1RUBINSTEIN, EL FILÓSOFO DEL GUETO DE VARSOVIAGueto, a film unfinishedManuel González RiquelmeFICHA TÉCNICADIRECTOR: Yael ...
2Mayo de 1942, Han pasado dos años y medio desde que se estableció. En tres meses el guetose liquidará. En las imágenes, l...
3(Informe de Schön, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, pp. 108-113, tomado de Raul ...
4de las SS Heinz Auerswald que enviaba informes semanales a sus superiores. Describía loshechos que tenían lugar en el gue...
5Durante muchos años se ha investigado quién hizo la película pero ningún expediente nidocumento que haya salido a la luz ...
6cámara, el historiador Emanuel Ringelblum, que al principio de la guerra, tuvo suficiente corajecomo para predecir cómo t...
7silencio era indicación del final. En el filme podemos ver una escena de Rubinstein bailando,divirtiendo a los transeúnte...
8Indiferencia ante la muerteDadas las condiciones que se vivían en el gueto de Varsovia durante el verano de 1941, cadavez...
9    -   “¿Conserva otros recuerdos de la filmación en el gueto?    -   Recuerdo especialmente una cosa. Recuerdo que en e...
10La gente empezó a correr y cundió el pánico. Como consecuencia, los alemanes repartierongolpes a diestro y siniestro. Co...
11    -   ¿Puede describir el tipo de contacto que tenía con el “faisán dorado”?    -   Durante nuestro trabajo de filmaci...
12        piscinas para el baño. En aquellas piscinas se metieron varias mujeres desnudas.        Debían ser unas ocho. Lo...
13Como en Chelmno, Belzec o Sobibor, al llegar los deportados tenían que desnudarse y dejartodas las ropas y objetos de va...
14guerra. Desde el silencio de su muerte, señalaba a su pueblo que había llegado el fin. Aquelloseran los días en los que ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Rubinstein, el filósofo del gueto de varsovia

478

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
478
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Rubinstein, el filósofo del gueto de varsovia"

  1. 1. 1RUBINSTEIN, EL FILÓSOFO DEL GUETO DE VARSOVIAGueto, a film unfinishedManuel González RiquelmeFICHA TÉCNICADIRECTOR: Yael Hersonski.GUIÓN: Yael Hersonski.AÑO DE PRODUCCIÓN: 2010.PRODUCCIÓN: Una producción de Osscilloscope Laboratories y Belfilm LTD.PRODUCTORES: Itay Ken-Tor and Noemi SchoryCOPRODUCCIÓN: MDR, SWR, YES DOCU in cooperation with ARTE, with the support of TheNew Israeli Foundation For Cinema and Telelevision and Yad Vashem Film Project.DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA: Itai Neeman.EDICIÓN: Joëlle Alexis.SOUND DESIGN: Aviv Adelma.MUSIC: Isahi Adar.HISTORICAL CONSULTANT: Ronmy Loewy.ADDITIONAL CINEMATOGRAPHY: Yossi Aviram.NARRATION READ BY: Rona Kenan.WITTNESSES: Hanna Avrutzki, Luba Gewisser, Jurek (David) Plonski, Aliza Vitis-Shomron,Shula Zeder.EXTRACTOS DE LOS DIARIOS LEÍDOS POR: Adam Czerniakówleído por Janus Hamerszmit;Emanuel Ringelblum leído por Eliezer Niborski; Chaim Kaplan leído por Alexander Senderovich;Abraham Lewin leído por Mendy Cahan; Rachel Auerbach leído por Hava Alberstein; JonasTurkow leído por Gera Sandler; Ben Shem leído por Alexander Senderovich; Hersh Waser leídopor Mendy Cahan; Auerswald´reports leído por Axel Thielmann.RESEARCH: Felicitas Piwarmas; Jaffa Ganor; Yael Hersonski.A film unfinishedUna década después de la Guerra, los archivistas de la Alemania Oriental empezaron porprimera vez a clasificar lo que quedaba de la máquina de propaganda nazi. Miles de películasdescubiertas en el lugar exacto donde se amontonaron: una única cámara acorazada dehormigón escondida en un bosque. Allí también se encontró una copia de una película de unahora de duración sin banda sonora ni créditos. Sólo con un título breve: “El Gueto”. Era un primermontaje de la más larga película de propaganda nazi rodada en el gueto de Varsovia, el másgrande de los guetos judíos instaurados en Polonia. La película yuxtapone escenas planificadasminuciosamente en las que se muestra a los judíos viviendo una vida lujosa con imágenes queno requerían ninguna planificación. ¿Por qué se envió un equipo a filmar el gueto poco antes deaniquilarlo? ¿Y por qué no se trabajó la película después de un primer montaje? La intención nose puede determinar. El engaño cinematográfico se olvidó y las imágenes en blanco y negroquedaron grabadas en la memoria como verdad histórica. Del frenesí de la propaganda quedanunas imágenes que muestran muchos niveles de realidad.El gueto de Varsovia
  2. 2. 2Mayo de 1942, Han pasado dos años y medio desde que se estableció. En tres meses el guetose liquidará. En las imágenes, las personas todavía luchan por sobrevivir. Lo que no dicen lasimágenes es que estaban atrapados medio millón de judíos en un área vallada de menos de 8kilómetros cuadrados en unas condiciones de masificación sin precedentes y asediados por elhambre y el tifus. En el gueto no sólo había numerosos judíos de Varsovia también miles dejudíos refugiados deportados de todos los rincones del Tercer Reich, sin posesiones, idioma niposibilidad de sobrevivir. A los que atrapaban pasando comida o intentando escapar se lesejecutaba inmediatamente.Como en todos los demás guetos, aquí los nazis también habían establecido un “Consejo Judío”,al frente del cual colocaron a Adam Czerniaków, encargado de gestionar desde el interior aquelúltimo aislamiento antes del destino final. Ante una batalla perdida con el objetivo de salvar todolo posible, Czerniaków insistió en documentar su vida día a día, con urgencia en nuevecuadernos. E incluso cuando se le terminaba el tiempo, insistió en escribir largamente sobre lafilmación de esta película y sobre su papel de autor que se interpreta a sí mismo y quedesconocía cómo acabaría el personaje.Adam CzerniakówEn Varsovia el 4 de octubre de 1939, un pequeño destacamento de la Policía de Seguridad hizouna redada en la sede central de la comunidad judía, mostrando interés por la caja fuerte ypreguntando quién era el presidente. El conserje les dijo que era Adam Czerniaków. El mismodía, Czerniaków fue conducido al edificio ocupado por altos mandos de Einsatzgruppe, donde lecomunicaron que tenía que elegir a 24 hombres para trabajar en el consejo y asumir la jefatura.Ingeniero de profesión, había estudiado en Varsovia y en Dresde, cuando Maurycy Mayzel,presidente de la comunidad, huyó al estallar la guerra, el alcalde Stefan Starzynski nombró aCzerniaków en su lugar. Cuando el Einsatzgruppe IV