Manual Riesgos Laborales

8,836 views
8,581 views

Published on

Published in: Business, Technology
0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
8,836
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
26
Actions
Shares
0
Downloads
424
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual Riesgos Laborales

  1. 1. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Acciones de difusión y fomento de la prevención de riesgos laborales Proyecto subvencionado por: CONSELLERÍA DE TRABALLO Dirección Xeral de Relacións Laborais
  2. 2. Edita: FEARMAGA Federación Empresarial de Aserraderos y Rematantes de Maderas de Galicia Vía Pasteur, 43 - 2º. Despacho 19 15890 Santiago de Compostela (A Coruña) Telf: 981 568 390 / Fax: 981 568 392 www.maderasdegalicia.com Diseño y Maquetación: a ref.erencia, S.L. ISBN: Depósito Legal: C-3962-2007
  3. 3. ÍNDICE INTRODUCCIÓN Z 1. LA LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES Y EL EMPRESARIO 1.1. Obligaciones del empresario en materia de prevención Z 2. EL SECTOR FORESTAL 2.1. Importancia económica y empleo 1ª PARTE. PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES Z 3. LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 3.1. Características de los trabajadores forestales . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 3.2. Condiciones del trabajo forestal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 3.3. Tipología de los accidentes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 3.4. Tipología de las enfermedades laborales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 Z 4. PRINCIPALES RIESGOS DERIVADOS DE LA ACTIVIDAD FORESTAL . . 5 4.1. El proceso productivo del aprovechamiento forestal . . . . . . . . . . . . . . .5 Z 5. RIESGOS HIGIÉNICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 5.1. Riesgos derivados de los factores climáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 5.2. Riesgos derivados de los factores biológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 5.3. Riesgos derivados de las condiciones del terreno . . . . . . . . . . . . . . . . .8
  4. 4. Z 6. RIESGOS DERIVADOS DE LAS OPERACIONES FORESTALES . . . . . 10 6.1. Riesgos en la operación de tala o apeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 6.2. Desramado o escañado y despuntado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13 6.3. Tronzado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15 6.4. Descortezado o pelado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17 6.5. Saca de la madera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .18 Z 7. RIESGOS DERIVADOS DE LA UTILIZACIÓN DE HERRAMIENTAS MANUALES . . 31 7.1. Herramientas de mano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .31 7.2. Maquinaria ligera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .35 7.3. Riesgos derivados de la utilización de maquinaria pesada . . . . . . . . .48 Z 8. LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES Y LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS . . 77 8.1. Tratamiento de los restos forestales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .78 8.2. Uso de maquinaria en el monte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .79 8.3. Seguridad personal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .79 Z 9. EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL . . . . . . . . . . . . . . . . 81 9.1. Distribución de los accidentes según la parte del cuerpo lesionada en el trabajo forestal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .81 9.2. Determinación de las condiciones de uso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .82 9.3. Elementos de Protección Personal (EPP). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .83 9.4. Conservación y mantenimiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .84 2ª PARTE. LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN EL SUBSECTOR DEL ASERRADERO Z 10. GENARALIDADES SOBRE LA INDUSTRIA DEL ASERRADO DE MADERAS . . . 89 Z 11. DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE ASERRADO . . . . . . . . . . . . 93
  5. 5. Z 12. PRINCIPALES RIESGOS Y MEDIDAS PREVENTIVAS DEL PROCESO PRODUCTIVO . .95 12.1. Recepción de la materia prima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .95 12.2. Aserrado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .99 Z 13. MANIPULACION DE CARGAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109 13.1. Riesgos derivados de la manipulación de cargas . . . . . . . . . . . . . .109 13.2. Origen del dolor de espalda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .110 13.3. Recomendaciones para el transporte correcto de cargas . . . . . . . .113 3ª PARTE. RIESGOS COMUNES Z 14. PLAGUICIDAS Y BIOCIDAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 14.1. Definición de plaguicida y biocida. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .117 14.2. La toxicología de los plaguicidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .118 14.3. Equipos de protección individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .123 Z 15. EXPOSICIÓN AL RUIDO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 Z 16. PRIMEROS AUXILIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 16.1. Comprobación de los signos vitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .130 16.2. Cómo actuar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .131 16.3. El botiquín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .140 Z BIBLIOGRAFIA MANUAL DE PRL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
  6. 6. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL INTRODUCCIÓN
  7. 7. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 1. LA LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES Y EL EMPRESARIO En febrero de 1996, entró en vigor la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que obliga a todas las empresas a cumplir con sus responsabilidades en materia de prevención de riesgos laborales. Más tarde esta ley fue reformada con la aprobación de la ley 54/2003, del 12 de diciembre donde se apuesta por un modelo de gestión preventiva fundamentado en: • El fomento de una cultura preventiva auténtica • La efectiva integración de la prevención de riesgos en el sistema de gestión de las empresas • El desarrollo de una actividad permanente de seguimiento, con el fin de perfeccionar de manera continúa las tareas de identificación, evaluación y control de los riesgos. 1.1. OBLIGACIONES DEL EMPRESARIO EN MATERIA DE PREVENCIÓN El empresario tiene las siguientes obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales: • Proteger a sus empleados frente a los riesgos laborales, por lo tanto se deben conocer y analizar previamente todos los casos en que un trabajador puede sufrir daños. • Debe proporcionar los equipos de protección necesarios que garanticen la seguridad de sus trabajadores, así como velar por su uso efectivo. • Informar, consultar y lograr que los trabajadores participen en los temas que afecten a su salud y seguridad; se debe informar a los empleados de los riesgos que existen en la empresa, así como las medidas efectivas para su protección. • Garantizar que cada trabajador reciba una formación suficiente y adecuada en materia de prevención; todo trabajador tiene derecho a estar informado sobre los riesgos de su puesto de trabajo. • Analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias; todas las empresas, independientemente de su tamaño o sector, están obligadas a tener un plan de emergencia. • Vigilar periódicamente el estado de salud de sus trabajadores; los trabajadores tienen derecho al control y vigilancia de su salud, por ejemplo mediante reconocimientos médicos. • Elaborar y conservar una serie de informes que la autoridad laboral puede pedir en cualquier momento, en caso de una inspección. Introducción
  8. 8. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL EVALUACIÓN DE RIESGOS Y PLAN DE Informe en el que se recopilan los riesgos PREVENCIÓN identificados y las medidas preventivas Informe en el que se recogen los controles RESULTADOS DE LOS CONTROLES PERIÓDI- relacionados con la limpieza del lugar de tra- COS DE LAS CONDICIONES DE TRABAJO bajo, iluminación, ruído, etc Informe que le remite la entidad que realiza CONTROLES DEL ESTADO DE SALUD DE LOS los reconocimientos médicos del empresario TRABAJADORES indicando los trabajadores que son aptos o no aptos para cada puesto de trabajo RELACIÓN DE ACCIDENTES DE TRABAJO Y Registro de los accidentes y enfermedades ENFERMEDADES PRFESIONALES profesionales ocurridas en la empresa • Proporcionar protección específica a determinados trabajadores, especialmente sensibles; como menores de 18 años, mujeres embarazas… • Coordinar las actividades llevadas a cabo por distintos empresarios en el mismo centro de trabajo. Introducción
  9. 9. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 2. EL SECTOR FORESTAL Se entiende por industria forestal aquella compuesta por las tareas necesarias para establecer, repoblar, gestionar, proteger los bosques y aprovechar sus productos. El aprovechamiento y la explotación de los bosques son tan antiguos como el ser humano. Las primeras labores de explotación consistían sobre todo en incendios y talas para ganar espacio al bosque y destinar el terreno a otros usos (Agrícolas, infraestructuras…) Tras la primera industrialización la presión ejercida sobre los bosques se agravó, produciéndose una drástica reducción de la superficie forestal consecuencia de la sobreexplotación a la que estaban sometidos los bosques naturales. Actualmente el proceso de deforestación se ha detenido en los países industrializados, cuya superficie forestal está aumentando aunque con lentitud. Por el contrario, en la mayoría de los países tropicales y subtropicales, las masas forestales se están reduciendo a un ritmo de 15 a 20 millones de hectáreas, es decir, el 0,8% anual. A pesar de la constante deforestación, los países en desarrollo presentan cerca del 60% de la superficie forestal mundial. Al contrario que sucede en estos países donde la superficie forestal está disminuyendo, en la mayoría de los países “desarrollados” se aplica el principio del “rendimiento sostenido” por el que la explotación actual de los bosques no puede reducir su potencial de producir bienes y beneficios para generaciones posteriores, en casi todos ellos las velocidades de crecimiento se encuentran por encima de los niveles de aprovechamiento forestal. 2.1. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y EMPLEO En 2005, la superficie de bosques destinados para fines de producción de madera como uno de los objetivos de la ordenación fue del 50%. Alrededor del 34% de la superficie forestal mundial fue destinada principalmente a fines productivos. La superficie de plantaciones forestales productivas aumentó en 2,5 mill de ha entre 2000 y 2005, lo que indica una tendencia creciente a que las extracciones de madera procedan de plantaciones forestales. En cuanto a la producción, los productos forestales primarios (madera en rollo, incluída la leña) representan una proporción relativamente amplia del valor del sector forestal en África, Asia y el Pacifico, América Latina y el Caribe, por el contrario las industrias de elaboración de la madera y pasta de papel, representan la mayor parte del valor del sector en las regiones más desarrolladas. Introducción
