico de la concepción política de la justicia) que se asocia de forma sustancial a la población pobre y más vulnerable (social y políticamente), por ejemplo en la alta incidencia de la precocidad sexual y el efecto en embarazos indeseados que las jóvenes madres “derivan” al Estado, conjuntamente con su responsabilidad personal y familiar, asumiendo la Sociedad esta responsabilidad en tanto la protagonista sigue reclamando asistencia social. El Estado y los Gobiernos, en los últimos 10 años, no ha encontrado el modelo ni la ruta critica de abordaje, desde la familia, el apoyo para el autodesarrollo de la mujer y la incidencia del Género en las Políticas Públicas. Deberíamos comenzar al menos con un diccionario de términos y modelos en los cuales exista acuerdo nacional. Economista Alfredo Espinal, Especialista en Economía Pública y Planificación Regional. Diplomado de Diseño y Evaluación de Proyectos Sociales - Pontificia Universidad Católica, Perú; Maestría en Economía Empresarial y Regional, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.10 Email: alfrespinal@hotmail.comPágina Artículo publicado como Especial en la Revista Gestión Pública y Desarrollo, Año 4 - Nº 47/Junio 2011, Ediciones Caballero Bustamante, Perú (www.gestionpublica.org.pe) Política y Gestión Pública