Derechos Humanos Discurso
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Derechos Humanos Discurso

on

  • 32,916 views

 

Statistics

Views

Total Views
32,916
Views on SlideShare
32,916
Embed Views
0

Actions

Likes
3
Downloads
318
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Derechos Humanos Discurso Derechos Humanos Discurso Document Transcript

  • BUENOS DIAS AUTORIDADES DEL COLEGIO, REPRESENTANTES DE COLEGIOS DE LA CIUDAD, PADRES DE FAMILIA, COMPAÑEROS. Hablar de derechos humanos en un mundo globalizado es una utopía, porque el sistema injusto, inequitativo y excluyente que rige en nuestra sociedad, viola permanentemente los más elementales derechos del ser humano. el derecho a una vida digna, a una alimentación adecuada, a una educación no represiva y a otros sueños que vamos construyendo día a día. Pero las utopías, como dice Galeano, nos sirven para avanzar. Y para eso, es esta convocatoria. Para que los estudiantes jóvenes saquemos a relucir nuestro intelecto, nuestra creatividad y por sobre todo nuestra rebeldía, para juntos y en armonía, empezar a reconstruir un muro que frene el hambre y la miseria imperante en el mundo, un muro que detenga la explotación y la discriminación, un muro que simbolice la esperanza y la ilusión de otra sociedad. Para dejar de observar esa realidad que viven nuestros pueblos, realidad en la que millones de nuestros niños, jóvenes, adultos, mujeres y ancianos que viven bajo el signo del sub-desarrollo a causa de la violencia institucionalizada, miseria y opresión que genera una realidad dual, fruto de la persistencia de sistemas políticos y económicos creadores de injusticias, que consagran un orden social que beneficia a unos pocos ricos cada vez más ricos a costa de pobres cada vez más pobres. Cuantas veces hemos observado a trabajadores, obreros y campesinos que son reducidos a niveles de vida infrahumana y limitados sus derechos sindicales. Rostros de niños que padecen desnutrición, de jóvenes que ven frustradas sus esperanzas, de los marginados urbanos, de nuestros indígenas, de las madres que buscan a sus hijos desaparecidos, de aquellos miles de desaparecidos, muchos de ellos niños, de miles de exiliados, de los pueblos que reclaman libertad, equidad y justicia para todos. Pero pese a tanto dolor, revive la esperanza porque sentimos que Ecuador es un país puesto de pie, que podremos demorar nuestra liberación, pero nunca impedirla y mucho menos olvidarla.
  • Que para construir una nueva sociedad nosotros, los jóvenes, presente y futuro de la Patria, jóvenes emprendededores, rebeldes y conscientes debemos estar con las manos abiertas, fraternas, sin odios, sin rencores, para alcanzar la reconciliación y la paz, pero con mucha firmeza, sin renunciar la defensa de la verdad, igualdad y justicia. Porque sabemos que nadie puede sembrar con los puños y el corazón cerrados. Para sembrar es necesario abrir las manos y los corazones de cada niño, joven o adulto que lleva en la sangre sed de libertad, justicia e igualdad. La defensa de los derechos humanos es un emblema de la paz y del trabajo en la construcción de una verdadera democracia. Tal vez porque en Ecuador, sea precisamente en Quito en donde la discriminación hacia el indígena, hacia la mujer y la resistencia hacia los anhelos de justicia y paz, se encuentren más arraigadas en ciertos sectores sociales y políticos. Para que los derechos humanos se conviertan en medios convincentes y conducentes a la realización del bien particular y colectivo, como dijo alguna vez José Martí “Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan”. Es por eso que mientras existan hombres con obsesión y ansias de poder y dominio que generen miseria en el mundo, se seguirán violando los derechos humanos. Y es entonces cuando nos vemos obligados a ser subversivos, a luchar contra esta clase opresora, represiva y explotadora para solo así reconstruir una sociedad más digna y humana en la que podamos convivir.