Guia curso uned economía energia 2012 13

1,175 views
1,112 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,175
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
839
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guia curso uned economía energia 2012 13

  1. 1. Universidad Nacional de Educación a Distancia UNED CURSO DE EXPERTO UNIVERSITARIO ECONOMÍA DE LA ENERGÍA ALTERNATIVAS PARA EL SIGLO XXI GUÍA DIDÁCTICA Ÿ CURSO 2012-2013
  2. 2. ÍNDICEPRESENTACIÓN ............................................................................................................... 31. Equipo docente .......................................................................................................... 62. Objetivos .................................................................................................................... 73. Destinatarios .............................................................................................................. 84. Programa .................................................................................................................... 85. Metodología ............................................................................................................... 86. Bibliografía .............................................................................................................. 116. Evaluación y entrega de trabajos ............................................................................. 117. Información de carácter administrativo ................................................................... 11 7.1. Consultas ............................................................................................... 11 7.2. Envío de materiales ............................................................................... 11 7.3. Expedición del título .............................................................................. 12 7.4. Coste ...................................................................................................... 128. Directrices generales para el estudio ....................................................................... 12I. La Agonía de los combustibles fósiles (o sucios) .................................................... 12II. Intentos de solución ................................................................................................ 12III. Las renovables y sus enemigos .............................................................................. 12IV. España y su dependencia energética ..................................................................... 12V. Prospectiva .............................................................................................................. 12 1
  3. 3. PRESENTACIÓN La energía, sus usos, capacidad de mantenimiento del abastecimiento actual, suscostes, su factura… son objeto de un debate muy importante en las sociedadesoccidentales actuales y muy en concreto en la española. Sin embargo, las «cuestionesenergéticas» son discutidas frecuentemente de manera fragmentaria, insistiendo en susaspectos más técnicos (ingenieriles), políticos o ecológicos. E incluso la denominada«economía de la energía» o bien se presenta de un modo muy descriptivo y con unaaproximación sociológica y/o política, o bien en las universidades se analizan temasmuy específicos, como el mercado de distribución eléctrica, desde puntos de vista muyteóricos. Este tipo de aproximaciones obvian elementos de racionalidad fundamentalespara poder fijar nuestro posicionamiento, obligándonos a guiarnos más por nuestrossentimientos y la información —muchas veces manipulada— que nos facilitan losmedios de comunicación y las grandes empresas productoras y distribuidoras, que porun criterio basado en el conocimiento. En este contexto, el objetivo del presente curso es ofrecer una panorámicarazonablemente completa de los problemas energéticos, pero desde el punto de vistaeconómico, es decir, analizando la viabilidad e implicaciones para todo el conjunto de laeconomía y la sociedad, de todos los análisis y propuestas de solución. Siguiendo esa línea de razonamiento, el curso empieza con una presentación yanálisis de las fuentes energéticas tradicionales, o de origen fósil (carbón, petróleo, ygas). La imposibilidad de continuar con este modelo de producción y consumoenergético es justificado en este bloque sobre la base de dos argumentos: el propioagotamiento de los recursos, al ser estos no renovables; y el problema climático al quehan conducido. El paso siguiente es discutir la propuesta de solución más extendida, como fue yes todavía hasta cierto punto, la nuclear. A ello se dedica el siguiente bloque, queanaliza en detalle todos sus problemas económicos, técnicos y políticos, así como suindudable ventaja de no contribuir al cambio climático. 2
