4.descentralizacion y legitimidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

4.descentralizacion y legitimidad

on

  • 245 views

legitimidad

legitimidad

Statistics

Views

Total Views
245
Views on SlideShare
245
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

4.descentralizacion y legitimidad Document Transcript

  • 1. 79S.P.IBARRAROMEROPapel Político Nº 13 octubre de 2001 (79-99)DESCENTRALIZACIÓN,GOBERNABILIDAD Y LEGITIMIDAD:UNA DISCUSIÓN POLITOLÓGICASandra del Pilar Ibarra Romero*Después de las recientes discusiones y la reforma constitucionalsobre el tema de las transferencias, no cabe duda que el tema,a pesar de que trató de buscar una solución equitativa yecuánime de las transferencias; tema inherente de la descentralización,dejó de lado la importancia política del modelo descentralizador yresquebrajóelmanejoquesehahechodeestapolíticapúblicaenelpaís.Conceptos como la gobernabilidad y la legitimidad política contribu-yen a entender la importancia de un modelo descentralizador loscuales serán temas obligados en el presente trabajo.Desde hace más de tres décadas se viene hablando de la descentra-lización del Estado en América Latina y por obvias razones no pode-mos desconocer que ha tenido su impacto en los niveles regionales,municipales y locales. La descentralización es un concepto que desde laperspectiva de la ciencia política amerita de un estudio cuidadoso yprofundo. Los análisis politológicos han tratado de brindar un marcoteórico al problema de la descentralización cuyos trabajos pretendendiferenciarse de los enfoques existentes desde las ciencias económicasy administrativas.En los últimos años se ha tratado de discutir este tema de ladescentralización desde las diferentes perspectivas como la sistémica,neoliberal, neoestructuralista, neomarxista las cuales más adelanteesbozaremos. Desde una perspectiva sistémica, la descentralizaciónsupone:“trasladarcompetenciasdeunaunidadsuperioraunaovarias* M.A. Ciencia Política, Universidad de los Andes. Especialista en Historia Británica,Universidad de Porstmouth. Inglaterra. B.A Lingüística. Profesora del Departamento deCiencia Política, Pontificia Universidad Javeriana.
  • 2. PAPELPOLÍTICO80unidades inferiores”1, es decir, dentro del sistema político se modificael aparato institucional politicoadministrativo para trasladar compe-tencias a unidades inferiores dentro del aparato estatal o bien a institu-ciones que están fuera del Estado. Dentro de este enfoque se puededistinguir diferentes formas de descentralización como son la descen-tralización administrativa, política y económica. Siguiendo esta pers-pectiva, la descentralización puede verse “como un proceso deredistribución de poderes del Estado, en favor de mayor autonomía,eficiencia y protagonismo de las regiones y los municipios y, de unaparticipación más directa del ciudadano en la gestión de los asuntospúblicos locales”2.Descentralización también significa “intervenir en la estructurainstitucional politicoadministrativa con el fin de modificar la forma yel grado de regulación estatal en determinados campos políticos”3.Intentar realizar un análisis de esta reforma descentralizadora de-pende del enfoque que se tenga de esta regulación, es decir, de laperspectiva o concepto de Estado que se tenga y su relación con lossubsistemas sociales.Los enfoques neoliberales parten de un concepto de descentraliza-ción en donde se debía aumentar la eficiencia mediante eldesmantelamiento del aparato estatal. El Estado del llamado “TercerMundo” venía y continúa enfrentando dificultades en su eficiencia. Elcrecimiento demográfico y la urbanización han llevado al crecimientode demandas dirigidas hacia el Estado. De igual manera el Estado noha podido ampliar adecuadamente su capacidad administrativa. Tam-bién en consecuencia, ese crecimiento desmedido de las demandas hallevado a que la administración no cuente con una flexibilidad frente alas demandas sociales y por lo tanto este servicio se deteriora. Porúltimo,distintosfactoresdetipopolíticocomoelclientelismo,asícomodiferentes políticas fiscales han llevado a una asignación ineficiente derecursos y a políticas distributivas irracionales, donde la misma admi-nistración estatal realiza una mala asignación de recursos en los dife-rentes niveles de su organización.1 Haldenwang Von, Christian. “Hacia un concepto politológico de la descentralización delEstado en América Latina”, en Miguel E. Cárdenas et al., Descentralización y Estado moderno,Bogotá, Fauso- Fescol, 1991, pág. 228.2 Luis Javier Orjuela. “Descentralización y gobernabilidad en Colombia” en Elizabeth Ungar(Edit). Gobernabilidad en Colombia. Retos y desafíos. Departamento de Ciencia Política,Universidad de los Andes, 1993, pág. 107.3 Ibid, pág. 232.
  • 3. 81S.P.IBARRAROMEROSe presume, entonces, desde el enfoque neoliberal, la descentraliza-ción como un programa de “modernización administrativa,‘despolitización’ económica y desmantelamiento del Estadoineficiente”4. La lógica de este programa se encuentra bajo un conceptotípicamente económico de la eficiencia. El éxito de esta descentraliza-ción depende en buena medida de la voluntad de las élites políticasy burocráticas. Para los neoliberales, una descentralización exitosaresultacuandosedaelprocesodenegociaciónentreélitesinteresadasen el proceso dentro de instituciones adecuadas que permitan dichoproceso. El Estado se convierte en un árbitro neutral de los conflictossociales, formulando las “reglas de juego” y supervisando su vigen-cia y funcionamiento.Los enfoques estructuralistas conciben la descentralización como uninstrumento para aumentar la efectividad mediante la racionalizaciónde la regulación estatal. Los estudios bajo este enfoque poseen lossiguientes rasgos comunes: 1. Para los estructuralistas, la crisis delEstado latinoamericano, tiene dos dimensiones: una internacional,relacionada con la crisis del endeudamiento y otra nacional que seexpresa como crisis de distribución y de legitimidad. 2. La crisis delendeudamiento, limita los espacios políticos de los regímenes y losobliga a procesos de ajuste lamentables. 3. La crisis de distribucióncausa una polarización creciente socioeconómica; el Estado disminuyesu papel de ajuste social y espacial, porque cuenta con recursos finan-cieros cada vez más limitados que tiende a centralizarlos en tiempo decrisis. 4. De esta manera, el régimen pierde legitimidad. Las institucio-nes tradicionales la mayoría de las veces no son capaces y carecen delconocimiento para manejar los nuevos conflictos sociopolíticos. 5. Estaincapacidad se debe en gran parte a la sobrecentralización del Estado.Podríamos decir entonces que los estructuralistas distinguen dosformas de descentralización; una administrativa, deficiente, autorita-ria, desinformada, y otra política, participativa. Para ellos, la moderni-zación del Estado tiene que partir de un nuevo “contrato social” paracrear nuevos mecanismos de legitimación. Es pertinente mencionaraquí, que los estructuralistas parten de un modelo de lo local. Se esperauna construcción de lo local y la creación de instituciones que debenrepresentar el interés común de la sociedad local. Las relacionesconflictivas de clase también existen a un nivel local.4 Ibid. pág. 233. El autor remite a los estudios sobre la privatización de Hemming y Mansoor,1988; Shirley, 1988; Roth, 1987, Rondinelli et al., 1989.
