Your SlideShare is downloading. ×
1Sophie Scholl y el rescate de PolinicesManuel González RiquelmeFICHA TÉCNICAAño: 2005.Director: Marc Rothemund.Guion: Fre...
2como forma primigenia de organización, “el hombre racional ha creado un Estado cuyofundamento es la justicia y cuya ley s...
3En su diario Wilm Hosenfeld, capitán de la Wehrmacht, famoso por haber cuidado durante unmes del pianista polaco Wladysla...
4nacionalsocialista: “La auténtica vida nos la da exclusivamente Adolf Hitler con su doctrina claray afirmativa de la vida...
5inteligencia y lo que intelige”. La idea de Bien es la fuente del conocimiento y la causa de todo lorecto y lo bello. Par...
6La segunda octavilla incidía en la misma línea. El nacionalsocialismo es antiintelectual, unfraude. “El mismo Hitler en u...
7El arquitecto Manfred Eickemeyer estaba destinado desde 1940 al Gobierno Central que losnazis habían creado en Polonia. S...
8A mediados de julio del 42, se interrumpe la actividad. Tan pronto como habían aparecido lasHojas, dejaron de distribuirs...
9Gestapo a la espera de juicio y condena. Es probable que Hans Scholl frenara entonces suímpetu como medida de precaución....
10De esta sexta Hoja se tiraron entre 2.000 y 3.000 ejemplares de los cuales, Hans, Sophie, Alex yWilli prepararon unos 1....
11cómodamente, por la premeditación. Estamos en la época de la premeditación y del crimenperfecto”. La vida se convierte e...
12A las 12,45 Freisler pronuncia la sentencia de muerte. Hans Scholl en un acto de valentíaexclama: “Hoy nos colgáis a nos...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Sophie Scholl y el Rescate de Polinices

549

Published on

Cine

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
549
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Sophie Scholl y el Rescate de Polinices"

  1. 1. 1Sophie Scholl y el rescate de PolinicesManuel González RiquelmeFICHA TÉCNICAAño: 2005.Director: Marc Rothemund.Guion: Fred Breinersdorfer.Productores: Christoph Mueller, Sven Burgermeister, Fred Breinersdorfer, Marc Rothemund.Coproducción: Bettina Reitz.Asesores: Hubert Von Spreti, Ulrich Herrman, Andreas Schreitmüler, Jochen Kölsh.Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek.Fotografía: Martin Langer.Montaje: Hans FunckCasting: Nessie Nesslauer.Reparto: Sophie Scholl (Julia Jentsch), Robert Mohr (Alexander Held), Hans Scholl (FabianHinrichs), Else Gebel (Johanna Gastdorf), Roland Freisler (André Hennicke), Traute Lafrenz(Anne Clausen), Christoph Probst (Florian Setter), Willi Graf (Maximilian Brückner), AlexanderSchmorell (Johannes Suhn), Gisela Schertling (Lilli Jung), Magdalena Scholl (Petra Kelling),Robert Scholl (Jörg Hube), Werner Scholl (Franz Staber), Jacob Schmid (Wolfgang Pregler),Pastor Dr. Alt (Walter Hess), Annaliese Graf (Frederike Schinzler).Premios: Nominada al Óscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa; En el Festival de Berlín:Oso de Plata a la Mejor Actriz (Julia Jentsch); Oso de Plata al Mejor Director (Marc Rothemund);Premio Ecuménico del Jurado. Premios de la Academia de Cine Europeo: Mejor Actriz; Premiodel Público a la Mejor Actriz; Premio del Público al Mejor Director.AlaricoLas noticias del saqueo de Alarico sobre Roma el 24 de agosto del 410 llegan a Cartago a iniciosde septiembre en los mismos barcos que traen a África una población exiliada de la urbe,patricios, plebeyos, cristianos y paganos. Tras más de mil cien años de vida, Roma mostrabaclaros síntomas de agotamiento. La ciudad de Dios de Agustín de Hipona es la respuesta a estacrisis. Empieza a trabajar en ella en el 413 y la termina en el 426. Debe su origen a unapretensión pagana de establecer una relación entre la caída de Roma y la expansión delcristianismo. Se trata de una apología general del cristianismo. Está dedicada a Flavio Marcelino,amigo de Agustín ocupado en la política de Cartago, muerto en las revueltas de los donatistas enel 413. Su tesis fundamental es la conocida formulación que da al final del Libro XIV: “Dosamores han dado origen a dos ciudades: el amor de sí mismo hasta el desprecio de Dios, laterrena; el amor a Dios hasta el desprecio de sí, la celestial”. La pertenencia a estas dosciudades es siempre oculta, invisible, inconstatable. Las dos ciudades son en el mundo pero latrascienden hacia un ultramundo. Son realidades ideales e ideadas que engloban y sobrevuelanpor encima de toda clase de nacionalismos, de instituciones terrenales, de poderes factuales queactúan en el tiempo. Son dos ciudades que en el transcurso del tiempo están mezcladaspermixtae sunt ambae civitates. Son dos estados espirituales en el individuo: el celestial y elterrenal. Sophie Scholl, de firmes creencias cristianas, lee ávidamente a San Agustín, La ciudadde Dios, Confesiones y encuentra en el pensador africano una fuente de inspiración. Las dosciudades están en ella: la celestial y la terrenal, es decir, la espiritual y la ética y política. En latercera octavilla hay una alusión a la Ciudad de Dios. La Hoja comienza con una cita en latín:“Salus publica suprema lex”, o sea, el bienestar público es la suprema ley. Partiendo de la familia
  2. 2. 2como forma primigenia de organización, “el hombre racional ha creado un Estado cuyofundamento es la justicia y cuya ley suprema es el bienestar de todos. El Estado ha derepresentar una analogía del orden divino; la mayor de todas las utopías, la civitas Dei, es elmodelo al que en último término ha de acercarse”.El mensaje de la Rosa Blancaes, al mismotiempo, ético, religioso y político. Ético porque los estudiantes de la Rosa Blancaconsideraban undeber luchar contra el poder despótico de Hitler y su camarilla; religioso por sus hondascreencias cristianas que les empujaban a dar sus vidas por aquello en lo que creían y,finalmente, político, porque creían que otra Alemania era posible basada en el federalismo y seposicionaban frente al militarismo prusiano.StalingradoFritz Hartnagel, novio de Sophie Scholl pudo abandonar Stalingrado en uno de los últimosJunkers 52 que lograron despegar el 22 de enero del 43. El 2 de febrero todavía estánencerrados en el cerco al que fueron sometidos en la Operación Uranus entre 90.000 y 110.000alemanes. De éstos tan sólo 6.000 volverían a Alemania. En la tarde del 3 de febrero la radioreconocía la derrota: “La lucha por Stalingrado