Your SlideShare is downloading. ×
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Fátima díaz   sueño americano online
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Fátima díaz sueño americano online

1,101

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,101
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. “Sueño Americano on-line”.Análisis de algunos de los factores que llevaron a Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos Tesis Que para obtener el GRADO DE MAESTRO EN PERIODISMO POLÍTICO PRESENTA: lic. fátima dÍaz soto ASESORA: DRA. MARÍA DEL CARMEN FERNÁNDEZ CHAPOU MÉXICO, D.F. mayo DEl 2011
  • 2. “Sueño Americano on-line”.Análisis de algunos de los factores que llevaron aBarack Obama a la presidencia de Estados Unidos Lic. Fátima Díaz Soto
  • 3. Agradecimientos “Basta cierto espíritu aventurero para estar satisfechos, pues en esta vida, gracias a Dios, nada sucede como deseába- mos, como suponíamos, ni como teníamos previsto”. Noel Clarasó…Y precisamente por ello, dedico esta tesis con todo mi corazón ami familia, a cada uno de ustedes, por acompañarme en cada pasode la aventura de la maestría, y en la realización, tropiezos y esperade este trabajo que ahora concluyo. Por su apoyo, atención y pa-ciencia cada vez que les leía los avances, infinitas gracias.Mamita linda, hermanitas, su presencia y porras fueron vitales.A ti, con quien ahora empiezo a recorrer de tu mano un nuevo eimportante camino en mi vida, gracias por estar.A la Doctora María del Carmen Fernández Chapou por su guía y elcompartirme su experiencia y conocimientos, gracias.
  • 4. CapituladoI. Política 2.0 1.1. El marketing político. 1.2. La revolución informativa y las elecciones presidenciales de Estados Unidos, de 2008. 1.3. Las estrategias de comunicación en la campaña de Barack Obama. 1.4. El triunfo escrito en español.II. Promesas de precampaña y campaña de Barack Obama al grupo latino 2.1. Visita del Presidente estadounidense, Barack Obama, a México el 16 y 17 de abril del 2009. 2.2. Migración. 2.3. Antecedentes de una ley migratoria México-Estados Unidos.III. Análisis del Discurso 3.1. Análisis Crítico del Discurso: La visión de Teun A. van Dijk y Marshall McLuhan.IV. Discurso a la medida 4.1. Discurso del entonces senador demócrata Barack Obama, en la 40º Convención Anual del Concilio Nacional de la Raza (San Diego, California, Estados Unidos, 13 de julio de 2008). 4.2. Análisis. 4.2.1. Hipótesis de lectura. 4.2.2. Cuerpo del Análisis.V. ConclusionesVI. Bibliografía y hemerografía 3
  • 5. Introducción
  • 6. IntroducciónYes, we can… una oración, tres palabras que engloban un deseo, una promesa, un sue-ño, el poder. Tres palabras que fueron dirigidas en el momento oportuno, a las personasadecuadas –pues se les decía justo lo que durante años anhelaron escuchar–, transmiti-das a través de los medios apropiados, lograron presentar al mundo, primero un boceto ydespués una pintura terminada, de una imagen que se antojaba impensable, sobre todoen un escenario que por historia y costumbre se conoce por racista.Sí, nosotros podemos, fue la combinación perfecta. No se puede decir más en tres pa-labras; y de eso está más que convencido quien las utilizó para escalar peldaños hastaocupar la silla presidencial de la nación más fuerte e influyente del mundo: Barack Hus-sein Obama, Jr., en la década de los 40 de su vida, se convirtió en el primer presidenteafroamericano en ocupar la Casa Blanca.No obstante, ¿qué hizo ganar a Barack Obama, su proyecto de gobierno o su fortalezamediática? ¿Por qué pudo un partido, un candidato, delinear su estrategia de campañabasándose en mensajes twitteados? ¿Cómo llegó a quiénes, aun siendo minoría, fortale-cieron su campaña y lo ayudaron a obtener el triunfo?Un marketing político innovador; una inversión económica exacerbada patrocinada en sumayoría por el electorado “de a pie”; una agenda setting dictada a través de las redessociales de Internet; una campaña de tierra que se corrió a través de mensajes de textode celular y de correos electrónicos personalizados, además de la inclusión de frases enespañol en sus discursos y subtítulos en los videos de sus actos de campaña (en un paíscuya lengua materna es el inglés), lograron que Barack Obama sorteara cada fase delintrincado sistema electoral estadounidense y así se presentara ante el mundo el 20 deenero de 2009, para pronunciar el discurso de juramento al cargo que lo invistió como el44º presidente de Estados Unidos.Aristóteles aseguró que la política es intrínseca a la naturaleza humana, que involucra alos ciudadanos y los asuntos públicos; quizá por ello, desde los principios de la historialos líderes políticos e ideológicos han buscado y creado medios prácticos para que la so- 5
  • 7. ciedad esté informada de todo aquello que la concierne, y de todo aquello que a los mis-mos líderes les interesa comunicar. El Doctor Óscar Ochoa González señala que entrelos ciudadanos y el Estado se genera una complicidad en la que no puede estar ausentela comunicación. De tal manera es, que en la actualidad no sería posible gobernar si laclase política no contara con la participación de los medios de comunicación masiva.Según Marshall McLuhan los medios de comunicación han transformado la vida de loshombres y su relación con el entorno. Ahora la clase política debe adaptarse a la moder-nidad informativa para hacerle llegar a la sociedad los mensajes cuyo último objetivo es laaceptación de la opinión pública. De ahí que Raúl Trejo Delarbre asevere que los mediospropician cambios políticos. Sin duda, la prensa, la radio, la televisión y ahora Internethan cambiado la manera de hacer política, de intercambiar planes y crear consensos.El grupo político que actualmente no busque adaptarse a la modernidad mediática, que-dará fuera del juego del poder, pues la misma sociedad ya no acepta una comunicaciónunidireccional, sin contraparte. El mismo McLuhan habla de una transmisión de mensajeque incorpora al receptor: una línea de comunicación en la que el emisor envía su mensa-je al receptor y éste, a su vez, retorna un mensaje al emisor. De acuerdo con esta teoría,Ochoa González habla de la comunicación política como “el proceso de transmisión yrecepción de mensajes, desde y hacia los componentes del sistema político”1.Así, la campaña presidencial de Barack Obama mostró que en la actualidad se estáforjando una nueva forma de hacer política, la que está orientada a los medios de comu-nicación, en la que Internet adquiere la dimensión de medio noticioso y en la que se ex-pone el hecho de que los espacios de poder pueden ganarse apelando a la organizaciónmediática. Y precisamente de ello, es de lo que trata esta investigación, de la manera enla que la combinación de las diversas estrategias de comunicación, principalmente víaonline, facilitaron la movilización y el interés social hacia una campaña política.Esta investigación analiza, además, la manera en la que la implementación de las nuevastecnologías hizo que un maestro de la oratoria, un candidato resultado del marketing, cons-truyera un sistema de comunicación eficiente e innovador que lo llevara a triunfar en lasurnas en una época en la que la actividad política se ha convertido en un intercambio bidirec-cional que logra posicionar a un partido, a un candidato.1 Ochoa González, Óscar. 2000. Comunicación política y opinión pública. McGraw-Hill. México. Pág. 71 6
  • 8. Estamos frente a “una revolución [tecnológica] que comporta muchas transformacionesy modifica sustancialmente el mundo de la comunicación y, en particular, el ámbito de lainformación, en la medida en que da lugar a una entronización del mercado y a la mun-dialización de la economía”2.Ésta es la revolución de la inmediatez, la de la nueva generación que exige datos cálidosy no sólo cifras; movimiento y no sólo galeras; confrontación y no sólo verdades absolu-tas; historias humanas y no sólo relatos lejanos.Es la revolución que vive la Generación del Nuevo Milenio3, donde sentirse involucradosen los hechos y buscar el individualismo, aun cuando en las encuestas sean un númeroen medio del porcentaje, es lo que debe ser.Es la generación a la que Barack Obama le apostó. La que, en Estados Unidos más queen otros países, combina razas, idiomas, costumbres, orígenes, necesidades, ilusiones,legalidad e ilegalidad: fusión que sin duda lo colocó donde ahora está. Hubiera bastadocon que alguno de estos componentes faltara, para que la carrera electoral del tambiénllamado “candidato digital”, tuviera escrito otro final.Si bien el triunfo de Barack Obama está impreso sobre barras y estrellas, tambiénes cierto que su victoria se escribió en español. El culmen del “sueño americano”que Obama ofreció en campaña, fue justo la alborada que millones de hispanosesperan ver cuando dirigen sus pasos con la esperanza de sobrevivir al cruce de la frontera.“Una de las primeras cosas que haré cuando llegue a la Casa Blanca será decir: Miren,nunca ha habido un presidente como yo. Yo represento a gente que hasta ahora se habíaquedado a un lado. Me aseguraré de que esa gente tenga acceso a cuidados médicos, aeducación… incluso si son indocumentados”… ésta fue la esencia de su discurso.Obama entendía la conveniencia de tener a la “raza cósmica”4 de su lado, es más, contó conel apoyo y el aval de los Kennedy, influyentes en la sociedad norteamericana y una familiaque por generaciones ha simpatizado con los latinos, principalmente con los mexicanos.2 Ramonet, Ignacio. El periodismo del nuevo siglo. Ensayo. Pág. 1.3 Los sociólogos agrupan bajo este término a quienes nacieron a partir de la década de los 80; quienescrecen y se desarrollan en un contexto donde las tecnologías digitales son inherentes a su vida cotidiana.4 Como él mismo denominó al grupo hispano.La “raza cósmica”, apoyo importante para Barack Obama, crece cada vez más. Ahora, según los re-sultados que la Oficina del Censo de Estados Unidos (http://2010.census.gov/2010census) entregó el24 de marzo del 2011, el recuento final del censo 2010 determinó que en Estados Unidos ya hay 50millones y medio de hispanos, o sea uno de cada seis habitantes. El grupo de hispanos ha tenido uncrecimiento notable en la última década, pues representó más de la mitad del aumento de población. 7
  • 9. Así, quien fuera senador por Illinois infundió confianza y credibilidad. Durante su campa-ña, frente a los 12.7 millones de inmigrantes mexicanos5 –de los cuales siete millones notienen papeles en regla6– afirmó que comprendía y hacía suyas las preocupaciones desus connacionales indocumentados: se comprometió a llevar a cabo una reforma migra-toria integral que resolviera los problemas a los que se enfrentan quienes no tienen pape-les para laborar legalmente en Estados Unidos. Aseguró que comprendía perfectamentelas consecuencias sociales, económicas, médicas y educativas, que esto conlleva…La estrategia mediática de Barack Hussein Obama, Jr. triunfó. Hoy dirige la nación máspoderosa del mundo. La que se ha convertido en casa del inmigrante mexicano (el do-cumentando e indocumentado); la que recibe su valiosa ayuda: “en los últimos 15 años,la participación de los migrantes mexicanos en el PIB de Estados Unidos ha crecido demanera sistemática. Ahora representa el 4 por ciento. Ellos aportan a la economía esta-dounidense 615 mil millones de dólares. Así, por cada dólar que envían a sus familiaresdejan en Estados Unidos, el país que les ha dado una nueva oportunidad de vida y tra-bajo, 25 dólares”7.Vivimos una nueva era, la de la inmediatez informativa, la de las redes sociales que yadictan muchos de los puntos de la agenda setting de cualquier medio de comunicación;una era en la que basta con tener un celular para convertirse en “reportero”, en la queprácticamente cualquier actividad social involucra ya a las nuevas tecnologías.Aun cuando los medios de comunicación tradicionales permanecen y permanecerán, nopodemos ser indiferentes o ignorar los nuevos formatos de comunicación, el nuevo for-mato de la noticia; no podemos subestimar este novedoso flujo informativo en el que seapoyan diversos sectores sociales; por ello, bajo la imagen de los “candidatos digitales” ylas e-campaigns, el propósito central de este trabajo es ofrecer un análisis de algunos delos factores que llevaron al candidato afroamericano a la presidencia de Estados Unidos,tales como el uso de los medios de comunicación tradicional y el poder que se otorgó alas nuevas tecnologías, aunado a un discurso protocolario y la fortaleza que una minoría,como la comunidad latina, puede otorgar a un candidato.Se trazará la línea de comunicación que Barack Obama siguió en su campaña, para dejarde lado los métodos tradicionales y hacer suya la modernidad informativa. Asimismo, sepresentará la manera en la que persuadió a los habitantes jóvenes de Estados Unidos,para que no sólo votaran por él, sino que hasta fungieran como voceros sin sueldo.5 Contabilizados hasta marzo de 2008.6 Datos del informe publicado el 15 de abril de 2009, por el Pew Hispanic Center.7 Valenzuela Aguilar, Rubén. Obama y los emigrantes mexicanos. El Financiero. 11 de noviembre, 2008. 8
  • 10. Además, se dará una lectura distinta, analítica y metódica al discurso que pronunció el 11de julio de 2008 en la Convención Anual del Concilio Nacional de la Raza, la agrupaciónlatina con mayor importancia en Estados Unidos. Éste tuvo tal impacto entre los hispanosque, en voz de los mismos migrantes, fue lo que determinó su apoyo a Barack Obama yno a Hillary Clinton.Con esta investigación, en resumen, se busca retratar una etapa histórica en la que losmedios de comunicación masiva, principalmente en sus nuevos formatos, jugaron un papelpreponderante para transformar un mensaje bilingüe, en un “sueño americano on-line”. 9
  • 11. Capítulo IPolítica 2.0
  • 12. Capítulo I Política 2.0 En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire. Antonio Machado1.1. El marketing políticoEn la era de la modernidad, tres factores se han conjugado para dar pauta a las cam-pañas políticas: la conquista del sentimentalismo, el uso continuo de los medios de co-municación masiva y el uso de las teorías y los métodos de la oferta y la demanda delmercado. Actualmente, cualquier campaña proselitista ya tiende a ser por naturaleza unacto de marketing.El marketing político es “el conjunto de técnicas que permitan captar las necesidades queun mercado electoral tiene, estableciendo con base en las necesidades, un programaideológico que las solucione y ofreciéndole un candidato que personalice dicho programay al que se apoya e impulsa a través de la publicidad política”8.La aparición del concepto de marketing político se remonta a 1952, cuando por primeravez los partidos Republicano y Demócrata, en Estados Unidos, destinaron una partidapresupuestal para la comunicación política. También en este año aparecieron los prime-ros comerciales electorales en televisión, se enviaron los primeros correos con propagan-da y se empezaron a utilizar las encuestas de opinión.El catedrático de la Universidad de París y autor del libro Marketing político y comunica-ción: claves para una buena información política, Philippe J. Maarek, también identificaa Estados Unidos como el origen del marketing político, pero no sólo por ser la cuna dedicha estrategia, sino porque el rápido desarrollo que los medios de comunicación ma-8 Cabezuelo Lorenzo, Francisco y Díaz Martín, David. Mayo, 2008. Estrategias, tácticas y herramien-tas de marketing político y electoral en la carrera demócrata hacia la Casa Blanca. Asociación deComunicación Política (ACOP). Conferencia. Madrid, España. 11
  • 13. siva han tenido en ese país, lo convierten en la primera nación en experimentar el usode las técnicas de comunicación, no sólo las vinculadas a los medios audiovisuales, sinotambién las del uso del correo electrónico y el envío de mensajes de texto vía teléfonocelular.Para una campaña política, la base es el candidato, una persona adecuada, con capaci-dad para hablar en público y conectarse con el electorado. Que tenga una organizaciónadecuada y cuyos temas de campaña respondan a la preocupación social. Además, debecrear cierta controversia para sobresalir de sus contrincantes.En la subasta del candidato, los medios de comunicación masiva y el uso de los avancestecnológicos en estos, han resultado imprescindibles, puesto que dan al candidato el donde la ubicuidad: le otorgan la posibilidad de que su imagen y su mensaje lleguen a cual-quier rincón de su país, y hasta traspasen fronteras.“Una parte importante de venta del candidato es el trabajo de imagen… Hay mucho quetrabajar por el lado del lenguaje corporal: los gestos, la postura, la figura cuando está sen-tado; los tonos y ritmos del habla… Del lenguaje no verbal tiene que estudiarse el oral y elescrito, todos a la luz de los discursos que se manejan.En este trabajo de marketing, interactúan múltiples disciplinas y actividades, no sólo lapolítica, también la comunicación, la redacción, la oratoria, el teatro, la psicología, lacromoterapia…”9.A la par, una de las acciones más representativas del marketing político es la producciónde publicidad, que se ha convertido en una herramienta obligada para el actual estrategapolítico, pues debe adaptar la transmisión del programa de su candidato a los formatosmercadológicos con el objetivo de gustar al electorado, ganar las elecciones, conseguirla mayoría en el Congreso, etcétera.De tal manera es que, al igual que ocurre con un producto, el marketing político no sólodebe crear una imagen, sino conseguir un buen posicionamiento en el mercado electoral;por ello también debe crear mensajes políticos a la usanza de las frases publicitarias:cortos, contundentes y pegajosos.Las estrategias, mensajes, apoyos y herramientas de comunicación, en dos palabras:el marketing político, sirve tanto para reforzar o fortalecer la actitud de los ya de por sí9 Baena Paz, Guillermina. “La mercadotecnia política en las campañas modernas”. Revista CrónicaLegislativa (Órgano de la LVII Legislatura. Cámara de Diputados). Núm. 13. México. 12