nombró a Czerniaków Jefe del ConsejoJudío de Varsovia, contaba con cincuenta y nueve años de edad.Según Saul Friedländer El Tercer Reich y los judíos (1939-45). Los años de exterminio, p. 108-109: “Parece que Czerniaków maniobró un poco para asegurar su nombramiento. ¿Era puraambición? Si fue así, pronto comprendió la naturaleza de su papel. Conocía a los alemanespronto perdió también la mayoría de sus ilusiones sobre los polacos: „En el cementerio ni un soloárbol –anotó en su diario el 28 de abril de 1940-. Todos arrancados. Las losas rotas. Una verjajunto con sus postes de roble, robada. Junto al Powaski [cementerio cristiano] los árboles estánintactos‟. Czerniaków pudo haberse marchado pero se quedó. En octubre de 1939 era obvio queno podía prever lo que iba a ocurrir tres años después, pero algunas de sus ocurrencias tienenun aire premonitorio: „Expulsiones desde Cracovia –escribía el 22 de mayo de 1940-. Losoptimistas, los pesimistas y los sofistas‟. En hebreo soph significa „final‟. Un testigo, ApolinaryHartglas relata que cuando el Consejo se reunió por primera vez, Czerniaków mostró a algunosde sus miembros un cajón de su escritorio donde había guardado „una botellita pequeña con 24tabletas de cianuro, una para cada uno de nosotros, y nos enseñó dónde encontrar la llave delcajón, por si urgía la necesidad‟” (Apolinary Hartglas, “How Did Czernizkow Become Head of theWarsaw Judenrat?”, Yad Vashem Bulletin, 15, 1964, pp. 4-7).El “distrito judío” de Varsovia (Wohnbezirk) se estableció en un período de seis semanas, entreoctubre y noviembre de 1940, en un área de ocho kilómetros cuadrados. Durante el traslado,113.000 polacos abandonaron el emplazamiento del gueto y 138.000 judíos ocuparon su lugar.Pero otros 72.000 judíos fueron obligados a trasladarse al gueto desde las zonas occidentalesdel distrito de Varsovia para crear espacio para los polacos expulsados del territorio ocupado
  3. 3. 3(Informe de Schön, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, pp. 108-113, tomado de Raul Hilberg La destrucción de los judíos europeos, Akal,Madrid, 2005, p. 243). En forma de T, el gueto era más estrecho en un punto en el que una cuña“aria” separaba la porción norte, más grande, de la del sur, de menor tamaño. Las fronteras,trazadas no eran definitivas. Durante septiembre de 1941, en un espíritu de crecienteanexionismo, algunos oficiales se plantearon la posibilidad de separar la parte sur del gueto. “Enese momento, un hombre poco común de la Administración alemana tomó una medida pococomún. Era el médico jefe del aparato municipal alemán, el Dr. Wilhelm Hagen. En una cartacontundente dirigida al Stadthauptmann, predijo un empeoramiento de la epidemia del tifus ycalificó el plan propuesto de „locura‟” (Hagen a Leist, 22 de septiembre de 1941. Zentrale Stelleder Landesjustizverwaltungen, Ludwigsburg, Polonia, 365c, p. 58. Cita de Raul Hilberg, Ladestrucción de los judíos europeos, op. cit., p. 244). El gueto de sur se mantuvo pero fueronderruidos más bloques, se ordenó la construcción de más muro y como única unión entre las dossecciones del gueto, ahora había un puente peatonal sobre lo que se había convertido encorredor “ario”.El gueto de Varsovia nunca estuvo abierto al tráfico sin trabas, pero al comienzo había 28 puntosde salida y de entrada utilizados por unas 53.000 personas con pase. El jefe de sanidad deldistrito de Varsovia, Dr. Lambrecht, puso objeciones al número de permisos, argumentando queanulaban todo el propósito del gueto. Las puertas se redujeron después a 15 (Resumen de laconferencia de los diversos organismos para tratar sobre el gueto, 2 de diciembre de 1940, YadVashem, microfilm JM 1113. Informe de Schön en Jüdisches Historisches Institut Warschau,Faschismus-Getto-Massenmord, pp.108-113, en Raul Hilbert, op. cit.p. 244). El regimiento depolicía de Varsovia (teniente coronel Jarke) era responsable de vigilar el gueto. Esta tarea lallevaba a cabo una compañía del 304º Batallón (a partir de la segunda mitad de 1941, el 60),apoyada por la policía polaca y el Ordnungsdienst judío). En cada puerta podía verse un hombrede cada uno de estos servicios, pero dentro había 2000 hombres del Servicio del Orden.Auerswald era entonces Kommissar del gueto, Schön estaba en el Departamento de Interior deldel distrito de Varsovia. La dotación de la compañía policial, según informó Schön el 20 de enerode 1941, era de 87 hombres al mando de un teniente primero. Una vez sellado el gueto deVarsovia, los Stadthauptmänner (ciudad)y los Kreishauptmänner (rural) de todas las partes delGeneralgouvernement aprobaron la iniciativa y, como en el caso de Varsovia, el proceso podíaser complicado.En el Generalgouvernement, se presentaron tres argumentos específicos para la formación delos guetos, según Raul Hilbert: uno, la aportación de los médicos alemanes, convencidos de quela población judía estaba propagando el tifus (Fleckfieber). Dos, la alegación de que los judíos,en cuanto residentes y propietarios de tarjetas de racionamiento que en opinión del Jefe dealimentación y agricultura del distrito de Varsovia sólo les daban derecho, a efectos prácticos, apan, estaban pujando por los alimentos no racionados y creando un mercado negro de artículosracionados. Tres, la afirmación de que no había suficiente espacio habitacional disponible paralos soldados y los oficiales de las fuerzas armadas alemanas. La respuesta parecía ser siemprela guetización. Las tres explicaciones principales para crear los guetos se recuperarían mástarde como razones para disolverlos y trasladar a todos los habitantes judíos.El Palacio BrühlEl gueto no ofrecía un entorno agradable a los oficiales de las SS que llevaban la tarea dedestrucción programada. Tenían el cuartel general fuera del recinto del gueto en el palacio Brühl,situado en la parte “aria” de Varsovia. En mayo de 1942, su jefe era un joven abogado, el oficial
