Proyecto socio-educativode la Fundación Talibés                Fundación Talibés                2011
Proyecto socio-educativode la Fundación Talibés     Fundación Talibés        Año 2011             1
2
ÍndiceI.     Presentación General del Proyecto       1. Contexto global       2. Descripción de la situación: la mendicida...
4
I. Presentación general del Proyecto                 5
6
1. Contexto global                              Geografía:                              Senegal es un país del África occi...
2. Descripción de la situación: la mendicidad infantilLa palabra “talibé” proviene del árabe “tâlib”, que significa estudi...
Organización Internacional del Trabajo (OIT) –, sometiéndolos a unaviolencia física y psicológica brutal en muchos casos. ...
que les podría pasar si no respetasen la cuota establecida, porque el castigo –unos maltratos corporales infligidos por el...
la oración del alba para terminarse al caer la noche –, los Talibés raras vecestienen tiempo de acceder a formas de educac...
que el niño es confiado por sus propios padres al marabú, que se aprovechadel trabajo del niño, lo que equipara esta práct...
incluyendo aquellos que son forzados a mendigar o los otros, se ha           duplicado desde 2005, pasando de 7.000 a 14.0...
Los males de la mendicidad infantilPobreza: Los ingresos generados por la mendicidad son extremadamente limitados, yno per...
3. Análisis socio-históricoEn Senegal, la existencia de los daaras es tan antigua como el propio Islam, cuyaentrada en el ...
más mayores trabajaban en los campos, los más jóvenes se quedaban en el     daara y seguían sus estudios, en compañía del ...
El gobierno se ha mostrado incapaz a la hora de solucionar el problema de la        explotación y de los abusos cometidos ...
1) La pobreza                                    El desarrollo de una economía de mercado, los                            ...
El problema es que con el éxodo rural, se han roto completamente estos vínculossociales. Al llevarse los niños lejos de su...
Las migraciones de Talibés en Senegal y Guinea Bissau                                             © 2010 John Emerson / Hu...
4. Evaluación y solucionesTanto agencias humanitarias como el propio gobierno senegalés han puesto en marchadiferentes acc...
humanitaria ha tenido como efecto atraer a los marabús y a sus Talibés hacialas ciudades, donde la mendicidad es omniprese...
Queda así demostrado que el trabajo de las ONGs no sólo ha sido ineficaz sino tambiéncontraproducente, precisamente porque...
En palabras del informe “AEN”:     El gobierno se ha mostrado incapaz de solucionar el problema de la     explotación y de...
su especificidad ni su idiosincrasia, ¿no se está fomentando una forma de colonialismocultural?El segundo problema de la e...
reglamentación y por otra parte enjuicie a los marabús responsables de     maltratos y de explotación. Un responsable gube...
¿Porqué no se ha solucionado hasta ahora         el problema de la mendicidad infantil en Senegal?        Las causas del f...
5. Concepción y objetivos del Proyecto a largo plazoNuestro objetivo es luchar contra la mendicidad infantil forzada de lo...
gobierno senegalés ha modificado la ley sobre la educación para prever una      instrucción religiosa en las escuelas del ...
1) Constituyen importantes centros regionales donde se encuentran muchos Talibés      y desde donde parten también muchos ...
También ha participado en la Conferencia sobre la Paz mundial y el Islam, celebrada enNueva York; en la Cumbre Mundial de ...
Desgraciadamente, Shayj Hassan Cissé falleció en 2008. Pero desde entonces, suhermano, el Shayj Tijani Cissé ha continuado...
INDICADORES VERIFICABLES                         FUENTES DE  OBJETIVOS                               OBJETIVAMENTE        ...
Objetivo general: cuadro lógico              34
II. Doble proyecto pilotoen Kaolack y Bokidiawe            35
36
Como hemos dicho, cada proyecto piloto se centra en un medio de autofinanciacióndeterminado. A largo plazo, es decir a más...
ANÁLISIS PRESUPUESTARIOEsto supone que tenemos que hacer frente a cinco tipos de gastos:   1)   Gastos de constitución de ...
(4) Gastos mensuales de los dos daaras juntos (en €)                         Alquiler                                    5...
PLANIFICACIÓN DE LA INVERSIÓN                                      AÑO 1       AÑO 2       AÑO 3      Gastos de constituci...
PLANIFICACIÓN DE LA EJECUCIÓN DEL PROYECTO                                                   AÑO 1        AÑO 2           ...
42
III. Bibliografía        43
44
Libros1) “A expensas de los niños”, mendicidad forzada y malos tratos infligidos a los   Talibés de Senegal, informe de la...
El projecte socio-educatiu de la Fundació Talibès.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El projecte socio-educatiu de la Fundació Talibès.

872 views

Published on

Informe intern que contempla part del pla d'actuació a 3 any. Zones, objetius i planifiació d'execució.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
872
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El projecte socio-educatiu de la Fundació Talibès.

  1. 1. Proyecto socio-educativode la Fundación Talibés Fundación Talibés 2011
  2. 2. Proyecto socio-educativode la Fundación Talibés Fundación Talibés Año 2011 1
  3. 3. 2
  4. 4. ÍndiceI. Presentación General del Proyecto 1. Contexto global 2. Descripción de la situación: la mendicidad infantil 3. Análisis socio-histórico 4. Evaluación y soluciones 5. Concepción y objetivos del ProyectoII. Doble proyecto piloto en Kaolack y BokidiaweIII. Bibliografía 3
  5. 5. 4
  6. 6. I. Presentación general del Proyecto 5
  7. 7. 6
  8. 8. 1. Contexto global Geografía: Senegal es un país del África occidental situado al sur del río Senegal, limitado al este por Mali, al oeste por el Océano Atlántico, al norte por Mauritania y al sur por las dos Guineas (Conakry y Bissau). Tiene una superficie de 196.722 km2. La capital del país es Dakar. Demografía: Con 12.171.265 habitantes, la densidad de población enSenegal es de 66 habitantes por km2. La población aumenta rápidamente a un ritmo de2,5%, porque la tasa de fecundidad es una de las más altas del mundo. Cada mujer tieneuna media de 5 hijos, lo que puede crear a largo plazo evidentes problemas desostenibilidad, sobre todo si se tiene en cuenta la pobre economía del país. El 40% de lapoblación tiene menos de 14 años. Y la esperanza de vida es de 56 años.Economía:La moneda de Senegal es el Franco CFA (1 euro = 655,957 FCFA).Senegal tiene un PIB de 14.008 millones de dólares, situándose en elaño 2009 en el puesto 110 según el FMI. Aunque el PIB per cápitaes de 1.700 dólares anuales, el 54% de la población vive bajo elnivel de la pobreza. El índice de pobreza humana, que relacionadiferentes parámetros (vida larga y saludable, educación y nivel devida digno), es del 42,9 %. El 10% más pobre de la población subsiste con el 2,7% delos recursos, mientras que el 10% más rico, vive con el 33,4% de los mismos, siendo latasa de desempleo del 47%. El 56,2% de la población vive con menos de 2 dólares aldía. Según datos del PNUD, la República de Senegal tiene un IDH (índice de desarrollohumano) de 0,499, ocupando el puesto 156 de 177 países analizados. El IDH relacionatres parámetros: sanidad, educación y PIB per cápita.Educación: El 60,7% de la población es analfabeta, siendo este hecho más problemático en las mujeres (70,8%, frente al 48,9% en hombres). A pesar de que la educación en general, y la de los niños en particular, es una prioridad del Estado senegalés, el sistema educativo presenta unas profundas deficiencias estructurales. Como siempre, las poblaciones más expuestasal analfabetismo son las mujeres y los niños. Entre los niños, hay una categoría especialque llama la atención, y hasta sale triste y frecuentemente en las noticias. Se trata de losTalibés, estimados a más de 50.200 en Senegal. 7
