Like this? Share it with your network

Share

El centro comercial peruano

on

  • 197 views

 

Statistics

Views

Total Views
197
Views on SlideShare
197
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El centro comercial peruano Document Transcript

  • 1. El Centro Comercial Peruano: Antecedentes para los nuevos desarrollo La industria de los Centros Comerciales en el Perú empezó con la llegada del Jockey Plaza con un modelo de administración centralizada donde se organizaba la oferta comercial dentro de la tensión creada al colocar dos tiendas de departamentos en cada extremo en forma de Hueso (Bone) con un patio de comidas en el centro de este edificio de dos niveles. Acompañando este modelo se agregó una de los primeros complejos de Cines en su formato multisalas que arribo al Perú asociado a nuevos conceptos de restaurantes casuales. Esta operación permitió que empezaran una serie de emprendimientos de centros comerciales con manejo centralizado y control de la propiedad. Desde las propuestas más románticas como Larcomar hasta los contenedores con oferta comercial organizada que se despliegan por las provincias, la industria de los centros comerciales ha entrado en un proceso franco de ocupación territorial. La historia futura terminará con el copamiento de todas las plazas nacionales que tengan un PBI respetable con operaciones de distintos formatos. Esta ocupación será una carrera contra el tiempo para garantizar que los grupos desarrolladores puedan contar con un portafolio amplio de proyectos que garantice un desarrollo del comercio minorista en forma estructurada. En esta guerra inevitablemente habrá confrontaciones para lograr las mayores rentabilidad por metro cuadrado y asegurar la mejor oferta que permita contar con los flujos que garanticen el éxito del centro comercial. Las batallas futuras se ganarán por puntos y no por knockouts Por supuesto que estos son negocios complejos y existen múltiples variables que son las que determinarán cuales son las operaciones más fuertes. En este escenario me permito reflexionar sobre algunas invariantes locales que ya forman parte de nuestra mitología comercial. El retail en el Perú no es nuevo, y si bien es cierto el manejo con administración centralizado es el gran aporte de esta industria, antes existían centros comerciales y operaciones que servían a nuestro país. Antes del Jockey Plaza nuestra fauna comercial ya contaba con otros complejos que tuvieron épocas doradas, pero no pudieron adaptarse a las nuestras economías cambiantes. Camino Real, el centro comercial Arenales, Plaza Camacho, Molicentro, entre los más visibles, fallaron en el tiempo por haber sido concebidos como negocios inmobiliarios donde se vendió la propiedad y se perdió la capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias. Si hubieran mantenido el control quizás hoy estas operaciones serían las más exitosas, sin embargo estos espacios sirvieron para crear los antecedentes que definen a los operadores actuales. También en nuestro medio existe hasta hoy un formato popular de retail muy exitoso: la galería comercial. Si bien es cierto son pequeñas parcelas dentro de un edificio o lote donde se busca el aprovechamiento máximo del metro cubico (a diferencia del nuevo retail que privilegia el metro cuadrado) existen una serie de leyes que nos permitirían pensar en el desarrollo de centros comerciales, que usando las nuevas tecnologías de manejos de estas operaciones, potencien el desarrollo del centro comercial peruano Existe un extenso universo dentro de las galerías que ya tiene desarrollado un ecosistema con sus propias leyes. El entendimiento profundo del formato de galería sumado a una administración centralizada y potenciado con servicios contemporáneos, parqueos y gastronomía, nos daría la posibilidad de crear un formato comercial con el que se podría penetrar en mercados que no son atendidos. Este podría ser la división de los panzers en la ocupación territorial en la que se encuentra esta industria. Existen algunos ejemplos que vale la pena mirar
  • 2. En Mega Plaza existe un sector comercial que organizó un grupo de micro tiendas con característica de galería, que en su conjunto actúan como un ancla. Esta operación es una respuesta interesante a la posibilidad de desarrollar un formato local. Quizás donde se encuentran los mejores ejemplos de la fenomenología comercial local es en Minka Este proyecto reúne en un solo lugar todos los formatos comerciales disponibles en el Perú, y actúa como un gran laboratorio de experimentación de muchos operadores. Si existen estudiosos de la evolución del retail reciente en el Perú, podrían observar la historia comercial en este interesante proyecto. En Minka conviven formatos tan diversos como : el Mall, la galería, el mercado, la tienda de departamentos, las multisalas de cine, los restaurantes casuales, los fastfoods, el café, la caretilla, el centro financiero, el kiosco, el modulo, el Boulevard comercial, el terminal pesquero, el mayorista, entre otros formatos híbridos y experimentales. Todo este conjunto esta manejado con una administración centralizada, lo que le ha permitido a través del ensayo y error, reinventarse permanentemente. Por simple observación, uno puede intuir el gran valor que tiene este gran experimento comercial que ha evolucionado y crecido en el tiempo, donde se ha logrado domesticar a los operadores silvestres, que privilegiaban la compra de locales, hacia operaciones estructuradas bajo la modalidad de un alquiler. Si ponemos atención, existe muchas categorías locales ya desarrolladas con sus propios condicionamientos que darían la oportunidad de crear emprendimientos mucho más potentes, mejor integrados a nuestra cultura y con una mayor renta por metro cuadrado que es el objetivo de este negocio. Finalmente este modelo de centro comercial peruano deberá tener en cuenta que su arquitectura es un complemento al lugar donde se implante, incorporando códigos y valores locales. Aquellos proyectos que tengan una estética importada, serán percibidos como intervenciones invasivas y crearán reacciones adversas en el público usuario. El gran truco en estas propuestas está en llevar la modernidad asociada a elementos tradicionales, de manera que estos nuevos centros comerciales se conviertan en los nuevos puntos de encuentro de cada ciudad, brindando calidad de vida, servicios y entretenimiento.