  4. 4. A continuación se presentan y discuten con cierta profundidad las energíasrenovables, y se presenta un modelo completo de solución junto con los detalles de supuesta en práctica. Se subraya el cambio profundo de modelo que esto implica, tantoeconómico en general, como energético, y muy particularmente la transformación haciaun verdadero modelo competitivo. El estudio del caso español y sus peculiaridades se enmarca en el siguientebloque. Desde la autarquía posterior a la guerra civil, hasta la actualidad, se analiza lamarcada peculiaridad de este caso, subrayado por una alta dependencia exterior decombustibles fósiles, combinada con un desarrollo —hasta hoy— puntero en el mundo,de las energías renovables. El bloque siguiente se concentra en el necesario complemento de ahorroenergético por el lado de la demanda, y los cambios que ello requiere. Asimismo sepresentan los métodos habituales de predicción y simulación utilizados en la industria,sus limitaciones y sesgos históricos. El temario se completa con una presentación de los casos de países másrelevantes, y un capítulo, a modo de conclusión, que presenta las proyecciones delfuturo próximo si seguimos por la senda actual, posibles alternativas dependiendo de larespuesta, y crisis relacionadas y próximas, aunque todavía la sociedad en general nosea tan consciente (crecimiento poblacional, escasez de recursos y de agua potable, ycrisis alimentaria). 3
  5. 5. CURSO DE EXPERTO UNIVERSITARIO EN ECONOMÍA DE LA ENERGÍA Créditos: 25 Bloques: 5 Dirección: Dr. Ignacio Mauleón Dr. José L. Calvo 1. EQUIPO DOCENTE• DR. IGNACIO MAULEÓN Catedrático y director del departamento de Fundamentos del AnálisisEconómico de la Universidad Rey Juan Carlos, es doctor en Economía por la LondonSchool of Economics, y por la UNED. Es economista superior del Servicio de Estudiosdel Banco de España. Ha sido catedrático en las Universidades de Alicante ySalamanca, y ha publicado varios libros y numerosos artículos en revistas nacionales einternacionales.• DR. JOSÉ L. CALVO GONZÁLEZ. Profesor titular de universidad del departamento de Análisis Económico I de laUNED. Especialista en Consumer Behaviour y Economía Industrial, ha dirigidoestudios y publicado trabajos de investigación en revistas nacionales e internacionales.Ha sido asesor económico de la Presidencia del Gobierno y de los Ministerios deEnergía e Industria y de Ciencia y Tecnología, y codirector del departamento deestudios del Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa Industrial (IMPI). 4
  6. 6. 2. OBJETIVOS El curso pretende ofrecer una panorámica de los problemas económico-energéticos y sus posibles soluciones. Se presentan razonamientos y documentaciónpara que el alumno forme su propias opiniones, más allá de posiciones apasionadas,pero con insuficiente base. El objetivo último del curso es introducir un grado de racionalidad en el debatesobre el futuro de la energía, no solo en nuestro país, y que el alumno forme su propiocriterio basado en argumentos solventes. 3. DESTINATARIOS Dirigido a graduados, licenciados y diplomados universitarios, personas quehayan realizado el primer ciclo de una licenciatura cualquiera, y, de forma excepcional,a aquellos que tengan superado el Curso de Orientación Universitaria, la FormaciónProfesional de Segundo Grado o las pruebas de acceso a la universidad para mayores de25 años. No es precisa una formación específica en Economía ni en el sector energético. 4. PROGRAMA1-. INTRODUCCIÓN.I-. LA AGONÍA DE LOS COMBUSTIBLES FÓSILES (O SUCIOS ).II-. INTENTOS DE SOLUCIÓN.III-. LAS RENOVABLES Y SUS ENEMIGOS.IV-. ESPAÑA Y SU DEPENDENCIA ENERGÉTICA.V-. PROSPECTIVA. 5
