Dossier La Vanguardia Nº 34 El Poder Global

6,421 views
6,315 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
6,421
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
469
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dossier La Vanguardia Nº 34 El Poder Global

  1. 1. DOSSIER NÚMERO 34 ENERO / MARZO 2010 EL PODER GLOBAL 6 € España y Andorra. 9,50 € Europa. James Cockayne, Niall Ferguson, William R. Polk, David Shambaugh, Brahma Chellaney, Walter Laqueur, Mariano Marzo, Kenneth Weisbrode, Kurt W. Jefferson, Bruce Mazlish, Jean-Jacques Kourliandsky, Raymond Fisman, Darrell M. West 6 EUROS
  2. 2. EDITORIAL Otro reparto del poder global E l poder global estuvo poco repartido en el siglo XX, pero el siglo XXI será diferente. La pax britannica enriqueció a Japón, Alemania y Estados Unidos, y la globalización actual ha hecho algo similar por China, India y Brasil. ¿Cuál será, entonces, el orden o desorden internacional del siglo XXI: unipolar, multi- polar o apolar? ¿Menguará el poder de Estados Unidos? ¿Cómo actuará China? ¿Será Europa un museo? ¿Qué peso tendrá el islamismo? ¿Cómo será la lucha contra el terrorismo? ¿Qué capitalismo surgirá de la actual crisis? ¿Qué provocará la brecha digital? VANGUARDIA DOSSIER se ha planteado estos interrogantes y las respuestas que ofrece proceden de un abanico multicultural de observadores. La globalización ha dispersado el poder concentrado durante siglos en Occidente por todo el sistema internacional (Cockayne). El siglo XX empezó con la ascensión de dos potencias no europeas: Estados Unidos, que creció con la victoria sobre España, y Japón, que en 1905 derrotó a Rusia. Ahora, las potencias occidentales dan paso a un mundo global en el que el 50 por cien- to de la riqueza se produce fuera de Occidente. Estados Unidos sigue siendo la superpotencia, pero si no logra una concertación con los países emergen- tes, dejará de ser en 30 años la potencia dominante (Polk). ¿Será China la superpotencia? China ha crecido vertiginosamente, pero no es una potencia global y suscita más interrogantes que respuestas (Shambaugh), ya que el orden asiático dependerá de China e India en una región, el océano Índico, que será el núcleo de los desafíos del siglo (Chellaney). Rusia, la menos fiable de las potencias (Ferguson), se debatirá entre ser el enfermo de Europa o una potencia global (Jefferson). ¿Y Europa? Europa no será un museo ni una pieza maestra del nuevo tablero de ajedrez (Weisbrode). El capitalismo atravesará una crisis de identidad (Mazlish), no sólo por la transformación de los modelos occidentales, sino por el capitalismo auto- ritario que rivaliza con la propagación de la democracia, como ocurre en China y Rusia, o que levanta suspicacias por sus intereses estratégicos, como pasa con los fondos soberanos del petróleo (Marzo). El islamismo seguirá siendo un factor importante (Laqueur), aunque algunos expertos occidenta- les creen que ha superado su cima. La revolución digital ofrecerá a los diri- gentes de base y a los pequeños países un modo de presionar a los poderosos (West), pero también facilitará el relato sobre la corrupción, que goza de buena salud (Fisman), en un mundo distinto al de la guerra fría, que relegó a un segundo plano el narcotráfico, la degradación del medio ambiente y la inseguridad ciudadana (Kourliandsky). ¿Cómo, en este contexto, la comunidad internacional hará frente a las amenazas del siglo XXI: la pobreza, la inseguridad ciudadana, el terrorismo, la proliferación nuclear, el tráfico de drogas, la piratería marítima y el cam- bio climático? Lo único que parece seguro es que la difusión del poder es el anuncio de un histórico desafío a la hegemonía ejercida por Occidente. ILUSTRACIONES DE MONTSE BERNAL Xavier Batalla VANGUARDIA | DOSSIER 3
  3. 3. SUMARIO ENERO / MARZO 2010 6| ¿Puede Estados Unidos construir un nuevo orden mundial? por James Cockayne Estados Unidos aborda una serie de crisis, en gran parte de su propia cosecha, que representan también una oportunidad para remodelar las instituciones internacionales a fin de poder afrontar los desafíos del siglo XXI. El panorama actual señala una hegemo- nía compartida que Estados Unidos no puede construir en solitario, pero que el mundo tampoco puede construir sin Estados Unidos. 14| LOS 21 MÁS DINÁMICOS 16| El año en que el mundo cambió de verdad por Niall Ferguson Hay que empezar a olvidar la caída del muro de Berlín. En realidad, el proceso de autodestrucción del sistema comunista había empe- zado en 1979, el año del auge del libre mercado, de la nueva China y de la revolución teocrática en Irán. Hoy, Rusia es la menos fiable de las principales potencias del nuevo mundo multipolar. 18| LOS MOTORES DEL SIGLO XXI 22| Extraños en el nuevo mundo por William Polk La cuestión fundamental que afronta Estados Unidos es la respues- ta a esta pregunta: ¿alcanzará una concertación con el nuevo mun- do para el que le ha preparado tan mal su propio pasado? Si no es así, en el plazo de 30 años Estados Unidos habrá dejado de ser la potencia dominante mundial. 30| La diplomacia de China: un protagonista global, pero todavía no una potencia global por David Shambaugh China suscita más interrogantes que respuestas, pero, de momen- to, no es una potencia global. Es una superpotencia a medias que mantiene con Estados Unidos una relación económica de mutua dependencia, aunque sus intereses chocan en amplias regiones del planeta, desde América Latina hasta Asia central, pasando por África y Oriente Medio. 38| Configuración de un nuevo orden asiático: la importancia de la ecuación India-China por Brahma Chellaney El orden político del continente asiático se verá influido por el bi- nomio India-China, cuya relación está marcada por el auge comer- cial y también por una acusada rivalidad geopolítica. El océano Índico desempeña un papel decisivo en esta ecuación. 44| EL BRAZO MILITAR DEL MUNDO 4 VANGUARDIA | DOSSIER
  4. 4. 46| El islamismo en los asuntos mundiales 86| La medición del contrabando por Walter Laqueur y la evasión arancelaria El islamismo es un autor importante en el escenario internacional por Raymond Fisman de la obra que se representa desde la última década del siglo XX. El relato sobre la corrupción goza hoy de buena salud, sin distin- Algunos expertos occidentales creen que el islamismo ha superado ciones geográficas. Un ejemplo: hasta la cuarta parte de todo el su cima y muestra su declive, pero no hay seguridad en ello. ingente comercio entre China y Hong Kong puede deberse a mo- tivos de evasión arancelaria. 50| El poder del Golfo por Mariano Marzo 91| RADIOGRAFÍA DE LAS MAFIAS GLOBALES Los fondos soberanos de riqueza procedentes del petróleo preo- cupan porque pueden depender más de intereses estratégicos y 92| El poder de internet: ¿han cambiado políticos que de los puramente comerciales, y esto justifica las las tecnologías digitales las relaciones suspicacias existentes sobre el poder del golfo Pérsico. mundiales en las últimas dos décadas? por Darrell M. West 54| UN MAR DE PETRÓLEO La tecnología digital ha contribuido a la expansión del comercio, las comunicaciones y el ocio, entre otras cosas. Sin embargo, sus re- 56| El museo vivo de Europa percusiones sobre las relaciones globales han sido mucho más por Kenneth Weisbrode limitadas, reafirmando las desigualdades económicas y políticas. Según los parámetros de poder e influencia global, Europa goza de una reconocida vitalidad. No sólo sigue siendo la mayor economía 96| LOS GRANDES DE LA COMUNICACIÓN del mundo, sino que, con la OTAN, puede recurrir a la fuerza militar más temible. No es un monumento: es un museo vivo. PARA SABER MÁS 101| LIBROS 62| FOTOCRONOLOGÍA 104| LITERATURA VEINTE AÑOS SIN MURO DE BERLÍN: DE LA 106| CINE BIPOLARIDAD HACIA UN MUNDO MULTIPOLAR 108| VIAJES 110| WEBS 72| Rusia, ¿enfermo de Europa o potencia global? 112| ÍNDICE 2009 por Kurt W. Jefferson ¿Es la Rusia de hoy una potencia equiparable a la fuerza militar VANGUARDIA DOSSIER © LA VANGUARDIA EDICIONES S.L. que derrotó al nazismo en 1945 o es quizá un enfermo crítico www.vanguardiadossier.com BARCELONA, 2007. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. dependiente de la buena voluntad política, el capital y los merca- Número 34 / AÑO 2010 Esta publicación no puede ser repro- dos? Cabe preguntarse también si es positivo que Rusia, la menos Editor: Javier Godó, Conde de Godó ducida; ni en todo ni en parte, ni Consejera editorial: Ana Godó registrada en, o transmitida por, un fiable de las potencias, se mantenga fuera de la órbita europea. Director: José Antich sistema de recuperación de infor- Directores adjuntos: Xavier Batalla / mación, en ninguna forma ni por Alex Rodríguez ningún medio, sea mecánico, foto- 78| El capitalismo del siglo XXI Redacción: Joaquim Coca / Toni Merigó, químico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cual- Marc Bello (diseño e infografía) por Bruce Mazlish quier otro, sin el permiso previo por escrito de la empresa editora. A pesar de sus numerosas transformaciones, el capitalismo pa- Edita La Vanguardia Ediciones SL. rece ser inmutable y es improbable que dure para siempre. Esta- Avenida Diagonal, 477, 9.ª planta. 08036 Barcelona. dos Unidos y China surgen como los principales competidores en cartas@vanguardiadossier.com una carrera hacia una forma de capitalismo propia del siglo XXI. Publicidad: Publipress Media, SA. Av. Diagonal, 475. 08036 Barcelona. Tel.: 93 344 31 20. jbuendia@publipressmedia.com 84| Nuevas amenazas, un concepto relativo Suscripciones y distribución: DOSSIER Polígono Industrial Zona Franca. por Jean-Jacques Kourliandsky Calle E, 1, 2.ª planta. 08040 Barcelona. Patrocinado por El mundo de hoy es muy distinto al de Hiroshima y Nagasaki, Tel.: 93 361 36 22. Fax: 93 361 36 68. dyr@dyrsa.es cuando el equilibrio del terror relegó a un segundo plano al nar- Depósito Legal: B-12.026.02 ISSN: 1579-3370 cotráfico, el terrorismo, la emigración ilegal o a la inseguridad Impreso en: ROTOCAYFO-QUEBECOR ciudadana. Ahora urge una nueva agenda global. VANGUARDIA | DOSSIER 5