  4. 4. 4de las SS Heinz Auerswald que enviaba informes semanales a sus superiores. Describía loshechos que tenían lugar en el gueto, como las ejecuciones ordenadas por él mismo empleandola voz pasiva, como si las cosas pasaran solas: “Informe semanal del 5 de mayo de 1942. Lasfilmaciones que tienen lugar en el gueto son rechazadas por la población. Esta semana durantela filmación en el gueto ha habido escenas de gran agitación en la prisión judía. Cuandoaparecieron los representantes de las autoridades con el equipo de filmación y los delegados delConsejo Judío estalló un pánico enorme entre los detenidos. Muchos de los que estabanencarcelados por intentar abandonar el gueto creyeron que serían castigados con la pena demuerte. Mujeres y niños se desmayaban, etc. Sólo cuando se aclaró el objeto de la visita, seestableció la calma”.Auerswald dirigió con mano firme el gueto de Varsovia desde marzo de 1941 hasta noviembre de1942. El 17 de abril Czerniaków anotaba en su diario: “Por la tarde el pánico ha cundido en elgueto. Están cerrando las tiendas. La gente se agolpaba en las calles frente a sus edificios. Paracalmar a la población, he tenido que recorrer varias calles. El destacamento del Servicio delOrden tenía que presentarse a las 9,30 de la noche frente al Pawiak (prisión). Son las 10,30 ytodavía estoy esperando el informe del cuartel general del Servicio del Orden sobre lo que hapasado. Ha sido a las 7 de la mañana. Han tiroteado a 51 personas”. Sacaron de susapartamentos a cincuenta y uno o cincuenta y dos judíos, algunos miembros del Bund, otros quetrabajaban en la prensa clandestina y algunos simplemente judíos que se habían interpuesto enel camino de la Gestapo y les dispararon en la nuca en plena calle. Saul Friedländer op cit. p.523, escribe que: “Las razones de la masacre del 17-18 de julio siguen sin estar claras. Losalemanes eran conscientes de los primeros intentos de organizar una Resistencia judía en lacapital polaca y, sobre todo, la creciente influencia de la prensa clandestina (como Yedies,lanzada por Zuckerman y su grupo). Según las memorias de Zuckerman, la Gestapo tenía sunombre y su dirección habitual. El objetivo principal era “infundir terror”. Un objetivo adicional eraparalizar cualquier plan clandestino antes de la inminente Aktion.Después de la disolución del gueto de Varsovia, Auerswald fue asignado administrador deldistrito en la zona de Ostrow. En enero de 1943 fue incorporado al ejército. Nunca se le procesópor crímenes de guerra.Una farsa tras otraCzerniaków anota en su diario: “19 de mayo de 1942. Estoy esperando una llamada deAuerswald en relación a la filmación. Esta tarde han preparado un gran recinto para filmar. Allí,mañana a las 8,30, celebrarán un gran baile con champán, etc. Las señoras tendrán que llevarvestidos de noche. Ha llegado un mensajero con instrucciones: yo deberé interpretar el papel deanfitrión pero he llamado a Auerswald y me ha prohibido que actúe. Me ha dicho que a las 7,30debo estar en el Centro Comunitario porque todavía puede haber cambios. Eso significa que eltema no puede considerarse zanjado. ¿Tendré suficiente fuerza para conducirme de manerahonorable en este asunto? Después he visto un coche fúnebre lleno de flores. Las llevaban alcementerio a la sala de baile. La ciudad está llena de rumores sobre deportaciones. Se habla dedecenas de miles de personas. Es admirable que bajo estas condiciones se pueda trabajarcorrectamente pero nosotros lo hacemos cada día”. Las parejas se levantan. Dejan sus copas ycomo marionetas en un circo de Titirimundi, se disponen a bailar.Willy Wist
  5. 5. 5Durante muchos años se ha investigado quién hizo la película pero ningún expediente nidocumento que haya salido a la luz ha resuelto el misterio. Hasta bastante más tarde en los años60, no se descubrió una pista en los archivos de la ciudad de Varsovia. Se trataba de un permisoalemán de entrada en el gueto emitido durante la época en que se hizo la filmación. Undocumento que revelaba un nombre, Willy Wist, junto a su profesión: cámara. Wist que dejó elcine después de la guerra y se dedicó a la reventa de metal, se esforzó en borrar sus pistas yquemó las películas que había filmado durante la guerra. De todos los participante en la filmaciónfue el único en salir a la luz. Años más tarde cuando los tribunales juzgaron a los criminales deguerra, Wist fue llamado a testificar. Las Actas del juicio recogen exactamente qué lepreguntaron y qué contestó y aportan por primera vez el punto de vista del hombre que estuvodetrás de la cámara. - “Señor Wist, el tribunal quisiera saber si durante la guerra estuvo destinado al gueto de Varsovia. - Sí. En 1942 me enviaron allí desde Berlín con tres reporteros más y otros cámaras y fotógrafos. Nos destinaron a Varsovia y allí trabajé de cámara. - ¿Cuándo fue exactamente? - Debía de ser durante el invierno del año 41 ó 42. - Señor Wist, permítame que le refresque un poco la memoria. Este es su pase de entrada en Varsovia. - Pues, es cierto que estuve en Varsovia en el mes de mayo de 1942. He dicho que fue durante el invierno porque quizás recuerdo que fui hacia Varsovia en un momento en que la naturaleza todavía estaba dormida. - ¿Usted y sus colegas se imaginaban lo que les esperaba en el gueto de Varsovia? - Cuando íbamos hacia Varsovia, los cámaras en ningún caso nos imaginábamos lo que nos esperaba allí. Como había pasado a menudo, anteriormente, se nos decía escuetamente que teníamos que ir a filmar. Recuerdo especialmente que fuimos a filmar el comercio que tenía lugar en las calles y también escenas callejeras. Hicimos grabaciones de casas abarrotadas de gente. También recuerdo, en relación a este tema que en el patio de una casa vi un montón de materia fecal y que me ordenaron que lo filmara. Entonces me imaginé que quizás a causa del invierno o de la superpoblación, las instalaciones sanitarias habían dejado de funcionar. - ¿Conoció al comisario del gueto Doctor Auerswald? - No conozco este nombre. No tuve relación con su Departamento. - Señor Wist ¿podría decirnos, por lo que usted sabía, si cuando le confiaron la filmación, se habló del objetivo de aquel encargo? - En ningún momento supe cuál era el objetivo de ninguna de las películas que filmamos. El hecho de que se trataba de propaganda me resultaba evidente, sobre todo, porque subrayábamos la diferencia extrema entre los judíos ricos y pobres. - ¿Usted era consciente del nerviosismo de los judíos cuando aparecían las cámaras acompañados por los SS? - Por un lado, no podíamos tener mucho contacto con los judíos, porque los SS nos acompañaban inmediatamente nos apartaban de ellos. Por otro lado, también nos traían judíos que consideraban apropiados para la filmación. ¿A qué Departamento pertenecían los hombres de las SS? ¿Quién los dirigía? No sabría decirlo. Quisiera decir que los judíos temían a las SS. Durante la filmación nunca hubo ningún incidente”.Emanuel RingelblumMientras los nazis grababan su versión de la historia, los judíos se jugaban la vida creando ensecreto una crónica propia de la vida en el gueto. Con ayuda de lápiz y papel, en lugar de una
