Sartre,+jean+paul+ +la+náusea
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Sartre,+jean+paul+ +la+náusea

on

  • 499 views

 

Statistics

Views

Total Views
499
Views on SlideShare
499
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Sartre,+jean+paul+ +la+náusea Document Transcript

  • 1. www.artnovela.com.arJEAN-PAUL SARTRELA NÁUSEA9a. EDICIÓN
  • 2. www.artnovela.com.arBienvenido. Su pantalla es ahora comola sala de lectura de una biblioteca.Pero recuerde que siempre es mejorcomprar y guardar el libro impreso enpapel. Use la copia electrónica como unasimple referencia para conocer la obra.Consultar más libros de Jean P.Sartre. Pinche aquí:Buscar | Comprar
  • 3. www.artnovela.com.arEDITORIALÉPOCA, S.A.Emperadores No. 185 México 13, D. F.Título original francésLa NauséeTraducción deAURORABERNÁRDEZImpreso en México Printed in México
  • 4. www.artnovela.com.arHOJA SIN FECHALo mejor sería escribir los acontecimientoscotidianamente. Llevar un diario para comprenderlos.No dejar escapar los matices, los hechos menudos,aunque parezcan fruslerías, y sobre todo clasificarlos.Es preciso decir cómo veo esta mesa, la calle, la gente,mi paquete de tabaco, ya que es esto lo que hacambiado. Es preciso determinar exactamente elalcance y la naturaleza de este cambio.Por ejemplo, ésta es una caja de cartón quecontiene la botella de tinta. Habría que tratar de decircómo la veía antes y cómo la ahora. ¡Bueno! Es unparalelepípedo rectángulo; se recorta sobre... esestúpido, no hay nada que decir. Pienso qué éste es elpeligro de llevar un diario: se exagera todo, uno está alacecho, forzando continuamente la verdad. Por otraparte, es cierto que de un momento a otro —yprecisamente a propósito de esta caja o de otro objetocualquiera—, puedo recuperar la impresión de anteayer. Debo estar siempre preparado, o se me escurriráuna vez más entre los dedos. No nada, sino anotarcon cuidado y prolijo detalle todo lo que se produce.
  • 5. www.artnovela.com.arNaturalmente, ya no puedo escribir nada clarosobre las cuestiones del miércoles y de anteayer; estoydemasiado lejos; lo único que puedo decir es que enninguno de los dos casos hubo nada de lo que deordinario se llama un acontecimiento. El sábado loschicos jugaban a las tagüitas y yo quise tirar, comoellos, un guijarro al agua. En ese momento me detuve,dejé caer el guijarro y me fui. Debí de parecer chiflado,probablemente, pues los chicos se rieron a misespaldas.Esto en cuanto a lo exterior. Lo que sucedió enmí no ha dejado huellas. Había algo que vi y que medisgustó, pero ya no sé si miraba el mar o la piedrecita.La piedra era chata, seca de un lado, húmeda yfangosa del otro. Yo la tenía por los bordes, con losdedos muy separados para no ensuciarme.Anteayer fue mucho más complicado. Y huboademás esa serie de coincidencias y de quid pro quoque no me explico. Pero no me entretendré poniendotodo esto por escrito. En fin; lo cierto es que tuve miedoo algo por el estilo. Si por lo menos supiera de quétuve miedo, ya sería un gran paso.Lo curioso es que no estoy nada dispuesto acreerme loco; hasta veo con evidencia que no lo estoy:todos los cambios conciernen a los objetos. Por lomenos quisiera estar seguro de esto.Las diez y mediaAcaso después de todo, fue una ligera crisis delocura. Ya no quedan rastros. Hoy los extrañossentimientos de la otra semana me parecen muy
  • 6. www.artnovela.com.arridículos: ya no me convencen. Esta noche estoy muya mis anchas, burguesamente, en el mundo. Éste esmi cuarto, orientado hacia el noreste. Abajo la calledes Mutilés y el depósito de la nueva estación. Desdemi ventana veo, en la esquina del bulevar Victor-Noir,la luz roja y blanca del Rendez-vous des Cheminots.Acaba de llegar el tren de París. La gente sale de laantigua estación y se desparrama por las calles. Oigopasos y voces. Muchas personas esperan el últimotranvía. Han de formar un grupito triste alrededor delpicodegas,justodebajodemiventana.Bueno,todavíatienen que esperar unos minutos: el tranvía no pasaráantes de las diez y cuarenta y cinco. Con tal de queesta noche no lleguen viajantes de comercio; tengotantas ganas de dormir y tanto sueño atrasado. Unabuena noche, una sola, barrerá con todas estashistorias.Las once menos cuarto; no hay nada que temer,ya estarían aquí.Amenos que sea el día del señor deRouen. Viene todas las semanas; le reservan el cuartoNº2delprimero,elquetienebidé.Todavíapuedellegar;muchas veces toma un bock en el Rendez-vous desCheminots antes de acostarse. Por otra parte, no hacedemasiado ruido. Es muy bajito, y muy limpio, conbigote negro, encerado, y peluca.Aquí está.Bueno; era tan tranquilizador oírlo subir laescalera, que el corazón me dio un saltito: ¿qué puedetemerse de un mundo tan regular? Creo que estoycurado.Y ahí viene el tranvía 7 “Mataderos-Grandes
  • 7. www.artnovela.com.arDiques”. Llega con gran ruido de hierro viejo.Arranca.Ahora se hunde, cargado de valijas y niños dormidos,en dirección a los grandes diques, a las fábricas, aleste negro. Es el penúltimo tranvía; el último pasarádentro de una hora.Voy a acostarme. Estoy curado, renuncio aescribir mis impresiones día por día, como las niñas,en un lindo cuaderno nuevo.En un solo caso podría ser interesante llevar undiario: si
  • 8. www.artnovela.com.arDIARIOLunes 29 de enero de 1932.Algomehasucedido,nopuedoseguirdudándolo.Vino como una enfermedad, no como una certezaordinaria, o una evidencia. Se instaló solapadamentepoco a poco; yo me sentí algo raro, algo molesto, nadamás. Una vez en su sitio, aquello no se movió,permaneció tranquilo, y pude persuadirme de que noteníanada,dequeeraunafalsaalarma.Yahoracrece.No creo que el oficio de historiador predispongaalanálisispsicológico.Ennuestrotrabajosólotenemosque habérnoslas con sentimientos a los cuales seaplican nombres genéricos, comoAmbición, Interés.Sin embargo, si tuviera una sombra de conocimientode mí mismo, ahora debería utilizarlo.Por ejemplo, en mis manos hay algo nuevo, ciertamanera de tomar la pipa o el tenedor. O es el tenedorel que ahora tiene cierta manera de hacerse tomar; nosé. Hace un instante, cuando iba a entrar en mi cuarto,me detuve en seco al sentir en la mano un objeto fríoque retenía mi atención con una especie depersonalidad.Abrí la mano, miré: era simplemente elpicaporte. Esta mañana en la biblioteca, cuando el
  • 9. www.artnovela.com.arAutodidacto vino a darme los buenos días, tardé diezsegundos en reconocerlo. Veía un rostro desconocido,apenas un rostro. Y además su mano era como ungrueso gusano blanco en la mía. La solté en seguida yel brazo cayó blandamente.También en la calle hay una cantidad de ruidosturbios que se arrastran.Por lo tanto se ha producido un cambio duranteestas últimas semanas. ¿Pero dónde? Es un cambioabstracto que no se apoya en nada. ¿Soy yo quien hacambiado? Si no soy yo, entonces es este cuarto, estaciudad, esta naturaleza; hay que elegir.Creo que soy yo quien ha cambiado; es lasolución más simple. También la más desagradable.Pero debo reconocer que estoy sujeto a estas súbitastransformaciones. Lo que pasa es que rara vez pienso;entonces sin darme cuenta, se acumula en mí unamultitud de pequeñas metamorfosis, y un buen día seproduce una verdadera revolución. Es lo que ha dadoa mi vida este aspecto desconcertante, incoherente.Cuando salí de Francia, por ejemplo, muchos dijeronque había partido por capricho. Y cuando regresébruscamente después de seis años de viaje, todavíase hubiera podido hablar muy bien de capricho. Aúnme veo en la oficina de aquel funcionario francés querenunció el año pasado a consecuencia del asuntoPétrou. Marcel se dirigía a Bengala con una misiónarqueológica. Yo siempre había deseado ir a Bengalay Marcel me apremiaba para que me uniera a él.Ahorame pregunto por qué. Pienso que no estaba seguro
  • 10. www.artnovela.com.ardel Portal y contaba conmigo para no perderlo de vista.Yo no tenía ningún motivo para negarme.Yaunque enaquella época hubiese presentido la pequeña tramoyacontra Portal, era una razón más para aceptar conentusiasmo. Bueno, pues estaba paralizado y no podíadecir una palabra. Miraba fijo una pequeña estatuitakmer, sobre una carpeta verde, al lado de un aparatotelefónico. Me sentía lleno de linfa o leche tibia. Mercierme decía, con cierta irritación velada por una pacienciaangélica:—Claro, yo necesito estar seguro oficialmente.Sé que acabará usted por decir que sí; sería preferibleaceptar en seguida.Marcel tiene una barba de un negro rojizo, muyperfumada. A cada movimiento de su cabeza, yorespiraba una bocanada de perfume. Y de pronto medesperté de un sueño de seis años.La estatua me pareció desagradable y estúpida,y sentí que me aburría profundamente. No lograbacomprender por qué estaba yo en Indochina. ¿Quéhacía allí? ¿Por qué hablaba con esa gente? ¿Por quéiba vestido de una manera tan rara? Mi pasión estabamuerta. Me había arrebatado y arrastrado: en laactualidad me sentía vacío. Pero esto no era lo peor;delante de mí, plantada con una especie de indolencia,había una idea voluminosa e insípida. No sé muy bienqué era, pero no podía mirarla, tanto me repugnaba.Todo esto se confundía para mí con el perfume de labarba de Mercier.Me sacudí, exasperado y colérico contra él;
  • 11. www.artnovela.com.arrespondí secamente:—Se lo agradezco, pero creo que be viajadobastante; ahora tengo que volver a Francia.A los dos días tomaba el barco para Marsella.Si no me equivoco, si todos los signos que seacumulan son precursores de una nueva conmociónen mi vida, bueno, tengo miedo. No es que mi vida searica, ni densa, ni preciosa.Pero tengo miedo de lo que va a nacer, de lo queva a apoderarse de mí, ¿y arrastrarme a dónde? ¿Seránecesario una vez más que me vaya, que deje todo loproyectado, mis investigaciones, mi libro? ¿Medespertarédentrodealgunosmeses,dentrodealgunosaños, roto, decepcionado, en medio de nuevas ruinas?Quisiera ver claro en mí antes de que sea demasiadotarde.Martes 30 de enero.Nadanuevo.Hetrabajadodenueveaunaenlabiblioteca.Dejélisto el capítulo XII y todo lo concerniente a la estadíade Rollebon en Rusia, hasta la muerte de Pablo I. Estrabajo terminado; queda así hasta pasarlo en limpio.Es la una y media. Estoy en el café Mably, comounsandwich,todoescasinormal.Además,enloscaféstodo es siempre normal, y especialmente en el caféMably, gracias al encargado, M. Fasquelle, que ostentaen su cara un aire canallesco muy positivo ytranquilizador. Pronto será la hora de la siesta y tienelos ojos rosados, pero su porte sigue siendo vivo ydecidido. Se pasea entre las mesas y se acerca
  • 12. www.artnovela.com.arconfidencialmente a los parroquianos:—¿Está bien así, señor?Sonrío al verlo tan vivaz; a las horas en que suestablecimiento se vacía, también su cabeza se vacía.De dos a cuatro el café queda desierto; entonces M.Fasquelle da unos pasos con aire estúpido, los mozosapagan las luces y él se desliza en la inconsciencia;cuando este hombre está solo, se duerme.Todavía hay unos veinte clientes, célibes,modestos ingenieros, empleados. Almuerzanrápidamente en pensiones de familia que ellos llamanranchos, y como necesitan un poco de lujo, vienenaquí, después de la comida, toman un café y juegan alpoker de ases; hacen un poco de ruido, un ruidoinconsistente que no me molesta. También ellosnecesitan ser muchos para existir.Yo vivo solo, completamente solo. Nunca hablocon nadie; no recibo nada, no doy nada. ElAutodidactono cuenta. Está Françoise, la patrona del Rendez-vousdes Cheminots. ¿Pero acaso le hablo? A veces,después de la cena, cuando me sirve un bock, lepregunto:—¿Tiene usted tiempo esta noche?Nunca dice que no, y la sigo a una de las grandeshabitaciones del primer piso, que alquila por hora opor día. No le pago; hacemos el amor de igual a igual.A ella le gusta (necesita un hombre diariamente, y tienemuchos otros, además de mí), y yo me purgo así deciertas melancolías cuya causa conozco demasiadobien.Perocambiamosapenasunaspalabras.¿Asanto
  • 13. www.artnovela.com.arde qué? Cada uno para sí; por lo demás, a sus ojoscontinúo siendo ante todo un cliente del café. Me dice,quitándose el vestido:—Dígame, ¿conoce usted el aperitivo Bricot?Porque dos clientes lo han pedido esta semana. Lachicanosabía,vinoaavisarme.Eranviajeros;lohabránbebido en París. Pero no me gusta comprar sin saber.Si no le molesta, me dejaré las medias.En otra época —aun mucho después de que medejó— pensaba enAnny.Ahora ya no pienso en nadie;ni siquiera me cuido de buscar palabras. La cosa sedesliza en mí más o menos rápido; no fijo nada, la dejocorrer. La mayor parte del tiempo, al no unirse apalabras,mispensamientosquedanennieblas.Dibujanformas vagas y agradables, se disipan; enseguida losolvido.Esos jóvenes me maravillan; mientras beben elcafé cuentan historias claras y verosímiles. Si se lespregunta qué han hecho ayer, no se turban: os enteranen dos palabras. En su lugar, yo farfullaría. Es ciertoquedesdehacemuchonadieseocupadecómoempleoel tiempo. El que vive solo ni siquiera sabe qué escontar; lo verosímil desaparece al mismo tiempo quelos amigos. También deja correr los acontecimientos;ve surgir bruscamente gentes que hablan y se van; sesumerge en historias sin pies ni cabeza; sería unexecrable testigo. Pero, en compensación, no pasapor alto todo lo inverosímil, todo lo que nadie creeríaen los cafés. Por ejemplo, el sábado, a eso de lascuatro de la tarde, en el caminito de tablas del depósito
  • 14. www.artnovela.com.arde la estación, una mujercita de celeste corría haciaatrás, riendo, agitando un pañuelo.Al mismo tiempo,un negro con impermeable crema, zapatos amarillos ysombreroverde,doblabalaesquinaysilbaba.Lamujertropezóconél,siempreretrocediendo,bajounalinternasuspendida en la empalizada, que se enciende a lanoche. Había, pues, allí, al mismo tiempo, el cercoque huele a madera mojada, la linterna, la mujercitarubia en los brazos del negro, bajo un cielo de fuego.Dehabersidocuatroocinco,supongoquehubiéramosnotado el choque, todos aquellos colores tiernos, elhermoso abrigo azul que parecía un edredón, elimpermeable claro, los vidrios rojos de la linterna; noshubiéramosreídodelaestupefacciónquemanifestabanesos dos rostros de niños.Es raro que un hombre solo tenga ganas de reír;el conjunto se animó para mí de un sentido muy fuertey hasta hosco, pero puro. Después se dislocó; sóloquedó la linterna, la empalizada, el cielo; todavía erabastante bello. Una hora después la linterna estabaencendida, soplaba el viento, el cielo en negro; ya norestabaabsolutamentenada.Todo esto no es muy nuevo; nunca he negadoestasemocionesinofensivas;alcontrario.Parasentirlasbasta estar un poquitito solo, justo lo necesario paradesembarazarse de la verosimilitud en el momentooportuno. Pero me quedaba cerca de las gentes, en lasuperficie de la soledad, decidido a refugiarme, encaso de alarma, en medio de ellas; en el fondo erahasta entonces un aficionado.
  • 15. www.artnovela.com.arAhora, en todas partes hay cosas como este vasode cerveza, aquí, sobre la mesa. Cuando lo veo medan ganas de decir: pido, no juego más. Comprendomuy bien que he ido demasiado lejos. Supongo queuno no puede prever los inconvenientes de la soledad.Esto no quiere decir que mire debajo de la cama antesde acostarme, ni que tema ver abrirse bruscamente lapuerta de mi cuarto en mitad de la noche. Pero detodos modos, estoy inquieto; hace una media hora queevito mirar este vaso de cerveza. Miro encima, debajo,a derecha, a izquierda; pero a él no quiero verlo. Y sémuy bien que todos los célibes que me rodean nopueden ayudarme en nada; es demasiado tarde, yanopuedorefugiarmeentreellos.Vendríanapalmearmeel hombro, me dirían: “Bueno, ¿qué tiene este vaso decerveza? Es como los otros. Es biselado, con un asa,lleva un escudito con una pala y sobre el escudo unainscripción: Spatenbräu. Sé todo esto, pero sé quehay otra cosa. Casi nada. Pero ya no puedo explicarlo que veo. A nadie. Ahora me deslizo despacito alfondo del agua, hacia el miedo.Estoy solo en medio de estas voces alegres yrazonables. Todos esos tipos se pasan el tiempoexplicándose, reconociendo con felicidad quecomparten las mismas opiniones. Qué importanciaconceden, Dios mío, al hecho de pensar todos juntoslas mismas cosas. Basta ver la cara que ponen cuandopasa entre ellos uno de esos hombres con ojos depescado que parecen mirar hacia adentro, y con loscuales nunca pueden ponerse de acuerdo. Cuando yo
  • 16. www.artnovela.com.artenía ocho años y jugaba en el Luxemburgo, habíauno que iba a sentarse en una silla junto a la verja quecostea la calle Auguste Comte. No hablaba, pero devez en cuando extendía la pierna y se miraba el piecon aire espantado. En ese pie llevaba un botín, en elotro una pantufla. El guardián dijo a mi tía que era unantiguo celador. Lo habían jubilado porque fue a clasea leer las notas trimestrales con frac de académico. Leteníamos un miedo horrible porque sabíamos queestaba solo. Un día sonrió a Robert tendiéndole losbrazos desde lejos; Robert estuvo a punto dedesvanecerse. No era el aire miserable de aquel tipo loque nos daba miedo, ni el tumor que tenía en elpescuezo y que el borde del cuello postizo rozaba;sentíamos que elaboraba en su cabeza pensamientosdecangrejoolangosta.Ynosaterrorizabaquepudieranconcebirse pensamientos de langosta sobre la silla,sobre nuestros aros, sobre los arbustos.¿Es eso lo que me espera? Por primera vez mehastía estar solo. Quisiera hablar a alguien de lo queme pasa, antes de que sea demasiado tarde, antes deinspirar miedo a los chiquillos. Quisiera que Annyestuviese aquí.Es curioso: acabo de llenar diez páginas y no hedicholaverdad,porlomenosnotodalaverdad.Cuandoescribí, debajo de la fecha: “Nada nuevo”, tenía laconcienciaintranquilaporesto:enrealidadunapequeñahistoria, que no es ni vergonzosa ni extraordinaria, se
  • 17. www.artnovela.com.arnegaba a salir. “Nada nuevo”. Me admira cómo sepuede mentir poniendo a la razón de parte de uno.Evidentemente,noseprodujonadanuevo,sisequiere:esta mañana, a las ocho y cuarto, cuando salí del hotelPrintania para ir a la biblioteca, quise levantar un papelque había en el suelo y no pude. Esto es todo, y nisiquiera es un acontecimiento. Sí, pero para decir todala verdad, me impresionó profundamente: pensé queya no era libre. En la biblioteca traté de librarme deestaidea,sinconseguirlo.QuisehuirleenelcaféMably.Esperabaquesedisiparíaconlasluces.Perosequedóallí, en mi interior, pesada y dolorosa. Ella me dictó laspáginas anteriores.¿Por qué no la mencioné? Ha de ser por orgulloy también un poco por torpeza. No tengo costumbrede contarme lo que me sucede, por eso me resultadifícil encontrar la sucesión de los acontecimientos,no distingo lo que es importante. Pero ahora se acabó;he releído lo escrito en el café Mably y me ha dadovergüenza; no quiero secretos, ni estados de alma, nicosas indecibles; no soy ni virgen ni sacerdote parajugar a la vida interior.No hay gran cosa que decir: no pude levantar elpapel, eso es todo.Me gusta mucho recoger las castañas, los traposviejos, sobre todo los papeles. Me resulta agradablecogerlos, cerrar mi mano sobre ellos; por poco me losllevaría a la boca como los niños. Anny montaba encólera cuando me veía levantar por una punta papelespesados y untuosos, pero probablemente sucios de
  • 18. www.artnovela.com.arexcrementos. En verano o a comienzos del otoño seencuentran en los jardines pedazos de periódicos queel sol ha cocinado, secos y quebradizos como hojasmuertas, tan amarillos que se dirían pasados por ácidopícrico. En invierno hay montones de papelesaplastados, sucios; vuelven a la tierra. Otros nuevos, yhasta lustrosos, blancos, palpitantes, se posan comocisnes, pero la tierra ya los deshace por debajo. Seretuercen, escapan al fango, para ir á aplastarse unpoco más lejos, definitivamente. Es lindo recoger todoeso.Aveceslospalposimplemente,mirándolosdemuycerca; otras los rompo para oír su larga crepitación, obien, si están muy húmedos, les prendo fuego con nopoco trabajo; después me limpio las palmas de lasmanos embarradas en una pared o en el tronco de unárbol.Puesbien,hoyestabamirandolasbotasleonadasde un oficial de caballería que salía del cuartel. Alseguirlas con la mirada, vi un papel junto a un charco.Creí que el oficial iba a hundir con el tacón el papel enel barro; pero no: de un tranco pasó por encima delpapel y del charco. Me acerqué: era una hoja rayada,sin duda de un cuaderno de escuela. La lluvia la habíaempapado y retorcido; estaba llena de granitos ehinchazones como una mano quemada. La línea rojadel margen, desteñida, había dejado una sombra colorde rosa; la tinta estaba corrida en algunos lugares. Laparte inferior de la hoja desaparecía bajo una costrade barro. Me incliné; ya me regocijaba pensando entocar la pasta tierna y fresca que formaría entre mis
  • 19. www.artnovela.com.ardedos bolitas grises... No pude.Me quedé agachado un segundo; leí: “Dictado:El búho blanco”, después me incorporé con las manosvacías. Ya no soy libre, ya no puedo hacer lo quequiero.Losobjetosnodeberíantocar,puestoquenoviven.Uno los usa, los pone en su sitio, vive entre ellos; sonútiles, nada más. Y a mí me tocan; es insoportable.Tengo miedo de entrar en contacto con ellos como sifueran animales vivos.Ahora veo; recuerdo mejor lo que sentí el otrodía, a la orilla del mar, cuando tenía el guijarro. Erauna especie de repugnancia dulzona. ¡Quédesagradable era! Y procedía del guijarro, estoyseguro; pasaba del guijarro a mis manos. Sí, es eso,es eso; una especie de náusea en las manos.Jueves por la mañana, en la biblioteca.Hace un rato, al bajar la escalera del hotel, oí aLucie que por centésima vez se quejaba a la patronamientras enceraba los peldaños. La patrona hablabacon esfuerzo, usando frases cortas porque aún no sehabíapuestoladentadurapostiza;estabacasidesnuda,con una bata rosada y babuchas. Lucie sucia, comode costumbre; de vez en cuando dejaba de frotar y seerguíasobrelasrodillasparamiraralapatrona.Hablabasin interrupción, con aire razonable.—Preferiría mil veces que la corriera —decía—;a mí me daría lo mismo puesto que no le haría daño.Hablaba de su marido: al frisar los cuarenta añosesta negrita consiguió, con sus economías, un joven
  • 20. www.artnovela.com.armaravilloso, ajustador en las fábricas Lecointe. Esdesgraciada en el matrimonio. Su marido no le pega,no la engaña; bebe, vuelve borracho todas las noches.Andademalenpeor;entresmeseslohevistoponerseamarillo y consumido. Lucie piensa que es la bebida.Yo creo más bien que está tuberculoso.—Hay que tomarlo con calma —decía Lucie.Esto la corroe, estoy seguro, pero lenta,pacientemente; ella lo toma con calma, no es capaz deconsolarse ni de abandonarse a su mal. Piensa en élun poquitito, muy poquitito, de vez en cuando. Sobretodo cuando está acompañada, porque la consuelan,y también porque le alivia Un poco poder hablar delasunto en tono pausado, como si diera consejos.Cuando está sola en las habitaciones oigo cómocanturrea para no pensar. Pero vive todo el díataciturna; en seguida se cansa y se enfada:—Es aquí—dice, tocándose la garganta—, nopasa.Parececomounaavara.Tambiénhadeseravaracon sus placeres. Me pregunto si a veces no deseaverse libre de ese dolor monótono, de ese masculleoque vuelve no bien deja de cantar; me pregunto si nodesea sufrir un buen golpe, hundirse en ladesesperación. Pero de todos modos, sería imposible:estáatadaJueves por la tarde.“M. de Rollebon era muy feo. La reina MaríaAntonieta lo llamaba por lo general su “querida mona”.Sin embargo, tenía todas las mujeres de la corte, no
  • 21. www.artnovela.com.arporque hiciera bufonadas, como Voisenan, el macaco,sino por un magnetismo que impulsaba a sus bellasconquistasalospeoresexcesosdelapasión.Rollebonintriga,desempeñaunpapelbastanteturbioenelasuntodel collar y desaparece en 1790, después de mantenerrelaciones continuas con Mirabeau-Tonneau y Nerciat.Aparece en Rusia, donde asesina en cierto modo aPablo I, y desde allí viaja a los países más lejanos, alas Indias, a China, al Turquestán. Trafica, maquina,espía. En 1813 vuelve a París. En 1816 ha alcanzadotodo su poder: es el único confidente de la duquesa deAngulema.Estaviejacaprichosa,obstinadaenhorriblesrecuerdos de infancia, se apacigua y sonríe cuandolo ve. Gracias a ella Rollebon hace y deshace en lacorte.Enmarzode1820casaconMlle.deRoquelaure,muy bella, de dieciocho años. M. de Rollebon tienesetenta; ha llegado a la cumbre de, los honores, alapogeo de su vida. Siete meses más tarde, acusadodetraición,esapresadoyarrojadoauncalabozodondemuere después de cinco años de cautiverio, sinhabérsele instruido proceso.”He releído con melancolía esta nota de GermainBerger.Através de estas escasas líneas conocí a M.de Rollebon. ¡Qué seductor me pareció, y cómo megustó en seguida por estas pocas palabras! Por él, porestebuenhombreestoyaquí.Cuandoregresédeviaje,hubiera podido igualmente radicarme en París oMarsella. Pero la mayoría de los documentos queconciernenalaslargasestadasdelmarquésenFrancia,figuran en la biblioteca municipal de Bouville. Rollebon
  • 22. www.artnovela.com.arera castellano de Marommes.Antes de la guerra aúnquedaba en este villorrio uno de sus descendientes,un arquitecto llamado Rollebon-Campouyré, quien, asu muerte, en 1912, hizo un importante legado a labibliotecadeBouville:cartasdelmarqués,unfragmentode diario, papeles de todas clases.Aún no lo hurguétodo.Me alegra haber encontrado estas notas. Hacediez años que no las releo. Me parece que mi letra hacambiado; antes escribía más prieto. ¡Cómo megustabaM.deRollebonaquelaño!Recuerdounanoche,un martes a la noche; había trabajado todo el día en laMazarine;acababadeadivinar,porsucorrespondenciade 1789-1790, su manera magistral de envolver aNerciat. Estaba oscuro; yo descendía por la avenidadelMaineyen laesquinadelacallede laGaîtécomprécastañas. ¡Qué feliz era! Me reía solo pensando en lacara de Nerciat cuando regresó deAlemania. El rostrodel marqués es como esta tinta; ha palidecido muchodesde que me ocupo de él.Ante todo, a partir de 1801 no comprendo nadamásdesuconducta.Noesqueescaseendocumentos:cartas,trozosdememorias,informessecretos,archivosde policía.Al contrario, casi tengo demasiados. Lo quefaltaentodosesostestimoniosesfirmeza,consistencia.No se contradicen, no, pero tampoco concuerdan; noparecen concernir a la misma persona.Y, sin embargo,losotroshistoriadorestrabajansobrenoticiasdelmismotipo. ¿Cómo hacen? ¿Soy más escrupuloso o menosinteligente? Además, planteado de esta manera, el
  • 23. www.artnovela.com.arasunto me deja completamente frió. En el fondo, ¿québusco? No sé. Durante mucho tiempo el hombre,Rollebon, me interesó más que el libro por escribir.Pero ahora el hombre... el hombre comienza aaburrirme. Me apego al libro, siento una necesidadcada vez más fuerte de escribirlo —a medida queenvejezco, se diría—.Evidentemente,puedeadmitirsequeRollebontomóparte activa en el asesinato de Pablo I; que aceptó enseguida una misión de alto espionaje en Oriente porcuenta del zar, y traicionó constantemente aAlejandroen provecho de Napoleón. Al mismo tiempo pudomantener una activa correspondencia con el conde deArtois, enviándole informes de poca importancia paraconvencerlo de su fidelidad; nada de todo esto esinverosímil; en la misma época Foucbé representabauna comedia mucho más compleja y peligrosa.Acasotambién el marqués hiciera por su cuenta tráfico defusiles con los principados asiáticos.Bueno, sí, pudo hacer todo esto, pero no estáprobado; comienzo a creer que nunca se puede probarnada. Estas son hipótesis juiciosas que explican loshechos; pero veo tan bien que proceden de mí, queson simplemente una manera de unificar misconocimientos.NiunachispavienedelladodeRollebon.Lentos,perezosos,fastidiados,loshechosseacomodanen rigor al orden que yo quiero darles; pero éste siguesiendo exterior a ellos. Tengo la impresión de hacer untrabajo puramente imaginativo.Además estoy segurode que los personajes de una novela parecerían más
  • 24. www.artnovela.com.arverdaderos; en todo caso, serían más agradables.Viernes.Las tres. Las tres, siempre es demasiado tarde odemasiado temprano para lo que uno quiere hacer.Momento absurdo de la tarde. Hoy es intolerable.Un sol frío blanquea el polvo de los vidrios. Cielopálido, borroneado de blanco. El agua de lasalcantarillas estaba helada esta mañana.Digiero con pesadez, cerca del calorífero; sé deantemano que es un día perdido. No haré nada bueno,salvo, quizá, cuando haya caído la noche. Es por elsol; dora vagamente sucias brumas blancas,suspendidas en el aire sobre el depósito; se escurreen mi cuarto, muy rubio, muy pálido; pone sobre mimesa cuatro reflejos desteñidos y falsos.Mi pipa está embadurnada con un barniz doradoque primero atrae la mirada por su aparente alegría;uno la mira, el barniz se derrite, sólo queda una granhuella descolorida sobre un pedazo de madera. Y todoes así, todo, hasta mis manos. Cuando hay este sol, lomejor sería ir a acostarse. Sólo que dormí como unabestia anoche y no tengo sueño.Me gustaba tanto el cielo de ayer, un cieloestrecho, negro de lluvia, que se apretaba contra losvidrios como un rostro ridículo y conmovedor. Este solno es ridículo, al contrario. Sobre todas las cosas queme gustan, sobre la herrumbre del depósito, sobre lastablas podridas de la empalizada, cae una luz avara yrazonable, semejante a la mirada que, después de unanoche insomne, echamos a las decisiones tomadas
  • 25. www.artnovela.com.arcon entusiasmo la víspera, a las páginas escritas sintachaduras, de un tirón. Los cuatro cafés del bulevarVictor-Noir, que resplandecen de noche, juntos, y quesonmuchomásquecafés—acuarios,navíos,estrellaso grandes ojos blancos—, han perdido su graciaambigua.Día perfecto para volver sobre uno mismo: lasfrías claridades que el sol proyecta, como un juicio sinindulgencia, sobre las criaturas, entran en mí por losojos; me ilumina por dentro una luz empobrecedora.Me bastarían quince minutos, estoy seguro, para llegaral supremo hastío de mí mismo. Muchas gracias, nohay interés. Tampoco releeré lo que escribí ayer sobrela estada de Rollebon en San Petersburgo. Me quedosentado, con los brazos colgando, o bien trazo algunaspalabras, sin ánimo; bostezo, espero que caiga lanoche.Cuandoestéoscuro,losobjetosyyosaldremosdel limbo.¿Participó o no Rollebon en el asesinato de PabloI? Ésta es la pregunta del día; he llegado hasta aquí yno puedo continuar sin decidirlo.Según Tcherkoff, estaba pagado por el conde dePablen. La mayoría de los conjurados, dice Tcherkoff,sehubieran contentadocondeponeralzaryencerrarlo(dicen queAlejandro era, en efecto, partidario de estasolución). Pero parece que Pahlen quiso concluir conPablo I. Rollebon habría sido el encargado de inducirindividualmente a los conjurados al asesinato.“Hizo una visita a cada uno de ellos y mimó laescenaqueseproduciríaconunasolturaincomparable.
  • 26. www.artnovela.com.arAsí inculcó o desarrolló en ellos la locura del crimen.”Pero desconfío de Tcherkoff. No es un testigorazonable; es un mago sádico y medio loco; todo lovuelve demoníaco. No veo para nada a M. de Rollebonenestepapelmelodramático.¿Habrámimadolaescenadel asesinato? ¡Vamos, hombre! Es frío; de ordinariono arrebata a nadie; no muestra: insinúa, y su método,pálido y sin colores, sólo puede dar resultado conhombres de su especie, intrigantes accesibles a lasrazones, políticos.“Adhémar de Rollebon” escribe Mme. deCharrières, “no accionaba al hablar, no hacía gestos,no cambiaba de entonación. Mantenía los ojossemicerrados, y apenas si sorprendía uno entre suspestañas, el borde de las pupilas grises. Hace pocosaños me atrevo a confesar que me aburría más allá delo posible. Hablaba un poco como escribía el padreMably.”Y este hombre, con su talento de mimo... Peroentonces, ¿cómo seducía a las mujeres? Y además,hay esta curiosa historia que cuenta Segur, y que meparece cierta:“En 1787, en una posada cerca de Moulins, moríaun viejo amigo de Diderot, formado por los filósofos.Lossacerdotesdelosalrededoresestabanextenuados:lo habían intentado todo en vano; el buen hombre noquería últimos sacramentos, era panteísta. M. deRollebon, que pasaba por allí y no creía en nada,apostó al cura de Moulins que le bastarían dos horaspara convertir al enfermo. El cura aceptó la apuesta, y
  • 27. www.artnovela.com.arperdió: la tarea empezó a las tres de la mañana, elenfermo se confesó a las cinco y murió a las siete. —¿Esustedtanhábil enel artedeladisputa?—preguntóel cura—. ¡Aventaja a los nuestros! —No he disputado—respondió M. de Rollebon—. Le he hecho temer elinfierno.”Ahora bien, ¿participó efectivamente en elasesinato?Aquella noche, a eso de las ocho, un oficialamigo suyo lo acompañó hasta la puerta. Si volvió asalir, ¿cómo pudo cruzar San Petersburgo sinmolestias? Pablo, medio loco, había dado orden dedetener, después de las nueve de la noche, a todos lostranseúntes, salvo las parteras y los médicos. ¿Hayque creer la absurda leyenda según la cual Rollebontuvo que disfrazarse de partera para llegar al palacio?Después de todo, era muy capaz. En fin, no estaba ensu casa la noche del asesinato; esto parece probado.Alejandro debía de tener fuertes sospechas, pues unode los primeros actos de su reinado fue alejar almarquésconelvagopretextodeunamisiónenExtremoOriente.M. de Rollebon me harta. Me levanto. Me muevoen esta luz pálida; la veo cambiar sobre mis manos ysobrelasmangasdemichaqueta;nopuedodecirhastaqué punto me disgusta. Bostezo. Enciendo la lámparasobre la mesa; quizá su claridad pueda combatir la deldía. Pero no: la lámpara forma alrededor de su pie uncharco lastimoso.Apago; me levanto. En la pared hayun agujero blanco, el espejo. Es una trampa. Sé quevoy a dejarme atrapar. Ya está. La cosa gris acaba de
  • 28. www.artnovela.com.araparecer en el espejo. Me acerco y la miro; ya nopuedo irme.Es el reflejo de mi rostro.Amenudo en estos díasperdidos, me quedo contemplándolo. No comprendonada en este rostro. Los de los otros tienen un sentido.El mío, no. Ni siquiera puedo decidir si es lindo o feo.Pienso que es feo, porque me lo han dicho. Pero nome sorprende. En el fondo, a mí mismo me choca quepuedan atribuirle cualidades de ese tipo, como sillamaran lindo o feo a un montón de tierra o a un bloquede piedra.Sinembargohayalgoagradablealavista,encimade las regiones blandas de las mejillas, sobre la frente:la hermosa llamarada roja que me dora el cráneo, mipelo. Es agradable de mirar. Por lo menos es un colordefinido: estoy contento de ser pelirrojo. Ahí, en elespejo, se hace ver, resplandece. Tengo suerte: si mifrente llevara una de esas cabelleras que no llegan adecidirseentreelcastañoyelrubio,micaraseperderíaen el vacío, me daría vértigo.Mi mirada desciende lenta, hastiada, por la frente,por las mejillas; no encuentra nada firme, se hunde.Evidentemente, hay una nariz, ojos, boca, pero todoeso no tiene sentido, ni siquiera expresión humana.Sin embargoAnny y Vélines opinaban que tenía unaexpresión vivaz; es posible que esté demasiadoacostumbrado a mi cara. Cuando era chico, mi tíaBigeois me decía: “Si te miras largo rato en el espejo,verás un mono”. Debí de mirarme más todavía: lo queveo está muy por debajo del mono, en los lindes del
  • 29. www.artnovela.com.armundo vegetal, al nivel de los pólipos. Vive, no digoque no; pero no es la vida en que pensabaAnny; veoligeros estremecimientos, veo una carne insulsa quese expande y palpita con abandono. Sobre todo losojos, de tan cerca, son horribles.Algo vidrioso, blando,ciego, bordeado de rojo; como escamas de pescado.Me apoyo con todo mi peso en el borde de loza,acerco mi cara al espejo hasta tocarlo. Los ojos, lanariz y la boca desaparecen, ya no queda nadahumano.Arrugasmorenasacadaladodelabultamientofebril de los labios, grietas, toperas. Un sedoso velloblanco corre por los grandes declives de las mejillas;dos pelos salen por los agujeros de la nariz; es unmapa geológico en relieve. Y a pesar de todo, estemundo lunar me resulta familiar. No puede decir quereconozco sus detalles. Pero el conjunto me da unaimpresión de algo ya visto que me embota: me deslizodulcemente hacia el sueño.Quisiera recobrarme: una sensación viva ydecidida me libertaría.Aplico mi mano derecha contrala mejilla, tiro de la piel; me hago una mueca.Toda unamitad del rostro cede, la mitad izquierda de la boca setuerce y se hincha descubriendo un diente, la órbitase abre sobre un globo blanco, sobre una carne rosaday sanguinolenta. No es lo que yo buscaba; nada fuerte,nada nuevo; ¡es algo suave, esfumado, ya visto! Meduermo con los ojos abiertos, el rostro crece, crece enel espejo, es un inmenso halo pálido que se desliza enla luz ...Lo que me despierta bruscamente es que pierdo
  • 30. www.artnovela.com.arelequilibrio.Meencuentroahorcajadassobreunasilla,aturdido todavía. ¿A los otros hombres les cuesta tantotrabajo juzgar sus rostros? Me parece que veo el míocomo siento mi cuerpo, mediante una sensación sorday orgánica. Pero ¿y los demás? ¿Rollebon, porejemplo? ¿También se dormía mirando en los espejoslo que Mme. de Genlis llama “su carita arrugada, limpiay definida, picada de viruelas, donde había una maliciasingularquesaltabaalosojos,poresfuerzosquehicierapara disimularla”? “Cuidaba mucho” dice Mme. deGenlis, “de su peinado, y nunca lo vi sin peluca. Perosus mejillas eran de un azul tirando a negro porquetenía la barba espesa y quería afeitarse solo, cosaque hacía muy mal.Acostumbraba embadurnarse conalbayalde, a la manera de Grimm. M. de Dangevilledecía que con todo ese blanco y azul, semejaba unqueso Roquefort.”Me parece que debía de ser muy agradable. Perodespués de todo, no fue así como lo vio Mme. deCharrières.Creoqueloencontrabamásbienapagado.Tal vez sea imposible comprender el propio rostro. ¿Oacaso es porque soy un hombre solo? Los que vivenen sociedad han aprendido a mirarse en los espejos,tal como los ven sus amigos.Yo no tengo amigos; ¿poresoesmicarnetandesnuda?Sí,escomolanaturalezasin los hombres.Ya no tengo ganas de trabajar; lo único que meresta es aguardar la noche.Las cinco y media.¡Lacosaandamal,muymal!Otravezlasuciedad,
  • 31. www.artnovela.com.arla Náusea. Y una novedad: me dio en un café. Loscafés eran hasta ahora mi único refugio porque estánllenos de gente y bien iluminados; ni siquiera mequedará este recurso; cuando me vea acosado en micuarto, no sabré adónde ir.Ibaahacerelamor,peroapenasempujélapuerta,Madeleine, la sirvienta, me gritó:—La patrona no está; salió por unas diligencias.Sentí una viva decepción en el sexo, un largocosquilleo desagradable.Al mismo tiempo, sentía quela camisa me rozaba la punta de los pechos, y laimpresión de que un lento torbellino encendido merodeaba, me llevaba, un torbellino de bruma, de luces,en el humo, en los espejos, en las banquetas quebrillaban en el fondo, y no veía por qué estaba allí, nipor qué pasaba eso. Me había detenido en la puerta,no sabía si entrar, y entonces se produjo un remolino,pasó una sombra por el techo y me sentí empujadohacia adelante. Flotaba, me aturdían las brumasluminosas que me penetraban por todas partes a lavez. Madeleine vino flotando a quitarme el sobretodo, yobservé que se había estirado el pelo y llevabapendientes: no la reconocí. Yo miraba sus grandesmejillas, que corrían interminables hacia las orejas. Enel hueco de las mejillas, bajo los pómulos, había dosmanchas color de rosa, bien aisladas, que parecíanaburrirse en esa carne pobre. Las mejillas corrían,corrían hacia las orejas, y Madeleine sonreía:—¿Qué toma usted, señorAntoine?Entonces me dio la Náusea: me dejé caer en el
  • 32. www.artnovela.com.arasiento, ni siquiera sabía dónde estaba; veía girarlentamente los colores a mi alrededor; tenía ganas devomitar. Y desde entonces la Náusea no me haabandonado, me posee.He pagado. Madeleine se llevó el platillo. Mi vasoaplasta contra el mármol un charco de cerveza amarilladonde flota una burbuja. La banqueta se hunde en elsitio donde estoy sentado, y para no resbalarme deboapoyar fuertemente las suelas contra el piso; hace frío.A la derecha, algunos juegan a las cartas sobre untapete de lana. No los vi al entrar; sentí simplementeque había un paquete tibio, mitad sobre la banqueta,mitad sobre la mesa del fondo, con pares de brazosque se agitaban. Después Madeleine les llevó naipes,el tapete y fichas en una escudilla. Son tres o cinco,no sé, me falta ánimo para mirarlos. Tengo un resorteroto: puedo mover los ojos, pero no la cabeza. Lacabeza es blanda, elástica; parece puesta justo sobreel cuello; si la muevo se me caerá. A pesar de todo,oigo un aliento corto, y de vez en cuando veo, con elrabillo del ojo, como un relámpago, una cosa colorada,cubierta de pelos blancos. Es una mano.Cuando la patrona hace diligencias, su primo lareemplaza en el mostrador. Se llama Adolphe. Alsentarme, comencé a mirarlo, y seguí haciéndoloporque no podía volver la cabeza. Está en mangas decamisa, con tirantes malva; se arremangó hasta arribadel codo. Los tirantes apenas se ven sobre la camisaazul; están borrados, hundidos en el azul, pero es unafalsa humildad; en realidad no permiten el olvido, me
  • 33. www.artnovela.com.arirritan con su terquedad de carneros como si,dirigiéndose al violeta, se hubieran detenido en elcamino sin abandonar sus pretensiones. Dan ganasde decirles: “Vamos, vuélvanse violeta, y no se hablemás” Pero no, permanecen en suspenso, obstinadosen su esfuerzo inconcluso. A veces el azul que losrodea se desliza sobre ellos y los cubre del todo; meestoy un instante sin verlos. Pero es una ola; pronto elazul palidece por partes y veo reaparecer islotes de unmalva vacilante, que se agrandan, se juntan yreconstruyen los tirantes. El primo Adolphe no tieneojos; sus párpados hinchados y recogidos se abrenapenas un poco sobre el blanco. Sonríe con airedormido; de vez en cuando resopla, gañe y se debatedébilmente, como un perro soñando.Su camisa de algodón azul se destacagozosamentesobreunaparedchocolate.Tambiénesoda la Náusea. O más bien es la Náusea. La Náusea noestá en mí; la siento allí, en la pared, en los tirantes, entodas partes a mi alrededor. Es una sola cosa con elcafé, soy yo quien está en ella.Ami derecha el paquete tibio se pone a zumbar,agita sus pares de brazos.—Toma, ahí tienes tu triunfo.—¿Qué triunfo?Gran espinazo negro curvado sobre el juego:—¡Ja, ja, ja!—¿Qué?Ahí está el triunfo, acaba de jugarlo.—No sé, no he visto ...—Sí, ahora acabo de jugar triunfo.
