46162630548290151Presentaciónpor Raimundo Pérez-Hernández y Torra¿Cómo podemos mejorar lagobernabilidad global?por Ángel G...
4 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALPRESENTACIÓN002 174.indd 4002 174.indd 4 10/1/11 11:09:1410/1/11 11:0...
5Por Raimundo Pérez-Hernández y TorraDirector. Fundación Ramón ArecesMe es muy grato presentar el segundo número extraordi...
6 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALES UN AUTÉNTICO PLACER ESTAR HOY CON TODOS USTEDES ypoder ofrecer est...
7peor crisis de nuestro tiempo, constituyó unllamamiento a la toma de conciencia. Es ne-cesario repensar la arquitectura d...
8 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALel mayor exportador mundial, sino que se haposicionado como la segund...
9How can we improveglobal governance?The OECD’s standpointby Angel Gurría,Secretary General of the OECDIT IS A REAL PLEASU...
10 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALgue sólo reducirán las emisiones un máximodel 18% en 2020 frente a l...
11The lack of progress in talks on agriculture and inother sensitive areas has delayed the conclusion ofthe Doha Round and...
12 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALpaíses miembros del G-20 y el resto de orga-nismos internacionales.E...
13International cooperation and waysto improve global governance: G-20Earlier on I mentioned the significance of the finan-c...
14 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALganizaciones internacionales deben reunirseen una red plenamente int...
15The role of the OECDAnd how can an organisation such as the OECD helpto enhance global governance and promote multila-te...
16 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALablar detrás deÁngel Gurríasiempre es unproblema por-que nunca uno s...
17He leído con interés el documento que hanpreparado el señor Sánchez Arnau y el señorRainer. En él están bien resumidos l...
18 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALduda de que todo el problema de seguridad co-bra una importancia dis...
19da de bajo crecimiento, no tiene margen paraapoyar a otros.En conjunto, el menor crecimiento en elmundo desarrollado tie...
20 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALforo en el que se pueden resolver los enormesretos que tenemos ante ...
21prácticamente globalpara la definición delos nuevos requeri-mientos exigibles alos bancos, y que hapermitido llegar aBasi...
22 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALEl G-20 ha sido un éxito, sin duda alguna.¿Es la panacea? Creo que n...
23entramado de las instituciones responsablesde políticas concretas que surgen a partir delsistema de Naciones Unidas. Dec...
24 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALde la nueva regulación financiera; no olvide-mos que hasta ahora Basi...
25res exigencias de capital alas entidades financieras, elcumplimiento por los paí-ses receptores de normas fi-nancieras ¿qu...
26 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERAL“El recorrido por la senda de gobernabilidad global será largo yno s...
27AGRADEZCO MUY SINCERAMENTE a la Funda-ción Ramón Areces y a la OCDE habermeinvitado a clausurar este exitoso Seminario“M...
28 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALnes de poder. Del breve “momento unipolar”de hegemonía de los EE.UU....
29Y es aquí, precisamente aquí, donde surgenesas visiones, pesimista y optimista, de quehablábamos antes. La de un mundo “...
30 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALMÁS ALLÁDE LA CRISIS:el futuro del sistema multilaterala crisis finan...
31Este Seminario ha sido convocado desde una visión que privilegia un planteamiento integra-do del desarrollo basado en la...
32 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERAL1- Introducción general1.1 ¿Cuáles son los orígenes de lacrisis? ¿Qu...
33de muchos deudores hipotecarios para hacerfrente a las amortizaciones de sus préstamosen tiempo; y llevó a muchos de ell...
34 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALrosos países, pero particularmente en EstadosUnidos, las Tesorerías ...
35002 174.indd 35002 174.indd 35 10/1/11 11:10:2010/1/11 11:10:20
36 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALgría o Irlanda, la volatibilidad cambiaria y laalternancia de buenas...
37representan dichos cambios para los paísespobres solo ahora empiezan a comprenderse.19. En 2009 China se convirtió en el...
38 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALmundo en vías de desarrollo, durante la pri-mera década del siglo XX...
39los crecientes niveles de desigualdad entre lospaíses y la mayor competencia son sólo tresde dichos retos. Aunque el cam...
40 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALducto. Segundo, que así como creció antes,también cayó más rápidamen...
4130. La pregunta que sur-ge es si el mecanismo denegociación existente enla OMC sigue siendoadecuado para obtenerresultad...
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010

464

Published on

ste Monográfico recoge el desarrollo y las conclusiones del Seminario organizado en colaboración con el Centro de Desarrollo de la OCDE. Los debates, intensos y enriquecedores giraron en torno a "Los cambios en la riqueza y la perspectiva mundial para el desarrollo"; "El futuro del sistema global de comercio, finanzas e inversiones"; "El Planeta Tierra" y "Gobernabilidad y reforma institucional".

Published in: Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
464
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Revista Fundación Ramón Areces. Monográfico "Más allá de la crisis": Diciembre 2010

  1. 1. 46162630548290151Presentaciónpor Raimundo Pérez-Hernández y Torra¿Cómo podemos mejorar lagobernabilidad global?por Ángel GurríaUna reflexión sobre los grandes retosde la crisispor Pedro SolbesEl desafío de la gobernanza mundialpor Carlos WestendorpDocumento de base para la discusiónpor Juan Carlos Sánchez Arnau yRainer GeigerPanelesConclusiones generalesContribuciones individualesPrograma y biografía de los ponentesÍNDICEMás allá de la crisis:el futuro del sistema multilateralEDITAFundación Ramón ArecesDIRECTORRaimundo Pérez-Hernández y TorraCONSEJO ASESORFederico Mayor Zaragoza, Luis Ángel RojoDuque, Julio R. Villanueva, Juan Velarde Fuertes,Jaime Terceiro Lomba, Avelino Corma Canós,Juan González-Palomino Jiménez, AlfonsoNovales CincaDIRECTORManuel AzconaSERVICIO DE PUBLICACIONESConsuelo Moreno HervásDISEÑO Y MAQUETACIÓNOmnívoros Marketing y ComunicaciónADMINISTRACIÓN Y REDACCIÓNCalle Vitruvio 5. 28006 Madrid.Teléfono: 91 515 89 80. Fax: 91 564 52 43WEBwww.fundacionareces.esWEB TVwww.fundacionareces.tvILUSTRACIÓN DE PORTADAEnrique Rodríguez PérezaguaFOTÓGRAFOS FRAAlejandro Amador y Antonio MarcosFOTOMECÁNICA E IMPRESIÓN:Gamacolor S.G.I.Queda prohibida la reproducción total o parcialde las informaciones de esta publicación,cualquiera que sea el medio de reproduccióna utilizar, sin autorización previa o expresa deFundación Ramón Areces. La Revista no se hace,necesariamente, responsable de las opiniones desus colaboradores.Depósito Legal: M - 51664-2009© 2010 Fundación Ramón Areces002 174.indd 3002 174.indd 3 10/1/11 11:09:1010/1/11 11:09:10
  2. 2. 4 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALPRESENTACIÓN002 174.indd 4002 174.indd 4 10/1/11 11:09:1410/1/11 11:09:14
  3. 3. 5Por Raimundo Pérez-Hernández y TorraDirector. Fundación Ramón ArecesMe es muy grato presentar el segundo número extraordinario de la Revista de la Fun-dación Ramón Areces titulado “Más allá de la crisis: el futuro del sistema multilate-ral”, en el que se recogen el desarrollo y las conclusiones del Seminario del mismo nombre orga-nizado por la Fundación Ramón Areces en colaboración con el Centro de Desarrollo de la OCDEy que tuvo lugar en Madrid los días 4 y 5 de octubre del año 2010. Quisiera hacer una menciónespecial a la colaboración establecida con el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación,institución que prestó un valioso apoyo en el desarrollo de la agenda del citado Seminario.Como es conocido, la Fundación Ramón Areces tiene como objetivos principales de actuación elfomento de la investigación científica, la formación de capital humano y la divulgación del cono-cimiento. En este marco encaja perfectamente la celebración de este Seminario que ha pretendidoproveer un foro de debate e intercambio de ideas y reflexiones sobre el entorno económico actualy sobre el porvenir del sistema multilateral. La Fundación está satisfecha de haber podido congre-gar en Madrid a un número tan importante y relevante de científicos, universitarios, funcionariosinternacionales y expertos en estas materias.Los debates fueron intensos y enriquecedores, como el lector podrá comprobar en este númeroextraordinario de la revista, en el que se incluyen las principales intervenciones, las contribucio-nes escritas presentadas al Seminario, las conclusiones de los paneles 1 al 4 dedicados respectiva-mente a “Los cambios en la riqueza y la perspectiva mundial para el desarrollo”; “El futuro del sis-tema global de comercio, finanzas e inversiones”; “El Planeta Tierra”; “Gobernabilidad y reformainstitucional“, y las conclusiones generales extraídas de las deliberaciones habidas. En resumen,la Fundación se congratula de haber contribuido a un intercambio de opiniones serio, profundo yprospectivo sobre unas cuestiones que tanto afectan a la sociedad y al mundo internacional.002 174.indd 5002 174.indd 5 10/1/11 11:09:1710/1/11 11:09:17
  4. 4. 6 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALES UN AUTÉNTICO PLACER ESTAR HOY CON TODOS USTEDES ypoder ofrecer este discurso de apertura en un Seminarioque versará sobre uno de los más acuciantes desafíos a losque nos enfrentamos: cómo promover el multilateralismo ymejorar la gobernabilidad global. Me gustaría expresar miagradecimiento a la Fundación Ramón Areces por auspiciareste importante Seminario, organizado conjuntamente conel Centro de Desarrollo de la OCDE.Cada generación se pregunta sobre cuál debe ser el futurodel sistema internacional. Así ocurrió después de cada unade las dos guerras mundiales, durante la Guerra Fría, tras lacaída del Muro de Berlín y, por supuesto, con ocasión delcambio de siglo. Pero permítanme decirles que, hoy, la ne-cesidad de revaluar la arquitectura de la cooperación internacional resulta más apremiante quenunca. La crisis financiera ha puesto en entredicho el actual orden internacional, “el mundotal y como lo conocemos”. El multilateralismo nunca volverá a ser igual.Hace tres semanas, en un artículo del Financial Times, Gideon Rachman indicaba que el 15de septiembre de 2008 ha cambiado más cosas de lo que lo hizo el 11 de septiembre de 2001.En muchos aspectos, tenía razón. La quiebra de Lehman Brothers, la punta del iceberg de laPor Ángel GurríaSecretario General de la OCDE¿CÓMO PODEMOSMEJORAR LAGOBERNABILIDADGLOBAL?Perspectiva de la OCDE002 174.indd 6002 174.indd 6 10/1/11 11:09:1910/1/11 11:09:19
  5. 5. 7peor crisis de nuestro tiempo, constituyó unllamamiento a la toma de conciencia. Es ne-cesario repensar la arquitectura de la coopera-ción internacional a la luz de los importantescambios estructurales que se han registradoen la economía mundial durante los últimosveinte años.La primera sesión de trabajo de este Semi-nario examinará el paulatino desplazamientode la riqueza que está produciéndose desde elmundo desarrollado al mundo en desarrollo,en particular a las economías emergentes.Este año, China no sólo se ha convertido en002 174.indd 7002 174.indd 7 10/1/11 11:09:2210/1/11 11:09:22
