Your SlideShare is downloading. ×
Unidad 2
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Unidad 2

955
views

Published on


1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Podrias dar la informacion de que libro es?
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
955
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
77
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 9:53 PÆgina 25 Ruido 2 unidad didáctica Objetivos Qué conceptos van asociados al ruido: frecuencia y presión acústica. Qué efectos sobre la salud produce el ruido. Qué acciones evalúan una situación de exposición laboral. Qué aparatos se utilizan para medir este contaminante físico. Qué medidas de control y prevención se deben tomar en situaciones de riesgo por exposición al ruido.
  • 2. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 9:57 PÆgina 26 2 Ruido 2.1 Introducción El ruido es un riesgo laboral nada nuevo que ha sido observado desde hace siglos. Es a par- El ruido se considera tir de la revolución industrial cuando verdaderamente un gran número de personas comen- esencialmente cual- zó a exponerse a altos niveles de ruido en el sitio de trabajo. A partir de la revolución indus- quier sonido innecesario e trial y hasta nuestros días se ha prestado gran atención al ruido como un importante riesgo indeseable cuya percepción laboral asociado a la pérdida permanente de la capacidad auditiva. resulta desagradable e inter- fiere la actividad humana. Actualmente el ruido es el riesgo laboral de mayor prevalencia; por lo que se señala como un verdadero problema de salud pública, tanto por sus efectos auditivos como por los extra-audi- tivos. Se estima que más de 35 millones de trabajadores en EE UU están expuestos a ruido en su lugar de trabajo (Ladou) y alrededor de 2 millones con edades entre 50 y 59 años tienen pérdida auditiva indemnizable, atribuida a la exposición a niveles de ruido excesivo (Zenz). El ruido se estudia mediante la acústica que es la parte de la física que se ocupa del estu- dio del sonido en sus aspectos cualitativos y cuantitativos. 2.1.1 Definición de ruido Se puede definir el ruido como: Conjunto de sonidos no agradables. Combinación de sonidos no coordinados que originan una sensación desagradable. Todo grupo de sonidos que interfiera una actividad humana. El ruido se compone de una parte subjetiva, que es la molestia, y una parte objetiva, y por lo tanto cuantificable, que es el sonido. Fig. 2.1 Ruido. 2.1.2 Definición de sonido El sonido es un fenómeno vibratorio que, a partir de una perturbación inicial del medio elás- En otras palabras, el tico donde se produce, se propaga en ese medio, bajo la forma de una variación periódica sonido es aquella de presión sobre la presión atmosférica (ver esquema 2.1). vibración que el oído huma- no puede detectar. En condiciones normales (presión = 1 atmósfera, temperatura = 20 ºC) la velocidad de pro- pagación del sonido en algunos medios es: aire 340 m/s agua 1460 m/s madera 1000 a 5000 m/s Esquema 2.1 El sonido. 26
  • 3. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 9:58 PÆgina 27 Ruido 2 2.1.3 Frecuencia Si representamos gráficamente una oscilación cualquiera, la frecuencia (f) es el número de vibraciones o de oscilaciones completas en la unidad de tiempo. Esquema 2.2 La frecuencia. Se mide en ciclos por segundo, que se denomina nor- malmente hercios (Hz). Dependiendo de la frecuencia, el sonido tendrá un tono grave (baja frecuencia) como el que produce un compresor, un tono agudo (alta frecuen- cia) como el de una sierra o un tono medio como el de la voz hablada. La mayoría de los ruidos que escuchamos están formados por más de una frecuencia. A nivel industrial los diferen- tes componentes de una máquina vibran a una frecuen- cia distinta, de forma que lo que parece al oído un único sonido, está formado por diferentes frecuencias. Análisis de frecuencias Los ruidos complejos tienen componentes en la mayo- ría de las frecuencias comprendidas en el espectro audible, por lo que es muy difícil y poco práctico determinar una a una las frecuencias componentes. Por ello se divide el espectro de frecuencias en bandas de ancho proporcional y lo que se hace es medir con unos filtros que dejarán “pasar” el ruido entre unas fre- cuencias máxima y mínima características. Estos filtros “rechazarán” el ruido cuyas frecuencias sean superiores o inferiores a estos límites. Las bandas más utilizadas en acústica son las bandas de octava y tercio de octava. Se denomina banda de octava al grupo de frecuencias comprendidas entre dos frecuencias f1 y f2 que cumplan la relación: f2 = 2 f1 Fig. 2.2 Cuando se desea realizar un análisis más detallado, se emplean las bandas de tercio de octa- Frecuencias. va, que, como su propio nombre indica, son la tercera parte de una octava. La frecuencia central se utiliza para caracterizar a la banda, y es la media geométrica de las frecuencias 27
  • 4. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:00 PÆgina 28 2 Ruido extremas: fc = (f1·f2)½. Así, la banda de octava de 2000 Hz tiene como frecuencias extremas f1 = 1414 Hz, f2 = 2828 Hz. Las frecuencias centrales para las bandas de octava y de tercio de octava están normalizadas en la norma (UNE EN ISO 266). Esquema 2.3 Análisis de frecuencias. 2.1.4 Sensación sonora El oído humano es capaz de detectar variaciones de presión acústica compren- didas entre 20 µPa y 200.000.000 µPa y de frecuencia entre 20 y 20.000 Hz. Si la cuantificación de la presión acústica se hiciera en µPa, debería- mos utilizar una escala de 20.000.000 de unidades, lo que supone muy poca operatividad. Mediante la utilización de una fórmula matemática de tipo logarítmico converti- mos esta escala en otra llamada nivel de presión acústica, que se mide en dB. Fig. 2.3 Sensación sonora. 2.1.5 Presión acústica Es importante conocer el término Presión Acústica para poder medir el ruido y clasificarlo. La presión acústica se define como la diferencia de presión existente en un momento deter- minado y la presión en condiciones normales. Para calcular el nivel de presión acústica en decibelios se utiliza la fórmula: NPA = 20 log ( Pef/P0) 28
  • 5. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:01 PÆgina 29 En donde Pef es la presión en un momento determinado y P0 la presión en condiciones normales. Ruido 2 El decibelio se define mediante la expresión: dB = 10 log (P/Po)2 Siendo: P: Valor de la presión acústica en Pa Po: Presión de referencia = 20 µPa Como vemos, no es un valor absoluto sino que se relaciona siempre con un valor de referen- cia, 20 µPa, al que se le hace corresponder el valor de 0 dB. Así, vemos que el rango queda reducido a una escala comprendida entre 0 dB (umbral de audición) y 140 dB (umbral de dolor). Fig. 2.4 Presión acústica. Por tanto el decibelio es una unidad en escala logarítmica, de manera que cuando conver- gen en un mismo sitio distintos ruidos, el cálculo total no es tan sencillo como una suma de cantidades, sino: NPA (suma)= 10 log Suma (10 NPAi/10) 2.1.6 Tipos de ruidos Así pues, los ruidos se pueden clasificar en función de la variación de la presión acústica en: Ruido estable: El Real Decreto 1316/1989 en su Artículo 7º del anexo I, define ruido estable como aquel con nivel prácticamente constante que presenta fluctuaciones menores de 5 dB, durante el periodo de observación. 29
