Your SlideShare is downloading. ×
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Liza Magun te llama
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Liza Magun te llama

350

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
350
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1LIZA MAGUN TE LLAMAManuel González RiquelmeGHETTOFICHA TÉCNICADIRECTOR: Audrius Juzenas.AÑO DE PRODUCCIÓN: 2006.GUIÓN: Joshua Sobol, basado en la obra homónima de Joshua Sobol.PRODUCTORA: A New Transit Entertainment Production; A Dragon Ciné VIE. Production; ASeansas Production; Apoyado por el Ministerio de Cultura de Lituania. Apoyado por FilmstiftungNRW, WDR, Filmförderung Hamburg.PRODUCCIÓN: Almone Cepiene, Audrius Juzenas, Thees Klahn, Giedrius Guntorius.PRODUCTOR EJECUTIVO: Thees Klahn, Gintautas Dailyda.ASISTENCIA A LA PRODUCCIÓN: Roma GailiuvieneMÚSICA: Anatolius Senderovas.ADDITIONAL DRAMATIC MUSIC: Hans Steingen.DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Jurij Grigorovic.FOTOGRAFÍA: Andreas Höfer BVK.EDICIÓN: Judith Futár-Klanhn BFS.VESTUARIO: Edlé Kvintiené.MAQUILLAJE: Stefanie Birrenbach.CASTING: Palmyra Navickiené.PREMIOS: Nika Awards, 2007, Mejor Film de CIS and Baltics.REPARTO: Gens (Heino Ferch); Kittel (Sebastian Hülk); Haya (Erika Marozsán); Srülik (AndriusZebrauskas); Lina, la muñeca viviente (Margarita Ziemelyté), Weiskopf (Vytautas Sapranauskas);Dessler (Jörg Lamprecht); Kruk (Alvydas Slepikas); Uma (Adrija Cepaite-Palsauskiene); Arntgen(Darius Meskauskas); Timan (Jurgis Domasevicius).Primeras medidas antijudíasLa persecución de los ochenta mil judíos de Vilna se inició el propio día de la llegada de losalemanes a la ciudad. El 24 de junio los alemanes ocuparon Vilna. Las primeras medidas fueron:se prohíbe a los judíos hablar por teléfono; los judíos no tienen derecho a utilizar el transporteferroviario; los judíos tienen prohibido el ingreso a los edificios públicos; los judíos estánobligados a entregar a las autoridades los aparatos de radio que posean; todos los judíosquedan excluidos de la universidad. La ciudad se llenó de carteles en los que se podía leer:“Prohibida la entrada a los judíos”. En El libro negro de Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg,Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2ª edición, enero 2012, p. 541: “El 4 de julio de 1941 se publicóuna orden que establecía lo siguiente: „Todos los judíos, con independencia de la edad o el sexo,deben llevar un distintivo amarillo cosido al pecho y a la espalda. El distintivo consistía en untrozo rectangular de tela de unos diez centímetros de alto por otros tanto de ancho. En el centrodel cuadrado debía figurar un círculo con una estrella de seis puntas. En todas las comisarías depolicía se exhibieron muestras que debían ser emuladas‟. La orden entró en vigor el 8 de julio de1941. Desobedecerla se castigaba con toda severidad”.Ghetto
  • 2. 2Fundido en negro. Créditos. Un búho. ¿El bosque? ¿Ponary? La puerta metálica de un camión“un cuervo negro”, así llamaban a estos camiones de la muerte. Órdenes: “Salgan. Silencio.Disparos… Hombres a la derecha mujeres a la izquierda. Quitaos la ropa. Listos. Fuego”. Ropaque cae a través de una trampilla. Preparado el equipo de clasificación. Todos llevan una estrellaamarilla. Entre la ropa, un osito de peluche. Fotos de niños. Un pasado no muy lejano. Vilna, laJerusalén del Norte disuelta. Otro niño con gafas. Ahora una pareja. Créditos. Un vehículoMercedes se aproxima a la puerta de descarga. El piloto desciende. El grupo sigue clasificandola ropa. Un oficial de las SS irrumpe en la escena. Al instante toma su arma. Se la cuelga alhombro. El objetivo es intimidar. Recorre el lugar detenidamente. Examina las cajas quecontienen distintos objetos: relojes, gafas, carteras, joyas, sombreros. Examina todo el inmueble.Es un teatro. El patio de butacas. Prueba el sonido. Dentro de una maleta, una joven observa aloficial. Es la muñeca muda Lina. Créditos. Un violín. La voz en off. “El 22 de junio de 1941, lastropas alemanas entraron en Lituania. Ocuparon su capital Vilna. En 6 meses, los alemanesasesinaron a más de 55.000 judíos en el bosque de Ponar, cerca de Vilna. 15.000 lograron serpuestos en los guetos „de las siete calles‟”. Siguen los créditos. “Por decisión del Consejo Judíoimpuesto por los alemanes”. Créditos. En el minuto 4, 23 comienza el Primer Acto de la película.Montada como una obra de teatro destinada al celuloide, las escenas son largas, cargadas decontenidos y detalles. La traslación del lenguaje teatral al lenguaje cinematográfico es siempredifícil. ¿Cómo representar un acto, un diálogo, un gesto destinado a la platea de un teatro a unformato en 35 mm? El público del teatro difiere del público de la sala de cine. En el teatro seamplifica la voz, los gestos, la complicidad con el espectador es directa, fresca. El guion estálleno de descansos y respiraciones que en la cinta cinematográfica pasan desapercibidos. Elespectador de teatro capta todo esto y siente cómo se sobrecoge el corazón. Pues bien, nada deesto se ha perdido en la película de Audrius Juzenas, magistralmente dirigida, el directorpresenta una obra de teatro en cine. La síntesis es fantástica. La banda sonora espectacular. Lavoz en off, Haya, que representa la actriz Erika Marozsán, introduce un relato que conduce a unespectáculo que a nadie deja neutral. De modo que da comienzo el Primer Acto.Primer Acto: Bruno KittelEl film no pretende ser una reproducción exacta de los hechos. Bruno Kittel sustituye al asesinoMartin Weiss, que a su vez, había sustituido a Horst Schweinberger. Kittel fue responsable delDepartamento de Asuntos Judíos de Vilna desde junio de 1943. Antes de la guerra fue actor decine y cantante. Después de estallar el conflicto bélico tuvo a su cargo los asuntos judíos enFrancia y Riga. Fue el responsable de la liquidación de los guetos de Riga, Vilna y Kaunas.Tanto en la cinta de Audrius Juzenas como en la obra de Joshua Sobol es el protagonistaprincipal del gueto de Vilna. Como decimos, Kittel era un actor graduado en la Escuela Teatraldel Berlín. La otra escuela del terror la cursó en Fráncfort. Veintidós años, solía acudir losdomingos a un estudio de radio de Vilna para deleitar a sus oyentes con su saxofón. Era el másjoven de sus colegas. Fue a él a quien Rolf Neugebauer confió la liquidación del gueto de Vilnatras descartar a Weiss. La fama de Kittel era conocida en Riga, Lodz o Varsovia. A primera vista,nada anunciaba el asesino que había en Kittel. “Mientras se llevaba a cabo la aniquilación delgueto de Vilna, Kittel pidió que le instalaran un piano en uno de los patios y se sentó a tocarlo.Poco más tarde los „cazadores‟ localizaron a un joven judío escondido en una “malina” y losacaron a rastras hasta el mismo patio. Al ver a Kittel sentado al piano, el pobre muchacho seabalanzó hacia él pidiendo clemencia. Kittel extrajo su revólver con la mano izquierda y ledisparó en la cabeza sin dejar de tocar el piano con la mano derecha” (El libro negro, op. cit. p.577). El cóctel emocional compuesto de sadismo, violencia, impiedad, sensibilidad esmagistralmente interpretado por Sebastian Hülk.