  • 34. www.artnovela.com.ar—Ah, bueno, entonces, triunfo de corazones—.Canturrea: —Triunfo de corazones, triunfo decorazones, triun-fo-de-co-ra-zo-nes—. Hablando: —¿Qué pasa, señor? ¿Qué pasa, señor? ¡Alzo!De nuevo el silencio en la faringe —el gusto aazúcar en el aire—. Los olores. Los tirantes.El primo se levanta, da unos pasos, pone lasmanos detrás de la espalda, sonríe, alza la cabeza yse echa hacia atrás, sobre las puntas de los talones.En esa posición se duerme. Está allí, oscilante, y siguesonriendo; le tiemblan las mejillas. Se va a caer. Seinclina hacia atrás, se inclina, se inclina dando la caraal techo, y en el momento de caer, se agarradiestramente del borde del mostrador y restablece elequilibrio. Después de lo cual vuelve a empezar. Yaestoy harto; llamo a la sirvienta:—Madeleine, ponga algo en el fonógrafo, seabuena. Eso que me gusta, ¿sabe?: Some of thesedays.—Sí, pero tal vez moleste a los señores; no lesagrada la música cuando están jugando. Ah, voy apreguntarles.Hago un gran esfuerzo y vuelvo la cabeza. Soncuatro. Ella se inclina sobre un viejo color púrpura quelleva en la punta de la nariz lentes de aro negro. Elviejo oculta el juego contra el pecho y me echa unamirada desde abajo.—Cómo no, señor.Sonrisas. Tiene los dientes podridos. No es él eldueñodelamanoroja,sinosuvecino,untipodebigotes
  • 35. www.artnovela.com.arnegros. El tipo de los bigotes posee una nariz deagujeros inmensos, que podrían bombear aire paratoda una familia, y que le comen la mitad de la cara,pero sin embargo, respira por la boca jadeando unpoco. También está con ellos un muchacho de cabezaperruna. No distingo al cuarto jugador.Las cartas caen sobre el tapete de lana, girando.Luego manos de dedos enjoyados las recogen,raspando el tapete con las uñas. Las manos ponenmanchas blancas en el tapete, parecen infladas ypolvorientas. Siguen cayendo otras cartas, las manosvan y vienen. Qué ocupación absurda: no parece unjuego, ni un rito, ni una costumbre. Creo que lo hacenpara llenar el tiempo, simplemente. Pero el tiempo esdemasiado ancho, no se deja llenar. Todo lo que unosumerge en él se ablanda y se estira. Por ejemplo, eseademán de la mano roja que recoge las cartastropezando, es flojo. Habría que descoserlo y cortarpor dentro.Madeleine mueve la manivela del fonógrafo. Contal de que no se haya equivocado, con tal de que nohaya puesto, como el otro día, el aria de CaballeríaRusticana. Pero no, está bien, lo reconozco desde losprimeros compases. Es un viejo rag-time con estribillocantado. Lo oí en 1917 a soldados americanos en lascalles de La Rochelle. Ha de ser anterior a la guerra.Pero el registro es mucho más reciente. Con todo, esel disco más viejo de la colección, un disco Pathé parapúa de zafiro.En seguida vendrá el estribillo: es lo que más me
  • 36. www.artnovela.com.argusta, sobre todo la manera abrupta de arrojarse haciaadelante, como un acantilado contra el mar. Por elmomento, toca el jazz; no hay melodía, sólo notas, unamiríada de breves sacudidas. No conocen reposo; unorden inflexible las genera y destruye; sin dejarlesnunca tiempo para recobrarse, para existir por sí.Corren, se apiñan, me dan al pasar un golpe seco y seaniquilan.Megustaríaretenerlas,peroséquesillegaraadeteneruna,sóloquedaríaentremisdedosunsonidocanallesco y languideciente. Tengo que aceptar sumuerte;hastadeboquererestamuerte;conozcopocasimpresiones más ásperas o más fuertes.Comienzo a calentarme, a sentirme feliz.Todavíano es nada extraordinario, es una pequeña dicha deNáusea: se despliega en el fondo del charco viscoso,enelfondodenuestrotiempo—eltiempodelostirantesmalva y de las banquetas desfondadas—; está hechade instantes amplios y blandos, que se agrandan porlosbordescomounamanchadeaceite.Apenasnacida,es vieja; me parece que la conozco desde hace veinteaños.Hay otra dicha: afuera está esa banda de acero,laestrechaduracióndelamúsica,queatraviesanuestrotiempo de lado a lado, y lo rechaza y lo desgarra consus pumitas secas; hay otro tiempo.—El señor Randu juega corazón; tú echas el as.La voz se desliza y desaparece. Nada hace mellaen la cinta de acero: ni la puerta que se abre, ni labocanada de aire frío que se cuela sobre mis rodillas,ni la llegada del veterinario con su nieta: la música
  • 37. www.artnovela.com.arhorada esas formas vagas y las traspasa. No bien sesienta, la niña queda suspensa; permanece rígida, conlos ojos muy abiertos; escucha frotando la mesa con elpuño.Unos segundos más y cantará la negra. Pareceinevitable, tan fuerte es la necesidad de esta música;nada puede interrumpirla, nada que venga del tiempodonde está varado el mundo; cesará sola, por orden.Esta hermosa voz me gusta sobre todo, no por suamplitudnisutristeza,sinoporqueeselacontecimientoque tantas notas han preparado desde lejos, muriendopara que ella nazca. Y sin embargo, estoy inquieto;bastaría tan poco para que el disco se detuviera: unresorte roto, un capricho del primo Adolphe. Quéextraño, qué conmovedor que esta duración sea tanfrágil. Nada puede interrumpirla y todo puedequebrantarla.El último acorde se ha aniquilado. En el brevesilencio que sigue, siento fuertemente que ya está, quealgo ha sucedido.Silencio.Some of these daysYou’ll miss me honey.Lo que acaba de suceder es que la Náusea hadesaparecido. Cuando la voz se elevó en el silencio,sentí que mi cuerpo se endurecía; y la Náusea sedesvaneció. De golpe; era casi penoso ponerse así deduro, de rutilante. Al mismo tiempo la duración de la
  • 38. www.artnovela.com.armúsica se dilataba, se hinchaba como una bomba.Llenaba la sala con su transparencia metálica,aplastando contra las paredes nuestro tiempomiserable. Estoy en la Náusea. En los espejos ruedanglobos de fuego; anillos de humo los circundan, y giran,velando y descubriendo la dura sonrisa de la luz. Mivaso de cerveza se ha empequeñecido, se aplastasobre la mesa; parece denso, indispensable. Quierotomarloysopesarlo,extiendolamano...¡Diosmío!Estoes, sobre todo, lo que ha cambiado: mis ademanes.Este movimiento de mi brazo se ha desarrollado comoun tema majestuoso, se ha deslizado a lo largo delcanto de la negra; me pareció que yo bailaba.El rostro deAdolphe está ahí, apoyado contra lapared chocolate; parece muy próximo. En el momentoen que mi mano se cerraba, vi su cabeza; tenía laevidencia, la necesidad de una conclusión. Oprimo misdedos contra el vidrio, miro aAdolphe: soy feliz.—¡Ahí está!Una voz se lanza sobre un fondo de rumores. Esque habla mi vecino, el viejo. Sus mejillas ponen unamancha violeta sobre el cuero pardo de la banqueta.Una carta restalla contra la mesa. Malilla de oros.Pero el muchacho de cabeza perruna sonríe. Eljugador coloradote, curvado sobre la mesa, lo acechade soslayo, pronto a asaltar.—¡Y ahí tiene!La mano del muchacho sale de la sombra, planeaun instante, blanca, indolente; luego cae de improvisocomo un milano y aprieta un naipe contra el tapete. El
  • 39. www.artnovela.com.argordo colorado salta por el aire:—¡Mierda! Éste alza.La silueta del rey de corazones aparece entrededos crispados después alguien la vuelve de naricesy el juego continúa. Hermoso rey, venido de tan lejos,preparadoportantascombinaciones,portantosgestosdesaparecidos.Ahora desaparece a su vez, para quenazcan otras combinaciones y otros gestos, ataques,réplicas, vueltas de la fortuna, multitud de pequeñasaventuras.Estoy emocionado, siento mi cuerpo como unamáquina de precisión en reposo. Yo he tenidoverdaderasaventuras.Norecuerdoningúndetalle,peroveo el encadenamiento riguroso de las circunstancias.He cruzado mares, he dejado atrás ciudades y beremontado ríos; me interné en las selvas buscandosiempre nuevas ciudades. He tenido mujeres, hepeleadoconindividuos,ynuncapudevolveratrás,comonopuedeundiscogiraralrevés.¿Yadóndemellevabatodo aquello?Aeste instante, a esta banqueta, a estaburbuja de claridad rumorosa de música.And when you leave meSí, yo que tanto gusté de sentarme en Roma aorillas del Tíber; de bajar y remontar cien veces lasRamblas de Barcelona, a la noche; yo que cerca deAngkor, en el islote de Baray de Prah-Kan vi unabanianaqueanudabasusraícesalrededordelacapillade los nagas, estoy aquí, vivo en el mismo instante que
  • 40. www.artnovela.com.arlos jugadores de malilla, escucho a una negra quecanta mientras afuera vagabundea la noche débil.El disco se ha detenido.La noche entra dulzona, vacilante. Es invisible,pero está ahí, vela las lámparas; en el aire se respiraalgo espeso: es ella. Hace frío. Uno de los jugadoresempuja las cartas en desorden hacia otro que lasrecoge. Un naipe ha quedado atrás. ¿No lo ven? Es elnueve de corazones. Por fin alguien lo entrega al jovende cabeza perruna.—¡Ah! Es el nueve de corazones.Está bien. Voy a irme. El viejo violáceo se inclinasobre ana hoja chupando la punta de un lápiz.Madeleine lo mira con ojos claros y vacíos. Elmuchacho da vueltas entre sus dedos al nueve decorazones. ¡Dios mío ...!Me levanto penosamente; en el espejo, sobre elcráneo del veterinario, veo deslizarse un rostroinhumano.Dentro de un rato iré al cinematógrafo.El aire me hace bien; no tiene el gusto a azúcarni el olor vinoso del vermut. Pero Dios mío, qué fríohace.Son las siete y media, no tengo hambre y el cineno empieza hasta las nueve; ¿qué haré? Necesitocaminar ligero para calentarme. Dudo; a mis espaldas,el bulevar lleva al corazón de la ciudad, a los grandesaderezos de luces, de las calles centrales, al palacio
  • 41. www.artnovela.com.arParamount, al Imperial, a las grandes tiendas Jahan.No me tienta nada: es la hora del aperitivo; por elmomento ya he visto bastantes cosas vivas, perros,hombres, todas las masas blandas que se muevenespontáneamente.Doblo hacia la izquierda, voy a hundirme en aquelagujero, allá, al final de la hilera de picos de gas;caminaré por el bulevar Noir hasta la avenida Galvani.Por el agujero sopla un viento glacial: allí sólo haypiedras y tierra. Las piedras son algo duro, y que nosemueve.Hay una parte aburrida del camino: en la acerade la derecha, una masa gaseosa con regueros defuego hace un ruido de caracola: es la vieja estación.Su presencia ha fecundado los cien primeros metrosdelbulevarNoir—desdeelbulevardelaRedoutehastalacalleParadis—,haengendradounosdiezreverberos,y cuatro cafés juntos, el Rendez-vous des Cheminotsy otros tres que languidecen todo el día, pero seiluminan de noche y proyectan rectángulos luminososen la calzada. Tomo tres baños más de luz amarilla,veo salir de la tienda y mercería Rabache a una viejaque se levanta la pañoleta sobre la cabeza y echa acorrer; ahora se acabó. Estoy en el borde de la acerade la calle Paradis, junto al último farol. La cinta deasfalto se interrumpe en seco. Del otro lado de la calleestán la oscuridad y el barro. Cruzo la calle Paradis.Meto el pie derecho en un charco de agua, me empapoel calcetín; el paseo comienza.Esta región del bulevar Noir no está habitada. El
  • 42. www.artnovela.com.arclima es demasiado riguroso, el suelo demasiadoingrato para que la vida se instale y desarrolle aquí.Los tres aserraderos de los Hermanos Soleil (losHermanos Soleil hicieron la bóveda artesonada de laiglesia Sainte-Cécile-de-la-Mer, que costó cien milfrancos) se abren al oeste, con todas sus puertas yventanas, sobre la dulce calle Jeanne-Berthe-Coeuroy,llenándola de rumores. En el bulevar Victor-Noirpresentasustresespaldasunidasporunapared.Estosedificios bordean la acera izquierda durantecuatrocientos metros: ni la ventana más pequeña, nisiquiera un tragaluz.Esta vez metí los dos pies en el agua. Crucé lacalzada; en la otra acera un solo pico de gas como unfaro en el confín de la tierra, ilumina un cerco hundido,arruinado en parte.Fragmentos de carteles se adhieren aún a lastablas. Un hermoso rostro lleno de odio gesticula sobreun fondo verde, con un desgarrón en forma de estrella;debajo de la nariz alguien ha dibujado un bigoteretorcido. En otro girón todavía puede descifrarse lapalabra “depurador” en caracteres blancos de los quecaen gotas rojas, quizá gotas de sangre. Puede que elrostro y la palabra hayan formado parte del mismocartel. Ahora el cartel está roto, los lazos simples ydeliberados que los unían desaparecieron, pero se haestablecidoespontáneamenteotraunidadentrelabocatorcida, las gotas de sangre, las letras blancas, ladesinencia “dor”; se diría que una pasión criminal einfatigable trata de expresarse mediante estos signos
  • 43. www.artnovela.com.armisteriosos. Entre las tablas pueden verse brillar lasluces de la vía férrea. Un largo muro continúa laempalizada. Un muro sin aberturas, sin puertas, sinventanas, que se detiene doscientos metros más lejos,contra una casa. He dejado atrás el campo de accióndel farol; entro en el agujero negro. Al ver mi sombraque se funde a mis pies en las tinieblas, tengo laimpresión de hundirme en un agua helada. Delante demí,enelfondo,atravésdeespesoresdenegro,distingouna palidez rosada: es la avenida Galvani. Me vuelvo;detrás del reverbero, muy lejos, hay un atisbo declaridad: la estación con los cuatro cafés. Detrás demí, delante de mí, gentes que beben y juegan a lascartas en las cervecerías. Aquí sólo hay negrura. Elviento me trae con intermitencias un campanilleosolitario que viene de lejos. Los ruidos domésticos, elronquido de los autos, los gritos, los ladridos, no sealejandelascallesiluminadas,permanecenenelcalor.Pero ese campanilleo horada las tinieblas y llega hastaaquí:esmásduro,menoshumanoquelosotrosruidos.Me paro a escucharlo. Tengo frío, me duelen lasorejas; han de estar rojas. Pero yo no me siento; meha ganado la pureza de lo que me rodea; nada vive; elvientosilba,líneasrígidashuyenenlanoche.ElbulevarNoirnotienelafachaindecentedelascallesburguesas,que hacen gracias a los transeúntes. Nadie se hapreocupado de adornarlo; es exactamente un revés. ElrevésdelacalleJeanne-Berthe-Coeuroy,delaavenidaGalvani. En los alrededores de la estación, losBouvilleses todavía lo vigilan un poco; lo limpian de vez
  • 44. www.artnovela.com.aren cuando, por los viajeros. Pero en seguida loabandonan, y corre derecho, ciego, para chocar conla avenida Galvani. La ciudad lo ha olvidado.Avecesun camión grande, de color terroso, lo cruza a todavelocidad, con ruido atronador. Ni siquiera hayasesinatos, por falta de asesinos y de víctimas. Elbulevar Noir es inhumano. Como un mineral. Como untriángulo. Es una suerte que haya un bulevar así enBouville. Por lo general sólo se los encuentra en lascapitales,enBerlíndelladodeNeuköllnotodavíahaciaFriedrichshain, en Londres detrás de Greenwich.Corredores rectos y sucios, en plena corriente de aire,con anchas aceras sin árboles. Casi siempre están enlos alrededores, en esos barrios extraños donde sefabrican las ciudades, cerca de los depósitos demercancías, de las estaciones tranviarias, de losmataderos, de los gasómetros. Dos días después delchaparrón, cuando toda la ciudad está mojada bajo elsol e irradia calor húmedo, aún siguen fríos, aúnconservan el barro y los charcos. Hasta tienen charcosquenuncasesecan,salvounmesenelaño,enagosto.La Náusea se ha quedado allá, en la luz amarilla.Soy feliz, este frío es tan puro, tan pura la noche; ¿nosoy yo mismo una onda de aire helado? No tener nisangre, ni linfa, ni carne. Deslizarse por este largocanal hacia aquella palidez. Ser sólo frío.Llegagente.Dossombras.¿Quénecesidadteníande venir aquí?Es una mujercita que tira a un hombre de lamanga. Habla en voz rápida y menuda. No comprendo
  • 45. www.artnovela.com.arlo que dice, por el viento.—¿Quieres cerrar la boca, eh? —dice el hombre.Ella signe hablando. Bruscamente, el hombre larechaza. Se miran, vacilantes; después él hunde lasmanos en los bolsillos y se va sin volverse.El hombre ha desaparecido.Apenas tres metrosme separan ahora de la mujer. De pronto unos sonidosroncos y graves la desgarran, arrancan de ella y llenantoda la calle con una violencia extraordinaria:—Charles, por favor, ¿sabes lo que te he dicho?¡Charles, ven, estoy harta, soy muy desgraciada!Paso tan cerca de ella que podría tocarla. Es...¿pero cómo creer que esa carne ardida, ese rostroresplandeciente de dolor...? Sin embargo, reconozcola pañoleta, el abrigo y el gran antojo borra de vino quetiene en la mano derecha; es ella, Lucie, la criada. Nome atrevo a ofrecerle mi ayuda, pero conviene quepueda pedirla en caso de necesidad; paso delante deella lentamente, mirándola. Sus ojos se clavan en mí,pero no demuestra verme; es como si suspadecimientos le hubieran hecho perder el juicio. Doyunos pasos, me vuelvo...Sí, es ella, Lucie. Pero transfigurada, fuera desí, sufriendo con loca generosidad. La envidio. Estáallí, erguida, con los brazos separados, como siesperara los estigmas; abre la boca, se ahoga. Tengola impresión de que las paredes han crecido a cadalado de la calle, de que se han acercado, de que ellaestá en el fondo de un pozo. Espero unos instantes;temo que caiga rígida; es demasiado enclenque para
  • 46. www.artnovela.com.arsoportar este dolor insólito. Pero no se mueve; parecemineralizada, como todo lo que la rodea. Por unmomento me pregunto si no me habré equivocado, sinoessuverdaderanaturalezalaquesemehareveladode improviso...Lucie lanza un leve gemido. Se lleva la mano a lagarganta abriendo grandes ojos asombrados. No, nohay en ella fuerzas para padecer tanto. Le vienen deafuera... de este bulevar. Habría que tomarla por loshombros, llevarla a las luces, entre la gente, a las callesdulces y rosadas; allá no se puede sufrir tanto; seablandaría, recuperaría su aire positivo y el nivelordinario de sus padecimientos.Le vuelvo la espalda. Después de todo, tienesuerte. Yo estoy demasiado tranquilo desde hace tresaños. Ya no puedo recibir de estas soledades trágicashada más que un poco de pureza vacía. Me voy.Jueves, once y media.Trabajé dos horas en la sala de lectura. Bajé alpatio de las Hipotecas para fumar una pipa. Plazapavimentada con ladrillos rosados. Los bouvilleses seenorgullecen de ella porque data del siglo XVIII. A laentrada de la calle Chamade y de la calle Suspédart,viejascadenasimpidenelaccesoaloscoches.Señorasde negro, que sacan a pasear a sus perros, se deslizanbajo las arcadas, a lo largo de las paredes. Rara vezse adelantan hasta la luz del día, pero echan juvenilesmiradas, de soslayo, furtivas y satisfechas, a la estatuade Gustave Impétraz. No han de saber el nombre deese gigante de bronce, pero bien ven por su levita y su
  • 47. www.artnovela.com.archistera, que perteneció al gran mundo. Tiene elsombrero en la mano izquierda y apoya la derecha enuna pila de infolios; es en cierto modo como si el abueloestuviera allí, sobre ese zócalo, modelado en bronce.No necesitan mirarlo largo rato para comprender quepensaba como ellas, exactamente como ellas sobretodos los asuntos. Ha puesto su autoridad y la inmensaerudición extraída de los infolios que aplasta con sumano pesada, al servicio de sus pequeñas ideasestrechas y sólidas. Las señoras de negro se sientenaliviadas, pueden entregarse tranquilamente a laspreocupaciones de la casa, a pasear el perro; ya notienen la responsabilidad de defender las santas ideas,las buenas ideas de sus padres; un hombre de broncese ha erigido en defensor de ellas.La gran Enciclopedia dedica unas líneas a estepersonaje; las leí el año pasado. Había apoyado elvolumen en el alféizar de la ventana; a través del vidriopodía ver el cráneo verde de Impétraz. Supe quefloreció hacia 1890. Fue inspector de academia.Pintaba exquisitas bagatelas y escribió tres libros: Dela popularidad entre los antiguos griegos (1887), Lapedagogía de Rollin (1891) y un Testamento poéticoen 1899. Murió en 1902, en medio del pesaremocionado de sus subordinados y de la gente degusto.Me he apoyado en la fachada de la biblioteca.Chupo la pipa que amenaza apagarse. Veo a una viejaseñora que sale temerosa de la galería con arcadas ymiraaImpétrazfinayobstinadamente.Deprontocobra
  • 48. www.artnovela.com.aránimos,cruzaelpatioatodalavelocidaddesuspiernasysedetieneunmomentodelantedelaestatuamoviendolas mandíbulas. Después huye, negra sobre elpavimento rosado, y desaparece en una grieta de lapared.Tal vez esta plaza era alegre hacia el 1800, consus ladrillos rosa y sus casas. En la actualidad hay enella algo seco y maligno, una delicada pizca de horror.Procede del monigote que está ahí arriba, sobre elzócalo.Al vaciar en bronce a ese universitario, lo hanconvertido en un brujo.Miro a Impétraz de frente. No tiene ojos, apenasnariz, una barba carcomida por esa lepra extraña quecae a veces, como una epidemia, sobre todas lasestatuas de un barrio. Saluda; el chaleco luce unamancha verde claro en el lugar del corazón. Tiene unaspecto dolorido y malo. No vive, no, pero tampoco esinanimado. Una sorda potencia emana de él: es comoun viento que le rechaza; Impétraz quisiera echarmedel patio de las Hipotecas. No me iré antes de acabaresta pipa.Unaaltasombramagrasurgebruscamentedetrásde mí. Me sobresalto.—Perdóneme,señor,noqueríamolestarlo.Viquemovía usted los labios. Sin duda repetía frases de sulibro. — Ríe—. ¿Andaba a la caza de alejandrinos?Miro alAutodidacto con estupor. Pero él parecesorprendido de mi sorpresa:—¿No hay que evitar cuidadosamente losalejandrinos en la prosa, señor?
  • 49. www.artnovela.com.arHe descendido ligeramente en su estima. Lepregunto qué hace aquí a esta hora. Me explica quesu patrón le ha dado permiso, y que ha venidodirectamente a la biblioteca; no almorzará y leerá hastaque cierren. Ya no lo escucho, pero ha de haberseapartado de su tema primitivo pues oigo de pronto:—...tener como usted la dicha de escribir un libro.Debo decir algo.—Dicha... —digo con aire dubitativo. No entiendeel sentido de mi respuesta y corrige rápidamente:—Señor, hubiera debido decir: mérito.Subimoslaescalera.Nomedanganasdetrabajar.Alguien ha dejado Eugénie Grandet sobre la mesa; ellibro está abierto en la página veintisiete. Lo tomomaquinalmente, me pongo a leer la página veintisiete,luego la veintiocho; no tengo ánimos para empezar porel principio. ElAutodidacto se dirige a los estantes dela pared con paso vivo; trae dos volúmenes que dejasobre la mesa, con la expresión del perro que haencontrado un hueso.—¿Quéleeusted?Me parece que le repugna decírmelo; vacila unpoco,revuelvesusgrandesojosextraviados,ymetiendelos libros como con violencia. Son: La turba y lasturberas de Larbalétrier, e Hitopadesa o la instrucciónútil de Lastex. ¿Pues bien? No veo qué es lo que lemolesta;estaslecturasmeparecenmuydecentes.Paratranquilizar mi conciencia hojeo Hitopadesa, y sóloveocosaselevadas.
  • 50. www.artnovela.com.arLas tres.He dejado Eugénie Grandet. Me he puesto atrabajar, pero sin entusiasmo. ElAutodidacto, que meveescribir,meobservaconrespetuosaconcupiscencia.De vez en cuando levanto un poco la cabeza, veo elinmenso cuello postizo, recto, de donde sale supescuezodegallina.Llevauntrajeraídoperolacamisaes de una blancura deslumbradora. Acaba de sacardelmismoestanteotrolibrocuyotítulodescifroalrevés:La flecha de Caudebec, crónica normanda de Mlle.Julie Lavergne. Las lecturas delAutodidacto siempreme desconciertan.De pronto me vuelven a la memoria los nombresde los últimos autores cuyas obras ha consultado:Lambert, Langlois, Larbalétrier, Lastev, Lavergne. Meiluminé; comprendo el método del Autodidacto: seinstruye por orden alfabético.Lo contemplo con una especie de admiración.¡Qué voluntad necesita para realizar lenta,obstinadamente, un plan de tan vasta envergadura! Undía, hace siete años (me ha dicho que estudia desdehace siete años), entró con gran pompa en esta sala.Recorrió con la mirada los innumerables libros quetapizan las paredes y debió de decirse, poco más omenos como Rastignac: “Manos a la obra, Cienciahumana”. Después tomó el primer libro del primerestante del extremo derecho; lo abrió en la primerapágina con un sentimiento de respeto y espanto unidoa una decisión inquebrantable. Hoy está en la L. Kdespués de J, L después de K. Pasó brutalmente del
  • 51. www.artnovela.com.arestudiodeloscoleópterosaldelateoríadeloscuantas,deunaobrasobreTamerlanaunpanfletocatólicosobreel darwinismo, sin desconcertarse ni un instante. Loleyó todo; ha almacenado en su cabeza la mitad de loque se sabe sobre la partenogénesis, la mitad de losargumentos contra la vivisección. Detrás, delante deél, hay un universo. Y se acerca el día en que se dirá,cerrandoelúltimovolumendelúltimoestantedelextremoizquierdo: “¿Y ahora?”.Es el momento de la merienda; come con airecándido, pan y una tableta de Gala Peter. Tiene lospárpados bajos y puedo contemplar a gusto sushermosas pestañas arqueadas, pestañas de mujer.Despide un olor a tabaco viejo, al que se mezcla,cuando respira, el perfume dulce del chocolate.Viernes, las tres.Un poco más y caigo en la trampa del espejo. Laevito, para caer en la trampa del vidrio: ocioso, con losbrazos colgando, me acerco a la ventana. El Depósito,la Empalizada, la Vieja Estación —la Vieja Estación, laEmpalizada, el Depósito—. Bostezo tan fuerte que measoma una lágrima a los ojos.Tengo la pipa en la manoderecha y el paquete de tabaco en la izquierda. Habríaque llenar la pipa. Pero me faltan fuerzas. Mis brazospenden; apoyo la frente en el cristal.Aquella vieja meirrita. Corretea obstinadamente, con la vista perdida.Aveces se detiene, temerosa, como si la hubiera rozadoun peligro invisible.Ahí está bajo mi ventana; el vientole pega la falda a las rodillas. Se detiene, se arregla lapañoleta. Le tiemblan las manos. Reanuda la marcha;
  • 52. www.artnovela.com.arahora la veo de espaldas. ¡Vieja cochinilla! Supongoque doblará a la derecha, en el bulevar Noir. Le faltanunos cien metros por recorrer; al paso que va, tardarálo menos diez minutos, diez minutos durante los cualesme quedaré así, mirándola, con la frente pegada alvidrio.Sedetendráveinteveces,seguirá,sedetendrá...Veo el porvenir. Está allí, en la calle, apenas máspálido que el presente. ¿Qué necesidad tiene derealizarse? ¿Qué ganará con ello? La vieja se vacojeando, se detiene, tira de una mecha gris que leasoma por debajo de la pañoleta. Camina; estaba allá,ahora está aquí... No sé dónde ando: ¿veo sus gestoso los preveo? Ya no distingo el presente del futuro, ysin embargo esto dura, se realiza poco a poco; la viejaavanza por la calle desierta, desplaza sus grandeszapatosdehombre.Asíeseltiempo,eltiempodesnudo;viene lentamente a la existencia, se hace esperar ycuando llega uno siente asco porque cae en la cuentade que hacía mucho que estaba allí. La vieja se acercaa la esquina de la calle, ahora sólo es un montoncitode trapos negros. Bueno, sí, lo acepto, esto es nuevo,no estaba ahí hace un instante. Pero es una novedaddescolorida, desflorada, que nunca puede sorprender.Va a doblar la esquina, dobla... durante una eternidad.Me arranco a la ventana y recorro el cuartovacilando; me quedo pegado al espejo, me miro, mehastío: otra eternidad. Finalmente escapo a mi imageny me desplomo sobre la cama. Miro el techo, quisieradormir.Calma. Calma. Ya no siento el deslizamiento, los
  • 53. www.artnovela.com.arroces del tiempo. Veo imágenes en el techo. Manoredondeles de luz, luego cruces. Mariposean. Ydespués se forma otra imagen; ésta, en el fondo demis ojos. Es un animal grande, arrodillado. Veo suspatas delanteras y su albarda. El resto es borroso. Sinembargo lo reconozco: es un camello que vi enMarruecos, atado a una piedra. Se había arrodillado eincorporado seis veces seguidas; los chicos reían y loexcitaban con la voz.Hacedosañoseramaravilloso:mebastabacerrarlos ojos; en seguida me zumbaba la cabeza como unacolmena, veía rostros, árboles, casas, una japonesadesnuda lavándose en un tonel, un ruso muerto, juntoa un charco de sangre, brotada de una ancha heridaabierta. Recuperaba el gusto del alcuzcuz, el olor aaceite que llena a mediodía las calles de Burgos, elolor a hinojo que flota en las de Tetuán, los silbidos delos pastores griegos; me sentía conmovido. Hacemucho tiempo que se ha gastado esta alegría.¿Renacerá hoy?Unsoltórridosedeslizarígidamenteenmicabezacomo una placa de linterna mágica. Le sigue un trozode cielo azul; después de algunas sacudidas seinmoviliza, estoy todo dorado por dentro. ¿De qué díamarroquí (o argelino, o sirio) se desprendió deimproviso este esplendor? Me dejo caer en el pasado.Meknes. ¿Cómo era aquel montañés que nosasustó en una callejuela, entre la mezquita berdana yla plaza encantadora sombreada por una morera? Senos acercó, Anny estaba a mi derecha. O a mi
  • 54. www.artnovela.com.arizquierda.Ese sol y ese cielo eran un engaño. Es lacentésima vez que me dejo atrapar. Mis recuerdos soncomo las monedas en la bolsa del diablo: cuando unola abre, sólo encuentra hojas secas.Del montañés no veo sino un gran ojo reventado,lechoso. ¿Y era de él ese ojo? El médico que meexponía en Bakú el principio de los abortaderos delEstado, también era tuerto, y cuando quiero recordarsurostro,aparecedenuevoesegloboblancuzco.Esosdos hombres, como los nornes, sólo tienen un ojo quese pasan por turno.ElcasodelaplazadeMeknes,dondesinembargoiba todos los días, es aún más simple: ya no la veo. Mequeda la vaga sensación de que era encantadora, yestas cinco palabras indisolublemente unidas: unaplaza encantadora de Meknes. Sin duda, si cierro losojos o miro vagamente el techo, puedo reconstruir laescena: un árbol a lo lejos, una forma oscura yrechoncha se precipita hacia mí. Pero estoyinventándolo todo a mi gusto. El marroquí era alto yseco: ciertos conocimientos abreviados permanecenen mi memoria. Pero ya no veo nada; es inútil quehurgue en el pasado, sólo saco restos de imágenes yno sé muy bien lo que representan, ni si son recuerdoso ficciones.Además,haymuchoscasosenqueestosmismosrestos han desaparecido: no quedan sino palabras;aun podría contar las historias, y contarlas demasiadobien (en cuanto a la anécdota, no temo a nadie, salvo
  • 55. www.artnovela.com.ara los oficiales de marina y a los profesionales), peroson esqueletos. Se trata de un tipo que hace esto oaquello, pero no soy yo, no tengo nada de común conél. El individuo recorre países que no conozco mejorque si nunca hubiese ido.Aveces acierto a pronunciaren mi relato esos hermosos nombres que se leen enlos atlas: Aranjuez o Canterbury. Provocan en míimágenes nuevas, como las que conciben, según suslecturas, las personas que nunca han viajado; sueñobasándome en palabras, eso es todo.Para cien historias muertas quedan, sin embargo,una o dos historias vivas. Las evoco con precaución, aveces, no con demasiada frecuencia, por temor degastarlas. Pesco una, vuelvo a ver la decoración, lospersonajes, las actitudes. De pronto me detengo: sentíel deterioro, vi apuntar una palabra bajo la trama de lassensaciones.Adivino que esta palabra pronto ocuparáellugardevariasimágenesquemegustan.Enseguidame detengo, pienso rápido en otra cosa; no quierofatigar mis recuerdos. Es inútil; la próxima vez que losevoque, una buena, parte se habrá cuajado.Insinúounvagomovimientoparalevantarme,parair a buscar mis fotos de Meknes, en la caja que metídebajo de la mesa. ¿Para qué? Esos afrodisíacos yanotienenefectosobremimemoria.Elotrodíaencontré,bajo un secante, una pequeña foto empalidecida. Unamujer sonreía junto a un estanque. Contemplé unmomento a esta persona sin reconocerla. Después leí,en el reverso: “Anny, Portsmouth, abril 7, 27”.Nunca sentí como hoy la impresión de carecer
  • 56. www.artnovela.com.ardedimensionessecretas,deestarlimitadoamicuerpo,a los pensamientos ligeros que suben de él comoburbujas. Construyo mis recuerdos con el presente.Estoydesechado,abandonadoenelpresente.Envanotrato de alcanzar el pasado; no puedo escaparme.Llaman. Es elAutodidacto; lo había olvidado. Leprometí mostrarle mis fotos de viaje. Que el diablo se lolleve.Se sienta en una silla; sus nalgas tensas tocan elrespaldo, y el busto rígido se inclina hacia adelante.Salto de la cama y enciendo la luz.—¿Por qué, señor? Estábamos muy bien..—No para ver fotografías...No sabe qué hacer con el sombrero; se lo quito.—¿Es verdad, señor? ¿Quiere ustedmostrármelas?—Peronaturalmente.Esto es calculado: espero que se callará mientraslas mire. Me meto debajo de la mesa, empajo la cajacontra sus zapatos lustrados, deposito en sus rodillasuna brazada de tarjetas postales y fotos: España y elMarruecos español.Pero bien veo en su semblante risueño y abiertoque me equivoqué al contar con reducirlo a silencio.EchaunaojeadaaunavistadeSanSebastián,tomadadesde el monte Igueldo, la deja con precaución sobrela mesa, y permanece silencioso un instante. Despuéssuspira:—¡Ah, señor! Qué suerte la suya. Si es cierto loquedicen,losviajessonlamejorescuela.¿Opinausted
  • 57. www.artnovela.com.arlo mismo, señor?Hago un gesto vago. Afortunadamente no haterminado.—Hadeserunaconmocióntangrande.Mepareceque si alguna vez tuviera que hacer un viaje, antes departir consignaría por escrito los menores rasgos demi carácter, para poder comparar, a la vuelta, lo queera y lo que he llegado a ser. He leído que algunosviajeros habían cambiado tanto, en lo físico y en lomoral, que a su regreso los parientes más cercanosno los reconocían.Manosea distraído un gran paquete defotografías. Toma una y la pone sobre la mesa sinmirarla; después contempla con intensidad la fotosiguiente, que representa un San Jerónimo esculpidoen un pulpito de la catedral de Burgos.—¿Vio usted ese Cristo en piel de animal queestá en Burgos?. Hay un libro muy curioso, señor,sobre esas estatuas en piel de animal, y hasta en pielhumana. ¿Y la Virgen negra? ¿No está en Burgos?¿Está en Zaragoza? ¿Pero no hay acaso una enBurgos?Losperegrinoslabesan,¿noescierto?Quierodecir, la de Zaragoza. ¿Y hay una huella de su pie enuna losa? ¿Que está en un agujero? ¿Y las madresempujan allí a sus hijos?Rígido, empuja con las dos manos a un niñoimaginario. Se diría que rechaza los presentes deArtajerjes.—Ah, las costumbres, señor, qué... qué curioso.Un poco sofocado, me apunta con su quijada de
  • 58. www.artnovela.com.arasno. Huele a tabaco y a agua estancada. Sushermosos ojos extraviados brillan como globos defuego,ysusescasoscabelloslenimbanelcráneocomode vapor. Bajo ese cráneo, samoyedos, niam-niams,malgaches, fueguinos, celebran las más extrañassolemnidades, comen a sus ancianos padres, a sushijos, giran sobre sí mismos al son del tamtam hastadesvanecerse,seentreganalfrenesídelamok,quemana sus muertos, los exponen sobre los techos, losabandonan a la corriente en barcas iluminadas porantorchas, se acoplan al azar, madre e hijo, padre ehija, hermano y hermana, se mutilan, se castran, sedistienden los labios con platos, se hacen tatuar en losriñones animales monstruosos.—¿Puede decirse, con Pascal, que la costumbrees una segunda naturaleza?Clavasusojosenlosmíos,imploraunarespuesta:—Según —digo.Respira.—Es lo que yo me decía, señor. Pero desconfíode mí mismo; se necesitaría haberlo leído todo.Pero a la fotografía siguiente, es el delirio. Lanzaun grito de gozo.—¡Segovia! ¡Segovia! Yo he leído un libro sobreSegovia.Agrega, con cierta nobleza:—Señor, ya no recuerdo el nombre del autor. Aveces tengo distracciones. Na... No... Nod...—Imposible —le digo vivamente —, está usteden Lavergne.
  • 59. www.artnovela.com.arLamento en seguida mis palabras; después detodo nunca me habló de este método de lectura; ha deser un delirio secreto. En efecto, queda desconcertado,y se le hinchan los gruesos labios, con aire llorón.Luego baja la cabeza y mira unas diez postales sindecir palabra.Pero al cabo de treinta segundos, veo que unpoderoso entusiasmo lo colma y que va a reventar sino habla:—Cuando termine mi instrucción (todavía calculoseis años más), me uniré, si me lo permiten, a losestudiantes y profesores que hacen un crucero anualal Cercano Oriente. Quisiera aclarar ciertosconocimientos —dice con unción— y además, megustaría que me sucedieran cosas inesperadas,nuevas, aventuras, para decirlo de una vez.Ha bajado la voz; tiene un gesto pícaro.—¿Qué clase de aventuras?—le pregunto,asombrado.—De todas clases, señor. Usted se equivoca detren. Baja en una ciudad desconocida. Pierde la valija,lo detienen por error, pasa la noche en la cárcel. Señor,creo que la aventura puede definirse así: unacontecimiento que sale de lo ordinario sin serforzosamente extraordinario. Se habla de la magia delasaventuras.¿Leparecejustaestaexpresión?Quisierahacerle una pregunta, señor.—¿Qué?Se ruboriza y sonríe.—Tal vez sea indiscreta.
  • 60. www.artnovela.com.ar—No importa, diga.Se inclina hacia mí y pregunta, con los ojosentrecerrados:—¿Ha tenido usted muchas aventuras, señor?Respondomaquinalmente:—Algunas—, echándome hacia atrás, para evitarsu aliento pestífero.Sí,lodije maquinalmente,sinpensarlo. Enefecto,porlogeneralmásbienmeenorgullezcodehabertenidotantas aventuras. Pero hoy, en cuanto pronuncio estaspalabras,sientounagranindignacióncontramímismo:me parece que miento, que en mi vida he tenido lamenoraventura,omejor,nisiquieraséquéquieredeciresa palabra.Al mismo tiempo pesa sobre mis hombroselmismodesalientoquemeasaltóenHanoi,hacecercade cuatro años, cuando Mercier me apremiaba paraque me uniera a él, y yo, sin contestar, miraba fijo unaestatuita kmer. Y la IDEA, esa gran masa blanca quetantomedesagradóentonces,estáahí;nohabíavueltoa verla durante estos cuatro años.—¿Podría preguntarle...?—dice elAutodidacto.¡Diantre! Que le cuente una de esas famosasaventuras. Pero ya no quiero decir una palabra sobreel tema.—Ahí —digo inclinado sobre sus hombrosestrechos, y apoyando el dedo en una foto—, ahí estáSantillana, el pueblo más lindo de España.—¿Santillana, el pueblo de Gil Blas? No creí queexistiera. ¡Ah, señor, qué provechosa es suconversación! Bien se ve que usted ha viajado.
  • 61. www.artnovela.com.arAcompañoalAutodidactohastalapuerta,despuésde atiborrar sus bolsillos de tarjetas postales, grabadosy fotos. Se fue encantado; apagué la luz.Ahora estoysolo. Completamente solo, no. Todavía delante de míestá esa idea que aguarda. Permanece ahí, hecha unovillocomoungrangato;noexplicanada,nosemueve,se contenta con decir que no. No, no he tenidoaventuras.Llenolapipa,laenciendo,merecuestoenlacamacon un abrigo sobre las piernas. Lo que me asombraessentirmetantristeytancansado.Aunquefueraciertoque nunca tuve aventuras, ¿qué puede importarme?Antetodo,meparecequeespuracuestióndepalabras.El asunto de Meknes, por ejemplo, en el que pensabahace un rato: un marroquí me saltó encima y quisoatacarme con una gran navaja. Pero yo le asesté unpuñetazo debajo de la sien... Empezó a gritar en árabeyaparecióunacatervadepiojososquenospersiguieronhasta el soukAttarin. Bueno, puede dársele el nombreque se quiera, pero de todos modos es un hecho queme sucedió.Está completamente oscuro y no sé muy bien simi pipa sigue encendida. Pasa un tranvía: relámpagorojo en el cielo raso. Después, un coche pesado quehace temblar la casa. Han de ser las seis.No he tenido aventuras. Me sucedieron historias,acontecimientos,incidentes,todoloquesequiera.Perono aventuras. No es cuestión de palabras; comienzo a
  • 62. www.artnovela.com.arcomprender. Hay algo que, sin darme cuenta, meinteresaba más que nada. No era el amor, Dios mío,no, ni la gloria, ni la riqueza... Era... En fin, me imaginéque en ciertos momentos mi vida podía adquirir unacualidad rara y preciosa. No se necesitabancircunstancias extraordinarias; yo pedía exactamenteun poco de rigor. Mi vida actual nada tiene de muybrillante; pero de vez en cuando, por ejemplo alescuchar música en los cafés, yo miraba hacia atrásy me decía; en otros tiempos, en Londres, en Meknes,enTokioconocímomentosadmirables,tuveaventuras.Esto es lo que me quitan. Acabo de saber de pronto,sin razón aparente, que me he mentido durante diezaños.Lasaventurasestánenloslibros.Ynaturalmente,todo lo que se cuenta en los libros puede suceder deveras, pero no de la misma manera. Era esa manerade suceder lo que me interesaba tanto.Ante todo, los comienzos deberían haber sidoverdaderos comienzos. ¡Ay!Ahora veo tan bien lo quequise. Verdaderos comienzos, que aparecieran comosones de trompeta, como las primeras notas de unamúsica de jazz, bruscamente, cortando de golpe elhastío, consolidando la duración; esas nochesexcepcionales en que uno dice: “Pasearía si fuera unanoche de mayo”. Salimos, acaba de aparecer la luna,estamosociosos,vacantes,unpocovacíos.Ydegolpe,pensamos: “Algo ha sucedido”. Cualquier cosa: unligero crujido en la sombra, una silueta ligera que cruzala calle. Pero ese acontecimiento fútil no se asemeja alos otros; en seguida vemos que precede una gran
  • 63. www.artnovela.com.arforma cuyo dibujo se pierde en la bruma, y entoncesnos decimos: “Algo comienza”.Algo comienza para terminar: la aventura noadmite añadidos; sólo cobra sentido con su muerte.Hacia esta muerte, que acaso sea también la mía, meveoarrastradoirremisiblemente.Cadainstanteaparecepara traer los siguientes. Me aferró a cada instantecon toda el alma; sé que es único, irreemplazable, ysin embargo no movería un dedo para impedir suaniquilación. El último minuto que paso —en Berlín, enLondres —en brazos de una mujer conocida laantevíspera—minutoqueamoapasionadamente,mujerque estoy a punto de amar—, terminará, lo sé. Enseguida partiré a otro país. Nunca recuperaré estamujer, ni esta noche. Me inclino sobre cada segundo,trato de agotarlo; no dejo nada sin captar, sin fijar parasiempre en mí, nada, ni la ternura fugitiva de esoshermosos ojos, ni los ruidos de la calle, ni la falsaclaridad del alba; y sin embargo, el minuto transcurrey no lo retengo; me gusta que pase.Y entonces de pronto algo se rompe. La aventuraha terminado, el tiempo recobra su blandura cotidiana.Me vuelvo; detrás de mí, la hermosa forma melódicase hunde entera en el pasado. Disminuye; al declinarse contrae, ahora el fin y el comienzo son una solacosa. Al seguir con los ojos ese punto de oro, piensoque —aunque hubiese estado a punto de morir, deperderunafortuna,unamigo—aceptaríarevivirlotodo,en las mismas circunstancias, de cabo a rabo. Perouna aventura no se empieza de nuevo, ni se prolonga.
  • 64. www.artnovela.com.arSí, eso es lo que yo quería, ay, eso es lo quetodavía quiero. Siento tanta dicha cuando una negracanta; qué cimas alcanzaría si mi propia vidaconstituyera la materia de la melodía.La Idea, la innominable, sigue ahí. Aguardaapaciblemente.Ahora parece decir:“¿Sí? ¿Eso es lo que querías? Bueno, es eso,precisamente, lo que nunca has tenido (recuerda: teengañabas con palabras; llamabas aventuras al oropelde viajes, amores de prostitutas, riñas, baratijas), y loque nunca tendrás, ni tú ni nadie”.¿Pero por qué? ¿POR QUÉ?Sábado, mediodía.ElAutodidacto no me ha visto entrar en la sala delectura.Estabasentadoalapuntadelamesadelfondo;tenía un libro delante, pero no leía. Miraba sonriendo asu vecino de la derecha, un colegial grasiento quefrecuenta la biblioteca. El otro se dejó contemplar unmomento, y bruscamente le sacó la lengua haciendouna mueca horrible. El Autodidacto enrojeció, metióprecipitadamente la nariz en el libro y se absorbió enla lectura.He vuelto a mis reflexiones de ayer. Estabaagostado;medabalomismoquenohubieraaventuras.Mi única curiosidad era saber si no podía haberlas.He pensado lo siguiente: para que el suceso mástrivialseconviertaenaventura,esnecesarioysuficientecontarlo. Esto es lo que engaña a la gente; el hombre
  • 65. www.artnovela.com.ares siempre un narrador de historias; vive rodeado desus historias y de las ajenas, ve a través de ellas todolo que le sucede; y trata de vivir su vida como si lacontara.Pero hay que escoger: o vivir o contar. Porejemplo,cuandoestuveenHamburgoconaquellaErnade quien yo desconfiaba y que me temía, llevé unavida extraña. Pero estaba metido, y no lo pensaba. Yuna noche, en un pequeño café de San Pauli, Ername dejó para ir al lavabo. Me quedé solo; un fonógrafotocaba Blue Sky. Empecé a contarme lo que habíapasado desde mi desembarco. Me dije: “La terceranoche, al entrar en un dancing llamado la GrutaAzul,vi a una mujer alta, medio borracha. Y a esa mujerestoy esperando, y vendrá a sentarse a mi derecha, yrodeará mi cuello con sus brazos”. Entonces sentí conviolencia que tenía una aventura. Pero Erna volvió, sesentó a mi lado, rodeó mi cuello con sus brazos y ladetestésinsaberbienporqué.Ahoracomprendo:habíaqueempezaravivirdenuevo,ylaimpresióndeaventuraacababa de desvanecerse.Cuandounovive,nosucedenada.Losdecoradoscambian, la gente entra y sale, ¿o es todo? Nunca haycomienzos. Los días se añaden a los días sin ton nison, en una suma interminable y monótona. De vez encuando, se saca un resultado parcial; uno dice: hacetres años que viajo, tres años que estoy en Bouville.Tampoco hay fin: nunca nos abandonamos de una veza una mujer, a un amigo, a una ciudad. Y además,todo se parece: Shangai, Moscú, Argel, al cabo de
  • 66. www.artnovela.com.arquince días son iguales. Por momentos —rara vez—se hace el balance, uno advierte que está pegado auna mujer, que se ha metido en una historia sucia.Dura lo que un relámpago. Después de esto, empiezade nuevo el desfile, prosigue la suma de horas y días.Lunes, martes, miércoles. Abril, mayo, junio. 1924,1925, 1926.Esto es vivir. Pero al contar la vida, todo cambia;sólo que es un cambio que nadie nota; la prueba esque se habla de historias verdaderas. Como si pudierahaber historias verdaderas; los acontecimientos seproducen en un sentido, y nosotros los contamos ensentido inverso. En apariencia se empieza por elcomienzo: “Era una hermosa noche de otoño de 1922.Yo trabajaba con un notario en Marommes”. Y enrealidad se ha empezado por el fin. El fin está allí,invisibleypresente;eselquedaaesaspocaspalabraslapompayelvalordeuncomienzo.“Estabapaseando;había salido del pueblo sin darme cuenta; pensaba enmis dificultades económicas”. Esta frase, tomadasimplemente por lo que es, quiere decir que el tipoestaba absorbido, taciturno, a mil leguas de unaaventura, precisamente con esa clase de humor enqueunodejapasarlosacontecimientossinverlos.Peroahí está el fin que lo transforma todo. Para nosotros eltipo es ya el héroe de la historia. Su taciturnidad, susdificultades económicas son más preciosas que lasnuestras: están doradas por la luz de las pasionesfuturas. Y el relato prosigue al revés: los instantes hancesado de apilarse a la buena de Dios unos sobre
  • 67. www.artnovela.com.arotros, el fin de la historia los atrae, los atrapa, y a suvez cada uno de ellos atrae al instante que lo precede.“Era de noche, la calle estaba desierta”. La frase caenegligentemente,parecesuperfina;perononosdejamosengañar y la ponemos a un lado; es un dato cuyo valorcomprenderemos después. Y sentimos que el héroeha vivido todos los detalles de esa noche comoanunciaciones, como promesas, y que sólo vivía laspromesas, ciego y sordo a todo lo que no anunciara laaventura. Olvidamos que el porvenir todavía no estabaallí; el individuo paseaba en una noche sin presagios,que le ofrecía en desorden sus riquezas monótonas;él no escogía. He querido que los momentos de mivida se sucedieran y ordenaran como los de una vidarecordada. Tanto valdría querer agarrar al tiempo porla cola.Domingo.Esta mañana había olvidado que era domingo.Salí y recorrí las calles como de costumbre. Habíallevado Eugénie Grandet. Y de pronto, al empujar laverja del jardín público, tuve la impresión de que algomehacíaunaseña.Eljardínestabasolitarioydesnudo.Pero... ¿cómo decirlo? No tenía su aspecto ordinario;me sonreía. Permanecí un momento apoyado en laverja y bruscamente comprendí que era domingo.Estaba allí, en los árboles, en el césped, como unaligerasonrisa.Eraindescriptible;hubierasidonecesariopronunciar muy rápido: “Es un jardín público, eninvierno, una mañana de domingo”.Solté la verja, me volví hacia las casas y calles
  • 68. www.artnovela.com.arburguesas, y dije a media, voz: “Es domingo”.Es domingo; detrás de las dársenas, a lo largodel mar, cerca del depósito de mercancías, en torno ala ciudad hay cobertizos vacíos y máquinas inmóvilesen la sombra. En todas las casas, los hombres seafeitan detrás de las ventanas; echan la cabeza haciaatrás, miran ya el espejo, ya el cielo frío para saber siharábuentiempo.Losburdelesseabrenalosprimerosclientes, campesinos y soldados. En las iglesias, a laluz de los cirios, un hombre bebe vino delante demujeres arrodilladas. En todos los suburbios, entre lasparedes interminables de las fábricas, largas filasnegras se han puesto en marcha, avanzan lentamenteal centro de la ciudad. Para recibirlas, las calles hanadquirido el aspecto de los días de motín: todos loscomercios,salvolosdelacalleTournebride,hanbajadolas cortinas metálicas. Pronto las columnas invadiránen silencio esas calles que se fingen muertas: primerovendrán los ferroviarios deTourville y sus mujeres, quetrabajanenlasjaboneríasdeSaintSymphorin;despuéslospequeñosburguesesdeJouxtebouville;despuéslosobreros de las hilanderías Pinot; después todos loscambalacheros del barrio Saint Maxence; los hombresde Thiérache llegarán últimos en el tranvía de las once.Pronto va a nacer la multitud de los domingos, entrecomercios acerrojados y puertas cerradas.Unrelojdalasdiezymediaymepongoencamino;eldomingoaestahoraBouvillepresentaunespectáculode calidad, pero no hay que llegar demasiado tardedespués de la salida de la misa mayor.
  • 69. www.artnovela.com.arLa callecita Joséphin-Soulary está muerta, huelea sótano. Pero, como todos los domingos, la llena unruido suntuoso, un ruido de marea. Doblo en la callePrésident Chaman, con casas de tres pisos y largaspersianas blancas. Esta calle de notarios está poseídaporelvoluminosorumordeldomingo.EnelpasajeGilletel ruido crece aún más y lo reconozco: es un ruido dehombres. Luego, de improviso, a la izquierda, seproduce como un estallido de luz y sones. He llegado:ésta es la calle Tournebride; me basta situarme entremis semejantes y veré cómo cambian sombrerazos losseñores.Hace apenas sesenta años nadie se hubieraatrevido a prever el milagroso destino de la calleTournebride, llamada hoy el pequeño Prado por loshabitantes de Bouville. He visto un plano con fecha de1847,dondenisiquierafiguraba.Debíadeserentoncesun callejón negro y hediondo, con una zanja por dondecorrían cabezas y tripas de pescado entre las piedras.Pero a fines de 1873, laAsamblea nacional declaró deutilidad pública la construcción de una iglesia en lacolina de Montmartre. Pocos meses después, la mujerdelalcaldedeBouvilletuvounaaparición;SantaCecilia,su patrona, la amonestó. ¿Era tolerable que la flor ynata de Bouville se enlodara todos los domingos parair a Saint-René o Saint-Claudien a oír misa con lostenderos? ¿No había dado el ejemplo la Asambleanacional? Bouville tenía, en la actualidad, por causade la protección celestial una situación económica deprimer orden; ¿no convenía edificar una iglesia en
  • 70. www.artnovela.com.aracción de gracias al Señor?Estas visiones fueron bien recibidas; el Consejomunicipal realizó una sesión y el obispo aceptóencargarse de las suscripciones. Faltaba escoger elemplazamiento. Las viejas familias de comerciantes yarmadores opinaban que el edificio debía levantarseen la cima del Coteau Vert, donde ellos vivían, “paraqueSantaCeciliavelarasobreBouvillecomoelSagradoCorazón de Jesús sobre París”. Los nuevos señoresdel bulevar Maritime, poco numerosos todavía, peromuy ricos, se hicieron rogar: darían lo necesario, perolaiglesiaseconstruiríaenlaplazaMarignan;sipagabanuna iglesia, creían tener derecho a usarla; no lesimportabahacersentirsupoderíoaesaaltivaburguesíaque los trataba como si fueran advenedizos. El obispoimaginó un arreglo: la iglesia fue construida a mediocamino del Coteau Vert y del bulevar Maritime, en laplazadelaHalle-aux-Mornes,alacualbautizaronplazaSainte-Cécile-de-la-Mer. El monstruoso edificio,terminado en 1887, costó nada menos que catorcemillones.LacalleTournebride,ancha,perosucia,ydemalareputación, hubo de ser enteramente reconstruida, ysus habitantes fueron firmemente rechazados detrásde la plaza Sainte-Cécile; el pequeño Prado se haconvertido—sobretodolosdomingosporlamañana—en lugar de reunión de los elegantes y notables.Hermososcomerciossehanidoabriendo,unoporuno,al paso del gran mundo. Permanecen abiertos el lunesde Pascua, toda la noche de Navidad los domingos
  • 71. www.artnovela.com.arhastamediodía.AlladodeJulien,elsalchichero,famosopor sus pasteles calientes, el confitero Foulon exponesusrenombradasespecialidades,admirablespastelilloscónicos de manteca malva, coronados por una violetade azúcar. En la vidriera del librero Dupaty se ven lasnovedades de la casa Pión, algunas obras técnicas,como por ejemplo, una teoría del Navío o un tratadodel Velamen, una gran historia ilustrada de Bouville yediciones de lujo elegantemente presentadas:Koenigsmarck, encuadernado en cuero azul, Le livrede mes fils de Paul Doumer, encuadernado en cuerocrudo con flores purpúreas. Ghislaine “Costura fina,modelos de París”, separa a Piégeois, el florista, dePaquin, el anticuario. El peinador Gustave, con suscuatro manicuras, ocupa el primer piso de un inmueblenuevo, pintado de amarillo.Hace dos años, en la esquina del callejón desMoulins-Gémeneaur y de la calle Tournebride, unaimpúdica tiendita exhibía aún una propaganda del Tu-pu-nez, producto insecticida. Había florecido en lostiempos en que se pregonaba el bacalao en la plazaSainte-Cécile;teníacienaños.Losvidriosdelaportadarara vez estaban limpios; había que hacer un esfuerzoparadistinguir,atravésdelpolvoyelvapor,unamultitudde pequeños personajes vestidos con jubones color defuego, que figuraban ratas y ratones. Los animalesdesembarcaban de un navío de alto bordo, apoyadosen bastones; apenas tocaban tierra, una campesinacoquetonamente vestida, pero lívida y negra de grasa,los ponía en fuga rociándolos con Tu-pu-nez. Me
  • 72. www.artnovela.com.argustaba mucho esta tienda, tenía un aire cínico yobstinado; recordaba con insolencia los derechos delos parásitos y la grasa a dos pasos de la iglesia máscostosa de Francia.La vieja herborista murió el año pasado y susobrino ha vendido la casa. Bastó derribar unasparedes; ahora es una salita de conferencias, “LaBombonera”. El año pasado Henry Bordeaux dio unacharla sobre alpinismo.Por la calle Tournebride no hay que ir con prisa;las familias caminan lentamente.Aveces se gana unafila porque toda una familia ha entrado en casa deFoulon o de Piégeois. Pero en otros momentos, esprecisodetenerseymarcarel pasoporquedosfamiliasque pertenecen, una a la columna ascendente y otra alacolumnadescendente,sehanencontradoysetomandelasmanos.Avanzoapasoscortos.Micabezadominalas dos columnas, y veo sombreros, un mar desombreros. En su mayoría son negros y duros. De vezen cuando se ve uno que vuela en la punta de un brazoy descubre el tierno espejeo de un cráneo; despuésde unos instantes de vuelo pesado, se posa. En la calleTournebride 16, el sombrerero Urbain, especialista enquepis, hace planear como un símbolo un inmensosombrerorojodearzobispocuyasborlasdeoropendena dos metros del suelo.Se produce un alto; acaba de formarse un grupojusto debajo de las borlas. Mi vecino espera sinimpaciencia, con los brazos colgando; creo que esteviejecito, pálido y frágil como una porcelana, es Coffier,
  • 73. www.artnovela.com.arel presidente de la Cámara de Comercio. Segúnparece, intimida mucho porque nunca dice nada. Viveen lo alto del Coteau Vert, en una gran casa de ladrilloscuyas ventanas están siempre abiertas de par en par.Se acabó; el grupo se ha disgregado; reanuda lamarcha. Acaba de formarse otro, pero ocupa menoslugar;nobienconstituidoseaprietacontraelescaparatedeGhislaine.Lacolumnanisiquierasedetiene;apenasse aparta un poco; desfilamos frente a seis personastomadas de las manos: “Buenos días, señor, buenosdías estimado señor, cómo está usted; pero cúbrase,señor, tomará frío; gracias, señora, es que no hacecalor. Querida, te presento al doctor Lefrançois; doctor,encantada de conocerlo, mi marido siempre me habladel doctor Lefrançois que tan bien lo ha atendido, perocúbrase, doctor, este frío le hará daño. Pero el doctorse curaría en seguida; ay, señora, los médicos son losque están peor atendidos; el doctor es un músiconotable. Dios mío, doctor, no lo sabía; ¿toca usted elviolín? El doctor tiene mucho talento”.El viejecito que está a mi lado es seguramenteCoffier; una de las mujeres del grupo, la morena, lodevora con los ojos mientras sonríe al doctor. Como sipensara: “Ahí está el señor Coffier, el presidente de laCámara de Comercio; qué aspecto intimidador, dicenque es tan frío”. Pero M. Coffier no se digna ver nada:éstas son gentes del bulevar Maritime, no pertenecenal gran mundo. Desde que vengo a esta calle a ver lossombrerazos del domingo, he aprendido a distinguirlas gentes del bulevar y las del Coteau. Cuando un tipo
  • 74. www.artnovela.com.arlleva un abrigo nuevecito, un sombrero flexible, unacamisa deslumbradora, cuando desplaza aire, no esposibleequivocarse:esdelbulevarMaritime.LasgentesdelCoteauVertsedistinguenporunnoséquémiserabley abatido. Tienen los hombros estrechos y un aire deinsolencia en sus caras gastadas. Juraría que eseseñor gordo que lleva a un niño de la mano, perteneceal Coteau; su rostro es gris y su corbata está anudadacomo un cordel.El señor gordo se nos acerca; mira fijo a M.Coffier. Pero poco antes de cruzarse con él, desvía lacabeza y se pone a bromear paternalmente con suhijo,clavandolosojosensusojos,comounpapácabal;y de pronto, volviéndose con presteza hacia nosotros,echa una viva ojeada al viejecito y hace un saludoamplio y seco, con un ademán circular. El muchachito,desconcertado, no se ha descubierto; es un asunto depersonas mayores.En el ángulo de la calle Basse-de-Vieille nuestracolumna tropieza con una columna de fieles que salende misa; unas diez personas chocan y se saludanarremolinándose,perolossombrerazossondemasiadorápidos para que pueda detallarlos; por encima de estamultitud gorda y pálida, la iglesia Sainte-Cécile yerguesu monstruosa masa blanca: blanco de tiza sobre uncielooscuro;detrásdeesasmurallasresplandecientes,retiene en sus flancos un poco del negro de la noche.La marcha se reanuda en un orden ligeramentemodificado. M. Coffier ha quedado detrás de mí. Unaseñora de azul marino se pega a mi costado derecho.
