• Save
Federico garcía lorca  Ainadamar
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Federico garcía lorca Ainadamar

on

  • 451 views

Federico García Lorca Ainadamar

Federico García Lorca Ainadamar

Statistics

Views

Total Views
451
Views on SlideShare
375
Embed Views
76

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

5 Embeds 76

http://filomatic.blogspot.com.es 68
http://filomatic.blogspot.com 4
http://www.filomatic.blogspot.com.es 2
http://filomatic.blogspot.de 1
http://filomatic.blogspot.com.ar 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Federico garcía lorca  Ainadamar Federico garcía lorca Ainadamar Document Transcript

  • 1AINADAMARManuel González RiquelmeLa mañana del 13 de julio de 1936, Federico García Lorca visita a José Bergamín en sudespacho de la editorial Cruz y Raya. Lleva consigo el manuscrito de Poeta en New York.Bergamín no está. Lorca deja una nota: “Querido Pepe, he estado a verte y creo que volverémañana. Abrazo. Federico”. Debajo de la nota deja el libro. Al mediodía queda con RafaelMartínez Nadal que acababa de llegar de Estocolmo. Cogen un taxi. Van a Puerta de Hierro paratomar un coñac. Con cierta premonición, Lorca afirma: “Rafael, estos campos se van a llenar demuertos. Me voy a Granada”. Se dirigen en taxi hasta la agencia de Thomas Cook y reservan unbillete para el tren de la noche. La cita con Bergamín nunca se producirá. Anteriormente, habíapublicado Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías y Bodas de Sangre. El manuscrito lotuvo Bergamín en Madrid. En 1938 intentaron, sin éxito, publicarlo en París. El editor realiza dosversiones mecanografiadas que servirán para futuras ediciones y al fin, la editorial Séneca quesucedió a Cruz y Raya en el exilio republicano en México publicó Poeta en Nueva York.Simultáneamente, la editorial Norton publica el libro en una edición bilingüe en el año 1940. EnMéxico, Bergamín regala el libro que acaba en manos de la actriz Manolita Saavedra quien afinales de los 90 decide vender el original y, finalmente, en 2003, la Fundación García Lorca loadquiere por 194.000 euros. Lorca llegará a la Huerta de San Vicente la mañana del 14 de julio.El 24 de octubre de 1929, también conocido como Jueves Negro, se produce el colapso de labolsa de Nueva York. Los precios de las acciones cayeron ese día y siguieron cayendo duranteun mes. Lorca se aloja en la residencia John Jay Hall de la Universidad de Columbia. Asistecomo testigo directo al hundimiento de la metrópolis. Cien mil trabajadores perdieron su empleoen tres días. Agentes de bolsa arruinados se precipitan al vacío desde los rascacielos.En laprimera semana de noviembre de 1929, vemos a García Lorca en la Universidad de Columbiajunto a María Antonieta Rivas. Desde allí escribe a su familia presentando a sus amigos: “unamejicana millonaria”, fundadora de la revista Contemporánea y el teatro Ulises de México, “Unamuchachita hindú, que es una preciosidad y un pianista de Hawai muy bueno que ha tenido granéxito en Nueva York. Son tres raros, desde luego, pero inteligentes y muy artistas los tres”. Loscuatro amigos pasean felizmente por el campus universitario de Columbia y se echan fotos.Posan sentados sobre el reloj de pórfido de la Universidad. Lorca dialoga con María Antonieta, losabemos por el movimiento de su mano. Quizás bromeando sobre el extraño mineral. Despuésuna foto en solitario.Gerald Brenan había investigado sobre Lorca en 1949. Vuelve a la Granada que conoció en losaños veinte y va al cementerio porque quiere saber dónde está enterrado Federico. Elfuncionario del cementerio afirma que allí no está, que está en Víznar o en Alfacar. Brenanescribe La faz actual de España donde realiza un retrato desgarrado de la España de lapostguerra. Es el primero que localiza las fosas del barranco de Víznar. Seis años después, en1955, un catalán exiliado y nacionalizado norteamericano, Agustín Penón llega a Granada.Durante año y medio Penón dedica su tiempo y su dinero a reconstruir los últimos días de la vidadel poeta: “Llegar hasta Granada, la ciudad de Federico García Lorca, quería saldar unadeudade gratitud que tenía con él. Desde mi adolescencia y durante todos aquellos años dedesarraigo y cambios, su poesía había sido mi más fiel compañera, nunca me defraudó.Tampoco había olvidado su muerte tan cruel, tan injusta y tan silenciada. Quería acercarme,quería saber” (RTVE, Informe Semanal, 12 de agosto de 2006, El crimen fue en Granada).Agustín Penón nunca publicó su trabajo por miedo a las represalias que podían sufrir en aquellosaños las personas que hablaron con él, aquellos que fueron testigos de la instauración del terror