  6. 6. 6cámara, el historiador Emanuel Ringelblum, que al principio de la guerra, tuvo suficiente corajecomo para predecir cómo terminaría, empezó a organizar un gran archivo clandestino quedocumentaba la lucha diaria y la aniquilación de una de las comunidades judías más grande deEuropa. Se dio cuenta de que un trabajo académico nunca captaría las muchas facetas deaquella tragedia y pidió que todos los que pudiesen resistir escribiesen un diario personal hastalos últimos días en el lugar donde se escondía. Llevó a término la tarea de compilar decenas devoces individuales en un retrato de múltiples capas, el retrato definitivo. “Allí escribían todos:periodistas, escritores, maestros, figuras públicas, jóvenes y hasta muchos niños. Todos eranconscientes del valor del trabajo que se hacía y de su importancia para las generaciones futuras.El primer principio de nuestro trabajo era que tuviera muchas facetas. El segundo principio era laobjetividad. Aspirábamos a representar toda la verdad por muy amarga que pudiese llegar a ser”.“Algunos amigos que saben que escribo un diario secreto me han dicho que debería dejar deescribirlo. „¿Por qué lo haces? ¿Con qué objetivo? ¿Crees que se publicará algún día? ¿Van allegar a las generaciones futuras tus palabras?‟ Pero yo no les escucho. Pienso que seguir estediario hasta que ya no sea capaz de hacerlo física o emocionalmente es una misión histórica queno se puede subestimar. Mis poderes de creación aún no han sido silenciados. Aunque hacecinco días que no he comido nada”.Ringelblum fue el único historiador profesional entre los testigos judíos. La tesis con la queconsiguió el doctorado de la Universidad de Varsovia trataba de “La historia de los judíos enVarsovia hasta la expulsión en 1527”. Introducción de Jacob Sloan a las Notes de Ringelblum yun análisis reciente citado por Friedländer de Samuel David Kassow, “Vilna and Warsaw, TwoGhetto Diaries: Herman Kruk and Emanuel Ringelblum”, en Robert Moses Shapiro (ed.),Holocaust Chronicles, Individualizing the Holocaust through Diaries and OtherComtemporaneous Personal Accounts, Hoboken, 1999, pp. 171 y ss.De 1927 a 1939 enseñóhistoria en una academiade Varsovia y durante los años anteriores a la Guerra ayudó a crear larama de Varsovia del Instituto Científico Yiddish de Vilna (YIVO), así como un círculo de jóveneshistoriadores. Ringelblum era socialista activo y sionista comprometido de izquierdas. Desde elprincipio, en sintonía con sus inclinaciones políticas se mostró hostil al Consejo Judío –elcorrupto establishment a sus ojos- y devoto portavoz de las “masas judías”.En octubre de 1939, Ringelblum había empezado a documentar sistemáticamente el destino quesobrevenía a los judíos de Polonia. Otros se le unieron pronto y el grupo adoptó el nombre deOneg Shabat (“disfrutar el Sabbat”) ya que sus reuniones tenían lugar, normalmente, el sábadopor la tarde. En mayo de 1940 la estructura del grupo estaba ya perfilada y habían nombrado aun secretario, Hersch Wasser para coordinar sus tareas. Paradójicamente, una vez cerrado elgueto, las actividades de la Oneg Shabat se ampliaron. Como anota Ringelblum: “Llegamos a laconclusión de que los alemanes se tomaban poco interés en lo que los judíos estábamoshaciendo entre nosotros (…) Los agentes judíos de la Gestapo estaban muy ocupados buscandoa los judíos ricos que habían escondido sus bienes, contrabandistas, etc. La política lesinteresaba poco (…) En unas condiciones de tal “libertad” entre los esclavos del gueto noresultaba sorprendente que el trabajo del Oneg Shabat pudiese desarrollarse con éxito”. Comootros tantos cronistas judíos de aquellos días, los miembros de Oneg Shabat, ya fuesenconscientes o no, estaban reuniendo los materiales para la historia de su propio fin.RubinsteinUna testigo de la cinta de Yael Hersonski identifica a Rubinstein. “¡Este es Rubinstein! ¡Por elamor de Dios! „¡Todos somos iguales! Gritaba siembre. ¿Veis como en las calles había gente porlos suelos? Muchos vivían en las calles hasta que morían”. Rubinstein era el bufón del gueto. Su
  7. 7. 7silencio era indicación del final. En el filme podemos ver una escena de Rubinstein bailando,divirtiendo a los transeúntes. Un Diógenes contemporáneo. El más brillante de los Diógenes.Hersch Wasser escribió en su diario: “Rubinstein está acabado. El filósofo más popular, el de:„¡Eh, chico, conserva la cabeza!‟, renombrado el todo el gueto de Varsovia se está consumiendo.Vestido con harapos, anda a trompicones por calles… al sol, casi desnudo. Así expira una idea,un símbolo que fascinó a todo el mundo con su verdad y mentira de “Todos los hombres soniguales” (“Dialy Entries of Hersch Wasser”, Yad Vashem Studies 15, 1983, pp. 271-271). SegúnSaul Friedländer op. cit. p. 524: “La frase era Alle glaich, todos iguales ante la muerte. Al cabo deunas semanas lo que ya había sido casi real en el gueto iba convertirse en una realidad queningún bufón ni nadie podía imaginar. La nueva realidad haría desaparecer por completo lachanza, al bufón y a la población que, a pesar de su miseria, o quizás a causa de ésta,necesitaba de un bufón y le encantaban sus bromas y sus payasadas”. Casi todos los estudios ymemorias del gueto de Varsovia mencionan a Rubinstein. Véase en particular Jan MarekGronski, Life in Nazi-Occupied Warsaw. Three Ghetto Sketches (1992), pp. 192 y ss.El hambreHersch Wasser, secretario y coordinador de Oneg Shabat escribe el 3 de enero de 1941: “Meparece que existe una firme base económica bajo la plétora de nuevas tiendas de latke (latkeseran las patatas que normalmente se preparaban para Janucá). El público se come una o doslatkes en ves de tomar desayuno, comida y cena y así acalla el hambre. El pan es un sueñoimposible, y una comida caliente pertenece al mundo de la fantasía. Las cosas ciertamente estánmal, si el latke se está convirtiendo en el plato nacional” (Hersch Wasser, “Diary Entries ofHersch Wasser” en Joseph Kermish (ed.), Yad Vashem Studies, 1983, vol. 15. p. 239). Seextendía la hambruna sobre todo entre refugiados de provincias. El número de muertes porinanición y por enfermedades entre el cierre del gueto en noviembre de 1940 y el inicio de lasdeportaciones en julio de 1942 quizá llegase a cien mil (en el mismo