Your SlideShare is downloading. ×
La Fundación Banco Santander lanza la tercera edición de “Nostalgia, intimidad y aristocracia”
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

La Fundación Banco Santander lanza la tercera edición de “Nostalgia, intimidad y aristocracia”

661
views

Published on

AGUSTÍN DE FOXÁ SE CONVIERTE EN UN ÉXITO DE VENTAS DE LA COLECCIÓN OBRA FUNDAMENTAL

AGUSTÍN DE FOXÁ SE CONVIERTE EN UN ÉXITO DE VENTAS DE LA COLECCIÓN OBRA FUNDAMENTAL


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
661
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. AGUSTÍN DE FOXÁ SE CONVIERTE EN UN ÉXITO DE VENTAS DE LA COLECCIÓN OBRA FUNDAMENTALLa Fundación Banco Santander lanza la tercera edición de “Nostalgia, intimidad yaristocracia”Entrevista a Jordi Amat en Canal Youtube Fundación Banco SantanderEl País: “Agustín de Foxá sin clichés”ABC: “Agustín de Foxá perfilado mucho más allá de los prejuicios”La Razón: “Un Agustín de Foxá sin censuras”XL Semanal: “Siguen desde la Fundación Santander, con su Colección Fundamental, recuperando lo másgranado del pasado”El Cultural: “Agustín de Foxá, comido de íntimas melancolías y derrotas, no merece elolvido, como el presente tomo atestigua notablemente” Luis Antonio de VillenaABC Cultural: “Foxá siempre divierte y emociona. Nostalgia, intimidad y aristocraciaofrece un excelente florilegio” Luis Alberto de CuencaAndrés Trapiello: “Aporta mucho, sobre todo para la gente que no lo conozca”Luis María Anson: “Me ha parecido un acierto la decisión de ofrecer un volumen de la obra fundamentalde Foxá”Nostalgia, intimidad y aristocracia, de Agustín de Foxá (Madrid 1906-1959), recoge losescritos más desconocidos de este poeta, escritor, dramaturgo y articulista; desde su obra deteatro más intensa, Cui-Ping-Sing, a sus cuadernos de la Guerra Civil, una selección de cartasa su familia, artículos del frente finlandés y Leningrado junto a Curzio Malaparte durante la IIGuerra Mundial y crónicas de América junto a cartas describiendo el boicot de exiliados auna gira poética de Rosales, Panero y Foxá. Todos estos textos ofrecen al lector “una miradanueva y desprejuiciada” del autor en opinión del antólogo y prologuista de este libro, JordiAmat. Con este volumen, Nostalgia, intimidad y aristocracia, de la Colección ObraFundamental de la Fundación Banco Santander (www.fundacionbancosantander.com),se descubre a un Agustín de Foxá (Madrid 1906-1959) aún desubicado en la historia dela literatura española. Andres Trapiello y Luis Alberto de Cuenca presentaron elvolumen confesando su admiración por el escritor madrileño. Poeta, novelista, dramaturgo y escritor de periódicos, guionistacinematográfico, la figura de Foxá se resiste a ser enclavada en los manuales de la
  • 2. historia de la literatura. En palabras de Gregorio Marañón fue “la figura literaria másreacia de las generaciones que nacieron al comenzar este siglo en España”. “Unconservador de las infancias perdidas” para Ridruejo. Su adscripción ideológicatampoco ayuda. Simplificado como prosista de Falange, en opinión de Jordi Amat fuemás monárquico que falangista para terminar siendo “confortablemente” franquista. En su vida nobleza, diplomacia y literatura quedaron engarzadas. Desde 1933 seaproximó a los círculos de poetas de la joven literatura, para criticar despuésabiertamente a poetas de la Generación del 27 como Alberti o Altolaguirre: “lospoemas de Alberti, de Cernuda, de Miguel Hernández son poemas de laboratorio, sinfuerza ni hermosura, equívocos, cobardes y llorones, donde están ausentes la pasiónde la mujer y la alegría de la batalla”. Sin embargo, a Altolaguirre siempre ledespertaría “viva simpatía” por su carácter. Uno de los momentos estelares de la vida de Foxá es su encuentro de 1933 conBuñuel. El cineasta le invitó a ver la proyección de La edad de Oro, pero él prefiereasistir al primer acto público del partido de un amigo, José Antonio. Hablamos de LaFalange. “Una elección significativa” dice Amat, que cambiará el pulso de su vida. Enopinión del