Propuestas teóricas “lector modelo” y “sobre la lectura”

9,149 views

Published on

El Lector Modelo es un conjunto de condiciones de felicidad, establecidas textualmente, que deben satisfacerse para que el contenido potencial de un texto quede plenamente actualizado.

Published in: Education
0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
9,149
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Propuestas teóricas “lector modelo” y “sobre la lectura”

  1. 1. LECTORES AUTONOMOS Aspectos importantes de las propuestas teóricas “Lector Modelo” de Umberto Eco y “Sobre la lectura” de Estanislao Zuleta. Presentado por: Fernando Enrrique Cano Ruiz Gustavo Granados González C.I.D.B.A VIII Semestre Universidad del Quindío 2013
  2. 2. “LECTOR MODELO” DE UMBERTO ECO En este texto el autor propone y analiza distintos aspectos que rigen el comportamiento de un texto partiendo del autor (emisor), analiza las variantes que determinan el contenido de un texto puesto que estas variantes determinan a que lectores va dirigido, también dictamina lectores modelos para cada tipo de texto.
  3. 3. Por una parte nos dice que el texto representa una cadena de expresiones que el destinatario debe actualizar constantemente, ya que es el quien interpreta lo leído, con lo cual usa el termino “abrir el diccionario” para plantearle al lector el hecho de que las palabras son ambiguas, y que su significado cambia o varia dependiendo el caso, con lo que se denota que una palabra puede tener infinidad de significados ampliamente validos.
  4. 4. Se habla de la importancia de llenar espacios “no dichos” por el autor, estos espacios no dichos son los que el autor asume como ya sabidos por el lector con un conocimiento previo de lo que lee, pero enfatiza en actualizar estos elementos no dichos por parte del lector, quien tiene que tener cierto carácter cooperativo, activo y consiente de su parte, para lograr empatía con lo que lee.
  5. 5. Nos dice que un texto es un mecanismo perezoso o económico que vive del valor que le introduce quien lo lee, y que solo en casos de extrema presunción, o de extrema represión el texto se complica con redundancias y especificaciones sucesivas que pueden llegar a ser molestas. Por otro lado porque, a medida que pasa de la función didáctica a la estética, el texto quiere dejar al lector la iniciativa interpretativa, aunque normalmente desea ser interpretado con un margen suficiente de exactitud. “Un texto quiere que alguien lo ayude a funcionar”
  6. 6. Afirma que un texto postula a su destinatario como condición indispensable no sólo de su propia capacidad comunicativa concreta, sino también de la propia potencialidad significativa. Es decir que un texto se emite para que alguien lo actualice; incluso cuando no se espera o no se desea que ese alguien exista concreta y empíricamente,
  7. 7. Sin embargo, esta obvia condición de existencia de los textos parece chocar con otra ley pragmática no menos obvia que, si bien ha podido permanecer oculta durante gran parte de la historia de la teoría de las comunicaciones, ya no lo está en la actualidad. Dicha ley puede formularse fácilmente mediante el lema: la competencia del destinatario (lector) no coincide necesariamente con la del emisor (autor).
  8. 8. En el proceso comunicativo no solo es importante tener en cuenta los tres elementos básicos de la comunicación (emisor, mensaje, receptor), puesto que ahora sabemos que los códigos del destinatario pueden diferir, en parte, de los códigos del emisor; que el código no es una entidad simple, sino a menudo un complejo sistema de sistemas de reglas, que el código lingüístico no es suficiente para comprender un mensaje.
  9. 9. TEXTOS CERRADOS Y TEXTOS ABIERTOS La tipología de textos definida por el autor se puede clasificar en dos tipos de textos, los textos cerrados y abiertos, siendo estos primeros los que se dirigen a públicos específicos, Se ingenian para que cada término, cada modo de hablar, cada referencia enciclopédica sean términos que puedan comprender sus lectores. Mientras que para los textos abiertos no existe un límite marcado de activación y cooperación del lector por lo que son abiertos a la libre interpretación. Texto abierto:  Deja de lado lo didáctico y pasa a lo estético.  Deja al lector mayor iniciativa interpretativa. Texto cerrado:  Guía al lector hacia su propia idea.  No tiene varias interpretaciones.  Tiene un lector modelo especifico y didáctico.
