• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Reportaje modelo -El movimiento del 10 de junio de 1971. testimonios
 

Reportaje modelo -El movimiento del 10 de junio de 1971. testimonios

on

  • 4,061 views

Joel Ortega Juárez

Joel Ortega Juárez

Noviembre, 2011

Statistics

Views

Total Views
4,061
Views on SlideShare
4,061
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
20
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Reportaje modelo -El movimiento del 10 de junio de 1971. testimonios Reportaje modelo -El movimiento del 10 de junio de 1971. testimonios Document Transcript

    • Escuela de Periodismo Carlos Septién García MAESTRÍA
EN
PERIODISMO
POLÍTICO
RVOE
ACUERDO
SEP
2007128
19/II/2007
 EL
MOVIMIENTO
DEL
10
DE
JUNIO
DE
1971.
 TESTIMONIOS
GRAN
REPORTAJE
QUE
PARA
OBTENER
EL
GRADO
DE
MAESTRO
EN
PERIODISMO
POLÍTICO
PRESENTA:
 JOEL
ORTEGA
JUÁREZ
ASESORA:
DRA.
MARTA
DURÁN
de
HUERTA
PATIÑO MÉXICO,
D.F.
NOVIEMBRE
DE
2011

    • Para Belinda Haro permanente compañía enmis aventuras vitales e intelectuales; soporteamoroso y firme en los momentos críticos.Para Laura por su cariño filial siempre dispuestoa resolver los desafíos durante la elaboraciónde este testimonio.Para Joel por sus críticas, aportes griegos aestos alegatos latinos.Para Jose dulce y sabia en sus opiniones y surespaldo.Para Iliana por su cercanía y alegría motores desiempre, hoy enriquecidos por Hannah.
    • AGRADECIMIENTOSA mi asesora Marta Durán de Huerta, por sus consejos y las largas sesiones que dedicóa este trabajo.A Jenaro Villamil por sus generosas consideraciones para estos testimonios.A José Luis Vázquez por su estímulo para iniciar este esfuerzo.A José Reveles por su valioso testimonio.A Enrique Herrera por su valiente renuncia y su confianza a este trabajo.A Rosario Áviles por su amistad y solidaridad.A Josefa Erreguerena quien me obsequió su experiencia teórica desde los umbrales deesta labor.A Claudia Estrella Velázquez por su apoyo desde el primer día en la Septién.
    • ÍNDICEIntroducción
 1
Testimonio
de
Joel
Ortega
 7
Testimonio
de
José
Reveles
 43
Testimonio
de
Enrique
Herrera
Burquetas
 48
Conclusión
 50
Anexos
 55
Bibliografía
 96

    • INTRODUCCIÓNLas trampas ideológicas y políticas se ciernen permanentemente como inevitablesconjuras contra la objetividad y como sistemáticas tentaciones de protagonismo ysubjetividad; para recrear una épica, que puede convertirse en mercancía, parasustentar, incluso, una forma de vida.Es muy frecuente, en nuestros días, tanto en el periodismo cotidiano como en losensayos pretendidamente teóricos, colocar en el centro cuestiones estridentes, el viejoamarillismo, que es por naturaleza una atmósfera de asuntos, affaires, muy vinculadosa las entretelas de las elites.Quien escribe mientras ocurren los hechos deja documentado lo que la gente no sabíaentonces; por ejemplo que el muro estaba a punto de caer.Estas reflexiones de Timothy Garton Ash, en su libro Historia del Presente; son desafíosindescifrables, inéditos y hasta insolentes para quien trate (como es mi caso) deapuntar algunas consideraciones en torno a acontecimientos vividos personal yrecientemente. Por eso sostengo que, pese a todos sus inconvenientes, la aventura literaria de escribir “historia del presente” siempre ha merecido la pena, y ahora todavía más, por la forma de hacer y documentar historia en nuestros días; y porque le ha perjudicado la evolución habida en las profesiones del periodismo y la historia académica. No obstante, uno puede hartarse pronto de tanta introspección metodológica. En mi opinión el hábito generalizado y compulsivo de etiquetar, encasillar y compartimentar es una enfermedad de la vida intelectual moderna. Dejemos que el trabajo hable por si mismo. Al final, lo que importa es una sola cosa: ¿es el resultado auténtico, importante, interesante o conmovedor? Si lo es, que más da la etiqueta. Y si no lo es, entonces, no merece la pena leerlo1.1 
Garton
Ash,
Timothy.
Historia
del
presente.
ensayos,
retratos
y
crónicas
de
la
Europa
de
los
90.
Barcelona,
España:
Tusquets,
Tiempo
de
memoria,
2000.
p.
23.
 1
    • El objetivo central de éste trabajo es comprender la movilización del diez de junio de1971.Esta lucha ha sido relegada a un segundo plano, por buenas y malas razones, ante elepisodio libertario y trágico del movimiento del 68.Cada profesión tiene su defecto característico. Si tuviera que resumirlo en una palabra,diría que el defecto de la labor periodística es la superficialidad, y el del trabajoacadémico, la irrealidad2.En el México de los 60 y los 70 había comenzado la crisis de la hegemonía priista.Su expresión social más aguda fueron los movimientos sindicales y de trabajadores definales de la década de los 50 y principios de los 60.Una lucha por demandas salariales y recuperación de la organización sindical, generóentre los ferrocarrileros un movimiento inédito. Consiguieron elegir democráticamente asus dirigentes, llevaron a Demetrio Vallejo a la Secretaría General de su Sindicato.Lograron conquistar importantes demandas gremiales en la primera fase delmovimiento en 1958 y en la segunda que estalló una huelga en los primeros meses de1959; sufrieron una desmedida represión del gobierno del presidente Adolfo LópezMateos.El ejército tomó las instalaciones de Ferrocarriles Nacionales de México, miles detrabajadores fueron encarcelados, los locales sindicales fueron ocupados por el ejércitoo la policía y sus dirigentes fueron procesados por varios delitos, entre ellos el dedisolución social.Valentín Campa, viejo dirigente comunista, Demetrio Vallejo y otros líderes sufrieronvarios años de prisión.La lucha por su libertad se convirtió en emblemática.David Alfaro Siqueiros y Filomeno Mata también fueron encarcelados, por haber creadoun Comité Pro Libertad de Presos Políticos.2 
Garton
Ash,
Timothy.
Ibid.,
p.
21
 2
    • Al gobierno no le importó apresar a uno de los mexicanos más prestigiado a nivelmundial, como lo era el muralista David Alfaro Siqueiros.Una situación semejante padeció el magisterio. Othón Salazar Ramírez encabezó unalucha por la democratización de la Sección IX del Sindicato Nacional de Trabajadoresde la Educación, SNTE, que agrupaba a los maestros de primaria del Distrito Federal.Los maestros consiguieron llevar a la Secretaría General de la Sección IX del SNTE alprofesor Gabriel Pérez Rivero compañero de Othón Salazar y miembro del MovimientoRevolucionario del Magisterio.Con esa dirección sindical obtuvieron significativas conquistas laborales y salariales.Igual que los ferrocarrileros, los maestros fueron reprimidos. Othón Salazar también fueencarcelado, aunque su prisión fue mucho menos prolongada que la de losferrocarrileros. Vallejo y Campa pasaron más de diez años en prisión, incluso Siqueirosy Filomeno Mata permanecieron presos varios años.Esa atmósfera autoritaria y represiva se extendía a todo el país y diversos sectoressociales.En 1962 el antiguo zapatista y líder agrario Rubén Jaramillo fue asesinado junto con suesposa en el estado de Morelos. Muchos movimientos campesinos fueron sofocadospor el ejército.Todos los años 60 los universitarios padecieron la represión estatal. MuchasUniversidades del país fueron ocupadas por el ejército.El descontento se expandió a sectores de las capas medias.En 1965 estalló un movimiento nacional entre los médicos de las instituciones de saludpúblicas; su lucha también fue reprimida.Este era el contexto político que dio origen a los movimientos del 68 y el diez de junioque analizamos en este trabajo.En ese marco se basa la hipótesis central: 3
    • La lucha por ganar la calle efectuada por los manifestantes del jueves de corpus, el 10de junio de 1971, en San Cosme; sintetizó la aspiración y defensa de las libertadesdemocráticas conculcadas, por décadas, bajo el régimen autoritario priista.El hilo conductor del trabajo es mostrar el daño causado al desarrollo político nacional,por la hegemonía de la cultura, ideología y políticas autoritarias del Estado envueltasbajo los paradigmas de la Revolución Mexicana.Al mismo tiempo, se intenta probar cómo se resistió a esa política desde el movimientosocial y político autónomo.Los casos paradigmáticos de esa resistencia autónoma son el movimiento estudiantildel 68 y la manifestación del diez de junio de 1971.La hipótesis original de éste trabajo es el papel del movimiento estudiantil mexicano delas décadas de los 60 y 70; que cumplió las tareas que Carlos Marx y Antonio Gramscile asignaban al Partido proletario.Se trata del Partido en sentido histórico, no del partido electoral con registro del sistemapolítico mexicano actual.Marx hablaba de nuestro partido en el gran sentido histórico, que concentra en sí mismolos intereses revolucionarios de la sociedad, para llevar a cabo las tareas históricas quesurgen automáticamente de las tareas históricas de la revolución3.Antonio Gramsci, dice “… el partido anticipa idealmente los momentos del procesohistórico de la sociedad y se prepara para ser capaz de dominarlos cuando sucedan: seconvierte él mismo en coeficiente activo de la historia italiana y le preocupa de manerasustantiva la autonomía del partido cuando señala: la autonomía y la independencia delos asociados, es la primera condición necesaria para la vitalidad y la historicidad deuna asociación”.4Según el criterio de esos pensadores, Marx y Gramsci, el partido es:• Memoria histórica.3 
Marx,
Carlos,
Las
luchas
de
clase
en
Francia
de
1848
a
1850.
4 
Gramsci,
Antonio
in
El
grito
del
pueblo,
14
de
septiembre
de
1918.
 4
    • Ese papel lo desempeña el movimiento estudiantil cuando rescata la herencia de lasluchas de los trabajadores de fines de los años 50 y principios de los 60, principalmentelas de los ferrocarrileros, encabezados por Valentín Campa y Demetrio Vallejo. Esarecuperación de la memoria histórica se expresa gráficamente en las imágenes deambos dirigentes, Vallejo y Campa, llevadas como cárteles en las manifestaciones delmovimiento de julio-diciembre de 1968.• Vanguardia política.Cuando los estudiantes movilizados asumen la lucha en defensa de los interesespopulares y se desplazan a los lugares en donde se realizan esas luchas, como lasfábricas y huelgas. Desempeñando entonces un papel de vanguardia política ante laausencia de un partido que lo desempeñe.• Promotor y formador de organizadores sociales y políticos.Al desplazarse a todas las luchas, a través de decenas y cientos de activistas que seasumen como organizadores de los movimientos.• Consciencia crítica.Lo realizan de muchas maneras: distribuyendo periódicos, organizando conferencias,círculos de estudio e incluso obras artísticas como el teatro, exposiciones pictóricas yotras formas de expresión que dotan de consciencia a los movimientos.• Constructor y educador de una nueva cultura.Aquí podemos encuadrar las inmensas aportaciones del movimiento estudiantil a travésde múltiples expresiones en: conciertos, obras teatrales, cine clubes y otros.En el cuerpo central del texto se trata el movimiento del diez de junio. También serefiere el movimiento de los universitarios de Nuevo León como antecedente.Es mi Testimonio como uno de los participantes, organizadores y quien encabezó lamanifestación del Jueves de Corpus, aquel 10 de junio de 1971 en las calles de SanCosme. 5
    • También se incluye el Testimonio de José Reveles, periodista que cubrió esamanifestación y otros acontecimientos cruciales de esa etapa de la historia del país y loha seguido haciendo a lo largo de más de cuarenta años.Es un periodista muy reconocido que ha obtenido múltiples reconocimientos entre ellosel Premio Nacional de Periodismo, en el género de Reportaje 2001.Otro Testimonio muy valioso es el de Enrique Herrera, quien era Subsecretario de laSecretaría de Comunicaciones y Transporte y Director fundador de Notimex durante elgobierno de Luis Echeverría.En un gesto de gran valentía renunció a ese alto cargo en protesta por la matanza deestudiantes, perpetrada por el gobierno de Echeverría.Narra como vivió ese 10 de junio de 1971, desde las entrañas del poder.Se registran los debates en torno a la pertinencia de la realización de la manifestación yla conducta ante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez y su política denominadaApertura Democrática.En las Conclusiones se abordan cuáles son y qué aportaciones tuvo el movimiento deldiez de junio de 1971, al proceso de cambios, largo y contradictorio, que sigueenfrentando tendencias restauradoras. Estas intentan demostrar los avances yretrocesos del movimiento social y las tareas y desafíos pendientes.La bibliografía es un elemento central de la investigación, es una recopilación de loslibros, casi completa, editados hasta la fecha en torno al tema del movimientoestudiantil.También se integran como anexos, documentos muy importantes de esos días, entreellos el Manifiesto 10 de junio y la Carta de Renuncia de Enrique Herrera. 6
    • TESTIMONIO DE JOEL ORTEGA Nuevo León como el punto de partida del 10 de junio de 1971Una cosa muy interesante es que luego de la masacre del 2 de octubre y en generaldespués de los movimientos del 68 a nivel mundial, todos los movimientos estudiantilesse postraron, quedaron completamente derrotados y lo curioso es que en México quehubo la matanza de Tlatelolco, se tuvo la capacidad de reconstruir el movimiento en unperiodo muy breve.El lugar donde se dio ese renacimiento fue la Universidad de Nuevo León de Monterrey.En Nuevo León, la Universidad dio una lucha a fines de 1970 por su autonomía,entonces era Universidad de Nuevo León; punto, no tenían autonomía. Y esa lucha porla autonomía, la encabezaron los estudiantes, profesores, trabajadores que militaban,casi todos, en el Partido Comunista Mexicano. En esa Universidad había esa tradición,de participación del Partido Comunista en el medio estudiantil, actuaban entre losestudiantes a través de un movimiento que se llamaba, Movimiento de EstudiantesDemocráticos - MED.Entre sus organizadores estaban Celso Garza Guajardo, Arturo Delgado, ArturoMartínez Nateras, José Luis Sustaita y Oscar Guajardo. Entre los maestros, TomásGonzález de Luna, Máximo de León Garza y Rolando Guzmán quien fue el primersecretario general del Sindicato de profesores.Es interesante recordar que entre los miembros de la Asociación de Jóvenes de laEsperanza y la Fraternidad - AJEF, jóvenes masones, estaban César Yáñez, PedroSánchez y Arturo Vives pioneros de las Fuerzas Populares de Liberación, semilla delEjército Zapatista de Liberación Nacional - EZLN, encabezado por el subcomandanteMarcos, quienes se sublevaron el primero de enero de 1994 y tomaron cuatro palacios 7
