Your SlideShare is downloading. ×
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

APORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS

739

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
739
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  1. OOOOOBSERVABSERVABSERVABSERVABSERVATORIO ARGENTINO DE VIOLENCIA EN LAS ESCUELASTORIO ARGENTINO DE VIOLENCIA EN LAS ESCUELASTORIO ARGENTINO DE VIOLENCIA EN LAS ESCUELASTORIO ARGENTINO DE VIOLENCIA EN LAS ESCUELASTORIO ARGENTINO DE VIOLENCIA EN LAS ESCUELASCÁTEDRA ABIERTAAPORTES PARA PENSAR LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASCiclo de Videoconferenciasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.1
  2. 22222 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasPresidenta de la NaciónPresidenta de la NaciónPresidenta de la NaciónPresidenta de la NaciónPresidenta de la NaciónDRA. CRISTINA FERNÁNDEZMinistro de EducaciónMinistro de EducaciónMinistro de EducaciónMinistro de EducaciónMinistro de EducaciónLIC. JUAN CARLOS TEDESCOSecretario de EducaciónSecretario de EducaciónSecretario de EducaciónSecretario de EducaciónSecretario de EducaciónPROF. ALBERTO SILEONISecretario General del Consejo Federal de Cultura y EducaciónSecretario General del Consejo Federal de Cultura y EducaciónSecretario General del Consejo Federal de Cultura y EducaciónSecretario General del Consejo Federal de Cultura y EducaciónSecretario General del Consejo Federal de Cultura y EducaciónPROF. DOMINGO DE CARARector de la Universidad Nacional de San MartínRector de la Universidad Nacional de San MartínRector de la Universidad Nacional de San MartínRector de la Universidad Nacional de San MartínRector de la Universidad Nacional de San MartínDR. CARLOS RAFAEL RUTACoordinación de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las EscuelasCoordinación de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las EscuelasCoordinación de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las EscuelasCoordinación de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las EscuelasCoordinación de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las EscuelasLIC. MARA BRAWERObservatorio Argentino de Violencia en las EscuelasResponsable Cátedra AbiertaResponsable Cátedra AbiertaResponsable Cátedra AbiertaResponsable Cátedra AbiertaResponsable Cátedra AbiertaLic. Marina LernerSupervisión TécnicaSupervisión TécnicaSupervisión TécnicaSupervisión TécnicaSupervisión TécnicaLic. Mariana MoraguesEquipo TécnicoEquipo TécnicoEquipo TécnicoEquipo TécnicoEquipo TécnicoLic. Ana Campelo - Lic. Julieta Albrieu - Tec. Luciana PampuroCátedra abierta: aportes para pensar la violencia en las escuelas. - 1aed. - Buenos Aires:Ministerio de Educación, 2008.102 p. ; 22x18 cm.ISBN 978-950-00-0688-01. Violencia Escolar. I. TítuloCDD 371.782Fecha de catalogación: 19/06/2008videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.2
  3. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 33333ÍNDICEINTRODUCCIÓN: Lic. Mara Brawer, Coordinadora de Programas para la Construcciónde Ciudadanía en las Escuelas .......................................................................................... 7PRÓLOGO: Prof. Alberto Sileoni, Secretario de Educación de la Nación.............................. 9PRIMER ENCUENTRO: La violencia y sus formas - Exposición de Alejandro Isla.................. 11SEGUNDO ENCUENTRO: La construcción de las legalidades como principio educativo -Exposición de Silvia Bleichmar, ........................................................................................ 25TERCER ENCUENTRO: Lazo social y violencia - Exposición de Mario Goldenberg .............. 55CUARTO ENCUENTRO: El lugar de los adultos frente a los niños y jóvenes - Exposiciónde Marta García Costoya ................................................................................................ 69QUINTO ENCUENTRO: Una pedagogía para prevenir la violencia en la enseñanza -Exposición del profesor Philippe Meirieu .......................................................................... 93EPÍLOGO: La violencia en las escuelas, Lic. Juan Carlos Tedesco, Ministro de Educaciónde la Nación ................................................................................................................. 109videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.3
  4. 44444 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.4
  5. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 55555Esta publicaciónestá dedicada a la memoriade SILVIA BLEICHMARvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.5
  6. 66666 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.6
  7. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 77777INTRODUCCIÓNEn el marco de las actividades del Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas,se desarrolló el ciclo de video conferencias Cátedra Abierta: aportes para pensar la violenciaen las escuelas, con el objetivo de crear un espacio de reflexión en el que podamos pensar ydebatir, a partir de los aportes de distintos especialistas, sobre esta temática que nos preocupa.Esta publicación reúne las primeras cinco videoconferencias de este ciclo, a cargo del Dr.Alejandro Isla, la Dra. Silvia Bleichmar, el Lic. Mario Goldemberg, la Lic. Marta García Costoyay el Prof. Phillippe Meirieu, quienes desde la antropología, el psicoanálisis, la pedagogía y ladocencia aportan elementos para pensar la “violencia” en toda la complejidad que la abarca.Hemos incluido también las preguntas que realizaron los docentes durante la conferencia,así como la respuesta de los expositores, ya que las mismas resultan un aporte valioso para eldebate.Esperamos que este material sea una contribución valiosa para cada uno de los actoresde la comunidad educativa en la búsqueda de posibilidades de cambio y de mejoramiento denuestro trabajo educativo.Este material está dedicado a la memoria de Silvia Bleichmar, quien no sólo participó deestas videoconferencias y ha sido miembro del Consejo Asesor del Observatorio, sino que,como psicoanalista, socióloga y docente, ha dejado una marca que nos guía en el trabajocotidiano. No hay mejor manera de expresar nuestra gratitud que retomando su palabraproductora en la construcción de una ética en las políticas sociales.Agradecemos a la Fundación OSDE, que nos ha permitido realizar el ciclo devideoconferencias simultáneamente en las distintas provincias de nuestro país. Agradecemostambién el esfuerzo realizado por las cabeceras de los Ministerios de Educación de las provincias,docentes, directivos y equipos técnicos de las distintas jurisdicciones, quienes han compartidoeste espacio de debate e intercambio.Lic. Mara BrawerCoordinadora deProgramas para la Construcciónde Ciudadanía en las Escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.7
  8. 88888 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.8
  9. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 99999PRÓLOGOPara todos los que trabajamos en el campo de la educación, las situaciones de conflictoque tienen lugar en las escuelas se han vuelto un tema de constante preocupación. Los modosviolentos en los que muchas veces se dirimen los conflictos interpelan a la comunidad educativaen su conjunto.La visibilidad y recurrencia que ha adquirido este fenómeno en los últimos tiempos, nosobliga a un ejercicio de reflexión en torno al concepto de violencia, y en particular en relacióna la violencia en las escuelas. Asimismo, es ineludible el debate sobre el lugar que le toca ala escuela en relación a esta temática. Esto implica pensar en términos no sólo deresponsabilidades, sino de posibilidades e imposibilidades.Se trata de pensar, entre todos, que puede hacer la comunidad educativa en relación alos hechos de violencia que tienen lugar en la institución, ya sea la escuela la generadora deestas situaciones, o actúe sólo como caja de resonancia de factores externos a esta.Este es el propósito por el cual, desde la Cátedra Abierta del Observatorio Argentino deViolencia en las Escuelas, se han llevado adelante estas videoconferencias. En ellas hanparticipado especialistas del campo del psicoanálisis, de la pedagogía y de la antropología. Apartir de estas miradas interdisciplinarias, hemos intentado aproximarnos a la comprensión dela situación, sin por ello reducir la complejidad del fenómeno.El concepto de violencia continúa siendo materia de debate en el campo de las cienciassociales, ya que es un concepto polisémico, es decir, cargado de múltiples sentidos y multicausal,es decir que no es originado por una causa única.En relación a las formas que adopta la violencia en nuestras escuelas, el abordaje no esmenos complejo. Sin embargo, es posible diferenciar entre violencia escolar y violencia en lasescuelas. La primera refiere a aquella violencia que se produce en el marco de los vínculospropios de la comunidad educativa. La violencia en la escuela, en cambio, refiere a hechosque tienen a la escuela como escenario, en los cuales la institución actúa como caja deresonancia del contexto social en el que está inserta.Más allá de estas distinciones, es mucho lo que la escuela puede hacer en este tema. Esineludible trabajar con los docentes y la comunidad educativa en su conjunto en la consolidaciónde una cultura institucional que afiance las prácticas democráticas en el sistema educativo.Para ello, desde el Ministerio de Educación se llevan adelante programas tales comoMediación Escolar, Derechos de la niñez y la adolescencia, y Convivencia Escolar, que tiendena desarrollar en los alumnos “habilidades para la vida”, a generar en las escuelas procesos derenovación de las normas de convivencia y a difundir y garantizar el cumplimiento de losderechos de los niños, niñas y adolescentes.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.9
  10. 1010101010 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasLas exposiciones aquí publicadas abordan la temática tanto desde una perspectiva ampliade la violencia como fenómeno que atraviesa lo social, como de lo específicamente institucional,como desde una perspectiva amplia el fenómeno de la violencia como. Esperamos que lasreflexiones que aquí presentamos se constituyan en una fuente de consulta y debate, a partirde la cual los docentes puedan elaborar estrategias que les permitan encarar el problema dela violencia en sus escuelas.Prof. Alberto SILEONIProf. Alberto SILEONIProf. Alberto SILEONIProf. Alberto SILEONIProf. Alberto SILEONISecretario de EducaciónMinisterio de Educación de la Naciónvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.10
  11. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 1111111111En principio nos enfrentamos con unadificultad muy grande al definir violencia. Elproblema consiste en delimitar el término, yaque hay varios tipos de violencia, como estáindicando el título que pusimos a esta confe-rencia: las formas de la violencia, en relacióncon el tema de la pluralidad de sus manifes-taciones.Por ejemplo, si consideramos las formasde violencias delictivas, es porque pensamosque toda violencia no necesariamente esdelictiva. Es más, dentro de las llamadas vio-lencias delictivas tenemos una variedad muygrande; desde las estafas, la corrupción eco-nómica, hasta el robo; o más aún, lo que he-mos visto hace un par de semanas atrás enSan Pablo, Brasil, cuando un preso de muchí-sima jerarquía en el mundo delictivo de SanPablo prácticamente dirige, desde la cárcel ycon un celular, una rebelión extremadamenteorganizada para lo que estamos acostumbrados a considerar como ‘delito en banda’ acáen Argentina.También tenemos otras formas de vio-lencia, como la que algunos llaman violenciadoméstica, otros violencia de género, o vio-lencias de generación. Estas formas incluyentodo lo que es el maltrato, que en general seentiende como el maltrato del hombre conrespecto a su esposa, la mujer, la compañera,pero también todo lo referido a golpes, insul-tos, etc., en la casa, entre padres e hijos. Seha realizado una serie de trabajos específicossobre este grupo bastante grande y heterogé-neo de violencias.Otro gran rubro estaría constituido porlas llamadas violencias sociales y/o políticas.Un ejemplo es lo que acabamos de ver portelevisión, acerca de lo que está pasando enChile: los estudiantes secundarios que tomanlas escuelas por una serie de reivindicacionesmuy concretas e históricas; algunos de ellossalen, luchan con la policía, hay represiónpolicial, etc. Esta es la violencia social a lacual estamos bastante acostumbrados, en to-das nuestras etapas históricas pasadas y re-cientes.Por otro lado, también se puede pensarla definición de la violencia en relación con lolegal y lo ilegal. Por ejemplo, todo lo que esviolación al Código Penal implicaría formasde violencia. En este caso, estaríamos hacien-do ajustes a la definición al caracterizar comoformas violentas las trasgresiones de normas,de leyes..... De hecho, hay visiones académicasque sostienen que una violación del CódigoPenal es violencia.En otro sentido, pongamos por caso eldel aborto en Noruega, que ha sido estudiadopor antropólogos. En ese país el aborto es le-PRIMER ENCUENTROLa violencia y sus formasExposición de Alejandro Isla, Doctor en Antropología, miembroExposición de Alejandro Isla, Doctor en Antropología, miembroExposición de Alejandro Isla, Doctor en Antropología, miembroExposición de Alejandro Isla, Doctor en Antropología, miembroExposición de Alejandro Isla, Doctor en Antropología, miembrode la carrde la carrde la carrde la carrde la carrera del Investigador Científico del CONICETera del Investigador Científico del CONICETera del Investigador Científico del CONICETera del Investigador Científico del CONICETera del Investigador Científico del CONICET, miembr, miembr, miembr, miembr, miembrooooode FLACSO y director de la investigación “Violencia, Cultura Polí-de FLACSO y director de la investigación “Violencia, Cultura Polí-de FLACSO y director de la investigación “Violencia, Cultura Polí-de FLACSO y director de la investigación “Violencia, Cultura Polí-de FLACSO y director de la investigación “Violencia, Cultura Polí-tica y Sociabilidad en Conglomerados Urbanos en la Argentina”.tica y Sociabilidad en Conglomerados Urbanos en la Argentina”.tica y Sociabilidad en Conglomerados Urbanos en la Argentina”.tica y Sociabilidad en Conglomerados Urbanos en la Argentina”.tica y Sociabilidad en Conglomerados Urbanos en la Argentina”.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.11
  12. 1212121212 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasgal, reconocido a través del Estado, a travésde las normas y leyes, pero hay una serie degrupos religiosos que creen lo contrario ymanifiestan en contra de esa norma, soste-niendo que el aborto implica violencia y, en-tonces, hablan de feticidio.Estos ejemplos muestran la complejidadde la cuestión de la definición. Otro aspectoque los antropólogos consideramos muy im-portante para tener en cuenta es latransculturalidad, es decir cómo podemos te-ner una visión, una aproximación común deuna cultura a otra cultura cuando éstas sondiferentes. Veamos la definición de unantropólogo inglés, David Richies, que tratade encontrar el puente entre diferentes cultu-ras. Él define a la violencia como “un dañofísico no aceptado o resistido” y piensa quecon esta definición abarca distintas formas deviolencia, hasta tener alcance universal.Esto ha sido debatido en muchas instan-cias académicas, ha corrido mucha tinta enrelación con esta conceptualización. Así escomo, conjuntamente con Migues, hace al-gún tiempo iniciamos una investigación en laque debatimos esta definición. Nosotros vi-mos que ‘en el daño físico’ no está implican-do todo lo que es ‘daño psíquico’, o sea quela definición de Richies no incluye en absolutotodo lo que es violencia psíquica. Considera-mos que hay algunas culturas en las que ex-plícitamente el insulto es muchísimo más gra-ve, muchísimo más fuerte que los golpes. Yeste tipo de valoraciones culturales deben sertenidas en cuenta. Además, con una defini-ción como esta quedarían completamenteafuera la estafa, la corrupción, que songravitantes en nuestra cultura. Estas formasno presentan violencia física, sin embargo tie-nen una incidencia en el tejido social muchomás fuerte que un hurto o un robo en la calle.Este ha sido prácticamente el último in-tento de la antropología para definir la violen-cia, semejante a otros que se han hecho des-de organismos multilaterales como la OEA,pero siempre se llega a este punto de imposi-bilidad. Entonces pensamos que es necesariauna aproximación bastante diferente con elreconocimiento de la existencia de visionespluralidades y contrastantes, como estamosviendo.A esto hay que agregarle otra cuestiónmás cuando estamos trabajando comoantropólogos. Cuando hacemos etnografías,cuando realizamos lo que se llama observa-ción participante, por ejemplo siendo testigoy dando testimonio de un fenómeno de vio-lencia, encontramos que existen distintas vi-siones del fenómeno de parte de los mismosactores. A nosotros nos interesa mucho la cues-tión de la visión del actor, la percepción delhecho de violencia y la valoración, tanto delperpetuador de la violencia, como de la vícti-ma. A su vez, también puede haber disiden-cias entre los propios testigos de la situaciónde violencia, lo cual implica una complejidadcon respecto a la caracterización de los he-chos de violencia. Nos referimos a las visionesde violencia y de la subjetividad implícita enlas visiones que, en general, difieren. Por ejem-plo, para alguna víctima puede ser que elhecho no haya sido tan violento como paraun perpetuador; o viceversa, para elperpetuador no ha sido violento un hecho,mientras que para la víctima ha sidoviolentísimo. Se da toda esta combinación quenos lleva a enfatizar la cuestión de la plurali-dad de visiones.En suma, respecto a la cuestión de po-der delimitar de alguna manera el campo dela violencia, nosotros hemos elaborado seispostulados, analizando, revisando las teoríasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.12
  13. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 1313131313y, además, haciendo bastante investigaciónsobre la cuestión. Estos postulados están vin-culados a seis aspectos que caracterizan laviolencia.I.- El primero consiste en la necesidadde pensar la violencia “a priori” comopolisémica; o sea, como hecho que contieneuna pluralidad de significaciones. Y desde esaperspectiva, pensarla, investigarla, trabajarlacon un doble enfoque. Un enfoque subjetivo,a partir de la visión de los actores involucradosen los hechos de violencia: hay que recogersu opinión, su caracterización, su percepciónen relación con el hecho o los hechos. El otroenfoque es considerado objetivo en el sentidode que es necesario trabajar con escenariosen donde se desarrollan los hechos de violen-cia, y estos escenarios están definidos fuerade la conciencia del actor o de los actoresinvolucrados en un hecho.Por ejemplo, con respecto a las violen-cias delictivas, sociales o domésticas, consi-derar el escenario es tener en cuenta las ca-racterísticas ocupacionales que están tamizan-do las condiciones sociales en una región, enuna provincia, en una localidad, los ingresosdel conjunto de la población; también los ni-veles educativos formales de aquellos queestán involucrados en el acto de violencia, peroal mismo tiempo los medios con que cuentala región, los tipos de vivienda y la localiza-ción de la vivienda, en qué tipos de barrios,en qué zonas. Esto nos da una idea de la di-mensión social, de la violencia doméstica, dela delictiva, en su probable vinculación, queno es directa, con lo que serían, por un ladolos niveles de pobreza y, por otro, con unacorrelación más fuerte inclusive que con lapobreza, con los niveles de desigualdad so-cial. Esto se ha demostrado no sólo en Amé-rica Latina, sino en todos los países del mun-do: a mayor incremento de la desigualdad,mayor violencia delictiva, especialmente deldelito contra la propiedad, robo y hurto. Tam-bién es una hipótesis que todos los indicadoresde violencia social, política, etc., crecen rela-cionados con indicadores de desigualdad y unpoco menos con indicadores de pobreza. Estoquiere decir que no hay una sola causa, unvector único, porque estamos siempre reco-nociendo que el hecho de violencia siempretiene características multicausales; puede ha-ber en determinados hechos una causa quetenga más peso que las otras, pero siemprehay que considerar una serie de causas.En síntesis, este primer postulado con-siste en la relación entre los dos aspectos deuna doble mirada: una mirada subjetiva, querescata la opinión y la visión de los actores, yuna mirada objetiva que rescata la malla so-cial, el espacio social, donde se desenvuelveel hecho de violencia.II.- En el segundo postulado se tiene encuenta el carácter cultural de la violencia. Con-trariamente a lo que se proponía a principiosde siglo como paradigma de la ciencia, con-siderar la agresión como un hecho biológico(determinadas personas con ciertos compo-nentes biológicos producirían conductas vio-lentas), nosotros pensamos que lo más impor-tante es lo cultural. Pero más allá de la discu-sión con la cuestión biológica, debate prácti-camente superado desde sus inicios, lo quequeremos rescatar en este postulado es la re-lación entre hecho de violencia y representa-ción de la violencia, la representación comoaspecto simbólico, en el nivel del discurso. Esinteresante observar que esta representaciónsimbólica de la violencia muchas veces nocorre por el mismo andarivel de los propioshechos: existen defasajes entre representacio-nes y hechos. Hay hechos que tienen una re-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.13
  14. 1414141414 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaspresentación pública como ‘violentos’, o queun gobierno quiere representar como ‘violen-tos’, y no lo son para su propios actores, quelos pueden considerar como una manifesta-ción ‘pacífica de protesta’. Esta cuestión lapodemos fácilmente ejemplificar con los ‘cor-tes de puentes por las papeleras’ enGualeguaychú, Entre Ríos.III.- La tercera cuestión es la vigilanciaepistemológica o metodológica sobre la visióndel autor. Es el caso de la persona que quiereinvestigar, que está observando desde esaperspectiva, no como testigo sino comoanalista de los hechos de violencia. En otraspalabras, hacer funcionar un principio dereflexividad: la propia vigilancia sobre la vi-sión misma. Es importantísimo ser muy vigi-lantes de nosotros mismos porque tenemosque reconocer que todos, incluyendo los in-vestigadores, estamos muy cargados de pre-juicios en relación con la violencia. Este es untérmino maldito dentro de nuestra propia cul-tura: nadie podría aseverar que determinadascuestiones se arreglan con violencia, ni en lodoméstico, ni en el espacio privado, menosaún en el espacio público. Por más que seapolisémica, violencia es una palabra tabú. Yatenemos cargas, en términos de visión sobrelo que vamos a pensar, lo que vamos a decir,lo que vamos a analizar y elaborar en rela-ción con la violencia; entonces, tenemos quehacer un paréntesis reflexivo sobre nosotrosmismos.IV. El cuarto postulado proviene de unsociólogo francés, Michel Wieviorka, que tra-bajó a principios de los noventa en Franciasobre instituciones públicas, incluyendo la es-cuela. Él propuso elaborar nuevos paradigmaspara entender la violencia y sostuvo que éstostenían que vincularse a la coyuntura histórica.En este sentido observó que no se podían usarparadigmas provenientes del comienzo de los’20 o de mediados de los ’20 en relación a loque estaba pasando al final de la década,porque había una sucesión de aspectoscausales que se iban transformando y que eranecesario incluir. Luego Wieviorka trabajó conel tema de inmigración y ahí vio, obviamentedesde la perspectiva de su país, la cuestiónétnica en términos de discriminación comoforma de violencia. Estas formas que estánmuy presentes en la escuela, muchas vecesestán tapadas: no se comenta, no se conver-sa, no se discute, no hay un espacio de discu-sión, sino que se constituye más bien comoun espacio de transmisión de preceptos enrelación a las cuestiones étnicas, fundamen-tales en relación con la historia de cada unode los países. Los franceses se enfrentan contoda la cuestión de la migración Magrebí, enespecial del norte de África, vinculada con lasrevueltas producidas a fines del 2005 y a prin-cipios del 2006 en las grandes ciudades fran-cesas.Los antropólogos estamos bastante acos-tumbrados a trabajar, en Argentina y en Amé-rica Latina, con poblaciones de “pueblos ori-ginarios”. De ellos siempre hemos recibidotestimonios, quejas, de todo lo que pasa entérminos de relaciones con el Estado. Porejemplo, la forma en que se enseña la histo-ria de estos pueblos en relación con la historianacional. Esto no es un problema de la Ar-gentina únicamente. Entonces es importanteque se tenga en cuenta como un punto fuer-te, porque genera formas de prejuicios muyintensos en términos de discriminación. Enconclusión, nosotros pensamos que esta es unacuestión importante para tomar en cuenta tam-bién en nuestros modelos: las diferenciasétnicas, ya que cuando se conforman esasdiferencias como racismo, se establecen losvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.14
  15. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 1515151515principios de la discriminación.V.- El quinto punto se refiere al rol delEstado. En general, los sociólogos yantropólogos que han tratado este tema, con-sideran al Estado y a las agencias del Estadovinculados con la represión del delito, o comoresponsables de generar los modelos de pre-vención del delito. Asimismo, los ven comodeficitarios en relación con la cuestión de laviolencia, especialmente de la violenciadelictiva. En nuestro modelo, en el paradig-ma de nuestro país, incluimos el Estado y susagencias como parte de la violencia delictiva,es decir, no sólo desde la perspectiva de lacarencia de los servicios que pueden prestar,sino también vistos, muy fuertemente desdela sociedad, como productores de delito. En-contramos cientos de casos que lo demues-tran; uno de los que seguimos fue el caso del“loco de la ruta”: una serie de mujeres vincu-ladas a la prostitución que desaparecieron enMar Del Plata, y algunas aparecierondescuartizadas. En un principio se supuso queel responsable era un psicópata serial, perose fue descubriendo que en realidad habíaverdaderas implicaciones entre los barrios don-de estas mujeres ejercían su servicio con sec-tores vinculados con las comisarías. A tal pun-to había participación de las agencias del Es-tado (policías, jueces, etc.), que debieron usarfuerzas de Gendarmería Nacional para poderhacer algunos allanamientos, porque los im-plicados siempre estaban descubriendo convarios días de anticipación cuándo y dónde,en qué casas y barrios se iban a hacer losprocedimientos. Por lo tanto, creemos que esmuy importante la reflexión sobre esta cues-tión en relación a la violencia.VI.- Para terminar, un sexto punto quenos parece muy importante, es la cuestión delas culturas políticas regionales en relación ala violencia escolar, más allá de todas estasdiscusiones, de todos estos postulados y demuchos hechos que pueden ser debatidos ytomados como ejemplo. En esta direcciónpensamos que no hay solamente una culturapolítica en la Argentina, sino que hay variasformas de expresión de culturas políticas,muchas de ellas tienen formas fuertementeautoritarias, y estas formas de autoritarismoimpiden poder profundizar, poder abrir undebate antes que profundizarlo, tanto dentrode las escuelas como dentro de la sociedadcivil, las familias, el barrio, las juntas de veci-nos, etc. Esto ya no es solamente una cues-tión del Estado, sino que es responsabilidadde la sociedad, responsabilidad de vecinos,de la relación entre vecinos, de la escuela, depadres y de maestros con los chicos. Nosotrosconsideramos que si en la escuela se lograraun espacio plural, donde las disidencias se res-peten, donde se abran distintas visiones enrelación a la historia vinculada con la violen-cia, donde se vean las distintas resolucionesde conflicto en distintos momentos históricos,donde haya tolerancia, serviría para poner losmales de la violencia sobre el pupitre, sobreel tapete, sobre el escritorio, para abrir el temadesde distintos lugares. Pienso que es funda-mental el rol de la escuela relacionada con laregión, la vecindad, para abrir estas pluralida-des, conteniendo las discrepancias, tolerandolas diferentes visiones. Esto es parte del deba-te que nos merecemos en el presente, perotambién en relación al pasado, porque los ar-gentinos en general tenemos bastantes difi-cultades para poder cerrar determinadas heri-das. Para cerrarlas, es bueno poder leerlasabiertamente, discutirlas y consideramos quela escuela, en este sentido, es un espacio fun-damental.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.15
  16. 1616161616 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasPREGUNTAS DEL PÚBLICOSede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires: Lo queestaba comentando el doctor son aspectos quenosotros vemos cotidianamente. Tomamosconciencia de que esto está sucediendo y aveces, desde el trabajo del aula, uno trata dehacer algo, de buscar estrategias para estascuestiones de violencia, y no se encuentraapoyo institucional. ¿Qué tipo de herramien-tas podríamos nosotros usar para generar unaconciencia en el grupo y que no quede el tra-bajo aislado, acotado a un momento de lasemana?AlejandrAlejandrAlejandrAlejandrAlejandro Isla:o Isla:o Isla:o Isla:o Isla: Yo considero que no essolamente la tarea en el aula. Tengo que re-conocer que soy un lego en relación con lacuestión de la escuela. Por supuesto que hepasado por el colegio, pero no es mi especia-lidad la cuestión de la escuela, entonces cuan-do usted pregunta la cuestión institucional amí se me ocurre contestarle de esta manera:sería importante no sólo quedarse en el aula,sino construir una comunidad para discutir estacuestión, y en la comunidad tendrían que es-tar los distintos maestros, los directivos de laescuela. Sería muy interesante incluir tam-bién a los padres de los alumnos en algúnmomento de reflexión que podría ser sema-nal, mensual, pero no puedo hacer una pro-puesta en ese sentido, aunque estoy conven-cido de que no puede ser solamente el maes-tro con sus alumnos, sino que tiene que seruna comunidad la que esté debatiendo estetipo de cuestiones, porque ahí se van a verdiferentes aspectos que creo, sonimportantísimos.Sede ciudad de Buenos AirSede ciudad de Buenos AirSede ciudad de Buenos AirSede ciudad de Buenos AirSede ciudad de Buenos Aires:es:es:es:es: Yo mehabía quedado pensando en esto de la doblemirada: por un lado el individuo, por otro ladoel espacio social, y la vinculación con el ca-rácter cultural, la relación entre el hecho y larepresentación. Para mí estos dos puntos tie-nen mucha relación, primero por las caracte-rísticas que se han planteado con respecto alespacio social donde se desarrollan los hechosde la violencia y segundo, por las característi-cas individuales. Entonces, a mí me gustaríaprofundizar este tema de la relación entre elhecho y la representación, porque me quedépensando en lo que decía el licenciado, enque muchas veces lo que para nosotros esuna situación de violencia, para los que estánimplicados no es la misma representación. Yotrabajo en una escuela del conurbano bonae-rense en una zona bastante conflictiva comoes Claypole, el barrio Don Orione, donde lassituaciones de violencia se repiten bastante, yúltimamente más agravadas, pero nosotrosnotamos en que para los chicos que las repre-sentan, no son situaciones de violencia.AlejandrAlejandrAlejandrAlejandrAlejandro Isla:o Isla:o Isla:o Isla:o Isla: Eso es importante, por-que los chicos justamente están viendo queson hechos que pueden ser caracterizadoscomo violentos por nosotros, o por directivosde la escuela o por otros actores adultos, ydespués los chicos tienen una representaciónen su relato, en su discurso, que no está ca-racterizada como violenta. Por ejemplo, jue-gos en el patio de recreo que pueden llegar aser muy fuertes, de mucha agresión, son con-siderados por ellos como normales. Entoncesse produce esta diferencia entre lo que noso-tros estamos observando y la caracterizaciónde ellos cuando, de parte nuestra, no es sola-mente una observación, sino también unavaloración que hacemos, porque estamos di-ciendo que es un hecho violento. Tenemosque debatirlo, que confrontarlo con ellos. Yocreo que es importante generar discusiones yvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.16
  17. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 1717171717debates en relación con la posibilidad de queese tipo de hechos puedan llegar a tener unarepresentación, sin pretender que la de losadolescentes sea como la nuestra. La cues-tión es ir buscando algunos puntos de con-fluencia en un proceso que es largo, porqueentiendo que, donde usted está trabajando,las relaciones sociales del entorno no estánayudando, sino que están apuntando justa-mente a que esas representaciones no seanconsideradas como violentas, o sea que estánacreditando la perspectiva de los chicos. Comovemos, siempre es problemática la vincula-ción de hechos y representaciones, porque engeneral los actores involucrados no coinciden.La única manera de enfrentar esto es sentar-se alrededor de la mesa y, con mucha pacien-cia, empezar a sacar lo que está en juego, loque está por detrás de esos juegos que consi-deramos violentos.Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco: Con respecto al problemade delimitar y definir la violencia, ¿cómo dife-renciar la agresión natural en un adolescentecomo parte de su estructura de crecimiento, ylo que es la violencia? Y también, ¿cómo en-tender el ejercicio de poder? Porque muchasveces, como bien decía el doctor Isla, la re-presentación que tiene el adulto, lo que esviolencia para el adulto, quizás es simplemen-te una forma de defensa del adolescente. Esdecir que él se está defendiendo también deun medio externo que le es agresivo. O seaque la institución escolar no es independientede todo lo demás.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Sí, es difícil separar des-de una perspectiva analítica, pero hay un puntointeresante para pensar. En principio estoy deacuerdo con que no toda violencia es mala;como usted dijo, puede haber violencias de-fensivas. Entonces hay que reconsiderar lascaracterísticas del término violencia. Pero creoque hay aquí un aspecto interesante: cuandoun hecho rompe, atenta, contra las relacio-nes sociales, cuando corta las relaciones so-ciales y afectivas, es un hecho que debería-mos considerar negativo. Porque en nuestrasinvestigaciones de antropología encontrába-mos numerosos casos, no solamente en tér-minos de defensa. Un adolescente que sedefiende puede tener una conducta violentaen relación con una defensa, y también en-contrábamos numerosos rituales religiosos, sa-grados, que tienen partes fuertemente violen-tas. Sin embargo, a través de ese tipo de vio-lencia, se está reconstituyendo la persona, oel “yo”, y se están reconstituyendo relacionessociales. Entonces, para mí es importante versi se está rompiendo la relación, si se estáatentando contra el lazo social o, quizás, conqué formas violentas se están reconstituyendo.Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta: Buenas tardes. Me quedóen claro la cuestión de atacar la violencia desdela escuela, pero… ¿cómo atacamos la violen-cia que existe en la sociedad y que refuerzanlos medios de comunicación?Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Hay una vinculación en-tre lo que es la violencia de la sociedad y laviolencia que se expresa en la escuela. Peroyo creo que desde la escuela no se tienenque resolver los problemas de la sociedad,porque evidentemente sería una carga terri-ble sobre los maestros, además de lo que yatienen. Yo simplemente digo que desde laescuela lo que se puede hacer es un debateen torno a la cuestión de las formas de laviolencia: cuáles son las tolerables, las no to-lerables, cuáles son los límites. Como lo hedicho antes no hay preceptos, sino que estose tiene que debatir en comunidad, en con-junto.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Yo quisiera agregar alo que dijo el antropólogo algo sobre el temavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.17
