Textos diplomáticos de interés
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Textos diplomáticos de interés

on

  • 1,784 views

Conjunto de docuimentos diplomáticos de interés para bachillerato y enseñanza universitaria.

Conjunto de docuimentos diplomáticos de interés para bachillerato y enseñanza universitaria.

Statistics

Views

Total Views
1,784
Views on SlideShare
1,784
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Textos diplomáticos de interés Textos diplomáticos de interés Document Transcript

  • 1. Historia de las Relaciones Internacionales 1.1. Carta Magna, 1215. 1.1.1. Texto latino. 1.1.2. Traducción inglesa. 1.2. Tratado de Münster (Westfalia), 30 de enero de 1648. 1.3. Tratado de Utrecht, del 11 de abril de 1713, entre Portugal y Francia (P). 1.4. Tratado de Utrecht, del 13 de julio de 1713, entre España y Gran Bretaña (Artículo 10). 1.5. Declaración de Independencia, de los Estados Unidos de Norteamérica, 4 de Julio de 1776 (I). 1.6. El Mensaje de Adiós (Farewell Address) de George Washington, de 1796 (I). 1.7. Tratado entre los Estados Unidos y la nación Chikasaw, 1805 (I). 1.8. Acta principal del Congreso de Viena, 1815 . 1.9. Declaración de las potencias para la abolición del comercio de negros, firmado en Viena el 8 de febrero de 1815. 1.10. Carta de Jamaica, de Simón Bolivar, fechada el 6 de septiembre de 1815. 1.11. Tratado de la Santa Alianza que personalmente ajustaron y firmaron en París el 26 de septiembre de 1815 los Emperadores de Austria y Rusia y el Rey de Prusia. 1.12. La Doctrina Monroe, 1823. 1.13. Protocolo de la Conferencia de Londres de 3 de febrero de 1830, entre Gran Bretaña, Francia y Rusia, relativo a la Independencia de Grecia. 1.14. Tratado entre Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia y Rusia de una parte, y Holanda de otra. Londres el 19 de abril de 1839. 1.15. Anejo al Tratado firmado en Londres el 19 de abril de 1839, entre Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia y Rusia de una parte, y Holanda de otra. 1.16. Tratado entre los Estados Unidos y la nación Apache, 1852 (I). 1.17. Tratado entre los Estados Unidos y las naciones Comanche, Kiowa y Apache, 1853 (I) 1.18. Tratado concluido entre los Estados Unidos y las naciones Cheyenne y Arapaho, 1865 (I).Fuente: Tratados y otros Documentos de interés para el Derecho Internacional
  • 1.19. Tratado general de paz entre Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia, Rusia, Cerdeña y Turquía: firmado en Paris el 30 de marzo de 1856.1.20. Tratado de paz entre Austria y Prusia. Firmado en Praga el 23 de agosto de 1866.1.21. Tratado de paz entre Austria e Italia. Firmado en Viena el 3 de octubre de 1866.1.22. Tratado entre Gran Bretaña, Austria, Bélgica, Francia, Holanda, Italia, Prusia y Rusia, sobre el Gran Ducado de Luxemburgo y el Ducado de Limburgo: firmado en Londres el 11 de mayo de 1867.1.23. Tratado preliminar de paz entre Francia y Alemania firmado en Versalles el 26 de febrero de 1871.1.24. Tratado definitivo de paz entre Francia y Alemania. Firmado en Frankfort el 10 de mayo de 1871.1.25. Tratado preliminar de paz entre Rusia y Turquía, San Estéfano, 1878.1.26. Tratado entre Gran Bretaña, Alemania, Austria-Hungría, Francia, Alemania, Italia, Rusia y Turquía, sobre la cuestión de Oriente, Berlín 1878.1.27. Tratado de la Triple Alianza, firmado por Alemania, Austria e Italia, el 20 de mayo de 1882, renovado el 5 de mayo de 1891, el 28 de junio de 1902 y el 5 de diciembre de 1912.1.28. Protocolo I Anejo al Tratado de 1912.1.29. Protocolo II Anejo al Tratado de 1912.1.30. Acta general de la Conferencia de Berlín, 1885.1.31. Declaración franco-británica del 8 de abril de 1904 origen de la llamada Entente Cordial. The Franco-British Declaration, 1904 (I).1.32. Tratado de paz entre Grecia, Bulgaria, Montenegro, Serbia, de una parte, y Turquía de otra: firmado en Londres el 17-30 de mayo de 1913.1.33. Tratado de paz entre Rumania, Grecia, Montenegro, Serbia y Bulgaria. Firmados en Bucarest el 28 julio10 agosto de 1913.1.34. Tratado germanorruso de Rapallo, del 16 de abril de 1923.1.35. Acuerdos de Locarno, del 16 de octubre de 1924.1.36. Tratado de Arbitraje entre Alemania y Francia.1.37. Pacto Anti Komintern, del 25 de noviembre de 1936.1.38. Pacto de Acero, entre Alemania e Italia, del 22 de mayo de 1939 (I).
  • 1.39. Traité de non-agression entre lAllemagne et lUnion des Républiques Soviétiques Socialistes du 23 août 1939 1.40. Pacto Molotov-Von Ribbentrop, agosto 1939 (I y F). 1.41. Tratado Germano-Soviético de delimitación y de amistad, del 28 de septiembre de 1939, y Protocolos adicionales, confidenciales y secretos (F). 1.42. Pacto Tripartito, del 27 de septiembre de 1940 . 1.43. Acuerdos de Yalta, de febrero de 1945 (I).1.1. MAGNA CARTA, del 15 de junio de 1215(Texto latino) Johannes Dei gracia rex Anglie, Dominus Hibernie, dux Normannie, Aquitannie et comesAndegravie, archiepiscopis, episcopis, abbatibus, comitibus, baronibus, justiciariis,forestariis, vicecomitibus, prepositis, ministris et omnibus ballivis et fidelibus suis salutem.Sciatis nos intuitu Dei et pro salute anime nostre et omnium antecessorum et heredumnostrorum ad honorem Dei et exaltacionem sancte Ecclesie, et emendacionem regi nostri,per consilium venerabilium patrum nostrorum, Stephani Cantuariensis archiepsicopi, tociusAnglie primatis et sancte Romane ecclesie cardinalis, Henrici Dublinensis archiepiscopi,Willelmi Londoniensis, Petri Wintoniensis, Joscelini Bathoniensis et Glastoniensis,Hugonis Lincolniensis, Walteri Wygorniensis, Willelmi Coventriensis, et BenedictiRoffensis, episcoporum; magistri Pandulfi domini pape subdiaconi et familiaris, fratrisAymerici magistri milicie Templi in Anglia; et nobilium virorum Willelmi Mariscallicomitis Penbrocie, Willelmi comitis Sarisberie, Willelmi comitis Warennie, Willelmicomitis Arundellie, Alani de Galewey a constabularii Scocie, Warini filii Geroldi, Petri filiiHereberti, Huberti de Burgo senescalli Pictavie, Hugonis de Nevilla, Mathei filii Hereberti,Thome Basset, Alani Basset, Philippi de Albiniaco, Roberti de Roppel., JohannisMariscalli, Johannis filii Hugonis et aliorum fidelium nostrum. In primis concessisse Deo et hac presenti carta nostra confirmasse, pro nobis et heredibusnostris in perpetuum quod Anglicana ecclesia libera sit, et habeat jura sua integra, et
  • libertates suas illesas; et ita volumus observari; quod apparet ex eo quod libertatemelectionum, que maxima et magis necessaria reputatur Ecclesie Anglicane, mera etspontanea voluntate, ante discordiam inter nos et barones nostros motam, concessimus etcarta nostra [illa carta data 21ƒ novembris anno Domini 1214; confirmatio papae Innocentiitertii 30ƒ martii anno Domini 1215] confirmavimus, et eam obtinuimus a domino papaInnocentio tercio confirmari; quam et nos observabimus et ab heredibus nostris inperpetuum bona fide volumus observari. Concessimus eciam omnibus liberis hominibusregni nostri, pro nobis et heredibus nostri in perpetuum, omnes libertates subscriptas,habendas et tenendas eis et heredibus suis, de nobis et heredibus nostris. Si quis comitum vel baronum nostrorum, sive aliorum tenencium de nobis in capite perservicium militare, mortuus fuerit, et cum decesserit heres suus plene etatis fuerit etrelevium debeat, habeat hereditatem suam per antiquum relevium; scilicet heres vel heredescomitis de baronia comitis integra per centum libras; heres vel heredes baronis de baroniaper centum libras (sic); heres vel heredes militis de feodo militis integro per centum solidosad plus; et qui minus debuerit minus det secundum antiquam consuetudinem feodorum. Si autem heres alicujus talium fuerit infra etatem et fuerit in custodia, cum ad etatempervenerit, habeat hereditatem suam sine relevio et sine fine. Custos terre hujusmodi heredis qui infra etatem fuerit, non capiat de terra heredis nisiracionabiles exitus, et racionabiles consuetudines, et racionabilia servicia, et hoc sinedestructione et vasto hominum vel rerum; et si nos commiserimus custodiam alicujus talisterre vicecomiti vel alicui alii qui de exitibus illius nobis respondere debeat, et illedestructionem de custodia fecerit vel vastum, nos ab illo capiemus emendam, et terracommittatur duobus legalibus et discretis hominibus de feodo illo, qui de exitibusrespondeant nobis vel ei cui eos assignaverimus; et si dederimus vel vendiderimus alicuicustodiam alicujus talis terre, et ille destructionem inde fecerit vel vastum, amittat ipsamcustodiam, et tradatur duobus legalibus et discretis hominibus de feodo illo qui similiternobis respondeant sicut predictum est.Custos autem, quamdiu custodiam terre habuerit, sustentet domos, parcos, vivaria, stagna,molendina, et cetera ad terram illam pertinencia, de exitibus terre ejusdem; et reddat heredi,
  • cum ad plenam etatem pervenerit, terram suam totam instauratam de carucis et waynagiis,secundum quod tempus waynagii exiget et exitus terre racionabiliter poterunt sustinere. Heredes maritentur absque disparagacione, ita tamen quod, antequam contrahaturmatrimonium, ostendatur propinquis de consanguinitate ipsius heredis. Vidua post mortem mariti sui statim et sine difficultate habeat maritagium et hereditatemsuam, nec aliquid det pro dote sua, vel pro maritagio suo, vel hereditate sua, quamhereditatem maritus suus et ipsa tenuerint dit obitus ipsius mariti, et maneat in domo maritisui per quadraginta dies post mortem ipsius, infra quos assignetur ei dos sua. Nulla vidua distringatur ad se maritandum, dum voluerit vivere sine marito, ita tamenquod securitatem faciat quod se non maritabit sine assensu nostro, si de nobis tenuerit, velsine assensu domini sui de quo tenuerit, si de alio tenuerit. Nec nos nec ballivi nostri seisiemus terram aliquam nec redditum pro debito aliquo,quamdiu catalla debitoris sufficiunt ad debitum reddendum; nec plegii ipsius debitorisdistringantur quamdiu ipse capitalis debitor sufficit ad solucionem debiti; et si capitalisdebitor defecerit in solucione debiti, non habens unde solvat, plegii respondeant de debito;et, si voluerint, habeant terras et redditus debitoris, donec sit eis satisfactum de debito quodante pro eo solverint, nisi capitalis debitor monstraverit se esse quietum inde versus eosdemplegios. Si quis mutuo ceperit aliquid a Judeis, plus vel minus, et moriatur antequam debitum illudsolvatur, debitum non usuret quamdiu heres fuerit infra etatem, de quocumque teneat; et sidebitum illud inciderit in manus nostras, nos non capiemus nisi catallum contentum incarta. Et si quis moriatur, et debitum debeat Judeis, uxor ejus habeat dotem suam, et nichilreddat de debito illo; et si liberi ipsius defuncti qui fuerint infra etatem remanserint,provideantur eis necessaria secundum tenementum quod fuerit defuncti, et de residuosolvatur debitum, salvo servicio dominorum; simili modo fiat de debitis que debentur aliisquam Judeis.
  • Nullum scutagium vel auxilium ponatur in regno nostro, nisi per commune consiliumregni nostri, nisi ad corpus nostrum redimendum, et primogenitum filium nostrum militemfaciendum, et ad filiam nostram primogenitam semel maritandam, et ad hec non fiat nisiracionabile auxilium; simili modo fiat de auxiliis de civitate London. Et civitas London. habeat omnes antiquas libertates et liberas consuetudines suas, tam perterras, quam per aquas. Preterea volumus et concedimus quod omnes alie civitates, et burgi,et ville, et portus, habeant omnes libertates et liberas consuetudines suas. Et ad habendum commune consilium regni de auxilio assidendo aliter quam in tribuscasibus predictis, vel de scutagio assidendo, summoneri faciemus archiepiscopos,episcopos, abbates, comites, et majores barones sigillatim per litteras nostras; et pretereafaciemus summoneri in generali per vicecomites et ballivos nostros omnes illos qui denobis tenent in capite ad certum diem, scilicet ad terminum quadraginta dierum ad minus, etad certum locum; et in omnibus litteris illius summonicionis causam summonicionisexprimemus; et sic facta summonicione negocium ad diem assignatum procedat secundumconsilium illorum qui presentes fuerint, quamvis non omnes summoniti venerint. Nos non concedemus de cetero alicui quod capiat auxilium de liberis hominibus suis, nisiad corpus suum redimendum, et ad faciendum primogenitum filium suum militem, et adprimogenitam filiam suam semel maritandam, et ad hec non fiat nisi racionabile auxilium. Nullus distringatur ad faciendum majus servicium de feodo militis, nec de alio liberotenemento, quam inde debetur. Communia placita non sequantur curiam nostram, set teneantur in aliquo loco certo. Recogniciones de nova disseisina, de morte antecessoris, et de ultima presentacione, noncapiantur nisi in suis comitatibus et hoc modo: nos, vel si extra regnum fuerimus, capitalisjusticiarius noster, mittemus duos justiciarios per unum quemque comitatum per quatuorvices in anno, qui, cum quatuor militibus cujuslibet comitatus electis per comitatum,capiant in comitatu et in die et loco comitatus assisas predictas.
  • Et si in die comitatus assise predicte capi non possint, tot milites et libere tenentesremaneant de illis qui interfuerint comitatui die illo, per quos possint judicia sufficenterfieri, secundum quod negocium fuerit majus vel minus. Liber homo non amercietur pro parvo delicto, nisi secundum modum delicti; et pro magnodelicto amercietur secundum magnitudinem delicti, salvo contenemento suo; et mercatoreodem modo, salva mercandisa sua; et villanus eodem modo amercietur salvo waynagiosuo, si inciderint in misericordiam nostram; et nulla predictarum misericordiarum ponatur,nisi per sacramentum proborum hominum de visneto. Comites et barones non amercientur nisi per pares suos, et non nisi secundum modumdelicti. Nullus clericus amercietur de laico tenemento suo, nisi secundum modum aliorumpredictorum, et non secundum quantitatem beneficii sui ecclesiastici. Nec villa nec homo distringatur facere pontes ad riparias, nisi qui ab antiquo et de jurefacere debent. Nullus vicecomes, constabularius, coronatores, vel alii ballivi nostri, teneant placitacorone nostre. Omnes comitatus, hundredi, wapentakii, et trethingi sint ad antiquas firmas absque ulloincremento, exceptis dominicis maneriis nostris. Si aliquis tenens de nobis laicum feodum moriatur, et vicecomes vel ballivus nosterostendat litteras nostras patentes de summonicione nostra de debito quod defunctus nobisdebuit, liceat vicecomiti vel ballivo nostro attachiare et imbreviare catalla defuncti inventain laico feodo, ad valenciam illius debiti, per visum legalium hominum, ita tamen quodnichil inde amoveatur, donec persolvatur nobis debitum quod clarum fuerit, et residuumrelinquatur executoribus ad faciendum testamentum defuncti; et, si nichil nobis debeatur adipso, omnia catalla cedant defuncto, salvis uxori ipsius et pueris racionabilibus partibussuis.
  • Si aliquis liber homo intestatus decesserit, catalla sua per manus propinquorum parentumet amicorum suorum, per visum ecclesie distribuantur, salvis unicuique debitis quedefunctus ei debebat. Nullus constabularius, vel alius ballivus noster, capiat blada vel alia catalla alicujus, nisistatim inde reddat denarios, aut respectum inde habere possit de voluntate venditoris. Nullus constabularius distringat aliquem militem ad dandum denarios pro custodia castri,si facere voluerit custodiam illam in propria persona sua, vel per alium probum hominem, siipse eam facere non possit propter racionabilem causam; et si nos duxerimus vel miserimuseum in exercitum, erit quietus de custodia, secundum quantitatem temporis quo per nosfuerit in exercitu. Nullus vicecomes, vel ballivus noster, vel aliquis alius, capiat equos vel carettas alicujusliberi hominis pro cariagio faciendo, nisi de voluntate ipsius liberi hominis. Nec nos nec ballivi nostri capiemus alienum boscum ad castra vel alia agenda nostra, nisiper voluntatem ipsius cujus boscus ille fuerit. Nos non tenebimus terras illorum qui convicti fuerint de felonia, nisi per unum annum etunum diem, et tunc reddantur terre dominis feodorum. Omnis kidelli de cetero deponantur penitus de Tamisia, et de Medewaye, et per totamAngliam, nisi per costeram maris. Breve quod vocatur "Precipe" de cetero non fiat alicui de aliquo tenemento unde liberhomo amittere possit curiam suam. Una mensura vini sit per totum regnum nostrum, et una mensura cervisie, et una mensurabladi, scilicet quarterium Londoniense, et una latitudo pannorum tinctorum et russetorum ethalbergettorum, scilicet due ulne infra listas; de ponderibus autem sit ut de mensuris. Nichil detur vel capiatur de cetero pro brevi inquisicionis de vita vel membris, set gratisconcedatur et non negetur.
  • Si aliquis teneat de nobis per feodifirmam, vel per sokagium, vel per burgagium, et de alioterram teneat per servicium militare, nos non habebimus custodiam heredis nec terre sueque est de feodo alterius, occasione illius feodifirme, vel sokagii, vel burgagii; nechabebimus custodiam illius feodifirme, vel sokagii, vel burgagii, nisi ipsa feodifirma debeatservicium militare. Nos non habebimus custodiam heredis vel terre alicujus, quam tenet dealio per servicium militare, occasione alicujus parve serjanterie quam tenet de nobis perservicium reddendi nobis cultellos, vel sagittas, vel hujusmodi. Nullus ballivus ponat decetero aliquem ad legem simplici loquela sua, sine testibusfidelibus ad hoc inductis. Nullus liber homo capiatur, vel imprisonetur, aut disseisiatur, aut utlagetur, aut exuletur,aut aliquo modo destruatur, nec super eum ibimus, nec super eum mittemus, nisi per legalejudicium parium suorum vel per legem terre. Nulli vendemus, nulli negabimus, aut differemus rectum aut justiciam. Omnes mercatores habeant salvum et securum exire de Anglia, et venire in Angliam, etmorari, et ire per Angliam, tam per terram quam per aquam, ad emendum et vendendum,sine omnibus malis toltis, per antiquas et rectas consuetudines, preterquam in temporegwerre, et si sint de terra contra nos gwerrina; et si tales inveniantur in terra nostra inprincipio gwerre, attachientur sine dampno corporum et rerum, donec sciatur a nobis velcapitali justiciario nostro quomodo mercatores terre nostre tractentur, qui tunc invenienturin terra contra nos gwerrina; et si nostri salvi sint ibi, alii salvi sint in terra nostra. Liceat unicuique decetero exire de regno nostro, et redire, salvo et secure, per terram etper aquam, salva fide nostra, nisi tempore gwerre per aliquod breve tempus, proptercommunem utilitatem regni, exceptis imprisonatis et utlagatis secundum legem regni, etgente de terra contra nos gwerrina, et mercatoribus, de quibus fiat sicut predictum est. Si quis tenuerit de aliqua eskaeta, sicut de honore Walligefordie, Notingeham, Bolonie,Lancastrie, vel de aliis eskaetis que sunt in manu nostra et sunt baronie, et obierit, heres
  • ejus non det aliud relevium, nec faciat nobis aliud servicium quam faceret baroni si baroniailla esset in manu baronis; et nos eodem modo eam tenebimus quo baro eam tenuit. Homines qui manent extra forestam non veniant decetero coram justiciariis nostris deforesta per communes summoniciones, nisi sint in placito, vel plegii alicujus vel aliquorum,qui attachiati sint pro foresta. Nos non faciemus justiciarios, constabularios, vicecomites, vel ballivos, nisi de talibus quisciant legem regni et eam bene velint observare. Omnes barones qui fundaverunt abbacias, unde habent cartas regum Anglie, vel antiquamtenuram, habeant earum custodiam cum vacaverint, sicut habere debent. Omnes foreste que afforestate sunt tempore nostro, statim deafforestentur; et ita fiat deripariis que per nos tempore nostro posite sunt in defenso. Omnes male consuetudines de forestis et warennis, et de forestariis et warennariis,vicecomitibus et eorum ministris, ripariis et earum custodibus, statim inquirantur inquolibet comitatu per duodecim milites juratos de eodem comitatu, qui debent eligi perprobos homines ejusdem comitatus, et infra quadraginta dies post inquisicionem factam,penitus, ita quod numquam revocentur, deleantur per eosdem, ita quod nos hoc sciamusprius, vel justiciarius noster, si in Anglia non fuerimus. Omnes obsides et cartas statim reddemus que liberate fuerunt nobis ab Anglicis insecuritatem pacis vel fidelis servicii. Nos amovebimus penitus de balliis parentes Gerardi de Athyes, quod decetero nullamhabeant balliam in Anglia, Engelardum de Cygony, Petrum et Gionem et Andream deCancellis, Gionem de Cygony, Galfridum de Martinny et fratres ejus, Philippum Marc. etfratres ejus, et Galfridum nepotem ejus, et totam sequelam eorundem. Et statim post pacis reformacionem amovebimus de regno omnes alienigenas milites,balistarios, servientes, stipendiarios, qui venerint cum equis et armis ad nocumentum regni.
  • Si quis fuerit disseisitus vel elongatus per nos sine legali judicio parium suorum, de terris,castellis, libertatibus, vel jure suo, statim ea ei restituemus; et si contencio super hoc ortafuerit, tunc inde fiat per judicium viginti quinque baronum, de quibus fit mencio inferius insecuritate pacis. De omnibus autem illis de quibus aliquis disseisitus fuerit vel elongatussine legali judicio parium suorum, per Henricum regem patrem nostrum vel per Ricardumregem fratrem nostrum, que in manu nostra habemus, vel que alii tenent, que nos oporteatwarantizare, respectum habebimus usque ad communem terminum crucesignatorum;exceptis illis de quibus placitum motum fuit vel inquisicio facta per preceptum nostrum,ante suscepcionem crucis nostre : cum autem redierimus de peregrinacione nostra, vel siforte remanserimus a peregrinacione nostra, statim inde plenam justiciam exhibebimus. Eundem autem respectum habebimus et eodem modo de justicia exhibenda, de forestisdeafforestandis vel remanseris forestis quas Henricus pater noster vel Ricardus frater nosterafforestaverunt, et de custodiis terrarum que sunt de alieno feodo, cujusmodi custodiashucusque habuimus occasione feodi quod aliquis de nobis tenuit per servicium militare, etde abbaciis que fundate fuerint in feodo alterius quam nostro, in quibus dominus feodidixerit se jus habere; et cum redierimus, vel si remanserimus a peregrinatione nostra, superhiis conquerentibus plenam justiciam statim exhibebimus. Nullus capiatur nec imprisonetur propter appellum femine de morte alterius quam viri sui. Omnes fines qui injuste et contra legem terre facti sunt nobiscum, et omnia amerciamentafacta injuste et contra legem terre, omnino condonentur, vel fiat inde per judicium vigintiquinque baronum de quibus fit mencio inferius in securitate pacis, vel per judicium majorispartis eorundem, una cum predicto Stephano Cantuarensi archiepiscopo, si interesse poterit,et aliis quos secum ad hoc vocare voluerit. Et si interesse non poterit, nichilominus procedatnegocium sine eo, ita quod, si aliquis vel aliqui de predictis viginti quinque baronibusfuerint in simili querela, amoveantur quantum ad hoc judicium, et alii loco eorum perresiduos de eisdem viginti quinque, tantum ad hoc faciendum electi et jurati substituantur. Si nos disseisivimus vel elongavimus Walenses de terris vel libertatibus vel rebus aliis,sine legali judicio parium suorum, in Anglia vel in Wallia, eis statim reddantur; et sicontencio super hoc orta fuerit, tunc inde fiat in Marchia per judicium parium suorum; de
  • tenementis Anglie secundum legem Anglie; de tenementis Wallie secundum legem Wallie;de tenementis Marchie secundum legem Marchie. Idem facient Walenses nobis et nostris. De omnibus autem illis de quibus aliquis Walensium disseisitus fuerit vel elongatus, sinelegali judicio parium suorum, per Henricum regem patrem nostrum vel Ricardum regemfratrem nostrum, que nos in manu nostra habemus, vel que alii tenent que nos oporteatwarantizare, respectum habebimus usque ad communem terminum crucesignatorum, illisexceptis de quibus placitum motum fuit vel inquisicio facta per preceptum nostrum antesuscepcionem crucis nostre; cum autem redierimus, vel si forte remanserimus aperegrinatione nostra, statim eis inde plenam justitiam exhibebimus, secundum legesWalensium et partes predictas. Nos reddemus filium Lewelini statim, et omnes obsides de Wallia, et cartas que nobisliberate fuerunt in securitate pacis. Nos faciemus Alexandro regi Scottorum de sororibus suis, et obsidibus reddendis, etlibertatibus suis, et jure suo, secundum formam in qua faciemus aliis baronibus nostrisAnglie, nisi aliter esse debeat per cartas quas habemus de Willelmo patre ipsius, quondamrege Scottorum; et hoc erit per judicium parium suorum in curia nostra. Omnes autem istas consuetudines predictas et libertates quas nos concessimus in regnonostro tenendas quantum ad nos pertinet erga nostros, omnes de regno nostro, tam clericiquam laici, observent quantum ad se pertinet erga suos. Cum autem pro Deo, et ad emendacionem regni nostri, et ad melius sopiendumdiscordiam inter nos et barones nostros ortam, hec omnia predicta concesserimus, volentesea integra et firma stabilitate in perpetuum gaudere, facimus et concedimus eis securitatemsubscriptam; videlicet quod barones eligant viginti quinque barones de regno quosvoluerint, qui debeant pro totis viribus suis observare, tenere, et facere observari, pacem etlibertates quas eis concessimus, et hac presenti carta nostra confirmavimus; ita scilicetquod, si nos, vel justiciarius noster, vel ballivi nostri, vel aliquis de ministris nostris, inaliquo erga aliquem deliquerimus, vel aliquem articulorum pacis aut securitatis transgressifuerimus, et delictum ostensum fuerit quatuor baronibus de predictis viginti quinque
  • baronibus, illi quatuor barones accedant ad nos vel ad justiciarium nostrum, si fuerimusextra regnum, proponentes nobis excessum; petent ut excessum illum sine dilacionefaciamus emendari. Et si nos excessum non emendaverimus, vel, si fuerimus extra regnum,justiciarius noster non emendaverit infra tempus quadraginta dierum computandum atempore quo monstratum fuerit nobis vel justiciario nostro, si extra regnum fuerimus,predicti quatuor barones referant causam illam ad residuos de illis viginti quinquebaronibus, et illi viginti quinque barones cum communia tocius terre distringent etgravabunt nos modis omnibus quibus poterunt, scilicet per capcionem castrorum, terrarum,possessionum, et aliis modis quibus poterunt, donec fuerit emendatum secundum arbitriumeorum, salva persona nostra et regine nostre et liberorum nostrorum; et cum fueritemendatum intendent nobis sicut prius fecerunt. Et quicumque voluerit de terra juret quodad predicta omnia exequenda parebit mandatis predictorum viginti quinque baronum, etquod gravabit nos pro posse suo cum ipsis, et nos publice et libere damus licenciam jurandicuilibet qui jurare voluerit, et nulli umquam jurare prohibebimus. Omnes autem illos deterra qui per se et sponte sua noluerint jurare viginti quinque baronibus de distringendo etgravando nos cum eis, faciemus jurare eosdem de mandato nostro sicut predictum est. Et sialiquis de viginti quinque baronibus decesserit, vel a terra recesserit, vel aliquo alio modoimpeditus fuerit, quominus ista predicta possent exequi, qui residui fuerint de predictisviginti quinque baronibus eligant alium loco ipsius, pro arbitrio suo, qui simili modo eritjuratus quo et ceteri. In omnibus autem que istis viginti quinque baronibus committunturexequenda, si forte ipsi viginti quinque presentes fuerint, et inter se super re aliquadiscordaverint, vel aliqui ex eis summoniti nolint vel nequeant interesse, ratum habeatur etfirmum quod major pars eorum qui presentes fuerint providerit, vel preceperit ac si omnesviginti quinque in hoc consensissent; et predicti viginti quinque jurent quod omniaantedicta fideliter observabunt, et pro toto posse suo facient observari. Et nos nichilimpetrabimus ab aliquo, per nos nec per alium, per quod aliqua istarum concessionum etlibertatum revocetur vel minuatur; et, si aliquid tale impetratum fuerit, irritum sit et inane etnumquam eo utemur per nos nec per alium. Et omnes malas voluntates, indignaciones, et rancores, ortos inter nos et homines nostros,clericos et laicos, a tempore discordie, plene omnibus remisimus et condonavimus. Pretereaomnes transgressiones factas occasione ejusdem discordie, a Pascha anno regni nostri
  • sextodecimo usque ad pacem reformatam, plene remisimus omnibus, clericis et laicis, etquantum ad nos pertinet plene condonavimus. Et insuper fecimus eis fieri litterastestimoniales patentes domini Stephani Cantuariensis archiepiscopi, domini HenriciDublinensis archiepiscopi, et episcoporum predictorum et magistri Pandulfi, supersecuritate ista et concessionibus prefatis. Quare volumus et firmiter precipimus quod Anglicana ecclesia libera sit et quod hominesin regno nostro habeant et teneant omnes prefatas libertates, jura, et concessiones, bene etin pace, libere et quiete, plene et integre, sibi et heredibus suis, de nobis et heredibusnostris, in omnibus rebus et locis, in perpetuum, sicut predictum est. Juratum est autem tamex parte nostra quam ex parte baronum, quod hec omnia supradicta bona fide et sine maloingenio observabuntur. Testibus supradictis et multis aliis. Data per manum nostram inprato quod vocatur Ronimed. inter Windlesoram et Stanes, quinto decimo die junii, annoregni nostri decimo septimo.(Traducción inglesa)JOHN, by the grace of God King of England, Lord of Ireland, Duke of Normandy andAquitaine, and Count of Anjou, to his archbishops, bishops, abbots, earls, barons, justices,foresters, sheriffs, stewards, servants, and to all his officials and loyal subjects, Greeting.KNOW THAT BEFORE GOD, for the health of our soul and those of our ancestors andheirs, to the honour of God, the exaltation of the holy Church, and the better ordering of ourkingdom, at the advice of our reverend fathers Stephen, archbishop of Canterbury, primateof all England, and cardinal of the holy Roman Church, Henry archbishop of Dublin,William bishop of London, Peter bishop of Winchester, Jocelin bishop of Bath andGlastonbury, Hugh bishop of Lincoln, Walter Bishop of Worcester, William bishop ofCoventry, Benedict bishop of Rochester, Master Pandulf subdeacon and member of the
  • papal household, Brother Aymeric master of the knighthood of the Temple in England,William Marshal earl of Pembroke, William earl of Salisbury, William earl of Warren,William earl of Arundel, Alan de Galloway constable of Scotland, Warin Fitz Gerald, PeterFitz Herbert, Hubert de Burgh seneschal of Poitou, Hugh de Neville, Matthew Fitz Herbert,Thomas Basset, Alan Basset, Philip Daubeny, Robert de Roppeley, John Marshal, John FitzHugh, and other loyal subjects: FIRST, THAT WE HAVE GRANTED TO GOD, and by this present charter haveconfirmed for us and our heirs in perpetuity, that the English Church shall be free, and shallhave its rights undiminished, and its liberties unimpaired. That we wish this so to beobserved, appears from the fact that of our own free will, before the outbreak of the presentdispute between us and our barons, we granted and confirmed by charter the freedom of theChurchs elections - a right reckoned to be of the greatest necessity and importance to it -and caused this to be confirmed by Pope Innocent III. This freedom we shall observeourselves, and desire to be observed in good faith by our heirs in perpetuity.TO ALL FREE MEN OF OUR KINGDOM we have also granted, for us and our heirs forever, all the liberties written out below, to have and to keep for them and their heirs, of usand our heirs: If any earl, baron, or other person that holds lands directly of the Crown, for militaryservice, shall die, and at his death his heir shall be of full age and owe a `relief, the heirshall have his inheritance on payment of the ancient scale of `relief. That is to say, the heiror heirs of an earl shall pay £100 for the entire earls barony, the heir or heirs of a knightl00s. at most for the entire knights `fee, and any man that owes less shall pay less, inaccordance with the ancient usage of `fees But if the heir of such a person is under age and a ward, when he comes of age he shallhave his inheritance without `relief or fine. The guardian of the land of an heir who is under age shall take from it only reasonablerevenues, customary dues, and feudal services. He shall do this without destruction ordamage to men or property. If we have given the guardianship of the land to a sheriff, or to
  • any person answerable to us for the revenues, and he commits destruction or damage, wewill exact compensation from him, and the land shall be entrusted to two worthy andprudent men of the same `fee, who shall be answerable to us for the revenues, or to theperson to whom we have assigned them. If we have given or sold to anyone theguardianship of such land, and he causes destruction or damage, he shall lose theguardianship of it, and it shall be handed over to two worthy and prudent men of the same`fee, who shall be similarly answerable to us. For so long as a guardian has guardianship of such land, he shall maintain the houses,parks, fish preserves, ponds, mills, and everything else pertaining to it, from the revenues ofthe land itself. When the heir comes of age, he shall restore the whole land to him, stockedwith plough teams and such implements of husbandry as the season demands and therevenues from the land can reasonably bear. Heirs may be given in marriage, but not to someone of lower social standing. Before amarriage takes place, it shall be made known to the heirs next-of-kin. At her husbands death, a widow may have her marriage portion and inheritance at onceand without trouble. She shall pay nothing for her dower, marriage portion, or anyinheritance that she and her husband held jointly on the day of his death. She may remain inher husbands house for forty days after his death, and within this period her dower shall beassigned to her. No widow shall be compelled to marry, so long as she wishes to remain without ahusband. But she must give security that she will not marry without royal consent, if sheholds her lands of the Crown, or without the consent of whatever other lord she may holdthem of.Neither we nor our officials will seize any land or rent in payment of a debt, so long as thedebtor has movable goods sufficient to discharge the debt. A debtors sureties shall not bedistrained upon so long as the debtor himself can discharge his debt. If, for lack of means,the debtor is unable to discharge his debt, his sureties shall be answerable for it. If they sodesire, they may have the debtors lands and rents until they have received satisfaction for
  • the debt that they paid for him, unless the debtor can show that he has settled hisobligations to them.If anyone who has borrowed a sum of money from Jews dies before the debt has beenrepaid, his heir shall pay no interest on the debt for so long as he remains under age,irrespective of whom he holds his lands. If such a debt falls into the hands of the Crown, itwill take nothing except the principal sum specified in the bond.If a man dies owing money to Jews, his wife may have her dower and pay nothing towardsthe debt from it. If he leaves children that are under age, their needs may also be providedfor on a scale appropriate to the size of his holding of lands. The debt is to be paid out ofthe residue, reserving the service due to his feudal lords. Debts owed to persons other thanJews are to be dealt with similarly.No `scutage or `aid may be levied in our kingdom without its general consent, unless it isfor the ransom of our person, to make our eldest son a knight, and (once) to marry oureldest daughter. For these purposes only a reasonable `aid may be levied. `Aids from thecity of London are to be treated similarly.The city of London shall enjoy all its ancient liberties and free customs, both by land andby water. We also will and grant that all other cities, boroughs, towns, and ports shall enjoyall their liberties and free customs.To obtain the general consent of the realm for the assessment of an `aid - except in thethree cases specified above - or a `scutage, we will cause the archbishops, bishops, abbots,earls, and greater barons to be summoned individually by letter. To those who hold landsdirectly of us we will cause a general summons to be issued, through the sheriffs and otherofficials, to come together on a fixed day (of which at least forty days notice shall be given)and at a fixed place. In all letters of summons, the cause of the summons will be stated.When a summons has been issued, the business appointed for the day shall go forward inaccordance with the resolution of those present, even if not all those who were summonedhave appeared.
  • In future we will allow no one to levy an `aid from his free men, except to ransom hisperson, to make his eldest son a knight, and (once) to marry his eldest daughter. For thesepurposes only a reasonable `aid may be levied.No man shall be forced to perform more service for a knights `fee, or other free holding ofland, than is due from it.Ordinary lawsuits shall not follow the royal court around, but shall be held in a fixed place.Inquests of novel disseisin, mort dancestor, and darrein presentment shall be taken only intheir proper county court. We ourselves, or in our absence abroad our chief justice, willsend two justices to each county four times a year, and these justices, with four knights ofthe county elected by the county itself, shall hold the assizes in the county court, on the dayand in the place where the court meets.If any assizes cannot be taken on the day of the county court, as many knights andfreeholders shall afterwards remain behind, of those who have attended the court, as willsuffice for the administration of justice, having regard to the volume of business to be done.For a trivial offence, a free man shall be fined only in proportion to the degree of hisoffence, and for a serious offence correspondingly, but not so heavily as to deprive him ofhis livelihood. In the same way, a merchant shall be spared his merchandise, and ahusbandman the implements of his husbandry, if they fall upon the mercy of a royal court.None of these fines shall be imposed except by the assessment on oath of reputable men ofthe neighbourhood.Earls and barons shall be fined only by their equals, and in proportion to the gravity oftheir offence.A fine imposed upon the lay property of a clerk in holy orders shall be assessed upon thesame principles, without reference to the value of his ecclesiastical benefice.No town or person shall be forced to build bridges over rivers except those with an ancientobligation to do so.
  • No sheriff, constable, coroners, or other royal officials are to hold lawsuits that should beheld by the royal justices.Every county, hundred, wapentake, and tithing shall remain at its ancient rent, withoutincrease, except the royal demesne manors.If at the death of a man who holds a lay `fee of the Crown, a sheriff or royal officialproduces royal letters patent of summons for a debt due to the Crown, it shall be lawful forthem to seize and list movable goods found in the lay `fee of the dead man to the value ofthe debt, as assessed by worthy men. Nothing shall be removed until the whole debt is paid,when the residue shall be given over to the executors to carry out the dead man s will. If nodebt is due to the Crown, all the movable goods shall be regarded as the property of thedead man, except the reasonable shares of his wife and children.If a free man dies intestate, his movable goods are to be distributed by his next-of-kin andfriends, under the supervision of the Church. The rights of his debtors are to be preserved.No constable or other royal official shall take corn or other movable goods from any manwithout immediate payment, unless the seller voluntarily offers postponement of this.No constable may compel a knight to pay money for castle-guard if the knight is willing toundertake the guard in person, or with reasonable excuse to supply some other fit man to doit. A knight taken or sent on military service shall be excused from castle-guard for theperiod of this servlce.No sheriff, royal official, or other person shall take horses or carts for transport from anyfree man, without his consent.Neither we nor any royal official will take wood for our castle, or for any other purpose,without the consent of the owner.We will not keep the lands of people convicted of felony in our hand for longer than a yearand a day, after which they shall be returned to the lords of the `fees concerned.
  • All fish-weirs shall be removed from the Thames, the Medway, and throughout the wholeof England, except on the sea coast.The writ called precipe shall not in future be issued to anyone in respect of any holding ofland, if a free man could thereby be deprived of the right of trial in his own lords court.There shall be standard measures of wine, ale, and corn (the London quarter), throughoutthe kingdom. There shall also be a standard width of dyed cloth, russett, and haberject,namely two ells within the selvedges. Weights are to be standardised similarly.In future nothing shall be paid or accepted for the issue of a writ of inquisition of life orlimbs. It shall be given gratis, and not refused.If a man holds land of the Crown by `fee-farm, `socage, or `burgage, and also holds landof someone else for knights service, we will not have guardianship of his heir, nor of theland that belongs to the other persons `fee, by virtue of the `fee-farm, `socage, or`burgage, unless the `fee-farm owes knights service. We will not have the guardianship ofa mans heir, or of land that he holds of someone else, by reason of any small property thathe may hold of the Crown for a service of knives, arrows, or the like.In future no official shall place a man on trial upon his own unsupported statement,without producing credible witnesses to the truth of it.No free man shall be seized or imprisoned, or stripped of his rights or possessions, oroutlawed or exiled, or deprived of his standing in any other way, nor will we proceed withforce against him, or send others to do so, except by the lawful judgement of his equals orby the law of the land.To no one will we sell, to no one deny or delay right or justice.All merchants may enter or leave England unharmed and without fear, and may stay ortravel within it, by land or water, for purposes of trade, free from all illegal exactions, inaccordance with ancient and lawful customs. This, however, does not apply in time of warto merchants from a country that is at war with us. Any such merchants found in our
  • country at the outbreak of war shall be detained without injury to their persons or property,until we or our chief justice have discovered how our own merchants are being treated inthe country at war with us. If our own merchants are safe they shall be safe too.In future it shall be lawful for any man to leave and return to our kingdom unharmed andwithout fear, by land or water, preserving his allegiance to us, except in time of war, forsome short period, for the common benefit of the realm. People that have been imprisonedor outlawed in accordance with the law of the land, people from a country that is at warwith us, and merchants - who shall be dealt with as stated above - are excepted from thisprovision.If a man holds lands of any `escheat such as the `honour of Wallingford, Nottingham,Boulogne, Lancaster, or of other `escheats in our hand that are baronies, at his death hisheir shall give us only the `relief and service that he would have made to the baron, had thebarony been in the barons hand. We will hold the `escheat in the same manner as the baronheld it.People who live outside the forest need not in future appear before the royal justices of theforest in answer to general summonses, unless they are actually involved in proceedings orare sureties for someone who has been seized for a forest offence.We will appoint as justices, constables, sheriffs, or other officials, only men that know thelaw of the realm and are minded to keep it well.All barons who have founded abbeys, and have charters of English kings or ancient tenureas evidence of this, may have guardianship of them when there is no abbot, as is their due.All forests that have been created in our reign shall at once be disafforested. River-banksthat have been enclosed in our reign shall be treated similarly.All evil customs relating to forests and warrens, foresters, warreners, sheriffs and theirservants, or river-banks and their wardens, are at once to be investigated in every county bytwelve sworn knights of the county, and within forty days of their enquiry the evil customs
  • are to be abolished completely and irrevocably. But we, or our chief justice if we are not inEngland, are first to be informed.We will at once return all hostages and charters delivered up to us by Englishmen assecurity for peace or for loyal service.We will remove completely from their offices the kinsmen of Gerard de Athée, and infuture they shall hold no offices in England. The people in question are Engelard deCigogné, Peter, Guy, and Andrew de Chanceaux, Guy de Cigogné, Geoffrey de Martignyand his brothers, Philip Marc and his brothers, with Geoffrey his nephew, and all theirfollowers.As soon as peace is restored, we will remove from the kingdom all the foreign knights,bowmen, their attendants, and the mercenaries that have come to it, to its harm, with horsesand arms.To any man whom we have deprived or dispossessed of lands, castles, liberties, or rights,without the lawful judgement of his equals, we will at once restore these. In cases ofdispute the matter shall be resolved by the judgement of the twenty-five barons referred tobelow in the clause for securing the peace (§ 61). In cases, however, where a man wasdeprived or dispossessed of something without the lawful judgement of his equals by ourfather King Henry or our brother King Richard, and it remains in our hands or is held byothers under our warranty, we shall have respite for the period commonly allowed toCrusaders, unless a lawsuit had been begun, or an enquiry had been made at our order,before we took the Cross as a Crusader. On our return from the Crusade, or if we abandonit, we will at once render justice in full.We shall have similar respite in rendering justice in connexion with forests that are to bedisafforested, or to remain forests, when these were first a-orested by our father Henry orour brother Richard; with the guardianship of lands in another persons `fee, when we havehitherto had this by virtue of a `fee held of us for knights service by a third party; and withabbeys founded in another persons `fee, in which the lord of the `fee claims to own a
  • right. On our return from the Crusade, or if we abandon it, we will at once do full justice tocomplaints about these matters.No one shall be arrested or imprisoned on the appeal of a woman for the death of anyperson except her husband.All fines that have been given to us unjustly and against the law of the land, and all finesthat we have exacted unjustly, shall be entirely remitted or the matter decided by a majorityjudgement of the twenty-five barons referred to below in the clause for securing the peace(§ 61) together with Stephen, archbishop of Canterbury, if he can be present, and suchothers as he wishes to bring with him. If the archbishop cannot be present, proceedingsshall continue without him, provided that if any of the twenty-five barons has beeninvolved in a similar suit himself, his judgement shall be set aside, and someone elsechosen and sworn in his place, as a substitute for the single occasion, by the rest of thetwenty-five.If we have deprived or dispossessed any Welshmen of lands, liberties, or anything else inEngland or in Wales, without the lawful judgement of their equals, these are at once to bereturned to them. A dispute on this point shall be determined in the Marches by thejudgement of equals. English law shall apply to holdings of land in England, Welsh law tothose in Wales, and the law of the Marches to those in the Marches. The Welsh shall treatus and ours in the same way.In cases where a Welshman was deprived or dispossessed of anything, without the lawfuljudgement of his equals, by our father King Henry or our brother King Richard, and itremains in our hands or is held by others under our warranty, we shall have respite for theperiod commonly allowed to Crusaders, unless a lawsuit had been begun, or an enquiry hadbeen made at our order, before we took the Cross as a Crusader. But on our return from theCrusade, or if we abandon it, we will at once do full justice according to the laws of Walesand the said regions.We will at once return the son of Llywelyn, all Welsh hostages, and the charters deliveredto us as security for the peace.
  • With regard to the return of the sisters and hostages of Alexander, king of Scotland, hisliberties and his rights, we will treat him in the same way as our other barons of England,unless it appears from the charters that we hold from his father William, formerly king ofScotland, that he should be treated otherwise. This matter shall be resolved by thejudgement of his equals in our court.All these customs and liberties that we have granted shall be observed in our kingdom inso far as concerns our own relations with our subjects. Let all men of our kingdom, whetherclergy or laymen, observe them similarly in their relations with their own men.SINCE WE HAVE GRANTED ALL THESE THINGS for God, for the better ordering ofour kingdom, and to allay the discord that has arisen between us and our barons, and sincewe desire that they shall be enjoyed in their entirety, with lasting strength, for ever, we giveand grant to the barons the following security:The barons shall elect twenty-five of their number to keep, and cause to be observed withall their might, the peace and liberties granted and confirmed to them by this charter.If we, our chief justice, our officials, or any of our servants offend in any respect againstany man, or transgress any of the articles of the peace or of this security, and the offence ismade known to four of the said twenty-five barons, they shall come to us - or in ourabsence from the kingdom to the chief justice - to declare it and claim immediate redress. Ifwe, or in our absence abroad the chiefjustice, make no redress within forty days, reckoningfrom the day on which the offence was declared to us or to him, the four barons shall referthe matter to the rest of the twenty-five barons, who may distrain upon and assail us inevery way possible, with the support of the whole community of the land, by seizing ourcastles, lands, possessions, or anything else saving only our own person and those of thequeen and our children, until they have secured such redress as they have determined upon.Having secured the redress, they may then resume their normal obedience to us.Any man who so desires may take an oath to obey the commands of the twenty-five baronsfor the achievement of these ends, and to join with them in assailing us to the utmost of hispower. We give public and free permission to take this oath to any man who so desires, and
  • at no time will we prohibit any man from taking it. Indeed, we will compel any of oursubjects who are unwilling to take it to swear it at our command.If one of the twenty-five barons dies or leaves the country, or is prevented in any other wayfrom discharging his duties, the rest of them shall choose another baron in his place, at theirdiscretion, who shall be duly sworn in as they were.In the event of disagreement among the twenty-five barons on any matter referred to themfor decision, the verdict of the majority present shall have the same validity as a unanimousverdict of the whole twenty-five, whether these were all present or some of thosesummoned were unwilling or unable to appear.The twenty-five barons shall swear to obey all the above articles faithfully, and shall causethem to be obeyed by others to the best of their power.We will not seek to procure from anyone, either by our own efforts or those of a third party,anything by which any part of these concessions or liberties might be revoked ordiminished. Should such a thing be procured, it shall be null and void and we will at notime make use of it, either ourselves or through a third party.We have remitted and pardoned fully to all men any ill-will, hurt, or grudges that havearisen between us and our subjects, whether clergy or laymen, since the beginning of thedispute. We have in addition remitted fully, and for our own part have also pardoned, to allclergy and laymen any offences committed as a result of the said dispute between Easter inthe sixteenth year of our reign (i.e. 1215) and the restoration of peace.In addition we have caused letters patent to be made for the barons, bearing witness to thissecurity and to the concessions set out above, over the seals of Stephen archbishop ofCanterbury, Henry archbishop of Dublin, the other bishops named above, and MasterPandulf.IT IS ACCORDINGLY OUR WISH AND COMMAND that the English Church shall befree, and that men in our kingdom shall have and keep all these liberties, rights, and
  • concessions, well and peaceably in their fulness and entirety for them and their heirs, of usand our heirs, in all things and all places for ever.Both we and the barons have sworn that all this shall be observed in good faith and withoutdeceit. Witness the abovementioned people and many others.Given by our hand in the meadow that is called Runnymede, between Windsor and Staines,on the fifteenth day of June in the seventeenth year of our reign.1.2. Tratado de Münster (Westfalia), 30 de enero de 1648.Tratado definitivo de paz y comercio ajustado entre S. M. C. y los Estados Generalesde las Provincias Unidas.Firmado en Münster, 30 de enero de 1648 Don Felipe IV, por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de León de Aragón, etc., etc. A todos los que las presentes letras vieren, salud. Por cuanto que para librar a las provincias de los Países Bajos de la guerra que portantos años las ha afligido, aliviar las de las miserias y calamidades de ella, y restituirlas asu quietud, esplendor y prosperidad, como también para terminar las guerras que se hanextendido a otros países y mares remotos, hemos deseado mucho tiempo ha, llegar a unabuena paz con los Señores Estados Generales de las Provincias Unidas libres del País Bajo,Para alivio de todos aquellos que de una y otra parte sienten las calamidades de la dichaGuerra: Y habiéndose elegido de común acuerdo la ciudad de Münster en Westfalia para elCongreso y Tratado de Paz, han tenido las cosas en éste lugar tan favorable éxito, quenuestros Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios en virtud de nuestros Poderes,
  • han hecho y concluido con los Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios de losdichos Señores Estados el Tratado de Paz inserto aquí a la letra. En nombre y gloria de Dios. Sea notorio a todos, que después del largo curso desangrientas Guerras, que han afligido por tantos años a los Pueblos, Súbdito, Reinos yPaíses de la obediencia de los Señores Rey de las Españas, y Estados Generales de lasProvincias Unidas del País Bajo, los dichos señores Rey y Estados, movidos de cristianacompasión, y deseando por fin a las calamidades públicas, y atajar las deplorablesconsecuencias, inconvenientes, daños y peligros, que la ulterior continuación de las dichasGuerras de los Países Bajos puede traer consigo, particularmente habiéndose extendido aotros Estados, Países, Tierras y Mares más distantes; y convertir los siniestros efectos deella en los muy agradables de una buena y sincera pacificación de una y otra parte, y en losdulces frutos de una, total y firme quietud, para consuelo de los dichos Pueblos y Estadosde su obediencia, y para la indemnización de los daños padecidos, en bien común, no sólo,de los Países Bajos, sino de toda la cristiandad, convidando y pidiendo a los demásPríncipes y Potentados de ella, que mediante la gracia de Dios, se muevan a la mismacompasión, y aversión a las desdichas, ruinas y desórdenes que por tanto tiempo y tancruelmente ha hecho experimentar el pesado azote de la Guerra, para lograr un fin tanbueno y deseable, los dichos Señores Rey de las Españas Don Felipe IV, y EstadosGenerales de las Provincias Unidas del País Bajo, han nombrado y diputado, a saber: eldicho Señor Rey a Don Gaspar de Bracamonte y Guzmán, Conde de Peñaranda, Señor deAldea Seca de la Frontera, etc., etc., y al señor Antonio Brun, Caballero Consejero de S. M.C. en Su Consejo de Estado y Supremo para los negocios de los Países Bajos, etc. y losdichos Señores Estados Generales de las Provincias Unidas del País Bajo, el señor Bartholtde Gent, señor de Loenen y Meinerswich, etc.; al señor Juan Mathenesse, Señor deMathenesse, Riviere, etc.; al señor Juan de Knuyt, Caballero y Señor del Viejo y NuevoVosmar, etc.; al señor Adrián Paw, Caballero y Señor de Heemstede, etc.; al señor Godartde Reede, Señor de Nederhorst, Vredeland, etc.; al señor Francisco de Donia, Señor deHineema en Hielsum, etc.; al señor Guillermo Ripperda, Señor de Hengeloo, Boxbergen,etc., y al señor Adrián Cland de Stedum, Señor de Nittersum, etc., etc.; todos EmbajadoresExtraordinarios a Alemania y Plenipotenciarios de los dichos Señores Estados Generalespara los Tratados de la Paz General, y todos autorizados con poderes suficientes, que se
  • insertarán al fin de las presentes; los cuales habiéndose juntado en la ciudad de Münster enWestfalia, destinada de común acuerdo para el Tratado general de la Paz de la Cristiandad,en virtud de sus dichos Poderes, han hecho, concluido y ajustado por los dichos SeñoresRey y Estados, y en nombre de ellos los artículos siguientes I. Primeramente, el dicho Señor Rey declara y reconoce, que los, dichos SeñoresEstados Generales de los Países ajos Unidos y las Provincias de ellos respectivamente, contodos sus Países asociados, Ciudades y Tierras de su pertenencia, son Estados, Provincias yPaíses libres y Soberanos, sobre los cuales, ni sobre sus Países, Ciudades y TierrasAsociadas, como se ha expresado, el dicho Señor Rey no Pretende nada, y que al presente,o de aquí adelante, no pretenderá cosa alguna para sí, sus Herederos y Sucesores; y que aconsecuencia de esto tiene a bien tratar con los dichos Señores Estados como lo hace alpresente, una Paz perpetua con las condiciones escritas y declaradas aquí abajo. II. Es a saber, que la dicha Paz será buena, firme, fiel e inviolable; y que en suconsecuencia cesarán, y se suspenderán todos los actos de hostilidad de cualquier maneraque sean, entre los dichos Señores Rey y Estados Generales, así por Mar y otras Aguas,como, por Tierra, en todos sus Reinos, Países, Tierras y Señoríos, y para todos sus súbditosy habitantes, de cualquier calidad o condición que sean, sin excepción de lugares ni depersonas. III. Cada uno quedará en posesión y gozará efectivamente de los Países, Ciudades,Plazas, Tierras y Señoríos que tiene y posee al presente, sin ser turbado ni inquietado cmellos, directa ni indirectamente de cualquier manera que sea; en lo que se entiendecomprender las Villas, Lugares, Aldeas y País llano de su dependencia; yconsiguientemente toda la Mayria de Bolduc; como también todos los Señoríos, Ciudades,Castillos, Villas, Lugares, Aldeas y País llano dependientes de la dicha ciudad y Mayria deBolduc; la Ciudad y Marquesado de Bergues-op-zoom; la Ciudad y Baronía de Breda; laCiudad de Mastrich y su jurisdicción; como también el condado de Vroonhoff; la ciudad deGrave y País de Kuyk, Hulst, y Baylia de Hulst y Hulster-Ambacht; y también Axele-Ambacht, situados en las costas Meridional y Septentrional de la Geula; como también losFuertes que dichos Señores Estados poseen al presente en el País de Waes; y todas lasdemás ciudades y Plazas que los dichos Señores Estados tienen en Brabante, Flandes yotras Partes, quedarán a los dichos Señores, Estados, con todos y los mismos derechos y
  • partes de Soberanía y Superioridad, sin exceptuar nada, y todo de la misma manera que lostienen las Provincias Unidas de los Países Bajos. En inteligencia de que todo lo restante delpaís de Waes, exceptuando los dichos, Fuertes, quedarán al dicho Señor Rey de España. Porlo tocante a los tres cuarteles de la otra parte del Mosa, es a saber: Falquimont, Dalem yRoleduc, quedarán en el estado en que se hallan al presente; y en caso de disputa ocontroversia, se remitirá a la Cámara "Mipartita” para que decida en ella. IV. Los súbditos y habitantes de los países de los dichos Señores Rey y Estadostendrán toda buena correspondencia y amistad, sin sentirse las ofensas y daños quehubieren recibido en -el pasado, podrán también frecuentar y hacer mansión en los Paísesuno de otro, y ejercer allí su tráfico y comercio con toda seguridad, as! por Mar y otrasAguas, como por Tierra.V. La navegación y tráfico de las Indias Orientales y Occidentales será mantenida según yen conformidad de las concesiones hechas sobre esto o que se hicieren de aquí en adelante;para cuya seguridad servirá el presente Tratado y la ratificación de él, que se procurará deuna y otra parte; y serán comprendidos en el dicho Tratado todos los Potentados, Nacionesy Pueblos, con los cuales los dichos Señores Estados. o los de la Compañía de las IndiasOrientales y Occidentales en su nombre, dentro de los límites de las dichas concesiones,tienen amistad y alianza; y cada uno es a saber, los sobredichos Señores Rey y Estadosrespectivamente, quedarán en posesión y goce de aquellos Señoríos, Ciudades, Castillos,Fortalezas, Comercio y Países de las Indias Orientales y Occidentales, como también en elBrasil, y en las costas de Asia, África y América respectivamente, que los dichos SeñoresRey y Estados respectivamente tienen y poseen, comprendiendo en esto especialmente losLugares y Plazas que los portugueses han tornado y ocupado a los dichos Señores Estadosdesde el año 1641; como también los Lugares y Plazas que los dichos Señores Estadosllegasen a conquistar y poseer de aquí en adelante sin contravenir al presente Tratado. Y losDirectores de las Compañías de Indias así Orientales como Occidentales, de las ProvinciasUnidas; como también los Ministros, Oficiales Superiores o Inferiores, Soldados yMarineros, que están actualmente en servicio de una u otra de dichas dos Compañías ohayan estado en él, como asimismo aquellos que fuera de su servicio continúan aún, opudieren de aquí en adelante ser empleados, así en este País, como en el distrito de lasdichas dos Compañías respectivamente; serán y quedarán libres, y sin molestia en todos los
  • Países, que estén bajo la obediencia de dicho Señor Rey en Europa; y podrán viajar,traficar, frecuentarlos corno todos los demás habitantes de los Países de dichos SeñoresEstados, y además de esto, se ha tratado y estipulado, que los españoles mantendrán sunavegación del modo que la tienen al presente en las Indias Orientales, sin poder extendersemás adelante, como también los habitantes de los Países Bajos se abstendrán de lafrecuentación de las Plazas, que los castellanos tienen en las Indias Orientales. VI. Y en cuanto a las Indias Occidentales, los Súbditos y Habitantes de los Reinos,Provincias y Tierras de los dichos Señores Rey y Estados respectivamente, se abstendrán denavegar y traficar en todos los Puertos, Lugares y Plazas guarnecidas de Fuertes, Lonjas oCastillos. y en todas las demás poseídas por una u otra parte, es a saber. que los Súbditos dedicho Señor Rey no navegarán, ni traficarán en las ocupadas por los dichos SeñoresEstados, ni 1os Súbditos de los dichos Señores Estados en las tenidas por dicho Señor Rey;y entre las Plazas tenidas por dichos Señores Estados serán comprendidas las que losPortugueses han ocupado en el Brasil a los dichos Señores Estados desde el año de 16,41;como también todas las demás Plazas que poseen al presente, mientras las ocupen losdichos Portugueses, sin que el artículo antecedente pueda derogar el contenido de] presente. VII. Y porque es necesario mucho tiempo para avisar a los que están fuera de dichoslímites con fuerzas y navíos, a fin de que desistan de todos actos de hostilidad, se haacordado, que adentro de los límites de la concesión anteriormente hecha a la Compañía delas Indias Orientales del País Bajo, o de la que se hiciere para su continuación, nocomenzará la Paz sino un año después de la fecha de la conclusión de este Tratado. Y encuanto a los límites de la concesión hecha anteriormente por los Estados Generales, o quese hiciere para su continuación a la Compañía de la Indias Occidentales, que en dichosLugares no comenzará la Paz hasta seis meses después de la mencionada fecha; debiéndoseentender que si el aviso de la dicha Paz por parte del público de una y otra parte llegareantes a los dichos límites respectivamente, que. desde la misma hora que llegue el aviso,cesara la hostilidad en dichos Lugares; pero si después del término de un ario, y de seismeses respectivamente, se hiciere algún acto do hostilidad en los límites de las concesionessobredichas, se repararán los daños sin dilación. VIII. Los Súbditos y Habitantes de los Países de los dichos Señores Rey y Estados,que traficaron en los Países uno de otro no serán obligados a pagar mayores derechos o
  • imposiciones que los propios Súbditos respectivamente; de manera, que los Habitantes ySúbditos de los Países Bajos Unidos, serán y quedarán exentos de cierto veinte por ciento, ode cualquier otra imposición menor, o mayor, que el Rey de España, durante la tregua dedoce años ha cobrado, o de aquí en adelante, directa o indirectamente, quisiere cobrar de losHabitantes y Súbditos de los Países Bajos Unidos, o gravarlos más de lo que haría con suspropios súbditos. IX. Los dichos Señores Rey y Estados, no cobrarán fuera de sus respectivos límitesalgunas imposiciones o gabelas por la entrada, salida u otras cargas de las mercaderías quepasaron, sea por Agua, o por Tierra. X. Los Súbditos de dichos Señores Rey y Estados gozarán respectivamente en losPaíses uno de otro, de la antigua franquicia de peajes, de que hubieron estado en posesiónantes de comenzarse la Guerra. XI. No podrá impedirse la frecuentación, trato y comercio entro les Súbditosrespectivos, y si sobrevinieron algunos impedimentos, serán real y efectivamente quitados. XII. Y desde el día de la conclusión y ratificación de esta Paz hará el Rey cesar en elRhin y el Mosa la cobranza de todos los Peajes, que antes de la Guerra han estado bajo eldistrito y jurisdicción de las Provincias Unidas, y especialmente el Peaje de Zelanda; demanera que éste no se cobrará por parte de su dicha Majestad, ni en la ciudad de Amberesni en otra parte; en inteligencia y con la condición de que desde el sobredicho día losEstados de Zelanda tomarán recíprocamente a su cargo y pagarán ante todas cosas desdeeste mismo día las rentas anuales, que antes del año de 1572 fueron hipotecadas sobre eldicho Peaje, y de las cuales los propietarios y Cobradores de la renta han estado enposesión y cobrado antes de comenzarse la dicha Guerra, lo que harán igualmente lospropietarios de los sobredichos otros Peajes. XIII. La Sal blanca cocida, que viene de las Provincias Unidas a las de su dichaMajestad, será recibida y admitida sin ser gravada con mayores imposiciones, que la Salgruesa; y de la misma manera se admitirá la Sal de las Provincias de su dicha Majestad enlas de los dichos Señores Estados, y se venderá en ellas, sin que tampoco pueda sergravada, que la de los dichos Señores Estados. XIV. Los Ríos del Escalda, como también los Canales de Sas, Zuyn, y otras bocas deMar que van a parar allí, se tendrán cerrados por parte de dichos Señores Estados.
  • XV. Los Navíos y Mercaderías que entraren y salieren de los Puertos de Flandesrespectivamente, serán y quedarán gravadas por el dicho Señor Rey con todas aquellasimposiciones y demás cargas, que se cobran de las mercaderías que van y vienen por laextensión del Escalda y otros Canales, mencionados en el artículo anterior; y se convendrádespués entre las Partes recíprocamente sobre la tasa de la sobredicha carga igual. XVI. Las Ciudades Hanseáticas, con todos sus ciudadanos, Habitantes y Países,gozarán, en cuanto a la Navegación y Comercio en España, y en los Reinos y Estados deEspaña, de todos, y los mismos derechos, franquicias, inmunidades y privilegios, que por elpresente Tratado se conceden, o de aquí en adelante se concedieron a favor, y respecto a losSúbditos, y Habitantes de las Provincias Unidas de los Países Bajos, y recíprocamente losdichos súbditos y Habitantes de las Provincias Unidas gozarán de todos y los mismosderechos, franquicias, inmunidades, privilegios y capitulaciones así en cuanto alestablecimiento de los Cónsules en las Ciudades Capitales, o Marítimas de España, y otraspartes donde fuere menester como en cuanto a los Mercaderes, Factores, Maestres deNavíos, Marineros u otros, del mismo modo que las dichas Ciudades Hanseáticas engeneral, o en particular los han obtenido y usado por lo pasado (1), u obtuvieren y usaren deaquí en adelante, para la seguridad, beneficio y ventaja de la Navegación y Comercio de susCiudades, Mercaderes, Factores, Encomenderos y otros dependientes de ellas. XVII. Los Súbditos, y Habitantes de los Países de los dichos Señores Estadostendrán también la misma seguridad, y libertad en los Países de dicho Señor Rey, que seconcedió a los Súbditos del Rey de la Gran Bretaña por el último Tratado de Paz, yArtículos Secretos hechos por e1 Condestable de Castilla. XVIII. El dicho Señor Rey dará cuanto antes la orden necesaria, para que se señalanlugares honoríficos para el entierro de los cuerpos de aquellos que por parte de los dichosSeñores Estados murieren en los dominios del dicho Señor Rey. XIX. Los Súbditos y Habitantes de los Países de dicho Señor Rey, que vinieren a losPaíses y Tierras de los dichos Señores Estados, deberán, por lo que mira al ejercicio públicode la Religión, gobernarse y portarse con toda modestia, sin dar escándalo de palabra o dehecho, ni proferir blasfemias, y lo mismo se hará y observará por los Súbditos y Habitantesde los Países de los dichos Señores Estados, que vinieren a las Tierras de su dichaMajestad.
  • XX. Los Mercaderes, Maestres de Navíos, Pilotos, Marineros, sus Navíos,mercaderías, géneros y otros bienes suyos, no podrán ser embargados, ni confiscados en,virtud de ningún mandamiento general o particular, o por cualquier causa que sea, deGuerra u otra, ni tampoco con pretexto de querer servirse de ellos para la conservación ydefensa del País; pero no se entiende comprendida en esta prohibición los ,embargos, yconfiscaciones de justicia por las Vías Ordinarias, a causa de deudas, obligaciones propiasy contratos válidos de aquellos a quienes se hubieren hecho los dichos embargos, en lo cualse procederá según se acostumbra por derecho y razón. XXI. Se nombrarán de una y otra parte, ciertos Jueces, en número igual, en forma deCámara "Mipartita", que tendrán asiento en las Provincias del País Bajo, y en aquellosLugares que conviniera y esto por turnos, ya sea bajo la obediencia del una, ya sea bajo ladel otro, según se acordare de mutuo consentimiento; los cuales Jueces nombrados por unay otra parte, conforme a la Comisión, e Instruecii5n que se les dará, y sobre la cual haránjuramento según cierto formulario, que de una y otra parte se arreglará sobre este asunto,atenderán al comercio de los Habitantes de las dichas Provincias de los Países Bajos, y a lascargas e imposiciones, que se cobraren por una y otra parte sobre las mercaderías; y si losdichos Jueces supieren, que de una u otra parte o poca ambas, se hace algún exceso, lecorregirán y moderarán. Además de esta, los dichos Jueces examinarán las cuestionestocantes a la falta de ejecución del Tratado, como también las contravenciones de él, que ensu tiempo y lugar puedan sobrevenir, así en los Países de la parte de acá, como en losReinos distantes, Países, Provincias e Islas de Europa, y dispondrán de ellas sumariamentey de plano, y decidirán lo que hallaren convenir en conformidad del Tratado; y las sentenciay disposiciones de estos Jueces ejecutarán por los Jueces Ordinarios del Lugar en donde sehubiere hecho la contravención, o bien contra las personas que contravinieron, según lorequieran las ocurrencias; y no podrán los dichos Jueces Ordinarios faltar a la referidaejecución, o dejarla de hacer, y de reparar las contravenciones en el término de seis mesesdespués que hayan sido requeridos. XXII. Si se hubieren dado algunas sentencias y juicios entre personas de diversospartidos no prohibidos, sea en materia civil o criminal, no podrán ejecutarse contra laspersonas condenadas ni contra sus bienes; y no se concederán ningunas Letras de Marca, o
  • Represalias, si no es con conocimiento de causa, y en los casos permitidos por las Leyes yConstituciones Imperiales, y según el orden establecido por ellas. XXIII. No se podrá a-bordar, entrar, ni detenerse en los Puertos, Abras, Playas yRadas de los Países de uno u otra con Navíos y gente de Guerra, en número que pueda darsospecha, sin Pasaporte y Licencia de aquel que mandare los dichos Puertos, Abras, Playasy Radas, si no es que sean arrojados por tempestad, u obligados por necesidad, y para evitaralgunos peligros del Mar. XXIV. Aquellos cuyos bienes se hubieren embargado y confiscado con ocasión de laGuerra, o sus herederos, o los que tengan derecho, gozarán de ellos y tomarán la posesiónde su autoridad privada, y en virtud del presente Tratado, sin que necesiten recurrir a laJusticia, no obstante todas incorporaciones al Fisco, empeños, donaciones hechas, Tratados,Acuerdos y Transacciones, con cualesquiera renuncias que se hayan puesto en dichasTransacciones para excluir de alguna parte de dichos bienes a aquellos de quienes fueren; ytodos y cada uno delos bienes y derechos, que conforme al presente Tratado serán odeberán ser restituido, recíprocamente a sus primeros propietarios, sus herederos o los quetengan derecho, podrán venderse por dichos propietarios, sin que sea necesario para elloobtener licencia particular; y por consiguiente los propietarios de las rentas, que por partede los Fiscos fueron constituidas en lugar de los bienes vendidos, como también los de lasrentas y acciones, que están a cargo de los Fiscos respectivamente, podrán disponer de lapropiedad de ellas por venta, o de otra manera, como de sus demás bienes propios. XXV. Lo que también se ejecutará en beneficio dé los herederos del difunto SeñorPríncipe Guillermo de Orange, aun por lo tocante a los derechos que tienen en las Salinasdel Condado de Borgoña, que les serán restituidas y dejadas, con los Bosques de sudependencia, en orden a lo que no constare haberse comprado y pagado por parte de sudicha Majestad. XXVI. En lo cual se entienden también comprendidos los demás bienes y derechos,situados en los Condados de Borgoña y Charolais; y lo que en consecuencia del Tratado denueve de abril de 1609, y de siete (de enero de 1610, respectivamente, no se ha restituidotodavía, se restituirá cuanto antes en todo lugar de buena fe, a los propietarios, susherederos o los que tengan derechos de ambas partes.
  • XXVII. Como asimismo se entienden comprendidos en esto los bienes y derechos,que después de cumplida la Tregua de doce años, fueron adjudicados al difunto Conde Juande Nassau, por Sentencia del Supremo Consejo de Malinas, en perjuicio del Fisco, o decualquier otra manera, que el Conde haya adquirido su posesión, en cualesquiera Lugares,Plazas o Señoríos, que los dichos bienes y derechos puedan estar situados, y porcualesquiera que puedan ser poseídos; la cual Sentencia, en virtud del presente Tratado, esy será tenida por no dada, y cualquier otra adquisición de la dicha posesión es y seráanulada. XXVIII. Y en cuanto al pleito de Chaten-Belin, intentado en vida del difunto SeñorPríncipe de Orange, ante el Consejo Supremo de Malinas, contra el Procurador General dedicho Señor Rey, respecto de que dicho pleito no fue juzgado después de un año, que sesiguió, como estaba prometido en el artículo XIV de la, Tregua de doce años; se haacordado que inmediatamente después de la conclusión y ratificación del presente Tratado,el Fisco en nombre de Su Majestad, o de cualquiera que sea, dejará efectivamente todos ycada uno de los bienes demandados en dicho pleito, por cualquiera y con cualquier derechoque pudieren ser poseídos; y renunciará en nombre y de parte de los referidos todas lasacciones y pretensiones que el Fisco pueda tener o pretender de cualquier manera sobredichos bienes, para que el dicho Señor Príncipe, de Orange actual, sus Herederos,Sucesores y los que tengan derecho, los ocupen real y efectivamente, y tomen la libre yplena posesión de ellos, inmediatamente después de la conclusión y ratificación de esteTratado, y en virtud de él y sin recurso a la Justicia; con la condición de que los frutospercibidos y consumidos con sus cargas, hasta la conclusión del presente Tratado, quedarána beneficio del Fisco. XXIX. Si en algún lugar se encontrara dificultad sobre la restitución de los bienes yderechos que se han de restituir, el Juez de él hará efectuar sin demora dicha restitución, yen esto tomará la más pronta providencia, sin que con el pretexto de no haberse pagado lacapitación u otro, pueda diferirse la restitución. XXX. Los Súbditos y Habitantes de los Países Bajos Unidos, podrán en toda laextensión de las Tierras de la obediencia de dicho Señor Rey, servirse de los Abogados,Procuradores, Notarios, Agentes y Ejecutores que les parezca, para lo cual también seránnombrados por los Jueces ordinarias cuando sea menester, y estos Jueces sean requeridos; y
  • recíprocamente, los Habitantes y Súbditos del dicho Señor Rey que vinieren a los Países delos dichos Señores Estados, gozarán de la misma asistencia. XXXI. Si el Fisco hubiere hecho vender algunos bienes confiscados de una u otraparte, aquellos a quienes deben pertenecer en virtud del presente Tratado, estarán obligadosa contentarse, con el interés del precio, a razón de seis por ciento, para que se pague cadaaño a solicitud de los que poseen dichos bienes, y de otra manera les será lícito acudir alFunda y heredad vendida; en inteligencia de que en lugar de los bienes vendidas, rentasredimidas o el capital de ellas, se despacharán por y en nombre de los Fiscosrespectivamente, Letras Patentes a lavar de los propietarios, sus herederos, o los que tenganderecho; las cuales les servirán de prueba declaratoria, en conformidad del Tratado, conasignación de la paga anual sobre un Receptor en la Provincia en donde se hubiere hecha laventa o redención, el cual se nombrará; y el precio se computará a razón de la primera ventapública, o de otra manera hecha como es de derecho; el primer aire de la ,cual renta cesaráun año después de la fecha de la conclusión y ratificación del presente Tratado. XXXII. Pero si las dichas ventas se hubieren hecho por Justicia par deudas buenas ylegítimas de aquellos a quienes los dichos bienes solían pertenecer antes de la confiscación,les será lícito, o a sus herederos y a los que tengan derecho, el desempeñarlos, pagando é1precio dentro de un año, contado desde el día del presente Tratado, después de cuyaterminación no se les volverá a oír; y hecho por ellas el desempeño y redención, podrándisponer de dichos bienes como les pareciere, sin que sea menester otra licencia. XXXIII. Sin embargo de esto, no se entiende dar lugar a este desempeño por lotocante a las casas situadas en las Ciudades, vendidas con este motivo, por la grandeincomodidad y notable daría que en esto recibirían los compradores, a causa de lasinnovaciones y reparaciones, que pudiesen haberse hecho en dichas casas, cuya liquidaciónsería muy larga y difícil. XXXIV. Y en cuanto a las reparaciones y mejoras hechas en otros bienes vendidos,cuya redención es permitida, si acaso se pretendieran, los Jueces Ordinarios harán justiciacon conocimiento de causa, quedando los fondos y heredades hipotecadas por la cantidaden que se liquidaran las mejoras, sin que por esto sea lícito a dichos compradores usar delderecho de retención para ser pagados y satisfechos.