período, la población fue“reforzada” mediante oleadas de refugiados de las provincias y, en primavera de 1942, tambiénpor deportados del Reich). Los archivos de Ringelblum incluyen abundante material enviado pormaestros y los trabajadores sociales enfrentados a este problema insoluble del hambre en losniños: “¿Cómo hacer que un niño apático y hambriento, que está pensando sin parar en un trozode pan, se interese por alguna cosa?”, preguntaba uno; otro escribía que: “la comida era el puntode partida para cualquier actividad en la que queríamos que participasen los niños”. Otroprofesor voluntario afirmaba, después de la guerra: “Intenté enseñar a los niños que vivían en elmismo patio que yo, pero mis intentos fracasaron porque estaban hambrientos”.Los niños mendigoEl 11 de Julio de 1941 anota Ringelblum en su diario: “Un tipo especial de mendigos consiste enaquellos que piden después de las nueve de la noche. Te asomas a la ventana y de repente vescaras nuevas, mendigos que no habías visto todo el día. Caminan justo por el medio de la calle,pidiendo pan. La mayoría son niños. En el silencio circundante de la noche, los gritos de hambrede los niños son terriblemente insistentes y, por muy duro que tengas el corazón, el final les tirasun trozo de pan o te vas de casa. A esos mendigos no les importa en lo más mínimo el toque dequeda y puedes oír sus voces tarde, avanzada la noche, a las once e incluso a las doce. Notienen miedo a nada ni a nadie. (…) Es común que esos niños mendigo mueran en las aceraspor la noche. Me contaron una escena terrible: un niño mendigo de seis años se pasó toda lanoche jadeando, demasiado débil para acercarse a coger el trozo de pan que le habían tiradodesde un balcón” (Saul Friedländer, op. cit., p. 229).
  8. 8. 8Indiferencia ante la muerteDadas las condiciones que se vivían en el gueto de Varsovia durante el verano de 1941, cadavez se veía la muerte, ya fuera de niños o de adultos, con mayor indiferencia. Se extendía el tifusy los hospitales –o los lugares de ejecución, según el Departamento de Salud del gueto- pocopodían hacer: los pacientes morían a causa de la epidemia o por la falta de comida en elhospital. El 24 de julio de 1941, anotaba Czerniaków: “Frente al número 16 de la calleKrochmalna, un comando de la columna sanitaria militar me detuvo y me mostró el cadáver deun niño en avanzado estado de descomposición. Según la información obtenida en el lugar, elcadáver, ya descompuesto, había sido abandonado allí el día anterior. La investigaciónsubsiguiente estableció que el cuerpo lo había abandonado la propia madre, ChudesaBorensztain (…) y que el nombre del niño era Moszek, de seis años. En el mismo apartamentose encontraba el cadáver de Molka Ruda, de cuarenta y tres años, en el cual todavía no se habíaextendido el rigor mortis, y en el patio de la misma yacía el cuerpo de Chindel Gersztenzang. (…)La columna sanitaria detuvo el coche fúnebre que pasaba perteneciente a la funeraria Eternidady les ordenó que se llevaran los restos” (Saul Friedländer, op. cit. p. 230)Otra testigo comenta: “Es verdad que pasábamos delante de los cadáveres. No los miraba nadie.Era imposible. Nos volvíamos indiferentes al sufrimiento de los demás porque de otro modo eraimposible vivir. Te daba muchísimo miedo porque tú podías ser el siguiente”.Otro testimonio en el mismo sentido: “Un día que ya había anochecido, yo bajaba por la calleKarmelitzka que estaba llena a rebosar, entonces tropecé con algo y perdí el equilibrio. Cuandoabrí los ojos, vi que había caído encima de un cadáver. Temía mi cara junto a la suya. Me puse atemblar. Entonces, de repente, fue como si todos los cadáveres que había intentado mirarestuviesen allí, en la cara de aquel hombre. Era un ser humano. Cuando llegué a casa, leexpliqué a mi madre lo que había pasado. Hasta entonces no me eché a llorar. Lloré muchísimo.Yo siempre había sido optimista y fuerte pero, de repente, me hundí. Mi madre cogió unarebanada de pan y me la untó con mermelada. ¡Me dio una rebanada de pan! La rebanada delconsuelo”,La muerte, objeto turísticoUna testigo de nuestra cinta: “En la primavera del año 42 había cadáveres por las aceras. Laspersonas que aún podían caminar como yo misma, teníamos que ir avanzando entre loscadáveres. Yo corría pegada a las paredes como un ratón. De repente, se paró un vehículo.Bajaron enseguida. Quise esconderme. A las personas que aún tenían un aspecto más o menoshumano les pedían que pasaran por el lado de los cadáveres con la cabeza bien alta. Desfilandoarriba y abajo, luego les hacían volver a pasar”.En una nota de Ringelblum del 10 de mayo de 1941 describía que los judíos muertos eran unespectáculo que los turistas alemanes no se querían perder: “Los muertos se entierran por lanoche entre la una y las cinco de la mañana, sin mortajas, con un papel blanco que luego sequitaba, y en fosas comunes. Varios grupos de excursionistas [alemanes], militares y civiles,siguen visitando el cementerio. La mayoría no muestra simpatía alguna por los judíos. Por elcontrario, algunos mantienen que la mortalidad entre los judíos es demasiado baja. Otros tomanfotos de todo tipo. El cobertizo en el que yacen docenas de cuerpos durante el día esperando aser enterrados por la noche es especialmente popular” (Saul Friedländer, op. cit. p. 231-232).Willy Wist al ser interrogado, al final de la cinta:
  9. 9. 9 - “¿Conserva otros recuerdos de la filmación en el gueto? - Recuerdo especialmente una cosa. Recuerdo que en el gueto de Varsovia vi a un judío que iba por las calles con un carro para recoger cadáveres. Vi como recogía un cadáver delante de una casa y como después seguía hacia el cementerio. Recuerdo que vi como le colgaba un brazo o una pierna. En la entrada del cementerio había una especie de cobertizo. En aquel cobertizo amontonaban los cadáveres. Habían unos 40 ó 50 cadáveres todavía sin enterrar. Filmé aquel cobertizo desde el exterior. (…) Recuerdo que tuve que filmar una fosa común. En aquella fosa había una gran cantidad de cuerpos dispuesta en capas. No sabría decir cuántas capas de cadáveres debía haber debajo de la capa que yo veía en aquel momento. Recuerdo que hacían bajar los cuerpos a la fosa por una rampa. Dentro de la fosa había dos trabajadores judíos que colocaban los cuerpos unos junto a otros. Tengo un vago recuerdo de que después cubrían los cuerpos con una capa de cal. Debo decir que los cadáveres estaban