    • municipales en Chiapas. Con enfrentamientos con el ejército, durante diez días, consaldo de muchos muertos.En Monterrey, también existía la OCU - Organización Católica Universitaria, de dondesurgieron muchos integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, entre ellosIgnacio Salas Obregón, Oseas (apodo tomado de la Biblia: profeta que transmite lapalabra de Jehová).Los integrantes del Partido Comunista eran muchachos radicales, conviene que nombrealgunos, uno de ellos era Raúl Ramos Zavala, quien dos o tres años después fueasesinado por la policía política en una emboscada, en el Parque México en el DistritoFederal. Cuando Raúl era profesor de Economía en la UNAM, fue de los fundadores dela Liga Comunista 23 de Septiembre, de la corriente que se nombra Procesos porqueescribieron un texto que hablaba de los procesos y así les quedó como identidad.Estaba también en ese movimiento estudiantil democrático, Eduardo González, que eradirigente de la Escuela de Economía; fue después profesor de la UNAM y fue elcoordinador de la campaña electoral de Heberto Castillo, en 1988 para la presidenciade la República por el Partido Mexicano Socialista - PMS, quien después declinó a favorde Cuauhtémoc Cárdenas y se integró al Frente Democrático Nacional. El FDN realizóla campaña más importante hasta ese momento de la izquierda. Incluso muchosciudadanos mexicanos creemos que ganó y fue víctima de un fraude colosal, por partede Manuel Bartlett y el candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari.Estos compañeros - Raúl Ramos Zavala fundador la Liga Comunista 23 de Septiembrey dirigente de la Juventud Comunista, así como Eduardo González que murió unosquince años después, en 1988 como coordinador de la campaña de Heberto Castillo-eran los más destacados cuadros de la Juventud Comunista en Nuevo León.Incluso había miembros del Partido Comunista, entre las autoridades de la Universidadde Nuevo León, porque tenían mucha tradición en esa universidad.También tenían fuerza entre el Sindicato de Profesores y el Sindicato de Trabajadores,cosa que era bastante insólita, inédita en esa época, ahora ya no tiene chiste, pero enesa época prácticamente era la única Universidad donde había sindicato detrabajadores, de profesores y organización estudiantil. 8
    • Eso les permitió, ganar esa batalla por la autonomía, a fines de 1970. Ante ello en 1971el gobierno Federal de Luis Echeverría y el gobierno estatal de Eduardo A. ElizondoLozano, reaccionaron en contra de la Universidad y quisieron imponer una legislaciónmuy retrógrada, donde proponían como órgano de gobierno, una AsambleaUniversitaria; que estaba integrada por representantes de la patronal, de los sindicatosoficiales del PRI y otros factores de poder en el Estado de Nuevo León.Los universitarios todos, profesores, estudiantes, trabajadores y autoridades seopusieron a esa Ley y empezó el Movimiento.Comenzó con un campamento frente al Colegio Civil, antecedente de la Universidad deNuevo León, que era la sede de la Preparatoria. Ahí instalaron su campamento, métodode lucha novedoso en México en aquel entonces. No era una cosa frecuente como lo eshoy, por ejemplo el campamento del Sindicato Mexicano de Electricistas - SME.Ese Campamento se instaló y duró varias semanas, meses, y a partir de esa lucha segeneró, un movimiento de solidaridad en todo el país. De enero a marzo de 1971 sedesarrolló una agitación por todo el país de los activistas. Entonces usábamos el verboagitar sin ningún rubor.Yo fui a Sinaloa, a Guadalajara, a casi todas las Normales Rurales del país. Eran 29 entodos los estados, por ejemplo en Chiapas, Matumactzá, en el sureste y hasta Salaicesen Chihuahua en el extremo norte. Tuvieron su auge con el gobierno del presidenteGeneral Lázaro Cárdenas del Rio, en su sexenio de 1934 a 1940. Eran escuelas quetenían internados, en donde vivían los estudiantes.Todavía existen algunas, hace poco hubo un movimiento en la escuela Normal devarones del Mexe, Hidalgo y otro en Ayotzinapa, Guerrero, normal donde estudió LucioCabañas Barrientos, guerrillero rural, cercano al Partido Comunista, debido a sumilitancia original en la Juventud Comunista.Las normales eran para varones ó para muchachas, no había mixtas. Una normal demujeres es la de Palmira, en la salida de Cuernavaca hacia Acapulco.En fin, yo conocí bastantes, en Galeana en Nuevo León, muy cerca de Monterrey, porcierto, estaba otra Normal de mujeres. Pero después del 68 el Presidente Gustavo Díaz 9
    • Ordaz cerró muchas de las normales, hubo una resistencia muy fuerte, contra esoscierres.La ira de Díaz Ordaz contra las Normales Rurales se produjo porque fueron las únicasescuelas que después del 2 de octubre, hicieron un paro en contra del gobierno,apoyando a los estudiantes del Distrito Federal – D. F.Después de la matanza de Tlatelolco, se crearon los Comités de Lucha en la UNAM,Politécnico, Chapingo, Universidad Iberoamericana, Colegio de México. Se logróconformar un organismo que se denominaba, Comité Coordinador de Comités deLucha, que por economía de palabras se le puso CoCo.Los comités de lucha fueron los herederos de los antiguos organismos de losestudiantes del 68. Tampoco había las federaciones estudiantiles, que existían antesdel movimiento de ese año y que fueron combatidas por ser aparatos de control delgobierno, semejantes al sindicalismo oficial, conocido como charro. Había comités delucha en cada escuela, en Economía, en Filosofía, en Ingeniería, en todos lados.Ese Comité Coordinador de Comités de Lucha actuaba en esta zona del centro delpaís, en el D.F. y su zona conurbada. Repito UNAM, Politécnico, Chapingo, Colegio deMéxico y Universidad Iberoamericana y Normal, Escuela Nacional de Maestros, yNormal Superior éramos los que integrábamos el Comité Coordinador de Comités deLucha.Alrededor de setenta escuelas, cada escuela tenía a tres representantes al comitécoordinador, quienes eran electos por una asamblea, la asamblea correspondiente deEconomía, de Ciencias, de Filosofía, de Chapingo, y éramos representantesrevocables, no había permanentes, si no cumplían las orientaciones de la asamblea losremovían, a quien fuera, no había lo que llamábamos, vacas sagradas. Cualquierapodía ser representante, pero también podía ser destituido. 10
    • Unión Obrero EstudiantilTodo este proceso de solidaridad con Nuevo León, también se acompañó, eso es muyimportante recordarlo; de solidaridad con huelgas de trabajadores, sobre todo con laque más fuerza tuvo, la más simbólica fue en la fábrica Ayotla textil, ubicada por lacarretera de Texcoco.Una fábrica textil muy antigua, que estuvo en huelga, el movimiento universitario losapoyó mucho.Este segundo aspecto tiene mucha importancia porque durante el 68 aprendimos quesin los obreros no íbamos a lograr nada.Construir la llamada unión obrero-estudiantil, era una meta muy importante. Se intentóen el 68 pero no se consumó.Salvo en sectores aislados, del SME por ejemplo, conseguimos apoyo de lostrabajadores, incluso fueron a algunas de las manifestaciones, particularmente la del 13de septiembre; la marcha del silencio. A ella fue un contingente más o menos de miltrabajadores electricistas, quiénes fueron a pesar de su Dirección sindical, la que estabaen desacuerdo con el movimiento, pero ellos fueron.En general no hubo la respuesta que hubiéramos deseado. Hubo pocos trabajadoresque apoyaron al movimiento; aparte de los del SME: pequeños sectores de losferrocarrileros y una huelga de profesores de primaria del Distrito Federal, pero ésta fuedespués del 2 de octubre.No hubo respaldo obrero en términos de trascendencia.No conseguimos lo que por ejemplo en Francia, sí logró el Mayo Francés, el apoyo delos trabajadores.Por eso se quedó como una meta, una obsesión, como una necesidad.En el movimiento previo al 10 de junio de 1971, había simultáneamente dos metasprincipales: apoyar a los universitarios de Nuevo León y a los trabajadores en huelga. 11
    • Las huelgas locasEran pequeñas huelgas de fábricas, les llamaban huelgas locas; por varias razones.Primero porque eran en pequeñas empresas, como Spicer en Coapa. Segundo porqueno se hacían ajustándose a la legalidad, o sea no se emplazaba a huelga ante la juntade conciliación correspondiente.Eran luchas de trabajadores que de facto estallaban la huelga, no se seguíanformalidades.Las huelgas locas eran huelgas de facto, que Valentín Campa llamaba huelgasconstitucionales. El decía que en el artículo 123 de la Constitución, estaba establecidoel derecho de huelga y que las restricciones de la Ley Federal del Trabajo, no teníamosporque respetarlas. Eran limitantes del derecho de huelga. Las huelgasconstitucionales, no es que fueran al margen del derecho; se apoyaban en laConstitución, pero se hacían al margen de los trámites de la Ley Federal del Trabajo,como la toma de notas del Comité Ejecutivo del Sindicato, tan perniciosa que se usórecientemente para golpear al SME y luego liquidar la Compañía Mexicana de Luz yFuerza del Centro. Apoyábamos a trabajadores que tenían alguna demanda de tiposalarial o de orden sindical; de reconocimiento de sus dirigentes: para eso se ponían enhuelga para presionar y obligar al gobierno a reconocer al sindicato. Eso ocurrió enmuchas pequeñas huelgas en fábricas, pero las más importantes que recuerdo fueronAyotla Textil y Spicer. En ambas huelgas, los estudiantes fueron un factorimportantísimo de apoyo; porque íbamos repartiendo volantes, haciendo guardiasnocturnas y diurnas en los piquetes de huelga; ahí se dio en la práctica la unión obrero-estudiantil. Libertad presos políticosLa movilización previa a al 10 de junio fue por un tercer factor; la libertad de los presospolíticos. Ese es el otro pie del Movimiento del 10 de Junio. 12
    • Porque quedaban todos los presos del 68 y además seguían presos desde 13 añosatrás los presos ferrocarrileros, sobre todo Demetrio Vallejo y Valentín Campa.Demetrio Vallejo fue detenido en marzo de 1959 y Valentín Campa un año después.Valentín Campa se logró esconder un año en la clandestinidad, y tardaron un año endetenerle. Fue por un error ó un rasgo humano de Valentín, que lo detuvieron.Durante ese año se quedaba cada día en una casa diferente y un día dijo: voy a ver ami mamá y fue a ver a su mamá a un lugar aparentemente solo conocido por él, sumamá y el grupo que lo apoyaba y cuando llegó ahí, lo detuvieron.Pudo haber sido una delación, generalmente ese tipo de detenciones eran por delaciónporque la policía mexicana actuaba siempre y sigue actuando así.En éstos días vemos el caso del policía de Monterrey que detuvieron, acusado de haberparticipado en el incendio del Casino Royale. Este cuate delató a sus compañeros yluego le mataron a su familia entera. Quizá lo torturaron, lo obligaron, cierto o no, aseñalar, a "dedear" como se dice en el lenguaje delincuencial, a otras personas.Aprovecho para contar algo que es muy triste, duro: Valentín Campa y Demetrio Vallejodurante todos los años que estuvieron en la cárcel, no se dirigían la palabra uno al otro.Porque ambos tenían criterios distintos sobre la huelga de ferrocarriles de 1958-59 y eratan dura la manera de defender ideas o tan intransigente, como la queremos ver, quellegaron al extremo de no dirigirse la palabra nunca.Era terrible, si se toma en cuenta que además estaban prácticamente solos, entrecientos de presos comunes, únicamente había algunos presos ferrocarrileros comoMiguel Aroche Parra, Alberto Lumbreras, J. Encarnación Pérez Gaytán Chón y GilbertoRojo Robles.Fue una prisión tan larga y ni siquiera pudieron mantener la amistad, es algoinexplicable, tremendo humanamente.Ambos, Campa y Vallejo, eran hombres de los que ya tristemente no tenemos.Eran obreros, para empezar, no eran ajenos a los obreros. 13
    • Campa fue durante años trabajador de la fundidora de Monterrey, trabajador del acero yluego ferrocarrilero, y Vallejo también fue peón de vía, no era de oficina. Erantrabajadores reales.Uno y otro con historias muy impresionantes. Hay biografías y testimonios muyinteresantes de ambosTraté mucho a Valentín, incluso me escondí en su casa unos días, cuando protestéante Echeverría en 1975, durante su insolente visita a la UNAM.Yo tuve como compañero a uno de los hijos de Demetrio Vallejo, en la Escuela deEconomía, Fernely Vallejo Garamendi, participó en el 10 de junio y en el Movimiento del68. Vive. Es un cuate que esta casi ciego, es un promotor de los juegos de ajedrez, enuna carpa que está en la Ciudadela. Lo acabo de ver hace unos meses, precisamentecuando fui a dejar mi libro 10 de junio: ganamos la calle, a la Biblioteca México. Platiquécon él, es un muchacho pobrísimo. Con Demetrio Vallejo realicé una campaña electoralen 1985, él en el distrito XVIII en el norte de la ciudad, donde estaba la refinería deAtzcapozalco y yo en el IX que incluye el barrio de Santa Julia, donde nací.Él iba en las listas plurinominales y llegó a ser diputado por unos meses, pues murió enel mes de diciembre de ese año y se convirtió en diputado su suplente, AlejandroEncinas.Resumiendo, hasta ahora llevamos en éste recuento tres demandas: 1) apoyo a NuevoLeón; 2) unión obrero- estudiantil; 3) libertad a presos políticos. Rechazo a la apertura democráticaLuego había una cuarta consigna, muy importante, que se forjó alrededor delmovimiento de reacción frente al gobierno: rechazo a la apertura democrática de LuisEcheverría Álvarez. 14
    • El Presidente Echeverría que había tomado posesión el 1° de diciembre de 1970, llegócon una intención digamos de “restañar” las heridas políticas sociales que había dejadola matanza del 68.Ofreció una apertura democrática, es decir cambiar el autoritarismo. Eso fue purademagogia.Algunos intelectuales incluso muy importantes le creyeron. Consideraron que laapertura democrática de Echeverría era real, nos decían: démosle el beneficio de laduda, y entre otros estaban: Víctor Flores Olea, Enrique González Pedrero, FernandoBenítez, Carlos Fuentes, y otros que llegaron elaborar la idea conceptual, no era unasimple consigna, Echeverría ó el fascismo. Esa política lastimó al movimientodemocrático de izquierda, porque había un sector que creía en la apertura y nosotrosestábamos muy radicalizados, y decíamos lo contrario: rechazo a la aperturademocrática de LEA.Teníamos un rechazo a Echeverría por su participación como secretario deGobernación en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y su innegable complicidad con lamatanza de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968.Además porque su gobierno, recién iniciado, quería imponer una ley fascista en laUniversidad Autónoma de Nuevo León y mantenía la misma política de reprimir lasmanifestaciones a fines de 1970 y 71.Entonces había datos como para decir: no hay que confiar en el gobierno.La represión se realizaba de manera combinada, se usaba a la policía y al ejército:básicamente en la ciudad de México, eran los granaderos, pero si había mucha fuerzadel movimiento, recurrían al ejército.También comenzaron a entrenar y preparar a los halcones, que eran un grupoparamilitar, que entrenaba un militar, el entonces coronel Manuel Díaz EscobarFigueroa.Incluso parte de esos cuerpos militares represivos los entrenaron en Estados Unidos.Los halcones, no eran ajenos al Estado: simplemente no eran cuerpos regulares de lapolicía o el ejército, por ello no podían decir que el financiamiento lo hacía el Estado. 15
