Dead Space cover

162 views

Published on

Published in: Design
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
162
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dead Space cover

  1. 1. GAMES CIUDAD SERDÁN DEAD SPACE Una estación minera averiada, una tripulación desaparecida, y las más horribles criaturas. Tres ingredientes para que Isaac Clarke desee estar en cualquier lugar, menos la USG Ishimura Arma LA PISTOLA DE CLAVOS DE LA ERA ESPACIAL Nosotros controlaremos a Clarke, y su situación y habilidades le distancian sustancialmente del prototípico héroe. No es un militar, no tiene preparación, y en una nave de trabajo, como la Ishimura, no hay precisamente rifles de asalto a tutiplén. Por eso tendremos que aprovechar herramientas para emplearlas como armas, teniendo en cuenta lo que nos podríamos encontrar en una base minera espacial del futuro, hasta tal punto que de todo el arsenal que iremos acumulando tan sólo una será realmente un arma. Pero Clarke no es un Pepe Gotera de la era espacial, sino que es todo un ingeniero, y por eso podrá aprovechar las herramientas que haya a su disposición para potenciarlas y convertirlas en armas mucho más eficientes mediante el uso de nodos de energía con lo que será posible darles más capacidad de munición, o potencia, o mejorar su tiempo de recarga, muy en la línea del sistema de mejoras que ya vimos, por ejemplo, en Resident Evil 4 E l terror en los videojuegos ha sido una de las ambientaciones recurrentes casi desde su mismo origen pasando, eso sí, por múltiples géneros, desde aventuras conversacionales hasta la acción aunque, evidentemente, este último género (en sus variantes) ha sido uno de los que mejor ha sabido aprovechar las virtudes de crear una atmósfera de tensión y horror para captar al jugador en su desarrollo. Pese a eso, pocas sagas han logrado establecerse y perpetuarse en el tiempo, y el volumen de títulos originales de ese tipo es relativamente bajo, por eso es buena noticia la llegada de Dead Space. Pero no es fácil entrar en este campo. Aunque el terreno no está saturado, las sagas establecidas son muy fuertes, y muchos de los intentos en el género del terror han fracasado estrepitosamente. Y es que no es fácil conseguir un buen videojuego en el que, además, se consiga una ambientación digna, mínimamente original, y que funcione en la práctica; para ver lo difícil que es conseguir esto basta con ver el elevado volumen de auténticos bodrios de terror que llenan las carteleras de los cines (y en este campo no deben preocuparse de que haya alguien interactuando). Uno de los elementos más atractivos de Dead Space es su ambientación espacial, que nos aleja de hospitales siniestros, mansiones decimonónicas, y patios de escuela para llevarnos a lo más profundo del universo. No es algo anómalo en el cine, con películas como Horizonte final o la mismísima Alien, y de hecho está claro que el juego bebe de muchos filmes de ese tipo, y no sólo de terror espacial. Y eso es bueno, ya que abre un camino en los videojuegos que le puede acercar a un sector del público no necesariamente interesado en dar un salto en el sillón mientras juega, sino también al sector de los aficionados a la ciencia-ficción. De hecho, para crear un mundo cohesionado se ha creado no sólo el videojuego, sino también un cómic, una película animada, y, en definitiva, toda una cosmogonía del título que funciona a la hora de crear un contexto, pero que no por ello impide afrontar el juego con garantías sin saber nada de esos elementos puramente externos. DETALLE Los gráficos del juego están a muy buen nivel, y lo único que podemos echarle en cara es que algunas zonas son muy repetitivas, pero algo esperable desde el momento en que sabes que el juego se ambienta en un espacio limitado como es una nave minera. La variedad viene dada por los diferentes sectores de una nave, como la zona médica, pero hay muchos elementos de repetición que se ven reforzados porque no hay opción de salir del edificio para ver otros paisajes. El juego lo soluciona dando paso a las zonas de infestación necromorfa, y con muchos pequeños detalles salpicando los entornos, lo que es la mejor solución una vez se ha escogido plantear un escenario tan homogéneo La historia del juego se sustenta en una premisa que ya hemos visto y leído varias ocasiones, pero que en seguida da un giro importante. En el futuro, con los recursos terrestres agotados, los seres humanos explotan los recursos del espacio gracias a una notabilísima evolución de la industria minera. Son capaces de coger un cuerpo estelar, fragmentarlo, extraer bioproductos, y convertirlos en suministros para el sustento de la especie, con cientos de naves viajando por el espacio devorando planetas. La más importante es la USG Ishimura, la más grande de su clase, y todo un emblema para la flota. Pero las comunicaciones se han corta- do, por lo que una pequeña nave de asistencia técnica debe ir a hacer las reparaciones rutinarias: una misión de un par de días. La tripulación está compuesta por unos muy pocos miembros, entre ellos Isaac Clarke, ingeniero, pero cuando llegan a la USG Ishimura el sistema de tracción falla, y se ven obligados a hacer un aterrizaje forzoso en el puerto del gigante espacial, quedando su nave terriblemente dañada. Clarke, que esperaba reencontrarse con algunas personas en la Ishimura va a tener un día ajetreado cuando al poco de entrar en la nave son atacados por monstruosos seres: los necromorfos. Ahora, el grupo se ha separado, están incomunicados y sin vía de escape, atrapados en un ataúd orbital de grandes dimensiones.

×