  • 14. simpatizantes, como para dar forma a las decisiones de los indecisos, pues el objetivode esta nueva táctica de comunicación política es evidentemente la persuasión: inducirpara vencer.1.2. La revolución informativa y las elecciones presidenciales de Estados Unidos, de 2008Al inicio de la segunda década del siglo XXI, podemos hablar de una nueva forma dehacer política, orientada a los medios de comunicación. Si en un principio los periódicoseran la principal fuente de noticias, la llegada de la radio posibilitó que la información fue-ra asequible por casi toda la población. Después, con la televisión, los hechos estuvieronaún más cerca de la sociedad, y qué decir de la inclusión de los medios digitales, quelogran colocar al receptor en medio de la noticia, en tiempo real, aun cuando esté suce-diendo al otro lado del mundo.Desde finales de los años ochenta y principios de los noventa, tuvieron lugar –a nivelmundial– las primeras experiencias de publicación digital por parte de medios tradiciona-les de comunicación masiva. Tanto empresas editoriales como televisivas y radiofónicastomaron consciencia de que la industria de la comunicación y la información debía adap-tarse a la revolución tecnológica; ejemplo de ello es esta cifra: 79 por ciento, que implicael porcentaje actual de los diarios mundiales presentes en Internet, en su mayoría conacceso gratuito.Y es en los primeros años de este siglo cuando Internet adquiere la dimensión de medionoticioso “con los atentados en los transportes públicos londinenses del 7 de julio de2005. Durante toda la jornada, en la red circuló un contenido diversificado dentro de untráfico de información”10. Ese día no sólo los profesionales de la comunicación informa-ron, sino que cualquier persona tuvo acceso a narrar los hechos, a subir videos reales ya comentar la noticia en los portales de los diarios y los noticiarios, sin censura, de formarápida y subjetiva.Al percatarse de la reacción de la sociedad y la capacidad que demostró para involu-crarse en los hechos, las instituciones gubernamentales vieron la oportunidad de podercomunicarse con millones de personas empleando el mismo lenguaje (información exce-siva, multimedia y al minuto), a través del mismo medio.10 Fogel, Jean-François y Patiño, Bruno. 2007. La prensa sin Gutemberg. El periodismo en la eradigital. Punto de lectura. España. Pág. 17. 13
  • 15. Tal como se mencionó con anterioridad, los actores políticos norteamericanos fueron lospioneros en el uso de la red para beneficio de sus proyectos gubernamentales; de talmanera fue y es, que las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2008 se con-virtieron en una cátedra sobre cómo utilizar las herramientas del marketing político y lanueva oferta mediática para que la imagen de un candidato prevalezca y permanezca, ysu mensaje destaque.Prueba de ello es la intensa movilización que tanto republicanos como demócratas em-prendieron desde el inicio de la primera etapa del proceso electoral; lo cual, evidentemen-te produjo un fenómeno hasta entonces no visto, pues logró involucrar e interesar a unbuen porcentaje de la población norteamericana, misma que adoptó la temática políticano sólo como charla de café, sino como asunto preponderante de las redes sociales, lossitios de chat, los correos electrónicos, los videos online y mensajes de texto en el telé-fono celular.Los partidos políticos –en general– y los candidatos –en particular–, además de algunasinstituciones de gobierno y hasta algunos medios editoriales, crearon ex profeso sitiosen Internet para mantenerse en contacto con los electores y, de esta manera, medirel impacto que los discursos, anuncios y actos de campaña producían en la sociedad,apoyándose con certeza en el amplio y heterogéneo horizonte que implica la red: segúndatos de la página www.nielsen-netratings.com, en Estados Unidos hay 215 millones 935mil 529 usuarios, el 70.1 por ciento de la población.¡Millones de receptores, de posibles consumidores de su proyecto, de simpatizantes yvotantes, de donantes económicos… tan cerca como de un simple clic y tan lejos comodonde una computadora o un celular puedan llegar!Sin invertir las excesivas cantidades que ordinariamente hubieran estado destinadas ala promoción de la campaña, al reclutamiento de adeptos, a la contratación de espaciosen los medios… los candidatos lograron una presencia constante, libre de los horariosespecíficos de determinados programas de televisión, del estar sujetos a los minutoscomprados en la radio, o del estar medidos por el número de golpes de las teclas en unanota, columna o artículo.Así, los megas y la velocidad de navegación constituyeron un aliado hasta entonces inex-plorado, y quizá subestimado, por la clase política, que sin lugar a dudas le dio a ésta elnorte que seguramente no perderá de vista. 14
  • 16. Dentro de la lista de algunos de estos nuevos y específicos portales en la red, creados apartir del proceso electoral estadounidense, encontramos los que a continuación se citan,de los cuales es pertinente mencionar que para la fecha en la que se realizó esta investi-gación, aún siguen activos y algunos de ellos incluso están actualizados con datos de laCasa Blanca; además, otros ofrecen la opción de ciertos apartados en español: Election Twitter Twitter Voter Report (encuestas). Twitter de Hillary Clinton Twitter de Barack Obama. YouChoose’08 (canal en YouTube). TechPresidente (cómo usan los candidatos Internet y cómo influye ésta en sus estrategias). Impact Channel (canal en MySpace sobre las elecciones y los candidatos). 15
  • 17. Health08.org (noticias de las elecciones, análisis y agenda de loseventos de campaña).América Decide 2008 (datos variados sobre las elecciones presi-denciales de 2008).Elecciones USA 2008 “Barras y estrellas” (blog de seguimientode las elecciones americanas).ElectionLine.org (información, recursos, análisis, calendario deeventos, etcétera, que permitieron hacer un seguimiento global detodo el proceso electoral).Election Guide 2008 (calendarios de eventos e información básicaofrecida por The New York Times).RealClearPolitics.com (análisis diarios a partir de encuestas dedistintos medios, sondeos y reflexiones).Presidentpolls 2008 (resultados de encuestas sobre los candida-tos, realizadas por diferentes medios y organismos. Se actualizabadiariamente).Political Trends (blog con análisis diarios sobre temas diversos).Presidential Watch 08 (síntesis de lo más significativo de todo loque circula en la red sobre las elecciones y los candidatos presiden-ciales en cuanto a información y tendencias).Open Debates (recurso para seguir todos los debates de las eleccio-nes. Página creada por una organización apartidista).Politics Home (el día a día sobre la actualidad política en EstadosUnidos).POLITICO’s 2008 Swing State Map (actitudes y simpatías políti-cas, estado por estado). 16
  • 18. Twitter de Barack Obama POLITICO’s 2008 Swing State Map17
  • 19. Aunado a estas páginas netamente electorales, también está el proyecto Politicopia (www.politicopia.com), una web en la que los ciudadanos ofrecen y comentan contenidos y no-ticias políticas; presentan y discuten propuestas, con el objetivo de conseguir cambios enlas legislaturas estatales. Actualmente el proyecto está en marcha sólo en el estado deUtah, pero está previsto extenderlo progresivamente a otros estados.De igual manera está la página www.personaldemocracy.com, un directorio de serviciosdonde se reflexiona y se presentan propuestas para potenciar el uso de las nuevas tec-nologías en la política.De vuelta al tema de las elecciones presidenciales, resaltamos el debate del 23 de juliode 2008, que marcó un nuevo hito en cuanto a integración de herramientas tecnológi-cas al servicio de la política y la ciudadanía; la tónica de éste se desarrolló al ritmo que marcaron los usuarios de la red: los adeptos de YouTu- be grabaron una pregunta, la enviaron a los editores de CNN, quienes selecciona- ron 39 videos, de entre los más de 5 mil que recibieron. Los videos exhibieron des- de producciones simples y tradicionales, hasta la crea- tividad de ver un muñeco de nieve cuestionando a los candidatos. “Por primera vez en la histo- ria de los debates presiden-ciales estadounidenses, los electores de los cuatro puntos del país podrán preguntar alfuturo presidente lo que deseen, a través de un video, y escuchar la respuesta”11.En un estudio de la CNN, los aspirantes a la presidencia se colocaron, uno al lado delotro, frente a una pantalla de video gigante donde se transmitían las preguntas previa-mente seleccionadas, con temas tan variados como la guerra en Irak, el calentamientoglobal, la situación laboral de los inmigrantes…11 Chad Hurley presidente y cofundador de YouTube. 18
  • 20. Los candidatos contestaron una a una las preguntas, con el entendido de que su res-puesta se transmitiría, en tiempo real, en el portal de Youtube, frente al ojo crítico demillones de cibernautas.Enmarcado en estos hechos, y con base en datos del Pew Research Center for ThePeople & The Press12, el impacto de la revolución informativa en las elecciones presiden-ciales de Estados Unidos en 2008, se traduce en los siguientes porcentajes: 40 por ciento de los americanos (usuarios constantes y no cons- tantes de Internet) obtuvo noticias e información variada de las campañas, vía Internet. 19 por ciento de los americanos se conectó por lo menos una vez a la semana, para hacer específicamente algo relacionado con las campañas. 23 por ciento de los americanos recibió correos electrónicos, por lo menos una vez a la semana, instándolos a apoyar a un candidato o a participar en las salas de chat para compartir su percepción sobre las campañas. 10 por ciento de los americanos usó con frecuencia el correo elec- trónico para tomar parte en el debate político. 46 por ciento de los adultos usó el correo electrónico o los mensa- jes de texto vía celular, para enviar datos sobre las elecciones. 39 por ciento de los usuarios de Internet visitó la red para ver, sin la edición de los noticiarios, los debates, discursos y anuncios o la postura de los candidatos frente a temas determinados. Aun cuando la cantidad de los mensajes de textos no puede equipa- rarse con el uso de Internet y los correos electrónicos como herra- mienta de comunicación e información, uno de cada diez mensajes12 Pew Internet & American Life Project es una iniciativa del Pew Research Center, una organizaciónno lucrativa, que para su funcionamiento recibe apoyo económico de The Peew Charitable Trusts.Su objetivo es proporcionar información a los medios de comunicación sobre las actitudes sociales ylas tendencias que versan sobre aquellos temas que conforman la agenda sociopolítica de EstadosUnidos y el mundo. Pew Internet explora el impacto de Internet en niños, familias, comunidades, ofi-cinas, escuelas… con relación a dichos tópicos de interés. Pew Internet & American Life Project esindependiente y no adopta posición alguna respecto a asuntos políticos. 19
  • 21. que se enviaron o recibieron eran sobre las campañas o la preocu-pación de que determinados problemas sociales formaran parte de laagenda setting de los candidatos.Por otro lado, los candidatos presidenciales crearon sus propiosperfiles en los sitios de redes sociales más populares como Fa-cebook y MySpace, para mantenerse en continuo contacto con suelectorado. En este rubro, los adultos jóvenes demostraron más in-terés en tener su propio blog (32 por ciento de la población, entrelos 18 y 29 años, abrió por lo menos una página en alguna de estasredes sociales, como medio para intercambiar, dar a conocer y leerinformación política).66 por ciento de los cibernautas de 30 años que ya estaba regis-trado en una de estas redes utilizó su página para intercambiar in-formación, plasmar sus preocupaciones sociales y opinar sobre loscandidatos y las campañas.1 de cada 10 cibernautas donó dinero vía Internet para su candidato.Lo nuevo de estas campañas fue el uso de los videos online: 35por ciento de los americanos vio los actos políticos a través de lapágina YouTube.Del total de los videos online subidos por jóvenes votantes, el 51por ciento era de demócratas, y el 42 por ciento de republicanos.El 66 por ciento de los republicanos opinó que Internet sólo confun-dió al electorado al presentar tal diversidad de información y dijeronestar convencidos de que los votantes no confiaron en lo publicadoen Internet. Con una opinión similar a ésta, se contabilizó al 58 porciento de los demócratas.35 por ciento de los demócratas opinó que Internet los acercó a sucandidato y su campaña. El 24 por ciento de los republicanos opi-nó lo mismo con respecto al suyo. Además, bajo estos mismos por-centajes, tanto de republicanos como de demócratas, aseveraronque de no haber sido por la accesibilidad en Internet, no hubieranestado tan involucrados e interesados en las elecciones. 20
  • 22. Estos números fríos, estos porcentajes metódicos, demuestran que los espacios de po-der pueden ganarse de una forma descentralizada, apelando a la organización mediáticay mercadológica, en lugar de confiar simplemente en la disciplina del partido.La combinación de las diversas estrategias de comunicación online sin duda facilitó lamovilización y el interés social. La implementación de estas nuevas tecnologías cons-truyó un sistema de comunicación eficiente e innovador que apeló al nacionalismo y a lapertenencia a un grupo.Asimismo, es preponderante el hecho de que la implementación de una nueva forma dehacer política no sólo derribó las fronteras entre el candidato y el elector, sino que tam-bién trajo consigo una comunicación simétrica, en la que el ciudadano fue receptor de unmensaje, pero de igual manera fue emisor; fungió como individuo activo y protagonista deuna nueva cultura política, la política 2.0.1.3. Las estrategias de comunicación en la campaña de Barack ObamaOvacionado cual estrella de la farándula. Todo un ídolo de masas de sonrisa clara y pre-sencia impactante. El icono de la esperanza para millones de personas y el signo querepresentó el gran obstáculo a vencer por miles de oponentes.Se presenta como un político fresco, joven, ilusionado, no contaminado por el pasado,con capacidad de liderazgo y ganas de cambiar Estados Unidos. Es un maestro de laoratoria y un resultado del marketing.Histriónico, interesante, novedoso y con la victoria claramente enfocada. Distinto, contro-vertido por su color, un cuasipresidente abstracto que divide su historia personal, dentro deuna familia disfuncional, entre los ambientes de Hawai, Indonesia, Nueva York, Chicago,Washington… 21
  • 23. Barack Hussein Obama, Jr., de padre keniano y madre estadounidense, labró su caminohacia la presidencia de Estados Unidos con genes de milicia paterna y de proletariadomaterno. Desde joven se acercó a los grupos más vulnerables, aquellos que necesitabanfuertemente aferrarse a una ilusión, a una promesa; lo cual, por supuesto, este novelpolítico no desaprovechó.“En Chicago, en 1985, encabezó un grupo al amparo de su iglesia, que trabajaba paramejorar las condiciones de vida en los barrios afectados por la delincuencia y el alto nivelde desempleo.“Para 1991, Barack completó el programa de derecho de la Universidad de Harvard, don-de se convirtió en el primer presidente afroamericano de la Revista de Leyes de Harvard(Harvard Law Review). Poco después regresó a Chicago para ejercer como abogadode derechos civiles y para enseñar Derecho Constitucional. “Finalmente, su labor comoactivista lo llevó a postularse para el Senado del estado de Illinois, donde sirvió por ochoaños. En 2004, llegó a ser el tercer afroamericano, desde la época de la Reconstrucción,elegido al Senado de Estados Unidos.“En el Senado estatal de Illinois, Barack Obama colaboró con demócratas y republicanospara ayudar al progreso de las familias obreras, creando programas como el Crédito Im-positivo por Ingresos Ganados por Trabajo (Earned Income Tax Credit o EITC por sussiglas en inglés). También impulsó una expansión de la educación infantil.“Su primera ley en el Senado de Estados Unidos, que patrocinó junto con el republicanoThomas Coburn, intentó devolver la confianza en el gobierno, permitiendo que cada es-tadounidense pueda investigar por Internet cómo y dónde se gasta cada centavo de susimpuestos.“Además, viajó a Rusia con el senador republicano Dick con la intención de renovar es-fuerzos para eliminar la proliferación de armas nucleares”13.Obama, esposo de Michelle y padre de Malia y Sasha, representa el prototipo de hombremestizo americano, la multietnicidad del país y la integración. Su discurso y personalidadcautivaron y atrajeron a su proyecto político a “importantes personalidades de la vidasocial norteamericana como los también afroamericanos Oprah Winfrey o Will Smith, o lajoven blanca y rubia estrella de cine Scarlett Johanson, quienes acudían a sus mítines y13 http://www.barackobama.com/espanol/conozca/barack_obama/index.php 22
  • 24. prestaron su imagen para videospromocionales”14, lo cual ayudó a au- Oprah Winfreymentar su popularidad entre el elec-torado joven y hasta el no tan joven:este último colocó la figura de Obamaa la par de su gusto y afición por Den-zel Washington o Bill Cosby.Además, durante su campaña, BarackObama contó con el apoyo incondicio-nal de la dinastía Kennedy, la gran fa-milia americana, influyente en grandese importantes sectores de la sociedad.“El nuevo presidente de Estados Uni-dos se arremangaba en sus discursosde la campaña electoral. Los expertosen imagen aseguraron que esta particularidad de Obama era parte de su política, puestoque pretendía conectarse emocional y estéticamente con los Kennedy y, en particular, conBob Kennedy”15. Y, por otro lado, en sus principales discursos destacó el valor de los afro-americanos, al resaltar su inspiración por figuras como Martin Luther King.En campaña, Barack Obama entendió la comunicación como un todo: desplegó la arti-llería pesada en técnicas de comunicación para llegar al target. Su elección de mediosmasivos alternativos (Internet y telefonía celular) lo llevó a subir intempestivamente en lasencuestas de popularidad, logrando su posicionamiento y motivando significativamentelos segmentos del mercado que no solían involucrarse en las elecciones: universitarios,jóvenes menores de 30 años y afroamericanos (ver tabla en la siguiente página).Su estrategia electoral fue todo un movimiento social: estuvo basada totalmente en el mo-delo de redes sociales, para lo cual se valió de las aptitudes tecnológicas y comunicativasde Chris Hughes, uno de los fundadores de Facebook, la popular red social que se convir-tió, a la par de MySpace, en fábrica de mensajes y temas de campaña; metodología queaprovechó para construir su mensaje político de una manera totalmente innovadora, en laque, siguiendo la línea de Marshall McLuhan, incorporó el receptor al mensaje, a través del14 Cabezuelo Lorenzo, Francisco y Díaz Martín, David. 8 y 9 de mayo, 2008. Conferencia “Estrate-gias, tácticas y herramientas del marketing político y electoral en la carrera demócrata hacia la CasaBlanca”. Asociación de Comunicación Política (ACOP). Madrid, España.15 Swan, Rupert L. El método Obama. Las 100 claves comunicativas del hombre que ha revoluciona-do el mundo. 2009. Random House Mondadori, Barcelona, España. Pág. 29. 23
  • 25. esquema emisor-mensaje-receptor-emisor. Esta manera de comunicación le otorgó unacredibilidad incomparable y difícilmente alcanzable para cualquier político.Además, la comunicación a través de la red le otorgó al votante la posibilidad de sentirlocercano, humano, uno más de ellos: “Barack Obama tiene su propia imagen, pero no dudaen identificarse con algunos de los símbolos de su entorno: una gorra del equipo de beisbolde Chicago, los White Sox, o la MTV, por ejemplo. Es un hombre especial, pero es un ciuda-dano más con el que cualquiera puede identificarse”16.Por otro lado, en la página weboficial de la campaña se podíaponer la dirección de correoelectrónico y mandaban informa-ciones personalizadas y correosfirmados por el propio Obama.También había un espacio paraponer el número de teléfono ce-lular, y vía mensajes de texto in-formaban de todas las noveda-des en primicia.16 Swan, Rupert L. El método Obama. Las 100 claves comunicativas del hombre que ha revoluciona-do el mundo. 2009. Random House Mondadori, Barcelona, España. Pág. 35. 24