  • 3. 3Hans HingstEl 8 de julio de 1941, llegó a Vilna el recién nombrado Gebietskommisar Hingst. Hans HingstSturmbannführer y Gebietskommisar, fue la máxima autoridad der la administración civil de laciudad ocupada. A Hingst le bastó el primer día en la ciudad para demostrar de lo que era capaz.Las calles Gospitálnaya y Novogoródskaya, habitadas por judíos, fueron objeto de terriblespogromos. Dos asesinos profesionales Schweinberger y Weiss fueron sus máximosresponsables. Se impusieron nuevas normas: los judíos tenían prohibido salir a la calle despuésde las seis de la tarde. Se les prohibía el uso de las aceras, de manera, que tenían que caminarsobre el firme de las calles en fila india y de uno en uno. Las calles Mizkewicz, Zaválnaya,Shirókaya, Sliesárnaya y las plazas de la catedral y la estación de trenes estaban prohibidas. Losalemanes habían instituido dos guetos separados por la calle Nemiétskaya. Al primero, cuyaarteria principal era la calle Rudnítskaya, lo llamaban “Facharbeiter Gueto”. El segundo,organizado en torno a la calle Yevréiskaya fue destinado a los ancianos y las personasconsideradas no aptas para el trabajo. Al principio, nadie percibía ninguna diferencia entreambos guetos.Los alemanes colgaron un cartel sobre las puertas del gueto que avisaba: “¡Atención! ¡Barriojudío! Peligro de infección”. Se prohíbe la entrada a la población no judía”. Los judíos en el guetotenían prohibido asomarse a las ventanas para mirar hacia el exterior del gueto. Todas lasventanas que den al exterior del gueto serán tapiadas o cegadas con alquitrán. Se prohíbe a losjudíos hablar en alemán. Se prohíbe a los judíos hablar de política. Toda conversación o merarelación con un no judío se castiga con el fusilamiento. Se prohíbe a los judíos llevar bigotes.Prohibido comer grasas. Se prohíbe a las mujeres judías pintarse los labios o el cabello.Prohibido rezar. Prohibido estudiar. Como dijimos con anterioridad, todos los judíos mayores deseis años están obligados a llevar una estrella amarilla, tanto en el gueto como fuera de él. Laestrella debe estar firmemente cosida a la ropa y aparecer en la parte izquierda del pecho. Todoslos judíos están obligados a descubrirse ante cualquier alemán que se presente en el territoriodel gueto. Prohibido llevar flores al gueto. Se prohíbe parir a las mujeres judías. Toda parturientaserá privada de la vida junto a la criatura que dé luz”.El Código GotgartEn El libro negro op. cit., p. 543, Grossman y Ehrenburg citan el código. El profesor Gotgart,hombre de confianza de Himmler, redactó el código que constituía un acabado sistema deexterminio masivo de seres humanos explicado en quinientos apartados: “Fusilar a un judío distade significar que se han cumplido las órdenes de Himmler. Los judíos tienen que ser sometidos atorturas antes de acabar con su vida. Mientras mayor sea el tiempo que pasen sometidos atormentos, mejor será la consideración del trabajo del responsable encargado de los mismos. Noexiste disposición alguna que establezca que las ejecuciones de judíos han de ser practicadaspor alemanes. Bien al contrario, es de todo punto deseable que un alemán dirija la ejecución,pero que sean otros quienes la lleven a cabo. Todo el proceso de aniquilación se ha de practicaren secreto. Nadie debe conocer su existencia parta evitar que los judíos aún vivos puedanintentar esconderse. El “Código” tenía un apartado muy especial: no hay judíos más peligrososen todo el mundo que los judíos de Vilna. Luego, el objeto final no se habría alcanzado sisobrevivía siquiera una docena de judíos en la ciudad. Tener piedad con el enemigo equivalía,lisa y llanamente, a traicionar al Estado alemán”. La sede de la Gestapo de Vilna contaba conuna sala muy singular en la que Gotgart cumplía sus planes bajo la batuta del SturmführerNeugebauer. Rolf Neugebauer, Obersturmführer SS y jefe de la Gestapo en Vilna (IVdepartamento de las SD y la policía), desempeñó su cargo entre febrero de 1942 y octubre de
  • 4. 41943. Más adelante fue trasladado a Kaunas, donde sirvió como jefe de las SD de Letonia y aBudapest.Muy pronto fue creada una Sección de Asuntos Judíos. Paralelamente, al oficial de la GestapoSchweinberger se le encargó la formación de una organización que aglutinara a los nacionalistaslituanos de ascendencia alemana. Deseosos de llevar a cabo su misión, Schweinbergerestableció su oficina en el número 12 de la calle Vilna, donde ya funcionaba la organizaciónYpatingas Büris, más conocida como “Ypatinga”, esto es, “Los elegidos”. El oficial alemán dividióa los miembros de la organización en dos grupos: uno se le encargó dar caza a los judíos; alotro, liquidarlos.La población judía se dividió en dos grupos: los trabajadores y los que se ocultaban en las“malinas”. Cuando los cazadores capturaban a un judío perteneciente al segundo grupo loconducían a la prisión Lukishk, era el turno de Schweinberger. Antes les ordenaban llevarconsigo una toalla y una pastilla de jabón.En la sede de la “Ypatinga” se abrió un fichero que contenía fichas con el nombre, el apellido, ladirección y el año de nacimiento de cada judío capturado y conducido a la cárcel. También seconsignaba el nombre del “cazador” que se había cobrado la pieza. En el reverso de cada unade las piezas se anotaban las letras “L” o “P” con lápiz rojo. La letra “L” correspondía a la prisión.La “P” significaba que la persona había sido transferida al campo de exterminio