ha terminado. Fieles a su juramento a la banderahasta el último respiro, el VI Ejército, a las modélicas órdenes del mariscal general Paulus, hasucumbido a la superioridad del enemigo y a la inclemencia del este” (José M. García Pelegrín,La Rosa Blanca, los estudiantes que se alzaron contra Hitler, LibrosLibres, Madrid, Junio 2006,p. 91). La VI y última octavilla de la Rosa Blanca comenzaba: “¡Compañeras!, ¡Compañeros!Nuestro pueblo se encuentra conmocionado por el hundimiento de los hombres en Stalingrado.Trescientos treinta mil hombres alemanes han sido abocados a la muerte, sin sentido eirresponsablemente, por la genial estrategia del cabo de la Guerra Mundial. Führer, ¡muchasgracias! El pueblo alemán está en efervescencia. ¿Vamos a seguir confiando el destino denuestros ejércitos a un aficionado? ¿Vamos a sacrificar el resto de nuestra juventud alemana alos más bajos instintos de poder de una camarilla del partido? ¡Nunca jamás! El día del ajuste decuentas ha llegado, el ajuste de cuentas de la juventud alemana con la tiranía más execrable quehaya soportado jamás nuestro pueblo. En nombre de todo el pueblo alemán exigimos del Estadode Adolf Hitler que nos devuelva la libertad personal, el bien más preciado de los alemanes, quenos ha quitado del modo más infame”.La catástrofe de Stalingrado apareció en grandes titulares en todos los periódicos y el régimenorganizó ceremonias teatrales de duelo. La población alemana se llenó de estupor y de temor.Para contrarrestar el estado de ánimo, el Ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, convocópara el jueves 18 de febrero de 1943 a 15.000 personas seleccionadas en el Sportpalast deBerlín. Sobre su cabeza una bandera con la inscripción “Guerra total: la guerra más breve”. Eldiscurso se transmitiría por toda Alemania y los territorios ocupados. Se trataba invertir el estadoemocional, del mayor desastre que había sufrido el ejército alemán a la férrea voluntad decontinuar la guerra hasta la victoria final. Su discurso contaba de diez preguntas: “Os pregunto:¿creéis, con el Führer y sus seguidores, en la victoria total del pueblo alemán? ¿Estáis decididosa seguir al Führer incondicionalmente en la lucha por la victoria y tomar personalmente lascargas más duras?” El público al unísono: “Sí”, mezclado con Sieg-Heil y “Führer ordena: teseguimos”. La última pregunta: “¿Queréis la guerra total, si es necesario, más total y radical de loque nos podemos imaginar hoy?” El público enfervorizado de pie con el brazo en alto respondió:“Sí”. Y Goebbels finalizó: “Os he preguntado y vosotros habéis respondido. Sois una parte delpueblo alemán y por vuestra boca se ha manifestado la voluntad del pueblo alemán. Ahora,pueblo, levántate; y vendaval, desátate” (José M. García Pelegrín, La Rosa Blanca, op. cit., pp.93-94).
  3. 3. 3En su diario Wilm Hosenfeld, capitán de la Wehrmacht, famoso por haber cuidado durante unmes del pianista polaco Wladyslaw Szpilman, a quien el film El pianista de Polanski dio aconocer, escribe: “Me pareció estar como un teatro de guiñol, cuando se pregunta a los niños:„¿Estáis todos aquí?‟. Los que nos están no pueden responder. (…) Si nuestro pueblo tuviera laconciencia limpia, si esta guerra fuera una guerra de defensa contra ataques enemigos, y sihubiéramos dirigido la guerra de un modo humano, si sobre todo no se hubiesen producido lashorribles carnicerías de la Gestapo en las tierras ocupadas –el asesinato en masa de judíos. (…)Y lo que paraliza la resistencia es que el partido, aún durante la guerra, intenta actuar contras lasinstituciones de la religión, sofocar toda expresión de la vida cristiana. Esto ha hecho perder laconfianza. Todos los grandes sacrificios los soporta bien el pueblo cuando sabe que se respetanlos más sencillos mandamientos de la libertad de conciencia; el terror, la coacción y el temor noson capaces de sostener una masa en tiempos difíciles” (Wilm Hosenfeld “Ich versuche jeden zuretten”: Das Leben eines deutschen Offiziers in Briefen und Tagebüchern, München, 2004, citadopor José M. García Pelegrín, La Rosa Blanca op. cit., p. 95).En el momento en el que Goebbels anuncia la “Guerra Total”Sophie y Hans Scholl ya han sidodetenidos.El jueves 18 de febrero del 43Ese día, Hans y Sophie Scholl salieron de su domicilio que compartían en la Franz Josefstrasse13, a las diez de la mañana con una maleta que contenía más de mil ejemplares de la SextaHoja. En la entrada de la Universidad, sobre las once, se cruzaron con Traute Lafrenz y Willi Grafque habían salido de la clase del profesor Huber unos 10 minutos antes de la hora, para llegar atiempo a un curso de neurología, situado en otro barrio de la ciudad. En el testimonio recogido enel libro de Inge Scholl Die Weiβe Rose, Frankfurt/Main, 1993, Traute Lafrenz escribe: “En lapuerta de cristal nos encontramos con Hans y Sophie, que llevaban una maleta. Como teníamosprisa, no hablamos mucho; quedamos en vernos por la tarde. En el tranvía me pregunto: ¿quéharán los dos allí, cinco minutos antes de terminar las clases? Willi se encoge de hombros, perole noto intranquilo. Durante semanas, en la clase Willi se solía dormir. Hoy, sin embargo, semueve de un lado para otro, nervioso” (José M. Pelegrín, op cit.,p. 116). Hans y Sophie Scholl noperdieron el tiempo, depositaron varias pilas de octavillas en las puertas de las clases. Casihabían llegado a la salida que daba a la Amalienstrasse, cuando por razones inexplicablesvolvieron sobre sus pasos y se trasladaron al primer piso donde dejaron otras pilas más. Sophiecorrió al segundo piso y en un gesto impulsivo lanzó el resto de panfletos, de 80 a 100ejemplares, por encima de la balaustrada en el patio central. De repente, apareció el vigilanteJacob Schmied, al mismo tiempo, se abrieron las puertas de las aulas y cientos de estudiantesinvadieron los pasillos, el patio, las escaleras. Los Scholl intentaron mezclarse entre losestudiantes pero Schmied los alcanzó y gritó: “¡Están detenidos!” Acto seguido, los entregó a laGestapo. Este imprudente lanzamiento de octavillas fue causado por una gran tensión física ypsicológica que pudo hacer ignorar los riesgos. La tensión había aumentado desde que el grupose sentía vigilado.El 13 de enero del 43 con motivo de la conmemoración de los cuatrocientos setenta años de laUniversidad Ludwig Maximiliande Múnich, el discurso del Gauleiter Paul Geisler en la sala decongresos del Museo Alemán, provocó tumultos y protestas entre los estudiantes. Loscomponentes de la Rosa Blancafieles al boicot de las actividades nacionalsocialistas noacudieron pero allí estaban, además de Kurt Huber, Gisela Schertling y la hermana de Willi,Annaliese Graf. El Gauleiter comenzó el discurso refiriéndose a que la universidad no debía serun enclave de pensamiento intelectual pues cerraba la visión del régimen de vida
