Spanish - Informe de Human Rights Watch sobre els Talibés de Senegal.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Spanish - Informe de Human Rights Watch sobre els Talibés de Senegal.

on

  • 1,602 views

Informe de Human Rights Watch sobre la problemàtica dels Talibès a Senegal. Traduït al castellà amb la autorització de HRW per la Fundació Talibès.

Informe de Human Rights Watch sobre la problemàtica dels Talibès a Senegal. Traduït al castellà amb la autorització de HRW per la Fundació Talibès.

Statistics

Views

Total Views
1,602
Views on SlideShare
1,602
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Spanish - Informe de Human Rights Watch sobre els Talibés de Senegal. Spanish - Informe de Human Rights Watch sobre els Talibés de Senegal. Document Transcript

    • “A EXPENSAS DE LOS NIÑOS”MENDICIDAD FORZADA Y MALOS TRATOS INFLIGIDOSA LOS TALIBÉS DE SENEGAL
    • A expensas de los niñosMendicidad forzada y otros malos tratos infligidos a los Talibés de Senegal (Traducción al español de Fundation des Talibés)
    • Copyright © 2010 Human Rights Watch All rights reserved. Printed in the United States ofAmerica ISBN: 1-56432-618-7 Cover design by Rafael JimenezHuman Rights Watch 350 Fifth Avenue, 34th floor New York, NY 10118-3299 USA Tel: +1212 290 4700, Fax: +1 212 736 1300 hrwnyc@hrw.orgPoststraße 4-5 10178 Berlin, Germany Tel: +49 30 2593 06-10, Fax: +49 30 2593 0629berlin@hrw.orgAvenue des Gaulois, 7 1040 Brussels, Belgium Tel: + 32 (2) 732 2009, Fax: + 32 (2) 7320471 hrwbe@hrw.org64-66 Rue de Lausanne 1202 Geneva, Switzerland Tel: +41 22 738 0481, Fax: +41 22 7381791 hrwgva@hrw.org2-12 Pentonville Road, 2nd Floor London N1 9HF, UK Tel: +44 20 7713 1995, Fax: +44 207713 1800 hrwuk@hrw.org27 Rue de Lisbonne 75008 Paris, France Tel: +33 (1)43 59 55 35, Fax: +33 (1) 43 59 55 22paris@hrw.org1630 Connecticut Avenue, N.W., Suite 500 Washington, DC 20009 USA Tel: +1 202 6124321, Fax: +1 202 612 4333 hrwdc@hrw.orgWeb Site Address: http://www.hrw.org
    • Abril 2010 1-56432-618-7 “A expensas de los niños”: Mendicidad forzada y otros malos tratos infligidos a los Tabliés en SenegalMapa de Senegal y Guinea Bissau ................................................................................................ 1Resumen ............................................................................................................................................. 2Recomendaciones ............................................................................................................................ 8 Para el gobierno senegalés ...................................................................................................... 8 Para el gobierno bissau-guineano .............................................................................................. 10 Para los gobiernos senegalés y bissau-guineano ..................................................................... 11 Para los responsables religiosos, sobre todo los Califas de las cofradías, los Imames y los grandes marabús ................................................................................................................................. 12 Para las organizaciones humanitarias nacionales e internacionales .................................................... 12 Para el experto especial de las Naciones Unidas sobre las formas de esclavitud contemporáneas................ 13 Para la Counidad económica de los Estados del África occidental ................................................ 13 Para la Organización de la Conferencia Islámica .............................................................................. 13Metodología .................................................................................................................................. 14Contexto .......................................................................................................................................... 16 Desarrollo del Islam en Senegal ....................................................................................... 16 La educación coránica antes de la colonización francesa ............................................................... 19 La educación coránica en la época colonial ............................................................................... 21 La educación coránica después de la independencia: desarrollo de la mendicidad forzada ....................... 24La importancia de la caridad ........................................................................................................ 26Explotación y vejaciones soportadas por los Talibés en Senegal .............................................................. 28Un problema de gran envergadura y en pleno desarrollo ..................................................... 29Perfil: jóvenes y alejados de sus casas ........................................................................................ 30
    • La naturaleza de la mendicidad forzada: fuera de clase, en la calle ................................................. 34Largas horas pasadas buscando dinero ............................................................... 34Heridas y muertes causadas por accidentes de circulación ......................................... 37Denegación del derecho a la educación ................................................................................................. 40Vejaciones físicas graves .......................................................................................................... 42Violación del derecho a la alimentación, al desarrollo físico y a la salud ......................... 47 Condiciones de vida en el daara ......................................................................................... 48 Violación del derecho a la alimentación y al desarrollo físico.................................... 53 Violación del derecho a la salud ................................................................................................ 55Abusos sexuales ............................................................................................................................. 58Denegación del contacto con la familia .................................................................................................. 61Denegación del derecho al juego ................................................................................................................... 63En fuga, en la calle ................................................................................................................... 65Los autores de las vejaciones y sus cómplices ........................................................................................ 72Los marabús y los responsables religiosos .............................................................................. 73Justificaciones de la mendicidad forzada: comida, vivienda, humildad ................................... 73Del ascetismo a la opulencia ................................................................................................... 77Aceptación silenciosa ....................................................................................................... 80El gobierno senegalés..................................................................................................... 82La ausencia de reglamentación .............................................................................................. 83La impunidad para los responsables de abusos ............................................................................ 85El miedo por las reacciones brutales .............................................................................................. 87La ayuda para la educación religiosa............................................................................................ 88La ausencia de reacción coherente ........................................................................................ 89El gobierno bissau-guineano ............................................................................................. 90La insuficiencia de medidas tomadas contra la migración transfronteriza ilegal .................... 90El problema creciente de la mendicidad forzada en Guinea-Bissau .......................................... 93La denegación del derecho a la educación ............................................................................................. 94Los padres responsables de la negligencia y del maltrato ...................................................... 96Las organizaciones humanitarias : incitación a la migración urbana, inercia en la lucha contra la impunidad................................................................................................................................ 101Reglas del derecho nacional e internacional aplicables para la protección de los Talibés ............................ 107La servidumbre o la esclavitud de los niños ................................................................................... 107Las peores formas de trabajo infantil .................................................................................... 108La trata de niños ................................................................................................................ 109La Declaración del Cairo sobre los derechos humanos en el Islam ....................................................... 111Los tratados internacionales relativos a los derechos del niño ............................................................ 111La legislación nacional aplicable para los Talibés.......................................................................... 113La ley sobre la trata de personas ........................................................................................ 113Las disposiciones del Código penal senegalés ....................................................................... 114Agradecimientos .............................................................................................................................. 116
    • Mapa de Senegal y Guinea Bissau © 2010 John Emerson / Human Rights WatchLos principales itinerarios para la migración de los Talibés son bien conocidos en Senegal yGuinea Bissau. Los itinerarios aquí dibujados han sido identificados en base a las entrevistasrealizadas por Human Rights Watch con los Talibés, los marabús, los padres, así como losresponsables humanitarios y gubernamentales de Senegal y Guinea Bissau; en base a unestudio cuantitativo sobre los niños mendigos de Dakar realizado en 2007 por UNICEF, laOrganización Internacional del Trabajo y el Banco Mundial; y en base a datos recogidos porSOS Enfants Talibés sobre niños que han vuelto a Guinea Bissau después de fugarse de susdaaras de Senegal.
    • ResumenTengo que traer dinero, arroz y azúcar cada día. Cuando no puedo traer de todo, el marabúme pega. También me pega en otras ocasiones, hasta cuando traigo toda la cantidad…Quiero que esto se acabe, pero no puedo. No puedo irme, no tengo ningún sitio donde ir. –Modou S., talibé de 12 años, Saint-Louis.Las enseñanzas del Islam se oponen frontalmente al hecho de enviar los niños por la calle,forzándolos a mendigar… Algunos marabús no tienen en cuenta esto. Les gusta el confort yel dinero que reciben viviendo a expensas de los niños. – Aliou Seydi, marabú en Kolda.Al menos 50.000 niños que viven internados en escuelas coránicas (daaras) en Senegal, estánsometidos a unas condiciones de vida parecidas a las de la esclavitud. Sus profesores(marabús), que de facto cumplen con la función de tutores, los someten a menudo a formasextremas de maltrato, de negligencia y de explotación. Sería falso afirmar que todas lasescuelas coránicas aplican este tipo de régimen, pero es verdad que muchos marabús obligana los niños, llamados Talibés, a mendigar en las calles durante muchas horas – práctica queconstituye la peor forma de trabajo infantil según la definición de la OrganizaciónInternacional del Trabajo (OIT) –, sometiéndolos a violencia física y psicológica muchasveces brutal. Los marabús también muestran gran negligencia al no satisfacer las necesidadeselementales de los niños, como la comida, la vivienda y la salud, a pesar de los recursossuficientes de los que disponen la mayoría de daaras urbanos y que provienen principalmentede los propios niños.En centenares de daaras urbanos del Senegal, son los niños los que satisfacen las necesidadesde los marabús. Mientras que los Talibés viven en una miseria total, los marabús de muchosdaaras piden unas cuotas diarias considerables a las decenas de niños que tienen a cargo.Gracias a estos ingresos, algunos de ellos viven de manera relativamente opulenta. Miles deniños son también víctimas de la trata de seres humanos cuando los marabús los transfierende un lugar a otro o los acogen con la finalidad de explotarlos.Los gobiernos senegalés y Bissau-guineano, las autoridades islámicas bajo las que lasescuelas coránicas pretenden operar, así como los padres interesados han fracaso en su deberde proteger esas decenas de miles de niños contra el mal trato, y no se han preocupado porpedir cuentas a los autores de estos actos. En lo básico, las condiciones que reinan en lasdaaras, entre otras cosas el trato de los niños que ahí residen, no están siempre reglamentadaspor las autoridades. Las agencias humanitarias bien intencionadas que buscan colmar el vacíoen materia de protección han favorecido muchas veces la explotación de los niños aportandouna ayuda directa a los marabús que maltratan a los Talibés, descuidando controlar elimpacto o la utilización de esta ayuda y omitiendo denunciar los abusos.Transferidos desde los pueblos de Senegal y Guinea-Bissau hacia las ciudades senegalesas,los Talibés se ven forzados a mendigar hasta 10 horas por día. Desde la mañana hasta latarde, el paisaje de las ciudades senegalesas está llenado de niños – de los que la mayoríatiene menos de 12 años y muchos de ellos no tienen más de cuatro años – que deambulan en
    • pequeños grupos por las calles, deslizándose entre los coches, esperando ante los centroscomerciales, los mercados, los bancos y los restaurantes. Vestidos con camisasexageradamente grandes, sucias y desgarradas, descalzos, presentan a la gente una escudillao una lata vacía con la esperanza de recibir una limosna. En la calle, se ven expuestos a laenfermedad, al riesgo de ser heridos o matados por un coche, a la violencia física, o sexual,infligida por ciertos adultos.En un daara urbano típico, el profesor exige que sus Talibés le traigan cada día una cantidadde dinero, arroz y azúcar determinada, pero los niños a penas sacan provecho de ello.Muchos están aterrorizados si piensan en lo que les podría pasar si no respetan la cuotaestablecida, porque el castigo – unos maltratos corporales infligidos por el marabú o suasistente – es generalmente inmediato y severo. Consiste en golpes asestados con unos cableseléctricos, una porra o un palo. Algunos de ellos son atados o encadenados mientras songolpeados, o se les fuerza a permanecer de pie en posiciones dolorosas. Los que soncapturados después de una tentativa fallida de fuga sufren las violencias más graves. Unassemanas o unos meses después de haberse escapado del daara, unos veinte niños ha enseñadoa Human Rights Watch las cicatrices y las marcas de golpes que presentaban en la espaldadespués de la corrección infligida por su profesor.El día a día de estos niños se resume a una miseria extrema. A pesar de que traen dinero yarroz al daara, los niños se ven obligados a mendigar en la calle para nutrirse. Algunos robano buscan en la basura para encontrar algo para comer. La mayoría sufre constantemente dehambre y de malnutrición, grave o leve. Cuando un niño enferma, lo que ocurrefrecuentemente a la vista de las largas horas pasadas en la calle y de las penosas condicionesde higiene del daara, raramente el profesor le ofrece asistencia médica. Los niños sonobligados a pasar aún más horas mendigando para poder comprarse los medicamentosnecesarios para tratar los parásitos del estómago, el paludismo y las enfermedades de la pielque hacen estragos en los daaras. La mayoría de daaras urbanos están situados enconstrucciones inacabadas o abandonadas, o en chabolas improvisadas. Es corriente ver a 30niños durmiendo en una pequeña habitación, amontonados unos sobre otros, hasta el puntode que, sobre todo en verano, muchos prefieren dormir al aire libre, aunque se expongan conello a los peligros exteriores. Durante los cuatro meses de invierno que atraviesa cada año elSenegal, los Talibés sufren mucho del frío, ya que carecen de mantas, casi por completo, y enalgunos casos, hasta de colchones sobre los que dormir.Muchos marabús dejan su daara durante varias semanas seguidas para volver a sus pueblos opara reclutar a más niños, dejando los Talibés de apenas cuatro años a cargo de los asistentesadolescentes que a menudo actúan con ellos brutalmente, y hasta, a veces, abusansexualmente de ellos.En centenares de daaras urbanos, los marabús parecen dar cierta prioridad a la mendicidadforzada sobre el estudio del Corán. Al consagrar todo el día a las actividades que se exigende ellos – las cuales empiezan con la oración del alba para terminarse al caer la noche –, losTalibés raras veces tienen tiempo de acceder a unas formas de educación que les permitiránadquirir las competencias de base, o para dedicarse a las actividades y los juegos habitualesde los niños, como por ejemplo el fútbol, que en Senegal es omnipresente. En ciertos casos,
    • cuando se ponen a jugar, el marabú los pega, porque de este modo desatienden su principalocupación: la mendicidad.Los marabús que explotan a los niños no hacen casi ningún esfuerzo para facilitar, ni siquieraun poco, un contacto periódico entre los Talibés y sus padres. La proliferación de teléfonosmóviles, así como la cobertura de la red de telefonía móvil, hasta en los pueblos más aisladosde Senegal y de Guinea Bissau deberían favorecer los contactos, pero la inmensa mayoría delos Talibés nunca habla con sus familias. En muchos casos, impedir todo contacto con lafamilia parece ser una estrategia empleada por el marabú.Infraalimentados por el marabú, descuidados cuando se ponen enfermos, forzados a trabajardurante largas horas para traer un poco de dinero y de arroz a alguien que por así decirlo noles hará beneficiar de ello – y maltratados si no llegan a la cantidad mínima establecida –,cada año centenares, o hasta puede que miles de Talibés se escapan de los daaras cada año.Muchos planifican una huida conociendo el lugar exacto de los refugios para los fugitivos.Otros escogen vivir en plena calle, mejor que soportar las condiciones del daara. Porconsiguiente, el daara urbano contribuye hoy en día de manera crítica al problema crecientede los niños vagabundos, sumidos en la droga, los maltratos y la violencia.La explotación y el maltrato de los Talibés tienen como telón de fondo una educaciónreligiosa tradicional, la migración y la pobreza. Desde hace siglos, el daara es una instituciónde enseñanza que juega un papel esencial en Senegal. Desde hace mucho tiempo, los padresconfían sus hijos a un marabú – muchas veces un familiar o alguien del mismo pueblo –, encasa del cual residen hasta que terminan sus estudios coránicos. Tradicionalmente, los niñosse concentran en sus estudios mientras ayudan a cultivar los campos del marabú. Lamendicidad, cuando existía, consistía más bien en colectar comida en las familias de lacomunidad. Pero hoy en día, en Senegal, centenares de miles de niños frecuentan las escuelascoránicos. Muchos de ellos combinan esta enseñanza tradicional con la de las escuelaspúblicas, aunque en la práctica se centran mucho más en la educación religiosa y moral. Sinembargo, para al menos 50.000 niños, de los que muchos provienen de países cercanos, susmarabús se aprovechan de la falta de regulación gubernamental para desnaturalizar laenseñanza religiosa, transformándola en explotación económica.La mendicidad forzada, las vejaciones corporales y las condiciones de vida sumamentepeligrosas que sufren en el día a día los Talibés, violan el derecho nacional e internacional.Senegal ya posee leyes, al menos en el papel, para luchar contra esta lacra, pero raramenteson aplicadas. El Estado senegalés es signatario de la Convención sobre los Derechos de losNiños y de la Carta africana de los Derechos y del Bienestar del Niño, así como de lamayoría de tratados regionales e internacionales sobre el trabajo y la trata de niños, queprohíben claramente las peores formas de trabajo infantil, la violencia física sobre niños y latrata de niños. El derecho internacional otorga igualmente a los niños el derecho a la salud, aldesarrollo físico, a la educación y al ocio, derechos que obligan al Estado, a los padres y a losque tienen un niño a cargo a respetarlos.El Estado es el principal garante de la protección de los derechos de los niños en el interiorde sus fronteras, misión que el gobierno senegalés no ha cumplido. A excepción de algunos
    • daaras modernos – financiados por el gobierno y que combinan el programa de las escuelascoránicas con el de las escuelas públicas – ninguna institución coránica de Senegal ha sidoobjeto de una regulación gubernamental. En el curso de los diez últimos años, el gobierno hadefinido la mendicidad forzada como una de las peores formas de trabajo infantil y ha erigidoen crimen el hecho de forzar a alguien a mendigar con la intención de sacar un beneficio deello. Pero a día de hoy, esta ley no ha desembocado sino en pocas medidas concretas. Mejorque pedir cuentas a los marabús por la mendicidad forzada, su grave negligencia, y enalgunos casos contados, sus graves vejaciones corporales, las autoridades senegalesas hanpreferido evitar desafiar los poderosos dirigentes religiosos del país, y hasta los marabústomados individualmente.Del mismo modo, los países que cuentan con un gran número de Talibés enviados a Senegal,particularmente Guinea Bissau, han sido incapaces de proteger a los niños contra el maltratoy la explotación que les esperan en muchas escuelas coránicas urbanas de Senegal. Elgobierno bissau-guineano aún no ha criminalizado oficialmente la trata de niños, y, apelandoa las normas jurídicas existentes, rehúsa enjuiciar a los marabús que se ocupan de hacer pasarclandestinamente a los niños en los pasos fronterizos. Además, Guinea Bissau no respeta elderecho a la educación en su propio país – el 60% de los niños no están escolarizados –, loque lleva muchos padres a considerar las escuelas coránicas de Senegal como la única opciónválida para garantizar la educación de sus hijos.Por su lado, los padres y las familias envían muchas veces a los niños a los daaras sinproveer sostén económico alguno. Después de haber cedido de manera informal los derechosparentales a los marabús, algunos padres hacen la vista gorda y prefieren ignorar el maltratodel que su hijo es víctima. Muchos Talibés que se escapan y vuelven a su casa son enviadosde vuelta al marabú por sus padres, a pesar de que son plenamente conscientes de que su hijocontinuará a ser sometido a la mendicidad forzada y a los castigos corporales, a menudoextremos. Para estos niños su casa ya no es un refugio y, confrontados a vejaciones aún másgraves cuando vuelven al daara, planean una fuga aún más lejana, que les llevará a un centrode acogida en el mejor de los casos, y a vivir en la calle como vagabundos en el peor de loscasos.Decenas de organizaciones humanitarias senegalesas e internacionales han intentado demanera admirable colmar el vacío dejado por las autoridades en materia de protección. Estasorganizaciones ofrecen decenas de centros para Talibés fugitivos. Obran para sensibilizar alos padres sobre las condiciones extremadamente difíciles de los daaras. Ofrecen comida,cuidado sanitario y otros servicios esenciales a los Talibés. Sin embargo, en un caso comoeste, no hacen sino agravar el problema. Centrando su ayuda en gran parte en los daarasurbanos, algunas organizaciones humanitarias han alentado los marabús a dejar los pueblospara ir a instalarse a las ciudades, en las que obligan a los Talibés a mendigar. Al nocontrolar suficientemente el uso que hacen los marabús de la ayuda recibida, algunasasociaciones han hecho que esta práctica se haya vuelto aún más rentable – con una mano,los marabús cogen el dinero de los niños forzados a mendigar, y con otra perciben el dinerode la agencia de ayuda. Además, al privilegiar una actitud de prudencia para intentarpreservar las relaciones con los marabús, muchas organizaciones humanitarias han
    • renunciado a pedir cuentas y no se han denunciado cases evidentes de abuso.El gobierno senegalés ha lanzado una iniciativo que ha lanzado una iniciativa que prevé crear100 daaras modernos entre 2010 y 2012 y a someterlas a reglamentación gubernamental.Ciertamente se espera desde hace tiempo una reglamentación de estas nuevas escuelas, peroel número limitado de daaras que se verán afectados significa que el plan tendrá pocoimpacto sobre las decenas de miles de Talibés que viven ya en los daaras que los explotan.Así pues, el gobierno debe asociar a su proyecto de creación de daaras modernos unosesfuerzos, hasta ahora totalmente inexistentes, para obligar a los marabús a rendir cuentas porla explotación y los malos tratos de los que son responsables.En aplicación de las clausulas de la Convención sobre los Derechos del Niño, del Pactointernacional sobre derechos económicos, sociales y culturales, así como de la Carta africanade los derechos y del Bienestar del niño, el Estado debe velar para que los niños puedanacceder a una enseñanza primaria, obligatoria, holística, que les permita adquirir lascompetencias elementales que necesitan para participar plena y activamente en la sociedad.Además de ayudar en la creación de daaras modernos, el gobierno senegalés debería actuarde modo que los niños tengan la posibilidad de elegir si quieren seguir una enseñanzaprimaria gratuita en una escuela pública o en otro tipo de escuela.Sin la aplicación de una reglamentación relativa a los daaras y sin una lucha fructuosa contrala impunidad, el fenómeno de la mendicidad forzada de los niños continuará extendiéndosecomo lo ha hecho desde hace varias decenas de años. Si el gobierno senegalés quiereconservar su lugar como modelo de democracia respetuosa con los derechos humanos enÁfrica occidental, debe tomar medidas inmediatas para proteger a estos niños abandonadospor sus padres y que están explotados y maltratados supuestamente en nombre de la religión.
    • Recomendaciones Para el gobierno senegalés• Aplicar la actual ley nacional que criminaliza el hecho de organizar la mendicidad dealguien con la intención de sacar provecho – y más particularmente el artículo 3 de la Leynº2005-06 –, sobre todo abriendo investigaciones que desemboquen para los marabús y otraspersonas que han forzado los niños a mendigar, en juicios, conformemente a las normas deun juicio justo.• Considerar la modificación de la ley de manera a definir una gama más amplia de penas,reduciendo la duración de las penas que actualmente son de dos a cinco años de prisiónobligatoria, y previendo penas no privativas de libertad y penas de prisión inferiores a dosaños, para que las sanciones sean más proporcionales a la gravedad de la explotación.• Crear un registro de marabús conocidos por las autoridades por haber forzado los niños amendigar dinero o reconocidos culpables por vejaciones corporales o negligencia grave conun niño.• Aplicar el artículo 298 del Código Penal que criminaliza las violencias físicas infligidas aun niño, a exclusión de las “violencias leves”, sobre todo cuando se abre una investigación ose lleva a juicio, conformemente a las normas en materia de juicios justos, a los marabús yotras personas que infligen violencias físicas a los Talibés.• Modificar la ley para incluir en ella una mención específica relativa a todas las formas decastigo corporal en las escuelas, conformemente al derecho internacional, como el queexpone la Convención relativa a los derechos del niño así como la Carta africana de losderechos y del bienestar del niño.• Modificar la ley para garantizar la responsabilidad jurídica de un marabú que controla,ordena u omite prevenir o castigar un asistente que inflige violencias físicas a un Talibé.• Aplicar las disposiciones de la Ley nº2005-06 relativa a la lucha contra la trata de personas,que criminaliza la trata de niños conformemente a los Protocolos de las Naciones Unidascontra la trata de personas.• Proporcionar medios suplementarios a las unidades de policía civil y de policía de aduana,en particular en las regiones de Ziguinchor y de Kolda, para que puedan impedir mejor latrata de niños.• Mejorar la formación y exigir una formación periódica para las unidades en las fronteraspara garantizar que conocen la leyes sobre circulación de niños transfronteriza.• Expresar el apoyo de las más altas instancias del gobierno a favor del compromiso de lasdiligencias jurídicas contra los marabús que violan las leyes contra la mendicidad forzada,los malos tratos y la trata de niños.• Velar para que las autoridades competentes en el seno del Ministerio del Interior y de
    • Justicia supervisen, abran investigaciones y eventualmente, sancionen a los policías, juecesde instrucción y fiscales que sistemáticamente omiten tomar medidas después de acusacionessobre malos tratos o explotación infligidos por ciertos marabús.• Formular directivas claras para la Brigada de menores, prescribiéndole de tomar iniciativaspara investigar casos de maltratos y de explotación, incluso en las patrullas de calle.• Aumentar las capacidades de la policía, en particular en el seno de la Brigada de menores,sobre todo aumentando sus efectivos y su equipamiento, para hacer aplicar mejor las leyes envigor relativas a la mendicidad forzada y a las violencias físicas.• Dar una formación suficiente a la Brigada de menores sobre los métodos que debenutilizarse por un lado para interrogar los niños y por otro lado para aportar protección yasistencia a las víctimas de graves traumatismo físicos y psicológicos, sobre todo abusossexuales.• Velar para que los niños, los trabajadores humanitarios y otros puedan acceder con todaseguridad a medios para denunciar los malos tratos o la explotación, publicando aún más lalínea de asistencia telefónica gratuita para la protección del menor, gestionada en el CentroGinddi de Dakar, y proponiendo más números de urgencia y una asistencia más extensa enotros lugares de Senegal.• Introducir una ley que exija a los trabajadores humanitarios que informen a la policía decasos de maltrato, de explotación y de violación de las leyes en vigor, rigiendo el tratamientode los niños, como por ejemplo, entre otras, la ley sobre mendicidad forzada.• Exigir que todos los daaras posean certificados y sean objeto de inspecciones periódicasefectuadas por agentes del Estado.• Adoptar una ley que fije las normas mínimas según las que deben operar los daaras,prestando atención particular a los daaras que operan como internados.• Alentar las autoridades responsables de la protección de los niños para colaborar con lasautoridades islámicas para definir estas normas que deberían incluir: un número mínimo dehoras consagradas al estudio; la promoción y el desarrollo de los talentos y aptitudes de cadaniño en los daaras u otros establecimientos escolares, para permitirles realizar plenamente suspotencialidades; unas condiciones de vida mínimas; un número máximo de niños porMaestro coránico; unas exigencias para poder abrir un daara internado; un permiso para abrirun daara y unas inspecciones por parte del Estado.• Aumentar los poderes y el mandato de los inspectores del Estado enviados en los daaraspara mejorar la vigilancia que ejercen sobre éstos a través de todo el territorio senegalés;habilitar los inspectores para sancionar o cerrar los daaras que no responden a las normas queprotegen los intereses de los niños.• Ordenar a la Brigada de menores que investiguen sobre la amplitud de los abusos sexualesperpetrados en los daaras sobre todo el territorio senegalés. Alentar a los Talibés, losmarabús, la policía, los padres, las autoridades locales y los organismos humanitarios eislámicos para poner en marcha y dar a conocer la existencia de mecanismos de protecciónadecuados para los niños víctimas de abusos sexuales.
    • • Encargar a un Ministro la coordinación de la respuesta del Estado a partir de elementos queemanan de diferentes ministerios.• Mejorar las estadísticas sobre el número de Talibés y de Maestros coránicos que entran encontacto con las autoridades estatales, entre otros: los Talibés en conflicto con la Ley; losTalibés en fuga y cogidos por las autoridades del Estado; y los Maestros coránicos que hansido arrestados y perseguidos por haber forzado a alguien a mendigar o par haber infligidoviolencias físicas u otros malos tratos a niños.• Garantizar la eliminación de las tasas de escolarización no oficiales y otros obstáculos parael acceso de los niños a la educación primaria en las escuelas públicas.
    • Para el gobierno bissau-guineano• Promulgar y hacer aplicar una ley que criminalice la trata de niños, incluyendo sancionescontra los que contratan, utilizan o alientan a otras personas a practicar la trata de niños en sunombre, así como sanciones contra los que ayudan y apoyan la trata de niños, ya sea en elpaís de origen o en el país de destino.• Promulgar y hacer aplicar una ley que criminalice la mendicidad forzada de los niños envistas a sacar provecho con ello.• Declarar públicamente que la mendicidad forzada de los niños es constitutiva de la peorforma de trabajo de los niños; realizar un seguimiento por medio de una ley apropiada.• Aumentar la capacidad de las unidades de policía civil y de la policía de las fronteras, enparticular en las regiones de Bafatá y de Gabú, para combatir la trata de niños y lacirculación transfronteriza ilegal de niños.• Mejorar la formación y exigir una formación periódica para las unidades de la frontera, paragarantizar que conocen las leyes que rigen la circulación transfronteriza de niños.• Continuar progresando en el camino de una reglamentación de las escuelas religiosas.Trabajar en estrecha colaboración con los responsables religiosos para concebir programasescolares apropiados, elaborando unas normas sobre los profesores y definiendo unasobligaciones sobre los permisos y las inscripciones.• Garantizar la eliminación de gastos de escolaridad no oficiales y otros obstáculos queimposibilitan el acceso de los niños a una educación primaria, haciendo progresivamente delderecho a la educación una realidad para el 60% de los niños Bissau-guineanos, que se venactualmente excluidos del sistema escolar público.
    • Para los gobiernos seneaglés y bissau-guineano• Mejorar la colaboración en la lucha contra las migraciones y la trata transfronteriza ilegalde niños desde Guinea-Bissau hasta Senegal, en otras cosas, por medio de sesiones deformaciones complementarias conjuntas.• Concluir un acuerdo bilateral en vista a: - Armonizar oficialmente las definiciones y estrategias relativas a la circulación transfronteriza ilegal de niños; - Coordinar las estrategias que tienden a disuadir la circulación transfronteriza ilegal de niños: - Facilitar el retorno de niños víctimas de trata respetando las normas mínimas en materia de cuidados y vigilancia.• Colaborar con los responsables religiosos, los jefes tradicionales y las organizaciones nogubernamentales para sensibilizar las comunidades con los derechos del niño, consagradospor el derecho internacional y el derecho nacional, así como en el marco del Islam.
    • Para los responsables religiosos, sobre todo los califas de las cofradías, los imames y los grandes marabús• Denunciar a los marabús que explotan y maltratan a los niños en los daaras.• Tratar, por ejemplo en el sermón de la oración del viernes, el tema de los derechos de losniños en el Islam. Para las organizaciones humanitarias nacionales e internacionales• Subordinar explícitamente los fondos destinados a los marabús y a los daaras a laeliminación de la mendicidad forzada y a las violencias físicas, así como a la instauración decondiciones de vida y de higiene mínimas en el daara.• Mejorar el control para determinar si los marabús que reciben fondos los utilizan paraalcanzar los objetivos prescritos.• Cesar de financiar a los marabús que no se orientan hacia la eliminación de la mendicidadde los niños, en particular a aquellos que continúan reclamando una cuota determina a susTalibés, infligiéndoles violencias físicas o siendo negligentes con ellos.• Poner en práctica las políticas y los códigos de conducta que deben seguir las distintasorganizaciones, y exigir de los trabajadores humanitarios que informen a las autoridadesestatales de todo caso en el que han sido confrontados con malos tratos o violaciones de lasleyes en vigor que rigen el tratamiento de los niños, entre otras leyes de 2005 relativa a latrata de personas y a la mendicidad forzada.• Cesar de devolver al marabú los Talibés fugitivos que han sido víctimas de violencias físicao de explotación económica. Traer el niño ante las autoridades estatales para que el Ministrosenegalés de Justicia pueda efectuar un examen pormenorizado de la situación del niño ydeterminar qué ambiente corresponderá mejor a los intereses del niño.• Intensificar los esfuerzos que tienden a apoyar las iniciativas en los daaras y las escuelaspúblicas de pueblo para permitir a los niños de las zonas rurales tener acceso a la enseñanzaque les transmiten competencias de base que necesitarán para participar plena y activamenteen la sociedad, y para que los niños no tengan que migrar a otras ciudades para poder teneruna educación de calidad.• Aumentar la presión sobre el gobierno senegalés para que aplique sus leyes relativas almaltrato infantil, a la trata de niño y a la mendicidad forzada. Para el experto de las Naciones Unidas sobre las formas contemporáneas de esclavitud
    • • Considerar la realización de una investigación sobre la situación de decenas de miles deniños que, en Senegal, son obligados a mendigar por sus Maestros coránicos, lo que puedeser considerado como una práctica similar a la esclavitud de los niños. Para la Comunidad económica de los Estados del África Occidental• Obrar con los gobiernos de la región para mejorar la respuesta colectiva al problema de latrata de niños. Para la Organización de la Conferencia Islámica• Denunciar la práctica de la mendicidad forzada y de las violencias físicas en las escuelascoránicas, práctica que es contraria a la Declaración del Cairo y a otras obligacionesinternacionales en materia de derechos humanos.
    • MetodologíaEste informe es el resultado de 11 semanas de trabajo en el terreno en Senegal y Guinea-Bissau, de noviembre 2009 a febrero de 2010. En el marco de este trabajo de investigación,se han llevado a cabo unas entrevistas con 175 niños, 33 representantes de autoridadesreligiosas, marabús e imames en Senegal y Guinea-Bissau; unos representantesgubernamentales de Senegal y de Guinea-Bissau a nivel nacional y local; unosdiplomáticos; unos universitarios y unos historiadores de las religiones; unos representantesde las organizaciones nacionales e internacionales, sobre todo de UNICEF y de laOrganización Internacional de las Migraciones (OIM); unos representantes deorganizaciones no gubernamentales locales e internacionales, de grupos nacionales dedefensa de los derechos humanos y de asociaciones de barrio que actúan en diferentesmaneras para ayudar a los Talibés; así como a 20 familias que viven en unos pueblos deSenegal y de Guinea-Bissau y que han enviado a sus hijos a ciudades alejadas para queaprendan el Corán.En Senegal, hemos investigado en la capital, Dakar; en los suburbios de Dakar comoGuediawaye o Rufisque; en las ciudades de Saint-Louis, Thies, Mbour y Kolda; así como lasciudades de la región de Saint-Louis al norte (zona de Futa-Toro o Futa) y de Kolda al sur.En Guinea-Bissau, el trabajo de investigación ha sido realizado en la capital, Bissau; en lasciudades de Bafatá y de Gabú; así como en pueblos de las regiones de Bafatá y de Gabú, aleste del país. Además del trabajo en el terreno, hemos realizado un examen profundizado dela literatura (a veces los estudios disponibles públicamente y a veces algunos inéditos)consagrados a los Talibés, en Senegal y Guinea-Bissau, producida por organismos locales einternacionales.Este informe se funda en las entrevistas realizadas con 175 niños. Con 73 de ellos, laentrevista ha tomado la forma de una conversación profundizada, generalmente de una hora,en uno de los dos tipos centros que ayudan a los Talibés, ya sean los centros que ofrecenasistencia médica y alimentaria a los Talibés “activos”, ya sean los refugios temporalesespecializados en el cuidado y la repatriación de los Talibés fugitivos. Estos centros hanproporcionado a los Talibés un ambiente seguro para que nos encontremos con los niños, delos que la mayoría aún eran víctimas de vejaciones graves en el momento de las entrevistas einmediatamente después. Sobre los 73 niños entrevistados en los centros, 14 han pedido queesta entrevista se haga en pequeños grupos, compuestos generalmente por dos o cuatro niñosdel mismo daara. Los 59 otras entrevistas realizadas en estos centros se han llevado a cabo demanera individual y privada, con la única presencia de un intérprete y de la persona querealiza la entrevista.Además, 102 otras entrevistas han sido realizadas con Talibés que vivían en los daaras encuatro grandes ciudades de Senegal: Dakar, Thiès, Mbour y Saint-Louis. Estas entrevistashan durado normalmente entre 10 y 15 minutos y se han llevado a cabo fuera del daara,generalmente en la calle. En la mitad de los casos aproximadamente, se han realizado enpequeños grupos de dos a cinco Talibés. Las otras entrevistas se han realizado de manera
    • individual, dependiendo de la manera de mendigar de los niños, solos o en grupo. Lasentrevistas hechas en la calle se han llevado a cabo al margen de los transeúntes. HumanRights Watch no se ha entrevistado con ningún niño en su daara o en los alrededores de éste,para protegerlos contra las eventuales represalias del marabú como una buen paliza.Todas las entrevistas con los Talibés, los marabús y las familias se han llevado a cabo enpresencia de un intérprete que traducía entre el francés y una de las principales lenguashabladas por los diferentes grupos étnicos de Senegal y de Guinea-Bissau. La gran mayoríade conversaciones se han hecho en la lengua materna de la persona entrevistada,generalmente el pular, el wolof o el criollo.Los nombres de todos los Talibés o ex-Talibés entrevistados en el marco de nuestrainvestigación para este informe ha sido mantenido secreto, para proteger su identidad ygarantizar así su seguridad. Los nombres de los padres también han sido mantenidos secretos,incluso cuando estas personas habían autorizado su divulgación, con el fin de proteger laidentidad de sus hijos aún bajo la autoridad de un marabú. Los nombres de ciertosresponsables gubernamentales y representantes de organizaciones no gubernamentalestambién han sido mantenidos secretos a petición suya.Human Rights Watch ha identificado y hablado con los Talibés, los marabús y las familiascon la ayuda de organizaciones humanitarias que trabajan con los Talibés y antiguos Talibés.En cada ciudad, y hasta en los barrios en los que hemos investigado, hemos recurrido adiferentes partners locales y hasta a diferentes intérpretes.Durante el período comprendido entre octubre de 2009 y marzo de 2010, la tasa de cambioentre el dólar US y el Franco CFA (divisa utilizada por los siete Estados francófonos delÁfrica Occidental, así como por Guinea-Bissau) ha fluctuado entre un extremo inferiorcercano a 430 y un extremo superior cercano a 490. Todos los números dados en dólares USse basan pues en una tasa de cambio media de 460 CFA por dólar.
