• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Proliferacion de armas_brea_y cabral_2011
 

Proliferacion de armas_brea_y cabral_2011

on

  • 1,388 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,388
Views on SlideShare
1,388
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Proliferacion de armas_brea_y cabral_2011 Proliferacion de armas_brea_y cabral_2011 Document Transcript

    • LA PROLIFERACIÓN DE ARMAS DE FUEGO: UN FACTOR IMPORTANTE EN ELAUGE DE LA VIOLENCIA Y LA INSEGURIDAD EN REPÚBLICA DOMINICANA1 Dra. Mayra Brea Dr. Edylberto Cabral Universidad Autónoma de Santo Domingo RESUMENSe estudia la incidencia de la proliferación de armas en el aumento de la criminalidad en los años 2000-2011en República Dominicana. Se analizan datos estadísticos sobre el tema y elaboran tablas y gráficas quemuestran las dimensiones del problema y las vinculaciones entre armas y violencia. Se parte de un marco dereferencia general que evalúa el impacto negativo de la violencia armada en el mundo, con especial énfasis enalgunos países latinoamericanos. Se asume el planteamiento, de que la proclividad hacia las armas de fuegoen la población civil dominicana responde a un “mecanismo de defensa” ante la creciente inseguridadpercibida y la desconfianza en los organismos institucionales encargados del orden y la seguridad pública. Sedemostró que en los últimos 10 años aumentó notablemente el tráfico legal e ilegal de armas. Sólo lacirculación legal de armas se incrementó en 1,080% del 1999 al 2011. Esa carrera armamentista recrudece laletalidad de la violencia, primero, de tipo delictiva (robos y atracos, secuestros, ajustes de cuenta, sicariatos,muertes extrajudiciales, etc.) y en segundo lugar, la conflictiva de tipo interpersonal y social (riñas, violenciade género e intrafamiliar, balas perdidas, etc.). Esto se refleja en un incremento impresionante del número demuertos y heridos con armas de fuego, que en el 2010 alcanzó un promedio diario de 20 personas afectadas.Por otro lado, el tráfico legal se constituye, además, en una de las fuentes importantes de abastecimiento parala circulación ilegal y un factor de riesgo para el portador, expresado por el alto porcentaje de robos yhomicidios con despojo de armas de fuego. Sin lugar a dudas, se amerita frenar y luego revertir esta peligrosatendencia armamentista en el país. Los autores, adicionalmente, proponen una serie de medidas que podríanayudar a alcanzar tan anhelados objetivos. INTRODUCCIÓNLos autores en el presente trabajo, parten de la descripción de generalidades y particularidades delnegocio de las armas de fuego a nivel mundial. Abordan los efectos nocivos de la violencia armadaen el desarrollo humano y social, especialmente en Latinoamérica y el Caribe. Muestran laevolución creciente del tráfico legal de armas en República Dominicana a partir de la década del2000 y cómo este auge se produce simultáneamente con un crecimiento inusitado de la violencia yla inseguridad. Aunque reconocen el carácter multidimensional y multicausal de la violencia,subrayan la importancia del armamentismo como un poderoso factor de riesgo amplificador yfacilitador de la violencia dominicana. La proliferación de armas legales se ha convertido, además,en una de las fuentes de abastecimiento del tráfico ilegal. Se externan consideraciones sobre losmotivos que subyacen e instigan un armamentismo desenfrenado en la población civil dominicana ysugieren algunas medidas a tomar ante la creciente amenaza y los efectos que está desencadenandoesta problemática a nivel social.Como principales cuestiones a ser respondidas en el ensayo, se plantean las siguientesinterrogantes:1 Exposición en la III. CONFERENCIA INTERNACIONAL SEGURIDAD Y DEFENSA: RIESGOS GLOBALES 2011. “Tráfico de Armas: Una amenazaque rompe fronteras”. Panel IV: Las armas de fuego, municiones y explosivos: Amenazas a la seguridad pública pone en riesgo la estabilidad democrática.21 de octubre de 2011. Santo Domingo.
    • • ¿Cómo afecta la violencia armada el desarrollo económico, social y humano del mundo y en especial de América Latina? • ¿Cómo evoluciona el tráfico legal de armas en República Dominicana y su vinculación con la circulación ilegal? • ¿Cómo la inseguridad y la desconfianza en las instituciones del orden público predisponen hacia el armamentismo? • ¿Cómo incide la proliferación de armas de fuego en el crecimiento y letalidad de la violencia y la criminalidad en el país? Se consideran cuatro planteamientos centrales: 1. La proliferación de armas de fuego facilita la violencia, la inseguridad y la inestabilidad social y la violencia armada impacta negativamente en el desarrollo económico, social y humano de América Latina. 2. El armamentismo en República Dominicana se recrudece notoriamente a partir del año 2000 con las facilidades y apertura al tráfico, acceso y legalización de las armas de fuego en la población civil de parte de las autoridades, constituyendo hoy día un factor de riesgo y una de las fuentes de abastecimiento del tráfico ilegal existente. 3. La percepción de inseguridad que ocasiona la violencia y la desconfianza en los organismos de protección ciudadana, predisponen para adquirir armas de fuego como un mecanismo de autoprotección (aceptabilidad social y cultural). 4. La proliferación de armas de fuego coadyuva notablemente al aumento de la violencia en los últimos 10 años en República Dominicana, y el auge y predominio de la violencia armada exacerba la letalidad de la violencia en general, incrementando tanto la violencia urbana de tipo delictiva como la conflictividad social con una secuela impresionante de muertos y heridos de bala.Se utiliza como procedimiento metodológico un marco de referencia bibliográfico nacional einternacional sobre los efectos de la violencia armada en el desarrollo mundial, principalmente de laregión latinoamericana. Se analizan estadísticas de diversas fuentes y oficiales sobre lascaracterísticas y evolución del tráfico de armas y de la violencia en los últimos años en el país, conpropósitos de descubrir la relación entre ambos fenómenos. GENERALIDADES Y PARTICULARIDADES DEL ARMAMENTISMOEn el mundo hay cerca de 875 millones de armas de fuego en poder de civiles, fuerzas públicas ymilitares. El gasto militar ronda los 1.5 trillones de dólares. Se cree que en manos de civiles hay 650millones de armas de fuego, alrededor de 75% del total conocido (Small Arms Survey, 2007).Mueren por violencia armada aproximadamente 740,000 personas anualmente y el 67% de dichasmuertes ocurre en lugares que no se encuentran en conflictos de guerra.Tanto en el mundo como en América Latina hay una fuerte tendencia hacia el armamentismo. EnLatinoamérica aumentó el gasto militar en 91% del 2003 al 2008. Aunque en la región no existenconflictos armados, se evidencia un afán de proveerse de armamentos. En una reunión de cincoMinistros de Defensa de Centroamérica en julio del 2011, se reconoció “la necesidad de invertirUS$150 millones para armamentos y material de defensa” en la región (Infodefensa.com, 2011).
    • Todo esto bajo el alegato de lograr la “modernización” de las fuerzas de seguridad para lucharcontra el crimen organizado. Se trata de un rearme en la región, aparentemente no necesario einjustificable, cuando el 33% de la población latinoamericana vive sumida en la pobreza (CEPAL,2009). Lamentablemente, muchos países de los más pobres del mundo, con grandes necesidades,todavía asignan importantes recursos al gasto militar, por ejemplo, en el año 2008 Burundi,Mauritania y Sudán dedicaron entre el 3.8 a 4.2% del PIB al gasto militar, mientras en todo elcontinente americano sólo Estados Unidos con un 4.2% igualaba dichos porcentajes. (BancoMundial, WDI, 2010). Las compras de armas por los países en vías de desarrollo sólo contribuyenal aumento de sus deudas internacionales.Cada año se producen 8 millones de nuevas armas y 16 mil millones de nuevas balas, es decir 21/2balas por cada persona mundialmente, para un costo humano muy alto, muriendo una persona cadaminuto (Luz i Álvarez, Daniel, 2010). Se estima que el comercio anual de armas ligeras asciende a1.1 billones de dólares. Las empresas de seguridad privada (ESP) poseen entre 1.7 y 3.7 millones dearmas de fuego a nivel mundial, una estimación basada en extrapolaciones efectuadas a partir de lasexistencias declaradas (Small Arms Survey, 2011).El valor anual promedio del comercio autorizado de municiones para armas pequeñas y ligeras entreel 2006 y 2009 fue de 4.3 mil millones de dólares (Small Arms Survey, 2010).Aunque las armas no son la raíz de la violencia, actúan como los facilitadores de conflictos. Hayconsenso en que la posesión de armas en la población civil es un factor de riesgo y dedesestabilización. Paradójicamente, Latinoamérica y el Caribe constituyen una de las regiones demayor nivel de violencia homicida en el mundo, y de acuerdo al UNICEF (2007) aportaaproximadamente un 42% de los homicidios anuales a nivel mundial. También se señala, que másde 100 millones de adolescentes entre 10 y 18 años de edad en la región son afectados de maneradesproporcionada por la violencia con armas de fuego. Según la declaración de Ginebra del 2007,las armas de fuego ocasionan más del 60% de las muertes violentas en el mundo, tanto ensituaciones de conflicto armado (internos o externos) como en las que no lo están.Y merecería preguntarse ¿Quiénes se benefician del negocio de las armas y tratan a toda costa deincentivar la tendencia armamentista prevaleciente? EFECTOS NEGATIVOS DE LA VIOLENCIA ARMADAEl primer planteamiento del presente trabajo sugiere que la proliferación de armas de fuego facilitala violencia, la inseguridad y la inestabilidad social y que la violencia armada impactanegativamente el desarrollo económico, social y humano del mundo y de manera muy particular elde América Latina. Veamos su sustentación.La Convención de Ginebra (2006 y 2007) definió la violencia armada como "el uso intencional dela fuerza ilegítima (o amenaza) con armas o explosivos, contra una persona, grupo, comunidad oEstado que socava la seguridad centrada en las personas y/o el desarrollo sostenible”.