  • 26. El mensaje de campaña de Obama se basó en tres ideas claves, claras y sencillas: elcambio, la unidad nacional y la necesaria movilización de los votantes hacia las urnas.Ante cualquier problema social (economía, salud, seguridad) presentaba una sola y gransolución basada en esta sinergia: “El cambio lo hacemos todos. Los problemas se resuel-ven con tu participación”.La frase representativa: Yes, we can (Sí, nosotros podemos), resumió todo lo que el aho-ra presidente prometía durante el proceso electoral: el sueño americano hecho realidad;y qué mejor que practicar con el ejemplo: él, un ciudadano promedio, representó la esen-cia americana de que cualquier persona puede llegar adonde se lo proponga, sin importarsu origen, en el marco de una sociedad competitiva, hasta el poder ocupar la presidenciaestadounidense.En palabras del premio Nobel de Literatura, George Bernard Shaw “la vida no consisteen buscarse a sí mismo, sino en crearse a sí mismo”, y para recrearse como políticopresidenciable, Obama se creó como una marca fresca, con atributos racionales y emo-cionales que generaron confianza y diseñaron un plan de comunicación perfectamenteintegrado, de manera que se convirtió en un producto a la venta, identificado por un logoen el que una O mayúscula (la inicial de su apellido) de color azul es atravesada por treslíneas rojas, de forma que parece un amanecer. Asociar a Barack Obama con el amane-cer, iba muy en línea con su discurso de cambio: es el comienzo de una nueva etapa. 25
  • 27. La forma como financió su campaña fue también novedosa. Hasta las elecciones de2008, las contribuciones provenían de empresas o gente asociada al mundo del arte,eran pocas pero cuantiosas; en contraste, Obama logró conseguir infinidad de pequeñascontribuciones a través de Internet. Según la Federal Election Commission, a través delas redes sociales, logró recaudar 383 mil 35 millones de dólares, donados por 2 millonesde cibernautas.Así, Internet no sólo se convirtió en recaudador de fondos, sino en catalizador de adep-tos. Gracias a la red, el equipo de campaña detectó desde un principio los grupos socia-les a los que debían enfocarse.Las cifras y contadores de Internet arrojaron datos valiosos para su equipo de campaña,como los siguientes: –Quienes apoyaban a Barack Obama utilizaban sus páginas de campaña con mayor frecuencia que aquellos que apoyaban a Hi- llary Clinton. –Setenta y cuatro por ciento de los simpatizantes de Obama busca- ba noticias e intercambiaba información en Internet, a diferencia de los simpatizantes de Clinton, que fue 57 por ciento. –Vía Internet, Obama obtuvo un 17 por ciento más de contribucio- nes sobre el 8 por ciento de Clinton; y un 64 por ciento más de visitantes a sus videos de campaña, contra el 43 por ciento de su contrincante. 26
  • 28. Barack Obama no sólo fue un candidato o el representante de un programa ideal; tam-poco se limitó a ser un aspirante a la presidencia que por demagogia hiciera suyas lasnecesidades del electorado con la promesa de procurar su satisfacción. Obama fue pu-blicidad, más que propaganda, fue inteligencia y astucia, fue mediático y mesiánico sinperder sus rasgos humanos y sus tintes de pueblo. Barack Obama, sin duda, fue un mito,la creación de su propio mito: “el cambio no llegará si esperamos a otra época o a otrapersona. El cambio somos nosotros”.1.4. El triunfo escrito en españolCuando las minorías se convierten en mayorías y el poder que otrora se menospreciaba,demuestra que como bien dice la vox pópuli: “no hay enemigo pequeño”, se consigue quela historia vuelque en sus libros una narración basada en el triunfo aprehendido desdelas bases, un triunfo que al ser de raíz toma la fortaleza de los cimientos para construirun cambio poderoso.Si bien la victoria de Barack Obama se basó en un arduo trabajo de logística, también escierto que si los grupos latinos no le hubieran dado su voto de credibilidad, es muy proba-ble que los primeros resultados de las urnas hubieran favorecido a Hillary Clinton, de ma-nera que la carrera electoral de Obama hacia la presidencia hubiera estado coartada.Este proceso electoral con profundos tintes hispanos fue en verdad complejo y trascen-dente, pues los electores cuyas raíces estaban fuera de las fronteras estadounidenses,eran precisamente aquellos a quienes desde hace ya mucho tiempo se quiere práctica- 27
  • 29. mente desaparecer: el latino de a pie, el inmigrante o el hijo de inmigrante, el blanco dela redada, aquel que hace el trabajo duro.Y de esta fortaleza que el grupo latino brindara a un personaje poco convencional dentro dela situación sociopolítica que precisamente dicho grupo vivía en el país de las oportunida-des, algunos medios impresos dijeron: “La minoría étnica llamada hispanos está lograndopor primera vez un poder político como comunidad; y no sólo con la llegada de los latinosal poder, lo que hace ya tiempo que sucede: numerosos hijos de mexicanos han ocupadocargos públicos de distinto rango, desde alcaldías hasta oficinas en la Casa Blanca”17.A diferencia de su contrincante republicano, John McCain, quien tarde se dio cuenta de laimportancia del voto latino, el demócrata Obama puso en marcha –desde las eleccionesprimarias (5 de febrero, 2008)– una estrategia dirigida a los hispanos, que a la larga daríaun notable resultado. Apenas en julio del 2008 McCain incluyó un nuevo mensaje en sucampaña: “La causa de John McCain (a favor de los latinos) no es sólo política, sino quele viene del corazón”18; frase que ni con la ayuda de su peregrinación a la Basílica deGuadalupe durante su visita a México (3 de julio, 2008) logró contrarrestar los 30 puntosde ventaja que Obama tenía sobre él en el voto hispano.También otras razones de peso por las que McCain se rezagó en el camino hacia la sillapresidencial, constituyeron, por ejemplo, la elección de su mancuerna de campaña, dadoque la inexperiencia y los escándalos de soborno y tráfico de influencias de Sarah Palin,le acarrearon más problemas que beneficios. Aunado a ello, influyó la mala experienciapolítica, social y económica por la que el pueblo americano pasaba con George W. Bush.Además, tampoco se puede dejar de lado la cuestión económica tan dispar que existióentre la campaña republicana y la demócrata, reflejada en las numerosas y constantesaportaciones que los ciudadanos hicieron a Barack Obama vía Internet, a diferencia delas que recibió el candidato republicano, quien no puso la misma atención a este medio.No obstante, la lucha por el voto latino fue difícil para Obama pues, salvo una parte dela población más joven, el resto apoyaba a Hillary Clinton, la entonces senadora por elestado de Nueva York, basado en el hecho de que el gobierno de William Clinton le habíadado un fuerte impulso a la reforma migratoria. Sin embargo, poco a poco, el apoyo alcandidato afroamericano se hizo patente: cada vez fueron más las páginas en Internetde carácter latino que apoyaban a Obama, en las que hasta le dedicaban canciones con17 “A la caza del voto hispano. Las elecciones en Estados Unidos”, febrero, 2008, periódico MundoHispano, pág. 3.18 Hernández, Jaime. “McCain lanza campaña para atraer a hispanos”, 5 de julio, 2008, periódico ElUniversal. 28
  • 30. ritmos que iban desde la bachata, pasando por el hip-hop y la salsa. Además, la campañade Barck Obama fue la primera campaña presidencial que incorporó subtítulos en espa-ñol para los videos propagandísticos transmitidos en la red.Otra herramienta para atraer el voto latino fue la de las apariciones en público con gruposde hispanos donde Obama se mostró cercano y conocedor de sus preocupaciones; don-de les hizo entender que el sueño americano era para todos, afroamericanos e hispanos,basándose en el hecho de que la convivencia enriquece Estados Unidos: “Es vital paraesta campaña que todos los estadounidenses tengan acceso a la información y cuentencon herramientas que les permitan participar en este movimiento para cambiar el país”,declaró el entonces senador. http://www.youtube.com/watch?v=MSTTosTP9MU Obama: “Éste fue el momento” (subtítulos en español)Además, en entrevista con Eddie Sotelo, popular conductor radial del programa Piolín porla mañana en los Ángeles, de la cadena Univisión, el precandidato demócrata declaróque en su primer año de gestión reavivaría el proyecto de reforma migratoria que contem-plara la residencia permanente para los 12 millones de indocumentados del país.Obama contestó preguntas del conductor, de radioescuchas y usuarios de la página deInternet de Univisión. “No hay una América blanca, otra afroamericana y otra América 29
  • 31. hispana, hay una sola América… Una de las primeras cosas que haré cuando llegue a laCasa Blanca será decir: Miren, nunca ha habido un presidente como yo. Yo representoa gente que hasta ahora se había quedado a un lado. Me aseguraré de que esa gentetenga acceso a cuidados médicos, a educación… incluso si son indocumentados… Acualquiera que esté tratando de ganarse la vida en Estados Unidos, tenemos que darleuna oportunidad… Hispanos y afroamericanos, ambas comunidades trabajen juntas paralograr avances sociales que favorezcan a todos…Estas elecciones van a ser importantes. Nosotros no vamos a poder conseguir una refor-ma de inmigración… No vamos a poder invertir en un seguro médico que cubra a todoscuando la tercera parte de los que no son afiliados son latinos… pero lo que sí podemoshacer es que la gente a la que afectan estos problemas, se acerque a votar19”.Por otro lado, en su discurso de precampaña en Filadelfia, el 18 de marzo de 2008, dijo: “…creo profundamente que no podemos resolver los desafíos de nuestros tiempos a menos deque lo hagamos juntos, a menos de que perfeccionemos nuestra unión con la comprensiónde que podemos tener diferentes historias, pero tenemos las mismas esperanzas; de quepodemos venir de diferentes lugares, pero todos queremos ir en la misma dirección… Laraza es un asunto que esta nación no se puede dar el lujo de ignorar en este momento”.Pero, ¿qué llevó a los latinos a confiar en Barck Obama? Principalmente la posi-bilidad de convertirse en ciudadanos; pues al serlo, los inmigrantes serían capa-ces de votar y ser votados para ocupar puestos públicos, además de tener acceso alos servicios sociales y de salud, y gozar de todos los derechos laborales. También, esta ciu-dadanía la podrían extender a sus hijos, lo que se traduciría en una reunificación familiar.Según datos del Pew Hispanic Center, los latinos, que conforman el 15 por ciento del totalde la población en Estados Unidos, constituyen el 9 por ciento del electorado20; así, loslatinos se convirtieron en un factor clave en el triunfo demócrata.En promedio, Obama incrementó el voto latino para los demócratas en 16 por ciento másque el de las elecciones de 2004. Los latinos jóvenes [lo] favorecieron abrumadoramentey pudieron convencer a sus padres y abuelos de votar por él21. De tal manera, que BarackObama venció entre los votantes menores de 30 años (66 por ciento frente a un 32 porciento que votó por el republicano John McCain); afroamericanos (95 por ciento frente a19 www.univision.com. “Piolín por la mañana en los Ángeles”, 5 de agosto 2009.20 Estévez, Ariadna. Ensayo, 2008. The latino strategie vote in the Obama era: Tough choices ahead.21 Santos Villareal, Gabriel Mario. Enero, 2009. De los latinos en las urnas o del triunfo del demócrataObama. Servicios de investigación y análisis. Subdirección de Política Exterior. Cámara de Diputados.LX Legislatura. Pág. 27. 30
  • 32. un 4 por ciento); latinos (67 por ciento frente a un 31 por ciento); nuevos votantes (68 porciento frente a un 31 por ciento)22.Y según el reporte del 24 de julio de 2008 del Pew Hispanic Center, el 33 por ciento de loslatinos registrados para votar, fueron inmigrantes que ya habían conseguido la residenciay naturalización, de los cuales, el 55 por ciento son de origen mexicano.Por otro lado, una parte fundamental de la promoción del voto latino, fue la que tuvierondiversas organizaciones civiles como el Consejo Nacional de La Raza, la Asociación Na-cional de Latinos Electos, el fondo educacional Mi Familia Vota, las cadenas Univisión yTelemundo, entre otras, quienes animosamente impulsaron el registro para el voto e inclu-so la promoción de la ciudadanía. Ello mediante el uso de Internet, televisión por cable eincluso por medio de conciertos en vivo, enfocándose en los estados con mayor presencialatina como Arizona, Florida, Nuevo México, Ohio y Pennsylvania.Mexicanos, argentinos, bolivianos, chilenos, colombianos, costarricenses, cubanos, do-minicanos, ecuatorianos, españoles, guatemaltecos, hondureños, nicaragüenses, pana-meños, paraguayos, peruanos, salvadoreños, uruguayos y venezolanos, la comunidadhispana, apoyaron masivamente a Barack Obama con sus votos.Y lo que definitivamente no está sujeto a cuestionarse es el hecho de que Barack Obamaescribió en la fachada de la Casa Blanca su triunfo en español.22 Ídem. pág. 26. 31
  • 33. Capítulo IIPromesas de precampaña y campaña de Barack Obama al grupo latino
  • 34. Capítulo II Promesas de precampaña y campaña de Barack Obama al grupo latino El destino de los negros y los latinos estará ligado por siempre, como la piedra angular de una coalición capaz de lograr que Estados Unidos esté a la altura de sus promesas. Barack Hussein Obama, Jr.“Éste es el momento de arreglar nuestro averiado sistema de inmigración”… Después demás de un siglo de permitir veladamente y de aprovechar la barata mano de obra, los ha-bitantes de Estados Unidos escucharon una y otra vez, en distintos tonos, con sinónimosy escenarios diferentes, la bandera política que Barack Obama enarboló, aun cuando enel fondo ciudadanos y candidato quisieran mantener los beneficios que otorga un traba-jador, por necesidad oculto.Para fines de esta investigación, presentaremos un breve panorama de las que conside-ramos las promesas más respresentativas de la precampaña y campaña de Barack Oba-ma que involucran a la comunidad latina, promesas que, en determinante mancuerna conlos medios de comunicación masiva y las nuevas tecnologías, contribuyeron a la llegadade Obama a la Casa Blanca.De igual manera, se mostrara una perspectiva de lo que es y constituye el problemamigratorio y la proyección del crecimiento de la comunidad hispana en el país del Norte,dado que, como ya se hizo patente, su decisión en las urnas resultó fundamental para elactual presidente estadounidense. http://www.census. gov/population/www/ projections/2008projections.html 33
  • 35. El candidato presidencial Barack Obama se comprometió en su momento a considerarvarias medidas, expuestas en varias de sus discursos. En su página de Internet, porejemplo, tanto en la etapa de precampaña como en la de campaña, se podía accedera un apartado, en español, desde el que se descargaba su plan de gobierno en pro delos latinos (www. media.austinforobama.com/.../Fact_Sheet_Latino_American_Dream_Agenda.pdf): Educación Implementar la Ley DREAM para que los hijos de inmigrantes puedan asistir a la universidad. Barack Obama siempre ha apo- yado la Ley de Desarrollo, Ayuda y Educación para los Menores Extranjeros (DREAM, por sus siglas en inglés), que permitiría a los estados brindar matrículas universitarias a los estudiantes indocu- mentados que crecieron en Estados Unidos. Promover los programas de educación migrante. Barack Oba- ma cree que todos los estudiantes, independientemente de su país de origen, merecen la misma oportunidad de recibir una educación pública de excelencia. Por ello, apoya el financiamiento federal de los programas de educación migrante, gracias a los cuales todos los estudiantes inmigrantes podrán alcanzar estándares académicos satisfactorios. Reforma migratoria integral Sacar a la gente de las sombras. Estados Unidos ha sido des- de siempre una nación de inmigrantes. Hay millones de personas que viven en las sombras y que desean adoptar nuestros valores y convertirse en miembros plenos de nuestra democracia. Debemos alentar a los millones que viven ilegalmente en el país a que se apeguen a las normas de convivencia y a que dejen de ocultarse y actúen de acuerdo a la ley. Mejorar el sistema migratorio. La abrumadora mayoría de los in- migrantes, tanto legales como indocumentados, vienen al país con la esperanza de que el esfuerzo en el trabajo y el sacrificio les ase- gure una mejor vida a sus hijos. Barack cree que debemos corregir 34
  • 36. la burocracia para equilibrar las necesidades de los trabajadoresestadounidenses y la economía nacional. Está consciente tambiénde la necesidad de aumentar el número de inmigrantes legales a unnivel que mantenga unidas a las familias y que cubra la demandade puestos de trabajo que los patrones no pueden satisfacer.Promoción de la ciudadanía con el objetivo de garantizar quelas tarifas de inmigración sean razonables y justas. El Departa-mento de Inmigración y Ciudadanía decidió aumentar las tarifas delas solicitudes hasta 2.400 dólares por una familia de cuatro inte-grantes.Proteger nuestras fronteras. Barack Obama quiere preservar laintegridad de nuestras fronteras. Está a favor de aumentar el per-sonal, la infraestructura y la tecnología tanto en la frontera como enlos puertos de entrada al país.Eliminar los incentivos para ingresar ilegalmente al país. A finde cumplir con este objetivo, debemos adoptar medidas enérgicascontra las empresas que emplean inmigrantes indocumentados.Honrar a los inmigrantes que sirven en nuestras tropas. Alrede-dor de 69 mil 300 hombres y mujeres que nacieron en el extranjeroprestan servicio en las fuerzas armadas estadounidenses, lo cualrepresenta aproximadamente un 5 por ciento de las fuerzas en ser-vicio activo. De estos, 43 por ciento (29 mil 800 soldados), no sonciudadanos estadounidenses. Barack Obama cree que debe faci-litarse el trámite de obtención de la ciudadanía de los inmigranteslegales que lucharon por nosotros en el extranjero.Atención médica integralDe los 45 millones de estadounidenses que no tienen seguro médi-co casi 14 millones son latinos.Alimentar la competencia cultural de los profesionales de la sa-lud. Los latinos representan sólo un 3.3 por ciento de los médicos delpaís y un 2 por ciento de los enfermeros titulados. Un 33 por cientode latinos, en comparación con un 16 por ciento de blancos, recono-cen que tienen problemas para entender a su médico o comunicarse 35