  5. 5. 6 VANGUARDIA | DOSSIER
  6. 6. ¿Puede Estados Unidos construir un nuevo orden mundial? James Cockayne MIEMBRO CORRESPONDIENTE DEL INTERNATIONAL PEACE INSTITUTE (NUEVA YORK). VANGUARDIA | DOSSIER 7
  7. 7. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? L A PRIMERA BREVE DÉCADA DEL Washington no funcionaron: las fuerzas de pa- siglo XXI no será un período cificación de la ONU son ahora blanco habitual que numerosos estadouni- de los terroristas islámicos, que les tienen por denses consideren con dema- lacayos al servicio de la dominación estadouni- siado aprecio. Enmarcada por dense. La desgana de Occidente a la hora de crisis que han revelado los efectuar serios esfuerzos para debatir los sub- límites del poder y legitimi- sidios agrícolas en conversaciones mundiales dad de Estados Unidos –el sobre el libre comercio o para demostrar un 11-S y la crisis financiera glo- verdadero compromiso con el desarme nuclear, bal– ha abundado en otros escándalos que también han minado el logro de importantes recuerdan lo mismo: acuerdos antes alcan- Abu Ghraib, el huracán En lo que va de siglo, el apoyo zados con países en Katrina e Iraq. En todo mundial al liderazgo de Estados desarrollo, llevando a el mundo el apoyo al la Organización Mun- liderazgo de Estados Unidos ha caído en picado del dial del Comercio Unidos, que sustentó brazo de la crisis financiera y de (OMC) y al sistema de medio siglo de globa- la tolerancia frente al despotismo No Proliferación a una lización y un enorme coyuntura crucial. Y la y militarismo en Oriente Medio aumento de los niveles inclinación de Estados de vida, cayó en picado. Unidos a tolerar el A medida que la hegemonía de Estados despotismo y la ocupación militar en Oriente Unidos se tambalea, sucede lo propio con las Medio ha socavado el respaldo a las normas normas internacionales e instituciones que globales vigentes en materia de derechos hu- suscribió desde el final de la Segunda Guerra manos, propiciando numerosos movimientos Mundial. Estados Unidos perjudicó seriamente de protesta y oposición de los antiglobaliza- la credibilidad de las Naciones Unidas con su dores, de Seattle a Al Qaeda. invasión unilateral de Iraq en 2003. Los esfuer- ¿Quién hubiera previsto, 20 años después zos para distanciar a las Naciones Unidas de de la caída del muro de Berlín, que, a algunos, 8 VANGUARDIA | DOSSIER
  8. 8. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? Estados Unidos les parecería una celebridad bien hecho: es una recompensa a Estados Uni- acabada o en declive, impotente frente una cri- dos, un hijo pródigo que vuelve a la senda de la sis financiera global, humillada por insurgen- participación y cooperación para abordar los tes globales en Nueva York, Bagdad y Kabul y desafíos medioambientales, sanitarios, econó- por lo visto incapaz de forjar coaliciones para micos y de seguridad del mundo. Es un ¡viva! luchar contra los amenazantes nubarrones del por la segunda oportunidad que la llegada de cambio climático y la proliferación nuclear? Obama parece ofrecer en el sentido de una he- En el sentir de muchos, y en lo que a gemonía considerada y comprensiva de parte Estados Unidos respecta, es una crisis de su de Estados Unidos. Pero también es una adver- propia cosecha. Pero cualesquiera fueran los tencia: esta vez, habrá de ser distinta, habrá de responsables de estos problemas se exponen a ser una hegemonía compartida. perjudicarnos a todos los ciudadanos, minando posiblemente las instituciones en las que ¿Una crisis de globalización? hemos confiado para gestionar el orden global: Los enemigos de Estados Unidos notan las Naciones Unidas, el libre comercio mundial, claramente su debilidad. E intuyen, también, las instituciones de Bretton Woods e incluso las que el cambio climático, la emigración a gran fronteras establecidas. En Occidente, el zeitgeist escala y los cambios demográficos no harán (clima histórico, social y cultural dominante) más que debilitar el peso de Occidente en los apunta en dirección de una creciente inquie- años venideros. Sin embargo, constituye una tud en el sentido de que nuestros destinos ironía histórica que muchos de estos proble- puedan hallarse en manos chinas, rusas o ára- mas sean, en cierto sentido, problemas deriva- bes, y no en las nuestras. dos de los mismos orígenes de Estados Unidos. Pero el año 2009 también será recordado Como la pax britannica del siglo XIX, la pax por algo más: la llegada del primer presidente americana establecida después de la Segunda afroamericano de Estados Unidos y su actitud Guerra Mundial ha combinado la aplastante aprobatoria del multilateralismo. El reciente superioridad militar global de la potencia he- premio Nobel a Barack Obama no debe consi- gemónica con un sistema económico compara- derarse como una recompensa por un trabajo tivamente liberal y abierto suscrito por la ins- VANGUARDIA | DOSSIER 9
  9. 9. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? tancia hegemónica. La hegemonía británica patrocinadas por Estados Unidos –incluyendo permitió a Japón y a Alemania –y a Estados las Naciones Unidas–. Han aprendido de la glo- Unidos– enriquecerse mediante el comercio, si balización la forma de abastecerse de finan- bien Gran Bretaña fue devuelta al seno del ciación, armas y soldados del extranjero; de grupo de países desarrollados como tal. Cabría organizar unidades locales en sindicatos glo- sostener que el proyecto de globalización esta- bales e incluso de crear franquicias locales: Al dounidense ha representado algo similar apli- Qaeda, Al Qaeda en Mesopotamia, Al Qaeda en cado a China, India y Brasil. Pero las cifras del el Magreb. Aprovechan al máximo los recursos comercio, la inversión y la emigración muestran de un profundo pozo de resistencia surgido de claramente que, en esta ocasión, la globaliza- los trastornos que la globalización y los despla- ción ha ido más lejos y ha sido más profunda zamientos demográficos han acarreado a socie- que durante el período inicial de liberalización dades tradicionales –un trastorno que no hará desde los años 70 del siglo XIX hasta los años 20 más que exacerbarse por el cambio climático, del XX. Y, en el curso del proceso, la globaliza- los movimientos de población resultantes y la ción ha dispersado el poder mucho más allá a escasez de recursos durante este siglo. través de todo el sistema internacional. Este factor brinda esperanza a muchos: Altivez estadounidense esperanza de un orden mundial más demo- Probablemente, no hubo de ser así nece- crático –o, al menos, más equitativo–. Pero esa sariamente. Después de la caída del muro de esperanza topa, una y otra vez, con las realida- Berlín en 1989 y el desmoronamiento del régi- des del sistema legal y de seguridad interna- men soviético en 1991, el presidente George H. cionales, que recompensan a quienes se hacen W. Bush prometió un “nuevo orden mundial”, con la soberanía y les permite conservarla, basado en el respeto al derecho internacional y incluso por medio de la represión de su propia la mutua comprensión. Sin embargo, la cultura población. Aunque la globalización ha permi- del excepcionalismo estadounidense, profun- tido a estados, empresas y otros actores interna- damente arraigado en los orígenes revolucio- cionales transnacionalizar sus relaciones com- narios, religiosos y democráticos de Estados erciales y de inversión, la pantalla de la sobe- Unidos, ganó la partida. ranía ha evitado que los costes de los daños En los años 90 del siglo XX y primeros resultantes fluyeran de vuelta a su fuente. El años del siglo XXI, algunos líderes estadouni- resultado es un desencaje entre un sistema de denses –tanto intelectuales como políticos– se mercado crecientemente globalizado y un sis- volvieron arrogantes. La petulante tesis de Fran- tema regulatorio altamente territorializado, lo cis Fukuyama acerca de “el fin de la historia” que da lugar a repetidas crisis y fracasos regula- hubo de afrontar una tesis rival materializada torios: en los mercados financieros de Asia, en el “choque de civilizaciones” de Samuel Rusia, Argentina y Estados Unidos; en el fenó- Hungtington y una realidad asimismo rival en meno del cambio climático e incluso en la apa- Mogadiscio, Srebrenica y Ruanda. Pero