  7. 7. 5. METODOLOGÍA La metodología es la propia de la enseñanza a distancia. Ello supone que losalumnos no tienen clases presenciales, pero sí la atención personal de los profesores,pudiendo de este modo desarrollar toda su formación desde su domicilio. La enseñanza superior a distancia es la opción ideal para la mayoría de laspersonas que desean cursar estudios de postgrado. Este sistema permite que cadaalumno pueda organizar su tiempo en función de su disponibilidad, sin que constituyanun obstáculo el lugar de residencia o la necesidad de atender otras obligaciones. Dos elementos son fundamentales en este tipo de estudios: los materialesdidácticos y la relación alumno-profesor, con una especial referencia a la utilización dela plataforma aLF. Los materiales didácticos están compuestos por una bibliografía obligatoria queestá colgada en la sección de Documentos de la plataforma aLF y a la que se hacereferencia en cada bloque y capítulo. A ella se añade una bibliografía complementariaque el alumno es libre de consultar para ampliar sus conocimientos. El alumno debetener una visión “amplia” de lo que supone el término bibliografía, ya que no soloincluirá libros o artículos de todo tipo —técnicos, económicos, divulgativos…—, sinoque también se incluirán vídeos o links a páginas web en donde existe informaciónrelevante para el estudio de la materia y para la elaboración de la propia opinión delestudiante. El segundo componente clave de los estudios a distancia es la relación profesor-alumno. La inexistencia de clases presenciales no lleva implícita la falta de interacciónentre los profesores y los alumnos, incluso en forma directa y en tiempo real. Para ellose emplea la plataforma aLF, que es el método básico de comunicación entre losmiembros del Curso, además del lugar donde se encuentran depositados todos losmateriales que el equipo docente considere de utilidad. En ella tienen acceso a foros,webconferencias a través de AVIP, consultas en tiempo real, blog… y todo aquello que 6
  8. 8. los profesores consideren de interés y que pueda ayudar tanto en la elaboración de lostrabajos en el Curso como en el desarrollo profesional posterior. Una vez matriculado,el alumno recibirá una cuenta de correo de la UNED, así como una contraseña con lasque podrá acceder a la plataforma. Debemos insistir nuevamente en que en la metodología de la enseñanza adistancia es fundamental que, a lo largo de todo el curso, mantengan contacto con losprofesores, para que les asesoren personalmente en el estudio de cada materia o paraque puedan plantearles dudas concretas sobre contenidos, orientación para la realizaciónde trabajos, bibliografía, etc. Para ello, deberán dirigirse por correo electrónico a:jcalvo@cee.uned.es Por último, para resolver los problemas y dudas de carácter administrativo,deben enviar un correo electrónico a: jcalvo@cee.uned.es 6. EVALUACIÓN Y ENTREGA DE TRABAJOS Los alumnos deberán presentar una disertación escrita al final del curso, dealrededor de 15 páginas a doble espacio, sobre cualquiera de los temas discutidos en elCurso. Antes de comenzar a redactar el trabajo es imprescindible que envíen unesquema y un breve resumen del enfoque que piensan darle. 7. INFORMACIÓN DE CARÁCTER ADMINISTRATIVO7.1. Consultas Como ya se ha mencionado, si tienen alguna duda de carácter administrativo,pueden ponerse en contacto con: jcalvo@cee.uned.es 7
  9. 9. 7.2. Materiales Los materiales estarán colgados en la sección de Documentos de la plataformaaLF. Cada bloque tendrá su propia carpeta.7.3. Expedición del título Los alumnos que hayan superado los cinco bloques recibirán el título oficial deExperto Universitario en Economía de la Energía, expedido por la UniversidadNacional de Educación a Distancia (UNED), dentro de su programa de FormaciónContinua.7.4. Coste El coste del curso de Experto Universitario es de 750,00 €. Dicho importe podráabonarse de una sola vez al formalizar la matrícula, o en dos plazos. La cuantía de estosplazos será comunicada al alumno en los impresos de formalización de matrícula.8. DIRECTRICES GENERALES PARA EL ESTUDIO La realización de los estudios de postgrado a distancia