  • 37. con él. Barack Obama brindarán más herramientas a los hospitalesrurales (como líneas bilingües de ayuda) para que atiendan mejor alos pacientes que no hablan inglés.Oportunidades económicasAumentar el acceso de los latinos al capital. Barack Obama for-talecería los programas de la Administración de Pequeñas Empre-sas (SBA, por sus siglas en inglés) que otorgan capital a empresasde dueños pertenecientes a minorías y apoyaría los programas deextensión para que los latinos puedan solicitar préstamos.Reducir las comisiones sobre las remesas familiares. Alrededorde seis millones de inmigrantes latinoamericanos en Estados Uni-dos envían dinero regularmente a sus familias en su país de origen.En el 2005, casi 25 mil millones de dólares fueron enviados desdeEstados Unidos solamente a México y Guatemala. Barack Obamadesea que más familias tengan acceso a los servicios bancariostradicionales y que haya más transparencia en las comisiones quedeben pagar los consumidores por los servicios de transferencia dedinero.Proteger el Seguro Social. La población latina vive cada vez másaños y va envejeciendo. El grupo de los latinos ancianos es uno delos que crece con mayor rapidez en todo el país. Barack Obamatrabajará para garantizar que todas las familias, incluidas las de ori-gen latino, alcancen el sueño de una jubilación cómoda y segura entérminos económicos.Salvaguardar las pensiones. Un 25 por ciento de latinas cuya edadsupera los 65 años viven en la pobreza y sólo un 26 por ciento delatinas gozan de una pensión, en comparación con un 39 por cien-to de mujeres afroamericanas y blancas no latinas. Barack Obamavotó para apoyar el financiamiento de la Corporación de Garantíade los Beneficios de Pensión, el organismo gubernamental que ga-rantiza a los jubilados al menos parte del dinero de su pensión sisus empresas se ven obligadas a cerrar. 36
  • 38. Al ver en la distancia esta serie de promesas de campaña, hechas en particular al grupohispano, esta investigación nos invita a poner atención en las promesas incumplidas que,a dos año de gobierno, Barack Obama tiene en su registro, pues ya diversas organiza-ciones de Derechos Humanos en Estados Unidos han expresado su descontento por lasmás de 800 mil deportaciones realizadas durante los últimos dos años23, siendo que eljefe de la Casa Blanca aseguró que durante el primer año de su mandato promulgaría unareforma migratoria para favorecer a los indocumentados residentes en Estados Unidos.Por otro lado, la mala situación económica que aquejó al país del Norte, hizo que laspromesas referentes a las mejoras laborales quedaran en el aire e incluso orillaran a nu-merosos recortes laborales.Además, proyectos legislativos como el del apoyo a la educación, no han obtenido losvotos suficientes para su aprobacion en el Senado, lo cual frena el apoyo a los latinos.2.1. Visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a México el 16 y 17 de abril del 2009Una vez con el cargo presidencial bien puesto, Barack Obama realizó su primera visita anuestro país, con quien Estados Unidos mantiene una fuerte relación socioeconómica ypolítica.La reunión que tuvo lugar el 16 y 17 de abril del 2009, permitió al presidente de México,Felipe Calderón, y al presidente estadounidense, Barack Obama, abordar los temas de laagenda bilateral en materia de seguridad, migración, desarrollo económico, competitividad,medio ambiente y bienestar social.Obama retomó sus compromisos de campaña y en tierra mexicana se comprometió aempujar una reforma integral que incluiría la situación de quienes se encuentran ya enEstados Unidos, la unificación de las familias y el cumplimiento de la ley migratoria porparte de todos, sin excepciones. Por su parte, el gobierno calderonista aprovechó paramanifestar su preocupación por las condiciones que los migrantes mexicanos viven entrelas barras y las estrellas.Hubo avances sobre el papel, y ambos mandatarios cerraron con broche de oro la girapresidencial estadounidense con la creación de un Grupo de Alto Nivel sobre Migración,23 “Obama, ¿dónde está la reforma?, claman deportados”. Periódico Excelsior, 31 de marzo, 2011. 37
  • 39. que aplicará políticas para facilitar la migración documentada, la protección de los dere-chos de los migrantes, aunada a la orientación a la población sobre los riesgos de cruzarla frontera de forma ilegal.Estas acciones, además, se reforzaron con 30 acuerdos para la repatriación ordenada yhumanitaria de mexicanos, que se diferencia con la política unilateral de la administraciónBush; aunque cabe mencionar que la decisión de crear este grupo fue tomada por la se-cretaria mexicana de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, en negociaciones con lasecretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano.No obstante, el tiempo ha pasado y las propuestas en el plan migratorio no se han trans-formado en hechos; sin embargo, no hay duda de que los discursos de Barack Obama,claros, contundentes y exitosos, sí se concretaron y alcanzaron el objetivo de inflar losporcentajes de votos y pasar a la historia como un presidente sui géneris que con la for-taleza de los grupos más vulnerables, latinos y afroamericanos, construyó su victoria.2.2. MigraciónLamentablemente, México es un país de “paso”, del “hasta pronto”, de “braceros” y “co-yotes”; del burlar a la Border Patrol y manifestarse contra la construcción de “el muro”.Los mexicanos somos tomados como quienes celebramos el “Día del Grito” en medio deuna calle californiana y a quienes se nos ve en el Subway con “La Morenita” tatuada enel brazo; quienes a toda costa nos abrimos paso entre riesgos y vejaciones, pero salimosairosos de la muerte con la esperanza de llegar al “país de las oportunidades” con tal deconseguir un lugar en la pizca del tomate y poder enviar “billete verde” a la familia quese quedó en la sierra mexicana. Así, México ve emigrar diariamente a cientos de conna-cionales que no encuentran en su casa las oportunidades esperadas o necesarias parasobrevivir.“El Consejo Nacional de Población (CONAPO) define a la migración como el desplaza-miento de personas que cambian su residencia habitual desde una unidad político-admi-nistrativa hacia otra, o que se mudan de un país a otro, en un periodo determinado.“La migración de mexicanos hacia Estados Unidos es un proceso que conceptualmenterebasa un simple cambio de residencia, ya que implica un asunto laboral, debido a la 38
  • 40. existencia de un mercado de trabajo binacional, pero también la movilización de unaextensa red de vínculos sociales y familiares. Una de las características de este flujo mi-gratorio es su circularidad, lo cual dificulta la cuantificación del fenómeno.“En las últimas décadas la emigración internacional se ha convertido en uno de los te-mas más importantes en la agenda nacional, debido a que somos uno de los principalespaíses expulsores de mano de obra y un país de paso o de transición migratoria de unimportante flujo de personas que tiene como destino final Estados Unidos”24.Uno de los casos de migración internacional que resalta por su magnitud es el referenteal que ocurre entre México y Estados Unidos. Actualmente alrededor de 12.5 millones demexicanos residen en el país del Norte, de manera documentada o indocumentada, esdecir, alrededor de un 11 por ciento de la población de México vive en ese país.La movilización de los mexicanos hacia Estados Unidos tiene antecedentes de más deun siglo, aunque en las últimas dosdécadas se ha agudizado e incre-mentado. Actualmente en EstadosUnidos viven 45 millones de hispa-nos, el 15 por ciento de la población,y de ésos, 27 millones son de origenmexicano. Oficialmente, se reconoceque 12 millones nacieron en Méxicoy que siete millones son ilegales25.Un estudio del Pew Hispanic Centerseñala que de los tres mil 141 condados que tiene Estados Unidos, en tres mil existe pre-sencia hispana, la mexicana representa el 60 por ciento. Desde el 2000, en 164 condadossu población hubiera tenido tasas negativas si los migrantes hispanos no hubieran llegadoa vivir y trabajar en ellos.En los últimos 15 años, la participación de los migrantes mexicanos en el PIB de EstadosUnidos ha crecido de manera sistemática. Ellos aportan a la economía estadounidense615 mil millones de dólares y sólo mandan a sus hogares en México 24 mil millones dedólares. Así, por cada dólar que envían a sus familiares dejan en Estados Unidos, 25dólares26.24 archivos.diputados.gob.mx/Centros_Estudio/Cesop/Eje_tematico/d_poblacion.htm25 Periódico El Financiero, 11 de noviembre, 2008.26 Aguilar Valenzuela, Rubén. Noviembre de 2008. Reporte de Afan Consultores Internacionales. Pág. 1. 39
  • 41. De acuerdo con el Pew Hispanic Center los latinos han tenido una reducción significativaen sus ingresos, debido al bajo nivel educativo de los jefes de familia, que no alcanzael bachillerato, y porque se emplean en los sectores más bajos de la construcción, lasmanufacturas y los servicios.2.3. Antecedentes de una ley migratoria México-Estados UnidosDesde la fundación de Estados Unidos como una nación independiente la migración esun tema central en su vida política, económica y social. Este país se reconoce asimismocomo una nación de inmigrantes.En lo que se refiere propiamente a la política migratoria del país del Norte, es en el sigloXX que Estados Unidos cuenta ya con instituciones especificas para atender a los inmi-grantes y los procedimientos de inmigración se formalizan, bajo los principios de lograrla unidad familiar, brindar oportunidades para el trabajo calificado y mantener una diver-sidad cultural. 40
  • 42. “En lo que se refiere a inmigración ilegal, el tema se atendió por primera vez con la Re-forma Migratoria y Acta de Control de 1986, cuyo propósito fue reforzar la aplicación dela ley y crear nuevas oportunidades para la inmigración legal.En 1996, el Acta de Responsabilidad de Inmigrantes y la reforma a la inmigración ilegalbuscaron un mayor cumplimiento de la Ley en la frontera: se incrementó el número deagentes fronterizos y se introdujeron nuevas medidas de control.Sin embargo, luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, las preocu-paciones de Seguridad Nacional han tenido una mayor incidencia en la política migratoriade Estados Unidos. Con el Acta de Seguridad Interna de 2002, se creó el Departamentode Seguridad Interna y se reestructuró al Servicio de Inmigración y Naturalización”27.A partir de este evento, el gobierno estadounidense comenzó a reforzar sus fronteras y adiscutir más abiertamente la situación de los inmigrantes indocumentados en su país. Enlos últimos años de la administración del Presidente George Bush se discutió la posibilidadde reformar integralmente la ley migratoria de ese país para permitir, eventualmente y conmuchas restricciones, legalizar el status migratorio de los mexicanos en Estados Unidos.La discusión no resultó en ninguna reforma migratoria integral a nivel federal aunquesí se incrementaron el número de redadas en los lugares de trabajo, las detenciones ydeportaciones de los indocumentados, y a nivel estatal y local se comenzaron a tomarmedidas antimigrantes muy fuertes, como por ejemplo, el prohibir la renta de vivienda aindocumentados.No obstante, la migración es más que un problema complejo, tanto para Estados Unidoscomo para México. Es una realidad que muestra un exceso de oferta de trabajo sin opor-tunidades de ocupación en su lugar de residencia y una demanda estructural de nuestrovecino del Norte por contar con mano de obra que aporte no solamente en la producciónde bienes y servicios sino también en el pago de impuestos y servicios públicos.27 Situación Migración México. Junio, 2009. Servicio de Estudios Económicos. Fundación BBVABancomer 41
  • 43. Capítulo IIIAnálisis del discurso
  • 44. Capítulo III Análisis del discurso Las palabras dicen lo que dicen, dicen más y dicen otras cosas.Buena parte de lo que los humanos producimos, son discursos. El discurso es un sistemasocial de pensamientos del que el ser humano ha echado mano desde siempre, puesperpetuamente tratamos de comunicar nuestras ideas y de explicar nuestro entorno através de símbolos; así, ya sea por medio de las imágenes, la oratoria o la escritura, tantolas creencias como las percepciones, el conocimiento y los anhelos los hemos expresadoa través de discursos.Las campañas políticas basan gran parte de su estrategia en los discursos, por medio delos cuales buscan convencer al electorado para que otorgue su voto a determinado can-didato. En la actualidad, los discursos de campaña no sólo se expresan frente a un grupode simpatizantes reunidos en alguna plaza pública, quienes lo escucharían una sola vezy en su caso podrían retomar los puntos principales en un diario, un canal televisivo oalgún programa de radio.Ahora, cualquier discurso o propuesta de campaña es una serie de palabras, de enun-ciados, que permanece y al que se puede acceder cada vez que se quiera, a través delas nuevas tecnologías, principalmente Internet, ya sea en video, en audio o la versióncompleta en escrito, con la posibilidad de hacer una lectura distinta de él e interpretar lodicho y lo no dicho por el candidato en cuestión.Ejemplo de ello es uno de los discursos de precampaña de Barack Obama, que se pre-sentará con su correspondiente análisis en el capítulo siguiente; sin embargo, antes deabordarlo, presentaremos al discurso como tal.Según el Diccionario de la Real Academia Española, el discurso es la “facultad racionalcon que se infieren unas cosas de otras, sacándolas por consecuencia de sus principios 43
  • 45. o conociéndolas por indicios y señales. Reflexión, raciocinio sobre algunos antecedenteso principios. Razonamiento o exposición sobre algún tema que se lee o pronuncia enpúblico”.Por otro lado, el lingüista francés, Émile Benveniste lo definió como “toda enunciaciónque supone un hablante y un oyente, y en el primero, la intención de influir de algunamanera en el otro”.El discurso es, pues, la cadena de enunciados producidos históricamente desde un lugarsocial; es un lugar de construcción de la realidad, de la realidad que nos quiere presentaraquel que lo escribe, que lo expresa. Es materia significante.Para acumular poder político, religioso o comercial muchos han aprovechado la influenciade los discursos dado que, por lo general, las masas resultan fácilmente influenciables porquienes tienen gran habilidad para transformar las necesidades sociales en grandes pro-mesas y proponer una solución, aun cuando no se tenga la intención de llevarla a cabo.El discurso aparece entonces como el lugar en donde el poder es ejercido; ya lo dejabaasentado Michel Paul Foucault al decir que el discurso no es simplemente aquello quetraduce las luchas o los sistemas de dominación, sino aquel poder del que quiere unoadueñarse; el discurso es el medio por el cual se lucha.Así, “un discurso no es, pues, una realidad evidente, un objeto concreto ofrecido a laintuición, sino el resultado de una construcción (…) en función de las condiciones deproducción”28.Ciertamente el discurso no es una herramienta exclusiva de la lingüística, es un instru-mento comunicacional que se utiliza en todas las disciplinas, sociales o científicas; perode igual manera es cierto que, sin importar el contexto en el que éste se construya ypresente, su principal objetivo ha sido desde sus orígenes el de persuadir –en sentidopositivo o negativo– imprimiendo en cada palabra que se escribe o se pronuncia las ex-periencias, los detalles, las personificaciones, las empatías y el dramatismo necesariospara llevar al auditorio justo a donde se desea que llegue.28 Maingueneau, Dominique. Introducción a los métodos de análisis del discurso: problemas y pers-pectivas, Hachette, Buenos Aires, 1980, pág. 14. 44
  • 46. 3.1. Análisis del Discurso: La visión de Teun A. van Dijk y Marshall McLuhanEntre la letra y el sentido hay una distancia entre la apariencia y la esencia, problemáticaque desde la antigüedad ha interesado al ser humano con el objetivo de develar lo quese dice con lo que se calla.Del querer ver qué hay debajo de lo que se pronuncia, surge el estudio del discurso comopráctica sociohistórica, que entró en vigor en la década de 1970, con la incursión de variosautores en el Análisis del Discurso, como una rama de la semiótica. El Análisis del Discursoes también una práctica de investigación que recientemente ha sido de gran utilidad en elcampo de estudio de la comunicación masiva.A partir de 1970 comienzan a conformarse las dos corrientes principales de Análisis delDiscurso, por un lado con la llamada Escuela Francesa de Análisis del Discurso, y porotro con los estudios de investigadores en gramática y lingüística textual como los deTeun A. van Dijk.La observación de nuestro comportamiento, de las condiciones de nuestra vida intelec-tual y social, de la vida de relación y de intercambio, nos muestra que utilizamos variossignos a la vez: del lenguaje, de la escritura, de la cortesía, del reconocimiento… queindican condiciones sociales; es decir, nuestra vida entera está presa en redes de signosque nos condicionan.Tal como lo afirma Benveniste vivimos rodeados de signos; y como lo asienta UmbertoEco el signo es todo aquello que puede representarse, que permite que pensemos inclu-sive en todo aquello intangible que está a nuestro alrededor.De tal manera que el primer tipo de lectura posible de un discurso, es la llamada lecturaliteral: cada término tiene un significado independiente de los otros del conjunto, y al seruna sumatoria de significados se produce el sentido final del mismo.Para fines de este trabajo, al realizar la lectura del discurso se asumirá una posición máscuestionadora de la realidad circundante, aquello que Teun A. van Dijk denomina AnálisisCrítico del Discurso cuyo exponente explicita siempre su posición social y política.“En lugar de centrarse en la disciplina y sus teorías o paradigmas lo hace en la relevanciade una situación problemática o crucial. Su trabajo analítico se basa en la descripciónde un fenómeno como la formulación de una teoría que permita una mejor comprensión 45
