Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012

on

  • 813 views

Autor: Adoniram Sanches

Autor: Adoniram Sanches
Evento: Segundo Diálogo Social : “Los Pueblos Indígenas y la FAO, Construyendo una Agenda Común”
09 de Abril de 2013

Statistics

Views

Total Views
813
Views on SlideShare
813
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
9
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment
  • La estimación del hambre en el mundo, publicada recientemente por FAO, muestra que América Latina ha disminuido en 11 millones de personas la población subnutrida en la última década, contribuyendo de manera destacada a la tendencia que en este mismo sentido registra el mundo, puesto que en el periodo mencionado el planeta redujo en 51 millones el número de personas afectadas por el hambre. Estos datos dan cuenta de que los esfuerzos realizados por la humanidad han sido importantes para avanzar en el logro de los objetivos del milenio. Sin embargo, se estima que actualmente 868 millones es el número de personas que sufren hambre en el mundo. La sola mención de una cifra de tal magnitud revela que todo lo hecho por gobiernos, sociedad civil y organismos de cooperación internacional, es aún insuficiente. El Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional del año 2012, publicación de la Oficina Regional de FAO para América Latina y el Caribe, toma el contexto anterior para analizar lo que ocurre con la problemática del hambre y la pobreza en la región. En lo principal, la versión de este año subraya que el impulso al crecimiento que han tenido las economías de los países de la región, no se ha traducido en una dinámica semejante que signifique la disminución de la vulnerabilidad a que está expuesta una importante proporción de la población del continente. En el último año CEPAL estima un aumento del número de personas bajo la línea de pobreza extrema, en tanto que en materia de hambre, FAO estima que en el lapso comprendido entre los trienios 2010 – 12 y 2007 – 09 solo un millón de personas dejaron tal condición. Entre 2011 y lo que va avanzado de 2012, América Latina y el Caribe ha mantenido una cierta autonomía respecto del desempeño seguido por las economías de los países más desarrollados, puesto que la región mantiene tasas de crecimiento positivas superiores a las de EE.UU. y la Unión Europea que han mostrado una mayor desaceleración. También este periodo ha estado marcado por alzas en los precios de los alimentos y las materias primas que han mejorado los términos de intercambio para los países de la región.
  • El año 2011 la FAO inició un proceso de revisión de su metodología para la estimación del número de personas subnutridas. Este proceso implicó no sólo la revisión de la metodología que hasta 2010 estuvo vigente, sino la incorporación de información reciente y de mejor calidad para dicho cálculo. Por lo tanto, las cifras de subnutrición o hambre contenidas en esta presentación no son comparables con las publicadas por la FAO en años anteriores.
  • El año 2011 la FAO inició un proceso de revisión de su metodología para la estimación del número de personas subnutridas. Este proceso implicó no sólo la revisión de la metodología que hasta 2010 estuvo vigente, sino la incorporación de información reciente y de mejor calidad para dicho cálculo. Por lo tanto, las cifras de subnutrición o hambre contenidas en esta presentación no son comparables con las publicadas por la FAO en años anteriores.
  • El hambre afecta a 868 millones de personas en el mundo, 49 millones de las cuales se encuentran en América Latina y el Caribe. Esto implica que un 8,3 % de la población de la región no ingiere las calorías diarias necesarias para llevar una vida sana.  
  • Estas imágenes son indicativas del déficit en el consumo de alimentos por parte de la población vulnerable. En ambos casos, se observa que los países con peores resultados se encuentran en Centroamérica y el Caribe. Adicionalmente, en el caso del indicador de desnutrición crónica para niños menores de cinco años, se agregan en una condición similar algunos países de Sudamérica: Bolivia y Paraguay, principalmente, pero también países como Perú, Ecuador y Colombia. Estas imágenes dan cuenta que se trata de fenómenos complejos y extendidos en toda la región.   Cuba, Argentina, Chile, México, Uruguay y Venezuela han logrado erradicar el flagelo del hambre, mientras que países del Caribe como República Dominicana y Haití, y otros de Centroamérica como Guatemala, se han estancado o han desacelerado en la reducción del hambre. Gran parte de los países han reducido la proporción de población con hambre, destacando Brasil que disminuye fuertemente en términos absolutos y relativos. Finalmente, resultan preocupantes los datos consignados para Paraguay y Costa Rica que muestran alzas en la proporción de población afectada.