    • ContextoSenegal, país situado al extremo oeste del África continental, cuenta con una poblaciónestimada aproximadamente a 12 millones, de los que el 95% son musulmanes. Losprincipales grupos étnicos son los Wolof (43% de la población), los Fulbe (24%)1 y los Sérer(15%). La lengua oficial del país, que adquirió su independencia de Francia en 1960, essegún la constitución senegalesa el francés2, a pesar de que la lengua vehicular esgeneralmente el wolof. El árabe es con el francés una de las dos lenguas utilizadas por lagente culta, y hasta en algunas regiones del país sobrepasa el francés – lengua enseñada enlas escuelas públicas3.Desarrollo del Islam en SenegalEl primer artículo de la Constitución define al Senegal como un Estado laico4. Sin embargo,las autoridades islámicas, sobre todo a través de las cofradías musulmanas que dominan casitodos los aspectos de la vida en Senegal, ejercen una influencia considerable en lasestructuras políticas y económicas del país.El Islam en Senegal está fuertemente caracterizado por el sufismo5 – una tradición bastanteamplia que incluye muchas formas místicas del Islam. Este movimiento apareció en el sigloVIII como reacción a lo que era percibido como una perspectiva excesivamente materialistay mundano de muchos dirigentes y fieles. Los musulmanes sufíes casi siempre son miembrosde una tarîqa o cofradía. Más allá del aprendizaje de los textos religiosos, dan una extremaimportancia al hecho de seguir las enseñanzas y el ejemplo de un guía espiritual personaExisten en Senegal cuatro cofradías sufíes: la Qadiriyya, la Tijaniyya6, la Muridiyya7 y laLayenne. La más antigua es la Qadiriyya, pero la que domina hoy en día es la Tijaniyya, dela que son miembros la mitad de la población musulmana de Senegal, y la Muridiyya, la másrica y la que tiene un índice de crecimiento más elevado, seguida por un 30% de losSenegaleses8.Cada cofradía mantiene una jerarquía estricta. Está dirigida por un Califa, descendiente del                                                                                                                      1 Entre los Fulbe, se pueden distinguir tres sub-grupos distintos: los Toucouleurs o Fula-Toro, que viven sobretodo al norte y al este de Senegal; los Fula-Kunda, sobre todo presentes al este de Casamance; y los Fula-Jalon,sobre todo presente al oeste de Casamance.2 Constitución de Senegal, art. 1.3 Ver: Ministerio de Economía y de Finanzas, Agencia nacional de estadística y de demografía (ANSD),Resultados del tercer censo general de la población (2002), en el que se establece que el 20% de la poblacióndomina el árabe, para un 37% que domina el francés.4 Constitución de Senegal, art. 1: « La République du Sénégal es laïque, démocratique et sociale ».5 El sufismo no es una secta del Islam, puesto que sus miembros son sunnitas o chiitas, pero representa más bienuna concepción particular del Islam. Para saber más sobre la cuestión, ver BBC, Sufism, en:http://www.bbc.co.uk/religion/religions/islam/subdivisions/sufism_1.shtml6 Sus discípulos son llamados tidianis o tijanis.7 Sus discípulos son llamados Murids.8 Ver Codou Bop, « Roles and the Position of Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of theAmerican Academy of Religion, vol. 73(4), décembre 2005, pp. 1103-1104 ; Cheikh Anta Babou, «Brotherhood solidarity, education and migration: The role of the dahiras among the Murid Muslim communityof New York », African Affairs, vol. 101, 2002, p. 153 ; et Andrew F. Clark, « Imperialism, Independence, andIslam in Senegal and Mali », Africa Today, vol. 46, 1999, p. 160.
    • fundador de la cofradía del Senegal, y por marabús, que enseñan y sirven como guíasespirituales para los discípulos de la cofradía o Talibés. Los marabús ejercen una enormeinfluencia sobre sus discípulos: el Talibé debe mostrar devoción y obedecer estrictamente asu marabú, que por su lado debe guiar su discípulo ofreciéndole oraciones de intercesióndurante toda su vida9. Los discípulos piden al marabú consejo sobre toda una serie dedecisiones y eventos de su vida, mayores y menores, que van desde problemas de salud de sufamilia hasta la búsqueda de un empleo, pasando por las cosechas. Los marabús estánorganizados ellos mismos de manera jerárquica, generalmente en base al linaje, laexperiencia y la educación. Además, en Senegal, ciertos marabús son también imames ydirigen pues una mezquita.Al principio de la era colonial, entre 1850 y 1910, las autoridades francesas han reprimido loslíderes religiosos carismáticas, temiendo que un día pudiesen utilizar sus numerososdiscípulos para formar rebeliones10. Esta actitud no hizo sino reforzar la popularidad de estoslíderes11. Hacia 1910, las autoridades francesas y los dirigentes de las cofradías empezaron aver las ventajas políticas y económicas que podían sacar de una mejor cooperación. Acambio de su contribución en la pacificación de las poblaciones y de una aceptación de laautoridad colonial, las autoridades francesas han cedido a los líderes religiosos los enormesbeneficios provenientes de la producción y del comercio del cacahuete – que es hasta hoy endía uno de los principales productos de exportación de Senegal12.Después de la independencia, el poder político y económico de los líderes religiosos haparado de crecer. Durante la presidencia de Léopold Sédar Senghor, es decir desde laindependencia hasta 1980, los Califas de las principales cofradías han emitido unos ndiguels(edictos religiosos, en wolof) invitando a sus discípulos a votar para Senghor o el Partidosocialista en el poder. En cambio, Senghor ha reafirmado la preeminencia de las cofradías encuanto autoridades religiosas y les ha otorgado unas ventajas económicas considerables13. En                                                                                                                      9 Voir Bop, « Roles and the Position of Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of the AmericanAcademy of Religion, p. 1104 ; et Christian Coulon, « The Grand Magal in Touba: A Religious Festival of theMouride Brotherhood of Senegal », African Affairs, vol. 98, 1999, p. 202 (affirmant que le sermentd’allégeance d’un disciple à son marabout, ou cheikh, est « comparable à la notion féodale d’hommage »).10 Par exemple, les autorités françaises ont exilé le fondateur de la confrérie mouride, Sheikh Amadou BambaMbakké, au Gabon (1895-1902) et en Mauritanie (1903-1907) et ont entretenu une relation très conflictuelleavec le fondateur de la confrérie Layenne, Seydina Laye, malgré ses enseignements orientés vers la non-violence. Voir David Robinson, « Beyond Resistance and Collaboration: Amadu Bamba and the Murids ofSenegal », Journal of Religion in Africa, vol. 21(2), 1991, p. 160 ; et Eva Evers Rosander et David Westerlund,« Senegal », dans David Westerlund et Ingvar Svanberg, eds., Islam Outside the Arab World (New York: St.Martins Press, 1999), p. 83.11 Voir Bop, « Roles and the Position of Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of the AmericanAcademy of Religion, p. 1105 ; Robinson, « Beyond Resistance and Collaboration: Amadu Bamba and theMurids of Senegal », Journal of Religion in Africa, p. 161-62 ; et Lucy Creevey Behrman, « Muslim Politicsand Development in Senegal », Journal of Modern African Studies, vol. 15(2), 1977, p. 262.12 Voir Bop, « Roles and the Position of Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of the AmericanAcademy of Religion, p. 1105 ; et Lucy Creevey, « Islam, Women and the Role of the State in Senegal »,Journal of Religion in Africa, vol. 26(3), août 1996, pp. 268-69 (« Les autorités français ont utilisé lesmarabouts… pour obtenir du soutien pour leurs programmes et obéissance à leurs édits. Les marabouts euxrecevaient l’aide des autorités gouvernementales et comptaient même sur le soutien des les autorités françaisespour éliminer certains rivaux au sein de leur confrérie. »).13 Parmi ceux-ci figuraient des terres, le contrôle du marché informel sénégalais, des prêts qui souvent nedevaient pas être remboursés et la création de ce qui était de facto une zone franche à Touba, la capitale
    • 1988, en reconocimiento por los esfuerzos del sucesor de Senghor, el Presidente AbdouDiouf, que había hecho construir carreteras e instalaciones de iluminado público en Tuba, lacapital espiritual de los Murids, su califa ha emitido un edicto religioso afirmando que votarpara la oposición equivalía a traicionar el fundador del muridismo14. El carácter escandalosode este ndiguel fue contra-productivo: se criticó vivamente la intrusión de los Califas en lavida política. Los Califas siguientes han optado pues, en relación a los candidatos políticos,por una actitud más apolítica15.En el Senegal moderno, los Califas son nominalmente apolíticos, pero los políticos y loscandidatos continúan intentando asegurarse los votos de sus discípulos, sobre todo a nivelnacional así como durante las elecciones locales16. Human Rights Watch ha encontrado enDakar, Saint-Louis, Kolda y Mbour, unos marabús que han afirmado que, en las últimaselecciones de 2007, unos políticos o personas que les representaban les han prometidoexplícitamente ayudarles a cambio de votos17.Estas diversas tentativas por parte de personalidades políticas para obtener el apoyo de lasautoridades religiosas, así como la implicación de éstas en la política han generado, con eltiempo, un sistema político en el que la frontera entre la esfera religiosa y la esfera política yano es clara18. Si la expresión de cierto descontento para con el gobierno es cosa normal, lapoblación y las autoridades gubernamentales parecen poco dispuestas a criticar a lasautoridades religiosas, una realidad reconocida por los representantes gubernamentales y lostrabajadores humanitarios19. Esta dinámica no ha hecho sino alentar a las personasresponsables de la proliferación de la mendicidad forzada de los niños y otros abusos                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        spirituelle des mourides. Linda J. Beck, « Reining in the Marabouts? Democratization and Local Governance inSenegal », African Affairs, 2001, p. 612 ; Coulon, « The Grand Magal in Touba », African Affairs, pp. 203-04 ;et Bop, « Roles and the Position of Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of the AmericanAcademy of Religion, p. 1105.14 Beck, « Reining in the Marabouts? », African Affairs, p. 612 (il remarque que 96 pour cent des électeurs deTouba ont voté pour Diouf lors de cette élection).15 Voir Ibid., p. 613 ; Frank Wittmann, « Politics, religion and the media: The transformation of the publicsphere in Senegal », Media, Culture & Society, vol. 30, 2008, pp. 484-85. A certains moments, ceux qui ontobservé la relation entre le Président Abdoulaye Wade et la confrérie des Mourides ont pu penser que l’ancienjeu de séduction entre politiques et religieux redevenait d’actualité. Sans émettre formellement de ndiguel, lecalife des mourides, à la télévision, a affirmé son soutien à Wade, juste avant les élections présidentielles de2007. Il a notamment déclaré que la réélection de Wade permettrait de finaliser le développement del’infrastructure à Touba. Penda Mbow, « Senegal: The Return of Personalism », Journal of Democracy, vol.19(1), janvier 2008, p. 161.16 Voir Beck, « Reining in the Marabouts? », African Affairs, p. 612, note 28 ; et Bop, « Roles and the Positionof Women in Sufi Brotherhoods in Senegal », Journal of the American Academy of Religion, p. 1105 (ilremarque également que « en échange, les leaders des confréries reçoivent des terres, de l’équipement techniqueet des prêts bancaires qui ne doivent pas forcément être remboursés »).17 Entrevista de Human Rights Watch avec un marabout, Guédiawaye, 21 novembre 2009 ; avec un marabout,Saint-Louis, 2 décembre 2009 ; avec un marabout et un imam, Saint-Louis, 2 décembre 2009 ; avec unmarabout, Kolda, 6 janvier 2010 ; avec un marabout, village de Simtian Samba Koulobale, région de Kolda, 7janvier 2010 ; et avec un marabout, Mbour, 18 décembre 2009.18 Voir Mbow, « Senegal: The Return of Personalism », Journal of Democracy, p. 160 ; et Wittmann, « Politics,religion and the media », Media, Culture & Society, pp. 484-85.19 Entrevista de Human Rights Watch avec Aida Mbodj, ancienne ministre de la Famille et actuelle vice-présidente de l’Assemblée nationale, Dakar, 11 février 2010 ; avec un représentant du gouvernement, Mbour,18 décembre 2009 ; avec le directeur d’une organisation locale travaillant sur la question des talibés,Guédiawaye, 18 novembre 2009 ; et avec le directeur des programmes talibés d’une organisation locale, Dakar,6 novembre 2009.
    • cometidos por los marabús sobre los Talibés.La educación coránica antes de la colonización francesaLa introducción del Islam en Senegal ha traído con ella la fundación de escuelas coránicas:los daaras. Antes de la llegada de los Franceses – e incluso después, salvo en las ciudadesmás pobladas – las escuales coránicas tenían el principal papel en la educación.Los daaras establecidos antes de la colonización del país por los Franceses estaban dirigidospor marabús, lo que ocurre aún actualmente. Los alumnos eran y son aún como hoy en díaconocidos bajo el nombre de Talibés. Muchos Talibés vivían en casa de sus pafres yestudiaban en un daara situado en su pueblo, pero un número importante también eranconfiados a marabús de pueblos alejados. Los Talibés vivían con el marabú en el daara y notenían ningún contacto con sus padres durante muchos años. Tanto las niñas como los niñosaprendían el Corán de memoria en su pueblo, pero sólo los niños eran confiados a ciertosmarabús por sus padres, lo que aún es el caso hoy en día.En estos daaras tradicionales, que han predominado en Senegal hasta el principio del períodopost-colonial, la mayoría de marabús eran también agricultores, aunque la primera prioridadera la educación20. Durante la larga estación seca, se insistía en general sobre el estudio delCorán21. Luego, en las épocas de cosecha, el marabú y los Talibés más grandes trabajabanjuntos en los campos y cosechaban lo suficiente para alimentar el daara durante la mayorparte del año. Estas cosechas se veían entonces completadas por las contribuciones de lasfamilias de los Talibés que residían lejos y de las limosnas de los miembros de la comunidadlocal. Mientras que los Talibés más mayores trabajaban en los campos, los más jóvenes sequedaban en el daara y seguían sus estudios, en compañía del marabú o de un asistente22.En esa época, se practicaba la mendicidad cuando los niños vivían en un daara funcionandocomo internado y cuando la cosecha era insuficiente para cubrir las necesidades alimentarias.Mamadou Ndiaye, profesor del Instituto Islámico de Dakar, ha estudiado el sistema de losdaaras durante tres decenios, y ha descrito cómo el alojamiento gratuito practicado por lasescuelas coránicas en Senegal ha llevado al fenómeno de la mendicidad23.Sin embargo, en la práctica tradicional, los Talibés en general no mendigaban para obtenerdinero, sino únicamente comida, y además, esta actividad no les impedía estudiar ni lesobligaba a estar en la calle. Las familias daban habitualmente un bol de comida a un Talibé,                                                                                                                      20 Mamadou Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, 1982, p. 47 ; Rudolph T. Ware III, «Njàngaan: The Daily Regime of Qur’ânic Students in Twentieth-Century Senegal », International Journal ofAfrican Historical Studies, vol. 37, n° 3, 2004, p. 524 ; et Donna L. Perry, « Muslim Child Disciples, GlobalCivil Society, and Children’s Rights in Senegal: The Discourses of Strategic Structuralism », AnthropologicalQuarterly, vol. 77, n° 1, 2004, pp. 56-58.21 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 42 ; mais voir aussi Ware, « Njàngaan: The DailyRegime of Qur’ânic Students in Twentieth-Century Senegal », International Journal of African HistoricalStudies, p. 524 (au sujet de l’exploitation du travail des talibés dans certains daaras traditionnels).22 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, directeur du Département Éducation à l’InstitutIslamique de Dakar et professeur au Département Arabe de l’Université Cheikh Anta Diop (UCAD), Dakar, 21janvier 2010.23 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, pp. 49-50.
    • que luego volvía al daara y lo compartía con la comunidad24. El acento se ponía sobre elestudio del Corán y la obtención de un nivel de árabe tan alto como posible. Esta formatradicional de mendicidad no se parece en casi nada a la practicada hoy en día en las ciudadesde Senegal.De hecho, el Profesor Ndiaye prefiere utilizar dos términos diferentes, hablando de “colecta”para describir la práctica tradicional y de “mendicidad” para describir la práctica modernaque es el objeto de este informe25.La educación coránica en la época colonialA pesar de la imposición de reglas y de sanciones estrictas, así como de la atribución desubsidios en los daaras en los que se enseña el francés, las autoridades francesas han sidoincapaces de limitar de manera significativa la proliferación de escuelas coránicas y lainfluencia de las autoridades islámicas sobre la población.Entre 1857 y 1900, la administración colonial francés ha intentado limitar el número demarabús autorizados a enseñar el Corán a los niños, primero en la capital de esa época, Saint-Louis26, y luego en toda la región27. La correspondencia intercambiada entre los dirigentescoloniales, así como los medios puestos en obra para llegar a estos fines, revelan lo que lesmotivaba: ver el francés suplantar al árabe tanto en los medios eruditos como en la calle; yluego el miedo de que el tipo de Islam practicado en África Occidental no fuera favorable alrégimen colonial28. Un administrador colonial escribía: “Al principio, nos hemos preguntadoqué utilidad podía tener el estudio del Corán […] tal y como se hace generalmente enSenegal. Sus resultados, desde el punto de vista intelectual, son negativos”29.Un decreto de 1857 exigía de los marabús de Saint-Louis que obtengan una autorización delgobernador francés para poder dirigir un daara. Las condiciones de obtención – que inclufían                                                                                                                      24 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010. Voir aussi Ndiaye,L’Enseignement araboislamique au Sénégal, p. 51.25 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010. Une analyse de l’histoire desécoles coraniques au Sénégal montre que l’exploitation économique par la mendicité forcée est un phénomènerelativement récent, mais Human Rights Watch ne peut se prononcer sur l’existence, à l’époque pré-coloniale etcoloniale, d’autres abus commis aujourd’hui dans de nombreux daaras urbains fonctionnant en internats,notamment les sévices physiques et les la négligence grave en matière des besoins des talibés. Pour lire undescrption des abus dans les daaras traditionnels avant l’indépendance, voir Ware, « Njàngaan: The DailyRegime of Qur’ânic Students in Twentieth-Century Senegal », International Journal of African HistoricalStudies ; et Perry, « Muslim Child Disciples, Global Civil Society, and Children’s Rights in Senegal »,Anthropological Quarterly, pp. 56-58.26 Dakar a remplacé Saint-Louis en tant que capitale de l’Afrique occidentale française en 1902.27 En 1857, en introduisant la première loi réglementant les daaras à Saint-Louis, le gouverneur colonial adéclaré : [Considérant que le gouvernement français, qui s’intéresse également à toutes les classes de lapopulation sénégalaise] « ne peut rester indifférent devant la question de l’éducation des enfants des famillesmusulmanes, et que si, jusqu’à ce jour, aucune garantie de savoir et de moralité n’a été exigée des maraboutmaîtres d’école, si chacun était libre d’exercer cette profession et de l’exercer à sa guise, il est temps de fairecesser cet abus, dans l’intérêt des familles comme dans celui des enfants ». Arrêté n° 96 : Arrêté sur les écolescoraniques, Bulletin administratif du Sénégal 1857, 22 juin 1857, p. 446.28 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, pp. 135-36 (citant, par exemple, une lettre dugouverneur général d’Afrique de l’Ouest, qui a écrit : « Nous ne pouvons pas subventionner les écolescoraniques et nous devons même éviter de paraître encourager le développement d’une religion dont lesadhérents, en AOF [Afrique occidentale française] du moins, ne seraient pas toujours très favorables à notreinfluence et aux idées nouvelles dont nous sommes ici les représentants »).29 Ibid., p. 128.
    • un certificado de residencia, unos certificados escolares y unos certificados de buenascostumbres – tenían como objetivo limitar el número de daaras y poner en jaque mate aciertos marabús que las autoridades francesas juzgaban hostiles para con las autoridadescoloniales30. Otro decreto exigía igualmente que todos los marabús enviaran sus alumnos demás de 12 años a seguir clases de noche en una escuela laica o cristiana, para aprenderfrancés31.En 1896, la administración francesa extendía la aplicación de esta reglamentación al conjuntodel territorio senegalés, manteniendo al mismo tiempo unos criterios de obtención de lospermisos muy estrictos, prohibiendo a los marabús recibir en las escuelas coránicas a niñosde 6 a 15 años durante los horarios de la escuela pública, y exigiendo a los marabús quetodos sus alumnos obtuvieran un certificado de que frecuentaban efectivamente una escuelafrancesa32. Si un marabú dirigía un daara sin haber sido autorizado o sin respetar la ley, eracondenable a una multa, o peor: de una posible pena de cárcel33.Estas decisiones han provocado la ira de la población, que ha considerado que se trataba deuna injerencia en su vida religiosa34. La mayoría de niños han continuado estudiando en lasescuelas coránicas y la difusión del francés ha sido lenta. Muchos marabús han continuadoenseñando sin autorización y hasta los que la habían obtenido, en general, no respetaban lasexigencias oficiales35.Al principio del siglo XX, las autoridades coloniales han seguido intentando limitar lainfluencia del Islam y de la lengua árabe, promoviendo la autoridad y la lengua francesas,pero han adaptado su actitud, abandonando el “palo” de la sobre-reglamentación y de lassanciones, sustituyéndolo por la cooperación y pagos en líquido a los marabús que aceptabanconsagrar dos horas al día a la enseñanza de la lengua francesa36.Siempre animados por esta voluntad de actuar de manera proactiva, han creado en 1908 laMedersa de Saint-Louis. Dirigida por las autoridades coloniales, esta escuela tenía comoobjetivo, según el gobierno general de África Occidental francés, “luchar ventajosamentecontra el proselitismo de los marabús y de realzar el nivel de enseñanza del árabe,actualmente muy bajo. Conviene formar un cuerpo de marabús oficiales”37. Se otorgaban                                                                                                                      30 Ibid., p. 142 (« En imposant le certificat de bonne vie et mœurs … l’autorité coloniale, visait à éliminer lesmarabouts qui seraient hostiles à sa politique et qui pourraient constituer un frein à l’expansion de ses idées etde sa langue »). Pour connaître les critères de l’arrêté de 1857, voir Arrêté n° 96, Bulletin administratif duSénégal 1857, pp. 445-47.31 Arrêté n° 96, Bulletin administratif du Sénégal 1857, art. 5, p. 446. En 1870, les autorités françaises imposentque, dans les deux années, toutes les écoles coraniques enseignent le français à leurs élèves, exigeant de ce faitdu marabout qu’il apprenne lui aussi le français. Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 147.32 Arrêté n° 123 : Arrêté portant réorganisation des écoles musulmanes, Bulletin administratif du Sénégal 1896,9 mai 1896, pp. 227-228.33 Ibid., art. 11, p. 228.34 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 123.35 Ibid., pp. 157-58.36 Voir Arrêté n° 254 : Arrêté accordant une subvention aux professeurs d’arabe établis dans les Territoiresd’administration directe et régulièrement autorises, qui emploieront au moins deux heures par jour à enseignerle français, Bulletin administratif du Sénégal 1906, 12 juin 1906, pp. 607-08.37 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 168, et voir aussi p. 170 (citant un rapport del’inspecteur de l’Éducation publique et de l’Éducation musulmane, affirmant que les diplômés de la Médersapourraient être utilisés en tant que dirigeants d’écoles coraniques sous l’autorité de l’administration coloniale,
    • becas, puesto que la prioridad era atraer a los hijos de las familias más importantes einfluyentes. El objetivo era formar unos dirigentes políticos y religiosos que serían máspropensos a apoyar los Franceses38. En el programa de la Medersa, encontrábamos pues elfrancés, las materias tradicionales, el árabe y el Corán – con este orden de prioridad39.La subvención de las escuelas coránicas que enseñaban francés, así como la formación dedirigentes religiosos y políticos, ha permitido extender el uso del francés y la autoridad delpoder colonial. Sin embargo, en la mayoría de estas regiones, los padres seguían prefiriendolas escuelas coránicas tradicionales40. A lo largo de toda la época colonial, el daaratradicional – donde los niños participaban en cosechas y en la colecta de comida, pero nomendigaban dinero y pasaban la mayor parte de su tiempo estudiando el Corán – ha seguidosiendo el modelo dominante. Poco satisfecha de los resultados obtenidos con la actitud“zanahoria”, la administración colonial ha acabado tirando la toalla. En 1945, un decretoestipulaba que las escuelas coránicas ya no debían ser consideradas como institucioneseducativas, y que bajo ninguna circunstancia debían recibir el menor subsidio41.Las medidas tomadas por las autoridades francesas tenían como objetivo explícito eliminar lainfluencia del Islam y de los líderes religiosos. Tuvieron un impacto duradero sobre losintentos posteriores para regular los daaras: casi todas las reglas aplicadas o consideradas hansido inmediatamente interpretadas por los dirigentes religiosos como medidas hostiles haciala educación coránica o al Islam. Después de la independencia, cuando cierto número demarabús utilizaron el pretexto de la educación coránica para camuflar la explotación de losTabliés, el gobierno senegalés no ha intervenido ante las autoridades religiosas – ni en esaépoca, ni desde entonces –, lo que ha contribuido al desarrollo de este sistema de explotacióny de abusos.La educación coránica después de la independencia: el auge de la mendicidad forzadaDespués de la independencia de Senegal en 1960, los daaras rurales han desaparecido poco apoco para ser sustituidos por daaras urbanos, en los que la práctica de la mendicidad forzadase ha vuelto cada vez más común. Justo después de la independencia, el daara ruralpredominaba y seguía siendo el único lugar de educación religiosa fuera de las escuelaslaicas del Estado, llamadas comúnmente “escuelas francesas”. A finales de los años 1970,unas graves sequías han asolado el país, provocando una migración masiva desde las zonas                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        ce qui devait « leur permettre de supplanter les marabouts formés en dehors de nous »). Pour l’ordre établissantla Médersa, voir Arrêté n° 68 : Arrêté créant a Saint-Louis une Médersa ou Ecole d’enseignement supérieurmusulman, Bulletin administratif du Sénégal 1908, 15 janvier 1908, pp. 98-99.38 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 169 (citant l’inspecteur français de l’Éducationmusulmane de l’époque, qui a écrit : « En créant la Médersa nous sommes préoccupés de former le personnelindigène dont nous pouvons avoir besoin, les magistrats et les greffiers, sans compter les maîtres d’écolescoraniques et les professeurs appelés à enseigner les éléments de notre langue et interpréter dans un sens largeles textes jusqu’ici commentés d’une manière hostile à nos idées et à notre influence. »).39 Ibid., p. 181. Pendant les deux premières années de scolarisation, l’élève suivait 10 heures de cours defrançais et neuf heures d’arabe par semaine. Les deux années suivantes, le nombre d’heures était respectivementde 10 et six heures. Dans son enseignement de l’arabe, l’école remplaçait graduellement les textes religieux pardes textes littéraires, le but poursuivi étant « la laïcisation de l’enseignement musulman ». Ibid., p. 172.40 Ibid., p. 198.41 Ibid., p. 202 (citant Arrêté n° 2541, Code administratif de l’Afrique occidentale française, 22 août 1945).
    • rurales hacia las ciudades. Y los marabús no escaparon a la regla42. No pudiendo contar conlas formas tradicionales de apoyo disponibles entonces en los pueblos, muchos marabúsempezaron a obligar a sus Talibés a mendigar. En los años 1980, la mendicidad forzada delos niños se había vuelto una práctica omnipresente en las ciudades, tanto más que larentabilidad de la práctica atraía a muchos marabús poco escrupulosos43. Hoy en día, elfenómeno de los niños mendigos está casi totalmente asociado a las escuelas coránicas quefuncionan como internados: un estudio realizado en 2007 por UNICEF, la OrganizaciónInternacional del Trabajo (OIT) y el Banco Mundial ha revelado que el 90% de los niñosmendigos de Dakar y de los suburbios de la capital eran Talibés44.El gobierno se ha mostrado incapaz de solucionar el problema de la explotación y de losabusos cometidos sobre los niños de las escuelas coránicas que funcionan como internados.Sin embargo, ha intentado, sin resultados ni mucha convicción, reformar el sistemaeducativo. Para intentar atraer a ciertas familias hacia la escuela pública, el gobiernosenegalés ha introducido, desde la independencia, el aprendizaje opcional del árabe en losprogramas de las escuelas públicas45, pero se ha prohibido explícitamente la instrucciónreligiosa en estas escuelas hasta el año 2004. Miles de familias senegalesas prefieren laeducación religiosa y han seguido enviando sus hijos a los daaras, contribuyendo así a laproliferación de las asociaciones islámicas y las escuelas árabes46.Cuando empezaron en los años 1970 las migraciones urbanas, muchos marabús dirigíandaaras estacionales: los marabús y los Tabliés vivían en la ciudad durante la estación seca yvolvían luego al pueblo para preparar la cosecha47. Poco a poco, ante los beneficios quepodía generar la mendicidad y el confort de la vida en la ciudad, muchos marabús decidieronir a vivir todo el año en la ciudad. El Profesor Ndiaye explica esta evolución y el impactonegativo que ha tenido la mendicidad forzada en la educación coránica de los niños: Con el tiempo, los marabús han empezado a quedarse en las ciudades durante todo el año. Han pesado los pros y los contras, y han pensado que era más rentable quedarse en Dakar. Algunos marabús se sentían también más a gusto en Dakar – donde hay café, arroz, pescado y agua potable. Entonces, ¿porqué volver al pueblo,                                                                                                                      42 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, pp. 11, 237-38 ; entretien de Human Rights Watchavec le directeur d’une organisation humanitaire locale et d’un refuge pour enfants vulnérables, 6 novembre2009 ; entretien de Human Rights Watch avec Ousmane Diop, étudiant dans une école coranique dans une desrégions les plus affectées par la sécheresse à l’époque de l’exode de masse, région de Fouta Toro, 2 décembre2009 ; et Anti-Slavery International, Begging for Change: Research findings and recommendations on forcedchild begging in Albania/Greece, India and Senegal, 2009, p. 16.43 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, pp. 237-38, 270.44 UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, novembre 2007, p. 37.45 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, p. 270.46 Ibid., p. 270. En 1997, le calife des Mourides, Serigne Saliou Mbacké, a fermé toutes les écoles françaises dela ville de Touba, pour protester contre le manque d’éducation religieuse. Ce n’est qu’en 2009, cinq ans aprèsque le gouvernement sénégalais ait amendé la législation pour autoriser les cours de religion dans les écolespubliques que le nouveau calife, Serigne Bara Mbacké, a déclaré accepter la réouverture des écoles publiquesdans la ville. Entretien de Human Rights Watch avec Hameth Sall, inspecteur des daaras au Ministère del’Éducation et chef de département à l’Institut Islamique de Dakar, 8 février 2010 ; « Touba : Retour annoncéd’écoles publiques en langue française », Agence de Presse Sénégalaise, 6 avril 2009,http://www.seneweb.com/news/article/22139.php (consulté le 8 février 2010).47 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010.
    • donde debían trabajar la tierra durante largas horas, si en la ciudad un niño puede traer cada día dinero, azúcar y arroz? En consecuencia, algunos marabús redujeron las horas de estudio del Corán, puesto que cuanto más tiempo se queda el niño en el daara aprendiendo, menos oportunidades tiene de traer dinero. Al pasar los Talibés más tiempo fuera del daara, el marabú maximiza el dinero que le traen48.El acento puesto sobre la caridadLas universidades y los responsables humanitarios senegaleses que trabajan con los Talibéshan constatado que la práctica de la caridad – a la par un principio del Islam y una costumbremuy extendida en Senegal – ha contribuido a arraigar el fenómeno Talibé, asentando laexplotación y los abusos asociados a la mendicidad de los niños. El Profesor Ndiaye adescrito este fenómeno: En Senegal, a la gente le gusta hacer caridad… y les hace falta una población a la que dar. Los discípulos van a ver al marabú en momentos cruciales – por ejemplo cuando quieren obtener un puesto de trabajo importante – y el marabú les dirá que si quieren obtener esto, deberán dar 50 CFA (0,11 $) a 10 Talibés49.Esto no significa que la mayoría de Senegaleses está de acuerdo con las prácticas deexplotación y de malos tratos infligidos sobre los Talibés que describe este informe. Másprecisamente, es su necesidad inherente de dar limosna, asociada a la amplia presencia deTalibés mendigos, lo que es explotado por muchos marabús y contribuye así a unanormalización de esta práctica en todo Senegal. Los diferentes tipos de escuelas coránicas presentes hoy en SenegalDaara ruralEste tipo de daara existe en casi todos los pueblos senegaleses y perpetúa generalmente lamanera tradicional de aprender el Corán de memoria. En muchos daaras rurales, los niñosviven en casa con sus familias y van a la escuela pública por la mañana, y a los daaras por latarde, o inversamente. Los niños que residen en el daara ayudan al marabú durante lascosechas y se ocupan igualmente de otras tareas como ir a buscar leña y agua.Daara estacionalCasi ha desaparecido, sobre todo en Dakar. Los marabús y los Talibés viven en la ciudaddurante la estación seca, en la que generalmente, los Talibés están obligados a mendigardinero. Durante la estación de las lluvias, los marabús vuelven al pueblo para preparar lascosechas, muchas veces acompañados por los Talibés, que les ayudan en los campos                                                                                                                      48 Ibid. Le directeur d’un refuge accueillant des talibés fugueurs a fait un récit similaire, affirmant que « avec lacrise des années 1970 et 1980, et la sécheresse, il y a eu une forte immigration dans les villes. C’est à cemoment-là que c’est devenu une sorte de commerce, un moyen de gagner de l’argent, pour beaucoup. Lapratique tout entière est devenue lucrative. » Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’uneorganisation humanitaire locale et d’un refuge pour enfants vulnérables, Dakar, 6 novembre 2009.49 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010. Le directeur d’une organisationde défense des droits humains au Sénégal a exprimé des observations similaires. Entretien de Human RightsWatch avec Alioune Tine, président de RADDHO, Dakar, 5 novembre 2009.
    • Daara urbano en el que casi no residen los TalibésFrecuentemente dirigidos por Imames o vinculados a mezquitas, estos daaras acogen en sumayoría a niños que viven con su familia en el barrio. La mayoría de estos niños van tambiéna la escuela pública. En general, no practican la mendicidad.Daara urbano en el que residen los TalibésLa mayoría de daaras que se encuentran en las ciudades son de este tipo. La mayoría deTalibés acogidos provienen de las zonas rurales y viven con un marabú del que siguen lasenseñanzas. So pretexto de que la mendicidad es esencial para el funcionamiento del daara yque comporta una lección de humildad, muchos marabús fuerzan a sus Talibés a mendigardurante largas horas en las calles. Las horas dedicadas a la educación coránica varíanconsiderablemente.Daara modernoAunque muy pocos, estos daaras enseñan materias otras que el Corán y el árabe, sobre todoel francés y algunas materias enseñadas en las escuelas públicas. En general, los alumnos nomendigan dinero, puesto que los daaras modernos son financiados por medio de gastos deinscripción o por las autoridades religiosas, por el Estado, la ayuda extranjera o las agenciasde ayuda humanitaria.
    • Explotación y vejaciones soportadas por los Talibés en Senegal Cada uno de nosotros tiene su propia técnica para sobrevivir. Abu J., Talibé de 12 años de Saint-Louis50En cada gran ciudad de Senegal, miles de jóvenes vestidos con andrajos erranincansablemente por los principales cruces, alrededor de los bancos, los supermercados, lasgasolineras y las paradas de transportes, mendigando algo de dinero, arroz o azúcar. Muchasveces descalzos, se les conoce bajo el nombre de Talibés y presentan una lata de conservasde tomate o un bol de plástico a los transeúntes, esperando traer al final del día la cuotaexigida por sus maestros, denominados marabús, que supervisan su educación y, muchasveces, el lugar donde viven. Los niños son obligados a mendigar durante largas horas cadadía y son apaleados, a menudo brutalmente, si lo que traen es ínfimamente inferior a lo quese exige de ellos. En la calle, en todo momento pueden ser víctimas de un accidente decirculación, pueden ponerse enfermos y deben soportar el calor muchas veces canicular.En los daaras, los niños viven en condiciones deplorables y son muchas veces víctimas devejaciones físicas y de abusos sexuales perpetrados por Talibés mayores. En la mayoría delos casos, viven amontonados en una habitación, dentro de una estructura abandonada que noofrece más que un poco de protección contra la lluvia o el frío que reina en ciertas estaciones.Muchos prefieren dormir fuera, expuestos a los elementos. Muy pocos Talibés sonalimentados por su marabú, puesto que también deben mendigar su comida. Están muchasveces infra-alimentados y sufren constantemente de hambre. Cuando enferman, lo que ocurrea menudo, es extraño ver al marabú ayudarles a encontrar los medicamentos necesarios.Explotados sin vergüenza, apaleados y descuidados, centenares de ellos acaban optando porfugarse, prefiriendo la rudeza de la vida en la calle que las vejaciones soportadas en el daara.Practicar la mendicidad forzada pone a estos niños en una situación de peligro en la calle yconstituye pues la peor forma de trabajo infantil, según la definición de la OIT. Además,puesto que la mendicidad y los actos de negligencia grave cometidos en vistas a explotar alas víctimas, el niño es confiado por sus padres al marabú, que se aprovecha entonces de sutrabajo. Cabe decir que esta práctica se asemeja en todo a la esclavitud. .                                                                                                                      50 er Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009.