    • Ahora sabemos que así fue.Jorge Carrillo Olea, quien fue jefe de la sección segunda del Estado Mayor Presidencialcon Echeverría; nada menos que la encargada de realizar las labores de inteligencia;acaba de publicar el libro México está en riesgo, donde asume que efectivamentetenían ese cuerpo. También confirma que Echeverría y Fernando Gutiérrez Barriosactuaron con toda la fuerza del Estado para impedir que los estudiantes: nos tomen lacalle. Su biografía es un compendio de fechorías contra la sociedad, incluyendo sunefasto periodo como gobernador de Morelos, donde tuvo que renunciar por susvínculos con el crimen organizado.Ya estamos en el cuarto punto rechazo a la apertura democrática. Reforma universitaria nacionalEl quinto punto esta vinculado al primero; reforma universitaria democrática a nivelnacional.Era la lucha por convertir a las universidades en instituciones gobernadas porestudiantes y maestros, de manera democrática y no como era y sigue siendo por unpequeño grupo como en la UNAM, a través de la Junta de Gobierno que son 15integrantes que designan al rector y al resto de las autoridades universitarias.Ese era el quinto punto del movimiento.Había solidaridad con el movimiento a nivel internacional, particularmente con Chile. Ganar la calleCuando tomó posesión el presidente Salvador Allende, el 4 de noviembre de 1970,hicimos una manifestación interna en el Instituto Politécnico Nacional – IPN porque elgobierno no nos dejó salir a la calle. Fue en la celebración del triunfo de Allende y de 16
    • solidaridad con Ayotla, donde por primera vez utilizaron a los halcones, en el campus.Los paramilitares utilizaron solamente kendos, no armas y entonces los estudianteslogramos rechazar la agresión.Todo este cuadro, a algunos nos hacía pensar, con cierta dosis de ingenuidad, que lamanifestación del 10 de junio, si la reprimían, iba a ser con kendos y bueno pues... ¡Acomo nos toque!Incluso en ciertas escuelas, por lo menos la mía, Economía, deliberadamente hicimospalos muy gruesos para las mantas, con la intención de usarlos si había un choque conlos halcones.Porque pensamos que no iba a pasar de eso: palos contra palos.En eso confiábamos, porque éramos más y con la convicción de que los otros erancuerpos represivos, mercenarios y nunca es igual cómo lucha alguien por ideas, quealguien que lucha por una paga, eso desde los griegos, no descubro el hilo negro.Toda esta atmósfera fue gestando un gran movimiento, era como un embarazo, ibacreciendo el vientre de esa mujer rebelde, masiva, desde diciembre del 70.Se conquista la autonomía en la Universidad de Nuevo León, se reanuda la lucha enenero - marzo de 1971, por que hay una intención del Estado de frenarla, al imponer laLey Elizondo.La lucha se expande por todo el país, se suma la causa de los obreros, la libertad de lospresos políticos, el rechazo a la apertura democrática y la conquista de la calle,ejerciendo el derecho constitucional de manifestación. El debate internoY en ese contexto se realizan asambleas muy intensas, muy agrias. Por un lado los quepensábamos que había que rechazar la apertura democrática. Básicamente los comitésde lucha de Economía, de Chapingo, del Politécnico, de Medicina, de CienciasPolíticas, y políticamente asociados o simpatizantes del Partido Comunista, de la 17
    • Juventud Comunista y también de los grupos maoístas, de los grupos trotskistas o degrupos castristas, como los que se agrupaban en Estrategia, que dirigían los maestrosAlonso Aguilar y Fernando Carmona en Economía quienes editaban una revista conese nombre. Todo eso era el bloque radical.Y el bloque moderado, por llamarle de alguna manera, encabezado por escuelas comola Facultad de Ciencias y dirigentes como Salvador Martínez de la Rocca, alias el Pino(este personaje ha sido varias veces diputado federal, local y delegado, actualmente esasesor de Marcelo Ebrard, donde hace campaña en favor del delfín del jefe deGobierno para sucederlo, el secretario de Educación, Mario Delgado) que había estadopreso en 68; por Gilberto Guevara Niebla que fue del Consejo Nacional de Huelga,también estuvo preso, por Raúl Álvarez Garín fue dirigente del 68 y estuvo tambiénpreso; por Miguel Eduardo Valle, el Búho, también estuvo preso y fue dirigente delConsejo Nacional de Huelga - CNH, representando a la Escuela de Economía, como losmás connotados .En el bloque radical; es muy importante no olvidarlo, estaban las PreparatoriasPopulares, con sus líderes. Entre ellos, Joel Ochoa, lo recuerdo perfectamente porquese llama igual que yo, el negro Ochoa le decíamos.Es uno de los dirigentes actuales del movimiento chicano en Los Ángeles, California.En ese Bloque estábamos los de Economía: Pablo Gómez, Gastón Martínez y yomismo; los de Medicina con Raúl Moreno Wonchee; los de Filosofía con JesúsSandoval. En Arquitectura los compañeros anarquistas como Germinal y hasta los“acelerados” del Comité de Lucha de Derecho, como Pedro Castillo Salgado de tristetrayectoria y Carlos Arango Napoleón quien hoy es líder de los mexicanos migrantes enChicago , Illinois. a través de la Casa Aztlán.Casi todos los del Politécnico y Chapingo.El debate era muy fuerte, porque era entre compañeros, pero además los moderadostraían él áurea de ser los líderes del 68.Les decíamos por eso, de manera un poco insolente: las vacas sagradas. 18
    • Recuerdo mucho cuando regresaron a la escuela de Economía, Eduardo Valle el Búhoy Pablo Gómez.Yo era el dirigente de la Asamblea y del Comité de Lucha, salieron de la cárcel yregresaron de Chile a donde los había enviado el gobierno. Los recibimos con muchaalegría, entusiasmo, emoción, ¡hasta lágrimas hubo! No a los caudillitosPero, teníamos una resistencia muy grande a los líderes absolutos, sin control ytratábamos de evitar el riesgo de que se convirtieran en figuras mesiánicas. Encaudillitos.Recuerdo mi bienvenida les dije: bueno compañeros están otra vez con nosotros, nosalegramos mucho por lo que han sido y los respetamos por lo que tuvieron que sufrir enla cárcel y en su breve exilio; pero aquí, son uno más.Se reintegran a la Asamblea y participan como cualquier otro, si sus opiniones, si suspropuestas y su práctica, eso es muy importante, ese término ya nadie lo usa; supráctica es reconocida por los muchachos, pueden volver a ser otra vez nuestrosrepresentantes, pero aquí nadie tiene derecho de pernada.Usaba esa frase un poco agresiva. Aquí se gana la representación desde abajo, ybueno eso generaba ciertas molestias, muchas tensiones.Recuerdo mucho, por ejemplo cuando el Búho cada reunión, cada asamblea, se parabay proponía además del orden del día que la asamblea elaboraba: primer puntoinformes, siempre empezaba con informes, informábamos: en Chapingo se acordó talcosa, en Ingeniería ésta. Segundo punto: Nuevo León, otra vez se informaba, y al finalasuntos generales, que no eran tan generales, eran mas bien específicos ¿qué marchahabría? ¿A dónde? ¿Qué día? Invariablemente el Búho proponía siempre, uno previo:destitución de Joel Ortega del Comité de Lucha. Yo lo sometía a votación de laAsamblea, porque era lo que había que hacer. 19
    • Pablo Gómez me decía: ¡no hombre, no le hagas caso! No sí, le reviraba, es unapropuesta, la someto a votación.La sometíamos y siempre perdía el Búho.Porque ahí nosotros teníamos la ventaja de que la gente de Economía era muy radicaly el Búho pagaba su moderación porque obviamente la Asamblea no simpatizaba consus ideas de que Echeverría representaba un gobierno de apertura. El radicalismoÉramos bastante radicales, y había actitudes intransigentes.A Heberto Castillo, que era de los que proponía creer en la apertura, le pusieron deapodo Heberturo, jugando con apertura y su nombre Heberto, Heberturo, aperturo.Cuando se paraba en un mitin o asamblea, la gente le gritaba: ¡Heberturo! comoagresión, no como algo meritorio.Años después fui amigo de Heberto, o sea no quedó por fortuna mucho encono, peroen esos días sí.Echeverría con una gran habilidad el día 5 de junio de 1971, destituyó al gobernadorElizondo, previamente el 4 derogó la Ley, y destituyó también al rector que era unmilitar, Arnulfo Treviño Garza.Los moderados decían: esto es un triunfo del movimiento, ya no hay que hacer unamanifestación, se echó atrás la Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León, sedestituyó al gobernador y al rector militar ¡es un triunfo!En lugar de una manifestación en la calle, proponían los moderados, lo que tendríamosque hacer es una manifestación dentro de Ciudad Universitaria, encabezada por elrector de la UNAM, Pablo González Casanova y el rector de la Universidad de NuevoLeón, Ulises Leal, como marcha triunfal. 20
    • Y el otro sector que yo encabezaba, que decíamos: no, sí se quitó la asambleauniversitaria fascistoide; sí se quitó la Ley Elizondo; sí se destituyó al gobernador, síquitaron al rector militar Treviño.Pero, pequeño pero, las demandas del movimiento no se cumplieron. Las razones de la marcha del jueves de CorpusEstas eran: Ley democrática con cogobierno paritario y una transformación de laUniversidad. Reforma Universitaria Democrática.Pero además recordemos que no sólo era el tema de la Universidad de Nuevo León,estaba la demanda de libertad a los presos políticos; el apoyo al movimiento obrero; elrechazo a la apertura y la reforma universitaria nacional.Mientras eso no ocurra, no podemos cantar victoria y ceder.Además estaba implícita otra demanda fundamental que era ¡ganar la calle!Nos habían impedido manifestarnos:Hay que ganar la calle, la calle no es de ellos. Es una libertad esencial.Ese es el otro punto implícito.Y hubo un debate muy intenso, íbamos a todas las asambleas a Ciencias Biológicas, ala ESIME - Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica; a la ESIT - EscuelaSuperior de Ingeniería Textil, a Chapingo Escuela Nacional de Agricultura; a laVocacional 3, a la prepa 6, en resumen a todas las escuelas.En todas nos enfrentábamos con los representantes de la corriente moderada.Casi en todas les ganamos los de la posición mas radical que éramos Pablo Gómez,Raúl Moreno y yo, entre otros.Nos enfrascábamos en debates a veces largos. De tres, cuatro horas, y al final sevotaba, fuimos ganando asamblea por asamblea. No fue mediante una encuesta. Habíaque ganarles abajo, con votos reales, con votos de asamblea. Así lo hicimos. 21
    • La gente estaba ahí y veía y participaba. Opinaba y a veces había golpes, por ejemplo;en la asamblea de Medicina, tuvimos que bajar físicamente a los porros de la mesa,porque se adueñaron del Comité de Lucha.Fue muy dura esa discusión con los moderados y al final en la asamblea del 7 de junio,votamos en el Comité Coordinador de Lucha y ganamos la posición de salir a lamanifestación.Ahora el Pino, Salvador Martínez della Rocca dice que yo inventé votaciones deacuerdos de asambleas.Hace poco le dije: a ver Pino, esto se resuelve muy fácil, si dices que inventéasambleas; ¿Por qué fuiste a la marcha? Pero no sólo por qué fuiste tú, sino lo másimportante: por qué fue la asamblea de Ciencias y las de las escuelas que ustedesinfluían. Tu afirmación es absurda, me das un poder inaudito: logré movilizar a 10 milmanifestantes el jueves de corpus, usando mi capacidad de manipulación.Además eso lo viene a decir ahora, 40 años después, en un libro editado por laAsamblea de Representantes del DF y la Universidad de Guadalajara que comanda elmafioso Raúl Padilla. Significativos editores.Nadie lo dijo en su momento porque no era cierto. Además, fraude no era un términoque se usara en el movimiento estudiantil. Es un término de la jerga electoral. Entonceslas cosas se definían en asambleas. No era una elección en urna. Ahí sí se puedefalsificar un voto. En una asamblea no. Las decisiones están a la vista.La gente tiene derecho a dar su propia versión de la historia y eso es inevitable. Lo queno se vale es mentir como lo hace el Pino.Reconozco: fueron disciplinados y bueno ¡vaya disciplina! pusieron en riesgo su vida,no era una votación en la Cámara de Diputados, sobre equis legislación. Ir a la marchadel 10 de junio, era por lo menos arriesgar la libertad de compañeros que tenían tresaños de haber estado presos, o sea no era cualquier cosa, era serio. 22
    • Tarde de 10 de junio de 1971Llegamos a la manifestación alrededor de las cuatro de la tarde, la manifestación partíaa las cinco.Lo recuerdo mucho porque salimos de Economía, donde estuvimos toda la mañanahaciendo mantas, organizando a los cuates y a los comités de lucha de otras escuelas.Nos fuimos en metro y entre los que íbamos iba él compañero Alfonso Vadillo Bello –esto es importante- que representaba a los estudiantes del Colegio de México, que porprimera vez iban a una manifestación con manta y todo, eso esta, en you tube eninternet, hay imágenes con fragmentos de la marcha y se ve la manta del Colegio deMéxico.Fueron cinco del Colegio, pero bueno era muy importante porque era y es una escuelamuy elitista, entre otros, estaba Manuel Camacho Solís, que obviamente estaba encontra de la manifestación. Era muy simbólico que estuvieran el Colegio de México y laUniversidad Iberoamericana, pero la Ibero ya había estado en 68, era simplemente unaratificación, la Ibero aunque era y sigue siendo de élite, como sus directivos eranjesuitas, también sus profesores, había cierta orientación progresista. Este es untérmino que ya no se usa: progresista.Los jesuitas tenían esta vocación por los pobres. Después del 68, cerraron el ColegioCumbres, de primaria y secundaria, porque sacaron la conclusión de que era inmoraltener una escuela para niños ricos en un medio pobre como era México.Yo me fui con Alfonso Vadillo a la manifestación y al llegar al entorno del Casco deSanto Tomás, vimos que había mucha policía, muchos granaderos y dijimos, buenopues va a estar de la chingada, nos van a reprimir, nos van a impedir la manifestación.Lo habían hecho muchas veces, citábamos a una manifestación y ya estaba ahí lapolicía. O la suspendíamos, porque tampoco éramos suicidas o intentábamos salir, perogeneralmente fracasábamos. Se producían unos choques rápidos con la policía, unosgolpes, unos garrotazos y ¡vámonos! se disolvía la poca gente que se atrevía a salir. 23
    • Sí salimos a la calleEsta vez habíamos tomado la precaución, de antes de salir, hacer una asamblea rápidadel Comité Coordinador. La hicimos en el auditorio de la Escuela Nacional de CienciasBiológicas, para decidir de último minuto qué hacer.Se volvió a discutir si salíamos o no y otra vez ganamos salir.Me tocó ser el que subiera al techito de Ciencias Biológicas y desde ahí decirle a loscompañeros: el Comité Coordinador ha decidido que salimos. En ese momento habíados o tres mil estudiantes.Usábamos un megáfono, que nos prestaba un grupo que se llamaba Frente SindicalIndependiente, eran sindicalistas del Partido Comunista, que tenían sus oficinas en lascalles de Abraham González.Minutos antes acababan de detener a Luis Sosa, que era dirigente del Frente SindicalIndependiente. Un viejo comunista, yucateco, ferrocarrilero. Eso está en la prensa deldía siguiente, a él lo usaron para demostrar la infiltración de los comunistas. Según elgobierno éramos agentes de Moscú y La Habana. Toda esa teoría anticomunista deEcheverría, la sigue sosteniendo. Dice que el 10 de junio, fue una conspiración Castro-comunista y el 68 también. La conspiración Castro-comunistaLo dice en dos libros recientes: Luis Echeverría Álvarez: entre lo personal y lo político,de Rogelio Cárdenas Estandía (Planeta, 2008) y en Conversaciones en San Jerónimo,de Salvador del Río (Libros para todos, 2009).En el primer libro afirma: “algunos muchachos mexicanos, los que estuvieron en losComités de Huelga, tenían contacto con la Embajada soviética, donde les daban suscentavos, todo ello hizo crecer ese movimiento”5.5 
Cárdenas
Estandía,
Rogelio.
Luis
Echeverría
Álvarez
entre
lo
personal
y
lo
político.
México:
Planeta,
2008.