  9. 9. 2. Descripción de la situación: la mendicidad infantilLa palabra “talibé” proviene del árabe “tâlib”, que significa estudiante. En principio,designa a un joven, generalmente de entre 3 y 23 años, que aprende el Corán con unmaestro, llamado “marabú”. Sin embargo, en Senegal, con el paso de los años, eltérmino casi se ha convertido en sinónimo de niño de la calle.Al no tener otro medio de financiamiento, las escuelas coránicas utilizan a los niñospara mendigar y encontrar así los recursos necesarios para su funcionamiento. Elproblema es que este sistema ha degenerado, creando una forma de explotación parecidaa la esclavitud, en la que los niños se ven obligados a mendigar, bajo la amenaza desufrir vejaciones físicas y psicológicas. En cada gran ciudad de Senegal, miles de jóvenes vestidos con andrajos erran incansablemente por los principales cruces, alrededor de los bancos, los supermercados, las gasolineras y las paradas de transportes, mendigando algo de dinero, arroz o azúcar. Muchas veces descalzos, se les conoce bajo el nombre de Talibés y presentan una lata de conservas de tomate o un bol de plástico a los transeúntes, esperando traer al final del día la cuota exigida por sus maestros, denominados marabús, que supervisan su educación y, muchas veces, el lugar donde viven. Los niños son obligados amendigar durante largas horas cada día y son apaleados, a menudo brutalmente, si loque traen es ínfimamente inferior a lo que se exige de ellos. En la calle, en todomomento pueden ser víctimas de un accidente de circulación, pueden ponerse enfermosy deben soportar el calor muchas veces canicular.Dice el informe que Human Rights Watch dedica al estudio de los Talibés de Senegal,publicado en abril de 2010 e intitulado “A expensas de los niños”, mendicidad forzaday malos tratos infligidos a los Talibés de Senegal: Al menos 50.000 niños viven internados en escuelas coránicas (daaras) en Senegal, siendo sus condiciones de vida similares a las de la esclavitud. Sus profesores (marabús), que cumplen de facto con la función de tutores, los someten a menudo a formas extremas de maltrato, negligencia y explotación. Sería falso afirmar que todas las escuelas coránicas actúan del mismo modo, pero es verdad que muchos marabús obligan a los niños, llamados Talibés, a mendigar en las calles durante largas horas – práctica que constituye la peor forma de trabajo infantil según la definición de la 8
  10. 10. Organización Internacional del Trabajo (OIT) –, sometiéndolos a unaviolencia física y psicológica brutal en muchos casos. Los marabús tambiénmuestran cierta negligencia al no satisfacer las necesidades básicas de losniños, como la comida, la vivienda y la salud, a pesar de que los daarasurbanos poseen los recursos suficientes para ello, recursos que provienenprincipalmente de la mendicidad de los propios niños.En realidad es todo lo contrario: en centenares de daaras urbanos deSenegal, son los niños los que satisfacen las necesidades de los marabús.Mientras que los Talibés viven en una miseria total, los marabús de muchosdaaras piden unas cuotas diarias considerables a las decenas de niños quetienen a cargo. Gracias a estos ingresos, algunos de ellos viven de formarelativamente opulenta. Miles de niños son también víctimas de la trata deseres humanos cuando los marabús los transfieren de un lugar a otro o losacogen con la finalidad de explotarlos.Los gobiernos senegalés y bissauguineano, las autoridades islámicas bajolas que pretenden operar estas escuelas coránicas, y los propios padres hanincumplido su deber de proteger a esas decenas de miles de niños contra elmaltrato. Tampoco se han preocupado de exigir cuentas a los autores deestos actos. Por ejemplo, no existe una reglamentación oficial sobre lascondiciones de vida en los daaras, incluyendo el tipo de trato que debenrecibir los niños que ahí residen. Además, muchas agencias humanitariasbien intencionadas, queriendo colmar el vacío legal en materia de protecciónde los niños, han favorecido muchas veces la explotación de estos niñosaportando una ayuda directa a los marabús que maltratan a los Talibés,descuidando controlar el impacto o la utilización de esta ayuda y omitiendodenunciar los abusos.Transferidos desde los pueblos de Senegal y Guinea-Bissau hacia lasgrandes ciudades senegalesas, los Talibés se ven forzados a mendigar hasta10 horas al día. Desde la mañana hasta la tarde, el paisaje de las ciudadessenegalesas está llena de niños – de los que la mayoría tiene menos de 12años y muchos de ellos no más de cuatro años – que deambulan enpequeños grupos por las calles, deslizándose entre los coches, esperandoante los centros comerciales, los mercados, los bancos y los restaurantes.Vestidos con camisas exageradamente grandes, sucias y desgarradas,descalzos, presentan a la gente una escudilla o una lata vacía con laesperanza de recibir una limosna. En la calle, se ven expuestos a laenfermedad, al riesgo de ser atropellados o matados por un coche, así comoa la violencia física o sexual infligida por ciertos adultos.En un daara urbano típico, el profesor exige de sus Talibés que le traigancada día una cantidad determinada de dinero, arroz y azúcar. Pero los niñosapenas sacan provecho de ello. Muchos están aterrorizados a la idea de lo 9
  11. 11. que les podría pasar si no respetasen la cuota establecida, porque el castigo –unos maltratos corporales infligidos por el marabú o su asistente – esgeneralmente inmediato y severo. Consiste en golpes asestados con unoscables eléctricos, una porra o un palo. Algunos niños son atados oencadenados mientras son golpeados, o se les fuerza a permanecer de pie enposiciones dolorosas. Los que son capturados después de una tentativafallida de fuga sufren violencias aún más graves.[…] El día a día de estos niños puede describirse como siendo de unamiseria extrema. A pesar de que traen dinero y arroz al daara, los niños seven obligados a mendigar en la calle su propia comida. Algunos roban obuscan en la basura para encontrar algo para comer. La mayoría sufreconstantemente de hambre y de malnutrición, grave o leve. Cuando un niñoenferma, lo que ocurre frecuentemente en razón de las largas horas pasadasen la calle y de las penosas condiciones de higiene del daara, el profesorraramente le ofrece asistencia médica. Los niños se ven obligados a pasaraún más horas mendigando para poder comprarse los medicamentosnecesarios para tratar todo tipo de enfermedades como parásitos delestómago, paludismo y enfermedades cutáneas, que hacen estragos en losdaaras. La mayoría de daaras urbanos están situados en construccionesinacabadas o abandonadas, o en chabolas improvisadas. Es corriente ver a30 niños durmiendo en una pequeña habitación, amontonados unos sobreotros, hasta el punto de que, sobre todo en verano, muchos prefieren dormir al aire libre, aunque se expongan con ello a los peligros exteriores. Durante los cuatro meses de invierno que atraviesa cada año el clima senegalés, los Talibés sufren mucho por culpa del frío, ya que carecen de mantas casi por completo, y en algunos casos, hasta de colchones sobre los que dormir.Muchos marabús dejan sus daaras durante varias semanas seguidas paravolver a sus pueblos o para reclutar a más niños, dejando a Talibés deapenas cuatro años a cargo de sus asistentes adolescentes que a menudoactúan con ellos de modo brutal, abusando incluso de ellos sexualmente enalgunos casos.En centenares de daaras urbanos, los marabús parecen dar cierta prioridad ala mendicidad forzada sobre el estudio del Corán. Al pasar todo el díarealizando las actividades que se exigen de ellos – las cuales empiezan con 10
  12. 12. la oración del alba para terminarse al caer la noche –, los Talibés raras vecestienen tiempo de acceder a formas de educación que les permitirán adquirircompetencias básicas, o de jugar a los juegos habituales de los niños, comopor ejemplo el fútbol, que en Senegal es omnipresente. En ciertos casos,cuando se ponen a jugar, el marabú los pega, porque de este mododesatienden su principal ocupación, que es la mendicidad.Los marabús que explotan a los niños no hacen casi ningún esfuerzo parafacilitar, ni siquiera un poco, el contacto regular entre los Talibés y suspadres. La proliferación de teléfonos móviles y la extensa red de telefoníamóvil que cubre hasta los pueblos más aislados de Senegal y de GuineaBissau, deberían favorecer los contactos; pero la inmensa mayoría de losTalibés nunca habla con sus familias. En muchos casos, impedir todocontacto con la familia parece ser una estrategia conscientemente empleadapor el marabú.Infra-alimentados por el marabú, descuidados cuando se ponen enfermos,forzados a trabajar durante largas horas para traer un poco de dinero y dearroz a alguien que por así decirlo no les hará beneficiar de ello – ymaltratados si no alcanzan la cantidad mínima establecida –, ésta es larealidad de los Talibés. Por eso, cada año, centenares o hasta puede quemiles de Talibés escapan de los daaras. Muchos planifican una huidaconociendo el lugar exacto de los refugios para los fugitivos. Otros escogenvivir en plena calle, prefiriéndola a las condiciones del daara. Hoy en día, eldaara urbano contribuye de manera crítica al problema creciente de losniños vagabundos, sumidos en la droga, los maltratos y la violencia.[…] En los daaras, los niños viven en condiciones deplorables y son muchasveces víctimas de vejaciones físicas y de abusos sexuales perpetrados porTalibés mayores. En la mayoría de los casos, viven amontonados en unahabitación, dentro de una estructura abandonada que no ofrece más que unpoco de protección contra la lluvia o el frío que reina en ciertas estacionesdel año. Muchos prefieren dormir fuera, expuestos a los elementosexteriores. Muy pocos Talibés son alimentados por su marabú, puesto quetambién deben mendigar su comida. Están muchas veces infra-alimentadosy sufren constantemente de hambre. Cuando enferman, lo que ocurre amenudo, es extraño ver al marabú ayudarles a encontrar los medicamentosnecesarios. Explotados sin vergüenza, apaleados y descuidados, centenaresde ellos acaban optando por fugarse, prefiriendo la rudeza de la vida en lacalle a las vejaciones soportadas en el daara.Practicar la mendicidad forzada pone a estos niños en una situación depeligro en la calle y constituye pues la peor forma de trabajo infantil, segúnla definición de la OIT. Lo más increíble, a parte de la mendicidad y de losactos de negligencia grave cometidos en vistas a explotar a las víctimas, es 11