antólogo, para Foxá, José Antonio más que un político es un poeta, “elprimer político español que afirma que los pueblos son construidos por los poetas”. Deentre los prosistas de Falange, desempeñará un papel especial. Sería voz cantante delCara al sol, que en opinión de Umbral es “una buena pieza de poesía bélica”. Una vez empezada la guerra, el Foxá diplomático se convertirá en espía, algoque sabemos gracias a su dietario personal, de gran importancia por su “valorautobiográfico y literario”. Teóricamente leal a la República tras firmar un decreto deadhesión a la carrera diplomática, Foxá hizo desde Bucarest un doble juego como lohacían otros diplomáticos de la Embajada. En el 37 figuraba ya su nombre entre losafectos a la causa franquista. Todavía, entonces, era un escritor casi desconocido, peronos dice Jordi Amat que “a lo largo de la guerra y por la guerra, en tanto quecomprometió su escritura con un bando para combatir al otro, iría convirtiéndose enfigura literaria de la nueva sociedad literaria”. Foxá, en sus labores de propaganda, colaboró en el retrato destructivo deManuel Azaña, haciendo llegar a Franco los cuadernos originales de Azaña. Esto y otrasanécdotas, incluidas algunas sufridas en primera persona, las utilizó para su novela
  • 3. Madrid, de corte a checa que le convirtió en referencia cultural de entonces. “A los 33,gracias a su corpus bélico, se había convertido en figura prestigiosa de la cultural delfascismo español”. Jefe de la Falange y las JONS en Italia en 1940, narró en páginas memorables lascircunstancias de la muerte de Alfonso XIII en Roma, unas vivencias privadas ydesconocidas durante años y que se reproducen en este volumen en el apartado dePapeles personales. A finales de 1941 se traslada al norte y en 1942 al frente finlandés,y más concretamente, al lago Lagoda, enclave frente al sitio de Leningrado, dondeenviaría ocho crónicas a ABC, coincidiendo con el corresponsal del Corriere Della Sera yescritor Curzio Malaparte; de Foxá Malaparte diría que “es profundamente católico,pero al modo español…tiene libertad de espíritu que nada ha de envidiar a la libertadde espíritu volteriana”. Foxá maduró allí como corresponsal, conviviendo con soldadosy descubriendo una nueva forma de vida. Esta serie “es la más coherente de suextenso corpus periodístico…a pesar de la ideologización inevitable, contiene páginasvibrantes y reafirma la brillantez estilística de Foxá”, dice Jordi Amat. Dramaturgo de éxito, como demuestran Cui-Ping-Sing -obra de culto paramuchos y no publicada desde hacía décadas-, Gente que pasa (estrenada en 1943) oBaile de capitanía, sus nuevos intentos poéticos y sus artículos nunca tuvieron tantoeco como su espléndida novela de guerra. A partir de 1944 sería, según Amat,considerado sobre todo como articulista. Foxá, moralista nostálgico, se posiciona anteel bombardeo de Hiroshima y Nagasaki diciendo que “por este camino vamos derechosa la destrucción de todo lo existente”. Tras su boda, se convierte en un moderno cronista de Indias, siendo destinadocomo diplomático a Montevideo y a Buenos Aires poco después. A finales de 1949Foxá participó en una Misión poética organizada por el gobierno franquista en diversospaíses iberoamericanos junto a Rosales, Panero y Zubiarre, y el escritor le contaba a sumadre (en cartas tragicómicas que se recogen en esta antología) la incomprensión y elboicoteo al que fueron sometidos por los círculos de exiliados. “Tuvimos conciencia dela incomprensión que, en ciertos sectores, existen todavía, frente a la realidadespañola”. Poco después Foxá iría a La Habana y a finales de 1956 fue nombradoacadémico (aunque no llegó a tomar posesión). Terminó su andadura diplomática enManila, de donde volvió prácticamente muerto en vida. “Castiella (el Ministro) me
  • 4. manda al matadero”, diría. Así fue. En opinión de Jordi Amat, la pervivencia de Foxá enla consideración literaria estuvo lastrada por los cambios de valoración ideológica queempezaron a consolidarse tras la derrota del Eje en la II Guerra Mundial.