  4. 4. 4nacionalsocialista: “La auténtica vida nos la da exclusivamente Adolf Hitler con su doctrina claray afirmativa de la vida”. Se hizo el silencio. Después derivó su palabrería haciendo unaacusación que levantó la pólvora: “El puesto natural de la mujer no es la Universidad, sino lafamilia, al lado de su marido”. El público no daba crédito a tanta osadía. “Las muchachas, mejorque estudiar, deberían regalarle cada año un niño al Führer… A las estudiantes que no sean losuficientemente guapas para pensar en marido, les pongo a disposición a uno de mis ayudantes.Y os prometo, que será muy divertido” (José M. Pelegrín, op. cit., p. 97). La agitación setransformó en tumulto. Algunas estudiantes fueron detenidas y se entabló una lucha entrequienes intentaban liberarlas y la SS que cubría el evento. Los estudiantes se dirigieron enmanifestación hacia la Universidad pero la Policía los dispersó.Poco después comenzaron a aparecer octavillas llamando al derrocamiento del régimen. La VHoja no recoge los sucesos de la Universidad ya que fue redactada a principios de Enero porKurt Huber. Su mensaje era contundente: “Hoja del movimiento de resistencia en Alemania: Laguerra se acerca a su fin seguro. Hitler lleva al pueblo alemán al abismo. Hitler no puede ganarla guerra sino sólo prolongarla. La guerra ya está perdida. Comienza ahora una nueva guerra deliberación. No creáis que la salvación de Alemania está unida para bien o para mal con la victoriadel nacionalsocialismo. Unos criminales no pueden conseguir la victoria alemana. ¿Qué nosenseña el desenlace de esta guerra? Que nunca fue una guerra nacional. Nunca más debellegar al poder un militarismo prusiano. La futura Alemania sólo pude ser federalista. Un sanoorden federalista”. Además las “pintadas”. Para llegar a un público más numeroso, escribieroneslóganes antihitlerianos en edificios públicos, y especialmente en la entrada de la Universidad,durante tres noches, es decir, del 3 al 4, del 8 al 9 y del 15 al 16 de febrero. Se podía leer “AbajoHitler”, “Libertad” y “Massenmörder” (“Hitler asesino en serie”). El cerco de la Gestapo secerraba.El 17 de febrero, la Gestapo interrogó en Ulm a Hans Hirzel a quien Sophie Scholl entregó unbuen número de Hojas que envió por correo. La Gestapo lo puso en libertad. Hirzel, se dirigió acontinuación a casa de la familia Scholl donde informó sobre el interrogatorio a Inge Scholl.Probablemente Inge llamó a Otl Aicher quien se encontraba en casa de Carl Muth. No sabemossi Muth hizo alguna advertencia por teléfono a Hans Scholl. Quedaron para la mañana siguiente.La mañana del 18. Cuando Otl llegó a casa de Hans, ya le estaba esperando la Gestapo: HansScholl había sido detenido. La cuestión es “Por qué Hans y Sophie Scholl, en la mañana deljueves 18 de febrero de 1943, entraron en la Universidad con una maleta llena de Hojas querepartieron a plena luz del día, poco antes de terminar las clases a las 11, por pasillos, delantede aulas, por alféizares de ventanas y descansillos de la escalera, nunca llegará a esclarecersepor completo. Una extraña mezcla de sangre fría y temeridad, euforia y depresión tuvo quedeterminar esa acción, pues durante tres semanas, y a pesar de haber aumentado notablementesu acción no habían sido descubiertos” (Fred Breinersdorfer (ed.) Sophie Scholl. Die LetztenTage, Frankfurt/Main, 2005. Citado por José M. Pelegrín, op. cit., p. 113).La Rosa BlancaEl nombre fue elegido al azar, no obstante, la rosa es el símbolo del amor universal y el colorblanco representa la igualdad. En la trilogía de Krzysztof Kieslowski Tres colores: Azul, Blanco,Rojo, cada uno de los colores significa uno de los valores de la RevoluciónFrancesa:Fraternidad, Igualdad, Libertad, respectivamente. El blanco es también el símbolo de lapureza y de la luz. La luz en el cristianismo representa la divinidad y en Platón, la idea de Bien.Sophie lee a Platón, la idea de Bien es la primera idea en Platón, en La República VI,506e,afirma que: “Lo que la luz es a lo que se ve y puede ser visto es la idea de Bien a la
  5. 5. 5inteligencia y lo que intelige”. La idea de Bien es la fuente del conocimiento y la causa de todo lorecto y lo bello. Para Plotino, fundador del Neoplatonismo, la idea de Bien se identifica con LoUno y para Agustín de Hipona, Dios. Sophie Scholl lee al pensador griego y a San Agustín, suhumanismo cristiano se enriquece cada vez más con estas lecturas. En la cinta Sophie Scholl,Los últimos días, la luz, el sol, el azul del cielo y las nubes, adquieren un trasunto de libertad. Enel despacho de Robert Mohr, en la celda con Else Gebel, mientras es trasladada a la guillotina,Sophie mira por la ventana o siente la luz del sol en su cara. El 20 de febrero, Hans Scholl afirmaque el nombre fue elegido al azar al leer el romancero español del poeta romántico ClemensBrentano que tiene por título La Rosa Blanca: “Y la piadosa Rosa Blanca, con su cascada derizos dorados, quiere pagar toda la culpa. Lo que te queda, Rosa Blanca, dalo a los pobres osacrifícalo, ¡Ve en nombre de Dios!”