  • 6. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:01 PÆgina 30 2 Ruido Ruido fluctuante: Durante la observación, este ruido varía continuamente sin apreciar- se estabilidad. Puede ser: Ruido fluctuante periódico: con una cadencia cíclica. Ruido fluctuante aleatorio: varía constantemente de una manera aleatoria. Ruido impulsivo: Se caracteriza por un ascenso brusco de ruido y una duración total del impulso menor de un segundo, y el tiempo transcurrido entre máximos ha de ser igual o superior a un segundo. O sea son aquellos que tienen un máximo de intensidad muy alto, pero que decrecen y desaparecen muy rápido, sin que se produzca otro máxi- mo de intensidad hasta el siguiente impacto. No debe producir más de un impacto por segundo, en caso contrario se considerará como ruido continuo a efectos de evaluación. Como es el caso de los ruidos producidos por disparos de armas de fuego, golpes de mar- tillos o de prensas, etc. Esquema 2.4 Tipos de ruidos. 2.1.7 Promedio diario de nivel de presión sonora asociada a un puesto de trabajo El LAeq,d es el promedio diario del nivel de presión sonora asignable a un puesto de trabajo, El riesgo de pérdida en decibelios “A” (dBA). El dBA es la unidad en la que se mide el nivel de ruido (presión auditiva empieza a ser sonora) en la escala de ponderación A, mediante la cual, el sonido que recibe el aparato significativo a partir de un medidor, es filtrado de forma parecida a como lo hace el oído humano. nivel (LAeq,d) equivalente dia- rio de 80 dBA suponiendo Por tanto LAeq,d es el nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A, cuando el varios años de exposición. tiempo de exposición se refiere a una jornada de trabajo de 8 horas. Es el parámetro más importante de la legislación española, que nos permite tener una serie de valores comparables a la hora de evaluar la exposición al ruido. Se evalúa tenien- do en cuenta: Esquema 2.5 Factores que influyen en la evaluación de la exposición al ruido 30
  • 7. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:02 PÆgina 31 En el esquema 2.6, podemos observar que, si el tiempo de exposición es menor que el tiem- Ruido 2 po de referencia de 8 horas, el nivel equivalente diario también es menor. Es como si la misma dosis de ruido se tuviese que repartir en más tiempo y que durante ese tiempo el ruido fuese insignificante a la hora de “sumarlo logarítmicamente”. La normativa española (R.D. 1316/1989) establece tres niveles de exposición en términos de LAeq,d (80 dBA, 85 dBA y 90 dBA) que se compararán con los valores medidos en los mismos términos. NOTA Importante: Para completar este apartado y el que viene a continuación es convenien- te consultar: La Directiva 2003/10/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de febrero de 2003, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposi- ción de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (ruido). Ya r que el citado decreto: R.D. 1316/1989 actualmente se Esquema 2.6 encuentra pendiente de Nivel equivalente transposición. de presión acústica. 2.1.8 Nivel del pico, Lmáx Es el valor máximo de la presión acústica instantánea. Sirve para evaluar la exposición cuan- do hay ruidos de impulso. Esquema 2.7 Nivel del pico Lmáx. Es el nivel correspondiente a la presión máxima instantánea, midiéndose sin ninguna pon- deración de frecuencia, es decir, en dB. Es un parámetro muy necesario para evaluar el riesgo de exposición al ruido ya que un valor instantáneo muy elevado puede producir daños auditivos. 31
  • 8. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:03 PÆgina 32 2 Ruido 2 . 2 Efectos auditivos sobre la salud Los efectos de ruido para la salud se pueden clasificar en dos tipos: Efectos auditivos: tienen relación directa con la exposición al ruido, cuya consecuen- cia es la pérdida de audición. Efectos no auditivos: alteraciones tanto fisiológicas como psicológicas producidas por el ruido como agente estresante. 2.2.1 Efectos auditivos 2.2.1.1 Fisiología de la audición Para comprender por qué se produce la pérdida de audición es necesario tratar, aunque sea brevemente, el mecanismo de la fisiología de la audición. El ruido es una vibración que se transmite en el aire por medio de ondas. Estas vibraciones son “conducidas” por el conducto auditivo externo hasta la membrana timpánica, la cual transmite las vibraciones a través de la cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo) ubicada en el oído medio, hasta el oído interno. Dicha cadena osicular amplifica la vibración, es decir, con- vierte un movimiento vibratorio gaseoso de poca pre- sión en uno de gran presión y lo transmite mediante un medio líquido hasta el órgano receptor del oído interno (órgano de Corti) situado en la cóclea o caracol. Las células receptoras (células ciliadas del órgano de Corti) convierten las ondas vibratorias en impulsos nerviosos que serán transmitidos por el nervio acústi- co hasta la corteza cerebral, produciéndose así la per- cepción del sonido. En la siguiente figura se represen- ta el interior de un oído con sus diferentes partes. Fig. 2.4 Fisiología de la audición. 2.2.1.2 Efectos del ruido sobre la audición Hipoacusia La función auditiva puede verse afectada por causas orgánicas, funcionales, patógenas o traumáticas con lo que se lesiona el órgano auditivo a diferentes niveles dando lugar a dife- rentes tipos de hipoacusia: Hipoacusia de transmisión: por afectación del oído externo o del oído medio, difi- cultando la transmisión del sonido hasta el oído interno. Hipoacusia de percepción: por lesión del oído interno, nervio auditivo, vías o cen- tros de la audición. Se altera la recepción del sonido (lesión en las células ciliadas del órgano de Corti) o su llegada, en forma de corriente nerviosa, a los centros auditivos. Hipoacusia mixta: es una mezcla de las dos anteriores. Está alterado tanto el meca- nismo de transmisión como el de recepción. Intensidad y tiempo de exposición El grado de la lesión depende de la intensidad del ruido y del tiempo de exposición. Al aumentar cualquiera de los dos, aumenta el riesgo de pérdida de audición. 32