  • 2en Granada durante el verano de 1936. Penón escribió en inglés lo que iba averiguando paraque nadie descubriera el fruto de su investigación, luego guardó en una maleta toda ladocumentación y ahí permaneció hasta que en el año 2001, la escritora granadina Marta Osorioconvirtió este trabajo en un emocionante libro que tituló: Miedo, olvido y fantasía. En 1965, IanGibson tomó el relevo de la investigación, de la obsesión en que se había convertido para elloslocalizar el lugar donde fue asesinado García Lorca. Todo lo que sabemos de lo que ocurriódurante esos días de agosto lo averiguaron estos hispanistas, luchando, como diría AgustínPenón contra tres gigantescos gladiadores: el miedo de la gente a contar, el riesgo de quecayera en el olvido y la fantasía de muchos a inventar. La familia de García Lorca no sabíadónde había sido enterrado Federico. Cuando Agustín Penón visitó Víznar en 1955, localizó ellugar exacto de la tumba según le dictó un testigo, Gerardo Ruiz Carrillo. Él junto a su familiaayudaron a Penón en su investigación lo que les valió más tarde el destierro. Años después,Gibson confirmó el lugar con otro testimonio, Manuel Castilla que trabajaba en Las Coloniasenterrando a los fusilados. Castilla acompañó a Gibson en 1965 al olivo solitario y le contó: “Aquíno más que el maestro de escuela de Pulianas, El Galadí, El Cabezas y Lorca”.Lorca fue asesinado por el camino de Alfacar. Los verdugos mataron a sus víctimas al pie de unolivo, al despuntar el alba, utilizando los faros del vehículo. Sus tres compañeros de infortuniofueron el maestro Dióscoro Galindo y los dos banderilleros granadinos Joaquín Arcollas Cabezasy Francisco Galadí Melgar. Manuel Castilla Blanco, el joven de 18 años, encargado del entierroreconoció inmediatamente a los banderilleros. Una de las otras dos víctimas tenía una pierna demadera. La última gastaba una corbata de lazo (“de esas que llevan los artistas”). Allí quedaronuno encima de otro, en la estrecha zanja. Cuando Manuel Castilla Blanco volvió a Las Coloniasle dijeron que el hombre de la “pata” de madera era el maestro de un pueblo cercano y el de lacorbata era el poeta Federico García Lorca (Ian Gibson, Cuatro poetas en guerra, “FedericoGarcía Lorca”, Planeta 2ª edición, Barcelona, 2007, p. 222).Hubo que rematarlo con un tiro de gracia o varios después de que el poeta se incorporaragritando “¡Todavía estoy vivo!”. Entre los asesinos iba Juan Luis Trescastro y los hermanosRoldán Quesada, terminado el paseo, alardeó, esa misma mañana no solo de haber participadoen la muerte de García Lorca sino de haberle metido dos tiros en el culo por maricón (IanGibson, op. cit.,p. 224).Federico quería dormir el sueño de las manzanas y cortarse el corazón como aquel niño en altamar. Quería dormir un rato, un minuto, un siglo. Dejó escritas algunas indicaciones como que noolvidáramos el velo para cubrirle porque la aurora arrojaría puñados de hormigas sobre su cara omojar con agua dura sus zapatos para que resbale la pinza del alacrán. Pero no cumplimos conellas.Ainadamar es conocida como “La Fuente de las Lágrimas”. En el siglo XI construyeron unaacequia para llevar agua a la ciudad. Mil años después sigue fluyendo. La acequia llega desdeAlfacar a Víznar (Lorca la escucharía mientras pasaba burbujeando por el molino de LasColonias), baja a El Fargue (donde alimentaba la fábrica de la pólvora) y, finalmente, llega hastael Albaicín. Los musulmanes admiraban la belleza de la fuente y sus alrededores y levantaronhermosos palacios de verano. El poeta Abul´l-Barakat al Balafiqi que murió en 1372 escribió:“¿Es mi alejamiento de Ainadamar, que me detiene el pulso de sangre, lo que hace brotar unchorro de lágrimas del fondo de mis ojos? Sus aguas gimen con la tristeza de aquel que, esclavode amor, ha perdido el corazón. A su orilla entonan los pájaros melodías incomparables a las delmismo Mosulí, recordándome el hermoso pasado en el que entré en mi juventud. Y las lunas de
  • 3aquel lugar, bellas como José, harían abandonar a cualquier musulmán su fe por la del amor”.(Ian Gibson,op., 227).Washignton Irving llega a Granada en mayo de 1829, cien años antes de que García Lorcavisitara el campus de la universidad de Columbia. El hispanista escribe que: “La Alhambra deGranada es un objeto de tanta veneración como la Kaaba o la Casa Sagrada de la Meca para losdevotos peregrinos musulmanes. (…) El gobernador de la Alhambra nos dio permiso para residiren las habitaciones vacías del palacio morisco. (…) Permanecí algunos meses en el viejo palacioencantado”. (…) Mateo Jiménez vivía en la Alhambra. Su familia había adoptado esta residenciade generación en generación. Hacía de guía turístico. La Puerta de la Justicia es una de las máscaracterísticas. “Según Mateo era tradición admitida en general desde los primitivos habitantes, yque venía de padres a hijos, que la mano y la llave eran un mágico amuleto del que dependía elhado de la Alhambra. El rey moró que la fundó era un gran nigromántico, o –según opinan- sehabía vendido al diablo y había levantado la colosal fortaleza por arte de magia. Por tal motivo sesostiene ésta desde tantos siglos, desafiando las tormentas y los terremotos, mientras que casitodos los demás edificios moriscos habían venido a tierra y desaparecido. Este privilegio, segúncuenta la tradición durará hasta que la mano del arco exterior baje y asga la llave, y entonces lafortaleza saltará en pedazos quedarán descubiertos todos los tesoros escondidos en su seno porlos moros”. Cuando los fusiles máuser descargaron sus balas de acero sobre el pecho deaquellas personas la madrugada del 18 de agosto de 1936, la mano del arco de la Justicia de laAlhambra bajó unos cinco centímetros sobre la llave. Esto puede verse al pasar por debajo delarco. La marca de la mano en la actualidad respecto de su posición original. A punto estuvo elpalacio de desaparecer. A punto estuvo el mundo de esfumarse. No fue así porque el establo deoro de los labios del poeta anunciaba que no había muerto. El pequeño amigo del viento oesteseguía vivo, el niño que quería cortarse el corazón en alta mar consiguió salvarse a lomos dedelfines y la pinza del alacrán sacudiría la tierra desnuda y seca del olivo de Alfacar.