  13. 13. que el niño es confiado por sus propios padres al marabú, que se aprovechadel trabajo del niño, lo que equipara esta práctica a la esclavitud.[…] A causa de la migración de los marabús hacia los mayores centrosurbanos en los que la mendicidad forzada ha proliferado, decenas de milesde Talibés en Senegal, de los que la mayoría tiene menos de 12 años, sonexplotados y son víctimas de graves vejaciones. Cada año, cada vez másniños son víctimas de este sistema de maltrato.Resulta difícil estimar de manera precisa el número de Talibés que practicanla mendicidad forzada, puesto que los niños se escapan cada día y que losmarabús, alentados por la ausencia de reglamentación, abren periódicamentenuevos daaras. Sin embargo, en base a las investigaciones de terreno y a loscensos realizados por universitarios y trabajadores humanitariosinterrogados en el momento de la preparación de este informe, HumanRights Watch estima que, en Senegal, al menos 50.000 Talibés, sobre untotal de varios centenares de miles de niños que frecuentan las escuelascoránicas, son forzados a mendigar por sus maestros con fines deexplotación.A pesar de que en 2005 el gobierno senegalés ha promulgado una ley quecriminaliza el hecho de obligar a alguien, sea quien sea, a mendigar paraobtener un beneficio económico, y a pesar también de los esfuerzosrealizados por las agencias humanitarias locales e internacionales paramejorar las condiciones de vida en los daaras, no se ha podido ni limitar elaumento de números de Talibés ni luchar contra las graves violaciones delos derechos humanos asociadas a la mendicidad forzada y a la vida en losdaaras. Muchos elementos prueban por el contrario que el problema estátomando cada vez más envergadura: a) Un representante del gobierno senegalés que trabaja para el Ministerio de la Familia, de la Seguridad alimentaria, de la iniciativa empresarial femenina, de la microfinanza y de la infancia (Ministerio de la Familia) en Mbour (a 80 km al sur de Dakar) ha registrado una duplicación del número de daaras en la ciudad entre 2002 y 2009, de los que muchos son dirigidos por marabús que obligan a los niños a mendigar. b) Un representante del gobierno empleado anteriormente en Ziguinchor (a 480 km al sur de Dakar) ha declarado a Human Rights Watch: “Ziguinchor es un ejemplo del rápido crecimiento del fenómeno de los Talibés mendigos. Hasta el año 1995, no había casi ninguno en la ciudad. Pero ahora son miles”. c) Según un trabajador humanitario local experimentado, en Saint-Louis (a 270 km al norte de Dakar), el número estimado de Talibés, 12
  14. 14. incluyendo aquellos que son forzados a mendigar o los otros, se ha duplicado desde 2005, pasando de 7.000 a 14.000. d) Según la directora de “Samusocial Sénégal”, una organización de ayuda humanitaria internacional que aporta ayuda médica a los niños de la calle en Dakar, sobre todo a los Talibés y a los ex-Talibés: “Ha habido un aumento en 2009 del número de niños que viven en las calles de Dakar, y una disminución de la edad de éstos” 11 “A expensas de los niños”, informe de HRW de abril 2010, traducido por la FundaciónTalibés. A partir de ahora, se remite a este informe que nos sirve de guía y de hilo conductor,bajo las siglas “AEN”. 13
  15. 15. Los males de la mendicidad infantilPobreza: Los ingresos generados por la mendicidad son extremadamente limitados, yno permiten a los Talibés tener ni una buena alimentación ni unas condiciones de vidaadecuadas. Tampoco tienen acceso a los cuidados sanitarios básicos.Explotación infantil: Hay veces en que el marabú se aprovecha de la situación, yutiliza el dinero recaudado por los niños para fines lucrativos personales.Denegación del derecho a la educación: En los daaras modernos, se da prioridad a lamendicidad sobre la educación religiosa, de modo que los niños ni estudian según elsistema educativo moderno, ni según el sistema tradicional religioso.Denegación del derecho a la alimentación, al desarrollo físico y a la salud: A pesarde que los niños mendigan a lo largo de todo el día para conseguir dinero y comida,deben entregar lo que consiguen al marabú y luego seguir mendigando para podercomer ellos mismos o pagarse sus medicinas.Condiciones de vida infrahumanas en los daaras: Muchos niños no tienen ni ropa, nizapatos, ni cama, ni siquiera una manta para taparse por la noche. Tampoco tienen aguapara lavarse, por lo que allí las enfermedades son de lo más comunes.Denegación del derecho a la asistencia sanitaria: Si los niños enferman, deben seguirtrabajando, e incluso más de lo habitual para poder pagar sus medicamentos.Violencias y vejaciones sobre menores: La falta de supervisión y de control llevatambién a ciertos a marabús a cometer atrocidades sobre los Talibés, maltratándolosfísica y psicológicamente.Denegación del contacto con la familia: los marabús, de manera consciente ydeliberada, dificultan o impiden el contacto de los Talibés con sus familias.Peligros exteriores: accidentes de circulación: Al estar tantas horas en la calle, losniños corren el riesgo de ser atropellados por un vehículo. Muchos de ellos presentanheridas, fracturas o mutilaciones por culpa de accidentes de tráfico, de los que algunosson incluso mortales.Exclusión social: Todos los problemas citados anteriormente, asociados a una falta depreparación a los problemas del mundo moderno, llevan a muchos Talibés a una formade exclusión social. Los que se fugan por ejemplo acaban viviendo en la calle, sumidosen la droga y la violencia.Reproducción social del mismo modelo: El problema de la enseñanza que reciben losTalibés es que no está diversificada, y que no permite a quien la ha seguido hasta elfinal, tener una formación cualificada para conseguir trabajo en una sociedad endesarrollo. Esto sólo puede llevar a una reproducción indefinida del mismo modeloeducativo. 14
  16. 16. 3. Análisis socio-históricoEn Senegal, la existencia de los daaras es tan antigua como el propio Islam, cuyaentrada en el África occidental suele situarse en torno al siglo VIII. Así pues, desde hacesiglos, el daara es una institución de enseñanza que juega un papel esencial en Senegal.Desde hace mucho tiempo, los padres confían sus hijos a un marabú – muchas veces unfamiliar o una persona del mismo pueblo –, en casa del cual residen hasta que terminansus estudios coránicos. Tradicionalmente, los niños se centraban en sus estudios, a lapar que ayudaban a cultivar los campos del marabú. La mendicidad, cuando existía,consistía más bien en colectar comida en las familias de la comunidad. Pero hoy en día,en Senegal, centenares de miles de niños frecuentan las escuelas coránicas. Muchos deellos combinan esta enseñanza tradicional con la de las escuelas públicas, aunque en lapráctica se centra mucho más en la educación religiosa y moral. Sin embargo, para almenos 50.000 niños, de los que muchos provienen de países cercanos, sus marabús seaprovechan de la falta de regulación gubernamental para desnaturalizar la enseñanzareligiosa, transformándola en explotación económica.Leemos en el informe “AEN” de Human Rights Watch: La introducción del Islam en Senegal ha traído con ella la fundación de escuelas coránicas: los daaras. Antes de la llegada de los Franceses – e incluso después, salvo en las ciudades más pobladas – las escuales coránicas tenían el principal papel en la educación. Los daaras establecidos antes de la colonización del país por los Franceses estaban dirigidos por marabús, lo que ocurre aún actualmente. Los alumnos eran conocidos bajo el nombre de Talibés, igual que hoy en día. Muchos Talibés vivían en casa de sus padres y estudiaban en un daara situado en su pueblo, pero un número importante también era confiado a marabús de pueblos alejados. Los Talibés vivían con el marabú en el daara y no tenían ningún contacto con sus padres durante muchos años. Tanto las niñas como los niños aprendían el Corán de memoria en su pueblo, pero sólo los niños eran confiados a ciertos marabús por sus padres, lo que aún es el caso hoy en día. En estos daaras tradicionales, que han predominado en Senegal hasta el principio del período post-colonial, casi todos los marabús eran también agricultores, aunque la primera prioridad era la educación. Durante la larga estación seca, se insistía en general sobre el estudio del Corán. Luego, en las épocas de cosecha, el marabú y los Talibés más grandes trabajaban juntos en los campos y cosechaban lo suficiente para alimentar el daara durante la mayor parte del año. Estas cosechas se veían entonces completadas por las contribuciones de las familias de los Talibés que residían lejos y de las limosnas de los miembros de la comunidad local. Mientras que los Talibés 15