  • 4. PAPELPOLÍTICO82Finalmente los enfoques marxistas sobre la descentralización estánbasadosenlossiguientespuntos:1.Enlanuevafasedeacumulaciónenlos tiempos de reestructuración económica a nivel mundial, los paísesdependientes, que en el pasado han venido creando capacidades deintervención estatal, enfrentan presiones de ajuste. 2. Por otro lado,junto a esta presión de ajuste, tienen que manejar una crisis económicaque se enlaza como crisis de endeudamiento hacia afuera y crisispresupuestal al interior. 3. Las relaciones entre Estado y sociedad sehan vuelto críticas debido a los profundos cambios sociales y con ladisminución de las capacidades de distribución, los instrumentos de laintervención estatal se muestran insuficientes, irracionales o demasia-dos costosos. 4. Finalmente, la mayoría de los Estados de AméricaLatina experimentan pérdida de legitimidad y nuevas formas dearticulación de intereses que en muchos de los casos escapan al controldel Estado.Bajo los eslóganes de ajuste, modernización y democratización, sepresenta bajo este enfoque los diversos proyectos de reforma delEstado y podríamos entender la descentralización como “un procesode reestructuración que tiene una necesidad histórica en una situaciónde crisis y dependencia”5.La descentralización apunta entonces a la estabilización de unsistema político en crisis. Las diferentes formas de descentralizaciónproducen en efecto reformas en el sistema político. ¿Cuáles son éstas?Como utilizar los recursos del Estado, la racionalidad administrativa,los medios financieros y la legitimidad.Laracionalidadadministrativacomorecursosólotieneimportanciaen el sentido de que por medio de ella crece el espacio de distribucióno legitimidad del régimen. La descentralización enfatiza la dimensión“democrática” y “participativa” en cuanto toma el recurso de la legiti-midad. Ésta entendida como “la aprobación por parte de individuos ogrupos de un régimen político que se caracteriza por ciertos procesosy estructuras de dominación política y repartición de recursos”6.La descentralización puede cumplir una función legitimadora envarios aspectos de la crisis actual:1. Como proyecto político-ideológico: contribuye a la reproducciónsimbólica del régimen. Por un lado la democratización y la partici-5 Ibid, pág. 240.6 Haldenwang, pág. 248.
  • 5. 83S.P.IBARRAROMEROpación tienen un papel primordial. Por otro lado, el proyecto de lamodernización del Estado con criterios de racionalidad administra-tiva ayuda a la construcción de un Estado como expresión “neutral”del “interés común”.2. El carácter legitimador de la descentralización política tiene dosposibles dimensiones: en primer lugar, la reforma abre nuevasarenas políticas a nivel regional o local, creando nuevas formas departicipación y control ciudadano. Segundo, amplifica estructurasparticipativas ya existentes, sobre todo por medio de formas dedescentralización funcionales y específicas (devolución funcional).3. Otro aspecto es el mejoramiento cualitativo o cuantitativo de losservicios públicos a través de la descentralización administrativa.4. Por último, la privatización también puede contribuir a la legitima-ción de un régimen. El régimen puede utilizar recursos generadospor la privatización para la ampliación de servicios sociales.Después de este breve análisis de los diferentes conceptos sobre ladescentralización, la entenderemos en este trabajo como un proceso dereestructuración y estabilización de un sistema político en crisis dondeésta supone el traslado de competencias del Estado a unidades inferio-res a favor de una mayor autonomía, eficiencia, legitimidad ygobernabilidad en las localidades, regiones y municipios.LA GOBERNABILIDADY SUS DIFERENTES CONCEPTOSAbordar el problema de gobernabilidad en un orden político determi-nadonosllevaarealizarprimeroquetodounarevisióndelosmúltiplesconceptos que este término encierra y lo que esta palabra significa parala ciencia política.También se observará cómo la gobernabilidad se encuentra relacio-nada con la legitimidad, entendida como el conjunto de factores queinciden en la “calidad” de la misma acción gubernamental7.7 Norberto Bobbio, “Gobierno de los hombres o gobierno de las leyes” en El futuro de lademocracia, (1984), México: FCE, 1996, Capítulo VII, Citado por Antonio Comou. Hacia ladelimitación del concepto de gobernabilidad democrática. (Documento base, versión preliminar)Universidad de los Andes, octubre, 1996.
