Your SlideShare is downloading. ×
Selvicultura del Eglobulus Ruiz et al 2008
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Selvicultura del Eglobulus Ruiz et al 2008

1,439
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,439
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
30
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. L A C O N T R I B U C I Ó N F O R E S TA L D E E N C EHa pasado casi medio siglo. La que fuera Empresa Nacional de Celulosas, hoy Con el inicio de la actividad forestal asociada a la obtención de materia primaENCE, llegó a Huelva como consecuencia de los trabajos ya desarrollados por para la extracción de la celulosa a principios de los años sesenta, arrancó unaPatrimonio Forestal del Estado con el género Eucalyptus en la provincia. nueva etapa en el desarrollo de la selvicultura del eucalipto, orientada ya bási- camente hacia el E. globulus. Las inquietudes de los profesionales forestales deEl inicio de la construcción de una presa en 1962 en Gibraleón ponía la primera ENCE por la mejora y desarrollo de la selvicultura del eucalipto han quedadopiedra al proyecto ENCE para la extracción de la celulosa de la madera cultivada de manifiesto desde sus inicios con la publicación de numerosos trabajos cien-de eucalipto. La actividad industrial comenzó en 1964 y desde el principio se re- tíficos y técnicos, muchos llevados a cabo con prestigiosos centros de investiga-veló como la de mayor impacto social de la provincia en generación de empleo ción en el ámbito forestal internacional. Un hito importante que simboliza estedirecto e indirecto, de forma diseminada además por toda la geografía onuben- compromiso fue la creación de la Dirección de Investigación Forestal de ENCEse. La razón fundamental de este claro beneficio siempre ha sido el eucalipto y en 1981, hoy referencia internacional del sector.todas las labores forestales e industriales asociadas a él. Desde ese momento hasta la fecha, la actividad investigadora de la empresa enSin embargo, los antecedentes de este género de origen australiano no están rela- el ámbito forestal ha estado enmarcada en una estrategia de mejora continuacionados con la pasta de papel. Las primeras plantaciones de eucalipto en Huelva tanto de la selvicultura como de la genética de la especie. En Huelva se hanse remontan a finales del siglo XIX. La Administración forestal del Gobierno es- obtenido logros de relevancia mundial como la clonación del E. globulus conpañol de entonces había iniciado la actividad repobladora con Eucalyptus con un rentabilidad comercial, y el desarrollo posterior, en constante evolución y me-marcado carácter experimental. Se trataba de ratificar las expectativas creadas por jora, de la selvicultura clonal.sus rápidos crecimientos y, por tanto, su valía para aumentar la superficie arbola-da, un objetivo fundamental de la Ley de Repoblación Forestal de 1908. Todos los resultados de esta investigación son los que ahora recoge la publica- ción “Compendio de Selvicultura aplicada en España” por iniciativa del InstitutoLas primeras referencias a una selvicultura extensiva de la especie las encon- Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria. El capítulo dedica-tramos a principios del siglo XX. De acuerdo a lo que nos dejó escrito en 1924 do al Eucalyptus globulus es el que se reproduce fielmente en este documento.el insigne Ingeniero de Montes y Botánico onubense Manuel Martín Bolaños,las primeras repoblaciones se realizaron por iniciativa de propietarios privados, Todo el saber que esta publicación reúne es el legado impreso de los profesiona-ante la gran demanda de esencia y madera de eucalipto para los numerosos les forestales que han trabajado o colaborado con ENCE en todos los años de suusos posibles: ebanistería, traviesas de ferrocarril, apeas para minas, construc- historia. Han sido cientos. Los que abrieron caminos aportando mucho más queciones agrícolas y navales y, sobre todo, como combustible. su calidad profesional; los que supieron recoger el testigo asegurando la pervi- vencia del conocimiento y del compromiso con la tierra en la que desarrollan suPero fue sin duda la creación del Patrimonio Forestal del Estado en 1941 lo que dio labor; los que han colaborado desde distintos organismos e instituciones contri-un gran impulso a las plantaciones de eucalipto, principalmente con Eucalyptus buyendo a la labor científica; y los que hoy mantienen vivo el espíritu innovadorglobulus y E. camaldulensis. Desde un principio, el objetivo perseguido por esta y la capacidad de adaptación a un entorno cambiante que no da tregua. A todosinstitución pública fue dar solución al déficit creciente de madera del país a través ellos hay que dar las gracias: a los responsables técnicos, a los encargados, a losdel aumento de la productividad de los montes. Esa inquietud fue recogida por capataces, a todos los trabajadores del sector que hacen verdad cada una delos propietarios particulares, dando lugar así a las primeras señales de una selvi- las mejoras conseguidas por la selvicultura que se describe a continuación encultura funcional del eucalipto para la producción de madera y la orientación, por beneficio de toda la sociedad.tanto, hacia un enfoque más científico. Grupo ENCE
  • 2. l a C o n t r i B u C i Ó n F o r e s ta l d e e n C eHa pasado casi medio siglo. La que fuera Empresa Nacional de Celulosas, hoy Con el inicio de la actividad forestal asociada a la obtención de materia primaENCE, llegó a Huelva como consecuencia de los trabajos ya desarrollados por para la extracción de la celulosa a principios de los años sesenta, arrancó unaPatrimonio Forestal del Estado con el género Eucalyptus en la provincia. nueva etapa en el desarrollo de la selvicultura del eucalipto, orientada ya bási- camente hacia el E. globulus. Las inquietudes de los profesionales forestales deEl inicio de la construcción de una presa en 1962 en Gibraleón ponía la primera ENCE por la mejora y desarrollo de la selvicultura del eucalipto han quedadopiedra al proyecto ENCE para la extracción de la celulosa de la madera cultivada de manifiesto desde sus inicios con la publicación de numerosos trabajos cien-de eucalipto. La actividad industrial comenzó en 1964 y desde el principio se re- tíficos y técnicos, muchos llevados a cabo con prestigiosos centros de investiga-veló como la de mayor impacto social de la provincia en generación de empleo ción en el ámbito forestal internacional. Un hito importante que simboliza estedirecto e indirecto, de forma diseminada además por toda la geografía onuben- compromiso fue la creación de la Dirección de Investigación Forestal de ENCEse. La razón fundamental de este claro beneficio siempre ha sido el eucalipto y en 1981, hoy referencia internacional del sector.todas las labores forestales e industriales asociadas a él. Desde ese momento hasta la fecha, la actividad investigadora de la empresa enSin embargo, los antecedentes de este género de origen australiano no están rela- el ámbito forestal ha estado enmarcada en una estrategia de mejora continuacionados con la pasta de papel. Las primeras plantaciones de eucalipto en Huelva tanto de la selvicultura como de la genética de la especie. En Huelva se hanse remontan a finales del siglo XIX. La Administración forestal del Gobierno es- obtenido logros de relevancia mundial como la clonación del E. globulus conpañol de entonces había iniciado la actividad repobladora con Eucalyptus con un rentabilidad comercial, y el desarrollo posterior, en constante evolución y me-marcado carácter experimental. Se trataba de ratificar las expectativas creadas por jora, de la selvicultura clonal.sus rápidos crecimientos y, por tanto, su valía para aumentar la superficie arbola-da, un objetivo fundamental de la Ley de Repoblación Forestal de 1908. Todos los resultados de esta investigación son los que ahora recoge la publica- ción “Compendio de Selvicultura aplicada en España” por iniciativa del InstitutoLas primeras referencias a una selvicultura extensiva de la especie las encon- Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria. El capítulo dedica-tramos a principios del siglo XX. De acuerdo a lo que nos dejó escrito en 1924 do al Eucalyptus globulus es el que se reproduce fielmente en este documento.el insigne Ingeniero de Montes y Botánico onubense Manuel Martín Bolaños,las primeras repoblaciones se realizaron por iniciativa de propietarios privados, Todo el saber que esta publicación reúne es el legado impreso de los profesiona-ante la gran demanda de esencia y madera de eucalipto para los numerosos les forestales que han trabajado o colaborado con ENCE en todos los años de suusos posibles: ebanistería, traviesas de ferrocarril, apeas para minas, construc- historia. Han sido cientos. Los que abrieron caminos aportando mucho más queciones agrícolas y navales y, sobre todo, como combustible. su calidad profesional; los que supieron recoger el testigo asegurando la pervi- vencia del conocimiento y del compromiso con la tierra en la que desarrollan suPero fue sin duda la creación del Patrimonio Forestal del Estado en 1941 lo que dio labor; los que han colaborado desde distintos organismos e instituciones contri-un gran impulso a las plantaciones de eucalipto, principalmente con Eucalyptus buyendo a la labor científica; y los que hoy mantienen vivo el espíritu innovadorglobulus y E. camaldulensis. Desde un principio, el objetivo perseguido por esta y la capacidad de adaptación a un entorno cambiante que no da tregua. A todosinstitución pública fue dar solución al déficit creciente de madera del país a través ellos hay que dar las gracias: a los responsables técnicos, a los encargados, a losdel aumento de la productividad de los montes. Esa inquietud fue recogida por capataces, a todos los trabajadores del sector que hacen verdad cada una delos propietarios particulares, dando lugar así a las primeras señales de una selvi- las mejoras conseguidas por la selvicultura que se describe a continuación encultura funcional del eucalipto para la producción de madera y la orientación, por beneficio de toda la sociedad.tanto, hacia un enfoque más científico. Grupo ENCE
  • 3. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)págINA 2
  • 4. I FORMAS DE MASA Y TIPOLOGÍAINTRODUCCIÓN .........................................................................................................................5I. FORMAS DE MASA Y TIPOLOGÍA ............................................................................................6II. TRATAMIENTOS DE REGENERACIÓN ....................................................................................9 II.1. ÉPOCA DE CORTA .................................................................................................................................................................................. 9 II.2. NÚMERO DE CORTES O RECEPES .................................................................................................................................................... 9 II.3. ALTURA DE CORTE .............................................................................................................................................................................. 10 II.4. SUPERFICIE DEL TRANZÓN DE CORTA ........................................................................................................................................ 10 II.5. TRATAMIENTO Y APROVECHAMIENTO DE LOS RESIDUOS DE CORTA ........................................................................... 10III. TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALES ............................................12 III.1. SELECCIÓN DE BROTES ............................................................................................................................................................. 12 III.2. PREPARACIÓN DEL TERRENO PREVIA A LA PLANTACIÓN ........................................................................................... 12 III.3. CONTROL DE LA VEGETACIÓN POSTERIOR A LA PLANTACIÓN ............................................................................... 14 III.4. CLARAS ............................................................................................................................................................................................ 15 III.5. PODAS .............................................................................................................................................................................................. 17 III.5.1. Podas en selvicultura para madera de trituración ............................................................................................................... 17 III.5.2. Podas en selvicultura para madera sólida ............................................................................................................................ 18 III.6. FERTILIZACIÓN ............................................................................................................................................................................. 20 III.6.1. Fertilización inicial o de arranque ......................................................................................................................................... 20 III.6.2. Fertilización de mantenimiento ............................................................................................................................................ 22 III.6.3. Fertilización de brotación o post-aprovechamiento ........................................................................................................... 24 III.7. TRATAMIENTO FITOSANITARIOS O PREVENTIVOS ......................................................................................................... 24IV. CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓN ..........................................................................................26 IV.1. CALIDAD DE ESTACIÓN ............................................................................................................................................................. 26 IV.2. INFLUENCIA DE LA DENSIDAD DE PLANTACIÓN EN EL CRECIMIENTO ................................................................ 29 IV.3. TURNO Y PRODUCCIÓN ............................................................................................................................................................. 31V. IMPACTO SOCIAL Y ECOLÓGICO DE LAS PLANTACIONES DE EUCALYPTUS .....................34VI. BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................................36 págINA 3
  • 5. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)págINA 4
  • 6. I FORMAS DE MASA Y TIPOLOGÍAintroduCCiÓn nínsula en zonas en las que el empleo de E. globulus está limitado por el frío.El género Eucalyptus, perteneciente a la familia Myrtaceae, incluye Las plantaciones de eucalipto en España representan un 3,74%casi 600 taxones distintos siendo la mayoría originarios de Aus- de la superficie forestal arbolada, produciendo un 27,33% del to-tralia (Chippendale, 1988). Desde sus lugares de origen ha sido tal de la madera industrial del país (Nicolás, 2005). Los primerosdistribuido por todo el mundo y especialmente a zonas de clima eucaliptares españoles tuvieron como destino principal la fabri-mediterráneo, tropical o subtropical. Las últimas referencias al cación de apeas de minas (González-Río et al., 1997) pero hoy sinrespecto indican que la superficie ocupada por este género supe- duda la fabricación de pasta de papel es el uso mas importantera los 17,8 millones de hectáreas (FAO, 2000). (Villena, 2003). Además, en la última década y principalmente en el Norte de la Península Ibérica, se ha experimentado una cla-El primer registro de semillas de eucalipto que llegó a Europa data ra tendencia a la diversificación de sus usos para la fabricaciónde 1804. Estas semillas pertenecían a la especie E. globulus y se culti- de tableros (de fibras, MDF y contrachapado) y madera de sierravaron en Francia (Penfold y Willis, 1961; Potts et al., 2004). En España (parquet, tarimas, etc.) (Baso, 2003).el género fue introducido probablemente por Fray Rosendo Salvadoen 1846, quien envió semillas procedentes de Australia a su familia La gran adaptación al cultivo y el rápido crecimiento que se estáde Tuy en la provincia de Pontevedra (González-Río et al., 1997). En logrando hacen que la especie tenga un gran potencial de expan-nuestro país, donde hay en torno a 500.000 has de eucaliptar (Toval, sión debido a la utilización de las plantaciones como sumideros2002), están representadas alrededor de ochenta especies del género de CO2 atmosférico. Los acuerdos recogidos en el protocolo de(de la Lama, 1976), pero de ellas tan solo E. globulus y E. camaldulen- Kyoto comprometen a los países a compensar sus emisiones me-sis, ocupan una superficie que puede considerarse de interés desde diante el uso de energías alternativas o el secuestro de CO2 at-el punto de vista de la selvicultura. El área preferente de cultivo se mosférico mediante plantaciones que incrementen la fijación quecentra en Galicia (61% de la superficie total), Cornisa Cantábrica se producía mediante el uso tradicional del recurso suelo. Más(16%), Andalucía occidental (17%) y Extremadura (6%), destacando recientemente, la provisión de biomasa en reemplazo de otrospor provincias La Coruña con un 31%, Lugo con un 17% y Huelva combustibles está en etapa de inicio y expansión, ya que la made-con un 15% del total superficial (Aspapel, 1988). ra es, sin lugar a duda, un recurso natural renovable alternativo frente a los no renovables combustibles fósiles.Mientras que E. globulus experimenta un sensible auge de susplantaciones en el Norte y Noroeste de la Península Ibérica Dada la importancia que tiene en nuestro país la especie E. globu-(ocupando unas 325.000 ha), E. camaldulensis describe una clara lus dentro del género, la selvicultura que se describe en este ca-tendencia a la reducción de la superficie plantada en Andalucía pítulo se refiere esencialmente a ésta. Habría que tener en cuentaoccidental y Extremadura (105.000 ha), a pesar de que ésta es la las diferencias selvícolas con el resto de los eucaliptos, principal-especie más extendida a nivel mundial (Florence, 1996). Es des- mente aquellas que se refieren a la diferente capacidad de brota-tacable en los últimos años la utilización de la especie E. nitens, ción, como en el caso de E. nitens, lo que condiciona el Método deplantada en unas 40.000 ha principalmente en el Norte de la pe- Beneficio y por lo tanto la selvicultura del monte. págINA 5
