Amor y Sexualidad

8,361 views
8,254 views

Published on

En este trabajo trataremos sobre una pregunta en especial, la cual es: ¡existe relacion entre amor y sexualidad? o es que deben ir separados, cada uno por un camino diferente?

2 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS. * Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces...)... * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)... * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)... * Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste. * Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana. A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo. Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera, o esto no sucedera jamas.............. Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o + tema
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Por los poderes de la tierra, por la presencia del fuego, por la inspiración del aire, por las virtudes del agua, invoco y conjuro a Pomba Gira María Padilha, por la fuerza de los corazones sagrados y delas lágrimas derramadas por amor, para que se dirija a JIG donde está JIG trayendo su espíritu ante mi NMC, amarrándolo definitivamente al mío. Que su espíritu se bañe en la esencia de mi amor y me devuelva el amor encuádruple. Que JIG jamás quiera a otra persona y que su cuerpo solo a mi NMC me pertenezca. Que JIG no beba, no coma, no hable, no escuche, no cante a no ser en mi presencia. Que mis grilletes lo apresen para siempre, por los poderes de esta Oración. Minhas pombas gira use su poder y aleje a JIG de cualquier mujer con que el este en este momento;y si estuviera que llame mi nombre. Quiero amarrar el espíritu y cuerpo de JIG; porque lo quiero amarrado y enamorado de mi NMC quiero que JIG se quede dependiente de mi amor, quiero verlo loco por mi NMC, deseándome como si yo fuese la última persona de la faz de la tierra. Quiero su corazón prendido a mi eternamente, que en nombre de la gran Reina María Padilha florezca este sentimiento dentro de JIG dejándole preso a mi NMC,24 horas por día. OH Pomba gira Reina María Padilha has de traer a JIG, para mi NMC, pues yo a el deseo, y lo quiero deprisa. Por tus poderes ocultos, que JIG comience a amarme a mi NMC a partir de este exacto instante y que el piense sólo en mi NMC, como si yo fuese la única persona del mundo. Que ekll venga corriendo hacia mi, lleno de esperanzas y deseo, que JIG no tenga sosiego hasta que venga a buscarme, y vuelva a mi NMC. Reina María Padilha yo te imploro para que me traigas a JIG. que JIG me ame mucho, venga manso y como yo deseo. Yo le agradezco a la gran Rainha María Padilha. Y prometo siempre llevar su nombre conmigo. OH! Poderosa Pomba Gira Siete Exus, quiero de vuelta mi amado JIG que me entristece con su desprecio, que JIG olvide y deje de una vez y por todas todos los otros amores y a los que nos quieran apartar. Que JIG sea desanimado y frío con otras personas, que desanime y sea frío con todas las otras mujeres, que cualquier otra mujer que este con JIG se estrese con el, pelee con el y salga inmediatamente de la vida de el y le tome enojo, odio, aversión y rabia de el y no se retracte de nada. Y que JIG tome enojo, odio, aversión y rabia de cualquier otra mujer que ande con el ahora y que ellos terminen esa relación urgentemente. Que JIG que se sienta solo, humillado, avergonzado de todo y por todos. Que El venga a mi NMC, pida mi amor y mi perdón. Oh! Linda Poderosa Pomba Gira Siete Exus, que en ese momento JIG no quiera mas andar con nadie ni con sus amigos. Que quede sólo pensando en mí y pensando cómo va a hacer para HACERME FELIZ. Necesito reina, de una señal, una llamada telefónica, cualquier rcontacto para yo saber si JIG piensa en mi y que me quiere, y me quite de esa oscuridad. Que JIG hable conmigo, que sienta que me echa de menos. Usted es fuerte y poderosa, traiga a JIG a mis pies, para no mas salir, y que venga Corriendo, que deje todo y a todos Y que sólo piense en mi NMC Linda Poderosa Pomba Gira Sete Exus que con su grande y fuerte poder quite todas las barreras que están impidiendo que JIG ME AME