  • Aunque el futuro inmediato sigue marcado por la incertidumbre, el resultado de la inserción de las economías y de las agriculturas regionales en el mundo, hasta ahora ha sido, en general, de crecimiento, con saldos comerciales agroalimentarios positivos y con una agricultura y encadenamientos productivos que ganan espacio y preponderancia dentro de los propios países. El desempeño económico de la región muestra un aumento en el peso que representan los ingresos laborales dentro de los recursos que disponen las familias, no obstante, en general, las condiciones de empleo muestran grandes carencias, tanto respecto del nivel de los salarios, como por la alta informalidad de los empleos. T ampoco este periodo ha mostrado que la agricultura familiar haya sido reconocida y apoyada de manera generalizada por los gobiernos, en consideración a su capacidad de proveer alimentos. De esta manera, los desafíos actuales, dadas las condiciones anteriores, no se circunscriben solo a la conocida fórmula de amenazas y oportunidades que se atribuye a las alzas de los precios de los alimentos, sino que escalan a un estadio superior, que cuestiona hasta dónde las estrategias de desarrollo de los países están efectivamente orientadas a la integración de toda su población en los procesos de crecimiento económico y de distribución de los frutos del desarrollo. Estos fines que trascienden el desafío de la seguridad alimentaria -aunque la incluyen de manera destacada- están presentes en el horizonte de lo posible en la región, puesto que los avances en la producción y la productividad, así como en el desarrollo comercial, muestran que, con políticas adecuadas, las metas de disminución del hambre son alcanzables. El esfuerzo de la FAO busca aportar una mirada de conjunto sobre los avances y los desafíos pendientes de los países en materia de seguridad alimentaria y nutricional
  • Gran parte de los aspectos de la inseguridad alimentaria y particularmente de la desnutrición (medida antropométrica) y subnutrición (indicador de hambre de la FAO) son consecuencia (y al mismo tiempo causa) de la pobreza de la población. Por esta razón, los indicadores antes mencionados, relacionados con el estado nutricional de la población, se encuentran asociados con el nivel de pobreza de los países, y en tal sentido la pobreza pueda ser indicativa de la existencia de problemas nutricionales. De esta manera, el comportamiento de la pobreza y en particular de la pobreza extrema puede dar señales sobre la evolución de otras variables relacionadas directamente con el estado nutricional de la población. Tanto la privación o limitación en el acceso a servicios como educación o salud pública, así como las precarias condiciones ambientales inciden en las dietas alimentarias y en las condiciones de desarrollo físico e intelectual de la población.
  • Mientras las consecuencias de la desnutrición son devastadoras y demandan atención, los efectos de la sobrenutrición, con menos resonancia, pueden ser igualmente complejos. La OMS (2012) ha señalado que la obesidad es uno de los problemas de salud más generalizados y, al mismo tiempo, uno de los menos abordados. El exceso de consumo de calorías, el sedentarismo y otros factores conducen al incremento de la obesidad y de otras enfermedades crónicas. Estos son problemas crecientes en la población, donde no resulta difícil encontrar al mismo tiempo personas con obesidad y otras con desnutrición en el mismo país, comunidad o incluso dentro del mismo hogar. Estimaciones recientes indican que el 10 % de los hombres y el 14 % de las mujeres (adultos mayores de 20 años) son obesos a escala mundial, mientras que más de 40 millones de niños menores de cinco años tienen sobrepeso (OMS, 2012). El sobrepeso y la obesidad constituyen problemas generalizados en la región. En 2010, el sobrepeso y la obesidad en menores de 5 años afectaba a más de 2 millones de niños en Sudamérica, a más de 1 millón en Centroamérica y a cerca de 300 000 en el Caribe. Adicionalmente, de acuerdo a estimaciones de la OMS, este flagelo tenderá a acentuarse en las subregiones más pobres, donde la desnutrición aún se encuentra en niveles muy altos. Tal es el caso de Centroamérica, donde se estima que para 2015 el número de niños con sobrepeso y obesidad aumentará en 100 000.