  • 7. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)i. Formas de masa por polinización abierta y controlada entre los mejores padres (To- val et al., 1996).Y tipoloGÍa La primera etapa para la obtención de clones por selección masal se basa en la localización de árboles fenotípicamente superiores (árbolesUn número reducido de especies de Eucalyptus han llegado a do- plus) que destacan en comparación con sus vecinos por su mayor volu-mesticarse y cultivarse de forma intensiva en todos los continentes. men maderable, mayor rectitud y limpieza de fuste, poda natural, en-Particularmente E. globulus está considerada una especie modelo contrarse libre de plagas y enfermedades y densidad básica superior.para estudios genéticos y para el desarrollo de programas de me- Los árboles plus se cortan para, de los brotes de cepa, obtener las prime-jora y selvicultura. Por tratarse de una especie cultivada en España, ras estaquillas con las que ensayar la capacidad de enraizamiento detodas las masas existentes son repobladas y fundamentalmente cada genotipo. Los primeros ramets enraizados se manipulan con el finmonoespecíficas. Como consecuencia del tratamiento empleado de obtener pies-madre que proporcionen nuevas estaquillas, inicián-para las cortas de regeneración, que se describirá en un apartado dose de este modo el sistema de producción “en cascada” (Figura I.1).posterior, la forma principal de masa es la de estructura coetánea. Al establecimiento y evaluación de los clones en el campo por medio de pruebas comparativas clonales, sigue la selección definitiva y el es-Históricamente los eucaliptos se han regenerado a partir de semi- tablecimiento de plantaciones clonales.llas, sin embargo, el aumento de su interés ha inducido al desarro-llo de técnicas operativas para la reproducción clonal de árboles La técnica de estaquillado empleada inicialmente se denominó desuperiores. La repoblación mediante material clonal seleccionado macro- estaquillado. En ella las estacas son obtenidas a partir de bro-de Eucalyptus es el camino mas corto para obtener aumentos con- tes laterales de plantas cultivadas en el exterior y que constituyen elsiderables de producción ya sea por el incremento volumétrico, la parque de pies madre. De cada brote cosechado del pie madre se ob-calidad de la madera obtenida como así también por la homoge- tienen así varias macro-estacas que son segmentos de rama con dosneidad de la masa. Esta última ventaja abarata los costes del apro- pares de hojas y dos entrenudos (Soria, 2003). En continua mejora, lavechamiento, transporte y facilita el proceso industrial. técnica ha evolucionado hasta el empleo de una mini-estaquilla apical que consiste en una ramilla de entre 6-8 cm de largo obtenida de unLa reproducción in vitro fue la primera técnica de propagación clo- pie madre de tamaño reducido y cultivado de manera intensiva ge-nal para la generación de nuevas plantas, pero su elevado coste neralmente dentro de invernadero. La técnica de mini- estaquilladolimitó su uso a escala operativa. El éxito de la clonación se basó en presenta ventajas con respecto a la tradicional principalmente en lala reproducción in vivo por el enraizamiento de estaquillas, hoy mejora de la calidad de la planta y en el proceso productivo en gene-llamadas macro estaquillas. La técnica fue desarrollada en espe- ral. Las plantas procedentes de mini-estaquillas ofrecen mejor sistemacies tropicales, principalmente en Brasil y mas tarde ajustada para radicular, rectitud de la planta, rapidez en el proceso de enraizamientoE. globulus (Cañas, 1992) en el Suroeste de España. El material ve- y desarrollo de la planta en vivero (Alfenas et al., 2004). Por otro lado elgetal de propagación inicialmente procedía de la selección masal cultivo de los pies madre en condiciones ambientales controladas per-en las poblaciones de razas locales (Cañas et al., 1994). La selección mite una amortiguación en la época estacional de menor producciónmasal se inició en el Suroeste de España en 1984 y en el Noroeste de material vegetal de producción.en 1991, consiguiéndose por vez primera la producción masal concarácter comercial de la especie por vía vegetativa en la provincia La organización de las plantaciones clonales atiende a un “mosai-de Huelva en 1990. Posteriormente, programas de mejora genéti- co clonal” en el que las unidades de superficie correspondientes aca permitieron la selección de los mejores segregantes producidos cada clon rondan las 10 ha en el Suroeste (Ence, 2005). Las ventajaspágINA 6
  • 8. I FORMAS DE MASA Y TIPOLOGÍAFigura i.1: esquema del proceso de multiplicación clonal por macropropagación seguido por enCe. resumen de los resultados de las campañas de selección masal llevadas a cabo en Huelvaentre 1984 y 1994.de este tipo de diseño frente a la mezcla de clones en las plantaciones rrado ni en masas de brinzales ni en chirpiales. Si bien el dosel de copas suelecomerciales han sido estudiadas y justificada por Zobel (1993), llegando ser más cerrado en el primer turno de brinzales, los procesos de mortalidada la conclusión de que el tamaño de los bloques clonales ha de encon- acumulados por acción de los limitantes ambientales, tanto a lo largo del tur-trarse entre las 15 y 20 ha para que resulten operativos desde el punto no como después de cada corta de regeneración, desencadenan una pérdidade vista de su manipulación selvícola. Las plantaciones clonales han progresiva de densidad tras sucesivas cortas. Este fenómeno es más notoriocontribuido al desarrollo pormenorizado de intervenciones selvícolas en los eucaliptares del Suroeste en masas sin ningún grado de mejora ge-de precisión (Pardos, 1988). nética, donde se registra un porcentaje elevado de mortalidad como conse- cuencia de la plaga Phoracantha. Por otro lado, a este proceso se suma unaLos eucaliptares de E. globulus, a pesar de las densidades de plantación em- mayor diferenciación del dosel, con un progresivo aumento de diferenciaspleadas en la Península Ibérica, no forman por regla general un bosque ce- entre estratos con la edad dentro del turno y a lo largo de éstos. La entrada págINA 7
  • 9. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)de luz en la plantación desencadena la aparición de matorraly la regeneración progresiva de otras especies, lo que traeconsigo una mayor competencia por parte de la vegetacióninvasora. En la provincia de Huelva, la mejor representaciónde este tipo de masas la encontramos en plantaciones de ca-lidades inferiores, principalmente en suelos degradados dela Comarca del Andévalo, donde después de varias cortaslos eucaliptares presentan un aspecto de bosque aclaradocon una importante regeneración de especies arbustivas einvasión de matorral, principalmente jara.Sin embargo, en el Norte de la península la supervivenciade las masas es muy elevada y no se registra ninguna plagaque incida drásticamente sobre la supervivencia de los in-dividuos de la plantación. En este área geográfica son muyfrecuentes las masas que conservan un excelente vigor trassucesivas cortas de regeneración. La invasión de matorral,principalmente brezo y tojo, es un proceso muy frecuentedurante los primeros años de la plantación.La mejora genética sumada al empleo de material clonalen las plantaciones reduce significativamente la pérdida dedensidad y el desencadenamiento de los procesos descri-tos, dando lugar a masas de una elevada homogeneidad sinapenas estratificación de las copas de la plantación, y con-servando las densidades del rodal con la edad de la planta-ción y tras sucesivas cortas. El material genético mejoradopresenta asimismo una excelente capacidad de rebrote,asegurando el éxito de la regeneración tras la corta final, encontraste con las masas de origen seminal, en las que partede la mortalidad acumulada es debida a la pérdida de la ca-pacidad de rebrote de las cepas. Aun así, las masas clonalesde E. globulus presentan un dosel abierto, a lo que contribu-ye que entre los criterios de selección de los genotipos seencuentra la búsqueda de aquellos con baja proporción decopa y, al mismo tiempo, elevada eficiencia fotosintética. masa clonal de 7 años de edad en el litoral de la provincia de HuelvapágINA 8
  • 10. II TRATAMIENTOS DE REGENERACIÓNi i . t r ata m i e n t o s relacionado con la calidad del rodal. En las zonas de la Sierra de la misma provincia se puede efectuar la corta desde septiembrede reGeneraCiÓn hasta junio. En el Norte de la península la corta puede realizarse en cualquierEl tratamiento de regeneración aplicado a las masas de eucalipto época del año con excepción de los meses de noviembre a enero,con destino a la fabricación de pasta de celulosa es el de cortas a en aquellos montes situados en zonas con inviernos muy fríos, ohecho siendo la forma fundamental de masa o método de beneficio en julio y agosto, en montes situados en zonas con fuerte sequíael monte bajo. Las masas se crean partiendo de brinzales, que des- estival y suelo somero.pués de la primera corta se convierten en chirpiales de monte bajo.Dada la alta capacidad de rebrote que tiene E. globulus, el vigor que Experiencias desarrolladas en el Norte de Portugal (Pereira y Sar-mantienen sus cepas después de repetidas cortas y la buena calidad dinha, 1984) mostraron la estación fría como la más desfavorablede los chirpiales, el propósito es conseguir el mayor número de rota- desde el punto de vista de la mortalidad ocasionada a los tocones,ciones que la estación permita (Toval, 1999). siendo la primavera la estación más favorable. La recomendación de la FAO (1979) es cortar a comienzos de la estación de crecimien-Los brotes que dan origen al monte bajo se originan a partir de ye- to, de forma que los rebrotes no sean afectados por las últimasmas ubicadas en la parte interior de la corteza sobre la superficie heladas.de corte o yemas adventicias, de yemas durmientes bajo la cortezao yemas proventicias o de yemas ubicadas en los lignotubérculosque presentan algunas especies. Cuando el tronco está creciendo, ii.2. nÚmero de Cortes o reCepeslas yemas proventicias están inhibidas por la acción de las auxinas La excelente capacidad de rebrote de la especie E. globulus hace posi-que produce el árbol, pero al cortar el fuste cesa el flujo de auxi- ble realizar sucesivas cortas de regeneración o recepes a la plantaciónnas desarrollándose brotes proventicios o epicórmicos. Asimismo, a lo largo del tiempo.el corte del fuste supone un daño físico que activa el desarrollo debrotes adventicios sobre la superficie de la cepa. En el Norte de la Península Ibérica, donde la especie encuentra el ma- yor grado de adaptación a las condiciones ambientales, no se experi- mentan decaimientos en la productividad relacionados con el núme-II.1. ÉpoCa de Corta ro de recepes realizado (Fernández, 1982). En este área geográfica sonLa época de corta no sólo es importante porque las condiciones frecuentes plantaciones que se encuentran en la quinta rotación declimatológicas puedan hacer abortar las yemas, sino porque dichas chirpiales e incluso superiores a ésta.condiciones, ya sea por sequía o por helada, pueden perjudicar alos brotes con un cierto desarrollo o influir en el riesgo de ataques En el Suroeste de la península, las plantaciones de procedencia localde enfermedades y plagas. sin ningún grado de mejora se han llevado tradicionalmente has- ta el 3er o a lo sumo el 4º recepe de la masa, siendo la mortalidadAsí en el Suroeste, la época de corta recomendable en las zonas de acumulada en la plantación, y por tanto la pérdida de rendimiento,mayor sequía, como las comarcas de Costa y Andévalo de la pro- el criterio económico seguido para justificar la transformación y re-vincia de Huelva, es la comprendida entre los meses de octubre y forestación. En la actualidad la disponibilidad de material genéticofebrero, pudiendo prolongarse hasta el mes de junio en los rodales mejorado también puede justificar la sustitución de cepas indepen-de calidades I y II, ya que el vigor del rebrote está íntimamente dientemente del número de recepes realizados. págINA 9
  • 11. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)ii.3. altura de Corte tintos sellos de certificación forestal (FSC y PEFC) están motivando enLa altura de corte no tiene influencia en el rebrote, según se extrae de muchos casos la reducción del tranzón de corta a una superficie entornolas experiencias desarrolladas en el Suroeste de la península en el marco a las 20 ha.del Programa de Investigación ECLAIR (Toval et al., 1995). Si bien se hancitado en algunos casos disminuciones de la capacidad de rebrote de ce-pas sometidas a cortes muy bajos, esto se debía más al efecto negativo de ii.5. tratamiento Y aproveCHamientootros factores que a la altura del corte de apeo (Trunbull y Pryor, 1978). de los residuos de CortaPor ello se recomienda realizar el corte lo más cerca del suelo que sea Los restos de corta (ramas, ramillas, raberones, hojas, etc.) deben disponerseposible, para aprovechar al máximo la madera en la troza basal y que el en cordones en el centro de la calle de plantación, o plataforma de las terra-brote se sostenga más firmemente. La única limitación en este sentido no zas, sobre la que actúa el procesador, procurando que no cubran los tocones,es selvícola, sino tecnológica: los daños que por efecto de la tierra puedan ya que dichos restos dificultan la emergencia de los brotes y, en el caso desufrir las cadenas de las motosierras. que lo hagan, pueden producir daños mecánicos por efecto del viento o cuando se pasan máquinas para la trituración de los mismos.En las sucesivas rotaciones de corta en ocasiones se comete el error de irsubiendo la altura de corte, por lo que se van incrementando una serie Lo más aconsejable es la trituración e incorporación de los restos al sue-de inconvenientes. El primero es que se pierde crecimiento: puesto que la lo, por el efecto positivo que tiene al reciclar una parte de los nutrientesaltura total de un bosque está determinada por la calidad de la estación, si extraídos en la corta. En el Suroeste, esta operación es realizada frecuen-la altura de corte se va elevando, el fuste aprovechable va disminuyendo temente con una grada pesada de discos o grada de semi-desmonte,de rotación en rotación. Otro problema que genera la elevación sucesiva arrastrada por un tractor oruga. En el Norte de España a veces se quemande la altura de los tocones es la dificultad de movimiento para las máqui- los restos procedentes de la corta, lo que debe hacerse con toda serie denas y los equipos empleados en el aprovechamiento. Desde un punto de precauciones y teniendo previamente el cuidado de apartar los restos quevista aplicado está establecido realizar el corte a no más de 10 cm. están próximos a los tocones para que el fuego no los dañe. El descortezado no suele incluirse entre las operaciones de aprovecha-ii.4. superFiCie del tranZÓn de Corta miento puesto que el principal destino de la madera es la fabricación deTeniendo en cuenta la capacidad de rebrote de la especie y el método de pasta de celulosa, y esta operación se lleva a cabo en los propios parquesregeneración empleado en plantaciones de eucalipto, tradicionalmente de madera de las fábricas, por ser más económico y porque la corteza selos tranzones de corta han coincidido con los cantones de inventario, lo utiliza como fuente de energía en las calderas de biomasa.que ha dado lugar a unidades de corta de superficie variada y sin ningunalimitación de carácter selvícola. La persistencia de la madera sin descortezar en el campo representa un problema fitosanitario en zonas del Suroeste de la península, debido aEn el Norte de la península, debido a la reducida superficie de las propie- la atracción que ejerce sobre las poblaciones de Phoracantha. Se establecedades y por ende de las plantaciones, la superficie de corta coincide por por tanto la necesidad de descortezar la madera antes de que el cerambí-regla general con la superficie del monte. Este extremo es menos frecuen- cido complete su ciclo larvario dentro de ésta, de acuerdo a la estación delte en las plantaciones del Suroeste, con propiedades de mayor superficie año, para no actuar como foco propagador de la plaga.que hacen posible la mejor organización y ordenación del monte a travésde varios cantones dentro del mismo. Según los trabajos de Nicolás (1962), González et al., (1985b) y Donoso (1999) sobre E. globulus, puede asumirse que el fuste maderable repre-En la actualidad, los estándares de sostenibilidad aplicados por los dis- senta aproximadamente el 70% de la biomasa aérea total del árbol, co-págINA 10
  • 12. II TRATAMIENTOS DE REGENERACIÓNrrespondiendo el resto a corteza (~10%), ramas gruesas (~8%) y hojas y las emisiones atmosféricas de CO2 y otros gases de efecto invernadero,y ramillos (~12%). Referencias al contenido y distribución de nutrientes de acuerdo con los objetivos establecidos en el Protocolo de Kyoto.en cada una de estas fracciones de la biomasa pueden encontrarse envarios trabajos desarrollados en la Península Ibérica (Carballas y Guitián, Sanz y Piñeiro (2003) han revisado y evaluado las distintas fuentes de re-1966; González et al., 1985b; Calvo, 1992; Brañas et al., 2000a; Montero siduos forestales en el Noroeste de España así como los sistemas disponi-et al., 2005). Estos datos son de gran utilidad para el estudio del balance bles para su recolección, concluyendo que los restos de corta representande nutrientes, como más adelante se verá en el apartado dedicado a los los únicos residuos en los que se identifica un potencial significativo detratamientos de fertilización. aprovechamiento.La posibilidad de llevar a cabo un aprovechamiento de la biomasa no En la misma línea de investigación se han estudiado las posibilidadesmaderable en las plantaciones de eucalipto abre nuevas expectativas eco- de transformación física de esta biomasa en productos de mejor calidadnómicas para la rentabilidad del monte, incrementando y diversificando energética y mayor valor añadido (Ortiz et al., 2005). También se han de-la producción a la vez que puede reducir inconvenientes de tipo logístico. sarrollado modelos como herramientas para la cuantificación de estosLa valorización con fines energéticos de los restos de corta procedentes de restos y la evaluación de los impactos potenciales derivados del balan-plantaciones de eucalipto está despertando un gran interés y está siendo ce de nutrientes en las plantaciones (Merino et al., 2005; Balboa et al.,objeto de numerosos estudios. Estas iniciativas responden al desarrollo 2005). Según las conclusiones de estos trabajos, el aprovechamiento dede un nuevo marco legal para la producción energética a partir de mate- las fracciones no maderables del árbol debe estar ligado a la aplicaciónrias primas renovables, dada la necesidad de desarrollar la producción de de un adecuado programa de fertilización que asegure la restitución deenergías limpias que a la vez reduzcan la dependencia energética externa nutrientes.aprovechamiento de biomasa durante laslabores de destoconado de Eucalyptus globulus págINA 11