LOCAMENTE y desee unirse a mi NMC. Quiero mi amado, amándome y admirándome siempre. Que el no sienta mas deseos sexuales por ninguna otra persona. Que sus deseos sean sólo para JIG Y NMC, que sus pensamientos, gentilezas y bondades sean sólo para mi NMC. Que JIG quiera mucho de verdad que yo NMC me Quede Con el. Pero además, quiero que usted, Linda Poderosa Pomba Gira Sete Exus, aleje de JIG toda y cualquier otra mujer. Y Que podamos ser felices juntitos. Que el sólo sienta atracción y deseo sexual por mi NMC. Que el me llame por teléfono, desde ya y a todo instante. Que sienta nostalgia por mi persona, y que sufra lejos de mi NMC y no aguante mas sufrir. Quiero que el me busque hoy y ahora. Quiero oír la voz de el, pidiendo verme para quedarse conmigo y volviendo a mi NMC para siempre, diciendo que me ama y que me quiere solo a mi. GraciaS PoR el FavoR ConcedidO. Copie y pegue un pedido igual a este aquí en 7altares diferentes y dentro de 7 días su pedido será realizado. Oración Fuerte Para Amarrar a Alguien. Simpatía infalible pero no se puedevolver atrás.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
8,361
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
251
Comments
2
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Amor y Sexualidad

  1. 1. Portada UNIVERSIDAD CATÓLICA “SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO” ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO Monografía TEMA “A m or y Sexualidad” Sara Gisela Gonzáles Vásquez Estudiante Marco Alberca Balarezo Docente Para la Asignatura de Antropología Filosófica (A) Ciclo 2008-I Julio del 2008 1
  2. 2. DEDICATORIA A la voluntad y cariño de nuestros padres, a nuestros hermanos que con anhelo y espíritu de superación esperan queseamos excelentes profesionales. 2
  3. 3. AGRADECIMIENTO A Dios por darnos estos años de vida, por permitirnos seguir adelante a pesar de las dificultades y sobre todo por dejar que seamos partícipes de su oración 3
  4. 4. INTRODUCCIÓN Durante mucho tiempo las personas se han preocupado por la educación intelectual y sus rendimientos; pero el descuido en lo afectivo ha sido aun más grande. Tener las ideas poco claras en algo tan primordial como es el Amor y la Sexualidad es a la larga dramático. Todos sabemos que no se puede amar lo que no se conoce, por tanto lo primero que tenemos que hacer es conocernos a nosotros mismos y conocer al otro, ese será el primer paso para lograr un amor genuino y maduro ya que conociéndonos vamos a saber lo que podemos aportar en una relación. Amor y sexualidad deben formar algo irrenunciable. La vida sexual tiene mucha importancia en la armonía de la pareja. Desconocer esto seria ignorar una de sus principales dimensiones. El amor humano, para que sea auténtico debe basarse en tres aspectos muy importantes: el físico, el psicológico y el espiritual; el amor es, pues, el principal argumento de nuestra vida, alrededor de él dirán y se mueven una serie de elementos decisivos de la vida, gracias a él las demás realidades cobran y reciben su sentido. Permanentemente somos invitados al sexo por los medios de comunicación social, esta convocatoria se hace de forma divertida, con una liberación que planifica y conduce a la maduración de la personalidad. Todo ese mensaje erróneo, lleva al que no tiene las ideas claras a pensar que ésa es la condición humana. La sexualidad se desconecta del amor y los sentimientos conducen a la inestabilidad emocional. 4
  5. 5. Si logramos aplicar en las relaciones sexuales el amor, tendremos como resultado una vida llena de armonía y felicidad, una vida donde, ante todo, impere el amor Con esta investigación se pretende conocer y dar a conocer la relación que existe entre amor y sexualidad, y la importancia que tienen ambos en el desarrollo del ser humano, de esta manera tener relaciones duraderas y familias estables. La autora 5