  • XXXV. Todos los bienes y derechos ocultados, muebles, inmuebles, rentas, acciones,deudas, créditos y otros, que no hayan sido embargados por el Fisco, con debidoconocimiento de causa antes de la conclusión y ratificación de este Tratado, quedarán a lalibre y plena disposición de los propietarios, sus herederos, o los que tengan derecho, contodos los frutos, rentas productos y emolumentos; y asimismo aquellos que hubierenocultado los sobredichos bienes y derechos, o sus herederos, no podrán con este motivo sermolestados por los Fiscos respectivamente; pero los propietarios, sus herederos o los quetengan derecho, tendrán en orden a ellos, acción contra cualquiera, como a sus propiosbienes. XXXVI. Los árboles cortados después del día de la conclusión de este Tratado y queen este mismo día hayan estado en los fundos, como también los árboles vendidos, que altiempo de la dicha conclusión no se hayan cortado todavía, quedarán a los propietarios, noobstante su venta, y sin que estén obligados a pagar precio alguno. XXXVII. Los frutos, alquileres, arrendamientos y rentas de los Señores, Tierras,Diezmos, Pesquerías, Casas, Rentas y otros productos de los bienes, que conforme alTratado deberán restituirse, caídos después del día de la conclusión de este Tratado,quedarán por todo el año a los propietarios, sus sucesores o los que tengan derecho. XXXVIII. Los arrendamientos de los bienes, confiscados o embargados (aunque sehayan hecho por muchos años) expirarán en el mismo año de la conclusión del Tratado,según la costumbre de los respectivos lugares en donde dichos bienes estuviesen situados; ylos arrendamientos caídos después del día de la conclusión del Tratado, como se ha dicho,se pagarán a los propietarios; debiéndose entender que si el arrendador de dichos bieneshubiere hecho algunos gastos en beneficio de -ellos -para este alío, que éstos serán pagadospor los propietarios al Arrendador, según costumbre, o a discreción de los Jueces del lugaren donde estuvieron situados dichos bienes.XXXIX. La venta de los bienes confiscados o embargados, hecha después de la conclusióndel Tratado, se tendrá por nula y no efectuada; como también la venta hecha antes de ladicha conclusión contra las Capitulaciones o Acuerdos hechos particularmente con algunasCiudades.
  • XL. Las casas de los particulares restituidas, o que se han de restituir conforme alTratado, no serán recíprocamente gravadas con alojamientos u otras cargas, de distintamanera, ni más que las casas de los demás habitantes de igual calidad. XLI. Ninguno será impedido de una u otra parte, directa o indirectamente en lamudanza del lugar de su habitación, pagando los derechos correspondientes, y si sepusieren algunos impedimentos después del, Tratado, se quitarán prontamente. XLII. Si se hubieren hecho algunas Fortificaciones u obras públicas por una u otraparte, con el permiso y autoridad de los Superiores de los Lugares, cuya restitución debehacerse por el presente Tratado, los propietarios de ellos estarán obligados a contentarsecon la valuación, que se hiciere por los Jueces Ordinarios, así de los dichos lugares como dela Jurisdicción que allí tenían, sino es que las Partes se convengan sobre ello buenamente,como también se dará satisfacción a los propietarios de los bienes aplicados a lasFortificaciones, obras públicas o lugares píos. XLIII. En cuanto a los bienes de Iglesias, Colegios y otros lugares píos, situados enlas Provincias Unidas, los cuales fueren miembros dependientes de las Iglesias, Beneficiosy Colegios, que son de la obediencia de dicho Señor Rey, se les entregará y restituirá lo queno se hubiere vendido antes de la conclusión del presente Tratado, y entrarán de nuevo ensu posesión y goce de su autoridad privada, y sin auxilio de Justicia, aunque sin poderdisponer de ellos, como se ha dicho arriba; pero en cuanto a los que se hubieren vendidoantes de dicho tiempo, o dado en pago por los Estados de alguna de las Provincias, la rentadel precio se les pagará cada año, a razón de seis por ciento, por la Provincia que hubierehecho la dicha venta, o dado los dichos bienes en pago, y asimismo se asignará de maneraque puedan quedar asegurados; lo mismo se hará y observará por parte de dicho Señor Rey. XLIV. Por lo tocante a las pretensiones e intereses que el Señor Príncipe de Orangepudiera tener en orden a los bienes de que no está en posesión, se convendrá por un Tratadoseparado a satisfacción de dicho Señor Príncipe de Orange; pero en cuanto a los bienes yefectos de que dicho Señor Príncipe está en posesión por donación y concesión de losdichos Señores Estados Generales en la Baylía de Hulster-Ambacht y otras partes, de quelos dichos Señores Estados le han dado; poco ha la confirmación, todos ellos le quedaránabsolutamente con plena propiedad, en beneficio suyo y de sus sucesores, sin que pueda
  • pretenderse cosa alguna de los dichos bienes, en virtud de algunos artículos del presenteTratado. XLV. En cuanta a otros ciertos puntos que además de lo contenido en el artículoanterior se han tratado, y ajustado separadamente, y firmado en dos diferentes escritos, eluno de ocho de enero, y el otro de veintisiete de diciembre de 1647, por, y en nombre deldicho Señor Príncipe de Orange; los dichos Escritos y todo lo contenido en ellos, surtiránsu efecto y se confirmarán, cumplirán, y ejecutarán según su forma, y tenor, de la mismamanera que si todos los dichos puntos en general, o cada uno de ellos en particular,estuviesen insertos a la letra en el presente Tratado; y esto no obstante, cualesquiera otrascláusulas del presente Tratado contrarias a ello, las cuales se entiende derogar, y se deroganexpresamente por el presente Artículo; y las dichas cláusulas, por lo que toca a lo contenidoen los dichos dos Escritos, son y serán tenidas por no hechas, y sin que por causa de ellas sepueda impedir, o retardar de ninguna manera el efecto, cumplimiento y ejecución de losdichos dos Escritos de ocho de enero, y veintisiete de diciembre de 1647 (1). XLVI. Aquellos a quienes se deben restituir los bienes confiscados, no estaránobligados a pagar los atrasos de las rentas, cargas y otras obligaciones especialmentehipotecadas y asignadas sobre dichos bienes, por el tiempo que no los hubieren gozado; y sipor esto fueren reconvenidos, o molestados por una u otra parte, serán absueltos. Y si sehallare ser cierto, que todos los bienes de alguno de una u otra parte, han sido confiscados oembargados de suerte, que el tal no haya retenido ningún medio para poder pagar las rentaso intereses vencidos durante la confiscación o embargo, éste no sólo quedará libre de lascargas Reales y rentas, en conformidad con el Tratado, sino también de las cargas generalesy personales de las rentas e intereses que durante el dicho tiempo hubieren vencido. XLVII. Tampoco se podrá pretender en orden a los bienes vendidos o concedidospara ser dicados o redicados (2), sino las cargas solamente a que los poseedores se hubierenobligado por los Tratados hechos sobre esto, con los intereses de los dineros de entrada, sise hubieren dado algunos, también a razón de seis por ciento como se ha dicho antes. XLVIII. Las sentencias dadas sobre los bienes y derechos confiscados entre lasPartes que hayan reconocido a los Jueces, y sido legítimamente defendidas, subsistirán; ylos condenados no serán admitidos a impugnarlas, sino por las Vías Ordinarias.
  • XIIX. El dicho Señor Rey cede y renuncia todas las pretensiones de redención ytodos los demás derechos y pretensiones que podría tener o pretender de cualquier manerasobre la Ciudad de Grave, País de Kuyck, sus pertenencias y dependencias, la antiguaBaronia de Brabante, tenida antes en empeño por el Señor Príncipe de Orange, y laredención del cual empeña se dejó y convirtió en propiedad y fue cedida en beneficio deldifunto señor Príncipe Mauricio en diciembre de 1611, por los Estados Generales de losPaíses Bajos Unidos, como soberanos de la ciudad de Grave y País de Kuyck, según y enconformidad de las Letras patentes expedidas sobre ésto; y en virtud de la cual conversión ycesión de dicho señor Príncipe de Orange actual, sus herederos y sucesores, o los quetengan derecho, gozarán para siempre de la plena y entera propiedad de la dicha ciudad yPaís de Kuyck, sus pertenencias y sus dependencias. L. También cede y renuncia el dicho señor Rey todos, y cada uno de los derechos ypretensiones, sean de propiedad, cesión u otros, que de cualquier manera podría pretendercobre la ciudad, condado y señoríos de Linghen y sus cuatro aldeas y otros derechospertenecientes a ella; como también sobre las ciudades y señoríos de Bevegarde,Cloppenburgh y otras pretensiones hacia y contra cualquiera que sea, a fin que queden realy efectivamente para siempre al dicho señor Príncipe de Orange, sus Herederos ySucesores, o a los que tengan acción, con pleno derecho de propiedad, conforme a lasLetras de Donación e Investidura del Emperador Carlos V, con fecha de tres de noviembrede 1546, y a la Transacción hecha; después entre el Conde de Buren y el de Teckelnborg,con fecha cinco de marzo de 1548, y finalmente en consecuencia de la Cesión hecha sobreesto en noviembre de 1578, la cual ha confirmado y confirma el dicho Señor Rey por elpresente Tratado en cuanto a é1 se refiera. LI. Los dichos Señores Rey y Estados, nombrarán cada uno por su parte Jueces, yMagistrados para la administración de la justicia y policía en las Ciudades y Plaza, fuertes,que por el presente Tratado deben restituirse a sus propietarios, para que las gocen. LII. El alto Cuartel de Güeldres se cambiará por un equivalente; y en caso de nopoderse concertar el dicho equivalente, se remitirá el negocio a la Cámara "Mipartita", paraque en ella se decida dentro de seis meses después de la conclusión y ratificación delTratado.
  • LIII. El dicho Señor Rey se obliga a procurar efectivamente la continuación yobservancia de la Neutralidad y Amistad, y buena vecindad de parte de Su MajestadImperial y del Imperio con los dichos Señores Estados, a la cual continuación y observanciase obligan también recíprocamente los dichos Señores Estados; y se deberá hacer suconfirmación dentro de dos meses por parte de S. M. Imperial, y dentro de un año por partedel Imperio, después de la conclusión y ratificación del presente Tratado (1). LIV. Los muebles confiscados y frutos caídos antes de la conclusión del presenteTratado, no estarán sujetos a restitución alguna. LV. Las acciones mobiliarios, que los dichos Señores Rey o Estados hayan remitido,en beneficio de los deudores particulares, antes de la conclusión del presente Tratado,quedarán extinguidas por una y otra parte. LVI. El tiempo corrido durante la Guerra, comenzando desde el año de 1567, hastael principio de la Tregua de doce arios, como también el transcurrido desde que expiródicha Tregua, hasta la conclusión del presente Tratado, no se tendrá en cuenta paraocasionar con este motivo perjuicio o daño a nadie. LVII. Los que durante la Guerra se hubieren retirado a Países neutrales, gozarántambién del beneficio de este Tratado y podrán vivir donde les pareciere y asimismo volvera sus antiguos domicilios, para habitar en ellos con toda seguridad, observando las Leyesdel País, sin que con motivo de la residencia que hicieren, en cualquier lugar que sea,puedan embargarse sus bienes, ni ellos ser privados de su goce. LVIII. No se podrán de una u otra parte construir nuevos Fuertes en los Países Bajosni tampoco se podrán abrir nuevos Canales, ni Fosos, por los cuales se pueda quitar oextraviar el agua de una u otra parte. LIX. Los señores de la Casa de Nassau, como asimismo el conde Juan Alberto deSolms, Gobernador de Mastricht, no podrán ser perseguidos ni molestados en sus personaso bienes, a causa de las deudas contraídas por el difunto señor Príncipe Guillermo deOrange desde el año 1567, hasta su fallecimiento, ni por los atrasos vencidos durante elembargo y secuestro de los bienes que estaban gravados con ellas. LX. Si se hiciere alguna contravención al presente Tratado por algunos particulares,sin orden de los dichos señores Rey o Estados, se reparará el daño en el mismo lugar dondese hubiere hecho la contravención, si allí lucren aprehendidos o bien en el de su domicilio,
  • sin que puedan ser perseguidos en otra parte en sus cuerpos, o bienes de cualquier maneraque sea; y no será lícito llegar a las armas, o romper la paz por este motivo, sino que serápermitido, en caso de denegación manifiesta de justicia, valerse como es costumbre deLetras de Marca o Represalias. LXI. Todas las desheredaciones y disposiciones hechas en odio de la Guerra, sedeclaran por nulas y no hechas; y bajo las deseheredaciones hechas en odio de la Guerra seentiende comprender aquellas que se hacen por alguna causa de donde haya procedido laGuerra, o que de ella dependan. LXII. Los súbditos y habitantes de los Países de los dichos señores Rey y Estados,de cualquier calidad y condición que sean declaran por hábiles para sucederse unos a otros,así por Testamento, como abintestato, según las costumbres de los lugares; y si a algunosde ellos les hubieren anteriormente correspondido algunas sucesiones, serán mantenidos yconservados en ellas. LXIII. Todos los prisioneros de Guerra se entregarán de ambas partes, sin pagarrescate alguno y sin distinción ni reserva de los prisioneros, que han servido fuera de lasPaíses Bajos. y bajo otros Estandartes o Banderas que las de, dichos Señores Estados. LXIV. La paga de los atrasos de las contribuciones, que al tiempo de la conclusióndel Tratado quedaren por pagar por las personas y bienes de una y otra parte, se reglará ydeterminará por los que de ambas partes tienen la Superintendencia de las contribuciones. LXV. Y todo lo que durante la negociación se propusiere o alegare, de palabra o porescrito de una y otra parte, no se glosará ni podrá interpretarse de ningún modo en favor operjuicio de alguno, directo o indirectamente sino que así los dichos Señores Rey y EstadosGenerales y particulares, como todos los Príncipes, Condes, Barones, Caballeros,Ciudadanos y -demás Habitantes de sus respectivos Reinos y Países de cualquier calidad,estado o condición que sean, quedarán con sus derechos, según el tenor del Tratado y suconclusión. LXVI. Los respectivos Habitantes y Súbditos de los dichos Señores Rey y Estadosgozarán realmente del efecto del Artículo XV de la Tregua de doce años(1) ya acabada, ydel efecto del Artículo X del ajuste que se hizo en siete de enero de 1610, y esto en atencióna que durante el término de la dicha Tregua, no se siguió, ni procuró el dicho efecto por unay otra parte.
  • LXVII. Los límites en Flandes y en otras partes se reglarán de modo que se haya depertenecer a la jurisdicción de una u otra parte, sobre lo cual se esperarán y entregarán lasinstrucciones para que dichos límites se reglen a su tiempo. LXVIII. De la parte y lado del dicho Señor Rey de España se demolerán junto a laEsclusa y en sus contornos los Fuertes nombrados aquí, es a saber: San Job, San Donas, elFuerte de 1a Estrella, el Fuerte de Santa Teresa, e1 Fuerte de San Fadrique, el Fuerte deSanta Isabel, el Fuerte de San Pablo y el Reducto Papemuzt. Y del lado y parte de losdichos Señores Estados se demolerán los Fuertes siguientes, a saber: Los dos Fuertes de laIsla de Casand, llamados Orange y Federico, los dos de Pas, todos los que están sobre el ríoEscalda a la parte Oriental, excepto Lilo y el Fuerte de Kildrecht, llamado Spínola, sobrecuya demolición, que se ha de haber recíprocamente, se convendrá entre las Partes paraajustar su equivalente (2). LXIX. Todos los Registros, Legajos, Cartas, Archivos y Papeles, como tambiénsacos de Procesos, concernientes respectivamente, a algunas de las Provincias Unidas,Países Asociados, Ciudades y Miembros, o a algunos Habitantes de ellas, que están en losTribunales, Chancillerías, Consejos y Cámaras de Policía, Justicia, Hacienda, Feudos oArchivos, sea en Avennes, Malinas u otras Plazas, que están bajo la obediencia de dichoSeñor Rey, serán entregados de buena fe a aquellos que de parte de las dichas Provinciasrespectivamente tengan comisión para pedirlos; y lo mismo se hará por parte de dichosSeñores Estados con las Provincias, Ciudades y particulares de la obediencia de dichoSeñor Rey. LXX. A la Ciudad de la Esclusa se dejará la jurisdicción de las Aguas, conforme 1atiene. LXXI. El Dique que atraviesa y cierra el río de Soute, junto a San Donas, se quitaráy abrirá, haciéndose y fabricándose allí un sas (1), sobre cuya guarda se convendrá, segúnse ha dicho arriba en orden a la demolición de los Fuertes. LXXII. Serán comprendidos en este Tratado de Paz aquellos que antes del cambio dela aceptación o ratificación, o tres meses después, fueren nombrados por una y otra parte;dentro de cuyo término nombrará el dicho Señor Rey aquellos que le pareciere conveniente.Por parte de dichos Señores Estados, son nombrados el Príncipe Landgrave de Hess-Cassel,con sus Países, Ciudades y Estados; el Conde de Ostfrisia; las Ciudades Hanseáticas y
  • particularmente Lübeck, Brema y Hamburgo, reservando los dichos Señores Estadosnombrar dentro del dicho término los demás que tuvieren por conveniente (2). LXXIII. En cuanto a la pretensión del conde de Flodorp, sobre que se le restituya elCastillo de Leth, con los bienes que dependieron de él y todos los demás bienes y Aldeasque le pudieren pertenecer en aquellos contornos y estuvieren embargados de parte dedicho Señor Rey, se le concede la restitución; y asimismo la del Castillo salvo lo que entrela conclusión del presente Tratado y su Ratificación, se disponga acerca de mantener unaguarnición de parte del dicho Señor Rey o de la demolición de las nuevas Fortificacioneshechas después que se ocupó el citado Castillo (3). LXXIV. Por lo que toca a lo que en ocho de diciembre de 1646, se trató y convinoentre los Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios de los dichos Señores Rey yEstados, tocante a Rugero Huygens, por y en nombre de su mujer la Señora Ana Margaritade Stralen esto tendrá toda su fuera y efecto y se cumplirá y ejecutará de la misma maneraque si estuviera inserto a la letra en el presente Tratado. LXXV. Y a fin de que se observe mejor el presente Tratado, prometenrecíprocamente los dichos Señores Rey y Estados ayudar y emplear sus fuerzas y medioscada uno de por sí para poner los pasos libres y los Mares y Ríos navegables, y seguroscontra las correrías de los amotinados, Corsarios, Piratas y Ladrones, y hacerlos castigarrigurosamente si se les pudiere coger. LXXVI. Además de esto prometen no hacer cosa alguna contra o en perjuicio delpresente Tratado, ni, permitir que se haga directa o indirectamente; y si se hiciere, mandarlareparar sin dificultad, ni dilación alguna; y se obligan recíprocamente a la observancia detodo lo referido (y el dicho Señor Rey por sí y sus Sucesores) y para la firmeza de estaobligación renuncian todas las Leyes, Costumbres y otras cosas cualesquiera contrarias aesto. LXXVII. El presente Tratado será ratificado y aprobado por los dichos Señores Reyy Estados; y las Letras de ratificación se entregarán de una y otra parte en buena y debidaforma len el término de dos meses; y si la dicha Ratificación llegare antes, cesarán desdeentonces todos los actos de hostilidad entre las partes, sin esperar a que se cumpla el dichotérmino; en inteligencia de que después de la conclusión y firma del presente Tratado, nocesará la hostilidad de ambas Partes, sin que antes se entregue y cambie la Ratificación del
  • Rey de España en debida substancia y forma por la de los dichos Señores Estados de lasProvincias Unidas. LXXVII. Pero no obstante esto, quedarán los negocios por ambas partes en elmismo estado y constitución que se hallaren al tiempo de la conclusión del presenteTratado, y hasta tanto que la dicha recíproca Ratificación sea cambiada y entregada.LXXIX. Este Tratado se publicará en todas partes donde corresponda, inmediatamentedespués que se hayan cambiado y entregado las Ratificaciones de una y otra parte; ycesarán desde entonces todos los actos de hostilidad.
  • 1.3. Tratado de Utrecht, del 11 de abril de 1713, entre Portugal y FranciaPrimeiro TRATADO de UTRECHT , 11 de abril de 1713 Dom Joam, por graça de Deos Rey de Portugal, . . . Faço saber aos que esta minha Carta virem, que havendo todas as Potencias que concorreram para a presente guerra, concordado em que na Villa de Utrecht se formasse hum Congresso de todos os Plenipotenciarios dellas, para nelle se conferirem os pontos, e meios proporcionados para pôr fim às hostilidades . . . concordaram e ajustaram hum Tratado de Paz entre as Coroas de França e de Portugal, pela maneira seguinte: EM NOME DA SANTISSIMA TRINDADE Havendo a Providencia Divina disposto os animos do muito Alto e muito Poderoso Principe Luis XIV, pela graça de Deus Rey Christianissimo de França . . . do muito Alto poderoso Principe Dom João o V, pela graça de Deos Rey de Portugal, . . . convieram nos artigos seguintes: ART. I Haverá huma Paz perpetua, huma verdadeira amizade, e huma firme e boa correspondencia entre Sua Magestade Christianissima, seus Descendentes, Sucessores e Herdeiros, todos seus Estados e vassallos, de huma parte, e Sua Magestade Portuguesa, seus Descendentes, Sucessores e Herdeiros, todos seus Estados e vassallos, da outra, . . . ART. II Haverá de huma e outra parte hum inteiro esquecimento de todas as hostilidades, . . . ART. III Todos os prisioneiros de guerra, por huma e outra parte se restituirão promptamente, ...
  • ART. IV...ART. VIIIA fim de prevenir toda a occasião de discordia, que poderia haver entre os vassallosda Coroa de França e os da Coroa de Portugal, Sua Magestade Christianissimadesistirá para sempre, como presentemente desiste por este Tratado pelos termosmais fortes . . . qualquer direito e pretenção que póde, ou poderá ter sobre apropriedade das Terras chamada do Cabo do Norte, e Situadas entre o Rio dasAmazonas e o de Japoc ou de Vicente Pinsão, sem reservar, ou reter porçãoalguma das ditas terras, para que ellas sejam possuidas daqui em diante por SuaMagestade Portugueza . . .ART. IXEm consequencia do Artigo precedente, poderá Sua Magestade Portugueza fazerreedificar os fortes de Araguari e Camaú, ou Massapá, e os mais que foramdemolidos em execução do Tratado Provisional feito em Lisboa aos 4 de Março de1700 . . .ART. XSua Magestade christianissima reconhece pelo presente Tratado, que as duasmargens do Rio das Amazonas, assim Meridional como Septentrional, pertencemem toda a Propriedade, Dominio e Soberania a Sua Magestade Portuguesa, epromette que nem elle nem seus Descendentes, Successores e Herdeiros farãojamais alguma pretenção sobre a Navegação e uso do dito Rio, com qualquerpretexto que seja.ART. XIDa mesma maneira que Sua Magestade Christianissima desiste em seu nome, e deseus Descendendtes, Successores e Herdeiros, de toda a pretenção sobre aNavegação e uso do Rio das Amazonas, cede de todo o direito que pudesse ter sobre
  • algum outro Dominio de Sua Magestade Portuguesa tanto na America, como emoutra parte do mundo.ART. XIIE como he para recear que haja novas dissenções entre os Vassalos da Coroa deFrança e os da Coroa de Portugal, com a occasião do Commercio, que os moradoresde Cayena podem intentar no Maranhão e na entrada do Rio das Amazonas, SuaMagestade Christianissima promette por si, seus Descendentes, Successores eHerdeiros, que não consentirá que os ditos moradores de Cayena, nem quaesqueroutros seus Vassallos vão commerciar nos lugares acima nomeados, e que lhes seráabsolutamente prohibido passar o Rio de Vicente Pinsão, para fazer commercio, eresgatar escravos das Terras do Cabo do Norte, como tambem promete SuaMagestade Portugueza por si, seus Descendentes, Successores e Herdeiros, quenenhum dos seus Vassallos irão commerciar a Cayena.ART. XIII...ART. XIXAs ratificações do presente Tratado, dadas em boa, e devida forma, se trocarão deambas as partes dentro do termo de 50 dias a contar do dia da assignatura, ou maiscedo se for possivel. Em fé do que, e em virtude das Ordens, e Plenos poderes que nós abaixoassinados recebemos de nossos Amos, El Rey Christianissimo, e El Rey dePortugal, assinamos o presente Tratado e lhe fizemos pôr os sellos de nossas Armas.Feito em Utrecht a 11 de Abril de 1713.(L.S.) Huxelles. ______________ (L.S.) Conde de Tarouca.(L.S.) Menages. ______________ (L.S.) Dom Luis da Cunha
  • 1.4. Tratado de Utrecht del 13 de julio de 1713 (Artículo X), entreEspaña y Gran Bretaña."El Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede por esteTratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedadde la ciudad y castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto,defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedadabsolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y parasiempre, sin excepción ni impedimento alguno.Pero, para evitar cualquiera abusos y fraudes en la introducción delas mercaderías, quiere el Rey Católico, y supone que así se ha deentender, que la dicha propiedad se ceda a la Gran Bretaña sinjurisdicción alguna territorial y sin comunicación alguna abierta con
  • el país circunvecino por parte de tierra. Y como la comunicación pormar con la costa de España no puede estar abierta y segura en todoslos tiempos, y de aquí puede resultar que los soldados de laguarnición de Gibraltar y los vecinos de aquella ciudad se venreducidos a grandes angustias, siendo la mente del Rey Católico sóloimpedir, como queda dicho más arriba, la introducción fraudulenta demercaderías por la vía de tierra, se ha acordado que en estos casos sepueda comprar a dinero de contado en tierra de España circunvencinala provisión y demás cosas necesarias para el uso de las tropas delpresidio, de los vecinos u de las naves surtas en el puerto.Pero si se aprehendieran algunas mercaderías introducidas porGibraltar, ya para permuta de víveres o ya para otro fin, seadjudicarán al fisco y presentada queja de esta contravención delpresente Tratado serán castigados severamente los culpados.Y su Majestad Británica, a instancia del Rey Católico consiente yconviene en que no se permita por motivo alguno que judíos ni moroshabiten ni tengan domicilio en la dicha ciudad de Gibraltar, ni se déentrada ni acogida a las naves de guerra moras en el puerto deaquella Ciudad, con lo que se puede cortar la comunicación de Españaa Ceuta, o ser infestadas las costas españolas por el corso de losmoros. Y como hay tratados de amistad, libertad y frecuencia decomericio entre los ingleses y algunas regiones de la costa de Africa,ha de entederse siempre que no se puede negar la entrada en elpuerto de Gibraltar a los moros y sus naves que sólo vienen acomerciar.Promete también Su Majestad la Reina de Gran Bretaña que a loshabitadores de la dicha Ciudad de Gibraltar se les concederá el usolibre de la Regilión Católica Romana.Si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciere
  • conveniente dar, vender, enajenar de cualquier modo la propiedad dela dicha Ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por esteTratado que se dará a la Corona de España la primera acción antesque a otros para redimirla."1.5. Declaración de Independencia, de los Estados Unidos deNorteamérica4 de Julio de 1776When in the course of human events, it becomes necessary for onepeople to dissolve the political bands which have connected themwith another, and to assume among the powers of the earth, theseparate and equal station to which the laws of nature and of naturesGod entitle them, a decent respect to the opinions of mankind
  • requires that they should declare the causes which impel them to theseparation.We hold these truths to be self-evident:That all men are created equal; that they are endowed by theirCreator with certain unalienable rights; that among these are life,liberty, and the pursuit of happiness; that, to secure these rights,governments are instituted among men, deriving their just powersfrom the consent of the governed; that whenever any form ofgovernment becomes destructive of these ends, it is the right of thepeople to alter or to abolish it, and to institute new government,laying its foundation on such principles, and organizing its powers insuch form, as to them shall seem most likely to effect their safety andhappiness. Prudence, indeed, will dictate that governments longestablished should not be changed for light and transient causes; andaccordingly all experience hath shown that mankind are moredisposed to suffer, while evils are sufferable than to right themselvesby abolishing the forms to which they are accustomed. But when along train of abuses and usurpations, pursuing invariably the sameobject, evinces a design to reduce them under absolute despotism, itis their right, it is their duty, to throw off such government, and toprovide new guards for their future security. Such has been thepatient sufferance of these colonies; and such is now the necessitywhich constrains them to alter their former systems of government.The history of the present King of Great Britain is a history ofrepeated injuries and usurpations, all having in direct object theestablishment of an absolute tyranny over these states. To prove this,let facts be submitted to a candid world.
  • He has refused his assent to laws, the most wholesome and necessaryfor the public good.He has forbidden his governors to pass laws of immediate andpressing importance, unless suspended in their operation till hisassent should be obtained; and, when so suspended, he has utterlyneglected to attend to them.He has refused to pass other laws for the accommodation of largedistricts of people, unless those people would relinquish the right ofrepresentation in the legislature, a right inestimable to them, andformidable to tyrants only.He has called together legislative bodies at places unusualuncomfortable, and distant from the depository of their publicrecords, for the sole purpose of fatiguing them into compliance withhis measures.He has dissolved representative houses repeatedly, for opposing,with manly firmness, his invasions on the rights of the people.He has refused for a long time, after such dissolutions, to causeothers to be elected; whereby the legislative powers, incapable ofannihilation, have returned to the people at large for their exercise;the state remaining, in the mean time, exposed to all the dangers ofinvasions from without and convulsions within.He has endeavored to prevent the population of these states; for thatpurpose obstructing the laws for naturalization of foreigners;refusing to pass others to encourage their migration hither, andraising the conditions of new appropriations of lands.
  • He has obstructed the administration of justice, by refusing his assentto laws for establishing judiciary powers.He has made judges dependent on his will alone, for the tenure oftheir offices, and the amount and payment of their salaries.He has erected a multitude of new offices, and sent hither swarms ofofficers to harass our people and eat out their substance.He has kept among us, in times of peace, standing armies, without theconsent of our legislatures.He has affected to render the military independent of, and superiorto, the civil power.He has combined with others to subject us to a jurisdiction foreign toour Constitution and unacknowledged by our laws, giving his assentto their acts of pretended legislation:For quartering large bodies of armed troops among us;For protecting them, by a mock trial, from punishment for anymurders which they should commit on the inhabitants of these states;For cutting off our trade with all parts of the world;For imposing taxes on us without our consent;For depriving us, in many cases, of the benefits of trial by jury;For transporting us beyond seas, to be tried for pretended offenses;
  • For abolishing the free system of English laws in a neighboringprovince, establishing therein an arbitrary government, and enlargingits boundaries, so as to render it at once an example and fitinstrument for introducing the same absolute rule into these colonies;For taking away our charters, abolishing our most valuable laws, andaltering fundamentally the forms of our governments;For suspending our own legislatures, and declaring themselvesinvested with power to legislate for us in all cases whatsoever.He has abdicated government here, by declaring us out of hisprotection and waging war against us.He has plundered our seas, ravaged our coasts, burned our towns,and destroyed the lives of our people.He is at this time transporting large armies of foreign mercenaries tocomplete the works of death, desolation, and tyranny already begunwith circumstances of cruelty and perfidy scarcely paralleled in themost barbarous ages, and totally unworthy the head of a civilizednation.He has constrained our fellow-citizens, taken captive on the highseas, to bear arms against their country, to become the executioners oftheir friends and brethren, or to fall themselves by their hands.He has excited domestic insurrection among us, and has endeavoredto bring on the inhabitants of our frontiers the merciless Indiansavages, whose known rule of warfare is an undistinguisheddestruction of all ages, sexes, and conditions.
  • In every stage of these oppressions we have petitioned for redress inthe most humble terms; our repeated petitions have been answeredonly by repeated injury. A prince, whose character is thus marked byevery act which may define a tyrant, is unfit to be the ruler of a freepeople.Nor have we been wanting in our attentions to our British brethren.We have warned them, from time to time, of attempts by theirlegislature to extend an unwarrantable jurisdiction over us. We havereminded them of the circumstances of our emigration and settlementhere. We have appealed to their native justice and magnanimity; andwe have conjured them, by the ties of our common kindred, todisavow these usurpations which would inevitably interrupt ourconnections and correspondence. They too, have been deaf to thevoice of justice and of consanguinity. We must, therefore, acquiescein the necessity which denounces our separation, and hold them aswe hold the rest of mankind, enemies in war, in peace friends.We, therefore, the representatives of the United States of America, inGeneral Congress assembled, appealing to the Supreme Judge of theworld for the rectitude of our intentions, do, in the name and by theauthority of the good people of these colonies solemnly publish anddeclare, That these United Colonies are, and of right ought to be,FREE AND INDEPENDENT STATES; that they are absolved from allallegiance to the British crown and that all political connectionbetween them and the state of Great Britain is, and ought to be,totally dissolved; and that, as free and independent states, they havefull power to levy war, conclude peace, contract alliances, establishcommerce, and do all other acts and things which independent statesmay of right do. And for the support of this declaration, with a firm
  • reliance on the protection of Divine Providence, we mutually pledgeto each other our lives, our fortunes, and our sacred honor.[Signed by] JOHN HANCOCK [President]New HampshireJOSIAH BARTLETT,WM. WHIPPLE,MATTHEW THORNTON.Massachusetts BaySAML. ADAMS,JOHN ADAMS,ROBT. TREAT PAINE,ELBRIDGE GERRYRhode IslandSTEP. HOPKINS,WILLIAM ELLERY.ConnecticutROGER SHERMAN,SAMEL HUNTINGTON,WM. WILLIAMS,OLIVER WOLCOTT.New YorkWM. FLOYD,PHIL. LIVINGSTON,FRANS. LEWIS,LEWIS MORRIS.New JerseyRICHD. STOCKTON,JNO. WITHERSPOON,FRAS. HOPKINSON,JOHN HART,
  • ABRA. CLARK.PennsylvaniaROBT. MORRISBENJAMIN RUSH,BENJA. FRANKLIN,JOHN MORTON,GEO. CLYMER,JAS. SMITH,GEO. TAYLOR,JAMES WILSON,GEO. ROSS.DelawareCAESAR RODNEY,GEO. READ,THO. MKEAN.MarylandSAMUEL CHASE,WM. PACA,THOS. STONE,CHARLES CARROLL of Carrollton.VirginiaGEORGE WYTHE,RICHARD HENRY LEE,TH. JEFFERSON,BENJA. HARRISON,THS. NELSON, JR.FRANCIS LIGHTFOOT LEE,CARTER BRAXTON.North CarolinaWM. HOOPER,JOSEPH HEWES,
  • JOHN PENN.South CarolinaEDWARD RUTLEDGE,THOS. HAYWARD, JUNR.,THOMAS LYNCH, JUNR.,ARTHUR MIDDLETON.GeorgiaBUTTON GWINNETT,LYMAN HALL,GEO. WALTON.
  • 1.6. El Mensaje de Adiós (Farewell Address) de George Washington,de 1796Friends and Citizens:The period for a new election of a citizen to administer the executivegovernment of the United States being not far distant, and the timeactually arrived when your thoughts must be employed indesignating the person who is to be clothed with that important trust,it appears to me proper, especially as it may conduce to a moredistinct expression of the public voice, that I should now apprise youof the resolution I have formed, to decline being considered amongthe number of those out of whom a choice is to be made.I beg you, at the same time, to do me the justice to be assured thatthis resolution has not been taken without a strict regard to all theconsiderations appertaining to the relation which binds a dutifulcitizen to his country; and that in withdrawing the tender of service,which silence in my situation might imply, I am influenced by nodiminution of zeal for your future interest, no deficiency of gratefulrespect for your past kindness, but am supported by a full convictionthat the step is compatible with both.The acceptance of, and continuance hitherto in, the office to whichyour suffrages have twice called me have been a uniform sacrifice ofinclination to the opinion of duty and to a deference for whatappeared to be your desire. I constantly hoped that it would havebeen much earlier in my power, consistently with motives which Iwas not at liberty to disregard, to return to that retirement fromwhich I had been reluctantly drawn. The strength of my inclination to
  • do this, previous to the last election, had even led to the preparationof an address to declare it to you; but mature reflection on the thenperplexed and critical posture of our affairs with foreign nations, andthe unanimous advice of persons entitled to my confidence, impelledme to abandon the idea.I rejoice that the state of your concerns, external as well as internal,no longer renders the pursuit of inclination incompatible with thesentiment of duty or propriety, and am persuaded, whateverpartiality may be retained for my services, that, in the presentcircumstances of our country, you will not disapprove mydetermination to retire.The impressions with which I first undertook the arduous trust wereexplained on the proper occasion. In the discharge of this trust, I willonly say that I have, with good intentions, contributed towards theorganization and administration of the government the best exertionsof which a very fallible judgment was capable. Not unconscious in theoutset of the inferiority of my qualifications, experience in my owneyes, perhaps still more in the eyes of others, has strengthened themotives to diffidence of myself; and every day the increasing weightof years admonishes me more and more that the shade of retirementis as necessary to me as it will be welcome. Satisfied that if anycircumstances have given peculiar value to my services, they weretemporary, I have the consolation to believe that, while choice andprudence invite me to quit the political scene, patriotism does notforbid it.In looking forward to the moment which is intended to terminate thecareer of my public life, my feelings do not permit me to suspend the
  • deep acknowledgment of that debt of gratitude which I owe to mybeloved country for the many honors it has conferred upon me; stillmore for the steadfast confidence with which it has supported me;and for the opportunities I have thence enjoyed of manifesting myinviolable attachment, by services faithful and persevering, though inusefulness unequal to my zeal. If benefits have resulted to ourcountry from these services, let it always be remembered to yourpraise, and as an instructive example in our annals, that undercircumstances in which the passions, agitated in every direction, wereliable to mislead, amidst appearances sometimes dubious,vicissitudes of fortune often discouraging, in situations in which notunfrequently want of success has countenanced the spirit of criticism,the constancy of your support was the essential prop of the efforts,and a guarantee of the plans by which they were effected. Profoundlypenetrated with this idea, I shall carry it with me to my grave, as astrong incitement to unceasing vows that heaven may continue to youthe choicest tokens of its beneficence; that your union and brotherlyaffection may be perpetual; that the free Constitution, which is thework of your hands, may be sacredly maintained; that itsadministration in every department may be stamped with wisdomand virtue; that, in fine, the happiness of the people of these States,under the auspices of liberty, may be made complete by so careful apreservation and so prudent a use of this blessing as will acquire tothem the glory of recommending it to the applause, the affection, andadoption of every nation which is yet a stranger to it.Here, perhaps, I ought to stop. But a solicitude for your welfare,which cannot end but with my life, and the apprehension of danger,natural to that solicitude, urge me, on an occasion like the present, to
  • offer to your solemn contemplation, and to recommend to yourfrequent review, some sentiments which are the result of muchreflection, of no inconsiderable observation, and which appear to meall-important to the permanency of your felicity as a people. Thesewill be offered to you with the more freedom, as you can only see inthem the disinterested warnings of a parting friend, who can possiblyhave no personal motive to bias his counsel. Nor can I forget, as anencouragement to it, your indulgent reception of my sentiments on aformer and not dissimilar occasion.Interwoven as is the love of liberty with every ligament of yourhearts, no recommendation of mine is necessary to fortify or confirmthe attachment.The unity of government which constitutes you one people is alsonow dear to you. It is justly so, for it is a main pillar in the edifice ofyour real independence, the support of your tranquility at home, yourpeace abroad; of your safety; of your prosperity; of that very libertywhich you so highly prize. But as it is easy to foresee that, fromdifferent causes and from different quarters, much pains will betaken, many artifices employed to weaken in your minds theconviction of this truth; as this is the point in your political fortressagainst which the batteries of internal and external enemies will bemost constantly and actively (though often covertly and insidiously)directed, it is of infinite moment that you should properly estimatethe immense value of your national union to your collective andindividual happiness; that you should cherish a cordial, habitual, andimmovable attachment to it; accustoming yourselves to think andspeak of it as of the palladium of your political safety and prosperity;watching for its preservation with jealous anxiety; discountenancing
  • whatever may suggest even a suspicion that it can in any event beabandoned; and indignantly frowning upon the first dawning ofevery attempt to alienate any portion of our country from the rest, orto enfeeble the sacred ties which now link together the various parts.For this you have every inducement of sympathy and interest.Citizens, by birth or choice, of a common country, that country has aright to concentrate your affections. The name of American, whichbelongs to you in your national capacity, must always exalt the justpride of patriotism more than any appellation derived from localdiscriminations. With slight shades of difference, you have the samereligion, manners, habits, and political principles. You have in acommon cause fought and triumphed together; the independence andliberty you possess are the work of joint counsels, and joint efforts ofcommon dangers, sufferings, and successes.But these considerations, however powerfully they addressthemselves to your sensibility, are greatly outweighed by those whichapply more immediately to your interest. Here every portion of ourcountry finds the most commanding motives for carefully guardingand preserving the union of the whole.The North, in an unrestrained intercourse with the South, protectedby the equal laws of a common government, finds in the productionsof the latter great additional resources of maritime and commercialenterprise and precious materials of manufacturing industry. TheSouth, in the same intercourse, benefiting by the agency of the North,sees its agriculture grow and its commerce expand. Turning partlyinto its own channels the seamen of the North, it finds its particularnavigation invigorated; and, while it contributes, in different ways, to
  • nourish and increase the general mass of the national navigation, itlooks forward to the protection of a maritime strength, to which itselfis unequally adapted. The East, in a like intercourse with the West,already finds, and in the progressive improvement of interiorcommunications by land and water, will more and more find avaluable vent for the commodities which it brings from abroad, ormanufactures at home. The West derives from the East suppliesrequisite to its growth and comfort, and, what is perhaps of stillgreater consequence, it must of necessity owe the secure enjoyment ofindispensable outlets for its own productions to the weight,influence, and the future maritime strength of the Atlantic side of theUnion, directed by an indissoluble community of interest as onenation. Any other tenure by which the West can hold this essentialadvantage, whether derived from its own separate strength, or froman apostate and unnatural connection with any foreign power, mustbe intrinsically precarious.While, then, every part of our country thus feels an immediate andparticular interest in union, all the parts combined cannot fail to findin the united mass of means and efforts greater strength, greaterresource, proportionably greater security from external danger, a lessfrequent interruption of their peace by foreign nations; and, what isof inestimable value, they must derive from union an exemption fromthose broils and wars between themselves, which so frequently afflictneighboring countries not tied together by the same governments,which their own rival ships alone would be sufficient to produce, butwhich opposite foreign alliances, attachments, and intrigues wouldstimulate and embitter. Hence, likewise, they will avoid the necessityof those overgrown military establishments which, under any form of
  • government, are inauspicious to liberty, and which are to be regardedas particularly hostile to republican liberty. In this sense it is thatyour union ought to be considered as a main prop of your liberty, andthat the love of the one ought to endear to you the preservation of theother.These considerations speak a persuasive language to every reflectingand virtuous mind, and exhibit the continuance of the Union as aprimary object of patriotic desire. Is there a doubt whether a commongovernment can embrace so large a sphere? Let experience solve it. Tolisten to mere speculation in such a case were criminal. We areauthorized to hope that a proper organization of the whole with theauxiliary agency of governments for the respective subdivisions, willafford a happy issue to the experiment. It is well worth a fair and fullexperiment. With such powerful and obvious motives to union,affecting all parts of our country, while experience shall not havedemonstrated its impracticability, there will always be reason todistrust the patriotism of those who in any quarter may endeavor toweaken its bands.In contemplating the causes which may disturb our Union, it occursas matter of serious concern that any ground should have beenfurnished for characterizing parties by geographical discriminations,Northern and Southern, Atlantic and Western; whence designing menmay endeavor to excite a belief that there is a real difference of localinterests and views. One of the expedients of party to acquireinfluence within particular districts is to misrepresent the opinionsand aims of other districts. You cannot shield yourselves too muchagainst the jealousies and heartburnings which spring from thesemisrepresentations; they tend to render alien to each other those who
  • ought to be bound together by fraternal affection. The inhabitants ofour Western country have lately had a useful lesson on this head;they have seen, in the negotiation by the Executive, and in theunanimous ratification by the Senate, of the treaty with Spain, and inthe universal satisfaction at that event, throughout the United States,a decisive proof how unfounded were the suspicions propagatedamong them of a policy in the General Government and in theAtlantic States unfriendly to their interests in regard to theMississippi; they have been witnesses to the formation of two treaties,that with Great Britain, and that with Spain, which secure to themeverything they could desire, in respect to our foreign relations,towards confirming their prosperity. Will it not be their wisdom torely for the preservation of these advantages on the Union by whichthey were procured ? Will they not henceforth be deaf to thoseadvisers, if such there are, who would sever them from their brethrenand connect them with aliens?To the efficacy and permanency of your Union, a government for thewhole is indispensable. No alliance, however strict, between the partscan be an adequate substitute; they must inevitably experience theinfractions and interruptions which all alliances in all times haveexperienced. Sensible of this momentous truth, you have improvedupon your first essay, by the adoption of a constitution ofgovernment better calculated than your former for an intimate union,and for the efficacious management of your common concerns. Thisgovernment, the offspring of our own choice, uninfluenced andunawed, adopted upon full investigation and mature deliberation,completely free in its principles, in the distribution of its powers,uniting security with energy, and containing within itself a provision
  • for its own amendment, has a just claim to your confidence and yoursupport. Respect for its authority, compliance with its laws,acquiescence in its measures, are duties enjoined by the fundamentalmaxims of true liberty. The basis of our political systems is the rightof the people to make and to alter their constitutions of government.But the Constitution which at any time exists, till changed by anexplicit and authentic act of the whole people, is sacredly obligatoryupon all. The very idea of the power and the right of the people toestablish government presupposes the duty of every individual toobey the established government.All obstructions to the execution of the laws, all combinations andassociations, under whatever plausible character, with the real designto direct, control, counteract, or awe the regular deliberation andaction of the constituted authorities, are destructive of thisfundamental principle, and of fatal tendency. They serve to organizefaction, to give it an artificial and extraordinary force; to put, in theplace of the delegated will of the nation the will of a party, often asmall but artful and enterprising minority of the community; and,according to the alternate triumphs of different parties, to make thepublic administration the mirror of the ill-concerted and incongruousprojects of faction, rather than the organ of consistent and wholesomeplans digested by common counsels and modified by mutual interests.However combinations or associations of the above description maynow and then answer popular ends, they are likely, in the course oftime and things, to become potent engines, by which cunning,ambitious, and unprincipled men will be enabled to subvert thepower of the people and to usurp for themselves the reins of
  • government, destroying afterwards the very engines which havelifted them to unjust dominion.Towards the preservation of your government, and the permanency ofyour present happy state, it is requisite, not only that you steadilydiscountenance irregular oppositions to its acknowledged authority,but also that you resist with care the spirit of innovation upon itsprinciples, however specious the pretexts. One method of assault maybe to effect, in the forms of the Constitution, alterations which willimpair the energy of the system, and thus to undermine what cannotbe directly overthrown. In all the changes to which you may beinvited, remember that time and habit are at least as necessary to fixthe true character of governments as of other human institutions; thatexperience is the surest standard by which to test the real tendency ofthe existing constitution of a country; that facility in changes, uponthe credit of mere hypothesis and opinion, exposes to perpetualchange, from the endless variety of hypothesis and opinion; andremember, especially, that for the efficient management of yourcommon interests, in a country so extensive as ours, a government ofas much vigor as is consistent with the perfect security of liberty isindispensable. Liberty itself will find in such a government, withpowers properly distributed and adjusted, its surest guardian. It is,indeed, little else than a name, where the government is too feeble towithstand the enterprises of faction, to confine each member of thesociety within the limits prescribed by the laws, and to maintain all inthe secure and tranquil enjoyment of the rights of person andproperty.I have already intimated to you the danger of parties in the State,with particular reference to the founding of them on geographical
  • discriminations. Let me now take a more comprehensive view, andwarn you in the most solemn manner against the baneful effects of thespirit of party generally.This spirit, unfortunately, is inseparable from our nature, having itsroot in the strongest passions of the human mind. It exists underdifferent shapes in all governments, more or less stifled, controlled,or repressed; but, in those of the popular form, it is seen in itsgreatest rankness, and is truly their worst enemy.The alternate domination of one faction over another, sharpened bythe spirit of revenge, natural to party dissension, which in differentages and countries has perpetrated the most horrid enormities, isitself a frightful despotism. But this leads at length to a more formaland permanent despotism. The disorders and miseries which resultgradually incline the minds of men to seek security and repose in theabsolute power of an individual; and sooner or later the chief of someprevailing faction, more able or more fortunate than his competitors,turns this disposition to the purposes of his own elevation, on theruins of public liberty.Without looking forward to an extremity of this kind (whichnevertheless ought not to be entirely out of sight), the common andcontinual mischiefs of the spirit of party are sufficient to make it theinterest and duty of a wise people to discourage and restrain it.It serves always to distract the public councils and enfeeble the publicadministration. It agitates the community with ill-founded jealousiesand false alarms, kindles the animosity of one part against another,foments occasionally riot and insurrection. It opens the door to
  • foreign influence and corruption, which finds a facilitated access tothe government itself through the channels of party passions. Thusthe policy and the will of one country are subjected to the policy andwill of another.There is an opinion that parties in free countries are useful checksupon the administration of the government and serve to keep alivethe spirit of liberty. This within certain limits is probably true; and ingovernments of a monarchical cast, patriotism may look withindulgence, if not with favor, upon the spirit of party. But in those ofthe popular character, in governments purely elective, it is a spiritnot to be encouraged. From their natural tendency, it is certain therewill always be enough of that spirit for every salutary purpose. Andthere being constant danger of excess, the effort ought to be by forceof public opinion, to mitigate and assuage it. A fire not to bequenched, it demands a uniform vigilance to prevent its bursting intoa flame, lest, instead of warming, it should consume.It is important, likewise, that the habits of thinking in a free countryshould inspire caution in those entrusted with its administration, toconfine themselves within their respective constitutional spheres,avoiding in the exercise of the powers of one department to encroachupon another. The spirit of encroachment tends to consolidate thepowers of all the departments in one, and thus to create, whatever theform of government, a real despotism. A just estimate of that love ofpower, and proneness to abuse it, which predominates in the humanheart, is sufficient to satisfy us of the truth of this position. Thenecessity of reciprocal checks in the exercise of political power, bydividing and distributing it into different depositaries, andconstituting each the guardian of the public weal against invasions by
  • the others, has been evinced by experiments ancient and modern;some of them in our country and under our own eyes. To preservethem must be as necessary as to institute them. If, in the opinion ofthe people, the distribution or modification of the constitutionalpowers be in any particular wrong, let it be corrected by anamendment in the way which the Constitution designates. But letthere be no change by usurpation; for though this, in one instance,may be the instrument of good, it is the customary weapon by whichfree governments are destroyed. The precedent must always greatlyoverbalance in permanent evil any partial or transient benefit, whichthe use can at any time yield.Of all the dispositions and habits which lead to political prosperity,religion and morality are indispensable supports. In vain would thatman claim the tribute of patriotism, who should labor to subvertthese great pillars of human happiness, these firmest props of theduties of men and citizens. The mere politician, equally with thepious man, ought to respect and to cherish them. A volume could nottrace all their connections with private and public felicity. Let itsimply be asked: Where is the security for property, for reputation,for life, if the sense of religious obligation desert the oaths which arethe instruments of investigation in courts of justice ? And let us withcaution indulge the supposition that morality can be maintainedwithout religion. Whatever may be conceded to the influence ofrefined education on minds of peculiar structure, reason andexperience both forbid us to expect that national morality can prevailin exclusion of religious principle.It is substantially true that virtue or morality is a necessary spring ofpopular government. The rule, indeed, extends with more or less
  • force to every species of free government. Who that is a sincere friendto it can look with indifference upon attempts to shake the foundationof the fabric?Promote then, as an object of primary importance, institutions for thegeneral diffusion of knowledge. In proportion as the structure of agovernment gives force to public opinion, it is essential that publicopinion should be enlightened.As a very important source of strength and security, cherish publiccredit. One method of preserving it is to use it as sparingly aspossible, avoiding occasions of expense by cultivating peace, butremembering also that timely disbursements to prepare for dangerfrequently prevent much greater disbursements to repel it, avoidinglikewise the accumulation of debt, not only by shunning occasions ofexpense, but by vigorous exertion in time of peace to discharge thedebts which unavoidable wars may have occasioned, notungenerously throwing upon posterity the burden which weourselves ought to bear. The execution of these maxims belongs toyour representatives, but it is necessary that public opinion shouldco-operate. To facilitate to them the performance of their duty, it isessential that you should practically bear in mind that towards thepayment of debts there must be revenue; that to have revenue theremust be taxes; that no taxes can be devised which are not more or lessinconvenient and unpleasant; that the intrinsic embarrassment,inseparable from the selection of the proper objects (which is alwaysa choice of difficulties), ought to be a decisive motive for a candidconstruction of the conduct of the government in making it, and for aspirit of acquiescence in the measures for obtaining revenue, whichthe public exigencies may at any time dictate.
  • Observe good faith and justice towards all nations; cultivate peaceand harmony with all. Religion and morality enjoin this conduct; andcan it be, that good policy does not equally enjoin it 7 It will beworthy of a free, enlightened, and at no distant period, a great nation,to give to mankind the magnanimous and too novel example of apeople always guided by an exalted justice and benevolence. Who candoubt that, in the course of time and things, the fruits of such a planwould richly repay any temporary advantages which might be lost bya steady adherence to it ? Can it be that Providence has not connectedthe permanent felicity of a nation with its virtue ? The experiment, atleast, is recommended by every sentiment which ennobles humannature. Alas! is it rendered impossible by its vices?In the execution of such a plan, nothing is more essential than thatpermanent, inveterate antipathies against particular nations, andpassionate attachments for others, should be excluded; and that, inplace of them, just and amicable feelings towards all should becultivated. The nation which indulges towards another a habitualhatred or a habitual fondness is in some degree a slave. It is a slave toits animosity or to its affection, either of which is sufficient to lead itastray from its duty and its interest. Antipathy in one nation againstanother disposes each more readily to offer insult and injury, to layhold of slight causes of umbrage, and to be haughty and intractable,when accidental or trifling occasions of dispute occur. Hence,frequent collisions, obstinate, envenomed, and bloody contests. Thenation, prompted by ill-will and resentment, sometimes impels to warthe government, contrary to the best calculations of policy. Thegovernment sometimes participates in the national propensity, andadopts through passion what reason would reject; at other times it
  • makes the animosity of the nation subservient to projects of hostilityinstigated by pride, ambition, and other sinister and perniciousmotives. The peace often, sometimes perhaps the liberty, of nations,has been the victim.So likewise, a passionate attachment of one nation for anotherproduces a variety of evils. Sympathy for the favorite nation,facilitating the illusion of an imaginary common interest in caseswhere no real common interest exists, and infusing into one theenmities of the other, betrays the former into a participation in thequarrels and wars of the latter without adequate inducement orjustification. It leads also to concessions to the favorite nation ofprivileges denied to others which is apt doubly to injure the nationmaking the concessions; by unnecessarily parting with what ought tohave been retained, and by exciting jealousy, ill-will, and adisposition to retaliate, in the parties from whom equal privileges arewithheld. And it gives to ambitious, corrupted, or deluded citizens(who devote themselves to the favorite nation), facility to betray orsacrifice the interests of their own country, without odium,sometimes even with popularity; gilding, with the appearances of avirtuous sense of obligation, a commendable deference for publicopinion, or a laudable zeal for public good, the base or foolishcompliances of ambition, corruption, or infatuation.As avenues to foreign influence in innumerable ways, suchattachments are particularly alarming to the truly enlightened andindependent patriot. How many opportunities do they afford totamper with domestic factions, to practice the arts of seduction, tomislead public opinion, to influence or awe the public councils 7 Such
  • an attachment of a small or weak towards a great and powerful nationdooms the former to be the satellite of the latter.Against the insidious wiles of foreign influence (I conjure you tobelieve me, fellow-citizens) the jealousy of a free people ought to beconstantly awake, since history and experience prove that foreigninfluence is one of the most baneful foes of republican government.But that jealousy to be useful must be impartial; else it becomes theinstrument of the very influence to be avoided, instead of a defenseagainst it. Excessive partiality for one foreign nation and excessivedislike of another cause those whom they actuate to see danger onlyon one side, and serve to veil and even second the arts of influence onthe other. Real patriots who may resist the intrigues of the favoriteare liable to become suspected and odious, while its tools and dupesusurp the applause and confidence of the people, to surrender theirinterests.The great rule of conduct for us in regard to foreign nations is inextending our commercial relations, to have with them as littlepolitical connection as possible. So far as we have already formedengagements, let them be fulfilled with perfect good faith. Here let usstop. Europe has a set of primary interests which to us have none; ora very remote relation. Hence she must be engaged in frequentcontroversies, the causes of which are essentially foreign to ourconcerns. Hence, therefore, it must be unwise in us to implicateourselves by artificial ties in the ordinary vicissitudes of her politics,or the ordinary combinations and collisions of her friendships orenmities.
  • Our detached and distant situation invites and enables us to pursue adifferent course. If we remain one people under an efficientgovernment. the period is not far off when we may defy materialinjury from external annoyance; when we may take such an attitudeas will cause the neutrality we may at any time resolve upon to bescrupulously respected; when belligerent nations, under theimpossibility of making acquisitions upon us, will not lightly hazardthe giving us provocation; when we may choose peace or war, as ourinterest, guided by justice, shall counsel.Why forego the advantages of so peculiar a situation? Why quit ourown to stand upon foreign ground? Why, by interweaving our destinywith that of any part of Europe, entangle our peace and prosperity inthe toils of European ambition, rivalship, interest, humor or caprice?It is our true policy to steer clear of permanent alliances with anyportion of the foreign world; so far, I mean, as we are now at libertyto do it; for let me not be understood as capable of patronizinginfidelity to existing engagements. I hold the maxim no lessapplicable to public than to private affairs, that honesty is always thebest policy. I repeat it, therefore, let those engagements be observedin their genuine sense. But, in my opinion, it is unnecessary andwould be unwise to extend them.Taking care always to keep ourselves by suitable establishments on arespectable defensive posture, we may safely trust to temporaryalliances for extraordinary emergencies.Harmony, liberal intercourse with all nations, are recommended bypolicy, humanity, and interest. But even our commercial policy
  • should hold an equal and impartial hand; neither seeking norgranting exclusive favors or preferences; consulting the naturalcourse of things; diffusing and diversifying by gentle means thestreams of commerce, but forcing nothing; establishing (with powersso disposed, in order to give trade a stable course, to define the rightsof our merchants, and to enable the government to support them)conventional rules of intercourse, the best that present circumstancesand mutual opinion will permit, but temporary, and liable to be fromtime to time abandoned or varied, as experience and circumstancesshall dictate; constantly keeping in view that it is folly in one nationto look for disinterested favors from another; that it must pay with aportion of its independence for whatever it may accept under thatcharacter; that, by such acceptance, it may place itself in thecondition of having given equivalents for nominal favors, and yet ofbeing reproached with ingratitude for not giving more. There can beno greater error than to expect or calculate upon real favors fromnation to nation. It is an illusion, which experience must cure, whicha just pride ought to discard.In offering to you, my countrymen, these counsels of an old andaffectionate friend, I dare not hope they will make the strong andlasting impression I could wish; that they will control the usualcurrent of the passions, or prevent our nation from running thecourse which has hitherto marked the destiny of nations. But, if I mayeven flatter myself that they may be productive of some partialbenefit, some occasional good; that they may now and then recur tomoderate the fury of party spirit, to warn against the mischiefs offoreign intrigue, to guard against the impostures of pretended
  • patriotism; this hope will be a full recompense for the solicitude foryour welfare, by which they have been dictated.How far in the discharge of my official duties I have been guided bythe principles which have been delineated, the public records andother evidences of my conduct must witness to you and to the world.To myself, the assurance of my own conscience is, that I have at leastbelieved myself to be guided by them.In relation to the still subsisting war in Europe, my proclamation ofthe twenty-second of April, I793, is the index of my plan. Sanctionedby your approving voice, and by that of your representatives in bothhouses of Congress, the spirit of that measure has continuallygoverned me, uninfluenced by any attempts to deter or divert mefrom it.After deliberate examination, with the aid of the best lights I couldobtain, I was well satisfied that our country, under all thecircumstances of the case, had a right to take, and was bound in dutyand interest to take, a neutral position. Having taken it, I determined,as far as should depend upon me, to maintain it, with moderation,perseverance, and firmness.The considerations which respect the right to hold this con duct, it isnot necessary on this occasion to detail. I will only observe that,according to my understanding of the matter, that right, so far frombeing denied by any of the belligerent powers, has been virtuallyadmitted by all.The duty of holding a neutral conduct may be inferred, withoutanything more, from the obligation which justice and humanity
  • impose on every nation, in cases in which it is free to act, to maintaininviolate the relations of peace and amity towards other nations.The inducements of interest for observing that conduct will best bereferred to your own reflections and experience. With me apredominant motive has been to endeavor to gain time to our countryto settle and mature its yet recent institutions, and to progresswithout interruption to that degree of strength and consistency whichis necessary to give it, humanly speaking, the command of its ownfortunes.Though, in reviewing the incidents of my administration, I amunconscious of intentional error, I am nevertheless too sensible of mydefects not to think it probable that I may have committed manyerrors. Whatever they may be, I fervently beseech the Almighty toavert or mitigate the evils to which they may tend. I shall also carrywith me the hope that my country will never cease to view them withindulgence; and that, after forty five years of my life dedicated to itsservice with an upright zeal, the faults of incompetent abilities willbe consigned to oblivion, as myself must soon be to the mansions ofrest.Relying on its kindness in this as in other things, and actuated by thatfervent love towards it, which is so natural to a man who views in itthe native soil of himself and his progenitors for several generations,I anticipate with pleasing expectation that retreat in which I promisemyself to realize, without alloy, the sweet enjoyment of partaking, inthe midst of my fellow-citizens, the benign influence of good lawsunder a free government, the ever-favorite object of my heart, and thehappy reward, as I trust, of our mutual cares, labors, and dangers.
  • 1.7. Tratado entre los Estados Unidos y la nación ChikasawFirmado en 1805Articles of arrangement made and concluded in the Chickasaw country,between James Robertson and Silas Dinsmoor, commissioners of the UnitedStates of the one part, and the Mingo chiefs and warriors of the Chickasawnation of Indians on the other part.ARTICLE 1.WHEREAS the Chickasaw nation of Indians have been for some timeembarrassed by heavy debts due to their merchants and traders, andbeing destitute of funds to effect important improvements in theircountry, they have agreed and do hereby agree to cede to the UnitedStates, and forever quit claim to the tract of country included withinthe following bounds, to wit: beginning on the left bank of Ohio, atthe point where the present Indian boundary adjoins the same, thencedown the left bank of Ohio to the Tennessee river, thence up the mainchannel of the Tennessee river to the mouth of Duck river; thence upthe left bank of Duck river to the Columbian highway or road leadingfrom Nashville to Natchez, thence along the said road to the ridgedividing the waters running into Duck river from those running intoBuffaloe river, thence easterly along the said ridge to the great ridgedividing the waters running into the main Tennessee river from thoserunning into Buffaloe river near the main source of Buffaloe river,thence in a direct line to the Great Tennessee river near theChickasaw old fields or eastern point of the Chickasaw claim on thatriver; thence northwardly to the great ridge dividing the watersrunning into the Tennessee from those running into Cumberlandriver, so as to include all the waters running into Elk river, thence
  • along the top of the said great ridge to the place of beginning:reserving a tract of one mile square adjoining to, and below themouth of Duck river on the Tennessee, for the use of the chief OKoyor Tishumastubbee.ARTICLE 2.The United States on their part, and in consideration of the abovecession, agree to make the following payments, to wit: Twentythousand dollars for the use of the nation at large, and for thepayment of the debts due to their merchants and traders; and toGeorge Colbert and OKoy two thousand dollars, that is, to each onethousand dollars. This sum is granted to them at the request of thenational council for services rendered their nation, and is to besubject to their individual order, witnessed by the resident agent; alsoto Chinubbee Mingo, the king of the nation, an annuity of onehundred dollars, during his natural life, granted as a testimony of hispersonal worth and friendly disposition. All the above payments areto be made in specie.ARTICLE 3.In order to preclude for ever all disputes relative to the boundarymentioned in the first section, it is hereby stipulated, that the sameshall be ascertained and marked by a commissioner or commissionerson the part of the United States, accompanied by such person as theChickasaws may choose, so soon as the Chickasaws shall have thirtydays notice of the time and place, at which the operation is tocommence: and the United States will pay the person appointed on
  • the part of the Chickasaws two dollars per day during his actualattendance on that service.ARTICLE 4.It is hereby agreed on the part of the United States, that from andafter the ratification of these articles, no settlement shall be made byany citizen, or permitted by the government of the United States, onthat part of the present cession included between the present Indianboundary and the Tennessee, and between the Ohio and a line drawndue north from the mouth of Buffaloe to the ridge dividing the watersof Cumberland from those of the Tennessee river, to the term of threeyears.ARTICLE 5.The articles now stipulated will be considered as permanent additionsto the treaties now in force between the contracting parties, as soonas they shall have been ratified by the President of the United Statesof America, by and with the advice and consent of the Senate of thesaid United States.In witness of all and every thing herein determined, the parties havehereunto interchangeably set their hands and seals, in the Chickasawcountry, this twenty-third day of July, in the year of our Lord onethousand eight hundred and five, and of the independence of theUnited States of America the thirtieth.Commissioners:James Robertson, Silas Dinsmoor,Chiefs and warriors:
  • Chenubbee Mingo, the king, his x mark,George Colbert, his x mark,O Koy, his x mark,Tiphu Mashtubbee, his x mark,Choomubbee, his x mark,Mingo Mattaha, his x mark,E. Mattaha Meko, his x mark,Wm. McGillivry, his x mark,Tisshoo Hooluhta, his x mark, Levi Colbert, his x mark,Signed, sealed, and interchanged, in presence ofThomas Augustine Claiborne, secretary to the commissioners,W.P. Anderson, of Tennessee.Malcolm McGee, his x mark,Samuel Mitchell, United States agent to the Chickasaw nationJohn Pitchlynn,Christopher Olney,John McKee,Wm. Tyrrell,R. Chamberlin, second lieutenant Second Regiment Infantry, Sworninterpreters.
  • 1.8. Acta principal del Congreso de Viena: firmada el 9 de junio de 1815 En nombre de la Santísima e Indivisa Trinidad. Las potencias que han firmado el Tratado concluido en París el 30 de mayo de 1814,habiéndose reunido en Viena conforme al artículo 32.° de aquella acta con los príncipes yEstados sus aliados, para completar las disposiciones de dicho Tratado y para adicionarlecon arreglos que hizo necesario el estado en que quedó Europa a consecuencia de la últimaguerra; deseando ahora comprender en una transacción común los diferentes resultados desus negociaciones, a fin de revestirlos de sus recíprocas ratificaciones, han autorizado a susplenipotenciarios para reunir en un instrumento general las disposiciones de un interésmayor y permanente, y a unir a esta acta como partes integrantes de los arreglos delCongreso, los tratados, convenios, declaraciones, reglamentos y otros actos particulares quese hallarán citados en el presente tratado. Y habiendo las sobredichas potencias nombradoplenipotenciarios para el congreso, a saber Su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Hungría y deBohemia, al señor Clemente-Wenceslao-Lotario-príncipe de Metternich--Winnebourg-Ochsenhausen, caballero del Toison de Oro, etc., etc.,consejero íntimo actual de Su Majestad el Emperador de Austria, Reyde Hungría y de Bohemia, su ministro de Estado, de conferencias ynegocios extranjeros. Y al señor Juan Felipe Barón de Wessemberg, Chambelan y consejero íntimo actualde Su Majestad Imperial y Real Apostólica. Su Majestad el Rey de España Y de las Indias; a don Pedro Gómez Labrador, suconsejero de Estado. Su Majestad el Rey de Francia y Navarra; al señor Carlos Mauricio de Talleyrand-Perigord, príncipe de Talleyrand, par de Francia, ministro secretario de Estado en eldepartamento de Negocios extranjeros, caballero de la orden del Toisón de Oro, etc., etc. Al señor Duque de Dalberg, ministro de Estado de Su Majestad el Rey de Francia yde Navarra, etc. Al señor conde Gouvernet de Latour du Pin, enviado extraordinario y ministroplenipotenciario de su dicha Majestad cerca de Su Majestad el Rey de los Países Bajos, etc.
  • Y al señor conde Alexis de Noailles, coronel al servicio de Francia. Su Majestad el Rey del Reino Unido de la Gran Bretaña y de Irlanda; al muyhonorable Roberto Steward, vizconde de, Castlereagh, consejero de su dicha Majestad ensu consejo privado, individuo de su parlamento, su principal secretario de Estado en eldepartamento de Negocios extranjeros, etcétera, etc. Al excelentísimo e ilustrísimo príncipe Arturo Wellesley, duque, marqués y condede Wellington, marqués Douro, vizconde Wellington de Talavera y de Wellington y barónDouro de Wellesley, consejero de su dicha Majestad en su consejo privado, mariscal de susejércitos, duque de Ciudad-Rodrigo y Grande de España de primera clase, duque de Vitoria,marqués de Torres-Vedras, conde de Vimeira en Portugal, caballero de la muy ilustre ordendel Toisón de Oro, de la orden militar de San Fernando en España, etc., etc. Al muy y honorable Ricardo de Poer Trench, conde de Clancarty, vizconde Dunlo,barón de Kilconnel, consejero de su dicha Majestad en su consejo privado, presidente de lacomisión de este consejo para los negocios de comercio y colonias, etc., etc. Al muy honorable Guillermo Shaw, conde Catheart, barón Catheart y Grenock, par en el parlamento, consejero de su Majestad en su consejo privado, etc., etc., su embajador extraordinario y plenipotenciario cerca de Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias; Y al muy honorable Carlos Guillermo Steward, lord Stewart, señor de cámara de sudicha Majestad, consejero de sur Majestad en su consejo privado, lugarteniente general desus ejércitos, etc., etc. Su Alteza real el príncipe regente del reino de Portugal y del Brasil, al señor donPedro de Sousa Holstein, conde de Palmela, de su consejo, etc. Al señor Antonio de Saldanha de Gama, de su consejo del de Hacienda, su enviadoextraordinario y ministro plenipotenciario cerca de Su Majestad el Emperador de Todas lasRusias, etc., etc. Y al señor Joaquín Lobo de Silveiva, de su consejo. Su Majestad el Rey de Prusia. al príncipe de Hardenberg, su canciller de Estado,etc.
  • Y al señor Carlos Guillermo barón de Humboldt, su ministro de Estado, chambelán,enviado extraordinario y ministro plenipotenciario cerca de Su Majestad Imperial y RealApostólica, etc. Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias al señor Andrés, príncipe deRasoumoffsky, su consejero privado actual, senador, etc., etc. Al señor Gustavo, conde de Stackelberg, su consejero privado actual, enviadoextraordinario y ministro plenipotenciario cerca de Su Majestad Imperial y Real Apostólica,etc. Y al señor Carlos Robert, conde de Nesselrode, su consejero privado, chamberlánactual, secretario de Estado para los Negocios extranjeros, etc., etc. Su Majestad el rey de Suecia y Noruega: al señor Carlos Axel, conde deLoewenhjelm, general mayor de los ejércitos, su enviado extraordinario y ministroplenipotenciario cerca de Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias, etc.,etc. De estos plenipotenciarios, los que asistieron a la conclusión de las negociaciones,después de haber exhibido sus plenos poderes, que se hallaron en buena y debida forma,han convenido en insertar en dicho instrumento general y autorizar con susfirmas los artículos siguientes: Artículo I. El ducado de Varsovia, con excepción de las provincias y distritos deque se dispone en otra forma en los artículos siguientes, se une al Imperio de Rusia.Quedará irrevocablemente ligado a él por su Constitución, para ser poseído por SuMajestad el Emperador de Todas las Rusias, sus herederos y sucesores perpetuamente. SuMajestad Imperial se reserva el dar a este Estado, que tendrá una administración distinta, laorganización interior que juzgue conveniente. Añadirá a los demás títulos el de Zar, rey dePolonia, conforme al protocolo usado y consagrado para los títulos anejos a las demásposesiones de su imperio. Los polacos, súbditos respectivos de Rusia, de Austria y de Prusia obtendrán unaRepresentación e Instituciones Nacionales conformes a la clase de existencia política quecada uno de los gobiernos a quien pertenezcan juzgue útil y conveniente concederles (l.).