  • 13. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)i i i . t r ata m i e n t o s la masa sin modificar el marco, de tal forma que en las masas con densidades de plantación de 1.430 pies/ha (3,5 x 2,0 m) se dejan cincode meJora Y brotes por cada cuatro cepas y para densidades de 1.143 pies/ha (3,5 x 2,5 m) se dejan seis brotes cada cuatro cepas, manteniendo comot r ata m i e n t o s máximo tres pies por cepa y asignando el número de pies a cada cepa en función del diámetro del tocón. Para esta operación se emplean hachas o motosierras, dependiendo del diámetro de los brotes.pa r C i a l e s En este tratamiento selvícola debe existir una cierta flexibilidad eniii.1. seleCCi Ón de Brotes cuanto al número de brotes que se mantienen dependiendo del diá-Para asegurar el buen desarrollo de la masa a partir del segundo ciclo metro del tocón. Un tocón pequeño puede soportar 1 ó 2 pies, ende corta, hay que proceder a realizar una selección de brotes, nece- cambio los más gruesos podrán soportar 3 o más.saria dada la proliferación con la que se producen. La selección debrotes tiene como objetivo concentrar el crecimiento en unos pocos Su aplicación ha de tener en cuenta también que los brotes proven-o, a veces, en uno de los pies. Cuanto menor sea el número de brotes ticios o epicórmicos son los que mejor sobreviven y crecen, especial-que se mantenga por tocón, mayor será la ganancia en diámetro y mente cuando se desarrollan en la cara del tocón enfrentada a losrectitud de los fustes. En caso de no realizar esta operación, se pro- vientos dominantes (Prado, 1991).duce una curvatura pronunciada en la base de los brotes de origenproventicio, provocando flechas en las trozas que hacen que dismi- Experimentos llevados a cabo en zonas secas y suelos degradados ennuya el rendimiento para algunas utilizaciones. El número de pies Sudáfrica (Poynton, 1981) indican que la intervención más adecuadapor cepa no tiene un efecto significativo en la altura de los árboles consistiría en una selección intensa, dejando 1 ó 2 brotes por tocón.dominantes, pero sí afecta a la altura media y al incremento en altura,siendo éste muy superior en rodales intervenidos. iii.2. preparaCiÓn del terreno previa aEn eucaliptares del Suroeste peninsular el objetivo es realizar la se- la plantaCiÓnlección de tal forma que vuelva a quedar el mismo número de pies/ Puesto que E. globulus es una especie pionera, heliófila y de tempe-ha que en la plantación primitiva, por lo que depende del número de ramento intolerante, muy acusado en los primeros meses de vida, escepas que hayan brotado el que se dejen uno, dos o, a lo sumo, tres imprescindible la actuación sobre el matorral, tanto antes de la im-pies por cepa. Esta labor se hace en noviembre-diciembre, cuando el plantación, como durante los primeros meses después de la misma,brote alcanza una edad entre 18 y 26 meses, y se emplea para ello un al menos en las proximidades de la planta. Esta intervención asegu-hacha o motosierra pequeña. Los residuos se disponen en el centro ra una supervivencia cercana al 100%, en cualquier tipo de situaciónde la calle, o plataforma de la terraza, para que posteriormente sean (Toval, 1999).triturados e incorporados al suelo. Tradicionalmente se ha empleadopara esta labor la grada de discos de hasta 75 cm de diámetro arras- En el Norte, donde los terrenos desarbolados que se repueblan tie-trada por tractor de orugas. Hoy en día es más frecuente el uso de nen una vegetación exuberante, la acción sobre el matorral debedesbrozadoras y trituradoras de residuos forestales. ser muy cuidadosa. Se distinguen diferentes formas de actuación en función del tipo de matorral y de la pendiente del terreno. Así,En el Norte de la península, donde la supervivencia es muy alta, se para terrenos empradizados, con matorrales bajos (menores de 30aprovecha la selección de brotes para incrementar la densidad de cm de altura) y pendientes inferiores al 15% se suele actuar a hechopágINA 12
  • 14. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESy por curvas de nivel, desbrozando mediante laboreo con gradas de dis- al., 2001) se ha combinado con la eliminación química de la cepas en lu-cos, cultivador, en algún caso, con quema controlada. Cuando la pendiente gares con mayor riesgo de impacto ambiental. Esta última consiste la apli-supera el 15% se aplica el mismo tipo de labor pero por fajas. Cada vez es cación de glifosato sobre el tocón recién cortado o sobre los brotes de lamás frecuente el control químico de este tipo de vegetación con aplicación cepa transcurridos unos meses desde el aprovechamiento. En ocasionesde herbicidas sistémicos del tipo del glifosato, aplicado por fajas o a hecho la biomasa procedente de los tocones es susceptible de aprovechamiento.según la pendiente. Cuando el matorral es de tipo medio (entre 0,3 y 1,7 Para este fin se están desarrollando aperos de corte y cizallado que, ins-m de altura), se suele actuar a hecho en la dirección en que el rendimiento talados sobre una máquina retroexcavadora, permiten simultanear la ex-del tractor sea máximo y, en cualquier caso, la actuación se refiere sólo a la tracción del tocón y una primera trituración de las cepas. De este modo separte aérea del matorral, triturándola mediante desbrozadora de cadenas facilitan y optimizan los trabajos posteriores de desembosque y transportey, a veces, mediante quema controlada. Nuevamente, el control químico de de la biomasa.este matorral puede alcanzarse con éxito con el empleo de materias activascomo el glifosato o en su defecto el triclopir (éster butoxietílico). La preparación del terreno está condicionada por varios factores, entre ellos la pendiente, el tipo de roca y las dificultades de drenaje. Debido a que laSi el matorral es de tipo alto (mayor de 1,7 m de altura y de 4 cm de diá- mayor parte de los suelos sobre los que se establecen los eucaliptares sonmetro), la actuación sobre el mismo es en todo igual al caso anterior, pero de muy escasa profundidad, desprovistos de vegetación arbórea y de baja aes necesario emplear aperos desbrozadores más robustos como son los muy baja fertilidad, la preparación debe conseguir aumentar el volumen dede cadenas grandes o de martillos. suelo que exploran las raíces y que éstas tengan la posibilidad de profun- dizar lo más posible, eliminando cualquier posibilidad de encharcamientoPara estas labores es necesario utilizar tractores de 90 a 120 C.V., dependien- aún cuando éste sea muy esporádico, debido a las elevadas exigencias quedo del tipo de matorral y es aconsejable que sean de orugas cuando la pen- tiene E. globulus en aireación radicular (Toval, 1999).diente supera el 15%. El desbroce manual sólo es practicado en zonas pun-tuales de mucha pendiente o donde se producen afloramientos rocosos. Si la pendiente no supera el 20% y la roca madre es pizarra, se aconseja realizar un subsolado pleno con tractor de orugas de al menos 200 C.V. deComo se ha comentado, en algunos casos se practican quemas contro- potencia, con un tren compuesto de 3 subsoladores y haciendo la labor conladas para el control de la vegetación, siendo necesario para ello que la dos pases cruzados, el primer pase próximo a la línea de máxima pendientezona reúna las siguientes condiciones: pH del suelo inferior a 7, pendien- y el segundo según curvas de nivel, disponiendo que el subsolador central,te continua, matorral con densidad y altura suficientes y superficie del en este último pase, sea el que diseñe el marco de plantación o marcado.rodal menor de 25 ha. La profundidad de la labor debe ser de 60 cm como mínimo. En este caso la plantación se realiza, de acuerdo con el marcado realizado, en el cruce deCuando el tipo y la potencia de la vegetación lo permite, se suelen simulta- líneas subsoladas, habiendose estudiado las ventajas que tiene esta técnicanear las actuaciones sobre el matorral con la preparación del suelo, lo que para el crecimiento y estabilidad de la plantación (Ruiz et al., 2001a)ocurre en situaciones muy puntuales en el Norte, siendo lo más frecuenteen el Suroeste de España. En terrenos muy arenosos y sueltos es suficiente realizar un solo pase de subsolador según la máxima pendiente, igual al descrito anteriormente yEn el Sur, cuando se trata de reforestar terrenos provenientes de plantacio- cruzar la labor, siguiendo las curvas de nivel, con un zanjador que ejecutanes previas de Eucalyptus, en ocasiones se practica la eliminación mecánica el marcado proyectado para la plantación. Para esta última labor es sufi-de los tocones, dado que el tamaño de éstos puede limitar o impedir los ciente un tractor de neumáticos de doble tracción y 100 C.V. o bien uno detrabajos de preparación del terreno. La técnica tradicional de destoconado orugas de 80 C.V., debiendo conseguirse que la zanja tenga al menos 50 cmcon retroexcavadora, reunión con pala y quema de los restos (Redondo et de profundidad. En el caso de terrenos con dificultades de drenaje se com- págINA 13
  • 15. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)plementa la labor con zanjado efectuado por el mismo tipo de maquinaria del mundo (Penfold y Willis, 1961; Goes, 1977; Schönau et al., 1981; Keenany con las mismas exigencias de profundidad pero siguiendo la dirección y Candy, 1983; Schönau, 1983; Cromer 1984; Ellis et al., 1985; Prado y Ro-del drenaje natural. Si los problemas de encharcamiento son mayores y se jas, 1987; Wrann e Infante, 1988) han demostrado que uno de los factoressospechan problemas de hidromorfía que puedan comprometer la plan- fundamentales en el establecimiento de plantaciones del género Eucalyptustación, después de la labor de subsolado en máxima pendiente se realiza es el efectivo control de la vegetación competidora, especialmente la herbá-un acaballonado escorado con las líneas del subsolado alrededor de 30º. El cea, durante los primeros años.objetivo nuevamente es localizar la plantación en los puntos de cruce de lasdos labores a fin de asegurar las mejores condiciones para el crecimiento, Los ensayos de Cromer (1984) ponen de manifiesto que la causa más im-aireación del suelo y conformación de la arquitectura radicular del árbol. portante de mortalidad en plantaciones es la presencia de competencia her- bácea, ya que ésta produce severas deficiencias de agua, capta gran parteEn terrenos con pendientes superiores al 20% encontramos diferencias en- de los nutrientes disponibles y en muchos casos puede llegar a reducir latre las técnicas aplicadas en el Norte y en el Suroeste de la península. En cantidad de luz que llega a la planta. En cuanto a la competencia por losGalicia y en la Cornisa Cantábrica la pendiente del terreno obliga a limitar nutrientes, sin duda la establecida por el Nitrógeno es la más importanteel subsolado a un solo pase aplicado en líneas de máxima pendiente. En (Ellis et al., 1985), dado que la ausencia de este nutriente constituye uno deeste área geográfica el subsolado no es continuo para evitar la escorrentía los factores que más limita el crecimiento de la planta y, por tanto, reduce ena lo largo de los surcos. gran medida las posibilidades de superar los procesos de competencia.En el Suroeste peninsular una parte importante de la superficie de eucaliptar En el Suroeste de la Península Ibérica los trabajos de control de la vege-fue preparada en su día mediante aterrazado. La reforestación de estos te- tación competidora poseen un doble propósito. Inicialmente se persiguerrenos exige la reparación de la estructura de la terraza y posterior subsolado mejorar el establecimiento y acelerar el crecimiento de la nueva planta-de su base, labor que se realiza en dos pases consecutivos empleando un bu- ción, pero a la vez se pretende que estos trabajos reduzcan el peligro delldozer de al menos 120 C.V.. Se trabaja de arriba hacia abajo en la ladera si- incendios forestales. Esto se ha conseguido tradicionalmente con la elimi-guiendo las curvas de nivel. El tractor en el primer pase rectifica la pendiente nación de la vegetación por medios mecánicos. Durante los tres primerosy ancho de la base de la terraza, y a la vuelta retorna por la misma aplicando años de la plantación es frecuente la aplicación de una labor de grada deun subsolado con tres rejones a una profundidad mínima de 60 cm. discos o de cultivador, llegándose, en algunos casos, a necesitar de una labor cruzada. La época de aplicación de este tratamiento condiciona porEn zonas de elevada pendiente con imposibilidad de aplicar las técnicas completo su efectividad. Primavera y otoño suelen ser las estaciones delantes descritas está indicado el empleo de maquinaria especial para tra- año con mayor profusión de herbáceas en esta área geográfica y la aplica-bajar en pendiente (TTAE, retro-araña,…) realizando una preparación en ción de los tratamientos se realiza antes de que la hierba espigue.curvas de nivel o puntual según el caso. Sólo en zonas con afloramientosrocosos se sigue realizando ahoyado manual. Tradicionalmente, y en particular sobre los suelos arenosos del litoral onu- bense, se ha asumido que la labor de control de la vegetación conseguía una labor simultánea de bina del suelo, al favorecer el “self mulching” deliii.3. Contr ol de la veGetaCiÓn horizonte superficial y romper el movimiento ascendente del agua capilar.posterior a la plantaCiÓn En ocasiones, todo lo anterior ha desembocado en el abuso de las laboresEl control de la vegetación posterior a la plantación es un tratamiento al mecánicas sobre el suelo, argumentadas en base a los posibles efectos se-que hay que prestar una atención especial en las primeras etapas de de- cundarios beneficiosos, cuando no estaban justificadas desde el punto desarrollo de la plantación de acuerdo con las características de la especie ya vista del control de la competencia. Sin embrago, ensayos desarrolladoscomentadas. Numerosas experiencias llevadas a cabo en distintas partes en la provincia de Huelva sobre suelos arenosos del litoral han puesto depágINA 14
  • 16. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESmanifiesto que el control mecánico de la vegetación según los procedi- Como ya se ha comentado en el apartado de preparación del terreno,mientos tradicionales puede desembocar en una reducción significativa del existe una clara tendencia a la sustitución de las técnicas mecánicas por lavolumen del árbol que puede llegar hasta a cuantificarse en una pérdida de de tipo químico para el control de la vegetación. Tanto en el Norte comohasta el 16% del crecimiento corriente (Ruiz, sin publicar). en el Suroeste de la península se ha generalizado el uso de fitocidas sis- témicos aplicados con distinta periodicidad de acuerdo a las característi-En los trabajos desarrollados por Donoso et al., (1998) en la misma zona, cas particulares de cada monte. La aplicación, dependiendo de los casos,se pudo determinar que el 56% de los árboles de una plantación someti- puede realizarse empleando pulverizadoras de mochilas o aquellas otrasdos a tratamientos de laboreo para el control de la competencia durante con brazos porta-picos o mangueras suspendidas en tractor o vehículolos primeros años, presentaban distinto grado de daños a nivel radicular, todoterreno.como consecuencia de la acción de las gradas de discos. Los cortes totalesse llegaron a registrar hasta en raíces de 4 cm de diámetro, mientras que los En el Norte en ocasiones se hace necesario aplicar previamente un des-cortes parciales alcanzaron a raíces de hasta 9 cm, siempre en el horizonte broce mecánico si el matorral es leñoso y presenta mucho desarrollo. Ensuperficial de 20 cm de profundidad. Los autores pudieron constatar como estos casos, el control químico se hace a posteriori una vez que el matorralel laboreo reiterado modifica de manera inmediata la distribución espacial ha rebrotado. En cualquier caso, entre 3 y 5 aplicaciones suelen ser sufi-de las raíces finas en los primeros 20 cm del suelo, concentrándose éstas en cientes para conseguir un control de la competencia a lo largo del turnolos estratos no laboreados. de la plantación.Los daños físicos producidos sobre el sistema radicular a través del labo- En todos los casos, si llega a realizarse un control de la vegetación por me-reo del suelo han sido relacionados con una caída inmediata del potencial dios mecánicos, la aplicación del tratamiento se debe simultanear con loshídrico de los árboles (Sánchez, 1999), tal y como puede apreciarse en la tratamientos de fertilización de mantenimiento, siempre que estos últimosfigura III.1. estén prescritos. El desbroce realizado con una grada o cultivador asegura la remoción e incorporación del fertilizante a la capa superficial del suelo, optimizándose de este modo la aplicación del producto a la plantación. iii.4. Claras Las claras en plantaciones de eucaliptos sólo se justifican en el caso de que el objetivo de éstas sea la obtención de trozas de gran diámetro con destino a la industria de aserrío o desenrollo. Esta alternativa empieza a tener importancia en la Península Ibérica, dada la actual tendencia de diversificación del uso industrial de E. globulus, tanto por las característi- cas del árbol como por las propiedades mecánicas de su madera (Toval, 1999). La excelente poda natural de esta especie permite la obtención de fustes limpios, que dan origen, en pocos años, a madera con pocos nudos y, debido a su rápido crecimiento, madera de grandes escuadrías, que son dos factores claves para la industria del aserrío. Sin embargo, son escasas las iniciativas selvícolas de este tipo puestas enFigura iii.1: regresión lineal entre el potencial hídrico y la suma de secciones de raíces marcha y por tanto la selvicultura para la obtención de madera de tritura-cortadas para cada árbol (sánchez, 1999) págINA 15