  • 47. crítica de la ‘desigualdad social’ basada en, por ejemplo, origen, género, clase, religión,lengua, u otro criterio que pueda definir las diferencias humanas. Su fin último no es pu-ramente científico, sino también político y social, es decir, con tendencia al ‘cambio’. Esjustamente en este sentido que la orientación social se transforma en ‘crítica’ ”29.En la medida en que se ha creado una teoría de Análisis del Discurso, todo tipo de dis-curso es pasible de ser interpretado, así es posible develar la verdadera connotación delas palabras y comprender de ellas el impacto en el receptor, aquello que está encubiertopero que es la esencia del deseo de quien las expresa.Es imposible realizar un análisis discursivo de un texto sin analizar su contexto. Tanto elmomento histórico, el personaje que lo pronuncia, la audiencia que lo recibe, las necesi-dades que rodean a ésta y el deseo de escuchar lo que anhela, cubren al discurso de unavestimenta única que lo hace irrepetible, un discurso hecho justamente a la medida.Por ello, como se mencionó, este trabajo estará basado, principalmente, en un estudiocrítico del significado de los signos más representativos que se conjuntaron para que elentonces senador Barack Obama obtuviera el total apoyo de parte de la comunidad his-pana residente en Estados Unidos después de presentarse ante el repleto auditorio quecelebraba la Convención Anual del Concilio Nacional de la Raza (San Diego, California,Estados Unidos, 2008) de tal manera que se presentará un panorama de aquello queuno de los más importantes pioneros de la teoría del texto denominó Análisis Crítico delDiscurso, con el fin de marcar la línea sobre la que se analizará uno de los discursos deBarack Obama en esta investigación.El Análisis Crítico del Discurso estudia principalmente el modo en que el abuso del podersocial, el dominio y la desigualdad son practicados, reproducidos, y ocasionalmente com-batidos, por los textos y el habla en el contexto social y político.“La perspectiva del Análisis Crítico del Discurso requiere una aproximación funcional quevaya más allá de los límites de la frase, y más allá de la acción y de la interacción, y queintente explicar el uso del lenguaje y del discurso también en los términos más extensosde estructuras, procesos y constreñimientos sociales, políticos, culturales e históricos”30.Teun A. van Dijk plantea que en todos los niveles del discurso las características socialesde los participantes (género, clase, etnicidad, edad, origen, y otras formas de pertenencia29 Silva, Omer. “El análisis del discurso según van Dijk y los estudios de la comunicación”. Revistaelectrónica Razón y Palabra, número 26, abril-mayo, 2002.30 González de Ávila, Manuel (trad.). “El análisis crítico del discurso, Teun A. Van Dijk”, Revista An-thropos, Barcelona, número 186, septiembre-octubre 1999, pág. 24 46
  • 48. grupal) juegan un rol fundamental para construir o cambiar el contexto del discurso en labúsqueda de un orden social nuevo.Por lo anterior, “el discurso debe ser estudiado como constituyente de su situación so-ciocultural; de tal manera que las estructuras contextuales se deben observar y anali-zar como posibles consecuencias del discurso: ambiente, participantes, roles comuni-cativos, metas, conocimiento relevante, normas y valores, o estructuras institucionales uorganizacionales”31.Así, “el Análisis Crítico del Discurso proporciona detallados y sistemáticos análisis de lasestructuras y estrategias de texto y habla, y de sus relaciones con los contextos socialesy políticos”32; de tal manera resulta predecible que la lectura crítica de un discurso arrojenociones como poder, dominio, hegemonía, ideología, clase, género, discriminación, in-tereses, reproducción, instituciones, estructura social, orden social, etcétera.Algunas de las herramientas de estudio que deben considerarse para fundamentar unanálisis crítico son: Ser miembro de un grupo. Los actores sociales, y por tanto también los usuarios del lenguaje, se involucran en el texto y en el habla al mismo tiempo como individuos y como miembros de variados grupos sociales, instituciones, etcétera. (…) Quien escribe puede hacerlo como periodista, como mujer, como negro, como pertene- ciente a la clase media o como ciudadano de Estados Unidos, entre otras identidades, alguna de las cuales puede ser más prominente que las otras en un momento dado. Contexto y estructura social. Los participantes actúan en situaciones sociales, y los usuarios del lenguaje se implican en el discurso dentro de una estructura de constreñimientos que ellos consideran o que hacen relevante en la situación social, esto es, en el contexto. Representaciones sociomentales. La interacción social en general, y la implicación en el discurso en particular, no presuponen únicamen- te representaciones individuales tales como modelos; también exigen representaciones que son compartidas por un grupo o una cultura33.31 Van Dijk, T.A., Texto y contexto: Exploraciones en la semántica y la pragmática del discurso. Cá-tedra, España, 1998, pág. 180.32 Caldas-Coulthard, Carmen Rosa y Coulthard, Malcolm (eds.). Van Dijk, T.A., Artículo “Discurso,poder y acceso” en Texts and Practices: Readings in Critical Discourse Analysis, Routledge, Inglate-rra, 1996, págs. 84.33 González de Ávila, Manuel (trad.). Op. cit., págs. 25-26. 47
  • 49. El Análisis Crítico del Discurso concibe la comunicación como un espacio de producciónideológica. Los estereotipos de género, etnia y condición social se proyectan y se propa-gan a través de las líneas que se leen o se pronuncian, estableciendo las relaciones entreel discurso y el poder, partiendo de que el acceso a formas específicas de discurso, comolos de los medios de comunicación masiva o de la política, resultan ya en sí mismos unrecurso de poder.Habitualmente no notamos que existe interacción entre los medios y el mensaje dado queel efecto que logra el último suele ser poderoso, lo que en realidad suele interesar –tantopara el emisor como para el receptor– es el qué del mensaje y no el cómo se transmite;no obstante, así como –bajo la visión de Marshall McLuhan– el medio es entendido comouna extensión del cuerpo humano, el mensaje no puede ser comprendido sólo como in-formación, puesto que es la materia prima del medio que lo modifica para permear en laactitud de quien lo escucha.Desde la década de 1960 Marshall Mcluhan colocaba a los medios masivos como extensio-nes del ser humano, pues las tecnologías admiten ser consideradas como prolongacionesde nuestro cuerpo y nuestros sentidos, de tal manera que medio y mensaje funcionan enpareja puesto que uno contiene al otro. McLuhan define al mensaje de un medio como todocambio de escala, ritmo o pautas que ese medio provoque en las sociedades o culturas.Dada la velocidad del avance tecnológico en los medios de comunicación masiva, pode-mos apreciar que los medios condicionan constantemente a los individuos a someterse alos cambios, los cuales, modifican no solo a los sujetos sino también su forma de vida, so-cialización y comunicación. Ante esta perspectiva, tanto mensaje como medios masivos,se enlazan para llevar a buen término la estrategia comunicativa que ahora toma comovehículo no sólo los medios convencionales, sino también los de la nueva era tecnológicaque ha roto las barreras comunicacionales de tiempo y espacio.“Después de tres mil años de explosión por medio de técnicas fragmentarias y mecáni-cas, el mundo de Occidente entra en implosión. Durante las eras mecánicas prolonga-mos nuestros cuerpos en el espacio. Hoy en día, después de más de un siglo de técnicaeléctrica, hemos prolongado nuestro propio sistema nervioso central en un alcance total,aboliendo tanto el espacio como el tiempo, en cuanto se refiere a nuestro planeta. Esta-mos acercándonos rápidamente a la fase final de las prolongaciones del hombre, o seala simulación técnica de la conciencia, cuando el desarrollo creador del conocimiento seextienda colectiva y conjuntamente al total de la sociedad humana, del mismo modo en queya hemos ampliado y prolongado nuestros sentidos y nuestros nervios valiéndonos de losdistintos medios”34.34 McLuhan, Marshall. Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano.Paidos, España, 1996, págs . 26-27. 48
  • 50. El mensaje no es simplemente la información que se transmite a través de los mediosde comunicación. Con la aparición de los medios electrónicos y las nuevas tecnologías,el individuo recibe información constantemente, la cual no puede ser descodificada deprimera instancia, merece un poco más de atención y profundización para analizar y teneruna posición real frente al suceso.Así, la definición de los datos que son transmitidos a través de un medio, y el grado departicipación de las audiencias para completar al medio, es el antecedente de la modela-ción de las sociedades que bien pueden y deben pasar de un estado pasivo a un estadocrítico analítico. 49
  • 51. Capítulo IVDiscurso a la medida
  • 52. Capítulo IV Discurso a la medida El acento es el alma del discurso. Jean Jacques RousseauSe entregaron a un anhelo que prometía cristalizarse en breve. Ese sueño era una de lasbanderas políticas del hombre que ganó su empatía al presentarse como el bosquejo dequien pudiera ser cualquiera de aquellos que lo escuchaban con atención, recordando laincertidumbre y el miedo que les provocaba su estatus de inmigrantes.La comunidad latina de Estados Unidos confió y cedió; escuchó cada palabra de aquel dis-curso que el precandidato Obama pronunció en territorio hispano, y con el cual les entrega-ba la esperanza de una vida lejos de casa, sí, pero tranquila y con un futuro prometedor.Desde principios de 2008, Barack Obama en su calidad de precandidato presidencial de-mócrata hablaba de una reforma migratoria. Se autoproclamaba el candidato que, segúnsus propias palabras, “quiere ofrecer un gobierno en Washington que ponga atención alas necesidades cotidianas de la gente”.Somos un país de inmigrantes –asentaba Obama– que tenemos una fuerte tradición deinmigración, pero que tenemos que hacerlo legalmente, y por eso es importante tenerun presidente que inspire y motive al pueblo estadounidense. Si un líder no es capaz demotivar a la gente, no podremos resolver problemas difíciles y contenciosos como el dela inmigración.Con esta determinación y entrega, Barack Obama se presentó ante la audiencia quecelebraba la 40º Convención Anual del Concilio Nacional de la Raza, donde pronunció elsiguiente discurso que constituyó una de sus principales fortalezas dentro de la comuni-dad hispana, a quien enganchó con astucia y falacias bien construidas. 51
  • 53. Y bajo la parte neural de esta investigación, la de analizar algunos de los factores quellevaron al candidato demócrata a la presidencia del país con mayor poder en el mundo,a continuación se presenta el discurso íntegro, y posteriormente su análisis, que Obamapronunció frente a representantes y miembros de la principal comunidad hispana en Esta-dos Unidos.4.1. Discurso del senador demócrata Barack Obama en la 40º Convención Anual del Concilio Nacional de la Raza (San Diego, California, Estados Unidos, 13 de julio de 2008)* Debo decirles, estar aquí hoy con todos ustedes se siente un poco como regresar a casa. Porque mientras estoy parado aquí como candidato a presidente de Estados Unidos de América, jamás olvi- daré que la experiencia más importante de mi vida llegó cuando es- taba haciendo lo que ustedes hacen cada día: trabajar en el campo, en nuestras comunidades, para traer el cambio. Como algunos de ustedes saben, después de la universidad me mudé a Chicago y fui a trabajar a un grupo de iglesias para ayudar a las familias que habían salido perjudicadas cuando las plantas me- talúrgicas locales cerraron. Yo sabía que el cambio en esas comu- nidades no vendría fácilmente, pero también sabía que no vendría si no empezábamos a juntar a la gente; así que reuní a los líderes de las comunidades negras y latinas y formamos coaliciones en problemas que variaban desde la educación hasta niños sin vacu- nas. Creamos entrenamientos de trabajo para los desempleados, ayudamos a prevenir que los estudiantes dejaran la escuela y le enseñamos a la gente a hacerle frente al gobierno cuando éste no los defiende. Ese trabajo me enseñó una verdad fundamental que me ha guia- do desde entonces: en este país, el cambio no viene de arriba. El cambio no ocurre sólo porque alguien en Washington dice que debe* Texto original en inglés: Senator Barack Obama’s Remarks at the 2008 Annual Conference to-mado de la página National Council of La Raza (www.nclr.org/content/viewpoints/detail/52978).Traducción al español de Mariana Velasco Soto. 52
  • 54. ocurrir. El cambio empieza cuando le enseñas a tu hijo a leer, ocuando registras a alguien para que vote, o cuando ayudas a unafamilia para que compre su primera casa. Empieza cuando curascuerpos rotos y almas en problemas; cuando organizas vecindariosen coaliciones y a trabajadores en uniones. Empieza cuando llevasa Washington líderes que están comprometidos con llevar a estepaís a una nueva dirección. Ése es el tipo de cambio que ustedeshacen cada día.El tema de esta conferencia es el trabajo de sus vidas: fortalecer aAmérica. Ha sido el trabajo de esta organización durante cuatro dé-cadas, levantar familias y transformar comunidades por toda Améri-ca. Y por eso, los honro, los felicito, les agradezco y les deseo otroscuarenta años tan extraordinarios como los últimos.Vengo ante ustedes en un momento decisivo para nuestra nación.Recuerdo un artículo que leí en el periódico hace tiempo, sobre laeducación en las escuelas de Los Ángeles. El artículo contaba lahistoria de un muchacho llamado Gonzalo, quien empezó a atrasar-se en el séptimo año y no recibía el apoyo necesario para ponerseal corriente. Cuando su madre habló con los profesores para pedirsu ayuda, nada pasó.“Tal vez el sistema no está diseñado para gente como nosotros,”dijo ella. Era un comentario acerca de la educación, pero refleja unsentimiento más amplio que mucha gente comparte hoy en día: elsistema no está trabajando por y para ellos. Y tienen razón. No loestá haciendo.El sistema no trabaja cuando un niño termina la escuela sin haberaprendido a leer o simplemente no llega a terminarla. O cuando unjoven, el mejor de su clase, tiene mucho que ofrecerle a este paíspero no puede asistir a una universidad pública.El sistema no está trabajando cuando los hispanos pierden sus tra-bajos más rápido que nadie, o cuando trabajan en lugares dondeles pagan menos y tienen menos beneficios que nadie más.El sistema no está trabajando cuando 12 millones de personas viveen la clandestinidad, y cientos de miles cruzan ilegalmente nuestras 53
  • 55. fronteras cada año; cuando las compañías contratan inmigrantesindocumentados en lugar de ciudadanos legales para impedir pagarhoras extras o para evitar un sindicato; cuando las comunidadesestán aterrorizadas por las redadas de inmigración de la ICE (Im-migration and Customs Enforcement) cuando las madres son sepa-radas de sus bebés, cuando los niños regresan de la escuela paraencontrar que sus padres no están, cuando la gente es detenida sinacceso a asesoría legal.Cuando todo eso está pasando, el sistema simplemente no estátrabajando. Y yo sé qué tan frustrados se sienten ahora muchos deustedes. Sus trabajos son duros y tener a un presidente que reducesus presupuestos, no ayuda. Tener a un presidente que ha hechoagujeros enormes en la red de seguridad de la gente a la que us-tedes sirven, no ayuda. Tener una economía desgastada, tampocoayuda.Sé que algunas veces se cansan. A veces pierden la fe. Empiezana sentir como si estuvieran caminando esa larga y dura senda so-los, como si nadie viera los sacrificios que hacen o apreciaran losservicios que dan.Pero yo sé qué tan duro están trabajando. Sé la diferencia que estánhaciendo en nuestras comunidades. Y hoy estoy aquí para hacerlesesta promesa: Seré el presidente que esté con ustedes, y peleepor ustedes, y camine con ustedes cada paso del camino. Porque,he aquí algo más que sé: cuando el sistema no está trabajando, lagente que ama a este país puede unirse y cambiarlo.Ésa es la historia de la Comunidad Hispánica en América. Desdepelear para segregar nuestras escuelas y vecindarios, hasta organi-zar a los trabajadores del campo para defender los derechos de losinmigrantes. Ustedes nos han recordado que esas palabras acercade la libertad y equidad que se pusieron en papel hace más de 200años, significan algo. Y ustedes han buscado rehacer esta nacióncon la forma de esos ideales.Es el trabajo que refleja el carácter de esta comunidad a la quemucha gente ha venido con tan poco, pero con grandes sueños,grandes corazones, y una sed de triunfar. Una voluntad para luchar 54
  • 56. y sacrificar para que la siguiente generación no tenga que hacerlo.Es la misma razón por la que mi propio padre vino desde Kenyahace tantos años con la esperanza de que aquí en América, puedeslograrlo si lo intentas.Por siglos, esos valores de trabajo duro, patriotismo, fe y familia, losvalores que han fortalecido a la Comunidad Hispánica, han fortale-cido a América también.Eso es lo que está en juego este noviembre. Estas elecciones sonnada menos que una prueba de su lealtad para con el Sueño Ameri-cano. Y es una prueba de nuestro compromiso para con todos aque-llos que cuentan con nosotros para mantener vivo ese Sueño, la gen-te a la que sirven todos los días.Los 12 millones de personas en las sombras, las comunidades quetoman el fortalecimiento de la inmigración en sus manos, los vecin-darios que ven cómo aumentan las tensiones mientras los ciuda-danos sienten lástima por los nuevos inmigrantes… ellos cuentancon nosotros para detener la odiosa retórica que llena nuestro aire,retórica que envenena nuestro discurso político, degrada nuestrademocracia, y que no tiene lugar en esta gran nación. Ellos cuen-tan con nosotros para sobreponerse al miedo y la demagogia, lamezquindad y el partidismo, y finalmente promulgar una reformamigratoria comprensiva.Ahora, sé que el Senador McCain solía animar a su partido en mate-ria de inmigración mediante la pelea por una reforma comprensiva,y lo admiré por eso. Pero cuando él era candidato a la nominaciónde su partido, abandonó su valiente postura y dijo que él mismo noapoyaría su propia legislación si se pusiera a votación.Bueno, yo no sé ustedes, pero yo creo que es tiempo de que unpresidente no huya de algo tan importante como la reforma com-prensiva cuando se despopulariza tanto políticamente. Y ése es elcompromiso que estoy haciendo con ustedes. Yo marché con uste-des en las calles de Chicago. Yo peleé con ustedes en el Senadopor una reforma migratoria comprensiva. Y haré de ello mi prioridaddurante mi primer año como presidente. No sólo porque necesita-mos asegurar nuestras fronteras y controlar quiénes entran a nues- 55
  • 57. tro país. Y no sólo porque tenemos que reprimir a los empleadoresque abusan de los inmigrantes indocumentados. Pero porque final-mente tenemos que sacar a esos 12 millones de personas de lassombras.Sí, violaron la ley. Y no debemos excusar eso. Requerimos que pa-guen una fianza, que aprendan inglés y que vayan por la línea dela ciudadanía, detrás de los que vinieron aquí legalmente. Pero nopodemos, y no debemos, deportar 12 millones de personas que con-vertirían América en algo que no somos; algo que no queremos ser.Mientras trabajamos para fortalecer nuestras fronteras, necesitamosuna solución práctica para el problema de los 12 millones de perso-nas que no están documentadas, muchas de las cuales han vivido ytrabajado aquí por años. Por eso necesitamos ofrecerle un caminohacia la ciudadanía a aquellos que están dispuestos a enmendarse.De esa forma podemos reconciliar nuestros valores tanto como unanación de inmigrantes como una nación de leyes.Pero hay mucho más en estas elecciones que resolver el estatus delos inmigrantes indocumentados.Estas elecciones también se tratan de la pareja que conocí en LasVegas, quienes ahorraron durante décadas sólo para ser engañadosa la hora de comprar una casa que no pudieron costear; se trata delas familias latinas que son las primeras en salir perjudicadas por unarecesión económica y las últimas en recibir ayuda. No pueden costearotros cuatro años de la economía de Bush que el Senador McCainestá ofreciendo, políticas que otorgan incentivos fiscales a las cor-poraciones más grandes y económicamente poderosas de América,mientras poco luchan por las familias que más los necesitan.Ellos cuentan con nosotros para restaurar la justicia de nuestra eco-nomía mediante incentivos fiscales a las familias de trabajadores;mediante el apoyo a nuestras asociaciones. Ellos cuentan con quenosotros, finalmente, nos unamos para resolver esta crisis internaque está devastando a nuestras comunidades. Quiero encomiar es-pecialmente a la NCLR [Concilio Nacional de la Raza] por su lide-razgo en este asunto, por ayudar a tantas familias a evitar fraudes y 56
