Mi enfermedad, mis fármacos, mi decisión
Hoy en día, la gente sufre de muchas molestias y es muy propensa a enfermarse,
ca...
Una simple aspirina puede provocar
hemorragia gástrica, una dipirona puede
dañar la médula ósea, y un antigripal
puede pro...
Las personas no le toman el peso a la
acción de tomar medicamentos
periódicamente y sin el respaldo de un
médico que autor...
A pesar de las constantes advertencias de
los médicos, la automedicación sigue
siendo una peligrosa práctica entre los
chi...
Cabe mencionar que hay medicamentos
(como el migranol y diclofenaco) que
causan molestias, paralelas al efecto de
curar un...
En el caso del migranol, que es un
medicamento utilizado para aliviar el dolor
de cabeza, en uso prolongado, daña los
vaso...
Mucho cuidado con esto, porque no todos
los organismos reaccionan igual frente a
todos los medicamentos, pudiendo causar
m...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Automedicación: mi Enfermedad, mis Fármacos, mi Decisión

1,262 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,262
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Automedicación: mi Enfermedad, mis Fármacos, mi Decisión

  1. 1. Mi enfermedad, mis fármacos, mi decisión Hoy en día, la gente sufre de muchas molestias y es muy propensa a enfermarse, causa de un ritmo de vida acelerado, mala alimentación, problemas sicológicos, ambientales, etc. que al final logran como consecuencia, una baja en las defensas del organismo, que lo deja expuesto a muchas enfermedades, o bien, pueden generarse dolencias internas de diversa consideración. La necesidad de bienestar en forma rápida lleva a la gente a caer en un círculo vicioso, la automedicación.
  2. 2. Una simple aspirina puede provocar hemorragia gástrica, una dipirona puede dañar la médula ósea, y un antigripal puede provocar hepatitis, taquicardia y hasta un infarto cerebral. Que un medicamento se venda con receta médica no significa que sea ciento por ciento inocuo, y son muchos los afectados por su uso y abuso. Se trata de dar soluciones a dolores y molestias físicas, ingiriendo medicamento en dosis poco controladas y que a la vez, se pueden obtener sin prescripción médica. Entre los medicamentos más mencionados se encuentra el ibuprofeno, diclofenaco, bromhexina, paracetamol, omeprazol y migranol entre otros.
  3. 3. Las personas no le toman el peso a la acción de tomar medicamentos periódicamente y sin el respaldo de un médico que autorice su ingesta. Si lo llevamos a un plano más social, el aumento considerable de sucursales farmacéuticas además de embestir a la gente con medicamentos, incitan a comprarlos por medio de ofertas que sólo logran fomentar el vicio del consumo descontrolado y sin asesoría. Lo más preocupante de esto, es que sólo puede ser controlado por los mismos consumidores, a pesar de la ley que permite la venta de la gran mayoría de los medicamentos sólo con receta médica.
  4. 4. A pesar de las constantes advertencias de los médicos, la automedicación sigue siendo una peligrosa práctica entre los chilenos. A pesar de que sólo el 10% de los remedios que se comercializan en Chile son de venta libre, casi el 50% del consumo de los usuarios corresponde a automedicación, y buena parte de éste está concentrado en la temporada invernal, para combatir las jaquecas y la gripe. Si bien desde hace más de una década existen regulaciones para que estos remedios contengan instrucciones y advertencias en los envases, la mayoría de los usuarios hacen caso omiso, desatando consecuencias potencialmente graves, e incluso mortales.
  5. 5. Cabe mencionar que hay medicamentos (como el migranol y diclofenaco) que causan molestias, paralelas al efecto de curar una dolencia. Por ejemplo: el diclofenaco, que es un analgésico, quita los dolores musculares, pero produce al poco tiempo de su ingesta, en la mayoría de los casos, un dolor o molestia en la boca del estomago, que si no se trata, podría producir ulceras u otras dolencias. Esto lleva a comprar un medicamento que alivie ese dolor de estómago. Entonces, sanamos una dolencia, adquirimos otra y hay que ingerir 2 medicamentos.
  6. 6. En el caso del migranol, que es un medicamento utilizado para aliviar el dolor de cabeza, en uso prolongado, daña los vasos sanguíneos, esto sumado a que la persona tenga capilares y vasos sanguíneos delgados, podría desencadenar desde pequeños sangrados, hasta un problema mayor, como las hemorragias. Otro punto es el de la recomendación entre las personas a comprar un medicamento para cierta dolencia. Un ejemplo es cuando la tía o la abuelita o quien sea nos ve resfriados, congestionados o con tos o con cualquier otra dolencia, nos dice: tómese este o tal medicamento, porque al hijo de una amiga le hizo bien, o porque esta o tal persona me dijo que hacia bien.
  7. 7. Mucho cuidado con esto, porque no todos los organismos reaccionan igual frente a todos los medicamentos, pudiendo causar más molestias o agravando el estado de la persona que ingiere el medicamento. De ahí al llamado de, ante cualquier dolencia o malestar, acudir a un centro asistencial o acudir al doctor. Hágase asesorar y no adquiera este mal hábito que es el de automedicarse.

×