ello no rición de un mercado de proliferación nuclear hizo más que endurecer la determinación del global. Los empresarios delincuentes, en par- movimiento neoconservador, generando un ticular, se han beneficiado, utilizando los pun- fariseísmo militante que, de alguna forma, nor- tos flacos de la acción de gobierno global (zo- malizó el discurso del “imperio americano” en nas de conflicto, cuentas bancarias, ciberespa- los días de la invasión de Iraq por parte de cio) a modo de ventaja comparativa en la pro- Estados Unidos. ducción y distribución de la ilegalidad en la La misma arrogancia era evidente en la economía global. El resultado es una creciente cultura nacional estadounidense. Alentados convergencia entre conflicto y delito: en las por los autoapodados “amos del Universo” al favelas de Río de Janeiro, en los campos de estilo de Wall Street, los bancos y entidades de amapolas de Afganistán y en las minas de dia- préstamo hipotecario estadounidenses engan- mantes de Zimbabue. charon a Estados Unidos al crédito. Estados Los ideólogos y revolucionarios, de Caracas Unidos se embarcó en un desenfreno de dos a Kabul, también han descubierto que la glo- décadas, que lo desplazó de su posición entre balización les permite conectar las disputas lo- los mayores países acreedores del mundo, ase- cales a una red de protesta transnacional con- gurando el desarrollo global, a ser el mayor tra el liderazgo, las políticas y las instituciones país deudor del mundo, gastando muy por en- 10 VANGUARDIA | DOSSIER
  10. 10. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? cima de sus posibilidades. Sólo la crisis finan- gradualmente el desarrollo económico y social. La ONU, que ha ciera global puso fin al desenfreno. Estados Al principio, este sistema afrontó positiva- hecho muchos Unidos se despertó con una resaca de órdago. mente el doble desafío de preservar el orden y esfuerzos para la seguridad mientras abría la puerta a la trans- evitar guerras, 1989-2009: una nueva crisis formación económica y política y contribuyen- de 20 años do, en especial, a la marcha del proceso de matanzas y La historia resulta familiar, desde el mo- descolonización. Pero el proyecto fue socavado enfermedades, mento en que se deshilachaba la credibilidad desde el principio por el inicio de la guerra fría. sigue siendo de la hegemonía liberal, con una institución Las Naciones Unidas, en particular, nunca han un instrumento global al borde del colapso. En 1942, en el pun- funcionado exactamente como el sistema de de las grandes to culminante de la Segunda Guerra Mundial, seguridad colectiva que en su origen estaba potencias, E. H. Carr publicó su famoso libro La crisis de los destinado a ser. La fuerza militar permanente lo que propicia veinte años en el que analizaba el período de de las Naciones Unidas prevista por la Carta de tensiones entre 1919 a 1939. Carr describió la vertiginosa disi- la ONU nunca ha sido creada. E incluso ahora, el Consejo pación financiera de los años 20 y el posterior las aptitudes de análisis, alerta precoz y preven- militarismo y crisis económica de los años 30 y ción de crisis de las Naciones Unidas se man- de Seguridad atribuyó la culpa al desajuste entre institu- tienen deliberadamente en un nivel de debili- y la Asamblea ciones globales diseñadas para conservar un dad por parte de los estados miembros, rece- General viejo sistema de seguridad (la Sociedad de losos de la supervisión internacional. Estudios Naciones) y los llamamientos al cambio en al respecto han demostrado que la ONU ha nombre de la justicia social. Fue tal desajuste hecho contribuciones esenciales a la hora de entre seguridad y justicia, sostuvo, el factor que abordar guerras civiles, enfermedades y matan- permitió el auge de Japón y Alemania como zas en los últimos años; pero en última instan- potencias inclinadas a trastocar el estatu quo. cia sigue siendo instrumento de las grandes A medida que la marea se volvió lenta- potencias, como siempre fue su in-tención que mente a favor de Estados Unidos durante la así fuera. La consecuencia resul-tante es que las guerra, Franklin Delano Roosevelt puso empeño tensiones entre el Consejo de Seguridad y la en diseñar una arquitectura internacional en Asamblea General no han hecho más que la posguerra susceptible de asegurar la preemi- aumentar, dando pie a que nacieran nuevas nencia de Estados Unidos, sin por ello forzarle instituciones como el G-20. a convertirse en el único policía global. El libro El mundo presenta actualmente rasgos de Carr fue muy influyente por su llamamiento muy distintos a los del año 1945. Se da más voz a favor de una institución global que, a diferen- a nuevas y emergentes potencias en el marco cia de la Sociedad de Naciones, tendría la ca- de la arquitectura económica internacional, pacidad no sólo de mantener el orden sino de tanto oficial (Banco Mundial y FMI) como infor- aportar justicia social. Argumentó a favor de mal (el cambio del G-8 al G-20). Pero las llama- un sistema de seguridad garantizado por las das a la reforma de la arquitectura de las ins- grandes potencias mundiales, pero que permi- tituciones internacionales de seguridad, sobre tiera que otras potencias defendieran la justicia todo el Consejo de Seguridad, siguen estando para evitar que se produjera el mismo desajuste en gran parte desatendidas. Hay, sencillamente, que había dado pie a La crisis de los veinte años. demasiados intereses creados que obstaculizan Estados Unidos comprendió que su hegemonía el camino. El peligro es que el mismo desajuste en la posguerra exigiría enormes inversiones entre instituciones conservadoras amantes del en instituciones internacionales que propor- orden y la demanda de una justicia con poder cionaran garantías de seguridad a las potencias de transformación puede surgir asimismo en el más pequeñas, favoreciendo su desarrollo me- seno de las Naciones Unidas, factor que E. H. diante la integración en una economía global Carr caracterizó como la ruina de la Sociedad en expansión impulsada por la producción y la de las Naciones. inversión estadounidenses. El resultado fue la No obstante, existen también motivos para combinación de las Naciones Unidas y el siste- un optimismo significativo, y no es factor me- ma de Bretton Woods –con los “cinco policías” nos importante el apoyo grandilocuente de la del Consejo de Seguridad a cargo de la paz y la Administración Obama al multilateralismo. seguridad internacionales en tanto la Asamblea Sin embargo, los límites de la disposición posi- General, el Banco Mundial y el FMI alentaban tiva de Estados Unidos a abrazar soluciones VANGUARDIA | DOSSIER 11
  11. 11. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? multilaterales –y de aceptar que ya no es el tendrán un acceso aún más limitado a estas poder hegemónico que en su día había sido– poblaciones. En cambio, como los estados, com- pueden clarificarse en breve plazo en ámbitos probarán que también deberán trabajar a través del cambio climático, la sanidad global y la de organizaciones mediadoras. Habrán de proliferación nuclear. adaptarse, buscando formas de dar mayor pala- bra a grupos no estatales. Habrán de desarro- El mundo en el siglo XXI: gestionar el llar nuevas aptitudes para analizar y regular riesgo y el orden más allá del Estado los mercados, proporcionando incentivos a ac- El cambio climático, la sanidad global y la tores privados para que el sistema se autorre- proliferación nuclear son emblemáticos en lo gule. Aunque la ficción de la soberanía siga relativo a los desafíos asociados a la gestión del siendo firme como vehículo de la acción políti- riesgo global en el siglo XXI. El proyecto de glo- ca a nivel internacional, presenciaremos un balización de Estados Unidos ha creado un desplazamiento hacia instituciones interna- mundo interconectado, en el cual el valor y la cionales sancionadoras de sistemas multisecto- seguridad se organizan –con la correspondi- riales diseñados para regular el suministro de ente transmisión del riesgo– a través de com- bienes y servicios públicos. Algunos de estos sis- plejas redes transnacionales. En este proceso, la temas serán desarrollados por estados hetero- globalización ha convertido las formas de géneos y grupos no estatales, a menudo traba- organización territoriales –los estados– en for- jando con expertos independientes. E implicarán mas comparativamente menos poderosas, otor- una acción descentralizada a cargo de actores gando más poder a los actores locales y los públicos y privados con una pauta común. empresarios transnacionales sociales, militares De hecho, ya presenciamos los primeros y políticos. Allí donde las instituciones interna- signos de este desplazamiento: en el área de la cionales del siglo XX sólo habían de abordar el integridad de los sistemas financieros, con el orden entre estados, las instituciones globales Grupo de Acción Financiera (régimen antiblan- del siglo XXI habrán de abordar cuestiones de queo de dinero a través del G-7 y con la ben- orden dentro, e incluso más allá, de los estados. dición, en última instancia, del Consejo de Se- El cambio climático, la urbanización, la