Your SlideShare is downloading. ×
Hmopa 3 Las ideas políticas y económicas de la ilustración
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Hmopa 3 Las ideas políticas y económicas de la ilustración

8,908
views

Published on

Historia moderna de Occidente Guía de estudio Preparatoria abierta SEP Módulo 3 " Las ideas políticas y económicas de la ilustración"

Historia moderna de Occidente Guía de estudio Preparatoria abierta SEP Módulo 3 " Las ideas políticas y económicas de la ilustración"


0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
8,908
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LAS IDEAS POLITICAS Y ECONOMICAS DE LA ILUSTRACION 64. Todas estas orientaciones generales que ha-cían depender del conocimiento científico del ordennatural el progreso, la felicidad y la perfección de laespecie humana, repercutieron, como ya se indicó, enreplanteamientos de los problemas políticos más im-portantes: el del origen, la naturaleza y los fines de lasociedad civil, el del fundamento de la autoridad y delpoder político y el de la estructura o sistema de go-bierno. ;THOMAS HOBBES 6 5 . Ya hacia mediados del siglo XVII, Thomas Hobbes:Hobbes (1588-1679), iniciador del empirismo materialista, el estadohabía buscado fundamentar el absolutismo d e Carlos II primitivo delde Inglaterra, no en el " d e r e c h o divino de los reyes" sino hombre era laen la teoría de un contrato social. En su obra el Leviathan lucha de todosseñala el orden social como el propósito del gobierno contra todos.y el poder d e éste como medio único de lograrlo. Se-gún Hobbes, antes de que hubiese sociedad humana,los hombres vivían en un estado de naturaleza. No ha-bía entre ellos lazo alguno de comunidad y carecían dereligión, de derecho, de moral y de costumbres. Cadaquien podía hacer lo que reclamaban sus instintos na-turales: tomar posesión de todo, utilizarlo y disfrutarlo.Iguales por naturaleza y sin más ley que sus apetitos,este estado de naturaleza se traducía en una guerra detodos contra todos. Para escapar de este estado de vio-lencia no sometido a normas, los hombres decidieronunirse para su mutua protección en una sociedad civil,transfiriendo de modo irrevocable sus poderes individua- Fundamentales al soberano. Hobbes subraya el carácter irrevocable eldel contrato y la necesidad del poder ilimitado, absolu- absolutismo.to, del soberano, porque los hombres, después de con-cluir el contrato, siguieron siendo lo mismo que eranantes: todos enemigos de todos en una guerra que d u -rará eternamente. La moral y el derecho que surgierondespués del contrato no son, según Hobbes, sino egoís-mo y codicia organizados.JOHN LOCKE 66. Verdaderamente decisiva en la conformación Locke.del pensamiento y de las instituciones políticas moder-nas así como en las ideologías militantes de las revo- 47
  • 2. Los hombres luciones del siglo XVIII fue la concepción política delson libres por filósofo empirista inglés John Locke (1632-1704), a quiennaturaleza. le tocó vivir y justificar con su obra la "Revolución Glo- riosa". Locke parte también de un primitivo estado de na- turaleza; pero, a diferencia de Hobbes, lo describe como un estado en que los hombres gozaban de perfecta liber- tad para ordenar sus acciones y disponer d e sus per- sonas y bienes como lo tuvieren a bien dentro de la ley natural, sin depender de la voluntad de otro hombre alguno y en el que todos eran iguales, nacidos a idén- ticas ventajas de la naturaleza y al uso de las mismas facultades. Su poder y jurisdicción eran recíprocos. 6 7 . Siguiendo a Aristóteles, que definió al hom- bre como un " a n i m a l p o l í t i c o " , Locke considera que es la propia naturaleza del hombre la que lo llevó a buscar la sociedad, a gozarla y a perpetuarla. Tres son los elementos que, a su juicio, son indispensables para la constitución de la sociedad política, el Estado: la unión de todos en un solo cuerpo, un derecho común y unaLos hombres autoridad que decida las controversias y castigue a losse someten a delincuentes; sostiene que la finalidad d e los hombresun control al someterse voluntariamente a un control político fue,político. ante todo, el resguardo de su vida, de su libertad y de su propiedad, cuya posesión y disfrute eran muy inse- guros en el estado d e naturaleza. Señala asimismo que el primer gran acto de la sociedad política constituida tuvo que haber sido el establecimiento de la autoridad suprema, dividida en legislativa y ejecutiva. La misión de esta autoridad de gobierno está limitada a realizar actos conducentes al bien público de la sociedad, o sea, a realizar los fines para