desnudos. Aunque no puedo afirmarlo con seguridad pero sí que recuerdo claramente que aquellos cadáveres estaban con la piel en los huesos. Debo decir que, en aquel momento, tuve la impresión de que aquellas personas habían muerto de hambre. Aquellas experiencias en Varsovia me impresionaron mucho. Aunque más adelante todavía iba a ver muchas más. Todo aquello ocupó mis pensamientos durante mucho tiempo”.La noticia de la muerte con gas llega al gueto de VarsoviaEl informe del comisario del gueto Auerswald del 19 de mayo de 1942 observa: “Corren rumoresde que los alemanes han utilizado el gas por primera vez en esta guerra. Hace días que circulanrumores sobre nuevos reasentamientos desde Varsovia y han causado un pánico enorme. Comosiempre, los que difunden los rumores, aseguran saber de “fuentes fidedignas” que lasautoridades alemanas tienen la intención de reasentar en el este a los judíos de Varsovia”. Lanoticia llegó en enero de 1942, cuando Yakob Groyanowski de Izbica conocido como “elenterrador de Chelmno”, miembro del comando judío que cavaba las fosas en las cualesarrojaban los cadáveres en el bosque, llegó a Varsovia. La historia del enterrador llegó tanto aRingelblum como a Yitzhak Zuckerman. Él fue quien contó que la gente se desnudaba en elcastillo para la ducha y la desinfección, y que luego los metían a empujones en camiones y losasfixiaban con los humos del tubo de escape introducidos en el interior mientras iban al bosque,a unos dieciséis kilómetros de distancia. “Muchas personas que tenían que recoger habíanmuerto de asfixia en el camión. Pero había excepciones como bebés que todavía estaban vivos,ya que las madres llevaban los niños tapados con mantas y los cubrían con sus manos para queel gas no les alcanzara. En esos casos, los alemanes estampaban la cabeza de los bebés contralos árboles, matándolos en el acto” (Saul Friedländer, op. cit. p. 428).El teatro Nuevo AzazelEl cine de propaganda es una puesta en escena. Nada es natural. Todo es artificio. Nunca laarbitrariedad del signo cinematográfico ha sido más arbitraria que la grabación en el “NuevoAzazel”. Nunca el teatro ha sido más teatro. Los espectadores obligados a permanecer en susasientos bajo riesgo de padecer el más severo castigo, contemplan la escena, siendo ellosmismos también actores, marionetas, figurantes, que se ríen, aplauden, piden bis. La perversiónse alcanza cuando el drama es la paranoia colectiva y el destino final la muerte. Al día siguientedel informe de Auerswald, Emanuel Ringelblum escribe en su diario el 20 de mayo de 1942: “Alas 8 ordenaron a los actores que se presentasen en el teatro „Nuevo Azazel‟. Mientras losactores ensayaban en el escenario, un contingente de soldados reunió a un grupo de personas.
  10. 10. 10La gente empezó a correr y cundió el pánico. Como consecuencia, los alemanes repartierongolpes a diestro y siniestro. Cono nadie sabía por qué los habían llevado allí, se oían los suspirosy los gemidos de los críos que habían cogido junto a sus padres. Cuando un actor terminaba sunúmero, todo el público debía gritar: ¡Bis! ¡Bravo! Obligaron al público a quedarse en el teatrohasta que terminó la filmación sin comer y sin poder ocuparse de sus necesidades físicas.Cuando un actor cantaba una canción alegre, se ordenaba al público que riera ruidosamente. ¡Ayde aquél que no se riera con ganas! Su destino estaba sellado. Por lo tanto, todo el mundo riocomo no había reído en su vida. Los alemanes que filmaban ordenaron a todos los actores quesobreactuaran tanto como fuera posible. David Seiderman cantó “My Yiddishe Mame”. RuthZandberg, que lo acompañaba al piano, lloraba amargamente porque hacía poco que su madrehabía muerto del tifus. Era la actriz Yiddish Zusha Zandberg”.El restaurante SzulcUna escena parecida a la anterior fue en el restaurante Szulc. Abraham Lewin lo anotaba en sudiario del 19 de mayo de 1942. Lewin, profesor y administrador de la Escuela Yehudia, uninstituto privado para chicas. Era miembro del Oneg Shabat y su diario probablemente estabarelacionado con la empresa colectiva de Ringelblum: “Hoy han montado una sesión de filmaciónen el restaurante Szulc. Han reunido a un grupo de judíos con el aspecto bien típico. Todos muybien vestidos. Les han hecho sentar en las mesas y han ordenado que les sirvieran pagando lacomunidad judía. Pescado, oca, licores, tartas y toda clase de exquisiteces. Los judíos comían ylos alemanes filmaban. Nos cuesta mucho imaginar los motivos de todo aquello. ¡Qué todosvean el paraíso donde viven los judíos! Aquellas escenas viles continuaron durante horas. Ayerpor la mañana, los alemanes hicieron salir a todas las camareras. Las pusieron en fila y lesdijeron que se mostraran contentas y atractivas. Mientras tanto cogieron a unos niños mendigosy les dijeron que pasaran por delante de las camareras elegantes pidiendo caridad sin que lesdieran nada. Todo esto se filmó para demostrar que los judíos viven en el lujo y no compartennada con los necesitados”.Los detalles sobre Lewin en Antony Polonsky, introducción a suedición del diario de Lewin, Abraham Lewin, A Cup of Tears: A Diary of the Warsaw Ghetto,Antony Polonsky (ed.), Oxford, 1988. El lujo frente a la pobreza. Alcibíades y Platón debatieronacerca del amor en El Banquete. Un antibanquete esta escena. Maniquíes, gestos programados,figuras de cera. ¿De qué hablarían los comensales? Hombres y mujeres. La miseria, la opresión,los muertos en la acera del restaurante Szulc, mientras ellos, degustaban por un día lasexcelencias de la vida como la comida que se da a los condenados en el corredor de la muerte.Todos sabían que no había futuro. No había mañana. No obstante, condicionados, en caso dedesobediencia, al maltrato, las palizas, la deportación, representaban un instante fugaz tanmísero y cruel como la realidad que se desarrollaba fuera de los cristales.El faisán doradoWilly Wist es interrogado sobre su superior: - “¿Usted sabe quién les ordenaba a ustedes o a los demás cámaras lo que debían filmar? - A los lugares de las filmaciones nos llevaba un hombre con uniforme de las SA o con el uniforme marrón del partido. Nosotros lo llamábamos “el faisán dorado”. - ¿Recuerda su nombre o graduación? - No tengo ni idea de cómo se llamaba. Por su apariencia, se podría suponer que, por lo menos, debía tener una posición dirigente. Creo que aquel hombre debía ser el responsable de las cuestiones de propaganda en Varsovia.