  17. 17. más mayores trabajaban en los campos, los más jóvenes se quedaban en el daara y seguían sus estudios, en compañía del marabú o de un asistente. En esa época, se practicaba la mendicidad cuando los niños vivían en un daara funcionando como internado y cuando la cosecha era insuficiente para cubrir las necesidades alimentarias. Mamadou Ndiaye, profesor del Instituto Islámico de Dakar, ha estudiado el sistema de los daaras durante tres decenios, y ha descrito cómo el alojamiento gratuito practicado por las escuelas coránicas en Senegal ha llevado al fenómeno de la mendicidad. Sin embargo, en la práctica tradicional, los Talibés en general no mendigaban para obtener dinero, sino únicamente comida, y además, esta actividad no les impedía estudiar ni les obligaba a estar en la calle. Las familias daban habitualmente un bol de comida a un Talibé, que luego volvía al daara y lo compartía con la comunidad. El acento se ponía sobre el estudio del Corán y la obtención de un nivel de árabe tan alto como posible. Esta forma tradicional de mendicidad no se parece en casi nada a la practicada hoy en día en las ciudades de Senegal. De hecho, el Profesor Ndiaye prefiere utilizar dos términos diferentes, hablando de “colecta” para describir la práctica tradicional y de “mendicidad” para describir la práctica moderna que es el objeto de este informe.Y leemos en el mismo informe, a propósito de la fase post-colonial: Después de la independencia de Senegal en 1960, los daaras rurales desaparecieron poco a poco para ser sustituidos por daaras urbanos, en los que la práctica de la mendicidad forzada se ha vuelto cada vez más común. Justo después de la independencia, el daara rural predominaba y seguía siendo el único lugar de educación religiosa fuera de las escuelas laicas del Estado, llamadas comúnmente “escuelas francesas”. A finales de los años 1970, unas graves sequías asolaron el país, provocando una migración masiva desde las zonas rurales hacia las ciudades. Y los marabús no escaparon a la regla. Sin poder contar con las formas tradicionales de apoyo disponibles entonces en los pueblos, muchos marabús empezaron a obligar a sus Talibés a mendigar. En los años 1980, la mendicidad forzada de los niños se había vuelto una práctica omnipresente en las ciudades, tanto más que la rentabilidad de la práctica atraía a muchos marabús con pocos escrúpulos. Hoy en día, el fenómeno de los niños mendigos está casi totalmente asociado a las escuelas coránicas que funcionan como internados: un estudio realizado en 2007 por UNICEF, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Banco Mundial ha revelado que el 90% de los niños mendigos de Dakar y de los suburbios de la capital son Talibés. 16
  18. 18. El gobierno se ha mostrado incapaz a la hora de solucionar el problema de la explotación y de los abusos cometidos sobre los niños de las escuelas coránicas que funcionan como internados. Sin embargo, ha intentado, sin resultados ni mucha convicción, reformar el sistema educativo. Para intentar atraer a ciertas familias hacia la escuela pública, el gobierno senegalés ha introducido, desde la independencia, el aprendizaje opcional del árabe en los programas de las escuelas públicas, pero se ha prohibido explícitamente la instrucción religiosa en estas escuelas hasta el año 2004. Miles de familias senegalesas prefieren la educación religiosa y han seguido enviando sus hijos a los daaras, contribuyendo así a la proliferación de asociaciones islámicas y escuelas árabes. Cuando empezaron en los años 1970 las migraciones urbanas, muchos marabús dirigían daaras estacionales: los marabús y los Tabliés vivían en la ciudad durante la estación seca y volvían luego al pueblo para preparar la cosecha. Poco a poco, ante los beneficios que podía generar la mendicidad y el confort de la vida en la ciudad, muchos marabús decidieron ir a vivir todo el año en la ciudad. El Profesor Ndiaye explica esta evolución y el impacto negativo que ha tenido la mendicidad forzada en la educación coránica de los niños: “Con el tiempo, los marabús han empezado a quedarse en las ciudades durante todo el año. Han pesado los pros y los contras, y han pensado que era más rentable quedarse en Dakar. Algunos marabús se sentían también más a gusto en Dakar – donde hay café, arroz, pescado y agua potable. Entonces, ¿porqué volver al pueblo, donde debían trabajar la tierra durante largas horas, si en la ciudad un niño puede traer cada día dinero, azúcar y arroz? En consecuencia, algunos marabús redujeron las horas de estudio del Corán, puesto que cuanto más tiempo se queda el niño en el daara aprendiendo, menos oportunidades tiene de traer dinero. Al pasar los Talibés más tiempo fuera del daara, el marabú maximiza la cantidad de dinero que le traen” 2.Vemos pues que el problema de la mendicidad infantil en Senegal no dependedirectamente del sistema de enseñanza, que ha demostrado ser sostenible durante variossiglos. El problema es que, debido a ciertas circunstancias socio-económicas, estesistema que en sí mismo no es malo, se ha convertido en un sistema de opresión y deexplotación inhumano. Debemos pues buscar las causas de esta degeneración, y vercómo pueden ser resueltas.Podemos identificar dos causas principales que han llevado los daaras a convertirse enunos medios de opresión y de explotación que están convirtiendo a generaciones enterasen “generaciones perdidas”:2 “AEN”, Contexto. 17
  19. 19. 1) La pobreza El desarrollo de una economía de mercado, los progresos técnicos del siglo XX y la expansión del estado burocrático han hecho que el sistema socio- económico tradicional implosione literalmente. Antiguamente, en las zonas rurales, cada familia vivía de lo que cultivaba y apenas necesitaba dinero para satisfacer sus necesidades, que se limitaban a las básicas. Pero en una sociedad en la que se necesita dinero para pagar los impuestos, levantar las distintas infraestructuras y comprar coches, televisiones, neveras y otros electrodomésticos, deben cambiarse los medios de producción. Esto significa que la agricultura, sobre todo practicada demanera tradicional, ya no es suficiente para generar la riqueza necesaria para el modo devida moderno. Entonces se ponen en marcha estrategias para solucionar este problema. 2) El éxodo rural Una de estas estrategias consiste en abandonar el sector agrario y las zonas rurales para desplazarse hacia la ciudad, trabajando en el sector industrial o de servicios. Esto es lo que se llama éxodo rural. Al no haber en Senegal un sector industrial, la mayoría de gente que va a la ciudad intenta buscar un trabajo en el sector de los servicios. Pero por un lado, el abanico de oportunidades es muy limitado,por culpa de la pobreza; y por otro lado, en este sector, se exige una formación mínima,como por ejemplo saber leer y escribir, y dominar el francés, lo que lamentablemente esel caso de sólo una ínfima minoría de entre la gente que emigra a la ciudad. Laconsecuencia de todo ello es que las oportunidades reales de integrarse en un modo devida moderno son casi inexistentes para la mayoría de gente de las zonas rurales.El único recurso de quienes poseen una formación religiosa sólida es por tanto utilizarlapara ganarse la vida. Y aquí, como en cualquier sitio, aparece gente sin escrúpulos quedesea aprovecharse de la situación para sacar un beneficio a costa de los demás.Cabe señalar que si estos individuos pueden dedicarse a sus fechorías es solamente en lamedida en que el modelo de sociedad tradicional ha implosionado. En efecto, una de lasbarreras que impedía que esto sucediera en las sociedades tradicionales, es primero queno existía el consumismo, que causa estragos en los estratos más pobres de la sociedad,y luego que la acción del marabú se veía supervisada por el conjunto de la comunidad, através de unas relaciones sociales caracterizadas por la fraternidad y el respeto. 18
  20. 20. El problema es que con el éxodo rural, se han roto completamente estos vínculossociales. Al llevarse los niños lejos de sus padres y de su comunidad, e introducirlos enun medio en el que todas las relaciones se ven caracterizadas por la búsqueda delbeneficio, estos individuos han imposibilitado que la propia comunidad supervise susacciones en el marco de la fraternidad y del respeto. 19
  21. 21. Las migraciones de Talibés en Senegal y Guinea Bissau © 2010 John Emerson / Human Rights WatchLos principales itinerarios para la migración de los Talibés son bien conocidos enSenegal y Guinea Bissau. Los itinerarios aquí dibujados han sido identificados enbase a las entrevistas realizadas por Human Rights Watch con los Talibés, losmarabús, los padres, así como los responsables humanitarios y gubernamentales deSenegal y Guinea Bissau; en base a un estudio cuantitativo sobre los niños mendigosde Dakar realizado en 2007 por UNICEF, la Organización Internacional del Trabajoy el Banco Mundial; y en base a datos recogidos por SOS Enfants Talibés sobreniños que han vuelto a Guinea Bissau después de fugarse de sus daaras de Senegal. 20