    • Un problema de gran amplitud y en pleno desarrolloEn un ambiente marcado por unas cofradías religiosas todopoderosas, una reacción limitadadel gobierno y de la migración de los marabús hacia los centros urbanos en los que lamendicidad forzada ha proliferado, decenas de miles de Talibés en Senegal, de los que lamayoría tiene menos de 12 años, son explotados y son víctimas de graves vejaciones. Cadaaño, cada vez más niños son víctimas de este sistema de maltrato.Resulta difícil estimar de manera precisa el número de Talibés que practican la mendicidadforzada, puesto que los niños se escapan cada día y que los marabús, alentado por la ausenciade reglamentación, abren periódicamente nuevos daaras. Sin embargo, en base a lasinvestigaciones de terreno y a los censos realizados por universitarios y trabajadoreshumanitarios interrogados en el momento de la preparación de este informe, Human RightsWatch estima que en Senegal, al menos 50.000 Talibés, sobre un total de varios centenaresde miles de niños que frecuentan las escuelas coránicas, son forzados a mendigar por susmaestros con fines de explotación.La promulgación en 2005 por el gobierno senegalés de una ley que criminaliza el hecho deobligar a alguien, sea quien sea, a mendigar para obtener un beneficio económico, así comolos esfuerzos realizados por las agencias humanitarias locales e internacionales para mejorarlas condiciones de vida en los daaras, no han permitido ni limitar el aumento de números deTalibés ni luchar contra las graves violaciones de los derechos humanos asociadas a lamendicidad forzada y a la vida en los daaras. Muchos elementos prueban que el problemaestá tomando más envergadura: • Un representante del gobierno senegalés que trabaja para el Ministerio de la Familia, de la Seguridad alimentaria, de la iniciativa empresarial femenina, de la microfinanza y de la tierna infancia (Ministerio de la Familia) en Mbour (a 80 km al sur de Dakar) ha registrado una duplicación del número de daaras en la ciudad entre 2002 y 2009, de los que muchos son dirigidos por marabús que obligan a los niños a mendigar51. • Un representante del gobierno empleado anteriormente en Ziguinchor (a 480 km al sur de Dakar) ha declarado a Human Rights Watch: “Ziguinchor es un ejemplo del rápido crecimiento del fenómeno de los Talibés mendigos. Hasta el año 1995, no había casi ninguno en la ciudad. Pero ahora son miles”52. • Según un trabajador humanitario local experimentado, en Saint-Louis (a 270 km al norte de Dakar), el número estimado de Talibés, incluyendo aquellos que son forzados a mendigar o los otros, se ha duplicado desde 2005, pasando de 7.000 a 14.00053.                                                                                                                      51 Entretien de Human Rights Watch avec un représentant du gouvernement, Mbour, 19 décembre 2009.52 Entretien de Human Rights Watch avec un représentant du gouvernement, Kolda, 8 janvier 2010.53 Entretien de Human Rights Watch avec Issa Kouyate, président de la Maison de la Gare, une organisationhumanitaire nationale qui travaille avec les talibés, Saint-Louis, 3 décembre 2009. La Maison de la Gare réaliseactuellement un recensement à Saint-Louis pour déterminer combien de talibés sont forcés de mendier et
    • • Según la directora de “Samusocial Sénégal”, una organización de ayuda humanitaria internacional que aporta ayuda médica a los niños de la calle en Dakar, sobre a todo a los Talibés y a los ex-Talibés: “Ha habido un aumento en 2009 del número de niños que viven en las calles de Dakar, y una disminución de la edad de éstos”54.Perfil: jóvenes y alejados de sus casasSobre los 175 Talibés entrevistados por Human Rights Watch, aproximadamente la mitadtenía 10 años o menos55. De media, habían empezado a vivir en los daaras a los siete años,aunque Human Rights Watch se ha topado con Talibés que habían llegado a su daara conapenas tres años56. Muchos Talibés de Senegal vienen de países vecinos, particularmente deGuinea-Bissau, y se encuentran en un barrio o en una ciudad en la que poca gente habla sulengua. Muy jóvenes, alejados de sus casas, son totalmente dependientes del marabú y de losotros Talibés y muchas veces no pueden sino contar con ellos mismos57.El perfil de los Talibés que Human Rights Watch ha interrogado sugiere que la práctica de lamendicidad forzada no se limita a los niños de un grupo étnico, de una región o de un paísvecino en particular. Aunque los niños fulani hayan sido representados en númerodesproporcionado en relación a los Talibés entrevistados en la mayoría de las ciudades –aproximadamente el 58% de los Talibés que Human Rights Watch ha entrevistado eranfulani, mientras que esta etnia representa sólo un cuarto de la población de Senegal –, habíatambién un gran número de Wolofs. Del mismo modo, aunque una porción importante deTalibés de Dakar viene de Guinea-Bissau, no representan más que una minoría en la mayoríade otras ciudades de Senegal. Sea cual sea su región de origen, casi todos los Talibés vivenen un daara lejos de su casa y no se les pone en contacto con sus familias nunca, o encontadas ocasiones.Sobre los 175 Talibés entrevistados por Human Rights Watch, la mayoría (aprox. el 60%)eran senegaleses. Pero muchos otros venían de Guinea-Bissau (aprox. un cuarto de los quehan sido entrevistados) y otros aún, en número inferior pero igualmente significativo,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        combien ne le sont pas. Sur base du travail important réalisé à ce jour, le président de l’organisation estime queles talibés forcés de mendier sont bien plus nombreux que les autres. Ibid.54 Entretien de Human Rights Watch avec Isabelle de Guillebon, Dakar, 10 novembre 2009.55 Human Rights Watch a interrogé 139 talibés. L’âge moyen et médian était de 10 ans, la fourchette allant decinq à 19 ans. Les ex-talibés ayant fui leur daara n’ont pas été inclus dans ces statistiques, beaucoup ayant passédes mois ou des années dans des refuges ou étant rentrés dans leur ville ou pays d’origine. En fait, l’âge moyenet médian des 29 ex-talibés interrogés était de 12 ans, la fourchette allant de sept à 18 ans. Voir égalementUNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 36 (où l’on constatequ’environ la moitié des talibés mendiants présents dans la région de Dakar ont moins de 10 ans).56 Ces chiffres viennent de 73 Entrevista approfondis réalisés par Human Rights Watch avec des talibés et ex-talibés. Un certain nombre des talibés interrogés ont étudié le Coran dans leur village d’origine, pendant unepériode allant de plusieurs mois à plusieurs années, avant que la décision ne soit prise de les envoyer étudierailleurs. Etant donné que ce rapport met l’accent sur les conditions de vie et les sévices dont sont victimes lestalibés dans les daaras résidentiels des villes du Sénégal, l’âge cité est celui qu’avait l’enfant lorsqu’il a étéconfié à un marabout dans un daara en ville. Dans le cadre d’une autre étude, réalisée par un important institutde recherche, des chercheurs ont constaté que des garçons de la région de Kolda—peut-être la région duSénégal d’où provient le plus grand nombre de talibés—sont envoyés dans d’autres régions du pays, notammentpour étudier le Coran, à l’âge moyen de 7,1 ans. Version préliminaire d’une étude sur la région de Kolda, vuepar Human Rights Watch (publication à venir).57 Avant l’entretien, les talibés avaient en moyenne vécu 3,4 ans dans leurs daaras, la durée du séjour pouvantcependant aller de seulement un mois à jusqu’à 12 ans.
    • provenían de Guinea y Gambia. De todos los entrevistados, la mayoría eran fulani (casi el60%), seguidos por los Talibés de etnia wolof (40%). Origen étnico de los Talibés entrevistados País de origen de los Talibés entrevistados por Human Rights Watch por Human Rights WatchLas muestras eran insuficientes para estimar con precisión la proporción de Talibés por etniao país de origen en cada ciudad, pero las investigaciones de Human Rights Watch hanrevelado a pesar de todo que existen ciertas tendencias claras en cuanto a la migración enciertas ciudades: • En Dakar, sólo la mitad, aproximadamente, de los Talibés entrevistas provenían de Senegal, mientras que los otros venían de Guinea-Bissau58. En algunos barrios, más del 90% de los niños entrevistados provenían de Guinea-Bissau, mientras que en otros barrios, los Senegaleses predominaba59n. La mayoría de Talibés eran fulani, seguidos por los Wolofs y algunos Sérers60. • En Saint-Louis, el 80% de los Talibés entrevistados provenían de Senegal. Venían luego Guinea-Bissau, Guinea y Mauritania61. Los Talibés fulani representaban la                                                                                                                      58 Une étude de 2007 basée sur un échantillon plus large a montré que, dans la région de Dakar, 58 pour centdes mendiants talibés venaient du Sénégal, 30 pour cent de Guinée-Bissau et 10 pour cent de Guinée. UNICEF,OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, pp. 37-38.59 Parmi ceux originaires du Sénégal, les plus nombreux venaient des régions de Kolda, Kaolack et Diourbel.Voir également UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 37 (où l’onconstate que 15 pour cent des talibés mendiants de Dakar viennent de la région de Kolda, 11 pour cent de larégion de Kaolack, 7 pour cent de la région de Thiès, 7 pour cent de la région de Ziguinchor et 5 pour cent de larégion de Diourbel).60 Voir également UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 39 (oùl’on constate que 69 pour cent des talibés mendiants sont peuls, environ 25 pour cent wolofs et 5 pour centsérères).61 Parmi ceux originaires du Sénégal, les plus nombreux venaient des régions de Saint-Louis (en particulier larégion de Fouta Toro), Matam et Kolda.
    • extensa mayoría. • En Thiès, el 60% de los Talibés entrevistados provenían de Senegal. Entre los que provenían de un país vecino, los más numerosos provenían de Gambia, y algunos de Guinea-Bissau, Mali y Mauritania62. Más de la mitad eran Wolofs, seguidos de cerca por los Fulani. • Un número limitado de entrevistas ha sido realizado en Mbour, donde la mayoría de Talibés entrevistados provenían de Senegal, y luego de Gambia. Todos los Talibés menos uno eran Wolofs63.                                                                                                                      62 Parmi ceux originaires du Sénégal, les plus nombreux venaient de Kaolack, Thiès et Louga.63 Un travailleur humanitaire employé par un centre d’accueil pour talibés en fuite, à Mbour, a confirmé qu’à saconnaissance la majorité des talibés que l’on trouve en ville viennent des régions de Kaolack et de Thiès auSénégal, suivies par la Gambie et la Guinée-Bissau. Il a déclaré rencontrer beaucoup plus de talibés wolofs quepeuls à Mbour. Entretien de Human Rights Watch avec Ablaye Sall, travailleur social à Vivre Ensemble,Mbour, 14 décembre 2009.
    • La historia de Ousmane B., ex-talibé de 13 años64Vengo de la región de Tambacounda. Mi padre decidió enviarme a aprender el Coráncuando tenía seis años. Mi madre no quería que me fuese, pero la decisión estaba en manosde mi padre.El daara no era un buen lugar y éramos más de 70 allí. Si era la estación de las lluvias, lalluvía entraba en la habitación en la que dormíamos. En la estación fría, también era muydifícil. No teníamos nada para taparnos. No había ni una esterilla para echarse y dormíamosen el suelo. Muchos Talibés dormían fuera, porque era más cómodo.No tenía zapatos, sólo una camisa y un pantalón. El marabú tenía tres hijos y cuandoencontraba ropa limpia, el marabú me la cogía para dársela a sus propios hijos. El marabúpagaba para que sus hijos fueran a un daara moderno, y no mendigaran.Cuando enfermábamos, el marabú no compraba medicamentos. Íbamos a los centros en losque se nos cuidaba, o utilizábamos nuestro propio dinero para comprar medicamentos. Si ledecía al marabú que estaba enfermo y que no podía ir a mendigar, me llevaba a unahabitación para pegarme – al igual que cuando no traía la cantidad fijada. Tenía que ir a lacalle, incluso cuando estaba enfermo.Los horarios normales de estudio van de las 6h a las 7h30, de 9h a las 11h, y de las 15h a las17h. Mendigaba dinero y mi desayuno de las 7h30 a las 9h, dinero y comida de las 11h a las12h, y dinero y mi cena de las 17h a las 20h. Cuando llegaba al daara, debía traer 100 FCFA(0,22 $) al día – era la cantidad para los más jóvenes. Depués, al crecer, el marabú aumentóla cuota a 300 FCFA (0,65 $), medio kilo de arroz y azúcar por valor de 50 FCFA (0,11 $).He visto al marabú vender arroz en el barrio. Jamás lo ha utilizado para alimentarnos. UnosTalibés que aún están ahí me han dicho que ahora la cuota ha subido a 500 FCFA (1,09 $).Incluso en mis tiempos eran muy difícil encontrar la cantidad fijada, aunque el viernes eramás fácil. Pero los otros días, siempre tenía problemas.Cuando no traía la cuota fijada, lo que podía pasar al menos una vez por semana, el marabúme llevaba a una habitación en la que dormían los Talibés mayores. Luego me ataba lasmuñecas con una cuerda y me pegaba con un cable eléctrico, una vez y otra y otra. Aúntengo las marcas en las espalda (se han mostrado estas marcas a Human Rights Watch). Yaera duro con el marabú, pero cuando se iba era aún peor. Los Talibés mayores eranverdaderamente malos. Cogían nuestro dinero y nos pegaban brutalmente si noalcanzábamos la cuota – entonces me quedaba en la calle, durmiendo fuera si era necesario,y seguía mendigando.Mendigar es difícil. Acabábamos haciendo cualquier cosa para obtener la cantidadestablecida cada día, incluso robar. No es fácil ser un Talibé.                                                                                                                      64 er Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre2009.
    • La naturaleza de la mendicidad forzada : fuera de clase, en la calleMendigar es difícil, porque a veces me pasaba todo el día mendigando, sin obtener nada. – Mamadou S., ex-talibé de ocho años de Thiès65En algunos daaras urbanos que funcionan como internados, los marabús parecen insistir mássobre la mendicidad forzada que sobre el aprendizaje del Corán. Como ha declarado aHuman Right Watch un trabajador humanimtario que se ocupa de Talibés, “en los daarasurbanos, la educación es un pretexto, y la explotación es verdadero objetivo”66.En principio, el marabú tiene la responsabilidad de enseñar el Corán y de dar a los Talibésuna educación moral. En realidad, los Talibés trabajan para el marabú y son forzados a pasarlargas horas en las calles, cada día, para buscar dinero, arroz y azúcar para el marabú – queno utiliza casi nada de lo que le traen para el bienestar de los niños. Siendo la educaciónsecundaria en relación a la cuota fijada, los niños tardan dos o tres veces más tiempo endominar el Corán, que si recibieran una educación correcta, según los especialistas del Islamen Senegal.Largas horas pasadas mendigando dineroMientras que en el daara tradicional, se ponía el acento en el conocimiento del Corán, eldaara urbano que funciona como internado contemporáneo pone la prioridad en elenriquecimiento máximo del marabú. Amadou S., de 10 años, ha explicado a Human RightsWatch que cada día su marabú reunía a los niños a las 6 de la mañana y los enviaba amendigar por las calles animándoles y diciéndoles: “El arroz está aquí, ¡buena suerte!”67. LosTalibés entrevistados por Human Rights Watch pasan de media 7 horas y 42 minutos,repartidos a lo largo del día, mendigando para obtener dinero o comida68. Mendigar es porconsiguiente un trabajo a tiempo completo para los Talibés, cuya semana laboral va de lunesa lunes69.La mayoría de marabús de los daaras urbanos exigen de los Talibés que traigan una cantidad                                                                                                                      65 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Thiès âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009.66 Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’une organisation humanitaire locale et d’un centred’accueil pour enfants vulnérables, Dakar, 6 novembre 2009. Plusieurs autres personnes interrogées ont fait desdéclarations similaires. Entrevista de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010 (voircontexte, plus haut) ; avec Amadou Tidiane Talla, président de l’ONG Gounass, Kolda, 8 janvier 2010 ; et avecAliou Seydi, marabout, Kolda, 7 janvier 2010.67 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 10 ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.68 Le minimum était de trois heures (juste pour les repas) et le maximum de 10 heures lors d’une journéetypique, voire 16 heures le jeudi et le vendredi. Bien qu’il soit difficile de distinguer les deux types demendicité, puisqu’elles sont souvent simultanées, des talibés ont déclaré passer en moyenne un peu plus de cinqheures par jour à mendier de l’argent et le reste du temps à essayer de trouver de quoi manger. Dans leur étude,l’UNICEF, l’OIT et la Banque mondiale constatent que les enfants talibés consacrent en moyenne six heurespar jour à la mendicité. Il est difficile de savoir si cette statistique tient compte du temps passé à mendier de lanourriture ou ne porte que sur la mendicité financière. UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiantsdans la région de Dakar, p. 41.69 Certains marabouts prévoient une pause le dimanche, mais cela ne concerne qu’une minorité de daaras.
    • específica cada día70. Cada cuota varía de un daara a otro e incluso entre Talibés de unmismo daara: los más jóvenes y los recién llegados deben traer un poco menos; los quetienen entre 8 y 15 años deben traer un poco más; los de más de 15 años ya no mendigan.Para los 175 Talibés entrevistados por Human Rights Watch, la cuota media exigida por elmarabú era de 373 FCFA (0,87 $) al día, salvo el viernes, en que pasaba a 445 FCFA (0,97$). Algunos marabús, en efecto, fijan una cuota más elevada este día, para aprovechar lagenerosidad de la gente el día de la oración del viernes71. En país en el que la población vivecon menos de 1 dólar al día72 y en el que el PIB per cápita es de 900 $73, se trata de unacantidad considerable y a menudo difícil de reunir. La cuota varía mucho de una ciudad aotra, como lo muestra el cuadro aquí abajo, pero cabe señalar que el número de horas pasadasmendigando es similar. La principal diferencia reside en que Dakar es una ciudad mucho másrica, en la que la cuota es mucho más elevada. Cuota media en CFA y tiempo pasado mendigando, por ciudad Días normales Viernes Número de horas Dakar 463 642 7h 42 Saint-Louis 228 228 7h 36 Thiès 254 268 7h 54 Mbour 246 246 7h 18Además del dinero, muchos marabús exige de los Talibés que traigan arroz y azúcar nococido. Un poco más del 50% de los Talibés entrevistados por Human Rights Watch teníanuna cuota para el arroz o el azúcar, de media un 14% de ellos tenía una cuota para estos dos ysólo el 35% debía traer lo que podía. Las cuotas diarias iban de medio kilo a tres kilos dearroz y de azúcar por un valor que va de 50 a 100 CFA (0,11 $ a 0,22 $).En los daaras en los que se exige arroz y azúcar, todos los Talibés han declarado a Human                                                                                                                      70 Certains talibés, lorsqu’ils ont été interrogés pour la première fois, ont déclaré qu’il n’y avait pas de « sommefixe », mais lorsqu’on leur a demandé ce qui se passait s’ils ne ramenaient rien, ils ont répondu qu’alors ilsétaient battus. Human Rights Watch a alors demandé à ces talibés ce qui arrivait s’ils ramenaient des montantsde plus en plus importants (par exemple entre 300 et 400 CFA), leur réponse étant qu’alors ils n’étaient pasbattus. Human Rights Watch considère que, dans ce genre de situation, il y a de fait quota ou « somme fixe ».Ce n’est que lorsqu’un enfant affirmait ne subir aucune forme de punition qu’il a été conclu qu’il n’y avait pasde quota. Sur les 175 talibés interrogés, seuls deux ont affirmé que leur marabout ne les obligeait pas à mendier,et trois talibés obligés de mendier ont affirmé ne pas avoir à respecter de quota.71 Le minimum était 0 CFA, le maximum 1 000 CFA en semaine et 1 500 le vendredi.72 Organisation des Nations Unies, Indicateurs des Objectifs du Millénaire pour le Développement : Sénégal,http://unstats.un.org/unsd/mdg/Data.aspx (consulté le 4 février 2010) (basé sur une étude gouvernementale de2005).73 Données de l’ONU, Sénégal, http://data.un.org/CountryProfile.aspx?crName=Senegal (consulté le 26 février2010).
    • Rights Watch que nada de lo que traen ha sido destinado a su propio consumo. El relato deSamba G., de 8 años, es sintomático de la situación en los daaras en los que las cuotaselevadas de arroz son fijadas. Además, estos daaras acogen a un gran número de Talibés:“Cuando traíamos arroz, el marabú llenaba grandes sacos [de 50 kilos]. Cuando estabanllenos, los enviaba a su pueblo, donde los vendía en su barrio”74. Un saco de arroz de 50kilos se negocia en torno a 20.000 CFA (43,50 $) en Dakar.Puesto que la mendicidad forzada ha sido organizada envista a la explotación y siendo elniño confiado por sus padres al marabú que se aprovecha de su trabajo, esta práctica seasimila a la de la esclavitud75..                                                                                                                      74 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009.D’autres talibés ont raconté que leur marabout revendait le riz qu’ils lui ramenaient. Par exemple, Entrevista de erHuman Rights Watch avec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (le marabout vend du riz aux ergens du quartier) ; avec un talibé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (le marabout vend du riz dans saboutique) ; et avec un talibé de neuf ans, Thiès, 24 janvier 2010 (le marabout met du riz en sacs et le vend).75 ONU, Convention supplémentaire relative à l’abolition de l’esclavage, de la traite des esclaves et desinstitutions et pratiques analogues à l’esclavage, adoptée le 7 septembre 1956, 226 U.N.T.S. 3, entrée envigueur le 30 avril 1957, accession par le Sénégal le 19 juillet 1979, art. 1(d).
    • Forzados a ir a la ciudad: los Talibés de los suburbios pasan el día del viernes en las calles de DakarMuchos marabús de los suburbios de Dakar practican una forma de explotaciónparticularmente sórdida, que consiste en forzar a los Talibés a ir a Dakar del jueves alsábado, para maximizar aún más su beneficio. Lo hacen de manera explícita o más indirecta,fijando una cuota elevada, que puede ir de 750 a 1.500 CFA (1,63 a 3,26 $). Los Talibésmendigan cerca de las principales mezquitas de Dakar, sobre todo el viernes, cuando losSenegaleses dan limosna con más generosidad. Human Rights Watch ha entrevistado a másde una docena de Talibés de diferentes suburbios, sobre todo Guediawaye, Mbao, Pikine yKeur Massar (a entre 10 y 13 km de Dakar). La gran mayoría de ellos ha afirmado haberestado sometido a este tipo de obligaciones.Un Talibé de 11 años de Keur Massar explica que tiene que levantarse a las 5 de la mañanadel jueves para ir a Dakar en transporte público, saltando del vehículo para caminar cuandoven que está viajando sin pagar. Como otros, pasa todo el día del jueves mendigando, antesde dormir en la calle, antes de dormir en la calle. Luego pasa todo el día del viernesmendigando, y el viernes por la noche vuelve a su suburbio, o, lo más a menudo, el sábadopor la mañana, después de otra noche pasada en la calle.En vez de ir a rezar con sus Talibés, ciertos marabús fuerzan a los niños a mendigar hasta 16horas seguidas y a dormir luego en la calle.  Heridas y muertes a consecuencia de los accidentes de circulaciónLos Talibés pasan muchas horas mendigando en la calle y se ven ampliamente expuestos aciertos riesgos, como el de ser herido o matado en un accidente de circulación. Es frecuentever a Talibés, de los que algunos apenas tienen cuatro años, deslizarse peligrosamente entrelos coches de las mayores carreteras, acercarse a los coches cuando entran o salen de las víasprivadas, deslizarse entre los coches de las paradas de transporte, o tender su mano o su bolpor la ventana de los vehículos, con la esperanza de recibir una limosna.Human Rights Watch ha recogido información que certifica cuatro muertes debidas aaccidentes de la carretera y ha entrevistado a nueve Talibés víctimas de accidentes decirculación, que habían sufrido heridos que iban desde dolores y contusiones hasta fracturasmúltiples. Además, un marabú entrevistado por Human Rights Watch ha declarado que unTalibé de 8 años, del que era de facto el tutor, había sido víctima de un accidente de carreteraa finales de 2009, sufriendo fracturas en las dos piernas76. El padre de un ex-Talibé hadeclarado a Human Rights Watch que su hijo había sido herido gravemente en el brazo en2006, en un accidente de carretera en Dakar, y que 3 años después, no se había recuperado                                                                                                                      76 Entretien de Human Rights Watch avec un marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009.
    • totalmente77.A pesar de que la muestra es limitada, las cuatro muertes sobre las que Human Rights Watchha podido probar han ocurrido en Dakar, lo que no sorprende a la vista de la mayorintensidad de circulación en la capital. Todas la muertes y las heridas de las que se tienenpruebas disponibles han ocurrido mientras los Talibés mendigaban. Según un estudio de2007 sobre los niños mendigos de Dakar, las condiciones a las que se encuentran expuestosen la calle, los expone de hecho a muchos peligros, como las enfermedades y los accidentesde circulación78. Unos representantes del gobierno y directores de organizacioneshumanitarias internacionales y de asociaciones locales de defensa de los derechos del hombrecomparten este punto de vista y han asegurado a Human Rights Watch que la calle presentanumerosos riesgos, como el de ser víctima de un accidente de circulación, y que los Talibéspasen muchas horas, cada día, en posición de extrema vulnerabilidad79.Pape M., de 13 años, a visto morir a uno de sus amigos, Talibé como él, en un accidente decirculación en Dakar en 2007. Muy emocionado, describe la escena a Human Rights Watch: Mi amigo – mendigábamos juntos – ha sido muerto por un coche. Ocurrió cuando el sol ya casi se había puesto, durante la estación fría. Estábamos mendigando y un coche lo ha arrollado. Era un coche muy grande. No sé cómo ocurrió. El coche lo ha atropellado y él se ha muerto, justo a mi lado. El coche se ha parado y la gente ha llegado. La gente le gritaba al conductor. Se han llevado a mi amigo al hospital – alguien lo ha traído en coche – pero se ha muerto. Nunca he hablado al marabú hablar de todo esto80.Dos otros Talibés han explicado a Human Rights Watch que un Talibé de su daara había sidomuerto en un accidente de coche, pero que ninguno había sido testigo del accidente81. Un jefetradicional de Guinea-Bissau ha perdido a un sobrino talibé en un accidente de coche enDakar y considera que “la práctica de la mendicidad forzada en la calle es realmente terriblepara estos niños”82.Nueve Talibés entrevistados por Human Rights Watch han explicado que habían sido heridosen accidentes de coche. Bouba D., de nueve años, ha sido herido mientras mendigaba cercade la parada de transportes en Thiès:El accidente tuvo lugar en el sitio por donde salen los coches. Estaba en el borde de lacarretera. Estaba mendigando al lado de un coche de siete plazas, cuando otro coche hallegado y me ha atropellado. No fue grave, no me rompí nada. Pero muchos otros Talibés de                                                                                                                      77 Entretien de Human Rights Watch avec le père d’un ex-talibé, région de Kolda, 7 janvier 2010.78 UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, pp. 22, 27-28.79 Entrevista de Human Rights Watch avec un représentant du gouvernement, Mbour, 19 décembre 2009 ; avecIsabelle de Guillebon, directrice de Samusocial Sénégal, Dakar, 10 novembre 2009 ; et avec Alioune Tine,président de RADDHO, Dakar, 5 novembre 2009.80 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 10 novembre 2009.81 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 10 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12janvier 2010 (ami originaire du même daara tué dans un accident de la circulation) ; et avec un ex-talibé deDakar âgé de 13 ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010 (ami originaire du même daara tué dans unaccident de la circulation).82 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Salio Sidibe, leader des chefs traditionnels de la région deBafatá, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.
    • mi daara han tenido accidentes de coche con fracturas. Uno se ha roto la pierno, otro elbrazo. Hay muchos accidentes83.Ibrahima T., de 13 años, hizo un relato parecido :Un día me ha atropellado una moto y me ha herido en la rodilla. Estaba en el borde de lacarretera que va de Dakar a Rufisque, pero la moto se ha salido de la carretera y me haatropellado. A veces aún me duele la rodilla, a pesar de que el accidente ocurrió hace variosaños. El marabú nunca me ha llevado al hospital84.Muchos hechos, como la alta frecuencia de estos accidentes, demuestran que la mendicidadforzada constituye una de las peores formas de trabajo infantil según la definición de la OIT.Además, viola el derecho del niño a la seguridad física y a la protección contra las heridas y,cuando hay muerte, viola el derecho a la vida85. La Convención relativa a los derechos delniño exige del Estado que tome todas las medidas adecuadas para proteger el derecho delniño a la seguridad física y mental. Los marabús, como tutores de facto, no actúan para elinterés superior del niño, una de las obligaciones impuestas por la Convención86.Denegación del derecho a la educaciónEl tiempo limitado que los Talibés consagran al estudio del Corán en numerosos daarasurbanos, comparado con el tiempo pasado a mendigar, hace dudar no solamente de lasverdaderas motivaciones de los marabús, sino también del valor relativo de la educaciónrecibida en los daaras.El número de horas pasadas en clase por los Talibés entrevistados por Human Rights varíaconsiderablemente – entre menos de una hora y ocho horas al día. Sin embargo, casi todoshan afirmado que pasan más tiempo mendigando dinero y comida que estudiando el Coránen clase. De media, pasaban casi 8 horas al día mendigando y cinco estudiando el Corán.Los Talibés de varios daaras han explicado que las horas de estudio eran estrictamenterespetadas. Sin embargo, en la mayoría de daaras de los que venían los Talibés entrevistados,parecía que el tiempo teórico consagrado al estudio era de mucho superior al tiemporealmente consagrado. Human Rights Watch ha entrevistado a decenas de Talibés que seencontraban en la calle en horas que, según ellos, estaban reservadas al estudio. Cuando seles ha preguntado porqué no estaban en clase, han contestado que no podían volver antes dehaber alcanzado la cuota establecida. Además, muchos Talibés han afirmado que las largasjornadas pasadas en la calle, así como el hambre y el agotamiento que resultan de ello, les                                                                                                                      83 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de neuf ans, Thiès, 24 janvier 2010.84 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Rufisque âgé de 13 ans, Rufisque, 26 janvier 2010.85 Convention relative aux droits de l’enfant, adoptée le 20 novembre 1989, G.A. Res. 44/25, annex, 44 U.N.GAOR Supp. (No. 49) at 167, U.N. Doc. A/44/49 (1989), entrée en vigueur le 2 septembre 1990, ratifiée par leSénégal le 31 juillet 1990, art. 19 (droit à la sécurité physique et mentale) et art. 6 (droit à la vie).86 Ibid., art. 19 (les États parties prennent toutes les mesures pour protéger le droit à la sécurité physique etmentale) et art. 18 (obligation faite aux parents et représentants légaux d’être guidés par l’intérêt supérieur del’enfant).
    • impedían concentrarse de vuelta al daara.El resultado de todo ella es que, en numerosos daaras urbanos que funcionan comointernados, los progresos que podrían hacer los Talibés en su nivel de dominio del Corán, dela lengua áraba hablada y escrita, y de otras competencias básicas se ven muy limitadas porla prioridad que dan aparentemente los marabús a la mendicidad por encima de la educación.Un marabú de Mbour ha declarado a Human Rights Watch: “Nunca he enviado a mis Talibésa mendigar porque quiero que estudien. Lo más importante en su aprendizaje es el Corán, ylas horas que pasan mendigando son horas que no dedican al estudio del Corán”87. Elpresidente de la ONG Gounass, una organización humanitaria de Kolda que trabaja enestrecha colaboración con los daaras de la región y que gestiona un daara moderno, hacompartido esta opinión: Se supone que el alumno está aquí para aprender el Corán, pero muchos niños se están de los 10 a los 15 años en daaras, y salen sin un buen conocimiento del Corán ni una verdadera comprensión del Islam. Salen del daara sin competencia alguna, ni siquiera el dominio del Corán88.En virtud de la Convención relativa a los derechos del niño, el derecho a la educación serefiere a una educación que permite “desarrollar la autonomía del niño estimulando suscompetencias, sus capacidades de aprendizaje y otras aptitudes, su sentido de la dignidadhumana, su autoestima y la confianza en sí”89. Cuando un niño apenas conoce el Corán, y noadquiere ninguna otra competencia, se está violando manifiestamente este derecho. Elartículo 7 (b) de la Declaración del Cairo sobre los derechos del hombre en el Islam otorga alos padres el derecho de escoger el tipo de educación que quieren dar a sus hijos, con lacondición de que éstos tengan en cuenta los interesos de sus hijos90. El artículo 9 (b) afirmaque “todo ser humano tiene derecho a una educación coherente y equilibrada, en el planoreligioso y en el conocimiento de la materia”91. La educación coránica puede, porconsiguiente, formar parte integrante de un desarrollo personal del niño. No obstante,                                                                                                                      87 Entretien de Human Rights Watch avec Ibrahim Cissé, marabout, Mbour, 19 décembre 2009.88 Entretien de Human Rights Watch avec Amadou Tidiane Talla, Kolda, 8 janvier 2010. Des spécialistes del’Islam au Sénégal et en Guinée-Bissau ont expliqué à Human Rights Watch que, lorsque les études sont prisesau sérieux, un enfant d’intelligence moyenne maîtrise le Coran en trois à quatre ans. Entrevista de HumanRights Watch avec Helena Assana Said, présidente de la Communauté nationale de la Jeunesse islamique(Comunidade Nacional da Juventude Islâmica, CNJI), Bissau, 14 janvier 2010 ; avec Mohamad Aliou Ba,marabout de village, Geuro Yiro Alpha, région de Kolda, 7 janvier 2010 ; et avec Hameth Sall, inspecteur encharge des daaras au Ministère de l’éducation et chef de département à l’Institut Islamique, Dakar, 8 février2010. Pourtant, Human Rights Watch a interrogé des dizaines de talibés qui, malgré avoir passé jusqu’à huitannées à étudier dans des daaras, démontraient n’avoir même pas maîtrisé la moitié du Coran lorsqu’on testaitleurs connaissances. D’autres personnes travaillant en étroite relation avec les talibés ont exprimé un sentimentde frustration similaire face à l’absence d’études concernant même le Coran dans de nombreux daaras urbains.Entrevista de Human Rights Watch avec Issa Kouyate, président de la Maison de la Gare, Saint-Louis, 3décembre 2009 ; avec Alioune Tine, président de RADDHO, Dakar, 5 novembre 2009 ; avec Mohamed Niass,marabout, Guédiawaye, 21 novembre 2009 ; et avec Aliou Seydi, marabout, Kolda, 7 janvier 2010.89 ONU, Comité des droits de l’enfant, Commentaire Général No. 1, Les Objectifs de l’Education, 2, U.N. Doc.CRC/GC/2001/1 (2001).90 Déclaration du Caire sur les droits de l’homme en Islam, U.N. GAOR, World Conf. on Hum. Rts., 4th Sess.,U.N. Doc. A/CONF.157/PC/62/Add.18 (1993), 5 août 1990, point 5 de l’ordre du jour, art. 7(b).91 Déclaration du Caire, art. 9 (b).
    • decenas de miles de Talibés en Senegal no tienen ni una educación religiosa, ni la posibilidadde adquirir otras competencias básicas.Vejaciones físicas graves   Cada vez que me pegaban, pensaba en mi familia que jamás me había pegado. - Abdou K., ex-Talibé de 11 años92La inmensa mayoría de Talibés entrevistados por Human Rights Watch ha contadoque había sido víctima de vejaciones físicas repetidas, a mendu brutales, en losdaaras. Parece que estas vejaciones estaban asociadas al hecho de no respetar la cuotacotidiana, aunque decenas de Talibés también han afirmado haber sido pegados porno haber estudiado versículos del Corán. Los autores de las vejaciones son el marabúél mismo, o en menor medida, un Talibé mayor, que le sirve al marabú de asistente93.Los Talibés han descrito una escena muchas veces similar: se les lleva a una habitación, seles quita la camiseta y se les pega con un cable eléctrico o con un palo – generalmente variasveces en la espalda y el cuello. Algunos son puestos en posturas dolorosas, encadenados a unmueble, atados o incomodados. Más de 20 Talibés han mostrado a Human Rights Watch lasmarcas y las cicatrices resultantes de estas sesiones. Los niños han expresado su inmensomiedo ante la idea de un castigo que sería administrado si no respetaban la cuota fijada por elmarabú.Malick L., un ex-Talibé de 13 años, ha mostrado a Human Rights Watch las cicatricesdejadas por un golpes administrados por su marabú un año antes. Ha contado su experiencia,similar a la de muchos Talibés entrevistados: Cuando no traía la cuota fijada, el marabú me pegaba – incluso cuando tan sólo faltaban 5 CFA (0,01 $), me pegaba. Siempre me pegaba el marabú en persona. Sacaba un cable eléctrico e íbamos a una habitación. Me ponía de pie y me pegaba una vez y otra. Normalmente en la espalda pero a veces fallaba y me daba en la cabeza. Aún tengo marcas de estos golpes en la espalda94.Con toda normalidad, todos los Talibés que se han escapado de su daara y que han sidoentrevistados por Human Rights Watch, salvo alguna excepción, han declarado haber sidopegados varias veces por no haber traído suficiente dinero. El único cuya situación eradiferente ha explicado que le pegaron brutalmente porque había memorizado mal el Corán.Sobre 139 Talibés entrevistados, 77 han afirmado haber sido pegados por no haber traído lacuota establecida. Human Rights Watch estima que el porcentaje real puede ser superior a                                                                                                                      92 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 11 ans, Dakar, 10 décembre 2009.93 L’assistant du maître coranique est souvent à la fois encore un talibé, qui apprend le Coran ou la Sharia, et unmaître qui enseigne aux élèves les plus jeunes. Dans les Entrevista, les talibés enfants l’appellent soit « grandtalibé » ou « petit » maître coranique.94 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Dakar, 25 novembre 2009.
    • esta cifra, porque muchos Talibés entrevistados en grupo, sobre todo en la calle, puedenhaber temido que sus compañeros chiven al marabú lo que han contado al investigador95.Algunos han declarado haber sido golpeados si no traían la cuota exigida. Una mayoríaaplastante ha afirmado que eran castigados cada que esto pasaba. Otros han explicado quefueron pegados después de haber recibido una segunda oportunidad para alcanzar la cuota,como lo ha confesado Boubacar D., de 12 años, a Human Rights Watch: Si no podemos traer la cuota un día, se escribe nuestro nombre en una pizarra con la cantidad que falta. Se trata de una deuda. Si no podemos traer todo el dinero al día siguiente, se nos pega brutalmente con un cable eléctrico96.Todos los Talibés salvo uno afirmó que el castigo era infligido por el marabú él mismo o quetenía pleno conocimiento y que aprobaba los hechos, puesto que al menos estaba presentefísicamente durante algunas sesiones97.Determinar con precisión la frecuencia de las vejaciones físicas es difícil, porque muchosTalibés son muy jóvenes y su concepción del tiempo no es siempre correcta. Pero todos losex-Talibés entrevistados por Human Rights Watch han afirmado ser pegados al menos unavez a la semana, y muchos hablaban de dos a tres veces por semana. Entre los niños que aúneran Talibés en el momento de la investigación, las respuestas variaban muy poco de un día aotro98. Un gran número de Talibés ha afirmado que los castigos eran corrientes los sábados ylos domingos, días en los que en la calle hay menos transeúntes susceptibles de dar dinero.En el marco de conversaciones más largas, los Talibés han citado una lista de objetosutilizados por los marabús y otros profesores para golpear. Entre los objetos másmencionados, entoncramos: el cable eléctrico (39 casos, incluso un caso en el que una largo yfina tira de hierro había sido añadida para provocar unos daños aún mayores), seguido por la                                                                                                                      95 Des traducteurs locaux et le personnel local d’organisation humanitaires ont suggéré lors de réunionspréliminaires que les talibés interrogés en groupe seraient moins enclins à répondre par l’affirmative à desquestions sur les punitions corporelles, par crainte d’être dénoncés par un de leurs compagnons et d’être ensuitepunis encore plus sévèrement. Effectivement, 88 pour cent des talibés interrogés individuellement ont déclaréêtre battus s’ils ne ramenaient pas le quota prévu, contre seulement 64 pour cent lorsque les Entrevista sefaisaient en groupe. De la même manière, 86 pour cent des talibés interrogés dans des centres, qui offraient unesécurité et un respect total du caractère privé des Entrevista, ont affirmé avoir été battus, contre seulement 71pour cent des talibés interrogés dans la rue.96 er Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009. Un ex-talibé afait un témoignage similaire. Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans,Dakar, 12 novembre 2009 (« Le marabout tenait le fil électrique en l’air et avant de me battre il disait, ‘Tu vasamener le reste de l’argent ?’ Si je disais oui, alors parfois il ne me battait pas. Si j’hésitais, il me frappait àchaque fois. Quand il ne me battait pas la première fois, il fallait que je trouve le reste de l’argent le lendemain,ou il me battait. »).97 Le seul ex-talibé qui ait déclaré que les talibés étaient battus à l’insu du marabout a déclaré à Human RightsWatch que celui-ci vivait à plus de 20 kilomètres du daara, dans une banlieue de Dakar, et ne venait pas audaara chaque jour. Cet extalibé estimait que les grands talibés, et non le marabout, fixaient le quota et lesbattaient s’ils ne le respectaient pas. Cependant, après que lui et d’autres aient dénoncé le comportement desgrands talibés, ceux-ci les ont battus brutalement après le départ du marabout et ont continué à exiger le quota.Les jeunes talibés ont décidé de ne plus en parler au marabout. Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 18 ans, Dakar, 15 décembre 2009.98 L’enfant qui a affirmé avoir été battu chaque jour a expliqué à Human Rights Watch qu’il refusait demendier, ce qui lui valait d’être battu quotidiennement par le marabout. Entretien de Human Rights Watch avecun talibé de sept ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.
