• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Metal Gear Rising Revegeance cover
 

Metal Gear Rising Revegeance cover

on

  • 89 views

 

Statistics

Views

Total Views
89
Views on SlideShare
89
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Metal Gear Rising Revegeance cover Metal Gear Rising Revegeance cover Presentation Transcript

    • LO MALO LO BUENO C uando el equipo de Kojima Productions creó el concepto de un juego protagonizado por Raiden, planeaban que la historia se situara antes de Metal Gear Solid 4 y que relatara el proceso por el que el personaje pasó a ser un ninja cyborg. Era obvio que necesitaban un juego lleno de acción con espadas, pero al estar tan acostumbrados al sigilo, el estudio tuvo diversos problemas para definirlo, y por ello decidieron recurrir a Platinum Games a fin de que les ayudara con la creación de este spin-off. Fue a partir de ahí que la temporalidad de la historia cambió para ocurrir 4 años después de los sucesos de MGS4, cuando Raiden es ya un cyborg; así nació Metal Gear Rising: Revengeance. La larga espera al fin ha terminado. En esta entrega nuevamente tomamos el control de Raiden, que ahora trabaja en una empresa militar privada llamada Maverick Security Consulting, contratada para ayudar a la restauración de un país africano que se recupera de una guerra civil. El objetivo de la compañía es proteger a N’mani, primer ministro de la demarcación, quien está logrando que el país sea un lugar totalmente libre de guerras. Puedes pensar que la trama se basará en salvar al primer ministro, pero esta misión termina en su asesinato por parte de 2 miembros de otra empresa militar privada llamada Desperado Enforcement, quienes también te dejarán al borde de la muerte. Por suerte, tu equipo llegará a tiempo para salvarte y así poder reconstruirte; en adelante buscarás proteger a los débiles y vengarte, pero en el camino descubrirás cosas que te llevarán a cuestionar si tus motivos son válidos. Ahora, la característica distintiva de Metal Gear Rising es el modo Blade. Platinum Games hizo un trabajo sorprendente con esta modalidad: los cortes que efectúes serán extremadamente precisos, justo donde indiques se desprenderá la parte de tu objetivo, como si pasara por una rebanadora de jamón. A primera vista el modo Blade es una característica que sólo sirve para divertirnos un rato cortando cosas sin control, pero es todo lo contrario, pues a pesar de que hay muchas ocasiones en las que puedes cortar hasta autos a tu gusto, también preferirás la calidad sobre la cantidad, es decir, hacer pocas disecciones pero mortalmente precisas. Regresemos a los brazos. Los izquierdos son un recurso valioso para tu misión, pues aparte de que darte más puntos por ellos, tu visión mejorada te permitirá detectar adversarios cuyos brazos izquierdos tienen información especialmente importante con acceso a mejoras para tu cuerpo robótico; si quieres obtener todo, tendrás que ser muy cuidadoso y preciso con tus cortes. La técnica Zandatsu, cuya traducción es “cortar y tomar”, es un vistoso movimiento para rebanar a un enemigo en una parte indicada por un pequeño recuadro para después tomar su unidad de autoreparación, lo que hará que recuperes toda tu salud y energía en un instante. Puedes efectuar Zandatsus sobre adversarios tan grandes como los Metal Gear Gekko, pero requieren cortes que difíciles de atinar. Pero no todo es violencia, en ocasiones será preferible ser sigiloso valiéndote de tu visión mejorada para detectar la posición de tus enemigos a través de paredes y también tendrás a tu disposición esas icónicas cajas en las que puedes ocultarte justo como en Metal Gear Solid. No perderás el juego si te descubren; de hecho, recibirás un agradable golpe de nostalgia al escuchar el clásico sonido de cuando tu enemigo te ve, pero iniciarás una pelea contra numerosos enemigos; es posible escapar y esconderse para esperar que todo vuelva a la normalidad, lo que suele ser mucho más lento que simplemente reiniciar esa parte de la misión. Aquí tendrás a Wolf, un robot cuadrúpedo que se vuelve tu aliado después de vencerlo en algún momento. Inicialmente, se nos presentaba como u n compañero que sería de mucha utilidad en las partes donde el sigilo es preferible, pero la realidad es que sólo se dedicará a adelantarse en el camino e informarnos un par de cosas a través del códec, que no ofrecen experiencia significativa. Los jefes de los niveles te hipnotizarán por lo vistoso y estilizado de su aspecto, aunque no se puede decir lo mismo de las peleas contra ellos, ya que algunas son repetitivas y lentas, al grado que a veces dudarás si estás haciendo lo correcto. La narrativa es la que puedes esperar de cualquier entrega de Metal Gear: un complot que involucra temas de política y guerra, pero sin los exageradamente extensos cinematics, propios de los juegos de Solid y Naked Snake; a decir verdad, carece de profundidad, pues a pesar de que a lo largo de la historia descubriremos una parte de Raiden que nunca habíamos visto, el desarrollo del personaje se queda muy corto, y jamás verás un trasfondo significativo. Efectivamente, las misiones VR están de regreso y pondrán a prueba tus habilidades en aspectos como vencer a los enemigos usando únicamente Zandatsus o un arma específica, recorrer un mapa sin ser detectado o cosas tan sencillas como correr de un punto a otro, pero que ofrecen un buen nivel de desafío por sus obstáculos y porque califican tu desempeño para ubicarte en primero, segundo o tercer lugar, según tu velocidad para completar el nivel. Hay que reconocer que los tiempos para conseguir el primer lugar son muy difíciles de alcanzar, por lo que podrás pasar horas ahí si quieres ser el mejor. Los gráficos de Revengeance son muy buenos, y aunque en los cinematics dejan un poco que desear, esto se compensa con el peculiar y llamativo diseño de los personajes y por el hecho de que el framerate fluye sin importar el número de cortes en el modo Blade. La música se quedará pegada a tu cabeza y no de la manera molesta; el soundtrack de Metal Gear Rising alcanza a la perfección el ritmo de juego y te incitará a seguir despedazando enemigos sin descanso. Escenas de acción emocionantes. Diseño de personajes muy llamativo. Soundtrack vigorizante y pegajoso. En muchas ocasiones puedes elegir si quieres ser sigiloso o violento. El modo Blade es una herramienta que debe manejarse con precisión y presenta mecánicas interesantes. Misiones VR desafiantes. Desarrollo de personaje muy pobre. Las escenas de acción llegan a rayar en lo exagerado. La cámara a veces es incómoda. Las peleas contra los jefes son repetitivas y suelen prolongarse mucho más de lo necesario. Wolf carece totalmente de utilidad. Metal Gear Rising: Revengeance sirve como prueba de que Kojima Productions tuvo un gran acierto al ceder el proyecto a Platinum Games. No será el juego más extraordinario del año, pero su gameplay lleno de acción combinado con la peculiaridad del modo Blade y un diseño de personajes extravagante hacen de este título una entrega que no te puedes perder, sin importar si conoces o no la saga de Metal Gear Solid. Fuente Review: LevelUp GAMES CIUDAD SERDÁN LLENA DE ACCIÓN QUE TE DEJARÁ ELECTRIFICADO UNA INTENSA AVENTURA