  6. 6. 8 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALel mayor exportador mundial, sino que se haposicionado como la segunda economía delmundo, por delante de Japón. Por otra par-te, en el primer trimestre de 2010, los paísesen desarrollo poseían aproximadamente dostercios de las reservas mundiales en monedaextranjera, frente a únicamente un tercio enla década anterior. Éstos son sólo dos ejem-plos de la transformación estructural en cur-so, en virtud de la cual el centro de gravedadde la economía mundial se está desplazandorápidamente. Se estima que, hacia 2030, lospaíses que actualmente no pertenecen a laOCDE representarán cerca del 60% del PIBmundial.En numerosas partes del mundo en desarro-llo, este fenómeno de lo que en inglés se hadado en llamar “shifting wealth” (cambio dela riqueza) ha conllevado sustanciales mejo-ras del crecimiento y de la reducción de lapobreza. Por ejemplo, el número de personasque viven con menos de un dólar al día enel mundo ha caído una cuarta parte desde1990, es decir, una reducción aproximada de500 millones de personas. Un 90% de esaspersonas están en China.Sin embargo, los desafíos que despierta estaveloz transformación de la economía mun-dial son igualmente significativos. ¿Cómogarantizar la estabilidad financiera mundial?¿Cómo abordar el cambio climático? ¿Cómoadministrar los recursos naturales de formasostenible, protegiendo el derecho de todosa una vida decente? Son retos globales quedemandan respuestas globales, fundadas enel multilateralismo.Las sesiones que se celebrarán esta tarde ymañana estudiarán las implicaciones que tie-nen para la gobernabilidad dos importantesdesafíos suscitados por el fenómeno de la “ri-queza cambiante”.Por una parte, en materia de comercio e in-versión. Aunque ambos elementos resultanmás importantes que nunca para promoverel desarrollo y bienestar, se está registrandoescaso progreso en la liberalización multi-lateral del comercio y en la creación de unmarco internacional para las inversiones.Estudios de la OCDE muestran que, si lospaíses en desarrollo bajasen sus aranceles alcomercio hasta los niveles aplicados en lospaíses del Norte, podrían conseguir una ga-nancia adicional de hasta 59.000 millones dedólares. La falta de progreso en las negocia-ciones agrícolas y en otros ámbitos sensiblesha postergado la conclusión de la Ronda deDoha, dando lugar a una maraña de acuer-dos comerciales bilaterales cuya efectividadno puede sustituir a la que tendría un enfo-que verdaderamente multilateral.Al mismo tiempo, necesitamos un conjun-to coherente de normas internacionales queenmarquen la promoción y protección de lainversión, a fin de que ésta pueda desarro-llar su enorme potencial como promotor dedesarrollo y bienestar. Desafortunadamente,sigue existiendo una brecha entre las estruc-turas institucionales y las actuales realidadeseconómicas.La lucha contra el cambio climático es otrode los importantes aspectos que examinaránlos participantes de este Seminario, y quetambién requiere una mejor coordinaciónmultilateral por parte de los principales emi-sores, incluidas las economías emergentes.El mundo cuenta con que los países indus-trializados emprendan acciones de enverga-dura para reducir las emisiones. Sin embar-go, los análisis de la OCDE apuntan a queincluso los objetivos más ambiciosos fijadospor los países industrializados en Copenha-002 174.indd 8002 174.indd 8 10/1/11 11:09:2410/1/11 11:09:24
  7. 7. 9How can we improveglobal governance?The OECD’s standpointby Angel Gurría,Secretary General of the OECDIT IS A REAL PLEASURE TO BE WITH YOU ALL TODAYand be able to give this opening speech at a seminarwhich will be about one of the most pressing cha-llenges we face: how to promote multilateralism andimprove global governance. I would like to expressmy gratitude to the Ramón Areces Foundation forsponsoring this important seminar, organised jointlywith the OECD Development Centre.Every generation asks itself what the future inter-national system ought to be. This happened in thewake of each of the two world wars, during the ColdWar, after the fall of the Berlin Wall and, of course,with the turn of the century. But let me tell you thattoday the need to reassess the architecture of interna-tional cooperation is keener than ever. The financialcrisis has cast doubt on the current world order “theworld as we know it”. Multilateralism will never bethe same again.Three weeks ago, in an article in the FinancialTimes, Gideon Rachman said that 15 September2008 changed more things than 11 September 2001did. He is right in many ways. The collapse of Le-hman Brothers, the tip of the iceberg of the worstcrisis in our times, was really a wake-up call. Thearchitecture of international cooperation needs tobe re-examined in the light of the major structuralchanges that have come about in the world economyover the last twenty years.The shift in global wealth brings aboutnew dynamics and possibilitiesThe first working session at this seminar will lookat the steady shift in wealth taking place from thedeveloped world towards the developing world, inparticular towards the emerging economies.This year China has not only become the world’s big-gest exporter, but it has emerged as the world’s secondlargest economy ahead of Japan. On the other hand,in the first quarter of 2010 the developing coun-tries held roughly two thirds of the world’s foreigncurrency reserves compared to one third the previousdecade. These are just two examples of the changein structure occurring, whereby the centre of gravityof the world economy is shifting fast. It is estimatedthat by around 2030 those countries that currentlydo not belong to the OECD will account for around60% of world GDP.In numerous parts of the developing world this phe-nomenon of shifting wealth has led to substantialimprovements in growth and alleviating poverty. Forexample, the number of people living on less thanone dollar a day in the world has fallen by a quar-ter since 1990, meaning approximately 500 millionpeople less. 90% of these people are in China.Yet it also entails major challengesfor multilateral collaborationHowever, the challenges stirred up by this swift trans-formation in the world economy are equally signifi-cant. How can world financial stability be ensured?How can climate change be addressed? How cannatural resources be marshalled sustainably and ina way that protects the right of everyone to a decentlife? These are global challenges that require globalanswers based on multilateralism.The sessions to be held this afternoon and tomorrowwill examine the implications for governance of twomajor challenges provoked by the phenomenon ofshifting wealth.One of these involves trade and investment. Althoughboth elements are more important than ever in pro-moting development and well-being, little headwayis being made in terms of the multilateral trade libe-ralisation and shaping an international frameworkfor investments.OECD studies reveal that if the developing countrieslowered their trade tariffs down to the levels appliedin countries in the North, they could gain up to 59billion dollars more.002 174.indd 9002 174.indd 9 10/1/11 11:09:2410/1/11 11:09:24
  8. 8. 10 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALgue sólo reducirán las emisiones un máximodel 18% en 2020 frente a los niveles de 1990.Es decir: si no colaboramos con los emergen-tes, nos quedaremos muy por debajo del ob-jetivo de reducir las emisiones entre el 25% yel 40% que los científicos estiman necesariapara evitar que la temperatura suba por enci-ma de los 2 grados centígrados.Éste es un esfuerzo en el que nuestros paísesdeben trabajar codo con codo y en el que elprogreso aportado por la Convención Marcode las Naciones Unidas sobre el Cambio Cli-mático debe dar un paso más en términos deactuación conjunta. Nuestros estudios mues-tran que los países de la OCDE podrían ob-tener ingresos equivalentes al 2.5% del PIBhacia 2020 si instaurasen impuestos sobre elcarbono o subastas de permisos destinados alograr una reducción del 20% de las emisio-nes. Parte de esos ingresos podrían contribuira financiar políticas y acciones contra el cam-bio climático en los países en desarrollo.Pero, por descontado, los instrumentos demercado únicamente podrán tener éxito si secoordinan y aplican multilateralmente.Cooperación internacional y modosde mejorar la gobernabilidad global:el G-20Anteriormente, he hecho re-ferencia a la importancia dela crisis financiera y a cómo eldesplome de Lehman Brotherssupuso un momento deter-minante para la cooperacióninternacional. En ocasiones,es preciso alcanzar el límite deuna situación crítica para to-mar medidas decisivas, y eso esprecisamente lo que la econo-mía mundial empezó a hacerhace dos años para responder ala peor crisis económica desdela Segunda Guerra Mundial.La emergencia del G-20 comoel principal foro de debate yactuación económicos consti-tuye probablemente la mayorreestructuración de la gober-nabilidad global desde 1945.El hecho de que países comoChina o la India se sienten enCiudad de DohaSede de la Ronda de Doha002 174.indd 10002 174.indd 10 10/1/11 11:09:2410/1/11 11:09:24
  9. 9. 11The lack of progress in talks on agriculture and inother sensitive areas has delayed the conclusion ofthe Doha Round and spawned a jumble of bilateraltrade agreements that cannot hope to be as effectiveas a genuinely multilateral approach.At the same time we need a consistent set of interna-tional rules framing the promotion and safeguardingof investment so that it can realise its huge potentialfor boosting development and well-being. Unfortu-nately there is still a gulf between institutional struc-tures and the current economic facts of life.The fight against climate change is another key as-pect that will be examined by those taking part inthis seminar and which also calls for better multila-teral coordination by those responsible for the hea-viest emissions, including the emerging economies.The world is relying on the industrialised countriesto take substantial action to cut down on emissions.OECD studies, however, indicate that even the mostambitious targets set by the industrialised countriesin Copenhagen will only reduce emissions by 18%at the most in 2020 in comparison with 1990 levels.This means that if we fail to collaborate with theemerging economies, we will fall a long way short ofthe target of between 25% and 40% fewer emissionswhich scientists reckon must be achieved if we areto avoid the temperature from rising over 2 degreescentigrade.This is an effort on which our countries must workside by side and where the progress made in the formof the United Nations Framework Convention onClimate Change should take matters further in termsof joint action. Our studies show that the OECDcountries could obtain revenues of 2.5% of GDPtowards 2020 if they brought in taxes on carbon orthe auctioning off of licences aimed at achieving a20% reduction in emissions. Part of such revenuescould help finance policies and action to combat cli-mate change in the developing countries.But it goes without saying that market instrumentscan only succeed if they are coordinated and appliedmultilaterally.pie de igualdad en torno a la misma mesaque los Miembros del G-8, cuando hace tansólo unos años únicamente se les invitabaal margen de las cumbres, refleja que estásurgiendo una nueva arquitectura para lagobernabilidad global. La Cumbre de Pitts-burg ratificó esta nueva realidad.El G-20 dio en su momento una respues-ta rápida a los desafíos inmediatos y a cor-to plazo suscitados por la crisis financiera.Pero, además, está convirtiéndose gradual-mente en un foro de promoción de respues-tas multilaterales para los principales retosestructurales del crecimiento, así como paraotros temas que abarcan desde la lucha con-tra la corrupción hasta la cooperación parael desarrollo, el comercio y la inversión.Con el Marco para un Crecimiento Sólido,Sostenible y Equilibrado –lo que conoce-mos como The Framework– las cumbresdel G-20 de Pittsburg y Toronto han traza-do el camino para construir un proceso decrecimiento más fuerte, más equilibrado ymás sostenible. Ésta es, sin duda, una de lasaportaciones más importantes que el G-20puede hacer, y confío en que la próximaCumbre de Seúl podrá producir un planconcreto de acción en este ámbito. En elloestamos trabajando duramente, junto a losEl cambio en la riquezaglobal genera nuevasdinámicas y posibilidadespero también generaimportantes retos para lacolaboración multilateral002 174.indd 11002 174.indd 11 10/1/11 11:09:2710/1/11 11:09:27