  • 17. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)ción con destino a la fabricación de pasta sigue teniendo mayor relevancia. Es deseable que la primera intervención tenga lugar antes de que el de-La obtención de árboles vigorosos, con dimensiones adecuadas, libres de sarrollo de la copa afecte al ratio de coronamiento del árbol (longitud denudos y sin tensiones de crecimiento es, hoy por hoy, más fruto del azar que copa verde / altura total del árbol) y de esta manera el árbol albergue elde la aplicación de técnicas selvícolas adecuadas (Nutto y Touza, 2004b). máximo potencial para responder a la intervención (Florence, 1996). En Galicia se han desarrollado modelos de crecimiento de la copa en masasEsta nueva utilización obliga al selvicultor a considerar las cortas interme- no intervenidas que indican que la auto-poda en sitios de alta calidaddias que se realizarán con el objetivo de concentrar la producción en los puede llegar a ocurrir entre el primer y segundo año si se emplean losmejores árboles, aumentando el diámetro medio del rodal, y reduciendo espaciamientos tradicionales para la obtención de madera de trituraciónlas tensiones de crecimiento en el fuste, a fin de obtener madera de ele- (Nutto y Touza, 2004a). Estos modelos ofrecen la oportunidad de estimarvada calidad. Si tenemos que destacar una característica que influya en la altura total y el largo de copa viva del árbol para diferentes calidades dela calidad y rendimiento de la madera con fines industriales, ésta es sin estación y tratamientos, como una herramienta para optimizar el manejoduda las bajas tensiones de crecimiento. En este sentido hay autores que selvícola del rodal y los tratamientos de poda.afirman que el nivel de tensiones de crecimiento es susceptible de mini-mizarse si se mantienen las condiciones de crecimiento y la distribución De acuerdo con las teorías comentadas, las aplicaciones pioneras de estosespacial de los árboles con la mayor uniformidad posible a lo largo de su modelos selvícolas en el Norte de la península se basan en la estrategiavida (Kubler, 1987), aunque dicha evidencia no ha podido demostrarse de de localización de árboles de la masa con crecimiento y característicasforma científica. Aceptando como hipótesis la teoría de este autor, la me- sobresalientes, entorno a los cuales son proyectadas las claras hasta finaljora genética que se practica en Eucalyptus globulus con un claro énfasis en de turno. Para ello, se parte de densidades de plantación más bajas y sela propagación clonal, ofrece nuevas perspectivas y representa un factor proyectan marcos cuadrados de plantación o incluso plantación a tresbo-de éxito para la reducción de las tensiones de crecimiento en plantaciones lillo, siempre en áreas con elevada calidad de estación.de la especie. La forma más frecuente de expresar el peso de la clara es en función deLas variables más importantes para la producción de madera sólida de la densidad. La primera intervención para rodales de alta calidad en elalta calidad que son susceptibles de mejorarse con una adecuada selvicul- Norte de la península está orientada a alcanzar una densidad por debajotura son las dimensiones (crecimiento diametral) y la ausencia de nudos de los 600 árboles/ha antes de los 7-8 años. Esta primera intervención ha(Gerrand et al., 1997; Hawley y Smith, 1972). Ciertamente, los incremen- de ser intensa pero a la vez manteniendo una homogeneidad en los es-tos en el crecimiento motivados por la aplicación de una clara sobre la paciamientos del rodal resultante (WRI, 1972). Nunca han de producirseplantación, son de mayor magnitud sobre el diámetro que sobre la altura grandes huecos después de la clara dado que éstos, además de suponer(Schönau y Coetzee, 1989). un desperdicio de productividad, pueden motivar la profusión de bro- tes epicórmicos y el aumento de la ramosidad en los árboles adyacentes.La respuesta del Eucalyptus globulus a la reducción de la competencia a Dada la estrecha relación entre la longitud y el diámetro de las ramastravés de claras es similar a la de la mayoría de las especies intolerantes; (Henskens et al., 2001) el aumento de los espaciamientos y la aplicaciónlos árboles dominantes y codominantes responden de forma positiva a de un programa de claras favorecerá el desarrollo de ramas de mayor diá-corto plazo, mientras que la respuesta del estrato de árboles domina- metro con el riesgo consiguiente de producir madera con nudos.dos es mínima o inexistente (Opie et al., 1984). En particular, E. globulusestá considerada como una de las especies más intolerantes dentro de El objetivo que se pretende es llegar a una densidad final en torno a lossu género (Florence, 1996), lo que se relaciona con sus elevadas tasas 150 árboles/ha por medio de 2 o a lo sumo 3 intervenciones a lo largo delde crecimiento en estado juvenil y con la rapidez con la que comienza a turno. Es recomendable no realizar intervenciones en el tercio final delmanifestar la poda natural. mismo a fin de conseguir la estabilización de tensiones de crecimiento.págINA 16
  • 18. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESPara el diseño del programa de intervenciones Nutto y Touza (2004b) iii.5. podasproponen el empleo de modelos de crecimiento basados en el árbol in- El objetivo de los tratamientos de podas en masas de eucalipto es dife-dividual que, a partir de la relación entre el diámetro normal y el diá- rente de acuerdo con el destino de la producción (madera de trituraciónmetro de la copa, permiten determinar el espacio vital del árbol para o madera sólida).alcanzar un diámetro determinado. Si bien, es necesario completar laaproximación anterior con la información suministrada por las tablas o iii.5.1. podas en selvicultura para madera demodelo de crecimiento para cada calidad de estación o índice de sitio, a trituraciónfin de determinar el crecimiento diametral máximo alcanzable en cada Cuando la madera se destina a la industria pastera, la poda que eliminasituación. Los autores ofrecen un ejemplo de la aplicación de esta he- ramas en la parte inferior del fuste en los eucaliptares no persigue la me-rramienta como ilustración del potencial de crecimiento del E. globulus jora de la calidad de la madera, sino la disminución de la superficie foliaren el Noroeste de la Península Ibérica gestionado para la producción de y por consiguiente la resistencia al viento, a fin de aumentar la estabili-madera sólida en rodales de primera calidad (Figura III.2). dad del árbol. Este tratamiento es aplicado en eucaliptares del Suroeste durante el otoño siguiente al año de implantación de la masa, si bien las recomendaciones que se exponen a continuación son extensibles a las masas del Norte peninsular. Las podas se limitan a zonas muy concretas de la plantación, allí donde se tiene la evidencia de que el viento se encajona, alcanzando extrema virulencia. Además, están prescritas hasta una determinada edad, dada la excelente poda natural que presenta E. globulus. La operación se realiza con herramientas manuales, eliminando las ramas del tercio inferior de la copa. Es recomendable no abusar de esta opera- ción así como moderar la intensidad de su aplicación. Se debe procurar eliminar aquellas ramas vivas que aún conserven hoja juvenil ya que ésta ofrece una mayor resistencia al viento. Por tanto, podemos considerar que una poda efectiva es la que elimina este tipo de ramas, haciendo más permeable al viento la parte inferior de la copa, sin necesidad de elevar el tratamiento en exceso. La mejora de la estabilidad producida por podas ligeras es un hecho per- ceptible en plantaciones durante los primeros años. Del mismo modoFigura iii.2: ejemplo de un modelo de manejo intensivo de Eucalyptus globulus parala producción de madera sólida en el noroeste de la península ibérica propuesto por existen evidencias de que podas intensas producen a medio plazo el efec-nutto y touza (2006). to contrario según los resultados de un experimento desarrollado en la provincia de Huelva sobre una masa de un año de edad (Figura III.3). EnTodas las intervenciones intermedias, al igual que el resto de tratamientos éste, podas intensas de la mitad y los dos tercios inferiores de la copa vivaselvícolas han de ser considerados de manera integrada dentro del progra- de los árboles acabaron con el transcurso del tiempo por registrar mayorma de gestión de la plantación, dada su intrínseca relación con los marcos de porcentaje de árboles inclinados que aquellos otros con tratamientos deplantación y espaciamiento, podas, regímenes de fertilización, turno, etc. poda más moderados. págINA 17
  • 19. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008) diferencias es la distinta edad y configuración de la copa de los árboles en el momento de la aplicación de los tratamientos (porcentaje de copa con hoja juvenil, inicio de los procesos de autopoda, etc.) Otro factor que ha podido influir en gran medida en la respuesta en cre- cimiento es la época de aplicación del tratamiento. Freitas y Filho (1994) encontraron distintas respuestas a defoliaciones de acuerdo con la época de aplicación. Según Schönau (1974) el estado nutricional de la masa po- dada puede explicar diferencias cuantitativas y cualitativas en la respuesta al tratamiento. Se han descrito otros efectos negativos derivados de la ejecución de po- das intensas en masas de E. globulus en el Suroeste peninsular, distintas de la reducción de crecimiento como la aparición de quemaduras solares sobre la corteza del fuste en estado juvenil (Donoso, 1999). En algunos casos es recomendable, en los eucaliptares destinados a la producción de madera de trituración, la ejecución de una poda de guiadoFigura iii.3: evolución del porcentaje de árboles inclinados registrado en un ensayo desa- o selección de guías. Esta operación está indicada en el momento querrollado en la comarca del andévalo (Huelva) sometido a distintos tratamientos de poda: la masa tiene entre 2 ó 3 años y consiste en la eliminación de las ramastestigo, poda del tercio, de la mitad y de los dos tercios inferiores de la copa verde. gruesas de baja altura o guías bifurcadas que excepcionalmente presen-En cuanto a la intensidad del tratamiento, tal y como afirman Daniel et tan algunos árboles y que son irreversibles de forma natural con la edad.al., (1979), la poda, de forma general y en la medida que no sea excesiva, La presencia de estas ramas a final del turno supone una dificultad para elno afecta al crecimiento de los árboles, pero tampoco existe un limite o procesado mecánico de la madera durante el aprovechamiento.porcentaje preciso que establezca cuál es la cantidad máxima de copa vivaque puede ser eliminada sin producir una ralentización del crecimiento(Aguad, 1994). Según Poynton (1979) con defoliaciones entre el 30% y el iii.5.2. podas en selvicultura para madera sólida50% de la copa viva se producirían pérdidas significativas de crecimiento La producción de madera de calidad para la industria del aserrado y des-en E. grandis. Varios autores (Pinkard et al., 1998; Dickinson et al., 2001) enrollo pasa por la aplicación de un adecuado programa de podas, conconcluyen que podar un árbol hasta una altura equivalente al 50% de su objeto de impedir la presencia de nudos. La presencia de un núcleo nu-copa viva no influye negativamente en su crecimiento, ya que la mayor doso provoca un desvío de las fibras y, en ocasiones, daño del tejido cam-parte de las ramas podadas corresponden a aquellas con poco acceso a la bial del árbol que induce a la formación de bolsas de kino como mecanis-luz y baja contribución al crecimiento del árbol. mo de defensa. Este fenómeno altera las propiedades físicas, mecánicas y estéticas del producto final, devaluándolo económicamente.Una poda somera del tercio inferior de la copa de árboles, durante las pri-meras edades, puede producir en unos casos una estimulación en el creci- Como se ha comentado, E. globulus presenta un excelente proceso de au-miento en altura, que es acompañada de un crecimiento diametral cuando topoda, fuertemente relacionado con la dinámica de crecimiento de lamenos equilibrado. En otros casos el mismo tratamiento ha conducido a copa y el desarrollo de ramas (Seling et al., 2001). Si bien, las ramas depérdidas inmediatas en crecimiento. Un factor que puede explicar estas los eucaliptos no se desprenden completamente, sino que se quiebranpágINA 18
  • 20. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESen las proximidades del tronco, dejando un pequeño muñón en la basede la rama, que va siendo progresivamente aislado para impedir la en-trada de hongos y bacterias. Generalmente los muñones de las ramasno son expulsados por el árbol, sino que son envueltos por la corteza yabsorbidos durante el posterior crecimiento diametral del árbol (Nutto etal., 2003). Este proceso ocurre también cuando se podan artificialmenteramas muertas. Cuando el objetivo es producir madera de alta calidad,la poda debe dirigirse sobre las ramas vivas del árbol. Para ello es muyimportante el conocimiento de los procesos de autopoda en la especie,y la influencia que tienen sobre éstos las distintas variables selvícolas dela plantación.El crecimiento en altura, el espacio vital del árbol individual y la edad in-fluyen significativamente en el control de este proceso. En sitios de eleva-da calidad con rápidos crecimientos iniciales la muerte de las ramas bajasdel dosel se inicia antes. Por el contrario, con grandes espaciamientos los Figura iii.4: estimación de la altura de la base de la copa viva (cb) a través del modeloárboles tienden a desarrollar amplias copas abiertas, con ramas gruesas multivariable en función del diámetro normal (dap), altura (alt) y edad (edad) del árbolque permanecen por mucho tiempo en el árbol. Como se ha comentado propuesto por nutto y touza (2004a).anteriormente, dada la existencia de una fuerte correlación entre la longi-tud de las ramas y su diámetro (Henskens et al., 2001), el desarrollo de las Desde un punto de vista práctico es deseable lograr una longitud de fuste enramas de la copa en estas condiciones aumentará el riesgo de presencia torno a los 5 m libre de nudos, a fin de obtener el aprovechamiento de dosde núcleos nudosos en el fuste, dado que las ramas bajas de la copa tienen trozas completas de elevada calidad, lo que hace necesaria la aplicación deacceso durante mayor tiempo a la luz y, por tanto, mayor oportunidad de la poda a través de dos intervenciones sucesivas separadas en el tiempo, dedesarrollarse y ser eficiente. Algunos trabajos concluyen que a partir de acuerdo con todos los factores antes comentados. El proceso de muerte deuna determinada longitud de rama no compensa realizar su poda, pues el las ramas basales de la copa puede iniciarse entre el 2º y 3º año en los rodalesriesgo de penetración de hongos causantes de podredumbre del leño es de mayor calidad y crecimiento. A esa edad la altura media de la masa debe-muy elevado (Wardlaw y Neilsen, 1999; Nutto et al., 2003) ría estar comprendida entre los 5 y 8 m por lo que una poda a una altura de 5 m puede suponer una remoción equivalente superior al 50% de la copa viva,Como conclusión, la optimización de la eficiencia y del momento de lo que puede tener repercusiones negativas para el desarrollo y crecimientoaplicación de la poda exige el conocimiento de la influencia de los fac- del árbol, tal y como justifican distintos trabajos comentados anteriormente.tores comentados en la iniciación y dinámica del proceso de autopodaen el árbol. El momento de la segunda intervención nuevamente vendrá marcada por el desarrollo alcanzado por la masa podada inicialmente y la evolución delPara el Norte de la Península Ibérica se ha desarrollado un modelo pre- proceso de muerte de las ramas basales del dosel. Esta segunda intervencióndictivo de evolución de la dinámica de la copa del árbol, aproximando requiere más mano de obra lo que obliga a replantear si su realización com-ésta a la evolución de variables como la altura de la base de la copa viva y pensa económicamente en función de factores como el diámetro esperadola altura de la primera rama muerta sin cicatrizar (Nutto y Touza, 2004a). y la evolución del mercado.Los factores empleados en el modelo fueron la altura del árbol, el diáme-tro normal y la edad (Figura III.4). De acuerdo al modelo de claras indicado para E. globulus, la poda debe págINA 19
  • 21. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)aplicarse únicamente sobre árboles seleccionados, con independencia Sobre la época más adecuada para la aplicación de las podas existen nu-del número de intervenciones proyectadas en el rodal y con el objeto de merosos trabajos con resultados contradictorios. La recomendación clásicalograr la máxima rentabilidad derivada del tratamiento. Esta circunstan- establece que las podas deben realizarse durante la estación más fría paracia exige que la selección de los árboles candidatos entorno a los cuales reducir el riesgo de infección de las heridas por hongos y bacterias. Sin em-realizar las claras tenga lugar años antes de la primera intervención, justo bargo, investigaciones recientes recomiendan realizar la poda en la prima-en el momento de realizar la primera poda. A esta edad, el desarrollo y vera, una vez superados los riesgos de las heladas tardías y, cuando la activi-crecimiento en los rodales de calidad debería facilitar la identificación de dad del cambium es más elevada y los árboles tienen por delante un periodolos árboles con mayor aptitud y mejor ubicación dentro de la masa para de vegetación completo para cicatrizar las heridas (Nutto et al., 2003).producir madera de calidad. En situaciones de incertidumbre o masasmenos diferenciadas el selvicultor debe seleccionar y podar algunos otrosárboles que compongan una población de reserva. iii.6. FertiliZaCiÓn La fertilización de masas establecidas se considera como un tratamientoTan importante como los procesos biológicos que influyen en la poda, lo es de mejora dentro del esquema de selvicultura del eucalipto, en el queel conocimiento de la técnica de poda y las épocas más adecuadas para la pueden distinguirse tres tipos:aplicación del tratamiento. a) Fertilización inicial o de arranque.Para realizar la poda en masas de eucalipto se emplean tijeras, sierras ma- b) Fertilización de mantenimiento o a mediana edad.nuales y motosierras ligeras. Las primeras suelen estar más indicadas para c) Fertilización de brotación o post-aprovechamiento.las podas bajas y presentan limitaciones de corte para las ramas gruesasy de capacidad de prolongación para trabajar a mayor altura. Sin embar- Esta clasificación de la fertilización para esta especie responde a la estrechago, su empleo limita el riesgo de desgarros, más frecuentes en la poda con relación existente entre la demanda de nutrientes y el crecimiento experi-sierra. Para segundas intervenciones, en las cuales la altura de poda puede mentado por las plantas, asumida la hipótesis de un comportamiento sig-llegar a los 5,5-6 m puede ser necesario en ocasiones el empleo de escaleras, moidal de esta variable (de Barros et al., 1997).aunque como se ha comentado anteriormente los costes de esta operaciónaumentan considerablemente La aplicación correcta de cada tipo de fertilización exige el conocimien- to de la demanda nutricional de la planta en cada momento, además deLa realización del corte debe realizarse sobre el rodete de cicatrización que la capacidad del terreno para asegurar dicha nutrición en la cantidad yforma la madera del fuste entorno a la base de la rama. Esta estructura tiempo adecuados.contiene tejido cambial responsable de la cicatrización. Si la poda eliminapor completo este rodete la cicatrización se detiene aumentando el riesgode pudrición (Figura III.5). iii.6.1. Fertilización inicial o de arranque La fertilización inicial o de arranque tiene por objeto cubrir las elevadas tasas de absorción de nutrientes y crecimiento que experimenta la planta en las primeras etapas de desarrollo y que se relacionan linealmente con su edad (Attiwill, 1981; Miller, 1984). Este tratamiento, además de mejorar el creci- miento, reduce significativamente la mortalidad y homogeniza la plantación.Figura iii.5: ejemplos de técnicas de corte incorrectas (a, B y C) y correcta (d) de acuer- En eucaliptares del Suroeste, para terrenos arenosos de la zona litoral, la do-do con su situación con respecto al collar de cicatrización. (stackpole, 2001). sis recomendable es de 250 gr/planta de fertilizante mineral soluble 15/15/15.págINA 20