    • Se enumeran entre los efectos negativos de la violencia armada en el desarrollo socioeconómico yhumano el debilitamiento de la paz, el deterioro de la economía, factores que de por sí ponen enpeligro la estabilidad política de un país; se socava el estado de derecho y entorpece el progresohacia los objetivos de Desarrollo del Milenio; también causa daños a la propiedad y los bienes,eleva los gastos en salud, genera cuantiosas pérdidas humanas y lesiones físicas y psicológicas enlos afectados; además, desvía recursos a otros renglones como los gastos improductivos en serviciosde seguridad, perjudica las inversiones en capital humano, social y fijo, pudiendo menoscabar laseguridad, los logros y perspectivas de desarrollo de una comunidad, un país o una región. LaAsamblea General de la ONU en el 2009 resoluta la necesidad de prevenir la violencia armada ytratar de reducirla a su mínima expresión mediante la Resolución 63/23 (Small Arms Survey, 2011).A grandes rasgos, se podría resumir el impacto negativo de la violencia armada de acuerdo a suprocedencia o forma de expresión: 1. La violencia armada asociada a los conflictos armados (guerras): provoca desplazamientos forzosos, destruye la infraestructura, el capital social y humano y deja lesiones duraderas de largo plazo en las actividades de reconstrucción y reconciliación. Son muy comunes otros delitos como los sexuales contra mujeres y niños y actos criminales luego de un conflicto armado. 2. La violencia armada asociada a la delincuencia debilita y penetra a las instituciones, las corrompe, siembra miedo e inseguridad, contribuye al clima de impunidad y al delito nacional y transnacional como son el tráfico de personas, de drogas, de armas ilegales, etc. 3. La violencia asociada a la conflictiva interpersonal-social (intrafamiliar, de género, etc) destruye la familia y la comunidad, ocasiona lesiones psicológicas y físicas en los supervivientes y las víctimas. Genera mayor inseguridad social.En el cuadro siguiente se observa que en América Latina y el Caribe predomina mayormente laviolencia de tipo homicida frente a los conflictos armados y la denominada violencia autoinfligida. Cuadro 1. El predominio de muertes violentas por regiones 35 Suicidio Guerras Homicidios 30 25 20 15 10 5 0 Países Países en Asia en América La+ Europa en África en desarrollados desarrollo desarrollo transición desarrolloFuente: Elaboración propia en base al Informe Mundial Sobre La Violencia y la Salud, de la OrganizaciónMundial de la Salud (OPS/OMS, 2003).
    • HOMICIDIOS Y ARMAS DE FUEGO EN AMÉRICA LATINAEl Salvador posee una de las tasas de homicidio más altas de América Latina. En ese paíscentroamericano a diario son asesinadas 12 personas en promedio, el 74% con armas de fuego.Además, se ha calculado que la violencia tiene un costo anual del 11 % del PIB, según un estudiodel BID. (CASAC, 2011).En Colombia, un análisis estadístico de los crímenes del 1999 al 2005 revela que el 80% fue de“criminalidad armada” (Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, 2005). Tambiénse demuestra en dicho país, que el 90% de las masacres homicidas son provocadas con armas defuego. Sin embargo, es relativamente bajo el número de lesionados con armas de fuego enColombia.En Santa Lucia como en muchas de las pequeñas islas del Caribe, aumentan los crímenes con armasde fuego y otras formas de violencia, viéndose implicados a jóvenes con bajo nivel de educación odesertores escolares. Se explica esta situación por los cambios económicos (deteriorosocioeconómico de la mayoría de la población) que se han producido, el aumento de la presencia dearmas de fuego y el incremento del tráfico y consumo de drogas (Bordenave, S; Davis, D, 2004).Semejante situación se padece en Jamaica, Guatemala, Brasil, México, etc.En el 2010, la Coalición Latinoamericana para la Prevención de la Violencia Armada (CLAVE)presenta un cuadro de la incidencia de armas de fuego en los homicidios de algunos países de laregión, entre los que señala: -En Guatemala 89%, en Venezuela un 86%; en Honduras un 85%. En el Salvador 74% y en Colombia un 80%. Estos cinco países tienen altas tasas de violencia. -En Panamá un 69.7%; en México un 58%; en Nicaragua un 56%; en Costa Rica un 52% y en Chile un 49.2% Estos tres últimos son países de una menor tasa de violencia. -En una tercera categoría ubican a la Argentina con una incidencia de armas de fuego en los homicidios de 47.5% y en Ecuador que alcanza el 40.1%.De esta situación de violencia armada no escapa la República Dominicana. LA PROLIFERACIÓN DE ARMAS EN MANOS DE CIVILES EN REPÚBLICA DOMINICANAEl segundo planteamiento del trabajo propone que el armamentismo en República Dominicana serecrudece notoriamente a partir del año 2000 con las facilidades y apertura al tráfico, acceso ylegalización de las armas de fuego en la población civil de parte de las autoridades, constituyendohoy día un factor de riesgo y una de las fuentes de abastecimiento del tráfico ilegal existente.El Sistema General de Aduanas dominicano (SIGA) registró 1,561 importaciones de armas yaccesorios del sector oficial y privado, por un valor declarado de alrededor de 127 millones dedólares (FOB) de julio 2001 a sept. 2011 (SIGA, sept. 2011).La evolución de las armas en el país, a partir de los datos de diversas fuentes, es la siguiente:
    • Cuadro 2. Armas legalmente registradas en el país del 2000 al 2011* 202,460 198,426 200,000 206,118 159,648 99,683 96,847 99,209 74,397 78,979 30,516 10,410 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011Fuente: Elaboración propia extraída de informes, Boletines y comparecencias a eventos del Ministroencargado y de datos suministrados por el propio Ministerio de Interior y Policía.2011*: cifras hasta el mes de sept. El dato del 2007 no pudo ser obtenido de ninguna fuente.En junio de 2001, el Secretario de Interior y Policía de aquel entonces declaró que esa instituciónestaba presta a confiscar unas 150,000 armas de fuego portadas en condiciones de ilegalidad(Instituto Caribeño para el Estado de Derecho, en CLAVE, 2010). Para el 20 de septiembre del2011 el Ministerio de Interior y Policía registraba 206,118 armas de fuego, y fuera de esto hay unnúmero indeterminado de armas ilegales que ningún organismo estima. De acuerdo a cálculosrealizados hay una escopeta, pistola o revólver por cada 50 habitantes en nuestro país, incluyendomenores y ancianos (cuya cantidad sólo se refiere a las legales). Del total de armas de fuegoregistradas en el 2011, el 76% corresponde a pistolas, el 12% a revólveres, el 11% a escopetas y elrestante a fusiles y rifles (Cuadro 3). En el Cuadro 4 se observa las nuevas armas registradas en elMinisterio de Interior y Policía para el 2010 y parte del 2011; considerando que la importación depistolas y revólveres está prohibida desde años atrás, no siendo así para el caso de las escopetas, porcuanto estas últimas tienden a incrementarse.Cuadro 3. Armas registradas al 20 de sept. 2011 Cuadro 4. Armas nuevas (originales) registradas en el 2010 y 2011* 156,886 160,000 2010 2011 140,000 120,000 2011* 100% 100,000 80% 9 2,968 163 80,000 60% 60,000 40,000 24,582 23,914 40% 20,000 732 4 10 3,465 0 20% 83 0% Pistolas Revolvers EscopetaFuente: Ministerio de Interior y Policía a sept.2011 2011*: Las escopetas registradas al 28 de julio en MIP. 2011*: Las pistolas y revólveres al 20 de sept. en MIP.Menos de un 4% de la totalidad de las armas registradas al mes de septiembre del 2011 en el país,estaban en posesión de mujeres y en cambio, un 96.5% en poder de los hombres (Cuadro 5 y 6).
