Universidad Autónoma de Tamaulipas
Facultad de Enfermería Victoria

Tema:
Obesidad ¿Hacia dónde vamos?
La realidad de la s...
Introducción

La obesidad, incluyendo al sobrepeso como un estado premórbido, es una
enfermedad crónica caracterizada por ...
Desarrollo del tema

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC
igual o superior a 25, y la...
Las tasas de sobrepeso y obesidad han alcanzado proporciones epidémicas
en todo el mundo; en América latina la obesidad tr...
Por ejemplo, alrededor 20% de las personas con diabetes naces con carga
genética para padecerla, pero el 80% restante todo...
En los últimos años, se han generado datos que sustentan un incremento
sustancial en la prevalencia e incidencia de la obe...
Cuando se revisa las prevalencias en el área urbana de sobrepeso y obesidad
en hombres era del 42.5% y del 23.9% respectiv...
25.9% en niños, lo que representa un aumento de 33% con respecto a la encuesta
anterior (ENN 1999).
Con relación a los ado...
En la tabla se muestran los porcentajes que se dieron en el 2010 de 801,892 de la
población asignada en la obesidad se pue...
Conclusión
La obesidad es un problema de salud pública, en cual se va incrementando
en forma paulatina, ya que actualmente...
Bibliografía
1.- Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006. Secretaría de Salud.
2.- Sistema de Información en Salud. No...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Obesidad hacia donde vamos??? epidemiologia

1,179 views
1,075 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,179
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Obesidad hacia donde vamos??? epidemiologia

  1. 1. Universidad Autónoma de Tamaulipas Facultad de Enfermería Victoria Tema: Obesidad ¿Hacia dónde vamos? La realidad de la situación epidemiológica y la visión al futuro Nombre del Autor Luz Fabiola Almazán Luna
  2. 2. Introducción La obesidad, incluyendo al sobrepeso como un estado premórbido, es una enfermedad crónica caracterizada por el almacenamiento en exceso de tejido adiposo en el organismo, acompañada de alteraciones metabólicas, que predisponen a la presentación de trastornos que deterioran el estado de salud, asociada en la mayoría de los casos a patología endócrina, cardiovascular y ortopédica y relacionada a factores biológicos, socioculturales y psicológicos. Su etiología es multifactorial y su tratamiento debe ser apoyado por un grupo multidisciplinario. Dada su magnitud y trascendencia es considerada en México como un problema de Salud Pública. En México, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, 1 de cada 3 hombres o mujeres adolescentes mexicanos, presenta sobrepeso u obesidad, y en la población mayor de 20 años, las prevalencias combinadas son 71.9% en mujeres y 66.7% en hombres1. En Tamaulipas, la población mayor de 20 años es de 801,892, de los cuales, hasta Noviembre 2010, 57,822 (22%) resultó con detección positiva a obesidad, de éstos, el 17% (13,176) se encuentran actualmente en tratamiento y de ellos el 9% (3,662) están en control2.
  3. 3. Desarrollo del tema La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30. Estos umbrales sirven de referencia para las evaluaciones individuales, pero hay pruebas de que el riesgo de enfermedades crónicas en la población aumenta progresivamente a partir de un IMC de 213. El índice de masa corporal (IMC) —el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2)— es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos, tanto a nivel individual como poblacional, constituye la medida poblacional más útil del sobrepeso y la obesidad, pues la forma de calcularlo no varía en función del sexo ni de la edad en la población adulta3. La obesidad es un trastorno crónico, definido como una acumulación excesiva de grasa corporal (al menos un 20% por encima del peso medio deseable por la edad, sexo y estructura, o un índice de masa corporal) las causas de la obesidad son múltiples y complejas y no se pueden atribuir simplemente a un trastorno de la voluntad o regulación del apetito a factores genéticos. La obesidad influye negativamente a todo los sistemas corporales y aumenta el riesgo del paciente de parecer numerosas patologías físicas y psicológicas, incluyendo hipertensión, cardiopatías, diabetes, artritis, depresión y trastornos de ansiedad, dificultad para mantener las relaciones personales, prejuicios y discriminación y acceso limitado a los servicios públicos.4 El pronóstico general para lograr y mantener la pérdida de peso es malo; sin embargo, el deseo de un estilo de vida más saludable y la disminución de los factores de riesgo asociados con enfermedades potencialmente mortales atrae a muchas personas a las dietas y los programas de adelgazamiento. La diabetes mellitus es un síndrome donde se alteran el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas, bien por falta de secreción de insulina o por disminución de la sensibilidad tisular a esta hormona. Se le conocen dos grandes tipos de diabetes mellitus:5 La diabetes mellitus tipo I, también denominada insulinodependiente, se debe una falta de secreción de insulina diabetes mellitus La diabetes mellitus tipo II, también denominada diabetes mellitus no insulinodependiente, obedece a una menor sensibilidad de los tejidos efectores a las acciones metabólicas de la insulina. Esta sensibilidad a la insulina suele conocerse como resistencia a la insulina.5 En la actualidad la organización mundial de la salud (OMS) ha manifestado que la obesidad esta comportándose como una pandemia dando cifras mayores a un billón de personas con sobrepeso, y estas, por lo menos 300 millones son personas con obesidad, siendo el mayor contribuyente para el riesgo de padecer enfermedades crónico – degenerativas como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, enfermedad vascular cerebral y ciertos tipos de cáncer.