    • porra (13 casos), el palo (6), el látigo (4), una llave para desmontar ruedas de coche (3), unacuerda (2) y “cualquier otro objeto al alcance de la mano” (2).Human Rights Watch ha recogido también información que atestigua que, en muchos casos,los marabús ponen a los niños en posturas dolorosas mientras los golpean99. Chérif B., de 11años, ha declarado en este sentido a Human Rights Watch: Si no traigo la cuota establecida, entonces el marabú me pegará con un cable eléctrico o con una porra. Nos lleva a una habitación y luego hace venir a otros Talibés para que miren. Cada vez, nos obliga a coger nuestras orejas y a arrodillarnos y a levantarnos mientras nos pega – y sigue pegándonos mientras hacemos esto, hasta que nos caemos al suelo. Y si nos caemos al suelo en seguida, vuelve a pegarnos100.Ocho Talibés han contado que fueron encadenados o atados con una cuerda antes de sergopeados por el marabú o un asistente101. Ibrahima T., de 13 años, ha explicado que le atarony golpearon varias veces en un daara de los suburbios de Dakar, antes de escaparse en 2009 : Cada vez que no traía la cuota antes de la 10h de la mañana, uno de los Talibés mayores me llevaba a una habitación y me encadenaba los tobillos. Después me pegaba con un cable eléctrico o una llave para desmontar ruedas de coche – los golpes eran demasiado numerosos para ser contados. Cuando había terminado, el gran Talibé me dejaba ahí encadenado hasta las siete de la tarde, y a veces me volvía a pegar. El castigo era el mismo si llegábamos tarde. Si volvía después de las 10 de la mañana, incluso con la cuota establecida, estaba encadenado hasta el anochecer y golpeado – el marabú era muy estricto con esto102.Un marabú utilizaba una forma de castigo particularmente sádica, obligando a los másTalibés más jóvenes a pegarse mutuamente o a recibir un castigo suplementario (ver lahistoria de Laye B. a continuación).Casi de manera unánime, los Talibés han estimado que los golpes – y el miedo de serpegados si no alcanzaban la cuota – era peor que las vejaciones soportados en el daara.Babacar R., de 14 años, ha contado: Mendigar es muy difícil porque si no traigo la cantidad fijada, el Talibé mayor me pega. Me pega por todas partes – en la cabeza, en la espalda, por todas partes, una vez y otra vez. Es muy difícil, duele mucho… Quiero volver a casa y trabajar en mi pueblo. No quiero estar aquí103.                                                                                                                      99 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 1 décembre ; et avec un ex-talibé de 15 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 (habillé de ses seuls sous-vêtements, jambes et brasécartés, un talibé différent le tenant chacun par une main ou un pied, pendant que le marabout les frappait).100 er Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 11 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009.101 er Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre2009 (ligoté avec de la corde et battu) ; avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009(chevilles enchaînées) ; et avec un ex-talibé de Dakar âgé de 15 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010(maintenu en position par d’autres talibés).102 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Rufisque âgé de 13 ans, Rufisque, 26 janvier 2010.103 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 3 décembre 2009.
    • Además, las graves negligencias, las privaciones y las violaciones de los derechos humanosque los marabús hacen soportar a decenas de miles de Talibés aumentan aún de intensidadcuando el marabú se ausenta o se va del daara durante unos días o algunas semanas, lo quepor lo demás es corriente. Human Rights Watch ha recogido información que demuestra queen 18 casos en los que el marabú vivía en una casa separada del daara, y en algunos de estoscasos, sólo iba al daara unos cuantos días104. Decenas de Talibés han explicado que susmarabús se marchaban de la ciudad varias veces al año para volver a sus pueblos de origen –a veces días de fiesta, para volver luego con nuevos Talibés105. En cada uno de estos daaras,los Talibés de a penas cuatro años eran dejados a cargo de Talibés más mayores, de unos 18años. En estas circunstancias, es frecuente que los Talibés mayores peguen a los más jóvenes,les roben el dinero y hasta abusen de ellos sexualmente106.Los Talibés que han afirmado que nunca han sido pegados, han reconocido que eran víctimasde otra forma de castigo muy peligrosa: la denegación de entrada en el daara. En los daarasen los que se practica este castigo, el marabú no pega a los Talibés, pero les prohíbe volvertanto que no han alcanzado la cuota. Los Talibés son forzados a mendigar hasta tarde en lanoche o a dormir en la calle107. En sólo el 7% de las entrevistas realizadas por Human RightsWatch, los Talibés han afirmado no estar sometido a ningún tipo de castigo si no traían lacuota.El miedo de castigos corporales o de pasar la noche fuera ha alentado a algunos Talibés arecurrir al robo para alcanzar la cuota. Seydou R., de 13 años, es uno de estos Talibés que hadescrito el fenómeno a Human Rights Watch: Al tener miedo de ser pegados si no traemos la cuota, todos robábamos algo y dábamos el dinero al marabú si no podíamos alcanzar la cuota. Estábamos dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguir los 300 CFA (0,65 $)108.Un representante del gobierno de Acción Educativa en Medio Abierto (AEMO), un serviciodel Ministerio de Justicia que trabaja con los niños, ha declarado a Human Rights Watch queel problema de los Talibés que roban, aparentemente para llegar a la cuota cotidiana, tomacada vez más envergadura año tras año109. El resultado, como señala un representantegubernamental del Ministerio de la Familia, es que “con el tiempo, a causa de la vida difícilque han tenido y porque se han visto obligados a robar, resulta difícil integrarlos en la vida                                                                                                                      104 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 18 ans, Dakar, 15 décembre 2009 ; eravec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; et avec un groupe de talibés, Guédiawaye, 12décembre 2009.105 er Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1décembre 2009 ; avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009 ; avec un ex-talibé deDakar âgé de 13 ans, Dakar, 26 janvier 2010 ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans, Dakar, 10décembre 2009. Pendant la semaine après la Tabaski, par exemple, les marabouts étaient absents dans cinq surles onze daaras visités par Human Rights Watch.106 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009 ;avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1er décembre 2009 (violences sexuelles) ; et avecun ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009.107 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; et avec untalibé de neuf ans, Thiès, 9 décembre 2009.108 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Kaolack âgé de 13 ans, Dakar, 15 décembre 2009.109 Entretien de Human Rights Watch avec un représentant du gouvernement, Sénégal, janvier 2010.
    • productiva”110.Las graves vejaciones físicas que muchos marabús infligen a los Talibés que les han sidoconfiados, así como las amenzas de violencia que pesan constamentemente sobre ellos,violan el derecho de los niños a la protección contra toda violencia y brutalidad física ymental. En virtud de la Convención relativa a los derechos del niño, el Estado deberepresentar legal o toda otra persona que se ve confiado el niño. Esto se aplica evidentementeal caso del marabú, que actúa como tutor de facto del niño111. El Comité de los derechos delniño, encargado de interpretar esta Convención, ha afirmado que la prohibición de perpetrarviolencia física y mental se aplica igualmente a los castigos corporales en las escuelas112. Lasbrutalidades físicas que infligen sitúan también a los marabús en la ilegalidad en relación alderecho penal senegalés, que otorga una protección especial a los niños113.Además, sobre todo en los casos en los que los niños están encadenados, atados, y puestos enposturas dolorosas o sometidos a otras formas brutales de castigo, las vejaciones físicaspueden alcanzar el nivel de la tortura, tal y como ha sido definido por la Convención contrala tortura. El Comité contra la tortura ha estipulado lo siguiente:Si las autoridades del Estado o de toda otra persona actuando a título oficial o en nombre dela ley saben o tienen motivos razonables para pensar que se infligen actos de tortura de malostratos por actores no estatales o del sector privado y no ejercen la diligencia requerida paraprevenir estos actos, realizar una investigación o emprender una acción contra los autorespara castigarles conformemente a la Convención, se considera al Estado responsable, y susagentes son considerados como autores, los cómplices o los responsables de alguna manera,en virtud de la Convención, por haber consentido, expresa o tácitamente, la realización deactos prohibidos114.Violación de los derechos a la alimentación, al desarrollo físico y a la saludHuman Rights Watch ha constatado que muchos marabús muestran graves negligencias enla manera con la que responden a las necesidades sanitarias y alimentarias de los Talibés, quetienen a cargo. Los niños viven en lugares superpoblados, sin instalaciones sanitarias dignasde este nombre y donde están insuficientemente protegidos contra los elementos. A las malascondiciones de alojamiento, se añade la falta de ropa y de zapatos, sin embargo necesariospara las largas jornadas pasadas en la calle. El hecho de no llevar zapatos aumenta además lavulnerabilidad de los Talibés frente a las enfermedades. Obligados a mendigar comida,muchos Talibés sufren igualmente una malnutrición extrema. Muchas veces enfermos, no                                                                                                                      110 Entretien de Human Rights Watch avec un représentant du gouvernement, Mbour, 19 décembre 2009.111 Convention relative aux droits de l’enfant, art. 19.112 ONU, Comité des droits de l’enfant, Commentaire Général No. 8, Le droit de l’enfant à être protégé contreles châtiments corporels et les autres formes cruelles ou dégradantes de châtiments (arts. 19 ; 28, para. 2 ; et 37,entre autres), UN Doc. CRC/C/GC/8 (2006).113 Code pénal du Sénégal, art. 298.114 ONU, Comité contre la torture, Observation générale n° 2, Application de l’article 2 par les Etats parties, UNDoc. CAT/C/GC/2 (2008), para. 18.
    • reciben más que en ocasiones contadas medicamentos por parte del marabú, y se venobligados a mendigar aún más tiempo para autofinanciar su tratamiento. Lo más habitual, esque cuando están enfermos – incluso gravemente – sufren en silencio, y continúanmendigando para alcanzar la cuota. Human Rights Watch ha recogido información quecertifica la muerte de dos Talibés por enfermedad. En los dos casos, parece que se trataba depaludismo, tratado de manera inadecuada por el marabú115.Condiciones de vida en el daaraHuman Rights Watch ha visitado más de 40 daaras urbanos que funcionan como internados,a través de todo el Senegal. En la mayoría de casos, las condiciones de vida del daara poníangravemente en causa el derecho de todo niño a la salud y unas condiciones de vida quepermiten su desarrollo físico y mental. La superpoblación importante, la ausencia deinstalaciones sanitarias y de agua corriente, la falta de protección contra el clima a vecesextremo y la instabilidad estructural de las construcciones presentan riesgos importantes parala salud de los Talibés.La mayoría de daaras visitados estaban instalados en construcciones inacabadas,abandonadas o en chabolas improvisadas, con suelos de hormigón o de arena. Todas lasviviendas presentaban una protección insuficiente contra el calor, la lluvia o el frío. A esto seañade la falta de mantas, e incluso de una simple esterilla para echarse, en algunos casos. Losdaaras estaban también igualmente sobrepoblados, y no disponían de verdaderos sanitarios.Los Talibés estaban pues sucios, y eran vulnerables a las picaduras de mosquitos y otrosinsectos.Un daara que Human Rights Watch ha visitado en Saint-Louis estaba situado en medio delvertedero del barrio, rodeado por agua estancado y basura. Aunque lúgubre, el lugar nos fuedescrito como una mejora en relación a lugar en el que vivían anteriormente los Talibés: lacaja de un camión abandonado116. En Mbour, un Talibé fue matado y cuatro otrosgravemente heridos en diciembre de 2009 cuando la vivienda en construcción que les servíade daara se desplomó en plena noche117. Estos dos casos son los más extremos que HumanRights Watch ha conocido, pero el daara medio no es mucho mejor que estos sitios.Muchos niños interrogados por Human Rights Watch se han quejado de haber tenido fríodurante el invierno senegalés – de diciembre a marzo – en el que las temperaturas descienden                                                                                                                      115 Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 19 ans, Guédiawaye, 23 novembre 2009 (uncompagnon talibé tombe malade en 2007 et décède quelques jours plus tard) ; et avec l’oncle d’un talibé mortde maladie à Dakar, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.116 Heureusement, sous la pression d’AEMO (Ministère de la Justice) et de la Maison de la Gare, uneorganisation humanitaire locale, le marabout a fait déménager les enfants du camion abandonné. L’un d’eux aexpliqué qu’ils vivaient dans ce camion depuis cinq ans. Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 14 erans, Saint-Louis, 1 décembre 2009. Ceci a été confirmé par le président de la Maison de la Gare. Entretien deHuman Rights Watch avec Issa Kouyate, Saint-Louis, 3 décembre 2009.117 « Mbour : l’effondrement d’un bâtiment tue un talibé et blesse quatre autres », Agence de PresseSénégalaise, 14 décembre 2009, http://www.seneweb.com/news/article/27444.php (consulté le 27 mars 2010).
    • por la noche hasta los 17ºC118. Muchos de entre ellos no tenían nada para taparse, tal y comodecía Moussa A., de 9 años:Somos 57 y todo el mundo duerme en dos habitaciones. Hace mucho frío ahora, y dormimossobre esterillas, sin mantas. Cuando empieza a hacer frío, nos pegamos unos a otros paradormir y darnos calor, pero es muy duro. Algunas noches, casi no dormimos119.En efecto, el 56% de los Talibés entrevistados ha declarado que no tenía nada para taparse enel daara. Y casi todos los que tenían algo con lo que taparse han explicado que lo hanobtenido de un trabajador humanitario o de una madrina de barrio120, o que lo han fabricadoellos mismo121.Además, un poco más del 30% de los Talibés entrevistados por Human Rights Watch haafirmado dormir en el suelo. Los otros dormían sobre finas esterillas o sacos de arroz quellenan con todo lo que se encuentran. Solo un daara visitado por Human Rights Watchdisponía de camas para los Talibés, ofrecidos por lo demás por una organización humanitariade Mbour.Muchos Talibés se han quejado de sobreplobación extrema de su daara. Los daaras acogenentre seis y más de 200 Talibés, y la mayoría de ellos albergan unos 40 Talibés. En lamayoría de casos que albergan a menos de 40 Talibés, todos – las edades van de 4 a 18 años– duermen en la misma habitación. Cuando el daara se agranda, se van añadiendohabitaciones suplementarias, de las que cada una acoge al menos 30 Talibés. El resultado,como explicaba Alassane L., de 12 años, es que muchos Talibés prefieren dormir fuera: En Mbao [suburbio de Dakar], había unos 30 estudiantes en un daara de una sola                                                                                                                      118 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (raconte qu’iln’y avait pas de porte à la pièce où dormaient les talibés et qu’il faisait donc très froid pendant l’hiver, sans que erles talibés ne disposent de couvertures) ; avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (raconte qu’ildevait dormir dehors sans couverture, comme beaucoup d’autres) ; avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans,Mbour, 14 décembre 2009 (raconte qu’ils dormaient à même le sol de brique, sans natte, quasiment sans avoirde quoi se couvrir, et qu’ils étaient très peu protégés du froid) ; et avec un ex-talibé de Dakar âgé de 11 ans,Dakar, 8 novembre 2009 (raconte que sans couverture ni vêtements adaptés, la saison froide était une périodeexcessivement désagréable).119 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.120 Les programmes de marrainage, qui associent des talibés avec une mère de la communauté, sontparticulièrement intéressants dans le sens où ils marquent un retour à la pratique traditionnelle de la « quête »,par opposition à la « mendicité ». Les marraines préparent un repas à heure fixe, ce qui réduit la malnutrition etpermet de sortir les talibés de la rue, puisqu’ils ne doivent au moins plus mendier leur nourriture. Souvent, ellesles aident à laver leur linge et leur donnent accès à un endroit où ils peuvent se laver. Beaucoup de talibés ontégalement dit que leur marraine les aidait financièrement lorsqu’ils tombaient malades et leur achetaient parfoisdes vêtements. De plus, et ceci est peut-être encore plus important, beaucoup de marraines établissent un lienémotionnel intense avec les talibés, qui sont éloignés de leur famille et souvent victimes de sévices. Unemarraine, qui avait aidé le même talibé pendant cinq ans, a raconté que celui-ci venait tous les soirs chez elleregarder la télévision et manger avec la famille, décrivant sa relation avec lui comme celle qu’elle aurait avecun de ses fils. Une autre marraine, qui dirige l’organisation communautaire de femmes qui a développé leprogramme de marrainage dans la ville, a expliqué que les marraines examinent régulièrement le dos desenfants les plus jeunes, pour vérifier s’ils ont été durement battus et, dans certains cas, avertissent la police.Entrevista de Human Rights Watch avec une marraine, Guédiawaye, 23 novembre 2009 ; et avec une marraine,Mbour, 14 décembre 2009.121 Voir également UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 42 (oùl’on constate que seulement 29 pour cent des enfants mendiants de la région de Dakar avaient de quoi se couvrirpendant la saison froide).
    • habitación. Era una habitación muy pequeña y no había mucho sitio. Estabamos tan apretados, que cuando hacía calor fuera, dentro era insoportable. Era muy duro vivir ahí. Yo iba a dormir fuera122.Human Rights Watch ha visto a varios Talibés durmiendo en las calles de Dakar, Saint-Louisy Thiès. Como ha explicado Idrissa C., de 11 años, así como otros Talibés, dormir fuera esimposible en ciertos períodos del año: “Durante la estación de las lluvias, vamos a dentro conlos otros, porque se está más a seco dentro que fuera, pero entonces no hay sitio y hacemucho calor. Resulta casi imposible dormir”123. No obstante, durante la estación de laslluvias (de julio a septiembre), las condiciones dentro del daara no son mucho mejors quefuera. En efecto, Talibés de decenas de daaras diferentes han explicado que la construcciónpermeaba continuamente el agua, y que hasta en el interior, dormían mojados124.Además del frío, de la lluvia y de suelos duros, los Talibés han explicado que sufrían muchoa causa de la exposición a los mosquitos. Human Rights Watch sólo ha visto mosquiteras enuno de todos los daaras visitados. Según un estudio de 2007 sobre los niños mendigos deDakar, sólo el 6% de ellos duerme bajo una mosquitera125. Limitados a seis horas de sueñopor noche, en razón de sus obligaciones relacionadas con la mendicidad y el estudio, losTalibés deben además perder parte de este precioso reposo a causa de las malas condicionesde alojamiento que los exponen a los elementos.Los marabús entrevistados por Human Rights Watch eran particularmente conscientes delproblema. La mayoría se quejaba de la falta de habitaciones a su disposición como el primero segundo problema más grave al que se veían confrontados126. El segundo problema másmencionado, y que afecta también gravemente a la salud de los Talibés, es la ausencia de unabomba de auga – lo que obliga al daara a comprar el agua y a padecer a menudo escasez deagua127.                                                                                                                      122 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbao (banlieue de Dakar) âgé de 12 ans, Mbour, 21décembre 2009. D’autres talibés ont décrit les mêmes situations de surpeuplement. Par exemple, Entrevista de erHuman Rights Watch avec un talibé de 11 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (raconte que les 30 talibés deson daara partagent la même pièce et que beaucoup dorment donc dehors) ; avec un talibé de 12 ans, Saint- erLouis, 1 décembre 2009 (raconte que son daara, de 40 talibés, n’a que deux très petites pièces et que lamajorité dort donc dehors) ; et avec un ex-talibé de Pikine (banlieue de Dakar) âgé de 11 ans, Dakar, 12novembre 2009 (raconte que son daara, de plus de 30 talibés, ne disposait que d’une seule pièce et qu’il dormaitsouvent dehors, comme beaucoup d’autres).123 er Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 11 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009.124 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009 ; etun talibé de six ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009. Un talibé a même expliqué que son daara, situé àGuédiawaye, dans la banlieue de Dakar, est tellement inondé pendant la saison des pluies que les talibésdorment dehors, sous la pluie. Entretien de Human Rights Watch un talibé de 18 ans, Guédiawaye, 23novembre 2009.125 UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 42.126 Entrevista de Human Rights Watch avec Abdullai Ba, marabout et imam, Saint-Louis, 2 décembre 2009(admet que beaucoup de ses élèves sont obligés de dormir dehors à cause du manque de place et de la chaleurétouffante qui règne dans les pièces) ; avec l’assistant d’un maître coranique, Mbour, 19 décembre 2009 ; etavec Ibrahima Puye, marabout, Guédiawaye, 18 novembre 2009.127 Entrevista de Human Rights Watch avec Amadou Boiro, marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009 ; avecDemba Balde, marabout, Guédiawaye, 21 novembre 2009 ; et avec Alu Diallo, marabout, Thiès, 8 décembre2009 (même si selon lui des familles du quartier aident le daara en apportant occasionnellement de l’eau).
    • Y para colmo, la mayoría de Talibés posee poca ropa y un solo par de zapatos, o ninguno.Human Rights Watch ha realizado unas entrevistas durante los cuatro meses que dura elinvierno senegalés, casi todos los Talibés entrevistados han explicado que no poseían másque una camiseta y un pantalón, insuficientes para resistir al frío nocturno128. Varios Talibéshan afirmado que los tres meses de la estación de las lluvias eran aún más difíciles parasoportar: el calor brutal y la humedad ambiente, combinados con numerosos chaparrones, lesobligan a llevar siempre ropa empapada de sudor y agua, sin tener ropa de recambio129. LosTalibés que han declarado disponer de suficiente ropa ha añadido que nunca la ha recibido deun marabú130. La poco agua disponible en el daara es a duras penas suficiente para cubrir lasnecesidades alimentarias, y raras veces los Talibés pueden lavar su ropa, a menos que recibanla ayuda de una madrina o de un centro comunitario131.Human Rights Watch ha recogido información que demuestra que en 8 daaras – lo querepresenta más del 15% de daaras en los que los Talibés han participado en largas entrevistas– los marabús han robado las ropas nuevas que los niños han comprado o recibido. Elargumento que se da generalmente para justificar este hecho es que los Talibés deben irvestidos con andrajos para aprender a ser humildes, pero este argumento pierde todosignificado cuando sabemos que todos los Talibés a los que se les ha robado sus ropasnuevas, han contado que luego el marabú les ha dado estas ropas a sus propios hijos132.Varios Talibés, como Moustafa F., de 13 años, han declarado que han visto a los hijos delmarabú llevar su ropa: Una vez, después de haber ahorrado un poco, tenía suficiente dinero para comprarme ropas nuevas, porque mis dos camisas estaba viejas y sucias. He comprado la ropa en el mercado y la he llevado al daara, pero el marabú me la ha cogido y se la ha dado a su propio hijo. A menudo llevaba una de mis camisas nuevas y yo debía seguir poniéndome mi viejos andrajos133.Más del 40% de los Talibés entrevistados ha afirmado no poseer ni camisetas, ni zapatos, un                                                                                                                      128 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 11 ans, Dakar, 8 novembre 2009 ;avec un talibé de six ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 ; et avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans,Dakar, 8 novembre 2009.129 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Rufisque âgé de 13 ans, Rufisque, 26 janvier 2010 ;et avec un talibé de neuf ans, Thiès, 24 janvier 2010.130 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; avec un talibé erde 11 ans, 1 décembre 2009 ; et avec un talibé de cinq ans, Thiès, 9 décembre 2009.131 Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 3 décembre 2009 (lave sesvêtements à l’heure du déjeuner chez sa marraine) ; avec une marraine, Mbour, 14 décembre 2009 (a mis surpied un groupe de marraines, dont chacune s’occupe et aide au moins un talibé, notamment en lavant leursvêtements) ; et avec un talibé de neuf ans, Thiès, 9 décembre 2009 (a reçu du savon et de l’eau d’uneorganisation humanitaire).132 Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 10 ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 ; avec un ex- ertalibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; et avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.133 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Touba âgé de 13 ans, Dakar, 25 novembre 2009. Unautre talibé a fait un récit similaire : « Ma maman m’a donné de nouveaux vêtements, un jour où j’étais à lamaison … deux chemises et un pantalon. Le marabout ne m’a jamais laissé les porter au daara. Il me les a priset les a donnés à son fils. Il avait un fils, un peu plus jeune que moi. » Entretien de Human Rights Watch avecun ex-talibé de Mbour âgé de neuf ans, Mbour, 14 décembre 2009.
    • problema que afecta de manera disproporcionada a los Talibés más jóvenes y que es tantomás indignante que normalmente, el precio de unas sandalias de plástica es inferior a 1.000CFA (2,17 $). Adama H., de 8 años, ha contado a Human Rights Watch: “He mendigado sinzapatos cuando hacía mucho calor. Resulta muy difícil. A veces, el suelo está muy caliente.Lo he pasado muy mal”134. Un profesional de la salud que ciuda a los Talibés ha explicado aHuman Rights Watch que por no tener zapatos, los niños deben soportar cortes y otrasdiversas heridas en los pies, que se infectan a menudo135.Las condiciones de vida en el daara, en particular la sobrepoblación, y la falta deinstalaciones sanitarias, de protección contra los elementos y de ropa violan el derecho de losniños a tener un nivel de vida suficiente para permitir su desarrollo física y mental, así comosu derecho a una vivienda adecuada, tal y como son definidos por la Convenión relativa a losderechos del niño y la Carta africana de los derechos y del bienestar del niño136. Cuando unmarabú decide de manera deliberada no satisfacer las necesidades fundamentales de un niño,está cometiendo un delito según el derecho penal senegalés137.Violación de los derechos a la alimentación y al desarrollo físicoObligados a mendigar para comer, a pesar de las cantidades a veces considerables de arrozque traen al daara, la mayoría de Talibés entrevistados por Human Rights Watch ha afirmadosufrir de hambre extrema cada día, comiendo muchas veces y en el mejor caso uno o doscomidas poco consistentes al día, normalmente constituidas de pan y arroz. Un informepublicado en 2007 por UNICEF, la OIT y el Banco Mundial señala que la mayoría de niñosmendigos de Dakar, sobre todo los Talibés, están visiblemente infra-alimentados, a vecesgravemente138.Sobre más de 100 daaras, de los que provenían los Talibés interrogados por Human RightsWatch, uno solo estaba dirigido por un marabú que alimentaba a sus alumnos. Human RightsWatch ha entrevistado a Talibés de una quincena de daaras de Saint-Louis que funcionancomo internados, justo después de la Tabaski, una de las fiestas religiosas y culturales másimportantes del año en Senegal, marcada por una comida con cordero asado. Pero todos hanafirmado que no han recibido ninguna comida del marabú ese día, incluso en los daaras enque el marabú había preparado uno o varios corderos para él, su familia y en ocasiones, paraotros miembros de la comunidad139.                                                                                                                      134 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009.135 Entretien de Human Rights Watch avec Abdullai Diop, directeur de l’équipe sanitaire de SamusocialSénégal, Dakar, 22 février 2010.136 Convention relative aux droits de l’enfant, art. 27 ; Charte africaine des droits et du bien-être de l’enfant,Doc. OUA CAB/LEG/24.9/49 (1990), entrée en vigueur le 29 novembre 1999, art. 20.137 Code pénal du Sénégal, art. 298.138 UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, pp. 42-43 (constate que,dans la région de Dakar, la majorité des enfants mendiants sont sous-alimentés, un peu plus de la moitiéseulement d’entre eux consommant régulièrement des légumes et seulement environ un cinquième consommantrégulièrement des fruits ou de la viande, en quantités toutefois insuffisantes pour couvrir leurs besoins enmatière de développement).139 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (« A laTabaski, on a dû mendier de la viande, pas de l’argent. Le marabout avait deux moutons. Lui et sa famille ontmangé et tous les gens de la communauté sont venus se prosterner devant lui. Ils ont reçu de la viande mais ànous, il n’a rien donné. ») ; avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 (le marabout avait un
    • Privados de comida por sus tutores de facto, muchos Talibés se ven forzados a mendigar enlos mercados o yendo puerta a puerta por los distintos barrios para satisfacer sus necesidadesnutricionales cotidianas. Muchos encuentran familias específicas dispuestas a asistir demanera regular, pero esto nunca es suficiente, salvo en algunos raros casos. Moussa A., de 9años, ha explicado a Human Rights Wathc:El marabú no nos da nada del arroz que le entregamos cada día. Hay una familia fulani en elbarrio que me da arroz al mediodía casi todos los días, a veces con un poco de pescado. Peropor la noche no me dan nada, por lo que tengo que mendigar. A veces me cuesta encontraralgo para cenar. Y tengo mucha hambre cuando me pasa140.Para que nadie se vea totalmente privado de comida, los Talibés de muchos daaras handesarrollado una estrategia de supervivencia que consisten en poner en común alimentos. IssaS., un Talibé de 7 años, ha explicado a Human Rights Watch: “Compartimos con los otros lacomida que hemos mendigado, de modo que si alguien no ha encontrado nada, al menospuede comer un poco”141. A pesar de que estas estrategias de supervivencia, muchos Talibéssufren de hambre casi cada día. Mamadou S., de 8 años, ha contdo: “No es fácil encontrarcomida. Hay día en que no he comido nada”142. Lamine C., de 12 años, se ha acordado que,algunos días, tenía tanta hambre que buscaba de qué comer en la basura143.La minoría de Talibés que recibía tres comidas completas al día ha explicado generalmente aHuman Rights Watch que lo recibían de una madrina144. Incluso cuando los Talibés teníanuna madrina, las exigencias del marabú les impedían a veces recibir sus comidas. Variasmadrinas entrevistadas por Human Rights Watch han explicado que los Talibés a los quealimentaban se saltaban a veces una comida y que contiuaban mendigando para alcanzar sucuota145. Una madrina de Mbour ha explicado que un Talibé al que ayudaba no venía los díasque seguían un castigo particularmente brutal, el marabú le impedía salir por miedo a queella u otras personas vieron sus heridas146.Obligados a mendigar para comer, sufrían a menudo de malnutrición extrema, la granmayoría de Talibés en los centros urbanos eran víctimas de una violación de los derechos ala alimentación y al desarrollo físico, tal y como son definidos por la Convención sobre losderechos del niño y la Carta africana de los derechos y del bienestar del niño – derechos quedeben garantizar tanto el Estado, como los padres y los marabús, que son sus tutores de                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        mouton mais les talibés ont dû mendier de la nourriture) ; avec un talibé de six ans, Saint-Louis, 30 novembre er2009 (idem) ; et avec un talibé de cinq ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (idem).140 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.141 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de sept ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.142 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Thiès âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009.143 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, Dakar, 8 novembre 2009.144 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 3 décembre 2009. Lors de plusieursEntrevista, cependant, des enfants pouvant compter sur une marraine ont mentionné que la fourniture denourriture était parfois incertaine et les quantités parfois insuffisantes. Entrevista de Human Rights Watch avecun ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009 (« J’avais une marraine mais, certains jours,quand j’arrivais, elle me disait que tout avait été mangé ») ; et avec un talibé de sept ans, Thiès, 8 décembre2009 (« J’ai une marraine mais j’ai encore souvent faim. Parfois, elle n’a rien, parfois ce n’est pas assez. »).145 Entrevista de Human Rights Watch avec une marraine, Guédiawaye, 23 novembre 2009 ; avec une marraine, erSaint-Louis, 1 décembre 2009 ; et avec une marraine, Mbour, 14 décembre 2009.146 Entretien de Human Rights Watch avec une marraine, Mbour, 14 décembre 2009.
    • facto147. Además, el código penal senegalés califica de delito el hecho de privar de maneravoluntaria a un niño de alimentos o de cuidados hasta el punto de comprometer su salud, loque sitúa a los marabús en la ilegalidad148.  Violación del derecho a la saludForzados a pasar largas horas en la calle, sufriendo de malnutrición por culpa de unaalimentación inadecuada y obligados a vivir en condiciones deplorables, casi todos losTalibés entrevistados por Human Rights Watch han explicado que se ponen frecuentementeenfermos. Aunque los Talibés les sean confiados por los padres, y que disponen,aparentemente, de los fondos provenientes de la mendicidad forzada, sólo el 30% de losmarabús responsables de daaras de los que los niños han sido entrevistados, ayudan a losTalibés a cuidarse. Un profesional de la salud que trata un gran número de Talibés, ha desritosu situación a Human Rights Watch como “muy precaria a nivel sanitario”149.Más del 90% de los Talibés entrevistados han explicado que han sufrido una o variasenfermedades en el curso del año anterior150, las afecciones más corrientes eran heridasinfectadas, enfermedades de la piel, diarrea, paludismo, infecciones oculares, migraña, fiebrey agotamiento151. Un marabú ha declarado que varios Talibés habían sufrido cólera durantela estación de calor y humedad152. Unos trabajadores humanitarios han explicado que ciertasenfermedades, sobre todo conjuntivitis y ciertas enfermedades de piel como la sarna, querecubre el conjunto del cuerpo de los Talibés, se contagian rápidamente por todo el daara, porculpa de la promiscuidad y la ausencia de instalaciones sanitarias, infectando entonces ungran número de niños al mismo tiempo.Human Rights Watch ha visitado a decenas de daaras en los que más de la mitad de niñosnecesitaban tratamiento, presentando visiblemente los síntomas de una conjuntivitis o unaenfermedad de la piel.Aproximadamente el 70% de los Talibés entrevistados ha declarado a Human Rights Watchque cuando enfermaban, el marabú no les daba dinero para ir a una clínica o comprarmedicinas, fuera cual fuera la gravedad de la enfermdad153. Pape M., de 13 años, ha descritouna situación típica:                                                                                                                      147 Convention relative aux droits de l’enfant, arts. 24 and 27 ; Charte africaine des droits et du bien-être del’enfant, art. 14.148 Code pénal du Sénégal, art. 298.149 Entretien de Human Rights Watch avec Abdullai Diop, Dakar, février 22, 2010.150 De tous ceux ayant affirmé ne pas avoir été malades, tous sauf un vivaient dans un daara depuis moins de sixmois.151 Une étude menée en 2007 a recueilli des informations sur des maladies similaires attrapées par des enfantsmendiants. UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, p. 4 (note que lesmaladies les plus courantes sont la fièvre, l’épuisement, les douleurs abdominales, la diarrhée, les maladies depeau et le paludisme).152 Entretien de Human Rights Watch avec Amadou Boiro, marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009.153 En plus des 30 pour cent (environ) de daaras où une aide médicale est fournie, les talibés d’environ 10 pourcent des daaras ont déclaré que des marraines ou des organisations humanitaires leur apportaient une assistancemédicale.
    • Cuando estaba enfermo, nunca me cuidaba el marabú. Si decíamos que estábamos enfermos, el marabú nos decía que encontráramos nosotros mismos medicinas. Normalmente, sufría, esperando que se me pasase con el sueño. He tenido enfermedades de piel y el paludismo varias veces, pero el problema más frecuente era la diarrea154.Una situación particularmente extrema ha sido relatada a Human Rights Watch por un grupode una decena de Talibés provenientes de un gran daara de Dakar. El marabú del daararecibía de manera regular y generosa medicinas por parte de una organización no-gubernamental, pero en vez de utilizarlos para cuidar a los Talibés, prefería venderlos yquedarse con el dinero. Los Talibés han explicado que cuando uno de ellos se había roto lapierna en un accidente de circulación, el marabú había ordenado a los niños del grupomendigar y pagar ellos mismos, colectivamente, la visita al hospital y el tratamiento155.Human Rights Watch ha entrevistado a tres Talibés que han explicado que fueron pegadospor su marabú por haberse puesto enfermos. Éste quería “probarlos” para saber si no hacíanver que estaban enfermos. Birame N., de 13 años, ha explicado: Cuando me ponía enfermo, al principio, tenía que seguir mendigando. El marabú me miraba y decía: “No, no estás enfermo”. Si me negaba a salir, me pegaba duramente. Decía que quería cerciorarse de que estaba realmente enfermo, o de si estaba simulando156.No sólo los marabús niegan a los Talibés que se ponen enfermos el acceso a ciudadosmédicos, sino que además les infligen a veces vejaciones físias y casi siempre siguenexigiendo a los Talibés enfermos que mendiguen y alcanen su cuota. Saliou M., de 13 años,ha explicado a Human Rights Watch: La norma es que si puedes caminar, puedes mendigar. Así pues, incluso cuando estás enfermo, si puedes caminar, tienes que mendigar157.Cuando se sienten mejor, el marabú obliga a muchos niños a compensar la falta de ingresos,trayendo lo que tendrían que haber ganado si no hubiesen estado enfermos. Moussa A., de 9años, ha explicado a Human Rights Watch:Si no puedo mendigar porque estoy enfermo, debo traer el doble otro día. Como es casiimposible, normalmente mendigo incluso cuando estoy enfermo158.                                                                                                                      154 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 12 novembre 2009. Unex-talibé de huit ans interrogé par Human Rights Watch a fait un récit similaire : « Quand j’étais malade, je nevoyais jamais personne. Le marabout ne m’aidait pas et je n’avais pas d’argent. Je souffrais, c’est tout. Le pire,c’était le palu. » Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Thiès âgé de huit ans, Mbour, 14décembre 2009.155 Entretien de Human Rights Watch avec un groupe de talibés âgés de cinq, sept, neuf, 10 et 11 ans, Dakar, 28janvier 2010.156 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Ziguinchor et Dakar âgé de 13 ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.157 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 26 janvier 2010.158 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009. De trèsnombreux autres talibés interrogés ont décrit des situations similaires. Par exemple, entretien de Human Rights
    • Los marabús que excepcionalmente ayudan a los Talibés a ciudarse – sobre todo llevándolosal hospital en caso de enfermedad grave – no lo hacen en la mayoría de casos, sino despuésde la enfermedad se haya agravado159. Además, varios Talibés han explicado que tenían quedevolver al marabú el coste del tratamiento. Amadou S., de 10 años, ha explicado:Cuando estoy enfermo, el marabú me da dinero para los medicamentos, pero apuntoexactamente lo que me da. Cuando vuelvo a estar bien, tengo que mendigar aún más paratraerla la cantidad apuntada más la cuota160.Obligados a sufrir enfermedades a veces graves y que, en muchos casos, podrían ser evitadaso cuidades con relativa faciliadad, los Talibés son víctimas de una violación de su derecho agozar del mejor estado de salud posible y de su derecho al desarrollo físico, del que deberíangozar según el derecho internacional161. El marabú, como tutor de facto, falta a sucompromiso al no proporcionar a los niños las condiciones de vida necesarias. El Estado faltaa su propio compromiso al no proteger la salud de los niños cuando sus padres y el marabúno han podido o querido garantizar el respeto de estos derechos. En los casos en los que laprivación de ciudades médicos es deliberada, el marabú es además culpable de negligenciacriminal en virtud del derecho penal senegalés162. Senegal forma parte del Pactointernacional relativo a los derechos económicos, sociales y culturales, que afirman apropósito de los niños que “utilizarlos en trabajos cuya naturaleza compremete la moralidado la salud, pone en peligro su vida o perjudica su desarrollo normal debe ser sancionado porla ley”163.Abusos sexualesLa sociedad senegalesa es una sociedad conservadora en la que los abusos sexuales son aúnun tema tabú. Por lo tanto, son raramente denunciados, sobre todo cuando la víctima y elagresor son los dos masculinos164. Este conservadurismo ha complicado el trabajo destinadoa determinar en qué medida los niños alojados en daaras son confrontados a vejacionessexuales. Sin embargo, el trabajo de investigación realizado por Human Rights Watch y otrosgrupos han sugerido que el problema es mucho más extenso que lo que se podría pensar conlos casos que Human Rights Watch ha podido confirmar gracias a sus entrevistas con los                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Watch avec un talibé de six ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 ; et avec un ex-talibé de Guédiawaye âgé de 12ans, région de Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.159 er Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (« Je suissouvent malade, avec des maux de tête et des problèmes d’estomac, mais le marabout ne nous aide que si çadevient vraiment sérieux, pour des blessures graves ou si on est très très malade. Il ne nous aide pas du tout si eron a mal à l’estomac ou à la tête. ») ; avec un talibé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis et Kaolack âgé de 18 ans, Dakar, 10 décembre 2009.160 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 10 ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009.161 Voir Convention relative aux droits de l’enfant, arts. 24 et 27 ; Charte africaine des droits et du bien-être del’enfant, art. 14 ; Pacte international relatif aux droits économiques, sociaux et culturels (PIRDESC), adopté le16 décembre 1966, G.A. Res. 2200A (XXI), 21 U.N. GAOR Supp. (No. 16) at 49, U.N. Doc. A/6316 (1966),993 U.N.T.S. 3, entré en vigueur le 3 janvier 1976, ratifié par le Sénégal le 13 février 1978, art. 12.162 Code pénal du Sénégal, art. 298.163 ICESCR, art. 10.164 L’homosexualité est un délit brutalement réprimé. Voir Code pénal du Sénégal, art. 319 ; Sadibou Marone, «Senegal : 9 Men Jailed for Homosexual Acts », Associated Press, 8 janvier 2009 ; « Senegal jails gays for eightyears », Agence France-Presse, 7 janvier 200 ; « Senegal: Tougher jail terms signal rise of homophobia »,Agence France-Presse, 16 janvier 2009.