los cuales fue constituido el Estado.Justificación 68. Al distinguir Locke muy claramente el Estadode la — s o c i e d a d p o l í t i c a — del Gobierno demostró que ésterevolución. puede ser disuelto sin disolver al Estado. Con esta dis- tinción abrió el camino de la justificación de la revolu- ción. La revolución s e justifica, en efecto, cuando los actos del gobierno son contrarios a los términos del pacto original, y e s el pueblo el juez único con derecho a determinar si el gobierno ha actuado de modo contra- rio al depósito de la confianza que el pueblo le otorgó. No sólo habla Locke del derecho moral y legal a la revolución, sino de la obligación moral de provocarla. Si el gobierno ha sido creado para perpetuar y proteger los derechos naturales del hombre, específicamente los de la vida, la libertad y la propiedad, cuando tales dere- chos se violan, se viola el propio contrato al anularse el propósito fundamental de la sociedad política. De ahí la obligación moral del pueblo de levantarse y expulsar a los gobernantes infieles a su mandato y de instalar en el poder a otros que garanticen la protección de- los derechos naturales de la especie humana. 48
  • 3. 69. No es necesario recalcar la importancia que Influenciaesta doctrina tuvo en la justificación de la Revolución de las ¡deasGloriosa y la que estaba llamada a tener en la de la de Locke.Revolución Norteamericana. Determinante, asimismo, enel triunfo del régimen parlamentario sobre el absolutismodinástico en Inglaterra, fue natural su popularidad e in-fluencia en los " f i l ó s o f o s " de la Ilustración que propug-naban por un régimen gubernamental en que el sobe-rano fuese racional, conocedor de las leyes naturalesy defensor de los derechos naturales de sus subditos.MONTESQUIEU 70. Nadie, sin embargo, mejor que Montesquieu Montesquieu.(1689-1755) representa el pensamiento político de laIlustración. Fue, sin duda, su experiencia de Inglaterra,el contacto con el ambiente de libertad intelectual, con eloptimismo racionalista, con la confianza en la inves-tigación empírica y con las constituciones políticas deeste país, la que le inspiró su obra monumental El Espí-ritu de las Leyes (1748) que en cierto modo apuntabaya en sus Consideraciones sobre las causas de la gran-deza de los romanos y de su decadencia (1734), publi-cadas después de su viaje por Inglaterra y por Italia. 71. En El Espíritu de las Leyes, Montesquieu apli- Hay factoresca el método experimental comparativo tratando de de- queterminar las leyes positivas que conforman y dan su determinan laContenido a las instituciones humanas. "Hay principios naturalezauniversales — d i c e — que permiten comprender la tota- de loslidad de la historia humana en sus menores detalles". gobiernos.Señala varios de estos principios: el clima, la clase deterritorio, las costumbres, la población, la religión, elcomercio y la moneda, pero, principalmente la natura-leza de los gobiernos. En relación a este último puntodesarrolla su pensamiento político. 72. Montesquieu no especula sobre el origen de Correspon-los gobiernos ni sobre el estado de naturaleza. Se preo- dencia entrecupa ante todo por establecer las relaciones entre la moral ymoral y la política, para lo cual se sitúa en una pers- política,pectiva histórica universal que abarca tanto los estadosdel pasado como los de su presente. Hace a un ladola clasificación tradicional de monarquía, aristocracia ydemocracia, para darnos la suya propia, asignando acada forma de gobierno una disposición de los hombreshacia ella que es la que al mismo tiempo, la funda, lasostiene y la protege: a la república corresponde la vir-tud; a la monarquía, el honor, y al despotismo, el temor.De tal disposición o principio se derivan todas las insti-tuciones características de cada una de las formas degobierno. 49
  • 4. 73. Aunque no escasean en la o b r a enfoques no- vedosos como éste y como el tratamiento que hace de la evolución de los estados, su gran tema es la ponde- ración elogiosa de la Constitución Inglesa. 74 Montesquieu ve en el régimen parlamentario inglés, moderador de la monarquía, el sistema políticoDivisión de que mejor garantiza la libertad e impide el abuso depoderes. poder. La división de éste entre el parlamento (poder le- gislativo), el monarca (poder ejecutivo) y los jueces (po- der judicial) establece un equilibrio, un juego de frenos y contrapesos, que asegura la justicia y el respeto a los derechos naturales de los hombres. 