  6. 6. ÍNDICE Portada 1 Dedicatoria 2 Agradecimiento 3 Introducción 4 Índice 6 Capitulo I: El Amor 7 1.1 1 Etimología 8 1.1.2 Definición 9 1.1.3 Realidades a las que podemos amar 11 Capitulo II: La Sexualidad 13 2.1.1 Definición 14 2.1.2 Elementos de la sexualidad 15 2.1.3 Dimensiones de la sexualidad 15 Capitulo III: La relación entre Amor y Sexualidad 18 3.1.1 El amor y la sexualidad en nuestra realidad 19 3.1.2 Donación de sí mismo 19 3.1.3 La sexualidad debe ser un lenguaje de amor 21 Conclusiones 23 bibliografía 24 6
  7. 7. CAPITULO I EL AMOR 7
  8. 8. El Amor: Etimología: Amor deriva etimológicamente del latín amoris y también procede de amare. Amare es tomado del termino amino: “genio del amor” y se aplica indistintamente a los animales y a los hombres, ya que tiene un significado muy amplio; quiere decir “amar por inclinación, por simpatía” pues nace de un movimiento interior. Su contrario es odi que significa odiar. El griego tiene la expresión Epws o Eros, que era conocido como Dios del amor en el mundo anterior. La raíz Epws es de erdh (del indoeuropeo): significa profundo, oscuro, misterioso, sombrío, abismal, subterráneo. En el mito griego, Epws tuvo originariamente una fuerza tremenda, capaz de unir los elementos constitutivos del mundo. Posteriormente el mito de Eros se restringió al mundo humano, significando la unión de los sexos. Se le representaba plásticamente como un niño alado provisto de flechas. Del Eros griego pasamos al agape cristiano: convivir, compartir la vida con el amado. Ambas nos introducen en la psicología y la ética del amor. A pesar de esta variedad de concepciones, hay en el amor algo esencial y común en todos ellos: la inclinación, la tendencia a adherirse a algo bueno, tanto presente como ausente.1 El perímetro del vocablo amor muestra una gran riqueza en cuanto a su significado: querer, cariño, estima, predilección, enamoramiento, propensión, entusiasmo, arrebato, fervor, admiración, efusión, reverencia. En todas hay algo que se repite como un constante: tendencia basada en la 1 YEPES, Ricardo y ARANGUREN, Javier, Fundamentos de Antropología. Un ideal de la excelencia humana, 6ª edición, EUNSA, Pamplona, 2003, p. 203 - 206 8
  9. 9. elección hacia algo, que nos hace desear su compañía y su bien. Esta dimensión hacia algo no es otra cosa que predilección: preferir, seleccionar, escoger entre muchas cosas a una que es valida para esa persona. Definición Según el autor José María Cabodevilla, “El Amor viene de Dios y vuelve a Dios, si el hombre no se obstina negar a Dios su derecho”. Para él el Amor viene de Dios y está, por ello, impregnado de esencias divinas. Es una fuerza y una gracia o don natural sembrado por Dios en el corazón humano para que el hombre, en su vida, llegue al heroísmo con naturalidad y muchas veces. Pero el Amor retorna a Dios. En el camino que el amor ha de hacer de Dios a Dios, está acechado por muchos peligros, hay filtraciones que le corrompen, hay obstáculos que le desvían. El amor a Dios que no se comparte con su amor humano salva insuperablemente los mayores riegos: Dios lleva de su mano casi siempre el timón.2 Es así que Manuel Barceló define al Amor como “El sentimiento que mueve a desear que la realidad amada, otra persona, un grupo humano o alguna cosa, alcance lo que se juzga su bien, a procurar que su deseo se cumpla y a gozar como bien propio el hecho de saberlo cumplido. El amor autentico busca el bien del otro y por extensión consigo el propio. Muchas personas se han preguntado ¿Qué es el amor? Ni para meternos en un lío de contestar esta pregunta que por siglos nadie ha acertado a definir adecuadamente. A esta palabra tan común se le ha atribuido desde lo más sagrado hasta lo más profano. Y todo mundo cree darle el mismo significado. Sin embargo, a las cosas hay que llamarlas por su propio nombre para así evitar que se les dé un uso distinto que sólo hará caer en confusiones 2 CABODEVILLA, José María, Hombre y Mujer, estudio sobre el matrimonio y el amor humano, 2ª edición, Editorial Católica S.A., Madrid, 1960, p. 1, 19 9