  10. 10. 12 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALpaíses miembros del G-20 y el resto de orga-nismos internacionales.El papel de la OCDE¿Y cómo puede una organización como laOCDE contribuir a potenciar la gobernabi-lidad global y promover la cooperación mul-tilateral en un mundo en rápida evolución?Llegados a este punto, debo citar a la antiguapresidenta de Chile, Michelle Bachelet, queuna vez describió a la OCDE no como “elclub de los países ricos”, como se nos carac-teriza erróneamente a menudo, sino como“un club de las mejores prácticas”. Los paísesmiembros acuden a la OCDE para aprenderunos de otros, mejorar la elaboración de polí-ticas y formular estándares y normas interna-cionales que sirvan para encarar desafíos dealcance mundial.Desde la creación del G-20, sus líderes hanrecurrido a la OCDE para asesorar sobre unvasto abanico de cuestiones, incluyendo laeliminación de subsidios a los combustiblesfósiles; el desarrollo de políticas que fomen-ten el empleo, la inversión y el comercio; lalucha contra la corrupción y los paraísos fis-cales; o el propio Framework anteriormentecitado. Gracias a nuestra larga experienciaen materia de desarrollo y monitoreo de losflujos de la ayuda, estamoscontribuyendo también ac-tivamente a la creación delnuevo Grupo de Trabajosobre Desarrollo del G-20,bajo la presidencia coreana.Dada su experiencia en prác-ticamente todos los ámbitosde las políticas públicas, laOCDE se encuentra bienequipada para analizar ycontribuir a mejorar la coo-peración internacional. Contodo, aunque nuestro alcan-ce es amplio y único, tam-bién necesitamos ser globalesy más incluyentes para serrelevantes.Y estamos progresando enesa dirección. Este año,Chile, Eslovenia, Estonia eIsrael se han incorporadocomo Miembros de nuestraSesión de la OCDE002 174.indd 12002 174.indd 12 10/1/11 11:09:2710/1/11 11:09:27
  11. 11. 13International cooperation and waysto improve global governance: G-20Earlier on I mentioned the significance of the finan-cial crisis and how the collapse of Lehman Brothersrepresented a defining moment for internationalcooperation. Sometimes we have to reach the verylimit in critical situations before we take decisivemeasures, and that is precisely what the world eco-nomy began to do two years ago in response to theworst economic crisis since the Second World War.The emergence of G-20 as the main forum for eco-nomic debate and action represents what is probablythe greatest restructuring of global governance since1945. The fact that countries such as China andIndia come to the same table as the G-8 memberson an equal footing when just a few years ago theywere only invited outside summit meeting roomsshows that a new architecture for global governanceis emerging. The Pittsburgh Summit confirmed thisnew fact.At the time G-20 provided a swift response to theimmediate and short-term challenges roused by thefinancial crisis. Yet it is also by and by becominga forum for advancing multilateral responses to themost prominent structural challenges associated withgrowth, as well as for other issues ranging from thewar on corruption to cooperation on development,trade and investment.Using the Framework for strong, sustainable andbalanced growth, which we know as simply TheFramework, the G-20 summit meetings at Pitts-burgh and Toronto have paved the way to settingup a stronger, more sustainable and more balan-ced growth process. This is beyond doubt one of themost significant contributions that G-20 can possi-bly make and I am confident that the forthcomingSeoul Summit Meeting will yield a specific plan ofaction in this regard. We are working hard on thisalongside the G-20 member countries and the otherinternational bodies.Organización, y las conversaciones para laincorporación de Rusia siguen en cami-no. También favorecemos cada vez más laparticipación de Estados no miembros ennuestro trabajo y deliberaciones, en parti-cular gracias a nuestro programa de coope-ración reforzada con Brasil, China, India,Indonesia y Sudáfrica. Cerca de 100 paísesparticipan regularmente en nuestros comi-tés, reuniones de expertos y foros. Además,trabajamos en estrecha colaboración con ac-tores no gubernamentales, como empresas,sindicatos, fundaciones y ONGs.En este mismo sentido, estamos apostandotambién por reforzar la coordinación entrelas organizaciones internacionales. La crisisha dejado al descubierto los límites de teneruna organización por cada área temática, unenfoque prevalente en la pasada década. Re-sulta siempre más útil y enriquecedor con-siderar los mismos problemas desde dife-rentes ángulos y perspectivas. Y esto es unabuena noticia para una organización comola OCDE, que se caracteriza por su capa-cidad de llevar a cabo un análisis de fondoauténticamente interdisciplinario.No obstante, es preciso evitar a toda costala duplicación. No necesitamos una nuevainstitución ni una nueva burocracia. Las or-El sistema multilateraldel futuro deberá sermás incluyente, y deberáintegrar de manera másefectiva a la sociedadcivil y al sector privado002 174.indd 13002 174.indd 13 10/1/11 11:09:3010/1/11 11:09:30
  12. 12. 14 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALganizaciones internacionales deben reunirseen una red plenamente integrada que iden-tifique las sinergias y el margen para mejorarla coordinación. Por esta razón, y con mirasa garantizar que los líderes obtengan el me-jor asesoramiento posible, he propuesto lacreación de un “Observatorio” (o “Red”) deCoherencia Política, que agrupe a las organi-zaciones internacionales que participan en elG-20 (Banco Mundial, Consejo de Estabili-dad Financiera, FMI, OCDE, OIT y OMC).ConclusiónAnte los nuevos y acucian-tes desafíos mundiales, espreciso que persigamos undiálogo franco y abierto.El sistema multilateral delfuturo deberá ser más in-cluyente, y deberá integrarde manera más efectiva ala sociedad civil y al sectorprivado.El G-20 tiene una funciónesencial que desempeñar, yla forma en que este orga-nismo en evolución abordelas cuestiones internacio-nales que he esbozado pue-de marcar la pauta de lafutura cooperación inter-nacional en muchos sen-tidos. La OCDE está listapara poner su experiencia ysus conocimientos al servi-cio de una gobernabilidadglobal mejor, conscientede que la principal legiti-midad es la que emana dela experiencia y el trabajobien hecho.Actos como este Seminario realizan una sus-tancial aportación a este proceso, al reunir aun amplio elenco de partícipes con la finali-dad de debatir cuestiones clave de la coope-ración internacional. Les deseo un gran éxitoen estos dos días de discusiones, y quedo ala espera de sus conclusiones y recomenda-ciones.002 174.indd 14002 174.indd 14 10/1/11 11:09:3010/1/11 11:09:30
  13. 13. 15The role of the OECDAnd how can an organisation such as the OECD helpto enhance global governance and promote multila-teral cooperation in a fast-changing world? At thispoint I should quote the former president of Chile,Michelle Bachelet, who once described the OECDnot as a “club for rich countries”, as we have so oftenwrongly been described, but as “a club for best prac-tices”. The member countries turn to the OECD tolearn from each other, improve their policy-making,and set international standards and rules that helpin facing challenges of worldwide significance.Ever since G-20 was formed its leaders have lookedto the OECD to offer advice on an enormouslybroad range of issues, including the eradication ofsubsidiaries for fossil fuels; the development of poli-cies to promote job creation, investment and trade;the war on corruption and tax havens; and the Fra-mework itself as mentioned before. Thanks to ourextensive experience in development and monitoringflows of aid we are also actively helping out in settingup the new G-20 Working Party on Development,chaired by Korea.Given its experience in virtually all areas of publicpolicy the OECD is well qualified to analyse andhelp improve international cooperation. All in all,although our sphere of activity is far-reaching andunique, we also need to be universal and more in-clusive to be relevant.And we are making inroads in this direction. Thisyear Chile, Slovenia, Estonia and Israel have joi-ned us as members of our organisation and talks onjoining with Russia are on-going.We are also increa-singly encouraging involvement by non-member sta-tes in our work and deliberations. In particular thisis thanks to our programme of enhanced cooperationwith Brazil, China, India, Indonesia and SouthAfrica. Around 100 countries regularly take part onour committees and in our meetings of experts andforums.We also work closely with non-governmentalstakeholders, such as companies, unions, foundationsand NGOs.We are likewise committed to enhancing coordina-tion among international organisations. The crisishas exposed the limitations of having one organisa-tion for each subject area, which was a commonlyseen approach in the last decade. It is also more use-ful and instructive to look at the same problems fromdifferent angles and standpoints. And this is goodnews for an organisation such as the OECD, whosetrademark is its ability to carry out genuinely inter-disciplinary in-depth analyses.Doubling up should, however, be avoided at allcosts. We do not need a new institution or more redtape. International organisations should come toge-ther in a fully integrated network which identifiessynergies and the scope for better coordination. Forthis reason, and with an eye to ensuring that leadersget the best possible advice, I have proposed that an“Observatory” (or “Network”) for Policy Coherencebe set up to bring together the international organi-sations that take part in G-20 (the World Bank, theFinancial Stability Board, the IMF, the OECD, theILO and the WTO).ConclusionGiven the new and pressing worldwide challengesfacing us we should pursue frank and open talks.The multilateral system of the future should be moreinclusive and integrate civil society and the privatesector more effectively.G-20 has an essential function to fulfil and how thisstill evolving body tackles the international issuesthat I have set out can in many ways set the trendfor future international cooperation. The OECD isready to offer its experience and knowledge in thename of improving global governance, aware thatits chief legitimacy is borne of experience and a jobwell done.Events such as this Seminar greatly contribute to thisprocess by bringing together a broad array of parti-cipants to debate key issues in international coope-ration. I wish you every success over these two daysof talks and look forward to your conclusions andrecommendations.002 174.indd 15002 174.indd 15 10/1/11 11:09:3310/1/11 11:09:33
  14. 14. 16 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALablar detrás deÁngel Gurríasiempre es unproblema por-que nunca uno será tan brillan-te ni pondrá tanto corazón enel planteamiento de sus temas,ni por supuesto tendrá toda lagracia personal que Ángel tienepara darnos ideas nuevas.En realidad, la Fundación Ra-món Areces y la OCDE, a lasque agradezco su invitación, nos ponen ante una tarea imposible porque pretenden que en 20minutos, más o menos, digamos qué pensamos respecto a los grandes retos tras la crisis. Voy aintentar hacer una reflexión personal que puede ser útil para el debate posterior.HPOR PEDRO SOLBESUNA REFLEXIÓNSOBRE LOS GRANDES RETOS DE LA CRISISEx Vicepresidente y Ministrode Economía y Hacienda002 174.indd 16002 174.indd 16 10/1/11 11:09:3310/1/11 11:09:33
  15. 15. 17He leído con interés el documento que hanpreparado el señor Sánchez Arnau y el señorRainer. En él están bien resumidos los temasde los que debemos hablar. A partir de ahí,algunos comentarios.Primer elemento fundamental: la crisis nosurge de la nada. Se genera por una serie dedesequilibrios acumulados durante las úl-timas décadas y sirve para evidenciar, aúnmás, esos desequilibrios. Las soluciones a losretos tras la crisis evidentemente no afectansólo a la economía. Lo ha dicho muy bienÁngel Gurría, afectan a la gobernanza mun-dial, pero también a todos los restantes pro-blemas, no solo económicos, sino tambiénpolíticos, que en este momento tenemos queafrontar. El impacto de la crisis es, por tan-to, global (también regional) sobre todo enel Atlántico Norte y especialmente en Euro-pa. Se modifica la relevancia económica y, enconsecuencia, la política de ciertas zonas; seaceleran y se hacen más evidentes las tenden-cias subyacentes previas a la crisis; y pone derelieve las carencias del modelo de gobernan-za mundial...La ruptura del modelo bipolarAntes de la crisis ya se produce la ruptura delmodelo bipolar que se extiende hasta el año89. La caída del Muro de Berlín acentúa lapérdida de relevancia relativa de la UniónSoviética. Es cierto que transcurren 20 añosmuy complejos caracterizados por una po-sición dominante de Estados Unidos, unaUnión Soviética en descomposición, un lar-go periodo de estancamiento de Japón, y uncierto intento de Europa de unificarse, perosin conseguir avanzar de forma decisiva. Si-multáneamente, surgen países, los emergen-tes, con una potencia enorme. Aprovechanbien ese periodo de alto crecimiento mundialconsecuencia del proceso de globalización,entendiendo por tal básicamente la del co-mercio aunque también la de la inversión. Sumejor crecimiento se basa en la aplicación depolíticas económicas más ortodoxas y en lautilización de un nuevo vector que surge confuerza en estos años, el avance de las nuevastecnologías, sin cuya contribución no podríaexplicarse el proceso anterior. Por último, eneste periodo, el crecimiento se reparte de ma-nera desigual y afecta de forma especialmentefavorable a una parte del mundo no desarro-llado, sobre todo Asia.Desde el punto de vista de los países desa-rrollados, este periodo trae consigo desequi-librios importantes: doble déficit en EstadosUnidos, bajo crecimiento en Europa vin-culado a la unificación alemana y falta decrecimiento en Japón. Para combatir estasituación se opta por políticas monetariasexpansivas, se genera un exceso de liquidezen los países más avanzados y la falta de con-trol en los mercados financieros establece lascondiciones propicias para la crisis. Al mis-mo tiempo, el mayor crecimiento tensa losprecios de materias primas y suscita preocu-pación en especial en el ámbito energético.Se refuerza con ello la reflexión mucho másglobal de la sostenibilidad del crecimien-to; alcanzan mayor importancia los temasmedioambientales, –Río de Janeiro–, los vin-culados al desarrollo, –Monterrey– y se ponede relieve que una parte importante de loshabitantes del mundo empiezan a salir de lapobreza. Los Objetivos del Milenio preten-den que esos avances se generalicen y que elabandono de la pobreza, que se plantea ennúcleos muy específicos, sobre todo en Asia,tenga un alcance mayor.La globalización y el desarrollo tecnológicoincentivan esos retos económicos, y junto aellos surgen otras preocupaciones. No cabe002 174.indd 17002 174.indd 17 10/1/11 11:09:3610/1/11 11:09:36