  • Art. II. La parte del ducado de Varsovia que su Majestad el Rey de Prusia, poseeráen plena soberanía y propiedad para sí y sus sucesores con el título de Gran Ducado dePosen, se comprenderá en la línea siguiente: Partiendo de la frontera de Prusia oriental hacia el pueblo de Neuhoff, el nuevo límite seguirá la frontera de Prusia occidental en la forma que ha quedado desde 1772 hasta la paz de Tilsit, hasta el pueblo de Leibitsch que pertenecerá al ducado de Varsovia; de, allí se trazará una línea que dejando Kompania, Grabowice y Szczytno a Prusia, pase el Vístula cerca de este último pueblo al otro lado del río que cae frente de Szczytno en el Vístula hasta el antiguo límite del Netze cerca de Gross-Opoezko, de modo que Sluzewo pertenecerá al ducado, y Przybranowa, Holláender y Maciejevo a Prusia. De Gross-Opeezko pasará por Chlewicka, que quedará a Prusia, hasta la villa de Przbyslaw, y de allí continuará la línea por las villas de Piaski, Chelmec, Witowiczki, Kobylinka, Woyszyn, Orchowo hasta la villa de Powidz. Desde Powidz continuará por la ciudad de Slupie hasta el puntas de confluencia, de los ríos Wartha y Prosna. De este punto se subirá por la corriente del río Prosna hasta el pueblo Koseielnawiesa una legua de la ciudad de Kalisch. Allí dejando a esta ciudad (por el lado de la orilla izquierda del, Presna) un territorioen semicírculo, medido por la distancia que hay de Koscielnawies a Kalisch, se entrará denuevo en la coriente del Prosna y se continuará siguiéndola, pasando por las ciudades deGrabow, Wieruszow, Boleslawice, para terminar la línea cerca de la villa de Gola en lafrontera de Silesia frente a Pitschin. Art. III. Su Majestad Imperial y Real Apostólica poseerá en plena propiedad ysoberanía las salinas de Wieliezka, como también el territorio perteneciente a ellas. Art. IV. El Thalweg del Vístula separará la Galitzia del territorio de la ciudad librede Cracovia. Servirá también de frontera entre la Galitzia y la parte del antiguo ducado de
  • Varsovia unida a los estados de Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias hasta lascercanías de la ciudad de Zavichost. De Zavichost hasta el Bug, la frontera se determinará por la línea indicada en elTratado de Viena de 1809, con las restricciones que de común acuerdo se juzguennecesarias. La frontera desde Bug se restablecerá por esta parte entre los dos imperios tal comoestuvo antes de dicho Tratado. Art. V. Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias cede a su Majestad Imperialy Real Apostólica los distritos que fueron desmembrados de la Galitzia oriental en virtuddel Tratado de Viena de 1809, los círculos de Zloczow, Brzezan, Tarnopo1 y Zalesezyk, ylas fronteras se restablecerán por esta parte en la forma que se hallaban antes de dichoTratado. Art. VI. La ciudad de Cracovia con su territorio se declara para siempre ciudad libreindependiente y estrictamente neutra bajo la protección de Rusia, Austria y Prusia. Art. VII. El territorio de la ciudad libre de Cracovia tendrá por frontera por la orillaizquierda del Vístula una línea que empezando en el pueblo de Woliza en el sitio donde unarroyo desemboca en el Vístula, seguirá este río por Cio, Koseielniki hasta Czulice, demodo que estos pueblos quedan comprendidos en el radio de la ciudad libre de Cracovia: deallí continuando por las fronteras de dichos pueblos se extenderá por Dzickanovice,Garlice, Tomas, Karniowice, que también serán del territorio de Cracovia, hasta el puntodonde empieza el límite que separa el distrito de Krzeszovi" del de olkusz; de allí seguiráeste límite entre los citados distritos para terminar en las fronteras de la Silesia Prusiana. Art. VIII. Su Majestad el Emperador de Austria deseoso de contribuir en particularpor su parte a lo que pueda facilitar las relaciones de comercio y buena vecindad entre laGalitzia y ciudad libre de Cracovia, concede para siempre a la ciudad vecina de Podgorzelos privilegios de una Ciudad Libre Comercial tales como los goza la ciudad de Brody. Lalibertad de comercio se extenderá a un radio de quinientas toesas, tomado desde el límite delos arrabales de la ciudad de Podgerze. Como consecuencia de esta concesión perpetua, queno perjudicará sin embargo, los derechos de soberanía de su Majestad Imperial y RealApostólica, no se restablecerán las aduanas austriacas sino en puntos situados fuera dedicho radio. Tampoco se formará ningún establecimiento militar que pueda amenazar la
  • neutralidad de Cracovia ú obstruir la libertad de comercio que su Majestad Imperial y RealApostólica quiere que goce la ciudad y radio de Podgorze. Art. IX. Las cortes de Rusia, Austria y Prusia, se obligan a respetar y a hacer que serespete en todo tiempo la neutralidad de la ciudad libre de Cracovia y de su territorio: nopodrá bajo pretexto alguno introducirse en ella fuerza militar. En cambio se ha entendido y expresamente contratado que en la ciudad libre yterritorio de Gracovia no se dará ningún género de asilo o protección a tránsfugas,desertores o gentes perseguidas por la ley, pertenecientes al país de una y otra de dichasAltas Potencias; y que a la demanda de extradición que hicieren las autoridadescompetentes serán detenidos tales individuos y entregados sin demora bajo escolta a laguardia encargada de recibirlos en la frontera. Art. X. Las disposiciones relativas a la constitución de la ciudad libre de Cracovia,de su universidad, obispado y cabildo, tal como se enuncian en los artículos 7.°, 15.°, 16.° y17.° del tratado adicional relativo a Cracovia anejo al presente tratado general, tendránigual fuerza y valor que si estuviesen insertas textualmente en esta acta. Art. XI. Habrá amnistía plena, general y particular en favor de todos los individuosde cualesquiera clase, sexo o condición que fueren. Art. XII. En consecuencia del artículo precedente no se podrá en lo sucesivoperseguir, ni inquietar de modo alguno a nadie por cualquiera causa de participación directao indirecta, sea la época que se quiera, en los sucesos políticos, civiles o militares dePolonia. Todo procedimiento o indagación se considerará como no hecho; se levantarán lossecuestros o confiscaciones provisionales, y no se continuará actuación alguna dimanada desemejante causa. Art. XIII. Se exceptúan de estas disposiciones generales en cuanto a confiscaciones,todos los casos en que los edictos o sentencias pronunciadas en última instancia hayanrecibido ya su entera ejecución y no hubiesen sido anuladas por sucesos subsiguientes. Art. XIV. Se observarán invariablemente los principios establecidos para la librenavegación de ríos y canales en toda la extensión de la antigua Polonia, como también parael tráfico de los puertos, circulación de los productos naturales e industriales de lasdiferentes provincias polacas, y para el comercio relativo a los géneros in. transitu, tal
  • como se especifican en los artículos 24, 25, 26, 28 y 29, del tratado entre Austria y Rusia yen los artículos 22, 23, 24, 25, 28 y 29 del tratado entre Rusia y Prusia. Art. XV. Su Majestad el rey de Sajonia renuncia para siempre por sí y todos susdescendientes y sucesores, a favor de su Majestad el rey de Prusia, todos sus derechos ytítulos en las provincias, distritos y territorios ó partes de territorios del reino de Sajoniaque a continuación se expresan; y su Majestad el rey de Prusia poseerá estos países encompleta soberanía y propiedad y los unirá a su monarquía. Los distritos y territorios asícedidos quedarán separados del resto del reino de Sajonia por una línea que será en losucesivo la frontera entre los dos territorios prusiano y sajón, de modo que todo locomprendido en los límites que forme la línea, se restituirá a su Majestad el rey de Sajonia,pero renunciando su Majestad todos los distritos y territorios que queden fuera de esta líneay le hayan pertenecido antes de la guerra. Arrancará dicha línea de los confines de Bohemia cerca de Wiese en los contornosde Seidenberg, siguiendo la coriente del río Wittich hasta su confluencia con el Neisse. Del Neisse correrá al Círculo de Eigen entre Tauchritz, que pertenecerá a Prusia, yBertschoff que queda a Sajonia; después seguirá la frontera septentrional del Círculo deEigen hasta el ángulo entre Paulsdorl y Ober-Sohland; de allí continuará hasta los límitesque separan el Círculo de Goerlitz del de Bautzen, de modo que queden a Sajonia Ober-Mittel - y Nierde-Sohland, Olisch y Radewitz. El gran camino de posta entre Goerlitz y Bautzen pertenecerá a Prusia hasta loslímites de los dos sobredichos Círculos. Después la línea seguirá la frontera del Círculohasta Dubranke, se extenderá en seguida por las alturas a la derecha del Loebaner-Wasser;de modo que este río con sus dos riberas, y los confines ribereños hasta Neudorf quedencon este pueblo para Sajonia. Esta línea volverá a caer en el Sprée y Schwarzwasser; Liska, Hermsdorf, Ketten ySolchdorf se adjudican a Prusia. Desde el Schwarze-Elster, cerca de Solchdorf, se trazará Fina línea recta hasta lafrontera del señorío de Koenigsbruek, inmediata a Grossgraebehen. Este señorío quedará aSajonia, y la línea seguirá la frontera septentrional de dicho señorío hasta la de la bailia deGrossenhayn, en las cercanías de Ortrand. Ortrand y el camino desde este punto porMerzdor, Stolzenhayn, Groebeln y Mühlberd (con los pueblos que atraviesa dicho canúno,
  • y de modo que no quede fuera del territorio prusiano parte alguna del citado camino)estarán bajo el Gobierno de Prusia. La frontera desde Groebeln será trazada hasta el Elba,cerca de Fichtenberg, siguiendo la de la bahía de Mühlberg. Fiehtenberg será propiedad dePrusia. Desde el Elba hasta la frontera del país de Mersebourg, se arreglará la línea de modoque pasen a Prusia las bailías de Torgan, Eigenbourg y Delitsch, quedando a Sajonia los deOschatz, Wirzen y Leipzig. La línea seguirá las fronteras de estas bailias, cortando algunosterritorios enclavados y medio enclavados. El camino de Mühlberg a Eilenbourg, quedaráenteramente en el territorio prusiano. De Podelwitz (perteneciente a la bailía de Leipzig, y que queda a Sajonia), hasta elEytra, que también le queda, la línea cortará el país de Mersebourg, de manera que sean deSajonia, Brestenfeld, Haenichen, Gross y Klein-Dolzig, Mark-Ranstaedt y Knaut-Nauendorf, pasando a Prusia Modelwitz, Skenditz, Klein-Liebenan, Alt-Ranstaedt,Schkoehlen y Zietssehen. Desde allí la línea dividirá la bailía de Pegau, entre el Flossgraben y el Weisse-Elster. El primero, desde el punto en que se separa bajo la ciudad de Crossen (que formaparte de la bailía de Haynsbourg), del Weisse-Elster hasta el punto en que por bajo de laciudad de Mersebourg se une al Saale, pertenecerá en todo su curso entre estas dos ciudadescon sus orillas al territorio prusiano. Desde allí, donde la frontera toca la del país de Zeitz, la línea seguirá a ésta hasta ladel país de Altenbourg, cerca de Lukau. Permanecerán intactas las fronteras del círculo de Neustadt, que pasa íntegro a ladominación de Prusia. Los territorios cercados de Voigtland en el distrito de Reuss, a saber, Gefael,Blintendorf, Sparenberg y Blankenberg quedan comprendidos en la porción perteneciente aPrusia. Art. XVI. Las provincias y distritos del reino de Sajonia, que pasan al dominio de suMajestad el rey de Prusia, se designarán con el nombre de ducado de Sajonia, y su Majestadañadirá a sus títulos el de duque de Sajonia, Landgrave de Thürínge, Margrave de las desLusacias y Conde de Hanneberg. Su Majestad el rey de Sajonia continuará llevando eltítulo de Margrave de la Alta Lusacia. Su Majestad continuará también con relación y en
  • virtud de sus derechos de sucesión eventual en las posesiones de la rama Ernestina,llevando los títulos de Landgrave de Thüringe y de Conde de Henneberg. Art. XVII. Austria, Rusia, Gran Bretaña y Francia, garantizan a su Majestad el rey dePrusia, a sus descendientes y sucesores, la posesión de los países designados en el artículoXV en plena propiedad y soberanía. Art. XVIII. Su Majestad imperial y real apostólica, queriendo dar a su Majestad elrey de Prusia una nueva prueba de su deseo de eliminar todo objeto de discusión futuraentre las dos cortes, renuncia por sí y sus sucesores a los derechos feudales en losMargraviatos de la Alta y Baja Lusacia, derechos que le pertenecen en su calidad de rey deBohemia, en cuanto estos derechos conciernen a la porción de las provincias colocadas bajoel dominio de su Majestad el rey de, Prusia, en virtud del tratado concluido con su Majestadel rey de Sajonia en Viena el 18 de mayo de 1815. En cuanto al derecho de reversión de su Majestad imperial y real apostólica en dichaparte de las Lusacias unida a Prusia, se transfiere a la casa de Brandenhurgo actualmentereinante en Prusia, reservándose su Majestad imperial y real apostólica para sí y sussucesores, la facultad devolver a entrar en este derecho en caso de extinguirse la citadaCasa reinante. Su Majestad imperial y real apostólica, renuncia igualmente en favor de su Majestadprusiana los distritos de Bohemia enclavados en la parte de la Alta Lusacia, cedida por eltratado de 18 de mayo de 1815 a su Majestad prusiana, los cuales comprenden los sitios deGuntersdorf, Taubentraenke, Neukretschen, Niedeg-Gerlachsheim, Winkei y Ginkel consus territorios. Art. XIX. Su Majestad el rey de Prusia y su Majestad el rey de Sajonia, deseandoespecialmente eliminar todo objeto de contienda o discusión futura, renuncian cada uno porsu parte y recíprocamente en favor el uno del otro, a todo derecho y pretensión feudal queejerciesen o hubiesen ejercido mas allá de las fronteras que se fijan en el presente tratado. Art. XX. Su Majestad el rey de Prusia promete hacer que se arregle todo lo relativoa la propiedad e intereses de los respectivos súbditos bajo los principios más liberales. Elpresente artículo se aplicará especialmente a las relaciones de los individuos que poseanbienes bajo los dos Gobiernos prusiano y sajón, al comercio de Leipzig y demás objetos deigual naturaleza; y para no impedir la libertad individual de los habitantes, tanto de las
  • provincias cedidas como de las otras, se les dejará la facultad de trasladarse de un territorioa otro, salvo la obligación del servicio militar, y cumpliendo las formalidades prevenidaspor las leyes Podrán también trasladar sus bienes sin sujeción a ninguna multa o derecho(Abzugsgeld). Art. XXI. Las comunidades, corporaciones y establecimientos religiosos y deinstrucción pública que existen en las provincias y distritos cedidos por Su Majestad el reyde Sajonia a Prusia o en las provincias y distritos que quedan a Su Majestad sajona,conservarán, cualquiera que sea el cambio que pueda sufrir su destino, sus propiedades,como igualmente las rentas que les pertenezcan según la fundación, o que hayan adquiridodespués en virtud de un título legítimo bajo los gobiernos prusiano y sajón; y ninguna delas partes intervendrá en la administración ni en la recaudación de ingresos, siempre quesean regidas de manera conforme a las leyes y sufran las cargas a que las propiedades yrentas del mismo género estén sujetas en el territorio en que se hallen, Art. XXII. Ningún individuo domiciliado en las provincias que están bajo el dominiode Su Majestad el rey de Sajonia, ni de los domiciliados en las que pasan por el presentetratado al dominio de Su Majestad el rey de Prusia, podrá ser castigado en su persona,bienes, rentas, pensiones o ingresos de cualquier clase, en su rango o dignidades, niperseguido, ni buscado de cualquier modo que sea, en razón de la parte que política omilitarmente haya podido tomar en los sucesos acaecidos desde el principio de la guerraterminada por la paz que se firmó en París el 30 de mayo de 1814. Este artículo se extiendeigualmente a los que sin estar domiciliados en una u otra parte de Sajonia, tuviesen allípropiedades, rentas, pensiones o ingresos de cualquier naturaleza que sean. Art. XXIII. Su Majestad el rey de Prusia habiendo vuelto a entrar, a consecuencia dela última guerra, en posesión de muchas provincias y territorios que habían sido cedidos porla paz de Tilsit (1), por el presente artículo se reconoce y declara que Su Majestad, susherederos y sucesores poseerán nuevamente, como antes, en plena soberanía y propiedadlos países siguientes, a saber: Aquellas de sus antiguas provincias polacas especificadas en el artículo II; La ciudad de Dantzig y su territorio, tal como se ha fijado en, el tratado de Tilsit; El Círculo de Cottbus; La Antigua Marca;
  • La parte del Círculo de Magdeburgo situado en la orilla izquierda del Elba con elCírculo de la Saale; El principado de Halberstadt con los señoríos de Derenburgo y de Hassenrode; La ciudad y territorio de Quedlinburgo (salvo y excepto los derechos de su Altezareal madama la princesa Sofía Albertina de Suecia, abadesa de Quedlinburgo, conforme alas disposiciones tomadas en 1803) ; La parte prusiana del condado de Mansfeld; La parte prusiana del condado de Hohenstein; El Eichsfeld; La ciudad de Nordhausen con su territorio; La ciudad de Mühlausen con su territorio; La parte prusiana del distrito de Trefourt con Dorla; La ciudad y territorio de Erfurth a excepción de KleinBrembach y Berlstedtenclavados en el principado de Weimar, cedidos al gran duque de Sajonia-Weimar por elartículo XXXIX; La bailia de Wardersleben, perteneciente al condado de Untergleichen; El principado de Paderborn, con la parte prusiana de las bailias de Schwallenherg,Oldenbourg y Stoppelberg, y de las jurisdicciones (Gerichte) de Hagendorn y deOdenhausen situadas en el territorio de Lippe; El condado de Mark con la parte perteneciente de Lippstadt; El condado de Werden; El condado de Essen; La parte del ducado de Cleves en la orilla derecha del Rhin con la ciudad y fortalezade Wesel, comprendida como, se halla la parte de este ducado situada a la orilla izquierda,en las provincias señaladas en el artículo XXV; El cabildo secularizado de Elten; El principado de Munster, es decir, la parte prusiana del antes obispado de Munster,excepto lo cedido a Su Majestad Británica, rey de Hannover, en virtud del artículo XXVIII; El prebostazgo secularizado de Cappenberg; El condado de Teeklenbourg;
  • El condado de Lingen, a excepción de la parte cedida por artículo XXVII del reinode Hannover; El principado de Minden; El condado de Ravensbourg; El cabildo secularizado de Herford; El principado de Neufchatel con el condado de Valengin en la forma que serectificaron sus fronteras por el tratado de parís y por el artículo LXXVI de este tratadogeneral; La misma disposición se extiende a los derechos de soberanía y de feudo(suzeraineté) en el condado de Wernigerode, al de alta protección en el condado de Hoen-Limbourg y a cualesquiera otros derechos y pretensiones que Su Majestad prusiana haposeído y ejercido antes de la paz de Tilsit, que no hubiese renunciado por otros tratados,actos o convenios. Art. XXIV. Su Majestad el rey de Prusia unirá a su monarquía en Alemania de laparte acá del Rhin para ser poseído por sí y sus sucesores en plena propiedad y soberanía,los. países siguientes, a saber. Las provincias de Sajonia mencionadas en el artículo XV, a excepción de loslugares y territorios de ellas que se ceden por el artículo XXXIX a su Alteza real el granduque de Sajonia-Weimar; Los territorios cedidos a Prusia por Su Majestad británica, rey de Hannover por elartículo XXIX; La parte del departamento de Fulde y los territorios comprendidos en él, e indicadosen el artículo XL; La ciudad de Wetzlar y su territorio, según el artículo LXTI; El gran ducado de Berg, con los señoríos de Hardenberg, Brock, Styrum, Schoellery Odenthal, los cuales pertenecieron ya a dicho ducado bajo el dominio palatino. Los distritos del que antes era arzobispado de Colonia, que pertenecieronúltimamente al gran ducado de Berg; El ducado de Westfalia, tal como lo poseyó su Alteza real el gran duque de Hesse. El condado de Dortmund; El principado de Corbeye;
  • Los distritos mediatizados que se citan en e1 art. XLIII; Las antiguas posesiones de la casa de Nassau-Vietz, habiendo, sido cedidas a Prusiapor Su Majestad el rey de los Países Bajos, y habiéndose cambiado una parte de ellas porotras diversas pertenecientes a sus Altezas Serenísimas el duque y príncipe de Nassau, SuMajestad el rey de Prusia poseerá en plena soberanía y propiedad y reunirá a su monarquía: 1.° El principado de Siegen con las bailias de Burbach y Neunkinchen a excepciónde una parte comprensiva de doce mil habitantes que pertenecerá al duque y príncipe deNassau. 2.° Las bailías de Hoen-Solms, Greifenstein, Braunfels, Frensberg, Friedewald,Schonstein, Schonberg, Altenkirchen, Altenwied, Dierdorf, Neuerbourg, Linz,Hammerstein con Engers y Heddesdorf, la ciudad y territorio (distrito Gemerkung) deNeuwied, la parroquia de Ham perteneciente a la bailía de Hachenbourg, la parroquia deHochausen que hace parte de la bailía de Hersbach y las partes de las bailías de Vallendar yEhrenbreitstein, en la orilla derecha del Rhin, designados en el convenio concluido entro SuMajestad el rey de Prusia y sus Altezas serenísimas los duque y príncipe de Nassau, cuyoconvenio está anejo al presente tratado. Art. XXV. Su Majestad el rey de Prusia poseerá igualmente en plena propiedad ysoberanía los países situados en la orilla izquierda del Rhin y comprendidos en la fronteraque aquí se señala: Empezará dicha frontera sobre el Rhin en Bingen, subirá desde allí por el curso del Nahe hasta su confluencia con el Glan, desde el Glan hasta el pueblo de Medart, bajo Lauterecken, las ciudades de Kreutznach y de Meisenheim con sus territorios pertenecerán enteramente a Prusia pero Lauterecken y su territorio quedará fuera de la frontera prusiana; desde el Glan pasará la frontera por Médart, Merzweiler, Langweiler, Nieder y Ober-Feckenbach, Ellen- bach, Creunchenborn, Ausweiler, Crouweiler, Nieder-Brambach, Burbach, Bochweiler, Heubweiler, Hambach y Reintzenberg, hasta los límites del cantón de Hermeskeil; dichos lugares serán
  • comprendidos en las fronteras prusianas y portenecerán con sus territorios a Prusia. De Reintzienberg hasta el Sarro, la línea de demarcación seguirá los límitescantonales de modo que los cantones de Hermeskeil y Conz (del último sin embargo seexceptuarán los lugares de la orilla izquierda del Sarre) quedarán enteramente a Prusia, entanto que los cantones de Wádern, Merzig y Sarrebourg se hallarán fuera de la fronteraprusiana. Desde el punto en que el límite del cantón de Conz por encima de Gomlingenatraviesa el Sarre, bajará la línea por el Sarre hasta su desembocadura en el Mosela; subiráluego por el Mosela hasta su confluencia con el Sarre, por este río hasta la desembocaduradel Our y del Our hasta los límites del antiguo departamento del Ourtht. Los lugares pordonde pasan dichos ríos no serán divididos en parte alguna, sino que pertenecerán con susterritorios a la potencia en cuyo dominio se halle situada la mayor parte de dichos lugares.Los mismos ríos en cuanto formen frontera pertenecerán en común a las potenciaslimítrofes. En el antiguo departamento del Ourthe, pertenecerán a Prusia los cinco cantones deSan Vitch, Malmedy, Croneubourg, Schleiden y Eupen con la punta avanzada del cantón deAubel al sur de Aix-la-Chapelle, la frontera seguirá la de estos cantones, de modo que unalínea trazada del mediodía al norte cortará dicha punta del cantón de Aubel (1), Y seextenderá hasta el punto confluente de los tres antiguos departamentos del Ourthe, delMeuse inferior y del Roer; de este punto a la frontera seguirá la línea que separa estos dosúltimos departamentos hasta que toque el río Worm (cuya embocadura está en el Roer) y seextenderá por este río hasta el punto en que de nuevo toca los límites de estos dosdepartamentos; continuará este límite hasta el mediodía de Hillensberg, subirá de allí haciael norte, y dejando a Hillensherg a Prusia y dividiendo en dos partes casi iguales el cantónde Sittard, de modo que queden a la izquierda Sittard y Susteren, llegará al antiguoterritorio holandés; siguiendo después por la antigua frontera de este territorio hasta elpunto en que tocaba al antiguo principado austríaco de Güeldres por la parte deRuremonde, y dirigiéndose hacia el punto más oriental del territorio holandés al norte deSwahuen, continuará abrazando dicho territorio.
  • Luego partiendo del punto más oriental, se unirá a la otra parte del territorioholandés donde está situado Venloo sin comprender a esta ciudad y su territorio. Desde allíhasta la antigua frontera holandesa cerca de Mook por bajo de Genep seguirá el curso delMeuse a tal distancia de la orilla derecha que todos los lugares situados dentro de milyardas renanas (Rheinlandische Ruthen) de esta orilla pertenecerán con sus territorios alreino de los Países Bajos, entendiéndose sin embargo en cuanto a la reciprocidad de esteprincipio, que no formará parte del territorio prusiano ningún punto de la orilla del Meuse,salvo que dicho punto se halle a una distancia de ochocientas yardas, renanas. Desde el punto en que la línea descrita se une a la antigua frontera holandesa hastael Rhin, dicha frontera continuará en lo esencial en la forma que se hallaba en 1795 entreCleves y las Provincias Unidas. Se examinará por la comisión que nombreninmediatamente los dos gobiernos para proceder a la exacta determinación de los límites,tanto del reino de los Países Bajos, como el Gran ducado de Luxemburgo, que semencionan en los artículos LXVI y LXVIII, y esta comisión arreglará con la ayuda deperitos todo lo relativo a las construcciones hidrotécnicas y otros puntos análogos del modomás equitativo y conforme a los mutuos intereses de los Estados de Prusia y de los PaísesBajos. La misma disposición se extiende a la fijación de límites en los distritos deKifwaerdt, Lobith y demás territorio hasta Kekerdom. Los lugares de Huissen, Malbourg, el Limers con la ciudad de Savenaer y el señoríode Weel constituirán parte del reino de los Países Bajos, y Su Majestad prusiana losrenuncia perpetuamente por 4 sus descendientes y sucesores. Su Majestad el rey de Prusia al reunir a sus estados las provincias y distritosseñalados en el presente artículo, entra en el goce de todos los derechos y toma sobre sítodas las cargas y obligaciones estipuladas con respecto a estos países separados de Franciapor el tratado de París de 30 de mayo de 1814. Las provincias prusianas de las dos orillas del Phin hasta encima de la ciudad deColonia, que se comprenderá también en este distrito, se denominarán gran ducado delBajo Rhin, cuyo título tomará Su Majestad. Art. XXVI. Su Majestad el Rey del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlandahabiendo reemplazado su antiguo título de Elector del Sacro Imperio Romano, por el de reyde Hannover y habiendo sido reconocido este título por las potencias de Europa y ciudades
  • libres de Alemania, formarán desde hoy el reino de Hannover los países que han compuestohasta ahora el electorado de Brunswic-Lünebourg de acuerdo con lo cual sus límites hansido reconocidos y determinados para lo sucesivo por los artículos siguientes. Art. XXVII. Su Majestad el rey de Prusia cede a Su Majestad el rey del Reino Unidode la Gran Bretaña y de Irlanda, rey de Hannover, para que Su Majestad y sus sucesores loposean en plena propiedad y soberanía: 1. El principado de Hildesheim que pasará al dominio de Su Majestad con todos losderechos y cargas con que pasó al dominio prusiano; 2. La ciudad y territorio de Goslar; 3. El principado de Ost-Friese comprendido en el país llamado Harlinger-Land, bajolas condiciones recíprocamente estipuladas en el artículo XXX para la navegación del Emsy el comercio por el puerto de Emden. Los Estados del principado conservarán susderechos y privilegios; 4. El condado inferior (Nieder Graffehaft) de Lingen y la parte prusiana delprincipado de Munster que está situada entre este condado y la parte de Rheina-Wolbeekocupada por el gobierno hannoveriano. Pero como se ha convenido que el reino deHannover obtendrá por esta cesión un aumento de territorio, que comprende una poblaciónde veintidós mil almas, y como tal vez no llenen esta condición el condado inferior deLingen y la mencionada parte del principado de Munster Su Majestad el rey de Prusia seobliga a extender la línea de demarcación en el principado de Munster tanto como seanecesario para comprender dicha población. Se encargará de la ejecución de la dispuesto auna comisión especial que sin pérdida de tiempo nombrarán los gobiernos prusiano yhannoveriano para proceder a señalar exactamente los límites. Su Majestad prusiana renuncia para siempre por sí, sus descendientes y sucesores alas provincias y territorios mencionados en el presente artículo, así como a todos losderechos que con ellos se relacionen. Art. XXVIII. Su Majestad el Rey de Prusia renuncia perpetuamente por sí, susdescendientes y sucesores a todo derecho y pretensión que en su calidad de soberano deEichs-feld pudiera tener al Capítulo de San Pedro en la villa de Norten o sus dependenciassitas en el territorio hannoveriano.
  • Art. XXIX. Su Majestad el Rey del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, rey deHannover cede a Su Majestad el rey de Prusia para que las posea en plena propiedad ysoberanía por si y sus sucesores: 1. La parte del ducado de Lauemburgo situada en la orilla derecha del Elba con lospueblos luneburgeses situados en la misma orilla. La parte de este ducado situada sobre laorilla izquierda continúa perteneciendo al reino de Hannover. Los Estados de aquella partedel ducado que pasan al dominio de Prusia conservarán sus derechos y privilegios, y enespecial los que se fundan en el Recis provincial de 15 de septiembre de 1702, confirmadopor Su Majestad el rey de la Gran Bretaña actualmente reinante, con fecha de 21 de juniode 1765; 2. La bailía de Kloeze; 3. La bailía de Elbingerode; 4. Los pueblos de Rudigershagen y Gänseteich; 5. La bailía de Reekeberg. Su Majestad británica, rey de Hannover renuncia para siempre por sí, susdescendientes y sucesores a las, provincias y distritos comprendidos en el presente artículo,así como a los derechos a ellas referentes. Art. XXX. Su Majestad el rey de Prusia y Su Majestad Británica, rey de Hannover,animados del deseo de hacer enteramente iguales y comunes a sus respectivos súbditos lasventajas del comercio del Ems y del puerto Embden, convienen sobre este punto lo quesigue: 1. El gobierno hannoveriano se obliga a realizar a sus expensas durante los años1815 y 1816 las obras que una comisión mixta facultativa, que inmediatamente nombraránPrusia y Hannover, juzgue necesarias para hacer navegable la parte del río Ems desde lafrontera de Prusia hasta su embocadura, y de mantener constantemente esta parte del río enel estado que quede después de las obras que se ejecuten para facilitar la navegación; 2. Los súbditos prusianos tendrán facultad de importar y exportar por el puerto deEmbden toda clase de géneros, productos y mercancías, ya sean naturales ya artificiales, yde tener en la ciudad de Embden almacenes para depósito de dichas mercancías por espaciode dos años contados desde su introducción en la ciudad, sin que estos almacenes estén
  • sujetos a más inspección que a la que se hallen sujetos los de los mismos súbditoshannoverianos; 3. Los barcos y comerciantes prusianos no pagarán por la, navegación, importacióno exportación de las, mercancías, ni por el almacenaje otros portazgos o derechos que losque paguen los súbditos hannovérianos. Estos portazgos y derechos se arreglarán de comúnacuerdo por Prusia y Hannover, y no podrá alterarse después la tarifa, sino de comúnacuerdo. Las prerrogativas y libertades aquí enunciadas se extienden del mismo modo a lossúbditos hannoverianos que naveguen por la parte del río Ems, perteneciente a Prusia. 4. Los súbditos prusianos no estarán obligados a servirse de comerciantes deEmbden para el tráfico que hacen por dicho puerto, y les será permitido comerciar con susmercancías en Embden ya sea con los habitantes de dicha ciudad ya con extranjeros, sinpagar más derechos que los que paguen los súbditos hannoverianos que no podránaumentarse sino de común acuerdo. Su Majestad el Rey de Prusia se obliga por su parte a conceder a los súbditoshannoverianos la libre navegación del canal de Stecknitz, de modo que no paguen mayoresderechos que los habitantes del ducado de Lauemburgo. Se obliga también Su Majestadprusiana a asegurar dichas ventajas a los súbditos hannoverianos en el caso que cediese aotro, soberano el ducado de Lauemburgo. Art. XXXI. Su Majestad el rey de Prusia y Su Majestad el rey del Reino Unido de laGran Bretaña e Irlanda, rey de Hannover, convienen mutuamente en que tres vías militaresatraviesen por sus respectivos dominios, a saber. 1. Una de Halberstadt por el país de Hildesheim a Minden. 2. Otra desde la antigua Marche por Gifhorn y Neustadt a Minden. 3. La tercera de Osuabrück por Ippenburen y Rheina a Bentheim. Las dos primeras en favor de Prusia y la tercera en favor de Hannover. Los dos gobiernos nombrarán inmediatamente una comisión que de común acuerdoredacte los reglamentos de dichas vías. Art. XXXII. La Bailía de Meppen perteneciente al duque de Aremberg, comoasimismo la parte de Rheina-Wolbeck perteneciente al duque de Looz-Corswarem, que sehallan ahora ocupadas provisionalmente por el Gobierno Hannoveriano, serán colocados enrelación con el reino de Hannover en la forma que fije la constitución federal de Alemania
  • para los territorios mediatizados. Sin embargo, como los gobiernos prusiano yhannoveriano se han reservado el convenir en lo sucesivo, si fuese necesario, señalar otrafrontera respecto al condado perteneciente al duque de Looz-Corswarem, dichos gobiernosencargarán a la comisión que nombren para el deslinde de la parte del condado de Lingencedida a Hannover, que se ocupe del mencionado objeto y de fijar definitivamente lasfronteras de la parte del condado perteneciente al duque de Loozorswarem, que segúnqueda dicho, se halla ocupada por el gobierno hannoveriano. Las relaciones entre el gobierno de Hannover y el condado de Bentheim continuaránsiendo las mismas que se estipularon en los tratados de hipoteca existentes entre SuMajestad británica y el citado condado de Bentheim; y extinguidos que sean los derechosresultantes de este tratado, el sobredicho condado de Bentheini se hallará con respecto alreino de Hannover en la forma que establezca la constitución federal de Alemania para losterritorios mediatizados. Art. XXXIII. Su Majestad Británica, rey de Hannover, a fin de satisfacer el deseo deSu Majestad prusiana de redondear convenientemente el territorio de su Alteza serenísimael duque de Oldemhurgo promete cederle un distrito cuya población sea de cinco milhabitantes. Art. XXXIV. Su Alteza serenísima el duque de HolsteinOldemburgo tomará eltítulo de gran duque de Oldemburgo. Art. XXXV. Sus Altezas serenísimas los duques de Mekleinburgo-Schwerin y deMeeklernhurgo-Strelitz, tomarán los títulos de gran duques de Meekleniburgo-Schwerin yStrelitz Art. XXXVI. Su Alteza serenísima el duque de Sajonia-Weimar, tomará el título degran duque de Sajonia-Weimar. Art. XXXVII. Su Majestad el rey de Prusia cederá de la masa de sus estados, talescomo han sido señalados y reconocidos en el presente tratado, a su Alteza Real el granduque de Sajonia-Weimar, distritos que tengan una población de cincuenta mil habitantes,próximos o lindantes con el principado de Weimar. Su Majestad prusiana se obliga también a ceder a su Alteza Real territorios de unapoblación de veintisiete mil habitantes en la parte del principado de Fulde, que se leadjudicó en virtud de las mismas estipulaciones.
  • Su Alteza real el gran duque de Weimar poseerá los sobredichos distritos en plenasoberanía y propiedad, y los reunirá para siempre a sus actuales estados. Art. XXXVIII. Los distritos y territorios que se han de ceder a su Alteza Real el granduque de Sajonia-Weimar, en virtud del artículo precedente se determinarán por unconvenio particular obligándose Su Majestad el rey de Prusia a concluir dicho convenio y aentregar a su Alteza Real los mencionados distritos y territorios en el término de dos meses,contados desde el día del canje de las ratificaciones del tratado firmado en Viena el 1.° dejunio de 1815 entre Su Majestad prusiana y su Alteza Real el gran duque. Art. XXXIX. Su Majestad el Rey de Prusia cede no obstante desde ahora, y prometeentregar a su Alteza Real en el término de quince días, contados desde la fecha del citadotratado, los distritos y territorios siguientes, a saber: El señorío de Blankenhayn, con la reserva de que no se comprenda en esta cesión labailía de Wandersleben, perteneciente a Unter-Gleichen. El señorío inferior (Niedere Herrschast) de Kraniehfeld; las encomiendas de laorden teutónica Zwätzen, Lehesten y Liebstädt con sus rentas señoriales, las cuales siendoparte de la bailía de Eckartsberge, se hallan enclavadas en el territorio de Sajonia-Weimar;como asimismo las demás territorios enclavados en el principado de Weimar pertenecientesa dicha bailía. La bailía de Taútemburgo, a excepción de Droizen, Görschen, Wethabourg,Wetterscheid y Möllschütz, que quedarán a Prusia. La villa de Remssla, como también las de Klein-Brembach y Berlstedt, enclavadasen el principado de Weimar y pertenecientes al territorio de Erfourt. La propiedad de las villas de Bischoffsroda y Probsteizella, con el territorio deEisenach, cuya soberanía ya perteneció a su Alteza Real el gran duque. La población de estos diferentes distritos entrará en el número de las cincuenta milalmas que se prometen a su Alteza real el gran duque en el artículo XXXVII, y sedescontará de dicho número. Art. XL. El departamento de Fulda con los territorios ,de la antigua nobleza(lancienne Noblesse immédiate de lEmpire) que actualmente se hallan bajo el gobiernoprovisional de este, departamento, a saber: Mansbach, Buchenan, Werda y Lengsfeld,exceptuándose sin embargo las bailías y territorios siguientes: las bailías de Hammelbourg
  • con Thulba y Saleck, Bruckenau con Motten, Saalmünster con Urzel y Sonnerz, de la partede la bailía de Biberstein, que comprende las villas de Batten, Brand, Dietges, Findlos,Liebharts, Melperz, Ober-Bernhardt, Saifferts y Thaiden, así como el dominio deHolzkirchen, enclavado en el gran ducado de Würzbourg, se cede a Su Majestad el rey dePrusia, que entrará en posesión en el término de tres semanas, contadas desde 1.° de juniode este año. Su Majestad prusiana se obliga en proporción de la parte que se le adjudica por elpresente artículo, a encargarse de la parte que le corresponda en las obligaciones quedeberán cumplir los nuevos poseedores del antiguo ducado de Francfort, y transferirlas alos príncipes con quienes Su Majestad pudiera estipular de aquí en adelante cambios ocesiones de dichos distritos y territorios del Departamento de Fulda. Art. XLI. Habiéndose vendido los estados del principado de Fulda y del condado deHanau sin que los compradores hayan cumplido hasta ahora las condiciones de pago, lospríncipes bajo cuyo dominio pasan dichos países, nombrarán una comisión para el arreglouniforme de todo lo respectivo a este asunto y para hacer justicia a las reclamaciones de losque adquirieron los citados estados. La comisión tomará particularmente en consideraciónel tratado concluido el 2 de diciembre de 1813 en Francfort entre las potencias aliadas y suAlteza Real el elector de Hesse; y se ha establecido el principio de que si se anulase laventa de estos estados, se reembolsaría a los compradores de las cantidades que hubiesenya satisfecho, no pudiendo desposeérseles hasta tanto que dicho reembolso tenga cumplidoy cabal efecto. Art. XLII. La ciudad de Wetzlar con su territorio pasa en plena propiedad ysoberanía a Su Majestad el rey de Prusia. Art. XLIII. Los distritos mediatizados siguientes las posesiones que los príncipes deSalm-Salm y Salm Kyrbourg, los condes llamados los Rheinund Wild Grafen y el duque deCroy obtuvieron por el Recés principal de la diputación extraordinaria del imperio de 25 defebrero de 1803 en el antiguo Círculo de Westphalia, como asimismo los señoríos deAnholt y de Gehmen las posesiones del duque de Looz-Corswarem que se hallan en igualcaso (en cuanto no están bajo el gobierno hannoveriano), el condado de Steinfurtperteneciente al conde de Bentheim-Benthim, el condado de Recklingshausen pertenecienteal duque de Aremberg, los señoríos de Rheda, Gutersloh y Gronau pertenecientes al conde
  • da Bentheim-Tecklenbourg, el condado de Rittberg perteneciente al príncipe de Kaunitz,los señoríos de Neustadt y de Gimborn pertenecientes al conde de Walmoden, y el señoríode Hombourg perteneciente a los príncipes de SaynWittgenstein Berlebourg, seráncolocados en sus relaciones con la monarquía prusiana en la forma que la ConstituciónFederal de Alemania determine para los territorios mediatizados. Pertenecerán a la monarquía prusiana las posesiones de la antigua nobleza(immediate de lEmpire) y en especial el señorío de Wildenberg en el gran ducado de Berg,y el baronato de Schauen en el principado de Halberstadt. Art. XLIV. Su Majestad él rey de Baviera poseerá para sí, sus herederos y sucesoresen plena propiedad y soberanía el gran ducado de Würzbourg en la forma que le poseyó suAlteza imperial el archiduque Fernando de Austria, y el principado de Aschaffenbourg talcomo formó parte del gran ducado de Francfort bajo la denominación de departamento deAschaffenbourg. Art. XLV. Con respecto a los derechos, prerrogativas y dotación del PríncipePrimado como antiguo príncipe eclesiástico, se ha determinado: 1. Que serán regulados de manera análoga a como los artículosdel Recés de 1803 arreglaron la suerte de los príncipes secularizados,y a lo que sobre la materia ha estado en vigor. 2. Al efecto recibirá, a partir del 1.° de junio de 1814, la cantidad de cien milflorines pagaderos por trimestres en buena especie calculada por veinticuatro florines elmarco, como renta vitalicia. Dicha renta la satisfarán los soberanos bajo cuyo dominio queden las provincias odistritos del gran ducado de Francfort, a prorrata de la parte que cada uno posea. 3. Los adelantos que el Príncipe Primado hubiere hecho de su propio peculio a lacaja general del principado de Fulda, se devolverán a él, a sus herederos o apoderados en laforma resultante después de su liquidación y aprobación. Esta carga pesará proporcionalmente sobre los soberanos que hayan de poseer lasprovincias y distritos que componen el principado de Fulda. 4. Se entregarán al Príncipe Primado los muebles y demás objetos que se pruebepertenecen a su propiedad particular.
  • 5. Los dependientes del gran ducado de Francfort tanto civiles y eclesiásticos, comomilitares y diplomáticos, serán tratados conforme a los principios, del artículo LIX delRecés del imperio de 25 de febrero de 1803, pagándoselas las pensiones proporcionalmentepor los soberanos que entran en posesión de los estados que formaron dicho gran ducado, acontar desde 1.° de junio de 1814. 6. Se nombrará sin tardanza una comisión cuyos individuos nombrados por dichossoberanos, se ocuparán del arreglo de lo concerniente a la ejecución de las disposicionescontenidas en el presente artículo. 7. Queda entendido que, en virtud de este arreglo toda reclamación que pudieradirigirse contra el Príncipe primado en su calidad de gran duque de Francfort, será anuladay no podrá ser molestado a causa de ninguna reclamación de esta clase. Art. XLVI. La ciudad de Francfort con su territorio tal como se hallaba en 1803, esdeclarada libre y formará parte de la Liga Germánica (1). Sus instituciones se fundarán enel principio de perfecta igualdad de derechos entre los diferentes cultos de la religióncristiana. Esta igualdad de derechos se extenderá a todos los derechos civiles y políticos, yse observará en todas las relaciones del gobierno y de la administración. Las contiendas quese originen ya sean sobre el establecimiento de la Constitución, o sobre su conservación,serán sometidas a la Dieta Germánica, y sólo pueden ser resueltas por la misma. Art. XLVII. Su Alteza real el gran duque de Hesse obtiene en cambio del ducado deWestphalia cedido a Su Majestad el rey de Prusia un territorio de ciento cuarenta milhabitantes a la orilla izquierda del Rhin, antiguo departamento de Mont Tonerre. Su Altezareal le poseerá en plena propiedad y soberanía, y obtendrá también la propiedad de la partede las Salinas de Kreutznach que se halla situada en la orilla izquierda del Nahe, pero lasoberanía seguirá perteneciendo a Prusia. Art. XLVIII. Se reintegra al Landgrave de Hesse-Hombourg en las posesiones,rentas, derechos y relaciones políticas de que quedó privado a consecuencia de laConfederación Rhenana. Art. XLIX. Se reserva un distrito de sesenta y nueve mil almas de población en elantiguo departamento del Sarre, fronterizo a los estados de Su Majestad el rey de Prusia,del cual se dispondrá en la siguiente forma.
  • El duque Sajonia-Coburgo y el duque de Oldemburgo obtendrán, cada uno, unterritorio de veinte mil habitantes; el duque de Mecklemburgo-Strelitz y el Landgrave deHesseHomburgo, cada uno, un territorio de diez mil habitantes, y el conde de Pappenheim,un territorio de nueve mil habitantes. El territorio del conde de Pappenheim quedará bajo la soberanía de Su Majestadprusiana. Art. L. Como las adquisiciones señaladas por el anterior artículo a los duques deSajonia-Coburgo, Oldemburgo, Mecklemburgo-Strelitz y al Landgrave de Hesse-Homburgo no confinan con sus respectivos estados, Sus Majestades el emperador deAustria, el emperador de todas las Rusias, el rey de la Gran Bretaña y el rey de Prusiaprometen emplear sus buenos oficios al terminar la presente guerra, o tan luego como lascircunstancias lo permitan para que los citados príncipes obtengan por cambios o de otromodo las ventajas que Sus Majestades están dispuestas a asegurarles. Para no multiplicarlas administraciones de dichos distritos, se ha convenido en que queden provisionalmentebajo el gobierno prusiano, reservándose sus productos para los nuevos señores. Art. LI. Pasarán en plena soberanía y propiedad a Su Majestad el emperador deAustria todos los territorios y posesiones tanto a la orilla izquierda del Rhin en los antes deahora departamentos del Sarre y de Mont-Tonerre, como en los llamados hasta aquí deFulda y de Francfort, o enclavados en los países adyacentes puestos a disposición de laspotencias aliadas por el tratado de París de 30 de mayo de 1814, y de las cuales no sehubiese dispuesto en los artículos del presente tratado. Art. LII. El principado de Isemburgo queda bajo su soberana de Su Majestadimperial y real apostólica y se hallará respecto a su dicha Majestad imperial y realapostólica en las relaciones que determine la Constitución Federal de Alemania para losEstados mediatizados. Art. LIII. Los príncipes soberanos y ciudades libres de Alemania, comprendiendopara el presente fin a Sus Majestades el emperador de Austria, reyes de Prusia y Dinamarcay el de los Países Bajos; es decir: el emperador de Austria y el rey de Prusia por todas susposesiones que antiguamente pertenecieron al imperio germánico; el rey de Dinamarca, porel ducado de Holstein; el rey de los Países Bajos, por el gran ducado de Luxemburgo;
  • establecen entre sí una confederación perpetua con el nombre de Confederación Germánica(1). Art. LIV. El objeto de esta Confederación es a conservación de la seguridad exteriore interior de Alemania, y de la independencia e inviolabilidad de los Estados Confederados. Art. LV. Los miembros de la Confederación como tales son igualasen derechos y seobligan todos igualmente a mantener el Acta que constituye su unión. Art. LVI. Los asuntos de la Confederación se tratarán en una dicta federal, en la quetodos los miembros votarán por medio de plenipotenciarios, sea individual ocolectivamente, del siguiente modo, sin perjuicio de su respectivo rango: Votos 1. Austria. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 2. Prusia. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 3. Baviera. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 4. Sajonia. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 5. Hannóver. . . . . . . . . . . . . . . . 1 6. Würtemberg. . . . . . . . . . . . . . . 1 7. Baden. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 8. Hesse electoral. . . . . . . . . . . . . . 1 9. Gran ducado de Hesse. . . . . . . . . . . 1 10. Dinamarca por Holstein. . . . . . . . . . 1 11. Países Bajos por el Luxemburgo. . . . . . . 1 12. Casas gran ducales y ducales de Sa jonia. . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 13. Brunswick y Nassau. . . . . . . . . . . . 1 14. Meeklemburgo Schwerin y Meeklembur go Strelitz. . . . . . . . . . . . . . . . . 1 15. Holstein-Oldemburgo A-nhalt y Schwarz bourg 1 16. Hohenzollern, Liechtenstein, Reuss, 1 Schaumbourg-Lippe y Waldeck. . . . . . . 17. Las ciudades libres de Lübeek, Francfort,
  • Brernen y Hamburgo. . . . . . . . . . . . 1 Total. . . . . . . . . 17 Art. LVII. Austria presidirá la dieta federal. Cada Estado de la confederación tienederecho a hacer proposiciones; el que presida está obligado a someterlas a deliberación enel término que se fijará. Art. LVIII. Cuando hayan de hacerse leyes fundamentales o alteraciones en lasleyes fundamentales de la confederación, hayan de tomarse providencias relativas al actamisma federal, o adaptarse instituciones orgánicas u otros arreglos de interés común, ladieta constituirá en asamblea general, en cuyo caso se hdistribuirán los votos del siguientemodo, calculado por la extensión respectiva de cada Estado: Votos 1. Austria tendrá. . . . . . . . . . . . . . 4 2. Prusia. . . . . . . . . . . . . . . . . 4 3. Sajonia. . . . . . . . . . . . . . . . . 4 4. Baviera. . . . . . . . . . . . . . . . . 4 5. Hannover. . . . . . . . . . . . . . . . 4 6. Würtemberg. . . . . . . . . . . . . . . 4 7. Baden. . . . . . . . . . . . . . . . . 3 8. Hesse electoral. . . . . . . . . . . . . . 3 9. Gran ducado de Hesse. . . . . . . . . . 3 10. Holstein. . . . . . . . . . . . . . . . 3 11. Luxemburgo. . . . . . . . . . . . . . . 3 12. Brunswie. . . . . . . . . . . . . . . . 2 13. Meeklenburgo-Schwerin. . . . . . . . . . 2 14. Nassauí. . . . . . . . . . . . . . . . . 2 15. Sajonia-Weiniar. . . . . . . . . . . . . 1 16. Sajonia-Getha. . . . . . . . . . . . . . 1 17. Sajonia-Cobourg. . . . . . . . . . . . . 1 18. Sajonia-Meinungen. . . . . . . . . . . 1
  • 19. Sajonia-Hildbourghausen. . . . . . . . . . 1 20. Meeklemburgo-Strelitz. . . . . . . . . . . 1 21. Holstein-Oldemburgo. . . . . . . . . . . 1 22. Auhalt-Dassau. . . . . . . . . . . . . . 1 23. Anhalt-Bernbourg. . . . . . . . . . . . . 1 24. Anhalt-Köhen. . . . . . . . . . . . . . 1 25. Schwarzbourg-Sondershausen. . . . . . . . 1 26. Schwarzbourg-Rudolstadt. . . . . . . . . 1 27. Hohenzollern-Hechingen. . . . . . . . . . 1 28. Lieehtenstein. . . . . . . . . . . . . . 1 29. Hohénzollern-Siegmaringen. . . . . . . . . 1 30. Waldeck. . . . . . . . . . . . . . . . 1 31. Reuss, rama primogénita. . . . . . . . . . 1 32. Reuss, rama segunda. . . . . . . . . . . 1 33. Schaumbourg-Lippe. . . . . . . . . . . . 1 34. Lippe. . . . . . . . . . . . . . . . 1 35. La ciudad libre de Lübeck. . . . . . . . . 1 36. La ciudad libre de Francfort. . . . . . . . 1 37. La ciudad libre de Bremen. . . . . . . . 1 38. La ciudad libre de Hamburgo. . . . . . . 1 Total . . . . . . . 69 Al ocuparse la dieta de las leyes orgánicas de la confederación examinará si debenconcederse algunos votos colectivos a los antiguos Estados mediatizados del imperio. Art. LIX. La cuestión de si un asunto debe discutirse por la asamblea general,conforme a los principios arriba establecidos, se decidirá en asamblea ordinaria a pluralidadde votos. La misma asamblea preparará los proyectos de resolución que hayan de presentarsea la asamblea general, y proporcionará a ésta todo lo necesario para su adopción o no
  • admisión. Se decidirá a pluralidad de votos tanto en la asamblea ordinaria como en laasamblea general; pero con la diferencia de que en la primera bastará la pluralidad absoluta,en tanto que en la otra serán precisas des terceras partes de votos para formar la pluralidad.Cuando en asamblea ordinaria ocurra empate de votos, decidirá la cuestión el presidente.Sin embargo, siempre que se trate de aceptación o cambio de leyes fundamentales, deinstituciones orgánicas, de derechos individuales o de asuntos de religión, no bastará lapluralidad de votos, ya sea en asamblea ordinaria, ya en asamblea general. La dieta es permanente; puede sin embargo suspender sus sesiones Por un términofijo, que no ha de exceder de cuatro meses, cuando haya terminado los asuntos sometidos asu deliberación. Las disposiciones ulteriores relativas a la suspensión de sesiones, y al despacho delos asuntos urgentes que pudieren presentarse durante la suspensión, se reservaron a la dietaque se ocupará de ellos al redactar las leyes orgánicas. Art. LX. En cuanto al orden para votar los miembros de la confederación, se hadeterminado que en tanto que la dicta se ocupe de la formación de las leyes orgánicas no sesiga regla alguna en el particular, y que cualquiera que sea la que se adopte no perjudique aninguno de los miembros ni establezca principio para en lo sucesivo. Hechas las leyesorgánicas, la dieta deliberará acerca de la manera de arreglar esta cuestión por medio de unaregla estable, que se separará lo menos posible de la existente en la antigua dieta, yespecialmente del Recés de la diputación del imperio de 1803. Por otra parte, el orden quese adopte no influirá para nada en el rango y precedencia de los miembros de laconfederación fuera de sus relaciones con la dieta. Art. LXI. La dieta residirá en Francfort sobre el Mein. Su apertura se ha fijado parael 1.° de septiembre de 1815. Art. LXII. El primer objeto de que se ocupará la dicta después de su apertura, será elredactar las leyes fundamentales de la confederación, y de las instituciones orgánicas conrespecto a sus relaciones exteriores, militares e interiores. Art. LXIII. Los Estados de la confederación se obligan a defender no sólo Alemaniaentera, sino también a cada Estado particular de la unión en caso que fuese atacado, y segarantizan mutuamente sus posesiones comprendidas en esta unión.
  • Declarada la guerra por la confederación, ningún miembro podrá entablarnegociaciones separadas con el enemigo, ni hacer la paz o armisticio sin el consentimientode los otros. Los estados confederados se obligan también a no declararse la guerra bajo ningúnpretexto, y a no ventilar sus diferencias por medio de la fuerza de las armas, sino antes biena someterlas a la dicta, que intentará la mediación por medio de una comisión. Si éstafracasase y fuese necesaria una sentencia judicial, se recurrirá ante un Tribunal Austregal(Austragalinstanz) bien organizado, al que se someterán sin apelación las partescontendientes. Art. LXIV. Los artículos comprendidos bajo el título de disposiciones particulares enel acta de la confederación germánica tal como se halla aneja al presente tratado original ytraducida al francés, tendrán igual fuerza y valor que si aquí se hubiesen insertadotextualmente. Art. LXV. Las antiguas Provincias Unidas de los Países Bajos y las hasta aquíProvincias Belgas, dentro de los límites fijados en el artículo siguiente, formarán,juntamente con los países y territorios enunciados en el propio artículo, bajo la soberanía desu Alteza real el príncipe de Orange-Nassau, príncipe soberano de las Provincias Unidas, elreino de los Países Bajos, hereditario por el orden de sucesión ya establecida en el actaconstitucional de dichas Provincias Unidas. El título y prerrogativas de la dignidad realquedan reconocidas por todas las potencias en la Casa de Orange-Nassau (1). Art. LXVI. La línea comprensiva de los territorios que han de formar el reino de losPaíses Bajos, se determina del siguiente modo. Arranca del mar y se extiende a lo largo delas fronteras de Francia por el lado de los Países Bajos, tal como fueron rectificadas yseñaladas en el artículo 3 del tratado de París de 20 de mayo de 1814, hasta el Meuse, yseguirá a lo largo de las mismas fronteras hasta los límites antiguos del ducado deLuxemburgo. De allí continúa en la dirección de los límites de este ducado y del antiguoobispado de Lieja, hasta encontrar (al mediodía de Deiffelt) los límites occidentales de estecantón y del de Malmedy en el punto que este último termina entre los antiguosdepartamentos del Ourthe y de la Roer; siguen después a lo largo de estos límites hasta quetocan a los del cantón, antes francés, de Eupen en el ducado de Limburgo, y continuando ellímite occidental de este cantón en dirección Norte, dejando a la derecha una pequeña parte
  • del antiguo cantón francés de Aubel, se une en el punto de contacto de los tres antiguosdepartamentos del Ourthe, del Meuse inferior y del Roer; partiendo de este punto dichalínea sigue la que separa estos dos últimos departamentos hasta donde toca al Worm (ríocuya embocadura se halla en el Roer), y se extiende a lo largo de este río hasta el punto enque de nuevo toca el límite de estos dos departamentos: continúa este límite hasta elMediodía de Hillensherg (antiguo departamento del Roer); de allí sube hacia el Norte, ydejando a Hillensberg a la derecha y cortando en dos partes casi iguales el cantón deSittard, de modo que Sittard y Susteren queden a la izquierda, llega al antiguo territorioholandés: dejando después a la izquierda este territorio, sigue la frontera oriental hasta elpunto en que ésta toca con el antiguo principado austríaco de Gueldres por el lado deRuremonde, y dirigiéndose hacia el punto más oriental del territorio holandés al Norte deSwalmen, continúa rodeando este territorio. En fin va a unir, partiendo del punto más oriental, la otra parte del territorioholandés en que se halla Venloo, comprendiendo esta ciudad y su territorio. De allí hasta laantigua frontera holandesa cerca de Mook, situada bajo de Gennep, seguirá el curso delMeuse a tal distancia de la orilla derecha, que todos los lugares que no estén distantes deeste río más de mil yardas renanas (Rheinlandische Ruthen.) pertenecerán con susjurisdicciones al reino de los Países Bajos; bien entendido sin embargo, en cuanto a lareciprocidad de este principio, que el territorio prusiano no puede tocar punto alguno delMeuse, ni acercarse dentro de la distancia de mil yardas renanas. Desde el punto en que la línea que acaba de describirse toca la antigua fronteraholandesa hasta el Rhin, esta frontera quedará en lo esencial del modo que se hallaba en1795 entre eleves y las Provincias-Unidas. Será examinada por la comisión que han denombrar inmediatamente los dos gobiernos de Prusia y de los países-Bajos para proceder alexacto señalamiento de los límites, tanto del reino de los países-Bajos como del GranDucado de Luxemburgo, especificado en el artículo 68, y dicha comisión arreglará,auxiliada por técnicos, todo lo relativo a construcciones hidrotécnicas y demás, puntosanálogos del modo, más equitativo y conforme a los intereses mutuos de los Estadosprusiano y de los Países-Bajos. Esta disposición es también aplicable a la fijación de límitesen los distritos de Kyfwaerd, Lobith y demás territorios hasta Kekerdom.
  • Los enclaves de Huissen Malbourg y Limers con la ciudad de Sevenaer, y el señoríode Weel formarán parte del reino de los Países Bajos; y su Majestad prusiana los renunciapara siempre por sí, sus descendientes y sucesores. Art. LXVII. Se cede igualmente al príncipe soberano de las provincias-Unidas, hoydía rey de los países-Bajos, la parte del antiguo ducado de Luxemburgo comprendida en loslímites que se señalan en el artículo siguiente, para que la posea para siempre por sí y sussucesores en plena propiedad y soberanía. El soberano de los Países-Bajos añadirá a sustítulos el de gran duque del Luxemburgo y se le reserva la facultad de hacer con respecto ala sucesión del gran ducado el arreglo de familia entre los príncipes sus hijos que creaconforme a los intereses de su monarquía e intereses paternales. Siendo el Gran Ducado de Luxemburgo una compensación de los principados deNassau-Dillinbourg, Siegen, Hadamar y Dietz, formará uno de los estados de laconfederación germánica, y el príncipe, rey de los Países Bajos entrará en la confederacióncomo gran duque del Luxemburgo con todas las prerrogativas y privilegios de que gocenlos demás príncipes alemanes. Desde el punto de vista militar la ciudad de Luxemburgo será considerada como unafortaleza de la confederación. El gran duque tendrá no obstante el derecho de nombrargobernador y comandante militar de esta fortaleza sometido a la aprobación del poderejecutivo de la confederación, y bajo todas las demás condiciones que se crea necesarioestablecer de conformidad con la futura constitución de dicha confederación. Art. LXVIII. Se compondrá el gran ducado de Luxemburgo de todo territorio situadoentre el reino de los Países Bajos, tal como ha sido determinado en el artículo 66, Francia,el Mosela hasta la embocadura del Sure, el curso del Sure hasta su confluencia con el Our,y el curso de este último río hasta los límites del hasta aquí cantón francés de San Vith, queno pertenecerá al gran ducado del Luxemburgo. Art. LXIX. Su Majestad el rey de los países-Bajos, gran duque de Luxemburgoposeerá perpetuamente por sí y sus sucesores la plena y entera soberanía de la parte delducado de Bouillón, no cedida a Francia en el tratado de París, se unirá al gran ducado deLuxemburgo. Habiéndose suscitado cuestiones respecto de dicho ducado de Bouillón, la partecuyos derechos sean legítimamente probados del modo abajo enunciado, poseerá en plena
  • propiedad dicha parte del ducado, tal como lo ha sido por el último duque, bajo la soberaníade su Majestad el rey de los Países Bajos, gran duque de Luxemburgo. Se pronunciará esta decisión por arbitraje sin apelación. Al efecto se nombrarácierto número de árbitros uno por cada dos contendientes y otros, hasta el número de trespor las cortes de Austria, Prusia y Cerdeña. Estos árbitros se reunirán en Aix-1a-Chapelletan pronto como el estado de la guerra y demás circunstancias lo permitan, y su decisiónserá dada a conocer dentro de los seis meses siguientes a la fecha de su primera reunión. En el ínterin, su Majestad el rey de los Países Bajos, gran duque de Luxemburgo seconstituirá en depositario de dicha parte del ducado da Bouillón para restituirla con elproducto de esta administración intermedia a la parte en cuyo favor se pronuncie el falloarbitral; y su citada Majestad le indemnizará de la pérdida de los ingresos, provenientes delos derechos de soberanía, por medio de un arreglo equitativo. Y si acontece que larestitución recae a favor del príncipe Carlos de Rohan, la posesión de dichos bienes seregulará con arreglo a las leyes de la substitución que de aquí en adelante constituyen sutítulo. Art. LXX. Su Majestad el rey de los Países-Bajas renuncia para siempre por sí, susdescendientes y sucesores a favor de su Majestad el rey de Prusia las posesiones soberanasque poseía en Alemania la casa de Nassau-Orange, y particularmente los principados deDillenbourg, Dietz, Siegen y Radamar, incluso el señorío de Beilstein, en la forma quedichas posesiones quedaron definitivamente arregladas entre las dos ramas de la casaNassau por el tratado concluido en La Haya el 14 de julio de 1814. Su Majestad renunciatambién el principado de Fulda y los otros distritos y territorios que le habían sidoasegurados por el artículo 12 del Recés principal de la Diputación Extraordinaria delImperio de 25 de febrero de 1803. Art. LXXI. El derecho y orden de sucesión establecido entre las dos ramas de la casade Nassau por el acta de 1783, llamada Nassauischer Erbverein se confirma y transfiere delos cuatro principados de Orange-Nassau al gran ducado de Luxemburgo. Art. LXXII. Su Majestad el rey de los países-Bajos al reunir bajo su soberanía lospaíses señalados en los artículos 66 y 68 adquiere todos los derechos y toma sobre sí todaslas cargas y obligaciones estipuladas respecto a las provincias y distritos desmembrados deFrancia por el tratado concluido en París el 30 de mayo de 1814.
  • Art. LXXIII. Su Majestad el rey de los Países-Bajos habiendo reconocido ysancionado el 21 de julio de 1814 los ocho artículos comprendidos en el documento anejoal presente tratado, como base de la unión de las Provincias Belgas con las Provincias-Unidas, dichos artículos tendrán la misma fuerza y valor que si estuviesen insertos palabrapor palabra en el presente Instrumento. Art. LXXIV. Se reconoce como base del sistema Helvético la integridad de losdiecinueve cantones constituyendo cuerpo político tal como existen desde que se celebró elConvenio de 29 de diciembre de 1818. Art. LXXV. Quedan unidos a Suiza constituyendo tres nuevos cantones el Valesado,el territorio de Ginebra y el principado de Neufchátel. Se restituye al cantón de Vaud elvalle de Dappes que antes le perteneció. Art. LXXVI. El obispado de Basilea y la ciudad y territorio de Bienne se unirán a laconfederación helvético, formando parte del cantón de Berna. No obstante, se exceptúan de esta última disposición lee, siguientes distritos: 1. Un distrito de tres leguas cuadradas de extensión, aproximadamente quecomprende los pueblos de Altschweiler, Schönbach, Oberweiler, Terweiler, Ettingen,Fursteinstein, Plotten, Pfeffingen, Aesch, Bruck, Reinach, Arlésheim; cuyo distrito se uniráal cantón de Basilea. 2. Un pequeño territorio enclavado que se halla inmediato a Neulchátel el pueblo deLignieres, que hoy se halla, sometido en cuanto a la jurisdicción civil al cantón deNeufchátel, y en cuanto a la jurisdicción criminal a la del obispado de Basilea perteneceráen plena soberanía al principado de Neufchátel. Art. LXXVII. Los habitantes del obispado de Basilea y los de Bienne unidos a loscantones de Berna y de Basilea gozarán bajo todos conceptos, sin diferencia de religión(que se conservará en el estado actual) de los mismos derechos políticos y civiles que gozano puedan gozar los habitantes de las partes antiguas de dichos cantones; serán de aquí enadelante igualmente aptos para ser candidatos a Representantes, y demás cargos de acuerdocon las constituciones cantonales. La ciudad de Bienne y pueblos que formaban sujurisdicción conservarán los privilegios municipales compatibles con la. Constitución yreglamentos generales del cantón de Berna.
  • La venta de los bienes nacionales queda confirmada y no podrán restablecerse lasrentas feudales y diezmos. Comisiones compuestas de un número igual de diputados por cada parte interesadaformarán las respectivas Actas de unión conforme a los principios arriba enunciados. Loscomisionados del obispado de Basilea serán elegidos por el cantón director entre losciudadanos más notables del país Dichas Actas serán garantidas por la Confederación Suizay un árbitro nombrado por la Dieta decidirá los puntos en que estén discordes las partes. Art. LXXVIII. Habiendo caducado la cesión del señorío de Razüns, enclavado en elpaís de los Grisones hecha por el artículo 3.° del tratado de Viena de 14 de octubre de 1809y habiendo sido restablecido su Majestad el Emperador de Austria en los derechos anejos adicha posesión, confirma las disposiciones que dio acerca de este señorío por declaración,de 20 de marzo de 1815 en favor del cantón de los Grisones. Art. LXXIX. Para asegurar las comunicaciones comerciales y militares de Ginebracon el cantón de Vaud y el resto de Suiza, y completar sobre este punto el artículo 4.° deltratado de París de 30 de mayo de 1814, su Majestad Cristianísima consiente en colocar lalínea de aduanas de tal modo que en todo tiempo se halle libre el camino que conduce deGinebra a Suiza por Versoy sin que las postas, viajeros y transporte de mercancías sufranincomodidad con visita de aduanas, ni con el adeudo de derechos de ninguna clase. Quedaigualmente entendido que no se dificultará de modo alguno el paso de tropas suizas por elreferido camino. En los reglamentos adicionales que sobre esta materia se hagan, se asegurará delmodo más conveniente a los ginebrinos, la ejecución de los tratados relativos a su librecomunicación entre la ciudad de Ginebra y el distrito de Peney. Su Majestad Cristianísimaconsiente además que la gendarmería y milicias de Ginebra pasen por el camino real deMeyrin hacia y desde dicho distrito a la ciudad de Ginebra, después de haber prevenido alpuesto militar de la gendarmería francesa más próxima. Art. LXXX. Su Majestad el rey de Cerdeña cede la parte de la Saboya situada entreel río Arve y el Ródano, los límites de la parte de Saboya cedida a Francia y la montaría deSaleve hasta Veiry inclusive, juntamente con la parte comprendida entre el camino realcitado, el Simplón, el lago de Ginebra y el territorio actual del cantón de Ginebra desdeVenezas hasta el punto en que el río Hermance atraviesa dicho camino, y de allí,
  • continuando el curso de este río hasta su embocadura en el lago de Ginebra al este de lavilla de Hermance (continuando en posesión de su Majestad el rey de Cerdeña todo elcamino del Simplón), para que estos países se unan al cantón de Ginebra; con la reserva dedeterminar con más precisión los límites por los respectivos comisionados, sobre todo en loconcerniente al deslinde por cima de Veiry sobre la montaña de Saleve; renunciando sudicha Majestad por sí y sus sucesores perpetuamente sin excepción ni reservas todos losderechos de soberanía, y otros cualesquiera que puedan pertenecerle en los lugares yterritorios comprendidos en esta demarcación. Su Majestad el rey de Cerdeña consiente además que se restablezca la comunicaciónentre el cantón de Ginebra y el Valesado por el camino llamado del Simplón, del mismomodo que lo ha concedido Francia entre Ginebra y el cantón de Vaud por el camino, deVersoy. Habrá también en todo tiempo libre comunicación para las tropas ginebrinas entreel territorio de Ginebra y el distrito de Jussy, y se facilitarán todos los medios que en sucaso fueren necesarios, para llegar por el lago al camino llamado del Simplón. Por otra parte, se concederá exención de toda clase de derecho de tránsito a lasmercancías y géneros, que procedentes de los Estados de su Majestad el rey de Cerdeña ydel puerto franco de Ginebra, pasen por el camino llamado del Simplón en toda suextensión, por el Balseado y el Estado de Ginebra. Esta exención no será, sin embargo, aplicable mas que al tránsito, sin que seextienda ni a los derechos establecidos para la conservación del camino, ni a los géneros ymercancías destinados a la venta o consumo en el interior. Igual reserva se aplicará a lacomunicación concedida a los suizos entre el Valesado y el cantón de Ginebra, y losrespectivos gobiernos tomarán al efecto de común acuerdo las medidas que juzguennecesarias, ya sea para la fijación del impuesto, o para impedir el contrabando, cada uno ensu respectivo territorio. Art. LXXXI. Con el fin de establecer mutuas compensaciones, los cantones deArgovia, de Vaud, del Tesino y de San Gall, satisfarán a los antiguos cantones de Schwitz,Unterwald, Uri, Glaris, Zug y Appenzell (Rhode interieur), una cantidad que se destinará endichos cantones a la instrucci6n pública y a los gastos de administración general, peroprincipalmente al primer objeto.
  • La cantidad, la forma de pago y reparto de esta compensación pecuniaria, se fijarádel siguiente modo. Los cantones de Argovia, de Vaud y de San Gall satisfarán a los cantones deSchwitz, Unter-Wald, Uri, Zug, Glaris y Appenzell (Rhode interieur), la suma dequinientas mil libras suizas. Cada uno de los anteriores cantones pagará el interés de su cuota, a razón del cincopor ciento anual, o tiene la opción de entregar el capital en dinero o propiedades fundiarias. La división sea para el pago, o para la recepción de fundos, se hará de acuerdo conla escala de contribución establecida para atender a los gastos federales. El cantón del Tesino pagará anualmente al cantón de Uri la mitad del producto deportazgos del Valle de Levantine. Art. LXXXII. Para terminar las diferencias que se han originado con motivo de losfondos que los cantones de Zurich y de Berna colocaron en Inglaterra, se ha establecido: 1. Que los cantones de Berna y de Zurich conservarán la propiedad del capital de losfondos tal como existía en 1803, en la época de la disolución del gobierno helvético, yrecibirán de aquí en adelante los intereses que venzan desde 1.° de enero de 1815. 2. Que los intereses vencidos y acumulados desde el año 1798 hasta el año 1814inclusive, serán destinados al pago del capital restante de la deuda nacional, conocida bajola denominación de deuda helvético. 3. Que el remanente de la deuda helvético quedará a cargo de los demás cantones,libres como se hallan por la disposición arriba enunciada los de Berna y Zurich. la cuota decada uno de los cantones que quedan cargados con este surplus, se regulará y satisfará en laproporción establecida para las contribuciones destinadas al pago de los gastos federales.Los países incorporados a Suiza desde 1813 no sufrirán imposiciones con respecto a laantigua deuda helvético. Si acaeciese que pagada la referida deuda hubiese algún excedente, se repartirá entrelos cantones de Berna y de Zurich en proporción de sus respectivos capitales. Iguales disposiciones se adoptarán con respecto a otros créditos, cuyos títulosquedan depositados bajo el cuidado del presidente de la Dieta. Art. LXXXIII. Para conciliar las controversias nacidas con motivo de los Laudoabolidos sin indemnización, se pagará una indemnización a los particulares propietarios de
  • los Lauds y a fin de evitar toda diferencia posterior sobre este punto entre los cantones deBerna y de Vaud, este último pagará al gobierno de Berna la cantidad de trescientas millibras suizas que se distribuirán entre los reclamantes de Berna propietarios de los Laudo.Los pagos se harán a razón de una quinta parte cada año, empezando el l.° de enero de1816. Art. LXXXIV. Se confirma en un todo la declaración dirigida con fecha 20 de marzopor las potencias signatarias del tratado de París a la Dieta de la Confederación Suiza, yaceptada por la Dicta mediante el acta de adhesión de 27 de marzo: los principiosestablecidos y los arreglos hechos por dicha declaración, se mantendrán invariablemente. Art. LXXXV. Los límites de los Estados de su Majestad el rey de Cerdeña serán: Por el lado de Francia los mismos que eran el 1.° de enero de 1792, excepto lasalteraciones hechas en el tratado de París de 30 de mayo de 1814. Por el lado de la Confederación Helvética, los mismos que existían el 1.° de enerode 1792, excepto el cambio ocurrido en virtud de la cesión hecha a favor del cantón deGinebra, tal como dicha cesión se halla especificada en el articulo 80, del presenteinstrumento. Por el lado de los estados de su Majestad el Emperador de Austria los mismos queexistían el 1.° de enero de 1792, manteniéndose por ambas partes en todas susestipulaciones el convenio concluido entre sus Majestades la emperatriz María Teresa y elrey de Cerdeña. Por el lado de los estados de Parma y Plasencia el límite, en lo que respecta a losantiguos Estados de su Majestad el rey de Cerdeña, continuará siendo el mismo que existíael 1.° de enero de 1792. Los límites de los hasta ahora Estados de Génova y países llamados feudosimperiales, reunidos a los Estados de su Majestad el rey de Cerdeña según los artículossiguientes, serán los mismos que en 1.° de enero de 1792 dividían estos países de losEstados de Parma y de Plasencia, y de los de Toscana y Massa. La isla de Capraja, habiendo pertenecido a la antigua república de Génova, quedacomprendida en la cesión de los Estados de Génova hecha a favor de su Majestad el rey deCerdeña.
  • Art. LXXXI. Los Estados que hasta aquí formaron la república de Génova quedanunidos para siempre a los Estados de su Majestad el rey de Cerdeña a fin de que los poseacomo éstos en plena soberanía, propiedad y herencia de varón en varón por orden deprimogenitura en las dos ramas de su casa, a saber: la rama real y la rama de Sahoya-Cariñan. Art. LXXXVII. Su Majestad el rey de Cerdeña unirá a sus actuales títulos el de duquede Génova. Art. LXXXVIII. Los genoveses gozarán de todos los derechos y privilegiosespecificados en el instrumento titulado. Condiciones que servirán de base a la reunión delos Estados de Génova a los de su Majestad sarda; y dicho instrumento tal como se hallaanejo a este tratado general, será considerado como parte integrante de é1 y tendrá la mismafuerza y valor que si estuviese inserto literalmente en el presente articulo. Art. LXXXIX. Los países llamados Feudos Imperiales, anteriormente unidos a laantigua República de Ligurina, quedan unidos definitivamente a los Estados de su Majestadel rey de Cerdeña en igual forma que el resto de los Estados de Génova; y sus habitantesgozarán de los mismos privilegios y derechos que se determinaron para los Estados deGénova en el artículo anterior. Art. XC. La facultad que las potencias signatarias del tratado de París de 30 de mayode 1814 se reservaron en su artículo 3.° de fortificar cualquier punto de sus Estados quejuzgaren conveniente a su seguridad se reserva también sin restricción a su Majestad el reyde Cerdeña. Art. XCI. Su Majestad el rey de Cerdeña cede al cantón de Ginebra los distritos deSaboya señalados en el artículo 80 bajo las condiciones indicadas en el instrumentotitulado: cesión hecha por su Majestad el rey de Cerdeña al cantón de Ginebra. Dichoinstrumento se considerará como parte integrante del presente tratado general al que vaanejo, y tendrá la misma fuerza y valor que si se hallase inserto literalmente en este artículo(1). Art. XCII. Las provincias del Chablais y de Faucigny, y todo el territorio de laSaboya al norte de Ugine, perteneciente a su Majestad el rey de Cerdeña, formarán parte dela neutralidad de Suiza tal como ha sido reconocida y garantizada por las potencias.
  • Consecuentemente, siempre que las potencias vecinas de Suiza se hallen en estadode hostilidad abierta o inminente, las tropas de su Majestad el rey de Cerdeña queestuvieron en dichas provincias se retirarán y podrán al efecto pasar por el Valesado, si asífuese necesario; ningunas tropas armadas de otras potencias podrán pasar ni detenerse enlas sebredichas provincias y territorios, a no ser las que la Confederación Suiza juzgase apropósito colocar allí; bien entendido que este estado de cosas en nada embaraza a laadministración de estos países, en los cuales podrán los empleados civiles de su Majestad elrey de Cerdeña valerse de la guardia municipal para conservar el orden. Art. XCIII. En virtud de las renuncias estipuladas en el tratado de París de 30 demayo de 1814, las potencias signatarias del presente tratado reconocen a su Majestad elEmperador de Austria, a sus herederos y sucesores como legítimo soberano de lasprovincias y territorios que habían sido cedidos en todo o en parte por los tratados deCampo-Formio de 1797, de Luneville de 1801, de Presburgo de 1805, por el convenioadicional de Fontainebleau de 1807 y por el tratado de Viena de 1809, y en posesión decuyas provincias y territorios ha entrado nuevamente Su Majestad Imperial y RealApostólica a consecuencia de la última guerra, como son la Istria, tanto austriaca como lahasta aquí veneciana, la Dalmacia, las islas hasta ahora venecianas del Adriático, las bocasde Cátaro, la ciudad de Venecia, las Lagunas, lo Trismo que otras provincias y distritos detierra firme de los hasta aquí estados venecianos a la orilla izquierda del Adige, los ducadosde Milán y de Mántua, los principados de Brixen y de Trento, el condado del Tirol, elVorarlberg, el Friul austriaco, el Friul hasta ahora veneciano, el territorio de Monte-Falcone, el gobierno y ciudad de Trieste, la Carniola, la Alta Carinthia, la Croacia a laderecha del Sayo, Fiume y ,el litoral húngaro, y el distrito de Castua (1). Art. XCIV. Su Majestad Imperial y Real Apostólica unirá a su monarquía paraposeer por sí y sus sucesores en plena propiedad y soberanía: 1.° Además de las partes de tierra firme de los estados venecianos mencionadas enel artículo anterior, las demás partes de dichos estados, como igualmente cualquiera otroterritorio que esté situado entre el Tesino, el Pó y el Mar Adriático. 2.° Los valles de la Valtelina, de Bormio y de Chiavenna. 3.° Los territorios que formaron la hasta aquí república de Ragusa.