  10. 10. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL El comercio de los productos forestales entre los países está aumentando. Una balanza comercial neta positiva indica que el valor de las exportaciones supera el valor de las importaciones. Durante el periodo de 1990 a 2004, Asia y el Pacífico continuó siendo el principal importador neto de productos forestales. América del Norte, fue durante muchos años, un exportador neto, pero en los últimos años ha pasado a ser un importador neto, pasando Europa a ser el principal exportador neto de productos forestales. A escala mundial, la mayor parte del comercio de productos forestales ha tenido lugar dentro de Europa y de América del Norte. Las importaciones de productos forestales, en Europa en 2004, tuvieron un valor de 158.000 millones de dólares de EEUU y el valor de sus exportaciones fue de 184.000 millones de $ EEUU, lo que representa 47 % y el 54% del valor de las importaciones y exportaciones a nivel mundial. Estos grandes porcentajes se derivan principalmente de las altas proporciones de productos de papel y productos elaborados secundarios comercializados. Sin embargo en el último decenio se han desarrollado industrias de elaboración maderera, sobre todo en China, Europa oriental y varios países en desarrollo. Por ejemplo, en 2004, China se convirtió en el mayor importador de madera en rollo de uso industrial, así como en una de los principales exportadores e importadores de tableros a base de madera, el segundo mayor importador de papel y cartón, y el mayor exportador de productos de madera elaborados secundarios, como muebles de madera. Los países de Europa oriental se han convertido en exportadores principales de madera aserrada, tableros a base de madera y productos de madera elaborados secundarios. La inversión extranjera ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de las industrias de elaboración en las regiones de rápido crecimiento, fomentada por los bajos costes de mano de obra y la producción, así como por las políticas de incentivos a las inversiones extranjeras. En cuanto al empleo, se registró una tendencia gradualmente creciente en el empleo en el sector forestal durante el decenio de1990, siendo aproximadamente igual en los tres principales subsectores: producción de madera en rollo, industrias de elaboración de la madera e industrias de pasta y papel. En general, la producción de madera en rollo ofrece una proporción mayor de empleos en los países en desarrollo, frente a los otros dos subsectores que proporcionan la mayor parte de los empleos en los países desarrollados. En los países más industrializados, el número de trabajadores forestales se ha ido reduciendo debido a la sustitución de los temporeros por profesionales contratados a tiempo completo, a lo que hay que añadir la rápida mecanización en especial del aprovechamiento maderero. Introducción
  11. 11. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Situación y tendencias del empleo, el valor añadido y las exportaciones en el sector forestal por región. Variación de los valores 2000 absolutos entre el 1990- 2000 Región Expor- Valor Expor- Em- Valor Empleo tacio- añadido taciones pleo añadido nes Millo- Millo- Millon % % % % % % nes $ nes $ Asia y el 0,5 4 8000 2 3000 2 6 5 60 Pacífico Europa 5,6 43 88000 25 20000 14 10 -2 51 América Latina y el 3,6 28 90000 25 71000 49 -12 -14 58 Caribe Cercano 1,2 10 30000 9 6000 4 39 46 90 Oriente América del 0,4 3 3000 1 <1000 <1 28 -14 169 Norte Total pai- ses tropi- 3,0 24 48000 14 16000 11 23 34 47 cales Total países 9,9 76 306000 86 128000 89 -1 -2 50 templados Total mun- 12,9 100 354000 100 144000 100 4 1 50 dial Fuente: FAO; 2004 Las variaciones en cuanto al valor añadido y las exportaciones son relativas al valor real de estos productos (es decir, ajustados para tener en cuenta la inflaccion) Introducción
  12. 12. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 1ª PARTE Prevención de Riesgos Laborales en los aprovechamientos forestales
  13. 13. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 3. LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES 3.1. CARACTERíSTICAS DE LOS TRABAJADORES FORESTALES En los aprovechamientos forestales, los puestos más comunes son los operarios de motosierras, que suelen tener un ayudante, los bragadores que fijan los cables a los tractores para sacar los troncos a la carretera, los auxiliares que se ocupan de medir, mover, cargar o desramar troncos, y los operarios de máquinas, que manejan tractores, cargadores, cables-grúa, y camiones de saca. Existen importantes diferencias entre los distintos segmentos de las plantillas forestales en cuanto a la forma de empleo, que tienen una repercusión directa en la exposición de los trabajadores a riesgos para la seguridad y la salud. Los trabajadores forestales empleados de forma directa por la industria o el propietario del bosque, han ido reduciéndose, cada vez son más los trabajos realizados a través de contratistas (empresas de servicios relativamente pequeñas y con gran movilidad geográfica) que pueden ser operadores-propietarios o tener un cierto nº de empleados. Tanto los empresarios como sus empleados suelen tener empleos muy inestables, sometidos a la presión de reducir costes en un entorno muy competitivo, aumentando la rotación en las plantillas forestales, con lo que se agrava el problema de la cualificación, puesto que casi todos los trabajadores adquieren su cualificación por experiencia, la falta de formación estructurada y los breves períodos de experiencia a consecuencia de la alta rotación laboral o del trabajo estacional, son problemas decisivos para los importantes problemas de salud y seguridad con los que se encuentra el sector forestal. 3.2. CONDICIONES DEL TRABAJO FORESTAL Existen toda una serie de factores naturales, técnicos y organizativos, que condicionan fuertemente las condiciones de seguridad de los trabajos forestales. En primer lugar el trabajo forestal ha de desarrollarse al aire libre. De este modo los trabajadores se ven expuestos a condiciones climáticas extremas: frío, calor, lluvia…, a parte las condiciones naturales de los terrenos, como pendientes, terrenos pedregosos o fangosos, una vegetación densa..., todo esto contribuye a generar situaciones de riesgo para el trabajador. Por otro lado, los lugares de trabajo suelen estar alejados y mal comunicados, lo que dificulta las labores de rescate y evacuación de los trabajadores si se presenta una emergencia. Las condiciones técnicas del trabajo también contribuyen a agravar los riesgos de accidente por caída de árboles, uso de herramientas peligrosas, esfuerzo físico importante. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 3
  14. 14. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 3.3. TIPOLOGíA DE LOS ACCIDENTES El trabajo forestal es una de las ocupaciones más peligrosas, con un elevado nº de pérdidas humanas y financieras. En EEUU los costes en seguros de accidente representan casi el 40% de la nómina. Si se desglosa por puesto o actividad, encontramos que la tasa más alta de accidentes se produce en las operaciones de corta de los árboles, apeo y tronzado, donde se encuentran la mayoría de los accidentes mortales. Por otro lado en los países del área mediterránea las tareas de extinción de incendios son también causa de muchos accidentes mortales, así como el transporte por carretera que contabiliza gran nº de accidentes graves. En cuanto a las herramientas, la motosierra es sin duda la más peligrosa, y su operario el trabajador más expuesto, el empresario deberá extremar las precauciones en este punto del proceso productivo. Si tratamos de clasificar las zonas o partes del cuerpo más expuestas, observamos que el trabajador forestal puede recibir lesiones en las piernas, pies, espalda y manos. Siendo los cortes y heridas abiertas el tipo de lesión más común en el manejo de la motosierra, mientras que en la saca por arrastre predominan las contusiones, aunque también se producen fracturas y dislocaciones. Por otro lado existen una serie de situaciones que multiplican el riesgo de accidentes graves, como son los “árboles suspendidos” y los “árboles derribados por el viento”. La fuerza del viento somete a los árboles a tensiones, por lo que se debe prestar mucha atención a la técnica de corte, para evitar que el árbol caiga en una dirección no deseada. 3.4. TIPOLOGíA DE LAS ENFERMEDADES LABORALES Otro factor a tener en cuenta es la aparición de enfermedades laborales, consecuencia de malas posturas y esfuerzos físicos, muy comunes entre los operarios de las motosierras, o entre los que manipulan los troncos, Ej.:, dolor de espalda, pérdida de capacidad auditiva, enfermedad del dedo blando. La aparición de una enfermedad laboral, provoca jubilaciones anticipadas entre los trabajadores forestales debido a la pérdida de capacidad laboral. 4 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  15. 15. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 4. PRINCIPALES RIESGOS DERIVADOS DE LA ACTIVIDAD FORESTAL El trabajo en las explotaciones forestales, a diferencia de otras actividades productivas, se desarrolla al aire libre, sin instalaciones fijas y en lugares aislados. Estas circunstancias, además de tener una influencia determinante en la organización del trabajo, tienen una repercusión en la salud de los trabajadores como consecuencia de la exposición a factores de riesgo de origen climático, biológico y los derivados de la propia configuración física del terreno, además de los riesgos propios del desarrollo del proceso productivo. Los principales riesgos que podemos encontrar se dividen según la causa en: • Riesgos derivados de los factores climáticos. • Riesgos derivados de los factores biológicos. • Riesgos derivados de las condiciones del terreno. • Riesgos derivados del desplazamiento de vehículos o transporte. • Riesgos derivados de la manipulación manual de cargas. • Riesgos derivados de la utilización de maquinaria forestal herramientas y elementos auxiliares en trabajos forestales. • Riesgos derivados de la manipulación de productos fitosanitarios. • Riesgos derivados de los incendios forestales. 4.1. EL PROCESO PRODUCTIVO DEL APROVECHAMIENTO FORESTAL El conjunto de las operaciones de trabajo desarrolladas durante la cosecha de madera conforman el proceso productivo de la explotación forestal, cuya descripción se recoge a continuación. La corta, comienza con la limpieza previa de la zona de corte, consistente en el desbroce de la maleza y que tiene la finalidad de favorecer el desplazamiento de los trabajadores. La corta o apeo, consiste en cortar los árboles por el pie, generalmente con motosierra. Los árboles después de derribados, son desramados y despuntados (eliminación de ramas y copa) y posteriormente se efectúa el tronzado para dividir el tronco del árbol en trozos o apeas. A continuación, en el caso del eucalipto, se hace el descortezado o retirada de la corteza. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 5