  22. 22. 4. Evaluación y solucionesTanto agencias humanitarias como el propio gobierno senegalés han puesto en marchadiferentes acciones para solucionar este problema. Podemos categorizar estas accionessegún los tres ámbitos siguientes: 1) Financiación de los daaras 2) La escuela pública 3) La reglamentaciónEl primer tipo de acciones, llevado a cabo sobre todo por ONGs, ha demostrado serineficiente, e incluso, muchas veces, contraproducente. Tal y como establece el informe“AEN”: En Senegal, decenas de organizaciones humanitarias nacionales e internacionales ofrecen toda una gama de servicios para ayudar a los Talibés, mejorando así las condiciones de vida en los daaras. Muchas agencias llevan haciéndolo desde casi diez años. Esta asistencia toma diversas formas: proporcionan esterillas, agua, ropa y zapatos; construyen centros de acogida; distribuyen comida, jabón de ducha, jabón de platos y desinfectantes, medicamentos y ayuda en materia de cuidados sanitarios, clases de francés, dinero para alcanzar la cuota impuesta a los Talibés; proponen microcréditos destinados a los marabús para que monten un negocio; facilitan el alquiler del marabú. Considerando las condiciones deplorables que reinan en los daaras urbanos, los esfuerzos de organizaciones humanitarias son comprensibles, pero tienen consecuencias indeseadas: en su conjunto, alientan a los marabús a ir a las ciudades – donde la mendicidad es corriente –, a la par que reducen la responsabilidad del Estado, de las familias y de las autoridades religiosas. Muchos marabús siguen forzando a sus Talibés a mendigar, generando así unos ingresos suplementarios, en la medida en que las organizaciones humanitarias les ayudan a reducir sus gastos. En ciertos casos extremos, los marabús venden comida y medicamentos que reciben por parte de las asociaciones. Muchas organizaciones no suspenden la ayuda que otorgan a los marabús que siguen explotando a sus Talibés, como tampoco denuncian a estos marabús ante las autoridades competentes en cuestiones de maltrato y negligencia. Las ayudas otorgadas a gran escala por las distintas organizaciones humanitarias animan a los marabús de las zonas rurales a desplazarse hacia las ciudades, lugar en el que se percibe la mayoría aplastante de ayudas y subvenciones. […] Más que ayudar a los marabús para que se quedan en los pueblos, en los que la mendicidad es casi inexistente, gran parte de la asistencia 21
  23. 23. humanitaria ha tenido como efecto atraer a los marabús y a sus Talibés hacialas ciudades, donde la mendicidad es omnipresente. […] Muchos marabúsreciben una ayuda que no influye en su práctica de la mendicidad. Todo locontrario: utilizan la ayuda para generar unos ingresos netos superiores.Como se ha explicado antes, los Talibés de un daara de Dakar han señaladoa Human Rights Watch que su marabú vendía los medicamentosproporcionados por una agencia humanitaria, exigiendo a los Talibés quepaguen sus propios medicamentos pasando más horas mendigando. Y variaspersonas que colaboraban anteriormente con una organización humanitariainternacional han expresado su profunda inquietud ante la decisión de laasociación de proporcionar ayuda a los daaras, sobre todo bajo la forma desubvenciones, como el pago de la cuota de alquiler. Estas personas handeclarado que a pesar de que la organización ha pedido a los marabús quedejen de forzar a mendigar a los Talibés a cambio de estos fondos, se hanencontrado regularmente a Talibés de estos daaras mendigando en la calle.Según ellos, la organización “favorece y alienta la práctica de los falsosmarabús”.[…] Cuando no se conjugan estas ayudas con serios esfuerzos para exigirestrictas condiciones o para pedir cuentas a los que cometen abusos, estasayudas animan a los marabús sin escrúpulos a abrir daaras y a explotar a losniños.Al considerar que decenas de miles de Talibés mendigan en las ciudades deSenegal, vemos que las agencias humanitarias no pueden financiar ladesaparición definitiva de la explotación. De hecho, teniendo en cuenta elaumento continuo del número de Talibés forzados a mendigar en las calles,esta ayuda se ha revelado en gran parte ineficaz. […] En definitiva, a pesarde los esfuerzos de numerosas organizaciones humanitarias y deasociaciones locales, el fenómeno de la mendicidad de los Talibés no cesade extenderse.[…] Como ha explicado a Human Rights Watch el director de una granorganización humanitaria que realizaba anteriormente programas deasistencia directa a los daaras, pero que hoy en día ha orientado su estrategiahacia la reubicación en daaras rurales: “Todo el mundo se aprovecha de esteestatus quo. Las ONG internacionales han manipulado la situación y recibensu financiamiento. Los cooperadores nacionales se aprovechan, puesto queestán financiados para poner en marcha distintos proyectos. Los marabústambién se aprovechan. Cada ONG hace algo, pero no se ve claramente enqué medida ayudan realmente, puesto que el número de Talibés mendigosno para de aumentar. Todo el mundo se aprovecha, todo el mundo menoslos Talibés”. 22
  24. 24. Queda así demostrado que el trabajo de las ONGs no sólo ha sido ineficaz sino tambiéncontraproducente, precisamente porque ha creado un efecto llamada que ha reforzado eléxodo rural y la destrucción del sistema tradicional en que la comunidad supervisaba laactividad del marabú.El mismo informe indica una segunda razón para explicar el fracaso de la acciónhumanitaria común: Incluso cuando la ayuda directa mejora las condiciones de los daaras, los programas no son sostenibles a largo plazo, a parte de que merman la responsabilidad de los marabús, de los padres, de las instituciones religiosas y del Estado. […] La durabilidad constituye uno de los mayores obstáculos a los que se ven confrontadas las ONGs, reconociendo éstas que, a veces, si el programa de financiación se acaba y cesa la concesión de fondos a los marabús, la mayoría de daaras vuelven a la situación anterior a la ayuda, es decir a la mendicidad y a la falta de higiene.Pero además de ser contraproducente e insuficiente, esta ayuda ha sido tambiéninadecuada, porque muchas veces, se ha intentado llevar a cabo sin tener en cuenta laidiosincrasia del pueblo en el que se ejerce, provocando así rechazo y recelo. En efecto,los primeros intentos de reglamentar los daaras fueron obra de la potencia colonialfrancesa, cuyo verdadero objetivo era en realidad destruir el Islam tradicional, tal ycomo confirma el informe “AEN”: “Las medidas tomadas por las autoridades francesastenían como objetivo explícito eliminar la influencia del Islam y de los líderesreligiosos. Tuvieron un impacto duradero sobre los intentos posteriores para regular losdaaras: casi todas las reglas aplicadas o consideradas han sido inmediatamenteinterpretadas por los dirigentes religiosos como medidas hostiles hacia la educacióncoránica o el Islam”.A pesar de la descolonización, los intentos de reglamentación por parte del gobiernosenegalés han continuado en la perspectiva de la potencia colonial, lo que no sorprendeen absoluto, puesto que Senegal ha heredado las instituciones, el derecho y la forma degobierno de la antigua potencia colonial. La consecuencia inevitable de ello es que elcolonialismo y luego la descolonización han creado una fractura social, entre unapequeña clase social afrancesada y una mayoría aplastante ajena a la mentalidadoccidental. Paradójicamente, es la minoría afrancesada la que gobierna a la mayoríamusulmana, según una mentalidad y unos fines en los que no se reconoce esta mayoría.Como ejemplo de ello, cabe señalar que el gobierno senegalés prohibió la enseñanzareligiosa en las escuelas públicas, en un país en el que más del 90% de la poblaciónprofesa el Islam. Evidentemente, esta medida tuvo unas consecuencias nefastas sobre elconjunto del sistema educativo: por un lado se privó de educación moderna a niñoscuyas familias rechazan enviarlos a centros donde se prohíbe la enseñanza religiosa; ypor otro lado, se está incentivando la práctica de la mendicidad infantil, porque estosniños no podrán recibir educación si no es en un daara. 23