guridad de la ONU); el Proceso de Kimberley, escasez de recursos, las pandemias y la explosión que aborda el problema de las piedras preciosas demográfica juvenil no harán más que com- con que se financian conflictos y guerras en plicar las cosas aún más. De forma creciente, África; el Grupo Internacional de Contacto propiciarán que el acceso a bienes y servicios sobre la Piratería en el Cuerno de Somalia, que públicos como la seguridad, la justicia, la edu- reúne gobiernos nacionales, la OTAN, la ONU, cación y la sanidad dependa de la integración la Organización Marítima Internacional y aso- de la población en ciudades seguras globaliza- ciaciones de armadores; el régimen de sanidad das. Estas ciudades estarán bien conectadas por pública global, que se basa en la cooperación de el comercio, los vuelos e internet y, como Kant agentes sanitarios estatales y privados para ase- pronosticó hace mucho tiempo, contarán con gurar la vigilancia efectiva de las amenazas escasos incentivos para entregarse a un con- emergentes de enfermedades y el Panel Inter- flicto militar. No obstante, también estarán gubernamental sobre el Cambio Climático. políticamente en deuda, a través de la ficción Presenciamos también un movimiento de la soberanía nacional, a su propio territorio hacia sistemas de seguros globales. El FMI pre- rural y periferias urbanas –numerosos barrios tendía ser un fondo de seguros para que los en expansión y favelas florecientes–. En tales estados pudieran protegerse del riesgo finan- lugares, los estados existirán sólo de modo ciero y se espera que desempeñe una mayor nominal. Miles de millones de personas, en función de seguimiento y vigilancia tras las cambio, verán su vida cotidiana gobernada no conversaciones de los países del G-20 en Pitts- por estados sino por tribus, organizaciones burgh. El modelo de seguros se halla en el criminales, señores de la guerra, corporaciones, corazón de los modelos de financiación ahora e incluso organizaciones benéficas; es decir, utilizados en la investigación y el desarrollo instancias mediadoras entre la población y el sobre enfermedades globales, como el VIH/ Estado. Serán vulnerables a la enfermedad, la SIDA, la tuberculosis y la malaria. Y un modelo coacción arbitraria y los desastres naturales. similar es patente en los acuerdos para respon- Las instituciones intergubernamentales der a situaciones de emergencia. 12 VANGUARDIA | DOSSIER
  12. 12. ¿PUEDE ESTADOS UNIDOS CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL? Sin embargo, la eficacia de estos sistemas Tal panorama señala –al Aunque el se verá dificultada por el menguante control de menos en la esfera económica– liderazgo de los propios estados sobre áreas de su propio ter- en dirección a una nueva for- Estados Unidos ritorio y poblaciones. Ya hay varias zonas donde ma de hegemonía: una hegem- puede ser el mundo no llega a superar los problemas deri- onía compartida o incluso vados de las conductas del “pasajero que no repartida y no atrapada tras importante –a la paga billete” y el “dilema del prisionero” im- fronteras soberanas, sino fun- postre serán las puestos por la soberanía. Los Objetivos de Desa- cionando en red. Como en el decisiones de rrollo del Milenio, acordados en el año 2000, caso de una “gestión global de los ciudadanos pretendían movilizar a los gobiernos a la acción una infraestructura eléctrica a corrientes las para conseguir una serie de objetivos en 2015 través de banda ancha”, la red que posibilitarán para mejorar la sanidad y la educación y en- se automonitoriza para garan- un nuevo orden frentarse a la pobreza en todo el mundo. Al tizar la estabilidad y la eficacia mundial–, China abogar a favor de sus propios intereses, lo cierto plena. El reciente viaje de Ba- es que los estados se quedan muy cortos. Existen rack Obama a Asia muestra parece estar evidentes y similares problemas a la hora de claramente que Estados Unidos dispuesta a abordar la proliferación nuclear, la seguridad no puede construir este tipo de asumir un alimentaria y el cambio climático, donde sistema en red en solitario, mayor papel en ningún Estado quiere dar el primer salto. pero el fracaso inicial de las las instituciones conversaciones sobre el clima globales Reinventar la “pax americana”: previas a la reunión de Co- ¿hacia una hegemonía en red? penhague también nos recuer- Sólo el liderazgo –y tal vez sólo el lideraz- da que el mundo no puede construir este siste- go de Estados Unidos– cambiará esta coyuntura ma sin Estados Unidos. como cambió la partida en 1945. Existe un cre- La realidad es que, a pesar de la inter- ciente reconocimiento en Estados Unidos en el conectividad que experimentamos como resul- sentido de que no puede –y no debería– inten- tado del altamente exitoso proyecto de glo- tar el papel de Atlas, cargando sobre sus hom- balización de Estados Unidos en el último me- bros los fardos del mundo en solitario. Y tam- dio siglo, seguimos siendo muy distintos. Y bién se aprecian signos de que otras potencias tales diferencias son fácilmente empleadas y –especialmente China– están dispuestas a aprovechadas con fines políticos. Un cambio asumir un mayor papel para respaldar institu- hacia disposiciones globales –en lugar de na- ciones internacionales estables y eficaces. En cionales– para garantizar bienes públicos como Pittsburgh, 20 países clave acordaron efectuar la seguridad, la justicia, la sanidad y la estabili- una evaluación paritaria y recíproca de sus dad económica nos demanda, como ciudadanos políticas económicas para ayudar a afianzar la corrientes, pensar mucho más allá de las ide- estabilidad del sistema. Un lenguaje codificado ales comunidades nacionales en cuyo seno sugirió una comprensión tanto en Washington nacimos y nos hemos criado. Para el número como en Beijing que la relación asimétrica deu- creciente de personas que viven con menos de dor/acreedor que habían entablado era insos- dos dólares al día –más de 2.000 millones según tenible y exigía ajustes estructurales en ambas el último recuento– tal cosa es cada vez más partes: una reducción de la dependencia china dificil, preocupadas como están por la mera de las exportaciones, tal vez a través de una supervivencia. Para todos nosotros, esto exige revaluación del yuan y un cambio en la eco- un nivel de sintonía con la suerte de los extran- nomía de Estados Unidos hacia mayores índices jeros que, históricamente, raramente hemos de ahorro y exportaciones. demostrado ser capaces de mantener –y que Se podría mantener que el próximo cam- sólo puede volverse más dificil de suscitar a bio hacia una economía baja en emisiones de medida que crece la desigualdad. carbono ofrece una oportunidad precisamente El liderazgo de Estados Unidos puede ser a este reequilibrio, sin los enormes esfuerzos importante pero, en última instancia, son las en el mercado de trabajo y también electorales decisiones de los ciudadanos corrientes las que que resultarían en caso de que tal ajuste se posibilitarán o no un nuevo orden mundial. intentara durante un periodo habitual desde el punto de vista económico. © 2009, James Cockayne VANGUARDIA | DOSSIER 13
  13. 13. El año en que el mundo cambió de verdad Niall Ferguson TITULAR DE LA CÁTEDRA LAURENCE A. TISCH DE HISTORIA EN LA UNIVERSIDAD HARVARD Y DE LA CÁTEDRA WILLIAM ZIEGLER EN LA ESCUELA DE NEGOCIOS DE HARVARD. ASIMISMO ES INVESTIGADOR SUPERIOR DE LA INSTITUCIÓN HOOVER DE LA UNIVERSIDAD STANFORD Y AUTOR DE THE ASCENT OF MONEY (PENGUIN, 2008). O lvidemos la caída torio que estaba cayendo el muro. Mi otra amiga se fue conscientemente a la cama para estar des- del telón de acero: cansada en su clase matutina de yoga. A la lo sucedido en mañana siguiente, tardó un rato en averiguar por qué era la única en aparecer. 1979 fue más im- ¿Embarazoso, no? Algo así como haber esta- portante do en Petrogrado a finales de 1917 y echarse una siesta mientras los bolcheviques asaltaban el palacio de Invierno. O quizá no. Porque sólo a ¿Cuál fue la verdadera importancia histórica posteriori sabemos que el golpe bolchevique del 9 de noviembre de 1989? Durante mucho resultó ser un importante hito histórico; en tiempo he lamentado el hecho de que, tras haber aquel momento, la prensa rusa lo presentó como pasado gran parte del verano de ese año en otra maniobra extremista más. Berlín, no me encontrara en esa ciudad para La situación me hizo pensar. ¿Y si mis ami- unirme a la fiesta la noche en que cayó el muro. gas y yo no nos hubiéramos perdido en realidad ¿Qué clase de aspirante a historiador se pierde la un acontecimiento de importancia histórica historia en acción? mundial? ¿Fue la caída del muro de Berlín, no Sin embargo, hace poco dos amigas berline- Historia con mayúscula, sino sólo una noticia sas me han reconfortado confesándome que, a con minúscula; un artículo maravilloso para los pesar de encontrarse en la ciudad adecuada en la periodistas, pero, al cabo de 20 años, nada extra- fecha adecuada, también ordinario? ¿Podría ser ellas se perdieron la caída ¿Dónde situar el hito histórico que el verdadero hito del muro. Una se fue a de la caída del muro? En 1979 ya histórico hubiera teni- dormir mientras se desa- se había iniciado el proceso de do lugar diez años an- rrollaban los tumultuo- la autodestrucción soviética y tes, en el annus mirabilis sos acontecimientos des- encadenados después de del auge de la economía de libre de 1979? luego, fueDesde que un funcionario de la mercado y de la nueva China estupendo para los ale- República Democrática manes orientales, los declarara de modo incidental que la frontera checos, los húngaros y los polacos (por no men- estaba abierta. Su hermano intentó despertarla, cionar a los habitantes de los países bálticos, los pero ella creyó que le estaba tomando el pelo Balcanes, Ucrania y el Cáucaso) librarse del ló- cuando le gritó a través de la puerta de su dormi- brego comunismo y descubrir los placeres (y los 16 VANGUARDIA | DOSSIER