    • Talibés165.Human Rights Watch ha recogido información que confirma tres casos de vejacionessexuales en daaras, de los que dos han sido descritos por las víctimas ellas mismas y otro porun testigo de la agresión166. En todos los casos, el agresor era un Talibés adulto, y en dos delos tres casos, los agresores eran los asistentes del marabú. De los dos Talibés víctimas, unoha declarado que fue víctima de tocamientos inapropiados en múltiples ocasiones, y el otroque fue víctima de una violación167. Ndiaga Y., de 13 años, visiblemente afectado por laagresión, ha explicado a Human Rights Watch: Cuando llegué al daara en 2006, un Talibé adulto me llevaba a parte y me tocaba [sexualmente]. Me forzaba a tocarlo también del mismo modo. Todo esto terminó cuando se fue del daara, unos meses después168.Ousmane B., de 13 años, ha descrito a Human Rights Watch lo que ha atestiguado:Varias veces, cuando el marabú se había marchado, he visto a uno de los maestros coránicos[asistentes] hacer cosas a otro niño del daara. Mientras dormíamos, entró en la habitación delos más jóvenes y obligó a uno de los Talibés a salir. Yo estaba en la habitación, no muylejos. Entonces intentó quitarle la ropa al Talibé – que se resistió, y algunos de nosotroshemos hecho ruido, para que pueda escaparse. El maestro ha vuelto al día siguiente y se hallevado al joven Talibés aún más lejos, de modo que esta vez no ha podido escaparse. Eramuy pequeño. Me ha dicho lo que le hizo el mayor [lo ha violado]. Y no sólo una vez169.En estos tres casos, el marabú vivía o bien en una casa separada del daara o no estaba en eldaara en el momento de los hechos170. Ningún niño ha contado al marabú lo que le habíaocurrido, por miedo a que el autor de las vejaciones se entere y se vengue. Este miedo pruebala necesidad, para las autoridades del Estado, de crear un ambiente protector, que dé a lasvíctimas suficiente confianza para que denuncie tales abusos.Además de abusos sexuales en los daaras, las agencias humanitarias estiman que existía un                                                                                                                      165 Entrevista de Human Rights Watch avec Mohamed Cherif Diop, directeur du programme talibé chez Tostan,Dakar, 6 novembre 2009 ; avec Isabelle de Guillebon, directrice de Samusocial Sénégal, Dakar, 10 novembre2009 ; et avec Moussa Sow, président d’Avenir de l’Enfant, Dakar, 17 décembre 2009.166 Les questions sur les abus sexuels ne pouvaient être posées que lors d’Entrevista individuels, réalisés dansdes centres privés et sécurisés. De plus, pour éviter de faire revivre un traumatisme à un jeune enfant et dissipertoute crainte liée à la tendance qu’ont les jeunes enfants de percevoir certains signaux, lors des Entrevista, et d’yréagir en donnant certaines réponses, parfois fausses, Human Rights Watch n’a posé aucune question surd’éventuelles violences sexuelles à des enfants de moins de 10 ans. Conséquence de ce double critère, de tellesquestions n’ont été posées qu’à 39 enfants.167 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 26 janvier 2010(attouchements inappropriés répétés) ; et un ex-talibé de Kaolack et Mbour âgé de 11 ans, Dakar, 25 novembre2009 (victime d’un viol).168 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 26 janvier 2010.169 er Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre2009.170 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Kaolack et Mbour âgé de 10 ans, Dakar, 25novembre 2009 (le marabout avait confié la gestion du daara au talibé le plus âgé, pendant qu’il était dans sonvillage) ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 26 janvier 2010 (le marabout vivait dans une maison erséparée) ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (le marabout avaitconfié la gestion du daara au talibé le plus âgé, pendant qu’il était dans son village).
    • riesgo de abusos sexuales de niños que han huido de un marabú que los maltrataba. EnMbour, Human Rights Watch ha podido examinar unos dosieres médicos que certificanvarias violaciones cometidos por hombres sobre tres ex-Talibés de 7, 8 y 11 años, que habíanhuido separadamente de sus daaras en 2008 y dormían en la playa. Según un trabajadorsocial encargado del caso, los niños habían sido abordados varias veces y separadamente, porhombres armados con cuchillos en medio de la noche171.Unos trabajadores sociales de centros para niños vulnerables en Dakar, Rufisque y Saint-Louis han recogido también elementos que certifican decenas de casos de abusos sexualesperpetrados contra Talibés en 2009, en los daaras pero también en la calle, después de quelos niños se hayan fugado del daara172. Según varios trabajadores sociales, si hay agresiónsexual en un daara, el autor es en la mayoría de los casos un Talibé adulto173. Según uno delos trabajadores sociales, la mayoría de abusos sexuales cometidos en la calle, lo son porjóvenes senegaleses que, según los niños víctimas, parecen actuar bajo la influencia delalcohol o de la droga174.La Convención relativa a los derechos del niño obliga a los Estados miembros a tomar todaslas mediades necesarias para proteger al niño contra la violencia sexual175. El gobierno nosólo debe mejorar la protección de los Talibés en los daaras, sino también influir sobre elclima actual de Senegal, en el que abordar temas como este es totalmente tabú, para que losTalibés víctimas de abusos sexuales tengan las garantías suficientes para hablar de los abusossiendo informados de la existencia de instituciones estatales o no-estatales susceptibles deprotegerlos y de darles una asistencia piscológica. Aunque la mayoría de organizacionessenegalesas con sede en Dakar y Saint-Louis hayan empezado a recoger elementos precisosque prueban estos abusos y a discutir del problema, en otras regiones, estos temas son aúntotalmente tabús. En las entrevistas con Human Rights Watch, cuando el tema de los abusossexuales es tocado, muchos altos responsables de organizaciones humanitarias locales,conocidos por su trabajo cualificado, han reaccionado con sorpresa, reconociendo no haberpreguntado jamás a los Talibés sobre esta cuestión176.  Denegación del contacto con la familia                                                                                                                      171 Entretien de Human Rights Watch avec un travailleur social d’une organisation humanitaire locale, Mbour,14 décembre 2009.172 Entrevista de Human Rights Watch avec un travailleur social de Samusocial Sénégal, Dakar, 10 février 2010; avec un travailleur social dans un refuge pour enfants vulnérables, Dakar, 5 novembre 2009 ; avec untravailleur social d’Avenir de l’Enfant, Rufisque, 26 janvier 2010 ; et avec Issa Kouyate, président de la Maisonde la Gare, Saint-Louis, 3 décembre 2009.173 Entrevista de Human Rights Watch avec un travailleur social de Samusocial Sénégal, 10 février 2010 ; avecun travailleur social dans un refuge pour enfants vulnérables, 12 novembre 2009 ; et avec un travailleur sociald’Avenir de l’Enfant, 26 janvier 2010.174 Entretien de Human Rights Watch avec un travailleur social de Samusocial Sénégal, 10 février 2010.175 Convention relative aux droits de l’enfant, arts. 19 and 34.176 Entrevista de Human Rights Watch avec trois directeurs d’organisations humanitaires locales, Sénégal etGuinée-Bissau, janvier 2010 (l’un d’eux, après un long moment de silence, a réagi en disant, « Mais alors çaimpliquerait de l’homosexualité ? »).
    • De manera general, los marabús hacen pocos esfuerzos para facilitar los contactos periódicosentre los Talibés de los que son responsables y sus padres. Aunque distancias importantesseparen el daara de los pueblos de los Talibés, la proliferación de los teléfonos móviles y elacceso a una red telefónica hasta en los pueblos más aislados de Senegal y de Guinea-Bissau,deberían facilitar al extremo los contactos con la familia177. Sin embargo, Human RightsWatch ha constatado que la mayoría de Talibés nunca tuvo contacto con sus familiares. Enmuchos casos, esta ausencia de contacto era consecuencia de una política deliberada delmarabú en este sentido.Menos de 10% de los Talibés entrevistados por Human Rights Watch habían visto a suspadres desde su salida del domicilio familial, varios meses, o hasta más de 10 años antes paraalgunos. Pero incluso para esta minoría, el contacto había consistido en una visita a unfamiliar en varios años, o en el retorno al pueblo para la celebración de la Tabaski178.Aproximadamente el 20% de los Talibés entrevistados había hablado con su familia porteléfono desde su partida del domicilio familial, normalmente unas pocas veces179. Lamayoría de Talibés entrevistados por Human Rights Watch pensaba que el marabú conocía elnúmero de teléfono de sus padres – tanto más que muchos marabús son vecinos o conocidosque provienen del pueblo de origen de los Talibes – pero escogían no facilitar los contactos.Además, en el 15% de los daaras aproximadamente, la ausencia de comunicación forma partede una política deliberada del marabú, según los Talibés entrevistadospor Human RightsWatch, aplicada a pesar de que el niño conoce el número de teléfono móvil de sus padres yque propone pagar él mismo el precio de la comunicación, mendigando el dinero necesariopara hacerlo. Oumar M., de 11 años, ha explicado a Human Rights Watch:Mi mayor problemaes que el marabú rechaza dejarnos llamar a nuestros padres. Quierohablarles y conozco el número de mi madre, pero no tengo teléfono. Sólo el marabú tieneuno. De verdad que quiero hablar con mi familia, pero él dice que cuando hablamos connuestros padres, tenemos ganas de volver a casa, y entonces nos los prohíbe180.Aunque los marabús entrevistados por Human Rights Watch afirman invariablemente queaislar a un niño de su familia permite ayudarle a dominar mejor el Corán, las entrevistasrealizadas con numerosos padres permite entrever motivaciones malvadas, a saber lavoluntad del marabú de controlar la información, para que la familia no esté informada del                                                                                                                      177 Version préliminaire d’une étude sur la région de Kolda, réalisée par un important institut de recherche, vuepar Human Rights Watch (publication à venir) (constate que 57 pour cent des ménages de la région de Kolda,l’une des plus pauvres et des plus isolées du Sénégal, possédaient au moins un téléphone portable).178 Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 10 ans, Guédiawaye, 23 novembre 2009 (voit sesparents à chaque fête de Tabaski) ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, Mbour, 21 décembre 2009 (a vuune fois ses parents à l’occasion de Tabaski) ; et avec un ex-talibé de Pikine âgé de 13 ans, Pikine, 26 janvier2010 (a reçu une fois la visite de ses parents en trois ans).179 Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, Dakar, 8 novembre 2009 (uneconversation téléphonique en deux ans) ; avec un talibé de neuf ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 (a parlé àses parents deux fois en quatre ans) ; et avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 3 décembre 2009 (parle à sesparents plus régulièrement parce qu’un frère plus âgé, qui vit dans le même daara, possède un téléphoneportable). Voir également UNICEF, OIT et Banque mondiale, Enfants mendiants dans la région de Dakar, pp.40-41 (constate que ce sont le plus souvent les enfants âgés de deux à huit ans qui n’ont pas de contact avecleurs familles et que ce contact se fait le plus souvent uniquement par téléphone).180 Entretien de Human Rights Watch avec un talibé de 11 ans, Guédiawaye, 23 novembre 2009.
    • sufrimiento y de las vejaciones de los que son víctimas los Talibés en los daaras. Ansou B.,originario de un pueblo del norte de Senegal, padre de dos hijos que estudian en un daara deSaint-Louis, ha explicado que sólo recibe noticias de sus hijos cuando el marabú vuelve alpueblo: “El marabú vuelve muchas veces al pueblo y nos da noticias suyas. Me dice que losniños estudian, que comen bien y que tienen salud. Así sé que van bien”181. Cree en laveracidad de la información, pero varias familias entrevistadas por Human Rights Watch hanconstatado que muchos padres han visto su confianza traicionada cuando sus hijos eranllevados al pueblo por trabajadores humanitarios y que la verdad sobre las condicionesdevida deplorables que reinaban en el daara les eran reveladas182. Un padre ha contado que apesar de varias conversaciones telefónicas sobre el bienestar de su hijo, el marabú no le habíainformado de un grave accidente de circulación del que éste había sido víctima mientrasmendigaba. Cuando el padre se enteró de que su hijo estaba herido, información que le llegóa través de un miembro de su familia que vivía en Dakar, el marabú le mintió diciéndole queocurrió mientras su hijo se “divertía”183.Negar a un Talibé que hable con su familia, así comunicarle de manera deliberada a éstafalsas informaciones sobre su estado de salud, constituye una violación evidente del deberque incumbe al individuo, en virtud del artículo 29 de la Carta africana de los derechoshumanos y de los pueblos, de “preservar el desarrollo armonioso de la familia y obrar a favorde la cohesión de esta familia”184. Como señalaba el Profesor Ndiaye del Instituto Islámicode Dakar, fuera cual fuera la utilidad de la práctica tradicional de la separación y aislamiento,cuando se acentuaba ante todo el dominio del Corán, “el ambiente actual ya no justifica estapráctica”185.Denegación del derecho al juegoDe media, los Talibés entrevistados por Human Rights Watch dedican un total de 13 horas aldía mendigando para alcanzar la cutoa, encontrar de qué alimentarse y estudiar el Corán. Lasjornadas empiezan con la oración del alban y se terminan tarde por la noche. Es puesrealmente difícil que puedan dedicar tiempo a actividades educativas que les permitiríanadquirir competencias básicas, a actividades normales de la infancia, o también al ocio,incluido el fútbol, que además es omnipresente en Senegal. En ciertos casos, el marabúcastiga a los Talibés si juegan, considerando que esto les impide mendigar.Sobre 73 Talibés con los que se han llevado a cabo entrevistas profundizadas, sólo tres han                                                                                                                      181 Entretien de Human Rights Watch avec le père d’un ex-talibé, région de Fouta Toro, 2 décembre 2009.182 Entrevista de Human Rights Watch avec le père d’un ex-talibé, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 (n’apas été informé par le marabout, la première fois que son fil s’est enfui) ; et avec le père d’un ex-talibé, Gabú,Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 (malgré plusieurs contacts par téléphone, le marabout a attendu un mois avantde l’informer de la fugue de son fils).183 Entretien de Human Rights Watch avec le père d’un ex-talibé, région de Kolda, 7 janvier 2010.184 Charte africaine des droits de l’homme et des peuples [Charte de Banjul], adoptée le 27 juin 1981, Doc.OUA CAB/LEG/67/3 rev. 5, 21 I.L.M. 58 (1982), entrée en vigueur le 21 octobre 1986, ratifiée par le Sénégalen août 1982, art. 29.185 Mamadou Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, 1982, p. 258.
    • indicado que su marabú les dejaba tiempo para el ocio o distraerse186. Además, tres marabúshan afirmado a Human Rights Watch que preveían en el horario de los Talibés unosmomentos para descansar, juzgados útiles para el estudio de los niños, su integración de losniños en la comunidad y su calidad de vida187.Para la mayoría de Talibés, el tiempo de juego debe ser tomado sobre el tiempo pasadonormalmente mendigando. Por consiguiente, los Talibés no juegan hasta después de haberalcanzado la cuota diaria. Fallou P., de 11 años, ha explicado: Los niños de midaara han utilizado el dinero que tenían de más y han comprado un balón de fútbol, para poder jugar después de mendigar. El marabú nos ha autorizado a jugar – con la condición de que alcanzásemos la cuota y que estudiáramos bien188.Algunos marabús han ido aún más lejos prohibiendo pura y simplemente toda forma dejuegos o de ocio. Abdoulaye S., de 11 años, ha contado a Human Rights Watch: “El marabúhasta nos prohibía jugar a fútbol o a otra cosa. Decía: “Si tenéis tiempo para jugar, tenéistiempo para mendigar. ¡Ir a mendigar!”189. Pape M., de 13 años, ha hecho un relato similar:“Si empezábamos a jugar, el marabú sacaba el cable eléctrio y decía: “Si continuáis, ospego”.” 190.Aunque la violación del derecho al juego puede parecer insignificante en relación avejaciones graves de las que son víctimas los Talibés, muchos de ellos han afirmado que,para ellos, era una de las peores transgresiones que debían soportar en el daara. Lamine C.,de 12 años, ha declarado a Human Rights Watch: Si el marabú nos veía jugar, nos pegaba. Al principio de la noche, casi todos los días, todos los otros niños del barrio jugaban a fútbol en la calle, pero nosotros nunca podíamos jugar, salvo si estábamos lejos del daara y que el marabú no nos podía ver191.Verse prohibir el juego, elemento esencial en el desarrollo sano de todo niño y derechogarantizado por la Convención sobre los derechos del niño192, es el último símbolo de lacondición del Talibé, que no tiene ni la posibilidad ni el derecho de ser un niño.                                                                                                                      186 Entrevista de Human Rights Watch avec un talibé de 14 ans, Saint-Louis, 3 décembre 2009 (de 17 à 19hchaque jour) ; avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009 (une heure avant le dîner) ;et avec un talibé de 18 ans, Guédiawaye, 23 novembre 2009 (de 18 à 19h).187 Entrevista de Human Rights Watch avec Ibrahima Puye, marabout, Guédiawaye, novembre 18, 2009 (aintroduit le football et la lutte dans le daara, avec l’aide de l’organisation humanitaire ENDA Tiers Monde) ;avec Mohamed Nass, marabout et imam, Guédiawaye, 21 novembre 2009 (accueille dans son daara moderne untournoi de football à l’occasion de la Journée de l’Enfant Africain, organisé avec l’aide de l’organisationhumanitaire Intermonde) ; et avec Malick Sy, marabout, Mbour, 18 décembre 2009 (organise chaque jour à 17hdes activités de loisirs, dans son daara, en collaboration avec l’organisation humanitaire Keur Talibé).188 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de 11 ans, Dakar, novembre 8, 2009.189 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 11 ans, Dakar, 8 novembre 2009.190 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 12 novembre 2009.Plusieurs autres talibés ont fait des récits similaires. Par exemple, entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de sept ans, Dakar, 12 novembre 2009 (battu s’il jouait avec toute personne extérieure audaara) ; avec un ex-talibé de Touba âgé de 13 ans, Dakar, 25 novembre 2009 (battu parce qu’il jouait) ; et avecun ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, Dakar, 8 novembre 2009 (battu parce qu’il jouait).191 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, Dakar, 8 novembre 2009.192 192 Convention relative aux droits de l’enfant, art. 31.
    • Fugitivo en la calleSin ser alimentados por el marabú, ni cuidados cuando enferman, forzados a trabajar largashoras para tan solo dar el dinero y el arroz a alguien que no les hará provechar de ello – ypegados si no traen la cantidad establecido – centenares, y probablemente miles de Talibéshuyen de los daaras cada año.Los que intentan escapar y son pillados por el marabú, son castigados inmediata yduramente. Aquellos que consiguen recobrar su libertad acaban viviendo en la calle – a pesarde que en su mayoría no tienen ni siquiera 13 años –, donde les espera un ambiente marcadopor la droga, la violencia y la criminalidad.Human Rights Watch ha entrevistado a 29 Talibés que se han escapado de su daara, lo quesólo representa una pequeña fracción de los niños que intentan escapar cada año. Todos losex-Talibés entrevistados por Human Rights Watch han mencionado que antes de escaparse,otros ya lo habían hecho193. Unos Talibés que vivían en un daara de Dakar con más de 70niños han contado a Human Rights Watch que todos los que tenían más de 12 o 13 años, yase habían fugado194. Adama H., de 8 años, ha contado algo semejante:A veces los Talibés se escapaban en grupo, y otras veces solos. Hemos pasado de 50 niños amenos de 5. Yo me he quedado porque mis padres me devolvieron al daara la primera vezque me escapé. Luego me volví a escapar, est avez detrás de un camión de la basura, para ir aDakar. Pero no podía volver a mi casa195.Es casi imposible disponer de número precisos en cuanto al número de Talibés que se fugancada año de sus daaras. Sin embargo, en base a las estadísticas de frecuencia registradas porlos centros de acogida y las cifras proporcionadas por las organizaciones humanitariasactivas en la calle, Human Rights Watch estima que este número es superior a 1.000.Encontramos en Senegal decenas de centros de acogida que albergan a niños vulnerablesdurante cortos períodos y cuyo personal intenta, muchas veces con la ayuda del Ministerio deJusticia y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), devolver el niño a suentorno familiar. A excepción del Centro Ginddi, un centro de acogido de Dakar gestionadopor el Ministerio de la Familia, todos estos centros están dirigidos por organizaciones no-gubernamentales registradas en los servicios del Estado, que las somete a inspección. ElCentro Ginddi puede acoger al mismo tiempo unos 60 niños, mientras que la mayoría decentros no-estatales pueden albergar entre 20 y 30 niños. Un investigador de Human RightsWatch ha visitado unos centros de acogido que algergan niños vulnerables en Dakar,                                                                                                                      193 Par exemple, Entrevista de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Dakar, 12novembre 2009 (raconte que son daara est passé de 15 talibés à trois, avant qu’il ne s’enfuie) ; avec un ex-talibéde Dakar âgé de 15 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 (raconte qu’au moins 15 talibés se sont enfuisavant lui) ; et avec un ex-talibé de Dakar et Ziguinchor âgé de 13 ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010(raconte que quatre talibés s’étaient enfuis avant lui, en plus du groupe de quatre dont lui-même faisait partie).194 Entretien de Human Rights Watch avec un groupe de talibés âgés de cinq, sept, neuf, 10 et 11 ans, Dakar, 28janvier 2010.195 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009.
    • Rufisque, Saint-Louis y Thiès. Todos estaban llenos o casi. Muchas veces, casi el 50% de losniños presentes eran Talibés fugitivos. De media, los niños pasan entre algunas semanas yalgunos meses en estos centros, lo que permite evaluar el flujo acumulado de Talibésfugitivos por año a varios centenares.Además de estos centros de acogido situados en Senegal, a los que corresponden las cifrascitadas anteriormente, algunas asociaciones de Senegal y de Guinea-Bissau ayudan a muchosTalibés a volver a su casa en Guinea-Bissau. Dos organizaciones humanitarias Bissau-guineanas que dirigen unos centros de acogida para ex-Talibés – SOS Enfants Talibés (SOSCrianças Talibés) y la Asociación de amigos de los niños (Associação dos Amigos daCriança, AMIC) – han ayudado a más de 430 ex-Talibés a volver desde Senegal a Guinea-Bissau en 2007-2008196. Aunque los datos pueden superponerse en las estadísticas, la OIMindica que ha ayudado a 307 víctimas de un tráfico relacionado con la “mendicidad forzada”entre 2007 y 2009197. Estas cifras sólo conciernen a los Talibés que han conseguido escaparsey encontrar un centro de acogida capaz de alojarlos. Muchos Talibés vuelven a su casa porsus propios medios198 y centenares de otros viven en la calle, sobre todo en Dakar.Parece que cada vez más Talibés optan por la fuga. Moussa Sow, que dirige una organizaciónque trabaja conlos niños vulnerables en Rufisque, ha declarado a Human Rights Watch que laproporción de niños Talibés acogidos por su organización ha pasado de un 30% a un 50%actualmente199. Isabelle de Guillebon, directora de Samusocial Sénégal, una organización queproporciona ayuda médica a niños de la calle, afirma ella también que, desde algunos años,su organización ha notado un fuerte aumento del número de Talibés en fuga que viven en lacalle. Un trabajador social de la misma organización ha estimado su número a varioscentenares en la sola ciudad de Dakar200.Los trabajadores sociales distinguen entre tres grandes categorías de Talibés fugitivos:aquellos que son encontrados por el marabú o un Talibé adulto que los envían de nuevo aldaara; aquellos que encuentran un sitio en un centro de acogida; y aquellos que acabanviviendo en la calle. El miedo de sufrir castigos corporales incita a muchos Talibés a fugarse,pero también es probable que esto impida a muchos hacerlo. La brutalidad del castigoinfligido a un Talibé que no ha alcanzado la cuota diaria no es nada comparado con el queespera al que ha intentado escapar. Assane B., de 15 años, ha explicado a Human RightsWatch: Cuando un marabú encuentra a unos fugitivos, los pone en una habitación, les quita                                                                                                                      196 Entretiens de Human Rights Watch avec Malam Baio, directeur de SOS Enfants Talibés, Bafatá, Guinée-Bissau, 10 janvier 2010 (mentionne également que sur ce chiffre de 334, 212 venaient de daaras situées àDakar, 103 de daaras en Casamance (notamment à Ziguinchor) et 19 de daaras d’autres régions du pays ; avecMadame Joanita, présidente d’AMIC-Gabú, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 (les dossiers disponiblesétaient incomplets mais montrent que 62 ex-talibés ont retrouvé leurs familles entre janvier et juin 2007) ; etavec Laudolino Carlos Medina, secrétaire exécutif d’AMIC, Bissau, Guinée-Bissau, 14 janvier 2010.197 Organisation internationale pour les migrations (OIM), « Statistics on Assisted Trafficking Victims since2006 », document non-publié disponible auprès de Human Rights Watch.198 En 2007-2008, SOS Crianças Talibés a rencontré 32 ex-talibés qui étaient rentrés en Guinée-Bissau sansassistance. Entretien de Human Rights Watch avec Malam Baio, 10 janvier 2010.199 Entretien de Human Rights Watch avec Moussa Sow, président d’Avenir de l’Enfant, 17 décembre 2009.200 Entretiens de Human Rights Watch avec Isabelle de Guillebon, directrice de Samusocial Sénégal, 10novembre 2009 ; et avec un travailleur social de Samusocial Sénégal, March 1, 2010.
    • la ropa y obliga a cuatro Talibés aguantarle las manos y los pies mientras le pega. Le golpea fuertemente, continuando hasta que se ven las marcas de las heridas en su cuerpo. No se para hasta que le arranca la piel – a veces en varios sitios201.Por lo demás, se ha recogido información que comprueba las graves vejaciones infligidas alos Talibés llevados de vuelta al daara por sus padres, después de que éstos hayan vuelto acasa. Un ex-Talibé ha contado: Cuando los padres devolvían a sus hijos que se habían fugado, el marabú tenía una conversación con la familia. Hablaba de buenas condiciones, de estudios. Después, cuando se había ido la familia, los otros maestros coránicos llevaban al niño a una habitación y lo pegaban duramente. Luego, durante algunas semanas, un Talibé adulto acompaña al niño por todas partes, para estar seguro de que no intentaría escapar de nuevo202.Muchos Talibés planifican su evasión, sabiendo exactamente dónde están los centros deacogida, lo que les permite limitar el riesgo de ser pillados y devueltos al daara. Aliou E., de11 años, ha indicado también que fue directamente a un centro de acogida en Dakar, durantesu fuga en la estación de las lluvias en 2008203. Djiby H., de 12 años, se ha escapado de sudaara con otros dos Talibés en diciembre de 2007. En su entrevista con Human RightsWatch, ha explicado: “Uno de mis compañeros conocía el Centro Ginddi, y hemos ido allídirectamente”204.Otros Talibés escogen vivir en la calle mejor que en el daara – esperando encontrar un mediode volver a su casa, o de manera semi-permanente. Un ex-Talibé, cansado de recibir golpesen el daara y enviado de vuelta al daara por sus padres después de haber huido, fue deKaolack a Fatick (unos 50 km), antes de encontrar un vehículo que le llevara a Dakar, dondeha empezado a vivir en la calle205.Human Rights Watch ha interrogado a unos Talibés que habían vivido en la calle durante                                                                                                                      201 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 14 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12janvier 2010. Plusieurs autres talibés ont également déclaré que c’était lorsque quelqu’un avait essayé de fuirqu’il était le plus sauvagement battu. Par exemple, entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé deKaolack âgé de 13 ans, Dakar, 15 décembre 2009 (« Les punitions les plus dures, c’était si on essayait de fuir etqu’on était capturé. ») ; et avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Mbour, 14 décembre 2009 (« Lesmarabouts nous battaient durement tout le temps…. [Mais] le pire ça a été après que je me sois enfui et qu’onm’ait retrouvé. »).202 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans, Dakar, 10 décembre 2009.203 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 11 ans, région de Gabú, Guinée-Bissau,13 janvier 2010.204 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 12 ans, région de Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010. Un autre talibé a expliqué que son groupe avait rencontré un homme sénégalais unmatin, alors qu’ils mendiaient, qui leur a dit qu’il les amènerait à un centre dans l’après-midi s’ils voulaient fuirle daara—une offre qu’ils ont acceptée. Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.205 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Kaolack âgé de 13 ans, Dakar, 15 décembre 2009.Plusieurs autres ex-talibés ont décrit des tentatives de fuite similaires. Par exemple, entretiens de Human Rights erWatch avec un ex-talibé de Lobodou âgé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (a marché plus de 10kilomètres avant de trouver une voiture qui l’a emmené à Saint-Louis) ; et avec un ex-talibé de Mbour âgé de10 ans, Dakar, 25 novembre 2009 (a commencé à marcher de Mbour à Dakar avant de se cacher dans la benned’un camion poubelle qui se rendait à Dakar).
    • períodos que iban de 2 días a más de 5 años. Un ex-Talibés ha explicado a Human RightsWatch la lógica de su decisión: De verdad, yo prefiero la calle. Los Talibés adultos y el marabú nos empujan a salir del daara. De todas maneras, dormía fuera casi todas las noches cuando vivía en el daara, lo que no era muy diferente de vivir en la calle. En la calle, nadie me obligaba a traer una cuota fija. Yo decidía cuánto debía mendigar y además podía guardar el dinero. Nadie me pegaba por no tener suficiente dinero. La vida en la calle no es fácil, pero es mejor que en el daara206.Tres ex-Talibés han vivido en la calle durante meses y uno de ellos, durante años, hanexplicado que vivían en bandas, compuestas de nueve a 40 jóvenes, o más – añadiendo queencontramos decenas de bandas de este tipo en toda la región de Dakar207. Generalmente, losniños mendigan para sobrevivir, haciendo ver que son Talibés para aumentar la posibilidadde recibir dinero. Muchos han admitido, sin embargo, que sus condiciones de vida miserablesque les llevaban a robar en el mercado y en casas. El líder de una de estas bandas de niños yjóvenes, de 27 años de edad, ha descrito así las dificultades de la vida en la calle: Hay muchas dificultades para nosotros en la calle – encontrar comida, tener un sitio donde dormir, el acoso de la policía – pero el mayor problema es la droga, sobre todo el alcohol y al pegamento. Cuando viene uno nuevo, es iniciado al alcohol, al tabaco y al pegamento. Después de esto, es muy difícil parar, y la calle se convierte en tu domicilio fijo208.En Senegal, el pegamento (“guinze” en wolof) es un diluyente industrial con el que muchosniños de la calle imbiben su ropa e inhalan209. Human Rights Watch ha visitado un sitio, enel centro de Dakar, donde vive un grupo de unos 15 niños de la calle. Todos los jóvenessalvo uno estaban bajo la influencia del pegamento. Los que toman esta droga se vuelvenviolentos y se pegan con otros, utilizando botellas rotas, lo que provoca muchas vecesheridas graves210.Una de las consecuencias más evidentes del daara urbano contemporáneo es el fenómeno en                                                                                                                      206 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans, Dakar, 10 décembre 2009.207 Entretiens de Human Rights Watch avec un ex-talibé âgé de 13 ans qui avait vécu huit mois dans la rue,Dakar, 15 décembre 2009 ; un ex-talibé âgé de 18 ans qui avait vécu six mois dans la rue, Dakar, 15 décembre2009 ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans qui avait vécu par intermittence dans la rue à Dakarpendant six ans, 10 décembre 2009. Des chiffres similaires ont été avancés par le leader d’un groupe de jeunesde la rue qui compte parmi ses membres un grand nombre d’ex-talibés, ainsi que par un travailleur social d’uneorganisation humanitaire qui aide les enfants de la rue. Entretiens de Human Rights Watch avec le leader d’ungroupe de jeunes de la rue âgé de 27 ans, Dakar, 16 décembre 2009 ; et avec un travailleur social de Samusocial erSénégal, Dakar, 1 mars 2010.208 Entretien de Human Rights Watch avec le leader, âgé de 27 ans, d’un groupe de jeunes de la rue qui compteparmi ses membres beaucoup d’ex-talibés, Dakar, 16 décembre 2009.209 Une dose quotidienne de guinze coûte environ 200 ou 300 CFA (0,43 ou 0,65 $). Voir « Sexually activestreet children increasingly vulnerable to HIV », IRINnews, 31 octobre 2006, erhttp://www.irinnews.org/Report.aspx?ReportId=62639 (consulté le 1 février 2010).210 Entretiens de Human Rights Watch avec le leader, âgé de 27 ans, d’un groupe de jeunes de la rue composéprincipalement d’ex-talibés, Dakar, 16 décembre 2009 ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans qui a vécuhuit mois dans la rue, Dakar, 15 décembre 2009 ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans qui a vécupar intermittence dans la rue pendant six ans, Dakar, 10 décembre 2009.
    • pleno desarrollo de los niños de la calle211. Los Talibésque huyen y acaban en la calle se venconfrontados a una vida marcada por la droga, los robos, los comportamientos predadores yla violencia. Sin un esfuerzo conjugado que implique al Estado, los dirigentes religiosos, lasfamilias y las organizaciones no-gubernamentales, el número de niños en la calle seguiráaumentando.   La historia de Laye B., ex-Talibé de 18 años212  Nací en el pueblo de Dara Diolof [al nor-oeste de Senegal]. Cuando tenía cinco años, mifamilia me ha enviado en el daara de un poderoso marabú en Saint-Louis. Dormíamos casitodos al aire libre, porque no había espacio para nosotros en el daara. Había al menos 60Talibés.Cada día, el marabú nos dividía en grupos de dos. Debíamos traer 350 CFA (0,76 $), arroz ysobre todo mijo – los tres eran obligatorios. Luego, si uno de los dos Talibés traía la cantidadexigida, pero el otro no, el marabú forzaba al que tenía más dinero a pegar al otro con uncable eléctrico al que iba atada una fina tira de hiero. Si el Talibé rechazaba hacerlo, entoncesel marabú pegaba él mismo a los dos Talibés.Estaba cansado de todo esto, cuand mi hermano mayor vino a buscarme. Cuando llegó, elmarabú le dijo que casi había acabado de estudiar el Corán, entonces mi hermano se fue. Enrealidad, no había llegado siquiera a la mitad del Corán. Entonces decidí fugarme. Las tresprimeras veces, me pilló un Talibé adulto, que me devolvió al daara. Con el marabú presente,el Talibé adulto me encerraba en una habitación durante todo el día y me pegaba. Y si se iba,luego volvía para pegarme. Al final, vino un camión que iba al pueblo de mi tía, y me escapé.Mis padres han dicho que iban a enviarme al daara. Entonces me escapé otra vez. Me fui aKaolack. De ahí, me fui a Mbour, donde estuve mendigando para poder pagar el viaje hastaDakar. En Dakar, viví en la calle de manera intermitente durante 6 años. Mendigaba parasobrevivir. Durante la estación de las lluvias, dormía debajo del toldo de un banco. En lasotras épocas del año dormía fuera, con otros ex-Talibés. Muchas veces he tenido problemascon la gente de la calle. Me han robado mientras dormía y me han pegado. Y si la policía nosencontraba fuera, nos llevaba a comisaría durante unos días.Si hay tantos niños en la calle, es porque tenemos que mendigar. Los marabús debenentender que es muy difícil traer la cantidad fijada cada día.                                                                                                                        211 Ceci n’a pas pour but de suggérer que tous les enfants des rues au Sénégal sont des ex-talibés. Cependant, legrand nombre de talibés qui fuient chaque année des daaras où on les maltraite contribue de manièresignificative à l’augmentation du nombre d’enfants qui vivent dans la rue.212 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans, Dakar, 10 décembre 2009.
    • Los autores de las vejaciones y sus cómplicesEn Senegal, cientos de marabús someten a los Talibés que viven de facto bajo su tutela aunas condiciones análogas a las de la esclavitud. Fuerzan a los niños a practicar una de laspeores formas de trabajo infantil – mendigar en las calles durante largas horas – haciéndolessufrir violencias físicas y psicológicas muchas veces brutales, todo esto en un clima demiedo. También son responsables de grave negligencia, puesto que no satisfacen lasnecesidades elementales de los niños – sobre todo en relación a la alimentación, elalojamiento y los ciudados sanitarios – a pesar de que parecen disponer de los recursossuficientes para ello, recursos que proporcionados principalmente por los propios niños. Porsu parte, los altos responsables religiosos no han impuesto hasta esta fecha ningún tipo dereglamentación a los marabús explotadores y no han aplicado ninguna medida disciplinaria.Los gobiernos senegalés y Bissau-guineano que, en relación al derecho nacional einternacional, asumen en primera posición la responsabilidad por la violación de los derechoshumanos perpetrados en sus países y en sus fronteras, han fracaso a la hora de tomar medidasefectivas en vistas a proteger a los niños, como por ejemplo castigando a los autores de estoshechos y previniendo futuros abusos. En Senegal, el gobierno casi no ha intentado introducir,y aún menos aplicar, una reglamentación en lo que concierne a los daaras, dejando prevaleceraparentemente su miedo ante las reacciones políticas brutales de las cofradías en detrimentodel bienestar de decenas de miles de niños. El gobierno tampoco se ha preocupado de aplicarciertas leyes esenciales ni enjuiciar a los marabús que obligan a los niños a mendigar o lesinfligen violencias físicas. En Guinea-Bissau, las autoridades han tomado ciertas medidasimportantes para prevenir el tráfico de niños organizado a gran escala hacia Senegal, pero sehan mostrado reticentes a la hora de enjuiciar a marabús implicados en esta práctica. Por lodemás, el gobierno Bissau-guineano casi no ha prestado atención alguna al problemacreciente de la mendicidad de los Talibés en sus propias ciudades.Muchas padres que a sabiendas envían a sus hijos a un lugar en el que son maltratados, sonigualmente responsables de no haber protegido suficientemente a sus hijos contra el mal queles es infligido. Por último, ciertas organizaciones humanitarias, intentanto colmar el vacíodejado por el Estado en matiera de protección, ha alentado a veces la proliferación demarabús sin escrúpulos y de daaras urbanos en los que la mendicidad forzada es endémica.