  16. 16. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Una vez descortezadas o peladas las apeas se entra en la fase de saca de la madera, para ello se procede al arrastre de las trozas o de los árboles (en el caso de especies que no han sido tronzados) hasta agruparlas junto a las pistas forestales para hacer el apilado de las mismas, es decir, formar pilas de madera para ordenar su posterior carga. La fase de saca termina con la carga de la madera en vehículos y su posterior transporte hasta sacarla de las pistas. Es frecuente que antes de depositar la madera en las fábricas de transformación aquélla se transporte hasta los llamados parques de almacenamiento, donde tienen lugar las operaciones de descarga de vehículos, apilado mecánico, y nuevamente carga de la madera en camiones para transportarla a fábrica. La última fase en la explotación forestal consiste en la limpieza del monte para retirar o eliminar los residuos de la corta. 6 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  17. 17. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 5. RIESGOS HIGIÉNICOS 5.1. RIESGOS DERIVADOS DE LOS FACTORES CLIMáTICOS Condición: Exposición al sol Riesgos: • Quemaduras. • Lesiones oculares. • Lesiones de piel. Recomendaciones: • Proteger la cara con viseras o sombreros. • Utilizar gafas con cristales protectores frente a radiaciones. Condición: Temperaturas elevadas Riesgos: • Pérdida de líquido. • Calambres. • Lipotimias. • Golpe de calor. Recomendaciones: • Ingerir líquidos a menudo, preferiblemente agua sin gas y en pequeñas cantidades a lo largo de la jornada. • La ropa de trabajo debe cubrir el cuerpo y ser preferiblemente de colores claros. • En caso necesario usar cremas protectoras. • Evitar comidas excesivamente grasas. • Efectuar los descansos en las zonas de sombra. Condición: Temperaturas bajas: Riesgos: • Hipotermia. • Congelación. Recomendaciones: La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 7
  18. 18. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Usar ropa de abrigo especialmente gorro, guantes y calzado impermeable adecuado. • Bajo ningún concepto recurrir a bebidas alcohólicas. 5.2. RIESGOS DERIVADOS DE LOS FACTORES BIOLÓGICOS Existen toda una serie de riesgos causados por la interacción con animales o plantas, que en las actividades que se desarrollen en el campo deben tenerse en cuenta: Riesgos: • Picaduras. • Mordeduras de reptiles. • Dermatitis por contacto con animales que posean sustancias irritantes. • Intoxicaciones por tomar sustancias venenosas. • Infección de heridas. • Ataques de algunas especies animales. Recomendaciones: • Usar gafas y ropa de trabajo adecuada; además puede ser adecuado el uso de mascarillas en caso de alergias a pólenes. • Usar guantes y botas para evitar picaduras. • En caso de picaduras de reptiles o determinados arácnidos es necesario el traslado a un centro sanitario. 5.3. RIESGOS DERIVADOS DE LAS CONDICIONES DEL TERRENO El riesgo más importante derivado de las condiciones del terreno son las caídas al mismo nivel, por tropezar con la maleza, materiales depositados junto al árbol, apeas, o árboles talados, o por perder el equilibrio como consecuencia de la superficie irregular del suelo. En estos casos se recomienda seguir las siguientes pautas de actuación: Recomendaciones: • Extremar la precaución en los desplazamientos. • Usar calzado adecuado, con suela antideslizante y que sujete con fuerza los tobillos. 8 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  19. 19. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Para evitar que en caso de caídas, se arrastre a otro compañero, en pendientes colocarse a una distancia prudencial, unos 3 m. • Respeta y entiende la señalización que pueda existir en la zona de trabajo respecto a la presencia de barrancos o zonas peligrosas. • Usar los equipos de protección individual. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 9
  20. 20. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 6. RIESGOS DERIVADOS DE LAS OPERACIONES FORESTALES 6.1. RIESGOS EN LA OPERACIÓN DE TALA O APEO Como ya se expuso el capítulo 4, el apeo es una de las principales operaciones que se llevan a cabo en los procesos de aprovechamiento forestal y consiste en la corta y derribo de un árbol en pie. Esta operación entraña un alto riesgo, no solo por la caída del árbol, sino también por la manipulación de herramientas de corte peligrosas, como motosierras, hachas, sierras de mano… Lo primero que se hace durante el apeo es la corta del árbol por el pie, lo más cerca posible de suelo. La parte inferior del fuste es por lo común la parte más valiosa, ya que representa un gran volumen de madera, suele carecer de nudos y su textura es uniforme. Por consiguiente debe evitarse el resquebrajamiento o el desgarro de las fibras de la madera en esta parte. Es importante controlar también la dirección de caída, para proteger no solo al árbol y a los que lo rodean, sino también a los trabajadores y facilitar la extracción. En el apeo manual, el control se consigue mediante un orden y configuración de cortes especial que se expondrán más adelante. Los principales riesgos identificados son: Riesgos: • Caídas de árboles. Riesgo que cuando se materializa suele ocasionar accidentes de lesiones muy graves, tanto sobre el motoserrista como sobre su ayudante o personas que se encuentren próximas a la zona de corta, siendo las causas principales de estos accidentes las siguientes: Z Inadecuado procedimiento de los cortes de tala, Z Efectuar la corta en presencia de viento ligeramente fuerte, Z Deslizamiento del árbol derribado por la pendiente, Z Existencia de otros trabajadores en las cercanías del árbol apeado, etc. • Caídas de ramas, que pueden proceder del árbol derribado o de los otros sobre los que aquel se precipita. • Cortes con motosierra, bien sobre los propios motoserristas o sobre el ayudante cuando se encuentra junto al primero presionando con la pértiga para favorecer la caída del árbol en la dirección deseada. 10 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  21. 21. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Caídas del personal al mismo nivel. Por tropezar con la maleza, con materiales depositados junto al árbol, con apeas o árboles anteriormente talados o por perder el equilibrio como consecuencia de la superficie irregular del suelo, las incómodas posturas que en ocasiones tienen que adoptar los taladores y la utilización de calzado inadecuado. • Caídas de personal a distinto nivel, siendo las causas más comunes la de salvar desniveles y la de subir o bajar a árboles para amarrar un cable o para terminar de cortar un árbol que quedó enredado en otro • Golpes, choques y proyección de objetos, por contacto con ramas, troncos, apeas, etc. • Aunque la probabilidad de accidentes por choque o proyección de los cables utilizados para facilitar el derribo de los árboles no es alta, sin embargo revisten una gran gravedad y sus causas más inmediatas son la utilización de cables en mal estado (golpeados, hilos rotos, insuficiente diámetro del cable, etc) o cabrestantes defectuosos. • Sobreesfuerzos, motivados por la fuerza que hay que desarrollar para hacer los cortes y soportar el peso de la motosierra. • Ruido procedente de la motosierra. Este riesgo sólo afecta al operario que maneja esta herramienta. • Fatiga física y mental, debida al alargamiento de las jornadas, los sobreesfuerzos, los ritmos de trabajo intensos, la toma de decisiones y la situación de aislamiento. Para prevenir estos riesgos es muy importante que la tala se efectúe siguiendo el procedimiento correcto. A continuación se muestra el método recomendado para el apeo de árboles con motosierra, se ha dividido el proceso en dos fases: 1 preparación, 2 corte. 1- PREPARACIÓN El primer paso es comprobar la seguridad del entorno, para ello tendremos en cuenta que: • La operación de talado se deberá realizar únicamente por una persona instruída. • Los operarios ajenos a la operación deberán mantenerse a una distancia mínima de 2,5 veces la altura del árbol que se está apeando. • Estudio de posibles caminos de retirada, diagonales hacia atrás, eliminando los posibles obstáculos. En segundo lugar se analizaran los factores que influyen en la caída del árbol. • Dirección y velocidad del viento. • Dirección natural de caída, que depende de: Z La forma de la copa. Z La inclinación natural del árbol. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 11