p.80
 24
    • Antes de iniciar la manifestación detuvieron a Luis Sosa y a otro muchacho deEconomía que se llama Enrique Quintero, que luego lo sacaron fotografiado con un rifle,para demostrar que había muchachos armados en la manifestación del 10 de junio. Lodetuvieron y lo obligaron a posar con esas armas. Era tan absurdo e inverosímil que lotuvieron que sacar de los calabozos, porque era algo que no tenía sustento. Comienza la manifestaciónDecidimos salir, fue muy fuerte, yo recuerdo muy bien a un muchacho RafaelFernández Thomas, de origen español, él era el representante de la Ibero y me increpó,ahí cuando estaba yo hablando y me dijo: ¡cabrón vas a ser responsable de estamatanza! Eres un provocador y otras sandeces. Me pareció terrible, porque estás enesa tensión de vida o muerte y un tipo te difama.Salimos y empezamos a avanzar sobre la calle de Carpio que es donde está el Canal11 y al llegar a la altura del Hospital que entonces se llamaba Rubén Leñero y que lellamábamos la Cruz Verde, quizá porque no era privado como la Cruz Roja, sino era unhospital de emergencia. Las ambulancias llevaban una cruz verde, para diferenciar queno era la Cruz Roja que es privada, ya no existe la Cruz Verde.Salimos, dimos vuelta en la calle donde estaba ese hospital de emergencia, y enfrenteestaba la Escuela Superior de Medicina, originalmente Escuela de Medicina Rural,cuando el general Lázaro Cárdenas creó el Politécnico en 1936; formaban médicospara el campo, por eso se llamaba Escuela de Medicina Rural, distinta a la EscuelaNacional de Medicina de la UNAM. Había la idea de que el Politécnico era la escuelapopular y la UNAM de las capas medias para arriba. En ese tiempo le llamábamos lapeque, la pequeña burguesía. Hasta el lenguaje en eso cambió, éramos más ortodoxosno decíamos clases medias, sino pequeña burguesía.Dimos la vuelta en esa calle y al llegar a la esquina de Avenida Maestro Rural, que es laparte posterior de la Escuela Normal de Maestros, dimos vuelta hacia el oriente paraencontrarnos en Avenida del Maestro, en esa Avenida en una primera desembocadura 25
    • creo que es la calle de Sor Juana Inés, estaba un piquete de granaderos, una valla degranaderos, un retén, que – valga la redundancia- nos retuvo y fuimos ante el oficial,que no sé que grado tenía y nos dijo no pueden pasar, preguntamos: ¿Por qué?Argumentamos, nos protege el artículo sexto constitucional que establece la libertad demanifestación. Estamos ejerciendo nuestro derecho y nos respondió tenemos órdenesde que no pasen, porque hay grupos hostiles a la manifestación que pueden agredirlosy queremos evitar eso. Y nosotros respondimos: cumplan con su tarea que es respetarla Constitución, ¡y no nos defiendas compadre! Para nuestra sorpresa ese retén seabrió y el segundo retén también y otra vez hacíamos el ritual, estamos ejerciendo elderecho de manifestar... Sí que sí, ya volvimos a salirOtra vez se volvió a abrir el tercer retén y entonces fue cuando surgió la consigna ¡noque no si que sí ya volvimos a salir!Pensamos, ya chingamos ya salimos. Avanzamos, pero al llegar a la desembocadurade Avenida del Maestro y Calzada México Tacuba, en el Metro normal, primero llegó uncontingente aparentemente de estudiantes que gritaba; Ché, Ché Guevara. Algunoscompañeros cayeron en la trampa gritaban;“eh incorpórense compañeros. Los halcones atacan con kendosDe pronto los halcones empezaron a golpear, con kendos.En esa riña todo fue muy rápido, ha de haber sido cuestión de minutos o segundos.Logramos repeler la agresión y entonces continuamos y atravesamos la CalzadaMéxico Tacuba. 26
    • Los halcones disparanÍbamos cerca del cine Cosmos, cuando como está documentado por fotografías ypelículas transformadas a videos; los halcones ya armados con pistolas y con armaslargas empezaron a disparar.Y bueno ahí si ya fue el caos. Recuerdo mucho que yo oía un balazo y me decía: ¡en lamadre un herido, un muerto!Lo sentía sobre mis espaldas porque yo pronuncié el acuerdo de salir.Eso emocionalmente es estrujante; yo sentía la responsabilidad, estaban matandochavos.Pesaba en mi responsabilidad: el haber encabezado la marcha.La matanza era obra del gobierno, no hay duda, pero sientes una cosa muy fuerte, unaemoción muy dura, porque es impotencia también, pero tampoco puedes echartep’atrás, bueno por lo menos a mí no me pasó, a lo mejor ocurre, yo no estabaarrepentido.Nada de pensar, que pendejos somos, somos provocadores, no, al revés estabacompletamente encolerizado con una rabia terrible contra el gobierno ¡¿Cómo, nosdisparan?!Después del 2 de octubre ¡otra vez!Era como una pesadilla.No había figuras como hoy, que hay un líder que él decide por su cuenta.Había un tejido, un colectivo, un colegio que decidía.Y todos decidimos salir a la calle. 27
    • Había que escaparEstábamos en la entrada de Avenida del Maestro, que es la puerta oriente, cercana alMetro Normal y a la Avenida San Cosme.Para ir al otro extremo de la Normal había que recorrer una larga distancia, creo que esun kilómetro y medio o dos.Al extremo poniente casi contra esquina del antiguo Colegio Militar, hasta ahí había quellegar para evadir la balacera.En esa esquina había estado el Internado de la Normal que fue cerrado en 1960. Fueen una ocupación del Ejército de la Escuela Normal, porque los estudiantes estaban encontra del denominado “Plan de 11 años.”A mí me tocó esa lucha, siendo casi un niño. Era un adolescente de 14 años,Me tocó todo eso porque era de la zona y porque mi mamá era maestra de primaria ymis primos estudiantes de la Normal.Todavía está el edificio del internado ahí, se puede ver, enfrente está un edificio muyviejo que fue sede de la primer Secretaría de Agricultura y de la primera sede de laEscuela de Agricultura, que después se fue a Chapingo. En esa parte se instalaba laexposición nacional ganadera, mucho antes del gobierno de Lázaro Cárdenas.Después se convirtió en la Secundaria para varones de la Normal, donde estudió unode mis hermanos, por eso la conocía yo. Brincar el muroÍbamos en la carrera, dentro del campus normalista y de pronto había que brincar unamuralla de casi cuatro metros.Entonces, no tenía los años de ahora, pero de todas maneras había que brincar muchopara salvarnos. 28
    • Aunque teníamos veintitantos años, brincar así de pronto era casi una hazaña de saltode altura.No se cómo, pero lo brincamos.Ya brincado el muro, estaba la Calzada México Tacuba. La huída por Santa JuliaLos halcones disparaban a lo bestia. Era como un tiro de feria, estaban disparandosobre lo que se moviera. Había que atravesar, arriesgarse a atravesar, pero como yoesa parte si la conozco muy bien, atravesamos a la altura de una tienda que se llamabaLa Verbena en la esquina con la calle de Tláhuac.Aunque el miedo no anda en burro, me moví como pez en el agua ante los hechosrepresivos; ese día y antes dentro y fuera del campus de la UNAM.Fuimos primero a una vecindad en la calle Tamiahua y ahí la gente de la misma nos diocafé y un bolillo –porque esa es la conseja popular- para el susto. No me gustó algo quevi de alguna gente ahí y dije vámonos a otra parte y nos fuimos a otra vecindad a lacalle de Chalco y ahí otra vez la conseja popular - tómense un té- y todo esto ha dehaber durado de las 6:00 p. m. como hasta las 7 de la noche; cuando terminó todo eseperiplo.A las cinco de la tarde empezó la manifestación con todas las aduanas que ya narré,luego el enfrentamiento, el refugio en la Normal, el brinco, luego la Santa Julia,alrededor de las 7:00 p. m., estábamos como a cuatro calles de mi casa, de la casa demis papás en Mar Adriático, cruzando las vías del ferrocarril a Cuernavaca; antes definalizar el Colegio Militar, donde estaban las caballerizas. 29
    • Tenían órdenes de matarnosHay evidencias de cómo se comunicaban los granaderos con los halcones. Eran fuerzade apoyo de los halcones. Hay grabaciones que interceptó gente del movimiento de lascomunicaciones radiales de la policía.Después con el tiempo cuando te enteras, casi te congelas.El miedo te da después.Cuando supimos lo que instruían por radio: ¡sí sobre estos cabrones¡ y nombraban avarios, entre ellos a mí, pues dices, pues me salve de pura…También los corresponsales extranjeros nos dijeron: escuchamos las grabaciones delos comunicados entre la policía y los halcones, donde daban órdenes de dispararsobre los dirigentes.Esto sale en el cortometraje Halcones, de Carlos Mendoza, (Canal 6 de Julio, 2006).Salimos bien de todo éste riesgo de muerte; llegué a casa de mis papás, con trescompañeros; Víctor Barbosa Ponce de la Prepa dos; Jairo Calixto profesor normalista yotonista; Alejandro Crespo de Economía.Mi mamá o simulaba o no quiso demostrar mucha preocupación y le dije; pues mamá…nada mas pasé porque necesito unas cosas y que nos prestes para tomar un taxi ymovernos.¿Pero qué pasó?, preguntaba. No, no, nada todo está bien, no te preocupes.La casa de mis padres estaba en Mar Adriático, en la Colonia Popotla, al extremonorponiente de la ciudad, a una cuadra del árbol de la noche triste, y habíamosconvenido vernos en el sur de la ciudad, en Villa Coapa, con Pablo Gómez.Él no había ido a la marcha por un acuerdo entre ambos, por insistencia mía; tengo quedecirlo.Por una razón muy elemental. Le dije: Pablo acabas de regresar de Chile el 3 de junio ydespués de tres años de estar en el bote. Tú te tienes que quedar, por si me agarran ami o por si me matan. 30
    • Ya nos pasó al revés el 2 de octubre, te agarraron a ti y yo quedé libre, no tiene sentidoque otra vez estemos los dos y te toque a ti.Además tú ya te chingaste tres años en el bote.Pablo a regañadientes aceptó no ir a la manifestación. De todas maneras teníamos quecontinuar la lucha después de la matanza en San Cosme.Esto no es como un partido de fútbol, termina y cada quien se va a su casa. ¡No!Ahí empezaba la bronca.Fuimos hasta Coapa a casa de un compañero, Edgar Morales que era de laPreparatoria 7. Dijimos: “estuvo de la chingada, hay que actuar, seguramente hay unmontón de muertos.” El responsable de la matanza es el presidente EcheverríaHay que denunciarlo, me dijo Pablo Gómez, bueno cabrón, tienes que irinmediatamente a un teléfono público y llamar a los periódicos.Teníamos cierta intuición.Llamé a El Día, dije: soy Joel Ortega del Comité de Lucha de Economía, acabamos desalir de la matanza del 10 de junio y quiero declarar que la responsabilidad de estamatanza es del presidente Echeverría.Declaré eso y tuvimos intuición porque esa misma noche el gobierno elaboró la absurdatesis que había ocurrido un enfrentamiento entre estudiantes. Entre los radicales y losque no querían la manifestación, los radicales contra los moderados.Esa era la verdadera causa de los muertos, según la siniestra tesis del gobierno deEcheverría.No fueron los halcones, ni la policía, nada de eso, fue un enfrentamiento entreestudiantes. La misma chingadera que dijeron de la matanza de Tlatelolco.Desgraciadamente algunos intelectuales repiten esa absurda tesis, cuarenta años 31
    • después. Si esas absurdas tesis y análisis sesudos, continúan las víctimas seconvertirán en victimarios.Alfonso Martínez Domínguez, entonces regente de la ciudad, dijo que eso de loshalcones era un mito. No existían.Cuando era evidente que había ocurrido una matanza en San Cosme y no podíanseguir ocultándolo; Echeverría convocó a un mitin el 16 de junio en el Zócalo. Echeverría culpa a los emisarios del pasadoAhí responsabilizó a los emisarios del pasado de haber reprimido la manifestación.Para manipular a la sociedad, destituyó a Martínez Domínguez, como regente de laciudad.Lo hizo dizque para abrir una investigación.Desde entonces manejó, que era víctima de los emisarios del pasado y de la conjuraCastro-Comunista.Fue muy duro lo que ocurrió al día siguiente, el 11 de junio en las asambleas de laUNAM y del Politécnico. A mí me tocaron sobre todo las de la UNAM, pues era terriblehabía una gran tensión y miedo.Ocurrieron cosas que pueden ser vistas hoy como de humor negro.En Medicina había un cuerpo de un joven que estuvimos velando todo el tiempo ydespués descubrimos que era un halcón.Yo creo que murió por disparos entre ellos, los halcones. O quizá un disparo de algúncompañero.Quizá hubo chavos que defensivamente dispararon una pistolita 22 o lo que sea. Esono cambia el cuadro general de la represión gubernamental.Ahora lo puedo decir: Edmundo Jardón, que tiene dos o tres meses de haber muerto,estuvo ahí y el afirmaba que él disparó. 32
    • Le creí porque era un hombre valiente y no mentiroso. Sin presumirlo, lo había hechocomo algo de elemental defensa de su vida.No descarto, que algunos estudiantes estuviesen armados.Había diez mil estudiantes en la marcha, aún en el caso que hubiese cuatro o cincomuchachos que llevaran su pistolita 22, y ante el embate de los halcones, dispararan,nada cambia el salvajismo gubernamental.No cambia la esencia del crimen de Estado perpetrado por el gobierno de LuisEcheverría contra los estudiantes.Fue una represión ordenada, planeada y ejecutada por el gobierno y su grupoparamilitar los halcones. Las órdenes de aprehensiónEsa misma noche, lo recuerdo perfectamente, Jacobo Zabludovsky leyó en su noticiariode televisión, una lista de varios compañeros con orden de aprehensión.Zabludovsky el conductor estrella; leyó una lista con órdenes de aprehensión contravarios dirigentes del CoCo, entre otros Pablo Gómez, yo mismo, Marcos Gutiérrez. Nosacusaba el gobierno de ser responsables de la masacre.El 10 de junio de 1971, Zabludovsky ya era el conductor estrella del Canal dos.No era el conductor en 1968, el 2 de octubre, como se afirma con frecuencia de maneraequivocada. Entonces, conducía el noticiario de la noche en televisión Ignacio MartínezCarpinteyro. Era un espacio que hacían con Excélsior y duraba 15 minutos, no eran losnoticiarios tan largos de ahora.La expectativa era sombría para cada uno de los integrantes del CoCo. Pensé: nos vana dar en la madre.Pero la reacción fue muy fuerte en la Universidad. La tarde del jueves de Corpus habíauna conferencia en el auditorio Che Guevara. 33
    • Participaba en ella entre otros Carlos Fuentes y hasta ahí llegaron los compañeros quese salvaron en San Cosme ese jueves de Corpus, para denunciar la agresión y losmuertos causados por los halcones.Carlos Fuentes se conmovió mucho y reaccionó bien y dijo: hay que condenar estamatanza.La reacción contra la matanza fue muy impresionante, el rector Pablo GonzálezCasanova condenó la represión. La terrible divisiónLo duro vino después en las asambleas.Gilberto Guevara, en una revista, que se llamaba Larga marcha, escribió que nosotroslos radicales, “éramos los gestores de la masacre”6.Eso creó un clima muy duro. En un mitin el 12 junio, en el asta bandera de CiudadUniversitaria frente a rectoría, los compañeros casi lincharon a Guevara.Yo tuve que sacarlo prácticamente en vilo para que no lo mataran, porque la genteestaba muy irritada contra él.El daño ya estaba hecho. Ocurrió una división tremenda en el movimiento.En medio de esa atmósfera de división, acusaciones mutuas entre los dirigentes delmovimiento, teníamos además la amenaza del gobierno de encarcelarnos mediante susórdenes de aprehensión.6 
 Guevara
 Niebla,
 Gilberto,
 in
 Larga
 Marcha,
 junio
 de
 1971,
 número
 extraordinario,
 citado
 en
 Gómez
 Álvarez,
Pablo,
Los
estudiantes,
la
educación
y
la
política,
México:
Editorial
Nuestro
tiempo,
1971,
p.
81.
 34
    • La espada de Damocles¡Las órdenes de aprehensión leídas por TV , las pudieron hacer efectivas cualquier día¡Era una espada de Damocles. Puso en evidencia el llamado estado de derecho, síefectivamente fuimos objetos de una orden de aprehensión ¿Qué ocurrió? ¿Por qué sesuspendieron? ¿Por qué no se ejecutaron? ¿Para no empeorar más la situación o qué?¿Cuál fue la lógica del gobierno para no ejecutar esas órdenes de aprehensión?Fue una razón política.Jurídicamente quedó el riesgo de una detención, porque no se canceló la órden deaprehensión, tampoco fuimos amnistiados, no hubo una figura jurídica que lasuspendiera, Tampoco fuimos indultados, técnicamente, jurídicamente, nosotrosdebimos haber sido presentados ante el Ministerio Público, para que el juezdeterminara lo que procedía jurídicamente. Pero no hicieron nada con apego a derecho. La matanza del 10 de junio fue un golpe brutal al movimiento estudiantil y al movimiento obreroNos golpeó terriblemente porque esa represión desmesurada, después de la anterior enTlatelolco, ya era demasiado, era too much para el movimiento, a lo mejor los activistasse mantuvieron, pero no se mantuvo la mayoría de los estudiantes.Vino un proceso de decadencia y de debilitamiento del movimiento.En abril de 1972, intentamos y organizamos el Foro Nacional de Estudiantes, en el CheGuevara, con gente de todo el país pero ya no tuvimos la capacidad de superar el golperepresivo. 35