  • Art. XCV. Con arreglo a las estipulaciones de los artículos precedentes, las fronterasde los Estados de su Majestad Imperial y Real Apostólica serán en Italia: 1.° Del lado de los Estados de su Majestad el rey de Cerdeña las que existían el 1.°de enero de 1792. 2.° Del lado de los Estados de Parma, Plasencia y Guastála, el curso del Pó,siguiendo la línea de demarcación el Thalweg de este río. 3.° Del lado de los Estados de Módena las mismas que existían el 1.° de enero de1792. 4.° Por la parte de los Estados del Papa, el curso del Pó hasta la embocadura delGoro. 5.° Del lado de Suiza, la antigua frontera de la Lombardía y la que separa los vallesde Valtelina, Bormio y Chiavenna de los cantones de los Grisones y del Tesino. En aquellos lugares en que el Thalweg del Pó forma la frontera, se ha convenidoque las mudanzas que pueda sufrir en lo sucesivo el curso de este río no influirán de ningúnmodo en la propiedad de las islas que allí se encuentran. Art. XCVI. Los principios generales adoptados por el congreso de Viena para lanavegación fluvial se aplicarán a la del Pó. Se nombrarán comisarios por los Estados ribereños, dentro de los tres mesessiguientes a la terminación del Congreso, para arreglar todo lo concerniente a la ejecucióndel presente artículo. Art. XCVII. Siendo indispensable conservar al establecimiento conocido con elnombre de Monte-Napoleón en Milán, los medios de cumplir sus obligaciones para con losacreedores, se ha convenido, que las propiedades territoriales y demás bienes inmuebles dedicho establecimiento situados en países, que habiendo formado parte del antiguo reino deItalia, han pasado al gobierno de diferentes príncipes de Italia, así como los capitalespertenecientes a dicho establecimiento y colocados a interés en estos diferentes paísesquedarán afectos al citado objeto. Las rentas de Monte-Napoleón no impuestas y no liquidadas, como son las queproceden de atrasos de sus cargas o de otro cualquier aumento del pasivo de dichoestablecimiento, se repartirán entre los territorios que componían el anterior reino de Italia;y esta división se hará sobre la base de su población e ingresos. Los soberanos de dichos
  • países nombrarán en el término de tres meses, contados desde que finalice el Congreso,comisionados que se entiendan con los comisionados austriacos sobre las cosas relativas aeste objeto. Dicha comisión se reunirá en Milán. Art. XCVIII. Su Alteza real el archiduque Francisco de Este, sus herederos ysucesores poseerán en plena propiedad y soberanía los ducados de Módena, de Reggio y deMirandola tal como existían al firmarse el tratado de Campo-Formio (1). Su Alteza real la archiduquesa María Beatriz de Este, sus herederos y sucesoresposeerán en plena soberanía y propiedad el ducado de Massa y el principado de Carrara, asícomo los feudos imperiales en la Lunigiana. Estos últimos podrán servir para cambios uotros arreglos voluntarios con su Alteza imperial e1 gran duque de Toscana, según lo querecíprocamente les convenga. Se conservan los derechos de sucesión establecidos en las ramas de los archiduquesde Austria con respecto al ducado de Módena, de Reggio y Mirandola, como también a losprincipados de Massa y Carrara. Art. XCIX (2). Su Majestad la Emperatriz María Luisa Poseerá en la plenapropiedad y soberanía los ducados de Parma, de Plasencia y de Guastala, los distritosenclavados en los Estados de su Majestad Imperial y Real Apostólica en la orilla izquierdadel Pó. La reversión de estos países se determinará de común acuerdo entre las cortes deAustria, Rusia, Francia, España, Inglaterra y Prusia, teniendo los derechos de reversión dela casa de Austria y de su Majestad el rey de Cerdeña sobre dichos países. Art. C. Su Alteza Imperial el Archiduque Fernando de Austria queda restablecidotanto para sí como por sus herederos y sucesores en todos los derechos de soberanía YPropiedad del gran ducado de Toscana y sus dependencias en la forma que su Alteza lasposeyó antes del tratado de Lunéville (1). Se restablecen plenamente en favor de su Alteza imperial y de sus descendientes lasestipulaciones del artículo 2.° del tratado de Viena de 3 de octubre de 1735 entre elEmperador Carlos VI y el Rey de Francia, al cual accedieron las demás Potencias, y serestablecen igualmente las garantías derivadas de dichas estipulaciones.
  • Además, se unirá a dicho gran ducado para que lo posea en plena propiedad ysoberanía su Alteza Imperial y Real el gran duque Fernando, sus herederos y descendientes. 1.° El Estado de los Presidii. 2.° La parte de la Isla de Elba y sus pertenencias que se hallaba antes del año de1801 bajo la suzeraineté de su Majestad el rey de las Dos Sicilias. 3.° La suzeraineté y soberanía del principado de Piombino y sus dependencias. El príncipe Luis Buocompagni conservará para sí y sus legítimos sucesores todas laspropiedades que su familia poseía en el principado de Piombino, en la isla de Elba y susdependencias antes que las tropas francesas ocupasen estos países en 1799,comprendiéndose entre ellos las minas, fundiciones y salinas. Dicho príncipe conservarátambién el derecho de pesca, y gozará de una completa exención de derechos, ya sea en laexportación de los productos de sus minas, fundiciones, salinas y propiedades, ya en laimportación de maderas y otros objetos necesarios a la explotación de minas. Además, seráindemnizado por su Alteza Imperial y Real el gran duque de Toscana de todas las rentasfamiliares y derechos de la corona anteriores al año 1801. Si ocurriesen dificultades paraevaluar esta indemnización, se atendrán las partes interesadas a la decisión de las cortes deViena y Cerdeña. 4.° Los antes de ahora Feudos imperiales de Vernio, Montanto, y Monte SantaMaría enclavados en los Estados Toscanos (2). Art. CI. Su Majestad la Infanta María Luisa y sus descendientes en línea recta ymasculina poseerán en plena soberanía el principado de Luca. Este principado se erige enducado y conservará una forma de gobierno establecida sobre los principios de la querecibió en 1805. Se añadirá a los productos del principado de Luca una renta anual de quinientos milfrancos que su Majestad el Emperador de Austria y su Alteza imperial y real el gran duquede Toscana se obligan a pagar con regularidad todo el tiempo que no permitan lascircunstancias procurar otro establecimiento a su Majestad la infanta María Luisa y a suhijo y a sus descendientes. Se constituirá hipoteca especial para garantizar esta renta sobre los señoríosconocidos con el nombre de Bávaro-Palatinos en Bohemia, los cuales dado el caso dereversión del ducado de Luca al gran duque de Toscana quedarán libres de esta carga, y
  • formarán parte otra vez del patrimonio privado de su Majestad Apostólica Imperial y Real(1). Art. CII. El ducado de Luca será reversible al gran duque de Toscana, bien en elcaso de que quedase vacante por muerte de su Majestad la infanta María Luisa o de su hijodon Carlos y sus descendientes varones y directos, bien en el de ,que la infanta María Luisao sus herederos directos obtengan otro establecimiento, o sucedan a otra rama de sudinastía. Si llegase el caso de reversión, el gran duque de Toscana se obliga desde que entreen posesión del principado de Luca a ceder al duque de Módena los territorios siguientes. 1.° Los distritos toscanos de Fivizano, Piedra-Santa y Barga; y 2.° Los distritos luqueses de Castiglione y Gallicano enclavados en los Estados deMódena, así corno los de Minucciano y Monte-Ignose, contiguos al País de Massa. Art. CIII. Las Marcas con Camerino y sus dependencias, como también el ducadode Benevento y el principado de Ponte-Corvo se restituyen a la Santa Sede. La Santa Sede entrará nuevamente en posesión de las Legaciones de Ravena,Bolonia y Ferrara, a excepción de la parte del Ferrarense situada sobre la orilla izquierdadel Pó. Su Majestad Apostólica Imperial y Real y sus sucesores tendrán derecho a colocarguarniciones en las plazas de Ferrara y de Comachio. Los habitantes de los países que entran de nuevo bajo el gobierno de la Santa Sedeen virtud de las estipulaciones del Congreso, gozarán de los beneficios del artículo XVI deltratado de París de 30 de mayo de 1814. Quedan subsistentes todas las adquisiciones hechaspor particulares a consecuencia de un título reconocido como legal por las leyes vigentes enla actualidad, y se fijarán por un convenio particular entre las Cortes de Roma y Viena lasmedidas necesarias para garantizar la deuda pública y el pago de pensiones (2). Art. CIV. Se restaura en el trono de Nápoles a Su Majestad el Rey Fernando IV susherederos y sucesores, y las potencias le reconocen como Rey de las Dos Sicilias. Art. CV. Reconociendo las potencias la justicia de las reclamaciones hechas por suAlteza Real el Príncipe Regente de Portugal respecto a la ciudad de Olivenza y demásterritorios cedidos a España por el tratado de Badajoz de 1801, y considerando larestitución de los mismos como una medida necesaria para asegurar la perfecta y constante
  • armonía entre los dos reinos de la Península la conservación de la cual en todas las partesde Europa ha sido el objeto constante de sus estipulaciones, se obligan formalmente aemplear, por medios amistosos, sus más eficaces esfuerzos a fin de procurar la retrocesiónde dichos territorios a favor de Portugal. Y las Potencias declaran que en tanto cuanto deellas dependa este arreglo se hará lo antes posible (1). Art. CVI. Para terminar con las dificultades que se opusieron a la ratificación porparte de su Alteza real el príncipe regente del reino de Portugal y del Brasil del tratadofirmado el 30 de mayo de 1814 entre Portugal y Francia, se ha convenido, que queden sinefecto la estipulación contenida en el artículo X de dicho tratado y todas las demás a ellareferentes, sustituyéndolas con el consentimiento de todas las potencias, por lasdisposiciones enunciadas en el siguiente artículo, que serán las únicas válidas. Con esta excepción quedarán firmes y recíprocamente obligatorias para ambascortes las demás cláusulas del referido tratado de París. Artículo CVII. Su Alteza real el príncipe regente del reino de Portugal y del Brasildeseando dar una prueba inequívoca de su alta consideración hacia su MajestadCristianísima, promete restituir a dicha Majestad la Guayana francesa hasta el río deOyapock, cuya embocadura se halla situada entre el cuarto y quinto grado de latitudseptentrional, que consideró Portugal siempre como el límite señalado por el tratado deUtrech. El período para proceder a la entrega de esta colonia a su Majestad Cristianísima sedeterminará tan pronto como las circunstancias lo permitan, por medio de un convenioparticular entre las dos cortes, y se procederá amistosamente, tan pronto como se pueda, afijar definitivamente los límites de las Guayanas portuguesa y francesa, conforme al estrictosentido del artículo VIII del tratado de Utrech. Art. CVIII. Las potencias cuyos Estados se hallan separados o atravesados por unmismo río navegable se obligan a regular de común acuerdo todo lo relativo a lanavegación de tal río. Nombrarán, al efecto, comisarios que se reunirán, lo más tarde seismeses después de finalizado el congreso, y adoptarán como base de sus trabajos losprincipios establecidos en los artículos siguientes. Art. CIX. La navegación por todo el curso de los ríos indicados en el precedenteartículo desde el punto en que cada uno empiece a ser navegable hasta su embocadura, será
  • enteramente libre y no se podrá prohibir a nadie en lo que respecta al comercio; quedaentendido que los reglamentos establecidos respecto a la policía de esta navegación, seránpor todos respetados y se formarán de un modo uniforme para todos siendo lo másfavorable posible para el comercio de todas las naciones. Art. CX. El método que se establezca, tanto para la recaudación de los derechoscomo para el mantenimiento de la policía, será en lo posible el mismo para todo el curso delrío, y se ampliará también, si a ello no se oponen circunstancias particulares, a los brazos yconfluentes de estos ríos, que en su curso navegable separen o atraviesen diferentesEstados. Art. CXI. Los derechos de navegación se fijarán de un modo uniforme, invariable ylo más independientemente posible de la diversa calidad de mercancías para hacerinnecesario un examen minucioso del cargamento salvo para prevenir los casos de fraude ocontravención. El importe de estos derechos, que en ningún caso deberán exceder de losactuales, se determinará según las circunstancias locales, que no permiten casi establecerregla general sobre este punto. Sin embargo, al formar el arancel, se partirá del principio deestimular el comercio, facilitando la navegación, a este fin servirán de modelo aproximadolos derechos establecidos y vigentes en el Rhin. Una vez hecho el arancel, no podrá aumentarse sin el asenso común de los Estadosribereños, ni gravarse a la navegación con más derechos que los establecidos en elreglamento. Art. CXII. Se fijará en el reglamento el número de oficinas de recaudación, que seráel menor posible, y no podrá hacerse después innovación alguna sino de común acuerdo, amenos que alguno de los Estados ribereños se proponga disminuir las que exclusivamentele pertenezcan. Art. CXIII. Cada Estado ribereño se encargará de la conservación de los caminos desirga que pasen por su territorio y de los trabajos necesarios en el álveo del río por laextensión referida, para que no sufra obstáculo alguno la navegación. El reglamento futuro determinará el modo en que deban concurrir a estos trabajoslos Estados ribereños, en el caso, en que las dos orillas pertenezcan a diferentes gobiernos. Art. CXIV. No se establecerá en parte alguna derechos de etapa, de escala o dearribada forzosa. En cuanto a los ya existentes sólo se conservarán, si los Estados ribereños
  • (sin tener en cuenta el interés local del lugar o país en que estén establecidos) losconceptuasen necesarios o útiles a la navegación y al comercio en general. Art. CXV. Las aduanas de los Estados ribereños no tendrán nada de común con losderechos de navegación. Se impedirá por medio de disposiciones reglamentarias que elejercicio de las funciones de los aduaneros ponga trabas a la navegación, pero se velará pormedio de una severa policía en la orilla acerca de toda tentativa de los habitantes de realizarcontrabando con el auxilio de los barqueros. Art. CXVI. Cuanto se ha indicado en los artículos precedentes, se determinará por unreglamento común, que comprenderá también todo lo que ulteriormente se considerenecesario determinar. Una vez aprobado dicho reglamento, no se alterará sin el asensocomún de los Estados ribereños, quienes cuidarán de ponerle en práctica de una maneraconvincente y adaptada a las circunstancias y lugares. Art. CXVII. Los reglamentos especiales relativos a la navegación del Rhin, delNeckar, del Mein, del Mosela, del Mouse y del Escalda, tal como se hallan unidos a lapresente acta, tendrán la misma fuerza y valor que si literalmente se insertasen aquí. Art. CXVIII. Los tratados, convenios, declaraciones, reglamentos y otros, actosparticulares que van unidos a la, presente acta, a saber 1.° El tratado entre Rusia y Austria de 21 abril-3 mayo de 1815. 2.° El tratado entre Rusia y Prusia de 21 abril-3 mayo, ale 1815. 3.° El tratado adicional relativo a Cracovia entre Austria, Prusia y Rusia de 21 abril-3 mayo de 1815. 4.° El tratado entre Prusia y Sajonia de 18 de mayo de 1815. 5.° La declaración del rey de Sajonia sobre los derechos de la Casa de Schönbourgde 18 de mayo de 1815. 6.° El tratado entre Prusia y Hannóver de 29 de mayo de 1815. 7.° El convenio entre Prusia y el gran duque de Sajonia-Weimar de 1.° de junio de1815. 8.° El convenio entre Prusia y los duque y príncipe de Nassau de 31 de mayo de1815. 9.0 El acta de la constitución federal de Alemania de 8 de junio de 1815.
  • 10. El tratado entre, el rey de los Países Bajos y Prusia, Inglaterra, Austria y Rusiade 31 de mayo de 1815. 11. La declaración de las potencias sobre las cuestiones de la ConfederaciónHelvética de 20 de marzo y el acta de accesión de la Dieta de 27 de mayo de 1815. 12. El protocolo de 29 de marzo de 1815 sobre las cesiones hechas por el rey deCerdeña al Cantón de Ginebra. 13. El tratado entre el rey de Cerdeña, Austria, Inglaterra, Rusia, Prusia y Francia de29 de mayo de 1815. 14. El acta titulada "Condiciones que habrán de servir de base para la reunión de losEstados de Génova a los de Su Majestad Sarda." 15. La declaración de las potencias acerca de la abolición del comercio de negros de8 de febrero de 1815. 16. Los reglamentos para la libre navegación de los ríos. 17. El reglamento de categorías entre los agentes diplomáticos. Se consideran como partes integrantes de los Arreglos del Congreso, y tendrán paratodos la misma fuerza y valor que si se hubiesen insertado literalmente en el tratadogeneral. Art. CXIX. Todas las potencias reunidas en el Congreso, así como los Príncipes yCiudades Libres que concurrieron a los arreglos especificados y actos confirmados en elpresente tratado general, son invitados a prestarle su accesión. Art. CXX. Habiéndose usado exclusivamente el idioma francés en todas las copiasdel presente tratado, las potencias que han concurrido a este acto, declaran que el uso dedicho idioma no servirá de ejemplo para lo sucesivo; de modo que cada potencia se reservael adoptar en las negociaciones y convenios futuros el idioma de que se ha servido hasta eldía en sus relaciones diplomáticas, sin que pueda citarse el actual tratado como ejemplocontrario a los usos vigentes. Art. CXXI. El presente tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán en eltérmino de seis meses, por la corte de Portugal en un año, o antes si es posible. Se depositará en Viena en el Archivo de Corte y Estado del Su Majestad Imperial yReal Apostólica., un ejemplar de este tratado general para el caso que una u otra de lasCortes de Europa juzgue conveniente consultar el texto original de dicho instrumento.
  • En fe de lo cual, los plenipotenciarios respectivos han firmado esta acta y la sellaroncon sus armas. Hecho en Viena el 9 de junio del año de gracia de 1815. (Siguen las firmas por elorden alfabético de las cortes.)--El príncipe de Metternich.-El barón de Wessenberg. El príncipe de Talleyrand.-El duquede Dulberg.-El conde Alexis de Noailles.-Clancarty.-Cathcart.-Stewart, L. G.-El conde dePalmella.-Antonio de Saldanha de Gama. D. Joaquín Lobo de Silveira. El príncipe deHardenberg. El barón de Humboldt. El conde de Rasoumoffsky.-El conde de Stackelberg.-El conde de Nesselrode.--El conde Carlos Axel de Lowenhielm.1.9. Declaración de las potencias para la abolición del comercio denegros, firmado en Viena el 8 de febrero de 1815. Habiéndose reunido en conferencia los plenipotenciarios de las potencias quefirmaron el tratado de París de 30 de mayo de 1814, y considerando: Que los hombres justos e ilustrados de todos los siglos han pensado que el comercioconocido con el nombre de tráfico de negros de África es contrario a los principios de lahumanidad y de la moral universal. Que las circunstancias particulares que le originaron, y la dificultad de interrumpirrepentinamente su curso, han podido cohonestar hasta cierto punto la odiosidad deconservarle; pero que al fin la opinión pública en todos los países cultos pide que sesuprima lo más pronto posible. Que después que se ha conocido mejor la naturaleza y las particularidades de estecomercio, y se han hecho patentes todos los males de que es causa, varios gobiernos deEuropa han resuelto abandonarlo, y que sucesivamente todas las potencias que tienencolonias en las diferentes partes del mundo, han reconocido por leyes, por tratados o porotros empeños formales la obligación y la necesidad de extinguirlo. Que por un artículoseparado del último tratado de París, han estipulado la Gran Bretaña y Francia que unirían sus esfuerzos en el Congresode Viena para decidir a todas las potencias de la cristiandad a decretar la prohibiciónuniversal y definitiva del comercio de negros.
  • Que los plenipotenciarios reunidos en este Congreso no pueden honrar mejor sucomisión, desempeñarla y manifestar las máximas de sus Augustos Soberanos, queesforzándose para conseguirlo, y proclamando en nombre de ellos la resolución de ponertérmino a una calamidad que ha desolado por tanto tiempo el África, envilecido Europa yafligido la humanidad, Dichos plenipotenciarios han convenido en empezar sus deliberaciones sobre losmedios de conseguir objeto tan provechoso, declarando solemnemente los principios queles guían en este examen. En consecuencia, y debidamente autorizados para este acto por la adhesión unánimede sus cortes respectivas, al principio enunciado en el citado artículo separado del tratadode París, declaran a la faz de Europa, que siendo a sus ojos la extinción universal delcomercio de negros una disposición digna de su particular atención, conforme al espíritudel siglo y a la magnanimidad de sus augustos soberanos, desean sinceramente concurrir ala pronta y eficaz ejecución de ella con cuantos medios estén a su alcance, y empleándoloscon el celo y perseverancia que exige una causa tan grande y justa. Sin embargo, conociendo la manera de pensar de sus Augustos Soberanos, nopueden menos de prever que aunque sea muy honroso el fin que se proponen, noprocederán sin los justos miramientos que requieren los intereses, las costumbres y aun laspreocupaciones de sus súbditos; y por lo tanto dichos plenipotenciarios reconocen al mismotiempo, que esta declaración general no debe influir en el término que cada potencia enparticular juzgue conveniente fijar para la extinción definitiva del comercio de negros. Porconsiguiente, el determinar la época en que este comercio debe quedar prohibidouniversalmente será objeto de negociación entre las potencias; bien entendido que se harátodo lo posible para acelerar y asegurar el curso del asunto, y que no se considerarácumplido el empeño recíproco que 1os soberanos contraen entre sí en virtud de la presentedeclaración, hasta que se haya conseguido completamente el fin que se han propuesto en suempresa. Comunicando esta declaración a Europa y a todas las naciones cultas de la tierra,dichos plenipotenciarios esperan que estimularán a los demás gobiernos, y particularmentea los que prohibiendo el comercio de negros han manifestado las mismas máximas, a
  • sostenerlos con su dictamen en un asunto cuyo logro será uno de los más dignosmonumentos del siglo que lo ha promovido, y lo habrá, dado fin gloriosamente. Viena, 8 de febrero de 1815. Firmado: CASTLERFACH; STEWART; WELLINGTON; NESSELRODE; LOWENHIELM;TALLEYRAND; GÓMEZ LABRADOR; PALMELLA; SALDANHA; LOBO; HUMBOLDT;METTERNICH.1.10 Carta de Jamaica, de Simón Bolivar, fechada el 6 de septiembrede 1815Muy señor mío: Me apresuro a contestar la carta de 29 del mes pasadoque usted me hizo el honor de dirigirme, y yo recibí con la mayorsatisfacción.Sensible como debo, al interés que usted ha querido tomar por lasuerte de mi patria, afligiéndose con ella por los tormentos quepadece, desde su descubrimiento hasta estos últimos períodos, porparte de sus destructores los españoles, no siento menos elcomprometimiento en que me ponen las solícitas demandas que ustedme hace, sobre los objetos más importantes de la política americana.Así, me encuentro en un conflicto, entre el deseo de corresponder a laconfianza con que usted me favorece, y el impedimento desatisfacerle, tanto por la falta de documentos y de libros, cuanto porlos limitados conocimientos que poseo de un país tan inmenso,variado y desconocido como el Nuevo Mundo.En mi opinión es imposible responder a las preguntas con que ustedme ha honrado. El mismo barón de Humboldt, con su universalidadde conocimientos teóricos y prácticos, apenas lo haría con exactitud,
  • porque aunque una parte de la estadística y revolución de América esconocida, me atrevo a asegurar que la mayor está cubierta de tinieblasy, por consecuencia, sólo se pueden ofrecer conjeturas más o menosaproximadas, sobre todo en lo relativo a la suerte futura, y a losverdaderos proyectos de los americanos; pues cuantas combinacionessuministra la historia de las naciones, de otras tantas es susceptible lanuestra por sus posiciones físicas, por las vicisitudes de la guerra, ypor los cálculos de la política.Como me conceptúo obligado a prestar atención a la apreciable cartade usted, no menos que a sus filantrópicas miras, me animo a dirigirestas líneas, en las cuales ciertamente no hallará usted las ideasluminosas que desea, mas sí las ingenuas expresiones de mispensamientos.«Tres siglos ha —dice usted— que empezaron las barbaridades quelos españoles cometieron en el grande hemisferio de Colón».Barbaridades que la presente edad ha rechazado como fabulosas,porque parecen superiores a la perversidad humana; y jamás seríancreídas por los críticos modernos, si constantes y repetidosdocumentos no testificasen estas infaustas verdades. El filantrópicoobispo de Chiapa, el apóstol de la América, Las Casas, ha dejado a laposteridad una breve relación de ellas, extractada de las sumarias quesiguieron en Sevilla a los conquistadores, con el testimonio decuantas personas respetables había entonces en el Nuevo Mundo, ycon los procesos mismos que los tiranos se hicieron entre sí: comoconsta por los más sublimes historiadores de aquel tiempo. Todos losimparciales han hecho justicia al celo, verdad y virtudes de aquelamigo de la humanidad, que con tanto fervor y firmeza denunció ante
  • su gobierno y contemporáneos los actos más horrorosos de un frenesísanguinario.Con cuánta emoción de gratitud leo el pasaje de la carta de usted enque me dice «que espera que los sucesos que siguieron entonces a lasarmas españolas, acompañen ahora a las de sus contrarios, los muyoprimidos americanos meridionales». Yo tomo esta esperanza por unapredicción, si la justicia decide las contiendas de los hombres. Elsuceso coronará nuestros esfuerzos; porque el destino de América seha fijado irrevocablemente: el lazo que la unía a España está cortado:la opinión era toda su fuerza; por ella se estrechaban mutuamente laspartes de aquella inmensa monarquía; lo que antes las enlazaba ya lasdivide; más grande es el odio que nos ha inspirado la Península queel mar que nos separa de ella; menos difícil es unir los doscontinentes, que reconciliar los espíritus de ambos países. El hábito ala obediencia; un comercio de intereses, de luces, de religión; unarecíproca benevolencia; una tierna solicitud por la cuna y la gloria denuestros padres; en fin, todo lo que formaba nuestra esperanza nosvenía de España. De aquí nacía un principio de adhesión que parecíaeterno; no obstante que la inconducta de nuestros dominadoresrelajaba esta simpatía; o, por mejor decir, este apego forzado por elimperio de la dominación. Al presente sucede lo contrario; la muerte,el deshonor, cuanto es nocivo, nos amenaza y tememos: todo losufrimos de esa desnaturalizada madrastra. El velo se ha rasgado yhemos visto la luz y se nos quiere volver a las tinieblas: se han rotolas cadenas; ya hemos sido libres, y nuestros enemigos pretenden denuevo esclavizarnos. Por lo tanto, América combate con despecho; yrara vez la desesperación no ha arrastrado tras sí la victoria.
  • Porque los sucesos hayan sido parciales y alternados, no debemosdesconfiar de la fortuna. En unas partes triunfan los in dependientes,mientras que los tiranos en lugares diferentes, obtienen sus ventajas,y ¿cuál es el resultado final? ¿No está el Nuevo Mundo entero,conmovido y armado para su defensa? Echemos una ojeada yobservaremos una lucha simultánea en la misma extensión de estehemisferio.El belicoso estado de las provincias del Río de la Plata ha purgado suterritorio y conducido sus armas vencedoras al Alto Perú,conmoviendo a Arequipa, e inquietado a los realistas de Lima. Cercade un millón de habitantes disfruta allí de su libertad.El reino de Chile, poblado de ochocientas mil almas, está lidian docontra sus enemigos que pretenden dominarlo; pero en vano, porquelos que antes pusieron un término a sus conquistas, los indómitos ylibres araucanos, son sus vecinos y compatriotas; y su ejemplosublime es suficiente para probarles, que el pueblo que ama suindependencia, por fin la logra.El virreinato del Perú, cuya población asciende a millón y medio dehabitantes, es, sin duda, el más sumiso y al que más sacrificios se lehan arrancado para la causa del rey, y bien que sean vanas lasrelaciones concernientes a aquella porción de América, es indubitableque ni está tranquila, ni es capaz de oponerse al torrente que amenazaa las más de sus provincias.La Nueva Granada que es, por decirlo así, el corazón de la América,obedece a un gobierno general, exceptuando el reino de Quito que conla mayor dificultad contienen sus enemigos, por ser fuertemente
  • adicto a la causa de su patria; y las provincias de Panamá y SantaMarta que sufren, no sin dolor, la tiranía de sus señores. Dos millonesy medio de habitantes están esparcidos en aquel territorio queactualmente defienden contra el ejército español bajo el generalMorillo, que es verosímil sucumba delante de la inexpugnable plazade Cartagena. Mas si la tomare será a costa de grandes pérdidas, ydesde luego carecerá de fuerzas bastantes para subyugar a losmorigeros y bravos moradores del interior.En cuanto a la heroica y desdichada Venezuela sus acontecimientoshan sido tan rápidos y sus devastaciones tales, que casi la hanreducido a una absoluta indigencia a una soledad espantosa; noobstante que era uno de los más bellos países de cuantos hacían elorgullo de América. Sus tiranos gobiernan un desierto, y sólo oprimena tristes restos que, escapados de la muerte, alimentan una precariaexistencia; algunas mujeres, niños y ancianos son los que quedan. Losmás de los hombres han perecido por no ser esclavos, y los que viven,combaten con furor, en los campos y en los pueblos internos hastaexpirar o arrojar al mar a los que insaciables de sangre y de crímenes,rivalizan con los primeros monstruos que hicieron desaparecer de laAmérica a su raza primitiva. Cerca de un millón de habitantes secontaba en Venezuela y sin exageración se puede conjeturar que unacuarta parte ha sido sacrificada por la tierra, la espada, el hambre, lapeste, las peregrinaciones; excepto el terremoto, todos resultados dela guerra.En Nueva España había en 1808, según nos refiere el barón deHumboldt, siete millones ochocientas mil almas con inclusión deGuatemala. Desde aquella época, la insurrección que ha agitado a casitodas sus provincias, ha hecho disminuir sensiblemente aquel
  • cómputo que parece exacto; pues más de un millón de hombres hanperecido, como lo podrá usted ver en la exposición de Mr. Walton quedescribe con fidelidad los sanguinarios crímenes cometidos en aquelopulento imperio. Allí la lucha se mantiene a fuerza de sacrificioshumanos y de todas especies, pues nada ahorran los españoles con talque logren someter a los que han tenido la desgracia de nacer en estesuelo, que parece destinado a empaparse con la sangre de sus hijos. Apesar de todo, los mejicanos serán libres, porque han abrazado elpartido de la patria, con la resolución de vengar a sus pasados, oseguirlos al sepulcro. Ya ellos dicen con Reynal: llegó el tiempo enfin, de pagar a los españoles suplicios con suplicios y de ahogar a esaraza de exterminadores en su sangre o en el mar.Las islas de Puerto Rico y Cuba, que entre ambas pueden formar unapoblación de setecientas a ochocientas mil almas, son las que mástranquilamente poseen los españoles, porque están fuera del contactode los independientes. Mas ¿no son americanos estos insulares? ¿Noson vejados? ¿No desearán su bienestar?Este cuadro representa una escala militar de dos mil leguas delongitud y novecientas de latitud en su mayor extensión en quedieciséis millones de americanos defienden sus derechos, o estáncomprimidos por la nación española que aunque fue en algún tiempoel más vasto imperio del mundo, sus restos son ahora impotentes paradominar el nuevo hemisferio y hasta para mantenerse en el antiguo.¿Y la Europa civilizada, comerciante y amante de la libertad permiteque una vieja serpiente por sólo satisfacer su saña envenenada,devore la más bella parte de nuestro globo? ¡Qué! ¿Está Europa sordaal clamor de su propio interés? ¿No tiene ya ojos para ver la justicia?¿Tanto se ha endurecido para ser de este modo insensible? Estas
  • cuestiones cuanto más las medito, más me confunden; llego a pensarque se aspira a que desaparezca la América, pero es imposible porquetoda Europa no es España. ¡Qué demencia la de nuestra enemiga,pretender reconquistar América, sin marina, sin tesoros y casi sinsoldados! Pues los que tiene, apenas son bastantes para retener a supropio pueblo en una violenta obediencia, y defenderse de susvecinos. Por otra parte, ¿podrá esta nación hacer el comercioexclusivo de la mitad del mundo sin manufacturas. Sin produccionesterritoriales, sin artes, sin ciencias, sin política? Lograda que fueseesta loca empresa, y suponiendo más, aun lograda la pacificación, loshijos de los actuales americanos únicos con los de los europeosreconquistadores, ¿no volverían a formar dentro de veinte años losmismos patrióticos designios que ahora se están combatiendo?Europa haría un bien a España en disuadirla de su obstinadatemeridad, porque a lo menos le ahorrará los gastos que expende, y lasangre que derrama; a fin de que fijando su atención en sus propiosrecintos, fundase su prosperidad y poder sobre bases más sólidas quelas de inciertas conquistas, un comercio precario y exaccionesviolentas en pueblos remotos, enemigos y poderosos. Europa mismapor miras de sana política debería haber preparado y ejecutado elproyecto de la independencia americana, no sólo porque el equilibriodel mundo así lo exige, sino porque éste es el medio legítimo y segurode adquirirse establecimientos ultramarinos de comercio. Europa queno se halla agitada por las violentas pasiones de la venganza,ambición y codicia, como España, parece que estaba autorizada portodas las leyes de la equidad a ilustrarla sobre sus bien entendidosintereses.
  • Cuantos escritores han tratado la materia se acordaban en esta parte.En consecuencia, nosotros esperábamos con razón que todas lasnaciones cultas se apresurarían a auxiliarnos, para que adquiriésemosun bien cuyas ventajas son recíprocas a entrambos hemisferios. Sinembargo, ¡cuán frustradas esperanzas! No sólo los europeos. perohasta nuestros hermanas del Norte se han mantenido inmóvilesespectadores de esta contienda, que por su esencia es la más justa, ypor sus resultados la más bella e importante de cuantas se hansuscitado en los siglos antiguos y modernos, ¿porque hasta dónde sepuede calcular la trascendencia de la libertad en el hemisferio deColón?«La felonía con que Bonaparte —dice usted— prendió a Carlos IV y aFernando VII, reyes de esta nación, que tres siglos la aprisionó contraición a dos monarcas de la América meridional, es un actomanifiesto de retribución divina y, al mismo tiempo, una prueba deque Dios sostiene la justa causa de los americanos, y les concederá suindependencia».Parece que usted quiere aludir al monarca de Méjico Moctezuma,preso por Cortés y muerto, según Herrera, por el mismo, aunque Solísdice que por el pueblo, y a Atahualpa, inca del Perú, destruido porFrancisco Pizarro y Diego Almagro. Existe tal diferencia entre lasuerte de los reyes españoles y los reyes americanos, que no admitencomparación; los primeros son tratados con dignidad, conservados, yal fin recobran su libertad y trono; mientras que los últimos sufrentormentos inauditos y los vilipendios más vergonzosos. Si aGuatimozín sucesor de Moctezuma, se le trata como emperador, y leponen la corona, fue por irrisión y no por respeto, para queexperimentase este escarnio antes que las torturas. Iguales a la suerte
  • de este monarca fueron las del rey de Michoacán, Catzontzin; el Zipade Bogotá, y cuantos Toquis, Imas, Zipas, Ulmenes, Caciques y demásdignidades indianas sucumbieron al poder español. El suceso deFernando VII es más semejante al que tuvo lugar en Chile en 1535 conel Ulmén de Copiapó, entonces reinante en aquella comarca. Elespañol Almagro pretextó, como Bonaparte, tomar partido por lacausa del legítimo soberano y, en consecuencia, llama al usurpador,como Fernando lo era en España; aparenta restituir al legítimo a susestados y termina por encadenar y echar a las llamas al infeliz Ulmén,sin querer ni aún oír su defensa. Este es el ejemplo de Fernando VIIcon su usurpador; los reyes europeos sólo padecen destierros, elUlmén de Chile termina su vida de un modo atroz.«Después de algunos meses —añade usted— he hecho muchasreflexiones sobre la situación de los americanos y sus esperanzasfuturas; tomo grande interés en sus sucesos; pero me faltan muchosinformes relativos a su estado actual y a lo que ellos aspiran; deseoinfinitamente saber la política de cada provincia como también supoblación; si desean repúblicas o monarquías, si formarán una granrepública o una gran monarquía. Toda noticia de esta especie queusted pueda darme o indicarme las fuentes a que debo ocurrir, laestimaré como un favor muy particular».Siempre las almas generosas se interesan en la suerte de un puebloque se esmera por recobrar los derechos con que el Creador y lanaturaleza le han dotado; y es necesario estar bien fascinado por elerror o por las pasiones para no abrigar esta noble sensación; usted hapensado en mi país, y se interesa por él, este acto de benevolencia meinspira el más vivo reconocimiento.
  • He dicho la población que se calcula por datos más o menos exactos,que mil circunstancias hacen fallidos, sin que sea fácil remediar estainexactitud, porque los más de los moradores tienen habitacionescampestres, y muchas veces errantes; siendo labradores, pastores,nómadas, perdidos en medio de espesos e inmensos bosques, llanurassolitarias, y aislados entre lagos y ríos caudalosos. ¿Quién será capazde formar una estadística completa de semejantes comarcas? Además,los tributos que pagan los indígenas; las penalidades de los esclavos;las primicias, diezmos y derechos que pesan sobre los labradores, yotros accidentes alejan de sus hogares a los pobres americanos. Estosin hacer mención de la guerra de exterminio que ya ha segado cercade un octavo de la población, y ha ahuyentado una gran parte; puesentonces las dificultades son insuperables y el empadronamientovendrá a reducirse a la mitad del verdadero censo.Todavía es más difícil presentir la suerte futura del Nuevo Mundo,establecer principios sobre su política, y casi profetizar la naturalezadel gobierno que llegará a adoptar. Toda idea relativa al porvenir deeste país me parece aventurada. ¿Se puede prever cuando el génerohumano se hallaba en su infancia rodeado de tanta incertidumbre,ignorancia y error, cuál seria el régimen que abrazaría para suconservación? ¿Quién se habría atrevido a decir tal nación serárepública o monarquía, ésta será pequeña, aquélla grande? En miconcepto, esta es la imagen de nuestra situación. Nosotros somos unpequeño género humano; poseemos un mundo aparte, cercado pordilatados mares; nuevos en casi todas las artes y ciencias, aunque encierto modo viejos en los usos de la sociedad civil. Yo considero elestado actual de América, como cuando desplomado el imperioromano cada desmembración formó un sistema político, conforme a
  • sus intereses y situación, o siguiendo la ambición particular dealgunos jefes, familias o corporaciones, con esta notable diferencia,que aquellos miembros dispersos volvían a restablecer sus antiguasnaciones con las alteraciones que exigían las cosas o los sucesos; masnosotros, que apenas conservamos vestigios de lo que en otro tiempofue, y que por otra parte no somos indios, ni europeos, sino unaespecie mezcla entre los legítimos propietarios del país y losusurpadores españoles; en suma, siendo nosotros americanos pornacimiento, y nuestros derechos los de Europa, tenemos que disputara éstos a los del país, y que mantenernos en él contra la invasión delos invasores; así nos hallemos en el caso más extraordinario ycomplicado. No obstante que es una especie de adivinación indicarcuál será el resultado de la línea de política que América siga, meatrevo aventurar algunas conjeturas que, desde luego, caracterizo dearbitrarias, dictadas por un deseo racional, y no por un raciocinioprobable.La posición de los moradores del hemisferio americano, ha sido porsiglos puramente pasiva; su existencia política era nula. Nosotrosestábamos en un grado todavía más abajo de la servidumbre y, por lomismo, con más dificultad para elevarnos al goce de la libertad.Permítame usted estas consideraciones para elevar la cuestión. LosEstados son esclavos por la naturaleza de su constitución o por elabuso de ella; luego un pueblo es esclavo, cuando el gobierno por suesencia o por sus vicios, holla y usurpa los derechos del ciudadano osúbdito. Aplicando estos principios, hallaremos que América nosolamente estaba privada de su libertad, sino también de la tiraníaactiva y dominante. Me explicaré. En las administraciones absolutasno se reconocen límites en el ejercicio de las facultades gubernativas:
  • la voluntad del gran sultán, Kan, Bey y demás soberanos despóticos,es la ley suprema, y ésta, es casi arbitrariamente ejecutada por losbajáes, kanes y sátrapas subalternos de Turquía y Persia, que tienenorganizada una opresión de que participan los súbditos en razón de laautoridad que se les confía. A ellos está encargada la administracióncivil, militar, política, de rentas, y la religión. Pero al fin son persaslos jefes de Ispahán, son turcos los visires del gran señor, son tártaroslos sultanes de la Tartaria. China no envía a buscar mandarines,militares y letrados al país de Gengis Kan que la conquistó, a pesar deque los actuales chinos son descendientes directos de los subyugadospor los ascendientes de los presentes tártaros.¡Cuán diferente entre nosotros! Se nos vejaba con una conducta que,además de privarnos de los derechos que nos correspondían, nosdejaba en una especie de infancia permanente, con respecto a lastransacciones públicas. Si hubiésemos siquiera manejado nuestrosasuntos domésticos en nuestra administración interior, conoceríamosel curso de los negocios públicos y su mecanismo, moraríamostambién de la consideración personal que impone a los ojos delpueblo cierto respeto maquinal que es tan necesario conservar en lasrevoluciones. He aquí por qué he dicho que estábamos privados hastade la tiranía activa, pues que no nos está permitido ejercer susfunciones.Los americanos en el sistema español que está en vigor, y quizá conmayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que elde siervos propios para el trabajo y, cuando más, el de simplesconsumidores; y aun esta parte coartada con restricciones chocantes;tales son las prohibiciones del cultivo de frutos de Europa, el estancode las producciones que el rey monopoliza, el impedimento de las
  • fábricas que la misma Península no posee, los privilegios exclusivosdel comercio hasta de los objetos de primera necesidad; las trabasentre provincias y provincias americanas para que no se traten,entiendan, ni negocien; en fin, ¿quiere usted saber cuál era nuestrodestino? Los campos para cultivar el añil, la grana, el café, la caña, elcacao y el algodón; las llanuras solitarias para criar ganados, losdesiertos para cazar las bestias feroces, las entrañas de la tierra paraexcavar el oro que no puede saciar a esa nación avarienta.Tan negativo era nuestro estado que no encuentro semejante enninguna otra asociación civilizada, por más que recorro la serie de lasedades y la política de todas las naciones. Pretender que un país tanfelizmente constituido, extenso, rico y populoso sea meramentepasivo, ¿no es un ultraje y una violación de los derechos de lahumanidad?Estábamos, como acabo de exponer, abstraídos y, digámoslo así,ausentes del universo en cuanto es relativo a la ciencia del gobierno yadministración del Estado. Jamás éramos virreyes ni gobernadoressino por causas muy extraordinarias; arzobispos y obispos pocasveces; diplomáticos nunca; militares sólo en calidad de subalternos;nobles, sin privilegios reales; no éramos, en fin, ni magistrados nifinancistas, y casi ni aun comerciantes; todo en contravención directade nuestras instituciones.El emperador Carlos V formó un pacto con los descubridores,conquistadores y pobladores de América que, como dice Guerra, esnuestro contrato social. Los reyes de España convinieronsolemnemente con ellos que lo ejecutasen por su cuenta y riesgo,prohibiéndoles hacerlo a costa de la real hacienda, y por esta razón se
  • les concedía que fuesen señores de la tierra, que organizasen laadministración y ejerciesen la judicatura en apelación; con otrasmuchas exenciones y privilegios que sería prolijo detallar. El rey secomprometió a no enajenar jamás las provincias americanas, comoque a él no tocaba otra jurisdicción que la del alto dominio, siendouna especie de propiedad feudal la que allí tenían los conquistadorespara sí y sus descendientes. Al mismo tiempo existen leyes expresasque favorecen casi exclusivamente a los naturales del país, originariosde España, en cuanto a los empleos civiles, eclesiásticos y de rentas.Por manera que con una violación manifiesta de las leyes y de lospactos subsistentes, se han visto despojar aquellos naturales de laautoridad constitucional que les daba su código.De cuanto he referido, será fácil colegir que América no estabapreparada, para desprenderse de la metrópoli, como súbitamentesucedió por el efecto de las ilegítimas cesiones de Bayona, y por lainicua guerra que la regencia nos declaró sin derecho alguno para ellono sólo por la falta de justicia, sino también de legitimidad. Sobre lanaturaleza de los gobiernos españoles, sus decretos conminatorios yhostiles, y el curso entero de su desesperada conducta, hay escritosdel mayor mérito en el periódico El Español, cuyo autor es el señorBlanco; y estando allí esta parte de nuestra historia muy bien tratada,me limito a indicarlo.Los americanos han subido de repente y sin los conocimientos previosy, lo que es más sensible, sin la práctica de los negocios públicos arepresentar en la escena del mundo las eminentes dignidades delegisladores, magistrados, administradores del erario, diplomáticos,generales, y cuantas autoridades supremas y subalternas forman lajerarquía de un Estado organizado con regularidad.
  • Cuando las águilas francesas sólo respetaron los muros de la ciudadde Cádiz, y con su vuelo arrollaron a los frágiles gobiernos de laPenínsula, entonces quedamos en la orfandad. Ya antes habíamos sidoentregados a la merced de un usurpador extranjero. Después,lisonjeados con la justicia que se nos debía, con esperanzashalagüeñas siempre burladas; por último, inciertos sobre nuestrodestino futuro, y amenazados por la anarquía, a causa de la falta deun gobierno legítimo, justo y liberal, nos precipitamos en el caos de larevolución. En el primer momento sólo se cuidó de proveer a laseguridad interior, contra los enemigos que encerraba nuestro seno.Luego se extendió a la seguridad exterior; se establecieronautoridades que sustituimos a las que acabábamos de deponerencargadas de dirigir el curso de nuestra revolución y de aprovecharla coyuntura feliz en que nos fuese posible fundar un gobiernoconstitucional digno del presente siglo y adecuado a nuestrasituación.Todos los nuevos gobiernos marcaron sus primeros pasos con elestablecimiento de juntas populares. Estas formaron en seguidareglamentos para la convocación de congresos que produjeronalteraciones importantes. Venezuela erigió un gobierno democrático yfederal, declarando previamente los derechos del hombre,manteniendo el equilibrio de los poderes y estatuyendo leyesgenerales en favor de la libertad civil, de imprenta y otras;finalmente, se constituyó un gobierno independiente. La NuevaGranada siguió con uniformidad los establecimientos políticos ycuantas reformas hizo Venezuela, poniendo por base fundamental desu Constitución el sistema federal más exagerado que jamás existió;recientemente se ha mejorado con respecto al poder ejecutivo general,
  • que ha obtenido cuantas atribuciones le corresponden. Segúnentiendo, Buenos Aires y Chile han seguido esta misma línea deoperaciones; pero como nos hallamos a tanta distancia, losdocumentos son tan raros, y las noticias tan inexactas, no me animaréni aun a bosquejar el cuadro de sus transacciones.Los sucesos de México han sido demasiado varios, complicados,rápidos y desgraciados para que se puedan seguir en el curso de larevolución. Carecemos, además, de documentos bastante instructivos,que nos hagan capaces de juzgarlos. Los independientes de México,por lo que sabemos, dieron principio a su insurrección en septiembrede 1810, y un año después, ya tenían centralizado su gobierno enZitácuaro, instalado allí una junta nacional bajo los auspicios deFernando VII, en cuyo nombre se ejercían las funciones gubernativas.Por los acontecimientos de la guerra, esta junta se trasladó adiferentes lugares, y es verosímil que se haya conservado hasta estosúltimos momentos, con las modificaciones que los sucesos hayanexigido. Se dice que ha creado un generalísimo o dictador que lo es elilustre general Morelos; otros hablan del célebre general Rayón; locierto es que uno de estos dos grandes hombres o ambosseparadamente ejercen la autoridad suprema en aquel país; yrecientemente ha aparecido una constitución para el régimen delEstado. En marzo de 1812 el gobierno residente en Zultepec, presentóun plan de paz y guerra al virrey de México concebido con la másprofunda sabiduría. En él se reclamó el derecho de gentesestableciendo principios de una exactitud incontestable. Propuso lajunta que la guerra se hiciese como entre hermanos y conciudadanos;pues que no debía ser más cruel que entre naciones extranjeras; quelos derechos de gentes y de guerra, inviolables para los mismos
  • infieles y bárbaros, debían serlo más para cristianos, sujetos a unsoberano y a unas mismas leyes; que los prisioneros no fuesentratados como reos de lesa majestad, ni se degollasen los que rendíanlas armas, sino que se mantuviesen en rehenes para canjearlos; que nose entrase a sangre y fuego en las poblaciones pacíficas, no lasdiezmasen ni quitasen para sacrificarlas y, concluye, que en caso deno admitirse este plan, se observarían rigurosamente las represalias.Esta negociación se trató con el más alto desprecio; no se diorespuesta a la junta nacional; las comunicaciones originales sequemaron públicamente en la plaza de México, por mano del verdugo;y la guerra de exterminio continuó por parte de los españoles con sufuror acostumbrado, mientras que los mexicanos y las otras nacionesamericanas no la hacían, ni aun a muerte con los prisioneros deguerra que fuesen españoles. Aquí se observa que por causas deconveniencia se conservó la apariencia de sumisión al rey y aun a laconstitución de la monarquía. Parece que la junta nacional esabsolutaen el ejercicio de las funciones legislativa, ejecutiva yjudicial, y el número de sus miembros muy limitado.Los acontecimientos de la tierra firme nos han probado que lasinstituciones perfectamente representativas no son adecuadas anuestro carácter, costumbres y luces actuales. En Caracas el espíritude partido tomó su origen en las sociedades, asambleas y eleccionespopulares; y estos partidos nos tornaron a la esclavitud. Y así comoVenezuela ha sido la república americana que más se ha adelantadoen sus instituciones políticas, también ha sido el más claro ejemplo dela ineficacia de la forma demócrata y federal para nuestros nacientesEstados. En Nueva Granada las excesivas facultades de los gobiernosprovinciales y la falta de centralización en el general han conducido
  • aquel precioso país al estado a que se ve reducido en el día. Por estarazón sus débiles enemigos se han conservado contra todas lasprobabilidades. En tanto que nuestros compatriotas no adquieran lostalentos y las virtudes políticas que distinguen a nuestros hermanosdel Norte, los sistemas enteramente populares, lejos de sernosfavorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina.Desgraciadamente, estas cualidades parecen estar muy distantes denosotros en el grado que se requiere; y por el contrario, estamosdominados de los vicios que se contraen bajo la dirección de unanación como la española que sólo ha sobresalido en fiereza, ambición,venganza y codicia.Es más difícil, dice Montesquieu, sacar un pueblo de la servidumbre,que subyugar uno libre. Esta verdad está comprobada por los analesde todos los tiempos, que nos muestran las más de las naciones libres,sometidas al yugo, y muy pocas de las esclavas recobrar su libertad.A pesar de este convencimiento, los meridionales de este continentehan manifestado el conato de conseguir instituciones liberales, y aunperfectas; sin duda, por efecto del instinto que tienen todos loshombres de aspirar a su mejor felicidad posible; la que se alcanzainfaliblemente en las sociedades civiles, cuando ellas están fundadassobre las bases de la justicia, de la libertad y de la igualdad. Pero¿seremos nosotros capaces de mantener en su verdadero equilibrio ladifícil carga de una República? ¿Se puede concebir que un pueblorecientemente desencadenado, se lance a la esfera de la libertad, sinque, como a Ícaro, se le deshagan las alas, y recaiga en el abismo? Talprodigio es inconcebible, nunca visto. Por consiguiente, no hay unraciocinio verosímil, que nos halague con esta esperanza.
  • Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grandenación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por sulibertad y gloria. Aunque aspiro a la perfección del gobierno de mipatria, no puedo persuadirme que el Nuevo Mundo sea por elmomento regido por una gran república; como es imposible, no meatrevo a desearlo; y menos deseo aún una monarquía universal deAmérica, porque este proyecto sin ser útil, es también imposible. Losabusos que actualmente existen no se reformarían, y nuestraregeneración sería infructuosa. Los Estados americanos han menesterde los cuidados de gobiernos paternales que curen las llagas y lasheridas del despotismo y la guerra. La metrópoli, por ejemplo, seríaMéxico, que es la única que puede serlo por su poder intrínseco, sin elcual no hay metrópoli. Supongamos que fuese el istmo de Panamápunto céntrico para todos los extremos de este vasto continente, ¿nocontinuarían éstos en la languidez, y aún en el desorden actual? Paraque un solo gobierno dé vida, anime, ponga en acción todos losresortes de la prosperidad pública, corrija, ilustre y perfeccione alNuevo Mundo sería necesario que tuviese las facultades de un Dios y,cuando menos, las luces y virtudes de todos los hombres.El espíritu de partido que al presente agita a nuestros Estados, seencendería entonces con mayor encono, hallándose ausente la fuentedel poder, que únicamente puede reprimirlo. Además, los magnatesde las capitales no sufrirían la preponderancia de los metropolitanos,a quienes considerarían como a otros tantos tiranos; sus celosllegarían hasta el punto de comparar a éstos con los odiososespañoles. En fin, una monarquía semejante sería un coloso deforme,que su propio peso desplomaría a la menor convulsión.
  • Mr. de Pradt ha dividido sabiamente a la América en quince odiecisiete Estados independientes entre sí, gobernados por otrostantos monarcas. Estoy de acuerdo en cuanto a lo primero, pues laAmérica comporta la creación de diecisiete naciones; en cuanto a losegundo, aunque es más fácil conseguirla, es menos útil; y así no soyde la opinión de las monarquías americanas. He aquí mis razones. Elinterés bien entendido de una república se circunscribe en la esfera desu conservación, prosperidad y gloria. No ejerciendo la libertadimperio, porque es precisamente su opuesto, ningún estímulo excita alos republicanos a extender los términos de su nación, en detrimentode sus propios medios, con el único objeto de hacer participar a susvecinos de una Constitución liberal. Ningún derecho adquieren,ninguna ventaja sacan venciéndolos, a menos que los reduzcan acolonias, conquistas o aliados, siguiendo el ejemplo de Roma.Máximas y ejemplos tales están en oposición directa con losprincipios de justicia de los sistemas republicanos, y aún diré más, enoposición manifiesta con los intereses de sus ciudadanos; porque unEstado demasiado extenso en sí mismo o por sus dependencias, alcabo viene en decadencia, y convierte su forma libre en otra tiránica;relaja los principios que deben conservarla, y ocurre por último aldespotismo. El distintivo de las pequeñas repúblicas es lapermanencia; el de las grandes es vario, pero siempre se inclina alimperio. Casi todas las primeras han tenido una larga duración; de lassegundas sólo Roma se mantuvo algunos siglos, pero fue porque erarepública la capital y no lo era el resto de sus dominios que segobernaban por leyes e instituciones diferentes.Muy contraria es la política de un rey, cuya inclinación constan te sedirige al aumento de sus posesiones, riquezas y facultades; con razón,
  • porque su autoridad crece con estas adquisiciones, tanto con respectoa sus vecinos, como a sus propios vasallos que temen en él un podertan formidable cuanto es su imperio que se conserva por medio de laguerra y de las conquistas. Por estas razones pienso que losamericanos ansiosos de paz, ciencias, artes, comercio y agricultura,preferirían las repúblicas a los reinos, y me parece que estos deseos seconforman con las miras de Europa.No convengo en el sistema federal entre los populares yrepresentativos, por ser demasiado perfecto y exigir virtudes ytalentos políticos muy superiores a los nuestros; por igual razónrehusó la monarquía mixta de aristocracia y democracia que tantafortuna y esplendor ha procurado a Inglaterra. No siéndonos posiblelograr entre las repúblicas y monarquías lo más perfecto y acabado,evitemos caer en anarquías demagógicas, o en tiranías monócratas.Busquemos un medio entre extremos opuestos que nos conducirán alos mismos escollos, a la infelicidad y al deshonor. Voy a arriesgar elresultado de mis cavilaciones sobre la suerte futura de América; no lamejor, sino la que sea más asequible.Por la naturaleza de las localidades, riquezas, población y carácter delos mexicanos, imagino que intentarán al principio establecer unarepública representativa, en la cual tenga grandes atribuciones elpoder Ejecutivo, concentrándolo en un individuo que, si desempeñasus funciones con acierto y justicia, casi naturalmente vendrá aconservar una autoridad vitalicia. Si su incapacidad o violentaadministración excita una conmoción popular que triunfe, ese mismopoder ejecutivo quizás se difundirá en una asamblea. Si el partidopreponderante es militar o aristocrático, exigirá probablemente unamonarquía que al principio será limitada y constitucional, y después
  • inevitablemente declinará en absoluta; pues debemos convenir en quenada hay más difícil en el orden político que la conservación de unamonarquía mixta; y también es preciso convenir en que sólo unpueblo tan patriota como el inglés es capaz de contener la autoridadde un rey, y de sostener el espíritu de libertad bajo un cetro y unacorona.Los Estados del istmo de Panamá hasta Guatemala formarán quizásuna asociación. Esta magnífica posición entre los dos grandes mares,podrá ser con el tiempo el emporio del universo. Sus canalesacortarán las distancias del mundo: estrecharán los lazos comercialesde Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos delas cuatro partes del globo. ¡Acaso sólo allí podrá fijarse algún día lacapital de la tierra! Como pretendió Constantino que fuese Bizancio ladel antiguo hemisferio.Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse enformar una república central, cuya capital sea Maracaibo o una nuevaciudad que con el nombre de Las Casas (en honor de este héroe de lafilantropía), se funde entre los confines de ambos países, en elsoberbio puerto de Bahía Honda. Esta posición aunque desconocida,es más ventajosa por todos respectos. Su acceso es fácil y su situacióntan fuerte, que puede hacerse inexpugnable. Posee un clima puro ysaludable, un territorio tan propio para la agricultura como para lacría de ganados, y una gran de abundancia de maderas deconstrucción. Los salvajes que la habitan serían civilizados, ynuestras posesiones se aumentarían con la adquisición de la Guajira.Esta nación se llamaría Colombia como tributo de justicia y gratitudal creador de nuestro hemisferio. Su gobierno podrá imitar al inglés;con la diferencia de que en lugar de un rey habrá un poder ejecutivo,
  • electivo, cuando más vitalicio, y jamás hereditario si se quiererepública, una cámara o senado legislativo hereditario, que en lastempestades políticas se interponga entre las olas populares y losrayos del gobierno, y un cuerpo legislativo de libre elección, sin otrasrestricciones que las de la Cámara Baja de Inglaterra. Estaconstitución participaría de todas las formas y yo deseo que noparticipe de todos los vicios. Como esta es mi patria, tengo underecho incontestable para desearla lo que en mi opinión es mejor. Esmuy posible que la Nueva Granada no convenga en el reconocimientode un gobierno central, porque es en extremo adicta a la federación; yentonces formará por sí sola un Estado que, si subsiste, podrá sermuy dichoso por sus grandes recursos de todos géneros.Poco sabemos de las opiniones que prevalecen en Buenos Aires, Chiley el Perú; juzgando por lo que se trasluce y por las apariencias, enBuenos Aires habrá un gobierno central en que los militares se llevenla primacía por consecuencia de sus divisiones intestinas y guerrasexternas. Esta constitución degenerará necesariamente en unaoligarquía, o una monocracia, con más o menos restricciones, y cuyadenominación nadie puede adivinar. Sería doloroso que tal casosucediese, porque aquellos habitantes son acreedores a la másespléndida gloria.El reino de Chile está llamado por la naturaleza de su situación, porlas costumbres inocentes y virtuosas de sus moradores, por el ejemplode sus vecinos, los fieros republicanos del Arauco, a gozar de lasbendiciones que derraman las justas y dulces leyes de una república.Si alguna permanece largo tiempo en América, me inclino a pensarque será la chilena. Jamás se ha extinguido allí el espíritu de libertad;los vicios de Europa y Asia llegarán tarde o nunca a corromper las
  • costumbres de aquel extremo del universo. Su territorio es limitado;estará siempre fuera del contacto inficionado del resto de loshombres; no alterará sus leyes, usos y prácticas; preservará suuniformidad en opiniones políticas y religiosas; en una palabra, Chilepuede ser libre.El Perú, por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todorégimen justo y liberal; oro y esclavos. El primero lo corrompe todo;el segundo está corrompido por sí mismo. El alma de un siervo raravez alcanza a apreciar la sana libertad; se enfurece en los tumultos, ose humilla en las cadenas. Aunque estas reglas serían aplicables atoda la América, creo que con más justicia las merece Lima por losconceptos que he expuesto, y por la cooperación que ha prestado asus señores contra sus propios hermanos los ilustres hijos de Quito,Chile y Buenos Aires. Es constante que el que aspira a obtener lalibertad, a lo menos lo intenta. Supongo que en Lima no tolerarán losricos la democracia, ni los esclavos y pardos libertos la aristocracia;los primeros preferirán la tiranía de uno solo, por no padecer laspersecuciones tumultuarias, y por establecer un orden siquierapacífico. Mucho hará si concibe recobrar su independencia.De todo lo expuesto, podemos deducir estas consecuencias: lasprovincias americanas se hallan lidiando por emanciparse, al finobtendrán el suceso; algunas se constituirán de un modo regular enrepúblicas federales y centrales; se fundarán monarquías casiinevitablemente en las grandes secciones, y algunas serán taninfelices que devorarán sus elementos, ya en la actual, ya en lasfuturas revoluciones, que una gran monarquía no será fácilconsolidar; una gran república imposible.
  • Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo unasola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con eltodo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y unareligión debería, por consiguiente, tener un solo gobierno queconfederase los diferentes Estados que hayan de formarse; mas no esposible porque climas remotos, situaciones diversas, interesesopuestos, caracteres desemejantes dividen a la América. ¡Qué bellosería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corintopara los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalarallí un augusto Congreso de los representantes de las repúblicas,reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la pazy de la guerra, con las naciones de las otras tres partes del mundo.Esta especie de corporación podrá tener lugar en alguna épocadichosa de nuestra regeneración, otra esperanza es infundada,semejante a la del abate St. Pierre que concibió el laudable delirio dereunir un Congreso europeo, para decidir de la suerte de los interesesde aquellas naciones.«Mutaciones importantes y felices, continuas pueden serfrecuentemente producidas por efectos individuales». Los americanosmeridionales tienen una tradición que dice: que cuando Quetzalcoatl,el Hermes, o Buda de la América del Sur resignó su administración ylos abandonó, les prometió que volvería después que los siglosdesignados hubiesen pasado, y que él restablecería su gobierno, yrenovaría su felicidad. ¿Esta tradición, no opera y excita unaconvicción de que muy pronto debe volver? ¡Concibe usted cuál seráel efecto que producirá, si un individuo apareciendo entre ellosdemostrase los caracteres de Quetzalcoatl, el Buda de bosque, oMercurio, del cual han hablado tanto las otras naciones? ¿No cree
  • usted que esto inclinaría todas las partes? ¿No es la unión todo lo quese necesita para ponerlos en estado de expulsar a los españoles, sustropas, y los partidarios de la corrompida España, para hacerloscapaces de establecer un imperio poderoso, con un gobierno libre yleyes benévolas?Pienso como usted que causas individuales pueden producirresultados generales, sobre todo en las revoluciones. Pero no es elhéroe, gran profeta, o dios del Anáhuac, Quetzalcoatl, el que es capazde operar los prodigiosos beneficios que usted propone. Estepersonaje es apenas conocido del pueblo mexicano y noventajosamente; porque tal es la suerte de los vencidos aunque seandioses. Sólo los historiadores y literatos se han ocupadocuidadosamente en investigar su origen, verdadera o falsa misión, susprofecías y el término de su carrera. Se disputa si fue un apóstol deCristo o bien pagano. Unos suponen que su nombre quiere decir SantoTomás; otros que Culebra Emplumajada; y otros dicen que es elfamoso profeta de Yucatán, Chilan-Cambal. En una palabra, los másde los autores mexicanos, polémicos e historiadores profanos, hantratado con más o menos extensión la cuestión sobre el verdaderocarácter de Quetzalcoatl. El hecho es, según dice Acosta, que élestablece una religión, cuyos ritos, dogmas y misterios tenían unaadmirable afinidad con la de Jesús, y que quizás es la más semejante aella. No obstante esto, muchos escritores católicos han procuradoalejar la idea de que este profeta fuese verdadero, sin quererreconocer en él a un Santo Tomás como lo afirman otros célebresautores. La opinión general es que Quetzalcoatl es un legisladordivino entre los pueblos paganos de Anáhuac, del cual eralugarteniente el gran Moctezuma, derivando de él su autoridad. De
  • aquí que se infiere que nuestros mexicanos no seguirían al gentilQuetzalcoatl, aunque apareciese bajo las formas más idénticas yfavorables, pues que profesan una religión la más intolerante yexclusiva de las otras.Felizmente los directores de la independencia de México se hanaprovechado del fanatismo con el mejor acierto proclamando a lafamosa Virgen de Guadalupe por reina de los patriotas, invocándolaen todos los casos arduos y llevándola en sus banderas. Con esto, elentusiasmo político ha formado una mezcla con la religión que haproducido un fervor vehemente por la sagrada causa de la libertad.La veneración de esta imagen en México es superior a la más exaltadaque pudiera inspirar el más diestro profeta.Seguramente la unión es la que nos falta para completar la obra denuestra regeneración. Sin embargo, nuestra división no es extraña,porque tal es el distintivo de las guerras civiles formadasgeneralmente entre dos partidos: conservadores y reformadores. Losprimeros son, por lo común, más numerosos, porque el imperio de lacostumbre produce el efecto de la obediencia a las potestadesestablecidas; los últimos son siempre menos numerosos aunque másvehementes e ilustrados. De este modo la masa física se equilibra conla fuerza moral, y la contienda se prolonga, siendo sus resultadosmuy inciertos. Por fortuna entre nosotros, la masa ha seguido a lainteligencia.Yo diré a usted lo que puede ponernos en aptitud de expulsar a losespañoles, y de fundar un gobierno libre. Es la unión, ciertamente;mas esta unión no nos vendrá por prodigios divinos, sino por efectossensibles y esfuerzos bien dirigidos. América está encontrada entre sí,
  • porque se halla abandonada de todas las naciones, aislada en mediodel universo, sin relaciones diplomáticas ni auxilios militares ycombatida por España que posee más elementos para la guerra, quecuantos furtivamente podemos adquirir.Cuando los sucesos no están asegurados, cuando el Estado es débil, ycuando las empresas son remotas, todos los hombres vacilan; lasopiniones se dividen, las pasiones las agitan y los enemigos lasaniman para triunfar por este fácil medio. Luego que seamos fuertes,bajo los auspicios de una nación liberal que nos preste su protección,se nos verá de acuerdo cultivar las virtudes y los talentos queconducen a la gloria; entonces seguiremos la marcha majestuosa hacialas grandes prosperidades a que está destinada la Américameridional; entonces las ciencias y las artes que nacieron en elOriente y han ilustrado a Europa, volarán a Colombia libre que lasconvidará con un asilo.Tales son, señor, las observaciones y pensamientos que tengo el honorde someter a usted para que los rectifique o deseche según su mérito;suplicándole se persuada que me he atrevido a exponerlos, más porno ser descortés, que porque me crea capaz de ilustrar a usted en lamateria.Soy de usted, etc., etc.Kingston, 6 de septiembre de 18151.11. Tratado de la Santa Alianza que personalmente ajustaron y firmaron en París el26 de septiembre de 1815 los Emperadores de Austria y Rusia y el Rey de Prusia.
  • En el nombre de la Santísima e Indivisible Trinidad. Su Majestad el emperador deRusia, el emperador de Austria y el rey de Prusia, a consecuencia de los grandesacontecimientos que han señalado en Europa el curso de los tres últimos años, yprincipalmente de los beneficios que la divina Providencia ha querido derramar sobre losEstados cuyos gobiernos han puesto su confianza y esperanza en ella. Solamente, habiendoadquirido la convicción íntima, de que es necesario asentar la conducta a adoptar por laspotencias en sus relaciones mutuas sobre las verdades sublimes que nos enseña la eternareligión de Dios Salvador: Declaramos solemnemente que el presente acto no tiene másobjeto que manifestar a la faz del universo su inquebrantable determinación de no tomarpor regla de su conducta, ya sea en la administración de sus Estados respectivos, ya en susrelaciones políticas con los demás gobiernos más que los preceptos de esta santa religión,preceptos de justicia, de caridad y de paz que, lejos de ser únicamente aplicables a la vidaprivada, deben por el contrario incluir directamente en las resoluciones de los príncipes yguiar todos sus pasos, dado que es el único medio de consolidar las instituciones humanas yde remediar sus imperfecciones. En consecuencia, sus Majestades han convenido en los artículos siguientes: Art. I. En conformidad con las palabras de las Santas Escrituras que mandan a todoslos hombres mirarse como hermanos, los tres monarcas contratantes permanecerán unidospor los lazos de una verdadera e indisoluble fraternidad, y considerándose comocompatriotas se prestarán en todo lugar y ocasión, asistencia, ayuda y socorro; mirándosecon respecto a sus súbditos y ejércitos como padres de familia, les dirigirán en el mismoespíritu de fraternidad que los anima para proteger la religión, la paz y la justicia. Art. II. En consecuencia, el solo principio en vigor, sea entre dichos gobiernos oentre sus súbditos, será el de prestarse servicios recíprocamente testimoniarse por unainalterable benevolencia el mutuo afecto de que deben estar animados, no considerarse sinocomo miembros de una misma nación cristiana, no mirándose a sí mismos los tres príncipesaliados sino como delegados de la Providencia para gobernar tres ramas de una mismafamilia, a saber: Austria, Rusia y Prusia, confesando así, que la nación cristiana de que ellosy sus pueblos forman parte no tiene realmente otro Soberano que Aquél a quien solopertenece en propiedad el poder, porque sólo en Él se hallan todos los tesoros del amor, de
  • la ciencia y de la sabiduría infinita, es decir: Dios, nuestro Divino Salvador Jesucristo, elVerbo del Altísimo, palabra de Vida. Sus Majestades recomiendan por lo tanto a sus pueblos con la más tierna solicitud,como único medio de gozar de esta paz que nace de la conciencia sana, y que es la únicaduradera, fortificarse cada día más en los principios, y en el ejercicio de los deberes que eldivino Salvador ha enseñado a los hombres. Art. III. Todas las potencias que quisieran solemnemente confesar los principiossagrados que han dictado el presente acto, y que reconocieron cuan importante es a la dichade las naciones, demasiado largo tiempo agitadas, que estas verdades ejerzan en adelantesobre los destinos humanos toda la influencia que les es propia, serán recibidas con tantoanhelo como afecto en esta Santa Alianza. Hecho por triplicado y firmado en París el año de gracia de 1815 el 26/14septiembre.- FRANCISCO-ALEJANDRO-FEDERICO GUILLERMO1.12. La Doctrina MonroeEnunciada por el quinto Presidente de los Estados Unidos, James Monroe, en su SéptimoMensaje al Congreso, el 2 de diciembre de 1823.“... A propuesta del Gobierno Imperial de Rusia, hecha a través delministro del Emperador aquí residente, se han transmitido plenospoderes e instrucciones al ministro de los Estadios Unidos en SanPetersburgo para un arreglo mediante negociaciones amistosas, de losrespectivos derechos e intereses de las dos naciones en la costanoroeste de este continente. Una propuesta similar ha sido hecha porSu Majestad Imperial al Gobierno de de la Gran Bretaña, a la que seha igualmente accedido. El Gobierno de los Estados Unidos ha estadodeseoso, por este procedimiento amistoso, de manifestar el gran valorque ha invariablemente acordado a la amistad con el Emperador y susolicitud de cultivar el mejor entendimiento con su Gobierno. En lasdiscusiones que este interés ha provocado y en los arreglos por los
  • que puedan terminar, se ha juzgado propicia la ocasión para afirmarcomo un principio en el que los derechos e intereses de los EstadosUnidos están envueltos, que en el Continente Americano, por la libree independiente condición que han adquirido y que mantienen, nodeben ser en lo sucesivo considerados como sujetos o colonizaciónpor ninguna potencia europea. El sistema político de las potencias aliadas es esencialmente distinto del deAmérica. Esta diferencia proviene de la que existe entre sus respectivos gobiernos. Enconsideración a las amistosas relaciones que existen entre los Estados Unidos y esaspotencias, debemos declarar que consideraríamos toda tentativa de su parte que tuviera porobjeto extender su sistema a este hemisferio, como un verdadero peligro para nuestra paz ytranquilidad. Con las colonias existentes o posesiones de cualquier nación europea nohemos intervenido nunca ni lo haremos tampoco; pero tratándose de los Gobiernos que handeclarado y mantenido su independencia, la cual respetaremos siempre porque estáconforme con nuestros principios, no podríamos menos de considerar como una tendenciahostil hacia los Estados Unidos toda intervención extranjera que tuviese por objeto laopresión de aquél. En la guerra entre esos nuevos Gobiernos y España declaramos nuestraneutralidad cuando fueron reconocidos, y no hemos faltado ni faltaremos a ella mientras noocurra ningún cambio que, a juicio de autoridades competentes, obligue a este Gobierno avariar su línea de conducta. Los últimos sucesos ocurridos en España y Portugal, demuestran que no estárestablecido el orden en Europa, y la prueba más evidente es que las potencias aliadas hanconsiderado conveniente, de acuerdo con sus principios, llegar a la intervención por lafuerza en los asuntos de España... La política que con Europa nos pareció oportuno adoptardesde el principio de las guerras en aquella parte del Globo, sigue siendo la misma y sereduce a no intervenir en los intereses de nación alguna, y a considerar todo Gobierno dehecho como autoridad legítima, manteniendo las relaciones amistosas y observando unapolítica digna y enérgica, sin dejar por eso de satisfacer en todas circunstancias justasreclamaciones, aunque sin admitir injurias de nadie.
