• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
30.05.2012   “Iba a jugar al cyber ocho horas por día”
 

30.05.2012 “Iba a jugar al cyber ocho horas por día”

on

  • 168 views

 

Statistics

Views

Total Views
168
Views on SlideShare
168
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    30.05.2012   “Iba a jugar al cyber ocho horas por día” 30.05.2012 “Iba a jugar al cyber ocho horas por día” Document Transcript

    • 30.05.2012 - “Iba a jugar al cyber ocho horas por día”Dice que su adicción a la tecnología empezó antes de Internet, con los videojuegos.“Como me sentía menos que el resto, trataba de ser mejor en algo y me pasaba el díaentero en los fichines, tratando de superarme”, recuerda Fernando. Eso le impidióterminar el secundario.Pero lo peor, explica, empezó con las computadoras y los juegos en red, porque secocaína para mantenerse despierto, se aisló de sus afectos y toda su vida empezó ahizo tan dependiente que casi dejó de dormir y de bañarse, empezó a consumirderrumbarse. “Trabajaba como lavaplatos en un restaurante, pero iba a jugar al cyberocho horas por día, cuatro antes y cuatro después del trabajo, hasta enganchar la promo yseguir hasta la madrugada. Después dormía sólo tres horas y al día siguiente todo serepetía”, relata.Así estuvo 10 años, desde los 18 hasta los 28. Cuando vivía con sus padres, podía pasarhasta tres días sin volver a su casa. Luego se mudó con su pareja, pero solía mentirle einventaba excusas para usar la computadora. “A veces me daban dos días de franco -recuerda-, pero a mi señora le decía que tenía que trabajar, y me iba al cyber 16 horasseguidas”.“Llegó un punto en que hasta soñaba con los juegos. También me irritaba mucho si perdía.Una vez me calenté tanto que le di una piña al monitor y terminé con la mano cortada”,afirma. Cuando su pareja lo dejó y la adicción a sustancias se le hizo incontrolable, aceptóinternarse en la Fundación Manantiales, donde ahora lleva seis meses intentandocontrolarse.Fuente: Diario ClarínPOR MARTÍN GROSZ