  16. 16. 18 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALduda de que todo el problema de seguridad co-bra una importancia distinta a partir del 11S.La contribución europea pararesponder al problemaEn este contexto Europa contribuye de ma-nera destacada a la resolución de esos proble-mas. Sin embargo, no hemos sido suficien-temente consistentes para que Europa fueramás resistente frente a las crisis, y nuestroimpacto en lo que hacían los demás ha sidolimitado. La unificación alemana trae consi-go la ampliación y la profundización de laconstrucción europea. La ampliación es se-guramente la gran aportación de Europa a laHistoria en el sentido de cómo regímenes nodemocráticos se transforman en regímenesdemocráticos y en economías de mercado enun período corto de tiempo y, además, conresultados enormemente eficientes y todoello se consigue de forma pacífica. Nos ofre-ce, además, un modelo de referencia parallevar a cabo cambios de otra naturaleza. Laprofundización permite una experiencia úni-ca, –utilizando una cierta contradicción–, de“globalización regional”. De alguna formasomos los que empezamos a abrir mercadosentre los europeos y muchas de nuestraspautas de comportamiento serán imitadasposteriormente, en un planteamiento másglobal, a nivel mundial.La sostenibilidad y la ayuda al desarrollo sontemas muy vinculados a la Europa de este pe-riodo, pero es verdad que en el ámbito eco-nómico Europa registra un bajo crecimiento;va cayendo su participación en el nivel delPIB mundial, y esto no va acompañado deavances en definir una posición europea úni-ca, por lo que la relevancia de Europa comoactor mundial va decreciendo. Es cierto quese pone en marcha una moneda única, y quese utiliza por una parte sustancial de la UniónEuropea y soy de los convencidos de que suexistencia ha sido un elemento clave para evi-tar que la crisis no tuviera mayor impacto anivel europeo y a nivel mundial. Este es untema en el que me gusta insistir; me pregun-to qué hubiera sucedido en la crisis con lasituación monetaria de los años 92-94. Y nosólo en Europa, sino a nivel mundial...La crisis y las medidas para salir de ellaCiertamente, la crisis tiene un origen en Esta-dos Unidos con la quiebra de algunos instru-mentos financieros. Pero el verdadero cambiose produce en 2008, año en el que quiebra elsistema financiero. Es la gran diferencia entreambos momentos. Se trata de una crisis dela economía real acompañada por una crisisfinanciera que pone de relieve las enormescarencias y debilidades del sistema financieromundial. Es verdad que Europa no está en elorigen de la crisis. Es verdad que se ve relati-vamente menos afectada en el 2007. Pero seve muy claramente afectada a partir del año2008. Por múltiples razones: por una partela interrelación con Estados Unidos. Es bienconocida esa interrelación entre la economíaeuropea y la economía americana a través delos canales financieros, por la interrelación dela inversión compartida por las multinacio-nales en ambas zonas. Pero también por losproblemas propios de la economía europea:baja productividad, creciente nivel de endeu-damiento, balanza por cuenta corriente dela zona relativamente equilibrada, pero sinembargo con grandes desequilibrios internosque ponen de relieve problemas de compe-titividad entre nosotros, burbujas inmobi-liarias, dificultades del sector financiero, etc.En definitiva, somos un campo propicio paraque la crisis tenga su impacto. Japón tambiénse ve afectado negativamente y tras una déca-002 174.indd 18002 174.indd 18 10/1/11 11:09:3810/1/11 11:09:38
  17. 17. 19da de bajo crecimiento, no tiene margen paraapoyar a otros.En conjunto, el menor crecimiento en elmundo desarrollado tiene un impacto nega-tivo global en los flujos de comercio, en losde inversión y en los de ayuda al desarrollo. Ya pesar de ello el efecto final sobre los paísesemergentes es, en general, menos relevante.Con una excepción: el inicio de la crisis enMéxico. El problema de los países producto-res de petróleo es el de menos recursos, peroes verdad que con puntos de partida relativa-mente cómodos y, por lo tanto, con menosdificultades. Como resultado lo que vemoses un crecimiento de los países emergentes.Y en ese crecimiento de los emergentes (yvolveré después sobre este tema al hablar delG-20) se ve en gran medida favorecido porlos compromisos del G-20 para hacer doscosas: por una parte intentar que no hayaretrocesos en el comercio mundial y por lotanto que el proteccionismo, sobre todo elproteccionismo que vimos después de la cri-sis del 29, no reaparezca. Es verdad que hahabido elementos proteccionistas, y podría-mos hablar de ellos, pero no es menos cier-to que no tienen la dimensión que podríanhaber alcanzado si no hubiera existido esecompromiso; y por otra acordar un impulsofiscal y monetario que ha permitido que enlos países desarrollados no se acentúe y pro-fundice la crisis; y de esa forma se ayuda a lospaíses emergentes sobre todo en términos decomercio. El impacto ha sido más negativosin duda alguna en los países menos desa-rrollados. Y todo ello a pesar de los esfuerzosrealizados para disponer de mayores recursospor parte de las diferentes instituciones deayuda al desarrollo, y en esa dirección fueronlas primeras decisiones del G-20.La conclusión al final es que se produce uncambio de posiciones relativas en el mundo.El caso más visible es China. Se ha hecho yareferencia a él. Pero no solo es China. Creoque ese cambio de posición relativa tendráun impacto necesariamente en el sistema degobernanza mundial.Ángel Gurría ha hechouna referencia al G-20.La decisión de utilizar elG-20 como instrumen-to para hacer frente ala crisis es una decisiónfundamental. La coope-ración entre los princi-pales países del mundoya existía en algunostemas concretos fueradel G-20. El caso seguramente más eficien-te y menos conocido es el de las autoridadesmonetarias. Pero no cabe duda: los acuerdospolíticos conseguidos en el G-20 sobre unimpulso fiscal significativo o el relativo a lareconsideración a nivel global de las carenciasdel sistema financiero, junto a ese elementode referencia que ya he comentado de recha-zo del proteccionismo, nos han permitidocorregir equivocaciones del pasado. Sin em-bargo, lo conseguido por el G-20 no puedellevarnos a considerarlo como la solucióninstitucional a los problemas de la gobernan-za económica mundial, ni mucho menos el“Lo conseguido por el G-20 no puedeconsiderarse como una solucióninstitucional a los problemas de lagobernanza económica mundial, nimucho menos el foro en el que se puedenresolver los enormes retos que tenemosante nosotros”002 174.indd 19002 174.indd 19 10/1/11 11:09:3810/1/11 11:09:38
  18. 18. 20 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALforo en el que se pueden resolver los enormesretos que tenemos ante nosotros. Otra cosaes si el G-20 puede ser el gran impulsor polí-tico para que las distintas instituciones pon-gan en marcha y lleven a cabo los objetivosque tienen encomendados...La post-crisis: viejos y nuevos retosEsa es la experiencia que hemos vivido has-ta ahora. Creo que todavía nadie está segu-ro de que nos encontremos en la post-crisis.El crecimiento conseguido en Europa y enEstados Unidos aún es vacilante. Con ciertafrecuencia se habla en el ámbito profesionaldel famoso double dip, es decir la posibilidadde una recaída, y es verdad que la estrategiaeconómica de salida de la crisis, sobre todoen la parte más afectada del mundo que sonlas dos partes del Atlántico Norte, no es ne-cesariamente la misma.La discrepancia mayor se está planteando sinduda alguna en términos de política fiscal,un punto muy sensible en Europa, y percibi-do de otra forma, desde Estados Unidos. Enel caso de la zona euro, quien haya sido lectorde prensa en los últimos meses (yo diría enlos últimos días) ha podido ver los sufrimien-tos por los que han pasado algunos países dela zona euro, como consecuencia de las ten-siones monetarias. Proponer aplicar la mismasolución en Europa y Estados Unidos derivade una equivocación fundamental, la de esta-blecer un paralelismo excesivo entre la zonaeuro y la zona dólar, olvidándonos por ejem-plo que en la zona dólar hay un solo emisorde bono y un solo financiador, mientras queen la zona euro hay en estos momentos 15,y por tanto son 15 los países que acuden abuscar financiación en los mercados interna-cionales.En cuanto al desmantelamiento de la polí-tica monetaria no convencional al que se hahecho referencia y la recuperación de los ti-pos de interés como principal instrumentode la misma, tampoco es un tema de fácilsolución. Ni en Europa ni en Estados Uni-dos se ve con claridad este tema. Incluso, enEuropa, los primeros intentos de correcciónpara volver a la normalidad han tenido quecorregirse parcialmente. Es verdad, como hedicho antes, que el euro ha permitido evitardevaluaciones competitivas en Europa, y haservido como ancla para otras monedas a ni-vel global, pero la crisis ha revolucionado lamoneda única. Quien no haya seguido estostemas no es consciente de que el euro, el Ban-co Central Europeo y la política monetariaeuropea de la pre-crisis y los de post-crisis,responden a una visión radicalmente distin-ta. Únicamente dos muestras: el cambio en elprincipio de no bail out, intocable antes de lacrisis, o la flexibilización de la utilización deun único objetivo de la política monetaria,el de la estabilidad en términos de inflación,objetivo que no diría que ha pasado a se-gundo plano, pero sí que no ha sido en estosmeses el problema relevante ( y todo esto sincontar la compra de bonos y la monetizaciónde deuda, etc.). Sin embargo, parte de estoscambios deben ser temporales y habrá quevolver a la normalidad si no queremos que lasemilla sembrada sea el principio de tensionesy de problemas futuros. En ese contexto (ytambién se ha hecho referencia a él) surgennuevas preocupaciones: el tipo de cambio esseguramente el tema que hoy plantea mayordiscrepancia entre desarrollados y emergen-tes. Y también la regulación financiera, a laque he hecho referencia anteriormente, temaen el que se da un salto institucional cualita-tivo al pasar del Foro de Estabilidad Finan-ciera al Consejo de Estabilidad Financieracon participación de Miembros del G-20más algunos más, y supone un nuevo marco002 174.indd 20002 174.indd 20 10/1/11 11:09:3810/1/11 11:09:38