  14. 14. ocasionales dolores) de los mercados y las elec- 2001 Armageddon Averted, lo único que mantuvo ciones libres. Lo que el historiador británico y en vida el imperio soviético a lo largo de la dé- testigo presencial de los hechos Timothy Garton cada de 1970 fueron los elevados precios del Ash ha llamado la “refolución” (una mezcla de petróleo. Ahora, en su iconoclasta continua- reforma y revolución) que barrió Europa central ción, Uncivil Society: 1989 and the Implosion of the y oriental fue algo magnífico y, en no menor Communist Establishment, Kotkin quita importan- medida, porque los regímenes comunistas fue- cia al papel de los disidentes europeos orien- ron derribados, de modo sorprendente, con tales y, desde luego, al de los dirigentes occiden- muy poco derramamiento de sangre. Sólo en tales en el derrumbe de la Unión Soviética. Yugoslavia, donde los comunistas se aferraron Mijail Gorbachov y otros reformistas comunis- al poder disfrazados de nacionalistas serbios, se tas derribaron su propio sistema en parte por produjeron las matanzas que suelen acompa- ingenuidad y en parte por el cínico deseo de ñar el final de un imperio; y Yugoslavia, para- apoderarse de los pocos activos valiosos del sis- dójicamente, había sido el primer país de Eu- tema en lo que se convirtió en el “pelotazo” del ropa oriental en librarse del dominio de Moscú siglo: la privatización del sector energético ruso. y en introducir reformas de mercado. Para los miembros más astutos de la nomenkla- Quizá parezca retorcido poner en cuestión tura, el camino desde los apparatchiki de la KGB la importancia histórica del derrumbe del im- hasta los biznesmen de Gazprom fue sorprenden- perio soviético en Europa central y, más tarde, temente corto, aunque –eso sí– sinuoso. en la propia Unión Soviética. Sospecho que la No sólo la misma clase de personas que mayoría de estadounidenses comparte hoy la han acabado dirigiendo Rusia la habían dirigi- visión del historiador de Yale John Lewis Gaddis do hasta 1989 –empezando por Vladimir Putin–, según la cual 1989 vio el final triunfal de la sino que también evitaron la descomposición guerra fría, una victoria alcanzada ante todo total de la vasta Federación de Rusia. El imperio por el presidente Ronald Reagan, noblemente soviético desapareció, pero el imperio ruso so- ayudado por Margaret Thatcher (a pesar de sus brevivió en gran medida, y se extiende desde profundas reservas acerca de las consecuencias Volgogrado hasta Vladivostok: sigue siendo el imprevistas de la reunificación alemana) y por último imperio europeo en Asia, con una am- el papa polaco Juan Pablo II. plitud territorial que habría hecho las delicias Sin embargo, para el revisionista de Prin- de Pedro el Grande. ceton Stephen Kotkin, la verdadera historia de Desde esta perspectiva, 1989 fue un mo- 1989 es la de una cínica pseudorrevolución des- mento de revelación, no de revolución: reveló de arriba. Según sostuvo Kotkin en su libro de la verdadera naturaleza del poder ruso al des- VANGUARDIA | DOSSIER 17
  15. 15. 18 VANGUARDIA | DOSSIER
  16. 16. pojarlo de los engañosos ropajes de la superpo- que una simple recuperación de la tremenda tencia. Privada de su esfera de influencia cen- depresión poscomunista de mediados de la dé- troeuropea y con una economía expuesta a las cada de 1990. El PIB de Rusia no recuperó hasta fuerzas del mercado por primera vez desde el 2006 su nivel de 1986. Calculado en dólares, 1914, Rusia resultó encontrarse en algún lugar sólo representa un escaso 9 por ciento del PIB entre un BRIC (junto con Brasil, India y China, estadounidense (frente al 23 por ciento de los mayores mercados emergentes del mundo) China). A diferencia de la china, la divisa rusa y un “Alto Volta con misiles” (según la famosa ha presentado una gran inestabilidad; el cam- expresión despectiva de Helmut Schmidt), o bio se situó por encima de los 36 rublos por quizá una Nigeria con nieve. dólar en 2008, aunque volvió a los 29. La in- Consideremos lo siguiente. La economía flación ha alcanzado de nuevo los dos dígitos y de Rusia será una de las que ha tenido un peor se sitúa en torno al 13 por ciento. Y, a lo largo comportamiento este año, con un descenso de los tres últimos años, las acciones rusas son estimado del producto interior bruto (PIB) del las que peor han evolucionado en las economías 7,5 por ciento en términos reales. Es cierto que de los BRIC, con un rendimiento negativo del esta situación se produce tras una década con 12 por ciento anual, frente al 16 de China. un crecimiento anual medio del 7 por ciento, Si al desalentador panorama económico pero buena parte de esa remontada no fue más añadimos las proyecciones demográficas que VANGUARDIA | DOSSIER 19
  17. 17. EL AÑO EN QUE EL MUNDO C AMBIÓ DE VERDAD Ya sea prevén que la población de Egipto superará a la Estas preguntas ponen de manifiesto por asesinando de Rusia en 2045, resulta evidente que el anta- sí solas la limitada importancia a largo plazo críticos, ño poderoso oso ruso es en realidad un del derrumbe soviético ocurrido hace dos déca- incumpliendo plantígrado viejo y sarnoso. El mayor peligro das. En comparación, los acontecimientos de para Estados Unidos, 20 años después de esa diez años antes (de 1979) tienen más posibili- tratos con revelación rusa, es que sobrevaloremos a Moscú, dades de reclamar con éxito una verdadera compañías ya sea como socio potencial o como antagonis- trascendencia histórica. Pensemos en lo que occidentales ta. A veces, el presidente Obama muestra indi- ocurría en el mundo hace 30 años. Los sovié- o ayudando cios de creer a su homólogo ruso, Medvedev, ticos iniciaron su política de autodestrucción a Irán con cuando se ofrece a trabajar junto con Estados invadiendo Afganistán. Los británicos se lan- tecnología Unidos en asuntos que van desde el terrorismo zaron a un renacimiento de la economía de nuclear, Rusia islámico hasta el programa nuclear iraní; de libre mercado eligiendo a Margaret Thatcher. es la menos ahí la decisión de Obama de cancelar las insta- Deng Xiaoping puso a China en una nueva sen- laciones antimisiles previstas en Polonia y la da económica visitando Estados Unidos y con- fiable de las República Checa. Sin embargo, la realidad es templando lo que es capaz de lograr el libre potencias del que Rusia es hoy más un alborotador que un mercado. Y los iraníes marcaron el comienzo nuevo mundo aliado en ciernes. Ya sea asesinando a críticos de una nueva época de civilizaciones en con- multipolar en capitales extranjeras, incumpliendo tratos flicto proclamando una república islámica. con compañías petroleras occidentales o ayu- Treinta años más tarde, cada uno de esos dando a Irán con tecnología nuclear, Rusia es la cuatro acontecimientos ha tenido consecuen- menos fiable de las principales potencias de cias más profundas para Estados Unidos y el nuevo mundo multipolar. resto del mundo que los acontecimientos de No se trata tanto de que el primer minis- 1989. Hoy son los estadounidenses quienes se tro Putin crea seriamente que puede recons- encuentran en Afganistán, luchando contra los truir la antigua Unión Soviética, por más que hijos de aquellos a quienes antaño armaron. Es algunos interpretaran de ese modo la invasión el modelo de libre mercado de Thatcher y de Georgia del año pasado. Lo que tenemos que Reagan el que parece en ruinas tras la mayor entender es que Rusia constituye en la actuali- crisis financiera desde la Gran Depresión. dad un caso extremo de aquello que los marxis- Mientras tanto, los herederos de Deng están ta-leninistas llamaron “capitalismo monopolis- alcanzando rápidamente a una aletargada hi- ta de Estado”, un régimen político en el que los perpotencia estadounidense, y Goldman Sachs intereses de las compañías monopolistas (en prevé que el PIB de China podría ser el mayor este caso, Gazprom y Rosneft) se vuelven indis- del mundo en 2027. Por último, el legado más tinguibles de los intereses del Estado y de las aterrador de 1979 sigue siendo el islamismo elites que lo dirigen. radical, que no sólo inspira a los dirigentes de La verdadera pregunta acerca de la actual Irán, sino también a una red compleja y única- política rusa no es si Rusia invadirá Ucrania, mente visible en parte de terroristas y simpati- sino si tendrá éxito la estrategia de Gazprom de zantes de terroristas en todo el