  • 75. www.artnovela.com.arViene de misa. Guiña los ojos, un poco deslumbradapor la mañana. Ese señor que camina delante de ella yque tiene una nuca tan delgada, es su marido.En la otra acera, un señor que lleva a su mujerdel brazo acaba de susurrarle unas palabras al oído yse ha puesto a sonreír. En seguida ella despojacuidadosamente de toda expresión su cara cremosa yda unos pasos como ciega. Esos signos no engañan:van a saludar. En efecto, al cabo de un instante elseñor echa la mano al aire. Cuando sus dedos estánpróximosalfieltro,vacilanunsegundoantesdeposarsedelicadamente. Mientras levanta con suavidad elsombrero, bajando un poco la cabeza para ayudar laextracción, su mujer da un saltito grabando en su rostrouna sonrisa juvenil. Una sombra los dominainclinándose; pero sus dos sonrisas gemelas no seborran en seguida; permanecen unos instantes en suslabios,porunaespeciederemanencia.Cuandoelseñory la señora se cruzan conmigo, han recobrado suimpasibilidad pero todavía les queda un aire alegre entorno a la boca.Se acabó; la multitud es menos densa, lossombrerazos escasean, las vidrieras de los comercioshan perdido exquisitez; estoy al final de la calleTournebride. ¿Voy a cruzar y remontar la calle por laotra acera? Creo que ya tengo bastante; ya he vistobastantes cráneos rosados, caras menudas,distinguidas, borrosas. Cruzaré la plaza Marignan.Alextirparme con precaución de la columna, una cabezade verdadero señor surge, muy cerca de un sombrero
  • 76. www.artnovela.com.arnegro. Es el marido de la señora de azul marino. ¡Ah!Qué hermoso cráneo largo de dolicocéfalo, con pelocorto y duro, qué bello bigote americano con hilos deplata. Y sobre todo la sonrisa, la admirable sonrisacultivada. También hay unos lentes en alguna parte,sobre una nariz.El marido se volvía hacia la mujer y le decía:—Es un nuevo dibujante de la fábrica. Mepreguntoquépuedehaceraquí.Esunbuenmuchacho,tímido; me divierte.Contra el espejo del salchichero Julien, el jovendibujante que acaba de cubrirse, ruborizado todavía,conlosojosbajos,elsemblanteobstinado,guardatodaslas apariencias de una intensa voluptuosidad. Es elprimer domingo, no cabe duda, que se atreve a cruzarla calle Tournebride. Parece un chico de primeracomunión. Ha anudado las manos detrás de la espaldayvuelveelrostroconunaexpresióndepudorrealmenteexcitante; mira, sin verlas, cuatro salchichas delgadas,brillantesdegelatinaqueseextiendensobreunaderezode perejil.Una mujer sale de la salchichería y lo toma delbrazo. Es su esposa, muy joven a pesar de su pielgastada. Puede rondar por los alrededores de la calleTournebride,nadielatomaráporunaseñora;latraicionael brillo cínico de sus ojos, su aire razonable yentendido. Las verdaderas señoras no conocen elprecio de las cosas; gustan de las hermosas locuras;sus ojos son bellas flores cándidas, flores deinvernáculo.
  • 77. www.artnovela.com.arAl dar la una llego a la cervecería Vézelise. Allíestán los viejos, como de costumbre. Dos de ellos hanempezado a comer. Hay cuatro jugando a la malillamientras beben el aperitivo. Los otros están de pie ylos miran jugar, mientras les preparan los cubiertos. Elmás alto, de barba caudalosa, es agente de cambio.Otro es comisario jubilado de la Inscripción Marítima.Comen y beben como a los veinte años. El domingo sehartan de chucrut. Los recién llegados interpelan a losotros que ya están comiendo:—Bueno, ¿siempre el chucrut dominical?Se sientan y suspiran, a sus anchas:—Mariette, nena, un medio litro sin cuello y unchucrut.Esta Mariette es una bribona. Cuando me sientoa la mesa del fondo, un viejo color escarlata se pone atoser de furor. Mariette le sirve un vermut.—Sírvame un poco más, vamos —dice tosiendo.Pero ella también se enfada; no había terminadode servir:—Pero déjeme servirle, ¿quién le ha dicho algo?Usted es de los que contestan antes de que lespregunten.Los otros se echan a reír.—¡Triunfo!Al ir a sentarse, el agente de cambio toma aMariette de los hombros:—Hoy es domingo, Mariette. ¿Esta tarde va al
  • 78. www.artnovela.com.arcine con su galán?—¡Ah, cómo no! Hoy tiene francoAntoinette. Encuanto al galán, yo me pago la juerga.El agente de cambio se sienta frente a un viejoafeitado,desemblanteafligido.Elviejoafeitadoempiezaen seguida un animado relato. El agente de cambio nolo escucha: hace muecas y se mesa la barba. Nuncase escuchan.Reconozco a mis vecinos: son pequeñoscomerciantesdelavecindad.Eldomingolacriadatiene“salida”. Entonces vienen aquí y se instalan siempreenlamismamesa.Elmaridocomeunahermosacostillarosada de buey. La mira de cerca y resopla de vez encuando. La mujer mordisquea de su plato. Es una rubiafuerte, cuarentona, de mejillas rojas y algodonosas.Tiene hermosos senos duros bajo la blusa de raso. Sebebe, como un hombre, su botella de Burdeos tinto encada comida.Voy a leer Eugénie Grandet. No es que me gustemucho, pero hay que hacer algo.Abro el libro al azar:madre e hija hablan del amor incipiente de Eugénie:Eugénie le besó la mano, diciendo:—¡Qué buena eres, mamá querida!Estas palabras hicieron resplandecer el viejorostro materno, ajado por largos dolores.—¿Te parece bien? —preguntó Eugénie.Mme. Grandet respondió con una sonrisa, ydespués de guardar silencio, dijo, en voz baja:—Entonces, ¿ya lo quieres? Estaría mal.
  • 79. www.artnovela.com.ar—¿Mal?—replicó Eugénie. —¿Por qué? Si tegusta, si le gusta a Nanon, ¿por qué no había degustarme? Mira, mamá, pongamos la mesa para elalmuerzo.Dejó su labor; la madre hizo otro tanto,diciéndole:—Estás loca.Pero se complació en justificar la locura de suhija, compartiéndola.Eugénie llamó a Nanon.—¿Qué más quiere usted, señorita?—Nanon, ¿habrá crema para el mediodía?—Ah, para el mediodía sí —respondió la viejacriada.—Bueno, dale café bien cargado; he oído decira M. des Grassins que el café se hace muy cargadoen París. Ponle mucho.—¿Y de dónde quiere usted que lo saque?—Cómpralo.—¿Y si el señor me encuentra?—Está en sus prados.Mis vecinos habían guardado silencio desde millegada, pero de pronto la voz del marido me saca demi lectura.El marido, con aire divertido y misterioso:—Dime, ¿has visto?La mujer se sobresalta y lo mira, saliendo de unsueño. Él come y bebe; luego prosigue, con el mismoaire misterioso:
  • 80. www.artnovela.com.ar—¡Ah, ah!Silencio; la mujer vuelve a su sueño. De prontose estremece y pregunta: —¿Qué dices? —Suzanne,ayer.—Ah,sí—dicelamujer—,habíaidoaveraVíctor.—¿Qué te había dicho yo? La mujer rechaza el platocon gesto impaciente. —Eso no está bien.Las bolitas de carne gris que ha escupidoguarnecen el borde del plato. El marido continúa suidea.—Esa mujercita...Se calla y sonríe vagamente. Frente a nosotros,el viejo agente de cambio acaricia el brazo de Mariettesoplando un poco.Al cabo de un momento:—Yo te lo dije el otro día.—¿Qué me habías dicho?—Víctor, que ella iría a verlo. ¿Qué hay? —preguntabruscamenteconsemblanteespantado—.Note gusta—No está bien.—Ya no es así —dice él con importancia—, yano es como en tiempos de Hécart. ¿Sabes dónde estáHécart?—Está en Domremy, ¿no?—Sí, ¿quién te lo dijo?—Tú; me lo dijiste el domingo.Ella come una miga de pan que toma del mantelde papel. Luego alisa con la mano el papel en el bordede la mesa; vacilando dice:—¿Sabes? Te equivocas, Suzanne es más...
  • 81. www.artnovela.com.ar—Es posible, nenita, es posible —responde éldistraído. Busca con la mirada a Mariette, le hace unaseña.—Hace calor.Mariette se apoya familiarmente en el borde de lamesa.—Oh, sí hace calor —dice la mujer, gimiendo—,una se ahoga aquí, y además el buey no es bueno, selo diré al patrón, ya no es como antes, abra un poco elpostigo, Mariette.El marido recobra su cara divertida:—Dime, ¿no viste sus ojos?—¿Pero cuándo, pichón?Él la remeda con impaciencia:—¿Perocuándo,pichón?Esmuytuyo:enverano,cuando nieva.—¿Ayer, quieres decir? ¡Ah, bueno!El hombre ríe, mira a lo lejos, recita muy rápido,con cierta aplicación:—Ojos de gato que en las brasasEstá tan satisfecho que parece haber olvidado loque quería decir. Ella también se divierte, sin segundaintención.—Ja, ja, malo.Le da unos golpecitos en el hombro.—Malo,malo.El hombre repite con más seguridad:—De gato que en las brasasPero la mujer ya no ríe:—No, de veras, tú sabes que ella es seria.
  • 82. www.artnovela.com.arEl hombre se inclina, le cuchichea una largahistoria al oído. Ella permanece un momento con laboca abierta, el rostro un poco tenso y risueño, comoquien va a desternillarse de risa; y bruscamente seecha hacia atrás y le araña las manos.—No es cierto, no es cierto.Él dice, con aire razonable y pausado:—Escúchame, nena, él lo dijo: si no fuera cierto,¿por qué habría de decirlo?—No, no.—Pero si él lo dijo; escucha, supón...Ella se echa a reír:—Me río porque pienso en René.El hombre también se ríe. La mujer sigue, en vozbaja e importante:—Entonces es que se dio cuenta el martes.—Eljueves.—No, el martes, sabes, a causa de...Ella dibuja en los aires una especie de elipse.Largo silencio. El marido moja miga de pan en lasalsa.Mariettecambialosplatosylesllevatartas.Dentrode un rato yo también pediré una tarta. De improviso lamujer, un poco soñadora, con una sonrisa orgullosaalgo escandalizada en los labios, dice, en voz lenta:—¡Oh, no, sabes!Hay tanta sensualidad en la voz que él seconmueve, le acaricia la nuca con su mano gorda.—Charles,quieto,meexcitas,querido—murmuraella sonriendo, con la boca llena. Intento reanudar lalectura:
  • 83. www.artnovela.com.ar—¿Y de dónde quiere usted que lo saque?—Cómpralo.—¿Y si el señor me encuentra?Pero todavía oigo a la mujer que dice:—Mira, haré reír a Marthe, voy a contárselo. Misvecinos se han callado. Después de la tarta, Marietteles ha llevado ciruelas pasas y la mujer está ocupadaen poner graciosamente los carozos en la cuchara. Elmarido, mirando el techo, tamborilea una marcha en lamesa. Parecería que su estado normal es el silencio,y la palabra una fiebre ligera que les da de vez encuando.—¿Y de dónde quiere usted que lo saque?—Cómpralo.Cierro el libro, me voy a pasear.Cuando salí de la cervecería Vézelise eran cercade las tres; yo sentía la tarde en todo mi cuerpoentorpecido. No mi tarde: la de ellos, la que cien milbouvilleses iban a vivir en común.Aesa misma hora,después del copioso y largo almuerzo del domingo, selevantabandelamesa,yparaellos,algoestabamuerto.El domingo había gastado su ligera juventud. Eranecesario digerir el pollo y la tarta, vestirse para salir.La campanilla del Cine Eldorado repicaba en elaire claro. Esta campanilla a la luz del día es un ruidofamiliar del domingo. Más de cien personas hacíancola a lo largo del muro verde. Esperaban ávidamentela hora de las dulces tinieblas, del relajamiento, delabandono, la hora en que la pantalla, reluciente comoun guijarro blanco bajo el agua, hablaría y soñaría por
  • 84. www.artnovela.com.arellas. Vano deseo: algo quedaría contraído; erademasiado el miedo de que les aguaran el hermosodomingo. Dentro de un instante, como todos losdomingos, iban a sufrir una decepción: el film seríaidiota, el vecino fumaría en pipa y escupiría entre susrodillas, o Lucien estaría tan desagradable, sin unapalabra gentil, o, como si lo hiciera a propósito,justamente hoy, por una vez que iban al cinematógrafo,le reaparecería el dolor intercostal. Dentro de uninstante, como todos los domingos, pequeñas cólerassordas crecerían en la sala oscura.Seguí por la tranquila calle Bressan. El sol habíadisipado las nubes, el tiempo era bueno. Una familiaacababadesalirdelavilla“Laola”.Lahijaseabotonabalos guantes en la acera. Podía tener treinta años. Lamadre, planuda en el primer peldaño de la escalinata,miraba hacia adelante, con aire seguro, respirandoampliamente.Delpadre,sóloveíayolaespaldaenorme.Curvado sobre la cerradura, ponía llave a la puerta. Lacasa quedaba vacía y negra hasta que regresaran. Enlas casas vecinas, ya acerrojadas y desiertas, losmuebles y los pisos crujían dulcemente.Antes de salir,alguien había apagado el fuego en la chimenea delcomedor. El padre alcanzó a las dos mujeres, y lafamilia sin decir una palabra, se puso en camino. ¿Adónde iban? El domingo se va al cementeriomonumental o de visita a casa de los parientes, o siuno está del todo libre, a pasear por la Jetée.Yo estabalibre: caminé por la calle Bressan que desemboca enla Jetée-Promenade.
  • 85. www.artnovela.com.arEl cielo era de un azul pálido; un poco de humo,algunos penachos; de vez en cuando una nube a laderiva pasaba delante del sol. Veía a lo lejos labalaustrada de cemento blanco que corre a lo largo dela Jetée-Promenade; el mar brillaba a través de losagujeros. La familia tomó a la derecha, por la calle delAumónier-Hilaire, que trepa el Coteau Vert. Los vi subira pasos lentos; ponían tres manchas negras en elcabrilleo del asfalto. Doblé a la izquierda y entré en lamultitud que desfilaba a la orilla del mar.Era más heterogénea que a la mañana. Parecíacomositodosesoshombresnohubierantenidofuerzaspara sostener la hermosa jerarquía social de que tanorgullososestabanantesdelalmuerzo.Loscomerciantesylosfuncionariosmarchabanjuntos;sedejabancodeary hasta empujar y desplazar por pequeños empleadosdefachapobre.Lasaristocracias,las“élites”,losgruposprofesionales se habían fundido en esa multitud tibia.Eran hombres casi solos, que ya no representabannada.Un charco de luz en la lejanía era la baja mar.Algunos escollos a flor de agua horadaban con suscabezas esa superficie de claridad. Sobre la arenayacían barcas pesqueras, no lejos de los pegajososcubos de piedra arrojados en montón al pie de laescolleraparaprotegerladelasolas,formandoagujerosllenos de bichos.Ala entrada del antepuerto, sobre elcielo blanqueado por el sol, recortaba su sombra unadraga. Todas las tardes, hasta la medianoche, aúlla,gime y marcha a una velocidad de todos los demonios.
  • 86. www.artnovela.com.arPero el domingo, los obreros pasean por tierra; sóloqueda un guardián a bordo; la draga calla.El sol era claro y diáfano: un vinito blanco. Su luzrozaba apenas los cuerpos, dándoles sombras, norelieve; los rostros y las manos eran manchas de oropálido. Esos hombres de sobretodo parecían flotardulcemente a unas pulgadas del suelo. De vez encuando el viento empujaba hacia nosotros sombrastrémulas como agua; los rostros se apagaban uninstante, se ponían gredosos.Era domingo; encajonada entre los balaustres ylas verjas de los chalets de recreo, la multitud sederramabaenolitasparaperderseenmilarroyosdetrásdel gran hotel de la CompañíaTransatlántica. ¡Cuántosniños! Niños en coche, en brazos, de la mano ocaminando de a dos, de a tres, delante de sus padres,con gravedad fingida.Yo había visto todos esos rostrospocas horas antes, casi triunfantes, en la juventud deuna mañana de domingo.Ahora, bañados de sol, sóloexpresaban calma, aflojamiento, una especie deobstinación.Pocosgestos;todavíaalgunossombrerazos,perosinamplitud,sinlaalegríanerviosadelamañana.Todosse dejaban ir un poco hacia atrás, con la cabezalevantada, mirando la lejanía, abandonados al vientoque los empujaba hinchando sus abrigos. De vez encuando, una risa seca, pronto sofocada, el grito deuna madre, Jeannot, Jeannot, vén. Y después, elsilencio. Ligero olor a tabaco rubio: son los empleadosque fuman. Salambô,Aïcha, cigarrillos del domingo.
  • 87. www.artnovela.com.arEn algunos rostros más descuidados, creí leer un pocode tristeza; pero no, esas gentes no estaban ni tristesni alegres; descansaban. Sus ojos muy abiertos y fijos,reflejaban pasivamente el mar y e cielo. Dentro de unrato, de regreso, beberían una taza de té en familia,en la mesa del comedor. Por el momento, querían vivircon el mínimo de gasto, economizar gestos, palabras,pensamientos, hacer la plancha: tenían un solo díapara borrar las arrugas, las patas de gallo, los plieguesamargos que deja el trabajo de la semana. Un solo día.Sentían que los minutos se les deslizaban entre losdedos;¿tendríantiempodeacumularbastantejuventudpara empezar de nuevo el lunes por la mañana?Respiraban a pleno pulmón porque el aire del marvivifica; sólo su aliento, regular y profundo como el delas personas dormidas, demostraba que vivían. Yoandaba con tiento, no sabía qué hacer con mi cuerpoduro y fresco, en medio de esa multitud trágica enreposo.El mar estaba ahora de color pizarra; subíalentamente.Ala noche habría marea alta; esa noche laJetée-Promenade estaría más desierta que el bulevarNoir.Haciaadelanteyalaizquierdaunaluzrojabrillaríaen el canal.El sol descendía lentamente sobre el mar.Incendiaba al pasar la ventana de un chalet normando.Una mujer en candilada se llevó con aire cansado unamano a los ojos y agitó la cabeza.—Gaston, me encandila —dijo ella con unasonrisa vacilante.
  • 88. www.artnovela.com.ar—Ah, es un lindo sol —respondió el marido—;no calienta, pero sin embargo, da gusto.Ella añade, volviéndose hacia el mar:—Creí que podríamos verla.—No hay ninguna posibilidad —dice el hombre—, está al sol.DebíandehablardelaislaCaillebotte,cuyapuntameridional tendría que haberse visto entre la draga yel muelle del antepuerto.La luz se suaviza. En esa hora inestable, algoanunciaba la noche. El domingo había pasado ya. Lasvillas y la balaustrada gris parecían recuerdos muycercanos. Los rostros iban perdiendo uno a uno suocio; muchos se pusieron casi tiernos.Una mujer encinta se apoyaba en un muchachorubio, de aspecto brutal.—Allá, allá, mira —dijo ella.—¿Qué?—Allá, allá, las gaviotas.El muchacho se encogió de hombros: no habíagaviotas. El cielo estaba casi puro, un poco rosado enel horizonte.—Las oí. Escucha, gritan.El hombre respondió:—Es algo que ha rechinado.Brilló un pico de gas. Creí que había pasado elfarolero. Los niños lo acechan, pues él da la señal deregreso. Pero era un último reflejo del sol. El cieloestaba claro aún, pero la tierra se envolvía enpenumbra. La multitud raleaba; se oía distintamente el
  • 89. www.artnovela.com.arestertor del mar. Una mujer joven, apoyada con las dosmanos en la balaustrada, levantó hacia el cielo su caraazul, rayada de negro por la pintura de los labios. Mepregunté un instante si no iba yo a amar a los hombres.Pero después de todo, era el domingo de ellos, no elmío.LaprimeraluzencendidafueladelfaroCaillebotte;un muchachito se detuvo cerca de mí y murmuró consemblante extasiado: —¡Oh, el faro!Entonces sentí mi corazón colmado de un gransentimiento de aventura.Doblo a la izquierda, y por la calle des Voiliersllego al pequeño Prado. Han bajado las cortinasmetálicasdelosescaparates.LacalleTournebrideestáclara pero desierta, ha perdido su breve gloria matinal;nada la distingue ya, a esta hora, de las calles vecinas.Se ha levantado un viento bastante fuerte. Oigo crujirel sombrero de lata del arzobispo.Estoy solo, la mayoría de los paseantes hanregresado a sus casas, leen el diario de la nochemientras escuchan la radio. El domingo declinante lesha dejado un gusto a ceniza, y piensan ya en el lunes.Pero para mí no hay ni lunes ni domingo; hay días queseempujanendesorden,ydepronto,relámpagoscomoéste.Nada ha cambiado y sin embargo todo existe deotra manera. No puedo describirlo; es como la Náuseay sin embargo es justo lo contrario: al fin me sucede
  • 90. www.artnovela.com.aruna aventura, y cuando me interrogo veo que mesucede que yo soy yo y que estoy aquí; soy yo quienhiende la noche; me siento feliz como un héroe denovela.Algo va a producirse: en la sombra de la calleBasse-de-Vieille hay algo que me aguarda; allá, justoen el ángulo de esta calle tranquila, comenzará mi vida.Me veo avanzar, con un sentimiento de fatalidad. En laesquina de la calle hay una especie de mojón blanco.De lejos parecía todo negro, y a cada paso vira unpoco más hacia el blanco. Ese cuerpo oscuro que seaclara poco a poco me hace una impresiónextraordinaria: cuando esté completamente claro,completamenteblanco,medetendréexactamenteasulado, y entonces comenzará la aventura. Ahora esefaro blanco que emerge de la sombra está tan cerca,quecasitengomiedo;piensouninstanteenvolversobremispasos.Peronoesposibleromperelencantamiento.Avanzo, extiendo la mano, toco el mojón.ÉstaeslacalleBasse-de-Vieilleylaenormemasade Sainte-Cécile, agazapada en la sombra, con susvitrales relucientes. El sombrero de lata chirría. No sési el mundo se ha concentrado de golpe o si yoestablezco entre los sonidos y las formas una unidadtan fuerte: ni siquiera puedo concebir que nada de loque me circunda sea distinto de lo que es. Me detengoun instante, aguardo, siento latir mi corazón; escudriñocon la mirada la plaza desierta. No veo nada. Se halevantado un viento bastante fuerte. Me equivoqué, lacalleBasse-de-Vieilleeraunaposta:lacosameespera
  • 91. www.artnovela.com.aren el fondo de la plaza Ducoton.No tengo tanta prisa por reanudar el camino. Meparece que he tocado la cima de la dicha. Qué no hiceen Marsella, en Shangai, en Meknes, para conseguirunsentimientotanpleno.Hoyyanoesperonada,vuelvoa mi casa, al final de un domingo vacío: la cosa estáallá.Echo a andar. El viento me trae el grito de unasirena. Estoy solo, pero camino como un ejército queirrumpieraenunaciudad.Enestemomentohaynavíosresonantes de música en el mar; se encienden lucesen todas las ciudades de Europa; nazis y comunistasse tirotean en las calles de Berlín: obreros sin trabajocallejean en Nueva York; mujeres delante del espejo,en habitaciones caldeadas, se ponen cosmético en laspestañas. Y yo estoy aquí, en esta calle desierta, ycada tiro que parte de una ventana de Neukölln, cadavómito de sangre de los heridos, cada ademán precisoy menudo de las mujeres que se engalanan, respondea cada uno de mis pasos, a cada latido de mi corazón.FrentealpasajeGilletyanoséquéhacer.¿Acasono me aguardan en el fondo del pasaje? Pero tambiénen la plaza Ducoton, al final de la calle Tournebridehay cierta cosa que me necesita para nacer. Estoylleno de angustia: el menor gesto me compromete. Nopuedo adivinar qué quieren de mí. Sin embargo, esprecisoescoger;sacrificoelpasajeGillet,ignoraréparasiempre lo que me reservaba.La plaza Ducoton está vacía. ¿Me equivoqué?Me parece que no lo soportaría. Realmente, ¿no va a
  • 92. www.artnovela.com.arsuceder nada? Me acerco a las luces del café Mably.Estoy desorientado, no sé si entraré; echo una ojeadaa través de los grandes vidrios empañados.La sala está abarrotada. El aire es azul por elhumo de los cigarrillos y el vapor que desprenden lasropas húmedas. La cajera está en el mostrador. Laconozco bien: es pelirroja como yo; tiene unaenfermedad en el vientre. Se pudre dulcemente bajolas faldas, con una sonrisa melancólica, semejante alolor a violetas que exhalan a veces los cuerpos endescomposición. Un estremecimiento me recorre delacabezaalospies:ella...ellaesloquemeaguardaba.Estaba allí, irguiendo su busto inmóvil sobre elmostrador; sonreía. Desde el fondo de este café, algoretrocede a los momentos dispersos del domingo y lossueldaunosconotros,lesdaunsentido:heatravesadotodo este día para rematar aquí, con la frente pegadaa este vidrio, para contemplar ese fino rostro que seabre sobre una cortina granate. Todo se ha detenido:este gran vidrio, ese aire pesado, azul como agua, esaplanta carnosa y blanca en el fondo del agua, y yomismo, formamos un todo inmóvil y pleno; soy feliz.AlvolveralbulevardelaRedoute,sólomequedabauna amarga pena. Me decía: “Quizá no haya nada enel mundo que me interese tanto como este sentimientode aventura. Pero viene cuando quiere; y se va tanrápido, me deja tan agotado. ¿Me hará estas brevesvisitas irónicas para demostrarme que he-frustrado mivida?”Detrás de mí, en la ciudad, en las grandes calles
  • 93. www.artnovela.com.ardesiertas, un formidable acontecimiento socialagonizaba a la fría claridad de los faroles: era el fin deldomingo.Lunes.¿Cómo pude escribir ayer esta frase absurda ypomposa: “Estoy solo pero camino como un ejércitoque irrumpiera en una ciudad”?No necesito hacer frases. Escribo para poner enclaro ciertas circunstancias. Desconfiar de la literatura.Hay que escribirlo todo al correr de la pluma, sin buscarlas palabras.En el fondo, lo que me disgusta es haber estadosublime anoche. Cuando tenía veintidós años, meemborrachaba y en seguida explicaba que yo era untipo de la clase de Descartes. Sabía muy bien que meestaba inflando de heroísmo, pero me dejaba llevar,eso me gustaba. Al día siguiente, sentía tanto ascocomosimehubieradespertadoenunacamavomitada.Novomitocuandoestoyborracho,peroseríapreferible.Ayer ni siquiera tenía la excusa de la embriaguez. Meexalté como un imbécil. Necesito limpiarme conpensamientos abstractos, transparentes como agua.Decididamente ese sentimiento de aventura noprocededelosacontecimientos:yatenemoslaprueba.Más bien es la manera de encadenarse los instantes.Creo que esto es lo que pasa: de pronto uno sienteque el tiempo transcurre, que cada instante conduce aotro,ésteaotroyasísucesivamente;quecadainstantese aniquila, que no vale la pena intentar retenerlo, etc.,etc. Y entonces atribuimos esta propiedad a los
  • 94. www.artnovela.com.aracontecimientos que se presentían en los instantes; loque pertenece a la forma lo referimos al contenido. Ensuma,sehablamuchodelfamosotranscursodeltiempo,peronadielove.Vemosunamujer,pensamosqueserávieja, pero no la vemos envejecer. Ahora bien, pormomentos nos parece que la vemos envejecer y quenos sentimos envejecer con ella: es el sentimiento deaventura.Se llama así, si mal no recuerdo, a lairreversibilidaddeltiempo.Elsentimientodelaaventurasería, simplemente, el de la irreversibilidad del tiempo.¿Pero por qué no lo tenemos siempre? ¿Acaso noserá siempre irreversible el tiempo? Hay momentos enque uno tiene la impresión de que puede hacer lo quequiere, adelantarse o retroceder, que esto no tieneimportancia; y otros en que se diría que las mallas sehan apretado, y en estos casos se trata de no errar elgolpe, porque sería imposible empezar de nuevo.Annyhaciarendirelmáximoaltiempo.Enlaépocaen que ella estaba en Djibuti y yo enAdén, cuando ibaa verla por veinticuatro horas se ingeniaba paramultiplicar los malentendidos entre nosotros, hasta quesólo quedaban exactamente sesenta minutos antes demi partida: sesenta minutos, justo el tiempo necesariopara sentir el transcurso de los segundos, uno por uno.Recuerdounadeaquellasveladas.Yodebíamarcharmea medianoche. Habíamos ido al cine al aire libre;estábamos desesperados,Anny tanto como yo, sóloque ella dirigía el juego. A las once, al comienzo delfilm principal, me tomó la mano y la estrechó entre las
  • 95. www.artnovela.com.arsuyas sin decir una palabra. Me sentí invadido por unaalegría acre, y comprendí sin necesidad de mirar elreloj que eran las once. A partir de ese momentoempezamos a sentir el curso de los minutos. Esa veznos separábamos por tres meses. En cierto momentoapareció en la pantalla una imagen completamenteblanca; la oscuridad se suavizó y vi queAnny lloraba.A medianoche me soltó la mano después de apretarlaviolentamente; me levanté y me fui sin decirle una solapalabra. Eso era trabajo bien hecho.Las siete de la noche.Jornadadetrabajo.Nohamarchadodeltodomal;he escrito seis páginas con cierto placer. Sobre todoporque eran consideraciones abstractas sobre elreinado de Pedro I. Después de la orgía de anoche,me quedé todo el día quieto. ¡No hubiera necesitadoapelar a mi voluntad! Me sentía muy a mis anchasdesmontando los resortes de la aristocracia rusa.Sólo ese Rollebon me irrita. Se las da demisterioso en las cosas más íntimas. ¿Qué pudo haceren Ukrania en el mes de agosto de 1804? Habla de suviaje en términos velados:“La posteridad juzgará si mis esfuerzos, que eléxito no podía coronar, merecían un rechazo brutal yhumillacionesquehubedesoportarensilencio,cuandotenía en mi mano el medio de acallar y atemorizar alos que se burlaban”.Me dejé atrapar una vez; se mostraba lleno depomposa reticencia con motivo de un breve viaje quehabía hecho a Bouville en 1790. Perdí un mes
  • 96. www.artnovela.com.arverificandosushechosymovimientos.Alfindecuentas,había dejado encinta a la hija de uno de susarrendatarios. ¿No es simplemente un farsante?Ese pequeño presumido tan mentiroso me irrita;tal vez sea despecho; me encantaba que mintiera a losdemás,perohubieraqueridoquehicieseunaexcepciónconmigo; ¡creí que nos entenderíamos como lobos dela misma carnada, prescindiendo de todos esosmuertos, y que acabaría por decirme la verdad! Nodijo nada, absolutamente nada; igual que aAlejandro oa Luis XVIII, a quien engañaba. Me importa muchoque Rollebon haya sido un tipo “bien”. Bribón, sin duda;¿quién no lo es? ¿Pero un bribón grande o chico? Noestimo bastante las investigaciones históricas paraperder el tiempo con un muerto cuya mano no medignaría tocar si estuviera vivo. ¿Qué sé de él? No esposiblesoñarvidamásbellaquelasuya;¿perolahizo?Si por lo menos sus cartas no fueran tan hinchadas...¡Ah! Sería preciso haber conocido su mirada; quizáinclinara la cabeza sobre el hombro de un modoencantador, o levantara con aire astuto el largo dedoíndice junto a la nariz, o bien, entre dos mentirascorteses, le acometiera a veces un breve arrebato deviolenciasofocadoenseguida.Perohamuerto;quedande él un Tratado de estrategia y Reflexiones sobre lavirtud.Si me dejara llevar, lo imaginaría tan bien; bajo suironía brillante, que hizo tantas víctimas, es un simple,casi un ingenuo. Pienso poco, pero, por una especiede gracia profunda, hace en toda ocasión exactamente
  • 97. www.artnovela.com.arlo que debe. Su bellaquería es cándida, espontánea,muy generosa, tan sincera como su amor a la virtud. Ycuando ha traicionado bien a sus benefactores yamigos,encaralosacontecimientoscongravedad,parasacar la moraleja. Nunca pensó que tuviera el menorderecho sobre los demás, ni los demás sobre él;considera injustificados y gratuitos los dones de la vida.Se ata fuertemente a todo, pero de todo se desprendecon facilidad. Y nunca escribió sus cartas, sus obras;las hizo componer por el escribano público.Sólo que, para llegar a esto, más bien tendríaque escribir una novela sobre el marqués de Rollebon.Las once de la noche.Cené en el Rendez-vous des Cheminots. Comoestaba la patrona, tuve que hacerle el amor, pero fuepor cortesía. Me desagrada un poco, es demasiadoblanca y además huele a recién nacido. La patronaoprimía mi cabeza contra su pecho en un arrebato depasión; cree que lo hace bien. En cuanto a mí, hurgabaen su sexo distraídamente bajo la colcha; luego se meentumeció el brazo. Pensaba en M. de Rollebon:después de todo, ¿qué me impide escribir una novelasobre su vida? Dejé caer mi brazo a lo largo del flancode la patrona y de pronto vi un jardincito con árbolesbajos y anchos de los que colgaban inmensas hojascubiertas de pelos. Hormigas, ciempiés y polillascorrían por todas partes. Había animales más horriblesaún; sus cuerpos eran una rebanada de pan tostadocomoeldeloscanapésdepollo;caminabandecostadocon patas de cangrejo. Las hojas anchas estaban
  • 98. www.artnovela.com.arnegras de bichos. Detrás de los cactos y laschumberas, la Véleda del jardín público señalaba susexo con el dedo. “Este jardín huele a vómito” grite.—No hubiera querido despertarlo —dijo lapatrona—, pero tenía un pliegue de la sábana debajode las nalgas; además debo bajar para atender a losclientes del tren de París.Martes de carnaval.Maurice Barrès, recibió una buena azotaina.Éramostressoldadosyunodenosotrosteníaunagujeroen medio de la cara. Maurice Barrès se acercó y nosdijo: “¡Está bien!” y entregó a cada uno un ramillete devioletas. “No sé dónde meterlo”, dijo el soldado de lacabeza agujereada. Entonces Maurice Barrès dijo:“Debe ponérselo en medio del agujero que tiene usteden la cabeza”. El soldado respondió: “Voy a metérteloenelculo”.YpescamosaMauriceBarrèsylequitamoslos pantalones. Debajo del calzoncillo llevaba unavestidura roja de cardenal. Levantamos la vestidura yMaurice Barrès se puso a gritar: “Atención, tengopantalonescontrabillas”.Peroloazotamoshastahacerlesangre y en el trasero le dibujamos, con los pétalos delas violetas, la cabeza de Déroulède.Recuerdo mis sueños con mucha frecuenciadespuésdeuntiempo.Además,hedemovermemuchomientras duermo, porque a la mañana encuentro todala ropa en el suelo. Hoy es martes de carnaval, peroen Bouville esto no significa gran cosa; apenas hay entoda la ciudad unas cien personas para disfrazarse.Cuando bajaba la escalera me llamó la patrona:
  • 99. www.artnovela.com.ar—Hay una carta para usted.Una carta: la última que recibí era del director dela biblioteca de Rouen, del mes de mayo último. Lapatrona me lleva a su escritorio; me entrega un largosobre amarillento e hinchado: carta de Anny. Hacíacinco años que no tenía noticias suyas. La carta haido a buscarme a mi antiguo domicilio de París; llevasello del primero de febrero.Salgo con el sobre entre los dedos; no me atrevoa abrirlo;Anny no ha cambiado el papel de cartas; mepregunto si siempre lo comprará en la pequeña libreríade Piccadilly. Pienso si habrá conservado también supeinado, aquel pesado cabello rubio que no queríacortarse.Hadelucharpacientementedelantedelespejopara salvar su rostro; no por coquetería ni por miedo aenvejecer; quiere quedarse como es, exactamentecomo es. Acaso fuera lo que yo prefería en ella: esafidelidad poderosa y severa al menor rasgo de suimagen.Las letras firmes de la dirección, trazadas continta violeta (tampoco ha cambiado de tinta), todavíabrillan un poco.“SeñorAntoine Roquentin”Cómo me gusta leer mi nombre en estos sobres.Entre brumas he encontrado una de sus sonrisas, headivinadosusojos,sucabezainclinada;cuandoestabasentado, venía a plantarse sonriendo delante de mí.Me dominaba con todo el busto, me tomaba de los
  • 100. www.artnovela.com.arhombros y me sacudía con los brazos extendidos.El sobre es pesado, debe de contener por lomenos seis hojas. Las patas de mosca de mi antiguaportera cruzan la hermosa letra:“Hotel Printania - Bouville”Estas letritas no brillan. Cuando abro el sobre, midesilusión me rejuvenece seis años: “No sé cómo selas arregla Anny para hinchar así los sobres; nuncahay nada dentro”.Esta frase la dije cien veces en la primavera de1924, luchando, como hoy, para extraer del forro unpedazo de papel cuadriculado. El forro esesplendoroso:verdeoscuroconestrellasdeoro;pareceuna tela pesada y tiesa. El forro solo constituye lastres cuartas partes del peso del sobre.Anny ha escrito con lápiz:“Pasaré por París dentro de unos días. Ven averme al hotel d’Espagne el 20 de febrero. ¡Te lo ruego!(agregó “te lo ruego” encima de la línea, y lo unió al“verme” con una curiosa espiral). Tengo que verte.Anny”.En Meknes, en Tánger, a veces, cuando volvía ala noche, encontraba un billete sobre la cama: “Quieroverte en seguida”. Corría,Anny me abría con las cejaslevantadas y expresión de asombro: ya no tenía nadaque decirme; me reprochaba un poco que hubiera ido.Iré; tal vez se niegue a recibirme. O bien me dirán enelmostradordelhotel:“Nadieconesenombrehaparado
  • 101. www.artnovela.com.araquí”. No creo que lo haga. Sólo que, dentro de ochodías puede escribirme que ha cambiado de opinión yque será para otra vez.Las gentes están en su trabajo. Se anuncia unmartes de carnaval bien chato. La calle des Mutileshuele fuertemente a madera húmeda, como siempreque va a llover. No me gustan estos días raros; loscines dan matinées, los niños de las escuelas tienenvacaciones; hay en las calles un vago airecito de fiestaquesolicitaincesantementelaatenciónysedesvaneceno bien uno repara en él.Sin duda veré de nuevo a Anny, pero no puedodecir que esta idea me haga precisamente feliz. Desdeque recibí su carta, me siento desocupado. Por suerteesmediodía;notengohambre,perocomeréparapasarel rato. Entro en el restaurante Camille, en la calle desHorlogers.Es un local bien cerrado; sirven chucrut o cazuelatoda la noche. El público viene a cenar a la salida delteatro; los agentes de policía mandan a los viajerosque llegan de noche con hambre. Ocho mesas demármol. Una banqueta de cuero corre pegada a lasparedes. Dos espejos comidos por manchas rojizas.Los vidrios de las dos ventanas y de la puerta sonesmerilados. El mostrador está en el fondo. Tambiénhay un cuarto al costado. Pero nunca entré; es paralas parejas.—Deme una tortilla de jamón.La criada, una mujer enorme de mejillas rojas, nopuede evitar la risa cuando habla con un hombre.
  • 102. www.artnovela.com.ar—No tengo permiso. ¿Quiere usted una tortilla depapas? El jamón está guardado; sólo el patrón puedecortarlo.Pido una cazuela. El patrón se llama Camille y esun matón.La criada se va. Estoy solo en este viejo recintosombrío. En mi valija hay una carta deAnny. Una falsavergüenza me impide releerla. Trato de recordar lasfrases una por una.“Mi queridoAntoine”Sonrío; no, claro que no,Anny no ha escrito “miqueridoAntoine”.Hace seis años —acabábamos de separarnos decomún acuerdo—, decidí marcharme a Tokio. Leescribí unas palabras.Ya no podía llamarla “amor mío”;comencé con toda inocencia: “mi queridaAnny”“Admiro tu soltura —me respondió—; nunca hesido ni soy tu queridaAnny. Y te ruego que creas quenoeresmiqueridoAntoine.Sinosabescómollamarme,no me llames; será preferible”Sacolacartadelavalija.Nohaescrito“miqueridoAntoine”. Al pie de la carta tampoco hay fórmula decortesía. “Tengo que verte. Anny”. Nada que puedadarme seguridad. No puedo quejarme: reconozco enesto su amor a lo perfecto. Ella siempre quería realizar“momentos perfectos”. Si el instante no se prestaba,todo le era indiferente; la vida desaparecía de sus ojos,searrastrabaperezosacomounamuchachaenlaedadingrata. O si no me buscaba pendencia:—Te suenas como un burgués, solemnemente, y
  • 103. www.artnovela.com.artoses en el pañuelo con satisfacción.Era preferible no responder, había que esperar;de improviso, a alguna señal imperceptible para mí, sesobresaltaba, endurecía sus hermosas faccioneslánguidas y comenzaba su trabajo de hormiga. Teníauna magia imperiosa y encantadora; canturreaba entredientes, mirando a todos lados, luego se erguíasonriente,veníaasacudirmeporloshombros,yduranteunos instantes parecía dar órdenes a los objetos quela rodeaban. Me explicaba, en voz baja y rápida, loque esperaba de mí:—Escucha, tú quieres hacer un esfuerzo,¿verdad?Hasestadotantontolaúltimavez.¿Vescómopodría ser bello este momento? Mira el cielo, mira elcolor del sol en la alfombra. Justamente me puse elvestido verde y no me pinté, estoy pálida. Retrocede,ve a sentarte a la sombra; ¿comprendes lo que tienesque hacer? ¡Buenos, vamos a ver! ¡Qué tonto eres!Háblame.Yo sentía que el éxito de la empresa estaba enmis manos; el instante tenía un sentido oscuro que erapreciso afinar y perfeccionar: había que hacer ciertosgestos, decir ciertas palabras; abrumado por el pesode mi responsabilidad, desencajaba los ojos y no veíanada; me debatía en medio de los ritos que Annyinventaba en el momento, y los desgarraba con misgrandes brazos como telas de araña. En esosmomentos ella me odiaba.Claro que iré a verla. La estimo y la quiero aúncon toda el alma. Deseo que otro haya tenido más
  • 104. www.artnovela.com.arsuerte y habilidad en el juego de los momentosperfectos.—Tu endemoniado pelo lo echa todo a perder —decía—. ¿Qué quieres hacer con un pelirrojo?Sonreía. Primero perdí el recuerdo de sus ojos,luego el de su largo cuerpo. Retuve lo más que pudesu sonrisa, y hace tres años también la perdí. Hace unrato, bruscamente, cuando recibí la carta de manosde la patrona, volvió: creí ver a Anny sonriendo. Aúntrato de recordarla; necesito sentir toda la ternura queAnny me inspira; esa ternura está ahí, muy cerca; loúnico que pide es nacer. Pero la sonrisa no vuelve: seacabó. Permanezco vacío y seco.Entra un hombre friolento.—Señoras, señores, buenas tardes.Se sienta sin quitarse el sobretodo verdoso. Frotalas manos una contra otra, entrecruzando los dedos.—¿Qué le sirvo?El hombre se sobresalta, mira inquieto.—¿Eh? Un byrrh con agua.La criada no se mueve. En el espejo, su rostroparece dormido. En realidad, sus ojos están abiertos,pero son rendijas. Ella es así; no se apresura a servira los clientes; siempre se demora un rato soñando conlasórdenesrecibidas.Hadeproporcionarleunpequeñoplacer imaginativo; creo que piensa en la botella quetomará del mostrador, de rótulo blanco con letras rojas,en el espeso jarabe negro que servirá: es en ciertomodo como si ella bebiera.Deslizo la carta deAnny en la valija; me ha dado
  • 105. www.artnovela.com.arlo que podía; no consigo remontarme a la mujer que lahatenidoensusmanos,quelahadobladoeintroducidoen el sobre ¿Es siquiera posible pensar en alguienmetido en el pasado? Mientras nos amamos, nopermitimos que el más ínfimo de nuestros instantes, elmás leve de nuestros pesares se desprendiera denosotros y quedara rezagado. Nos lo llevábamos todo,y todo permanecía vivo: los sonidos, los olores, losmatices del día, los mismos pensamientos que no noshabíamos dicho; no cesábamos de gozarlos ypadecerlos en el presente. Ni un recuerdo; un amorimplacable y tórrido, sin sombras, sin perspectiva, sinrefugio. Tres años presentes a la vez. Por eso nosseparamos:noteníamosfuerzasparasoportarlacarga.YcuandoAnny me dejó, los tres años se derrumbaronen el pasado, de un solo golpe, de una sola pieza. Nisiquiera sufrí; me sentía vacío. Después el tiemporeanudó su curso y el vacío se agrandó. Y en Saigón,cuando decidí regresar a Francia, todo lo que aúnrestaba —rostros extraños, lugares, muelles a la orillade largos ríos—, todo se aniquiló. Y ahora mi pasadoesunenormeagujero.Mipresente:esacriadadeblusanegra que sueña junto al mostrador, y ese hombrecito.Me parece haber aprendido en los libros todo lo quesé de mi vida. El palacio de Benarés, la terraza delRey Leproso, los templos de Java con sus grandesescaleras derruidas, se han reflejado un instante enmis ojos, pero quedaron allá, sin moverse. El tranvíaque pasa delante del hotel Printania, no se lleva, denoche, en los vidrios, el reflejo del cartel de neón; se
  • 106. www.artnovela.com.arinflama un instante y se aleja con los cristales negros.Ese hombre no deja de mirarme; me fastidia. Sedademasiadaimportanciaparasutalla.Porfinlacriadadecide servirlo. Levanta perezosamente el gran brazonegro, alcanza la botella y la lleva junto con un vaso.—Aquí está, señor.—SeñorAchille —dice él con urbanidad.Lacriadasirvesinresponder;deprontoelhombrese saca el dedo de la nariz y apoya las dos manosabiertas en la mesa. Ha echado la cabeza hacia atrásy le brillan los ojos. Dice, con voz fría:—Pobre mujer.La criada se sobresalta y yo también mesobresalto; la expresión del hombre es indefinible, deasombro tal vez, como si fuera otro el que acaba dehablar. Los tres estamos incómodos.La gorda criada es la primera en recobrarse; lefalta imaginación. Mira de arriba abajo al señorAchillecon dignidad; sabe que le bastaría una sola mano paraarrancarlo del asiento y arrojarlo afuera.—¿Y por qué voy a ser una pobre mujer? Élvacila. La mira desconcertado y ríe. Su rostro se pliegaen mil arrugas; hace movimientos ligeros con el puño:—Le ha molestado. Uno dice pobre mujer, sinintención.Peroellalevuelvelaespaldaysemetedetrásdel mostrador: está realmente ofendida. El hombre ríetodavía:—¡Ja, ja! Se me escapó. ¿Está enojada? Estáenojada —dice, dirigiéndose vagamente a mí.Desvíolacabeza.Éllevantaunpocoelvaso,pero
  • 107. www.artnovela.com.arno piensa en beber; entrecierra los ojos con airesorprendido e intimidado; se diría que trata de recordaralgo. La criada se ha sentado en la caja; toma unacostura. Todo ha vuelto al silencio; pero ya no es elmismosilencio.Haempezadoallover;lasgotasgolpeanligeramente los vidrios esmerilados; si todavía quedanniños disfrazados en las calles, se les ablandarán yembadurnarán las máscaras de cartón.La criada enciende las lámparas; apenas son lasdos, pero el cielo está negro, ya no ve bastante paracoser. Luz suave; las gentes están en sus casas,también habrán encendido la luz. Leen, miran el cieloporlaventana.Paraellos...esotracosa.Hanenvejecidodeotramanera.Vivenenmediodelegados,deregalos,y cada uno de los muebles es un recuerdo. Relojitos,medallas, retratos, caracoles, pisapapeles, biombos,chales.Tienen armarios llenos de botellas, telas, trajesviejos, periódicos; lo han guardado todo. El pasado esun lujo de propietario.¿Dónde había de conservar yo el mío? Nadie semete el pasado en el bolsillo; hay que tener una casapara acomodarlo. Mi cuerpo es lo único que poseo; unhombre solo, con su cuerpo, no puede detener losrecuerdos; le pasan a través. No debería quejarme:sólo quise ser libre.El hombrecito se agita y suspira. Se haapelotonado en su abrigo, pero de vez en cuando seendereza y adopta un aire altanero. Él tampoco tienepasado. Buscando bien, sin duda encontraríamos encasa de primos que ya no lo visitan una fotografía suya
  • 108. www.artnovela.com.arenunafiesta,conuncuelloroto,unacamisadeplastróny un bigote duro de muchacho. De mí creo que nisiquiera queda eso.Todavía me mira. Esta vez me hablará; me sientorígido.Noessimpatíaloquehayentrenosotros;somosparecidos, eso es todo. Está solo como yo, pero máshundidoqueyoenlasoledad.HadeesperarsuNáuseao algo por el estilo. Entonces, ahora hay gente que mereconoce y piensa, después de mirarme: “Ése es delos nuestros”. Bueno... ¿Qué quiere? Debe de saberbien que nada podemos el uno por el otro. Las familiasestán en sus casas, en medio de sus recuerdos. Yaquí nosotros, dos restos sin memoria. Si se levantarade golpe, si me dirigiera la palabra, yo daría un salto.Lapuertaseabreconestrépito:eseldoctorRogé.—Buenas tardes a todo el mundo.Entra, hosco y receloso, vacilando un poco sobresus largas piernas, que apenas soportan su torso. Loveo a menudo los domingos en la cervecería Vézelise,pero él no me conoce. Tiene la estructura de losantiguos monitores de Joinville: brazos como muslos,ciento diez de contorno de pecho y, sin embargo, nose mantiene en pie.—Jeanne, nena.Corretea hasta la percha para colgar el gransombrero de fieltro. La criada ha doblado su costura yva sin prisa, durmiendo, a extraer al doctor de suimpermeable.—¿Qué toma usted, doctor?Él mira gravemente. Eso es lo que yo llamo una
  • 109. www.artnovela.com.arhermosa cabeza de hombre. Gastada, agrietada por lavida y las pasiones. Pero el doctor ha comprendido lavida, ha dominado sus pasiones.—No sé qué es lo que quiero —dice con vozprofunda.Se ha dejado caer en la banqueta que está frentea mí; se enjuga la frente. No bien deja de estar sobresus piernas, se siente cómodo. Sus ojos, grandes ojosnegros e imperiosos, intimidan.—Será... será... será, será un viejo calvados, hijamía.Sin hacer un movimiento, la criada contempla laenorme cara surcada. Está pensativa. El hombrecitoha levantado la cabeza con una sonrisa de liberación,Y es cierto: este coloso nos ha liberado. Había aquíalgohorribleapuntodeatraparnos.Respiroconfuerza;ahora estamos entre hombres.—Bueno, ¿viene o no ese calvados?La criada se sobresalta y echa a andar. El doctorextiende sus brazos gordos, rodea la mesa. M.Achilleestámuycontento;quisierallamarlaatencióndeldoctor.Pero es inútil que balancee las piernas y salte en labanqueta: es tan menudo que no hace ruido.Lacriadatraeelcalvados.Conuncabeceoseñalaal doctor su vecino. El doctor Rogé hace girar el bustocon lentitud: no puede mover el cuello.—Ah, ¿eres tú, vieja porquería? —grita—.¿Todavía no te has muerto?Se dirige a la criada:—¿Y ustedes admiten eso?