  22. 22. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Z Las irregularidades y torceduras del árbol. Z Influjos naturales, nieve, etc… A continuación se preparará la zona para el corte. Z Limpiar la vegetación alrededor del árbol. Z Apartar, cortando todo el material y residuos de alrededor del árbol a talar, así como los caminos de retirada, (diagonales hacia atrás). Z Al cortar el matorral, hacerlo dando la vuelta alrededor del tronco, “en sentido de las agujas del reloj” y moviendo la motosierra de derecha a izquierda, cuidando de no hacerlo de izquierda a derecha por la posibilidad de que se produzca un retroceso. Z Limpiar el ramaje en la zona inferior del tronco. Z No cortar con la motosierra por encima de la altura del hombro. Z Cortar de arriba abajo moviéndose alrededor del tronco. ZSostendremos la motosierra de modo que la barra en sentido longitudinal, esté en ángulo recto con el cuerpo, manteniendo la motosierra paralela a los hombros, con los brazos derechos, para ello habrá que agarrar la motosierra con la mano izquierda agarrando la parte descendente de la manija delantera; y la mano derecha agarrará, de modo que con el pulgar aceleremos. Z En todo corte deberemos utilizar el árbol como protector. Z Si existen en el pie de árbol, piedras u otros objetos que puedan desafilar la cadena, efectuaremos la limpieza con hacha. Z Nunca dejar las herramientas obstaculizando las vías de escape. Z Deberemos eliminar las nerviaciones radiculares (costillas). Para ello primero se efectuará el aserrado vertical y a continuación el horizontal. Z En ocasiones, se asegura la dirección de caída venciendo la natural inclinación de un árbol, amarraremos el tronco a cierta altura del corte, finalizando el derribo tirando del amarre desde suficiente distancia; esta distancia debe ser 1,5 veces la altura del árbol como mínimo. 12 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  23. 23. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 2- CORTE Técnica de corte Todo árbol se debe derribar mediante tres cortes, dos de dirección (uno inclinado 45º y otro horizontal), que sirven para crear la bisagra o entalladura guía, que será la muesca guía para la caída, y uno tumbado (horizontal) o corte de tala. La entalladura guía se deberá profundizar hasta 1/4 ó 1/5 del diámetro del árbol, según sea el tamaño de este. El corte de tumbada o también llamado de tala, se deberá hacer perfectamente horizontal, algo más alto 2 o 3 cm, y opuesto al corte horizontal de la muesca de caída. Se debe tener en cuenta que hay que dejar una franja de madera “bisagra” en el medio del tronco, perpendicular a la dirección de caída, de ancho la décima parte del diámetro, que va a controlar la dirección de la caída. Las ventajas que nos proporciona la bisagra son: • Impide que el árbol caiga hacia el operario. • Impide que el árbol caiga hacia los lados. • Obliga al árbol a caer por la dirección marcada por la muesca de salida. 6.2. DESRAMADO O ESCAñADO Y DESPUNTADO El desramado puede llegar a ocupar gran parte del tiempo de la corta, debe ser un proceso suave y continuo. Mientras el desramado se efectúa indistintamente con hacha o con motosierra, el despuntado se hace con motosierra. La retirada de las ramas es una operación fundamental para posteriores fases, sobre todo para realizar el descortezado del eucalipto. Riesgos: • Cortes con hacha o motosierra. Debidos al inadecuado método de trabajo o por una falta de dominio de las herramientas, proyectándose ésta sobre el cuerpo del operario que la maneja o sobre otro trabajador que permanece en el radio de acción de su herramienta. Particularmente cuando el trabajador se coloca encima del propio árbol que está desramando con la intención de avanzar más rápidamente, pero que, al ir cortando ramas, el árbol puede girar súbitamente y caer al suelo, produciéndose graves lesiones cuando además entre en contacto con el órgano de corte de la herramienta. • Caídas al mismo nivel. Causadas por la abundante cantidad de obstáculos presentes en el terreno, provenientes de ramas cortadas, de las propias ramas del árbol que se está desramando y la pendiente del terreno, factores todos ellos que dan lugar a una superficie de apoyo totalmente inestable. • Golpes por árboles o ramas, que se deslizan pendiente abajo. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 13
  24. 24. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Sobreesfuerzos y fatiga física. Causados por la fuerza física que hay que desarrollar, bien para dar el golpe de hacha, bien para mover y soportar la motosierra, a este factor hay que sumarle las posturas incómodas que normalmente hay que adoptar para dar los cortes y el esfuerzo realizado en los desplazamientos a través de un suelo irregular o inestable que bordea en toda su longitud el árbol que se está desramando y el esfuerzo realizado en los desplazamientos a través de un suelo irregular o inestable que bordea en toda su longitud el árbol que se está desramando. Recomendaciones: Durante el proceso de desramado es importante prestar atención a los siguientes puntos: • La altura ideal de trabajo durante el desrame, se encuentra entre las rodillas y las caderas. Por lo que es conveniente derribar los árboles sobre otros ya caídos, de manera que nos sirvan de bancos de trabajo. • Antes de cada corte debemos asegurarnos que tenemos la posición correcta de trabajo, incluida una buena separación de pies. • Siempre que se pueda se interpondrá el tronco entre las piernas y el corte, y se mantendrá la máquina lo más cerca posible del cuerpo, con el objeto de: Z Forzar al mínimo la espalda. Z Evitar la proyección de serrín. Z Dominar al máximo la máquina con lo que disminuye el riesgo de golpe por retroceso. • Debe ser la máquina la que cambia de posición, mediante el deslizamiento de los asideros en las manos, estas siempre quedarán alineadas-rectas con el antebrazo y manteniendo las manijas o asideros apresados con los pulgares. • Durante el corte procuraremos que descanse la motosierra en el árbol y en ciertos cortes deberemos utilizar la palanca, todo ello para aliviar esfuerzos. • Se debe prever las situaciones de corte que puedan dar origen a un rebote por entrar en contacto la punta superior de la barra guía con los troncos y tocones que están debajo, detrás; así como ramas escondidas, extremos de troncos. • También extremaremos las precauciones al desramar ramas gruesas, estudiando las tensiones de las mismas, cortando de modo que la barra no quede aprisionada, o que se destense de repente, para ello estudiaremos las consecuencias de los cortes, aserrándose por etapas. • Para el desrame de la parte inferior del tronco, una vez girado el mismo, trabajaremos protegiéndonos con él, siempre con la cadena tirando y desplazándonos hacia atrás a lo largo de éste. Una vez termina la pasada se gira el tronco y se vuelve a comenzar. • Para el desrame de tiras a matarrasa, en bosques llanos, existen unos métodos o técnicas bien definidas y estudiadas. 14 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  25. 25. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Técnica del péndulo o zig-zag Consiste en el desrame desde la coz, hacia la copa, colocándose a la izquierda del tronco. Esta técnica consta de las siguientes fases: • Apoyar la parte plana de la sierra contra el tronco, en el lado contrario. • Poner la motosierra a máxima aceleración. Fase 1 • Trasladar la motosierra cortando hacia delante y una vez limpiado un espacio, damos a continuación la vuelta al tronco con la sierra y empleando la cadena empujando, en sentido perpendicular al eje del tronco. • Mantendremos la motosierra cerca del cuerpo. • Damos la vuelta a la motosierra y aserramos con la cadena, tirando lo que queda hasta nosotros. • Apoyamos la motosierra contra el tronco y en la pierna derecha, manteniendo Fase 2 la espalda recta, se lleva la motosierra hacia delante, hasta la próxima rama, cortándola con la cadena empujando, y continuamos las operaciones inclinando la motosierra sobre su lado derecho, cortando las ramas verticales, la aceleración la efectuamos con el pulgar. • Enderezamos la motosierra contra el tronco y cortaremos con la cadena tirando. • Avanzaremos, en el momento que la barra está dirigida al suelo, al otro lado Fase 3. del tronco. • Avanzaremos todo lo que se pueda hasta topar con las ramas siguientes, y así sucesivamente se van repitiendo las fases. 6.3. TRONZADO La división del tronco en “apeas” de una longitud determinada se realiza por medio de cortes transversales hechos con motosierra. Los riesgos más frecuentes de esta operación son: Riesgos: • Cortes con motosierra. • Caídas de personas al mismo nivel. • Caídas a distinto nivel. • Sobreesfuerzos. • Golpes y ruido. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 15
  26. 26. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Arrollamiento o atropamiento, este es el factor de riesgo de mayor gravedad y específico de esta operación, el atrapamiento por las apeas o por el propio tronco que se está tronzando, está causado por un desgajamiento súbito del tronco en el momento que se está serrando o por un emplazamiento inadecuado, saliendo el tronco rodando hacia el trabajador. Este último riesgo normalmente, se manifiesta cuando el método de trabajo realizado no es correcto. Recomendaciones: Durante el tronzado nunca deberemos trabajar solos; por otro lado se estudiará el tronco, analizando las tensiones que sufre, para que al cortar no se dispare el tronco, ni se nos atrape la motosierra. Según el tipo de tronco se seguirá unas determinadas indicaciones, así tenemos: Troncos con presión sobre la parte superior • Troncos finos: Z Se efectúa el corte de descarga a 1/3 del diámetro por arriba. Z Se efectuará el corte de separación de abajo hacia arriba que irá a juntarse con el de descarga. • Troncos gruesos: Z Cortamos por el lado opuesto, verticalmente 1/3 del diámetro. Z Traemos la sierra hacia nosotros y cortamos de arriba hacia abajo, el corte de descarga. Z Finalizaremos cortando desde el lado inferior, para no rozar el terreno podremos hacer una incisión, y continuaremos hasta terminar. 16 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  27. 27. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Troncos con presión sobre la parte inferior • Troncos finos: Z Efectuaremos el corte de descarga a 1/3 del diámetro, por debajo. Z Efectuaremos el corte de separación de arriba hacia abajo, que irá a juntarse con el de descarga. • Troncos gruesos: Z Cortamos por el lado opuesto, verticalmente 1/3 del diámetro. Z Traemos la sierra hacia nosotros y cortamos de arriba hacia abajo. Z Efectuamos el corte de descarga por debajo. Z Finalizamos con el corte de separación de arriba hacia abajo. Troncos con tensiones laterales Z Efectuamos el corte posicionando dentro de la curvatura y desde el trozo de tronco que al liberarse irá hacia delante, evitando el golpe de retroceso del otro tramo. Z Siempre efectuáremos el primer corte o corte de descarga desde el lado interior de la curvatura. 6.4. DESCORTEZADO O PELADO Esta operación se realiza en pocas especies, siendo el eucalipto la que normalmente es sometida a esta retirada de su corteza en la propia explotación forestal. Otras especies forestales son descortezadas en las propias serrerías, cuando el destino es la elaboración de tableros, o como un proceso más en las fábricas de obtención de pasta de celulosa, o aserrado Los principales riesgos de esta operación son: Riesgos: Los cortes por hacha. La mayor probabilidad de riesgo, se encuentra en la realización de golpes fallidos durante la ejecución de la operación, desviándose el hacha hasta las manos, cuando la apea sujetada ver- ticalmente con una mano del trabajador, o hacia los pies o las piernas, cuando el descortezado se ejecuta con la apea asentada totalmente en el suelo y está sujetada por el pie del operario. Las caídas de personas, con la consideración de que las apeas recién peladas son muy resbaladizas, lo cual favorece este tipo de riesgos. Los sobreesfuerzos, agudizados por la tarea de levantar del suelo las apeas, generalmente de gran peso, la fatiga provocada por éstas y las agotadoras jornadas. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 17