de Ponary. Los“cazadores”·recibían diez marcos por cada judío capturado que acababa muerto.Segundo Acto: Hermann Kruk y la biblioteca StrashunKruk había huido de Varsovia a Lituania unos días después del inicio de la guerra. En la capitalpolaca había sido muy activo en los círculos culturales en Yiddish, donde estaba a cargo de lasactividades culturales del movimiento juvenil del Bund, Zukunft y de la biblioteca central enYiddish (Benjamin Harshav, introducción a Herman Kruk, The Last Days of the Jerusalem ofLithuania: Chronicles from the Vilna Ghetto and the Camps, 1939-1944, Benjamin Harshav, NewHaven, 2002, pp. XL y ss. Citado por Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos 1939-1945,Los años de exterminio, Galaxia Gutemberg, Barcelona, 2009, p. 278). El 22 de junio de 1941 noconsiguió huir. Fatalista, se resignó a quedarse y a ir anotando los acontecimientos quesucedieran. Como escribe el 23 de junio de 1941: “He tomado una firme decisión, me abandonoa la misericordia de Dios; me quedo. Y ahora mismo también tomo otra decisión: si me quedo, sivoy a convertirme en una víctima del fascismo, cogeré la pluma y escribiré una crónica de laciudad. Está claro que Vilna también puede ser capturada. Los alemanes volverán fascista laciudad. Los judíos irán al gueto… y yo lo anotaré todo. Mi crónica tendrá que ver, tendrá que oír,tendrá que convertirse en el espejo y la conciencia de la gran catástrofe y de los tiemposdifíciles” (Kruk, The Last Days pp. 46-47). La biblioteca para el progreso de la Ilustraciónocupaba un edificio de la calle Strashun desde mucho antes de que estallara la guerra. Cuandolos judíos fueron encerrados en el gueto se encontraron la biblioteca en un estado calamitoso.Había cientos de volúmenes tirados por las aceras. Kruk se dedicó con mimo a la restauraciónde la biblioteca. “El 10 de septiembre de 1941, la biblioteca reanudó su servicio de préstamo.Tres mil personas fueron sacadas del gueto de Vilna el 1 de octubre de 1941. Las llevaban a lamuerte. El 2 de octubre, el servicio de préstamo de la biblioteca sirvió trescientos noventa libros.Los días 3 y 4 de octubre tuvo lugar una horrible matanza en el segundo gueto, pero el 5 deoctubre la biblioteca entregó cuatrocientos veintiún libros en préstamo. En noviembre de 1941, elnúmero de habitantes del gueto había descendido en un 40 % y, sin embargo, el número delibros tomados en préstamo ascendió en poco menos de un tercio. Según los registros de la
  • 5. 5biblioteca, las novelas y la literatura infantil gozaban de la mayor demanda. En noviembre de1942, apenas un año y poco de la desaparición del segundo gueto, el número de libros tomadosen préstamo superó los 100.000 ejemplares. La biblioteca celebró esa cifra redonda con unavelada en la que se otorgaron regalos al primer y el último usuario del servicio de préstamo” (Ellibro negro, op. cit. pp. 583-584). Kruk también escribe sobre este acontecimiento: “En noviembrela biblioteca del gueto ha pasado de la cifra de cien mil libros distribuidos a los lectores. A causade este hecho, la biblioteca está organizando un gran acontecimiento cultural, que tendrá lugaren el Teatro del Gueto el domingo 13 de este mes [diciembre] a mediodía. En el programa:inauguración por G. Yashunski, bienvenida por parte del jefe del gueto [Gens] escritores, círculoscientíficos, profesores y el Club de la Juventud. El doctor Tsemakh Feldstein hablará del „Librodel martirio‟ y luego habrá una conferencia de H. Kruk, „Cien mil libros en el gueto‟. La segundaparte será un concierto de palabras y música. El final: la distribución de libros de regalo al primerlector del gueto y al lector más joven de la biblioteca” (Kruk, The Last Days, op. cit., pp. 421-422).Tercer Acto: El teatroDespués de que en el verano y otoño de 1941, la mayoría de la población judía de Vilna hubiesesido asesinada, a principios de 1942 se inició un período de tregua que duraría unos dieciochomeses. Kruk y Rudashevski intentaban registrar el día a día en la vida del gueto. ¿Debíapermitirse que hubiera un teatro en el gueto? En nuestro film, Kittel se propone reabrir el teatro.En el gueto de Vilna funcionó un teatro. Jacob Gens propone a Srülik la dirección del mismo:“Los alemanes nos han dado permiso para abrir el teatro. Actuemos antes de que cambien deparecer. Tú vas a dirigirlo. Toma papel y lápiz. Hazme una lista de todo lo que necesitas.Preséntate mañana a las 7,30 en mi oficina con la lista”. “No es el momento para representar unaobra” –afirma Srülik. “Exactamente es el tiempo justo” –responde Gens. “Jacob han muerto aquímiles de judíos. ¿Cómo podemos actuar aquí?” –advierte el actor. La apertura del teatrosignificaba permisos de trabajo para actores, músicos, directores de escena. Un permiso detrabajo significaba una garantía de vida. La inauguración del teatro fue objeto de polémica. Krukque era un moralista en la tradición bund-socialista, se sentía incómodo. El 17 de enero de 1942,consignaba en su diario: “Hoy he recibido una invitación formal de un grupo fundador de artistasjudíos del gueto anunciando que el domingo, 18 de enero, se celebrará la primera velada delcírculo artístico local, en el auditorio Real Gymnasium de la calle Rudnicka, número 6. Me hesentido ofendido por todo este asunto, y no digamos por la velada festiva. En todos los guetosuno se puede divertir y cultivar el arte ciertamente es algo bueno. Pero aquí, en la triste situacióndel gueto de Vilna, donde sólo quedan 15.000 de los 76.000 judíos de Vilna… aquí, en estemomento, esto es una vergüenza. Una ofensa a todos nuestros sentimientos. Como sabemos, laauténtica impulsora de esta velada es la policía judía. Además al concierto vendrán unosinvitados importantes: los alemanes. Lyuba Bewicka, la brillante cantante alemana, incluso estáintentando tener „a mano‟ algunas canciones judías, por si acaso, Dios no lo permita, algúnalemán se las pide. No se puede hacer teatro en un cementerio. El movimiento laboralorganizado judío [el Bund] has decidido responder a la invitación mediante el boicot. Ni uno solode ellos irá al concierto de los „cuervos‟. Pero las calles del gueto están llenas de panfletos:„Sobre el concierto de hoy. ¡No se hace teatro en un cementerio!