  • 9. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:04 PÆgina 33 Un ruido muy intenso de corta duración provoca un “trauma acústico agudo” por rotura Ruido 2 del tímpano y/o lesión del oído interno. Ruidos intensos con exposiciones prolongadas y repetidas originan un “trauma acústico crónico”, en el cual se destruyen las células cilia- das del órgano de Corti, con una precoz y mayor afectación de las células ubicadas en la base del caracol. Inicialmente el ruido intenso produce una “fatiga auditiva”, que se detecta como una disminución del umbral auditivo o como sensación de ensordecimiento, pos- terior al estímulo auditivo intenso. Se recupera totalmente con el reposo. Si la pérdida auditiva no se recupera con descansos adecuados, se produce el deno- minado “trauma acústico crónico”, el cual se caracteriza por la pérdida de audición para las altas frecuencias, siendo la frecuencia de 4.000 Hz la más afectada. Si la exposición al ruido se mantiene, se dañan las frecuencias adyacentes alterando, con el tiempo, las frecuencias conversacionales (de 500 a 2.000 Hz). De esta forma, se llega a la “hipoacusia o sordera” que, si es producida como consecuencia de la realización de un determinado trabajo, se denomina sordera profesional. Sordera profesional Fig. 2.5 La sordera profesional se caracteriza por lo siguiente: Intensidad y tiempo de exposición. Es una hipoacusia neurosensorial por afectación del oído interno. Está asociada a un historial de prolongada exposición al ruido. Su desarrollo es gradual. La pérdida auditiva se inicia en las frecuencias altas. Afectación similar de ambos oídos, salvo excepciones. La lesión auditiva no progresa si el trabajador es retirado del ambiente ruidoso. Para llevar a cabo un control correcto de la función auditiva, se realizan audiometrías que detectan la pérdida de audición en las distintas frecuencias, la intensidad del trauma acús- tico y el tipo de hipoacusia. Los resultados se representan en forma gráfica mediante el audiograma. En el esquema 2.8 se muestra un ejemplo de audiograma donde se representa la evolución de la sordera siendo: Curva A: trauma acústico ini- cial. (línea rosa). Curvas B y C: hipoacusia que afecta a las frecuencias con- versacionales (líneas azul y roja). Esquema 2.8 Audiogramas. 33
  • 10. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:05 PÆgina 34 2 Ruido 2.2.2 Efectos no auditivos El ruido no sólo puede producir daños para el aparato auditivo, sino también otros proble- mas relacionados con órganos diferentes a los de la audición, provocar molestias para el de- sarrollo de algunas tareas e interferir en la comunicación. Las molestias y problemas ocasionados por el ruido dependen básicamente de los siguien- tes aspectos: Parámetros acústicos: la intensidad del ruido existente y su composición espectral en frecuencias. Las exigencias auditivas y de concentración que demanden las propias tareas que se deben desarrollar. Las características individuales: actitud, interés, motivación, estado fisiológico, etc. El estado físico y psíquico de los individuos. Los posibles efectos perjudiciales del ruido sobre la salud son muy numerosos y variados. Fig. 2.6 Efectos fisiológicos del ruido. 2.2.2.1 Efectos fisiológicos El ruido puede producir otros efectos en órganos diferentes al oído. Estos efectos se produ- cen porque las vías auditivas del sistema nervioso central no sólo se corresponden con el centro nervioso de la audición sino con otras conexiones indirectas, y en concreto con el sis- tema nervioso autónomo, que regula el funcionamiento de otros órganos. Los principales efectos fisiológicos estudiados derivados de la exposición al ruido son: Aumento del ritmo cardíaco. Vasoconstricción. Aceleración del ritmo respiratorio. Disminución de la actividad de los órganos digestivos. Reducción de la actividad cerebral (con el consiguiente efecto sobre el rendimiento). 34
  • 11. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:05 PÆgina 35 Por ejemplo, todos hemos tenido alguna vez la sensación de sobresalto por un ruido repen- Ruido 2 tino: el corazón se acelera, la respiración se hace más fuerte, las pupilas se dilatan y la piel queda pálida y sudorosa. Esta es una reacción normal de alerta ante lo que, instintivamen- te, consideramos una amenaza del medio que nos rodea. Esa sensación es el reflejo de toda una serie de alteraciones nerviosas y hormonales que se producen en el interior de nuestro organismo. En principio, este tipo de reacciones no supone ningún problema; el cuerpo vuelve poco a poco a la normalidad. Sin embargo, en el caso de exposiciones prolongadas a ruidos muy intensos se pueden producir alteraciones permanentes. Así, en trabajadores de industrias ruidosas se ha observado la aparición de úlceras o alteraciones del corazón con mayor fre- cuencia. Sin embargo, no está comprobada la relación entre niveles de exposición y efectos fisio- lógicos, pudiendo ser debidos, estos efectos, también a otros factores diferentes a las propias características acústicas. 2.2.2.2 Efectos psicológicos. Interferencia con el sueño El ruido puede producir modificaciones del carácter o del comportamiento como: Agresividad Ansiedad Disminución de la atención Estas modificaciones van a depender de diversos factores, unos ligados a la persona y otros a sus condiciones de trabajo: Actitud del sujeto frente al ruido. Sensibilidad del sujeto al ruido. Evaluación de las posibilidades de reducirlo. Actitud del sujeto respecto al tipo y condiciones del local. Momento de la jornada. Además de estos efectos psicológicos, se ha observado que los trabajadores expuestos a rui- dos intensos durante el día pueden tener dificultades a la hora de conciliar el sueño o, inclu- so, despertarse a media noche con mayor frecuencia. El acortamiento o la interrupción del sueño dificultan la acción reparadora del mismo y por lo tanto el bienestar y la capacidad para el trabajo. 2.2.2.3 Interferencias con la actividad La interferencia con el desarrollo de las tareas depende de: Dificultad de la tarea y complejidad. Duración de la tarea. Características del ruido (nivel, composición espectral y tipo de ruido). Predisposición individual y estado del sujeto (motivación, capacidad de concentra- ción, interés por la tarea, etc.). 35
  • 12. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:06 PÆgina 36 2 Ruido Un mismo tipo de ruido podría disminuir la concentra- ción en unos casos, o ser estimulante en otros como es el caso de las tareas monótonas o repetitivas. Si el ruido es intermitente o inesperado puede causar un efecto de sobresalto que, aparte de producir los efectos fisiológicos antes citados, influye negativamente en el desarrollo de cualquier tarea. Así, por ejemplo, existen valores de nivel de ruido reco- mendados en la bibliografía, que si se superan podrían afectar a distintas tareas de oficina: 55 dBA: Trabajos de oficina, fundamentalmente inte- lectuales y con grandes exigencias de concentración. 65 dBA: Trabajos con máquinas de escribir. 70 dBA: Trabajos de oficina altamente mecanizados. 2.2.2.4 Molestias provocadas por el ruido Fig. 2.7 Según la Organización Mundial de la Salud, en el ambiente laboral no existe riesgo identi- El ruido puede provocar ficable de pérdidas auditivas para una exposición de nivel sonoro equivalente por debajo de interferencias con la actividad que se esté desarrollando. Aquí se 75 dBA durante la jornada laboral de 8 horas, aunque pueden producirse molestias o que- muestra una relación entre jas de los trabajadores a niveles inferiores. actividad y nivel de ruido. Paradójicamente, personas expuestas a niveles elevados de ruido dicen “acostumbrarse” al ruido, pero, más que una ventaja, ello indica que el organismo se ha “rendido” ante un ele- mento agresivo presente en su medio, en este caso el ruido. De todas formas, el hecho de estar “acostumbrado” no evitará la aparición de cualquiera de los otros efectos perjudicia- les revisados anteriormente. 