  28. 28. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 6.5. SACA DE LA MADERA El proceso de la saca comprende el conjunto de operaciones que tienen por objeto sacar la madera del monte y trasladarla en vehículos hasta los parques de las fábricas o hasta parques habilitados en cualquier otro lugar donde permanece almacenada en grandes pilas. Se diferencia entre: • La saca de madera para pasta: En la cual, el tronzado se efectúa “in situ”, una vez talado y desramado el árbol. La resultante son unas trozas o apeas de menos de 20 cm de grueso por 2 m de largo. • La saca de madera para sierra: El trozando se efectúa en la playa o cargadero, resultando unas trozas o apeas de más de 20 cm de grosor y alrededor de 2 m de largo. Las operaciones de la fase de saca son: • Reunión o juntado de madera. • Desembosque y arrastre. • Apilado o amontonado. • Carga. • Transporte. 6.5.1 Reunión Se trata de la reunión de los árboles o apeas que se encuentran diseminados por la parcela. Implica el tratamiento individual de la madera, para poder trasladarla hasta un punto de posterior recogida. a) Madera para pasta El transporte se realiza: • De forma manual. • Utilizando ganchos o pinzas manuales. b) Madera para sierra Al tratarse de troncos enteros ya desramados y tras la realización de la tala, con la dirección prefijada y planeada de antemano, de tal manera que, para recorrer la distancia, se utilizará, siempre que sea posible, un tronco abatido y sobre él se pueden hacer rodar aquellos que queremos reunir para su posterior desembosque. 18 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  29. 29. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Esta operación se realiza de igual manera que en el caso anterior: • De forma manual. • Utilizando ganchos o pinzas manuales. Riesgos: • Caídas al mismo nivel. • Caídas a distinto nivel. • Atrapamientos: mayoritariamente por trozas. • Golpes con objetos inmóviles. • Golpes con objetos móviles. • Cortes. • Sobreesfuerzos: debidos principalmente a la manipulación de cargas. Medidas preventivas: • Las propias del manejo y levantamiento manual de cargas. • Utilización de prendas de protección idóneas para trabajar. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 19
  30. 30. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 6.5.2 Desembosque y arrastre Se denomina a la operación de hacer accesible la madera a un medio de carga, utilizando un elemento de trabajo común para tratar uno o varios troncos o piezas de madera a la vez, efectuándose a excepción de la utilización de “portadores-autocargadores”, por medio del arrastre. El arrastre comienza en el punto de reunión y acaba en la zona de apilado temporal a pie de pista o vía de saca. Hay que diferenciar dos formas de arrastre, dependiendo de: a) Tipo de explotación Z De tronco entero: Los troncos enteros se arrastran bien en contacto con el suelo en toda su longitud o bien semi-elevados. El tronzado se realiza en la zona de apilado. Z En trozas o apeas: Se amarran varias trozas formando un paquete, a continuación se arrastra la máquina y se lleva suspendido hasta la zona de apilado. b) Tipo de arrastre Z Por cable o cabestrante: El extremo del cable (generalmente de 8 mm de diámetro) se engancha mediante pinzas de arrastre, cadenas o chokers a un tronco o a varias trozas a la vez, procediendo a continuación al arrastre. El sistema de enganche consta esencialmente de un cable terminado en cada extremo en un mandril o casquillo o bien en un mandril y una gaza con guardacabos. Su longitud será aproximadamente igual al doble de la circunferencia del árbol más grueso que haya de ser arrastrado. La sujeción de los fustes se realizará pasando un extremo terminado en mandril bajo el tronco y encajando dicho mandril en una pieza de unión que corre libremente por el cable. La unión del cable con el apero de arrastre se realizará mediante otra pieza a la que se van ensamblando varios casquillos, uno de cada fuste a arrastrar, o bien en un gancho o mosquetón donde se enganchan las gazas terminales de cada cable. Cuando las dificultades del terreno motiven problemas de enclavamiento o enganche de las trozas con el barro, piedras o matorrales, se podrá favorecer el paso bien rebajando las aristas delanteras achaflanándolas con cortes de hacha, o bien si se trata de trozas de pequeño diámetro con la colocación en la parte delantera de un cono metálico cuya base acoja a las testas de los fustes arrastrados. Z Por mediación de grapas o brazos: Es cada vez más frecuente ver la utilización de grapas arrastradas, brazos o barras acopladas a los tractores para realizar el arrastre. En este caso, la madera larga 20 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  31. 31. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL circula semielevada y la corta suspendida. De todas formas existe una maquinaria autónoma, específica para este tipo de trabajo que realiza el arrastre tanto por cable como por grapa, denominada skidder o arrastrador que se verá en capítulos posteriores. Factores determinantes en el arrastre a) Tipos de suelos La adherencia y capacidad portante será diferente por cada tipo de suelo, según el tamaño de las partículas. En suelos rocosos, la capacidad portante es suficiente, cualquiera que sea su origen. Únicamente se modifican los coeficientes de rodadura y adherencia. b) Pendiente Es uno de los factores que más importancia tiene en la explotación. La pendiente elimina la posibilidad de utilizar muchos de los medios de trabajo de los que podríamos disponer y limita las posibilidades de los empleados. La trascendencia de la pendiente será distinta según se tenga que remontar o hacer descender la madera, siendo más general el hacer descender la madera, por eso la mayoría de las pistas y vías de saca se trazan en zonas bajas. Atendiendo a la estabilidad longitudinal, los tractores forestales pueden admitir pendientes hasta de un 60%. Aunque como norma general, los tractores forestales no deben trabajar en lugares que superen el 30% ya que existen muchas posibilidades de deslizamiento, tanto en subida como en bajada. Lo cual no quiere decir que los tractores, sobre todo los de orugas y los skidders, no tengan posibilidad funcional en pendientes superiores, aunque con un gran riesgo de accidente. c) Obstáculos La presencia de obstáculos, ya sean piedras, tocones, agujeros, etc., hacen el terreno desigual y potencian el riesgo de accidentes (vuelcos, aplastamientos y volteos de los troncos, etc.), además de la dificultad para las propias explotaciones. No se escapa de este tipo de proceso, las condiciones de la zona de explotación, como son entre otras, la existencia y condiciones de carreteras forestales, pistas, caminos de desembosque y sendas de arrastre. Riesgos: Ajenos a la maquinaria: • Cortes o pinchazos por útiles (cables, cadenas,..). • Atrapamientos en el proceso de enganche: Z Por deslizamiento del tronco o apea durante el amarre. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 21
  32. 32. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Z Por tensar el útil de amarre del arrastrador de forma imprevista. Z Golpe por objeto móvil: Por rotura de cable o útil de enganche durante el tensado o arrastre. Z Por permanencia del operario dentro del radio de acción de la zona de arrastre. Debidos a la maquinaria: • Vuelcos debidos a las particularidades del terreno (zanjas, pendientes, etc). • Choque contra objetos inmóviles (árboles, taludes, etc). Medidas preventivas: En cuanto a los operarios: • Utilizando guantes que preservan sus miembros superiores de útiles o lacerantes o cortantes. • Utilización de calzado de seguridad que proteja al operario. • Utilización de casco y gafas de seguridad, ya que este trabajo es complementario al de tala, desrame, tronzado, etc. • Alejamiento del operario fuera de la zona de arrastre antes de dar la orden al maquinista que proceda al tensado. En cuanto a útiles: • Retirar inmediatamente del servicio un cable de carga cuando en la zona que se encuentre en peores condiciones, presente roturas visibles del alambre. 22 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  33. 33. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Tampoco se debe emplear un cable de carga cuando se produzca alguno de los siguientes defectos: Z Rotura de la trenza. Z Aplastamiento. Z Dobleces y nudos. Z Retorcimientos. Z Desperfectos del empate o de la brida de prensado. Z Demasiado desgaste. Z Hendiduras de corrosión. Z Otros desperfectos considerables. • No se deberá seguir utilizando una cadena cuando uno solo de sus eslabones se haya desgastado en más del 10% de su espesor o se haya alargado en más del 5% de su longitud inicial. Las cadenas que hayan adquirido una consistencia rígida a consecuencia de sobrecarga, se deben eliminar inmediatamente. Nunca se debe realizar el empalme de una cadena por medio de un tornillo pues este queda sometido simultáneamente a esfuerzos de tracción, flexión y cortante, pudiendo romperse fácilmente. Para la prolongación de cadenas se deben emplear exclusivamente grilletes, cierres o eslabones de emergencia adecuados. No trabajar con ganchos cuya boca está deformada o que presenten fuertes desgastes. 6.5.3 Apilado o amontonado Se denomina así al almacenamiento temporal de la madera, en una zona llamada de apilado o cargadero, normalmente situada a borde de pista o en sus cercanías, donde termina el arrastre y comienza la carga. El tamaño y otras características de los cargaderos dependen del volumen de madera. Si se está sacando la madera por el sistema de tronco entero, es necesario disponer del espacio suficiente para poder medir, tronzar y clasificar la madera con comodidad. La madera en trozas o apeas se descarga formando pilas directamente. El apilado se realiza: • En caso de madera para pasta directamente con el arrastrador. • Por medio de grúa, autónoma o acoplada al tractor o camión en caso de madera para sierra. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 23