permite que cada alumnoestructure su trabajo en función de sus intereses y posibilidades de tiempo. Esaconsejable llevar a cabo una apropiada planificación general, distribuyendo bien eltiempo de trabajo antes de comenzar a utilizar los materiales didácticos. Se debe partir de la idea de que si estos estudios fueran presenciales, el alumnotendría que dedicar unas horas todas las semanas para asistir a clase (por ejemplo trestardes a la semana). En el sistema de estudios a distancia el trabajo con los materialesdidácticos —junto con el apoyo que puede recibir de su profesor a través del correoelectrónico y la plataforma— sustituye a las clases presenciales semanales, y por tantodebe planificarse un tiempo concreto para llevar a cabo dicho trabajo. La ventaja en estecaso es que el alumno no tiene que desplazarse todas las semanas hasta el lugar de lasclases, pudiendo elegir los días y el horario en los que prefiere dedicarse al Curso deExperto Universitario. No obstante, si no planifica bien esta dedicación, estableciendo 8
  10. 10. momentos concretos para ello, es probable que caiga en el error de «ir dejando» eltrabajo para el final, y que cuando se dé cuenta se le hayan acumulado demasiadastareas. Como es lógico, esto no quiere decir que necesariamente haya que trabajar todaslas semanas —aunque en general sería aconsejable—, pero sí que cada alumno debeorganizar su tiempo de antemano y debe «llevar al día» estos estudios en la medida delo posible. En definitiva, el alumno puede elegir el planteamiento que considere másidóneo, lo importante es que exista un plan, con unas decisiones respecto alprocedimiento a seguir, una programación del tiempo y una cierta disciplina personalpara afrontar las diferentes tareas y sacar provecho de estos estudios de posgrado. 9
  11. 11. I. LA AGONÍA DE LOS COMBUSTIBLES FÓSILES Durante miles de años la energía empleada por la humanidad fue de origenrenovable: solar, para obtener calor pasivo en los edificios; biomasa, para obtener calorquemando madera; eólica, para impulsar barcos; hidráulica, para transporte fluvial ymover molinos de grano; animal, para transporte y labores agrícolas, etc. A principiosdel siglo XIX se descubrió el carbón y la máquina de vapor, lo que fue el despeguedefinitivo de la revolución industrial. Con el tiempo, este mecanismo se empleó en eltransporte —ferrocarriles y barcos—. Más adelante apareció el petróleo en EstadosUnidos —aunque se conocía desde tiempo de los romanos—, que se utilizó paratransporte y calor, sobre todo. Con el descubrimiento de la electricidad, estas fuentesenergéticas, así como la hidráulica, que nunca desapareció, se emplearon para generarelectricidad, además de sus usos anteriores. Toda esta situación cambió después de lasegunda guerra mundial, cuando se descubrió la energía nuclear, y especialmente aprincipios de los años 70, por los fuertes incrementos del precio del petróleo impulsadopor un cártel de países productores (OPEP). Esto propició una sustitución de petróleopor carbón en EE.UU. y por energía nuclear en todo el mundo, muy especialmente enFrancia, para generar electricidad. Con el tiempo, el uso del petróleo ha quedadoreducido al transporte, donde hoy por hoy es difícilmente sustituible, aunque también ala generación directa de calor industrial —muy empleado en la fabricación decemento—, y para la elaboración de productos derivados en la industria petroquímica—fertilizantes y plásticos, especialmente—. Este continuo descubrimiento de fuentes energéticas y su aprovechamiento, hagenerado en dos siglos un aumento de la riqueza y bienestar, sobre todo material, de lahumanidad sin precedentes —probablemente mucho mayor en términos relativos que entodos los miles de años anteriores, aunque esto es algo subjetivo—. Desgraciadamente,los límites de esta situación se han ido haciendo evidentes paulatinamente en la últimasdécadas del siglo pasado, y hoy día son ya amenazadores. Un primer problema es suposible agotamiento: al tratarse de minerales e hidrocarburos que se extraen de la tierrapor minería y otros medios, es evidente que su volumen tiene un límite. La cuestión eshasta qué punto esto es un problema próximo o no. Una respuesta convencional, muydel gusto de los economistas hasta un tiempo reciente, es que las mejoras en laeficiencia, tanto en el uso de lo ya existente como el descubrimiento de nuevosyacimientos de los combustibles conocidos, son la solución al problema. Un ejemplo 10
