Filosofía Moderna: Descartes

1,435 views
1,361 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,435
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
237
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Filosofía Moderna: Descartes

  1. 1. 1TEMA 3 FILOSOFÍA MODERNA: DESCARTES Y FRANCIS BACONNOMBRE APELLIDOS“Así, a causa de que nuestros sentidos nos engañan algunas veces, quise suponer que no había ninguna cosaque fuera como las imágenes que ellos nos transmiten de esa cosa. Y como hay hombres que se equivocan alrazonar, incluso en cuanto a las cuestiones más simples de la geometría y cometen en ellas razonamientosfalsos, juzgando que yo estaba expuesto a equivocarme como cualquier otro, rechacé como falsas todas lasrazones que había tomado antes por demostradas. En fin, considerando que todos los pensamientos quetenemos cuando estamos despiertos nos pueden venir también cuando dormimos, sin que haya ninguno que,por tanto, sea verdadero, resolví fingir que todas las percepciones que hasta entonces había entrado en mimente no eran más verdaderas que las ilusiones de mis sueños. Pero enseguida me di cuenta de que, mientrasquería pensar así que todo era falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese algo. Y notando que estaverdad pienso luego existo era tan firme y tan segura que hasta las más extravagantes suposiciones de losescépticos no eran capaces de hacer tambalear, juzgué que la podía recibir sin escrúpulo como el primerprincipio de la filosofía que buscaba.” R. DESCARTES, Discurso del método, IV.RESUMEN DEL TEXTO1º) ¿Cuál es el tema del texto? ___________________________________________________________.Señala las ideas más importantes:1ª) ___________________________________________________________________________________2ª) ___________________________________________________________________________________3ª) ___________________________________________________________________________________4ª) ___________________________________________________________________________________Explica esas ideas:1º)Descartes pone en marcha la duda metódica. Busca una primera verdad que escape a la duda. Por eso,duda primero de los sentidos, pues considera que los sentidos lo han engañado en ocasiones “y es prudente nofiarse por completo de quienes nos han engañado una vez”, quiere escapar del escepticismo más absoluto.Comenta esta idea. ________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________.2ª) La duda alcanza las verdades matemáticas. Se puede dudar de que 2 + 2 = 4 o que los ángulos de untriángulo suman dos rectos. Y si un “genio maligno” astuto y burlador, obnubila mi conciencia”______________________________________________________________________________________________________.3ª) La duda alcanza a la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño. Es un tópico de la época. Calderón lohabía caracterizado en La vida es sueño. Cervantes había representado esta aporía en su más célebrepersonaje, entre la cordura y la locura. El Hamlet de Shakespeare recurre a la locura para destapar la verdad, omejor, desocultar, en términos heideggerianos, si entendemos la verdad como desocultamiento “alezeia”.Descartes recoge un sentir de la época y lo traduce a método. Explica esto. ____________________________________________________________________________________________________________________.4ª) Finalmente, llega al primer principio que busca “pienso, luego soy”. Es el punto de arranque de su filosofía.La duda puede alcanzar al contenido del pensamiento pero no al pensamiento mismo. Dos son sus funciones:1ª) Señala el tipo de proposición verdadera y 2ª) prepara la radical distinción entre alma y cuerpo. Comentaesto último.________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________.EXPLICACIÓN DE DOS NOCIONES PRESENTES EN EL FRAGMENTOLAS MATEMÁTICAS Y LAS VERDADES DE RAZÓNDescartes había cultivado desde su juventud las matemáticas. Si se observa la naturaleza de las verdadesmatemáticas, advertiremos que tienen un carácter completamente distinto de las verdades que se basan porentero en la experiencia. Comparemos estas dos proposiciones: a) todos los perros nacen con dos ojos y b)todos los triángulos tienen tres ángulos. ¿Cómo sabemos que la proposición (a) es verdadera? Sencillamente,por experiencia. Y como tal proposición debe la verdad que encierra a la experiencia que la respalda, la mismaexperiencia puede quitarle ese respaldo. Bastaría que naciera un perro con un solo ojo para que el juiciouniversal dejara de ser cierto. ¿Podría poner en peligro la verdad de la proposición (b)? No, por cierto que sialguien nos dice que George Bush ha descubierto un triángulo con cuatro ángulos, sonreímos ante la
  2. 2. 2ingenuidad del descubrimiento y pensamos que Georgy estaba borracho. No adoptamos igual actitud cuandoBush dice que ha nacido un perro con un ojo. ¿Por qué no prestamos crédito a la primera observación y sí a lasegunda? Porque esta última, debe su verdad a la experiencia y, por tanto, la experiencia puede desmentirla.En cambio, las proposiciones matemáticas no deben su verdad a la experiencia y están inmunes a cualquierdesmentido de la experiencia. Por esto se las ha llamado “verdades de razón”, no dependen de la experienciasino de la razón.Escribe Descartes en el Discurso: “gustaba, sobre todo, de las matemáticas por la certeza yevidencia de sus razones; pero… me extrañaba que, siendo sus cimientos tan firmes y sólidos, no se hubieseconstruido sobre ellos nada más elevado”. Y en las Reglas para la dirección del espíritu: “no podemos adquirirciencia perfecta de todo aquello que sólo da pie a opiniones probables, porque no podemos, sin