  34. 34. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Exigencias del cargadero • El terreno debe soportar el peso de un camión cargado. • La zona de apilamiento y carga de camiones tendrá una superficie con un diámetro o anchura mínima de dos veces y media la longitud del tractor, más el lugar de apilamiento, todo ello dependiendo de la columna de madera, del sistema de explotación y de los medios empleados. • El cargadero debe situarse en zonas despejadas, sin árboles, piedras u otros obstáculos. En caso de existir líneas de alta tensión próximas o que crucen las eras deberán tener una superficie suficiente, en la que los apilamientos se pueden colocar a una distancia tal de la línea de postes que, una vez estacionado el camión, de modo que con la pluma en máxima longitud y en dirección perpendicular a la línea eléctrica, exista entre el extremo de la pluma y la línea una distancia de 5 m como mínimo. • Las eras de carga deberán ser llanas o con una ligera inclinación en el sentido contrario a la pendiente del monte y en todos sus bordes se procurará amontonar tierra o material excavado, a una altura mínima de unos 30 cm. • Hay que prever el cruce de vehículos y disponer de una rotonda para que den la vuelta. Formación de pilas • Dejar un tramo libre entre la madera apilada y la vía de saca (no menos de 3 m), pero siempre y cuando se encuentre al alcance de la grúa de saca. • La madera corta se apila al borde de la pista, en dirección perpendicular a esta. • La madera larga puede apilarse también en dirección paralela, aunque una vez tronzada y clasificada deberá apilarse en dirección perpendicular. • Las pilas deben situarse de forma que el tronzado y la carga resulten lo más fáciles posibles. • La madera que tenga el mismo destino puede situarse en lados opuestos de la pista para ser transportada conjuntamente. • Hay que tener presente el orden de transporte para la colocación de las pilas. • El apilado se realiza de la siguiente manera: Z Bajo la pila se colocan uno o varios palos soporte (no se usa madera fibrosa), el palo soporte debe llegar hasta 0.5 m por fuera de los bordes de la pila. Z Las trozas grandes se colocan abajo y en los costados y las pequeñas encima y en el centro. Z El espaciamiento entre las pilas tiene que ser de 0,5 m como mínimo. Z Si de alguna troza de madera solo hay una pieza o dos estas se colocan encima de la pila en dirección contraria. Z Los paquetes no pueden hallarse detrás de piedras, árboles, arbustos u otros obstáculos. 24 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  35. 35. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Riesgos: • Atrapamientos: Z Al desenganchar el amarre del tronco o apeas transportado. Z Por deslizamiento de troncos, por deficiente apilamiento. Z Por deslizamiento de troncos, por excesiva pendiente del terreno de asentamiento. • Golpes contra objetos inmóviles. • Golpes contra objetos móviles: Z Por caídas de material. Z Por encontrarse el operario dentro del radio de acción de la grúa. • Caídas al mismo y distinto nivel: Z Por subir el operario a la pila. Z Al subir y bajar de la máquina. • Contactos eléctricos indirectos Z Líneas eléctricas en las proximidades de la zona de apilado. Medidas preventivas: Z Las trozas grandes se situaran abajo y en los costados, las trozas pequeñas encima y en el centro. Z Los trabajadores no deberán subir a los montones de troncos durante los trabajos de apilamiento. Z No colocar las pilas próximas a líneas eléctricas o telefónicas. Z El apilado se realizará en terrenos llanos, sin pendientes. Z Se deberá prever alumbrado artificial adicional, cuando las condiciones de luz natural no sean suficientes. Z Las cargas deben amarrarse solidamente. Z Las cargas no deben pasar por encima de personas ocupadas en trabajos de tronzado. Z Ninguna persona se situará debajo de una carga suspendida. Z Los trabajadores no deberán levantar ni transportar cargas superiores a 40 kg. Z Los operarios utilizarán guantes, botas y casco de seguridad. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 25
  36. 36. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 6.5.4 Carga Es la operación que consiste en recoger la madera que anteriormente se ha apilado y colocarla en un medio de transporte. Sistemas de carga: • De forma natural: sistema en desuso, al aparecer medios mecánicos. • De forma mecánica: Z Por medio de grúas montadas en el propio elemento de transporte. Z Por medios complementarios independientes al vehículo de transporte. Z Por medio de máquinas autónomas. Riesgos: Riesgos en las operaciones manuales • Sobreesfuerzos debido al manejo de cargas pesadas. En todas las operaciones de la explotación forestal está presente este riesgo, pero especialmente en las operaciones propias de la saca de madera. Este riesgo podría verse disminuido con la utilización de medios mecánicos, tal como arrastre por cable o por medio de máquinas especializadas. • Caídas al mismo nivel Este riesgo no sólo está causado por las irregularidades del terreno sino también por la presencia de apeas, que cuando están húmedas son sumamente resbaladizas, y por el desequilibrio que supone para el trabajador el traslado a brazo o al hombro de las apeas. • Golpes o atrapamientos, fundamentalmente en las manos, en el momento de agarrar o depositar las cargas. • Caída de apeas en manipulación, riesgo que tiene lugar durante el transporte a brazo, ocasionando lesiones sobre el propio trabajador que manipula la carga. • Caída de apeas por desplome de las pilas. • Choque contra objetos inmóviles, particularmente cuando se utilizan inadecuadamente las herramientas, por ejemplo, cuando para coger apeas se emplea el hacha, ya que ésta puede desprenderse de la madera en el momento que el trabajador hace el máximo esfuerzo de tracción y debido a su propio impulso choca contra cualquier objeto que tenga tras de sí. 26 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  37. 37. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Caídas a distinto nivel, los trabajadores situados en las pilas o en las cargas de los camiones pueden perder el equilibrio, como consecuencia de lo irregular e inestable de la superficie de trabajo y caer al suelo, generalmente con piedras, madera. etc. Riesgos en las operaciones mecanizadas de la saca: • A algunos de los riesgos incluidos en las operaciones manuales de la saca hay que sumar las siguientes: • Vuelcos de las máquinas, debidos a peculiaridades del terreno o a maniobras defectuosas. • Choques contra objetos inmóviles. • Golpe contra objeto móvil: Caída de apeas desde la pinza de la grúa por deficiente amarre o por realizar la operación a un intenso ritmo. • Atrapamientos, por las máquinas o por sus órganos móviles. • Vibraciones. • Posturas inadecuadas. • Intensa carga física. Medidas preventivas: En cuanto a los operarios: • Utilización de guantes que preserven sus miembros superiores de útiles lacerantes o cortantes. • Utilización de calzado de seguridad que proteja al operario de posibles atrapamientos • Utilización de casco y gafas de seguridad, ya que este trabajo es complementario al de la tala. • Alejamiento del operario fuera de la zona de arrastre antes de dar la orden al maquinista que proceda al tensado. En cuanto a útiles: • Retirar inmediatamente del servicio un cable de carga cuando en la zona que se encuentre en peores condiciones, presente roturas visibles de alambre. • Tampoco se debe emplear un cable de carga cuando se produzca alguno de los siguientes defectos: La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 27
  38. 38. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Z Aplastamiento. Z Dobleces y nudos. Z Retorcimientos. Z Desperfectos del empate o de la brida de prensado. Z Demasiado desgaste. Z Hendiduras de corrosión. Z Otros desperfectos considerables. Z Rotura de la trenza. • No se deberá seguir utilizando una cadena cuando uno solo de sus eslabones se haya desgastado en más del 10% de su espesor o se haya alargado en más del 5% de su longitud inicial. • Las cadenas que hayan adquirido una consistencia rígida a consecuencia de sobrecarga, se deben eliminar inmediatamente. • Nunca se debe realizar el empalme de una cadena por medio de un tornillo pues este queda sometido simultáneamente a esfuerzos de tracción, flexión y cortante, pudiendo romperse fácilmente. • Para la prolongación de cadenas se deben emplear exclusivamente grilletes, cierres o eslabones de emergencia adecuados. No trabajar con ganchos cuya boca está deformada o que presenten fuertes desgastes o grietas. En ambos casos deberán retirarse y no emplearse en ningún trabajo. 6.5.5. Riesgos derivados de los desplazamientos de vehículos Los trabajos forestales requieren del tránsito de vehículos por carreteras comarcales, pistas forestales y zonas de accesos complicados. Encontramos dos tipos principales de vehículos, los que utilizan los trabajadores para desplazarse a la zona de explotación, y los de carga o transporte de madera. El transporte de madera es el eslabón entre el aprovechamiento forestal y la fábrica. El desplazamiento de la madera desde las pilas, a pie de pista, hasta las fábricas o hasta los parques de almacenamiento se efectúa en camiones. 28 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  39. 39. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Entre los factores básicos que afectan al transporte de madera se encuentran: • Las dimensiones de la operación. • La situación geográfica del bosque y de la fábrica y las distancias entre ellas. • El surtido de madera para el que está proyectada la fábrica (dimensiones de los troncos…). • Las clases de transporte disponibles y adecuadas. El transporte se puede realizar por carretera, ferrocarril, barco o por flotación fluvial según la geografía y las distancias entre los destinos. Con todo, la forma más común es el transporte por carretera, en camiones o tractores forestales. En muchos casos el transporte suele ser subcontratado lo que implica problemas a la hora de plantearse la responsabilidad sobre la salud y seguridad de los trabajadores. Los riesgos específicos que afectan al transporte de madera son: Riesgos: Los vuelcos. • Vuelcos por sobrecarga, desplazamiento de la carga, por velocidad inadecuada o por el deficiente estado de las pistas forestales. Los golpes. • Golpes contra objetos inmóviles, al arremeter el vehículo contra árboles u otros objetos, por carecer de visibilidad, velocidad excesiva, deficiente mantenimiento del camión, etc. Recomendaciones: Se debe prestar atención a: • Usar el cinturón de seguridad. • En caso de que se transporten herramientas, maquinaria ligera o avituallamiento, sujetar este material de forma adecuada (en cajas portaherramientas, bacas, …). • Nunca y bajo ningún concepto utilice elementos exteriores del vehículo (guardabarros…) para agarrarse o poder desplazarse en ellos. • El encargado del vehículo que designe la empresa será el encargado de efectuar una revisión del vehículo al iniciar o finalizar la jornada y comprobar los aspectos documentales. • Respeta siempre las normas de circulación. • Extrema las precauciones en la circulación por caminos en mal estado, pistas forestales etc. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 29
  40. 40. • Circula a la velocidad adecuada a la vía por la que se está desplazando. • Si no estás autorizado por tu responsable no utilices el vehículo. • No provoques distracciones en el conductor.