    • Los marabús y los responsables religiososLos marabús entrevistados por Human Rights Watch han intentado muchas veces justificar lapráctica de la mendicidad forzada de los niños dando explicaciones que escapan totalmente ala razón. De hecho, ciertos marabús que se protegen tras estas explicaciones sacanprobablemente un provecho considerable del trabajo de los Talibés. Durante este tiempo, losmarabús y los responsables religiosos que toman en serio el papel de los profesores dereligión no han expresado públicamente su inquietud, y aún menos han tomado medidas paraacabar con los abusos.Justificación de la mendicidad forzada: comida, alojamiento, humildadCada uno de los casi 30 marabús entrevistados por Human Rights Watch sobre las razonespor las que fuerzan a los niños que tienen a cargo a mendigar, han expuesto una o varias delas tres razones siguientes: proporcionar comida a los Talibés; pagar el alquiler y los gastosrelacionados; y enseñar la humildad. Sin embargo, la mendicidad forzada de los niños tal ycomo se practica en todo Senegal no tiene ninguna relación con las razones citadas.Cada marabú entrevistado por Human Rights Watch ha declarado que tenía demasiadosTalibés para poder alimentarlos suficientemente. La mendicidad era pues necesaria pararesponder a las necesidades alimentarias del daara. A pesar de que este argumento podría serefectivamente invocado en el caso de la colecta de comida, está totalmente en contradiccióncon la colecta de dinero. Como se ha explicado más arriba, Human Rights Watch haentrevistado a niños que viven en más de 100 daaras y, salvo una excepción, el dinero y elarroz recolectados nunca habían servido para satisfacer las necesidades alimentarias de losniños.Una mayoría de marabús han explicado igualmente que la mendicidad era necesaria paraayudar a cubrir los gastos del daara, como el alquiler. Aliou Seck, un marabú de Saint-Louis,ha explicado: “La mendicidad, considerando su duración, sirve principalmente para permitiral daara a sobrevivir – para pagar la electricidad, comprar libros coránicos, medicamentos yzapatos, así como jabón para limpiarse”213. Primero, ocupando construcciones abandonadas oinacabadas, muchos marabús evitan pagar un alquiler. Luego, como ha sido demostrado a lolargo de este informe, una mayoría de marabús que fuerzan a los Talibés a mendigar no lesproporcionan ciudados médicos, ni ropa, ni un alojamiento decente u otras cosasindispensables.                                                                                                                      213 Entretien de Human Rights Watch avec Aliou Seck, marabout, Saint-Louis, 30 novembre 2009. Denombreux autres marabouts ont fait des déclarations allant dans le même sens. Par exemple, entretiens deHuman Rights Watch avec Mohamed Niass, Guédiawaye, 21 novembre 2009 ; avec Demba Balde,Guédiawaye, 21 novembre 2009 ; et avec Abdullai Ba, Saint-Louis, 2 décembre 2009.
    • Pero incluso en los daaras en los que los marabús deben pagar un alquiler así como otrosgastos, no les toca a los niños pagar el daara, sobre todo cuando para ello son sometidos auna de las peores formas de trabajo infantil y teniendo en cuenta que la mayoría de marabúsha decidido de manera deliberada irse de su pueblo en el que poseía una casa, para separar alos niños de sus familias que deberían ser las primeras en satisfacer las necesidadeselementales de los niños, y llevarlos a un sitio en el que precisamente existen todos estosgastos.Enfin, la mayoría de marabús ha pretendido que la mendicidad era importante para laeducación moral de los Talibés, en particular para enseñarles la humildad. Masso Baldé, unmarabú de Saint-Louis, ha explicado: “La mendicidad sirve sobre todo para la humildad –debemos dar una educación muy dura. Para aprender realmente el Corán, hay que sufrir. Ymendigar forma parte de este proceso”214.Mientras que muchos marabús proclaman la importancia de enseñar la humildad, los Talibésentrevistados por Human Rights Watch que decían que los hijos del marabú no mendiganeran tres veces más numerosos que los que decían que mendigaban215. Del mismo modo,como explicado más arriba, ciertos marabús toman la ropa de los Talibés y la dan a suspropios hijos. En estos casos, todo argumento pretendiendo que la mendicidad forzada esnecesaria para inculcar la humildad suena increíblemente falso. Por último, la colecta decomida en las familias de la comunidad, combinada con las condiciones de vidarelativamente ascéticas y una ayuda aportada al trabajo del campo, era antiguamentesuficiente para enseñar la humildad en un daara tradicional, y permanece aún suficente enmuchos daaras rurales y en ciertos daaras urbanos en todo Senegal.Suponiendo que el ascetismo y la humildad constituyan unas componentes importantes de laeducación coránica, contrariamente a lo que dicen los marabús, la enseñanza de estascualidades no justifica en nada la mendicidad forzada, las cuotas diarias y los castigoscorporales infligidos a los Talibés que no traen la cuota que se les impone. Como haafirmado un experto senegalés que ha estudiado el sistema de los daaras: “Como podemos                                                                                                                      214 er Entretien de Human Rights Watch avec Masso Balde, marabout, Saint-Louis, 1 décembre 2009. Denombreux autres marabouts ont fait des déclarations allant dans le même sens. Par exemple, entretiens de erHuman Rights Watch avec Abdullai Ba, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (« La mendicité sert à montrer auxenfants ce que c’est que de ne rien avoir, à leur montrer qu’ils doivent travailler dur, à leur montrer la voie de lavertu… ils sont obligés de survivre comme cela pour connaître la douleur, afin d’être réellement bienheureuxplus tard. ») ; avec Alu Diallo, Thiès, 8 décembre 2009 ; et avec Celein Douda Faye, Guédiawaye, 23 novembre2009.215 er Par exemple, entretiens de Human Rights Watch avec un talibé âgé de 12 ans, Saint-Louis, 1 décembre2009 (qui a aussi déclaré que les enfants du marabout étaient allés dans une école française) ; avec un ex-talibé erde Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (qui a aussi déclaré que le fils du marabout étaitallé dans un daara moderne privé pour lequel le marabout payait des frais) ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de12 ans, Mbour, 21 décembre 2009 ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de 13 ans, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier er2010 ; et avec un talibé âgé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 (les enfants du marabout mendient maisils fréquentent aussi une école française spécialement destinée aux enfants de marabouts). Selon un historiendes religions, ceci est en contradiction avec la tradition des daaras, où même les fils des marabouts et des chefsde village participaient aux pratiques ascétiques. Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye,directeur du Département des enseignements à l’Institut islamique de Dakar et professeur au Départementd’arabe de l’Université Cheikh Anta Diop (UCAD), Dakar, 21 janvier 2010.
    • ver actualmente en las zonas urbanas, la mendicidad no forma parte de la educaciónreligiosa”216.No pudiendo ser justificada por las explicaciones dadas por los marabús, la práctica de lamendicidad forzada para obtener dinero, particularmente una cuota impuesta brutalmente,sólo puede ser calificada de explotación. Aliou Seydi, un marabú de Kolda que ha seguido elejemplo de su padres y no ha forzado a sus Talibés a mendigar, ha explicado:Las enseñanzas del Islam se oponen enteramente al hecho de enviar niños a la calle,forzándoles a mendigar. Pueden cultivar los campos – lo que además de hacerles adquirir unatécnica útil, les aprende a trabajar duro. Pero algunos marabús no tienen en cuenta esto.Quieren el confort y el dinero que obtienen viviendo a expensas de los niños. Es lo único quepuede explicar cómo esta práctica se ha convertido en lo que es217. Mohamad Aliou Ba, marabú de un pueblo de la región de Kolda218Maestro coránico desde 1990, Mohamad Ba se fue de Dakar en 1996 para volver a su pueblo,situado en la región de Kolda, con la ayuda de UNICEF. El daara, una estructura bienconcebida, cuenta actualmente con 60 Talibés – de los que 6 viven con sus familias en lospueblos cercanos y 54 residentes en el daara. Tres mujeres del pueblo cocinan para losTalibés internados, y los gastos están cubiertos por la cultura del mijo, del arroz y de frutas.Durante la semana, los niños van al colegio de las 8h a 16h, con una pausa para la comida delmediodía y el patio. El fin de semana, los Talibés combinan los estudios coránicos con eltrabajo en el campo y las lecciones religiosas. Los niños ayudan en el trabajo del campo enlos días de semana solamente durante las estaciones de la cosecha.Por su propia iniciativa, Ba ha “modernizado” el daara. Los Talibés estudian francés ademásde estudios coránicos y el árabe formal. Se ponde el acento principalmente en los estudios.En tres años, los Talibés tienen que dominar el Corán, o en cinco años cuando lo combinancon el aprendizaje del francés y del árabe. Cuando un Talibé domina el Corán, Ba va con elniño a su pueblo para someterlo al examen tradicional y la celebración correspondiente.Ba recomienda no sólo ayudar más a los daaras de pueblo, pero también crear un diploma defin de estudios coránicos, para mostrar que realmente se domina el Corán”.Mohamadou Sali Ba, un marabú de Saint-Louis, también tiene el sentimiento de que laexplotación a través de la mendicidad forzada, así como las violencias físicas infligidas enlos daaras están en neta contradicción con los principios del Islam:                                                                                                                      216 Entretien de Human Rights Watch avec Mamadou Ndiaye, 21 janvier 2010. Voir aussi Ndiaye,L’Enseignement araboislamique au Sénégal, p. 49 (« Si l’on a essayé de justifier la mendicité dans l’Ecolecoranique, les diverses raisons alléguées ne nous apparaissent pas suffisantes. On donne même pour motif, ledésir d’éduquer le taalibe dans une vie ascétique et humble. »).217 Entretien de Human Rights Watch avec Aliou Seydi, marabout, Kolda, 6 janvier 2010.218 Entretien de Human Rights Watch avec Mohamad Aliou Ba, marabout, Guero Yiro Alpha, région de Kolda,7 janvier 2010.
    • Estamos todos bajo la autoridad de Dios, hay que respetar el Corán y todos los sereshumanos. No pego a mis alumnos, porque esto afecta su inteligencia – sólo piensan que lesvan a pegar y no pueden estudiar. Estoy muy enfadado con estos falsos marabús, queexplotan a los niños obligándoles a mendigar durante horas y que les pegan brutalmente. Enel Corán, el Profeta enseña la cortesía y el respeto mútuo. Los marabús que no actúanconformemente a esto, no pueden servir realmente los principios del Corán219.Del ascetismo a la opulenciaAunque Human Rights Watch no pueda establecer el origen de la riqueza aparente de unmarabú determinado, está claro que parte de la riqueza de muchos marabús proviene de laexplotación de los Talibés. Lo que al menos es seguro, es que el dinero obtenido gracias a lamendicidad forzada es suficiente para proporcionar cuidados de una calidad muy superior alos que se encuentran normalmente en los daaras. alexHuman Rights Watch ha visitado más de 40 daaras en Senegal, viendo que muchos marabús– incluso algunos que forzaba a los Talibés a mendigar – vivían como ascetas y en unarelativa pobreza. Otros – generalmente los que exigían cuotas más elevadas de dinero, arrozyazúar – parecían utilizar el producto de la mendicidad forzada para su provecho personal.Muchos Talibés, otros marabús y miembros de la comunidad han declarado a Human RightsWatch que conocían a marabús que poseían varias casas y gozaban de todos los productos delujo modernos disponibles.En un país en el que el 30% de la población vive con menos de un dólar al día220, en el que lamitad de la población vive bajo el umbral de la pobreza221, en el que el gobierno da un salariomensual de 125.000 CFA (272 &) a un profesor de la enseñanza primaria222, muchosmarabús han encontrado la manera de vivir confortablemente explotando a los niños.Aunque cada daara sea único en lo que concierne al número de Talibés y a la cuota impuesta,presentamos aquí las cifras sobre cuatro daaras representativos de los que provienen losTalibés entrevistados por Human Rights Watch:                                                                                                                        219 Entretien de Human Rights Watch avec Mohamadou Sali Ba, marabout, Saint-Louis, 30 novembre 2009.220 Nations Unies, Indicateurs des Objectifs du Millénaire pour le développement : Sénégal,http://unstats.un.org/unsd/mdg/Data.aspx (consulté le 4 février 2010) (basés sur une étude gouvernementale de2005).221 Voir Statistiques de 2007 du Ministère de l’Économie et des Finances, République du Sénégal, cité dansCodou Bop, « Senegal: Homophobia and Islamic Political Manipulation », Sexuality Policy Watch WorkingPapers, no. 4, mars 2008, p. 3, http://www.sxpolitics.org/wp-content/uploads/2009/03/texto-codou-_revny.pdf(consulté le 27 mars 2010) ; République du Sénégal, Evaluation quantitative du DSRP-I (2003-2005), juillet2007, http://siteresources.worldbank.org/INTSENEGAL/Resources/Doc5_Rapport_eval_quant_DSRP1.pdf(consulté le 4 février 2010).222 Voir Anti-Slavery International, Begging for Change: Research findings and recommendations on forcedchild begging in Albania/Greece, India and Senegal, 2009, p. 11.
    • Productos de la mendicidad forzada de los niños: Cantidades  exigidas  por  los  marabús  de  cuatro  daaras  representativos223       Número Total semanal Total anual Cuota diaria por Lugar de exigido de los exigido por el Talibé Talibés Talibés marabú 250 CFA, arroz y 1.820.000 CFA Thiès ± 20 35.000 CFA (76 $) azúcar opcionales (4.000 $) 58.800 CFA (128 $); 300 CFA y ½ kg de 98 kg de arroz por un 5.085.600 CFA Saint-Louis 28 arroz valor de 39.000 CFA (11.000 $) (85 $) 168.000 CFA (365 $); 840 kg de arroz por Viernes: 1.000 CFA; un valor de 336.000 otros días: 300 CFA; 27.664.000 CFA Dakar ± 60 CFA (730 $); y 8.400 cada día: 2 kg de arroz (60.000 $) terrones de azúcar por y 20 terrones de azúcar un valor de 28.000 CFA (61 $) Viernes: 750 CFA; domingo: reposo; otros 487.500 CFA (1.060 días: 500 CFA; todos $); 1350 kg de arroz 53.430.000 CFAGuédiawaye 150+ los días salvo domingo: por un valor de (116.000 $) 1 o 2 kg de arroz 540.000 CFA (1.174 (según la edad), azúcar $) opcionalUn ex-Talibé del daara de Dakar analizado más arriba, que se fugó con cuatro otros niñosporque se les pegaba con frecuencia, ha informado a Human Rights Watch que el marabúvivía en “bonita” casa separada de su daara de Dakar, y que poseía también en su pueblo lacasa más grande que el Talibé había visitado de todo el pueblo y de los pueblos vecinos de                                                                                                                      223 Les informations reprises dans ce tableau sont basées sur des entretiens réalisés avec des talibés dans desdaaras de chacune de ces quatre villes. Le chiffre pour le total hebdomadaire exigé est calculé en multipliant lequota journalier par talibé par le nombre de talibés du daara et le nombre de jours par semaine où ils mendient.Le chiffre indiquant le revenu annuel du marabout est calculé en multipliant par 52 le total hebdomadaire, quicomprend les sommes d’argent et la valeur du riz et du sucre. Entretiens de Human Rights Watch avec un talibé erâgé de 10 ans, Thiès, 24 janvier 2010 ; avec un talibé âgé de 11 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; avec un ertalibé âgé de 14 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009 ; avec un ex-talibé de Dakar âgé de 15 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 ; et avec un talibé de Guédiawaye âgé de 12 ans, 23 novembre 2009.
    • Guinea-Bissau – con una instalación eléctrica completa, varias motos y varios televisores224.De hecho, varios Talibés de múltiples daaras han informado a Human Rights Watch quecreían que sus marabús sacaban suficiente dinero de la explotación infantil para poseer variascasas, a veces sontuosas, que por lo demás habían visitado225. Human Rights Watch havisitado un daara que tenía más de 200 Talibés en Guediawaye, en la que los Talibés vivíanen una construcción abandonada, llena de insectos, sin agua, sin ventanas, ni puertas nilavabos. A un kilómetro de allí, el marabú del daara, Malic Mane, tenía una casa, visitada porHuman Rights Watch, pero normalmente residía en una residencia secundaria en Mbao, enlos suburbios de Dakar – y según los Talibés, sólo iba al daara una o dos veces porsemana226. En 2005, varias organizaciones locales habían afirmado al Ministerio de Justicia,según el director de una de estas asociaciones, de las sórdidas condiciones que reinaban en eldaara, pero no se tomó ninguna medida227. Human Rights Watch había programado dosentrevistas con el marabú, pero éste no respetó su compromiso228.Otros marabús y otros miembros de la comunidad de Kolda, una región al sur de Senegal, dela que provienen un porcentaje disproporcionado de Talibés y de marabús senegaleses, hamencionado que la riqueza era relativamente frecuente. Un marabú de Kolda ha declarado: La práctica que consiste en amasar grandes cantidades de dinero proveniente de daaras de Dakar es muy corriente. Hay un gran marabú aquí en Kolda que ha enviado a sus alumnos a Dakar con un Talibé adulto, que luego le envía el dinero aquí, donde vive muy cómodamente. Muchos marabús utilizan el dinero de la mendicidad para constuir grandes casas y controlar otros edificios, aquí y en Guineau-Bissau229.Un miembro de la comunidad que vive en la región de Kolda desde más de 40 años hadeclarado a Human Rights Watch: Conozco marabús que tienen grandes casas, coches y motos, tienen varias casas y se visten mejor que hombres de negocios. Algunos viven aquí actualmente. Algunos tienen unos daaras en otras partes del país. Es casi como una competición entre ellos,                                                                                                                      224 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 15 ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12janvier 2010.225 Entretiens de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Dakar âgé de 18 ans, Dakar, 15 décembre 2009 (quia déclaré que le marabout vivait plus souvent dans une maison située dans une banlieue de Dakar, venantrarement au daara, même s’il possédait aussi une maison près du daara) ; et avec un talibé âgé de 10 ans, Saint-Louis, 30 novembre 2009 (qui a déclaré que le marabout possédait une maison pour sa famille restée à FoutaToro, où il se rendait souvent, en plus de sa résidence au daara).226 Entretien de Human Rights Watch avec un groupe de talibés, Guédiawaye, 12 et 20 décembre 2009.227 Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’une organisation humanitaire locale, Guédiawaye, 12décembre 2009. Le directeur a déclaré que le marabout était très puissant et que dès lors, l’État avait peurd’engager une quelconque action à son encontre.228 Le premier entretien avait été confirmé la veille du rendez-vous et le second entretien avait été confirmé lematin-même. Lorsque le marabout a été contacté par téléphone à l’heure convenue pour le premier entretien, il aexpliqué qu’il avait des invités chez lui à Mbao et qu’il ne serait pas en mesure de venir. Lorsque le marabout aété contacté à l’heure convenue pour le second rendez-vous, il n’a pas répondu et a éteint son téléphone, desorte que les tentatives d’appel ultérieures ont directement abouti à la messagerie vocale.229 Entretien de Human Rights Watch avec Aliou Seydi, marabout, Kolda, 6 janvier 2010. Un marabout deGuédiawaye a également expliqué : « Avec l’argent, ces marabouts construisent d’énormes bâtisses à Kolda eten Guinée-Bissau. Ils appartiennent à un groupe qui n’honore pas le vrai Coran. » Entretien de Human RightsWatch avec un marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009.
    • para ver quién tiene más alumnos230.La aceptación silenciosaCierta cantidad de marabús y de imames han expresado su indignación frente a laproliferación de “falsos marabús” y de lo que perciben como la prioridad de la mendicidad ydel dinero sobre el Corán en otros daaras. Sin embargo, pocos eran los que estabandispuestos a denunciar públicamente la explotación y presionar al gobierno para adoptar unareglamentación, o ejercer una presión institucional religiosa sobre las personas que seconsagran a esta práctica.Mohamed Niass, un marabú e imam de Guediawaye, ha declarado a Human Rights Watch: La cuestión relativa a la explotación practicada por los marabús es pertinente. Es importante para nosotros levantar la cuestión de los derechos humanos y es necesario denunciar la explotación. El Profeta ha ordenado que eduquemos a los niños, no que los explotemos… Veo estos problemas, los niños que mendigan todo el día y que no tienen ni zapatos ni ropa, es indignante231.Ibrahima Puye, un marabú de Guédiawaye, ha mostrado cierta inquietud ante la proliferaciónde la mendicidad forzada, que puede acabar discreditando la práctica de la educacióncoránica en el seno de la sociedad senegalesa: Conozco el nivel de explotación de ciertos marabús, y esto me enfurece, [porque] el resultado de todo ello, será que todos los marabús serán vistos del mismo modo. Ciertos niños pasan todo el día en la calle porque sus marabús no se preocupan por su educación. Esto debe acabar para que estos falsos marabús no mancillen el nombre de todos los daaras232.Sin embargo, aunque hayan confiado su enfado a Human Rights Watch, estos marabús, yotros centenares que han demostrado el mismo sentimiento, no han tomado ninguna medidapara exigir al gobierno o a la jerarquía religiosa una reglamentación o persecucionesjudiciales contra los responsables233. En enero de 2010, un portavoz de la cofradía Tijaniyyaha expresado su oposición a la mendicidad forzada, que se está desarrollando de forma                                                                                                                      230 Entretien de Human Rights Watch avec un habitant et responsable communautaire de Kolda, Kolda, 5janvier 2010.231 Entretien de Human Rights Watch avec Mohamed Niass, marabout, Guédiawaye, 21 novembre 2009. Uncertain nombre d’autres marabouts ont exprimé une colère analogue. Par exemple, entretiens de Human RightsWatch avec Mohamadou Sali Ba, marabout, Saint-Louis, 30 novembre 2009 ; avec Oustas Pape Faye,marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009 ; et avec Sélène Toure, marabout, Guédiawaye, 21 novembre 2009.232 Entretien de Human Rights Watch avec Ibrahima Puye, marabout, Guédiawaye, 18 novembre 2009.233 Un marabout a rejeté la faute sur le gouvernement qui, a-t-il expliqué, a chargé « des gens qui n’yconnaissent rien en daaras » de mener des inspections, conduisant le gouvernement à « ne rien faire ». Il a laisséentendre que si quelqu’un comme lui en était chargé — s’il y avait un marabout délégué de chaque quartierresponsable de superviser les daaras de ce quartier — « il serait facile d’identifier et de fermer les mauvaisdaaras. L’exploitation pourrait prendre fin facilement ». Entretien de Human Rights Watch avec un marabout,Guédiawaye, 21 novembre 2009.
    • endémica. Sin embargo, no ha acompañado su declaración con medidas concretas234.Los dirigentes de las otras cofradías aún no han protestado públicamente contra esta práctica.Como ha explicado un trabajador humanitario senegalés, “si los dirigentes de las dosmayores cofradías de Senegal dijeran “Se ha acabado la mendicidad forzada de los niños”, yano habría mendicidad forzada”235.Contrariamente a las autoridades religiosas senegalesas, las de Guinea-Bissau han empezadoa elevar la voz contra la práctica que consiste a enviar a los niños a los daaras en Senegal.Alhadji Alonso Faty, primer vice-presidente del Consejo Superior Islámico (ConselhoSuperior Islâmico) de Guinea-Bissau, figura entre la media docena de responsables religiososque han participado en una comisión que ha investigado sobre las condiciones de los Talibésdel Senegal, que, ha dicho, le han indignado a él y a sus colegas236. La comisión hapresentado sus conclusiones en la televisión nacional y ha recomendado a los padres guardara los niños en Guinea-Bissau. La presidencia de la Comunidad nacional de la JuventudIslámica (Comunidade Nacional da Juventude Islâmica, CNJI) ha explicado que suorganización había trabajado en estrecha colaboración con unos imames en Bissau y hamencionado como resultados concretos la discusión sobre el envío de niños en Senegal en elmomento de la oración del viernes y en el marco de programas radiofónicos237. El imamprincipal de Bafatá, la segunda ciudad de Guinea-Bissau, ha informado a Human RightsWatch que había expresado públicamente su oposición al envío de niños al Senegal y quehabía aconsejado a las familias no hacerlo238.A pesar de estos esfuerzos, unos marabús continúan llevando centenares o probablementemiles de niños de Guinea-Bissau a Senegal cada año. La presidencia de la CNJI hareconocido que los esfuerzos de sensibilización era principalmente concentrados en lacapital, Bissau, y los alrededores, cuando la mayor parte de la circulación transfronterizatenía lugar en las regiones de Bafatá y Gabú, en el este del país239. Pero aún más importante,todos estos responsables religiosos han comunicado que, incluso en el caso de la trata deniños, se mostraban reticentes a la hora de implicar al Estado, presionando para que seprovoquen unas persecuciones judiciales contra los autores de este tráfico.El gobierno senegalésEl Estado es responsable en primer lugar de la protección de los derechos de los niños al                                                                                                                      234 Voir Abdoul Aziz Seck, « Serigne Abdoul Aziz Sy ‘Junior’ invite les talibés à refuser d’être exploités », LePopulaire, 27 janvier 2010.235 Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’une grande organisation humanitaire, Dakar, 11novembre 2009.236 Entretien de Human Rights Watch avec Alhadji Alonso Faty, Bissau, Guinée-Bissau, 15 janvier 2010.237 Entretien de Human Rights Watch avec Helena Assana Saïd, Bissau, Guinée-Bissau, 14 janvier 2010. Saïd aégalement souligné que ces imams avaient déclaré publiquement qu’en plus de l’enseignement du Coran, lesparents devraient envoyer leurs enfants dans des écoles portugaises.238 Entretien de Human Rights Watch avec El Hadj Thierno Kolabro Ba, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier2010.239 Entretien de Human Rights Watch avec Helena Assana Saïd, 14 janvier 2010.
    • interior de sus fronteras, misión que el gobierno senegalés ha omitido asumir en lo queconcierne a decenas de miles de Talibés. En 2007, el gobierno ha creado la Cooperación parael Retiro y la Reinserciónde los Niños de la Calle (Partenariat pour le Retrait et laRéinsertion des Enfants de la Rue, PARRER), un órgano de coordinación de los ministeriosgubernamentales, de la sociedad civil, de las asociaciones religiosas y de las organizacioneshumanitarias, encargadas de ayudar y solucionar el problema de los niños en la calle, entrelos cuales los Talibés. Aunque PARRER haya pedido y realizado estudios sobre el númerode niños mendigos en Senegal y sobre las estrategias de respuesta eficaces, se focaliza, comosu presidente lo ha explicado en Human Rights Watch, “no como sobre el gobierno, [pero]sobre la prevención y el refuerzo de la movilización social”240. En enero de 2010, el Estadoha firmado una cooperación de 23 millones de F CFA (50.000 $) con el PARRER, para queel órgano de coordinación siga su trabajo de prevención241.Ciertamente, el aumento de las subvenciones que tienen como objetivo sacar a los niños de lacalle y sensibilizar a los padres, merece ser señalada, pero esto no quita el hecho de que elgobierno continúa descuidando otras cuestiones de importancia capital que podrían servircomo medios de disuasión. El hecho de que el gobierno no inspecciona los daaras y nolossomete a ninguna reglamentación, el hecho de que no exige que los niños no tengan unaeducación completa, el hecho de que se muestra mucho menos propenso a abririnvestigaciones y empezar haciendo persecuciones judiciales contra los marabús queperpetran maltratos y explotación sobre los niños son tantos elementos que juegan un papelfundamental en el descuido y los malos tratos generalizados de los que son víctimas losTalibés.La ausencia de reglamentaciónA excepción de algunos daaras modernos, ninguna escuela coránica en Senegal está sometidaa cualquier forma de reglamentación gubernamental, ya sea desde el punto de vista delprograma educativo, de las condiciones de vida o de las normas sanitarias. El gobierno noexige la inscripción del daara en un registro ni una lista de niños en el daara. Tampoco se hafijado una obligación en lo que respeta a los horas de enseñanza, los temas enseñados, lascalificaciones de los profesores, el número de alumnos por profesor, la calidad de laconstrucción en la que viven y estudian los niños, el suministro de agua potable, alimentos yciudados de salud.No es sorprendente que esto haya permitido la proliferación de los daaras y de los marabús,incluso de aquellos que parecen tener un poco de interés por la educación de los niños. Lano-reglamentación de los daaras por el gobierno ha contribuido a permitir las violaciones delos derechos humanos de los Talibés descritos en el presente informe. El gobierno sólo                                                                                                                      240 Entretien de Human Rights Watch avec Mame Gaye, président du PARRER, Dakar, 25 novembre 2009.241 La Cellule d’appui à la protection de l’enfance (CAPE) a signé l’accord au nom de l’État. Voir BabacarDieng, « Convention de partenariat entre Cape et Parrer - 23 millions de francs de l’Etat pour aider les enfantsde la rue », Le Soleil, 19 janvier 2010.
    • empezará a proteger a los niños cuando aprobar una ley sobre la enseñanza y lareglamentación en todos los daaras, creando los mecanismos adecuados para controlar laaplicación de esta reglamentación, y si ejerce el poder que posee para cerrar daaras en los quelos niños son forzados a mendigar, son apaleados y sometidos a condiciones de vida queponen en peligro su educación y su salud.La necesidad de una reglamentación ha sido discutida desde hace tiempo por losresponsables del gobierno senegalés, la comunidad diplomática y las agencias humanitarias.Varios ministros, en particular el ministro de Educación, han organizado y participadodecenas de conferencias, seminarios y talleres sobre la educación coránica en Senegal242. En2004, se ha creado una Inspección de daaras en el seno del Ministerio de la Educación. Sinembargo, esta unidad no ha sido operacional hasta el año 2008. Por lo demás, su mandato esmuy limitado: los daaras sometidos a inspección son sólo los daaras “modernos”243. Losdaaras tradicionales y los daaras urbanos, que funcionan como internados – y que uninspector ha calificado de “daaras al margen de la ley” – no están controlados244. Laexpansión de los daaras modernos, analizados más adelante, aumentarán el número de daarassometidos a una reglamentación, pero no tendrán incidenias sobre el control que el gobiernodebe ejercer sobre los daaras objeto del presente informe. Aunque el gobierno hayareconocido oficialmente todas las escuelas coránicas en febrero de 2010, este reconocimientono se ha acompañado por una reglamentación245. Por consiguiente, son los daaras másvinculados a la explotación y al maltrato los que quedarán fuera de la reglamentación delEstado.Desde 1978, un seminario organizado en el Instituo islámico de Dakar, en el que asistieronaltos responsables del Ministerio de la Educación246, había recomendado que los profesoresde las escuelas coránicas respondieran a criterios profesionales bien definidos; que seestableciera una pedagogía, y que se fijaran unas condiciones fijas para poder abrir yadministrar unos daaras247. Sin embargo, interrogado por Human Rights Watch, un altoresponsable del Ministerio de la Familia ha declarado: “Es imposible para el Estadoreglamentar inmediatamente. Primero debe ganarse la confianza de los marabús [y] pensarmás en la institución de daaras”248. Tres decenios después de que las principales autoridadesislámicas de Senegal hayan llamado a una reglamentación que prone la eliminación de la                                                                                                                      242 Pour une analyse d’un certain nombre de séminaires et d’ateliers—ainsi que des groupes de travail mis surpied par le gouvernement—entre 1976 et 1982, par exemple, voir Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique auSénégal, pp. 217-229, 310-317.243 Entretien de Human Rights Watch avec Hameth Sall, inspecteur de daaras au ministère de l’Éducation etchef de département à l’Institut islamique, Dakar, 8 février 2010 ; Pape Coly Ngom, « Daaras modernes – Leministre crée une inspection », Le Soleil, 22 décembre 2009.244 Entretien de Human Rights Watch avec Hameth Sall, 8 février 2010.245 Voir Iba Der Thiam, « Reconnaissance des écoles coraniques par le gouvernement », Le Soleil, 4 février2010.246 Dénommé à l’époque ministère de l’Éducation Nationale.247 Ndiaye, L’Enseignement arabo-islamique au Sénégal, pp. 314-316.248 Entretien de Human Rights Watch avec un haut responsable du ministère de la Famille, 15 décembre 2009.Le directeur du programme du PARRER a également signalé à Human Rights Watch qu’une réglementationn’était pas possible actuellement car il était « nécessaire d’expérimenter d’abord » des méthodes d’assistance,un programme et d’autres questions. Entretien de Human Rights Watch avec Cheik Amadou Bamba Diaw,Dakar, 25 novembre 2009.
    • explotación entonces creciente de los niños, el gobierno continúa proclamando que hay queanalizar la cuestión con más detalles – y hoy en día son decenas de miles de niños los que seven tocados por este problema.La impunidad para los responsables de abusosEn Senegal, las autoridades del Estado han fallado también en abrir unas investigaciones y enenjuiciar a los marabús implicados en el maltrato y la negligencia contra los Talibés. En2005, el gobierno ha votado una ley que criminaliza el hecho de forzar a alguien a mendigarpara sacar un provecho con ello, acto que puede ser castigado con una multa importante y unencarcelamiento de dos a cinco años249. Cinco años más tarde, ningún responsablegubernamental entrevistado por Human Rights Watch ha podido citar un solo caso en el quese ha aplicado la ley con el fin de sancionar a un marabú por la única razón de haberpracticado la mendicidad forzada.Un alto responsable de la Dirección de la Protección de los Derechos del Niño, que dependedel Ministerio de la Familia, ha explicado a Human Rights Watch las dos vías por las que elEstado prevé combatir la mendicidad forzada de los niños: O bien el Estado aplica la ley [relativa a la lucha contra la mendicidad forzada] con rigor – y se encuentra en una situación en la que se detienen a cientos o hasta miles de marabús –, o bien el Estado trabajo con ciertos marabús, que pueden mirar lo que hacen los otros y decirles: “Las cosas no hay que hacerlas así. Hay que hacerlas asá”. Hemos escogido la segunda opción, ya que hay demasiadas personas implicadas. La primera opción ni es posible, ni es la mejor250.La razón por la que sólo existen estas dos opciones no es clara. Un miembro influyente de laAsamblea Nacional, que condena la reticencia del Estado, ha indicado que el Estado podríaobligar a los marabús que más explotan y peor maltratan a los niños a padecer lasconsecuencias de sus actos, purgando penas de cárcel y pagando multas, y por otro lado,recurrir a sanciones alternativas como la humillación pública por otros marabús. Másimportante aún, a explicado, el Estado debe sacar a los niños del medio en el que sonmaltratados y traerlos de vuelta con sus familias251. Por lo demás, para identificar a losmarabús más explotadores, es suficiente interrogar a los Talibés que mendigan fuera de sudaara, determinar la cuota diaria y el castigo infligido si no traen la cantidad impuesta.Además de no castigar a los marabús por forzar a la mendicidad, las autoridades del Estadose han mostrado reticentes a la hora de perseguir penalmente a los marabús, incluso cuandoéstos perpetraban sobre los Talibés una violencia física excesiva. En los raros casos que han                                                                                                                      249 Loi n° 2005-06 du 10 mai 2005 relative à la lutte contre la traite des personnes et pratiques assimilées et à laprotection des victimes, art. 3.250 Entretien de Human Rights Watch avec un responsable du ministère de la Famille, Dakar, 15 décembre2009.251 Entretien de Human Rights Watch avec Aida Mbodj, ex-ministre de la Famille et actuelle vice-présidente del’Assemblée nationale, Dakar, 11 février 2010.
    • desembocado en una condena, los jueces no han impuesto sino cortas penas de cárcel. Elartículo 298 del Código Penal establece que quien hiera voluntariamente o pegue a un niñode menos de 15 años, a excepción de las “violencias leves”, será castigado con una pena decárcel y una multa. Los resultados del presente trabajo de investigación demuestran quemuchos marabús pegan a los Talibés más allá de las “violencias leves”. No obstante, entre2005 y 2009, se han producido menos de 5 detenciones de marabús por año por causa deviolencias físicas infligidas a Talibés252. Los responsables gubernamentales del Ministerio deJusticia en Mbour y Kolda han declarado que no recuerdan un solo caso en el que un marabúhaya comparecido ante un tribunal por haber infligido violencias físicas a un Talibé253.Los casos que desembocan en persecuciones judicionales y condenas conciernen casi demanera exclusiva a los casos de un Talibé apaleado hasta la muerte o casi. En 2007, unmarabú que había pegado hasta la muerte a un Talibé fue condenado a cuatro años de cárcel.En 2008, un marabú que casi mató a un Talibé pegándolo fue condenado a tres años decárcel254. Uno de los raros casos en los que el autor se vio adjudicar una dura pena fue el de2008, en el que el asistente del maestro coránico fue condenado a perpetuidad por habertorturado y asfixiado a un Talibé en condiciones atroces en el daara de su padre255.El miedo ante reacciones brutalesTal y como hemos mencionado en la sección “Contexto” del presente informe, losresponsables religiosos ejercen un enorme poder social, político y económico en Senegal.Practicamente todos los trabajadores humanitarios y muchos responsables gubernamentalesentrevistados por Human Rights Watch han explicado que el poder de las cofradías ponía enevidencia la falta de voluntad política del gobierno, cuando se trata de velar para que elpersonal de los Ministerios competentes – a saber los Ministerios del Interior, de Justicia y deEducación –, por una parte imponga una reglamentación y por otra parte enjuicie a los                                                                                                                      252 Voir Département d’État américain, Bureau de la Démocratie, des droits humains et du travail (Bureau ofDemocracy, Human Rights, and Labor), « Country Reports on Human Rights Practices - 2005: Senegal », 8mars 2006 (qui mentionne deux arrestations de ce genre selon les statistiques fournies par le gouvernementsénégalais) ; Département d’État américain, Bureau de la démocratie, des droits humains et du travail, «Country Reports on Human Rights Practices - 2006: Senegal », 6 mars 2007 (qui mentionne trois arrestations) ;et Département d’État américain, « Trafficking in Persons Report 2009 », 16 juin 2009 (qui mentionne deuxarrestations pour 2008).253 Entretiens de Human Rights Watch avec un responsable du ministère de la Justice, Kolda, 6 janvier 2010 ; etavec un responsable du ministère de la Justice, Mbour, 18 décembre 2009. Un travailleur humanitaire de Mboura indiqué qu’il y avait eu une arrestation de ce type suite à des violences particulièrement horribles infligées parun marabout en 2008. Entretien de Human Rights Watch avec un assistant social travaillant pour uneorganisation humanitaire locale, Mbour, 14 décembre 2009. Voir également Pape Mbar Faye, « Maltraitance àMbour : Un maître coranique déféré pour avoir torturé son talibé », WalFadjri, 11 juin 2008,http://www.seneweb.com/news/article/16853.php (consulté le 5 février 2010).254 Voir Soro Diop, « Affaire de la bastonnade du talibé M. B : Garde à vue prolongée pour le maître coranique», Le Quotidien, 9 juillet 2008 ; Birane Diaw, « Sévices corporels sur un talibé de 8 ans : 3 ans ferme requispour le maître coranique », Le Quotidien, 23 octobre 2008 ; Birane Diaw, « Jugement des sévices sur un talibé àKaolack : Le maître coranique écope de 3 ans ferme », Le Quotidien, 13 novembre 2008.255 Voir Samba Oumar Fall, « Pour avoir torturé à mort un élève, Bassirou Diané écope la perpétuité », LeSoleil, 28 janvier 2008, http://www.seneweb.com/news/article/14457.php (consulté le 5 février 2010).