  • Las previsiones de crecimiento de la economía mundial indican una ligera desaceleración del producto durante 2012. El pronóstico de crecimiento para este año se ubica en 3,5 %, una cifra menor al 3,9 % del año 2011 y casi dos puntos por debajo del 5,3 % registrado durante 2010 (FMI, 2012). Esta desaceleración tiene su origen principalmente en la reducción del ritmo de crecimiento de las economías desarrolladas, específicamente de las economías pertenecientes a la Eurozona. América Latina y el Caribe no escapa al contexto mundial de desaceleración económica. Las proyecciones de crecimiento económico para la región se ubican entre el 3,4 y el 3,7 % según cifras del FMI y la CEPAL, respectivamente. Esto significa entre 1,1 y 0,6 puntos porcentuales de recorte en la tasa de crecimiento económico con respecto a 2011.
  • La agricultura mundial, salvo pequeños retrocesos, ha crecido en forma constante durante los últimos 30 años. En este período la producción de alimentos y de otros productos agrícolas aumentó, en respuesta a los incrementos de la demanda mundial. En consecuencia, tanto a escala mundial como en las principales regiones del mundo, no se ha observado una escasez de alimentos agregada, aun cuando para ciertos productos y en determinados momentos se hayan dado coyunturas de escasez de alimentos que han afectado a países y localidades específicos. En 1980 el valor agregado agrícola mundial alcanzaba cerca de 700 000 millones de dólares, para pasar en 1990 a más de 900 000 millones. En 2000, el valor agregado se encontraba en más de 1,1 billones y en 2010 alcanzaba 1,4 billones. Esto significa un crecimiento real de 54 % en la producción agrícola en los últimos 30 años y de 26,3 % entre 2000 y 2010. En los mismos períodos la población mundial creció un 55 % (1980-2010) y 13 % (2000-2010), lo que significa que la agricultura tuvo un crecimiento mayor que la población en los últimos años, lo que redundó en un importante incremento del Valor Agregado Agrícola por persona en las últimas décadas.
  • Finalmente, en la última década se observa una consolidación del crecimiento económico en general y de la agricultura en particular. América Latina y el Caribe supera los promedios mundiales en términos de crecimiento económico total, lo que se explica en gran parte por el dinamismo experimentado en el último quinquenio, cuando la región creció en promedio 1,7 puntos porcentuales anuales más que el mundo. En el caso de la agricultura, la región mostró un mayor dinamismo durante toda la década, con crecimientos aun mayores en el primer quinquenio (3,1 % entre 2000 y 2005).
  • Un elemento clave para que la población de la región no pierda capacidad adquisitiva es que los niveles de precios no suban más que los ingresos de las personas. De este modo, no se producirían pérdidas en los ingresos reales. Más relevante todavía es la evolución de los precios de los alimentos, puesto que define la cantidad y calidad de los alimentos a los que puede acceder la población en situación de pobreza. En sociedades con alta desigualdad, como es el caso de América Latina y el Caribe, los shocks en los precios de los alimentos tienen efectos severos en la pobreza extrema. De hecho, la CEPAL (2011:46) recientemente enfatizó que «la tasa de indigencia podría aumentar, ya que el alza del precio de los alimentos contrarrestaría el incremento previsto en los ingresos de los hogares».
  • El fuerte repunte de junio a julio fue impulsado principalmente por un alza en los precios de los cereales y del azúcar, y aumentos más moderados de los aceites y grasas, mientras que los precios internacionales de la carne y de los productos lácteos apenas sufrieron cambios.