  • 22. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESEn la misma clase de suelo, pero con un uso agrícola precedente, se aconseja En el Norte de la península se recomienda abonos ricos en fósforo dela aplicación de un abono órgano-mineral en dosis de 1kg/planta, acompa- fórmula aproximada a 8/24/16, en dosis de 100 gr/planta (González-ñado de un fertilizante de liberación lenta N·P·K·Mg de fórmula 11/22/9+1, Río et al. 1997). Los resultados de los ensayos factoriales llevados aen dosis de 20 gr/planta. Para los suelos pizarrosos, característicos de la co- cabo en la provincia de La Coruña por Basurco et al., (2001) destacanmarca del Andévalo y Sierra de Huelva, la dosis recomendada consiste en igualmente la importancia del fósforo como el elemento más determi-200 gr/planta de fertilizante mineral soluble 9/18/27 (Toval, 1999). nante para el crecimiento inicial, pudiéndose conseguir incrementos, durante los primeros tres años, del 50% en crecimiento en altura conSegún los resultados obtenidos por Ruiz et al., (1997), los efectos de la la única aplicación de 60 gr/planta este elemento.fertilización en los casos descritos no se prolongan más allá del primeraño, manteniéndose en años sucesivos las ventajas iniciales sin más pro- La fertilización de implantación se optimiza, en todos los casos, simul-gresos. De cualquier forma, el efecto del abonado supone un incremento taneando su aplicación con los trabajos de plantación o, en su defecto,del 10% de la altura media de las plantas y del 30% en la supervivencia no demorándose más de dos semanas después de la misma. La apli-en el primer año. cación debe realizarse a ambos lados de la planta, a una distancia de 20-30 cm de su eje y recubriendo el fertilizante someramente con ayu-En la Figura III.6 se representan los resultado de un ensayo demostrativo da de una azada o en terrenos muy sueltos se puede incluso efectuarde fertilización en implantación de masas clonales de E. globulus en el li- con el pie. Debe evitarse que el abono toque directamente las raíces ytoral de la provincia de Huelva. La comparación de crecimientos entre los que se deposite encima de la hierba, para lo cual debe eliminarse condistintos tratamientos para el primer y segundo año de la plantación se- ayuda de una azada (Figura III.7). Es preferible el abono sólido granu-ñala al equilibrio 15/15/15 como el mejor de los tratamientos, confirmando lado ya que es posible suministrar dosis altas a igualdad de costos,los resultados de Ruiz et al., (1997) y las recomendaciones de Toval (1999). comparados con dosis mínimas de los fertilizantes de liberación lentaAsimismo puede también observarse como los efectos de la fertilización o controlada.tienen lugar durante el primer año de crecimiento, trasladándose las me-joras al año siguiente de forma paralela para todos los tratamientos.Figura iii.6: evolución del crecimiento en altura de un ensayo demostrativo de fertiliza- Figura iii.7: ilustración de recomendaciones para la aplicación del fertilizante en im-ción de masas clonales de E. globulus en el litoral de la provincia de Huelva. plantación tomada de González-río et al. (1997). págINA 21
  • 23. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)iii.6.2. Fertilización de mantenimiento ble de la demanda nutricional de la plantación es satisfecha por el cicloSiguiendo la hipótesis de un crecimiento y absorción de nutrientes de de nutrientes. Prueba de ello son los trabajos de González et al., (1985a;evolución sigmoidal en el tiempo, la fase intermedia del desarrollo de 1985b) en el Suroeste de la Península Ibérica, a partir de los cuales ellas plantaciones de eucalipto se caracteriza por una disminución, en autor deduce que las demandas de macronutrientes disminuyen a me-términos relativos, de la demanda de nutrientes y, por tanto, de los dida que se alarga el turno de la especie.procesos de absorción de nutrientes del suelo. Durante este estadiode desarrollo tiene lugar el cierre de copas, cuya restricción lumínica La fertilización de mantenimiento o mediana edad ha sido ensayadadesencadena los procesos de auto-poda antes comentados, además por Ruiz et al., (2001b) en distintas estaciones forestales de la provinciade reducir la producción de biomasa en forma de ramas adicionales y, de Huelva. De los resultados de este trabajo (Figura III.8) se deduceconsecuentemente, masa foliar. De esta forma, los nutrientes absorbi- que con la aplicación de una dosis de fertilización de mantenimientodos y traslocados son destinados, principalmente, a la producción del óptima, se alcanzan ganancias en volumen al final de turno que oscilanleño del fuste. del 8,7 al 14,6%, dependiendo de la estación forestal. Según este traba- jo, el nitrógeno y el potasio son los elementos que manifiestan mayorPor todo esto, los procesos bioquímicos y geoquímicos de recirculación respuesta en el crecimiento acumulado de los árboles a final de turno,de nutrientes, durante esta etapa, se intensifican y una parte considera- señalándose el fósforo como indiferente para esta variable.Figura iii.8: resultados de ensayos factoriales de fertilización de mantenimiento en masas de E. globulus de mediana edad en la provincia de Huelva. efectos de la adición de diferentes dosisde nitrógeno y potasio sobre el volumen unitario a la edad de corta. diferencias entre tratamientos al 95% (duncan test) son indicadas con distintas letras (ruiz et al., 2001b).La rentabilidad económica del tratamiento de fertilización, en muchas versión por fertilización resultó ser positivo obteniéndose un incrementoocasiones discutido, es de igual modo estudiada y analizada por los auto- del 8,3% al 38,6% del VAN de acuerdo con la respectiva mayor o menorres en estos ensayos. En ambos casos el análisis de rentabilidad de la in- productividad del sitio (Tabla III.1).págINA 22
  • 24. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESEl potasio, como factor limitante del crecimiento de masas adultas de euca- el suelo albergue suficiente humedad, con objeto de reducir las pérdidaslipto es también destacado por Benett et al., (1997). Diferentes autores coin- por volatilización del nitrógeno. Se recomienda la aplicación de 75 UF/haciden en señalar el destacado papel que juegan el nitrógeno y potasio en la de nitrógeno aplicado con abonadora centrífuga en calles de plantaciónfertilización de mantenimiento en las masas de eucalipto (de Barros, 1990, alternas. En terrenos pizarrosos se debe considerar la aplicación de algu-1997; Silva et al., 2000; Silveira y Malavolta, 2000; Silveira y Higashi, 2002). na fuente de potasio en equilibrio 1/0/2. A la fertilización nitrogenada se añade una fuente de boro en una dosis de 2 a 3 UF/ha en forma de bora-Particularmente, en el Suroeste de la península para E. globulus se reco- to sódico, para prevenir y corregir las carencias de este elemento. Puedemienda la realización de una fertilización de mantenimiento cada 2 ó 3 mejorarse la incorporación del fertilizante en el suelo, simultaneando unaaños a partir del año siguiente a la plantación. El momento óptimo para labor de grada de discos, al tiempo que se elimina la vegetación que pue-este tratamiento coincide con los meses de enero y febrero, siempre que da existir, se mulle el terreno y se bina el suelo.tabla iii.1: resumen del análisis de rentabilidad de la inversión por fertilización en dos ensayos en la provincia de Huelva (ruiz et al., 2001b).Dentro de los micronutrientes, el boro es, sin duda, el elemento de mayor La dinámica particular de este elemento en el binomio suelo-plantaimportancia a considerar en el régimen de fertilización de las plantacio- hace que su disponibilidad para la última sea en la mayoría de lasnes de eucalipto, dado que su deficiencia en la planta representa un claro ocasiones comprometida y en cualquier caso difícil de determinarlimitante para el crecimiento (Sakya et al., 2002). El boro está relacionado dado que:con muchos procesos fisiológicos de la planta que son afectados por sudeficiencia, como el transporte de azúcares, síntesis de la pared celular, I. En la solución del suelo el boro no está como ión (por la baja K delignificación, estructura de la pared celular, metabolismo de carbohidra- disociación del ácido bórico), por lo cual no es retenido por cargastos, metabolismo de RNA, respiración, metabolismo de AIA, metabolis- eléctricas, y su entrada a la planta es pasiva, dependiendo de la en-mo fenólico e integridad de la membrana plasmática (Marschner, 1995; trada de agua.Yamada, 2000). Según estos autores, no es de extrañar que el género Eu-calyptus presente respuestas positivas a la aplicación de boro, principal- II. El boro de la solución al igual que el Nitrógeno es lavado por elmente en suelos arenosos con bajos niveles de materia orgánica, donde agua del suelo, por lo cual su nivel en un mismo suelo puede ser muyeste elemento es frecuentemente deficitario (Coutinho et al., 1993). variable en el tiempo. págINA 23
  • 25. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008) III. A pesar de que su dinámica no está muy clara, se sabe que tiene Según de Barros et al., (1997) las mejores respuestas a esta fertilización alta relación con la de la materia orgánica. en eucalipto son obtenidas con la aplicación conjunta de nitrógeno y potasio, si bien existen casos puntuales en los que la respuesta positiva IV. Dentro de la planta una vez utilizado metabólicamente no pue- está condicionada a la adición de fósforo, calcio y magnesio. de re-movilizarse por lo cual el suministro del suelo debe acompa- sar continuamente las necesidades de la planta Para calcular las dosis de esta fertilización es necesario realizar un estu- dio del balance nutricional de acuerdo con el esquema selvícola de ges- V. Por las razones anteriores el poder predictivo de insuficiencia tión establecido. Distintos trabajos contemplados durante el aprovecha- de aporte de boro por medio de análisis de suelo es generalmente miento como el descortezado, tratamientos de eliminación de residuos, muy bajo. etc., son determinantes en el balance de nutrientes y, por consiguiente,Los síntomas de deficiencia de boro en E. globulus son la muerte de deben considerarse en el cálculo de las dosis de los elementos que hanlos meristemos apicales seguido de una elevada brotación de las yemas de ser repuestos en el nuevo ciclo. La realización de estos balances exi-laterales, que acaban por abortar de la misma manera que la anterior ge estudios locales de la concentración y distribución de los distintosen poco tiempo. La múltiple profusión de ramas laterales en ausencia nutrientes en el árbol, así como la distribución y reparto de su biomasa.de dominancia apical, acaba por conferir al eucalipto, en los casos más En este sentido pueden resultar de gran utilidad los trabajos de Españolextremos, un aspecto de arbusto. En cualquier caso, y aunque no se et al., (2000), Brañas et al., (2000a; 2000b) y Merino et al., (2005) para elllegue a los niveles críticos relacionados con estos síntomas, la carencia Norte de la península y los realizados por Donoso et al., (1998) y Dono-de boro supone siempre una pérdida de crecimiento (Coutinho et al., so (1999) para el Suroeste.1993; Vale et al., 1994). Los balances de nutrientes no se deben limitar a los macronutrientes,Son numerosos los trabajos desarrollados con vistas a encontrar la me- dada la especial importancia de algunos micronutrientes, como el boro,jor fuente de boro y su aplicación más eficaz para corregir este problema en la brotación de cepa en distintas especies del género Eucalyptus (Sil-en masas establecidas de E. globulus (Coutinho et al., 1993; Vale et al., veira et al., 1997).1994; Coutinho y Bento, 1995). En todos ellos se analizan los problemasque puede plantear el uso de formas muy solubles y la necesidad de Los trabajos de González et al., (1985b) desarrollados en la provincia deoptimizar la época y forma de aplicación. A la elevada solubilidad de Huelva sobre esta base, concluyen en la necesidad de aportar al menos 200numerosas fuentes de boro, se une el problema de la estrecha franja kg/ha de superfosfato de cal (18%) y 70 UF/ha de nitrógeno en forma de ni-entre los niveles deficientes y tóxicos de este elemento para la planta trato amónico cálcico, aplicados a final de turno, para mantener la fertilidad(Stone, 1990). de la plantación y favorecer la humificación de los restos vegetales.iii.6.3. Fertilización de brotación o iii.7. tratamientos fitosanitarios o preventivospost-aprovechamiento Debido a la importancia de los daños causados por Phoracantha semi-El objetivo de esta fertilización es favorecer el posterior rebrote de las punctata Fab. y Phoracantha recurva New. (Coleoptera: Cerambycidae),cepas y el desarrollo de los nuevos brotes tras el aprovechamiento de la en el Suroeste de la Península Ibérica están prescritos una serie de tra-masa, a la vez que restituir los elementos deficitarios o exportados de cara tamientos de carácter preventivo frente a sus ataques.al nuevo ciclo. Por motivos operacionales, para favorecer la incorporacióndel fertilizante en el suelo, en ocasiones esta fertilización se realiza unos Estos cerambícidos son originarios del continente australiano, dondemeses antes de que se inicien los trabajos de aprovechamiento. atacan sobre todo a árboles muertos y abatidos, sin embargo, en todospágINA 24
  • 26. III TRATAMIENTOS DE MEJORA Y TRATAMIENTOS PARCIALESaquellos países donde han sido introducidos, atacan tanto a árbolesen pie como a madera muerta con corteza. Dentro de la masa, losataques de esta plaga se localizan sobre árboles poco vigorosos debi-litados por el estrés hídrico.Los tratamientos con mayor efectividad pasan por acciones de tipopreventivo. La adecuada aplicación de cualquier tratamiento selví-cola que contribuya a disminuir la caída del potencial hídrico en laplanta, y la eliminación periódica de los árboles muertos, resultanindispensables para mantener un elevado vigor de la masa, condi-ción que otorga a los árboles la facultad de no ser elegidos por lashembras de Phoracantha como hospederos para su progenie. Puestoque los adultos sólo localizan sus puestas sobre la corteza de árbolesdebilitados o sometidos a fuerte estrés, condición que cumplen lospies recién cortados, es muy recomendable el descortezado inme-diato de la madera apeada como medida preventiva de control de lapoblación.A estas medidas se suma, desde hace pocos años, las posibilidadesdel control biológico de la plaga a través de su parasitoide específicooófago Avetianella longoi Sis. (Hymenoptera: Encyrtidae), una avispade origen australiano. A partir de su descubrimiento se han llevado acabo numerosos trabajos en distintas partes del mundo (Hanks et al.,1995; Kristen y Tribe, 1995; Serrao et al., 1995; Mansilla et al., 1999)certificando su elevado potencial como controlador de la plaga. Eldesarrollo de la técnica para su producción masiva permite la intro-ducción y expansión a través de sueltas masivas en localizacionesdonde aún no se encuentra presente o necesita ser reforzada. En laprovincia de Huelva se vienen realizando trabajos de dispersión yrefuerzo anual de las poblaciones de A. longoi desde 1999. El segui-miento periódico de las tasas de parasitismo registradas en esta re-gión muestra niveles de control de hasta el 85% durante la estaciónde mayor virulencia de la plaga (Ruiz, 2003; Borrajo et al., 2006).Para aquellas plantaciones con ataques de Gonipterus scutellatusGyll. (Coleoptera: Curculionidae), localizadas principalmente en elNorte peninsular, el control biológico realizado por Anaphes nitensHub. (Hymenoptera: Mymaridae) se muestra muy efectivo (Mansilla,1995). págINA 25
  • 27. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)i v. C r e C i m i e n t o Y medias de la masa. El siguiente de los trabajos (Pita, 1966) se consi- dera reflejo de los tratamientos aplicados por la empresa SNIACEproduCCiÓn en la provincia de Cantabria, distinguiéndose 4 calidades para un rango de edades de 4 a 16 años. Las calidades se clasificaron para una edad típica de 10 años, con un intervalo de 3 m entre ellas (13,iv.1. Calidad de estaCiÓn 16, 19 y 22 m).La calidad de estación para masas de E. globulus, expresada como laevolución de la altura dominante con la edad, ha sido estudiada y Existe otro estudio de calidades para masas de E. globulus derivadoajustada por distintos autores para diferentes áreas geográficas en de las tablas de producción de Madrigal et al., (1977), construidas alas que es cultivada esta especie (Rojo y Montero, 1994; Madrigal et partir de un inventario único de parcelas repartidas por masas deal., 1999). las provincias de Huelva y Sevilla (Figura IV.1). Éste es el primer trabajo que recoge series distintas según el terreno en el que vege-El primero de estos trabajos (Echeverria, 1952) se llevó a cabo en taban tales masas (arenales y terrenos pizarrosos). Según el propioHuelva, en 8 localizaciones situadas sobre arenales costeros de la autor, los datos con los que se construyeron estas tablas no alcanzanprovincia. Debido a la uniformidad de los terrenos, se consideraban las edades a las que se culmina el crecimiento medio en esa áreaúnicamente dos calidades distintas, diferenciadas según las alturas geográfica.Figura iv.1: Curvas de calidad de Eucalyptus globulus en función del sustrato (para arenas a la izquierda y para pizarras a la derecha), para las provincias de Huelva y sevilla (madrigal etal., 1977).Por la constante revisión a la que son sometidas, las tablas de pro- al inventario forestal continuo desarrollado por la empresa ENCEducción elaboradas por Pardo (1982; 1990) constituyen el trabajo que en las provincias de Huelva, Sevilla y Cáceres. Todas estas parcelasmás fielmente puede aproximarnos a la calidad de estación de las estaban instaladas sobre masas de brinzales de edades compren-masas de E. globulus del Suroeste de la Península Ibérica. Estas tablas didas entre los 3 y 13 años, que por entonces constituían la prácti-fueron construidas inicialmente a partir de más de 1.000 parcelas ca totalidad de las masas gestionadas por dicha empresa. Nuevascon mediciones anuales entre los años 1975 y 1980, correspondientes masas de chirpiales han ido incorporándose progresivamente a lapágINA 26
