Productores lecheros en la encrucijadaJosé Félix Lafaurie Rivera*Éste es el título de la columna que publiqué rec...
 Sobreoferta que, también, de puro anunciada se ha convertido, más bien, endisculpa de los industriales para consolidar su...
 que no tienen para poner sino su propia pobreza. Queríamos solucionar unproblema estructural y, de paso, tener impacto en...
 •   La protección del mercado interno a través del incremento de aranceles a las    importaciones de leche, limitación a ...
 NACIONAL, integrada y concertada entre las partes, dentro de la cualconsideramos esencial un mecanismo permanente de cesi...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Fedegan_Animal_Ganadero_Servicio_Boletin_Productores_Lecheros_En_La_Encrucijada

139 views
102 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
139
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fedegan_Animal_Ganadero_Servicio_Boletin_Productores_Lecheros_En_La_Encrucijada

  1. 1.   Productores lecheros en la encrucijadaJosé Félix Lafaurie Rivera*Éste es el título de la columna que publiqué recientemente en los principalesdiarios regionales del país –al de circulación nacional poco le interesan estasnoticias relacionadas con la producción rural–, a raíz de la difícil situación queafrontan los ganaderos dedicados a la producción de leche, que son casi todos losganaderos colombianos, pues, como es bien sabido, además de las cuencas delechería especializada, que derivan de ella sus únicos ingresos, en las demásregiones prevalece el doble propósito, especializado en carne pero con unimportante componente de ingresos derivados de la leche. Dentro de esacategoría entran los 403.000 pequeños ganaderos que tienen menos de 10cabezas y que, con la leche de pancoger, reciben el equivalente a un salariomínimo mensual.Sí. Hoy los productores lecheros están ante una encrucijada: sostenerse a pérdidaen este noble pero ingrato negocio de producir el alimento por excelencia de ladieta humana; o bien, dedicarse exclusivamente a la ceba o a otro renglónagrícola de rentabilidad más estable. En mi reciente intervención ante elCongreso Holstein de las Américas les dije emocionado a los ganaderosasistentes, que no sería yo, el presidente de FEDEGÁN, quien los invitaría aabandonar el barco y cambiar de actividad.También les decía que la crisis de la leche ya no merece siquiera ese nombre de lopuro anunciada que es. La encrucijada de siempre para el ganadero frente a lamiopía de siempre de los industriales procesadores, que se sientan presurosos enel Consejo Nacional Lácteo a pedir libertad total de precios y a intentarimportaciones al primer veranillo, pero con el mismo afán se levantan cuando losganaderos reclaman un precio justo y, sobre todo, estable para su esfuerzoproductivo durante la sobreoferta invernal. 
  2. 2.  Sobreoferta que, también, de puro anunciada se ha convertido, más bien, endisculpa de los industriales para consolidar sus utilidades a costa del ganadero,por cuenta de la baja de precios o la no recolección de la leche, y de losconsumidores colombianos que nunca ven bajar los precios en el supermercado.De hecho, en la actual “encrucijada” de baja de precio al ganadero, el DANEreporta incremento al consumidor por encima de la inflación para los productoslácteos.Así pues, seguiremos en “la encrucijada” mientras la industria no se meta en laconcepción de cadena que debe orientar el esfuerzo colectivo para proveer lechede excelente calidad y precio a los colombianos y a los mercados internacionales.Estaremos en encrucijada mientras los procesadores no entiendan que elganadero no es su enemigo o su proveedor pedigüeño de materia prima, sino,por el contrario, su socio estratégico; mientras no entiendan que estamos juntosen el mismo negocio y, por lo tanto, debemos encontrar juntos las solucionespara la estabilización de la oferta y, lo que es más importante, juntos debemoscomprometernos con ellas.Esta última encrucijada comenzó desde el año anterior, cuando empezaron adesinflarse los buenos precios internacionales, que, estando enlechados, nosupimos aprovechar para colocar excedentes en los mercados externos. Elproblema se vino encima cuando a la caída de los precios internacionales se lesumó el desplome de la demanda por cuenta de la crisis mundial de la economía,frente a una oferta creciente favorecida por largos inviernos y, también, por lamayor productividad que han alcanzado los ganaderos gracias a los esfuerzos demodernización liderados por FEDEGÁN.En ese momento disparamos la alarma y propusimos un cuerpo de políticalechera nacional que incluía varias estrategias y, entre ellas, un esquemainnovador que mereció el apoyo del Gobierno Nacional, no sólo por su altocomponente de responsabilidad social de los ganaderos y de la industria, sinoporque era compartido, como en el juego de la perinola: a la hora de poner, todosponen; y a la hora de ganar, todos ganan, incluyendo a los pobres de Colombia, 