  • 6. PAPELPOLÍTICO84Realizarunarevisiónconceptualdeestosdostérminosysurelación,es pertinente si queremos formular un modelo analítico para el estudiode los problemas de gobernabilidad. En el siguiente aparte trataremosel problema de la legitimidad con más detalle.Siempre nos preguntamos cómo y eventualmente porqué surgenlos déficits de gobernabilidad que nos llevan, en consecuencia, a unanálisis de la crisis de gobernabilidad.Definir el concepto de gobernabilidad amerita rápidamente obser-var tres componentes semánticos del concepto. En primer lugar, lagobernabilidad, como sustantivo abstracto, significa literalmente “ca-lidad, estado o propiedad de ser gobernable” y gobernable “capaz desergobernado”.Porelcontrario,suopuesto“ingobernable”designaríaaquello que es incapaz de ser gobernado.No obstante, la gobernabilidad (o ingobernabilidad) no sólo debeser pensada en términos abstractos absolutos debido a su carácterpráctico, sino que podría denotar una “relación de gobierno” máspertinente para nuestro caso, como una “dimensión específica “ de larelación. Esto quiere decir que no es un Estado o gobierno lo quepermite —per se— gobernar a una sociedad, ni tampoco es la sociedaden sí misma gobernable o ingobernable, más bien, es la relacióncompleja entre ambos términos lo que nos permite hablar de condicio-nes de gobernabilidad. Esta relación por tanto, no sólo tiene unaimportanciateóricasinopráctica,pueslaresponsabilidaddemantenercondicionesadecuadasdegobernabilidadnoesunacuestiónquerecaede manera unilateral en el gobierno, sino también en la sociedad. Deesta manera, no sólo el gobierno, sino la oposición, los partidos yorganizaciones, y los ciudadanos se encuentran comprometidos demanera conjunta a la hora de mantener un nivel aceptable degobernabilidad.En tercer lugar, la mayoría de las veces, el problema de lagobernabilidad se acostumbra a pensar en términos disyuntivos, esdecir, desde varias perspectivas o enfoques excluyentes. Sin embargo,es conveniente hacer uso de este concepto de una manera algo másflexible y matizada que se traducen en términos de “grados” degobernabilidad.Autores, como Juan Rial, hacen énfasis en ciertos elementos queayudan a definir la gobernabilidad, como son el de la calidad, lapropiedad y el estado de la relación de gobierno. Así, él se ha aproxi-mado a una definición de gobernabilidad entendida como “la capaci-
  • 7. 85S.P.IBARRAROMEROdad de las instituciones y movimientos de avanzar hacia objetivosdefinidos de acuerdo con su propia actividad y de movilizar conbastante coherencia las energías de sus integrantes”8. Si por algunarazón las instituciones y los diferentes movimientos sociales no sellegan a esas metas previamente definidas se llegaría a laingobernabilidad de un orden político.Afinando más el concepto, Rose9sugiere que lo importante no es sise es gobernado o si se gobierna sino cómo se hace. En este caso, lagobernabilidad parece limitarse a la medida de una propiedad especí-fica de los gobiernos y los actores sociopolíticos relevantes. De estamanera, se tiene en cuenta la eficiencia (efectividad y eficiencia) parallevar adelante sus metas y “encuadrar” a los gobernados.En cambio Ángel Flisfisch10, plantea que la gobernabilidad estáreferida a la calidad de desempeño gubernamental a través del tiempo,ya sea que se trate de un gobierno o una administración, o variassucesivas, considerando principalmente las dimensiones de la “opor-tunidad”, la “efectividad”, la “aceptación social”, la “eficiencia” y la“coherencia” de sus decisiones.La crisis de gobernabilidad según el enfoque sistémico de DavidEaston11puede ser caracterizada por un estado de desequilibrio, cuan-do existe un gran volumen de demandas de la sociedad civil (sobrecar-ga) respecto de las menguadas capacidades de respuesta de los gobier-nos democráticos.Antonio Camou, por otro lado presenta una definición amplia degobernabilidad que encierra los componentes anteriormente expues-tos, donde se entendería por gobernabilidad “un estado de equilibriodinámico entre demandas sociales y capacidad de respuesta guberna-mental”12. De acuerdo con el autor, esta definición persigue, “aún en subrevedad, en articular los principios de eficiencia, legitimidad y esta-bilidad y ubicar la gobernabilidad en el plano de la relación entresistemapolíticoylasociedad,evitandocargaraunsolodelostérminosde la relación de gobierno la responsabilidad de mantener adecuadascondiciones de gobernabilidad”. (Camou: 1996:22).8 Juan Rial. “Gobernabilidad, partidos y reforma política en Uruguay”, Revista Mexicana deSociología, no2, abril-junio de 1988. Citado por Antonio Camou, op. cit.9 Citado por Juan Rial, op. cit.10 AngelFlisfisch,“Gobernabilidadyconsolidacióndemocrática”,RevistaMexicanadeSociología,no3, julio-septiembre de 1989, pág. 113, citado por Antonio Camou, op. cit.11 Citado por Antonio Camou, op. cit., pág. 8.12 Ibid, pág. 9.
  • 8. PAPELPOLÍTICO86El autor tiene razón al anotar que “no es un Estado o un gobierno loque permite, por sí solos gobernar a una sociedad, ni tampoco es lasociedad en sí misma gobernable o ingobernable; más bien es larelación compleja entre ambos términos lo que nos permite hablar delas condiciones de gobernabilidad”. (Camou: 1996:15).Aunque esta definición reviste una importancia teórica es funda-mentaldecirquesudefiniciónnorefleja,deunamaneraclara,cómolosdiferentes factores que contempla la gobernabilidad podrían actuar enlas sociedades contemporáneas. Como lo anota Rubén Sánchez13, estadefinición podría no resolver problemas como:a. Ser gobernable o no, no es sólo la relación entre el Estado (o sistemapolítico) y la sociedad, sino la sociedad misma. En otras palabras, lasociedad en concordancia con el Estado y consigo misma, lo cualimplica el cumplimento de una serie de condiciones conectadas conlosaspectospropiosdelalegitimidaddelosgobiernos,laautoridad,la cultura, la política, la estabilidad y la institucionalidad. Lagobernabilidad, si se prefiere, es un concepto que corresponde a lasociedad así sea ejercida por el Estado, motivo por la cual las causasque originan gobernabilidad o ingobernabilidad están ligadas afenómenos que se sitúan tanto en el Estado como en la sociedad.b. La gobernabilidad se refiere de alguna manera a una condiciónsocial en donde existe una vinculación adecuada entre el gobiernoy la sociedad, relación que permite llevar la dirección, orientar;porque los ciudadanos creen, respetan la autoridad establecida y norecurren a métodos violentos o ilegales para influir en las decisionespúblicas, en la medida que dicha situación permite a los ciudadanosmantener expectativas sobre el comportamiento del gobierno entérminos de eficiencia y eficacia en la acción institucional comorespuestas a las demandas sociales. De esta manera hablar degobernabilidadeshablardelasinstituciones,lainstitucionalidad,esdecir, las pautas de conductas que dan razón de la obediencia de losgobernados frente a los órganos políticos a los que se les confía elejercicio del poder. Un análisis sistémico no dejaría espacio para lareflexión sobre este tipo de relaciones complejas entre la sociedad yel estado en la búsqueda de la eficiencia y eficacia.c. Lasociedadcomoinstituciónimplicaqueexistauncuerpocolectivoque incluye a diferentes actores sociales bajo un principio de13 Rubén Sánchez. “Comentarios al texto gobernabilidad y democracia de Antonio Camou”,op. cit.