  12. 12. sería el reciente descubrimiento de combustibles no convencionales, especialmente eldenominado gas pizarra, o de esquistos. Este gas, en realidad se conocía desdeprincipios del siglo XX, aunque existían otras fuentes mucho más abundantes y baratas.Pero hoy día, con las dificultades que atraviesa el petróleo especialmente, parece que suextracción se ha convertido en rentable. No obstante, es mucho más caro, ycontaminante, aunque es verdad que parece encontrarse prácticamente en todo elmundo, y que las reservas son abundantes. Por tanto, ¿podemos seguir ignorando los avisos múltiples de los peligrostambién múltiples que encierra esta dependencia de los combustibles fósiles? Debeañadirse, además, que el petróleo, aunque se encuentren nuevos yacimientos, tiene unprecio que experimenta fluctuaciones muy altas, dentro de una tendencia general al alza,lo que genera fluctuaciones económicas muy acusadas de difícil absorción por laeconomía, que sigue siendo muy poco flexible, al menos a corto plazo. Además, generaunos desequilibrios comerciales muy dañinos para los países no productores, y tambiénpara los productores, sorprendentemente. Respecto al carbón, aunque las reservas sonmucho más abundantes y distribuidas, es altamente contaminante, y aunque todavía hayincrédulos respecto a este problema, lo cierto es que la contaminación de las ciudades,la lluvia ácida que destruye bosques, etc., afectan ya de manera inmediata a la salud y lacalidad de vida de la sociedad de manera palpable. Finalmente, el gas convencionalsuele encontrarse en los yacimientos de petróleo, y también parece estar acabándose. Noes esta la situación del gas no convencional, pero es caro, poco eficiente, muycontaminante, y está por probarse que sea tan abundante como sostienen sus defensores. En suma, escasez, riesgos geopolíticos y económicos, y fuerte deterioro delmedioambiente. El problema parece estar más bien, por tanto, en cómo realizar unatransición a otro modelo y qué modelo puede ser. En particular, hay quien defiende quees el nuclear, tanto algunos defensores del modelo industrial energético actual comoincluso algún colectivo que se considera defensor del medioambiente. Y aunqueestrictamente hablando la energía nuclear tiene una base fósil, el uranio, dado sucarácter especial se analiza en un tema independiente. El capítulo presente se dedica a documentar en detalle todas las afirmacionesrealizadas en esta introducción. 11
  13. 13. PROGRAMAPROGRAMA I.1. Un panorama. - De Malthus al agotamiento de los recursos y los conflictos por su control. - El problema climático. I.2. Carbón. - Características como fuente energética. - Abundancia, implicaciones climáticas y soluciones, distribución desigual. I.3. Petróleo: el conflictivo fin de algo que se acaba. - El mercado mundial. - Características y riesgos (políticos, ambientales, militares, etc.). - Reservas y descenso de la oferta (peak oil). I.4. Gas. La posible alternativa. - Características energéticas. Oferta mundial, y riesgos. - ¿Una alternativa al petróleo? I.5. ¿El fin de los combustibles fósiles? - Reservas inciertas, riesgos, y nuevos yacimientos. - Dificultad de las alternativas.MATERIAL DIDÁCTICO Los materiales se encuentran en la plataforma aLF, sección Documentos, carpeta Bloque I. 12
  14. 14. II. INTENTOS DE SOLUCIÓN La sección anterior se ha dedicado enteramente a tratar de justificar la afirmación efectuada en la introducción, según la cual el modelo actual basado en las energías fósiles está acabado como modelo de futuro. Ello no quiere decir, de ningún modo, que no vaya a subsistir de un modo u otro, quizás durante todo este siglo, e incluso algunas fuentes, aunque con muy poca presencia efectiva, se mantendrán mucho más tiempo. Entonces ¿qué alternativas existen y cómo puede efectuarse la transición? La primera parte de la pregunta es la más sencilla: las alternativas existentes que ya han sido aplicadas son la nuclear, y los aumentos de eficiencia basados en