  3. 3.  que no tienen para poner sino su propia pobreza. Queríamos solucionar unproblema estructural y, de paso, tener impacto en el segmento de mercado de losestratos menos favorecidos, porque hasta ahora la industria se ha dedicado avenderle a los medios y altos, que representan sólo el 11% de los hogares, y haolvidado a los estratos bajos donde el consumo per cápita apenas alcanza los 35litros al año.El modelo era sencillo y está explicado en documento aparte en este Boletín,pero, infortunadamente, la gran industria lechera le dio la espalda, no sólo a sussocios naturales, los ganaderos, sino al Gobierno y a millones de niños concarencias nutricionales amarradas a la pobreza. Pudieron más las cifras de susbalances y, por qué no decirlo, el recelo absurdo y un tanto mezquino de que elprograma fuera administrado por FEDEGÁN a través del Fondo de Estabilización dePrecios.Vendría luego, hacia finales de 2008, una estrategia sustitutiva y parcial lideradapor el Ministerio de Agricultura, que permitió aplicar 30.000 millones de pesos delPresupuesto Nacional, apalancados por 10.000 más aportados por los ganaderosa través de los recursos parafiscales del Fondo de Estabilización de Precios, quehan permitido sacar una porción de los excedentes. Una propuesta, sin embargo,bienintencionada pero totalmente coyuntural e insostenible como estrategiapermanente.En el entretanto, en todos los foros y espacios de concertación, principalmente enel Consejo Nacional Lácteo, seguimos insistiendo en la estructuración de una realpolítica lechera nacional con instrumentos de coyuntura para conjurar laemergencia, y de mediano plazo para superar la condición de encrucijadapermanente de la producción lechera. Entre las estrategias de emergencia seencuentran:• El aporte de recursos adicionales del Presupuesto Nacional, en cuantía de 40.000 millones de pesos para sacar los excedentes del mercado. 
  4. 4.  • La protección del mercado interno a través del incremento de aranceles a las importaciones de leche, limitación a las de lactosueros y control a su uso indebido por parte de la industria.• La continuidad del Incentivo al Almacenamiento de Leche.• La revisión de la política de libertad vigilada a los insumos.• El retorno temporal al precio competitivo vigente en agosto de 2008, de $718 por litro, con el cual el ganadero pierde, pero no se ve abocado a la quiebra; reorientando el diferencial de precio –más de 70.000 millones de pesos- para absorber excedentes con destino a un Fondo orientado a los mercados asistenciales de precios bajos.Entre las estrategias quiero resaltar el incremento de la capacidad instalada deprocesamiento y almacenamiento, un problema realmente crítico, pues, ademásde su incapacidad para ampliar agresivamente sus mercados, la industria sóloalcanza a acopiar y procesar 3.000 de los 6.500 millones de la producciónnacional, y el resto se va hacia la informalidad. Es por eso que estamos comoestamos, pues la leche de bajo precio de la informalidad siempre está adisponibilidad de la industria, que la toma o la deja de acuerdo con susnecesidades, cuando necesita presionar a la baja los precios a sus sociosestratégicos.De ahí que otro componente sustancial de la política lechera nacional sea unaverdadera cruzada contra la comercialización de leche cruda, lo cual presionará laactualización de la infraestructura y la formalización. Pero también son necesariasestrategias de penetración a nuevos mercados de exportación, campañas defomento al consumo y, finalmente, el retorno al sistema de Cuota Excedentecomo el que mejor garantiza el equilibrio de intereses entre los productores y laindustria.No obstante, FEDEGÁN, además de su compromiso con la defensa del precio justoal ganadero, insistirá ante el Gobierno en la adopción de una POLÍTICA LECHERA 
  5. 5.  NACIONAL, integrada y concertada entre las partes, dentro de la cualconsideramos esencial un mecanismo permanente de cesiones hacia un fondodestinado a sacar excedentes a precio diferenciado hacia el mercado asistencial, apartir de una discusión abierta y sin cortapisas, pero asertiva y sin prevenciones,como corresponde entre socios de un mismo negocio. Lo repito: gana elindustrial, gana el ganadero, gana el consumidor y ganan los pobres deColombia. No es siquiera una invitación a la generosidad. Es una invitación alequilibrio y a la responsabilidad social.Presidente Ejecutivo de FEDEGÁN 

×