Your SlideShare is downloading. ×
Luis María Anson sobre la 'Grażyna Kulczyk Collection'
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Luis María Anson sobre la 'Grażyna Kulczyk Collection'

158
views

Published on

Artículo de opinión del periodista y académica Luis María Anson sobre nuestra exposición 'Grażyna Kulczyk Collection. Everybody Is Nobody for Somebody'. Publicado en el suplemento El Cultural de El …

Artículo de opinión del periodista y académica Luis María Anson sobre nuestra exposición 'Grażyna Kulczyk Collection. Everybody Is Nobody for Somebody'. Publicado en el suplemento El Cultural de El Mundo.

Published in: Art & Photos

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
158
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 1 - 4 - 2 0 1 4 E L C U L T U R A L 3 P R I M E R A P A L A B R A “E l arte como el hom- bre se encuentra en- tre dos fuerzas con- trarias que lo solicitan: una es la belleza de la serenidad ab- soluta;laotra,lafascinacióndel abismo”, escribió Juan Eduar- do Cirlot. A lo largo de mi di- latada vida profesional no he conocido a nadie con un co- nocimientotanprofundodela significación liminar de la cul- tura como al autor del Diccio- nariodelosismos.Desaparecido prematuramente,Cirlot,miin- olvidadoamigo,hadejadouna obrasingularcaracterizadapor elequilibrioyelbuensentido. Si Praxíteles, Velázquez, Mozart, Bach, Rembrandt o Antonio López se sitúan en la serenidad absoluta, Bosco, el Goyaensordecidoyturbio,Pi- casso,Strawinsky,Webern,Po- llock o Bacon se precipitan en la fascinación del abismo. En- tre esas dos fuerzas que deba- ten al arte se mueven las gen- tes de la mediocridad y de lo culturalmente correcto. Mario Vargas Llosa denunció la to- maduradepelodealgunasma- nifestaciones artísticas de van- guardia que no pasan de la provocación y la cutrez. Habrá queconvenir,entodocaso,que pintores, escultores y músicos pusieron un espejo ante la so- ciedadepilépticadelsigloXX, la centuria que condujo a los pueblos a sufrir dos guerras mundiales con la adenda atroz de la hecatombe nuclear. Visi- té Hiroshima cuando era una pavesa abrasada y sé lo que digo.Elabismoacompañóalos ciudadanos del mundo duran- telargosañosdoloridos.Elarte no hizo otra cosa que reflejar la tragedia. La Fundación Banco San- tander ha tenido el acierto de ofrecer en la Sala de Arte de la Ciudadfinanciera,lacolección de Grázyna Kulczyk, que ha traído a muchos artistas, en considerable parte desconoci- dos en España, pero que per- mitenhacerseunaideadeque Polonia, a pesar de tantos años de incertidumbre, primero, de comunismo,después,nohaes- tado ajena a la llamada artísti- cadelsigloXX,algritodelaan- gustia y el temblor. El abstracto de Tadeusz Kantor electriza. El Das Haar de Anselm Kiefer atormenta. La pequeña figura de Magda- leneAbakanowickacojona.La madona de Katarzyna Górna desconcierta. La casa de ba- ñosdeKozyrahacetitubear.La vanguardia dura de Wojciech Fagorestremece.Lasobrasde Opalka,deKulik,deValieEx- port, de Strzeminski, de Gré- aud, de Fuller, de Krasinski y de tantos otros deslumbran al espectador, poco habituado a disfrutardeunamuestratanin- tensa como la que se ofrece en esta Sala. Hice durante varios años críticadearteenelejerciciode mi profesión. El gran maestro entonces era José Camón Az- nar que escribía como los án- geles y admiraba a Oswaldo Guayasamín. Recuerdo mis largas conversaciones con él y su discrepancia de mis artícu- los sobre el arte abstracto y la consideraciónqueteníayopor Rivera, Chirino o Viola. Cuan- dovisitéaPicassoensuestudio delacalledelosGrandesAgus- tinosenParís,habíaaprendido ya su frase medular: “Todo el mundo desea comprender el arte.¿Porquénointentarcom- prender la canción de un pá- jaro?”.EslaideadeKandinsky, que escribió: “El tema perju- dicaba a mi pintura”. Aprendí desde muy joven la falacia de muchas salas de arte, el cinismo de ciertos ex- positores, las camelancias de una parte de lo que se ofrece paraengañaralespectadorpe- dante o incauto. Sobre todo al pedante. Por eso vale la pena subrayar que los visitantes de la exposición que reúne la co- leccióndeGrázynaKulczykno saldrán defraudados de la experiencia. Entre la sereni- dad absoluta y la fascinación del abismo, el arte polaco ha sabidoreflejarlaépocahistóri- ca que le correspondió vivir y que es el hielo abrasador, el fuego helado del poeta es- pañol,laheridaquedueleyno se siente. G La fascinación del abismo LU I S MA R Í A AN S O N de la Real Academia Española Juan Barja ocupa un lugar destacado en la vida inte- lectual española. Robustecido por una formidable pre- paración cultural, el escritor es hombre que se distingue por el equilibrio y el buen sentido. En su libro Nudos del tiempo se en- frenta con el desafío permanente del tiempo y el espacio. Es un en- sayo filosófico especialmente sagaz y penetrante, un recreo para el buen gusto literario. Juan Barja conduce a la reflexión del lector proponiendo ideas sugerentes y originales. Z I G Z A G O.J.D.: E.G.M.: Tarifa: Área: Fecha: Sección: Páginas: 177741 1107000 28728 € 486 cm2 - 90% 11/04/2014 OPINION 3

×