  • 9. 87S.P.IBARRAROMEROnormatividad, por lo tanto, presupone la aceptación general de unconjunto de reglas sociales que le permite a los individuos represen-tarse como institución, y por consiguiente, la permanencia de uncierto orden social. Pero la sociedad como conjunto de actores estácompuesta por una multitud de intereses de clase, políticos, religio-sos, étnicos etc., articulados alrededor del poder. La eficiencia y laeficacia, por lo pronto, adquieren distintas connotaciones de acuer-do con los diferentes intereses que están en juego.d. Para Sánchez, sociedad y lo social no son sinónimos. “La sociedadsupone un tejido social, es el territorio de la institucionalización. Losocial corresponde al territorio de identidades y formas de vida queeluden, rebasan o desafían los esfuerzos desplegados por “el buenorden” para codificarlos y someterlos”. Es decir, las institucionesdeben reflejar las identidades y la cultura para las cuales estánsometidas entretejiendo el buen gobierno para vía construir unorden institucional que permita el ejercicio del poder con unaestabilidad relativa.e. “Lo social y la sociedad como institución no son de ninguna maneraunidades inmutables; se transforman, se entrecruzan y se determi-nanmutuamente”14.Lacapacidadquetengaelsistemapolíticoparapotenciar la transformación de lo social en sociedad determina laconstrucción de un orden colectivo gobernable. En otras palabras,de esa capacidad que tiene para institucionalizar lodesinstitucionalizado, que permita el ejercicio del poder con unarelativa estabilidad en una determinada sociedad.f. La gobernabilidad, en consecuencia es “la resultante de una combi-nación de circunstancias que se dan en la relación entre el Estado yla sociedad; es un fenómeno dinámico que depende entre otrosfactores del contexto en el cual se establece la relación gobernantes/gobernados, de los intereses de los actores sociales, de sus respecti-vosrecursosparamantenerunciertoordensocialoparasubvertirlo,etc.”15. En otras palabras, la gobernabilidad tiene que ver con elpoderrelativodelosdiferentesgruposqueseencuentranenlaarenapública. Como cita Sánchez la definición de Michael Coppedge, “lagobernabilidad es el grado en el que las relaciones entre los actoresestratégicos obedecen a unas fórmulas estables y mutuamenteaceptables”16.14 Ibid.15 Ibid.16 Ibid.
  • 10. PAPELPOLÍTICO88Llevando el tema de la gobernabilidad a la ciudad, Pedro Medellínla entiende como “el funcionamiento del Estado y la sociedad civil,su interacción y los procesos, normas institucionales por medio delascualeslosmismosoperanavariosniveles,desdeelinternacional,regional y local, y en todas las esferas de importancia para lasociedad es decir los sectores social, cultural y político”17.Elaborandounasíntesisyadoptandounconceptodegobernabilidadpara este trabajo, entenderemos gobernabilidad como un fenómenodinámico en el cual se establece una relación entre gobernantes ygobernados donde las capacidades de las instituciones y los movi-mientossocialesmarchanenlaconstruccióndeunacondiciónsocialadecuada de manera tal que les permitan direccionarse llevando alos ciudadanos a creer y respetar la autoridad establecida en lamedida que esta autoridad permita mantener expectativas sobre elcumplimiento del gobierno en términos de eficiencia y eficacia.Si entendemos así la gobernabilidad, podemos relacionar este fenó-meno dinámico ideal dentro de un proceso descentralizador, éstecomo el escenario facilitador, que permite a la sociedad acercarse alos centros de decisión para dar solución a los diferentes problemasque la aqueja como mantener y reproducir el ordenamiento. Ladescentralización como proceso contribuiría de manera directa aincrementar este fenómeno que relaciona a las instituciones con lasociedad.DESCENTRALIZAR PARA LEGITIMARApesardeloshondosproblemasqueexistenenlassociedadescontem-poráneas, y pese a los profundos problemas de la legitimación de estosordenamientos, múltiples mecanismos de legitimación operan entre sípara hacer posible la instauración y sostenimiento de sistemas dedominación política a lo largo del tiempo.Para tal ordenamiento los estudiosos del tema realizan reflexionesfilosóficas, conceptuales en relación con el concepto de legitimidad yretoma las valiosas argumentaciones clásicas hasta los análisis actua-les. Hay que replantear significativamente la perspectiva de análisiscon el fin de enriquecer el concepto y dar cabida a una reinterpretaciónque abarque el fenómeno de la legitimidad.17 Pedro Medellín Torres. “La gobernabilidad en Bogotá: Legitimidad y Hegemonía”. RevistaForo no25, diciembre de 1994, págs. 65-66.
  • 11. 89S.P.IBARRAROMEROComo punto de partida, se retoma los planteamientos centrales delas elaboraciones clásicas de Weber y Habermas sobre la legitimidadaunque se argumenta que son insuficientes para dar cuenta adecuadadel fenómeno en las sociedades actuales, y por ello, se incorporan otraselaboraciones recientes con el fin de reformular la perspectiva deanálisis como las de Claus Offe y William Conolly18y Gramsci.La legitimidad para Max Weber se construye en tanto apoyo yjustificación de la dominación legal-racional, no obstante, la primeramención del concepto se encuentra al hablar del orden legítimo. Allí seindica que “la legitimidad se construye desde las acciones que desplie-gan los individuos en tanto están orientadas por la creencia en lavalidez de un orden legítimo, no necesariamente político”19. Estacreencia en la validez implica aceptar las orientaciones para la acciónque el orden legítimo propone. Por tanto, se convierten en orientacio-nes obligatorias, en modelos a seguir cuando los individuos llevan acabo acciones.La validez que los actores pueden atribuir a un orden determinadoestá delineada según los tipos de acción social. Por tanto la legitimidadde un orden puede darse por la tradición, la creencia afectiva y lacreencia racional relacionada a los valores, el carisma y lo estatuidopositivamente, es decir, la ley.Lo que le preocupa a Weber es cómo se construye y mantiene ladominación legítima en un orden determinado. ¿Cómo los miembrosde una comunidad política creen en la validez de cada orden político?Para responder a este interrogante, Weber plantea tres tipos puros dedominación legítima. El tipo racional, el tipo tradicional y el tipocarismático. Dependiendo del tipo de legitimidad pretendida, y el tipode obediencia exigida, se garantiza el carácter que toma el ejercicio dedominación. De esta manera la legitimidad debe entenderse “como lapretensión de una autoridad para ejercer la dominación con la acepta-ción sobre los miembros de la asociación sobre los cuales es ejercida”20.Para Weber, en un contexto político conviven y se relacionan losdistintos tipos de dominación legítima, aunque en las sociedades18 LarecopilacióndeestaelaboraciónconceptualestomadadeAndrésDávilaen“Legitimidady orden político: consideraciones sobre su interrelación contemporánea”, Estudios Políticos,InstitutodeEstudiosPolíticos,UniversidaddeAntioquia,diciembre1995-junio1996,págs.11-36.19 Ibid, pág. 13.20 Ibid, pág. 14.
