Your SlideShare is downloading. ×
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Soluciones para la Triple Crisis
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Soluciones para la Triple Crisis

2,186

Published on

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Emilio Botín repite como el empresario más influyente de España: http://www.eleconomista.es/flash/noticias/1831930/01/10/Emilio-Botin-repite-como-el-empresario-mas-influyente-de-Espana.html
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,186
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cuadernos deSostenibilidad yPatrimonio Natural19 / 2010Soluciones para la triple crisis
  • 2. Cuadernos deSostenibilidad yPatrimonio Natural19 / 2010Soluciones para la triple crisis
  • 3. Este libro está impreso con papeles reciclados y ecológicos, altamentesostenibles; cubierta en papel estucado mate Ikonorex Silk;páginas interiores en papel Cyclus Offset recicladoLa Fundación Banco Santander no se haceresponsable de las opiniones vertidas por los autoresde este Cuaderno.Prohibida la reproducción total o parcial de estapublicación sin autorización de la empresa editora.© 2010. Fundación Banco Santander.Todos los derechos reservados.Depósito Legal: M-50453-2010ISBN: 978-84-92543-18-2Impreso en España / Printed in SpainDiseño editorial: Investigación Gráfica, S.A. / Alberto CorazónImprime: Brizzolis, arte en gráficas
  • 4. Con el ambicioso título «Soluciones para la triple crisis: agua, alimentos y energía», la Fundación Banco Santander dedicó el SextoForo de Economía y Sostenibilidad a tratar de forma integral esta triple faceta de una misma situación con dificultades. La intenciónera abordar conjuntamente aspectos de la realidad que, habitualmente, se suelen contemplar por separado.Desde el convencimiento de que la coincidencia en el tiempo de las crisis alimentaria, energética e hídrica no es casual ni inconexa,así como de que la extensión y profundización global de sus impactos no será algo pasajero ni inocuo, el objetivo del Foro era reu-nir a expertos en diversos campos de la actividad humana para que reflexionaran superando la parcelación de la realidad y propusie-ran posibles horizontes de futuro.Futuro que, dicho queda reiteradamente a lo largo de las páginas de este Cuaderno, pasa inexorablemente, entre otras cuestiones,por que las personas tanto a título individual como en conjunto, tomen conciencia de los riesgos, retos y oportunidades a los que seenfrentan.En este punto, el concepto de coevolución armoniosa y justa de los seres humanos entre sí, y de éstos con los demás seres vivos, esla base de toda acción sostenible que lleve a la Tierra a un equilibrio habitable y duradero.Por tanto, la publicación de este nuevo número de la colección Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural quiere ser una llama-da a la sensibilización y la acción ciudadana en favor de la sostenibilidad global –ambiental, económica, social y cultural– en el espa-cio (atañe a todo el planeta) y en el tiempo (concierne también a las generaciones futuras).Presentado y coordinado de forma excelente por el profesor Alberto Garrido, el Foro contó con la participación de destacados es-pecialistas que, desde enfoques y perspectivas diversas, aportaron su trabajo y experiencia en temas tan arduos como los aquí reco-gidos. A todos ellos, coordinador y ponentes, les reiteramos el agradecimiento de la Fundación Banco Santander por haber podidocontar con ellos.Ante la nueva época en que nos vamos adentrando, donde la globalización será un elemento determinante, quizás sólo haya una for-ma de ver las cosas: en su totalidad. Eso es lo que con la celebración de este Foro se ha pretendido; si ha ayudado a que el emergen-te paradigma de la sostenibilidad se vaya consolidando como configuración del futuro nuestro trabajo lo damos por más que recom-pensado. Fundación Banco Santander
  • 5. Apertura del Foro Antonio Escámez Presidente de la Fundación Banco Santander . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6¿Cómo avanzar consumiendo menos recursos? Buscando respuestas para la triple crisisdel agua, alimentos y energía Alberto Garrido Profesor de Economía Agraria y Recursos Naturales, Universidad Politécnica de Madrid ................................................. 8Sostenibilidad, energía y sociedad Marcel Coderch Miembro del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible, Generalitat de Catalunya .................................................... 19Causas de la triple crisis Elías Fereres Catedrático de la Universidad de Córdoba. Director del Instituto de Agricultura Sostenible, CSIC ........................................ 26Los límites de la racionalidad estratégica ante los problemas ecológicos Fernando Arribas Profesor del Departamento de Historia e Instituciones Económicas, Universidad Rey Juan Carlos ....................................... 32Soluciones factibles Ariane Arpa Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Directora de Intermón Oxfam ............................................ 39En el mundo de las muchas crisis Jorge Riechmann Profesor Titular de Filosofía Moral, Universidad Autónoma de Madrid ...................................................................... 44Crisis alimentaria: sus causas, consecuencias y posibles soluciones José T. Esquinas Director de la Cátedra de Estudios sobre Hambre y Pobreza, Universidad de Córdoba .................................................. 53 AVISO IMPORTANTEComo parte de nuestro compromiso con el medio ambiente, desde enero de 2011 los Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimo-nio Natural y los Manuales de Desarrollo Sostenible estarán disponibles únicamente en la página web de la Fundación BancoSantander (www.fundacionbancosantander.com).
  • 6. Apertura del ForoAntonio EscámezPresidenteFundación Banco SantanderHace ya más de ocho años que nuestra Fundación viene dedicando considerables esfuerzos al tema de la sostenibilidad y seis quecelebramos este Foro, cuyo objetivo es el debate entre expertos sobre la manera de armonizar «lo económico» y «lo sostenible».Desde sus comienzos, nuestro Foro ha pretendido prestar su atención a aquellos temas que resultaban de mayor interés o actuali-dad para la convergencia del desarrollo económico hacia la sostenibilidad, tratando de plantear soluciones sostenibles a los desafíosde cada momento.Siguiendo esta línea, hemos elegido como materia argumental de este año la triple crisis –coincidente, global e interactiva– del agua,de los alimentos y de la energía. Y lo hemos hecho por dos razones fundamentales.Primero porque, probablemente, sean éstos los tres factores cuya inadecuada gestión más amenaza el futuro de la sociedad humanay de nuestro planeta. Y, segundo, porque su actualidad es evidente: acabamos de conocer que son cerca de mil millones las personasque padecen hambre o alimentación deficiente, contemplamos a diario cómo la sequía se ceba con grandes regiones de la Tierra, he-mos padecido en 2008 un abrupto y exacerbado encarecimiento del petróleo y de los alimentos y, finalmente, cada vez somos másconscientes de la negativa incidencia de las fuentes energéticas que más utilizamos sobre el calentamiento global.Es cierto que se ha debatido mucho ya sobre el agua, sobre la crisis alimentaria o sobre los problemas energéticos. Y mucho se se-guirá debatiendo, dada la trascendencia de estos tres elementos, todos indispensables para el desarrollo normal de nuestra vida enla Tierra.Sin embargo, creemos que todavía es poca la atención que se ha prestado al estudio en común de todos ellos y ahí reside el énfasisy la novedad de nuestro Foro: queremos reflexionar sobre estas tres crisis de manera conjunta, analizar sus múltiples relaciones oprocesos de realimentación y poner de relieve su influjo sobre los seres humanos y sobre el entorno natural. Este es, por tanto, elobjetivo del Foro: una visión integral de esta triple crisis, que afecta a un mundo como el nuestro cada vez más global, interdepen-diente e incierto.
  • 7. 7La multitud de disciplinas desde las que se pueden contemplar estas crisis y los distintos aspectos a los que afecta exigen contar conun panel de expertos de amplio espectro, como el que hoy va a intervenir, compuesto por catedráticos y profesores, ingenieros y so-ciólogos, filósofos y personas comprometidas con la ética o la marginación social. A todos ellos, especialistas en sus respectivas ma-terias y de brillante trayectoria profesional, quiero agradecerles su generosa participación y, de forma muy especial, al profesor Ga-rrido que ha preparado y coordinado el Foro y actuó como moderador y relator.Soy consciente de que el tema elegido para esta edición es de gran complejidad y que es ambicioso nuestro objetivo. Pero el empe-ño merece la pena si con él podemos contribuir a enriquecer el debate sobre esta triple crisis y aportar soluciones equitativas y du-raderas. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 8. ¿Cómo avanzar consumiendo menos recursos?Buscando respuestas para la triple crisis del agua,alimentos y energíaAlberto GarridoProfesor de Economía Agraria y Recursos NaturalesCentro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y MedioambientalesUniversidad Politécnica de MadridIntroducción Mi hipótesis es que los especialistas y más destacados expertos no están prestando la atención debida a lo que resulta más fun-El mundo se enfrenta al terrible dilema de tener que asegurar damental para encaminar al mundo en una senda más justa yuna mejor vida material para miles de millones de personas re- sostenible: el individuo, la persona. Uno puede sostener que sonduciendo el impacto ambiental en todo el planeta, y de mane- los gobiernos los culpables del estado actual del mundo, las em-ra prioritaria, las emisiones de gases de efecto invernadero. La presas y el mercado los catalizadores del letal proceso destruc-penuria material de más de un tercio de la población, que su- tivo del medio ambiente y los causantes de la desigual distribu-fre la escasez de alimentos y la enfermedad y carece de espe- ción de la riqueza e incluso puede llegar a pensar que lasranza por un futuro mejor, es la manifestación más dramática creencias religiosas son la raíz última de la intolerancia y el ger-de que el mundo debe transformar su senda de progreso y men de los conflictos entre culturas y etnias. No le faltará razón,desarrollo muy rápidamente. No es preciso aportar más datos pero en muchos países las personas elegimos a los gobiernos, ena la panoplia de sombrías noticias que diariamente inundan los casi todos las empresas nos venden lo que les compramos y elmedios sobre el estado ambiental del globo, el recrudecimien- mercado estimula la eficiencia de este proceso, y la religión esto del hambre y la escasez de agua. algo tan presente en la historia de la humanidad que apenas exis- te experimentación suficiente para configurar un escenario glo-Lo que resulta insoslayable es preguntarnos dónde están las bal sin ella. Más bien al contrario, pues en Estados que persiguie-claves de la solución, de qué forma conseguiremos recondu- ron la religión como la antigua Unión Soviética, ahora viven elcir el rumbo que siguen los parámetros básicos del estado renacer de las confesiones pre-revolucionarias.global del planeta y su población, y, por último, qué hemos dehacer cada uno de nosotros para contribuir a un mundo mu- El artículo se compone de cuatro secciones, además de esta in-cho mejor. troducción. En la segunda, se resumen los resultados más re-
  • 9. 9cientes e importantes sobre la economía de la felicidad. Nos alcance de la mayoría. En general, ello conlleva de manera casipreguntamos qué hace más infeliz a las personas, y en qué re- generalizada el aumento de la base física de nuestro bienestar:side su bienestar y satisfacción, y nos nutrimos de investigacio- casas y coches más grandes, mayor consumo y más movilidad.nes muy recientes y rigurosas para sustentar debidamente esta Suprimir el estímulo a mejorar sería tanto como eliminar cual-primera visión del individuo. Posteriormente, nos preguntamos quier recompensa al esfuerzo, y como veremos más adelante,sobre las razones últimas de la creación de riqueza real, acep- el mundo necesita personas esforzadas. Estamos ante un dile-tando una definición de la misma que contiene aquel progreso ma de difícil salida.material e inmaterial que hace a las personas más felices. Encontra también del excesivo papel otorgado a las estructuras Autores como Layard (ibid) sostienen que no hay razón parade poder y a los elevados centros de decisión, vuelvo a insistir el pesimismo. Muchos estudios muestran que el nivel mate-en que la clave son las personas y la forma en que interactúan. rial de vida, con toda la importancia que tiene, es menos im-Al final, me ocupo de aspectos prácticos, pero que pueden portante que otros factores como: (a) tener o no tener tra-constituirse en potentes motores de cambio y están a nuestro bajo; (b) estar o no estar separado o divorciado; (c) viviralcance. entre personas en las que se puede confiar o donde tene- mos la percepción de que nadie es de fiar; (d) vivir en un lu- gar en el que existe libertad; (e) tener creencias religiosasLas causas de la (in)felicidad (ver Cuadro). En su análisis sobre los ciudadanos suizos, Frei y Stutzer lleganVivir una vida plena y feliz en libertad es el objetivo de cual- a muy similares conclusiones. En este caso, por ejemplo, se de-quier persona. El nivel de vida material de una persona es muestra que la edad no es un factor negativo en las valoracio-apreciado por las personas de forma relativa. Por tanto, los nes sobre felicidad, y que la duplicación del salario mensualmínimos materiales que precisa una persona para ser feliz se desde el nivel más bajo eleva la felicidad en menor medida dearticulan y se construyen por comparación con respecto al lo que se resta por perder el trabajo. Comparando personasgrupo que cada una tiene como referencia. Cuando una per- residentes en los diferentes cantones de Suiza, se demuestrasona mejora su posición relativa en la sociedad se produce un igualmente que la participación política de la ciudadanía esefecto en principio positivo y otro posiblemente negativo. El también un factor que aumenta la felicidad, siendo significativa-positivo tiene como origen aspectos evolutivos y se ha detec- mente más felices los ciudadanos de cantones en los que eltado en comunidades de primates: quien gana en rango social proceso político es más participativo.tiene mejor salud, tiene más probabilidades de procrear y vivecon menos riesgos (Dawkins, 2006; Layard, 2005). Por fortuna, El deterioro en los factores que se reconocen como favorablesexisten supresores que reducen este estímulo a mejorar la a la declaración de sentimientos de felicidad son, en conse-posición, porque de lo contrario, como la posición de las per- cuencia, causas de infelicidad. Stiglitz et al. (2009) es sin dudasonas es una medida relativa en la sociedad, el avance de uno una reciente referencia en la que se profundiza en las raícesimplica necesariamente el descenso de otro, que es el aspec- económicas del progreso social, incidiendo también en aspec-to negativo. tos que van más allá de la producción de bienes y servicios ad- quiribles en los mercados y proponiendo un buen número deEl estímulo a mejorar se manifiesta en el deseo de tener bienes medidas del bienestar que trascienden las de la economía neo-posicionales: posiciones profesionales de responsabilidad, acce- clásica.so a una educación exclusiva o la posesión de bienes fuera del Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 10. ¿CÓMO AVANZAR CONSUMIENDO MENOS RECURSOS? ciertas y muchos las suscribimos, pero que no explican por qué Pérdidas de puntos de la felicidad (de 0 a 100) no las hemos creado, ni las dificultades que hemos de superar debidas a diversas situaciones para ponerlas en práctica. Situación económica Pérdida de renta de 1/3 2 En síntesis, podemos afirmar que el hombre no es más feliz por Relaciones familiares mejorar su riqueza material, superando unos mínimos que en Divorciado (frente a casado) 5 modo alguno se pueden definir de manera absoluta sino rela- Separado (frente a casado) 8 tiva, y que según la mayoría de estudios puede situarse en tor- Enviudado (frente a casado) 4 no a los 15-20.000 dólares de renta per cápita. Operan en el balance de felicidad que hacemos cada uno aspectos emocio- Soltero (frente a casado) 4.5 nales, relacionales, espirituales y sociales, la mayoría de los cua- Trabajo les no son potenciados con riqueza material. Esta es la gran pa- Parado (frente a empleado) 8 radoja a la que se enfrentan las sociedades industrializadas, que Trabajo inseguro (frente a seguro) 3 son las responsables del cambio climático en términos de emi- Desempleo (hasta el 10%) 3 Comunidad y amigos siones per cápita. En general se puede confiar en la gente Disminución del 50% de la gente que dice sí 1.5 Me interesa resaltar aquí que, por desgracia, las sociedades que Libertad personal ahora se enriquecen aspiran a un nivel material equivalente al Calidad del gobierno del mundo rico (Friedman, 2009, lo ejemplifica de manera cla- Bielurrusia 1995, frente Hungría 1995 5 ra y elocuente con el caso de China, pero Brasil, India, Indone- Valores personales «Dios en importante en mi vida» sia o Méjico no son sustancialmente diferentes en esas aspira- Se contesta que negativamente 3.5 ciones). Ello quiere decir que no hay una razón de origen Fuente: Layard (2007) occidental o judeo-cristiana en desear vivir con mayor riqueza material y, por ende, no es el capitalismo el origen de esa aspi- ración tan general. Además en términos per cápita las econo- mías de mayor base física y energética de la historia de la hu-De todos estos trabajos se derivan prescripciones políticas so- manidad han sido sin ninguna duda las que se desarrollaron albre aspectos de redistribución de la riqueza, la penalización de amparo de la órbita soviética y el orden creado por el Come-las largas jornadas de trabajo, la democracia participativa o in- com (Judt, 2005)1. Tampoco se pueden considerar como lascluso el empleo de medicamentos o la preservación de la vida más eficientes en cuanto a su potencial para favorecer la felici-en pareja, al abrigo de los vaivenes emocionales que propor- dad de la ciudadanía.ciona una vida más excitante.Estas reflexiones penetran sólo las capas superficiales de unproblema mucho más complejo, como bien se han encargadode estudiar Riechmann (2008) y los autores que participan ensu interesante obra ¿En qué estamos fallando? Y, a pesar de ello,uno se encuentra con afirmaciones como «reinventar lo colec- 1 Ver El País: «Cuba ya no puede repartir comida. El Gobierno pretende acabar con la distribucióntivo» con «instituciones alternativas en una sociedad donde la subsidiada de alimentos. Los bajos salarios y la precariedad dificultan la aplicación de la medida» www.elpais.com/articulo/internacional/Cuba/puede/repartir/comida/elpepiint/20091017elpe-cooperación prime sobre la competición» (p. 318), que son piint_13/Tes
  • 11. 11Soluciones razón de su debilidad como camino efectivo para reconducir el estado del mundo es que las pocas experiencias en las que sus postulados han sido puestos en práctica –los kibutz, porAntes de indagar en las soluciones y plasmarlas del modo más ejemplo2– exigen un grado de homogeneidad cultural que noconciso que el rigor y la honestidad permita, voy a enunciar las está presente en casi ningún contexto de las sociedades occi-razones por las que las llamadas a la ética personal, las exhor- dentales. Es posible crear comunidades alternativas, pueblos,taciones a formar sociedades alternativas o las consignas para asociaciones, barrios, etc., pero a la postre esa sociedad va acambiar el sistema capitalista no son suficientes. requerir tecnologías IT para estar conectadas, edificación sos- tenible, tecnologías de generación de energía sostenibles y, lo que es más importante, hospitales con los mejores médicos yLlamada a una (nueva) ética personal avances tecnológicos. Se puede hacer una sociedad alternativa, se pueden crear instituciones alternativas y eso es bueno por-Reclamar una nueva ética personal no es suficiente, aunque ne- que demuestra que existen oportunidades para vivir de mane-cesario, porque esa nueva ética necesariamente secular, pues ra diferente. Pero nadie asume voluntariamente vivir al margenen modo alguno puede provenir para los fines que el mundo del progreso técnico, especialmente en casos de gravedad ex-necesita de una religión, no cuenta con el estímulo económico trema3.suficiente. Es una ética que incide en la conciencia del indivi-duo, lo cual es, como digo necesario, pero que lucha con una Nadie puede afirmar que es bueno detener la investigaciónconstelación de valores bien omnipresentes en la sociedad que médica, energética o ambiental, pero ¿qué instituciones o so-opera contra esa ética necesaria para la autocontención, deci- ciedades alternativas pueden desarrollarlas al margen de undidamente, libremente, no impuesta. Superada la influencia de sistema de capital riesgo, de bolsas de valores, de estímulosla religión en las democracias que se precian de serlo, esa éti- económicos, de posibilidad de endeudamiento, de patentes,ca secular es demasiado plural, diversa y, por tanto, de difícil etc.? ¿Alguien puede afirmar que los retos tecnológicos, am-configuración para ser integrada en nuestra conciencia de ma- bientales y médicos a los que se enfrenta la humanidad, por ci-nera eficaz. Algunos autores creen que pese a la herencia de tar tres importantes, se pueden abordar al margen del sistemaKant, esa ética secular no es definible hasta el punto de poder capitalista y de mercados de capital eficientes y avanzados?configurar un programa político, ni siquiera un marco constitu-cional (Gray, 2008). Pero, en mi opinión, el motivo por el que En mi opinión, estos son los que deben orientarse, ni siquierala llamada a la nueva ética no surte muchos efectos en la me- digo transformarse pues ya lo hacen de manera continua y sindida necesaria es que la sociedad no la recompensa de mane- mandato alguno, para la resolución de los problemas. Pensarra suficiente. Volveremos sobre esta cuestión. que una ruptura para crear sociedades alternativas, refundan- do desde cero el sistema capitalista y creando formas alterna- tivas de vida, producción y metabolismo eco-social es un buenLas exhortaciones a formar sociedades alternativas y sano ejercicio intelectual e incluso práctico. Pero si todos losAún más débil que la necesidad de una nueva ética personal, 2 Si damos crédito a Garton Ash (2009) el kibuzt más antiguo de Israel decidió recientemente in- troducir pagos o emolumentos diferenciados por la contribución de cada kibutzim.que al menos se origina en Kant y cuenta con un bagaje filosó-fico de profundas raíces, es toda exhortación a formar socie- 3 Sin ánimo de cuestionar su derecho, ni valorar moralmente su decisión, un escritor tan crítico con el sistema capitalista de las sociedades occidentales como José Luis Sampedro, se operó deldades o instituciones alternativas. Nuevamente, no es que no corazón en el prestigioso hospital neoyorquino Mount Sinaí, en cuya ‘Misión fundacional’ no apa- rece palabra alguna referida a una institución pública, gobierno, constitución. (www.mountsinai.org/sea necesario o que no esté bien situado el punto de mira, la Who%20We%20Are/Mission) Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 12. ¿CÓMO AVANZAR CONSUMIENDO MENOS RECURSOS?hiciéramos, y el mundo global y sus interconexiones se torna- marco de comercio, el cambio climático, la inmigración o la se-sen en una federación de millones de sociedades autónomas, guridad.autosuficientes, autárquicas, alternativas, inconexas, apartadasdel orden capitalista (que dejaría lógicamente de existir), esta- El marco de libertades que ofrecen las democracias occidenta-ríamos en un escenario mucho más inseguro, incierto y posi- les, la posibilidad de que bajo su abrigo surjan los canales deblemente menos democrático globalmente. Por tanto, si la vía conocimiento, información y formación de ideas es una condi-alternativa no vale para todos, no tiene una configuración es- ción necesaria para conocer el estado del mundo y su evolu-table y definible para todos, y sólo vale para los «alternativos» ción eco-social. Las soluciones globales sólo pueden surgir deque no pueden prescindir de los servicios de todo orden que un mundo libre en el que haya libertad empresarial y una eco-proporciona el mundo no alternativo, entonces esto no es so- nomía liberal. Son precisos contrapoderes fuertes y libres quelución para los problemas globales. limiten el monopolio de información y acción de los gobiernos, y estimulen la creatividad productiva.Refundar el sistema capitalista En conclusión: (a) la solución de los problemas globales no pueden eludir el aprovechamiento de las ventajas del capitalis-Es cierto que el sistema capitalista promueve la generación de mo; (b) cualquier mejora, modificación o enmienda al sistemariqueza y material, y es causante del insostenible metabolismo que funcione es eficazmente transmitido por el propio capita-de nuestra forma de vida y consumo material. Se pide una re- lismo; (c) la solución está dentro del propio sistema de liber-fundación del sistema capitalista para evitar estos males que tades en los que descansa el capitalismo.causa, y refrenar su constante apetito por el uso de recursos,su dependencia del consumo masivo y sus procesos de retro-alimentación en los que siempre más es mejor, y lo que es El camino para la creación de riqueza sosteniblepeor, menos es siempre malo y una derrota segura. Primero, voy a sentar algunas premisas y hechos demostrados enSin embargo, no hay una alternativa, y no la hay porque si la hu- la historia que ayudarán a comprender mejor mi argumentación.biera el propio capitalismo la fagocitaría y la haría suya: si algofunciona es porque a alguien se le ha ocurrido, sólo el capita- a) Cuanta más riqueza crea una sociedad, más tolerante y jus-lismo en un ámbito de libertad es capaz de ponerlo en valor ta puede ser (Friedman, 2006).de una forma masiva y eficiente. La clave del capitalismo no es b) Los períodos de mayores avances en las ciencias han coin-en modo alguno la propiedad privada y la generación de plus- cidido en la historia con regímenes más liberales y abiertosvalías, obtenidas ilegítimamente del esfuerzo de los trabajado- al comercio (Friedman, 2006).res y las clases humildes y desposeídas, factores ambos que son c) Antes de la Revolución Industrial, la principal fuente de ri-ciertos o al menos lo han sido en la historia. No, la clave del queza fue el comercio de especies, seda y metales precio-capitalismo es la libertad y el estímulo creativo. En ellos está su sos, ninguno de los cuales es necesario para la vida materialéxito, pero de ellos también proceden sus males. (Berstein, 2008). Grandes imperios se construyeron a par- tir de bienes superfluos.Podemos afirmar que refundar el capitalismo es casi equivalen- d) Los conflictos bélicos son una de las causas principales delte a refundar el concepto mismo de libertad. De ahí que no sea retraso económico del África Subsahariana, otras son lanada fácil acordar un marco de regulación global, regular los existencia abundante de materias primas y la corrupciónmercados o abordar los problemas globales fundamentales: un (Collier, 2007).