  • En lo que va de 2012 la inflación general ha mostrado signos de desaceleración, pero los precios de los alimentos continúan creciendo a un ritmo mayor que el nivel general de precios. Mientras la brecha entre precios generales y precios de los alimentos se ubicaba en 1,5 puntos porcentuales al cierre de 2011, esta brecha se incrementó en junio de 2012 a 3 puntos, producto de las diferencias en los ritmos de desaceleración de ambas tasas.
  • Las previsiones de crecimiento de la economía mundial indican una ligera desaceleración del producto durante 2012. El pronóstico de crecimiento para este año se ubica en 3,5 %, una cifra menor al 3,9 % del año 2011 y casi dos puntos por debajo del 5,3 % registrado durante 2010 (FMI, 2012). Esta desaceleración tiene su origen principalmente en la reducción del ritmo de crecimiento de las economías desarrolladas, específicamente de las economías pertenecientes a la Eurozona. América Latina y el Caribe no escapa al contexto mundial de desaceleración económica. Las proyecciones de crecimiento económico para la región se ubican entre el 3,4 y el 3,7 % según cifras del FMI y la CEPAL, respectivamente. Esto significa entre 1,1 y 0,6 puntos porcentuales de recorte en la tasa de crecimiento económico con respecto a 2011.
  • El comercio agroalimentario permitió en 2011 una generación neta de ingresos en divisas de 44 % para el conjunto de la región. Esta cifra refleja que el sector agroalimentario tiene la capacidad de generar ingresos netos para los países de América Latina y el Caribe, y también de contribuir a la seguridad alimentaria tanto en su dimensión de disponibilidad de alimentos, como en la de generación de capacidades de acceso a esos productos. Se entiende como generación neta de divisas la relación entre el saldo comercial neto sobre el comercio total, medido en porcentaje, en este caso, de productos agroalimentarios. Estas capacidades difieren, sin embargo, entre países y subregiones. En el Cono Sur, el aporte del comercio agroalimentario a la generación neta de divisas fue de 75 % y el de los principales productos agroalimentario fue de 83 %. Esta proporción llega a 91 % y 96 % respectivamente en el caso de Argentina, mientras que en el caso de México este indicador refleja una erogación neta de divisas equivalente al 26 % del comercio total de los principales productos agroalimentario de dicho país.
  • El comercio agroalimentario permitió en 2011 una generación neta de ingresos en divisas de 44 % para el conjunto de la región. Esta cifra refleja que el sector agroalimentario tiene la capacidad de generar ingresos netos para los países de América Latina y el Caribe, y también de contribuir a la seguridad alimentaria tanto en su dimensión de disponibilidad de alimentos, como en la de generación de capacidades de acceso a esos productos. Se entiende como generación neta de divisas la relación entre el saldo comercial neto sobre el comercio total, medido en porcentaje, en este caso, de productos agroalimentarios. Estas capacidades difieren, sin embargo, entre países y subregiones. En el Cono Sur, el aporte del comercio agroalimentario a la generación neta de divisas fue de 75 % y el de los principales productos agroalimentario fue de 83 %. Esta proporción llega a 91 % y 96 % respectivamente en el caso de Argentina, mientras que en el caso de México este indicador refleja una erogación neta de divisas equivalente al 26 % del comercio total de los principales productos agroalimentario de dicho país.
  • El comercio agroalimentario entre los países de la región superó los 68 000 millones de dólares y concentró el 23 % del total de su comercio agroalimentario, lo que hace que la propia región se constituya como su principal socio comercial en 2011. El 17 % de las exportaciones agroalimentarias que la región genera tiene como destino países de América Latina y el Caribe, y el 41 % de las importaciones tiene su origen en países de la región, lo que indica que ésta dispone de grandes capacidades para autoabastecerse de alimentos por vía de la dinamización del comercio intrarregional. Por otra parte, Estados Unidos se mantiene como uno de los principales socios comerciales en el comercio agroalimentario de América Latina y el Caribe, con una participación similar a la del mercado intrarregional, ya que concentra el 23 % del comercio agroalimentario total y 40 % de las importaciones y genera un balance comercial relativamente moderado favorable a la región. Asia y Europa, por otra parte, se constituyen como los principales destinos de los productos agroalimentarios que la región exporta, ya que concentran respectivamente 28 % y 27 % de las exportaciones, y más del 80 % del saldo comercial favorable a América Latina y el Caribe en el comercio de estos productos.