  • 12. PAPELPOLÍTICO90modernas tiende a predominar la racional. Ésta implica que la domina-ción legítima se apoya en “la creencia en la legalidad de ordenacionesestatuidas y de los de derechos de mando de los llamados por esasordenaciones a ejercer la autoridad”21. Para llevar a cabo este tipo dedominación se desarrolla la burocracia como cuerpo administrativo,profesional y especializado que se encarga de mantener un ordenpolítico a través de la aplicación y el respeto de las normas.La dominación legal queda entonces sustentada en las formasracionales del derecho y en el papel administrador de la burocracia. Enconsecuencia, como anota Dávila, “este concepto de orden legítimoparece desprenderse de cualquier contenido sustantivo o moralmenteválido, para ubicarse en el terreno puramente práctico yprocedimental”22.Basta entonces con cumplir las normas y leyes para asegurar elcarácter legítimo de la dominación ejercida. El problema de la legitimi-dad queda así delimitado al ámbito del cumplimiento a observación dela ley, con lo cual legitimidad y legalidad se confunden.El Estado moderno, que encuentra parte de su fundamento y sosténen el desarrollo de la burocracia y el derecho racional, es la expresiónhistóricamente más consolidada de la dominación legítima de tiporacional23.Esta definición, sin embargo, presenta algunos problemas. En pri-mer lugar, los conceptos de legitimidad y legalidad se superponen. Esproblemático en dos sentidos. Nunca se sabe o se resuelve cuál antece-de al otro. En segundo lugar, si se sigue la lógica del planteamiento, lacuestión de la legitimidad en el sistema de dominación legal-racionalquedaestrechamenteligadoconlacuestióndelaefectividaddelpoder.Y en tercer lugar, el planteamiento de Werber deja algunos cabossueltosencuantoalainterrelaciónEstadomoderno,dominaciónlegal-racional y formas democráticas de gobierno.Gramsci24, por su lado concibe el problema del ejercicio del poderligado a un concepto nuevo llamado hegemonía que el pensadoritaliano identifica con la dirección intelectual y moral que se ejercesobreunasociedadhistóricamentedeterminada.Ellugarverdaderode21 Ibid.22 Ibid, pág. 15.23 Norberto Bobbio, citado por Andrés Dávila, op. cit., pág. 15.24 Antonio Gramsci. Selections from the Prison notebooks. London, 1973, págs. 245-247.
  • 13. 91S.P.IBARRAROMEROconfrontación política es la sociedad civil. El grupo que controla lasociedad civil es el grupo hegemónico y la conquista de la sociedadpolítica no es más que la extensión de esa hegemonía hasta el aparatopolítico de Estado donde la dominación no se sustenta sólo en el podery la fuerza sino también en el consenso.Tanto Weber como Gramsci mencionan un aspecto que es funda-mental del concepto de legitimidad o hegemonía y éste tiene que vercon el consentimiento de la población con relación a la autoridadpolítica. En Gramsci este consentimiento está ligado a un términofundamental y es el que se refiere al consenso y el lugar que el consensojuega en la constitución de un régimen político. Un régimen es legítimocuando la población está respaldada en un consenso activo, es decir,cuando la población asume frente a él, una actitud activa, en otraspalabras, cuando el poder político expresado en el Estado convocaactualmente a la población para la realización de sus programas y desus acciones.Un segundo elemento que es importante considerar cuando semenciona la legitimidad política obviamente se refiere a una clasedirigente. La clase dirigente es la que reúne en torno suyo y a supropuesta de organización social a la mayoría activa. Ella debe ser laportadora de una fórmula, proyecto político que sea capaz de suscitarla adhesión y respaldo de la población y sus sectores mayoritarios25.Un tercer elemento es el que se refiere a la conformación interna delpoder. El poder no se sustenta solamente en la eficacia ni en la fuerzadel poder, el poder tiene que ser legítimo y esta legitimidad tiene queser el resultado de la acción comunicativa, es decir, debe sustentarse enla opinión del pueblo; pues esto es la democracia26.Habermas concibe la legitimidad como un consenso argumentativoverdadero. Su conceptualización se desenvuelve en dos planos. Elprimero, el del orden político que se legitima y utiliza unos mecanis-mos para ello; el segundo, el de los individuos que construyen, susten-tan y fundamentan la creencia en la validez de esos órdenes. La tensiónexistente entre estos dos planos del concepto lleva a una reducción yelaboración al mismo tiempo del espectro del problema27.25 Ibid, pág. 245.26 Ibid, pág. 247.27 JürgenHabermas.Laconstruccióndelmaterialismohistórico,págs.243-244,CitadoporAndrésDávila, op. cit., pág. 18.