    • Cuadro 5. Registro de armas por género al 2011. Cuadro 6. Armas por edad y género al 2011. 198,999 Femenino Masculino (96.5%) 90000 96.6% 200000 80000 180000 70000 160000 60000 96.2% 140000 120000 50000 96.8% 100000 40000 80000 7,128 30000 96.7% 60000 (3.5%) 20000 40000 10000 20000 0 0 18-24 25-34 35-44 45-54 55-64 otros Femenino Masculino años años años años añosFuente: Elaboración propia a partir de datos del Ministerio de Interior y Policía de sept. 2011.Para la década del 2000 se evidenció un notable tráfico y fácil acceso a las armas de fuego tantoproveniente del mercado legal como ilegal, a lo que se sumó el ineficiente control de parte delEstado. El Estado dominicano concedió muchas facilidades para el proceso de legalización durantelos años 2003-2005, otorgando 295,839 autorizaciones durante esos tres años, es decir, se otorgaronmás de 270 licencias de armas diarias, el 93% al sector privado y sólo el 7% al oficial. Todo esto,naturalmente, sin contar con la apreciable cantidad de armas que ya circulaba en las institucionescastrenses.En esos años mencionados sólo se exigía unos tímidos requisitos para la legalización del mortalartefacto, asignándose autorización de porte a innumerables armas de dudable procedencia,obtenidas en el mercado ilegal. Afortunadamente, a partir del 2005 con el Dr. Franklin Almeyda ala cabeza de Interior y Policía se han introducido algunas resoluciones, modificaciones y medidasrestrictivas a la Ley 36, existiendo un mayor control tanto en la comercialización como en laexpedición de permisos autorizados, aunque todavía muestran ser insuficientes para la gran cantidadde armas que se encuentran circulando.En un estudio realizado en el país por Brea y Cabral en el 2006 y publicado en el 2007, se midió lapercepción en estudiantes universitarios acerca de las facilidades ofrecidas por el Estadodominicano para la legalización de armas de fuego, encontrándose que más de la mitad de losentrevistados respondieron “era fácil” en aquellos momentos registrar un arma. Alrededor del 70%sostuvo que las leyes vigentes para la época facilitaban la adquisición de armas. Y a esta aperturainoportuna y sin control del Estado dominicano, iniciada a principios de la década, se le puede hoyatribuir la gran circulación de armas existente en la actualidad. Cuadro 7. Percepción en estudiantes universitarios de la facilidad para el registro y acceso de armas en el 2006. ¿Registrar un arma de fuego es fácil o Frecuencia Porcentaje válido difícil? Fácil 381 56.8 Válidos Difícil 290 43.2 Total 671 100 ¿Las leyes actuales facilitan la Frecuencia Porcentaje válido adquisición de armas de fuego? Si 531 70.1 Válidos No 227 29.9 Total 758 100
    • Fuente: Brea, M. y Cabral, E. (2006, pub. 2007).En estudios posteriores realizados con jóvenes de 12-30 años de edad, institucionalizados pordelitos y otro grupo comparativo de jóvenes de la comunidad (Brea & Cabral, 2009) se mostróclaramente la existencia del tráfico y comercialización ilegal de armas, prácticamente organizado anivel barrial y culturalmente aprobado y conocido por las comunidades. RIESGO MORTAL DE LAS ARMAS LEGALES. UNA FUENTE DE ABASTECIMIENTO DEL TRÁFICO ILEGALUn sin número de robos son perpetrados para adquirir armas de fuego y la cantidad de armasincautadas y decomisadas ilustra la dimensión del problema, que está muy relacionado, además, conel crimen organizado transnacional. Según declaraciones de la Policía Nacional, en los primerossiete meses del año 2011 se incautaron 481 armas cortas y ligeras, un promedio diario de más dedos armas, y muchas de ellas estaban reportadas como robadas (Herrera, Mairobi, sept. 2011,Listín Diario). Regularmente se reportan robos de pistolas en asaltos y asesinatos de oficiales yalistados. Un caso reciente fue el asesinato de un empresario en la capital, precisamente cuando losatracadores se enteraron de que la víctima portaba un arma, y sin que hubiese mostrado algún tipode resistencia. Este es un fiel ejemplo del riesgo que conlleva portar un arma, la que se obtiene bajoel supuesto de la “autodefensa”, pero que, contrariamente, ocasiona la muerte.La Dirección General de investigaciones Criminales (DICRIM) de la Policía Nacional afirmó enrueda de prensa el 14 de junio del 2011, que había recuperado más de tres mil armas de fuego ensolo 90 días y algunas eran robadas (Germán Pérez, R, junio 2011, El Nacional). Por otro lado, elMinisterio de Interior y Policía incautó 275 armas de fuego entre los meses enero-agosto del 2011,algunas de ellas canceladas por acusaciones de violencia intrafamiliar y otras por mal uso dearmas como disparos al aire, etc. (Del Pozo, María Eugenia, sept. 2011, Listín Diario).Otro caso digno de mención es la muerte violenta del asistente de la Dirección Nacional de Controlde Drogas, César Augusto Ubrí Bocio, cuya arma que sesgó su vida procedía de una institucióncastrense. Vemos, cómo armas de las fuerzas del orden público llegan a parar en manos dedelincuentes. Y ni hablar del volumen de armas sofisticadas incautadas por la Dirección Nacionalde Control de Drogas a narcotraficantes en nuestro país, las que superan con creces la capacidad delas fuerzas de seguridad, entre ellas, ametralladoras Uzi, T-9, Maverick y escopetas Mossberg,Remington, Raika y Escora, todas calibre 12, que nadie sabe cómo se adquieren en ese medio.En los Cuadros 8 y 9 se muestra que las armas legales constituyen un factor de riesgo y muerte,debido al posible despojo de que son objeto por parte de la delincuencia, y además, como fueseñalado anteriormente, constituyen una de las fuentes de abastecimiento para el arsenal delmercado ilícito existente.Se observa, que en cuatro años y medio (de enero del 2007 a julio del 2011) de los 3,643homicidios delincuenciales que se produjeron, 218 (el 6%) se ocasionaron para despojar o sustraerun arma de fuego, por lo tanto, poseer un arma aumenta considerablemente el riesgo de muerte.
    • Cuadro 8. Homicidios por despojo de Cuadro 9. Homicidios por despojo de armas de fuego del 2007-2011* armas y homicidios delincuenciales del 2007-2011* Homicidios por despojo de armas de fuego Homicidios por despojo de armas de fuego Total homicidios de tipo delincuencial 1000 58 803 856 884 60 51 800 736 42 39 40 600 28 400 364 20 200 28 42 58 39 51 6.4% 3.2% 4.7% 7.9% 10.7% 0 0 2007 2008 2009 2010 2011* 2007 2008 2009 2010 2011*Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Procuraduría General de la República del 2007 al 2011.2011*: datos de enero-julio. LA PERCEPCIÓN DE INSEGURIDAD Y LA MOTIVACIÓN HACIA LAS ARMAS DE FUEGOEl tercer planteamiento refiere que la percepción de inseguridad que ocasiona la violencia y ladesconfianza en los organismos de protección ciudadana, predispone a la adquisición de un arma defuego como un mecanismo de autoprotección, creándose una aceptabilidad social y cultural frente alfenómeno del armamentismo.Estudios de percepción realizados en el país durante varios años consecutivos, han mostrado que lainseguridad provocada por la violencia se encuentra entre los tres primeros lugares depreocupación. Tanto en las encuestas internacionales del Latinbarómetro, efectuadas durante seisaños (2004-2009) como en las encuestas del Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del DistritoNacional (2006-2011), coinciden en señalar a la inseguridad como el tercer problema que percibenlos dominicanos les afecta sensiblemente (Cuadro 10 y 11). Cuadro 10. Encuestas de Latinbarómetro 2004-2009 (6,000 encuestados en total) Principal problema del 2004 2005 2006 2007 2008 2009 Suma Posición país (%) (%) (%) (%) (%) (%) % Inflación - aumento de 69,0 30,0 33,2 7,9 20,0 12,2 27,1 precios 1 La economía problemas - - 13,4 25,7 20,7 19,3 13,8 económicos - financieros Desocupación - desempleo 2,7 11,3 14,8 16,3 12,8 12,8 12,2 2 Delincuencia - inseguridad 2,0 15,0 11,0 11,1 12,2 9,6 10,5 3 pública Problemas energéticos - - - - 9,4 23,0 5,6 4 Pobreza 7,0 7,2 5,5 4,0 2,0 2,3 4,6 5 Fuente: Latinbarómetro 2004-2009.