  4. 4. Las tasas de sobrepeso y obesidad han alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo; en América latina la obesidad trasciende las fronteras socioeconómicas y aqueja por igual a ricos y pobres, así como a personas de todas las edades. La OMS calcula que en el 2015 habrá aproximadamente 2300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad. Aunque antes se consideraba un problema exclusivo de los países de altos ingresos, el sobrepeso y la obesidad está aumentando espectacularmente en los países de ingresos bajos y medios, sobre todo en el medio urbano. 4 Los avances logrados en el campo de la medicina, permiten hoy conocer las causas de muchas de las enfermedades crónicas no transmisibles que afectan a la población y, en consecuencia, determina ciertos hábitos y estilos de vida sanos que ayudan a prevenirlas o en su defecto retardar su aparición o controlarlas. Pero la prevención es hoy sin duda un reto que tiene que ver con un cambio de paradigma de los actores involucrados, desde el personal de salud hasta la población, donde la educación y el modificar las conductas de riesgo, son indispensables conjuntivamente con la oportuna intervención farmacológica. La OMS su reporte de prevención de enfermedades crónicas: una inversión vital estimo como mínimo mueren cada año 4.9 millones de personas por causa del tabaco; 2.6 millones de personas como consecuencia de sobrepeso u obesidad; 4.4 millones de personas por niveles de colesterol total elevados y 7.1 millones de personas por la presión arterial. De las 58 millones defunciones en el año 2005 por todas las causas se estima que 35 millones correspondieron a enfermedades crónicas no trasmisibles (ECNT), es decir dos de cada tres defunciones son por esta causa y solo un 20% de estas muertes se producen en los países de altos ingresos mientras que el 80% se registran en los países de ingresos bajos y medios, donde viven la mayor parte de la población.4 La carga de enfermedades crónicas tiene serios efectos adversos en la calidad de vida de los individuos afectados; es causa de muertes prematuras tienes efectos económicos importantes y subestimados en las familias, las comunidades y la sociedad en general, denota de no tomar medidas 388 millones de personas morir por una enfermedad crónica no trasmisibles. La obesidad abdominal en México se ha incrementado paulatinamente y con mayor frecuencia se presentan en edades más tempranas, lo que permite una mayor exposición de la grasa visceral por ende del riesgo de presentar comorbilidades asociadas a este riesgo sean más frecuentes y sus costos de atención sean mayores4. Además el patrón de alimentación en el país esta caracterizado por bajo consumo de frutas y verduras lo que traduce en un pobre consumo de fibra y antioxidantes así como un lato consumo en alimentos industrializados y por ende grasas saturadas agregando el excesivo consumo de sal, el elevado consumo de alcohol e insuficiente ingesta de potasio.