75. Así como el pensamiento político de Locke influyó de modo directo en la Revolución y en la De- claración de Independencia de los Estados Unidos de América, estas consideraciones de El Espíritu de las Leyes, de Montesquieu, influyeron en la formulación de la Constitución d e los propios Estados Unidos y en el desarrollo de la idea de la monarquía parlamentaria como el mejor sistema de gobierno. JUAN JACOBO ROUSSEAURousseau. 76. " D e postura variable y candor permanente", como justamente ha sido calificado, Juan Jacobo Rous- seau, Padre del Romanticismo y teórico de la Democra- cia de base popular, aparece simultánea y contradic- toriamente como un disidente del racionalismo y como un apasionado promotor de algunas de las ideas básicasPrimacía del de la Ilustración. Profesó, en efecto, un deísmo liber-sentimiento tario y una gran fe en la integridad humana; predicósobre la razón, los ideales de igualdad, de fraternidad y de libertad, y concibió, tanto un sistema de educación que atendiese a las necesidades individuales y sociales como un sis- tema político, en el que se conciliasen la libertad individual y el imperio del derecho y se garantizase la participación política efectiva de todos los ciudadanos.Vuelta a la Pero, por otra parte, proclamó la primacía del sentimientonaturaleza. sobre la razón y una vuelta a la naturaleza contra los valores de la ciencia y de la civilización.El hombre es 77. En sus primeras obras Discurso sobre las cien-bueno por cias y las artes (1752) y Discurso sobre, la desigualdadnaturaleza. (1755), idealiza, contrariamente a Hobbes, el estado de naturaleza, considerándolo perfecto, simple y feliz, y a todos los hombres buenos, libres e iguales; deplora el desarrollo científico como causa del retroceso moral, y lamenta el estado moderno y las circunstancias por las que el hombre abandonó su condición presocial para crearlo. Contradice así al racionalismo ilustrado que veía en el progreso de las ciencias el único medio d e hacer felices y prósperos a los hombres. 50
  • 5. 78. Su pensamiento político, que buscaba el sis- Contrato tema para restablecer la felicidad y la igualdad primi- social. tivas en la fraternidad y la libertad, perdidas por la lucha en que los hombres cayeron al aparecer la civilización, quedó expresado en el Contrato social (1761). La tesis fundamental de Rousseau es la concepción de un con- trato negociado libremente, en cuyas cláusulas se consig- na el traspaso de la libertad natural ilimitada del in- dividuo a una soberanía ejercida por todo el pueblo. De La voluntad ahí que el sistema político justo, es el que hace radicar popular, base la soberanía en la voluntad popular. El gobierno no es de la más que el representante de esta voluntad general y el democracia. régimen perfecto es-aquel en que todo el pueblo parti- cipa en la confección de las leyes y en la elección de los magistrados que han de hacerlas observar, es decir, la democracia. Siendo prácticamente imposible que exis-,ta unanimidad en los ciudadanos, es preciso someterse a la voluntad de la mayoría, parte esencial del contrato al que todos se adhieren por el hecho de la vida social. 79. La teoría de Rousseau iba más allá d e la ideadel despotismo ilustrado y d e la monarquía limitada porel parlamento. Al establecer la imposición del númeroy de la voluntad popular, hizo de la democracia unafuerza capaz d e levantar las masas. Paradójicamente,esta ideología democrática, nacida de los sueños idílicosde Rousseau, fue la razón justificadora de la dictaduraejercida en nombre del pueblo y de los terribles excesosen la Francia de 1793. 8 0 . Jacques Pirenne resume así los efectos del Siglo XVIII.desarrollo del pensamiento político en la Francia de la Dossegunda mitad del siglo XVIII: " D o s grandes tendencias corrientes:morales se abren p a s o . . . : una racionalista que cree en a) racionalistael progreso y en la perfectibilidad del hombre median- b) sentimental.te el conocimiento, la tolerancia y la libertad a la queconcibe dentro del marco de los intereses sociales; yla otra, sentimental e ideológica que, afirmando su feen la primacía del instinto, en la infalibilidad del pue-blo y en la existencia de un derecho natural preesta-blecido, hace de la democracia una r e l i g i ó n " .LAS IDEAS ECONOMICAS 81. La nueva actitud científica, los adelantos de Nace lala ciencia y el desarrollo de la técnica científica no sola- economíamente constituyeron el origen de la Revolución Indus- como cienciatrial que apuntaba ya en los años que precedieron a la social.Revolución Francesa, sino que motivaron, como parte delinterés político y social, la reflexión acerca de los fe-nómenos económicos e hicieron nacer la economía comouna ciencia social 51