  41. 41. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 7. RIESGOS DERIVADOS DE LA UTILIZACIÓN DE HERRAMIENTAS MANUALES Son aquellas máquinas para las que su funcionamiento solo requiere del esfuerzo del trabajador. Como hachas, sierras, ganchos metálicos, palancas... Por otro lado se utilizan herramientas manuales como hoces, guadañas, cortamatas… para las operaciones de corte y limpieza de la vegetación herbácea y matorrales, por lo tanto las herramientas manuales se clasifican en: • Herramientas de mano propiamente dichas. • Herramientas mecánicas manuales. 7.1. HERRAMIENTAS DE MANO Los accidentes producidos en los trabajos forestales por herramientas manuales se deben a que estas se resbalan, rompen o se emplean incorrectamente. Las herramientas a emplear han de ser de un material robusto y de buena calidad para resistir un uso intensivo. No deben ser exageradamente pesadas por que a menudo tienen que ser transportadas largas distancias por terreno quebrado. Pueden clasificarse en: • Cortantes: hacha, sierra de mano, guadaña, azada, etc. • Para golpear: martillos, cuñas, etc. • Otras: ganchos, pinzas, palancas de derribo, etc. 7.1.1. Herramientas cortantes Son las herramientas más peligrosas utilizadas en los trabajos forestales. Deberán ser utilizadas con mucha precaución. Estas herramientas no se deben pasar de una persona a otra tirándolas. Las principales herramientas cortantes son: HACHAS: Son las herramientas forestales por antonomasia. Actualmente han sido sustituidas por las motosierras y otros útiles. Se pueden utilizar para el corte de árboles de diámetro menor de 12 cm, dando un corte, o dos opuestos según el diámetro del árbol, inclinados 40º o 60º con respecto a la horizontal. Para cada corte será suficiente un solo golpe de hacha. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 31
  42. 42. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL También se usa para el pelado del eucalipto en explotaciones forestales en cuadrilla. Es frecuente que el hacha se desvíe y hiera la pierna o el pie del trabajador. Esto se puede prever manteniendo la zona de trabajo despejada de ramas y maleza. Las botas de seguridad con protecciones de acero resultan útiles para evitar estos accidentes. SIERRAS DE MANO: Las heridas producidas por sierras de mano suelen ser menos graves. Los accidentes ocurren sobre todo cuando se empieza un nuevo corte o cuando la sierra salta del tajo hiriendo la mano que guía la hoja de la sierra o la que sujeta la madera que debe ser cortada. Es preferible sujetar la sierra con ambas manos y darle movimientos cortos y con poca presión hasta el momento en que el corte es suficientemente profundo. Las sierras deben mantenerse afiladas y estar correctamente montadas para que su filo se deslice bien y evitar que se atasquen. GUADAñAS, HOCES Y HOCINOS: Las guadañas y las hoces pueden ser herramientas muy peligrosas si se utilizan imprudentemente. Ocurren muchos accidentes cuando la distancia que separa a los trabajadores es insuficiente y cuando las hoces se desvían o resbalan. La sustitución de estas herramientas por otros instrumentos mecánicos o por productos químicos ha contribuido a reducir el número de accidentes. Cuando sea imposible sustituir las hoces, el trabajador debe proteger las manos con guantes de lona provistos de refuerzos de goma en el dorso. Los trabajadores que utilizan hocinos deberían adoptar medidas de protección análogas. 7.1.2. Herramientas para golpear o de contusión También son causa de accidentes las cuñas y los martillos utilizados para la tala de árboles y para tronzar o hendir madera. Las astillas de metal desprendidas de las herramientas de contusión pueden causar graves lesiones como seccionar un tendón, herir un ojo, etc. Las herramientas de contusión deberán ser de metal de la mejor calidad y bien templado. Estas herramientas (así como las hachas), pueden romperse o torcerse cuando el frío es muy crudo. Puede resultar conveniente evitar que se enfríen demasiado, conservándolas próximas a una fuente de calor o dando con ellas ligeros golpes. 32 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  43. 43. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL MARTILLOS: Se utiliza a menudo un martillo pesado para clavar los postes de cerca, mientras que otro trabajador los sujeta. Cuando el martillo manda el golpe, el que sujeta el poste puede resultar gravemente herido. Tales accidentes pueden evitarse y el trabajo puede resultar mucho menos penoso si se utilizan martinetes accionados a mano por un tractor. Si no se dispone de este equipo, es conveniente sostener el poste de cerca mediante un alambre o con unas tenazas de mango largo. Los martillos deberán ser de metal algo más resistente que las cuñas. El martillo marco es una herramienta en cuya cabeza de metal hay una especie de sello identificador de un propietario o empresa y un sistema de numeración correlativo. Esta herramienta se destina a identificar al propietario de cada árbol. CUñAS: Uno de los inconvenientes de las cuñas de metal es que con el tiempo, su cabeza forma rebordes o se rompe. Por lo tanto, las cabezas de estas herramientas deberán ser aderezadas o esmeriladas y sus bordes biselados. Siempre que sea posible no se usarán cuñas de acero. Las cuñas de aluminio o de madera, reducen considerablemente los riesgos de accidente inherentes a la utilización de herramientas de concisión. 7.1.3. Otras herramientas • Azadas. • Podones y rozones: en desuso por el empleo de desbrozadoras. • Peladora: es una herramienta antigua que se utiliza como complemento y para el tratamiento de árboles especiales. Con la peladora de uno o dos mangos se descorteza el árbol manualmente. • Palancas de derribo. • Ganchos manuales. • Pinzas manuales. Riesgos: • Golpes y cortes. • Proyección de fragmentos o partículas. • Caídas de objetos por manipulación. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 33
  44. 44. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Caídas al mismo nivel. • Caídas a distinto nivel. • Contusiones y cortes. • Estrés térmico por calor. Las principales causas de estos accidentes se encuentran en: • Los tropiezos con la vegetación, rocas, herramientas mal guardadas. • El descenso inadecuado del personal de los vehículos de transporte. • Un manejo inadecuado de la herramienta, o el estado defectuoso de filos y mangos de agarre. • Forma de trabajo inadecuado con la herramienta. • Ropa de trabajo inadecuada a las condiciones climáticas. • Altas temperaturas durante la jornada laboral. Precauciones: • Inspeccionar la zona de trabajo y planificarlo adecuadamente, estableciendo el método de labor, el material y equipo necesario de protección a emplear. • Para bajar de los vehículos no se debe saltar. Sino utilizar permanentemente tres puntos de apoyo: los pies y una mano o si no, un pie y las dos manos en estribos y asas respectivamente. • Mantener una distancia de seguridad adecuada entre los trabajadores. • Utilizar la herramienta únicamente para los trabajos que ha sido diseñada. • Cuando no se esté usando la herramienta esta deberá ser guardada en un lugar adecuado, con los elementos de corte protegidos en sus fundas. • Disponer en la zona de trabajo de agua potable en cantidad suficiente. • Comprobar que está en buen estado antes de su uso, especialmente en lo referente al filo y uniones de mangos y partes móviles. • Al dejar de usar una herramienta, proteger el filo mediante una funda o protector y depositarla en un lugar seguro. • No depositar las herramientas en lugares de paso donde pueden provocar caídas. • No emplear las herramientas en otras tareas para las que no ha sido diseñada. • Las herramientas solo pueden ser utilizadas por personal formado en su uso. • Comunicar a su superior cualquier defecto o deterioro que observes en ellas. • Usar los equipos de protección adecuados: casco, gafas, guantes, botas. 34 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  45. 45. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Colocar las herramientas en el cinturón portaherramientas para desplazarse. No llevar las herramientas al hombro. En caso de llevarlas en la mano cógelas lo más cerca del filo con el brazo extendido hacia abajo sin balancearlo. 7.1.4. Escaleras de mano Recomendaciones: • Utilizar la escalera de mano solo cuando el trabajo no se pueda realizar por otro medio. • Comprobar que la escalera no tiene defectos antes de utilizarla (zapatas antideslizantes, peldaños rotos o agrietados…). • Colocar la base sobre apoyos estables y a una distancia de la base del árbol que sea la cuarta parte de su longitud total. • Antes de subir comprobar que la suela del calzado no tiene barro, grasa u otros materiales. • Asciende, desciende y efectúa el trabajo de frente a la escalera. • No subas por una escalera si ya existe una persona sobre ella. • Si realizas trabajos a más de 3,5 m de altura utiliza equipos de protección individual anti-caídas (arnés de seguridad y accesorios homologados). • No utilices escaleras de más de 4 ó 5 m. de altura. 7.2. MAQUINARIA LIGERA Los principales equipos ligeros de maquinaria que se emplean en el sector son: motosierras, motodesbrozadoras. 7.2.1. Motosierras En el caso de las motosierras los riesgos principales son: • Proyecciones de partículas. • Los cortes. • Ruido y vibraciones. Debido a la especial importancia de la motosierra en los trabajos forestales, así como su peligrosidad, este capítulo se desarrollará más en profundidad, de forma que el trabajador forestal disponga de unas nociones básicas sobre el correcto manejo de la motosierra. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 35