  • 14. PAPELPOLÍTICO92Legitimidad significa “el hecho del merecimiento de reconocimien-to por parte de un orden político” y “sólo los órdenes políticos puedentener y perder legitimidad; y sólo ellos requieren legitimación”28. Deestamanera,pareceserqueelámbitoencuestiónsólopuedesertratadoen las sociedades estatales. Lo que se destaca con esta definición es quela legitimidad constituye una pretensión de validez discutible de unorden de dominación. El concepto se enmarca entonces, en la aplica-ción a situaciones en las que se discute la legitimidad de un ordenpolítico donde puede caber esta discusión. Mientras que unos ponen lalegitimidad en cuestión, otros la afirman. Por esto hoy en día resultahablar de la legitimación como un problema permanente. Los conflic-tos de legitimación sólo cobran vida en torno a cuestiones fundamen-tales. Estos conflictos pueden conducir a un retroceso pasajero de lalegitimación y puede generar consecuencias críticas para la existenciade un régimen. Cuando la solución de tales crisis de legitimación vaunida a una transformación de las instituciones básicas, no sólo delEstado,sinotambiéndelasociedadensuconjunto,Habermasserefierea ellas como revoluciones.Realizandounabrevesíntesisconceptualdeestetérmino,Habermasentiende por legitimidad el hecho de cómo un orden político esmerecedor de reconocimiento de la pretensión de legitimidad cuandose hace referencia a la garantía —en el plano de la integración social—de una identidad social determinada por vías normativas. Laslegitimaciones sirven para hacer efectiva esa pretensión, esto es, paramostrarcómoyporquélasinstitucionesexistentessonadecuadasparaemplear el poder político en forma tal que lleguen a realizarse losvalores constitutivos de la identidad de la sociedad29. ¿Pero qué hacequeesosvaloresconstitutivosserealicenenunasociedad?Laaparicióndelprincipioformaldelarazón.Lafuerzadeesteprincipiolegitimanteque poseen las reglas y premisas comunicativas son las que permitendistinguir un acuerdo o un pacto obtenido entre personas iguales ylibres frente a un consenso contingente o forzado. Para Habermas losproblemas de legitimación surgen en el Estado moderno y estosEstados se caracterizan mediante rasgos tales como la monopolizacióndel poder legítimo, una administración centralizada, racionalidad (enel sentido de Max Weber) y territorialidad. Estas características encie-rran una estructura de organización estatal fijada en torno al Estado ybajo esta estructura se contempla el seguimiento de la sociedad capita-lista. Se entiende este Estado hacia su interior, como el resultado de la28 Andrés Dávila, op. cit., pág. 18.29 JürgenHabermas.Lareconstruccióndelmaterialismohistórico. Madrid:TaurusHumanidades,1992, pág. 249.
  • 15. 93S.P.IBARRAROMEROdiferenciación de un sistema económico que regula el proceso produc-tivo a través del mercado. El Estado organiza las condiciones bajo lascuales los ciudadanos en su calidad de personas privadas que compi-ten entre sí, soportan el proceso productivo. El Estado desarrolla ygarantiza el derecho privado burgués, el mecanismo del dinero. ElEstado no desarrolla una actividad económica de connotación capita-lista, no tiene más solución que desviar de las rentas privadas losrecursos necesarios para sus actividades ordenadoras.Offe y Connolly, por su parte, aportan una perspectiva que puedeser interesante para el estudio del problema en mención. Estos dosautores abordan desde diferentes perspectivas el problema de lalegitimidad.Offe parte de un análisis de las contradicciones a que está sujeta lasociedad capitalista y, consecuentemente, el Estado del Bienestar. ElproblemaseplanteaporconsiguienteenelcontextodelacapacidaddelEstado, organizado de acuerdo con los requerimientos de los regíme-nes democráticos de los países del capitalismo avanzado, para desem-peñar con eficiencia la función de controlar y superar adecuadamentelas contradicciones del sistema capitalista. El problema de la legitimi-dad queda de inmediato ligado al de los mecanismos que utiliza elEstado para mantener la dominación y la perdurabilidad del ordenpolíticoyporesamismavía,quedairremediablementesujetaaldilemaentre legitimidad y eficiencia.Para Offe, sólo hay un posible punto de equilibrio en la relaciónentre legitimidad y eficiencia. Éste se hace presente cuando el éxitoestatal y gubernamental en la satisfacción de las necesidades punto deequilibrio en la relación entre materiales de los ciudadanos, refuerza laaceptación de las reglas legitimadoras de los regímenes democráticos.Pero inmediatamente aclara que la eficiencia no implica un contenidosustantivo, sino la capacidad para “suministrar y mantener con éxitorelaciones mercantilizadas para todos los ciudadanos y para la totali-dad de sus necesidades”. Como esta situación históricamente no seda, plantea la necesidad de escrutar las desviaciones tematizadascomo tensiones, contradicciones o lo que él llamaría “el dilema de lalegitimidad”30.Offe, destaca tres categorías de fenómenos que ilustran la imposibi-lidad del equilibrio deseado entre legitimidad y eficiencia.30 Andrés Dávila, op. cit., págs. 19-20.
  • 16. PAPELPOLÍTICO94La primera es la situación estructural del orden capitalista quegenera permanentemente un excedente de fuerza laboral y de capita-listas que no tienen cabida en el funcionamiento normal de la econo-mía. Estas situaciones generan violaciones de las reglas legitimadoraspor parte de los gobernantes o de los gobernados en su afán porsolucionar tal situación.La segunda se relaciona con los intentos fallidos del Estado paraevitar la erosión del mercado y sus desarrollos universalizantes, asícomo las rupturas en el proceso de acumulación. Estos intentos gene-ran nuevas contradicciones porque intenta restaurar el mercado através de acuerdos externos al mismo y porque esta politización puedefinalmentevolverseensucontra.Laspolíticasestatalesencuentranunacreciente dificultad a la hora de lograr aceptación para las reglaslegitimadoras sobre las cuales se basa el poder político.La tercera, el orden capitalista y sus normas legitimadoras parecensujetas a una desconfianza profunda de parte de los miembros de lasociedad que debían otorgar su confianza y credibilidad al sistema31.Finalmente los planteamientos de Offe traen tres temáticas centra-les. Conceptualiza la legitimidad en el contexto de las contradiccionespropias del funcionamiento del orden capitalista, abre un espacio deanálisis relacionado a las relaciones entre legitimidad y satisfacción delas necesidades materiales, y permite tematizar el problema de lademocracia en el centro de la tríada Estado, legitimidad y eficacia.Connolly, se esfuerza por generar una formulación propia coheren-te y suficiente para la interpretación de la legitimidad en la sociedadactual. Su formulación la ubica en relación con la constitución de lasociedad moderna, y en ello, intenta una síntesis sugestiva del marxis-mo y de la formulación weberiana sobre la legitimidad. Esta visiónpermite superar una conceptualización insuficiente pero aceptadacomúnmente por los estudiosos del tema. Su esfuerzo conceptual giraalrededor del surgimiento de un dilema de legitimidad en la sociedadnorteamericana.Elautorcentrasuatención,comolohicieronHabermasy Offe, en las tensiones y dificultades de las sociedades y el Estadocapitalista para cumplir con sus funciones de ordenamiento y, simul-táneamente, satisfacer las necesidades materiales y las expectativas deuna mejor vida por parte de los ciudadanos.31 Ibid, pág. 21.