  10. 10. perjudiciales, y conductas que se justifican en las palabras lo hice por amor. No se definirá al amor en una forma general, sino al amor que une y hace fuerte a la pareja, como por ejemplo: el amor de los esposos.3 Hay quienes piensan que amar consiste en ser amado. Esto se podría entender en que el amor consiste en recibir, más que en dar. Pero no. El amor tiene un doble juego, dar y recibir, para mantenerse y crecer. El intercambio de donación y recepción crea una relación de iguales: precisamente por haber dado, recibe en compensación y por haber recibido, siente deseos de seguir dando. Visto así, el amor no radica en la posesión sino en la donación.4 De tal manera hay quienes creen que la persona amada es el objeto del amor. Hay quienes creen que la persona amada es le objeto del amor y toman a esa persona como un fin. El pensar así es estar destinado al fracaso, porque el hombre y la mujer se hallan mutuamente. El fin del amor conyugal es algo que trasciende y ese fin serán los hijos. Darse el uno al otro para luego darse juntos, porque el amor no es la persona amada, sino una capacidad, facultad; por lo tanto, la persona no debe negarse a la trascendencia, porque la raíz del amor es la fecundidad.5 También hay quienes creen que el amor es una fuerza ciega que arrastra, por lo tanto justifica todo y no se puede hacer nada para evitarlo. A esto se le llamaría amor-pasión, donde más que gozar el amor, se padece de amor. El amor es una fuerza pero no ciega; es la razón la que debe dictarle al corazón que hacer. Cuando se considera el amor una atracción momentánea, y se guía sólo por un impulso de deseo sexual, entonces a esto se le llama soledad, vanidad, afán de dominio, conquista, etc., pero no amor, ya que todo acto de amor que involucre solo el cuerpo, es un acto egoísta. Que fácil es acomodarse detrás de actos innobles y atribuirles un sentimiento tan noble como es el amor verdadero.6 El amor debe llevar una madurez que se logra por continuas conquistas hechas a base de esfuerzos y renuncias a sí mismo. Sólo en este 3 HERVADA, Javier, Diálogos sobre el amor y el matrimonio,3ª edición, EUNSA, España, 1987, p. 21 - 24 4 PEART, Georgina, El amor conyugal, Editorial Brooklyn, NewYork, 1996, p. 128 5 Ibid. pp. 128, 129 6 Ibid. pp. 129, 130 10
  11. 11. planto se entiende el verdadero amor, como es el amor de los esposos: total, fiel y exclusivo. Para Rodrigo Sancho “La interpretación del amor depende de la forma de entender la naturaleza humana. Para saber qué es el hombre parece razonable preguntarse cómo es el hombre, cuál es su fin y, en consecuencia, su origen. El amor es la gran empresa que compromete a todo ser humano, no se puede amar a fragmentos aislados de un hombre o de una mujer. Amarse en su totalidad y siempre es un imperativo categórico de su dignidad de personas7 No podemos amar a una parte de un hombre o un mujer, por eso es muy importante tener en cuenta el siguiente punto: las realidad a las que podemos amar. Realidades a las que podemos amar: El amor es una complicada realidad que hace referencia a múltiples objetos o aspectos de la vida. Podrían quedar ordenados del siguiente modo: Relación de amistad o simpatía que se produce hacia otra persona. El amor de amistad es uno de los mejores regalos de la vida, gracias a él podemos percibir la relación humana como próxima, cercana, llena de comprensión Amplia gama de relaciones interpersonales: amor de los padres a hijos y viceversa; amor a los familiares, a los vecinos, a los compañeros de trabajo, etc. En cada una de ellas la vibración amorosa será de intensidad distinta, según la cercanía o alejamiento que exista en la misma. El amor puede hacer mención a temas ideales: amor a la justicia, al derecho, a la verdad, al orden al rigor metodológico, etc. Aquí la palabra 7 SANCHO, Rodrigo, Las posibilidades del amor conyugal, 3ª edición, Ediciones Graficas Lizarra, Pamplona, 1982,p. 17 11