  • 58. juicios hipotecarios. Creo que es tiempo de que tengan un presidenteque apoye su trabajo, y yo tengo la intención de ser ese presidente.Estas elecciones se tratan también de los estudiantes latinos queabandonan la escuela, y de los niños que asisten a clases abarro-tadas en escuelas subfinanciadas donde los maestros no reciben elapoyo necesario. Ellos cuentan con nosotros para invertir en la tem-prana educación de los niños; para contratar un ejército de nuevosmaestros y hacer que la universidad esté al alcance de todo aquelque quiera ir. Porque así es como le daremos a cada americanolas habilidades para competir en la economía mundial y a nuestrosniños la oportunidad de vivir sus sueños.Estas elecciones se tratan de las mujeres que trabajan y no puedencostear una guardería o programas extracurriculares para sus ni-ños; mujeres forzadas a perder sus salarios o renunciar a sus traba-jos para cuidar de su recién nacido o de algún pariente mayor. Ellascuentan con nosotros para ayudarlas a ganarse la vida mientrascrían a sus hijos, para pelear por salarios y trabajos iguales, por elcuidado de los niños, licencias familiares y de enfermedad, porqueaquí en América no debe haber ciudadanos de segunda clase ennuestros lugares de trabajo.Estas elecciones se tratan de los veteranos, incluyendo a tantoshombres y mujeres de esta comunidad, que han servido a nuestropaís de manera tan valiente, pero que luego llegan a casa paraenfrentar nuevas batallas con la burocracia en Virginia o las deplo-rables condiciones en lugares como Fort Bragg y Walter Reed. Ytodos hemos caminado junto a un veterano cuya casa es ahora unacaja de cartón en la esquina de una calle. Es una vergüenza.Estos héroes americanos cuentan con nosotros para construir unaVirginia del siglo XXI, para proveer los beneficios y la atención a lasalud que se han ganado, incluyendo atención mental; y para ase-gurar que nadie que ha servido a este país tenga que dormir en lascalles.Estas elecciones se tratan de los casi uno de cada tres hispanosque no tienen atención a la salud, gente para la cual un accidente,una enfermedad, puede conducir a la ruina económica. Y también 57
  • 59. se tratan de los dueños de pequeños negocios que luchan por man-tenerse a flote a causa del creciente costo de asegurar a sus em-pleados; ellos cuentan con nosotros para arreglar nuestro sistemadisminuido de atención a la salud.La respuesta del Senador McCain a la crisis de atención a la saludfue el voto en contra de la expansión del Programa de Seguro Infan-til de Salud, un programa que provee atención médica a los millonesde niños que lo necesitan. Y proponer un plan radical que despeda-ce a nuestro actual sistema basado en la atención a la salud del em-pleado y cobrar impuestos a los trabajadores por los beneficios delcuidado a la salud. Un plan que se vería financiado por un aumentoen la clase media de 3.6 trillones de dólares, un aumento de más demil dólares por una familia típica. Bajo el plan de McCain, muchosestadounidenses pudieron haber perdido el seguro de salud quetenían, y pagar más impuestos por el seguro que adquirirían.Yo tengo una respuesta muy diferente para nuestra crisis. Voy aencargarme de las medicinas y los compañías de seguros, bajarlos costos, garantizar el seguro de salud para quien lo necesite yhacerlo asequible para quien lo quiera.Hoy anuncio mi plan para dar real alivio a los dueños de pequeñosnegocios que se han visto afectados por el aumento de los costos,una idea defendida por mi amiga Hillary Clinton, quien ha liderado elcamino en nuestra batalla de asegurar a cada estadounidense. Esun plan que ayudará a más empleadores a proveer a sus emplea-dos de seguros de salud, en lugar de hacerlo más difícil para ellos,como lo haría el Senador McCain.Sabemos que los pequeños negocios son el motor de la prosperidadeconómica de nuestras comunidades, particularmente las latinas. Y,bajo mi plan, si eres un pequeño negociante que quiere proveer deservicio de salud a tus empleados, te daremos un crédito de impues-tos para que puedas pagarlo. Mi plan no impondrá ninguna carganueva para los pequeños negocios. En lugar de eso, los ayudaremosno sólo a crear nuevos empleos, sino buenos empleos, empleos conapoyo a la salud; trabajos que se queden aquí en América; el tipo detrabajos que necesitamos en nuestras comunidades. 58
  • 60. Así es como cambiaremos el sistema en este país. Pero no puedohacer esto solo. Así que estoy aquí hoy para pedirles su ayuda.La comunidad latina deja esta elección en sus manos. Algunasde los certámenes más cercanos este noviembre serán en esta-dos como Florida, Colorado, Nevada y Nuevo México, estados congrandes poblaciones latinas. Si tienen alguna duda sobre si puedenhacer una diferencia, sólo recuerden cómo, en 2004, 40 mil votan-tes latinos registrados en Nuevo México se abstuvieron el día de laselecciones. El Senador Kerry perdió en ese estado por menos deseis mil votos. Seis mil votos. Hoy, en 2008, un estimado de 170 millatinos en Nuevo México no están registrados para votar.Sé qué tan poderosa es esta comunidad. Sólo piensen en qué tanpoderosos pueden ser este 4 de noviembre si traducen sus núme-ros a votos. Y no estoy dando por sentado ni un solo voto latino enesta campaña.Nos estamos reuniendo con líderes latinos en todo el país. Hemoslocalizado a las organizaciones latinas para obtener informaciónpara mis propuestas políticas. Tenemos una estrategia hispánicanacional publicitaria de comunicación. Estamos reclutando y entre-nando a los organizadores latinos. Estamos explotando las unida-des de registro de votantes latinos en toda América. Cuando seapresidente, les pediré a muchos de ustedes su apoyo en cada niveldel gobierno.Así es como cambiaremos el rumbo de este país, de la tierra paraarriba, voto por voto, casilla por casilla, estado por estado. Y espe-ro que cada uno de ustedes una a nosotros. Necesito su consejoy su experiencia. Necesito que ustedes organicen a la gente paraque toque puertas, haga llamadas y registre votantes. Necesito quehablen con sus amigos y familia, colaboradores y vecinos, y quese aseguren de que emitirán sus votos en las urnas el día de laselecciones.Caminamos juntos en las calles de lado sur de Chicago. Caminamosjuntos cuando yo era abogado de los derechos civiles, registrandovotantes hispanos y dándoles una mayor voz en City Hall. Camina-mos juntos en esas marchas en pro de una reforma migratoria. Y si 59
  • 61. llegamos a las urnas este noviembre, caminaremos juntos a través de las puertas de la Casa Blanca y entraremos a un nuevo futuro para este país que todos amamos. Así es como haremos que el sistema trabaje nuevamente para to- dos. Estando a la altura de los ideales que esta organización siem- pre ha encarnado, ideales reflejados en sus nombres, La Raza, la gente. Me dijeron que la frase original era “La Raza Cósmica”, un término suficientemente grande como para abrazar el rico tapiz de culturas, colores y fes que forman la comunidad hispánica. Suficien- temente grande como para agrupar la noción de que todos somos parte de una comunidad mayor, que todos tenemos un interés en el otro; que yo soy el guardián de mi hermano, de mi hermana; y nos levantamos y caemos juntos como una sola persona. Así que, para esa madre y todos ellos que sienten que el sistema no está hecho para gente como ustedes, les digo esto: ese sistema y este país pertenecen a cada uno de nosotros, negros y blancos, latinos y asiáticos, ricos y pobres, homosexuales y heterosexuales, jóvenes y viejos. Y este noviembre vamos a salir juntos a cambiar la página de las fallidas políticas del pasado. Para traer nueva energía y nuevas ideas para enfrentar los retos que nos encontremos. Y juntos, no sólo ganaremos las elecciones, transformaremos esta nación. Gracias y que Dios los bendiga.4.2. Análisis 4.2.1. Hipótesis de lecturaA primera instancia, este discurso pareciera sólo fijar la postura ideológica de uno de losprecandidatos presidenciales del partido de oposición de la llamada “Nación más pode-rosa del mundo”.Bajo una total comprensión y empatía hacia los problemas de la comunidad inmigrante,el precandidato demócrata Barack Obama dejaba en claro que ningún otro candidatopodría comprenderlos mejor, pues ningún otro vivió en carne propia los estragos de la in- 60
  • 62. migración. Aquel que hablaba parecía bajar del estrado y colocarse hombro con hombrocon el fuereño en busca de una mejor vida.No obstante, el texto da una vuelta de tuerca para sacar la verdadera postura del precan-didato, la que construyó desde las trincheras de los medios de comunicación masiva y delas nuevas tecnologías, aquellos que lo hicieron más humano, más cercano; la posturade un “dios” poderoso, autocreado, que salió de entre la inmigración de raíz para consti-tuirse el salvador de un pueblo; y cuyas palabras se escucharían, hasta en español, unay otra vez a través de los medios y las redes sociales, con un mensaje distinto: el poderpor el poder, sin respuestas ni compromisos. 4.2.2. Cuerpo del AnálisisComo se mencionó en el Capítulo II de esta investigación, analizaremos el antes citadodiscurso bajo la mirada de un Análisis Crítico del Discurso dado que rescata la posiciónsocial y política de lo que se refleja en las palabras y las frases de quien lo pronuncia,tratando de mostrar datos que permitan vislumbrar el escenario y la postura de un pre-candidato demócrata presidencial frente a los problemas que finalmente no hizo suyos.Comenzaremos por decir que “el discurso constituye la sociedad y la cultura… el enlaceentre texto y sociedad, es inmediato”35, de manera que al escuchar las palabras de Obama,la comunidad inmigrante ahora sí se sintió comprendida y consideró que él era quien losiba a sacar “de las sombras” para ofrecerles una vida digna, lo cual se reflejó en las urnasde manera contundente el 4 de noviembre de 2008.El sujeto empírico productor es el precandidato presidencial demócrata Barack Obama,que no el Partido Demócrata al que representa –pues en ningún momento hace menciónde él–, identificado por las frases: Mientras [yo] estoy parado aquí. Yo sabía que el cambio en esas comunidades. [Yo] Vengo ante ustedes. [Yo] Sé la diferencia que están haciendo. [Yo] Haré de ello mi prioridad.35 Van Dijk, Teun A. “El análisis crítico del discurso”. Revista Anthropos, núm. 186. Barcelona, sep-tiembre-octubre, 1999. 61
  • 63. A partir de la identificación del sujeto empírico se reconoce una primera circunstancia deproducción del texto: la posición del autor en relación con problemas sociales específicosde un grupo bien identificado, como la educación, el trabajo, la vivienda y la salud, que serealiza en un sentido que va de un ciudadano americano por nacimiento hacia un grupovulnerable en busca de la residencia en un país que no es el suyo y que ha dado muestrasde violencia e intolerancia hacia ellos, a pesar de que esta comunidad aporta una impor-tante suma para su desarrollo económico (según datos del Instituto de Política Fiscal, losmigrantes aportan un porcentaje similar al PIB, en cuanto al porcentaje de población queson en un determinado estado. Por ejemplo, en Miami, donde los migrantes representanel 37 por ciento de la población, conforman el 38 por ciento del Producto Interno Bruto.Así se corresponde en 25 áreas analizadas. También los migrantes apoyan con millonesde dólares a la hacienda estadounidense como importantes creadores de negocios y através de pagos de impuestos directos e indirectos que en 2008 alcanzaron 53 mil millo-nes de dólares, más del doble de las remesas enviadas a México)36.Su “aquí” es el Concilio Nacional de la Raza, la agrupación latina con mayor importanciaen Estados Unidos; y su “ahora”, el 13 de julio de 2008, cuatro meses antes de las elec-ciones presidenciales.El sujeto empírico intérprete no sólo es la audiencia de la 40º Convención Anual del Con-cilio Nacional de la Raza, sino cada uno de los 12 millones de hispanos migrantes quehabitan en Estados Unidos, quienes van en pos de una seguridad que los permita des-ahogarse en su economía familiar, tanto para la que vive con ellos en Estados Unidos,como para la que se quedó en su lugar de nacimiento.Este discurso está escrito bajo diversas dimensiones: la retórica, pues el sujeto empíricoproductor del enunciado se vale de determinadas estrategias verbales para persuadir,de ahí que utilice, casi en la totalidad del cuerpo del texto, los verbos conjugados en lasegunda persona del singular (tú): Cuando registras a alguien para que vote… Cuando ayudas a una familia… Cuando llevas líderes a Washington…y en la segunda persona en plural (ustedes):36 Landero, Alejandro. Artículo “Migrantes: héroes, no delincuentes”. Diario La Crónica de Hoy. Sec-ción Opinión. México. 15 de mayo, 2010. 62
  • 64. Ustedes saben… Ustedes hacen… Ustedes organicen… Ustedes sirven… Qué tan frustrados se sienten muchos de ustedes… Ustedes nos han recordado… Los sacrificios que ustedes hacen…de tal manera que hace sentir a la audiencia no como una simple observadora, sino comouna protagonista involucrada total y ampliamente y cuya participación es fundamentalpara lograr lo que tanto añoran; los hispanos tienen el poder en sus manos, ellos sonquienes ahora ponen las reglas del juego porque muy pronto serán reconocidos en unpaís que hasta entonces no los reconocía ni valoraba.Aunada a esta dimensión está la estructural, reflejada en una redacción presentada porbloques: –Habla de él y sus experiencias –desde su juventud– en el cambio social: Después de la universidad me mudé a Chicago y fui a trabajar a un grupo de iglesias para ayudar a las familias. –La situación educativa a nivel básico y universitario por la que atraviesan los hijos de los migrantes: Estas elecciones se tratan también de los estu- diantes latinos que abandonan la escuela. –La negativa de su oponente, el Senador John McCain, frente a una reforma migratoria: El Senador McCain… abandonó su valiente postura. –La situación legal de los migrantes y la posibilidad de que obtengan la resi- dencia legal: Requerimos que paguen una fianza, que aprendan inglés y que vayan por la línea de la ciudadanía. –La situación laboral y los incentivos fiscales: Ellos cuentan con nosotros para restaurar la justicia de nuestra economía. –La atención a la salud: Uno de cada tres hispanos que no tienen atención a la salud. 63
  • 65. Este discurso también está escrito bajo la dimensión pragmática en la línea de hoy estoyaquí para hacerles esta promesa, es tiempo de que tengan un presidente que apoye sutrabajo, y yo tengo la intención de ser ese presidente.Por otro lado está la dimensión estilística cuando hace suyas las voces de los inmigrantesy se apropia de las palabras ajenas al presentarse conciente de que el sistema no estátrabajando; [los hispanos] trabajan en lugares donde les pagan menos; empiezan a sentircomo si estuvieran caminando esa larga y dura senda solos; como si nadie viera los sa-crificios que hacen o apreciaran los servicios que dan; gente para la cual un accidente ouna enfermedad puede conducir a la ruina económica…Los shifters de cambio, presidente, coaliciones, líderes, comprometidos, decisivo, siste-ma, incentivos, promesa, reforma, beneficios… tienen una relación sintagmática con lossímbolos candidato, campaña política, que a la vez nos trasladan hacia clandestinidad,hispanos, ilegal, inmigrantes, fe, libertad, sueños, familias, latinos, trabajos, es decir, ha-cia un grupo vulnerable que confía en la ayuda del precandidato.Umberto Eco dice que “para organizar su estrategia textual, el autor… deberá prever unLector Modelo capaz de cooperar en la actualización textual de la manera prevista por él…Se dirigirá alternativamente a un sector específico, elige su target. Se las apañará paraque cada término, cada modo de hablar sea lo que previsiblemente puede comprendersu lector”37, y en este caso parece que el precandidato Obama buscaba que sus LectoresModelos [receptores] fueran no sólo los asistentes a la convención, los inmigrantes actua-les, sino también –y quizá sobre todo– aquellos a los que en su momento les tocó sufrirlas consecuencias de buscar la residencia en un país ajeno y bajo la ilegalidad, aquellosque ahora ya pueden registrarse para votar y que seguramente tienen toda la intenciónde hacer hasta lo imposible para evitarle a las próximas generaciones que se arriesguena cruzar la frontera, el calvario que ellos sufrieron en su momento. Los Lectores Modelosdel senador demócrata Obama serán también aquellos que atenderán su discurso a tra-vés de los medios impresos, de las páginas de Internet hispanas o de videos de Youtube(www.youtube/watch?v=M6LuA_S5sP4).Eco también deja asentado que “un texto, tal como aparece en su superficie lingüística,representa una cadena de artificios expresivos que el destinatario debe actualizar”38, demanera que las frases:37 Eco, Umberto. Lector in fábula. La cooperación interpretativa en el texto narrativo. Barcelona, Lu-men, 1987, pág. 80 y 82.38 Eco, Umberto. Op. cit., pág. 73 64