  • 13. 13e) La riqueza generada a partir de la Revolución Industrial se alternativa (un meme), que cobre suficiente fuerza, se replique ha basado en el empleo de combustibles fósiles, cuya utili- y alcance dimensión suficiente. Al igual que un gen, un meme es zación es hoy masiva y mayoritaria en el mundo, con serias exitoso sólo si tiene capacidad de replicación, y lo hace de ma- consecuencias para la estabilidad del clima de la Tierra. nera eficiente. Para que una idea se replique y se propague debe tener unas características especiales: debe ser aplicable,Teniendo esto en mente, voy a enunciar la principal hipótesis flexible, resiliente, comprensible…de este ensayo: las soluciones a la triple crisis de la energía, elagua y la alimentación sólo pueden provenir de la acumulación El dinámico campo de la energía muestra lo imposible de pla-desorganizada y descoordinado de conocimiento y de experi- nificar una política energética en el largo plazo. Surgen y surgi-mentación por parte de personas que actúan en régimen de rán nuevas formas de crear energía o de mitigar los efectos ne-cooperación o individualmente, guiados por el ánimo de lucro gativos de las que existen. Para ello es preciso que haya muchasy la satisfacción moral. Antes de desarrollarla, es conveniente personas investigando y experimentando, y mecanismos efi-dejar sentada la fuente fundamental en la que me inspiro: se cientes de transmisión y replicación de esas ideas. La posibili-trata del concepto de meme. Este concepto, acuñado por Daw- dad de que un meme mute (siguiendo la analogía del gen pro-kins en 1976 (en The Selfish Gene), tiene el correlato del gen en puesta por Dawkins) y prospere es muy alta si el potencial dela biología, y consiste en aquél rasgo cultural que es transmiti- replicación del meme original es poderoso.do por las personas y que compite con otros en el caldo deideas, teorías y costumbres de la humanidad. Su aplicación a la El desafío del cambio climático es tan reciente en la historia deteoría económica y los orígenes de la riqueza tiene su elabo- la humanidad que es poco el tiempo transcurrido para que nu-ración más desarrollada en Beinhocker (2006). merosos memes compitan entre sí en un proceso dinámico, como el que venimos contando. Esto es parte del problema.La idea fundamental que se pretende desarrollar es que las Pero sólo parte.soluciones a la triple crisis son de tal grado de complejidad ycontienen tantas interrelaciones que no hay algoritmo o cri- La realidad es que un cambio del modelo energético del cali-terio definible o enunciable que nos acerque a la solución. bre que el mundo necesita exige mucho más de lo que se haceDel mismo modo que no hay un algoritmo que establezca el en la realidad, pero no es esperable que una transformación ra-proceso genético evolutivo que da lugar a una especie con- dical ocurra en el corto plazo. Los memes que tienen mayorcreta y su forma de adaptación, si bien hay teorías parciales, poder de replicación en la realidad no son precisamente lossólo una aproximación general en la que la evolución surge que necesita el mundo: llevamos 200 años viviendo de los com-como consecuencia de infinitos procesos de competencia y bustibles fósiles y prácticamente todo de lo que vivimos y locooperación entre genes, entre individuos o entre especies que comemos es absolutamente dependiente de ellos. Ningún(Dawkins, 2006a). meme mutante puede tener fortaleza suficiente para que recu- pere el terreno ocupado por una economía, una agricultura yEs, por tanto, necesario que muchas personas, empresas, go- un tipo de movilidad tan dependiente de la combustión de gas,biernos e instituciones trabajen en las soluciones tecnológicas carbón y petróleo. Muchos autores han reproducido este ar-e institucionales, fruto de cuyo esfuerzo surjan soluciones y al- gumento con otros términos (Friedman, 2008a), periodística-ternativas que compitan entre sí. mente entre otros. Un ejemplo en la historia ilustra dramática- mente este hecho. El primero se refiere al largo períodoInnumerables ejemplos ilustran la idea de que es mejor que transcurrido entre la invención y el uso generalizado de los nú-haya muchos trabajando en las soluciones hasta que surja una meros arábigos en detrimento de la numeración romana. Se Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 14. ¿CÓMO AVANZAR CONSUMIENDO MENOS RECURSOS?sabe que los números arábigos fueron inventados por Al-Kho- te, e interaccione con los genes evolutivos que favorecen losrazimi en 742, sin embargo, en 1425, de acuerdo con Berstein bienes posicionales en la manada y el poderío material. Ello me(2008), todavía se emitían edictos en Italia prohibiendo su uso. lleva al punto de arranque de este ensayo: el individuo. Las per-Imaginen la dificultad que supone el empleo de los números sonas estamos fuertemente influidas por nuestros genes y porromanos para cualquier cálculo complejo, pero son siete siglos los memes: podemos decir que no somos otra cosa, salvo esolos que mediaron entre una invención y la completa erradica- y nuestra conciencia. De resultas de ambos, tenemos muyción del sistema ineficiente. Algo parecido le sucede al mundo, poco estímulo externo e interno para contribuir con nuestracon el agravante de que los impactos del cambio climático pue- conducta a lo que es bueno para la sostenibilidad del planeta.den ser catastróficos para centenares de millones de personas Los memes que hemos heredado desde el descubrimiento dey hay muy pocas décadas para actuar. la máquina de vapor han estimulado un aumento de la riqueza material, lo cual es y ha sido siempre necesario para mejorarLa aparición de los nuevos memes que deben reemplazar a los las expectativas de vida. Pero el poder de esos memes tieneantiguos, basados en ideas, artefactos, costumbres e inventos una fuerte inercia, porque la riqueza material es signo de po-que exigen el uso de combustibles fósiles, ya sea mediante mu- der y capacidad, y por tanto sus memes se replican poderosa-taciones de los anteriores o simple evolución, no llegará a mente en países ricos, y posiblemente más en los que aspirantiempo si no se dan otros cambios que paso a explicar. a serlo.Hemos dicho que un meme es una idea, una costumbre, tecno- De un lado, hay poco estímulo para trabajar en los problemaslogía y un rasgo cultural que podría asemejarse a un gen. Las técnicos y científicos. Muy pocos desean esa actividad por loideas que prosperan y se abren paso en la humanidad logran dura, desagradecida, mal retribuida y poco considerada social-replicarse no tanto porque aisladamente sean exitosas, que lo mente. Encierra riesgos y exige largos años de trabajo sin ga-deben ser, sino porque interaccionan con otras potenciándose rantías de tener resultados. La ausencia de estímulos para tra-mutuamente. La idea del motor de combustión ha crecido in- bajar en cuestiones científico-técnicas entre los jóvenes guardadisociablemente con la ciencia geológica, mediante la cual se relación con el desánimo de una juventud poco proclive a sa-han encontrado yacimientos de petróleo, y con la idea de in- crificarse y a trabajar duramente. Los jóvenes han visto en losdependencia personal y la búsqueda de la movilidad de mane- últimos años que uno se hacía más rico trabajando en el mun-ra libre y autónoma. De ahí se ha derivado en el automóvil, no do de las finanzas, que en la ingeniería o en la biología.sólo como un medio de transporte sino como un medio de al-canzar estatus social y de señal de poderío, inteligencia y capa- Por otro lado, en nuestra vida social y privada tampoco exis-cidad de trabajo. Se combina así un aspecto genético, el que ten memes de suficiente capacidad de replicación o reproduc-persigue la notoriedad social para encontrar la posibilidad de ción que, combinados con nuestros genes, nos fuercen a cam-apareamiento y respeto en la manada, con un meme que pro- biar la conducta. No hay arquetipos que imitar o admirar queporciona además movilidad y libertad, con los memes que se destaquen por sus ideas o conducta a favor de la sostenibilidadconfiguran en todas la tecnologías presentes en un automóvil del mundo, y que a través de sus contribuciones hayan logradoy con el meme del modelo urbanístico predominante. Este es bienes posicionales o éxito material. Ha sido justo al contrario:el éxito del automóvil, y en parte la dificultad para que haya Gandhi o Martin Luther-King llevaron vidas sacrificadas y fue-una mutación de meme que prospere y lo reemplace. ron asesinados; los ministros de Medio Ambiente no cuentan en los gabinetes; no hay imperios financieros y fortunas hechasLa forma más probable de que esto suceda es que se produz- con descubrimientos fundamentales para resolver el problemacan memes fruto de una mutación que se replique eficazmen- del cambio climático; no hay personas mediáticas que logren la
  • 15. 15fama a partir de ello. Son otros los modelos de éxito, recono- gastando su renta bien ganada en bienes que generan hue-cimiento y culminación de una vida extraordinaria. llas ambientales crecientes. Estaríamos en idéntica situa- ción. Por ello, y esto es lo más complicado y difícil de lograr,En conclusión y por establecer concretamente los puntos a los es preciso que vivir con una huella ambiental moderada oque quiero llegar: reducida –pese a que uno tenga éxito profesional incluso en su tarea de lograr mejoras en la sostenibilidad– sea un ve-a) Hay que crear estímulos, no sólo económicos, sino mediá- hículo de progreso social. Ello equivale a que la moderación, ticos, culturales y psicosociológicos para que el trabajo de real y exhibida, sea un signo de inteligencia social, éxito, ingenieros, científicos y especialistas dedicados a la resolu- fama, admiración, un modelo, en definitiva, y el mejor cami- ción de los problemas de la energía, el cambio climático, la no para la satisfacción emocional. Antes y ahora, el poderío alimentación, la ecología y demás ciencias sea un camino material, ganado a pulso o adquirido mediante el endeuda- para el progreso social, la fama, la reputación y el éxito. No miento, es y ha sido un signo de éxito social; en el futuro, es basta la conciencia, no bastan las subvenciones, no basta la necesario que se sepa que una persona que puede tenerlo religión, hacen falta potentes generadores de memes con decide vivir por debajo de sus posibilidades, lo hace en ra- capacidad de replicación para que el ser humano los integre zón a su fortaleza mental y sus convicciones, y debido a ello y opere con arreglo a ellos. precisamente despliega unas plumas (como evolutivamenteb) Aunque el trabajo de los más capacitados intelectualmente ha logrado hacerlo el pavo, pero en este caso de fortaleza es imprescindible también lo es el de las personas con tra- moral y generosidad) con las que le es más fácil encontrar bajos menos cualificados. Esos memes deben permear to- una mejor pareja, tiene mayor liderazgo moral con sus hijos dos los ámbitos de la vida laboral de las personas: el emplea- y compañeros de trabajo y a la postre mayor satisfacción do de correos que reduce el tiempo de entrega y gasto de personal. Gráficamente, y al igual que en el caso de las plu- gasolina en su moto, la secretaria que descubre cómo apro- mas del pavo4, un estorbo para la movilidad en el bosque, el vechar el papel, la energía y la tinta, el operario que encuen- músculo que exhibiría la persona sería: «pudiendo comprár- tra la forma de levantar un muro con menos riesgos y más melo todo decido no hacerlo, por tanto, ello demuestra una eficiencia. Si pensar en términos de sostenibilidad tiene un capacidad de voluntad, autocontrol y autonomía que resul- reconocimiento en todas las organizaciones, se crea el estí- taría atractiva en mi búsqueda de pareja, compañeros de mulo para que todos piensen en ello, y algunos de ellos al- trabajo y en el ejercicio de la maternidad/paternidad». cancen soluciones inteligentes. d) Ahora bien, si el estímulo al trabajo no se traduce en elc) Pero, incluso contando con el estímulo para pensar en so- consumo de bienes, entonces no se crea riqueza. La clave luciones a todos los niveles, el problema no se va a resol- está entonces en los bienes que se pueden consumir, y en ver porque los memes que estimulan el aumento de rique- mi opinión esta es la crítica más débil a la causa ecologista. za material (coches, casas, viajes, barcos de recreo…) como Porque los bienes pueden ser públicos o pueden ser inma- mecanismo de progreso social, emocional y reproductivo teriales, o al menos muy desmaterializados o descarboniza- operan con tanta fuerza como operarían los estímulos a dos. Ese es el mantra que debe situarse en las vanguardias buscar soluciones técnicas. Es decir, la idea de que todos los y en los paradigmas a imitar. que trabajan en los problemas del cambio climático y de la energía luego gastan el salario justamente ganado en bar- cos, viajes, casas y coches de lujo planea como una pesadi- 4 Los ecólogos, si Dawkins no estaba equivocado en 1976, establecerían la siguiente conclusión con respecto al gen que favorece en los pavos la prominente cola como un signo de fortaleza y lla. Pero tampoco podemos esperar que no lo hagan si los capacidad porque, siendo tan difícil moverse en bosque con ese plumaje y difícil ocultarse de los predadores, aquel macho que sobreviviera con semejantes trabas debía ser muy fuerte y, por tan- que no trabajan en los problemas de la sostenibilidad siguen to, un buen ejemplar con el que aparearse. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 16. ¿CÓMO AVANZAR CONSUMIENDO MENOS RECURSOS?e) Estos estímulos al trabajo creativo a favor de la sostenibi- Aspectos específicos de la triple lidad y a la moderación no pueden surgir en ausencia de un marco competitivo. De ningún modo un Estado puede crisis: agua, energía y alimentación ser el origen y razón en el que se fundamenten. Hace fal- ta un mercado de ideas y un proceso descoordinado, pero Hemos argumentado que hacen falta mercados competitivos de fuertemente estimulado moral y económicamente, de ideas, ideas y soluciones y un marco de estímulos personales que com- conductas y soluciones. El Estado puede crear las condi- binen el premio al esfuerzo (en todos los niveles profesionales), ciones, el entorno, la seguridad, la igualdad de oportunida- la cooperación y las mutaciones de memes que favorezcan con- des, pero hacen falta mercados competitivos para crear ductas y formación de signos que favorecen el éxito social y la los incentivos y favorecer las mutaciones de los memes satisfacción emocional eludiendo el empleo de la riqueza mate- que son socialmente más beneficiosos. Ningún Estado rial o, al menos, estimulando la moderación. Hemos dicho que el creó Google, Wikipedia, Firefox, Java ni Apache que es el Estado debe estar bastante al margen de intervenir en este mer- programa que permite que podamos ver las webs en cado, pero debe crear el entorno, la seguridad y la igualdad de nuestro ordenador, y sin el cual el boom de Internet no oportunidades para la búsqueda de soluciones sea lo más efi- hubiera ocurrido. ciente y ágil posible. Pero el papel del Estado contiene dos com-f) La cooperación entre memes, al igual que la de genes o petencias que son ineludibles para enfrentar la triple crisis. individuos, demuestra que en supuestos de juegos repe- tidos del «dilema del prisionero» la estrategia ganadora La primera competencia es gravar los males económicos y las suele ser cooperar hasta que el otro no coopera, e in- externalidades, poniendo un precio a los bienes que contami- cluso dar una segunda oportunidad a aquel adversario nan, equivalente en lo posible, al daño ambiental que generan. que en algún momento traiciona (Axelrod, 2006), y de- La fiscalidad ambiental es tan necesaria como lo es, por ejem- muestra que los «buenos siempre ganan» (nice guys finish plo, eliminar el exceso de subvenciones a las fuentes alternati- first). La ecología (Dawkins, 2006a ) y el análisis de las vas renovables de energía que sobrepriman su uso. Cualquier sociedades artificiales (Beincocker) demuestra que la reticencia a poner impuestos a la emisión de gases de efecto cooperación se suele abrir paso en las sociedades inclu- invernadero es el mejor síntoma de debilidad, populismo y fal- so cuando lo que predomina es no cooperar, simplemen- ta de liderazgo (ver la exhortación de Friedman, 2008, al pre- te porque la no cooperación es el marco más ineficien- sidente de los Estados Unidos). Sólo un Estado puede poner te y los que se hacen fuertes cooperando pueden impuestos, pero lo debe hacer de manera concertada con sus recuperar el terreno de los que no cooperan. Por otro socios comerciales para que el terreno de juego esté nivelado lado, y sumando potencial a estos resultados, los estu- para todas las empresas de todos los países. Hace falta una re- dios sobre las causas de la felicidad que ya hemos citado volución fiscal, y conocimientos sobre cómo diseñarla abundan (Frey y Stutzer; Layard) muestran que en los índices sub- en la literatura (ver el Cuaderno 12 de la Fundación del Ban- jetivos de felicidad de las personas aparece una variable, co Santander, 2007). Por tanto, una fiscalización profunda am- que se define como el porcentaje de personas que con- biciosa y bien planteada es un fuerte catalizador para recondu- viven en su país de las que se puede uno fiar. Cuanto más cir la senda de crecimiento y potenciar la investigación y el alto es este indicador, más felicidad se tiene. Mientras desarrollo de nuevas tecnologías. que en los resultados de Dawkins y de Axelrod lo único que opera es el incentivo económico a cooperar, en los La segunda competencia se ejerce en el contexto global y en estudios sobre felicidad es el emocional el que empuja a las organizaciones internacionales, especialmente en Naciones la cooperación. Unidas, si bien la ejecutoria de algunas de sus organizaciones
  • 17. 17deje mucho que desear. En todo caso, hay problemas globales El papel de los Estados y de los principales organismos inter-que un país solo, ni siquiera un grupo de ellos, puede resolver. nacionales se ha mostrado a veces demasiado limitado por suResolver la injusticia que hay en el mundo requiere la acción excesiva burocratización y el peso de los intereses nacionalesconcertada de los países, como también ocurre con los retos o incluso particulares de algunos sectores estratégicos. Es pre-ambientales del planeta. Sin embargo, no hay acuerdo de cómo ciso el papel de las ONG, y la multiplicación de esfuerzos parahacerlo, ni quién o quiénes deben asumir la carga. Tampoco encontrar las fórmulas con más éxito para la reducción delestá claro que se puedan conseguir logros sin un crecimiento hambre y la pobreza. Nadie conoce las fórmulas, y hay pocoeconómico global fuerte y sostenido. Sólo se puede redistri- acuerdo entre los especialistas (ver Easterly, 2006; Sachs, 2008;buir cuando se crea excedente. En este sentido, es preciso que Collier, 2007).el mundo desarrollado estimule y recompense mucho más labúsqueda de soluciones imaginativas para resolver los proble-mas más acuciantes de la población más desfavorecida. ConclusionesNo obstante, hay algunos elementos sobre los que existe ma-yor nivel de acuerdo (cito los autores que mejor han argumen- La principal conclusión de este ensayo es que la clave para afron-tado cada uno de ellos): tar la triple crisis de la agricultura, la energía y el agua radica en una comprensión más integral del individuo. Para el problema1. Lograr un marco de comercio más justo, seguro y equitati- que nos ocupa, ello comporta por un lado comprender mejor vo (Stiglitz y Chartlon, 2005). en qué radica su felicidad, entendiendo las causas y los factores2. Adoptar acuerdos de carácter deontológico sobre el modo que la potencian.Y, por otro, potenciar una conducta más propi- en que los países desarrollados y sus empresas se relacionan cia para desarrollar acciones y conductas que favorecen un con- comercialmente con los países en desarrollo (Collier, 2007). sumo responsable y asumir una mayor responsabilidad eco-3. Habilitar una fuerza militar más eficaz y ágil que actúe en social, lo que se aplica a todos los niveles y ámbitos de defensa de las personas que sufren hambrunas, guerras, responsabilidad, incluyendo lo laboral y lo privado. Se ha argu- opresión, emigración masiva o desastres naturales (Collier, mentado que las llamadas a la concienciación, sean religiosas o 2007; Judt, 2009). no, no bastan para que el individuo cambie su forma de enten-4. Adoptar un acuerdo de largo plazo sobre la emisión de gases der su papel en la sociedad y como votante. En síntesis, es pre- de efecto invernadero, y los mecanismos de desarrollo limpio ciso que el marco de incentivos y estímulos que hemos hereda- (Cuaderno 16 de la Fundación del Banco Santander, 2009). do evolutivamente y culturalmente se transforme de manera5. Crear stocks alimentarios estratégicos en lugares específi- radical. Hay que estimular mucha creatividad, esfuerzo y dedica- cos que permitan una acción rápida y eficaz ante casos de ción para encontrar soluciones a los problemas del mundo ur- emergencia. Parte del riesgo de las hambrunas causadas por gentemente, pero también hay que crear un marco de estímu- sequías y desastres naturales se puede cubrir en el merca- los, económicos y morales, que no realimente el estímulo al do de reaseguros (IFPRI, diversos estudios). consumo de bienes con fuerte carga energética y contaminante.6. Adoptar un marco de pagos de los Estados a las empresas farmacéuticas para que inviertan más en I+D en las enferme- Al igual que hay competencia entre genes (y también coope- dades que asolan a los países desarrollados (Sachs, 2005). ración entre ellos), la hay entre las ideas o las teorías, los me-7. Potenciar la inversión en África en regadíos, extensión mes de Dawkins (más desarrollados por Beinhocker para el agraria y capacitación, y abrir los mercados de los países análisis de la creación de riqueza). Sólo mediante un proceso desarrollados a las producciones de los países más pobres. evolutivo, descoordinado, se logrará encontrar los memes que Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 18. ¿CÓMO AVANZAR CONSUMIENDO MENOS RECURSOS?reconduzcan el actual estado del mundo. Hay que probar mi- Dawkins, R. (2006b): The God Delusion. Houghton Mifflin Company, Boston.llones de ideas y alternativas para que surjan soluciones váli- Easterly, W. (2006): The White Man’s Burden. Oxford University Press, Nuevadas, pero estas han de ser fácilmente replicables. Sólo median- York.te un estímulo económico y adecuadas recompensas sociales Frei, B.S. y A. Stutzer (2002): Happiness and Economics. Princeton Universitypodemos hacer que la creación de riqueza no acarree aumen- Press, Princeton.tos en el metabolismo económico individual. El reto es colo- Friedman, B.M. (2006): The Moral Consequences of Economic Growth. Alfredsal, y la base más fundamental, una educación universal en va- Knopf, Nueva York.lores y en la responsabilidad, está muy lejos de haberse Friedman, T. (2008): Hot, Flat and Crowded. Why the World Needs a Green Re-logrado. Sin embargo, creo que la humanidad no ha explorado volution and How We Can Renew our Global Future. Penguin Books,más que una pequeña fracción de su potencial intelectual y de Londres.su fortaleza moral para emprender una búsqueda de las solu- Fundación Banco Santander (2007): Tributación ambiental en España. Cuader-ciones. Por ello, no se debe caer en un pesimismo que anule no 12 de Sostenibilidad y Patrimonio Natural, Madrid.nuestra voluntad, bloquee nuestros resortes y nos lleve a pro- Fundación Banco Santander (2009): La era post Kioto. Cuaderno 16 de Sos-teger sólo nuestros intereses más inmediatos. tenibilidad y Patrimonio Natural, Madrid. Gray, J. (2008): Gray’s Anatomy: Selected Writings. Allen Lane, Penguin, Londres. Judt. T. (2007): Postwar. A History of Europe Since 1945. Pimlico, Londres.Bibliografía Judt, T. (2008): Reappraisals: Reflections on the Forgotten Twentieth Century. Layard, R. (2005): Happiness. Lessons from a New Science. Penguni Books,Axelrod, R. (2006): The Evolution of Cooperation. Perseos Book Group, Nue- Londres. va York. Riechmann, J. (Coord.) (2008): ¿En qué estamos fallando? Icaria, Barcelona.Beinchocker, E.D. (2006): The Origin of Wealth. Evolution, Complexity and the Ra- Sachs, J. (2008): The End of Poverty: How We Can Make It Happen in Our Life- dical Remaking of Economics. Ramdon House Business Books, Londres. time. Penguin, Londres.Berstein, W. (2008): A Splendid Exchange. How Trade Shaped the World. Atlan- Stiglitz, J., Sen, A. y J. P. Fitoussi (2009): Report by the Commission on the Mea- tic Books, Londres. surement of Economic Performance and Social Progress. Gobierno deCollier, P. (2007): The Bottom Billion. Oxford University Press, Nueva York. Francia. www.stiglitz-sen-fitoussi.fr/en/index.htm.Dawkins, R. (2006a): The Selfish Gene. 30th Aniversary Edition. Oxford Univer- Stiglitz, J. y A. Charlton (2005): Fair Trade for All: How Trade Can Promote Deve- sity Press, Oxford. lopment. Oxford University Press, New York.