  • 6. Técnica en la 8 2 . A las ya importantes transformaciones socia-agricultura. les y económicas que había provocado el comercio mun- dial de Holanda e Inglaterra, se agregaban las derivadas de la creciente propagación de la industria, acelerada por el empleo del vapor como fuerza motriz, y del per- feccionamiento técnico de la agronomía que permitía un rhejor aprovechamiento d e las tierras en el cultivo de plantas forrajeras y de raíces cuyo resultado fue au- mentar la ganadería en proporciones considerables y dedicar, por ello, a los cultivos, cantidades mucho ma- yores de abono.Mercantilismo, 8 3 . En el siglo XVII la política — m á s . que la teo-política r í a — económica prevaleciente había sido el mercanti-económica del lismo. La idea básica de esta política era la de que lasiglo XVII. riqueza de un país reside esencialmente en la posesión de metales preciosos, por lo q u e la política racional económica de un Estado debe tender a aumentar sus reservas de oro y de plata, a través d e asegurarse una balanza comercial favorable, es decir una balanza en que las exportaciones fuesen superiores a las importaciones. Para este fin, el Estado debía refrenar y controlar el inte- rés egoísta de los individuos. 84. Los métodos racionales para conseguir una balanza favorable fueron la implantación de derechos de entrada — a l t o s aranceles— sobre importaciones ex- tranjeras, concesión de primas a la exportación y de privilegios a industrias nuevas, imposición de derechos a los navios extranjeros que frecuentasen puertos na- cionales y exclusivismo colonial otorgado a compañías privilegiadas.Caída del 8 5 . La política mercantilista fue desbordada pormercantilismo. la acción económica. El crecimiento, la concentración y la disponibilidad de capitales llevaron pronto a la apli- cación de éstos a los negocios y a la industria en in- versiones no sólo nacionales sino también extranjeras. Hacia fines del propio siglo XVII, tanto en Francia como en Inglaterra, comenzó a levantarse una ola de protes- tas contra los altos aranceles, los monopolios concedidos por el Estado o la prohibición de exportar moneda, al mismo tiempo que se señalaba que también cons- tituían riqueza para el Estado los talleres, los barcos y las materias primas. El análisis de todos estos hechos hizo aparecer la ciencia económica. 8 6 . El francés Boisguillebert (1646-1714) fue el primero en combatir la política mercantilista, argumen- tando que no es la acumulación de metales preciosos lo que constituye la riqueza de un país, sino los pro- ductos del suelo y d e la industria. Son éstos los que hay que multiplicar en la medida de todo lo posible, dejando que la libre competencia actúe como estimu- lante y como reguladora natural. En Inglaterra, David Hume (1711-1776) se hace eco de estas ideas, insistien- 52
  • 7. do en que la mejor política económica de un gobiernoes dejar el comercio exterior y a la balanza comercialen paz. Los vecinos prósperos ayudan más que perju-dican a un país.LA FISIOCRACIA 87. Fisiocracia o " g o b i e r n o de la naturaleza" es Fisiocracia.el nombre que un grupo de pensadores franceses die-ron a la " c i e n c i a nueva" que su maestro Quesnay(1694-1774) había desarrollado en tres artículos de laEnciclopedia: Colonos y granos, Cuadro Económico yDerecho natural. 88. Para Quesnay, médico de Luis XV, biólogo y Quesnay.gran propietario, los fenómenos económicos constitu-yen un orden de hechos sujetos a las leyes de la na-turaleza. Estas leyes constituyen un sistema que, te-niendo como autor al Ser Supremo, es el mejor posible.El conocimiento de este sistema de leyes es la cienciaeconómica. 89. Las afirmaciones fundamentales de Quesnay La agriculturase refieren a la determinación de la verdadera riqueza como fuente dey a las condiciones indispensables, para obtenerla. La riqueza.verdadera riqueza — d i c e — es un producto fungible queno ocasiona disminución de la materia que se utilizapara crearla. Ni la industria ni el comercio cumpleneste requisito. La primera transforma las materias exis-tentes creando ciertas formas útiles, pero destruye lamateria sin substituirla. El segundo se limita a transmi-tir y cambiar productos. Sólo la agricultura, q u é creauna nueva materia, la reproduce y la multiplica, produ-ce una utilidad nacional, un producto neto. La claseprincipal es, pues, la de los propietarios rurales, queha puesto en valor el terreno; la sigue la clase de loscultivadores, y por último la clase estéril d e los indus-triales y los comerciantes. En la política económica ra-cional todo debe quedar subordinado a la producciónagrícola, lo que significa multiplicar la propiedad indi-vidual mediante la supresión de la comunal, librar elcultivo de las servidumbres colectivas y de los derechosfeudales, favorecer la gran propiedad que es la queaprovecha los grandes adelantos y aplica técnicas i n -teligentes, asegurar amplias ventas y buenos precios mediante la libertad de comercio y multiplicar más la riqueza que la población. 90. Dado que la ley natural exige la propiedad, esta es de derecho natural. Lo mismo ocurre con la libertad, única que permite el libre ejercicio del derecho de propiedad. Otro tanto ocurre con el despotismo, ya que el gobierno, en sus leyes positivas se limita a tra- 53