‟. La policía y los artistas, sedivertirán ellos solos y el gueto de Vilna seguirá de luto” (Herman Kruk, The Last Days, op. cit.,pp. 173-174, citado por Saul Friedländer, Los años de Exterminio p. 511). Finalmente, se abrió.El joven Viskind fue su director. Marta Bernstein, una célebre pedagoga de Vilna se hizo cargode la dirección artística. “¿Qué palabras debíamos utilizar para acercarnos a nuestrosespectadores sin profanar o violar el duelo de todo un pueblo? ¿De qué medios nos podríamosservir para ganarnos los corazones del gueto, devolver a sus conciencias la fe en el heroísmoque puebla toda nuestra historia, potenciar sus fuerzas y dirigirlas a la lucha a favor de la vida, a
  • 6. 6favor del porvenir?” (El libro negro, op. cit. p. 581). A pesar de los reparos iniciales del Bund, a lolargo del año 1942 y principios de 1943 en el gueto se desarrolló una intensa actividad cultural:“El número de actos culturales celebrados en marzo de 1942 fue excepcionalmente alto, porquese usaron todas las instalaciones adecuadas del gueto, como el teatro, el gimnasio, el clubjuvenil y hasta las escuelas. Cada domingo tenían lugar seis o siete actos con más de dos milparticipantes”. Sin embargo, la falta de espacio se convirtió en un problema: “A final de mes[marzo del 42], el Departamento de Cultura tuvo que ceder a los judíos que llegaban de fuera dela ciudad un cierto número de instalaciones como el gimnasio, la escuela número 2 y una partede la escuela número 1. Esto afectará enormemente al trabajo de las escuelas, a la división dedeportes y a las asambleas de trabajadores” (informe escrito por G. Jaszunski, jefe deldepartamento cultural del consejo, se reproduce en Lucy S. Dawidowicz (ed.), A HolocaustReader, Nueva York, 1976, pp. 208 y ss.).El teatro es el gran protagonista de la película. Todo gira en torno a él. Jacob Gens creía que elteatro ayudaría a la gente a paliar su desconsuelo. Desde allí, pronunciaba sus discursos yanunciaba sus medidas. Parodias, obras de teatro en yiddish, Zelig Kalmanovitch dirigía la uniónde artistas. Conciertos, el teatro era el corazón de la actividad cultural de Vilna. En esta cinta, elteatro constituye la esencia misma del film. A él se vuelve y de él se sale. El es el origen de latrama y en su escenario se narrará el final. Todo es teatro, farsa, representación pero tambiéndrama, tragedia, realidad, sangre y miseria.Cuarto Acto: Jacob GensEn Vilna se constituyó un primer Judenrat el 4 de julio por orden de Franz Murer. Era un oficialasignado al cuartel general de Neugebauer y cuando el profesor Gotgart abandonó la ciudad, aMurer le tocó ocupar su lugar; la mayor parte de sus miembros estaban entre los judíosasesinados en septiembre. Se nombró un segundo consejo bajo la presidencia de Anatol Fried,sin embargo, la autoridad real estaba en manos de Jacob Gens, el jefe de la policía judía,convertido en jefe del consejo judío en julio de 1942. El 6 de septiembre de 1941 a los judíos quequedaban se les ordenó que se trasladasen al gueto. Así lo describe Kruk: “Han llegado hoy,antes del amanecer y nos han dado una hora para hacer el equipaje y llevarnos todo lo quepodamos. Han venido montones de carros y, justo delante de los propios habitantes, ya que sehabían reunido en el patio, sacaban las últimas piezas del mobiliario de sus hogaresabandonados. El triste destino que supone que te echen de tu casa y te lleven al gueto hadurado horas” (Kruk, The Last Days, pp. 96-99).Un joven diarista Yitskhok Rudashevski, estudiante de Secundaria en Vilna describía el trasladoal gueto: “El pequeño número de judíos de nuestro patio empezó a arrastrar los bultos hacia lapuerta. Los gentiles estaban allí participando de nuestra pena. La gente se ha colocado unosarneses con fardos y los arrastraban por el suelo. Se caen, los fardos se desparraman. Delantede mí, una mujer se doblaba bajo el peso de su carga. Desde el fardo, un hilo de granos de arrozcaía en la calle” (Yitskhok Rudashevski, The Diary of The Vilna GhettoJune 1941-April 1943,editado por Percy Matenko, Tel Aviv, 1973, pp. 31-32). Más adelante: “Los recién llegadosempiezan a instalarse, cada uno en su diminuta fracción de espacio, con sus bultos. Siguenllegando más judíos constantemente. Nos acomodamos en nuestro rincón. Además de nosotroscuatro hay once personas más en la estancia. La habitación está sucia y resulta sofocante. Estáatestada. La primera noche en el gueto. Nos echamos tres juntos encima de dos puertas. Oigo larespiración inquieta de la gente con quien de repente me han unido, gente a la que hanarrancado de golpe de sus hogares, como a nosotros” (Ibid., pp. 32-33).