  • 19. 19Sostenibilidad, energía y sociedadMarcel CoderchDoctor Ingeniero de TelecomunicacionesMiembro del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible de la Generalitat de Catalunya «Cualquier idiota inteligente puede hacer que las cosas sean más grandes, más complejas y más violentas. Pero hace falta una chispa de genialidad –y mucho coraje y atrevimiento– para ir en la dirección contraria.» Albert EinsteinIntroducción tar mantener mientras podamos el rumbo actual y continuar acelerando, como hemos hecho en el pasado, con una gran do- sis de fe y de esperanza en que el ingenio humano acabe por en-No han trascurrido siquiera dos siglos desde el nacimiento de la contrar soluciones que hoy no se vislumbran; o bien, frenar ysociedad industrial en la que vivimos, y nos encontramos ya cambiar de dirección, apuntando a un futuro distinto, un futurofrente a una encrucijada trascendental y de difícil elección. La en el que el aumento continuado de los consumos materialesbase energética y material sobre la que hemos construido un –muy especialmente en las sociedades avanzadas– no sea el úni-desarrollo tecnológico y un crecimiento demográfico y econó- co, y ni siquiera el principal objetivo social ni la única forma demico sin precedentes cruje bajo el peso de 6.700 millones de se- buscar el bienestar y la felicidad. Un futuro más sostenible en elres humanos, que en el transcurso del siglo que ahora comien- que muchas generaciones venideras puedan seguir disfrutandoza pueden pasar a ser más de 9.000 millones, y que, lógicamente, de una vida digna y satisfactoria dentro de los límites que nosaspiran y aspirarán a acercarse al nivel de bienestar de que hoy marca la naturaleza que nos hizo nacer.gozamos una quinta parte de la humanidad, que es la que consu-me el 80% de los recursos del planeta. La estructura física que La decisión, obviamente, no es sencilla, por muchas razones,sustenta el sistema económico global amenaza con hundirse pero quizás, y sobre todo, porque obliga a cuestionar, o por loporque el crecimiento exponencial de los consumos energéticos menos a replantear, algo que tenemos muy arraigado en nues-que requiere no es sostenible, y mucho menos puede generali- tras conciencias: la noción del progreso y la visión antropocén-zarse a aquella parte de la humanidad no industrializada o en vías trica del mundo que nos rodea. Desde el mito de la creaciónde industrialización. Pero es que, incluso en el hipotético caso de del Génesis, con el hombre como objetivo último de esta crea-que ello fuera posible, no sería aconsejable, ya que aceleraríamos ción y con el mandato de «creced y multiplicaos» dominandola desestabilización del sistema climático del planeta que ya he- todas las criaturas del planeta, hasta el concepto de progresomos iniciado, con consecuencias imprevisibles pero a buen segu- concebido y difundido por la Ilustración, la cultura occidentalro que catastróficas para nuestra civilización. Todo lo cual nos se ha construido suponiendo que la especie humana es algo se-plantea un grave dilema sobre el futuro de nuestras sociedades, parado del mundo que nos rodea, y que tenemos este mundotanto a nivel global como local, con dos opciones básicas: inten- a nuestra disposición para hacer con él lo que nos venga en Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 20. SOSTENIBILIDAD, ENERGÍA Y SOCIEDADgana. La demostración de nuestro éxito sería precisamente un ¿Qué es el desarrollo sostenible?progreso continuado que se concreta en un dominio absolutoy excluyente de la naturaleza. Cuanto mayor es este dominio,aparentemente más progresamos. Creo que no nos equivocamos si pensamos que una mayoría de la población acepta que se implanten políticas genéricas deQuizás porque no nos resulta nada fácil enfrentarnos a una sosteniblidad, y que está dispuesta a contribuir con las iniciati-realidad que no coincide con esta visión y que por eso no nos vas que despliegan los gobiernos al respecto, pero creo tam-gusta, y también porque vemos que el problema que se nos bién que todos tenemos un cierto grado de confusión sobreplantea es de una dimensión que abruma, preferimos ir tiran- lo que realmente significa el concepto de desarrollo sostenible.do, procurando, eso sí, añadir el adjetivo «sostenible» a todo Esta confusión es consecuencia de la propia definición que leun conjunto de actuaciones y políticas económicas y sociales. dio su introductora, Gro Harlem Brundtland, en su informe deAsí, hablamos de «desarrollo sostenible», de «progreso soste- 1987, Nuestro futuro común:nible», de «economía sostenible», de «movilidad sostenible»,de «edificación sostenible», de «turismo sostenible», o incluso «El desarrollo sostenible es un desarrollo que permite sa-de «crecimiento sostenible» –una verdadera contradictio in ter- tisfacer las necesidades del presente sin comprometer laminis– como si por el mero hecho de adjetivar las cosas ya capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus pro-cambiásemos su sustancia. pias necesidades».Todas estas políticas de sostenibilidad que podamos adoptar Lo cual parece reconfortante, porque da por hecho que espara mitigar las consecuencias negativas de un modelo de cre- posible un modelo de desarrollo con el que todos podremoscimiento caótico, descontrolado y despilfarrador deben ser satisfacer nuestras necesidades, tanto ahora como en el futu-bienvenidas y apoyadas, porque nos ayudan a ganar tiempo, pero ro, y sean cuales sean estas necesidades. La verdad, sin embar-hemos de ser conscientes de que no eliminarán las causas últi- go, es que esta definición no nos ayuda demasiado, ni a sabermas del dilema que se nos plantea. La superación consciente de cuáles son estas necesidades presentes sobre las que tenemosesta disyuntiva requerirá un cambio sistémico, que sólo será el derecho de creación y a satisfacción, ni cuáles son las nece-posible si somos capaces, en primer lugar, de entender cuál es sidades futuras que no podemos poner en riesgo. Si acaso, po-la situación actual y qué es lo que nos ha llevado hasta aquí, y dría interpretarse en el sentido de que sólo tenemos derechodespués, de convencer a nuestros conciudadanos de que el fu- a satisfacer determinadas necesidades si esta satisfacción pre-turo no puede ser una simple extrapolación del pasado, con sente no pone en riesgo el que las generaciones futuras pue-más abundancia material y más de todo, sino que habrá que ir dan también satisfacerlas. Pero no es esa la interpretación ha-buscando nuevas formas de vivir y de gozar que no nos lleven bitual, ya que, por ejemplo, querría decir que no tenemosmás allá de los límites del único planeta que tenemos para vivir. derecho a seguir consumiendo recursos energéticos no reno- vables en tanto en cuanto no podamos asegurar que las gene-Lo que sigue no pretende ser más que una pequeña contribu- raciones futuras tendrán a su alcance fuentes energéticas al-ción a un cambio cultural que es del todo imprescindible para ternativas con las que cubrir sus respectivas necesidades. Laevitar una alternativa que sólo de pensarla horroriza: una lucha confusión, sin embargo, no termina aquí, porque cuando el in-fratricida y despiadada entre individuos, naciones y Estados por forme Brundtland intenta concretar las implicaciones del prin-apropiarse de unos recursos naturales cada vez más insuficien- cipio del desarrollo sostenible, acaba por relativizarlo y entur-tes para mantener el rumbo y el ritmo que las sociedades oc- biarlo un poco más:cidentales marcamos hace poco más de ciento cincuenta años.
  • 21. 21 «La satisfacción de las necesidades esenciales depende en cursos naturales no renovables y, por tanto, cuando sea posible parte de que seamos capaces de aprovechar todas las po- multiplicar por dos la eficiencia en su uso, deberíamos aprove- tencialidades del crecimiento, y el desarrollo sostenible cla- charlo para reducir en valores absolutos el consumo total de ramente requiere de crecimiento económico allí donde es- este recurso, y no para seguir incrementando su consumo por tas necesidades no están cubiertas.Y si lo están, puede ser el hecho de que haya disminuido su coste unitario. coherente con el crecimiento económico si este creci- miento responde a los principios generales de sostenibili- La verdadera sostenibilidad debe tener pues en cuenta nues- dad y de no explotación de los demás». tros límites y los del planeta; límites que en cada momento de- penderán de nuestra capacidad para aprovechar los recursosAñade, pues, que hay unas necesidades esenciales que no están naturales renovables, y por la capacidad del medioambiente detodavía cubiertas en buena parte del mundo, y que, por tanto, su absorber los residuos que toda actividad económica genera. Elsatisfacción requiere todavía de crecimiento económico, lo cual desarrollo sólo puede ser sostenible si respeta estos límites.es bastante obvio. Pero a continuación hace extensiva esta posi-bilidad de crecimiento económico también al resto del mundo Hemos de tener en cuenta, sin embargo, que el concepto deen donde estas necesidades esenciales están del todo cubiertas sostenibilidad es relativo, ya que no parece lógico que una so-y con creces. Es decir, el desarrollo sostenible no es incompati- ciedad o civilización aspire a mantenerse para siempre. De he-ble en ningún lugar del mundo con el crecimiento económico y cho, sabemos, por ejemplo, que en unos miles de millones decomo para mucha gente «desarrollo» y «crecimiento» son sinó- años el Sol se apagará y que muchísimo antes habrá hecho her-nimos, acabamos por creernos que «desarrollo sostenible» es lo vir todos los océanos y que por tanto la vida ya no será posi-mismo que «crecimiento sostenible». Pero no es así, ya que por ble en la Tierra. Por ello, cuando hablamos de sostenibilidad nocrecimiento sostenible no se entiende un incremento de rique- nos estamos refiriendo a un período de tiempo ilimitado, sinoza o de bienestar que una vez alcanzado se pueda mantener, sino a un horizonte parecido a la duración que han tenido otras ci-un proceso de crecimiento continuado, con incrementos que se vilizaciones anteriores, unos cuantos siglos o quizás unos po-mantienen años tras año. De esta forma, la idea de sostenibilidad cos milenios. Una sociedad sostenible sería pues aquella quequeda ligada en la mente del público a algo que es del todo in- parece capaz de mantenerse unos cuantos siglos más.sostenible: un crecimiento económico exponencial continuadocomo el que hemos vivido en el siglo anterior. Desde este punto de vista, ¿es sostenible la actual civilización industrial y su modelo de desarrollo y progreso por medio delEl error básico del informe Brundtland es ignorar que hay lími- crecimiento económico?tes físicos al crecimiento económico y que es probable que lahumanidad, en su conjunto, los haya ya superado en algunos as-pectos, y con respecto a su viabilidad a medio y largo plazo. Si El Club de Roma y los límitesBrundtland hubiera tenido en cuenta la existencia de límites, nopodía haber escrito la última frase que hemos citado, ya que si del crecimientoes posible un crecimiento económico que responda a los prin-cipios generales de sostenibilidad, éste no debería tener lugar A finales de los años 60, en una época en que después de másen los países ricos, que son insostenibles en muchos aspectos, de dos décadas de fuerte crecimiento económico la fe y el op-sino en todo caso sólo en los países más atrasados.Y eso es así timismo en el progreso tecnológico eran más fuertes que nun-porque el crecimiento económico, por lo menos tal y como lo ca, un grupo de empresarios, científicos, humanistas y econo-concebimos hoy, necesariamente comporta la utilización de re- mistas crearon el Club de Roma para analizar los retos que Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 22. SOSTENIBILIDAD, ENERGÍA Y SOCIEDADtenía la humanidad por delante. Su primer proyecto, encargado primer lugar, del mundo empresarial e industrial que lo consi-a un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Mas- deraba un atentado en contra de sus intereses económicos.sachussetts (MIT), tenía por objeto entender las interrelacio- También en el ámbito de los economistas académicos hubones entre los factores que hacían posible el crecimiento eco- muchas críticas porque introducía en el análisis elementos delnómico, así como cuáles de estos factores –población, todo ajenos a los modelos y al discurso económico clásico, yproducción agrícola, energía y recursos minerales, producción sobre todo porque debilitaba el predominio que tenían (y tie-industrial, polución, etc.– pudieran llegar a limitar un creci- nen) sus consejos en el mundo de la política gubernamental. Lamiento que en aquellos momentos parecía ilimitado. Iglesia católica encontraba inaceptable que la sobrepoblación pudiera ser una de las causas del problema, y la izquierda polí-El resultado fue un pequeño libro, publicado a comienzos de tica del mundo occidental lo consideraba una maniobra de lalos años 70 y titulado Los límites del crecimiento1, que en un mo- clase dominante para convencer a los trabajadores de que elmento de euforia por el desarrollo masivo de la energía nuclear, paraíso proletario que prometía el comunismo de la abundan-sin nada que hiciera pensar en la escasez de los recursos ener- cia no era un objetivo realista.géticos y minerales, y con un importante crecimiento de la po-blación mundial y de la esperanza de vida, supuso todo un re- Con una coalición de intereses como esta no es de extrañar quevulsivo por cuanto los modelos matemáticos utilizados por los hubiera una fuerte reacción en contra de los autores, que even-científicos del MIT llevaban a unos escenarios de futuro que tualmente consiguió desprestigiar el estudio a los ojos de la ma-provocaban el colapso del sistema económico mundial en al- yoría del público y de los especialistas, hasta el punto de que hoygún momento de la segunda mitad del siglo XXI, a menos que se sigue considerando políticamente incorrecto citar este infor-se adoptaran medidas para limitar las tasas de crecimiento en me. Este desprestigio se vio facilitado por un factor que inicial-aquel momento vigentes. El colapso se producía por la combi- mente parecía jugar a su favor: la crisis del petróleo de 1973, quenación de un progresivo agotamiento de los recursos natura- sin tener una relación directa con el informe parecía confirmarles, por sobrepoblación y por un incremento desmesurado de algunos de los escenarios de los modelos del MIT. La crisis dellos residuos y la polución. petróleo, sin embargo, terminó en 1980 y en las décadas poste- riores el crudo volvió a fluir abundantemente de Arabia SauditaEl estudio fue recibido con una gran expectación y se llegaron a y del Mar del Norte; los precios descendieron considerablemen-vender más de treinta millones de copias en todo el mundo. Fue te, y todos creyeron que eso era señal de que el petróleo eramuy leído, debatido y criticado, seguramente porque a pesar del muy abundante y que siempre seguiría siéndolo. Con el colapsooptimismo reinante en aquella época, todavía quedaban recuer- de la Unión Soviética y los inicios de la burbuja de la «nueva eco-dos de la Gran Depresión anterior a la Segunda Guerra Mun- nomía», todos los problemas parecían quedarse atrás. La Histo-dial, y mucha gente se preguntaba si sería posible mantener la ria, según Fukuyama, había terminado, y podíamos relajarnos yetapa de bonaza que siguió a esta guerra, y hasta cuándo. El in- disfrutar de los frutos del desarrollo tecnológico y de la globali-forme del Club de Roma proporcionaba respuestas a estas pre- zación sin mayores preocupaciones.guntas, no muy reconfortantes, pero respuestas al fin y al cabo. Tres décadas después de su publicación, sólo queda el tímidoEn los años posteriores a su publicación, el estudio fue objeto recuerdo de un libro que había pronosticado una catástrofe yde una crítica feroz, proveniente de al menos cuatro frentes. En que se había equivocado de arriba abajo, ya que, supuestamen- te, los hechos le habían desmentido. Esta es seguramente la1 La edición original de esta obra todavía puede encontrarse en muchas bibliotecas españolas y opinión mayoritaria entre aquellos que todavía se acuerdan de existe también una actualización reciente que han publicado sus mismos autores: Los límites del crecimiento 30 años después, Meadows et al., Galaxia Gutemberg, 2006. su existencia. Fue Ronald Bailey, editor de la sección de ciencia
  • 23. 23de la revista de negocios Forbes, quien más contribuyó a difun- • Que para tener éxito en esta segunda opción, cuanto antesdir esta opinión al publicar en 1989 que el estudio del MIT ha- empezaran los esfuerzos para limitar el crecimiento, mejor, ybía pronosticado que «el petróleo se agotaría en el año 1992, al contrario, cuanto más se tardara en hacerlo, más difícil yel mercurio en 1985, el estaño en 1987, y el cobre, el plomo y más traumática sería la transición.el gas natural en 1993». En un libro posterior, publicado el año1993, Bailey reiteró esta acusación y la amplió, afirmando que El libro, por tanto, no vaticinaba ninguna catástrofe, sólo decíatodas las predicciones del Club de Roma hechas en 1972 habían que la catástrofe era prácticamente inevitable si no se hacíaresultado erróneas. nada por evitarla, y apuntaba además qué es lo que había que hacer para que no se dieran los peores escenarios. Desgracia-Las afirmaciones de Bailey son simplemente falsas. Se sirvió de damente, han pasado treinta años y por mucho que las tasas dealgunas cifras sobre reservas y producción anual de recursos crecimiento son ahora bastante inferiores a las de los añosminerales que salían en el libro, citándolas fuera de contexto e 1970 (que se redujeron como consecuencia de la primera cri-interpretándolas a su conveniencia, atribuyendo a los autores sis del petróleo), se están confirmando algunas de las peoreslo que estos no decían. Posiblemente ni siquiera había leído tendencias, precisamente porque no hemos empezado todavíatodo el libro, puesto que los distintos escenarios contempla- a hacer nada al respecto.dos planteaban posibles colapsos económicos hacia la segundamitad del siglo XXI y por tanto difícilmente podían considerar-se desmentidas unas proyecciones que se referían a hechos La crisis energética y el cambioque pueden o no suceder en las próximas décadas. A pesar deello, y ayudado por la dinámica de Internet, se popularizó la climáticoidea de que el Club de Roma se había equivocado del todo ylo hizo de tal forma que ya ni siquiera era necesario decir cuá- Hoy, cuando nos acercamos al fin de la primera década del nue-les habían sido los errores. Bastaba (y basta) con repetir que vo siglo, parece que empieza a cambiar la actitud frente al infor-habían pronosticado una catástrofe que no se había dado, y que me del Club de Roma2 y especialmente ante la idea de que pue-por tanto la idea de que hay límites al crecimiento económico de haber límites al crecimiento económico, seguramente comoes errónea. consecuencia de dos circunstancias que de una forma u otra apuntan a lo que los autores del informe entrevieron: la másLa realidad, sin embargo, era muy distinta, como puede com- que probable llegada al máximo de la producción mundial deprobarse fácilmente leyendo el libro. Las conclusiones de los petróleo (el conocido como peak oil) en las próximas décadas3,autores eran básicamente tres: y el cambio climático provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero, consecuencia de un consumo desmesurado• Que si continuaban las tendencias de crecimiento económi- de combustibles fósiles. Estas circunstancias pueden considerar- co exponencial de los años 70, se llegaría a los límites del pla- se expresiones concretas del agotamiento progresivo de los re- neta en algún momento de los próximos cien años, y que cursos minerales y energéticos, y de la incapacidad del medio esto provocaría un acentuado declive de la capacidad de ambiente de absorber los residuos industriales, que el informe producción agrícola e industrial, y de la población.• Que estas tendencias se podían alterar y que, si se hacía a 2 Incluso el Wall Street Journal, la biblia del mundo económico y financiero, publicó recientemente tiempo, el mundo podría alcanzar una condición de «estabi- en primera página un largo artículo recordando el informe del Club de Roma: New Limits to Growth Revive Malthusian Fears, WSJ, 24 de marzo de 2008. lidad ecológica» que sería sostenible para un futuro mucho 3 Sobre el fenómeno del peak oil ver Se acabó la fiesta, de Richard Heinberg, Barrabés editorial, más lejano. 2006. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 24. SOSTENIBILIDAD, ENERGÍA Y SOCIEDADdel MIT señalaba como mecanismos que progresivamente difi- las próximas décadas es el de hoy, y si no hay cambios imprevisi-cultarían el proceso de crecimiento económico a lo largo de la bles, todo lo que está hoy en fase de investigación y desarrollo di-segunda mitad del siglo XXI. Los hechos, por tanto, lejos de ha- fícilmente podrá desplegarse antes de 2040. Las soluciones queber desmentido el informe del Club de Roma parece que van actualmente prevén los responsables políticos y económicos, y lasdándole la razón. agencias internacionales, se centran en la mejora de la eficiencia energética, el desarrollo voluntarista de las energías renovables, yLos problemas ligados al futuro energético empiezan a ser co- en algunos casos también de la energía nuclear4, y en la capturanocidos por el gran público: la progresiva dificultad de descu- y almacenamiento del CO2. Pero difícilmente estas políticas po-brir y extraer los combustibles fósiles, y muy especialmente el drán compensar por sí solas el declive del petróleo reduciendo alpetróleo (pero también el gas y el carbón), que hoy suponen mismo tiempo, suficientemente, las emisiones.más del 85% del consumo energético mundial –con su consi-guiente encarecimiento– y el aumento de temperaturas debi-do a las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto inverna- Un escenario tendencialmentedero. Contrariamente a lo que puede en principio parecer, laprevisible reducción de la disponibilidad de petróleo podría ha- virtuosocer aumentar las emisiones porque la única solución industrialque tenemos a nuestro alcance para substituir el petróleo en El departamento de I+D de la eléctrica francesa EDF ha publi-cantidades significativas –las arenas asfálticas y la licuefacción cado un estudio5 en el que, incluso suponiendo unas tasas dedel carbón– más que triplican las emisiones del petróleo al que crecimiento de los consumos energéticos muy modestas (desubstituyen. un 0,4% anual en la OCDE y la ex URSS, y del 0,7% en los paí- ses emergentes), claramente por debajo de las históricas yFrente a esta problemática se proponen o se propondrán algu- también de las que prevén los organismos internacionales, senas soluciones tecnológicas que pasarían por dividir por dos llega a la conclusión de que incluso en el mejor de los casoslos consumos sin reducir la calidad de los servicios energéti- –lo que ellos denominan como escenario «tendencialmentecos que de ellos se derivan, por ejemplo, aislando mejor las vi- virtuoso»– no se logra cuadrar las necesidades energéticasviendas, reduciendo el consumo de los vehículos hasta los con la reducción de las emisiones.3,5 l/100 Km, equipando los hogares con colectores solares yfotovoltaicos, etc.; produciendo electricidad sin generar CO2 a Este escenario virtuoso supondría la electrificación progresivabase de fuentes renovables y nucleares, o capturando y secues- del transporte hasta cubrir el 15% de todos los medios detrando las emisiones de las centrales térmicas fósiles; y, final- transporte para el año 2050; multiplicar por cuatro la producciónmente, substituyendo a largo plazo el petróleo por biocarbu- de calor y de electricidad de fuentes renovables y por veinte elrantes o, eventualmente, por vehículos eléctricos o propulsados consumo de biocarburantes; y triplicar el número de centralespor hidrógeno. nucleares a nivel mundial. Aún así, y utilizando las estimaciones más optimistas de las reservas de carbón y petróleo, los combus-Estas soluciones hipotéticas tienen sin embargo dos dificultadesfundamentales: hoy no son económicamente competitivas con los 4 La opinión del autor sobre las posibilidades de la energía nuclear es globalmente negativa. Ver Elcombustibles fósiles y por tanto no se desarrollarán por los me- espejismo nuclear: Por qué la energía nuclear no es la solución sino parte del problema, de Marcel Co-canismos de mercado y, lo que es más grave, en caso de que fue- derch y Núria Almiron, Ed. Los Libros del Lince, 2008.ran técnica y económicamente viables, no podrían desplegarse sig- 5 Quelles solutions des industriels peuvent-ils apporter aux problèmes énergétiques?, Ives Bamberger y Bernard Rogeaux, Revue de l’Énergie, n.º 575, enero-febrero 2007. www.e-scio.net/energie/nificativamente antes de 25 ó 30 años. El sistema energético de Baumberger.pdf
  • 25. 25tibles fósiles inician su declive alrededor de 2020, y el carbón, dan hasta que no haya marcha atrás, o los podemos invertir ensuponiendo que se pueda licuar en cantidades suficientes para la construcción de un futuro más sostenible. A la hora de ele-compensar la menor disponibilidad de petróleo, no puede com- gir entre estas dos opciones, conviene tener presente lo quepensar este declive más allá de 2040. Por lo tanto, a menos que dice un sabio proverbio chino: «Si no variamos el rumbo, loencontremos otras fuentes energéticas hoy desconocidas, hacia más seguro es que acabemos allí hacia donde nos dirigimos».mitad de siglo alcanzaríamos la máxima producción energéticamundial y por el camino habríamos multiplicado por cinco el lí- Toda civilización vive arraigada a un mito fundacional. El nues-mite de las emisiones de CO2 que recomienda el Panel Inter- tro es el del progreso a través del crecimiento económico. Engubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). Una trayecto- las últimas cinco décadas, lograr el máximo crecimiento haria no precisamente virtuosa ya que está del todo alejada de sido el principal objetivo de todos los gobiernos del mundo,cualquier concepto de sostenibilidad. sean del color que sean. La economía global es hoy cinco ve- ces la que era cinco décadas atrás, y si continuásemos crecien-En cuanto a la posibilidad de nuevas fuentes energéticas, los au- do al mismo ritmo, a finales de siglo la economía se multiplica-tores descartan la fusión nuclear para antes de 2080 y creen ría por ochenta. Un crecimiento de esta magnitud no tieneque los nuevos reactores breeder de IV Generación, que ten- precedentes históricos, y su continuidad se contradice con eldrían que funcionar con plutonio, en el mejor de los casos no conocimiento científico que tenemos sobre la finitud de los re-se podrían empezar a desplegar hasta mediados de siglo, para cursos naturales y la fragilidad de los sistemas ecológicos decuando se prevé que las reservas efectivas de uranio empiecen los que dependemos para sobrevivir.ya a escasear. En consecuencia, los autores plantean un conjun-to de planes de urgencia que para el caso francés evalúan en Nuestra sociedad prefiere cerrar los ojos a esta realidad, segu-unos 40.000 millones de euros anuales, un 2% del PIB y una ramente porque la estabilidad del sistema económico, y por tan-cantidad equivalente a la factura petrolera, para que alrededor to la paz social y el progreso –por lo menos tal como hoy losde 2035 se hayan reducido las importaciones de energía fósil entendemos– dependen de la continuidad del crecimiento eco-en un 65%, y las emisiones de CO2 en un 57%. De acuerdo con nómico. Cuestionar este crecimiento se considera cosa de luná-este plan de urgencia, el consumo total no crece en los diez ticos, idealistas o revolucionarios.Y, sin embargo, hay que hacer-primeros años y a partir de 2015 empieza a reducirse de for- lo, porque el modelo energético y económico actual no esma que en 2030 el consumo energético total es un 40% infe- sostenible, y el bienestar y la riqueza de unos cuantos, a costa derior al actual. la destrucción ecológica y de una persistente desigualdad global, no pueden ser los fundamentos de una sociedad civilizada.¿Prosperidad sin crecimiento? La prosperidad6 consiste en favorecer nuestra capacidad para desarrollarnos y progresar como seres humanos, pero hacién- dolo respetando los límites de nuestro planeta. El reto es crearTodo hace pensar que el modelo energético y económico ac- las condiciones que lo hagan posible, y es la tarea más urgentetual, basado en un crecimiento exponencial continuado, es del y necesaria de nuestra época.todo insostenible y, como ya nos habían advertido hace más de30 años, en las próximas décadas tendremos que enfrentarnosa la realidad de los límites físicos del planeta. Podemos conti-nuar creyendo que «alguna cosa encontraremos» y seguir que- 6 Para entender qué puede significar una prosperidad no ligada al crecimiento económico, ver Pros- perity without Growth?, Tim Jackson, UK Sustainable Development Commission, 2009. www.sd-mando aceleradamente los recursos fósiles que aún nos que- commission.org.uk/publications.php?id=914 Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 26. Causas de la triple crisisElías FereresReal Academia de Ingeniería de EspañaCatedrático de la Universidad de CórdobaDirector del Instituto de Agricultura Sostenible, CSICIntroducción petróleo. Aunque las pautas son parecidas, se detecta una su- bida previa en los precios del petróleo a partir de 2005 que no se ve reflejada en los precios de los cereales hasta principiosLa subidas drásticas en los precios de los combustibles fósiles y, de 2007. Las escaladas de los precios de los cereales siguen laspor ende, de la energía que se produjeron en el pasado reciente, pautas del precio del petróleo, iniciando su bajada a la vez, acoincidieron con una subida en los precios de los alimentos y con mediados de 2008.una percepción de escasez de recursos hídricos que permiten su-gerir la existencia de una triple crisis en alimentos, agua y ener- Los precios de los alimentos han bajado sistemáticamente des-gía. En un mundo tan complejo y cambiante como el actual, sería de hace 50 años, a pesar del notable incremento de la deman-pretencioso intentar delinear las causas de esta triple crisis por da producida por el crecimiento de la población. La Figura 2lo que estas reflexiones apuntan más a los efectos y aventuran muestra la evolución del precio del trigo (en dólares constan-posibles causas. Lo cambiante de la situación hace que las ideas tes al año 2000) y donde se pueden observar dos alteracionesque aquí se avanzan se refieran al período que va de principios a la tendencia general de bajada: una, entre 1973 y 1975, y la se-de 2006 a principios de 2009. Desde entonces hasta que esta pu- gunda que es la que ha ocurrido recientemente. Curiosamente,blicación vea la luz la situación habrá variado de nuevo, lo que in- ambas están aparentemente relacionadas con subidas del pre-dica los altos niveles de incertidumbre que caracterizan esta épo- cio del petróleo. Ambas han sido de corta duración, incluida laca y la dificultad para predecir acontecimientos futuros. actual, como puede verse en la Figura 3, que muestra la evolu- ción del precio del trigo en los EE.UU. en los últimos diez años.La crisis alimentaria La caída en los precios de los cereales está directamente rela- cionada con el aumento de la productividad de las cosechas. Se puede decir que, mientras la humanidad en su conjunto se ali-La Figura 1 muestra la evolución de los precios desde 2003 de menta más y mejor y a menor coste, la agricultura muere, víc-los tres cereales que alimentan, directa o indirectamente, a casi tima de su propio éxito. A pesar del aumento de la población,el 70% de la humanidad, así como la evolución del precio del hoy se producen el doble de calorías per cápita que en 1960.