  12. 12. amor es más que una forma de hablar, aunque implica una cierta inclinación. El amor puede referirse a actividades o formas de vida: amor a la tradición, a la vida en contacto con la naturaleza, al trabajo bien hecho, amor a la riqueza, a las formas y estilos de vida clásicos, etc. Sobre gustos hay muchas cosas escritas: cada una refleja una forma preferente a la instalación en la realidad. El amor al prójimo, entendido este en su sentido etimológico y literal: a las personas que están cerca de nosotros y por tanto, al hecho de ser hombre. El amor entre dos personas. El análisis del mismo nos ayuda a comprender y clarificar el resto de usos amorosos. Es tal la grandeza y la profundidad del amor humano, que nos revela las cualidades de cualquier otro tipo de amor. Por ultimo está el amor a Dios. Para el creyente esta es una razón de ser primordial. Estamos viviendo en la sociedad actual un neopaganismo, con la aparición de dioses viejos mezclados con otros nuevos: el sexo, el dinero, el poder, el placer… tomados todos ellos en sentido radical. 12
  13. 13. CAPITULO II LA SEXUALIDAD 13
  14. 14. La Sexualidad: Definición La sexualidad es una función vital que influye sobre la conducta de los individuos y sobre las relaciones humanas en general. Afecta a todos los procesos fisiológicos y psicológicos del ser humano, aunque no es imprescindible para su supervivencia. Se trata de un impulso instintivo que atraviesa diferentes etapas a lo largo de la vida de los individuos y que es condicionado en gran medida por el entorno sociocultural en el que viven. Pero ante todo, la relación sexual responde a una necesidad de comunicación física y psicológica que va más allá de la misma unión sexual de los cuerpos.8 La naturaleza, ha provisto tanto a hombres como a mujeres, de un determinado tipo de hormonas, cuya función consiste en que el hombre y la mujer se atraigan mutuamente, asegurando de una manera instintiva, la continuación de la especia. La aparición del instinto sexual es una fuerza imperiosa que nos empuja y nos urge como un apetito que no puede asociarse con los demás apetitos. El instinto sexual es una “necesidad” que todos los seres humanos buscamos satisfacer. Pero como en esa necesidad están inmiscuidas dos personas, necesariamente surge una correspondencia, una reciprocidad, una relación de dar y recibir. Por lo tanto deja de ser una simple necesidad y pasa a ser una necesidad primaria y algo mucho mas importante en el desarrollo del ser humano. Así tenemos al autor Manuel Barceló quien dice que la Sexualidad desordenada parece que colabora en esconder las ansias de trascendencia y facilita al resto por encontrar las realidades del hombre: limitación del goce y caducidad de la vida. Introducir el desorden en cualquier actividad humana se 8 BARCELÓ, Manuel, Cómo valorar mi sexualidad, Ediciones Internacionales Universitarias, Madrid, 2001, p. 11 14
  15. 15. paga a muy alto precio; y si este desorden se entremete en una función humana tan excelsa como la sexualidad, el precio será aún más costoso.9 Elementos de la sexualidad Podemos destacar algunos elementos que se engloban dentro del concepto de sexualidad como son: El impulso sexual. El impulso sexual que va dirigido tanto al placer sexual inmediato, como a la procreación. Identidad sexual y orientación sexual. La identidad sexual y orientación sexual se entienden como tendencias sexuales en cuanto a aspectos de la relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse hombre, mujer o ambos a la vez) y en cuanto a atracción sexual hacia un sexo, otro o ambos (heterosexualidad, homosexualidad o bisexualidad). Relaciones sociales. En la vida diaria, la sexualidad cumple un papel muy importante, ya que, desde el punto de vista emocional, afectivo y social, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y compromete la vida de pareja, de familia, y los lazos afectivos interpersonales. Dimensiones de la sexualidad: La sexualidad engloba tres dimensiones básicas del ser humano de forma decisiva en su desarrollo: biológica, psicológica y social, no debemos olvidar que el ser humano es una unidad indivisible, de modo que estas tres dimensiones están íntimamente relacionadas y condicionadas unas por otras, por lo que no podemos separar el cuerpo físico de la mente, de las creencias 9 Ibid. pp. 13 15