  • Pero tratándose de estos Continentes, las circunstancias son muy diferentes; no esposible que las Potencias aliadas extiendan su sistema político a ninguno de aquellos sinponer en peligro nuestra paz y bienestar, ni es de creer tampoco que nuestros hermanos delSur quisieran aceptar una intervención extranjera por su propio consentimiento. Seríaigualmente imposible, por consecuencia, que aceptásemos con indiferencia unaintervención de esta especie, sea cual fuere la forma en que se produjese. Comparando lafuerza y recursos de España con los de esos nuevos Gobiernos, aparece claro que dichapotencia no podrá someterlos nunca pero de todos modos, la verdadera política de losEstados Unidos será respetar a unos y otros, esperando que otras Potencias imitarán nuestroejemplo. No hemos intervenido en las guerras entre las potencias europeas, y nointervendremos... Únicamente cuando nuestros derechos, sean lesionados o amenazados,responderemos a las injurias o nos prepararemos a la defensa."1.13. Protocolo de la Conferencia de Londres de 3 de febrero de 1830, entre GranBretaña, Francia y Rusia, relativo a la Independencia de Grecia. Presentes: Los Plenipotenciarios de Gran Bretaña, Francia y Rusia. ... Los miembros de la Conferencia dado que las declaraciones Otomanas lescolocan en situación de concertar las medidas que les parezcan más deseables en el actualestado de cosas; y estando deseosos de introducir en los anteriores Tratados de Alianza todamejora que pueda adaptarse para garantizar nuevas seguridades de estabilidad en el trabajode la paz en el cual están laborando, conciertan, de común acuerdo, los siguientes artículos: Artículo I. Grecia formará un Estado independiente y gozará de todos los derechos,políticos, administrativos y comerciales, inherentes a su completa independencia. Art. II. En consideración a estas ventajas otorgadas al nuevo Estado, y en deferenciaal deseo expresado por la Puerta de obtener la reducción de las fronteras fijadas por elprotocolo de 22 de marzo, la línea de demarcación de los límites de Grecia arrancará de ladesembocadura del río Aspropotamos, encumbra este río hasta la latitud del lago AngoloCastro, y atravesando este lago, así como los de Vrachori y Saurovitza, encontrará el Monte
  • Artoliña, desde donde seguirá la cordillera de Monte Oxas, el valle de Calouri y lascordillera de Monte Eta, hasta el golfo de Zeitoun, que se extenderá hasta la desembocaduradel Sperehius. Todos los territorios y regiones situados al sur de esta línea, que la Conferencia haseñalado sobre el mapa anejo, (F) pertenecerán a Grecia; y todas las regiones y territoriossituados al norte de esta línea continuarán formando parte del Imperio Otomano. Además pertenecerán a Grecia el total de la Isla de Negropont, con las islas Devil yla isla de Skyros y las islas conocidas antiguamente con el nombre de Cyclades, incluyendola isla de Amorgo, situada entra los grados 36 y 39 de latitud norte y el grado 26 delongitud este del meridiano de Greenwich. Art. III. El Gobierno griego será monárquico y hereditario, siguiendo el orden deprimogenitura. Será confiado a un príncipe, que no podrá elegirse de entre las familiasreinantes en los Estados signatarios, del Tratado de 6 de julio de 1827, y llevará el título dePríncipe Soberano de Grecia. La elección de Príncipe será objeto de subsiguientescomunicaciones y estipulaciones (1). Art. IV. Tan pronto como los artículos del presente Protocolo hayan sidoparticipados para su conocimiento a las partes interesadas, la paz se considerará establecidaipso facto entre el Imperio Otomano y Grecia; y los súbditos de los dos Estados seránrecíprocamente tratados, en relación con los derechos de comercio y navegación, comoaquellos de los otros Estados en paz con el Imperio Otomano y Grecia. Art. V. Decretos de entera y completa amnistía serán inmediatamente publicadospor la Puerta Otomana y el Gobierno griego. El decreto da amnistía de la Puerta proclamará, que ningún griego en toda laextensión de sus dominios podrá ser privado de su propiedad, o sufrir ninguna clase demolestia, en razón de la parte que haya podido tomar en la insurrección de Grecia.El decreto de amnistía del Gobierno griego proclamará el mismo principio a favor de todoslos musulmanes o cristianos que hayan podido tomar parte contra su causa; y además haráconocer y proclamará que los musulmanes que deseen continuar habitando los territorios eislas adjudicados a Grecia, podrán conservar sus propiedades, y seguir gozando de ellas,con sus familias en perfecta seguridad.
  • Art. VI. La Puerta Otomana concederá a los súbditos griegos que deseen abandonarel territorio turco, un plazo de un año para vender sus propiedades y marchar libremente asu país. El Gobierno griego concederá la misma facilidad a los habitantes de Grecia quedeseen ellos mismos trasladarse a territorio turco. Art. VII. Todas las fuerzas militares y navales de Grecia evacuarán los territorios,fortalezas e islas que ocupan más allá de la línea asignada en el art. II como límites deGrecia, y se retirarán detrás de dicha línea en el más corto espacio de tiempo posible. Todas las fuerzas militares y navales turcas, que ocupen territorios, fortalezas o islascomprendidas dentro de los límites arriba mencionados, evacuarán dichas islas, fortalezas yterritorios; y se retirarán de la misma manera detrás de los citados límites lo antes posible. Art. VIII. Cada una de las tres Cortes conservará la facultad otorgada a ellas por, elart. VI del Tratado de 6 de julio de l827, de garantizar todos los anteriores convenios yartículos. El Acta de garantía, si la hay, será hecha por separado; la ejecución y efecto deestas diferentes Actas serán, de conformidad con el artículo arriba mencionado, objeto deulteriores estipulaciones por parte de las Altas Potencias. Tropas pertenecientes a una de lasPotencias contratantes no podrán entrar en territorio del nuevo Estado griego, sinconsentimiento de las otras dos Cortes que firman el Tratado. Art. IX. Con el fin de evitar las colisiones, que no pueden dejar de existir, en lasactuales circunstancias, al ponerse en contacto los comisarios griegos y turcos para loslímites, cuando la línea de fronteras de Grecia sea trazada sobre el terreno, se conviene queesta labor sea realizada por comisarios ingleses, franceses y rusos y que cada una de las tresCortes nombrará uno. Estos comisarios, obrarán con arreglo a la instrucción anexa (G),asentarán la línea de dichas fronteras, siguiendo, con toda la posible exactitud, la líneamarcada en el art. II; marcarán la línea con estacas, levantarán dos mapas de ello quefirmarán, y se entregará uno al Gobierno otomano y otro al Gobierno griego. Se obligará aterminar su labor en el espacio de seis meses. En caso de surgir divergencia de opiniónentre los tres comisarios, la mayoría de votos decide. Art. X. Los arreglos del presente Protocolo serán inmediatamente comunicados alGobierno otomano por los plenipotenciarios de las tres Cortes, quienes serán a dicho finprovistos da la instrucción común aneja (H).
  • Los residentes de las tres Cortes en Grecia también recibirán con el mismo fin, lainstrucción añeja (I). Art. XI. Las tres Cortes se reservan el convertir las Presentes estipulaciones en unTratado formal, que se firmará en Londres, considerándose ejecutivo el 6 de julio de 1827 yse comunicaré a las otras Cortes de Europa, con la invitación de acceder a él, si lo juzganoportuno. CONCLUSIÓN Habiendo así llegado al final de una larga y dificultosa negociación, las tres cortes se felicitan sinceramente por haber conseguido un perfecto acuerdo, en medio de las más serias y delicadas circunstancias. El mantenimiento de su unión durante este período, ofrece la mejor promesa de supermanencia; y las tres Cortes se prometen que esta unión, tan firme como beneficiosa, nocesará de contribuir al mantenimiento de la paz en el mundo. ABERDEEN.-MONTMORENCY.-LAVAL.- LIEVEN.1.14. Tratado entre Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia y Rusia de una parte, yHolanda de otra: firmado en Londres el 19 de abril de 1839. Artículo I. Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque de Luxemburgo, secompromete a transformar inmediatamente en un Tratado con Su Majestad el Rey de losBelgas, los artículos anejos a la presente Acta y accede a ello de común acuerdo y bajo losauspicios de las Cortes de Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia y Rusia. Art. II. Su Majestad la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, SuMajestad el Emperador de Austria, Rey de Hungría y Bohemia, Su Majestad el Rey deFrancia, Su Majestad el Rey de Prusia y Su Majestad el Emperador de todas las Rusias,declaran que los artículos mencionados y el artículo precedente, se consideran con la misma
  • fuerza y valor que si estuvieron textualmente insertos en la presente Acta, quedando asícolocados bajo la garantía de las citadas Majestades. Art. III. La Unión que ha existido entre Holanda y Bélgica, en virtud del Tratado deViena de 31 de mayo de 1815, Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque deLuxemburgo, la reconoce disuelta. Art. IV. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán enLondres a la expiración de las seis semanas, o antes si fuese posible. El cambio de estasratificaciones tendrá lugar al mismo tiempo que el de las ratificaciones del Tratado entreHolanda y Bélgica. En testimonio de lo cual, los respectivos Plenipotenciarios, han firmado el presenteTratado y puesto el Sello de sus Armas. Hecho en Londres el 19 de Abril, del año de Nuestro Señor, 1839. PALMERSTON.-SENFF – H. SEBASTIÁN – VULGO – POZZO DI BORGO.1.15. Anejo al Tratado firmado en Londres el 19 de abril de 1839, entreGran Bretaña, Austria, Francia, Prusia y Rusia de una parte, yHolanda de otra. Artículo I. El territorio Belga se compondrá de las Provincias de: Sur Brabante;Lieja; Namur; Hainault; Flandes Occidental; Flandes Oriental; Amberes y Limburgo; talcomo formaba parte del Reino Unido de Holanda constituido en 1815, con la excepción deaquellos Distritos de la provincia de Limburgo que se designan en el artículo IV. Se comprenderá además en el Territorio Belga, la parte del Gran Ducado deLuxemburgo que se especifica en el artículo II. Art. II. En el Gran Ducado de Luxemburgo, los límites del territorio Belga, serán lossiguientes: Comenzando desde la frontera de Francia entre Rodange, que quedará al GranDucado de Luxemburgo y Athus, que pertenecerá a Bélgica, se trazará de acuerdo con elMapa Anejo, una línea que dejando a Bélgica el camino de Arlón a Lougwy, la ciudad deArlón con su distrito, y el camino de Arlón a Bastogne, pasará entre Messaney, que seráparte del Territorio Belga, y Clemancy, que quedará para el Gran Ducado de Luxemburgo,
  • terminando en Steinfort, cuyo lugar continuará también perteneciendo al Gran Ducado.Desde Steinfort esta línea continuará en la dirección de Eischen, Hecbus, Guirseh, Ober-Pallen, Greude, Nothomb, Parrette y Perlé hasta Martelange: Heebus, Guirseh, Greude,Nothomb y Parrette, pertenecerán a Bélgica. y Eischen, Ober-Pallen, Perlé y Martelange, alGran Ducado. Desde Martelange la citada línea seguirá el curso del Sure, cuyo thalwegservirá de límite entre los dos Estados, hasta Tintange, desde donde continuará, lo Másdirectamente posible, hacia la presente frontera de Arroudissement de Diekirch, y pasaráentre Surret, Harlange y Tarchamps que serán dejados al Gran Ducado de Luxemburge, yHouville, Livarchamps y Loutremonge, que formarán parte del Territorio Belga. Entonceshabiendo, en la vecindad de Doucols y Soulez, que quedan perteneciendo al Gran Ducado,alcanzado el presente límite del Arrondissement de Diekirch, la línea en cuestióncontinuará dicho límite hasta llegar a la frontera del Territorio Prusiano. Todos losterritorios, ciudades, fortalezas y plazas situados al oeste de esta línea pertenecerán aBélgica; y todos los territorios, ciudades, fortalezas y plazas situados al este de dicha línea,pertenecerán al Gran Ducado de Luxemburgo. Queda entendido, que señalada esta línea, y de conformidad lo más de cerca posiblecon la descripción arriba dada, así como con la línea trazada sobre el Mapa, que para mayorclaridad, va anejo al presente artículo, los Comisarios de Demarcación, mencionados en elartículo V, prestarán la debida atención a las localidades, tanto en cuanto lo requieran lasmutuas necesidades de acomodo. Art. III. En compensación a las cesiones hechas en el artículo precedente, seasignará a Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque de Luxemburgo, unaindemnización territorial en la Provincia de Limburgo. Art. IV. En ejecución de lo dispuesto en la parte del Artículo I relativa a la Provinciade Limburgo, y a consecuencia de las cesiones que Su Majestad el Rey de Holanda, GranDuque de Luxemburgo, hace en el artículo II, dicha Majestad poseerá, bien paraconservarlos para sí en su carácter de Gran Duque de Luxemburgo, o para unirlos aHolanda, los territorios y límites que a continuación se describen: 1.° En la orilla derecha del Mense: Al viejo enclaves holandés sobre la citada orillaen la Provincia de Limburgo, se unirán los distritos de dicha Provincia, situados en lamisma orilla, que no pertenecieron a los Estados Generales en 1790; del mismo modo toda
  • la parte de la presente provincia de Limburgo, situada en la orilla derecha del Mense ylimitada por este río al oeste, la frontera del Territorio Prusiano al este, la presente fronterade la provincia de Lieja al sur y Guederlaud holandés al norte, pertenecerán a Su Majestadel Rey de Holanda, para conservarlos para sí en su carácter de Gran Duque de Luxemburgo,o para unirlos a Holanda. 2.° En la orilla izquierda del Mense: Comenzando desde el punto más meridional dela provincia holandesa de Brabante septentrional, se trazará, de acuerdo con el Mapa anejo,una línea que terminará en el Mense, por encima de Dwessens, entre este lugar yStevenswaardt, en el punto donde las fronteras de los presentes Arroudissements deRuremont y Maestricht se encuentran, en la orilla izquierda del Mense; de tal manera queBergerot, Stamproy, Neer-Itteren, Ittewordt y Thorn, con sus distritos, así como las otrasplazas situadas al norte de esta línea, formen parte del Territorio, Holandés. El viejo enclaves holandés en la provincia de Limburgo, sobre la orilla izquierda delMense, pertenecerá a Bélgica, con la excepción de la ciudad de Maestricht, que,juntamente con un radio de terreno, de 1.200 toises desde el exterior de la explanada de lafortaleza, en dicha orilla del río, continuará siendo poseído, en plena Soberanía yPropiedad, por Su Majestad el Rey de Holanda. Art. V. Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque de Luxemburgo, llegará a unacuerdo con la Confederación Germánica y con los Agnados de la Casa de Nassau, paraaplicar las estipulaciones contenidas en los artículos III y IV y para realizar los arreglos quedichos artículos hagan necesarios, bien con los arriba mencionados Agnados de la Casa deNassau, o con la Confederación Germánica. Art. VI. En consideración a los arreglos territoriales arriba estipulados, cada una delas dos Partes renuncia recíprocamente y para siempre, a toda pretensión sobre losterritorios, ciudades, fortalezas y plazas, situadas dentro de los límites posesorios de la otraParte, tal como estos límites se describen en los artículos I, II y IV. Dichos límites serán marcados de conformidad con dichos artículos, por losComisarios de Demarcación Belgas y Holandeses, que se reunirán lo antes posible en laciudad de Maestricht. Art. VII. Bélgica, dentro de los límites especificados en los artículos I, II y IV,formaran, un Estado Independiente y Neutro a perpetuidad.
  • Bélgica estará obligada a observar semejante neutralidad respecto a todos los otrosEstados. Art. VIII. El desagüe de las aguas de las dos Flandes será regulado entre Holanda yBélgica de acuerdo con las estipulaciones contenidas sobre este objeto en el artículo VI delTratado definitivo concluido entre Su Majestad el Emperador de Alemania y los EstadosGenerales, el 8 de Noviembre de 1785, y de conformidad con dicho artículo. Comisarios,nombrados por una y otra parte, estipularán los acuerdos para la aplicación de lasprovisiones en él contenidas. Art. IX. 1.° Las disposiciones de los artículos CVIII a CXVII, inclusive, del ActaGeneral del Congreso de Viena (1), relativas a la libre navegación de los ríos, se aplicará aaquellos ríos navegables que separen a los territorios Belga y Holandés, o que atraviesenambos. 2.° Por lo que se refiere especialmente a la navegación del Escalda, y de sus bocas,se conviene, que el pilotaje y boyado de su canal, así como la conservación de los canalesdel Escalda por debajo de Amberes, serán sometidos a una superintendencia común; y queesta superintendencia común será ejercida por Comisarios nombrados al efecto por las dosPartes. Derechos moderados de pilotaje serán fijados de mutuo acuerdo, y estos derechosserán los mismos para los barcos de todas las naciones. Mientras tanto, hasta que estos derechos se fijen, estarán en vigor los establecidospor la tarifa de 1329, para las bocas del Mense desde Alta Mar a Helvoet y desde Helvoet aRotterdam, en proporción de las distancias. Será a gusto de cada barco. procedente de AltaMar a Bélgica, o de Bélgica a Alta Mar, tomar piloto si quiere; y sobre el mismo principioserá libre para los dos países establecer a lo largo del curso del Escalda y en sus bocas,tantos puestos de pilotaje como juzgue necesario para proporcionar pilotos. Todo lo relativoa estos puestos se determinará por la reglamentación que se hará de conformidad con loprevisto en el apartado 6.° de este mismo articulo. Estos puestos serán colocados bajo lasuperintendencia común mencionada al comienzo del presente párrafo. 3.° Cobrará el Gobierno Holandés, por la navegación en el Escalda y sus bocas, elderecho único de 1,Fl. 50 c. por tonelada, es decir, 1 Fl. 12 c. sobre los barcos que viniendode Alta Mar, suban por el Escalda occidental, con el fin de llegar a Bélgica por el Escalda oel Canal de Ternenze; y de 38 8 c. a los barcos que viniendo de Bélgica por el Escalda o el
  • Canal de Ternenze, desciendan por el Escalda occidental para salir a Alta Mar. Y con el finde que dichos barcos no puedan estar sujetos a ninguna visita, retraso, ni impedimento enaguas holandesas, ni al subir el Escalda procedentes de Alta Mar, ni al bajarlo para ganar elAlta Mar, se conviene que el cobro del derecho arriba mencionado, tenga lugar por agentesholandeses en Amberes y Ternenze. Del mismo modo, los barcos que lleguen de Alta Marpara ir a Amberes por el Escalda occidental, y vengan de lugares sospechosos para la salud,tendrán libertad para continuar su curso sin retraso ni impedimento, acompañados por unagente sanitario, y así van al punto de su destino. Los barcos que vayan de Amberes aTernenze o viceversa, o dedicados en el mismo río al comercio costero o a la pesca (encierto modo el ejercicio de la última será regulada con arreglo al siguiente apartado 6.°) noestarán sujetos al pago de ningún derecho. 4.° El brazo del Escalda llamado Escalda oriental, no está en el presente estado útilpara la navegación desde Alta Mar a Amberes y Ternenze y viceversa, pero puede usarsepara la navegación entro Amberes y el Rin, este brazo oriental no será gravado, en ningunaparte de su curso, con mayores derechos o impuestos de los fijados en las Tarifas deMayence de 31 de Marzo de 1831, sobre la navegación de Gorcum a Alta Mar, enproporción de las distancias. 5.° Se conviene también, que la navegación de los canales intermedios entre elEscalda y el Rin, con el fin de ir de Amberes al Rin, y viceversa, continuará siendorecíprocamenlibre, y estará sólo sujeta a un moderado impuesto, que será el mismo para elcomercio de los dos países. 6.° Comisarios nombrados por ambas partes se reunirán en Amberes en el espaciode un mes, con el fin de determinar definitiva y permanentemente el total de estosimpuestos, llegar a una reglamentación general para la ejecución de las disposiciones delpresente artículo, e incluir en ella una disposición para el ejercicio del derecho de pesca ydel comercio de pescado, a través de todo el Escalda, en un pie de perfecta y recíprocaigualdad en favor de los súbditos de los dos países. 7.° Mientras tanto y hasta que dicha reglamentación se haga, la navegación delMense y sus ramificaciones será libre para el comercio de los dos países, que adoptaránprovisionalmente, en este respecto, las Tarifas de la Convención firmada en Mayence el 31
  • de Marzo de 1831, para la libre navegación del Rin, así como las otras disposiciones de esteConvenio, en cuanto puedan aplicarse a dicho río. 8.° Si hechos naturales o trabajos de arte hiciesen de aquí en adelante impracticableslas líneas de navegación mencionadas en el presente artículo, el Gobierno de Holandaasignaría a la navegación Belga otras líneas iguales en seguridad, bondad y comodidad, enlugar de las citadas líneas de navegación impracticables. Art. X. El uso de los Canales que atraviesan ambos países continuará siendo libre ycomún a los habitantes de ambos países. Queda entendido que pueden disfrutar el uso delos mismos recíprocamente, y en igualdad de condiciones, y que una y otra parte, sólopuede gravar con moderados derechos la navegación de dichos Canales. Art. XI. Las comunicaciones comerciales a través de la ciudad de Maestricht y deSittardt, serán completamente libres, y no podrán impedirse bajo ningún pretexto. El uso de las carreteras que atravesando estas ciudades, conducen a la fronteraalemana, estará sujeto solamente al pago de un moderado impuesto de peaje, para lareparación de las citadas carreteras, de modo que el tránsito comercial no puede sufrir enellas ningún obstáculo, y por medio del impuesto arriba mencionado, estas carreteras debenestar bien conservadas y en estado de facilitar aquel comercio. Art. XII. En el caso que se construya una nueva carretera o se abra un nuevo, canal,en Bélgica, cuyo término sea el Mense, fronterizo al cantón holandés de Sittardt, en estecaso Bélgica estará autorizada para pedir a Holanda, quien, por otra parte, no podrá negaren semejante caso su consentimiento, que dicha carretera o canal sea continuado, deacuerdo con el plan trazado y al entero cargo y coste de Bélgica, a través del cantón deSittardt a las fronteras de Alemania. Esta carretera o canal, que se usará solamente comomedio de comunicación comercial, será construido a elección de Holanda, o por ingenierosy obreros que Bélgica obtendrá permiso para que trabajen a este fin en el cantón de Sittardt,o por ingenieros y obreros proporcionados por Holanda y que ejecutarán los trabajos deacuerdo y a expensas de Bélgica; todo lo cual, sin ninguna carga para Holanda, y sinperjuicio de su exclusivo derecho de Soberanía sobre el territorio que atraviese la carreterao canal. Las dos partes fijarán, de mutuo acuerdo, el total y el modo dé recaudar los derechose impuestos que sean puestos sobre dicha carretera o canal
  • Art. XIII. 1.° A partir del 1.° de enero de 1939, Bélgica, en lo referente a la divisiónde la Deuda Pública del Reino de Holanda, quedará cargada con la suma de 5.000.000 deflorines holandeses de interés anual, cuyo capital será transferido desde el debe del GranLibro de Ámsterdam, o desde el debe de la Tesorería General del Reino de Holanda, aldebe des Gran Libro de Bélgica. 2.° El capital transferido y las anualidades inscritas en el Gran Libro de Bélgica, aconsecuencia del párrafo anterior, hasta el total de la suma de 5.000.000 de florinesholandeses de interés anual, será considerado como formando parte de la Deuda NacionalBelga; y Bélgica se compromete a no admitir, ni en el presente ni en el futuro, ningunadistinción entre esta porción de su Deuda Pública proveniente de su unión con Holanda yde otra Deuda Nacional Belga ya creada, o que se cree en el futuro. 3.° El pago de la suma arriba mencionada de 5.000.000 de florines holandeses deinterés anual, tendrá lugar regularmente cada seis meses, en Bruselas o Amberes, enmoneda corriente sin deducción de ninguna clase, tanto en el presente como en el futuro. 4.° En consideración de la creación de la citada suma de 5.000.000 de florinesholandeses de interés anual, Bélgica quedará libre de toda otra obligación respecto aHolanda, sobre la división de la Deuda Pública del Reino de Holanda. 5.° Comisarios nombrados por ambas partes se reunirán dentro del plazo de quincedías en la ciudad de Utrecht, con el fin de proceder a la transferencia del capital e interesesanuales, resultante de la división de la Deuda Pública del Reino de Holanda, pasándose acargo de Bélgica hasta el total de 5.000.000 de florines holandeses de interés anual. Se procederá también a la entrega de los archivos, mapas, planos y otrosdocumentos cualquiera que pertenezcan a Bélgica, o se relacionen con su administración. Art. XIV. El puerto de Amberes, de conformidad con las estipulaciones del artículoXV del Tratado de Paris, de 10 de mayo de 1814, continuará siendo solamente un puertocomercial. Art. XV. Obras públicas o de utilidad privada, tales como canales, carreteras u otrasde naturaleza semejante, construidas en su totalidad o en parte a cargo del Reino deHolanda, pertenecerán, juntamente con las ventajas y cargas a ellas unidas, al país en que sehallen situadas.
  • Queda entendido que los capitales prestados para la construcción de estas obras yespecíficamente gravados sobre ellas, están comprendidos en las antedichas cargas, en tantocuanto no hayan sido ya reembolsados, y sin que haya lugar a aceptar ninguna reclamaciónsobre los reembolsos ya efectuados. Art. XVI. Los secuestros que hayan sido hechos en Bélgica, durante las revueltas,por causas políticas, sobre cualquier propiedad o heredad serán levantados sin tardanza, yserán inmediatamente restaurados en el goce de las mencionadas propiedades y heredadessus legítimos propietarios. Art. XVII. En los países que se separan a consecuencia de los presentes artículos, loshabitantes y propietarios, si quieren cambiar su residencia de un país a otro, tendrán,durante dos años, la libertad de disponer de su propiedad, mueble o inmueble, o decualquier naturaleza que sea, venderla y sacar el producto de su venta, en moneda o encualquier otra forma, sin molestias y sin pagar ningún derecho excepto los vigentes ahoraen los dos países sobre cambios y transferencias. Queda entendido que el cobro del Droit d´Aubaine et de Détraction sobre laspersonas y propiedad de los holandeses en Bélgica y de los belgas en Holanda, quedasuprimido, ahora y para el futuro. Art. XVIII. La índole de un súbdito de los dos Gobiernos, con respecto a lapropiedad, será reconocida y mantenida. Art. XIX. Las estipulaciones de los artículos XI a XXI inclusive, del Tratadoconcluido entre Austria y Rusia, el 3 de mayo de 1815, que forma parte integrante del ActaGeneral del Congreso de Viena, estipulaciones relativas a las personas que poseenpropiedades en ambos países, a la elección de residencia que ellas están obligadas a hacer, alos derechos que pueden ejercer como súbditos de otro Estado, y a las relaciones devecindad en las propiedades divididas por las fronteras, se aplicarán tanto a los propietarios,como a las propiedades en Holanda, en el Gran Ducado de Luxemburgo y en Bélgica,cuando se encuentren en los casos previstos en las citadas estipulaciones de las Actas delCongreso de Viena. Queda entendido que los productos minerales están comprendidosentre las producciones de la tierra citadas en el artículo XX del citado Tratado de 3 de mayode 1815. Los Droits d´Aubaine et de Détraction habiendo sido de aquí en adelanteabolidos, en Holanda, en el Gran Ducado de Luxemburgo y en Bélgica, queda entendido
  • que tales de las arriba mencionadas estipulaciones referentes a dichos derechos, seconsiderarán nulas y sin valor en los tres países. Art. XX. Ninguna persona en los territorios que cambian de dominio, podrá sermolestada ni turbada de ninguna manera, en razón de la parte que directa o indirectamentehaya tomado en los acontecimientos políticos. Art. XXI. Las pensiones y sueldos de las personas sin empleo o retiradas, serán enel futuro pagadas, en uno u otro lado, a todos los individuos con título para ello, tantociviles como militares, conforme a las leyes en vigor antes del 1.° de noviembre de 1830. Queda convenido que dichas pensiones y sueldos, de las personas nacidas en losterritorios que ahora constituyen Bélgica, quedarán a cargo del Tesoro Belga, y laspensiones y sueldos de las personas nacidas en los territorios que ahora constituyenHolanda, quedarán a cargo del Tesoro Holandés. Art. XXII. Todas las reclamaciones de los súbditos belgas, sobre cualquierEstablecimiento Privado, tal como la de los Fondos de las Viudas, y el fondo conocido bajola denominación de Fond des Leges y la caja de retiros civil y militar, serán examinadas porla Comisión Mixta mencionada en el artículo XIII, y se resolverá de acuerdo y a tenor delas regulaciones que gobiernen dichos fondos o cajas. Los seguros proporcionados, así como los pagos hechos, por los pagadores belgas,los depósitos judiciales y las consignaciones, serán igualmente devueltas a las partes,mediante la presentación de las pruebas. Si bajo la dirección de la denominada Liquidaciones Francesas, cualquier súbditobelga puede todavía llevar adelante alguna reclamación para ser inscrito; estasreclamaciones serán también examinadas y resueltas por dicha Comisión. Art. XXIII. Todas las sentencias dictadas en materia Civil y Mercantil, todos losactos del poder civil, y todos los actos ejecutados ante un notario u otro funcionario públicobajo la administración belga, en aquellas partes de Limburgo y del Gran Ducado deLuxemburgo, en las cuales Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque de Luxemburgo hasido repuesto en su posesión, serán mantenidas en su entera fuerza y validez. Art. XXIV. Inmediatamente después del cambio de las ratificaciones del Tratadoconcluido entre las dos Partes, se transmitirán las órdenes necesarias a los Comandantes delas respectivas tropas para la evacuación de los territorios, ciudades, fortalezas y plazas que
  • cambien de dominio. Las autoridades civiles recibirán también, al mismo tiempo, lasnecesarias órdenes para entregar dichos territorios, ciudades, fortalezas y plazas, a loscomisarios nombrados con este fin por ambas partes. La evacuación y entrega será completamente efectuada en el espacio de 15 días, oantes si fuese posible.1.16. Tratado entre los Estados Unidos y la nación ApacheFirmado el 1 de Julio de 1852Articles of a treaty made and entered into at Santa Fe, New Mexico, on thefirst day of July in the year of our Lord one thousand eight hundred andfifty-two, by and between Col. E. V. Sumner, U.S.A., commanding the 9thDepartment and in charge of the executive office of New Mexico, and JohnGreiner, Indian agent in and for the Territory of New Mexico, and actingsuperintendent of Indian affairs of said Territory, representing the UnitedStates, and Cuentas, Azules, Blancito, Negrito, Capitan Simon, CapitanVuelta, and Mangus Colorado, chiefs, acting on the part of the ApacheNation of Indians, situate and living within the limits of the United States.ARTICLE 1.Said nation or tribe of Indians through their authorized Chiefsaforesaid do hereby acknowledge and declare that they are lawfullyand exclusively under the laws, jurisdiction, and government of theUnited States of America, and to its power and authority they dohereby submit.ARTICLE 2.From and after the signing of this Treaty hostilities between thecontracting parties shall forever cease, and perpetual peace and amity
  • shall forever exist between said Indians and the Government andpeople of the United States; the said nation, or tribe of Indians,hereby binding themselves most solemnly never to associate with orgive countenance or aid to any tribe or band of Indians, or otherpersons or powers, who may be at any time at war or enmity with thegovernment or people of said United States.ARTICLE 3.Said nation, or tribe of Indians, do hereby bind themselves for allfuture time to treat honestly and humanely all citizens of the UnitedStates, with whom they have intercourse, as well as all persons andpowers, at peace with the said United States, who may be lawfullyamong them, or with whom they may have any lawful intercourse.ARTICLE 4.All said nation, or tribe of Indians, hereby bind themselves to referall cases of aggression against themselves or their property andterritory, to the government of the United States for adjustment, andto conform in all things to the laws, rules, and regulations of saidgovernment in regard to the Indian tribes.ARTICLE 5.Said nation, or tribe of Indians, do hereby bind themselves for allfuture time to desist and refrain from making any "incursions withinthe Territory of Mexico" of a hostile or predatory character; and thatthey will for the future refrain from taking and conveying intocaptivity any of the people or citizens of Mexico, or the animals orproperty of the people or government of Mexico; and that they will,
  • as soon as possible after the signing of this treaty, surrender to theiragent all captives now in their possession.ARTICLE 6.Should any citizen of the United States, or other person or personssubject to the laws of the United States, murder, rob, or otherwisemaltreat any Apache Indian or Indians, he or they shall be arrestedand tried, and upon conviction, shall be subject to all the penaltiesprovided by law for the protection of the persons and property of thepeople of the said States.ARTICLE 7.The people of the United States of America shall have free and safepassage through the territory of the aforesaid Indians, under suchrules and regulations as may be adopted by authority of the saidStates.ARTICLE 8.In order to preserve tranquility and to afford protection to all thepeople and interests of the contracting parties, the government of theUnited States of America will establish such military posts andagencies, and authorize such trading houses at such times and placesas the said government may designate.ARTICLE 9.Relying confidently upon the justice and the liberality of theaforesaid government, and anxious to remove every possible causethat might disturb their peace and quiet, it is agreed by the aforesaid
  • Apaches that the government of the United States shall at its earliestconvenience designate, settle, and adjust their territorial boundaries,and pass and execute in their territory such laws as may be deemedconducive to the prosperity and happiness of said Indians.ARTICLE 10.For and in consideration of the faithful performance of all thestipulations herein contained, by the said Apaches Indians, thegovernment of the United States will grant to said Indians suchdonations, presents, and implements, and adopt such other liberaland humane measures as said government may deem meet andproper.ARTICLE 11.This Treaty shall be binding upon the contracting parties from andafter the signing of the same, subject only to such modifications andamendments as may be adopted by the government of the UnitedStates; and, finally, this treaty is to receive a liberal construction, atall times and in all places, to the end that the said Apache Indiansshall not be held responsible for the conduct of others, and that thegovernment of the United States shall so legislate and act as to securethe permanent prosperity and happiness of said Indians.In faith whereof we the undersigned have signed this Treaty, andaffixed thereunto our seals, at the City of Santa Fe, this the first dayof July in the year of our Lord one thousand eight hundred and fifty-two.E. V. Summer, (SEAL.)
  • Bvt. Col. U.S.A. commanding Ninth Department In charge ofExecutive Office of New Mexico.John Greiner, (SEAL.)Act. Supt. Indian Affairs, New Mexico.Capitan Vuelta, his x mark (SEAL.)Cuentas Azules, his x mark (SEAL.)Blancito, his x mark (SEAL.)Negrito, his x mark (SEAL.)Capitan Simon, his x mark (SEAL.)Mangus Colorado, his x mark (SEAL.)Witnesses:F. A. Cunningham,Paymaster, U.S.A.J. C. McFerran,1st Lt. 3d Inf. Act. Ast. Adj. Gen.Caleb Sherman.Fred. Saynton.Chas. McDougall.Surgeon, U.S.A.
  • S. M. Baird.Witness to the signing of Mangus Colorado:John Pope,Bvt. Capt. T. E.1.17. Tratado entre los Estados Unidos y las naciones Comanche,Kiowa y Apache27 de julio de 1853Articles of a treaty, made and concluded at Fort Atkinson, in the IndianTerritory, of the United States of America, on the 27th day of July, annoDomini eighteen hundred and fifty-three, between the United States ofAmerica, by Thomas Fitzpatick, Indian agent, and sole commissioner, dulyappointed for that purpose, and the Camanche, and Kiowa, and Apachetribes or nations of Indians, inhabiting the said territory south of theArkansas River.ARTICLE 1.Peace, friendship, and amity shall hereafter exist between the UnitedStates and the Camanche and Kiowa, and Apache tribes of Indians,parties to this treaty, and the same shall be perpetual.ARTICLE 2.The Camanche, Kiowa, and Apache tribes of Indians do hereby jointlyand severally convenant that peaceful relations shall likewise bemaintained amongst themselves in future; and that they will abstain
  • from all hostilities whatsoever against each other, and cultivatemutual good-will and friendship.ARTICLE 3.The aforesaid Indian tribes do also hereby fully recognize andacknowledge the right of the United States to lay off and mark outroads or highways - - to make reservations of land necessary thereto -- to locate depots - - and to establish military and other posts withinthe territories inhabited by the said tribes; and also to prescribe andenforce, in such manner as the President or the Congress of theUnited States shall from time to time direct, rules and regulations toprotect the rights of persons and property among the said Indiantribes.ARTICLE 4.The Camanche, Kiowa, and Apache tribes, parties as before recited,do further agree and bind themselves to make restitution orsatisfaction for any injuries done by any band or any individuals oftheir respective tribes to the people of the United States who may belawfully residing in or passing through their said territories; and toabstain hereafter from levying contributions from, or molesting themin any manner; and, so far as may be in their power, to renderassistance to such as need relief, and to facilitate their safe passage.ARTICLE 5.The Camanche, and Kiowa, and Apache tribes of Indians, parties tothis treaty, do hereby solemnly covenant and agree to refrain infuture from warlike incursions into the Mexican provinces, and from
  • all depredations upon the inhabitants thereof; and they do likewisebind themselves to restore all captives that may hereafter be taken byany of the bands, war-parties, or individuals of the said severaltribes, from the Mexican provinces aforesaid, and to make proper andjust compensation for any wrongs that may be inflicted upon thepeople thereof by them, either to the United States or to the Republicof Mexico, as the President of the United States may direct andrequire.ARTICLE 6.In consideration of the foregoing agreements on the part of theCamanche, and Kiowa, and Apache tribes, parties to this treaty - ofthe losses which they may sustain by reason of the travel of thepeople of the United States through their territories - - and for thebetter support, and the improvement of the social condition of thesaid tribes - the United States do bind themselves, and by thesepresents stipulate to deliver to the Camanche, Kiowa, and Apachetribes aforesaid, the sum of eighteen thousand dollars per annum, forand during the term of ten years next ensuing from this date, and forthe additional term of five years, if, in the opinion of the President ofthe United States, such extension shall be advisable; - the same to begiven to them in goods, merchandise, provisions, or agriculturalimplements, or in such shape as may be best adapted to their wants,and as the President of the United States may designate, and to bedistributed amongst the said several tribes in proportion to therespective numbers of each tribe.
  • ARTICLE 7.The United States do moreover bind themselves, in consideration ofthe covenants contained in the preceding articles of this treaty, toprotect and defend the Indian tribes, parties hereto, against thecommittal of any depredations upon them, and in their territories, bythe people of the United States, for and during the term for which thistreaty shall be in force, and to compensate them for any injuries thatmay result therefrom.ARTICLE 8.It is also stipulated and provided, by and between the parties to thistreaty, that should any of the Indian tribes aforesaid violate any ofthe conditions, provisions, or agreements herein contained, or fail toperform any of the obligations entered into on their part, then theUnited States may withhold the whole part or a part of the annuitiesmentioned in the sixth article of this treaty, from the tribe sooffending, until, in the opinion of the President or the Congress of theUnited States, proper satisfaction shall have been made, or untilpersons amongst the said Indians offending against the laws of theUnited States shall have been delivered up to justice.ARTICLE 9.It is also consented to and determined between the parties hereto,that the annuities to be given on the part of the United States, asprovided in the sixth article of this treaty, shall be delivered to thesaid Indian tribes collectively, at or in the vicinity of Beaver Creek,yearly, during the month of July in each year, until some other timeand place shall have been designated by the President of the United
  • States, in which event the said Indian tribes shall have due noticethereof, and the place of distribution which may be selected shallalways be some point within the territories occupied by the saidtribes.ARTICLE 10.It is agreed between the United States and the Camanche, Kiowa, andApache tribes of Indians, that, should it at any time hereafter beconsidered by the United States as a proper policy to establish farmsamong and for the benefit of said Indians, it shall be discretionarywith the President, by and with the advice and consent of the Senate,to change the annuities herein provided for, or any part thereof, intoa fund for that purpose.In witness whereof, the said Thomas Fitzpatrick, Indian Agent, andsole commissioner on the part of the United States, and theundersigned chiefs and headmen of the Camanche and Kiowa, andApache tribes or nations, have hereunto set their hands, at FortAtkinson, in the Indian Territory of the United States, this twenty-seventh day of July, A.D. eighteen hundred and fifty-three.Thomas Fitzpatrick,Indian Agent, and Commissioner on behalf of the United States.B. Gratz Brown, Secretary.R. H. Chilton.B. T. Moylero.Wulea-boo, his x mark (Shaved Head) chief Camanche
  • Wa-ya-ba-tos-a, his x mark (White Eagle) chief of bandHai-nick-seu, his x mark (The Crow) chief of bandParo-sa-wa-no, his x mark (Ten Sticks) chief of bandWa-ra-kon-alta, his x mark (Poor Cayote Wolf) chief of bandKa-na-re-tah, his x mark (One that Rides the Clouds) chief of thesouthern Camanches.To-hau-sen, his x mark (Little Mountain) chief KiowasSi-tank-ki, his x mark (Sitting Bear) war chiefTah-ka-eh-bool, his x mark (The Bad Smelling Saddle) headmanChe-koon-ki, his x mark (Black Horse) headmanOn-ti-an-te, his x mark (The Snow Flake) headmanEl-bo-in-ki, his x mark (Yellow Hair) headmanSi-tah-le, his x mark (Poor Wolf) chief ApacheOh-ah-te-kah, his x mark (Poor Bear) headmanAh-zaah, his x mark (Prairie Wolf) headmanKootz-zah, his x mark (The Cigar) headmanWitness:B. B. Dayton,Geo. M. Alexander,T. Polk,
  • Geo. Collier, jr.We do hereby accept and consent to the Senate amendments to thetreaty aforesaid, and agree that the same may be considered as a partthereof.In testimony whereof we have hereunto set our hands and affixed ourseals, this 21st day of July, A.D. 1854.Comanches:To-che-ra-nah-boo, (Shaved Head,) his x mark.Wa-ya-ba-to-sa, (White Eagle,) his x mark.Hai-nick-seu, (Crow,) his x mark.Ty-har-re-ty, (One who runs after women,) his x mark.Para-sar-a-man-no, (Ten Bears,) his x mark.Kiowas:To-han-seu, (Little Mountain,) his x mark.Ti-sank-ki, (Sitting Bear,) his x mark.Ko-a-ty-ka, (Wolf outside,) his x mark.Executed in presence of –Aquilla T. Ridgely, assistant surgeon, U.S. Army.H. Plummer, brevet second lieutenant, Sixth Infantry. A. Paul Carrey.
  • John Kinney, United States interpreter. H. E. Nixon, clerk. I certify that the foregoing amendments to the treaty of 27th day of July, 1853, was read and explained to the chiefs, and that they consented to, and signed the same on the 21st day of July, 1854. J.W. Whitfield, Indian Agent.1.18. Tratado concluido entre los Estados Unidos y las nacionesCheyenne y Arapaho14 de octubre de 1865Articles of a treaty made and concluded at the camp on the Little ArkansasRiver, in the State of Kansas, on the fourteenth day of October, in the yearof our Lord one thousand eight hundred and sixty-five, by and between JohnB. Sanborn, William S. Harney, Thomas Murphy, Kit Carson, William W.Bent, Jesse H. Leavenworth, and James Steele, commissioners on the part ofthe United States, and the undersigned, chiefs and head-men of andrepresenting the confederate tribes of Arrapahoe and Cheyenne Indians ofthe Upper Arkansas River, they being duly authorized by their respectivetribes to act in the premises.ARTICLE 1.It is agreed by the parties to this treaty that hereafter perpetual peaceshall be maintained between the people and Government of theUnited States and the Indians parties hereto, and that the Indiansparties hereto, shall forever remain at peace with each other, and withall other Indians who sustain friendly relations with the Governmentof the United States. For the purpose of enforcing the provisions ofthis article it is agreed that in case hostile acts or depredations are
  • committed by the people of the United States, or by Indians onfriendly terms with the United States, against the tribe or tribes, orthe individual members of the tribe or tribes, who are parties to thistreaty, such hostile acts or depredations shall not be redressed by aresort to arms, but the party or parties aggrieved shall submit theircomplaints through their agent to the President of the United States,and thereupon an impartial arbitration shall be had, under hisdirection, and the award thus made shall be binding on all partiesinterested, and the Government of the United States will in good faithenforce the same. And the Indians, parties hereto, on their part,agree, in case crimes or other violations of law shall be committed byany person or persons, members of their tribe, such person or personsshall, upon complaint being made, in writing, to their agent,superintendent of Indian affairs, or to other proper authority, by theparty injured, and verified by affidavit, be delivered to the personduly authorized to take such person or persons into custody, to theend that such person or persons may be punished according to thelaws of the United States.ARTICLE 2.The United States hereby agree that the district of country embracedwithin the following limits, or such portion of the same as mayhereafter be designated by the President of the United States for thatpurpose, viz: commencing at the mouth of the Red Creek or Red Forkof the Arkansas River; thence up said creek or fork to its source;thence westwardly to a point on the Cimarone River, opposite themouth of Buffalo Creek; thence due north to the Arkansas River;thence down the same to the beginning, shall be, and is hereby, setapart for the absolute and undisturbed use and occupation of the
  • tribes who are parties to this treaty, and of such other friendly tribesas they may from time to time agree to admit among them, and thatno white person, except officers, agents, and employees of theGovernment, shall go upon or settle within the country embracedwithin said limits, unless formerly admitted and incorporated intosome one of the tribes lawfully residing there, according to its lawsand usages: Provided, however, That said Indians shall not berequired to settle upon said reservation until such time as the UnitedStates shall have extinguished all claims of title thereto on the part ofother Indians, so that the Indians parties hereto may live thereon atpeace with all other tribes: Provided, however, That as soon aspracticable, with the assent of said tribe, the President of the UnitedStates shall designate for said tribes a reservation, no part of whichshall be within the State of Kansas, and cause them as soon aspracticable to remove to and settle thereon, but no such reservationshall be designated upon any reserve belonging to any other Indiantribe or tribes without their consent.The Indians parties hereto, on their part, expressly agree to remove toand accept as their permanent home the country embraced within saidlimits whenever directed so to do by the President of the UnitedStates, in accordance with the provisions of this treaty, and that theywill not go from said country for hunting or other purposes withoutthe consent in writing of their agent or other authorized person, suchwritten consent in all cases specifying the purpose for which suchleave is granted, and shall be borne with them upon their excursionsas evidence that they are rightfully away from their reservation, andshall be respected by all officers, employees, and citizens of theUnited States as their sufficient safeguard and protection against
  • injury or damage in person or property by any and all personswhomsoever.It is further agreed by the Indians parties hereto that when absentfrom their reservation they will refrain from the commission of anydepredations or injuries to the person or property of all personssustaining friendly relations with the Government of the UnitedStates; that they will not, while so absent, encamp by day or nightwithin ten miles of any of the main traveled routes or roads throughthe country to which they go, or of the military posts, towns, orvillages therein, without the consent of the commanders of suchmilitary posts, or of the civil authorities of such towns or villages;and that henceforth they will, and do hereby, relinquish all claims orrights in and to any portion of the United States or Territories, exceptsuch as is embraced within the limits aforesaid, and more especiallytheir claims and rights in and to the country bounded as follows, viz:beginning at the junction of the north and south forks of the PlatteRiver; thence up the north fork to the top of the principal range of theRocky Mountains, or to the Red Buttes; thence southwardly along thesummit of the Rocky Mountains to the headwaters of the ArkansasRiver; thence down the Arkansas River to the Cimarone crossing ofthe same; thence to the place of beginning; which country they claimto have originally owned, and never to have relinquished the titlethereto.ARTICLE 3.It is further agreed that until the Indians parties hereto have removedto the reservation provided for by the preceding article in pursuanceof the stipulations thereof, said Indians shall be, and they are hereby,
  • expressly permitted to reside upon and range at pleasure throughoutthe unsettled portions of that part of the country they claim asoriginally theirs, which lies between the Arkansas and Platte Rivers;and that they shall and will not go elsewhere, except upon the termsand conditions prescribed by the preceding article in relation toleaving the reservation thereby provided for: Provided, That theprovisions of the preceding article in regard to encamping within tenmiles of main travelled routes, military posts, towns, and villagesshall be in full force as to occupancy of the country named andpermitted by the terms of this article: Provided, further, That they,the said Indians, shall and will at all times during such occupancy,without delay, report to the commander of the nearest military postthe presence in or approach to said country of any hostile bands ofIndians whatsoever.ARTICLE 4.It is further agreed by the parties hereto that the United States maylay off and build through the reservation, provided for by Article 2 ofthis treaty, such roads or highways as may be deemed necessary; andmay also establish such military posts within the same as may befound necessary in order to preserve peace among the Indians, and inorder to enforce such laws, rules, and regulations as are now, or mayfrom time to time be, prescribed by the President and Congress of theUnited States for the protection of the rights of persons and propertyamong the Indians residing upon said reservation; and further, that intime of war such other military posts as may be considered essentialto the general interests of the United States may be established:Provided, however, That upon the building of such roads, orestablishment of such military posts, the amount of injury sustained
  • by reason thereof by the Indians inhabiting said reservation shall beascertained under direction of the President of the United States, andthereupon such compensation shall be made to said Indians as in thejudgment of the Congress of the United States may be deemed justand proper.ARTICLE 5.At the special request of the Cheyenne and Arrapahoe Indians, partiesto this treaty, the United States agree to grant, by patent in fee-simple, to the following-named persons, all of whom are related tothe Cheyennes or Arrapahoes by blood, to each an amount of landequal to one section of six hundred and forty acres, viz: To Mrs.Margaret Wilmarth and her children, Virginia Fitzpatrick, andAndrew Jackson Fitzpatrick; to Mrs. Mary Keith and her children,William Keith, Mary J. Keith, and Francis Keith; to Mrs. MatildaPepperdin and her child, Miss Margaret Pepperdin; to Robert Poisaland John Poisal; to Edmund Guerrier, Rosa Guerrier, and JuliaGuerrier; to William W. Bents daughter, Mary Bent Moore, and herthree children, Adia Moore, William Bent Moore, and George Moore;to William W. Bents children, George Bent, Charles Bent, and JuliaBent; to A-ma-che, the wife of John Prowers, and her children, MaryProwers and Susan Prowers; to the children of Ote-se-ot-see, wife ofJohn Y. Sickles, viz: Margaret, Minnie, and John; to the children ofJohn S. Smith, interpreter, William Gilpin Smith, and daughterArmama; to Jenny Lind Crocker, daughter of Ne-sou-hoe, or Are-you-there, wife of Lieutenant Crocker; to - Winsor, daughter of Tow-e-nah, wife of A. T. Winsor, sutler, formerly at Fort Lyon. Said lands tobe selected under the direction of the Secretary of the Interior, fromthe reservation established by the 1st article of their treaty of
  • February 18, A.D. 1861: Provided, That said locations shall not bemade upon any lands heretofore granted by the United States to anyperson, State, or corporation, for any purpose.ARTICLE 6.The United States being desirous to express its condemnation of, and,as far as may be, repudiate the gross and wanton outragesperpetrated against certain bands of Cheyenne and ArrapahoeIndians, on the twenty-ninth day of November, A.D. 1841, at SandCreek, in Colorado Territory, while the said Indians were at peacewith the United States, and under its flag, whose protection they hadby lawful authority been promised and induced to seek, and theGovernment being desirous to make some suitable reparation for theinjuries then done, will grant three hundred and twenty acres of landby patent to each of the following-named chiefs of said bands, viz:Moke-ta-ve-to, or Black Kettle; Oh-tah-ha-ne-so-weel, or Seven Bulls;Alik-ke-home-ma, or Little Robe; Moke-tah-vo-ve-hoe, or Black WhiteMan; and will in like manner grant to each other person of said bandsmade a widow, or who lost a parent upon that occasion, one hundredand sixty acres of land, the names of such persons to be ascertainedunder the direction of the Secretary of the Interior: Provided, Thatsaid grants shall be conditioned that all devises, grants, alienations,leases, and contracts relative to said lands, made or entered intoduring the period of fifty years from the date of such patents, shall beunlawful and void. Said lands shall be selected under the direction ofthe Secretary of the Interior within the limits of country hereby setapart as a reservation for the Indians parties to this treaty, and shallbe free from assessment and taxation so long as they remaininalienable. The United States will also pay in United States
  • securities, animals, goods, provisions, or such other useful articles asmay, in the discretion of the Secretary of the Interior, be deemed bestadapted to the respective wants and conditions of the persons namedin the schedule hereto annexed, they being present and members ofthe bands who suffered at Sand Creek, upon the occasion aforesaid,the sums set opposite their names, respectively, as a compensation forproperty belonging to them, and then and there destroyed or takenfrom them by the United States troops aforesaid.ARTICLE 7.The United States agree that they will expend annually during theperiod of forty years, from and after the ratification of this treaty, forthe benefit of the Indians who are parties hereto, and of such othersas may unite with them in pursuance of the terms hereof, in suchmanner and for such purposes as, in the judgment of the Secretary ofthe Interior, for the time being, will best subserve their wants andinterests as a people, the following amounts, that is to say, until suchtime as said Indians shall be removed to their reservation, asprovided for by Article 2 of this treaty, an amount which shall beequal to twenty dollars per capita for each person entitled toparticipate in the beneficial provisions of this treaty, and from andafter the time when such removal shall have been accomplished, anamount which shall be equal to forty dollars per capita for eachperson entitled as aforesaid. Such proportion of the expenditureprovided for by this article as may be considered expedient todistribute in the form of annuities shall be delivered to said Indiansas follows, viz: one-third thereof during the spring, and two-thirdsthereof during the autumn of each year.
  • For the purpose of determining from time to time the aggregateamount to be expended under the provisions of this article, it isagreed that the number entitled to its beneficial provisions thecoming year is two thousand eight hundred, and that an accuratecensus of the Indians entitled shall be taken at the time of the annuitypayment in the spring of each year by their agent of other persondesignated for that purpose by the Secretary of the Interior, whichcensus shall be the basis on which the amount to be expended thenext ensuing year shall be determined.ARTICLE 8.The Indians parties to this treaty expressly covenant and agree thatthey will use their utmost endeavor to induce that portion of therespective tribes not now present to unite with them and acceed tothe provisions of this treaty, which union and accession shall beevidenced and made binding on all parties whenever such absenteesshall have participated in the beneficial provisions of this treaty.ARTICLE 9.Upon the ratification of this treaty all former treaties are herebyabrogated. In testimony whereof, the said Commissioners asaforesaid, and the undersigned chiefs and headmen of theconfederated tribes of the Arrapahoes and Cheyennes of the UpperArkansas, have hereunto set their hands and seals, at the place and onthe day and year first hereinbefore written.John B. Sanborn,Wm. S. Harney,
  • Thos. Murphy,Kit Carson,Wm. W. Bent,J. H. Leavenworth,James Steele,Commissioners on the part of the United States.Moke-ta-ve-to, or Black Kettle, head chief, his x mark.Oh-to-ah-ne-so-to-wheo, or Seven Bulls, chief, his x mark.Hark-kah-o-me, or Little Robe, chief, his x mark.Moke-tah-vo-ve-ho, or Black White Man, chief, his x mark.Mun-a-men-ek, or Eagles Head, headman, his x mark.O-to-ah-nis-to, or Bull that Hears, headman, his x mark.On the part of the Cheyennes.Oh-has-tee, or Little Raven, head chief, his x mark.Oh-hah-mah-hah, or Storm, chief, his x mark.Pah-uf-pah-top, or Big Mouth, chief, his x mark.Ah-cra-kah-tau-nah, or Spotted Wolf, chief, his x mark.Ah-nah-wat-tan, or Black Man, headman, his x mark.
  • Nah-a-nah-cha, or Chief in Everything, headman, his x mark.Chi-e-nuk, or Haversack, headman, his x mark.On the part of the Arrapahoes.Signed and sealed in the presence of –John S. Smith, United States interpreter.W. R. Irwin, secretary.O. T. Atwood, secretary.S. A. Kingman, secretary.D. C. McNeil,E. W. Wynkoop,Bon. H. Van Havre,J. E. Badger,W. W. Rich.1.19. Tratado general de paz entre Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia, Rusia,Cerdeña y Turquía: firmado en Paris el 30 de marzo de 1856. Artículo I. Desde el día en que tenga lugar el cambio de ratificaciones del presenteTratado, habrá Paz y Amistad entre Su Majestad la Reina del Reino Unido de Gran Bretañae Irlanda, Su Majestad el Emperador de Francia, Su Majestad el Rey de Cerdeña, SuMajestad Imperial el Sultán, de una parte, y Su Majestad el Emperador de todas las Rusias,
  • de otra; así como entre sus herederos y sucesores, sus respectivos dominios y súbditos, aperpetuidad. Art. II. Habiéndose afortunadamente restablecido la paz entre las citadasMajestades, los territorios conquistados u ocupados por sus ejércitos durante la guerra,serán recíprocamente evacuados. Arreglos especiales regularán la forma de la evacuación, que será lo antes posible. Art. III. Su Majestad el Emperador de todas las Rusias se compromete a devolver aSu Majestad el Sultán la ciudad y ciudadela de Kars, así como las otras partes del territoriootomano que se hallan en posesión de las tropas rusas. Art. IV. Sus Majestades la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, elEmperador de Francia, el Rey de Cerdeña y el Sultán, se comprometen a devolver a SuMajestad el Emperador de todas las Rusias, las ciudades y puertos de Sebastopol,Balaklava, Kanúesch, Eupatoria, Kerteli, Jenikale, Kinburn, así como los demás territoriosocupados por las tropas aliadas. Art. V. Sus Majestades la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, elEmperador de Francia, el Emperador de todas las Rusias, el Rey de Cerdeña y el Sultán,conceden una amplia y total amnistía a aquellos de sus súbditos comprometidos en unaparticipación cualquiera en los acontecimientos de la guerra a favor de la causa delenemigo. Queda expresamente entendido que esta amnistía alcanzará a los súbditos de cada parte beligerante que, durante la guerra, hayan continuado al servicio de uno de los otros beligerantes. Art. VI. Los prisioneros de guerra serán inmediatamente entregados. Art. VII. Su Majestad la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, SuMajestad el Emperador de Austria, Su Majestad el Emperador de Francia, Su Majestad elRey de Prusia, Su Majestad el Emperador de todas las Rusias, y Su Majestad el Rey deCerdeña, declaran estar admitida la Sublime Puerta a participar de las ventajas del DerechoPúblico y del Sistema (Concierto) Europeo. Sus Majestades se comprometen, cada una porsu parte, a respetar la independencia e integridad territorial del Imperio Otomano;garantizan en común la estricta observancia de este compromiso; y en su consecuencia,consideran todo acto que tienda a violarlo como una cuestión de interés general.
  • Art. VIII. Si entre la Sublime Puerta y una o más de las Potencias signatarias,surgiese un conflicto capaz de poner en peligro el mantenimiento de sus relaciones, laSublime Puerta y la otra u otras Potencias, antes de recurrir al uso de la fuerza, darán podera las otras Partes contratantes para impedir oportunamente tal extremo por medio de sumediación. Art. IX. Su Majestad el Sultán habiendo, en su constante solicitud por el bienestarde sus súbditos, dado un Firman, mediante el cual mejora su condición sin distinción dereligión o de raza, registra su generosa intención hacia la población cristiana de su Imperio,y deseando dar una mayor prueba de sus sentimientos en este respecto, resolvió comunicara las Partes contratantes el citado Firman, emanado espontáneamente de su voluntadsoberana. Las Potencias contratantes reconocen el alto valor de esta comunicación. Quedaclaramente entendido que ella no puede, en ningún caso, dar a dichas Potencias el derecho aintervenir, bien colectiva o separadamente, en las relaciones de Su Majestad el Sultán consus súbditos, ni en la administración interna de su Imperio. Art. X. El Convenio de 13 de julio de 1841, que mantenía la antigua ley del ImperioOtomano relativa, al cierre de los Estrechos del Bósforo y Dardanelos, ha sido revisada decomún acuerdo. El Acta concluida con este fin, y en conformidad con aquel principio, entre las AltasPartes contratantes, quedará aneja al presente Tratado, y tendrá la misma fuerza y valor quesi formase parte integrante del mismo. Art. XI. El Mar Negro queda neutralizado; sus aguas y sus puertos, abiertos a lamarina mercante de todas las naciones, están formal y perpetuamente prohibidos a laBandera de Guerra, tanto a la de las Potencias que poseen sus costas, como a la decualquier otra, con las excepciones mencionadas en los artículos XIV y XIX del presenteTratado. Art. XII. Libre de todo impedimento, el comercio en los puertos y aguas del MarNegro estará sujeto solamente a los Reglamentos sanitarios, de aduanas y policía, hechoscon espíritu favorable al desarrollo de las transacciones comerciales. Con el fin de facilitar a los intereses comerciales y marítimos de cada Nación lasseguridades que son de desear, Rusia y la Sublime Puerta admitirán cónsules en los puertos
  • situados en la Costa del Mar Negro, de acuerdo con los principios del DerechoInternacional. Art. XIII. El Mar Negro, de acuerdo con los términos del artículo XI, ha sidoneutralizado, el mantenimiento o establecimiento en sus costas de Arsenales Marítimos-Militares, resulta innecesario y sin objeto; por ello, Su Majestad el Emperador de todas lasRusias y Su Majestad Imperial el Sultán, se comprometen a no establecer ni mantener enaquellas costas ningún Arsenal Marítimo-Militar. Art. XIV. Sus Majestades el Emperador de todas las Rusias y el Sultán, habiendoconcluido un Convenio con el fin de ajustar la fuerza y el número de buques ligeros,necesarios para el servicio de sus costas, que ellos mismos se reservan para mantener en elMar Negro, este Convenio va anejo al presente Tratado y tendrá la misma fuerza y valorque si formase parte integrante del mismo. No puede ser anulado ni modificado, sin elasentimiento de las Potencias signatarias del presente Tratado. Art. XV. Habiendo establecido el Acta del Congreso de Viena, los principios quetienden a regular la navegación de los ríos que separan o atraviesan diferentes Estados (1),las Potencias contratantes estipulan, que estos principios se aplicarán igualmente alDanubio y sus bocas. Declaran que este arreglo de ahora en adelante forma parte delDerecho Público de Europa y lo colocan bajo su garantía. La navegación del Danubio no puede estar sujeta a ningún impedimento o carga noprevisto expresamente en las estipulaciones contenidas en los artículos siguientes: en suconsecuencia, no estará permitido ningún impuesto fundado únicamente en el hecho de lanavegación por el río, ni ningún derecho sobre los géneros que vayan a bordo de los barcos. Las regulaciones de policía y de cuarentena, establecidas para la seguridad de losEstados separados o atravesados por el río, estarán hechas de manera que faciliten lo másposible el paso de barcos. Excepto estos reglamentos, ningún otro obstáculo se opondrá a lalibre navegación. Art. XVI. Con el fin de llevar a cabo las disposiciones del artículo anterior, unaComisión, en la que Gran Bretaña, Austria, Francia, Prusia, Rusia, Cerdeña y Turquíaestarán representadas cada una por un delegado, estará encargada de designar y señalar paraque sean ejecutadas las obras necesarias por debajo de Isatcha, para limpiar las bocas delDanubio, así como las partes vecinas del mar, de arena y otros impedimentos que las
  • obstruyen, con el fin de poner esta parte del río y las citadas partes del mar en las mejorescondiciones para la navegación. Para cubrir los gastos de dichas obras, así como los de los puertos necesarios paraasegurar y facilitar la navegación de las bocas del Danubio, derechos fijos, o una tasaconveniente, fijada por la Comisión por mayoría de votos, puede señalarse con la expresacondición que, en tanto este respecto como en otro cualquiera, las banderas de todas, lasNaciones serán tratadas en perfecto pie de igualdad. Art. XVII. Se formará una Comisión compuesta de delegados de Austria, Baviera,la Sublime Puerta y Wurtemberg (uno por cada una de estas Potencias), a los que sesumarán Comisarios de los tres Principados Danubianos, cuyo nombramiento seráaprobado por la Puerta. Esta Comisión será permanente: I. Preparará el Reglamento deNavegación y Policía del Río. II. Vencerá las dificultades, de cualquier naturaleza que sean,que se presenten para aplicar al Danubio las disposiciones del Tratado de Viena. III.Ordenará y hará que se ejecuten las obras necesarias a través de todo el curso del río; y IV.Será la encargada, una vez disuelta la Comisión Europea, de velar por que se mantengan lasbocas del Danubio y las partes vecinas del mar en condiciones de navegabilidad. Art. XVIII. Queda entendido que la Comisión Europea, cumplirá su cometido y laComisión del Río habrá terminado las obras señaladas en el artículo, anterior con losnúmeros I y II, en el plazo de dos años. Las Potencias signatarias reunidas en Conferenciaserán informadas de este hecho y después de haberlo constatado, pronunciarán la disoluciónde la Comisión Europea, y a partir de este momento, la Comisión del Río gozará de losmismos poderes que estaba investida la Comisión Europea. Art. XIX. Con el fin de asegurar la ejecución de los Reglamentos, se ha establecidode común acuerdo y en conformidad con los principios arriban proclamados, que cadaPotencia contratante tendrá derecho a estacionar, en todo tiempo, dos barcos ligeros en lasbocas del Danubio. Art. XX. A cambio de las ciudades, puertos y territorios enumerados en el artículoIV del presente Tratado, y con el fin de dar una mayor seguridad a la libertad de navegacióndel Danubio, Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias consiente una rectificación desus fronteras en Besarabia.
  • La nueva frontera arrancará desde el Mar Negro, un kilómetro al este del LagoBouma Sola, continuará, perpendicular a la carretera de Akeunan, seguirá esta carreterahasta el Valle de Trajano, pasa al sur de Belgrado, sube el curso del río Yalpuk hasta laaltura de Saratsika y termina en Katamori sobre el Pruth. A partir de este punto la antiguafrontera entre los dos Imperios no sufrirá modificación alguna. Delegados de las Potencias contratantes fijarán, en sus detalles la línea de la nuevafrontera. Art. XXI. El territorio cedido por Rusia se anexionará al Principado de Moldavia,bajo la soberanía de la Sublime Puerta. Los habitantes de este territorio gozarán de los derechos y privilegios asegurados alos del Principado; y durante el espacio de tres años se les permitirá cambiar su domicilio acualquier parte, disponiendo libremente de sus propiedades. Art. XXII. Los Principados de Valaquia y Moldavia continuarán gozando bajo laSoberanía de la Puerta, y bajo la garantía de las Potencias contratantes, los privilegios einmunidades que poseen o ejercerá sobre ellos una exclusiva Protección ninguna de lasPotencias garantizadoras. No será distinto el derecho de intervenir en sus asuntos interiores. Art. XXIII. La Sublime Puerta se compromete a conceder a dichos Principados unaAdministración Independiente y Nacional, así como completa libertad de Culto,Legislación, Comercio y Navegación. Las leyes y estatutos vigentes serán revisados. Con el fin día establecer un completoacuerdo en lo referente a esta revisión, una Comisión especial, cuya composiciónconvendrán entre sí las Altas Potencias contratantes, se reunirá, sin tardanza, en Bucarest,en unión de un delegado de la Sublime Puerta. La labor de esta Comisión, será investigar el presente estado de los Principados, yproponer bases para su futura organización. Art. XXIV. Su Majestad el Sultán promete convocar inmediatamente en cada una delas dos Provincias un Divan ad hoc, compuesto de tal manera que represente lo mejorposible los intereses de todas las clases sociales. Estos Divanes serán convocados para queexpresen los deseos del pueblo respecto a la definitiva organización de los Principados.
  • Una instrucción del Congreso regulará la relación entre la Comisión y estosDivanes. Art. XXV. Tomada en consideración la opinión expresada por los dos Divanes, laComisión transmitirá, sin retardo, al lugar presente de las Conferencias, el resultado de sulabor. El acuerdo final con la Potencia Soberana será registrado en un Convenio concluidoen París entre las Altas Partes contratantes; y un Dahir jerifiano, de acuerdo con lasestipulaciones del Convenio, constituirá definitivamente la organización de estasprovincias, colocadas en adelante bajo la garantía colectiva de todas las Potenciassignatarias. Art. XXVI. Queda convenido que, habrá en los Principados una Fuerza NacionalArmada, organizada en vista de mantener la seguridad en el interior, y asegurar la de lasfronteras. Ningún impedimento se opondrá a las medidas extraordinarias de defensa que, deacuerdo con la Sublime Puerta, tengan que tomar para repeler una agresión exterior. Art. XXVII. Si la tranquilidad interior de los Principados estuviese amenazada ocomprometida, la Sublime Puerta llegará a una inteligencia con las otras Potenciascontratantes para las medidas a tomar con el fin de mantener o restablecer el orden. Una intervención armada no puede tener lugar sin previo acuerdo entre estasPotencias. Art. XXVIII. El Principado de Servía continuará dependiente de la Sublime Puerta,de conformidad con el Dahir Imperial que fija y determina sus derechos e inmunidades,colocados de ahora en adelante bajo la garantía colectiva de las Potencias contratantes. En consecuencia, dicho Principado conservará su Administración Independiente yNacional, así como completa libertad de Cultos, Legislación, Comercio y Navegación. Art. XXIX. El derecho de guarnición de la Sublime Puerta, como está estipulado poranteriores regulaciones, se mantiene. No puede tener lugar en Servía una intervenciónarmada sin previo acuerdo entre las Altas Potencias contratantes. Art. XXX. Su Majestad el Emperador de todas las Rusias y Su Majestad el Sultánmantienen en toda su integridad el estado de sus posesiones en Asia, tal como legalmenteexistía antes de la ruptura.
  • Con el fin de evitar toda cuestión local, la línea de frontera será revisada, y, si esnecesario, rectificada, sin perjuicio territorial para ninguna de las Partes. A este fin se constituirá una Comisión, formada por dos comisarios rusos, dosotomanos, un inglés y un francés, inmediatamente después de restablecerse las relacionesdiplomáticas entre la Corte Rusia y la Sublime Puerta. Su labor será realizada en el términode ocho meses después del cambio de ratificaciones del presente Tratado. Art. XXXI. Los territorios ocupados durante la guerra por las tropas de SusMajestades la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el Emperador de Austria,el Emperador de Francia y el Rey de Cerdeña, de acuerde con los términos de losConvenios firmados en Constantinopla el 12 de marzo de 1854, entre Gran Bretaña, Franciay la Sublime Puerta-, él 14 de junio del mismo año entre Austria y la Sublime Puerta; y el15 de marzo de 1855 entre Cerdeña y la Sublime Puerta; serán evacuados lo antes posibledespués del cambio de ratificaciones del presente Tratado. Los períodos y forma deejecución será objeto de un acuerdo entro la Sublime Puerta y las Potencias cuyas tropashayan ocupado su territorio. Art. XXXII. Hasta que los Tratados y Convenios existentes antes de la guerra entrelas Potencias beligerantes sean renovados o reemplazados por otros nuevos, el Comercio deimportación y exportación se verificará recíprocamente conforme a las regulacionesvigentes antes de la guerra; y en todas las otras materias sus súbditos serán respectivamentetratados en el pie de Nación más favorecida. Art. XXXIII. El Convenio concluido en el día de hoy entre Sus Majestades la Reinadel Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el Emperador de Francia, de una parte, y SuMajestad el Emperador de todas las Rusias, de otra, respecto a las Islas Aland, queda anejoal presente Tratado y tendrá la misma fuerza y valor que si formase parte del mismo. Art. XXXIV. El presente Tratado será ratificado, y las ratificaciones cambiadas enParís, en el término de cuatro semanas, o antes si fuese posible. En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios firman el mismo, y ponen ademásel Sello de sus Armas. Hecho en París el 30 de marzo del año 1856. (Siguen las firmas.)
  • 1.20. Tratado de paz entre Austria y Prusia. Firmado en Praga el 23de agosto de 1866. Artículo I. De aquí en adelante y para siempre, existirá Paz y Amistad entre SuMajestad el Emperador de Austria y Su Majestad el Rey de Prusia, sus herederos ysucesores, así como entre sus respectivos Estados y súbditos. Art. II. Con el fin de ejecutar el artículo VI de los preliminares de paz concluidos enNikolsburgo el 26 de julio de 1866 y dado que Su Majestad el Emperador de los Francesesdeclaró oficialmente por medio de su Embajador acreditado cerca de Su Majestad el Rey dePrusia, el 29 de junio de 1866 "qu´en ce qui concerne, le Gouvernement de IEmpereur, laVénétie est acquise á l´Italie pour lui étre remise á la Paix", Su Majestad el Emperador deAustria accede también por su parte a esta declaración y presta su consentimiento a laUnión del Reino Lombardo-Véneto al Reino de Italia, sin otra condición que la liquidaciónde aquellas deudas que, pesando sobre los territorios cedidos, tienen que ser reconocidas deacuerdo con el precedente del Tratado de Zurich. Art. III. Ambas partes libertarán inmediatamente a los prisioneros de guerra. Art. IV. Su Majestad el Emperador de Austria accede a la disolución de laConfederación Germánica tal como hasta ahora se hallaba constituida y presta suconsentimiento a la nueva organización de Alemania sin la participación del ImperioAustriaco. Del mismo modo Su Majestad promete reconocer las relaciones federales máslimitadas que Su Majestad el Rey de Prusia establecerá al norte de la línea del Main; ydeclara que concurrirá a la formación de una asociación de Estados alemanes situados al surde esta línea, cuya conexión con la Confederación alemana del Norte se reserva a arreglosposteriores entre las Partes y tendrá una existencia internacional independiente. Art. V. Su Majestad el Emperador de Austria transfiere a Su Majestad el Rey dePrusia todos los derechos que adquirió por el Tratado de paz de Viena de 30 de octubre de1864, sobre los Ducados de Holstein y Schleswig, con la condición de que las poblacionesde los Distritos del Norte de Schleswig sean cedidas a Dinamarca si, por libre voto,expresan su voluntad de unirse a Dinamarca (1).
  • Art. VI. Al deseo de Su Majestad el Emperador de Austria, Su Majestad el Rey dePrusia declara su buen deseo de dejar el presente estado territorial del Reino de Sajonia conla misma extensión que tenía antes de las alteraciones verificadas en Alemania; pero sereserva el derecho de arreglar la contribución de Sajonia a los gastos de guerra y la futuraposición del Reino de Sajonia en la Confederación alemana del Norte, por medio de unTratado especial que concluirá con Su Majestad el Rey de Sajonia. Por otra parte, Su Majestad el Emperador de Austria promete reconocer los nuevosarreglos que haga Su Majestad el Rey de Prusia en el Norte de Alemania, incluso lasalteraciones territoriales. Art. VII. Con el fin de concluir acuerdos respecto la anterior propiedad federal, unaComisión se reunirá en Frankfor-s-Main dentro de las seis semanas siguientes al cambio deratificaciones del presente Tratado, a esta Comisión se mandarán todas las reclamaciones ypeticiones referentes a la Confederación Germánica, y serán completamente resueltas en eltérmino de seis meses. Austria y Prusia enviarán representantes a esta Comisión, y todoslos otros Gobiernos que pertenecieron a la Federación tendrán libertad de hacer lo mismo. Art. VIII. Austria tiene derecho a llevarse o a disponer de los bienes imperiales delas fortalezas federales, y de la parte de bienes muebles federales pertenecientes a Austria,de acuerdo con la especificación que se haga; en el mismo caso se encuentran todos losefectos muebles de la Confederación. Art. IX. Las pensiones que disfrutan regularmente o que han sido ya concedidas alos oficiales, empleados y pensionistas de la Confederación, serán garantizadas a ellos prorata de la matrícula. El Gobierno Real Prusiano, sin embargo, carga con las pensiones y haberes hasta ahora pagados del Fondo de matrícula Federal a los oficiales del antiguo ejército de SchleswigHolstein y a sus sucesores. Art. X. A las personas interesadas en las pensiones concedidas por el LugartenienteImperial y Real Austriaco en Holstein se les permitirá cobrarlas. La suma de 449.500 thalers Daneses en Bonos del Estado Danés al 4 por 100 deinterés, que están todavía bajo la custodia del Gobierno Imperial y Real Austriaco y
  • pertenecen al Tesoro de Holstein, serán devueltos inmediatamente después del cambio deratificaciones del presente Tratado. Nadie perteneciente a los Ducados de Holstein y Schleswig ni ningún súbdito deSus Majestades el Emperador de Austria y el Rey de Prusia será perseguido, ni molestado,ni turbado en sus personas o bienes en razón de su conducta política durante los pasadosacontecimientos y la guerra. Art. XI. Su Majestad el Emperador de Austria se compromete a pagar a Su Majestadel Rey de Prusia la suma de cuarenta millones de thalers prusianos, para cubrir en parte losgastos que Prusia ha hecho en la guerra. De esta suma hay que deducir, sin embargo, eltotal de los gastos de guerra que Su Majestad el Emperador de Austria tiene todavía queexigir de los Ducados de Schleswig y Holstein de acuerdo con el art. XII del antes citadoTratado de Viena de 30 de octubre de 1864, que representa la suma de quince millones dethalers prusianos, así como la suma de cinco millones en compensación del libresostenimiento del ejército prusiano en aquellas partes del territorio austriaco ocupado hastala conclusión de la paz; lo que hace que solamente queden veinte millones por pagar enmoneda corriente. La mitad de esta suma será entregada cuando tenga lugar la ratificación del presenteTratado, la otra mitad tres semanas después en Oppeln. Art. XII. La evacuación de los territorios austriacos ocupados por las tropas Realesde Prusia, será completamente efectuada tres semanas después del cambio de ratificacionesdel Tratado de Paz. Desde el día del cambio de ratificaciones los Gobernadores GeneralesPrusianos limitarán sus funciones a la esfera de operaciones puramente militares. Las estipulaciones especiales acordadas para la realización de la evacuación constanen un Protocolo separado que forma un apéndice del presente Tratado. Art. XIII. Todos los Tratados y Convenios concluidos entre las Altas Partescontratantes antes de la guerra, restarán de nuevo en fuerza y valor, en cuanto sean de talnaturaleza, que no pierdan su efecto por la disolución de la Confederación Germánica. ElConvenio General entre los Estados Federales alemanes, de 10 de febrero de 1831,juntamente con las estipulaciones suplementarias a é1 pertenecientes, se retendráespecialmente válido entre Austria y Prusia. El Gobierno Imperial y Real Austriaco declara,sin embargo, que el Tratado Monetario concluido el 24 de enero de 1857, pierde su más
  • importante valor para Austria al disolverse la Confederación Germánica, y el GobiernoReal de Prusia declara su disposición a entrar en negociaciones con Austria y los otrosparticipantes de este Tratado para su derogación. Del mismo modo, las Altas Partes contratantes se reservan el entablar unanegociación lo antes posible para la revisión del Tratado Comercial y de Aduanas de 11 deabril de 1865, para la mayor facilidad de su tráfico recíproco. Mientras tanto, dicho Tratadocontinuará en fuerza y valor con la condición que cada Alta Parte contratante se reserva elderecho de poner fin a sus operaciones seis meses después de avisarlo. Art. XIV. Las ratificaciones del presente Tratado, serán cambiadas en Praga en elplazo de ocho días, o antes si fuese Posible. En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios firman el presente Tratado yponen en él los Sellos de sus Armas. Hecho en Praga el día 23 del mes de agosto del año de Salvación 1866. (Siguen lasfirmas.)1.21. Tratado de paz entre Austria e Italia. Firmado en Viena el 3 deoctubre de 1866. Artículo I. Desde el día del cambio de ratificaciones del presente Tratado, existirápaz y amistad entre Su Majestad el Rey de Italia y Su Majestad el Emperador de Austria,sus herederos, sucesores, sus Estados y sus respectivos súbditos a perpetuidad. Art. II. Los prisioneros de guerra italianos y austriacos serán por ambas partesinmediatamente libertados. Art. III. Su Majestad el Emperador de Austria accede a la unión del ReinoLombarda Véneto al Reino de Italia.