presunción,esperar de nosotros mismos más de lo que los otros consiguieron. De suerte que, si calculamos bien, sóloquedan entre las ciencias ya descubiertas, la aritmética y la geometría” como las únicas capaces de unconocimiento “cierto e indudable”. Las matemáticas le sirvieron de paradigma en la búsqueda de las primerasverdades absolutamente ciertas y que pudieran servirle de apoyo en la reconstrucción de la totalidad deledificio de las ciencias y la filosofía.EL COGITO Y EL CRITERIO DE VERDAD:El criterio de verdad de Descartes es el de evidencia racional que se caracteriza por dos notas esenciales:claridad y distinción. Las cosas que concebimos clara distintamente son todas verdaderas. Una idea puede serclara sin ser distinta pero no puede ser distinta sin ser clara. Lo contrario de una idea clara es una idea oscura,lo contrario de una idea distinta es una idea confusa. Tenemos ya una proposición absolutamente verdadera.Con esta proposición y los dos instrumentos, Descartes se lanzará a la producción de sus sistema filosófico.Sólo sé que soy pero aun no sé qué cosa soy –dirá Descartes. ¿Qué cosa? Una cosa que piensa (rescogitans). Hemos pasado del pensamiento como actividad a la cosa que piensa. ¿Qué es una cosa quepiensa? Una sustancia. Sustancia es el sujeto inmediato de todo atributo del que tenemos idea real. Hemospasado del pensar como actividad al pensar como sustancia.ALMA Y CUERPO (RES COGITANS Y RES EXTENSA)Descartes definió la sustancia como “una cosa existente que no requiere más que de sí misma para existir”.Pero esa definición si se entiende literalmente sólo se puede aplicar a Dios. A decir verdad, nada excepto Diosresponde a es descripción. Si dejamos a Dios y nos centramos en las criaturas, podemos ver que hay dosclases de sustancias: “Las sustancias creadas, por su parte, sean corpóreas o pensantes, pueden serconsideradas bajo este concepto común; porque son cosas que solamente necesitan del concurso de Dios paraexistir”. Los atributos son los predicados de las cosas. El atributo principal de la sustancia espiritual (alma) es elpensar: pienso, luego soy o existo. ¿Cuál es el atributo esencial de la sustancia corpórea? Tiene que ser laextensión. No podemos concebir la figura o la acción, por ejemplo, sin extensión; pero podemos concebir laextensión sin figura o acción. “Así la extensión en longitud, anchura y profundidad, constituye la naturaleza dela sustancia corpórea”. Estamos ante la concepción geométrica de la sustancia corpórea, considerada apartedel movimiento y la energía. Estos atributos son inseparables de la sustancia. La relación que hay entre lamente y el cuerpo es análoga a la que hay entre el piloto y la nave. La teoría hylemórfica de Aristótelesseñalaba que las cosas se componen de materia y de forma y de que son inseparables como la forma deljarrón del jarrón mismo. De igual modo, San Agustín, afirmaba que el alma y el cuerpo forman una unidadindisoluble. Santo Tomás seguía igualmente a Aristóteles. Alma y cuerpo forman sustancia completa. Descartesempieza a distanciarse de esta tradición. Si yo soy una sustancia cuya naturaleza es pensar y si el cuerpo nopiensa y no está incluido en mi idea clara y distinta de mi yo como cosa pensante, parece seguirse que elcuerpo no pertenece a mi esencia o naturaleza. En ese caso, yo soy un alma alojada en un cuerpo (volvemos aPlatón). Es verdad que si puedo mover mi cuerpo y dirigir alguna de sus actividades, hay al menos una relaciónentre cuerpo y alma, y ésta se comporta respecto a aquél como el motor a lo movido y el cuerpo se relacionacon el alma como un instrumento a un agente. Pensad en el Ferrari de Fernando Alonso. El piloto es el alma yel cuerpo es su vehículo. El vehículo es el instrumento. Necesita del piloto para moverse sin ser el piloto. Deigual modo, Fernando Alonso necesita de su vehículo pero podría prescindir del mismo si se marcha a otra RedBull. “Nada corpóreo pertenece a la esencia del hombre, que es, en consecuencia, enteramente espíritu,mientras que su cuerpo es meramente el vehículo del espíritu; de donde se sigue la definición del hombre comoun espíritu que hace uso del cuerpo”.
  3. 3. 3PENSAMIENTO E IDEASSobre el sentido del término “pienso”: “pensamiento” equivale en Descartes a estado psicológico o vivencia,como se diría hoy. En los Principios de la filosofía, I, 9, escribe: “Entiendo por pensamiento todo lo que ocurreen nosotros cuando estamos conscientes y hasta donde hay en nosotros conciencia de esos hechos. Demanera que no sólo comprender, querer, imaginar, sino también sentir, significan aquí lo mismo que pensar”. Yen las Meditaciones metafísicas II, afirma que una cosa que piensa (res cogitans) es “una cosa que duda,entiende, concibe, afirma, niega, quiere o no quiere, y también imagina y siente”. Como se ve, el término“pensamiento” no tiene en Descartes el sentido restringido que tiene en la actualidad –como actividad exclusivadel entendimiento-, sino que contiene también la vida emocional, sentimental, volitiva. En una palabra, son“pensamientos” todos los estados psíquicos; esto es, lo que se denomina en la actualidad “vivencia”.Descartes habla de descubrir los primeros principios o primeras causas de todas las cosas que son o puedenser en el mundo sin derivarlas de la experiencia. Podemos construirla metafísica y la física por deducción lógicaa partir de un cierto número de ideas innatas implantadas en la mente por “naturaleza” o, como se dice mástarde, por Dios. Todas las ideas claras y distintas son innatas. Y todo conocimiento científico es conocimientode ideas innatas o conocimiento por medio de ideas innatas. Descartes desafía a sus críticos a desmentir lanoción de