  • 27. 27 Figura 1 Figura 2 ¿QUÉ DESENCADENA LAS CRISIS? desde 2003: PRECIO DEL TRIGO maíz y trigo doblaron precios, arroz triplicó, petróleo cuatriplicó Corn Wheat Rice Oil (right scale) Fuente: FAO 2008 y IMF 2008 Fuente: USDAEl máximo precio que alcanzó el trigo en la subida de 2008 es Figura 3sólo el que tenía, ajustado por la inflación, en 1960. Además, ladieta ha cambiado; entre 1990 y 2005, mientras que el consu- Precio del trigo en EE.UU. 1999-2009mo de cereales disminuye un 20%, los incrementos en el con-sumo de carne y pescado fueron del 140 y 130% respectiva- Dollars per Bumente. Aún más espectacular fue el aumento del consumo defrutas y hortalizas del 250 y 190%. Estos cambios en la dieta re-quieren, en el caso de la producción de carne y de peces enacuicultura, de aumentos en la producción de cereales, insumobásico para la producción de carne. Si la tendencia a un mayorconsumo de carne continúa, la presión para producir más ce-reales (se requieren de 3 a 10 Kg de cereales por Kg de car-ne) puede afectar al futuro de la agricultura. Resulta paradóji- Year Fuente: www.nass.usda.govco que, aunque hoy día la obesidad sea mayor amenaza que elhambre para la mayoría de la población, existan aún cientos demillones de hambrientos en zonas rurales remotas de los paí- El futuro de la producciónses más pobres. Evidentemente, este problema, que nunca tie- de alimentosne suficiente prioridad en las agendas de las reuniones interna-cionales (ya sean 8, 20 ó 150 los países que se reúnan), no sedebe a la falta de alimentos sino a la pobreza que limita el ac- ¿Podremos producir suficientes alimentos en el futuro? La bre-ceso de estas personas a una alimentación suficiente. Igualmen- cha que existe entre lo que se puede producir y lo que se pro-te paradójico resulta que la reciente crisis de subida de precios duce, lo que se llama rendimiento potencial y real, respectiva-de los alimentos, con la posterior caída de los mismos, ha ocul- mente, es muy notable aún en muchos países en desarrollo ytado más que realzado el problema del hambre de los más po- puede ser acortada en el futuro. Otra amenaza a la agricultura,bres del planeta, para vergüenza de todos. ésta generalizada en muchos países tanto desarrollados como Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 28. CAUSAS DE LA TRIPLE CRISISen desarrollo, es la brecha que existe entre el precio que paga el pueden promover las posturas escépticas. Un estudio recienteconsumidor y el que percibe el productor. Esta brecha se ha ido (Nelson et al., 2009) hace un análisis de la evolución de la pro-agrandando con el tiempo, a medida que aumentan las dimensio- ducción de alimentos de 2000 a 2050. Para ello, usa dos mode-nes de las cadenas de distribución de alimentos, y representa la los de predicción del clima global futuro. Las discrepancias tanmayor amenaza a la sostenibilidad de la agricultura de cara al fu- notables entre las predicciones de los dos modelos deberíanturo. Es cierto que el aumento de la productividad agrícola, no- inducir a poner en tela de juicio las conclusiones del estudio.table entre 1960 y 1990, parece que se ha ralentizado. Esto ha Por ejemplo, mientras que un escenario plantea cambios ter-sido puesto de manifiesto en una reciente nota de varios pres- mométricos de + 1 a + 2 oC, el otro se mueve entre + 2 y +tigiosos economistas agrarios de EE.UU. (Alston et al., 2009) 6 o C para 2050. Más grave aún es el hecho de que las predic-quienes llaman la atención sobre este problema y lo atribuyen a ciones regionales discrepan notablemente entre los dos esce-varios factores, entre otros, la disminución en la inversión en narios. En lo que se refiere a precipitaciones, las discrepanciasI+D agraria en las últimas décadas, en particular en los ámbitos son aún mayores. Así, un escenario predice para 2050 una Aus-de la agronomía y la mejora de la productividad agraria. Si se im- tralia más seca que la actual y el otro, más húmeda. Uno mues-pulsasen de nuevo las inversiones en I+D y en infraestructuras tra una Amazonía más seca y el otro más húmeda. Igual ocurrerurales, la opinión generalizada entre los expertos es que exis- con el Centro y Sur de África, donde en un caso se esperanten recursos de tierra y agua suficientes para producir los ali- 300 mm menos de lluvia anual y en el otro de 100-200 mmmentos necesarios para abastecer la demanda en las próximas más que en la situación actual.décadas, si las tasas de incremento de la población siguen el cur-so esperado. Sin embargo, a los dos condicionantes citados (ma- Si los escenarios planteados son totalmente inciertos, los su-yor inversión y control del incremento de la población) hay que puestos son igualmente extraordinarios. Así, los autores inex-añadir otras amenazas que aumentan notablemente la incerti- plicablemente plantean dos escenarios productivos; en uno dedumbre de cara al futuro. La más popular es el cambio climático ellos, contabilizan los efectos positivos sobre la producción ve-y sus posibles efectos sobre la agricultura y el agua. getal del incremento de CO2, pero en el otro no lo tienen en cuenta, arguyendo que aún no se conoce su magnitud. Si la temperatura en 2050 ha aumentado se deberá al efecto inver-Impacto del cambio climático nadero del CO2, cuya concentración habrá igualmente aumen- tado. Ignorar que ello aumentará la productividad agrícola re-en la agricultura sulta sorprendente, cuando se ha experimentado durante los últimos diez años en campo con cultivos sometidos a las con-Ya nadie pone en duda el aumento de la temperatura global en centraciones futuras de CO2. Es cierto que en estos experimen-las últimas décadas, con sus efectos sobre numerosos aspectos tos de campo se ha observado que el incremento de producciónambientales, como la aceleración del deshielo en primavera, es menor que el que cabía esperar de los experimentos con ma-como muestra la Figura 4 para el Hemisferio Norte. Los posi- cetas en cámaras de crecimiento. Lo que se sabe ahora (Leakeybles efectos del cambio climático sobre la agricultura en el fu- et al., 2009) es que la producción de los principales cultivos aturo vienen siendo estudiados desde hace una década pero no concentraciones de CO2 de unas 550 ppm, aumentará entretienen la cobertura mediática de otros sectores, fiel reflejo del un 15 y un 25% debido al aumento de la fotosíntesis en res-desinterés por la agricultura de una sociedad urbanita.También puesta al aumento del CO2. Obviamente, los escenarios dees cierto que algunos estudios sugieren efectos positivos del Nelson et al. (2009) debieron utilizar esta información, al pare-cambio climático sobre la agricultura, los cuales amenazan las cer desconocida a los autores del estudio, a pesar de que loscampañas de difusión sobre los peligros de dicho cambio y experimentos FACE comenzaron hacia 1995. Dichos autores,
  • 29. 29 Figura 4 Figura 5 Map 11.5      Changes in the duration of spring snowcover, Aumenta la escasez de agua 1978-2006 Map 8.1      Increasing water scarcity Days per decade 3 Little or no water scarcity Approaching physical water scarcity Physical water scarcity -3 Economic water scarcity Not estimated EVIDENCIAS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL E IMPACTO EN EL CICLO HIDROLÓGICO Fuente: US National Snow and Ice Data Center (NSIDC) from the US National Oceanic and Atmospheric Administration weekly snow cover maps. Fuente: Based on Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture 2007.para llegar a las conclusiones catastrofistas del estudio, utilizan dogmáticas, sin base científica, que serán desmontadas en losel escenario de que no existirá efecto alguno del aumento del próximos años. En la marcha hacia una economía más sosteni-CO2 sobre la fotosíntesis, lo cual lleva a cuestionar la veraci- ble, no se pueden justificar las medidas propuestas en razonesdad de todo su trabajo. equivocadas. La reacción que esto provocará a medio plazo será muy contraproducente y es evitable.El dilema de la credibilidad La crisis del aguaEn este tema de los efectos del cambio climático, nos encon-tramos con un dilema que es muy difícil de dirimir; el estudio, Es sabido que, si bien existen globalmente suficientes recursoscomo tantos otros, llama a tomar medidas muy razonables de agua dulce para satisfacer las necesidades del planeta, la va-para evitar la malnutrición infantil y para proteger a la agricul- riabilidad espacial y temporal de las precipitaciones hace quetura del futuro. Cualquiera apoyaría dichas medidas, como haya amplias regiones con muy escasa disponibilidad del recur-otras para reducir el uso de recursos naturales no renovables. so. A ello se añade los aumentos en la demanda para variosEl problema es que se usan argumentos fácilmente criticables usos, incluido la preocupación más reciente por las demandasdesde un mínimo rigor científico, lo cual desacredita la llamada ambientales para proteger los ecosistemas naturales. Todo ellode atención que se pretende hacer. Si se hace notar la falta de ha creado una situación de escasez, como puede observarse enrigor, se atraen las críticas de los sectores «creyentes», cuando la Figura 5.se puede estar de acuerdo con las propuestas que se hacen,pero por otras razones. La falta de rigor y de credibilidad cien- El principal uso del agua es en la agricultura de riego, en la quetífica de estos defensores entusiastas puede hacer más daño se emplean dos tercios del agua derivada para los distintosque bien. En mi opinión, es mejor plantear las medidas a tomar usos. Aquí aparece una conexión muy importante entre agua ydescribiendo el grado tan elevado de incertidumbre que exis- alimentos, puesto que el regadío mundial aporta el 40% de late actualmente, en lugar de fundamentarlas en afirmaciones producción en sólo el 17% de la tierra cultivada. La expansión Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 30. CAUSAS DE LA TRIPLE CRISIS Figura 6 Figura 7 EVOLUCIÓN DEL ÁREA REGADA GLOBAL Se ahorra agua; pero: ¿a dónde se destina? El caso del regadío en Andalucía Evolución del crecimiento de los regadíos andaluces Fuente: Corominas, 2007 Evolución de la capacidad de regulación en embalses Fuente: FAOstats Fuente: Corominas, 2007del regadío ha sido espectacular, como puede verse en la Figu- hecho de que las reservas de combustibles fósiles son finitas.ra 6. Actualmente, dicha expansión se ha frenado debido a las Sólo la emisión de CO2 ha generado una preocupación quelimitaciones en el suministro de agua, con lo que el énfasis se debe ser bienvenida pero que, desgraciadamente, llega tarde. Laha concentrado en aumentar la productividad del agua, la can- Figura 8 muestra la inversión en I+D realizada en los EE.UU.tidad de cosecha por volumen de agua usada. Sin embargo, los como ejemplo del esfuerzo del sector público en I+D en losahorros que se producen al mejorar los sistemas de distribu- distintos sectores productivos. Llama la atención el escasísimoción y de aplicación del agua de riego, se aplican a la expansión esfuerzo en investigación energética, en relación a otros secto-de nuevos regadíos, como puede verse en la Figura 7. res como defensa o sanidad, por ejemplo. Igualmente, sorpren- de que la inversión hacia mediados de los 70 en energía no seEl dilema que afrontamos entre producir más alimentos y usar sostuviese en cuanto bajó el precio del petróleo, a finales de esamás agua en el riego a expensas de las demandas de los otros década. El sector privado no se comportó de forma diferente alsectores, sólo puede resolverse con una gestión del recurso sector público, como puede verse en la Figura 9.hídrico más participativa, donde todos los usuarios tengan vozy basada en estudios sólidos que aporten soluciones acepta- El resultado de esa falta de inversión ha llevado al caos en lables para todas las partes. actualidad, en la que las energías renovables, insuficientemente desarrolladas, se subvencionan con enormes cantidades de di- nero del contribuyente. Se prefiere subvencionar ahora que es-La crisis de las energías perar a que las actuales inversiones en I+D, finalmente en mar- cha, (no se sabe por cuanto tiempo) den sus frutos en producir desarrollos en este sector que dejarán obsoletas a las aplica-La evolución del precio del petróleo en el pasado reciente pre- ciones actuales, tales como las granjas solares de la actualidad.sagiaba una volatilidad que ha sido consustancial en la evolución Se echa en falta un análisis riguroso que valore las dos opcio-de oferta y demanda en las pasadas décadas. A pesar de los pre- nes de invertir en tecnología actual frente a esperar a invertirsagios que aparecieron en la subida de precios en 1973, muy en desarrollos futuros; el caso del coche híbrido frente al eléc-poco se hizo para resolver el problema evidente que plantea el trico es un ejemplo de la incertidumbre actual.
  • 31. 31 Figura 8 Figura 9 EVOLUCIÓN DE LA INVERSIÓN EN I+D EN EE.UU. Private-sector R&D investment: energy vs. drugs and medicines Federal R&D 1955 to 2004 Defense Space Health Drugs and Energy Medicines General Sciencie Other Energy Preferimos pagar 10x el precio de la energía que invertir en I+D Fuente: Nemet y Kammen, 2007; Energy Policy 35:746-755 Fuente: Nemet y Kammen, 2007; Energy Policy 35:746-755Conclusión: a río revuelto… Figura 10 Evolución porcentual precio petróleo y abonos nitrogenados (base enero 2006)Una reflexión final que creo queda patente en los datos de laFigura 10, donde puede verse la relación entre la producción Barril de petróleode alimentos y el precio del petróleo a través del precio de los nitrato amónico cálcicofertilizantes, otra conexión entre las crisis. Así como los pre- Urea (46%)cios de los fertilizantes siguen paso a paso la subida del preciodel petróleo, cuando el precio de la energía baja, hay un desfa-se claro en la caída del precio de los fertilizantes. No se tratade un fenómeno aislado sino habitual en la economía actual,ausentes los mecanismos efectivos de control y regulación.Ciertamente, las crisis representan oportunidades, pero la quemuestra la Figura 10 no es el tipo de oportunidades que pue-da hacer avanzar a la humanidad.BibliografíaLeakey, A.D.B et al. (2009): Elevated CO2 Effects on Plant Carbon,Water and Ni- trogen Relations: Six Lessons from FACE. Journal of Experimental Bo- tany, 60: 2859-2876.Nelson, G. C. et al. (2009): Climate Change. International Food Policy Rese- arch Institute, Washington D.C., p. 32. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 32. Los límites de la racionalidad estratégicaante los problemas ecológicosFernando ArribasProfesor del Departamento de Historia e Instituciones Económicas y Filosofía MoralUniversidad Rey Juan Carlos «Si se acelera el consumo nos comeremos el planeta, y si se frena en seco nos comeremos unos a otros.» El Roto1La cuestión ecológica y que, por tanto, no nos hallamos ante un fenómeno objetivoy el negacionismo sino ante un concepto puramente valorativo y, en cierto modo, relativo, engendrado por un discurso ideológico que solamen-El dilema planteado por el gran filósofo del aforismo que es El te persigue atacar las bases de la civilización capitalista.Roto ilustra con crudeza la paradójica situación que afrontamosen nuestros días. La cuestión fundamental que pone de mani- Pero este fraudulento escepticismo enmascara a su vez sus pro-fiesto es que el sistema ecológico establece límites al crecimien- pios fundamentos ideológicos; a saber, la convicción de que la na-to de la actividad económica (como refleja la primera parte del turaleza es una fuente inagotable de recursos y una fe ciega endilema) mientras que la lógica propia del sistema económico ca- las soluciones tecnológicas. Además, mientras solicitan la «prue-pitalista basa su funcionamiento en una producción y un consu- ba definitiva» de la existencia de problemas como el calenta-mo ilimitadamente crecientes (como se advierte en la segunda miento global, los negacionistas incurren en la más estrepitosaparte). Nuestra dependencia actual de ambos sistemas es la que de las incoherencias, por cuanto el criterio de racionalidad queconvierte tal disyuntiva en un aparente callejón sin salida. emplean para evaluar los presupuestos de la ecología científica no coincide con el que aplican a los postulados de la ciencia eco-Hay varias formas de resolver dilemas como éste. La peor de nómica en los que creen a pies juntillas. Cuando el negacionis-todas consiste en desmentir su existencia, tal y como hace el mo ecológico relativiza las conclusiones de los científicos de lanegacionismo ecológico postulado por neoconservadores y ul- naturaleza que alertan de la presencia de serios problemas am-traliberales que trata de impugnar el consenso científico sobre bientales está llevando a cabo un ataque en toda regla a la líneala gravedad de la situación. Afirman tales negacionistas que no de flotación epistemológica de la ciencia, relativizando la racio-afrontamos un problema serio de supervivencia porque las nalidad del discurso científico. Y, curiosa y contradictoriamente,pruebas de su existencia no son fehacientes. Sostienen, asimis- la ciencia económica neoclásica y su fundamento, la concepciónmo, que la idea de crisis es una noción socialmente construida instrumental y estratégica de la racionalidad, con la cual los ne- gacionistas comulgan sin excepción, permanece inmune a este1 Texto recogido en la viñeta publicada en El País el 30 de enero de 2008. relativismo atrincherándose como un dogma incuestionable.
  • 33. 33Por suerte, el negacionismo no es la posición mayoritaria en- ejemplo, con los habitantes de la isla de Pascua, quienes en eltre los científicos, aunque aún lo sea para un sector importan- empeño por erigir las descomunales esculturas de piedra lla-te de la clase política y empresarial. El éxito del negacionismo madas moais, talaron completamente sus bosques con la con-puede explicarse porque procura una suerte de confortamien- siguiente deforestación y desertificación del territorio. Pero alto psicológico: empleando la expresión de Al Gore, puede de- contrario de lo que sucedió a los isleños, a buen seguro inca-cirse que la forma más sencilla de enfrentar la «verdad incó- paces de prever las consecuencias de sus actos, no podemosmoda» de los problemas ecológicos es recurrir a «cómodos decir que todos nuestros problemas ecológicos sean resulta-autoengaños» para eludir el cuestionamiento de nuestro esti- do de lo que, siguiendo a Diamond, he denominado «calami-lo de vida. Esta ventaja psicológica del negacionismo podría dades imprevistas» (provocadas por la ignorancia) o «malesconsiderarse a su vez como una causa general de la indolencia imperceptibles» (problemas latentes que se manifiestan dema-ante la crisis y de su paulatino agravamiento. Pero si asumimos siado tarde, como la acumulación de compuestos tóxicos enque la mayoría de los científicos tiene razones bien fundadas los organismos). Hay una tercera clase de problemas cuyo ori-para alertar de la gravedad de los problemas actuales, tendre- gen se encontraría en lo que llamo situaciones de «desidia co-mos que buscar otra clase de respuestas para explicar la pará- lectiva» y que Diamond describe así: puede suceder que unlisis institucional. grupo humano, «una vez que ha percibido un problema, no consiga siquiera tratar de resolverlo» (Diamond, 2007, p. 545). Lo que aquí se revela no son las limitaciones de la razón hu-La crisis ecológica refleja la crisis mana ni la falta de medios para percibir y afrontar las dificul- tades, sino la incapacidad para la acción. ¿Por qué razón las so-de un modelo de racionalidad ciedades contemporáneas son incapaces de actuar? Porque la concepción socialmente dominante de la racionalidad nosLa pregunta filosófica fundamental sería entonces: «¿cómo ac- apremia de continuo a preocuparnos por resolver la segundatuar racionalmente ante la crisis ecológica si, como apunta la parte del dilema (mantener niveles de inversión y consumoviñeta de El Roto, nos hallamos ante la confrontación de dos elevados para evitar el colapso del sistema económico capita-concepciones diferentes de la racionalidad?» Al tratar de res- lista) e infravalorar la primera parte (la existencia de límites fí-ponderla se ponen de manifiesto las limitaciones de la raciona- sicos al crecimiento). Nos preocupa más el derrumbe del sis-lidad instrumental o estratégica dominante en nuestro mode- tema económico que la todavía lejana posibilidad de unlo de producción y consumo y, por extensión, en la vida colapso ecológico planetario y ese desvelo nos ofusca ante elpolítica. Son estas limitaciones las que, en última instancia, apa- hecho evidente de que ambos –el sistema económico y elrecen como las causas de la crisis y de la incapacidad para ecosistema planetario– están íntimamente relacionados.combatirla, y pueden comprenderse mejor si echamos un vis-tazo a la historia ecológica. Las dificultades asociadas al dilema se comprenden mejor aten- diendo a lo que Diamond nos dice acerca de las situaciones deAunque con frecuencia se achaca a los científicos y colectivos desidia colectiva. Entre ellas, encontramos un tipo de conduc-ecologistas el empleo de un lenguaje apocalíptico, el suicidio ta aparentemente paradójica: comportamientos racionalescolectivo por causas ecológicas se ha producido en más de orientados a maximizar el beneficio individual pero que, al mis-una ocasión a lo largo de la historia humana. En su libro Co- mo tiempo, producen resultados irracionales desde el puntolapso, Jared Diamond ha estudiado diversas culturas que se de vista colectivo. Habitualmente, esta cuestión se ha plantea-vieron atrapadas en dilemas similares al nuestro y que final- do recurriendo a la vieja parábola que Garrett Hardin expusomente fueron víctimas de la autodestrucción. Así sucedió, por en su artículo de 1968 «The Tragedy of the Commons», donde Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 34. LOS LÍMITES DE LA RACIONALIDAD ESTRATÉGICA ANTE LOS PROBLEMAS ECOLÓGICOSevoca la imagen de un pastizal en el que varios ganaderos in- bienes de libre acceso: como agentes racionales «maximiza-troducen libremente su ganado. Según Hardin, el prado no po- mos» nuestro beneficio individual –por ejemplo, cuando elegi-drá regenerarse a medio plazo ya que cada ganadero tiene in- mos desplazarnos en automóvil porque «ganamos tiempo» encentivos económicos para introducir tantas cabezas de ganado vez de usar el transporte público– sin preocuparnos de lascomo pueda. Dado que los costes de la sobreexplotación se consecuencias de nuestra conducta, a pesar de que repercuterepartirán entre todos los pastores, es previsible que se em- claramente en una peor situación para todos. Otro tanto ha-barquen en una competición por incrementar sus ingresos sin cen las empresas y, por supuesto, los Estados.advertir que con ello precipitan la ruina del recurso que lespermite subsistir. La lógica que justifica esta clase de conductaes plenamente racional desde el punto de vista estratégico- ¿Es racional la desidia colectiva?instrumental. Es decir, hay un incentivo social para que cada gana-dero por separado contribuya a la sobreexplotación y a la rui-na colectiva, aunque hay que resaltar que Hardin, tal y como Así pues, la desidia colectiva tiene un origen puramente racio-postula la ciencia económica ortodoxa, no subraya el carácter nal desde la perspectiva de los agentes individuales siempresocial del incentivo sino que da por supuesto que la tendencia que adoptemos como único paradigma de la racionalidad elegoísta a maximizar el beneficio es una inclinación «natural» y modelo de la racionalidad estratégica predominante en el aná-«espontánea» de todos los ganaderos. Pero, ¿de dónde proce- lisis económico convencional. Pero lo más paradójico, como yade realmente este incentivo? Según Hardin, de la ausencia de he dicho, es que la suma de comportamientos racionalesregulación, de la carencia de normas que impongan límites a la orientados a maximizar beneficios individuales ofrece a menu-acción individual. Esto es cierto, pero habría que añadir, no obs- do un saldo irracional. Cabe preguntarse entonces si es nece-tante, que también y sobre todo el incentivo es inherente a un sario comportarse irracionalmente para obtener resultadosmodelo económico de competencia en el que necesariamente racionales tanto a escala colectiva como a escala individual acada ganadero por separado rivalizará con el resto para obte- medio y largo plazo. Esta cuestión parece no tener sentido,ner el máximo beneficio. Hardin, como la mayoría de quienes pero lo adquiere desde el momento en que se asume la posi-han subrayado posteriormente que la única salida posible de la bilidad de que el modelo de la racionalidad estratégica que fun-tragedia es la privatización de los bienes de libre acceso, pre- damenta los análisis de la ciencia económica ortodoxa no seasupone que el contexto global en el que se enmarca la acción la única concepción posible de la racionalidad.de los ganaderos ha de ser el de un sistema de mercado auto-rregulado; es decir, un escenario en el que los individuos for- La tragedia de los bienes comunes es un ejemplo del conoci-zosamente preferirán intentar maximizar su beneficio indivi- do «dilema del prisionero» popularizado por la teoría de jue-dual en vez de optimizar el resultado global de sus acciones. gos.2 El dilema muestra, entre otras muchas cosas, que la ma-La tragedia de los bienes comunes trata de reproducir todos 2 El «dilema del prisionero» parte de una situación hipotética en la que dos individuos son arres-aquellos escenarios reales en los que existe algún recurso de tados como sospechosos de haber cometido un crimen, aunque no hay pruebas suficientes para inculparlos. El fiscal, que pretende encerrarlos el mayor tiempo posible, los aísla y les hace la mis-libre acceso. Tales bienes, denominados también «bienes de no ma propuesta: «si confiesas el crimen, y tu cómplice no lo hace, el juez lo tendrá en cuenta y sólo te encarcelará un año, mientras que a él lo encerrará diez; pero si no confiesas, y tu cómplice síexclusión», se caracterizan porque su utilización no está limi- lo hace, entonces sucederá a la inversa». Si ninguno de los prisioneros admitiera su autoría, la justicia sólo podría encerrarlos durante dos años. Pero si ambos reconocen su culpabilidad, pa-tada o regulada. Ejemplos de bienes de esta clase son los océa- decerán cinco años de reclusión. Obviamente, los dos detenidos quieren pasar el menor tiemponos, las aguas subterráneas, la atmósfera o los bancos de pes- posible en la cárcel. Así pues, tomados por separado, a los dos les interesa confesar. Sin embar- go, si ambos eligen la opción de la confesión saldrán claramente perjudicados. La alternativa óp-ca. En cierto modo, todos nos comportamos como los tima sería, por tanto, no admitir la responsabilidad del crimen. Pero, incomunicados como se ha- llan, es poco probable que puedan alcanzar el acuerdo necesario para hacerlo. En los términosganaderos de la parábola con respecto a la atmósfera y a otros de la teoría de juegos, la confesión es la «estrategia dominante» para ambos.
