Your SlideShare is downloading. ×
0
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Cinco+por+ciento
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Cinco+por+ciento

279

Published on

El gran reto...

El gran reto...

Published in: Devices & Hardware
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
279
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL GRAN RETO " Sólo un cinco por ciento" Una producción de Francisco Arámburo S. Bahía de La Paz, Baja California Con música Fotos captadas en La Paz, Baja Calif. (México) y Salt Lake City (USA)
  • 2. Al terminar las vacaciones e incorporarnos de nuevo a las clases en la Universidad, la mayoría de los alumnos teníamos mucho qué platicar. Muchos habían viajado a diversos lugares y estaban ansiosos por narrar sus experiencias. Por eso la excitación era general. El viejo maestro de Sociología quería imponer silencio sin lograrlo. C on gran dosis de paciencia intentaba comenzar la clase. “ ¡Muchachos, guarden silencio! ¡Jóvenes, por favor...!” Pero todos ignorábamos la solicitud y continuábamos enfrascados en las conversaciones. = NOTA = Aunque los personajes son ficticios, los datos y conceptos son reales y valederos.
  • 3. “ Presten atención porque voy a decir esto una sola vez.” Y mirando a todos con firmeza agregó: “ Escuchen: aquí hay alumnos que sobran, y desgraciadamente son la mayoría. ¡Entérense!” Fue ahí cuando el maestro perdió la paciencia y nos habló como nunca lo habíamos oído antes. Elevando notable-mente el tono de su voz dijo con inusitada fuerza:
  • 4. Un espeso y pesado silencio reinó de pronto en todo el salón. Luego el profesor continuó... Miren, jóvenes: desde que comecé a enseñar, hace ya muchos años, descubrí que nosotros los profesores trabajamos solamente para un 5% de los alumnos. E n todos estos años he observado que de cada cien alumnos, apenas cinco son los que realmente valen la pena hacer el esfuerzo para educarlos, esos que juga-rán un papel importante en la vida, destacarán en su medio y harán alguna aportación al mundo. Desgraciadamente esta es la pura verdad.
  • 5. Así es. De un grupo de cien, apenas cinco se convierten en ciudadanos destacados, dirigentes respetables y profesionistas brillantes, contribuyendo así en forma significativa a mejorar la calidad de vida de su comunidad y de sus semejantes. El resto son solamente los ladrillos de la construcción, el material de relleno o de desecho, si queremos ser más exactos y llamarlos así. Ese otro 95% sirve sólo para hacer volumen; son mediocres y pasan por la vida sin dejar rastro ni huella, nada firme ni trascendente. Perdonen, pero esa es la realidad.
  • 6. Lo interesante es que este porcentaje vale también para todos, incluyendo a los maestros mismos. Si ustedes observan bien notarán que de cien profesores apenas cinco son aquellos que marcan la diferencia. Igualmente de cien camareros, apenas cinco son excelentes; y de cien choferes... de cien sastres... de cien barberos... apenas cinco son verdaderos y auténtica-mente profesionales. Y podría generalizarse más: Ciertamente de cien personas apenas cinco son verdaderamente especiales.
  • 7. Es una lástima no tener la forma de separar este cinco por ciento del resto, pues si eso fuera posible dejaría yo en este salón a los escasos alumnos especiales que tienen interés por aprender, y mandaría a los demás afuera. E ntonces tendría aquí el silencio necesario para dar una buena clase a los que quisieran aprovecharla y dormiría tranquilo sabiendo que había invertido mi tiempo y mi esfuerzo en los mejores alumnos, y que estos multi- plicarían con creces el producto de ese esfuerzo.
  • 8. Pero desgraciadamente no hay forma de saber cuáles de ustedes son esos alumnos. Nadie puede saberlo. Sólo el tiempo será capaz de revelarlo. Por lo tanto tendré que conformarme con intentar impartir mi clase a esos alumnos especiales que deben estar presentes entre ustedes, a pesar del desorden que está ocasionando el resto. Claro que cada uno de ustedes siempre puede elegir a cuál grupo desea pertenecer. ¿En cuál quieren estar? ¿Quién está realmente interesado en aprender y quién no? ¿Y a quién de ustedes le gustaría ser clasificado como parte del grupo que ya describimos? Malecón de La Paz
  • 9. Espero que haya quedado bien claro. Anden, mírense unos a otros y piénsenlo. Ustedes deciden. ¿Cuál camino quieren tomar?
  • 10. No es necesario describir el silencio que se hizo en la clase y quedó flotando espesamente en el ambiente. El nivel de atención que el maestro consiguió después de aquel discurso fue impactante. ¡Fue como una bomba!
  • 11. El reto nos conmovió a todos, puedo decirlo, pues despues de ese momento nuestro curso tuvo un giro asombroso. Los alumnos tuvieron un comportamiento ejemplar no sólo en esa clase sino en todas las demás.
  • 12. Hoy no recuerdo ya muchas cosas de esas clases de sociología, pero el reto del profesor nunca lo olvidé. Me parece estarlo viendo todavía ahí de pie, erguido frente a nosotros, disparando sus palabras como certeras flechas directas a nuestra mente. ¡Qué gran lección!
  • 13. Para mi, aquel maestro pertenece a ese grupo del 5% que marcó la diferencia en mi vida. D e hecho, muy dentro de mi percibí, como una luz, que él tenía razón, y desde entonces he hecho todo lo posible, aun en momentos difíciles, para procurar estar en ese privilegiado y escaso grupo del 5%. Han pasado ya muchos años desde entonces, pero todavía hoy medito acerca de esas sabias palabras. Pero como él lo dijo, no hay forma de saber si estamos o no estamos incorporados, y sólo el tiempo dirá a cuál pertenecemos.
  • 14. Lo que hay que destacar y aprender de esta historia es esta conclusión: si no intentamos ser especiales en todo lo que hacemos; si no desplegamos nuestro máximo esfuerzo; si no intentamos hacer lo mejor posible y utilizar nuestra máxima capacidad, seguramente formaremos parte de ese tumulto informe de que están compuestas las multitudes. Universidad de Utah
  • 15. ¿Queremos formar parte de esa mediocre mayoría... o queremos ser parte de los privilegiados que mueven al mundo? Una recopilación gráfica de Francisco Arámburo Salas [email_address] F i n ¡Ese es el Reto!

×