  5. 5. Por ejemplo, alrededor 20% de las personas con diabetes naces con carga genética para padecerla, pero el 80% restante todo los días se exponen a los factores de riesgo de manera continua para adquirirla; este es uno de los mayores problemas actuales, que la gente no asocia lo que come o no que hace como la obesidad abdominal, es decir la gente piensa que la grasa viceral es originado por la edad y no en pocas ocasiones asociadas a una mejora económica, sin relacionarlo con lo que uno come y por el ejercicio que uno no hace. La finalidad de medir la cintura no solo es para medir la cabeza y perfección del cuerpo, ahora en México se ha convertido en una medida para determinar el riesgo de enfermar y así evitar a las personas hacer prevención de diabetes, y hipercolestolemia e hipertensión arterial.4 ¿Por qué medir la cintura? Investigaciones mexicanas han determinado que la grasa del abdomen tiene que ver con infartos, hipertensión, colesterol y diabetes. Por eso, la medida de la cintura es el mecanismo de alerta para la población y el personal de salud. No saber no significa no tener, y la diferencia entre prevenir en vez de lamentar puede ser, evitar una enfermedad crónica no trasmisible. Es por eso que la secretaria de salud, conjuntamente con las sociedades medicas, la industria alimentaria y farmacéutica está promoviendo que la gente se mida la cintura, y si esta mide más de 90cm en hombres y más de 80cm en mujeres, es necesario ir al médico y puede ser una oportunidad para prevenir la diabetes, la hipertensión arterial entre otras enfermedades crónicas no trasmisibles. Aunado a lo anterior el sedentarismo es una de las principales causas de enfermedades, muerte y discapacidad en el mundo, de acuerdo al informe mundial de la salud del 2002 de la OMS se reporta que cerca de dos millones de muertes son atribuibles a la inactividad física. En México las encuestas que se han hecho al respecto arrojan niveles similares de insuficiente actividad física entre 65-80%, a los del resto del mundo. Este paradigma radica en comprender que el beneficio de prevenir una enfermedad no trasmisible o sus complicaciones, es mayor que el que se obtiene por atenderlo de manera oportuna y adecuada.4 La oportunidad de que hoy en día se cuanta con datos mexicanos, entre los que destacan la prevalencia nacional de 30.8% de hipertensión arterial, 7.0% de diabetes mellitus, hipercolesterolemia por arriba de 200mg/dI de 26.5% y del 30% para obesidad, nos alerta sobre identificar las estrategias para la prevención, detección, control y tratamiento de las ECNT en México utilizando estrategias que involucran a la población. Las proyecciones del CONAPO para el 2008, nos indican que México tienen el 106.6 millones de habitantes, y se calcula que durante el año ocurrirán más de dos millones de nacimientos, fallecerán 474 mil personas y el saldo neto por migración internacional será negativo de 400 mil personas.
  6. 6. En los últimos años, se han generado datos que sustentan un incremento sustancial en la prevalencia e incidencia de la obesidad en todos los grupos de edad, ―razas y etnias en ambos sexos. La razón principal por la cual los sistemas de salud en el mundo están preocupados por la obesidad, es por sus consecuencias negativas en la salud, lo cual puede ser visto claramente por el rápido incremento de casos nuevos de diabetes mellitus tipo 2 (DMT2) hipertensión arterial (HTA), dislipidemias y enfermedades cardiovasculares; para las cuales la obesidad es el principal factor de riesgo.4 La obesidad es una enfermedad crónica, que afecta tanto a niños como a adultos, caracterizada por la acumulación excesiva de grasas en el tejido adiposo, que propicia efectos negativos en la salud del individuo. Sin embargo los individuos obesos difieren no solo por el grado de exceso de grasas que almacenan, sino también por la distribución regional de la misma la cual influye de manera importante en los riesgos asociados con la obesidad y como los tipos de enfermedades que pueden resultar. El incremento de la grasa abdominal es un gran factor de riesgo para las ECNT, de ahí el valor de medir la cintura para identificar al incremento de la grasa abdominal, que afecta de manera adversa la salud de los individuos. México se encuentra bajo una transición epidemiológica y nutricional; las tasas de mortalidad por DMT2, HTA e infarto agudo del miocardio se han incrementado dramáticamente y la información disponible sugiere que el incremento en la prevención de obesidad es responsable de esto. La alta prevalencia de la obesidad se explica, por lo menos parcialmente, por la falta de actividad física en la población y el incremento en el consumo de grasas, carbohidratos refinados y bebidas azucaradas. Se ha determinado que cerca del 75% de los pacientes diabéticos en México tienen algún grado de sobrepeso y la obesidad es un factor importante en el inicio temprano de la diabetes. El 38% de los pacientes hipertensos eran obesos y el 46.8% de los pacientes obesos eran hipertensos. En la población mexicana el sobrepeso está estrechamente asociado a las enfermedades crónicas no trasmisibles, por ejemplo, el riesgo de DM e HTA surge de niveles mínimos de sobrepeso. Cuando se analiza la obesidad por índice de masa corporal IMC y la circunferencia abdominal se encontró que el 41.3% de los hombres y el 36.2% de las mujeres tenían sobrepeso pero más mujeres (29%) eran obesas en comparación con los hombres (19.4%). En el hombre, el 24.1% tenía una CA de 94ª 101.9cm, de acuerdo con la OMS, y más del 22.2% tenía una CA>102cm. En las mujeres, 20.8% tenía una CA de 80 a 87.9cm, pero otro 60.6% tenía una CA>88CM. El grupo de mayor edad tenía un menor IMC pero sin embargo tenía un marcado incremento en la CA. Las prevalencias generales de DM tipo 2, basadas en los valores tomados en ayunas, fueron altos, por ejemplo, el 5.6% en hombres y el 9.7% en mujeres la hipertensión también fue prevalente: 33.3% en hombres y el 25.6% en mujeres. Las comorbilidades de obesidad incrementaron marcadamente con la edad así que cerca del 16% de todo aquellos mayores de 50 años de edad tenía DM y cerda del 45% HTA.