mundo. invertir en nuevos gaseoductos y campos gasís- En resumen, 1989 fue un año menos cru- ticos. ¿Debe centrarse Gazprom en el desarrollo cial que 1979. Las repercusiones de la caída del de su posición dominante en el mercado euro- muro de Berlín han resultado ser mucho más peo del gas natural? ¿O debe darse prioridad a pequeñas de lo que imaginamos en su momen- los inmensos campos de gas rusos situados al to. En esencia, lo que ocurrió fue que interpre- este de los Urales con objeto de conseguir cuota tamos tardíamente el gigantesco engaño de la de mercado en China? ¿Podría Rusia fundar un superpotencia soviética. Sin embargo las ver- día una Organización de Países Exportadores daderas tendencias de nuestro tiempo (el ascen- de Gas, inspirada en el cártel del petróleo domi- so de China, la radicalización del islam, el auge nado por los saudíes? ¿O consiste la estrategia y la caída del fundamentalismo de mercado) ya más sencilla en limitarse a agudizar los proble- se habían iniciado una década antes. Al cabo de mas en Oriente Medio, alentando bajo mano 30 años nos siguen barriendo las olas históricas las ambiciones nucleares iraníes hasta que los de 1979. El muro de Berlín no es más que una israelíes se decidan a ordenar ataques aéreos, y de las muchas reliquias de la guerra fría sumer- cosechar luego las recompensas de una nueva gidas por ellas. subida de los precios energéticos? © Newsweek 20 VANGUARDIA | DOSSIER
  18. 18. 22 VANGUARDIA | DOSSIER
  19. 19. Extraños en el nuevo mundo William Polk MIEMBRO DEL CONSEJO DE PLANIFICACIÓN POLÍTICA DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO EN LA PRESIDENCIA DE JOHN F. KENNEDY. L OS ESTADOUNIDENSES SIEMPRE Podemos comprobar los efectos de su acti- han tenido dificultades para tud en el relato de un viajero en 1744. Sentado establecer su identidad y su en uno de los pocos lugares abrigados y secos lugar en el mundo. Salvo en el de la entonces pequeña localidad de Filadelfia, caso de los nativos, llamados observó una “maravillosa mezcla de escoceses, erróneamente “indios,” todos ingleses, holandeses, alemanes e irlandeses”. los habitantes son inmigran- No se les ocurrió que podían considerarse recí- tes o descendientes de inmi- procamente como “estadounidenses”; más bien grantes. Y los inmigrantes lle- se juzgaban “católicos romanos, anglicanos de garon de muchos lugares con profundos rasgos diversa tendencia, presbiterianos, cuáqueros, distintivos ya inscritos “newlighters”1, metodis- en materia de religión, Sigue siendo difícil establecer tas, adventistas del costumbres y estatus una identidad estadounidense: séptimo día, moravos, social. En los siglos XVII raza, religión, lengua, riqueza, anabaptistas y un ju- y XVIII, las comunida- clase y geografía constituyeron dío”. El resultado fue des dominantes eran la que se apiñaron, aun inglesa y la escocesa. enormes barreras antes en esa pequeña estan- 1. Subdivisión de los bap- Pronto se les sumaron y después de la independencia cia, “en pequeños co- tistas que se distinguían grupos más reducidos rros y grupos que con- por minimas diferencias de otros europeos del norte. Los primeros inmi- versaban entre sí”. Raza, religión, lengua, rique- de magisterio/teológicas grantes y los recién llegados se distanciaron za, clase y geografía constituían barreras enor- relativas al bautismo de rápidamente, según la religión, variedad lin- mes y siguieron siéndolo mucho después de adultos y otros temas con- güística y geografía, de modo que se contempla- que las colonias se hubieran unido para conver- tenciosos ban recíprocamente como extraños. tirse en Estados Unidos. VANGUARDIA | DOSSIER 23
  20. 20. EXTR AÑOS EN EL NUEVO MUNDO Desde los inicios, la demanda de mano de los chinos aportaron mano de obra barata de obra había llevado al Nuevo Mundo a millones modo que muchas ciudades estadounidenses de africanos, la gran mayoría esclavos. La mane- vieron nacer “barrios chinos”. A pesar de las ra de poder beneficiarse de su trabajo mante- restricciones, hacia 1880 el número de inmi- niéndoles a distancia se convirtió en el gran grantes chinos rondaba los 100.000. A la larga, problema político de Estados Unidos en los uno de cada cien estadounidenses sería de ori- siglos XVIII y XIX. La mayoría quedaban restrin- gen chino. gidos al sur agrícola. Para evitar el peligro de La cuestión de qué hacer con toda esta rebelión, a menudo eran deliberadamente gente diferente con sus lenguas incomprensi- separados de sus familiares y habitualmente bles, rara vestimenta, extraños hábitos y dife- vivían en grupos que raras veces superaban la rentes religiones se convirtió en el gran desafío veintena. Evidentemente, aspiraban a la liber- planteado a Estados Unidos en el siglo XIX y en tad e intentaron ser como los blancos que cono- la primera mitad del siglo XX. cían. Los blancos intentaron evitar su conver- sión al cristianismo por temor de que ello pro- La búsqueda de la integración vocara la demanda de libertad... Aun quienes Salvo en el caso de los miembros del eran liberados se veían privados del ejercicio de Movimiento Nativista, la mayoría de los estado- los derechos de ciudadanía. Progresarían, de unidenses cayeron en la cuenta de que no po- hecho, escasamente hasta el período subsi- drían ni evitar la inmigración ni segregar total- guiente a la guerra civil que tuvo lugar en la mente a los inmigrantes. Y los propios inmi- primera parte de la década de los años 60 del grantes, gradualmente, comenzaron a hallar siglo XIX, e incluso después, en el siglo siguien- formas de fusionarse en el seno de la sociedad te, no se integrarían en “Estados Unidos”. anglosajona dominante. Entre tanto, en el siglo XIX, pese a haber Al principio, se cargó el acento en la edu- combatido para crear “una unión más perfec- cación o, al menos, el fomento de la alfabetiza- ta”, según reza la Constitución de Estados ción. Como las casas y viviendas eran pequeñas Unidos, la comunidad blanca siguió dividida y estaban llenas de niños, las tabernas, iglesias en lo que hoy llamaríamos naciones separadas. y salas de reunión se convirtieron en las “acade- Definidos por su respectiva lengua y cultura, mias” de la vida politica y cultural. Allí los vivían su existencia según los condicionamien- nuevos immigrantes se informaron mutua- tos geográficos existentes. Probablemente, el mente sobre su nuevo país. Cada “nación” tenía único factor sobre el que los inmigrantes más su propio lugar de reunión donde podía enta- antiguos y su linaje podían estar de acuerdo era blarse conversación en la propia lengua entre en que Estados Unidos no necesitaba nuevos personas que compartían religión y proceden- inmigrantes. Pero los inmigrantes seguían aflu- cia. Sin embargo, empezaron a florecer tenden- yendo en oleadas. A instancias de las opresivas cias más generales. políticas británicas de principios del siglo XIX y Una de las más importantes fue el servicio especialmente después de la “hambruna irlan- postal económico que debió sus orígenes a desa de la patata”, llegaron millones de empo- Benjamin Franklin en 1753. Este servicio ayudó brecidos y desesperados católicos irlandeses. a echar abajo las barreras geográficas y su Juzgándoles gente extraña y criminales en empleo por parte de periódicos, pliegos y hojas potencia, los habitantes más antiguos crearon sueltas contribuyó a interconectar grupos que un movimiento de signo “nativista” que inten- por otro lado vivían aislados. Así pudo progre- taba negarles la ciudadanía. sarse por la senda de una formación de carácter En la medida de lo posible, los irlandeses más formal. Ya en 1828 el congresista James K. fueron efectivamente segregados, pero el dile- Polk (posteriormente presidente) promovió el ma persistía: se necesitaba mano de obra bara- uso de suelo público destinado a la creación de ta y algunas tareas ineludibles no resultaban “escuelas y educación comunes para los pobres” atractivas para los habitantes ya asentados. De gratuitas. El comienzo fue lento, pero al cabo modo que a los irlandeses siguieron los italia- de una generación, la educación primaria gra- nos, griegos y europeos del este. Al poco, no tuita se había convertido en un objetivo reco- sólo había barrios irlandeses e italianos, sino nocido por prácticamente todas las comunida- localidades polacas, ucranianas y bohemias. des separadas. Cuando empezó la construcción del ferrocarril, La educación superior o de “elite” aún se 24 VANGUARDIA | DOSSIER