  • Aunque el futuro inmediato sigue marcado por la incertidumbre, el resultado de la inserción de las economías y de las agriculturas regionales en el mundo, hasta ahora ha sido, en general, de crecimiento, con saldos comerciales agroalimentarios positivos y con una agricultura y encadenamientos productivos que ganan espacio y preponderancia dentro de los propios países. El desempeño económico de la región muestra un aumento en el peso que representan los ingresos laborales dentro de los recursos que disponen las familias, no obstante, en general, las condiciones de empleo muestran grandes carencias, tanto respecto del nivel de los salarios, como por la alta informalidad de los empleos. T ampoco este periodo ha mostrado que la agricultura familiar haya sido reconocida y apoyada de manera generalizada por los gobiernos, en consideración a su capacidad de proveer alimentos. De esta manera, los desafíos actuales, dadas las condiciones anteriores, no se circunscriben solo a la conocida fórmula de amenazas y oportunidades que se atribuye a las alzas de los precios de los alimentos, sino que escalan a un estadio superior, que cuestiona hasta dónde las estrategias de desarrollo de los países están efectivamente orientadas a la integración de toda su población en los procesos de crecimiento económico y de distribución de los frutos del desarrollo. Estos fines que trascienden el desafío de la seguridad alimentaria -aunque la incluyen de manera destacada- están presentes en el horizonte de lo posible en la región, puesto que los avances en la producción y la productividad, así como en el desarrollo comercial, muestran que, con políticas adecuadas, las metas de disminución del hambre son alcanzables. El esfuerzo de la FAO busca aportar una mirada de conjunto sobre los avances y los desafíos pendientes de los países en materia de seguridad alimentaria y nutricional
  • Aunque el futuro inmediato sigue marcado por la incertidumbre, el resultado de la inserción de las economías y de las agriculturas regionales en el mundo, hasta ahora ha sido, en general, de crecimiento, con saldos comerciales agroalimentarios positivos y con una agricultura y encadenamientos productivos que ganan espacio y preponderancia dentro de los propios países. El desempeño económico de la región muestra un aumento en el peso que representan los ingresos laborales dentro de los recursos que disponen las familias, no obstante, en general, las condiciones de empleo muestran grandes carencias, tanto respecto del nivel de los salarios, como por la alta informalidad de los empleos. T ampoco este periodo ha mostrado que la agricultura familiar haya sido reconocida y apoyada de manera generalizada por los gobiernos, en consideración a su capacidad de proveer alimentos. De esta manera, los desafíos actuales, dadas las condiciones anteriores, no se circunscriben solo a la conocida fórmula de amenazas y oportunidades que se atribuye a las alzas de los precios de los alimentos, sino que escalan a un estadio superior, que cuestiona hasta dónde las estrategias de desarrollo de los países están efectivamente orientadas a la integración de toda su población en los procesos de crecimiento económico y de distribución de los frutos del desarrollo. Estos fines que trascienden el desafío de la seguridad alimentaria -aunque la incluyen de manera destacada- están presentes en el horizonte de lo posible en la región, puesto que los avances en la producción y la productividad, así como en el desarrollo comercial, muestran que, con políticas adecuadas, las metas de disminución del hambre son alcanzables. El esfuerzo de la FAO busca aportar una mirada de conjunto sobre los avances y los desafíos pendientes de los países en materia de seguridad alimentaria y nutricional