  18. 1818181818 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasde la globalización, que produce cada vezmenos trabajo y mayor desocupación en to-dos los países. Esto se traduce en violencia yse refleja también en la escuela. Pienso quetambién debería tenerse en cuenta.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: A partir de laglobalización es interesante ver cuál es la in-fluencia de los medios en la cuestión de laviolencia, por ejemplo la televisión. Es algoque se está estudiando y debatiendo. Es se-guro que tiene una influencia bastante impor-tante en cuanto a la difusión de las peoresimágenes de violencia, pero no podemos ha-cer una relación tan directa. Nosotros hicimosun trabajo comparando la situación en Bue-nos Aires, incluyendo los picos de violenciamuy fuertes en el Conurbano, con otras re-giones muy tranquilas del país, con muy pocodelito. Y encontrábamos que a veces, en zo-nas que no presentaban los niveles de violen-cia que hay en el Conurbano Bonaerense, setenían exactamente los mismos temores, ycreemos que eso es producto de ciertas imá-genes que se difunden globalizadas por losmedios, especialmente la televisión.Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy: El doctor Isla había plan-teado algo importante sobre el debate en laescuela de lo que es aceptable y no acepta-ble como un hecho violento. Ahora bien, unavez que nosotros en la comunidad podamosdecir qué es lo aceptable y lo no aceptable,¿cómo haríamos para trabajarlo? En la comu-nidad educativa, ¿cómo haríamos para con-tener realmente al alumno, o a ese grupo dealumnos que son violentos con el resto de loscompañeros, y que sigue representando unriesgo en la población escolar? A estos alum-nos generalmente se los ha detectado conportación de arma blanca y de fuego, agre-den física y verbalmente, con el agravante deque la mayoría de ellos están en el consumode drogas.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Efectivamente, son situa-ciones muy complejas, pero me imagino quese están viviendo en todo el país. Suponga-mos que la comunidad llega a puntos de acuer-do con respecto a lo que es aceptable y noaceptable. Poner puntos muy concretos es unafuerte presión social que se va a ejercer a partirde ese acuerdo, en relación al tema de con-sumo y al tema del uso de las armas. Por ejem-plo, yo he visto experiencias muy interesantesen Rosario, sobre chicos que vivían en la ca-lle, pero cuando iban al Hogar de Día, teníanel acuerdo de dejar sus cosas prohibidas enuna caja. Cuando salían para vivir en la calle,las retiraban. Esto era un algo consensuadoentre todos. Son acuerdos que tienen que irrealizándose. Y la presión social de esos acuer-dos es muy importante.Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario: Yo quería referirme tam-bién a esta representación de la violencia enrelación con los hechos, a los nuevosparadigmas para entender la violencia. Creoque los docentes no entendemos muy bienestos nuevos paradigmas. Necesitaríamos, porparte de cada uno de los Ministerios de lasprovincias, un poco más de capacitación conrespecto a esto. Estamos muy interesados eneste tema de la violencia porque se da a todonivel, tanto en colegios privados como en co-legios oficiales y a veces, el comportamientode algunos docentes es generador de violen-cia. Precisamente por estos nuevosparadigmas que no conocemos mucho, haymuchos prejuicios también por parte de losdocentes, eso de saber qué cosa es violenta yqué no entre los chicos. Yo quisiera que expli-que esos nuevos paradigmas, para saber cómotenemos que encarar esto.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Sí, estoy totalmente deacuerdo en que compartimos un montón devideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.18
  19. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 1919191919prejuicios, que los llevamos dentro de nues-tras mochilas de diferentes formas. Son partede la educación en nuestra familia, en el ba-rrio y por eso es necesario hacer talleres, dis-cusiones, entre los maestros, los directivos paradiscutir esta cuestión, relacionando los nue-vos paradigmas con diferentes instancias. Creoque la instancia taller es bastante importante,pero depende de que las autoridades del Mi-nisterio hagan la propuesta.Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy: Yo le quería plantear conrespecto al uso que se hace de la violenciasocial en el caso de los reclamos estudianti-les, tanto el rol de las autoridades, como elde los medios de comunicación que son losque logran transmitir y amplificar esos recla-mos. Desde que el gobierno de alguna mane-ra despenalizó las marchas de los piqueteros,o bien hubo no-sanción de la violencia que enellas se actúa, los estudiantes fueron copian-do ese modelo de reclamar, cortando calles,por cosas que antes se reclamaban en el des-pacho de la directora respetando a la jerar-quía. ¿Cómo se vuelve de eso, si los chicosvieron que el gobierno lo toma como un mé-todo “aceptable”?Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Es una cuestión que sedebe debatir dentro de la comunidad y, comosu opinión lo está marcando, puede surgirdeterminada crítica en relación a la cuestiónde la autoridad que evidentemente es un pro-blema muy serio. No lo hemos planteado enrelación con la autoridad del gobierno, perolo hemos estado trabajando bastante fuerte-mente en relación a la cuestión de la familia.Cuando la familia empieza a tener proble-mas muy serios, cuando el padre prácticamen-te está ausente y la madre con varios hijostiene que salir a trabajar, y no hay una autori-dad adulta, se generan graves problemas. Unode los aspectos es la cuestión de la autoestimay, por otro lado, la cuestión de la violencia.Por ejemplo, chicos que se han criado entrechicos, en una casa donde ya no hay un adul-to que represente aunque sea a la madre.Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan: En cuanto a los tiposde violencia, ¿existe una violencia que se pue-da llamar violencia escolar y qué relación tie-ne con la violencia social?Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Habría que consultar conlos expertos en violencia escolar que estánpresentes. Yo no podría decir si hay una espe-cificidad, afirmar la existencia de una violen-cia que se da internamente, dentro de la es-cuela. Imagino que hay. En mi época les tirá-bamos tizas a los maestros. Sé que ahora,como dijo el colega de Jujuy, llevan armas defuego, cuchillos. En todo caso es un espaciosocial trasladado del barrio a la escuela, demanera que no podría caracterizar si hay unaviolencia específicamente de lo escolar, aun-que se me ocurre que hay varios trabajos queestán apuntando a demostrar esa especifici-dad de la escuela en términos de una violen-cia concreta.Sede TSede TSede TSede TSede Tucumán:ucumán:ucumán:ucumán:ucumán: Desde su visión, des-de el punto de vista antropológico, si conside-ramos al hombre ónticamente, esencialmen-te, desprovisto de ansiedad, desprovisto deviolencia, ¿sería entonces el hombre violentocontemporáneo un producto que resulta denuestra responsabilidad? ¿Somos responsablesfrente a esto? Y en ese sentido, ¿qué acciónpreventiva concreta considera usted que re-sultaría necesario redefinir, plantearse, formu-lar, desde el análisis de las necesidades con-cretas que tienen hoy nuestros jóvenes, nues-tros niños? Me refiero a los estados de insatis-facción que los inducen a episodios de violen-cia, dado que no sería propio de ellos desdeun punto de vista óntico, esencial.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.19
  20. 2020202020 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasAlejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Los antropólogos tene-mos miradas diferentes respecto de si hay unaesencialidad o no, es decir un principio ónticodonde poder pararse y poder asimilar. Salvoque pensemos en la cuestión del homo-sapiensy pensemos en toda la herencia de losaustralopitecos, yendo a muchos millones deaños atrás. Pero viendo todo lo que constitu-ye una cultura, lo que algunas veces hemosllamado las culturas primitivas, las más aleja-das de lo que sería Occidente, en todas lasépocas se han encontrado distintas formas delo que hoy nosotros caracterizaríamos de vio-lencia. Inclusive con cierto horror: por ejem-plo, en Nueva Guinea hasta hace unos muypocos años atrás, yo diría hasta hace unosdiez años, para conseguir una novia o unaesposa, para que la mujer comenzara a seresposa, había que llevarle al suegro el cráneode un enemigo. Estaba considerado que esono era asesinato sino que, por el contrario,favorecía a las relaciones sociales. Suegros exi-gentes: pedían una cabeza, de manera queel matrimonio en términos de relación socialse estaba haciendo a partir de este tipo deritual. Desde nuestra perspectiva, es un ritualbastante violento, pero desde la gente deNueva Guinea, no, porque para que existaunión matrimonial había que hacer esto. Encambio nosotros vamos, según los cultos, alregistro civil o a la Iglesia,.Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones: Desde el Ministerio deEducación, en Misiones se han generado yavarios programas para abordar el problemade la violencia en la escuela, con conveniosque se han realizado con la Nación. A partirde este programa pueden participar escuelasde toda la provincia. Nuestra pregunta es:¿cómo generar estrategias desde las escue-las, que incidan sobre los factores exógenosque gravitan e invaden la vida de nuestrosjóvenes? Cuando digo factores exógenos, merefiero a los centros recreativos que los atraen,llámese boliches bailables, cybers, donde ellosvan, y donde hay influencias tan fuertes, quea lo mejor se pierden todos los valores que sequieren liberar dentro de la escuela; o quizásnosotros no tenemos las estrategias suficien-tes para hacer frente a estos factores.Daniel Miguez:Daniel Miguez:Daniel Miguez:Daniel Miguez:Daniel Miguez: Sí, hay distintos tipos deexperiencias sobre esa cuestión de cómo cons-truir lugares de sociabilidad alternativos, don-de uno percibe que se puede difundir algoque los antropólogos llamaríamos una culturaasociada a la violencia. Pero antes de esohabría que tener en cuenta una cuestión: tam-poco hay que demonizar ciertos lugares, por-que automáticamente conspiran en la repro-ducción de la violencia. Un cyber café, porser cyber café, no es necesariamente violen-to. O la televisión, no es intrínsicamente vio-lenta. Son ámbitos como cualquier otro, quepueden ser espacios de sociabilidad en distin-tos sentidos. Yo no construiría demonios es-pecíficos o puntuales. Más allá de esa salve-dad, tal vez lo que se ha demostrado comoestrategia adecuada en otros contextos es laconstrucción de focos de sociabilidad alterna-tivos, es decir, lugares de deporte, etc. Se es-tablecen redes de sociabilidad entre los jóve-nes que no tienden a la violencia o a elemen-tos sintomáticos de la violencia como referen-cia. En la Argentina no hay tantas experien-cias de estas características. Obviamente, laposibilidad de concretar ese tipo de estrate-gia tiene que ver con la implementación depolíticas que a veces se pueden darautónomamente desde el nivel de una insti-tución intermedia como una escuela, pero querequieren un sustento más general que la ini-ciativa solamente de una escuela en particu-lar.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.20
  21. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 2121212121Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta: Mi pregunta apunta al temaal que hacía mención el señor ministro, encuanto a que la escuela primaria dispone deun poquito más de contención para las jóve-nes. Desde el nivel del EGB y polimodal noso-tros estamos en una orfandad bastante com-prometida. Son muchos los esfuerzos que ha-cemos, que hacen muchos docentes para po-der tratar de contener a todos los jóvenes quetienen los distintos problemas sociales. Peronosotros sentimos que no estamos acompa-ñados como corresponde por nuestras autori-dades, porque falta un actor fundamental enlas escuelas que es el preceptor. El preceptortiene que tener una capacitación específica,porque él es el que está frente al alumno cuan-do está en la hora libre, cuando se provocangeneralmente los actos de indisciplina queluego generan violencia. Nosotros necesita-mos que esto sea reconocido por las autorida-des, con respecto a todos los cargos vacantesde preceptores, para poder llevar a cabo losdistintos proyectos que se plantean. De estaforma la escuela podría realmente actuar comolo viene haciendo desde siempre, ya quemamá y papá no están en la casa para ser losgeneradores de las normas y los ejemplos prin-cipales de los alumnos. En las escuelas tam-poco los tienen, porque no tenemos precep-tor. Contamos con personal voluntario de je-fes y jefas del hogar, que muchas veces noestán capacitados para poder resolver los dis-tintos problemas que se presentan en la es-cuela.Mariana Moragues:Mariana Moragues:Mariana Moragues:Mariana Moragues:Mariana Moragues: Estamos de acuer-do en la mayoría de las cosas que dicen, nohay mucho que agregar. La situación en cadaprovincia es diferente, existen condiciones dedesigualdad muy fuertes. Hay muchas provin-cias en las cuales esta figura importante quees el preceptor está haciendo falta, al igualque tutores, coordinadores de grupo. En laescuela media hay falta de todas estas figu-ras como decía el Ministro. Esto que estamoshaciendo justamente apunta hacia una políti-ca educativa que componga cierta fragmen-tación que hay en el sistema educativo y ladesigualdad entre distintas regiones, ya quelas condiciones no son las mismas en diferen-tes lugares.Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca: En la introducción elseñor Ministro hizo referencia a que la demo-cracia se preocupó por transformar el sistemaeducativo y no se preocupó por cambiar loscontenidos. Ahora les pregunto, desde la an-tropología, ¿se han realizado estudios quehagan posible encontrar o priorizar algunosvalores que nos lleven a una cultura de la no-violencia? y si los hay, ¿me los puede expli-car?Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Lo que nosotros detec-tamos, y especialmente yo trabajé, fueron másque nada formas de autoritarismo en la cultu-ra política de provincias del noroeste argenti-no. Uno de los aspectos fundamentales comopara afrontar todas las relaciones de autorita-rismo, que son un poco la matriz de lo quenosotros podríamos considerar negativamen-te como cultura de la violencia o como unamirada negativa con respecto a determina-das expresiones de la violencia, es profundi-zar, debatir todo lo que está relacionado conlas formas autoritarias de cultura política. Cuan-do digo cultura política, no me estoy refirien-do específicamente a los partidos políticos, sinoa formas de autoridad, a formas de valoresque están presentes inclusive en la familia. Loque tradicionalmente se llamaba la familiapatriarcal es aquella en la que el hombre dela casa es el que encarna los valores funda-mentales de la autoridad y el respeto por en-cima de la mujer, y más por encima de losvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.21
  22. 2222222222 - Observatorio argentino de violencia en las escuelashijos. A veces el hijo varón mayor puede estarpor encima de la madre. Este tipo de valores,que muchas veces forman parte del sentidocomún, es lo que de alguna manera quierollamar cultura política. Esta se expresa en he-chos concretos de la vida cotidiana y muchasveces tamiza numerosas relaciones socialesque están presentes en la cotidianeidad. Yodiría que son aspectos que se modificanprocesualmente. No es para decir “bueno, estohay que tirarlo a la basura y poner otra cosa”,sino que hay que discutir, hay que debatir,poner arriba de la mesa, qué es lo que estáimpregnando el sentido común, y tenemos laoportunidad de flexibilizarlo, matizarlo con dis-tintas visiones.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Aprovecho para salu-dar a Míguez e Isla, por su libro “Heridas Ur-banas”, y comparto el tema de la pluralidadde la violencia ya que es grave, porque paramí, la violencia tiene intención de daño y losdocentes nos encontramos con la problemáti-ca de que no solamente está en quien la reci-be, sino que también hay otros implicados:quien la ejerce y quien la observa. Por lo tan-to, le pregunto si están de acuerdo con quela violencia implica daño intencional, y les pidocomo académicos que influyan en las políti-cas educativas para la formación docente anteestos escenarios tan complejos que hoy vivi-mos en las escuelas.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Gracias por la mencióndel libro, en nombre también de Míguez, yaque hemos trabajado juntos. Volviendo al temadel daño intencional, que está en el libro “He-ridas urbanas”, a veces hay daños, violencias,que no son intencionales, porque intencionalquiere decir que está dentro de la conciencia.Como decía, a veces hay una serie de accio-nes que están mas allá de la voluntad, que noson demasiado concientes, que son no-cons-cientes y producen mucho daño, heridas difí-ciles de reparar. Creo que la cuestión del dañointencional hay que ampliarla al daño tam-bién no intencional. El punto fundamental essi afecta o no afecta a las relaciones sociales,si afecta o no afecta el lazo. Hemos encon-trado montones de situaciones en que la vícti-ma habla de violencia y el perpetuador deesa violencia esta diciendo que él no la ejer-ció. Y no es que quiera cubrirse o escaparse,sino que lo dice de manera muy profunda,muy convincente además. O por ejemplo, si-tuaciones de violencia de género. Hemos pre-senciado situaciones en las que el marido lepega a la mujer, a la esposa en la calle, y unoquiere entrometerse, defender, porque le es-tán pegando a alguien, sin saber las relacio-nes de parentesco o afinidad que hay entreesas personas, y es la mujer la que ha gritado“usted qué se mete, es mi marido”. Enton-ces, quizás la mujer estaba pensando que elmarido estaba ejerciendo la violencia, perotambién estaba pensando que tenía derechode ejercerla. Son temas muy complejos y deli-cados, en los que se hace necesaria la articula-ción, el equilibrio entre los diferentes puntosde vista, las diferentes visiones de los actores.Sede Lobos:Sede Lobos:Sede Lobos:Sede Lobos:Sede Lobos: Queríamos preguntarle aldoctor cómo manejamos la violencia genera-da muchas veces, y sin querer, por los propiosdocentes; cómo hacemos para revertir eseespejo que ofrecemos en el que los niños semiran a diario.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Este es un tema muy in-teresante que tendrían que debatir los pro-pios docentes, cuando los docentes generanformas de violencia y los chicos responden aesas formas de violencia de una manera vio-lenta. Yo no tengo ejemplos, pero he leídoque alguna maestra en alguna región del país(se me pierde porque lo he leído hace años, ovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.22
  23. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 2323232323hace meses atrás, mezclado con otras cosas)le ha pegado a un alumno. Insisto en que lomás importante es el debate que tiene queestar afuera de la relación aula, maestro-alum-no, y que además debe incluir a los demásdocentes de esa escuela y a los demás alum-nos fuera de esa aula y, fundamentalmente,a otros sectores de esa comunidad. Yo llega-ría hasta ahí.Sede TSede TSede TSede TSede Tucumán:ucumán:ucumán:ucumán:ucumán: En la provincia deTucumán, hay muchas personas comprometi-das con el tema de la violencia escolar. Perohay una falla fundamental: no hay un trabajosostenido sobre la prevención de la violencia.Y mientras nosotros no tomemos concienciade la necesidad de hacer ese trabajo sosteni-do, no vamos a poder luchar contra la violen-cia. Por eso es fundamental el trabajo quepueda hacer el observatorio, que en estemomento está en el auditorio, para que sehaga un trabajo, ya sea a corto, mediano olargo plazo, para que sea un trabajo sosteni-do, y en forma permanente.Observatorio:Observatorio:Observatorio:Observatorio:Observatorio: Ahora pasemos a SanJuan y luego referimos a todo lo que tieneque ver con el observatorio que fue saliendoa lo largo de todas las preguntas.Sede San JuanSede San JuanSede San JuanSede San JuanSede San Juan: Existiría una violenciacasi legítima, en términos de que hay accio-nes de carácter social que resuelven proble-mas para toda la comunidad. Se mencionó elhecho de la problemática en Chile, de los es-tudiantes, que han desarrollado una violenciao una protesta, para una mejora social. Esdecir, históricamente también hemos tenidoel uso de la violencia para legitimar estructu-ras ideológicas, y fue una violencia legal, qui-zás ilegítima. ¿Cómo vamos a orientar a nues-tros jóvenes para que ellos estén en una cul-tura de sometimiento, o en una cultura deliberación? Tal vez nosotros alentamos a loschicos a desarrollar una cultura de la exigen-cia, de mejoramiento de su calidad de vida.A veces es inevitable llegar a este punto.Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla:Alejandro Isla: Hace ya un tiempo, des-de el Estado, y casi todos los que estamos acápresentes incluyendo todos los que están enla tele conferencia, tenemos memoria de for-mas de violencia social, violencia política,muchas de ellas han sido absolutamente legi-timadas justamente por el Estado, que esquien puede legitimar. Y eso lo hemos tenidode manera paradigmática durante la épocade la dictadura, cuando se legitimaron formasde violencia represivas que se han conocidocomo tales. De ellas venimos hablando hacebastante tiempo, situaciones que se han de-nunciado en relación con derechos humanos.Pero durante la etapa democrática, es decirpost ochenta y tres, se han ejercido tambiénformas de violencia. Porque podemos pensaren situaciones como la de los estudiantes chi-lenos, los piqueteros, las tomas de fábricas, olos cortes de caminos. Pero hay que conside-rar también otras formas sociales de la violen-cia, cómo fueron legitimadas dentro de lamisma democracia a partir del Estado y delsistema político por las diferentes eleccionesque hubo. Se han producido profundas des-igualdades y graves picos de desocupación,que han sido causa de diferentes formas deviolencia social y han construido el escenariopara estas situaciones. No tenemos que versolamente la cuestión de los piqueteros comoviolencia social, como una reacción, sino tam-bién considerar los antecedentes de estas cir-cunstancias, en otras palabras, ver qué pasócon lo que quedaba post-dictadura del Estadoen su rol benefactor. En nuestro país existíaun Estado muy inclusivo, pero a partir de loque fue la dictadura y muy profundizado du-rante la democracia, se da un retroceso quevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.23
  24. 2424242424 - Observatorio argentino de violencia en las escuelastermina con la privatización de grandes em-presas estatales y a su vez esa privatizaciónimplica gran extensión de desocupación ymarginalidad, con un importante efecto so-bre el tejido social. Lo cierto es que no hubopropuestas integradoras para resolver la des-ocupación que llegó por momentos en algu-nos años arriba del 20% de la población eco-nómicamente activa. Esto genera fragmenta-ción y violencias sociales, no solamente lacuestión de los piquetes, sino barrios que an-tes tenían determinados códigos comienzana llenarse de rejas porque están temiendo queel vecino los asalte, mientras que antes habíadeterminado tipo de solidaridades, por lomenos entre los vecinos del barrio. Cuandovemos cómo creció la tasa de mortalidad in-fantil y los efectos de la caída en el sistemade salud, nos damos cuenta de que hay quepensar todo esto desde una perspectiva denuevas formas de la violencia social, comocontexto o escenario de las violencias especí-ficas.Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires:Sede ciudad de Buenos Aires: Soy do-cente de Capital Federal, del distrito quince,y felicito al antropólogo. Realmente ahoraestoy respirando tranquila porque desde quecomenzó esta videoconferencia sentí cómoque estábamos apuntando a un lugar com-pletamente diferente. Me dije: estoy vivien-do en otro país. Porque no es nuevo que losdocentes en las escuelas vivencien situacio-nes muy difíciles de violencia escolar, de todotipo, pero la violencia en la escuela no es nadamás que demostrativa de lo que vive la socie-dad, y esto es lo que acabo de escuchar aho-ra. Por eso le digo que estoy tranquila de quehaya hecho este revisionismo histórico de nues-tro país. Pienso que en nuestro paísespecíficamente, aunque hablemos deglobalización, si se arregla todo el problemasocial, la escuela no va a recibir tanta violen-cia. Usted habló de las rejas: hay inseguridad.Yo trabajo en capital pero vivo en provincia yveo cómo la droga se enseñorea por todos loslugares. Los niños asisten a la escuela conmalas condiciones alimenticias, con falta depadres. Claro que van a estar violentos, si no,¿de qué manera van a poder expresar lo quesienten? Estamos pidiendo permanentemen-te que el maestro modifique lo que tiene queaprender, pero yo creo que la cosa es al re-vés. Tiene que haber políticas de Estado através de las cuales se le dé a la gente, alobrero y al que trabaja, lo que necesita paravivir en paz, para criar a sus hijos con amor,con el tiempo suficiente que le tiene que de-dicar como padre que deseó tener ese niño.Así que yo me alegro de que usted haya men-cionado todo esto, porque si nos quedamossiempre en lo mismo, es como si la escuelatuviera que resolver todo, y yo creo que es alrevés. La escuela pasó a ser un lugar dondehay que contener, pero si nosotros vivimos enuna sociedad medianamente tranquila, la es-cuela va a tener chicos que aprendan. La es-cuela tiene que ser un lugar de aprendizaje,el lugar del conocimiento, mientras que aho-ra se ha trasformado en un lugar que a veceses un pequeño campo de batalla. Y el maes-tro no puede todo, también es un ser que tra-baja con la tiza, es un trabajador.Muchas gracias a todos, buenas tardes.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.24
  25. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 2525252525S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Para comenzar, tenemos una granoportunidad para pensar juntos las cuestionesque nos preocupan. Quiero aclarar que traigoun conjunto de reflexiones. No ofrezco respues-tas y creo que nunca las he tenido, porque larealidad siempre circula más rápido de lo queuno puede responder. Ocurre que no tenemosparámetros claros sobre cuáles son las nuevascondiciones de producción de subjetividad enel país. Y esto hace que a veces las preguntasmismas presenten dificultades para explicar lacomplejidad del proceso. De manera que undiálogo con tantas personas, tanto de BuenosAires como de las distintas provincias y de losdistintos municipios, es tan importante porquemás que la construcción de respuestas, comen-zamos a poder puntuar las preguntas que nostenemos que hacer y a pensar sobre quéparámetros hay que empezar a organizar al-gunas respuestas.¿Por qué propusimos este tema? Estetítulo, la construcción de legalidades comoprincipio educativo, de alguna manera se fuearmando. Todos estamos profundamente pre-ocupados por las nuevas formas que toma laviolencia en Argentina: no solamente hay unamayor cantidad, sino que también aparecennuevas formas de violencia que no existíananteriormente. Antes era inexplicable queocurriera algo como lo que pasó hace pocoen Carmen de Patagones, en un país como elnuestro; que un chico intentara golpear a unamaestra, salvo que estuviera muy perturba-do, o que una madre intentara golpear a unamaestra. Era imposible que alguien llevara undestornillador para agredir a un compañero.Había formas de la violencia, pero eran for-mas infantiles. Yo no concuerdo con los queplantean que estas nuevas formas son las for-mas actuales de un fenómeno que ocurrióSEGUNDO ENCUENTROLa construcción de las legalidadescomo principio educativoExposición de Silvia BleichmarExposición de Silvia BleichmarExposición de Silvia BleichmarExposición de Silvia BleichmarExposición de Silvia Bleichmar, doctora en psicoanálisis de la Uni-, doctora en psicoanálisis de la Uni-, doctora en psicoanálisis de la Uni-, doctora en psicoanálisis de la Uni-, doctora en psicoanálisis de la Uni-versidad de París y docente en universidades argentinas y extran-versidad de París y docente en universidades argentinas y extran-versidad de París y docente en universidades argentinas y extran-versidad de París y docente en universidades argentinas y extran-versidad de París y docente en universidades argentinas y extran-jeras. Se ha desempeñado como docente en la Maestría de Psico-jeras. Se ha desempeñado como docente en la Maestría de Psico-jeras. Se ha desempeñado como docente en la Maestría de Psico-jeras. Se ha desempeñado como docente en la Maestría de Psico-jeras. Se ha desempeñado como docente en la Maestría de Psico-logía Educacional de la Universidad de Buenos Aires y del Postgradología Educacional de la Universidad de Buenos Aires y del Postgradología Educacional de la Universidad de Buenos Aires y del Postgradología Educacional de la Universidad de Buenos Aires y del Postgradología Educacional de la Universidad de Buenos Aires y del Postgradoen Educación de la Universidad de Córdoba. Fue miembro delen Educación de la Universidad de Córdoba. Fue miembro delen Educación de la Universidad de Córdoba. Fue miembro delen Educación de la Universidad de Córdoba. Fue miembro delen Educación de la Universidad de Córdoba. Fue miembro delConsejo asesor del Observatorio argentino de violencia en las es-Consejo asesor del Observatorio argentino de violencia en las es-Consejo asesor del Observatorio argentino de violencia en las es-Consejo asesor del Observatorio argentino de violencia en las es-Consejo asesor del Observatorio argentino de violencia en las es-cuelas ycuelas ycuelas ycuelas ycuelas y, como tal, r, como tal, r, como tal, r, como tal, r, como tal, realizó parte del asesoramiento técnico en lasealizó parte del asesoramiento técnico en lasealizó parte del asesoramiento técnico en lasealizó parte del asesoramiento técnico en lasealizó parte del asesoramiento técnico en lasmúltiples tareas que desarrolla el Observatorio. Ha escritomúltiples tareas que desarrolla el Observatorio. Ha escritomúltiples tareas que desarrolla el Observatorio. Ha escritomúltiples tareas que desarrolla el Observatorio. Ha escritomúltiples tareas que desarrolla el Observatorio. Ha escritonumerosos libros, entre ellos Paradojas de la constitución sexualnumerosos libros, entre ellos Paradojas de la constitución sexualnumerosos libros, entre ellos Paradojas de la constitución sexualnumerosos libros, entre ellos Paradojas de la constitución sexualnumerosos libros, entre ellos Paradojas de la constitución sexualmasculina y La subjetividad en riesgo. Su más reciente publicaciónmasculina y La subjetividad en riesgo. Su más reciente publicaciónmasculina y La subjetividad en riesgo. Su más reciente publicaciónmasculina y La subjetividad en riesgo. Su más reciente publicaciónmasculina y La subjetividad en riesgo. Su más reciente publicaciónse titula No me hubiera gustado morir en los noventa.se titula No me hubiera gustado morir en los noventa.se titula No me hubiera gustado morir en los noventa.se titula No me hubiera gustado morir en los noventa.se titula No me hubiera gustado morir en los noventa.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.25
  26. 2626262626 - Observatorio argentino de violencia en las escuelassiempre. Esto no es verdad, porque las for-mas actuales dan cuenta de procesos muyseveros de desubjetivación en el país, y deprocesos muy profundos de impunidad y re-sentimiento acumulados. Hoy mi preocupa-ción consiste en una propuesta más generalcon respecto a la sociedad argentina.Mayor Seguridad Vs. MenorMayor Seguridad Vs. MenorMayor Seguridad Vs. MenorMayor Seguridad Vs. MenorMayor Seguridad Vs. MenorImpunidadImpunidadImpunidadImpunidadImpunidadEn primer lugar, les propongo pensarcómo hacemos para cambiar la agenda quepone el acento en la seguridad, para ponerloen la impunidad. Porque lo que define el pro-blema de la falta de coto a las distintas for-mas de violencia, no es la inseguridad, sino laimpunidad. Por ejemplo, los noticieros de ano-che, retomados por los diarios de hoy, nos in-forman que dos policías atropellaron una casaen el conurbano, entraron hasta el living conel coche porque estaban totalmente borrachos,y hoy están ejerciendo de nuevo. Es absurdoplantear que el problema del país se solucio-na con un mayor presupuesto para la policía.El problema es ver cómo se detienen losbolsones de impunidad que se arman en unpaís totalmente desgastado desde hace mu-chos años por la impunidad de los estamentosde arriba. Esta impunidad infiltró al conjuntode la sociedad, determinó formas de violen-cia y arrasó con una cultura, no solamentedel trabajo, sino de la ética.De esto se desprende que no se puedeeducar para el presente, es necesario educarpara el futuro. Porque si educamos para elpresente, vamos a estar profundamente des-animados, sobre todo si esta educación parael presente es la de los sectores más poster-gados. En épocas muy críticas de la humani-dad se ha manifestado el problema de cómose educa en estas condiciones, si se está pre-parando a un sujeto para un futuro que toda-vía no se avizora. En este sentido, la educa-ción no puede estar planteada en términosde las condiciones actuales. Muchas veces hebromeado diciendo: “Si uno educara para lascondiciones actuales, educaría psicópatas”.Recuerdo que hace muchos años mi hija, queahora es adulta, me preguntó: “Mamá, ¿vosestás segura de que si uno se rompe mucho yhace cosas con mucho esfuerzo, un día le vaa ir bien?”. Y yo el dije con total impunidad,sabiendo que no era del todo cierto: “Por su-puesto, querida”. Así como en una época lesdecía a mis hijos que los niños no se morían,también les decía que si uno se rompía elalma, iba a estar seguro de que le iba a irbien en la vida.Yo creo que uno de los problemas másserios que afrontamos es, precisamente, laforma en que se inscribe la problemática edu-cativa en el adulto como ausencia de futuro,y en los chicos, como inmediatez. ¿Qué quie-ro decir con esto? Sabemos que, a partir delproceso de reconstrucción que ha vivido laética, en las escuelas privadas gran parte delos maestros son considerados asalariados delos padres por parte de los hijos y, en las es-cuelas del Estado, gran parte de los niños con-sideran a los maestros compañeros de pobre-za. Esto por supuesto plantea una situaciónmuy difícil: ¿cómo recomponer la confianzaen el futuro a partir del conocimiento? La edu-cación no es la transmisión de conocimientosy mucho menos en una época en la cual latecnología se encarga de producir y de impar-tir conocimientos. Conocemos a una gran can-tidad de chicos que fracasan en Biología, perosaben un montón por ver Discovery Channel.Acá tenemos un problema de ajuste nuestrocon respecto a la intersección entre la tecno-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.26