    • Cuadro 11. Encuestas del Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional 2006-2011 (9,346 encuestados en total) Principal problema del marzo país según ago-06 abr-07 ago-07 mar-08 ago-08 abr-09 feb-10 Posición 2011 capitaleños Alto costo vida 53.4 75.7 72.5 77.5 77.4 15.8 8.2 68.9 1 Desempleo 61.3 76.6 71.2 69.8 71.8 35.4 26.8 47.7 2 Inseguridad Ciudadana 49.5 58.5 52.8 55.6 44.2 56.3 54.1 28.2 3 Pobreza 25.5 56.8 51.7 62.3 37.6 14.7 9.8 11.6 4 Corrupción 16.7 43.1 45.9 34.2 32.4 20.6 17.2 21.8 5 Problema drogas 28.5 52.9 30.1 43.6 40.6 43.6 40.4 34.7 6 Ineficiencia eléctrica 0 27.3 31.3 18.8 18.9 30.7 32 11.1 7 Fuente: Datos del Observatorio del Ayuntamiento del Distrito Nacional 2006-2011.En el estudio realizado por Newlink Political, Lilian Bobea y Vielka Polanco (2005) en 10 barriospobres del Distrito Nacional y Santiago, se encontró que la percepción de seguridad en los barrioshabía empeorado respecto a años anteriores, generalizándose una “sensación de vulnerabilidad ydesempoderamiento”, debido a la delincuencia callejera asociada a la prevalencia de pandillas, elcreciente microtráfico de drogas en los barrios, los enfrentamientos armados entre grupos, laincapacidad de la policía de enfrentarlos debido a la falta de recursos (personal, de equipos, etc.) ypor estar implicados en la delincuencia (corrupción e impunidad). Por otro lado, encuentran elaccionar policial errático (prácticas coercitivas y reactivas), las redadas indiscriminadas y lainacción frente a la delincuencia. Se describe el nuevo perfil del delincuente: un individuo másjoven, que porta armas y más despiadado que antes. Se asocian en bandas o naciones (corporacióncuasi militar) cuyos antivalores se basan en patrones de violencia y anomia, deseo de poder, controlgrupal y territorial. Provienen de sectores empobrecidos y con falta de oportunidades. También seseñaló la prevalencia de una percepción negativa de la justicia y la policía, que para sobrevivirliberan a los inculpados y son tolerantes ante los perpetradores.Precisamente, la poca confianza en las instituciones del orden público es lo que fortalece el círculovicioso entre la violencia, la inseguridad y las armas de fuego, siendo las armas de fuego unmecanismo, aunque errático, de búsqueda de protección ante la inseguridad percibida y ladesconfianza en las fuerzas del orden público por las condiciones que se dan a lo interno de estas.En el estudio arriba mencionado de Brea y Cabral (2007) con estudiantes universitarios, se encontróque la credibilidad era muy baja en instituciones como la Policía Nacional (respondieron tener“mucha confianza” el 2.3% y “nada de confianza” el 38.4% de los encuestados); en el SistemaJudicial no confiaron “en nada” el 35% y el 5% de los participantes dijo sentir “mucha confianza”;en el Sistema Penitenciario el 48% no confiaba versus el 5.7% que sí confiaba mucho; en lasFuerzas Armadas el 22% no confiaba y sólo el 18% dijo confiar mucho en esta.Cuando se le habla a la población civil sobre la necesidad del desarme, nos encontramos conopiniones como las siguientes, dignas de mostrar: • “La población debería de armarse y liquidar a todos los policías atracadores”.
    • • “Lo mejor sería crear una nueva policía más profesional y mejor pagada y prohibir el uso de armas de fuego en civiles”. • “Cuando tengamos una nueva policía con agentes profesionales y bien depurados y con buen sueldo entonces se deberá prohibir las armas de fuego”.Si bien el crimen organizado ha penetrado y corrompido una gran parte de las instituciones públicasy privadas, entre ellas, los organismos del orden y seguridad, de la justicia, etc, la sociedad civil nodebe asumir su propia seguridad a costa de crear un mayor caos social, de “sálvese quien pueda”. INCIDENCIA DE LAS ARMAS DE FUEGO EN LA VIOLENCIA Y CRIMINALIDADEl cuarto planteamiento considera la proliferación de armas de fuego como factor que coadyuva alaumento de la violencia en los últimos 10 años en República Dominicana, y el auge y predominiode la violencia armada exacerba la letalidad de la violencia en general, incrementando tanto laviolencia urbana de tipo delictiva como la conflictividad social con una secuela impresionante demuertos y heridos de bala.El homicidio es la causa principal de muerte en el país. Veamos su evolución en los últimos 20años, en que pasa de una tasa (homicidios por cada 100 mil habitantes) de 13.0 hasta 26.4. Cuadro 12-13. Evolución de los homicidios del 1991 al 2010 en Rep. Dom. Tasa de Años Homicidio Homicidio 1991 908 13.0 26.41 25.01 1992 807 11.3 25.14 1993 930 12.7 25.25 23.56 1994 1005 13.5 24.94 1995 1007 13.3 1996 1032 13.4 22.07 1997 1038 13.2 1998 1121 14.1 18.73 1999 1187 14.33 2000 1099 13.09 14.33 13.5 13.4 12.49 2001 1065 12.49 14.51 2002 1242 14.51 13.0 12.7 14.1 13.2 13.09 2003 1649 18.73 13.3 2004 2260 25.25 11.3 2005 2403 26.41 2006 2144 23.56 2007 2111 22.07 2008 2394 25.14 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2009 2375 24.94 2010 2472 25.01Fuente: Elaboración propia en base a datos de la PN, de la Procuraduría General de la República y delInstituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) en diferentes años.Se observa en los Cuadros 14-15 que los homicidios ejecutados con armas de fuego suben del año1999 al 2010 de un 49% a 66%. Y en el Cuadro16, el 67% de todos los homicidios ocurridosdurante el período 2006-2010 se realiza con armas de fuego (datos del INACIF del período).
