LAS MEDIDAS EXCEPCIONALES DEL
                                        05 DE ABRIL DE 1992 (1ra Parte)
Boletín Interno Nº 1...
FFAA en las zonas no declaradas en emergencia, el reconocimiento de comités de
autodefensa, la autorización a las FFAA y P...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Las medidas excepcionales del 5 de abril parte I

347 views

Published on

Las medidas excepcionales del 5 de abril parte I

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
347
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las medidas excepcionales del 5 de abril parte I

  1. 1. LAS MEDIDAS EXCEPCIONALES DEL 05 DE ABRIL DE 1992 (1ra Parte) Boletín Interno Nº 13 Año 2009 A poco más de un año de iniciado su primer mandato, Alberto Fujimori se enfrentaba a un grave problema de gobernabilidad originado por la labor obstruccionista del Congreso de la República. La bancada de CAMBIO 90 no era sufi- ciente para hacer frente al FREDEMO venga- tivo ni al APRA decidido a continuar gober- nando. Esta situación se agravó cuando va- rios congresistas de CAMBIO 90 fueron ex- pulsados del movimiento lo que trajo como consecuencia que en la segunda legislatura de 1991, se perdiera la presidencia de ambas Cámaras Legislativas. EL CONGRESO NO DEJABA AVANZAR EN LO ECONOMICO. A fines de 1991, conforme a Ley, Fujimori remitió al Congreso el Presupuesto de la República para el siguiente año a fin de que fuera aprobado. Sin embargo (de manera similar a lo ocurrido el año anterior), a pesar que el Perú aún vivía los estragos de la gra- ve crisis económica generada por el gobierno aprista, los congresistas se atrevie- ron a realizar modificaciones para elevarse su propio presupuesto y extender el pa- go por “cédula viva” a sus amigos ex parlamentarios. Fujimori no aceptó estos cam- bios y promulgó en forma “parcial” la Ley de Presupuesto. EL CONGRESO NO DEJABA AVANZAR EN LA LUCHA CONTRA EL NAR- COTRAFICO. La promulgación del Decreto Legislativo 736 estaba destinado a la lucha contra el lavado de dinero; permitía el levantamiento del secreto bancario, sancionaba la compra/venta de bienes con dineros del narcotráfico y a los funcio- narios públicos que incurrían en actos de encubrimiento de narcotraficantes. Este decreto fue derogado por el Congreso. Para encontrar una razón debemos recordar que con Belaúnde y García se produjo el “boom” de la cocaína en el Perú, que inundó nuestra economía de “cocadólares” (aproximadamente el 70% de los dóla- res que circulaban en el Perú en 1989 procedían de las zonas cocaleras). Las ven- tajas de este lucrativo pero ilegal negocio fueron aprovechadas por personajes y organismos públicos y privados que crearon círculos de interés alrededor de ésta actividad. EL CONGRESO NO DEJABA AVANZAR EN LA LUCHA CONTRA EL TE- RRORISMO. Decenas de decretos legislativos referidos a pacificación fueron dero- gados o modificados durante poco más de 18 meses. La Ley del Sistema de Inteli- gencia Nacional, la Ley del Sistema de Defensa Nacional, las normas para las
  2. 2. FFAA en las zonas no declaradas en emergencia, el reconocimiento de comités de autodefensa, la autorización a las FFAA y PNP para ingresar a los centros universi- tarios y a los penales en caso necesario y muchas otras que establecía un nuevo diseño y forma de trabajo necesario para conducir una estrategia integral de pacifi- cación que permitiera la derrota de Sendero Luminoso y el MRTA. EL CONGRESO QUERIA GOBERNAR EL PAIS. Las fuerzas políticas tradi- cionales controlaban el Congreso y tenían jaqueado al Ejecutivo, pero su proyecto iba más allá: necesitaban controlar al Presidente de la República más aún si se es- taba convirtiendo en un problema por falta de docilidad y ya se hablaba de “vacancia presidencial”. Es así que - por iniciativa de Lourdes Flores Nano - se pro- mulgó la Ley 25397 llamada: “Ley de Control Parlamentario sobre los actos normativos del Presidente de la República” que sometía al Poder Ejecutivo a la autoridad del Poder Legislativo, en un acto inconstitucional perpetrado contra el go- bierno democrático: ¡un golpe de estado parlamentario! . Ante ésta situación, Fujimori fue obligado a decidir: 1. si aceptar las cosas y convertirse en un títere del Congreso e incluso ser destituido ó 2. tomar las accio- nes necesarias para conducir al Perú hacia la paz y el desarrollo. Es así que el domingo 05 de abril de 1992, cuando muchos peruanos cerrá- bamos el fin de semana frente al televisor, el anuncio de un “Mensaje a la Nación” interrumpió la programación y nos presentó al presidente Fujimori que con rostro severo comunicaba la drástica decisión de disolver temporalmente el Congreso de la República, reorganizar el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales y el Ministerio Público así como reestruc- turar la Contraloría General de la República. Esa misma noche anunció que la con- tinuidad gubernamental se daría a través de un “Gobierno de Emergencia y Re- construcción Nacional”. Asimismo, que el Consejo de Ministros asumiría la fun- ción legislativa y que una Comisión Especial se haría cargo de la reorganización total del Poder Judicial. Esta medida contó con el respaldo de más del 80% de la población. Pero tam- bién dio lugar a la preocupación de la comunidad internacional que - a través de la OEA - se reunió el 31 de Mayo de 1992 en Las Bahamas para tratar el tema. Enton- ces, adelantándose a los acontecimientos, Fujimori viajó a dicha ciudad y solicitó la oportunidad de explicar la situación del Perú, las causas de su drástica decisión y los pasos para restaurar la institucionalidad. Ante los contundentes argumentos, el auditorio interamericano reconoció la excepcional situación y aceptó el programa propuesto, comprometiéndose a supervisar el proceso electoral que elegiría a los representantes para un Congreso Constituyente Democrático (CCD), así como otros pasos que permitirían recuperar el orden constitucional. El 22 de noviembre, se eligieron 80 representantes para el CCD (que ade- más de cumplir funciones legislativas y fiscalizadoras estarían encargados de re- dactar una nueva constitución) y el 30 de diciembre el nuevo Congreso fue instala- do. De esta manera, el Presidente real recuperó la condición de Presidente legal y el breve periodo “dictatorial” llegó a su fin. WALTER JIBAJA ALCALDE Visite: www.fuerza2011.org.pe ………...Escuche: La Hora del Chino: Radio Miraflores 96.1 FM (Sábados 8 a 9 am)

×