. El simbolismo de Brentano encaja bien conSophie Scholl: laRosa Blanca.Componentes de La Rosa BlancaSe componía de estudiantes entre los que destacaban Sophie Scholl (veintiún años), HansScholl (veinticuatro años), Alexander Schmorell (veinticinco años), Christoph Probst (veintitrésaños), Willi Graf (Veinticinco años); y el profesor Kurt Huber (cuarenta y nueve años). Su objetivoera escribir octavillas, seis, entre junio de 1942 y febrero de 1943 (apenas ocho meses) y escribireslóganes hostiles al régimen en las fachadas de los edificios de Múnich. El grupo se habíaformado en el verano de 1942. Todos provenían de un entorno burgués. El padre de los Schollera de tendencia liberal, la familia Schmorell tenía una orientación nacionalista y el profesorHuber pertenecía a la corriente de los Jóvenes Conservadores que se inscribía en el movimientode la revolución conservadora. Les unía una profunda fe cristiana, pero las diferentes familias noeran de la misma confesión. Los Scholl eran protestantes, Willi Graf y Kurt Huber eran católicos.Christoph Probst era creyente sin pertenecer a ninguna iglesia y Alexander Schmorell practicabala confesión rusa ortodoxa.Al ser estudiantes de medicina, los jóvenes estaban exentos del servicio militar. Tras cumplir losdos años de trabajo obligatorio y de asistencia médica en el frente Este en los hospitalesmilitares, se habían liberado de las obligaciones establecidas por el aparato nazi. Iban al teatro, aconciertos, leían autores prohibidos. A partir del verano del 42 se distanciaron del régimen.Agrupados en torno al profesor Huber, formaron el círculo más importante de la resistencia delos jóvenes alemanes contra Hitler. Alrededor de cien estudiantes, alumnos, educadores,profesores de medicina, libreros, escritores y artistas formaron parte del grupo de la RosaBlanca.Tres primeras octavillasDel 27 de junio al 12 de julio, en quince días aparecen las tres primeras Hojas redactadas porAlex Schmorell y Hans Scholl. La primera hoja comienza afirmando tajantemente: “Nada es másindigno para un pueblo civilizado que dejarse „gobernar‟, sin oponer resistencia por una camarillairresponsable que se deja llevar por sus bajos instintos”. Más adelante: “Goethe denomina a losalemanes un pueblo trágico similar al judío y al griego pero hoy parece que se ha convertido enun rebaño de secuaces, superficial y sin voluntad, a quienes les han quitado hasta los tuétanos”.Para continuar afirmando: “Cada uno ha de ser consciente de su responsabilidad como miembrode la cultura cristiana y occidental y como tal ha de luchar, cada uno, tanto como pueda contraese azote de la Humanidad que es el fascismo y todo sistema de Estado absoluto similar.Oponed resistencia pasiva –resistencia- allí donde estéis”. Los dos amigos llamaban a lamovilización.
  6. 6. 6La segunda octavilla incidía en la misma línea. El nacionalsocialismo es antiintelectual, unfraude. “El mismo Hitler en una edición temprana de su libro (un libro escrito en el peor alemánque jamás he leído; y sin embargo ha sido elévalo al carácter de Biblia por el pueblo de losescritores y pensadores): „Es increíble cómo hay que engañar a un pueblo para gobernarlo‟”. Acontinuación sorprende el conocimiento que tenían sobre la cuestión judía, recordemos, veranodel 42: “Desde la conquista de Polonia han sido asesinados bestialmente trescientos mil judíosen ese país. En esto comprobamos el horrible crimen contra la dignidad de la persona humana,que no tiene parangón en la historia de la Humanidad. Quizá alguien diga que los judíos semerecían ese destino; esa afirmación sería una arrogancia inaudita; pero suponiendo quealguien lo dijera ¿qué opinaría sobre el hecho de que toda la juventud noble polaca hubiese sidoaniquilada (¡Dios quiera que todavía no lo haya sido!)? ¿De qué modo, preguntarán, se hahecho? ¡Todos los descendientes masculinos de familias nobles de entre 15 y 20 años han sidodeportados a campos de concentración de Alemania para hacer trabajos forzados y todas laschicas de la misma edad a Noruega a burdeles de la SS! (…) Prácticamente, nadie reflexionasobre esto, se acepta como un hecho y se olvida. De nuevo, el pueblo alemán duerme un sueñoestúpido y sordo, y anima y da ocasión a los criminales fascistas a seguir actuando y lo siguenhaciendo. (...) Pero no puede absolverse, ¡cada uno es culpable, culpable, culpable!”. Durante elverano del 42 empezaron las deportaciones en el gueto de Varsovia. Desde el 6 de julio al 22 deseptiembre 263.000 personas fueron trasladadas a Treblinka y en menor medida a Majdanek. LaRosa Blanca conocía estos acontecimientos. El novio de Sophie Scholl, Fritz Hartnagel estabaen el este. Sin duda, era una fuente de primera mano.La tercera octavilla comienza con una cita en latín: “Salus publica, suprema lex”. Nada más lejosde la realidad nacionalsocialista. Y añadía: “Todas las formas ideales del Estado son utopías. UnEstado no puede construirse de un modo puramente teórico sino que ha de crecer y madurarcomo cada persona individual. Pero no debe olvidarse que al comienzo de cada cultura habíauna forma previa de Estado. La familia es tan antigua como el hombre”. Como indicábamos másarriba, el modelo es la civitas Dei. No pretenden criticar las diferentes formas de Estado posible:democracia, monarquía constitucional, la monarquía pero exigen un Estado operativo. Siguiendoa Aristóteles pero en la línea de un pensamiento cristiano observan que: “según la voluntad deDios, el hombre debe buscar libre e independientemente en la convivencia y en la cooperaciónde la comunidad estatal, su fin natural, su felicidad”. Su fin natural es su telos, su finalidad,también su perfección. Y esta finalidad es por naturaleza, en conclusión, el estado natural delhombre, su perfección, es la eudaimonia, o sea, la felicidad. Spinoza hablaba en su Ética de unaética de la felicidad. Tras el punto y aparte afirman contundentemente: “Nuestro „Estado‟ actuales la dictadura del mal” para preguntarse “¿por qué no reaccionáis? ¿Por qué permitís que losque detentan el poder se adueñen paso a paso, abiertamente o de modo oculto, de un dominiode vuestro derecho tras otro, hasta que un día no quede nada más que un engranajemecanizado del Estado, mandado por criminales y borrachos?”. Después de un llamamiento a laresistencia pasiva, muestran cuál es el objetivo: “El sentido y el objetivo de esta resistencia esconseguir que caiga el nacionalsocialismo. Hay que conseguir terminar cuanto antes con esteEstado ilegítimo: una victoria de la Alemania fascista en esta guerra tendría consecuenciasincalculables y terribles. La preocupación de cada alemán, ha de ser no la victoria militar sobre elbolchevismo, sino la derrota del nacionalsocialismo. El camino concreto a la realización lo tieneque encontrar cada uno”. El sentido de la guerra, advierten, es salvar y mantener el partidonacionalsocialista y su dictadura. Para ellos la continuidad de la guerra es identificada con laesclavitud intelectual y económica, la destrucción de todos los valores éticos y religiosos. Sullamada es clara: la resistencia pasiva.