  25. 25. En palabras del informe “AEN”: El gobierno se ha mostrado incapaz de solucionar el problema de la explotación y de los abusos cometidos sobre los niños de las escuelas coránicas que funcionan como internados. Sin embargo, ha intentado, sin resultados ni mucha convicción, reformar el sistema educativo. Para intentar atraer a ciertas familias hacia la escuela pública, el gobierno senegalés ha introducido, desde la independencia, el aprendizaje opcional del árabe en los programas de las escuelas públicas, pero se ha prohibido explícitamente la instrucción religiosa en estas escuelas hasta el año 2004. Miles de familias senegalesas prefieren la educación religiosa y han seguido enviando sus hijos a los daaras, contribuyendo así a la proliferación de asociaciones islámicas y escuelas árabes.Al actuar de este modo, el gobierno senegalés parece haber interpretado que el problemaes el Islam, cuando en realidad, el Islam mismo condena las prácticas de la mendicidadforzada. Tal y como indica el informe “AEN”, la Declaración de los Derechos Humanosen el Islam de 1990, también conocida como Declaración del Cairo, condenaexplícitamente el modo de explotación de los daaras urbanos actuales: La Declaración del Cairo, que Senegal apoya, enuncia en sus grandes líneas los derechos humanos y las responsabilidades que implican, conformemente al Corán y a la Sharia. Sus disposiciones relativas a la educación interpretan los malos tratos infligidos a los Talibés como contrarios a los principios del Islam: a) El artículo 7(a) establece que “todo niño tiene, en relación a sus padres, la sociedad y el Estado, el derecho a… ser educado y protegido tanto material como moral y sanitariamente”. Para muchos Talibés, la falta de comida y de cuidados sanitarios, incluso cuando están muy enfermos, constituye una denegación de este derecho. b) El artículo 7(b) otorga a los padres el derecho de escoger el tipo de educación que quieren dar a sus hijos, mientras tienen en cuenta el interés superior del niño, pero el artículo 9(b) establece que “todo hombre tiene derecho a la educación… tanto en el plano religioso como en el conocimiento de la naturaleza”. Hoy en día, cierto número de niños senegaleses no recibe ni educación religiosa, ni educación en el plano del conocimiento de la naturaleza. Sólo pasan largas horas en la calle mendigando. c) El artículo 11 prohíbe expresamente la opresión y la explotación ajena.Pero como si no fuera poco, la mayoría de agencias humanitarias han seguido en lamisma línea que el gobierno, perpetuando ambos la actitud y la perspectiva de laantigua potencia colonial. Al querer imponer al pueblo senegalés, que posee su propiacultura y cosmovisión, un modelo de educación desde el exterior, sin tener en cuenta ni 24
  26. 26. su especificidad ni su idiosincrasia, ¿no se está fomentando una forma de colonialismocultural?El segundo problema de la escuela pública ha sido el de la corrupción. Las institucioneseducativas públicas se han aprovechado de la situación y han añadido unos gastossuplementarios a los gastos de escolarización oficiales con el objetivo de obtener unbeneficio personal: Aunque la ley prescribe la “gratuidad” de la enseñanza, los representantes de varias organizaciones que trabajan con el gobierno sobre cuestiones relacionadas con la educación han indicado que los gastos informales, sobre todo la inscripción y los gastos mensuales, se han generalizado. Estos gastos fuerzan a muchos padres a sacar a sus hijos de las escuelas públicas y a enviarlos a las escuelas coránicos, ya sea en Guinea-Bissau o en Senegal, de modo que ya no deben pagar nada para mantenerlos.Con esto vemos que la “corrupción” y la “falta de escrúpulos” existen tanto en laescuela pública como en los daaras. En todos sitios hay gente sin escrúpulos que notiene reparo en aprovecharse de la situación. Consideramos pues que el problema no estanto el de la ausencia de reglamentación y de acciones legales como indica el informe“AEN”, sino el de la pobreza: En general, los Talibés de los daaras urbanos que operan como internados provienen de algunas de las regiones más pobres de Senegal y de Guinea- Bissau. En la región de Kolda, una familia media dispone de menos de un dólar al día (278 CFA, es decir 0,60 $) para gastar por persona. El 73% de los gastos de la familia va a parar en comida, dejando respectivamente el 5% y el 3% para la salud y la educación. Limitados económicamente, algunos padres envían a sus hijos pretendidamente para estudiar el Corán, pero en realidad también quieren aliviar los gastos de la familia.Cuando se intenta criminalizar un comportamiento causado mayoritariamente por lagran pobreza en la que está sumisa la inmensa mayoría de la población, se puede acabarenjuiciando a media población.Además de que no ataca el problema desde la raíz, la reglamentación puede generar unafuerte tensión y degenerar en un verdadero conflicto social, como indica el propioinforme “AEN”: Los responsables religiosos ejercen un enorme poder social, político y económico en Senegal. Prácticamente todos los trabajadores humanitarios y muchos responsables gubernamentales entrevistados por Human Rights Watch han explicado que el poder de las cofradías pone en evidencia la falta de voluntad política del gobierno cuando se trata de velar para que el personal de los Ministerios competentes – a saber los Ministerios del Interior, de Justicia y de Educación –, por una parte imponga una 25
  27. 27. reglamentación y por otra parte enjuicie a los marabús responsables de maltratos y de explotación. Un responsable gubernamental del Ministerio de la Familia ha indicado a Human Rights Watch: “El Estado ha hecho muchos esfuerzos, pero sigue mostrándose sensible ante la cuestión, sobre todo en lo que toca al tema del castigo. Los grandes marabús – los jefes de las cofradías – se verían implicados en ello, ni siquiera indirectamente. Si tocáis a un marabú, tocáis a las cofradías, y esto es muy difícil aquí. Perdéis votos, y puede ser que perdáis hasta vuestro puesto, o que os expongáis a graves problemas”.Por último, al ser una solución burocrática e impersonal, la reglamentación acabamatando los vínculos sociales de solidaridad comunitaria de los que hemos hablado yque son, a nuestro parecer, una mejor garantía del control ejercido sobre los daaras. Enefecto, las normativas no son más que papeles a la espera de ser aplicados, lo que puedeocurrir o no.Por otra parte, una de las ventajas indiscutibles de las sociedades tradicionales es quepermiten y mantienen vivos los vínculos comunitarios interpersonales, creando lascondiciones para que fenómenos de explotación a gran escala como el de los Talibés, nose produzcan jamás. Hoy en día, las sociedades modernas occidentales, que han sidoinvadidas por la mentalidad burocrática hasta sus últimas esferas, tienden a quererrecuperar esas relaciones interpersonales genuinas, pero paradójicamente intentanhacerlo a partir de la propia burocracia institucional. Para no llevar a estas sociedadeshacia el mismo error, consideramos que no se debe acentuar demasiado la soluciónburocrática y normativa. 26
  28. 28. ¿Porqué no se ha solucionado hasta ahora el problema de la mendicidad infantil en Senegal? Las causas del fracaso de la acción humanitaria común- Esta acción ha sido contraproducente porque ha creado un efecto llamada que ha reforzado el éxodo rural.- Esta acción ha sido insuficiente, porque no se puede financiar de manera indefinida en el tiempo y en cantidades indefinidas los daaras.- Esta acción ha sido inadecuada, porque no ha tenido en cuenta la idiosincrasia del pueblo en el que se ejercía, provocando entonces rechazo y recelo.- Esta acción ha sido inapropiada, porque no se ha intentado respetar o recrear los vínculos de solidaridad comunitaria, sino que se ha dado prioridad a la burocracia y a la reglamentación. Las causas del fracaso de la acción gubernamental- Esta acción ha sido inadecuada, porque no ha tenido en cuenta la idiosincrasia del pueblo en el que se ejercía, provocando entonces rechazo y recelo.- Esta acción ha sido contraproducente, porque ha cerrado las puertas de la escuela pública a muchos niños cuyas familias rechazan enviarlos a centros en los que se prohíbe la enseñanza religiosa.- Esta acción ha sido inapropiada, porque se ha centrado en proponer una reglamentación que no se ha traducido en acciones legales concretas, sino en letra muerta.- Esta acción ha sido insuficiente, porque no ha sido capaz de luchar contra la corrupción, eliminando los gastos de escolarización añadidos que muchas veces deben pagar los niños. 27
  29. 29. 5. Concepción y objetivos del Proyecto a largo plazoNuestro objetivo es luchar contra la mendicidad infantil forzada de los Talibés enSenegal, intentando mejorar por un lado sus condiciones de vida y por otro lado laformación que reciben, por medio de una diversificación de la enseñanza.Para evitar el fracaso de las acciones llevadas a cabo hasta ahora, queremos emprenderuna acción que siga los consejos y las directrices de UNICEF, tal y como han sidoenunciados en el informe “AEN”: La posición actual de UNICEF ya no es de apoyar directamente a los daaras urbanos con medios materiales, sino de trabajar por un lado con las familias, los marabús y las otras comunidades en el marco de iniciativas de prevención que tengan como objetivo guardar a los niños en sus pueblos; y por otro lado, atacar el problema a partir de una perspectiva sistémica, sobre todo ayudando al Ministerio de la Familia a reubicar varios daaras urbanos en sus pueblos respectivos, mejorar el acceso al sistema de educación público, mejorar la situación financiera de las familias y de las comunidades para que los niños puedan quedarse en su casa. La mayoría de organizaciones humanitarias no han seguido el ejemplo de UNICEF, y han seguido proporcionando ayuda directa a los daaras urbanos. Estas agencias deberían emplear más medios para garantizar que su ayuda no alienta la explotación de otros Talibés. […] Varias organizaciones, como UNICEF, Tierra de Hombres e Intermonde, cooperan en un proyecto del gobierno senegalés contra las peores formas de trabajo infantil para favorecer el retorno de varios daaras urbanos a sus pueblos respectivos. Otras asociaciones, como ONG Gounass y Tostan, aportan una ayuda financiera a los daaras de cada pueblo, obrando para el desarrollo de la comunidad y animando a los marabús y a las familias a guardar a los niños en sus pueblos respectivos. Pero la mayor parte de la ayuda financiera va a parar a los daaras urbanos, sobre todo en la región de Dakar.Las mayores organizaciones internacionales reconocen que el problema principal radicaen el éxodo rural, y que la solución está en reubicar los daaras en las zonar rurales osemi-urbanas. Ésta es también la nueva línea de acción del gobierno senegalés desde2004: Muchos padres rechazan llevar a sus hijos a las escuelas públicas ya que el programa no incluye la instrucción coránica y porque se añaden unos gastos de escolaridad informales. Reconociendo el primer problema, en 2004, el 28