  10. 10. AUTOR Y LECTOR COMO ESTRATEGIAS TEXTUALES Un proceso comunicativo consta de un emisor. un mensaje y un destinatario. A menudo, el Emisor o el Destinatario se manifiestan gramaticalmente en el mensaje. Cuando se enfrenta con mensajes cuya función es referencial. el Destinatario utiliza esas marcas gramaticales como índices referenciales para identificar al sujeto.
  11. 11. Cuando un texto se considera texto, en casos como novelas literarias, discursos políticos, etc., el Emisor y el Destinatario están presentes en el texto no como polos del acto de enunciación, sino como “papeles actores” del enunciado, con lo que el autor se manifiesta textualmente por su estilo. El autor empírico formula una hipótesis de lector modelo que al traducirla su propia estrategia se caracteriza a sí mismo como el sujeto enunciado.
  12. 12. EL AUTOR COMO HIPÓTESIS INTERPRETATIVA Por ultimo teniendo en cuenta que tanto el autor como el lector son dos estrategias textuales, puesto que tanto un autor empírico como un lector empírico se formulan hipótesis uno del otro, acerca de características propias de cada uno, no se puede tener certeza de lo que espera cada cual. motivo por el que el autor insiste en que esta brecha se puede superar teniendo en cuenta la cooperación textual que no es mas que un fenómeno que se realiza entre dos estrategias discursivas, no entre dos sujetos individuales.
  13. 13. “SOBRE LA LECTURA” ESTANISLAO ZULETA ( 1 9 8 2 )
  14. 14. Debemos saber leer, y saber leer no es terminar pronto si no leer despacio, analizando y descifrando cada palabra, cada oración, cada párrafo; tomándonos nuestro tiempo con el fin de saber que estamos leyendo y si estamos entendiendo; no es leer por leer.
  15. 15. Estanislao Zuleta, sostiene que no existe un código común entre el escritor y el lector de un libro sino que “el texto produce su propio código por las relaciones que establece entre sus signos”.
  16. 16. El trabajo de interpretación del lector consiste en “determinar el valor que el texto asigna a cada uno de sus términos”.
  17. 17. Si pretende leer un texto desde el código del autor o desde el código de un maestro lo único que logrará el lector es rendirse ante la: “ideología dominante preasignada a los términos”, ratificando de esta manera la “ilusión humanista, pedagógica” de que “la escritura regala a un Lector Ocioso un saber que no posee y que va adquirir”.
  18. 18. En un periodo en que el hombre está plagado de vanidades, vicios y oscuridad, solo la lectura brinda ese pequeño haz de luz, esa chispa que lo sacude y que como en la caverna de platón logra salir y vislumbrar la verdad de su mundo.
  19. 19. Citando a Nietzsche, Zuleta “rechaza toda concepción naturalista o instrumentalista de la lectura: leer no es recibir, consumir, adquirir, leer es trabajar”.
  20. 20. La lectura, nos invita a descubrir, aventurarnos, por senderos de lucha y contradicción, que nos obligan a replantear nuestra visión de lo que conocemos o creemos conocer, deberíamos tomarla de la forma más juiciosa, descifrar, deducir y sobre todo interpretar son unas de las características para tener una buena lectura.
  21. 21. Zuleta afirma que “es necesario leer a la luz de un problema” y salirse del concepto de lectura como consumo, como recepción.
  22. 22. Leer es reunir esas tres categorías que el autor dice posibilitan el pensamiento filosófico: la “capacidad de admiración” del camello, la “capacidad de oposición” del león y la “capacidad de creación” del niño. La lectura es una “abierta invitación a descifrar y obligación de interpretar”.
  23. 23. El autor invita a aprender a leer. Nuevamente citando a Nietzsche, Zuleta dice que además de saber interpretar, el buen lector “es capaz de permitir que el texto lo afecte en su ser íntimo, hable de aquello que pugna por hacerse reconocer aún a riesgo de transformarle, que teme morir y nacer en su lectura; pero que se deja encantar por el gusto de esa aventura y de ese peligro”.
  24. 24. El Lector Modelo es un conjunto de condiciones de felicidad, establecidas textualmente, que deben satisfacerse para que el contenido potencial de un texto quede plenamente actualizado.

×