que “cosas que son iguales a una misma cosa, son iguales entre sí”, tal noción no se deriva de laexperiencia. Otras nociones como aquella de Parménides que “de la nada, nada proviene” tienen su asiento enla mente y nada más. Las ideas innatas son para Descartes formas a priori de pensamiento que no sedistinguen de la facultad de pensar. Descartes se anticipa a Kant y su teoría del a priori. La idea de Dios esinnata. Como la de alma (sujeto pensante) y Mundo (res extensa). Estas ideas se diferencian de las ideas“adventicias”, esto es, ideas confusas causadas por la percepción sensible, como por ejemplo, que el mercurioes más pesado que el plomo) y también se diferencias de las ideas “facticias” que son construcciones de laimaginación (como la idea de unicornio, centauro, elfo, hobbit).DUDA METÓDICAEl filósofo pensó como preliminar de la certeza absoluta, era necesario dudar de todo aquello que se pudiesedudar. “Dado que deseaba ocuparme solamente en la investigación de la verdad, pensé que en eso había dehacer todo lo contrario y rechazar como absolutamente falso todo aquello en que pudiese imaginar la menorduda, a fin de ver si después de eso no quedaría algo en mi creencia que fuese indudable” (Discurso delMétodo, 4). Descartes se propone repensar la filosofía desde el principio.LA DUDA SE EXTIENDE A LA INFORMACIÓN QUE PROVIENE DE LOS SENTIDOSPuedo dudar de todo cuanto he aprendido por medio de los sentidos. “A veces he experimentado que lossentidos eran engañosos y es más prudente no confiar por entero en nada que ya nos haya engañado”(Meditaciones 1). Es verdad que yo no puedo dudar de que explico el tema de Descartes, no obstante esconcebible que “estemos dormidos y que todas estas particularidades, por ejemplo, que abrimos los ojos,movemos la cabeza, extendemos las manos, e incluso que tenemos esas manos, no sean verdaderas”(Meditaciones 1).LA DUDA ALCANZA A LAS PROPOSICIONES MANTEMÁTICASTanto si estoy despierto como si estoy dormido, el radio de la circunferencia es pi por radio al cuadrado y eltriángulo no puede tener más de tres lados, y su área es base por altura. Puedo suponer que “algún geniomaligno tan poderoso como engañoso, haya empleado todas sus energías en engañarme” (Meditaciones 1).Por supuesto, Descartes no pensaba que el recurso del “genio maligno” fuera probable o que hubiera unfundamento positivo para dudar de las verdades matemáticas. Pero buscaba la certeza absoluta.COGITO, ERGO SUM“Pienso, luego soy”. Por mucho que se extienda la duda no puedo extenderla a mi existencia. Porque en el actode dudar se revela mi existencia. Lo mismo había sido ya observado mil trescientos años antes por SanAgustín: “Si me equivoco, existo” (De libero arbitrio, 2, 3, 7). San Agustín no pretende construirsistemáticamente una filosofía sobre esta base: Si fallor, sum, es un ejemplo de verdad indudable que refuta elescepticismo; pero no juega en la filosofía de San Agustín el papel fundamental jugado por el cogito en elsistema de Descartes. La duda es una forma de pensamiento. “Por la palabra pensar entiendo todo aquello delo que somos conscientes como operante en nosotros”. Y aunque la absoluta certeza de mi existencia se mehace máximamente manifiesta en el acto de la duda, Descartes, si bien piensa en el Si fallor, sum, prefiere
  4. 4. 4formular su verdad en la forma no hipotética, cogito, ergo sum. Ésta última es la verdad indudable sobre la quese propone fundamentar su filosofía: “Llegué a la conclusión de que podría aceptarla sin escrúpulos como elprimer principio de la filosofía que estaba buscando” (….) “Esa conclusión, pienso, luego soy, es la primera ymás segura de todas las que se presentan al que filosofa de una manera ordenada”.LAS DEMOSTRACIONES DE LA EXISTENCIA DE DIOS:¿Cuál será la próxima etapa? ¿La existencia del mundo o de Dios? Descartes sustenta el mundo en elconocimiento de Dios. Se explica así que sea un pensador idealista. Distingue tres tipos de ideas: innatas,adventicias y facticias. Descubriremos que la idea de “Dios” es una idea innata, como la de “Yo” y la de“Mundo”. Los tres objetos de la Metafísica que Hume hundirá. Pero no nos anticipemos. Descartes presentatres demostraciones de la existencia de Dios.PRIMERA DEMOSTRACIÓN DE LA EXISTENCIA DE DIOS: SER CAUSA DE LA IDEALa primera es Dios como causa de la idea de Dios, su razonamiento es: si consideramos las ideas comoimágenes que representan cosas, vemos que las que representan sustancias contienen más realidad objetivaque las que sólo representan modos o accidentes. Y las que representan una sustancia infinita más realidadobjetiva que las que representan sustancias finitas. Lo menos perfecto no puede producir lo más perfecto. DiosExiste, pues sólo una sustancia verdaderamente infinita puede ser la causa de la idea de un Ser infinito queencuentro en mí.SEGUNDA DEMOSTRACIÓN DE LA EXISTENCIA DE DIOS: SER CAUSA DE LA EXISTENCIADios como causa de la existencia. Su argumento es el siguiente: no hay duda de que yo existo. Pero si no debomi existencia a Dios, tengo que deberla a) a mí mismo; b) a haber existido siempre; c) a causas menosperfectas que Dios. Bien. Si yo fuese la causa de mí mismo no carecería de perfección alguna, pues me habríadado a mí todas las perfecciones de que tengo ahora y me parecería a Dios. Yo no soy, pues, la causa de mímismo; podemos descartar también la segunda posibilidad. No puedo haber existido siempre, pues si así fuerasería eterno y necesitaría una causa que me produzca, me cree de nuevo, me conserve. La necesidad de unacreación continua permite descartar esta posibilidad; finalmente, ¿acaso deba mi existencia a mis padres o aalguna causa menos perfecta que Dios? Mis padres