  • 35. 35ximización de la utilidad global no siempre es el resultado «na- Otro defecto fundamental de la parábola de Hardin es el he-tural» y «espontáneo» de la persecución del beneficio indivi- cho de que los agentes involucrados son incapaces de estable-dual. En las situaciones de «dilema del prisionero», afirma cer comunicación alguna entre ellos, lo que les impide prescri-David Gauthier, «los maximizadores de la utilidad supuesta- bir autónomamente normas que restrinjan el acceso al pastizal.mente racionales se perjudican más de lo que podrían hacerlo Este error es una consecuencia de la reduccionista concepciónlos optimizadores supuestamente irracionales» (Gauthier, 1986, del ser humano manejada por el modelo de la racionalidad es-p. 117). Ello significa que sólo si los actores deciden perseguir tratégica; a saber, un ente maximizador del beneficio privadola mejor solución global –es decir, el interés común– en vez del que no se preocupa por los asuntos públicos y que, en todobeneficio particular, podrán lograr también el resultado óptimo caso, considera a éstos tan sólo como elementos subsidiariosdesde el punto de vista individual. En otras palabras, los gana- de sus intereses particulares (Ovejero, 2002). Debido a ello re-deros de la parábola se verán obligados a buscar conjuntamen- sulta tan absurda la imagen proyectada por Hardin de unos ga-te cuál es su interés común con el fin de garantizar el resulta- naderos que se cruzan a diario en el camino que conduce a undo óptimo para cada uno. prado cada vez más atestado de vacas sin entablar un diálogo que les permita, al menos, ser conscientes de la perniciosa di-Como ha señalado Derek Parfit, el «dilema del prisionero», por námica en la que se han enredado.fortuna, no suele darse en la vida real bajo la angustiosa formade un problema entre dos agentes incomunicados (Parfit, 2004,pp. 144-160). Es solamente un modelo que sirve para explicar Privatización y regulación estatallos problemas de racionalidad inherentes a ciertas situacionesen las que están involucrados muchos agentes, como son lamayoría de los males ecológicos. El «dilema del prisionero» sirve Hardin sólo concebía dos formas de evitar la destrucción depara advertir que las concepciones de la racionalidad bajo las los bienes de libre acceso: mediante su «privatización» o a tra-cuales guiamos nuestras acciones pueden, en muchos casos, re- vés de la regulación estatal, aunque prefería la primera alterna-sultar contraproducentes. En efecto, numerosas situaciones de tiva. Las dos opciones se han convertido en las vías convencio-la vida real demandan de nosotros que adoptemos disposicio- nales para establecer políticas ambientales pero, en muchosnes, hábitos y estilos de vida que pueden parecer irracionales casos, lejos de resolver los problemas, contribuyen a su agra-desde el punto de vista estratégico de individuos maximizado- vamiento, con lo que debería evitarse contemplarlas como pa-res del beneficio privado, puesto que exigen de nosotros la rea- naceas o soluciones milagrosas.lización de un «sacrificio» altruista. Pero en realidad dicho«sacrificio» deja de contemplarse como tal cuando se analizan Para defender la privatización de los bienes de libre acceso sue-los problemas desde una perspectiva más amplia de la raciona- le argumentarse que estipular derechos de propiedad sobre unlidad, como es la racionalidad ecológica (Riechmann, 2009, recurso conlleva una utilización responsable por parte de sucap. 2). La racionalidad ecológica permite a los agentes sociales propietario. La sobreexplotación de los bienes de libre accesoponderar factores que la racionalidad estratégica propia de los se explicaría por la falta de incentivos para su conservación, in-enfoques economicistas expulsa del análisis. Concretamente, la centivos que sí existen cuando quien realiza la explotación es alracionalidad ecológica devuelve el sistema económico al lugar mismo tiempo el dueño del recurso, quien sufrirá de forma in-del que nunca debió salir: la biosfera y sus complejas relacio- mediata los costes de una posible sobreexplotación. Pero estenes ecosistémicas en las que se subsume la actividad de los se- argumento falla ante la complejidad de la mayoría de los pro-res humanos, relaciones que el paradigma de la racionalidad blemas ecológicos, mostrando que no hay una relación de ne-económica no permite siquiera captar. cesidad entre propiedad privada y explotación sostenible. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 36. LOS LÍMITES DE LA RACIONALIDAD ESTRATÉGICA ANTE LOS PROBLEMAS ECOLÓGICOSEn primer lugar, la expresión «derechos de propiedad» puede ponsabilidades hacia la comunidad y el territorio en los que seinvocarse con objetivos dispares (algunos de ellos sostenibles realiza la inversión. El «propietario», en estos casos, carece dey otros ecológicamente nocivos). Así, resulta frecuente que el interés en mantener el recurso, ya que los efectos negativos depropietario de un bien esté interesado en su destrucción para la actividad no repercuten en sus beneficios.obtener beneficios inmediatos con independencia de los cos-tes sociales que ello pueda acarrear. Además, los propietarios En definitiva, estos problemas muestran que en la economíaprivados no tienen por qué poseer las nociones básicas de globalizada de nuestros días, dominada por grandes corpora-ecología que les permitan hacer un uso responsable de los re- ciones y movimientos especulativos a escala planetaria, la pri-cursos e incluso, en caso de conocerlas, nada asegura que no vatización de los bienes de libre acceso resulta contraprodu-prefieran optar por el beneficio rápido en detrimento de una cente, ya que la exigencia de beneficio creciente impuesta porutilización diferida y sostenible. el sistema económico sobre sus actores favorece fórmulas de propiedad que, aun cumpliendo con los requisitos de la racio-En segundo lugar, muchos bienes de libre acceso, como la at- nalidad estratégica, contribuyen a la creación de un escenariomósfera, las aguas subterráneas o los bancos de pesca, son colectivo absolutamente irracional desde el punto de vista de«bienes fugitivos»; es decir, no admiten «parcelación» o «divi- la racionalidad ecológica.sión» para ser explotados privadamente, encuadrándose ade-más en complejas relaciones ecosistémicas. Otro tanto puede suceder con las propuestas que fían la sali- da de la crisis al control por parte del Estado convirtiendo aUn tercer problema tiene que ver con la propia dinámica de la éste en gestor directo de los bienes de libre acceso. En primercompetencia económica en un sistema de mercado. Bajo un lugar, el control estatal exigiría un aumento de los costes de vi-régimen de competencia los productores están incentivados gilancia difícilmente asumible para muchos Estados. En segun-para reducir costes y la explotación sostenible exige una serie do lugar, la necesaria expansión burocrática traería consigode limitaciones que a corto plazo les sitúa en una posición des- efectos indeseados, como un aumento de la corrupción, aun-favorable respecto a otros competidores. No debería sorpren- que este problema también afectaría a los Estados que han em-dernos que los intérpretes liberales del artículo de Hardin ha- prendido medidas privatizadoras. Sin embargo, hay una tercerayan esquivado el hecho de que lo que acarrea la destrucción razón más importante para explicar las limitaciones de la alter-del pastizal es, en última instancia, el proceso competitivo que nativa estatalista. Se trata de que los propios Estados se en-se desata entre los ganaderos por aumentar el rendimiento. cuentran a su vez inmersos en un proceso competitivo en elQue el pastizal fuera dividido en pequeñas parcelas privadas que cada uno de ellos ha de luchar por garantizar a las empre-no garantizaría su conservación si los ganaderos continuaran sas un acceso privilegiado a los recursos así como eludir losproduciendo para un mercado que les obliga de continuo a costes de mantenimiento y conservación. En otras palabras,aumentar la productividad y reducir los costes a corto plazo. también los Estados actúan como los ganaderos de la parábo- la de Hardin, como puede comprobarse en las dificultades ha-Una cuarta deficiencia de las estrategias privatizadoras es que bidas para el cumplimiento del protocolo de Kyoto. Otro tan-en el capitalismo global contemporáneo las grandes corpora- to sucede en el ámbito de la política doméstica. Los partidosciones se caracterizan por no tener propietarios «visibles» ni políticos actúan «racionalmente» cuando tratan de maximizar«reconocibles». Por esta razón, aparece con frecuencia la figu- el número de votos en cada cita electoral, pues su objetivo úl-ra de lo que el sociólogo Zygmunt Bauman ha denominado timo es alcanzar o conservar el poder. Ello hace que las medi-«propietarios absentistas de nuevo tipo» (Bauman, 1999, das impopulares para frenar el calentamiento global y protegerpp. 16-20); es decir, inversores privados que carecen de res- la naturaleza sean continuamente aplazadas a la espera de un
  • 37. 37consenso entre todas las fuerzas políticas que nunca se produ- casez o de crisis. Regidos por principios de suficiencia y no porcirá porque ninguna de las partes está dispuesta a dar el pri- la lógica de la maximización del beneficio, promueven entre susmer paso «altruista». Nuevamente, pues, la conducta racional usuarios la contención en lugar de la competitividad y el com-desde el punto de vista de los agentes individuales conduce a promiso con el interés general en vez de la elusión de respon-la irracionalidad colectiva en forma de desidia. sabilidades hacia la comunidad. En definitiva, los regímenes de propiedad comunal podrían ser coherentes con una concep- ción de la racionalidad que nos permita superar las paradojas aUna vía para esquivar el dilema: los las que nos enfrentamos cuando abordamos problemas ecoló- gicos, puesto que en su seno los actores conciben su interés in-regímenes de propiedad comunal dividual desde una perspectiva más amplia.Existe una gran confusión en los debates relativos a los bienes Por desgracia, no resulta fácil recuperar los regímenes de pro-de libre acceso debido al hecho de que Hardin desconocía por piedad comunal. En los últimos dos siglos han desaparecidocompleto una distinción que, por fortuna, pervive aún en la len- casi por completo y ello hace que los individuos carezcamosgua castellana. Por un lado, tenemos los «bienes comunes», que de una tradición arraigada de compromiso activo con nuestroequivalen a los que anteriormente he definido como «bienes entorno y con la comunidad de referencia. Además, no hay quede libre acceso» o de «no exclusión». Por otro lado, poseemos olvidar que los regímenes de propiedad comunal necesitanel término «bienes comunales» para referirnos a los «bienes también de las instituciones estatales como garante último dede aprovechamiento común» que son «los que pertenecen a su efectividad y el problema es que en los últimos tiempos losun municipio u otra entidad local y están destinados al aprove- Estados han sucumbido ante la seducción de las políticas pri-chamiento de sus vecinos» (DRAE, 2001, vol. I, p. 315, subraya- vatizadoras. Pero esto no invalida su capacidad para afrontardo añadido). La importancia de esta distinción es que los bienes determinados problemas: lo importante es recordar que los di-comunales están gobernados por un régimen de propiedad ferentes regímenes de propiedad son solamente instrumentos–colectiva, autogestionada y, por tanto, sometidos a una regu- más o menos adecuados, y no panaceas salvadoras, como pre-lación–, mientras que los bienes comunes o de libre acceso ca- tenden hacernos creer los fanáticos de las privatizaciones.recen de toda norma relativa a su explotación. El pastizal deHardin es, precisamente, un caso que encajaría a la perfección Así pues, la cuestión crucial que debemos tratar de responderen la categoría de los bienes comunales, puesto que podrían es la siguiente: ¿podemos crear un régimen de propiedad comu-ser excluidos de su aprovechamiento todos aquellos que care- nal a escala planetaria que regule la explotación de la atmósfe-cieran de derechos de uso. ra terrestre y de otros bienes de libre acceso? Aunque esto pa- rezca una tarea titánica, ciertamente es la única salida viable y,El error de Hardin (y por extensión de muchos de sus intérpre- seguramente, la alternativa más racional. Es decir, sabemos altes) ha provocado que gran parte de los problemas que se ge- menos que debemos intentarlo si queremos actuar como agen-neran en la explotación de los bienes de libre acceso hayan sido tes racionales y, a la vez, como agentes morales. Por así decirlo,equivocadamente trasladados a los regímenes de propiedad co- los diferentes agentes –individuos consumidores, empresas ymunal, promoviéndose con ello una visión reduccionista que ig- Estados– deberían integrarse en un régimen de propiedad co-nora que a lo largo de la historia han servido para gestionar de munal global que establezca políticamente, a partir de convic-forma sostenible los recursos naturales. Los regímenes de pro- ciones éticas y de una concepción más igualitaria de la justiciapiedad comunal están gobernados por normas ancestrales ambiental, los límites de sus acciones. Deben cumplir, llevando acreadas para evitar el agotamiento del recurso en épocas de es- cabo un «sacrificio altruista racional», unas condiciones que les Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 38. LOS LÍMITES DE LA RACIONALIDAD ESTRATÉGICA ANTE LOS PROBLEMAS ECOLÓGICOSpermitan reconocer el interés común de la humanidad, puesto Diamond, J. (2007): Colapso. Por qué unas sociedades perduran y otras desapa-que sólo mediante normas de contención autoimpuestas, basa- recen. Debate, Barcelona.das en una concepción más amplia y a largo plazo de la racio- Gauthier, D. (2000): La moral por acuerdo. Gedisa, Barcelona.nalidad, podrá superarse la inquietante paradoja de un inevita- Hardin, G. (1968): «The Tragedy of the Commons», Science, 162: 1243-1248ble suicidio colectivo generado por el seguimiento escrupuloso (versión electrónica en www.sciencemag.org/cgi/content/full/162/de una lógica «racional». 3859/1243 y en castellano en www.eumed.net/cursecon/textos/ hardin-tragedia.htm) Ostrom, E. (1990): Governing the Commons.The Evolution of Institutions for Co-Bibliografía llective Action. Cambridge University Press, Cambridge. Ovejero, F. (2002): La libertad inhóspita. Modelos humanos y democracia liberal.Arribas, F. (2008): «¿Por qué las sociedades toman decisiones catastrófi- Paidós, Barcelona. cas?», en J. Riechmann (coord.), ¿En qué estamos fallando? Cambio so- Parfit, D. (2004): Razones y personas. Antonio Machado, Madrid. cial para ecologizar el mundo. Icaria, Barcelona, pp. 51-92. Riechmann, J. (2009): La habitación de Pascal. Ensayos para fundamentar éticasBauman, Z. (1999): La globalización. Consecuencias humana. Fondo de Cultu- de suficiencia y políticas de autocontención. Los Libros de la Catarata, ra Económica, México. Madrid.
  • 39. 39Soluciones factiblesAriane ArpaLicenciada en Ciencias Políticas y Relaciones InternacionalesDirectora de Intermón OxfamNo soy una profesora universitaria por lo tanto no esperen de bién ligada a alimentos y posiblemente el común denominadormí una reflexión teórica muy trabajada, pero sí que trataré de entre todas estas crisis, como ya se ha señalado claramentetransmitir algunos conceptos que nos vienen de lo que obser- esta tarde, sea el cambio climático; este es un análisis que com-vamos en nuestro trabajo, en el ámbito de Intermón Oxfam y partimos plenamente.de Oxfam Internacional, la organización de la que somos elmiembro español. Estamos presentes en más de 160 países en La segunda conclusión es que esta crisis poliédrica nos afecta atodo el mundo, en temas muy variados que van desde la acción todos, pero no nos afecta a todos por igual y es evidente que ahumanitaria al desarrollo agrícola, agua y saneamiento, una de quién más afecta, como siempre sucede, es a las personas másnuestras grandes especialidades, pero también en temas más pobres, a los que viven en países del Sur, países en desarrollo,políticos relacionados con el acompañamiento de la sociedad de la franja tropical, que en estos momentos sufren ya clara-civil. Luego también veremos como se relacionan con el tema mente los efectos del cambio climático, con una disminución deque nos ocupa hoy. la superficie agrícola y con una dificultad cada vez mayor para acceder a agua potable, todo esto en una situación estructuralPara nosotros hablar de crisis es ante todo hablar de personas de escasez de recursos que no les permite tomar las medidasy el análisis lo hacemos después de haber observado las con- paliativas que podríamos plantearnos aquí. Muchas de las refle-secuencias que tienen las distintas crisis que están pasando en xiones que han salido ya esta tarde son absolutamente perti-el mundo sobre las poblaciones con las que trabajamos. Bási- nentes sobre el qué deberíamos hacer en una sociedad occi-camente lo que vemos son dos cosas, una que claramente ya dental que, visto desde la perspectiva de Chad o Burkina Faso,ha salido a través de las distintas ponencias y es que no pode- sonarían a ciencia ficción. Ahí el problema es otro, en términosmos hablar de crisis en plural, más bien deberíamos hablar de de urgencia y en términos de dramatismo, por así decirlo.una gran crisis con facetas diferentes. Es evidente que la crisisde los alimentos está ligada a la crisis energética por el aumen- Algunos datos para ilustrar la diferencia del impacto, son datosto de los precios del petróleo y por el impacto de los biocom- que vienen del PNUD, el Informe de Naciones Unidas sobre elbustibles en los precios de la alimentación, entre otras cosas. Desarrollo de 2007. ¿Qué nos dicen? Pues que la productivi-Es evidente que la crisis del agua tiene una componente tam- dad media en la agricultura va a caer en los próximos años, Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 40. SOLUCIONES FACTIBLEScomo consecuencia del cambio climático. Si bien la media mun- aquí aprovecho para hacer un paréntesis, espero que nadie sedial caerá y en Europa y en Estados Unidos se espera una caí- haya tomado muy en serio lo de soluciones a la crisis, yo no lasda de productividad del 7%, en África la caída de productividad tengo, si las tuviese, lo sabrían desde hace tiempo. Como mu-será del 20%. También se espera que se agrave el problema del cho, desde Intermón Oxfam, puedo apuntar algunas ideas so-acceso a agua potable. En estos momentos recordemos que un bre las que pensamos que merece la pena trabajar precisamen-18% de la población mundial no tiene acceso a agua potable, te para buscar salidas más equitativas a la situación de crisis enun 40% no tiene acceso a saneamiento y la inmensa mayoría de la que estamos ahora.esta población está concentrada en los países pobres. No entro en las causas de la crisis de los alimentos, que ya he-Además se darán otros fenómenos como cambios en los ma- mos visto antes. La realidad es que para muchas personas, parapas de salud, por ejemplo, tendremos malaria en zonas monta- millones de personas en el mundo, la subida de precios en losñosas pobladas en donde hasta ahora no se había dado, tendre- alimentos ha significado el no poder comer, el no poder pagar-mos un aumento de las catástrofes naturales como ya estamos se los alimentos necesarios para su supervivencia. Ya se hanviendo. Todo apunta a que cada vez habrá más catástrofes na- dado datos, pero daré otra cifra para definir más el problema.turales, que estarán concentradas en los países pobres pero no Las estadísticas en realidad son algo muy frío cuando nos ha-serán muy espectaculares, y esto es algo que nos interesa a blan de grandes cifras, pues uno en cierto modo no se da cuen-efectos de cómo vamos a poder ayudar a las víctimas. No se- ta de lo que significan, y curiosamente cuanto más grande es larán espectaculares y, por lo tanto, no saldrán en los medios y, cifra, más insensible nos deja.en consecuencia, los países ricos que podríamos dar ayudasapenas nos enteraremos y apenas reaccionaremos. En estos momentos mueren de hambre 16.000 niños al día, eso significa 1 niño cada 5 segundos o 12 niños al minuto. Sin em-En definitiva, las víctimas son como siempre las personas más bargo, ¿qué es lo que pasa con la crisis de los alimentos? Puespobres, las más vulnerables en los países más pobres. No obs- que, efectivamente, hay millones de personas que ya no se pue-tante, si bien un período de crisis es un período que remarca, den pagar su comida y que entran en situación de hambrunaque confirma esas injusticias históricas, también es un período de emergencia humanitaria, pero también cabría pensar quede cambios y oportunidades. No voy a recordar la banalidad de hay una oportunidad en la crisis de los alimentos.que la palabra crisis significa oportunidad, eso lo sabemos to-dos, lo que sí está claro es que una crisis no es una fatalidad, ni En los países pobres, donde tenemos un mínimo del 70% deuna tragedia, una crisis es un momento de grandes cambios es- población rural de pequeños campesinos, si sube el precio detructurales, en los cuales habrá colectivos que salgan perdien- los alimentos, podríamos pensar que de alguna manera estosdo y habrá colectivos que salgan ganando. El reto está en que pequeños campesinos pueden verse beneficiados y pueden au-salgan perdiendo los menos y de manera más protegida y que mentar sus ingresos. En Intermón Oxfam hicimos en septiem-salgan ganando los más y que se pueda aprovechar este cam- bre pasado un estudio para ver si esta pregunta tenía una res-bio para corregir inequidades históricas. En este sentido la cri- puesta positiva o no. Analizamos unos 15 países de Asia, Áfricasis de los alimentos nos da un buen ejemplo de cómo hablar Subsahariana y América Latina con los que trabajamos y la res-de crisis es hablar de inequidades, es hablar no sólo de datos puesta, como ya se pueden imaginar, ha sido no, que no, que eleconómicos, sino también de repartos de poder. pequeño campesino no se ha beneficiado en absoluto del au- mento del precio de los alimentos. ¿Quién se ha beneficiado?En definitiva, si queremos hablar de soluciones a la crisis, lo pri- Pues básicamente intermediarios y grandes corporaciones. Enmero que debemos hacer es una lectura política de la crisis y plena crisis de los alimentos, las grandes corporaciones han du-
  • 41. 41plicado, triplicado, incluso en algunos casos cuadriplicado sus se puede dar educación primaria a todos los niños, porque nobeneficios. Todos estaremos pensando en empresas occiden- hay recursos», no era verdad, los recursos estaban ahí, y estántales conocidas, pero no sólo es así sino que el récord del ahí, el problema real es ¿en qué queremos gastarnos el dinero?aumento de beneficio se lo lleva una gran empresa asiática deproducción de insumos agrícolas. Para conseguir una voluntad política, que dé lugar en el futuro a un modelo de sociedad equitativo y sostenible, desde Inter-¿Por qué se da esta situación? Es lógico que en un momento món Oxfam pensamos que es fundamental tener tres actoresde oportunidad se intente maximizar el beneficio, pero nos en- responsables, plenamente protagonistas, concienciados y cadacontramos que, por un lado, tenemos pequeños campesinos, uno asumiendo su papel. Y aquí ya entro en las soluciones:no organizados, normalmente con poco acceso a información,poca instrucción y poco acceso a quienes vayan a tomar deci- • El primero de estos actores, obviamente, los Estados. Estadossiones, que tienen frente a ellos a las grandes corporaciones responsables y por Estado responsable entiendo un Estadoque defienden sus intereses de manera muy legítima, pero que que priorice la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos,lo hacen con unos recursos ingentes comparados con los del ciudadanos como individuos, ciudadanos como organizacio-pequeño campesino, tanto en recursos económicos, en capaci- nes. Esto nos parece muy obvio pero se sabe que en la ma-dad de actuación, en organización, en acceso a información yoría de países del mundo no es así.como en acceso a poder de lobby. Y esto, en definitiva, lo que • Segundo actor, las empresas. Las empresas tienen una res-nos dice es que la crisis de los alimentos es una crisis econó- ponsabilidad cada vez más clara como actores del desarrollomica, pero es sobre todo una crisis para aquellos que no pue- y de la lucha contra la pobreza. Celebro desde luego que enden hacer oír su voz, para aquellos que en las relaciones de po- España cada vez se hable más de responsabilidad social cor-der son más vulnerables y tienen menos poder, no porque no porativa. Es fundamental que estos principios se apliquenhaya recursos, sino porque estas personas no tienen la capaci- también a la actuación de empresas en los países pobres ydad de pelear por una parte equitativa en el reparto de los re- no sólo financiando proyectos, no sólo con acción social sinocursos. también con un tema del cual se está hablando cada vez más en torno a los paraísos fiscales. Estudios del Banco MundialEsta es otra de las lecciones de la crisis, no faltan recursos en y de Naciones Unidas, es decir, de organizaciones en ningúnel mundo, probablemente no hayan faltado alimentos, desde momento sospechosas de ser integristas de la antiglobaliza-luego no ha faltado el dinero, lo que ha faltado es la voluntad ción, nos dicen que la cantidad que evaden las empresas apolítica de priorizar la lucha contra la pobreza y no otro tipo base de triquiñuelas fiscales, no pagando beneficios en el paísde consideraciones. Un dato, pensemos en como en pocas ho- en el que los generan, equivale a una cantidad mayor de loras se han movilizado millones, billones de dólares para auxi- que reciben estos países por el concepto de la suma total deliar grandes bancos, para auxiliar a la industria automovilística la ayuda oficial al desarrollo. Sirva esto como ejemplo delen Estados Unidos y en Europa. No entro en la decisión, insis- enorme papel que deben jugar las empresas en una salida deto, cualquier prioridad política puede ser legítima y puede res- la crisis para los países pobres.ponder a una serie de consideraciones, pero lo que esto nos • Tercer actor, una sociedad civil, activa, organizada, compro-demuestra es que cualquier mensaje de los que habíamos es- metida. ¿Por qué en España no pasan determinadas cosas?cuchado Intermón Oxfam y muchos otros actores de lucha Pues porque como ciudadanos no lo permitiríamos, porquecontra la pobreza durante años de que «no se puede hacer lo tenemos unos medios de comunicación que nos informan,que nos estáis pidiendo, no se pueden alcanzar los desarrollos porque tenemos la capacidad de movilizarnos a través dede Objetivos del Milenio, no se puede erradicar la malaria, no todo tipo de organizaciones de consumidores, de sindicatos, Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 42. SOLUCIONES FACTIBLES de padres de alumnos porque existe esta capacidad de hacer No sirve de nada ayudar a través de ayuda oficial al desarrollo, oír nuestra voz como ciudadanos. En otros países esta ca- invertir en desarrollar determinados sectores económicos si pacidad no existe, cuando es fundamental que para salir de con otras políticas destruimos esos mismos sectores económi- esta crisis se dé una responsabilidad compartida de los tres cos.Y aquí pienso, por ejemplo, en políticas comerciales. No tie- actores mencionados, con una responsabilidad muy sentida. ne ningún sentido pretender ayudar a un pequeño agricultor de Nadie nos va a ayudar a salir de la crisis si no lo hacemos Burkina, si este pequeño agricultor, productor de algodón o nosotros. productor de pollos, en un mercado de Ouagadougou se va a encontrar un pollo congelado europeo a un precio menor queEntonces ¿qué hacer? Mientras no lleguemos a esta situación el de su pollo producido localmente, por un juego de subven-óptima, actuar en la urgencia y a la vez en el largo plazo. Actuar ciones a la producción y a la exportación.en la urgencia, con soluciones, con medidas muy concretas,para que estos mil millones de personas que hoy pasan ham- Entonces, inversión, coherencia de políticas, he hablado de labre, estos más de mil millones que no tienen acceso a agua po- agricultura, hubiera podido dar ejemplos similares en agua.table, puedan comer y puedan tener agua cuanto antes porque Etiopía es un país donde en principio habría agua suficientepara ellos es una cuestión de vida o muerte. para toda la población y, sin embargo, cuando hablamos de hambrunas y de sequías todos tenemos la imagen de Etiopía.Y ¿cómo hacerlo? Aquí voy a hablar mucho de recursos. Obvia- ¿Por qué? Por falta de infraestructuras. En este sentido es ur-mente las cosas no se consiguen sin dinero y las prioridades no gente poder desarrollar estas necesidades básicas y desarro-tienen ninguna validez si no van acompañadas de unos recursos, llarlas ya, dando los recursos necesarios; pero también es ne-de una presupuestación que permita hacerlas reales. Dar recur- cesario, y esto ya es más la labor de largo plazo y la más difícilsos pues para acción humanitaria; en la cumbre de la FAO en porque esta es la parte de solución a la que todavía no hemosjunio de 2008 se comprometieron 12.000 millones de dólares llegado, definir un modelo económico alternativo. Para los paí-para resolver la crisis de los alimentos. De estos 12.000 millo- ses pobres el crecimiento no es una elección, es una necesidad.nes, un año después, sólo se ha desembolsado un 20% cuando Todos los discursos que oímos sobre limitación del crecimien-la crisis de los alimentos sigue siendo una realidad en los países to pueden tener sentido en una economía desarrollada, peropobres, porque en los mercados locales los precios no han ba- en economías donde millones de personas mueren de hambrejado y la gente sigue sin poderse pagar su comida. no son una opción válida. Lo que hemos de buscar es un mo- delo de crecimiento que no lleve a estos países, en el momen-Pero es fundamental no sólo actuar en una respuesta humani- to de ejercer su derecho al desarrollo a cometer las mismastaria, sino actuar también en inversión, en infraestructuras. Es- barbaridades que hemos cometido nosotros y que nos han lle-tamos hablando de 20 años de destrucción sistemática de la pe- vado a la situación actual.queña agricultura en los países pobres como resultado de unaspolíticas de desarrollo impulsadas por el Banco Mundial, desde Esto es fácil decirlo, no es tan fácil definir concretamente en quéel Fondo Monetario Internacional pero también desde la mayo- consistirá este modelo, pero claramente hemos de buscar unaría de países donantes. Por dar solamente un dato, la ayuda ofi- vía de hacerlo que sea sostenible con el medio ambiente y quecial a la agricultura pasa de un 18% en 1984 al 3% hoy, cuando, sea equitativa con las personas, y hacer todo esto en un momen-recordemos, el 70% de la población de los países pobres son to especialmente difícil porque la crisis económica lo que nospequeños productores que vive de la agricultura. Inversión en plantea, y esto posiblemente sea mi mayor preocupación en es-la agricultura con una inversión predecible, estable, a largo pla- tos momentos, es el problema de cómo financiar el desarrollo,zo, con transferencia tecnológica y con coherencia de políticas. de cómo financiar la lucha contra la pobreza en un momento de
  • 43. 43contexto de crisis económica en que las cifras de ayuda oficial al sobre nosotros mismos no es una solución porque en undesarrollo peligran, en que claramente habrá un repunte de pro- mundo global la crisis es un problema de todos, es un proble-blemas de deuda internacional, en que bajan las remesas, en que ma ético, pero también es un problema económico, de merca-baja la inversión extranjera, en que bajan todos los instrumentos dos, es un problema de seguridad para todos y, en definitiva,que podrían permitir a los países pobres financiar su desarrollo. las decisiones que tomemos hoy sobre cómo queremos ges- tionar nuestra salida de la crisis son decisiones que configura-Pero, de alguna manera, no hemos de perder de vista que, a rán el mundo del mañana. Por eso es fundamental tomarlaspesar de la situación económica, a pesar del contexto de cri- desde una perspectiva realista, pero también desde una pers-sis, dejar de priorizar la lucha contra la pobreza y replegarnos pectiva de valores. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 44. En el mundo de las muchas crisisJorge RiechmannProfesor Titular de Filosofía MoralUniversidad Autónoma de Madrid¿La crisis? Más bien, las muchas • Y en cuanto a la enseñanza no reglada que imparten, por ejemplo, los mass-media, y al papel de la familia, habría mucho(y entrelazadas) crisis que decir. En definitiva, se apunta una crisis de socialización. Crisis en la eficacia de la ley, que denunciaba hace poco el ca-En vez de hablar de la crisis haríamos bien en pensar más bien tedrático de Filosofía del Derecho de la UAM Francisco J. La-en las crisis: un conjunto de crisis entrelazadas, más allá de la porta1.gran crisis financiera y económica iniciada en 2007. Según lapropuesta del economista Albert Recio (UAB y colectivo mien- Y lo más grave de todo: como subrayaba Noam Chomsky notras tanto), por ejemplo, deberíamos analizar una triple crisis en hace mucho, todos los millones que Occidente está volcandoEspaña: para salvar sus instituciones financieras no sirven de nada fren- te a una crisis mucho mayor: hay más de mil millones de per-1. Crisis económica convencional, que nos remite al agota- sonas al borde de la muerte por inanición.2 De hecho, en 2009, miento del modelo de crecimiento.2. Crisis ecológica, derivada sobre todo de los efectos del cre- cimiento económico. 1 «Hace ya muchos siglos que resuena la voz sabia de Sófocles: no des órdenes que no puedas ha- cer cumplir. Pues bien, parecemos estar asistiendo a un incremento de prescripciones legales y3. Crisis del cuidado, «relacionada con una inadecuada relación admoniciones públicas que tienen algo de baladronadas jurídicas, porque no van a poder hacer- se cumplir. El problema es serio, porque el cumplimiento espontáneo de la ley, que es producto entre las diferentes esferas de la vida social (la mercantil, la de la deferencia ciudadana hacia su letra, está empezando a debilitarse a la vista de tanta frustra- ción. Las promesas que se hacen en el mundo simbólico de la publicidad jurídica resultan fallidas socio-familiar, la pública) y una solución insatisfactoria de las en la vida cotidiana de la aplicación de la ley. (...) En España se legisla rematadamente mal. Tras cuestiones que derivan del patriarcado» (Recio, 2008, 6). más de 15 años ocupándome de la ley y su impacto social creo poder afirmar que se está tor- nando poco a poco una herramienta normativa testimonial e inútil. Y lo que pueda pasar cuan- do, ante el anuncio de una nueva ley, la gente empiece a encogerse de hombros, es algo cuya gra- vedad es difícil de exagerar. (...) Leyes puramente simbólicas, contradictorias muchas veces,Y más allá de esto, se aprecian problemas graves en aspectos imposibles de aplicar otras, carentes de apoyo económico con frecuencia, meros deseos tantas otras, y así hasta decir basta. No exagero. Juristas de todas las convicciones están ya hartos demuy básicos de la vida social española: denunciarlo. Y tampoco atañe a este o aquel Gobierno...» (Laporta, 2009). 2 «Lo que más me sorprende, además, es que los periodistas de aquí nunca mencionen que todas• Crisis educativa: acumulamos los fracasos de sucesivas refor- las medidas (para apuntalar la economía de EE.UU.) que ha tomado Obama son exactamente las contrarias que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomiendan a los mas en los diversos niveles de la enseñanza reglada. países pobres para salir de sus crisis...» Entrevista a Noam Chomsky en El País, 2 de marzo de 2009.