enfoques tradicionales, es decir, liberalizar los mercados de forma que la mano invisible de la eficiencia capitalista nos lleve a la mejor solución. Ambas opciones se vienen intentado desde hace tiempo, con resultados bastante conocidos, alguno como los accidentes nucleares, y otros solo en círculos especializados, como el prohibitivo coste de la nuclear, que siempre se ha desarrollado bajo un fuerte paraguas de ayudas públicas, las enormes dificultades que plantea su gestión técnica, y otros costes y peligros políticos no menos importantes. En la práctica, esta opción es cuando menos inviable como solución general, por problemas de todo tipo, incluso sin contar con el riesgo de accidentes. Respecto a los aumentos de eficiencia basados en la liberalización de los mercados, el resultado ha sido desigual. Parte del problema reside, probablemente, en que se intentan introducir criterios de mercado en un sector controlado de hecho por un número reducido de empresas —las utilities—. Intentar que el Estado, mediante regulación, pueda imponer la competencia en un grupo reducido de empresas, que a veces son sólo tres o cuatro —caso español, por ejemplo—, resulta cuando menos una tarea en principio difícil, y que en la práctica se ha demostrado imposible. Ante este panorama, si se quiere desolador, ya que ninguna de las fuentes energéticas existentes ni las soluciones que se han empleado resuelven el problema, la pregunta es: ¿hay otra solución? La respuesta que aquí se defiende, en línea con gran parte de los análisis actuales, es afirmativa, y tiene nombre propio: la energía renovable, 13
  15. 15. que es la que ha sustentado durante prácticamente toda la historia el desarrollo de la humanidad. Esta sección se dedica a analizar en detalle la energía nuclear y las opciones liberalizadoras. La solución renovable, por su importancia capital, cada vez mayor, y su indudable complejidad, se estudia en secciones posteriores.PROGRAMA II.1. En perspectiva. - Sostenibilidad de las soluciones tradicionales. - Análisis de posibles alternativas. II.2. La opción nuclear. - Características y costes económicos directos. - ¿Una opción ecológica?: costes y riesgos encubiertos. II.3-. Apéndice. - La liberalización del mercado eléctrico. Los mercados de derivados. - Kyoto y el mercado de emisiones.MATERIAL DIDÁCTICO Los materiales se encuentran en la plataforma aLF, sección Documentos, carpeta Bloque II. 14
  16. 16. III. LAS RENOVABLES Y SUS ENEMIGOS En secciones anteriores se ha tratado de razonar que el modelo energético actual en el mundo es insostenible. Pero ¿hay alternativas? Y si las hay, ¿qué urgencia tienen, y cómo podemos ir en esa dirección? Basta con adoptar una perspectiva histórica, y la primera respuesta es positiva: las energías renovables, como muestra la historia hasta hace dos siglos. La segunda es más compleja, pues es evidente que el tránsito no va a ser fácil, aunque sea más urgente de lo que pudiera parecer, y, aunque hay propuestas acerca de cómo avanzar, son preliminares. En primer lugar, ¿cuáles son las ventajas de la energía renovable? Resuelven la dependencia política y económica exterior, garantizan la seguridad del suministro para los países muy dependientes —por ejemplo, España al 90 % si contamos la nuclear, y Europa el 55 %—, y definitivamente reducen la contaminación y el riesgo de cambio climático. Por otra parte, y en el contexto de crisis actual, ofrecen una oportunidad para ir cambiando el modelo económico hacia uno basado en la industria, el conocimiento, la productividad, y los empleos internos, en lugar de crear empleos en el exterior importando energía. Los recortes y ajustes presupuestarios, aunque puedan ser necesarios, solo conducen a una contracción, sin duda inevitable en parte. Pero hay que presentar otro modelo de crecimiento y prosperidad, y las renovables, hoy por hoy, son uno de sus principales pilares —esta es la política de la Comisión Europea, y de casi todos los países miembros, incluida Italia e incluso Grecia—. El cómo es más complicado, pero hay dos pilares fundamentales: el establecimiento de grandes redes interconectadas —en Europa al menos—, y el autoconsumo para pymes e instituciones variadas, incluyendo