  21. 21. EXTR AÑOS EN EL NUEVO MUNDO consideraba dominio propio de ciu- Hay que buscar virtió en una gran fuerza unifi- dadanos particulares. Se basaba en el origen cadora y dio lugar a la demanda modelos ingleses y, prácticamente, del ‘city boss de formación para poder leer era exclusivamente protestante. system’ en la la Biblia. Especialmente se confiaba en que Y así sucedió que, a comien- los miembros de la aristocracia protección zos de la guerra civil, la ley Merrill angloescocesa que se habían benefi- que irlandeses, de 1862 destinó unos 70.000 kiló- ciado de la ida hacia el oeste adqui- escoceses, metros cuadrados de tierras de riendo tierras baratas revirtieran en italianos y otros propiedad federal de reserva a sub- la sociedad una parte de sus ganan- inmigrantes vencionar la educación. La asisten- cias. De este modo, la propia fami- europeos cia escolar pronto fue obligatoria. lia del presidente Polk cooperó en y asiáticos Probablemente, la finalidad no la creación de tres universidades y necesitaban era tanto humanitaria cuanto eco- cinco escuelas secundarias. nómica: desde los años 70 del siglo Al propio tiempo, el nexo entre frente a los XIX en adelante, Estados Unidos se religiosidad y alfabetización ejerció sistemas convirtió en un país creciente- poderosos efectos: el llamado “Gran creados por mente industrializado. Altos hor- Despertar” en los inicios del siglo los colonos nos, ferrocarriles, fábricas de algo- XIX fue similar en algunos aspectos ingleses y dón, todos necesitaban trabajado- al auge del cristianismo protestante escoceses res pero, de modo creciente, traba- “renacido” de los tiempos moder- jadores alfabetizados. Y a medida nos. Mucho antes del advenimiento que la alfabetización se extendió, de la radio o la televisión, los predicadores via- también lo hizo, aunque mucho más lenta- jaban por el joven Estados Unidos, atrayendo mente, un nuevo sentido de participación en la multitudes tan grandes que llenaban a rebosar sociedad y la economía. las mayores salas de reuniones y espacios abier- Pero la participación no significaba ni la tos. La biblia se convirtió en un objeto práctica- igualdad ni la aceptación de las instituciones mente obligado en la sala de estar de cualquier “romanas” o el sistema legal anglosajón creado casa de la América protestante anglosajona. Y por los anteriores pobladores ingleses y escoce- algún miembro de la familia debía saber leerla ses. Así fue como los irlandeses, italianos y en voz alta. Así, hacia 1850, al menos ocho de otros inmigrantes europeos y asiáticos se cada diez ciudadanos blancos libres sabía leer encontraron cada vez más enfrentados en sus en alguna lengua, algunos en dos o más. El objetivos con la acción de gobierno y la ley griego, hebreo y latín --considerados como las general. A medida que aumentaban su número lenguas de la Biblia– eran las favoritas de las y acumulaban experiencia, aprendieron a clases altas. De este modo y más allá de su manipular el sistema político para protegerse importancia para la Biblia, las predicaciones de forma inédita. Éste fue el origen del “city boss religiosas, indirectamente, explican en parte el system”. A cambio del apoyo de una “nación” en fuerte impacto de la historia y de las institucio- concreto, como los italianos o los irlandeses, el nes romanas en la formación de la república boss les protegía contra el establishment anglosa- americana y la continuidad de las ideas sobre jón. Boston, Nueva York, Chicago, Kansas City y cómo debía funcionar. muchas más ciudades cayeron bajo el control Los esclavos negros eran casi todos analfa- de este nuevo tipo de gobernador, el boss. Le betos y, de hecho, había leyes contrarias a su interesaba evitar que sus seguidores se integra- instrucción y educación. El motivo por el cual ran en la comunidad general porque sólo si le adoptaron tan fervientemente la religión de necesitaban podría mantenerse él en el poder. sus amos es uno de los rompecabezas de la his- Así fue como en tiempos de la Primera toria estadounidense. Considero que se debe a Guerra Mundial, el presidente Woodrow Wilson que interpretaron el cristianismo como el fac- descubrió que cuando hablaba de “América,” tor que les atribuía, precisamente, lo que la sus oyentes pensaban en sí mismos en térmi- esclavitud les había arrebatado: su sentido de nos bastante diferentes: los entonces cien millo- constituir seres humanos. Como expresa uno nes de estadounidenses incluían al menos cua- de sus bellos cantos espirituales, se hallaban en tro millones de irlandeses y ocho millones de Todos los hijos de Dios. Así, el cristianismo se con- alemanes. No sentían ningún amor hacia los VANGUARDIA | DOSSIER 25
  22. 22. EXTR AÑOS EN EL NUEVO MUNDO Factores ingleses o los angloestadounidenses. Wilson donde sus vecinos y compañeros de trabajo como la Gran descubrió que eran ásperamente contrarios a eran personas a las que sus padres y madres Depresión, su programa de apoyo a Inglaterra. Los ita- hubieran considerado extranjeros. la Segunda loamericanos, de los que llegaron unos dos mi- Durante la Depresión y la guerra, la homo- llones entre 1900 y 1914, también establecieron genización también se aceleró enormemente Guerra “estados-nación” separados, a menudo conoci- por el advenimiento del cine de Hollywood. Mundial, dos como la “Pequeña Italia.” No tenían ningún Prácticamente cada estadounidense presencia- Hollywood y los interés en apoyar el esfuerzo de guerra a favor ba las mismas películas, escuchaba a los mis- culebrones, de Inglaterra o Francia. Así fue que Wilson des- mos actores hablando el “middle atlantic english” contribuyeron cubrió que era imposible galvanizar la sociedad (inglés de acento transatlántico, mezcla de poderosamente “para proteger el mundo a favor de la democra- americano y británico, usado en el mundo del a cohesionar cia” hasta que Alemania comenzó a hundir espectáculo) y vistiendo de un modo que se las distintas barcos estadounidenses. convirtió en el típico estilo americano. Incluso sentados en casa, antes de la llegada de la tele- comunidades Homogeneización en guerra visión, los niños y las “amas de casa” pasaban que vivían y depresión horas al día oyendo lo que se dio en llamar separadas El hundimiento alemán de barcos estado- “soap box operas” (los actuales culebrones, llama- unidenses permitió que Wilson llevara a dos así porque normalmente eran patrocinadas Estados Unidos a la guerra, y la guerra ejercería por compañías que fabricaban productos de un fuerte impacto sobre la fusión de las comu- limpieza del hogar). Éstas no sólo enseñaban el nidades separadas. No sólo hubo cuatro millo- inglés, sino que aportaban una especie de vida nes de hombres jóvenes que fueron agrupados, emocional paralela para incontables millones obligados a vestir de manera uniforme, com- de estadounidenses. partir tiendas [de campaña], comer la misma Aunque estos nuevos elementos culturales comida y hablarse entre ellos en inglés, sino compartidos limaron las diferencias heredadas, que también fueron extraídos de sus barrios también provocaron una nueva forma de aisla- étnicos y trasladados por el país donde se entre- cionismo. Especialmente los más jóvenes desa- mezclaban con otros estadounidenses. Durante rrollaron unas ganas tremendas de ser “como esta experiencia, absorbieron la noción, cuida- todo el mundo”. En el sentir de muchos, los dosamente alimentada por la propaganda viejos se tornaron los extraños. De joven, pasé gubernamental y la prensa, de que tenían una un año en una escuela pública en un distrito de causa común: la democracia y la paz. Inevi- Texas habitado principalmente por mexicanos tablemente, estas experiencias empezaron a americanos. Pero creo que jamás escuché una cambiar el modo en que se identificaban. Se sola palabra de español hablado en esa escuela. habían convertido, al menos más de lo que En todo Estados Unidos, los jóvenes se negaron nunca lo habían sido antes, en “americanos.” Y a hablar las lenguas de sus abuelos. El mercado así fue como ellos, a su vez, comenzaron a apo- a gran escala de la economía también se convir- yar al Congreso para aprobar leyes restrictivas tió en el mercado a gran escala de la cultura. de nueva inmigración. Nadie quería saber lo más mínimo sobre su La Gran Depresión imprimió en casi todos pasado o de sus raíces culturales. Así que, por los estadounidenses, de cualquier origen o reli- ejemplo, cuando al final de la Segunda Guerra gión, un sentimiento común de carencia y pri- Mundial Estados Unidos estableció un gobierno vación. Si no tenías trabajo y tenías hambre, militar en Alemania, las autoridades se perca- importaba menos si eras irlandés-americano, taron de que casi ninguno de los alemanoesta- italomericano o angloamericano. Eras un com- dounidenses podía todavía hablar alemán. pañero que padecía igual. Solamente los judíos, inmigrantes recientes, Entonces llegó la Segunda Guerra Mundial. podían hablarlo. Para todos los estadounidenses fue una libera- En años recientes se ha producido una reac- ción compartida de la depresión, la inseguri- ción contra la homogeneización total: la comu- dad y la pobreza. Unos 20 millones de hombres nidad de habla hispana, ahora mayoritaria en jóvenes fueron sacados de sus comunidades algunos estados del oeste, ha procurado tomar para el servicio militar e incluso más hombres distancias respecto del estilo de vida estadouni- y mujeres de media edad encontraron trabajo dense, basado en la impronta del inglés. Y la en las industrias de guerra en nuevos lugares, comunidad judía, insignificante antes de la Se- 26 VANGUARDIA | DOSSIER