  • 45. 45la FAO prevé que se superen los 1.100 millones de seres hu- ‘incidente de Nankin’ en Vietnam. En cuanto a la corrup-manos hambrientos y desnutridos, y la situación no deja de de- ción, resulta innecesario apelar al aceite de Redondela, ateriorarse. Sofico o al resto de trapisondas del tardofranquismo; cuan- to más hacia atrás miremos, más encontraremos. Y con el encanto especial de lo impune. ¿La actual crisis económicaPero, ¿estamos de verdad tan mal? parece la peor? Sólo si olvidamos las devastadoras ham- brunas de los siglos XIX y XX, que en España remitieron hace más de medio siglo y en China hace poco más de 30Nada ilustra mejor la profundidad de la crisis presente que el años; en África mantienen el tono tradicional. ¿Que el cam-dramatismo con que el secretario general de Naciones Unidas, bio climático espanta? Sí, aunque a mí me espantaba más laBan-Ki Moon, viene alertando en los últimos años contra el ca- destrucción instantánea del planeta con que EE.UU. y URSSlentamiento climático global (y con ello no hace sino dar eco se amenazaban mutuamente durante la Guerra Fría. Cona las desesperadas advertencias de los científicos que trabajan todas sus desgracias, vivimos una época dulce. Posiblemen-sobre este asunto)3. El 3 de septiembre de 2009, ante los más te la mejor de la historia humana...».de 1.500 delegados presentes en la reunión de la OrganizaciónMundial de Meteorología –último foro preparatorio de la ¿Cómo conciliar percepciones tan opuestas? ¿Cabe que este-Cumbre de Copenhague en diciembre de 2009 (a su vez últi- mos viviendo a la vez esa «época dulce, la mejor de la historiama oportunidad para tratar de evitar la catástrofe climática humana» de la que habla el señor González y la marcha desbo-que estamos urdiendo)–, advirtió: «Tenemos el pie atorado en cada hacia el abismo que describe Ban-Ki Moon? Bueno, pen-el acelerador y rodamos hacia el abismo». semos en cómo la euforia economicista de 2006 dio paso al desplome financiero –y luego económico– de 2007-2008.Sin embargo, mucha gente objetará como catastrofista un aná- Quien se halla en lo alto de una trayectoria ascendente, si ig-lisis como el que acabo de esbozar. Valga para ejemplificar esa nora los riesgos de una catástrofe que se acerca, bien puedeobjeción el comentario de un agudo columnista de prensa, En- juzgar que se halla en el mejor de los mundos posibles.ric González, en el diario El País (2 de marzo de 2009): Creo que, en lo que hace a nuestro mundo de las muchas cri- «El pesimismo (...) es comprensible. Siempre lo ha sido, sis, hemos de recordar algunos hechos básicos sobre creci- porque nuestra memoria es selectiva. Nos indignamos por- mientos exponenciales en ambientes finitos. Nos servirá un que la invasión de Irak se justificó con la mentira de las ar- apólogo francés que ya se usó, en su momento, en los prime- mas de destrucción masiva, sin prestar demasiada atención ros informes del Club de Roma: hay un estanque con nenúfar a que todas las invasiones modernas han comenzado con que tiene una sola hoja. Cada día se duplica el número de ho- una patraña: el falso ataque al Maine en Cuba, las falsas jas, o sea, dos hojas el segundo día, cuatro el tercero, ocho el agresiones polacas contra los alemanes en 1939 o el falso cuarto, y así sucesivamente. Ahora, si el estanque está lleno el día 30, podemos preguntar, ¿en qué momento está lleno has- ta la mitad? Respuesta: el día 29. Y lo terrible es que hoy, en3 Botón de muestra: «No queda casi tiempo. Las emisiones de gases de efecto invernadero de todo realidad, ya estamos en el día 31 aunque nos negamos a re- el mundo tienen que empezar a bajar a partir de 2015. Si no se cumple ese calendario –el adje- tivo ambicioso se queda corto para describirlo–, la concentración de gases de efecto invernade- conocerlo. El «tema de nuestro tiempo», como he argumen- ro causará un aumento de temperatura de entre 2 y 2,4 grados, el nivel a partir del cual la UE tado en obras anteriores (Riechmann, 2006, 2009), es el cho- considera que hay ‘interferencias peligrosas’ sobre el clima. Ésa es una de las más alarmantes con- clusiones a las que han llegado los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climáti- que de las sociedades industriales contra los límites biofísicos co (IPCC) de la ONU, reunidos desde el lunes en Valencia y que ayer presentaron, con pompa de momento histórico, su documento final...» (Méndez, 2007) del planeta. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 46. EN EL MUNDO DE LAS MUCHAS CRISIS Volvamos al ejemplo del calentamiento climático y el protoco- Hoy: desorientados en un «mundo lleno» lo de Kyoto para reducir emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero). Como se sabe, los ministros de la UE acordaron «Hace algunos años, uno de los autores (del libro No sólo de en 2005 el objetivo de limitar el aumento de la temperatura dinero...) estaba en una convención sobre ingeniería química media del planeta a no más de 2 ºC por encima de los niveles en Nueva York, donde asistió al discurso clave del sector de producción de pasta de papel. Se explicó que los bosques, preindustriales. Pero eso exigirá, para 2050, reducir las emisio- fuentes de la pasta de papel, llegarían a escasear algún día de nes de GEI en los países ricos entre un 60 y un 80% respecto forma inevitable y que no estaba lejana la fecha en que la pas- a los niveles de 1990 (Comisión Europea, 2004). Tal es, por lo ta de papel se hiciese de plásticos, fabricados a partir del pe- demás, el objetivo que se han dado los países ricos del G-8 en tróleo. Al día siguiente, el conferenciante clave del grupo del su reunión de julio de 2009 (que concluyó el día 10): reducción petróleo profetizó que, a medida que las fuentes de petróleo de un 80% de las emisiones de GEI en 2050. Está claro que eso y gas natural fuesen disminuyendo, el mundo se inclinaría cada vez más a sustitutos basados en productos forestales.» (King apunta hacia un cambio de modelo energético, y no hacia nin- y Slesser, 2006, 67) gún conjunto de pequeños cambios incrementales.No cambiar no es ya una opción El capitalismo: un sistema intrínsecamente expansivoEn estas semanas (mientras arrecia la crisis económica) se ha evo-cado un chiste que se difundió en Rusia en la segunda parte de los Bajo relaciones de producción capitalistas, se trata de venderaños noventa y que ahora se cuenta en el este de Europa. Uno le con beneficio para reinvertir y producir más. El mecanismo dedice a otro, «es impresionante cuán certera era la crítica que des- la reproducción ampliada del capital produce cantidades cre-de el extranjero capitalista se hacía a nuestro sistema». «Tienes ra- cientes de bienes y servicios (incluyendo una parte que eszón», le contesta el amigo, «pero lo peor es que también era ver- puro despilfarro) y también una masa creciente de valor dine-dad la crítica que nuestra propaganda hacía del capitalismo». rario cada vez más divorciada de la producción material (remi- to aquí a José Manuel Naredo y su lúcido análisis de la crea-El chiste remite a la humorada de Rudi Dutschke, hace ya tan- ción de «dinero bancario» y luego de «dinero financiero»:tos años, acerca del socialismo real: «En el Este, todo es real Naredo, 2006, 2009). El «mundo lleno» en términos biofísicossalvo el socialismo; en el Oeste, todo es real salvo la libertad.» (saturado en términos de espacio ambiental) es también el mundo del capitalismo financiarizado.Hoy, no cambiar no es una opción. Lo queramos o no, el mun-do de dentro de veinte años se parecerá poco al que conoce- Centrémonos por un momento en la devastadora crisis finan-mos hoy. Hacemos frente a crisis que se entrelazan: y no re- ciera y económica que comenzó en 2007. Reflexiona un analis-sulta exagerado hablar de crisis sistémica. Así como de la ta: «¿Hay un problema de exceso de ahorro o sólo de ahorroamenaza de colapso ecosocial. apalancado excesivo (es decir, de ahorro al que se le turbocar- ga dándole una potencia adicional mediante la deuda)?».Y pro-La cuestión, entonces, no es si cambiamos o no, sino si lo ha- sigue: «Por hacerse una idea de las magnitudes, la cifra mundialcemos por las buenas o por las malas. Y no deberíamos esqui- de los activos totales gestionados por fondos de inversión y devar la pregunta: ¿se trata de cambios incrementales en lo que pensiones, compañías de seguros y fondos de capital riesgo,ya estamos haciendo o de un cambio de modelo? hedge funds y reservas centrales de los países exportadores y
  • 47. 47de los países productores de petróleo se acercaba, según elInstituto Mckinsey, a 90.000 millones de dólares* a finales de Socializar el excedente capitalista2007. Si, además, los gestores de ese ahorro han recurrido alendeudamiento para reforzar la potencia del ahorro gestiona- «Tenemos que preguntar qué es más importante, el valor de los bancos o el valor de la humanidad. El sistema bancario de-do, o al apalancamiento que permiten los derivados, las cifras bería servir a la gente, no vivir a costa de la gente. [Se tratase vuelven aún más estratosféricas.» de] tomar las riendas del problema de la absorción del exce- dente capitalista. (...) Ha habido un serio problema, particular-Hay un problema que los anglosajones describen con una ex- mente desde 1970, con el modo de absorber volúmenes cadapresión comprimida: Too much money chasing too few assets. Di- vez más grandes de excedente en la producción real. Sólo unacho en castellano, demasiado dinero para tan pocos activos parte cada vez más pequeña va a parar a la producción real, y una parte cada vez más grande se destina a la especulaciónque comprar; o, en terminología que hubiera deleitado a Car- con valores de activos, lo que explica la frecuencia y la pro-los Marx y Ricardo, demasiados capitales tratando de realizar fundidad crecientes de las crisis financieras que estamos vien-(lograr) la tasa media de ganancia (...). Una acumulación de ca- do desde 1975, más o menos. Son todas crisis de valores depital tan ingente hizo que en los últimos años, para poder ex- activos.traerle una rentabilidad extra, surgieran nuevas estrategias deinversión que pronto resultaban inservibles por la cantidad de (...) Si saliéramos de esta crisis ahora mismo, y si se diera una acumulación de capital con una tasa de un 3% de crecimientogestores para aplicarlas. La mejor ilustración de lo que ha sido anual, nos encontraríamos con un montón de problemas en-el exceso de recursos a la caza de muy pocos activos se pro- demoniados. El capitalismo se enfrenta a serias limitacionesdujo en el primer semestre de 2008, es decir, ya bien entrados medioambientales, así como a limitaciones de mercado y deen la crisis financiera: durante el primer semestre de ese año, rentabilidad. Tenemos que socializar el excedente de capital, yel precio de las materias primas no cesó de subir. De todas escapar para siempre al problema del 3% de acumulación. Nosellas, el petróleo, que es la única que acapara titulares de los hallamos ahora en un punto en el que seguir indefinidamente con una tasa de crecimiento del 3% llegará a generar unos cos-telediarios, pasó de 95 a 145 dólares el barril en sólo seis me- tes ambientales tan tremendos, y una presión sobre las situa-ses. Con independencia de las discusiones sobre la demanda de ciones sociales tan tremenda, que estaremos abocados a unapetróleo y su presión al alza en los precios, entre enero y ju- crisis financiera tras otra.lio de 2008 lo único que subía de precio eran las materias pri-mas, con lo que la conclusión para cualquier gestor del ahorro El problema central es cómo se pueden absorber los exceden-ajeno que quisiera tener éxito era evidente: comprar el único tes capitalistas de un modo productivo y rentable. En mi opi- nión, los movimientos sociales tienen que coaligarse en tornoactivo que subía de precio (una técnica que en la jerga del ofi- a la idea de lograr un mayor control sobre el producto exce-cio se llama invertir en todo lo que tenga «momento», es de- dente. (...) Una de las grandes configuraciones ideológicas quecir, impulso ascendente). De ahí que, de nuevo, se viviera (esta está en vías de formarse tiene que ver con el papel que habrávez caricaturizada) la escena de demasiado dinero a la caza de de desempeñar en el futuro la propiedad de la vivienda, unauna sola clase de activo: las materias primas. Y de ahí también vez comencemos a decir cosas como que hay que socializarque 400 millones de personas pasaran de golpe a estar por de- buena parte del parque de viviendas. (...) Tenemos que sociali- zar y recapitalizar la educación y la asistencia sanitaria públicas,bajo del umbral de la pobreza al encarecerse las materias pri- además de la provisión de vivienda. Esos sectores de la econo-mas agrícolas. (Crespo, 2009) mía tienen que ser socializados, de consuno con la banca.» (Harvey, 2009)* Debe de haber un error en esta cifra del artículo de Crespo (¿quizá está en juego la típica tra- ducción del billion estadounidense por billón en castellano, cuando se trata de mil millones?). La fuente citada es probablemente el informe Mapping Global Capital Markets: Fifth Annual Report del McKinsey Global Institute, hecho público en octubre de 2008. El Instituto McKinsey estima que el total de activos financieros mundiales supuso en 2007 nada menos que 194 billones de dólares. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 48. EN EL MUNDO DE LAS MUCHAS CRISISTraducir el eufemismo Too much money chasing too few assets venciones parciales (los parches de «ingeniería social frag-viene a dar lo siguiente: es el exceso de riqueza de los muy ri- mentaria») pueden incluso agravar la situación. Escribe elcos –que ha escapado a la tributación gracias a la hegemonía economista y redactor de mientras tanto Albert Recio, en laneoliberal imperante, paraísos fiscales incluidos– lo que cons- tercera entrega de su «Cuaderno de crisis» (mientrastanto.etituye el verdadero «activo tóxico» que envenenó la economía 66, de febrero de 2009):a partir de 2007. Pero si es así, remediar estos males requeri-ría algo semejante a un «nuevo contrato fiscal» que destine ese «Tenemos la oportunidad de reconvertir un enorme dra-cuantioso excedente a buenos fines socioecológicos. ma social en un avance. Pero hay que empezar ya a pensar en alternativas y no sólo en denuncias, porque la crisis del empleo es un drama a corto plazo y no podemos dejar pu-Hacia un nuevo contrato fiscal drir una situación. De la podredumbre nace el populismo. Sugiero que hay un terreno en el que plantear las propues-y un cambio de modelo económico tas. El de construir una propuesta en base a integrar la sa- lida a las diferentes crisis –la del empleo, la ecológica, la delEl «nuevo contrato fiscal» al que aludí antes exige aumentar la cuidado– promoviendo una política económica orientada apresión fiscal sobre los ricos, cambiar en parte la base de la im- la reorganización productiva hacia la sostenibilidad. Unaposición (ecofiscalidad) y canalizar el excedente hacia la re- política que tiene potencialidades de generación de em-construcción socio-ecológica de la economía, comenzando por pleo, que permite la reorientación de procesos producti-la transición hacia un sistema energético basado en las ener- vos y trayectorias laborales diversas, que puede ilusionar agías renovables. la mejor producción técnico-intelectual y que da satisfac- ción a necesidades básicas como las generadas en el cam-Se trata de socializar el excedente, pero incluyendo en el re- po del cuidado. Y que permite reinvertir la hegemonía delparto a las próximas dos o tres generaciones de seres huma- capital en beneficio de lo público y lo colectivo. Pero unanos. Eso quiere decir: retirar del consumo actual una parte propuesta que requiere elaboración y que conduce a unasustancial de ese excedente y destinarlo a inversiones defen- confrontación directa con los intereses dominantes.» (Re-sivas o reparadoras (del daño ecológico-social ya causado), cio, 2009)comenzando por la prevención y mitigación del calentamien-to climático. Volvemos a la conclusión que ya antes alcanza-mos: no se trata de cambios incrementales, se trata de un Principios de sostenibilidadcambio de modelo.Recordemos el diagnóstico de la triple crisis con elementos Biomímesis y ecoeficiencia son principios que se presentan so-entrelazados: crisis económica, crisis ecológica, crisis de cui- bre todo como respuestas a graves problemas técnicos (lo quedados. Por una parte, tenemos sobreproducción (por ejem- podemos llamar el «problema de diseño», el mal diseño de losplo, cientos de miles de viviendas excedentarias en España); sistemas socioeconómicos humanos en términos de su com-por otra parte, necesidades y demandas insatisfechas (por patibilidad con la biosfera).ejemplo, cientos de miles de ancianos y personas dependien-tes mal atendidas); por encima de todo ello, un impacto eco- En cambio, autocontención (o suficiencia) y precaución sonlógico insostenible. Hay que tratar de abordar todos estos principios político-morales, y la idea de autocontención res-problemas a la vez, porque la crisis es sistémica y las inter- ponde al «problema de escala» (excesivo tamaño de los siste-
  • 49. 49mas socioeconómicos humanos en relación con la biosfera que ¿Cómo podemos tratar de precisarlos contiene). He desarrollado por extenso estas ideas en miensayo Biomímesis (Riechmann, 2006). el cambio de modelo?La suma de estrategias de ecoeficiencia («factor cuatro», «fac- 1. Reforma ecológica de la Contabilidad Nacional, para dis-tor diez»...) y estrategias biomiméticas (energías renovables, poner de indicadores adecuados que permitan evaluar lacerrar los ciclos de materiales, química verde, producción in- economía en su comportamiento biofísico (más allá de ladustrial limpia...) no es suficiente si no las acompañan estrate- esfera del valor monetario).gias de autolimitación, de autocontención. No podemos ob- 2. Reforma fiscal ecológica, para «internalizar» una parte deviar el debate sobre la austeridad, por difícil que nos resulte los costes externos que hoy provoca nuestro insostenibleenfocarlo (véase al respecto Linz, Riechmann y Sempere, modelo de producción y consumo. La figura central sería2007). un fuerte ecoimpuesto sobre los combustibles fósiles. 3. Se haría en el marco de un «nuevo contrato fiscal» queLa autocontención no ha de concebirse como una propuesta globalmente aumentaría la tributación de las rentas altas yde moderación individual del consumo, sino como proyecto de del capital, y pondría más recursos en el sector público (ysociedad («vivir bien con menos»), encauzado por poderes pú- desde luego eliminaría los paraísos fiscales).blicos democráticos. 4. Reducción de la escala física de la economía hasta los lími- tes de sostenibilidad. Economía «de estado estacionario»Entonces la idea de fondo en cuanto a la sostenibilidad es re- en ese sentido (no necesariamente en cuanto a la «crea-gular racionalmente el metabolismo entre naturaleza y socie- ción de valor»).dad. Esto, lo llamemos como lo llamemos, apunta a superar el 5. Reducción del tiempo de trabajo, buscando las condicio-déficit de regulación del capitalismo neoliberal/neoconserva- nes para que esta medida se traduzca en nuevo empleodor mediante mecanismos de planificación democrática de la (ello dista de ser automático). Trabajar menos (solidaridadeconomía. social) y consumir menos bienes destructores de recur- sos escasos (solidaridad internacional e intergeneracional)Un llamamiento en esta dirección: en el documento de pre- para trabajar todos y todas, y consumir de otra forma.sentación del proyecto @O2 (lanzado a comienzos de 2008 6. «Tercer sector» de utilidad social, semipúblico, para aten-para estimular el proceso de «descarbonización» de la eco- der a las demandas insatisfechas (por ejemplo, las que senomía española) se afirma que, para poder cumplir con el ob- refieren a la «crisis del cuidado»).jetivo post-Kyoto de la Unión Europea (reducción del 20% de 7. «Segunda nómina» que el Estado abonaría a los asalaria-las emisiones de GEI en 2020, con respecto a los niveles de dos que no trabajasen a jornada completa o lo hicieran1990), resulta imprescindible «una planificación estratégica por debajo de un salario mínimo decente.del conjunto de la economía». Hay que reparar en que quie- 8. Intensa reducción de las disparidades salariales.nes afirman tal cosa no son ninguna tertulia de anacrónicos 9. Socialización de una parte (al menos) del sistema de cré-planificadores soviéticos pasados de rosca, sino un respetado dito. Banca pública fuerte.think tank español vinculado con la gran empresa capitalista: 10. Provisión de bienes y servicios públicos de calidad porel ISR (Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos, funda- parte de un sector de la economía socializado: energía,do en 1993). transporte, comunicaciones, vivienda, sanidad, educación... 11. Infraestructuras para la sostenibilidad: energías renova- bles, transporte colectivo, ciudades y pueblos sostenibles. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 50. EN EL MUNDO DE LAS MUCHAS CRISIS12. Políticas activas de empleo; formación continuada a lo lar- tecnológico en áreas nuevas, políticas de reorientación go de toda la vida laboral; sistemas renovados de recalifi- profesional con sentido. Abren también la posibilidad de un cación profesional.4 Entre los mecanismos más interesan- debate necesario sobre las desigualdades sociales, puesto tes para la planificación indirecta no burocrática de la que permiten reevaluar el valor social de los empleos, lo inversión en economías con sectores de mercado impor- que hoy constituye una de las grandes coartadas que legi- tantes se hallan los descuentos y recargos en los tipos de timan las desigualdades (...). Y permiten restablecer un interés. La banca pública presta dinero a las empresas con planteamiento serio de la cuestión de los tiempos de tra- ciertos descuentos o recargos en el tipo de interés, deci- bajo. Una reorganización en esta dirección plantea también didos para cada sector de bienes de consumo en función algunas respuestas a los problemas macroeconómicos (el de criterios sociales y ecológicos.5 desequilibrio exterior) y a la vez exigen políticas de fuerte participación popular.» (Recio, 2008, 11)Insistamos en las actividades En un país como España, «un aumento de la presión fiscal glo- bal [posibilitaría] el aprovechamiento, en estos momentos dede cuidado crecimiento desbocado del paro, de uno de los yacimientos de empleo que tiene nuestro país sin explotar: el déficit so-Dos sectores idóneos para una fuerte intervención pública, en cial (en educación, sanidad y otros servicios sociales) que se-un país como el nuestro, serían: guimos manteniendo respecto a los países de nuestro entor- no y cuya eliminación permitiría poner a trabajar, según(a) los servicios sociales y el «sector del cuidado», y ( b) la pro- algunas estimaciones, hasta un 6% de la población activa.»ducción agropecuaria. Hay que tener en cuenta que las activi- (Trinidad, 2009)dades de cuidado y reproducción social son un «yacimiento deempleo» enorme.6 «Hoy se cubren (las actividades de cuidado,más mal que bien) gracias a la doble jornada de muchas muje- Necesidad de un sectorres (en el mercado y en el hogar) o con el recurso a una manode obra mal retribuida y con derechos disminuidos por la pre- agropecuario renovadosión de las normas de extranjería, y las normas sociales de tipopatriarcal y clasista», señala Albert Recio. Y continúa: Si en los albores de la Revolución Industrial el sector primario ocupaba aproximadamente los 3/4 o los 4/5 de la población ac- «Una propuesta de reorientación de nuestra actividad en tiva, en los países más desarrollados la proporción ha descen- esta dirección puede tener aspectos positivos en muchos dido por debajo de 1/10 e incluso 1/20, hasta llegar –en los ámbitos. Permite ligar muchas de las cuestiones relevantes años 90 del siglo XX– a los extremos de Alemania (con un sec- (...): la satisfacción de las necesidades básicas, el desarrollo tor agroganadero del 2,4% de la población activa), EE.UU. (2%), Gran Bretaña (1,8%) o Bélgica (1,5%).4 Una reflexión acerca de una parte de estas cuestiones en Riechmann y Recio, 1997. Más ideas Pero en la medida en que avanzar hacia una sociedad sosteni- en Jorge Riechmann, «Esbozo de una sociedad ecosocialista», en Fernández Buey y Riechmann, 1996. ble supone pasar de una sociedad industrial basada en las ri-5 Véase Roemer, 1995, cap. 12. Más sobre planes y mercados en Jorge Riechmann, «Planes y mer- quezas del subsuelo (minerales y combustibles fósiles) a otra cados en una sociedad ecosocialista», en Fernández Buey y Riechmann, 1996. que se apoye más en los recursos renovables de la biosfera, la6 Sobre esta cuestión, desde la perspectiva de la economía feminista: Pérez Orozco, 2006. contracción del sector primario debe cesar, y transformarse en