2.2.2.5 Interferencia con la comunicación La inteligibilidad de la palabra es un factor importante que hay que considerar en el diseño de entornos de trabajo. En muchas tareas es imprescindible la comunica- ción oral, cara a cara o mediante otros sistemas electroacústicos como teléfonos, interfonos, sistemas de megafonía, etc. La presencia de niveles de ruido elevados dificulta la comunicación hablada con los compañeros u otras personas, repercutiendo negativamente en el trabajo realizado. Se ha observado que en los trabajadores expuestos a niveles de ruido elevados son más frecuentes las alteraciones de garganta y de laringe (debido a que deben for- zar su voz para hacerse entender). Además, la imposibilidad de comunicarse durante la jornada, aumenta el aislamiento de los trabajadores y las condiciones de trabajo son más penosas. La interferencia del ruido con la comunicación verbal depende fundamental- mente de: Fig. 2.8 Sistema de megafonía como Nivel y contenido espectral del ruido de fondo existente. medio de comunicación. Tono de voz que es necesario emplear para la comprensión del mensaje verbal. Distancia entre el locutor y oyente. Exigencias conversacionales de la tarea. 36
  • 13. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:06 PÆgina 37 Ruido 2 2.3 Causalidad del ruido en ambientes Las causas que producen contaminación sonora en los lugares de trabajo se pueden deber a: Falta de mantenimiento de las máquinas y herramientas portátiles. Procesos tecnológicos como forjado, estampado, martillado, etc. Turbulencias y fricción en las salidas de gases comprimidos. Golpes entre partes móviles de máquinas. Choques de piezas metálicas con superficies duras. Hiladoras textiles. Uso de compresores y martillos neumáticos. La contaminación sonora en los lugares de residencia se da por: Escapes de los motores y bocinas de vehículos. Ruidos en los servicios (cloacas, sanitarios, etc.). Altavoces, sirenas, etc. Aparatos de música, televisores, etc. a alto volumen. 2.4 Evaluación del ruido 2.4.1 Conceptos generales introductorios Conviene definir tres conceptos diferentes (ver figura 2.9) ya que la normativa que es necesario consultar para evaluar una situación de riesgo por exposición al ruido en el ambiente de trabajo hace referencia a los mismos: Emisión de ruido: Radiación sonora de una fuente. Es una propiedad característica de la fuente que no depende del entorno ni del local donde se encuentre. Inmisión de ruido: Impacto del ruido en un puesto determinado. Depende de la distancia al puesto, del entorno y del local donde se encuentre la fuente. Exposición al ruido: Impacto del ruido en el trabaja- dor. Depende de la movilidad del trabajador y del tiempo de exposición. La disposición fundamental en España para la protección de los trabajadores de los efectos Fig. 2.9 nocivos de la exposición al ruido es el Real Decreto 1316/1989, cuyo objetivo es reducir la Emisión, inmisión y exposición. exposición al ruido en el trabajo. En el Real Decreto se recogen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo que debe aplicar el empresario en su centro: limitación de la exposición, medición, evalua- 37
  • 14. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:06 PÆgina 38 2 Ruido ción y reducción del ruido en el lugar de trabajo, declaración de ruido emitido por las máqui- nas y reducción de la exposición. El objeto del Real Decreto es la protección de los riesgos derivados de la exposición al ruido, principalmente frente a las pérdidas de audición. En el anexo 1 del citado Real Decreto se definen una serie de conceptos técnicos necesarios a la hora de medir la exposición al ruido, estableciendo que el nivel diario equivalente en dBA (LAeq,d) es aquél que será necesario medir y/o calcular para evaluar la exposición al ruido. El nivel diario equivalente contiene dos conceptos: Nivel en dBA de ruido. Tiempo de exposición (referido a 8 horas). Para completar la evaluación, también se mide el nivel de pico, que no deberá ser superior a 140 dB. Por último, se define el ruido estable como aquel tipo de ruido cuyo nivel de presión acústi- ca ponderado (A) varía (entre una máximo y un mínimo) en menos de 5 dB. 2.4.2 Nivel de exposición diaria equivalente (LAeq,d) Este Real Decreto establece la manera de calcular el nivel de exposición diario (o semanal equivalente) para cada puesto de trabajo en función de los tiempos a los que están expues- tos los trabajadores a los distintos niveles acústicos. Estos niveles se miden mediante sonó- metros integradores o dosímetros, los cuales realizan una integración de ambos factores (intensidad y tiempo) y determinan un nivel de exposición en dBA que, mediante su compa- ración con los umbrales de exposición establecidos en dicho Real Decreto, permite determi- nar en qué situación de riesgo se encuentra el trabajador. El cálculo logarítmico que integra las intensidades y los tiempos es: LAeq,T = 10 Ig (1/T) Si Ti · 100.1 L Aeq,Ti (1) siendo: T: tiempo total del ciclo i: número de subciclos Ti: tiempo de cada subciclo Este LAeq,T corresponderá al LAeq,d cuando la jornada laboral coincida con el tiempo de expo- sición al ruido. Si en dicha jornada laboral existen intervalos de no exposición al ruido, el nivel diario equivalente vendrá dado por la ecuación: 38
  • 15. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:06 PÆgina 39 Ruido 2 LAeq,d = LAeq,T + 10 Ig (T/8) (2) siendo: T: el tiempo de exposición al ruido en horas/día. Cuando no sea posible establecer dichos subciclos, se utilizará el método correspondiente al ruido aleatorio: Método directo: El intervalo de medición debe cubrir la totalidad del intervalo de tiempo considerado. Método muestreo: Se efectuarán diversas mediciones, de forma aleatoria, durante el intervalo de tiempo considerado. La incertidumbre asociada será función del núme- ro de mediciones efectuadas y la variación de los datos obtenidos. Según el nivel de exposición diaria equivalente resultante se determina la planificación de acciones de tipo preventivo y de protección oportunas. Acciones para distintos niveles de exposición diaria equivalente Medidas Superior a los 80 dB (B) Superior a los 85 dB (A) Superior a los 90 dB (A) 0 140 dB pico Evaluación higiénica Tribunal Anual Anual Formación e información de los trabajadores sobre riesgos, medidas preventivas Sí Sí Sí protectores auditivos t control médico Permitir el acceso de los órganos de seguridad e higiene y de los representantes de los trabajadores a las evaluaciones, Sí Sí Sí resultados y medidas preventivas Control médico inicial Sí Sí Sí Proporcionar una vigilancia médica de la función auditiva Quincenal Trianual Anual de los trabajadores Suministro de protección auditiva Por solicitud Obligatorio Obligatorio Utilización de protección auditiva Optativo Obligatorio Señalizar los lugares con riesgo y establecer llimitaciones de Sí acceso Desarrollar un programa de medidas de control técnicas y Sí administrativas para mejorar la prevención Tabla 2.1 39