  • 7. 7Jacob Gens, entre los líderes de la comunidad era atípico en muchos aspectos. Nacido enKovno, luchó como voluntario en la guerra de la independencia de Lituania, después de laPrimera Guerra Mundial, y fue ascendido a rango de oficial. Se casó con una cristiana y era bienvisto por los nacionalistas lituanos (él mismo era sionista de derechas, miembro del PartidoRevisionista de Wladimir Jabotinski). En palabras de Philip Friedman, “sigue siendo un misteriopor qué Gens había aceptado el cargo de jefe de la policía del gueto” (Philip Friedman, Roads toExtinction: Essays on the Holocaust, editado por Ada June Friedman, Nueva York, 1980, pp.365-366, citado por Saul Friedländer, Los años de exterminio, op. cit., p. 577). Su esposa y suhija permanecían en el lado ario de la ciudad. Sentía una obligación moral de aceptar el cargoofrecido por los alemanes. Escribe a su mujer desde el gueto: “Es la primera vez en mi vida quedebo asumir tales deberes. Tengo el corazón roto. Pero haré todo lo que sea necesario por elbien de los judíos del gueto” (Philip Friedman, Ibid.). Durante la selección de finales denoviembre de 1941, Gens consiguió salvar algunas vidas. Su prestigio entre los habitantes delgueto aumentó. Pero a mediados de octubre de 1942, el casi legendario “Kommandant” seenfrentó a un desafío espantoso: ordenar la muerte de judíos. Gens y sus policías fueronenviados a una ciudad cercada, Oszmiana, donde se había reunido a unos mil cuatrocientosjudíos para su exterminio. El jefe de policía negoció con los alemanes, que finalmente accedierona matar sólo a cuatrocientos. Los hombres de Gens y algunos lituanos llevaron a cabo lasejecuciones. Se había corrido el rumor en el gueto sobre esta operación, mientras los policías seponían en camino. El joven Rudashevski escribió el 19 de octubre: “Los judíos se han manchadolas manos con el trabajo más sucio y más sangriento. Sencillamente, desean reemplazar a loslituanos… Todo el gueto es un clamor por esta partida [de los policías judíos a Oszmiana]. ¡Quégrande es nuestra vergüenza, nuestra humillación! Los judíos ayudan a los alemanes en suterrible y organizado exterminio” (I. Rudashevski, The Diary of the Vilna Ghetto, op. cit., pp. 70-71). Pero Rudashevski se equivocaba. Los habitantes del gueto aceptaron el razonamiento deGens: salvar a algunos sacrificando a otros.El 28 de octubre Kruk consignaba en su diario: “Latragedia es que el público aprueba fundamentalmente la actitud de Gens. El público cree quequizás esto ayude de verdad” (Kruk, The Last Days, op. cit., p. 389). No sólo fue la poblacióncorriente la que apoyó la decisión de Gens: el 27 de octubre el muy respetado fundador del YIVOy lingüista Zelig Kalmanovitch (el director de la Unión de Artistas) anotaba en su diario: “El rabino[de Oszmiana] decretó que había que entregar a los más ancianos. Ancianos que pedían que selos llevasen a ellos; si los extranjeros [los lituanos o los alemanes] hubiesen hecho el trabajo,habría habido más víctimas y se habrían robado más propiedades” (Y. Arad, Y. Gutman y A.Margaliot (eds.), Documents on the Holocaust: Selected Sources on the Destruction of the Jewsof Germany and Austria, Poland and the Soviet Union, Jerusalén, 1981, p. 445). No está claro aqué se refiere Kalmanovitch, si estaba recogiendo los argumentos de Gens o estaba reflejandosu propio ánimo. Pero escribió después en noviembre de 1942, esta vez en otra acción ordenadaa Gens en Swieciany: “En realidad, no somos inocentes en ningún caso. Hemos compradonuestras vidas y nuestro futuro con la muerte de decenas de miles. Si hemos decidido quedebemos continuar con esta vida a pesar de todo, entonces debemos llegar hasta el final. QueDios misericordioso nos perdone. Ésta es la situación y no se halla en nuestras manoscambiarla. Por supuesto que las almas delicadas no pueden soportar tales actos, pero laprotesta del alma no tiene más valor que el psicológico, y no existe valor moral en ello. Todo elmundo es culpable, o mejor dicho, todos somos inocentes y santos, y sobre todo aquellos queemprenden acciones reales, que deben sobreponerse a su espíritu, que deben sobreponerse ala tortura del alma, que liberan a otros de esa tarea y salvan sus almas del dolor” (Y. Arad, Y.Gutman y A. Margaliot,op. cit., p. 446).Ponary
  • 8. 8La víspera del Yom Kippur, el 21 de septiembre de 1942, partió el último transporte paraTreblinka del gueto de Varsovia con 2.196 judíos. En Vilna se organizó un servicio de plegariasoficial en el vestíbulo del teatro del gueto, con un solista y un coro. Asistieron Gens y todos losfuncionarios. Kruk anotaba: “Después de Kol Nidre, Tsemakh Feldstein anunció que hablaría elseñor Gens. Gens dijo: „Empecemos por un kaddish por aquellos que se han ido. Hemos pasadoun año malo; roguemos a Dios que el año próximo sea más fácil. Debemos ser duros,disciplinados e industriosos‟. Al principio del discurso de Gens se oyó un gran lamento. Era elaliento de Ponar, de la muerte de los niños, mujeres y hombres que nos fueron arrebatados.Hasta Gens se sintió hondamente conmovido” (Kruk, The Last Days, op. cit., pp. 360-361).Ponary es una localidad situada en la carretera de Grodno a siete kilómetros de Vilna.Tradicional enclave de casas de recreo, a su derecha transcurre el río Vilia. Ponary siempre fueconocida por su carácter pintoresco. Grossman y Ehrenburg anotan que Adam Mickiewitz cantósu belleza en hermosos versos. Se dice que Napoleón manifestó su deseo de cargar con Ponaryen brazos y trasladarla a Francia. También a los alemanes les encantó la localidad. A la derechade Ponary había una carretera por la que resultaba muy cómodo traer a las víctimas. A laderecha se extendía la línea de ferrocarril que unía Vilna con Varsovia. Apenas 250 metrosseparaba el trazado ferroviario de la localidad, una distancia que los alemanes salvaronprolongando los rieles hasta el borde mismo de las zanjas. Cuando empezaron las ejecuciones,la sola mención de Ponary infundía una intensa sensación de horror en la población, losalemanes imprimieron un mapa de la comarca que ignoraba la existencia de Ponary. En el puntodonde debía figurar la localidad aparecía una leyenda impresa con tinta verde: “Bosques”. Eracomo si Ponary hubiera sido borrado de la faz de la tierra.En 1940 y 41 el gobierno soviético excavó en Ponary grandes zanjones destinados a albergardepósitos de combustible, pero debieron evacuar el lugar antes de completar el proyecto.Cuando llegaron los alemanes utilizaron estos zanjones para el asesinato masivo de los judíosde Vilna