  • 17. 95S.P.IBARRAROMEROConnolly explora otro ámbito central respecto de la construcción dela legitimidad. Éste se relaciona con la situación y opciones de aquéllosque, en últimas, dan su adhesión y aprobación a un orden legítimo. Losindividuos están sujetos e involucrados en la dificultosa constituciónde su identidad dentro de las prácticas constitucionales en que seencuentra inmerso. La aceptación de unas normas legitimantes, deunos órdenes que utilizan mecanismos de legitimación, pasan necesa-riamente por los parámetros y condiciones bajo los cuales se construyela adhesión, la creencia y la obediencia de los miembros de la sociedad.Ensíntesis,lacomprensióndelalegitimidadenlasociedad(ciudad)contemporánea debe incorporar los tres factores arriba mencionados:la productividad, la democracia y el individuo, y debe tomar en cuentalo “subterráneo”, lo indirecto, en la adhesión a un orden constituido.Para Connolly, finalmente, cualquier tematización debe formularse entérminosdedilemaqueinvolucralaconstrucciónyreproduccióndeunorden político. Para el autor tales condiciones pueden darse en unorden flexible y no imperativo para coordinar, controlar, ordenar ysolucionar todos los desafíos, conflictos, problemas y desarreglos de lavida social moderna32.Después de retomar algunas concepciones clásicas y modernas seentenderá en este trabajo la legitimidad como un dilema que involucrala construcción y reproducción de un orden político que reconoce lasdiferentes tensiones y dificultades entre el Estado y la sociedad conmiras al sostenimiento de un orden necesario en las sociedades capita-listas cuyo dilema contribuye a la validez, credibilidad y aceptación deuna dominación en un orden político.Así, el problema de la legitimidad queda inmediatamente ligado alos mecanismos que utiliza el Estado para mantener la dominación, loscuales deben ir direccionados a la búsqueda de la eficiencia dentro deun reconocimiento mutuo entre las instituciones y los individuos,dentro de una acción comunicativa. Si esta relación es válida, podemosrelacionar esta eficiencia con un proceso descentralizador que buscalegitimar el régimen político al formular estrategias y proyectos permi-tiendo a la población participar en dicha formulación (democratiza-ción) con miras en la construcción, mantenimiento y reproducción deun orden político determinado válido, creíble y aceptado por todos losindividuos de la sociedad.32 William Connolly. “The Dilemma of Legitimacy”. Legitimacy and the State. Readings in socialand political Theory. Editado por William Connolly. Oxford: Basil Blackwell, 1984, págs. 222-250.
  • 18. PAPELPOLÍTICO96Hasta aquí hemos desarrollado una primera incursión en el planopuramente conceptual en lo referente al concepto de legitimidad. Seabordará este tema más adelante al referirse a la ciudad.DESCENTRALIZACIÓN, PARTICIPACIÓN,GOBERNABILIDAD Y LEGITIMIDADUno de esos mecanismos claramente vistos en la política de descentra-lización ha sido la participación ciudadana, siendo ésta una de las tresáreas fundamentales de la política descentralizadora, junto con lareforma administrativa y económica.La reforma administrativa y la participación ciudadana intentaron dealguna manera buscar una salida a la crisis de gobernabilidad y legitimi-dad que venían sufriendo las instituciones del Estado. Esta crisis se haobservadoysereflejaclaramenteen lasociedadcolombiana,tantoanivelnacional y porqué no, a nivel local, y se expresa en el clientelismo queutiliza los recursos públicos para cumplir y pagar compromisos basadosen las lealtades personales, impidiendo cualquier racionalización delgasto público en beneficio social. El clientelismo ha fundamentado lasrelaciones políticas que impiden al Estado actuar como cohesionadorsocial limitando sus posibilidades de modernización. Finalmente, el régi-men bipartidista ha producido la ausencia de alternativas de poder quepermitieranlaparticipacióndenuevasfuerzassocialesquebuscanexpre-sarse políticamente, y esta falta de canales no han encausadoinstitucionalmentelasprotestassocialesproduciendoeldivorciocrecienteentreelEstadoylasociedadcivil,queimposibilitanydificultanelmanejopacíficodelastensionessocialesylainstitucionalizacióndelosconflictos.Es indudable que el énfasis en la participación de la política descen-tralizadora ha creado oportunidades y nuevos espacios para la inter-vención directa de los ciudadanos en la formulación, la gestión y elcontrol de los asuntos públicos pretendiendo mejorar las restriccionesde la democracia representativa en aras de la modernización y de lalegitimacióndelasinstitucionesydelaeficienciaenlaasignacióndelosrecursos colectivos. Lo participativo adquiere concreción en lo local,pues es allí donde se crea la integración entre ciudadanía y autonomíalocal,conelobjetivodelograrquelacomunidadseconviertaengestoradel desarrollo municipal, y administradora y controladora de losservicios básicos como la prestación de los mismos33.33 Arturo Ardila Gómez. “La descentralización: un modelo por armar”. Revista Foro económico,regional y urbano, no9, Bogotá, 1998:19-27.