  • Art. IV. La frontera de los territorios cedidos se halla determinada por los actualeslímites administrativos del Reino Lombarda Véneto. Una Comisión Militar nombrada por las dos Potencias contratantes será laencargada de realizar el trazado sobre el terreno en el más corto espacio de tiempo posible. Art. V. La evacuación de los territorios cedidos, determinados en el artículo anterior,comenzará inmediatamente después de la firma de la paz y, se terminará en el más cortoespacio de tiempo posible, de conformidad con los acuerdos arriba establecidos entre losComisarios especialmente nombrados a este efecto. Art. VI. El Gobierno Italiano tomará sobre sí: 1.° La parte del Monte Lombardo-Véneto, que quedó a Austria en virtud del Convenio concluido en Milán en 1880 enejecución del artículo VII del Tratado de Zurich. 2.° Las deudas añadidas al MonteLombardo-Véneto desde el 4 de junio de 1859, hasta el día de la conclusión del presenteTratado;. y 3.° Una suma de treinta y cinco millones de florines austriacos corrientes, encaja, por la parte del Empréstito de 1854, adjudicada a Venecia, y por el precio del materialde guerra no transportable. La manera de pagar esta suma de treinta y cinco millones deflorines austriacos corrientes, en caja, será de conformidad con el precedente del Tratado deZurich, determinada en un artículo adicional. Art. VII. Una Comisión compuesta de Delegados italianos, austriacos y franceses,procederá a la liquidación de las diferentes clases mencionadas en los dos primeros párrafosdel artículo anterior, tomando en consideración los fondos de amortización ya pagados, ylas propiedades, capital, de todas clases, que constituyen el fondo de amortización. EstaComisión procederá a la definitiva regulación de cuentas entre las Partes Contratantes yfijará el tiempo y método que ha de emplearse para la liquidación del Monte Lombardo-Véneto. Art. VIII. El Gobierno de Su Majestad el Rey de Italia sucede en los derechos yobligaciones resultantes de los contratos regularmente estipulados por la AdministraciónAustriaca con fines de Interés público, concernientes de modo especial a los territorioscedidos. Art. IX. Queda a cargo del Gobierno Austriaco el reembolso de todas las cantidadespagadas por súbditos de los territorios cedidos, distritos comunales, establecimientospúblicos y asociaciones religiosas en los Bancos públicos austriacos en concepto de fianza
  • monetaria, depósito o consigna. De la misma manera, los súbditos austriacos,ayuntamientos, establecimientos públicos y asociaciones religiosas, que hayan impuestodinero en los Bancos de los Territorios cedidos en concepto de fianza monetaria, depósito oconsigna, serán reembolsados por el Gobierno Italiano. Art. X. El Gobierno de Su Majestad el Rey de Italia reconoce y confirma lasconcesiones ferroviarias hechas por el Gobierno Austriaco en los territorios cedidos, entoda su extensión y duración y especialmente las concesiones resultantes de los contratos defecha 14 marzo 1856, 8 de abril 1867 y 23 septiembre 1858. El Gobierno, Italiano también reconoce y confirma las estipulaciones del Conveniode 20 de noviembre de 1361 entre la Administración del Sur Lombardo Véneto, y laCompañía del Ferrocarril Central Italiano, así como el Convenio de 27 de febrero de 1866,entre el Ministro Imperial de Hacienda y Comercio y la Sociedad Sur de Austria. A partir del momento del cambio de ratificaciones de este Tratado, el GobiernoItaliano se subroga en todos los derechos y obligaciones pertenecientes al GobiernoAustriaco por los arriba mencionados Convenios, en lo referente a las líneas de ferrocarrilsituadas en los territorios cedidos; consecuentemente en el derecho de rescate que tenía elGobierno Austriaco. Los pagos que todavía quedan por hacer de la suma debida por los concesionarios alEstado en virtud del contrato de 14 de marzo de 1856, así como un equivalente de losgastos de construcción del citado ferrocarril, será pagada por entero a la HaciendaAustriaca. Los créditos de los contratistas y obreros de la construcción, así como lasindemnizaciones por la expropiación de tierras, que pertenecen al tiempo en que losferrocarriles de referencia eran administrados por cuenta del Estado, y que todavía no hansido pagados, serán pagados por el Gobierno Austriaco, así como todo cuanto se les debaen virtud del Acta de concesión por los concesionarios del Gobierno Austriaco. Art. XI. Queda entendido que el reembolso de las deudas, resultantes de los párrafos12, 13, 14, 15 y 16 del Contrato de 14 de marzo de 1856, no dará a Austria ningún derechode control ni de vigilancia sobre las construcciones y obras de los ferrocarriles en losterritorios cedidos. El Gobierno italiano se compromete por su parte a dar toda informaciónque sobre dicho objeto le sea pedida por el Gobierno Austriaco.
  • Art. XII. Con el fin de hacer extensivas a los Ferrocarriles Venecianos el ArtículoXV del Convenio de 27 de febrero de 1886, las Altas Partes contratantes se comprometen aentrar, lo antes posible, en concierto con la Compañía de Ferrocarril del Sur de Austria parallegar a un Convenio para la separación económica y administrativa de los FerrocarrilesVenecianos y austriacos.En virtud del Convenio de 27 de febrero de 1866, la garantía que el Estado ha de pagar a laCompañía de Ferrocarril del Sur de Austria será calculada sobre la base del producto netodel conjunto de líneas venecianas y austriacas que forman la red de los Ferrocarriles del Surde Austria actualmente concedida a la Compañía. Queda entendido que el GobiernoItaliano tomará sobre sí una parte de aquella garantía correspondiente a las líneas de losterritorios pedidos, y que la base del producto neto de las líneas austriacas y venecianasconcedidas a dicha Compañía formarán la base de la valoración de aquella garantía. Art. XIII. Los Gobiernos Italiano y Austriaco deseosos de estrechar las relacionesentre los Estados, se comprometen a facilitar las comunicaciones ferroviarias y favorecer elestablecimiento de nuevas líneas de unión entre las redes italianas y austriacas. El Gobiernode Su Majestad Apostólica Imperial y Real, promete terminar lo antes posible laconstrucción de la línea de Brenner, destinada a unir el Valle del Adige con el del Inn. Art. XIV. Los habitantes o naturales de los territorios cedidos por el presente Tratadotendrán, por espacio de un año a contar desde el día del cambio de ratificaciones, ycondicionado a una previa declaración ante las autoridades competentes, entera y completalibertad para exportar sus muebles, libres de derechos, y retirarse con sus familias a losEstados de Su Majestad Apostólica Imperial y Real, en cuya caso conservarán su calidad desúbditos austriacas. Tendrán libertad para conservar su propiedad inmueble en losterritorios cedidos. El mismo derecho se reconoce recíprocamente a los naturales de los territorioscedidos de Lombardía que vivan en los Estados de Su Majestad el Emperador de Austria. Los Lombardos que se acojan a estas disposiciones no serán, por razón de suelección, molestados por ninguna de las partes, ni en sus personas, ni en sus bienes sitos enlos respectivos Estados. El plazo de un año se alarga a dos para los natura. les dé los territorios cedidos aLombardía, que al tiempo del cambio de ratificaciones del presente Tratado no estuviesen
  • en el territorio de la Monarquía austriaca. Su declaración puede ser recibida por la Misiónaustriaca más cercana, o por la Autoridad superior de cualquier provincia de la Monarquía.Art. XV. Los Lombardo Vénetos sujetos en el ejército austriaco serán inmediatamentelicenciados del servicio militar y enviarlos a sus casas. Queda entendido que aquellos que declaren ser su deseo continuar al servicio de SuMajestad Apostólica Imperial y Real tendrán libertad para hacerlo, sin que por ello puedansufrir ninguna molestia ni en su persona ni en sus bienes. Las mismas garantías se dan a los empleados civiles naturales del Reino LombardoVéneto, que manifiesten su intención de continuar desempeñando los cargos que ocupan enla burocracia austriaca. Los empleados civiles nacidos en el Reino Lombardo-Véneto podrán escoger entrecontinuar al servicio de Austria o ingresar en la Administración Italiana, en cuyo caso elGobierno de Su Majestad el Rey de Italia se compromete, o a colocarles en posiciónanáloga a la que ellos ocupaban, o asignarles pensiones cuyo total se fijará de acuerdo conlas leyes y reglamentos vigentes en Austria. Queda entendido que dichos empleados civilesquedarán sometidos en el acto a la disciplina de las leyes y reglamentos de laadministración italiana. Art. XVI. Los Oficiales de origen italiano que están ahora al servicio de Austria,podrán escoger entre continuar al servicio de Su Majestad Apostólica Imperial y Real oingresar en el ejército de Su Majestad el Rey de Italia, con la ,categoría y rango que tenganen el ejército austriaco, debiendo presentar la solicitud dentro de los seis meses siguientes ala ratificación del presente Tratado. Art. XVII. Las pensiones tanto civiles como militares, regularmente pagadas de losfondos del Reino Lombardo-Véneto, continuarán disfrutándolas sus titulares, y, si procede,sus viudas e hijos, y pagándolas en el futuro el Gobierno de Su Majestad el Rey de Italia. La presente estipulación se entiende a los pensionistas civiles y militares así como asus viudas e hijos, sin distinción ,de origen, que conserven su domicilio en los territorioscedidos, y cuyos haberes, pagados hasta 1814 por el entonces Gobierno de las ProvinciasLombardo-Vénetas, hayan sido pagadas desde entonces por la Hacienda austriaca. Art. XVIII. Los archivos de los territorios cedidos que contengan los títulos depropiedad y documentos referentes a la administración de justicia, así como los documentos
  • políticos e históricos de la antigua República de Venecia, serán Entregados a los delegadosnombrados al efecto, a, quienes serán entregados los objetos de arte y ciencia quepertenezcan de modo especial a los territorios cedidos. Recíprocamente, los títulos de propiedad y documentos relacionados con laadministración de justicia civil referentes a los territorios austriacos, que se encuentren enlos archivos de los territorios cedidos, serán entregados a los delegados de Su MajestadApostólica Imperial y Real. Los Gobiernos de Italia y Austria se comprometen a informarse recíprocamente, apetición de las autoridades administrativas superiores, respecto de todos los documentos yasuntos interesantes a ambos respecto a los territorios cedidos y países adyacentes. También se comprometen a expedir copias auténticas de los documentos históricosy políticos que puedan interesar a los territorios que queden en posesión de la otra Potenciacontratante, y que, en interés de la ciencia, no pueden ser sacados de los archivos a quepertenecen. Art. XIX. Las dos Altas Potencias contratantes se comprometen recíprocamente aotorgar las mayores facilidades aduaneras posibles a los habitantes de los límites de los dospaíses para el aumento de la propiedad y el ejercicio de su comercio. Art. XX. Los Tratados y Convenios que fueron confirmados por el artículo XVII delTratado de paz firmado en Zurich el 10 de noviembre de 1859, serán temporalmenterenovados por un año, y se extenderán a todos los territorios del Reino de Italia. En el casode que estos Tratados y Convenios no sean denunciados; tres meses antes de la expiracióndel año a contar desde el día del cambio de ratificaciones, quedarán vigentes, y así, de añoen año. Art. XXI. Las dos Altas Potencias contratantes se comprometen a entrar lo antesposible en negociaciones sobre bases de recíproca amplitud a fin de facilitar los negociosentre los dos países. Mientras tanto, y por el término fijado en el articulo anterior, el Tratado deComercio y Navegación de 18 de octubre de 1851 queda en fuerza y vigor y se aplicará atodo el territorio del Reino de Italia. Art. XXII. Los Príncipes y Princesas de la Casa de Austria, así como las Princesasque hayan entrado en la Familia Imperial por matrimonio, recobrarán probando sus títulos
  • la propiedad privada y plena posesión, tanto personal como real, la que podrán disfrutar ydisponer sin ser molestados de ninguna manera en el goce de sus derechos. Sin embargo quedan reservados todos los derechos del Estado y los particularespara ser ejercidos por medios legales. Art. XXIII. Con el fin de contribuir por todos los medios a la tranquilidad delespíritu público, el Rey de Italia y Su Majestad el Emperador de Austria declaran yprometen que en sus respectivos territorios se dará una entera y amplia amnistía a favor detodas las personas comprometidas en los acontecimientos políticos de la Península hasta elmomento presente; en su consecuencia, nadie, sea cual fuere su rango o posición social,podrá ser perseguido, molestado ni turbado, ni en su persona ni en sus bienes, ni en elejercicio de sus derechos, en razón de su conducta y opiniones políticas. Art. XXIV. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán enViena, en el plazo de quince días ,o antes si fuese posible. En fe de lo cual los Plenipotenciarios firman y ponen el Sello de sus Armas. Hecho en Viena el 30 de octubre del año de gracia 1866. (Siguen las firmas.)ARTÍCULO ADICIONAL El Gobierno de Su Majestad el Rey de Italia se compromete respecto al Gobierno deSu Majestad Apostólica Imperial y Real pagar los treinta y cinco millones de florines, valoraustriaco, equivalentes a ochenta y siete millones quinientos mil francos, estipulados en elart. VI del presente Tratado en la forma y plazos siguientes: Siete millones de florines serán pagados por siete pagarés o Bonos del Tesoro, a laorden del Gobierno austriaco, pagaderos en París en uno de los primeros Bancos o en unEstablecimiento de primer orden, sin interés al cabo de tres meses a contar desde la fechade la firma del presente Tratado, y que se entregarán a los Plenipotenciarios de Su MajestadApostólica Imperial y Real en el momento del cambio de ratificaciones. El pago de los restantes veintiocho millones de florines tendrá lugar en Viena, endiez pagarés o Bonos del Tesoro a la orden del Gobierno austriaco y pagaderos en París alcambio de dos millones ochocientos mil florines (valor austriaco) cada uno, que se harán
  • efectivos sucesivamente con intervalos de dos meses. Estos diez pagarés o Bonos delTesoro serán igualmente entregados a los Plenipotenciarios de Su Majestad ApostólicaImperial y Real al momento del cambio de ratificaciones. El primero de estos pagarés oBonos del Tesoro se pagará dos meses después del pago de los pagarés o Bonos del Tesorode siete millones de florines arriba estipulados. A este plazo, y a lo otros siguientes quevencen cada dos meses, se les reconoce el interés del 5 por 100 a contar desde el primer díadel mes siguiente al del cambio de ratificaciones del presente Tratado. El pago del interés se efectuará en París a la expiración de cada pagaré o Bono delTesoro. El presente artículo tendrá la misma fuerza y valor que si estuviese inserto palabrapor palabra en el Tratado de hoy. Viena 3 de octubre de 1866.1.22. Tratado entre Gran Bretaña, Austria, Bélgica, Francia, Holanda,Italia, Prusia y Rusia, sobre el Gran Ducado de Luxemburgo y elDucado de Limburgo: firmado en Londres el 1 1 de mayo de 1867. Artículo I. Su Majestad el Rey de Holanda, Gran Duque de Luxemburgo, mantienelos lazos que unen dicho Gran Ducado con la Casa de Orange-Nassau, en virtud de losTratados que colocan este Estado bajo la Soberanía del Rey Gran Duque, sus descendientesy sucesores. Se mantienen los derechos que a los agnados de la Casa de Nassau correspondenrespecto a la sucesión del Gran Ducado, en virtud de los mismos Tratados.
  • Las Altas Partes contratantes aceptan la presente declaración y la registran. Art. II. El Gran Ducado de Luxemburgo, con los límites determinados en el Actaanejo, a los Tratados de 19 de abril de 1839, bajo la garantía de 1a.s cortes de Gran Bretaña,Austria, Francia, Prusia y Rusia, formará de aquí en adelante un Estado neutral aperpetuidad. Estará obligado a observar la misma neutralidad respecto a todos los otros Estados. Las Altas Partes contratantes se obligan a respetar el principio de neutralidadestipulado en el presente artículo. Este principio se halla y queda colocado bajo la sanción de la garantía colectiva delas Potencias signatarias del presente Tratado con la excepción de Bélgica, que es unEstado neutral. Art. III. Habiendo sido neutralizado el Gran Ducado de Luxemburgo, de acuerdocon los términos del artículo anterior, el mantenimiento o establecimiento de fortalezassobre su territorio resulta innecesario y sin objeto. En consecuencia, queda convenido por consentimiento común que la Ciudad deLuxemburgo, considerada en tiempo pasado, desde el punto de vista militar, como unaFortaleza Federal, deja de ser una ciudad fortificada. Su Majestad el Rey Gran Duque se reserva el mantener en dicha ciudad el númerode tropas necesario para proveer al mantenimiento del orden. Art. IV. De conformidad con las estipulaciones. contenidas en los artículos II y III,Su Majestad el Rey de Prusia declara que sus tropas de guarnición actualmente en laFortaleza de Luxemburgo recibirán órdenes de preceder a la evacuación de aquella plazainmediatamente después del cambio de ratificaciones del presente Tratado. Eldesmantelamiento de la artillería, municiones y cada objeto, que forma parte del equipo dedicha Fortaleza comenzará simultáneamente. Durante esta operación quedarán en ellasolamente el número de tropas necesario para proveer a la protección del material de guerray para sacarlo, lo que se hará en el más corto espacio de tiempo posible. Art. V. Su Majestad el Rey Gran Duque, en virtud de los derechos de Soberanía queejerce sobre la Ciudad y Fortaleza de Luxemburgo, se compromete, por su parte, a tomarlas medidas necesarias para convertir dicha Fortaleza en una ciudad abierta por medio de lademolición que Su Majestad estime suficiente para realizar las intenciones de las Altas
  • Partes contratantes expresadas en el art. III del presente Tratado. Las obras necesarias a estefin serán comenzadas inmediatamente después de la salida de la guarnición. Se realizaráncon todo el cuidado que requieren los intereses de los habitantes de la: ciudad. Su Majestad el Rey Gran Duque promete, además, que las fortificaciones de laciudad de Luxemburgo no serán restauradas en el futuro, y que no serán al mantenidos nicreados establecimientos militares. Art. VI. Las Potencias signatarias del presente Tratado reconocen que la disoluciónde la Confederación Germánica lleva consigo la disolución de los lazos que unían elDucado de Limburgo, colectivamente con el Gran Ducado de Luxemburgo, a dichaConfederación, por lo que resulta que las relaciones objeto de los artículos III, IV y V delTratado de 19 de abril de 1839, entre el Gran Ducado y ciertos territorios pertenecientes, alGran Ducado de Limburgo, han dejado de existir, y dichos territorios continúan formandoparte integrante del Reino de Holanda. Art. VII. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán enLondres, en el espacio de cuatro semanas, o antes si fuese posible. En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios firman el mismo y ponen en él elSello de sus Armas. Hecho en Londres el día 11 de mayo del año de Nuestro Señor 1867. (Siguen lasfirmas.) 1.23. Tratado preliminar de paz entre Francia y Alemania firmado en Versallesel 26 de febrero de 1871 Artículo I. Francia renuncia a favor del Imperio Alemán a todos sus derechos ytítulos sobre los territorios situados al Este de la frontera a continuación descrita. La línea de demarcación comienza en la frontera Noroeste del Cantón de Cattenom,hacia el Gran Ducado de Luxemburgo, Continúa por las fronteras Sudoestes de losCantones de Cattenom y Thionville, pasa por el Cantón de Briey, a lo largo de las fronterasoccidentales de los Ayuntamientos de Montjoisla-Montagne y Roucourt, hasta las fronterasorientales de los Ayuntamientos de Marie-aux-Chenes, St-Aid, Habouville, alcanza lafrontera del Cantón de Gooze, que cruza a lo largo de las fronteras comunales de Viouville
  • Bouxiéres y Ouville, sigue la frontera sudoeste, sur del Distrito de Chateau-Salins, hasta elAyuntamiento de Pettoncourt, en las fronteras occidental y meridional desde donde sigue lacumbre de las montañas entre Seille y Moucel, hasta la frontera del Distrito de Garrebuey,al sur de Gande. Después la demarcación coincide con la frontera de aquel Distrito hasta elAyuntamiento de Taucouville, encontrando la frontera al Norte de éste, desde dondecontinúa las cumbres de las montañas entre los puentes del Sarro Blanco y Vezouze, hastala frontera del Cantón de Schirmek costea la frontera occidental de este Cantón, incluye losAyuntamientos de Saales, Boury-Bruche, Colroy-la-Roche, Plaine, Raurupt, Saulxures y St.Blaise-la-Roche del Cantón de Saales y coincide con la frontera occidental de losDepartamentos del Bajo Rin y del Alto Rin hasta el Cantón de Belfort la fronterameridional de la cual se separa no lejos de Vomvenaus cruza el Cantón de Dalle en el límitesur de los Ayuntamientos de Bouroyne y Froide Fontaine, y encuentra la frontera suizacosteando la frontera oriental de los Ayuntamientos de Jouchery y Delle. El Imperio Alemán poseerá estos territorios perpetuamente y en completa soberaníay propiedad. Una Comisión internacional compuesta de igual número de representantes delas dos Altas Partes contratantes, será nombrada inmediatamente después del cambio deratificaciones del presente Tratado, para trazar sobre el terreno la nueva frontera de acuerdocon las anteriores estipulaciones. Esta Comisión procederá a la división de las tierras y fondos pertenecientes a losDistritos o Ayuntamientos divididos por las nuevas fronteras, en caso de desacuerdo en eltrazado y en las medidas de ejecución, los miembros de la Comisión se lo comunicarán asus respectivos Gobiernos. La frontera, tal como ha sido descrita, está señalada de verde en las dos copiasidénticas del mapa de los territorios que forman, el Gobierno de Alsacia, publicado enBerlín en septiembre de 1870, por la División Geográfica y Estadística del Estado Mayor, yuna copia del cual va aneja a los dos ejemplares del presente Tratado. Sin embargo, las dos Altas Partes contratantes han convenido la alteración deltrazado arriba mencionado, En el antiguo Departamento del Moselle, los pueblos de Marie-aux-Chénes, cerca de St. Privat-la-Montagne y Viouville al oeste de Rezouville seráncedidos a Alemania. En cambio de lo cual, Francia conservará la ciudad y fortificaciones deBelfort, con un radio que después se determinará.
  • Art. II. Francia pagará a Su Majestad el Emperador de Alemania la suma de cincomil millones de francos. El pago hasta la cantidad de mil millones se efectuará dentro del año 1871, y el restototal de la deuda en el período de tres años (1) a contar desde la ratificación del presenteTratado. Art. III. La evacuación el territorio francés, ocupado por las tropas alemanascomenzará después de efectuarse la ratificación del presente Tratado por la AsambleaNacional reunida en Burdeos. Inmediatamente después de esta ratificación, las tropasalemanas abandonarán el interior de París, así como los fuertes de la orilla izquierda delSena, y dentro del más corto espacio de tiempo convenido por las autoridades militares delos dos países, serán completamente evacuados los Departamentos de Calvados, Orne,Sarthe, Eure et Loire, Loiret, Loire-ta-Cher, Iudre et Loire, Joune, así como losDepartamentos del Seine Inférieure, Eure, Seine-et-Oise, Seine-et-Marne, Aube, y CotedOr, hasta la orilla izquierda del Sena. Al mismo tiempo las tropas francesas se retirarándetrás del Loire, que no les será permitido pasar antes de la firma del Tratado definitivo depaz. La guarnición de París se halla exceptuada de esta disposición, el número de la cual nopodrá exceder de cuarenta mil hombres, y las guarniciones indispensablemente necesariaspara la seguridad de las fortificaciones. La evacuación por Alemania de los Departamentos situados entre la orilla derechadel Sena y la frontera oriental tendrá lugar gradualmente después de la ratificación delTratado definitivo de paz y del pago de los primeros quinientos mil millones de lacontribución estipulada en el artículo II, comenzando por los Departamentos cercanos aParís y continuará gradualmente en proporción de los pagos hechos a cuenta de lacontribución. Después, del primer pago de los quinientos mil millones la evacuación tendrálugar en los Departamentos siguientes: Somme, Oise, y las partes de los Departamentos delSeino lnferieure, -Seine-et-Oise, Seine--et-Marne, situadas en la orilla derecha del Sena ylos Fuertes situados en la misma orilla derecha. Después del pago de dos mil millones, la ocupación alemana sólo comprenderá losDepartamentos del Marne, Ardennes, Haute Marne, Meuse, yosges, Memthe así como laFortaleza de Belfort, con su territorio que servirán de garantía de los tres mil millonesrestantes, y el número de tropas alemanas no podrá exceder de cincuenta mil hombres. Su
  • Majestad el Emperador estará dispuesto a substituir la garantía territorial, consistente en laocupación parcial del territorio francés, por una garantía financiera, que le sea ofrecida porel Gobierno francés bajo condiciones que Su Majestad el Emperador y Rey consideresuficientes para los intereses de Alemania. Los tres mil millones cuyo pago ha sidodiferido, producirán un interés del 5 por 100 a contar de la ratificación del presenteConvenio. Art. IV. Las tropas alemanas se abstendrán de levantar contribuciones ni en dineroni en especie en los Departamentos ocupados. Por otra parte, el mantenimiento de las tropasalemanas que quedan en Francia será a cargo del Gobierno francés en la forma decidida pormedio de un acuerdo con la Administración Militar Alemana. Art. V. Los intereses de los habitantes de los territorios cedidos por Francia, en todolo relativo a su comercio y derechos civiles serán regulados de la manera más favorableposible cuando las condiciones de la paz definitiva se ajusten. Se señalará cierto tiempo,durante el cual ellos disfrutarán de especiales ventajas para disponer de lo suyo. ElGobierno alemán no pondrá ningún obstáculo para la libre emigración de los habitantes delos territorios cedidos, y no tomará ninguna medida contra sus personas ni sus bienes. Art. VI. Los prisioneros de guerra que no han sido ya libertados por cambio lo seráninmediatamente después de la ratificación de los presentes Preliminares. Con el fin deacelerar el transporte de los prisioneros franceses, el Gobierno francés pondrá a disposiciónde las autoridades alemanas en el interior del territorio alemán una parte del material móvilde sus ferrocarriles en la cantidad que se determinará por convenio especial y al preciopagado en Francia por el Gobierno francés para el transporte militar. Art. VII. La apertura de negociaciones para el Tratado definitivo de paz que seconcluirá sobre las bases del presente Preliminar, tendrá lugar en Bruselas, inmediatamentedespués de la ratificación del último por la Asamblea Nacional y por Su Majestad elEmperador de Alemania. Art. VIII. Después de la conclusión y ratificación del Tratado definitivo de Paz, laAdministración de los Departamentos que todavía queden ocupados por las tropas alemanasserá realizada por las autoridades francesas. Pero estas últimas habrán de conformarse a lasórdenes que los Comandantes de las tropas alemanas estimen necesarias dar en interés de laseguridad, protección y distribución de las tropas.
  • Después de la ratificación del presente Tratado, los impuestos en los Departamentosocupados serán cobrados por cuenta del Gobierno francés y por sus, empleados. Art. IX. Queda bien entendido que estas estipulaciones no dan a las autoridadesmilitares alemanas ningún derecho sobre las partes del territorio que no está en laactualidad ocupado. Art. X. El presente Tratado Preliminar será inmediatamente sometido a laratificación de Su Majestad el Emperador de Alemania y de la Asamblea NacionalFrancesa, reunida en Burdeos. En testimonio de lo cual los abajo firmantes han firmado el presente Tratado Preliminar y lo han sellado con el Sello de sus Armas. Hecho en Versalles el 26 de febrero de 1871.-BISMARCK. A. THIERS, JULES FAVRES.ACCESIÓN DE BADEN, BAVIERA Y WURTEMBERG Los Reinos de Baviera y Wurtemberg y el Gran Ducado de Baden habiendo tomadoparte en la guerra actual, como aliados de Prusia y formando ahora parte del ImperioAlemán, los abajo firmantes se adhieren al presente Convenio, en nombre de susrespectivos Soberanos. Versalles, 26 de febrero de 1871. (Siguen las firmas),1.24. Tratado definitivo de paz entre Francia y Alemania. Firmadoen Frankfort el 10 de mayo de 1871. Artículo I. La distancia entre la ciudad de Belfort y la línea de la frontera, tal comose ha propuesto durante las negociaciones de Versalles y tal como se ha señalado en elmapa anejo a las ratificaciones del Preliminar de 28 de febrero, se considera describiendoun radio, que en virtud de la cláusula del citado artículo I del Preliminar, queda en poder deFrancia con la ciudad y fortificaciones de Belfort. El Gobierno alemán se halla dispuesto a extender este radio hasta incluir en é1 losCantones de Belfort, Delle y Giromagny, así como la parte occidental del Cantón deFontaine, al Oeste de una línea trazada desde el lugar donde el canal del Ródano al Rin deja
  • el Cantón de Delle al sur de Móntreux-Cháteau, hasta los límites nortos del Cantón entreBourg y Felou, donde esta línea se unirá al limite oriental del Cantón de Giromagny. Sin embargo, el Gobierno alemán no cederá los anteriores territorios sin que laRepública Francesa acceda, por su parte, a una rectificación de frontera a lo largo de loslímites orientales de los Cantones de Cattenom y Thionville, lo que dará a Alemania elterritorio comprendido al Este de una línea que arrancando de la frontera de Luxemburgoentre Hussigny y Redingen, deja a Francia los pueblos de Thil y Villerupt, se extiende entreCronville y Aumetz entre Beuvillers y Boulange, entre Trieux, Lomeringen y se une a laantigua línea de frontera entre Avril y Moyeuvre La Comisión internacional mencionada en él artículo I de los Preliminares,procederá inmediatamente después del cambio de ratificaciones del presente Tratado aejecutar sobre el terreno las obras a ella encomendadas y a trazar la nueva frontera, deacuerdo con las disposiciones precedentes. Art. II. Los súbditos franceses naturales de los territorios cedidos, domiciliados en laactualidad en estos territorios, que conserven su nacionalidad, les será hasta el 1.° deoctubre de 1872 y previa declaración hecha por ellos ante la autoridad competente,permitido trasladar su domicilio a Francia y continuar allí, este derecho en ningún sentidocontraviene las leyes del servicio militar, en el caso en que el título de ciudadano francés seconserve. Ellos tendrán libertad para conservar sus inmuebles situados en el territorio unido aAlemania. Ningún habitante del territorio cedido será perseguido, molestado ni turbado ni ensu persona ni en sus bienes, en razón de sus actos políticos o militares anteriores a laguerra. Art. III. El Gobierno francés entregará al Gobierno alemán los archivos, documentosy registros referentes a la Administración civil, militar y judicial de los territorios cedidos.Si alguno de los documentos se hubiere perdido, será repuesto por el Gobierno francés apetición del Gobierno alemán. Art. IV. El Gobierno francés entregará al Gobierno del Imperio Alemán en eltérmino de seis meses a contar del cambio de ratificaciones del presente Tratado. 1.° Eltotal de la suma depositada por los Departamentos, Ayuntamientos y Establecimientos
  • Públicos de los territorios cedidos. 2.° El total del premio de alistamiento y descargaperteneciente a los soldados y marineros naturales de los territorios cedidos que hayanescogido la nacionalidad alemana. 3.° El total de los seguros de responsabilidad de losAgentes del Estado. 4.° El total de las sumas depositadas para consignaciones judiciales o acuenta de medidas tomadas por las autoridades judiciales o administrativas en los territorioscedidos. Art. V. Las dos Naciones gozarán de los mismos privilegios en lo que se refiere a lanavegación del Mosela, el canal del Marne al Rin, el canal del Ródano al Rin, el canal delSarre y las aguas navegables que comunican con los canales de navegación. El derecho deflete será mantenido, Art. VI. Considerando las Altas Partes contratantes que las circunscripcionesDiocesanas de los territorios cedidos al Imperio Alemán deben coincidir con la nuevafrontera determinada en el artículo I, examinarán, sin tardanza, después del cambio deratificaciones del presente Tratado, las medidas que deben tomarse en común sobre dicho,objeto. Las comunidades pertenecientes a la Iglesia Reformada o la Confesión deAugsburgo, establecidas en los territorios cedidos por Francia, dejarán de estar sometidas ala Autoridad Eclesiástica francesa. Las comunidades de la Iglesia de la Confesión de Augsburgo establecidas enterritorio francés, dejarán de estar sometidas a los Consistorios Superiores y a losDirectores residentes en Estrasburgo. Las comunidades judías de los territorios situados al Éste de la nueva frontera,dejarán de depender del Consistorio Central Judío residente en París. Art. VII. El pago de quinientos mil millones será hecho dentro de los treinta díassiguientes al restablecimiento de las autoridades del Gobierno francés en la ciudad de París.Mil millones serán pagados en el curso del año y quinientos mil millones el 1.° de mayo de1872. Los últimos tres mil millones quedarán para ser pagados el 2 de marzo de 1874,según se halla estipulado en el Tratado Preliminar. Desde el 2 de marzo del presente año, elinterés de estos tres mil millones será pagado anualmente el 3 de marzo, a razón del 5 por100 anual.
  • Todas las sumas que se adelanten de los tres mil últimos millones dejarán deproducir interés desde el día de su pago. El pago sólo puede hacerse en las principales ciudades comerciales alemanas, y sehará en metal, oro o plata, billetes del Banco de Inglaterra, billetes de Bancos Prusianosbilletes de Bancos Holandeses billetes del Banco Nacional de Bélgica, en pagarésnegociables a la orden de primera clase o letras de cambio pagaderas a la vista. Habiendo el Gobierno alemán fijado en Francia el valor del thaler prusiano en tresfrancos setenta y cinco céntimos, el Gobierno francés acepta la conversión de las monedasde ambos países al cambio arriba señalado. El Gobierno francés informará al Gobierna alemán con tres meses de anticipaciónde todos los pagos que piense hacer a la Tesorería del Imperio Alemán. Después del pago de los primeros quinientos mil millones y de la ratificación delTratado definitivo de paz, los Departamentos del Somme, Sena, Inferior y Eure serántotalmente evacuados en cuanto han sido ocupados por las tropas alemanas. La evacuaciónde los Departamentos del Oise, Sena y Oise, Sena y Marne, y Sena así como los Fuertes deParís, tendrá lugar tan pronto como el Gobierno alemán considere restablecida el orden, enFrancia y en París, suficiente para asegurar la ejecución de los compromisos contratadospor Francia. Sean cuales fueren las circunstancias, la evacuación se efectuará después del pagodel tercer plazo de quinientos mil millones. Las tropas alemanas, para su propia seguridad, tendrán a su disposición la zonaneutral entre la línea alemana de demarcación y el cerco de París en la orilla derecha delSena. Las estipulaciones del Tratado de 26 de febrero relativas a la ocupación delterritorio francés hasta el pago de los dos mil millones queda en fuerza y vigor. Ninguna delas deducciones que el Gobierno francés tiene derecho a hacer será hecha del pago de losprimeros quinientos mil millones. Art. VIII. Las tropas alemanas continuarán absteniéndose de levantar contribucionesen especie o en dinero en los territorios ocupados; esta obligación por su parte escorrelativa a las obligaciones contraídas respecto a su manutención por el Gobierno francés,en el caso de que el Gobierno francés, no obstante las reiteradas peticiones del Gobierno
  • alemán, se retrasase en el cumplimiento de dichas obligaciones, las tropas alemanas tendránderecho a procurarse lo preciso para sus necesidades, levantando tasas y contribuciones enlos territorios ocupados e incluso fuera de ellos, si sus medios no fuesen suficientes. Con referencia a la manutención de las tropas alemanas, el sistema vigente en la actualidad continuará hasta la evacuación de los Fuertes de París, En virtud del Convenio de Ferriès de 11 de marzo de 1871, las reduccionesseñaladas en aquel Convenio se pondrán en vigor después de la evacuación de las Fuertes. Tan pronto como el efectivo del Ejército alemán sea reducido por debajo delnúmero de quinientos mil hombres, se hará también una reducción por debajo de estenúmero para establecer una disminución proporcional en el precio de manutención de lastropas pagadas por el Gobierno francés. Art. IX. El trato excepcional garantizado al presente a los productos de la industriade los territorios cedidos para ser importados a Francia, continuará por seis meses a contardesde el 1.° de marzo bajo las condiciones establecidas con los Comisarios de Alsacia. Art. X. El Gobierno alemán continuará la entrega de prisioneros haciendo arregloscon el Gobierno francés. El Gobierno no francés enviará a sus casas a los prisioneros quehayan cumplido. En cuanto a los que todavía no hayan terminado el tiempo del servicio,serán enviados al otro lado del Loire. Queda entendido que el ejército de París y Versallesdespués de restablecer la autoridad del Gobierno francés en París, y hasta la evacuación delos fuertes por las tropas alemanas, no excederá de ochenta mil hombres. Hasta Verificarseesta evacuación el Gobierno francés no concentrara tropas en la orilla derecha del Loire,pero proveerá de guarniciones a las ciudades dentro de este circuito, de acuerdo con lasnecesidades para el mantenimiento del orden público y la paz. Cuando la evacuación se efectúe, los comandantes de los regimientos fijarán decomún acuerdo un círculo neutral entre los ejércitos de las dos Naciones. Veinte mil prisioneros serán inmediatamente enviados a Lyon con la condición deque sean enviados sin tardanza a Argelia, tras ser organizados para emplearles en aquellaColonia. Art. XI. Habiendo sido anulados por la guerra los tratados de Comercio firmado conlos diferentes Estados alemanes, el Gobierno francés y el Gobierno alemán adoptarán cómo
  • bases de sus relaciones comerciales el sistema de trato recíproco en el pie de Nación másfavorecida. Incluyéndose los derechos de importación y exportación tránsito, formalidadesaduaneras, admisión y trato de ambas Naciones, así como sus Agentes. Sin embargo serán exceptuados de la anterior regla las preferencias que una de lasPartes contratantes haya concedido o pueda conceder, por Tratados de Comercio, a losEstados siguientes: Gran Bretaña, Bélgica, Holanda, Suiza Austria y Rusia. Los Tratados de Navegación así como el Convenio relativo al servicio internacionalde ferrocarriles, en su relación con las aduanas, y el Convenio para la garantía recíproca delas Obras Literarias y Artísticas, serán renovadas. Sin embargo, el Gobierno francés se reserva el fijar los derechos de bandera sobrelos barcos alemanes y sus cargas, bajo la reserva de que estos derechos no serán máselevados que los impuestos a los barcos y cargas de las Naciones antes mencionadas. Art. XII. Todos los alemanes expulsados conservarán el entero y completo goce dela propiedad que hayan adquirido en Francia. Los alemanes que hayan obtenido la autorización requerida por las leyes Francesaspara establecer su domicilio en Francia serán reintegrados en todos sus derechos y podránconsecuentemente volver a establecer su domicilio en territorio francés. El plazo estipulado por la legislación francesa para obtener la naturalización seconsiderará como no interrumpido por el estado, de guerra para las personas que seaprovechen de la facilidad arriba mencionada regresando a Francia dentro de los, seis,meses siguientes al cambio de ratificaciones de este Tratado, y el tiempo transcurrido entresu expulsión y su vuelta al territorio francés se tendrá en cuenta, como si ellos no hubiesendejado de residir en Francia,. Las anteriores estipulaciones se aplicarán en perfecta reciprocidad a los súbditosfranceses, residentes o que deseen residir en Alemania. Art. XIII. Los barcos alemanes condenados por los Tribunales de Presas antes del 2de marzo de 1871, se considerarán como definitivamente condenados. Aquellos no, condenados en la fecha indicada serán devueltos con su carga talcomo todavía exista. Si la devolución. de los barcos y cargas no es ya posible su valor,fijado de acuerdo con el precio de la venta, será entregado a sus propietarios.
  • Art. XIV. Cada una de las dos partes continuará en su territorio las obrasemprendidas para la canalización del Mosela. Los intereses comunes de las partesseparadas de los Departamentos del Meurthe y el Mosela serán liquidados. Art. XV. Los dos Altas Partes, contratantes se comprometen mutuamente a extendera sus respectivos súbditos las medidas que hayan considerado necesarias adoptar en favorde aquellos de sus súbditos que a consecuencia de los acontecimientos de la guerra nohayan, podido llegar a tiempo para la salvaguardia o conservación de sus derechos. Art. XVI. Los dos Gobiernos, francés y alemán, se comprometen recíprocamente arespetar y conservar las tumbas de soldados encerrados en sus respectivos territorios. Art. XVII. La regulación de las estipulaciones adicionales sobre las cuales se hallegado a una inteligencia a consecuencia del este Tratado y del Tratado Preliminar, seránobjeto de ulteriores negociaciones que se verificarán en Frankfort. Art. XVIII. La ratificación del presente Tratado por la Asamblea Nacional y el Jefedel Ejecutivo de la República Francesa por una parte, y por otra del Emperador deAlemania, serán cambiadas en Frankfort, en el plazo de diez días, o antes si fuese posible. En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios han firmado y puesto el Sello desus Armas. Hecho Frankfort el 10 de mayo de 1871.-JULES FAVRE.POUYER-QUERTIER. DEGOULARD.BISMARK.ARUIM.ARTÍCULOS ADICIONALES Artículo I. 1. Desde esta fecha hasta la fijada para el cambio de ratificaciones delpresente Tratado el Gobierno francés ejercerá su derecho de rescate, de la concesiónotorgada a la Compañía de Ferrocarriles del Este. El Gobierno alemán será subrogadorespecto a todos los derechos que el Gobierno francés adquiera por la readquisición de lasconcesiones en cuanto concierna a los ferrocarriles situados en los territorios cedidos biense hallen terminados o en construcción. 2. En esta concesión se incluirá lo siguiente: 1.°. Todos los terrenos pertenecientes adicha Compañía, cualquiera que fuese su finalidad, tales como para construcción de unterminus, estaciones, apartaderos, talleres y almacenes, casas de los guardagujas etc. 2.°
  • Todos los inmuebles con ellos relacionados, como puertas, barreras, agujas, plataformasgiratorias, cisternas, grúas hidráulicas, máquinas fijas, etc. 3.° Todos los materiales,combustibles y suministros de todas clases, mobiliario de las estaciones, herramientas detalleres y estaciones, etcétera. 4.° Sumas de moneda debidas a la Compañía de Ferrocarrilesdel Este en concepto de subsidios por corporaciones o personas domiciliadas en losterritorios cedidos. 3. El material móvil se excluye de esta concesión. El Gobierno alemán cede alGobierno francés la parte del material móvil con sus accesorios que habrían de serleentregados. 4. El Gobierno francés se compromete respecto al Imperio Alemán, de eximirenteramente los ferrocarriles cedidos y sus dependencias de todos los derechos reclamadospor terceros y especialmente por los obligacionistas. Se compromete igualmente, si el caso llegara, a substituir al Gobierno alemán en elcaso de toda reclamación que se dirigiese contra este Gobierno por cualquier acreedor delos ferrocarriles en cuestión. 5. El Gobierno francés será el único responsable de todas las reclamaciones de la Compañía de Ferrocarriles del Este dirigidas contra el Gobierno alemán o sus agentes en razón. de las obras de dichos ferrocarriles o por el uso de los objetos indicados en el apartado 2 y del material móvil. El Gobierno alemán comunicará al Gobierno francés, a su demanda, todos los informes que puedan servir para establecer los hechos sobre los que dichas reclamaciones se funden. 6. El Gobierno alemán pagará al Gobierno francés por la cesión de los derechos depropiedad indicados en los apartados 1 y 2, y en equivalencia de las obligaciones que elGobierno francés se toma en el apartado 4, la suma de trescientos veinticinco millones defrancos. Esta suma se deducirá de la indemnización de guerra estipulada en el artículo VII.Dado que las circunstancias que constituyeron la base para los convenios concluidos entrela Compañía de Ferrocarriles del Este y la Real Gran Ducal Sociedad de Ferrocarriles de
  • Guillermo de Luxemburgo de fecha 6 de junio de 1857 y 21 de enero de 1868, y laconcluida entre el Gobierno del Gran Ducado de Luxemburgo y las Sociedades Guillermode Luxemburgo y Ferrocarriles Franceses del Este el 5 de diciembre de 1868, han sidocompletamente modificadas en una extensión que no son aplicables al estado de cosascreado por las estipulaciones contenidas en el apartado 1, el Gobierno alemán declarahallarse dispuesto a tomar sobre si los derechos y obligaciones resultantes de estosconvenios para la Compañía de Ferrocarriles del Este. En caso de que el Gobierno francés se subrogara, por la readquisición de laconcesión de la Compañía de Ferrocarriles del Este o a consecuencia de un acuerdoespecial, en los derechos de esta Compañía en virtud de los convenios arriba mencionados,se compromete a ceder graciosamente estos, derechos al Gobierno alemán dentro del plazode seis meses. Art. II. El Gobierno alemán ofrece dos millones de francos por los derechos ypropiedades poseídas por la Compañía de Ferrocarriles del Este en la parte de su red situadasobre territorio suizo desde la frontera hasta Basilea, supuesto que el Gobierno francésacepte dentro del plazo de un mes. Art. III. La cesión de territorio en las cercanías de Belfort, ofrecida por el Gobiernoalemán en el artículo 1 del presente Tratado a cambio de una rectificación de la fronteraadquirida al oeste de Thionville, será aumentada por los territorios de los siguientespueblos: Rougemont, Leval, Petite Fontaine, Romagny, Félon, La-Chapelle-sous-Rouyemont, Angeot, Vanthier-Mont Riviére, Grassige, Reppe, Fontaine, Frais,Foussemagne, Cunelières, Montreux-Cháteau, Brelagne, Chavannes-les-Grands,Chavanatte y Suarce. La Giromagny y la carretera de Remiremont, a lo largo del contorno de Alsacia,quedará en toda su extensión a Francia y servirá como límite, en cuanto se halla situadofuera del Cantón de Giromagny. Hecho en Frankfort el 10 de mayo de 1871. (Siguen las firmas.)1.25. Tratado preliminar de paz entre Rusia y Turquía firmado en San Estefano el 19febrero-3 marzo de 1878
  • Su Majestad el Emperador de Rusia y Su Majestad el Emperador de los Otomanos,inspirados en el deseo de restaurar y asegurar los beneficios de la paz a sus países ypueblos, así como; de prevenir toda posible complicación capaz de impedir la misma, hanombrado como sus Plenipotenciarios, con el fin de llevar a cabo, concluir y firmar lospreliminares de paz:... Quienes después de cambiarse sus plenos poderes, encontrados en buena y debidaforma, han convenido los siguientes artículos: Artículo I. Para poner fin a los perpetuos conflictos entre Turquía y Montenegro, lafrontera que separa los dos países será rectificada, conforme al Mapa anejo al presente,sujeta a la rectificación que después se menciona, de la siguiente manera: Desde la montaña de Dobrostitza la frontera seguirá la línea indicada por laConferencia de Constantinopla hasta Korito por Bilek. Desde aquí la nueva frontera correráa Gatzco (Metochia-Gatzco pertenecerá a Montenegro), y en dirección a la confluencia delPiva y el Tara, subiendo hacia el norte por Drina hasta su confluencia con el Lim. Lafrontera oriental del Principado seguirá este último río hasta Prijepolje y continuará porRoshaj a Sukha-Planina (dejando Bihor y Roshaj Montenegro). Incluyendo Bugoro, Plava,y Gusinje, la línea fronteriza seguirá la cadena de montaña por Shlieb, Paklen y a lo largode la frontera norte de Albania, por las crestas de los montes Koprivnik, Babavik, Bor-vik,a la cúspide de Prokleti. Desde este punto la frontera continuará por la cima de Biskaschik,y se dirigirá en línea recta al Lago de Tjiceni-hoti. Dividiendo Tjieeni-hoti y Tjiceni-kastrati, cruzará el Lago de Seutari al Boyana, cuyo thalweg continuará hasta el mar.Nichsich, Gatzco, Sponje, Padgoritza, Jabliak y Antivari quedarán para Montenegro. Una Comisión europea en la que la Sublime Puerta y el Gobierno de Montenegroestarán representados, será la encargada de fijar los limites definitivos del Principado,haciendo sobre el terreno aquellas modificaciones que se estimen necesarias y equitativas,desde el Punto de vista de los respectivos intereses y tranquilidad de los dos países, para locual la Comisión acordará en este respecto lo que juzgue necesario. Habiendo sido siempre la navegación del Boyona, motivo de disputa entre laSublime Puerta y Montenegro, se someterá a una regulación especial, que será preparadapor la misma Comisión Europea.
  • Art. II. La Sublime Puerta reconoce definitivamente la independencia del Principadode Montenegro. Un acuerdo entre el Gobierno Imperial de Rusia, el Gobierno Otomano y elPrincipado de Montenegro determinará, subsiguientemente el carácter y la forma de lasrelaciones entre la Sublime Puerta y el Principado con miras especialmente alestablecimiento de Agentes Montenegrinos en Constantinopla, y en ciertas localidades delImperio Otomano, en el que se reconocerá la necesidad de estos Agentes, la extradición decriminales fugitivos de un territorio a otro, y la sujeción de los Montenegrinos viajando oresidiendo en el Imperio Otomano a las leyes y autoridades Otomanas, de acuerdo con losprincipios del derecho internacional y de los usos establecidos concernientes a losmontenegrinos. Se concluirá un Convenio entre la Sublime Puerta y Montenegro para regular lascuestiones referentes a las relaciones entre los habitantes de los confines de los dos países ya las operaciones militares sobre los mismos confines. Los puntos sobre los cuales no puedaestablecerse un acuerdo, serán sometidos a arreglo por arbitraje de Rusia y Austria-Hungría. Si de aquí en adelante hay alguna discusión o conflicto, excepto con miras dénuevas ambiciones territoriales, Turquía, y Montenegro dejarán el arreglo de susdiferencias a Rusia y Austria-Hungría, que arbitrarán en común. Las tropas de Montenegro evacuarán el territorio no comprendido dentro de loslímites antes indicados en el plazo de diez días a contar de la firma de los preliminares dePaz. Art. III. Se reconoce a Servia como independiente. Su frontera marcada en el mapaanejo, seguirá el thalweg del Drina, dejando Peque Zwornik y Zakar al Principado, ysiguiendo el antiguo límite hasta las fuentes del arroyo Devezo, cerca de Stoilac. Entonces la nueva línea seguirá el curso de aquel arroyo hasta el río Raska, y desdeaquí el curso de este último hasta Novi-Bazar. Desde Novi-Bazar, subiendo el arroyo que pasa cerca, de los pueblos de Mekinje eIrgoviste hasta su puente, la línea de frontera seguirá por Bosur-Planina, en el valle del Ibary después bajará por el arroyo que vierte en este río cerca del pueblo de Ribanic.
  • La línea continuará desde aquí el curso de los ríos Ibar, Situ iza y lab., y del arroyoBatiutze hasta sus fuentes (por encima de Grapachnitza Planina). Entonces la fronteracontinuará por las alturas que separan las aguas del Kriva y del Vaternitza, y seguirá esteúltimo río por el camino más corto hasta las bocas del arroyo Miovazka, con el que subirá,cruzando el Miovatzka Planina y bajará de nuevo hacia el Morava, cerca del pueblo deKalimanci. Desde este punto la frontera seguirá el Morava hasta el río Vlossura, cerca delpueblo de Stälkovtzi. Ascendiendo este último río, hasta el Limberazda, y el arroyo,Koukavitze, la línea pasará por el Sukha Planina, correrá a lo largo del arroyo Urylo hastael Nisawa, y bajará por dicho río hasta el pueblo de Kronpatz, desde donde la línea irá aunirse por el camino más corto con la antigua frontera servia al sudeste del Karoul-Baré,que no la dejará hasta encontrar el Danubio. Ada-Kale será evacuado y arrasado. Una Comisión Turco-Servia, asistida por un Comisario ruso, trazará en el términode tres meses sobre el terreno la línea definitiva de frontera, y se arreglarán definitivamentelas cuestiones referentes a las islas del Drina. Un delegado búlgaro será admitido aparticipar en los trabajos de la Comisión cuando se trate de la frontera entre Servía yBulgaria. Art. IV. Los musulmanes que posean tierras en los territorios anexionados a Servia,y que deseen residir fuera del Principado, pueden conservar su propiedad real dejándolas enarriendo o administración a otros. Una Comisión Turco-Servia, asistida por un Comisarioruso, será la encargada de decidir por completo, en el plazo de dos años, todas lascuestiones relativas a la comprobación del estado real en que se encuentran los interesesmusulmanes. Esta Comisión será también la encargada de fijar en el plazo de tres años el métodode venta de las propiedades del Estado y fundaciones religiosas, así como todas lascuestiones relativas a los intereses de las personas privadas que pueden hallarsecomplicadas. Hasta la conclusión de un Tratado directo entre Turquía y Servía quedetermine el carácter de las relaciones entre la Sublime Puerta y el Principado, los súbditosservios que viajen o residan en el Imperio Otomano serán tratados de acuerdo con losprincipios generales del Derecho Internacional.
  • Las tropas servias evacuarán los territorios no comprendidos dentro de los límitesarriba mencionados en el plazo de quince días desde la firma de los Preliminares de Paz. Art. V. La Sublime Puerta reconoce la independencia de Rumania, cuyo pretendidoderecho a una indemnización, será discutido entre los dos países. Hasta la conclusión de un Tratado directo entre Turquía y Rumania, los súbditosrumanos gozarán en Turquía de todos los derechos garantizados a los súbditos de las otrasPotencias europeas. Art. VI. Bulgaria se constituye en Principado autónomo tributario, con, un GobiernoCristiano y ejército nacional. Las fronteras definitivas del Principado Búlgaro serán trazadas por una Comisiónespecial Ruso-Turca antes de la evacuación de Rumelia por el ejército Imperial Ruso. Esta Comisión, al hacer sobre el terreno las modificaciones del trazado general,tendrá en cuenta el principio de la nacionalidad de la mayoría de los habitantes de losdistritos fronterizos, de acuerdo con las Bases de Paz, así como las necesidadestopográficas, y los intereses prácticos de intercomunicación de la población local. La extensión del Principado Búlgaro se halla trazada en líneas generales en el mapaque se acompaña, que servirá de base para la fijación definitiva de los límites. Dejando lanueva frontera del Principado Servio, la línea seguirá el límite occidental del Caza deWrania hasta la cadena del Kara-dayh. Volviendo hacia el oeste la línea continuará loslímites occidentales de los Casas de Koumanovo, Kotchani, Kalkandelen, hasta el MonteKorab; desde donde sigue por el río Walestchiza hasta su unión con el Drina negro.Girando hacia el sur por el Drina, y después por los límites occidentales del Caza deOchride hacia Monte Linas, la frontera seguirá los límites occidentales de los Cazas deGortcha y Starovo, así como el Monte Grammos. Desde allí por el Lago de Kastoria, lalínea de frontera irá a buscar el río Moglenitza, y después de haber seguido su curso ypasado al sur de Yanitza (Wardar Yenidje), irá por las bocas del Wardar y por el Gallikohacia los pueblos de Parga y SaraïKeni, desde donde seguirá por en medio del LagoBechikguel a la boca de los ríos Strouma y Karassow, y por la orilla del mar hasta Buru-Guel, desde donde avanza al noroeste hacia el Monte Tchaltepe por la cadena de Rhodopehasta el Monte Kronschowo, por los Balcanes Negros (Kara Balkan), las montañasEschekkoulatchi, Tchepelion, Karakolas y Tschiklas, hasta el río Aida.
  • Desde aquí se trazará la línea en la dirección de la ciudad de Tchirmen y dejando laciudad de Adrianópoli al sur, por los pueblos de Sugutlion, Kara-Hamza, Aronantkeni,Akardjii y Emidje hasta el río Tekederessi. Seguira los ríos Tekederessi y Tchorlanderessihasta Loule-Biurgaz, y desde allí, por el río Sondjakdere hasta el pueblo de Serguen, lalínea de frontera irá por las alturas directas hacia Hakitambissai, donde encontrará el MarNegro. Dejará la costa cerca de Mangalia, siguiendo los límites Sur del Sandjak deToultcha, y termina en el Danubio por arriba de Rassova. Art. VII. El Príncipe de Bulgaria será elegido libremente por la población yconfirmado por la Sublime Puerta, con el asentimiento de las Potencias. Ningún miembrode las dinastías reinantes en las grandes Potencias Europeas podrá ser elegido Príncipe deBulgaria. En el caso de que la dignidad de Príncipe de Bulgaria vaque, la elección de nuevoPríncipe se sujetará a las mismas condiciones y forma. Antes de la elección de Príncipe, una Asamblea de Notables Búlgaros, convocadaen Filipópolis (Plowdiw) o Tyrnowo, redactará, bajo la dirección de, un Comisario ImperialRuso y en presencia de un Comisario Otomano, la organización de la futura administración,de acuerdo con los precedentes establecidos en 1830, después de la paz de Adrianópoli, enlos Principados Danubianos. En las localidades donde los búlgaros están mezclados con turcos, griegos,valaquios (Kontzo-Ulachs), u otros se tendrán en cuenta los derechos e intereses de estaspoblaciones en las elecciones y en la preparación de las Leyes Orgánicas. La introducción del nuevo sistema en Bulgaria, y la dirección de sus trabajos, seráconfiada durante dos años a un Comisario Imperial Ruso. A la expiración del primer año después de introducido el nuevo sistema, y si se ha establecido sobre ello unacuerdo entro Rusia, la Sublime Puerta, y los Gabinetes de Europa, podrán, si lo estimannecesario, asociar Delegados especiales, al Comisario Imperial Ruso. Art. VIII. El ejército Otomano no restará por más tiempo en Bulgaria, y todas lasantiguas fortalezas serán destruidas a cargo del Gobierno local. La Sublime Puerta tendráderecho a disponer, como juzgue conveniente, del material de guerra y de toda otrapropiedad perteneciente al Gobierno otomano que haya sido dejada en las fortalezas del
  • Danubio ya evacuadas de acuerdo con las disposiciones del Armisticio del 19 al 31 deenero, así como de la de los fuertes de Schoumta y Varna. Hasta la completa formación de un ejército nacional suficiente para mantener elorden, seguridad y tranquilidad, y cuya fuerza se fijará después por acuerdo entre elGobierno Otomano y el Gabinete Imperial Ruso, tropas rusas ocuparán el país y prestaránayuda armada al Comisario en caso que la necesite. Esta ocupación, estará también limitadaal plazo aproximado de dos años.La fuerza del ejército ruso de ocupación, compuesto de seis, divisiones de infantería y dosde caballería, que permanecerá en Bulgaria después de la evacuación de Turquía por elejército Imperial, no excederá de cincuenta mil hombres. Será sostenido a cargo del paísocupado. Las tropas rusas de ocupación en Bulgaria mantendrán sus comunicaciones conRusia, no sólo a través de Rumania, sino también por los puertos del Mar Negro, Varna yBourgas, donde podrán organizar, durante el término de la ocupación, los depósitosnecesarios. Art. IX. El importe del tributo anual que Bulgaria tiene que pagar a la CorteSoberana, por mediación de un Banco designado más adelante por la Sublime Puerta, serádeterminado por un convenio entre Rusia, el Gobierno Otomano y los otros Gabinetes al findel primer año, durante el cual la nueva organización funciona. Este tributo se calcularásobre el término medio de ingresos de todos los territorios que forman parte del Principado. Bulgaria tomará sobre sí las obligaciones del Gobierno Imperial Otomano respecto ala Compañía de Ferrocarril Rustehuk y Varna, después de celebrar un acuerdo entre laSublime Puerta, el Gobierno del Principado y los Directores de esta Compañía. Lasregulaciones referentes a todas las otras vías férreas que cruzan el Principado se reservantambién a un acuerdo entre la Sublime Puerta, el Gobierno establecido en Bulgaria, y losDirectores de las correspondientes Compañías. Art. X. La Sublime Puerta tendrá derecho a hacer uso de Bulgaria para el transportepor determinados caminos, de sus tropas, municiones y provisiones a las provincias másallá del Principado y viceversa. Con el fin de evitar dificultades y malentendidos en laaplicación de este derecho, al mismo tiempo garantía de las necesidades militares de laSublime Puerta, una regulación especial fijará las condiciones del mismo tres meses
  • después de la ratificación del presente Tratado, por medio de un acuerdo entre la SublimePuerta y el Gobierno Búlgaro. Queda claramente entendido qué este derecho se limita a las tropas regularesotomanas, y que las irregulares, las Bashi-Bazouks, y las circasianas, se hallancompletamente excluidas. La Sublime Puerta se reserva también el derecho de enviar su servicio postal através del Principado y de mantener la comunicación telegráfica. Estos dos puntos serántambién determinados en la forma y en el tiempo arriba indicados. Art. XI. Los propietarios musulmanes u otros que fijen su residencia personal fueradel Principado pueden conservar sus propiedades teniéndolas arrendadas o administradaspor otros. Comisiones Turco-Búlgaras se reunirán en los principales centros de población,bajo la dirección de Comisarios rusos, para decidir completamente en el término de dosaños todas las cuestiones relativas a la comprobación de la propiedad real, en la quemusulmanes u otros puedan estar interesados. Comisiones similares estarán encargadas deregular durante dos años todas las cuestiones relativas a las formas de venta, laboreo o usoa beneficio de la Sublime Puerta, de las propiedades del Estado y de las fundacionesreligiosas. Al expirar los dos años arriba mencionados todas las propiedades que no hayan sidoreclamadas serán vendidas en pública subasta, y los productos obtenidos se dedicarán asostener a las viudas y huérfanos, tanto musulmanes como cristianos, víctimas de losrecientes acontecimientos (1). Art. XII. Todas las fortalezas del Danubio serán destruidas. No habrá en el futurofuertes sobre las orillas de este río, ni ningún soldado en las aguas de los Principados deRumania, Servia y Bulgaria, excepto los puestos de costumbre y los pequeños barcosutilizados para la policía del río y fines aduaneros. Los derechos, obligaciones y prerrogativas de la Comisión Internacional del BajoDanubio, se mantienen intactos. Art. XIII. La Sublime Puerta se compromete a hacer otra vez navegable el paso deSoulina, y a indemnizar a los particulares que hayan sufrido pérdidas por la guerra y lainterrupción de la navegación del Danubio, aplicando para esta doble carga la suma dequinientos mil francos del total debido a la Sublime Puerta por la Comisión Danubiana.
  • Art. XIV. Las propuestas europeas comunicadas a los Plenipotenciarios Otomanosen la primera reunión de la Conferencia de Constantinopla serán inmediatamenteintroducidas en Bosnia y Herzegovina, con algunas modificaciones que pueden acordarseen común entre la Sublime Puerta, el Gobierno de Rusia y el de Austria Hungría. El pago de los impuestos atrasados no será exigido, y los ingresos corrientes deestas provincias hasta el 1.° de marzo de 1880, se aplicarán exclusivamente a indemnizarlas familias de refugiados y habitantes, víctimas de los recientes acontecimientos, sindistinción de raza o credo, así como a las necesidades locales del país. La suma recibiranualmente después de este período por el Gobierno central se fijará subsiguientemente poracuerdo entre Turquía, Rusia y Austria-Hungría. Art. XV. La Sublime Puerta se compromete a aplicar escrupulosamente en la Isla deCreta la Ley Orgánica de 1868, tomando en cuenta los deseos previamente expresados porla población indígena. Una ley análoga adaptada a las necesidades locales se aplicará igualmente en elEpireo, Tesalia, y otras partes de Turquía europea, para las cuales no se previene unaconstitución especial en el presente Tratado. Comisiones especiales en las que la población indígena se halle largamenterepresentada, se formaran en cada provincia con el fin de elaborar los pormenores de lanueva organización, y el resultado de sus trabajos será sometido a la Sublime Puerta, queconsultará al Gobierno Imperial de Rusia antes de llevarlo a efecto. Art. XVI. Como la evacuación por las tropas rusas del territorio que ocupan enArmenia, y que ha sido devuelto a Turquía, puede dar lugar a conflictos y complicacionesperjudiciales para el mantenimiento de las buenas relaciones entre los dos países, laSublime Puerta se compromete a llevar a efecto, sin pérdida de tiempo, las mejoras yreformas pedidas por demandas locales en las provincias habitadas por armenios, ygarantizar la seguridad de los kurdas y circasianos. Art. XVII. Una amplia y completa amnistía es otorgada por la Sublime Puerta atodos los súbditos Otomanos comprometidos en los recientes acontecimientos, y todas laspersonas que por esta causa sufren prisión o destierro serán inmediatamente puestas enlibertad.
  • Art. XVIII. La Sublime Puerta tomará en seria consideración la opinión expresadapor los Comisionados de las Potencias mediadoras respecto a la posesión de la ciudad deKhotour y se compromete a que los trabajos de la delimitación definitiva de la fronteraTurco-Persa se lleven a efecto. Art. XIX. La indemnización de guerra y las pérdidas sufridas por Rusia que SuMajestad el Emperador de Rusia reclama, y que la Sublime Puerta se obliga areembolsarle, consisten en: a) Novecientos millones de rublos por gastos de guerra (mantenimiento del ejército,substitución del material de guerra y contratos de guerra). b) Cuatrocientos millones de rubios a cuenta de los daños causados en la costa surde Rusia, a su comercio de exportación, a sus industrias y a sus ferrocarriles, c) Cien millones de rubios por los daños causados en el Cáucaso por la invasión; y d) Diez millones de rubios por gastos y daños causados a los súbditos yestablecimientos rusos en Turquía. Total mil cuatrocientos diez millones de rubios. Teniendo en cuenta las dificultades financieras de Turquía, y de acuerdo con losdeseos de Su Majestad el Sultán, el Emperador de Rusia consiente en substituir el pago degran parte del dinero enumerado en el párrafo anterior, por las siguientes cesionesterritoriales: a) El Sandjak de Toulteha, es decir los distritos (Cazas) de Kilia, Soulina,Mahmondie, Isakteha, Toultcha, Matchine, Babadagh, Hirsowo, Kustendje y Medjidie, asícomo las Islas Delta y la Isla de las Serpientes. Sin embargo, no deseando anexionarse estos territorios y las islas Delta, Rusia sereserva el derecho de cambiarlo por la parte de Besarabia separada de ella por el Tratado de1858, y que limita por el sur con el thalweg del Kilia y la boca del StaryStamboul. La cuestión del reparto de las aguas y pesquerías será determinada por unaComisión Ruso-Romana un año después de la ratificación del Tratado de Paz. b) Ardahon, Kars, Batoum, Bayazet, y el territorio hasta el Sagaubough. En su contorno general, la línea de frontera, dejando la costa del Mar Negro, seguirála cúspide de las montañas que separan los afluentes del río Hapa de los del Río Tcharokh,cerca de los pueblos de Alat y Bechaget; desde allí la frontera pasará por los, picos de los
  • Montes Dervenikghek, Hortchezor y Bedjiguin-Dagh, por la cresta que separa los afluentesde los ríos Tortoum-tchaï,y el Tcharokh, por las ,alturas cerca de Zaily-Vihine,descendiendo por el pueblo Vihine-Klissa hasta el río Tortoum-tchaï; desde dondecontinuará por la Cadena Sivridagh al paso del mismo nombre, pasando por el sur delpueblo de Noriman; desde donde volverá al sudeste y se dirige a Zivine, desde donde lafrontera pasando al oeste del camino que conduce de Zivine a los pueblos de Ardost yHorassan, gira hacia el sur por la Cadena Saganlough al pueblo de Gilitchman; desde dondepor la cresta del Charian-Dagh llegará, por el sur de Hamour al desfiladero de Mourad-tchai; desde allí la línea continuará la cresta del Alla-Dagh y las cúspides del Hori yToudourek, y pasando, al sur del Valle de Bayazet, irá a encontrar la antigua fronteraTurco-Persa al sur del Lago de Kazligueul. Los límites definitivos del territorio anexionado a Rusia, e indicados en el mapaadjunto, serán fijados por una Comisión compuesta de delegados rusos y otomanos. Esta Comisión tendrá en cuenta para sus trabajos, la topografía de las localidades,así como consideraciones de buena administración y todas otras que tiendan a asegurar latranquilidad en el país. c) Los territorios mencionados en los párrafos (a) y (b) son cedidos a Rusia enequivalencia de la suma de mil cien millones de rubios. En cuanto al resto de laindemnización, aparte de los diez millones de rublos para indemnizar los intereses yestablecimientos rusos en Turquía a saber, los trescientos millones de rubios el modo depago y garantía de esta suma será objeto de un acuerdo entre el Gobierno Imperial de Rusiay el de Su Majestad el Sultán. d) Los diez millones de rublos pedidos como indemnización de los súbditos yestablecimientos rusos en Turquía serán pagados tan pronto como las reclamaciones de losinteresados sean examinadas por la Embajada Rusa de Constantinopla y entregadas a laSublime Puerta. Art. XX. La Sublime Puerta tomará medidas efectivas para poner un fin amistoso alas causas que se siguen contra los súbditos rusos pendientes hace varios años,indemnizarles si fuese necesario y dejar inmediatamente sin efecto todos los juiciospasados.
  • Art. XXI. Los habitantes de los distritos cedidos a Rusia que deseen fijar suresidencia fuera de estos territorios, tendrán libertad de llevarse o vender todas: suspropiedades. A este fin se les concede un plazo de tres años a contar desde la ratificacióndel presente Tratado. Al expirar este plazo todos aquellos habitantes que no hayan vendido suspropiedades y abandonen el país serán súbditos rusos. Las propiedades pertenecientes al Estado o a las fundaciones religiosas situadasfuera de las localidades citadas, serán vendidas en el mismo plazo de tres años, unaComisión especial Ruso-Turca será nombrada al efecto. La misma Comisión seráinformada de cuándo y cómo el Gobierno Otomano procede a llevarse el material deguerra, municiones, accesorios y las demás propiedades del Estado que se hallan en laactualidad en los fuertes, ciudades y localidades cedidas a Rusia y no ocupadas al presentepor las tropas rusas. Art. XXII. Los eclesiásticos, peregrinos y monjes rusos de viaje o estancia enTurquía europea o asiática gozarán de los mismos derechos, ventajas y privilegios que loseclesiásticos extranjeros de todas las demás nacionalidades. Los derechos de protección oficial por la Embajada Imperial y Consulados Rusos enTurquía se reconoce ambos a favor de las personas arriba mencionadas, sus posesiones,casas religiosas, instituciones de caridad, etc., en los Santos Lugares y en todas partes. Los monjes del Monte Athos, de origen ruso, serán mantenidos en todas susposesiones y antiguos privilegios, y continuarán gozando en los tres conventos a ellospertenecientes y en los edificios contiguos, de los mismos derechos y privilegiosasegurados a las otras fundaciones religiosas y conventos del Monte Athos. Art. XXIII. Todos los Tratados, Convenios y acuerdos antes concluidos entre las dosAltas Partes contratantes relativos al comercio, jurisdicción, y posición de los súbditosrusos en Turquía, que han sido derogados por el estado de guerra, recobrarán su fuerza yvalor con la excepción de las cláusulas afectadas por el presente Tratado. Los dosGobiernos serán colocados otra vez en la misma relación uno al otro, respecto todos suscompromisos, relaciones comerciales y otras, que estaban antes de la declaración de guerra. Art. XXIV. El Bósforo y los Dardanelos continuarán abiertos tanto en tiempo deguerra como en tiempo de paz a los barcos mercantes de Estados neutrales, arribando de los
  • puertos rusos o a ellos destinados. Consecuentemente la Sublime Puerta se compromete ano establecer de aquí en adelante en los puertos del Mar Negro y del Mar de Azow, unbloqueo ficticio, en desacuerdo con el espíritu de la Declaración firmada en París el 4-16 deabril de 1856. Art. XXV. La completa evacuación de Turquía europea, a excepción de Bulgaria, porel ejército ruso tendrá lugar dentro de los tres meses siguientes a la conclusión de la pazdefinitiva entre Su Majestad el Emperador de Rusia y Su Majestad el Sultán. Con el fin de ganar tiempo, y evitar el coste del mantenimiento prolongado de lastropas rusas en Turquía y Rumania, parte del ejército Imperial procederá en los puntos delMar Negro y del Mar de Mármara, a embarcarse en barcos pertenecientes al Gobierno rusoo fletados al efecto. La evacuación de Turquía asiática se efectuará en el espacio de seis meses a contardesde la conclusión del Tratado definitivo de paz, y las tropas rusas serán autorizadas aembarcarse en Trebizoud con el fin de regresar por el Cáucaso o Crimea. Las operaciones de evacuación comenzarán inmediatamente después del cambio deratificaciones. Art. XXVI. Mientras que las tropas Imperiales Rusas continúen en las localidadesque, de conformidad con el presente Tratado, serán devueltas a la Sublime Puerta, laAdministración y dirección de los asuntos continuará en el mismo estado que existe desdela ocupación. Sin que la Sublime Puerta participe en ellas durante todo aquel tiempo yhasta la marcha completa de todas las tropas. Las fuerzas otomanas no entrarán en las plazas devueltas a la Sublime Puerta, y laSublime Puerta no podrá comenzar a ejercer su autoridad en ellas hasta saber que cadafortaleza y provincia habiendo sido evacuadas por las tropas rusas han sido entregadas porel Comandante de estas tropas al oficial nombrado para este fin por la Sublime Puerta. Art. XXVII. La Sublime Puerta se compromete a no castigar de ninguna manera, nipermitir sean castigados, aquellos súbditos otomanos que puedan estar comprometidos porsus relaciones con el ejército ruso durante la guerra. En el caso de todas aquellas personasque deseen retirarse con sus familias cuando las tropas rusas se marchen, las autoridadesotomanas no se opondrán a su partida.