  • 16. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:06 PÆgina 40 2 Ruido Por lo tanto el empresario deberá evaluar la exposición de los trabajadores al ruido con el objeto de compararla con los criterios establecidos en el Real Decreto 1316/1989 (artículo 3). Esta evaluación comprenderá: Evaluación de los puestos de trabajo existentes antes del 31 de marzo de 1990. Evaluaciones adicionales cada vez que se cree o modifique un puesto de trabajo. Evaluaciones periódicas que dependerán del nivel de exposición al ruido, no siendo necesarias si el nivel de ruido es manifiestamente inferior a 80 dBA y 140 dB pico. 2.4.3 Factores que influyen en la evaluación Para realizar correctamente esta evaluación se han de tener en cuenta: El nivel de ruido en el puesto ha de ser medido con una instrumentación adecuada a cada tipo de ruido y que además cumpla una serie de requisitos que se detalla- rán en el punto siguiente. Las mediciones han de ser representativas de las condiciones de exposición al ruido, es decir, se realizará una determinación correcta del tiempo de exposición en el puesto y en cada operación o tarea dentro del puesto que entrañe diferencias en cuanto al nivel y tipo de ruido. La aplicación informática GADER del INSHT constituye una guía para la medida y evaluación de la exposición al ruido y permite archivar datos sobre esta exposición y el control de la función auditiva, así como planificar la actuación preventiva y rea- lizar el control periódico de su eficacia. 2.5 Instrumentos de medición Para el cálculo del nivel diario equivalente, LAeq,d se utilizarán diferentes instrumentos de medida, dependiendo del tipo de ruido existente y de la movilidad del trabajador al realizar la tarea, obteniéndose diferentes parámetros de medida según los diferentes instrumentos. Estos instrumentos han de cumplir una serie de condiciones, contenidas en el anexo 3 del Real Decreto y que se encuentran resumidas en el cuadro 1. El anexo 3 del Real Decreto establece que los instrumentos deberán medir el nivel de pico o detectar si se han superado 140 dB. El anexo 2 del Real Decreto dedicado a la medición del ruido, establece que los instrumen- tos de medida deberán ser debidamente calibrados antes y después de la medición, que éstas mediciones serán representativas de la exposición, tanto en número como en duración y, por último, que las mediciones se realizarán en ausencia del trabajador a la altura de su oído y, si esto no es posible, a una distancia de 10 centímetros de su oído, teniendo en cuen- ta todos aquellos factores que pudieran perturbar dicha medición. 40
  • 17. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:07 PÆgina 41 Condiciones de utilización de los instrumentos de medida Ruido 2 Equipo adecuado Tipo de ruido Parámetro medido Requisitos Nivel de presión sonora Cumplir con la norma Sonómetro Ruido estable LpA1 (El LAeqT se calcula a UNE EN 60651 para partir de la media de los niveles instrumentos del tipo 2, médicos de presión sonora) “Show” y ponderación A Nivel de presión sonora Cumplir con la norma Sonómetro integrador Todo tipo de ruido en continuo equivalente UNE EN 60804 para puestos fijos LpA1 instrumentos de tipo 2, como mínimo Dosis de ruido expresada Cumplir con la norma Sonómetro integrador Todo tipo de ruido en en % (a partir de dosis se UNE EN 60804 para puestos fijos y móviles calcula el LpA1) instrumentos de tipo 2, como mínimo Tabla 2.2 2.5.1 Sonómetro y tipos de sonómetros El sonómetro es un instrumento diseñado para responder al sonido en aproximadamente la misma manera que lo hace el oído humano y dar mediciones objetivas y reproducibles del nivel de presión sonora. Existen muchos sistemas de medición sonora disponibles. Aunque son diferentes en el detalle, cada sistema dispone de un micrófono, una sección de procesa- miento y una unidad de lectura. El micrófono convierte la señal sonora a una señal eléctrica equivalen- te. El tipo más adecuado de micrófono para sonómetro es el micrófono de condensador, el cual combina precisión con estabilidad. La señal eléctrica producida por el micrófono es muy pequeña y debe ser ampli- ficada por un preamplificador antes de ser procesada. Varios procesamientos diferentes pueden aplicarse sobre la señal. La señal puede pasar a través de una red de ponderación. Es relativamen- te sencillo construir un circuito electrónico cuya sensibilidad varíe con la frecuencia de la misma manera que el oído humano, y así simular las curvas de igual sonoridad: esto ha resultado en tres diferentes características estandarizadas internacionalmente, las ponderaciones “A”, “B” y “C”. Además de una o más de estas redes de ponderación, los sonómetros usualmente tienen también una red lineal. Esto no pon- dera la señal, sino que deja pasar la señal sin modificarla. Fig. 2.10 Cuando se requiere más información, el rango de frecuencia de 20 Hz a 20 kHz puede ser Sonómetro. dividido en secciones o bandas. Estas bandas tienen usualmente un ancho de banda de una octava o un tercio de octava (una octava es una banda de frecuencia donde la más alta fre- cuencia es dos veces la más baja frecuencia). Después que la señal ha sido ponderada y/o dividida en bandas de frecuencia, la señal resultante es amplificada, y se determina el valor Root Mean Square (RMS) con un detector RMS. El RMS es un valor promedio matemático especial y es de suma importancia en las mediciones de sonido por- que está relacionado directamente con la cantidad de energía del sonido que está siendo medido. Tipos de sonómetros La última etapa del sonómetro es la unidad de lectura que muestra el nivel sonoro en deci- belios (dB), u otros como el dBA, que significa que el nivel sonoro medido ha sido pondera- do con el filtro A. La señal también puede estar disponible en salidas AC o DC, para la cone- xión de instrumentos externos para un posterior procesamiento. 41
  • 18. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:07 PÆgina 42 2 Ruido Existen diversos tipos de sonómetros que se diferencian principalmente del grado de preci- sión que deben cumplir en relación a los valores que son capaces de medir. Ellos son los sonómetros tipo 0, 1, 2 y 3. Tipo 0: se usa generalmente en laboratorios y sirve como dispositivo estándar de referencia. Tipo 1: se usa tanto en laboratorio como en terreno cuando el ambiente acústico debe ser especificado y/o medido con precisión. Tipo 2: es adecuado para mediciones generales en terreno. Tipo 3: se utiliza para realizar mediciones de reconocimiento. 2.5.2 Dosímetros Podrán ser utilizados para la medición del LAeq, de cualquier tipo de ruido, siempre que cumpla como mínimo las prescripciones establecidas en la norma CEI-651 y CEI-804 para los instrumentos del tipo 2. Fig. 2.11 En general, se considerará un error de ± 1 dB cuando se utilicen instrumentos del tipo 2 y Dosímetro. ningún error instrumental cuando el aparato sea del tipo 1. 2.5.3 Calibradores o pistófonos Antes y después de una medición de ruido debe calibrarse el equipo de medición con un aparato calibrador como el que se aprecia en la figura 2.12. El LAeq,d (nivel diario equivalen- te) se calculará a partir del nivel de ruido medido y del tiempo de exposición. En función de los resultados de la evaluación se deberán realizar las actuaciones que se establecen en los artículos 5,6 y 7 del Real Decreto. Fig. 2.12 Estas actuaciones se realizarían al comparar el LAeq,d medido y/o calculado en cada caso, con Calibrador o pistófono. los criterios de evaluación que establece el Real Decreto en términos de LAeq,d. Actuaciones que se deben realizar según el RD 1316/1989 Nivel diario equivalente Actuaciones Control auditivo anual Uso obligatorio de Programas de medidas LAeqd>90 dBA o Nivel de protectores auditivos técnicas u organizativas pico >14 dBA Evaluación del para reducir el ruido puesto anual LAeqd>85 dBA Control auditivo cada Suministro obligatorio de tres años protectores auditivos Evaluación del Control auditivo cada Suministro obligatorio de LAeqd>80 dBA puesto cada cinco años protectores auditivos tres años Tabla 2.3 42