  23. 23. EXTR AÑOS EN EL NUEVO MUNDO gunda Guerra Mundial, afianza ahora no sólo en Estados Unidos. Y también de lo que cada un punto de vista independiente respecto del vez más se reconoce como un sistema educa- papel de Estados Unidos en los asuntos mundia- cional muy deficiente. les sino que viste como se acostumbraba en El problema no estriba únicamente en que Europa central y oriental en la Edad Media. No el sistema educativo es deficiente, sino en que se vislumbra hasta dónde alcanzarán estas ten- aproximadamente uno de cada cuatro hom- dencias, pero el Estados Unidos de hoy es real- bres y mujeres jóvenes no terminan la enseñan- mente el producto de una evolución que comen- za secundaria y gran parte de ellos no están ni zó hace tres siglos. La ironía de la evolución educativa ni intelectualmente preparados para estadounidense es que hoy los descendientes del beneficiarse de la educación superior. El objeti- elemento original de la sociedad, “WASP” (White vo de la enseñanza universitaria universal, un Anglo-Saxon Protestant (blanco-anglosajón-pro- programa que echó a andar con grandes espe- testante), ha declinado no sólo en proporción ranzas a principios del siglo XIX, ha rebajado el sino también en influencia. listón de modo inevitable. Y los administrado- En los años 60 del siglo pasado comenza- res de las universidades lo han reconocido a la ron a realizarse grandes esfuerzos para inte- par que complacían los gustos populares –ofre- grar el único factor restante extraño a esta ciendo cursos, por ejemplo, de “historia del evolución: la comunidad negra estadouniden- arte del cómic” en una universidad estatal o de se. Tal fue una destacada idea clave de la presi- “horticultura ornamental” en otra–. La forma- dencia de Lyndon B. Johnson. Índice de este ción en los “negocios” reemplaza a la educa- progreso es el hecho de que el propio presiden- ción en el caso de cientos de miles de estudian- te Barack Obama es un afroamericano. Los tes de universidad. El resultado es que en Obama ilustran los aspectos positivos de la muchas facultades estadounidenses, el progra- evolución estadounidense; los aspectos negati- ma de cuatro años no es más que una agrada- vos son el hecho de que gran parte del uno de ble continuación de la adolescencia. cada seis o siete estadounidenses con historial Podemos ver los resultados incluso en delictivo es negro. La pobreza, las familias des- matemáticas y ciencia, que durante mucho estructuradas y los niveles de educación defi- tiempo han sido considerados aspectos sobresa- cientes siguen azotando a la comunidad negra. lientes de la vida intelectual estadounidense. En la actualidad, 2,3 millones de negros lan- Incluso en estas áreas, los estadounidenses en guidecen en prisión. Además de su incapaci- la actualidad quedan muy a la zaga de países dad para contribuir a los ingresos del país, europeos, asiáticos y africanos. Pero, para cen- únicamente mantenerles en prisión cuesta trarnos en el papel de Estados Unidos en los unos 55.000 millones de dólares al año. Equi- asuntos mundiales, los resultados de los son- vale aproximadamente al PIB de Luxemburgo deos son incluso más graves y alarmantes. Una o al 3 por ciento del de España. encuesta de “National Geographic” en 2005 indicaba que sólo uno de cada siete americanos El coste de la integración de edades comprendidas entre los 18 y los 24 Ante el desafío de la integración, tanto los años podía encontrar a Iraq o Irán en un mapa votantes como los funcionarios tienden a cen- del mundo; algo más de la mitad sabía que trarse en los asuntos internos del país. Para el existía Afganistán, país con el que Estados estadounidense típico, lo que importa es lo Unidos ha estado en guerra durante ocho años. que ocurre en su barrio. Sin embargo, desde la Uno de cada diez no podía siquiera situar a Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha Estados Unidos en un mapamundi. sido una potencia mundial de modo que los Menos de uno de cada cinco jóvenes llega votantes estadounidenses eligen gobiernos que a leer parcialmente un periódico diario y los ejercen una notable influencia en los asuntos analistas creen que lo que leen son las tiras del mundo. Pero, como han señalado un son- cómicas y los deportes. Incluso las noticias de deo tras otro, los estadounidenses desconocen televisión atraen escasamente la atención de lamentablemente la realidad del mundo allen- jóvenes o de personas de media edad. Según la de sus fronteras. Esta cuestión resulta en CNN, el promedio de edad de los telespectado- buena parte del intento deliberado de desem- res, no sólo de las noticias sino todos los progra- barazarse de la memoria de los orígenes y mas, es de 60 años. Se cree que la audiencia de centrarse en “la buena vida” tal y como se vive programas informativos en general es mucho VANGUARDIA | DOSSIER 27
  24. 24. EXTR AÑOS EN EL NUEVO MUNDO La cuestión más reducida. Y los en casas, coches y un amplio abanico de bienes fundamental programas informati- de consumo siguió adelante, pero menguaron que afronta vos, en el mejor de los los medios para hacerla realidad. Y lo que la hoy Estados casos, son superficia- gente no alcanzaba a ganar, lo procuraba les. Las citas o extractos mediante préstamo. Prácticamente todo el Unidos es de entrevista intentan mundo estaba viviendo más allá de sus posibili- saber si será comprimir cuestiones dades. Hasta que, en la actualidad, el excesivo capaz de complejas en un minu- optimismo ha dado paso a un pánico financie- alcanzar una to o menos. Lo cierto es ro. Los bancos han prestado excesivamente a concertación que, mal informados e personas con problemático historial crediticio; con el nuevo indiferentes, menos de las empresas y negocios se han ampliado más mundo; la mitad de los votan- allá de su capacidad de gestión y mercado y la muchos creen tes de 18 a 24 años de gente ha comprado casas, coches y otros artícu- edad llegaron a votar los más allá de sus ingresos. En este vuelco, que dentro en las muy publicita- millones de trabajadores han perdido sus pues- de 30 años das –y también alta- tos de trabajo –el índice general de paro es habrá dejado mente reñidas– elec- ahora casi del 10 por ciento, mucho mayor en de ser la gran ciones del año 2004. los jóvenes y los desfavorecidos– y millones de potencia En una democra- personas han perdido sus casas. Más de 50 dominante cia donde los ciudada- millones de personas no tienen seguro sanita- nos eligen el gobierno, rio y otros tantos tienen una cobertura tan semejante ignorancia inadecuada que, en caso de enfermedad grave, quizá explique, al menos en parte, los numero- tal situación significaría la ruina económica. sos fracasos de la política exterior de Estados No sólo el sector privado nota el pellizco Unidos en los últimos años. de la crisis. En lugar de afrontar la realidad fiscal, el Gobierno estadounidense ha imitado Fin de los años dorados a los bancos, empresarios y ciudadanos particu- Desde los primeros asentamientos en el lares acudiendo al préstamo para salir de la Nuevo Mundo, los colonos trabajaron en la crisis. China ya posee bonos del Tesoro por creencia de que cada vez que no podían dar con valor de casi 744.000 millones de dólares, y el el modo de satisfacer sus crecientes expectati- Gobierno depende de China a la hora de suscri- vas, les quedaba simplemente la posibilidad de bir la mayor parte del paquete de estímulo de desplazarse hacia el Oeste a tierras vírgenes. Y 787.000 millones de dólares previsto para sacar así, a pesar de altibajos, de momentos de pros- a su economía de la recesión. Para empeorar peridad y de crisis, el futuro –el Oeste– estuvo al más su situación, el Gobierno se ha embarcado alcance de la mano. Entonces, cuando Estados en costosas aventuras en el extranjero: la gue- Unidos se pobló, la expansión de la industria y rra de Iraq representa probablemente para la el comercio tomaron el relevo. La industria y la economía estadounidense un coste de unos agricultura fueron las más productivas del tres billones de dólares y la campaña en Afga- mundo. Y al final de la Segunda Guerra Mundial nistán puede ser aún más costosa. Algunos “el complejo militar-industrial”, como lo llamó fanáticos de inspiración neoconservadora pi- el presidente Eisenhower, creó una vasta red de den nuevas campañas en Asia y África que se empleos de altos salarios e ilimitadas salidas prolongarían aún más en el futuro. profesionales. Sin embargo, la industria estado- En consecuencia, la cuestión fundamental unidense se orientó de modo creciente hacia la que afronta hoy Estados Unidos es la siguiente: actividad improductiva. Se mantuvo el enorme ¿alcanzará una concertación con el nuevo mercado interno de bienes y servicios, pero la mundo para el que le ha preparado tan mal su industria estadounidense dejó de alimentarlo propio pasado? Si no es así –y ningún político, adecuadamente. Producir para la “seguridad por valiente que sea, está dispuesto a decir a la del Estado” era más rentable y menos exigente. sociedad que debe reducir su ansia de bienes A medida que la economía maduraba, las materiales–, muchos creen que en los próxi- empresas y los consumidores descubrieron que mos 30 años o en un plazo similar Estados podían comprar lo que querían más barato en el Unidos habrá dejado de ser la potencia domi- extranjero. El sueño de la “buena vida” basada nante mundial. 28 VANGUARDIA | DOSSIER

×