  16. 16. o de la educación recibida. Sin embargo vamos a abordarlas una por una para 10 facilitar nuestro estudio de la sexualidad: Dimensión biológica de la sexualidad. La dimensión biológica de la sexualidad en el ser humano, provee del sustrato anatómico fisiológico sobre el que se desarbolarán los distintos matices de la sexualidad de la persona. La dimensión biológica es crucial en distintos ámbitos de la vida sexual, como son: la procreación, el deseo sexual, la respuesta sexual, etc. Todos ellos están influenciados por la anatomía sexual. Así mismo la alteración física o fisiológica (del funcionamiento), puede acarrear distintos trastornos sexuales o enfermedades, que afecten a la vida sexual de la persona. En este apartado incluimos factores como: • Sistema genético. La carga cromosómica del genoma humano quot;XXquot; quot;XYquot;, que se define en la fecundación, es uno de los factores determinantes en la dimensión biológica del sexo de la persona. • Sistema hormonal. El sistema endocrino, gracias a las glándulas endocrinas es el encargado de mantener los niveles de hormonas necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Concretamente las hormonas más directamente implicadas en la sexualidad humana son: la testosterona, la progesterona, los estrógenos. Estos tres tipos de hormonas están presentes tanto en las mujeres como en los hombres, auque en diferentes cantidades y proporciones, de modo que los hombres poseen principalmente testosterona (por eso se conoce como hormona masculina) y una pequeña cantidad de estrógenos y progesterona, al contrario las 10 YEPES, Ricardo, Fundamentos de Antropología. Un ideal de excelencia humana, 6ª edición, EUNSA, España, 2003, p. 199 - 202 16
  17. 17. mujeres segregan en su mayoría estrógenos y progesterona (por eso se conocen como hormonas femeninas) y sólo una pequeña cantidad de testosterona. • Estructura anatómico-fisiológica La anatomía física del hombre y la mujer determinan aspectos de la relación sexual, respuesta sexual, excitación, procreación, etc. En este apartado se contemplan tanto la anatomía y fisiología de los genitales masculinos y femeninos, así como los caracteres sexuales secundarios. Dimensión psíquica de la sexualidad La mente humana juega un papel fundamental en nuestro modo de vivir y sentir nuestra sexualidad. Nuestras forma de percibir la belleza, nuestras ideas sobre lo que está bien o mal en cuanto al sexo, nuestra personalidad, nuestras convicciones, el temperamento de cada persona, son factores decisivos en nuestras relaciones sexuales. Nuestra propia identidad sexual, nuestra orientación sexual, depende en gran manera de nuestro modo de vernos y entendernos psicológicamente en relación a lo sexual. Dimensión social de la sexualidad La dimensión social, engloba el papel fundamental que ejerce la familia, los amigos, la educación recibida en el colegio, la religión, etc., sobre la sexualidad. Las distintas sociedades poseen modelos distintos de entender y vivir la sexualidad. Es por ello que existen grandes mitos sobre la calidez erótica de los latinos, la represión sexual de los países árabes, etc. 17
  18. 18. CAPITULO III LA RELACIÓN ENTRE AMOR Y SEXUALIDAD 18
  19. 19. Amor y Sexualidad El amor y la sexualidad en nuestra actualidad Permanentemente somos invitados al sexo por los medios de comunicación social, esta convocatoria se hace de forma divertida, con una liberación que planifica y conduce a la maduración de la personalidad. Todo este mensaje erróneo, lleva al que no tiene las ideas claras a pensar que ésa es la condición humana. Es ahí donde la sexualidad se desconecta del amor y los sentimientos nos conducen a la inestabilidad emocional. Se dice que hoy en día estamos asistiendo a una verdadera idolatría del sexo, se ha instalado en el corazón de nuestra sociedad el sexo a todas horas, a impulsos de la pornografía y sus derivados. En el tema sexual bien se puede decir que vivimos en una sociedad neurótica, una sociedad de progreso material, pero sin rumbo y pérdida. Una sociedad que busca lo que escandaliza y fomenta lo que luego condena. Por ejemplo, los anuncios de prensa sobre sexo e incluso sobre sexo adolescente, cuando éste llega hasta los medios de comunicación, éstos dan su voz de alarma, vociferando alborotados sobre lo que está sucediendo.11 Donación de sí mismo. La diferencia y atracción sexual que se da entre el varón y la mujer es completaría y reciproca, puesto que se establece como referencia del uno hacia el otro. La sexualidad está orientada a expresar y realizar la vocación de ser humano al amor; por tanto, está al servicio de la comunicación interpersonal. El hombre es llamado al amor como espíritu encarnado, es decir, alma y cuerpo en la unidad de la persona, la sexualidad tiene como fin 11 HERVADA, Javier, Diálogos sobre el amor y el matrimonio,3ª edición, EUNSA, España, 1987, p. 26 19