  27. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 2727272727logía o las nuevas tecnologías y la escuela.Sin embargo, la escuela tiene que cumplir unafunción que no puede cumplir ninguna tecno-logía, que es la producción de subjetividad. Ymás todavía, en un momento en que los me-dios en general están en manos de corpora-ciones, el único lugar que queda para produ-cir una subjetividad realmente potable parael futuro es la escuela. Y ahí es donde se vana ir conformando estas cuestiones que son lasque yo quiero plantear con respecto a las le-galidades.En segundo lugar, me parece un temaimportante la diferencia entre ética y moral.Justamente los maestros se preguntan cómoresponder a cuestiones que no saben ni si-quiera de qué orden son. Consideremos loscasos de embarazos adolescentes y las rela-ciones sexuales, vinculados con el debate quehay actualmente sobre impartir o no educa-ción sexual. Cuando yo fui consultada, dijeque el problema no era impartirles la educa-ción, sino procesar la información que los chi-cos ya traen, es decir, crear situacionesmetabólicas.Moral Vs. Naturaleza:Además, hay que salir del doble juegode creer que la sexualidad es del orden de lareligión o de la naturaleza. No es ni de una nide otra, sino que pertenece al orden de lacultura. Cuando se plantea, como dilemática,moral vs. naturaleza se abre una falsa disyun-tiva, porque el problema está precisamenteen que el respeto por sí mismo y por el otro esdefinido por la ética. La ética siempre estábasada en el principio de semejante, es decir,en la forma con la que yo enfrento mis res-ponsabilidades hacia el otro. La ética consisteen tener en cuenta la presencia, la existenciadel otro. ¿Qué quiero decir con esto? Quierodecir que si ustedes piensan en los manda-mientos, el primer mandamiento es “no ma-tarás”, con lo cual lo que plantea es qué res-ponsabilidades tengo hacia el semejante;mientras que la moral es un conjunto de for-mas históricas de las que se van tomando losprincipios con los cuales se legisla. Y muchasveces la opinión pública interviene en la sexua-lidad privada. A nadie se le ocurriría hoy, enciertos lugares, pensar que la homosexuali-dad es una inmoralidad. Sin embargo, sabe-mos que la violencia, tanto en las parejasheterosexuales como homosexuales, es unafalta de ética en cuanto al respeto al seme-jante. Así, vuelvo a poner en el centro la pro-blemática de la ética.A partir de este problema se abre otronuevo, que es el de la relación entre ley, de-recho y autoridad. Muchas veces los maes-tros se plantean: ¿qué pasa con el respeto ala autoridad en un país donde la autoridadestuvo al servicio de la corrupción y del asesi-nato durante tanto tiempo? Durante años sedeconstruyó la confianza básica en quienestienen la simetría responsable de hacerse car-go de los más débiles: los descuidaron, hicie-ron usufructo y hasta los aniquilaron. En reali-dad ésta es la cuestión: la autoridad no sepuede ejercer sin derecho moral; con lo cualvemos que hay dos formas de autoridad, laque se pretende imponer desde el punto devista de la puesta de límites y la que se plan-tea cómo instalarse desde el punto de vistade las identificaciones internas, con la legisla-ción que transmite aquel que tiene derechoético a hacerlo.Toda ética, es decir, lo que Kant llamóel imperativo categórico, está basada en losiguiente: “Actúa de tal manera que tu con-ducta pueda ser tomada como norma univer-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.27
  28. 2828282828 - Observatorio argentino de violencia en las escuelassal”. Esto, dicho simplemente, es: “No le ha-gas al otro lo que no quieres que te hagan”.O sea que lo que yo hago tiene que ser buenopara mí y para el otro: si yo no robo, supongoque el otro no me va a robar, si yo no matosupongo que el otro no me va a matar. Enotras palabras, intento que mi conducta pue-da servir para la relación con el otro. Pero hayuna degradación de este principio que ha lle-vado en muchos casos al terror y a las formasperversas de los Estados: “Actúa de tal ma-nera de complacer al legislador”. Esto es loque se ha planteado en la historia recienterespecto de la Obediencia Debida.También en la Antigüedad encontramoscasos como el de Antígona, que representa elconflicto entre la ley del tirano y la ley huma-na del entierro a los muertos. Recordemos queAntígona era una joven griega que queríaenterrar al hermano y el tirano no la dejabaporque, según él, el muchacho había traicio-nado a la ciudad. Es verdad que el tirano te-nía una ley del entierro, pero en realidad habíados leyes contrapuestas. Una era de carácteruniversal: “A los muertos se los entierra”(como vemos, esta situación tiene resonan-cias de la dictadura en nuestro país). La otraley era: “A los traidores no se los entierra”.Entonces… ¿los traidores han dejado de serseres humanos y no les corresponde ser ente-rrados? Y acá viene la idea: para que misobligaciones éticas se constituyan con respec-to al otro, yo tengo que tener una noción delsemejante que sea abarcativa.De las formas perversas que toma la leyhay ejemplos terribles en la Historia. Es asícomo el jefe de un campo de concentraciónpodía sentir culpa por no pasar la Navidadcon los hijos, pero no la sentía por mandar amatar doscientos niños. De esa manera éldefinía el concepto de semejante con respec-to a los propios y no a los ajenos. Así, una delas formas primeras de ejercer la impunidades la invisibilización de la víctima, es decir quela víctima deja de ser visible.Esto es lo que ha pasado con los exclui-dos. Por eso se enoja tanto la clase mediacuando le aparecen en las calles. Porque enrealidad el deseo es: “Metamos la basuradebajo de la alfombra”. Mientras están en lavilla, no importa; el problema es cuando apa-recen en el medio de la ciudad. Entonces,invisibilicemos a las víctimas. A tal punto estoes inmoral, que lo que corresponde a una ta-rea del Estado, que es asistir a aquellos queestán en situaciones precarias, es vivido comouna tarea de caridad a costa de los bolsillosde los pudientes. Por lo tanto, a la infamia detener que asistir a seres humanos que estánreducidos a su bio-supervivencia, se agrega lainfamia de considerar que eso es un acto decaridad y no una responsabilidad colectiva quenos compete. En esta situación, la diferenciaentre ley, moral y ética, es muy clara: la mo-ral se mantiene dentro de las pautas de la ley,la ética a veces tiene que transgredir las pau-tas que da la misma ley.La moral pragmática degradaal sujeto y al objetoDe las consideraciones anteriores surgeentonces este interrogante de base: ¿en quélegalidades vamos a educar? ¿Vamos a edu-car en legalidades que tienen que ver con laética universal respecto de la función del se-mejante, o vamos a educar en legalidadesque tienen que ver con formas acomodaticias?Me refiero a formas como las de María Julia,cuando le dijo una vez al Ministro de Econo-mía: “Firmá, que es excarcelable”. Esta des-viación a la moral pragmática está muy pre-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.28
  29. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 2929292929sente en la sociedad argentina. Hay un cam-bio de discurso: hoy la madre le dice a loschicos “no robes que te echan de la escue-la”. Mi madre hubiera dicho: “no robes, queme muero de vergüenza”. Al decir “no robesque te echan de la escuela”, la moral se de-grada en moral pragmática, o sea que lo queno hago es porque no me conviene, no por-que no se debe hacer. Acá viene la cuestióndel imperativo categórico: el “no se hace” eslo que hace a la condición humana. En estesentido, un paciente mío le preguntó a supadre: “¿Por qué no me puedo casar conmamá?”. Y el padre le respondió: “Porqueyo llegué antes”. Esta respuesta causa mu-cha gracia, pero no responde a la pregunta.En realidad la respuesta es: “Porque no sedebe”.Aquí hay un punto que tiene que vercon la creencia en la palabra del otro, y estotiene que ver con la educación. ¿Por qué unniño acepta que dos más dos son cuatro? Por-que cree en quien se lo dice, si no, no podríaaceptarlo. Esto es muy interesante en los ni-ños que no aceptan los límites de la ley. Porejemplo, los que se quejan de tener que apren-der ciertas cuestiones: ¿por qué se escribe con“h”? Y si se escribe con “h”, ¿qué vamos ahacer? Yo tenía un nieto que estaba apren-diendo a leer y escribir y decía: “Pero… ¿porqué esta palabra se escribe con “h”? ¿Porqué ésta va con “c” y no con “s”? Él se ibaenojando a medida que leía. Pero la cuestiónes así: no se puede cambiar la lengua porqueestá asentada en ciertas reglas. Por el contra-rio, se pueden cambiar cosas en la sociedadcuando uno se pregunta: “Bueno, pero… ¿porqué tiene que ser así?”, siempre y cuando sediferencie entre las leyes y la ética.Por otra parte desde que nacemos, situviéramos que aprender a vivir por ensayo yerror, nos moriríamos al primer error. No sepuede aprender a vivir por ensayo y error: nole metemos a los nenes los dedos en el en-chufe para que sepan que la gente se muerepor la descarga de corriente eléctrica. En cam-bio, les decimos: “No toques, porque temorís”. Y el niño nos cree. No sabe bien quées morirse, pero sabe que es perder el cariñodel adulto. Yo he escuchado a un niño unavez decir: “Si me muero mi mamá me mata”.Esto es absolutamente maravilloso. Tambiénvi una mañana a un chico que, arrastrando sumochilita en un carrito, se arriesgaba cruzan-do descuidadamente una calle por temor allegar tarde a la escuela. El mayor temor eratransgredir la regla escolar y no había nociónde preservación de la vida.Por lo tanto, no se aprende por ensayo yerror, sino por confianza en el otro. Se apren-de porque uno cree en la palabra del otro.Ahora bien, nosotros vivimos en un paísdonde la palabra ha perdido sentido. Una ca-racterística de los argentinos es que nos he-mos hecho todos semiólogos: en lugar de pre-guntarnos qué quiere decir lo que escucha-mos, nos preguntamos por qué lo dijo el otro.Si alguien dice que fulano roba, uno no sepregunta si es verdad que fulano roba, sinoque da por sentado que es muy posible. Lapregunta que se hace es: ¿por qué lo diceahora este otro? ¿A qué responde este enun-ciado? Esto muestra una degradación de lapalabra, pero no es que nosotros degrademosla palabra, es que la palabra se degradó en laArgentina. Se utilizó para encubrir: las metá-foras que se usaron en la dictadura y en losnoventa eran una degradación del lenguaje.Tomemos como ejemplo el famoso conceptode ingeniería empresarial: es lo que fue laingeniería de sanidad de los nazis. Se llama-ba ingeniería de sanidad a la limpieza étnica;videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.29
  30. 3030303030 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasacá se llama re-ingeniería empresaria al des-pido y la re-acomodación a los fines de au-mentar las ganancias de las empresas, así queestamos usando permanentemente un eufe-mismo que borra la calidad de la acción. Deesta manera, las palabras no remiten a accio-nes, sino que pretenden encubrir acciones.Afortunadamente, lo digo con tristeza, comonos fue mal con todo eso, hemos empezadoa preguntarnos cómo recuperamos otra for-ma de vivir. Esto ha llevado a una reubicacióncon respecto a la identidad nacional y a lacultura del trabajo. En los noventa, hablar deciertos principios éticos era formar parte de la“gilada”, para decirlo simplemente. Éramoslos tontos, y había cosas impronunciables.Oponerse a una privatización era una locura,un anacronismo. Hoy sabemos que no es así,que la privatización ha sido una forma de es-tafa brutal, corrupta no sólo por el resultado,sino por la forma en que se realizó.Ética y construcción de legalidadesVolviendo a la cuestión central sobre laética y la construcción de legalidades, si elproblema de nuestro país es pasar del con-cepto de mayor seguridad al concepto demenor impunidad, si cuesta plantear que elproblema no está en cuánto límite exteriorponemos, sino en cómo construimos una nuevacultura en la seguridad interior sobre la baseen la confianza en el semejante, es evidenteque el problema principal en la escuela noestá en la puesta de límites, sino en la cons-trucción de legalidades. Porque el límite esexterior, no educa. Aunque a veces haya queponerlo en la base de la instauración de cier-tas leyes.Por supuesto que a veces, cuando laspalabras no alcanzan, es necesaria una ma-yor contundencia discursiva. Cuando los pa-dres les dicen a los chicos que no pongan losdedos en el enchufe, se lo dicen con un fuer-te tono. No le dicen: “Ay, querido, no pongasel dedito en el enchufe… ¿sabés que te podésmorir?”. Nadie lo dice así, generalmente in-gresa la palabra y por supuesto, gritamos. Estaes una suerte de violencia necesaria, impres-cindible: la de pautación e instalación de nor-mas. La cuestión se plantea en términos de siesta pautación es producto de la arbitrarie-dad de la autoridad que la instala o de unanorma o pauta que lo incluye. Es decir que sila norma es arbitraria, está definida por laautoridad. En cambio, si la norma es necesa-ria, está definida por una legislación que poneel centro en el derecho o en la obligación,colectivos, “te obliga a ti tanto como a mí”. Yeste es el gran debate escolar de hoy.Pero claro, una enorme cantidad de ni-ños son asistidos en todo sentido por la escue-la, de tal forma que el aprendizaje pasa aocupar un lugar secundario. A tal punto, queen numerosas escuelas hubo que mantenerlos comedores abiertos durante las vacacio-nes porque si no, los niños no comían. Estopone en evidencia una situación terrible en elpaís. Cuando yo era chica, todos los de migeneración, salvo sectores muy reducidos, fui-mos a escuelas del Estado. Un día, en segun-do grado, las maestras nos hicieron llevar co-mida y también cubiertos para enseñarnos ausarlos bien, era un país proyectado a futuro.Suponían que íbamos a vivir mejor que nues-tros padres, con lo cual nos tenían que ense-ñar a vivir en un mundo mejor. No se tratabasolamente de comer, de llenarse la panza,sino de incorporar formas de comer en lamesa, lo cual tiene que ver con la cultura.Indudablemente, en los últimos tiempos, laescuela ha abierto un enorme debate, sobrevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.30
  31. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 3131313131todo en el año 2001-2002: si la función de laescuela es alimentar o educar. Esta discusiónexplicita una tensión permanente, muy gra-ve, entre necesidades actuales y necesidadesfuturas.En este sentido, el tema de las papele-ras constituye una tensión permanente y esuno los grandes conflictos que tenemos enLatinoamérica. Por un lado es un daño a laecología, y desde el punto de vista estratégi-co no hay duda de que está mal que se insta-len papeleras que producen la degradacióndel medio ambiente. Por otra parte, es unanecesidad crear trabajo, por lo cual los mis-mos sectores que quieren el trabajo son losque después se quejan de la degradación delmedio ambiente. Por lo tanto, estamos en unalucha constante entre las necesidades inme-diatas y la construcción de futuro. Una enor-me cantidad de chicos tienen pensamientopara el futuro. Si ustedes leyeron las estadísti-cas que salieron en los diarios la semana pa-sada, es muy impresionante: en la actualidadhay muy pocos adultos que han sido niños dela calle. Y esto no tiene que ver solamentecon que ahora hay más niños de la calle, tie-ne que ver también con que hay una propor-ción muy alta de niños de la calle que no so-breviven. En relación con esta problemática,yo les recomiendo un libro realmente apasio-nante que se llama Cuando me muera quieroque me toquen cumbia, que cuenta la histo-ria de “El Frente Vital”. Es extraordinario esenombre: en un país donde hubo tantos Fren-tes, es extraordinario que un chico de la calleasesinado se llame así, “El Frente Vital”. Eraun niño -más bien un adolescente- que roba-ba, pero distribuía el botín en la villa: una es-pecie de “Robín Hood” urbano, y que ade-más mantenía ciertas legalidades sobre lasformas en que se podía ejercer el delito. Ycuando lo matan, lo impresionante es que losmás pequeños, que no se educaron al ladode “El Frente Vital”, tienen formas degrada-das, despreciables de ejercer el delito. Esto esmuy interesante, porque cuando uno ve unadolescente, un niño en riesgo, para sabercuán rescatable puede ser para una vida so-cial plena, lo primero que se tiene que pre-guntar es qué capacidad de enlace tiene, nocon las normas del otro, sino con las normasdel propio grupo.Es el amor al propio grupo lo que deter-mina la posibilidad de transferir ese amor alresto de la humanidad; con lo cual los proble-mas más graves son los jóvenes que odian atodos, como es el caso de Junior en Carmende Patagones. Ahí tenemos un paradigmaterrible de la violencia, porque Junior no eraun chico con problemas en la escuela: apren-día bien y no hacía ruido, no era un violentoruidoso de esos que le pegan o maltratan asus compañeros. Un día llegó, liquidó a todoslos que pudo con el revólver, pero hasta esedía estaba tranquilito, aislado y no molestabaa nadie, por eso no había llamado demasiadola atención. Hubo varios casos como esos, enlos que la violencia emerge de golpe porqueha estado silenciada mucho tiempo; en elloses difícil descubrir las pautas.Con referencia a las pautas que debe-mos considerar, yo trabajé en un proyecto hacevarios años para menores infractores en Méxi-co, y una de las cosas que hice en el diagnós-tico fue medir qué capacidad de lealtades te-nía el sujeto con su grupo, con aquellos quelo excedieran de sí mismo. En otras palabras,qué capacidad tenía de no delatar a otros, decuidar a otros, de socializar sus propias trans-gresiones, de reconocerse en esas transgre-siones. Hay que terminar con el mito de quela violencia es producto de la pobreza. La vio-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.31
  32. 3232323232 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaslencia es producto de dos cosas: por un lado,el resentimiento por las promesas incumpli-das y por el otro, la falta de perspectiva defuturo. ¿Por qué cumplimos la ley? ¿Por quéaceptamos las normas? Porque sabemos quesiempre perdemos algo a cambio de ganaralgo. Por ejemplo, uno renuncia a un goceinmediato porque cuida su salud. Suponga-mos que, ahora que sabemos que existe elcolesterol, miramos un huevo frito y lo vemoscomo un misil. A partir de esa mirada, ¿porqué dejamos de comerlo? Porque queremosvivir más. Uno no se alcoholiza todo el tiem-po porque quiere estar lúcido para poder es-tar con otros o para poder hacer cosas. Por lotanto conservar o cuidar la vida implica unapermanente renuncia a goces inmediatos,siempre y cuando se puedan proyectar en elfuturo.Sin embargo, en nuestro país una enor-me cantidad de chicos no tienen claro cuál essu futuro o directamente no anhelan un futu-ro y viven en la inmediatez total. Y esto es loque vemos reflejado en su imposibilidad deaprender. No está dado porque no sean inte-ligentes, está dado porque no creen que losconocimientos que reciban puedan servirlespara enfrentar la vida. ¿Por qué? Porque es-tán reducidos a la inmediatez de la vida queles ha tocado y nadie les propone soñar unpaís distinto desde una palabra autorizada.Yo creo que la escuela conformadora de sub-jetividad tiene que tener en cuenta estas dosvariables: por un lado, la producción de lega-lidades, no la puesta de límites. Por otra par-te, la capacidad de recuperar las preguntasque inclusive no pueden formular ellos mis-mos, y en principio, antes de responderlas,poder transcribirlas. Creo que esto es una fun-ción central: nosotros mismos vamos arman-do nuestros propios interrogantes cuando es-cuchamos a los chicos y cuando vamos esta-bleciendo con ellos estos interrogantes.Es evidente que tenemos muy pocas res-puestas hoy. La primera tarea es reconocerque estamos frente a formas de subjetividadque no se ajustan a las del pasado, y que hayque rescatar algunas cosas del pasado y otrasno. Por ejemplo, yo no rescataría de la escue-la de mi infancia el carácter militarizado conel cual había que ponerse el pañuelo sobre lamano extendida, o la forma en que teníamosque militarizarnos para tomar distancia paraentrar al aula. Esas no eran formas que te-nían que ver con la pautación normativa, eranformas que tenían que ver con un país autori-tario en el cual siempre estuvieron impresaslas formas de normas que no tenían que vercon la convivencia y con el aprendizaje. Peroal mismo tiempo, en esa escuela hubo unaenorme vocación de aprender y de superar elpresente para construir un futuro, y esto esuna idea que yo quiero transmitir.Una última cuestión a la que me quieroreferir es la siguiente. Las normas son normasintrínsecas a la constitución psíquica.Empecemos por la primera norma queun sujeto acata, que es el control de esfínteres.Lo siguiente va especialmente dirigido a losmaestros de Jardín y para los de Primaria conchicos que tienen problemas de déficit de con-trol de esfínteres. Todos sabemos que el défi-cit de control de esfínter vesical (estoy hablan-do del déficit de control urinario) tiene algoque ver con la imposibilidad de tomar en cuen-ta al otro, con una imposibilidad de renunciara cierta inmediatez para poder tener en cuentala presencia de los otros. Cuando los niñospequeños aceptan el control de esfínteres, enrealidad lo aceptan como una forma de de-mostrar el amor hacia el otro. Yo no creo enla vieja idea freudiana de que el niño le rega-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.32
  33. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 3333333333la las heces a la madre. Lo que le regala elniño a la madre es la renuncia a las heces,que es muy diferente, porque el niño no esque dice “ay, se las regalo a mami y mamime hace una tortita con eso”, no. Es patéticaesa idea. En cambio, a mi entender, el niñoregala su deseo de evacuar en cualquier ladopor amor a la madre. Esta inscripción de lanorma va marcando ya una renuncia en elinterior de la cultura. Es muy interesante queen el libro de la Biblia titulado el Deuteronomiohaya leyes sanitarias que son extraordinarias.Por ejemplo, yo me pasé mucho tiempo tra-tando de entender qué quería decir “hacercosas indebidas dentro del campamento”, yera simplemente evacuar. También dice quehay que llevar siempre una vara para hacerun hoyito y tapar. Entonces en la Biblia, losguerreros que junto con su lanza llevan siem-pre una vara y todos esos viejitos que andancon la varita, no son sabios con bastones, sinoque lo hacen para no dejar al aire sus excre-mentos. Por lo tanto, estamos hablando delrespeto al otro.La construcción de legalidades y eluniverso del semejantePrecisamente, el problema de la cons-trucción de legalidades pasa por esto, por laposibilidad de construir un respeto al otro ypor la forma en cómo se define el universodel semejante. Ustedes vieron la cantidad debarbaridades que propician en este momentolos juegos infantiles, desde el “Moco de KingKong”, famoso en una época y realmenteasqueroso, hasta comerse gusanos de gomitay todo lo que estamos viendo, que son formasde degradación autoerótica. O como el casode Suiza, donde se han construido baños enlos que uno ve desde adentro todo lo que pasaafuera, pero de afuera no lo ven. Refiriéndo-se a esto, una paciente adolescente muy gra-ciosa me dijo: “Yo creo que esos tipos noaguantan ni siquiera estar solos en el baño”.Me pareció extraordinaria su observación,porque yo pensé: “Qué horror de cumplimientode una fantasía exhibicionista: estar mostrán-dose pero al mismo tiempo guardar el pudor”,lo cual demuestra que la norma es límite ex-terior y no norma internalizada. En otras pala-bras, el sujeto goza de estar viendo para afue-ra, con lo cual siente la sensación de que esvisto, pero al mismo tiempo no es visto. Elpudor como cuidado del propio cuerpo, elcontrol de esfínteres, todas estas cuestionestienen que ver con los primeros modos de re-conocimiento del otro, y aquello a lo que serenuncia por reconocimiento hacia el otro. En-tonces, cuando el niño renuncia a ciertas co-sas, lo hace porque no quiere perder el amor,pero también porque no quiere producir sufri-miento en el otro.Veamos otro caso. Hace un tiempo pasóalgo que me conmovió mucho: una nena sehabía olvidado la muñeca más querida en lacasa de su mejor amiga, una niña de tres años,y esa amiga no pudo dormir en toda la nochepensando que la otra iba a extrañar a la mu-ñeca. Yo dije: acá tengo un sujeto ético, acátengo a alguien capaz de sentir que el otroestá sufriendo, empatizar con el sufrimientode otro, sentirlo como una responsabilidadpropia. Entonces, la crueldad no es solamen-te el ejercicio malvado sobre el otro, sino quees también la indiferencia ante el sufrimientodel otro. Es una forma de inmoralidad y decrueldad la indiferencia ante el sufrimiento.Sobre estos principios pienso que noso-tros tenemos que educar, si queremos recom-poner un país en el cual podamos reconocerlo profundamente afectados que están nues-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.33
  34. 3434343434 - Observatorio argentino de violencia en las escuelastros jóvenes. Y tenemos que hacerlo de unamanera que no sea una propuesta idealistade hacer todos un pacto de llevarnos bien yentendernos, sino de entender los nexos pro-fundos que hay entre una cultura que duranteaños propuso el “no te metás” mientras seasesinaba al semejante, que se continuó des-pués en un individualismo de “salvarse solo,a costa de lo que sea” convertido en un prin-cipio de vida y una cultura como forma depicardía que se convirtió en modelo de ejerci-cio social.Creo que nosotros tenemos que partirde reconocer el país que construimos o quedesconstruimos para poder educar a los jóve-nes en el país que queremos construir.Pregunta Buenos Aires:Pregunta Buenos Aires:Pregunta Buenos Aires:Pregunta Buenos Aires:Pregunta Buenos Aires: Soy DardoAcosta,,,,, director de una escuela primaria delGobierno de la Ciudad y desde un tiempo aesta parte me vienen preocupando problemasque yo veo sobre todo en relación los chicosmás chiquitos. Mi escuela no tiene Jardín deInfantes, por lo que recibo a los que vienende otras escuelas. Con respecto a la preocu-pación por construir legalidades, a mí me pre-ocupa justamente cómo podemos hacer des-de la educación para ir dándoles a los chicoslos límites que no traen de la casa. Porque apesar de que algunos cursaron Jardín, no tie-nen incorporado el respeto que solíamos te-ner nosotros de chicos. En aquella época, porel solo hecho de entrar a una institución comola escuela y ver el guardapolvo blanco, sabía-mos que de determinados límites no se podíapasar. Los chicos de hoy no tienen esos lími-tes, no tienen incorporado yo diría algo asícomo el principio de autoridad, o el principiodel adulto que es el que tiene que poner al-guna pauta. Tal vez el dato que voy a dartenga que ver con lo que está pasando enestos últimos tiempos: en mi escuela, un 80%o un 90% de chicos viven con sus familias enhoteles de los distintos planes que dan las au-toridades del gobierno de la Ciudad o nacio-nales. Los alumnos que están en primer gra-do o en segundo grado jamás vieron levantar-se a sus padres a la hora en que lo hacemostodos para ir a trabajar, es decir que no tienenincorporada la cultura de los padres que tra-bajan, que se sacrifican para ir a buscar elsustento, y desde ahí son muy demandantes,junto con sus padres, de la institución-escue-la. Le piden, le exigen todo a la escuela. Y asícomo exigen, usan una libertad que avasallalas libertades y los derechos, no solamente desus pares sino también de los propios maes-tros que en este momento veo muy indefen-sos respecto de toda la protección que tienenlos chicos. Es bienvenido que la tengan, perono como contrapartida los adultos, los maes-tros en este caso, que quedan muydesprotegidos.S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Me parece muy importante lo queplantea Dardo Acosta: el problema de los ni-ños que ingresan a primer grado, provenien-tes en general de familias carenciadas y queviven en hoteles asistidos por el Estado o porel gobierno de la ciudad, que no respetanpautas, que tienen una enorme exigencia conrespecto a lo que esperan que la escuela lesdé. Pero al mismo tiempo, parece que ellosno pueden aceptar las pautas de integraciónnecesarias y los límites que se les proponen ycreo que en esta situación aparece una cultu-ra de desrespeto como cuestión de base.En primer lugar es indudable que la cul-tura del trabajo no ha operado, porque nohay posibilidad. Hace un tiempo estábamosen un panel con un filósofo amigo y él trajo elcuento de la cigarra y la hormiga, de Jean deLa Fontaine. Y yo le dije: “Mirá, el problemaen la Argentina no es que no trabajamos du-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.34
  35. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 3535353535rante años como hormigas, es que un día vinoalguien y se llevó todo lo que habíamos aho-rrado para gastárselo en París”. Por lo tanto,no es que nosotros no trabajamos, y canta-mos todo el tiempo como la cigarra. Es quetrabajamos durante años y de todas manerasesto no funcionó.Para ilustrar esta situación puede leerseen el diario de ayer un artículo en el que ha-bla la maestra que tuvo a los Kirchner en laescuela, una mujer muy mayor. Ella comentaque cuando era joven, un maestro ganaba lomismo que un comisario. Miren qué compa-ración extraordinaria hace. Ir a la escuela atrabajar era, además, una tarea bien remu-nerada. No es necesario hablarles a ustedes,los docentes, de la degradación del precio deltrabajo y de su precio simbólico en nuestropaís. En este sentido parece que nos hemosconvertido en los maquiladores simbólicos delmundo, porque acá se hacen y se filman pelí-culas que no produjimos, acá se hacen planospara construcciones que nunca veremos, acáse atienden teléfonos de empresas del exte-rior por salarios absurdos. Con su capital sim-bólico, este país sigue participando del mun-do. Pero los niños de los que usted habla hanquedado excluidos de la adquisición de esecapital simbólico. Los padres los mandan ala escuela con muy poca confianza en elfuturo.Cuando usted habla del guardapolvoblanco, yo también recuerdo el orgullo delguardapolvo blanco, mi madre sentía que eraun símbolo del progreso para el que yo esta-ba convocada. Los niños de hoy, cuando venun guardapolvo blanco, ven un uniforme depobre, esta es la realidad. Un niño rico medijo un día: “Y si no estudio y soy tachero,¿voy a tener que mandar a mis hijos a una deesas escuelas pobres de guardapolvo blanco?”.Así, ese guardapolvo blanco ha dejado de serun símbolo de pertenencia, para ser un sím-bolo de exclusión en Argentina. Y esto esgravísimo, porque atenta contra la identidadde los niños que lo portan, y hacia su perspec-tiva de futuro.Es imposible mantener la oposición es-cuela-padre, pero al mismo tiempo hay quetener en claro qué le vamos a plantear a lospadres. Es absurdo pensar que los maestrostienen que incrementar las tareas escolares ylos padres, ayudar con eso. Mi padre a duraspenas escribía el castellano. En su vida se lehubiera ocurrido saber cuáles son las reglasde acentuación. Yo no tuve padres que sesentaran a hacer la tarea conmigo, creo queni entendían la tarea que hacía; sin embargo,yo llegué a la universidad y al doctorado por-que había una profunda confianza en elloscon respecto al estudio y al futuro que meesperaba.Nosotros no podemos plantearle a lospadres que su función es ayudar en la trans-misión de los conocimientos. Ahora la fun-ción de la escuela tiene que ser recomponertambién la subjetividad de los padres. No seva a poder educar a estos niños, si no se hacealgo con esos padres. Yo creo que, por unaparte, hay romper la antinomia. Por otra par-te, la escuela tiene que ser un lugar de re-composición. En este sentido, lo que usteddice respecto a los chiquitos es muy impresio-nante: es indudable que el ingreso a la esco-laridad no es hoy un símbolo de orgullo paraellos, a diferencia de lo que era en mis tiem-pos, cuando soñábamos con el Jardín. Yo loveo todavía hoy en algunos chicos, o en misnietos, que en el primer día de escolarización,salir del Jardín es un acto solemne. Yo sigollorando en la entrega de diplomas, comomuchos en los casamientos y en los nacimien-videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.35
  36. 3636363636 - Observatorio argentino de violencia en las escuelastos. Entonces, eso hace que mis nietos ten-gan esa concepción transmitida del valor delconocimiento. En cambio, en esta escuela te-nemos padres que han quedado totalmentedeportados de la vida. Cuando decimos queno se levantan para trabajar… ¿a dónde, enqué, de qué? Si lo que reciben del Estado esmás de lo que cobrarían en negro, y además,a veces ni siquiera lo consiguen. Entonces,nosotros tenemos que rescatar al sujeto socialy la escuela tiene que ser un lugar de conten-ción de la subjetividad y de recomposición.Es evidente que los medios no lo van ahacer, porque son corporativos y tenemos muypocas fuerzas contra esas corporaciones. Esevidente que venimos de un país que ha des-truido la salud, la educación y el trabajo, ytenemos que recomponerlos. Pero lo primeroque tenemos que recomponer es el proyectoeducativo. Y decidir qué proyecto queremos:¿el proyecto es transmitir conocimientos quevan a ser perimidos en cinco años, o el pro-yecto es transmitir capacidad de pensar o ca-pacidad de inserción con el otro para un paísque queremos construir?También hay que convocar a los padrespara esto, sacarlos de la pasividad. Yo sé quees una tarea hercúlea, pero no es mayor quela que se planteó Sarmiento para alfabetizar,no es mayor que la que se plantearon mu-chos que construyeron este país. Fue una ta-rea terrible y ellos no estaban desgastados.Tenían un futuro por delante y nosotros tene-mos a esta altura un pasado muy atroz pordetrás. En un siglo hemos hecho una colec-ción de infamias, y eso está inscripto en losargentinos de una manera profunda. Quieropasarme el próximo siglo sin tener que buscara los desaparecidos, ni las manos de Perón, niel cuerpo de Lavalle, ni todo eso que ha mar-cado mi historia y además, retribuir a los chi-cos del presente esa posibilidad que nos die-ron a nosotros. No es sencillo, pero es la úni-ca vía que veo. Entonces hay que establecerun reordenamiento psíquico en los niños dePrimaria, y ubicar el Jardín en los términos enque tiene que estar: como semillero de suje-tos sociales. Frente a esto, a mí me importamuy poco la acomodación psicomotriz.Con respecto a esta cuestión, voy a re-ferirles un caso. Cuando yo dirigía, junto conmi marido, la asesoría de un proyecto demenores infractores, había un chico que ha-bía liquidado a un taxista de una puñaladadirecta al corazón. Entonces le hicieron todoslos tests, y el informe decía: se nota una ex-celente acomodación perceptiva motriz.¡Cómo no la iba a tener, si le dio justo en elcorazón pasando la hoja entre las costillas!No hacía falta hacer un test para darse cuen-ta de eso. A quién le importa la acomodaciónperceptivo motriz, lo que tiene que interesares otra cosa. Olvidémonos de la acomoda-ción perceptivo motriz, salvo cuando es unproblema que indica no descentramiento res-pecto al semejante. Preocupémonos cuandoel chico no tiene descentrado el espacio res-pecto al otro.Mientras a nosotros nos enseñaban Ca-ligrafía, se olvidaron de enseñarnos el valorde la Historia argentina.En definitiva, es momento de repensarqué vamos a enseñar y a transmitir. Y en losniños de Jardín, esta cuestión es fundamen-tal.A mí me preocupa enormemente el pa-saje a la escolaridad, inclusive porque toda lapreparación previa pasa por la organizaciónde normas de conocimiento y no solamentede aprendizaje. Llega a la primaria el niñoque puede entender que hay una secuencianumeral, que hay espacio y que hay tiempo.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.36
