1 1 - 4 - 2 0 1 4 E L C U L T U R A L 3
P R I M E R A P A L A B R A
“E
l arte como el hom-
bre se encuentra en-
tre dos fu...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Luis María Anson sobre la 'Grażyna Kulczyk Collection'

301 views
222 views

Published on

Artículo de opinión del periodista y académica Luis María Anson sobre nuestra exposición 'Grażyna Kulczyk Collection. Everybody Is Nobody for Somebody'. Publicado en el suplemento El Cultural de El Mundo.

Published in: Art & Photos
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
301
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
16
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Luis María Anson sobre la 'Grażyna Kulczyk Collection'

  1. 1. 1 1 - 4 - 2 0 1 4 E L C U L T U R A L 3 P R I M E R A P A L A B R A “E l arte como el hom- bre se encuentra en- tre dos fuerzas con- trarias que lo solicitan: una es la belleza de la serenidad ab- soluta;laotra,lafascinacióndel abismo”, escribió Juan Eduar- do Cirlot. A lo largo de mi di- latada vida profesional no he conocido a nadie con un co- nocimientotanprofundodela significación liminar de la cul- tura como al autor del Diccio- nariodelosismos.Desaparecido prematuramente,Cirlot,miin- olvidadoamigo,hadejadouna obrasingularcaracterizadapor elequilibrioyelbuensentido. Si Praxíteles, Velázquez, Mozart, Bach, Rembrandt o Antonio López se sitúan en la serenidad absoluta, Bosco, el Goyaensordecidoyturbio,Pi- casso,Strawinsky,Webern,Po- llock o Bacon se precipitan en la fascinación del abismo. En- tre esas dos fuerzas que deba- ten al arte se mueven las gen- tes de la mediocridad y de lo culturalmente correcto. Mario Vargas Llosa denunció la to- maduradepelodealgunasma- nifestaciones artísticas de van- guardia que no pasan de la provocación y la cutrez. Habrá queconvenir,entodocaso,que pintores, escultores y músicos pusieron un espejo ante la so- ciedadepilépticadelsigloXX, la centuria que condujo a los pueblos a sufrir dos guerras mundiales con la adenda atroz de la hecatombe nuclear. Visi- té Hiroshima cuando era una pavesa abrasada y sé lo que digo.Elabismoacompañóalos ciudadanos del mundo duran- telargosañosdoloridos.Elarte no hizo otra cosa que reflejar la tragedia. La Fundación Banco San- tander ha tenido el acierto de ofrecer en la Sala de Arte de la Ciudadfinanciera,lacolección de Grázyna Kulczyk, que ha traído a muchos artistas, en considerable parte desconoci- dos en España, pero que per- mitenhacerseunaideadeque Polonia, a pesar de tantos años de incertidumbre, primero, de comunismo,después,nohaes- tado ajena a la llamada artísti- cadelsigloXX,algritodelaan- gustia y el temblor. El abstracto de Tadeusz Kantor electriza. El Das Haar de Anselm Kiefer atormenta. La pequeña figura de Magda- leneAbakanowickacojona.La madona de Katarzyna Górna desconcierta. La casa de ba- ñosdeKozyrahacetitubear.La vanguardia dura de Wojciech Fagorestremece.Lasobrasde Opalka,deKulik,deValieEx- port, de Strzeminski, de Gré- aud, de Fuller, de Krasinski y de tantos otros deslumbran al espectador, poco habituado a disfrutardeunamuestratanin- tensa como la que se ofrece en esta Sala. Hice durante varios años críticadearteenelejerciciode mi profesión. El gran maestro entonces era José Camón Az- nar que escribía como los án- geles y admiraba a Oswaldo Guayasamín. Recuerdo mis largas conversaciones con él y su discrepancia de mis artícu- los sobre el arte abstracto y la consideraciónqueteníayopor Rivera, Chirino o Viola. Cuan- dovisitéaPicassoensuestudio delacalledelosGrandesAgus- tinosenParís,habíaaprendido ya su frase medular: “Todo el mundo desea comprender el arte.¿Porquénointentarcom- prender la canción de un pá- jaro?”.EslaideadeKandinsky, que escribió: “El tema perju- dicaba a mi pintura”. Aprendí desde muy joven la falacia de muchas salas de arte, el cinismo de ciertos ex- positores, las camelancias de una parte de lo que se ofrece paraengañaralespectadorpe- dante o incauto. Sobre todo al pedante. Por eso vale la pena subrayar que los visitantes de la exposición que reúne la co- leccióndeGrázynaKulczykno saldrán defraudados de la experiencia. Entre la sereni- dad absoluta y la fascinación del abismo, el arte polaco ha sabidoreflejarlaépocahistóri- ca que le correspondió vivir y que es el hielo abrasador, el fuego helado del poeta es- pañol,laheridaquedueleyno se siente. G La fascinación del abismo LU I S MA R Í A AN S O N de la Real Academia Española Juan Barja ocupa un lugar destacado en la vida inte- lectual española. Robustecido por una formidable pre- paración cultural, el escritor es hombre que se distingue por el equilibrio y el buen sentido. En su libro Nudos del tiempo se en- frenta con el desafío permanente del tiempo y el espacio. Es un en- sayo filosófico especialmente sagaz y penetrante, un recreo para el buen gusto literario. Juan Barja conduce a la reflexión del lector proponiendo ideas sugerentes y originales. Z I G Z A G O.J.D.: E.G.M.: Tarifa: Área: Fecha: Sección: Páginas: 177741 1107000 28728 € 486 cm2 - 90% 11/04/2014 OPINION 3

×