  7. 7. 7El arquitecto Manfred Eickemeyer estaba destinado desde 1940 al Gobierno Central que losnazis habían creado en Polonia. Su taller de escultura en la Leopoldstrasse de Múnich estaba adisposición de Hans Scholl y Alex Schmorell. Allí escribieron, reprodujeron y almacenaron lasHojas. Eickemeyer sería juzgado en el tercer proceso contra la Rosa Blanca el 13 de julio de1943 pero fue absuelto por falta de pruebas.Las octavillas pedían a la intelligentsia alemana, representante de la cultura cristiana occidental,que asumiera su responsabilidad política. Alex Schmorell ante sus jueces afirmaría: “Esabsolutamente necesario que está intelligentsia esté estrechamente ligada al pueblo, tiene quepensar y sentir lo mismo que éste, si no, no lo comprenderá y llevará a cabo su propia política sinprestar atención al pueblo, sin defender sus intereses” (Barbara Koehn, La resistencia alemanacontra Hitler, 1933-1945, “La resistencia de la juventud”, Madrid, 2005, p. 84). El inspirador deestas ideas fue Kurt Huber en el curso que dio en el verano del 42 sobre Leibniz en laUniversidad de Múnich.Hans Scholl estaba también influido por las ideas de su mentor Carl Muth. Joven Conservador yfundador de la revista católica Hochland en 1902, que pertenecía a la corriente católica. LosJóvenes Conservadores (Jungkonservative) formaban parte del movimiento intelectual de la“revolución conservadora”. Para Muth, el ascenso del nacionalsocialismo se debía a la crisis delliberalismo que había distanciado a la burguesía de la fe y había desarrollado el liberalismoeconómico sin escrúpulos.Cuarta octavillaTodavía en el verano del 42 aparece la cuarta Hoja. Obra de Hans Scholl. Aparece por primeravez el nombre del grupo: “La Rosa Blanca”. Se desarrolla en estos términos: “¿Quién ha contadolos muertos, Hitler o Goebbels? Ninguno de ellos. Todos los días caen miles de soldados enRusia. (…) Cualquier palabra que procede de la boca de Hitler es mentira. Cuando dice paz estápensando en la guerra, y cuando de modo blasfemo menta el nombre del Todopoderoso, estápensando en el poder del maligno, el ángel caído, Satanás. Su boca son las fauces malolientesdel infierno. Su boca son las nauseabundas fauces del infierno y su poder está condenado. Sinembargo, aún hay que combatir con medios racionales el estado terrorista nacionalsocialista”.Con un profundo pensamiento cristiano afirma: “El hombre es libre, pero no tiene defensascontra el mal sin el verdadero Dios”. Cita el Eclesiastés, cita a Novalis: “Sólo la religión puededespertar otra vez a Europa y dar a los pueblos seguridad, e instalar con nuevo esplendor laCristiandad visible sobre la tierra en su antigua y pacificadora función”. Como señalamos, subase es el humanismo cristiano de Erasmo de Rotterdam y las ideas de Carl Muth. “Queremosadvertir expresamente que La Rosa Blanca no se encuentra a sueldo de ningún poderextranjero”. Aparece el nombre “La Rosa Blanca” y señala su autonomía. “Para Hitler y susseguidores no hay en la Tierra ningún castigo adecuado a sus hechos. ¡No olvidéis tampoco alos pequeños canallas de este sistema!”. Un llamamiento a los que no están en la primera líneade poder pero que con su complicidad encubierta mantienen al régimen. Finalmente, la Hojatermina con una observación para los remitentes, las direcciones de los lectores de la RosaBlanca han sido extraídas arbitrariamente de guías telefónicas”.Es en este momento, cuando Sophie descubre una octavilla en un pupitre de la Universidad. Laguarda con sus apuntes. Al llegar a su domicilio en Franz Josefstrasse 13, Hans niega saberalgo. Pero cuando llegan Alex y Christl Probst, lo confiesan todo. Sin vacilación, a pesar delmiedo, Sophie se une a la Rosa Blanca.