  • 51. 51expansión (he tratado este asunto en el capítulo 12 de Riech- Por añadidura, las demandas que la sociedad dirigirá a la agri-mann, 2003). cultura no dejarán de crecer durante el siglo XXI, también en ámbitos «no convencionales». En efecto: el final del insosteni-Por una parte, una agricultura respetuosa con el medio am- ble modelo de desarrollo basado en los combustibles fósiles ybiente y con la calidad de sus productos, que renuncie al exce- los materiales no renovables dará paso, necesariamente, a sis-so de agroquímicos, es más intensiva en trabajo humano que la temas que dependerán más de los recursos renovables que co-agricultura «industrial-minera» practicada en la actualidad. En secha la agricultura.promedio, la producción ecológica requiere un 30% más defuerza de trabajo que los métodos convencionales equivalen- No podemos concebir una sociedad sustentable que no setes (según General Workers’ Union in Denmark 1995, 33). «Si base sobre la energía solar, la fotosíntesis y el «cierre de ci-demandáramos un ciento por ciento de nuestra alimentación clos» de los materiales. Por eso, además de su tradicional pa-a partir de productos obtenidos de forma ambientalmente co- pel como suministradora de alimentos, la actividad agrícolarrecta se podrían necesitar otros 500.000 nuevos agricultores, tendrá que proporcionar un número creciente de materias pri-a sumar a los que deberían participar en la reforestación y mas industriales: biomasa para diversos usos, biocombustiblestransformación de la biomasa vegetal sobrante en fertilizantes líquidos, fibras, biopolímeros, materiales estructurales, revesti-orgánicos», ha escrito Joaquín Araujo. mientos, lubricantes, resinas, aceites esenciales, hormonas ve- getales, detergentes, diversas materias primas para una «quími- ca verde», productos farmacéuticos, papel y cartón. Huertos urbanos El cultivo de alimentos en huertos urbanos es un componen- te importante para una mayor sustentabilidad de nuestras so- ciedades y un recurso para aliviar tensiones sociales en tiem- Pero atención… pos de crisis. «No sabemos cómo superar la crisis actual. Ningún gobierno «Los agricultores urbanos han usado siempre los materiales del mundo, bancos centrales o instituciones financieras inter- fértiles que encontraban en sus ciudades para la producción nacionales lo sabe: son todos como un ciego que trata de sa- de cultivos. Un conocido ejemplo es el de los cultivadores de lir de un laberinto tocando las paredes con distintos palos con verduras de París (conocidos como marais) quienes, hasta la esperanza de encontrar la salida. Por otra parte, subestima- 1918, producían cosechas abundantes dentro de la ciudad. mos lo muy adictos que los gobiernos y los que toman deci- Cada año llegaban a apilar hasta 30 cm de abono de caballo so- siones son aún a las esnifadas de los mercados libres que los bre sus parcelas de cultivo, y utilizaban muchos e ingeniosos ha hecho sentirse tan bien a lo largo de décadas. ¿Hemos aban- métodos para el control del suelo y la temperatura del aire. donado el supuesto de que la empresa del beneficio privado es Recolectaban de tres a seis cosechas de frutas y verduras por siempre la mejor forma, porque es más eficiente, de hacer las año; cada agricultor podía ganarse muy bien la vida en sólo tres cosas? ¿Que la contabilidad y organización empresarial debe- cuartos de hectárea de terreno. Hace un siglo, en París, se pro- ría ser el modelo incluso para el servicio público, la educación ducían 100.000 toneladas de cosechas de alta calidad y de fue- y la investigación? ¿Que el creciente abismo entre los super- ra de temporada en unas 1.400 hectáreas, alrededor de una ricos y el resto no importa demasiado, mientras todos los de- sexta parte del área superficial de la ciudad, y se utilizaban cer- más (excepto la minoría de los pobres) estén un poco mejor? ca de un millón de toneladas de abono de caballo. Las cosechas ¿Que lo que precisa un país es bajo cualquier circunstancia el eran tan abundantes que incluso se embarcaban hacia Lon- crecimiento económico máximo y la competitividad comer- dres.» (Girardot, 2001, 86) cial? No lo creo.» (Hobsbawm, 2009) Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 52. EN EL MUNDO DE LAS MUCHAS CRISISUna observación final: «El rápido crecimiento industrial de los King, J. y Slesser, M. (2006): No sólo de dinero... La economía que precisa la Na-dos últimos siglos ha sido un hecho anormal en la historia de turaleza, Icaria, Barcelona.la humanidad que tiene muy pocas probabilidades de repetir- Laporta, F. J. (2009): «La ingravidez de la ley», El País, 2 de marzo de 2009.se», escribía en 1971 René Dubos en su libro A God Within, al Linz, M., Riechmann, J. y Sempere, J. (2007): Vivir (bien) con menos. Sobre sufi-tiempo que colaboraba en la redacción del informe Una sola ciencia y sostenibilidad, Icaria, Barcelona.Tierra para la primera «cumbre de la Tierra» de Naciones Uni- Méndez, R. (2007): «Ocho años para evitar el desastre», El País, 18 de no-das en Estocolmo (1972) (Dubos, 1986, 191). viembre de 2007. Naredo, J. M. (2006): Raíces económicas del deterioro ecológico y social,Es una obviedad. Pero nuestra economía y nuestra sociedad es- Siglo XXI, Madrid.tán organizadas como si lo contrario fuera cierto. Naredo, J. M. (2009): Luces en el laberinto, Los Libros de la Catarata, Madrid. Pérez Orozca, A. (2006): «Amenaza tormenta: la crisis de los cuidados yCuanto más tardemos en registrar la obviedad (y ya van unos la reorganización del sistema económico», Revista de economía crí-cuatro decenios), más dura será la caída. tica 5. Recio, A. (2008): «Tres millones», mientras tanto 108-109, Barcelona. Recio, A. (2009): tercera entrega de su «Cuaderno de crisis», mientrastanto.eBibliografía 66, febrero de 2009. Riechmann, J. y Recio, A. (1997): Quien parte y reparte... El debate sobre la re-Comisión Europea (2004): Action on Climate Change Post-2012, Bruselas. ducción del tiempo de trabajo, Icaria, Barcelona.Crespo, J. I. (2009): «Preguntas en la niebla», El País, 1 de marzo de 2009. Riechmann, J. (2003): Cuidar la T(t)ierra, Icaria, Barcelona.Dubos, R. (1986): Un dios interior, Salvat, Barcelona. Riechmann, J. (2006): Biomímesis. Ensayos sobre imitación de la naturaleza, eco-Fernández Buey, F. y Riechmann, J. (1996): Ni tribunos, Siglo XXI, Madrid. socialismo y autocontención, Los Libros de la Catarata, Madrid.General Workers’ Union in Denmark (1995): For Posterity—For Nature’s Riechmann, J. (2009): La habitación de Pascal. Ensayos para fundamentar éti- Sake—Ecological Farming, Copenhague. cas de suficiencia y políticas de autocontención, Libros de la Catarata,Girardet, H. (2001): Ciudades sostenibles, Eds. Tilde, Valencia. Madrid.Harvey, D. (2009): «¿Estamos realmente ante el fin del neoliberalismo?», en Roemer, J.: (1995): Un futuro para el socialismo, Crítica, Barcelona. www.sinpermiso.info, publicado el 22 de marzo de 2009. Trinidad, M. (2009): «Esperar a que escampe», El País, 1 de abril de 2009.Hobsbawm, E. (2009): «Si el socialismo fracasó y el capitalismo está ahora en bancarrota: ¿qué viene después?», publicado en www.sinpermiso.info el 19 de abril de 2009.
  • 53. 53Crisis alimentaria: sus causas, consecuenciasy posibles solucionesJosé T. Esquinas1Director de la Cátedra de Estudios sobre Hambre y PobrezaUniversidad de CórdobaIntroducción sido suficientemente osado como para haber alterado los equilibrios naturales del mundo, cambiando los ecosistemas y condicionando la evolución, no puede eludir ahora la respon-En primer lugar quiero expresar mi convencimiento de que la sabilidad en la reconstrucción del equilibrio para un futuro, quecrisis que estamos viviendo va mucho más allá del agua, los ali- tiene que ser como mínimo sostenible.mentos y la energía, y que esta triple crisis está íntimamente li-gada a las actuales crisis económica, financiera, social, climática Como me ha sido solicitado centraré mi intervención en la par-y ecológica. Quizás estemos perdiendo la perspectiva cuando te más en consonancia con mi experiencia y mi trayectoria pro-hablamos de múltiples crisis. Para mí existe una única crisis que fesional: la crisis alimentaria. Estudiaremos sus causas, veremoses la causa de todas las crisis: una crisis de valores, que nos im- sus consecuencias, y analizaremos las soluciones que nos pue-pide identificar las verdaderas prioridades para nuestro plane- dan llevar a un futuro libre de hambre, más justo y sostenible.ta y de nuestra sociedad, y nos lleva a marcar objetivos parcia-les y miopes que desembocan necesariamente en procesos y En la última parte, sin embargo, integraré la crisis alimentariasistemas insostenibles. en el contexto de las demás facetas de la crisis global en que nos encontramos y también aquí intentaré compartir con us-Entiendo, sin embargo, la dificultad de abarcar el sistema en su tedes mi visión para el desarrollo de un mundo mejor y soste-conjunto y la necesidad de analizarlo compartimentándolo nible, donde el objetivo no sea simplemente el crecimientodesde distintas perspectivas y áreas de conocimiento. Por ello económico, sino la felicidad y donde el motor del proceso nome congratulo que a este debate se haya invitado a especialis- sea el consumo y la sobreexplotación de los recursos natura-tas procedentes de campos y experiencias diversas. Es necesa- les, sino la relación armónica entre y con todos los componen-rio unir nuestros conocimientos y nuestras perspectivas para tes del ecosistema Tierra. Un mundo en el que crecimientoentender mejor la realidad.Sin embargo, entender lo que está pasando y la interrelación 1 José T. Esquinas fue hasta 2007 presidente del Subcomité de Ética para la Agricultura y Alimenta- ción de la FAO y secretario de la Comisión Intergubernamental de Recursos Genéticos de laentre las distintas crisis no es suficiente. Si el ser humano ha FAO. Actualmente es profesor en la Universidad Politécnica de Madrid. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 54. CRISIS ALIMENTARIA: SUS CAUSAS, CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONESmaterial no sea sinónimo de desarrollo, y donde la ciencia, las Pero aún hay más, el hambre y la pobreza son también el cal-tecnologías, el mercado e incluso la democracia no sean dioses do de cultivo en el que crecen problemas que tanto preocu-infalibles a los que rendir pleitesía, sino meros instrumentos pan a Occidente, como la emigración ilegal y la violencia inter-que pueden ayudarnos a transformar nuestra casa la Tierra en nacional. Cuando, como consecuencia del hambre y la pobreza,un paraíso. el valor de la vida humana en muchos países pobres es casi despreciable y cuando el riesgo de embarcarse en una patera no es necesariamente mayor que el de quedarse en casa, la de-El hambre en el mundo agravada cisión está servida.por la crisis alimentaria La actual crisis alimentaria que ha duplicado y a veces triplica- do el precio de algunos alimentos básicos en el mercado inter-En 1996 la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria convocada nacional, no ha afectado por igual a todos los países. En Espa-por la FAO y en la que participaron todos los países, muchos ña utilizamos en alimentos alrededor del 17% de nuestroal más alto nivel, se fijó un objetivo no excesivamente ambicio- salario medio, mientras que en muchos países en vías de desa-so: reducir a la mitad el número de hambrientos para el año rrollo esta cifra supera a menudo el 70% de su salario medio.2015. Este mismo objetivo se consagró unos años más tarde Multiplicar el precio de los alimentos básicos afecta a los espa-como parte integrante del primer Objetivo del Milenio. ñoles, pero mata a los africanos.Sin embargo, cuando seis años después de la Cumbre, la FAO La FAO anunció en 2007 que el aumento de los precios deevaluó los avances realizados se puso de manifiesto que, si bien alimentos podría conducir a un aumento en los conflictoshabía habido avances, el ritmo al que se había progresado sólo globales. De hecho la crisis alimentaria ha provocado sólo enpermitiría alcanzar el objetivo en el año 2150 y no en el 2015. 2008 revueltas callejeras en más de 50 países y la consecuen-En los últimos años la situación ha empeorado drásticamente, te caída de varios gobiernos. Ese año, el informe del Forosi hasta 2007 los avances habían sido moderados, hoy los re- Económico Mundial de Davos incluyó por primera vez la in-trocesos provocados por la llamada crisis alimentaria mundial seguridad alimentaria como un riesgo importante para la hu-han sido de tal magnitud que el número de hambrientos en oc- manidad.tubre del 2009 ha alcanzado cifras jamás alcanzadas en la his-toria de la humanidad. Hoy existen 1.020 millones de personas Lo realmente paradójico e indignante es que el hambre no esque pasan hambre (el 20% de la población mundial) y de seguir consecuencia como creen muchos y explican algunos de la fal-a este ritmo en 2015 se habría duplicado, en vez de reducirse ta de alimentos. Hoy, según datos de la FAO, hay alimentos ena la mitad, el número de hambrientos. el mundo para nutrir holgadamente a la población mundial. Los alimentos están en el mercado internacional pero no llegan aIntentemos expresarnos en una escala más cercana: el número de las mesas, ni a las bocas de los que tienen hambre. En otras pa-personas que mueren en el mundo cada año como consecuencia labras, el problema no es la producción de alimentos, sino eldel hambre y la malnutrición han alcanzado los 17 millones, es de- acceso a los mismos. El problema no es simplemente de natu-cir unas 35.000 personas al día, o sea una persona cada dos se- raleza técnica, sino también y esencialmente de índole política.gundos. Esta cifra escandalosa es muy superior al número de Trataremos de nuevo este tema más adelante, pero permítan-muertos por cualquier enfermedad, accidente o catástrofe natu- me antes añadir otras consideraciones que prueban esta faltaral. Por ello no sería exagerado decir que el hambre es con mu- de voluntad política de acabar con el flagelo del hambre. Cifrascho la mayor pandemia y la mayor vergüenza de la humanidad. cantan:
  • 55. 55• El presupuesto regular de la FAO, la organización de las Na- ciones Unidas cuyo objetivo principal es acabar con el ham- Crisis alimentaria bre en el mundo, para dos años es el equivalente a lo que dos países desarrollados utilizan en comidas para perros y gatos Una combinación de causas entrelazadas, muchas de ellas anunciadas desde hace tiempo, desembocaron en el 2008 en en una semana. un brusco incremento de los precios de los alimentos básicos,• El presupuesto regular de la FAO de 10 años es el equivalen- provocando una crisis alimentaria sin precedente a nivel mun- te a lo que el mundo gasta en armamentos en un sólo día. dial, de consecuencias dramáticas y duración indefinida.Esta situación llevó a alguien tan moderado como el presiden- Las causas inmediatas han sido muchas y van desde la subidate norteamericano Dwight D. Eisenhower a denunciar en su del precio del petróleo hasta el crecimiento de la población mundial, pasando por el cambio de hábitos alimenticios dediscurso «Oportunidad para la Paz» (16 de abril de 1953): grandes países emergentes y la utilización de tierras cultivables«Cada fusil que se fabrica, cada barco de guerra que se cons- para la producción de bio-combustibles, pero no todas tienentruye, cada bomba que se lanza significa en última instancia, un el mismo peso, ni la misma enjundia.robo a aquellos que tienen hambre y no tienen comida…».Diez años después otro gran presidente USA John F. Kennedy Sin embargo, detrás de todo esto hay causas más profundas: unreconoció explícitamente la naturaleza política del problema consumismo desenfrenado e insostenible, la deshumanización creciente de la agricultura, las recetas únicas y a menudo simplis-en su discurso ante el Primer Congreso Mundial de Alimentos tas expedidas por los grandes centros de decisión mundial, la re-(1963): «En nuestra generación tenemos los medios, y la capa- ducción de la influencia del Estado, y el incremento de la influen-cidad de eliminar el hambre de la faz de la Tierra. Sólo necesi- cia del mercado en la toma de decisiones socio-económicastamos la voluntad política de hacerlo». Hoy 46 años después importantes, y el desmantelamiento de las capacidades naciona-sigue faltando la voluntad política de poner los medios necesa- les y locales de producir sus propios alimentos, sobre todo, enrios para acabar con el hambre en el mundo. países con agricultura de subsistencia y en áreas donde los pe- queños agricultores abastecen a la población.De hecho no hay más que ver la energía, decisión y eficacia con Las consecuencias humanitarias, socio-económicas y políticasla que la humanidad y, sobre todo, los países desarrollados han de esta crisis no han hecho más que empezar y están siendoafrontado recientemente pandemias mucho menos mortales especialmente virulentas en aquellos países en desarrollo quepero contagiosas como la gripe aviar, la fiebre porcina o ahora necesitan usar más del 50% del salario en alimentación. Comola gripe A. O como se han encontrado rápidamente fondos in- hemos visto anteriormente, el número de hambrientos ha su- perado ya los 1.000 millones haciendo imposible la consecu-gentes para que la banca pudiese hacer frente a la actual crisis ción de los Objetivos del Milenio.financiera.Sin embargo, aunque el hambre no sea contagiosa, su creci-miento en el momento actual constituye una bomba que pue- Cómo combatir el hambrede estallar en cualquier momento, y no podemos permitirnosla miopía política de ignorarlo. En un mundo tan interrelacio- y la crisis alimentarianado e interdependiente como el actual el hambre ha pasadode ser un flagelo para los que la sufren a ser un peligro para A continuación trataremos de extraer conclusiones de los nu-toda la humanidad. Sin seguridad alimentaria no hay ni podrá merosos debates que dentro y fuera de Naciones Unidas hanhaber nunca paz, ni seguridad mundial. tenido lugar en el último año sobre este tema. Los años 2008 y 2009 han sido testigos de numerosas iniciativas incluyendo Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 56. CRISIS ALIMENTARIA: SUS CAUSAS, CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONESreuniones internacionales, análisis y publicaciones provocadas dedo en la llaga y contribuyen con ideas y propuestas nuevaspor la crisis alimentaria. Es interesante observar que mientras entre las que destacan:algunas de estas iniciativas buscaban soluciones con «más de lomismo» sin cuestionarse hasta qué punto estas (falsas) solucio- La principal causa del hambre en el mundo no es la falta de ali-nes estaban entre las causas de la crisis, otras han hecho apor- mento sino el acceso a los mismos. Para mejorar el acceso estaciones novedosas y valientes con análisis sobre lo que se ha- preciso apoyar los sistemas agrícolas locales y a los pequeñosbía hecho mal a lo largo de las últimas décadas en la lucha agricultores.contra el hambre que no sólo no ha eliminado el hambre sinoque ha permitido el empeoramiento reciente de la situación. Según la FAO existen alimentos más que suficientes para ali-En esta sección nos basaremos fundamentalmente en las con- mentar a la humanidad, sin embargo los hambrientos no tienenclusiones de estos últimos estudios que reconocen e identifi- acceso a los mismos. Los alimentos pueden estar disponiblescan a menudo los errores del pasado y buscan soluciones nue- en el mercado internacional, pero eso no es suficiente para quevas para evitar cometerlos de nuevo. Entre estos estudios lleguen a los que pasan hambre, especialmente en tiempos dedestacan por su contenido pero también por la forma colecti- carestía alimentaria, ya que el hambre y la pobreza van a me-va y democrática en la que fue desarrollado el IAASTKD co- nudo unidos. La falta de acceso es debido a la escasez de ali-patrocinado por la FAO, el FMAM, PNUD, PNUMA, la UNES- mentos producidos a nivel local por una parte y a la falta deCO, la OMS y el Banco Mundial en abril de 20082, que contó fondos para comprar los alimentos procedentes de donde haycon la participación de más de 400 expertos y científicos de excedentes por otra. Los sistemas tradicionales de lucha con-todo el mundo y duró cuatro años. También otros estudios de tra el hambre, a través de los programas de distribución de ali-la Sociedad Civil (especialmente ETC), diversos análisis acadé- mentos y asistencia humanitaria, proporcionan alimentos, omicos desarrollados por el Relator de Naciones Unidas para el fondos para obtenerlos en el mercado internacional. La efica-Derecho a la Alimentación y la Declaración de Córdoba sobre cia de estas medidas ha sido muy limitada por tratarse de so-el Derecho a la Alimentación y la Gobernanza del Sistema luciones a corto plazo. Si se tiene en cuenta que la mayor par-Mundial de Agricultura y Alimentación (Dic., 2008)3 ponen el te (70%) de la población hambrienta vive en zonas rurales, promover la producción in situ parece la más eficiente y qui- zás la única solución duradera. Se requiere mejorar la produc- ción a nivel local, para proporcionar un aumento de las opcio-2 La primera evaluación internacional que se ha hecho nunca sobre conocimiento agrícola, ciencia nes para los agricultores de pequeña escala y las comunidades y tecnología para el desarrollo (IAASTD) fue copatrocinada por la FAO, el FMAM, PNUD, PNU- MA, la UNESCO, la OMS y el Banco Mundial y aprobado por los 57 gobiernos en abril de 2008. rurales y para mejorar la calidad, así como la cantidad de ali- La elaboración del IAASTD contó con la participación de 400 científicos, sociólogos y economis- mentos disponibles. Ello significa apoyar a los pequeños agri- tas, biólogos, biotecnólogos y antropólogos procedentes de todas las regiones del mundo. Su in- forme fue peer reviewed dos veces. Además, IAASTD fue supervisado por un comité compuesto cultores y sus comunidades en el desarrollo de sus propios sis- por 60 miembros representando a 30 gobiernos y el mismo número de organismos públicos de investigación, el sector privado y organizaciones no gubernamentales. temas agrícolas. Desgraciadamente, la asistencia técnica al3 El llamado «Grupo de Córdoba» es un grupo de expertos internacionales de reconocido pres- pequeño agricultor y la investigación internacional para mejo- tigio en temas relacionados con la lucha contra el hambre, la agricultura, la biodiversidad y los rar la producción en los sistemas agrícolas tradicionales de ba- derechos humanos. Sus miembros tienen amplia experiencia internacional, una ética contrastada y un fuerte compromiso por hacer realidad el derecho a la alimentación. Se trataría de una suer- jos insumos, incluyendo la mejora genética de los cultivos mar- te de «Consejo de Ancianos contra el Hambre». El Grupo de Córdoba se ha formado en el seno de la Cátedra de Estudios sobre Hambre y Pobreza, una iniciativa conjunta entre la Diputación ginados y variedades locales adaptados a estos sistemas, ha y la Universidad de Córdoba. El proceso de Córdoba comenzó con el Seminario Internacional sobre el Derecho a la Alimentación y la Soberanía Alimentaria organizado por la Cátedra de Es- sido muy escasa y a menudo inexistente. tudios de Hambre y Pobreza (CEHAP) en Córdoba en octubre 2007; y se le dio continuidad en el Foro del Derecho a la Alimentación organizado por la FAO en octubre 2008. El texto de la Declaración es el resultado de una segunda reunión de expertos internacionales convocada en La FAO en su reciente informe «Los caminos hacia el éxito» Córdoba por la CEHAP, los días 28 y 29 de noviembre de 2008, con ocasión del 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. (Nov. 2009) señala que una de las mejores y más rentables vías