  • 19. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:07 PÆgina 43 Ruido 2 Ejemplo 1 Sea el puesto de trabajo de un pulidor cuya jornada - Pulido de piezas: Se efectuaron 5 mediciones del laboral se compone de ciclos de 85 minutos distribui- nivel equivalente correspondiente al ruido genera- dos de la siguiente forma: do por sendas piezas, obteniéndose los siguientes datos en dBA: 92, 95, 93, 91, 93, lo que supone un - Pulido de piezas: 70 minutos. LAeq,T1 de 93 dBA. - Limpieza de piezas con aire comprimido: 10 minutos. - Limpieza de piezas con aire comprimido: Al tratarse - Transporte de piezas: 5 minutos. de un ruido aleatorio, se efectuó una medición del nivel equivalente durante todo el subciclo, obte- Con una duración total de 7,5 horas de dicha jornada, niéndose un LAeq,T2 de 100 dBA. haciendo una pausa de 30 minutos para desayunar en el - Transporte de piezas: Se efectuaron 3 mediciones del comedor de la empresa, donde no hay exposición al ruido. nivel equivalente, obteniendo un LAeq,T3 de 80 dBA. Efectuado un estudio previo sobre el tipo de ruido al - Nivel diario equivalente: Mediante la aplicación de que está expuesto el trabajador, se ha llegado a las la expresión (1) se obtiene: siguientes conclusiones: durante el pulido de piezas el ruido al que está sometido es periódico; la limpieza LAeq,T= 10 Ig 1/85 (70 x 100, 1 x 93 + 10 x 100,1 x con aire comprimido genera un tipo de ruido aleatorio, 100 + 5 x 100, 1 x 80) = 94,5 dBA, mientras que durante el transporte de piezas el traba- jador está únicamente sometido al ruido de fondo de y, mediante la aplicación de la expresión (2), obtenemos: la nave que se puede considerar estable. LAeq,d = 94,5 + 10 Ig (7,5/8) = 94,2 dBA Las mediciones se efectuaron con un sonómetro inte- grador-promediador utilizando la siguiente metodología: 2.6 Control de la función auditiva (vigilancia de la salud) El Real Decreto establece las circunstancias en que ha de realizarse el control de la función audi- tiva así como su periodicidad y también las características, requisitos e instrumentación de la misma. El anexo 4 del Real Decreto trata de cómo ha de realizarse el control de la función auditi- va para prevenir las pérdidas de capacidad auditiva causadas por la exposición al ruido. Este control comprende un reconocimiento inicial con una serie de características que se deben cumplir y una serie de reconocimientos periódicos, cuya periodicidad depende del nivel de exposición, además, se deben cumplir una serie de requisitos. Para el control de la función auditiva se ha de realizar: Anamnesis. Cuestionario que recogerá las exposiciones anteriores, antecedentes otológicos familiares, exposiciones al ruido laborales y extralaborales, edad, inges- tión de medicamentos ototóxicos, etc. Otoscopia. Inspección del conducto auditivo externo, en busca de determinados sig- nos, infecciones, tapones o cualquier otra indicación de posibles anomalías que pueden enmascarar la prueba audiométrica. Control audiométrico. Según establece el Real Decreto en su anexo 4, constará como mínimo de una audiometría de tonos puros para la determinación de umbrales de audi- ción por vía aérea según la norma ISO 6189:1983 (UNE 74-151-92). La audiometría cubrirá la frecuencia de 8 kHz y el nivel sonoro ambiental (en la sala de la prueba) per- mitirá la medición de un umbral de audición de 0 dB, según ISO 389:1975 (UNE 74- 020-91). También ha de cumplirse el requisito de que los audiómetros deberán satisfa- cer las especificaciones para los del tipo 4, según la norma CEI 645/79 (UNE 20-641-81). Audiometría: Medida de la capacidad auditiva mediante un equipo llamado audióme- tro que produce estímulos acústicos de frecuencia e intensidad conocidas. 43
  • 20. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 18/05/2006 10:38 PÆgina 44 2 Ruido Fig. 2.13 Audiometría. 2.6.1 Registro, archivo de datos, información y formación El empresario está obligado a registrar y archivar los datos de las evaluaciones ambientales y de los controles médicos durante 30 años. También se recoge en el artículo 9, lo que debe hacerse con los datos al final del periodo del archivo o ante la desaparición de la empresa. Es necesario destacar, en este punto, que la Inspección de trabajo, el INSHT, los organismos competentes en las comunidades autónomas, los órganos internos con competencias en seguridad e higiene en el trabajo y los representantes de los trabajadores, tienen el derecho de acceso a la información contenida en los archivos, respetando, claro está, la confidencia- lidad de los datos médicos. A estos dos últimos grupos también se les informará, según el artículo 2, de las medidas preventivas que se adopten con carácter previo a la implantación de las mismas. El artículo 3 del Real Decreto establece que tienen derecho, tanto a ser infor- mados como a estar presentes en las evaluaciones ambientales. El artículo 5 del Real Decreto determina la obligación del empresario de proporcionar a cada trabajador una información y, cuando proceda, formación adecuada sobre su evaluación de la exposición al ruido, los posibles riesgos para su audición, las medidas preventivas, la uti- lización de los protectores auditivos y los resultados del control de la función auditiva. Esquema 2.9 Control de la función auditiva según el RD 1316/1989. 44
  • 21. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:09 PÆgina 45 Ruido 2 2.6.2 Información sobre los equipos de trabajo El artículo 10 del R. D. establece que el fabricante de un determinado equipo suministrará una infor- mación sobre la emisión de ruido del equipo que será exigida por el empresario que lo adquiera. La filosofía sobre la información de emisión de ruido que, en el momento de la elaboración del Real Decreto, era de difícil aplicación, se amplía con el Real Decreto 1435/1992 de 27 de octubre sobre máquinas, que se tratará posteriormente en otro apartado. Con esta información el empresario podrá estimar los niveles de exposición de los trabajadores. Se establece, por tanto, una responsabilidad mutua entre vendedor y comprador en lo que al conocimiento del ruido emitido por el equipo se refiere. 2.6.3 Protección personal El Real Decreto define las circunstancias en las que es obligatorio u opcional el empleo de protección auditiva y el suministro por parte del empresario (artículos. 5, 6 y 7). Por otra parte, el artículo 8 determina los requisitos que han de tener los protectores: Ajustarse a la normativa sobre protección auditiva (que será tratada posteriormente). Adaptarse a los trabajadores, para lo que se consultará a los mismos. Proporcionar la atenuación necesaria. Con niveles diarios superiores a 90 dBA o 140 dB de pico, se deberá contar con un progra- ma de medias técnicas y organizativas para reducir el ruido. 2.7 Prevención, control y reducción del ruido El control del ruido se puede esquematizar del siguiente modo. Esquema 2.10 Diagrama de control del ruido. 45