  19. 19. 21prácticamente globalpara la definición delos nuevos requeri-mientos exigibles alos bancos, y que hapermitido llegar aBasilea III.En definitiva, pode-mos estar ya en la sa-lida de la crisis perono debemos olvidarque hay que resolverlos problemas queya teníamos, que seacentúan con la cri-sis, y los nuevos quela crisis nos ha generado. Esos retos estánbien resumidos en el documento al que mehe referido inicialmente.1. Un mundo bipolar o multipolar. No estoytan seguro de que vayamos a pasar inmedia-tamente a un mundo multipolar. Lo que sítengo claro es que ya no estamos en el bipo-lar y tampoco estamos en el unipolar. Segu-ramente estamos en un multipolar con unapotencia dominante, lo cual parece bastanterazonable. Y en ese mundo multipolar pue-de surgir una segunda potencia con un papeltambién relevante que es China.La idea de la multipolaridad me lleva a unasegunda reflexión, sobre todo para los eu-ropeos, que es qué papel pueden tener laszonas regionales para resolver problemasespecíficos. Europa, en mi opinión, segui-rá siendo una de esas zonas. Y el problemafundamental que se plantea es el papel quepretendemos jugar fuera de nuestro propioespacio. Hemos sido excesivamente inward-looking en muchas cosas, a pesar de nuestragran proyección exterior y no hemos defi-nido qué papel queremos jugar en el nuevocontexto mundial. Muchas de las iniciativaseuropeas han sido o han estado en el origende decisiones a nivel global. Pero es evidenteque sin una posición única. Sin una represen-tación o una voz única Europa corre el riesgode perder relevancia. Los recientes avancestras Lisboa en términos institucionales pre-tenden corregir esas carencias, pero la mayorpresencia de una voz europea de momentono ha traído siempre consigo la retirada deposiciones nacionales propias. Con lo cual,la cacofonía europea no disminuye, sino queaumenta, con el consiguiente impacto nega-tivo en nuestra capacidad para influir.2. Segundo punto importante. ¿Qué pro-blemas suscita la crisis y los problemas quehemos vivido en el sistema de gobernanzamundial?002 174.indd 21002 174.indd 21 10/1/11 11:09:3810/1/11 11:09:38
  20. 20. 22 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALEl G-20 ha sido un éxito, sin duda alguna.¿Es la panacea? Creo que no. Ha servido paratomar decisiones políticas urgentes. Y suactuación en la solución de la crisis ha sidofundamental. Pero no olvidemos que, a pesarde su importancia, ha actuado sobre un temapuntual y muy urgente. Y ahí ha sido enor-memente eficaz. ¿Será igual de eficaz para re-solver otros problemas también importantespero de mayor vigencia temporal? Ahí tengomis dudas. Recordemos por ejemplo que susrecomendaciones sobre la Ronda de Dohahan tenido un resultado, diría que, por lomenos de momento, decepcionante.Los estudiosos del tema, y son muchos losque están trabajando en él en el momentoactual, plantean numerosos problemas quehay que resolver sobre el G-20.¿De dónde procede su legitimidad?, ¿quiénha elegido al G-20?, ¿por qué?, ¿por qué esG-20? Hasta ahora la legitimidad venía jus-tificada por su eficacia para hacer frente a lacrisis. Si se obtienen resultados, se opina, essin duda alguna una buena institución. Demomento ha obtenido buenos resultadospero como he señalado en un tema muy es-pecial.La representación de un porcentaje muy altode la economía y de la población mundial hasido otro argumento utilizado. Pero creo queno es suficiente. Este enfoque nos lleva a unareflexión adicional.Y me parece un aspecto fundamental: ¿cómose compagina el G-20 con el sistema deNaciones Unidas? ¿Estamos cambiando elmodelo de gobernanza mundial? ¿Podemoscambiarlo de facto sin más? Las solucionespuntuales para las crisis no son trasladables,en mi opinión, a largo plazo a un plantea-miento global. Por lo tanto, el tema que de-bemos considerar es cómo interrelacionamosel G-20 con Naciones Unidas y con todo el002 174.indd 22002 174.indd 22 10/1/11 11:09:4110/1/11 11:09:41
  21. 21. 23entramado de las instituciones responsablesde políticas concretas que surgen a partir delsistema de Naciones Unidas. Decía ÁngelGurría que hay ya iniciativas, en algunas ins-tituciones específicas. Ha hecho referencia acasos muy importantes (Fondo Monetario,Banco Mundial, Bancos de desarrollo, Or-ganización Internacional del Comercio) perono olvidemos otras y estoy pensando en lasresponsables de temas como la energía, elcambio climático, o los Objetivos del Mile-nio, aspectos todos ellos más vinculados aNaciones Unidas. Son relevantes en los deba-tes actuales y no podemos dejarlas de lado.La nueva presidencia coreana del G-20 haplanteado la posibilidad de ampliar su man-dato a la ayuda al desarrollo. ¿Es buena o malaidea? Volvemos al tema anterior: el impulsoa la ayuda al desarrollo e incluso profundizaren la evaluación de su eficiencia puede seruna buena idea. Hacerlo solo en base al G-20seguramente no, habrá que integrar al máxi-mo las instituciones que en estos momentosestán trabajando sobre estos temas.3. ¿Tiene sentido una mayor institucionaliza-ción del G-20? Tengo mis dudas. El G-7/G-8ha funcionado sin una excesiva instituciona-lización. ¿Debemos crear otro aparato para-lelo a Naciones Unidas? La eficiencia no noslleva en esa dirección. En consecuencia habráque buscar fórmulas distintas. Si lo que nosirve es Naciones Unidas, habrá que refor-mar Naciones Unidas, pero no dupliquemosresponsabilidades. ¿Cuál debe ser su relacióncon el G-7/ G-8? Este punto merece un co-mentario. ¿Se deciden las cosas en el G-7/G-8y luego se consolidan en el G-20? Como de-cía Ángel Gurría en su intervención, antesnos invitaban a firmar el comunicado, ahoranos invitan a corregir la primera redacción.Ese es un punto clave y fundamental en elmodelo institucional. Es cierto que un pa-pel que prejuzgue las decisiones del G-20 noes aceptable pero utilizar el G-7/G-8 comoimpulsor y definidor de ideas puede ser útil,como también puede serlo para tratar temasfuera de la agenda del G-20. Esa experienciala hemos tenido también en Europa y puedeser útil. Son temas queestán siendo discutidosen muchos foros en elmomento actual.En las instituciones deBretton Woods ya se hanplanteado avances en lostemas de gobernanza ylo lógico es que se consolide la tendencia deuna mejora de los países emergentes respectode los países del Atlántico Norte y especial-mente Europa. Y no es un fenómeno nuevo.No es ni más ni menos que la culminaciónde una tendencia subyacente de los últimosaños que lógicamente traerá consigo nuevosderechos para los emergentes pero tambiénnuevas obligaciones. El debate de los tipos decambio o el de la ayuda al desarrollo puedenser buenos ejemplos para solicitar una ma-yor corresponsabilidad. O incluso el tema“De momento, la mayor presenciade una voz europea no ha traído siempreconsigo la retirada de posicionesnacionales propias”002 174.indd 23002 174.indd 23 10/1/11 11:09:4410/1/11 11:09:44
  22. 22. 24 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALde la nueva regulación financiera; no olvide-mos que hasta ahora Basilea III interesaba yse ha negociado básicamente por los paísesdesarrollados, ¿pero servirá ese modelo paratodos los países en el futuro?En Europa se plantean nuevos retos porejemplo en el ámbito del Fondo MonetarioInternacional. El anuncio de Estados Uni-dos, o semi-anuncio, de su disponibilidad ala renuncia del derecho de veto hace muchomás urgente la redefinición de una posicióneuropea. En mi opinión, como he dicho an-teriormente, el problema no es básicamenteel número de sillas que Europa tenga en elFondo Monetario Internacional, sino quéposición mantienen esas sillas, y sobre todosi algunas mantienen posiciones distintas. Enlas cuestiones económicas de fondo (el ma-yor papel que se pretende que juegue el Fon-do Monetario Internacional para reducir losriesgos sistémicos o los avances producidospara mejorar la solvencia bancaria) se avanzaen la buena dirección. Y ello a pesar de lascríticas que se producen sobre el incrementodel coste de la financiación y el posible im-pacto negativo en términos de crecimientocomo consecuencia de las nuevas restriccio-nes o las nuevas regulaciones que se ponenen marcha. Sin duda alguna se atenuará elriesgo de crisis futuras, pero que nadie creaque vamos a eliminarlos. El riesgo está ahí ytendremos que seguir vigilantes.4. Respecto a los problemas de pobreza y ob-jetivo del milenio quisiera hacer dos comen-tarios: En primer lugar, no estamos cumplien-do los objetivos que acordamos. Deberíamosplantearnos muy seriamente qué queremoshacer para el año 2015. En segundo lugar,existen diferencias muy importantes cuandohablamos de ayuda al desarrollo entre los paí-ses menos desarrollados y los países interme-dios. Y hay un elemento novedoso y funda-mental que se refiere a las relaciones Sur-Sur.En el ámbito de la ayuda al desarrollo, lospaíses emergentes juegan ya un papel fun-damental como donantes. Habrá que contarcada vez más con ellos. Y en todo caso meparece fundamental seguir avanzando en eltema de la eficiencia de la ayuda al desarrollocomo justificación necesaria para mantenerla demanda a los países más o medianamentedesarrollados para llevar a cabo sus aporta-ciones a la misma...Por lo que respecta al futuro del sistema glo-bal de comercio, otro de los puntos de preo-cupación únicamente haría una referencia aunas ideas que me parecieron interesantes yque leí hace unos días en un documento (meparece que de Diana Tussie) sobre el impactode la crisis en el comercio: lo que tendríamosque hacer ahora es prestar especial atencióna lo que ya teníamos previsto hacer pero ade-más ampliarlo para desmantelar los obstácu-los consecuencia de tres nuevos problemasque hemos originado: los estímulos fiscalessin duda alguna han dado lugar a tratamien-tos discriminatorios favorables a los paísesque lógicamente han puesto en marcha estosestímulos; la reducción de los desequilibriosmacrofinancieros también ha traído consigomedidas específicas de reducción de impor-tación y de impulso de la exportación, y enconsecuencia de alguna forma distorsionan elmodelo de comercio que estábamos aplican-do (y aquí aparece como tema fundamentalel problema de los tipos de cambio) y, entercer lugar, las nuevas regulaciones sobreservicios, e impacto en la libre prestación deservicios que me parece también otro temade reflexión fundamental.Vinculado a la financiación, he hecho ya re-ferencia al impacto de la nueva regulaciónfinanciera sobre la inversión. La reducciónde operaciones fuera de balance, las mayo-002 174.indd 24002 174.indd 24 10/1/11 11:09:4410/1/11 11:09:44
  23. 23. 25res exigencias de capital alas entidades financieras, elcumplimiento por los paí-ses receptores de normas fi-nancieras ¿qué impacto vana tener en los flujos finan-cieros? Podría reducirse losflujos de ayuda a los paísesen desarrollo y en ese con-texto el mayor papel quejuegan los emergentes ten-drá un impacto compensa-dor. Necesitamos tambiénun mayor papel para losbancos de desarrollo y a lasactividades vinculadas enlos países menos desarrolla-dos.Unúltimocomentariosobrela sostenibilidad. Cambioclimático, energías renova-bles, alimentación, reduc-ción de pobreza, son temasque van a estar encima dela mesa permanentemente.Europa ha sido pionera en el tema del cam-bio climático. Las cifras que ha dado ÁngelGurría indican claramente dónde estamos.¿Podemos considerar Copenhague un éxitoo un fracaso? Desde el punto de vista euro-peo personalmente lo considero un fracaso.Desde el punto de vista global incluso consi-guiendo el máximo de Copenhague vamos aquedarnos muy cortos. Pero ¿se podía ir máslejos?, ¿están mentalizadas nuestras socieda-des para ir más lejos en este momento? Miopinión es que desgraciadamente no. Tene-mos todavía un trabajo por delante enormepara conseguir convencer a la gente de quehay que avanzar en esta dirección.El problema de la preocupación por la segu-ridad alimentaria vuelve a ser otro de los te-mas fundamentales. Sin embargo, aquí comoen otros casos, que esto no nos sirva comoun elemento para echar marcha atrás en losavances relativamente limitados que se hanproducido en estos sectores.Estos son mis comentarios. Sin duda alguna através de los debates del día de hoy se profun-dizará en estas y en muchas otras cuestiones.Son todos temas importantes, que afectarána nuestro futuro, y espero y deseo que elresultado de esos debates sea enormementefructífero.Y termino agradeciendo nuevamente a laFundación Ramón Areces esta iniciativa y ala OCDE por el importante apoyo que hadado a este encuentro.002 174.indd 25002 174.indd 25 10/1/11 11:09:4410/1/11 11:09:44
  24. 24. 26 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERAL“El recorrido por la senda de gobernabilidad global será largo yno surgirá de la noche a la mañana ni se impondrá desde arriba”POR CARLOS WESTENDORPEL DESAFÍODE LA GOBERNANZA MUNDIALEx Ministro de Asuntos Exteriores.Secretario General del Club de Madrid002 174.indd 26002 174.indd 26 10/1/11 11:09:4710/1/11 11:09:47