  • Aunque el futuro inmediato sigue marcado por la incertidumbre, el resultado de la inserción de las economías y de las agriculturas regionales en el mundo, hasta ahora ha sido, en general, de crecimiento, con saldos comerciales agroalimentarios positivos y con una agricultura y encadenamientos productivos que ganan espacio y preponderancia dentro de los propios países. El desempeño económico de la región muestra un aumento en el peso que representan los ingresos laborales dentro de los recursos que disponen las familias, no obstante, en general, las condiciones de empleo muestran grandes carencias, tanto respecto del nivel de los salarios, como por la alta informalidad de los empleos. T ampoco este periodo ha mostrado que la agricultura familiar haya sido reconocida y apoyada de manera generalizada por los gobiernos, en consideración a su capacidad de proveer alimentos. De esta manera, los desafíos actuales, dadas las condiciones anteriores, no se circunscriben solo a la conocida fórmula de amenazas y oportunidades que se atribuye a las alzas de los precios de los alimentos, sino que escalan a un estadio superior, que cuestiona hasta dónde las estrategias de desarrollo de los países están efectivamente orientadas a la integración de toda su población en los procesos de crecimiento económico y de distribución de los frutos del desarrollo. Estos fines que trascienden el desafío de la seguridad alimentaria -aunque la incluyen de manera destacada- están presentes en el horizonte de lo posible en la región, puesto que los avances en la producción y la productividad, así como en el desarrollo comercial, muestran que, con políticas adecuadas, las metas de disminución del hambre son alcanzables. El esfuerzo de la FAO busca aportar una mirada de conjunto sobre los avances y los desafíos pendientes de los países en materia de seguridad alimentaria y nutricional
  • Aunque el futuro inmediato sigue marcado por la incertidumbre, el resultado de la inserción de las economías y de las agriculturas regionales en el mundo, hasta ahora ha sido, en general, de crecimiento, con saldos comerciales agroalimentarios positivos y con una agricultura y encadenamientos productivos que ganan espacio y preponderancia dentro de los propios países. El desempeño económico de la región muestra un aumento en el peso que representan los ingresos laborales dentro de los recursos que disponen las familias, no obstante, en general, las condiciones de empleo muestran grandes carencias, tanto respecto del nivel de los salarios, como por la alta informalidad de los empleos. T ampoco este periodo ha mostrado que la agricultura familiar haya sido reconocida y apoyada de manera generalizada por los gobiernos, en consideración a su capacidad de proveer alimentos. De esta manera, los desafíos actuales, dadas las condiciones anteriores, no se circunscriben solo a la conocida fórmula de amenazas y oportunidades que se atribuye a las alzas de los precios de los alimentos, sino que escalan a un estadio superior, que cuestiona hasta dónde las estrategias de desarrollo de los países están efectivamente orientadas a la integración de toda su población en los procesos de crecimiento económico y de distribución de los frutos del desarrollo. Estos fines que trascienden el desafío de la seguridad alimentaria -aunque la incluyen de manera destacada- están presentes en el horizonte de lo posible en la región, puesto que los avances en la producción y la productividad, así como en el desarrollo comercial, muestran que, con políticas adecuadas, las metas de disminución del hambre son alcanzables. El esfuerzo de la FAO busca aportar una mirada de conjunto sobre los avances y los desafíos pendientes de los países en materia de seguridad alimentaria y nutricional

Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012 Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012 Presentation Transcript

  • Segundo Diálogo Social - Indigenaswww.rlc.fao.org 2012
  • “......SAN .......se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea sólo o en común con Hambre y otros, tiene acceso físico y económico, entodo momento, a la alimentación adecuada o malnutrición a medios para obtenerla.” 4 pilares: Disponibilidad + Acceso + inocuidadDatos del Hambre + estabilidadODM: Subnutrición (FAO) + Desnutrición (OPS/OMS) + Pobreza (CEPAL - BM)
  • Pobreza, hambre y malnutriciónDatos de hambre en América Latina y el Caribe 2012HAMBRE Y MALNUTRICIÓN ENAMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
  • Evolución del hambre en el mundo y en AméricaLatina y el Caribe entre 1990-1992 y 2010-2012. Millones de personas 1 000 1 000 80 70 919 65 900 898 60 60 867 868 54 50 50 49 800 40 1990-1992 1999-2001 2004-2006 2007-2009 2010-2012 Mundo (Eje izquierdo) América Latina y el Caribe (Eje derecho) Fuente: FAO. www.rlc.fao.org
  • Mapa del Hambre en América Latina y el CaribeFuente: FAO.