  • 110. www.artnovela.com.arMira al hombrecito con sus ojos feroces. Unamirada directa, que pone las cosas en su sitio. Explica:—Es un viejo tocado, nada más.Ni siquiera se toma el trabajo de demostrar quebromea. Sabe que el viejo tocado no se enfadará, queva a sonreír. Y así es: el otro sonríe con humildad. Unviejo tocado: se afloja, se siente protegido contra símismo; hoy no le sucederá nada. Lo mejor es que yotambién me tranquilizo. Un viejo tocado: entonces eraeso, nada más que eso.El doctor ríe, me lanza una ojeada insinuante ycómplice:seguramenteacausademitalla—yademástengo la camisa limpia— quiere asociarme a su broma.No me río, no respondo a sus avances; entonces,sin dejar de reír, prueba conmigo el fuego terrible desus pupilas. Nos miramos en silencio durante unossegundos; mira de arriba abajo haciéndose el miope,me clasifica. ¿En la categoría de los tocados? ¿En lade los granujas?Con todo, es él quien aparta la cabeza; no vale lapena mentar esta gallinería frente a un tipo solo, sinimportancia social; se olvida en seguida. Enrolla uncigarrillo y lo enciende; después permanece inmóvilcon los ojos fijos y duros, como los viejos.Hermosas arrugas; las tiene todas: las barrastransversalesdelafrente,laspatasdegallo,losplieguesamargos a cada lado de la boca, sin contar las cuerdasamarillas que le cuelgan debajo del mentón. Es unhombre de suerte; aunque uno lo vea de lejos, piensaque ha de haber sufrido, y que es una persona que ha
  • 111. www.artnovela.com.arvivido. Además, se merece su cara, porque no haerrado ni un instante la manera de retener y utilizar elpasado;simplemente,lohaconservado,lohaconvertidoen experiencia para uso de mujeres y jóvenes.M. Achille es feliz como no lo era seguramentedesde hacía mucho tiempo. Abre la boca admirado;bebe el byrrh a traguitos, inflando las mejillas. ¡Bueno!¡El doctor ha sabido pescarlo! No iba a ser el doctorquien se dejara fascinar por un viejo tocado a punto desufrirunacrisis;unbueninsulto,unaspalabrasbruscascomo latigazos, eso es lo que le hacía falta. El doctortiene experiencia; los médicos, los sacerdotes, losmagistrados y los oficiales conocen a los hombrescomo si los hubieran hecho.MeavergüenzoporM.Achille.Somosdelamismapandilla; deberíamos formar un bloque contra ellos.Pero me falló, se ha pasado al otro bando; creehonestamente en la Experiencia. No en la suya ni en lamía. En la del doctor Rogé. Hace un instante, M.Achillese sentía raro, tenía la impresión de estarcompletamente solo; ahora sabe que hay otros de suclase, muchos otros; el doctor Rogé los ha conocido,podría contar a M. Achille la historia de cada uno ydecirle cómo terminaron. M.Achille es simplemente uncaso posible de reducir con facilidad a unas cuantasnociones comunes.Cómo me gustaría decirle que lo engañan, queestáhaciendoeljuegoalosimportantes.¿Profesionalesde la experiencia? Han arrastrado su vida en elembotamiento y la soñera, se han casado
  • 112. www.artnovela.com.arprecipitadamente, por impaciencia, y han tenido hijosal azar. Han visto a los demás hombres en los cafés,enlasbodas,enlosentierros.Devezencuando,presosen un remolino, se han debatido sin comprender quelessucedía.Todoloquepasabaasualrededorempezóy concluyó fuera de su vista; largas formas oscuras,acontecimientos que venían de lejos los rozaronrápidamente, y cuando quisieron mirar, todo habíaterminado ya. Y a los cuarenta años bautizan suspequeñas obstinaciones y algunos proverbios con elnombre de experiencia; comienzan a actuar comodistribuidores automáticos: dos céntimos en lahendidura de la izquierda y salen anécdotas envueltasen papel plateado; dos céntimos en la hendidura de laderecha y se obtienen preciosos consejos que sepegan a los dientes como caramelos blandos.Tambiényo, en este sentido, podría conseguir que la gente meinvitara, y dirían que soy un gran viajero de lo Eterno.Sí:losmusulmanesorinanagachados;lascomadronashindúes utilizan vidrio machacado en bosta de vacaa guisa de ergotina; en Borneo, cuando una mujertiene sus reglas, se pasa tres días y tres noches en eltecho de la casa. He visto en Venecia entierros engóndola, en Sevilla las fiestas de Semana Santa; hevisto la Pasión en Oberammergau. Naturalmente, todoesto es una flaca muestra de mi saber; podríarecostarme en una silla y comenzar divertido:—¿Conoce usted Jihlava, estimada señora? EsunacuriosaypequeñaciudaddeMoravia,donderesidíen 1924... Y el presidente del tribunal, que ha visto
  • 113. www.artnovela.com.artantos casos, tomará la palabra al final de mi historia:—Qué cierto, señor, qué humano es eso. He vistoun caso semejante al principio de mi carrera. Fue en1902. Yo era juez suplente en Limoges...Sólo que en mi juventud me hartaron con estascosas. Sin embargo, yo no pertenecía a una familiade profesionales. Pero también hay aficionados. Sonlos secretarios, los empleados, los comerciantes, losque escuchan a los demás en el café; al acercarse alos cuarenta se sienten henchidos de una experienciaquenopuedenverterfuera.Afortunadamentehantenidohijos y los obligan a consumirla. Quisieran hacernoscreer que su pasado no está perdido, que susrecuerdos se han condensado y convertidodelicadamenteenSabiduría.¡Cómodopasado!Pasadode bolsillo, librito dorado lleno de bellas máximas.“Créame, le hablo por experiencia; todo lo que sé melo ha enseñado la vida.” ¿Se habrá encargado la Vidade pensar por ellos? Explican lo nuevo por lo viejo, y loviejo lo han explicado por acontecimientos más viejostodavía, como esos historiadores que hacen de Leninun Robespierre ruso, y de Robespierre un Cromwellfrancés; al fin de cuentas nunca han comprendidoabsolutamente nada... Detrás de sus aires deimportancia se adivina una pereza tristona; ven desfilarapariencias,bostezan,piensanquenohaynadanuevobajo el sol. “Un viejo tocado”, y el doctor Rogé pensabavagamenteenotrosviejostocadossinrecordarningunoen particular. Ahora, nada de lo que haga M. Achillepuede sorprendernos: ¡Si es un viejo tocado!
  • 114. www.artnovela.com.arNo es un viejo tocado: tiene miedo. ¿De qué tienemiedo? Cuando queremos comprender una cosa, nossituamos frente a ella. Solos, sin ayuda; de nada podríaservir todo el pasado del mundo. Y después la cosadesaparece y lo que hemos comprendido desaparececon ella.Las ideas generales son algo más halagador. Yademás los profesionales y los mismos aficionadosacaban siempre por tener razón. Su sabiduríarecomiendahacerelmenorruidoposible,vivirlomenosposible, dejarse olvidar. Sus mejores historias son lasde imprudentes y originales que han recibido castigo.Bueno, sí; así sucede y nadie dirá lo contrario.AcasoM.Achille no tenga la conciencia muy tranquila.Acasosedigaquenoestaríacomoestásihubieseescuchadolos consejos de su padre, de su hermana mayor. Eldoctor tiene derecho a hablar; no ha frustrado su vida;ha sabido hacerla útil. Domina, tranquilo y poderoso,esa pequeña ruina; es una roca. El doctor Rogé habebido el calvados. Su gran cuerpo se apoltrona y suspárpados caen pesadamente. Por primera vez veo surostro sin ojos: parece una máscara de cartón, comolas que se venden hoy en los comercios. Sus mejillastienen un horrible color rosa... De improviso se meaparece la verdad: este hombre morirá pronto.Seguramente lo sabe; basta con que se haya miradoen un espejo; cada día se asemeja un poco más alcadáver que será. Esto es la experiencia de loshombres; por eso me dije tantas veces que huele amuerte:essuúltimadefensa.Eldoctorquisieracreerlo,
  • 115. www.artnovela.com.arquisiera enmascarar la insostenible realidad; que estásolo, sin conocimientos, sin pasado, con unainteligencia que se embota y un cuerpo endescomposición. Por eso ha construido, ha arreglado,ha acolchado bien su pequeño delirio decompensación: se dice que progresa. ¿Hay agujerosen los pensamientos, instantes en que en su cabezatodo gira en el vacío? Es que su juicio ya no tiene laprecipitación de la juventud. ¿No comprende lo quelee en los libros? Es que está tan lejos de los libros, enla actualidad. ¿Ya no puede hacer el amor? Pero lo hahecho. Haberlo hecho es mucho mejor que seguirhaciéndolo: la perspectiva permite el juicio, lacomparación, la reflexión. Y para poder soportar suvista en los espejos, ese horrible rostro de cadávertrata de creer que en él se han grabado las leccionesde la experiencia.Eldoctorvuelveunpocolacabeza.Suspárpadosse entreabren, me mira con ojos rosados de sueño. Lesonrío. Quisiera que esta sonrisa le revelara todo loque intenta ocultarse. Despertaría si pudiera decirse:“¡Ése sabe que voy a reventar!” Pero sus párpadoscaen de nuevo; se duerme. Me voy; dejo a M.Achillepara que vele su sueño. La lluvia ha cesado, el aire essuave, por el cielo ruedan lentamente bellas imágenesnegras: es más de lo que se necesita como marco deun momento perfecto; Anny provocaría en nuestroscorazones pequeñas y oscuras mareas para reflejaresas imágenes. No sé aprovechar la ocasión; voy sinrumbo, vacío y tranquilo, bajo este cielo desperdiciado.
  • 116. www.artnovela.com.arMiércoles.No hay que tener miedo.Jueves.Escribí cuatro páginas. Después, largo momentode felicidad. No reflexionar demasiado en el valor de laHistoria. Uno corre el riesgo de hastiarse de ella. NoolvidarqueM.deRollebonrepresenta,enlahoraactual,la única justificación de mi existencia.De hoy en ocho días veré aAnny.Viernes.La niebla era tan densa en el bulevar de laRédoute,quecreíprudentecaminarpegadoalosmurosdel Cuartel; a mi derecha los faros de los autosarrojabanhaciaadelanteunaluzmojada;eraimposiblesaber dónde concluía la acera. Había gente a mialrededor; yo oía el ruido de sus pasos, por momentosel ligero zumbido de sus palabras;—¡Uf! — dijo el hombre.Había tomado una valija del perchero. Salieron;los vi hundirse en la niebla.—Son artistas —me dijo el mozo trayéndome elcafé—; son los que hicieron el número de entreactoen el Cine Palace. La mujer se venda los ojos y lee elnombre y la edad de los espectadores. Hoy se vanporque es viernes y el programa cambia.Fueabuscarunplatodemediaslunasdelamesaque acababan de dejar los artistas. —No vale la pena.No tenía ganas de comer esas medias lunas. —Tengo que apagar la luz. Dos lámparas para un solocliente a las nueve de la mañana: el patrón me
  • 117. www.artnovela.com.arregañaría.La penumbra invadió el café. Una débil claridadembadurnada de gris y pardo caía ahora de los altosvidrios.—Quisiera ver al señor Fasquelle. No había vistoentrar a la vieja. Una bocanada de aire helado me hizoestremecer.El señor Fasquelle no ha bajado todavía.—Me manda la señora Florent —continuó la vieja— No vendrá hoy.Mme. Florent es la cajera, la pelirroja.—Este tiempo —dijo— es malo para su vientre.El mozo adoptó un aire importante:—Es la niebla —respondió—; como el señorFasquelle: me sorprende que no haya bajado. Lollamaron por teléfono. Por lo general baja a las ocho.Maquinalmente la vieja miró el cielo raso:—¿Está arriba?—Sí, ése es su cuarto.La vieja dijo, con voz lenta, como si hablaraconsigo misma: —Podría ser que estuviera muerto ...—¡Bueno!—.El rostro del mozo expresó la másviva indignación —. ¡Bueno! Gracias.Podría ser que estuviera muerto ... Estepensamiento me había rozado. Es del tipo de ideasque a uno se le ocurren en tiempo brumoso.La vieja partió. Debería haberla imitado; el localestaba frío y oscuro. La niebla se filtraba por debajode la puerta; subiría lentamente y lo anegaría todo. Enla biblioteca municipal hubiera encontrado luz y fuego.
  • 118. www.artnovela.com.arOtrorostrovinoaaplastarsecontraelvidrio;hacíamuecas.—Espera un poco—dijo el mozo colérico, y saliócorriendo.El rostro se borró, me quedé solo. Me reprochéamargamentehabersalidodemicuarto.Ahoralanieblalo habría invadido; me daría miedo volver.Detrás de la caja, en la sombra, algo crujió. Eraen la escalera privada; ¿bajaba al fin el encargado?Pero no, no apareció nadie; los peldaños crujían solos.M. Fasquelle seguía durmiendo. ¿O estaba muertosobre mi cabeza? Lo hallaron muerto en su casa, unamañana de niebla. Como subtítulo: En el café, losclientes no sospechaban ...¿Pero estaba aún en cama? ¿No se habría caídoarrastrando consigo las sábanas y golpeándose lacabeza en el piso?Yo conocía muy bien a M. Fasquelle; muchasveces se había interesado por mi salud. Es un gordoalegre, de barba cuidada; si ha muerto, será de unataque. Estará de color berenjena, con la lengua fuerade la boca. La barba al aire, el cuello violeta bajo elpelo ensortijado.La escalera privada se perdía en la oscuridad.Apenas lograba distinguir la perilla del pasamanos.Habría que cruzar esa sombra. La escalera crujiría.Arriba, la puerta del cuarto.El cuerpo estaba allí, sobre mi cabeza. Yo haríagirar el conmutador, tocaría la piel tibia para ver. Nopuedo más, me levanto. Si el mozo me sorprende en la
  • 119. www.artnovela.com.arescalera, le diré que oí ruido.El mozo regresó bruscamente, sofocado.—¡Sí, señor! —gritó.¡Imbécil! Se me acercó.—Son dos francos.—Oí ruido allá arriba —le dije.—¡No es tan temprano!—Sí, pero no me parece nada bueno; eran comoestertores y después hubo un ruido sordo.En aquella sala oscura, con la niebla detrás delos vidrios, esto sonaba muy natural. No olvidaré losojos que puso.—Usted debería subir a ver —agregué,pérfidamente.—¡Ah, no!—dijo; y después—: tengo miedo deque me pesque. ¿Qué hora es?—Las diez.—Iré a las diez y media, si no ha bajado.Di un paso hacia la puerta.—¿Se va usted? ¿No se queda?—No.—¿Era un estertor de verdad?—Nosé—ledijealsalir—,talvezfueraqueestabapensando en eso.La niebla se había despejado un poco. Me dirigíaprisahacialacalleTournebride;necesitabasusluces.Fue una decepción; luz, sí, había; chorreaba por losvidrios de los comercios. Pero no era luz alegre, sinocompletamente blanca, a causa de la niebla, y caíasobre los hombros como una ducha.
  • 120. www.artnovela.com.arMucha gente, sobre todo mujeres: criadas,asistentas,tambiénpatronas,delasquedicen:“Comproyo misma; es más seguro”. Husmeaban un poco losescaparates y al fin decidían entrar.Me detuve delante de la salchichería Julien. Devez en cuando, a través del cristal veía una mano queseñalaba las patas trufadas y las salchichas. Entoncesuna mujer gorda y rubia se inclinaba, ofreciendo elpecho, y cogía el pedazo de carne muerta entre susdedos. En su cuarto, a cinco minutos de allí, M.Fasquelfe estaba muerto.Busqué a mi alrededor un apoyo sólido, unadefensa contra mis pensamientos. No la había; poco apoco se desgarraba la niebla, pero algo inquietantepermanecía arrastrándose en la calle. Quizá no unaverdadera amenaza: algo borrado, transparente. Peroeso era justamente lo que acababa por atemorizar.Apoyé la frente en la vidriera. Sobre la mayonesa deun huevo a la rusa, advertí una gota de un rojo oscuro:era sangre. El rojo sobre el amarillo me revolvía elestómago.Bruscamentetuveunavisión:alguienhabíacaídocon la cara hacia adelante, y sangraba en los platos.Elhuevohabíarodadoenlasangre:larodajadetomateque lo coronaba se había despegado aplastándose,rojosobrerojo.Lamayonesaunpocoderretidaformabaun charco de crema amarilla que dividía en dos brazosel arroyito de sangre.“Es demasiado estúpido, tengo que recobrarme.Iré a trabajar a la biblioteca.”
  • 121. www.artnovela.com.ar¿Trabajar? Sabía que no iba a escribir una línea.Otro día perdido. Al cruzar el jardín público vi, en elbanco donde por lo general me siento, una granesclavina azul inmóvil. Uno que no tiene frío.Cuando entré en la sala de lectura, elAutodidactoestaba por salir. Se me abalanzó:—Debo darle las gracias, señor. Sus fotografíasme han hecho pasar horas inolvidables.Al verlo concebí una momentánea esperanza:entre dos quizá fuera más fácil atravesar esa jornada.Pero con el Autodidacto ser dos nunca es más queuna apariencia.Golpeó sobre un volumen en cuarto. Era unahistoria de las religiones.—Señor, nadie más indicado que Nougapié paraintentar esta vasta síntesis. ¿No es cierto?Parecía cansado y le temblaban las manos:—Tiene usted mala cara —le dije.—¡Ah, señor, ya lo creo! Me sucede algoabominable.El guardián se nos acercaba; es un corso bajitoy rabioso, con bigotes de tambor mayor. Se paseahorasenterasentrelasmesas,taconeando.Eninviernoescupe en el pañuelo y después lo pone a secar en laestufa.El Autodidacto se aproximó hasta echarme elaliento en la cara:—No le diré nada delante de ese hombre —medijo con aire confidencial—. Si usted quisiera, señor...—¿Qué?
  • 122. www.artnovela.com.arEnrojeció y sus caderas ondularongraciosamente.—¡Señor, ah, señor! Bueno, ahí va: ¿me haríausted el honor de almorzar conmigo el miércoles?—Con mucho gusto.Tenía tantas ganas de almorzar con él como deahorcarme.—Qué honor me hace —dijo el Autodidacto.Agregó rápidamente—: Iré a buscarlo a su casa, siusted quiere. Y desapareció, sin duda por temor deque yo mudara de opinión si me dejaba tiempo.Eran las once y media. Trabajé hasta las dosmenos cuarto. Mal trabajo: tenia un libro bajo los ojos,pero mi pensamiento volvía sin cesar al café Mably.¿Habría bajado ya M. Fasquelle? En el fondo no creíademasiado en su muerte y precisamente eso meirritaba; era una idea flotante, no podía ni persuadirmeni desprenderme de ella. Los zapatos del corso crujíanen el piso. Varias veces vino a plantarse delante de mícomo si quisiera hablarme. Pero cambiaba de idea yse alejaba.Aeso de la una los lectores salieron. Yo no teníahambre: sobre todo, no quería marcharme.Trabajé unmomento más y de pronto me sobresalté: me sentíaamortajado en el silencio.Alcé la cabeza: estaba solo. El corso debía dehaber bajado a ver a su mujer que es portera de labiblioteca; yo deseaba el ruido de sus pasos. Oíexactamente una leve caída del carbón en la estufa.La niebla había invadido el recinto, no la verdadera
  • 123. www.artnovela.com.arniebla disipada hacía rato: la otra, ésa que colmabaaún las calles, que salía de las paredes, del pavimento.Una especie de inconsistencia de las cosas. Los librosseguían allí, naturalmente, acomodados por ordenalfabético en los estantes, con sus lomos negros ocastaños y sus rótulos U. P. l. f. 7996 (Uso Público —literatura francesa) o U. P. c. n. (Uso Público—cienciasnaturales). Pero... ¿cómo decirlo? Por lo generalpoderosos y rechonchos, con la estufa, las lámparasverdes, las grandes ventanas, las escaleras de mano,ponen diques al porvenir. Mientras uno permanezcaentre estas paredes, lo que suceda ha de suceder a laderecha o a la izquierda de la estufa.Aunque el mismoSanDionisioentraratrayendosucabezaenlasmanos,tendría que entrar por la derecha, marcharía entre dosestantes dedicados a la literatura francesa y la mesareservada a las lectoras. Y si no tocara tierra, si flotaraaveintecentímetrosdelsuelo,sucuelloensangrentadoestaría justo a la altura del tercer estante de libros. Demodo que esos objetos sirven por lo menos para fijarlos límites de lo verosímil.Bueno, hoy ya no fijaban absolutamente nada;era como si su misma existencia fuera dudosa, comosi les costara el mayor esfuerzo pasar de un instante aotro.Apreté fuertemente en mis manos el volumen queleía; pero las sensaciones más violentas estabanembotadas. Nada parecía verdadero; me sentíarodeado por una decoración de papel que podía sufrirun brusco trasplante. El mundo aguardaba, reteniendoel aliento, haciéndose pequeño; aguardaba su crisis,
  • 124. www.artnovela.com.arsu Náusea, como M.Achille el otro día.Me levanté.Ya no podía estarme quieto en mediode esas cosas debilitadas. Iba a echar una ojeada porla ventana al cráneo de Impétraz. Todo puedeproducirse, todo puede suceder. Evidentemente no laclase de horror que los hombres han inventado;Impétraz no se pondría a bailar en su pedestal; seríaotra cosa.Miréconespantoesosseresinestablesquequizádentro de una hora, de un minuto se desplomarían;bueno, sí; yo estaba allí, vivía en medio de esos librosllenos de conocimientos: unos describían las formasinmutables de las especies animales, otros explicabanque la cantidad de energía se conserva íntegra en éluniverso; yo estaba allí, de pie delante de una ventanacuyos vidrios tenían un índice de refraccióndeterminado.¡Peroquébarrerasdébiles!Supongoquees por pereza que el mundo se asemeja de un día aotro. Parecía como si hoy, quisiera cambiar. Yentonces, todo, todo podía suceder.No tengo tiempo que perder: en el origen de estemalestar se encuentra el asunto del café Mably. Espreciso que vuelva allí, que vea a M. Fasquelle en viday le toque, si es necesario, la barba, las manos.Entonces tal vez me libre.Toméelsobretodoapresuradamenteymeloechépor los hombros, sin ponérmelo; escapé.Al cruzar eljardín público, encontré en el mismo sitio al hombre dela esclavina; tenía una enorme cara pálida entre dosorejas escarlata de frío.
  • 125. www.artnovela.com.arElcaféMablycentelleabadelejos;estavezdebíandeestarencendidaslasdocelámparas.Apretéelpaso;era necesario terminar. Eché primero una mirada porla puerta vidriera; la sala estaba desierta. No se veía ala cajera, tampoco al mozo ni a M. Fasquelle.Tuve que hacer un gran esfuerzo para entrar; nome senté. Grité: —¡Mozo!—Nadie respondió. Una tazavacía en una mesa. Un terrón de azúcar en el platillo.—¿No hay nadie?Un abrigo colgaba de la percha. Sobre un veladorse apilaban revistas en carpetas negras. Aceché elmenor ruido conteniendo la respiración. La escaleraprivadacrujióligeramente.Afuera,lasirenadeunbarco.Salí retrocediendo, sin quitar los ojos de la escalera.Lo sé: a las dos de la tarde los clientes sonescasos. M. Fasquelle tenía gripe; seguramente habíaenviado al mozo por unas diligencias, en busca de unmédico quizá. Sí, pero yo necesitaba ver a M.Fasquelle.AlaentradadelacalleTournebridemevolví;contemplé con desagrado el café resplandeciente ydesierto. Las persianas del primer piso estabancerradas.Un verdadero pánico se apoderó de mí. Ya nosabía a dónde iba. Corrí a lo largo de las dársenas, divueltas por las calles desiertas del barrio Beauvoisis;las casas me miraban huir con sus ojos melancólicos.Me repetía angustiado: ¿adónde ir? ¿adónde ir? Todopuede suceder. De vez en cuando, con el corazónpalpitante,dabaunabruscamediavuelta:¿quéocurríaa mis espaldas? Quizá eso comenzara detrás de mí, y
  • 126. www.artnovela.com.arcuando me volviera, de pronto, sería demasiado tarde.Mientraspudieraverlosobjetos,noseproduciría,nada:mirabatodoloposibleelpavimento,lascasas,lospicosde gas: mis ojos pasaban rápidamente de unos a otrospara sorprenderlos y detenerlos en medio de susmetamorfosis. No parecían demasiado naturales, peroyo me decía con fuerza: es un pico de gas, es unafuente, y trataba de reducirlos a su aspecto cotidianomediante el poder de mi mirada. Varias veces encontrébares en el camino: el Café des Bretons, el Bar de laMarne. Me detenía, vacilaba delante de sus cortinasde tul rosa: quizá esos locales bien cerrados habíansido perdonados, quizá encerraban aún una parcelaaislada, olvidada, del mundo de ayer. Pero era precisoempujar la puerta, entrar. No me atrevía; reanudaba lamarcha. Las puertas de las casas, sobre todo, medaban miedo. Temí que se abrieran solas. Terminécaminando por el centro de la calzada.Desemboqué bruscamente en el muelle de losdiques del norte. Barcas pesqueras, pequeños yates.Apoyé el pie en una argolla empotrada en la piedra.Allí, lejos de las casas, lejos de las puertas, conoceríauninstantedereposo.Bajoelaguatranquilaysalpicadade granos negros, flotaba un corcho.“¿Y debajo del agua? ¿No has pensado en loque puede haber debajo del agua?”¿Un animal? ¿Un gran carapacho medio hundidoen el fango? Doce pares de patas surcan el limolentamente. El animal se levanta un poco de vez encuando. En el fondo del agua. Me acerqué, espiando
  • 127. www.artnovela.com.arun remolino, una débil ondulación. El corcho seguíainmóvil entre los granos negros.En ese momento oí voces. Era tiempo. Giré sobremí mismo y proseguí la carrera.Alcancé a los dos hombres que hablaban en lacalle de Castiglione. Al ruido de mis pasos seestremecieron violentamente y se volvieron juntos. Vique sus ojos inquietos se clavaban en mí, luego detrásde mí para ver si no venía otra cosa. ¿Entonces erancomo yo, tenían miedo? Cuando les dejé atrás, nosmiramos: casi nos dirigimos la palabra. Pero deimproviso las miradas expresaron desconfianza; en undía como éste no se habla con cualquiera.Me encontré en la calle Boulibet, sin aliento.Bueno; la suerte estaba echada: regresaría a labiblioteca,tomaríaunanovela,trataríadeleer.Mientrascosteaba la verja del jardín público, vi al hombre de laesclavina. Seguía allí, en el jardín desierto; la nariz sele había puesto tan roja como las orejas.Iba a empujar la puerta, pero la expresión de surostro me detuvo: arrugaba los ojos y reía a medias,con aire estúpido y dulzón. Pero al mismo tiempomiraba fijo hacia adelante algo que yo no podía ver,con una mirada tan dura e intensa que me volvíbruscamente.Frente a él, con un pie en el aire y la bocaentreabierta,unachiquilladeunosdiezaños,fascinada,lo miraba, tironeando nerviosamente de su pañoleta, yadelantando su rostro puntiagudo.El hombre sonreía para sí como quien va a hacer
  • 128. www.artnovela.com.aruna buena broma. De golpe se levantó con las manosen los bolsillos de la esclavina que le llegaba hasta lospies. Dio dos pasos y puso los ojos en blanco. Creíque se caería. Pero continuaba sonriendo con airesoñoliento.De pronto comprendí: ¡la esclavina! Hubieraquerido impedirlo. Me habría bastado con toser oempujar la puerta. Pero también me fascinaba el rostrode la chiquilla. Tenía las facciones tensas de miedo; elcorazóndebíadelatirlehorriblemente;sóloqueademásyo leía en ese hocico de rata algo poderoso y maligno.No curiosidad, sino más bien una especie de seguraespera. Me sentí impotente; yo estaba afuera, al bordedel jardín, al borde del pequeño drama; pero a ellos losunía la oscura potencia de sus deseos; formaban unapareja.Contuvelarespiración,queríaverquésepintaríaen esa cara de revieja cuando el hombre, a misespaldas, apartara los paños de la esclavina.Perodeprontolaniña,liberada,sacudiólacabezay echó a correr. El tipo de la esclavina me había visto;fue lo que lo detuvo. Permaneció un segundo inmóvilen medio de la avenida, y echó a andar con la espaldaencorvada. La esclavina le golpeaba las pantorrillas.Empujé la puerta y lo alcancé de un salto.—¡Eh, usted! —grité.El hombre empezó a temblar.—Una gran amenaza pesa sobre la ciudad —ledije cortésmente al pasar.
  • 129. www.artnovela.com.arEntré en la sala de lectura y tomé de una mesaLa Chartreuse de Parme. Trataba de absorberme enla lectura, de encontrar un refugio en la clara Italia deStendhal. Lo conseguía por momentos, en brevesalucinaciones,pararecaereneldíaamenazador,frentea un viejecito que se aclaraba la garganta, y unmuchacho soñador, recostado en su silla.Pasaban las horas, los vidrios se habían puestonegros. Éramos cuatro, sin contar el corso que sellabaen su escritorio las últimas adquisiciones de labiblioteca. Estaban el viejecito, el muchacho rubio, unajoven que prepara su licenciatura, y yo. De vez encuando uno de nosotros alzaba la cabeza, echaba unamirada rápida y desconfiada a los otros tres, como situviera miedo. En cierto momento el viejecito se echóa reír; vi que la joven se estremecía de pies a cabeza.Pero yo había descifrado el título del libro que leía elviejo: era una novela divertida.Las siete menos diez. Pensé bruscamente que labibliotecacerrabaalassiete.Otravezmeveríaarrojadoa la ciudad. ¿A dónde iba a ir? ¿Qué haría?El viejo había terminado la novela. Pero no semarchaba. Daba en la mesa golpes secos y regularescon el dedo.—Señores —dijo el corso—, va a ser hora decerrar.Elmuchachosesobresaltóymeechóunabreveojeada. La joven miraba al corso, luego tomó de nuevoel libro y pareció sumergirse en la lectura.—Hora de cerrar —dijo el corso cinco minutosmás tarde.
  • 130. www.artnovela.com.arEl viejo meneó la cabeza con aire indeciso. Lajoven hizo a un lado el libro pero sin levantarse.El corso no salía de su asombro. Dio unos pasosvacilantes e hizo girar un conmutador. En las mesasde lectura las lámparas se apagaron. Sólo la ampollacentral permanecía encendida.—¿Hayquemarcharse?—preguntódulcementeel viejo. Con lentitud, con pesar, el joven se levantó.Aquello fue jugar a quien tardaría más para ponerse elabrigo. Cuando salí, la mujer seguía sentada, con unamano abierta apoyada en el libro.Abajo, la puerta de entrada se abría a la noche.El muchacho, que iba adelante, se volvió, bajólentamente la escalera, cruzó el vestíbulo; en el umbralse detuvo un instante, se lanzó hacia la noche ydesapareció.Al llegar al pie de la escalera, alcé la cabeza. Alcabo de un momento, el viejecito abandonó la sala delectura, abrochándose el sobretodo. Cuando hubobajado los tres primeros peldaños, tomé impulso y mezambullí cerrando los ojos.Sentí en el rostro una ligera caricia fresca. A lolejos,alguiensilbaba.Levantélospárpados:llovía.Unalluvia dulce y tranquila. La plaza estaba apaciblementeiluminada por los cuatro faroles. Una plaza de provinciabajo la lluvia. El joven se alejaba a grandes trancos;era él quien silbaba: tuvo ganas de gritar a los otrosdos, ignorantes aún, que podían salir sin temor, quehabía pasado la amenaza.El viejecito apareció en el umbral. Se rascó la
  • 131. www.artnovela.com.armejilla con aire turbado, sonrió ampliamente y abrió elparaguas.Sábado a la mañana.Un sol encantador, con una niebla ligera quepromete buen tiempo para todo el día. Tomé eldesayuno en el café Mably.Mme. Florent, la cajera, me dedica una graciosasonrisa. Grito desde mi mesa:—¿El señor Fasquelle está enfermo?—Sí, señor; una fuerte gripe; tiene para unoscuantos días de cama. Su hija llegó esta mañana deDunkerque. Se ha instalado aquí para cuidarlo.Por primera vez desde que recibí la carta, estoyfrancamente contento de ver aAnny. ¿Qué ha hechoen estos seis años? ¿Estaremos incómodos cuandonos veamos?Anny ignora la incomodidad. Me recibirácomo si la hubiese dejado ayer. Con tal de que no meportecomounanimal ynolaprevengacontramidesdeun principio recordar que no he de tenderle la mano;lo detesta.¿Cuántos días pasaremos juntos? Quizá la traigaa Bouville. Bastaría que viviera aquí unas horas, quedurmiera una noche en el hotel Printania. Después nosería lo mismo; ya no podría tener miedo.A la tarde.El año pasado, cuando hice mi primera visita alMuseo de Bouville, me sorprendió el retrato de OlivierBlévigne. ¿Falta de proporciones, de perspectiva? Nohubiera sabido decirlo, pero algo me molestaba; eldiputado no parecía seguro en la tela.
  • 132. www.artnovela.com.arDespuésvolvívariasveces.Peromiincomodidadpersistía. No quise admitir que Bordurin, premio deRoma y seis veces condecorado hubiera cometido unerror en el dibujo.Pero esta tarde, hojeando una vieja colección delSatirique Bouvillois, publicación de chantaje cuyopropietario fue acusado de alta traición durante laguerra, sospeché la verdad. En seguida salí de labiblioteca y fui a dar una vuelta por el Museo.Crucé rápidamente la penumbra del vestíbulo. Enlas baldosas blancas y negras, mis pasos no hacíanruido alguno.Ami alrededor, todo un pueblo de yesoretorcía sus brazos. Entreví, al pasar delante de dosgrandespuertas,vasosresquebrajados,platos,unsátiroazul y amarillo sobre un zócalo. Era la sala BernardPalisy, dedicada a la cerámica y a las artes menores.Perolacerámicanomedivierte.Unseñoryunaseñorade luto contemplaban respetuosamente los objetos debarro cocido.Sobre la entrada del gran salón —o salónBordurin-Renaudas—,habíancolgado,sindudadesdehacía poco, una tela grande desconocida para mí.Estaba firmada por Richard Séverand y se llamaba Lamuerte del célibe. Era una donación del Estado.Desnudo hasta la cintura, el torso un poco verdecomo corresponde a los muertos, el célibe yacía enuna cama deshecha. Las sábanas y colchas endesordenprobabanunalargaagonía.Sonríopensandoen M. Fasquelle. Él no estaba solo; lo cuidaba su hija.En la tela, el ama de llaves, de facciones marcadas
  • 133. www.artnovela.com.arpor el vicio, había abierto ya el cajón de la cómoda, ycontaba escudos. Por una puerta abierta se veía, en lapenumbra, un hombre de gorra aguardando con uncigarrillo pegado al labio inferior. Cerca de la pared,un gato indiferente bebía leche.Ese hombre había vivido para sí. Como castigosevero y merecido, nadie había ido a cerrarle los ojosen su lecho de muerte. El cuadro me hacía una últimaadvertencia; aún era tiempo, podía volver sobre mispasos. Pero si seguía adelante, que supiera esto: enel gran salón donde iba a entrar, había más de cientocincuenta retratos colgados en las paredes;exceptuando algunos jóvenes arrebatados demasiadopronto a sus familias, y la Madre Superiora de unorfelinato, ninguno de los allí representados habíamuerto célibe, ninguno había muerto sin hijos niintestado,ningunosinlosúltimossacramentos.Enregla,ese día como todos los otros, con Dios y con el mundo,esos hombres habían pasado dulcemente a la muerte,para reclamar la parte de vida eterna a la cual teníanderecho.Pues habían tenido derecho a todo: a la vida, altrabajo, a la riqueza, al mando, al respeto y, paraterminar, a la inmortalidad.Me recogí un instante y entré. El guardián dormíajunto a una ventana. Una luz rubia, que caía de losvidrios, manchaba los cuadros. Nada viviente había enesa gran sala rectangular, salvo un gato que escapóasustado cuando entré. Pero sentí la mirada de cientocincuenta pares de ojos.
  • 134. www.artnovela.com.arTodoslosqueformaronpartedela“élite”bouvillesaentre 1875 y 1910 están allí, hombres y mujeres,pintados con escrúpulo por Renaudas y Bordurin.Los hombres construyeron Sainte-Cécile-de-la-Mer. Fundaron en 1882 la Federación deArmadores yComerciantes de Bouville “para agrupar en un hazpoderosoatodaslasbuenasvoluntades;paracooperaren la obra de recuperación nacional, y mantener enjaque a los partidos del desorden...” Ellos hicieron deBouville el puerto comercial francés mejor equipadopara descarga de carbón y madera. Dieron toda laamplitud deseable a la estación marítima, y por mediode perseverantes dragados, llevaron a 10m70 laprofundidad del agua con marea baja. En veinte añosel tonelaje de los barcos de pesca, que era de 5000toneladas en 1869, se elevó, gracias a ellos, a 18.000.Sin retroceder ante ningún sacrificio para facilitar laascensión de los mejores representantes de la claseobrera trabajadora, crearon, por propia iniciativa,diversos centros de enseñanza técnica y profesionalque prosperaron bajo su alta protección. Rompieron lafamosa huelga de las dársenas en 1898, y dieron sushijos a la Patria en 1914.Las mujeres, dignas compañeras de esosluchadores, fundaron la mayoría de los patronatos,casascunas,talleresdecaridad.Perofueronantetodo,esposas y madres. Educaron hermosos hijos, lesenseñaron sus deberes y derechos, la religión y lastradiciones de Francia.El tinte general de los retratos tiraba al castaño
  • 135. www.artnovela.com.aroscuro. Los colores vivos habían sido proscritos porrazones de decencia. Sin embargo, en los retratos deRenaudas, que pintaba de preferencia a los ancianos,la nieve del pelo y las patillas resaltaba sobre el fondonegro; Renaudas sobresalía en el tratamiento de lasmanos. En Bordurin, de técnica inferior, las manoseran en cierto modo sacrificadas, pero los cuellospostizos brillaban como mármol.Hacía mucho calor y el guardián roncabadulcemente. Eché una ojeada circular a las paredes:vi manos y ojos; aquí y allá una mancha de luz comíaun rostro. Al encaminarme hacia el retrato de OlivierBlévigne, algo me retuvo: desde el cimacio, elcomerciante Pacôme dejaba caer sobre mí una claramirada.Estaba de pie, con la cabeza ligeramente echadahacia atrás; tenia en una mano, contra el pantalón grisperla, un sombrero de copa y guantes... No pude evitarcierta admiración; no vi en él nada mediocre, nadaque diera motivo a la crítica: pies pequeños, manosfinas, anchos hombros de luchador, elegancia discreta,con una pizca de fantasía. Ofrecía cortésmente a losvisitantes la nitidez sin arrugas de su rostro; hastaflotaba en sus labios la sombra de una sonrisa. Perosus ojos grises no sonreían. Podía tener cincuentaaños; estaba joven y fresco como a los treinta. Erahermoso. Renuncié a pillarlo en falta. Pero él no mesoltó. Leí en sus ojos un juicio tranquilo e implacable.Comprendí entonces todo lo que nos separaba:lo que yo podía pensar de él no lo alcanzaba, era
  • 136. www.artnovela.com.arexactamente psicología como la de las novelas. Perosu juicio me traspasaba como una espada y ponía enduda hasta mi derecho a existir. Yera verdad, siemprelo había sabido: yo no tenía derecho a existir. Habíaaparecido por casualidad, existía como una piedra,como una planta, como un microbio. Mi vida crecía ala buena de Dios, y en todas direcciones.Aveces meenviaba vagas señales; otras veces sólo sentía unzumbido sin consecuencias.Pero con ese hermoso hombre sin defectos,muerto hoy, con Jean Pacôme, hijo del Pacôme de laDefensa Nacional, la cosa era muy distinta: los latidosde su corazón y los rumores sordos de sus órganos lellegabanenformadepequeñosderechosinstantáneosy puros. Durante sesenta años, sin desfallecimientos,había hecho uso del derecho a vivir. ¡Qué magníficosojos grises! Jamás había pasado por ellos la sombradeunaduda.Además,Pacômenosehabíaequivocadonunca.Siempre cumplió con su deber, con todos susdeberes: de hijo, de esposo, de padre, de jefe.Tambiénreclamó sin debilidad sus derechos: niño, el derecho aser bien educado en una familia unida, el derecho aheredar un nombre sin tacha, un negocio próspero;marido, el derecho a gozar de cuidados, de tiernoafecto; padre, el de ser venerado; jefe, el derecho aser obedecido sin chistar. Pues un derecho es la otracara de un deber. Su éxito extraordinario (los Pacômeson hoy la familia más rica de Bouville) nunca debióde asombrarle. Nunca se dijo que era feliz, y cuando
  • 137. www.artnovela.com.aralgo le proporcionaba placer, debía de entregarse a élcon moderación, diciendo: “Es un entretenimiento”. Deeste modo, al pasar al rango de derecho, el placerperdía su agresiva futilidad. A la izquierda, un pocomás arriba de su pelo gris azulado, en un estante, viunos libros. Eran bellas encuadernaciones;seguramente serían clásicos. Sin duda Pacôme leía ala noche, antes de dormirse, unas páginas de “su viejoMontaigne” o una oda de Horacio en el texto latino.Aveces también leería, para informarse, una obracontemporánea. Así había conocido a Barrès y aBourget. Al cabo de un rato dejaba el libro. Sonreía.La mirada perdía su admirable vigilancia; se tornabacasi soñadora.Decía: “Cuánto más simple y difícil es cumplircon el deber”.Nunca más pensó en sí mismo: era un jefe.Otros jefes colgaban de las paredes; hasta era loúnico que había. Jefe era ese anciano verde grisáceoensusillón.Elchalecoblancoresultabaunaafortunadaevocación de su pelo plateado. (En esos retratos —pintados sobre todo con fines de edificación moral—,la exactitud llegaba hasta el escrúpulo, pero sin excluirla preocupación artística.) Posaba su larga y fina manoen la cabeza de un muchachito. Había un libro abiertosobre sus rodillas. Pero su mirada erraba en la lejanía.Veía todas esas cosas invisibles para los jóvenes. Sunombre figuraba en un losange de madera dorada,encima del retrato; debía de llamarse Pacôme, oParrottin o Chaigneau. No se me ocurrió ir a
  • 138. www.artnovela.com.arcomprobarlo; para sus allegados, para ese niño, paraél mismo, era simplemente el Abuelo; dentro de uninstante, si consideraba llegada la hora de mostrar asu nieto el alcance de sus futuros deberes, hablaría desí mismo en tercera persona: “Vas a prometer a tuabuelo que serás muy juicioso, queridito, y trabajarásmucho el año próximo.Tal vez el año próximo el abueloya no esté aquí”.En el ocaso de la vida, derramaba sobre todos suindulgentebondad.Yomismo,encasodequemeviera—pero era transparente a sus miradas—, hallaríagracia a sus ojos; él pensaría que en otros tiemposhabía tenido abuelos. No reclamaba nada; ya no haydeseosaesaedad.Nada,salvoquebajaranligeramenteel tono al entrar; que hubiera a su paso un matiz deternura y respeto en las sonrisas; nada, salvo que sunuera dijese, a veces: “Papá es extraordinario; estámásjovenquetodosnosotros”;salvoserelúnicocapazdecalmarlascólerasdelnieto,imponiéndolelasmanosen la cabeza y diciendo en seguida: “El abuelo sabeconsolar estas grandes penas”; nada, salvo que su hijosolicitara su consejo varias veces al año sobrecuestiones delicadas; en fin, nada salvo sentirsesereno,apaciguado,infinitamentecuerdo.Lamanodelviejoseñorapenaspesabasobrelosbuclesdesunieto;era casi una bendición. ¿En qué podía pensar? En supasado honorable que le confería el derecho a hablarde todo y a decir en todo la última palabra. No lleguébastante lejos el otro día: la Experiencia es mucho másque una defensa contra la muerte; es un derecho: el
  • 139. www.artnovela.com.arderecho de los ancianos.El generalAubry, colgado de la moldura, con sugran sable, era un jefe. Otro jefe, el presidente Hébert,fino letrado, amigo de Impétraz... Su rostro era largo ysimétrico, con un interminable montón señalado, justobajo el labio, por una perilla; adelantaba un poco lamandíbula con el aire divertido de quien hace undistingo o suelta una objeción de principio como unligeroeructo.Soñaba,sosteniendounaplumadegansoen la mano; también él, diablos, se entretenía, yhaciendo versos. Pero tenía el ojo de águila de losjefes.¿Y los soldados? Yo estaba en el centro de lasala, punto de mira de todos esos ojos graves. No eraunabuelo,niunpadre,nisiquieraunmaridoNovotaba,apenaspagabaalgunosimpuestos;nopodíaengreírmeni de los derechos del contribuyente, ni de los delelector, ni siquiera del humilde derecho a lahonorabilidad que veinte años de obediencia confierenal empleado. Mi existencia comenzaba a asombrarmeseriamente. ¿No sería yo una simple apariencia?“¡Vaya, me dije de improviso, yo soy el soldado!”Esto me hizo reír sin rencor.Unquincuagenariorollizomedevolviócortésmenteuna hermosa sonrisa. Renaudas lo había pintado conamor; no había dado toques demasiado tiernos a laspequeñas orejas carnosas y cinceladas, ni, sobre todo,a las manos largas, nerviosas, de dedos finos;verdaderas manos de sabio o de artista. Su rostro meera desconocido; seguramente habría pasado con
  • 140. www.artnovela.com.arfrecuencia delante de la tela sin reparar en ella. Meacerqué, leí: Rémy Parrottin, nacido en Bouville en1849, profesor de la Escuela de Medicina de París.Parrottin: el doctor Wakefield me había habladode él. “Una vez en mi vida encontré un gran hombre.Era Rémy Parrottin. Seguí sus cursos durante elinvierno de 1904 (como usted sabe, pasé dos años enParís para estudiar obstetricia). Me hizo comprenderlo que es un jefe. Tenía fluido, se lo aseguro. Noselectrizaba: nos hubiera llevado al fin del mundo. Yademáseraungentleman;poseíaunainmensafortunay dedicaba una buena parte de ella a ayudar a losestudiantes pobres”.Demodoqueestepríncipedelacienciamehabíainspirado algunos sentimientos fuertes la primera vezque oí hablar de él. Ahora estaba en su presencia, yme sonreía. ¡Cuánta inteligencia y afabilidad en susonrisa! Su cuerpo regordete reposaba muellementeen el fondo de un gran sillón de cuero. Este sabio sinpretensiones ponía en seguida cómoda a la gente.Hasta hubiera pasado por un infeliz de no ser por laespiritualidad de su mirada.No hacía falta mucho para adivinar la razón desu prestigio: era querido porque lo comprendía todo;selepodíadecirtodo.SeasemejabaunpocoaRenan,en suma, pero más distinguido. Era de los que dicen:“¿Los socialistas? ¡Bueno, yo voy más lejos que ellos!”Para seguirlo por este camino peligroso, era precisoabandonar en seguida, estremeciéndose, la familia, laPatria, el derecho de propiedad, los valores más
  • 141. www.artnovela.com.arsagrados. Hasta se dudaba un segundo del derechode la “élite” burguesa a mandar. Un paso más, y deimprovisotodoquedabarestablecido,maravillosamentefundado en sólidas razones, a la antigua. Uno se volvíay divisaba allá atrás a los socialistas, lejos ya, muypequeños, que agitaban el pañuelo gritando:“Espérennos”.Además, yo sabía por Wakefield que el Maestrogustaba,comoélmismodecía,de“alumbrarlasalmas”.Como se mantenía joven, le agradaba rodearse dejuventud;recibíaconfrecuenciaalosjóvenesdebuenafamiliaquesedestinabanalamedicina.Wakefieldhabíaestado varias veces a almorzar con él. Después de lacomidapasabanalsalóndefumar.ElJefetratabacomosi fueran hombres a esos estudiantes que no estabanaún muy lejos del primer cigarrillo; les ofrecía cigarros.Se tendía en un diván y hablaba largamente, con losojos entrecerrados, rodeado por la multitud ávida desusdiscípulos.Evocabarecuerdos,contabaanécdotas,deduciendo moralejas picantes y profundas. Y si entreesos jóvenes bien educados había alguno que le hacíafrente, Parrottin se interesaba especialmente en él. Loincitaba a que hablara, lo escuchaba atentamente, lesugería ideas, temas de meditación. Era forzoso queun día el joven lleno de ideas generosas, excitado porla hostilidad de los suyos, cansado de pensar solo ycontra todos, pidiera al Jefe que lo recibiese a solas; ybalbuciente de timidez, le entregaba sus más íntimospensamientos, sus indignaciones, sus esperanzas.Parrottin lo estrechaba contra su pecho. Decía: “Lo
  • 142. www.artnovela.com.arcomprendo, lo comprendí desde el primer día”.Conversaba.Parrottinibalejos,máslejosaún,tanlejosqueelmuchacholoseguíaaduraspenas.Conalgunaspláticas por el estilo, podía observarse una sensiblemejoría en el joven rebelde. Veía claro en sí mismo,aprendía a conocer los vínculos profundos que loligaban a su familia, a su medio; comprendía por fin elpapel admirable de la “élite”. Y para terminar, comopor arte de magia, la oveja descarriada que habíaseguido a Parrottin paso a paso, se encontraba en elredil, ilustrada, arrepentida. “Ha curado más almas”,concluía Wakefield, “que yo cuerpos”RémyParrottinmesonreíaafablemente.Dudaba,trataba de comprender mi posición para cambiarladespacito y conducirme al redil. Pero yo no le teníamiedo:noeraunaoveja.Mirésuhermosafrenteserenay sin arrugas, su pequeño vientre, su mano abiertasobre la rodilla. Le devolví la sonrisa y lo dejé.Jean Parrottin, su hermano, presidente de la S.A. B., apoyaba las dos manos en el borde de una mesacargada de papeles; toda su actitud daba a entenderalvisitantequelaaudienciahabíaterminado.Sumiradaera extraordinaria; parecía abstracta, y brillaba dederecho puro. Sus ojos deslumbrantes le devorabantoda la cara. Debajo de ese incendio, advertí unoslabios delgados y prietos de místico. “Es extraño”, medije: “se parece a Rémy Parrottin”. Me volví hacia elGran Jefe; al examinarlo a la luz de este parecido,surgía bruscamente de su dulce rostro un no sé quéárido y desolado, el aire de familia. Regresé a Jean
  • 143. www.artnovela.com.arParrottin.Este hombre tenía la simplicidad de una idea.Sólo le quedaban huesos, carne muerta y DerechoPuro. Un verdadero caso de poseso, pensé. CuandoelDerechoseapoderadeunhombre,nohayexorcismoquepuedaexpulsarlo;JeanParrottinhabíaconsagradotoda su vida a pensar en el Derecho, nada más. Enlugar del incipiente dolor de cabeza que yo sentía,como siempre que visito un museo, él hubiera sentidoen sus sienes el derecho doloroso a que lo cuidaran.Era preciso no hacerlo pensar demasiado, no llamarsu atención sobre realidades desagradables, sobre sumuerte posible, sobre los sufrimientos de los demás.Sin duda, en su Techo de muerte, en la hora en que,desde Sócrates, es de rigor pronunciar algunaspalabras elevadas, dijo a su mujer, como uno de mistíos a la suya que lo había velado doce noches: “A ti,Thérèse, no te doy las gracias; no has hecho más quecumplir con tu deber”. Cuando un hombre llega a esto,hay que quitarse el sombrero.Sus ojos, que yo miraba embobado, medespedían.Nomefui;estuveresueltamenteindiscreto.Sabía, por haber contemplado mucho tiempo en labiblioteca del Escorial cierto retrato de Felipe II, quecuando se mira a la cara un rostro resplandeciente dederecho, al cabo de un momento ese brillo se apaga yqueda un residuo ceniciento; ese residuo era el queme interesaba.Parrottin ofrecía una hermosa resistencia. Perode golpe se apagó su mirada; el cuadro se empañó.
  • 144. www.artnovela.com.ar¿Qué quedaba? Ojos ciegos, la boca delgada comouna serpiente, y mejillas. Mejillas pálidas y redondas,de niño; se desplegaban en la tela. Los empleados dela S. A. B. nunca las habían sospechado; no sedemoraban demasiado en el despacho de Parrottin.Alentrar encontraban esa terrible mirada como un muro.Detrás, estaban a cubierto las mejillas, blancas yblandas. ¿Al cabo de cuántos años las había notadosu mujer? ¿Dos? ¿Cinco? Me imagino que un día,mientras el marido dormía a su lado y un rayo de lunale acariciaba la nariz, o mientras digería penosamente,a la hora del calor, recostado en un sillón, con los ojosentrecerrados y un charco de sol en la barbilla, sehabía atrevido a mirarlo de frente: toda esa carne se leapareció sin defensa, abotagada, babosa, vagamenteobscena. Sin duda a partir de entonces Mme. Parrottinasumió el mando.Retrocedíunospasos,envolvíenunasolaojeadaa todos los grandes personajes: Pacôme, el presidenteHébert, los dos Parrottin, el general Aubry. Habíanusado sombrero de copa; los domingos encontrabanen la calle Tournebride a Mme. Gratien, la mujer delalcalde, que vio a Santa Cecilia en sueños. Le dirigíangrandes saludos ceremoniosos cuyo secreto se haperdido.Estaban pintados con gran exactitud, y sinembargo, bajo el pincel, sus rostros habían perdido lamisteriosadebilidaddelosrostroshumanos.Suscaras,aunlasmásflojas,erannetascomoporcelana:envanobuscaba yo algún parentesco con los árboles y los
  • 145. www.artnovela.com.aranimales, con los pensamientos de la tierra o el agua.Pensaba que en vida no habían tenido ese carácter denecesidad.Peroenelmomentodepasaralaposteridadse habían confiado a un pintor de renombre para queoperara discretamente en sus rostros esos dragados,esas perforaciones, esas irrigaciones quetransformaran el mar y los campos en los alrededoresde Bouville. De este modo, con el concurso deRenaudas y Bordurin, habían avasallado a toda laNaturaleza: afuera y en sí mismos. Lo que estas telasofrecían a mi mirada era el hombre repensado por elhombre,consumásbellaconquistacomoúnicoadorno:el ramillete de los Derechos del Hombre y delCiudadano.Admiré sin reservas al género humano.Habían entrado un señor y una señora. Estabanvestidos de negro y trataban de pasar inadvertidos. Sedetuvieron, sobrecogidos, en el umbral de la puerta, yel señor se descubrió maquinalmente.—¡Ah!—exclamó la señora muy conmovida.El señor recobró más rápido su sangre fría. Dijo,en tono respetuoso:—Es toda una época.—Sí —dijo la señora—, es la época de mi abuela.Dieron unos pasos y encontraron la mirada deJean Parrottin. La señora se quedó con la boca abierta,peroelseñornoeraorgulloso;teníaunosojoshumildes,debía de conocer bien las miradas intimidantes y lasaudiencias abreviadas.Tiró dulcemente a su mujer delbrazo:—Mira a éste — dijo.