usuarios domésticos. Debe subrayarse desde ahora que esto permitiría, definitivamente, acercarnos a un modelo competitivo en el sentido más clásico del capitalismo, que nada tiene que ver con el modelo actual, en España al menos, y que se puede caracterizar como una especie extraña de feudo-oligopolio. Y precisamente los oligopolios tradicionales —las utilities—, son las entidades que más intensamente se están oponiendo al desarrollo de las renovables. Probablemente sus gestores conocen, como cualquier analista medianamente bien informado, que son el futuro. Pero parece que intentan alargar el modelo actual para explotar sus beneficios al límite, y dificultar la entrada de nuevos jugadores al mercado. Que lo saben parece también claro, pues no desaprovechan las oportunidades 15
  17. 17. de optar por estas energías —y ejemplos en España hay muchos—. Además, las renovables, como se ha señalado, ofrecen la oportunidad definitiva para llegar a un modelo verdaderamente competitivo y puramente capitalista, que es el que puede generar más eficiencia. Cómo llegar al modelo renovable es casi la pregunta más difícil. Ya se han señalado dos vías, pero las redes eléctricas internacionales son muy costosas, y hay que concentrase también en una o quizás varias energías de acompañamiento, aunque se vayan eliminando progresivamente. Finalmente, y como en el nacimiento de cualquier industria, algún tipo de apoyo inicial es casi imprescindible, aunque no puede ser permanente —el carbón, en particular, lo tuvo desde sus inicios, y lo inaceptable es que más de dos siglos después lo siga teniendo, máxime cuando hay tanta propaganda interesada en contra de los apoyos a las renovables—. Esta sección se destina a sustentar detalladamente todas las afirmaciones anteriores.PROGRAMA III.1. Un panorama. - La difícil gestación de una nueva tecnología, y la resistencia al cambio. - Propiedades generales de las renovables: ventajas y limitaciones. III.2. Diversidad y sus ventajas. Las distintas fuentes y su competitividad. - Hidráulica, eólica, solar, biomasa. - Otras: geotermal, maremotriz, etc. III.3-. Una propuesta de solución permanente. - La (R)Evolución Energética. - Transformación del diseño energético y del modelo económico. MATERIAL DIDÁCTICO.MATERIAL DIDÁCTICO Los materiales se encuentran en la plataforma aLF, sección Documentos, carpeta Bloque II. 16
  18. 18. V. ESPAÑA Y SU DEPENDENCIA ENERGÉTICA Las únicas fuentes energéticas autóctonas en España a mediados del siglo pasado eran la hidráulica y el carbón. Durante la autarquía, en el período posterior a la guerra civil, la hidráulica se impulsó como única fuente de energía disponible. Posteriormente, y con la apertura al exterior, la importación de petróleo aumentó, y se fomentó la energía nuclear, al abrigo de la expansión nuclear francesa. En las últimas décadas del siglo pasado comenzaron también las fuertes importaciones de gas, y un tímido, pero significativo y pionero a nivel mundial, desarrollo de las energías renovables. En el momento actual nos encontramos con una importación de petróleo que constituye aproximadamente el 50 % del consumo de energía primaria, estando el resto cubierto por importaciones de gas, y uranio para la industria nuclear. Respecto a la producción nacional, el carbón ha pasado a ocupar un lugar marginal, por su baja productividad, calidad y elevado coste contaminante. De hecho, el escaso volumen consumido de carbón es importado, y el nacional simplemente se acumula en las propias minas, u otros depósitos próximos. La producción hidroeléctrica es importante, aunque no del volumen de las restantes fuentes energéticas. Y por último, las fuentes renovables, aunque variadas, cubren una parte cada vez mayor de la generación eléctrica, siendo ya significativa. Las principales son la eólica, últimamente la fotovoltaica, y también la solar térmica de concentración y la energía de la biomasa. El resto de energías, aunque muy estudiadas, están en una fase de desarrollo incipiente. Si al altísimo grado de dependencia externa, con los enormes costes políticos y económicos que ello acarrea, le añadimos un reducido grupo de empresas que gestionan la industria energética, y el aislamiento casi total del mercado eléctrico de Europa, llegamos a la situación actual. Como se ha comentado, es de destacar el esfuerzo realizado en el desarrollo de fuentes renovables, pionero a nivel mundial, y que recientemente está siendo paralizado, a pesar de ser una de las pocas alternativas a la salida de la crisis. También el mercado eléctrico presenta peculiaridades destacables. La producción de energía está en manos básicamente de tres grandes empresas, con 17