  • 66. La experiencia más importante de mi vida llegó cuando estaba ha- ciendo lo que ustedes hacen cada día: trabajar en el campo, en nuestras comunidades, para traer el cambio. Le enseñamos a la gente a hacerle frente al gobierno cuando éste no los defiende. Es la misma razón por la que mi propio padre vino desde Kenya hace tantos años con la esperanza de que aquí en América, puedes lograrlo si lo intentas. [Los] valores de trabajo duro, patriotismo, fe y familia, los valores que han fortalecido a la Comunidad Hispánica, han fortalecido a América también. El Senador McCain solía animar a su partido en materia de inmigra- ción… Pero cuando él era candidato a la nominación de su partido, abandonó su valiente postura y dijo que él mismo no apoyaría su propia legislación si se pusiera a votación… (quien además se pre- sentaría en ese mismo foro al día siguiente);se convierten en el futuro inmediato para el hispano inmigrante, pues si cuando BarackObama fue joven apoyó y promovió todo aquello, con ciertas limitantes que con seguridadlo rodearon, y si su papá fue testigo directo de que el Sueño Americano es una realidad;si el trabajo y la entrega de cada hispano ha fortalecido evidentemente a Estados Unidos,y alguien importante como un precandidato a la presidencia lo reconoce; y si queda asen-tado que el precandidato del partido oponente no velará por su seguridad, es totalmenteprobable que al tener todo el poder en sus manos, Obama resolverá cada problema quelos aqueja, pues tiene bastante experiencia y una sincera intención.Por su lado, Van Dijk menciona que “a fin de vincular el discurso con la sociedad en ge-neral, y con la desigualdad social en particular, necesitamos un marco teórico que noshaga capaces de enlazar dichos niveles de descripción. Los actores sociales, y por tantotambién los usuarios del lenguaje, se involucran en el texto y en el habla al mismo tiempocomo individuos y como miembros de variados grupos sociales, instituciones, etcétera”39;39 Van Dijk, Teun A. “El análisis crítico del discurso”. Revista Anthropos, núm. 186. Barcelona, sep-tiembre-octubre, 1999, pág. 25. 65
  • 67. como se presenta con las siguientes frases cuando el precandidato involucra a los inmi-grantes de manera clara y tajante en su plan de gobierno: El cambio no ocurre sólo porque alguien en Washington dice que debe ocurrir. El cambio empieza cuando le enseñas a tu hijo a leer, o cuando registras a alguien para que vote… Empieza cuando lle- vas a Washington líderes que están comprometidos con llevar a este país a una nueva dirección. Seré el presidente que esté con ustedes, y pelee por ustedes, y camine con ustedes cada paso del camino… cuando el sistema no está trabajando, la gente que ama a este país puede unirse y cam- biarlo. Estas elecciones son nada menos que una prueba de su lealtad para con el Sueño Americano. Y es una prueba de nuestro com- promiso para con todos aquellos que cuentan con nosotros para mantener vivo ese sueño, la gente a la que sirven todos los días. Cuando sea presidente, les pediré a muchos de ustedes su apoyo en cada nivel del gobierno.Además, “resumiendo un complejo análisis filosófico y social, definiremos el poder socialen términos de control. Así, los grupos tienen (más o menos) poder si son capaces decontrolar (más o menos), en su propio interés, los actos y las mentes de los (miembrosde) otros grupos”40: Pero no puedo hacer esto solo. Así que estoy aquí hoy para pedirles su ayuda. Sé qué tan poderosa es esta comunidad. Sólo piensen en qué tan poderosos pueden ser este 4 de noviem- bre si traducen sus números a votos. Necesito su consejo y su experiencia. Necesito que ustedes orga- nicen a la gente para que toque puertas, haga llamadas y registre votantes.40 Van Dijk, Teun A. “El análisis crítico del discurso”. Revista Anthropos, núm. 186. Barcelona, sep-tiembre-octubre, 1999, pág. 26. 66
  • 68. Necesito que hablen con sus amigos y familia, colaboradores y ve- cinos, y que se aseguren de que emitirán sus votos en las urnas el día de las elecciones.Con ello también retomaremos lo que John R. Searle menciona sobre los actos del hablacuyo significado lingüístico se enfoca a que el otro haga algo, sin tomar en cuenta si tienela capacidad de hacerlo.Por otro lado, “los recursos retóricos como los símiles, las metáforas, los eufemismos, etcéte-ra, al igual que los esquemas globales, no influencian directamente el significado, más bien lohacen resaltar”41 como en el caso de odiosa retórica, envenena, reforma migratoria compren-siva, reconciliar nuestros valores tanto como una nación de inmigrantes como una nación deleyes. Los honro, los felicito, les agradezco.La expresión performativa: El tema de esta conferencia es el trabajo de sus vidas: forta-lecer a América… nos pone en un contexto de reconocimiento que va por la línea de queya es hora de compensar el esfuerzo que los inmigrantes han venido realizando a lo largode tantas décadas.Van Dijk también dice que “en la representación de las mujeres o grupos étnicos minori-tarios, la noticia otorga una atención sistemáticamente mínima a las acciones negativasejercidas contra las mujeres, o incluso sitúa estas acciones en un marco sensacionalistao sexista”42. En su discurso, Obama saca a las mujeres de su adjetivo de inmigrantespara colocarlas en el plan de género al mencionar que Estas elecciones se tratan de las mujeres que trabajan y no pueden costear una guardería. Mujeres forzadas a renunciar a sus trabajos para cuidar de su re- cién nacido o de algún pariente mayor. Ellas cuentan con nosotros para pelear por salarios y trabajos igua- les… porque aquí en América no debe haber ciudadanos de segun- da clase en nuestros lugares de trabajo.41 Op. cit., pág. 32.42 Van Dijk, Teun A. La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de información.Barcelona-Buenos Aires-México, Paidós Comunicación, 1990, pág. 29. 67
  • 69. una situación de género que escapa del hecho de ser inmigrante, pues lamentablementeen varios países las actitudes sociales y laborales hacia las mujeres se escriben bajo lasmismas líneas.En otro orden de ideas, frente a un grupo de inmigrantes en busca de una mejor situaciónsocial, laboral y familiar, el sujeto empírico productor hace un apartado para hablar de lasituación de los veteranos hispanos, a quienes traslada al shifter de héroes, seguramentebasado en que “la estadística oficial muestra que el 11 por ciento de los militares estado-unidenses son de origen hispano. Y este número es un 15% mayor respecto de los años80”43, y a quienes también les ofrece todo su apoyo: estos héroes americanos cuentan connosotros para proveer los beneficios y la atención a la salud que se han ganado, incluyen-do atención mental; y para asegurar que nadie que ha servido a este país tenga que dormiren las calles.Bajo este paradigma, el sujeto empírico productor parece retomar la táctica de Bush,pues en 2006, para sortear la guerra de Estados Unidos contra Irak, 40 mil latinoameri-canos, buena parte de ellos sin nacionalidad estadounidense, se enrolaron tentados porla promesa de obtener la nacionalidad y becas de estudios otorgados por el ejército delpaís del Norte una vez finalizada la guerra, de manera que al prometerles salud y hastala posibilidad de un techo seguro, el enlistarse en el ejército y arriesgar su vida por el paísde las barras y las estrellas, se convierte en una tentadora oferta.Con la seguridad de que los latinos que viven en Estados Unidos buscan un seguromédico asequible, una reforma coherente en el actual sistema de inmigración, el poderintegrarse en el proceso político y electoral, ponerle un alto a la crisis hipotecaria… se-gún palabras de la misma Janet Murguía, presidenta del Concilio Nacional de la Raza44,el ahora presidente estadounidense Barack Obama, en su momento, tejió sus palabrascon las necesidades apremiantes de un grupo vulnerable que por décadas ha buscadover la realización total de ese Sueño Americano que los incita atravesar el desierto conla esperanza de que alguien esté con ellos, pelee por ellos y camine con ellos cada pasodel camino… a través de las puertas de la Casa Blanca.43 http://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_8928.html (22 de mayo, 2010).44 http://www.nclr.org/content/news/detail/52715/ 68
  • 70. Conclusiones
  • 71. ConclusionesHizo historia. Sin duda. Fue la crónica de vida del candidato… el número de los votos la-tinos… la exorbitante cantidad de dinero recaudado… la atención dedicada a los gruposminoritarios… el plan de gobierno planteado, o simplemente, el haber hecho de la políticauna materia prima y del candidato la mercancía a ofrecer, lo que provocó el rezago en lacontienda presidencial de Hillary Clinton –en principio– y de John McCain –más tarde–.La campaña política de Barack Obama creó expectativas, ilusiones e incredulidades. Fueuna campaña que no sólo cumplió con su cometido de entregarle el triunfo a su candi-dato, sino que se convirtió en el símil maquiavélico de una excelente estrategia de mar-keting, con un toque de sensacionalismo y quizás hasta morbo, mezclado con profundosanhelos sociales y programas políticos. Dicha amalgama táctica marcó la historia conun antes que ahora se antoja como muy antiguo, y un después que viene con acento deonomatopeya, pues quizás a partir de enero del 2009 las campañas políticas se mediránen clics.La emblemática concatenación del Yes, we can redefinió no sólo la batalla política, sinotambién la nueva posición de los medios de comunicación masiva (tanto los tradicionalescomo los que constituyen las nuevas herramientas tecnológicas) que ahora va más allá deser vehículo de mensajes unilaterales, para fungir como plataforma de debate y referenciaobligada para cualquier agenda setting; y ello no por el significado que encierran las trespalabras Yes, we can, sino por la forma y los medios utilizados para su transmisión.Uno de los primeros aspectos que atrapan la atención es el ver que la carrete-ra de la información, que comenzó como una herramienta social y lúdica, se con-virtió en una herramienta política que moviliza electores, recauda fondos y mide laconformidad o disconformidad social en determinados tópicos, sin invertir grandesporcentajes del fondo de campaña o duplicar el número de encuestadores en campo.Es indudable que un sofisticado paquete de herramientas online, sustentado en las tec-nologías de las redes sociales, contribuyó de manera invaluable a llevar a Obama a laCasa Blanca; y, sobre todo, a cambiar para siempre la forma de hacer política, no sólo enEstados Unidos, sino en el resto del mundo. 70
  • 72. La estrategia digital empleada por Obama en su campaña, basada en mensajes de textovía teléfono celular (con alertas y recordatorios del día de voto, de cómo iban las encues-tas y demás avisos), además del envío masivo de correos electrónicos personalizados yla creación ex profeso de aplicaciones para el IPhone y el Ipod (que en conjunto fueronempleadas por 85 millones de usuarios en 90 países); aunado al uso de las redes so-ciales (simplemente en Facebook Obama tenía 4 millones de seguidores en su perfil), locolocaron en medio de los grupos menos numerosos pero más fuertes, como los jóvenesy los hispanos, quienes transmitieron el mensaje de campaña entre amigos, vecinos yfamiliares, formando una red sólida de comunicación, que encajó a la perfección con laque el equipo de marketing de Obama había creado.El fenómeno de las campañas gubernamentales por Internet, o como las han llamadolas e-campaigns, se convirtió en uno de los fenómenos masivos del ciberespacio por sucobertura a nivel poblacional como por las distintas herramientas tecnológicas que éstasbrindan tanto a candidatos como a votantes potenciales.El proselitismo digital consiguió la masificación de la imagen y las ideas de un candidatopolítico, otorgándole ubicuidad, cercanía y calidez –que por ende le dieron mayor cre-dibilidad– y la posibilidad de tener al tanto a los votantes, en tiempo real, del curso dela campaña. Así, se demuestra que las nuevas tecnologías aplicadas a los medios decomunicación, como los videos en línea, las presentaciones en flash, los correos electró-nicos, los mensajes SMS, los blogs, los chats y las redes sociales ahora resultan muchomás efectivos que los discursos, pues aun cuando éstos digan lo que el receptor esperaescuchar, deben apoyarse en el proselitismo digital y adecuarse al nuevo formato.Por otro lado, Internet también le permite a los partidos políticos detectar los temas quepreocupan a los futuros votantes y con base en ello tomar una postura determinada y pre-sentar un plan de gobierno justo a la medida, pues la red permite segmentar a los usuariosde acuerdo con un perfil específico (primeros votantes, padres de familia, jóvenes, adultosmayores) y dar un mensaje diseñado especialmente para cada nicho, porque no a todaslas personas les interesa lo mismo y porque es necesario encontrar una buena estrategiade seducción de votantes indecisos.De no haber hecho de Internet una herramienta política, es probable que el resultado delas elecciones presidenciales de Estados Unidos no hubiera sido el mismo. La e-cam-paign de Obama fue una gran operación mediática que desde un principio construyó elpersonaje virtual, el avatar, de un candidato al que no se le veían muchas oportunidades 71
  • 73. en el mundo real, pero que logró traspasar la pantalla y salir de la encriptada www parahacer del votante un consumidor, y de la política, un juego de rol.La política 2.0 repartió poder al por mayor, pues hizo de cada votante un especialista encampañas políticas que determinaba la línea que el discurso debía seguir, y de Obamaun ser mítico, pues ganara o perdiera, él ya era historia.Tras el anuncio de que el entonces candidato Barack Obama, al llegar a la presidencia,promovería un proyecto de reforma migratoria, muchos grupos hispanos se volcaron ha-cia él. Lo inmigrantes latinos en Estados Unidos, con residencia tanto legal o ilegal, lo es-cucharon con suma atención cuando pronunció su discurso en la 40º Convención Anualdel Concilio Nacional de la Raza. Vieron con interés los videos subtitulados de sus girasde campaña, lo sintieron como uno más cuando frente a ellos enumeró cada uno de losproblemas que los han aquejado desde siempre e hicieron lo que él les pidió: apoyarlo enlas urnas, y con una fuerza hasta entonces inimaginable (el 83 por ciento de los mexica-nos inmigrantes con ciudadanía votaron por Obama).Lo que quizás Obama no comprendió en su momento, fue que el voto latino no era unvoto vacío ni un cheque en blanco, sino la representación de las aspiraciones de cambioy de justicia social y económica de los latinos, y sobre todo de los 12 millones de indocu-mentados que a dos años de haber iniciado su administración, sólo han sabido de unareforma migratoria que se pasea de un lado para otro en los pasillos del Congreso esta-dounidense, sin llegar a formar parte de la agenda, y de los dos segundos que BarackObama ocupó en su primer informe presidencial para mencionar el tema.La reforma migratoria es sólo una parte de la deuda que Estados Unidos, y Barack Oba-ma a título personal, tiene con los inmigrantes hispanos. No obstante, lejos de ver algúnavance en la legislación nacional, en Arizona, estado frontera con México, considerado elpaso de mayor flujo para quienes desde el sur llegan a Estados Unidos, se promulgó laley SB 1070, escudada tras la bandera del fracaso de Washington para evitar la inmigra-ción ilegal, con la que la gobernadora republicana, Jan Brewer, desató una persecuciónantimigrante que autoriza a policías locales interrogar en plena vía pública a personascon rasgos latinos.Si bien el presidente de Estados Unidos calificó de “desacertada” la SB 1070 y pidióque se examinaran los derechos civiles, la ambigüedad de su reacción ante dicha leyy la tibieza con la que, desde que llegó a la presidencia, ha tratado el tema migratorio,resulta en una clara incongruencia entre dichos y hechos, donde el candidato, con tal de 72
  • 74. convencer, dice sentirse como en casa en medio de un grupo social que por décadas hasido descalificado y estigmatizado. Que es capaz de reconocer que el sistema en Esta-dos Unidos no está trabajando cuando el que cruza la frontera de manera ilegal, vive poraños en la clandestinidad. El candidato capaz de decir a los inmigrantes que es hora deque sean leales con el país que los recibe con la Border Patrol de frente, pero que al mis-mo tiempo les da para comer y mantener a su familia. El candidato que propuso, invitó yenganchó, pero de la misma manera olvidó, excluyó y evitó.A poco más de dos años de haber gana-do la presidencia, con una guerra activaen el Medio Oriente, el no cierre de la pri-sión de Guántanamo y el lanzamiento demisiles contra Libia, Barack Obama, Pre-mio Nobel de la Paz 2009, anunció el 5 deabril del 2001, a través de su página web(www.barackobama.com) el inicio formalde la campaña para su eventual reelec-ción en los comicios presidenciales del2012. “La campaña electoral del 2012 hacomenzado y sólo triunfaremos si traba-jamos juntos. Ayuda a darle forma a esta campaña desde este mismo comienzo”, pidióObama en un mensaje enviado a sus seguidores a través de Facebook.También en su página, el presidente de Estados Unidos presenta un video con mensajes desimpatizantes de diferentes estados del país que apoyan su intención de buscar un segun-do mandato, y expresan su deseo de participar activamente en la campaña de Obama. Es muy problable que Barack Obama busque de nueva cuenta echar mano del grupo hispano que en 2008 votó mayoritariamente a su favor, el que ac- tualmente representa el 16.3% (50.5 millones) de la población total de ese país; de ahí que los latinos tengan una participación en su video promocional, la misma participación que en el mismo tiene un empresario, un adulto mayor o el clásico joven norteamericano en la sala de su casa. 73
  • 75. Y cómo no, si pese al desencanto latino por el incumplimiento de sus promesas, el 70 porciento de los hispanos está de acuerdo con Obama, según datos de una encuesta realiza-da por ImpreMedia y la organización Latino Decisions45.Aun cuando los medios de comunicación tradicionales no pierden su valor, ¿pues de quéotra manera podríamos tener y guardar una portada histórica como la de Barack Obamaen su discurso inaugural, de no ser gracias a un periódico impreso?, Obama hizo suyala modernidad informativa. Dio a las nuevas herramientas tecnológicas el papel de difu-sores políticos e hizo del proselitismo un nuevo tópico en la red. Jugo al papel de diosal crearse a sí mismo como héroe mítico a la venta, donde el mejor postor no fue el quepujó la mayor cantidad de dinero, sino el que reportó el mayor número de seguidores ensu perfil.Sin duda, Obama hizo historia. Sin duda, revolucionó la manera de hacer proselitismo. Sí,sin duda; pero qué hubiera sido de él si los medios de comunicación masiva no hubierantransformado el “sueño americano” en blanco y negro, bidimensional, al “sueño america-no” de la World Wide Web (www), al “sueño americano on-line”.45 http://contacto-latino.com/news/1295406/los-hispanos-apoyan-a-obama-a-pesar-de-las-prome-sas-incumplidas-efe/ 74
  • 76. Apéndice