  • 146. www.artnovela.com.arLasonrisadeRémyParrottinsiemprehabíapuestocómodos a los humildes. La mujer se acercó y leyó,con aplicación:—Retrato de Rémy Parrottin, nacido en Bouvilleen 1849, profesor de la escuela de medicina de París,por Renaudas.—Parrottin, de la Academia de las Ciencias —dijo su marido—, por Renaudas, del Instituto. ¡Esto esHistoria!La señora meneó la cabeza y miró al Gran Jefe.—¡Qué bien está!—dijo— ¡Qué expresióninteligente!El marido hizo un amplio ademán.—Todos éstos son los que han hecho a Bouville—dijo con simplicidad.—Está bien que los hayan puesto aquí juntos —dijo la mujer enternecida.Éramos tres soldados de maniobras en aquellasala inmensa. El marido, que reía de respeto, ensilencio me echó una mirada inquieta, y bruscamentedejó de reír. Apartándome fui a plantarme frente alretrato de Olivier Blévigne. Me invadió un dulce gozo;bueno, yo tenía razón. Era realmente demasiado raro.La mujer se me había acercado.—¡Gastón —dijo, con brusca osadía—, ven!El marido vino hacia nosotros.—Mira, éste, Olivier Blévigne, tiene su calle.¿Sabes? la callecita que trepa por el Coteau Vert justoantes de llegar a Jouxtebouville.Agregó, al cabo de un instante:
  • 147. www.artnovela.com.ar—No parecía cómodo.—¡No! Los criticones encontrarían motivo parahablar.La frase era dirigida a mí. El señor me miró conel rabillo del ojo y se echó a reír algo ruidosamenteesta vez, con un aire fatuo y reparón, como si él mismofuera Olivier Blévigne.Olivier Blévigne no reía. Nos apuntaba con lamandíbulaapretada;lamanzanadeAdánlesobresalía.Hubo un momento de silencio y de éxtasis.—Parece que fuera a hablar — dijo la señora.El marido explicó, cortésmente:—Era un gran comerciante en algodón. Despuéshizo política; fue diputado.Yo lo sabía. Hace dos años consulté por él el“Pequeño diccionario de grandes hombres de Bouville”del padre Morellet. Copié el artículo.“Blévigne Olivier-Martial, hijo del anterior, nacidoy muerto en Bouville (1849-1908), cursó derecho enParís y obtuvo la licenciatura en 1872. Fuertementeimpresionado por la insurrección de la Comuna, quelo obligó, como a tantos parisienses, a refugiarse enVersalles bajo la protección de laAsamblea Nacional,se juró, a la edad en que los jóvenes sólo piensan en elplacer, “consagrar su vida al restablecimiento delOrden”. Mantuvo su palabra: a su regreso a nuestraciudadfundóelfamosoclubdelOrdenquereuniótodaslas noches, durante largos años, a los principalescomerciantes y armadores de Bouville. Este círculoaristocrático del que pudo decirse, con una humorada,
  • 148. www.artnovela.com.arque era más cerrado que el Jockey, ejerció hasta 1908unasaludableinfluenciaenlosdestinosdenuestrogranpuerto comercial. Olivier Blévigne casó en 1880 conMarie Louise Pacôme, hija menor del comercianteCharlesPacôme(verestenombre)yfundó,alamuertedeéste,lacasaPacôme-Blévigneehijo.Pocodespuésse interesó en política y presentó su candidatura a ladiputación.“Elpaís,dijoenundiscursocélebre,padecela enfermedad más grave: la clase dirigente ya noquieremandar.¿Yquiénmandará,señores,siaquellosque por herencia, educación, experiencia, son másaptos para el ejercicio del poder se apartan de él porresignación o cansancio? Lo he dicho muchas veces:mandar no es un derecho de la “élite”, sino su principaldeber. Señores, os conjuro: ¡restauremos el principiode autoridad!”“Fue elegido por primera vez el 4 de octubre de1885 y reelegido después constantemente. Pronunciónumerosos y brillantes discursos con una elocuenciaenérgicayruda.EstabaenParísen1898cuandoestallóla terrible huelga. Se trasladó urgentemente a Bouvilledonde fue el animador de la resistencia. Tomó lainiciativa de negociar con los huelguistas. Estasnegociaciones, inspiradas en un espíritu amplio yconciliatorio, fueron interrumpidas por la escaramuzadeJouxtebouville.Sesabequeunaintervencióndiscretade las tropas restableció la calma en los ánimos.“La muerte prematura de su hijo Octave, queingresara muy joven en la Escuela Politécnica y dequien quería “hacer un jefe” asestó un terrible golpe a
  • 149. www.artnovela.com.arOlivier Blévigne. No pudo recobrarse, y murió dos añosmás tarde, en febrero de 1908.“Colecciones de discursos: Las fuerzas morales(1894. Agotado). El deber de castigar (1900. Losdiscursos de esta colección fueron pronunciados ensu totalidad a propósito del affaire Dreyfus.Agotado).Voluntad (1902.Agotado). Después de su muerte sereunieron los últimos discursos y algunas cartas a susíntimos bajo el título: Labor improbus (Ed. Plon, 1910).Iconografía: existe un excelente retrato suyo deBordurin en el museo de Bouville.”Un excelente retrato, sea. Olivier Blévigne usabaun bigotito negro y su rostro oliváceo era un pocoparecido al de Maurice Barrès. Seguramente los doshombres se conocieron; sesionaban en las mismasbancas. Pero el diputado de Bouville no tenia la solturadel Presidente de la Liga de Patriotas. Era rígido comoun garrote y saltaba de la tela como un diablo de sucaja. Sus ojos chispeaban; la pupila era negra, lacórnea rojiza. Fruncía sus pequeños labios carnososy apretaba la mano derecha contra el pecho.¡Cómo me había atormentado ese retrato! Unasveces encontraba a Blévigne demasiado alto, otrasdemasiado bajo. Pero ahora sabía a qué atenerme.Conocí la verdad hojeando el Satirique Bouvillois.El número del 6 de noviembre de 1905 estabaconsagrado por entero a Blévigne.Aparecía en la tapa,minúsculo, colgado de la melena de Combes, con estaleyenda: El piojo del león. Y desde la primera páginase explicaba todo: Olivier Blévigne medía un metro
  • 150. www.artnovela.com.arcincuenta y tres. Su breve talla y su voz de rana, quemás de una vez había hecho desternillar de risa a lacámara entera, eran motivo de mofa. Lo acusaban deusar taloneras de caucho en los botines. Por elcontrario, Mme. Blévigne, Pacôme de soltera, era uncaballo. “Es oportuno decir, agregaba el cronista, quetiene el doble por mitad”.¡Unmetrocincuentaytres¡ABordurin,concelosocuidado, lo había rodeado de esos objetos que nocorren el riesgo de empequeñecer: un puf, un sillónbajo, un anaquel con algunos volúmenes en doce, unpequeño velador persa. Pero le dio la misma talla quea su vecino Jean Parrottin y las dos telas tenían lasmismas dimensiones. Resultaba que en una el veladorera casi tan grande como la mesa enorme de la otra, yel puf llegaría al hombro de Parrottin.El ojo realizaba instintivamente la comparaciónentre los dos retratos; ésa era la causa de mi malestar.En la actualidad me daban ganas de reír; ¡unmetro cincuenta y tres! Si yo hubiera querido hablar aBlévigne, habría debido inclinarme o doblar las rodillas.Yanomeasombrabaquelevantaracontantoímpetulanariz al aire; el destino de los hombres de esta talla sejuega siempre a unas pulgadas por encima de suscabezas.¡Admirable poder del arte! De ese hombrecito devoz chillona pasaría a la posteridad un rostroamenazador, un gesto soberbio, y sangrientos ojos detoro. El estudiante aterrorizado por la Comuna, eldiputado minúsculo y rabioso; esto se lo había llevado
  • 151. www.artnovela.com.arla muerte. Pero gracias a Bordurin, el presidente delclub del Orden, el orador de Las fuerzas morales erainmortal.—¡Oh, pobre Pipo!La señora lanzó un grito sofocado: bajo el retratodeOctaveBlévigne“hijodelanterior”,unamanopiadosahabía trazado estas palabras:“Muerto en la Politécnica, en 1904”.—¡Murió! Como el hijo deArondel.Tenía una carataninteligente.¡Cuántohabrásufridolamamá!También,exigendemasiadoenesasgrandesescuelas.Elcerebrotrabaja hasta durante el sueño.Amí me gustan muchoesos bicornios, quedan elegantes. ¿Se llamancasuarios?—No, los casuarios son los de Saint-Cyr.Contemplé yo también al politécnico muerto atemprana edad. Su tez cerúlea y su bigote reflexivohubieran bastado para despertar la idea de una muertepróxima. Además, él había previsto su destino; senotaba cierta resignación en sus ojos claros que veíanlejos. Pero al mismo tiempo llevaba alta la cabeza; conese uniforme representaba al ejército francés.¡Tu Marcellus eris! Manibus date lilia plenis...Una rosa cortada, un politécnico muerto: ¿puedehaber algo más triste?Seguí despacito por la larga galería, saludandoal pasar, sin detenerme, los rostros distinguidos quesalían de la penumbra: M. Bossoire, presidente deltribunal de comercio; M. Faby, presidente del consejode administración del puerto autónomo de Bouville; M.
  • 152. www.artnovela.com.arBoulange, comerciante, con su familia; M. Rannequin,alcalde de Bouville; M. de Lucien, nacido en Bouville,embajador de Francia en los Estados Unidos y poeta;un desconocido con uniforme de prefecto; la MadreSainte-Marie-Louise, superiora del Gran Orfelinato; M.y Mme. Théréson; M. Thiboust-Gouron, presidentegeneral del consejo de prohombres; M. Bobot,administrador principal de la inscripción Marítima; M.Brion,Minette,Grelot,Lefèbvre;eldoctorPainyseñora;el propio Bordurin, pintado por su hijo Fierre Bordurin.Miradas claras y frías, facciones finas, labios delgados.M. Boulange era económico y paciente; la MadreSainte-Marie-Louise de una piedad industriosa; M.Thiboust-Gouron tan duro consigo mismo como conlos demás. Mme. Théréson luchaba sin flaquear contraunmalprofundo.Subocainfinitamentecansadahablababastante de su padecimiento. Pero esta mujer piadosanunca había dicho: “Me duele”. Sabía sobreponerse;componía listas de platos y presidía sociedades debeneficencia.Aveces, en mitad de una frase, cerrabalentamentelospárpadosylavidaabandonabasurostro.Ese desfallecimiento no duraba más de un segando;Mme. Théréson abría en seguida los ojos, continuabala frase. Y en el taller de caridad se cuchicheaba:“¡Pobre Mme. Théréson! Nunca se queja”.Había cruzado el salón Bordurin-Renaudas entoda su longitud. Me volví.Adiós hermosos lirios, purafinezaenvuestrospequeñossantuariospintados,adióshermosos lirios, orgullo nuestro y nuestra razón de ser,adiós. Cochinos.
  • 153. www.artnovela.com.arLunes.Ya no escribo mi libro sobre Rollebon; se acabó,ya no puedo escribirlo. ¿Qué voy a hacer de mi vida?Eran las tres. Estaba sentado a mi mesa; habíapuestoamiladoellegajodecartasquerobéenMoscú;escribía:“Se difundieron de intento los más siniestrosrumores. M. de Rollebon debió de caer en el lazo, puesescribió a su sobrino, con fecha trece de setiembre,que acababa de redactar su testamento.”El marqués estaba presente; mientras esperabainstalarlo definitivamente en la existencia histórica, leprestaba mi vida. Lo sentía como un calor ligero en elhueco del estómago.De pronto caí en una objeción que no dejaríande hacerme: Rollebon estaba lejos de ser franco consu sobrino a quien quería utilizar, si fallaba el golpe,como testigo de descargo ante Pablo I. Es muy posibleque hubiera inventado la historia del testamento paradárselas de ingenuo.Era una objeción sin importancia, un error sinconsecuencias. Sin embargo bastó para sumirme enun ensueño taciturno. Evoqué, de improviso, la criadagorda del Camille, la cabeza huraña de M.Achille, lasala donde tan claramente sentí que estaba olvidado,abandonado en el presente. Me dije con cansancio:“¿Cómoyo,quenohetenidofuerzaspararetenermi propio pasado, puedo esperar que salvaré el deotro?”Tomé la pluma e intenté reanudar la tarea; estaba
  • 154. www.artnovela.com.arharto de esas reflexiones sobre el pasado, sobre elpresente, sobre el mundo. Sólo pedía una cosa: queme dejaran acabar tranquilamente mi libro.Pero como mi mirada caía en el block de hojasblancas, me absorbió su aspecto y permanecí con laplumaenelaire,contemplandoesepapeldeslumbrador:qué duro y chillón era, qué presente. En él no habíamásquepresente.Laspalabrasqueacababadetrazarencima no estaban secas aún y ya no me pertenecían.“Se difundieron de intento los más siniestrosrumores...”Esta frase la había pensado; había sido primeroun poco de mí mismo. Ahora estaba grabada en elpapel,formabaunbloquecontramí.Yanolareconocía.Ni siquiera podía repensarla. Estaba allí, frente a mí;hubiera sido inútil buscarle una marca de origen.Cualquier otro habría podido escribirla. Pero yo, yonoteníalaseguridaddehaberlaescrito.Ahoralasletrasno brillaban, estaban secas. También eso habíadesaparecido; ya no quedaba nada de su efímeroesplendor.Echéunamiradaansiosaamialrededor:presentí,nada más que presente. Muebles ligeros y sólidos,incrustados en su presente, una mesa, una cama, unropero con espejo —y yo mismo. Se revelaba laverdaderanaturalezadelpresente:eratodoloqueexiste,y todo lo que no fuese presente no existía. El pasadono existía. En absoluto. Ni en las cosas ni siquiera enmi pensamiento. Por supuesto, sabía desde muchotiempo atrás que el mío se me había escapado. Pero
  • 155. www.artnovela.com.arhastaentoncescreíquesehabíaapartadosimplementefuera de mi alcance. Para mí el pasado sólo era unretiro, otra manera de existir, un estado de vacacionesy de inactividad; al terminar su papel, cadaacontecimiento se acomodaba juiciosamente en unacaja y se convertía en acontecimiento honorario; tantocuesta imaginar la nada. Ahora sabía: las cosas sonen su totalidad lo que parecen, y detrás de ellas... nohay nada.Durante unos minutos me absorbió estepensamiento. Después me encogí violentamente dehombros para desecharlo y acerqué el block de papel.“...que acababa de redactar su testamento”.Unainmensarepugnanciameinvadiódeimprovisoy la pluma se me cayó de los dedos escupiendo tinta.¿Qué había pasado? ¿Tenía la Náusea? No, no eraeso, el cuarto mostraba su aire bonachón de todos losdías.Apenas si la mesa me parecía más pesada, másespesa, y la estilográfica más compacta. Sólo que M.de Rollebon acababa de morir por segunda vez.Hace un instante todavía estaba aquí, en mí,tranquilo y caliente, y de vez en cuando lo sentíamoverse. Estaba bien vivo, más vivo para mí que elAutodidacto o la patrona del Rendez-vous desCheminots. Por supuesto, tenía sus caprichos; podíapasarse varios días sin aparecer; pero a menudo, enmisterioso buen tiempo, sacaba la nariz afuera, comoel capuchino higrométrico, y yo veía su rostrodescolorido y sus mejillas azules. Y aun cuando noapareciera, pesaba sobre mi corazón y yo me sentía
  • 156. www.artnovela.com.arlleno.Ahora ya no quedaba nada. Como no quedaba elrecuerdo de su fresco esplendor en esas marcas detinta seca. Era culpa mía: yo había pronunciado lasúnicas palabras que no debía decir; dije que el pasadono existía. Y de golpe, sin ruido, M. de Rollebon retornóa su nada.Tomé las cartas en mis manos, las palpé con unaespecie de desesperación:“Fue él”, me dije, “sin embargo fue él quien trazóuno por uno estos signos. Él se apoyó en este papel,posóeldedoenlashojasparaimpedirquesemovieranbajo la pluma.”Demasiado tarde: estas palabras ya no teníansentido. Sólo existía un legajo de hojas amarillas queyo apretaba en mis manos. Y esta historia complicada:el sobrino de Rollebon asesinado en 1810 por la policíadel zar, sus papeles confiscados y llevados a losarchivos secretos, y cien años más tarde, cuando losSovietsasumieronelpoder,depositadosenlaBibliotecade Estado, de donde los robé en 1923. Pero esto noparecía verdadero, y de este robo que yo mismocometí, no conservaba ningún recuerdo cierto. Paraexplicar la presencia de estos papeles en mi cuarto,no hubiera sido difícil encontrar cien historias másverosímiles, toda ligeras como burbujas.En vez de contar con ellas para comunicarmecon Rollebon, sería mejor recurrir en seguida a lasmesasdetrespatas.Rollebonyanoestaba.Deningúnmodo.Siaúnquedabanalgunoshuesossuyos,existían
  • 157. www.artnovela.com.arpor sí mismos, con toda independencia; eran un pocode fosfato y carbonato de calcio con sales y agua.Hice una última tentativa: me repetí las palabrasde Mme. de Genlis mediante las cuales de ordinarioevoco al marqués: “su carita arrugada, limpia ydefinida, picada de viruelas, donde había una maliciasingularquesaltabaalosojosporesfuerzosquehicierapara disimularla”.Se me apareció dócilmente su rostro, su narizpuntiaguda, sus mejillas azules, su sonrisa. Podíaimaginar sus facciones a voluntad, quizá hasta conmás facilidad que antes. Sólo que ya no era sino unaimagenenmí,unaficción.Suspiré,medejécaercontrael respaldo de la silla, con la impresión de una faltaintolerable.Dan las cuatro. Hace una hora que estoy aquí,en la silla, con los brazos colgando. Comienza aoscurecer. Fuera de esto nada ha cambiado en elcuarto: el papel blanco sigue en la mesa, al lado de laestilográfica y el tintero... Pero nunca más escribiréen la hoja empezada. Nunca más me dirigiré por lacalle des Mutilés y el bulevar de la Redoute a labiblioteca para consultar los archivos.Tengo ganas de dar un salto y salir, tengo ganasde hacer cualquier cosa para aturdirme. Pero bien sélo que me sucederá si levanto un dedo, si no me estoyabsolutamentetranquilo.Noquieroqueesomesucedatodavía. Siempre vendrá demasiado pronto. No me
  • 158. www.artnovela.com.armuevo; leo maquinalmente, en la hoja del block, elpárrafo que dejé inconcluso:“Se difundieron de intento los más siniestrosrumores. M. de Rollebon debió de caer en el lazo, puesescribió a su sobrino, con fecha trece de setiembre,que acababa de redactar su testamento.”El gran asunto Rollebon ha terminado, como unagran pasión. Habrá que buscar otra cosa. Hace unosaños, en Shangái, en el despacho de Mercier, deimprovisosalídeunsueño,medesperté.Despuéssoñéde nuevo: vivía en la corte de los zares, en viejospalacios tan fríos que en invierno se formabanestalactitas de hielo encima de las puertas. Hoy medespierto frente a un block de papel blanco. Losblandones,lasfiestasglaciales,losuniformes,losbelloshombros temblorosos han desaparecido. En su lugaralgo queda en el cuarto tibio, algo que no quiero ver.M. de Rollebon era mi socio: él me necesitabapara ser, y yo lo necesitaba para no sentir mi ser. Yoproporcionaba la materia bruta, esa materia bruta quetenía para la reventa, con la cual no sabía qué hacer:la existencia, mi existencia. Su parte era representar.Permanecía frente a mí y se había apoderado de mivida para representarme la suya. Yo ya no me dabacuenta de que existía, ya no existía en mí sino en él;por él comía, por él respiraba, cada uno de mismovimientos tenía sentido afuera, allí, justo frente amí, en él; ya no veía mi mano trazando las letras en elpapel, ni siquiera la frase que había escrito; detrás,másalládelpapel,veíaalmarquésquehabíareclamado
  • 159. www.artnovela.com.areste gesto, cuya existencia consolidaba este gesto. Yoera sólo un medio de hacerlo vivir, él era mi razón deser, me había librado de mí. ¿Qué haré ahora?Sobre todo no moverse, no moverse... ¡Ah!Nopudecontenereseencogimientodehombros...La Cosa, que aguardaba, se ha dado la voz dealarma, me ha caído encima, se escurre en mí, estoylleno de ella. La Cosa no es nada: La Cosa soy yo. Laexistencia liberada, desembarazada, refluye sobre mí.Existo.Existo. Es algo tan dulce, tan dulce, tan lento. Yleve; como si se mantuviera solo en el aire. Se mueve.Por todas partes, roces que caen y se desvanecen.Muy suave, muy suave. Tengo la boca llena de aguaespumosa. La trago, se desliza por mi garganta, meacaricia y renace en mi boca. Hay permanentementeen mi boca un charquito de agua blancuzca —discreta—quemerozalalengua.Yesecharcotambiénsoy yo. Y la lengua. Y la garganta soy yo.Veo mi mano que se extiende en la mesa. Vive,soy yo. Se abre, los dedos se despliegan y apuntan.Estáapoyadaeneldorso.Memuestrasuvientregordo.Pareceunanimalbocaarriba.Losdedossonlaspatas.Me divierto haciéndolos mover muy rápido, como laspatas de un cangrejo que ha caído de espaldas. Elcangrejo está muerto, las patas se encogen, se doblansobre el vientre de mi mano. Veo las uñas, la únicacosa mía que no vive. Y de nuevo. Mi mano se vuelve,se extiende boca abajo, me ofrece ahora el dorso. Undorso plateado, un poco brillante, como un pez si no
  • 160. www.artnovela.com.arfuera por los pelos rojos en el nacimiento de lasfalanges. Siento mi mano. Yo soy esos dos animalesque se agitan en el extremo de mis brazos. Mi manorasca una de sus patas con la uña de otra pata; sientosu peso sobre la mesa, que no es yo. Esta impresiónde peso es larga, larga, no termina nunca. No hayrazón para que termine.Al final es intolerable... Retirola mano, la meto en el bolsillo. Pero siento en seguida,a través de la tela, el calor del muslo. De inmediatohago saltar la mano del bolsillo; la dejo colgando contraelrespaldodelasilla.Ahorasientosupesoenelextremode mi brazo. Tira un poco, apenas, muellemente,suavemente;existe.Noinsisto;dondequieraquelametacontinuará existiendo y yo continuaré sintiendo queexiste; no puedo suprimirla ni suprimir el resto de micuerpo, el calor húmedo que ensucia mi camisa, nitoda esta grasa cálida que gira perezosamente comosilarevolvieranconlacuchara,nitodaslassensacionesque se pasean aquí dentro, que van y vienen, subendesde mi costado hasta la axila, o bien vegetandulcemente, de la mañana a la noche, en su rincónhabitual.Me levanto sobresaltado; si por lo menos pudieradejar de pensar, ya sería mejor. Los pensamientos sonlo más insulso que hay. Más insulso aún que la carne.Son una cosa que se estira interminablemente, y dejanun gusto raro. Y además dentro de los pensamientosestán las palabras, las palabras inconclusas, las frasesesbozadas que retornan sin interrupción: “Tengo quetermi... Yo ex... Muerto... M. de Roll ha muerto... No
  • 161. www.artnovela.com.arsoy... Yo ex... “ Sigue, sigue, y no termina nunca. Espeor que lo otro, por que me siento responsable ycómplice. Por ejemplo, yo alimento esta especie derumia dolorosa: existo. Yo. El cuerpo, una vez que haempezado,vivesolo.Perosoyyoquiencontinúa,quiendesenvuelveelpensamiento.Existo.Piensoqueexisto.¡Oh qué larga serpentina es esa sensación de existir!Y la desenvuelvo muy despacito... ¡Si pudiera dejar depensar! Intento, lo consigo: me parece que la cabezase me llena de humo... y vuelve a empezar: “Humo...no pensar... No quiero pensar. No tengo que pensarque no quiero pensar. Porque es un pensamiento”.¿Entonces no se acabará nunca?Yo soy mi pensamiento, por eso no puedodetenerme. Existo porque pienso... y no puedo dejarde pensar. En este mismo momento —es atroz— siexisto es porque me horroriza existir. Yo, yo me sacode la nada a la que aspiro; el odio, el asco de existirson otras tantas maneras de hacerme existir, dehundirme en la existencia. Los pensamientos nacen amis espaldas, como un vértigo, los siento nacer detrásde mi cabeza... si cedo se situarán aquí delante, entremis ojos, y sigo cediendo, y el pensamiento crece,crece, y ahora, inmenso, me llena por entero y renuevami existencia.Mi saliva está azucarada, mi cuerpo tibio; mesiento insulso. Mi cortaplumas está sobre la mesa. Loabro. ¿Por qué no? De todos modos, así introduciríaalgún cambio.Apoyo la mano izquierda en el anotadory me asesto un buen navajazo en la palma. El
  • 162. www.artnovela.com.armovimiento fue demasiado nervioso; la hoja se hadeslizado, la herida es superficial. Sangra. ¿Y qué?¿Qué es lo que ha cambiado? Sin embargo miro consatisfacción en la hoja blanca, a través de las líneasque tracé hace un rato, ese charquito de sangre quepor fin ha cesado de ser yo. Cuatro líneas en una hojablanca, una mancha de sangre: es un hermosorecuerdo. Tendré que escribir encima: “Ese díarenuncié a escribir mi libro sobre el marqués deRollebon”.¿Me curaré la mano? Vacilo. Miro el ligero fluirmonótono de la sangre. Justamente ahora se coagula.Se acabó.Mi piel parece enmohecida alrededor del tajo.Debajo de la piel sólo queda una pequeña sensaciónsemejante a las otras, quizá más insulsa todavía.Dan las cinco y media. Me levanto, la camisa fríasemepegaalacarne.Salgo.¿Porqué?Bueno,porquetampoco tengo razones para no hacerlo.Aunque mequede, aunque me acurruque en silencio en un rincón,no me olvidaré. Estaré allí, pesaré sobre el piso. Soy.Compro un diario al pasar. Sensacional. ¡Fuehallado el cuerpo de la pequeña Lucienne! Olor a tinta,el papel se aja entre mis dedos. El innoble individuo hahuido. La niña fue violada. Hallaron su cuerpo, susdedos crispados en el barro. Estrujo el papel con misdedos crispados; olor a tinta; Dios mío, con qué fuerzaexistenhoylascosas.LapequeñaLuciennefueviolada.Estrangulada. Su cuerpo, su carne magullada, existenaún. Ella ya no existe. Sus manos. Ella ya no existe.
  • 163. www.artnovela.com.arLas casas. Camino entre las casas, estoy entre lascasas,muyderechoenelpavimento;elpavimentoexistebajo mis pies, las casas vuelven a cerrarse sobre mí,como el agua se cierra sobre mí, sobre el papelarrugado, soy. Soy, existo, pienso luego soy; soyporque pienso, ¿por qué pienso? No quiero pensarmás,soyporquepiensoquenoquieroser,piensoque...porque... ¡puf! Huyo, el innoble individuo ha huido, sucuerpo violado. Ella sintió esa otra carne que sedeslizaba en la suya.Yo... ahora yo... Violada. Un dulcedeseo sangriento de violación me atrapa por detrás,dulcemente, por detrás de las orejas, las orejas correntras de mí, el pelo rojo, el pelo es rojo en mi cabeza,hierba mojada, hierba rojiza, ¿también soy yo? ¿Y eldiario también soy yo? sujetar el diario, existencia juntoaexistencia,lascosasexistenunasjuntoaotras,sueltoel diario. La casa surge, existe frente a mí; camino a lolargo de la pared; existo a lo largo de la pared, existofrente a la pared, un paso, el muro existe frente a mí,uno dos, detrás de mí, el muro está detrás de mí, undedo que rasca en mi calzoncillo, rasca, rasca y sacael dedo de la niña manchado de barro, el barro en midedo que salía del arroyo barroso y vuelve a caerdespacito, despacito, se ablandaba, rascaba conmenos fuerza; los dedos de la niña a la que estabanestrangulando, innoble individuo, rascaban con menosfuerza el barro, la tierra, el dedo se desliza despacito,primero cae la cabeza, caricia caliente contra mi muslo;la existencia es blanda y rueda y se zarandea, yo mezarandeo entre las casas, soy, existo, pienso, luego
  • 164. www.artnovela.com.arme zarandeo, soy, la existencia es una caída acabada,no caerá, caerá, el dedo rasca en un tragaluz, laexistencia es una imperfección. El señor. El señorguapo existe. El señor siente que existe. No, el señorguapo que pasa, orgulloso y dulce como un volúbilis,no siente que existe. Expandirse; me duele la manocortada, existe, existe, existe. El señor guapo existe.Legión de Honor existe, bigote, eso es todo; quéfelicidad ser tan sólo la cinta de la Legión de Honor yun bigote, y el resto nadie lo ve, él ve los dos extremospuntiagudos de su bigote a ambos lados de la nariz; nopienso, luego soy un bigote. No ve ni su cuerpo magroni sus grandes pies; hurgando en el fondo del pantalónse descubriría un par de gomitas grises. Tiene la cintade la Legión de Honor, los Cochinos tienen derecho aexistir: “existo porque es mi derecho”Yo tengo derechoa existir, luego tengo derecho a no pensar; el dedo selevanta. ¿Acaso voy...? ¿acariciar entre las sábanasblancasdesplegadaslacarnedesplegadaquecaeotravez, dulce, tocar los trasudores florecidos de las axilas,los elixires y los licores y las florescencias de la carne,entrar en la existencia del otro, en las mucosas rojas,hastaelpesado,dulce,dulceoloraexistencia,sentirmeexistir entre los dulces labios mojados, los labios rojosde sangre pálida, los labios palpitantes que bostezantodos mojados de existencia, todos mojados de un pusclaro entre los labios mojados, azucarados, quelagrimean como ojos? Mi cuerpo de carne que vive, lacarne que bulle y dulcemente revuelve licores, querevuelvecrema,lacarnequedavueltas,vueltas,vueltas,
  • 165. www.artnovela.com.arel agua dulce y azucarada de mi carne, la sangre demi mano, me duele mi carne magullada que da vueltas,camino, camino, huyo, soy un innoble individuo decarne magullada, magullada de existencia entre estasparedes. Tengo frío, doy un paso, tengo frío, un paso,doblo a la izquierda, doblo a la izquierda, él piensa quedobla a la izquierda, loco, ¿estoy loco? Dice que tienemiedo de estar loco, la existencia, ¿ves, pequeño, enla existencia?, se detiene, el cuerpo se detiene, piensaquesedetiene,¿dedóndeviene?Quéhace.Prosigue,tiene miedo, mucho miedo, innoble individuo, el deseocomobruma,eldeseo,elasco,dicequeestáasqueadodeexistir,¿estáasqueado?fatigadodeestarasqueadode existir. Corre. ¿Qué espera? ¿Corre para escapar,para arrojarse en el dique? Corre, el corazón, elcorazón que late es una fiesta, el corazón existe, laspiernas existen, el aliento existe, existen corriendo,alentando, latiendo blanda, suavemente; él se sofoca,me sofoco, dice que se sofoca; la existencia toma mispensamientos por detrás y dulcemente los abre pordetrás; me atrapan por detrás, me obligan por detrás apensar, luego a ser algo, detrás de mí alguien quealienta en ligeras burbujas de existencia, él es burbujade bruma de deseo, está pálido en el espejo como unmuerto, Rollebon está muerto,Antoine Roquentin noestá muerto, desvanecerme: dice que quisieradesvanecerse, corre, corre al hurón (por detrás) pordetrás por detrás, la pequeña Lucienne asaltada pordetrás, violada por la existencia por detrás, él pidegracia, le da vergüenza pedir gracia, piedad, socorro,
  • 166. www.artnovela.com.arsocorro luego existo, entra en el Bar de la Marine, lospequeños espejos del pequeño burdel, está pálido enlospequeñosespejosdelpequeñoburdelelaltopelirrojoblando que se deja caer en el asiento, el pick-upfunciona, existe, todo gira, existe el pick-up, el corazónlate: girad, girad licores de la vida, girad jaleas, jarabesde mi carne, dulzuras... el pick-up:When the mellow moon begin to beanEvery night I dream a little dream.La voz, grave y ronca, aparece bruscamente y elmando, el mundo de las existencias, se desvanece.Una mujer de carne ha tenido esta voz, ha cantadodelante de un disco, con su mejor ropa, y su vozquedaba registrada. La mujer, ¡bah!, existía como yo,como Rollebon; no tengo ganas de conocerla. Perohay esto. No se puede decir que exista. El disco quegira existe, el aire golpeado por la voz que vibra, existe,la voz que impresionó el disco existió.Yo que escucho,existo.Todoestálleno,existenciaentodaspartes,densay pesada y dulce. Pero más allá de toda esta dulzura,inaccesible, muy cercano, tan lejos, ay, joven,despiadado y sereno está ese... ese rigor.Martes.Nada. He existido.Miércoles.Hay un círculo de sol en el mantel de papel. En elcírculo una mosca atontada se arrastra, se calienta yfrota las patas de adelante una contra otra. Voy a
  • 167. www.artnovela.com.arhacerle el favor de aplastarla. No ve surgir este dedoíndice gigante cuyos pelos dorados brillan al sol.—¡No la mate, señor! — exclama elAutodidacto.La mosca revienta, las tripitas blancas le salendel vientre; la he librado de la existencia. Digosecamente alAutodidacto:—Era un favor que había que hacerle.¿Por qué estoy aquí? ¿Y por qué no había deestar? Es mediodía, espero que sea la hora de dormir.(Afortunadamentenopierdoelsueño.)Dentrodecuatrodías veré a Anny; ésta es, por el momento, la únicarazón de mi vida. ¿Y después? ¿Cuándo Anny mehaya dejado? Bien sé lo que espero, solapadamente:espero que no me deje nunca más. Sin embargodebería saber queAnny jamás aceptará envejecer enmi presencia. Estoy débil y solo, la necesito. Hubieraqueridoverlacuandoteníafuerzas;Annyesdespiadadacon las ruinas.—¿Está usted bien, señor? ¿Se siente bien? ElAutodidacto me mira de costado, con ojos risueños.Jadea un poco, con la boca abierta, como un perroextenuado. Lo confieso: esta mañana estaba casicontento de volver a verlo, necesitaba hablar.—Qué contento estoy de tenerlo en mi mesa —dice—, si siente usted frío podremos instalarnos al ladodel calorífero. Esos señores se marcharán en seguida,han pedido la cuenta.Alguien se preocupa por mí, se pregunta si tengofrío; hablo a otro hombre: hace años que no me ocurreesto.
  • 168. www.artnovela.com.ar—Se van, ¿quiere usted que nos cambiemos delugar?Los dos señores han encendido cigarrillos. Salen,ya están en el aire puro, al sol. Pasan a lo largo de losgrandes vidrios, sujetando el sombrero con las dosmanos. Ríen; el viento infla sus abrigos. No, no quierocambiar de lugar.¿Para qué? Y además, a través de los vidrios,entre los techos blancos de las casetas de baño, veo elmar verde y compacto.El Autodidacto ha sacado de su cartera dosrectángulos de cartón violeta. Dentro de un rato losentregará en la caja. Descifro al revés en uno de ellos:“Casa Bottanet. cocina burguesa.“Almuerzo a precio fijo: 8 francos.“Entremeses a elección.“Carne aderezada.“Queso o postre.“140 francos las 20 tarjetas.Ahora reconozco a ese tipo que come en la mesaredonda, cerca de la puerta: se aloja con frecuenciaen el hotel Printania, es un viajante de comercio. Devezencuandoposaenmísumiradaatentaysonriente;pero no me ve; está demasiado absorbido espiando loque come. Del otro lado de la caja, dos hombres rojos7 rechonchos saborean almejas y beben vino blanco.El más bajo, que tiene un fino bigote amarillo, cuentauna historia con la que él mismo se divierte. Hace
  • 169. www.artnovela.com.arsilenciosyríe,mostrandounosdientesdeslumbradores.El otro no ríe; sus ojos son duros. Pero dice a menudoque “sí” con la cabeza. Cerca de la ventana, un hombreenjuto y moreno, de facciones distinguidas, con unhermoso pelo blanco echado hacia atrás, leepensativamenteunperiódico.Enlabanqueta,asulado,ha puesto una cartera de cuero. Bebe agua de Vichy.Dentro de un momento, todos estos hombres saldrán;pesados por la comida, acariciados por la brisa, conel sobretodo bien abierto, la cabeza un poco caliente,zumbándoles un poco, caminarán a lo largo de labalaustradamirandoalosniñosenlaplayaylosbarcosen el mar; irán a su trabajo. Yo no iré a ninguna parte,no tengo trabajo.El Autodidacto ríe con inocencia y el sol retozaen sus escasos cabellos:—¿Quiere usted elegir sus platos?Me tiende la lista: tengo derecho a un entremés aelección: cinco rodajas de salchichón o rábanos olangostinos o un platito de apio y remolacha. Loscaracoles de Borgoña están fuera de lista.—Tráigame un salchichón —digo a la criada.ElAutodidacto, me arrebata la lista de las manos:—¿No hay nada mejor?Aquí tiene caracoles deBorgoña—Es que no me gustan mucho los caracoles.—¡Ah! ¿Entonces ostras?—Son cuatro francos más —dice la criada.—Bueno, ostras, señorita, y rábanos para mí.Me explica, enrojeciendo:
  • 170. www.artnovela.com.ar—Me gustan mucho los rábanos.A mí también.—¿Y después? —pregunta.Recorro la lista de carnes. El buey estofado metentaría. Pero sé de antemano que comeré pollo a lacazadora; es la única carne fuera de lista.—Servirá usted —dice— un pollo a la cazadoraal señor.Amí, buey estofado, señorita.Vuelve la lista: los vinos están en el reverso;—Tomaremos vino —anuncia con aire un pocosolemne.—¡Bueno —dice la criada—, qué desarreglo!Jamás bebe usted vino.—Pero puedo soportar muy bien un vaso de vinoen su debida oportunidad. Señorita, ¿quiere traernosuna jarra de asado deAnjou?ElAutodidacto deja la lista, corta el pan en trocitosy frota el tenedor con la servilleta. Echa una ojeada alhombre de pelo blanco que lee el diario, y me sonríe:—Por lo general vengo aquí con un libro, aunqueel médico me lo haya desaconsejado: uno comedemasiadorápido,nomastica.Perotengounestómagode avestruz, puedo tragar cualquier cosa. Durante elinvierno di 1917, cuando estuve prisionero, la comidaera tan mala que todo el mundo cayó enfermo.Naturalmente, yo me hice llevar por enfermo como losdemás; pero no tenía nada.Ha sido prisionero de guerra... Es la primera vezque me habla de esto; río salgo de mi asombro: nopuedo imaginármelo otra cosa que autodidacto.
  • 171. www.artnovela.com.ar—¿Dónde estuvo usted prisionero?No responde. Ha dejado el tenedor y me miracon prodigiosa intensidad. Va a contarme sustribulaciones; ahora recuerdo que algo no marchabaen la biblioteca. Soy todo oídos; lo único que deseo escompadecerme de las penas de los demás. Será uncambio para mí. Yo no tengo tribulaciones, dispongode dinero como un rentista, no tengo jefe, ni mujer, nihijos;existo,esoestodo.Yestatribulaciónestanvaga,tan metafísica, que me da vergüenza.El Autodidacto no quiere hablar. Qué curiosamirada me echa; no es una mirada para ver, sino másbien para comunión de almas. El alma delAutodidactoha subido y aflora en sus magníficos ojos de ciego.Que la mía haga otro tanto, que venga a pegar su nariza los vidrios; las dos se harán reverencias.No quiero comunión de almas, no he caído tanbajo. Retrocedo. Pero elAutodidacto avanza el pechosobre la mesa, sin quitarme los ojos de encima.Afortunadamente la sirvienta le trae los rábanos. Sedesploma de nuevo en la silla, el alma desaparece desus ojos, y se pone a comer dócilmente.—¿Se arreglaron sus dificultades?Se sobresalta:—¿Qué dificultades, señor? —pregunta con aireespantado.—Ustedsabecuáles,elotrodíamehablódeellas.Enrojeceviolentamente.—¡Ah! —dice con voz seca—. ¡Ah, sí, el otrodía! Bueno, es ese corso, señor, ese corso de la
  • 172. www.artnovela.com.arbiblioteca.Vacilaporsegundavez,conterquedaddecarnero:—No quiero importunarlo, señor, con esoschismes.Noinsisto.Comesinquesenote,conunarapidezextraordinaria. Ya ha terminado los rábanos cuandome traen las otras. Sólo queda en su plato un paquetede colas verdes y un poco de sal mojada.Afuera, se han detenido dos jóvenes frente a lalista que un cocinero de cartón les tiende en la manoizquierda (en la derecha blande una sartén). Vacilan.La mujer tiene frío, hunde el mentón en el cuello depiel. El joven es el primero en decidirse, abre la puertay se hace a un lado para dejar paso a su compañera.Ella entra. Mira a su alrededor con semblanteamable y se estremece un poco:—Hace calor —dice con voz grave.El joven cierra la puerta.—Buenos días —dice.ElAutodidacto se vuelve y responde gentilmente:—Buenos días.Los otros clientes no contestan, pero el señordistinguido baja un poco el periódico y escruta a losrecién llegados con una profunda mirada.—Gracias, no vale la pena.Antes de que la sirvienta, que acude a ayudarlo,haya podido hacer un ademán, el joven se hadesembarazadoconagilidaddesuimpermeable.Lleva,en lugar de chaqueta, un blusón de cuero con cierrerelámpago. La sirvienta, un poco decepcionada, se
  • 173. www.artnovela.com.arvuelve hacia la mujer. Pero él se le anticipa una vezmás y con movimientos suaves y precisos, ayuda a sucompañera a quitarse el abrigo. Se sientan cerca denosotros, uno junto al otro. No parecen conocersedesde hace mucho. La muchacha tiene un rostrofatigado y puro, un poco mohíno. De pronto se quita elsombrero y sacude el pelo negro sonriendo.E1 Autodidacto los contempla largamente, conbondad; luego se vuelve hacia mí y me hace unaguiñada enternecida como si quisiera decir: “¡Quéhermosos son!”No son feos. Callan, se sientes felices de estarjuntos, felices de que los vean juntos.Aveces, cuandoAnny y yo entrábamos en algún restaurante dePiccadilly, nos sentíamos objeto de contemplacionesenternecidas. Anny se irritaba pero, lo confieso, yome enorgullecía un poco. Sobre todo me asombraba;nunca he tenido el aire limpito que sienta tan bien aese joven, y tampoco puede decirse que mi fealdadsea conmovedora. Sólo que éramos jóvenes; ahora miedad me permite enternecerme por la juventud de losdemás.Nomeenternezco.Lamujertieneojososcurosy dulces; el hombre una piel anaranjada, un pocogranujosa, y un mentoncito encantador y firme. Meconmueven, es cierto, pero también me repugnan unpoco. Los siento tan lejos de mí el calor los ponelánguidos, prosiguen en su corazón un mismo sueño,tan dulce, tan débil. Se sienten cómodos, miranconfiadoslasparedesamarillas,lasgentes;consideranque el mundo está bien así, exactamente así, y cada
  • 174. www.artnovela.com.aruno de ellos, provisoriamente, encuentra el sentido desu vida en la del otro. Pronto constituirán entre los dosuna sola vida, una vida lenta y tibia que ya no tendráningún sentido, pero no se darán cuenta.Parecen intimidarse uno al otro. Para terminar, eljoven, con aire torpe y resuelto, toma con la punta delos dedos la mano de su compañera. Ella respirafuertemente y se inclinan juntos sobre la lista. Sí, sonfelices. ¿Y después?ElAutodidacto adopta un aire divertido, un pocomisterioso:—Lo vi a usted antes de ayer.—¿Dónde?—¡Ah! ¡Ah! —dice, respetuosamente burlón.Me hace esperar un instante y añade:—Salía usted del Museo.—Ah, sí —digo, —antes de ayer no, el sábado.Antes de ayer no tenía ánimos por cierto, pararecorrer museos.—¿Vio la famosa reproducción del atentado deOrsini, en madera tallada?—No la conozco.—¿Es posible? Está en una salita, al entrar, a laderecha. Es obra de un insurrecto de la Comuna quevivióenBouvillehastalaamnistía,ocultoenundesván.Quiso embarcarse paraAmérica, pero aquí la policíadel puerto está bien organizada. Un hombre admirable.Empleó su ocio forzoso en tallar un gran panel deencina. No disponía de otros instrumentos que sucortaplumas y una lima de añas. Hacía los trozos
  • 175. www.artnovela.com.ardelicados con la lima: las manos, los ojos. El paneltiene un metro cincuenta de largo por un metro deancho; toda la obra es de una pieza; hay setentapersonajes,cadaunodeltamañodemimano,sincontarlos dos caballos que tiran del coche del emperador. Ylas caras, señor, esas caras hechas con lima, tienentodas fisonomía, aire humano.Señor, si me lo permite, es una obra que vale lapena de ser vista.No quiero comprometerme:—Simplemente había ido a ver otra vez loscuadros de Bordurin.ElAutodidacto se entristece bruscamente:—¿Los retratos del gran salón? Señor —dice conunasonrisatemblorosa—,noentiendonadadepintura.Claro, no se me escapa que Bordurin es un gran pintor,veo que tiene, ¿cómo se dice? oficio, paleta. Pero elplacer, señor, el placer estético me es ajeno.Le digo con simpatía:—A mí me pasa lo mismo con la escultura.—¡Ah, señor! A mí también. Y con la música, ycon la danza. Sin embargo, no carezco de ciertosconocimientos.Bueno,esinconcebible:hevistojóvenesque no sabían la mitad de lo que sé y sin embargo,plantadosdelantedeuncuadro,parecíanexperimentarplacer.—Lo fingirían —digo con aire alentador.—Quizá...ElAutodidacto sueña un momento:—Lo que me aflige no es tanto estar privado de
  • 176. www.artnovela.com.arcierta clase de goce, sino más bien que toda una ramade la actividad humana me sea extraña... Sin embargosoy un hombre y esos cuadros los han hechohombres...Prosigue de improviso, con la voz cambiada:—Señor, una vez me atreví a pensar que lo bellosólo es cuestión de gusto. ¿No hay reglas diferentespara cada época? ¿Me permite usted, señor?Veo con sorpresa, que saca del bolsillo una libretade cuero negro. La hojea un instante: muchas páginasen blanco, y de trecho en trecho, algunas líneastrazadas con tinta roja. Se ha puesto muy pálido. Dejala libreta sobre el mantel y apoya su gran mano en lapágina abierta. Tose turbado:—A veces se me ocurren... no me atrevo a decirpensamientos Es muy curioso: estoy así, leyendo y degolpe no sé qué pasa, me siento como iluminado.Primero no hice caso, después me decidí a compraruna libreta.Se detiene y me mira: está esperando.—¡Ahí ¡Ah! —digo.—Señor, estas frases son, naturalmente,provisionales: mi instrucción no ha terminado.Toma la libreta en sus manos trémulas; está muyconmovido:—Aquí hay, justamente, algo sobre pintura. Seríafeliz si usted me permitiera leerlo.—Con mucho gusto —digo.Lee:“NadiecreeyaenloqueelsigloXVIIIconsideraba
  • 177. www.artnovela.com.arverdadero. ¿Por qué hemos de deleitarnos aún conlas obras que consideraba bellas?”Me mira con aire suplicante:—¿Qué cabe pensar de esto, señor? ¿Es quizáun poco paradójico? Creí poder dar a mi idea la formade una humorada.—Bueno... me parece muy interesante.—¿Lo leyó ya en alguna parte?—Por supuesto que no.—¿Deveras,nunca,enningunaparte?Entonces,señor —dice, entristecido—, no es verdad. Si fueraverdad, alguien lo hubiera pensado ya.—Espere —le digo—, ahora que reflexiono, creoque he leído algo así.Le brillan los ojos; saca el lápiz.—¿Enquéautor?—mepreguntacontonopreciso.—En... en Renan.Estáextasiado.—¿Tendría usted la bondad de citarme el pasajeexacto? —dice chupando la punta del lápiz.—¿Sabe? lo he leído hace mucho tiempo.—Oh, no es nada, no es nada.Escribe el nombre de Renan en la libreta, sobrela frase.—¡He coincidido con Renan! Escribí el nombrecon lápiz —explica con semblante arrebatado— peroesta noche lo pasaré en tinta roja.Mira un momento su libreta, arrobado; yo esperoque me lea otras frases. Pero la cierra con precaucióny se la mete en el bolsillo. Sin duda juzga que es
  • 178. www.artnovela.com.arbastante felicidad para una sola vez.—Qué agradable —dice con aire íntimo— poderconversar, a veces, como ahora, con naturalidad.Estalosa,comopodíasuponerse,aplastanuestraconversación languideciente. Sigue un largo silencio.Desde la llegada de los dos jóvenes, la atmósferadel restaurante se ha transformado. Los dos hombresrojos guardan silencio; detallan sin incomodarse losencantos de la muchacha. El señor distinguido hadejado el periódico y mira a la pareja complacido, casicómplice. Piensa que la vejez es cuerda, la juventudbella; menea la cabeza con cierta coquetería: sabeque aun está hermoso, admirablemente conservado,que con su tez morena y su cuerpo delgado todavíapuede seducir. Juega a sentirse paternal. Lossentimientos de la criada parecen más simples: se haplantado delante de los jóvenes y los contempla con laboca abierta.Ellos hablan en voz baja. Les han servidoentremeses, pero no los tocan. Parando la oreja puedopescar partes de la conversación. Entiendo mejor loque dice la mujer con su voz rica y velada.—No, Jean, no.—¿Por qué no? — murmura el joven conapasionadavivacidad.—Ya se lo he dicho.—Esa no es una razón.Se me escapan unas palabras; después la mujerhace un gesto encantador de cansancio:—Heprobadodemasiadasveces.Yapasélaedad
  • 179. www.artnovela.com.aren que se puede empezar a vivir de nuevo. Soy vieja,¿sabe?El joven se ríe con ironía. Ella prosigue:—No podría soportar una... decepción.—Hay que tener confianza —dice el joven—; asícomo está, en este momento, usted no vive.Ella suspira:—¡Lo sé!—Mire a Jeannette.—Sí—dice ella con un mohín.—Bueno, a mí me parece muy bien lo que hahecho. Ha tenido coraje.—Pero—dicelamuchacha—ellacasiseprecipitósobre la ocasión. Le diré que si yo lo hubiese querido,habría tenido cientos de ocasiones de ese tipo. Preferíesperar.—Tuvo usted razón —dice él tiernamente—, tuvousted razón de esperarme.La mujer ríe a su vez:—¡Qué vanidoso! Yo no he dicho eso.No los escucho más: me irritan. Se acostaránjuntos. Lo saben. Cada uno sabe que el otro lo sabe.Pero como son jóvenes, castos y decentes, como cadauno quiere conservar su propia estima y la del otro,como el amor es una gran cosa poética que es precisono espantar, van varias veces por semana a los bailesy a los restaurantes a ofrecer el espectáculo de suspequeñas danzas rituales y mecánicas...Después de todo, hay que matar el tiempo. Sonjóvenes y robustos, todavía tienen para unos treinta
  • 180. www.artnovela.com.araños.Entoncesnosedanprisa,sedemoranynoestánequivocados.Cuandosehayanacostadojuntos,habráque buscar otra cosa para ocultar el enorme absurdode la existencia. Con todo... ¿es absolutamentenecesario engañarse?Recorro la sala con la vista. ¡Qué farsa! Todasesas personas están sentadas con aire de seriedad;comen. No, no comen: reparan sus fuerzas para llevara cabo la tarea que les incumbe. Cada una tiene supequeñoempecinamientopersonalqueleimpidedarsecuenta de que existe; no hay una que no se creaindispensable para alguien o para algo. ¿No era elAutodidacto el que me decía el otro día: “Nadie másindicado que Noucapié para emprender esta vastasíntesis”? Cada uno de ellos hace una cosita, y nadiemás indicado para hacerla. Nadie más indicado que elviajante de comercio, de allá, para colocar la pastadentífrica Swan. Nadie más indicado que eseinteresante joven para hurgar bajo las faldas de suvecina. Y yo estoy entre ellos, y si me miran, han depensar que no hay nadie más indicado que yo parahacer lo que hago. Pero yo sé. No lo demuestro, perosé que existo y que ellos existen. Y si conociera el artede persuadir, iría a sentarme junto al hermoso señorde pelo blanco y le explicaría lo que es la existencia.Pensandoenlacaraquepondría,lanzounacarcajada.El Autodidacto me mira sorprendido. Quisieradetenerme, pero no puedo: me río hasta las lágrimas.—Está usted alegre, señor —me dice elAutodidacto con aire circunspecto.