pueden haber sido tan sólo la causa de mi generaciónfísica, pero no de mi espíritu que es lo que constituye la totalidad de mi yo.TERCERA DEMOSTRACIÓN: EL ARGUMENTO ONTOLÓGICOLa tercera prueba es la del argumento ontológico. La existencia de Dios es inseparable de su esencia, luegoDios existe. Es imposible concebir a Dios sin su existencia. El último paso, es probar la existencia de las cosasmateriales (mundo). Descartes echa mano de la doctrina de la veracidad divina. Tenemos una facultad pasivade recibir o sentir las ideas. Tenemos una facultad activa capaz de producirlas. Esta facultad no puede estardentro de mí puesto que las ideas se presentan sin que yo las produzca. Tal facultad se halla en Dios. Laexistencia de cada una de las cosas y de la totalidad del mundo físico supone la prueba anterior de laexistencia de Dios y la imposibilidad de que Dios me engañe.MUNDOUna vez que se ha demostrado la existencia del yo pensante y la existencia de Dios, falta ahora demostrar laexistencia de las cosas materiales.Para el sentido común, la existencia de las cosas materiales no es unproblema. ¿De qué puede uno estar más seguro que de la existencia del teclado del ordenador, de la propiamano que pulsa la letra, que veo y toco? Lo expuesto sobre la duda cartesiana ha mostrado que tal seguridades sólo aparente. ¿Acaso no padecemos, a veces, alucinaciones? Un hombre al que se le ha amputado unapierna cree sentir dolor en la pierna amputada. ¿Y qué decir de la seguridad que tenemos mientras soñamos,de lo que ocurre durante el sueño y de las dificultades, indicadas por Descartes, de distinguir a ciencia cierta elsueño de la vigilia?Descartes tendrá que echar mano de su doctrina de la “veracidad divina” para tenerseguridad de que las cosas materiales existen efectivamente y no son una mera ilusión. Veamos surazonamiento: hay en mí la facultad pasiva de recibir o sentir las ideas de las cosas sensibles. Esa facultadsería inútil si no hubiera en mí, o en alguna otra cosa, una facultad activa capaz de producir esas ideas. Peroesa facultad activa no puede estar dentro de mí, puesto que tales ideas se han presentado muchas veces sinque yo contribuyera a ello y, a veces, en contra de mi deseo. Es necesario que tal facultad se halle, porconsiguiente, en alguna sustancia diferente de mí. Y tal sustancia sería un cuerpo o Dios mismo. Mas comoDios me ha dado una poderosa inclinación a creer que las ideas que tengo parten de las cosas corporales y
  5. 5. 5Dios no es capaz de engañarme, es patente que no me envía tales ideas inmediatamente por sí mismo. Serán,pues, las cosas corporales las que provocan tales ideas. Por todo lo cual hay que concluir que las cosascorporales existen. Como se ve, la prueba de la existencia de cada una de las cosas y de la totalidad delmundo físico supone la prueba anterior de la existencia de Dios y la imposibilidad de que Dios nos engañe.CONCEPCIÓN DEÍSTA DEL MUNDOTodo sugiere una concepción deísta del mundo. La imagen que se presenta a la mente es la de que Dios, quecrea el mundo como un sistema de cuerpos en movimiento y deja luego que marche por sí mismo. Descartescomo Tomás de Aquino insiste en la creación continua: “Todo el curso de mi vida puede ser dividido en unnúmero infinito de partes, ninguna de las cuales es en modo alguno dependiente de la otra; y así, del hecho deque yo estuviese en la existencia hace un momento, no se sigue que tenga que estar en la existencia ahora(recordemos la radical contingencia de todo lo real como punto de partida de Guillermo de Ockham), al menosque alguna causa en este instante, por así decirlo me cree de nuevo, es decir, me conserve. Es un hechoperfectamente claro y evidente para todos los que consideren con atención la naturaleza del tiempo, que paraser conservada en cada momento que dura, una sustancia tiene necesidad del mismo poder u acción queserían necesarios para producirla y crearla de nuevo suponiendo que ya no existiese. Así, la luz naturalmuestra claramente que la distinción entre creación y conservación es solamente una distinción de razón”(Meditaciones, 3). El tiempo es discontinuo. En los Principios de Filosofía, Descartes dice que el tiempo o laduración de la cosas es “de tal clase que todas sus partes no dependen una de otra y nunca coexisten”. (…)“Todos los momentos de duración del mundo son independientes unos de otros”. Así pues, siendoindependientes todos los momentos de la duración, todos los momentos de mi existencia son discretos eindependientes. De ahí la necesidad de una constante re-creación. Descartes no pensaba que no hubiesecontinuidad en la vida, ni que hubiera una multitud discreta de yoes sin identidad común. Ni tampoco que nohubiese continuidad en el movimiento y en el tiempo. Lo que pensaba era que Dios proporcionaba esacontinuidad mediante su incesante actividad creadora. El universo es visto como dependiente de Dios en todoslos aspectos positivos y en todos los momentos.EL ORDEN DEL SISTEMA FILOSÓFICO DE DESCARTESEl orden que hemos seguido es el mismo que siguió Descartes en sus tres obras metafísicas: Discurso delMétodo, Meditaciones Metafísicas y Los principios de la filosofía. Tal orden es el siguiente: comienzo por laduda metódica, afirmación de la primera verdad “Pienso, luego soy” –derivación de la evidencia como criteriode verdad y demostración de la existencia de Dios y de las cosas materiales. Descartes ha cultivado desde sujuventud las matemáticas. Las matemáticas son verdades de razón. Están inmunes a cualquier desmentido dela experiencia. Se las ha llamado “verdades de razón”. En Reglas para la dirección del espíritu escribe: “Nopodemos adquirir ciencia perfecta de todo aquello que da