  46. 46. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 7.2.1.1. Dispositivos y componentes De seguriDaD Los dispositivos de seguridad que debe tener la motosierra son los siguientes: 1. Fiador contra aceleración involuntaria o doble acelerador: Bloquea el acelerador para evitar una aceleración fortuita. 2. Protector salvamanos y freno de mano izquierda: Frena la cadena cuando se escapa la mano izquierda o cuando rebota o retrocede la motosierra. La cadena se detiene en fracciones de segundo. 3. Receptor o captor de cadena: Recoge la cadena cuando esta se rompe. 4. Cadena de seguridad: Se caracteriza por tener los andarines “limitadores de profundidad” con una suave inclinación en la zona de trabajo, al objeto de que el ataque sea progresivo. Disminuye el riesgo de rebote. 5. Placa protectora en manija trasera: Evita golpes en la mano conductora por rotura de cadena, ramas y elementos fijos. 6. Amortiguación: Los amortiguadores de vibración deben aislar la máquina de las manijas y estar situados a cierta distancia entre si, para evitar la suma de vibraciones. 7. Escape: Escape con silenciador orientado en el conjunto de la máquina hacia delante y a salvo de toques involuntarios; debe estar dotado de apaga-chispas. 8. Espada: La lama debe tener piñón de reenvío o ruleta de punta de diámetro inferior en 2/8 a la anchura de la espada, ya que, aumentando la aceleración en punta se facilita la penetración en la madera, y disminuye el riesgo de rebote o de retroceso. Por otro lado los componentes de seguridad son: 1. ENCENDIDO: A poder ser electrónico. 2. PARE: El interruptor de “pare” debe poder ser accionado por la mano directora. 3. FORMA: Buena forma ergonómica. Sin resaltes, ni ángulos, con formas redondeadas. 4. PESO: Lo más ligera posible, dentro de la potencia requerida. 5. NIVEL SONORO: Que cumpla las exigencias de la legislación vigente. 7.2.1.2. recomenDaciones para el motoserrista Antes de proceder a la utilización de una motosierra es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones. 1. Recomendaciones generales El usuario que coja una motosierra por primera vez, deberá instruirse antes por la persona más experta del lugar, debiendo utilizar la motosierra bajo la supervisión de la misma. 36 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  47. 47. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL Deberá comentar con el vendedor estas recomendaciones, si no conoce a ningún experto, y acaba de comprar la motosierra. Se prohibirá su utilización a menores de edad, con excepción de aprendices mayores de 16 años, siempre bajo supervisión. El usuario deberá estar en buenas condiciones físicas y sereno, sin haber ingerido bebidas alcohólicas. 2. Equipos de protección individual Los equipos de protección exigibles, por su repercusión en la disminución de accidentes son: • Casco: Si lleva pantalla incorporada, mejor. Se hace obligado en todos aquellos trabajos donde existe riesgo de desprendimiento de objetos, “ramas desgajadas, copas rotas, astillas, ramas secas”, etc. • Guantes: Deben ser resistentes y que se adapten bien a las manos. Además: Z Evitarán resbalones de las manos por el sudor. Z Servirán de aislamiento contra el frío (evitando el agarrotamiento). Z Amortiguarán los efectos de golpes y arañazos, así como cortes con la cadena por posible rebote, o porque se escapa la mano. Z Deben contribuir a reducir las vibraciones que lleguen a la mano. • Calzado: Botas de seguridad “con puntera metálica” Deben sujetar bien el pie, ser impermeables y tener una suela con un dibujo tal que evite el resbalamiento y que no acumule barro. • Ropa: Deberá ser ceñida, lisa y a poder ser reforzada en la parte anterior de las piernas y pechera con protección anticadena, tejido de seguridad. • Casco antirruido: Se deberán utilizar siempre que el trabajo sea continuo y sobre todo en lugares cerrados o semicerrados. • Pantallas-Gafas de seguridad: Evita los problemas oculares originados por proyección de partículas, golpes de ramas, etc. 3. Transporte de la Motosierra Durante el transporte se deberá tener en cuenta las siguientes precauciones: • Nunca hay que hacerlo con el motor en marcha. La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 37
  48. 48. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL • Se debe utilizar la funda de cadena aún para distancias cortas. • Se debe llevar agarrándola de la manija delantera, con la espada dirigida hacia atrás y la salida de escape al lado contrario al cuerpo. • Cuando se lleve en vehículo deberá ir bien colocada y sujeta, sin derramar el combustible. 4. Preparación para el trabajo Antes de comenzar a trabajar se debe hacer una revisión a fondo de la motosierra y una puesta a punto que comprenda: a) Revisión y reposición de los depósitos de aceite y gasolina. Si se utiliza mezcla se ha de cuidar de que sea la adecuada y esté bien filtrada. b) Revisión y limpieza, si necesita el filtro de aire. Lo cual es importante para un óptimo rendimiento. c) Revisión de la cadena, considerando: Z Los elementos dañados: eslabones, remaches, etc. Z Afilado: el tiempo que perdemos en un buen y correcto afilado lo recuperaremos con creces en el trabajo. Z Tensión adecuada: que pueda girarse fácilmente con la mano y que no cuelgue por la parte inferior de la espada. d) Revisión y engrasado esporádico del piñón de punta. e) Revisión de los dispositivos. Comprobando el correcto funcionamiento y dejando bien limpios los mecanismos de aceleración y frenado. f) Revisión de las empuñaduras. Que estén limpias y secas, sobre todo de aceites y resinas. 5. Puesta en funcionamiento 5.1. Repostado • Hay que hacer el repostado con el motor parado. • No derramar combustible, y si se derrama algo sobre la máquina, limpiarlo enseguida. • Hacerlo de modo que la ropa no se vea salpicada. • No fumar durante la operación de llenado. • El repostado, hacerlo a distancia prudente de cualquier fuego. • Procurar echar a andar la máquina a cierta distancia del lugar de repostado. 38 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado
  49. 49. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL 5.2. Puesta en marcha Hay que seguir las instrucciones de arranque, teniendo en cuenta que: • Debe ser manipulada por una sola persona. • Solo el usuario permanecerá dentro del radio de acción de la misma durante su utilización. • Siempre se arrancará con el freno de cadena accionado y con un método. 5.3. Metodismo de arrancada 1) La motosierra en el suelo. Este es el más recomendable en cuanto a seguridad. La motosierra en el suelo, el pie derecho sobre la manija posterior, la mano izquierda agarrando la manija delantera y se tira con la mano derecha. 2) La manija de atrás entre las rodillas. La mano izquierda sujetando la manija delantera, la manija trasera entre las rodillas, y se tira con la mano derecha. 3) La motosierra en las manos. Sosteniendo y agarrando la motosierra con la mano derecha “nunca con la izquierda” se tirará del tiraflector con la mano izquierda a la vez que se aprovecha el peso de la motosierra. 6. Precauciones básicas durante el trabajo 6.1 Agarre Tanto los zurdos como los diestros, deberemos agarrar la motosierra con la mano derecha en la empuñadura trasera, y con la izquierda se agarrará la manija delantera rodeándola con el pulgar. La motosierra tiene que llegar a ser parte de nuestros brazos. Durante el trabajo, buscaremos asentar los pies de modo firme y reducir al mínimo el riesgo de resbalar al apoyar el peso del cuerpo. Utilizaremos la motosierra de modo que cualquier parte del cuerpo se encuentre fuera del sector de giro de la motosierra, manteniéndola de paso lo más cerca posible del cuerpo. Buscaremos siempre una postura de trabajo que evite al máximo los esfuerzos y posturas forzadas de la espalda, buscaremos apoyos, aunque sea en las rodillas, con los codos o con la propia motosierra. Siempre con las piernas separadas y flexionadas. Para levantar pesos “por pequeños que sean”, deberemos hacerlo así: Siempre con la espalda bien recta, flexionar las piernas, agarrar el objeto con los brazos algo flexionados y levantar La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado | 39
  50. 50. MANUAL DE PREVENCIÓN DE RIESGOS EN EL SECTOR FORESTAL con las piernas, nunca hagamos el esfuerzo con la espalda doblada. Esta es la regla por excelencia para preservar nuestra espalda. Aunque nos veamos obligados a girar la motosierra sobre su eje longitudinal, siempre deberemos mantener las muñecas rectas. 6.2 Lugar • Se trabajará siempre tranquila, serenamente y con precaución. • Se trabajará sólo con óptima visibilidad. • Se manejará la motosierra de forma que evitemos respirar los gases. • Se evitará trabajar en locales cerrados. 6.3 Utilización • Deberemos utilizar espadas lo más cortas posibles. • Aserraremos única y exclusivamente madera, evitando que la cadena roce cuerpos extraños (piedra, clavos, etc). • Bajo ningún concepto trabajaremos incorporados en lugares inestables como escaleras, árboles o desramar incorporados al tronco derribado, etc. • No aserraremos con una sola mano. • No cortaremos ramas que cuelgan sueltas desde abajo. • Prestaremos atención, al cortar madera rajada, al tirar árboles en tensión, huecos, etc. • No apalancaremos, ni quitaremos raíces, estorbos, etc., con la espada. • En lugares en pendiente, terrenos resbaladizos (humedad, nieve, hielo) extremaremos las precauciones. • El riesgo de resbalarnos es superior sobre maderas recién descortezadas. • En el terreno tendremos en cuenta todos los obstáculos (tocones, raíces, zanjas, así como los troncos con posibilidad de rodar o de ser arrastrados, etc.), tanto en el desplazamiento como en nuestro posicionamiento. 7.2.1.3. situaciones De riesgo asociaDas a la motosierra Se clasifican en dos grandes grupos: • Los riesgos del propio agente material (riesgos directos) • Los derivados durante el desarrollo del trabajo y ajenos a la motosierra (riesgos indirectos) 40 | La prevención de riesgos laborales en el subsector del aserrado

×