  7. 7. Cuando se revisa las prevalencias en el área urbana de sobrepeso y obesidad en hombres era del 42.5% y del 23.9% respectivamente y del 36.1% y el 31.8% en mujeres cada señalar que existe una alta prevalencia de obesidad abdominal en mexicanos con IMC normal; esto también se vio en los grupos con mayor edad con IMC menores pero CA elevados, por ende relacionados con una mayor cantidad de grasa viceral. ¿Por qué la obesidad abdominal es más prevalente en México? Es incierto, pero vale la pena señalar que a los adultos a quienes en su niñez se les impidió su crecimiento, son más propensos a presentar obesidad abdominal; y Barker también tiene información preliminar que siguiere que los niños con desventajas nutricionales en la primera etapa de su vida tiene tendencia a presentar obesidad abdominal a lo largo de su vida. También se reconoce que las prevalencias de bajo peso al nacer y malnutrición por falta de energía proteínica (PEM), en México fueron extremadamente comunes en la décadas de los años 40 a 60, cuando los mexicanos que se estudiaron nacieron y formaron su actual sensibilidad a la obesidad abdominal; que bien puede estar bien reflejada en las consecuencias de un problema nutricional en su estado fetal y en su niñez. Actualmente la obesidad abdominal constituye el principal componente del síndrome metabólico, junto con alteraciones de la tolerancia a la glucosa, elevación de la presión arterial, aumento de los triglicéridos y el descenso del colesterol HDL. Hoy en media aprendemos que la enfermedades crónicas no trasmisibles no vienen solas, por lo que la prevención de las enfermedades cardiovasculares, cardiometabólica, panvascular o síndrome metabólico son el mayor reto de la salud pública del siglo XXI, pues no solamente son las principales cusas de mortalidad mundial, si no el impacto es devastador por las grandes pérdidas como; en años de vida saludable, calidad de vida, incapacidad laboral y costos económicos, sociales y familiares. Estas enfermedades se presentan como desenlace ante la presencia de factores de riesgo cardiometabolico. La obesidad es una de las principales causas de condiciones crónicas y está relacionado con el incremento en el costo de la atención médica. Estimaciones realizadas por el centro nacional de vigilancia epidemiológica y control de enfermedades de la secretaria de salud, señalan que los costos en salud atribuible a la obesidad son de 3.578 millones de dólares esto es 10.8% de los gastos en salud nacionales mexicanos en el año 2000. El desglose principal de los costos fue de la atención del la DM fueron de 1.241 millones y el costo para la atención de la HTA fue de 612 millones, entre otras patologías. Prevalencia de obesidad en personas mayores de 20 años es de 30% (ENSANUT 2006); es menos frecuente en hombres que en mujeres y se estima que el 13 millones de personas en el país la padecen; 71.9% de las mujeres y el 66.1% de la población adulta presenta sobrepeso. Con base en información derivada de la ENSANUT 2006 (Encuesta nacional de salud y nutrición), la prevalencia nacional combinada de sobrepeso y obesidad en niños escolares, fue de alrededor del 26%, para ambos sexos, 26.8% en niñas y
  8. 8. 25.9% en niños, lo que representa un aumento de 33% con respecto a la encuesta anterior (ENN 1999). Con relación a los adolecentes mexicanos, la ENSANUT determina que una tercera parte de esta población presenta sobrepeso u obesidad y señala que el incremento de sobrepeso y obesidad con respecto a la ENN 99 es del 7.8% y 33.3% respectivamente. Asimismo la ENSANUT informo que las prevalencias combinadas de sobrepeso y de obesidad en adultos, fueron de 71.9% y el 66.7% en mujeres y hombres respectivamente. La prevalencia de sobrepeso, pero especialmente la de obesidad, tendieron a incrementarse hasta los 60 años en personas de 60 años en adelante, la tendencia de