pie a opiniones probables. De suerte que sicalculamos bien, sólo quedan entre las ciencias ya descubiertas, la aritmética y la geometría”.EL MÉTODO CARTESIANO:El Método cartesiano está inspirado en las matemáticas, si se deja de lado la evidencia como criterio deverdad, obtenemos los siguientes pasos: 1º) dividir las dificultades hasta alcanzar los elementos o naturalezassimples, que se aprehenden por intuición (análisis); 2º) ascender por deducción de los elementos simples alconocimiento complejo (síntesis); 3º) examinar con todo cuidado la cadena deductiva para estar seguro de queno se ha omitido nada no se ha cometido ningún error (enumeración).3. CONTEXTUALIZACIÓNDescartes y Francis Bacon son los dos filósofos que a principios del siglo XVII proporcionan al pensamiento losdos pilares que los sostendrán. Descartes (1596-1650) impulsa la filosofía –y también la ciencia- por el caminode la razón, Francis Bacon (1561-1626) encamina, por el contrario, el pensamiento moderno por la ruta de laexperiencia.DESCARTESFue el tercer hijo de un consejero del Parlamento de la Bretaña. En 1604, su padre lo envió al colegio jesuita deLa Flêche. Permaneció en el colegio hasta 1612. Recibió lecciones de gramática, dialéctica, literatura, química,física, astronomía y matemáticas. Después de breves estudios de derecho en Poitiers (no documentados), eljoven de 18 años se dirigió a París. Probablemente, en este tiempo trabó estrecha amistad con el matemáticoM. Mersenne. En 1618 entró en el servicio militar en los Países Bajos bajo Mauricio de Orange; en 1619 se
  6. 6. 6inscribió como voluntario para la guerra en las tropas bávaras y, bajo J. Tilly, tomó parte en algunas primerascampañas de la Guerra de los Treinta Años. En el cuartel de invierno de Neuburg, junto a Ulm, descubrió “lasbases de la ciencia prodigiosa”. Está fuera de duda que Descartes bajo influjo neoestoicos, creyó haberdescubierto una ciencia matemática universal que parte del entendimiento humano y tomó la decisión dededicar el resto de su vida a la elaboración de esta ciencia. En 1621 dejó el servicio militar y hasta 1628 viajópor Alemania, Polonia, Suiza, Italia y Francia, interrumpiendo los viajes con largas estancias en París. En 1629se estableció definitivamente en Holanda y compuso aquí hasta 1649 la parte esencial de sus escritos quedefendió incesantemente contra los ataques de la crítica. A través de su amplio intercambio epistolar conMersenne (hasta su muerte en 1648) cultivó el contacto con el mundo intelectual de Francia. Cuando en 1632se enteró de la acusación contra Galileo, tomó la decisión de no publicar su obra cosmológica Le monde. Laobra no se publicó hasta 1677. El Discurso del Método, apareció en 1637, fue escrito bajo la impresión de lacondena de Galileo. Giordano Bruno fue quemado en el Campo dei fiore en Roma por defender las ideas deCopérnico el 17 de febrero de 1600. En 1649, Descartes fue invitado por la reina Cristina de Suecia a impartirlecciones de filosofía en Estocolmo, donde murió medio año después a causa de una pulmonía. Se habarajado, una y otra vez hasta la actualidad, la sospecha de que fue envenenado.DESCARTES Y FRANCIS BACONA pesar de representar uno y otro los dos extremos de la filosofía moderna –con Descartes se inicia elRacionalismo y Bacon es el precursor del empirismo- concuerdan ambos, sin embargo, en sus críticas alsilogismo, al que hacen responsable del atraso de la ciencia. Francis Bacon escribe en el Novum Organon,publicado en 1620 y cuyo título revela la intención de la obra, pues los escritos de lógica de Aristóteles llevan eltítulo de Organon, que la lógica aristotélica, entonces en uso “es inútil para la invención científica” y “sirve máspara fijar y consolidar errores, fundados en nociones vulgares que para inquirir la verdad, de tal modo que esmás perjudicial que útil”. Sostiene que “el silogismo no es aplicable a los principios de las ciencias” y sólo sirvepara imponer “el asentimiento, pero no aprehende la realidad”.EL SILOGISMOEl silogismo es un razonamiento deductivo que parte de una verdad general, enunciada por la premisa mayor,para descender, apoyada en la premisa menor, al caso particular que interesa. Pero si no hay verdadesgenerales, no hay premisa mayor y, por lo tanto, no hay silogismo. Volvamos al ejemplo de Aristóteles: “Todoslos hombres son mortales”; “Sócrates es un hombre”; luego, “Sócrates es mortal”. El razonamiento pareceperfecto y la conclusión innegable. Es innegable, en efecto, siempre que la premisa mayor sea verdadera.¿Cómo sabemos que la premisa mayor es verdadera? Porque hemos observado que miles y miles de hombreshan muerto. Esto es, por existencia. Si no hubiéramos admitido previamente que Sócrates es mortal –verdadque el silogismo pretende darnos como conclusión novedosa-, no habríamos podido enunciar la premisamayor: “Todos los hombres son mortales”. En otras palabras, la conclusión no es algo nuevo que se extrae delas premisas, sino que está en el fundamento de la premisa mayor, a la que antecede y no sigue, comopretende el silogismo.Por esta razón, Bacon invierte por completo el orden del razonamiento. El silogismo –y,en general, el razonamiento deductivo- parte de lo general y desciende a lo particular. Pero como no puedehaber verdades generales –según Bacon- que no se sostenga en sus respectivos casos particulares, tendráque partirse siempre de los casos particulares, y ascender paso a paso y con mucha cautela a las verdadesmás generales. Sólo así tendremos la seguridad de no cometer ningún error, basado en la generalizaciónprecipitada. A la deducción opone Bacon la inducción, que parte de la observación de los casos particularespara remontarse