  • 8. ducir al lenguaje humano las leyes naturales. Como el déspota recauda los impuestos únicamente de los pro- pietarios, sus intereses coinciden con los de éstos, y al igual que ellos deben ser hereditarios. Sólo a los pro- pietarios y a su conciencia de las leyes naturales debe rendir cuentas.Influencia 9 1 . Las tesis de Quesnay tuvieron tanto éxito ende los Francia que prácticamente se convirtieron en una reli-fisiócratas. gión. Turgot, ministro de Luis XVI, partidario d e dejar en libertad al individuo y de nulificar la acción guberna- mental —"laissez faire, laissez p a s s e r " — trató de in- troducir reformas fisiocráticas, pero la oposición le obligó a dejar su puesto. La Asamblea Constituyente de 1789 tuvo una gran influencia de las ideas de la fisiocracia. ADAM SMITH Y EL LIBERALISMO ECONOMICOSmith. 92. Con la obra Investigación acerca de la natu- raleza y las causas de la riqueza de las naciones de Adam Smith (1723-1790) alcanzó su cima el pensamien- to económico del siglo XVIII y la tesis de la libertad eco- nómica del "laissez f a i r e " . En esta obra maestra, que sintetiza lo mejor del pensamiento de Hume y de los fisiócratas, Adam Smith se acoge al orden natural, que se da siempre y en donde se deja libre c a m p o a la natu- raleza. Si a los hombres, pues, se les deja libres paraLas fuerzas que busquen sus propios fines, serán guiados c o m o poreconómicas una " m a n o invisible" para trabajar y usar su tierra,deben actuar mano de obra y capital, en la forma más benéfica paralibremente. el país. Las fuerzas económicas deben ser dejadas li- bres, sólo sujetas a las leyes económicas naturales. El Estado no debe intervenir sino cuando los individuos se muestran incapaces d e crear las instituciones útiles a la sociedad. Este mundo es una república de produc- tores y de consumidores, unos dependientes de otros, y la paz debe surgir de la conciencia de esta depen- dencia.Trabajo y 93. Demuestra que la riqueza se crea por el tra-comercio; bajo y se distribuye por el comercio. Trabajo y comer-bases de la cio son las bases de la organización económica. Entreeconomía. ellos, el elemento coordinador es el interés personalPrecios: consciente, y el equilibrio que establece entre el interésresultados del productor y el del consumidor conduce a fijar eldel interés del justo precio que armoniza el interés del individuo conproductor y el. de la sociedad. Una sabia política económica ten-consumidor. derá por ello a suprimir las trabas a la libertad econó- mica que respondiendo al orden natural, realiza tal *auilibrio.54 I
  • 9. 94. La obra de A d a m Smith que hacía ver lo ab-surdo de las regulaciones y restricciones colonialesapareció en 1776, el mismo año en que la Declaraciónde Independencia de los Estados Unidos rompía el sis-tema colonial inglés. No fue conocida en Francia sinohasta la Revolución Francesa, pero en Inglaterra ejerciópronto una influencia considerable. En los comienzosdel siglo XIX inauguró la época del liberalismo econó-mico. ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS 1. Haga una correlación entre las ideas de Hobbes y las de Locke. 2. Investigue en su comunidad cómo funciona la división de po- deres propuesta por Montesquieu. 3. Elabore una pequeña monografía donde se vean los nexos entre el liberalismo y el capitalismo. REACTIVOS DE AUTOEVALUACIONOBJETIVO 1 . 1. En los paréntesis de la columna derecha coloque los números de la columna izquierda que le correspondan. 1. El estado de naturaleza se traducía en una Locke ( ) guerra de todos contra todos. 2. Los hombres son libres e iguales por na- Rousseau ( ) turaleza. 3. El hombre nace bueno y la sociedad lo Hobbes ( ) pervierte. • 2 Según Locke, la revolución se justifica cuando: (marque con X la, o las respuestas correctas) se desea cambiar la estructura de una sociedad los actos del gobierno son contrarios al pacto original se violan los derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad 55

×