  19. 19. participaciones cruzadas en muchos tipos de generación, lo que supone un altísimo grado de concentración. Respecto a la distribución, aparentemente, hay algo más de competencia, pero es más ficticia que real. Es de destacar una de las peculiaridades, única en Europa, del mercado eléctrico, y es el denominado déficit de tarifa, que según las eléctricas les debe el Estado, y cuya causa atribuyen a las renovables, pero no a la eólica —en manos de una eléctrica especialmente—. Otros autores opinan que, además de ser una cantidad manipulada artificialmente por las eléctricas, no refleja ningún déficit real, y es simplemente un producto de la regulación del Estado a favor de las eléctricas. PROGRAMA IV.1. Panorama general. - De la autarquía (1940) a la dualidad actual. - Dependencia exterior y renovables: lastres y promesas. IV.2. Apéndice. - El mercado eléctrico: competencia sin actores competitivos. - El denominado déficit de tarifa.MATERIAL DIDÁCTICO Los materiales se encuentran en la plataforma aLF, sección Documentos, carpeta Bloque IV. 18
  20. 20. relacionados con decisiones políticas, destinados a disminuir y flexibilizar la demanda,V. PROSPECTIVA Un aspecto clave de la energía es la previsión sobre la evolución futura, de la demanda, la oferta, y los precios. Esto es así, obviamente, en cualquier actividad económica. Pero en el caso de la energía, la relevancia de la previsión es mucho mayor, puesto que la demanda es muy rígida a medio y corto plazo, y el no satisfacerla implica la paralización de la economía. Parte del problema se puede resolver acumulando inventarios, pero eso típicamente resuelve el problema para 2 o 3 meses como máximo. En plazos un poco mayores, aunque la actividad económica no se paralice, puede suponer un estrangulamiento del crecimiento si la oferta energética no es suficiente, o bien, aunque esto es un problema menor, un exceso de inversión altamente costosa. Esto es lo que se denomina seguridad de abastecimiento. También es crucial poder efectuar previsiones acerca de algunos precios, especialmente del petróleo y también del gas, dado que ambos suelen ir bastante relacionados. Además de la tendencia en general ascendente, las enormes fluctuaciones que estos precios experimentan han sido señaladas por significados analistas como la causa última de casi todas las crisis económicas importantes, al menos del mundo occidental, en los últimos 40 años, y muy especialmente de la última y gravísima en la cual estamos inmersos. Al mismo tiempo, hacer previsiones fiables a medio y largo plazo, suele ser extraordinariamente complicado. Por ello se suele recurrir a simulaciones de posibles escenarios de necesidades energéticas, que se detallan con diferentes grados de desglose por países y tipos de energías. Esto es importante, tanto desde el punto de vista de los gobiernos como de los inversores privados y potenciales consumidores. Los métodos de previsión y simulación son enormemente variados, desde los más sencillos, basados en meras extrapolaciones de la situación actual, hasta los más complejos, basados en modelos económicos y econométricos altamente sofisticados —quizá el modelo más significativo de este tipo es el empleado por la Agencia Internacional de la Energía, con sede central en París—. En esta última sección se comentan estos y otros aspectos, más relacionados con decisiones políticas destinadas a disminuir y flexibilizar la demanda. 19
  21. 21. PROGRAMA V.1. El desafío de la demanda. - Ahorro energético: transporte, construcción y estructura industrial. V.2. Proyecciones de oferta, demanda, y precios. Métodos y sesgos sistemáticos.MATERIAL DIDÁCTICO Los materiales se encuentran en la plataforma aLF, sección Documentos, carpeta Bloque V. 20

×