a la enunciación de verdades de generalidad cada vez mayor.DESCARTES ANTE EL SILOGISMOIgual actitud asume Descartes que escribe en El discurso del método (1637) que los silogismos de la lógica y“la mayor parte de las demás instrucciones que da, más sirven para explicar a los otros las cosas ya sabidas oincluso, como el arte de Raimundo Lulio, para hablar sin juicio de las que se ignoran, que para aprehenderlas”.Ambos filósofos coincidieron en señalar la escasez de conocimientos auténticos logrados por la humanidad ensiglos de búsqueda se debía a la falta de un método seguro. Señala Bacon que los descubrimientosalcanzados se deben más al azar y que “la causa y raíz única de casi todos los males de la ciencia es ésta: quemientras admiramos y ensalzamos sin razón las fuerzas de la mente humana, no le procuramos los auxiliosapropiados”, es decir, un método adecuado y fecundo. “Ni la mano desnuda ni el entendimiento abandonado a
  7. 7. 7sí mismo pueden mucho” y “del mismo modo que los instrumentos impulsan o guían los movimientos de lamano, así los de la mente humana inspiran el pensamiento y le previenen”. La actitud de Descartes no esmenos entusiasta que la de Bacon. Es tan grande la fe que ambos han depositado en el método que llegan arestar importancia al talento y la capacidad racional. Escribe Descartes: “No basta con tener buenentendimiento: lo principal es aplicarlo bien…; los que caminan lentamente pueden llegar mucho más lejos sivan siempre por el camino recto, que los que corren y se apartan de él”. Bacon había descrito algo parecido: “Elcojo dentro del camino adelanta al corredor fuera de él. Y también es claro y manifiesto que el que corre fueradel camino tanto más se desvía cuanto más hábil y veloz es. Nuestro método pone los talentos e ingenios a unigual. Pues así como para trazar una línea recta o describir un círculo perfecto importa mucho la firmeza yentrenamiento del pulso si se hace por medio de la mano, pero poco o nada si se emplea una regla o compás,lo mismo sucede con nuestro método”.NOVEDAD DE EL DISCURSO DEL MÉTODOFinalmente, El Discurso marca una nueva actitud en el pensamiento europeo. Con él se inicia la FilosofíaModerna ¿Dónde radica su novedad? En dos elementos: la afirmación de la razón como criterio de verdad yfuente principal de conocimiento y el descubrimiento de la conciencia como realidad primera y punto obligadode partida de la filosofía. Por tal razón, Descartes está a la cabeza de dos movimientos fundamentales de lafilosofía moderna: racionalismo e idealismo. Su aporte no consiste en haber iniciado estos dos movimientossino en haber expuesto ideas que se incorporaron al patrimonio común de la filosofía. El pensamiento de JohnLocke, por un lado y el abandono del realismo ingenuo así lo prueban. Buena parte de la filosofía moderna senutre de sus ideas: Spinoza (1632-1677), Malebranche (1638-1715) y Leibniz (1646-1716) y al propio Kant(1724-1804) a quien no pocos consideran un racionalista que se esfuerza por salvar la ciencia y con ella todoconocimiento racional de la crítica escéptica de Hume (1711-1776). Su influencia llega hasta el siglo XX con lareaparición del cartesianismo revisitado por Edmund Husserl (1859-1938) fundador de la Fenomenología.4. COMENTA UN FILÓSOFO DEL MISMO PERÍODO: SPINOZA 1632-1677DIFERENCIAS CON DESCARTESEL HOMBRE NO ES UNA SUSTANCIA SINO UN MODOEn la Ética expone Spinoza que el hombre no es sustancia sino un modo; el alma es modo del pensamiento yel cuerpo es el modo de la extensión. Alma y cuerpo se relacionan no como dos sustancias (contra Descartes)sino como una idea y su objeto. El cuerpo es el objeto primero del alma, y el alma es la idea del cuerpo. Elhombre es un ser imaginativo. Los afectos son las vivencias de la imaginación. Son subjetivos, son inciertos yazarosos. Se refuerzan, se debilitan, se mezclan y entrecruzan, se comunican y se difunden, se rigen por lasleyes de asociación de imágenes (semejanza, contigüidad y contraste) que son tan necesarias como las leyesde choque de los cuerpos.EL NÚMERO DE LOS AFECTOSEl número de afectos es tres: deseo, alegría y tristeza. Los demás son modulaciones de estos primitivos. Laesencia de cada uno de ellos viene determinada por tres coordenadas: sujeto, objeto o causa y grado deconocimiento. Los primeros sentimientos derivados o complejos son el amor y el odio pues no son sino laalegría y la tristeza asociadas al objeto que las causa. El hombre está sometido a las pasiones.LA PASIÓN DE SPINOZA ES COMO LA DUDA DE DESCARTESLa pasión spinoziana es como la duda cartesiana y la define en forma de conatus “cada cosa se esfuerza,cuanto está a su alcance por perseverar en su ser”. Incluso a nivel imaginativo y pasional, hay en Spinoza unaespecie de “ética de la alegría” por la sencilla razón de que “el deseo que nace de la alegría es más fuerte queel deseo que nace de la tristeza”.EL ESTADO DE NATURALEZA¿Por qué, entonces, odiamos a nuestros semejantes, les envidiamos y tememos? Porque mientras los hombresestán sometidos a las pasiones su proximidad o semejanza es puramente artificial o irreal. El hombre que vivea nivel imaginativo y pasional, tiene un mundo propio e individual, que no coincide en absoluto con el de otro.De ahí que ambos se odiarán, sobre todo, cuando desean un objeto que sólo uno puede poseer. Es justamentelo que sucede en la ambición. El hombre es por naturaleza ambicioso. Recordad que para Hobbes el hombrees “un lobo para el hombre” y que el estado de naturaleza es “la guerra de todos contra todos”. Spinoza, en esalínea, sostiene que el hombre en su estado natural es esclavo de las pasiones: “El hombre está siemprenecesariamente sometido a las pasiones”.