    • La recuperación del movimiento tardó 15 añosEl movimiento estudiantil tardó 15 años en recuperarse, hasta 1986 el movimiento,como movimiento de masas, tardó 15 años en recuperarse, esa es la verdad. La insurgencia sindical relevo del movimiento estudiantilEn el movimiento obrero hubo la llamada insurgencia sindical de 1976, los electricistasde la Tendencia Democrática del SUTERM, Sindicato Único de TrabajadoresElectricistas de la República Mexicana- con Rafael Galván.En el sector minero y del acero surgió una ola democratizadora.Varias secciones del Sindicato Minero Metalúrgico fueron conquistadas por la izquierda,En varias secciones se derrotó a la dirección sindical charra que encabezaba NapoleónGómez Sada. Llegamos a democratizar 20 secciones de las más importantes;Cananea, Fundidora Monterrey; Lázaro Cárdenas. En fin, llegamos a tener lassecciones más importantes del Sindicato Minero en manos de la izquierda, de lostrabajadores, de distintas corrientes. Algunas secciones, curiosamente las dirigía AdolfoOrive, que es actualmente el coordinador de diputados locales del PT en el D.F. y quefue asesor de Carlos Salinas.El entreguismo al gobierno del líder del sindicato minero Napoleón Gómez Sada eratremendo. En 1968 nos dispararon cuando fuimos al local del sindicato que esta en lascalles de Vértiz, para impedir que habláramos con los trabajadores.El movimiento democrático tenía fuerza en los electricistas, mineros, automotrices,como la dirección del Sindicato de la Volks Wagen, que sigue siendo hasta la fechaindependiente y los de la de la Ford; de la General Motors y de otras automotrices;además de la fuerza entre los trabajadores de cierta parte de la industria refresqueracomo Pascual y en otras embotelladoras; además teníamos fuerza en sectores de lostelefonistas, antes de Hernández Juárez; en algunos de sectores del SindicatoPetrolero. 36
    • A todo ello se le denominó insurgencia sindical.Construimos el FNAP - Frente Nacional de Acción Popular, que agrupaba a loselectricistas, estudiantes, universitarios, a la disidencia del SME, y los sectoressindicales que mencione anteriormente.En el movimiento estudiantil si tuvimos un repliegue. El movimiento estudiantil jugó el papel del partido revolucionarioMi tesis es que el movimiento estudiantil de los 60 y 70 jugó el papel del partido político,o sea el papel que no jugaban los partidos políticos formales, esa tarea del partidorevolucionario la cumplió el movimiento estudiantil.Tal como lo contemplaban Marx y Gramsci.Esta idea ya la tiene también el doctor Mario Rivera que fue el primer preso dedisolución social en México, él era dirigente estudiantil en Guadalajara en 1960, y fuepreso por el apoyo de los estudiantes de Guadalajara a los ferrocarrileros.El escribió un libro que se llama El estudiantado una clase social, donde sostiene quelos estudiantes son una clase social y cuando leyó mi libro 10 de Junio. Ganamos lacalle, me envió un texto donde, él comparte totalmente mi tesis del movimientoestudiantil como partido de vanguardiaEn México, yo creo que el movimiento estudiantil jugó ese papel porque había, unaorfandad. El proletariado sin cabezaJosé Revueltas dijo, que teníamos un proletariado sin cabeza, hasta llegó al extremo,un poco Hegeliano, de hablar de un concepto de la inexistencia histórica de PartidoComunista Mexicano. 37
    • Era una elaboración medio filosófica, pero en el fondo cierta.Los trabajadores, los obreros en México no tuvieron, como en Chile hasta la fecha, a unpartido comunista real encabezando al movimiento.El partido comunista mexicano era muy pequeño, marginal, casi reducido a los sectoresde intelectuales y artistas en los años de las décadas de 1920, a 1930.La época de David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, Diego Rivera, Tina Modotti, JulioAntonio Mella.Luego en la década de los 60, en el movimiento estudiantil.Como partido comunista no fuimos nunca partido de trabajadores y eso explica todo loque ha ocurrido después.Mi aportación en este sentido es que como movimiento estudiantil, desempeñamos elrol del partido; no me refiero a una corriente, ni un grupo, ni a los integrantes delmovimiento en una universidad, sino el movimiento en su conjunto.Éramos la vanguardia mientras los trabajadores estaban reprimidos, sometidos, elmovimiento estudiantil tenía esa capacidad de encabezar, teníamos la cantera deorganización, de programa, de formación de cuadros, porque ahí se formaban loscuadros, en las asambleas, en brigadas, en los piquetes de huelga, en los periódicosestudiantiles, hasta en lo artístico, en las obras de teatro, en la música y otrasmanifestaciones del arte.Éramos una masa politizada, formada, radicalizada, éramos también la memoriahistórica, guardábamos la memoria. La consciencia nace en la luchaHay gente, por ejemplo Luis González de Alba que dice: ¡ay que no inventen, quéíbamos a saber nosotros del pinche de Demetrio Vallejo y Valentín Campa! Yo ni sabíaque existían¡. 38
    • El movimiento en 1968, 10 años después del movimiento ferrocarrilero, se encargabade rescatar las figuras de Campa y Vallejo; presidían las manifestaciones, ahí está elpapel de Partido en sentido de memoria histórica.Los 300 mil estudiantes que iban a las marchas pues no sabían la biografía detalladade Valentín Campa y Demetrio Vallejo, pero tenían la idea política de que eran dosfiguras del movimiento obrero que estaban en la cárcel por encabezar una huelga, ahíestá el papel de memoria del movimiento. La memoria históricaEs un mérito del movimiento rescatar la memoria de las luchas obreras, a pesar de labanalización que hacen algunos.Como en todas las luchas sociales, hay diversos niveles de consciencia en losparticipantes.En la revolución mexicana o en la guerra de independencia pues a lo mejor no sesabían de memoria unos el Plan de Ayala u otros las reivindicaciones de Hidalgo, peroel movimiento ahí esta, no se puede juzgar así como en un ejercicio de encuesta,¿Usted aprueba ó desaprueba al señor Madero? eso es una pendejada, es decir lahistoria no se puede medir así. Escuela de cuadrosAsí éramos una escuela de cuadros, de memoria, de liderazgo, de vanguardia como sedecía en términos leninistas.Vladimir Ilich Lenin respetó mucho los movimientos de los cristianos, que se pararonante el Palacio del padrecito Zar Nicolás II, el domingo sangriento, aquel 22 de enero de 39
    • 1905 en San Petesburgo, para reivindicar sus demandas, y no se puso a juzgar si elpope Georgi Gapón, era un revolucionario o no.La masa, la que estaba ahí, era una masa revolucionaria, independientemente de quesupiera que existía el partido comunista.Eso es irrelevante.No es un examen de teoría política el que hacen las masas cuando se mueven, es unaexperiencia que llevan sobre su espalda y que los hace aprender en horas lo que tardaen aprender un estudiante de ciencias políticas en cinco semestres, ahí lo aprendes endos horas.Eso era el movimiento estudiantil. El salvajismo represivoPor eso también la vileza, el salvajismo del Estado, no era una cosa de perversos,enfermos psiquiátricamente.No es un asunto de enfermos psiquiátricos lo que determina el comportamiento desátrapas como Hitler.Si estaba loco o si era un judío frustrado, no es eso lo que le importa a la historia.Que si Echeverría es de tales o cuales características emocionales o psiquiátricas essecundario.Echeverría ú otro hubieran jugado ese rol con su estilo, cada uno le imprime undeterminado estilo.No es una persona la que tiene la responsabilidad completa del comportamientohistórico.No fue solo la perversión de Echeverría la que dio como resultado está represión, es unsistema. 40
    • No éramos torerosA mí me han preguntado ¿eran valientes?Respondo: yo no soy torero, cuando fuimos a la manifestación del 10 de junio, íbamos auna marcha con nuestros carteles y libros, sin armas, no íbamos buscando la muerte.Un torero deliberadamente se mete al ruedo, y entre los cuernos del toro arriesga lavida.Nosotros éramos gente que íbamos a encabezar un movimiento de masas, no íbamos amorir, íbamos a luchar, no sabíamos que nos iban a recibir a balazos.Ahí en ese momento no sé de donde surge un coraje, un valor, que se prueba o no, anosotros nos tocó probarlo y salir bien, a lo mejor en otras condiciones, yo veo a unborracho con una pistola en la esquina y huyo.No es una cosa de valores individuales, esos tienen que ver con el movimiento.El movimiento te da una fuerza, una energía insospechadas.Eso que conté antes, al escuchar los disparos y ver caer a los compañeros muertos, nome inhibió, no me puso a llorar.Me encabronó.No dije ¡y ahora que voy a hacer; tomo el primer avión y salgo corriendo del país.!No, no, no. La lucha continúaPensé, bueno mañana tengo que estar en la asamblea, y a ver que chingados.Lo primero era denunciar al gobierno de Echeverría como responsable de la matanzaen San Cosme.Muerto de miedo sí, paralizado de miedo sí. 41
    • Además ya no había de otra, no había de otra.¿Que hacía?De todas maneras estaba con la orden de aprehensión contra mí.Si querían me podían matar.¿Qué hacía?Mi defensa era denunciar.Nosotros no teníamos una escuela de valor, de sacrificio, como los cristianos.No es que nos entrenaran para las torturas.Si teníamos una ventaja: la militancia en el Partido Comunista.Teníamos equivocada, esquemática, doctrinariamente lo que sea, una explicaciónpolítica, intelectual del comportamiento del Estado.Nuestro razonamiento era: esto funciona así, porque hay un sistema que opera así.No fue un huracán, lo que ocurrió.Fue un proceso político autoritario y represivo el que determinó la política represiva,autoritaria aplicada con salvajismo el Jueves de Corpus en San Cosme aquel histórico10 de junio de 1971, cuando ganamos la calle. 42
    • TESTIMONIO DE JOSÉ REVELESSoy periodista desde hace más de 40 años y era periodista en el 68 y en el 71,obviamente. Me tocó vivir los dos acontecimientos de manera distinta y desde esasépocas conozco a Joel Ortega.Él era un estudiante de Economía, avanzado estudiante de Economía y enorme grillode la Facultad, era un líder muy conocido y en esas condiciones nos tratamos, yo comoperiodista y ellos cómo estudiantes y nos tocó, para dar la referencia primera, antes del10 de junio del 71; siete días antes en el retorno de los ex presos políticos del 68 que elgobierno mexicano de una manera totalmente absurda los exilió, es decir les dio lalibertad, les dio una especie de indulto, amnistía pero, con la condición de que se fuerandel país, eran las épocas autoritarias, fue una expulsión del país.Entonces nos tocó estar siete días antes juntos ahí en el Auditorio Che Guevara, de laFacultad de Filosofía y Letras, en la recepción de los compañeros que regresabantriunfalmente de Chile, seis días antes de la represión de los halcones.Economía era como el bastión del activismo de izquierda en esos años en la UNAM,participaban ahí, desde la izquierda más moderada, hasta la más radical.Para poner dos ejemplos de un extremo y otro; en el extremo radical estaba DavidAguilar Mora, quien murió asesinado en Guatemala, con la complicidad del gobiernomexicano en la guerrilla de Yon Sosa jefe de la guerrilla del Movimiento Revolucionario13 de noviembre, MR13. David era trotskista.Y en el extremo moderado Rolando Cordera, que era un extraordinario estudiante de laEscuela, fue Presidente de la Sociedad de Alumnos, y recientemente fue miembro de laJunta de Gobierno de la UNAM y su presidente.Economía era como una escuela de cuadros políticos, pues más que de Economía, eraescuela de práctica política. 43
    • Había una vida asamblearia o parlamentaria, como les guste, en donde había estospersonajes: él Maestro David Ibarra que fue secretario de Hacienda por un lado y por elotro, Pablo Gómez que es senador actual; Eduardo Valle, el Búho quien fue diputadopor el PMT-Partido Mexicano de los Trabajadores, fundado por el ingeniero HebertoCastillo, Demetrio Vallejo y Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, entre otros;también participaba en las asambleas de Economía, Oscar Levín que ha sido diputadovarias veces y que es ahora otra vez diputado del PRI; en fin, era una escuela demucha presencia y de activismo político.El 4 de noviembre de 1970, fue la marcha por Ayotla Textil y la marcha por el triunfo dela Unión Popular de Chile y salió de Ciencias Biológicas, en el Casco de Santo Tomás,en ese momento fue frenada por Raúl Mendiolea Cerecero, que fue el terrible, temible ysanguinario jefe de la Policía, un hombre bajo de estatura, muy fuerte y muyamenazante. Iba vestido con sombrero texano y le dijeron a la manifestación -ustedesno salen. Era la primera salida después del 68, por el triunfo de Allende y por la huelgade Ayotla Textil, y dijo muchachos si ustedes salen los voy a tener que reprimir. Y merecuerdo perfectamente que México estaba estrenando los tanques anti motín queadquirió de Francia, después del 68 y que estaban parados en la calle pasando elHospital Rubén Leñero, pero la manifestación se desvió por la Calzada de los Gallosporque estaban los tanques anti motín.Llegando a la Calzada de los Gallos dio vuelta por lo que era Instituto Técnico queahora es Circuito Interior y en ese momento aparecen grupos perfectamenteorganizados, armados con varas de kendo, digamos bloques como de 200 cada uno,varios bloques para golpear a los estudiantes. Sólo habíamos dos periodistas,estábamos Víctor Cázares de El Día y un servidor de Excélsior y publicamos lainformación, que se publicó de éste tamañito, porque fue en la noche, ya no habíasuficiente espacio y nadie le dio mucha importancia a grupos de choque, a un grupo dehombres entrenados en tácticas de artes marciales que con el tiempo, si quieren lescuento la historia, sé de donde salieron. El famoso jefe de los halcones que con eltiempo se sabría, era el señor Manuel Díaz Escobar, quien era el jefe del Departamentode Limpia del Gobierno del Distrito Federal, tenía organizados estos grupos. 44
    • Según Ángeles Magdaleno, investigadora de la Fiscalía de Delitos del Pasado, desdeSan Luis Potosí varios años antes, estaban contratados por Alfonso Corona del Rosal yterminaron siendo los halcones famosos del 10 de junio del 71; pero estamos dando elantecedente del año anterior, en donde bueno, Víctor y yo nos salvamos de sergolpeados con esas varas, eran temibles, con un sólo golpe te mandaban tres ó cuatrometros lejos, y nos salvamos porque nos ocultamos en una tintorería.Este es un antecedente que puede ubicar como actuaba el Gobierno mexicano, en elpresunto régimen de la Apertura Democrática, así lo llamaba Luis Echeverría Álvarez ylo creyeron muchos intelectuales Carlos Fuentes, Fernando Benítez, Enrique GonzálezPedrero o sea gente que creyó en este propósito político de Echeverría y que resultó unhombre de doble cara, o sea era drásticamente represivo, había sido represivo en el 68;siguió siendo represivo en el 71. Ahora mismo está saliendo de un proceso, por el cualestuvo bajo arresto domiciliario casi tres años por ser reo del delito de genocidio. Unhecho inédito en la historia de México. ¡Un ex presidente reo por genocidio!Echeverría no iba a permitir salir a los estudiantes a la calle, punto. O sea no iban aretomar la calle, había que pararlos a como de lugar y como sea, esa fue la orden queno está expresa, pero que está. Se sabe después la historia, porque el ingenieroHeberto Castillo que fue un perseguido en el 68, que fue fundador del Partido Mexicanode los Trabajadores, tuvo una conversación con la víctima política al interior del sistemadel 10 de Junio del 71 que fue Alfonso Martínez Domínguez, claro en éste sistema es“víctima” por un tiempo y luego es gobernador de Nuevo León, donde MartínezDomínguez le reveló toda la operación de los halcones y la paranoia de Echeverríaordenando quemar los cadáveres de los estudiantes muertos para no dejar huella deese magnicidio que él dirigió como presidente.Otra víctima política de Echeverría, fue Rogelio Flores Curiel, jefe de la policía del DFque fue destituido y después fue gobernador de Nayarit, una de las primerasconcertacesiones de la época.Entonces, lo que yo quiero retomar es que Echeverría no iba a permitir que salieran losestudiantes a la calle y fue un plan perfectamente diseñado, no fue casual, no fueronlos halcones un accidente. Fueron perfectamente preparados durante muchos años y 45
    • llevaban pancartas con el Che Guevara. Iban vestidos como estudiantes, incluso ibancon tenis y dispuestos a pelear, pero ya no iban nada más con las varas de kendo, yaiban con armas, y en el caso nuestro, en el caso que a mí me tocó vivir en el periódicoExcélsior publicamos, yo publiqué los nombres de los comandantes que dispararondesde los autos, cuyas placas dimos en su momento y las placas de los vehículosgrises del Departamento de Limpia que llevaban a los halcones.Todo esto lo pudimos documentar en su momento y por supuesto el asesinato de losheridos que llegaron al Hospital Rubén Leñero; o sea un asesinato vil. Hay testimoniosde un médico, posteriormente con los años que publica un libro, incluso de como losformaron, a los heridos, en pelotón de fusilamiento y ahí mismo en los patios de la CruzVerde, asesinaron a los estudiantes.Todo esto está históricamente comprobado, en el momento era muy difícildocumentarlo para la prensa.Veníamos de la represión del 68, del extremo autoritarismo en donde los periódicos nopublicaban todo, incluso aquellos que apoyaron al movimiento estudiantil del 68 como elperiódico El Día, en donde se publicaban los desplegados, un poco en Excélsior perocasi exclusivamente El Día, simplemente guardó silencio el 3 de octubre del 68.Yo cuento esto, el reportero Rodolfo Rojas, incluso fue herido estaba junto a OrianaFalaci, en el tercer piso del edificio Chihuahua en Tlatelolco y el también recibió unbalazo en el glúteo igual que Oriana, pero el no se hizo famoso. El glúteo que se hizofamoso fue el de Oriana en el mundo.De todas maneras yo lo que quiero decir con esto es que los periódicos, los periodistasy los medios tuvieron una actitud diferente a la del 68, en donde todo fue reprimido, elgobierno no permitió ni media palabra.Lo más cercano a la verdad fue lo que publicó Excélsior en ese momento cuandoempezaba a ser director Julio Scherer, justamente publica: Una manifestaciónestudiantil es reprimida por el ejército en Tlatelolco.Ya era todo un cambio, frente a la versión los demás periódicos. 46