  25. 25. 27AGRADEZCO MUY SINCERAMENTE a la Funda-ción Ramón Areces y a la OCDE habermeinvitado a clausurar este exitoso Seminario“Más allá de la crisis: el futuro del sistemamultilateral”. Como nos suele ocurrir a losque clausuramos, antes que nosotros ya se hadicho todo (y muy bien en este caso). Perocomo yo no lo he dicho todavía, apelo a suindulgencia si me repito.Cuando hablamos del futuro, o de cualquierotro tema incierto, siempre podremos abor-darlo desde una doble perspectiva: la de losque ven la botella medio llena o medio vacía.Ciertamente los organizadores se decantanpor la visión optimista, dando por supues-to que el futuro será multilateral. Pero comoexisten otras predicciones más pesimistas–adelanto que no es mi caso– voy a dejar, amenos en el título de esta charla, la puertaabierta a la incógnita de cómo será esa gober-nanza mundial.Aunque, como les digo y podrán comprobaren seguida, prefiero alinearme –siquiera seapara tranquilidad de cuerpo y espíritu– conlos que piensan que al final la sangre no lle-gará al río. A fin de cuentas el futuro no estágrabado en granito; varios futuros son po-sibles, unos mejores que otros, y a nosotrosnos toca trabajar para que prevalezca algunode los primeros.Es un hecho innegable que el mundo hadado un giro de 180 grados en las dos últi-mas décadas que han hecho de bisagra entredos siglos. Varios han sido los factores desen-cadenantes del cambio:• La caída del Muro de Berlín y el fin del en-frentamiento entre dos bloques y de la bipo-laridad de poder. Por un momento el mundovivió un “instante unipolar” de indiscutiblehegemonía norteamericana y, con él, el espe-jismo, caracterizado por Fukuyama como “elfin de la Historia”, del triunfo planetario delliberalismo y la democracia. En realidad, solose trataría del canto del cisne del predominiode Occidente, del “West”, frente a un Orien-te, un “East”, que emergía con pujanza.• La penetración de Internet y su capacidadde transmitir, en tiempo real, todo lo buenoy todo lo malo que ocurre en el planeta.• Los ataques terroristas en Nueva York yWashington, en Madrid o Londres, NuevaDelhi o Yakarta, pusieron trágicamente derelieve ese cambio, que Amin Malouf señala,de una división ideológica a otra división decarácter identitario, a ese “choque de civiliza-ciones” en el interior de nuestras sociedadesdel que nos habla Huntington.• La crisis financiera y económica, finalmen-te, ha evidenciado el fracaso de la “mano in-visible” del mercado y la necesidad del recur-so a una mano más visible y más firme: la dela política.Estos y otros factores han supuesto igualmen-te una transformación radical de las relacio-002 174.indd 27002 174.indd 27 10/1/11 11:09:5110/1/11 11:09:51
  26. 26. 28 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALnes de poder. Del breve “momento unipolar”de hegemonía de los EE.UU. de que hablá-bamos antes, pasamos, casi sin transición, auna situación de multipolaridad, o de “no-polaridad” como prefiere Richard Haas. LosEE.UU. ya no pueden por sí solos suministrarlos “bienes comunes” (seguridad, estabili-dad). Y la Unión Europea, con sus divisionesy vacilaciones, no puede llenar ese vacío.Bueno, vacío no es la palabra. Porque el terre-no de juego lo están tomando otros jugado-res. El eje de gravedad, el centro del poder enel mundo, en lo económico y en lo político,se está desplazando en una doble dirección:hacia el Este y hacia el Sur (los BRICS, In-donesia, Méjico, Turquía, Sudáfrica); y haciaactores no estatales (corporaciones, sociedadcivil, pero también –y esto es lo inquietan-te– hacia los estados fallidos, organizacionesterroristas y mafias del crimen organizado).Esto supone, de un lado, una fragmenta-ción del poder, que ahora se encuentra enmuy diversos lugares. Y, por otro, una graninterdependencia. En efecto, los riesgos yamenazas transnacionales (competencia porlos recursos naturales escasos, la proliferaciónde armas de destrucción masiva, la quiebrade algunos estados, el crimen organizado yel narcotráfico) se interconectan, afectan atodos de una manera u otra, y exigen unasrespuestas igualmente conexas.Todos coincidimos en un mismo diagnósti-co: nos adentramos en un mundo multipo-lar. Pero nos falta por definir cómo serán lasrelaciones de poder en el mismo. En pocaspalabras: cómo deberá ser gobernado, quiénestará al volante. Esta es la pregunta que noscausa esa inquietud, esa zozobra, el “malai-se”, de que nos habla Guiddens.Conversaciones en Copenhague002 174.indd 28002 174.indd 28 10/1/11 11:09:5410/1/11 11:09:54
  27. 27. 29Y es aquí, precisamente aquí, donde surgenesas visiones, pesimista y optimista, de quehablábamos antes. La de un mundo “hobbe-siano”, dominado por la fragmentación y eldesorden. Está representada, con matices,por el trabajo “Global trends 2025” del Na-tional Intelligence Council norteamericano.Y la visión kantiana, de paz universal perpe-tua, con diversos polos de poder organizadosen un “multilateralismo eficaz”. Es la visiónreflejada, entre otros, por Nicole Gnessottoy Giovanni Grevi en su trabajo para el Ins-tituto de Estudios Estratégicos de la UE, enParís.Esta visión, a la que me apunto, se basa en elimperativo de aceptar la cooperación inter-nacional como único medio de preservar losbienes públicos y responder todos juntos alas amenazas asimétricas. Se trata, en defini-tiva, de hacer de necesidad virtud y atender auna demanda de gestión colectiva de proble-mas comunes.El recorrido por esta senda de gobernabilidadglobal será largo y no surgirá de la noche ala mañana ni se impondrá desde arriba. Seirá produciendo poco a poco y adaptándosea las circunstancias, en un movimiento desdela base, desde los distintos polos de poder.Su legitimidad (representación equilibradade los distintos actores) vendrá en gran partedada por su eficacia en resolver los problemascomunes y la capacidad de que esa forma degobernanza se la apropien todos los actores.Sin duda las distintas sensibilidades naciona-les y el concepto tan arraigado de la sobera-nía complicará la toma de decisiones, por loque el compromiso permanente será la nor-ma. Y no solo entre naciones soberanas, sinotambién entre regiones, organismos interna-cionales y sociedad civil.Llegados a este punto, se preguntarán uste-des: ¿No será éste un retrato robot de lo quepodría hacer el G-20? Algo de eso hay. Verán,el Club de Madrid, institución integrada por75 ex jefes de Estado y de Gobierno, en cola-boración con FRIDE, ha mantenido dos reu-niones en Seúl, en junio y septiembre, paradar soporte a la presidencia coreana de cara ala cumbre de noviembre.Se trata de una oportunidad única, pues Co-rea es el primer país del G-20 que no per-tenece al G-8 y está haciendo encomiablesesfuerzos de relación con los no miembros deaquel órgano informal de gobernanza mun-dial. Un órgano que representa al 85% delPIB mundial, dos tercios del comercio y el66% de la población. Cierto es que no repre-senta a los otros G-172 que se quedan afuera;y que sus decisiones no son obligatorias. Perosu legitimidad la irá ganando en la medida enque todos se sientan implicados y si va pro-bando su eficacia.La representatividad aumentará si se inclu-yen a otros actores (ONGs, órganos de UN,se recurre a unas “constituencies” regionales),si se establecen mecanismos de cooperacióncon las Instituciones Financieras Internacio-nales.El G-20, como dice Giovanni Grevi, no seráuna panacea ni una simple hoja de parra o“window dressing” para poner fin a un “mul-tilateralismo desordenado”, “messy” –comolo califica César Gaviria– o caótico. Pero sino pretende abarcar más de lo que puede di-gerir, si se mantiene como organización in-formal y actúa con pragmatismo, si sirve depivote para integrar de forma pragmática almayor número de actores posible, puede sersin duda un elemento eficaz de la ordenacióndel tráfico en las relaciones económicas inter-nacionales.002 174.indd 29002 174.indd 29 10/1/11 11:09:5710/1/11 11:09:57
  28. 28. 30 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALMÁS ALLÁDE LA CRISIS:el futuro del sistema multilaterala crisis financiera y económica mundial ha puesto de manifiesto de un modo es-pectacular la necesidad de reformar la gobernanza del sistema global, y no soloen lo monetario o financiero. Tras esta crisis, la más importante después de la GranDepresión, no se podrá seguir manejando los problemas globales como se ha ve-nido haciendo hasta ahora, esto es, aplicando medidas puntuales, poco sistemáticas y decorto plazo, para abordar lo que son grandes problemas de largo plazo. Se deberá abordarlos problemas fundamentales que casi provocaron el desplome del sistema financiero, perotambién será necesario levantar una nueva arquitectura mundial que pueda hacer frente alos múltiples retos a favor de un desarrollo sostenible en el ámbito del comercio, la inver-sión, las políticas sobre energías renovables y el cambio climático, la seguridad alimentaria,la educación, la salud y la reducción de la pobreza. Esta crisis ha abierto una vía hacia uncambio fundamental en la arquitectura actual de la economía mundial, y esta oportunidadno se puede desaprovechar.LPor Juan Carlos Sánchez Arnau y Rainer Geigercon la colaboración de Andrew MoldLos autores agradecen a Johannes Linn, Ulrich Benterbusch, Heiko Hessey Alfonso Novales los comentarios aportados.DOCUMENTO DE BASE PARA LA DISCUSIÓN002 174.indd 30002 174.indd 30 10/1/11 11:09:5710/1/11 11:09:57
  29. 29. 31Este Seminario ha sido convocado desde una visión que privilegia un planteamiento integra-do del desarrollo basado en la coherencia, la cooperación y la solidaridad. Por ello abordacuestiones fundamentales y reformas institucionales a favor de un sistema multilateral quepueda ejercer un fuerte impacto sobre la formulación y puesta en marcha de políticas atodos los niveles (nacional, regional e internacional) con la participación de la totalidad delos actores relevantes (gobierno, empresas, sociedad civil y organizaciones internacionales)dentro de sus ámbitos de responsabilidad.En este documento, tras un análisis sobre el origen de la crisis y las lecciones que se debenextraer de ésta, se plantean una serie de cuestiones clave que fueron la base de las discusio-nes en cada uno de los cuatro paneles en que se dividió el Seminario.002 174.indd 31002 174.indd 31 10/1/11 11:10:0810/1/11 11:10:08
  30. 30. 32 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERAL1- Introducción general1.1 ¿Cuáles son los orígenes de lacrisis? ¿Qué lecciones se puedenextraer?1. Los primeros años del siglo XXI se carac-terizaron por una expansión sostenida de laeconomía mundial, que descansó, por unaparte, en un largo proceso de liberalizaciónde los intercambios de bienes y servicios y delas corrientes financieras, y por otra, en unnivel muy elevado de liquidez. Este último,fruto de los capitales acumulados por los fon-dos de pensión y de inversión de los paísesindustrializados y de las crecientes reservasy excedentes financieros acumulados por lospaíses emergentes, ambos multiplicados porla disponibilidad de crédito a tasas de interésmuy bajas. Fue un período que también secaracterizó por la expansión de inversionesexternas en muchos países emergentes, quedisponían de grandes mercados internos, deun gran potencial de desarrollo y de recursoshumanos e incluso tecnológicos que necesi-taban de esas inversiones para hacer de ellosactores más importantes del comercio y de losflujos financieros internacionales.2. Este crecimiento generalizado de la econo-mía, apoyada en tasas de crecimiento del co-mercio mundial superiores a las del producto,llevó a un creciente optimismo por parte demuchos actores económicos y a una fuerteelevación de la preferencia por el riesgo. Pro-bablemente esto se haya debido a la reiteradaexperiencia de que, frente a una recesión ograndes dificultades, siempre habría un agen-te de última instancia que permitiría sociali-zar las pérdidas de quienes arriesgaban tanto.3. Por otra parte, el crecimiento sostenido demuchas economías al mismo tiempo y porende del comercio mundial, la persistenciade las bajas tasa de interés y la insuficienciade la oferta, originaron un fuerte aumento delos precios de las materias primas e insumosindustriales, de los combustibles y de los ali-mentos, que puso en marcha un proceso es-peculativo caracterizado por la ruptura de losequilibrios entre los contratos por transaccio-nes físicas y las operaciones de futuro.4. Al mismo tiempo y debido al surgimientode nuevas formas de empaquetado de instru-mentos financieros, y especialmente de lashipotecas inmobiliarias, en Estados Unidosprincipalmente pero también en otros paísesindustrializados, comenzó un proceso des-controlado de expansión del crédito que ori-ginó una burbuja en el sector inmobiliario yserios riesgos de desencaje en grandes bancose instituciones financieras.5. Este proceso fue producto de varios facto-res. En primer lugar, se debió a que hubo undebilitamiento de los mecanismos de regula-ción y control, especialmente en lo referido alos “derivatives” y otros tipos de instrumentosfinancieros innovadores. Segundo, descansósobre un gran desarrollo de los centros finan-cieros “offshore” fuera de control de las auto-ridades regulatorias. Tercero, porque los ban-cos adoptaron métodos de remuneración desus dirigentes y operadores basados en la ex-pansión de las operaciones con independen-cia de su riesgo. Cuarto, porque las agenciasde riesgo demostraron no ser suficientementeseveras a la hora de evaluar los instrumen-tos colocados en el mercado por sus propiosclientes.6. Las consecuencias de este proceso se co-menzaron a ver hacia fines de 2007, primerocon la estagnación de los precios de los inmue-bles y posteriormente con su baja persistente.Al mismo tiempo, se inició un círculo viciosoque comenzó con una creciente incapacidad002 174.indd 32002 174.indd 32 10/1/11 11:10:1210/1/11 11:10:12