  37. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 3737373737Y el espacio y el tiempo son construccionesdel sujeto, no son espectros del aprendizaje.Si uno ve a una persona adulta desubicadaen tiempo y espacio, piensa que tiene unadesorganización psíquica. Por el contrario, hayuna tendencia a pensar que si un niño de seisestá desubicado en tiempo y espacio, tieneun retraso. ¡No! Un niño de seis años queestá desubicado en el tiempo, no tiene unretraso, tiene una no-construcción de la orga-nización subjetiva y no puede ubicarse en uncontexto que lo determine. Esto merece unaexplicación más extensa en otra oportunidad.Preguntas del PúblicoSede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Mi nombre es Marisa,soy vice-directora de una escuela del depar-tamento de Las Heras, provincia de Mendoza.¿Usted cree que recuperar la palabra yel rol que tiene la palabra dentro de la fami-lia, le compete básicamente a la mujer queha perdido mucho espacio en el gobierno delhogar? El establecimiento de una escuela paramadres… ¿permitiría recuperar la confianza yla autoestima de la mujer como guía de sushijos?S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Sí, absolutamente. Con respectoa esto que usted trae, la primera cuestión esqué ha pasado realmente con el acomoda-miento de roles con respecto a las madres y alos padres, y si la mujer ha perdido autoridado no en la familia: depende de las condicio-nes. En algunos lugares sabemos que las mu-jeres ejercen la función de madre y padre. Enotros casos sabemos que las mujeres se haninsertado en la producción. Esto ha generadouna enorme diferencia con los hombres des-ocupados: en los sectores pauperizados sonlas que pueden parar la olla. Esto produce engeneral una alteración de las relaciones depareja y con los hijos. Pero esto no significaque se haya perdido autoridad. En realidad, sila madre trabaja, él no pierde autoridad antelos hijos. La madre que trabaja puede perderespacio, puede tener que renunciar a muchascosas, tiene que hacer el doble de trabajo.De todas maneras, la idea que usted trae deescuelas para madres a mí me parece intere-sante.Es necesario redefinir el concepto defamiliaAdemás, yo no limitaría las escuelas paralas madres únicamente. Empecemos por cam-biar el concepto de familia. ¿Qué es una fa-milia? No es el papá, la mamá y los hijos. Siseguimos con esa idea, no va a quedar nadie;ni nosotros mismos quedamos ya a esta altu-ra. Un paciente mío le decía de un amiguito:“Pobre, ¿sabés que sólo tiene cuatro abue-los?” Esto es extraordinario: la mayoría de loschicos de clase media tienen seis, ocho abue-los. Como vemos, hay que redefinir la fami-lia. Yo la redefino en términos de una asime-tría que determina la responsabilidad del adultorespecto al niño. En la medida en que hayados generaciones hay una familia; con la asi-metría correspondiente que orienta a la obli-gatoriedad de la transmisión y de la produc-ción de sujetos en el interior de algún tipo decomunidad humana que básicamente se es-tructura con dos personas como base. Paramí, donde hay una madre y un niño, un padrey un niño, un abuelo y un nieto, un tío y unsobrino al que cría, ahí hay una familia, y conesa familia tenemos que contar. A partir deesa familia tenemos que construir, y dejar delamentarnos si sólo hay madre, padre o tío. Elviejo cuento se acabó. Como dicen los chi-cos: “es lo que hay”. Partamos de eso paravideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.37
  38. 3838383838 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasconstruir, de lo que tenemos que producir comoadultos responsables, sin moralismos idiotas.Y concordando con su propuesta: paraque los adultos sean responsables, tienen queser ellos en primera instancia reinstituidos ensu capacidad de sentirse en condiciones deresponsabilizarse. Cuando el adulto pierde lacapacidad de responsabilidad ante el niño, elsentimiento de la destitución es brutal. Al diri-gir en México los proyectos de Asistencia a laInfancia después del terremoto, para UNICEF,pude ver el sufrimiento, la angustia de loshombres que eran destituidos de su funciónpaterna, porque no podían tener ya ni un ho-gar, una casa, porque vivían asilados en losalbergues. Entonces, yo creo que tenemos quereanalizar las categorías.En esto soy muy cuidadosa: lo que mepreocupa son las relaciones de poder y lasrelaciones de género. Quiero decir con estoque el problema de la maternidad o de laparentalidad, no está en si es hombre o si esmujer, sino en cómo se asumen los roles. Tam-poco creo que la autoridad sea paterna; meparece lamentable seguir penando por la fal-ta del padre en un país como el nuestro queha tenido tantos padres perversos. El proble-ma del padre no es el padre en sí mismo, sinola ley del adulto que se tiene que transmitir alos niños, y esto lo pueden hacer los hombreso las mujeres. De manera que, aquí vuelvo aplantear la diferencia entre la ética y lo mo-ral, el problema es cómo diferenciarlas a par-tir de las condiciones que tenemos y no que-dar entrampados por los aspectos de la reali-dad que no podemos controlar. ¿Cómo man-tener la mente abierta y, junto con la menteabierta, los principios claros? La mente abier-ta sin los principios claros se va a cualquierlado. Y los principios claros sin una menteabierta se convierten en autoritarismo. Demanera que la única forma es estacombinatoria. Es muy interesante la idea deincorporar a las madres y ayudarlas en todoese proceso de maternidad y de crianza. Perocreo que habría que abrir esta posibilidad atodos los adultos en general y no sólo a lasmadres. Sin dudas, puede ser abierta al adul-to que se hace cargo.Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa: Somos un grupo de co-legas, mi nombre es Noemí y soy docente deescuelas de nivel medio. Más que pregunta,la mía es una reflexión respecto del discursobastante frecuente sobre la ausencia de asi-metría en la escuela y la ilusión de que todossomos iguales. Esto me ha hecho sentir quela responsabilidad no está, si se me permiteel término, repartida, en el sentido de quetodos somos responsables en el ejercicio de laresponsabilidad, por aquello de que en últimainstancia, todos somos iguales. Y en esta di-rección, ¿cómo influye la ausencia de asime-tría en la escuela?S. B:S. B:S. B:S. B:S. B: Llega lejos, Noemí. Me parece ex-traordinario lo que usted está planteando porlo siguiente: el igualitarismo, sin la posibilidadde instrumentación, es un engaño. Eligualitarismo sólo se puede establecer entrepares, vale decir, sobre seres que tienen lamisma posibilidad.La relación adulto/niño es asimétricaen saber y en responsabilidadLa relación entre el adulto y el niño esuna relación de asimetría simbólica y de ca-pacidad de dominio del mundo. En ese senti-do, el adulto tiene responsabilidades y en laescuela no somos todos iguales, en eso estoyde acuerdo. Si fuéramos todos iguales, en-tonces sería imposible no solamente la ins-tauración de las normas, sino también elvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.38
  39. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 3939393939aprendizaje: ¿por qué alguien tendría queaprender del otro que es un par?, el conoci-miento se transformaría sólo en opinión. Elpensamiento entre pares es un pensamientode opinión, no es un pensamiento de produc-ción de conocimiento, salvo cuando se tienenlas herramientas para producirlo, cuando yase tiene formación y se puede hacer intercam-bio. Lo mismo ocurre con las normas. Por eso,se puede llevar a debate el cumplimiento delas normas, pero no la instalación de la nor-ma misma: no se discute con un niño si va ahacer popó en el aula o en el baño. No se ledice “no, porque si no, el aula se ensucia”, sele dice “no, porque esto no se hace acá”.Coincido totalmente con su preocupa-ción, hay una mentira cuando el igualitarismono está dado por la posibilidad del uso de re-cursos, instrumentado por todos del mismomodo. En lo que usted trae a consideraciónse plantea también la relación entre la ley yel derecho. La ley no cubre todo el derechode los seres humanos. Hace una suerte detransacción de los derechos, y hay derechosque quedan afuera. Por ejemplo, ¿cómo seentiende el derecho a la propiedad privadaen el marco del hambre? Este es un temaque siempre se discute. Yo también soy pro-vinciana, de Bahía Blanca, y recuerdo que enel campo argentino había una vieja ley: noera cuatrerismo cuando uno se comía al ani-mal, pero dejaba el cuero en el alambrado. Elcuatrerismo era el robo del animal para suventa y no para la supervivencia. Esta ley re-gulaba el derecho en el interior de leyes másgenerales. En relación con esto está muy cla-ro que uno de los problemas que usted estátrayendo es que no se puede ejercer la ley, sino es en el marco del derecho. Y el primerderecho que tiene el niño es a una asimetríaprotectora, no es la simetría con el adulto.Los hijos no somos amigos de los padres y lospadres no somos amigos de los hijos, sinopadres. Un padre que se convierte en amigo,más que amigo es un pendejo. Esto no con-tradice la idea de que un padre pueda tenerun buen diálogo con sus hijos, la refuerza.Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy: Mi nombre es María Laura,soy psicóloga y me pregunto qué tipo de abor-daje podría pensarse a partir de esta posicióndel adulto que está desorientado, que sienteuna ausencia de futuro. También quisiera sa-ber el nombre del autor del libro que ustedesnombraron: Cuando me muera quiero que seaescuchando cumbia.S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: “Cuando me muera quiero queme toquen cumbia” es un libro que les reco-miendo, escrito por un periodista, CristianAlarcón1y también les recomiendo leer VidasDesperdiciadas, un libro de Zygmunt Bauman2,interesante acerca de la cuestión que ustedestá trayendo, María Laura: cómo se puedeparir, en la sociedad, la concepción de vidasútiles y vidas desperdiciadas.El desafío es recomponer la esperanzaYo entiendo que es muy difícil recompo-ner la esperanza en nuestro país. Son variasgeneraciones ya las que están decepciona-das, y nosotros tenemos una tarea muy durapor delante. Por supuesto que hay jóvenes que1 Alarcón, Cristian, Cuando me muera, quiero que me toquen cumbia. Vida de pibes chorros. Editorial Norma,Buenos Aires, 2004.2 Bauman, Zygmunt, Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias, Paidós, 2005.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.39
  40. 4040404040 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasviven en la inmediatez; más de un millón dejóvenes de dieciocho a veintitrés años no es-tudian ni trabajan. Arrastramos todavía unbolsón terrible de la depredación de los no-venta y no nos va a ser fácil reincorporarlos.Pero al mismo tiempo, creo que no se les pue-de plantear a los padres que sigan esperandola solución de un país. Hace un tiempo, en el2002, un periodista me dijo: “Doctora, ¿us-ted piensa que vamos a tardar mucho en sa-lir?”. Y le contesté: “No sé, pensémoslo jun-tos.” Le digo esto, porque usted lo planteacomo si la respuesta tuviera que venir de afue-ra. Yo le digo: no sé si vamos a tardar mucho,depende de lo que todos hagamos. ¿Por quédigo esto? Porque la única manera de reubicara los padres en un plano de abrir la posibili-dad a futuro es creándoles la conciencia aellos y a los hijos de que son parte de estepaís, que no pueden seguir esperando. Cuan-do el maestro comentaba que esperan todode la escuela, yo creo que estos son los efec-tos de un modo de deconstrucción ciudadanaque se fue produciendo en el país: nadie sesiente partícipe de la construcción y todos es-peran lo que caiga de los restos del banque-te.Esto es lo más grave que ha pasado enla Argentina, un país donde se ha perdido lanoción de ciudadanía en el sentido de quetodo el mundo puede discutir algunas cosasque le competen directamente, pero nadiediscute los grandes problemas nacionales,porque se ha perdido la esperanza de que lapalabra sea escuchada. Del mismo modo en-tonces, me parece que es hora de que noso-tros ayudemos a los padres y a los hijos a re-construir una noción de futuro que uno parti-cipe en construir y no que viene de afuera.Esta noción de futuro no tiene salida indivi-dual, sino colectiva. Es la primera vez que nosplanteamos que después de los noventa estepaís no tiene solución si no lo pensamoscompartidamente. Hay que romper en lospadres y en los hijos la idea de que la soluciónva a venir de otros y no de nosotros, que so-mos los que la tenemos que construir. Y nopasa por apoyar o no apoyar a un gobierno,ni por participar, o no, en un partido político,sino por empezar a pensar lo que le está pa-sando al país y ayudar a recomponer la no-ción de futuro desde un protagonismo. Quese siga esperando todo de arriba desde lapasivización es el germen de las tragedias ar-gentinas. Sabemos que la búsqueda de unpaternalismo ha sido terrible en la provincia,que muchas provincias siguen en la corrup-ción más escandalosa. A veces no se puedegobernar sin hacer alianza con todos esos sec-tores paternalistas que muestran la forma delpadre perverso. Ya que usted es psicóloga,María Laura, se lo voy a decir con todas laspalabras: en los caudillajes provinciales se veclaramente cómo la autoridad del padre es laautoridad del padre perverso. Del padre de lahorda y no del padre legalista que propicia elbienestar de los hijos.Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones: Daniela es mi nombre.Soy psicopedagoga. Nuestra pregunta es cómocolaboramos con nuestra subjetividad en laconstrucción de subjetividades, teniendo encuenta la extensión de la familia, o las nue-vas construcciones de familia por así decirlo.¿Cómo colaboramos, cómo unimos esto deconstruir la subjetividad en la escuela y el as-pecto familiar?S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: En realidad la pregunta es la si-guiente: ¿cómo aceptamos nosotros estasdesconstrucciones de la familia y nos ubica-mos frente a eso? Yo creo que no es sencillo.Hay siempre una ilusión de encontrar una sus-titución de las funciones en personajes y devideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.40
  41. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 4141414141verlo como se ve a veces a un discapacitado,a un sujeto que no cumple la expectativa com-pleta del tipo de familia supuesta. Nosotrossabemos que es una falacia pensar que fami-lia integrada es la que vive junta. Pocas veceshe visto mayor nivel de desintegración que enfamilias supuestamente integradas, en las queviven todos juntos. Cuartos separados cuandohay dinero; cuando no hay recursos, convi-vencia con un odio espantoso por no podermudarse. Hijos que asisten durante años almaltrato entre los padres y, para colmo, lospadres garantizan que no se separan por loshijos, por lo cual los llenan de culpa,pobrecitos, además de tener que presenciarun maltrato que los vuelve locos. Quejas de lamadre respecto del padre, quejas del padrerespecto de la madre, quejas acerca laprivacidad de la relación sexual entre ellos.La mamá de una paciente mía, una señorachilena, me contaba que su padre todas lasmañanas se levantaba, le daba un beso acada hijo, y le decía: “Vos sos un milagro dehaber nacido, con la madre que tenés”. Uste-des se imaginan lo que le estaba transmitien-do el buen señor: “No es que tu madre noquería tener hijos, sino que no quería sabernada conmigo”. Una situación terrible.Lo que quiero decir es que, primero, hayque salir de la idea de la familia ideal, porquese acabó. Segundo, hay que ver si se cum-plen los roles esperados para poder pensar: elde protección y el de asimetría. Asimetría noquiere decir autoridad, quiere decir responsa-bilidad. Entonces me voy a permitir una licen-cia que es la siguiente: es absurdo seguir pen-sando que el complejo de Edipo es el odio alpadre del mismo sexo y el deseo por el delsexo contrario. A veces bromeando digo: ¿dequién tiene celos un niño, del padre que loengendró o del hombre que duerme con lamadre? Entonces, he propuesto unaredefinición: que el Edipo es la forma con lacual cada cultura pauta el exceso de apropia-ción del cuerpo del niño como lugar del gocedel adulto. ¿Qué quiere decir esto para losque no están entrenados en el tema? Que loque me importa es que el cuerpo del niño nosea el lugar de goce del adulto, que el cuerpodel niño sea respetado en la subjetividad queimplica. Esto tiene que ver también con laperversión en nuestra sociedad, en el sentidode que perversión no tiene que ver con lamoral, sino con la desubjetivación del otro.Con la instrumentación del otro como medio,como herramienta o como obstáculo y no comoalguien, sino como algo. Esto tiene que vercon las formas perversas en la producción, enla socialización, también con las formas per-versas entre nuestros alumnos y entre nues-tros pacientes, y con las formas perversas dela sexualidad.La escuela no es sólo un lugar detransmisión de conocimientos sino deresubjetivaciónVolviendo a su pregunta, Daniela, pien-so que nosotros tenemos que ir ayudando apensar estas cuestiones junto con los padres.Tenemos que empezar a desanudar esta cues-tión de permitir herramientas para laresubjetivación. Yo me opongo totalmente aque la escuela sea solamente un lugar de trans-misión de conocimientos. A veces bromeo ydigo: los niños supuestamente incluidos, losque no están excluidos, tienen jornadas labo-rales que no hubieran soportado los obrerosde principio de siglo XX. Van a la escuela diezhoras con el transporte incluido, tienen tareaspara hacer, tienen vedado jugar durante lasemana, y en algunos casos el fin de semanavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.41
  42. 4242424242 - Observatorio argentino de violencia en las escuelases un tiempo para seguir trabajando en losdeportes y en los equipos grupales. De estamanera estamos frente a situaciones en lasque el temor de los padres a que los hijosqueden fuera de la cadena productiva, los lle-va a perder de vista toda posibilidad de cons-trucción de un sujeto, para centrarse en cam-bioenlaadministracióndeconocimientoscomosi uno instruyera una computadora. La escuelatiene que romper ese molde. Tiene que ayu-dar a producir subjetividades que no solamen-te sirvan para la aplicación del conocimiento,sino para la creación de conocimientos y deconocimientos con sentido, no solamente conel único sentido de ganarse la vida, sino consentido.Cuando yo era chiquita, todos los pa-dres querían que nos ganáramos el premioNobel: era otro país. He contado lo siguienteen un libro: hasta hace veinte años, en unafrutería de San Juan y Boedo, había un cartelque decía: “Señora, ¿quiere que su hijo ganeel premio Nobel? Cómprele nuestros duraznosPrisco. ¿Quiere que su marido cante comoPlácido Domingo? Llévele un melón Rocío deMiel. Señora, ¿quiere que su hijo aprenda lamatemática para poder manejar la computa-dora? Lleve un extra de manzana con fósfo-ro”. Estamos hablando de una pérdida de lossueños. Por eso, la construcción de subjetivi-dades no se puede hacer sino sobre la basede proyectos futuros. Y los proyectos futurosno se establecen sobre la realidad existente,sino sobre la realidad que hay que crear. Loque caracteriza al ser humano no es la instru-mentación: en una famosa experiencia, losmonos pueden agarrar la banana ensartandodos palitos. Lo que no pueden los monos esplantearse no solamente el uso del instrumen-to, sino la creación de realidades inexistentes.Toda la cultura humana es la creación de rea-lidades inexistentes. Yo bromeo algunas ve-ces diciendo que al niño que no se molestaporque le cambian la tetina al biberón, algoraro le pasa. Los caprichos son parte de lahumanización, porque quiere decir que nosregimos por cosas que no son puramenteautoconservativas, sino por signos que tienenque ver con otras variables. Por eso les digo alas chicas que, a veces, los caprichos de losmaridos con la comida son también lo quehace que las puedan amar, porque si no sehubieran enamorado del primer olor que pasa,como los perros.Entonces, volviendo a esta pregunta so-bre la subjetividad: nosotros tenemos que re-componer de alguna manera la idea de quelos niños no son computadoras. Y hay queayudar a los padres a plantearse la diferenciaentre miedo y terror que yo acuñé hace añosy que es la siguiente: cuando uno tiene mie-do, no solamente sabe a qué le teme, sinotambién sabe, o puede aprender, cómo de-fenderse. Por eso, el miedo tiene un carácteroperatorio. El terror es saber a qué se teme,pero sin tener manera de defenderse. Noso-tros vivimos en un presente, pero nadie sabecómo va a sobrevivir en el futuro. Ni siquieralos que están incluidos hoy. En consecuencia,nuestro gran problema es restituir la idea deque al futuro lo tenemos que construir. Si no-sotros pretendemos amoldarnos a esta reali-dad, no vamos a poder sobrevivir. O construi-mos esta realidad de otro modo, o nos va a iraniquilando, porque este siglo va a ser muydifícil si no modificamos ciertas premisas. Des-de esta perspectiva creo que la solución es lareciudadanización de los padres, además dela contención, para que puedan creer en le-galidades aplicables, y no se siga destituyen-do el valor de la palabra.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.42
  43. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 4343434343Por supuesto no les estoy dando técnicaporque no me corresponde, les estoy dandoideas para que ustedes construyan técnicasde lo que yo creo que serían los principiosdesde los que habría que empezar a operar.Así como la escuela no se puede reducir aalimentar a los niños, tampoco se puede re-ducir a la transmisión de conocimientos. Laescuela tiene que partir de la idea de quecada ser humano que tiene ahí es un sujeto.Una vez, ante docentes de Córdoba, unamaestra me preguntó cómo hacíamos parasacar a los próceres del bronce, mientras queahora hay nuevas lecturas de la Historia ar-gentina en las que aparecen más humaniza-dos. Mi nieta de cuatro años canta una can-ción muy divertida sobre San Martín que dice“…ese niño correntino llamado José…”. Es pre-ciosa porque en mi época era impensable unSan Martín niño llamado José en un burritoblanco. Cuando esta maestra me preguntócómo sacar a los próceres del mármol o delbronce, le dije: el problema es que nuestraHistoria quedó cosificada, por lo tanto hay queenseñarle a los niños que ellos son los futurosSarmiento, San Martín y Moreno de este país.Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta: Quiero hacer una reflexiónsobre el tema de cómo construir la subjetivi-dad cuando el chico deja la escuela. Porquela comunidad no le brinda los espacios que elniño y el joven necesitan para continuar vi-viendo esos valores, esas normas que se lestrata de dar en la escuela. También falta lacomunidad reflejada en el apoyo a los jóve-nes, para brindarles todas las oportunidades.Hay chicos que dejan la escuela por unos díasy, al volver, la retoman como una lucha nue-va.S B:S B:S B:S B:S B: Usted ha detectado algo muy im-portante. Estamos hablando de la escuelacomo núcleo de recomposición de ciudada-nía, y a partir de eso, cómo, desde la escuela,nosotros tendemos redes diferentes para elconjunto de la comunidad. Es indudable queen la escuela contenemos al niño, pero des-pués es lanzado al vacío: se produce un cortepor el cual no puede procesar lo que recibió.Por supuesto, el Estado tiene una enorme res-ponsabilidad que no puede delegar. Es muyimpresionante ver cómo la sociedad civil saliódurante años a reemplazarlo frente a su reti-ro, y esto fue lo que dio nacimiento a las ONGque son la muestra del fracaso del Estado ar-gentino, de las formas en que la sociedad ci-vil salió a reemplazar las funciones que el Es-tado no cumplía. Yo concuerdo totalmente conusted en que así como hablamos de la asime-tría entre el niño y el adulto, también hay unaasimetría de poder que debe ser absolutamen-te reclamada desde el punto de vista ciuda-dano en cuanto a que no todos tenemos lamisma responsabilidad. Ni todos los argenti-nos somos culpables, ni todos tenemos la mis-ma responsabilidad. Ha habido víctimas y ver-dugos, gente que robó y gente que no robó.Quien decía “yo no robé nada”, era visto comoun pretencioso, como una suerte de petulan-cia, porque circulaba el discurso de que todoséramos ladrones.Ahora bien, cuando hablo dereciudadanización no hablo de abstenerse dela presión que hay que ejercer sobre el Esta-do,sinocómonosotros,desdeunprotagonismodiferente, vamos marcando las necesidadesque tiene la población. No lo reducimos a re-clamar al Estado, ni tampoco nos planteamosreemplazar al Estado en su construcción. Perola escuela es un ente del Estado, entonces laescuela puede cumplir esa función de asime-tría y de ayuda para la resubjetivación, y almismo tiempo tiene que pedir al Estado losrecursos para ampliarla. Así como en una épocavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.43
  44. 4444444444 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasdesde los hospitales fuimos a construir saluden las villas, por ejemplo programas de pre-vención antialcohólicos, hoy la escuela tieneque ser un núcleo de la colectividad. No pue-de ser solamente el lugar donde se imparte laenseñanza. Porque nosotros tenemos quereciudadanizar este país. Y cuando digo estome refiero a dar identidad, pertenencia yprotagonismo a todos los que hemos queda-do afuera de la Historia durante tanto tiem-po.Sede TSede TSede TSede TSede Trrrrrenque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen: Me llamoGraciela y quería que me orientara respectode herramientas o estrategias con las que re-construimos la subjetividad de los adultos, sitambién nosotros nos tenemos que reconstruir,cuando a veces desde la verticalidad se tie-nen otras concepciones de lo que se debeaprender en la escuela.S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Usted está hablando de las con-tradicciones de la sociedad argentina que laescuela refleja. Por supuesto que en nuestrasescuelas hay bolsones terribles de autoritaris-mo, de inoperancia, de burocracia. Entiendoque a veces es muy difícil luchar contra esoque está asentado. Yo no puedo plantearlepolíticas para poder transformar esto, sino ideassobre las cuales pienso que hay que plantearla transformación.Si no recomponemos nuestra propia sub-jetividad, no podemos recomponer la del otro,pero también es verdad que la recomposicióndel otro implica nuestra propia recomposición.Este es un juego de ida y vuelta. Recuerdo,en el terremoto de México, la angustia queteníamos los terapeutas y los organizadoresde los proyectos cada vez que escuchábamosuna ambulancia, porque sabíamos que esta-ba trasladando víctimas. Durante varios díasen que íbamos trabajando con los niños, fui-mos mutuamente variando nuestra concep-ción, gracias al sentido que ellos le iban dan-do a la ambulancia como lugar de salvaciónde las víctimas, Entonces, pese a todo, laambulancia se transformó en un signo de viday no de muerte, en cambio el silencio era se-ñal de muerte. Este ejemplo está vinculadocon lo que usted dice respecto de que es im-posible recomponer la subjetividad del otrosin la propia. En este sentido los maestros tie-nen derechos que deben reclamar y posicio-nes que tienen que levantar, y enfrentamientosque inevitablemente van a tener, porque loque pasa en el país pasa dentro de la institu-ción educativa: la desidia, el desinterés, laidentificación con los marginados en su faltade futuro; la sensación de que se les enseña aniños que no van a ir a ningún lado, que seestá cumpliendo una función también sin fu-turo. Todo eso está en nosotros y es muy difí-cil sustraerse, pero no podemos dejar de en-señarles.La construcción de un ser humano nopuede sólo limitarse al presente, debeestar tendida hacia el futuroEsto me recuerda cómo durante la Se-gunda Guerra se armaban centros de ense-ñanza, sabiendo que eran niños condenadosa muerte. A pesar de eso, se esperaba quelos que se salvaran pudieran seguir aprendien-do, y eran escuelas clandestinas. Por suertenosotros no tenemos escuelas clandestinas,así que tenemos que apostar aunque sólo al-gunos encuentren un futuro y se salven, sin-tiendo todos que lo podemos construir conellos. Creo que no hay otra manera de pensaresto. Yo sé que es difícil lo que estoy plan-teando, pero si yo no lo creyera fuertementeno estaría hoy acá, se los digo con toda segu-ridad y convicción. Si estoy acá, es porque lovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.44
  45. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 4545454545creo. Hago todas estas cosas porque creo eneso. Y no sólo vengo a una convocatoria na-cional, voy a un club de barrio, voy a distintoslugares. Los españoles tienen una frase: “todapiedra hace pared”. Yo he acuñado esta:“toda astilla hace balsa”. Hay que salvar loque quede del naufragio y empezar a cons-truir balsas para el resto. Y en ese sentido esque estamos hoy acá reunidos aunque seamediáticamente, para todo el país. Gracias ala tecnología podemos estar juntos pese a ladistancia y trabajar también para los que notienen esta tecnología.Sede TSede TSede TSede TSede Tucumán:ucumán:ucumán:ucumán:ucumán: Mi nombre es AnaGonzález. Soy psicóloga y con mi equipo es-tamos trabajando con la problemática de laconvivencia en escuelas marginales desde unacátedra de la Facultad de Psicología. Nuestrointerés de empezar a pensar estas cuestionestiene que ver con lo que usted ha planteadorecién: la violencia está relacionada con unaausencia de confianza y la falta de futuro. Ycómo empezar a reconstruirlo, a modificarfuertes representaciones sobre la desilusión,es decir lo que ya no importa, lo que no inte-resa, que no está sólo en los alumnos sinotambién en los maestros, en los directores,sobre todo cuando se trata de poblacionestotalmente violentadas por el contexto, por lamisma institución. Nos gustaría poder pensaresto junto con usted.S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Este encuentro es absolutamenteextraordinario por la cantidad de problemáti-cas que aparecen y el compromiso de quie-nes intervienen. Es realmente para todos...Estamos escuchando a colegas que salen dela vida universitaria para ir a trabajar con laspoblaciones marginales, maestros que se plan-tean cómo recuperar a sus alumnos. Es ex-traordinario esto que estamos viviendo. Estotambién es una balsa, no un encuentro buro-crático simplemente, sino un lugar donde nosvolvemos a alimentar.Si vamos al punto, lo que usted trae esmuy complejo por lo siguiente: por una parte,todos venimos desgastados de tantos años deesfuerzos y de frustraciones. Mi madre teníauna frase que yo recupero siempre: “Las viu-das que fueron felices se casan de nuevo”. Yyo estoy dispuesta a rescatarla. Hay que ena-morarse de proyectos aunque a uno le hayanimpedido durante años llevarlos a cabo, por-que si no lo podemos hacer, estamos liquida-dos. Por eso estoy dispuesta a enamorarmeotra vez. Pero no enamorarme de una pro-puesta en particular, sino de esperanza y pro-yectos compartidos.Vuelvo a lo mismo: acá se va plantean-do desde distintos ángulos cómo operamosnosotros si el Estado no contribuye. Y entien-do que el Estado no es sólo el Estado Nacio-nal, son los Estados provinciales, son los Mi-nisterios particulares, son todo lo que hace auna cadena muy compleja. Ustedes saben queuna de las tácticas que se reemplearon en laingeniería racial y en la ingeniería empresa-rial, es la de que la cadena de mandos apare-ce siempre disociada. Uno nunca sabe conquién se tiene que enfrentar, porque siempreuno responde a otro y ese responde a otro.Así que el tipo que lo despide a uno no es elque recibió el despido y le dice: “Mirá, yo lolamento mucho, pero te tengo que despedir”.Y entonces… ¿quién decidió que me despi-dan? Una computadora lo decidió. Esto es loque Hannah Arendt llamaba “la banalidad delmal”, la tecnología al servicio de la destruc-ción: nuestro sistema está muy embargadode esto. Hay una cadena de responsabilida-des y creo que es correcto plantear que enesa cadena cada uno ocupe el lugar que tie-ne que ocupar. Al Estado en cada instancia, avideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.45
  46. 4646464646 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaslos mandos superiores en cada lugar, y hacer-nos cargo nosotros mismos de nuestra propiaresponsabilidad. Entonces, me parece que estaes la respuesta respecto a la pregunta queusted hace y al planteo de que la realidad aveces es frustrante y que la padecemos todosde distintas maneras.Hace poco violaron a una joven que yoatendí de chica. Para mí fue un impacto bru-tal, porque cuando un terapeuta atiende a unniño, siente que lo restituye a la vida. Y tuve,frente al hecho, una sensación brutal de im-potencia. Así como me pasó con una pacien-te que atendí en el exilio y que después enChile fue detenida antes de la caída dePinochet. Y yo recordé al doctor Spock, elmédico americano que se opuso a la guerrade Vietnam porque no podía soportar que susex pacientes fueran a la guerra. De algunamanera a nosotros nos produce un dolor enor-me ver que estamos invirtiendo esfuerzos enchicos que no sabemos todavía bien si van apoder salvarse. Y en ese sentido nuestra ta-rea no puede ser solamente mesiánica, desalvataje de los chicos, sino también de recla-mos permanentes, pero no solamente pornuestros derechos, sino por los derechos queimplican trabajar.Y trabajar significa hacer un trabajo fe-cundo. Significa que nuestro trabajo no seasimplemente una rutina. Significa que no va-mos simplemente a cumplir un horario, sinoque creemos en la posibilidad de mejorar loque hay o de producir algo nuevo. Y me pare-ce que para poder ganarnos ese sentimiento,tenemos que tener también la confianza deque vamos a producir ciertas transformacio-nes.Ahora bien, esto no es simple, y sé quees muy duro para todos lo que estoy plan-teando. Pero no veo otra salida. Los argenti-nos somos crónicos de muchas cosas. Somoscrónicos de la desconfianza, pero también dela esperanza. Es impresionante como con muypoquito volvemos a rearmar cosas. Yo estoyimpresionada de la capacidad creativa de lasociedad argentina: cómo a partir del 2001poníamos poemas en las plazas, se hacíantalleres de arte en cualquier lado. Hace pocoyo estaba en México y entré a una gran tien-da; en el sector de las boutiques había tresfirmas argentinas. Me quedé helada: la ropacostaba cuatro veces más que acá y ademásme impresionó ver un señor mexicano con unacamiseta de la AFA que había comprado, yotro que andaba con otra cosa con la bande-rita argentina. Entonces yo pensé: es increí-ble, nos hundimos y nos salvamos permanen-temente, todo el tiempo. Pero en cada hundi-miento queda una parte que no se levanta, yesa es la que tenemos en gran parte a cargoen las escuelas del Estado: la que no se pudolevantar. Entonces la pregunta es cómo lavamos a levantar. Yo estoy de acuerdo conque no la vamos a levantar sólo a través de laescuela, pero la escuela puede cumplir unafunción muy importante como lugar desde elcual se irradian estas preocupaciones hacia elresto de la sociedad.Sede La Plata:Sede La Plata:Sede La Plata:Sede La Plata:Sede La Plata: Mi nombre es Liliana.Desde mi rol de educadora en un equipo deorientación escolar, quería pensar el futuro enlas intervenciones de niveles primarios.S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Yo quiero aprovechar para vincu-lar su preocupación con la que me quedó dela pregunta anterior, de la colega psicólogaque habló con respecto a la subjetivación.Es muy claro que nuestra sociedad seha hecho eco, por suerte no de una maneratan masiva como ocurre en otros países, deuna suerte de patologización de la vida coti-diana. Quiero decir con esto que si alguien sevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.46