  • 19. 97S.P.IBARRAROMEROPuede decirse que la crisis de legitimidad del régimen políticocolombiano, para este trabajo el local, se debe de alguna manera a laprecaria representatividad del Estado y su ausencia en las localidadesde la ciudad; y, a la incapacidad de las instituciones públicas pararesponder de manera eficiente a las necesidades de la comunidad enmaterias que van desde seguridad y justicia hasta provisión de bienesy servicios básicos como vivienda, agua potable, alcantarillado, vías ysaneamiento ambiental.Desde el punto de vista de la gobernabilidad, la introducción demecanismosdeparticipacióncontribuyeaampliarlabasedemocráticadel régimen político, a descentralizar los conflictos y sus soluciones ya racionalizar el uso de los recursos públicos. De esta manera laeficiencia de las instituciones para dar respuesta a las demandas de lasociedad bajo este nuevo escenario alivian, sin duda alguna, la crisis degobernabilidad.Paraqueunaverdaderagobernabilidadafloreenelsistemapolítico,desde el punto de vista de la descentralización, se requiere, como loanota Orjuela, (1993:127) “una estrategia de desarrollo institucionalque eleve la capacidad administrativa y fiscal de los gobiernos localesy, en segundo lugar, una estrategia de desarrollo político que vinculedemanerarealalos“gobernantesconlosgobernados”yquefortalezcala sociedad civil”. “Un Estado legítimo y eficiente requiere una socie-dad civil sólida, que pueda convertirse en su interlocutor y puedaexigirle cuentas de su gestión del bienestar colectivo”.En síntesis, si se descentraliza para trasladar competencias de unaunidad superior a una o varias unidades inferiores, si también sedescentraliza para intervenir en la estructura institucional político-administrativa con el fin de modificar la forma y el grado de regulaciónestatal en campos políticos; si se descentraliza según Orjuela34pararedistribuir poderes del Estado en favor de mayor autonomía, eficien-ciayprotagonismodelasregiones,municipios,ycomunidadeslocales,ysedescentralizasegúnBorja35,parapromoverlasocializaciónpolíticade las clases populares y el desarrollo de las libertades individuales, asícomo las transformaciones socioeconómicas de tendencia igualitaria,entonces se puede decir que la política de descentralización es unaestrategia de política pública, en la medida que permite dar respuesta34 LuisJ.Orjuela.“DescentralizaciónygobernabilidadenColombia”.ElizabethUngarB. etal.,Gobernabilidad en Colombia, Bogotá, Universidad de Los Andes, Departamento de CienciaPolítica, 1993, pág. 107.35 Citado por Orjuela, op. cit., pág. 107.
  • 20. PAPELPOLÍTICO98a múltiples propósitos de democratización y eficiencia en favor de lagobernabilidad de un orden político. Si esto se relaciona con la idea deque la gobernabilidad es un fenómeno dinámico existente entre lasinstituciones y la sociedad civil o para mantener el orden político yreproducirlobajocondicionesadecuadasdeeficiencia,autoridadreco-nocida y aceptada, es decir, la idea del “buen gobierno” según elpensamiento político, entonces es pertinente la conexión necesaria conla legitimidad y el ejercicio de poder de ese “buen gobierno” centrandolaatenciónenlacalidaddelaaccióngubernamentalrespondiendoalosprincipios de eficiencia, eficacia, estabilidad, y por supuesto de legiti-midad del orden político. Discutir el tema de la descentralización nodebería ser solamente en cuanto el problema de las transferencias de lanación, amerita siempre la dimensión politológica.BIBLIOGRAFÍAARDILA GÓMEZ, ARTURO. “La descentralización: un modelo en construcción”. En:RevistaForoeconómico,regionalyurbano,no9,enero-marzode1998.Contraloríade Bogotá: 19-27.BOBBIO, NORBERTO. Gobierno de los hombres o gobierno de las leyes en el futuro dela democracia. México: FCE, 1984.CAMOU, ANTONIO Y RUBÉN SÁNCHEZ. D. “Hacia la delimitación del conceptogobernabilidaddemocrática”.En:Seminario-tallersobrelagobernabilidaddemo-crática.MagísterCienciaPolítica.UniversidaddelosAndes.(Cota,Cundinamarca,1996). Documento base, versión preliminar. Bogotá, 1996.CÁRDENAS, MIGUEL EDUARDO, et al. Descentralización y Estado moderno. Primeraedición. Bogotá: Fauso, Fescol, 1991.CONNOLLY,WILLIAM.LegitimacyandtheState.Readingsinsocialandpoliticaltheory.Oxford: Basil Blackwell Publisher, 1984.DÁVILA LADRÓN DE GUEVARA, ANDRÉS. “Legitimidad y orden político: Consideracio-nes sobre su interrelación en la sociedad contemporánea”. En: Estudios políticos.Instituto de Estudios Políticos. Universidad de Antioquia, 1995: 11-36.GRAMSCI, ANTONIO. Selections from the Prison Notebooks. Editado y traducido porQuintin Hoare y Geoffrey Nowell Smith. London: Lawrence and Wisahart, 1971.DUGAS, JOHN, ANGÉLICA OCAMPO, et al. Los caminos de la descentralización. PrimeraEdición.UniversidaddelosAndes,DepartamentodeCienciaPolítica.Bogotá,1992.GÓMEZ. A. ARTURO. La descentralización: un modelo por Armar. En: Revista. ForoEconómico, Regional y Urbano. Contraloría de Santafé de Bogotá, no9 (enero-marzo de 1998); 8-19.
  • 21. 99S.P.IBARRAROMEROHALDERWANG VON,CHRISTIAN.Hacia un concepto politológico de la descentralizacióndel Estado Moderno. Fauso-Fescol, 1991.HABERMAS, JÜRGEN. La reconstrucción del materialismo histórico. Primera edición1981. Reedición 1992. Madrid. Taurus Humanidades, 1992.HABERMAS, JÜRGEN. Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. Quintareedición. Argentina, Amarrouts, 1995.HABERMAS, JÜRGEN y JOHN RAWLS. Debate sobre liberalismo político, 1a. edición.Madrid, España. Paidós. I.C.E/ U.A.B. 1998.OCHOA DORIS y DARÍO RESTREPO. El estado del arte de la descentralización política yde la oferta pública en participación ciudadana.ORJUELA, LUIS JAVIER. “Descentralización y gobernabilidad en Colombia”. En:Gobernabilidad en Colombia. Retos y desafíos. Elizabeth Ungar (Editora). Depar-tamento de Ciencia Política. Universidad de los Andes, 1993, 27-84.Presidencia de la República. Constitución Política de Colombia, 1991.ROJAS, FERNANDO, ANDRÉS DÁVILA, JORGE MARIO EASTMAN y JESÚS ANTONIO BEJARANO.Descentralización y corrupción. Fundación Friedrich Ebert de Colombia- Fescol,Bogotá, 1996.SALINE CANES,SERGIO.Democraticconsolidation,GobernabilityandPoliticalViolence.1997. http://www.geocites.com/capitol/hill/lobby/5077/ gobern. HtmlSÁNCHEZ, DAVID, RUBÉN. Comentarios al texto ”Gobernabilidad y democracia deAntonio Camou”. En: Hacia la delimitación del concepto de gobernabilidaddemocrática. Departamento de Ciencia Política. Universidad de los Andes, Bogo-tá, Documento, 1996.UNGAR,ELIZABETH.GobernabilidadenColombia.Retosydesafíos.1ª ed.Universidadde los Andes. Departamento de Ciencia Política, Bogotá, octubre 1993.