y su zona circundante, de prisioneros de guerra soviéticos y de otros enemigos de losnazis. Las víctimas llegaban a Ponary en grupos de centenares o miles, a pie, en camiones y entrenes y luego eran asesinados a balazos por guardias de las SS, policías alemanes ycolaboracionistas lituanos.Una orden llegó de Berlín, cuando el número de víctimas asesinadas en Ponary superó cien mil.Había que incinerar todos los cadáveres. Paralelamente, se recibió en la ciudad un protocolopara llevar a cabo la incineración. Los alemanes sabían de la proximidad del frente. Queríanborrar las huellas de sus horribles crímenes. La fuerza de trabajo para realizar aquella macabraempresa la fue a buscar Weiss a las muchas cárceles de Vilna. En ellas seleccionó a loshombres que se llevó a Ponary. En total fueron seleccionados ochenta hombres. De ellos,setenta judíos, nueve prisioneros de guerra rusos y el último era un joven campesino polaco deLesnik. Aquellos hombres incineraron cincuenta mil seiscientos ochenta cadáveres, apenas lamitad de las víctimas de Ponary. Isaak Dogum fue uno de los pocos hombres que sobrevivierona aquel infierno. Suyo es el siguiente relato que Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg recopilan en Ellibro negro pp. 644-646: “Primero abrimos la fosa donde estaban enterradas las víctimas de los„cazadores‟. Estaba a unos ciento cincuenta metros de la carretera de Grodno. Supimos que loscadáveres correspondían a la gente asesinada en aquella época por la presencia de toallas yjabón junto a cada cadáver. Todos los fusilados eran hombres jóvenes y llevaban estrellas decolor amarillo y la letra „J‟ cosida a la ropa. La mayoría de ellos tenía las manos atadas a laespalda y los ojos vendados. Llegamos a contar unos diez mil en la fosa. Unos quinientos eranprisioneros de guerra. También encontramos sacerdotes. (…) La segunda fosa contenía lasvíctimas de la masacre del 1 de septiembre de 1941: hombres, mujeres y niños. La mayoría de
  • 9. 9ellos llevaba aún las llaves de sus casas. En total la segunda contenía nueve mil quinientoscadáveres. La tercera fosa común correspondía al período en que fue liquidado el segundogueto, es decir, noviembre de 1941. Les habían disparado en la nuca. Esa fosa contenía diez milcuatrocientos cadáveres. Los niños no presentaban heridas de bala. Las lenguas salidas de susbocas permitían adivinar que habían sido enterrados vivos. La cuarta fosa común, la más grandecontenía veinticuatro mil cadáveres. La mayoría eran víctimas del período conocido como el de„los certificados amarillos‟. No todos eran judíos. También había sacerdotes, monjas, polacos,algún alemán con uniforme del ejército y muchos prisioneros de guerra soviéticos. La quintafosa, ubicada muy cerca de la entrada de Ponary, contenía los cadáveres de tres mil quinientasmujeres y niños. Todos estaban desnudos y habían sido disparados en la nuca. La sexta fosaguardaba cinco mil cuerpos, todos ellos desnudos. Los cincuenta y un presos políticos retenidosen la prisión de Lukishk descansaban en una fosa separada. Alcancé a reconocer entre ellos ami cuñado Samuil Shatz. Otras dos fosas contenían los cadáveres de la llamada „AktiondeKaunas‟ que tuvo lugar el 5 de abril de 1943. Se trataba de mujeres y niños. Todos los cuerposestaban desnudos. Por último, había tumbas frescas en las que descansaban quienes fueronasesinados durante la liquidación del gueto, incluidas las personas ocultas en las „malinas‟.Mientras trabajábamos en Ponary, nos tocó ver a grupos de gente traídas de repente para serfusiladas. Así, en una ocasión vimos a cuatrocientos judíos de Vaivari; en otra, a treinta ocuarenta polacos y quince gitanos. (…) Un día ocupado en la incineración de cadáveres, metropecé de repente con mi familia: mi mujer, mi madre, mis tres hermanas y dos sobrinos.Reconocí a mi esposa gracias a un medallón que le había regalado yo mismo el día de nuestromatrimonio. Las dos minúsculas fotografías que guardaba el medallón ardieron en las llamas dela incineración”.En el film, Haya es perseguida por Dessler a las afueras de Vilna. De pronto, una columna deancianos, mujeres y niños se dirigen a una de las zanjas del bosque de Ponar. Es la matanza deOszmiana. La voz en Off: “Lo que me ayudó a continuar fue la esperanza de que el Ejército Rojoentrara y liberara el gueto… mientras estuviéramos vivos para verlo”. El tibio riachuelo refleja alas personas que andan lentamente. Meros reflejos. Una anciana en el suelo pregunta por susllaves. También pregunta por su hijo. El policía le ayuda a levantarse y la conduce al lugar dondeserá ejecutada. Cinco lituanos preparados para el fusilamiento. Cargan los fusiles. Haya loobserva todo desde la distancia. Fundido en negro.Quinto Acto: Abba KovnerUno de los primeros en captar el significado de las masacres de Vilna fue Abba Kovner, deveintitrés años, poeta y miembro del Hashomer Hatzair, que se escondía en un monasteriobenedictino cerca de la ciudad. Encontró las palabras y los argumentos que convencieron a unnúmero creciente de sus compañeros, los miembros del movimiento juvenil. Si su interpretaciónera correcta, los judíos tenían que morir con dignidad. El único camino era la resistencia armada.A Kovner se le pidió que escribiera una proclama que se leería en la reunión de miembros detodos los movimientos juveniles del gueto. En diciembre del 41, ya que al final se menciona elcontraataque soviético ante Moscú, Rudashevski anotaba en un momento dado. Cabe destacarla coincidencia entre el diarista de catorce años y el poeta Kovner de veintitrés: “Siento quesomos como ovejas. Nos asesinan a miles y estamos indefensos. El enemigo es fuerte, hábil,nos extermina de acuerdo con un plan, y nosotros estamos desalentados” (Rudashevski, TheDiary of the Vilna Ghetto, op. cit., p. 46). La asamblea tuvo lugar bajo el disfraz de la celebraciónde Año Nuevo, reunió a unos doscientos cincuenta hombres y mujeres jóvenes en la EscuelaPública de los Pioneros, en el número 2 de la calle Straszun, el 31 de diciembre de 1941. Allí,Kovner leyó el manifiesto que se iba a convertir en el primer llamamiento a la resistencia armada