  47. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 4747474747queda sin trabajo y está deprimido, es un de-presivo, o cambió la genética, o algo pasó. Sialguien tiene miedo de perder el trabajo, tie-ne ataques de pánico: panic attack, dicen.Los niños que se mueven mucho sonhiperkinéticos. Sin embargo, yo quiero verquién aguanta esas jornadas de trabajo a lasque me referí antes. Entonces se tiende amedicarlos. Y lo más grave no es que semedica a niños sanos, es que hay niños gra-vemente perturbados a quienes que se les in-dican sustancias que son inocuas para resol-ver en el futuro una perturbación.Ocurrió en Estados Unidos el caso de unosniños que mataron gente en un parque; unode ellos estaba medicado desde pequeñocomo hiperkinético y el más grande con unantidepresivo. Como vemos, estamedicalización es también una forma de des-subjetivación. No hay un sujeto que padecesin que se instale en él un síntoma orgánico;sobre ese síntoma se pretende operar inme-diatamente. Le pido perdón a las autoridadesde OSDE, pero no me queda más remedioque decirlo porque esta situación implica in-vertir muchos más recursos en modificar pa-tologías de base que en arreglarlas en pocotiempo.Qué podemos rescatarEn síntesis, juntando la idea de la pre-vención primaria y de la subjetividad, noso-tros tenemos que convertirnos en un resguar-do de subjetividad, no en un desarticulador.No podemos considerar al sujeto por sus ca-pacidades, por su performance. Sin embargo,esto es lo que pasó con Junior en Carmen dePatagones. A Junior se lo consideró potableporque no tenía problemas escolares, no pre-sentaba problemas de aprendizaje, tampocose peleaba con nadie. Tampoco se tratabacon nadie hasta que liquidó a varios compa-ñeros: odiaba a todo el mundo. La preven-ción primaria tiene que ver con eso. Los maes-tros tienen que tener herramientas para sabercómo hacer diagnóstico temprano y preven-ción primaria.Por ejemplo, en México escribí un pro-yecto para maestros de preescolar, que allí sellama Kindergarden, con la idea de que tuvie-ran nociones básicas para pensar los proble-mas que se les planteaban, cómo detectarciertas cuestiones. La prevención primaria estáen el incremento de conocimientos y, ade-más, en la posibilidad de detectarprecozmente las líneas que pueden llevar aun agravamiento. Esto lo hago yo en la prác-tica. A mí me traen un niño y, si encuentroalgo que siento que no encaja, hago biopsia.Hacer biopsia es preguntarse qué destino vaa tener aquello que hoy parece pequeñito,una tontería. En conclusión, el problema es ladetección primaria que es parte de la preven-ción primaria, para evitar justamente las evo-luciones más serias.Con respecto a la prevención, hay algoque constituye “el círculo de la pobreza”:como no se invierten recursos en prevenciónprimaria, se termina teniendo que gastar ex-cesivamente en atención terciaria, cuando yala enfermedad se desencadenó. A través delObservatorio, lo que justamente nosotros es-tamos tratando de hacer es detección prima-ria. No para determinar patologías, sino parasalvar posibilidades de destrucción de la sub-jetividad. Esa es mi mayor preocupación y elgran desafío.Mi mayor preocupación con respecto ala violencia, no está en la violencia en sí mis-ma, porque es parte de la vida y parte de laHistoria. El problema es qué tipo de violencia.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.47
  48. 4848484848 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasDesde mi punto de vista la condena, en ge-neral, de la violencia, me parece unatilinguería. Sin ella no se podría haber hechola Revolución de Mayo, o la liberación de Perúy de Chile. Pensemos en San Martín: un paci-fista que tenía claro cuál era el universo decombate, por eso se negó a luchar entre her-manos. Era muy claro para él eso, había prin-cipios muy fuertes. Es así cómo sabía cuándoejercer la violencia y cuándo no. La cuestiónes esa, qué sentido tiene el ejercicio de laviolencia. El ejercicio de la violencia indivi-dual, y como explosión, es puramente des-tructivo. La posibilidad de un sujeto de resistira la violencia del otro puede ser muy cons-tructiva. Pero nosotros tenemos que hacer unadetección, no de la violencia infantil, sino dequé potencialidad destructiva o autodestructivatiene un niño. Por ejemplo, nosotros sabemosque ciertas formas silenciosas de violencia pue-den ser las más explosivas. Nosotros sabemostambién la forma en la cual se puede ir pro-duciendo una pérdida de la potencialidad sim-bólica en los niños. Esto tiene que ser adquiri-do y trabajado por todos. Entonces reitero:nuestra tarea no es ponerle un límite a la vio-lencia, sino construir sujetos capaces de definirlos límites de la propia violencia. Capaces depoder articular su individualidad con el conjun-to. Este es nuestro desafío mayor, no solamen-te en la escuela argentina, sino en el mundo.Es la pregunta que todos nos hacemos: ¿quées lo que va a hacer la humanidad con lasnuevas formas desorganizadas de violencia apartir de la ruptura del equilibrio mundial, contodo lo que está ocurriendo? Estamos todospreocupados.Entonces, volviendo a la prevención, másque la estrategia tradicional de dar charlas ycosas similares, hay que acompañar formasde simbolización del malestar. Yo he llamadoa este malestar, “malestar sobrante”, porqueno es solamente el que paga cualquier serhumano por ingresar a la cultura, sino un ex-ceso de malestar producido por la frustraciónen la cultura. Y esto no se da solamente enlos excluidos, se da también en los incluidos.Algo impactante es la renuncia que hace lasociedad de brindar felicidad incluso a los in-cluidos. Si ustedes van a Estados Unidos, vana ver gente con cara de nada comiendo ga-lletas inmensas sin ningún placer, que es unaforma de resolución de goce en seres huma-nos que no tienen acceso a la felicidad. Sinembargo, están incluidos. El problema delcosto de la inclusión es muy alto. Acá nos haido pasando lo mismo. El incremento de ladrogadicción está relacionado con la renun-cia a la felicidad. No solamente con el goceinmediato. Una paciente adolescente me con-taba que había pasado un fin de semana muymovido y, sin embargo, estaba muy deprimi-da. Había consumido éxtasis, después habíaido a bailar, se había porreado. En fin, todasesas cosas que pasan con los adolescentes.Entonces, en lugar de interpretarle la culpapor lo que había hecho, le dije que había te-nido un proceso de deshidratación psíquica,así como cuando uno toma éxtasis, si no tomaagua mineral se deshidrata y puede hacer uncuadro agudo por pérdida de sales.Hago un aparte para prevenirlos. Si us-tedes trabajan con adolescentes, tienen quesaber esto: si uno no los puede parar, uno delos consejos que hay que darles es que tomenagua mineral. Si toman agua de la canilla, seproduce un proceso de sudoración, igual queocurre con los shocks de calor: el aguaincrementa la sudoración, por lo cual aumen-ta la deshidratación, lo que lleva la ingesta deagua sin sales y luego a los cuadros de deshi-dratación. La solución es tomar agua mineral.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.48
  49. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 4949494949A los colegas del interior y los del conurbanoesta información puede servirles para escla-recer la forma en que se producen losprocesos de deshidratación infantil cuando,sin conocimiento de las consecuencias, se lesda agua común a los niños afectados quepertenecen a sectores pauperizados de lacapital y que no tienen medios para obteneragua mineral.Volviendo a mi paciente, le dije que ha-bía tenido un proceso de deshidratación psí-quica. ¿Qué le quise decir con eso a mi pa-ciente? Que había ingerido no sólo cosas queno la llenaban, sino que le incrementaban ladeshidratación. Cuanto más ingería ella todoeso, más perdía sustancia simbólica, más sesentía como si no hubiese adquirido nada:había transcurrido ese fin de semana vacío,sin alimento. Lo que la ponía mal era el procesode deshidratación psíquica, y no la culpa porlo que había hecho, porque no había la me-nor culpa en todo esto. No se sentía culpable,sino mal, deprimida.Con respecto a la atención primaria, ennuestro caso trabajamos con poblaciones muyafectadas, no hablo solamente de losexcluidos, sino también de los incluidos, porqueeste país ha sido afectado de arriba abajo.Entonces, nuestra prevención primaria tieneque operar partir de lo existente para evitarque se deteriore, y llevarlo a su máximapotencialidad de vida. Nuestra prevenciónprimaria no puede partir del ideal que tenemosen la cabeza, el ideal es como la utopía, tieneque estar en el horizonte y no en el centro.No hay que renunciar, pero tampoco tenemosque ponerlo como meta inmediata. Debemospartir de lo que tenemos. Si tenemosadolescentes que se drogan, hay que ver cómodisminuimos el riesgo, de qué maneraevitamos que no pasen a drogas mayores,cuáles son los que están en mayor riesgo ycuáles, no. Si trabajamos con niños que nopueden socializarse, que presentan los mis-mos rasgos de violencia, tenemos que ir par-tiendo de lo que tenemos para articular conel horizonte de lo que queremos, para llegara lo menos grave posible. Desde mi punto devista, en eso consiste hoy la prevenciónprimaria.Sede Corrientes:Sede Corrientes:Sede Corrientes:Sede Corrientes:Sede Corrientes: Me llamo Gabriela.Soy directora de una escuela primaria que estácerca de un contexto de pobreza. Lassiguientes cuestiones nacieron del consensode todos los colegas en diferentes niveles dela enseñanza que estamos aquí presentes. Laprimera cuestión es si lo que ofrece la escuelaen función sólo de paliar en la inmediatez lasubsistencia alcanza para llegar a uncrecimiento. Y si tenemos la posibilidad dereconstruir un marco normativo, ¿cuántarelación conforma la crueldad?S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: En primer lugar, por supuesto quesi la escuela opera como lugar de subsistencia,reduce al sujeto a la inmediatez. Más todavía:actúa bajo la forma de la compasión, de lacaridad y no bajo la forma de la solidaridad yla responsabilidad. Estoy absolutamenteconvencida de que la escuela no puede operarresolviendo solamente la subsistencia, porquees condenar a toda una generación a labiopolítica, vale decir, a la sola permanenciadel cuerpo sin futuro. Esta ha sido mi posiciónen el enorme debate de los años 2001 y 2002,frente a mucha gente que planteaba queprimero hay que dar de comer. Yo les decía:primero hay que dar de comer, pero no hayque dejar de enseñar. De manera que entiendoperfectamente esta preocupación que traenustedes.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.49
  50. 5050505050 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasLa no respuesta como forma de lacrueldad y de violenciaEn segundo lugar, creo que laindiferencia es una forma de la crueldad. Poralgo ahora se ha instituido en la categoría deviolencia silenciosa, una nueva forma deviolencia que a veces se da en la pareja o enla familia: el hecho de que el otro no respondalargamente produce una permanentesensación de inexistencia que es una de lasformas más desubjetivantes. Primo Levi, enun libro muy conmovedor que se llama “Siesto es un hombre”, cuenta que un día viorabia en los ojos de un guardia del campo deconcentración, y se sintió re-humanizado.Porque la indiferencia con que lo mirabancomo si fuera un animal, lo transformaba enalguien que no existía. Esto tiene que vertambién con lo que pasa en la crianza de losniños, la forma con la que opera el adulto.Ustedes van a decir: claro, en el vínculo de lamadre con el niño hay un juego entrelegalidad y trasgresión. Por un lado, no lepuede dar de comer todo el tiempo y trata deajustarse a ciertas normas de alimentaciónprimaria. Por otra parte, cuando el chico llora,se siente afectada y tiene que darle algo, y leda lo que puede. En esta forma de respuestaestá el modelo mismo de la relacióninterhumana. Sabemos que el otro es humanoporque responde. Uno se siente frente a algoque es también del orden de la subjetivación.Me detengo en esto porque me pareceimportante. Hace años, un nieto mío que teníadiez meses andaba todo el tiempo gateandoatrás de nuestro perro. Entonces yo le regaléun perrito de juguete que saltaba y ladraba ycuando uno le decía “cállate”, se callaba ydespués, saltaba de nuevo. El chico estuvoenloquecido durante media hora y luego nole prestó más atención. ¿Cómo se dio cuentade que no era de verdad? Porque no habíarespuesta a la acción de él, ni rehusamiento,ni acuerdo, simplemente mecánica. Larespuesta mecánica es una respuestadesubjetivante, y es tan grave como el silencio.El silencio también es una forma de lacrueldad. Por eso las no-respuestas a lasnecesidades del prójimo son formas deejercicio de la crueldad y de violenciasilenciosa. Uno de los grandes problemas quehemos tenido ha sido la dictadura. Perodespués tuvimos otros. Por ejemplo, cuandose puede decir todo pero nadie lo escucha.Además, el neoliberalismo ha sido tanto o másdesconstructivo que la dictadura. En ladictadura teníamos la esperanza de que, eldía en que cayera, se podría decir todo y todosiban a escuchar. Hoy tenemos la sensaciónde que nadie escucha nada.Volviendo a la pregunta que me hacenlos colegas: sí, yo concuerdo. Hay una relaciónmuy directa entre la crueldad, la falta derespuesta y la indiferencia hacia el otro. Y ahíreside para mí la falta más grave de la ética.Veamos las próximas dos preguntas.Sede La Rioja:Sede La Rioja:Sede La Rioja:Sede La Rioja:Sede La Rioja: Mi nombre es Carla, soyprofesora. Queríamos preguntar cuál sería elprincipio fundamental para trabajar sobre labase de la confianza en el otro..Sede La Pampa:Sede La Pampa:Sede La Pampa:Sede La Pampa:Sede La Pampa: Me pareció muy pro-vocativa esta cuestión de la escuela que tieneque centrarse en educar para el futuro másque en educar para el presente, y no transmitirconocimientos sin sentido, sino másconocimientos de sí mismos. A partir de loque usted dijo del lugar de la escuela que aligual que nuestro país tiene esa mirada deesperanza, nos acordábamos de la experien-cia en Santa Fe en la época de la inundación.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.50
  51. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 5151515151En esa circunstancia fue muy importante elvalor que aquí juega para que los alumnos,para que la familia recuperara la esperanzafrente a la herida, frente a las cosas quesucedieron. La pregunta que nos surge es siese trabajo de recuperación del sentido parael futuro, de poder valorizar el futuro, acasotiene también valores en relación con mirar elpasado, recuperar el pasado y mirar elpresente, transmitir a los alumnos el sentidode qué valor tiene la vida en relación con elpresente. Esto que se dice, que el docente esun delegado de los artistas, de los científicos,que transmiten una cultura, que eso ayuda apreparase al futuro, a vivir el futuro. Tambiénnos provoca pensar que para los propiosdocentes es un trabajo poder mirar primeroqué sentido tiene lo que enseñamos, quésentido tiene la educación, la escuela en laque estamos trabajando. ¿Cómo ve ustedesto?S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: Los principios fundamentales quepermiten dar ingreso al otro se producenprecozmente. Quiero decir con esto que amedida que el adulto considera al niño un serhumano, el niño se va humanizando.Justamente uno de los problemas de ladeshumanización es la reducción de los bebésa su condición de autoabastecimientopuramente biológico. Hay experienciasterribles hechas en todo el mundo con bebésque han quedado en guarderías asilados, queno hicieron ningún desarrollo intelectual.Tomando la segunda pregunta que plan-tean los colegas de La Pampa, la función deldocente es posiblemente la primera miradahumanizante que se establece con el niño,que no es puramente familiar. Yo siempre digoque el primer objeto exogámico de un niño esla maestra. No es cierto que sea una repeticiónde la madre, es otra cosa. Es la primera vezque el niño ama a alguien que no es un objetoprimario: la maestra. Ahí hay un proceso dehumanización en la medida en que lo quecircula es el amor. No se puede instaurar laley, si quien la instaura no es respetado yamado. Esto es imposible. Se acepta la leypor amor y respeto a quien la instaura.Segunda cuestión respecto a la funciónde la escuela: fíjense la discusión que segeneró con el Mundial de fútbol, si los chicostenían que verlo o no en TV en la escuela.Había una vieja canción de Las Primas quedecía: “No digo todos los días/ tampoco todaslas noches/ aunque sea de vez en cuando/pero dame una alegría”. La Argentina nos datan pocas alegrías, que perdernos el Mundialde fútbol o el del básquet es patético. Yoestaba a favor de que se viera el Mundial enlas escuelas, pero me parecía ridículo que sediscutiera el producto bruto de Alemania, ¿aquién le importa? Lo que sí me parecíaimportante era que se discutieran legalidadesrespecto del juego; por ejemplo, cómoentienden los chicos ciertas particularidadesque tiene el juego, cómo entienden losenfrentamientos, de qué manera entiendenlas faltas, qué opinan de la mano de Dios yqué opinan del cabezazo de Zidane. En estesentido me parecía que el Mundial era paradiscutir justamente el problema de las normasy del respeto al otro, y no para discutir elproducto bruto de Malasia, para decirlo asíde simple. Esas cuestiones vinculadas con elMundial eran centrales, lo otro se lo van aolvidar. ¿Cuánto produce Francia en vino… aquién le importa? Además estamos vendiendobien nosotros con lo cual nos importa menos,quiero decir, nos importa cuánto tenemos quevender; y cómo vendemos mucho… Estoexplica la función de la escuela.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.51
  52. 5252525252 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasCon respecto a la recuperación delpasado, yo estoy absolutamente en contra deun aspecto de este tema. Por supuesto quepara mí la historización es fundamental, lopienso en el ser humano individual y lo piensoen los procesos compartidos. No tengo dudade que nuestro país ha perdido muchas vecesla memoria. Pero a veces la recupera mal,porque lo que se recupera de víctimas de ladictadura es su carácter de víctimas, y no elproyecto histórico que levantaron y defendie-ron. No solamente se mató gente, sino quenos robaron veinte o treinta años de Historia.Entonces me parece que hay que discutir elpasado, no tanto las víctimas de ese pasado,sino en tanto recuperación de los grandesproyectos. Por eso me parece hoy tanimportante el debate real sobre la Argentinaque fundamos. ¿Qué pasó con la verdaderamuerte de Moreno, qué pasó con Saavedra,por qué a la mujer de Moreno le mandaron lacorona y el velo de duelo antes de que él semuriera, como hace la mafia? Es escandaloso.O la forma en la que murió Monteagudo, lasformas con las cuales se fueron produciendoestas cosas que marcan no sólo la humanidadde los próceres, sino la fundamentación deun proyecto.Entonces yo creo que sí, hay querecuperar la memoria histórica, pero comoproyecto del lugar donde tenemos que pensara futuro y no sólo con la mente en el pasado.Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario:Sede Rosario: En nombre de todos miscompañeros rosarinos quiero agradecerles latarea. Mi nombre es Claudia y junto con otroscompañeros docentes nos estamos preparandocomo mediadores, porque nos preocupa eltema de la violencia. Quería hacer unapregunta relacionada con lo que usted dice,que no se aceptan los límites de la ley porqueno se cree en quién se lo dice. ¿Qué pasa conlos docentes en esta situación para reconstruirla credibilidad de nuestra voz?S. B.:S. B.:S. B.:S. B.:S. B.: No, cuando hablo de los pactosde llevarse bien me refiero a ciertos idealismosque circulan: “ahora somos todos amigos y lapaz y el amor nos va a reunir”. Esto es unapavada terrible y todos lo sabemos. A estaaltura, ya ni el rock refleja eso. Yo estoyprofundamente preocupada por la violencia.Pero la violencia justamente como forma dedeconstrucción de la relación al otro. Es verdadque no hay palabras autorizadas en el país,pero hay algunas palabras más autorizadasque otras. Hoy, una de las cosas que haocurrido es que no se cree en el estamentode pertenencia de la persona a la que uno lecree, sino en la persona misma. Por ejemplo,no se cree en los jueces, se cree en un juez.No se cree en los abogados, se cree en unabogado; no se cree en los médicos, se creeen algún médico. Se ha deconstruido la ideade transferencia sobre los frutos sociales. Porsupuesto, no se cree en los políticos, se puedeconfiar en algún político. Esto constituye unsistema y el problema es cómo se recupera laconfiabilidad. Ya es muy difícil. Cada uno vaa tener que ir luchando, justamente, porrecuperarla, porque este es un problema muyserio que tenemos todos. A veces tenemosque hacer más de lo habitual para recuperarla confiabilidad del otro.Construir la infancia bajo el trasfondo delos sueñosPor otra parte, hay una enorme necesidadde creer, hay una enorme necesidad deinstancias protectoras, pero hay también unaenorme desconfianza en esto. En ese sentido,los maestros están jugando en un borde filoso:por un lado, son apreciados y queridos por susvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.52
  53. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 5353535353alumnos y por el otro, ellos no terminan deestar convencidos. Ustedes saben que estopasa también en mi práctica. En general soyuna persona bien vista en mi medio: la gentecree que soy una persona honesta. Sinembargo, tengo un paciente que sabe que loatiendo no por motivos económicos, y él nocree que en la vida uno pueda estar con elotro sólo por tener ganas. Entonces llegó aotra conclusión: lo atiendo por interéspsicopatológico. Es divino el tipo, pero tieneuna enorme dificultad para poder sentirseapreciado y estimado, por lo cual si yo no loatiendo por plata y no comercio con él, cosasobre la que él está convencido, entonces yolo atiendo por interés psicopatológico. Estamosen una sociedad en la cual es muy difícil creeren que el otro realmente lo respeta y estima,por lo tanto a veces hay que bancarse la des-ilusión de no ser creído. Y saber que venimossoportando sobre nosotros transferenciasterribles sobre otros. No es a nosotros a quienno nos creen, sino a todos los querepresentamos como herederos de unatradición de descreencias y de frustraciones.Hay que considerar esto y tener muchapaciencia.También hay otra pregunta que un sujetose hace: ¿por qué alguien me quiere o meaprecia, por qué alguien espera algo de mí?Los chicos se deben preguntar eso en laescuela: ¿por qué la maestra espera que yoaprenda? Esta es una cuestión que hay quehablar con los chicos: qué espera uno de ellos.Hacer el discurso que los padres no puedenhacer sobre lo que nosotros esperamos de laspróximas generaciones. Como nuestra únicatrascendencia es histórica, no sabemos si lapróxima vez nos vamos a ir al cielo o nosvamos a convertir en cucarachas. Una vez untaxista me conmovió. Le comenté: “¿Seimagina reencarnarse en cucaracha? ¡Quéhorrible!”. Y me dijo algo dramático: “Señora,no hay nada peor que reencarnarse en serhumano, pasar otra vez por este sufrimiento”.Cuando me dijo eso, me produjo una enormeconmoción.Creo que nosotros tenemos que trans-mitirles a los niños nuestra expectativa de queen ellos estamos nosotros y que son nuestrapropia contigüidad. Que no son un instrumentode trabajo, sino alguien muy representativorespecto de la función que cumple en nuestratarea. Y esto es una forma de humanizaciónmuy fuerte. Esto tiene que ver con la profundacreencia en la potencialidad del otro humano.Y sí, vamos a tener muchas frustraciones ynos van a pasar muchas cosas, pero con unaque nos salga mal, o diez que nos salgan mal,va a haber cinco o quince que nos salgan bien,y eso nos va a compensar. Como decía mimamá: “Las viudas que fueron felices se casande nuevo”.Para finalizar,,,,, yo quiero agradecerles atodos realmente. El diálogo ha sido muyfecundo. Hoy me voy de este encuentro conmuchas cosas para pensar, realmente muymovilizada, simbólicamente yemocionalmente. Sobre todo, lo másimportante para mí es que cuando uno terminaun trabajo tiene que sentir no solamente quese lleva algo, sino que pierde algo. Y yo sientoque lo que perdí son respuestas. Pero ganéen preguntas. Aunque hablo bastante, haycosas que me quedan dando vueltas y no estoyconvencida después si están claras totalmenteen mí y espero lo mismo de ustedes. Entonces,les quiero agradecer muchísimo por esteintercambio.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.53
  54. 5454545454 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.54
  55. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 5555555555Para comenzar, me gustaría referirme ala película Elephant (Gus Van Sant, 2003), quetuve oportunidad de ver hace algunos años.Es un planteo diferente del que presentaBowling for Columbine (Michael Moore,2002), un documental sobre la matanzaocurrida en 1999, en una escuela en Portland,Oregon. La película que mencioné primero meimpactó más, aunque los hechos que se narranson ficción, lo que me llevó a comentarla envarias oportunidades. Al poco tiempo sucediólo de Carmen de Patagones: evidentementeElephant estaba dando algún signo de lasproblemáticas de la época.El título de la película, “Elephant”, setomó de la parábola de los ciegos y el elefante.En esta historia, de la que encontramos unaversión del siglo II A.C. en los cánonesbudistas, varios ciegos examinan diferentespartes de un elefante: orejas, piernas, rabo,trompa, etc. Cada ciego está completamenteconvencido de que entiende la verdaderanaturaleza del animal basándose en la parteque tiene en sus manos. De esta forma elelefante es como un abanico, o como un árbol,o una cuerda o una serpiente. Pero ningunopuede ver el todo. Creo que la idea de VanSant es muy interesante, porque nos dice queun hecho así, solo se puede abordarparcialmente.Voy a tomar brevemente algunascuestiones que llaman la atención.Primeramente podemos decir que en lapelícula no hay padres. Solamente al principioaparece un padre alcoholizado que es elmismo que aparece al final, pero el filmtranscurre en ausencia de padres, este es unelemento importante. Además, está elescenario de ese High School, que no tienenada que ver con nuestras escuelas. Sinembargo, muestra la rutina cotidiana de unasecundaria como cualquiera, pero tambiéncómo se va gestando lo que va a sucederdespués. Presenta distintos jovenes, algunosmás raros que otros. En un momento, dosamigos en la casa de uno de ellos. La imagenmuestra a uno tocando en el piano, “ParaElisa” de Beethoven, una melodía que sereitera en la película. Otro, jugando un videogame, que consiste en matar a loscontrincantes. Suena el timbre y llega unaencomienda: es una ametralladora o un rifle.La prueban en el garage y dicen que ya tienentodo para empezar lo que habían planeadoTERCER ENCUENTROLazo social y violenciaExposición del Licenciado Mario Goldenberg, Psicoanalista,Exposición del Licenciado Mario Goldenberg, Psicoanalista,Exposición del Licenciado Mario Goldenberg, Psicoanalista,Exposición del Licenciado Mario Goldenberg, Psicoanalista,Exposición del Licenciado Mario Goldenberg, Psicoanalista,miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociaciónmiembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociaciónmiembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociaciónmiembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociaciónmiembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la AsociaciónMundial de Psicoanálisis, profesor de la Universidad de BuenosMundial de Psicoanálisis, profesor de la Universidad de BuenosMundial de Psicoanálisis, profesor de la Universidad de BuenosMundial de Psicoanálisis, profesor de la Universidad de BuenosMundial de Psicoanálisis, profesor de la Universidad de BuenosAires, co-responsable del Departamento de Psicoanálisis y FilosofíaAires, co-responsable del Departamento de Psicoanálisis y FilosofíaAires, co-responsable del Departamento de Psicoanálisis y FilosofíaAires, co-responsable del Departamento de Psicoanálisis y FilosofíaAires, co-responsable del Departamento de Psicoanálisis y Filosofíadel Centro de Investigación del Instituto Clínico de Buenos Aires,del Centro de Investigación del Instituto Clínico de Buenos Aires,del Centro de Investigación del Instituto Clínico de Buenos Aires,del Centro de Investigación del Instituto Clínico de Buenos Aires,del Centro de Investigación del Instituto Clínico de Buenos Aires,autor de varios libros y trabajos, compilador con Diana Chorneautor de varios libros y trabajos, compilador con Diana Chorneautor de varios libros y trabajos, compilador con Diana Chorneautor de varios libros y trabajos, compilador con Diana Chorneautor de varios libros y trabajos, compilador con Diana Chornede “La creencia y el psicoanálisis” FCE, 2006 Bs. As.de “La creencia y el psicoanálisis” FCE, 2006 Bs. As.de “La creencia y el psicoanálisis” FCE, 2006 Bs. As.de “La creencia y el psicoanálisis” FCE, 2006 Bs. As.de “La creencia y el psicoanálisis” FCE, 2006 Bs. As.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.55
  56. 5656565656 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaspara el día siguiente. Por supuesto, en esacasa no hay padres. Despliegan un mapa delcolegio, acuerdan en qué lugar se van a ubicar,con qué cuentan, y uno le dice al otro:“tenemos un día de diversión garantizada”.La trama sigue así, llegan al colegio con bolsosllenos de armas y con ropa de combate. Nadiese da cuenta de eso. Uno al otro es:“¡Divertite!” y comienzan la masacre. Lo quesucede después es la realización del videogame. Es por esto que interesa tomarlo paraabordar la problemática del lazo social:quienes tenían con ellos lazos cotidianos,pasan a ser blancos de video game, con losque producen la matanza. No importa el final,no hay desenlace, se muestra esto: el profesor,el preceptor, sus compañeros, nada detiene aestos chicos.Mi intención es vincular la película conlo ocurrido en Carmen de Patagones. Escribíun artículo publicado en Página 12 (7/10/04)y en la revista digital, Virtualia nro. 12 (http:// w w w . e o l . o r g . a r / v i r t u a l i a / 0 1 2 /default.asp?notas/goldenberg-01.html). Losalumnos, justamente habían visto Bowling forColumbine 15 días antes. Es decir que unintento de tratamiento preventivo sobreviolencia en las escuelas, quizás le dio la ideaa Junior para consumar las atrocidades quecometió. Aunque debemos admitir que en laescuela de Carmen de Patagones ya habíaseñales. En uno de los pupitres estaba escrito:“Si alguien le encontró sentido a la vida, porfavor escríbalo aquí”, también , “Lo mássensato que podemos hacer los seres humanoses suicidarnos”. Creo esas señales estaban yno se les prestó la debida atención. Tampocoes raro que los adolescentes escriban cosasasí.En el artículo, decía que este episodiomarcó a la institución Escuela en todo el país.Se habían vuelto sospechosos todos los chicosretraídos, es decir que se produjo una especiede paranoia generalizada: cualquier tímidopodía ser un criminal en potencia.Lo que se pone en juego, tanto en lapelícula como en el episodio de Patagones,es un caso extremo que no da cuenta de laviolencia en las escuelas. Justamente losmedios de comunicación se dedican a mostraraquello que va a producir mayor rating, lasatrocidades que son parte del espectáculo. Eltema de violencia en las escuelas es muchomás amplio de lo que aparece en las noticias.Existen episodios cotidianos donde, sin llegara estos extremos, la violencia está presente.En mi opinión, una cuestión fundamentales cómo saber abordar no sólo estos casos deextrema gravedad, sino la violencia en elámbito escolar como síntoma social. En estesentido, podemos trazar algunas coordenadaspara poder pensar este fenómeno.En primer lugar, podemos tomar untérmino que usa Lacan en un artículo sobre lafamilia que se titula: “Los complejos familiaresen la formación del individuo” (1938). Lacanhabla de la declinación social de la imagopaterna, lo cual constituye un elemento clavepara poder pensar la época y la cuestión de laautoridad. Esta formulación de Lacan tienecomo antecedente la famosa frase deNietzsche (1844 -1900): “Dios ha muerto”,que apunta a que el mundo de los valores, delos ideales, de los grandes relatos, de losfundamentos, ya no tiene vida, ha caído. Dealgún modo se puede decir que el siglo XX esun siglo de declinación de ideales, de valoresy de la autoridad. Nosotros también hemosasistido a esto. Por ejemplo, en la época deFreud la autoridad del médico, del político,del maestro, del profesor, del docente, eraconsiderada de forma muy distinta que envideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.56
  57. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 5757575757estos tiempos. El médico de familia, el médicocomo portador de un saber, ya no existe más.El psicoanálisis parte de ahí: Freud,posicionado como médico que encarnaba unafigura de saber. Hoy esa figura ha declinado yel médico es alguien que suministramedicamentos: hay más autoridad en unafórmula química, que en aquel que lasuministra. Así como la creencia en lospolíticos, en los periodistas, ha declinado laautoridad de los docentes. Tampoco podemosdejar a los psicoanalistas fuera de esto: hayuna tendencia a poner el psicoanálisis en elmismo nivel de prácticas como el tarot, el reikio cualquier otra práctica.En definitiva, la frase de Nietzschefunciona como bisagra entre una época yotra.La ética de los comienzos del siglo XXes una ética del sacrificio y de la renuncia,que funcionaba como regulación. Loencontramos planteado en varios textos deFreud: la cultura exige al individuo renuncias,a la agresión, a las satisfacciones pulsionales.Lo cual permite cierto contrato social, ciertoámbito de regulación. Sin embargo,actualmente tanto en la clínica como en lapráctica que ustedes realizan, nosencontramos con adolescentes que nosacrifican nada, que no les interesa sabernada, que no les importa el futuro, quizás aalgunos les interese divertirse. Son hijos depadres que trabajan, que estudiaron, que sehan sacrificado en la vida para poder vivirdignamente y para darles educación a sushijos. Estos jóvenes generan angustia en lospadres, en la medida en que no tiene nadaque ver con lo que sus padres esperaban deellos, pero van muy bien con el discurso actual.Al contrario de la ética religiosa del sacrificioy de la renuncia pulsional, el paradigma actuales el del mercado, el de la ética capitalista,en otras palabras: el consumo, la diversióncomo algo distinto del sacrificio. Por esodestaqué en Elephant las dos oportunidadesen las que aparece este tema, cuando un chicole dice al otro “tenemos diversióngarantizada”, y al despedirse antes de empezarla masacre: “divertite”. Es un término quetiene tradición en la filosofía. Se puede decirque es un término banal, pero hay que tomarloseriamente. Sin que entremos en profundidad,Pascal lo plantea como un modo de eludir larelación con Dios; es interesante esta relaciónentre el término diversión y la idea de eludir.En occidente la industria del entretenimiento(Entertainment), es una de las más poderosasdel mundo. Tomar el cine no es simplementeun hecho anecdótico, sino que el cine es uncondensador de artes y también constituye unmedio de transmisión de cuestiones que soncentrales en la cultura, pero a la vez es unproducto industrial para el mercado de ladiversión.Entonces, la cuestión de la diversiónmarca una ética distinta de la del sacrificio.Hay en este punto una relación con algoque planteaba Freud, que tomaba al súper yocomo un derivado de la conciencia moral, quetiene su antecedente en la tradición Kantiana.Kant ubica en el centro de su ética, laconciencia moral y formula lo que llama suimperativo categórico, el imperativo Kantiano.La máxima universal que Kant plantea es:“Haz que la regla de tu acción sea una reglaque valga para todos”.Así plantea como cuestión central de lavoluntad moral, la renuncia a las inclinaciones,es decir, que cada uno debe renunciar a susinclinaciones que llama patológicas, pararesponder a una máxima universal. De aquíse deriva el planteo de Freud del súper yo.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.57