  8. 8. 8NECESIDAD DEL PACTO SOCIAL. NECESIDAD DEL ESTADODe modo que “para que los hombres puedan vivir en concordia y prestarse ayuda, es necesario que renunciena su derecho natural y se den garantía mutua de que no harán nada que pueda redundar en el perjuicio delotro”. Dado que un afecto sólo puede ser vencido por otro más fuerte y contrario, el estado político sólo seráefectivo si hace surgir, frente al egoísmo, la renuncia y frente a la ambición dominadora, el deseo de concordia.“De acuerdo con ese principio se podrá establecer una sociedad, con tal de que ésta reclame para sí elderecho que cada uno tiene de tomar venganza y de juzgar acerca del bien y del mal y que tengan la potestadde prescribir una norma común de vida y de dictar leyes y respaldarlas, no con la razón, que no puede reprimirlos afectos sino con amenazas”. Esta sociedad es el Estado; y quienes son protegidos por él se llamanciudadanos.¿ES LA COACCIÓN LA BASE DEL ESTADO?Ahora bien, ¿es la amenaza, es decir, el poder coactivo y, por lo mismo, el temor, suficiente para constituir lasociedad sobre bases firmes? Más aún ¿Cómo surge y se constituye ese poder coactivo? No obstante, essignificativo que no es la coacción y la amenaza su última palabra sobre la sociedad. “El hombre que se guíapor la razón es más libre en la sociedad, donde vive conforme a una ley general, que en la sociedad donde seobedece a sí mismo”. De dos males, el hombre elige el menor, cualquier perjuicio es compensado por el bienque surge del estado político.¿CUÁLES SON LAS BASES DEL ESTADO?Spinoza escribe: “Cuál sea la mejor constitución de un Estado cualquiera se deduce fácilmente del fin delestado político, que no es otro que la paz y la seguridad de la vida”. Ahora bien, ni la vida humana consiste enla circulación de la sangre sino en la razón, ni la paz es la ausencia de guerra, sino “una virtud que brota de lafortaleza del alma”. Por eso, el buen gobierno no sólo debe buscar un fin humano sino, además, por medioshumanos y aceptados por la mayoría. Pues “una cosa es gobernar y administrar la cosa pública con derecho yotra cosa distinta, gobernar y administrar muy bien”. Más delicada es la cuestión de definir con exactitud quétipo de poder constituye el derecho y qué tipo de pacto constituye la democracia, como esencia misma delEstado y no como simple forma de gobierno.DIFERENCIAS POLÍTICAS DE LA ÉTICA(1677)Y DEL TRATADO TEOLÓGICO-POLÍTICO(1670)Según Atilano Domínguez, en la Ética se limita a demostrar que la sociedad y su organización en forma deEstado, con poder legislativo coactivo, es necesaria para que el individuo consiga la libertad y la felicidad. Esaes, por así decirlo, la primera obra de la razón. En cambio, en El Tratado teológico-político se proponedemostrar que la libertad individual no está en contradicción ni con la piedad y la religión ni con la seguridad delEstado. Por eso, partiendo de la misma idea del hombre como ser imaginativo y racional, se limita a demostrarque el Estado es producto de un pacto fundado sobre la ley suprema de la propia utilidad; y que, como esepacto es obra de todos, el Estado es, al mismo tiempo, un Estado o poder absoluto y una democracia o podercolectivo.EL TRATADO POLÍTICO (1677)LA DEMOCRACIAFinalmente, en el Tratado político mantiene la misma idea del hombre y del Estado pero pone el acento,simultáneamente, en la seguridad del Estado y en la libertad individual: en que el Estado es el poder de lamultitud, es decir, un poder democrático resultado de la suma de poderes de todos los individuos; pero, almismo tiempo, el poder de una multitud unida por el interés, por la razón y por la ley y, por tanto, un poderabsoluto, es decir, un poder superior al de cualquier individuo. Aunque su metafísica deriva o intenta derivartodas las cosas naturales de los atributos divinos, su política no se inspira en la religión, sino que se funda en elpacto social y en la utilidad pública, es decir, en el voto popular.5. EL EMPIRISMO. JOHN LOCKEEMPIRISMOEl término empirismo, en su uso ordinario (del griego empeiria = experiencia) significa el empleo de métodosbasados en la experiencia práctica como un cuerpo de teoría aceptado. Pero en filosofía, la palabra se usasolamente en un sentido distinto y técnico para referirse a la teoría filosófica de que todo conocimiento sederiva de la experiencia. “Empirismo radical” fue el nombre que William James dio a su versión de esta teoría.El empirismo ha sido desarrollado por una serie de filósofos ingleses, de los cuales los más importantes son:Locke, Berkeley, Hume y J. S. Mill. Aunque movimientos como el enciclopedismo (Diderot y D´Alembert) en
  9. 9. 9Francia se han inspirado en las ideas empiristas, el empirismo nunca ha conseguido arraigar en el continente,mientras que en Inglaterra ha sido la tradición dominante de la filosofía desde el siglo XVIII. Además losempiristas continentales como el francés Condillac siempre han estado directa o indirectamente influidos por lafilosofía inglesa. Los principios generales del empirismo se oponen a los del racionalismo y fue por reaccióncontra los sistemas de Descartes, Spinoza y Leibniz como se originaron los empiristas modernos. Una cuestiónestá en pugna entre empiristas y racionalistas. Se refiere a los conceptos a priori (o “ideas innatas” como fueronerróneamente llamadas en el siglo XVII), esto es, ideas que según se afirma no se derivan de la experienciasensible sino que son producidas independientemente por la razón o intelecto. Los racionalistas admiten quealgunos conceptos son empíricos (por ejemplo, que derivamos nuestra idea de rojo de nuestra experiencia dever objetos rojos), pero mantienen que el conocimiento que tenemos del mundo implica conceptos a priori comolos de causa y sustancia. Para el empirismo es fundamental negar la existencia de tales ideas. Los empiristas,por tanto, argumentan que o bien los pretendidos conceptos a priori pueden ser analizados o descompuestosen una combinación de conceptos más simples que se derivan de la experiencia, o bien, en ocasiones, demanera más radical, que no