  • 10. 10judía: “¡No permitiremos que nos sacrifiquen como ovejas en un matadero! ¡Jóvenes judíos! ¡Noos dejéis engañar por quienes intentan sembrar la confusión! De los ochenta mil judíos quevivían en Vilna apenas veinte mil quedan hoy con vida. (…) Ni una sola de las personas forzadasa salir del gueto regresará jamás, porque todos los caminos que salen de la Gestapo conducen aun único destino: Ponary. Y decir Ponary es decir muerte. Ponary no es un campo deconcentración. Es un lugar de ejecución. Hitler se ha propuesto la aniquilación de todos losjudíos de Europa y a nosotros nos correspondió el primer turno en la fila. ¡No permitiremos quenos sacrifiquen como ovejas en un matadero! Es cierto que somos débiles y no podemos contarcon la ayuda exterior, pero la única respuesta digna que podemos darle al enemigo tiene unnombre claro: ¡Resistencia! ¡Hermanos! Es preferible morir como combatientes libres que vivir delas migajas de los asesinos. ¡Luchemos hasta el último aliento! Gueto de Vilna 1 de Enero de1942” (El libro negro, op. cit., p. 597). El llamamiento de Kovner condujo a la creación de laprimera organización de la resistencia judía en la Europa ocupada, la FPO (FereynegtePartizaner Organizatsye, Organización de los Partisanos Unidos). Ésta congregó a judíosjóvenes de los más diversos entornos políticos, desde comunistas hasta sionistas de derechasde Betar.En la película, apenas se alude a la resistencia. Sólo un acto. En el mismo se rinde homenajeallevantamiento del gueto de Varsovia que tuvo lugar entre el 19 de abril al 16 de mayo de 1943,apenas un mes. El público ondea las banderas rojas de la Internacional Comunista. Pero la cinta,como dije al principio, no pretende ser un relato histórico. El acto se convierte en un juicio aDessler el jefe de la policía del gueto que había sustituido a Gens que ahora asumía lapresidencia del Judenrat. No se menciona a Abba Kovner aunque se canta el himno a lospartisanos compuesto por Hirsch Glik, natural de Vilse asesinado por campesinos cuando teníaveinticinco años. Tampoco se menciona al comandante Itzik Wittenberg. La escena es lasiguiente: Gens dispara al aire. Asume la responsabilidad por la Aktion en Oszmiana. Volvemosal argumento anterior citado más arriba. “Yo tomo la responsabilidad completa por Oszmiana. Yodi la orden de que se realizase este horrible trabajo. ¿Creen que soy un traidor? ¡Díganlo! Loúnico que me importa es poder salvar la mayor cantidad de judíos que pueda”. “Debería dartevergüenza. ¡Traicionaste el honor de los judíos!” –afirma alguien del público. “Traté de salvar lasangre judía, no el honor judío. Los alemanes querían dos mil judíos, yo les di 406 judíosancianos, enfermos. Nada lo puede justificar ¡lo sé! Su sangre está en mis manos. Podríahaberme lavado las manos. Les hubiera dicho: „Sírvanse cuantos gusten. Hubieran tomado2000, 3000, 4000‟” -alega Gens. El público se retira arrojando las banderas. “¡Sí, sí, váyanse!¡Corran! ¡Lávense las manos con el agua de sus opiniones! ¡Vayan, salven a sus santos!Sobrevivieron, mantuvieron su conciencia limpia… inmaculada”. Gens se va quedando solo en elteatro. Uma lo mira con compasión. “Mientras yo, Jacob Gens huelo la inmundicia, mis manosestán emanando sangre. Quisiera enfrentarme a la justicia judía, quisiera que me juzgaran. Yodigo haré lo posible para salvar a los niños que pueda. Para liberar a algunos tuve que mandar aotros a la muerte. Lo hice con mis propias manos. Fue mi decisión. Para ti” –dirigiéndose a Uma.“Para mantener tu conciencia limpia tuve que meter inmundicia en la mía. ¿Una conciencialimpia para Jacob Gens? Despertar de un sueño ¿Podría? –se pregunta Jakob Gens. Planopicado sobre el escenario. Gens, Uma, las banderas rojas por el suelo. El presidente del ConsejoJudío abandona solo el escenario.Acto Final: Itzik WittenbergA principios de 1943, la situación en Vilna había sido bastante pacífica. El 15 de enero Gensaludió de manera indirecta a esa situación en un discurso conmemorativo del primer aniversariodel teatro del gueto: “¿Cómo surgió la idea? Sencillamente para dar a la gente la oportunidad de
  • 11. 11escapar a la realidad del gueto durante unas pocas horas. Eso es lo que hemos conseguido.Éstos son días oscuros y duros. Nuestro cuerpo está en el gueto pero nuestro espíritu no ha sidoesclavizado. (…) Antes del primer concierto decían que no debía haber conciertos en uncementerio. Y es verdad, pero toda la vida ahora no es más que un cementerio. Que el cieloimpida que dejemos que nuestro espíritu se hunda. Debemos ser fuertes de espíritu y cuerpo.(…) Estoy convencido de que la [vida] que se está desarrollando aquí y la [fe] judía que arde ennuestros corazones serán nuestra recompensa. Estoy seguro de que llegará el día en que lafrase „¿Por qué nos has abandonado?‟ pasará, y que viviremos para ver tiempos mejores. Megustaría creer que estos tiempos vendrán pronto, mientras nosotros vivamos” (Arad, Gutman yMargaliot, Documents on the Holocaust, op. cit., p. 450. Citado por Saul Friedländer, Los años deExterminio, op. cit., p. 695).En abril, hubo un pogromo. Durante los primeros días del mes, los alemanes reunieron a variosmiles de judíos de los guetos pequeños del distrito de Vilna bajo el pretexto de enviarlos aKovno. En lugar de Kovno fueron enviados a Ponar y los mataron. Los asesinatos sembraron elterror entre los habitantes del gueto. El 5 de abril escribía Rudashevski: “Hoy nos han llegadonoticias terribles: 85 vagones de ferrocarril llenos de judíos, unas cinco mil personas, no fueronllevadas a Kovno, sino transportadas por tren a Ponar, donde las fusilaron. Cinco mil nuevasvíctimas de sangre. El gueto ha quedado profundamente conmovido, como si le hubiese caídoun rayo. La atmósfera de muerte ha sobrecogido la gente. Ha empezado otra vez. (…) La gentese siente como si estuviera enjaulada. Al otro lado acecha el enemigo, que se está preparandopara destruirnos de una manera sofisticada y planificada como ha demostrado la matanza dehoy” (Rudashevski, The Diary of the Vilna Ghetto, pp. 138-139).El 16 de junio Kruk consignaba en su diario: “Aquí en el gueto reina el buen ánimo. Todos losrumores de liquidación han desaparecido por el momento. La rápida construcción y expansión dela industria del gueto ha seguido en las últimas semanas. (…) Ayer, el comisario de distritoHingst y Murer visitaron el gueto. Ambos quedaron muy satisfechos y se „divirtieron‟ con losrepresentantes del mismo. El gueto respiró, lleno de alivio. Pero nos preguntamos ¿por cuántotiempo?” (Kruk, The Last Days, p. 566). La anotación de Kruk en su diario, fue la calma queprecedió a la tormenta porque el 21 de junio, Himmler ordenó la liquidación de todos los guetosde Ostland. Los judíos que trabajaban se mantendrían en campos de concentración y loshabitantes innecesarios de los guetos serían evacuados al Este.Los miembros de la FPO no sabían nada de la decisión de liquidación. Para ellos surgía lacuestión siguiente: ¿debía organizarse la resistencia armada en el gueto, o la FPO debía partirhacia los bosques y unirse finalmente a las unidades partisanas soviéticas antes de que lesgolpeasen los alemanes?El propio Gens estaba decidido a que la FPO permaneciese en elgueto, junto a la población que ayudaría a defender a los partisanos y, finalmente, les permitiríahuir. Sin embargo, a finales de junio, mientras los alemanes iban liquidando las pequeñascomunidades que quedaban en la región de Vilna, un número creciente del FPO se desplazó alos bosques contra la voluntad de Gens. A duras penas se evitó el enfrentamiento dentro delgueto.La división se instaló en el seno de la organización partisana. Entre junio y julio de 1943, losmiembros comunistas de la FPO, comandados por Itzik Wittenberg, se distanciaban de Kovner ysus camaradas del sionismo izquierdista (Hashomer Hatzair). El dilema planteado era partirhacia los bosques o quedarse en el gueto. La misión que los partisanos se impusieron fue la delibrar batalla abierta en el momento en que el gueto se enfrentara a la disolución. El momentohabía llegado pero las prioridades judías de permanecer en el gueto chocaban con las
  • 12. 12comunistas de unirse a los partisanos soviéticos. Gens conocía la resistencia pero la tolerabasólo como último recurso con la condición de que no interfiriera su estrategia. Gens habíadecidido que Wittenberg representaba un peligro para sus propios planes (¿cuáles eran susplanes?), así que el 15 de julio, de madrugada, cuando el líder comunista fue invitado por Gens adiscutir la estrategia a seguir, las fuerzas policiales, probablemente lituanas, le arrestaron.Inmediatamente fue liberado por miembros de la FPO. Wittenberg fue a ocultarse en el gueto. Lareacción alemana era previsible, si no entregaban a Wittenberg, la población del gueto seríaexterminada. Ya fuera por la presión de sus camaradas comunistas en sugerir que diera esepaso o porque notaba el miedo de la población y su actitud cada vez más hostil hacia la FPO,Wittenberg accedió a entregarse. Parece que Gens le habría dado una pastilla de cianuro. Otrascrónicas indican que su cuerpo apareció mutilado al día siguiente. Un superviviente quereflexionaba sobre esta historia después de la guerra comentó: “Hoy debemos confesar el errorde la decisión directiva que obligó a Wittenberg a entregarse en sacrificio por los 20.000 judíos.(…) Deberíamos habernos movilizado y luchar”. (Abraham Sutzkever, “Never Say This Is theLast Road”, en L Schwarz, ed., The Road and the Bough, cit. pp. 66-92; cita de la página 90. EnRaul Hilberg, La destrucción de los judíos europeos, Akal, Madrid, 2005, p. 420).El diario de Kruk quedó interrumpido justo antes del “día de Wittenberg”. No es improbable quelas páginas que hablaban de aquello fuesen escondidas o destruidas cuando las fuerzassoviéticas entraron en la ciudad. La “traición de Wittenberg” a manos de sus camaradas nopasaría inadvertida a la NKVD. Kalmanovitch, el filólogo especialista en yiddish opuesto a la FPOy los intentos de resistencia armada, atribuía toda responsabilidad a los revisionistas, mientrasque alababa a Wittenberg por entregarse y quitarse la vida (Zelig Kalmanovitch, Diary in the VilnaGhetto, Tel Aviv, 1977, pp. 114 y ss. Citado por Saul Friedländer, Los años de exterminio, op.cit., p. 697).El 14 de septiembre los alemanes ordenaron a Gens que se presentase en el cuartel general dela Policía de Seguridad. Aunque le habían advertido del peligro y le habían aconsejado quehuyese, decidió cumplirla orden para evitar represalias contra la población. A las seis en puntode aquella misma tarde le fusilaron. El liderazgo de Gens no sólo fue alabado por uncontemporáneo como Kalmanovitch, contra la FPO, sino que años después recibió elreconocimiento de Abba Kovner quien entrevistado por Nathan Alterman, declaró: “Si yo hubieseestado en el gueto, habría estado de parte del Judenrat” (Tom Segev, The Seventh Million: TheIsraelis and the Holocaust, Nueva York, 1993, p. 292).Una parte de los veinte mil habitantes del gueto fueron asesinados en Ponar, otros fuerondeportados a Sobibor y los hombres útiles como Kruk y Kalmanovitch, fueron enviados a camposde trabajo en Estonia. Los judíos que quedaban en el gueto fueron asesinados antes de lallegada del Ejército Rojo. La FPO fue incapaz de organizar ninguna resistencia dentro del guetoposiblemente por la hostilidad de Gens y el liderazgo vacilante de Kovner. Después de algunasescaramuzas menores con los alemanes, unos ochenta miembros de la FPO huyeron de laciudad en varios grupos y se unieron a los partisanos.El 6 de abril de 1943, el día que recoge la masacre de Ponar, mencionado arriba, acaba el diariode Rudashevski. La última línea: “Quizás estemos destinados a lo peor” (Rudashevski, The Diaryof the Vilna Ghetto, op., cit., p. 140). Itzhok y su familia fueron asesinados en Ponar unos mesesdespués.Conclusión
  • 13. 13Sobre el escenario del teatro de Vilna se representó la vida y la muerte. La cinta de AudriusJuzenas, representa esta ensoñación. La realidad superó a la historia. El destino de Vilnius fueexcepcional. El Ejército Rojo liberó Vilna el 13 de julio de 1944. Apenas un año después de ladisolución del gueto. Sólo de dos mil a tres mil judíos sobrevivieron. Su drama es el drama de lahumanidad. La Jerusalén del Norte desapareció. Sus teatros, sinagogas, yeshivas fueronliquidadas.Bruno Kittel desapareció al final de la guerra y nunca más supimos de él. El final esfiel a los hechos. Kittel, después de la masacre en el teatro, toma un abrigo del escenario, arrojasu gorra con la calavera y se coloca un sombrero de civil, con el maletín del saxofón desaparecepor las cloacas de la historia. Liza Magun fue una de las partisanas del FPO. Víspera de laAktion de Oszmiana, Liza consiguió burlar la vigilancia y penetró en su perímetro. Intentóconvencer a los reos de que les esperaba una muerte inevitable. Consiguió organizar variosgrupos armados y abrirles camino hacia la resistencia. Un día, en Vilna, tuvo que acudir a lacomisaría de policía provista de documentación falsa, los agentes de la Gestapo la arrestaron.Fue torturada en los sótanos de la Gestapo pero no consiguieron doblegarla. Consiguió pasaruna nota: “Soy perfectamente consciente de lo que me espera. Y, sin embargo, me cuestahacerme a la idea de que me llevarán a Ponary. Pero estoy tranquila. Envío un saludo a todosmis camaradas. ¿Se sabe algo de Bialystok? Sed valientes. Liza” (El libro negro, op. cit., p. 615).Cara y cruz de la historia. Me pido cara.

×