  58. 5858585858 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasPero Freud encuentra una paradoja: mientrasen Kant el individuo que más renuncia, el quemás se sacrifica, es el más virtuoso, Freudencuentra en la clínica que cuanto másrenuncia el sujeto, el super yo se vuelve máscrítico y severo.A diferencia de Kant que planteaba“cuanto más renuncia más virtud”, para Freud“cuanto más renuncia, más patológico”. EnFreud el extremo del súper yo es la melancolía,que lleva al sujeto al suicidio.Actualmente nos encontramos con estecambio de paradigma en el discurso actualque no exige renuncia.Ahora bien, Lacan produce un viraje.Dice que lo que en realidad exige el súper yoes goce, es decir, “goza más aunque searenunciando”; aunque sea sufriendo, exigegoce. Esta fórmula es pertinente, para pensarel mandato actual, que lo que exige no esrenuncia, sino más bien consumir, gozar,deportes extremos, adrenalina etc., en elmarco de un vacío de sentido.En el film citado, está muy claro que nohay ninguna sentido en juego. No erandiscípulos de Marilyn Manson, ni eran nazis.Hay ciertos hechos reivindicativos: a unode ellos lo habían insultado o humillado, perointrascendentes. En mi opinión eso es máshorroroso, que si hubiera habido algún sentidodelirante. Es más horroroso que haya un vacíode significación.Es muy angustiante para algunos padrescuando se enfrentan con un adolescente alque no le importa nada. Quizás no son casosgraves de adicciones, sino que el punto másgrave es ese vacío respecto del futuro, y laausencia de intereses.En el discurso actual, el sin sentido quese pone en juego, por ejemplo en GranHermano, o en los medios cuando lo que lesinteresa es mostrar la tragedia, la atrocidadpara tener rating, para luego pasar publicidad,sólo porque hay mucha gente viendo eso.En Psicología de las Masas (1920) Freudplantea que el ideal del yo, lugar ocupadopor el líder, mantiene la cohesión de la masa:eso produce una homogeneidad, en cambioal declinar los ideales, se provoca unadisgregación de la masa. En ese sentido, alfaltar aquello que funcionaba como un modode regulación, de cohesión, se produce unfenómeno de dispersión. Para pensar lo actual,no se puede decir que hay una masamasamasamasamasa deconsumidores. Que haya una marca, no quieredecir que todos los que usan Nike hagan masa.La relación de identificación con un líder o unsignificante del ideal o un ideal en común,eso hace masa. En cambio las marcas delmercado, no constituyen una masahomogénea. No hay ninguna relación de lazoentre los consumidores. Por eso es relevantela división entre sujeto, ciudadano yconsumidor: el ciudadano tiene algo en comúncon otros, el consumidor no.Volviendo al tema, hay un cambio deparadigma entre la masa conceptualizada porFreud y las multitudes actuales, que nonecesariamente tienen algo en común. No hayuna instancia que regule. La violencia tieneque ver justamente con esto, con una rupturade lazos, con la declinación de la autoridad.La declinación de los ideales hace que el otrono necesariamente es un semejante sino que,como bien lo muestra en la película, formeparte de un video game.En la película Kill Bill, Tarantino pone enjuego la violencia claramente. Hay allí unsentido. El film trata de una venganza, peroal final Bill le pregunta a Kiddo (Uma Thurman)si ha gozado matando a todos los que matóhasta llegar a él, ella responde que sí.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.58
  59. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 5959595959Está por un lado la trama de la venganzacomo sentido heroico, pero al final queda aldescubierto que ella ha gozado con eso.Hay un texto de Michel Foucault de 1975que habla del Panóptico. Éste fue unainvención del utilitarista inglés Jeremy Bentham(1748-1847) para renovar las institucionescarcelarias. En la Edad Media las celdas eranoscuras, se practicaban los tormentos y castigosfísicos, Bentham plantea una innovación enel modo de corrección y castigo.El Panóptico era una especie de edificiocon una torre central con un vigía, desdedonde se podía ver todo. En ningún momentolos reclusos quedaban fuera de la mirada. Elmodo de corrección era estar vigilándolos todoel tiempo.Tal como lo toma Foucault, el Panópticoanticipa las instituciones actuales: todo está ala vista. No solo en el sentido arquitectónico ,la tecnología de los medios ha permitido quetodo se pueda ver. Gran Hermano es un buenejemplo de panóptico.Allí hay un asunto de interés respectode la cuestión del ocultamiento: se planteaun cambio de paradigma respecto de laviolencia y del castigo. Hasta hace unos añosy no muchas décadas, el castigo físico era partedel proceso educativo. He escuchado relatosen Europa, Francia o España donde todavíase usa la violencia como modo educativo. Eltratamiento de la violencia familiar fueerradicando ese discurso, pero ahora tenemosel problema inverso: la violencia aparece nopor el modo educativo, sino en este desafío ala autoridad o directamente cuando no se lareconoce, o bien entre los mismos alumnos.En suma, es importante tener en cuentatodo esto: por un lado aparece el panóptico,vigilar pero no castigar, y por el otro ladoaparece esa especie de declinación de la leydel castigo que produce el “todo estapermitido”, no hay reglas, no hay ley, etc.Asimismo, “todo se puede ver” -que podemoshacer coincidir con el reality show- a lo que sesuma “todo se puede decir”, todo es válido.Quizás el matiz diferente al panóptico,es que el lugar del vigía, que es el que vigilatodo, una vigilancia ética, se ha convertidoen un lugar de goce.El “todo vale” marcó la década del´90, el neoliberalismo, lo que llamó Fukuyama,“El fin de la historia”; todo se podía ver, todose podía decir, y nada tenía consecuencias.Sin embargo, hay que ubicar un corte en el11 de septiembre del 2001 que marcó el pasode la época de la globalización y el mercado,al l paradigma de la seguridad en el comienzodel siglo XXI.Para concluir tomaré un conceptotrabajado por el filósofo napolitano, RobertoEsposito. Es un autor importante sobre estostemas, tiene tres libros relacionado con lafilosofía política titulados: Communitas,Immunitas y Bios, publicados por AmorrortuEditores. Toma el término biopolítica deFoucault, ya que no se trata sólo de la políticadesde los derechos del ciudadano y losderechos del sujeto, sino que incluye la políticasobre los cuerpos. El ejemplo extremo quetoma Espósito es el holocausto en cuantopolítica de exterminio. Más sutilmentehallaríamos la política de salud o la políticade educación. Es decir que la política no sóloafecta al sujeto como ciudadano o al sujetodel lenguaje, sino que también aborda lo realdel cuerpo.Generalmente los fenómenos como elnazismo, desde la política en sentidotradicional y desde la filosofía política aparecencomo impensables; en cambio desde labiopolítica se pueden abordar, en la medidavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.59
  60. 6060606060 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasen que, si la política es también política sobrelos cuerpos, entonces toda política va en esesentido.El concepto que me interesa tomar deEspósito, en relación con la biopolítica, es loinmunitario como opuesto a lo comunitario.Lo inmunitario es justamente un aparato dedefensa que protege al organismo de cuerposextraños. Ahora bien, llevado al terreno de lacomunidad, el autor plantea comoinmunitarios los aparatos de seguridad, losaparatos de evaluación, etc. Realiza una críticaplanteando que en esta época la seguridadestá más puesta en lo inmunitario que en locomunitario. Pienso que nuestro modo detratar el tema de la violencia tiene que teneren cuenta ese detalle. Si ponemos el acentoen lo inmunitario, nos convertimos endetectores de patologías encubiertas yarmamos todo un aparato persecutorio queno va a evitar estos fenómenos de violencia,sino que justamente los va a incrementar. Unejemplo claro de esto podemos encontrarloen la película Babel. En ella se muestra queno hay globalización, sino más bien unababelización en el mundo actual. Si bien latecnología es mundial, no hay unaglobalización efectiva. Babel permite pensaralgo en relación con lo inmunitario, en elmomento en que muestra el accidente deestos chiquitos marroquíes al probar un fusilque había dejado un japonés en su expediciónde caza. Justamente, el accidente se convierteen una cuestión de Estado y esos niños sonconsiderados terroristas. El aparato deseguridad termina matando a uno de ellosluego de ese episodio, que se vuelve trágicoal convertirse en una cuestión de terrorismode Estado, abordado por un aparatoinmunitario. También aparece la situación enla frontera: el paso de EEUU a México sinningún control, mientras que de México aEEUU hay un aparato de control tremendo,una barrera infranqueable que -más allá de lapolítica inmigratoria- pone en riesgo de vida ala niñera y a los niños. Así, el aparatoinmunitario convierte un hecho que quizás esbanal, en algo siniestro. Espósito señala quela preservación de la vida en la políticainmunitaria, es una política de la vida quepuede destruir la vida.Es por eso que es importante el modode abordar estas rupturas de lazos; si se abordapor el lado inmunitario, puede producir másdesastres que buenas consecuencias.En ese sentido, quiero tomar una fraseque está en Bowling for Colombine. Le realizanuna entrevista a Marilyn Manson, el cantantede rock, preguntándole si era el instigador, elideólogo de esa masacre, contesta que no,de ninguna manera. Entonces le preguntanqué es lo que le diría a esos chicos, y Mansontiene una respuesta inteligente, dice: “No lesdiría nada, simplemente los escucharía”. Estoes relevante para tener en cuenta al abordarestos asuntos. Podemos producir discursos,intentar transmitir modos de tolerancia, de noviolencia, etc., pero es más importante abrirla posibilidad de lazo. En definitiva, que estospequeños detalles tengan algún lugar en elsistema educativo. No se trata de armar unaparato inmunitario, sino un abordaje másbien del lado de lo comunitario.En Carmen de Patagones, 15 días antesdel suceso habían visto la película Bowling forColumbine, para que fuera elaborada por losalumnos. Podría pensarse que a ese chico,que evidentemente tenía una graveperturbación, le dio una idea, lo llevó a pasarde los dichos al acto. Los dichos los vimos enlos mensajes: “si alguien conoce el sentidode la vida, escríbalo aquí”, o “lo mejor quevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.60
  61. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 6161616161puede hacer un ser humano es suicidarse”.Los actos fueron lo que sucedió después.Quizás no fue la estrategia más afortunada.Tal vez sí es adecuado abordar los episodiospequeños en los que está en juego la violencia,la agresión a las autoridades. Poder poner enjuego el lazo. El psicoanálisis, aborda el lazosocial como discurso. Hay distintos modos dediscurso, la política es un modo de discurso,lo que nosotros escuchamos en la clínicatambién es un discurso, el discurso delinconsciente. Lo que ha enseñado Freud -ycreo que ese es el aporte más importante delpsicoanálisis a lo social- es que no hay un saltoentre lo individual y lo social, sino que la mismaestructura que se pone en juego en un sujeto,la encontramos en las masas. Lo individual ylo social tienen la misma estructura y hay queabordarlo de la misma manera.Preguntas del públicoMaría Masa:María Masa:María Masa:María Masa:María Masa:Yo soy tutora. Nos reunimostodos los viernes para tratar los temas de laescuela y a veces surge el tema de la violenciaen algún episodio específico. El problema esque no hay un gabinete psicopedagógico enel colegio. Yo pienso que somos muy limitadas,que podemos tener buena voluntad, pero…¿qué sucede en los colegios donde no hay ungabinete? Yo creo que en un futuro muycercano se va a tener que trabajar en eso,porque hay colegios que no lo tienen. Ymientras tanto, ¿qué se puede hacer?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Evidentemente es algonecesario, pero la cuestión es aún más amplia.Estos ámbitos de reflexión o dispositivos deabordaje de estos temas son necesarios en elámbito educativo. Puedo tener alguna idea,pero me parece que ustedes tienen quereflexionar y producir dispositivos que puedantramitar o poner en juego esto.María Masa:María Masa:María Masa:María Masa:María Masa: Quizás el secreto esescuchar, coincidiendo con Marilyn Manson.Los dispositivos se pueden poner o no enfuncionamiento, armar o crear, pero me pareceque se puede empezar por una vida bastantemás sencilla comenzando por abrir las orejas.Coincido con esto que se decía acerca decuánta participación se les da a los chicos enarmar cosas, en redactar las leyes. No sé si nohabía que pasar la película en Carmen dePatagones. En las escuelas donde se pasanpelículas que hacen pensar las cosas seabrieron debates después, se abrió el espaciopara que cada uno opinara y tomara en cuentaestas señales y todas estas cosas que vanapareciendo. Me parece que lo que falta eseso, escuchar a los chicos y poder darle másimportancia a lo que dicen, a lo que piensan,y tenerlos más en cuenta.Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Sí, creo que eso esimportante, pero si vieron Elephant, hay unasecuencia donde están reunidos con unpsicólogo hablando todos los chicos sobre susproblemas, y sin embargo, el hecho sucedeigual aunque eso está. Me parece que el queestá dispuesto a poner en juego la palabra,va a poder evitar algo. Creo que hay queinventar dispositivos para poder tramitar estascuestiones. Por eso digo, no lo veo tan simple,no creo que pasar o no una película va aresolver el tema, o solamente con losgabinetes, me parece que la cuestión estodavía más amplia.Rosa Sofía Urre:Rosa Sofía Urre:Rosa Sofía Urre:Rosa Sofía Urre:Rosa Sofía Urre: Soy integrante deLedia, que es un equipo disciplinario deinfancia y adolescencia. Somos nuevitos,estamos trabajando desde noviembre del añopasado. Vos hoy comentabas que en estasituación contemporánea nos encontramos convideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.61
  62. 6262626262 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasque los papás tenían expectativas diferentesde lo que los chicos y jóvenes son. Yo mecuestiono esto muchas veces, me preguntoqué es lo que lleva a esta contradicción entrela realidad y lo que estos padres buscan. ¿Porqué no pueden llegar a sus hijos para quesean lo que ellos tienen expectativas de quesean? ¿Esa es una cuestión cultural? ¿Tieneque ver con la forma en que está dado elsistema hoy? ¿O es solamente una cuestiónde lo que les llega a los pibes desde latelevisión, de los medios de comunicación ydemás?Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Por eso decía que enElephant no hay padres, y eso indica algo.Esos chicos con tarjetas de crédito compranlas armas por Internet. Las armas llegan a lacasa.Por un lado allí no hay padres, mientrasque nosotros hablamos de padres queaparecen preocupados por estos adolescentesa los que no les importa nada: ese es el mejorde los casos. También puede haber padres aquienes sus hijos no les importan nada,tenemos de esos también. Con respecto a esadiferencia, lo puedo constatar mucho en lasdemandas clínicas, en los intercambios ytambién en las escuelas; aparece en unprincipio como un problema de fracasoescolar, de chicos repetidores, y esto no esasí. Por eso tomé la cuestión del ideal de lospadres: quizás para ellos es muy angustianteque repitan, pero hay chicos a los que no lesimporta nada, hay chicos que pueden repetirtres, cinco veces y no les importa. Si el sujetose mide con un ideal, ahí aparece algúnpunto de falta, de culpa. Y por más que lospadres tengan ideales, no necesariamentepasa lo mismo con los adolescentes. Endefinitiva, el lazo social y el discurso van enla misma línea.GenarGenarGenarGenarGenaro, docente e investigadoro, docente e investigadoro, docente e investigadoro, docente e investigadoro, docente e investigador: ¿Talvez no le conviene a algún poder económicoque el lazo social no sea una casualidad? Digoalgún entre comillas, por no decir grupos depoder económico en la sociedad. ¿Puede serque el discurso político no tenga nada quever, que sea un discurso y nada más, cuandose elaboran nuevas leyes educativas en lasque el sujeto-objeto de la acción, que es eleducando, no tiene voz ni voto ni participación,y se habla de la comunidad o lo comunitarioaunque realmente el educando es y siguesiendo un objeto pasivo donde no hay espaciosde reflexión? Si bien es cierto que en lugaresdonde hay gabinete se puede hacer un poquitomás, la intervención muchas veces generaviolencia. Intervenir, como pasó en Carmende Patagones, que es una escuela congabinete y lo sigue teniendo, cuando dio esapelícula incentivó la violencia. Yo creo que laspolíticas educativas tienen que tener undiscurso que enseñe a pensar sobre todo elbombardeo que tienen el niño y el joven, esdecir, no solamente enseñar a leer y escribir,sino leer y pensar lo que nos llega, qué haydetrás de todo eso. Y reitero mi pregunta, sino es que esto les conviene a los podereseconómicos, porque si los chicos están felicesy saben interpretar y no pueden serengañados, no se va a poder vender ni droga,ni tabaco, ni alcohol.Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Por más que haya unnúcleo familiar, evidentemente hay unbombardeo discursivo, como decía el colegaGenaro. Porque Gran Hermano está en cadacasa: en cada hogar está la intromisión de undiscurso que es extraño.Además, que los adolescentes aparezcancomo síntoma para los padres ya es una buenaseñal. Por supervisiones en hospitales sé quehay muchos casos en los que la demanda novideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.62
  63. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 6363636363algo sintomático como peligroso, lo puedeconvertir en peligroso. Por eso di el ejemplode Babel. Pienso que hay que pensar lacuestión más por el lado comunitario. Creoque hay modos de tratamiento desde lodiscursivo, desde lo comunitario. Por eso lareferencia que hice anteriormente me pareceimportante: conozco la cantidad de demandasen los hospitales que surgen a partir de lasescuelas. Eso es un buen indicio. No sólopermite evitar cuestiones que pueden sercatastróficas, sino que también hay pequeñossufrimientos que afortunadamente la escuelapuede detectar, en el buen sentido, y permitirun ámbito para que se pueda destrabar, paraque se pueda hacer algo con esto y no quequede silenciado. No es necesario tomar sólolos casos que salen en los medios, hay modosde padecimiento que quizás son mássilenciosos. Es importante que el ámbitoeducativo sepa orientar, encausar, darles unlugar.Sede TSede TSede TSede TSede Tandil:andil:andil:andil:andil: ¿Cómo lograr lareinserción escolar de un joven que cometióun hecho de violencia premeditado, pensandoen una situación como la de Patagones?Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Es una pregunta difícil.En el caso de este chico Junior, creo que lecambiaron la identidad. No sé realmentecuáles han sido los hechos posteriores, perode algún modo va a ser siempre Junior. Escomo si hubiera encontrado de golpe elsentido de la vida que le faltaba ...,lamentablemente él va a ser siempre el quecometió este acto. Ahora bien, ¿es posible lareinserción escolar? Bueno, hay que ver lacuestión caso por caso. Hay actos que notienen retorno, me parece. Además, los actostienen consecuencias, y es necesario que lastengan, pero ni yo ni ustedes estamos encondiciones de determinar cuáles son esassurge de los padres sino del colegio, y cuandoviene del ámbito educativo me parecealentador. Es muy importante poder señalarque tal chico necesita tratamiento. En muchoscasos concurren a tratamiento por el colegioy no por los padres, porque los padres no sedan cuenta de que ahí hay algo que andamal. Por supuesto que es necesario elgabinete, pero está más allá del gabinete, estáen el modo de escucha que se pone en juegoen cada docente, y también en los hospitales.Son muchísimos los casos de demanda detratamiento que vienen del colegio. Tambiénhay demandas judiciales, pero son distintas.La escuela es un lugar donde, a falta de lafamilia, se pueden detectar síntomas. Aquellosniños que van a tratamiento no son posiblesasesinos seriales, sino casos mucho másmínimos. Cuando hay sufrimiento y el chicoes escuchado, eso permite la posibilidad deque entre en un tratamiento, y pueda haceralgo con su angustia. Las dificultades, lastrabas, las inhibiciones, las angustias se ponenen juego en el lazo y la escuela es el lugarmás importante para detectar eso. No haymuchos más lugares para los chicos: están lafamilia y la escuela. En el shopping, en lacancha, allí nadie se va a ocupar, son lugaresmás bien anónimos.Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy:Sede Jujuy: Se dijo que no es buenoabordar la violencia por lo inmunitario, ¿desdedónde, entonces?Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Sí, planteé lainconveniencia del abordaje desde la lógicainmunitaria. Les recomiendo el libro:Immunitas (Amorrortu Editores), de RobertoEsposito. Mientras en la época de los ´90 eldiscurso era el del consumo y la globalización,el discurso actual es la seguridad. El abordajedesde la seguridad es tomar algo sintomáticocomo peligroso, y cuando un discurso tomavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.63
  64. 6464646464 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasEuropa tiene sus pobrezas, peroeconómicamente está en uno de los mejoresmomentos. Aparecen hechos de violencia enuna sociedad que tiene todo controlado, enla que los desocupados tienen sus subsidios.Pero eso no resuelve el malestar.Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Sí, planteé lainconveniencia del abordaje desde la lógicainmunitaria. Les recomiendo el libro:Immunitas (Amorrortu Editores), de RobertoEsposito. Mientras en la época de los ´90 eldiscurso era el del consumo y la globalización,el discurso actual es la seguridad. El abordajedesde la seguridad es tomar algo sintomáticocomo peligroso, y cuando un discurso tomaalgo sintomático como peligroso, lo puedeconvertir en peligroso. Por eso di el ejemplode Babel. Pienso que hay que pensar lacuestión más por el lado comunitario. Creoque hay modos de tratamiento desde lodiscursivo, desde lo comunitario. Por eso lareferencia que hice anteriormente me pareceimportante: conozco la cantidad de demandasen los hospitales que surgen a partir de lasescuelas. Eso es un buen indicio. No sólopermite evitar cuestiones que pueden sercatastróficas, sino que también hay pequeñossufrimientos que afortunadamente la escuelapuede detectar, en el buen sentido, y permitirun ámbito para que se pueda destrabar, paraque se pueda hacer algo con esto y no quequede silenciado. No es necesario tomar sólolos casos que salen en los medios, hay modosde padecimiento que quizás son mássilenciosos. Es importante que el ámbitoeducativo sepa orientar, encausar, darles unlugar.Sede TSede TSede TSede TSede Tandil:andil:andil:andil:andil: ¿Cómo lograr la reinserciónescolar de un joven que cometió un hecho deviolencia premeditado, pensando en unasituación como la de Patagones?consecuencias. En ese sentido no me pareceque sea tan simple pensar en una reinserción.Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan: ¿Qué hacer con respectoal deterioro de la autoridad del docente, quees lo que impide preservar su seguridad ypromueve conductas desbordadas?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Sí, evidentemente eldeterioro de la autoridad produce todo eso.Ahora bien, ¿cuál es el abordaje adecuado?¿Restaurar la autoridad desde unautoritarismo? No sé si eso sería lo mejor eneste momento. Hubo épocas en las que eltotalitarismo era un discurso predominante enel mundo; ahora prevalece el discurso de laseguridad, que no necesariamente es undiscurso autoritario, pero no es la manera deevitar los desbordes. Pienso que no. Siguiendola línea de las respuestas anteriores, siabordamos lo sintomático como peligro,entramos en ese discurso de la seguridad queel mundo está padeciendo.Sede TSede TSede TSede TSede Trrrrrelew:elew:elew:elew:elew: Pedimos ejemplos decómo abordar las cuestiones de violencia.Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego: ¿Qué futuro haypara los chicos de tener una expectativa, yasea laboral o profesional?Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Ahí está el problema.Ustedes conocen los acontecimientos de Parísdurante el año pasado, cuando se quemabanautos y se llegó a una escalada: un día eran200, al siguiente 300, 400, 500… hasta queun día la prensa dejó de enviar informaciónporque la misma prensa estaba produciendola escalada. Se seguían quemando autos, perono salía en los medios. Los que producían estoshechos, no eran hijos de extranjeros, sino hijosde inmigrantes de una tercera generación, quereciben subsidios del estado pero tienen unaposibilidad muy limitada de insertarse en elámbito laboral y estudiantil. Ese episodiosorprendió allí, donde se vive en la opulencia:videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.64
  65. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 6565656565Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Es una pregunta difícil.En el caso de este chico Junior, creo que lecambiaron la identidad. No sé realmentecuáles han sido los hechos posteriores, perode algún modo va a ser siempre Junior. Escomo si hubiera encontrado de golpe elsentido de la vida que le faltaba ...,lamentablemente él va a ser siempre el quecometió este acto. Ahora bien, ¿es posible lareinserción escolar? Bueno, hay que ver lacuestión caso por caso. Hay actos que notienen retorno, me parece. Además, los actostienen consecuencias, y es necesario que lastengan, pero ni yo ni ustedes estamos encondiciones de determinar cuáles son esasconsecuencias. En ese sentido no me pareceque sea tan simple pensar en una reinserción.Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan:Sede San Juan: ¿Qué hacer con respectoal deterioro de la autoridad del docente, quees lo que impide preservar su seguridad ypromueve conductas desbordadas?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Sí, evidentemente eldeterioro de la autoridad produce todo eso.Ahora bien, ¿cuál es el abordaje adecuado?¿Restaurar la autoridad desde unautoritarismo? No sé si eso sería lo mejor eneste momento. Hubo épocas en las que eltotalitarismo era un discurso predominante enel mundo; ahora prevalece el discurso de laseguridad, que no necesariamente es undiscurso autoritario, pero no es la manera deevitar los desbordes. Pienso que no. Siguiendola línea de las respuestas anteriores, siabordamos lo sintomático como peligro,entramos en ese discurso de la seguridad queel mundo está padeciendo.Sede TSede TSede TSede TSede Trrrrrelew:elew:elew:elew:elew: Pedimos ejemplos decómo abordar las cuestiones de violencia.Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego:Sede Tierra del Fuego: ¿Qué futuro haypara los chicos de tener una expectativa, yasea laboral o profesional?Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg:Lic. Goldenberg: Ahí está el problema.Ustedes conocen los acontecimientos de Parísdurante el año pasado, cuando se quemabanautos y se llegó a una escalada: un día eran200, al siguiente 300, 400, 500… hasta queun día la prensa dejó de enviar informaciónporque la misma prensa estaba produciendola escalada. Se seguían quemando autos, perono salía en los medios. Los que producían estoshechos, no eran hijos de extranjeros, sino hijosde inmigrantes de una tercera generación, quereciben subsidios del estado pero tienen unaposibilidad muy limitada de insertarse en elámbito laboral y estudiantil. Ese episodiosorprendió allí, donde se vive en la opulencia:Europa tiene sus pobrezas, peroeconómicamente está en uno de los mejoresmomentos. Aparecen hechos de violencia enuna sociedad que tiene todo controlado, enla que los desocupados tienen sus subsidios.Pero eso no resuelve el malestar.Por eso en las políticas estatales, laeducación es central. También lo es lainvestigación científica que en América Latinaestá bastante limitada por el contexto políticoy económico. La pregunta por el futuro meparece fundamental. Nos encontramos conalgún adolescente que tiene algo pensado,que tiene algún ideal, que piensa trabajar ytiene un proyecto; pero para los fumadoresde paco, los intoxicados, para todos ellos, esmuy difícil pensar un porvenir. En definitiva,el problema del futuro atañe a lo educativo,pero también atañe claramente a las políticas.Eso ya está, de algún modo, fuera de nuestrasmanos. En conclusión, es necesario tener encuenta que el sistema educativo tiene muchoque ver con el futuro de los sujetos, perotambién con el futuro del país.Sede TSede TSede TSede TSede Trrrrrenque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen:enque Lauquen: ¿Qué pasa conla violencia que se genera dentro de lasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.65
  66. 6666666666 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasescuelas? No por parte del chico, sino de lafamilia. ¿Hay posibilidades de generar lazos?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Eso de padres queacuchillan docentes o les pegan, está en lamisma línea. Es una cuestión de ruptura delazos y de no reconocimiento de la autoridad.Creo que hay que abordarlo sintomá-ticamente: lo ocurrido está diciendo algo.Solamente con encerrar a los padres o expulsara los alumnos no se resuelve; por el contrario,hay que dar un ámbito para que pueda serescuchada y tramitada la cuestión. Sonfenómenos nuevos. En otra época eso deagredir a un docente era algo excepcional eimpensable, pero está en la misma línea, esla violencia dentro del ámbito de la escuelaque rompe los marcos. Es la misma que puedesuceder afuera: no está solamente en el ámbitoeducativo, puede suceder en un hospital o enotros lugares. Pone en evidencia la fragilidadde los lazos sociales y su regulación.Sede TSede TSede TSede TSede Tucumán:ucumán:ucumán:ucumán:ucumán: En un mundo marcadopor imágenes, ¿cuáles son los criterios al tomarimágenes para trabajar en una escuela?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Lo del mundo marcadopor la imagen me parece interesante.Más que seleccionar imágenes, hay quetratar de pensar en las palabras, porque yatenemos todo el tiempo bombardeo deimágenes. Una película puede ser mejor quela otra, pero no sé si eso va a cambiar lacuestión. Como ya tenemos demasiadasimágenes, quizás lo mejor es poder hacer usodel los lazos discursivos, la relación de sujetoa sujeto y el lazo. No creo que haya unasimágenes mejores que otras, me parece quelo que hay que fomentar es el lazo, y poderelaborar aquello que hace síntoma en el lazo.Sede Concordia:Sede Concordia:Sede Concordia:Sede Concordia:Sede Concordia:¿Qué solución dar paraaquellos chicos cuyos padres se encuentranausentes y sin gabinete en la escuela?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Insisto con lo que decíaanteriormente, pienso que los dispositivostienen que estar más allá de los gabinetes.No tengo la fórmula, eso lo tienen que pensarustedes. A veces la escuela por sí sola es elúnico marco con que los sujetos cuentan, yeso lo deben conocer. Bowling for Columbiney Elephant muestran eso: los chicos van yvienen de la casa, y no hay padres. Es unsíntoma de esta época la adicción al trabajopara mantener un status y un nivel de vida.Así estos chicos prácticamente no tienencontacto con sus padres, no se ven con ellos,no hablan con ellos. No solamente en lugaresmarginales, sino que ya es un problema de laépoca. Hay que tomar en serio que la escuelaa veces es el único marco.Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy:Sede Chivilcoy: Recomiendo otra versiónde la situación que muestra Elephant. En BangBang, you are dead (Guy Ferland, 2002), unprofesor de teatro en la escuela revierte eldrama con su actitud de escucha ycompromiso.Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer: Esta película transcurreen un colegio secundario donde ya hayepisodios de violencia. Frente a toda laresistencia, el profesor sigue adelante. En elmedio hay un chico que es bastante arraigadoy que ve las cosas de una manera diferente.Es muy interesante porque logra una reflexiónen los padres, en las autoridades y muestraesta cuestión de los lazos rotos.Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Gracias por el dato,me habían comentado esa película perotodavía no había tenido oportunidad de verla.Esperaba una pregunta de Córdoba,porque quería recomendar una revista depsicoanálisis, “Mediodicho” cuyo últimonúmero se titula“Esa Violencia”.Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones: ¿Se puede decir queeste nuevo discurso fue generado por la ideavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.66
  67. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 6767676767de que “todo está permitido”, dicho entrecomillas?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Sí, de algún modo sí,en alguna época se creía que el problema delpadecimiento y del sufrimiento tenía que vercon la represión, la censura y la cuestión de laautoridad. Se trataba de liberarse de larepresión, de las reglas, de la ley, un poco losaños ´60 tenían esa idea, liberarse de todo yque todo sea permitido. También esta ideaestá en Los hermanos Karamazov(Dostoyevsky, 1880): “Si Dios ha muerto, todoestá permitido”, en la que se plantea unaparadoja. No creo que en la época actual, sibien hay un rebajamiento de las reglas de lasleyes, todo esté permitido. En los síntomas delos adolescentes y de los niños nosencontramos más bien con la dificultad, lasinhibiciones, el consumo de drogas. Esto noquiere decir que todo está permitido.Justamente el que consume drogas, alcohol ypega, muestra un punto de dificultad. Ladificultad se pone en juego justamente en larelación con el otro sexo y el amor. Puedehaber muchas líneas respecto de las ofertasde goce, pero siempre el problema más difícily más sintomático es el lazo amoroso y el lazosexual. Es entonces cuando se pone en juegolo sintomático. Mucha droga, muchodescontrol, pero la cuestión de poder encararal otro no es tan fácil, por eso el tema de“todo está permitido” es importante ponerloentre comillas, tal como se aclaró en lapregunta.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Con respecto a loscastigos, ¿usted considera que dejaron deexistir? ¿Cuál podría ser el castigo, si éstecarece de importancia tanto para padres comopara niños?Lic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. GoldenbergLic. Goldenberg: Me parece unapregunta fundamental para cerrar lo de hoy.Hablé de Foucault, que se dedicó mucho ainvestigar el castigo, el sistema carcelario, lossistemas de punición. El problema central noes si hay castigo o no hay castigo, sino poderresponsabilizar. Creo que el punto central esque: “el sujeto es siempre responsable” comodice Lacan.Ahora bien, que sea responsable noquiere decir que se responsabilice.Responsabilizarse es asumir la responsabilidad,reitero: el sujeto es siempre responsable de loque hizo. Así, Junior es responsable de lo quehizo, eso no quiere decir que se responsabilice.Creo que más que pensar en el castigo, esmejor pensar cuál es el modo de poderresponsabilizar a un sujeto por lo que hace.Un niño también es un sujeto y en ese sentidohay que orientar la experiencia educativacomo en el ámbito analítico, es decir, ¿Cómopoder responsabilizar a un sujeto? Creo queese es un punto clave.Muchas gracias por la invitación a MaraBrawer y los colegas del Observatorio y muchasgracias por la participación y las preguntas,para mí fue un gusto estar en este ciclo.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.67
  68. 6868686868 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.68