  • 28. IV CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓNmasa inventariada, con la consiguiente revisión del modelo que permite pizarras), definidas para una edad típica o índice de sitio a los 7 años, ael inventario forestal continuo. Como puede apreciarse en Figura IV.2 se partir de la ecuación de Schumacher (1939) cuyos parámetros aparecendefinen 5 clases de calidad de estación para cada tipo de suelo (arenas y en la Tabla IV.1. H0: altura dominante (m) t: edad (años) a y b: parámetrostabla iv.1: valores de los parámetros de la ecuación para los límites superiores de definición de las clases de calidad propuestas por pardo (1990).Figura iv.2: Curvas de definición de Calidad para Eucalyptus globulus en función del sustrato, para el suroeste (pardo, 1990).García (1999), trabajando con datos de parcelas procedentes del mismo el autor, no parece existir diferencia entre las proyecciones de este modeloinventario entre 1988 y 1997 sobre sustrato de pizarras, empleó la ecua- y el desarrollado por Pardo (1990), a pesar de las ventajas teóricas delción de Richards (1959) para ajustar unas nuevas curvas de calidad. Según procedimiento empleado. págINA 27
  • 29. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)En cualquier caso, puede apreciarse un mayor índice de sitio de las masas Los autores ajustaron una familia de curvas que predice un índice de sitioque se desarrollan sobre sustrato arenoso, característico de la comarca que va de 8 a 28 m de altura para una edad clave de 7 años. Algunas de laslitoral de Huelva, donde el E. globulus encuentra condiciones de creci- curvas proyectadas se representan en la Figura IV.4 sobre la muestra demiento más favorables, tanto climáticas como edáficas. datos del trabajo.Para el Norte de la península, las tablas de producción de Fernández(1982, 1994) ofrecen una buena aproximación a la calidad de las masasde E. globulus en los primeros turnos (Figura IV.3). Se definen 4 calida-des de estación diferentes para cada turno (1º y 2º), elaboradas según elmodelo de Bailey y Clutter (1974). Figura iv.4: Curvas de calidad para Eucalyptus globulus para el norte peninsular, elabo- radas por García y ruiz (2003). López et al., (2008) elaboran curvas de calidad para E. globulus en Asturias y Norte de Galicia a partir de 349 mediciones de 92 parcelas permanen- tes. Se trata de curvas de calidad también derivadas de la ecuación de Richards (1959) con un parámetro expandido siguiendo una metodología similar a la propuesta por Goelz y Burk (1992). Las ecuaciones así obteni- das permiten dotar de mayor flexibilidad a las curvas lo que es especial-Figura iv.3: Curvas de calidad de estación de Eucalyptus globulus para el norte de lapenínsula, elaboradas por Fernández (1982). mente ventajoso en calidades extremas (López et al., 2008). El modelo se- leccionado es el siguiente, con los valores estimados para los parámetrosGarcía y Ruiz (2003) y López et al., (2008) para el Norte de la Península que se presentan a continuación:Ibérica han construido también curvas de calidad ajustadas a través dela ecuación de Richards (1959). Los primeros utilizan la información su-ministrada por 388 mediciones de 113 parcelas permanentes instaladassobre masas de 2º turno (masas chirpiales de 1ª brotación). En lugar deajustar una ecuación altura-edad para cada clase de calidad, esta meto-dología permite ajustar una sola ecuación, en la que uno de sus paráme- Donde:tros depende del sitio, generándose así una familia de curvas o curvas H1, E1 es un par de datos altura dominante y edad conocidos“armonizadas”. Como índice de calidad de estación, o índice de sitio, se H2 es la altura dominante estimada para la edad E2emplea la altura dominante estimada para una determinada edad clave. a1, a2, a3 y b son los parámetros de la ecuaciónpágINA 28
  • 30. IV CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓNLas curvas de calidad superpuestas sobre los datos observados se presen- bles desviaciones. Teniendo en cuenta que la selvicultura de los eucalipta-tan en la figura IV.5. res en la península, con destino a la obtención de pulpa, no incluye cortas intermedias, la densidad de plantación es un tema de gran importancia ya que afecta a la producción final de madera, a las características de los pro- ductos, a la posibilidad de mecanizar las operaciones selvícolas y por ende a la rentabilidad económica de su aprovechamiento. También el marco de plantación empleado para alcanzar una densidad de- terminada juega un importante papel en la futura evolución y característi- cas de los árboles. Los procesos de competencia inducidos por la reducción en el distanciamiento entre árboles dan lugar a una serie de fenómenos deseables desde el punto de vista selvícola, como la reducción de la coni- cidad de la copa, el aumento de la estabilidad frente a episodios de viento, la reducción de la tortuosidad de los fustes, el aceleramiento de los proce- sos de auto-poda, etc. (Couto et al., 1977; Daniel et al., 1979; Wehr, 1982; Henskens et al., 2001). Contrariamente, la excesiva competencia ralentiza el crecimiento de la masa de forma temprana y perjudica la producciónFigura iv.5: Curvas de calidad para Eucalyptus globulus en asturias y norte de Galicia(lópez et al., 2008). volumétrica final.Todos estos trabajos reflejan nuevamente la enorme capacidad de creci- Numerosos estudios desarrollados a lo largo del mundo han demostradomiento que posee esta especie en Galicia, donde encuentra un medio óp- que los efectos del espaciamiento sobre plantaciones de eucaliptos son lostimo para su desarrollo, tanto por las condiciones climáticas que se dan mismos que los hallados en otras especies intolerantes (Opie et al., 1984).en la costa Noroeste, nula o escasa sequía y ausencia de fríos invernales, Asumiendo esta afirmación, podemos considerar como válidas para lascomo por el suelo, fundamentalmente arenoso, lo que asegura la aireación plantaciones de eucalipto una serie de características identificadas y corro-radicular que le es necesaria. boradas para este tipo de especies. De esta manera, podemos entender que una reducción en el espaciamiento (o lo que es lo mismo, un aumento dePor otro lado, se puede apreciar como la calidad de estación mejora en el se- la densidad inicial) implicará en la mayoría de los casos una reducción de lagundo turno con respecto al primero (Fernández, 1985, 1994), lo que según altura media (pero no necesariamente de la altura dominante), del diáme-Toval (1999) obedece a dos razones; por un lado, el mejor establecimiento tro medio, del tamaño de ramas y de la conicidad de la copa, pero al mismode la masa y por otro, el papel mejorante que en las condiciones edáficas tiempo se obtendrá un incremento del área basimétrica y del volumen totalproduce el crecimiento de las raíces en el primer turno de brinzales. (pero no necesariamente del volumen comercial) (Sjolte-Jorgensen, 1967; Wardle, 1967; Evert, 1971).iv.2. inFluenC ia de la densidad de La independencia de la altura media de los árboles dominantes con el es-plantaCiÓn en el CreCimiento Y la paciamiento está demostrada por numerosas experiencias en Eucalyptusprodu CCiÓn (Chaves, 1997; Ribeiro et al., 1997).El mercado al cual esté orientada la producción juega un papel decisivo enla elección de la densidad inicial de la plantación, dado que no todos los Los efectos del espaciamiento sobre la producción y las característicassistemas de gestión permiten intervenciones con el objeto de corregir posi- de masas de E. globulus han sido motivo de estudios en varias regiones págINA 29
  • 31. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)del mundo, por ejemplo en Argentina, Chile, España (Ferrere et al., 2005; descienda con la reducción del espaciamiento. Sin embargo, este procesoPinilla y Ulloa, 2001; Fernández, 1985), demostrando matices de acuer- se minimiza y ralentiza cuando se trabaja con material monoclonal (Flo-do a la calidad de sitio, la edad de evaluación. Particularmente para el rence, 1996). El empleo de material clonal mejorado minimiza algunas deNorte de la península en 45 parcelas, sobre las cuales se realizaron 129 las limitaciones relacionadas con el uso de elevadas densidades de plan-inventarios y con los siguientes espaciamientos: 2 x 2, 2,5 x 2,5 y 3 x 3 tación. En este sentido, el número de marras y la proporción de árbolesm (Fernández, 1985), las conclusiones referidas a la edad de 16 años y dominados dejan de ser relevantes cuando se trabaja con clones.a las cinco calidades que se reconocen en el estudio son las siguientes:a mayor espaciamiento la altura dominante decrece, aunque en valores Un estudio realizado en Argentina (Ferrere et al., 2005) señala que la pro-relativamente bajos (2 a 4%), en cambio la altura media aumenta (entre 6 ducción medida en área basal (m2/ha) a los 10 años fue mayor para unay 10%), lo que se explica por la mayor proporción de árboles dominados densidad de 1095 plantas/ha y sin diferencias significativas cuando seque se dan en los espaciamientos más estrechos. El área basimétrica dis- descendía hasta el tratamiento equivalente a 761 plantas/ha. Este mismominuye entre un 9 y un 23% a medida que los espaciamientos aumentan; estudio también analizó la variación de la densidad de la madera y la pro-el diámetro cuadrático medio aumenta entre un 30 y un 43% conforme porción de corteza al sexto año. Se encontró una leve tendencia de quelos espaciamientos se van haciendo mayores y la producción en volumen a mayor densidad de plantación, la madera es mas densa (hasta 4,1%),maderable hasta 7 cm en punta delgada disminuye a medida que aumen- mientras que la proporción de corteza se mantuvo constante para las dife-ta el espaciamiento, entre un 7 y un 18%. rentes densidades de plantación.El efecto de la densidad sobre el volumen total obtenido es un tema dis- El análisis de ensayos de espaciamiento llevados a cabo en Portugal (Ri-cutido. Algunos autores han encontrado un aumento significativo del vo- beiro et al., 1997) demuestran que para el rango de calidades y densidadeslumen/ha asociado a la reducción del espaciamiento en plantaciones de E. ensayadas (de 500 a 5.000 pies/ha), mayores productividades alcanzadasglobulus (Fernández, 1985; Chaves, 1997; Ribeiro et al., 1997; Henskens et con turnos más cortos están relacionadas positivamente con menores es-al., 2001). Por el contrario, Pinilla y Ulloa (2001) registran los mayores vo- paciamientos en el rodal. Estos resultados llevan a concluir a los autoreslúmenes por hectárea con las densidades menores ensayadas en el secano que, para el destino de la fabricación de pasta de celulosa, el empleo decostero de la VII Región de Chile. Existen incluso resultados de experien- espaciamientos reducidos conduce a obtener el mayor volumen en rota-cias desarrolladas con otras especies del género que reflejan la indepen- ciones cortas, acotando esta conclusión al marco de las calidades de losdencia de esta variable con la densidad inicial a partir de una determinada sitios ensayados.edad (Rosales y Rojas, 2001). Por lo general el rango de espaciamiento inicial no varía mucho deEstas diferencias pueden estar explicadas por las distintas calidades de los unos países a otros. Las plantaciones de eucaliptos con fines comercia-sitios sobre los cuales se han realizado los ensayos, sumadas al rango de les se establecen con densidades iniciales que oscilan entre los 1.000-densidades ensayadas y edad de evaluación. También se debe señalar que 1.700 pies/ha (Schönau y Coetzee, 1989; Jenkin, 1992). Una revisiónlos factores limitantes en cada estación desencadenan procesos de com- de las prácticas empleadas dependiendo de los factores de la estaciónpetencia de distinta naturaleza que influyen en gran medida en la relación nos lleva a contemplar densidades de instalación de hasta 3.000 pies/entre la densidad y el volumen total. ha en sitios de elevada calidad donde los reducidos diámetros poseen interés comercial, y al mismo tiempo se pueden citar establecimientosEs también importante la influencia que tiene la procedencia del material de 400 pies/ha en áreas de baja precipitación y bajo los condicionantesvegetal. Los rápidos crecimientos iniciales de masas de eucaliptos desen- de mercados más exigentes (Schönau y Coetzee, 1989). Los mismoscadenan la pronta segregación de las clases dominantes y codominantes autores anteriores sugieren que, en general, el marco de plantación nodando lugar a un estrato de árboles dominados, de ahí que la altura media debe superar espaciamientos de 3,0 m, pero en estaciones de baja cali-págINA 30
  • 32. IV CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓNdad, y allí donde se persigue la máxima valorización de los productos, Como se ha indicado al comienzo, estas recomendaciones son válidasel espaciamiento entre árboles no debe ser superior a 2,5 m. cuando la orientación de la producción es la fabricación de pasta o madera de trituración. Sin embargo, en el Norte de la Península Ibérica,La elección del marco de plantación debe decidirse, por tanto, en función cuando el destino de la producción es el mercado de madera sólida,de la calidad del sitio, las necesidades de mecanización, la calidad de los la recomendación general es partir de densidades menores y espacia-productos a obtener, la producción y las características de masa deseadas. mientos más equilibrados a fin de minimizar costes y reducir tensionesEn Portugal, E. globulus es plantado a 1.300 pies/ha (4,0 x 1,9 m) bajo condi- de crecimiento en el árbol. Nutto y Touza (2004a) a partir de modelosciones de estación secas en el Sur, mientras que se instalan plantaciones con de crecimiento basados en el árbol individual, ilustran los resultados1.600 pies/ha en sitios de mayor calidad al Norte del país (Florence, 1996). con un ejemplo en el que una plantación con una densidad inicial deSin embargo, otros autores citan que las densidades medias de plantación 3 x 3 m es orientada a conseguir madera de sierra con un diámetromás frecuentes en este país se sitúan entorno a los 1000-1250 pies/ha, ad- normal medio de 50 cm a los 26 años. De acuerdo con estas premisas,mitiéndose que éstas se encuentran por debajo del óptimo, de acuerdo a los los autores contemplan incluso la obtención de madera de trituraciónresultados de distintos trabajos experimentales (Pereira et al., 1996). procedente de las intervenciones intermedias en el rodal.Mientras que en el Norte de la península se recomienda, para calidadessuperiores, 1.430 pies/ha en marco de 3,5 x 2 m y, para las inferiores, 1.143 iv.3. turno Y produCCiÓnpies/ha y un marco de 3,5 x 2,5 m. Como regla general se acepta que no se La determinación del turno de corta en masas de E. globulus destinadasdeben plantar más de 1.600 ni menos de 1.100 pies/ha en estaciones del a la obtención de pasta de celulosa obedece al criterio de máxima rentaNorte de la península (Toval, 1999). en especie. Por tanto, dicha edad es establecida principalmente por cri- terios de carácter técnico-forestal. Sin embargo, este sector industrialEn el Suroeste se recomiendan las siguientes densidades y marcos de está fuertemente condicionado por la continuidad en el suministroplantación en función de la calidad de la estación: para la Calidades I de de la materia prima, además de por otros factores comerciales. Esto950-1000 pies/ha, según marco de plantación entorno a los 4 x 2,5 m; para obliga en ocasiones a una desviación de la edad de corta con respectoCalidad II, de 850-950 pies/ha, según marco entorno a 4,5 x 2,5 m; para a aquella establecida por el criterio de máxima renta en especie. EnCalidad III, entre 700-850 pies/ha con un marco entorno a los 5 x 2,5 m; montes de escasa superficie del Noroeste estos criterios tampoco sey para las calidades inferiores la densidad puede bajar hasta los 625-700 aplican de forma estricta, y son habituales las cortas a edades superio-pies/ha según marcos de plantación de hasta 6 x 2,5 m (Ence, 2005). Como res a las establecidas por los anteriores criterios.puede comprobarse, es común a todas las densidades una distancia deplantación, al menos en un sentido, que facilite la mecanización de los Las tablas de producción constituyen la herramienta indispensabletratamientos y el aprovechamiento de la plantación. Por las ventajas que para la determinación de la edad a la que se alcanza la máxima pro-tiene desde el punto de vista selvícola, tal y como se ha expuesto anterior- ducción de celulosa por hectárea y año, o edad de máxima renta enmente, en la actualidad se tiende a desequilibrar el marco de plantación especie, a través de la evolución del volumen maderable total y susreduciendo la distancia entre árboles en un sentido, manteniendo las den- crecimientos medio y corriente. Dado que la selvicultura de las ma-sidades antes comentadas, para lo que es necesario aumentar el ancho de sas de eucalipto con destino a la fabricación de pasta de celulosa nolas calles de la plantación. incluye cortas intermedias, sus tablas de producción son tablas clá- sicas de selvicultura media observada (Vanniere, 1984). Por este moti-En el caso de terrenos aterrazados, se mantienen las densidades anteriores vo la determinación de dicha edad de corta se simplifica bastante alen función de la calidad de la estación, adaptando el marco de plantación tratarse de masas coetáneas y regulares sometidas a cortas a hechoa la separación entre las plataformas de las terrazas. (Madrigal, 1994). págINA 31