    • Cuadro 14-15. Homicidios con armas de fuego y ejecutados con otros medios, 1999-2010 (Valores porcentuales) Homicidios Homicidios Homicidios con armas Año con armas sin armas1999 49 51 Homicidios sin armas2000 51 49 Exponencial (Homicidios con armas )2001 55 45 802002 50 502003 63 37 602004 65 352005 69 31 402006 68 322007 67 33 202008 70 302009 66 34 0 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 20102010 66 34Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF y de la Procuraduría General de la Rep. Dom. Cuadro 16. Manera de muertes violentas*y causas donde inciden o no armas de fuego en República Dominicana, 2006 -2010 2006 2007 2008 2009 2010 2006-2010 Manera de Causa de Frecuencia % Frecuencia % Frecuencia % Frecuencia % Frecuencia % TOTAL % muerte muerte Armas de 6 0.7 9 1 7 1 1 0.2 3 0.4 26 0.7 fuego Armas Accidentes 2 0.2 4 0.4 1 0.1 1 0.2 4 0.6 12 0.3 blancas Otras 840 99.1 945 98.6 719 98.9 602 99.6 632 99 3738 99 Total 848 100 958 100 727 100 604 100 639 100 3776 100 Armas de 1481 67.3 1425 67.3 1692 69.8 1446 65.6 1516 66.2 7560 67.3 fuego Armas Homicidios 497 22.6 455 21.5 488 20.1 497 22.6 515 22.5 2452 21.8 blancas Otras 221 10.1 238 11.2 243 10.1 260 11.8 259 11.3 1221 10.9 Total 2199 100 2118 100 2423 100 2203 100 2290 100 11233 100 Armas de 41 8.2 18 5.2 15 3.9 23 6.6 22 6.7 119 6.2 fuego Indetermi- Armas 2 0.4 0 0 0 0 2 0.6 3 0.9 7 0.4 nadas blancas Otras 456 91.4 329 94.8 366 96.1 321 92.8 304 92.4 1776 93.4 Total 499 100 347 100 381 100 346 100 329 100 1902 100 Armas de 105 27.7 82 19.3 94 20.9 96 20.7 86 20.2 463 21.6 fuego Armas Suicidios 7 1.8 5 1.2 6 1.3 4 0.9 1 0.2 23 1.1 blancas Otras 267 70.5 337 79.5 350 77.8 363 78.4 339 79.6 1656 77.3 Total 379 100 424 100 450 100 463 100 426 100 2142 100 Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010 *: Se toman en cuenta los homicidios, suicidios, las muertes accidentales y las indeterminadas.En los cuadros siguientes se percibe la magnitud de la incidencia de las armas de fuego según lamanera de muerte violenta del 2006 al 2010. Al parecer, las armas de fuego inciden mayormente en
    • los homicidios (67.3%), en segundo lugar, en los suicidios en un 21.6%; en las denominadasmuertes indeterminadas (no se conoce su móvil) un 6.2% y en menor proporción (0.7%) en lasmuertes accidentales.Cuadro 17. Incidencia de armas de fuego Cuadro 18. Incidencia de armas de fuegoen los homicidios en Rep. Dom, 2006-2010 en los suicidios en Rep. Dom, 2006-2010. Suicidios con armas Homicidios con armas Total suicidios 450 463 Total homicidios 424 426 2423 379 2199 2203 2290 2118 1692 1481 1446 1516 1425 105 94 96 82 86 2006 2007 2008 2009 2010 2006 2007 2008 2009 2010Cuadro 19. Incidencia de armas de fuego Cuadro 20. Incidencia de armas de fuegoen las muertes accidentales, 2006-2010. en las muertes indeterminadas, 2006-2010. 3776 1902 Muertes accidentales con Muertes indeterminadas con armas armas Total muertes accidentales Total muertes indeterminadas 958 499 848 381 727 639 347 346 329 604 119 6 9 7 1 3 26 41 18 15 23 22 2006 2007 2008 2009 2010 Total 2006- 2006 2007 2008 2009 2010 Total 2010 2006-2010Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010.Al analizar detenidamente los homicidios y suicidios del 2006 al 2010, se observa que de cada 100homicidios son ejecutados un promedio de 67 con armas de fuego, 22 con armas blancas y 11 deotra manera como golpes, ahorcaduras, etc. (Cuadros 21, 22 y 25). En los suicidios, de cada 100 secometen 22 con armas de fuego, 1 con armas blancas y 77 de otra manera (asfixia por ahorcadura,envenenamiento, trauma contuso, sumersión, causa indeterminada, etc.). (Cuadros 23 y 24).
    • Cuadro 21. Formas de comisión de los homicidios Cuadro 22. Comisión de homicidios 2006-2010 Armas de fuego Armas blancas Otras Armas de fuego Armas blancas Otras 69.8% 67.3% 66.2% 67.3% 65.6% 11% 22% 22.6% 10.1% 21.5% 20.1% 10.1% 22.6% 11.8% 22.5% 11.3% 67% 11.2% 2006 2007 2008 2009 2010Cuadro 23. Formas de comisión de los suicidios Cuadro 24. Comisión de suicidios 2006-2010 Armas de fuego Armas blancas Otras Armas de fuego Armas blancas Otras 400 77.8% 78.4% 79.5% 79.6% 350 300 70.5% 1.1% 250 21.6% 200 150 27.7% 20.9% 20.7% 19.3% 20.2% 100 50 1.8% 1.2% 1.3% 0.9% 0.2% 77.3% 0 2006 2007 2008 2009 2010Fuente: elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010 Cuadro 25. Ejecución de los homicidios del 2006-2010 en la población general de República Dominicana 68% 67%70% 66% 66% 2006 2007 2008 2009 2010 22% 22%20% 22% 23% 10% 11% 10% 12% 11% Armas de Fuego Armas Blancas Otras formasFuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010.Si se analiza la incidencia de las armas según el género, hay un patrón similar a la tendenciamundial de la violencia, donde los hombres desbordan los niveles respecto a las mujeres, marcandograndes diferencias. Mientras las armas de fuego inciden en más de un 69% en los homicidios devarones, en las mujeres no alcanzan cifras superiores al 45%. Por igual se revela una mayorincidencia de armas en los suicidios de varones (24.2%) que en los suicidios de hembras (5.3%). En
    • las muertes indeterminadas el papel de las armas difiere en hombres y mujeres, alcanzando en losvarones un 7% de esas muertes y en las mujeres un 3.2%. Entre las muertes accidentales por armasno se encontró ninguna diferencia entre los géneros, lo que al parecer hombres y mujeres sonexpuestos por igual ante las eventualidades de los accidentes. (Ver Cuadro 26).Cuadro 26. Incidencia de las armas en las muertes violentas por género del 2006-2010 en RD. 8000 69.3% 7000 Frecuencia masculino 6000 Frecuencia femenino 5000 4000 99.3% 30.7% 3000 2000 93% 75.8% 99% 45.4% 54.6% 7% 96.8% 24.2% 5.3% 94.7% 1000 (0.7%) 3.2% 0 Armas Sin Armas Sin Armas Sin Armas Sin armas armas armas armas Accidentes Homicidios Indeterminadas SuicidiosFuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF 2006-2010Es bien conocido, que los feminicidios en nuestro país se han incrementado del 2000 al 2011 en128% (Cuadro 27) y las armas de fuego inciden en su ejecución entre un 38% a 50% (Cuadro 28). Cuadro 27. Evolución de los feminicidios en Rep. Dom. del 2000-2011* 210 219 204 199 187 190 167 177 173 139 96 106 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011Fuente: Elaboración de Mayra Brea y Mayra Cabral en base a datos de la ONE (2000 al 2006) y datos de laProcuraduría General de la República Dominicana. (2005 al 2011*)*: Datos proyectados para el año 2011 sobre la base de los feminicidios de los cuatro primeros meses. Cuadro 28. Forma de comisión de los feminicidios en Rep. Dom. del 2006-2010. Feminicidios con armas de fuego Feminicidios con armas blancas y otras 56% 62% 49% 51% 50% 50% 54% 44% 46% 38% 2006 2007 2008 2009 2010 Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF 2006-2010
    • A continuación se muestra un cuadro bien dramático, donde más del 71% de los homicidios dejóvenes de 12-35 años en el país son ejecutados con armas de fuego. Cuadro 29. Incidencia de armas de fuego en los homicidios de jóvenes de 12-35 años durante 2006-2010 en Rep. Dom. (Datos porcentuales). 71 % 72 % 74 % 71 % 70 % 23 % 20 % 19 % 21 % 22 % 6% 8% 8% 8% 8% 2006 2007 2008 2009 2010 Armas de fuego Armas blancas Otras formas Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010 ROL DE LAS ARMAS DE FUEGO EN LAS MUERTES VIOLENTAS SEGÚN EL MÓVIL DE LA VIOLENCIA DEL 2006-2010.En el Cuadro 30 se muestra el móvil de las muertes violentas con el uso de armas de fuego en loshomicidios, suicidios, muertes accidentales e indeterminadas y que para fines del estudio se haclasificado en: 1) Delincuencial, aquellos actos reñidos con la Ley, entre los que figuran la fuga, lasvíctimas de atraco, las ejecuciones policiales, los policías muertos en servicio, por drogas, porintento de atraco, por secuestro y por balas perdidas. 2) Violencia de la conflictividad personal-social, las que provienen de la relación social y personal como las riñas, las muertes pasionales, lasoriginadas por depresión, por violencia doméstica e intrafamiliar, por exhumación, debido a losproblemas económicos y los accidentes. 3) Otras violencias e indeterminadas, son las de móvildesconocido, están aún en “proceso de estudio” y no se clasifican en ninguna de las dos categoríasanteriores. Se prefirió clasificar a las muertes por balas perdidas dentro de la primera categoríacomo violencia delictiva o delincuencial, ya que en su gran mayoría son el producto del mal uso deun arma de fuego (tiros al aire, durante las disputas por los puntos de drogas, etc.) conductasconsideradas como delitos en sí mismas. El 42% de las muertes producidas con armas sondelincuenciales. El 23% derivadas de la conflictividad personal-social y el 35% de otras causas eindeterminadas. Cuadro 30. Móvil de las muertes violentas* con el uso de armas de fuego del 2006-2010 3,431 (42%) 2,820 (35%) 4000 1,918 (23%) 2000 0 Delincuencial Personal-social Otros e indeterminado
    • Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF 2006-2010. *: Se toman en cuenta los homicidios,suicidios, las muertes accidentales e indeterminadas producidas con armas de fuego dentro de las muertesviolentas.En el Cuadro 31 aparece el móvil de los homicidios efectuados con armas, y si se extrae las muertesindeterminadas, los robos y atracos ocupan el primer lugar (con las muertes de víctimas yvictimarios). Estas muertes violentas son de tipo instrumental (efectuadas con el propósito derobar); a seguidas aparecen las riñas (una violencia más personal y reactiva) y las muertesextrajudiciales denominadas “intercambio de disparos”, las ejecutadas por miembros del cuerpo delorden y seguridad pública, bajo el supuesto desempeño de sus funciones en el combate de ladelincuencia. Otros móviles que aparecen son los pasionales, las drogas, los accidentales y demás. Cuadro 31. Móvil de los homicidios producidos con armas de fuego en Rep. Dom. del 2006-2010. (Predominio de la violencia instrumental). 30.9 21.7 VALORES PORCENTUALES PROMEDIO 16.1 16 5.5 3.6 3.3 1.7 0.8 0.2 0.1 0.04 0.03 0.01 0.01 0.01Fuente: Elaboración propia en base a datos del INACIF del 2006-2010 OTRO ESCOLLO DE LAS ARMAS: EL INCREMENTO DE HERIDOS DE BALAS DEL 2000 AL 2010Los heridos de balas son el mejor indicador del aumento de armas de fuego en manos de lapoblación y del peligro que estas representan. 44,552 personas han sido heridas de bala en unperíodo de 11 años, para un promedio diario de más de 11 personas. En el 2000 se hirieron de bala a2,634 personas y hacia finales del año 2010 se reportaron, en cambio, 5,865 heridos por armas defuego para un incremento de 123% durante dicho período (Cuadro 32). Para el año 2010 se calculóun promedio diario de más de 16 heridos de bala, lo que significa una cifra alarmante comparadacon la del 2000 que alcanzó un promedio de sólo 7 heridos diariamente. Esto denota la magnitud deun armamentismo acelerado y atroz. Durante ese mismo año murieron por armas de fuego 109menores con edades de 1 a 18 años, entre los que figuran por homicidio (104), suicidio (3), causasindeterminadas (1) y muerte accidental (1) de acuerdo a las estadísticas del Instituto Nacional deCiencias Forenses del año 2010. De enero a julio del 2011 fallecieron 68 menores de edad tambiénpor armas de fuego según declaraciones de Ramírez Mac-Lean, Mariana, Listín Diario (2011).
    • Cuadro 32. Evolución de los heridos de bala del 2000 al 2010 en Rep. Dom. HERIDOS 7000 AÑOS DE BALA HERIDOS DE BALA 5,865 2000 2,634 6000 2001 2,745 5000 2002 2,837 4000 2003 1,938 2004 3,800 3000 2005 4,404 2000 2006 4,621 2,634 2007 5,437 1000 2008 5,170 0 2009 5,101 2010 5,865 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 TOTAL 44,552 Fuente: Datos de la Dirección Central de Estadística y Cartografía de la Policía Nacional, 2000-2010.Si se totalizan los muertos y heridos de balas en los últimos cinco años, se observa que hay un totalde 34,363 afectados por armas en diferentes circunstancias, estimándose un promedio diario dealrededor de 19 afectados por armas de fuego para esos cinco años, una cifra que refleja unasituación realmente aterradora. (Cuadro 33). Y sólo en el año 2010 hubo un promedio diario de 20personas afectadas por armas. Cuadro 33. Afectados por armas (muertos y heridos de balas) durante el 2006-2010 Heridos de bala Muertos por balas Total de heridos y muertos de balas 2006-2010 34,363 26,194 8,169 2006-2010 Fuente: Elaboración propia en base a datos de heridos de balas de la Policía Nacional y los datos de muertos por armas del INACIF (2006-2010). CONCLUSIONESEn el presente trabajo se demostró fehacientemente, que las armas de fuego son instrumentos muynocivos y que su propagación desenfrenada contribuye a generar y facilitar un crecimiento másexplosivo de la violencia, lo que deviene en altos niveles de inseguridad e inestabilidad social ennuestros países latinoamericanos. La violencia armada así desencadenada ocasiona grandes dañosen la economía de los países de la región, afectando directamente la producción de bienes yservicios, lacerando la fuerza de trabajo y obligando a la transferencia de los escasos recursos deque dispone la población hacia otros renglones, por ejemplo, aumentando los gastos en seguridad,
    • en recuperación de la salud de los afectados. Pero el daño mayor proviene, sin lugar a dudas, por laspérdidas humanas y las lesiones traumáticas de orden ético, psicológico y social que genera. Es unhecho irrefutable, que la violencia armada impacta negativamente en la calidad de vida de nuestrospueblos latinoamericanos y caribeños.En el inicio de la primera década del presente siglo se produjo una abrupta proliferación de armasen la población civil dominicana, tras las facilidades y apertura al acceso y legalización de armaspor parte de nuestras autoridades, lo que ha favorecido notablemente el crecimiento de la violencia.Podemos afirmar, que la carrera armamentista se ha agravado en el interregno 2000-2010 con lasautorizaciones para el porte y/o tenencia de armas de fuego en la población civil, y que haevolucionado, según registros oficiales, de unas 10,410 armas debidamente registradas o “legales” aprincipios de la década, a unas 206,118 al mes de septiembre del 2011, originándose unconsiderable incremento de 1,080%. Naturalmente, sin contar el tráfico ilegal de dimensióninestimable.La proclividad hacia armas de fuego en la población civil dominicana responde, en cierta medida, aun “mecanismo de defensa” ante la inseguridad generalizada y la desconfianza en los organismosinstitucionales encargados del orden y la seguridad pública, acción que a su vez incrementa laposibilidad de que sean cometidos nuevos homicidios, muchos de ellos de manera circunstancial. Esmenester, desterrar esa errada y arraigada convicción en los pobladores, de que las armas sonimprescindibles para la defensa personal.El análisis estadístico confirmó la hipótesis de que el arma es un factor de riesgo y de muertepotencial para el portador, y a su vez, es una de las fuentes de abastecimiento del mercado ilegal.Los homicidios por despojo de armas llegan hasta alcanzar cifras anuales cercanas al 11% de todoslos homicidios con móviles delincuenciales en el país.Lo más grave, a medida que aumentó el tráfico o circulación de armas, subieron linealmente loshomicidios con armas de fuego. La participación porcentual de los homicidios con armas pasó de un49% a un 66% en el periodo 1999 al 2010.La tasa de homicidios prácticamente se duplicó en el país en los últimos 10 años, elevándose de13.1 a 26.4 entre los años 2000 y 2005. Aunque posteriormente se han realizado esfuerzosencaminados a su control a través del Programa de Seguridad Democrática, e incluso la tasa llegó adescender de 26.4 a 22.0 en los años 2005-2007, en los últimos cuatro años 2008-2011 nuevamentese percibe una tendencia hacia el alza, rebasando en lo que va del año 2011, una tasa de 25homicidios por 100 mil habitantes. Situación que entendemos muy peligrosa, si tomamosconciencia que vivimos aún en un periodo de recuperación muy frágil de la economía mundial y dedesaceleración del crecimiento de la economía dominicana. En el 2010 el número de homicidios seelevó a 2,472, para un promedio diario de ocurrencia de 6.8 homicidios, y en 4.4 de estos se utilizóun arma de fuego. Es motivo adicional de preocupación, el hecho de que en los llamadoshomicidios juveniles tres de cada cuatro homicidios se realizan con armas de fuego.