  69. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 6969696969Marta García Costoya:Marta García Costoya:Marta García Costoya:Marta García Costoya:Marta García Costoya: Buenas tardesa todos, en la ciudad de Buenos Aires y en lasdiversas provincias con las que estamoscomunicados. Esta no es una videoconferenciadel estilo de las anteriores que realizó elobservatorio, es decir, no vamos a desarrollaraquí una profundización sobre algún aspectoo una mirada peculiar sobre el tema de laViolencia en las escuelas. El propósito que hoyme trae aquí es presentar un material,publicado por el Ministerio de Educación,Ciencia y Tecnología de la Nación y elaboradoa partir de un pedido de la Coordinación delObservatorio Argentino de Violencia en lasEscuelas, por Jazmín Holmann, que esta aquípresente, por Marina Lerner, y quien les habla,con la valiosísima colaboración de Liliana Vidal.Ese cuadernillo de trabajo lleva comotítulo “El lugar de los adultos frente a los niñosy los jóvenes”. Este es el eje de trabajo queen él abordamos y lo que allí pretendemos esofrecer algunos aportes para la construcciónde la comunidad educativa; ése es el subtítulodel cuadernillo. Entre ambos, título y subtitulo,dicen bastante sobre algunas cuestiones queCUARTO ENCUENTROEl lugar de los adultos frente a los niños y jóvenesExposición de Marta García Costoya, Lic. en Ciencias de laExposición de Marta García Costoya, Lic. en Ciencias de laExposición de Marta García Costoya, Lic. en Ciencias de laExposición de Marta García Costoya, Lic. en Ciencias de laExposición de Marta García Costoya, Lic. en Ciencias de laEducación, docente, mediadora, Coordinadora del ProgramaEducación, docente, mediadora, Coordinadora del ProgramaEducación, docente, mediadora, Coordinadora del ProgramaEducación, docente, mediadora, Coordinadora del ProgramaEducación, docente, mediadora, Coordinadora del ProgramaNacional de Mediación Escolar del Ministerio de Educación deNacional de Mediación Escolar del Ministerio de Educación deNacional de Mediación Escolar del Ministerio de Educación deNacional de Mediación Escolar del Ministerio de Educación deNacional de Mediación Escolar del Ministerio de Educación deNación.Nación.Nación.Nación.Nación.creemos nos preocupan a todos los queestamos vinculados a la educación. Muchode lo que yo voy a decir hoy aquí, lo van aencontrar en lo que es el marco conceptualbreve que acompaña este material. Estecuadernillo contiene, básicamente, unapropuesta de actividades con una modalidadde taller para convocar a miembros de lacomunidad, docentes, padres y aún otros,vecinos significativos, etc., a un diálogoconjunto en condiciones de igualdad, frenteal rol que nos toca a los adultos en relacióncon la educación de los niños y jóvenes enestos tiempos, que son muy difíciles.Solemos hablar de la comunidadeducativa. Zygmunt Bauman comenta en unode sus textos, lo siguiente: “Las palabras tienensignificados, pero algunas palabras producenademás una ‘sensación’. La palabra‘comunidad’ es una de ellas. Produce unabuena sensación: sea cual sea el significado(…) Tenemos el sentimiento de que lacomunidad es siempre algo bueno”.1Ycontinúa describiendo esa sensación: “En unacomunidad todos nos entendemos bien,1 Bauman, Zygmunt (2003): “Comunidad. En busca de seguridad en un mundo hostil”, Buenos Aires, Siglo XXIde Argentina Editores. pp. 7.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.69
  70. 7070707070 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaspodemos confiar en lo que oímos, estamosseguros la mayor parte del tiempo y rarísimavez sufrimos perplejidades o sobresaltos.Nunca somos extraños los unos a los otros. (…)En una comunidad podemos contar con labuena voluntad mutua.”Cuando nosotros hablamos decomunidad educativa, lo hacemosrefiriéndonos a todos aquellos que, ejerciendodistintos roles, tienen relación directa con latarea de la escuela; entonces, incluimos enella a los docentes, obviamente a losestudiantes, a los directivos, al personal auxiliarde la escuela, padres y madres de losestudiantes o algunos adultos que sean sureferencia, y a veces adultos representativosque estén cerca de la escuela como la sociedadde fomento, el club barrial, vecinosdestacados, etc. Últimamente en muchosámbitos vinculados con la educación, se hamencionado con frecuencia un proverbioafricano que sostiene que “para educar unniño hace falta la aldea entera”, en un procesodonde todos los adultos transmiten a las nuevasgeneraciones los conocimientos, habilidadesy valores necesarios para participaractivamente en la vida de esa sociedad a laque pertenecen. En el mundo actual, debenquedar pocas aldeas como aquella a la querefiere el proverbio. Pero esa función, esencialpara que haya un mañana para las sociedades,debe seguir siendo desarrollada y,probablemente, lo más cercano a aquellaaldea, en el día de hoy, sea lo que tanautomáticamente nombramos comocomunidad educativa.Esa idea de comunidad, como el propioBauman lo plantea recuperando las reflexionesy el pensamiento de otros autores, se basa enun entendimiento tácito, no consciente,compartido con todos sus miembros. A eseentendimiento, pareciera no necesariobuscarlo o construirlo con esfuerzo, porquecreemos que siempre ha estado ahí. Sinembargo y cada vez con mayor frecuencia,tenemos la sensación de que esta idea decomunidad, asociada a un lugar cálido,confortable, acogedor, seguro y basado en laconfianza, es algo lejano, como un tesoro quehemos perdido y que queremos recuperar.He traído para compartir con ustedes unaselección de algunas noticias que en los últimostres años han aparecido en los diarios,vinculadas con el tema que nos ocupa hoy.Presento un extracto. Con esto quisiera quepudiéramos focalizar nuestra atención en elcomportamiento de los adultos en situacionesvinculadas de alguna manera con las escuelas.La primera es una noticia de mayo de 2004, estátomada del diario Página 12 La madre de uno delos alumnos denunció a uno de los compañeros,o sea, otro chico de 5/6 años de primer grado, porrobarleunmuñecode$70;hizoladenunciapolicial, la comisaría dio curso a ladenuncia, interviene un juez y un fiscal yse pide la indagatoria de un niño de 6 años.La madre del supuesto sustractor, reciénse entera de esta situación por la denunciapolicial, y comenta que su hijo le dice que tantoel padre como la abuela de la víctima del robo,lo habían intimidado en la escuela o en losalrededores.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.70
  71. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 7171717171Esta otra noticia es de abril de 2005.Un padre, furioso porque uncompañeritodegradogolpeabaasuhijo, se encadena en la puerta deentrada de la escuela impidiendo elacceso a todo el mundo hasta las11 de la mañana; lo que él exige,como derecho de defensa de suhijo,esqueelcompañeritode8añossea expulsado de la escuela.La que sigue refiere un hecho que ocurrió enuna provincia: dos compañeras de secundaria,que tenían mala relación, venían sosteniendoconstantes peleas. A la salida de la escuela, lamadre de una de ellas va a buscar a su hija,aparece el novio de la supuesta agresora y lamadre saca un arma y le dispara tres veces,para resolver la agresión que estaba viviendo suhija dentro de la escuela.Continuamos con otra de septiembre de 2006.Una profesora aplaza varias veces a un alumno,éste presenta una nota a las autoridades delcolegio acusándola de deshonestidad y falta deética, de maltrato hacia sus compañeros. Ladocente responde primero con una cartadocumento y luego con una denuncia civil ypenal contra el chico y los padres pormenoscabo de su honor.La anteúltima, de diciembre de 2006: unamaestra en terapia intensiva por el ataque de lamamá de un alumno; el chico necesitaba 6 parasalvar la materia, se sacó un 1, amenazó a laprofesora: “usted no sabe con quien se metió,ahora va a venir mi mamá”, y vino la mamá y laatacó a golpes.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.71
  72. 7272727272 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasRecapitulemos:• Una madre hace una denuncia ante la justicia,o sea, por fuera de la comunidad educativa,por fuera de quienes en realidad estabanimplicados. Tiene que recurrir a un tercero porel supuesto robo de un muñeco por parte deun niño de seis años.• Un padre se encadena a la puerta de la escuelay llama a los medios, y esto también esimportante, impidiendo el acceso de docentesy alumnos para reclamar que se expulse a otroniño de 8 años.• La madre de una adolescente balea en la puertade la escuela al novio de una compañera de suhija con la cuál mantenían constantes peleas.• Una profesora hace una denuncia penal y civilcontra un alumno que presentó una nota a lasautoridades del colegio acusándola de faltade honestidad.• La mamá de un adolescente golpea a unaprofesora porque no le puso a su hijo lacalificación que necesitaba para promover.• Un juez hace lugar a un recurso de amparo delos padres de un estudiante que exigen que,salteando las normativas, se le tome examenfuera de fecha a su hijo para que no repita elaño.A mí me suele pasar con bastantefrecuencia que muchas cosas me recuerdanpedacitos de letras de canciones, así quealgunas van a aparecer en esta charla. Conesto yo me acordaba de una vieja canción deVíctor Heredia, que en realidad se refiere aotra cosa pero que es pertinente, donde él sepregunta y nos pregunta a todos:“¿Qué nos pasó? ¿Cómo ha pasado?¿Qué traidor nos ha robadola ilusión del corazón?”Aquello que debía haber sido resueltoen la comunidad educativa, acaba en elabsurdo de un pleito judicial o en la locura dela acción por mano propia. Nosotros podemossuponer, como en todos los casos, que losadultos que tomaron estas decisiones creíanque estaban defendiendo derechos, propios ode sus hijos, y haciendo lo que, como adultos,les corresponde.¿Qué ilusión nos han robado?Probablemente, ésta de la que hablabaZygmunt Bauman, la del entendimiento tácitoy formas de comportamiento compartidasdentro de la comunidad educativa. Sobre todo,aquellas que deben regular nuestroscomportamientos en la sociedad y nuestrarelación con los otros.Los muy visibles efectos de los cambioseconómicos y sociales que las políticasneoliberales promovieron en nuestro paísdurante la década del 90, hacen que a vecesno nos detengamos lo suficiente a reflexionarsobre los cambios culturales que lasacompañaron; el individualismo extremo alque, en los últimos años, se nos invitó aadherir, fue debilitando las identidadesLa última es bien reciente: los padres de un alumno presentan un pedido de amparo frente a lajusticia para que, fuera de toda la normativa escolar y de las fechas previstas, se obligue a laescuela a tomarle un examen a su hijo de una de las tres materias que le impedían pasar de año.En este caso la comunidad educativa de la escuela reaccionó considerando que esto era unatropello, y solidarizándose con el profesor. Este, muy emocionado por las muestras solidariasrecibidas, comentó (y esto me interesa recuperar): “Voy a tomar las palabras de una madre quedijo que esto que pasó pone a la educación en estado de duelo.”videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.72
  73. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 7373737373colectivas y los códigos ético-morales comunesse fueron fragmentando. Este modelopromovió un profundo cambio cultural ennuestra sociedad y nos ha permeado a todos,más allá de cuanto creamos que nos hasucedido o no. Y más allá del sector social alque pertenezcamos, no es sólo en sectoresaltos donde esto se expandió, nos haatravesado a todos. El éxito fue cada vez másalgo que se lograba actuando contra los demásy no con los demás.Creo que todos compartimos la idea deque ni las familias ni las escuelas quedaronal margen de estos procesos, y aunque hemosseguido hablando de comunidad educativa,probablemente cada uno de nosotros da porsobreentendido algo diferente. A partir deello, muchas veces, las mutuas expectativassobre los roles en la educación de nuestroshijos, de nuestros alumnos, se vieronfrustradas, y generaron dificultades paratrabajar por lo que es o debiera ser, o todavíadeclamamos que es, nuestro propósitofundamental: formarlos para vivir y construiruna sociedad que pueda ser cada vez másdemocrática, solidaria, igualitaria yrespetuosa de la diversidad.En las palabras de Beatriz Sarlo,refiriéndose a las dificultades en las que laescuela se encuentra en nuestros tiempos:“Las tendencias más progresistas de laeducación han llegado a una encrucijadadonde, una vez criticado el autoritarismo dela escuela autoritaria, no se logró construir ensu reemplazo un lugar autorizado pero noautoritario” y la progresiva horizontalizaciónen las relaciones entre adultos y jóvenes, enel seno de las diversas configuracionesfamiliares, creemos que tampoco han ayudadomucho en esa construcción. Como hemosescuchado y repetido muchas veces en losúltimos años, grandes y chicos somos cadavez más iguales, al punto de que los grandesquieren ser chicos y los chicos ocupan lugarde los grandes, ya no ocupan el lugar de lacarencia, ahora saben y deciden.Volviendo a los casos presentados porlos diarios, cabe esta pregunta: ¿Dóndequedaron nuestros hijos y nuestros alumnosen estas transformaciones? ¿De qué noshablan las confrontaciones entre los adultosde quienes niños y jóvenes dependen,pertenezcan estos adultos a la familia o a laescuela? ¿En qué situación quedan los jóvenesubicados?Creemos que nuestros muchosdesencuentros entre docentes y padres los vandejando progresivamente en desamparo, sincuidado y sin protección, aunque esto seproduzca acompañado por un discurso sobresus derechos. Quizás, y muy probablementecon las mejores intenciones, en un punto noshemos desresponsabilizado de esa funcióneducativa primordial, prepararlos para serparticipes de la sociedad y de la cultura en laque están insertos. Aunque, y esto es opiniónpersonal, tengamos que comenzar a modificaralgunas cosas de esa cultura. Hemos resignadonuestro lugar como adultos frente a los niñosy los jóvenes y quiero y quiero aclarar aquíque no me refiero sólo a nuestros hijos ynuestros alumnos, sino a todos los hijos y atodos los alumnos. Hay una obra de teatro deArthur Miller que se llama: “Todos eran mishijos” y, la verdad es que, aparte de ser unhermoso titulo para una obra de teatro, creoque es un sentimiento o una actitud que, comoadultos, tendríamos que poder tener. Y hayque sostener esta idea frente a la más común“mi hijo”, que fue lo que sintió el padre quese encadenó en la puerta de la escuelapidiendo la expulsión de otro chico de 8 años,videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.73
  74. 7474747474 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaso en lugar de “mis alumnos y no los de la otraescuela, porque los de la otra escuela sonmalos y los míos no”.En realidad, cuando uno habla del lugarde los adultos, cuando se piensa como adulto,uno debería poder pensar “todos son mis hijos,todos son mis alumnos.” Recuperar ese lugarsería aceptar el compromiso de que ser adultoimplica ocupar un lugar asimétrico de cuidadoy compromiso con ellos, sin ocultarse tras elargumento del totalitarismo ya que no todarelación asimétrica es una relación de dominioo sometimiento, también puede ser unarelación de protección y promoción delcrecimiento autónomo. Recuperando una fraseque dijo el psicoanalista Mario Goldenberg, yno estoy citando textual pero sí estoyrecuperando el sentido: responsables somos,de hecho lo somos; la cuestión esresponsabilizarse, aceptar ese movimiento dehacerse responsable. Y entonces, ¿qué hacer?Estas son preguntas que quizás nos atraviesencomo docentes y como padres, y aclaro queen este caso estoy hablando desde amboslugares a la vez y, muy probablemente,muchos de nosotros podríamos hablar desdelos dos lugares a la vez.¿Qué hacer cuando sentimos desde laescuela que los padres no se preocupan porsus hijos? ¿Cuando no concurren a lascitaciones de los maestros y los profesores?¿Cuando no firman los cuadernos decomunicaciones? ¿Qué hacer cuandodesautorizan a los maestros o a los profesoresde sus hijos? ¿Qué hacer cuando los adultosrecurren a la arbitrariedad de una nota o unasanción para manejar el comportamiento enclase? ¿Qué hacer cuando desde la escuelanos piden que ayudemos a nuestros hijos conlas tareas y no tenemos tiempo para ello o nosabemos cómo hacerlo o sencillamente nopodemos por las múltiples situaciones en lasque vivimos? ¿Qué hacer cuando de la escuelame citan solo para retarme?Creemos que ya no nos podemosresponder solos estas preguntas, seamospadres o seamos docentes. Si esa idea decomunidad y la sensación que acompaña aesa palabra, ya no refleja la realidad de lostiempos que nos toca vivir, como adultosdebemos volver a construirla y esto sólopodremos lograrlo dialogando, buscando crearun consenso sobre nuestro rol como adultos,seamos docentes, padres, vecinos, etc. enrelación con nuestros niños y jóvenes, pero, yvolviendo a Zygmunt Bauman en el mismolibro, él advierte: “(…) tengámoslo presente:un consenso no es sino un acuerdo quealcanzan personas con formas de pensaresencialmente distintas, un producto de durasnegociaciones y de compromisos, denumerosos altercados, contrariedades [...] unacuerdo para ponerse de acuerdo que necesitarenovación periódica (…)Y aquí es hacia donde apuntamos coneste material, no es solos sino con los otrosque lograremos sortear las dificultades a lasque nos enfrentamos, porque no haysoluciones individuales para problemascompartidos y la realidad es que la educaciónde nuestros chicos y nuestros jóvenes es unproblema compartido entre los docentes, lospadres, los adultos de referencia de esoschicos.De lo que se trata, entonces, es deconstruir acuerdos que nos permitan recuperarla experiencia de sentir que podemos vivirjuntos pero sabiendo que las nuevascondiciones requieren de nosotros nuevosacuerdos y nuevos pactos. El consenso asíconstruido conlleva compromiso y la capacidadde aceptar una decisión tomada por quienesvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.74
  75. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 7575757575participaron del mismo aunque ésta norepresente exactamente lo que cada unoindividualmente quería… Y esto es un aspectomás que importante, porque es lo que nospermite fortalecer los lazos que nos unen y, apartir de la confianza, fortalecer también elsentido de comunidad, de construir algo encomún. Vuelvo con las canciones y las poesías,hay una de Bertolt Brecht, que yo cito mucho,que se llama: “Canción de la buena gente”porque en realidad de eso estamos tratando¿no? De formar buena gente, prepararla paravivir en una sociedad compleja, ejerciendo unaparticipación ciudadana democrática. BertoltBrecht dice, cuando termina la poesía, es muyhermoso como lo dice:“La buena gente nos preocupa,parece que no pueden realizar nada solos:proponen soluciones que exigen aún mastareas.En momentos difíciles de barcos naufragando,de repente vemos fija en nosotros su miradainmensa”.Y termina diciendo:“Aunque tal como somos no les gustamos,están de acuerdo, sin embargo, con nosotros.”Realmente creemos que de eso se tratala cuestión, no de que todos estemos deacuerdo mágicamente, sino que, desde eldesacuerdo y desde lugares en que no nosgustamos en forma personal, podamosponernos de acuerdo en aquello querealmente importa y que, en este caso, sonnuestros hijos, son nuestros estudiantes.Muchas veces sentimos frente a ellos,sobre todo frente a adolescentes y jóvenes,una gran distancia; por lo menos es lo queescuchamos cuando hablamos con docentes,cuando hablamos con padres, los vemos tandiferentes a como éramos a su edad que nosdesconciertan muchas veces. Uds. habránescuchado muchas veces la frase “estoschicos” y ese “estos” es lo que muchas vecesmarca la diferencia con lo que éramos“nosotros” cuando chicos.Frente a esto, todos reaccionamos demanera diferente, Algunos nostalgian elfamoso “todo tiempo pasado fue mejor” ycomentan “los jóvenes de hoy no respetannada”, “no tienen valores”, “no tienenlímites”, “necesitamos ponernos firmes…” ytratan de volver a prácticas y pautas del pasadopara resolver los problemas que enfrentan hoy.En estos casos, muchas veces lo que terminapasando es que se niegan las característicaspropias de los adolescentes actuales, y se lostrata esperando de ellos respuestas similaresa las que daban los jóvenes de otras épocas.Así se privan de la posibilidad de conocerlos yentenderlos. Otros sostienen, en cambio, quehay que romper definitivamente con viejasmaneras de hacer las cosas, porque “antestodo era control y disciplina”, “no habíalibertad, uno no podía hacer lo que quería” ytratarán de hacer lo opuesto a lo que se hacíaen aquel entonces, pregonando que ahora delo que se trata es de que los niños y los jóvenespuedan “sentirse libres de ataduras y seguirsus impulsos”, “hay que dejarlos hacer lo quesienten y desean”.Entre uno y otro extremo seguramentehay muchos matices, muchas formas deintervención posibles en las que es precisoprofundizar para no convertirnos en tiranosautoritarios pero tampoco transformarnosnosotros también en adolescentes; ni una niotra nos sirven para lograr mejorar la formade relacionarnos con nuestros hijos y alumnos.Por el contrario, de lo que se trata (creemos),es de encontrar nuevas respuestas a nuevasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.75
  76. 7676767676 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasproblemáticas y ni la nostalgia del pasado nila ruptura total con nuestra historia nospermitirán hacerlo.Jacques Hassoun, que es unpsicoanalista, sostiene en un bellísimo párrafo:“Somos todos portadores de un nombre, deuna historia singular (biográfica) ubicada enla Historia de un país, de una región, de unacivilización. Somos sus depositarios y sustransmisores. Somos sus pasadores. Queseamos rebeldes o escépticos frente a lo quenos ha sido legado y en lo que estamosinscriptos, que adhiramos o no a esos valores,no excluye que nuestra vida sea más o menosdeudora de eso, de ese conjunto que seextiende desde los hábitos alimentarios a losideales más elevados, los más sublimes, y quehan constituido el patrimonio de quienes noshan precedido.”Seguramente habrá cosas que valdrá lapena recuperar de otros tiempos y otras quenos será necesario modificar, pero lo cierto esque no hay recetas y las respuestas tenemosque buscarlas y construirlas entre todos.En este punto hay una cuestión que yamencioné, pero me parece fundamentaldestacar, y es que lo que permite la transmisiónde una generación a la siguiente en cualquiersociedad, es justamente sostener un lugar deasimetría entre los adultos y los jóvenes.Ubicarlos en otro lugar y no en el de paresnuestros, es lo que posibilita la transmisión deun legado que una generación le deja a otranueva. Si esto no sucede, las relaciones entrepadres e hijos y entre alumnos y docentes sevuelven simétricas, no se marcan lasdiferencias necesarias, y así no hay transmisiónposible.Donald Winnicott, otro psicoanalista,decía también en su libro “Realidad y juego”:“Hacen falta adultos si se quiere que losadolescentes tengan vida y vivacidad (…) Essaludable recordar que la actual inquietudestudiantil y su expresión manifiesta puedeser, en parte, producto de la actitud que nosenorgullecemos de haber adoptado respectodel cuidado de los bebés y los niños. Que losjóvenes modifiquen la sociedad y enseñen alos adultos a ver el mundo en forma renovada;pero donde existe el desafío de un joven encrecimiento, que haya un adulto para encararlo.Y no es obligatorio que ello resulte agradable”.Ni a los docentes ni a los padres nos hacemucha gracia a veces tener que plantarnos ydecir “no”, “de esta forma no”, “no es así”,y dar las razones, porque no es agradable. Esasí: en ese momento no somos fantásticosdiciendo que sí a todo lo que desean… pero siuno piensa en algún mañana un poco máslejano que los dos minutos siguientes, al placerde que nos amen porque dijimos que si, esimprescindible anteponerle la responsabilidadpor su cuidado y su crecimiento hacia unaautonomía que respete al otro como tal.Dice Beatriz Sarlo en otro texto, “Todala cultura que conocemos (desde lascostumbres en la mesa o en el baño hasta losaviones y los conciertos) es una construcciónrealizada en contra de la espontaneidad.Frente a nuestros impulsos, la cultura essiempre un corte, un desvío o una supresión.”Y es aquello que nos permite vivir en unasociedad pudiendo de alguna manerapostergar las gratificaciones y encontrar losmedios para convivir juntos, aún renunciandoa algunos placeres personales.Las normas prohíben y a la vez posibilitan,son marcos de referencia donde todos sabemosqué es lo que podemos hacer; respetar lasnormas sociales implica renunciar a actuarteniendo en cuenta sólo nuestro interésindividual ya que también entra en juego elvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.76
  77. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 7777777777interés de la comunidad de la cual formamosparte. Esto significa que en algunos casosdebamos resignar la satisfacción de nuestrosdeseos individuales o postergarla, o matizarla.En este marco lo que también nos interesaseñalar es que para rescatar el valor prohibitivode la norma, para que esta se acepte comolegítima y entonces así habilite otras cosas, suaplicación debe ser universal y esto tambiénnos toca a los adultos. ¿Qué quiere decir esto?Que la norma debe ser igual para todos y estoincluye a los niños y a los jóvenes y también anosotros, los adultos, en cualquiera de nuestrosroles: la norma debe ser respetada por todospor igual. Un ejemplo banal: en las escuelasno se puede fumar, normalmente lo tenemosmuy claro respecto de los alumnos, comoalumnos siempre lo tuvimos claro, había queesconderse en el baño para fumar... pero enlas escuelas hoy en día muchos adultos endeterminados espacios violamos la norma, yes algo que ni siquiera pensamos, y los chicossaben que la violamos. Y es un ejemplo muybanal, pero muy claro y muy cotidiano.Cuando estos marcos de referencia sedesdibujan o son poco claros sobreviene laincertidumbre, se oscurecen los roles ytambién las responsabilidades; por eso esimportante que, como adultos, no sólo seamoslo suficientemente claros de lo que se puedey no se puede sino también que seamosrespetuosos de las normas de convivenciasocial, de lo contrario estaremos pidiendo alos niños y jóvenes algo que nosotros noestamos dispuestos a hacer; y ya sabemos queel “haz lo que yo digo pero no lo que yohago” nunca resultó ser un criterio pedagógicoque diera buenos resultados.Las profundas transformaciones por lasque ha atravesado nuestra sociedad en lasúltimas décadas han hecho que las fronterasentre lo que se puede y lo que noexperimentaran bastantes cambios, y no voya dar ejemplos de muchas situaciones en quedesde el Estado se transgredieron normas yeso se presentaba como algo valioso. Enfunción de ello ya no queda muy claro cuálesson los límites legítimos a respetar, se hanmultiplicado las pautas y los juicios posiblesen torno a ellas. Y muchas veces se obvianprincipios tan claros como los que contienenuestra Constitución y los tratadosinternacionales sobre derechos humanos, conrango constitucional. Frente a estaheterogeneidad, y volviendo al tema de lacomunidad educativa, es responsabilidad delos adultos volver a establecer acuerdos paraque la experiencia de convivir juntos no seconvierta en un caos. El desafío es, entonces,cómo en estas nuevas condicionesestablecemos una cultura deresponsabilidades y cuidado en donde losadultos nos hagamos responsables en seriopor la formación de nuestros jóvenes: no sólolas familias, no sólo las escuelas, sino tambiénla sociedad, los adultos en su conjunto. Y estosignifica que, dentro de la comunidadeducativa, tenemos que reelaborar y repactaracuerdos a partir de los cuales los niños yjóvenes puedan crecer y desarrollarse enlibertad sin que esto signifique una ausenciade normas, sin que esto signifique dejarlos ala intemperie y en desamparo.Para esto necesitamos generar másoportunidades y diversificar los espacios deacercamiento, de diálogo y de encuentro entrela familia y la escuela para compartir elproyecto educativo, profundizar en lacomprensión mutua y señalar acuerdos quedeseemos transmitir a nuestros niños y jóvenes,alumnos e hijos para construir una sociedadmejor para todos.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.77
  78. 7878787878 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasY les traigo otra canción, que canta AnaBelén refiriéndose también a otra realidad, perola imagen es pertinente; uno podríaimaginarse a una comunidad educativa como:“Paloma buscando cielos más estrellados,donde encontrarnos sin destrozarnos,donde sentarnos y conversar.”Los niños y los jóvenes no pueden auto-cuidarse ni apropiarse de los conocimientosde la humanidad en soledad. Nos toca a losadultos protegerlos y transmitirles no sólo losconocimientos sino también los valores denuestra cultura. Como sostiene PhillipeMeirieu: “En la educación se trata de hacerpara que el otro haga”, y esto no es posible amenos que haya adultos que ayuden aconstruir esos marcos para el aprendizaje. Eneste sentido, nos gustaría recuperar una citade Hannah Arendt que expresa, con muchaclaridad, cuál es el desafío al que nos estamosenfrentando los adultos en estos tiempos; elladice: “La educación es el punto en el quedecidimos si amamos al mundo lo bastantecomo para asumir una responsabilidad por ély así salvarlo de la ruina que, de no ser por larenovación, de no ser por la llegada de losnuevos y los jóvenes, sería inevitable. Tambiénmediante la educación decidimos si amamosa nuestros hijos lo bastante como para noarrojarlos de nuestro mundo y librarlos a suspropios recursos, no quitarles de las manos laoportunidad de emprender algo nuevo, algoque nosotros no imaginamos, lo bastantecomo para prepararlos con tiempo para latarea de renovar un mundo común”El material que hoy presentamos tienediferentes partes: un muy breve marcoconceptual, del cual está tomado mucho delo que yo dije aquí, y además, dos apartadoscon propuestas para trabajar con la modalidadde taller. En el primero de ellos, proponemostrabajar juntos y en un pie de igualdad, losadultos responsables de la comunidadeducativa: los docentes, los padres, elpresidente de la sociedad de fomento u otrosmiembros significativos de la comunidad. Elsegundo está destinado a promover lareflexión, la discusión y la posibilidad deconstruir acuerdos entre nosotros, los docentes.Creemos que tenemos que revisar muchascosas, las familias pero también la escuela;desde la escuela y desde las actitudescotidianas, los docentes también tenemos quepoder darnos un lugar para el debate y eldiálogo.Este es un material que intenta abrirespacios de diálogo, y ofrecer tres o cuatropropuestas para iniciar ese diálogo; no apuntaa nada específico como resultado o productofinal. Son actividades que no pretenden cerraren la producción de un reglamento deconvivencia, sino que son propuestas paraabrir un diálogo que creemos es necesario,que esta cuestión de volver a construir unacomunidad educativa que pueda formar anuestros jóvenes para un mañana quequeremos mejor, sólo vamos a poder hacerlosi nos podemos sentar a revisar algunos deesos sobreentendidos que evidentementeestán dificultando muchísimo nuestro trabajocotidiano y hacer algunos acuerdos.¿Qué espera la escuela? ¿Qué esperala familia? ¿Qué tenemos derecho a esperar?Apostamos a que aquello que esperamospuede ser construido de otro modo y entretodos, pero sobre todo, a que nuestros chicos,los estudiantes, los hijos, los sobrinos, en fin,nuestros jóvenes, nuestros niños, encuentrenalgún grado de consistencia en los valores yen las prácticas que cotidianamente nosotrosofrezcamos como adultos en función de suvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.78
  79. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 7979797979educación. La verdad, sinceramente,esperamos que sea un aporte valioso; lasescuelas y las comunidades verán cuánto deesto se pueden apropiar. Nosotros quisiéramosque les resultara útil.Finalmente, me gustaría citar unpedacito de una canción de Silvio Rodríguez,se llama “Sólo el amor”, probablementemuchos de Uds. la conozcan. Yo creo quemuchos de nosotros creemos que sí es cierta,pero que muchas veces, también como vivimosen nuestra sociedad, no nos da el tiempo parahacer esto que él propone, y hay que poderhacerse ese tiempo y hay que poder desarrollaruna actitud para esto. En definitiva en lacanción él dice:“Debes amar el tiempo de los intentos,debes amar la hora que nunca brilla,y si no, no pretendas tocar lo cierto:sólo el amor engendra la maravilla.Porque es cierto que habitualmente sólobrillan los logros, y hay que aprender a amarel tiempo de los intentos, y honestamente,aunque parezca que me agarró un rapto deromanticismo, yo lo creo profundamente y creoque es así: creo que hay que poder volver aacordarse de estas cosas, y aun cuandoestemos en desacuerdo, seamos padres oseamos docentes, pensar que desde algúnlugar todos estamos queriendo algo buenopara nuestros hijos y nuestros alumnos, y queeso es producto del amor; pero acordárselono sólo para uno sino también tenerlopresente para el otro con el cual no estamosacordando; , vale el intento de indagar conrespeto sus razones, sus intereses, susnecesidades, y ver en qué y cómo podemosacordar.Muchas, muchas gracias.RONDA DE PREGUNTASMarta García Costoya: Antes de queiniciemos la ronda de preguntas, queríacontarles que con Marina Lerner y con AnaCampelo comenzamos una interesante ylinda recorrida por algunas provincias con lascuales hemos estado trabajando y vamos aseguir trabajando con el equipo técnico delPrograma de Mediación, para hacer unaprueba de estas actividades. Con este finhemos estado en la provincia de Mendoza aprincipios de mayo y mediados de junio,coordinando dos talleres. En uno de lostalleres padres y docentes de dos o tresescuelas estuvieron trabajando juntos a partirde propuestas del material, y en el segundotaller trabajamos con docentes de algunasde estas escuelas a partir de las propuestasque están ahí. Para nosotros fue, y esto selos quiero decir, muy interesante y muygratificante ese trabajo.Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires: buenastardes, tengo experiencia en nivel inicial,primario y medio y me gustaría que estematerial no solo llegara a las escuelas mediassino que también sea abarcativo a los otrosniveles. Me preocupa que haya una ley deconvivencia que sea para nivel medio y nosea compartida por los otros niveles. Creo quetenemos que trabajar en conjunto estos temasporque el tema de la violencia nos abarca atodos. Particularmente hace muy poco recibícomentarios de situaciones de violencia porparte de los alumnos hacia un colega.Entonces me preocupa el posicionamiento delos adultos frente a esto porque siemprehablamos de los chicos y en este encuentrojustamente empezamos a hablar de nosotros,los docentes, los padres, creo que tenemosque realizar algo nosotros los adultos, entoncesme parece mas valioso que hacer unavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.79