  • 33. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)Según lo expuesto, de acuerdo con las tablas desarrolladas por Pardo (1982; edad de corta. La disminución de densidad que consideran las tablas de1990) la edad de corta en el Suroeste estaría fijada entre 12 y 14 años para producción de Fernández (1985) se debe a la mortalidad natural, que semasas correspondientes a las calidades superiores, siempre que alberguen estima en un 2,6% para el primer turno y de 1,4% para el segundo. Segúndensidades de masa normales. En las calidades inferiores acontecen con el mismo autor, la culminación del crecimiento medio se alcanza en Gali-frecuencia enormes limitaciones de carácter edáfico, lo que motiva una cia a edades comprendidas entre 18 y 22 años. Aunque la mayor parte deelevada mortalidad durante las sequías estivales, a la que hay que sumar las parcelas con las que se construyeron estas tablas están situadas en lala enorme virulencia de los ataques de Phoracantha semipunctata bajo estas provincia de Pontevedra y La Coruña, sus proyecciones son de aplicación acondiciones de cultivo. Ante estas circunstancias, el crecimiento y vitalidad todo el área de distribución de la especie en el Norte de España (Madrigalde la masa decae rápidamente, lo que justifica el adelantamiento de la cor- et al., 1999).ta. La frecuencia de este fenómeno se ha visto reducida significativamenteen los últimos años con el empleo de material vegetal mejorado genética- Las producciones para las diferentes calidades y zonas obtenidas en estosmente y la generalización de prácticas selvícolas y tratamientos fitosanita- trabajos, se presentan en las Tablas IV.2 y IV.3. En ellas se pone de mani-rios adecuadas a cada estación, como las descritas en otros apartados. fiesto la gran variabilidad de la capacidad productiva, no sólo entre Norte y Sur, sino también dentro de cada una de las zonas. Téngase en cuentaEn el Norte de la Península Ibérica es menos frecuente que se produz- que las producciones se expresan como volumen maderable útil, es decir,can mortalidades extraordinarias que justifiquen el adelantamiento de la volumen sin corteza y a 7 cm en punta delgada. tabla iv.2: producciones de Eucalyptus globulus según calidades en el su- roeste (pardo, 1990). tabla iv.3: producciones de Eucalyptus globulus según calidades en el norte de la península (Fernández, 1985)págINA 32
  • 34. IV CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓNEn el Suroeste las diferencias entre las estaciones de arenas y pizarras se es- consecuencia de un incremento del número de pies/ha en el segundo tur-tablecen principalmente en las calidades superiores, tendiendo a igualarse no. Los patrones de crecimiento son diferentes entre brinzales y chirpiales.en las inferiores. Como ya se ha comentado, las producciones de la última García (1999) en sus trabajos sobre modelización del crecimiento de E.calidad coinciden generalmente con estaciones de enormes limitaciones globulus en la provincia de Huelva, constató un crecimiento inicial de losedáficas, especialmente el escaso desarrollo del perfil, donde los árboles chirpiales más rápido que en brinzales hasta edades cercanas a la edadpresentan un sistema radical muy somero y sufren de manera muy notable de turno, pero a partir de ésta se produce un cambio cualitativo de estalas sequías estivales, siendo un ejemplo de factor limitante difícilmente co- tendencia. El mismo autor justifica este fenómeno señalando que, si bienrregible con las prácticas selvícolas y genéticas expuestas. no parece haber comparaciones directas definitivas en la literatura, de ma- nera generalizada es asumido que los chirpiales tendrían inicialmente unaEn el Norte, lo más destacable es el incremento que experimenta la pro- evolución de la altura dominante por encima de los brinzales, pero estaducción en el segundo turno con respecto al primero, teniendo en cuen- diferencia iría disminuyendo con la edad.ta que los inventarios de los turnos sucesivos se han realizado sobre lasmismas parcelas. Dicho incremento es inversamente proporcional a la Cabe señalar que el material clonal mejorado, ampliamente empleado encalidad, de tal forma que para Calidad IV supone un 77% más de pro- los últimos años (Soria, 2003), y la aplicación de una selvicultura pormenori-ducción, para Calidad III un 40%, para Calidad II un 20% y para Calidad zada (Ence, 2005), que contempla otros aspectos como la adecuada elecciónI un 7%. En el mismo estudio (Fernández, 1982), se señala, aunque de del sitio y la transformación de las técnicas de plantación tradicionales (Ruizforma provisional porque aún no se había culminado el tercer turno, que et al., 2004), están dando lugar a la obtención de importantes ganancias pro-la producción de este último es similar al segundo, por lo que recomienda ductivas en comparación con los rendimientos tradicionales que han sidoutilizar las mismas tablas de producción, lo que indica que no se produce revisados en este capítulo. Mientras, se están desarrollando nuevos modelosninguna disminución en la producción con respecto al segundo turno y y tablas de producción que puedan plasmar toda esta mejora. Toval (2004)que se mantiene el incremento con respecto al primero. cita que los inventarios forestales en el Suroeste de la Península Ibérica en masas de 7 años están poniendo de manifiesto incrementos de producciónEl incremento de producción del segundo turno con respecto al primero es de hasta el 90% en montes en los que las anteriores masas de procedenciainterpretado por Toval (1999) como un mejor establecimiento de la masa, seminal han sido reforestadas con material vegetal mejorado y se les hadebido al mayor volumen de suelo explorado por las raíces y no como aplicado una selvicultura adecuada. págINA 33
  • 35. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)v. i m pa C t o trario, su acción es mejorante cuando se compara con otros siste- mas alternativos como, por ejemplo, las praderas y los matorrales,eColÓGiCo Y usos anteriores dados en la mayor parte de los casos a los montes repoblados con eucalipto en el Norte de España. Otros trabajos desoCial de las carácter comparativo desarrollados en la Península Ibérica llegan a concluir que “no existen procesos de degradación del suelo, dismi- nución de las reservas de nutrientes ni destrucción de la microflorap l a n ta C i o n e s d e atribuibles a la especie. Asimismo, no se han constatado horizon- tes de acumulación de arcillas ni apreciado daños en la mesofauna”E U C A LY P T U S (Bara et al., 1985). Estos resultados sumados a los valores del com- plejo de cambio, ácidos húmicos y composición química en compa- ración con los hallados en pinares y robledales, llevan a los autoresEl cultivo del eucalipto se ha extendido por más de 100 países de a no encontrar ninguna justificación para afirmar que el eucaliptotodo el mundo en sólo 150 años, al principio por interés científico degrada el suelo.y luego por su impacto económico en el sector productivo, al sercapaz de proporcionar productos maderables de forma más rápida Domínguez de Juan (1986) en base a los trabajos desarrollados en elque otras especies cultivadas. El interés despertado ha hecho que Suroeste de la península sobre la descomposición de la hojarasca,algunas especies de Eucalyptus atraviesen un veloz proceso de do- destaca el mayor contenido de bases en eucaliptares que en alcorno-mesticación comparable a otras especies destinadas a usos indus- cales, encinares y pinares. Asimismo, la autora registró contenidostriales. Este proceso fue inicialmente promovido por organizaciones mínimos de aluminio bajo eucaliptar y máximos en pinar, siendo lainternacionales, (FAO, 1979), preocupadas por la escasez de recursos descomposición de la hojarasca en todos los casos estudiados másmadereros a corto plazo y que recomendaron el cultivo de especies rápida en el eucalipto que en el alcornoque. De hecho, la mismaforestales de rápido crecimiento. autora encontró los valores más altos de pH sobre la hojarasca se- mienterrada en eucaliptares.La sociedad de nuestro país no ha permanecido ajena a la introduc-ción y gestión del eucalipto, adoptando en muchos casos una posi- En cuanto a los efectos sobre la vegetación, la primera y más impor-ción crítica frente a las mismas, en la que los argumentos menos usa- tante conclusión de los estudios realizados ha sido desmentir quedos han sido los científicos, técnicos o profesionales. Las acusaciones “bajo el eucalipto no crece nada” o que induce a procesos de deserti-sobre el género han sido abundantes, clasificándose las respuestas, zación. Ninguno de los trabajos desarrollados al respecto ha encon-para no contribuir a las confusión, en aquellas que se refieren al sue- trado incompatibilidad con ninguna otra especie arbórea. (Rigueirolo, al agua, al mantenimiento de la diversidad genética, a los incen- y Silva, 1983; Bará et al., 1985, Domínguez de Juan, 1986).dios forestales y a los aspectos socioeconómicos entre otros (Bará etal., 1985; Montero, 1990; Bará, 1990; Soria, 1991). Los trabajos de in- Sobre las relaciones hídricas de las plantaciones de eucalipto, unvestigación promovidos en nuestro país como consecuencia de esta exhaustivo trabajo experimental llevado a cabo en Galicia (Gras,respuesta social han sido numerosos, y en ellos se han estudiado los 1993) destaca un comportamiento significativo de la especie para laefectos del eucalipto sobre el medio natural como no se ha hecho con captación de nieblas (15% de la precipitación total), el escurrimientoninguna otra especie forestal (Toval, 1999). de agua por el tronco (7% de la precipitación incidente), así como unPodemos destacar que según Calvo (1992) no puede extraerse nin- valor promedio de la intercepción del agua de lluvia un 10% menorgún efecto negativo del eucaliptar sobre el suelo, sino que, al con- que el encontrado para plantaciones de pinus pinaster. El mismopágINA 34
  • 36. IV CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓNtrabajo arroja balances hídricos y nutricionales que establecen un com- valorar la situación de partida, antes de la actuación, la ecología de laportamiento similar al de una masa natural en cuanto al control de la zona, propiedad y usos tradicionales del suelo y cuál es el objetivo de laerosión y al mantenimiento de la calidad del agua. gestión. El objetivo de la gestión está definido en última instancia por las demandas sociales, lo que incluye valorar qué y cuánto consumimos yDe acuerdo con los datos científicos existentes no puede afirmarse que cómo producirlo. Indudablemente, al igual que el resto de las especies, ellas acusaciones vertidas sobre los efectos de los eucaliptares sean ciertas, eucalipto debe estar acompañado de una selvicultura que responda a losy menos aún con el carácter taxativo utilizado en muchas ocasiones. Es requerimientos biológicos, ambientales, ecológicos, económicos y socia-siempre arriesgado dar un “no”tajante a un género; siempre es necesario les que requiere una gestión sostenible, al servicio del hombre. págINA 35
  • 37. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)vi. BiBlioGraFÍaAGUAD F., 1994. Efecto de la época de poda en el crecimiento de Pinus radiata D. Don. en la CARBALLAS T., GUITIÁN F., 1966. Evolución de la composición mineral de los restos vegetalesprecordillera andina de la VIII Región. Memoria de título. Universidad de Chile. 86 pp. al incorporarse al suelo. Anuario Edafológico 3-4, 151-163.ALFENAS A.C., VALVERDE E.A., GONÇALVES R., DE ASSIS T., 2004. Clonagem e Doenças CHAVES R., 1997. Espaçamento en Eucalyptus. Proceedings of the IUFRO Conference on Silvi-do Eucalipto. Editora UFV. Universidade Federal de Viçosa. Brazil. 442 pp. culture and Improvement of Eucalyptus, Salvador. Brazil. Vol.3, pp. 180-185.ASPAPEL, 1988. Inventario Forestal del Eucalipto. Eila Proyectos. Madrid. 226 pp. CHIPPENDALE G.M., 1988. Eucalyptus, Angophora (Myrtaceae). Flora of Australia 19. Austra-ATTIWILL P., 1981. Energy, nutrient flow and biomass. In: Proceedings from Australian Forest lian Government Publishing Service, Canberra, 543 pp.Nutrition Workshop Productivity in Perpetuity. CSIRO. Canberra. pp 131 – 144. COUTINHO J., BENTO J., 1995. Efeito da aplicaçao de Boro em povamentos de Eucalyptus globu-BAILEY R.L., CLUTTER J.L., 1974. Base-age invariant polymorphic site curves. Forest Science lus no norte e centro de Portugal. 2º Relatorio intercalar. SOPORCEL. Documento interno.20, 155-159. COUTINHO J., BENTO J., VALE, R., RAFAEL, J., 1993. Efeito do Boro em Eucalyptus globulusBALBOA M., ÁLVAREZ J.G., RODRÍGUEZ-SOALLEIRO R., MERINO A., 2005. Aprovecha- no norte e centro interiores de Portugal. Actas do III Congreso Florestal Nacional, Figueira da Foz.miento de la biomasa forestal producida por la cadena monte-industria. Parte II: Cuantificación e pp. 364 – 372.Implicaciones Ambientales. Revista CIS-Madera 10, 27-37. COUTO L., BRANDI R.M., CONDÉ A.R., 1977. Influencia do espaçamento no crescimiento doBARÁ S., 1990. Fertilización Forestal. Consellería de Agricultura, Gandería e Montes. Ed. Xunta Eucalyptus urophylla, de origen Híbrida, cultivado na regiao de Coronel Fabriciano, MG. Revistade Galicia. Santiago de Compostela. 166 pp. Árvore 2 (1), 57-71.BARÁ S., RIGUEIRO A., GIL M.C., MANSILLA P., ALONSO M., 1985. Efectos ecológicos CROMER, R.N., 1984. Site amelioration for fast growing plantations. In: Proc. IUFRO Sympo-del Eucalyptus globulus en Galicia. Estudio comparativo con Pinus pinaster y Quercus robur. I.N.I.A. sium on Site and Productivity of Fast growing Plantations. Pretoria and Pietermanritzburg, SouthM.A.P.A. Madrid. 381 pp. Africa, pp. 181-196.BASO C., 2003. Potencialidad del Eucalyptus globulus como madera sólida. Actas del I Simposio DANIEL T.W., HELMS J.A. BACKR F.S., 1979. Principles of silviculture. McGraw-Hill Series inIberoamericano de Eucalyptus globulus, Montevido. Uruguay. CD-Rom. Forest Resources. New York, 492 pp.BASURCO F., NORIEGA M., ROMERAL L., Toval G., 2001. Ensayos de fertilización localizada DE BARROS N.F., NOVAIS R.F., NEVES J.C., 1990. Fertilizaçao e correçao do solo para o plan-en masas clonales de Eucalyptus globulus en el momento de la plantación en la provincia de La tio de eucalipto. In: Barros N.F., Novais R.F (Ed.) Relaçao Solo-Eucalipto. Viçosa: Ed. Folha deCoruña. III Congreso Forestal Español, Granada. Tomo II. Mesa 3, pp. 671-675. Viçosa. Cap.4, pp 127-186.BENNETT L.T., WESTON C.J., ATTIWILL P.M., 1997. Biomass, Nutrient Content and Growth DE BARROS N.F., NEVES J.C., NOVAIS R.F., 1997. Nutriçao e Adubaçao de Eucalipto. A Cul-Response to Fertilisers of Six-year-old Eucalyptus globulus Plantations at Three Contrasting Sites tura do Eucalipto II. Informações Agropecuárias 86 (18),70-75.in Gippsland, Victoria. Australian Journal of Botany 45, 103-121. DE FREITAS S., FILHO E.B., 1994. Efeito da desfolha parcial e total na produçao de biomassa deBORRAJO P., MANTECAS, C., RUIZ, F., 2006. Seguimiento del control biológico de Avetianella Eucalyptus grandis em Mogi Guaçu, Sao Paulo. IPEF 47, 29-35.longoi Sisc. sobre Phoracantha semipunctata Fab. en la provincia de Huelva, España entre los años DE LA LAMA G., 1976. Atlas del Eucalipto. Tomo I: Información y Ecología. INIA, ICONA. Se-2002 y 2005. Actas del II Simposio Iberoamericano de Eucalyptus globulus. Universidad de Vigo, villa, 68 pp.22pp. DICKINSON G., LEWTY M., WHITE P., 2001. Growing eucalypt plantations in southernBRAÑAS J., GONZÁLEZ-RÍO F., RODRÍGUEZ R.Y MERINO A., 2000A. Biomasa maderable Queensland: current forestry description and new directions. Farm Forestry and Local Govern-y no maderable en plantaciones de eucalipto. Cuantificación y estimación. Revista CIS-Madera ment ITEM 118, 381-388.4, 72-75. DOMÍNGUEZ DE JUAN M.T., 1986. Influencia de nutrientes y polifenoles vegetales en hu-BRAÑAS J., GONZÁLEZ-RÍO F., RODRÍGUEZ R. Y MERINO A., 2000B. Contenido y distri- mificación de la hojarazca de especies autóctonas e introducidas de la provincia de Huelva. Tesisbución de nutrientes en plantaciones de Eucalyptus globulus del Noroeste de la Península Ibérica. Doctoral.Universidad Autónoma. Madrid.Investigaciones Agrarias: Sistemas y Recursos Forestales 9(2), 317-335. DONOSO S., 1999. Evaluación de prácticas selvícolas en plantaciones de Eucalyptus globulus.CALVO R., 1992. El eucalipto en Galicia. Sus relaciones con el medio natural. Ed. Universidad de Tesis Doctoral. ETSI Agrónomos y Montes. Universidad de Córdoba.Santiago de Compostela. 215 pp. DONOSO S., OBISOPO A., SÁNCHEZ C., RUIZ F. MACHUCA M.A., 1998. Efecto del labo-CAÑAS I., 1992. Multiplicación y evaluación clonal de árboles sobresalientes de Eucalyptus globu- reo sobre la biomasa de Eucalyptus globulus en el Suroeste de España. Investigaciones Agrarias:lus en el S.O. de España. Revista Montes 28, 67-69. Sistemas y Recursos Forestales 8 (2), 35-44.CAÑAS I., SORIA F. TOVAL G., 1994. Producción clonal de Eucalyptus globulus en la provincia ECHEVERRIA I. 1952. Producción del Eucalyptus globulus. Estudio de las leyes de crecimiento ende Huelva. Revista Montes 37, 41-44. la zona forestal de Huelva del Patrimonio Forestal del Estado. Boletines del I.F.I.E. 62. 39 pp.págINA 36