  8. 8. 8A mediados de julio del 42, se interrumpe la actividad. Tan pronto como habían aparecido lasHojas, dejaron de distribuirse. La causa: los componentes de la Rosa Blanca tomaban el trenque les llevaba al frente este, Rusia.El frente rusoLos estudios de Medicina preveían unas prácticas de tres meses y en tiempos de guerra serequería la presencia de efectivos médicos en el Cuerpo de Sanidad. Los miembros de la RosaBlanca se encontraban sometidos a la disciplina militar en la Segunda Compañía de Estudiantesde Múnich. Son testigos de la evacuación del gueto de Varsovia. Son testigos de las matanzasde judíos en Kovnoen el Noveno Fuerte el 29 de julio, en Vilna conocen las matanzas en elbosque de Ponary, después de pasar por Smolensk llegaron por fin, el 1 de agosto a Wiasma, elpunto de reunión para la 252ª división del IX Ejército del Grupo Centro al que fueron destinados.Al día siguiente se les envió a Gschatsk a diez kilómetros del frente, el punto más oriental al quehabía llegado el ejército alemán. Hans Scholl, Alex Schmorell, Willi Graf y Hubert Furtwänglerformaban un grupo compacto. Jürgen Wittenstein, por el contrario, continuaría la marcha hasta elfrente. En las anotaciones de los diarios de Hans Scholl y de Willi Graf, se recogen numerososencuentros con la población rusa. Alex Schmorell facilitó el contacto. En una carta de HansScholl a Kurt Huber el 17 de agosto escribe: “Me resulta especialmente valioso mi amigo ruso.Yo también me esfuerzo por aprender la lengua rusa. Al atardecer vamos a casa de los rusos,bebemos con ellos y cantamos” (citado por José M. Pelegrín, op. cit. p. 72).Entretanto, el padre de Hans, Robert Scholl es condenado a cuatro meses de cárcel, como anotaen su diario: “Ayer me escribió madre. Padre ha sido detenido por decir esa expresión famosa deque Hitler es un azote de Dios para toda Europa. Tendrá que pasar cuatro meses en la cárcel.Madre envía en su carta una petición de gracia, y me ruega a mí y a Werner que enviemostambién peticiones, pues espera que viniendo del frente causarán más efecto que la suya. No loharé de ninguna manera. No pediré gracia. Conozco el falso, pero también el verdadero orgullo.Hoy mismo hablaré con Werner” (Hans Scholl y Sophie Scholl Briefe und Aufzeichnungen,Frankfurt/Main, 1988, citado por José M. Pelegrín, op. cit. p 73).En esos meses de otoño del 42, tuvieron tiempo para reflexionar y leer a Tolstoi, Gogol,Dostoievski.Quinta OctavillaEl 1 de noviembre de 1942, los cuatro amigos: Hans Scholl, Alex Schmorell, Willi Graf y HubertFurtwängler regresan a Alemania. El 6 de noviembre llegan a Berlín y a las 22:30, el tren hace suentrada en Múnich. Sin el apoyo financiero de Eugen Grimminger, la célula de resistencia nohubiera podido continuar.Amigo de Robert Scholl, los sucesos de laKristallnacht del 9 denoviembre de 1938, le conmocionaron. Hans Scholl y Alex Schmorell viajan a Stuttgart paraentrevistarse con él. Les da dinero, papel, sobres, una máquina de reproducción. Sin su apoyolas dos últimas Hojas no se publicarían.Durante el invierno de 1942, Hans Scholl y Alexander Schmorell visitaron a Falk Harnack, elhermano pequeño de Arvid Harnack, fundador junto con Harro Schulze-Boysen, de otro grupoimportante de resistencia alemana al que la Gestapo había llamado la “Orquesta Roja”. FalkHarnack habló a sus amigos de Múnich sobre el arresto de la mayoría de los miembros de laOrquesta Roja. Unas 120 personas se encontraban en ese momento en los calabozos de la
  9. 9. 9Gestapo a la espera de juicio y condena. Es probable que Hans Scholl frenara entonces suímpetu como medida de precaución.En diciembre de 1942, Willi Graf decidió participar activamente en el trabajo del grupo. Sudecisión estuvo motivada por la experiencia en el Este. Christoph Probst, destinado enInnsbruck, participaba en las actividades cuando podía desplazarse a Múnich.La quinta octavilla, apareció entre el 27 y el 29 de enero de 1943, no recoge los sucesos en elMuseo Alemán del 13 de enero cuando el Gauleiter Paul Geisler participa en la conmemoracióndel cuatrocientos setenta aniversario de la Universidad de Múnich. Su autor fue Kurt Huber. LaHoja va dirigida a todos los alemanes y se distribuyó en Augsburgo, Stuttgart, Frankfurt del Main,Salzburgo, Linz y Viena. Los chicos de la Rosa Blanca consiguieron las direcciones de losficheros del Deutsches Museum. La distribución se limitaba a la Alemania católica del sur, menoscontaminada, según Huber, por las ideas nazis que la Alemania protestante. En el plano político,como dijimos arriba, recomendaba el federalismo y se posicionaba frente al militarismo prusiano.Huber era partidario de un socialismo no doctrinario en la línea del socialismo humanista o“socialismo con rostro humano” que Alexander Ducek quiso establecer en Checoslovaquia en el68 conocido como la “primavera de Praga”. Se imprimieron de 6.000 a 9.000 octavillas.Pretendían dar la impresión de una organización fuerte y muy ramificada. Para reducir gastos deenvío, Sophie Scholl y Alexander Schmorell transportaban el correo por sí mismos. O loesparcían por la estación central de Múnich: de 2.000 a 5.000 Hojas se distribuyeron de estemodo. A principios de febrero, Sophie empezó a ser más temeraria. Colocaba panfletos en plenodía, en pequeños paquetes en las cabinas telefónicas o en los coches aparcados.Sexta octavillaBajo el impacto de Stalingrado, fue escrita por Kurt Huber antes del 12 de febrero. Comoindicamos arriba, se dirigía exclusivamente a los estudiantes de la Universidad de Múnich,considerada por los miembros de la Rosa Blanca, como el medio contestatario por excelencia:“Hemos crecido en un estado de despiadado sometimiento de la libre expresión. HJ [juventudeshitlerianas], SA y SS han intentado uniformarnos, revolucionarnos y narcotizarnos en los añosmás fértiles de nuestras vidas. „Formación ideológica‟ se llamaba el deplorable método parasofocar el pensamiento autónomo”. Seguía la octavilla: una selección de caudillos, formada encastillos para hacer de ellos “explotadores sin Dios, sin vergüenza y sin conciencia, asesinos,secuaces estúpidos del Führer”. El manifiesto seguía con la alusión a las palabras de GauleiterPaul Geisler: “Los Gauleiter atacan con burlas lascivas el honor de las estudiantes”. Sólo hay unlema: “¡La lucha contra el partido! ¡Fuera de las formaciones del partido! ¡Fuera de las aulas delos jefecillos de la SS y de los aduladores del partido! (…) Ninguna amenaza nos puedeatemorizar, ni tampoco que nos cierren nuestras universidades. Se trata de la lucha de cada unode nosotros por nuestro futuro, nuestra libertad y nuestro honor en un Estado consciente de suresponsabilidad moral. ¡Libertad y Honor! (…) Lo que para ellos es la libertad y el honor lo handemostrado en diez años de destrucción de toda libertad material y espiritual, de toda sustanciamoral del pueblo. (...) El nombre alemán permanecerá para siempre mancillado si la juventudalemana no se alza para vengar y expiar, al mismo tiempo; para aniquilar a sus opresores yconstruir una nueva Europa espiritual. Estudiantes: ¡Nos mira el pueblo alemán! De nosotrosespera como en 1813 cuando arrojó de sí el terror napoleónico, que del mismo modo arrojemosel terror nacionalsocialista en 1943. Beresina y Stalingrado se alzan en llamas en el Este; ¡Losmuertos de Stalingrado nos conjuran!” Finalmente, el himno de Theodor Körner, poeta de laguerra de liberación contra la ocupación francesa: “Levántate, pueblo mío, los fuegos de la uniónse han encendido”.