  • 22. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 46 2 Ruido Para poder alcanzar una disminución en la exposición al ruido se pueden adoptar tanto medidas técnicas, encaminadas a disminuir el ruido, como medidas organizativas, destina- das a disminuir la exposición al ruido del trabajador, siendo siempre las de elección priori- taria aquéllas que disminuyen el ruido en el origen. 2.7.1 Medidas técnicas Las medidas técnicas posibles para controlar el ruido se suelen agrupar en tres: Medidas de control en la fuente. Medidas de control en el medio. Medidas de control en el receptor o trabajador. Como se dijo también para el caso de contaminantes químicos o biológicos, se deben aplicar en ese mismo orden de prioridades de acuerdo con los principios de la acción preventiva exi- gible al empresario según el artículo 15 de la Ley de prevención de riesgos laborales (LPRL). Fig. 2.14 Medidas técnicas para el control del ruido. 46
  • 23. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 47 Ruido 2 2.7.1.1 Control del ruido en la fuente Entre ellas se pueden destacar, por orden de prioridad: Diseño y compra de máquinas con bajo nivel de ruido. Una mejora en la calidad de dise- ño acústico de las máquinas, dentro de lo posible, será la mejor medida de control del ruido. En este aspecto, la declaración del ruido emitido por las máquinas es un paso importante para alcanzar el objetivo de reducir el nivel de ruido en la fuente (este tema será tratado más adelante). Mantenimiento adecuado de las máquinas. Es sabido que las máquinas viejas suelen producir más ruido que las nuevas; aunque a veces se puede corregir por medio de una lubricación adecuada, sustitución de piezas gastadas o defectuosas, eliminación de rui- dos innecesarios, limpieza, etc., al mismo tiempo se alarga la vida de la máquina. Sustitución de materiales. Siempre que sea posible, se pueden sustituir materiales radiantes de ruido por otros que no lo sean. Por ejemplo, para máquinas que operen con cargas pequeñas, se pueden sustituir los engranajes de metal por otros de plástico. Cerramientos totales o parciales con materiales aislantes. Se debe destacar que las aberturas en los cerramientos, por pequeñas que sean, pueden disminuir mucho la efectividad de éstos. El mejor método de control es la actuación en la fuente de ruido. 2.7.1.2 Control de ruido en el medio de transmisión En principio, el ruido se puede transmitir por dos “caminos”: el aire y las estructuras conec- tadas con la máquina emisora. Para cada uno de estos medios se podrán aplicar una serie de medidas. Ruido aéreo es el ruido transmitido por el aire que llega al trabajador, bien directamente desde la fuente, o bien debido a las reflexiones en paredes, suelo, techo u objetos que encuentra a su paso. Para disminuir este tipo de ruido se suelen emplear pantallas acústi- cas, distribución adecuada de máquinas (alejando las máquinas de paredes y objetos reflec- tantes) e interposición de materiales absorbentes. Ruido transmitido por las estructuras. Es aquel ruido que se transmitirá a través de las estruc- turas sólidas. Se deberán aislar las estructuras entre sí o lograr un aislamiento de las máqui- nas al suelo, mediante conexiones flexibles. 2.7.1.3 Control del ruido en el receptor Es la última solución, y las posibilidades fundamentales son: Construcción de cabinas insonorizadas en las que el operario pase la mayor parte del tiempo de su trabajo, como en el caso de procesos automatizados. Utilización de protectores auditivos. Esta alternativa, desde el punto de vista pre- ventivo, debe tener un carácter temporal y complementario, mientras se adopten otra serie de medidas técnicas y organizativas para reducir el nivel de ruido sopor- tado por los trabajadores (este tema se tratará más adelante). La protección auditiva es la última medida que hay que tener en cuenta. 47
  • 24. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 18/05/2006 10:41 PÆgina 48 2 Ruido 2.7.2 Medidas organizativas Con este tipo de medidas no se pretende disminuir el ruido, sino disminuir la exposición al ruido del trabajador. Como hemos visto, el nivel diario equivalente al que está expuesto un trabajador no depen- de sólo del nivel de ruido, sino también del tiempo de exposición. Entre algunas medidas organizativas podemos mencionar la reubicación local de los traba- jadores, rotación de puestos en tareas ruidosas y poco ruidosas, pausas sin ruido (en luga- res sin ruido) y, por último, la formación e información para concienciar a los trabajadores de los riesgos existentes y de las medidas preventivas. Siempre que se hace un planteamiento de control de ruido, se deben tener en cuenta los siguientes puntos: El control de ruido es un problema del conjunto máquina, medio, receptor. El objetivo del control es lograr un ambiente acústico aceptable con un coste tam- bién aceptable. El éxito del control se mide mediante la reducción del ruido conseguida. Un diseño acústico adecuado deberá ser compatible con otros aspectos generales (seguridad, calidad y accesibilidad). 2.8 Equipos de protección individual (protección auditiva) Fig. 2.15 y 2.16 Protectores auditivos. Un protector auditivo es un equipo de protección individual utilizado para disminuir el ruido que percibe un trabajador situado en un ambiente ruidoso. Se pueden clasificar en varios grupos: Orejeras. Es un protector auditivo que envuelve totalmente el pabellón auditivo. Están formadas por los casquetes, que son unas piezas de plástico duro que cubren y rodean la oreja con un material absorbente en su interior y el arnés, que sujeta y presiona los casquetes contra la cabeza. Tapones. Es un protector auditivo que se inserta en el conducto auditivo externo, obturándolo. Existen tapones de varios materiales entre los que destacan los de espu- 48