  • 38. VI BIBLIOGRAFÍAELLIS R.C., WEBB D.P., GRALEY A.M., ROUT A.F., 1985. The effect of weed competition and HANKS L., GOUL J., PAINE T. MILLAR J., WANG Q., 1995. Biology and host relations of Ave-nitrogen nutrition on the growth of seedlings of Eucalyptus delegatensis in highland area of Tasma- tianella longoi (Hymenoptera: Encyrtidae) an egg parasitoid of the Eucalyptus longhorned borernia. Australian Forest Research 15, 395-408. (Coleoptera: Cerambycidae). Annals of the Entomological Society of America 88 (5), 666-671.ENCE, 2005. Selvicultura del eucalipto en el SO. Síntesis de Operaciones. Rev. 15/09/2005. Do- HAWLEY R.C., SMITH D.M., 1972. Silvicultura Práctica. Omega, Barcelona, 543 pp.cumento interno. 22 pp. HENSKENS F.L., BATTAGLIA C.L., CHERRY M.L., BEADLE C.L., 2001. Physiological basisESPAÑOL E., ZAS R., VEGA G., 2000. Contenidos foliares en macro y micronutrientes en nue- of spacing effects on treee growth and form in Eucalyptus globulus. Trees: Structure and Functionsve especies de Eucalyptus en el Noroeste español. Investigaciones Agrarias: Sistemas y Recursos 15, 365-377.Forestales 9(2), 209-217. JENKIN B.M., 1992. Eucalyptus plantation silvicultural regimenes. 1990 Gottstein Fellowship Report.EVERT F., 1971. Spacing studies: a review. For. Mgmt. Inst. Ottawa. Inform. Rep. No. FMR-X-37. J. W. Gottstein Memorial Trust Fund, Victoria, Australia. 137 pp.FAO, 1979. Eucalyptus for Planting. FAO Forestry and Forest Products Studies, No. 11, Roma. 667 KEENAN R.J., CANDY S., 1983. Growth of young Eucalyptus delegatensis in relation to variationpp. in site factors. Australian Forest Research 13, 197-205.FAO, 2000. Global Forest Resources assessment 2000 – Main Report. FAO Forestry Paper. ISSN KRISTEN F., TRIBE G., 1995. The biological control of Phoracantha semipunctata and Phoracantha0258-6150, 2000. 470 p. URL: www.fao.org/forestry/fo/fra/main/index.jsp recurva (Coleoptera: Cerambycidae) in Southa Africa. In IUFRO XX World Congress. Tampere 1995.FERNÁNDEZ A., 1982. Evaluación del crecimiento y productividad del monte bajo de E. globulus Finland. Poster 156.en rotaciones sucesivas. Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán. Pontevedra. Inédito. KUBLER, H., 1987. Growth stresses in trees and related wood properties. Forestry-Abstracts 48,FERNÁNDEZ A., 1985. Efecto del espaciamiento inicial en la producción de E. globulus. Depar- 131-189.tamento Forestal de Lourizán. Pontevedra. LOPEZ T., GONZALEZ I., COGOLLUDO M.A., TOLOSANA E., (2008) Site quality curves forFERNÁNDEZ A., 1994. Modelos de predicción de evolución de la productividad en los turnos Eucalyptus globulus in Asturias and Eastern Galicia (Northwest Spain). Submitted in Forest Ecologysucesivos de eucalipto tratado a monte bajo. Publicación Interna Centro de Investigación Forestal and Management.de Lourizán. Pontevedra. MADRIGAL A., 1994. Ordenación de Montes Arbolados. Icona. M.A.P.A. Madrid, 375 pp.FERRERE P., LOPEZ G. A., BOCA R. T., GALETTI M. A., ESPARRACH C. A., PATHAUER MADRIGAL A., ALVAREZ J.G., RODRIGUEZ R. ROJO, A., 1999. Tablas de Producción para losP. S., (2005). Efecto de la densidad de plantación sobre el crecimiento de Eucalyptus globulus en Montes Españoles. Fundación Conde del Valle de Salazar. Madrid, 253 pp.un ensayo Nelder modificado. Investigaciones Agrarias: Sistemas y Recursos Forestales 14 (2), MADRIGAL A., HERRANZ J., LÓPEZ M. MOSQUERA R., 1977. Tablas de Producción del Eu-pp. 174-184. calyptus globulus Labill. en el Sur de España. Dirección General de Producción Agraria. MinisterioFLORENCE R. G., 1996. Ecology and silviculture of eucalipt forests. CSIRO, Australia. 413 pp. de Agricultura. Madrid, 109 pp.GARCÍA O., 1999. Estudios de crecimiento para la gestión de los eucaliptares de la Empresa MANSILLA J.P., 1995. Revisión 1994 del área de dispersión de Gonipterus scutellatus Gyll. (Col.Nacional de Celulosas en Huelva y Galicia. Informe interno. Curculionidae) en Galicia. Boletín de Sanidad Vegetal. Plagas 21, 277-280.GARCÍA O., RUIZ F., 2003. A growth model for eucalypt in Galicia, Spain. Forest Ecology and MANSILLA J.P., PÉREZ R., RUIZ F., SALINERO C., 1999. Avetianella longoi Siscaro, parásito deManagement 173 (1-3), 49-62. huevos de Phoracantha semipunctata F.: Primera cita de su presencia en España y bases para la puestaGERRAND A.M., NEILSEN W.A., MEDHURST J.L., 1997. Thinning and pruning eucalyt plan- en práctica del control biológico del xilófago. Boletín de Sanidad Vegetal. Plagas 25, 515-522.tations for sawlog production in Tasmania. Tasforests 9, 15-34. MARSCHNER H., 1995. Mineral Nutrition of higher plants. Academic Press. San Diego, 889 pp.GOELZ J.G.C., BURK T.E., 1992. Development of a well behaved site equations: jack pine in MERINO M.A., BALBOA R., RODRÍGUEZ R., ALVAREZ GONZALEZ J.G., 2005. Nutrientnorth central Ontario. Canadian Journal of Forest Research 22, 776-784. exports under different harvesting regimes in fast-growing forest plantations in South Europe.GOES E., 1977. Os eucaliptos. Portucel. Centro de Produçao Florestal. Lisboa, Portugal. 366 pp. Forest Ecology and Management 207, 325-339.GONZÁLEZ E., PENALVA F., GÓMEZ C., 1985a. Exigencias nutritivas de Eucalyptus globu- MILLER H.G., 1984. Biomass and Nutrient cicling in plantation ecosystems. In: Bowen G.D. ;lus en el SO español comparadas con las de otras especies. Anales del I.N.I.A. Serie Forestal Nambiar E.K.S. (Ed.). Nutrition of Plant Forest. Sidney. Academic Press.9, 47-55. MONTERO DE BURGOS J.L., 1990. El eucalipto en España. (Comentarios a un problema). SerieGONZÁLEZ E., PENALVA F., GÓMEZ C., 1985b. Concentración foliar de nutrientes en Eu- Técnica ICONA. MAPA. Madrid, 44 pp.calyptus globulus según el tratamiento fertilizante y época de su aplicación. Anales del I.N.I.A. MONTERO G., RUIZ-PEINADO R., MUÑOZ M., 2005. Producción de biomasa y fijación deSerie Forestal 9, 47-55. CO2 por los bosques españoles. Monografias INIA: Serie Forestal nº13-2005, 270 pp.GONZÁLEZ-RÍO F., CASTELLANOS A., FERNÁNDEZ O., ASTORGA R. GÓMEZ C., 1997. NICOLAS A., 1962. Influencia de las plantaciones de Eucalyptus globulus sobre las propiedades deEl Cultivo del Eucalipto. Manual Práctico del Selvicultor. Ed. Celulosa de Asturias S.A., 95 pp. las tierras. Anales del Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias 7, 5-54.GRAS J.M. 1993. Investigación sobre las relaciones hídricas de las plantaciones de Eucalyptus glo- NICOLÁS F., 2005. Iberian Eucalyptus pulpwood markets. In Proceedings of the Internationalbulus en Galicia. Tesis Doctoral. Departamento de Ingeniería Forestal. E.T.S.I. de Montes. Madrid. Pulpwood Resource and Trade Conference. Montevideo, April-2005. CD-Rom. págINA 37
  • 39. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)NUTTO L., TOUZA M., DELGADO, J.L., 2003. Producción de madera de calidad de eucalipto: POYNTON R. J., 1979. Tree planting in Southern Africa. Vol.2. The Eucalypts-South Africa. ForestLa Poda – Conocimientos Fundamentales y Técnicas. Revista CIS-Madera 11, 35-45. Research Institute. Department of Forestry. Republic of South Africa. 882 pp.NUTTO, L., TOUZA, M., 2004a. Producción de madera de sierra de alta calidad con Eucalyptus POYNTON R. J., 1981. The silvicultural treatment of eucalypt plantations in Southern Africa.globulus. Revista CIS-Madera 12, 6-18. South African Forestry Journal 116, 11-16.NUTTO L., TOUZA M., 2004b. High quality Eucalyptus sawlog production. In: Borralho, N.M.G.; PRADO J.A., 1991. Esquemas de Manejo. En: Eucalyptus. Principos de Silvicultura y Manejo. Eds.Pereira, J.S.; Marques, C.; Coutinho, J.; Madeira, M. ahd Tomé (Eds). Proceedings of the Interna- José Antonio Prado y Santiago Barros. Instituto Forestal, Santiago. Chile. pp. 79-100.tional IUFRO Conference of the WP2.08.03 on Silviculture and Improvement of Eucalyptus. 11-15 PRADO J.A., ROJAS P., 1987. Preparación del sitio y fertilización en el establecimiento de plan-October, 2004. Aveiro. Portugal, pp. 658-666. taciones de Eucalyptus globulus en la Zona Semiarida de Chile. Ciencia e Investigación Forestal 1NUTTO L., TOUZA M., 2006. Modelos de producción de madera sólida en plantaciones de (1), 17-27.Eucalyptus globulus en Galicia. Proceedings II Simposio Iberoamericano de Eucalyptus globulus. REDONDO I., ÁLVAREZ R., JIMÉNEZ P., 2001. Restauración ecológica de la cubierta vegetal delPontevedra. CD-rom. complejo palustre del Abalario. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía. Sevilla, 43 pp.OPIE J. A., CURTING R. A. INCOLL W. D., 1984. Stand management. In: Eucalypts for Wood RIBEIRO F., SOARES P. TOMÉ, M., CADETE D., PINA P., 1997. Determination of initial standProduction. Eds. W.E. Hillis and A.G. Brown. CSIRO. Melbourne, pp. 179-197. density that optimises the system production of Eucalyptus globulus Labill. in Portugal. Procee-ORTIZ L., TEJADA A., VÁZQUEZ A., PIÑEIRO G., 2005. Aprovechamiento de la biomasa fo- dings of the IUFRO Conference on Silviculture and Improvement of Eucalyptus, Salvador, Brazil.restal. Parte III: Producción de elementos densificados. Revista CIS-Madera 11, 17-32. Vol.3, pp. 125-129.PARDO M., 1982. Tablas de Producción para el Eucalyptus globulus en la Provincia de Huelva. RICHARDS F.J., 1959. A flexible growth function for empirical use. Journal of Experimental Bo-Empresa Nacional de Celulosas. Inédito. tany 10 (29), 290-300.PARDO M., 1990. Forestry management of a Spanish Eucalyptus globulus area based on conti- RIGUEIRO A., SILVA, J. 1983. Algunas consideraciones sobre los efectos de E. globulus sobre elnuous forest inventory. Bulletin des Recherches Agronomiques de Gembloux 25 (1), 77-90. medio natural gallego. Publ.del Seminario de Estudos Galegos. Cuadernos de Ciencias AgrariasPARDOS J.A. 1988. La selvicultura clonal. Mejora genética de especies arbóreas forestales. Fun- 4. Santiago.dación Conde del Valle de Salazar. Madrid, pp. 336-349. ROJO A., MONTERO G., 1994. Tablas de producción españolas. Revista Montes 38, 35-42.PENFOLD A.R., WILLIS J.L., 1961. The Eucalypts. Botany, Chemistry, Cultivation and Utuliza- ROSALES L., ROJAS J.C., 2001. Resultados a 8 años de un ensayo de espaciamiento con clonestion. Leonard Hill [Books] Limited London. Interscience Publishers Inc., New York, 551 pp. del híbrido urograndis en Smurfit Cartón de Venezuela. IUFRO Conference. The Eucalypts of thePEREIRA H., SARDINHA R., 1984. Utilization of E. globulus for energy and fiber. Biomass pro- future, Valdivia, Chile, 10-15 de Septiembre. CD-Rom.duction and nutrient removal assessment. In: Bioenergy. Volume II. Biomass Resorurces. (Eds. E. RUIZ F., SORIA F., TOVAL G., 1997. Ensayos de fertilización localizada de masas clonales deEgneus and A. Ellegard)(Elsevier Applied Acience Publishers: London) pp. 119 – 126. Eucalyptus globulus en el momento de la plantación en la provincia de Huelva. I Congreso ForestalPEREIRA J.S., TOMÉ M., MADEIRA M., OLIVEIRA A.C., TOMÉ J., ALMEIDA M.H., 1996. Hispano- Luso. II Congreso Forestal Español. Pamplona. Mesa 3, pp.585-590.Eucalypt Plantations in Portugal. En: Nutrition of Eucalypts. ATTIWILL, P., ADAMS, M.A., ed. RUIZ F., SORIA F., TOVAL G., 2001a. Ensayos de preparación del terreno para el establecimientoCSIRO Australia, pp. 371-387 de masas clonales de Eucalyptus globulus (Labill.) en distintos suelos de la provincia de Huelva.PINILLA J., ULLOA I., 2001. Nuevos resultados en un ensayo de espaciamiento y raleo con IUFRO Conference. The Eucalypts of the future, Valdivia, Chile, 10-15 de Septiembre. CD-Rom.Eucalyptus globulus en Constitución (VII Región). IUFRO Conference. The Eucalypts of the future, RUIZ F., SORIA F., TOVAL G., PARDO M., 2001b. Ensayos factoriales de fertilización en masasValdivia, Chile, 10-15 de Septiembre. CD-Rom. de Eucalyptus globulus (Labill.) de mediana edad. Análisis de rentabilidad de inversión por ferti-PINKARD E.A., BEADLE C.L., 1998. Effects of green pruning on growth and stem shape of lización. IUFRO Conference. The Eucalypts of the future, Valdivia, Chile, 10-15 de Septiembre.Eucalyptus nitens (Deane and Maiden) Maiden. New Forests 15 (2) 107-126. CD-Rom.PINKARD E.A., BATTAGLIA C.L., BEADLE C.L., 1998. Modelling the effects of physiological RUIZ F., LOPEZ G., TOVAL G., 2004. Deep-planting influence on the development and growthresponses to green pruning on net biomass productions of Eucalyptus nitens. Tree Physiology 12, of Eucalyptus globulus (Labill.) clonal cuttings. In: Borralho, N.M.G.; Pereira, J.S.; Marques, C.;119-129. Coutinho, J.; Madeira, M. ahd Tomé (Eds). Proceedings of the International IUFRO Conference of the WP2.08.03 on Silviculture and Improvement of Eucalyptus. Aveiro, Portugal. pp. 263-267.PITA P.A., 1966. La producción de las masas de Eucalyptus globulus en el Norte de España. Analesdel Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias 1966, pp. 45-60. RUIZ F., 2003. El control biológico de plagas en masas de Eucalyptus globulus. Proceedings I Sim- posio Iberoamericano de Eucalyptus globulus. Montevideo. CD-rom.POTTS B.M., VAILLANCOURT R.E., JORDAN G., DUTKOWSKI G., DA COSTA E SILVAJ., MCKINNON G., STEANE D., VOLKER P., LOPEZ G., APIOLAZA L., LI Y., MARQUES SAKYA A. T., DELL B., HUANG L., (2002). Boron requirements for Eucalyptus globulus seedlings.C., BORRALHO N., 2004. Exploration of the Eucalyptus globulus gene pool. en : BORRALHO, Plant and Soil 246, 87-95.N.M.G.; PEREIRA, J.S.; MARQUES, C.; COUTINHO, J.; MADEIRA, M. AHD TOMÉ (eds). Pro- SANCHEZ C., 1999. Selvicultura de Eucalyptus globulus Labill. en la Provincia de Huelva: Evalua-ceedings of the International IUFRO Conference of the wp2.08.03 on Silviculture and Improve- ción y caracterización de la biomasa acumulada del clon 334-1-AR bajo cuatro condiciones. Proyec-ment of Eucalyptus. Aveiro. Portugal, pp. 46-61. to Fin de Carrera. ETSI Agrónomos y de Montes. Dep. Ingeniería Rural. Universidad de Córdoba.págINA 38
  • 40. VI BIBLIOGRAFÍASANZ F., PIÑEIRO G., 2003. Aprovechamiento de la biomasa forestal producida por la cade- STONE E.L., 1990. Boron deficiency and excess in forest trees: A review. Forest Ecology andna monte-industria. Parte I: Situación actual y evaluación de sistemas de tratamiento. Revista Management 37, 49-75.CIS-Madera 10, 6-26. TOVAL G., 1999. In “Ciencias y Técnicas Forestales. 150 años de aportaciones de los Inge-SELING I., SPATHELF P., NUTTO L., 2001. Herleitung und ökonomische Analyse eines nieros de Montes”. Madrigal A (Coord.). Fundación Conde del Valle de Salazar. ETSI Monteseinzelbaumorientierten Behandlungsmodells in der Eukalyptus (Eucalyptus grandis) - Planta- Madrid, pp. 313-339.genwirtschaft in Südbrasilien. Forstarchiv 72, 208-218. TOVAL G., 2002. Patología del eucalipto en la Península Ibérica. Actas del Simposio Inter-SERRAO M., BONIFÁCIO L., CAMPOS J., 1995. Production of cerambycid eggs for mass nacional sobre Socioeconomía, Patología, Tecnología y Sostenibilidad del Eucalipto. Cátedrarearing of parasitoids. In “VIII OILB Workshop on Quality Control of Mass Reared Arthro- ENCE. Ed. Grupo de Investigación AF-4. Universidad de Vigo, pp. 67-80.pods”. Sta. Barbara, California. TOVAL G., 2004. The Eucalyptus globulus clonal silviculture in Mediterranean climate. In: Bo-SCHÖNAU A. P., 1974. The effect of planting espacement and pruning on growth, yield and rralho, N.M.G.; Pereira, J.S.; Marques, C.; Coutinho, J.; Madeira, M. ahd Tomé (Eds). Procee-timber density of E. grandis. South African Forestry Journal 88, 16-23. dings of the International IUFRO Conference of the WP2.08.03 on Silviculture and Improve-SCHÖNAU A. P. G., 1983. Fertilization in South Africa. South African Forestry Journal 125, ment of Eucalyptus. Aveiro, Portugal. pp. 70-78.1-19. TOVAL G., SORIA F., ROMERO F.J., 1995. Mechanised logging and on-site debarking ofSCHÖNAU A. P. G., VERLOREN R., BODEN D.I., 1981. The importance of complete site short rotation coppice (Eucalyptus and Poplar) : Impact on silviculture, environment and eco-preparation and fertilizing in the establishment of Eucalyptus grandis. South African Forestry nomy. ECLAIR Project CT-91-0057. Final technical report. D.G.XII. E.C.C. Bruselas.Journal 116, 1-10. TOVAL G., SORIA F., BASURCO F., CAÑAS I., NORIEGA M., OLLER, J., 1996. ProgramaSCHÖNAU A. P. G., COETZEE J., 1989. Initial spacing, stand density and thinning in eu- Ence de Mejora Genética de Eucalyptus globulus ssp. globulus. In Actas de la I Reunión del Gru-calypt plantations. Forest Ecology and Management 29, 245-266. po de Trabajo de Mejora Genética Forestal. Cuadernos de la Sociedad Española de Ciencias Forestales 5, 45-49.SCHUMACHER F. X., 1939. A new growth curve and its applications to timber-yield studies.Journal of Forestry 37, 819-820. TURNBULL J. W., PRYOR L. D., 1978. Choice of species and seed resources. In Eucalypts for Wood Production. Eds. W.E. Hillis and A.G. Brown..CSIRO: Melbourne, pp. 6-65.SILVA C.R., SILVEIRA R.L.V.A., CAMARGO F.R.A. HIGASHI E.N., patrocínio d.d., 2000.Efeito da aplicaçao de nitrogênio e potássio sobre e desenvolvimiento inicial do Eucalyptus VALE R., COUTINHO J., BENTO J., 1994. A deficiencia de Boro em eucaliptos numa regiaograndis e sua relaçao con la ocurrência da ferrugen (Puccinia psidii). In: XXV Reuniao brasileira de Trás-Os-Montes. Actas do III Congreso Florestal Nacional, Figueira da Foz. Tomo I, pp.de fertilidade do solo e nutricao de plantas, VIII Reuniao brasileira sobre micorrizas, VI Simpó- 356 – 363.sio brasileiro de microbiologia do solo, III Reuniao brasileira de biologia do solo Fertibio 2000. VANNIERE B.,1984. Tables de production pour les forêts françaises. 2ª Ed. École Nationale duSociedade Brasileira de Ciência do Solo, Sociedade Brasileira de Microbiologia, Santa María. Genie Rural, des Eauxs et des Forêts. Nancy. 160 pp.Brazil. CD-Rom. VILLENA J., 2003. Calidad de la madera de Eucalyptus globulus ssp. globulus como materia pri-SILVEIRA R.L.V.A, CAMARGO M.A.F., TAKAHASHI E.N., SGARBI F., 1997. Efeito da ma para la industria pastero-papelera. En: Actas del I Simposio Iberoamericano de Eucalyptusomissao de macronutrientes, boro e zinco na rebrota de clone de Eucalyptus grandis x Eucalyp- globulus. Montevideo. CD-Rom.tus urophylla. In: Congreso Latino-Americano de Ciencia do Solo, 14, Rio de Janeiro Anais. WARDLE P.A., 1967. Spacing in plantations: a management investigation. Forestry 40, 47-69.CD-Rom. WARDLAW T.J., NEILSEN W.A., 1999. Decay and other defects associated with prunedSILVEIRA R.L.V.A., MALAVOLTA E., 2000. Nutriçao e adubaçao potássica em Eucalyptus. branches of Eucalyptus nitens. Tasforest 11, 49-57.Informaçoes Agronomicas 91, 12 pp. WRANN J., INFANTE P., 1988. Métodos para el establecimiento de plantaciones de Eucalyp-SILVEIRA R.L.V.A., HIGASHI E.N., 2002. Nutriçao e adubaçao de Eucalyptus. Apostila do tus camaldulensis y Quillaja saponica en la Zona Árida de Chile. Ciencia e Investigación Fo-Curso de capacitaçao em nutriçao mineral e adubaçao de Eucalyptus. RR Agroforestal. Piraci- restal 3, 13-26.caba-Sao Paulo. Brazil, 210 pp.SJOLTE-JORGENSEN J., 1967. The influence of spacing on the growth and developement of WEHR J.A.G., 1982. Espaçamento de plantio: efeito na qualidade, economicidade e produti-coniferous plantations. Int. Rev. For. Res. 2, 43-94. vidade. Piracicaba. (Seminário apresentado na disciplina de Formaçao e Manejo de Povamen- tos Florestais – Curso de Pos-graduaçao).SORIA F., 1991. Aspectos ecológicos de las plantaciones de eucaliptos. Actas de la VII Jor-nadas Agrícolas y Comerciales. Caja de Ahorros de el Monte de Huelva y Sevilla. Huelva, WRI, 1972. Wattle Research Institute. Hand-book on Eucalyptus growing. Pietermaritz-burg,109-115 pp. Natal R.S.A. 164 pp.SORIA F., 2003. Mejora genética de Eucalyptus globulus ssp. globulus en áreas marginales: YAMADA T., 2000. Boro: Será que estamos aplicando a dose suficiente para o adecuado des-La experiencia clonal de ENCE. Actas del I Simposio Iberoamericano de Eucalyptus globulus. envolvimiento das plantas. Informaçoes Agronômicas. Potafos 90, 1-5.Montevideo. CD-Rom. ZOBEL, B. J. 1993. Clonal forestry in the eucalypts. In: AHUJA, M. R., LIBBY, W. J. (Eds.). Clo-STACKPOLE D., 2001. Guide to early age form pruning. Agriculture notes ag0774: 1-2. nal forestry: conservation and application. Budapest: Springer-Verlag,. pp. 139-148. págINA 39
  • 41. SELVICULTURA DE EUCALYPTUS GLOBULUS (capítulo dedicado a esta especie en el “Compendio de Selvicultura aplicada en España” de 2008)págINA 40