    • Excélsior no repitió la tesis absurda de que el ejército tuvo que contestar a lossubversivos que atacaron al gobierno.Pero ya en el 71 hubo excelentes crónicas de lo que sucedió el 10 de junio. Lasrecuerdo perfectamente en El Universal, fueron Elías Chávez y Jorge Avilés Randolph,en El Heraldo periódico de derecha, la excelente crónica de Sotero García Reyes yJuan Ibarrola; en Excélsior publicamos la crónica de 14 reporteros que estuvimos ahípresentes.O sea fue un cambio histórico en el modo de informar de la prensa¿Por qué? ¿Porque éramos muy buenos periodistas? No, porque lo que ocurre es queel gobierno estaba haciendo una propaganda de lo que era la apertura democrática y lagente se la creía y le tomaba la palabra.Su error fue que afectaron muchísimo a los periodistas, o sea robaron cámaras, equipo,golpearon gente, reporteros y bueno, hubo una reacción de parte de la prensa.Entonces hubo una diferencia de información que tuvo la sociedad entre el 68 queestuvo totalmente vedada o prohibida y en el 71 ya no pudieron silenciar totalmente a laprensa.No porque Echeverría haya decretado la apertura democrática, sino porque había uncambio en la sociedad a partir del 68.La prensa dio una información mucho mas abierta. Yo creo que la prensa ahí creció, enesos menos de tres años.En relación con los grupos armados, tengo la información por otros libros que se hanpublicado, que en 1971 ya aparecen jóvenes que quieren irse a la guerrilla que ya estánen la incipiente guerrilla y que deciden ir armados. Eso no quiere decir que el gobiernotiene razón de que contestó un ataque de los estudiantes, no, era una medidapreventiva y algunos dicen que fueron armados, esto no está confirmado, se dice enalgunos libros por parte de los propios estudiantes. Pero creo que es una época muyinteresante, en la medida en que sí es la incubación de la guerrilla urbana mexicana. 47
    • TESTIMONIO DE ENRIQUE HERRERA BURQUETASEnrique Herrera fue subsecretario de Comunicaciones y director de Notimex en elgobierno de Luis Echeverría Álvarez.Es poco conocida la valiente actitud de Enrique Herrera, ante la matanza del 10 de juniode 1971.El día 12 de junio de ese año, dirigió una carta a Luis Echeverría Álvarez, presidenteconstitucional de los Estados Unidos Mexicanos, donde renunciaba de manerairrevocable a su cargo de subsecretario de Radiodifusión de la Secretaría deComunicaciones y Transportes –SCT, mismo que le había dado Echeverría, el 2 dediciembre de 1970. (Anexo esa carta y otros documentos relacionados con surenuncia).En una carta adjunta a sus amigos, decía: Nos vamos con las manos limpias y laconciencia tranquila. Nos vamos porque creemos que CONTEMPLAR UN CRIMEN ENCALMA, ES COMETERLO.Enrique Herrera me narró en una entrevista sostenida con él, el 10 de enero de 2011,que en su carácter de director de Notimex, recibió del presidente una llamada desde las7:30 de la mañana del 10 de junio, en ella le indicaba que se mantuviera en alertadurante el día “por lo que ocurriría durante la manifestación del Casco de SantoTomás.”Durante toda esa jornada, tuvo ocho conversaciones telefónicas con el presidente. Lamás significativa fue la de las 7:30 de la noche cuando Herrera se comunicó con él,para decirle que estaban llegando a la torre central de Telecomunicaciones -situada enlo que hoy es Eje Central y antes Niño Perdido- periodistas sobrevivientes de lamatanza, bañados en sangre y con la vestimenta rota. A uno de ellos, le habían dadoun balazo en la pierna.Me estaban demandando una posición del gobierno. 48
    • Echeverría me dio órdenes de hacer una cadena nacional, yo lo cuestioné y él me dijoque era necesaria para decir que: los emisarios del pasado y los agentes de la CIA,fueron los que dispararon contra los estudiantes”Me pareció que era absurdo y después tuve una conversación un poco álgida con él,pues me dijo: le estoy ordenando que haga una cadena, el presidente de la Repúblicasoy yo, no usted.A las dos de la tarde, ante la demanda de los corresponsales sobre sí podían acudir acubrir la manifestación del 10 de junio, Echeverría me dijo: Que vayan, que vayan.En el México de aquella época no se movían ni las hojas de un árbol, sin la voluntad delpresidente.Herrera me dijo en la conversación del 10 de enero de 2011, que Echeverría quisohacer responsables de la matanza a Carlos Hank González y a Alfonso MartínezDomínguez. Lo cierto es que él daba directamente las órdenes para la operación delgrupo de los halcones, él ordenaba y hablaba directamente al capitán Luis de laBarreda Moreno; ni siquiera Mario Moya, secretario de Gobernación era tomado encuenta.Años después, Herrera platicó varias veces con Echeverría, en esas conversaciones lehizo ver que era absurda su obsesión por achacarle a una conjura Castro-comunista, lamatanza del 10 de junio.Don Luis ese día estuve cerca de usted todo el tiempo y nadie más que usted mismo,operó toda la acción del gobierno y de sus cuerpos represivos que actuaron contra lamanifestación estudiantil. 49
    • CONCLUSIÓN El legado del 10 de junioProbablemente existan muchos jóvenes ajenos a las preocupaciones políticas. No esextraño por la decadencia de la clase política que ha envilecido esa práctica,reduciéndola a una deleznable conducta de bazar; donde todo esta a la venta y al mejorpostor. Como lo vemos diariamente. También es una realidad estrujante, que bajo lacondición miserable de millones, sea casi humor negro, pretender que esas mayoríasse interesen en política.Menos aún, cuando el país esta sometido a una violencia salvaje, producto de laestrategia absurda de la Guerra emprendida por Felipe Calderón contra los cárteles denarcotraficantes. Sí, ya es una realidad brutal que miles de jóvenes optan por integrarseal mecanismo de producción, distribución y consumo de drogas de todo tipo; porqueello les brinda ingresos y actividad imposibles de obtener en la economía formal; eshipócrita lanzar exhortos moralinos y pedirles a esos muchachos que abandonen a esasbandas. Las consecuencias son trágicas. Cada vez es mayor el número de jóvenesmuertos en esa terrible guerra. En esa medida la lucha y el movimiento por ejercer lalibertad de manifestación, que realizamos el 10 de junio de 1971; adquiere sudimensión y profundidad histórica. El movimiento estudiantil de las décadas de los 60 y70 desempeñó el papel del partido, en sentido histórico.Esta hipótesis original sustentada al inicio, tiene sustento en las siguientesconsideraciones:Se forjó como memoria histórica del movimiento social.En medio de la desolación organizativa política, cultural e ideológica, debida a lainexistencia histórica del Partido; el movimiento estudiantil articulaba la acumulación delas luchas sociales precedentes. Su incansable denuncia al Estado por su política 50
    • represiva contra el movimiento ferrocarrilero en 59-60 y el magisterial de esos mismosaños y la de los campesinos acribillados como Rubén Jaramillo; dotaban al procesosocial de una memoria imprescindible para mantener la lucha contra el despotismo.Estuvo a la vanguardia de la resistencia al despotismo y autoritarismo de Estado.Cada acción del movimiento estudiantil, en esas décadas de los 60 y 70, lo ponía a lavanguardia de las luchas. Por eso mismo era víctima de la represión salvaje del Estado.Formó la masa crítica de los activistas y cuadros disidentes.Centenares o quizá miles de estudiantes se convirtieron en activistas. Sin su lucha, lahegemonía de la cultura e ideologías dominantes del Estado, se hubieran impuesto sinninguna resistencia.Alimentó, organizó y encabezó luchas en diversos sectores sociales: en el sindicalismoautónomo; en el movimiento campesino; en el rico y creativo movimiento cultural eintelectual.Después del 68 y el 71 se produjo una especie de “gran marcha” de los estudianteshacia el movimiento popular.El activismo a puerta de fábrica, penetrando los sindicatos “charros”, promoviendohuelgas “locas” y luego fundando sindicatos (como los universitarios y el de lostrabajadores nucleares) o apoyando corrientes democratizadoras (en el SindicatoMinero o entre los electricistas con la Tendencia Democrática) o incluso bloquessindicales y populares como el Frente Nacional de Acción Popular-FNAP; todo eseespectro de formas de organización y de lucha contó con la militancia de miles deestudiantes.La ausencia histórica del Partido; el proletariado sin cabeza de José Revueltas, tuvo enel movimiento estudiantil un inédito sustituto.Según Revueltas, la ausencia del partido se remonta al inicio del siglo XX, dice: “elproletariado es la otra clase que participa en la revolución mexicana democrático- 51
    • burguesa, como una clase sin partido… que se ha visto forzada a luchar sin que cuentepara ello con su propio partido”7.Esa cabeza del proletariado imprevista, la que constituyó el movimiento estudiantil ,cometió errores, excesos retóricos, sobre- ideologización y otros pecados; sin embargoello no demerita su contribución a construir una insólita forma de consciencia social.A pesar de su intensidad, su resistencia y su autonomía, no pudo consolidar esoscambios.La generosidad del movimiento estudiantil y su gran dosis romántica, no pudieronconsolidar una opción política permanente.Esa debilidad orgánica, tuvo enormes secuelas negativas.La necesidad del partido, en el sentido de Marx y Gramsci, fue suplantada por losaparatos electorales. Hoy padecemos esa perversión.En las décadas posteriores, las luchas de la insurgencia sindical de los 70; la incursiónen la lucha electoral de las izquierdas; el imprevisto giro de la sucesión presidencial de1988 con la escisión del PRI y los inesperados resultados electorales; el levantamientodel EZLN en 1994; la derrota del PRI en el 2000; todo este proceso tuvo un desenlacefrustrante.Si el Partido tuvo esa expresión tan inédita y contradictoria con los esquemasdogmáticos, a través del movimiento estudiantil; ello no niega la viabilidad de lahipótesis que aquí se propone.El verde de la vida es siempre mejor que el gris de la Teoría, dijera Marx parafraseandoa Goethe.Los movimientos sociales fueron sustituidos por una partidocracia voraz y corrupta.Las organizaciones incipientes de la sociedad civil se convirtieron en empresasprivadas, dedicadas a obtener recursos públicos e incluso de oficinas extranjeras.En el primer decenio del siglo XXI, se produjo un proceso de restauración, encabezadopor los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón.7 
Revueltas,
José,
Un
proletariado
sin
cabeza,
México,
Lagos,
1962,
p.
159
y
160.
 52
    • La izquierda oficial, el PRD y sus aliados, desvirtuaron sus identidades y se convirtieronen aparatos reproductores del más descarnado oportunismo y pragmatismo.El riesgo de una restauración abierta, a través del triunfo del PRI en las elecciones del2012 o de una coalición PRD-PAN es una realidad.A pesar de todos estos tropiezos, retrocesos y suplantaciones la contribución delmovimiento del 10 de junio, para conquistar y ejercer las libertades políticas es su granlegado.Los 42 del 10 de junio de 1971, murieron por la libertad.Hace cuarenta años, cuando nos condenaron por salir a la calle y no entender elmomento político que implicaba la presidencia de Luis Echeverría, hubo unaconsideración valiente, lúcida y premonitoria del significado de la manifestación del 10de junio en San Cosme el año de 1971. No es la visión de los comunistas, sino la de unperiodista y militante de PAN, Gerardo Medina Valdés, cuyas palabras reproduzco inextenso: Lo ocurrido el 10 de junio en el perímetro escolar del Instituto Politécnico Nacional y la Escuela nacional de Maestros, no fue un hecho aislado ni puede ser visto así por quien esta atento al proceso nacional. El 10 de junio tiene un largo historial en nuestro país, sometido a un régimen cuyos representantes en el gobierno sólo verbalmente respetan la Constitución o la acatan en la medida en que no perjudica su grupo y se niegan a ver y entender lo profundo, acelerado e irreversible de los cambios que vienen operando en el mundo. Tan clara es la relación entre esa actitud y 10 de junio, que a través de las palabras oficiales y oficiosas en ocasión de estos hechos se puede ver Tlatelolco y más allá, muchos años más allá, toda la secuela de atentados cometidos contra los mexicanos que se han atrevido a ponerse de pie para denunciar a gritos la injusticia, para plantear alternativas distintas a la minoría del poder. El fraude electoral de 1929, el acoso a la Universidad Nacional en 1933, la sangrienta imposición del candidato oficial en 1940, la matanza de León en 1946, la ininterrumpida sucesión de robos electorales para no lesionar el equilibrio interno de la “familia revolucionaria”, el aplastamiento de las legítimas rebeldías de ferrocarrileros, petroleros, maestros y médicos la “ola verde” sobre Hermosillo, las bayonetas militares consumando la imposición en Baja California y Yucatán, la matanza de campesinos en la sierra de Puebla y en Jaltipán, Veracruz. Sí, todo eso y 53
    • más puede contemplarse a través de las versiones oficiales sobre el 10 de junio.8Aunque vivamos un tiempo de canallas; todo está por venir.8 
Medina
Valdés,
Gerardo.
Operación
10
de
junio.
México:
Ediciones
Universo,
1972,
p.
21‐22.
 54
    • ANEXOSa)
 Manifiesto
10
de
Junio.
 56
b)
 Renuncia
en
protesta
por
el
10
de
junio
de
Enrique
Herrera,
subsecretario
de
Radiodifusión
del
gobierno
de
Echeverría.
 61
c)
 Crónica
del
conflicto
de
Monterrey
 68
d)
 “Quince
días
de
México:
Un
nuevo
crimen
de
la
burguesía”,
en
la
Revista
Oposición,
1
al
10
de
junio
de
1971.
 75
e)
 Declaración
del
Presídium
del
Comité
Central
del
Partido
Comunista
Mexicano.
 87
f)
 “Mesa
Redonda:
La
apertura
democrática
y
el
movimiento
obrero
popular”,
15
de
julio
de
1971,
Auditorio
Ché
Guevara.
Campa,
Revueltas
Carrión,
Valle,
Ortega.
 89
g)
 Esquema
de
un
Programa
por
la
Reforma
Universitaria
democrática.
 92
 55
    • a) Manifiesto
10
de
Junio.
 “Manifiesto 10 de Junio”. In Oposición. 15 al 31 de julio de 1971, año II, No. 29, México, D.F.: Partido Comunista Mexicano. 40 p. pp. 9- 10. 56
    • 57
    • 58
    • 59
    • 60
    • b) Renuncia
en
protesta
por
el
10
de
junio
de
Enrique
Herrera,
subsecretario
de
 Radiodifusión
del
gobierno
de
Echeverría.
 Renuncia de Enrique Herrera, subsecretario de Radiodifusión del gobierno de Echeverría. 12 de junio de 1979. 6 p. Copias de los documentos personales enviados por Enrique Herrera a Joel Ortega y que incluyen: la renuncia; carta a sus amigos; recepción de Ignacio Ovalle; y la comunicación de Hugo Cervantes del Río de la presidencia (30 de julio de 1971). 61
    • 62
    • 63
    • 64
    • 65
    • 66
    • 67
    • c) Crónica
del
conflicto
de
Monterrey
 Leyva, Emilio. « Crónica del conflicto en Monterrey ». In Aguilar Monteverde, Alonso y Pablo Gómez. Los estudiantes y la política. México : Nuestro Tiempo, 1971. pp. 63-73. 68
    • 69
    • 70
    • 71
    • 72
    • 73
    • 74
    • d) “Quince
días
de
México:
Un
nuevo
crimen
de
la
burguesía”,
 en
la
Revista
Oposición,
1
al
10
de
junio
de
1971.
 “Quince días de México: Un nuevo crimen de la burguesía”. In Oposición. Año II, No. 27, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F.: Partido Comunista Mexicano, 1° al 15 de junio de 1971. 40 p. pp. 3- 12. 75
    • 76
    • 77
    • 78
    • 79
    • 80
    • 81
    • 82
    • 83
    • 84
    • 85
    • 86
    • e) Declaración
del
Presídium
del
Comité
Central
del
Partido
Comunista
Mexicano.
 “Declaración del Presídium del Comité Central del Partido Comunista Mexicano”. In Oposición. Año II, No. 27, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F.: Partido Comunista Mexicano, 1° al 15 de junio de 1971. 40 p. Contraportada. 87
    • 88
    • f) “Mesa
Redonda:
La
apertura
democrática
y
el
movimiento
obrero
popular”,
 15
de
julio
de
1971,
Auditorio
Ché
Guevara.
 Campa,
Revueltas
Carrión,
Valle,
Ortega.
 “Mesa Redonda: La apertura democrática y el movimiento obrero popular”. In Oposición. 15 al 31 de julio de 1971, año II, No. 29. México, D.F.: Partido Comunista Mexicano. 40 p. pp. 11-12. 89
    • 90
    • 91
    • g) Esquema
de
un
Programa
por
la
Reforma
Universitaria
democrática.