  • 57. 57para salir de la pobreza y el hambre en el medio rural es apo- desarrollaron. A continuación ponemos dos ejemplos ilustrati-yar a los pequeños campesinos. Cerca del 85% de las fincas vos de las consecuencias del desmantelamiento de los sistemasagrícolas en el mundo tienen menos de dos hectáreas, y los pe- agrícolas tradicionales:queños agricultores y sus familias representan unos 2.000 mi-llones de personas, un tercio de la población mundial. • En Benin, el desarrollo de grandes cultivos del algodón para satisfacer la demanda de Occidente, ha llevado al desplaza- miento de millones de pequeños agricultores productoresLa investigación agrícola y la mejora participativa de alimento que han vendido sus tierras pasando a ser jor-al servicio del pequeño agricultor naleros, muchos de ellos en las nuevas plantaciones de algo- dón. Esto, sin embargo, no fue percibido como un problemaLa mayor parte de las variedades de cultivos comerciales no ya que los jornales recibidos les permitieron comprar ali-están adaptadas a las necesidades de los agricultores más po- mentos procedentes del mercado internacional a buen pre-bres que, especialmente en muchos países en desarrollo, tienen cio y por ello a menudo en mayor cantidad que los que pro-acceso limitado o no tienen acceso al regadío, los fertilizantes ducían antes en su pequeña parcela. Sin embargo, la subida dey los pesticidas. Para satisfacer las necesidades de estos agricul- los precios internacionales de los alimentos en los últimostores se necesita desarrollar programas públicos (la investiga- años les ha dejado en una situación de indigencia y hambreción privada no está interesada en este área, donde los bene- sin precedente. Ahora ya no pueden volver a su agriculturaficios esperados son sociales y no necesariamente monetarios) tradicional ya que con la venta de sus parcelas crearon unade investigación y mejora, orientados a la obtención de varie- situación de dependencia prácticamente irreversible. (Verdades capaces de soportar condiciones adversas, incluyendo la discurso del Relator Especial de Naciones Unidas sobre elsequía, alta salinidad y pobre fertilidad del suelo, y que propor- Derecho a la Alimentación a la Asamblea General de Nacio-cionen resistencia a plagas y enfermedades locales. El énfasis nes Unidas el 6 de abril de 2009).de estas investigaciones debe ponerse a nivel local, con el fin de • En Haití, donde siguiendo las directrices del Banco Mundialmejorar el rendimiento de una amplia gama de cultivos y varie- se ha desarrollado en los últimos años un proceso similar, ladades bien adaptadas a las condiciones y las necesidades loca- brusca subida de los precios internacionales de los alimen-les, en lugar de buscar genotipos universales uniformes. Esto tos básicos ha llevado a una situación insostenible en 2008,sólo puede lograrse por un proceso sistemático y participati- con 6 millones de hambrientos en una población total devo de la cooperación entre los científicos, los agricultores y los 9 millones. Las revueltas callejeras provocaron en este casoconsumidores. la caída del gobierno. El proceso desencadenado en ambos casos con la venta deSoberanía alimentaria y agriculturas tradicionales tierras y el desmantelamiento de sus sistemas agrícolas es ahora irreversible y al perder su capacidad de producir sus alimentosLa soberanía alimentaria debe considerarse una parte esencial estos países han hipotecado su propia soberanía.de la seguridad alimentaria. Para no crear dependencia de losprecios agrícolas internacionales no se puede fomentar el des- La historia también nos dice que los países que han protegidomantelamiento de los sistemas agrícolas tradicionales, sino su desarrollo agrícola de las amenazas de los mercados inter-apoyar su desarrollo y evolución paulatina que permitan aumen- nacionales, tales como India o Vietnam, han logrado reduccio-tar su productividad y su capacidad de adaptarse a las nece- nes sustanciales de la pobreza agrícola.sidades cambiantes del medio y la sociedad en los que se Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 58. CRISIS ALIMENTARIA: SUS CAUSAS, CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONESImportancia de los cultivos locales marginados • En época de crisis los cultivos marginados no se ven prácti-para afrontar la crisis alimentaria y en la lucha camente afectados por la fluctuación de los precios y la es-contra el hambre peculación que se produce a nivel mundial en los principales cultivos comerciales.El primer informe de la FAO sobre el estado de los recursos fi- • Los cultivos marginados se producen y consumen localmen-togenéticos en el mundo considera que la humanidad ha utili- te y son, por lo tanto, de fácil acceso en las zonas ruraleszado unas 7.000 especies para satisfacer sus necesidades bási- donde vive una gran parte de las personas que pasan ham-cas de alimentación y vestidos, mientras que hoy no más de bre. Además, esos cultivos viajan menos, ahorrando dinero y30 especies cultivadas proporcionan el 90% de la alimentación energía en el transporte, contribuyen menos al cambio cli-calórica suministrada por las plantas (FAO, 1998). Se estima mático y necesitan menos intermediarios.además que sólo 12 especies de plantas y 5 especies de anima- • Estos cultivos tienen un gran potencial para aumentar la pro-les proporcionan más del 70% de la alimentación calórica hu- ductividad y calidad con esfuerzos científicos limitados, yamana y tan sólo 4 especies de plantas (patatas, arroz, maíz y que apenas han sido objeto de investigación y/o mejora. (Portrigo) y 3 de animales (ganado vacuno, cerdos y pollos) propor- ejemplo, en el Perú, Oxalis tuberosa aumentó su productividadcionan más de la mitad. en más del 100%, tras una inversión de investigación de unos 10.000 $ para conseguir plantas libres de virus mediante unaMuchos cultivos infrautilizados o marginados, a menudo tam- simple tecnología de cultivo de meristemos).bién llamados «cultivos de los pobres», tales como numerosos • La promoción de los cultivos marginados permitirá diversifi-cereales (quinua, canhiwa, amaranto…), leguminosas (por ejem- car también la dieta en el mundo desarrollado y pueden ju-plo, tarwi…) y tubérculos (olluco, oca, mashua…) en la región gar un papel esencial para amortiguar el efecto de los cam-andina; el teff (Eragrostis tef) en el Cuerno de África, el pejiba- bios climáticos.ye o chantaduro (Bactris gasipaes) en Centroamérica; el mijo(Eleusine coracana) en África y la India y el pili (Canarium ova-tum) en Filipinas, que han proporcionado durante milenios los Necesidad de soluciones distintas en cada lugaralimentos básicos de grandes imperios y civilizaciones, están y en cada momento históricohoy marginados oficialmente, a menudo por motivos culturaleso religiosos. Sin embargo, continúan siendo una fuente esencial No existen soluciones únicas ni recetas universales. La situa-de alimentos para los pobres en las zonas rurales. ción y la historia de cada país, incluyendo su historia y su cul- tura, sus condiciones edafo-climáticas y socio-económicas, suPara afrontar la crisis alimentaria y en la lucha contra el ham- grado y tipo de desarrollo, son distintos y, por tanto, distintasbre y la malnutrición debe prestarse más atención a los culti- deben ser las soluciones a sus problemas agrícolas y alimenta-vos locales y a la biodiversidad agrícola en general, por las si- rios. Todo ello también cambia y evoluciona con el tiempo. Aguientes razones: menudo dentro de cada país conviven y se complementan dis- tintos tipos de agricultura.• Los cultivos marginados se han adaptado durante milenios a las condiciones agro-ecológicas y las necesidades locales Intentar imponer un único tipo de agricultura es irresponsable e y forman parte de la cultura local. Ellos han sido y siguen irrealista y además con frecuencia ha llevado a situaciones de no siendo a menudo elementos claves de una alimentación sostenibilidad ecológica y degradación social. La diversidad de sis- adecuada en armonía con el medio ambiente y las costum- temas agrícolas debe ser protegida e incentivada como un valor bres locales. positivo y un importante amortiguador en época de cambios.
  • 59. 59Reconocimiento de la multifuncionalidad Invertir para lograr la independencia de alimentos fue precisa-de la agricultura mente el enfoque que a partir de 1945 ayudó a la Europa de la posguerra a lograr la soberanía alimentaria en menos de 20La agricultura no puede ser considerada como mero ejercicio años. Cada nación debería dotarse de los medios para alimen-económico. La agricultura además de producir alimentos, pien- tarse a sí misma. Esto significa que es esencial que la agricultu-sos, fibras, agrofuels, medicamentos y plantas ornamentales, tie- ra se convierta en una prioridad internacional, y los países másne otras funciones esenciales: social, medioambiental, de esta- pobres deben ser ayudados a garantizar la seguridad y la inde-bilidad, cultural, etc., de difícil contabilidad económica, que a pendencia de su propio suministro de alimentos. (Del discursomenudo vienen consideradas como meras «externalidades» How Europe should tackle the global food crisis del Ministro dedel sistema. Esta es una de las causas por las que los precios y Agricultura francés Michel Barnier, Otoño 2008).los valores de los productos agrícolas no necesariamente secorresponden y constituye también una importante dificultadpara evaluar la relación costes/beneficios de las actividades Combatir la especulación en los precios agrícolas.agrarias y de la eficacia comparativa entre los distintos tipos de Sacar los alimentos básicos de la bolsa de valoresagricultura. Se hace necesario por ello introducir en nuestrosistema económico los indicadores, correcciones y elementos Numerosos estudios atribuyen a la especulación hasta el 30%necesarios para poder integrar en los análisis y evaluaciones de la subida de los precios de los cereales en el mercado in-agrícolas todos los costos y beneficios, incluyendo naturalmen- ternacional en 2008.te los no monetarios. Este problema exige soluciones éticas y urgentes, entre las que se debe considerar sacar los alimentos básicos de la bolsa deInversión en agricultura y ayuda al desarrollo valores.También con el fin de reducir la especulación es impor- tante evitar los monopolios y monitorear a las grandes cade-Según el Banco Mundial, el crecimiento en el sector agrícola nas de alimentación. A reducir la volatilidad de los precios y laelimina al menos dos veces más la pobreza, de lo que hacen especulación con los mismos puede contribuir un sistema deidénticos niveles de crecimiento en cualquier otro sector eco- regulación de mercados, que permita a los poderes públicos in-nómico. Es importante, por tanto, invertir en agricultura para fluir en los precios mediante el almacenamiento de productoscombatir el hambre y la marginación económica. No olvidemos agrícolas y alimentarios y su liberación en la medida en que losque la agricultura sigue siendo el principal sector productivo precios se disparen.en los países más pobres del mundo, que emplean al menos el65% de la población activa en muchos de ellos y contribuyen-do en promedio más de un 25% al PIB. OtrosSin embargo, en los últimos 20 años, el apoyo para el desarro- • Biocombustibles: se debe regular y desacelerar la producciónllo agrícola ha venido disminuyendo constantemente. Sólo un de biocombustibles, especialmente aquellos de primera ge-4% (frente a un 16% en 1980) de la asistencia pública para el neración.desarrollo (ODA) es en la actualidad destinado para la agricul- • Promover uso de granos y verduras frente a la carne: el in-tura, mientras el 75% de los más pobres del mundo viven en cremento de la demanda de carne que se ha producido, so-zonas rurales. bre todo, en los países de economías emergentes ha aumen- tado la presión sobre las tierras cultivables, ya que se Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 60. CRISIS ALIMENTARIA: SUS CAUSAS, CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONES necesita aproximadamente 9 veces más tierra para producir escala, mayor capacidad para adaptarse a los cambios, que sea una determinada cantidad de alimentos con valor nutritivo más sostenible, que emplee más personas y que saque más equivalente. Un consumo de carne más racional contribuye provecho de los conocimientos locales. también a la mejora en la dieta alimentaria y a reducir el nú- mero de obesos, así como a la reducción de emisiones de Existen también importantes incoherencias entre los foros in- CO2 procedentes especialmente del ganado vacuno. ternacionales de formulación de políticas alimentarias (en con-• Cambios climáticos: se debe destacar aquí el importante creto el Grupo de Trabajo de Alto Nivel de Naciones Unidas y papel que tiene la agricultura de pequeña escala en un es- el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial-CSA) y la recien- cenario de cambios climáticos graduales, mayor número de te asignación de responsabilidades al Banco Mundial para que desastres naturales y peores condiciones de producción en establezca en el contexto de la actual crisis alimentaria un fon- las zonas tradicionales. La agricultura de pequeña escala se do multilateral de lucha contra el hambre, que estaría dotado basa en un mayor y mejor uso de la diversidad (semillas, de 20.000 millones de dólares. modos de cultivo, formas de preparación), y en una mayor elasticidad, entendida como la capacidad que tienen los sis- También es importante la participación activa de los grupos temas de adaptarse más rápidamente y mejor a las nuevas más afectados por el hambre y la pobreza (pequeños agricul- circunstancias. tores, pescadores artesanales, pastores, habitantes de los bos-• Reducir la longitud de las cadenas alimentarias con el fin de ques, campesinos sin tierra, indígenas, entre otros) en la toma reducir costes energéticos y económicos: a ello puede con- de decisiones. Para ello, deberían abrirse espacios de participa- tribuir el acercamiento entre los centros de producción y de ción de la sociedad civil en el Comité de Seguridad Alimenta- consumo, el incremento de la producción local y el consumo ria Mundial y en otros foros relevantes. de productos locales y estacionales. Finalmente, es esencial que sea un único foro intergubernamen- tal dentro del sistema de Naciones Unidas el que tenga poderMarco internacional y gobernanza normativo y de toma de decisiones sobre el sistema alimenta- rio mundial, y que este foro apruebe periódicamente para lasmundial para la agricultura distintas organizaciones de Naciones Unidas que tratan los te-y la alimentación mas de agricultura y alimentación (Organización para la Agricul- tura y Alimentación-FAO, el Programa Mundial de Alimentos- PMA, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola-FIDA y elAunque muchos de los problemas mencionados anterior- Grupo Consultivo de Investigación Agrícola Internacional-mente son de naturaleza esencialmente técnica y económica, GCIAI), un único Programa de Labores y Presupuesto, con elsus profundas implicaciones socio-económicas, legales y polí- que se aseguraría la coordinación de sus actividades específicas.ticas exigen que sean abordados en un marco internacionaladecuado. Somos plenamente conscientes, sin embargo, de las limitacio- nes inherentes a los foros intergubernamentales de represen-Existe una importante desconexión entre las acciones y las ne- tación limitada, en primer lugar porque no todos los países tie-gociaciones en relación a la lucha contra el hambre y contra el nen un gobierno democrático que represente a sus ciudadanoscambio climático. Se recomienda ligar ambas negociaciones, ya y, en segundo lugar, que aún en aquellos países con gobiernosque parte de la solución para reducir los gases de efecto inver- democráticamente elegidos, y justamente por ello, los repre-nadero descansa en una agricultura más ecológica, de pequeña sentantes de estos gobiernos se ven abocados a defender in-
  • 61. 61tereses nacionales generalmente a corto plazo, que no siempre informarles de que nos hemos perdido, pero no hay motivocoinciden con los intereses de la humanidad. para preocuparse… mantenemos una velocidad formidable». Actualmente a bordo de nuestra pequeña astronave Tierra vi-Por ello consideramos que el papel de la sociedad civil y las vimos una paradoja muy similar a la que cuenta esta historia.ONG, que pueden permitirse defender los ideales que nosconduzcan al desarrollo de un mundo mejor, sin hambre y sin Esta crisis exige decisiones audaces a nivel institucional, estruc-pobreza, debe ser clave a todos los niveles y cumplir en lo po- tural y jurídico, y ello solo será posible con un enfoque ético,sible el papel crítico y purificador que la oposición parlamen- donde la solidaridad y la responsabilidad de todos primen so-taria ejerce en los gobiernos democráticos a nivel nacional. bre los intereses miopes de algunos.Sin embargo, y a pesar de sus limitaciones, las Naciones Unidas La solución definitiva exige un cambio de actitud del hombrey el sistema de «un país, un voto» es lo menos malo que tene- frente a la naturaleza y un replanteamiento del concepto demos, y es imprescindible mimarlo y mantenerlo a la espera de desarrollo. Es preciso iniciar un proceso en el que el objetivoque algún día y con una cobertura política que va más allá de sea el desarrollo humano (y no sólo el desarrollo económico),la agricultura y la alimentación, consigamos un sistema de Go- en un mundo en el que la sostenibilidad ecológica y la justiciabierno mundial mucho más ambicioso y democrático. Esta idea social no sean opciones sino requisitos. En este tipo de desa-la retomamos más adelante. rrollo el progreso no debe valorarse solamente en función del rendimiento económico o del flujo de dinero, sino y, sobre todo, en función de si conduce o no a la felicidad.La crisis alimentaria como parte y consecuenciade la crisis de valores: consideraciones finales Para ello la medida del nivel de vida no puede simplemente se-y objetivos a largo plazo guir estando basada en el PIB (Producto Interior Bruto) sino en el FIB (Felicidad Interior Bruta) en ingles GNH (Gross Natio-Decíamos al principio y reafirmamos de nuevo que la crisis ali- nal Happiness). Lo que medimos afecta a lo que hacemos. Simentaria y las otras crisis actuales se derivan de una única cri- nuestros indicadores sólo miden cuanto producimos, nuestrassis: crisis de valores. acciones tenderán a producir más. Por eso es necesario encon- trar los indicadores adecuados para medir la FNB. Todo estoLa causa última de esta crisis hay que buscarla en la miopía del no es pura retórica el Nobel de Economía Joseph Stiglitz segénero humano, que está llevando al mundo en una dirección cuestiona si el PIB es una buena medición del nivel de vida y elconsumista insostenible e insolidaria con la naturaleza y con desarrollo del concepto del FNB ha sido objeto de debates enotros seres de nuestra propia especie. Confundimos desarrollo Naciones Unidas durante la última década a propuesta del Go-con crecimiento material y felicidad con consumismo. Gastamos bierno de Bután, cuyo Centro de Estudios Butaneses (CBS)más recursos energéticos y de materia prima de los que dispo- analiza posibles índices e indicadores para convertir el FNB denemos, y si no corregimos a tiempo esta ruta nos llevara inexo- una filosofía en un sistema métrico. La 5.ª Conferencia Mundialrablemente al suicidio colectivo de la humanidad, porque aquí, sobre Felicidad Nacional Bruta se celebró en Itaipu (Brasil) losno nos engañemos, o nos salvamos juntos o perecemos todos. días 20-24 de noviembre de 2009, organizada conjuntamente por el CBS y el Future Vision Institute de Brazil.Una breve historia que se contaba en mi infancia narraba la his-toria de un piloto que un buen día, habiendo perdido la ruta de En un planeta cada vez más pequeño e interdependiente don-vuelo, dijo a los pasajeros: «Estimados pasajeros, es mi deber de la globalización es un hecho incuestionable y no una opción, Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 62. CRISIS ALIMENTARIA: SUS CAUSAS, CONSECUENCIAS Y POSIBLES SOLUCIONESla cuestión es que tipo de globalización deseamos y como con- ejecutivo y un poder judicial como poderes independientes. Esteseguirla. Hay dos valores esenciales que debemos mantener en sistema puede y debe ser compatible y complementario con loseste proceso global: la sostenibilidad y la diversidad a todos los gobiernos y parlamentos nacionales y locales que garantizaríanniveles. la defensa de las diversidades específicas y la multiplicidad de identidades. Sabemos que esto es difícil pero este sistema de go-• Sostenibilidad ecológica, económica y social. Para que el sis- bierno ya lo concibieron los primeros que pensaron en la cons- tema sea duradero y estable no debe destruir los recursos trucción de lo que actualmente es la Unión Europea y aunque naturales sobre los que se basa (Comisión Brundtland), y de forma imperfecta ello ha permitido avanzar en esa dirección para ello es necesario internalizar el coste de la conserva- en el caso de nuestro continente. La experiencia europea de- ción de estos recursos en el coste de producción de los pro- muestra que también es posible trabajar por ello a nivel mundial. ductos derivados de los mismos (según se estableció en el Vértice de la Tierra en Río, 1992). El sistema de gobernanza mundial debe estar basado en el• Diversidad (diversidad biológica, cultural, de lenguas, de tec- desarrollo de los derechos humanos, incluido naturalmente el nologías, de conocimientos, de tradiciones, de identidades…) derecho a la alimentación, como embrión de una futura Cons- necesaria para ampliar las opciones y mantener la capacidad titución mundial. de adaptación a condiciones ambientales y a necesidades hu- manas cambiantes e impredecibles. Mantener la diversidad re- Todo lo anterior puede parecer lejano, pero el camino más lar- duce la vulnerabilidad y proporciona un amortiguador y una go siempre comienza por un paso, y cuanto antes comencemos válvula de escape para absorber los cambios y asegurarse de mejor. que los errores que podamos cometer no sean irreversibles.Mientras el siglo XX fue el siglo de la uniformidad y del creci- Conclusiónmiento rápido aunque insostenible, el siglo XXI puede y debeser, si queremos que la humanidad tenga un futuro, el siglo dela diversidad y el desarrollo humano equilibrado. Estamos todos a bordo de nuestra pequeña nave (astronave) la Tierra, con unos recursos limitados y una población creciente,La ciencia y la tecnología del siglo XX fueron la ciencia y la tec- y si hay una avería y se hunde la barca –no importa que la ave-nología de la homogenización y nos hicieron avanzar por el ca- ría esté en España, en África o en Estados Unidos–, la barca vamino de la uniformidad. La ciencia y la tecnología del siglo XXI a pique y con ella todos nosotros. No podemos asumir esedeben ser ciencias y tecnologías (así, en plural) de la diversidad, riesgo, pero tampoco podemos conformarnos con tapar aguje-donde los sistemas de conocimientos tradicionales informales ros para evitar el hundimiento de nuestra nave Tierra, hemos dey los más modernos avances científicos se sumen y comple- replantearnos la forma en la que la conducimos y la direcciónmenten en la consecución de un mundo en el que convivan y en queremos llevarla hacia un futuro necesariamente común.se enriquezcan las diversas culturas, conocimientos e identida- Nuestra generación ha arrebatado a la naturaleza el volante dedes de nuestras sociedades y nuestros pueblos. la evolución y ahora sería suicida eludir la responsabilidad de decidir a dónde vamos. El tipo de futuro que queremos paraPara gobernar este proceso necesitamos el desarrollo de un nosotros y para nuestros hijos, y la velocidad a la que es posi-verdadero sistema democrático y eficiente de gobernanza mun- ble construirlo, no puede seguir siendo la mera resultante dedial compuesta por un poder legislativo o Parlamento mundial fuerzas ajenas a la voluntad expresa de la humanidad. No sirve(elegido con el sistema de «un ciudadano, un voto»), un poder correr, sin saber a dónde vamos. Es preciso replantearnos nues-
  • 63. 63tro sistema de vida. Quizás no sea preciso ni deseable crecer, La crisis actual, y no sólo la alimentaria, constituye un gran retoproducir y consumir más y más deprisa, sino desarrollar una so- y también una oportunidad única para construir un mundo jus-ciedad más feliz y más solidaria con la naturaleza y con todos. to, sostenible, en armonía con el medio ambiente, solidario con todos los seres humanos, sin hambre y sin pobreza. Esto hoyNunca como hasta ahora ha tenido el ser humano en sus ma- no es una alternativa sino una necesidad imperiosa para la su-nos las llaves del futuro de la humanidad, y nunca como hasta pervivencia de nuestra propia especie. Hagamos hoy, movidosahora ha dejado relegada la filosofía, las humanidades, la moral por un egoísmo inteligente, lo que no hemos querido o sabidoy la ética a un segundo plano. El futuro de nuestros hijos en un hacer antes por solidaridad. Nuestra generación es la primeraplaneta sostenible debe ser la responsabilidad de todos y cada obligada a enfrentarse a esta responsabilidad, pero también po-uno de nosotros, y no podemos ni debemos eludirla ni dejarla dría ser la última.en manos del azar. Cuadernos de Sostenibilidad y Patrimonio Natural Nº 19
  • 64. Se hace cada vez más evidente que todas las crisis de nuestro siglo tendrán un denominador común:la escasez del agua, de los alimentos y de la energía. Debatir sobre ellas de manera conjunta,analizando sus múltiples conexiones, supone un primer paso para tomar conciencia de su verdaderadimensión y diseñar estrategias que permitan afrontar este reto global, pues está en juego el futurode la humanidad y la conservación del planeta. Si además tenemos en cuenta que la mayor partede los recursos alimentarios y energéticos están en manos de menos del 20% de la poblaciónmundial, esta crisis múltiple se revela como una auténtica crisis de valores en la que todos, individuosy Estados, estamos implicados. Nos enfrentamos, en definitiva, a una seria amenaza: la incapacidadde la actual civilización industrial para asegurar la satisfacción de las necesidades presentes yfuturas de la humanidad. Es, por tanto, imprescindible el diseño y la puesta en práctica de un modelode desarrollo alternativo que garantice un mundo digno, más justo y sostenible, para las generacionesvenideras. ISBN 978-84-92543-18-2

×