  11. 11. 11 - ¿Puede describir el tipo de contacto que tenía con el “faisán dorado”? - Durante nuestro trabajo de filmación, el “faisán dorado” nos indicaba las personas o grupos a filmar. El significado de lo que filmábamos nunca nos lo aclaraba. Simplemente decía que filmáramos esto o lo otro. Aquel hombre no tenía ni idea de la técnica de la filmación. Constantemente teníamos que repetirle que bajo ciertas condiciones lumínicas no podríamos ofrecer imágenes aceptables. No teníamos posibilidad de expresarnos libremente. Siempre era el llamado “faisán dorado” quien nos dirigía hacia los objetos, personas o grupos de personas a filmar. - ¿No podían dar su parecer? - Exacto. Sé con certeza que el material se revelaba en Berlín. Pero nunca nos dijeron que uso le darían una vez revelado”.IntencionesLes interesa todos los aspectos de la vida de los judíos en el gueto. El filme tiene, por lo tanto,múltiples capas. La clave está en presentar como normal el horror, el hambre, el hacinamiento, lainmundicia pero también el lujo, la ociosidad, el exceso, las prácticas religiosas en un ejercicio deirrealidad, distorsión bajo las premisas del odio, el terror, la supremacía de la raza y elexterminio. Czerniaków apunta un título: “„Una película judía‟. Un grupo de artistas ha llegado deAlemania con una lista de escenas que la comunidad tiene que preparar. Llegado el momento,hasta los ciegos veían por donde iban las cosas. La comunidad judía tenía que preparar unacircuncisión, una boda y celebrar el Sabbath. Querían filmar tanto en la sinagoga como en elcementerio. Todo esto tiene un objetivo claro: demostrar que los „virtuosos gentiles‟ partidariosde Hitler, llevan razón. Que sólo hay una manera de tratar con los judíos: aniquilarlos”.La circuncisiónWilly Wist es interrogado de nuevo: - “Quisiera leerle unos fragmentos del diario del Presidente del Consejo Judío de Varsovia, Adam Czerniaków. Czerniaków escribía un diario regularmente y, a menudo, mencionaba la filmación. - ¿El diario del Presidente del Consejo Judío ha sobrevivido? - Sí. Le leo una entrada del mes de mayo de 1942. Puede interrumpirme o añadir lo que desee. Czerniaków escribe: ‟12 de mayo de 1942. Ayer filmaron la demostración de una circuncisión. Insistieron que tuviese lugar en el piso de una familia y no en un hospital. Como que el actor pesa menos de 2 kilos, se corre el peligro de que no viva mucho tiempo‟. - No recuerdo este acontecimiento. Debieron filmarlo otros miembros del equipo”.El baño ritualCzerniaków escribe: “Esta semana han ideado una nueva manera de torturarnos. Primero hanreunido decenas de mujeres jóvenes y bellas y las han llevado al baño ritual judío. Después hanbuscado a unos hombres y los han llevado al mismo baño ritual. Mientras un nazi pegaba en lacabeza a los que habían capturado, su colega se mantenía en un rincón con el aparato de filmar.No es ninguna afirmación, la película lo demuestra”.Willy Wist: - Ahora me acuerdo. Un día nos dijeron que filmáramos mientras se celebraba un baño ritual. Nos llevaron a un edificio bastante viejo que en la planta baja o el baño tenía unas
  12. 12. 12 piscinas para el baño. En aquellas piscinas se metieron varias mujeres desnudas. Debían ser unas ocho. Lo hacían con pasos vacilantes y luego se quedaron en el agua que les cubría hasta las caderas. Había una mujer judía mayor que también estaba en el agua, me parece que murmuraba algo y yo pensé que rezaba. Eran mujeres que estaban mejor alimentadas de lo habitual. Era difícil filmar en aquellos baños porque no había suficiente luz”.La crueldad no sólo se da en los bosques, en las cámaras de gas también en las imágenes. WillyWist es una pieza más de este mecanismo de relojería de terror, humillación y muerte. Cuandolos cámaras son sorprendidos rodando, el propio Willy Wist en el corte 1:14:40, no muestranmalestar o disgusto, ni siquiera compasión. Se sienten a salvo. Tienen el poder. Las SS lescubren las espaldas. Por otro lado, ¿qué debían temer? Da la impresión de ser unos turistas enpasan unos días de diversión en Varsovia filmando a unas personas enjauladas en una galeríade los horrores. Ni Dante en la Divina Comedia podía haber imaginado un escenario parecido enel Infierno. Durante el interrogatorio es evasivo. Distante, e incluso juega con las preguntas yomite información. No conoce a su superior. No ha oído hablar de Auerswald. No da el nombrede los cámaras que le acompañaban. ¿Por qué decide destruir después de la guerra todo elmaterial de filmación? ¿Qué tenía que esconder? ¿La indiferencia, la crueldad, la impiedad,hacia unas personas que sufrían día a día y que morían en las calles? En el restaurante Szulc,en el Teatro Nuevo Azazel. - “¿Durante la filmación, realmente no sabía que en un futuro próximo se quería aniquilar a la población judía? - Puedo decir con toda claridad que entonces no era consciente del destino espantoso que les esperaba a los judíos de Varsovia. De los planes para exterminar a los judíos en Treblinka. Sólo tuve noticia después de la guerra”.Esto no es creíble. Treblinka no era desconocida para los judíos, menos aún, para un cámara delServicio de Propaganda del Tercer Reich. Y continúa: - “Durante la filmación del gueto de Varsovia, tuve la oportunidad de hablar a menudo con judíos que habían sido enviados allí desde Alemania. De aquellas conversaciones me llevé la impresión de que tenían una gran esperanza. Ellos contaban con el hecho de que los reasentarían en Madagascar o en algún otro lugar. Ellos veían su estancia en Varsovia como una cosa temporal. Estoy completamente convencido de que entonces no tenían ninguna sospecha de su verdadero destino. Aunque en lo referente a la nutrición de la población, en aquella época, las condiciones eran espantosas. Yo jamás pensé, ni de lejos que aquellas personas serían asesinadas sistemáticamente”.TreblinkaTreblinka, el último y más mortífero de los campos de la “Aktion Reinhardt” había sido construidoal nordeste de Varsovia, cerca de la línea de ferrocarril Varsovia-Bialystock, en un terrenoarenoso que se extendía hasta un recodo del río Bug. La estación más cercana era Malkiniadesde donde una vía única conducía hasta el campo. El primer campo o “inferior” se extendía enla zona de mayor tamaño; incluía el lugar de reunión y en el cual desnudarse y, más lejos,talleres y barracones. El segundo o campo “superior” estaba separado del primero por unaalambrada y unos espesos setos de follaje que impedían la observación no deseada. Un robustoedificio de ladrillo ocultaba las tres cámaras de gas unidas a un motor diésel por un sistema detuberías (se añadiría un edificio de mayor tamaño con diez cámaras de gas en octubre de 1942).