  20. 20. intrínseco el amor.12 En otras palabras, la sexualidad humana es parte integrante de la concreta capacidad de amor inscrita por Dios en la humanidad masculina y femenina, y comporta la capacidad de expresar el amor, ese amor precisamente en el hombre se convierte en don y, mediante ese don, realiza el sentido mismo de su ser y existir. El carácter relacional de la persona humana tiene su máxima expresión en la sexualidad entendida como don de sí al otro, puesto que una característica de las personas es la capacidad de donar. A las personas que amamos les hacemos objeto de regalos más o menos valioso dependiendo del amor que les tengamos. El regalo es un don de algo propio, que expresa y simboliza el amor. En la donación sexual se expresa la donación de todo el ser, puesto que el cuerpo no es algo que se posee como una cosa, sino algo que me constituye como persona. Con el lenguaje de la sexualidad estamos manifestando la donación y entrega plena al ser amado. La descripción de la sexualidad desde el punto de vista fisiológico supone una visión parcial y deformada de la persona, en la donación de sí que se da en la sexualidad se expresa realmente mucho más que la unión fisiológica entre un hombre y una mujer.13 La donación sexual es engañosa cuando está privada de su dimensión verdaderamente personal. Una entrega corporal que no fuera a la vez personal sería en sí misma una mentira, porque considera el cuerpo como algo simplemente externo, como una cosa disponible y no como la propia realidad personal. En otras palabras: la donación física total sería una mentira si no fuese el signo y el fruto de la donación personal total. Lo propio de la donación sexual de la persona humana, debido a su carácter espiritual, es su exclusividad y perpetuidad, condiciones que se dan sólo en el matrimonio, esta es la única manera de darse totalmente como personas y para siempre. Por ejemplo, no vale decir, te amo los días pares, 12 GRARCIA, José A., antropología filosófica. Una introducción a la filosofía del hombre, 2ª edición, EUNSA, España, 2003, pp. 177, 1778 13 Consejo Pontificio para la familia, Sexualidad Humana: verdad y significad, Palabra, Pamplona, 1999, pp. 21 20
  21. 21. pero no los impares, o te amo con locura ahora, pero no durante el fin de semana, o te amo ahora pero no cuando tengas arrugas. El amor no es un estado pasajero y efímero: eso es lo propio del sentimiento del placer o de la utilidad. El amor verdadero es un acto personal que trasciende los condicionamientos temporales.14 De lo dicho hasta ahora podemos deducir que el amor conyugal es un tipo de relación interpersonal que se caracteriza en primer lugar por ser un amor de amistad entre un hombre y una mujer llevado hasta el extremo del don de sí, el cual se sirve de vínculo afectivo-sexual para su nacimiento, subsistencia y perfección. Esto quiere decir que el amor conyugal lleva a crear el clima afectivo-sexual que mejor contribuya a la subsistencia y desarrollo del don recíproco de las personas. La sexualidad debe ser un lenguaje de amor Amor y sexualidad deben formar un binomio irrenunciable. La vida sexual tiene mucha importancia en la armonía de la pareja. Desconocer esto sería ignorar una de sus principales dimensiones. El amor humano, para que sea auténtico, debe basarse en tres aspectos importantes: el físico, el psicológico y el espiritual. El amor es el principal argumento, alrededor de él giran y se mueven una serie de elementos decisivos de la vida, pero él constituye el auténtico goce, eje dinámico y centro de operaciones desde el que las demás realidades cobran y reciben su sentido. El amor es el mejor compañero de viaje, poner amor en las cosas pequeñas de cada día y en las personas con las que nos relacionamos diariamente, es una forma sabia y poderosa de actuar. Pero siendo capaces de utilizar la palabra sin degradarla, llamando sexo al encuentro epidérmico con el cuerpo de otro, instrumentalizacion sexual de esa persona; y 14 GRARCIA, José A., antropología filosófica. Una introducción a la filosofía del hombre, 2ª edición, EUNSA, España, 2003, pp. 177, 1778 21