  30. 30. gobierno senegalés ha modificado la ley sobre la educación para prever una instrucción religiosa en las escuelas del Estado. El gobierno ha construido igualmente unos daaras “modernos” financiados por el Estado, en los que los estudios coránicos van asociados al estudio del árabe, del francés y de otras materias como las matemáticas y las ciencias. Al beneficiar de una ayuda financiera por parte de cooperadores internacionales, el Ministerio de la Educación ha empezado a construir unos daaras modernos en 2010, previendo 100 daaras de aquí al año 2012, cada uno con una capacidad de 300 estudiantes. Según este proyecto, el Estado determinará y reglamentará el programa, la formación y las normas relativas a los profesores, así como las exigencias en materia de seguridad y de higiene. Las escuelas se verán sometidas a inspecciones efectuadas por agentes del Estado y, si no se respetan las normas, se podrá emitir la orden de cerrarlas. Según el Ministerio de la Educación, esto permitirá al Estado asumir la responsabilidad que le toca en materia de educación primaria universal de estos niños, respetando al mismo tiempo la preferencia de los padres.Nuestra acción debe pues respetar al menos tres ejes o direcciones fundamentales deacción para evitar el fracaso: 1) Atacar el problema desde la raíz: la pobreza y el éxodo rural 2) Intensificar las relaciones sociales de solidaridad comunitaria 3) Respetar las condiciones sociales y religiosasLa pobreza de los países pobres proviene muchas veces de la ausencia de medios deproducción pudiendo generar una riqueza importante. Y el problema de la ayudainternacional es que la mayoría de veces se limita a ser eso: una ayuda, sin tener en vistala creación de medios de producción autónomos y autosuficientes. Es una riquezatransferida de un país a otro, que no generará a su vez riqueza alguna.Nuestro proyecto para ayudar a los Talibés consiste pues en crear las condicionesadecuadas para que en el caso de que llegue a fallar la ayuda, no se vuelva a la situaciónanterior de mendicidad y explotación. Seguimos pues el famoso adagio chino: “Dale unpescado a un hombre y comerá un día; enséñale a pescar y comerá cada día”.Hemos ideado dos medios distintos para ello: a) Establecer una cuota de escolarización proporcional, teniendo en cuenta los ingresos de los padres. b) Dotar al daara de unos medios agrícolas de producción que le permitan satisfacer sus necesidades por medio del consumo propio y de la venta del excedente.Estos dos métodos iniciales condicionarán nuestra acción en los dos centros pilotos queproyectamos: el daara de Kaolack estará regido por el primer medio y el daara deBokidiawe por el segundo.Si escogemos estos dos municipios es por dos razones: 29
  31. 31. 1) Constituyen importantes centros regionales donde se encuentran muchos Talibés y desde donde parten también muchos Talibés. 2) No están ubicados en las mayores ciudades, centros de la mendicidad forzada y de la explotación, lo que constituye una manera de luchar contra el éxodo rural, reubicando los daaras en las zonas rurales (Bokidiawe) o semi-urbanas (Kaolack).Las mayores ciudades de Senegal, aquellas en las que la palabra “Talibé” ya se haconvertido en sinónimo de “niño de la calle”, son: Dakar, Saint-Louis, Thiès y Mbour.Es ahí donde se encuentran la mayoría de Talibés. Pero paradójicamente, estos Talibés –e incluso los marabús – no son originarios de estas grandes ciudades, sino queprovienen casi todos ellos de las zonas rurales. Debemos pues parar este éxodoproporcionando tanto a los marabús como a los Talibés los medios para poderpermanecer en su comunidad, lo que permitirá al mismo tiempo perpetuar el sistemaeducativo tradicional añadiéndole competencias nuevas (lenguas y ciencias) y evitarromper los vínculos sociales comunitarios, que preservaban y garantizaban el buenfuncionamiento del daara.Al igual que la bioecología estudia las interacciones entre los seres vivos y su entorno,debemos adoptar una perspectiva sociológica que integre en su visión y comprensión dela sociedad, la importancia de los vínculos comunitarios. Hay que entender laidiosincrasia del pueblo al que se quiere ayudar, para ayudarle según los criterios y laspautas que le parecen convenientes y adecuados a él. En caso de no hacerlo, no leestamos ayudando, sino que lo estamos alienando, lo que tiene unas consecuenciasnefastas tal y como hemos visto.Hemos entablado relaciones con una de las cofradías más importantes de Senegal, laTariqa Tidianiyya, para colaborar en el proyecto de erradicar la mendicidad infantil,proyecto que es también muy importante para los propios musulmanes. El mayor representante de la Tariqa Tidianiyya en Senegal, el Shayj Hasan Cissé, se ha caracterizado siempre por su lucha a favor de la educación y de la escolarización de niños y niñas, así como por su labor para el amamantamiento materno, la eliminación de la mutilación genital femenina, la promoción de las vacunas, la higiene. Colaborador eminente de las Naciones Unidas, y sobre todo de UNICEF, ha vulgarizado y difundido las políticas de sanidad y de desarrollo definidas por los sistemas de las Naciones Unidas basándose en las enseñanzasdel Islam, en conferencias impartidas en todos los continentes, tratando temas como lamendicidad, la mutilación genital femenina, la educación de las niñas, el papel de lamujer en el Islam, etc. 30
  32. 32. También ha participado en la Conferencia sobre la Paz mundial y el Islam, celebrada enNueva York; en la Cumbre Mundial de la Tierra, en Johannesburg; en el SimposioEspiritualidad y Desarrollo sostenible, en África del Sur; en la Conferencia para laPromoción del Niño, en Bamako (Mali); en la Conferencia sobre Población y Bien-estarFamiliar de Abuja (Nigeria); en la Conferencia de Líderes religiosos del mundo, enToledo (España); etc. En 2002, fue invitado por el Congreso Americano y por elDepartamento de Estado en Washington para hablar del Islam como religión de paz.En 1988, el Shayj Hassan Cissé fundó una ONG internacional con carácter humanitariollamada Instituto Islámico Africano-Americano (IIAA), que beneficia del estatutogeneral de Observador en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas(ECOSOC). El IIAA también ha recibido acreditación por parte de UNICEF, UNFPA,UNDPI y la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la sequedad y ladesertificación. También ha recibido otras acreditaciones por parte del FNUAP, elPNUD y el Departamento de Información de la ONU.Con la ayuda del FNUAP, el IIAA ha abierto la Clínica médica Shifa al-Asqam,permitiendo así a más de 100.000 personas originarias de las zonas semi-urbanas yrurales de Kaolack, acceder a cuidados sanitarios.El Shayj Hassan Cissé ha luchado siempre a favor de los derechos de los niños,promoviendo políticas de educación, alimentación, salud, protección y respeto de ladignidad de cada niño. Esto le ha permitido recibir en 2007 la mayor condecoración dela prestigiosa universidad islámica de Al-Azhar (Egipto), y en 2008 el reconocimientode UNICEF como “Embajador de los Niños y de la Salud”.Además, ha contribuido a crear en todo el mundo, cientos de escuelas islámicasmodernas, en las que se enseñan materias como la informática y se prohíbeestrictamente la mendicidad.Según la biografía del Shayj Hassan Cissé colgada en la página web de UNICEF:“Shayj Hassan Cissé es el primer jefe religioso moderno que ha identificado losproblemas que tocan al niño africano proponiendo soluciones reales. El Shayj hadenunciado las violencias y las vejaciones que sufren los niños, como explotaciónsexual, mendicidad, esclavitud, trabajo infantil, alistamiento como niños soldados, etc.[…] La lucha del Shayj Hassan Cissé a favor de los derechos de los niños y de la mujerdebe inspirar a otros líderes religiosos, a poderes públicos y a organizaciones que seocupan de mejorar las condiciones de vida de los niños. Sus iniciativas sociales yhumanitarias demuestran que ha dedicado su vida entera a la causa de los niños, tanto ensu función de jefe religioso, como en la de presidente-fundador del IIAA. Es el abogadointernacional de los niños” 3.3 http://www.unicef.org/wcaro/WCARO_Senegal_AmbBio-Cisse.pdf. Se puede ver en el siguiente enlaceel vídeo de la ceremonia de entrega del premio de UNICEF y del gobierno senegalés al Shayj HassanCissé: http://thefaydah.org/awards.php. 31