son conceptos genuinos (por ejemplo, que “sustancia” en cuanto que términometafísico, es simplemente una palabra a la que no se puede asignar ningún significado. Como resultado de sudesacuerdo en estas cuestiones de principio, racionalistas y empiristas tienen actitudes distintas respecto a laciencia natural y la metafísica. Los racionalistas se han inclinado a pensar que las creencias basadas enexperiencia estaban infectadas por el error. Para ellos, no se puede obtener el entendimiento del mundomediante la percepción sensible que es confusa, sino mediante la especulación metafísica. Pero precisamenteporque la metafísica pretende proporcionar conocimiento de una realidad que trasciende la experiencia, lainvestigación metafísica depende que tengamos conceptos a priori. La tradición empirista ha sido antagonistade la metafísica y le ha dado a la ciencia un alto valor a la ciencia como medio de adquisición de conocimiento.No es ningún accidente que Hume describiera a Newton como “el genio más grande que surgiera nunca paraornamento e instrucción de la especie”.TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE JOHN LOCKELa fama principal de Locke (1632-1704) se debe a sus Tratados sobre el gobierno civil (1690), publicadosanónimamente y su Ensayo sobre el entendimiento humano (1690). En El Ensayo Locke manifiesta que “lamente es, como nosotros decirnos, un papel en blanco, vacío de caracteres, sin ideas. ¿Cómo se llena? ¿Dedónde procede el vasto acopio que la ilimitada y activa imaginación del ser humano ha grabado en ella con unavariedad casi infinita? A esto respondo yo con una sola palabra: la experiencia. En ella está basado todonuestro conocimiento y de ella se deriva en último término”. Recordad aquella sentencia: “El empirismo es unhecho empírico”. Locke daba por sentado que nuestra experiencia quedaba confinada a las ideas, loscontenidos de la mente. Las ideas eran, para él, entidades mentales experimentadas y advertidas por lapersona cuya mente las contenía. Sobre las ideas de primer orden o ideas de sensación podían formarse lasideas de segundo orden o ideas de reflexión. No hay ideas innatas. “Es opinión establecida entre los sereshumanos que en el entendimiento existen ciertos principios innatos, ciertas nociones primarias, como siestuvieran estampadas en la mente humana y que el alma los tiene desde su origen, trayéndolos al mundo conella. Para convencer al lector carente de prejuicios de la falsedad de esta suposición, bastaría mostrar cómo losseres humanos, por el simple uso de sus facultades pueden obtener todo el conocimiento que poseen sinayuda de ninguna impresión innata”. Al rechazar la teoría de las ideas innatas, negaba la existencia tanto deprincipios innatos de carácter especulativo como de orden moral o práctico. El ideal ético racionalista tambiénes sostenido por Locke: “La moral es tan susceptible de demostración como las matemáticas”. Porconsiguiente, si nos tomamos el trabajo de definir los términos morales de un modo claro y preciso “elconocimiento moral puede llevarse a un grado de claridad y certeza tan alto” como nuestro conocimientomatemático.6. CONCLUSIÓN DE DESCARTESDescartes es el más importante de los filósofos franceses. Bergson se refiere a la estrecha alianza entrefilosofía y matemáticas en el pensamiento de Descartes. En el siglo XIX hombres como Comte, Cournot yRenouvier, llegaron a la filosofía a través de las matemáticas y uno de ellos Henri Poincaré, fue un matemáticode gran genio creador. Hegel en su Historia de la filosofía, saluda a Descartes como el verdadero origen de lafilosofía moderna cuyo mérito principal fue partir de un pensamiento sin presupuestos. El cartesianismo no
  10. 10. 10constituye sino una etapa en el desarrollo de la filosofía hacia el idealismo absoluto. Pero una etapa de granimportancia porque al tomar como punto de partida el pensamiento o la conciencia, Descartes realizó unarevolución en la filosofía. Edmund Husserl interpretó a Descartes de una manera diferente, las Meditaciones deDescartes constituyen el punto crucial en la historia del método filosófico. Descartes aspiraba a una unificaciónde las ciencias y la necesidad de un punto de partida subjetivo. La filosofía tiene que comenzar por lasMeditaciones del yo que reflexiona sobre sí mismo. Descartes empieza por poner entre paréntesis la existenciadel mundo material y tratar el yo, como cuerpo, y las cosas materiales como fenómenos en relación a un sujeto,el yo consciente. En esa medida, Descartes puede ser considerado como un precursor de la fenomenologíamoderna. Sartre observa, por su parte, que el punto de partida de la filosofía tiene que ser la subjetividad delindividuo y que la verdad primera “pienso, luego soy o existo” es la verdad absoluta de la conciencia que sealcanza a sí misma. Pero el “yo pienso” de Sartre necesita a los demás. Le existencia de otros es descubiertaen el Cogito mismo, de modo que nos encontramos en seguida en un mundo de intersubjetividad. Losexistencialistas partiendo del sujeto individual libre, describen la conciencia del sujeto como la conciencia del yoen un mundo en presencia de otros. Los existencialistas no parten del yo encerrado en sí mismo. Si Descarteses interpretado como un idealista absoluto, o como un fenomenólogo, o como un existencialista o, con LaMettrie, como un materialista que equivocó su camino, se corre el riesgo de no verle en su perspectivahistórica. En cierto sentido, la filosofía de Descartes fue una empresa intensamente personal. Las partesautobiográficas de El Discurso del Método lo ponen así de manifiesto de un modo bastante claro. Descartesestuvo animado no por una mera curiosidad intelectual superficial, sino por una pasión por la conquista de lacerteza. Y consideró que la posesión de un verdadero sistema de filosofía era algo importante para la vidahumana. El hecho del que el cartesianismo lleve, en gran medida, su propia fecha, no priva al autor de serconsiderado como padre de la filosofía moderna; Descartes fue el padre de la filosofía del período modernopre-kantiano.

×