  • 25. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 49 ma plástica, silicona, plástico y goma flexible. En este tipo de protectores es muy Ruido 2 importante realizar una limpieza frecuente, para evitar el riesgo de infecciones. Orejeras con cascos. En determinadas situaciones de trabajo donde es necesaria una protección de la cabeza, se utilizan cascos que cubren toda la cabeza asociados a orejeras para evitar la transmisión del ruido. Protectores activos. Incorporan un sistema electrónico que detecta el ruido en el exterior del protector y genera un ruido en su interior que cancela parcialmente el ruido incidente. actividades 1. Define los siguiente términos: • El LAeq,d es el parámetro más importante de la legislación española, que nos permite tener una • LAeq,T: serie de valores comparables a la hora de evaluar la • Presión acústica: exposición al ruido. • 1/3 de octava: • El ruido impulsivo se caracteriza por un ascenso • Sonido: brusco de ruido y una duración total del impulso • Ruido: menor de un segundo, y el tiempo transcurrido entre máximos ha de ser igual o superior a un 2. indica si las siguientes afirmaciones son verdaderas segundo. o falsas: • Un ruido inferior a 90 dB, no se considera que se deba evaluar puesto que no se considera que sea un ries- • La audiometría es la medida de la capacidad auditi- go laboral. va mediante un equipo llamado audiómetro que • La hipoacusia es lo mismo que la sordera profesio- produce estímulos acústicos de frecuencia e intensi- nal. dad conocidas. • El empresario está obligado a registrar y archivar los • Cuando se ha de evaluar un ruido aleatorio, lo pri- datos de las evaluaciones ambientales y de los con- mero que debemos hacer es establecer unos subci- troles médicos durante 30 años. clos de trabajo. • Consideramos nivel pico a aquel ruido que sea 3. Describe, en términos generales, una propuesta para superior a 140 dB. el control del ruido en una nave cualquiera de fabricación. • La exposición al ruido es el impacto del ruido en un puesto determinado. 4. Define tres efectos adversos producidos por la expo- • La hipoacusia de percepción se produce por la sición. Describe la situación que ha llevado a provocar lesión del oído interno, nervio auditivo, vías o cen- este efecto. tros de la audición. 2.9 Normativa básica Disposiciones comunitarias Directiva 2003/10/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de febrero de 2003, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabaja- dores a los riesgos derivados de los agentes físicos (ruido). Directiva 86/188/CEE del Consejo, de 12 de mayo de 1986 (DOL 137, del 24 de mayo), relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos debidos a la exposición al ruido durante el trabajo. Tercera Directiva particular de la Directiva 80/1107/CEE, sobre los riesgos de la exposición a agentes químicos, tóxicos y biológicos durante el trabajo. Normativa nacional Real Decreto 1316/1989 de 2 de noviembre sobre protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de su exposición al ruido durante el trabajo. 49
  • 26. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 50 2 Ruido Disposiciones internacionales En el Convenio 120, artículo 18 se dice: “Deberán ser reducidos con medidas apropiadas y practicables y en todo lo que sea posible, los ruidos y vibraciones que puedan producir efec- tos nocivos en los trabajadores”. El Convenio 128 trata sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos profesiona- les. Como particularidad concreta debe subrayarse que en este Convenio se aceptan única- mente las obligaciones relativas a la contaminación del aire y al ruido, pero no lo referente a vibraciones. Normativa de referencia Ley 31/1995, de 8 de noviembre de Prevención de riesgos laborales (BOE nº 269 de 10.11.95). Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, Reglamento de los servicios de prevención (BOE nº 27 de 31.03.97). Real Decreto 245/1989 de 27 de febrero, sobre determinación y limitación de la potencia sonora admisible de determinado material y maquinaria de obra (BOE nº 60 de 11.6.89). Real Decreto 1316/1989 de 27 de octubre, sobre protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo (BOE nº 263 de 2.11.89, B.O.E nº 295 de 9.12.89 y BOE nº 126 de 26.6.90). Real Decreto 1407/1992 de 20 de noviembre, por el que se regula las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protec- ción individual (BOE Nº 311 de 28.12.92 y B.O.E nº 47 de 24.2.93). Real Decreto 1435/1992 de 27 de noviembre, relativo a la aproximación de las legislaciones de los estados sobre máquinas (BOE nº 297 de 11.12.92). Real Decreto 773/1997 de 30 de mayo, relativo a la utilización de los equipos de protección individual (BOE nº 140 de 12.6.97). 50
  • 27. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 51 Ruido 2 autoevaluación Test 2. Ruido 1. ¿Cuál es el nivel LAeq,d máximo al que debe mantener- c) Por las diferentes frecuencias que componen el se el ruido como medida para prevenir la pérdida de sonido de cada instrumento. audición? d) Todas son ciertas. a) 50 dBA. b) 100 dBA. 8. La presión acústica nos hace distinguir: c) 80 dBA. a) Un ruido grave de uno agudo. b) Un ruido fuerte de uno flojo. 2. En cuál de los siguientes casos es obligatorio que el c) Un ruido producido por una sirena o por una sierra empresario facilite equipos de protección: mecánica. a) Siempre que se trabaje en un área de producción. b) Siempre que sea superior a los 80 dB (A). d) Un sonido de un ruido. c) Siempre que sea superior a los 85 dB (A). 9. El valor de la presión acústica se mide en 3. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones es falsa? a) Decibelios A. a) Los instrumentos utilizados para la medición del b) Decibelios. nivel del ruido se denominan de forma genérica c) Pascals o sus múltiplos o submúltiplos. sonómetros. d) No se mide presión acústica sino el nivel de la b) El LAeq,d es el promedio diario del nivel de presión misma respecto a un valor de referencia. sonora asignable a un puesto de trabajo. c) La medición del nivel de presión sonora se denomi- 10. Una de las siguientes es una anomalía que no es na audiometría. producida por la exposición al ruido. Indica cuál es. 4. ¿Cuáles son las fibras nerviosas del oído que primero a) Problemas circulatorios. se lesionan? b) Problemas digestivos. a) Las encargadas de transmitir al cerebro ruidos de c) Problemas articulares. frecuencia 4.000 Hz. d) Ansiedad. b) Las encargadas de transmitir al cerebro ruidos de frecuencia 1.000 Hz. 11. ¿Cuál de los siguientes es uno de los niveles de c) Las encargadas de transmitir al cerebro ruidos de exposición máximo en términos de LAeq.d? frecuencia 6.000 Hz. a) 100dBA. b) 95dBA. 5. ¿Cuál es el valor que se recomienda no sobrepasar en c) 85dBA. trabajos que requieran concentración mental? d) 75dBA. a) 65 dBA. b) 30 dBA. c) 80 dBA. 12. En un taller de reparación de automóviles podemos considerar un tipo de ruido: 6. ¿Cuál de los siguientes enunciados es verdadero? a) Periódico. a) La legislación actual se orienta tanto a la preven- b) Estable. ción de la pérdida de audición como a las situacio- c) De pico. nes de disconfort por ruido. d) Aleatorio. b) Los dosímetros son aparatos de medición del nivel de presión sonora que el trabajador expuesto puede 13. Una de las siguientes no se podría clasificar entre llevar mientras realiza su trabajo. las operaciones de control de ruido en la fuente: c) El ruido se define como un sonido superior a los 80 a) Sustituir engranajes metálicos por engranajes de dBA. plástico. 7. ¿Por qué podemos distinguir si un sonido lo ha pro- b) Fijar las máquinas al suelo mediante silent blocks o ducido un violín o una trompeta? conexiones flexibles. a) Por la intensidad del sonido de la trompeta. c) Substitución de piezas gastadas. b) Por el tono del sonido. d) Lubricación. 51
  • 28. ITACA_LIBRO 02_LL02.qxp 08/05/2006 10:10 PÆgina 52