  31. 31. 33de muchos deudores hipotecarios para hacerfrente a las amortizaciones de sus préstamosen tiempo; y llevó a muchos de ellos a consta-tar que el disminuido valor de sus inmueblesresultaba inferior al de sus deudas, dando asílugar al consecuente repudio de las mismas.Esto generó crecientes problemas de liquidezen toda la cadena de instituciones que habíanintervenido en estas operaciones: los bancosque habían emitido los créditos originales;aquellos bancos e instituciones financierasque habían “envasado” dichos créditos dan-do lugar a nuevos instrumentos; los que loshabían colocado en el mercado; y finalmente,los tenedores de los mismos. Para colmo, lanaturaleza de los instrumentos a través de losque se habían seccionado y luego fundido enun solo título los préstamos originales, tuvoun tremendo efecto viral, poniendo en evi-dencia el riesgo de que cualquier título de esetipo o semejante, pudiese contener el mismo“virus” de incobrabilidad que los restantes.7. Este proceso comenzó con una crisis de li-quidez que, por su magnitud y por los efectosde “palanca inversa” que originó, se convirtiórápidamente en una crisis de solvencia. Ade-más, originó una vuelta a la preferencia por laliquidez y una huída de cualquier activo convisos de riesgo, haciendo también explotarla burbuja que se había creado en los mer-cados de materias primas. Por otra parte, lailiquidez obligó a muchos bancos, primero,a desprenderse de cuanto activo líquido dis-ponía y, luego, a limitarconsiderablemente elcrédito, dando lugar aun “credit crunch” querápidamente se trasladóa la economía real, afec-tando a muchas empre-sas, a sus beneficios y asus inversiones. Esto setrasladó a los mercadosde valores, ya afectadospor la liquidación deactivos de los bancos yentidades financieras, yrepercutió de lleno so-bre los mercados de materias primas.8. Los problemas de la economía real a suvez se trasladaron al comercio internacionaly por esta vía a la economía de los países consuperávit comercial y de allí a la disponibili-dad de reservas y de otros recursos necesariospara dar liquidez a la creciente colocación detítulos públicos de los países industrializados,convertidos, gracias a la creciente aversiónpor el riesgo, junto con el oro y unas pocasmonedas, en el refugio de la disminuida liqui-dez que quedaba en los mercados.9. Cuando los problemas de los bancos y lasentidades financieras hicieron crisis en nume-Cuando los problemas de los bancos ylas entidades financieras hicieron crisisen numerosos países, las Tesorerías y losbancos centrales comenzaron a acudir enauxilio de las instituciones más afectadas,en algunos casos procediendo a sunacionalización002 174.indd 33002 174.indd 33 10/1/11 11:10:1210/1/11 11:10:12
  32. 32. 34 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALrosos países, pero particularmente en EstadosUnidos, las Tesorerías y los bancos centralescomenzaron a acudir en auxilio de las ins-tituciones más afectadas, en algunos casosprocediendo a su nacionalización. Esto llevóa un gran debate en muchos países y en loscírculos financieros internacionales en tornoa tres temas: la conveniencia y necesidad decontar o no con una institución crediticia deúltima instancia; el problema de la imprevisi-bilidad moral; y el de las decisiones tomadasen función del tamaño de la institución y delos riesgos derivados de su caída.10. La crisis llegó a su punto culminante conla bancarrota de Lehman Brothers; de allí enmás la espiral descendiente se aceleró en to-dos los mercados y llevó al mundo a la másprofunda recesión conocida después de laGran Depresión. A partir de ese momento,la Reserva Federal de los Estados Unidos, losbancos centrales y las tesorerías de todos lospaíses industrializados, el Fondo MonetarioInternacional y otras instituciones multilate-rales, pusieron en marcha la mayor operaciónde rescate y reactivación de la economía dela historia. En términos muy simplistas, po-dríamos decir que los gobiernos de los paísesindustrializados recurrieron a todos los ins-trumentos disponibles y desarrollaron rápida-mente otros para inyectar ingentes cantidadesde fondos en las entidades bancarias y finan-cieras más comprometidas, acudir en apoyode ciertas categorías de deudores y hacer fren-te a las consecuencias sociales más graves dela recesión, al tiempo que procuraban evitarque la misma tornase hacia la depresión. Estasmedidas fueron acompañadas de un refuerzode los recursos del FMI y de otras institucio-nes financieras regionales.11. Los países emergentes también fueronafectados por la crisis, especialmente aquelloscon una fuerte dependencia de los mercadosexternos y más aún aquellos que son exporta-dores netos de materias primas, combustibleso alimentos. La brutal caída del comercio yde los precios se hizo sentir de lleno en ellos:los valores bursátiles se depreciaron a la parde los de los países industrializados y en mu-chos la caída de los niveles de empleo fueronmarcadas. Sin embargo, si tomamos a los paí-ses emergentes en su conjunto, pocos fueronlos que entraron en recesión y aquellos queconocieron una caída en su producto, salie-ron en pocos meses de esta situación. Másaún, un rasgo común a muchos de ellos fue laapreciación de sus monedas frente a las de lospaíses industrializados, afectando a la compe-titividad de sus exportaciones pero poniendotambién de relieve que algunas de esas mone-das podían pasar a ser valores de refugio. Enaquellos con importantes mercados internos,como China, India o Indonesia, quedaronen evidencia las dificultades de reorientar enpoco tiempo sus excedentes de producciónhacia el mercado interno, a la vez que poníande manifiesto el inmenso potencial que aúntienen para desarrollar en las décadas por ve-nir.12. A raíz de las medidas de auxilio y de laimportancia de los fondos inyectados en elsistema bancario y financiero, en pocos mesesla situación comenzó a cambiar en la mayo-ría de los países industrializados, y, más alláde altos y bajos y de fuertes diferencias en lassituaciones nacionales o regionales, casi todosellos salieron de la recesión, algunos de ellosincluso ya han alcanzado tasas de crecimientoaceptables con la nueva situación.13. En otros términos: la crisis aún no termi-nó, pero es posible que los mayores riesgos decaer en una gran depresión o en una nuevaetapa recesiva, ya hayan quedado atrás. Estono implica que los riesgos hayan desapareci-do. Las situaciones surgidas en Grecia, Hun-002 174.indd 34002 174.indd 34 10/1/11 11:10:1210/1/11 11:10:12
  33. 33. 35002 174.indd 35002 174.indd 35 10/1/11 11:10:2010/1/11 11:10:20
  34. 34. 36 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALgría o Irlanda, la volatibilidad cambiaria y laalternancia de buenas y malas noticias pro-venientes de los Estados Unidos, la UniónEuropea o Japón, ponen de manifiesto quela economía internacional no estará exentade riesgos y sobresaltos en el corto y medianoplazo.1.2 Mirando hacia delante14. A pesar de la importancia de los fondoscomprometidos y de las medidas adoptadasen estas operaciones de rescate y reactivaciónde la economía, el grado de coordinación yorientación de los esfuerzos a nivel interna-cional fue limitado. Probablemente los aspec-tos más destacados de la coordinación que sepuso en práctica estuvieron relacionados conel nivel de los aportes a los organismos finan-cieros internacionales y regionales, con reali-neamientos limitados de los tipos de cambio,con la introducción de disciplinas más severaspara los centros “offshore” y, especialmente,con el compromiso de no levantar barrerasal comercio o adoptar medidas restrictivas delos flujos financieros internacionales.15. Este es el momento de introducir mejorasfundamentales en el marco regulador y po-lítico del sistema monetario y financiero in-ternacional, así como de establecer sistemasde alerta anticipada, dirigidos a prevenir lascrisis. Puesto que la presencia de un gobiernodébil en el sector tanto público como privadoha sido uno de los factores clave de la crisis, lasreformas se deberán centrar en dichos aspec-tos. Esto significa que el liderazgo, la respon-sabilidad y la integridad deben experimentaruna mejora significativa. Las cuestiones so-bre el desarrollo humano y las dimensioneshumanas y sociales de las reformas resultanigualmente importantes, tanto como la legiti-midad democrática del proceso de reforma.16. Por otra parte, no es tiempo de dejar delado la solución de los grandes retos mundia-les relacionados con el desarrollo sostenible:las políticas de energía renovable, el cambioclimático, la seguridad alimentaria, la gestióndel agua o la reducción de la pobreza. En al-gunos casos, el reloj está marcando una horademasiado avanzada como para seguir pos-tergando la búsqueda de soluciones a nivelglobal.17. Por último, resulta necesario abordar otroaspecto determinante: la economía políticade las reformas. La cuestión clave en la ac-tividad nacional e internacional consiste encómo dar forma al debate político para lograrmejores resultados. El estancamiento políti-co en algunos países clave, así como en losforos internacionales donde se abordan retosmundiales como el del cambio climático, sonejemplos de esto. Una política que establezcaregulaciones financieras nacionales y mundia-les más efectivas es otro. El arte de lograr pa-trones de ahorro/imposición fiscal/consumomás equilibrados en las economías nacionalesconstituye un tercer ejemplo. Y, por último,la creación de instituciones mundiales másrepresentativas y eficaces se encuentra en elnúcleo del debate futuro.1.3 La riqueza cambiante y lasperspectivas del desarrollo mundial18. El Centro de Desarrollo de la OCDEpublicó recientemente el informe “Perspec-tivas sobre el desarrollo mundial: riquezacambiante”, que señala hasta qué punto lospaíses en vías de desarrollo se han convertidoen importantes actores económicos, y ponede manifiesto el dinamismo de los vínculoseconómicos Sur-Sur. Si bien este proceso seha venido desarrollando durante los últimos20 años, las oportunidades y los riesgos que002 174.indd 36002 174.indd 36 10/1/11 11:10:2210/1/11 11:10:22