  • 77. Apéndice Senator Barack Obama’s Remarks at the 2008 Annual ConferenceI’ve got to tell you, being here with all of you today feels a little likecoming home. Because while I stand here as a candidate for Presi-dent of the United States, I will never forget that the most importantexperience in my life came when I was doing what you do each day:working on the ground in our communities to bring about change.As some of you know, after college, I moved to Chicago and went towork for a group of churches to help families that had been devasta-ted when the local steel plants closed down. I knew change in thosecommunities wouldn’t come easily, but I also knew it wouldn’t comeat all if we didn’t start bringing people together. So I reached out tocommunity leaders –black, brown, and white– and formed coalitionson issues ranging from failing schools to illegal dumping to unimmu-nized children. We set up job training for the jobless, helped preventstudents from dropping out of school, and taught people to stand up totheir government when it wasn’t standing up for them.That work taught me a fundamental truth that has guided me eversince: that in this country, change doesn’t come from the top down.Change doesn’t happen just because someone in Washington saysit should. Change starts when you teach a child to read, or regis-ter someone to vote, or help a family buy their first home. It startswhen you heal broken bodies and troubled spirits; when you or-ganize neighborhoods into coalitions, and workers into unions. Itstarts when you send leaders to Washington committed to takingthis country in a new direction.That’s the kind of change you’re making every single day. The themeof this conference is the work of your lives: strengthening America 76
  • 78. together. It’s been the work of this organization for four decades, lif-ting up families and transforming communities across America. Andfor that, I honor you, I congratulate you, I thank you, and I wish youanother forty years as extraordinary as your last.I come before you today at a defining moment for our nation. I’mthinking of an article I read in the newspaper a while back aboutstruggling schools in Los Angeles. The article told the story of a boynamed Gonzalo, who started falling behind in the seventh grade andwasn’t getting the support he needed to catch up. When his mothercalled the school to complain, nothing changed.“Maybe the system is not designed for people like us,” she said. Notdesigned for people like us.It was a comment about education, but it reflects a broader feelingthat so many people today share, that the system just isn’t workingfor them. And they’re right. It’s not.The system isn’t working when a child in a crumbling school gra-duates without learning to read or doesn’t graduate at all. Or when ayoung person at the top of her class –a young person with so muchto offer this country– can’t attend a public college.The system isn’t working when Hispanics are losing their jobs fasterthan almost anybody else, or working jobs that pay less, and comewith fewer benefits than almost anybody else.The system isn’t working when 12 million people live in hiding, andhundreds of thousands cross our borders illegally each year; whencompanies hire undocumented immigrants instead of legal citizensto avoid paying overtime or to avoid a union; when communities areterrorized by ICE immigration raids, when nursing mothers are tornfrom their babies, when children come home from school to find theirparents missing, when people are detained without access to legalcounsel.When all that’s happening, the system just isn’t working. And I knowhow frustrated many of you are right now. Your jobs are hard on agood day, and having a President who cuts your budgets doesn’t 77
  • 79. help. Having a President who’s torn gaping holes in the safety net forthe people you serve doesn’t help. Having a struggling economy, aneconomy that’s left so many people in need of your asistanse, thatdoesn’t help either.I know that sometimes, you get tired. Sometimes, you start to loseheart. You start to feel like you’re walking that long, hard road alone– like no one sees the sacrifices you make or appreciates the servi-ces you provide.But I know how hard you’re working. I know the difference you’re ma-king in our communities. And I’m here today to make you this promi-se: I will be a President who stands with you, and fights for you, andwalks with you every step of the way.Because here’s something else I know: that when the system isn’t wor-king, people who love this country can come together to change it.That is the history of the Hispanic community in America. Fromfighting to desegregate our schools and neighborhoods, to organi-zing farmworkers, to standing up for the rights of immigrants, you’vereminded us that those words about liberty and equality put to paperover 200 years ago mean something. And you’ve sought to remakethis nation in the shape of those ideals.It’s work that reflects the character of this community in which somany people have come here with so little, but had big dreams, bighearts, and a thirst to succeed. A willingness to struggle and sacrifi-ce so the next generation doesn’t have to. It’s the same reason myown father came here from Kenya so many years ago, in the hopethat here in America, you can make it if you try.For centuries, those values – hard work, patriotism, faith and family,the values that have made the Hispanic community strong, havemade America strong too.That’s what’s at stake this November. This election is nothing lessthan a test of our allegiance to the American Dream. And it’s a testof our commitment to all those who are counting on us to keep thatDream alive, the people you serve every day. 78
  • 80. The 12 million people in the shadows, the communities taking immi-gration enforcement into their own hands, the neighborhoods see-ing rising tensions as citizens are pitted against new immigrants…they’re counting on us to stop the hateful rhetoric filling our airwaves,rhetoric that poisons our political discourse, degrades our democra-cy, and has no place in this great nation. They’re counting on us torise above the fear and demagoguery, the pettiness and partisans-hip, and finally enact comprehensive immigration reform.Now, I know Senator McCain used to buck his party on immigrationby fighting for comprehensive reform, and I admired him for it. Butwhen he was running for his party’s nomination, he abandoned hiscourageous stance, and said that he wouldn’t even support his ownlegislation if it came up for a vote.Well, I don’t know about you, but I think it’s time for a President whowon’t walk away from something as important as comprehensive re-form when it becomes politically unpopular. And that’s the commitmentI’m making to you. I marched with you in the streets of Chicago. Ifought with you in the Senate for comprehensive immigration reform.And I will make it a top priority in my first year as President. Not justbecause we need to secure our borders and get control of who comesinto our country. And not just because we have to crack down on em-ployers abusing undocumented immigrants. But because we have tofinally bring those 12 million people out of the shadows.Yes, they broke the law. And we should not excuse that. We shouldrequire them to pay a fine, learn English, and go to the back of theline for citizenship – behind those who came here legally. But wecannot – and should not – deport 12 million people. That would turnAmerica into something we’re not; something we don’t want to be.While we work to strengthen our borders, we need a practical solu-tion for the problem of 12 million people who are here without do-cumentation, many of whom have lived and worked here for years.That’s why we need to offer those who are willing to make amendsa pathway to citizenship. That way, we can reconcile our values asboth a nation of immigrants and a nation of laws. 79
  • 81. But there’s much more to this election than resolving the status ofundocumented immigrants.This election is also about the couple I met in North Las Vegas whosaved up for decades only to be tricked into buying a home theycouldn’t afford; it’s about the Latino families who are the first oneshurt by an economic downturn and the last ones helped by an eco-nomic upturn. They can’t afford another four years of the Bush eco-nomic policies Senator McCain is offering – policies that give taxbreaks to the biggest corporations and the wealthiest Americans,while doing little for struggling families who need help most.They’re counting on us to restore fairness to our economy by givingtax relief to working families; by supporting our unions; by endingtax breaks for companies that ship jobs overseas and giving them tocompanies that create jobs here at home. They’re counting on us tofinally come together to solve this housing crisis that’s devastatingour communities. I especially want to commend NCLR for your lea-dership on this issue, for helping so many families avoid fraud andforeclosure. I think it’s time you had a president who supported yourwork, and I intend to be that president.This election is also about the Latino students who are dropping outof school faster than nearly anyone else, and the children who at-tend overflowing classes in underfunded schools taught by teacherswho aren’t getting the support they need.They’re counting on us to invest in early childhood education, stopleaving the money behind for No Child Left Behind, recruit an armyof new teachers; and make college affordable for anyone who wantsto go. Because that’s how we’ll give every American the skills tocompete in the global economy, and all our children the chance tolive out their dreams.This election is about working women who can’t find affordable chil-dcare or afterschool programs for their kids; women forced to losetheir wages or quit their jobs to care for a newborn baby or an elderlyparent. 80
  • 82. They’re counting on us to help them make a living while raising theirkids, to fight for equal pay for equal work, and for childcare, familyleave and sick leave, because here in America, there should be nosecond class citizens in our workplaces.This election is about the veterans, including so many men and wo-men from this community, who’ve served this country so bravely,but then come home to face new battles with the bureaucracy at theVA or the deplorable conditions at places like Fort Bragg and WalterReed. And we’ve all walked by a veteran whose home is now a car-dboard box on a street corner. It’s a disgrace.These American heroes are counting on us to build a 21st centuryVA; to provide the benefits and health care they’ve earned, includingmental health care; and to ensure that no one who has served thiscountry ever has to sleep on the streets.This election is about the nearly one in three Hispanics who don’thave health care – people for whom one accident, one illness canlead to financial ruin. And it’s about the small business owners stru-ggling to stay afloat because of the rising cost of insuring their emplo-yees. They’re counting on us to fix our broken health care system.Here’s Senator McCain’s answer to our health care crisis: voteagainst expanding the Children’s Health Insurance Program, a pro-gram that provides health care for millions of children in need. Andpropose a radical plan that would shred our current system of em-ployer-based health care and tax individual workers for their healthbenefits for the first time in history. A plan that would be financed bya $3.6 trillion tax increase on the middle class, an increase of morethan $1,000 for the typical family. Under the McCain plan, manyAmericans could lose the health care they have, and pay more intaxes for the health care they get.I have a very different answer to our health care crisis. I’ll take onthe drug and insurance companies, cut costs, guarantee health in-surance for anyone who needs it and make it affordable for anyonewho wants it. 81
  • 83. And today, I’m announcing my plan to provide real relief for smallbusiness owners crushed by rising costs, an idea championed bymy friend Hillary Clinton, who’s been leading the way in our battle toinsure every American. It’s a plan that would help more employersprovide health benefits for their workers, instead of making it harderfor them, as Senator McCain would do.We know that small businesses are the engines of economic pros-perity in our communities, particularly Latino communities. And un-der my plan, if you’re a small business that wants to provide healthcare to your employees, we’ll give you a tax credit to make it affor-dable. My plan won’t impose any new burdens on small businesses.Instead, we’ll help them not just create new jobs, but “good” jobs,jobs with health care; jobs that stay right here in America; the kind ofjobs we need in our communities.That’s how we’re going to change the system in this country.But I can’t do this alone. So I’m here today to ask for your help.Make no mistake about it: the Latino community holds this electionin your hands. Some of the closest contests this November will be instates like Florida, Colorado, Nevada and New Mexico, states withlarge Latino populations.And if you have any doubt about whether you can make a difference,just remember how, back in 2004, 40,000 registered Latino voters inNew Mexico didn’t turn out on election day. Senator Kerry lost thatstate by fewer than 6,000 votes. 6,000 votes. Today, in 2008, anestimated 170,000 Latinos in New Mexico aren’t registered to vote.I know how powerful this community is. Just think how powerful youcould be on November 4th if you translate your numbers into votes.And I’m not taking a single Latino vote for granted in this campaign.We’re meeting with Latino leaders across the country. We’re rea-ching out to Latino organizations to get input on my policy propo-sals. We’ve got a nationwide Hispanic media strategy. We’re re-cruiting and training Latino organizers. We’re holding Latino voterregistration drives across America. And when I’m President, I’ll beasking many of you to serve at every level of government. 82
  • 84. That’s how we’ll change the direction of this country, from the groundup, vote by vote, precinct by precinct, state by state. And I hopeevery single one of you will join us. I need your advice and exper-tise. I need you to organize people to knock on doors, make callsand register voters. I need you to talk to your friends and family,co-workers and neighbors, and make sure they cast their ballots onelection day.We walked together on the streets of the South Side of Chicago. Wewalked together when I was a civil rights lawyer, registering Hispanicvoters and giving Hispanics a greater voice in City Hall. We walkedtogether in those marches for immigration reform. And if we get tothe polls this November, we will walk together through those WhiteHouse doors and into a new future for this country we all love.That’s how we’ll make the system work again for everyone. By livingup to the ideals that this organization has always embodied, theideals reflected in your name, La Raza, the people. I’m told that theoriginal phrase was “La Raza Cosmica”, the cosmic people, a termbig enough to embrace the rich tapestry of cultures, colors and faithsthat make up the Hispanic community. Big enough to embrace thenotion that we are all part of a greater community, that we all have astake in each other; that I am my brother’s keeper, I am my sister’skeeper; and we rise and fall together as one people.So to that mother and all those who feel like the system just isn’tmade for people like you, I say this: that system and this countrybelong to every last one of us, black and white, Latino and Asian,rich and poor, gay and straight, young and old. And this November,we’re going to come together to turn the page on the failed policiesof the past. To bring new energy and new ideas to meet the cha-llenges we face. And together, we won’t just win an election, we willtransform this nation.Thank you, and God bless you. 83
  • 85. Bibliografía y hemerografía
  • 86. Bibliografía y hemerografíaBibliografía–Aguilar Valenzuela, Rubén. Noviembre de 2008. Reporte de Afan Consultores Interna-cionales.–Cabezuelo Lorenzo, Francisco y Díaz Martín, David. Mayo de 2008. Estrategias, tácticasy herramientas de marketing político y electoral en la carrera demócrata hacia la CasaBlanca. Asociación de Comunicación Política (ACOP). Conferencia. Madrid, España.–Eco, Umberto. 1987. Lector in fábula. La cooperación interpretativa en el texto narrativo.Lumen, Barcelona.–Estévez, Ariadna. Ensayo, 2008. The latino strategie vote in the Obama era: Toughchoices ahead.–Fogel, Jean-François y Patiño, Bruno. 2007. La prensa sin Gutemberg. El periodismo enla era digital. Punto de lectura, España.–Maingueneau, Dominique. 1980. Introducción a los métodos de análisis del discurso:problemas y perspectivas, Hachette, Buenos Aires.–McLuhan, Marshall. 1996. Comprender los medios de comunicación. Las extensionesdel ser humano. Paidós, España.–Ochoa González, Óscar. 2000. Comunicación política y opinión pública. McGraw-Hill,México.–Ramonet, Ignacio. El periodismo del nuevo siglo. Ensayo.–Santos Villareal, Gabriel Mario. 2009. De los latinos en las urnas o del triunfo del de-mócrata Obama. Servicios de investigación y análisis. Subdirección de Política Exterior.Cámara de Diputados. LX Legislatura.–Situación Migración México. Junio de 2009. Servicio de Estudios Económicos. Funda-ción BBVA Bancomer.–Swan, Rupert L. 2009. El método Obama. Las 100 claves comunicativas del hombreque ha revolucionado el mundo. Random House Mondadori. Barcelona, España.–Van Dijk, Teun A. 1990. La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción 85
  • 87. de información. Paidós Comunicación, Barcelona-Buenos Aires-México.–Van Dijk, Teun A. 1998. Texto y contexto: Exploraciones en la semántica y la pragmáticadel discurso. Cátedra, España.Hemerografía y páginas web–Baena Paz, Guillermina. “La mercadotecnia política en las campañas modernas”. Re-vista Crónica Legislativa (Órgano de la LVII Legislatura. Cámara de Diputados). Núm. 13.México.–Caldas-Coulthard, Carmen Rosa y Coulthard, Malcolm (eds.). Van Dijk, T.A., Artículo“Discurso, poder y acceso” en Texts and Practices: Readings in Critical Discourse Analy-sis, Routledge, Inglaterra, 1996, págs. 84.–González de Ávila, Manuel (trad.). “El análisis crítico del discurso, Teun A. Van Dijk”, RevistaAnthropos, Barcelona, número 186, septiembre-octubre 1999, pág. 24–Landero, Alejandro. Artículo “Migrantes: héroes, no delincuentes”. Diario La Crónica deHoy. Sección Opinión. México. 15 de mayo, 2010.–Silva, Omer. “El análisis del discurso según van Dijk y los estudios de la comunicación”.Revista electrónica Razón y Palabra, número 26, abril-mayo, 2002.–Valenzuela Aguilar, Rubén. Obama y los emigrantes mexicanos. El Financiero. 11 denoviembre, 2008–Van Dijk, Teun A. “El análisis crítico del discurso”. Revista Anthropos, núm. 186. Barce-lona, septiembre-octubre, 1999.–“A la caza del voto hispano. Las elecciones en Estados Unidos”, febrero, 2008, MundoHispano, periódico.–El Financiero, periódico. Martes, 11 de noviembre de 2008.http://www.barackobama.com/espanol/conozca/barack_obama/index.phphttp://www.barackobama.com/espanol/conozca/barack_obama/index.phphttp://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_8928.html 86
  • 88. http://www.nclr.org/content/news/detail/52715/http://www.univision.com, “Piolín por la mañana en los Ángeles”.http://www.archivos.diputados.gob.mx/Centros_Estudio/Cesop/Eje_tematico/d_pobla-cion.htmwww.media.austinforobama.com/.../Fact_Sheet_Latino_American_Dream_Agenda.pdfwww.nclr.org/content/viewpoints/detail/52978 87

×