  22. 22. nombrando al verdadero amor, como entrega y donación que procura la felicidad y un mayor grado de libertad.15 El amor entre dos personas emerge de la atracción física en un principio. Del plano físico, va transitando al psicológico y de éste al espiritual. Travesía habitual que va descubriendo la personalidad del otro. El anzuelo del principio suele ser casi siempre el físico16, puesto que el hombre se enamora más por lo que ve, mientras que la mujer se enamora por lo que oye y siente. Las relaciones entre amor y sexualidad no es que sean estrechas, sino que la una se entronca en la otra, y a su vez, dentro de ellos vibran con fuerzas todas y cada unos de los ingredientes que nutren lo mejor del ser humano: lo físico, lo psicológico, lo espiritual y lo cultural. Aquí, en el encuentro sexual, en ese momento se destaca y toma el mando es la emoción placentera del goce del acto sexual, quedando algo relegadas las otras tres dimensiones, pero envolviendo todo. Por eso, lo volvemos a decir, la relación sexual es una acto intimo de persona a persona, nunca de cuerpo a cuerpo, pero cuando al otro se le trata sólo como ser físico, portador de un cuerpo, es cuando se ha robado la grandeza del mismo, esto es lo que pasa en la mayoría de ocasiones.17 El cuerpo es algo personal, particular, propio. Éste debe ser integrado en el conjunto de la personalidad. La sexualidad es un lenguaje cuyo idioma es el amor, por eso la relación sexual debe estar presidida por el amor a la otra persona, que es una entrega rica y diversa, que no sólo se produce en el terreno de la sexualidad. Amor personal comprometido, estable, auténtico, verdadero, es estimulante físico, psicológico y espiritual. 15 Ibid. 179 16 Ibid. 180 17 PEART, Georgina, El amor conyugal, Editorial Brooklyn, New York, 1996, p. 135 22
  23. 23. CONCLUSIONES El amor es un don natural sembrado por Dios en el corazón humano, es un sentimiento que mueve a desear que la realidad humana alcance lo que se juzga su bien, a procurar que su deseo se cumpla y a gozar como bien propio el hecho de saberlo cumplido. El amor autentico busca el bien del otro y por extensión, consigue el propio. La sexualidad esta orientada a expresar y realizar la vocación del ser humano al amor; por lo tanto esta al servicio de la comunidad. La relación sexual responde a una necesidad de comunicación física y psicológica que va más allá de la unión sexual de los cuerpos, pues es de persona a persona. La relación entre amor y sexualidad es de reciprocidad, dar y recibir, y de complementariedad, puesto que se establece como referencia del uno hacia el otro. Amor y sexualidad deben formar un binomio irrenunciable, pues la vida sexual tiene mucha importancia en la armonía y en la vida de la pareja. 23
  24. 24. BIBLIOGRAFIA . BARCELÓ, Manuel, Cómo valorar mi sexualidad, Ediciones Internacionales Universitarias, 2001, Madrid. CABODEVILLA, José María, Hombre y Mujer, estudio sobre el matrimonio y el amor humano, 2ª edición, Editorial Católica S.A., 1960, Madrid. GARCÍA HOZ, Víctor, Educación de la Sexualidad, 4ª edición, Ediciones RIALP, 2002, Madrid. GRARCIA, José A., antropología filosófica. Una introducción a la filosofía del hombre, 2ª edición, EUNSA, 2003, España. HERVADA, Javier, Diálogos sobre el amor y el matrimonio, 3ª edición, EUNSA, 1987, España. PEART, Georgina, El amor conyugal, Editorial Brooklyn, 1996, New York SANCHO, Rodrigo, las posibilidades del amor conyugal, 3ª edición, Ediciones Gráficas Lizarra, 1982, Pamplona. YEPES, Ricardo, Fundamentos de Antropología. Un ideal de excelencia humana, 6ª edición, EUNSA, 2003, España. 24

×