  33. 33. Desgraciadamente, Shayj Hassan Cissé falleció en 2008. Pero desde entonces, suhermano, el Shayj Tijani Cissé ha continuado los esfuerzos y las luchas inacabadas. Eltrabajo es largo y aún queda mucho por hacer. Nos hemos puesto en contacto con ShayjTijani Cissé para llevar a cabo unos proyectos socio-educativos y contar así con suexperiencia y colaboración.Este proyecto tiene como objetivo dar a los Talibés una educación formal. Se trata demejorar sus condiciones de vida gracias a una formación cualificadora. De esta manera,un número importante de Talibés verá su situación cambiada por medio de la educación,la atención sanitaria y el seguimiento continuado. Es importante diversificar elcontenido educativo de las escuelas coránicas, para que los Talibés puedan aprender,además del Sagrado Corán: lenguas (francés, inglés, español) y matemáticas (cálculo),así como las competencias necesarias para la vida corriente (ciudadanía, salud ehigiene).Gracias a una planificación de la educación básica bajo la forma de un referente para laformación, tendrán la oportunidad de seguir un sistema educativo organizado con unbuen nivel de instrucción.Hay que invitar al Estado senegalés a tomar todas las responsabilidades necesarias paraayudarnos a realizar este proyecto en zonas sensibles como Kaolack o Futa. LosMaestros deben dejar de utilizar a los niños como un medio para generar recursoseconómicos. 32
  34. 34. INDICADORES VERIFICABLES FUENTES DE OBJETIVOS OBJETIVAMENTE VERIFICACIÓN *Número de Talibés inscritos para la *Lista de clase OBJETIVO 1 enseñanza básica * Ficha identificativaconseguir formar *Número de Talibés con formación *Fiche de seguimiento3.500 Talibés con informática *Informe sobre la progresión deun nivel de *Número y naturaleza de las iniciativas los alumnos redactado por loseducación básica educativas comunitarias desarrolladas profesores OBJETIVO 2 *Lista de clasellevar a 2.500 *Número de Talibés que han alcanzado * Ficha identificativaTalibés hasta un un sistema de educación avanzado *Ficha de seguimientosistema de *Número de Talibés que consiguen *Informe sobre la progresión deformación pasar a una clase superior los alumnos redactado por losprofesional profesores OBJ ETIVO 3profesionalizar el *Número de maestros que perciben una * Nóminatrabajo de maestro indemnización o un salario mensual. *Documento contablede escuela coránica 33
  35. 35. Objetivo general: cuadro lógico 34
  36. 36. II. Doble proyecto pilotoen Kaolack y Bokidiawe 35
  37. 37. 36
  38. 38. Como hemos dicho, cada proyecto piloto se centra en un medio de autofinanciacióndeterminado. A largo plazo, es decir a más de tres años, el daara de Kaolack deberá serfinanciado por los padres de los Talibés según sus posibilidades, y el daara deBokidiawe por la producción agrícola.Nos fijamos un horizonte de tres años para establecer los medios necesarios deautofinanciación. Al principio, la ayuda extranjera deberá aportar al mismo tiempo lonecesario para vivir y las inversiones exigidas para crear estos medios deautofinanciación.Los proyectos pilotos serán iniciados en unas casas de alquiler, mientras se construyenunos edificios específicos en unos terrenos cedidos a la Fundación por los marabúscolaboradores.Prevemos alojar en régimen de internado a unos 150 niños por daara. 37
  39. 39. ANÁLISIS PRESUPUESTARIOEsto supone que tenemos que hacer frente a cinco tipos de gastos: 1) Gastos de constitución de la Fundación 2) Gastos de construcción de los edificios 3) Gastos de inversión 4) Gastos mensuales en los daaras 5) Gastos para la autofinanciación (1) Gastos de constitución (en €) Redacción de los Estatutos + proyecto 5.000 Notaría 500 Redacción del proyecto 2.000 Trabajo de investigación 2.000 Página web multimedia 3.500 Viajes 15.000 (1.500/viaje/persona) TOTAL 28.000 € (2) Gastos de construcción de los edificios (en €) Proyecto arquitectónico y permisos 15.000 Materiales de construcción 55.000 Mano de obra 150.000 TOTAL 320.000 € (3) Gastos de inversión (en €) Cantidad x Total precio unitario Colchones 300 x 15 4.500 Mantas 300 x 15 4.500 Mosquiteras 300 x 30 9.000 Pack escolar (5 cuadernos, 10 bolígrafos, 20 300 x 30 9.000 lápices, 10 libros, 1 estuche) Pack de material de oficina (hojas, bolígrafos, 2 x 500 1.000 agendas) Ordenadores 6 x 200 1.200 Pizarras negras 20 x 50 1.000 Uniformes 300 x 20 6.000 Vehículos (2 coches y 2 motos) 50.000 50.000 TOTAL 86.200 € 38
  40. 40. (4) Gastos mensuales de los dos daaras juntos (en €) Alquiler 500 Comida 15.000 Suministro (agua, luz, gas, teléfono e internet) 300 Personal y material médico 400 Personal docente (20 profesores, 5 formadores y 2 6.000 monitores)Personal administrativo (1 coordinador nacional, secretario, 5.000 gestoría y contabilidad) Talleres de formación profesional 2.000 Gasolina y seguros 800 Jabón 300 Viajes 1.200 Imponderables 1.000 TOTAL mensual 38.000 € TOTAL anual 456.000 € (5) Gastos para la autofinanciación (en €) Proyecto agrícola 2.000 Material agrícola 2.000 Adecuación del terreno (muros y pozo) 13.000 Semillas y abono 1.000 Mano de obra 2.000 TOTAL 20.000 €De momento, el proyecto tiene un horizonte de tres años, por lo que el gasto total seráde: (1) + (2) + (3) + (4) x (3 años) + (5) = XXXX € Gasto trianual Gastos de constitución 28.000 Gastos de contrucción 320.000 Gastos de inversión 86.200 Gastos mensuales en los dos daaras 1.368.000 Gastos para la autofinanciación 20.000 TOTAL 1.822.200 € 39
  41. 41. PLANIFICACIÓN DE LA INVERSIÓN AÑO 1 AÑO 2 AÑO 3 Gastos de constitución 28.000 - - Gastos de contrucción 70.000 125.000 125.000 Gastos de inversión 86.200 - -Gastos mensuales en los dos daaras 456.000 456.000 456.000 Gastos para la autofinanciación 20.000 - - TOTAL 620.200 € 581.000 € 581.000 € 40
  42. 42. PLANIFICACIÓN DE LA EJECUCIÓN DEL PROYECTO AÑO 1 AÑO 2 AÑO 3 ACTIVIDADES 1T 2T 3T 4T 1T 2T 3T 4T 1T 2T 3T 4T Dar clases × × × × × × × × × × × × Organizar 9 talleres de refuerzo de las × × × capacidades de los monitores Organizar 18 talleres de refuerzo de las × × × × × × capacidades de los OCBOrganizar charlas sobre las competencias de × × × × × × × × × × × × la vida corriente y ciudadanía Organizar sesiones de sensibilización con × × las comunidades y las familias Informar de manera regular las autoridades × × × × × × × × × sobre las actividades de la Fundación Elaborar unas guías pedagógicas para los × × docentes y los monitoresOrganizar unos encuentros de intercambio y × × × × × × × × × de acciones conjuntas Desarrollar las clases de francés, inglés y × × × × × × × × × × × × castellano Reforzar las capacidades de los alumnos × × × × × × × ×Informar de manera regular a las autoridades × × × × × × × × × × × × sobre los resultados de la Fundación Organizar cursillos intensivos × × × × × × × × × × × × Organizar 45 sesiones de formación × × × × × × × × cualificadora Apoyar la formación profesional × × × × × × × × × × ×Elaborar un plan de refuerzo de la capacidad × de los promotores Establecer un sistema de seguimiento × Organizar 6 encuentros de coordinación × × × × × × nacional Organizar unas auditorías anuales × × Organizar una evaluación externa × × × Identificar los temas × × × Colectar datos × × × × × Redactar documentos de capitalización × × × Imprimir documentos × × × Redactar informes de actividades Hacer programas de radio Realizar documentales × × Difusión de los documentales × × × × 41
  43. 43. 42
  44. 44. III. Bibliografía 43
  45. 45. 44
  46. 46. Libros1) “A expensas de los niños”, mendicidad forzada y malos tratos infligidos a los Talibés de Senegal, informe de la organización internacional Human Rights Watch de abril de 2010. Traducido al castellano por la Fundación Talibés. Se puede consultar y descargar en la página web de la Fundación Talibés. Multimedia1) « Les Enfants perdus de Mbour »: documental realizado por la cadena France 3: http://video.google.com/videoplay?docid=74370091915049901422) Documental de la BBC sobre los Talibés: http://www.bbc.co.uk/news/world- africa-113083413) Documental de la periodista Charlotte Baker sobre los Talibés de Senegal: http://www.blinkvid.com/video/112507/Their-Story-mpg Páginas web1) “Los niños de la calle”, artículo de la revista “Pueblos” de la Asociación “Paz con Dignidad”: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article8552) “El drama de los Talibés, los niños mendigos de Senegal”: http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&cat=2&id=803 45

×