Fedegan_Animal_Ganadero_Servicios_Boletin_La_Leche_Otra_Vez

128 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
128
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fedegan_Animal_Ganadero_Servicios_Boletin_La_Leche_Otra_Vez

  1. 1.  Editorial La leche... otra vez*¿Alguien se acuerda del 70-30? Para los nuevos en el negocio, se trataba de unmecanismo que garantizaba al productor el 70% del precio del litro al consumidor,y el restante 30% se repartía entre los demás eslabones de la cadena. Era muyjusto, pero nunca se cumplió en las épocas cíclicas de enlechada.¿Alguien se acuerda de los precios de referencia y la cuota excedente, quepermitían un precio mínimo para la sobreoferta estacional, sin vulnerar el flujo decaja del ganadero ni los costos de la industria? Era una fórmula imaginativa quesiempre nos gustó, pero igual, frente a los hechos, nunca se cumplió a cabalidaden las épocas cíclicas de enlechada.Por ello fue reemplazada en 2005 por “la libertad vigilada y el precio inequitativo”.¿Alguien se acuerda del precio inequitativo?, una fórmula bienintencionada, peroque tampoco se cumplió en épocas cíclicas de enlechada.Desde 2007 está vigente el sistema del “precio competitivo” o de “fórmulaautomática con revisión semestral”, sin que se hayan registrado grandesinconformidades, mas no tanto por la idoneidad de la fórmula misma, sino porquesu aplicación coincidió con un crecimiento económico sin antecedentes, queimpactó positivamente la demanda y neutralizó las angustias de la sobreofertaestacional, mientras el mundo se enfrentaba a una burbuja de precios altos de losalimentos que llegó a adquirir la calificación de “crisis mundial”, pero que sedesinfló pronto sin que, a propósito, la supiéramos aprovechar. Muy poco o nadaexportamos a US$5.000 la tonelada y, por el contrario, resulta paradójico que, enmedio de ese “cuarto de hora” de escasez y precios altos, me atrevo a afirmarque Colombia fue el único país que permaneció enlechado. 
  2. 2.  Hoy, el escenario giratorio de la economía dio una vuelta de 180 grados. El mundoenfrenta la peor crisis económica desde el ya mítico desplome de los años 30 delsiglo pasado, y la llamada crisis mundial de los alimentos, que disparó el precio delos comodities, fue apenas una estrella fugaz y, hoy, el precio de la leche en polvoen el mercado mundial oscila apenas entre US$2.050 y US$2.300 la tonelada.El escenario de nuestra propia economía, por su parte, no se puede sustraer a lastendencias del mundo. La recesión, que ya se siente, ha echado para atrásnuevamente la demanda. Los bajos precios internacionales nos hacen cada vezmenos competitivos para venderle al mundo nuestros excedentes, y seguimosdependiendo de la vecina Venezuela para salir de parte de ellos, con un costo decompensación cada vez mayor para el Fondo de Estabilización de Preciosadministrado por FEDEGÁN. Y como si fuera poco, el “cielo está roto” como decíannuestras abuelas, y ya ni siquiera enfrentamos una sobreoferta estacional, porqueel invierno se nos está volviendo impredecible y medio permanente.Estamos pues, como al principio, con un sistema de precios –el de hoy–, “que nose cumple en las épocas cíclicas de enlechada”, y en la eterna puja entreganaderos e industriales, para ventilar sus derechos ante el Ministerio deAgricultura y ante las diferentes formas de institucionalidad, que también se hancreado en el tiempo para administrar los también diferentes “sistemas de precios”.Y ahí viene, entonces, mi reflexión sobre el tema. No es posible que continuemosdándole vuelta a la noria como mula ciega, para llegar siempre al mismo punto. Yaes hora de comprender que el de la leche, primero: es un problema estructural,segundo: es un problema que va más allá del pleito sobre el precio, y tercero: noes un problema tan grande ni tan difícil de solucionar; sólo basta consenso sobrelo fundamental y política pública acertada. A propósito de las dimensiones,hablando del asunto con un gran industrial español de la leche, se asombraba deque un país como Colombia, se declarara enlechado y en crisis por unasobreoferta de apenas 20.000 toneladas. ¡Una bicoca!, me decía. Y es así, 20.000toneladas no representan siquiera 10 días de producción. 
  3. 3.  La respuesta no está en pelear eternamente por el precio, sin que esté diciendocon ello que FEDEGÁN abandone la defensa de los intereses de los ganaderos,mientras la solución se circunscriba al estrecho espacio de la puja de precios. Noobstante, la respuesta se encuentra en buscarle salida a los excedentes a travésde mecanismos suficientes y permanentes.FEDEGÁN ha propuesto un paquete de medidas de emergencia, como la asignaciónde $40.000 del Presupuesto Nacional para apoyar la exportación a través delFondo de Estabilización de Precios; la protección del mercado en fronteramediante la elevación del arancel externo de importación hasta el 60% y un controleficaz a la importación de lactosueros. Igualmente, el Gobierno debe conservar eincrementar el Incentivo al Almacenamiento de Leche, y comprometerse con uncontrol efectivo al precio de los insumos.Sin embargo, la medida de coyuntura por excelencia, la que FEDEGÁN defenderácon verticalidad, es la de mantener el precio de agosto de 2008 ($718/lt), con elque el ganadero pierde, pero no se quiebra, como sucedería si se accede a laspeticiones de la industria, de volver al precio de febrero de 2008, de $697 por litro.Pero la respuesta –reitero–– está en las soluciones de largo aliento. Solucionescon permanencia, como el mecanismo de cesiones y compensaciones internaspara sacar parte de los excedentes, con precio diferencial, hacia el llamadomercado asistencial. Leche de menor precio y buena calidad para los más pobresde Colombia, sin menoscabo de que otra porción de excedentes se exporte,también compensada, hacia los mercados externos.Como estrategia permanente, es necesario seguir trabajando en la disminución decostos vía modernización y productividad –un compromiso de FEDEGÁN–, perotambién vía control estatal para neutralizar los abusos de los productores deinsumos.Será necesario trabajar en el incremento de la capacidad instalada deprocesamiento y almacenamiento, en la formalización del mercado de leche cruda,y en el fomento al consumo para incrementar la demanda interna; pero también en 
  4. 4.  la inteligencia de mercados, y ¿por qué no?, mientras se necesite un sistema deprecios, en analizar la viabilidad de retornar al de Cuota Excedente, que, a nuestrosentir, es el que preserva en mejor forma el equilibrio entre las partes.Así suene a lugar común, las crisis son para aprovecharlas y convertirlas enoportunidades. La respuesta frente a ellas da cuenta de la capacidad de losinvolucrados o de su estrechez de miras. Los ganaderos no nos quedaremosllorando sobre la leche derramada; seguiremos produciendo la que alimentaránuestro futuro.*Publicado en Carta FEDEGÁN 111 

×