  35. 35. 37representan dichos cambios para los paísespobres solo ahora empiezan a comprenderse.19. En 2009 China se convirtió en el principalsocio comercial de Brasil, la India y Sudáfrica.En 2010 no solo se ha convertido en el mayorexportador del mundo, sino también en la se-gunda mayor economía mundial, por delantede Japón. Tata, la multinacional india, ocupaen la actualidad el segundo puesto como in-versor más activo en el África subsahariana.Hoy en día, más del 40% de los investigado-res del mundo se encuentran en Asia. En elprimer trimestre de 2010, los países en víasde desarrollo estaban en posesión de aproxi-madamente dos tercios de las reservas mun-diales de moneda extranjera, en comparacióncon la escasa tercera parte de la que disponíanhacía una década. Éstos no representan sinounos pocos ejemplos de la transformaciónestructural que ha sufrido la economía mun-dial, donde el centro de gravedad económicodel planeta se ha trasladado hacia el Orientey el Sur; de los miembros de la OCDE a laseconomías emergentes. El informe se refiere aeste fenómeno como “riqueza cambiante”.20. Las economías de los países no pertene-cientes a la OCDE han aumentado de for-ma notable su participación en la producciónmundial desde el año 2000, y las previsionesrealizadas hasta el 2030 pronostican que dichatendencia se mantendrá en el tiempo (Figura1). Esta realineación de la economía mundialno constituye un fenómeno transitorio, sinoque representa un cambio estructural de rele-vancia histórica.21. Partiendo de estos datos, ya no basta condividir simplemente el mundo entre Norte ySur, en países desarrollados y en vías de de-sarrollo. Para entender mejor la complejidadde este cambio, el informe aborda y desarrollael concepto de James Wolfensohn sobre unmundo de “cuatro velocidades”, dividido enpaíses prósperos, convergentes, en lucha porabrirse camino y pobres, en función de susingresos y tasa de crecimiento per cápita encomparación con el mundo industrializado.Este marco revela una nueva geografía de cre-cimiento mundial al exponer la heterogenei-dad del Sur. Si bien los años 90 constituyeronotra década perdida para la mayor parte delFig. 1Participación de la economía mundial en términos de paridad de poder adquisitivo% del PIB mundial sobre la base de la Paridad del Poder Adquisitivo (PPP)002 174.indd 37002 174.indd 37 10/1/11 11:10:2210/1/11 11:10:22
  36. 36. 38 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALmundo en vías de desarrollo, durante la pri-mera década del siglo XXI un número cadavez mayor de países en vías de desarrollo hacomenzado a alcanzar los niveles de vida delos países prósperos (en la primera década delsiglo XXI, 65 países en vías de desarrollo con-siguieron doblar las tasas de crecimiento percápita de los países de la OCDE, en compa-ración con los 12 países que sólo lo lograronen la década de los 90). A pesar del giro en lasfortunas económicas de un número elevadode países en vías de desarrollo, otros siguenluchando por atravesar un “techo de cristal”de ingresos medios, mientras que otros con-tinúan sufriendo bajo el peso de la pobrezaextrema.22. Una de las características clave de esta nue-va economía mundial es la importancia cadavez mayor de las interacciones Sur-Sur. Los ca-nales directos de interacción entre los gigantesemergentes y los países pobres (por ejemplo,el comercio, la Inversión Directa Extranjera[IDE] y la ayuda) se han intensificado y esprobable que esta tendencia continúe. Entre1990 y 2008 el comercio mundial práctica-mente se cuadruplicó, si bien el comercio Sur-Sur se multiplicó por más de diez. Los paísesen vías de desarrollo representan en la actua-lidad aproximadamente el 37% del comerciomundial, donde los flujos Sur-Sur constitu-yen alrededor de la mitad de dicho total. Estecomercio podría ser uno de los principalesmotores de crecimiento durante la próximadécada, especialmente si se aplican las políti-cas adecuadas. Las simulaciones del Centrode Desarrollo de la OCDE sugieren que si lospaíses del Sur redujeran los aranceles sobre elcomercio en el Sur a los niveles establecidosentre los países del Norte, podrían obtenerun aumento del bienestar de 59.000 millonesde dólares estadounidenses. Estas gananciassignifican casi el doble de una reducción se-mejante en los aranceles gravados sobre el co-mercio con el Norte. Además, dichas ganan-cias sólo representan ganancias estáticas (lasganancias dinámicas obtenidas de una mayorcompetencia y de adquisiciones tecnológicastendrían un efecto mucho mayor sobre el es-tado de bienestar).23. La IDE Sur-Sur también ha aumentado.China constituye el mayor inversor externoen vías de desarrollo, con un stock de inver-sión estimado en más de un billón de dólares.Sin embargo, el fenómeno es aún mayor, conuna actividad cada vez mayor desarrollada pormuchas compañías ubicadas en países comoBrasil, la India y Sudáfrica, así como nuevosinversores externos de menor tamaño, comoChile y Malasia. La inversión Sur-Sur cuentacon un enorme potencial sin explotar para lospaíses de renta baja. Por ejemplo, las multina-cionales del Sur tienden a invertir más en paí-ses con un nivel de desarrollo similar o inferioral suyo, dado que tienen tecnologías y prácti-cas empresariales diseñadas a la medida de losmercados de países en vías de desarrollo.24. La riqueza cambiante, contrariamente ala visión de muchos observadores, no deberíaconsiderarse una amenaza para la prosperidadoccidental. En su lugar, ofrece nuevas opor-tunidades en la medida en que las gananciasnetas derivadas de una mayor prosperidad enel mundo en vías de desarrollo pueden bene-ficiar a países ricos y a países pobres por igual.Los avances en la diversidad y en la calidad delas exportaciones, un mayor dinamismo tec-nológico, unas mejores perspectivas para ha-cer negocios, y una mayor base de consumo,constituyen factores susceptibles de generarbeneficios sustanciales a favor del bienestar entodo el mundo.25. No se puede negar, no obstante, que estefenómeno también trae consigo nuevos e im-portantes retos. La sostenibilidad ambiental,002 174.indd 38002 174.indd 38 10/1/11 11:10:2910/1/11 11:10:29
  37. 37. 39los crecientes niveles de desigualdad entre lospaíses y la mayor competencia son sólo tresde dichos retos. Aunque el cambio en la ri-queza es, bien pensado, un avance positivo,estas nuevas cuestiones requieren ser exami-nadas y comentadas en mayor profundidad.Para avanzar en esta dirección, es necesariocentrarse tanto en las oportunidades comoen los retos surgidos de la riqueza cambian-te, y analizar de qué manera la comunidadmundial puede aprovecharlos y abordarlos lomejor posible.26. Esto nos lleva a las siguientes preguntasclaves:- ¿Hasta qué punto se ha producido un tras-lado de riqueza desde las economías desarro-lladas a las economías en vías de desarrollo?¿Se trata de un cambio sostenible en la activi-dad y el dinamismo económicos?- ¿Cuáles son algunas de las principales ven-tajas derivadas del aumento de los vínculosSur-Sur?- ¿Cuáles son las previsiones para la coope-ración multilateral/internacional dentro deesta nueva geografía económica?- ¿Cuál es la forma más acertada de abordarlas cuestiones mundiales en un mundo cadavez más multipolar?2- El futuro del sistema mundial decomercio, los recursos financieros yla inversión27. Si miramos la crisis desde el punto devista del comercio internacional, podemosconstatar, primero, que en la etapa de cre-cimiento previa a la crisis y en la etapa desalida de la recesión, el comercio ha sido unverdadero motor de ambas, mostrando tasasde crecimiento muy superiores a las del pro-Fig. 2Ganancias potenciales derivadas de la liberalización del comercio Sur-SurMiles de millones de dólares002 174.indd 39002 174.indd 39 10/1/11 11:10:2910/1/11 11:10:29
  38. 38. 40 FRAMASALLADELACRISIS:ELFUTURODELSISTEMAMULTILATERALducto. Segundo, que así como creció antes,también cayó más rápidamente que el pro-ducto en la etapa recesiva (según la OMC12,3% de caída en 2009 y una estimación decrecimiento del 9,5% para 2010), poniendoasí de manifiesto su comportamiento total-mente cíclico y los peligros que ello impli-ca para los países cuyo producto tiene unaalta dependencia del comercio. Tercero, quela dramática caída del comercio en la etaparecesiva, no fue producto, como durante laGran Depresión, de restricciones comercia-les, sino del colapso de la demanda de bienesy servicios en todo el mundo, pero particu-larmente en los países industrializados, y dela desaparición del financiamiento ligado alcomercio. Tanto la OCDE como la OMCestimaron que las medidas de restricción alcomercio tomadas durante la crisis sólo afec-taron al 1% del comercio mundial y que suimpacto negativo sobre el valor del comerciono superó más del 0,4% del mismo.28. Según el estudio presentado por Fernan-do de Mateo para este Seminario, cinco fue-ron las causas que explicaron este comporta-miento en materia de política comercial. “Enprimer lugar, el trauma de la Gran Depresiónestaba en la mente de economistas y políticos–Keynes volvió a estar de moda–, como tam-bién el propósito de evitar la repetición deconsecuencias similares a las de la ley Smoot-Hawley1. El segundo factor es la gran eficaciacon que ha funcionado el sistema de soluciónde diferencias de la OMC, cuyo número decasos iniciados superó recientemente los 400,que ha tenido un efecto inhibitorio en apli-cación de medidas violatorias por parte de losMiembros2. El tercer factor fue el acuerdo delGrupo de los Veinte (G-20) de mantener elstatu quo y comprometerse a no aplicar me-didas restrictivas al comercio, incluso medidaspermitidas por la OMC. El cuarto factor loconstituyó el establecimiento de un mecanis-mo de monitoreo de las medidas implemen-tadas por los países miembros –tanto restric-tivas del comercio, como las que lo facilitan–,obligando así a los Miembros a evidenciar ytransparentar sus medidas, acompañado deun esfuerzo para mejorar los procedimientosde notificación y otros flujos de información.Un quinto factor, a no subestimar, es la glo-balización de los procesos productivos, puescualquier rompimiento en la cadena produc-tiva a través de medidas proteccionistas afec-ta al propio país que impone la protección”.29. Por otra parte, en la Ronda de Doha no seconsiguió avance alguno, y su estancamientoha debilitado la credibilidad de un sistema co-mercial que, al mismo tiempo, ha demostradosu eficiencia ante la crisis. En las negociacio-nes de la Ronda se ha observado una ausenciaevidente de liderazgo a la hora de ofrecer con-cesiones y de alcanzar un equilibrio razonableentre las múltiples cuestiones objeto de nego-ciación. También se han dejado de lado nue-vos retos de la agenda de negociación, comola competencia, el comercio y la inversión, oel comercio y el medio ambiente.1La ley entró en vigor en junio de 1930 y elevó los aranceles en más de 20 mil líneas arancelarias. Dio lugara represalias de otros países, reduciendo sustancialmente las importaciones y exportaciones de Estados Unidos,añadiendo sensiblemente a la contracción de la demanda agregada a nivel mundial. Si bien no estuvo entre lascausas primarias la Gran Depresión, sí la profundizó y prolongó.2En el programa de compras gubernamentales aprobado por el Congreso –en el que se busca apoyar a las empresasestadounidenses–, el gobierno del presidente Obama añadió la frase “… de conformidad con sus compromisosinternacionales”.002 174.indd 40002 174.indd 40 10/1/11 11:10:3110/1/11 11:10:31
  39. 39. 4130. La pregunta que sur-ge es si el mecanismo denegociación existente enla OMC sigue siendoadecuado para obtenerresultados: en primer lu-gar, hoy en día el grupode países sin los cuales nose puede alcanzar acuer-do alguno es mayor quenunca. Los países en víasde desarrollo podrían ju-gar un papel destacado,pero hasta la fecha nohan conseguido ejercerliderazgo alguno dentrodel proceso. También ha-bría que plantearse si laorganización de grandes“Rondas”, con comple-jos paquetes de acuerdosglobales, no constituyenun fenómeno del pasado,que bloquea el progresoen cuestiones importantesque requieren acuerdosque quizás podrían alcanzarse en el marco delos mecanismos regulares de la OMC.31. El otro ángulo que corresponde ver deesta crisis es el de la Inversión Extranjera Di-recta (IED) que jugara un rol tan importanteen la consolidación de los países emergentescomo actores importantes de la economíaglobal. Hasta 2008, según los análisis de laUNCTAD, los flujos de IED crecieron enforma continuada, completando un cambioglobal en la presencia de IED en el mundo, alregistrarse niveles particularmente elevadosespecialmente en los países emergentes y endesarrollo, incluyendo los de África del Oestey del Este y Sudeste de Asia. Sin embargo, losflujos totales ya sufrieron una caída del 16%en ese año, en todos los principales orígenesy destinos y en prácticamente todos los sec-tores de la actividad económica.32. Esta tendencia se agravó en 2009, conuna caída total de los flujos de IED cercanaal 40% respecto del año anterior (43% paralas salidas y 37% para los ingresos), pero nocayeron más del 17% en los dos grandes des-tinos de Asia, China e India, y a mediadosde ese año comenzaron a recuperarse en am-bos países, pero también, aunque a un ritmomenor, en Hong Kong (China), la Repúblicade Corea, Singapur y Taiwán (China). Enconsonancia con esta tendencia, los flujos deIED provenientes de China solo cayeron un8%, aunque esta tendencia no afectó a losflujos provenientes de la China InvestmentCorporation, que siguieron creciendo, espe-002 174.indd 41002 174.indd 41 10/1/11 11:10:3110/1/11 11:10:31

×