 “Esquema de un Programa por la Reforma Universitaria democrática”. In Oposición. Año II, No. 28, México, D.F.: Partido Comunista Mexicano, 15 al 30 de junio de 1971. p., pp. 24-26. 92
    • 93
    • 94
    • 95
    • BIBLIOGRAFÍAMovimiento universitario siglo XX1. Constitución General de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos. Aprobada por unanimidad en el II Congreso ordinario. México, Abril 29 de 1966. 32 p.2. Corporación de estudiantes mexicanos. Presencia y trayectoria. "Por Cristo la Universidad". México: Ediciones Corporación, 1958. 141 p.3. Foro Universitario. 1976, nos. 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7. México: STUNAM.4. Foro Universitario. 1977, no. 8. México: STUNAM.5. Foro Universitario. 1978, no. 11. México: STUNAM.6. Foro Universitario. 1981, no. 13. México: STUNAM.7. Foro Universitario. 1981, nos. 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12 y 13. México: STUNAM.8. Foro Universitario. 1982, nos. 14, 15, 16 y 17. México: STUNAM.9. Foro Universitario. No. 64. México: STUNAM, 1986.10. Foro Universitario. Nos. 28 y 29. México: STUNAM, 1983.11. Génesis de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México. México: UNAM, 1980. 316 p.12. Alarcón, Alfonso G., Castillo Nájera, Francisco, et al. Añoranzas del primer congreso de estudiantes (1910). México: los estudiantes, 1943. 118 p.13. Alarcón, Alicia. El Consejo Universitario. Sesiones de 1968 - 1980. Tomo II. México: UNAM, 1981. 136 p.14. Alcázar, Josefina. Universidad y financiamiento. No. 16. Puebla, México: Universidad Autónoma de Puebla - UAP, 1984. (Colección: Universidad y sociedad). 103 p.15. Blanco Aguinaga, Carlos, Faustino Cordón, Chueca, et al. La Universidad. España: Editorial Ciencia Nueva, 1969. (Colección: Los Contemporáneos). 279 p.16. Blanco, José (coordinador). La UNAM, su estructura, sus aportes, su crisis, su futuro. México: FCE- CONACULTA, 2001. (Colección: Biblioteca Mexicana). 525 p.17. Blanco, José Joaquín. Se llamaba Vasconcelos; Una vocación crítica. México: FCE, 1983. (Colección: Vida y pensamiento de México). 213 p. 96
    • 18. Cordera Campos, Rafael y Eugenia Huerta (coordinadores). La Universidad y la tolerancia. México: UNAM, 1996. 265 p.19. Durán, Vicente, et al. Manifiesto 3 de diciembre a los universitarios guerrerenses. Chilpancingo, Guerrero: Edición de los firmantes, 1983. 14 p.20. González Ruiz, Edgar. Muro, memorias y testimonios 1961 - 2002. México: Universidad Autónoma de Puebla (UAP), sin fecha. 582 p.21. Guevara Niebla, Gilberto (compilador). La catástrofe silenciosa. México: FCE, 2003. 336 p.22. Hurtado Márquez, Eugenio. La Universidad Autónoma 1929 - 1944. México: Comisión Técnica de Estudios y Proyectos Legislativos, UNAM, 1976. 207 p.23. Jiménez Mier y Terán, Fernando. El autoritarismo en el gobierno de la UNAM. México: Ediciones de Cultura Popular, 1982. (Col. Foro Universitario). 321 p.24. Kohan, Néstor. Deodoro Roca, el hereje. Buenos Aires, Argentina: Editorial Biblos, 1999. 261 p.25. López Zavala, Rodrigo. Utopía y Universidad; el discurso educativo en la Universidad Autónoma de Sinaloa 1977 - 1989. Culiacán, Sinaloa: UAS, 1995. 202 p.26. Marsiske, Renate (coordinadora). La Universidad de México. Un recorrido histórico de la época colonial al presente. México: CESU - UNAM, 2001. (Colección Historia de la Educación). 326 p.27. Mendoza, Javier, Pablo Latapí Sarre, Roberto Rodríguez (coordinadores). La UNAM: El debate pendiente. México: CESU - UNAM, 2001. (Colección Educación Superior Contemporánea). 285 p.28. Meyer, Jean, Javier Garciadiego, et al. Cuando por la raza habla el espíritu; Manuel Gómez Morín, rector de la UNAM 1933-1934. México: Editorial Jus, 1995. 141 p.29. Mora Zebadúa, Héctor. Historia política del IPN. México: Editor Héctor Mora Zebadúa, 2007. 86 p.30. Moreno Sánchez, Manuel, Gilberto Guevara Niebla, Roberto Borja, et al. (entrevistas y artículos). La autonomía universitaria. Año 1, No. 1, Buelna. México, abril de 1979. 80 p.31. Rivera, Mario. El estudiantado una nueva clase social. Acontecimientos cardinales en la historia del estudiantado de la Universidad de Guadalajara en el periodo 1933-1991. México: Edición del autor, 2007. 343 p.32. Rivera Ortiz, Mario. Columnas contra cordones. 1° de mayo de 1952. México: Ediciones Mar y Tierra, 1997. (Colección Letras pérdidas, Serie Memorias). 128 p.33. Terán, Liberato (prólogo y selección). La Universidad amenazada. México: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1982. 257 p. 97
    • 34. Terán, Liberato, Jorge Medina Viedas, Carlos Calderón Viedas. La utopía corrompida. Radicalismo y reforma en la Universidad Autónoma de Sinaloa. México: Océano, 2009. 119 p.Movimiento magisterial 1958-195935. Loyo Brambila, Aurora. El movimiento magisterial de 1958. México: ERA, 1979. 115 p.36. Ruiz del Castillo, Amparo. Othón Salazar y el Movimiento revolucionario del Magisterio. México: Plaza y Valdés, 2008. 328 p.Mayo francés y 68 planetario37. La primavera de París. España: Editorial Aguamarina, 1995. Sin paginación.38. Mai 68. Préface de Daniel Cohn-Bendit. France: Editions Denoël, 2008. 384 p.39. Bartra, Armando. 1968 el mayo de la Revolución. México, D.F.: Editorial Ítaca, 1999. 148 p.40. Brewster, Keith (edited by), Reflections On Mexico 68, West Sussex: Wiley- Blackwell, SLAS, Society for Latin American Studies, 2010. 176 p.41. Cohn-Bendit, Daniel. La revolución y nosotros que la quisimos tanto. Barcelona: Anagrama, 1987. (Colección Compactos). 247 p.42. Cohn-Bendit, Daniel (préface). Mai 68. France: Editions Denoël, 2008. 384 p.43. Cohn-Bendit, Daniel, Jaques Sauvageot, Alain Geismar, Jean Pierre Duteuil. La rebelión estudiantil (La révolte étudiante) [1968]. México: Editorial Era, 1969. Serie Popular. 142 p.44. Frenkel, F. E. Provo. Kanttekeningen bij een deelverschijnsel. Amsterdam, Holanda: Polak & Van Gennep, 1966. 217 p.45. Glucksmann, André y Raphaël. Mayo del 68. Por la subversión permanente [2008]. Título original: Mai 68 expliqué á Nicolas Sarkozy. México: Edit. Taurus, 2008. (Colec. Pensamiento). 245 p.46. Hobsbawm, Eric y Marc Weitzmann, (textos). 1968, Magnum en el mundo. España: Editores Lunwerg, 1998. 269 p.47. Kurlansk, Mark. 1968 el año que conmocionó al mundo. Vol. 69. Barcelona: Ediciones Destino, 2005. (Colección Imago Mundi). 557 p.48. Pellegrini, Mario (compilador). La imaginación al poder. Paris mayo 1968. Buenos Aires: Editorial Argonauta, 2008. (Colec. Isurrexit, 5). 114 p.49. Sartre, Jean Paul. Al rededor del 68 [1972 Paris]. Argentina: Losada, 1973. 359 p. 98
    • Crónicas, testimonios y escritos del 68 mexicano50. Cartas sobre el 68, dirigidas a Manuel Moreno Sánchez por Octavio Paz, José Revueltas y Víctor Rico Galán. México: Fundación Carmen Toscano, 2002. 25 p.51. La gráfica del 68. Homenaje al movimiento estudiantil 1968 - 88. Unidos adelante. México: Ediciones Zurda - El Juglar, 1981. 119 p.52. Cano, Aurora. 1968 Antología periodística. México: UNAM, 1998. 491 p.53. Carrión, Jorge, Sol Arguedas, et al. Tres culturas en agonía. México: Edit. Nuestro tiempo, 1971. (Colec. Temas de actualidad). 267 p.54. Estrada, Gerardo. 1968 Estado y Universidad. Orígenes de la transformación política en México. México: Plaza - Janes, 1994. 302 p.55. Estrada R., Gerardo, Gerardo Unzueta, Jorge Zepeda Patterson, Jesús González Schmal, Eduardo Valle, et al. (textos de). 1968 un archivo inédito. Fotos de: Álvarez, Eugenio; Fonseca Juárez, Jesús; Hernández Álvarez, José, et al. México: CONACULTA, El Universal, 2008. 269 p.56. Falcón, Mario. La victoria del movimiento. México: Impresiones Internacionales, 2001. 101 p.57. Fuentes, Carlos. Tiempo mexicano. México: Cuadernos de Joaquín Mortiz, 1971. 193 p.58. Fuentes, Carlos. Los 68. Paris- Praga - México - referencias. México: Ramdon House Mondadori, 2005. (Colección: Debate). 173 p.59. García Cantú, Gastón. Años críticos; La UNAM 1968 - 1987. México: UNAM, 1987. (Textos de Ciencias Sociales). 485 p.60. García Medrano, Renward. El 2 de octubre de 1968. En sus propias palabras. México: Rayuela Editores, 1998. 215 p.61. Gilabert, César. El hábito de la utopía; Análisis del imaginario socio-político en el movimiento estudiantil de México de 1968. México: Instituto Mora, 1993. (Col. Las Ciencias Sociales). 335 p.62. Jardón A., Edmundo. De la Ciudadela a Tlatelolco: México, el islote intocado. México: Fondo de Cultura Popular, 1969. 402 p.63. López Aretche, Leobardo. El Grito. Exhibición en salas 1975. México: Producción Centro Universitario de Estudios Cinematográficos - CUEC, 1969 - 1970. Duración 74 minutos.64. Monsiváis, Carlos. “Crónica del 68 ("La injuria no me llega, la calumnia no me toca, El IV informe presidencial)”. In Etcétera: Semanario de política y cultura. 27 de agosto de 1998, no. 291. México. 38 p. pp. 18-21.65. Monsiváis, Carlos y Julio Scherer García. Parte de guerra. Tlatelolco 68. México: Aguilar - Alfaguara, 1999. (Nuevo Siglo). 269 p. 99
    • 66. Montemayor, Carlos. La violencia de Estado en México. Antes y después de 1968. México: Mondadori, 2010. (Debate). 272 p.67. Peláez, Gerardo. Las luchas estudiantiles y los comunistas. [En línea]. Agencia Periodística de Información Alternativa <http://www.apiavirtual.com/2010/11/01/las-luchas-estudiantiles-y-los-comunistas- 1969-1973las-luchas-estudiantiles-y-los-comunistas-1969-1973/>, consultado por última vez el 4 de enero de 2010.68. Pérez Cruz, Enrique. Las luchas estudiantiles en México. [En línea]. México: STUNAM. (Cuadernos de Educación Sindical, No. 90). <http://www.stunam.org.mx/8prensa/cuadernillos/cuaderno90.html> Consultado por última vez el 4 de enero de 2011.69. Poniatowska, Elena. La noche de Tlatelolco [1971]. México: Era, 1998. 281 p.70. Pulido Aranda, Alberto. A 40 años de 1968. la crónica de un año maravilloso. México: Editado por el Sindicato de Trabajadores de la UNAM, 1999. 157 p.71. Rajchenberg, Enrique. Hablemos de los años 60. La rebeldía. México: Ríos de tinta, 2007. 223 p.72. Rodríguez Munguía, Jacinto. 1968: Todos los culpables. México: Debate, 2008. 273 p.73. Solana, Fernando y Mariángeles Comesaña (compiladores). Evocación del 68. México: Siglo XXI, 2008. 236 p.74. Valverde Arciniega, Jaime a. Las voces que no callaron. 40 aniversario del movimiento estudiantil de 1968. México: IPN Presidencia del Decanato, 2008. 70 p.Visión de los protagonistas75. Impacto. 23 de agosto de 1998, no. 2530, El 68 jamás leyenda. Hablan los líderes y se desmitifican. Entrevistas a: Marcelino Perelló; Joel Ortega; Salvador Martínez Della Rocca, et al. México.76. Revista Zurda, Por la organización de los trabajadores del arte. 2o. Semestre 1988, volumen I, Número 4, A 20 años del 68. Número extraordinario. México: Claves Latinoamericanas, Factor, El Juglar. 192 p. Crónicas, ensayos, poemas, reseñas, grabados diseños, ilustraciones y fotografías sobre el movimiento estudiantil-popular de 1968.77. Álvarez Garín, Raúl. La estela de Tlatelolco: Una reconstrucción histórica del movimiento estudiantil de 68. México: Grijalbo, 1998. 339 p.78. Ascencio, Esteban. 1968 Más allá del mito. testimonios de: Raúl Álvarez Garín, Marcelino Perelló, Joel Ortega, et al. México: Milenio, 1998. 153 p. 100
    • 79. Avendaño Martínez, Roberta. Testimonios de la cárcel. De la libertad y el encierro. México: La idea dorada Editores, 1998. 153 p.80. Barros Sierra, Javier. 1968. Conversaciones con Gastón García Cantú. México: Siglo XXI Editores, 1972. 253 p.81. Carrillo, Santiago. ¿Ha muerto el comunismo? Barcelona: Plaza & Janés, 2000. (Así fue, La historia rescatada). 298 p.82. Castillo, Heberto. Libertad bajo palabra: Historia de un proceso. México: Edit. Fem, 1973. (Colec. Pensamiento actual). 232 p.83. Condés Lara, Jorge Meléndez, Joel Ortega Juárez, et al, Enrique. Asalto al cielo. Lo que no se ha dicho del 68. México: Editorial Océano, 1998. 130 p.84. Gómez, Pablo. 1968 la historia también está hecha de derrotas. México: Edit. Porrúa, 2008. 452 p.85. González de Alba, Luis. Los días y los años. México: ERA, 1971. 207 p.86. González de Alba, Luis. “1968 La última oportunidad”. In Etcétera: Semanario de política y cultura. 27 de agosto de 1998, no. 291. México. 38 p. pp. 22-24.87. González Marín, Silvia (coordinadora). Diálogos sobre el 68. Con textos de Gilberto Guevara Niebla, Marcelino Perelló, Joel Ortega Juárez, et al. México: UNAM, Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Dirección General de Asuntos del Personal Académico, 2003. 170 p.88. Guevara Niebla, Gilberto. El saber y el poder. México: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1983. 225 p.89. Guevara Niebla, Gilberto. La democracia en la calle; Crónica del movimiento estudiantil mexicano. México: Instituto de Investigaciones Sociales UNAM, 1988. 312 p.90. Guevara Niebla, Gilberto. La libertad nunca se olvida; Memoria del 68. México: Cal y Arena, 2004. 333 p.91. Guevara Niebla, Gilberto. 1968 Largo camino a la democracia. México: Cal y Arena, 2008. 243 p.92. Izunza, Melchor. “Conversación con Marcelino Perelló (La democracia reglamenta la opresión”. In La revista. Enero-febrero 1991, año 1. no. 1. México: Universidad Autónoma de Sinaloa. 64 p. pp. 4-22. Incluye una semblanza de Marcelino Perelló por Joel Ortega Juárez.93. Jardón, Raúl. 1968 El fuego de la esperanza. México: Siglo XXI Editores, 1998. 335 p.94. Jardón, Raúl. El espionaje contra el movimiento estudiantil; Los documentos de la Dirección Federal de Seguridad y las agencias de inteligencia estadounidense en 1968. México: Editorial Ítaca, 2003. 190 p.95. Jardón, Raúl. Travesía a Ítaca. Memorias de un militante de izquierda: del comunismo al zapatismo. Grupo Edit. Cenzontle, 2008. 478 p. 101
    • 96. Martínez Della Rocca, Salvador. Estado, educación y hegemonía en México. UAG - UAZ, 1983. Serie: Estado y Educación en México. 214 p.97. Martínez Della Rocca, Salvador. Centenario de la UNAM. Miguel Ángel Porrúa. México D.F.: Miguel Ángel Porrúa, Gobierno de la Ciudad de México, U de G, 2010. 953 p.98. Martínez Verdugo, Arnoldo, Eduardo, Ibarra y Montes Eduardo, Arnoldo. Historia del Comunismo en México. México, D.F.: Grijalbo, 1985. 501 p.99. Ortega Juárez, Joel. “Los ojos de la muerte y la esperanza”. In Semanario Milenio. No. 358. México: Multimedios Estrellas de Oro S.A. de C.V., Junio 26 de 2004. 96 p. pp. 13-14.100. Ortega Morales, Luis. “Los días poblanos, una cronología (Cronología del 68 en Puebla)”. In Revista crítica. Otoño de 1988, no. 36. Puebla: Universidad Autónoma de Puebla. 120 p. pp. 24-31.101. Palomares, Alfonso S. Felipe González El Hombre y el Político. Barcelona España: Ediciones B, 2005. 487 p.102. Sandoval Acuña, Jesús. Memorias de un extremista. México: RGo Ediciones, 2009. 223 p.103. Terán, Liberato. Sinaloa: estudiantes en lucha. México: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1982. 194 p.104. Valle EsPinosa, Eduardo. El año de la rebelión por la democracia. México: Océano, 2008. (Colección Con cierta mirada). 198 p.105. Valle EsPinoza, Eduardo, Raúl Álvarez Garín, José Revueltas. Tiempo de hablar. Alegatos de defensa. Los procesos de México ´68. México: Editorial Estudiantes, 1971. 122 p.Teóricos del movimiento juvenil y estudiantil106. Empezar de nuevo; Por la transformación democrática de la UNAM. México: Equipo Pueblo, 1987. 178 p.107. Espacios de poder. No. 6. Madrid: Edit. La Piqueta, 1981. (Colec. Genealogía del poder). 165 p.108. Estudiantes en la Universidad de Estrasburgo y miembros de la Internacional Situacionista, 1966, Francia. De la miseria del tiempo presente. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 16). 36 p.109. Hacia una nueva Universidad. Madrid, España: Editorial Ayuso, 1977. (Colección: Educación y Sociedad). 236 p.110. La enseñanza ante el futuro democrático. No. 2. México: Editorial Ayuso, 1977. (Colección: Educación y Sociedad). 207 p. 102