  • 181. www.artnovela.com.ar—Es que pienso —le digo riendo— que estamostodos aquí, comiendo y bebiendo para conservarnuestra preciosa existencia, y no hay nada, nada,ninguna razón para existir.El Autodidacto se ha puesto grave. Hace unesfuerzoparacomprenderme.Mereídemasiadofuerte;he visto que varias cabezas se volvían hacia mí. Yademás lamento haber dicho tanto. Después de todo,a nadie le interesa.Repitelentamente:—Ninguna razón para existir... ¿Quiere usteddecir, señor, que la vida no tiene objeto ?¿No es eso loquellamanpesimismo?Reflexiona un instante más y dice, con dulzura:—He leído hace unos años un libro de un autoramericano; se llamaba: ¿Vale la pena vivir la vida?¿No es la cuestión que usted plantea?Evidentemente no, no es la cuestión que yo meplanteo. Pero no quiero explicar nada.—Concluía —me dice el Autodidacto en tonoconsolador— defendiendo el optimismo voluntario. Lavida tiene un sentido si uno quiere dárselo. Primerohay que obrar, lanzarse a una empresa. Cuando sereflexiona, la suerte ya está echada, uno estácomprometido. No sé qué piensa usted de esto, señor.—Nada —digo.O más bien pienso que es ésa la clase de mentiraque se dicen perpetuamente el viajante de comercio,los dos jóvenes y el señor del pelo blanco.El Autodidacto sonríe con un poco de malicia y
  • 182. www.artnovela.com.armuchasolemnidad:—Tampoco es mi opinión. Pienso que nonecesitamosbuscartanlejoselsentidodenuestravida.—¿Eh?—Hay un objeto, señor, hay un objeto... están loshombres.Exacto: olvidaba que es humanista. Permaneceun segundo silencioso, el tiempo necesario para hacerdesaparecer,limpia,inexorablemente,lamitaddelbueyestofado y toda una rebanada de pan. “Están loshombres...” Este individuo tierno acaba de pintarse decuerpo entero. Sí, pero no sabe decirlo bien. Tiene losojos llenos de alma, indiscutiblemente, pero el alma nobasta. En otros tiempos frecuenté a humanistasparisienses;cienveceslesoídecir“estánloshombres”,y era otra cosa. Virgan era inigualable. Se quitaba loslentes como si quisiera mostrarse desnudo en su carnedehombre,clavabaenmísusojosconmovedores,conuna lenta mirada de fatiga que parecía desvestirmepara captar mi esencia humana, y murmuraba,melodiosamente: “Están los hombres, viejo, están loshombres”,dandoal“están”unaespeciedetorpepoder,como si el amor a los hombres continuamente nuevo yasombrado, se trabara en sus alas gigantescas.La mímica del Autodidacto no ha adquirido esasuavidad;suamoraloshombresesingenuoybárbaro:un humanista de provincia.—Loshombres—ledigo—,loshombres...entodocaso no parece usted preocuparse mucho de ellos;siempre está solo, siempre con la nariz metida en los
  • 183. www.artnovela.com.arlibros.El Autodidacto bate palmas y se echa a reírmaliciosamente:—Es un error suyo. ¡Ah, señor, permítame quese lo diga: qué error!Se recoge un instante y acaba de deglutirdiscretamente. Su rostro está radiante como la aurora.Detrás de él, la muchacha lanza una carcajada ligera.Su compañero se ha inclinado y le habla al oído.—Suerroresmuynatural—diceelAutodidacto—, hubiera debido decírselo hace tiempo... Pero soy tantímido, señor; buscaba una ocasión.—Ya se ha presentado —le digo cortésmente.—También lo creo. ¡También yo lo creo! Señor, loque voy a decirle...—. Se detiene enrojeciendo—: Peroquizá lo importuno.Lo tranquilizo. Lanza un suspiro de felicidad.—Notodoslosdíasseencuentranhombrescomousted, señor, que unen la amplitud de opiniones a lapenetración de la inteligencia. Hace meses que queríahablarle, explicarle lo que he sido, lo que soy...Su plato está vacío y limpio como si acabaran detraérselo. De improviso descubro, al lado del mío, unafuentecita de estaño con una pierna de pollo nadandoen una salsa oscura. Hay que comer eso.—Hace un rato le hablaba de mi cautiverio enAlemania.Allí empezó todo.Antes de la guerra estabasolo y no me daba cuenta; vivía con mis padres, queeran buenas gentes, pero no me entendía con ellos.Cuando pienso en aquellos años... ¿Cómo pude vivir
  • 184. www.artnovela.com.arasí? Estaba muerto, señor, y no me lo sospechaba;tenía una colección de timbres postales.Me mira y se interrumpe.—Señor, está usted pálido, parece fatigado. ¿Porlo menos no lo aburro?—Me interesa mucho.—Vino la guerra y me alisté sin saber por qué.Estuve dos años sin comprender, porque la vida delfrente dejaba poco tiempo para la reflexión y ademáslossoldadoserandemasiadogroseros.Alfinalde1917caí prisionero. Después me dijeron que muchossoldados recobraron, en el cautiverio, la fe de suinfancia. Señor —dice el Autodidacto bajando lospárpados sobre sus pupilas inflamadas—, yo no creoen Dios; la ciencia desmiente su existencia. Pero en elcampo de concentración aprendí a creer en loshombres.—¿Soportaban su suerte valerosamente?—Sí —dice con aire vago—, eso también.Además, nos trataban bien. Pero yo quería hablar deotra cosa; los últimos meses de la guerra ya no nosdaban trabajo. Cuando llovía, nos hacían entrar en uncobertizodemaderadondecabíamos unos doscientosapiñados. Cerraban la puerta, nos dejaban allíapretados unos contra otros, en una oscuridad casicompleta. Vacila un instante.—No sabría explicárselo, señor. Todos aquelloshombres estaban allí, uno apenas los veía, pero lossentía muy cerca, escuchaba el ruido de surespiración... Una de las primeras veces que nos
  • 185. www.artnovela.com.arencerraron en aquel cobertizo era tal la apretura queprimero creí ahogarme, y después, súbitamente, unapoderosa alegría se elevó en mí; estuve a punto dedesmayarme; entonces sentí que amaba a esoshombres como si fuesen hermanos; hubiera queridobesarlos a todos. Después, cada vez que volvía,experimentaba el mismo gozo.Tengo que comer el pollo, debe de estar frío. ElAutodidacto ha terminado hace mucho y la criadaaguarda para cambiar los platos.—Aquel cobertizo había adquirido, a mis ojos, uncarácter sagrado.Aveces lograba burlar la vigilanciade los guardianes, me deslizaba allí y en la oscuridad,recordando las alegrías que había conocido, caía enuna especie de éxtasis. Las horas pasaban, pero yono lo advertía.Aveces lloraba.Debo de estar enfermo: no hay otra manera deexplicar la formidable cólera, que acaba detrastornarme.Sí,unacóleradeenfermo;metemblabanlasmanos,lasangremesubióalacara,yparaterminar,también mis labios comenzaron a temblar. Todo estosimplemente porque el pollo estaba frío.Además, yotambién estaba frío, y esto era lo más penoso; quierodecir que el fondo continuaba así desde hacía treintay seis horas, absolutamente frío, helado. La cólera metraspasó como un torbellino; era una especie deescalofrío, un esfuerzo de mi conciencia parareaccionar, para luchar contra ese descenso detemperatura. Vano esfuerzo; por una bagatela hubiesemolido a golpes al Autodidacto o a la criada,
  • 186. www.artnovela.com.arabrumándolos de injurias. Pero no me hubieraentregado por entero al juego. Mi rabia se debatía enla superficie, y durante un momento tuve la penosaimpresióndeserunbloquedehieloenvueltoenllamas,una omelette-surprise. Esta agitación superficial sedesvaneció y oí decir alAutodidacto:—Todos los domingos iba a misa. Señor, nuncahe sido creyente. ¿Pero no podría decirse que elverdadero misterio de la misa es la comunión entre loshombres? Un mendicante francés, que era manco,celebraba el oficio. Teníamos un armonio.Escuchábamos de pie, con la cabeza descubierta, ymientraslossonesdelarmoniometransportaban,sentíaque era uno con todos los hombres de mi alrededor.Ah, señor, cómo me gustaban aquellas misas.Todavíaahora, a veces voy a la iglesia, los domingos a lamañana, para recordarlas. En Sainte-Cécile tenemosun organista notable.—¿Echó usted de menos esa vida?—Sí, señor, en 1919. Fue el año de mi liberación.Pasé meses muy penosos. No sabía qué hacer,languidecía. Donde veía hombres reunidos, allí memetía.Hastahellegado—agregasonriendo—aseguirel cortejo fúnebre de un desconocido. Un día,desesperado, arrojé al fuego la colección deestampillas... Pero encontré mi camino.—¿De veras?—Alguien me aconsejó... Señor, sé que puedocontar con su discreción. Soy —quizá no sean susideas, pero tiene usted un espíritu tan amplio—, soy
  • 187. www.artnovela.com.arsocialista.Ha bajado los ojos y sus largas pestañas palpitan:—Desde el mes de septiembre de 1921 estoyafiliado al partido socialista S. F. I. O. Esto es lo quequería decirle.Resplandece de orgullo. Me mira, con la cabezaechada hacia atrás, los ojos medio cerrados, la bocaentreabierta; parece un mártir.—Está muy bien —digo—, es muy hermoso.—Señor, sabía que usted iba a aprobarme. ¿Ycómo podría censurarse a alguien que acaba de decir:he dispuesto de mi vida de tal y tal manera, y ahorasoy perfectamente feliz?Abre los brazos y me presenta las palmas de lasmanos, con los dedos hacia el suelo, como si fuera arecibirlosestigmas.Susojosestánvidriosos,veorodaren su boca una masa oscura y rosada.—Ah —digo—, si es usted feliz...—¿Feliz?—Sumiradaesincómoda,halevantadolos párpados y me mira con semblante duro—. Ustedpodrá juzgarlo, señor.Antes de tomar esa decisión mesentíatanespantosamentesoloquepenséenelsuicidio.Lo que me contuvo fue la idea de que nadie,absolutamente nadie se conmovería con mi muerte,que estaría aún más solo en la muerte que en la vida.Se yergue, infla las mejillas.—Ya no estoy solo, señor. Nunca.—Ah, ¿conoce usted mucha gente?—digo.Sonríe y en seguida me doy cuenta de miingenuidad.
  • 188. www.artnovela.com.ar—Quiero decir que ya no me siento solo. Peronaturalmente, señor, no es necesario que esté conalguien.—Sin embargo —digo—, en la filial socialista...—¡Ah! Conozco a todo el mundo. Pero a lamayoría sólo de nombre. Señor —dice con airetravieso—, ¿acaso está uno obligado a elegir suscompañeros de manera tan estrecha? Mis amigos sontodos los hombres. Cuando voy a la oficina, por lamañana, delante, detrás de mí hay hombres que van asutrabajo.Losveo,simeatrevieralessonreiría,piensoque soy socialista, que todos ellos son el objeto de mivida, de mis esfuerzos, y que todavía no lo saben. Esuna fiesta para mí, señor.Me interroga con la mirada; apruebo meneandola cabeza, pero siento que está un poco decepcionado,quequisieramásentusiasmo.¿Quépuedohacer?¿Esculpa mía si en todo lo que me dice reconozco al pasarel plagio, la cita; si veo reaparecer, mientras él habla,a todos los humanistas que he conocido? ¡Ay, heconocido tantos! El humanista radical esparticularmenteamigodelosfuncionarios.Elhumanistallamado “de izquierda” considera su principal cuidadovelar por los valores humanos; no pertenece a ningúnpartido, porque no quiere traicionar lo humano, perosussimpatíasseinclinanaloshumildes;aloshumildesconsagra su bella cultura clásica. En general es unviudo de hermosos ojos, siempre empañados delágrimas; llora en los aniversarios. También quiere algato, al perro, a todos los mamíferos superiores. El
  • 189. www.artnovela.com.arescritor comunista ama a los hombres después delsegundo plan quinquenal; castiga porque ama. Púdicocomo todos los fuertes, sabe ocultar sus sentimientos,pero también, con una mirada, con una inflexión devez, sabe insinuar tras sus rudas palabras de justiciero,una pasión áspera y dulce por sus hermanos. Elhumanista católico, el rezagado, el benjamín, habla delos hombres con un aire maravillado. ¡Qué hermosocuento de hadas, dice, la más humilde de las vidas, lade un dockér londinense, la de una aparadora! Haelegido el humanismo de los ángeles; escribe, paraedificacióndelosángeles,largasnovelastristesybellasque obtienen con frecuencia el premio Fémina.Éstos son los primeros grandes papeles. Perohayotros,unanube:elfilósofohumanista,queseinclinahacia sus camaradas como un hermano mayor, y queconoce sus responsabilidades; el humanista que amaa los hombres tal como son, el que los ama tal comodeberían ser, el que quiere salvarlos con suconsentimiento y el que los salvará a pesar de ellos, elque quiere crear mitos nuevos y el que se conformacon los antiguos, el que ama en el hombre su muerte,elqueamaenelhombresuvida,elhumanistajocundo,que siempre tiene una chanza, el humanista sombrío,queseencuentradepreferenciaenlosvelatorios.Todosseodianentresí,entantoqueindividuos,naturalmente,noentantoquehombres.PeroelAutodidactoloignora;los ha encerrado en sí mismo como gatos en una bolsay se destrozan mutuamente sin que él lo advierta.Me mira ya con menos confianza.
  • 190. www.artnovela.com.ar—¿No lo siente como yo, señor?—Dios mío...Viendosusemblanteinquieto,unpocorencoroso,lamento un segundo haberlo decepcionado. Pero élprosigue,amablemente:—Ya sé; usted tiene sus investigaciones, suslibros; sirve a la misma causa a su manera.Mis libros, mis investigaciones, imbécil. No podíahacer mejor plancha.—No escribo por eso.ElrostrodelAutodidactosetransformaalinstante;se diría que ha olfateado al enemigo; nunca le habíavisto esta expresión.Algo ha muerto entre nosotros.Pregunta, fingiendo sorpresa:—Pero... si no soy indiscreto, ¿por qué escribeusted, señor?—Bueno... no sé, así, por escribir. Tiene unabuena oportunidad para sonreír, piensa que me hadesconcertado:—¿Escribiríaenunaisladesierta?¿Noseescribesiempre para ser leído?Por costumbre ha dado a su frase el tonointerrogativo. En realidad afirma. El barniz de suavidady de timidez se ha descamado; ya no lo reconozco.Sus facciones transparentar una pesada obstinación;es un muro de suficiencia. Aún no he vuelto de miasombro, cuando lo oigo decir:—Que me digan: escribo para cierta categoríasocial, para un grupo de amigos, enhorabuena. Quizáescriba usted para la posteridad... Pero mal que le
  • 191. www.artnovela.com.arpese, señor, escribe para alguien.Espera una respuesta. Como no llega, sonríedébilmente:—¿No será usted un misántropo?Sé lo que disimula este falaz esfuerzo deconciliación. Me pide poca cosa, en suma, que aceptesimplementeunrótulo.Peroesunatrampa:siconsiento,el Autodidacto triunfa, en seguida me da vuelta, meatrapa, me deja atrás, pues el humanismo reconsideray concilia todas las actitudes humanas. Si ano le hacefrente, favorece su juego: vive de sus contrarios. Hayuna raza de gente terca y limitada, raza de bandidos,que a menudo pierde contra él: el humanismo digieretodas sus violencias, sus peores excesos, y losconvierte en una linfa blanca y espumosa. Ha digeridoel antiíntelectualismo, el maniqueísmo, el misticismo,el pesimismo, el anarquismo, el egotismo: son todasetapas,pensamientosincompletosquesóloencuentranjustificaciónenél.Lamisantropíatambiéntienesulugaren este concierto: es una disonancia necesaria parala armonía total. El misántropo es hombre; por lo tanto,el humanista ha de ser en cierta medida misántropo.Pero es un misántropo científico, que ha sabidodosificar su odio, que odia primero a los hombres parapoder amarlos después.No quiero que me integren, ni que mi hermosasangre roja vaya a engordar a esa bestia linfática; nocometeré la tontería de calificarme de “antihumanista”No soy humanista, eso es todo.—Considero —digo alAutodidacto— que no es
  • 192. www.artnovela.com.arposible odiar a los hombres, del mismo modo que noes posible amarlos.ElAutodidactomemiraconaireprotectorylejano.Murmura, como si midiera sus palabras:—Hay que amarlos, hay que amarlos...—¿Amar a quiénes? ¿A los que están aquí?—Aéstos también.Atodos.Se vuelve hacia la pareja de radiante juventud;eso es lo que hay que amar. Contempla un momento alseñor de pelo blanco. Después me mira de nuevo; leoen su rostro una muda interrogación. Digo que no conla cabeza. Parece compadecerme.—Usted tampoco —le digo irritado—, ustedtampoco los ama.—¿De veras, señor? ¿Me permite que opine deotro modo?Se ha puesto de nuevo respetuoso hasta la puntadelasuñas,peroadoptaunamiradairónicacomoquiense divierte enormemente. Me odia. Sería un gran errorenternecerme con este maniático. Lo interrogo a mivez:—¿Entonces usted ama a esos dos jóvenes quetiene detrás?Los mira de nuevo, reflexiona:—Usted quiere hacerme decir —replicasuspicaz— que los amo sin conocerlos. Bueno, señor,lo confieso, no los conozco... Siempre que el amor nosea, justamente, el verdadero conocimiento —agrega,con una risa fatua.—¿Pero qué es lo que ama?
  • 193. www.artnovela.com.ar—Veo que son jóvenes y la que amo en ellos esla juventud. Entre otras cosas, señor. Sé interrumpe ypresta atención:—¿Oye usted lo que dicen?¡Si oigo! El joven, alentado por la simpatía que lorodea, cuenta, a voz en cuello, un partido de fútbol quesuequipoganóelañopasadocontraunclubdelHavre.—Le está contando una historia —digo alAutodidacta.—¡Ah! No entiendo bien. Pero oigo las voces, lavozsuave,lavozgrave;alternan.Es...estansimpático.—Sólo que yo oigo también lo que dice,desgraciadamente.—¿Y qué?—Que representan una comedia.—¿Deveras?¿Lacomediadelajuventud,quizá?—pregunta con ironía —. Me permitirá usted, señor,que la considere muy provechosa. ¿Acaso bastarepresentarla para retornar a la edad de ellos?Permanezco sordo a su ironía; prosigo:—Usted les da la espalda, lo que dicen se leescapa... ¿De qué color es el pelo de la muchacha?Se turba:—Bueno, yo... —Desliza una mirada hacia losjóvenes y recobra su seguridad— ¡negro!—¡Ya ve!—¿Cómo?—Ya ve que no los ama. Tal vez no pudierareconocerlos en la calle. Para usted sólo son símbolos.Noloenternecennada;austedleenternecelaJuventud
  • 194. www.artnovela.com.ardel Hombre, el Amor del Hombre y la Mujer, la VozHumana.—Bueno, ¿y eso no existe?—¡Claro que no, eso no existe! Ni la Juventud, nila Edad Madura, ni la Vejez, ni la Muerte...El rostro del Autodidacto, amarillo y duro comoun membrillo, se ha cuajado en una convulsiónreprobadora. Sin embargo, prosigo:—Es como ese viejo señor que está detrás deusted, bebiendo agua de Vichy. Supongo que ustedama en él al Hombre Maduro, al Hombre Maduro queseencaminaconvalorhaciasudeclinaciónyquecuidasu apariencia porque no quiere abandonarse.—Exactamente —me dice, desafiándome.—¿Y no ve que es un cochino?Ríe, me considera un aturdido, echa una breveojeada al hermoso rostro con su marco de cabelloblanco:—Pero señor, admitiendo que parezca lo queusted dice, ¿cómo puede juzgar a ese hombre por sucara? Un rostro, señor, no dice nada cuando está enreposo.¡Ciegos humanistas! Ese rostro dice tanto, es tanclaro; pero sus almas tiernas y abstractas jamás sehan dejado conmover por el sentido de un rostro.—¿Cómo puede usted —dice el Autodidacto—detener a un hombre, decir que es esto o aquello?¿Quién puede agotar a un hombre? ¿Quién puedeconocer los recursos de un hombre?Agotaraunhombre!Saludodepasoalhumanismo
  • 195. www.artnovela.com.arcatólico a quien, sin saberlo, elAutodidacto ha pedidoen préstamo esta fórmula.—Sé —le digo—, sé que todos los hombres sonadmirables. Usted es admirable. Yo soy admirable. Entanto que criaturas de Dios, naturalmente.Memirasincomprender;luegodiceconunatenuesonrisa:—No cabe duda de que usted bromea, señor; locierto es que todos los hombres tienen derecho anuestra admiración. Es difícil, señor, muy difícil ser unhombre.Sin darse cuenta ha abandonado el amor a loshombres en Cristo; menea la cabeza y por un curiosofenómeno de mimetismo, se asemeja al pobreGuéhenno.—Discúlpeme—ledigo—,peroentoncesnoestoymuy seguro de ser un hombre: nunca lo considerémuy difícil. Me parecía que bastaba con dejarse estar.El Autodidacto ríe francamente, pero sus ojossiguen siendo malignos:—Usted es demasiado modesto, señor. Parasoportar su condición, la condición humana, necesitausted, como todo el mundo, mucho coraje. Señor, elinstante próximo quizá sea el de su muerte, usted losabe y puede sonreír; vamos ¿no es admirable? En elmás insignificante de sus actos —añade con acritud—hay una inmensidad de heroísmo.—¿Y de postre, señores? — dice la criada.ElAutodidacto está completamente blanco, suspárpados cubren a medias sus ojos de piedra. Hace
  • 196. www.artnovela.com.arunmovimientodébilconlamano,parainvitarmeaelegir.—Queso —digo con heroísmo..—¿Y el señor?Se sobresalta.—¿Eh? Ah, sí, bueno, no tomaré nada, heterminado.—¡Louise!Los dos hombres gordos pagan y se van. Uno deellos cojea. El patrón los acompaña hasta la puerta:son clientes de importancia, les han servido una botellade vino en un cubo de hielo.Contemplo al Autodidacto con un poco deremordimiento: se recreó toda la semana imaginandoestealmuerzoenelquepodríaparticiparaotrohombresu amor a los hombres. Tiene tan pocas ocasiones dehablar. Y yo le agüe el placer. En el fondo, está tansolo como yo; nadie se preocupa de él. Sólo que no seda cuenta de su soledad. Bueno, sí; pero no mecorrespondíaabrirlelosojos.Mesientomuyincómodo;estoy rabioso, es cierto, pero no contra él, sino contralos Virgan y los demás, todos los que han envenenadoeste pobre cerebro. Si pudiera tenerlos aquí delante,encontraría tanto que decirles. Al Autodidacto no lediré nada, me inspira simpatía; pertenece al tipo de M.Achille, a mi bando, y ha traicionado por ignorancia,por buena voluntad.Una carcajada del Autodidacto me saca de misensueños taciturnos:—Discúlpeme, pero cuando pienso en laprofundidad de mi amor a los hombres, en la fuerza
  • 197. www.artnovela.com.arque me impulsa hacia ellos, y me veo aquí, con usted,razonando, argumentando... me dan ganas de reír.Me callo, sonrío con aire forzado. La criada mepone delante un plato con un trozo de camembertgredoso. Recorro la sala con la vista y me invade unprofundo disgusto. ¿Qué hago aquí? ¿Por qué me hemetidoadiscurrirsobreelhumanismo?¿Porquéestánahí esas gentes? ¿Por qué comen? Verdad que ellosno saben que existen. Me dan ganas de marcharme,de irme a cualquier parte donde estuviera realmenteen mi lugar, donde me encerraría... Pero mi lugar nose halla en ninguna parte: estoy de más.El Autodidacto se suaviza. Había temido másresistencia de mi parte. Quiere pasar la esponja portodo lo que he dicho. Se inclina hacia mí con aireconfidencial:—En el fondo usted los ama, señor, usted losama como yo; nos separan las palabras.Ya no puedo hablar, doblo la cabeza. El rostro delAutodidacto está pegado al mío. Sonríe con aire fatuo,muy cerca de mi cara, como en las pesadillas. Masticopenosamente un trozo de pan que no me decido atragar. Los hombres. Hay que amar a los hombres.Los hombres son admirables.Tengo ganas de vomitar,y de pronto ahí está: la Náusea.Una linda crisis: me sacude de arriba abajo. Haceuna hora que la veía venir, sólo que no queríaconfesármelo. Este gusto a queso en la boca... ElAutodidacto charla y su voz zumba en mis oídos. Peroya no sé de qué habla.Apruebo maquinalmente con la
  • 198. www.artnovela.com.arcabeza. Mi mano se ha crispado sobre el mango delcuchillodepostre. Siento esemangodemaderanegra.Mi mano es la que lo tiene. Mi mano. Personalmente,más bien dejaría tranquilo ese cuchillo: ¿para qué tocaralgo? Los objetos no están para tocarlos. Es muchomejor deslizarse entre ellos evitándolos en lo posible.Avecestomamosunoenlamanoynosvemosobligadosa soltarlo cuanto antes. El cuchillo cae en el plato. Aloír el ruido, el señor de pelo blanco se sobresalta y memira. Tomo de nuevo el cuchillo, apoyo la hoja contrala mesa y la doblo.Entonces ¿esto, esta enceguecedora evidenciaes la Náusea? ¡Si me habré roto la cabeza! ¡Si habréescrito!Ahora sé: existo —el mundo existe— y sé que,elmundoexiste.Eso es todo. Pero me da lo mismo. Es extrañoquetodomedélomismo;meespanta.Desdeelfamosodía en que quise jugar a las tagüitas. Iba a arrojaraquel guijarro, lo miré y entonces empezó todo: sentíque el guijarro existía. Y después de esto hubo otrasNáuseas; de vez en cuando los objetos se ponen aexistir en la mano. Hubo la Náusea del Rendez-vousdes Cheminots y otra, antes, una noche que estabamirando por la ventana; y otra en el Jardín público, undomingo, y otras más. Pero nunca había sido tan fuertecomo hoy.—... de la Roma antigua, señor?Creo que elAutodidacto me interroga. Me vuelvohacia él y le sonrío. Bueno, ¿qué hay? ¿Por qué seencoge en la silla? ¿Ahora inspiro miedo? Esto debía
  • 199. www.artnovela.com.arterminar así. Por lo demás, me da lo mismo. No seequivocan mucho cuando tienen miedo: siento quepodría hacer cualquier cosa. Por ejemplo, hundir estecuchillo de queso en el ojo delAutodidacto. Después,toda esta gente me pisotearía, me rompería los dientesa puntapiés. Pero no es eso lo que me detiene; ungusto a sangre en la boca en lugar de este gusto aqueso, no es gran diferencia. Sólo habría que hacerun gesto, dar nacimiento a un suceso superfluo; elgrito que lanzaría elAutodidacto, y la sangre corriendoporsumejillayelsobresaltodetodaestagente,estaríande más. Hay bastantes cosas que existen así.Todo el mundo me mira; los dos representantesde la juventud han interrumpido su dulce plática. Lamujer tiene la boca abierta como culo de gallina. Sinembargo deberían ver que soy inofensivo.Me levanto, todo da vueltas a mi alrededor. ElAutodidacto me mira con sus grandes ojos que noreventaré.—Ya se marcha —murmura.—Estoyunpocofatigado.Hasidoustedmuygentilinvitándome. Hasta la vista.Alirmeadviertoqueconservoenlamanoizquierdael cuchillo de postre. Lo arrojo sobre el plato, queempieza a tintinear. Cruzo la sala en medio del silencio.Ya no comen; me miran, se les ha cortado el apetito.Si me acercara a la muchacha diciendo “¡Uh!” lanzaríaun chillido; seguro. No vale la pena.A pesar de todo, antes de salir me vuelvo y leshago ver mi rostro para que puedan grabárselo en la
  • 200. www.artnovela.com.armemoria.—Adiós, señoras y señores.No responden. Me voy. Ahora sus mejillasrecobran el color; se pondrán a charlar.No sé a dónde ir, me quedo plantado junto alcocinero de cartón. No necesito volverme para saberque me miran a través de los vidrios; miran mi espaldacon sorpresa y disgusto; creían que era como ellos,que era un hombre y los he engañado. De pronto perdími apariencia de hombre, y vieron un cangrejo queescapaba a reculones de esa sala tan humana.Ahoraelintrusodesenmascaradohahuido:lasesióncontinúa.Me irrita sentir en mi espalda todo ese hormigueo deojos y pensamientos espantados. Cruzo la calzada. Laotra acera corre a lo largo de la playa y de las casetasde baño.Hay muchas gentes paseando a la orilla del mar,contemplando el mar con rostros primaverales,poéticos;esporelsol,estándefiesta.Mujeresvestidasde claro, que se han puesto la ropa de la primaveraanterior, pasan largas y blancas como guantes decabritilla charolada; también hay muchachos altos quevan al liceo, a la escuela de comercio, viejoscondecorados. No se conocen, pero se miran con airede connivencia porque el tiempo es tan bueno y sonhombres. Les hombres se besan sin conocerse losdías de declaración de guerra; se sonríen a cadaprimavera.Unsacerdoteavanzaapasoslentos,leyendosu breviario. Por momentos levanta la cabeza y mira elmarconaireaprobador:tambiénelmaresunbreviario,
  • 201. www.artnovela.com.arhabla de Dios. Colores ligeros, ligeros perfumes, almasde primavera. “Hace buen tiempo, el mar es verde,prefieroestefríosecoalahumedad”¡Poetas!Sitomaraa uno por las solapas del abrigo, si le dijera “ven en miayuda”, pensaría: “¿Qué es este cangrejo?” y huiríadejándome el abrigo entre las manos.Les vuelvo la espalda, me apoyo con las dosmanos en la balaustrada. El verdadero mar es frío ynegro, lleno de animales; se arrastra bajo esta delgadapelícula verde hecha para engañar a las gentes. Losmajaderos que me rodean cayeron en el lazo; sólo venla delgada película; ella prueba la existencia de Dios.¡Yo veo lo que está debajo! Los barnices se derriten,los brillantes pellejitos aterciopelados, los pellejitos dedurazno del buen Dios estallan por todas partes bajomimirada,sehiendenyentreabren.Ahívieneeltranvíade Saint-Elémir, giro sobre mí mismo y las cosas giranconmigo, pálidas y verdes como ostras.Inútil, era inútil saber puesto que no quiero ir aninguna parte.Detrásdelosvidrios,desfilanasacudonesobjetosazulados, rígidos y quebradizos. Gentes, paredes; porsus ventanas abiertas una casa me ofrece su corazónnegro; y los vidrios empalidecen, tiñen de azul todo loque es negro, tiñen de azul ese gran edificio de ladrillosamarillos que avanza vacilando, estremeciéndose, yse detiene de golpe con la nariz pegada al tranvía. Unseñor sube y se sienta frente a mí. El edificio amarilloreanuda la marcha, se desliza de un salto contra losvidrios, está tan cerca que sólo se ve una parte, se ha
  • 202. www.artnovela.com.aroscurecido. Los vidrios tiemblan. La casa se levanta,aplastante,muchomásaltadeloqueseve,concientosde ventanas abiertas a corazones negros; se desliza alo largo del coche, lo roza; la noche ha caído entre losvidrios trémulos. El edificio se deslizainterminablemente, amarillo como fango y los vidriosson azul de cielo. Y de golpe ya no está, ha quedadoatrás; una viva claridad gris invade el coche y sepropaga por todas partes como una justicia inexorable:es el cielo; a través de los vidrios aparecen aúnespesores y espesores de cielo, porque subimos lacuesta Eliphar y se ve claro de los dos lados, a laderecha hasta el mar, a la izquierda hasta el campo deaviación. Prohibido fumar, aunque sea una gitana.Apoyo la mano en el asiento pero la retiroprecitadamente: eso existe. Esta cosa en la cual estoysentado,enlacualapoyabamimanosellamabanqueta.Está hecha a propósito para sentarse; alguien tomócuero, resortes, estopa y se puso a la tarea con laidea de hacer un asiento, y al terminar, esto era lo quehabía hecho. Lo trajeron aquí, a este coche, y ahoraelcocheruedaytraqueteaconsusvidriostemblorosos,y lleva en sus flancos esta cosa roja. Murmuro: es unabanqueta, un poco a manera de exorcismo. Pero lapalabra permanece en mis labios; se niega a posarseen la cosa. La cosa sigue como es, con su felpa roja,y millares de patitas rojas al aire, rígidas, millares depatitasmuertas.Esteenormevientrealaire,sangriento,inflado,tumefacto,contodassuspatasmuertas,vientreque flota en este coche, en este cielo gris, no es una
  • 203. www.artnovela.com.arbanqueta. Lo mismo podría ser un asno muerto, porejemplo, hinchado por, el agua, flotando a la deriva,con el vientre al aire en un gran río gris, en un río deinundación; y yo estaría sentado en el vientre del asnoy mis pies se mojarían en el agua clara. Las cosas sehan desembarazado de sus nombres. Están ahí,grotescas, obstinadas, gigantes, y parece imbécilllamarlas banquetas o decir cualquier cosa de ellas;estoy en medio de las Cosas, las innominables. Solo,sinpalabras,sindefensa,lasCosasmerodean,debajode mí, detrás de mí, sobre mí. No exigen nada, no seimponen; están ahí. Bajo el cojín de la banqueta, en latabla, hay una pequeña línea de sombra, una pequeñalínea negra que corre a lo largo de la banqueta conaire misterioso y travieso, casi una sonrisa. Sé muybien que eso no es una sonrisa y sin embargo existe,corre bajo los vidrios blanquecinos, bajo la batahola delos vidrios, se obstina bajo las imágenes azules quedesfilan detrás de los vidries y se detienen y reanudanla marcha, se obstina como el recuerdo impreciso deuna sonrisa, como una palabra casi olvidada de la cualsólo recordamos la primera sílaba, y lo mejor que unopuede hacer es apartar los ojos y pensar en otra cosa,en ese hombre semi-acostado en la banqueta, alláenfrente. Su cabeza de terracota y ojos azules. Todala parte derecha del cuerpo se ha hundido, el brazoderecho está pegado al cuerpo, el lado derecho viveapenas, con esfuerzo, con avaricia, como si estuvieraparalizado. Pero en todo el lado izquierdo hay unapequeña existencia parásita que prolifera, un chancro:
  • 204. www.artnovela.com.arel brazo ce pone a temblar y se levanta, y en la puntala mano está rígida. Y entonces la mano tambiénempiezaatemblar,ycuandollegaalaalturadelcráneo,un dedo se estira y se pone a rascar el cuero cabelludocon la uña. Una especie de mueca voluptuosa viene aalojarseenelladoderechodelabocayelladoizquierdosigne muerto. Los vidrios tiemblan, el brazo tiembla, lauña rasca, rasca, la boca sonríe bajo los ojos fijos y elhombre soporta sin advertirlo esa pequeña existenciaque hincha su lado derecho, que ha pedido prestadosubrazoderechoysumejillapararealizarse.E1guardame obstruye el camino.—Espere la parada.Pero lo rechazo y salto fuera del tranvía. No podíamás. Ya no podía soportar que las cosas estuvierantan cerca. Empujo la puerta de una verja, entro;existencias ligeras dan un salto y se encaraman en lascimas.Ahora me recobro, sé dónde estoy: estoy en elJardín público. Me dejo caer en un banco entre losgrandes troncos negros, entre las manos negras ynudosas que se tienden al cielo. Un árbol rasca la tierrabajo mis pies con una uña negra. Desearía tantoabandonarme, olvidarme, dormir. Pero no puedo, mesofoco: la existencia me penetra por todas partes, porlos ojos, por la nariz, por la boca...Y de golpe, de un solo golpe el velo se desgarra,he comprendido, he visto.Las seis de la tarde.No puedo decir que me sienta aligerado nicontento;alcontrario,esomeaplasta.Sóloquealcancé
  • 205. www.artnovela.com.armi objetivo: sé lo que quería saber; he comprendidotodo lo que me sucedió desde el mes de enero. LaNáusea no me ha abandonado y no creo que meabandone tan pronto; pero ya no la soporto, ya no esuna enfermedad ni un acceso pasajero: soy yo.Bueno, hace un rato estaba yo en el Jardínpúblico. La raíz del castaño se hundía en la tierra,justo debajo de mi banco. Yo ya no recordaba que erauna raíz. Las palabras se habían desvanecido, y conellas la significación de las cosas, sus modos deempleo,lasdébilesmarcasqueloshombreshantrazadoen su superficie. Estaba sentado, un poco encorvado,baja la cabeza, solo frente a aquella masa negra ynudosa, enteramente bruta y que me daba miedo. Yentonces tuve esa iluminación.Mecortóelaliento.Jamáshabíapresentido,antesde estos últimos días, lo que quería decir “existir”. Eracomo los demás, como los que se pasean a la orilla delmar con sus trajes de primavera. Decía como ellos: “elmar es verde”, “aquel punto blanco, allá arriba, es unagaviota”, pero no sentía que aquello existía, que lagaviota era una “gaviota-existente”; de ordinario laexistencia se oculta. Está ahí, alrededor de nosotros,en nosotros, ella es nosotros, no es posible decir dospalabrassinhablardeellay,finalmente,quedaintocada.Hay que convencerse de que, cuando creía pensar enella, no pensaba en nada, tenía la cabeza vacía o másexactamente una palabra en la cabeza, la palabra “ser”O pensaba... ¿cómo decirlo? Pensaba la pertenencia,medecíaqueelmarpertenecíaalaclasedelosobjetos
  • 206. www.artnovela.com.arverdes o que el verde formaba parte de las cualidadesdel mar.Aun mirando las cosas, estaba a cien leguasde pensar que existían: se me presentaban como undecorado.Lastomabaenmismanos,meservíancomoinstrumentos, preveía sus resistencias. Pero todo estopasaba en la superficie. Si me hubieran preguntadoqué era la existencia, habría respondido de buena feque no era nada, exactamente una forma vacía que seagrega a las cosas desde afuera, sin modificar sunaturaleza. Y de golpe estaba allí, clara como el día: laexistencia se descubrió de improviso. Había perdidosu apariencia inofensiva de categoría abstracta; era lamateria misma de las cosas, aquella raíz estabaamasada en existencia. O más bien la raíz, las verjasdel jardín, el césped ralo, todo se había desvanecido;la diversidad de las cosas, su individualidad sólo eranuna apariencia, un barniz. Ese barniz se había fundido,quedabanmasasmonstruosasyblandas,endesorden,desnudas, con una desnudez espantosa y obscena.Me guardé de hacer el menor movimiento, perononecesitabamovermeparaver,detrásdolosárboles,las columnas azules y el candelabro del quiosco demúsica,ylaVéledaenmediodeunmacizodelaureles.Todosesosobjetos...¿cómodecirlo?meincomodaban;yo hubiera deseado que existieran con menos fuerza,de una manera más seca, más abstracta, con másmoderación. El castaño se apretaba contra mis ojos.Un moho verde lo cubría hasta media altura; la corteza,negra e hinchada, parecía cuero hervido. El ruidito deaguadelafuenteMasqueretsedeslizabaenmisoídos,
  • 207. www.artnovela.com.aranidaba allí, llenándolos de suspiros; colmaba mi narizun olor verde y pútrido. Todas esas cosas se dejabanllevar, dulce, tiernamente, por la existencia, como esasmujeres cansadas que se abandonan a la risa y dicen:“Esbuenoreír”,convozhúmeda;sedesplegabanunasfrenteaotras,seconfiabanabyectamentesuexistencia.Comprendí que no había término medio entre lainexistencia y esa abundancia en éxtasis. De existir,había que existir hasta eso, hasta el verdín, elabotagamiento, la obscenidad. En otro mundo, loscírculos, los aires musicales guardan sus líneas purasy rígidas. Pero la existencia es una sumisión. Árboles,pilares azul nocturno, el estertor feliz de una fuente,olores vivientes, neblinas de calor suspendidas en elaire frío, un hombre pelirrojo digiriendo en un banco:todas estas somnolencias, todas estas digestionestomadas en conjunto ofrecían un aspecto vagamentecómico. Cómico... no: no llegaban a eso, nada de loque existe puede ser cómico; eran como una analogíaflotante, casi inasible, con ciertas situaciones devaudeville. Éramos un montón de existenciasincómodas, embarazadas por nosotros mismos; noteníamos la menor razón de estar allí, ni unos ni otros:cada ano de los existentes, confuso, vagamenteinquieto, se sentía de más con respecto a los otros.De más: fue la única relación que pude establecerentre los árboles, las verjas, los guijarros. En vanotrataba de contar los castaños, de situarlos conrespecto a la Véleda, de comparar su altura con la delos plátanos: cada uno de ellos huía a las relaciones
  • 208. www.artnovela.com.aren que intentaba encerrarlo, se aislaba, rebosaba. Yosentía lo arbitrario de estas relaciones (que meobstinaba en mantener para retardar el derrumbe delmundo humano, de las medidas, de las cantidades, delas direcciones); ya no hacían mella en las cosas. Demás el castaño, allá, frente a mí un poco a la izquierda.De más la Véleda ...Y yo —flojo, lánguido, obsceno, digiriendo,removiendomelancólicospensamientos—,tambiényoestaba de más. Afortunadamente no lo sentía, másbien lo comprendía, pero estaba incómodo porque medaba miedo sentirlo (todavía tengo miedo, miedo deque me atrape por la nuca y me levante como una ola).Soñaba vagamente en suprimirme, para destruir por lomenos una de esas existencias superfinas. Pero mimisma muerte habría estado de más. De más micadáver, mí sangre en esos guijarros, entre esasplantas, en el fondo de ese jardín sonriente. Y la carnecarcomida hubiera estado de más en la tierra que larecibiese, mis huesos, al fin limpios, descortezados,aseadosynetoscomodientes,todavíahubieranestadode más; yo estaba de más para toda la eternidad.LapalabraAbsurdonaceahorademipluma;haceun tato, en el jardín, no la encontré, pero tampoco labuscaba, no tenía necesidad de ella; pensaba sinpalabras, en las cosas, con las cosas. El absurdo noera una idea en mi cabeza, ni un hálito de voz, sinoaquella larga serpiente muerta a mis pies, aquella
  • 209. www.artnovela.com.arserpiente de madera. Serpiente o garra o raíz o garfasdebuitre,pocoimporta.Ysinformularnadaclaramente,comprendía que había encontrado la clave de laExistencia, la clave de mis Náuseas, de mi propia vida.En realidad, todo lo que pude comprender después sereduce a este absurdo fundamental. Absurdo: unapalabra más; me debato con palabras; allá tocaba lacosa. Pero quisiera fijar aquí el carácter absoluto deeste absurdo. Un gesto, un acontecimiento en elpequeño mundo coloreado de los hombres nunca esabsurdo sino relativamente: con respecto a lascircunstancias que lo acompañan. Los discursos deun loco, por ejemplo, son absurdos con respecte a lasituación en que se encuentra, pero no con respecto asu delirio. Pero yo, hace un rato, tuve la experienciade lo absoluto: lo absoluto o lo absurdo. No había nadacon respecto a lo cual aquella raíz no fuera absurda.¡Oh! ¿Cómo podré fijar esto con palabras?Absurdo:conrespectoalagrava,alasmatasdecéspedamarillo,al barro seco, al árbol, al cielo, a los bancos verdes.Absurdo, irreductible; nada —ni siquiera un delirioprofundo y secreto de la naturaleza— podía explicarlo.Evidentemente, no lo sabia todo; no había vistodesarrollarse el germen ni crecer el árbol. Pero anteaquella gran pata rugosa, ni la ignorancia ni el sabertenían importancia; el mundo de las explicaciones yrazones no es el de la existencia. Un círculo no esabsurdo: se explica por la rotación de un segmento derecta en torno a uno de sus extremos. Pero además uncírculo no existe.Aquella raíz, por el contrario, existía
  • 210. www.artnovela.com.aren la medida en que yo no podía explicarla. Nudosa,inerte, sin nombre, me fascinaba, me llenaba los ojos,me conducía sin cesar a su propia existencia. Era inútilque me repitiera: “Es una raíz”; ya no daba resultado.Bien veía que no era posible pasar de su función deraíz, de bomba aspirante, a eso a esa piel dura ycompacta de foca, a ese aspecto aceitoso, calloso,obstinado. La función no explicaba nada; permitíacomprender en conjunto lo que era una raíz, pero deningún modo ésa. Esa raíz, con su color, su forma, sumovimiento detenido, estaba... por debajo de todaexplicación. Cada una de sus cualidades se leescapaba un poco, fluía fuera de ella, se solidificaba amedias,seconvertíacasienunacosa;cadaunaestabade más en la raíz, y ahora tenía la impresión de que lacepa entera rodaba un poco fuera de mí misma, senegaba, se negaba, se perdía en un extraño exceso.Raspéconeltacónaquellagarranegra;hubieraqueridodescortezarla un poco. Para nada, por desafío, paraque apareciera en el cuero curtido el rosa absurdo deun rasguño; para jugar con el absurdo del mundo. Perocuando retiré el pie, vi que la corteza seguía negra.¿Negra? Sentí que la palabra se desinflaba, sevaciaba de sentido con una rapidez extraordinaria.¿Negra? La raíz no era negra, no era negro lo quehabía en ese trozo de madera, sino... otra cosa; elnegro, como el círculo, no existía. Yo miraba la raíz:¿era más que negra o más o menos negra? Peropronto dejé de interrogarme porque tenía la impresiónde pisar terreno conocido. Sí, ya había escrutado, con
  • 211. www.artnovela.com.arestainquietud,objetosinnominables,yahabíaintentado—en vano— pensar algo sobre ellos, y ya habíasentido que sus cualidades frías e inertes se hurtaban,sedeslizabanentremisdedos.LostirantesdeAdolphe,la otra noche, en el Rendez-vous des cheminots. Noeran violeta. Volví a ver las dos manchas indefiniblesenlacamisa.Yelguijarro,aquelfamosoguijarro,origende toda esta historia: no era... no recordaba bien, apunto fijo, qué se negaba a ser. Pero no había olvidadosu resistencia pasiva. Y la mano del Autodidacto; latomé y estreché un día, en la biblioteca, y despuéstuve la impresión de que no era una mano. Pensé enun gran gusano blanco, pero tampoco era eso. Y laturbiatransparenciadelvasodevidrio,enelcaféMably.Turbios: eso es lo que eran los sonidos, los perfumes,los sabores. Cuando corrían rápidamente, comoliebres, delante de las narices, y no se les prestabademasiada atención, podía considerárselos muysimples y tranquilizadores, podía creerse que habíaen el mundo verdadero azul, verdadero rojo, unverdaderooloraalmendraoavioleta.Petoalretenerlosun instante, este sentimiento de confort y de seguridadcedía el sitio a un profundo malestar: los colores, losolores, los sabores nunca eran verdaderos, nuncasimplemente ellos y nada más que ellos mismos. Lacualidad más simple, la más indescomponible tenía demás en sí misma, con respecto a sí misma, en sucorazón. Aquel negro, allí, junto a mi pie, no parecíaser negro sino más bien el esfuerzo confuso porimaginar el negro de alguien que nunca lo hubiera visto
  • 212. www.artnovela.com.arni hubiera sabido detenerse, de alguien que hubieraimaginado un ser ambiguo, más allá de los colores.Aquello semejaba un color pero también... unamagulladura o más bien una secreción, una grasitud—y otra cosa, un, olor por ejemplo; aquello se fundíaen olor a tierra mojada, a madera tibia y mojada, elolor negro extendido como un barniz sobre la maderanerviosa, un sabor de fibra masticada, azucarada.Simplemente, yo no veía ese negro; la vista es unainvención abstracta, una idea limpia, simplificada, unaidea de hombre.Aquel negro, presencia amorfa y floja,desbordaba de lejos la vista, el olfato, el gusto. Peroesta riqueza se convertía en confusión y al fin ya noera nada porque era demasiado.Aquel momento fue extraordinario.Yo estaba allí,inmóvil y helado, sumido en un éxtasis horrible. Peroen el seno mismo de ese éxtasis, acababa de apareceralgo nuevo: yo comprendía la Náusea, la poseía. Adecir verdad, no me formulaba mis descubrimientos.Pero creo que ahora me sería fácil expresarlos conpalabras. Lo esencial es la contingencia. Quiero decirque, por definición, la existencia no es la necesidad.Existir es estar ahí, simplemente; los existentesaparecen, se dejan encontrar, pero nunca es posiblededucirlos. Creo que hay quienes han comprendidoesto. Sólo que han intentado superar esta contingenciainventandounsernecesarioycausadesí.Peroningúnser necesario puede explicar la existencia; lacontingencia no es una máscara, una apariencia quepuede disiparse; es lo absoluto, en consecuencia la
  • 213. www.artnovela.com.argratuidad perfecta. Todo es gratuito: este jardín, estaciudad, yo mismo. Cuando uno llega a comprenderlo,se le revuelve el estómago y todo empieza a flotar,como la otra noche en el Rendez-vous des cheminots;eso es la Náusea; eso es lo que los Cochinos —los delCoteau Vert y los otros— tratan de ocultarse con suidea de derecho. Pero qué pobre mentira: nadie tienederecho;ellossonenteramentegratuitos,comolosotroshombres;nologrannosentirsedemás.Yensímismos,secretamente, están de más, es decir, son amorfos yvagos, tristes.¿Cuánto tiempo duró esta fascinación? Yo era laraíz de castaño. O más bien yo era, por entero,conciencia de su existencia. Todavía separado de ella—puestoqueteníaconciencia—ysinembargoperdidoen ella, nada más que ella. Una conciencia incómoday que no obstante se dejaba llevar con todo su peso,sin apoyo, por ese trozo de madera inerte. El tiempose había detenido: un charquito negro a mis pies; eraimposiblequevinieraalgo despuésdeaquelmomento.Hubiera querido arrancarme a aquel goce atroz, peroni siquiera imaginaba que tal cosa fuese posible; yoestaba dentro; la cepa no pasaba, permanecía allí enmis ojos, como se atraviesa en un gaznate un trozodemasiadogrande.Nopodíaniaceptarlanirechazarla.¿A costa de qué esfuerzo alcé los ojos? ¿Y los alcésiquiera?¿Nomeaniquilémásbienduranteuninstantepara renacer en el siguiente con la cabeza echadahacia atrás, mirando hacia arriba? En realidad, no tuveconciencia de un paso. Pero de pronto me resultó
  • 214. www.artnovela.com.arimposible pensar la existencia de la raíz. Se habíaborrado, era inútil que me repitiera: existe, todavía estáahí, bajo el banco, contra mi pie derecho: esto ya nosignificaba nada. La existencia no lo algo que se dejapensar de lejos: es preciso que nos invadabruscamente,quesedetengasobrenosotros,quepesesobre nuestro corazón como una gran bestia inmóvil;si no, no hay absolutamente nada.Ya no había absolutamente nada, tenía los ojosvacíos, y estaba encantado con mi liberación. Y degolpe, aquello empezó a agitarse delante de mis ojos,con movimientos ligeros e inciertos: el viento sacudíala cima del árbol.No me disgustaba ver algo en movimiento; medesviaba de todas aquellas existencias inmóviles queme miraban como ojos fijos. Me decía, siguiendo elbalanceo de las ramas: los movimientos nunca existendel todo, son pasos intermediarios entre dosexistencias, tiempos débiles. Me disponía a verlos salirde la nada, madurar progresivamente, abrirse; por finiba a sorprender existencias a punto de nacer.Bastaron tres segundos para barrer con todasmis esperanzas. En esas ramas vacilantes quetanteaban a su alrededor como ciegas, no lograbacaptar “paso” a la existencia. Esta idea de paso eraotra invención de los hombres. Una idea demasiadoclara. Todas esas agitaciones menudas se aislaban,se asentaban solas. Rebosaban por todas, partes delas ramas y ramitas. Se arremolinaban alrededor deesas manos secas, las envolvían con pequeños
  • 215. www.artnovela.com.arciclones. Claro está, un movimiento era una cosadistinta de un árbol. Pero a pesar de todo era unabsoluto. Una cosa. Mis ojos no encontraban jamássino lo lleno. Allí bullían existencias en las puntas delas ramas, existencias renovadas sin cesar y nuncanacidas. El viento existente venía a posarse en el árbolcomo una gran mosca; y el árbol se estremecía. Peroel estremecimiento no era una cualidad naciente, unpaso de la potencia al acto; era una cosa; una cosaestremecimiento que se escurría en el árbol, seapoderaba de él, lo sacudía y de improviso loabandonaba, se alejaba para girar sobre sí misma.Todo estaba pleno, todo en acto, no había tiempo débil;todo, hasta el sobresalto más imperceptible, estabahecho de existencia. Y todos esos existentes que seafanaban alrededor del árbol no venían de ningunaparte ni iban a ninguna parte. De golpe existían ydespués, de golpe, no existían: la existencia no tienememoria; no conserva nada de los desaparecidos, nisiquiera un recuerdo. Existencia en todas partes, alinfinito, de más siempre y en todas partes; existencia,siempre limitada sólo por la existencia. Me dejé estaren el banco, aturdido, abrumado por esa profusión deseres sin origen; en todas partes eclosiones,florecimientos; me zumbaban de existencia los oídos,mi misma carne palpitaba y se entreabría, seabandonaba a la brotadura universal; era repugnante.“¿Peroporqué,pensabayo,porquétantasexistencias,si todas se parecen?” ¿A santo de qué tantos árbolestodos parecidos, tantas existencias frustradas y
  • 216. www.artnovela.com.arobstinadamente recomenzadas y de nuevo frustradas,como los torpes esfuerzos de un insecto caído deespaldas? (Yo era uno de esos esfuerzos.) Esaabundancia no hacía el efecto de generosidad, alcontrario.. Era lúgubre, miserable, trabada por símisma. Esos árboles, esos grandes cuerposdesmañados... Me eché a reír porque pensé de golpeen las primaveras formidables que se describen en loslibros, llenas de crujidos, estallidos, eclosionesgigantescas. Había imbéciles que venían a hablar devoluntad de poder y lucha por la vida. ¿No habíanmirado nunca un animal o un árbol? Hubieran queridohacerme tomar ese plátano con sus placas depeladera, esa encina medio podrida, por fuerzasjóvenesyásperasquebrotabanhaciaelcielo.¿Deberíarepresentármela como una garra voraz que rompiesela tierra para arrancarle su sustento?Imposible ver las cosas de esta manera.Blanduras, debilidades, sí. Los árboles flotaban,¿ímpetu hacia el cielo? Más bien un derrumbe; a cadainstante esperaba ver arrugarse los troncos comojuncos cansados, encogerse y caer al suelo en unmontón negro y blando con pliegues. No tenían ganasde existir, pero no podían evitarlo; eso es todo.Entonces hacían todos sus pequeñas cocinas,despacito, sin entusiasmo; la savia subía lentamenteen los vasos, a contra gusto, y las raíces se hundíanlentamente en la tierra. Pero a cada instante parecíanapuntodeplantarlotodoallíydeaniquilarse.Cansadosy viejos, continuaban existiendo de mala gana,
  • 217. www.artnovela.com.arsimplementeporqueerandemasiadodébilesparamorir,porque la muerte sólo podía venirles del exterior: sólolas melodías musicales llevan en sí su propia muertecomo una necesidad interna; pero las melodías noexisten.Todo lo que existe nace sin razón, se prolongapor debilidad y muere por casualidad. Me dejé ir haciaatrás y cerré los párpados. Pero las imágenes, enseguida vigilantes, saltaron y vinieron a colmar deexistencias mis ojos cerrados: la existencia es un llenoque el hombre no puede abandonar.Extrañas imágenes. Representaban una multitudde cosas. No cosas verdaderas, otras que se lesparecían. Objetos de madera que semejaban sillas,zuecos,otrosobjetosquesemejabanplantas.Yademásdos rostros: la pareja que almorzaba a mi lado, el otrodomingo, en la cervecería Vézelise. Gordos, calientes,sensuales, absurdos, con las orejas rojas. Veía loshombros y el pecho de la mujer. Existencia desnuda.Aquellos dos —bruscamente esto me horrorizó—aquellos dos continuaban existiendo en alguna partedeBouville;enalgunaparte—¿enmediodequéolores?—aquel pecho suave continuaba acariciándose contrafrescas telas, acurrucándose en los encajes, y la mujercontinuaba sintiendo que su pecho existía dentro delcorpiño, continuaba pensando: “mis senos, mis lindosfrutos”, sonriendo misteriosamente, atenta a laexpansióndesussenosquelacosquilleabanyentoncesgrité y me encontré con los ojos muy abiertos.¿Soñé aquella enorme presencia? Estaba allí,posadaeneljardín,volcadaenlosárboles,todablanda,
  • 218. www.artnovela.com.arembadurnándolo todo, espesa como una confitura. ¿Yyo estaba adentro, con todo el jardín? Tenía miedo,perosobretodocólera;aquellomeparecíatanestúpido,tan fuera de lugar; odiaba esa mermelada innoble. ¡Sí,sí!Aquellosubíahastaelcielo,andabaportodaspartes,lo llenaba todo con su caída gelatinosa y yo le veíaprofundidades y profundidades, mucho más lejos quelos límites del jardín y las casas y Bouville; ya no estabaen Bouville ni en ninguna parte, flotaba. No mesorprendía, sabía que era el Mundo, el Mundocompletamente desnudo el que se mostraba de golpe,y me ahogaba de cólera contra ese ser gordo yabsurdo. Ni siquiera podía uno preguntarse de dóndesalía aquello, todo aquello, ni cómo era que existía unmundo más bien que nada.Aquello no tenía sentido, elmundo estaba presente, en todas partes presente,adelante, atrás. No había habido nada antes de él.Nada.Nohabíahabidomomentoenquehubierapodidono existir. Eso era lo que me irritaba: claro que nohabía ninguna razón para que existiera esa larvaresbaladiza. Pero no era posible que no existiera. Eraimpensable: para imaginar la nada, era menesterencontrarse allí, en pleno mundo, con los ojos bienabiertos, y viviente; la nada sólo era una idea en micabeza, una idea existente que flotaba en esainmensidad; esa nada no había venido antes de laexistencia, era una existencia como cualquier otra, yaparecida después de muchas otras. Yo gritaba “¡quéporquería, qué porquería!” y me sacudía paradesembarazarmedeesaporqueríapegajosa,peroella
  • 219. www.artnovela.com.arresistía y había tanto, toneladas y toneladas deexistencia, indefinidamente; me ahogaba en el fondode ese inmenso asco. Y entonces, de golpe, el jardínse vació como por un gran agujero, el mundodesapareció de la misma manera que había venido, obien me desperté; en todo caso, no lo vi más; a mialrededor quedaba tierra amarilla, de donde brotabanramas secas, erguidas en el aire.Me levanté, salí. Al llegar a la verja, me volví.Entonces el jardín me sonrió. Me apoyé en la verja ymiré largo rato. La sonrisa de los árboles, del macizode laurel quería decir algo; aquél era el verdaderosecreto de la existencia. Recordé que un domingo, nohacemásdetressemanas,habíacaptadoenlascosasuna especie de aire de complicidad. ¿Se dirigía a mí?Sentí, fastidiado, que no contaba con ningún mediopara comprender. Ningún medio. Sin embargo estabaallí, a la espera, semejante a una mirada. Estaba allí,eneltroncodelcastaño...era elcastaño.Parecíacomosi las cosas fueran pensamientos que se detenían enel camino, que se olvidaban, que olvidaban lo quehabían querido pensar, y permanecían así, saltando,con un sentido pequeño y ridículo que las excedía.Ese pequeño sentido me irritaba; no podíacomprenderlo aunque me quedara setecientos añosapoyado en la verja; había conocido Codo lo que podíasaber de la existencia. Me fui, y de vuelta en el hotel,escribí esto.A la noche.He tomado una decisión: ya no tengo motivo para
  • 220. www.artnovela.com.arquedarme en Bouville si no escribo el libro; iré a vivir aParís. El viernes tornaré el tren de las cinco, el sábadoveré aAnny; pienso que pasaremos unos días juntos.Después regresaré para arreglar algunos asuntos yhacer las valijas. El primero de marzo a más tardarestaré definitivamente instalado en París.Viernes.Au Rendez-vous des Cheminots. El tren partedentrodeveinteminutos.Elfonógrafo.Fuerteimpresiónde aventura.Sábado.Anny viene a abrirme con un largo vestido negro.Naturalmente, no me tiende la mano, no me saluda.Yomantuve mi mano derecha en el bolsillo del sobretodo.Anny dice en tono disgustado y muy rápido, paralibrarse de las formalidades:—Entraysiéntatedondequieras,salvoenelsillónjunto a la ventana.Es ella, muy ella. Deja colgar los brazos; tiene elrostro tristón que antes le daba el aire de una chiquillaen la edad ingrata. Pero ahora ya no parece unachiquilla. Está gorda, su pecho es fuerte.Cierra la puerta, se dice a sí misma, con airemeditativo:—No sé si voy a sentarme en la cama...Finalmente se deja caer en una especie de cajóncubierto con un tapiz. Su andar ya no es el mismo; sedesplazaconunapesadezmajestuosa,ynosingracia;parecemolestaporsuprecozcorpulencia.Peroapesarde todo es muy ella, esAnny.