    • marabús responsablesde maltratos y de explotación. Un responsable gubernamental delMinistro de la Familia ha indicado a Human Rights Watch:El Estado ha hecho muchos esfuerzos, pero sigue mostrándose sensible ante la cuestión,sobre todo en lo que toca al tema del castigo. Los grandes marabús – los jefes de lascofradías – se verían implicados en ello, ni siquiera indirectamente. Si tocáis a un marabú,tocáis a las cofradías, y esto es muy difícil aquí. Perdéis votos, y puede ser que perdáis hastavuestro puesto, o que os expongáis a graves problemas256.Un alto responsable del gobierno ha declarado a Human Rights Watch que en 2005, habíahecho presión públicamente para enjuiciar a un marabú que habiá pegado violentamente a unTalibé de 3 años. El marabú fue condenado finalmente a 2 años de cárcel, pero la resopnsablegubernamental ha recibido varias amenazas demuerte por teléfono. Ha hecho constatar quesus colegas tenían miedo de correr los mismos riesgos257. Del mismo modo, una persona queadministra un centro para Talibés en Mbour ha explicado que había sido víctima deamenazas y ostracismo por parte de los marabús y de la comunidad local después de haberintentado denunciar un caso de violación sobre un joven Talibé258.Además de estas amenazas directas, la presión social reduce el número de casos presentadosante las autoridades. Un hombre que había conseguido denunciar a un marabú que habíaapaleado brutalmente a su hijo fue apartado por su pueblo y su propio padre, que hadeclarado a un periodista de la Associated Press: “[Los golpes] fueron un accidente y mi hijono tenía derecho a ser humillado por el marabú. El día en que vinieron para llevarse almarabú a la cárcel, me dolió tanto como si hubieran venido para llevarme a mí a la cárcel”259.La gente corre el riesgo efectivo de ser objeto de amenazas y de presiones soiales sidenuncian a los marabús. Pero este problema no debe ser una excusa para el gobiernosenegalés, cuyo apoyo podría limitar las represalias. Un responsable gubernamental delMinisterio de Justicia ha expuesto este sentimiento a Human Rights Watch: Existe un terrible miedo de los marabús, ¿pero porqué? Se trata de una ley para la protección de los niños. Hay que aplicar el texto de la ley – la pobreza y la religión no son excusas para tirar un niño a la calle, sacando un beneficio financiero a expensas del niño260.La ayuda a la educación religiosa                                                                                                                      256 Entretien de Human Rights Watch avec un responsable du ministère de la Famille, Dakar, décembre 2009.Un responsable du ministère de la Justice a fait des déclarations allant dans le même sens. Entretien de HumanRights Watch, Dakar, janvier 2010 (« Tout le problème des talibés existe à cause de la non-application de la loi,la loi contre la mendicité. Le gouvernement sénégalais n’applique pas la loi parce que le pays est dominé par laforce maraboutique. »)257 Entretien de Human Rights Watch avec Aida Mbodj, ex-ministre de la Famille et actuelle vice-présidente del’Assemblée nationale, Dakar, 11 février 2010.258 « Senegal Aid Workers Express Concern About Abuse of Child Beggars », Voice of America, 10 mars 2008.259 Rukmini Callimachi, « Child beggar’s father fights abusive teacher », Associated Press, 17 août 2008.260 Entretien de Human Rights Watch avec un haut responsable du ministère de la Justice, Dakar, 22 décembre2009.
    • Muchos padres rechazan llevar a sus hijos a las escuelas públicas ya que el programa noincluye la instrucción coránica y porque se añaden unos gastos de escolaridad informales.Reconociendo el primer problema, en 2004, el gobierno senegalés ha modificado la ley sobrela educación para prever una instrucción religiosa en las escuelas del Estado261. El gobiernoha construido igualmente unos daaras “modernos” financiados por el Estado, en los que losestudios coránicos van asociados al estudio del árabe, del francés y de otras materias comolas matemáticas y las ciencias. Al beneficiar de una ayuda financiera por parte decooperadores internacionales, el Ministerio de la Educación ha empezado a construir unosdaaras modernos en 2010, previendo 100 daaras de aquí al año 2012, cada uno con unacapacidad de 300 estudiantes. Según este proyecto, el Estado determinará y reglamentará elprograma, la formación y las normas relativas a los profesores, así como las exigencias enmateria de seguridad y de higiene. Las escuelas se verán sometidas a inspecciones efectuadaspor agentes del Estado y, si no respetan las normas, se podrá emitir la orden de cerrarlas.Según el Ministerio de la Educación, esto permitirá al Estado asumir la responsabilidad quele toca en materia de educación primaria universal de estos niños, respetando al mismotiempo la preferencia de los padres262.Aunque esta iniciativa se prometedora en muchos aspectos, no constituye una solución parala gran mayoría deTalibés explotados. Como ha revelado un inspector del Ministerior de laEducación, más de 1.600 daaras han presentado una solicitud para ser escogidas entre los 100daaras que deben “modernizarse”263. Por lo demás, es poco probable que los marabúsinteresados en el beneficio financiero personal a expensas de la educación presenten unasolicitud en este sentido, porque los beneficios que pueden obtener con la mendicidad sonmuy superiores al salario de un profesor empleado por el Estado. De ello resulta que aunqueel derecho de la educación será extendido a un número importante de niños, el impacto seráinsignificante para las decenas demiles de Talibés que trabajan duro en la calle. Sus daaraspermanecerán sin reglamentar según los proyectos gubernamentales actuales, y nuevosdaaras “al margen de la ley” seguirán abriéndose muy probablemente.Los proyectos de desarrollo de los daaras modernos deben acompañarse de esfuerzos quetienen como objetivo hacer accesible y atractiva tanto para los niños como para los padres, laenseñanza estatal. También deben ser acompañados por grandes esfuerzos por parte de lasautoridades del Estado, para cerrarlos daaras caracterizados por la explotación y el maltratode los niños por una parte, y para castigar a las personas que han cometido o autorizado talesactos por otro lado. La lucha contra la explotación y el maltrato generalizado de los niños nopuede ser diferido durante las decenas de años que se necesitarán para “modernizar” la granmayoría de daaras de Senegal.La ausencia de reacción coherente                                                                                                                      261 Loi n° 2004-37 du 15 décembre 2004 modifiant et complétant la loi d’orientation de l’Éducation nationale n°91-22 du 16 février 1991.262 Entretien de Human Rights Watch avec Hameth Sall, 8 février 2010.263 Ibid.
    • Un último problema que arruina la reacción del gobierno senegalés es que es difusa y nocoordenada frente a la explotación de los Talibés. Varios responsables de organizacionesnacionales e internacionales han explicado a Human Rights Watch que uno de los principalesobstáculos a las medidas eficaces del Estado es el hecho de que la reacción del gobierno sedispersa entre los Ministerios de la Familia, de la Educación, de la Justicia, del Interior, delos Asuntos sociales y hasta de los Asuntos Exteriores, en el caso de Guinea-Bissau – sinhablar de las decenas de direcciones en el seno de cada uno de estos ministerios – sin quehaya un responsable claro. Los funcionarios entrevistados por Human Rights Watch estimanque la reacción es en el peor de los casos contradictoria, y muchas veces simplementeincoherente, puesto que los responsables de un Ministerio no están al corriente de las otrasiniciativas gubernamentales264. Teniendo en cuenta la gravidad del problema en Senegal, esnecesario designar a un responsable que sea el punto focal encargado de elaborar unaestrategia coordonada.El gobierno Bissau-guineanoAunque el gobierno Bissau-guineano haya adoptado ciertas medidas importantes para lucharcontra la circulación transfronteriza ilegal de Talibés hacia Senegal, sus esfuerzos siguensiendo tímidos y muchas veces se ven confrontados a una financiación insuficiente. Aún másimportante, el gobierno aún no ha expresado su voluntad de sancionar a los marabús quetransfieren niños al otro lado de la frontera, violando así las leyes nacionales y las normasinternacionales relativas a los derechos humanos. Por lo demás, el gobierno Bissau-guineanocasi no se ha ocupado del problema naciente de la mendicidad de los Talibés en el interior desus propias fronteras. El no respeto por parte del gobierno del derecho a la educación demuchos niños es también la causa de la circulación transfronteriza y de la mendicidadforzada.La insuficiencia de medidas tomadas contra la migración transfronteriza ilegalDespués de haber ignorado durante decenios el éxodo masivo de niños bissaugineanos hacialos daaras de Senegal, en los que miles de ellos son maltratados y explotados, el gobiernoBissau-guineano ha puesto en marcha un Comité nacional para lalucha contra la trata depersonas(Comité national contre la traite de personnes) en 2008 y ha reconocido la gravidaddel problema265. Desde entonces, ha tomado medidas positivas para reducir la transferenciailegal de niños hacia Senegal, entre otras cosas formando a los guardias fronterizos y a la                                                                                                                      264 Entretiens de Human Rights Watch avec les directeurs d’organisations humanitaires locales etinternationales, Dakar, décembre 2009 et janvier 2010.265 Entretien de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, personne focale du Comité national pour lalutte contre la traite des personnes et responsable à l’Institut de la femme et de l’enfant (Instituto da Mulher eCriança, IMC), Bissau, Guinée-Bissau, 13 janvier 2010 (qui a déclaré qu’avant 2008 et la création du Comité,seules deux organisations humanitaires travaillaient et sensibilisaient à cette question).
    • policía civil. Sin embargo, su acción sigue siendo limitada y lenta. Deja a la policía frente auna falta cruel de medios financieros para luchar contra el problema, puesto que no hacriminalizado la trata de niños y se abstiene de reclamar cuentas.Las iniciativas en las fronteras: mejora de los puestos fronterizos, pero insuficiencias enotros sitiosEl Comité nacional contra la trata de personas ha organizado una formación para la policíacivil y la policía fronteriza, así como para el personal de inmigración y de aduana,registrando algunos resultados positivos. El comisiario de las fuerzas de policíaivil de laregión de Bafatá, probablemente el punto de partida para los marabús y los Talibés, haseñalado a Human Rights Watch que en 2007 y 2008, la policía civil y de las fronteras habíabloqueado a 200 Talibés en la frontera y los había enviado de vuelta a su casa. Tambiénhabía detenido a 9 personas, marabús o personas trabajando a las órdenes de un marabú, quehacían pasar a los niños del otro lado de la frontera266. En 2009, según las declaraciones delcomisario confirmadas por la principal organización humanitaria de la región, el tráfico deniños en los puestos oficiales ha conocido una regresión, puesto que la policía bloquea ahoramenos niños y sólo ha detenido a dos marabús267.Aunque el comisario estima que esta reducción se debía en parte a una disminución generalde la circulación transfronteriza ilegal, ha reconocido que también era la consecuencia deestos esfuerzos hechos por “los marabús para esconderse mejor, ellos y los niños, cuandodebían atraviesan la frontera”268. El comisario de policía de Gabú ha dado explicacionessuplementarias: Hay diferentes explicaciones que permiten explicar la disminución de las detenciones. La primera es que el tráfico se ha limitado. La segunda es que la gente que hace pasar a los niños ha encontrado nuevos métodos. Antes, pasaban por los dos puestos fronterizos oficiales. Pero ahora, pasan por centenares de puntos de paso clandestinos. En vez de llevarse 20 niños, sólo se llevan a dos o tres. Y atraviesan ahora por la noche, porque saben que durante el día nuestros indicadores pueden desvelar su posición269.Efectivamente, varios niños entrevistados por Human Rights Watch han explicado que han                                                                                                                      266 Entretien de Human Rights Watch avec August Monte, commissaire de la force de police civile de la régionde Bafatá, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010. Le commissaire de la police régionale de Gabú a confié àHuman Rights Watch que, d’après son expérience, il s’agissait plus souvent d’un intermédiaire désigné,généralement un ex-talibé ou un talibé plus âgé, qui était chargé de faire passer les enfants de l’autre côté de lafrontière. Il a déclaré : « Il est recruté, cet ex-talibé, et ensuite il sensibilise le village aux vertus du marabout, àl’éducation possible—puis il recrute les enfants. Il est plus rare que le marabout vienne recruter lui-même,cherchant à exploiter les enfants comme lui a probablement été exploité. » Entretien de Human Rights Watchavec Ibrahima Mane, commissaire régional de la force de police civile, Gabú, Guinée-Bissau, 13 janvier 2010.267 Entretiens de Human Rights Watch avec August Monte, 11 janvier 2010 ; et avec Malam Baio, directeur deSOS Enfants Talibés, Bafatá, Guinée-Bissau, 10 janvier 2010.268 Entretien de Human Rights Watch avec August Monte, 11 janvier 2010.269 Entretien de Human Rights Watch avec Ibrahima Mane, 13 janvier 2010.
    • atravesado la frontera por la noche, y uno se ha acordado de que después de haber caminadodurante largo tiempo con un Talibé adulto antes depasar la frontera de manera clandestina yser llevado por el marabú que le esperaba con un coche en Senegal270.Un alto responsable de la policía ha reconocido también que los esfuerzos empleados paraponer un término al tráfico de niños en los puestos oficiales continuaban siendo dificultadospor agentes del Estado que se dejaban corromper271. Por lo demás, el director de unaorganización humanitaria que ayuda a formar la policía fronteriza ha explicadoque habíarecibido llamadas telefónicas de responsables en las fronteras que les pedían si la gente podíapasar sin hacer ningún trámite administrativo para los niños – lo que denota tanto lanecesidad de seguir la formación de la policía como los progresos operados que conducenciertos responsables a reconocer un problema potencial y a pedir consejo272.Sin embargo, el mayor problema al que se ve confrontada la policía en su lucha contra lacirculación transfronteriza ilegal de niños es la falta de financiamiento atribuido por elgobierno Bissau-guineano. Los responsables de la policía y de las fronteras de la región deBafatá han indicado a Human Rights Watch de que no disponen ni siquiera de un solo cocheo de una sola moto. En Gabú, tienen un coche, una moto y una bicicleta. Como ha explicadoel comisario de policía de Bafatá: “Si el coche está en misión en algún sitio y que recibimosuna llamado relativa alpaso de niños del otro lado de la frontera, estamos bloqueados – nopodemos hacer nada”273.La ausencia de marco jurídico y de lucha contra la impunidadLa ausencia de leyes que criminalizan expresamente la trata de personas en Guinea-Bissaudificulta seriamente los esfuerzos desarrollados para reducir la trata de niños, y esta situaciónse ve aún agravada por la impunidad de la que gozan los marabús que tranfieren ilegalmentea niños a Senegal.En el momento en que se han escrito estas líneas, no existía ninguna ley en Guinea-Bissauque criminalice la trata de personas, incluida la trata de niños. Sin embargo existe unproyecto de ley. Lapersona focal del gobierno en el seno del Comité nacional contra la tratade personas, así como un responsable de UNICEF encargado de la protección de los niñosque proporcionan una ayuda en torno a esta cuestión, se han mostrado optimistas en relaciónala aprobación de un ley por el poder legislativo en elcuros del primer semestre de 2010,admitiendo sin embargo que el procesos había sido retardado varias veces274.Actualmente, las detenciones se hacen en base a las obligaciones impuestas en las fronteras y                                                                                                                      270 er Entretien de Human Rights Watch avec un talibé âgé de 11 ans, Saint-Louis, 1 décembre 2009.271 Entretien de Human Rights Watch avec un haut responsable de la police, Guinée-Bissau, janvier 2010.272 Entretien de Human Rights Watch avec Laudolino Carlos Medina, secrétaire exécutif de l’AMIC, Bissau,Guinée-Bissau, 14 janvier 2010.273 Entretien de Human Rights Watch avec August Monte, 11 janvier 2010.274 Entretiens de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, 13 janvier 2010 ; et avec un responsable del’UNICEF chargé de la protection des enfants, Bissau, Guinée-Bissau, 15 janvier 2010.
    • sobre las violaciones de las disposiciones del código penal, sobre todo en lo que concierne alsecuestro y al abuso de confianza275. Según la ley Bissau-guineana, alguien que lleva a unniño del otro lado del frontera sin ser su padre, debe presentar una declaración firmada porlos dos padres indicando la aprobación y comunicando el motivo del desplazamiento276. Laeducación en una escuela coránica es un motivo legítimo según la ley, pero un responsablegubernamental ha subrayado que los dos padres y el marabú deben declarar que el niño nomendigará y que no será pegado277. Si estas condiciones no se reúnen, el paso transfronterizoes ilegal y, en virtud de la ley, el marabú debe ser detenido y presentado ante un tribunal.Pero en la práctica, esto ocurre muy raramente. Unos responsables h y que umanitarios queseguían esta cuestión de cerca han declarado a Human Rights Watch que ningún marabú quehabía intentado hacer pasar al otro lado de la frontera a niños de manera ilegal, había visto sucaso llevado hasta los tribunales, y aún menos a una sentencia y a una condena penal278.Aunque los responsables humanitarios han podido citar la falta de voluntad política comoprimera explicación, la persona focal del Estado en el seno del Comité Nacional sobre laTrata de Personas, ha indicado que el principal obstáculo es la ausencia de una ley quesancione expresamente esta práctica, y ha asegurado: “Cuando la ley [contra la trata depersonas] exista, será para todo el mundo – y los marabús no serán tratados de maneradiferente de los otros. La ley es la ley, y será aplicada a todos del mismo modo”279.El problema creciente de la mendicidad forzada en Guinea-BissauMuchos trabajadores humanitarios así como representantes de UNICEF y de la ComunidadNacional de la Juventud Islámica han afirmado a Human Rights Watch que el problema de lamendicidad forzada se ha acentuado en los últimos 5 años, sobre todo en la capital280. Lapresencia generalizada de decenas de Talibés mendigos, con una cuota impuesta, ha sidoconfirmada por Human Rights Watch en varias ciudades, sobre todo Bissau y Gabú281.Actualmente, el gobierno de Bissau-guineano no ha tomado medidas concretas para lucharcontra este problema que va intensificándose. Contrariamentea a lo que ocurre en Senegal, lamendicidad forzada ni siquiera está criminalizada en el derecho nacional, ni definida como                                                                                                                      275 Entretien de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, 13 janvier 2010.276 Ibid. ; et entretien de Human Rights Watch avec Laudolino Carlos Medina, 14 janvier 2010.277 Entretien de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, 13 janvier 2010.278 Entretiens de Human Rights Watch avec Laudolino Carlos Medina, 14 janvier 2010 ; et avec Malam Baio,10 janvier 2010.279 Entretien de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, 13 janvier 2010.280 Entretiens de Human Rights Watch avec Laudolino Carlos Medina ; avec un responsable de l’UNICEFchargé de la protection des enfants, Bissau, Guinée-Bissau, 15 janvier 2010 ; et avec Helena Assana Saïd,présidente de la CNJI, Bissau, Guinée-Bissau, 14 janvier 2010 (qui a également indiqué que la CNJI avaitidentifié les daaras où cela s’était produit, qu’elle avait essayé de sensibiliser les marabouts afin qu’ils réduisentau moins le nombre d’heures passées à mendier, et qu’elle entamait un programme de marrainage où les talibésdormiraient dans une famille d’accueil et recevraient par ailleurs de la nourriture et autre type d’aide).281 Entretiens de Human Rights Watch avec un talibé âgé de huit ans, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 ; etavec un talibé âgé de neuf ans, Gabú, Guinée-Bissau, 13 janvier 2010.
    • una de las peores formas de trabajo infantil282.Según varios responsables del Estado, la principal respuesta del gobierno es lasensibilización en la práctica de la mendicidad forzada, conjugada con la explotación deoportunidades de asistencia financiera en las madrasas, el equivalente Bissau-guineano de losdaaras modernos de Senegal283. Human Rights Watch exhorta al gobierno Bissau-guineano aexaminar con atención el ejemplo de Senegal, en el que decenas de años de “solucionesalternativas” y de no lucha contra la impunidad han servido para alentar a los resopnsables deexplotación de niños y han desembocado sobre un aumento creciente del número devíctimas.La denegación del derecho a la educaciónEn términos de la ley Bissau-guineana, la enseñanza primaria debe ser obligatoria y gratuita,conformemente al derecho internacional. Sin embargo, cuando la enseñanza primaria gratuitase ha instaurado a mitad de los años 2000, el gobierno no estaba preparado para la cantidadextraordinaria de niños que se presentaron a la escuela por primera vez. El Estado,recupérandose de un decenio de instabilidad, se ha visto en la imposibilidad de cubrir losgastos de los profesores, del equipamiento y de las construcciones. Aunque la ley prescribe la“gratuidad” de la enseñanza, los representantes de varias organizaciones que trabajan con elgobierno sobre cuestiones relacionadas con la educación han indicado que los gastosinformales, sobre todo la inscripción y los gastos mensuales, se han generalizado. Estosgastos fuerzan a muchos padres a sacar a sus hijos de las escuelas públicas y a enviarlos a lasescuelas coránicos, ya sea en Guinea-Bissau o en Senegal, de modo que ya no deben pagarnada para mantenerles284. A causa de ello y de otras barreras que imposibilitan el acceso a laenseñanza, más de 60% de los niños de Guinea-Bissau no están inscritos en una escuelapública285.                                                                                                                      282 Le gouvernement bissau-guinéen, gêné par l’instabilité et les changements constants de personnel au seindes institutions de l’État, a passé la dernière décennie à faire du surplace pour ce qui est de ses initiativesd’harmonisation des lois nationales avec les obligations des traités internationaux. L’UNICEF, qui travailleavec le gouvernement, a exprimé son optimisme de voir de réels progrès s’opérer cette année, entre autres en cequi concerne la loi contre la mendicité forcée. Entretien de Human Rights Watch avec un responsable del’UNICEF chargé de la protection des enfants, Bissau, Guinée-Bissau, 15 janvier 2010. Cependant, lesdirecteurs de deux organisations humanitaires de Guinée-Bissau qui travaillent avec les talibés ont fait montrede moins d’optimisme, étant donné le manque de progrès enregistrés au cours des dix dernières années pourréformer les lois bissau-guinéennes et l’hésitation du gouvernement à s’ingérer dans les affaires desresponsables religieux. Entretiens de Human Rights Watch avec les directeurs d’organisations humanitaireslocales, Bissau, Guinée-Bissau, janvier 2010.283 Entretiens de Human Rights Watch avec Emanuel Fernandes, 13 janvier 2010 ; avec un responsable duministère de l’Intérieur, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010 ; et avec un responsable régional, Bafatá,Guinée-Bissau, 11 janvier 2010.284 Entretiens de groupe de Human Rights Watch avec des talibés âgés de neuf, neuf , 12 , 16 et 19 ans, régionde Bafatá, Guinée-Bissau, 10 janvier 2010 ; avec des talibés âgés de huit, 12 et 15 ans, région de Bafatá,Guinée-Bissau, 10 janvier 2010 ; et entretien de Human Rights Watch avec le père d’un ex-talibé, Bafatá,Guinée-Bissau, 10 janvier 2010.285 Entretiens de Human Rights Watch avec un responsable de l’UNICEF chargé de la protection des enfants,15 janvier 2010 ; avec un responsable d’une organisation humanitaire internationale travaillant en étroite
    • Human Rights Watch ha entrevistado a 8 niños de dos daaras rurales que servían comointernados en Guinea-Bissau. 7 sobre 8 iban anteriormente a una escuela pública en supueblo de origen, combinando las materias escolares normales con los estudios coránicos,hasta que sus padres no pudieron pagar los gastos de la escuela pública. 6 de 7 niños queestudiaban anteriormente en una escuela pública han explicado que ellos mismos y suspadres habrían preferido seguir yendo a la escuela coránica en su pueblo286. El gobiernoBissau-guineano está confrontado a limitaciones financieras, pero a pesar de todo debe tomarmedidas positivas a favor de la realización del derecho a la educación.Al igual que en Senegal, muchas familias Bissau-guineanas otorgan a la enseñanza religiosauna importancia igual a la de la educación en una escuela pública, o aún más. Para estasfamilias, el gobierno debería obrar al lado de las principales organizaciones islámicas deGuinea-Bissau para reglamentar y uniformizar las escuelas coránicas, con el fin de garantizaruna educación de calidad, unas condiciones de vida decentes y la ausencia de explotación.Aunque el proyecto sólo esté en sus principios, el gobierno Bissau-guineano ha empezado atomar medidas que intentan alcanzar este objetivo. En septiembre de 2009, bajo la direccióndel Instituto para el Desarrolllo de la Educación Nacional (Instituto Nacional para oDesenvolvimento da Educaçao National, INDE), ha elaborado un plan de acción para laintegración de las madrasas287 en el sistema de educación nacional. Este plan pretendeestablecer un programa coherente y unas normas para los profesores, así como subvencionesdel Estado. Aunque estos principios hayan sido clarificados, ciertas ambigüedadespermanecen, sobre todo en torno a la cuestión de saber si las madrasas serán escuelasautónomas incluyendo el programa global de las escuelas públicas, o si se tratará de escuelasexclusivamente religiosas asociadas a escuelas públicas de los alrdedores. Por lo demás,comohan explicado varios trabajadores humanitarios, la manera con la que el gobierno considerala posibilidad de financiar estas iniciativas aún es incierta, puesto que el 60% de los niñosestán al margen del sistema educativo, en parte a causa de un financiamento inadaptado.Los padres responsables de negligencia y de maltratoLa actitud de los padres que escogen enviar a sus niños a marabús a cientos de kilómetros desus casas puede ser considerado como negligencia o hasta como complicidad voluntaria en elmaltrato. En ciertos casos, los padres ignoran efectivamente que sus niños padecen violencias– en parte a causa de las tentativas deliberadas del marabú para esconder la verdad – pero hayotros que intencionalmente envían o envían de vuelta a sus hijos hacia condiciones de                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        collaboration avec le gouvernement sur la politique d’éducation, Bissau, Guinée-Bissau, 15 janvier 2010 ; avecHelena Assana Saïd, 14 janvier 2010 ; et avec Laudolino Carlos Medina, 14 janvier 2010.286 Entretiens de groupe de Human Rights Watch avec des talibés âgés de neuf, neuf , 12 , 16 et 19 ans, régionde Bafatá, Guinée-Bissau, 10 janvier 2010 ; avec des talibés âgés de huit, 12 et 15 ans, région de Bafatá,Guinée-Bissau, 10 janvier 2010.287 En Guinée-Bissau, un daara est une école où les enfants apprennent principalement, et dans certains casexclusivement, le Coran, tandis qu’une madrasa bissau-guinéenne comprend les études coraniques, l’arabe, etsouvent le portugais ainsi que d’autres matières de l’école publique.
    • maltrato que conocen perfectamente.Unos padres entrevistados por Human Rights Watch han citado tres motivos principales quellevan a unos padres a confiar su hijo a un marabú. En primer lugar, cada padre entrevistadoha recalcado su deseo de ver a su hijo memorizar el Corán. En segundo lugar, muchos padreshan declarado que no podían mantener económiamente al niño, y que por lo tanto lo habíanconfiado a un marabú. Por último, algunos padres han explicado que el marabú había“exigido” el niño, y que al ser el marabú un personaje representando la autoridad – muchosveces un anciano, miembro muy respetado de la familia o de la comunidad – “no podíandecir que no”.En general, los Talibés de los daaras urbanos que operan como internados provienen dealgunas de las regiones más pobres de Senegal y de Guinea-Bissau. En la región de Kolda –de donde proviene la mayoría de Talibés de Senegal – una familia media dispone de menosde un dólar al día (278 CFA, es decir 0,60 $) para gastar por persona. El 73% de los gastos dela familia va a parar en comida, dejando respectivamente el 5% y el 3% para la salud y laeducación288. Limitados económicamente, algunos padres envían a sus niñospretendidamente para aprender el Corán, pero también para aliviar los gastos de la familia.Un padre que ha enviado a tres de sus hijos a estudiar el Corán ha explicado a Human RightsWatch: Habría preferido que mis hijos se quedaran a mi lado, pero no tenía los medios para guardarlos aquí. Los he enviado con un marabú por razones económicas. Al confiar un niño a un marabú, éste tiene a cargo su comida y su ropa289.El presidente de una organización senegalesa se ha dedicado a sensibilidzar a los padres, alas comunidades y a los jefes religiosos sobre los derechos de los niños en el Islam y losriesgos que toman al enviar a sus hijos lejos de sus casas, ha explicado a Human RightsWatch: Cierto número de personas directamente responsables del bienestar de estos niños no está haciendo su papel. He aquí un ejemplo de ello. Un padre con dos niños envía a uno a una escuela francesa y otro a una escuela coránica. En el caso del niño que va a la escuela francesa, se encarga de su comida, de sus cuidados sanitarios, de los gastos de escolaridad, del lugar donde duerme… de todo. En el caso del niño que va a la escuela coránica, no se encarga de nada. Le da el niño al marabú y participa en nada del bienestar del niño. ¿Porqué debemos aceptar esto en nombre de la cultura?290                                                                                                                      288 Avant-projet d’une étude sur la région de Kolda réalisée par un grand institut de recherche, vu par HumanRights Watch (à publier prochainement) (qui révèle également que le nombre moyen de personnes par ménageà Kolda est de 10,5 personnes).289 Entretien de Human Rights Watch avec le père de trois talibés, région de Kolda, 7 janvier 2010. Une autrepersonne, père de deux talibés, a déclaré que si ses fils restaient à la maison et allaient à l’école publique ous’ils étaient envoyés vivre dans un daara dépendait en partie du succès de la récolte au moment où les enfantsatteignaient l’âge d’aller à l’école. Entretien de Human Rights Watch avec le père de deux talibés de Saint-Louis, région de Fouta Toro, 2 décembre 2009.290 Entretien de Human Rights Watch avec Amadou Tidiana Talla, président d’ONG Gounass, Kolda, 8 janvier2010.
    • Varios padres entrevistados por Human Rights Watch estiman efectivamente que no asumíanninguna responsabilidad una vez que habían confiado su hijo a un marabú. El padre de dosTalibés ha declarado: “Cuando le he entregado [mis hijos] al marabú, se los he dado. Ahoraes él su responsable. Si tenéis alguna pregunta, debéis preguntarle a él – yo no tengo ningunarespuesta”291. En otro pueblo, una madre también ha dado a entender que ya no eraresponsable del hijo confiado a un marabú, y que el investigador debía ir a hablar con elmarabú292. Un número aplastante de Talibés entrevistados por Human Rights Watch noquerían abandonar a sus familias y han experimentado, según los casos, unos sentimientosleves o profundos de abandono, amplificado por el hecho de que, a pesar de la facilidad delas comunicaciones por teléfono móvil, no habían hablado con sus padres desde que habíanmarchado del pueblo.La Convención relativa a los derechos del niño establece que son los padres los que debengarantizar en primer lugar y “en los límites de sus posibilidades y medios económicos, lascondiciones de vida necesarias al desarrollo del niño”293. Actualmente, los padres de miles deTalibés explotados y maltratados no respetan esta obligación. Los padres no proporcionanninguna ayuda al marabú para el desarrollo física del niño, no mantienen ningún contactopara contribuir al desarrollo afectivo del niño, y se preocupan aún menos por su bienestar.En muchos casos, los padres parecen no entender la gravidad de los malos trates que padeceno que pueden padecer los niños en un daara. De las entrevistas de Human Rights Watch conciertos Talibés, se puede concluir que el marabú era muchas veces alguien originario delmismo pueblo que el Talibé; un miembro de la familia, ya fuera cercana o alejada;o alguiencon el que el padre había estudiado el Corán. En casos extremos, el marabú era una personacon la que los padres, y sobre todo el padre, nunca habían tenido un contacto anterior. Porconsiguiente, los padres creen que a pesar de la existencia de marabús explotadores, elmarabú de su hijo se centrará sobre la educación.Cuando los niños son enviados de vuelta a sus pueblos por organizaciones humanitariasdespués de una fuga, algunos padres se indignan al oir la manera en que han sido tratados sushijos. Un jefe de pueblo de la región de Kolda que había a uno de sus nueve hijos a unmarabú de Dakar ha declarado a Human Rights Watch: No estaba contento de lo que le ocurrió a mi hijo cuando le envié a Dakar. No estudiaba el Corán y se cansaba mendigando. Sufría mucho allí y entonces se escapó. Durante cuatro años estuvo escondido… Cuando hablé con el marabú me dio excusas, diciendo que mi hijo se había vuelto un bribón. Otro Talibé me ha ayudado a encontrar a mi hijo. No volveré a enviar a ningún niño a un marabú que ha marchado instalarse a una ciudad294.                                                                                                                      291 Entretien de Human Rights Watch avec le père de deux talibés de Saint-Louis, région de Fouta Toro, 2décembre 2009.292 Entretien de Human Rights Watch avec la mère d’un talibé de Saint-Louis, région de Fouta Toro, 2décembre 2009.293 CDE, art. 27.294 Entretien de Human Rights Watch avec un chef de village qui a envoyé un fils dans un daara de Dakar,Guero Yiro Boucar, région de Kolda, 7 janvier 2010. D’autres ont fait des déclarations allant dans le mêmesens. Entretiens de Human Rights Watch avec la mère d’un ex-talibé, Bafatá, Guinée-Bissau, 11 janvier 2010
    • Malam Baio, director de SOS Enfants Talibés en Bafatá, Guinea-Bissau, ha hecho undocumental para exponer en detalle las condiciones y el nivel de explotación en los que vivenla mayoría de Talibés en Senegal, vídeo que muestra en las comunidades rurales. Haseñalado a Human Rights Watch que la mayoría de padres estaban atemorizados ante laspruebas visuales que se les presentaban sobre las condiciones de vida en los daaras. Algunosde estos padres, sin embargo, siguen enviando a sus hijos a los daaras de Dakar295.Muchos padres son conscientes de que sus hijos son víctimas de negligencia y de maltratos.Human Rights Watch ha entrevistado a muchas familias que sabían que sus hijosmendigaban durante largas horas, pero juzgaban que era necesario para que el marabúpudiera sobrevivir y pagar el alquiler296. En un estudio reciente reailzado en la región deKolda, el 30% de las familias había confiado su hijo a un marabú pensando que lascondiciones de vida en el daara eran más duras para el niño que las condiciones de vida en sucasa297. En estos casos, los padres no sólo son culpables de negligencia, sino tambiéncómplices de maltrato.Lo más increíble es que ciertos padres envían de vuelta a sus hijos fugitivos a un marabúconocido por los malos tratos que les inflige. Human Rights Watch ha analizado decenas decasos de este tipo. A veces, los padres han pegado ellos mismos a sus hijos por habersefugado.Adama H. tenía 7 años en 2008 cuando se fugó de su daara de Mbour porque le pegaban y seponía siempre enfermo. Cuando llegó a casa de sus padres, les informó de los malos tratos alos que estaba sometido. Entonces sus padres, sobre todo su padre, decidieron enviarleinmediatamente de vuelta al daara. Con tan solo 8 años, se volvió a fugar. Sabiendo que nopodía volver a su casa, se fue a Dakar, a 70 km de donde estaba. Un conductor acabóllevándolo a Dakar, donde ha vivido en la calle hasta que un asistente social lo encuentre.Adama vivía entonces en un centro de acogida desde dos meses cuando fue interrogado porHuman Rights Watch. Entonces dijo: “Quiero volver a casa, pero tengo miedo porque noquiero que me envíen de vuelta al marabú”298.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        (qui a confié à Human Rights Watch que son plus jeune fils, âge de trois ans, n’irait pas au Sénégal pourapprendre le Coran après l’expérience de son fils aîné, qui a été renvoyé chez eux après avoir fui les violencesphysiques infligées par son marabout) ; et avec le père d’un ex-talibé, Gabú, Guinée-Bissau, 12 janvier 2010 («Ce n’est que quand l’enfant est revenu ici que nous avons appris toute la vérité sur les difficultés au Sénégal »).295 Entretien de Human Rights Watch avec Malam Baio, 10 janvier 2010.296 Entretiens de Human Rights Watch avec le père d’un talibé de Saint-Louis, région de Fouta Toro, 2décembre 2009 ; avec le père d’un talibé de Saint-Louis, région de Fouta Toro, 2 décembre 2009 ; et avec lamère d’un talibé et d’un ex-talibé de Dakar, Gabú, Guinée-Bissau, 13 janvier 2010.297 Avant-projet d’une étude sur la région de Kolda réalisée par un grand institut de recherche, vu par HumanRights Watch (à publier prochainement) (qui signale aussi que 30 pour cent des parents estimaient que l’enfantaurait les mêmes conditions de vie et 31 pour cent estimaient que l’enfant aurait de meilleures conditions devie).298 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Mbour âgé de huit ans, Dakar, 8 novembre 2009.Beaucoup de talibés ont décrit des expériences similaires. Par exemple, entretiens de Human Rights Watch avecun ex-talibé de Touba âgé de 13 ans, Dakar, 25 novembre 2009 (battu par son père après avoir fugué du daara, erforcé de se réfugier dans les rues de Dakar) ; avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 13 ans, Saint-Louis, 1décembre 2009 (battu par son père après avoir fugué du daara à l’âge de neuf ans ; sachant qu’il serait renvoyéau daara, il s’est enfui de chez lui) ; et avec un ex-talibé de Saint-Louis âgé de 18 ans, Dakar, 10 décembre 2009(sur le point d’être renvoyé au daara après être retourné chez lui à l’âge de 11 ans, il a de nouveau fugué, se
    • Otro ex-Talibé, Seydou R., de 13 años, ha descrito a Human Rights Watch una experienciasimilar: Ya no aguantaba los golpes, entonces me fugué. La primera vez, volví a casa y mis padres me devolvieron al daara. Decidí entonces que si me fugaba de nuevo, no volvería a mi casa. Las dos otras veces, me pillaron y el marabú me pegó como nunca lo había hecho anteriormente por haber fugado. Cuando finalmente conseguí fugarme, caminé hasta Fatick, donde encontré un vehículo que iba a Dakar, y me subí al coche299.Viéndose en la imposibilidad de buscar la ayuda de sus padres, Seydou viajó solo hastaDakar con 12 años. Vivió allí en la calle durante 8 meses, cuando Human Rights Watch lointerrogó300. Incluso cuando los padres pretenden no conocer las condiciones de explotaciónque reinan en los daaras, confían a sus hijos a un marabú, pero ya no pueden pretender estocuando toman la decisión de volver a enviar a sus hijos conociendo los malos tratos que seinfligen a los niños. Entonces se hacen cómplices de estos malos tratos.Las organizaciones humanitarias: incitación a la migración urbana, inercia en la luchacontra la impunidadEn Senegal, decenas de organizaciones humanitarias nacionales e internacionales ofrecentoda una gama de servicios para ayudar a los Talibés y mejorar así sus condiciones de vida enlos daaras. Muchas los hacen desdehace casi diez años. Esta asistencia toma diversas formas:proporcionar esterillas para dormir, agua, ropa y zapatos; construcción de centros de acogida;distribución de comidas, jabón de ducha, jabón de platos y desinfectantes; medicamentos yayuda en materia de cuidados sanitarios; clases de francés; dinero para alcanzar la cuotaimpuesta a los Talibés; microcréditos destinados a los marabús para que monten un negocio;pago para el alquiler del marabú. Considerando las condiciones deplorables que reinan en losdaaras urbanos, los esfuerzos de organizaciones humanitarias son comprensibles, pero tienenconsecuencias indeseadas: en su conjunto, alentan a los marabús a ir a las ciudades – dondela mendicidad es corriente – y reducen la responsabilidad del Estado, de las familias y de lasautoridades religiosas. Por lo demás, muchos marabús continúan forzando a sus Talibés amendigar, generando así unos ingresos más importantes, puesto que las organizacioneshumanitarias les ayudan a reducir sus gastos.En ciertos casos extremos, los marabús venden comida y medicamentos que reciben porparte de las asociaciones. Muchas organizaciones no han suspendido la ayuda que aportan alos marabús que siguen explotando a los Talibés que tienen a cargo, y aún menos denunciana estos marabús ante las autoridades competentes sobre maltrato y negligencia.La asistencia que proporcionan a gran escala las organizaciones humanitarias, animan a los                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        voyant forcé de vivre par intermittence dans les rues de Kaolack, Mbour, Thiès et Dakar au cours des septdernières années).299 Entretien de Human Rights Watch avec un ex-talibé de Kaolack âgé de 13 ans, Dakar, 15 décembre 2009.300 Ibid.