    • 111. La Universidad y debate por la reforma democrática. 2001, no. 1. Pablo González Casanova (La nueva Universidad); Helena Beristaín (Texto y contexto: Problemas de la UNAM). México: STUNAM. 37 p.112. La Universidad y debate por la reforma democrática. 2002, no. 3. Javier Torres Parés (Estado y Universidad: Financiamiento y autonomía); Rodolfo Jiménez Guzmán (Modelos alternativos de educación superior en México. el caso de la ENEP Acatlán). México: STUNAM. 62 p.113. Arismendi, Rodney. Universidad y lucha de clases. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de cultura política universitaria, No. 14). 35 p.114. Arismendi, Rodney. Encuentros y desencuentros de la Universidad con la revolución. Sinaloa: Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), 1978. 109 p.115. Bell, Daniel. Las contradicciones culturales del capitalismo. México: CONACULTA, 1977. (Colección: Los Noventa). 264 p.116. Biagini, Hugo, E. La reforma universitaria; antecedentes y consecuentes. Buenos Aires: Edit. Leviatán, 2000. (Colección: El hilo de Ariadna). 108 p.117. Bonvecchio, Claudio. El mito de la Universidad. México: Siglo XXI Editores, 2000. 285 p.118. Camp, Roderic A. Los intelectuales y el Estado en el México del Siglo XX. México: FCE, 1995. 320 p.119. Caso, Antonio y Vicente Lombardo, Idealismo contra materialismo dialectico. México: Edit. Universidad Obrera de México, 1963. 178 p.120. Derisi, Octavio N. Naturaleza y vida de la universidad. Argentina: Editorial El Derecho, 1980. 290 p.121. Deutscher, Isaac. El maoísmo y la Revolución Cultural china. México: Editorial Era, 1971. Serie Popular. 94 p.122. Dillon Soares, Glaucio Ary y Mireya S. de Soares. La fuga de los intelectuales. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 6). 36 p.123. Driver, Christopher. La Universidad en crisis. México: Editorial Novaro, 1974. 488 p.124. La herencia del 68: Entre el autoritarismo y la ciudadanía. Octubre-noviembre 1988, no. 573/574, Revista Universidad de México. México. 75 p.125. Dutschke, Rudi. El estudiante autoritario. Buenos Aires, Argentina: Ediciones del Siglo, S/A. 233 p.126. Duverger, Marcel. La revuelta de la Universidad [1968]. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 3). 12 p. Tomado de "Le Nouvel Observateur", Paris 15 de mayo de 1968, p. 37. 103
    • 127. Flores, Edmundo. El dilema de la izquierda en México y otros ensayos. México: FCE, 1996. 255 p.128. Freiting, Michel. El naufragio de la Universidad y otros ensayos de epistemología política. Barcelona, España: Ediciones Pomares, 2004. 287 p.129. Fuentes H., César (editor). La Universidad y la sociedad. México: Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), 1997. 202 p.130. Garton Ash, Timothy. Historia del presente. ensayos, retratos y crónicas de la Europa de los 90. Barcelona, España: Tusquets, 2000. (Tiempo de memoria). 503 p.131. Giudici, Ernesto. Educación, revolución científico - técnica y reorganización universitaria. La segunda reforma [1966]. México, D.F.: Edición mimeográfica de la Juventud Comunista de México, mayo de 1967. 30 p.132. El contexto político de la reforma universitaria; algunas consideraciones sobre el caso de México. 1972 [1971]. 1a edición, Viña del Mar. México: UNAM, Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural. 24 p.133. González Casanova, Pablo. Sistema y clase en los estudios de América Latina. México: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1978. (Colección: Situaciones, No. 3). 28 p.134. Gramsci, Antonio. La política y el Estado moderno. Barcelona: Instituto Gramsci, 1971. 209 p.135. Halpering Donghi, Julio. Historia de la Universidad de Buenos Aires. Argentina: Universidad de Buenos Aires, 2002. 181 p.136. Hirsch Adler, Ana. La formación de profesores investigadores universitarios en México. México: Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), 1985. 187 p.137. Ingenieros, José. El hombre mediocre. México: Editores Unidos, 1982. 206 p.138. Internationale Situationniste. Sobre la miseria de la vida estudiantil considerada bajo sus aspectos económicos, políticos y sociales [1966]. [En línea]. Transcripción íntegra de la traducción de Carme López (Barcelona, Icaria, 1977) del texto publicado por la UNEF, Strasbourg 1966. Publicado primero en 1966 en la Universidad de Estrasburgo por estudiantes de la I.S. <http://sindominio.net/ash/miseria.htm> Consultado por última vez el 4 de enero de 2011.139. Labbens, Jean. Tradición y modernismo. La Universidad en Chile. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 10). 24 p.140. Lombardo Toledano, Vicente. Textos políticos y sindicales. México: CONACULTA, 1994. 357 p.141. López Díaz, Pedro. Crisis y coyuntura de desarrollo económico en México (1970- 1976). México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1978. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 98). 24 p. 104
    • 142. Marcuse, Hebert. El fin de la utopía. México: Siglo XXI Editores, 1967. 170 p.143. Mariátegui, José Carlos. La reforma universitaria. Culiacán, Sinaloa: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1980. (Colección Situaciones, No. 14). 60 p.144. Marsiske, Renate (coordinadora). Los estudiantes. México: UNAM, 1998. (Colección trabajos de Historia y Sociología). 410 p.145. Massera, José L. Ciencia, educación, revolución. Culiacán, Sinaloa: Universidad Autónoma de Sinaloa, 1979. (Colección Situaciones No. 13). 93 p.146. Las empresas multinacionales y la agresión cultural. 1973. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM. 24 p.147. Steger, Hanss - Albert. El movimiento estudiantil revolucionario latinoamericano entre las dos guerras mundiales. No. 17. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria). 24 p.Las visiones oficiales del Estado148. “La visión de Echeverría”. In Semanario Milenio. No. 358. México: Multimedios Estrellas de Oro S.A. de C.V., Junio 26 de 2004. 96 p. p. 12.149. Cabrera Parra, José. Díaz Ordaz y el 68. México: Grijalbo, 1982. 194 p.150. Campos Lemus, Sócrates. 68 Tiempo de hablar. 30 años después. México: Edit. Sansores & Aljure, 1998. 269 p.151. Campos Lemus, Sócrates A. El otoño de la revolución: octubre. México: Costa Amic Editores, 1973. 126 p.152. Campos Lemus, Sócrates A. La cárcel y yo. México: Editorial Actualidades, 1976. 106 p.153. Cárdenas, Cuauhtémoc. Sobre mis Pasos. México: Aguilar, 2010. 614 p.154. Cárdenas Estandía, Rogelio. Luis Echeverría Álvarez entre lo personal y lo político. México: Planeta, 2008. 207 p.155. De la Barreda Solórzano, Luis. el pequeño Inquisidor. Crónica de una Infamia. México: Océano, 2008. 155 p.156. De Mora, Juan Miguel. Tlatelolco 68. México: Edamex, 1976. 198 p.157. Del Río, Salvador. Conversaciones en San Jerónimo. México: Libros para todos, 2009. (Libros para ser libres). 305 p.158. Dorantes, Gerardo L. Conflicto y poder en la UNAM; La huelga de 1999. México: UNAM, 2006. 185 p.159. García Cantú, Gastón. 1968: Javier Barros Sierra, conversaciones con Gastón García Cantú [1972]. Siglo XXI editores, 1993. (El hombre y sus obras). 253 p. 105
    • 160. González Casanova, Henrique. La Universidad: Presente y futuro. México: Departamento de Humanidades, Dirección General de Difusión Cultural, UNAM, 1972. (Deslinde, Cuadernos de política y cultura universitaria, No. 15). 32 p.161. González Pedrero, Enrique, Fernando Benítez, Carlos Fuentes, Víctor Flores Olea y Francisco López Cámara. “El "cuarto mundo" de los cinco: oportunismo y enajenación”. In Política, revista quincenal. 15 Agosto 1964, vol. V, No. 104. México. pp. 20-26.162. Lombardo Toledano, Vicente. La libertad sindical en México [1926]. México: Universidad Obrera de México "Vicente Lombardo Toledano", 1974. 320 p.163. Salinas, Carlos. Democracia Republicana. Ni Estado ni mercado: una alternativa ciudadana. México: Random House Mondadori, 2010. Debate. 975 p.La narrativa164. Avilés Fabila, René. El gran solitario de palacio. México: Editorial V Siglos, 1976. 215 p.165. Borges, Jorge Luis. Ficciones. México: Editorial Alianza, 1978. 208 p.166. Del Paso, Fernando. Palinuro de México. México: Editorial Diana, 1987. 647 p.167. Fallaci, Oriana. Un Hombre. Un Uomo [1979]. Barcelona: Noguer y Caralt Editores, 1984. 448 p.168. González de Alba, Luis. Otros días, otros años. México: Edit. Planeta, 2008. 169 p.169. José Agustín. Armablanca. México: Planeta, 2006. 219 p.170. Lewis, Oscar. Los Hijos de Sánchez. México: J. Mortiz, 1974. 521 p.171. Lima, Bernardo. El juego ha terminado. México: CONACULTA, 1993. 176 p.172. Monsiváis, Carlos. El 68. La tradición de la resistencia. Ediciones Era, 2008. (Bolsillo). 247 p.173. Padilla, Heberto. Fuera del juego. Lima, Perú: Ecoma, 1971. 110 p.174. Ruiz Villegas, Salvador. Malkhut. Cuentos, relatos e historias de amor de 1968. México: Editor Salvador Ruiz Villegas, 2008. 177 p.175. Santos Discépolo, Enrique. Cambalache Canción Tango. Buenos Aires, 1935.176. Vargas Llosa, Mario. La Fiesta del Chivo. Madrid: Alfaguara, 2000. 518 p.El 10 de junio177. “Declaración del Presídium del Comité Central del Partido Comunista Mexicano”. In Oposición. Año II, No. 27, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y 106
    • Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F., 1° al 15 de junio de 1971. 40 p. Contraportada.178. “Esquema de un Programa por la Reforma Universitaria democrática”. In Oposición. Año II, No. 28, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F., 15 al 30 de junio de 1971. p. pp. 24-26.179. “Manifiesto 10 de Junio”. In Oposición. Año II, No. 29, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F., 15 al 31 de julio de 1971. 40 p. p. 9-10.180. “Mesa Redonda: La apertura democrática y el movimiento obrero popular”. In Oposición. Año II, No. 29, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F., 15 al 31 de julio de 1971. 40 p. pp. 11-12.181. “Quince días de México: Un nuevo crimen de la burguesía”. In Oposición. Año II, No. 27, La lucha estudiantil en Monterrey. ¡Obreros y Estudiantes: UNIDOS CONTRA LA REPRESIÓN FASCISTA! México, D.F., 1° al 15 de junio de 1971. 40 p. pp. 3-12.182. Renuncia de Enrique Herrera, subsecretario de Radiodifusión del gobierno de Echeverría. 12 de junio de 1979. 6 p. Copias de los documentos personales enviados por Enrique Herrera a Joel Ortega y que incluyen: la renuncia; carta a sus amigos; recepción de Ignacio Ovalle; y la comunicación de Hugo Cervantes del Río de la presidencia (30 de julio).183. Aguilar Monteverde, Alonso y Pablo Gómez. Los estudiantes y la política. México: Nuestro Tiempo, 1971. 175 p.184. Condés Lara, Enrique. Los papeles secretos del 10 de junio. México, D.F.: Reflexión Abierta A.C., 2002. Sin paginación.185. Martín del Campo Castañeda, Jesús, Paco Ignacio Taibo II, Comité 68 pro Libertades Democráticas. 10 de junio No se olvida. México: Gobierno de la Ciudad de México, 2009. 53 p.186. Martínez Nateras, Arturo (prólogo y selección). No queremos apertura, queremos revolución! Materiales del Foro Nacional Estudiantil. México: Ediciones de Cultura Popular, S. A., 1972. (Colección Presencia estudiantil). 282 p.187. Medina Valdés, Gerardo. Operación 10 de junio. México: Ediciones Universo, 1972. 209 p.188. Ortega Juárez, Joel. 10 de junio: ¡ganamos la calle! México: Ediciones de Educación y Cultura, 2011 (Colección Nuestro Siglo, Siglo XX). 219 p.189. Ortiz, Orlando. Jueves de Corpus. México: Diógenes, 1971. 280 p. 107
    • Grupos armados 70190. Alonso Vargas, José Luis. Memorias 1945-1979. Prólogo de Carlos Montemayor. México: Editor J. L. Alonso V., 2009. 305 p.191. Barrera Hernández, Abel, Sergio Sarmiento, Gabriela Vázquez Olivera Mario Vázquez Olivera, Xochitl Leyva Solano, et al. Los movimientos de las últimas décadas. La guerrilla en la segunda mitad del siglo. Volumen III. Verónica Oikión Solano y Marta E. García Ugarte, editoras. Michoacán: El Colegio de Michoacán, CIESAS, 2006. (Colección Debates). 846 p.192. Castellanos, Laura. México armado 1943-1981. México: Ediciones Era, 2007. 383 p.193. Cilia Olmos, David y David González Ruiz (compiladores). Testimonios de la guerra sucia. México: Editorial Tierra Roja, 2006. 76 p.194. Condés Lara, Enrique. Represión y rebelión en México (1959-1985). La guerra fría en México; El discurso de la represión. Vol. I. Puebla, México: Porrúa, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2007. 301 p. Incluye CD con testimonios y documentos.195. Condés Lara, Enrique. Represión y rebelión en México (1959-1985). Los años dorados del priato y los pilares ocultos del poder; 1968 y el fin de una etapa; Los acólitos del diablo. Vol. II. Porrúa, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2007. 245 p. Incluye CD con testimonios y documentos.196. Condés Lara, Enrique. Represión y rebelión en México (1959-1985). Corea del Norte y México. El maoísmo en México. La Revolución Cubana y México. La cara desconocida del Partido Comunista Mexicano. Vol. III. Puebla, México: Porrúa, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2009. 296 p. Incluye CD con testimonios y documentos.197. Hirales, Gustavo. Memoria de la guerra de los justos. México: Cal y Arena, 1996. 330 p.198. Orozco Orozco, Víctor, Jorge Luis Sierra, Juan Fernando Reyes Peláez, Verónica Oikión Solano, et al. Movimientos armados en México, siglo XX. La guerrilla en la segunda mitad del siglo. Volumen II. Verónica Oikión Solano y Marta E. García Ugarte, editoras. Michoacán: El Colegio de Michoacán, CIESAS, 2006. (Colec. Debates). 652 p.199. Torres, Jorge. Nazar, la historia secreta. El hombre detrás de la guerra sucia. México: Debate, 2008. 172 p.Sindicalismo universitario200. Cordera, Rolando, Néstor de Buen, Eliezer Morales, et al. El SPAUNAM ante los problemas de la Universidad. México: SPAUNAM, 1976. 127 p. Folleto. 108
    • Movimiento universitario 1986-1987 y 1990201. Álvarez Mendiola, Germán. El conflicto en la Universidad Nacional Autónoma de México 1986-1987. Tesis de Maestría: México, 1991. 129 p.202. Castañeda, Marina. No somos minoría. La movilización estudiantil 1986-1987. México: Editorial Extemporáneos, 1987. 74 p.203. Haidar, Julieta. Debate CEU - Rectoría; Torbellino pasional de los argumentos. México: UNAM, 2006. 513 p.204. Del movimiento estudiantil y los jóvenes. Enero 1987, no. 9, Fin de Siglo. México.205. Ortega Juárez, Joel (compilador). Colección personal de documentos relativos al Congreso Universitario de 1990. México, 1990. Sin paginación.La larga e interminable transición206. Aristegui, Carmen. Transición Conversaciones y Retratos de los que se hizo y se dejó de hacer por la democracia en México. México: Grijalbo, 2009. 291 p.207. Ortega Juárez, Joel. El Último decenio de la era priista. México: Instituto Politécnico Nacional, 2000. 411 p.208. Ortega Juárez, Joel. El otro camino. Cuarenta y cinco años de trinchera en trinchera. Prólogo de José Woldenberg. México: FCE, 2006. 367 p.209. Prego, Victoria. Así se hizo la Transición. Barcelona: Plaza & Janés, 1995. 691 p.210. Valle EsPinosa, Eduardo. El segundo disparo. La narcodemocracia mexicana. México: Océano, 1995. El dedo en la llaga. 380 p.211. Woldenberg, José. Memoria de la izquierda. México: Cal y Arena, 1998. 309 p.212. Woldenberg, José. Después de la transición. Gobernabilidad, espacio público y derechos. México: Cal y Arena, 2006. 384 p.Los desafíos actuales213. Hernández, Anabel. La familia presidencial. El gobierno del cambio bajo sospecha de corrupción. Grijalbo, 2005. (Actualidad). 281 p.214. López Obrador, Andrés Manuel. La mafia que se adueñó de México y el 2012. México: Grijalbo Mondadori, 2010. 214 p.215. Villamil, Jenaro. El sexenio de televisa. Historia secreta del poder mediático. México: Grijalbo, 2010. 224 p. 109
    • Investigaciones de intelectuales216. El año de la rebelión del mundo, el 68. Testimonios de Paris, Praga, Berlín, etc. Septiembre de 1998, no. 5, Revista Equis. Autores: Carlos Fuentes; Carlos Monsiváis, et al. Edición especial. México.217. Estatuto del personal académico de la UNAM (Comentado y concordado). México: UNAM, 1994. 11 p.218. Aguayo Quezada, Sergio. 1968 Los archivos de la violencia. México: Grijalbo - Reforma, 1998. 199 p.219. Álvarez Mendiola, Germán. El movimiento estudiantil en la UNAM en la década 60. Tesis de Licenciatura: México, 1985. 476 p.220. Castañeda, Jorge y Rubén Aguilar. El narco y la guerra fallida. México, 2009. 143 p.221. César, José Joaquín. Recopilación sobre el crédito educativo en Latinoamérica. Situación en México y consideraciones para una reforma financiera de la educación. México: Edit. CONAFE, 1975. 136 p.222. Cordera Campos, Rolando. “El 68 y su economía política”. In Etcétera: Semanario de cultura y política. 1998, no. 300. México. 42 p. pp. 15-17.223. Cordera, Rolando y Carlos Tello. México la disputa por la nación, perspectivas y opciones de desarrollo. México: Siglo XXI Editores, 1981. 149 p.224. Cuevas Díaz, J. Aurelio. El Partido Comunista Mexicano 1963-1973. La ruptura entre las clases medias y el Estado fuerte de México. México: Universidad Autónoma de Guerrero y Universidad Autónoma de Zacatecas, 1984. Serie: Estado y educación en México. 204 p.225. Damián, Araceli y Julio Boltvinik (coordinadores). La pobreza en México y el Mundo. Realidades y desafíos. México: Siglo XXI, 2005. 541 p.226. De la Garza, Enrique, Tomás Ejea León, et al. El otro movimiento estudiantil. México: Editorial Extemporáneos, 1986. 179 p.227. Domínguez Nava, Cuauhtémoc. 1968 La escuela y los estudiantes. México: Jiménez Editores, 2003. 175 p.228. Problemas actuales de la educación (La sucesión rectoral). Octubre-diciembre 1978, no. 1, año 1. Puebla: Universidad Autónoma de Puebla (UAP). 206 p.229. López Díaz, Pedro. Diccionario de la Clase Empresarial. México: UNAM, 2010. 718 p.230. Marx, Carlos y Federico Engels. Obras Escogidas. Moscú: Editorial Progreso, 1971. 831 p.231. Mussachio, Humberto. Enciclopedia de México o Milenios de México [1989]. México: Royce Editores, 1999-2000. 3384 p.232. Pipitone, Hugo. Para entender la izquierda. México: Nostra Ediciones, 2007. 65 p. 110