  • 221. www.artnovela.com.arAnny lanza una carcajada.—¿Por qué te ríes?No responde en seguida, como de costumbre, yadopta un aire camorrista.—Dime, ¿por qué?—Por la amplía sonrisa que enarbolas desde queentraste. Pareces un padre que acaba de casar a suhija. Vamos, no te quedes de pie. Deja el abrigo ysiéntate. Sí, ahí si quieres.Sigue un silencio, queAnny no trata de romper.¡Quédesmanteladaestálahabitación!EnotrostiemposAnny llevaba en todos sus viajes una inmensa valijallenadechales,deturbantes,demantillas,demáscarasjaponesas, de imágenes de Epinal.Apenas paraba enun hotel —aunque tuviera que quedarse una solanoche— su primer cuidado era abrir la valija y sacartodas sus riquezas, que colgaba de las paredes,suspendía en las lámparas, extendía sobre las mesaso en el suelo, según un orden variable y complicado;enmenosdemediahoraelcuartomásvulgarserevestíadeunapersonalidadpesadaysensual,casiintolerable.Tal vez la valija se ha perdido, o quedó en el depósito...Esta habitación fría, con la puerta que se entreabre alcuarto de baño, tiene algo de siniestro. Se asemeja,con más lujo y tristeza, a mi habitación de Bouville.Annysigueriendo.Reconozcomuybienesarisitamuy alta y un poco gangosa.—Bueno, tú no has cambiado. ¿Qué buscas conesa cara enloquecida?Sonríe,perosusojosmemiranconunacuriosidad
  • 222. www.artnovela.com.arcasi hostil.—Pensaba solamente que este cuarto no parecehabitado por ti.—¿Ah sí? —responde con aire vago.Nuevosilencio.Ahoraestásentadasobrelacama,muy pálida en su vestido negro. No se ha cortado elpelo. Sigue mirándome con aire de tranquilidad,levantando un poco las cejas. ¿No tiene nada quedecirme? ¿Por qué me ha hecho venir? Este silencioes insoportable.De improviso digo, lastimosamente:—Estoy contento de verte.La última palabra se estrangula en mi garganta;para salir con eso, hubiera hecho mejor callándome.Seguramente va a enfadarse. Yo pensé que el primercuarto de hora sería penoso. Antes, cuando veía aAnny, aunque fuera después de una ausencia deveinticuatro horas, por la mañana al despertar, nuncasabía encontrar las palabras que ella esperaba, lasque convenían a su vestido, al tiempo, a las últimaspalabras que habíamos pronunciado la víspera. ¿Peroqué quiere? No puedo adivinarlo.Levanta los ojos.Anny me mira con una especiede ternura.—¿Entonces no has cambiado nada? ¿Siempreeres tan tonto?Su rostro expresa satisfacción. Pero qué fatigadaparece.—Eres un mojón —dice—, un mojón al borde deun camino. Explicas y explicarás toda tu vida
  • 223. www.artnovela.com.arimperturbablemente que Melun está a veintisietekilómetros y Montargis a cuarenta y dos. Por eso tenecesito tanto.—¿Menecesitas?¿Menecesitasteduranteestoscuatro años que no te vi? Bueno, has estado muydiscreta.Hablé sonriendo; ella podría creer que le guardorencor. Siento esta sonrisa muy falsa en mi boca; estoyincómodo.—¡Quétontoeres!Naturalmente,nohenecesitadoverte, si es esto lo que quieres decir. Ya sabes que notienes nada particularmente regocijante para los ojos.Necesito que existas y que no cambies. Eres comoese metro de platino que se conserva en alguna parte,en París o en los alrededores. No creo que nadie hayatenido nunca deseos de verlo.—En eso te equivocas.—En fin, poco importa, yo no. Bueno, estoycontentadesaberqueexiste,quemideexactamenteladiez millonésima parte del cuadrante del meridianoterrestre. Lo pienso cada vez que toman medidas enun departamento o que me venden género negro pormetros.—¿Ah sí? —digo fríamente.—Pero podría muy bien pensar en ti sólo comoen una virtud abstracta, una especie de límite. Puedesagradecerme que recuerde cada vez tu cara.Ya hemos vuelto a las discusiones alejandrinasque era necesario sostener en otros tiempos, cuandoyo abrigaba deseos simples y vulgares, como decirle
  • 224. www.artnovela.com.arque la quería, tomarla en mis brazos. Hoy no tengoningún deseo. Salvo quizá el de callarme y mirarla,comprender en silencio toda la importancia de esteacontecimiento extraordinario: la presencia deAnnyfrente a mí. ¿Y para ella, este día es semejante a losdemás?Aellanoletiemblanlasmanos.Debíadeteneralgo que decirme el día que me escribió, o quizá fuera,simplemente, un capricho.Ahora, lo ha olvidado.Anny me sonríe de golpe con una ternura tanvisible que las lágrimas me asoman a los ojos.—He pensado en ti mucho más a menudo que enel metro de platino. No hubo día que no pensara en ti.Y recordaba claramente hasta el menor detalle de tupersona.Se levanta y viene a apoyar sus manos en mishombros.—Atrévete a decirme que recordabas mi cara, túque te quejas.—Es difícil — digo—, tú sabes muy bien quetengomalamemoria.—Loconfiesas:mehabíasolvidadoporcompleto.¿Me hubieras reconocido en la calle?—Naturalmente. No se trata de eso.—¿Recordabas por lo menos el color de mi pelo?—¡Pues claro! Es rubio.Anny se echa a reír.—Lo dices con mucho orgullo.Ahora que lo vesno tiene mucho mérito.Me revuelve el pelo de un manotón.—Y tu pelo es rojo —dice imitándome—; la
  • 225. www.artnovela.com.arprimera vez que te vi tenías, no lo olvidaré nunca unsombrero blando que tiraba a malva y que bramaba alverse con tu pelo rojo. Era muy penoso de mirar.¿Dóndeestátusombrero?Quieroversitienessiempretan mal gusto.—Ya no uso.Silba ligeramente abriendo grandes ojos.—¡No se te habrá ocurrido solo! ¿Sí? Bueno, tefelicito. ¡Naturalmente! Bastaba pensarlo. Ese pelo nosoporta nada, se da de coces con los sombreros, conlos cojines de los sillones, hasta con el papel de lasparedes que le sirven de fondo. O si no tendrías queencasquetártelo hasta las orejas, como aquel fieltroinglés que habías comprado en Londres. Metías lasmechas debajo y ni siquiera se sabía si tenías pelo.Agrega, en el tono decidido con que se terminanlas viejas disputas:—No te quedaba nada bien.Ya no sé qué sombrero era.—¿Yo decía que me quedaba bien?—¡Ya lo creo que lo decías! No hablabas de otracosa. Y te mirabas solapadamente en los espejoscuando creías que no te veía.Estereconocimientodelpasadomeabruma.Annyni siquiera parece evocar recuerdos; su tono no tieneel matiz enternecido y lejano que conviene a esta clasede ocupación. Es como si hablara de hoy, a lo sumode ayer; ha conservado con plena vida sus opiniones,sus terquedades, sus rencores de otros tiempos. Paramí, por el contrario, lo inunda todo una ola poética;
  • 226. www.artnovela.com.arestoy dispuesto a todas las concesiones.—Ya ves, he engordado, he envejecido, tengoque cuidarme.Sí.¡Yquéaspectofatigadoelsuyo!Cuandoquierohablar, agrega en seguida:—Hice teatro, en Londres.—¿Con Candler?—No,hombre,conCandlerno.Tereconozcobienen eso. Se te había metido en la cabeza que haríateatro con Candler. ¿Cuántas veces habrá que decirteque Candler es un director de orquesta? No, en unteatrito,SohoSquare.RepresentamosEmperorJones,obras de Sean O’Casey, de Synge, y Britannicus.—¿Britannicus? —digo asombrado.—Bueno, sí, Britannicus. Por eso lo abandoné.Yo les había dado la idea de montar Britannicus; yquisieron hacerme interpretar Junie.—¿Sí?—Ynaturalmente,sólopodíainterpretarAgrippine.—¿Y ahora qué haces?Ha sido un error preguntarle esto. La vidadesaparece de su rostro. Sin embargo respondeinmediatamente:—Ya no trabajo. Viajo. Me mantiene un tipo.Sonríe:—¡Oh! No me mires con esa solicitud, no estrágico.Siempretedijequemedaríalomismohacermemantener.Además es un tipo viejo, no molesta.—¿Un inglés?—¿Pero qué puede importarte? —dice, irritada—
  • 227. www.artnovela.com.ar. No vamos a hablar de ese infeliz. No tiene ningunaimportancia ni para ti ni para mí. ¿Quieres té?Entra en el cuarto de tocador. La oigo ir y venir,mover cacerolas y hablar sola; un murmullo agudo eininteligible. En la mesa de luz, junto a la cama, hay,como siempre, un tomo de la Historia de Francia deMichelet. Ahora observo que encima de la cama hacolgadounafoto,unasola,unareproduccióndelretratode Emily Bronté por su hermano.Anny vuelve y me dice bruscamente:—Ahora tienes que hablarme de ti.Luego desaparece de nuevo en el cuarto detocador. De esto me acuerdo, a pesar de mi malamemoria: hacía preguntas directas como ésta, que memolestaban mucho porque sentía en ellas un interéssincero y a la vez el deseo de terminar cuanto antes.En todo caso, después de esta pregunta, ya no cabeduda: quiere algo de mí. Por el momento sólo sonpreliminares: desembarazarse de lo que podríamolestar; arreglar definitivamente las cuestionessecundarias: “Ahora tienes que hablarme de ti”. Dentrode un rato me hablará de ella. De golpe, no siento elmenordeseodecontarlenada.¿Paraqué?LaNáusea,elmiedo,laexistencia...Espreferiblequemeloguarde.—Vamos, date prisa —grita a través del tabique.Vuelve con una tetera.—¿Qué haces? ¿Vives en París?—Vivo en Bouville.—¿En Bouville? ¿Por qué? Espero que no tehabrás casado.
  • 228. www.artnovela.com.ar—¿Casado? —digo sobresaltándome.Me resulta desagradable queAnny haya podidopensarlo. Se lo digo:—Es absurdo. Muy del tipo de imaginaciónnaturalista que me reprochabas en otro tiempo,¿recuerdas? cuando te imaginaba viuda y madre dedos muchachos. Y todas las historias que te contabasobre lo que llegaríamos a ser.Tú detestabas aquello.—Y tú te complacías —responde sin inmutarse.—Lo decías para dártelas de escéptico. Además teindignas así en la conversación, pero eres lo bastantetraidor para casarte un día a escondidas. Protestastedurante un año, indignado, que no irías a ver Violetasimperiales. Y un día que yo estaba enferma, fuiste averla solo a un pequeño cine del barrio.—Vivo en Bouville —dije con dignidad, —porqueestoy escribiendo un libro sobre M. de Robellón.Anny me mira con aplicado interés.—¿M. de Rollebon? ¿Vivió en el siglo XVIII?—Sí.—Me habías hablado de él, es cierto —dicevagamente.—¿Entonces es un libro de historia?—Sí.—¡Ah,Ah!Si me hace otra pregunta le contaré todo. Peronopreguntanadamás.Aparentemente,juzgaquesabebastante de mí. Anny sabe escuchar muy bien, perosólo cuando quiere. La miro: ha bajado los párpados,piensa en lo que va a decirme, en la manera cómo
  • 229. www.artnovela.com.arempezará: ¿Debo interrogarla a mi vez? No creo quele interese. Hablará cuando lo considere oportuno. Elcorazón me late con fuerza.Bruscamente, dice:—Yo he cambiado.Este es el comienzo. Pero ahora se calla. Sirveté en tazas de porcelana blanca. Espera que yo hable;tengo que decir algo. No cualquier cosa, justo lo queella espera. Estoy en el tormento. Ha cambiado deveras. Está gorda, parece fatigada; seguramente noes esto lo que quiere decir.—No sé, no me parece.Ya he encontrado tu risa,tu manera de levantarte y poner las manos en mishombres, tu manía de hablar sola. Sigues leyendo laHistoria de Michelet. Y un montón de cosas más...Y ese interés profundo por mi esencia eterna ysuindiferenciatotalhaciatodoloquepuedasucedermeen la vida, y esa extraña afectación pedante yencantadora a la vez, y esa manera de suprimir antesque nada las fórmulas mecánicas de cortesía, deamistad, todo lo que facilita las relaciones de loshombres entre sí, esa manera de obligar a losinterlocutores a una perpetua invención. Se encogede hombros:—Sí, hombre he cambiado —dice secamente—,he cambiado del todo. Ya no soy la misma persona.Pensé que te darías cuenta a la primera ojeada. Yvienes a hablarme de la Historia de Michelet.Se me planta delante:—Vamos a ver si este hombre es tan inteligente
  • 230. www.artnovela.com.arcomo lo asegura. Busca: ¿en qué he cambiado?Vacilo;Anny golpea con el pie, todavía sonrientepero sinceramente irritada.—En otro tiempo había algo que te resultaba unsuplicio. Por lo menos tú lo afirmabas. Y ahora seacabó, ha desaparecido. Deberías notarlo. ¿Acaso note sientes más cómodo?No me atrevo a responderle que no; estoy, comoantes,sentadoenlapuntadelasilla,cuidandodeevitaremboscadas, de conjurar inexplicables cóleras. Ella havuelto a sentarse.—Bueno —dice meneando la cabeza—, si nocomprendes es que has olvidado muchas cosas.Todavía más de lo que yo pensaba. Vamos a ver:¿recuerdas tus fechorías de antes? Venías, hablabas,te ibas: todo a destiempo. Imagina que nada hubieracambiado: tú entrarías, habría máscaras y chales enla pared, yo estaría sentada en la cama y te diría:(echa la cabeza hacia atrás, dilata la nariz y habla convoz teatral, como burlándose de sí misma) “Bueno,¿qué esperas? Siéntate”. Y naturalmente, evitaríacuidadosamente decirte: salvo en el sillón junto a laventana.—Me tendías trampas.—No eran trampas... Entonces, naturalmente,hubieras ido derecho a sentarte allí.—¿Y qué me hubiera sucedido? —digovolviéndome y mirando el sillón con curiosidad. Es deapariencia ordinaria, tiene un aire paternal yconfortable.
  • 231. www.artnovela.com.ar—Sólo cosas malas —responde Annybrevemente.Noinsisto;Annysiempreseharodeadodeobjetostabú.—Creo —le digo de golpe— que adivino algo.Pero sería tan extraordinario. Espera, déjame buscar:sí, este cuarto está desmantelado. Me harás la justiciadereconocerqueloobservéenseguida.Bueno,hubieraentrado, habría visto las máscaras en las paredes, ylos chales y todo eso. El hotel se detenía siempre en tupuerta. Tu cuarto era otra cosa... No hubieras venido aabrirme. Te hubiera descubierto agazapada en unrincón,quizásentadaenelsuelosobreaquellamoquetaroja que llevabas siempre contigo, mirándome sinindulgencia, aguardando...Apenas pronunciara yo unapalabra, apenas hiciera un gesto y recobrara larespiración, tú fruncirías las cejas y yo me sentiríaprofundamente culpable sin saber por qué. Despuéshabría acumulado una torpeza tras otra, me hubierahundido en mi falta...—¿Cuántas veces sucedió eso?—Cien veces.—¡Por lo menos! ¿Eres más hábil, más finoahora?—¡No!—Me gusta oírte decirlo. ¿Entonces?—Entonces es que ya no hay...—¡Ah, ah! —exclama con voz teatral— ¡Apenasse atreve a creerlo!Prosigue dulcemente:
  • 232. www.artnovela.com.ar—Bueno, puedes creérmelo: ya no hay más.—¿No más momentos perfectos?—No.Estoy estupefacto. Insisto.—En fin, tú no... ¿Se acabaron aquellas...tragedias, aquellas tragedias instantáneas en que lasmáscaras,loschales,losmueblesyyomismoteníamoscada uno nuestro pequeño papel, y tú uno grande?Sonríe.—¡Ingrato!Aveces le di papeles más importantesque el mío, pero él no se lo sospechó. Bueno, sí, seacabaron. ¿Te sorprende mucho?—¡Ah, sí, estoy sorprendido! Creí que esoformaba parte de ti misma, que si te lo quitaban seríacomo si te arrancaran el corazón.—Yo también lo creí —dice como si no lamentaranada.Agrega con una especie de ironía que me haceuna impresión muy desagradable: — Pero ya ves quepuedo vivir sin eso.Ha entrecruzado los dedos y sujeta una de lasrodillas con sus manos. Mira al aire con una vagasonrisa que le rejuvenece todo el rostro. Parece unachiquilla gorda, misteriosa y satisfecha.—Sí,estoycontentadequesigassiendoelmismo.Si te hubieran mudado de sitio, pintado de nuevo,clavado al borde de otro camino, no tendría nada fijopara orientarme. Me eres indispensable; yo cambio,queda convenido que tú permaneces inmutable y midomis cambios en comparación contigo.A pesar de todo me siento un poco mortificado.
  • 233. www.artnovela.com.ar—Bueno,esmuyinexacto—digoconvivacidad—, al contrario, he evolucionado totalmente los últimostiempos, y en el fondo...—¡Oh —dice con un desprecio aplastante—,cambios intelectuales!Yo he cambiado hasta el blancode los ojos.Hasta el blanco de los ojos... ¿Qué hay en suvoz, que me trastorna? ¡De todos modos doy un saltobrusco! Dejo de mirar a una Anny desaparecida. Esesta mujer, esta mujer gorda de aspecto arruinado laque me conmueve y a quien amo.—Tengo una especie de certeza... física. Sientoque no hay momentos perfectos. Lo siento hasta enlas piernas cuando camino. Lo siento todo el tiempo,hastacuandoduermo.Nopuedoolvidarlo.Nuncahubonada que fuera como una revelación; no puedo decir:apartirdetaldíadetalhora,mividasehatransformado.Pero en la actualidad estoy siempre un poco como siaquello me hubiera sido revelado la víspera. Estoydeslumbrada,incómoda,nomeacostumbro.Diceestaspalabras con una voz calmosa donde queda un atisbode orgullo por haber cambiado tanto. Se balancea enelcajónconunagraciaextraordinaria.Niunavezdesdeque entré se ha parecido tanto a laAnny de antes, deMarsella. Me ha atrapado de nuevo, he vuelto asumergirmeensuextrañouniverso,másalládelridículo,de la afectación, de la sutileza. Hasta he recuperadoaquella ligera fiebre que me agitaba siempre en supresencia y aquel gusto amargo en el fondo de la boca.Anny desanuda las manos y suelta la rodilla. Se
  • 234. www.artnovela.com.arcalla. Es un silencio concertado, como cuando en laóperalaescenapermanecevacíaexactamentedurantesiete compases de orquesta. Bebe el té. Después dejala taza y se mantiene rígida apoyando las manoscerradas en el borde del cajón. -De improviso hace aparecer en su cara elsoberbio rostro de Medusa que yo amaba tanto,hinchado de odio, torcido, venenoso.Anny no cambiade expresión, cambia de rostro, como los actoresantiguos cambiaban de máscara; de golpe. Y cadauna de estas máscaras está destinada a crear laatmósfera, a dar el tono de lo que seguirá.Aparece yse mantiene sin modificarse mientras Anny habla.Después cae, se desprende de ella.Memirafijosindemostrarverme.Hablará.Esperoun discurso trágico, a la altura de la dignidad de sumáscara, un canto fúnebre.Dice una sola palabra;—Me sobrevivo..E1 acento no corresponde para nada al rostro.Noestrágico,es...horrible;expresaunadesesperaciónseca, sin lágrimas, sin piedad. Sí, hay en ella algoirremediablementeagostado.La máscara cae,Anny sonríe.—No estoy nada triste.Amenudo sentí asombro,pero me equivocaba: ¿por qué había de estar triste?En otros tiempos fui capaz de pasiones bastantehermosas.Odiéapasionadamenteamimadre.Ademása ti —dice con desafío— te amé apasionadamente.Espera una réplica. No digo nada.
  • 235. www.artnovela.com.ar—Todo eso se acabó, por supuesto.—¿Cómopuedessaberlo?—Lo sé. Sé que nunca más encontraré nada ninadie que me inspire pasión. Tú sabes que ponerse aquerer a alguien es una hazaña. Se necesita unaenergía, una generosidad, una ceguera... Hasta hayun momento, al principio mismo; en que es precisosaltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Séque nunca más saltaré.—¿Por qué?Me echa una mirada irónica y no responde.—Ahora —dice— vivo rodeada por mis pasionesdifuntas.Trato de recuperar aquel espléndido furor queme precipitó desde el tercer piso, a los doce años, undía que mi madre me azotó.Agrega, sin relación aparente, con aire lejano:—Tampocoesbuenomirardemasiadotiempolosobjetos. Los miro para saber qué son y tengo queapartar rápidamente los ojos.—¿Pero por qué?—Me desagradan.¿No se diría?... En todo caso, seguramente haysemejanzas. Ya una vez, en Londres sucedió esto;habíamos pensado separadamente las mismas cosassobre los mismos temas, casi en el mismo momento.Me gustaría tanto que... Pero el pensamiento deAnnydanumerososrodeos;nuncaseestásegurodehaberlacomprendido del todo. Necesito estar seguro.—Escucha, quería decirte que jamás supe muybien lo que eran los momentos perfectos; nunca me lo
  • 236. www.artnovela.com.arhas explicado.—Sí, lo sé, no hacías ningún esfuerzo. Eras unaestaca a mi lado.—¡Ay! Yo sé lo que me costó.—Mereciste todo lo que te ha sucedido, eras muyculpable; me irritabas con tu aire sólido. Parecíasdecirme: yo soy normal; y te empeñabas en respirarsalud, chorreabas salud moral.—Sin embargo te pedí más de cien veces queme explicaras lo que era un...—Sí, pero en qué tono —dice colérica—,condescendías a informarte, ésa es la verdad. Lopreguntabas con una amabilidad distraída, como lasseñorasdeedadmepreguntabanaquéestabajugandocuando era chica. En el fondo —continúa soñadora—, me pregunto si no ha sido a ti a quien más he odiado.Hace un esfuerzo, se recobra y sonríe con lasmejillas encendidas todavía. Está muy bella.—Con mucho gusto te lo explicaré. Ahora soybastante vieja para hablar sin cólera, a las señoras deedad como tú, de los juegos de mi infancia. Vamos,habla, ¿qué es lo que quieres saber?—Qué era aquello.¿Te he hablado de las situaciones privilegiadas?—¡No lo creo!—Sí —dice con seguridad—. Fue en Aix, enaquellaplazacuyonombreyanorecuerdo.Estábamosen el jardín de un café, a pleno sol, bajo sombrillasanaranjadas. ¿No te acuerdas?, bebimos limonada yyo encontré moscas muertas en el azúcar en polvo.
  • 237. www.artnovela.com.ar—Ah, sí, tal vez...—Bueno, te hablé de eso en aquel café. Apropósito de la gran edición de la Historia de Michelet,la que yo poseía cuando era chica. Era mucho másgrande que ésta y las hojas tenían un color desvaídocomo el interior de un hongo, y olían a hongo. A lamuerte de mi padre, mi tío Joseph les echó mano y sellevótodoslosvolúmenes.Fueaqueldíacuandolollaméviejo cochino, y mi madre me azotó y salté por laventana.—Sí,sí...hasdehabermehabladodeesaHistoriade Francia... ¿No la leías en un desván? Mira, meacuerdo. Ya ves que eras injusta hace un momentocuando me acusabas de haberlo olvidado todo.—Calla. Me llevaba, como muy bien hasrecordado, esos enormes libros al desván.Tenían muypocas figuras, quizá tres o cuatro por volumen. Perocada una ocupaba, sola, una gran página, una páginacon el reverso en blanco. Esto me hacía mucho efectoporque en las otras hojas el texto estaba distribuido endos columnas para ganar espacio. Mi amor por esosgrabados era extraordinario; los conocía todos dememoria, y cuando releía un libro de Michelet losesperaba con cincuenta páginas de anticipación;siempremeparecíaunmilagroencontrarlos.Yademáshabía un refinamiento: la escena representada nuncase relacionaba con el texto de las páginas vecinas;habíaquebuscarelacontecimientotreintapáginasmáslejos.—Te lo suplico, háblame de los momentos
  • 238. www.artnovela.com.arperfectos.—Te hablo de las situaciones privilegiadas. Eranaquéllasrepresentadasenlosgrabados.Yolasllamabaprivilegiadas; me decía que debían de tener unaimportancia muy grande para que hubieran accedidoa ponerlas como tema de aquellas imágenes tanescasas. Las habían escogido entre todas,¿comprendes?, y sin embargo, muchos episodiostenían un valor plástico más grande, otros más interéshistórico. Por ejemplo, para todo el siglo dieciséis habíasólo tres imágenes: una para la muerte de Enrique II,otra para el asesinato del duque de Guisa y otra paralaentradadeEnriqueIVenParís.Entoncesmeimaginéqueestosacontecimientosteníanuncarácterparticular.Además, los grabados me confirmaban en esta idea:el dibujo era rústico, los brazos y las piernas nuncaestaban bien unidos al tronco. Pero era algo lleno degrandeza. En el asesinato del duque de Guisa, porejemplo, los espectadores manifiestan su estupor y suindignación tendiendo todos las palmas hacia adelantey apartando la cabeza: es muy hermoso, parece uncoro. Y no creas que habían olvidado los detallesdivertidos o anecdóticos. Se veían pajes cayendo alsuelo, perritos que huían, bufones sentados en lospeldaños del trono. Pero todos esos detalles estabantratados con tanta grandeza e inhabilidad, quearmonizaban perfectamente con el resto de la imagen;no creo haber visto cuadros con una unidad tanrigurosa. Bueno, de ahí procedieron.—¿Las situaciones privilegiadas?
  • 239. www.artnovela.com.ar—En fin, la idea que me hacía de ellas. Eransituaciones que tenían una calidad rara y preciosa,estilo si quieres. Ser rey, por ejemplo, cuando yo teníaocho años me parecía una situación privilegiada. Omorir. Te ríes, pero había tanta gente dibujada en elmomento de su muerte, hay tantos que hanpronunciado palabras sublimes en ese momento, queyo creía de buena fe... en fin, pensaba que al entraren agonía uno se veía trasportado sobre sí mismo.Además, bastaba estar en el aposento de un muerto:como la muerte era una situación privilegiada, algoemanabadeellaysecomunicabaatodaslaspersonaspresentes.Unaespeciedegrandeza.Cuandomipadremurió, me hicieron subir a su cuarto para verlo porúltima vez. Al subir la escalera era muy desdichada,pero también estaba como ebria de una especie dealegría religiosa; al fin entraba en una situaciónprivilegiada. Me apoyé en la pared, intenté hacer losgestos que correspondían. Pero mi tía y mi madre,arrodilladas al borde del lecho, lo estropeaban todocon sus sollozos.Dice estas palabras de mal humor, como si elrecuerdo fuera punzante todavía. Se interrumpe; conlamiradafija,lascejaslevantadas,aprovechalaocasiónpara revivir la escena una vez más.—Más tarde amplié todo esto; le agregué primerouna situación nueva: el amor (quiero decir el acto delamor).Mira,sinuncacomprendisteporquémenegabaa... a algunas de tus peticiones, es una ocasión paracomprenderlo: para mí había algo que salvar. Y me
  • 240. www.artnovela.com.ardije que debía de haber muchas más situacionesprivilegiadas; finalmente admití una infinidad.—Sí, pero al fin, ¿qué eran?—Bueno, ya te lo he dicho —dice con asombro—, hace un cuarto de hora que te lo estoy explicando.—¿Peroeraprecisosobretodoquelagentefueramuyapasionada,quesintieraarrebatosdeodiooamor,por ejemplo; o el aspecto exterior del acontecimientotenía que ser grande, quiero decir, lo que se puedever... ?—Las dos cosas... según —responde de malagana.—¿Y los momentos perfectos? ¿Qué vienen ahacer aquí?—Llegan después. Primero están los signosanunciadores. Después, la situación privilegiada, lenta,majestuosamente entra en la vida de las personas.Entonces se plantea la cuestión de saber si uno quiereconvertirla en momento perfecto.—Sí —digo—, he comprendido. En cada una delas situaciones privilegiadas hay que realizar ciertosactos, adoptar ciertas actitudes, decir ciertas palabras,y otras actitudes, otras palabras están estrictamenteprohibidas. ¿Es así?—Si tú quieres...—En suma, la situación es la materia; ésta exigeun tratamiento.—Así es —dice Anny—; ante todo era precisoestar sumido en algo excepcional y sentir que unoimponía orden allí. Si se hubieran realizado todas esas
  • 241. www.artnovela.com.arcondiciones, el momento habría sido perfecto.—En suma, era una especie de obra de arte.—Ya me lo has dicho —replica irritada—. Perono: era un... deber. Había que transformar lassituaciones privilegiadas en momentos perfectos. Erauna cuestión moral. Sí, puedes reírte: moral.No me río.—Escucha —le digo espontáneamente—,también yo voy a reconocer mis errores. Nunca tecomprendí bien, nunca intenté sinceramente ayudarte.Si hubiera sabido...—Gracias, muchas gracias —dice, irónica—.Creo que no esperarás gratitud por estosremordimientos tardíos. Además no te lo reprocho;nunca te expliqué nada claramente, estaba atada, nopodía hablar de esto con nadie, ni siquiera contigo,sobre todo contigo. Siempre había algo que sonabafalsoenaquellosmomentos.Yoestabacomoextraviada.Sin embargo, tenía la impresión de hacer todo lo quepodía.—¿Pero qué era lo que había que hacer? ¿Quéactos?—Qué tonto eres, no se pueden dar ejemplos;depende.—Pero cuéntame lo que intentabas hacer.—No, no tengo interés en hablar de eso. Pero siquieres, hay una historia que me llamó mucho laatención cuando iba a la escuela. Era un rey que habíaperdido una batalla y había caído prisionero. Estabaen un rincón, en el campo del vencedor. Ve pasar a su
  • 242. www.artnovela.com.arhijo y a su hija encadenados. No llora, no dice nada.Después ve pasar, encadenado también, a uno de susservidores. Entonces empieza a gemir y a arrancarselos cabellos.Tú mismo puedes inventar ejemplos. Ves:hay casos en que no se debe llorar, si no, uno esinmundo. Pero si dejas caer un leño en tu pie, puedeshacer lo que quieras: gimotear, llorar, saltar sobre elotro pie. Lo estúpido sería mantenerse todo el tiempoestoico; sería agotarse para nada.Sonríe:—Otras veces era preciso ser más que estoico.¿No recuerdas, naturalmente, la primera vez que tebesé?—Sí, muy bien —digo triunfante—, fue en losjardines de Kiew, a orillas del Támesis.—Pero lo que nunca supiste es que estabasentada sobre unas ortigas; se me había levantado elvestido,teníalosmuslosllenosdepinchazosyalmenormovimiento, nuevos pinchazos. Bueno, allí no hubierabastado el estoicismo. Tú no me turbabas nada, nosentía un deseo particular de tus labios; el beso queiba a darte era de una importancia mucho mayor, eraun compromiso, un pacto. Entonces, ¿comprendes?,el dolor resultaba impertinente, no me era permitidopensar en mis muslos en un momento como aquél. Nobastaba ocultar mi padecimiento; era preciso nopadecerlo.Me mira con orgullo, muy sorprendida aún por loque hizo:—Durante más de veinte minutos, todo el tiempo
  • 243. www.artnovela.com.arque insistías para conseguir ese beso que estabadecidida a darte, durante todo el tiempo en que mehice rogar —porque era preciso dártelo según loscánones— llegué a anestesiarme por completo. Diossabe, sin embargo, que tengo la piel sensible: no sentínada hasta que nos levantamos.Es eso, exactamente eso. No hay aventuras, nohay momentos perfectos... hemos perdido las mismasilusiones, hemos seguido los mismos caminos.Adivinoel resto, hasta puedo tomar la palabra en su lugar ydecir yo mismo lo que le falta decir:—¿Y entonces te diste cuenta de que siemprehabía buenas mujeres llorando, o un tipo pelirrojo, ocualquier otro para estropear tus efectos?—Sí, naturalmente —dice sin entusiasmo.—¿No es eso?—Oh, a la larga hubiera podido resignarme a lastorpezas de un pelirrojo. Después de todo era bondadmía interesarme en la manera de representar los otrossu papel... No, es más bien...—¿Qué no hay situaciones privilegiadas?—Esoes.Yocreíaqueelodio,elamorolamuertebajaban sobre nosotros como las lenguas de fuego delViernes Santo. Creía que era posible resplandecer deodio o de muerte. ¡Qué error! Sí, realmente, pensabaque existía “el Odio”, que venía a posarse en la gentey a elevarla sobre sí misma. Naturalmente, sólo existoyo, yo que odio, yo que amo, Y entonces soy siemprela misma cosa, una pasta que se estira, se estira... yes siempre tan igual que uno se pregunta cómo se le
  • 244. www.artnovela.com.arha ocurrido a la gente inventar nombres, hacerdistinciones.Piensacomoyo.Tengolaimpresióndenohaberladejado nunca.—Escucha bien —le digo—, desde hace unmomento pienso en una cosa que me gusta muchomás que el papel de mojón que tan generosamente mehas concedido, y es que hemos cambiado al mismotiempo y de la misma manera. Prefiero esto, ¿sabes?,a ver que te alejas cada vez más y estar condenado aseñalar eternamente tu punto de partida. Yo habíavenido a contarte todo lo que me has contado, conotraspalabras,escierto.Nosencontramosalallegada.No puedo decirte cuánto placer me causa.—¿Sí?—me dice dulcemente pero con aireterco—; bueno, con todo yo hubiera preferido que nocambiaras; era más cómodo. No soy como tú; másbien me desagrada saber que alguien ha pensado lasmismas cosas que yo.Además, has de equivocarte.Lecuentomisaventuras,lehablodelaexistencia,acaso demasiado tiempo. Escucha con aplicación;tiene los ojos muy abiertos, las cejas altasCuando termino, parece aliviada.—Bueno, pero no piensas lo mismo que yo. Tequejas porque las cosas no se disponen a tu alrededorcomo un ramillete de flores, sin tomarte la molestia dehacer nada. Pero yo nunca he pedido tanto: queríaobrar. Cuando representábamos el aventurero y laaventurera, tú eras aquél a quien suceden aventuras,yo la que las hace suceder. Decía: “Soy un hombre de
  • 245. www.artnovela.com.aracción”.¿Recuerdas:”Bueno,ahoradigosimplemente:no se puede ser un hombre de acción.Es preciso admitir que no la he convencido, puesse anima y prosigue con más fuerza:—Y además hay un montón de cosas que no tehe dicho porque serían demasiado largas de explicar.Porejemplo:hubierasidonecesarioque,enelmomentomismo de obrar, pudiera decirme que mi acto tendríaconsecuencias... fatales. No logro explicarte bien...—Peroescompletamenteinútil—digoconunairebastante pedante—, eso también lo he pensado.Me mira con desconfianza.—Decreerte,lohabríaspensadotododelamismamanera que yo; me asombras mucho.No puedo convencerla, sólo conseguiría irritarla.Me callo. Tengo ganas de tomarla en mis brazos.De pronto me mira con aire ansioso:—Y entonces, si has pensado en todo esto, ¿quépuede hacerse?Bajo la cabeza.—Yo me... yo me sobrevivo —repitepesadamente.¿Qué puedo decirle? ¿Acaso conozco motivospara vivir? No estoy desesperado como ella, porqueno esperaba gran cosa. Estoy más bien... asombradofrente a esta vida que he recibido para nada. Mantengobaja la cabeza, no quiero ver el rostro deAnny en estemomento.—Viajo —prosigue con voz lúgubre—; vengo deSuecia. Me detuve ocho días en Berlín. Está ese tipo
  • 246. www.artnovela.com.arque me mantiene....Tomarla en mis brazos... ¿Para qué? ¿No puedonada por ella? Está sola como yo.Me dice, con voz un poco más alegre:—¿Qué estás refunfuñando?Levanto los ojos.Anny me mira con ternura.—Nada. Pensaba solamente en algo.—¡Oh, misterioso personaje! Bueno, habla ocállate, pero elige.Le hablo del Rendez-vous des Cheminots, delviejo rag-time que hago poner en el fonógrafo, de laextraña felicidad que me proporciona.—Me preguntaba si por ese lado no se podríaencontrar o buscar...No responde nada, creo que no se ha interesadomocho en lo que le dije.Sin embargo, continúa, al cabo de un instante, yno sé si prosigue sus pensamientos o si es unarespuesta a lo que acabo de decirle.—Los cuadros, las estatuas son inutilizables:hermosas frente a mí. La música...—Pero en el teatro...—Bueno, ¿en el teatro qué? ¿Quieres enumerartodas las bellas artes?—¡En otros tiempos decías que deseabas hacerteatro porque en escena debían realizarse momentosperfectos!—Sí, los he realizado, para los demás. Yo estabaen el polvo, en la corriente de aire, bajo luces crudas,entre telones de cartón. En general tenía por
  • 247. www.artnovela.com.arcompañero a Thorndyke. Creo que lo has vistorepresentar en Covent Garden. Siempre tenía miedode soltarle una carcajada en las narices.—¿Pero nunca te posesionabas del papel?—Un poco, por momentos; jamás con muchafuerza. Lo esencial para todos nosotros era el agujeronegro,exactamenteadelante,encuyofondohabíagentea la que no veíamos; a aquellos, evidentemente, se lespresentabaunmomentoperfecto.Peronovivíandentro;se desenvolvía delante de ellos. ¿Y piensas quenosotros,losactores,vivíamosdentro?Alfinalnoestabaen ninguna parte, ni de un lado ni del otro de lascandilejas, no existía; y sin embargo todo el mundopensaba en él. Entonces, ¿comprendes?, lo mandétodo a pasear.—Yo intenté escribir aquel libro...Me interrumpe.—Vivo en el pasado. Vuelvo a tomar todo lo queme ha sucedido y lo arreglo. De lejos, así, no está mal,uno casi se dejaría posesionar. Toda nuestra historiaes bastante buena. Le doy unos toques y sale unaserie de momentos perfectos. Entonces cierro los ojosytratodeimaginarmequevivotodavíadentro.Tambiéntengo otros personajes... Hay que saber concentrarse.¿Sabes qué he leído? Los Ejercicios espirituales deLoyola. Me ha sido muy útil. Tiene una manera decolocar primero el decorado, y de presentar luego lospersonajes.Unallegaaver—agregaconairemaniaco.—Bueno, eso no me satisfaría nada —digo.—¿Crees que me satisface?
  • 248. www.artnovela.com.arPermanecimos un momento silenciosos. Cae lanoche; distingo apenas la mancha pálida de su rostro.Suvestidonegroseconfundeconlasombraqueinvadelahabitación.Maquinalmentetomolatazadondequedatodavía un poco de té y la llevo a los labios. El té estáfrío. Tengo ganas de fumar, pero no me atrevo. Sientola impresión penosa de que no tenemos más nada quedecirnos. Todavía ayer pensaba hacerle tantaspreguntas: ¿dónde había estado, qué había hecho, aquién había conocido? Pero esto me interesaba sóloen la medida en queAnny se hubiera entregado contodaelalma.Ahoraperdílacuriosidad:todoslospaíses,todas las ciudades por donde ha pasado, todos loshombres que le han hecho la corte y que quizá ella haamado, todo eso no importa, todo eso le es en el fondotan indiferente: pequeños destellos de sol en lasuperficie de un mar oscuro y frío.Anny está frente amí, hacía cuatro años que no nos veíamos, y notenemos nada más que decirnos.—Ahora —dice Anny de golpe— debesmarcharte. Espero a alguien.—¿Esperas?...—No, espero a un alemán, un pintor.Se echa a reír. Esa risa suena extrañamente enla habitación oscura.—Mira,ahítienesaunoquenoescomonosotros,todavía. Obra, se gasta.Me levanto de mala gana.—¿Cuándovolveréaverte?—No sé, salgo mañana a la noche para Londres.
  • 249. www.artnovela.com.ar—¿Por Dieppe?—Sí, y creo que después iré a Egipto. Quizápasaré por París el próximo invierno; te escribiré.—Mañana estoy libre todo el día —le digotímidamente.—Sí,peroyotengomuchoquehacer—respondecon voz seca—. No, no puedo verte.Te escribiré desdeEgipto. Sólo tienes que darme tu dirección.—Es ésta.Garabateo mi dirección en la penumbra, en untrozo de sobre. Tendré que avisar en el hotel Printaniaque me envíen las cartas, cuando me vaya de Bouville.En el fondo, sé que no escribirá. Tal vez la veré dentrode diez años. Tal vez sea la última vez que la veo. Noestoy simplemente abrumado porque la dejo; tengo unmiedo horrible de volver a mi soledad.Annyselevanta;enlapuertamebesaligeramenteen la boca.—Para acordarme de tus labios —dicesonriendo—. Tengo que rejuvenecer mis recuerdospara mis “Ejercicios espirituales”.La tomo del brazo y la acerco a mí. No resiste,pero dice que no con la cabeza.—No. Ya no hay interés. No es posible empezarde nuevo... Y además, para lo que se puede hacercon la gente, el primer recién llegado un poco buenmozo vale tanto como tú.—Pero entonces, ¿qué vas a hacer?—Ya te lo he dicho, voy a Inglaterra.—No, quiero decir...
  • 250. www.artnovela.com.ar—¡Bueno, nada!No he soltado sus brazos, le digo dulcemente;—Y tengo que dejarte después de haberteencontrado.Ahora distingo claramente su rostro. De prontose pone pálido y descompuesto. Un rostro de vieja,absolutamente horrible; estoy bien seguro de que no loha buscado; está ahí, sin que lo sepa, acaso a pesarsuyo.—No —dice lentamente—, no. No me hasencontrado.Desprendesusbrazos.Abrelapuerta.Elcorredorestá bañado de luz.Anny se echa a reír.—¡Pobre! No tiene suerte. La primera vez queinterpreta bien su papel, nadie se lo agradece. Vamos,vete.Oigo cerrarse la puerta a mis espaldas.Domingo.Esta mañana consulté la guía de ferrocarriles;suponiendo que no me haya mentido, partirá en el trende Dieppe a las cinco y treinta y ocho. ¿Pero y si eltipo la llevara en auto? Vagué toda la mañana por lascalles de Menilmontant y a la tarde por los muelles.Unos pasos, unas paredes me separaban de ella.Alasseis y treinta y ocho nuestra conversación de ayer seconvertiría en un recuerdo, la mujer opulenta cuyoslabios habían rozado mi boca, se uniría en el pasado ala chiquilla delgada de Meknes, de Londres. Pero aúnno era pasado, puesto que todavía estaba allí, todavía
  • 251. www.artnovela.com.areraposiblevolveraverla,convencerla,llevarlaconmigopara siempre.Aún no me sentía solo.Quise apartar de mi pensamiento aAnny porque,a fuerza de imaginar su cuerpo y su rostro, había caídoenunaextremadanerviosidad;metemblabanlasmanosy sentía por todo el cuerpo estremecimientos helados.Me puse a hojear los libros en los escaparates de losrevendedores y muy especialmente las publicacionesobscenas, porque a pesar de todo, entretienen lamente.Cuando dieron las cinco en el reloj de la estaciónde Orsay, estaba mirando las figuras de una obratitulada El doctor del látigo. Eran poco variadas: en lamayor parte un barbudo alto blandía una fusta sobremonstruosas grupas desnudas. Cuando me di cuentade que eran las cinco, arrojé el libro entre los demás ysalte a un taxi que me condujo a la estación Saint-Lazare.Me paseé unos veinte minutos por el andén y alfin los vi. Ella llevaba un grueso abrigo de piel que ledaba el aire de una dama. Y un velo. El tipo tenía unabrigo de pelo de camello. Era bronceado, joven aún,muy alto, muy guapo. Extranjero seguramente, perono inglés; quizá egipcio. Subieron al tren sin verme.No se hablaban. Después el tipo se apeó y compródiarios. Anny bajó el vidrio de su compartimiento; mevio.Memirólargorato,sincólera,conojosinexpresivos.Después el individuo volvió a subir al vagón y el trenpartió. En ese momento vi claramente el restaurantede Piccadilly donde almorzábamos en otros tiempos;
  • 252. www.artnovela.com.arluego todo desapareció. Caminé. Cuando me sentífatigado, entré en este café y me quedé dormido. Elmozo acaba de despertarme, y escribí esto en unsemisueño.Regresaré mañana a Bouville con el tren demediodía. Me bastará quedarme dos días, para hacerlas valijas y arreglar mis asuntos en el banco. Piensoque en el hotel Printania querrán que les pague unaquincenamásporquenolesavisé.Tambiéntendréquedevolver a la biblioteca los libros que he sacado. Detodos nodos estaré de vuelta en París al fin de lasemana. ¿Y qué ganaré con el cambio? Siempre enuna ciudad; ésta está cortada por un río, la otrabordeada por el mar; salvo en esto son parecidas. Seescoge una tierra pelada, estéril; allí se llevan grandespiedras huecas. En esas piedras hay olores cautivos,olores más pesados que el aire. A veces los arrojanpor las ventanas a las calles y allí se quedan hasta quelos vientos los hayan desgarrado. Cuando el tiempo esdespejado,losruidosentranporunapuntadelaciudady salen por la otra, después de atravesar todos losmuros;otrasvecesgiranentreesaspiedrasquecocinael sol, que raja la helada.Las ciudades me dan miedo. Pero no hay quesalir de ellas. Si uno se aventura demasiado lejos,encuentra el círculo de la Vegetación. La Vegetaciónse ha arrastrado kilómetros enteros en dirección a lasciudades.Aguarda. Cuando la ciudad esté muerta, laVegetación la invadirá, trepará por las piedras, lasestrechará, las escudriñará, las hará estallar con sus
  • 253. www.artnovela.com.arlargas pinzas negras; cegará los agujeros y dejarácolgar por todas partes sus patas verdes. Hay quequedarse en las ciudades mientras estén vivas, no sedebe penetrar solo bajo la gran cabellera que está asus puertas; es preciso dejarla ondular y crujir sintestigos. En las ciudades, si uno sabe arreglarse,escoger las horas en que los animales digieren oduermen en sus agujeros, detrás de los montones dedetritos orgánicos, sólo se encuentran minerales, losexistentes menos horrorosos.Regresaré a Bouville. La Vegetación sitia aBouville por tres lados solamente. En el cuarto hay ungran agujero lleno de un agua negra que se muevesola. El viento silba entre las casas. Los olores duranmenos que en otras partes; arrojados al mar por elviento, corren al ras del agua negra como juguetonescopitos de bruma. Llueve. Se ha permitido que lasplantascrecieranentrecuatroverjas.Plantascastradas,domesticadas, inofensivas, tan carnosas son. Tienenenormes hojas blancuzcas que cuelgan como orejas.Al tacto parecen cartílagos. Todo es gordo y blanco enBouville, por toda el agua que cae del cielo. Regresaréa Bouville. ¡Qué horror!Medespiertosobresaltado.Esmedianoche.Haceseis horas que Anny salió de París. El barco se hahecho a la mar.Anny duerme en un camarote, y en elpuente, el tipo guapo, bronceado, fuma cigarrillos.Martes, en Bouville.¿Es esto la libertad? A mis pies los jardinesdescienden blandamente hacia la ciudad, y en cada
  • 254. www.artnovela.com.arjardínselevantaunacasa.Veoelmar,pesado,inmóvil;veo a Bouville. Hace buen tiempo.Soy libre: no me queda ninguna razón para vivir,todas las que probé aflojaron y ya no puedo imaginarotras.Todavíasoybastantejoven,todavíatengofuerzasbastantes para volver a empezar. ¿Pero qué es lo quehayqueempezar?Sóloahoracomprendocuántohabíacontado conAnny para salvarme, en lo más fuerte demis terrores, de mis náuseas. Mi pasado ha muerto,M. de Rollebon ha muerto,Anny volvió para quitarmetoda esperanza. Estoy solo en esta calle blancabordeada de jardines. Sólo y libre. Pero esta libertadse parece un poco a la muerte.Hoy mi vida llega a su fin. Mañana habré dejadoesta ciudad que se extiende a mis pies, donde vivítanto tiempo. Ya no serás más que un nombre,rechoncho, burgués, muy francés, un nombre en mimemoria, menos rico que los de Florencia o Bagdad.Llegará una época en que me pregunte: “Pero cuandoestaba en Bouville, ¿qué podía hacer durante todo eldía?” Y de este sol, de esta tarde, no quedará nada, nisiquiera un recuerdo.Toda mi vida está detrás de mí. La veo entera,veo su forma, veo los lentos movimientos que me hantraído hasta aquí. Hay pocas cosas que decir de ella:una partida perdida, eso es todo. Hace tres años queentré en Bouville, solemnemente. Había perdido laprimeravuelta.Quisejugarlasegundaytambiénperdí;perdí la partida.Al mismo tiempo, supe que siempre sepierde. Sólo los cochinos creen ganar. Ahora voy a
  • 255. www.artnovela.com.arhacer como Anny, me sobreviviré. Comer, dormir.Dormir, comer. Existir lentamente, dulcemente, comoesosárboles,comouncharcodeagua,comoelasientorojo del tranvía.La Náusea me concede una corta tregua. Perosé que volverá; es mi estado normal. Sólo que hoy micuerpo está demasiado agotado para soportarla,También los enfermos tienen afortunadas debilidadesque les quitan, por algunas horas, la conciencia de sumal.Meaburro,esoestodo.Devezencuandobostezotan fuerte que las lágrimas me ruedan por las mejillas.Es un aburrimiento profundo, profundo, el corazónprofundo de la existencia, la materia misma de queestoy hecho. No me descuido, por el contrario; estamañana tomé un baño, me afeité. Sólo que cuandopienso en todos esos pequeños actos cuidadosos, nocomprendo cómo pude ejecutarlos; son tan vanos. Sinduda el hábito los ejecuta por mí. Los hábitos no estánmuertos,continúanafanándose,tejiendomuydespacito,insidiosamente, sus tramas; me lavan, me secan, mevisten, como nodrizas. ¿Habrán sido ellos, también,losquemetrajeronaestacolina?Yanorecuerdocómovine. Por la escalera Dautry, sin duda; ¿pero subírealmente, uno por uno, sus ciento diez peldaños? Loque quizá sea aún más difícil de imaginar, es quedespués voy a bajarlos. Sin embargo, lo sé; dentro deun rato me encontraré al pie del Cotean Vert; alzandola cabeza podré ver iluminarse a lo lejos las ventanasde estas casas que están tan cerca.Alo lejos. Sobremi cabeza; y este instante, del que no puedo salir, que
  • 256. www.artnovela.com.arme encierra y me limita por todos lados, este instantedel que estoy hecho, será un sueño borroso.Miro, a mis pies, el centelleo gris de Bouville. Bajoelsol,escomomontonesdeconchas,escamas,huesosastillados, casquijo. Perdidos entre esos restos,minúsculos resplandores de vidrio o de mica lanzancon intermitencias luces ligeras. Los arroyuelos, laszanjas, los delgados surcos que corren entre lasconchas serán calles dentro de una hora; caminarépor esas calles, entre muros. Dentro de una hora seréuno de esos hombrecitos negros que distingo en lacalle Boulibet.Qué lejos de ellos me siento, desde lo alto de estacolina.Meparecequepertenecenaotraespecie.Salende las oficinas, después de la jornada de trabajo, miranlas cosas y las plazoletas con aire satisfecho, piensanque es su ciudad, “una hermosa ciudad burguesa”.No tienen miedo, se sienten en su casa. Nunca hanvisto otra cosa que el agua domeñada que sale por losgrifos, la luz que surge de las bombitas cuando sehace presión en el interruptor, los árboles mestizos,bastardos, sostenidos con horquetas. Cien veces pordía tienen la prueba de que todo se hacemecánicamente, que el mundo obedece a leyes fijas einmutables.Loscuerposabandonadosenelvacíocaentodos a la misma velocidad, el jardín público se cierratodoslosdíasalasdieciséiseninvierno,alasdieciochoen verano, el plomo se funde a 335°, el último tranvíasale del Ayuntamiento a las veintitrés y cinco. Sonapacibles, un poco taciturnos, piensan en Mañana, es
  • 257. www.artnovela.com.ardecir, simplemente, en un nuevo hoy; las ciudades sólodisponen de una sola jornada que se repite, muyparecida, todas las mañanas. Apenas la adornan unpoco los domingos. Imbéciles. Me repugna pensar quevolveré a ver sus caras gruesas y tranquilas. Legislan,escriben novelas populistas, se casan, cometen laextrema estupidez de tener hijos. Entre tanto, la grannaturaleza vaga se ha deslizado en la ciudad, se hainfiltradoentodaspartes,ensuscasas,ensusoficinas,en ellos mismos. No se mueve, permanece tranquila, ylos hombres están bien metidos dentro, la respiran yno la ven, se imaginan que está afuera, a veinte leguasde la ciudad. Yo veo esa naturaleza, yo la veo... Séque su sumisión es pereza, sé que no tiene leyes: loque ellos toman por constancia... Sólo tiene hábitos ypuede cambiarlos mañana.¿Y si sucediera algo? ¿Si de golpe se pusiera apalpitar? Entonces comprenderían que está aquí y lesparecería que el corazón iba a estallarles. ¿Entoncesde qué les servirían sus diques y sus murallas, y suscentrales eléctricas, sus altos hornos, sus prensashidráulicas? Puede suceder en cualquier momento,quizáenseguida;éstossonlospresagios.Porejemplo,un padre de familia de paseo vera acercársele, por lacalle, un guiñapo rojo como empujado por el viento. Ycuando el guiñapo esté muy cerca, verá que es untrozo de carne podrida, manchada de polvo, que searrastra reptando, brincando, un pedazo de carnetorturada que rueda por las alcantarillas proyectandoespasmódicos chorros de sangre. O una madre mirará
  • 258. www.artnovela.com.arla mejilla de su hijo y le preguntará: “¿Qué tienes ahí?¿Un grano?” y verá que la carne se hincha, seresquebraja un poco, se entreabre, y en el fondo de lagrietaapareceráuntercerojo,unojorisueño.Osentiránsuaves roces en todo el cuerpo, como las caricias quelos juncos hacen a los nadadores en la ribera. Y sabránque sus ropas se han convertido en cosas vivas. Yotro encontrará que algo le raspa en la boca. Y seacercará a un espejo, abrirá la boca; y su lengua sehabrá convertido en un enorme ciempiés vivo, queagitará las patas y le arañará el paladar. Querráescupirlo, pero el ciempiés será una parte de sí mismoytendráquearrancárseloconlasmanos.Yapareceránmultitud de cosas para las cuales habrá que buscarnombres nuevos: el ojo de piedra, el gran brazotricornio,elpulgar-muleta,laaraña-muleta.Yaquélqueesté dormido en su buena cama, en su dulce cuartocaliente, se despertará desnudo en un piso azulado,en un bosque de vergas zumbantes, erguidas, rojas yblancas, hacia el cielo, como las chimeneas deJouxtebouville, con grandes testículos medio salidosde tierra, velludos y bulbosos, como cebollas. Yrevolotearán pájaros alrededor de estas vergas y laspicotearán y las harán sangrar. El esperma correrálenta, dulcemente, de esas heridas, esperma consangre, vidrioso y tibio, con burbujitas. O no sucederánada de todo esto, no se producirá ningún cambioapreciable, pero una mañana, al abrir las celosías, lasgentesquedaránsorprendidasporquelascosasestaránpesadamente rasgadas de una especie de sentido
  • 259. www.artnovela.com.arhorrible, como si esperaran. Nada más que esto; peropor poco que dure, habrá cientos de suicidios. ¡Bueno,sí! Que esto cambie un poco, para ver; no pido otracosa.Entoncesveremosaotrosbruscamentesumidosen la soledad. Hombres solos, completamente solos,con horribles monstruosidades, correrán por las calles,pasarán pesadamente delante de mí, con los ojos fijos,huyendo de sus males y llevándolos consigo, con laboca abierta y su lengua-insecto batiendo las alas.Entonces lanzaré una carcajada, aunque mi cuerpoesté cubierto de sucias costras opacas que se abriránen flores de carne, en violetas, en ranúnculos. Meapoyaré en una pared y les gritaré al pasar: “¿Quéhabéis hecho de vuestra ciencia? ¿Qué habéis hechode vuestro humanismo? ¿Dónde está vuestra dignidaddecañaspensantes?”Notendrémiedo,oporlomenosnomásqueenestemomento.¿Acasonoserásiempreexistencia,variacionessobrelaexistencia?Todosesosojos que devorarán lentamente un rostro, estarán demás, sin duda, pero no más que los dos primeros. Laexistencia es lo que temo.Caelanoche,lasprimeraslámparasseenciendenen la ciudad. ¡Dios mío! Qué natural parece la ciudada pesar de todas sus geometrías, qué aplastada por lanoche. Es tan... evidente, desde aquí: ¿es posible queyo sea el único en verlo? ¿No hay en ninguna parteotra Casandra, en la cima de una colina, mirando asus pies una ciudad sumergida en el fondo de lanaturaleza? Por lo demás, ¿qué me importa? ¿Quépodría decirle?