    • marabús de pueblo a instalarse en las ciudades, donde se reciben la mayoría aplastante deayudas y subvenciones. Un marabú del pueblo de Kolda ha explicado, emocionado, a HumanRights Watch: [La migración masiva de marabús hacia las ciudades] se debe en parte al hecho de que en los programas de tele, se ven marabús que se aprovechan de las ayudas de ONGs o del Estado en Dakar. Esto anima a muchos marabús a irse en las grandes ciudades, porque piensan que ahí podrán sacar provecho de estas ayudas301.Más que ayudar a los marabús que se quedan en los pueblos, en los que la mendicidad es casiinexistente, la gran parte de la asistencia humanitaria ha tenido como efecto atraer a losmarabús y a sus Talibés en las ciudades, donde la mendicidad es omnipresente. Variasorganizaciones, como UNICEF, Tierra de Hombres e Intermonde, cooperan en un proyectodel gobierno senegalés contra las peores formas de trabajo infantil para favorecer el retornode varios daaras urbanos a sus pueblos respectivos. Otras asociaciones, como ONG Gounassy Tostan, aportan una ayuda financiera a los daaras de cada pueblo, obrando para eldesarrollo de la comunidad y animando a los marabús y a las familias a guardar a los niñosen sus pueblos respectivos. Pero la mayor parte de la ayuda financiera va a parar a los daarasurbanos, sobre todo en la región de Dakar.Algunos marabús parecen efectivamente servir para ayudar a reducir o eliminar las horas demendicidad de los Talibés y para mejorar fuertemente las condiciones de higiene en el daara.Human Rights Watch ha visitado varios daaras que se benefician de la ayuda deorganizaciones humanitarias, y en los que se pueden ver niños bien vestidos y con zapatos,así como pizarras negras y libros nuevos. Y los niños no mendigaban comida302. En otrosdaaras, los marabús habían reducido de manera consecuente las horas de mendicidad y hanafirmado a Human Rights Watch que sólo recibían un poco más de ayuda, ya no forzaría alos niños a mendigar303.Sin embargo, según las entrevistas realizadas con los Talibés y las agencias humanitarias,muchos marabús reciben una ayuda que no influye en su práctica de la mendicidad, sino quela utilizan para generar unos ingresos netos aún más importantes. Como se ha explicado                                                                                                                      301 Entretien de Human Rights Watch avec Mohamed Aliou Ba, marabout de village, Guero Yiro Alpha, régionde Kolda, 7 janvier 2010. Le frère d’un marabout qui a quitté Kolda pour Dakar, ainsi qu’un responsablegouvernemental de Kolda, ont mentionné le même type de facteurs influençant la migration des marabouts.Entretiens de Human Rights Watch avec le père d’un talibé de Dakar et le frère d’un marabout, région deKolda, 7 janvier 2010 (« Vu la façon dont le gouvernement et les ONG font leur travail, l’argent ne quittejamais Dakar—alors les marabouts vont là-bas. C’était la perception de mon frère qui est parti [de son villagede Kolda]. Si vous voulez changer les choses, l’argent doit aller directement à la population, il doit aller à labase. ») ; et avec un responsable gouvernemental du ministère des Affaires sociales, Kolda, 8 janvier 2010 («Les marabouts pensent que s’ils ont un grand nombre d’enfants autour d’eux, l’État ou les ONG les aideront. Ilsont vu que c’était le cas avec d’autres marabouts. »).302 Entretiens de Human Rights Watch avec Mohamed Niass, marabout et imam, Guédiawaye, 21 novembre2009 ; et avec Seybatou Ciss, marabout, Mbour, 19 décembre 2009.303 Entretiens de Human Rights Watch avec Ibrahima Puye, marabout, Guédiawaye, 18 novembre 2009 ; avecOustas Pape Faye, marabout, Guédiawaye, 19 novembre 2009 ; et avec Malick Sy, marabout, Mbour, 18décembre 2009. Une évaluation interne de 2008 du vaste programme d’aide aux talibés d’une organisationhumanitaire, partagée avec Human Rights Watch, a également révélé que certains marabouts qui avaient reçuune aide de cette association avaient abandonné la pratique de la mendicité, tandis que d’autres avaient aumoins réduit le nombre d’heures.
    • antes, los Talibés de un daara de Dakar han señalado a Human Rights Watch que su marabúvendía los medicamentos proporcionados por una agencia humanitaria, exigiendo a losTalibés que paguen sus propios medicamentos pasando más horas mendigando304. Por lodemás, varias personas que colaboraban anteriormente con una organización humanitariainternacional han expresado su profunda inquietud ante la decisión de la asociación deproporcionar ayuda a los daaras, sobre todo bajo la forma de subvenciones, como el pago delprecio del alquiler. Estas personas han declarado que a pesar de que la organización ha dichoa los marabús que dejen de forzar a los Talibés para que mendiguen a cambio de estosfondos, se han encontrado regularmente a Talibés de estos daaras mendigando en la calle.Según ellos, la organización “apoya y anima la práctica de los falsos marabús”305. Por último,el balance interno realizado por una organización humanitaria sobre su programa trianual –hoy terminado – destinado a ayudar decenas de daaras ha revelado que ciertos daaras nohabían hecho ningún esfuerzo para mejorar las condiciones de higiene o para reducir lamendicidad, a pesar de la ayuda considerable que les habían proporcionado306.El balance interno ha notado que uno de los graves problemas del programa radica en laausencia de consecuencias para los marabús que no presentaban una justificación de que eldinero había servido para reducir las horas de mendicidad307. De hecho, uno de losempleados ha afirmado a Human Rights Watch que cuando se pillaba a un marabú forzandoa sus Talibés a mendigar después de las horas convenidas, la única reacción era de hacer unacruz en los registros de la organización. Fuera cual fuera la candiad de puntos negativosacumulados por el marabú, la organización no suspendía nunca su ayuda, afirmando quequería “crear confianza en los marabús”308. No hay duda de que una ayuda importante, noconjugada con serios esfuerzos para acompañar esta ayuda con estrictas condiciones o parapedir cuentas a los que cometen abusos, sirve para animar a los marabús sin escrúpulos aabrir daaras y explotar a los niños.La posición actual de UNICEF ya no es de apoyar directamente los daaras urbanos conmedios materiales, sino de trabajar por un lado con las familias, los marabús y las otrascomunidades en el marco de iniciativas de prevención que tengan como objetivo guardar alos niños en sus pueblos, y por otro lado, atacar el problema a partir de una persepctivasistémica, sobre todo ayudando al Ministerio de la Familia a reubicar varios daaras urbanosen sus pueblos respectivos, mejorar el acceso al sistema de educación público, mejorar lasituación financiera de las familias y de las comunidades para que los niños puedan quedarse                                                                                                                      304 Entretien de groupe de Human Rights Watch avec des talibés âgés de cinq, sept, neuf, 10 et 11 ans, Dakar,28 janvier 2010.305 Entretien de Human Rights Watch avec des ex-employés d’une organisation humanitaire internationale,Dakar, 20 novembre 2009.306 Évaluation interne du programme d’aide aux talibés d’une organisation humanitaire, 2008, document nonpublié en possession de Human Rights Watch. Dans cet examen interne, l’organisation note que son aide peuteffectivement avoir conduit à une augmentation du nombre de talibés envoyés dans des daaras spécifiques, maiselle estime que l’augmentation globale aurait probablement eu lieu quand même et que les actions del’organisation n’ont eu un impact que sur la répartition relative des talibés entre les différents daaras plutôt quesur le chiffre global. Il est clair, toutefois, que lorsque des organisations se focalisent sur les daaras urbains, larépartition relative change en faveur des daaras urbains au détriment des daaras de village—amenant les enfantslà où la mendicité est généralisée plutôt que là où elle est en grande partie inexistante.307 Ibid.308 Entretien de Human Rights Watch avec un responsable humanitaire, Sénégal, 9 décembre 2009.
    • en su casa309. La mayoría de organizaciones humanitarias no han seguido el ejemplo deUNICEF y no ha parado de proporcionar asistencia directa a los daaras urbanos. Así pues,deben emplear más esfuerzos para garantizar que su ayuda no alienta la explotación de otrosTalibés.Incluso cuando la ayuda directa mejora las condiciones de los daaras, los programas no sonsostenibles a largo plazo y reducen la responsabilidad de los marabús, de los padres, de lasinstituciones religiosas y del Estado310. El balance interno realizado por la organizaciónmencionada anteriormente a propósito de su programa de ayuda a los Talibés ha evidenciadotambién que el hecho de que la durabilidad era un obstáculo mayor al que se había vistoconfrontada, reconociendo que una vez, el programa de financiación se había acabado y laconcesión de fondos a los marabús había cesado, de modo que la mayoría de daaras habíanvuelto a la situación anterior a la ayuda, es decir a la mendicidad y a la falta de higiene.Teniendo encuenta que decenas de miles de Talibés mendigan en las ciudades de Senegal, lasagencias humanitarias no pueden financiar la disparición definitiva de la explotación. Dehecho, considerando el aumento contínuo del número de Talibés forzados a mendigar en lascalles, esta ayuda se ha revelado en gran parte ineficaz. Por lo tanto, la necesidad innegablede una respuesta gubernamental a este problema parece menos evidente.Por último, a pesar de que numerosas organizaciones humanitarias nacionales einternacionales ha jugado un papel crucial haciendo presión sobre el gobierno senegalés paraque apruebe la ley de 2005 sobre la lucha contra la trata de personas criminalizando lamendicidad forzada, muchos no han insistido sobre la lucha contra la impunidad nidenunciado la ausencia total de intervención del gobierno para que se aplique la ley. Laorganización humanitaria Samusocial Senegal se ha particularizado por su actitud único yejemplar. Ha explicado a Human Rights Watch que cuando los miembros de su personalencontraban a un niño que había padecido violencias físicas, su reacción habitual erainformar de ello a las autoridades311. Por el contrario, los directores de más de 10organizaciones humanitarias que trabajan sobre el problema de los Talibés han afirmado aHuman Rights Watch que hacer presión para reclamar cuentas es de momento inútil, contra-producente, o constituía hasta una pérdida de tiempo porque el Estado siempre hace oídossordos312. El director de una organización nacional ha podido decir que las sanciones seríaninjustas: “No podéis sancionar a alguien que no entiende porqué o no sabe porqué se lesanciona – y esto es lo que haríamos si tratamos como criminales o encarcelamos a lamayoría de marabús”313.Las organizaciones humanitarias nacionales e internacionales presentes en Senegal y en                                                                                                                      309 Entretien de Human Rights Watch avec un responsable de l’UNICEF chargé de la protection des enfants,Dakar, 24 février 2010.310 Évaluation interne du programme d’aide aux talibés d’une organisation humanitaire, 2008, document nonpublié en possession de Human Rights Watch.311 Entretien de Human Rights Watch avec Abdullai Diop, chef de l’équipe médicale de Samusocial Sénégal,Dakar, 22 février 2010.312 Entretiens de Human Rights Watch avec des responsables d’organisations humanitaires locales etinternationales au Sénégal et en Guinée-Bissau, de novembre 2009 à janvier 2010.313 Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’une organisation humanitaire locale, Dakar, décembre2009.
    • Guinea-Bissau han adoptado una perspectiva de “compromiso constructivo” y de prevenciónen relación al maltrato y a la negligencia de los que son responsables los marabús. Haciendoestos, se han abstenido en su mayoría de denunciar los casos de maltratos y de negligenciaante las autoridades competentes, y aún menos han pedido el enjuiciamento de marabúsculpables de abusos.Por su parte, UNICEF, tanto en Senegal como en Guinea-Bissau, ha contribuido a lucharcontra los malos tratos infligidos a los Talibés en el curso de los diez últimos años. Hapedido y realizado varios estudios sobre la amplitud del fenómeno de la mendicidad infantilen Senegal y sobre las razones subyacentes de las migraciones y del préstamo de niños.También ha obrado, tal y como se ha recordado anteriormente, para la protección de niñosvulnerables, entre los cuales los Talibés, en el marco de esfuerzos en la prevención. Sinembargo, aunque las operaciones de terreno de UNICEF en Senegal y Guinea-Bissau hayanhecho presión sobre los gobiernos respectivos para que adopten una ley contra la trata depersonas y la mendicidad forzada, ha dudado en proseguir en su impulso reclamando demanera insistente la aplicación de estas leyes, sobre todo comprometiéndose a perseguirjudicialmente a los culpables, hasta desembocar en condenas en caso de mendicidad forzada– duda que se debe al miedo de perjudicar las relaciones de trabajo establecidas con losresponsables gubernamentales en torno a la cuestión sensible314. Human Rights Watch estimaque en su calidad de órgano superior de protección de los niños, UNICEF debe conjugar suexcelente trabajo de prevención con llamados insistentes contra la lucha contra la impunidad,ya que la explotación y el maltrato de los Talibés no acabarán sin la aplicación de estos dostipos de acción.En definitva, a pesar de los esfuerzos de numerosas organizaciones humanitarias y deasociaciones locales, el fenómenos de la mendicidad de los Talibés no cesa de extenderse.Como ha explicado a Human Rights Watch el director de una gran organización humanitariaque realizaba anteriormente programas de asistencia directa a los daaras, pero hoy en día haorientado su estrategia hacia la reubicación en daaras rurales: Todo el mundo se aprovecha de este estatu quo. Las ONG internacionales han manipulado la situación y reciben su financiamiento. Los cooperadores nacionales se aprovechan, puesto que están financiados para poner en marcha distintos proyectos. Los marabús también se aprovecha. Cada ONG hace algo, pero no se ve claramente en qué medida ayudan realmente, puesto que el número de Talibés mendigos no cesa de aumentar. Todo el mundo se aprovecha, todo el mundo menos los Talibés315.Las reglas del derecho nacional e internacional aplicables a la protección de los Talibés                                                                                                                      314 Entretiens de Human Rights Watch avec des responsables de l’UNICEF chargés de la protection des enfantsau Sénégal et en Guinée-Bissau, décembre 2009 et janvier 2010.315 Entretien de Human Rights Watch avec le directeur d’une organisation humanitaire internationale, Dakar, 11novembre 2009.
    • Los malos tratos perpetrados sobre los Talibés constituyen violaciones del derecho nacional einternacional. Según el derecho internacional relativo a los derechos humanos, diversosabusos de los que son víctimas los niños pueden ser calificados de prácticas análogas a las dela esclavitud, de prácticas que constituyen una de las peores formas de trabajo infantil y encientos o miles de casos cada año, de trata de niños. Por lo demás, las vejaciones quepadecen los Talibés violan los derechos garantizados por la Convención relativa a losderechos de los niños, la Carta africana de los derechos y del bienestar del niño, así como laDeclaración del Cairo sobre los derechos del hombre en el Islam. Senegal ha adoptado variasleyes en vistas a armonizar su legislación nacional con las normas internacionales en temasde derechos humanos, pero la aplicación de estas leyes topa con una falta total de voluntadpolítica.La servidumbre o la esclavitud de los niñosLa Convención suplementaria relativa a la abolición de la esclavitud, de la trata de escalvos yde instituciones y prácticas análogas a las de la esclavitud (Convención suplementaria) defineen estos términos las prácticas análogas a las de la esclavitud: Toda institución o práctica en virtud de la cual un niño… es devuelto a sus padres, a uno de ellos, a su tutor o a un tercer… en vistas a la exlotación… o al trabajo de dicho niño316.De manera regular, padres o tutores entregan niños a un marabú. La cuestión central es sabersi esta práctica se ejerce “en vistas a la explotación” de estos niños. El empleo de laexpresión “en vistas a” en la definición indica que es suficiente que la explotación constituyauna de las razones por las que el niño es entregado al marabú. Como lo muestra claramente elpresente informe a través de multitud de descripciones de casos de abusos y de los beneficiosque perciben con ello los marabús, en la mayoría de daaras urbanos que funcionan comointernados, la explotación es seguramente una de las motivaciones del marabú que acoge alniño. Se alcanza pues el mínimo requerido por la definición citada317.Con el fin de luchar contra estas prácticas análogas a la esclavitud, la Convenciónsuplementaria dispone que cada Estado miembro “tomará todas las medidas, legislativas yotras, que sean realizables y necesarias para obtener progresivamente y tan pronto como seposible, la abolición completa o el abandono de [estas] instituciones y prácticas”318. Senegalha fracasado a la hora de tomar medidas para proteger a los Talibés.La esclavitud, la servidumbre y el trabajo forzado están prohibidos por el artículo 8 del Pacto                                                                                                                      316 Convention supplémentaire de l’ONU relative à l’abolition de l’esclavage, à laquelle le Sénégal a adhéré le19 juillet 1979, art. 1(d). L’adhésion a le même effet juridique que la ratification.317 Voir également Anti-Slavery International, Begging for Change: Research findings and recommendations onforced child begging in Albania/Greece, India and Senegal, 2009, p. 3 (qui arrive à la même conclusionjuridique).318 Convention supplémentaire de l’ONU relative à l’abolition de l’esclavage, art. 1.
    • internacional relativo a los derechos civiles y políticos319. El artículo 5 de la Carta africana delos derechos del hombre y de los pueblos prohíbe “todas las formas de explotación y deenvilecimiento”, entre los cuales la esclavitud320.Las peores formas de trabajo infantilEn su definición de las peores formas de trabajo infantil, el artículo 3 de la Convención 182de la Organización internacional del Trabajo (OIT) incluye: “(a) todas las formas de esclavitud o prácticas análogas, como… el trabajo forzado u obligatorio;… (d) los trabajos que, por su naturaleza o las condiciones en las que se practican, pueden perjudicar la salud, la seguridad o la moral del niño”321.Como explicado más arriba, la prática que consiste en forzar a niños a mendigar puedefácilmente ser calificada de práctica análoga a la esclavitud. Por lo demás, el trabajo – queexige que los niños pasen largas horas en la calle, haciéndoles correr el riesgo de seratropellados por coches o de contraer enfermedades, y que les alienta a robar cuando nopueden alcanzar toda su cuota – puede ser calificado como la peor forma de trabajo infantilsegún el artículo (d).Senegal, Estado miembro de la Convención 182 de la OIT, ha efectivamente definido lapráctica de la mendicidad forzada, incluyendo una mención especial relativa a la mendicidadforzada de los Talibés, como una de las peores formas de trabajo infantil322. Sin embargo, laComisión de expertos de la OIT para la aplicación de convenciones y recomendaciones(CEACR), que supervisa la observación de convenciones de la OIT por parte de Estadosmiembros, de los que la Convención sobre las peores formas, ha notado que Senegal habíafracasado a la hora de aplicar su propia legislación: Aunque la legislación sea conforme a la convención [sobre las peores formas]… el fenómeno de los niños Talibés sigue siendo una preocupación en la práctica. La comisión se dice inquieta por la utilización de estos niños para fines puramente ecónomicos y pide al gobierno que tome las medidas necesarias para aplicar la legislación nacional sobre la mendicidad y castigar a los marabús que utilizan a                                                                                                                      319 Pacte international relatif aux droits civils et politiques (PIDCP), adopté le 16 décembre 1966, Rés. AG2200A (XXI), 21 U.N. GAOR Supp. (No. 16) at 52, Doc. ONU A/6316 (1966), 999 U.N.T.S. 171, entré envigueur le 23 mars 1976, ratifié par le Sénégal, 13 février 1978, art. 8.320 Charte africaine des droits de l’homme et des peuples [Charte de Banjul], art. 5.321 Convention n° 182 de l’OIT concernant l’interdiction des pires formes de travail des enfants et l’actionimmédiate en vue de leur élimination (Convention sur les pires formes de travail des enfants), 38 I.L.M. 1207,adoptée le 17 juin 1999, entrée en vigueur le 19 novembre 2000, ratifiée par le Sénégal le 1er juin 2000.322 Voir Ministère de la Famille, Le Projet de Lutte Contre la Traite et les Pires Formes de Travail des Enfants,http://www.famille.gouv.sn/index.php?option=com_content&task=view&id=36&Itemid=128 (consulté le 2février 2010) ; Ministère de la famille, Stratégies de Lutte Contre La Mendicité,http://www.enfantsenegal.org/bienvenue/pdf/Doc_Technique_Lutte_Contre_la_Mendicite.pdf (consulté le 2février 2010).
    • niños para fines puramente económicos323.Aunque la recomendación de la comisión a propósito del hecho de pedir cuentas seaimportante, la formulación utilizado corre el riesgo de no abarcar suficientes situaciones quesin embargo violan la Convención sobre las peores formas. Pocos son los marabús quepueden ser acusados de utilizar los Talibés con fines “puramente” económicos – si damoseste adverbio el sentido de “únicamente” – puesto que el aspecto educativo está generalmentepresente, aunque sólo fuera en un grado mínimo. Por lo tanto, hay que pedir cuentas a losmarabús que utilizan “principalmente” a los Talibés con fines económicos o que, en sucalidad de tutores de facto, aceptan tomar a cargo estos niños, y omiten luego velar para quese respeten sus derechos más elementales.A diferencia de Senegal, Guinea-Bissau no ha definido la mendicidad forzada infantil comouna de las peores formas de trabajo infantil.La trata de niñosEl artículo 3 del Protocolo de las Naciones Unidas sobre la trata de personas establece que : (c) La contratación, el transporte, el traslado, el alojamiento y la acogida de un niño con fines de explotación es considerado como “trata de personas”324.En términos de derecho internacional, cuando el problema concierne a un niño, no esnecesario recurrir a la amenaza, coacción, engaño u otros medios para que los actosestudiados sean considerados como trata de personas. Cada Talibé entrevistado por HumanRights Watch ha sido trasladado o acogido por el marabú. Por consiguiente, para responder ala definición de la trata de personas según el protocolo, el marabú debe recibir el niño “confines de explotación”. En su artículo 3 (a), el Protocolo sobre la trata de personas define laexplotación como comprendiendo, mínimo, “prácticas análogas a las de la esclavitud”325 –criterio que evidentemente corresponde a la situación de los Talibés.Sin embargo, comparado con la Convención suplementario, que requiere únicamente que losactos se hagan “en vistas a una explotación”, el criterio mencionado por el Protocolo sobre latrata de personas según el cual el traslado del niño debe hacerse “con fines de explotación”parece aumentar la exigencia de un gardo326. Pero hasta esta condición queda satisfecha paradecenas de casos analizados por Human Rights Watch, en los que los marabús han mentido ala familia para poder guardar al niño en el daara, han apaleado a los Talibés que intentaban                                                                                                                      323 CEACR, Observation individuelle concernant la Convention (n° 182) sur les pires formes de travail desenfants, Sénégal (ratification : 2000), 2009.324 Protocole additionnel à la Convention des Nations Unies contre la criminalité transnationale organisée visantà prévenir, réprimer et punir la traite des personnes, en particulier des femmes et des enfants (Protocole sur latraite des personnes), adopté le 15 novembre 2000, Rés. GA 55/25, annexe II, 55 U.N. GAOR Supp. (No. 49) at60, Doc. ONU A/45/49 (Vol.I) (2001), entré en vigueur le 25 décembre 2003, art. 3(c).325 Ibid., art. 3 (a).326 Il est toutefois curieux voire illogique que le Protocole sur la traite des personnes exempte certains cas quirépondent à la définition de la Convention supplémentaire sur l’esclavage, alors que ce Protocole citeexpressément ladite convention.
    • fugarse o pedían volver a sus casas y han engañado a los padres a propósito de la condicionesde vida de los daaras. Un argumento probante que podría ser invocado es que en los daarasen los que los marabús imponen unas cuotas más altas y una duración más large demendicidad – desciudando casi por completo la educación coránica – el principal objetivo esla explotación.Los criterios que deben responder a la definición de la trata de niños quedan pues plenamentesatisfechos en muchos casos, y ampliamente satisfechos en otros, lo que permite concluir aHuman Rights Watch que existen centenares o miles de casos de Talibés sometidos a la tratade niños por sus marabús. La situación en ciertos daaras, en los que la mendicidad estáasociada con clases serias, es más ambíguo en términos del Protocolo sobre la trata depersonas.La Declaración del Cairo sobre los derechos del hombre en el IslamLa Declaración del Cairo, que Senegal apoya, enuncia en sus grandes líneas los derechoshumanos y las responsabilidades que implican, conformemente al Corán y a la Sharia. Alparecer, sus disposiciones relativas a la educación y a la educación interpretan los malostratos infligidos contra los Talibés como contrarios a los principios del Islam: • El artículo 7(a) establece que “todo niño tiene, en relacióna sus padres, la sociedad y el Estado, el derecho a… ser educado y protegido tanto material como moral y sanitariamente”327. Para muchos Talibés, la falta de comida y de ciudados sanitarios, incluso cuando están muy enfermos, constituye una denegación de este derecho. • El artículo 7(b) otorga a los padres el derecho de escoger un tipo de educación que quieren dar a sus hijos, mientras tienen en cuenta el interés superior del niño328, pero el artículo 9(b) establece que “todo hombre tiene derecho a la educación… tanto en el plano religioso como en el conocimiento de la materia”329. Hoy en día, cierto número de niños senegaleses no recibe ni educación religiosa, ni educación en el plano del conocimiento de la materia, pero sólo pasan largas horas en la calle mendigando. • El artículo 11 prohibe expresamente la opresión y la explotación ajena330.Los tratados internacionales relativos a los derechos del niñoLa Convención relativa a los derechos del niño (CDE) y la Carta africana de los derechos delbienestar del niño (Carta africana de los niños) enuncia las responsabilidades principales queincumben a los gobiernos senegaleses y Bissau-guineanos en términos de derecho                                                                                                                      327 Déclaration du Caire, art. 7(a).328 Ibid., art. 7(b).329 Ibid., art. 9(b).330 Ibid., art. 11(a).
    • internacional respecto a la protección y al respeto de los derechos del niño.El gobierno senegalés viola claramente sus obligaciones en relación a la CDE, al menos en loque concierne a los derechos de ciertos Talibés, como son el derecho a la vida331, a lasalud332, al desarrollo físico y mental333, a la educación334, al reposo y al ocio335, a unaprotección contra la explotación económica336, y a una protección contra las violenciassexuales337.El artículo 19 de la CDE exige igualmente que el Estado protege al niño contra “toda formade violencia, de perjuicios o de agresiones físicas o mentales, de abandono o negligencia, demalos tratos o explotación, incluida la violencia sexual, mientras que está bajo la custodia desus padres o de uno de ellos, de su o sus representantes legales o de toda otra persona a la quees entregado” (subrayado por Human Rights Watch)338. La observación general nº8 delComité de los derechos del niño, órgano resopnsable de interpretar la convención, haindicado que las obligaciones enunciadas en el artículo 19 se aplican al castigo corporal entodos los casos, incluso en los establecimientos escolares339. Como ha explicado el presenteinforme, las vejaciones corporales que muchos marabús infligena los Talibés son graves yconstituyen innegablemente una violación en términos del artículo 19. El Estado estáobligado a proteger a estos Talibés, sobre todo mejorando la legislación, reglamentando losdaaras y pidiendo cuentas a los responsables de estos actos340.Además de incluir disposiciones análogas a las que aparecen en la CDE, la Carta Africanasobre los Niños, comprende también varias disposiciones suplementarias importantes: • El artículo 29 exige que los Estados tomen “las medidas apropiadas para impedir” el tráfico de niños y “la utilización de niños en la mendicidad”341. • El artículo 21 llama a los Estados a tomar “todas las medidas necesarias para abolir las costumbres y las prácticas negativas, culturales y sociales” que influyen negativamente en el bienestar y el desarrollo del niño, sobre todo las que “perjudican la salud, o hasta la vida del niño”342. La práctica de la enseñanza coránica – o hasta el hecho de tomar a un niño en un daara que funciona como internado – no es mala en sí. Pero la práctica moderna, muchas veces marcada por la explotación, está muy                                                                                                                      331 CDE, art. 6.332 Ibid., art. 24.333 Ibid., art. 27.334 Ibid., art. 28.335 Ibid., art. 31.336 Ibid., art. 32.337 Ibid., art. 34.338 Ibid., art. 19.339 Comité des droits de l’enfant de l’ONU, Observation générale n° 8, Le droit de l’enfant à une protectioncontre les châtiments corporels et les autres formes cruelles ou dégradantes de châtiments (arts. 19 ; 28, para. 2 ;et 37, entre autres), Doc. ONU CRC/C/GC/8 (2006).340 Voir également Comité des droits de l’enfant de l’ONU, « Examen des rapports présentés par les Étatsparties en application de l’article 44 de la Convention, Observations finales : Sénégal », CRC/C/SEN/CO/2, 20octobre 2006, paras. 39, 60, 61 (qui relève des carences en matière de lois et d’application des lois en vigueurau Sénégal, notamment en ce qui concerne les talibés).341 CADBE, art. 29.342 Ibid., art. 21.
    • lejos de la práctica cultural tradicional. Sin embargo, según este artículo, los gobiernos senegalés y bissau-guineano no pueden esconderse tras la naturaleza “cultural” de esta práctica cuando omiten tomar medidas. • El artículo 20 define los deberes de los padres con sus niños, y sobre todo: “(a) velar para no perder de vista el interés superior del niño; y (b) garantizar, teniendo en cuenta sus aptitudes y sus capacidades económicas, las condiciones de vida indispensables para el desarrollo del niño”343.La CDE, la Carta Africana sobre los niños, así omo el Pacto Internacional relativo a losderechos económicos, sociales y culturales contienen todos disposiciones que exigen a losEstados miembros que garanticen el hecho de la educación conduce al pleno desarrollo delniño344.Por último, el artículo 29 de la Carta Africana de los Derechos del Hombre y de los Pueblosestablece que “el individuo tiene el deber… de preservarel desarrollo harmonioso de lafamilia y de obrar a favor de la cohesión y del respeto de esta familia”345. Cuando ciertosmarabús prohíben a sus Talibés que tengan un contacto con sus familias, o cuando mienten alas familais a propósito del bienestar de sus hijos, están violando este deber.La legislación nacional aplicable a los TalibésTambién se pueden aplicar varias leyes senegalesas para proteger a los Talibés. Entre otras,cabe señalar las que rigen la mendicidad forzada, la trata de personas, la violencia y lanegligencia.La ley sobre la trata de personasEn 2005, el gobierno senegalés ha votado la Ley nº2005-06, que prohíbe la práctica de lamendicidad forzada. El artículo 3 de dicha ley dispone que:Quien organice la mendicidad ajena en vistas a sacar un provecho, contrata, conduce osecuestra a una persona para que mendiga o ejerce sobre ésta una presión para quemendiga… será castigado con una pena de cárcel de 2 a 5 años y una multa que puede ir de500.000 francos a 2.000.000 de francos (1.160 a 4.350 $). Y no se suspenderá la pena si eldelito se comete contra un menor”346.Los marabús de casi todos los Talibés entrevistados por Human Rights Watch fuerzan a losniños en vistas a sacar un beneficio económicos. En el momento de escribir estas líneas, elgobierno senegalés aún no ha castigado a ningún marabú por haber violado las disposicionesde esta ley, aunque estas violaciones ocurren cada día en las ciudades de todo el territorio                                                                                                                      343 Ibid., art. 20.344 CDE, art. 29 ; Comité des droits de l’enfant de l’ONU, Observation générale n° 1, Les buts de l’éducation, 2,Doc. ONU CRC/GC/2001/1 (2001) ; CADBE, art. 11; PIDESC, art. 13.345 Charte africaine des droits de l’homme et des peuples [Charte de Banjul], art. 29.346 Loi n° 2005-06 du 10 mai 2005, relative à la lutte contre la traite des personnes et pratiques assimilées et à laprotection des victimes, art. 3.
    • senegalés.Además la criminalización de la mendicidad forzada, la ley de 2005 ha armonizadooficialmente la legislación nacional senegalesa con el Protocolo sobre la trata de personas yha hecho de la trata de personas un acto castigado con una pena de cárcel de 5 a 10 años ycon una multa que puede ir de 5 a 20 millones de francos (11.630 a 46.520 $)347.Las disposiciones del Código penal senegalésEl artículo 298 del código penal senegalés criminaliza las violencias físicas y la negligenciavoluntaria con los niños, estipulando: Quien inflija voluntariamente heridas o pegue a un niño menor de 15 años cumplidos o que le prive voluntariamente de alimentos o de ciudados sanitarios hasta el punto de comprometer su salud o que perpetre sobre él otro tipo de violencia, exceptuando las violencias ligeras, será castigado con una pena de cárcel de 1 a 5 años y una multa que puede ir de 25.000 a 200.000 francos (54 a 435 $)348.El código penal prescribe una pena más dura – hasta 10 años de cárcel – si los culpables sonel padre y la madre o todas las personas que tienen autoridad sobre un niño o lo tienen acargo349. Los marabús, en tanto que tutores defacto, deberían entrar en esta categoría deculpables, condenados más duramente. Aunque el código penal excluya las “violenciasleves”, la gran mayoría de marabús descritos en el presente informe perpetran violenciasfísicas que no pueden ser consideradas como leves. Las vejaciones infligidas provocan unosprejuicios corporales graves, así como un sentimiento de terror en muchos niños, de los quela mayoría son menores de 15 años y que por lo tanto quedan cubiertos por dicho código. Lanegligencia, es decir la privación voluntaria de comida y de ciudados, es también frecuenteen muchos daaras urbanos que funcionan como internados, tal y como explica el presenteinforme.                                                                                                                      347 Ibid., arts. 1 et 2.348 Code pénal sénégalais, art. 298.349 Ibid.
    • AgradecimientosLas investigaciones y la redacción del presente informe han sido realizadas por MatthewWells, titular de una beca para la investigación de la división africana de Human RightsWatch. Este informe ha sido releído y revisado por Corinne Dufka, investigadora senior delÁfrica occidental; Lois Whitman, directora de la división Derechos de los niños; CliveBaldwin, consejero jurídico senior; y Andrew Mawson, director adjunto a la oficina delprograma. Thomas Gilchrist, asistente senior de la división África, ha aportado su ayuda parala redacción y la realización del informe. La traducción francesa ha sido realizada porFrançoise Denayer y Olivier Ervyn, y la tradución portuguesa por Diana Tarre. La traducciónfranes ha sido releída y revisada por Thomas Gilchrist y Peter Huvos, redactor de la secciónfrancesa de la página de Internet de Human Rights Watch. La versión portuguesa ha sidoreleída y revisada por Lisa Rimli, investigadora en la división África. John Emerson haconcebido la carta. Grace Choi, directora de publicaciones; Anna Lopriore, responsable de lacreación; y Fitzroy Hepkins, responsable de la gestión del correo, han preparado este informepara su publicación.Human Rights Watch quiere agradecer a todas las organizaciones y a todas las personas quehan colaborado en este trabajo de investigación, sobre todo: Isabelle de Guillebon y suscolegas de Samusocial Sénégal; Issa Kouyaté, director de la “Maison de laGare”; MalamBaio, presidente de SOS Crianças Talibés; Madame Joanita, de l’Associação dos Amigos daCriança; Mame Couna Thioye, coordinadora del programa sobre los niños en “RencontreAfricaine pour la Défense des Droits de l’Homme” (RADDHO); Mamadou Ndiaye,especialista senegalés de las escuelas coránicas que ha aportado su punto de vista muyclarificador sobre la historia de las práctias descritas en este informe; e Ibrahim Diallo, queha servido de traductor en toda Guinea-Bissau. Muchos han pedido permanecer en elanonimato en razón del carácter delicado de la cuestión de los Talibés en Senegal, pero sucontribución ha sido apreciada a su justo valor.Human Rights Watch agradece sobre todo a las familias, los maestros coránicos y sobre todoa los Talibés ellos mismos el haber aceptado compartir sus historias.
    • HUMAN RIGHTS une rue de la capitale sénégalaise, Dakar. Ils portent chacun une boîte de conserve de tomates pour recueillir de l argent, du riz et du sucre, quWATCH th ils devront rapporter à leur maître coranique. © 2008 Thomas Lekfeldt350 Fifth Avenue, 34 Floor (ci dessous) Un talibé est assis par terre dans son daara d une banlieueNew York, NY 10118 3299 de Dakar. C est sur ce sol en béton qu il dort. Tout ce qu un talibé possède est souvent gardé dans un petit sac à dos suspendu à un crochet dans le daara. © 2010 Ricci Shryockwww.hrw.org(en couverture) Trois talibés demandentde l argent à un chauffeur de taxi dansDecenas de miles de niños que frecuentan los internadoscoránicos (daaras) en Senegal están sometidos a unascondiciones que, a la luz del derecho internacional, seaparentan a la esclavitud. Sus profesores (marabús), quesirven de tutores de facto, los someten muchas veces aformas extremas de maltrato, negligencia y explotación.La gran mayoría de estos niños, llamados Talibés,tienen menos de 12 años y muchos no tienen más de 4años. Sería falso afirmar que todas las escuelascoránicas aplican este tipo de régimen, pero muchosprofesores obligan a los niños a mendigar en las callesdurante largas horas – práctia que, según la definiciónempleada en derecho internacional, constituye la peorforma de trabajo infantil. Los marabús también sevuelven culpables de negligencia grave al no satisfacerlas necesidades elementales de los niños, como lacomida, el alojamiento y los ciudados sanitarios. Milesde niños, de los que muchos provienen de Guinea-Bissau, son víctimas de la trata de seres humanos.Los gobiernos senegalés y Bissau-guineano, lasautoridades islámicas bajo las cuales operan las escuelascoránicas, así como los padres han fracasado a la horade respetar su deber de proteger a estos niños. Lasautoridades senegalesas no se esfuerzan en enjuiciar alos autores de tal explotación, a pesar de que las leyesen vigor criminalizan la mendicidad forzada, y semuestran reticentes a la hora de reglamentar la granmayoría de daaras, dejando aparentemente prevalecer sumiedo a reacciones públicas brutales por parte de lasautoridades religiosas, en detrimento de los niños. Lasagencias humanitarias bien intencionadas que intentancolmar el vacío en temas de protección alientan muchasveces la explotación de niños otorgando directamenteuna ayuda a los marabús que maltratan a los Talibés, sincontrolar suficientemente la utilización de esta ayuda yomitiendo denunciar los abusos.El presente informe de Human Rights Watch llega a laconclusión de que sin una reglamentación y uncompromiso del Estado a favor del enjuiciamento deaquellos que maltratan y explotan a estos niños, elproblema generalizado de la mendicidad forzada de losniños de Senegal no hará sino agravarse. Lasconclusiones del informe se fundan en las entrevistasrealizadas con 175 Talibés o ex-Talibés, así como con120 personas más, como marabús, familias que hanenviado a sus hijos en internados coránicos,historiadores de la religión, responsables del gobiernoasí como responsables humanitarios.