  • Art. XXVIII. Inmediatamente después de la ratificación de los preliminares de paz,los prisioneros de guerra serán recíprocamente devueltos, bajo el cuidado de Comisariosespeciales nombrados por ambas partes, quienes a este fin irán a Odesa y Sebastopol. ElGobierno Otomano pagará todos los gastos de manutención de los prisioneros que le seandevueltos, en dieciocho plazos iguales en el término de seis años, de acuerdo con lascuentas que harán los mencionados Comisarios. El cambio de prisioneros entro el Gobierno otomano y los Gobiernos de Rumania,Servia y Montenegro, se hará sobre las mismas bases, deduciendo, sin embargo, de lacuenta el número de prisioneros devueltos por el Gobierno Otomano del número deprisioneros que hayan sido devueltos a este Gobierno. Art. XIX. El presente Tratado será ratificado por Sus Majestades el Emperador deRusia y el Emperador de los Otomanos, y las ratificaciones se cambiarán en el plazo dequince días, o antes si fuese posible, en San Petersburgo, donde igualmente tendrá lugar unacuerdo para determinar el lugar y la fecha en que las estipulaciones del presente Tratadoserán investidas de todas las formas solemnes usualmente observadas en los Tratados dePaz. Queda, sin embargo, bien entendido que las Altas Partes contratantes se consideraranformalmente ligadas por el presente Tratado desde el momento de su ratificación. En testimonio de lo cual los respectivos Plenipotenciarios han puesto sus firmas ysellos al presente Tratado. Hecho en San Estéfano, el 19 febrero y 3 marzo de 1878. (Siguen las firmas). ADICIÓN Párrafo final del artículo XI del Tratado de Preliminares de Paz firmado en el día dehoy, 19 febrero y 3 marzo ,de 1878, que fue omitido y forma parte integrante del citadoartículo: Los habitantes del Principado de Bulgaria que viajen o residan en otras partes delImperio Otomano, estarán sujetos a las leyes y autoridades Otomanas. (Siguen las firmas).San Estéfano, 19 febrero y 3 marzo de 1878.
  • 1.26. Tratado entre Gran Bretaña, Alemania, Austria-Hungría, Francia, Alemania,Italia, Rusia y Turquía, para el arreglo de la cuestión de Oriente: firmado en Berlín el13 de julio de 1878. Artículo I. Bulgaria se constituye en un Principado autónomo y tributario bajo lasoberanía de Su Majestad Imperial el Sultán; tendrá un Gobierno cristiano y una milicianacional. Art. II. El Principado de Bulgaria comprenderá los siguientes territorios La fronteraseguirá al norte de la orilla derecha del Danubio desde la antigua frontera de Servia hastaun punto a determinar por una Comisión Europea al este de Silistria y desde allí se dirigiráal Mar Negro al sur de Mongolia, que queda dentro del territorio Rumano. El Mar Negroforma la frontera oriental de Bulgaria. En el sur la frontera sigue ascendiendo desde su origen el medio canal del arroyocerca del cual están situados los pueblos de Hodzalziöj, Selam-Kiöj, Aivadsik, Kulite,Sudzuluk; cruza oblicuamente el valle del Deli-Kamcik, pasa al sur de Belibe y Kemhalik yal norte de Hadzimahale después de haber cruzado el Deli-Kamcik a 2 ½ kilóm. por encimade Cengei; alcanza la cresta en un punto situado entre Tekeulik y Aidos Bredza, sigue porKarnabad Balkan, Prisevica Balkan, Kazan Balkan al norte de Kotel hasta Demir Kapu.Continúa por la cadena principal del Gran Balkan, que sigue en su total longitud hasta lapunta de Kosica. Allí deja la cresta del Balkan, desciende hacia el Sur entre los pueblos de Pirtop yDuzanci, el uno es dejado a Bulgaria y el otro a Rumelia Oriental, hasta el arroyo de TuzluDere, cuya corriente sigue hasta su unión con el Topolnica, continúa este último río hastaencontrarse el Semovskio Dere cerca del pueblo de Petricevo, dejando a Rumelia Orientaluna zona de un radio de dos kílóm por encima de esta unión, sube entre los arroyos deSmouskio Dere y Kamenica, siguiendo la línea de la vertiente hasta torcer al Sudoeste al
  • nivel de Voinjach y dirigirse directamente al punto 875 del Mapa del Estado Mayoraustríaco. La línea de frontera corta en ángulos rectos la cuenca superior del arroyo deIchtiman Dere, pasa entre Bogdina y Karaula, hasta unirse con la línea de la vertiente quesepara las cuencas del Isker y el Marica, entre Camurli y Hadzilar, el “col” 531, ZmailicaUrh, Sumnatica, y se une a la frontera administrativa del Sandjak de Sofía entre Sivri Tasy Cadir Tepe. Desde Cadir Tepe, tomando la frontera dirección sudoeste, sigue la vertiente entrelas cuencas del Mesta Karasu, por un lado, y el Struma Karasu por otro, pasa a lo largo delas cimas de las montañas de Rodope llamadas Demir Kapu, Iskoftepe, Kadimesar Balkan yAiji Geduk, elevándose hasta Kapetuik Balkan, donde se une a la antigua, fronteraadministrativa del Sandjak de Sofía. Desde Kapetuik Balkan la frontera está señalada por las Vertientes entre los vallesdel Rílska Reka y de Planina, descendiendo al valle del Strouma en la unión de este río conel Rilska Reka, dejando el pueblo de Barakli a Turquía. Desde donde sube al sur del pueblode Jelesnica, y busca por la línea más corta la cadena de Golema Planina el pico de Gitka,dando se une a la antigua frontera administrativa del Sandjak de Sofía, dejando, sinembargo, a Turquía toda la cuenca del Suha Reka. Desde el monte Gitka la frontera occidental va hacia el monte Crui Urh por lasmontañas de Karvena Jaluka, siguiendo el antiguo límite administrativo del Sandjak deSofía en la parte alta de las cuencas del Egrisu y del Lepnica, se eleva por las cimas deBabisa Po-lana y encuentra el Monte Crui Urh. Desde el Monte Crui Urh la frontera sigue la vertiente entre el Struma y el Moravapor las alturas del Streser, Vilogolo y Mesid Planina, sigue por el Gacina, Crua Trava,Darkovska y Drainica Plan, desde el Deseani Kladonec, el valle del Alto Sukowa y delMorava, va en línea recta al Stol, y desciende por él hasta cortar el camino de Sofía al Pirot,mil metros al noroeste del pueblo de Segusa. Sube en línea recta al Vidlic Planina y sedirige al Monte Radocina en la cadena del Kodza Balkan, dejando a Servia el pueblo deDoikinci y a Bulgaria el de Senakos. Desde la altura del Monte Radocina la frontera sigue hacia el oeste la cresta de losBalkanes por Ciprovee Balkan y Stara Planina hasta la antigua frontera oriental del
  • Principado de Servia, cerca del Kula Smiljoya Cuka, desde donde continúa aquella antiguafrontera hasta el Danubio, al que se une en Rakovitza. Esta delimitación será, fijada sobre el terreno por la Comisión europea, en la que lasPotencias signatarias estarán representadas. Queda entendido 1. Que esta Comisión tomará en consideración la necesidad de Su Majestad Imperialel Sultán de hallarse en condiciones de poder defender las fronteras Balkánicas de RumeliaOriental. 2. Que no pueden erigirse fortificaciones dentro de un radio de diez kilómetrosdesde Samakow. Art. III. El príncipe de Bulgaria será elegido libremente por la población yconfirmado por la Sublime Puerta, con el asentimiento de las Potencias. Ningún miembrode las Dinastías Reinantes en las Grandes Potencias Europeas, puede ser elegido Príncipede Bulgaria. En caso de quedar vacante la dignidad principesco, la elección del nuevo Príncipetendrá lugar bajo las mismas condiciones y en la misma forma. Art. IV. Una Asamblea de Notables de Bulgaria que se convocará en Tirnovo, antesde la elección del Príncipe, redactará la Ley Orgánica del Principado. En los distritos en que los búlgaros se hallan mezclados con turcos, rumanos,griegos y otras poblaciones, los derechos e intereses de éstas serán tomados enconsideración tanto por 1o que respecta a las elecciones como a la redacción de la LeyOrgánica. Art. V. Los siguientes puntos formarán la base del Derecho Público de Bulgaria.La diferencia de credos religiosos y confesiones, no se alegará contra ninguna personacomo motivo de exclusión o incapacidad en cuestiones relativas al goce de los derechosciviles y políticos, admisión a los empleos, funciones y honores-públicos o al ejercicio delas diversas profesiones e industrias en cualquier localidad. El libre y extenso ejercicio de todas las formas de culto está asegurado a todas laspersonas pertenecientes a Bulgaria, así como a los extranjeras, y no se pondrá ningúninconveniente a la organización jerárquica de las distintas comuniones o a las relacionescon sus jefes espirituales.
  • Art. VI. La administración provisional de Bulgaria estará bajo la dirección de unComisario Imperial Ruso hasta la terminación de la Ley Orgánica. Un Comisario ImperialTurco, así como los Cónsules delegados ad hoc por las otras Potencias, signatarias delpresente Tratado, serán llamarlos a asistirle y a controlar la labor de este régimenprovisional. En caso de desavenencia entre los Delegados Consulares, el voto de la mayoríaserá aceptado y en caso de divergencia entre la mayoría y el Comisario Imperial Ruso o elComisario Imperial Turco, los Representantes de las Potencias signatarias enConstantinopla, reunidos en Conferencia, decidirán. Art. VII. El régimen provisional no Durará más de un período de nueve meses desdeel cambio de ratificaciones del presente Tratado. Cuando la Ley Orgánica está terminada, la elección del Príncipe de Bulgaria tendrálugar inmediatamente. Tan pronto como el príncipe se posesione, la nueva organización sepondrá en vigor, y el Principado entrará en el goce completo de su autonomía. Art. VIII. Los Tratados de Comercio y Navegación, así como los Convenios yarreglos concluidos entre las Potencias extranjeras y la Puerta y ahora vigentes, semantienen en el Principado de Bulgaria y ninguna modificación se introducirá en ellosrespecto a toda Potencia sin su previo consentimiento. Ningún derecho de tránsito se establecerá en Bulgaria sobre las mercancías quepasen a través del Principado. Los súbditos, ciudadanos y comercio de todas las Potencias serán tratados en elPrincipado sobre el mismo pie de igualdad. Las inmunidades y privilegios de los extranjeros, así como los derechos de lajurisdicción Consular y la protección establecida por las capitulaciones y usos, restan enplena fuerza y valor mientras que no sean modificadas con consentimiento de las partesinteresadas. Art. IX. El importe total del tributo anual que el Principado de Bulgaria pagará a laCorte Soberana cuyo importe será pagado en cualquier Banco que después señale la Puertase fijará por un acuerdo entre las Potencias signatarias del presente Tratado al terminarse elprimer año de funcionamiento de la nueva organización. Se calculará este tributo sobre eltérmino medio de los ingresos del territorio del Principado,
  • Como Bulgaria sostiene una parte de la Deuda Pública del Imperio, cuando lasPotencias fijen el tributo, tomarán en consideración qué porción de esta Deuda puede, sobrela base de una proporción justa, asignarse al Principado. Art. X. Bulgaria sustituye al Gobierno Imperial Otomano en sus compromisos yobligaciones respecto a la Compañía del Ferrocarril Rustchuck-Varna, a contar de la fechadel cambio de ratificaciones del presente Tratado. El arreglo de las cuentas anteriores sereserva a un acuerdo entre la Sublime Puerta, el Gobierno del Principado y laadministración de esta Compañía Del mismo modo el Principado de Bulgaria sustituye al Gobierno de la SublimePuerta en todo cuanto se refiere a los compromisos que este último ha contraído, tantorespecto a Austria-Hungría como respecto a la Compañía, para las obras de ferrocarriles enTurquía europea, respecto a su terminación y enlace, así como de las obras situadas en suterritorio. Los Convenios necesarios para el arreglo de estas cuestiones se concluirán entreAustria-Hungría, la Puerta, Servia y el Principado de Bulgaria inmediatamente después dela conclusión de la paz. Art. XI. El ejército otomano no quedará por más tiempo en Bulgaria; todas lasantiguas fortalezas serán destruidas a cargo del Principado, en el plazo de un año o antes sifuese posible; el Gobierno local tomará inmediatamente medidas para su demolición y noconstruirá ninguna nueva. La Sublime Puerta tendrá el derecho de disponer como quiera del material de guerray otros efectos al Gobierno otomano que hayan quedado en las fortalezas del Danubio yaevacuadas en virtud del Armisticio de 31 de enero, así como de aquellos que se encuentrenen las plazas fuertes de Shumla y Varna. Art. XII. Los propietarios musulmanes u otros que vayan a vivir fuera del Principadopueden continuar teniendo en él sus propiedades, arrendándolas o teniéndolasadministradas por terceras personas. Una Comisión Turco-Búlgara será nombrada para arreglar, en un periodo de dosaños, todas las cuestiones relativas al modo de vender, utilizar o usar por cuenta de laSublime Puerta, las propiedades pertenecientes al Estado y a fundaciones religiosas, asícomo las cuestiones relativas a los intereses de las personas privadas con ellas relacionadas.
  • Las personas pertenecientes al Principado de Bulgaria, que viajen o residan en otraspartes del imperio Otomano, estarán sometidas a las leyes y autoridades otomanas. Art. XIII. Se forma una provincia al sur de los Balkanes que tomará el nombre de"Rumelia Oriental", y quedará bajo la autoridad directa Política y militar de Su MajestadImperial el Sultán bajo condiciones de autonomía administrativa. Tendrá un Gobernador General Cristiano. Art. XIV. Rumelia Oriental limita al Norte y Noroeste con Bulgaria y comprende losterritorios incluidos en la siguiente línea: Arrancando del Mar Negro la frontera seguirá hacia arriba desde su boca el medio canal del arroyo cerca del cual están situados los pueblos de Holdzakiöj, Selam-Kiöj, Ajvadsik, Kulibe, Sudzuluk, cruza oblicuamente el valle del Deli Kameik, pasa al sur de Belibe y Kemhalik, y al norte de Hadzimahale, después de haber cruzado el Deli Kameik a 2 ½ kilómetros por encima de Cengei, busca la cima en un punto situado entre Tekenlik y Aidos-Bredza y sigue por Karnabad Balkan, Prisevica Balkan, Kazan Balkan, al norte de Kotel hasta Demir Kapu. Continúa por la cadena principal del Gran Balkan, cuya longitud total sigue hasta la altura de Kosica. En este punto la frontera occidental de Rumelia deja la cima del Balkan, desciendehacia el sur entre los pueblos de Pistop y Duzanci, el uno queda para Bulgaria y el otro aRumelia Oriental, hasta el arroyo de Tuzlu Dece, cerca del pueblo de Petricevo, dejando aRumelia Oriental una zona con un radio de 2 kilómetros por encima de esta unión, asciendeentre los arroyos de Smovskio Dere y Kamenica, siguiendo la línea de la vertiente hastatorcer al sudoeste al nivel de Voinjak y se dirige directamente al punto 875 del mapa delEstado Mayor austríaco. La línea fronteriza corta en ángulos rectos la alta cuenca del arroyo de IchtimanDere, pasa entre Bogdina y Karaula, hasta unirse a la línea: de la vertiente que separa lascuencas del Isker y el Marica, entre Camurli y Hadzilar, sigue esta línea por las alturas deVelinu Mogila, el "col" 531, Zmailica Urh, Sumnatica, y se une a la frontera administrativadel Sandjak de Sofía, entre Sivri Tas y Cadir Tepe.
  • La frontera de Rumelia deja la de Bulgaria en el Monte Cadir Tepe, siguiendo lalínea de la vertiente entre las cuencas del Maritza y sus afluentes de un lado, y del MertaKarasu y sus afluentes, de otra, toma la dirección sudoeste y sigue por el sur a lo largo de lacresta de las Montañas Despoto Dagh, hacia el Monte Kruschowa. (donde arranca la líneade la frontera del Tratado de San Estéfano). Desde el Monte Kruskowa la frontera es la misma que la línea trazada en el Tratadode San Estéfano, es decir, la cadena de los Balkanes Negros ( Kara Balkan), las montañasKulaghy-Dagh, Eschek-Tschepellü, Karakolas e Ischiklar, desde donde desciendejustamente al sudeste hasta encontrar el Río Aida, y sigue el canal medio de este río hastaun punto contiguo al pueblo de Adacali, que queda a Turquía. Desde esta punto la línea de frontera asciende la cima del Bestepe-Dagh, que sigue,allí desciende y cruza al Maritza, en un punto situado a 5 kilómetros por, encima del puentede Mustafá Pasha; donde toma una dirección norte por la línea de la vertiente entreDemirhauli Dere y los pequeños afluentes del Maritza hasta Küdeler Baïr, desde dondecorre hacia el este hasta Sakar Baïr; desde este punto cruza el valle del Tundzaen ladirección de Bujuk Derbend, que se deja al norte, así como Shudzak. Desde Büjük Dertendrecobra la línea de la vertiente entre los afluentes del Tundza al norte y los del Maritza alsur, hasta llegar al nivel de Kaibilar, que se incluye en Rumelia Oriental, y pasa al sur de V.Almali entre la cuenca del Maritza al sur y varios riachuelos que fluyen directamente alMar Negro, entre los pueblos de Belevrin y Alatli; sigue al norte de Karaulik las cimas deVosna y Zuvak, cuya línea separa las aguas del Duka de las del Karagac-Su. y va a parar alMar Negro, entre estos dos ríos. Art. XV. Su Majestad el Sultán tendrá el derecho de prevenir la defensa de lasfronteras terrestres y marítimas de la provincia erigiendo en ellas, fortificaciones ymanteniendo tropas. El orden interior se mantiene en Rumelia Oriental por una gendarmería indígenaayudada por una guardia nacional. Al formar estos cuerpos, en cuanto a las oficiales que son nombrados por el Sultán,se prestará atención en las diferentes localidades a la religión de los habitantes. Su Majestad Imperial el Sultán se compromete a no emplear tropas irregulares, talescomo Bashi-Bazouks y Circasianos, en las guarniciones de las fronteras. Las tropas
  • regulares dedicadas a este servicio en ningún caso deberán ser alojadas por los habitantes.Cuando pasen a través de la provincia no se detendrán en ella. Art. XVI. El Gobernador General tendrá derecho a llamar las tropas otomanas en elcaso de que la seguridad interior o exterior de la provincia estuviera amenazada. En talcaso, la Sublime Puerta informará a los Representantes de las Potencias en Constantinoplade esta decisión, así como de las exigencias que la justifican. Art. XVII. El Gobernador General de Rumelia Oriental será nombrado por laSublime Puerta, con el asentimiento de las Potencias, por un período de cinco años. Art. XVIII. Inmediatamente después del cambio de ratificaciones del presenteTratado, se formará una Comisión europea para arreglar, de acuerdo con la PuertaOtomana, la organización de Rumelia Oriental. Esta Comisión tendrá que determinar en elplazo de tres meses los poderes y funciones del Gobernador General, así como el sistemaadministrativo, judicial y financiero de la provincia, tomando por base las diferentes leyesde los vilayatos y las propuestas hechas en la octava reunión de la Conferencia deConstantinopla. El conjunto de los arreglos determinados para Rumelia Oriental serán objeto de unFirman Imperial, que dará la Sublime Puerta y que comunicará a las Potencias. Art. XIX. La Comisión europea estará encargada de administrar, en concierto con laSublime Puerta, las finanzas de la provincia hasta ultimar la nueva organización. Art. XX. Los Tratados, Convenios y arreglos internacionales de cualquier clase quesean, concluidos o, que se concluyan entre la Puerta y las Potencias extranjeras, seaplicarán en Rumelia Oriental como en todo el Imperio Otomano. Las inmunidades yprivilegios adquiridos por los extranjeros, en cuanto a sus status, serán respetados en estaprovincia. La Sublime Puerta se compromete a poner en vigor allí las leyes generales delImperio sobre libertad religiosa a favor de todas las formas de culto. Art. XXI. Se conservan en toda su integridad los derechos y obligaciones de laSublime Puerta respecto a los ferrocarriles de Rumelia Oriental. Art. XXII. La fuerza del cuerpo ruso de ocupación en Bulgaria y Rumelia Oriental,que se compondrá de seis divisiones de infantería y dos divisiones de caballería, noexcederá de cincuenta mil hombres. Será mantenido a expensas del país ocupado. Elejército de ocupación conservará sus comunicaciones con Rusia no sólo a través de
  • Rumania, de acuerdo con los arreglos concluidos entre los dos Estados, sino también através de los puertos del Mar Negro, Varna y Bourgas, donde podrá, durante el período deocupación, organizar los depósitos necesarios. El período de ocupación de Rumelia Oriental y Bulgaria por las tropas imperialesrusas se fija en nueve meses a contar desde la fecha del cambio de ratificaciones delpresente Tratado. El Gobierno Imperial Ruso se compromete a que dentro del plazo máximo de tresmeses cesará el paso de sus tropas a través de Rumania, y que el Principado será totalmenteevacuado. Art. XXIII. La Sublime, Puerta se compromete a aplicar escrupulosamente a la Islade Creta la Ley Orgánica de 1868 con aquellas modificaciones que se consideren justas. Leyes similares adaptadas a las necesidades locales excepto lo que se refiere a laexención de tasas acordada a Creta, se introducirán también en las otras partes de TurquíaEuropea para las cuales no se prevé una organización especial en el presente Tratado. La Sublime Puerta delegará Comisiones especiales, en las que el elemento indígenase halle largamente representado, para arreglar los detalles de las nuevas leyes en cadaprovincia. Los proyectos de organización resultantes de estos trabajos se someterán a examende la Sublime Puerta, que antes de promulgar las leyes poniéndolos en vigor, consultará a laComisión Europea nombrada para Rumelia Oriental. Art. XXIV. En el caso de que la Sublime Puerta y Grecia se hallen conformes a,consentir la rectificación de frontera sugerida en el Protocolo trece del Congreso de Berlín,Alemania, Austria-Hungría, Francia, Gran Bretaña, Italia y Rusia se reservan ofrecer sumediación a las dos partes para facilitar las negociaciones. Art. XXV. Las provincias de Bosnia y Herzegovina serán ocupadas y administradaspor Austria-Hungría. No deseando el Gobierno Austro-Húngaro encargarse de laadministración del Sandjak de Novi-Bazas, qué se extiende entre Servia y Montenegro endirección sudeste al otro lado de Mitrovitza, la Administración Otomana continuaráejerciendo allí sus funciones. Sin embargo, con el fin de asegurar el mantenimiento delnuevo estado político, así como la libertad y seguridad de comunicaciones, Austria-Hungríase reserva el derecho de mantener guarniciones y tener caminos militares y comerciales en
  • toda esta parte del antiguo vilayato de Bosnia (1). A este fin los Gobiernos de Austria-Hungría y Turquía se reservan llegar entre ellos a un acuerdo sobre los detalles. Art. XXVI. Se reconoce la independencia de Montenegro por la Sublime Puerta ypor todas aquellas de las Altas Partes contratantes que hasta ahora no la habían admitido. Art. XXVII. Las Altas Partes contratantes, acuerdan las siguientes condiciones: EnMontenegro la diferencia de credos y confesiones religiosas no serán alegados contraninguna persona como motivo de exclusión o incapacidad en las cuestiones relativas algoce de los derechos civiles y políticos, admisión a empleos, funciones y honores públicosy al ejercicio de las diversas profesiones e industrias en cualquier localidad. El ejercicio libre y externo de todas las formas de culto, será garantizado a todas laspersonas pertenecientes a Montenegro, así como a los extranjeros, y no se ofrecerá ningunadificultad a la organización jerárquica de las diferentes comuniones, ni a sus relaciones consus jefes espirituales. Art. XXVIII. Las nuevas fronteras de Montenegro se fijan como sigue: Arrancando en Ilino-brdo al norte de Klobuk, la línea desciende al Trebinjcica haciaGrancarevo, que queda a Herzegovina, desde allí sube el curso de este río hasta un puntosituado un kilómetro abajo de su confluencia con el Cepelica, y desde aquí pasa por la líneamás directa sobre las alturas que bordean el río Trebinjcica. Desde donde sigue en direcciónde Pilatowa, dejando este pueblo a Montenegro, y continúa a lo largo de las alturas en unadirección norte, manteniendo en cuanto sea posible una distancia de 6 kilómetros desde elcamino de, Bilek-Korito-Gacko, hasta el “col” entre el Somina Planina y el Monte Curilo,desde donde continúa en dirección este por Vratkovici, dejando este pueblo a Herzegovina,hasta el Mente Orline. Arrancando desde este punto la frontera, deja Ravno a Montenegro,va recta norte-nordeste, cruzando las alturas del Lebersnik y del Volujak, donde desciendepor la línea más corta sobre el río Piva, que cruza y se une río Tara, pasando entre Crkvicay Nedvina. Desde este punto sigue el Tara hasta Mojcovac, desde cuyo sitio pasa a lo largode la sierra hasta Siskojezero. Dejando este punto, coincide con la antigua frontera hasta elpueblo de Sekulare. Desde aquí la nueva frontera pasa a lo largo de las cimas del MokraPlanina, el pueblo de Mokra queda a Montenegro; desde donde va a buscar el punto 2.166del Mapa del Estado Mayor austríaco, siguiendo la cadena principal y la línea de lavertiente entre el Lim de una parte y el Drin hasta el Cievna (Zeni) de otra.
  • Aquí coincide con los límites existentes entre la tribu del Kuci-Drekalovici de unaparte, y el Krucka-Krajna y las tribus del Klementi y Grudi, de otra, hasta la planicie, dePodgorica, desde donde sigue hacia Plavnica, dejando las tribus de Klementi, Grudi y Botia Albania. Después la nueva frontera Cruza el lago cerca del islote de Gorica-Topal, y desdeGoarica-Topal, sigue una línea recta hasta lo alto de la cima, sigue la vertiente entreMegured y Kalimed, dejando Mikovic a Montenegro y encontrando el Adriático en V.Kruci. Al noroeste la frontera estará formada por una línea que comienza en la costa entrelos pueblos de Susana y Zubci, y termina en el extremo sudeste en el punto de la fronteraexistente de Montenegro sobre el Ursuta Planina. Art. XXIX. Antivari y su mar se anexionan a Montenegro bajo las siguientescondiciones: Los distritos situados al sur de este territorio, de acuerdo con la delimitación antesdeterminada, hasta el Boyana, Dulcigno inclusive, se devolverán a Turquía (1). El Ayuntamiento de Spica (Spizza) (2) hasta el punto más meridional del territorioindicado en la descripción detallada de las fronteras se incorporará con Dalmacia. Montenegro tendrá entera y completa libertad de navegación sobre el Boyana. No seconstruirán fortificaciones en el curso de este río, excepto aquellas que sean necesarias parala defensa local de los fuertes de Scutari, y no se extenderán más allá de la distancia de seiskilómetros a contar desde esta ciudad. Montenegro no tendrá ni barcos ni bandera de guerra. El puerto de Antivari y todas las aguas de Montenegro quedarán cerradas a losbarcos de guerra de todas las naciones. Las fortificaciones situadas en territorio montenegrino entre el lago y la costa serándestruidas y no podrá volverse a construir ninguna dentro de esta zona. La administración marítima y la policía de sanidad, en Antivari y a lo largo de lacosta de Montenegro, será realizada por Austria-Hungría, por medio de barcos ligerosguardacostas.
  • Montenegro adoptará el código marítimo vigente en Dalmacia. Por su parte,Austria-Hungría se compromete a otorgar la protección consular a la bandera mercantemontenegrina. Montenegro llegará a un acuerdo con Austria-Hungría sobre el derecho a construir ymantener a través del nuevo territorio montenegrino una carretera y un ferrocarril. Sobre estos caminos se garantizará absoluta libertad de comunicación. Art XXX. Los musulmanes u otros que Posean propiedades en los territoriosanexionados a Montenegro y deseen fijar su residencia fuera del Principado, puedenconservar su propiedad real, arrendándola o dándola en administración a terceras personas. Nadie podrá ser sometido a expropiación, sino con arreglo al procedimiento legalpor causa de utilidad pública y previa indemnización. Se nombrará una Comisión Turco-Montenegrina para resolver en el período de tresaños todas las cuestiones relativas al modo de enajenar, trabajar o usar a cuenta de laSublime Puerta, las propiedades pertenecientes al Estado y fundaciones religiosas(Vakoups), así como todas las cuestiones relativas a los intereses particulares a ellasafectos. Art. XXXI. El Principado de Montenegro llegará a un acuerdo directo con la PuertaOtomana a fin de establecer agentes montenegrinos en Constantinopla y en ciertos lugaresdel Imperio Otomano donde se admita la necesidad de ellos. Los montenegrinos que viajen o residan en el Imperio Otomano estarán sujetos a lasleyes y autoridades otomanas, de acuerdo con los principios del derecho internacional y delas costumbres establecidas respecto a los montenegrinos. Art. XXXII. Las tropas montenegrinas habrán de evacuar en el término de veintedías, a contar de la fecha de la ratificación del presente Tratado, o antes si fuese posible, elterritorio que actualmente ocupan fuera de los nuevos límites del Principado. Las tropas otomanas evacuarán los territorios cedidos a Montenegro dentro delmismo período de veinte días. Sin embargo, un plazo suplementario de quince días les seráconcedido, tanto para evacuar las fortalezas y plazas fuertes, los almacenes y material deguerra a ellas pertenecientes, como para levantar los inventarios de los efectos y utensiliosque no puedan trasladarse inmediatamente.
  • Art. XXXIII. Como Montenegro ha de cargar con una parte de la Deuda PúblicaOtomana por los nuevos territorios que se le asignan en el Tratado de Paz, losRepresentantes de las Potencias en Constantinopla determinarán el importe de la misma deacuerdo con la Sublime Puerta y sobra una base equitativa, Art. XXXIV. Las Altas Partes contratantes reconocen la del Principado de Servia,sujeto a las condiciones marcadas en el artículo siguiente. Art. XXXV. En Servia no podrá alegarse la diferencia de credos y confesionesreligiosas contra ninguna persona como motivo de exclusión o incapacidad en cuestionesrelativas al goce de los derechos civiles y políticos, admisión a los empleos, funciones yhonores públicos y en el ejercicio de las varias profesiones e industrias en cualquierlocalidad. El ejercicio libre y externo de todas las formas de culto se garantizará a todas laspersonas pertenecientes a Servía, así como a los extranjeros, y no se opondrá ningunadificultad a la organización jerárquica de las diferentes comuniones o a sus relaciones consus jefes espirituales. Art. XXXVI. Servia recibe los territorios incluidos dentro de los siguientes límites: La nueva frontera sigue la línea existente subiendo por el medio canal del Drinadesde su confluencia con el Save, dejando Mali Zwornik y Sakhar al Principado, y continúasiguiendo la antigua frontera de Servia hasta el Kapaonik, dejándola en la cúspide delKanilug. Desde este punto sigue por los limites occidentales del Sandjak de Nisch por laladera meridional del Kroponik, por las cimas del Marica y Mrdar Planina, que forma lavertiente entre las cuencas del Ibar y Sitnica por una parte y la del Toplica por la otra,dejando Prepolac a Turquía. Ningún derecho de tránsito se impondrá a las mercancías que atraviesen Servia. Las inmunidades y privilegios de los súbditos extranjeros, así como los derechos dejurisdicción consular y protección ahora existentes, continuarán en toda su fuerza y valorhasta que no se modifiquen por mutuo consentimiento entre el Principado y las Potenciasinteresadas. Art. XXXVIII. El Principado de Servia sustituye a la Sublime Puerta en loscompromisos que ésta ha adquirido tanto respecto a Austria-Hungría como respecto a laCompañía para las obras de los Ferrocarriles de Turquía en Europa, para su terminación y
  • enlace, como para las obras de construcción de Ferrocarriles en los territorios ahoraadquiridos por el Principado. Los Convenios necesarios para arreglar estas cuestiones se concluiráninmediatamente después de la firma de este Tratado, entre Austria-Hungría, la Puerta,Servía y dentro de los límites de su competencia, el Principado de Bulgaria. Art. XXXIX. Los musulmanes que posean propiedades en los territorios anexionadosa Servia y que deseen vivir fuera del Principado, podrán conservar su propiedad real,arrendándolas o siendo administradas por terceros. Se nombrará una Comisión Turco-Servia para arreglar, dentro del periodo de tresaños, todas las cuestiones relativas a la manera de vender, trabajar o usar, a cuenta de laSublime Puerta, las propiedades pertenecientes al Estado y a las fundaciones religiosas(Vakoups), así como todas las cuestiones referentes a los intereses de personas privadasligados con ellas. Art. XL. Hasta la conclusión de un Tratado entre Turquía y Servía, los súbditosservios que viajen o residan en el Imperio Otomano serán tratados de acuerdo con losprincipios generales del Derecho Internacional. Art. XLI. Los tropas servías habrán de evacuar en el plazo de quince días desde elcambio de ratificaciones del presente Tratado los territorios no comprendidos dentro de losnuevos límites el Principado. Las tropas otomanas evacuarán los territorios cedidos a Servía dentro del mismoplazo de quince días. Un plazo complementario de igual número de días será, sin embargo,concedido a ellas para evacuar las fortalezas y plazas fuertes de las provisiones y materialde guerra, así como para levantar un inventario de los utensilios y objetos que no puedentrasladarse inmediatamente. Art. XLII. Como Servía ha de cargar con una porción de la Deuda Pública Otomanapor los nuevos territorios asignados a ella por el presente Tratado, los Representantes de lasPotencias signatarias en Constantinopla fijarán el total de acuerdo con la Sublime Puertasobre una base equitativa. Art. XLIII. Las. Altas Partes contratantes reconocen la independencia de Rumania,sujeta a las condiciones marcadas en los dos artículos siguientes,
  • Art. XLIV. En Rumania la diferencia de credos y confesiones religiosas no sealegará contra ninguna persona como motivo de exclusión o incapacidad en cuestionesrelativas al goce de los derechos civiles y políticos, admisión a empleos, funciones yhonores públicos y al ejercicio de las varias profesiones e industrias en cualquier localidad. El ejercicio libre y externo de todas las formas de culto estará garantizado a laspersonas pertenecientes al Estado Rumano, así como a los extranjeros, y ninguna dificultadse pondrá a la organización jerárquica de las diferentes comuniones, ni a sus relaciones consus jefes espirituales. Los súbditos y ciudadanos de todas las Potencias, comerciantes o no, serán tratadosen Rumania sin distinción de credo, en un pie de perfecta igualdad. Art. XLV. El Principado de Rumania devuelve a Su Majestad el Emperador de Rusiala parte del territorio de Besarabia separada de Rusia por el Tratado de París de 1856,limitada al oeste por el canal medio del Pruth y al sur por el del Kilia y la de-desembocadura del Stary-Stamboul. Art. XLVI. Las islas que forman el delta del Danubio, así como la Isla de lasSerpientes, el Sandjak de Toultcha, incluyendo los distritos (cazas) de Kilia, Soubina,Mahmoudie, Isaktcha, Toultcha, Matchin, Babadayh, Hirsovo, Kustendje, Medjidie, seanexionan a Rumania. El Principiado recibe ádemás el territorio situado al sur delDobrontcha hasta una línea que arranca al este de Silistria y termina en el Mar Negro, al surde Mongolia. La línea de frontera será trazada sobre el terreno por la Comisión Europea nombradapara la delimitación de Bulgaria. Art. XLVII. La cuestión de división de las aguas y pesquerías será sometida aarbitraje de la Comisión europea del Danubio. Art. XLVIII. No pueden fijarse en Rumania derechos de tránsito para las mercancíasque atraviesen el Principado. Art. XLIX. Rumania podrá hacer Convenios para determinar los privilegios yatribuciones de los Cónsules respecto a la protección en el Principado. Los derechosexistentes conservarán su fuerza y valor hasta que no sean modificados por mutuo acuerdodel Principado y las partes interesadas.
  • Art. L. Hasta la conclusión de un Tratado entre Turquía y Rumania, que fije losprivilegios y atribuciones de los Cónsules, los súbditos rumanos que viajen o residan en elImperio Otomano, y los súbditos otomanos que viajen o residan en Rumania, gozarán delos derechos garantizados a los súbditos de las otras Potencias europeas. Art. LI. Respecto a las obras públicas y otras empresas de igual naturaleza, Rumaniasubstituirá a la Sublime Puerta respecto a sus derechos y obligaciones en los territorioscedidos. Art. LII. Con el fin de aumentar las garantías que aseguran la libre navegación delDanubio que es reconocida como de interés europeo, las Altas Partes contratantes acuerdanque todas las fortalezas y fortificaciones existentes en el curso del río desde las compuertasde hierro hasta sus bocas, serán destruidas, sin que puedan erigirse de nuevo. Ningún bandode guerra navegará por el Danubio por debajo de las compuertas de hierro a excepción delos barcos de pequeño tonelaje dedicados a los servicios de policía y aduanas del río. Los“estacionarios” de las Potencias en las bocas del Danubio, pueden subir el río hasta Galatz. Art. LIII. La Comisión europea del Danubio en la que Rumania estará representadase mantiene en sus funciones y las ejercerá de aquí en adelante hasta Galatz con completaindependencia de las autoridades territoriales. Todos los Tratados, arreglos, actas ydecisiones relativos a sus derechos, privilegios, prerrogativas y obligaciones se confirman. Art. LIV. Un año antes de la expiración del término asignado para la duración de laComisión europea (24 abril 1883), las Potencias llegarán a un acuerdo para la prolongaciónde sus poderes, o introducir las modificaciones que estimen necesarias. Art. LV. Los reglamentos referentes a la navegación, policía del río e inspeccióndesde las compuertas de hierro hasta Galatz, serán dictados por una Comisión europea,asistida por delegados de los Estados ribereños, y en armonía con los que han sido o serándados para la porción del río por debajo de Galatz. Art. LVI. La Comisión europea del Danubio llegará a un acuerdo con las propiasautoridades a fin de asegurar el mantenimiento del faro de la Isla de las Serpientes. Art. LVII. La ejecución de las obras que tienen por objeto remover los obstáculosque las compuertas de hierro y las cataratas ponen a la navegación se encargan a Austria-Hungría. Los Estados ribereños, por su parte, darán cuantas facilidades se les requiera eninterés de las obras.
  • Las previsiones del artículo VI del Tratado de Londres de 13 de marzo dio 1871,referentes al derecho de levantar un impuesto provisional para cubrir el coste de estasobras, se mantiene a favor de Austria-Hungría. Art. LVIII. La Sublime Puerta cede al Imperio Ruso en Asia los territorios deArdahan, Kars y Batoum, juntamente con el último puerto, así como los territorioscomprendidos entre la antigua frontera ruso-turca y la siguiente línea: La nueva frontera arranca desde el Mar Negro, y coincide con la línea trazada por elTratado de San Estéfano hasta un punto al noroeste de Khorda y al sur de Artwin, continúaen línea recta hasta el río Tchorowkh, cruza este río y pasa al este de Aschmichen, yendo enlínea recta hacia el sur hasta unirse a la frontera rusa indicada en el Tratado de San Estéfanoen un punto al sur de Nariman, dejando la ciudad de Olti a-Rusia. Desde el punto indicadocerca de Nariman la frontera tuerce al este, pasa por Tenebrec, que queda a Rusia, ycontinúa hasta el Pennek Tschaï. Sigue este río hasta Bardouz desde donde vuelve hacia el sur, dejando Bardouz yJönikiov a Rusia. Desde un punto al oeste del pueblo de Karrougan, la frontera toma ladirección de Medjingert, continúa en línea recta hacia la cúspide de la Montaña Kassadah, ysigue la línea de la vertiente entre los afluentes del Arasces al norte y los del Mourad Sou alsur, hasta la antigua frontera de Rusia. Art. LIX. Su Majestad el Emperador de Rusia declara que su intención es constituirBatoum en un puerto libre esencialmente comercial. Art. LX. El valle de Alaschked y la ciudad de Bayazid, cedidas a Rusia por elartículo XX del Tratado de San Estéfano se devuelven a Turquía. La Sublime Puerta cede a Persia la ciudad y territorio de Khotour, en la forma quefije la Comisión Mixta Anglo-Rusa para la delimitación de fronteras de Turquía y dePersia. Art. LXI. La Sublime Puerta se compromete a llevar a efectos sin tardanza, lasmedidas y reformas pedidas por las necesidades locales en las provincias habitadas porArmenios, y garantizar su seguridad contra los circasianos y kurdas. Dará periódicamente a conocer a las Potencias las medidas tomadas a este efecto,cuya aplicación estará por ellas inspeccionada.
  • Art. LXII. Habiendo expresado la Sublime Puerta la intención de mantener elprincipio de, libertad religiosa y darle la más amplia extensión, las Partes contratantestoman nota de esta espontánea declaración. En ninguna parte del Imperio Otomano podrá alegarse la diferencia de religióncontra ninguna persona como fundamento de exclusión o incapacidad respecto a losderechos civiles y políticos, admisión a los empleos, funciones y honores públicos, y alejercicio de las diversas profesiones e industrias. Todas las personas serán admitidas, sin distinción de religión a prestar declaraciónante los Tribunales. La libertad y ejercicio externo de todas las formas de culto está asegurada a todos, yno se opondrá ninguna dificultad la organización jerárquica de las diferentes comuniones,ni a sus relaciones con sus jefes espirituales. Los eclesiásticos, peregrinos y monjes de todas las nacionalidades, que viajen porTurquía Europea, o por Turquía Asiática gozarán de los mismos derechos, ventajas yprivilegios. El derecho oficial de protección por los Agentes Diplomáticos y Consulares de lasPotencias en Turquía se reconoce respecto a las personas arriba mencionadas, y susestablecimientos religiosos, de caridad y otros en los Santos Lugares y en todas partes. Los derechos correspondientes a Francia quedan expresamente reservados y quedaentendido que ninguna alteración puede hacerse en el status quo de los Santos Lugares. Los monjes del Monte Athos, de cualquier nacionalidad que sean, serán mantenidosen sus antiguas posesiones y ventajas, y gozarán, sin ninguna excepción, completa igualdadde derechos y prerrogativas. Art. LXIII. El Tratado de París de 30 de marzo de 1856, así como el Tratado deLondres de 13 de marzo de 1811, se mantienen en todas las disposiciones que no esténderogadas o modificadas por las anteriores estipulaciones. Art. LXIV. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán enBerlín en el plazo de tres semanas, o antes si fuera posible. En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios lo firman y ponen en él el sello desus armas. Hecho en Berlín el día 13 del mes de julio de 1878. (Siguen las firmas.)
  • 1.27. Tratado de la Triple Alianza, firmado por Alemania, Austria e Italia, el 20 demayo de 1882, renovado el 5 de mayo de 1891, el 28 de junio de 1902 y el 5 dediciembre de 1912. Sus Majestades el Emperador de Austria, Rey de Bohemia, etc. y Rey Apostólico deHungría, el Emperador de Alemania y Rey de Prusia y el Rey de Italia, firmementedecididos a asegurar a sus Estados la continuación de los beneficios, que les garantiza, tantodesde o punto de vista político como del monárquico y social, el mantenimiento de la TripleAlianza, y queriendo a este fin prolongar la duración de dicha Alianza concluida el 20 demayo de 1882, renovada por primera vez por los tratados de 20 de febrero de 1887, porsegunda vez por el tratado de 5 de mayo de 1891 y por tercera vez por el tratado de 28 dejunio de 1902, a este efecto han nombrado sus Plenipotenciarios: ............ los cualesdespués del cambio de sus plenos poderes, encontrados en buena y debida forma, hanconvenido los artículos siguientes Art. I. Las Potencias contratantes se prometen recíprocamente paz y amistad, y noentrarán en ninguna alianza o compromiso dirigido contra uno de sus Estados. Secomprometen a proceder a un cambio de pareceres sobre las cuestiones políticas yeconómicas de índole general que puedan presentarse, y se prometen además el mutuoapoyo dentro de los límites de sus propios intereses. Art. II. En el caso de que Italia, sin provocación directa por su parte fuese atacadapor cualquier motivo, por Francia, las otras dos partes contratantes habrán de prestar a laparte atacada socorro y asistencia con todas sus fuerzas. Esta misma obligación incumbirá aItalia en caso de una agresión no provocada directamente, de Francia contra Alemania. Art. III. Si una o dos de las Potencias contratantes sin provocación directa por suparte, es atacada por dos o más Potencias no signatarias del presente Tratado, o sonenvueltas en una guerra con ellas, surge el casus foeederis para todos los contratantes a untiempo. Art. IV. En el caso de que una gran Potencia no signataria del presente Tratadoamenazase la seguridad de los Estados de una de las Potencias contratantes, y la parteamenazada se viese por ello obligada a hacerla la guerra, las otras dos se obligan a
  • observar, hacia su aliada, una neutralidad benévola. Cada una se reserva, en este caso, lafacultad de tomar parte en la guerra, si lo juzga oportuno, para hacer causa común con sualiada. Art. V. Si la paz de una de las Potencias contratantes fuese amenazada en lascircunstancias previstas en el artículo anterior, las Potencias contratantes se pondrán deacuerdo en tiempo útil sobre las medidas militares a tomar en vista de una eventualcooperación. Se comprometen desde ahora, en todos los casos de participación común enuna guerra, a no conceder ni armisticio, ni paz, ni tratado, sino de común acuerdo entreellas. Art. VI. Alemania e Italia, no mirando más que al mantenimiento, en cuanto seaposible del statu quo territorial en Oriente, se comprometen a usar su influencia paraprevenir, sobre las costas e islas otomanas, en el mar Adriático y en el mar Egeo, cualquiermodificación territorial que perjudicase a una u otra de las Potencias signatarias delpresente tratado. A este fin se comunicarán todos los informes oportunos para la aclaraciónrecíproca de sus propias actitudes, como de aquellas de otras Potencias. Art. VII. Austria Hungría e Italia, no mirando más que al mantenimiento, en cuantosea posible, del statu quo territorial en Oriente, se comprometen usar su Influencia paraprevenir cualquier modificación territorial que perjudique a una u otra de las Potenciassignatarias del presente tratado. A este fin, se comunicarán todos los informes oportunospara la aclaración recíproca de sus propias actitudes, como aquellas de otras Potencias. Aunen el caso en que, por la fuerza de los acontecimientos, el mantenimiento del statu quo enlas regiones de los Balcanes o de las costas o Islas otomanas en el Adriático y en el marEgeo, llegase a ser imposible y que, bien a consecuencia de la acción de una terceraPotencia, o de que Austria Hungría o Italia se viesen en la necesidad de modificarlo conuna ocupación temporal o permanente, esta ocupación no tendrá lugar sino después de unprevio acuerdo entre las dos Potencias, basado sobre el principio de una compensaciónrecíproca, por cualquier ventaja territorial o de otra naturaleza, que cada una de ellasobtuviera además sobre el statu quo actual y que dé satisfacción a los intereses ypretensiones bien fundadas de las dos partes. Art. VIII. Las estipulaciones de los artículos VI y VII no se aplicarán de modoalguno a la cuestión egipcia, a propósito de la cual las Potencias contratantes conservarán
  • respectivamente su libertad de acción, teniendo siempre en consideración los principiossobre los que se funda el presente tratado. Art. IX. Alemania e Italia se comprometen a ayudarse para el mantenimiento delstatu quo territorial en las regiones norteafricanas del Mediterráneo, es decir, la Cirenaica,Tripolitania y Túnez, los representantes de las dos potencias en estas regiones recibiráninstrucciones para mantener entre ellos una comunicación íntima y estrecha y prestarseasistencia recíproca. Si desgraciadamente a consecuencia de un detenido examen de lasituación, Alemania e Italia reconocen a la vez que el mantenimiento del statu quo resultaimposible, Alemania se compromete, después de un previo acuerdo formal, a apoyar a Italiaen cualquier acción, bajo la forma de ocupación o de otra seguridad de garantía, que estaúltima tuviese que emprender en aquellas regiones, en vista de un interés de equilibrio y delegítima compensación. Queda entendido que para semejante eventualidad, las dosPotencias tratarían de ponerse eventualmente de acuerdo con Inglaterra. Art. X. Si ocurriese que Francia tratase de extender su ocupación, o su protectoradoo su soberanía, bajo una forma cualquiera, sobre los territorios norteafricanos, y que, aconsecuencia de este hecho, Italia se creyese en el deber, para salvaguardar su posición enel Mediterráneo, de emprender una acción sobre dichos territorios norteafricanos, o bien arecurrir a medidas extremas sobre el territorio francés en Europa, el estado de guerra queseguiría constituiría ipso facto a petición de Italia el castas faederis previsto en los artículos11 y V del presente Tratado, como si esta eventualidad se hubiese expresamente previsto. Art. XI. Si la fortuna de cualquier guerra emprendida en común contra Francia porlas dos Potencias condujera a Italia a buscar garantías territoriales respecto a Francia, bienpara la seguridad de las fronteras del Reino y de su posición marítima, así como para laestabilidad y la paz, Alemania no la pondrá ningún obstáculo y en la medida que lascircunstancias lo permitan, la facilitará los medios para obtener dicho fin. Art. XII. Las -Potencias contratantes se prometen mutuamente el secreto sobre elcontenido del presente tratado. Art. XIII. Las Potencias signatarias se reservan el introducirposteriormente bajo forma de protocolo y de común acuerdo, las modificaciones que lascircunstancias hayan demostrado ser útiles.
  • Art. XIV. El presente tratado estará en vigor seis años a partir de la expiración deltratado actual, pero si no es denunciado por una de las Potencias contratantes un año antesdel término fijado, estará vigente por otros seis años. Art. XV. Las ratificaciones del presente tratado se cambiarán en Viena dentro dequince días o antes si es posible. En fe de lo cual los respectivos plenipotenciarios han firmado el presente Tratado ypuesto sus sellos. Hecho en Viena, en ejemplar triple, el 5 de diciembre de 1912.-BERCH-TOLD.-VON TSHIRSCHKY.- AVARNA.1.28. PROTOCOLO I ANEJO AL TRATADO DE 1912 En el momento de proceder a la firma del Tratado del día de hoy entre Alemania,Austria-Hungría e Italia, los que suscriben plenipotenciarios de las tres Potencias,deliberadamente autorizados, se declaran recíprocamente cuanto sigue: 1.° Salvo la reserva de la aprobación parlamentaria para las estipulaciones efectivas que deriven de la presente declaración de principios, las Potencias contratantes se prometen desde este momento, en materia económica (finanzas, aduanas, ferrocarriles), además del trato de nación más favorecida, todas las facilidades y todas las ventajas particulares que sean compatibles con las exigencias de cada uno de los tres Estados y con sus respectivos compromisos con terceras Potencias. 2.° Habiendo ya obtenido la completa adhesión de Inglaterra a las estipulaciones delpresente Tratado referentes al Oriente propiamente dicho, esto es, a los territorios delImperio Otomano, las Potencias contratantes se dispondrán, en momento oportuno ycuando las circunstancias lo permitan, a provocar una adhesión análoga respecto a losterritorios norteafricanos de la parte central y occidental del Mediterráneo, Marruecosinclusive. Tal adhesión podría realizarse mediante la aceptación por parte de Inglaterra delprograma establecido en los artículos IX y X del tratado de hoy.
  • 1.29. PROTOCOLO II ANEJO AL TRATADO DE 1912 1.° Queda entendido que el statu quo territorial en las legiones norteafricanas delMediterráneo mencionado en el artículo IX del Tratado de 28 de abril de 1902, implica lasoberanía de Italia sobre Tripolitania y la Cirenaica. 2.° Queda igualmente entendido que el artículo X del mismo Tratado tiene por baseel status quo territorial existente en las regiones norteafricanas en el momento de firmarseel Tratado. 3.° Queda entendido que las convenciones especiales concernientes a Altoria ySangiaccato de Novi Bazar establecidas entre Austria-Hungría e Italia el 20 de diciembrede 1900, 20 febrero 1901 y 20 noviembre-15 diciembre 1909, no son modificadas por larenovación del Tratado de alianza entre Alemania Austria-Hungría e Italia.1.30. Acta general de la Conferencia de Berlín para favorecer el desarrollo delcomercio y de la civilización en ciertas regiones del África, y asegurar a todos lospueblos la libre navegación del Congo y del Níger: firma en Berlín el 26 de febrero de1885.En nombre de Dios Todopoderoso Su Majestad el Rey de España; Su Majestad el Emperador de Alemania, Rey dePrusia; Su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Bohemia, etc., y Rey Apostólico deHungría; Su Majestad el Rey de los Belgas; Su Majestad el Rey de Dinamarca; elPresidente de los Estados Unidos de América (1), el Presidente de la República Francesa;Su Majestad la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, Emperatriz de lasIndias; Su Majestad el Rey de Italia; Su Majestad el Rey de los Países Bajos, Gran Duquede Luxemburgo, etc.; Su Majestad el Rey de Portugal y de los Algarbes, etc.; Su Majestadel Emperador de todas las Rusias; Su Majestad el Rey de Suecia y de Noruega, etc., y SuMajestad el Emperador de los Otomanos;
  • Deseando concertar de común acuerdo las condiciones más favorables al desarrollodel comercio y de la civilización en ciertas regiones de África, y asegurar a todos lospueblos la ventaja de la libre navegación en los dos principales ríos africanos quedesembocan en el Océano Atlántico; deseando también evitar las desavenencias ycuestiones que más adelante pudieran suscitarse por las nuevas tomas de posesión en lascostas de África, y atendiendo además a la manera de aumentar el bienestar moral ymaterial de las poblaciones indígenas, han resuelto, en vista de la invitación que les hadirigido el Gobierno Imperial de Alemania, de acuerdo con el Gobierno de la RepúblicaFrancesa, reunir con este objeto una Conferencia en Berlín, y han nombrado por SusPlenipotenciarios, a saber... Los cuales, provistos de Plenos Poderes, que se han hallado en buena y debidaforma, han discutido y adoptado sucesivamente: 1.° Una Declaración relativa a la libertad de comercio en la cuenca del Congo, susembocaduras y países circunvecinos, con ciertas disposiciones concernientes a ella. 2.° Una Declaración referente a la trata de esclavos y a las operaciones que portierra o por mar proporcionan esclavos para la trata. 3.° Una Declaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidos en lacuenca convencional del Congo. 4.° Un Acta de navegación del Congo, que, teniendo en cuenta las circunstanciaslocales, extienda a aquel río, a sus afluentes y a las aguas que se les asimilan, los principiosgenerales enunciados en los artículos CVIII a CXVI del Acta final del Congreso de Viena(1), destinados a reglamentar, entre las Potencias que la suscribieron, la libre navegación delas vías de agua navegables que separan o atraviesan varios Estados, y que después se haconvenido en aplicar a otros ríos de Europa y de América, y principalmente al Danubio,con las modificaciones estipuladas en los Tratados de París de 1856, de Berlín de 1878 y deLondres de 1871 y 1883. 5.° Un Acta de navegación del Níger, que, teniendo igualmente en cuenta lascircunstancias locales, extienda a aquel río y a sus afluentes los mismos principios insertosen los artículos CVIII a CXVI del Acta final del Congreso de Viena.
  • 6.° Una Declaración estableciendo en las relaciones internacionales reglasuniformes respecto a las ocupaciones que en adelante puedan verificarse en las costas delContinente Africano. Y habiendo creído que estos diversos documentos podrían coordinarse útilmente enun solo protocolo, los han reunido en un Acta general compuesta de los artículos siguientes CAPÍTULO PRIMERODeclaración relativa a la libertad de comercio en la cuencadel Congo,sus embocaduras y países circunvecinos, y disposicionesconcernientes a ella Artículo I. El comercio de todas las naciones gozará de completa libertad: 1.° En todos los territorios que constituyen la cuenca del Congo y de sus afluentes.Esta cuenca se halla limitada por las cimas de las cuencas contiguas, a saber,principalmente: por las cuencas del Niari, del Ogowé, del Schari y del Nilo al Norte; por lalínea de la cordillera oriental de los afluentes del lago Tanganyka al Este; por las cimas delas cuencas del Zambeze y del Logé al Sur. Por consiguiente, comprende todos losterritorios bañados por el Congo y sus afluentes, incluso el lago Tanganyka y sus tributariosorientales. 2.° En la zona marítima que se extiende por el Océano Atlántico desde el paralelosituado a 2° 30 de latitud Sur hasta la embocadura del Logé. El límite septentrional seguirá el paralelo situado a 2° 30 desde la costa hasta elpunto en que encuentra la cuenca geográfica del Congo, prescindiendo así de la cuenca delOgowé, a la cual no se aplican las estipulaciones de esta Acta. El límite meridional seguirá el curso del Logé hasta el nacimiento de este río, ydesde allí se dirigirá hacia el Este hasta su unión con la cuenca geográfica del Congo. 3.° En la zona que se extiende al Este de la cuenca del Congo, según quedademarcada, hasta el Océano Indico, desde el quinto grado de latitud Norte hasta laembocadura del Zambeze al Sur; desde allí la línea de demarcación seguirá el Zambeze
  • hasta cinco millas por cima del confluente del Shiré, y continuará por la línea de lacordillera que separa las aguas que corren hacia el lago Nyassa de las tributarías delZambeze, hasta reunirse con la línea de división de las aguas del Zambeze y del Congo. Se consigna expresamente que al aplicar a esta zona oriental el principio de libertadde comercio, las Potencias representadas en la Conferencia no se obligan más que por símismas, y que este principio no se aplicará a los territorios pertenecientes en la actualidad aun Estado independiente y soberano sino cuando éste lo consienta. Las Potencias convienentambién en emplear sus buenos oficios con los Gobiernos establecidos en el litoral africanodel mar de las Indias, a fin de obtener su consentimiento, o por lo menos, asegurar altránsito de todas las naciones las condiciones más favorables. Art. II. Todos los pabellones, sin distinción de nacionalidad, tendrán libre acceso atodo el litoral de los territorios ,que acaban de designarse, a los ríos que desembocan en elmar, a todas las aguas del Congo y de sus afluentes, inclusos los lagos, a todos los puertossituados en las orillas de aquellas aguas, así como a todos los canales que lleguen a abrirse,con objeto de unir entre si los ríos o los lagos comprendidos en toda la extensión de losterritorios descritos en e articulo I. Podrán verificar transportes de cualquier clase y ejercerel cabotaje marítimo y fluvial, así como el servicio de barcas, bajo el mismo pie que losnacionales. Art. III. Las mercancías de cualquier procedencia importadas en estos territorios,bajo cualquiera bandera que sea, por la vía marítima o fluvial, o por tierra, no tendrán quepagar más derechos que los que puedan exigirse como compensación equitativa de gastosque redunden en beneficio del comercio, y que en este concepto satisfarán igualmente losnacionales y los extranjeros de cualquier nacionalidad. Queda prohibido todo trato diferencial, así respecto de los buques como de lasmercancías. Art. IV. Las mercancías importadas en aquellos territorios quedarán libres dederechos de entrada y de tránsito. Las Potencias se reservan decidir, transcurridos veinteAños si continuará o no la franquicia de entrada. Art. V. Las Potencias que ejerzan o ejercieron derechos de soberanía en losterritorios antes indicados, no podrán conceder en ellos monopolio ni privilegio de ningunaclase en materia de comercio.
  • Los extranjeros disfrutarán indistintamente, para la protección de sus personas y desus bienes, la adquisición y transmisión de sus propiedades muebles o inmuebles, y para elejercicio de sus profesiones del mismo trato y de los mismos derechos que los nacionales.DISPOSICIONES REALTIVAS A LA PROTECCIÓN DE LOS INDÍGENAS,M I S I O N E R O S Y V I A JE R O S , A S Í C O M O A L A L I B E R TA D R E L I G IO S A Art. VI. Las Potencias que ejercen derechos de soberanía o que tienen influencia enaquellos territorios, se obligan a velar por la conservación de las poblaciones indígenas y lamejora de sus condiciones morales y materiales de existencia, y a cooperar a la supresiónde la esclavitud, y, sobre todo, de la trata de negros; protegerán y favorecerán, sindistinción de nacionalidad ni de cultos, todos los establecimientos y empresas religiosas,científicas o de caridad que se creen y organicen con este fin, o que tiendan a instruir a losindígenas y a hacerles comprender y apreciar las ventajas de la civilización. Los misioneros cristianos, los sabios, los exploradores, su acompañamiento, efectosy colecciones serán igualmente objeto de una protección especial. Se garantizan expresamente la libertad de conciencia y la tolerancia religiosa, tantoa los indígenas como a los nacionales y extranjeros el ejercicio libre y público de todos loscultos, y el derecho dé construir edificios religiosos y de organizar misionescorrespondientes a estos mismos cultos, no estarán sujetos a restricción ni impedimentoalguno. RÉGIMEN POSTAL Art. VII. Se aplicará a la cuenca convencional del Congo el Convenio de la UniónPostal universal revisado en París el 1.° de junio de 1878. Las Potencias que en aquel territorio ejerzan o ejercieren derechos de soberanía o deprotectorado se obligan a adoptar, en cuanto las circunstancias lo permitan, las medidasnecesarias para el cumplimiento de la disposición anterior.
  • D E R E C H O D E V I G IL A N C I A C O N C E D I D O A L A C O M I S I Ó N INTERNACIONALDE NAVEGACIÓN DEL CONGO Art. VIII. En los puntos del territorio comprendido en la Declaración actual en queninguna Potencia ejerciera derechos de soberanía o de protectorado, la Comisióninternacional de la navegación del Congo, creada en virtud del artículo XVII, estaráencargada de cuidar del cumplimiento de los principios proclamados y consagrados por estaDeclaración. Siempre que ocurran dificultades respecto a la aplicación de los principiosestablecidos en la Declaración actual, los Gobiernos interesados podrán convenirse enacudir a los buenos oficios de la Comisión internacional, sometiéndole el examen de loshechos que las hayan ocasionado. CAPÍTULO IIDeclaración referente a la trata de esclavos Art. IX. Estando prohibida la trata de esclavos en virtud de los principios delderecho de gentes, según se hallan reconocidos por las Potencias signatarias, y debiendoconsiderarse también como prohibidas las operaciones que por tierra o por marproporcionan esclavos para la trata, las Potencias que ejercen o que ejercieron derechos desoberanía o que tengan influencia en los territorios que forman la cuenca convencional delCongo, declaran que aquellos territorios no podrán servir de recreado ni de vía de tránsitopara la trata de esclavos de cualquiera raza que sean, comprometiéndose cada una de estas
  • Potencias a emplear todos los medios que estén a su alcance para concluir con estecomercio y para castigar a los que se ocupen de él. CAPÍTULO IIIDeclaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidosen la cuenca convencional del Congo Art. X. A fin de dar nueva garantía de seguridad al comercio y a la industria, y defavorecer con la conservación de la paz el desarrollo de la civilización en las comarcasmencionadas en el art. I, y puestas bajo el régimen de la libertad comercial, las Altas Partessignatarias de esta Acta, y las que en lo sucesivo se adhieran a ella, se obligan a respetar laneutralidad de los territorios o partes de territorio, dependientes de dichas comarcas y desus aguas territoriales, mientras las Potencias que ejercen o ejercieron los derechos desoberanía o de protectorado en estos territorios, usando de la facultad de proclamarseneutrales, cumplan con los deberes correspondientes a la neutralidad. Art. XI. En caso de que una Potencia que ejerza derecho de soberanía o deprotectorado en las comarcas mencionadas en el art. I, y puestas bajo el régimen de lalibertad de comercio, se halle empezada en una guerra, las Altas Partes firmantes de estaActa, y las que en lo sucesivo se adhieran a ella, se obligan a prestar sus buenos oficios paraque los territorios pertenecientes a esta Potencia comprendidos en la zona convencional dela libertad de comercio, queden durante la guerra y con el consentimiento tanto de laPotencia indicada como de la otra u otras partes beligerantes, bajo el régimen deneutralidad y se consideren como pertenecientes a un Estado no beligerante, renunciandodesde entonces las partes beligerantes a extender las hostilidades a los territoriosneutralizados de este modo y a hacerlos servir de base de operaciones de guerra. Art. XII. En caso que entre las Potencias firmantes de esta Acta, o las Potencias queen lo sucesivo se adhieran a ella, se suscite una desavenencia grave, bien sea relativa a losterritorios mencionados en el art. I. y puestos bajo el régimen de libertad de comercio, obien en el territorio mismo, dichas Potencias se obligan, antes de apelar a las armas, a pedirla mediación de una o varias Potencias amigas.
  • Llegado este caso, las Potencias se reservan también la facultad de acudir alarbitraje. CAPÍTULO IVActa de navegación del Congo Art. XIII. La navegación del Congo, sin exceptuar ninguno de sus brazos ydesembocaduras, es y continuará mercantes de siendo completamente libre para los buquestodas las naciones, con cargamento o en lastre, así para el transporte de mercancías comode viajeros, pero deberá sujetarse a las disposiciones de esta Acta de navegación y a losreglamentos que para su cumplimiento se establezcan. Los súbditos y pabellones de todos los países serán tratados, en todos conceptos, entodo lo concerniente a esta navegación, bajo el pie de la más completa igualdad, así en lanavegación directa de alta mar hacia los puertos interiores del Congo, y viceversa, como enel grande y pequeño cabotaje y en el servicio de barcas en el curso del río.Por consiguiente, ni en el curso ni en las embocaduras del Congo se hará distinción algunaentre los súbditos de 1os Estados ribereños y de los no ribereños, ni se concederá privilegioexclusivo de navegación a ninguna clase de sociedades o corporaciones ni a particulares. Las Potencias signatarias reconocen que en lo sucesivo estas disposiciones formaránparte del derecho público internacional. Art. XIV. La navegación del Congo no podrá sujetarse a ninguna traba ni gravamenque no se halle expresamente estipulado en esta Acta, no pudiendo imponerse ningunaobligación de escala, parada, almacenaje, descarga o arribada forzosa. Tampoco los buques y las mercancías que transiten por el río Congo se someterán,en ningún punto de él, a derecho alguno de tránsito, cualesquiera que sean su procedencia ydestino. No se establecerá ningún peaje marítimo ni fluvial basado en el mero hecho de lanavegación, ni derecho alguno sobre las mercancías que se hallen a bordo de los buques.Sólo podrán percibiese impuestos o derechos, con el carácter de retribución, por serviciosprestados a la misma navegación, a saber:
  • 1.° Derechos de puerto por el uso que se haga de ciertos establecimientos locales,como muelles, almacenes, etc., etc. La tarifa de estos derechos se calculará en vista de los gastos de construcción yconservación de dichos establecimientos locales exigiéndose sin atender a la procedenciade los buques ni a su cargamento. 2.° Derechos de práctico en las secciones del río en que pareciere necesario crearestaciones de prácticos. La tarifa de estos derechos será fija y proporcionada al servicio prestado. 3.° Derechos destinados a cubrir los gastos técnicos y administrativos hechos eninterés general de la navegación, incluso los derechos de faro, fanal y de valizas. Los derechos de esta última clase se calcularán por las toneladas de los buques,según resulte de la documentación de a bordo, y conforme a las reglas adoptadas en el BajoDanubio. Las tarifas con arreglo a las cuales se han de percibir los impuestos y derechosenumerados en los tres párrafos precedentes no admiten ningún trato diferencial, y deberánpublicarse oficialmente en cada puerto. Pasados cinco años, las Potencias se reservanexaminar si convendrá revisarlas, de común acuerdo. Art. XV. Los afluentes del Congo quedarán sujetos, bajo todos conceptos, al mismorégimen que el río de que son tributarios. El mismo régimen se aplicará a los demás ríos, así como a los lagos y canales de losterritorios determinados por el art. I, párrafos 2.° y 3.° Sin embargo, las atribuciones de la Comisión internacional del Congo no seextenderán a dichos ríos, lagos y canales sino con la anuencia de los Estados bajo cuyasoberanía se hallen colocados. Se entiende también que, respecto a los Territoriosmencionados en el art. I, párrafo 3.°, queda reservado el consentimiento de los Estadossoberanos de que Dichos territorios dependan. Art. XVI. Los caminos, ferrocarriles o canales laterales que se establezcan con elobjeto especial da salvar los inconvenientes de la vía fluvial, o la imposibilidad de navegarpor ella en ciertas partes del curso del Congo, de sus afluentes y demás aguas corrientesasimiladas a ellos por el art. XV, se considerarán, en su calidad de medios de
  • comunicación, como dependencias de aquel río, y se abrirán igualmente al tráfico de todaslas naciones. Con arreglo a lo establecido para el río, tampoco podrán cobrarse por estos caminos,ferrocarriles y canales más peajes que los calculados sobre los gastos de construcción,conservación y administración y sobre las utilidades correspondientes a los concesionarios. En cuanto a las tarifas de estos peajes, los extranjeros y los nacionales de losterritorios respectivos serán tratados bajo el pie de la más completa igualdad. Art. XVII. Se crea una Comisión internacional encargada del cumplimiento de lasdisposiciones de esta Acta de navegación. Las Potencias signatarias, como también las que se adquieran posteriormente a ella,podrán en cualquier tiempo, hacerse representar en la Comisión por un delegado cada unaNingún delegado tendrá más de un voto, aun en el caso que represente a varios Gobiernos. Este delegado estará directamente retribuido por su Gobierno. Los sueldos y asignaciones de los agentes y empleados de la Comisión internacionalse satisfarán con el producto de los derechos percibidos con arreglo al art. XIV, párrafos 2.°y 3.° El importe de los sueldos y asignaciones, así como el número, el grado y lasatribuciones de los agentes y empleados, constarán en la Memoria que se enviará cada añoa los Gobiernos representados en la Comisión internacional. Art. XVIII. Los individuos de la Comisión internacional, y los agentes nombradospor ella, gozarán del privilegio de la inviolabilidad en el ejercicio de sus cargos. La mismagarantía se extenderá a las oficinas, dependencias y archivo de la Comisión. Art. XIX. La Comisión internacional de navegación, del Congo se constituirá así quehayan nombrado sus delegados cinco de las Potencias signatarias de la presente Actageneral. Mientras se constituye, el nombramiento de los delegados se notificará al Gobiernodel Imperio de Alemania, cual hará las diligencias necesarias para promover la reunión dela Comisión. La Comisión redactará desde luego los reglamentos de navegación, policía fluvial,de prácticos y de cuarentena. Estos reglamentos, y las tarifas que ha de establecer la Comisión, se someterán,antes de ponerse en vigor, a la aprobación de las Potencias representadas en ella. LasPotencias interesadas deberán manifestar su opinión en el plazo más breve posible.
  • Las infracciones a estos reglamentos se reprimirán por los agentes de la Comisióninternacional en los puntos en que ejerzan directamente su autoridad, y en los demás por laPotencia ribereña. En caso de abuso de autoridad o de arbitrariedad por parte de un agente o empleadode la Comisión internacional, el individuo que se considere perjudicado en su persona o ensus derechos podrá dirigirse al Agente consular de su Nación, el cual deberá examinar laqueja, y si la encuentra prima facie fundada, tendrá el derecho de presentarla a la Comisión.En vista de la queja, la Comisión, representada a lo menos por tres de sus individuos, seunirá al Agente Consular para hacer una información con respecto a la conducta de suagente o empleado. Si el Agente consular considera que la resolución de la Comisión no esconforme a derecho, dará cuenta a su Gobierno, el cual podrá dirigirse a las Potenciasrepresentadas en la Comisión, pidiéndolas se pongan de acuerdo respecto de lasinstrucciones que se la deban comunicar. Art. XX. Las atribuciones principales de la Comisión Internacional del Congo,encargada por el art. XVII del cumplimiento de esta Acta de navegación, serán: 1.° Determinar los trabajos necesarios para asegurar la navegación del Congo, segúnlas necesidades del comercio Internacional. En las secciones del río en donde ninguna Potencia ejerza derecho de soberanía, laComisión internacional tomará las medidas oportunas para asegurar la navegación del río. En las secciones del río ocupadas por una Potencia soberana, la Comisióninternacional se entenderá con la autoridad ribereña. 2.° Fijar los derechos de práctico y las tarifas generales de los derechos denavegación previstos en los párrafos 2.° y 3.° del art. XIV. Los derechos mencionados en el primer párrafo del art. XIV se fijarán por laautoridad territorial, con las limitaciones expresadas en aquel artículo. La recaudación deestos diferentes derechos se verificará por la autoridad internacional o territorial que los haestablecido. 3.° Administrar las rentas procedentes de la aplicación del párrafo 2.° que antecede. 4.° Inspeccionar el establecimiento de cuarentenas que ha de crearse en virtud delart. XXIV.
  • 5.° Nombrar los agentes que dependan del servicio general de la navegación y suspropios empleados. El nombramiento de los Subinspectores pertenecerá a la autoridad territorial en lassecciones ocupadas por una Potencia, y a la Comisión internacional en las demás seccionesdel río. La Potencia ribereña notificará a la Comisión internacional el nombramiento de susSubinspectores, encargándose de pagarles por su cuenta. La Comisión internacional no dependerá de la autoridad territorial en el ejercicio delas funciones que quedan definidas y especificadas. Art. XXI. Para el desempeño de estas funciones la Comisión internacional podráacudir, en caso necesario, a los buques de guerra de las Potencias signatarias de esta Acta yde las que se adhieran a ella más adelante, en cuanto o permitan las instrucciones que losComandantes de los buques hubieren recibido de sus Gobiernos respectivos. Art. XXII. Los buques de guerra de las Potencias signatarias de esta Acta quepenetren en el Congo quedan exceptuados del pago de los derechos de navegaciónestablecidos en el párrafo 3.° del art. XIV; pero satisfarán los derechos eventuales depráctico y de puerto, a no ser que la Comisión internacional o sus agentes hubieren pedidosu intervención con arreglo al artículo precedente. Art. XXIII. Para atender a los gastos técnicos y administrativos que la incumben, laComisión internacional, instituida por el artículo XVII, podrá negociar en nombre propioempréstitos con la hipoteca especial de las rentas que la han sido reconocidas. Los acuerdos de la Comisión para contratar un empréstito deberán adaptarse pormayoría de dos terceras partes de votos. Se entiende que en ningún caso podrá considerarseque los Gobiernos representados en la Comisión garantizan ni contraen responsabilidad nisolidaridad respecto a estos empréstitos, a menos que hayan ajustado convenios especialescon este objeto. El producto de los derechos especificados en el párrafo 3.° del art. XIV se destinaráante todo al pago de los intereses y a la amortización de los empréstitos, según losconvenios hechos con los acreedores. Art. XXIV. En las embocaduras del Congo se fundará, bien por iniciativa de lasPotencias ribereñas, bien por la intervención de la Comisión internacional, un
  • establecimiento de cuarentenas que ejerza la inspección en los buques, tanto a la entradacomo a la salida. Las Potencias decidirán más adelante si habrá de ejercerse una inspección sanitariaen los buques en el curso de la navegación fluvial, y de qué manera habrá de hacerse. Art. XXV. Las disposiciones de esta Acta de navegación continuarán vigentes entiempo de guerra. Por lo tanto, la navegación de todas las naciones neutrales o beligerantesserá libre en todo tiempo para el ejercicio del comercio en el Congo, los brazos, afluentes yembocaduras de este río, así como en el mar territorial situado enfrente de ellas. El tráfico quedará igualmente libre, a pesar del estado de guerra, en los caminos,ferrocarriles, lagos y canales mencionados en los artículos XV y XVI. Sólo se hará excepción a este principio en lo concerniente al transporte de objetosdestinados a un beligerante, cuando, en virtud del derecho de gentes, sean consideradoscomo artículos de contrabando de guerra. Todas las obras y establecimientos creados en cumplimiento de esta Acta,especialmente las oficinas de recaudación y sus cajas y el personal agregado de un modopermanente al servicio de estos establecimientos, se considerarán comprendidos en lasreglas de la neutralidad, y en este concepto serán respetados y protegidos por losbeligerantes. CAPÍTULO VActa de navegación del Níger Art. XXVI. La navegación del Níger, sin exceptuar ninguno de sus brazos ydesembocaduras, es y continuará siendo completamente libre para los buques mercantes detodas las naciones, con cargamento o en lastra, así para el transporte de mercancías comode viajeros, pero deberá sujetarse a las disposiciones de esta Acta de navegación y a losreglamentos que se establezcan para su cumplimiento.