  10. 10. 10De esta sexta Hoja se tiraron entre 2.000 y 3.000 ejemplares de los cuales, Hans, Sophie, Alex yWilli prepararon unos 1.200 para el correo el 15 de febrero. Después de enviarlas les quedabanun buen número, más de mil, por repartir. El destino de estas últimas copias, sabemos cuál fue…la Universidad de Múnich.Una séptima hoja obra de Christoph ProbstEl boceto de esta hoja lo llevaba Hans Scholl en el bolsillo cuando fue detenido. Posiblementefue escrita antes que la sexta Hoja de Huber entre el 28 y el 29 de enero dos días antes de larendición de von Paulus en Stalingrado.“¡Stalingrado! 200.000 hermanos alemanes han sidosacrificados en aras del prestigio de un impostor militar. Las condiciones humanas de lacapitulación que han impuesto los rusos se han ocultado a los soldados sacrificados. El generalPaulus ha recibido, por ese asesinato en masa, el distintivo de mariscal. Altos mandos se hansalvado de la batalla de Stalingrado saliendo en avión. Hitler prohibió a los cercados que seretiraran las tropas hacia la retaguardia. Ahora, la sangre de los 200.000 soldados sacrificadosclama acusando al asesino Hitler”. Probst alude ahora a la caída de Trípoli cuando se entregó sincondiciones al VIII Ejército británico. Los ingleses permitieron que la vida siguiera su ritmo.Incluso dejaron a la Policía y a los funcionarios en sus cargos “sólo una cosa hicieron a fondo:limpiaron la mayor ciudad colonial italiana de todos los falsos cabecilla e infrahombres. El 26 deenero Roosevelt dijo en Casablanca: “nuestra lucha de aniquilamiento no se dirige contra lospueblos, sino contra los sistemas políticos. Sólo luchamos hasta la capitulación sin condiciones”.Probst incide: “¿Se precisa reflexionar para tomar una decisión?”. Finalmente concluye: “TodaAlemania está cercada como lo estuvo Stalingrado. Todos los alemanes serán sacrificados almensajero del odio y de la voluntad de destrucción. A él, que ha torturado a los judíos hasta lamuerte, que ha aniquilado a media Polonia, que quiso destruir Rusia, a quien os robó la libertad,la paz, la felicidad de las familias y la alegría y les dio en contra la inflación. ¡No puede ser! Hitlery su régimen deben caer para que Alemania siga viviendo. Decidíos: Stalingrado y elhundimiento o Trípoli y un futuro esperanzador. Y cuando os hayáis decidido, actuad”.El hombre rebeldeLos hermanos Scholl son conducidos al Palacio de Wittelbach, donde tiene su central laGestapo. Hans lleva consigo el boceto de la séptima octavilla de Christl Probst. Al día siguiente,Probst será detenido en su unidad de Innsbruck y trasladado a Múnich. Alex Schmorell alconocer los hechos pone en práctica un plan de fuga: se reuniría al día siguiente con Willi Grafen la estación de Starnberg, una pequeña estación desde donde partían los trenes hacia losAlpes. Graf no se presenta. El plan fracasa. Schmorell es detenido la noche del 24 de febrero enMúnich. Para entonces ya han sido ejecutados Hans, Sophie y Christl Probst.Todo se sucede muy rápido. Diecisiete horas de interrogatorio entre el resto del jueves y lamadrugada al viernes. Los métodos de la Gestapo para obtener información son despiadados.Robert Mohr y Anton Mahler investigan a Sophie y Hans Scholl, respectivamente. Los hermanosse mantienen firmes en sus principios: “Sigo siendo de la opinión de que he hecho lo mejor quepodía para mi pueblo. Por tanto, no me arrepiento de mi actuación y estoy dispuesta a asumir lasconsecuencias que se deriven de ella”, recogen las actas del interrogatorio. Los Scholl fuerontorturados, golpeados, denigrados… las palizas le fracturaron una pierna a Sophie Scholl. Losdetenidos asumen toda la responsabilidad sin dudarlo. No delatan a sus compañeros. En lasociedad de la delación, ellos son inocentes.Albert Camus en El hombre rebelde afirma que:“Hay crímenes de pasión y crímenes de lógica. El código penal los distingue bastante
  11. 11. 11cómodamente, por la premeditación. Estamos en la época de la premeditación y del crimenperfecto”. La vida se convierte en una apuesta. Hans y Sophie Scholl apostaron fuerte la mañanadel 18 de febrero. Camus, sigue: “Hacia cualquier lado que uno se vuelva, en el centro de lanegación y del nihilismo [la Gestapo] el asesinato tiene un lugar privilegiado” (Albert Camus, Elhombre rebelde, Obras 3. Edición de José María Guelbenzu, Madrid, 1996, p. 20).¿Cuál es el contenido del no? ¿Cuál es el contenido de la resistencia contra Hitler? “¿Qué es unhombre rebelde? Un hombre que dice „no‟. Pero negar no es renunciar: es también un hombreque dice „sí‟ desde su primer movimiento. Un esclavo, que ha recibido órdenes durante toda suvida, juzga de pronto inaceptable una nueva orden. ¿Cuál es el contenido de ese „no‟?” (AlbertCamus, El hombre rebelde, op. cit., p. 29). Los componentes de la Rosa Blanca dijeron “no” einvitaron a otros a decir “no”. Diez años de Hitlerismo bastaron. Todo movimiento de rebeliónacaba en un valor ¿Cuáles eran los valores de la Rosa Blanca? El federalismo, la democracia,una nueva Europa espiritual, la libertad de conciencia. La rebelión es, según Camus, “una de lasdimensiones esenciales del hombre. Es nuestra realidad histórica” (Albert Camus, op. cit., p. 38).Me rebelo, luego somosEl cogito en la filosofía de Descartes constituye el descubrimiento de la conciencia y el punto departida de su filosofía: Cogito, ergo sum, “pienso, luego soy”. Para Camus: “El primer progresode un espíritu embargado de extrañeza consiste, por lo tanto, en