  • 260. www.artnovela.com.arMuy despacito mi cuerpo se vuelve hacia el este,oscila un poco y echa a andar.Miércoles: mi último día en Bouville.He recorrido la ciudad entera en busca delAutodidacto. Seguramente no ha regresado a su casa.Ha de caminar sin rumbo, abrumado de vergüenza yde horror ese pobre humanista de quien los hombresno quieren saber ya nada. A decir verdad, no mesorprendí cuando sucedió la cosa, sentía desde hacemuchotiempoquesucabezadulceytemerosallamabasobresíelescándalo.Eratanpococulpable;suhumildeamor contemplativo por los muchachos jóvenes esapenas sensualidad, más bien una forma dehumanismo.Peroalgúndíateníaqueencontrarsesolo.Como M.Achille, como yo: es de mi raza, tiene buenavoluntad. Ahora ha entrado en la soledad, y parasiempre.Todosehadesmoronadodegolpe:sussueñosde cultura, sus sueños de armonía con los hombres.Primero vendrá el miedo, el horror y las noches sinsueño; después de esto, la larga serie de días de exilio.Irá a vagabundear, de noche, por el patio de lasHipotecas;mirarádelejoslasventanasresplandecientesde la biblioteca, y se le oprimirá el corazón cuandorecuerde las largas hileras de libros, susencuadernaciones en cuero, el olor de sus páginas.Lamento no haberlo acompañado, pero no quiso; fueél quien me suplicó que lo dejara solo; comenzaba elaprendizaje de la soledad. Estoy escribiendo esto enel café Mably. Entré ceremoniosamente; queríacontemplar al encargado, a la cajera y sentir con fuerza
  • 261. www.artnovela.com.arque los veía por última vez. Pero no puedo apartar mipensamiento delAutodidacto, tengo siempre delantede los ojos su rostro descompuesto, cargado dereproche y su cuello alto con manchas de sangre.Entonces pedí papel y ahora voy a contar lo que lesucedió.Me dirigí a la biblioteca a eso de las dos de latarde. Pensaba: “La biblioteca. Entro aquí por últimavez”.La sala estaba casi desierta. Me costabareconocerla porque sabía que no volvería nunca más.Estaba ligera como vapor, casi irreal, toda rojiza; el solponiente teñía de rojo la mesa reservada a las lectoras,la puerta, los lomos de los libros. Por un segundo tuvela impresión encantadora de penetrar en un bosquelleno de hojas doradas; sonreí. Pensé: “Cuánto tiempoque no sonrío”. El corso miraba por la ventana, con lasmanos atrás. ¿Qué veía? ¿El cráneo de Impétraz? “Yoya no veré el cráneo de Impétraz, ni su chistera, ni sulevita. Dentro de seis horas, habré salido de Bouville”.Dejé en el escritorio del sub-bibliotecario los dosvolúmenes que había pedido el mes pasado. El sub-bibliotecario rompió una ficha verde y me tendió lospedazos:—Sírvase, M. Roquentin.—Gracias.Pensé: “Ahora, no les debo ya nada. No debo yanada a nadie de aquí. Dentro de un rato iré adespedirme de la patrona del Rendez-vous desCheminots. Soy libre”. Vacilé unos instantes:
  • 262. www.artnovela.com.ar¿emplearía esos últimos momentos en hacer un largopaseo por Bouville, en ver de nuevo el bulevar Victor-Noir, la avenida Galvani, la calle Tournebride? Peroaquel bosque era tan tranquilo, tan puro; me daba laimpresión de que apenas existía, y de que la Náusealo había pasado por alto. Fui a sentarme cerca de laestufa. Sobre la mesa estaba el Journal de Bouville.Estiré la mano, lo tomé.Salvado por su perro.M. Dubosc, propietario de Remiredon, regresabaanoche en bicicleta de la feria de Naugis...Una señora gorda vino a sentarse a mi derecha.Dejó el sombrero de fieltro a su lado. Tenía la narizplantada en la cara como un cuchillo en una manzana.Bajo la nariz, un agujerito obsceno se fruncíadesdeñosamente. Sacó de su bolso un libroencuadernado, se acodo en la mesa apoyando lacabeza en sus manos gordas. En frente de mí dormíaun señor viejo. Lo conocía: estaba en la biblioteca lanoche que tuve tanto miedo. Creo que él también tuvomiedo. Pensé: “Qué lejos quedó todo aquello”A las cuatro y media entró el Autodidacto. Mehubiera gustado estrecharle la mano y despedirme deél. Pero hay que convencerse de que nuestra últimaentrevista le dejó un mal recuerdo: me hizo un saludodistante y fue a depositar, bastante lejos de mí, unpaquetito blanco que debía de contener, como decostumbre, una rebanada de pan y una tableta de
  • 263. www.artnovela.com.archocolate.Al cabo de un momento volvió con un libroilustrado que puso junto al paquete. Pensé: “Lo veopor última vez” Mañana a la noche, pasado mañana ala noche, todas las noches que sigan, vendrá a leer aesta mesa comiendo su pan y su chocolate, proseguirácon paciencia su roer de rata, leerá las obras deNadaud, Naudeau, Nodier, Nys, interrumpiéndose devez en cuando para anotar una frase en su libretita. Yyo caminaré por París, por las calles de París, verénuevascaras.¿Quémesucedería,mientrasélestuvieraaquí, mientras la lámpara iluminara su rostro gordo yreflexivo?Sentíjustoatiempoqueibaadejarmeatraparde nuevo por el espejismo de la aventura. Me encogíde hombros y reanudé la lectura.Bouville y sus contornos.Monistiers.Actividad de la brigada de gendarmería duranteel año 1932. El sargento de caballería Gaspard, alfrente de la brigada de Monistiers, y sus cuatrogendarmes: Lagoutte, Nizan, Pierpont y Ghil, no handescansado durante el año 1932. En efecto, nuestrosgendarmes han podido comprobar 7 crímenes, 82delitos, 159 contravenciones, 6 suicidios y 15accidentes de automóvil, 3 de ellos mortales.Jouxtebouville.Grupo amistoso de Trompetas de Jouxtebouville.Hoy ensayo general, entrega de entradas parael concierto anual.Compostel.
  • 264. www.artnovela.com.arEntrega de la Legión de Honor al Alcalde.El turista bouvillés (Fundación Scout bouvillés,1924):Esta noche a las 20 y 45, reunión mensual en lasede social, calle Ferdinand Byron 10, sala A. Ordendel día: lectura de la última acta. Correspondencia;banquete anual, cotización 1932, programa de lassalidas en marzo; cuestiones diversas; adhesiones.Protectora de animales (Sociedad bouvillesa):El jueves próximo, de 15 a 17 horas, sala C, calleFerdinand Byron 10, Bouville, permanencia pública.Dirigir la correspondencia al presidente, a la sede o ala avenida Galvani 154.Club bouvillés del perro de defensa...Asociaciónbouvillesa de enfermos de guerra... Cámara sindicalde patrones de taxis... Comité bouvillés de Amigosde las Escuelas Normales...Entrarondosmuchachosconvalijas.Alumnosdelliceo.Al corso le gustan mucho los alumnos del liceo,porquepuedeejercersobreellosunavigilanciapaternal.A menudo los deja, por gusto, charlar y agitarse en lassillas; de pronto va con paso furtivo, se detiene detrásde ellos y los reprende: “¿Es éste el comportamientode muchachos grande? Si no prometen cambiar, elseñor bibliotecario está decidido a quejarse al señorProvisor”. Y si protestan, los mira con sus ojos terribles:“Denme sus nombres”.También dirige sus lecturas: enla biblioteca ciertos volúmenes están marcados conuna cruz roja; es el Infierno: obras de Gide, de Diderot,
  • 265. www.artnovela.com.ardeBaudelaire,tratadosdemedicina.Cuandounalumnodel liceo pide en consulta uno de esos libros, el corsole hace una seña, lo lleva a un rincón y lo interroga.Alcabo de un momento estalla, y su voz llena la sala delectura: “Sin embargo hay libros más interesantes,cuando se tiene su edad. Libros instructivos. En primerlugar, ¿terminó usted sus deberes? ¿En qué clase estáusted? ¿En segundo? ¿Y no tiene nada que hacerdespués de las cuatro? Su profesor viene aquí amenudo; le hablaré de usted”.Los dos muchachos permanecían plantadoscerca de la estufa. El más joven tenía un hermoso pelocastaño, la piel casi demasiado fina y una boquitamaligna y orgullosa. Su compañero, un gordo fornidocon una sombra de bigote, le tocó el codo y murmuróunas palabras. El morenito no respondió, pero esbozóuna sonrisa imperceptible, llena de altivez y suficiencia.Después los dos eligieron al descuido un diccionariode uno de los estantes y se acercaron alAutodidactoque los miraba con ojos fatigados. Los muchachosparecían ignorar su existencia, pero se sentaron juntoa él, el morenito a su izquierda y el rubio a la izquierdadel morenito. En seguida comenzaron a hojear eldiccionario. ElAutodidacto dejó errar su mirada por lasala y volvió a su lectura. Jamás sala alguna debiblioteca ofreció espectáculo más tranquilizador; yono oía un ruido, salvo el aliento corto de la señoragorda; sólo veía cabezas inclinadas sobre volúmenesen octavo. Sin embargo, en ese momento tuve laimpresión de que iba a producirse un acontecimiento
  • 266. www.artnovela.com.ardesagradable.Todas esas gentes que bajaban los ojoscon aire aplicado, estaban como representando unacomedia; yo había sentido pasar, momentos antes,sobre nosotros, algo como un hálito de crueldad.Había terminado mi lectura y no me decidía airme; aguardaba, fingiendo leer el periódico. Lo queacrecía mi curiosidad y mi turbación era que los demástambién aguardaban. Me parecía que mi vecina volvíacon más rapidez las páginas del libro. Pasaron unosminutos, y oí cuchicheos. Alcé prudentemente lacabeza. Los dos chicos habían cerrado el diccionario.Elmorenitonohablaba,volvíahacialaderechaunrostrolleno de deferencia e interés. Medio oculto detrás desu hombro, el rubio aguzaba el oído y se regodeabaen silencio. “¿Pero quién habla?” pensé.Era el Autodidacto. Se había inclinado hacia sujoven vecino, mirándolo a los ojos, y le sonreía; yo leveía mover los labios; de vez en cuando palpitaban suslargas pestañas. No le conocía ese aire de juventud;estaba casi encantador. Pero por momentos seinterrumpía y echaba hacia atrás una mirada inquieta.El muchachito parecía beber sus palabras. Estaescenita no tenía nada de extraordinario y ya meaprestaba a proseguir mi lectura, cuando vi que elmuchacho deslizaba lentamente su mano detrás de laespalda sobre el borde de la mesa. Así oculta a losojos delAutodidacto, anduvo un instante y se puso atantearasualrededor;luego,habiendohalladoelbrazodel rubio gordo, lo pellizcó violentamente. El otro,demasiado absorbido gozando de las palabras del
  • 267. www.artnovela.com.arAutodidacto, no la había visto venir. Dio un salto y suboca se abrió desmesuradamente bajo el efecto de lasorpresa y de la admiración. El morenito habíaconservadosuexpresióndeinterésrespetuoso.Hubierapodido dudarse de si le pertenecía esa mano traviesa.“¿Quévaahacer?”pensé.Comprendíquealgoinnobleiba a producirse, también veía que aún era tiempo deimpedir que aquello se produjera. Pero no lograbaadivinar qué era lo que había que impedir. Por unsegundo se me ocurrió levantarme, dar un golpecitoen el hombro del Autodidacto y entablar unaconversación con él. Pero en el mismo momento, elAutodidacto sorprendió mi mirada. Cesó bruscamentede hablar y frunció los labios con aire de irritación.Desalentado, aparté rápidamente los ojos y volví alperiódico, fingiendo naturalidad. Entre tanto, la señoragorda dejó el libro y levantó la cabeza. Parecíafascinada. Sentí con claridad que iba a estallar eldrama: todos querían que estallara. ¿Qué podía haceryo? Eché ana ojeada hacía el corso; ya no miraba porla ventana, se había vuelto a medias hacia nosotros.Pasóuncuartodehora.ElAutodidactohabíareanudadosu cuchicheo. Ya no me atrevía a mirarlo, peroimaginaba tan bien su aire juvenil y tierno y las pesadasmiradas que gravitaban sobre él sin que lo supiera. Enun momento oí su risa, una risita aflautada e infantil.Estomeoprimióelcorazón;eracomosiunoschicuelossucios fueran a ahogar un gato. De pronto loscuchicheos cesaron.Aquel silencio me pareció trágico:era el fin, la muerte. Yo bajaba la cabeza hacia el
  • 268. www.artnovela.com.arperiódico y fingía leer, pero no leía; alzaba el entrecejoy levantaba los ojos todo lo posible para sorprender loque sucedía en aquel silencio, frente a mí. Volviendoligeramente la cabeza, logré pescar algo con el rabillodel ojo: era una mano, la pequeña mano blanca quehacía un rato se deslizara a lo largo de la mesa.Ahorareposaba sobre el dorso, floja, suave y sensual, con laindolentedesnudezdeunabañistacalentándosealsol.Un objeto moreno y velludo se acercó, vacilante. Eraun gran dedo amarillento de tabaco; tenía, junto a esamano, toda la falta de gracia del sexo masculino. Sedetuvo un instante, rígido, apuntando hacia la palmafrágil, y de pronto, tímidamente, comenzó a acariciarla.Yo no estaba asombrado sino furioso contra elAutodidacto; ¿no podía contenerse, el imbécil?; ¿nocomprendía el peligro que corría? Le quedaba unaposibilidad, una pequeña posibilidad: si apoyaba lasdos manos sobre la mesa, a cada lado del libro, sipermanecía absolutamente tranquilo, quizá escaparapor esta vez a su destino. Pero yo sabía que iba aperder esa posibilidad; el dedo pasaba suave,humildemente, por la carne inerte, la rozaba apenassin atreverse a hacer presión; se hubiera dicho queera consciente de su fealdad.Alcé de golpe la cabeza,no podía soportar ese pequeño vaivén obstinado;buscaba los ojos del Autodidacto y tosía con fuerzapara avisarle. Pero él había cerrado los párpados,sonreía. Su otra mano había desaparecido bajo lamesa. Los muchachitos ya no reían, estaban muypálidos. El morenito fruncía los labios, tenía miedo,
  • 269. www.artnovela.com.arcomo si se sintiera abrumado por los acontecimientos.Sin embargo no retiraba la mano, la dejaba sobre lamesa, inmóvil, apenas un poco crispada. Su camaradaabría la boca, con aire estúpido y horrorizado.Fue entonces cuando el corso empezó a aullar.Se había situado, sin que lo oyeran, detrás de la silladel Autodidacto. Estaba carmesí y parecía reír, perosus ojos centelleaban. Salté de mi silla, pero me sentícasialiviado:laesperaerademasiadopenosa.Deseabaque aquello terminara lo antes posible, que lo echaransi querían, pero que terminara. Los dos muchachos,blancos como el papel, tomaron sus valijas en un abriry cerrar de ojos, y desaparecieron.—Lo he visto —gritaba el corso ebrio de furor—,esta vez lo be visto, no irá usted a decir que no escierto. ¿Irá a decirme, que esta vez no es cierto?.¿Cree que no vi su manejo? No soy ciego, buenhombre. ¡Paciencia, me decía yo, paciencia! Cuandolo pesque le costará caro. Oh, si, le costará caro.Conozco su nombre, conozco su dirección, me heinformado,¿comprende?Tambiénconozcoasupatrón,M. Chuillier. Será él el sorprendido mañana por lamañana, cuando reciba una carta del señorbibliotecario. ¿Eh? Cállese —le dice, revolviendo losojos—. Ante todo, no hay por qué imaginar que estose detendrá aquí. En Francia hay tribunales para gentede su clase. ¡El señor se instruía! ¡El señor completabasu cultura! El señor, me molestaba todo el tiempo porinformes o libros. Nunca me la hizo tragar, ¿sabe?El Autodidacto no demostraba sorpresa. Hacía
  • 270. www.artnovela.com.araños que esperaba este desenlace Cien veces sehabría imaginado lo que sucedería cuando el corso sedeslizara con paso furtivo detrás de él y una voz furiosaresonara de golpe en sus oídos. Y sin embargo, volvíatodas las tardes, continuaba febrilmente sus lecturasy, de vez en cuando, como un ladrón, acariciaba lamano blanca, o tal vez la pierna de un muchachito. Eramás bien resignación lo que yo leía en su rostro.—No sé que quiere usted decir —balbuceó—,hace años que vengo aquí.Fingía indignación, sorpresa, pero sinconvencimiento. Sabía perfectamente que el hechoestaba allí, y que ya nada podría detenerlo, que erapreciso vivir sus minutos uno por uno.—No le haga caso, yo lo he visto —dijo mi vecina.Se había levantado pesadamente—: ¡Ah, no! No es laprimera vez que lo veo; el lunes pasado, sin ir máslejos, lo vi y no quise decir nada porque no di crédito amis ojos, y no hubiera pensado que en una biblioteca,unlugarseriodondelagentevieneainstruirse,pasarancosas que hacen sonrojar. No tengo hijos, perocompadezco a las madres que envían a los suyos atrabajar aquí y creen que están bien tranquilos, alabrigo, cuando hay monstruos que no respetan naday les impiden hacer los deberes.El corso se acercó alAutodidacto.—¿Oye lo que dice la señora? —le gritó a lacara—. No necesita usted representar una comedia.¡Lo han visto, cochino infeliz!—Señor, le ordeno que sea educado —dijo el
  • 271. www.artnovela.com.arAutodidacto con dignidad. Estaba en su papel.Acasohubiera querido confesar, huir, pero tenía quedesempeñar su papel basta el fin. No miraba al corso,había cerrado casi los ojos. Le colgaban los brazos;estabahorriblementepálido.Yentonces,degolpe,unaola de sangre le subió al rostro.El corso se ahogaba de furor.—¿Educado? ¡Porquería! Quizá crea usted quéno lo he visto. Lo espiaba, ya le digo. Hace meses quelo espío. ElAutodidacto se encogió de hombros y fingiósumirse de nuevo en la lectura. Escarlata, con los ojosllenos de lágrimas, había adoptado un aire de extremointerés y miraba atentamente una reproducción demosaico bizantino.—Tiene el tupé de seguir leyendo —dijo la señoramirando al corso.Éste estaba indeciso. Al mismo tiempo, el sub-bibliotecario, un joven tímido y bien pensado, a quienel corso aterroriza, se había levantado lentamente porencima del escritorio, y gritaba: “Paoli, ¿qué pasa?”.Hubo un segundo de indecisión y pude esperar que elasunto quedaría ahí. Pero el corso debió de pensar ensí mismo y sentirse ridículo. Enervado, sin saber yaqué decir a esa víctima muda, se irguió en toda su tallay lanzó un gran puñetazo al vacío. El Autodidacto sevolvió espantado. Miraba al corso con la boca abierta;había un miedo horrible en sus ojos.—Si usted me golpea, me quejaré —dijopenosamente—; quiero irme por mi propia voluntad.Yo me había levantado también, pero era
  • 272. www.artnovela.com.ardemasiado tarde; el torso emitió un pequeño gemidovoluptuoso y de improviso aplastó el puño en la narizdel Autodidacto. Por un segundo sólo vi los ojos deéste,susmagníficosojosabiertosdedoloryvergüenzasobre una manga y un puño moreno. Cuando el corsoretiró el puño, la nariz del Autodidacto comenzaba achorrear sangre. Quiso llevarse las manos a la cara,pero el corso le dio otro golpe en la comisura de loslabios. ElAutodidacto se desplomó sobre la silla y miróhacia adelante con ojos tímidos y dulces. La sangre lecorría de la nariz a, la ropa. Tanteó con la manoderecha en busca del paquete mientras con laizquierda, obstinadamente, trataba de enjugar susnancesempapadas.—Me voy —dijo como para sí.La mujer, a mi lado, estaba pálida y le brillabanlos ojos.—Tipo cochino, bien hecho.Yo temblaba de cólera. Rodeé la mesa, tomé alpequeño corso por el cuello y lo levanté pataleando: debuena gana lo hubiera aplastado contra la mesa. Sehabía puesto azul, se debatía, trataba de arañarme;pero sus brazos cortos no alcanzaban mi cara. Yo nodecía nada, pero quería golpearlo en la nariz ydesfigurarlo. El corso lo comprendió, alzó el codo paraprotegerse el rostro; me alegraba ver, que tenía miedo.De pronto se puso a hipar:—Suélteme,bruto.¿Tambiénustedesunmarica?Todavía me pregunto por qué lo solté. ¿Temí lascomplicaciones? ¿Me han enmohecido estos años
  • 273. www.artnovela.com.arperezosos en Bouville? En otro tiempo no lo hubieradejado sin haberle roto los dientes. Me volví hacia elAutodidacto que al fin se había levantado. Pero evitabami mirada; con la cabeza baja, fue a descolgar suabrigo. Se pasaba constantemente la mano izquierdapor debajo de la nariz, como si siquiera detener lasangre. Pero la sangre seguía salpicando y temí quese descompusiera. Masculló, sin mirar a nadie:—Hace años que vengo aquí...Peroapenasestuvosobresuspies,elhombrecitorecuperó el dominio de la situación...—Lárguese —dijo alAutodidacto—, y no vuelvaa poner los pies aquí o lo haré salir con la policía.Alcancé alAutodidacto al pie de la escalera. Mesentía incómodo, avergonzado de su vergüenza; nosabía qué decirle. No pareció advenir mi presencia.Por fin sacó el pañuelo y escupió algo. La nariz lesangraba un poco menos.—Venga conmigo a una farmacia — le dijedesmañadamente.No respondió. Un inerte rumor salía de la sala delectura. Toda aquella gente debía de hablar al mismotiempo. La mujer lanzó una carcajada aguda.—Nunca más podré volver —dijo elAutodidacto.Sevolvióymiróconaireperplejolaescalera,laentradade la sala de lectura. Este movimiento le hizo correr lasangre entre el cuello postizo y el pescuezo. Tenía laboca y las mejillas embadurnadas de sangre.—Venga —le dije tomándolo del brazo.Tembló y se desprendió violentamente.
  • 274. www.artnovela.com.ar—¡Déjeme!—Pero no puede quedarse solo. Hay que lavarlela cara, hay que curarlo.ElAutodidacto repetía:—Déjeme, se lo ruego, señor, déjeme.Estaba al borde de una crisis nerviosa; lo dejéalejarse.Elsolponienteiluminóunmomentosuespaldaencorvada; después desapareció. En el umbral de lapuerta había una mancha de sangre, estrellada.Una hora más tarde.El tiempo está gris, se pone el sol; dentro de doshorasparteeltren.Crucéporúltimavezeljardínpúblicoy me paseo por la calle Boulibet. Sé que es la calleBoulibet, pero no la reconozco. Por lo general, cuandome metía en ella, me parecía atravesar una profundacapa de buen sentido; tosca y cuadrada, la calleBoulibet se asemejaba, con su seriedad sin graciaalguna, su calzada comba y embreada, a las rutasnacionales cuando atraviesan las villas ricas,flanqueadas, durante más de un kilómetro, porvoluminosas casas de dos pisos; yo la llamaba calle depaisanos y me encantaba por estar tan fuera de sitio,tan paradójica en un puerto comercial. Hoy las casasestán ahí, pero han perdido su aspecto rural; soninmuebles, nada más. En el jardín público tuve, haceun rato, una impresión del mismo tipo; las plantas, elcésped, la fuente de Olivier Masqueret parecíanobstinadas a fuerza de ser inexpresivas. Comprendo:la ciudad es la primera en abandonarme. No he salidode Bouville y ya no estoy. Bouville guarda silencio. Me
  • 275. www.artnovela.com.arparece extraño tener que quedarme dos horas todavíaen esta ciudad que sin preocuparse ya de mí ordenasus muebles y los enfunda para descubrirlos en todasu frescura esta noche, mañana, a los recién llegados.Me siento más olvidado que nunca.Doy unos pasos y me detengo. Saboreo el olvidototal en que he caído. Estoy entre dos ciudades: unameignora,laotrayanomeconoce.¿Quiénseacuerdade mí? Quizá una mujer joven y pesada, en Londres...¿Y acaso piensa en mí? Además está ese tipo, eseegipcio. Tal vez acaba de entrar en su cuarto, tal vez laha tomado en sus brazos. No soy celoso; bien sé queellasesobrevive.Aunquemequisieracontodaelalma,sería un amor de muerta. Yo he tenido su último amorvivo. Pero con todo, él puede darle esto: placer. Y siestá a punto de desfallecer y de hundirse en lo turbio,entonces ya no hay nada en ella que la una a mí.Goza, y paraAnny no soy más que si nunca la hubieraconocido; de golpe se ha vaciado de mí, y todas lasotras conciencias del mundo también están vacías demí. Esto me hace gracia. Sin embargo sé que existo,que yo estoy aquí.Ahora, cuando digo “yo”, me suena a hueco. Yano consigo muy bien sentirme, tan olvidado estoy.Todolo que me queda de real es existencia que se sienteexistir. Bostezo dulce, largamente. Nadie. AntoineRoquentin no existe para nadie. ¿Qué es eso:AntoineRoquentin? Es algo abstracto. Un pálido y pequeñorecuerdo de mí vacila en mi conciencia. AntoineRoquentin... Y de improviso el Yo palidece, palidece, y
  • 276. www.artnovela.com.arya está, se extingue.Lúcida, inmóvil, desierta, la conciencia está entreparedes; se perpetúa. Nadie la habita ya.Todavía haceun instante alguien decía yo, alguien decía miconciencia.¿Quién?Afuerahabíacallesparlantes,concoloresyoloresconocidos.Quedanparedesanónimas,una conciencia anónima. Esto es lo que hay: paredesyentrelasparedes,unapequeñatransparenciavivienteeimpersonal.Laconcienciaexistecomounárbol,comouna brizna de hierba. Dormita, se aburre. La pueblanpequeñas existencias fugitivas, como pájaros en lasramas. La pueblan y desaparecen. Concienciaolvidada,abandonadaentreestasparedes,bajoelcielogris. Y éste es el sentido de su existencia: que esconciencia de estar de más. Se diluye, se desparrama,trata de perderse sobre la pared parda, a lo largo delfarol o allá en el humo del atardecer. Pero no se olvidajamás; tiene conciencia de ser una conciencia que seolvida. Es su suerte. Hay una voz sofocada que dice:“El tren parte dentro de dos horas” y hay concienciadeestavoz.Haytambiénconcienciadeunrostro.Pasalentamente. Lleno de sangre, embadurnado, y susgrandes ojos lagrimean. No está entre las paredes, noestá en ninguna parte. Se desvanece: lo reemplaza uncuerpo agobiado con una cabeza ensangrentada, sealeja a pasos lentos, a cada paso parece detenerse,no se detiene nunca. Hay conciencia de ese cuerpoque camina lentamente por una calle oscura. Camina,pero no se aleja. La calle oscura no acaba, se pierdeenlanada.Noestáentrelosmuros,noestáenninguna
  • 277. www.artnovela.com.arparte. Y hay conciencia de una voz sofocada que dice:“ElAutodidacto vaga por la ciudad”.No en la misma ciudad, no entre estos murosinexpresivos; el Autodidacto camina por una ciudadferoz, que no lo olvida. Hay gentes que piensan en él:el corso, la señora gorda; quizás todo el mundo, en laciudad. Aún no ha perdido, no puede perder su yo,ese yo ajusticiado, sangriento que no han queridoultimar.Leduelenlanariz,loslabios;piensa:“Meduele”.Camina, tiene que caminar. Si se detuviera un soloinstante, los altos muros de la biblioteca se erguiríanbruscamente a su alrededor, lo encerrarían; el corsosurgiría a su lado, y la escena volvería a empezar,exactamente igual en todos sus detalles, y la mujer semofaría: “Estas basuras deberían estar en la cárcel”Camina, no quiere volver a su casa: el corso lo esperaen el cuarto, y la mujer, y los dos muchachos: “No valela pena negarlo, lo he visto”. Y la escena empezaría denuevo. Piensa: “¡Dios mío, si no lo hubiese hecho, sipudiera no haberlo hecho, si pudiera no ser cierto!”El rostro inquieto pasa una y otra vez delante dela conciencia: “Puede que se mate”. Pero no; esa almadulce y acosada no puede pensar en la muerte.Hay conocimiento de la conciencia. Ella se ve departe a parte, apacible y vacía entre los muros, libredel hombre que la habitaba, monstruosa porque no esnadie. La voz dice: “Las valijas están registradas. Eltren parte dentro de dos horas”. Los muros se deslizana derecha e izquierda. Hay conciencia del macadam.Conciencia de la ferretería, de las aspilleras del cuartel,
  • 278. www.artnovela.com.ary la voz dice: “Por última vez”.Conciencia deAnny, deAnny la gorda, de la viejaAnny en su cuarto de hotel; hay conciencia del dolor,el dolor es consciente entre los largos muros que sevan y no volverán nunca: “¿Pero no terminará esto?”lavozcantaentrelosmurosunamelodíadejazz,“someofthesedays”;¿peronoterminará?ylamelodíavuelvedespacito, por detrás, a recobrar la voz, y la voz cantasin poder detenerse, y el cuerpo camina y hayconciencia de todo esto y conciencia ¡ay! de laconciencia. Pero no hay nadie para padecer yretorcerse las manos y compadecerse de sí mismo.Nadie; es un puro padecimiento de las encrucijadas,un padecimiento olvidado, que no puede olvidarse. Yla voz dice: “Ahí está el Rendez-vous des cheminots”y el Yo surge en la conciencia, soy yo, AntoineRoquetin, salgo para París dentro de un rato; vengo adespedirme de la patrona.—Vengo a despedirme de usted.—¿Sé marcha, señorAntoine?—Me instalaré en París, para cambiar.—¡Afortunado!¿Cómo pude oprimir mis labios contra ese ampliorostro? Su cuerpo ya no me pertenece. Todavía ayerhubiera sabido adivinarlo bajo el vestido de lana negra.Hoy el vestido es impenetrable. Ese cuerpo blanco,con las venas a flor de piel, ¿era un sueño?—Lo echaremos de menos —dice la patrona—.¿No quiere tomar algo? Convido yo.Nos instalamos, brindamos. Ella baja un poco la
  • 279. www.artnovela.com.arvoz.—Me había acostumbrado a usted —dice con unpesar cortés—, nos entendíamos bien.—Vendré a verla.—Eso es, señor Antoine. Cuando pase porBouville, vendrá usted a hacernos una visita. Se dirá:“voy a saludar a Mme. Jeanne, será un gusto paraella”. Es cierto, a uno le gusta saber qué es de la gente.Además, aquí siempre vuelven. Tenemos marinos,empleados de la Transat; a veces me paso dos añossin verlos; unas veces están en Brasil o en NuevaYorko hacen el servicio en Burdeos en un barco mercante.Y un buen día vuelvo a verlos. “Buenos días, Mme.Jeanny”.Tomamosunvasojuntos.Nomecreasiquiere,pero recuerdo lo que suelen beber. ¡A dos años dedistancia! Digo a Madeleine: “Sírvale un vermut seco aM. Pierre, un Noilly Cinzano a M. León”. Me dicen:“¿Cómo se acuerda, patrona?” —”Es mi oficio”, lescontesto.En el fondo de la sala hay un hombre gordo quese acuesta con ella desde hace poco. La llama.—¡Patronita!La patrona se levanta:—Discúlpeme, señorAntoine.La criada se me acerca:—¿Así que nos deja usted?—Voy a París.—He vivido en París —dice con orgullo—. Dosaños. Trabajé en el Simeón. Pero sentía nostalgia deesto.
  • 280. www.artnovela.com.arVacila un poco, y se da cuenta de que no tienenada más que decirme:—Bueno, adiós señorAntoine.Se limpia la mano en el delantal y me la tiende.—Adiós, Madeleine.Se va. Acerco el Diario de Bouville y luego lorechazo; hace un rato, en la biblioteca, lo leí de laprimera a la última línea.La patrona no vuelve; abandona a su amigo susmanos regordetas que él oprime con pasión.El tren parte dentro de tres cuartos de hora.Hago mis cuentas, para distraerme.Mil doscientos francos por mes no son gran cosa.Sin embargo, reduciéndome un poco, deberían bastar.Una habitación de trescientos francos, quince francospor día para la comida; quedarán cuatrocientoscincuenta francos para la lavandera, los gastosmenudos y el cine. No necesitaré ropa interior, ni trajespor mucho tiempo. Los dos que tengo están limpiosaunque un poco brillantes en los codos; me durarántres o cuatro años más si los cuido.¡Dios mío! ¿Yo voy a llevar esta vida de hongo?¿Qué haré de mis días? Pasearé. Iré a las Tullerías asentarmeenunasilladehierro,omásbienenunbanco,por economía. Iré a leer a las bibliotecas. ¿Y después?Unavezporsemana,cine.¿Ydespués?¿UnVoltigeur,los domingos? ¿Iré a jugar al croquet con los jubiladosdel Luxemburgo? ¡A los treinta años! Me doy lástima.Hay momentos en que me pregunto si no me valdríamás gastar en un año los trescientos mil francos que
  • 281. www.artnovela.com.arme quedan, y después... ¿Pero qué conseguiría coneso?¿Trajesnuevos?¿Mujeres?¿Viajes?Lohetenidotodo y ahora se acabó, ya no me tienta; ¡para lo quequeda! Dentro de un año me encontraría tan vacíocomo hoy, sin un recuerdo siquiera y cobarde frente ala muerte.¡Treintaaños!Y14.400francosderenta.Cuponesa cobrar todos los meses. ¡Sin embargo no soy unanciano! ¡Que me den algo a hacer, lo que sea! Seríapreferible que pensara en otra cosa, porque en estemomentoestoyporrepresentarmelacomedia.Sémuybien que no quiero hacer nada; hacer algo es crearexistencia, y ya hay bastante existencia.La verdad es que no puedo soltar la pluma; creoque voy a tener la Náusea y mi impresión es que laretardo escribiendo. Entonces escribo lo que me pasapor la cabeza. Madeleine, que quiere agradarme, megrita de lejos, mostrándome un disco:—Su disco, tenorAntoine, el que a usted le gusta;¿quiere escucharlo, por última vez?—Si le parece.Lo dije por cortesía pero no me siento en muybuena disposición para escuchar una melodía de jazz.Con todo, prestaré atención porque, como diceMadeleine, escucho este disco por última vez; es muyviejo, demasiado viejo aun para la provincia; en vano lobuscaré en París. Madeleine va a ponerlo en el platillodel fonógrafo, girará; en las ranuras, la aguja de acerose pondrá a saltar y a rechinar, y cuando la hayanguiado en espiral hasta el centro del disco, habrá
  • 282. www.artnovela.com.arterminado; la voz ronca que canta Some of these duyscallará para siempre.Comienza.Decir que hay imbéciles que obtienen consueloconlasbellasartes.ComomitíaBigeois:“LosPreludiosde Chopin me ayudaron tanto a la muerte de tu pobretío”. Y las salas de concierto rebosan de humillados,de ofendidos que, con los ojos, cerrados, tratan detransformar sus rostros pálidos en antenas receptoras.Se figuran que los sonidos captados corren en ellos,dulces y nutritivos, y que sus padecimientos seconvierten en música, como los del joven Werther;creen que la belleza se compadece de ellos. Basuras.Quisiera que me dijesen si consideran compasivaesta música. Hace un rato yo estaba, por cierto, muylejos de nadar en la beatitud. En la superficie bacíamis cuentas, mecánicamente. Debajo, se estancabantodos esos pensamientos desagradables que hantomado la forma de interrogaciones no formuladas, deasombros mudos, y que no me dejan ya ni de día ni denoche. Pensamientos sobre Anny, sobre mi vidafrangollada. Y más abajo todavía, la Náusea, tímidacomo una aurora. Pero en aquel momento no habíamúsica, yo estaba taciturno y tranquilo.Ami alrededortodos los objetos estaban hechos de la misma materiaque yo, de una especie de sufrimiento fofo. El mundoera tan feo, afuera, tan feos esos vasos sucios sobrelas mesas, y las manchas pardas en el espejo y eldelantal de Madeleine y el aire amable del gordoenamorado de la patrona, tan fea la existencia misma
  • 283. www.artnovela.com.ardel mundo, que me sentía cómodo, en familia.Ahoraestáelcantodelsaxofón.Ymeavergüenzo.Acaba de nacer un pequeño padecimiento glorioso,unpadecimientomodelo.Cuatronotasdesaxofón.Vany vienen como si dijeran: “hay que hacer comonosotras,padecerconritmo”.¡Bueno,sí!Naturalmente,bien quisiera padecer de este modo, con ritmo, sincomplacencia, sin piedad para mí mismo, con áridapureza. ¿Pero es mía la culpa si la cerveza está tibiaen el fondo del vaso, si hay manchas pardas en elespejo, si estoy de más, si el más sincero de mispadecimientos, el más seco, se arrastra y se ponepesado, con demasiada carne y la piel demasiadogrande a la vez, como el elefante de mar, con grandesojos húmedos y conmovedores, pero tan feos? No, nopuede decirse que este pequeño dolor de diamantequegirasobreeldiscoymedeslumbra,seacompasivo.Ni siquiera irónico; gira alegremente, ocupado de símismo;hatronchadocomounahozlainsulsaintimidaddelmundoyahoragirayatodosnosotros,aMadeleine,al hombre gordo, a la patrona, a mí mismo y a lasmesas, a las banquetas, al espejo manchado, a losvasos, a todos los que nos abandonábamos a laexistencia porque estábamos entre nosotros, nos hasorprendidoeneldesaliñe,eneldejarseestarcotidiano;me avergüenzo por mí mismo y por todo lo que existeen su presencia.Élnoexiste.Hastaesirritante;aunquemelevantaray arrancara el disco del platillo que lo sostiene y lorompiera en dos, no lo alcanzaría. Está más allá,
  • 284. www.artnovela.com.arsiempre más allá de algo, de una voz, de una nota deviolín.Atravésdeespesoresyespesoresdeexistencia,se descubre, delgado y flexible, y cuando uno quiereatraparlo, sólo encuentra existentes, tropieza conexistentesdesprovistosdesentido.Estádetrásdeellos;ni siquiera lo oigo; oigo sonidos, vibraciones del aireque lo descubren. No existe, puesto que no tiene nadademás;todoelrestoesloqueestádemásconrespectoa él. Él es.Y yo también quise ser. Fue lo único que quise;ésta es la clave del asunto. Veo claro en el aparentedesordendemivida:enelfondodetodasesastentativasque parecían sin relación, encuentro el mismo deseo:arrojar fuera de mí la existencia, vaciar los instantesde su grasa, torcerlos, desecarlos, purificarme,endurecerme, para dar al fin el sonido neto y precisode una nota de saxofón Hasta podría constituir unapólogo: era una vez un pobre tipo que se habíaequivocado de mundo. Existía, como la otra gente, enel mundo de los jardines públicos, de los cafés, de lasciudades comerciales, y quería persuadirse de quevivía en otra parte, detrás de la tela de los cuadros,con los dux del Tintoreto, con los graves florentinos deGozzoli,detrásdelaspáginasdeloslibros,conFabriciodel Dongo y Julián Sorel, detrás de los discos defonógrafo, con las largas quejas secas del jazz. Ydespués de hacer el imbécil, comprendió, abrió losojos, vio que había sido un error; estaba en unataberna, justamente, frente a un vaso de cerveza tibia.Permaneció abrumado en el asiento; pensó: soy un
  • 285. www.artnovela.com.arimbécil. Y en ese preciso momento, del otro lado de laexistencia, en aquel otro mundo que puede verse delejos, pero sin alcanzarlo nunca, una pequeña melodíase puso á danzar, a cantar: “Hay que ser como yo,hay que padecer con ritmo”La voz canta:Some of these daysYou’ll miss me honey.El disco ha de estar rayado en ese sitio, porquehace un ruido raro. Y hay algo que aprieta el corazón:que esa tosecita de la aguja en el disco no afecta enabsoluto a la melodía. Está tan lejos, tan lejos, atrás.También lo comprendo: el disco se raya y se gasta,quizá la cantante haya muerto; me iré, voy a tomar eltren.Perodetrásdeloexistentequecaedeunpresentea otro, sin pasado, sin porvenir, detrás de esos sonidosque día a día se descomponen, se descascaran y sedeslizan hacia la muerte, la melodía sigue siendo lamisma, joven y firme, como un testigo despiadado.La voz calla. El disco raspa un poco y se detiene.Libre de un sueño inoportuno, el café rumia, masticade nuevo el placer de existir.Ala patrona le ha subidola sangre a la cara, da palmadas en las gordas mejillasblancas de su nuevo amigo, pero sin conseguircolorearlas. Mejillas de muerto. Yo me estanco, meduermo a medias. Dentro de un cuarto de hora estaréen el tren, pero no lo pienso. Pienso en un americanoafeitado, de espesas cejas negras, que se ahoga de
  • 286. www.artnovela.com.arcalor en el piso veinte de un inmueble de Nueva York.EncimadeNuevaYork,elazuldelcielosehainflamado;enormes llamas amarillas vienen a lamer los techos;los chicos de Brooklyn se ponen, en pantalones debaño, bajo las mangueras. El cuarto oscuro, en el pisoveinte, se cocina a fuego vivo. El americano de lascejas negras suspira, jadea y el sudor le corre por lasmejillas. Está sentado, en mangas de camisa, delantedel piano; tiene un gusto a humo en la boca, yvagamente, vagamente, el fantasma de una melodíaen la cabeza, “Some of these days”.Tom vendrá dentrode una hora con su frasco chato sobre la nalga;entonces se desplomarán los dos en los sillones decuero y beberán grandes vasos de alcohol y el fuegodel cielo inflamará sus gargantas, sentirán el peso deuninmensosueñotórrido.Peroprimerohayqueanotaresta melodía. “Some of these days”. La mano húmedatoma un lápiz sobre el piano. “Some of these daysyou’ll miss me honey”.Sucedió así. Así o de otro modo, poco importa.Así nació. Escogió para nacer el cuerpo gastado deesejudíodecejascomocarbón.Sujetabablandamenteel lápiz y gotas de sudor caían de sus dedos enjoyadosal papel. ¿Y por qué no yo? ¿Por qué se necesitabaprecisamenteesegordoestúpidollenodecervezasuciay de alcohol para que se cumpliera el milagro?—Madeleine, ¿quiere poner de nuevo el disco?Una vez más, antes de que me vaya.Madeleine se echa a reír. Hace girar la manivelay la cosa empieza de nuevo. Pero ya no pienso en mí.
  • 287. www.artnovela.com.arPienso en aquel tipo que compuso esta melodía, undía de julio, en el calor negro de su cuarto. Trato depensar en él a través de la melodía, a través de lossonidos blancos y acidulados del saxofón. Hizo esto.Tenía dificultades, no todo le iba como Dios manda:cuentas que pagar —y además debía de haber porahíalgunamujerquenopensabaenélcomolohubieradeseado—, y además había esa terrible ola de calorque transformaba a los hombres en charcos de grasaderretida. Todo aquello no tenía nada de muy lindo nide muy glorioso. Pero cuando oigo la canción y piensoque la hizo aquel tipo, considero... conmovedores susufrimiento y su transpiración. Tuvo suerte. Por lodemás, no se habrá dado cuenta. Debió de pensar:¡conunpocodesuerte,sacaréunoscincuentadólares!Es la primera vez desde hace años, que un hombreme parece conmovedor. Quisiera saber algo sobre esetipo. Me interesaría conocer sus dificultades, si teníauna mujer o si vivía solo. No por humanismo; alcontrario. Porque hizo todo esto. No tengo ganas deconocerlo; además quizá haya muerto. Obtener sóloalgunos informes sobre él y poder pensar en él, de vezen cuando, al escuchar este disco Eso es. Supongoque a aquel tipo no le haría ni fu ni fa si le dijeran queen la séptima ciudad de Francia, en los alrededoresde la estación, hay alguien que piensa en él. Pero yosería feliz si estuviera en su lugar; lo envidio. Tengoque irme. Me levanto, pero vacilo un instante, quisieraoír cantar a la negra. Por última vez.Canta.Dosquesehansalvado:eljudíoylanegra.
  • 288. www.artnovela.com.arSalvado. Quizá hasta el fin, se hayan creído perdidos,ahogadasenlaexistencia.Ysinembargo,nadiepodríapensarenmícomoyopiensoenellos,conestádulzura.Nadie, ni siquiera Anny. Para mí son un poco comomuertos,unpococomohéroesdenovela;sehanlavadodelpecadodeexistir.Noporcompleto,claro,perotantocomopuedehacerlounhombre.Estaideametrastornade golpe, porque ni siquiera la esperaba ya. Sientoque algo me roza tímidamente y no me atrevo amoverme por temor de que se vaya. Algo que ya noconocía, una especie de alegría.La negra canta. ¿Entonces es posible justificar lapropia existencia? ¿Un poquitito? Me sientoextraordinariamenteintimidado.Noesquetengamuchaesperanza. Pero soy como un tipo completamentehelado que después de un viaje por la nieve, entrarade pronto en un cuarto tibio. Pienso que se quedaríainmóvil cerca de la puerta, frío aún, y lentos tembloresrecorrerían todo su cuerpo.Some of these daysYou’ll miss me honey.¿No podría yo intentar...? Naturalmente, no setrataría de una música... ¿pero no podría, en otroorden?... Tendría que ser un libro; no sé hacer otracosa. Pero no un libro de historia; la historia habla delo que ha existido, un existente jamás puede justificarla existencia de otro existente. Mi error era quererresucitar a M. de Rollebon. Otra clase de libro. No sé
  • 289. www.artnovela.com.armuy bien cuál, pero habría que adivinar, detrás de laspalabras impresas, detrás de las páginas, algo que noexistiera, que estuviera por encima de la existencia.Por ejemplo, una historia que no pueda suceder, unaaventura. Tendría que ser bella y dura como el acero,y que avergonzara a la gente de su existencia.Me voy, me siento vago. No me atrevo a tomarunadecisiónSiestuvierasegurodetenertalento...Peronunca, nunca he escrito nada de este tipo; artículoshistóricos, sí. Un libro. Una novela. Y la gente leeríaesa novela y diría: la escribióAntoine Roquentin, eraun individuo pelirrojo que se arrastraba por los cafés;y pensarían en mi vida como yo pienso en la de esanegra: como en algo precioso y semilegendario. Unlibro. Naturalmente, al principio sólo sería un trabajoaburrido y fatigoso; no me impediría existir ni sentirque existo. Pero llegaría un momento en que el libroestaría escrito, estaría detrás de mí y pienso que unpoco de su claridad caería sobre mi pasado. Entoncesquizá pudiera, a través de él, recordar mi vida sinrepugnancia. Quizá un día, pensando precisamenteen esta hora, en esta hora lúgubre en que espero, conla espalda agobiada, que llegue el momento de subir altren, quizá sienta que el corazón me late másrápidamente, y me diga: fue aquel día, aquella horacuando comenzó todo. Y llegaré —en el pasado, sóloen el pasado— a aceptarme.Cae la noche. En el primer piso del hotel Printaniaacaban de iluminarse dos ventanas. El depósito de laNueva Estación huele fuertemente a madera húmeda;
  • 290. www.artnovela.com.armañanalloveráenBouville.