    • Este cuadro de abrupta explosión de la violencia ha acercado considerablemente a nuestro paíshacia los países de mayor violencia en el contexto regional. Por lo pronto, tenemos una tasa dehomicidio en la comparación latinoamericana que supera a 13 de estos países (Argentina, Brasil,México, Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Costa Rica, Panamá, Nicaragua y Cuba)y solo es superada por 5 países (Colombia, Venezuela, El Salvador, Guatemala y Honduras).Las muertes violentas con armas de fuego sumaron la cantidad de 8,169 en el quinquenio 2006-2010. El 42% de ellas tuvo detrás un móvil delincuencial, con agresión instrumental, proveniente,probablemente del desajuste estructural y de las desigualdades sociales, y el 23% provino de laconflictiva interpersonal (riñas, suicidios y muertes depresivas, pasionales, intrafamiliares, deorigen económicos y accidentales). El restante 35% correspondió a las llamadas muertesindeterminadas.El uso indebido que se le está dando a las armas de fuego se refleja también en la cantidad de niñosy lesionados por balas perdidas o extraviadas. Mientras en el año 2000 se produjo un promediodiario de 7 personas heridas de bala, para el 2010 ascendió a 16. Durante el mismo año 2010 seregistró un total de 5,865 heridos de bala, que fueron víctimas de alguna lesión o incapacidad físicao mental. Ese año 2010, las armas de fuego ocasionaron la muerte a 109 menores de edad.En resumen, entre los heridos de balas y los muertos por armas se afectaron diariamente en el año2010 un promedio de 20 personas en nuestro país, cifra más que suficiente para entender queestamos frente a un grave y complejo problema social y humano. MEDIDAS PROFILÁCTICASEl proyecto de modificación a la Ley 36 que reposa en el Senado de la República tieneposiblemente, la mejor intención de mejorar la regulación y el control de armas, pero a nuestrojuicio, el problema no sólo se circunscribe a una Ley (que bien puede o no aprobarse y ejecutarsecorrectamente), sino que también se hace imperativo desincentivar la alta demanda de armas departe de una población que se siente muy desprotegida. Es menester orquestar campañas educativas y anular la errada convicción en los portadores dearmas, de que el arma de fuego es imprescindible para la defensa personal, ante la inseguridad y ladesconfianza en los organismos del orden y de seguridad pública. Pero muy por el contrario, hayque educar a la población sobre el riesgo que se contrae al obtener un arma de fuego, sobre todocreándole conciencia, mostrando las abrumadoras estadísticas de muertes y heridos por armas defuego que están aconteciendo en el país. Reducir y desincentivar la demanda de armas de fuegodeben ser dos objetivos a alcanzar, más aún, sabiendo que las armas están hechas para matar y nopara defendernos.En las campañas educativas es necesario involucrar a los medios de comunicación y otros sectoresde la nación, comprometiéndolos en un vigoroso proceso de educación para la paz y en unaregulación más estricta de la proyección de modelos violentos que alteran la convivencia social entodas las redes mediáticas. Por otro lado, tratar de mejorar en la población la confianza en las
    • instituciones, reforzar el capital social y humano en las localidades, tendente a reducir la violenciacolectiva e interpersonal. Fomentar, al mismo tiempo, la igualdad de género para prevenir laviolencia contra la mujer y dirigir una mayor atención hacia el área de los jóvenes, muyespecialmente a los grupos de “alto riesgo” o los de gran vulnerabilidad social con programasespecializados y bien orquestados.El norte, sin embargo, debe ser el de reducir drásticamente el arsenal de armas, que de manera legale ilegal se ha ido acumulando en manos de la ciudadanía como consecuencia de políticas públicasirresponsables, unilaterales y fallidas. El desarme total sería un paso importante, trascendental, si sequiere, para crear un mejor clima de convivencia entre todos los dominicanos.Debemos, en consecuencia, dar los pasos necesarios y establecer una política que conlleve aldesarme total de la población civil en un plazo máximo de 10 años, e ir reduciendoconsiderablemente aquellas facilidades ofrecidas por el propio Estado para el tráfico ycomercialización de armas, sobre todo, un control más severo de las armas adquiridas de manerailegal, en la que se involucran tanto el sector oficial como el privado. Reducir de manerasignificativa, gradual y rigurosa el acceso y circulación de armas de fuego debe ser nuestraconsigna.Por otro lado, se requiere promover y proveer a la población de medios y fórmulas pacíficas pararesolver los conflictos y carencias por las vías institucionales aprobadas, lo que le permita gozar yejercer sus derechos constitucionales.A nivel internacional, se debe de fortalecer el Tratado sobre Comercio de Armas (TCA) y que seregule las transferencias internacionales de armas legales que se desvían hacia otros países. Mejorarel control de la frontera con Haití es muy importante para evitar el trasiego de armas por esa vía, eigualmente el debido control en aduanas y puertos, más vigilancia a mercancías provenientes desdeEstados Unidos, uno de nuestros principales abastecedores de armas en el mercado.El Estado necesita mejorar el efectivo control del tráfico de armas y municiones con regulacionesmás estrictas en los organismos oficiales del orden y la seguridad pública (el famoso formulario 25,la distribución de armas decomisadas e incautadas entre sus miembros, entre otros) a sabiendas quelos últimos acontecimientos ocurridos en el país apuntan a señalar, que los organismos castrensesdotan de armas, en alguna medida, a la delincuencia organizada, tal como fue el caso último delcrimen cometido al oficial Ubrí Bocio de la Dirección Nacional de Control de Drogas. Además, sedebe de fomentar la destrucción de armas incautadas a nivel comunitario, municipal, local ynacional. La creación de la plataforma de una base de datos de huellas balísticas de todas las armasque están registradas en la actualidad es un requisito importante de muy corto plazo, al igual querestringir y supervisar con mayor eficiencia los procedimientos y las metodologías por los cuales seconcede autorización de un arma de fuego a cualquier ciudadano interesado. Y también, que larecaudación de impuestos no sea el móvil que motive su otorgamiento.Hay que mejorar los escollos estadísticos más puntuales en los organismos competentes y latransparencia en todos estos asuntos. De igual manera, crear un acercamiento al estudio de la
    • realidad, para lo que se necesita de procesos permanentes y estructuras de investigación y que susresultados sirvan de sustento para la planificación.No queremos concluir este ensayo sin recordar el carácter multidimensional y multicausal de laviolencia. Hemos sido siempre partidarios de que se actúe con una estrategia integral de formasincronizada sobre todos los factores estructurales, institucionales y circunstanciales que provocan yestimulan el crecimiento de la violencia y la inseguridad ciudadana. Creemos en la efectividadsobre estos males, de las políticas sociales enérgicas que hagan mejorar rápidamente las condicionesde vida de la población. El caso brasileño y los resultados de políticas sociales nacionales,regionales y municipales seguidas en muchos países de América del Sur, confirman estas creencias.Se requiere, que el Estado aplique políticas públicas más efectivas y certeras basadas más en laprevención que en la represión. Las políticas represivas aplicadas unilateralmente han mostrado serineficaces para el adecuado control de la violencia. Estas políticas ineficaces junto a la política defacilitar de manera desordenada la proliferación de armas de fuego han conducido a más violencia.Poco a poco nos hemos estado envolviendo en lo que parece ser un círculo vicioso de sangre y deviolencia que crece día a día, en forma de espiral. La imagen del dominicano afable, solidario ybondadoso se sustituye en el diario vivir por el del dominicano irritable, aislado, temeroso,incrédulo e inseguro.Se hace imperativo abordar con mayor precisión científica el estudio de las causas estructurales einstitucionales de la violencia en el país, diseñar programas integrales con proyectos específicos deseguridad, en cuya ejecución y superación constante se ejercite una permanente coordinación yevaluación y se logre una considerable inversión de recursos.Es menester, a toda costa, evitar el deterioro de la paz mundial tan necesario para el desarrollo de lahumanidad, por lo tanto, hay un buen desafío global: intercambiar las armas por un mayordesarrollo social. Si acabamos con las armas, estas no acabarán con nosotros!!!! REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASBanco Mundial (2010). Word Development Indicator. En: http://data.worldbank.org/data-catalog/world-development-indicators/wdi-2010Bordenave, S; Davis, D. (2004) Demanda de Armas Ligeras y Violencia en el Caribe: Enfoque en Haití.Ponencia presentada en el seminario Regionalismo, Seguridad Regional y Sociedad Civil del Gran Caribe enel Nuevo Entorno Global celebrado en La Habana, Cuba 25-27 de febrero.Brea de Cabral, Mayra y Cabral, Edylberto (2005). Creación de la escala Factores de personalidad asociados aconductas delictivas - FPACD, para ser utilizada en la selección de candidatos a portar armas de fuego enRepública Dominicana. Revista Electrónica Psicología Científica. En:http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-73-1-creacion-de-la-escala-factores-de-personalidad-asociados-a-c.htmlBrea de Cabral, Mayra y Cabral, Edylberto (2006). Homicidios y Armas de Fuego en República Dominicana.Revista Electrónica Psicología Científica. En:
    • http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-70-1-homicidios-y-armas-de-fuego-en-la-republica-dominicana.html#Brea de Cabral, Mayra y Cabral, Edylberto (2007), “Violencia y proliferación de armas de fuego. Estudio deconocimientos, creencias, actitudes y vivencias en estudiantes universitarios del sector público en RepúblicaDominicana. Revista Electrónica Psicología Científica. En:http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-260-1-violencia-y-proliferacion-de-armas-de-fuego-estudio-de-conoc.html#Brea de Cabral, Mayra y Cabral, Edylberto (2008). La violencia en República Dominicana: naturaleza,evolución reciente y perspectivas de control. Revista Electrónica Psicología Científica.En:http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-392-1-la-violencia-en-republica-dominicana-naturaleza-evolucion-re.htmlBrea de Cabral, Mayra y Cabral, Edylberto (2009). Factores de riesgo y violencia juvenil en RepúblicaDominicana. Revista Electrónica Psicología Científica. En:http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-458-1-factores-de-riesgo-y-violencia-juvenil-en-republica-dominica.htmlCabral, Edylberto y Brea de Cabral, Mayra (1999). La violencia y los factores socioeconómicos de riesgo enla República Dominicana. Revista CañaBrava. 23 (3) 9-11 y 24 (3): 4-6.CASAC (2010). Reunión de la Sociedad Civil Latinoamericana sobre la IV Bienal de Estados del Programade Acción sobre APL de ONU y Comités Preparatorios sobre Tratado de Comercio de Armas. En:http://www.casac-uer.org/files/documento/1300306515_Doc_ONGs_BMS_IV_Final [1]Mexico.pdfCEPAL (2009). Panorama Social de América Latina 2010. Santiago de Chile: Publicaciones de las NacionesUnidas.Coalición Latinoamericana para la Prevención de la Violencia Armada (CLAVE) (2010). Documentos, en:http://www.clave-at.com/verdocumento.php?iddocumento=8LW6I6J705MA7HZ9Convención de Ginebra (2006). The Geneva Declaration on Armed Violence and Development. Junio.Convención de Ginebra (2007). En la Web en: http://www.genevadeclaration.org /Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (2006). Declaración de Ginebra sobreViolencia Armada y Desarrollo. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.Cruz Tejada, Miguel (2010). Hay 200 mil civiles con armas de fuego en la República Dominicana, diceMinistro. Almomento.net. En: http://www.almomento.net/news/127/ARTICLE/63856/2010-07-06.htmlDel Pozo, María Eugenia (2011). Interior y Policía incauta 275 armas de fuego entre enero-agosto de este año.Listín Diario, 21 de sept. República Dominicana.Dirección Central de Estadística y Cartografía de la PN. (2000-2010). Datos estadísticos de heridos de bala ydelitos de robo y secuestros. Policía Nacional, manuscrito.Fleitas, Diego M. (2009). El Tráfico de Armas en Latinoamérica. Características y Problemas de lasExportaciones e Importaciones de Armas y Municiones entre 1994 y el 2006. Asociación para PolíticasPúblicas. Argentina.
    • Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano (2009). Transferencia de armas hacia y desde América,San José, Costa Rica.García, Franklin; Brea, Mayra; De Moya, Antonio; Camilo, Thelma (Eds.)(2000). Foro Nacional sobre laViolencia: Hacia el Diseño de un Sistema de Protección Ciudadana. Santo Domingo: Editora Collado, S.A.Germán Pérez, Ruddy (2011). Recuperan en 90 días 3 mil armas de fuego. Periódico El Nacional, 14 de junio.Herrera, Mairobi (2011). Hay 481 armas de fuego incautadas por la Policía. Han decomisado un promedio dedos armas de fuego por día. Listín Diario, 24 de de sept. En: http://www.listin.com.do/la-republica/2011/9/24/204676/Hay-481-armas-de-fuego-incautadas-por-la-PoliciaIndodefensa.com (2011). Centroamérica necesita US$ 150 millones para la renovación de armamento ydiverso material de Defensa. 29 de julio. En: ,http://www.infodefensa.com/?noticia=centroamerica-necesita-us-150-millones-para-la-renovacion-de-armamento-y-diverso-material-de-defensa&categoria=&pais=CentroaméricaInforme Latinobarómetro 2006, Santiago de Chile, www.latinobarometro.orgInforme Latinobarómetro 2007, Santiago de Chile, www.latinobarometro.orgInstituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (2005). División de Referencia de InformaciónPericial. Colombia.Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) (2006), (2007), (2008), (2009), (2010). EstadísticasMuertes Violentas. Datos médicos forenses y legistas. Santo Domingo, República Dominicana.Krug, e. G. Dahlberg, L.L., Mercy, J.A., Zwi, A.B., Lozano, R. (2003). Informe Mundial Sobre La Violenciay la Salud, OPS/OMS. Washington D.C.Latinbarómetro (2004-2009). Fuente: Centroamérica y sus democracias. Latinobarómetro 1995-2010. En:http://www.latinobarometro.org/latino/LATAnalizeIndex.jspLuz i Álvarez, Daniel (2010). Transferencia de armas, violencia y crimen organizado. En: Fleitas, Diego. Elcontrol de las transferencias internacionales de armas. http://www.app.org.ar/wp-content/uploads/2011/04/el_control_de_las_transferencias_internacionales_de_armas_app.pdfMinisterio de Interior y Policía. Control de armas. Programa 4 del PSD. Datos armas de fuego del 2009.República Dominicana 2004-2010.Ministerio de Interior y Policía (2011). Resumen total de emisiones de licencias de armas. Depto. de Controlde Armas de Fuego. Informe emitido en Sept. por el Departamento de Tecnología de la Información.Newlink Political, Lilian Bobea y Vielka Polanco (2005). Percepciones y expectativas sobre la seguridad enbarrios del Distrito Nacional y Santiago. Resultado del estudio cualitativo y cuantitativo. Versión CD.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2006). Primera Encuesta de PercepciónSocial del Gobierno de la Seguridad. Distrito Nacional. Publicaciones ADN. Agosto.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2007). Segunda Encuesta del Gobierno dela Seguridad. Distrito Nacional. Publicaciones ADN. Mayo.
    • Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2007). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. Distrito Nacional. Publicaciones ADN. Agosto.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2008). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. Distrito Nacional. Publicaciones ADN. Marzo.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2008). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. Distrito Nacional. Publicaciones ADN. Agosto.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2009). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. RD. Publicaciones ADN. Abril.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2010). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. RD. Publicaciones ADN. Febrero.Observatorio Ciudadano del Ayuntamiento del Distrito Nacional (2011). Encuesta del Gobierno de laSeguridad. Distrito Nacional. Primera Parte y Segunda Parte. RD. Publicaciones ADN. Marzo.Oficina Nacional de Estadísticas (2007). Estimaciones y proyecciones de población 1950-2050, Tomo I,Revisión. República Dominicana. Publicaciones ONE.Oficina Nacional de Estadística, ONE. (2008). Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples.ENHOGAR 2006. RD: Publicaciones ONEProcuraduría General de la República, Departamento de Estadísticas (2005), (2006), (2007), (2008), (2009) y(2010), (2011-julio). Informe sobre las muertes violentas (homicidios y acciones legales P.N.) ResumenEnero-Diciembre de esos años. En http://transparencia.pgr.gob.do/Documentos/Estadisticas/Default.ashxRamírez Mac-Lean, Mariana (2011). La infancia herida a bala. Diario Libre, 10 de agosto. En:http://www.diariolibre.com/noticias_det.php?id=301207Secretaría de Estado de Interior y Policía (2002). Manual sobre Comercio, Porte y Tenencia de “Armas deFuego” en la República Dominicana. Orientación y Guía para el Ciudadano.SIGA (2011). Importaciones de Armas de Fuego en SIADOM, SIGA del 2001-2011. Rep.Dom.Small Arms Survey (2007), “Guns and the City”, Cambridge University Press. Resumen en:http://www.smallarmssurvey.org/fileadmin/docs/A-Yearbook/2007/sp/Small-Arms-Survey-2007-About-2-Cover-sheet-SP.pdfSmall Arms Survey (2010). Las Pandillas, Grupos y Armas. En:http://www.smallarmssurvey.org/publications/by-type/yearbook/small-arms-survey-2010.htmlSmall Arms Survey (2011). Estados de Seguridad. En la página Web en:http://www.smallarmssurvey.org/armed-violence.htmlUNICEF (2007). El impacto de las armas pequeñas en los niños y adolescentes en América Central y elCaribe: Un estudio de caso de El Salvador, Guatemala, Jamaica y Trinidad y Tobago. En:http://www.unicef.org/lac/Fact_Sheet_Small_Arms_report.pd