reconocer que comparte esaextrañeza con todos los hombres y que la realidad humana en su totalidad, sufre de esadistancia en relación consigo misma y con el mundo”. Hans y Sophie Scholl sentían esaextrañeza. La extrañeza que provocaba el nacionalsocialismo: el odio a los demás, lapersecución, el exterminio, el crimen, la guerra. “El mal que experimentaba un solo hombre seconvierte en una peste colectiva. En nuestra prueba cotidiana la rebelión desempeña el mismopapel que el cogito en el orden del pensamiento; es la primera evidencia. Pero esta evidenciasaca al individuo de su soledad. Es un lugar común que funda en todos los hombres el primervalor. Yo me rebelo, luego somos” (Albert Camus, op. cit., p. 39). Este llamamiento a la rebeldíade Camus es el mismo llamamiento que hacen los jóvenes universitarios de la Rosa Blanca.“Actuad” escribía Christl Probst.FinalLos cargos son: “premeditación de crimen de alta traición”, “complicidad con el enemigo” y“desmoralización de las fuerzas militares”. La pena máxima que se impone a estos cargos es lapena de muerte. Los resultados de los últimos interrogatorios realizados el sábado 20, secomunican inmediatamente a Berlín. El domingo 21, el Fiscal Jefe Lautz elabora el escrito deacusación. Los jóvenes habían inquietado al régimen. Seguro que Hitler pudo leer las octavillas.¿Qué sentiría al leer esas verdades a la cara? ¡Qué sacudido de su conciencia! El mismo Führerdecide personalmente que la causa se vea ante el Tribunal del Pueblo (Volksgerichtshof), por loque Roland Freisler, su Presidente, se dirige a Múnich.La vista queda fijada para el lunes 22 de febrero a las 10 de la mañana. El juicio es una farsa.Roland Freisler hace gala de su mejor histrionismo. Hace de juez, jurado y fiscal al mismotiempo. Sádico, cruel, canalla, ridiculiza a los acusados. No obstante, éstos se muestranimperturbables.Hans, Sophie y Christl Probst no tienen ninguna posibilidad. Inge Scholl escribeen su libro Die Weiβe Rose, Frankfurt/Main, 1993, que, en una sala llena de uniformados, LeoSamberger, estudiante en prácticas de judicatura, describe el momento de suma tensión por eltemor que inspiraba el propio Presidente del Tribunal. Sophie prefirió no decir nada.
  12. 12. 12A las 12,45 Freisler pronuncia la sentencia de muerte. Hans Scholl en un acto de valentíaexclama: “Hoy nos colgáis a nosotros pero mañana vosotros ocuparéis nuestrolugar”.Inmediatamente, los estudiantes son conducidos a la prisión de Stadelheim, donde Hans ySophie consiguen ver a sus padres. La justicia nazi es rápida. Tan sólo cuatro horas después seabren, por última vez, las puertas de sus celdas. A las cinco de la tarde se cumple la sentencia.Los tres estudiantes son guillotinados.Se la vio caminar erguida, apoyada en sus muletas, vacilante quizás por la pierna rota.Posiblemente, la luz escarlata del sol de invierno del Múnich de las cinco de la tarde acariciarasus mejillas, sus ojos, su nariz. Fue la primera en ser ejecutada. Se mostró digna ante laguillotina. Hans Scholl puedo gritar con toda su fuerza: “¡Viva la libertad!” antes de que el resortede la guillotina le arrebatara la vida.El 19 de abril de 1943, el psicópata juez Roland Freisler vuelve a Berlín en el segundo juiciocontra la Rosa Blanca. En el banquillo de los acusados se encuentran Alex Schmorell, KurtHuber y Willi Graf. También se encuentra FalkHarnack que fue extrañamente absuelto por faltade pruebas, los otros tres fueron condenados a muerte.En la última carta a su familia Kurt Huber escribe: “No lloréis por mí; yo estoy feliz, tranquilo.Alegraos conmigo, que puedo morir por mi patria, por una patria más bella y más justa quesaldrá de esta guerra”. De igual modo se pronuncia Alex a sus padres: “Para vosotros, estegolpe es más fuerte que para mí, pues me voy siendo consciente de que he servido a mis firmesconvicciones y a la verdad. Todo esto me hace esperar con la conciencia tranquila la cercanahora de la muerte. Pensad en los millones de jóvenes que dejan su vida en el campo de batalla:su destino es también el mío” (Citado por José M. Pelegrín, op. cit. p. 126). Kurt Huber yAlexander Schmorell fueron guillotinados el 17 de julio del 43, Willi Graf el 12 de octubre de esemismo año.AntígonaLa rebelión es la negativa a ser tratado como una cosa. Según Camus, es la afirmación de unanaturaleza común a todos los seres humanos que escapa al poder. “Me rebelo, luego existimos”,decía el esclavo. La rebelión metafísica añadió entonces el “existimos solos”. Pero si estamossolos, “¿Cómo podemos existir realmente?” En la Alemania del Tercer Reich, no éramos, peropara los miembros de la Rosa Blanca debíamos de ser por todos los medios. Las dos soledadesde Eteocles y Polinices se encontraron como dos bocas en un beso. Pero sólo una de estas dossoledades sería pasto de los buitres. La túnica ensangrentada de Antígona sería su bandera. Elmensaje de esos jóvenes cuerpos decapitados sería otra. Las leyes cambian, la conciencia no.En el diálogo De Magistro, Agustín de Hipona recoge una conversación tenida con su hijoAdeodato acerca la iluminación interior. Hay algo así como una visión sinóptica del mundo. Esavisión tiene que ver con la idea de Bien. El bien otorga el ser y la esencia al mundo sin ser élmismo ser. Participamos, por tanto, de esa iluminación que causa la Inteligencia, la Verdad y laBelleza. Sophie Scholl recordaría esta conversación y sin duda, reiría ante la cuchilla mientrassus verdugos se preguntarían el porqué.

×