  13. 13. 13Como en Chelmno, Belzec o Sobibor, al llegar los deportados tenían que desnudarse y dejartodas las ropas y objetos de valor para las cuadrillas de selección. Desde aquí, las victimas eranconducidas hasta las cámaras de gas por el “camino del cielo” (Himmelstrasse), un estrechocorredor también oculto a los alrededores por unas gruesas ramas. Un letrero indicaba: “A lasduchas”. El SS-ObersturmführerRichard Thomalia estuvo a cargo de la construcción del campo.El doctor Irmfried Eberl, especialista en eutanasia, fue nombrado primer comandante y el 23 dejulio de 1942, empezó el exterminio. Según el testimonio del SS-Unterscharführer Hans Hingst:“La ambición del doctor Eberl era alcanzar el número más elevado posible y superar los demáscampos. Llegaban tantos transportes que ya no se podía manejar el desembarco y el gaseadode la gente” (Yitzhak Arad, Belzec, Sobibor, Treblinka: The Operation Reinhardt Death Camps.Bloomington, 1987, pp. 40-42).Al cabo de unos días Eberl perdió completamente el dominio de la situación. A finales de agostounos 312.000 judíos, sobre todo de Varsovia, pero también de los distritos de Radom y Lublin,habían sido gaseados en el nuevo campo. La incompetencia de Eberl se vio agravada por unacorrupción muy extendida. El dinero y los artículos de valor que poseían las víctimas acabaronen los bolsillos del personal del campo y también en los de los colegas del comandantededicados a la eutanasia en Berlín. En agosto, cuando Globocnik se enteró de la situación enTreblinka, viajó hasta el campo con Wirth y Josef Oberhauser. Eberl fue relevado. Stangl, elcomandante de Sobibor, se haría cargo de todo en septiembre. En sus entrevistas en prisión conSereny, Stangl describió su primera visita a Treblinka, cuando Eberl todavía estaba al mando:“Fui en coche hasta allí con un chófer de las SS. (…) Se olía a kilómetros de distancia. Lacarretera discurría junto a las vías del ferrocarril. Cuando estábamos a unos quince o veinteminutos en coche de Treblinka empezamos a ver cadáveres junto a la vía. Primero dos o tres,luego más, y al llegar a la estación de Treblinka había centenares, allí tirados y, obviamente,llevaban días así, al calor. En la estación se encontraba un tren lleno de judíos, algunos muertos,otros todavía vivos; ésos parecía que también llevaban días allí. (…) Cuando entramos en elcampo y salimos del coche en la explanada, me hundí hasta las rodillas en dinero; no sabía hacadónde ir, adónde dirigirme. Iba vadeando billetes, monedas, piedras preciosas, joyas, ropas… Elhedor era indescriptible; había centenares e incluso miles de cuerpos por todas partes,descomponiéndose, pudriéndose. Al otro lado de la explanada, en los bosques, sólo a unosmetros de distancia, del otro costado de la alambrada y alrededor del perímetro del campo, seveían tiendas y hogueras al aire libre rodeadas de grupos de guardias ucranianos y chichas(luego supe que eran prostitutas de toda la comarca) emborrachándose, bailando, cantando ytocando música”. (Gitta Sereny, Into that Darkness: From Mercy Killing to Mass Murder, Londres,1974, p. 157). Sereny muestra que, aparte de algunos errores en las fechas y algunos cambios“tácticos” en la secuencia de los acontecimientos, las descripciones de Stangl fueronampliamente confirmadas durante su juicio y el de diez guardias de Treblinka en Düsseldorf en1964. Entre los documentos aportados en el juicio de 1964, el diario de Hubert Pfoch, que viajóen la misma línea ferroviaria en agosto de 1942, confirmó las muertes y los cadáveres queyacían a lo largo de las vías (Gitta Sereny, op. cit., p. 158-159).El cianuroDespués de treinta días de filmación, el equipo recogió las cámaras y el material de iluminación yse fue. Menos de dos meses más tarde, unos oficiales de las SS se presentaron en el despachodel Jefe del Consejo Judío Czerniaków y le pidieron que elaborara una lista de miles de judíospara que fueran deportados a Treblinka. Seguramente, Czerniaków era consciente de queTreblinka no era otra cosa que una gran fosa común. Al día siguiente, cuando el número dejudíos aumentó de forma clara, Czerniaków tomó el cianuro que guardaba desde el inicio de la
  14. 14. 14guerra. Desde el silencio de su muerte, señalaba a su pueblo que había llegado el fin. Aquelloseran los días en los que se montaba la película de propaganda. Muy pronto quedaría olvidada enlos estantes de los archivos, en latas de un solo título: “El gueto”.La documentación de Oneg Shabbat fue preservada en tres recipientes metálicos para leche.Uno de ellos fue descubierto en 1946 y el segundo en 1950; el restante aún no ha sidolocalizado. Los materiales del archivo y las crónicas escritas por Emanuel Ringelblumconstituyen la más completa y valiosa fuente de información de que disponemos sobre los judíosbajo la ocupación nazi. En marzo de 1943 Ringelblum y su familia escaparon del gueto y seocultaron en la zona no-judía de Varsovia. Durante el Pésaj de ese año retornó al gueto enmedio del levantamiento. Fue deportado al campo de trabajo de Trawniki, pero escapó. Volvió aocultarse junto con su familia pero en marzo de 1944, antes del levantamiento de PoloniaEmanuel Ringelblum y su hijo fueron capturados por los alemanes y muertos a tiros. Su historiaes un ejemplo de la resistencia a un poder abrumador mediante la palabra.

×