  • Los súbditos y pabellones de todos los países serán tratados, en todos conceptos, entodo lo concerniente a esta navegación, bajo el pie de la más completa igualdad, así en anavegación directa de alta mar hacia los puertos interiores del Níger, y viceversa, como enel grande y pequeño cabotaje y en el servicio de barcas en el curso del río. Por consiguiente, ni en el curso ni en las embocaduras del Níger se hará distinciónalguna entre los súbditos de los Estados ribereños y de los no ribereños, ni se concederáPrivilegio exclusivo de navegación a ninguna clase de sociedades o corporaciones ni aparticulares. Las Potencias signatarias reconocen que en lo sucesivo estas disposiciones formaránparte del derecho público internacional. Art. XXVII. La navegación del Níger no podrá someterse a ninguna traba nigravamen basados únicamente en e1 hecho de la navegación. No sufrirá ninguna obligación de escala, parada, almacenaje, descarga o arribadaforzosa. Tampoco los buques y mercancías que transiten por el río Níger se someterán enningún punto de él a derecho alguno de tránsito, cualesquiera qué sean su procedencia ydestino. No se establecerá ningún peaje marítimo ni fluvial basado en el mero hecho de lanavegación, ni derecho alguno sobre las mercancías que se hallen a bordo de los buques.sólo podrán percibirse impuestos o derechos con el carácter de retribución por serviciosprestados a la misma navegación. Las tarifas de estos impuestos o derechos no admiten ningún trato diferencial. Art. XXVIII. Los afluentes del Níger quedarán sujetos, bajo todos conceptos, almismo régimen que el río de que son tributarios. Art. XXIX. Los caminos, ferrocarriles o canales laterales que se establezcan con elobjeto especial de salvar los inconvenientes de la vía fluvial o la imposibilidad de navegarpor ella en ciertas partes del curso del Níger, de sus afluentes, brazos y desembocaduras, seconsiderarán, en su calidad de medios de comunicación, como dependencias de aquel río, yse abrirán igualmente al tráfico de todas las naciones. Con arreglo a lo establecido para el río, tampoco podrá Recaudarse por estoscaminos, ferrocarriles y canales más peajes que los calculados sobre los gastos de
  • construcción, conservación y de administración, y sobre las utilidades correspondientes alos concesionarios. En cuanto a las tarifas de estos peajes, los extranjeros y los nacionales de losterritorios respectivos serán tratados bajo el pie de la más completa igualdad. Art. XXX. La Gran Bretaña se obliga a aplicar los principios de la libertad denavegación consignados en los artículos XXVI, XXVII, XXVIII y XXIX mientras lasaguas del Níger, de sus afluentes, brazos y desembocaduras estén o estuvieron bajo susoberanía o su protectorado. Los reglamentos que establezca para la seguridad e intervención de la navegación,se redactarán de manera que faciliten en cuanto sea posible la circulación de los buquesmercantes. Queda entendido que ninguna de las estipulaciones adoptadas podrá considerarsecomo obstáculo que impida ni pueda impedir a la Gran Bretaña establecer los reglamentosde navegación que estime convenientes, no siendo contrarios al espíritu de dichasestipulaciones. La Gran Bretaña se obliga a proteger a los negociantes extranjeros de todas lasnaciones que hagan el comercio en aquellas secciones del curso del Níger que están oestuvieron bajo su soberanía o protectorado como si fuesen sus propios súbditos, siempreque se sujeten a los reglamentos establecidos o que se establezcan en virtud de lasdisposiciones precedentes. Art. XXXI. Francia acepta, con las mismas reservas y ,en términos idénticos, lasobligaciones consignadas en el artículo anterior, mientras que las aguas del Níger, de susafluentes, brazos y desembocaduras estén o estuvieron bajo su soberanía o protectorado. Art. XXXII. Las demás Potencias signatarias aceptan ,estas mismas obligacionespara el caso de que más adelante ejerzan derechos de soberanía o de protectorado enalguna parte de las aguas del Níger, de sus afluentes, brazos y desembocaduras Art. XYXIII. Las disposiciones de esta Acta de navegación continuarán vigentes entiempo de guerra. Por lo tanto, la navegación de todas las naciones neutrales o beligerantesserá libre en todo tiempo para el ejercicio del comercio en el Níger sus brazos y afluentes,embocaduras y desembocaduras, así como en el mar territorial situado enfrente de ellas.
  • El tráfico quedará igualmente libre, a pesar del estado de guerra, en los caminos,ferrocarriles y canales mencionados en el art. XXIX. Sólo se hará excepción a este principio en lo concerniente al transporte de objetosdestinados a un beligerante, cuando, en virtud del derecho de gentes, sean consideradoscomo artículos de contrabando de guerra. C A P Í T U L O VIDeclaración relativa a las formalidades esenciales que habrán de llenarse para que seconsideren efectivas las nuevas ocupaciones en las costas del Continente Africano Art. XXXIV. La Potencia que en adelante tome posesión de un territorio en las costasdel Continente Africano situado fuera de sus posesiones actuales o que no habiéndolastenido antes las adquiera más adelante, así como la Potencia que asuma un protectorado,remitirá adjunta al Acta respectiva una notificación dirigida a las demás Potenciassignatarias de la actual, a fin de que, si ha lugar a ello, puedan hacer valer susreclamaciones. Art. XXXV. Las Potencias signatarias de este Acta reconocen la obligación demantener, en los territorios que ocupen en las costas del Continente Africano, la autoridadcompetente para hacer respetar los derechos adquiridos, y en caso necesario la libertad decomercio y de tránsito en las condiciones que se hubieren estipulado, CAPÍTULO VIIDisposiciones generales Art. XXXVI. Las Potencias firmantes de este Acta general se reservan introducir enella, en lo sucesivo, y de común acuerdo, las modificaciones o mejoras cuya utilidad hagaconocer la experiencia. Art. XXXVII. Las Potencias que no hubiesen firmado esta Acta general podránadherirse a sus disposiciones por Acta separada.
  • La adhesión de cada Potencia se notificará por la vía diplomática al Gobierno delImperio Alemán, que a su vez lo hará a todos los Estados signatarios o adherentes. Esta adhesión lleva consigo, de pleno derecho, la aceptación de todas lasobligaciones y la admisión a todas las ventajas estipuladas en la presente Acta general. Art. XXXVIII. Este Acta general se ratificará en el plazo más corto posible, que enningún caso podrá exceder de un año, y empezará a regir para cada Potencia a contar desdela fecha en que la hubiere ratificado. Entre tanto, las Potencias signatarias de este Acta general se obligan a no adoptarninguna medida contraria a sus disposiciones. Cada Potencia enviará su ratificación al Gobierno del Imperio de Alemania, el cualcuidará de participarlo a todas las demás Potencias signatarias de este Acta general. Las ratificaciones de todas las Potencias quedarán depositadas en el archivo delGobierno del Imperio Alemán. Cuando se hayan presentado todas las ratificaciones seextenderá Acta de depósito en un protocolo que firmarán los Representantes de todas lasPotencias que hayan tomado parte en la Conferencia de Berlín, del cual se remitirá copiacertificada a todas las Potencias. En fe de lo cual, los Plenipotenciarios respectivos han firmado este Acta general yhan puesto en ella el sello de tus armas. Hecho en Berlín el día 26 de febrero de 1885. (Siguen las firmas).1.31. La Declaración franco-británica del 8 de abril de 1904 origen de la llamadaEntente Cordial. The Franco-British Declaration, 1904ARTICLE 1.His Britannic Majestys Government declare that they have no intention of altering thepolitical status of Egypt.The Government of the French Republic, for their part, declare that they will not obstructthe action of Great Britain in that country....It is agreed that the post of Director-General of Antiquities in Egypt shall continue, as inthe past, to be entrusted to a French savant.
  • The French schools in Egypt shall continue to enjoy the same liberty as in the past.ARTICLE 2.The Government of the French Republic declare that they have no intention of altering thepolitical status of Morocco.His Britannic Majestys Government, for their part, recognise that it appertains to France,more particularly as a Power whose dominions are conterminous for a great distance withthose of Morocco, to preserve order in that country, and to provide assistance for thepurpose of all administrative, economic, financial and military reforms which it mayrequire.They declare that they will not obstruct the action taken by France for this purpose,provided that such action shall leave intact the rights which Great Britain, in virtue oftreaties, conventions, and usage, enjoys in Morocco, including the right of coasting tradebetween the ports of Morocco, enjoyed by British vessels since 1901.ARTICLE 3.His Britannic Majestys Government for their part, will respect the rights which France, invirtue of treaties, conventions, and usage, enjoys in Egypt, including the right of coastingtrade between Egyptian ports accorded to French vessels.ARTICLE 4.The two Governments, being equally attached to the principle of commercial liberty both inEgypt and Morocco, declare that they will not, in those countries, countenance anyinequality either in the imposition of customs duties or other taxes, or of railway transportcharges. The trade of both nations with Morocco and with Egypt shall enjoy the sametreatment in transit through the French and British possessions in Africa. An agreementbetween the two Governments shall settle the conditions of such transit and shall determinethe points of entry.
  • This mutual engagement shall be binding for a period of thirty years. Unless this stipulationis expressly denounced at least one year in advance, the period shall be extended for fiveyears at a time.Nevertheless the Government of the French Republic reserve to themselves in Morocco,and His Britannic Majestys Government reserve to themselves in Egypt, the right to seethat the concessions for roads, railways, ports, etc., are only granted on such conditions aswill maintain intact the authority of the State over these great undertakings of publicinterest.ARTICLE 5.His Britannic Majestys Government declare that they will use their influence in order thatthe French officials now in the Egyptian service may not be placed under conditions lessadvantageous than those applying to the British officials in the service.The Government of the French Republic, for their part, would make no objection to theapplication of analogous conditions to British officials now in the Moorish service.ARTICLE 6.In order to ensure the free passage of the Suez Canal, His Britannic Majestys Governmentdeclare that they adhere to the treaty of the 29th October, 1888, and that they agree to theirbeing put in force. The free passage of the Canal being thus guaranteed, the execution ofthe last sentence of paragraph 1 as well as of paragraph 2 of Article of that treaty willremain in abeyance.ARTICLE 7.In order to secure the free passage of the Straits of Gibraltar, the two Governments agreenot to permit the erection of any fortifications or strategic works on that portion of the coast
  • of Morocco comprised between, but not including, Melilla and the heights which commandthe right bank of the River Sebou.This condition does not, however, apply to the places at present in the occupation of Spainon the Moorish coast of the Mediterranean.ARTICLE 8.The two Governments, inspired by their feeling of sincere friendship for Spain, take intospecial consideration the interests which that country derives from her geographicalposition and from her territorial possessions on the Moorish coast of the Mediterranean. Inregard to these interests the French Government will come to an understanding with theSpanish Government. The agreement which may be come to on the subject between Franceand Spain shall be communicated to His Britannic Majestys Government.ARTICLE 9.The two Governments agree to afford to one another their diplomatic support, in order toobtain the execution of the clauses of the present Declaration regarding Egypt andMorocco.In witness whereof his Excellency the Ambassador of the French Republic at the Court ofHis Majesty the King of the United Kingdom of Great Britain and Ireland and of the BritishDominions beyond the Seas, Emperor of India, and His Majestys Principal Secretary ofState for Foreign Affairs, duly authorised for that purpose, have signed the presentDeclaration and have affixed thereto their seals.Done at London, in duplicate, the 8th day of April, 1904.(L.S.) LANSDOWNE(L.S.) PAUL CAMBONSecret Articles
  • ARTICLE 1.In the event of either Government finding themselves constrained, by the force ofcircumstances, to modify their policy in respect to Egypt or Morocco, the engagementswhich they have undertaken towards each other by Articles 4, 6, and 7 of the Declaration oftodays date would remain intact.ARTICLE 2.His Britannic Majestys Government have no present intention of proposing to the Powersany changes in the system of the Capitulations, or in the judicial organisation of Egypt.In the event of their considering it desirable to introduce in Egypt reforms tending toassimilate the Egyptian legislative system to that in force in other civilised Countries, theGovernment of the French Republic will not refuse to entertain any such proposals, on theunderstanding that His Britannic Majestys Government will agree to entertain thesuggestions that the Government of the French Republic may have to make to them with aview of introducing similar reforms in Morocco.ARTICLE 3.The two Governments agree that a certain extent of Moorish territory adjacent to Melilla,Ceuta, and other presides should, whenever the Sultan ceases to exercise authority over it,come within the sphere of influence of Spain, and that the administration of the coast fromMelilla as far as, but not including, the heights on the right bank of the Sebou shall beentrusted to Spain.Nevertheless, Spain would previously have to give her formal assent to the provisions ofArticles 4 and 7 of the Declaration of todays date, and undertake to carry them out.She would also have to undertake not to alienate the whole, or a part, of the territoriesplaced under her authority or in her sphere of influence.ARTICLE 4.
  • If Spain, when invited to assent to the provisions of the preceding article, should thinkproper to decline, the arrangement between France and Great Britain, as embodied in theDeclaration of todays date, would be none the less at once applicable.ARTICLE 5.Should the consent of the other Powers to the draft Decree mentioned in Article I of theDeclaration of todays date not be obtained, the Government of the French Republic willnot oppose the repayment at par of the Guaranteed, Privileged, and Unified Debts after the15th July, 1910.Done at London, in duplicate, the 8th day of April, 1904.(L.S.) LANSDOWNE(L.S.) PAUL CAMBON1.32. Tratado de paz entre Grecia, Bulgaria, Montenegro, Serbia, de una parte, yTurquía de otra: firmado en Londres el 17-30 de mayo de 1913 Artículo I. Desde la fecha del cambio de ratificaciones del presente Tratado, existirápaz y amistad entre Su Majestad el Emperador de los Otomanos de una parte, y SusMajestades los Soberanos Aliados de otra, así como entre sus herederos y sucesores, susrespectivos Estados y súbditos a perpetuidad. Art. II. Su Majestad el Emperador de los Otomanos cede a Sus Majestades losSoberanos Aliados todos los, territorios & su Imperio en el continente europeo, desde eloeste de una línea trazada desde Enos sobre el Mar Egeo a Midia sobre el Mar Negro conexcepción de Albania. La línea exacta de la frontera desde Enos a Midia será determinadapor una comisión internacional. Art. III. Su Majestad el Emperador de los Otomanos y Sus Majestades losSoberanos Aliados, declaran que someten a Su Majestad el Emperador de Alemania, SuMajestad el Emperador de Austria, al Presidente de la República Francesa, a Su Majestad el
  • Rey de Gran Bretaña e Irlanda y a Su Majestad el Emperador de todas las Rusias, lacuestión de arreglar la delimitación de fronteras de Albania y todas las otras cuestionesreferentes a Albania. Art. IV. Su Majestad el Emperador de los Otomanos declara que cede a SusMajestades los Soberanos Aliados la isla de Creta, y que renuncia a su favor los derechosde Soberanía y todos aquellos que posee sobre aquella Isla. Art. V. Su Majestad el Emperador de los Otamanos y Sus Majestades los SoberanosAliados declaran que confían a Su Majestad el Emperador de Alemania, Su Majestad elEmperador de Austria, al Presidente de la República Francesa, a Su Majestad el Rey deGran Bretaña e Irlanda, Su Majestad el Rey de Italia, y Su Majestad el Emperador de Todaslas Rusias, el trabajo de decidir el destino de todas las islas otomanas del Mar Egeo,excepto Creta y la Península del Monte Athos, Art. VI. Su Majestad el Emperador de los Otomanos y Sus Majestades lasSoberanos Aliados declaran que dejan el cuidado de regular las cuestiones financierasresultantes del estado de guerra que acaba de terminar y de las cesiones territoriales arribamencionadas a la Comisión Internacional, convocada en Paris y a la cual ya han enviadosus representantes.1.33. Tratado de paz entre Rumania, Grecia, Montenegro, Serbia y Bulgaria.firmados en Bucarest el 28 julio10 agosto de 1913. Artículo I. Desde el día de la fecha del cambio de ratificaciones del presenteTratado, existirá paz y amistad entre Su Majestad el Rey de Rumania, Su Majestad el Reyde los Helenos, Su Majestad el Rey de Montenegro, Su Majestad el Rey de Servia, SuMajestad el Rey de los Búlgaros, así como entre sus herederos y sucesores, sus Estados ysúbditos respectivos. Art. II. Entre el Reino de Bulgaria y el Reino de Rumania, la antigua frontera entreel Danubio y el Mar Negro, es conforme con el acta levantada por los respectivos delegados
  • militares y aneja al protocolo núm. 5 de 22 de julio (4 agosto) de 1913 de la Conferencia deBucarest, rectificada de la siguiente manera: La nueva frontera arrancará desde el Danubio por encima de Turlukaia y terminaráen el Mar Negro al sur de Ekrene. Entre estos puntos extremos la línea de frontera seguirá la línea indicada en losmapas 1-100.000 y 1-200.000 del Estado Mayor Rumano, y de acuerdo con la descripciónaneja al presente artículo. Queda formalmente entendido que Bulgaria desmantelará en el plazo máximo dedos años las fortificaciones existentes, y no construirá otras en Rontstchouk, Schoumba, enel campo intermedio, ni en una zona de veinte kilómetros alrededor de Baltchik. Una Comisión mixta compuesta de representantes de las dos Altas Partescontratantes, en igual número por ambos lados, estará encargada, en los quince díassiguientes a la firma del presente Tratado, de ejecutar sobre el terreno el trazado de la nuevafrontera, de acuerdo con las anteriores estipulaciones. Esta Comisión procederá a lapartición de los fondos y capitales que hayan pertenecido hasta ahora en común a losdistritos, ayuntamientos o comunidades de habitantes, separados por la nueva frontera. Encaso de desacuerdo sobre el trazado y medios de ejecutarlo, las des Altas Partescontratantes se comprometen a dirigirse a un tercer Gobierno amigo con el ruego de quenombre un árbitro cuya decisión en los puntos de desacuerdo se considerará definitiva. Art. III. Entre el reino de Bulgaria y el Reino de Servía, la frontera seguirá conformeel acta levantada por los respectivos delegados militares y aneja al Protocolo núm. 9 del 25de julio (7 agosto) de 1913 de la Conferencia de Bucarest, la siguiente línea: La línea de frontera arrancará desde la antigua frontera desde el pico de Patarica,seguirá la antigua frontera Turco-Búlgara y la línea de la vertiente entre el Vardar y elStrouma, a excepción del Alto valle del Stroumitza, que queda en el territorio servio;terminará en la montada de Belasica, desde donde reculará a la frontera Greco-Búlgara. Ladescripción detallada de esta frontera y su indicación en el mapa 1/200.000 del EstadoMayor Austríaco van anejos al presente articulo. Una comisión mixta compuesta de representantes de las dos Altas Partescontratantes, en igual número por ambas partes, se encargará, en los quince días siguientesa la firma del presente Tratado, de ejecutar sobre el terreno el trazado de la nueva frontera,
  • de acuerdo con las anteriores estipulaciones. Esta comisión procederá al reparto de losfondos y capitales que hayan pertenecido hasta ahora en común a los distritos,ayuntamientos o comunidades de habitantes separados por la nueva frontera. En caso dedesacuerdo sobre el trazado y medios de ejecutarlo, las dos Altas Partes contratantes secomprometen a dirigirse a un tercer Gobierno amigo con el ruego de que nombre un árbitrocuya decisión en los puntos de desacuerdo se considerará definitiva. Art. IV. Las cuestiones relativas a la antigua frontera Servio-Búlgara se regularán deacuerdo con 1o convenido. por las des Altas Partes contratantes que consta. en, el Protocolounido al presente artículo. Art. V. Entre el Reino de Grecia y el Reino de Bulgaria la frontera seguirá conformecon el acta levantada por los respectivos delegados militares y aneja al Protocolo núm. 9 del25 de julio (7 de agosto) de 1913, de la Conferencia de Bucarest, la siguiente línea: La línea de frontera arrancará desde la nueva frontera Servio-Búlgara hasta la alturade Belasica Planina, para terminar en la desembocadura del Mesta en el Mar Egeo. Entre los dos puntos extremos, la línea de frontera seguirá el trazado indicado enel mapa 1/200.000 del Estado Mayor Austriaco y de acuerdo con la descripción aneja alpresente artículo. Una comisión mixta compuesta de representantes de las dos Altas Partescontratantes, en igual número por ambas partes, se encargará, en los quince días siguientesa la firma del presente Tratado, de ejecutar sobre el terreno el trazado de la nueva frontera,de acuerdo con las anteriores estipulaciones. Esta comisión procederá al reparto de lesfondos y capitales que hayan pertenecido hasta ahora en común a los distritos,ayuntamientos o comunidades de habitantes, divididos por la nueva frontera. En caso dedesacuerdo sobre el trazado y medios de ejecutarlo, las dos Altas Partes contratantes secomprometen a dirigirse a un tercer Gobierno amigo con el ruego de que nombre un árbitrocuya decisión en los puntos de desacuerdo se considerará definitiva. Queda formalmente entendido que Bulgaria desiste de aquí en adelante, a todapretensión sobre la Isla de Creta. Art. VI. Los Cuarteles Generales de los respectivos ejércitos serán inmediatamenteinformados de la firma del presente Tratado. El Gobierno Búlgaro se compromete a reducirsu ejército, a partir del día siguiente de está notificación, a pie de paz. En el más corto
  • espacio de tiempo, enviará sus tropas a las guarniciones de donde proceden, y las diversasreservas serán desmovilizadas. Las tropas cuya plaza de guarnición se halla situada dentro de la zona dé ocupacióndel ejército de una dé las Altas Potencias contratantes, se dirigirán a otro punto del antiguoterritorio Búlgaro, y no podrán ir a su plaza usual de guarnición hasta verificarse laevacuación de la zona de ocupación antes mencionada. Art. VII. La evacuación del territorio búlgaro, tanto él antiguo como el nuevo,comenzará inmediatamente después de la desmovilización del ejército búlgaro, y seterminará completamente en quince días. Durante este período de tiempo, la zona de demarcación para el ejército rumano,estará indicada por la línea SistovLovcea, Turski, lzvor, Glozene, Zlatitza, Mirkovo, Araba,Konak, Archania, Mezdra, Uratza, Berkovitza, Lom, Danubio. Art. VIII. Durante la ocupación del territorio búlgaro, los diferentes ejércitos tendránderecho a requisar, a condición de pago en moneda. Tendrán el libre uso de las líneas de ferrocarriles para el transporte de tropas yprovisiones de todas clases, sin tener que indemnizar a las autoridades locales. Los enfermos y heridos estarán bajo la salvaguardia de dichos ejércitos. Art. IX. Tan pronto como sea posible después del cambio de las ratificaciones delpresente Tratado, todos los prisioneros de guerra serán devueltos. Los Gobiernos de las Altas Partes contratantes nombrarán cada uno Comisariosespeciales encargados del recibo de prisioneros. Todos los prisioneros en poder de uno de los Gobiernos serán entregados alComisario del Gobierno a que pertenezcan o a su representante debidamente autorizado, enel lugar fijado por las partes interesadas. Los Gobiernos de las Altas Partes contratantes, se presentarán respectivamente unoa otro, y tan pronto como sea posible después de la entrega de todos los prisioneros, unestado de los gastos directamente ocasionados por el cuidado y sostenimiento de losprisioneros, desde la fecha de su captura o entrega, hasta la de su muerte o devolución. Seefectuará una computación entre las sumas debidas por Bulgaria a cada una, de las otrasAltas Partes contratantes y las debidas por éstas a Bulgaria, y la diferencia se pagará al
  • Gobierno acreedor lo antes posible después del cambio de los estados de gastos antesmencionados. Art. X. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones se cambiarán enBucarest en el plazo de quince días o antes si fuere posible. En fe de lo cual, los respectivos Plenipotenciarios han firmado y puesto en él sussellos. Hecho en Bucarest el día 28 del mes de julio (día 10 del mes de agosto) del ario1913. (Siguen las firmas).1.34. Tratado germanorruso de Rapallo, del 16 de abril de 1923. El gobierno alemán, representado por el ministro del Reich doctor Walther Rathenau yel gobierno de la Federación de Repúblicas Socialistas Soviéticas Rusas, representado porel comisario del pueblo Chizcherin, han acordado las siguientes disposiciones: Art. 1.° Ambos gobiernos convienen en que las relaciones entre Alemania y la F. de lasR. S. S. sobre los problemas de la postguerra deben regularse por las siguientes bases: a) Alemania y la F. de las R. S. S. renuncian mutuamente a la reparación de sus gastosy daños de guerra, es decir, a aquellos daños que hayan producido a ellos y a sus súbditoslas medidas militares en el teatro de la guerra, incluyendo las requisiciones llevadas a caboen país enemigo. Del mismo modo renuncian ambas partes a la indemnización de los dañosciviles que a los súbditos de una parte hayan ocasionado las llamadas medidasexcepcionales de guerra o las medidas de gobierno adoptadas por los órganos oficiales de laotra parte; b) Se reglamentarán, conforme al principio de la reciprocidad, las relaciones jurídicaspúblicas y privadas, afectadas por el estado de guerra, incluso las cuestiones relativas altrato de los buques mercantes capturados por la otra parte. c) Alemania y Rusia renuncian recíprocamente a la indemnización de los gastoshechos por ambas partes con los prisioneros de guerra. El gobierno alemán renunciaigualmente al reembolso de los gastos hechos por él para los soldados del ejército rojointernados en Alemania. A su vez el gobierno ruso renuncia a la devolución del productode la venta hecha por Alemania del material militar, requisado y llevado a Alemania.
  • Art. 2.° Alemania renuncia a las reclamaciones que pudieran formularse contra Rusiapor la aplicación anterior de las leyes y medidas de la F. de las R. S. S. a súbditos alemaneso a sus derechos privados o a los derechos de Alemania y de sus Estados y por las medidasdictadas por la F. de las R. S. S. o por un órgano suyo contra súbditos alemanes o contrasus derechos privados, suponiendo que el gobierno de la F. de las R. S. S. no acceda areclamaciones análogas de otros Estados. Art. 3.° Quedan restablecidas las relaciones diplomáticas y consulares entre Alemaniay la F. de las R. S. S. Un convenio especial reglamentara la admisión recíproca de los cónsules. Art . 4 . ° Ambos gobiernos convienen también en aplicar el principio de nación másfavorecida a la condición jurídica general de los nacionales de una parte en el territorio dela otra parte y a la reglamentación general de las relaciones comerciales y económicasentre ambas partes. El principio de nación mas favorecida no se extiende a los privilegios yventajas que la F. de las R. S. S. conceda a una republica soviética o a un Estado queanteriormente formaba parte del imperio ruso. Art. 5 . ° Los dos gobiernos atenderán recíprocamente con toda la benevolencia posiblea las necesidades económicas de ambos países. Ambos se inspirarán en este pensamiento alreglamentar este problema sobre una base internacional. El gobierno alemán se manifiestadispuesto a apoyar, en cuanto le sea posible, los acuerdos hechos por firmas privadas que lesean comunicados y a facilitar su cumplimiento. Art. 6.° Los arts, 1o b y 49 de este tratado entrarán en vigor con la ratificación: lasdemás disposiciones de este tratado entrarán en vigor inmediatamente. Hecho por duplicado en Rapallo el 16 de abril de 1922. 1.35. Acuerdos de Locarno, del 16 de octubre de 1924I. Acuerdo entre Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra e Italia El presidente del Imperio alemán, S. M. el Rey de los Belgas, el presidente de laRepública francesa, S. M. el Rey del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda yTerritorios británicos de Ultramar, Emperador de la India, S. M. el Rey de Italia.
  • Deseosos de satisfacer el deseo de seguridad y de protecci6n que anima a las nacionesque han sufrido el azote de la guerra de 1914-1918; Reconociendo la derogación de los tratados de neutralización de Bélgica y convencidosde la necesidad de asegurar la paz en la zona que ha sido con tanta frecuencia teatro de losconflictos europeos; Animados igualmente por el sincero deseo de dar a todas las potencias signatariasinteresadas, garantías complementarias, dentro del pacto de la Sociedad de las Naciones yde los tratados vigentes entre ellas; Han acordado celebrar un Tratado con este fin y designado como plenipotenciarios alos señores .......................... Los cuales, después de haberse comunicado sus plenos poderes, halla-dos en buena ydebida forma, han convenido lo siguiente: Articulo 10. Las altas partes contratantes garantizan individual y colectivamente, segúnse estipula en los artículos siguientes, el statu quo territorial que resulta de las fronterasentre Alemania y Bélgica y entre Alemania y Francia, y la inviolabilidad de dichasfronteras fijadas por el tratado de paz firmado en Versalles el 28 de junio de 1919 o encumplimiento del mismo, así como la observancia de las disposiciones de los artículos 42y 43 de dicho tratado concernientes a la zona desmilitarizada. Art. 2.° Alemania y Bélgica y Alemania y Francia se obligan recíprocamente a norealizar por una y otra parte ningún ataque o invasión y a no recurrir por una y otra parteen ningún caso a la guerra. Sin embargo, esta disposición no se aplicará si se trata: 1.° Del ejercicio del derecho de legítima defensa, es decir, de oponerse a una violacióndel compromiso del párrafo anterior, o a una infracción flagrante de los arts. 42 ó 43 dedicho tratado de Versalles, cuando esta infracción constituya un acto no provocado deagresión y cuando por razón de la concentración de fuerzas armadas en la zonadesmilitarizada sea necesaria una acción inmediata. 2.° De una acción derivada de la aplicación del art. 16 del Pacto de la Sociedad de lasNaciones;
  • 3.° De una acción que sea consecuencia de un acuerdo de la Asamblea o del Consejode la Sociedad de las Naciones o de la aplicación del artículo 15, párrafo 7.° del Pacto dela Sociedad de las Naciones, siempre que en este último caso dicha acci6n vaya dirigidacontra un Estado, que haya iniciado el ataque. Art. 30. En virtud de los compromisos contraídos por las partes contratantes en el art.20. del presente Tratado, Alemania y Bélgica y Alemania y Francia se obligan a arreglarpacíficamente, de la manera que a continuación se indica, todas las cuestiones, cualquieraque sea su índole, que puedan separarlas y que no hayan podido resolverse por losprocedimientos diplomáticos ordinarios: Todas las cuestiones respecto de las cuales las partes aleguen recíprocamente underecho se someterán a jueces, cuya decisi6n se obligan a aceptar las partes. Cualquier otra cuesti6n se someterá a una comisión conciliadora y, si ambas partes noaceptan el arreglo propuesto por esta comisión, se someterá al Consejo de la Sociedad delas Naciones, que estatuirá conforme al art. 15 del Pacto de la Sociedad. Las modalidades de estos métodos de arreglo pacífico son objeto de los conveniosparticulares firmados en esta misma fecha. Arts 4.° 1.0 Si una de las altas partes Contratantes estima que se ha cometido o secomete una violaci6n del art. 2.° del presente tratado o una infracción de los arts. 42 ó 43del tratado de Versalles, someterá inmediatamente la cuestión al Consejo de la Sociedadde las Naciones. 2.° Una vez que el Consejo de la Sociedad de las Naciones haya comprobado que se hacometido tal violación o infracción lo comunicara sin demora a las potencies signatariasdel presente tratado y cada una de ellas se obliga a prestar en tal caso inmediatamente suasistencia a la potencia contra la cual se haya dirigido el acto considerado ilícito. 30. En caso de violación flagrante del art. 2.° del presente tratado o de infracciónflagrante de los arts. 42 ó 43 del tratado de Versalles por una de las altas partescontratantes, cada una de las otras potencias contratantes se obliga desde ahora a prestarinmediatamente su asistencia a la parte contra la cual se haya dirigido dicha violación oinfracción desde el momento en que dicha potencia se de cuenta de que esta violaciónconstituye un acto no provocado de agresión y que por razón de haber pasado la frontera ode la ruptura de hostilidades o de la concentración de fuerzas armadas en la zona
  • desmilitarizada es necesaria una acción inmediata. Sin embargo, el Consejo de la Sociedadde las Naciones, a quien, conforme al primer párrafo de este articulo se habrá sometido lacuestión, dará a conocer el resultado de sus informaciones. Las altas partes contratantes seobligan en tal caso a proceder conforme a las recomendaciones del Consejo que hubiesenobtenido la unanimidad de los votos, con exclusión de los votos de los representantes delas partes entre quienes se hayan roto las hostilidades. Art. 5.° La estipulación del art. 5.° del presente Tratado quedabajo la garantía de las altas partes contratantes, según se previene a continuación: Si una de las potencias mencionadas en el art. 3.° rehúsa conformarse a los métodos dearreglo pacifico o de ejecución de una sentencia arbitral o judicial, y comete una violacióndel art. 2.° del presente tratado o una infracción de los arts. 42 ó 43 del tratado deVersalles, se aplicarán la disposiciones del art. 4.° del presente tratado. En el caso de que sin cometer una violación del art. 2° del presente Tratado o unainfracción de los arts. 42 ó 43 del Tratado de Versalles, una de las potencias mencionadasen el art. 3.° rehusare conformarse a lo los métodos de arreglo pacífico o cumplir unasentencia arbitral o judicial, la parte someterá el asunto al Consejo de la Sociedad de lasNaciones, que propondrá las medidas que deban adoptarse; las altas partes contratantes seconformaran con esta propuesta. Art, 60 Las disposiciones del presente "tratado no afectan a los derechos y obligacionesde las altas partes contratantes derivados del Tratado de Versalles ni a los convenioscomplementarios, incluso los firmados en Londres el 30 de agosto de 1924. Art. 7.° El presente tratado, destinado a asegurar el mantenimiento de la paz yconforme con el Pacto de la Sociedad de las Naciones, no podrá interpretarse en el sentidode que restringe la misión de ésta, de adoptar las medidas adecuadas para mantenereficazmente la paz del mundo. Art. 80 El presente tratado se registrará en la Sociedad c Naciones conforme al Pacto dela sociedad. Estará en vigor hasta que a petición de una u otra de las altas partescontratantes, notificada a las demás potencias signatarias con tres meses de anticipación, elConsejo por mayoría de dos terceras partes como mínimo, haga constar que Sociedad delas Naciones asegura a las Altas Partes Contratantes garantías suficientes y en este caso eltratado dejará de producir efecto después de transcurrido el plazo de un año.
  • Art. 90 El presente tratado no impondrá ninguna obligación a ningún Dominiobritánico o a la India, a no ser que el gobierno de estos dominios o de la India notifiqueque acepta estas obligaciones. Art. 100 El presente tratado será ratificado y las ratificaciones se depositarán enGinebra en el archive de la Sociedad de las Naciones tan pronto como sea posible. Entrará en vigor desde que se hayan depositado todas las ratificaciones y Alemania seamiembro de la Sociedad de las Naciones.El presente Tratado, hecho en un solo ejemplar, se depositará en el archivo de la Sociedadde las Naciones, cuyo secretario general remitirá a cada una de las altas partes contratantescopias certificadas del mismo. En fe de lo cual los plenipotenciarios antes mencionados han firmado el presenteTratado. Hecho en Locarno el 16 de octubre de 1925.1.36. Tratado de arbitraje entre Alemania y Francia Los infrascritos, debidamente autorizados, Encargados por sus respectivos gobiernos de fijar las modalidades según las cuales seha de proceder, conforme a lo prevenido en el art. 3.° del tratado celebrado en el día de lafecha entre Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña e Italia, a la solución pacífica detodas las cuestiones que no puedan resolverse amistosamente entre Alemania y Francia,han convenido lo siguiente: PARTE PRIMERA Articulo 1.° Todos los litigios entre Alemania y Francia, cualquiera que sea sunaturaleza, en los que las partes aleguen recíprocamente un derecho y que no hayan podidoresolverse amistosamente por los procedimientos diplomáticos ordinarios, se someterán aljuicio de un tribunal arbitral o del Tribunal Permanente de Justicia Internacional, según sepreviene en el artículo siguiente. Queda entendido que los litigios a que antes se aludecomprenden especialmente los mencionados en el art. 13 del Pacto de la Sociedad de lasNaciones.
  • Esta disposición no se aplicará a los litigios originados por hechos anteriores alpresente tratado y que pertenecen al pasado. Los litigios para cuya solución se haya previsto un procedimiento especial por otrostratados vigentes entre Alemania y Francia se arreglarán conforme a las disposiciones deestos tratados. Art. 2.° Antes de acudir al procedimiento arbitral o al Tribunal Permanente de JusticiaInternacional, podrá someterse el litigio de común acuerdo entre las partes a fin de intentarla conciliación, a una comisión internacional permanente, denominada ComisiónPermanente de Conciliación, constituida conforme al artículo siguiente. Art. 3.° Si se trata de un litigio cuyo objeto, conforme a la legislación interior de una delas partes, es de la competencia de los tribunales nacionales, no se someterá la diferencia alprocedimiento establecido en este tratado sino después que las autoridades judicialesnacionales competentes hayan dictado sentencia definitiva dentro de plazos razonables. Art. 4.° La Comisión Permanente de Conciliación prevista en el artículo 2.° secompondrá de cinco miembros, designados en la forma siguiente: el gobierno alemán y elgobierno francés nombrarán cada uno un comisario, elegido entre sus propios súbditos ydesignarán de común acuerdo los otros tres comisarios entre súbditos de terceras potencias;estos tres comisarios han de ser de nacionalidades distintas y entre ellos el gobiernoalemán y el francés designarán el presidente de la Comisión. Los comisarios se nombraran por tres años; su mandato será renovable. Permaneceránen funciones hasta que sean sustituidos, y, en todo caso, hasta que terminen los asuntos encurso en el momento en que expire su mandato.Las vacantes que se produzcan por defunción, dimisión u otro impedimento cualquiera secubrirán, en el plazo mas breve posible, en la forma establecida para el nombramiento. Art. 50 La Comisión Permanente de Conciliación se constituirá dentro de los tres mesessiguientes a la entrada en vigor del presente tratado. Si no se hiciere el nombramiento de los comisarios que han de designarse de comúnacuerdo en el citado plazo o, en caso de sustituci6n, de de los tres meses siguientes a contarde la fecha de la vacante, se rogará al presidente de la Confederación Suiza, a falta de otroacuerdo, que proceda a hacer los nombramientos necesarios.
  • Art. 6.° La Comisión Permanente de Conciliación comenzará a actuar medianterequerimiento dirigido al presidente por ambas partes, de común acuerdo y, en su defecto,por cualquiera de las partes. El requerimiento, después de exponer sumariamente el objeto del litigio, contendrá lainvitación a la Comisi6n para que proceda a adoptar todas las medidas que estimeconducentes a una conciliación. Si el requerimiento emana de una sola de las partes, ésta lo notificará sin demora a laparte contraria. Art. 70 En un plazo de quince días a partir de la fecha en que el gobierno alemán o elfrancés hayan sometido un litigio al conocimiento de la Comisión Permanente deConciliación, cada una de las partes podrá sustituir, para el examen del litigio, sucomisario por otra persona que posea competencia especial en la materia. La parte que haga uso de este derecho lo notificará inmediatamente a la otra parte, queen tal caso tendrá la facultad de hacer lo mismo en el término de quince días a contar de lafecha en que reciba la notificación. Art. 8.° La Comisión Permanente de Conciliación tendrá la misión de dilucidar lascuestiones en litigio, de recoger al efecto todos los antecedentes útiles por medio deinformaciones o por cualquier otro medio y de esforzarse por conciliar a las partes.Después de examinar el asunto podrá exponer a las partes los términos del arreglo que leparezca conveniente y concederles un plazo para que decidan. Al terminar sus trabajos, la Comisión levantará un acta en la que consignará, según loscasos, que las partes han llegado a un arreglo y las condiciones del arreglo, o bien que nose han podido conciliar. Los trabajos de la Comisión habrán de terminarse, salvo que las partes acuerden otracosa, en el término de seis meses, a contar del día en que la Comisión comience a conocerdel litigio. Art. 90 Salvo estipulación en contrario, la Comisión Permanente de Conciliación fijarápor sí misma el procedimiento que, en todo caso, ha de ser contradictorio. En cuanto a lasinformaciones, la Comisión si no acuerda otra cosa por unanimidad, se ajustará a lasdisposiciones del título III (Comisiones Internacionales de Investigación) del Convenio de
  • La Haya de 18 de octubre de 1907 para el arreglo pacífico de los conflictosinternacionales. Art. 100 La Comisión Permanente de Conciliación se reunir4,salvo acuerdo en contrario entre las partes, en el lugar que designe su presidente. Art. 110 Los trabajos de la Comisión Permanente de Conciliación no serán públicossino en virtud de acuerdo adoptado por la Comisión con el asentimiento de las partes. Art. 120. Las partes estarán representadas ante la Comisión Permanente deConciliación por agentes, que tendrán la misión de ser intermediarios entre ellas y laComisión; podrán, además, recabar la cooperación de abogados y peritos nombrados porellas al efecto y pedir que se oiga a todas las personas cuyo testimonio les parezca útil. La Comisión, por su parte, tendrá la facultad de pedir explicaciones orales a losagentes, abogados y peritos de ambas partes, así como cualesquiera otras personas cuyacomparecencia juzgue útil con el asentimiento de su gobierno. Art. 130 Salvo disposición en contrario de este tratado, los acuerdos de la ComisiónPermanente de Conciliación se adoptarán por mayoría de votos. Art. 140 Los gobiernos alemán y francés se obligan a facilitar los trabajos de laComisi6n Permanente de Conciliación, y en particular, a suministrarle, con la mayoramplitud posible, todos los documentos y antecedentes útiles, así como a hacer uso de losmedios de que dispongan para permitirle proceder en su territorio y conforme a sulegislación a la citación y examen de testigos o peritos y trasladarse a los lugares queestime necesarios. Art. 150. Mientras duren los trabajos de la Comisión Permanente de Conciliación, cadauno de los comisarios recibirá una indemnización, cuyo importe fijarán, de común acuerdo,los gobiernos alemán y francés, que la sufragarán por partes iguales. Art. 160. En defecto de conciliación ante la Comisión Permanente de Conciliación, sesometerá el litigio por vía de compromiso, bien al Tribunal Permanente de JusticiaInternacional en las condiciones y conforme al procedimiento establecido en su Estatuto,bien a un tribunal de arbitraje y conforme al procedimiento establecido por el Convenio deLa Haya de 18 de octubre de 1907 para el arreglo pacífico de los conflictosinternacionales.
  • En defecto de acuerdo entre las partes sobre el compromiso y después de un avisoprevio de un mes, cualquiera de las partes tendrá derecho a someter directamente el litigiopor medio de requerimiento, al Tribunal Permanente de Justicia Internacional. PARTE SEGUNDA Art. 170 Todas las cuestiones que surjan entre el gobierno alemán y el francés que nopuedan resolverse amistosamente por los procedimientos diplomáticos ordinarios y cuyasolución no pueda buscarse por vía judicial según lo establecido en el art. 1.° del presentetratado y respecto de las cuales no esté previsto ya un procedimiento de arreglo por untratado en vigor entre las partes, se someterán a la Comisión permanente de Conciliación,que quedará encargada de proponer a las partes una solución aceptable y en todo caso deredactar un informe. Será aplicable el procedimiento previsto por el art. 6.° de este tratado. Art. 180. Si en el mes siguiente al término de los trabajos de la Comisión ambas partesno se hubiesen entendido, se podrá llevar la cuesti6n, a petición de cualquiera de ellas, alConsejo de la Sociedad de las Naciones, que estatuirá conforme el art. 15 del Pacto. DISPOSICIONES GENERATES Art. 190. En todos los casos y especialmente si la cuestión respecto de la cual estándisconformes las partes resultase de actos ya realizados o a punto de serlo, la ComisiónPermanente de Conciliación o, si ésta no entendiese en el asunto, el Tribunal de Arbitraje oel Tribunal Permanente de Justicia Internacional, ateniéndose a lo dispuesto en el art. 41de su Estatuto, indicarán en el plazo mas breve posible las medidas provisionales quedeben adoptarse. Corresponde al Consejo de la Sociedad de las Naciones, si entiende en elasunto, adoptar las medidas provisionales adecuadas. Los gobiernos alemán y francés seobligan respectivamente a conformarse a ellas, a abstenerse de toda medida susceptible detener repercusión perjudicial para la ejecución de la resolución o para los arreglospropuestos por la Comisión de Conciliación o por el Consejo de la Sociedad de lasNaciones y, en general, a no realizar ningún acto, cualquiera que sea su naturaleza,susceptible de agravar o de extender el conflicto.
  • Art. 200. El presente tratado se aplicará entre Alemania y Francia aunque otraspotencias tengan igualmente un interés en la cuestión. Art. 210. El presente tratado será ratificado y las ratificaciones se depositarán enGinebra, en la Sociedad de las Naciones, al mismo tiempo que la ratificación del tratadocelebrado en esta misma fecha entre Alemania, Bélgica, Francia, la Gran Bretaña e Italia. Entrará y continuará en vigor en las mismas condiciones que dicho tratado. El presente tratado, hecho en un solo ejemplar, se depositará en el archivo de laSociedad de las Naciones, cuyo secretario general remitirá a cada uno de ambos gobiernoscontratantes copias certificadas del mismo. Hecho en Locarno, el 16 de octubre de 1925. Rubricado: Stressemann-Briand.Nota aclaratoria: El texto del tratado de arbitraje entre Alemania y Bélgica es igual a éste. Los tratados de arbitraje entre Alemania con Polonia y Checoeslovaquia contienen unartículo más (el 21), que dice así: Art. 21. El presente tratado, conforme al pacto de la Sociedad de las Naciones, nomodificará en nada los derechos y obligaciones de las altas partes contratantes comomiembros de la Sociedad de las Naciones y no se interpretará que restringe la misión deésta de adoptar las medidas necesarias para asegurar eficazmente la paz del mundo.1.37. Pacto Anti Komintern, concluido entre Alemania y Japón, el 25 de noviembre de1936El Gobierno Imperial de Japón y el Gobierno de Alemania, en conocimiento del hecho queel objetivo del Comunismo Internacional (también llamado Komintern ) es ladesintegración de, y la ejercicio de violencia contra, los estados existentes con el uso detodas los medios a su alcance. Creyendo que tolerar la interferencia por el ComunismoInternacional, en los asuntos internos de las naciones no solo afecta su paz interna y estadode bienestar, sino además la paz del mundo en general.Habiendo decidido cooperar para la defensa contra la desintegración comunista, hanacordado lo siguiente:
  • ARTICULO PRIMERO: Los Altos Estados Contratantes acuerdan que se mantendrán mutuamente informadosrespecto a las actividades del Comunismo Internacional, confiriendo las necesarias medidasde defensa y llevando dichas medidas a una muy estrecha cooperación.ARTICULO SEGUNDO:Los Altos Estados Contratantes invitarán conjuntamente a terceros Estados cuya pazinterior sea amenazada por el trabajo de desintegración del Comunismo Internacional, paraadoptar medidas defensivas en el espíritu del presente acuerdo o para participar en él.ARTICULO TERCERO:Los textos japonés y alemán son igualmente válidos como originales de este Acuerdo. ElAcuerdo entra en vigencia el día de su firma y tendrá vigencia por el término de cinco años.Los Altos Estados Contratantes podrán, en un tiempo razonable antes de su expiración,renovar de la manera más conveniente esta cooperación. Los abajo firmantes han sidoautorizados por sus respectivos gobiernos para esta firma.Hecho en duplicado en Berlín, noviembre 25, 11vo año de Show, correspondiente anoviembre 25 de 1936.Visconde Kintomo MushakojiEmbajador Extraordinario y Plenipotenciario del Gobierno Imperial JaponésJoachim von RibbentropEmbajador Extraordinario y Plenipotenciario AlemánNoviembre 25 de 19361.38. Pacto de acero, firmado entre Alemania e Italia el 22 de mayo de 1939.His Majesty the King of Italy and Albania and Emperor of Ethiopia, and the Chancellor ofthe German Reich, hold that the moment has come to confirm with a solemn Pact the
  • intimate ties of friendship and solidarity existing between Fascist Italy and NationalSocialist Germany....Art. 1. The two Contracting Parties shall keep in permanent contact with each other for thepurpose of agreeing on all questions regarding their common interests or the generalEuropean situation.Art. 2. In the event the common interests of the two Contracting Parties were to be put indanger by international events of whatever nature, they shall without delay enter intoconsultation on the measures to be adopted for the safeguard of these interests.In the event the safety or other vital interests of one of the Contracting Parties werethreatened by an outside danger, the other Contracting Party shall give the menaced Partyits full political and diplomatic support for the purpose of eliminating this threat.Art. 3. If in spite of the desires and hopes of the two Contracting Parties it were to happenthat one of them were to become involved in complications of war with one or morePowers, the other Contracting Party shall immediately come to its aid as ally and shallsupport it with all its military forces on land, on the seas, and in the air.Art. 4. The governments of the two Contracting Parties shall increase ever more deeplytheir collaboration in the military field and in the field of war economy for the purpose ofassuring, in the case provided for, the rapid application of the duties of alliance assumed in.Article 3. Analogously, the two governments shall keep in permanent contact with eachother for the adoption of other measures necessary to the practical application of thedispositions of the present Pact. For the purposes indicated in the above-mentioned twoparagraphs, permanent Commissions shall be formed and placed under the direction of therespective Ministers of Foreign Affairs.Art. 5. In the event of a war conducted in common the Contracting Parties are committedfrom this moment on not to conclude an armistice or peace without full agreement witheach other.
  • Art. 6. The two Contracting Parties, conscious of the importance of their common relationswith Powers friendly to them, are decided to maintain and to continue to develop theserelations by common agreement and in harmony with the consonant relations that bindthem with these Powers.Art. 7. This Pact becomes operative immediately after its signature. The two ContractingParties agree to fix the first period of its validity to ten years. Before the expiration of thisterm they shall come to an agreement at an opportune time regarding the extension of thevalidity of this Pact....Signed: Galeazzo Ciano, Joachim von Ribbentrop1.39. The Molotov-Von Ribbentrop Pact, August 23, 1939.The Government of the German Reich and The Government of the Union of SovietSocialist Republics desirous of strengthening the cause of peace between Germany and theU.S.S.R., and proceeding from the fundamental provisions of the Neutrality Agreementconcluded in April, 1926 between Germany and the U.S.S.R., have reached the followingAgreement:Article I. Both High Contracting Parties obligate themselves to desist from any act ofviolence, any aggressive action, and any attack on each other, either individually or jointlywith other Powers.Article II. Should one of the High Contracting Parties become the object of belligerentaction by a third Power, the other High Contracting Party shall in no manner lend itssupport to this third Power.Article III. The Governments of the two High Contracting Parties shall in the futuremaintain continual contact with one another for the purpose of consultation in order toexchange information on problems affecting their common interests.
  • Article IV. Should disputes or conflicts arise between the High Contracting Parties shallparticipate in any grouping of Powers whatsoever that is directly or indirectly aimed at theother party.Article V. Should disputes or conflicts arise between the High Contracting Parties overproblems of one kind or another, both parties shall settle these disputes or conflictsexclusively through friendly exchange of opinion or, if necessary, through theestablishment of arbitration commissions.Article VI. The present Treaty is concluded for a period of ten years, with the proviso that,in so far as one of the High Contracting Parties does not advance it one year prior to theexpiration of this period, the validity of this Treaty shall automatically be extended foranother five years.Article VII. The present treaty shall be ratified within the shortest possible time. Theratifications shall be exchanged in Berlin. The Agreement shall enter into force as soon as itis signed.Secret Additional Protocol.Article I. In the event of a territorial and political rearrangement in the areas belonging tothe Baltic States (Finland, Estonia, Latvia, Lithuania), the northern boundary of Lithuaniashall represent the boundary of the spheres of influence of Germany and U.S.S.R. In thisconnection the interest of Lithuania in the Vilna area is recognized by each party.Article II. In the event of a territorial and political rearrangement of the areas belonging tothe Polish state, the spheres of influence of Germany and the U.S.S.R. shall be boundedapproximately by the line of the rivers Narev, Vistula and San.The question of whether the interests of both parties make desirable the maintenance of anindependent Polish States and how such a state should be bounded can only be definitelydetermined in the course of further political developments.In any event both Governments will resolve this question by means of a friendly agreement.
  • Article III. With regard to Southeastern Europe attention is called by the Soviet side to itsinterest in Bessarabia. The German side declares its complete political disinteredness inthese areas.Article IV. This protocol shall be treated by both parties as strictly secret.Moscow, August 23, 1939.For the Government of the German Reich v. RibbentropPlenipotentiary of the Government of the U.S.S.R. V. Molotov1.40. Traité de non-agression entre lAllemagne et lUnion des RépubliquesSoviétiques Socialistes du 23 août 1939Le Gouvernement du Reich Allemand etLe Gouvernement de lUnion des Républiques Soviétiques Socialistesdésireux de resserrer les liens de paix entre lAllemagne et lURSS, tout en sappuyant surles bases fondamentales de lAccord de Neutralité conclu en 1926 entre leurs deux pays,sont parvenus à laccord suivant:Article Premier.Les deux Parties Contractantes sengagent à renoncer entre elles à tout acte de violence, àtout acte dagression et à toute attaque, que ce soit individuellement ou bien en coalitionavec dautres puissances.Article IISi une des deux Parties Contractantes est attaquée par une tierce puissance, lautre PartieContractante ne devra en aucun cas aider cette tierce puissance.
  • Article IIIDans lavenir, les Gouvernements des deux Parties Contractantes maintiendront entre euxun contact constant afin de se consulter et déchanger des renseignements au sujet deproblèmes affectant leurs intérêts communs.Article IVAucune des deux Parties Contractantes ne se joindra à aucun bloc de puissances, quil soitdirigé directement ou indirectement contre lautre Partie.Article VSi, entre les Parties Contractantes, des différends ou des conflits sélèvent au sujet deproblèmes divers, les deux Parties devront les régler à lamiable par consultations ou, sicest nécessaire, par lintermédiaire de commission darbitrage.Article VILe présent Traité est conclu pour une période de dix ans. Si une des Parties Contractantesne le dénonce pas un an avant expiration, ce Traité sera automatiquement prorogé pour uneautre période de cinq ans.Article VIILe présent Traité sera ratifié dans les délais les plus courts. Les ratifications serontéchangées à Berlin. Laccord entrera en vigueur dés sa signature.Fait en double expédition, en langues allemande et russe.Moscou, le 23 août 1939.
  • Pour le Gouvernement du Reich Allemand: v. Ribbentrop.Avec les pleins pouvoirs du Gouvernement de lURSS: V:Molotov.Protocole Secret Supplémentaire du 23 août 1939A loccasion de la signature du Pacte de non-agression entre le Reich Allemand et lUniondes Républiques Soviétiques Socialistes, les plénipotentiaires soussignés de chacune desdeux Parties discutèrent, en stricte confidence, la question de la limite de leurs zonesrespectives dinfluence dans lEurope de lEst. Ces conversations amenèrent les conclusionssuivantes:1) Dans le cas dun réarrangement territorial et politique dans les régions des Etats baltes(Finlande, Estonie, Lettonie, Lithuanie), la frontière nord de la Lithuanie représentera lalimite des zones dinfluence de lAllemagne et de lURSS. A cet égard, chaque Partiereconnaîtra lintérêt de la Lithuanie dans la région de Vilnius2) Dans le cas dun réarrangement territorial et politique des régions appartenant à lEtatpolonais, les zones dinfluence de lAllemagne et de lURSS devront être limitéesapproximativement par la Narew, la Vistule et la San.La question de savoir si cest dans les intérêts des deux Parties de maintenir un Etatpolonais indépendant et comment un tel Etat devrait être limité ne pourra êtredéfinitivement réglée que dans le cours de développements politiques ultérieurs.De toute façon les deux Gouvernements résoudront cette question au moyen dun accord àlamiable.3) En ce qui concerne le Sud-Est de lEurope, les Soviets attirent lattention sur leur intérêten Bessarabie. Les Allemands déclarèrent leur désintéressement politique complet dans cesrégions.4) Ce protocole sera traité comme strictement secret par les deux Parties.Moscou, le 23 août 1939.
  • Pour le Gouvernement du Reich Allemand: v. Ribbentrop.Avec les pleins pouvoirs du Gouvernement de lURSS: V:Molotov.1.41. Traité Germano-Soviétique de délimitation et damitié du 28 septembre 1939.Le Gouvernement du Reich Allemand et le Gouvernement de lURSS considèrent commeétant leur tâche exclusive, à la suite de la désintégration de lancien Etat polonais, derétablir la paix et lordre dans ces territoires et dassurer aux peuples qui y vivent uneexistence paisible, en rapport avec leur caractère national.Dans ce but les deux Gouvernements ont convenu ce qui suit:Article Premier.Le Gouvernement du Reich Allemand et le Gouvernement de lURSS déterminent commefrontière de leurs intérêts nationaux respectifs dans le territoire de lancien Etat polonais laligne tracée sur la carte annexée qui sera décrite avec plus de détail dans un protocoleadditionnel.Article II.Les deux Parties reconnaissent comme définitive la délimitation de leurs intérêts nationauxrespectifs déterminés à larticle premier et repoussent toute interférence de tiercespuissances dans ce règlement.Article III.La réorganisation indispensable de ladministration publique sera effectuée, dans les zonessituées à louest de la ligne déterminée à larticle premier, par le Gouvernement du ReichAllemand; dans les zones situées à lest de cette ligne, par le Gouvernement de lURSS.Article IV.
  • Le Gouvernement du Reich Allemand et le Gouvernement de lURSS considèrent cerèglement comme la base solide sur laquelle pourront se développer progressivement desrelations amicales entre leurs deux peuples.Article V.Ce Traité sera ratifié et les instruments de ratification seront échangés à Berlin dès quepossible. Le Traité deviendra effectif à sa signature.Fait en double exemplaire, en langue allemande et russevon RibbentropV.Molotova) Protocole confidentiel du 28 septembre 1939Le Gouvernement de lURSS ne mettra pas dobstacle au désir éventuel de nationauxallemands, ou dautres personnes dorigine allemande, résidant dans sa sphère dinfluence,démigrer vers lAllemagne ou vers la sphère dinfluence allemande.Il est daccord pour que ces déplacements soient organisés par des agents du Gouvernementdu Reich en collaboration avec les autorités locales compétentes, et pour que les droits depropriété des émigrants soient sauvegardés.Une obligation correspondante incombe au Gouvernement du Reich en ce qui concerne lespersonnes dorigine ukrainienne ou russe blanche résident dans sa sphère dinfluence.Pour le Gouvernement du Reich Allemand: v. Ribbentrop.Pour le Gouvernement de lURSS: V:Molotov.b) Protocole additionnel secret du 28 septembre 1939Les plénipotentiaires soussignés déclarent que le Gouvernement du Reich allemand et leGouvernement de lURSS sont daccord sur ce qui suit:
  • Le protocole additionnel secret signé le 23 août 1939 est amendé en 1), en ce sens que leterritoire de lEtat lithuanien est inclus dans la sphère dinfluence de lURSS, tandis quedautre part la province de Lublin et certaines parties de la Province de Varsovie sontincluses dans la sphère dinfluence de lAllemagne. (Voir la carte annexée au Traité dedélimitation et damitié signé aujourdhui).Aussitôt que le Gouvernement de lURSS aura pris des mesures spéciales en territoirelithuanien pour la protection de ses intérêts, la frontière germano-lithuanienne actuelle, afinde réaliser un tracé plus normal et plus simple, sera rectifiée de telle sorte que la partie duterritoire lithuanien située au sud-ouest de la ligne qui figure sur la carte annexée serarattachée à lAllemagne.Par ailleurs il est prévu que les accords économiques actuellement en vigueur entrelAllemagne et la Lithuanie ne seront pas affectés par les mesures du Gouvernementsoviétique mentionnées ci-dessus.Pour le Gouvernement du Reich Allemand: v. Ribbentrop.Pour le Gouvernement de lURSS: V:Molotov.c) Protocole additionnel secret du 28 septembre 1939Les plénipotentiaires soussignés, en concluant le Traité germano-soviétique de délimitationet damitié, se sont déclarés daccord sur ce qui suit:Les deux parties ne toléreront sur leurs territoires aucune agitation polonaise susceptibledaffecter le territoire de lautre partie. Elles mettront fin à une telle agitation dès son origineet se renseigneront mutuellement sur les dispositions prises à cet effet.Pour le Gouvernement du Reich Allemand: v. Ribbentrop.Pour le Gouvernement de lURSS: V. Molotov.
  • 1.42. El Pacto Tripartito, del 27 de septiembre de 1940Los Gobiernos de Alemania, Italia y Japón, considerando como un precedente de cualquierestado de paz que todas las naciones del mundo tienen su propio lugar, han decidido paramantener el statu quo y la cooperación entre ellos, mantener sus esfuerzos en la gran Asiadel Este y las regiones de Europa respectivamente, donde tienen sus primeros intereses paraestablecer y mantener un nuevo orden de cosas calculado para promover la mutuaprosperidad y bienestar en cuanto a sus pueblos concierne.Más, es el deseo de los tres gobiernos extender la copelación a aquellas naciones de otraspartes del mundo que se inclinen en poner sus esfuerzos en la consecución de los mismosfines, en orden a que sus aspiraciones para la paz del mundo sean realizadas.De acuerdo con lo anterior, los gobiernos de Alemania, Italia y Japón han acordado losiguiente:ARTICULO PRIMEROJapón reconoce y respeta el liderazgo de Alemania e Italia para establecer un nuevo ordenen Europa.ARTICULO SEGUNDOAlemania e Italia reconocen y respetan el liderazgo de Japón para establecer un nuevoorden en la gran Asia del Este.ARTICULO TERCEROAlemania, Italia y Japón acuerdan cooperar en sus esfuerzos de acuerdo a las líneas deacción. Ellos se asistirán el uno al otro por todos los medios políticos, económicos ymilitares cuando uno de los tres contratantes sea atacado por un poder que al presente noeste envuelto en la guerra Europea o en el conflicto Chino-Japonés.ARTICULO CUARTOCon la mira de implementar el presente pacto, las comisiones técnicas se reunirán, conmiembros designados por los gobiernos de Alemania, Italia y Japón, a la mayor brevedad.
  • ARTICULO QUINTOAlemania, Italia y Japón afirman que los términos pactados no afectan el status político queexiste en el presente entre los tres contratantes y la Unión Soviética.ARTICULO SEXTOEl presente pacto entra en efecto inmediatamente sea firmado y permanecerá vigente pordiez años desde la fecha que entre en efecto. A su debido tiempo antes de su expiración, laspartes contratantes a pedido de cualquiera de ellas entraran en negociaciones para surenovación.Los abajo firmantes han sido autorizados por sus gobiernos para hacer efectivo este pactocon sus firmas.Hecho en triplicado en Berlín, el 27 de Septiembre de 1940, en el año 19 de la era fascista,correspondiente al día 27 del noveno mes del año 15 de Showa ( reinado del EmperadorHirohito).Joachim von Ribbentrop, Ciano, Kurusu.1.43. Protocol of the proceedings of the Yalta (Crimea) Conference, february 1945. The Crimea Conference of the heads of the Governments of the United States ofAmerica, the United Kingdom, and the Union of Soviet Socialist Republics, which tookplace from Feb. 4 to 11, came to the following conclusions:I. WORLD ORGANIZATION
  • It was decided: 1. That a United Nations conference on the proposed world organization should besummoned for Wednesday, 25 April, 1945, and should be held in the United States ofAmerica. 2. The nations to be invited to this conference should be: (a) the United Nations as they existed on 8 Feb., 1945; and (b) Such of the Associated Nations as have declared war on the common enemy by 1March, 1945. When the conference on world organization is held, the delegates of theUnited Kingdom and United State of America will support a proposal to admit to originalmembership two Soviet Socialist Republics, i.e., the Ukraine and White Russia. 3. That the United States Government, on behalf of the three powers, should consult theGovernment of China and the French Provisional Government in regard to decisions takenat the present conference concerning the proposed world organization. 4. That the text of the invitation to be issued to all the nations which would take part inthe United Nations conference should be as follows: "The Government of the United States of America, on behalf of itself and of theGovernments of the United Kingdom, the Union of Soviet Socialistic Republics and theRepublic of China and of the Provisional Government of the French Republic invite theGovernment of -------- to send representatives to a conference to be held on 25 April, 1945,or soon thereafter , at San Francisco, in the United States of America, to prepare a charterfor a general international organization for the maintenance of international peace andsecurity. "The above-named Governments suggest that the conference consider as affording abasis for such a Charter the proposals for the establishment of a general internationalorganization which were made public last October as a result of the Dumbarton Oaks
  • conference and which have now been supplemented by the following provisions for SectionC of Chapter VI: C. Voting "1. Each member of the Security Council should have one vote. "2. Decisions of the Security Council on procedural matters should be made by anaffirmative vote of seven members. "3. Decisions of the Security Council on all matters should be made by an affirmativevote of seven members, including the concurring votes of the permanent members;provided that, in decisions under Chapter VIII, Section A and under the second sentence ofParagraph 1 of Chapter VIII, Section C, a party to a dispute should abstain from voting. "Further information as to arrangements will be transmitted subsequently. "In the event that the Government of -------- desires in advance of the conference topresent views or comments concerning the proposals, the Government of the United Statesof America will be pleased to transmit such views and comments to the other participatingGovernments." Territorial trusteeship: It was agreed that the five nations which will have permanent seats on the SecurityCouncil should consult each other prior to the United Nations conference on the question ofterritorial trusteeship. The acceptance of this recommendation is subject to its being made clear that territorialtrusteeship will only apply to (a) existing mandates of the League of Nations; (b) territories detached from the enemy as a result of the present war; (c) any other territory which might voluntarily be placed under trusteeship; and
  • (d) no discussion of actual territories is contemplated at the forthcoming United Nations conference or in the preliminary consultations, and it will be a matter for subsequent agreement which territories within the above categories will be place under trusteeship.II. DECLARATION OF LIBERATED EUROPE The following declaration has been approved: The Premier of the Union of Soviet Socialist Republics, the Prime Minister of theUnited Kingdom and the President of the United States of America have consulted witheach other in the common interests of the people of their countries and those of liberatedEurope. They jointly declare their mutual agreement to concert during the temporary periodof instability in liberated Europe the policies of their three Governments in assisting thepeoples liberated from the domination of Nazi Germany and the peoples of the former Axissatellite states of Europe to solve by democratic means their pressing political andeconomic problems. The establishment of order in Europe and the rebuilding of national economic life mustbe achieved by processes which will enable the liberated peoples to destroy the last vestigesof nazism and fascism and to create democratic institutions of their own choice. This is aprinciple of the Atlantic Charter - the right of all people to choose the form of governmentunder which they will live - the restoration of sovereign rights and self-government to thosepeoples who have been forcibly deprived to them by the aggressor nations. To foster the conditions in which the liberated people may exercise these rights, thethree governments will jointly assist the people in any European liberated state or formerAxis state in Europe where, in their judgment conditions require, (a) to establish conditions of internal peace; (b) to carry out emergency relief measures for the relief of distressed peoples; (c) to form interim governmental authorities broadly representative of all democratic elements in the population and pledged to the earliest possible
  • establishment through free elections of Governments responsive to the will of the people; and (d) to facilitate where necessary the holding of such elections. The three Governments will consult the other United Nations and provisionalauthorities or other Governments in Europe when matters of direct interest to them areunder consideration. When, in the opinion of the three Governments, conditions in any European liberatedstate or former Axis satellite in Europe make such action necessary, they will immediatelyconsult together on the measure necessary to discharge the joint responsibilities set forth inthis declaration. By this declaration we reaffirm our faith in the principles of the Atlantic Charter, ourpledge in the Declaration by the United Nations and our determination to build incooperation with other peace-loving nations world order, under law, dedicated to peace,security, freedom and general well-being of all mankind. In issuing this declaration, the three powers express the hope that the ProvisionalGovernment of the French Republic may be associated with them in the proceduresuggested.III. DISMEMBERMENT OF GERMANY It was agreed that Article 12 (a) of the Surrender terms for Germany should beamended to read as follows:"The United Kingdom, the United States of America and the Union of Soviet SocialistRepublics shall possess supreme authority with respect to Germany. In the exercise of suchauthority they will take such steps, including the complete dismemberment of Germany asthey deem requisite for future peace and security."
  • The study of the procedure of the dismemberment of Germany was referred to acommittee consisting of Mr. Anthony Eden, Mr. John Winant, and Mr. Fedor T. Gusev.This body would consider the desirability of associating with it a French representative.IV. ZONE OF OCCUPATION FOR THE FRENCH AND CONTROL COUNCILFOR GERMANY. It was agreed that a zone in Germany, to be occupied by the French forces, should beallocated France. This zone would be formed out of the British and American zones and itsextent would be settled by the British and Americans in consultation with the FrenchProvisional Government. It was also agreed that the French Provisional Government should be invited to becomea member of the Allied Control Council for Germany.V. REPARATION The following protocol has been approved: Protocol On the Talks Between the Heads of Three Governments at the Crimean Conference onthe Question of the German Reparations in Kind 1. Germany must pay in kind for the losses caused by her to the Allied nations in thecourse of the war. Reparations are to be received in the first instance by those countrieswhich have borne the main burden of the war, have suffered the heaviest losses and haveorganized victory over the enemy. 2. Reparation in kind is to be exacted from Germany in three following forms: (a) Removals within two years from the surrender of Germany or the cessation of organized resistance from the national wealth of Germany located on the territory of Germany herself as well as outside her territory (equipment,
  • machine tools, ships, rolling stock, German investments abroad, shares of industrial, transport and other enterprises in Germany, etc.), these removals to be carried out chiefly for the purpose of destroying the war potential of Germany. (b) Annual deliveries of goods from current production for a period to be fixed. (c) Use of German labor. 3. For the working out on the above principles of a detailed plan for exaction ofreparation from Germany an Allied reparation commission will be set up in Moscow. It willconsist of three representatives - one from the Union of Soviet Socialist Republics, onefrom the United Kingdom and one from the United States of America. 4. With regard to the fixing of the total sum of the reparation as well as the distributionof it among the countries which suffered from the German aggression, the Soviet andAmerican delegations agreed as follows:"The Moscow reparation commission should take in its initial studies as a basis fordiscussion the suggestion of the Soviet Government that the total sum of the reparation inaccordance with the points (a) and (b) of the Paragraph 2 should be 22 billion dollars andthat 50 per cent should go to the Union of Soviet Socialist Republics." The British delegation was of the opinion that, pending consideration of the reparationquestion by the Moscow reparation commission, no figures of reparation should bementioned. The above Soviet-American proposal has been passed to the Moscow reparationcommission as one of the proposals to be considered by the commission.VI. MAJOR WAR CRIMINALS The conference agreed that the question of the major war criminals should be thesubject of inquiry by the three Foreign Secretaries for report in due course after the close ofthe conference.
  • VII. POLAND The following declaration on Poland was agreed by the conference: "A new situation has been created in Poland as a result of her complete liberation by theRed Army. This calls for the establishment of a Polish Provisional Government which canbe more broadly based than was possible before the recent liberation of the western part ofPoland. The Provisional Government which is now functioning in Poland should thereforebe reorganized on a broader democratic basis with the inclusion of democratic leaders fromPoland itself and from Poles abroad. This new Government should then be called the PolishProvisional Government of National Unity. "M. Molotov, Mr. Harriman and Sir A. Clark Kerr are authorized as a commission toconsult in the first instance in Moscow with members of the present ProvisionalGovernment and with other Polish democratic leaders from within Poland and from abroad,with a view to the reorganization of the present Government along the above lines. ThisPolish Provisional Government of National Unity shall be pledged to the holding of freeand unfettered elections as soon as possible on the basis of universal suffrage and secretballot. In these elections all democratic and anti-Nazi parties shall have the right to takepart and to put forward candidates. "When a Polish Provisional of Government National Unity has been properly formed inconformity with the above, the Government of the U.S.S.R., which now maintainsdiplomatic relations with the present Provisional Government of Poland, and theGovernment of the United Kingdom and the Government of the United States of Americawill establish diplomatic relations with the new Polish Provisional Government NationalUnity, and will exchange Ambassadors by whose reports the respective Governments willbe kept informed about the situation in Poland. "The three heads of Government consider that the eastern frontier of Poland shouldfollow the Curzon Line with digressions from it in some regions of five to eight kilometersin favor of Poland. They recognize that Poland must receive substantial accessions interritory in the north and west. They feel that the opinion of the new Polish Provisional
  • Government of National Unity should be sought in due course of the extent of theseaccessions and that the final delimitation of the western frontier of Poland should thereafterawait the peace conference."VIII. YUGOSLAVIA It was agreed to recommend to Marshal Tito and to Dr. Ivan Subasitch:(a) That the Tito-Subasitch agreement should immediately be put into effect and a newgovernment formed on the basis of the agreement.(b) That as soon as the new Government has been formed it should declare:(I) That the Anti-Fascist Assembly of the National Liberation (AVNOJ) will be extended toinclude members of the last Yugoslav Skupstina who have not compromised themselves bycollaboration with the enemy, thus forming a body to be known as a temporary Parliamentand(II) That legislative acts passed by the Anti-Fascist Assembly of the National Liberation(AVNOJ) will be subject to subsequent ratification by a Constituent Assembly; and thatthis statement should be published in the communiqué of the conference.IX. ITALO-YOGOSLAV FRONTIER - ITALO-AUSTRIAN FRONTIER Notes on these subjects were put in by the British delegation and the American andSoviet delegations agreed to consider them and give their views later.X. YUGOSLAV-BULGARIAN RELATIONS There was an exchange of views between the Foreign Secretaries on the question of thedesirability of a Yugoslav-Bulgarian pact of alliance. The question at issue was whether astate still under an armistice regime could be allowed to enter into a treaty with anotherstate. Mr. Eden suggested that the Bulgarian and Yugoslav Governments should beinformed that this could not be approved. Mr. Stettinius suggested that the British andAmerican Ambassadors should discuss the matter further with Mr. Molotov in Moscow.Mr. Molotov agreed with the proposal of Mr. Stettinius.
  • XI. SOUTHEASTERN EUROPE The British delegation put in notes for the consideration of their colleagues on thefollowing subjects: (a) The Control Commission in Bulgaria. (b) Greek claims upon Bulgaria, more particularly with reference to reparations. (c) Oil equipment in Rumania.XII. IRAN Mr. Eden, Mr. Stettinius and Mr. Molotov exchanged views on the situation in Iran. Itwas agreed that this matter should be pursued through the diplomatic channel.XIII. MEETINGS OF THE THREE FOREIGN SECRETARIES The conference agreed that permanent machinery should be set up for consultationbetween the three Foreign Secretaries; they should meet as often as necessary, probablyabout every three or four months. These meetings will be held in rotation in the three capitals, the first meeting being heldin London.XIV. THE MONTREAUX CONVENTION AND THE STRAITS It was agreed that at the next meeting of the three Foreign Secretaries to be held inLondon, they should consider proposals which it was understood the Soviet Governmentwould put forward in relation to the Montreux Convention, and report to theirGovernments. The Turkish Government should be informed at the appropriate moment. The forgoing protocol was approved and signed by the three Foreign Secretaries at theCrimean Conference Feb. 11, 1945. E. R. Stettinius Jr., M. Molotov, Anthony Eden
  • AGREEMENT REGARDING JAPAN The leaders of the three great powers - the Soviet Union, the United States of Americaand Great Britain - have agreed that in two or three months after Germany has surrenderedand the war in Europe is terminated, the Soviet Union shall enter into war against Japan onthe side of the Allies on condition that:1. The status quo in Outer Mongolia (the Mongolian Peoples Republic) shall be preserved.2. The former rights of Russia violated by the treacherous attack of Japan in 1904 shall berestored, viz.: (a) The southern part of Sakhalin as well as the islands adjacent to it shall be returned to the Soviet Union; (b) The commercial port of Dairen shall be internationalized, the pre-eminent interests of the Soviet Union in this port being safeguarded, and the lease of Port Arthur as a naval base of the U.S.S.R. restored; (c) The Chinese-Eastern Railroad and the South Manchurian Railroad, which provide an outlet to Dairen, shall be jointly operated by the establishment of a joint Soviet-Chinese company, it being understood that the pre-eminent interests of the Soviet Union shall be safeguarded and that China shall retain sovereignty in Manchuria;3. The Kurile Islands shall be handed over to the Soviet Union. It is understood that the agreement concerning Outer Mongolia and the ports andrailroads referred to above will require concurrence of Generalissimo Chiang Kai-shek. ThePresident will take measures in order to maintain this concurrence on advice from MarshalStalin. The heads of the three great powers have agreed that these claims of the Soviet Unionshall be unquestionably fulfilled after Japan has been defeated. For its part, the Soviet Union expresses it readiness to conclude with the NationalGovernment of China a pact of friendship and alliance between the U.S.S.R. and China in
  • order to render assistance to China with its armed forces for the purpose of liberating Chinafrom the Japanese yoke. Joseph Stalin, Franklin D. Roosevelt, Winston S. Churchill