  • Mapa de la pobreza en América Latina y el Caribe Fuente: CEPAL - 2012
  • Mapa de la pobreza extrema (izq) y de la desnutricióncrónica (der) en América Latina y el Caribe Fuente: FAORLC con información de la CEPAL y OMS.
  • Obesidad en adultos en América Latina y el Caribe, 2008 40,9 40 35,034,9 33,4 32,8 30,8 30,0 29,429,1 30 26,9 25,825,825,8 25,1 25 24,624,6 24,2 24 23,6 22,3 22 21,9 20,720,5 19,819,5 19,218,9 20 18,1 16,916,5 10 8,4 0 DOM KNA DMA CRI NIC BLZ HND MEX VEN JAM URY GUY LCA ECU HTI BHS GRD PAN GTM PRY ARG SLV ATG BRA BOL COL BRB SUR CUB PER TTO VCT CHL Fuente: OMS.
  • Crecimiento económico en América Latina y el Caribe, 2008-2012Tasas de variación (%) Fuente: CEPAL (2012).
  • Disponibilidad de alimentos Producción mundial de alimentos
  • Evolución del valor agregado agrícola en el mundo,1980-2010Miles de millones de dólares (constantes de 2000) 1 500 1 000 500 0 1982 1983 1989 1992 1993 1999 2002 2003 2009 1980 1981 1984 1985 1986 1987 1988 1990 1991 1994 1995 1996 1997 1998 2000 2001 2004 2005 2006 2007 2008 2010 Fuente: Elaboración propia con base en los Indicadores del Desarrollo Mundial (IDM), Banco Mundial.
  • Producción de maíz, trigo y soja en América Latina y el Caribe, períodos, 1980/81 y 2012/13. Millones de toneladas.Fuente: FAO.
  • Acceso a los alimentos en América Latina y el CaribePrecios de los alimentos, economía y pobreza
  • Índice mensual de la FAO para los precios de los alimentos,según grandes grupos 400 350 300 250 200 150 100 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 Agosto Cereales Carne Lácteos Aceites y Grasas Azúcar Fuente: FAO.
  • Inflación anual en América Latina y el Caribe, 2007-2012 General Alimentos 15,0 12,8 10,3 10,0 9,6 8,9 8,5 8,1 6,8 7,0 6,1 5,9 5,2 5,0 4,1 0,0 2007/07 2008/01 2008/07 2009/01 2009/07 2010/01 2010/07 2011/01 2011/07 2012/01 Julio Fuente: FAO.
  • Principales Políticas Publicas que facilitan el acceso a los alimentos - ALC - 2012
  • Comercioagroalimentarioen América Latina y el Caribe
  • Generación neta de ingresos de divisas del comercioagroalimentario de América Latina y el Caribe, 2011Porcentaje del saldo de comercio sobre el total agroalimentario ((X-M)/(X+M)*100) Argentina Brasil Paraguay Uruguay Ecuador América Latina y el Caribe Chile Costa Rica Guatemala Nicaragua Perú Bolivia Honduras Colombia México El Salvador Caribe Panamá Venezuela -100 -50 0 50 100 Fuente: Global Trade Atlas (GTA).
  • Distribución geográfica del comercio agroalimentariode América Latina y el Caribe, 2011Porcentaje Exportaciones Importaciones Fuente: Global Trade Atlas (GTA).
  • Desafíos:
  • Institucionalidad
  • Economico
  • Gracias Adoniram.sanches@fao.org Oficial de Políticaswww.rlc.fao.org