ambas condiciones disminuyo tanto en hombres como en mujeres. Derivado en los cambios de la prevalencia de sobrepeso y la obesidad en México, así como la asociación de riesgo de condición crónica con sobrepeso, el aumento de estas patologías será inminente. Las acciones en salud pública deben ser implementadas para la detección oportuna y el tratamiento de condiciones crónicas en pacientes con sobrepeso y obesidad, así como la prevención y tratamiento de estas enfermedades. El uso racional de la farmacoterapia para el tratamiento de la obesidad, se basa en lo siguiente: funcionan mejor en combinación con medidas dietéticas y la práctica de estilos de vida saludables; deben ser usados bajo la supervisión de un medico.4 La aplicación de los conocimientos ha conducido a grandes mejoras de la esperanza de vida y la calidad de vida de la población, esos progresos se logran en gran parte gracias a la aplicación de enfoques amplios e integrados que comprenden intervenciones dirigidas tanto a los entornos, a el conjunto de la población como el individuo, y que se centran en los principales factores de riesgo, abarcando así varias enfermedades. La alimentación saludable y el incremento en la actividad física son los factores ambientales que adoptados por los individuos o poblaciones ayudaran a la prevención de la obesidad, estas medidas, son intervenciones prioritarias en salud pública.4 Hoy es necesario mantener una visión de trabajo en equipo, donde la colaboración entre los servicios de salud públicos y privados las diferentes sociedades medicas, la industria farmacéutica y alimentaria, donde la responsabilidad de un es la responsabilidad de todos y el compromiso de todos permita formular mejores lineamientos mexicanos para la prevención y control de estas patologías.4
  9. 9. En la tabla se muestran los porcentajes que se dieron en el 2010 de 801,892 de la población asignada en la obesidad se puede observar un 22% de 57,822 en su detección, en el tratamiento un 17% (13,176) y en el control un 9% (3,662). En lo que respecta a la diabetes, hasta el mes de Noviembre del 2010 se realizaron 159,154 detecciones, que representan el 96%, de las cuales, el 24% fueron positivas (36,844), y de éstas, actualmente se encuentran en tratamiento 22,882 (62%) y en control el 29%
  10. 10. Conclusión La obesidad es un problema de salud pública, en cual se va incrementando en forma paulatina, ya que actualmente está afectando también a la población infantil, principalmente a los escolares. Es factor predisponente de enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión entre otras, y es fundamental su atención, porque de esta manera, se evita que las personas lleguen a ser hospitalizadas por consecuencias de las propias enfermedades crónicas, como por ejemplo, amputaciones, las úlceras en miembros inferiores (pies), retinopatías, nefropatías, entre otras. Recomendaciones Actualmente el nivel de vida de las personas favorece el sedentarismo, por lo que algunas recomendaciones que propongo son: hacer ejercicio 30 minutos al día. Cuidar la alimentación haciendo del conocimiento de las personas el plato del buen comer: muchas verduras y frutas, suficientes cereales y pocas leguminosas y alimentos de origen animal. También hacerse estudios cada 6 meses o cada año si usted tiene familiares con estas enfermedades es muy importante recordar. Prevenir, diagnosticar y controlarla la enfermedad.
  11. 11. Bibliografía 1.- Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006. Secretaría de Salud. 2.- Sistema de Información en Salud. Noviembre 2010. Secretaría de Salud Tamaulipas. 3.- Nota descriptiva No. 311. Organización Mundial de la Salud. Recuperado: http://www.who.int. 4.- ―Manual de Taller de obesidad‖. Violante R., Lara, A., Córdova V. 5.- ―Tratado de fisiología médica‖. Guyton, A., Hall, J. 10ª. Edición. Editorial McGrawHill.

×