  80. 8080808080 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaspregunta, encontrarnos para comenzar ahablar algo de nosotros.Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: muchas gracias, la verdadque ese fue el eje de la preocupación quellevo a que intentáramos producir esto, que siseguíamos hablando sólo de los chicos, queen definitiva son hijos nuestros, íbamos a estaresquivando el tema principal y que no losfavorece a ellos, pero tampoco a nosotros.Porque lo que nosotros vemos es que en lascomunidades educativas, hay dosis muy altasde sufrimiento desde todos los lugares, no esque los únicos que hemos sufrido somos losdocentes porque las escuelas han sidosaqueadas en estos últimos años. Sufrenmucho los padres también y la verdad es quea veces no podemos registrarlos y sería buenocomenzar a escucharnos. Es importante porquecuando fuimos jóvenes o adolescentes ydecidimos ser docentes, lo hicimos porquehabía algo en esto que se nos hacia placentero,algo que nos gustaba mucho, algo que desdealgún lugar de nuestra vida nos iba a hacerfelices. Y la verdad que si hoy en día esto nosestá trayendo altas dosis de sufrimiento,bienvenido sea lo que tengamos que revisar,aunque sentarnos a revisar nos resulte doloroso.Sede TSede TSede TSede TSede Tandil:andil:andil:andil:andil: pertenezco a una escuelade doble escolaridad en la localidad deAyacucho y en realidad, lo que nos estapreocupando son los problemas de violenciay agresividad en los alumnos. ¿Que se puedehacer en esos momentos de agresividad queson tan violentos y que son dirigidos tanto apadres como a otros adultos? Quisiéramossaber como canalizarlos. Esas guías que Uds.nos presentan ¿nos dan ideas prácticas? porquenosotros no sabemos como actuar ante estassituaciones de violenciaMarta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: Este material no te va adar soluciones prácticas de cómo actuar frentea situaciones de violencia y maltrato entre loschicos, sino que lo que intenta hacer es ocuparun lugar que nos parecía quedaba vacante,propone reflexionar sobre lo que pasa connosotros los adultos. Sobre las formas queadopta la violencia en la coyuntura nosotrosno podemos dar fórmulas generales, pero sihay muchas estrategias que las escuelaspueden implementar para trabajar con estastemáticas. Esto lo abordamos desde elPrograma Nacional de mediación, que yocoordino, y desde ahí si hay materialesdestinados a trabajar con los chicos. Pero noes el caso de este cuadernillo. Una respuestapuntual depende mucho de la situación y dela circunstancia.Igualmente, nosotros tenemos plenaconfianza en que la posibilidad de avanzarentre los adultos de la comunidad educativaincide en la forma en que los chicos se van arelacionar dentro de la escuela y por ahí esoes lo que hay que poner en la discusión entrelos adultos de la comunidad educativa cuandonos juntemos.Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner: buenos días a todos, yosoy parte del equipo del ObservatorioArgentino de Violencia en las Escuelas. Lo quequisiera agregar a lo que se dijo es que cuandose habla de violencia, se habla del efecto dealgo que no esta funcionando, que es laconvivencia. Y creo que lo que este materialpuede aportar es poder pensar de que maneramejorar la convivencia dentro de la escuela, yretomando también otra cuestión que dijoMarta y que se trabaja muy bien en elmaterial, es el tema de empezar a pactar quécuestiones se pueden y que no, es decir, yocreo que el tema de la prohibición esimportante cuando hay un no que es para todoel mundo, eso es lo que posibilita que funcionealgo de la ley. Ahora el tema es cómo envideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.80
  81. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 8181818181tanto adultos podemos sostener que los chicosno transgredan, y si trasgreden, qué podemoshacer frente a eso. Yo creo que nuestraresponsabilidad frente a todas las cosas espoder ayudar a que el chico se responsabilicede lo que hace. El tema es que hay muchaconfusión en relación a las fronteras quedividen ambas cosas, y ahí es donde apareceel caos y aparecen los episodios de violencia,es decir, ya cuando aparecen los episodios deviolencia es que se trata de algo que no estátrabajado desde la convivencia. Por ahí nostendríamos que preguntar frente a eso quepodemos hacer, me parece que el materialda para preguntarnos como adultos comotrabajar con estos temas.Sede CórdobaSede CórdobaSede CórdobaSede CórdobaSede Córdoba: soy la directora de laescuela Oscar Raúl Marvacio, de una localidadurbana marginal donde se han radicado másde 18 asentamientos y se ha formado unaciudad. Realmente, la problemática quetenemos de violencia no está sólo generadadesde la institución escuela sino en el ámbitodonde ellos están conviviendopermanentemente. ¿Cómo trabajar, losdocentes y la escuela, sin familia? Ahí estaríael quiebre porque no tenemos familias paraincorporar. Muchos de los padres incitan a sushijos a ser violentos, a que peguen, muchasveces uno cuando llama al papa, él dice: yomismo le digo que se defienda, que le pegue”,y le da elementos para que lo haga, entoncesel desafío es cómo construir un lugar. Y acámás que pregunta, es compartir un poco elposicionamiento que hemos tomado losdocentes de la institución. Dijimos bueno, notenemos familia, pero si tenemos unacomunidad, algunos docentes y algunospadres que nos acompañan, muy poquitos,pero nos acompañan, entonces empezamosa darle un espacio y a compartir el consensoalumno-docente. Pasamos dos meses de unaviolencia terrible, hasta le pegaron a undocente con un zapato. Y este tema, en vezde taparlo o esconderlo se puso aconocimiento de todos. Se empezaron apensar pautas, que pasaba o que no pasaba,que cosas eran positivas, y todo lo ponemosen la mesa de disertación con los alumnos,que no es fácil. Otra cosa que les hemosplanteado, es la necesidad de darles algoporque después siempre se está criticando alos alumnos pero nosotros no ofrecemos nada.Entonces hemos ofrecido juegos en los recreosy los docentes enseñan con material, porejemplo hemos comprado cartas, cajas conun montón de juegos, etc. Y de ese modotrabajamos con los reglamentos, explicamospor qué existen, por que jugar así, Hoy haychicos que vienen y te dicen: “señora, yo pactecon usted que no quería más y no lo estoyhaciendo, se dio cuenta?”. Eso es muyimportante..Marta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta García: muchas gracias por laintervención Querría hacer un solo comentariode lo que la directora decía y que despuésMarina Lerner por ahí pueda contestar un pocomás. La verdad que cuando nosotros tenemoschicos en las escuelas, podemos tenersituaciones terribles de las familias de esoschicos. Frente a esto siempre trataría deconstruir algún algo de familia que puedaresponder por él, porque si el chico está en laescuela es porque algo hay que sostiene.Además de las estrategias muy valiosas queacaba de comentar la directora, yo trataríade pensar en eso de familia que hay, eso dealgún adulto de referencia, porque alguien loinscribe, alguien lo manda, alguien lo despiertatodas las mañanas. Entonces , cómo hago paraque venga, cómo hago para que esté connosotros,. Muchas veces los docentes no nosvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.81
  82. 8282828282 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasdamos cuenta, y de que pocas veces citamos alas familias para decirles que fantástico queestuvo su hijo en esto o en lo otro, o que bienque va en esto o en lo otro. Y la verdad es quesi uno se intenta poner en el pellejo del otro, ya la quinta vez que de la escuela me llamaronpara retarme porque el chico esto o esto otro,o faltaba o agredió, no quiero ir mas!Por eso yo decía antes que revisartenemos que revisar todos, tenemos querevisar los padres (yo soy madre y les garantizoque la adolescencia de mi hija me costó unhorror) y tenemos que revisar los docentes yen este caso estoy hablando desde los doslugares, tenemos que revisar porque a vecescon las mejores intenciones, metemos la patay terminamos logrando resultados contrariosa los que estábamos buscando.Personalmente creo que todos los queestamos acá, los que compartimos elprograma de Mediación Escolar o elObservatorio de Violencia en las Escuelas,apuntamos a juntarnos. Es decir, si yo tengouna población de chicos que tienen muchasdificultades con sus familias, por ahí laestrategia sea: bueno, veamos cómo traemosa las familias, porque yo no puedo encarar alos chicos sin las familias, esto es así. Como ala familia no puedo transmitirle la cultura deesta sociedad tan compleja sin la escuela, yesto es en lo que nos tiene que caer la ficha atodos; nos necesitamos, pero sobre todo nosnecesitan aquellos por los cuales nosotrosestamos actuando, a los que decimos amar,nuestros hijos y nuestros estudiantes. Estábárbaro que las escuelas desarrollenestrategias para dentro de la escuela, perotambién esta bueno abrir las puertas y decir,bueno, vengan, porque son sus hijos, nuestrosalumnos son sus hijos, y la verdad que losnecesitamos adentro, y necesitamos que nosdiscutan porque mientras nos discuten nosconocemos, en lugar de presuponer cosas, queen definitiva perjudican al chico, esto meparece que es importante.Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner: bueno yo agregaría algochiquitito a lo que ya se dijo. Me parece queel tema no es docentes versus padres, sinoque en verdad lo que queremos es pensarnuestra posición en tanto adultos. Cuandohablamos de adultos no es “padres” y“docentes”, porque el ser adulto es un lugarque nosotros hacemos, y lo podemosreconstruir o lo podemos destituir. Cada cosaque nosotros hagamos favorece o no a estasituación para que este lugar vuelva a aparecer,para que tanto padres como docentes lopuedan encarnar y puedan abordar tanto aun adolescente como a un chico.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Buenas tardes a todos,soy Silvia, del Equipo Técnico Provincial deMediación escolar, y quisiera que mis colegasde la provincia les contaran algunasexperiencias de los talleres en Mendoza.Buenas tardes, soy Oscar, director de laescuela 447 de la escuela de resguardo deLas Heras. Participé en los talleres que elEquipo de Mediación realizó en Mendoza. LLLLLaverdad es que nosotros esperábamos estadevolución. Cuando Marta García Costoya yMarina Lerner vinieron a nuestra escuela, mellamó la atención las técnicas que usaron parallamar la atención en los padres, porquegeneralmente los padres no se acercan, y enesta instancia buscamos una técnica para quese acerquen hablando los hijos en general, nosólo sobre las notas y el comportamiento, ytuvimos una participación bastante ampliarespecto a la matricula que teníamos. Entoncesdescubrimos que con una simple pregunta,los padres se abrieron con nosotros ycompartieron con nosotros la mirada, que talvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.82
  83. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 8383838383vez nosotros los docentes muchas veces no laalcanzamos a captar. Los padres que tenemosson muchas veces padres ausentes, perocuando escuchábamos las causas de porqueno se acercaban a la escuela, tambiénnosotros hemos comenzado a hacer nuevosintentos, y hoy en día hemos ampliado nuestramirada. Estamos en nuevos intentos de quelos padres se comprometan y que acudan aconstruir los acuerdos, porque muchas vecesnosotros los docentes somos los que armamosnuestra propia convivencia y nos hemos dadocuenta que sin el papá es imposible, sin elalumno reconstruyendo esos acuerdos, esimposible. Por eso nuestro nuevo intento deconvocar a los padres nos ha llevado en estosdías a reunirnos en la casa de uno de lospadres que muy amablemente nos presta suespacio. Es parte del proceso de construcción,el conocimiento del chico, el conocimiento delcontexto, entonces vemos la necesidad de sernosotros los que vamos al encuentro con lospadres. Veamos mas adelante como nos vacon todo esto.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: buenas tardes, soyAlicia. Nosotros somos de la escuela SalvadorMazza, donde se comenzó con el Programade Mediación sobre todo con la preocupacióngenuina que teníamos de actos de vandalismo,violencia dentro del aula y violencia en elbarrio también. Frente a esta situación nospareció muy oportuno incluirnos en elPrograma. Entonces decidimos convocar a lospapás, y nos costó bastante. Los papasrealmente están preocupados por el tema deviolencia pero no estan acostumbrados a sercitados para trabajar en este tipo de talleres.Sin embargo, el grupo que acudió al primerintento se dio cuenta que era necesario y queera útil empezar a buscar caminos para resolverel tema de la violencia. En estos papásnosotros percibimos que se sientendesorientados frente a, sus hijos porque el temade violencia también esta en casa. Y en elsegundo encuentro ya tuvimos un grupo másgrande, esta vez vinieron cerca de unas 10personas, hicimos una conclusión con afiches,pero lo que más rescatamos de este tema esque está instalada la preocupación entre lospadres. A mi me gustaría también instalarlaen el equipo docente, que a veces cuesta másconvocarlo porque está ocupado yendo de unaescuela a otra, entonces le cuesta elcompromiso con la institución ,y cuandohacemos una convocatoria para estos talleres,tenemos esa parte ausente, y es una partebastante importante. Nos cuesta tenerlos enestos encuentros para mediar y hacer trabajosen conjunto entre padres y docentes. Perorescato que esta instalada la preocupación, yque tenemos que seguir trabajando, a travésde estos encuentros con este material deMediación.Ana Campelo:Ana Campelo:Ana Campelo:Ana Campelo:Ana Campelo: Un saludo grande a todoel equipo de Mendoza. Yo estuve en laprovincia dando los talleres, y quisiera agregaralgo más a lo que ya se contó. Hay algo queme parece muy valioso, y es que cuando nosquedábamos conversando con los padressobre los talleres, una de las cosas querescataban del encuentro fue que esteintercambio de igualdad y de paridad con losdocentes. Esa igualdad les había permitidollevarse otra mirada de los docentes, otramirada a la que habitualmente tenían. En elprimer encuentro los padres eran muy pocos,a pensar del esfuerzo que hizo la escuela. Peroal siguiente encuentro algunos de los padres,concurriendo llevando ellos a otros padres.Estos encuentros permiten que los padresconstruyan otras miradas sobre los docentes,y los docentes sobre los padres.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.83
  84. 8484848484 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasSede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires: buenastardes. Lo mío es un comentario y tambiénuna pregunta. Yo noto, en general, nosolamente en los padres sino en la comunidadeducativa, que a veces se presenta cierto nivelde hipocresía, muy fuerte, comosorprendiéndose de cosas que deberíanpreocuparlos y revisar qué hacen ellos cuandoocurre lo que ocurre. El tema es la hipocresía,no solo de padres sino también de muchosdocentes que trabajan en las escuelas y estánmuy poco implicados y comprometidos, comoestos padres digo, no? sino por ejemplopensemos en la libertad que tienen las chicasy los chicos adolescentes para vivir la nochedurante toda la noche sin ningún problema yvolver a cualquier hora y vivir toda una vidaen la calle donde ellos ven cosas y que lagente normal está durmiendo y tienenconexiones con situaciones y personas ybueno, los adultos ya sabemos.Marta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta García: Cuando presentamos lostalleres de mediación en las provincias, lo quevemos es que el nivel de apertura de los padreses muy grande. Y las cosas que dicen respectode sus propias impotencias nos hablaban deuna sinceridad y un dolor muy grandes. Todasestas charlas tienen lugar delante del directory las docentes de la escuela provincial, delantede los talleristas del Ministerio Nacional, y dela coordinadora del Programa de Mediación.Así que yo no podría decir que hay hipocresía.Es más, yo creo, como decía una vieja copla:el amor con el amor y el desdén con el desdény la ingratitud con la ingratitud. Cuando desdela escuela convocamos a los padres de buenafe y realmente dispuestos a dialogar, lospadres vienen y se abren de buena fe. Suelendecir cosas que sorprenden por la valentía dedecirlo delante de padres, que no sonnecesariamente amigos entre si y delante dedesconocidos, con una altura y unapreocupación y un dolor que la verdad estánmuy lejos de una suposición de hipocresía.Creo que un padre que es convocado a ir a laescuela y quiere sostener un lugar dehipocresía frente a las cosas, directamente nova. Por eso es que nosotros seguimosapostando a convocarlos, a que vayan a lasescuelas, . Ydonde hay muchas dificultadespara que se hagan responsables, en esos casosdemosles todas las posibilidades, todas las quepodamos.Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta: frente a determinadassituaciones conflictivas los docentes sentimosque los alumnos no nos escuchan. Como sepodría revertir esa situación?Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner: la verdad es que no hayrecetas para esto. A veces la sensación quetengo es que en las escuelas explicamosmucho, y le explicamos y le explicamos a loschicos que hay cosas que no tienen que hacer,y los chicos tienen una percepción mucho máságil. Cuando nosotros vamos por la segundao quinta explicación, ya el chico cambio diezveces de canal en su cabeza, entonces nossentimos frustrados porque ponemos muchoempeño en querer que entienda nuestrospropios consejos. El tema es que el chicocuando ingresa a la escuela no ingresa comoalumno, entonces nosotros como adultostenemos que ayudar a que este chico seconstituya como alumno. Entonces tenemosque pensar como nos posicionamos frente aesta situación. ¿Les hablamos todo el tiempoo hay otras maneras de poder acercarme ymostrarle el límite para que el chico vayacambiando de posicionamiento? Si nosotrosle estamos hablando a un chico y está mirandopara arriba, tal vez ese no sea el método, talvez hay que buscar otra manera, habría quepensar qué posibilidades consensúan entrevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.84
  85. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 8585858585todos los miembros de una comunidadeducativa para poder ir acotando al chico ensu forma.Neuquén:Neuquén:Neuquén:Neuquén:Neuquén: hola soy Claudia soy maestrade una escuela primaria de Neuquén capital,soy vice directora de la escuela hace un parde años. el problema que nosotros tenemosno tiene que ver con la hipocresía, sino con ladesidia. No tenemos apoyo de los funcionarios.Como ustedes saben, porque es de públicoconocimiento, ,cuando los maestros neuquinosreclamamos algo, nos matan. Fue el caso delprofesor Fuentealba. ¿como podemos trabajardesde la escuela el tema de la violenciacuando se ejerce la violencia desde el Estado?Nosotros hemos buscado muchísimasherramientas para poder superar el tema dela violencia en el barrio, hemos trabajado conla red intersectorial, con un programa de unaONG que se llama Barriletes en bandada, ysomos siempre los docentes y la comunidadlos que tenemos que buscar la respuesta.Entonces , ¿qué hacemos cuando la violenciaviene desde los de arriba?Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer: bueno yo creo que enrelación a lo que dice la compañera deNeuquén, creo que la respuesta la tienen Uds.,la tienen los docentes y creo que los docentesde Neuquén son un ejemplo de esto. Laviolencia estructural, la violencia que vienedel poder, la violencia producto del hambre,de la desocupación, de la falta deresponsabilidades de aquellos que debenasumir responsabilidades, genera unaviolencia indirecta que es la que nosotrosestamos tratando de trabajar y de modificar.¿Que podemos hacer como docentes, comoadultos en relación a esto? Es lo que estánhaciendo ustedes en Neuquén: organizarse,luchar, denunciar y creo que de alguna u otramanera es lo que están haciendo muchosdocentes, muchos trabajadores en nuestropaís, no ahora sino desde hace muchos años.Creo que la violencia estructural, la violenciaindirecta como las cotidianas deben serencaradas en forma simultánea y que la ideade este material, que es un materialelaborado por el Observatorio de Violencia enlas Escuelas, en un trabajo conjunto entre elMinisterio de Educación y la Universidad deSan Martín, es un intento de darleherramientas a los docentes y a los adultospara hacer algo con la violencia indirecta, laviolencia cotidiana. Pero no la violenciaestructural, porque esta ultima implica untrabajo que debemos hacer todos comosociedad a través de los distintos campos, delos distintos espacios que tenemos de luchacada uno. En el caso de los docentes, creoque este espacio de lucha se ha ido ampliandoy mejorando, pero también creo que la luchacontinúa, no sólo para los docentes sino paralos padres y para todos. Así que creo que larespuesta a tu pregunta es justamente la luchade los trabajadores para que a los funcionariosque les corresponda asuman susresponsabilidades y que entre todos en la parteque nos toca con distintos niveles deresponsabilidad, asumamos nuestra tarea enconjunto para hacer de la vida de nuestroshijos y de las generaciones futuras un mundomejor. Es mi opinión casi personal.Sede Junín:Sede Junín:Sede Junín:Sede Junín:Sede Junín: Buenas tardes a todos, paranuestroscompañerosdeNeuquéntodonuestroapoyo. Quisiera decir algo, no se si es unapregunta o una reflexión, pero yo noto comodocente que la violencia que vemos en laescuela muchas veces no es la violencia quese genera en el aula porque dos chicos sepelean en la escuela, sino la violencia implícitaque generamos muchos docentes en nuestrasactitudes cotidianas en la escuela. Comovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.85
  86. 8686868686 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaspodemos trabajar con esto? ¿Como hacemospara generar reflexión en nosotros mismossobre nuestras prácticas?Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: es importante que losdocentes puedan hacer este proceso sobre suspropias prácticas. Porque lo que suele sucederes que estamos esperando que los padres, lacomunidad hagan ese trabajo, como sinosotros no tuviéramos nada que reflexionar.Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco: Buenas tardes a todos. Voya ser corto: quisiera saber como ser sostenidospara enfrentar la adolescencia tardía que,como nosotros sabemos, se incrementó en estadécada, dado que se desdibujó totalmente losroles de los adultos, y seguimosresponsabilizando a las víctimas.Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: ese es el punto: nosabemos como enfrentarlo, pero la verdad quelo que estamos diciendo es que tanto losdocentes como los padres no hemos vivido ennuestro propio mundo, sino en un mundocompartido. Nos han pasado las mismas cosas,nos atraviesan las mismas problemáticas, yesta es una de ellas. ¿Cómo podemos volvera ponernos en el lugar de adultos? Generandouna distancia de asimetría que no tenga quever con la imposición sino con la protección yel cuidado y dejemos de culpar a chicos de 6,de 8, de 15 años de la violencia que en realidadheredan, heredan de las circunstancias y demás.Habiendo adultos, pongamos primero la miradaahí. Tenemos que tratar de construir respuestasentre todos y esto es que lo se trabaja muchoen el material. Lo interesante de esto es haberllegado a darnos cuenta y plantearnos quenecesitamos esas respuestas, que no lastenemos y que sólo las construimos entre todos.Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco:Sede Chaco: Buenas tardes, yo soydocente de primer grado, de una escuela deResistencia en Chaco. La experiencia quesucedió hace poquito en la escuela fue de unpapá que se acercó porque su hijo tuvoproblemas con un niño de otro grado y en vezde tratar de discutir el tema con la maestra,se acercó al niño, lo agredió, lo insultó,realmente una actitud muy fea de parte deun adulto. La mamá del otro nene hizo ladenuncia. Cuando desde la escuela lellamamos la atención al papá por lo que habíapasadoel papá rechazó la denuncia porquees un policía. Entonces es difícil esperar quelos padres tenga una actitud de reconocer queestuvo mal, y que no era justo lo que hizo.Cuando a este papá se lo citó, lo sorprendentees que nunca aceptó que había sucedido eso.Hubo niños desprotegidos y el propio niñoagredido aún hoy en día se siente mal. Frentea estas situaciones nos preguntamos dondeestá el respeto y el cuidado de los adultoshacia los niños, hacia la institución, hacia elmaestro, hacia el lugar donde en estemomento se ocupa de la educación de losniños? A veces los padres trasgreden lasnormas y hacen cosas que después no quierenreconocer. ¿Qué podemos hacer nosotrosdesde la escuela con casos así?Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: Primero, ni todos lospadres son maravillosos, ni todos los docentesson maravillosos, ni todos los médicos. Lo quecomentan es también parte de lo que se mostróen la selección de noticias, es una barbaridadque un padre haga una cosa así. Este tipo desituaciones nos enfrenta a la impotencia de lacomunidad educativa, que ante ciertos hechostiene que recurrir a la denuncia externa, alsistema de justicia. Y en estos caos podemosencontrar situaciones muy típicas en las queel padre no reconoce nada. Creo que a loque tenemos que apuntar es a construircolectivos, es decir, debe haber en muchasescuelas padres con estas características, asícomo también vamos a encontrar docentesvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.86
  87. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 8787878787muy agresivos y discriminadores. El punto es,cuando nosotros podemos abrirnos al diálogo,es absolutamente distinta la fuerza que tieneun acuerdo construido después de discusionesy demás con la comunidad en general, quealgo que se habla encerrado en un despachoen la escuela. Lo que estamos viendo es quepara ciertas cosas eso ya no sirve mas, haypadres, y adultos en general, que no tienennormas interiorizadas. Ese padre reaccionócomo el hermano mayor, “no te metas conmi nene”, y encaró al otro chico como si esemismo adulto fuera otro chico, pero másgrande y más fuerte. Aquí se plantea elproblema de culpabilizar a las víctimas.Tenemos un padre que no es adulto, y queestá reaccionando sin ninguna mediación nipensamiento mediante. Yo creo quede lo quese trata, es de formar colectivos, de hacerestas cosas entre todos y entre muchos. Nohay que desconfiar tanto, como nos han hechocreer en los últimos años, del poder que elgrupo o la sociedad tiene para regular, paraimponer, tanto cosas malas como buenas, sinoque hay que confiar en la construcción decolectivos. Sea colectivo de trabajos en lasescuelas, sea colectivo de padres encooperadoras, hay que construir colectivos deopinión. Y a eso apuntan los materiales queestamos presentando.Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa:Sede Formosa: buenas tardes, soydirectora de una escuela de capital, tenemosaproximadamente 1700 alumnos. Aquí se estahablando de construir colectivos, y siguiendoel tema quisiera contarles brevemente algunasexperiencias. Yo sigo teniendo muchaconfianza y mucha esperanza en que entretodos estos colectivos se pueden construir, ytiene que ver con construir acuerdos parapoder vivir, y también estoy de acuerdo enque tiene que haber normas, pautas claraspara todos. El punto es el siguiente, a mi mepreocupa mucho que, ante casos muypuntuales de violencia que se viven en laescuela, escucho con preocupación a lospadres y a los docentes, pedir mano dura. Nosestá costando mucho construir esto con elequipo con el que estoy trabajando. Si bienno hemos tenido casos graves de violencia,siempre estamos trabajando, con los padres,con los profesores, con los vecinos, la creaciónde acuerdos con los chicos y entre los adultos.Yo no los voy a estigmatizar, no digo “patota”,yo siempre digo “grupo”, porque me pareceque el tema de estigmatizarlos y ponerlesrótulo en un lugar, es negativo, no construye.Entonces estoy frente a un barrio que esconsiderado como peligroso, pero tratando detrabajar con los chicos de este barrio,brindándoles un espacio en la institución paraque practiquen deportes, para que hagan otrotipo de actividades atractivas, y bueno en esesentido la escuela está bastante cuidada. Esuna estrategia, prefiero tenerlos dentro de laescuela que fuera de la escuela. Acá lo quehay que poner es disciplina, mano dura, y ladisciplina pasa por la suspensión, por laexpulsión. Disciplina es sinónimo de castigo,es lo punitivo. Pero esta construcción entretodos cuesta muchísimo.Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: Formosa Creo que lo quela directora comenta es parte también denuestra historia, no es extraño, a ver, lo vemosen televisión, lo vemos en los diarios todos losdías, gente que dice que el problema sesoluciona con más mano dura, mas castigo,mas sanción, etc. Hay infinidad de otrassituaciones que no es la locura de alguien quese desborda, sino que en verdad hay que verque es lo que nos estuvo pasando, que nospaso en los últimos años. Recordemos que eneste país hubo una dictadura. Y que uno salíavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.87
  88. 8888888888 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasa la calle y tenía miedo de hablar, y que nadiesalía sin el documento. Los afiches en las callesnos decían: si no está, si no lo encuentran,por algo será, algo habrá hecho. Los que hoysomos adultos éramos jóvenes, algunos másotros menos, pero nuestra generación havivido esa época, y obviamente eso tambiéndeja marcas. El punto es que vamos aencontrar a mucha gente que dice “para quetanto dialogo si esto se resuelve a volviendolas cosas como cuando yo tenía 15, que novolaba una mosca cuando daba clase undocente y a ningún padre se le hubieraocurrido discutirle a la directora de unaescuela”. . Pero estamos absolutamenteconvencidos que hacer eso es hablar confantasmas, es pensar que esas cosas puedensolucionar algo hoy. Pero además pensar asíes olvidarse que no se debe, que no se puede.La Declaración de los Derechos de Hombretiene rango constitucional en nuestro país.También la Convención de los Derechos delos Niños, Niñas y adolescentes. Lo que haríaes intentar hablar con la gente que dice quehay que volver con la mano dura, pero cuandoya no se puede hablar, el docente, al menosel de escuela pública, tiene que recordar queen algún punto, sigue siendo un funcionario yque tiene que obedecer las normativas delpaís en el que está ejerciendo, y la Convenciónsobre los Derechos los Niños, Niñas yAdolescentes tiene rango constitucional y laobligación de obedecerla la tenemos todos,más allá de nuestras opiniones.Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner:Marina Lerner: En relación a lo que seestaba planteando sobre construir colectivos,yo pienso que dentro de la escuela cuandouno acuerda cosas con los chicos, ellos, ynosotros, debemos tener claro que hay cosasque no se pueden hacer. Ese es el primer pasopara construir acuerdos. El segundo paso, yacomo adultos, es buscar las maneras en quepodamos ayudar a los chicos a cumplir conestos pactos. Porque la verdad que cuandonosotros pactamos con un chico sabemos quelo va a transgredir porque es su naturaleza.Entonces el punto es, como ayudamos a esoschicos, y como nos ayudamos entre nosotros,los adultos, a encontrar los caminos para quelos chicos cumplan los pactos. Estas concuestiones importantes, porque siempre saleel tema de la sanción como algo malo, y laverdad es que yo a la sanción la rescato comoalgo educativo. Porque a mi me parece quees importante el dialogo. En algún momentose charla con los chicos, pero creo que tambiénel límite debe ser dado desde otros lugares,porque la sanción no es la sanción pensadapor mi como capricho sino es una sanciónpreestablecida por la comunidad educativa,es una sanción que ayuda al chico a acotarse,no es algo malo, es algo que le permite alalumno a ir estructurándose. Yo creo que estetema es un tema que amerita debate, el temade si la sanción sirve o no. Yo creo que cuandose empezaron a pensar los límites como algonegativo, al chico no se lo toma en cuenta, esotra manera de excluirlo. La sanción y el límiteimplican cuidado. Entonces creo que el temaes repensar la sanción educativa votada porla comunidad educativa y no por el caprichode un docente y que la aplica en esemomento.Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca:Sede Catamarca: hola buenas tardes,soy Beatriz Aranda, docente del nivel EGB1,17 años de experiencia en el aula. La mayoríade mi práctica docente la he ejercido encolegios privados, donde teníamos cursos ygrupos de niños, muchísimos niños en sala conentre 35 y 40 niños por cada sala con a vecesedificios que no están preparados para tantacantidad de niños. Y lo que sucede es que lavideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.88
  89. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 8989898989violencia no sólo la registrábamos con loschicos entre si, sino también se veía ejerciciode violencia en los docentes hacia los niños, yojos y oídos cerrados desde los directivos hacialos docentes para poner pautas. Creo que esbueno comenzar a pensar que a veces no sólola violencia es ejercida entre los niños sinoque también la violencia la ejercían los padrescon los docentes y muchas veces los docenteshacia los padres. Mi pregunta puntual es si elmaterial que Uds. van a enviar nos va apermitir poder trabajar sobre estos temas paraque se pueda revertir esta situación. Estaclarísimo que la violencia que el niño presentaen el patio, no es algo que le venga de suinterior sino que es algo que vive y que lotoma también desde su entorno.Marta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta GarcíaMarta García: En relación al material,lo que van a poder y lo que no van a poder,depende de ustedes. A nosotros encantaríaque pudieran.Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer: La idea del ObservatorioArgentino de Violencia en las Escuelas esrecorrer las provincias acompañando laaplicación de este material. Pero el materialfue pensado, como lo llamó Marta en sumomento, autoportante. Cualquier adulto,docente o no, del país que quiera trabajar conel, no necesita para aplicarlo la guía del equipopara poder hacerlo, es decir, nosotros estamosacompañando la aplicación del materialporque nos parece más productivo, pero elmaterial es muy sencillo, es muy guiado asíque no esperen necesariamente la llegada delequipo del Ministerio Nacional para empezara utilizarlo, porque de hecho, la mayoría delas localidades del país lo ha utilizado sin haberparticipado en estos talleres. Estos talleresacompañan, porque es nuestra funciónacompañar la aplicación pero es un materialrealmente muy fácil de utiliza.Sede Córdoba:Sede Córdoba:Sede Córdoba:Sede Córdoba:Sede Córdoba: hola yo soy Viviana,trabajo en el Equipo Técnico del Programa deConvivencia en el Ministerio de Educación.Yo quería hacer hincapié en algo que a losadultos nos hace falta revisar, y en ese punto,me hacía una pregunta: ¿qué familia para losniños de hoy? tenemos que encontrar unamanera para poder entendernos con los niñosy jóvenes de hoy, y con los cambios en lasociedad. Tenemos que hacer un esfuerzopara que los chicos puedan sentir la protecciónde los adultos y además para que puedan serreconocidos en su singularidad, en suparticularidad. Los adultos tenemos a vecesdificultades en la parte de disyunción que nosproduce el ideal de lo que fue una familia enuna época, y de lo que es posible hoy, porqueeso no vuelve atrás. No sabemos como van aser las futuras familias. Hoy los homosexualestienen hijos, esta es una familia nueva,entonces creo que en ese punto, lo bueno esla apertura hacia los nuevos modos de lazosamorosos diría, que hacen a una familia. Nadamás, no es una pregunta sino una reflexión.Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones: Mi nombre es Romina,soy Psicopedagoga y trabajo en una escuelade la República que se llama San Pedro. Buenosiguiendo el lineamiento de la miradadocente, muchas veces nos cuesta a nosotrostrabajar como docentes porque la culpasiempre cae en los padres o en los chicos. Aveces nos falta hacer la mirada introspectivaacerca de nuestra tarea como docente ypreguntarnos que hacemos nosotros con loschicos y para los chicos. Que hacemos paraque puedan manifestar sus problemas deconvivencia. Los docentes a veces se centranmás en la acreditación del espacio curricular,en las notas…aprender no significa estar todosquietos mirando para adelante y que no vueleuna mosca. Por ahí, hace falta crear esosvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.89
  90. 9090909090 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasespacios donde los chicos puedan expresarsey que los docentes puedan hace frente a eso,puedan escuchar qué es lo que estánnecesitando los chicos de parte de la escuela.Muchas veces a los docentes les cuestaaceptar su lugar en el aula. Espero que estematerial nos ayude a los docentes a nosentirnos atacados cuando nos piden unareflexión.Marta García:Marta García:Marta García:Marta García:Marta García: Esperamos que elmaterial te sirva, muchas gracias. Hay unaparte en el material, en la que se proponentemas para discutir entre docentes. Bueno, hayque seguir apostando a la construcción de estosespacios.Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones:Sede Misiones: buenas tardes.Queríamos contarles que desde el Equipo deMediación de Mendoza, hemos estadotrabajando entre las escuelas, docentes,alumnos y padres y hemos hecho laintervención con los padres en algunasescuelas. Y sucede que más que notarhipocresía, nos pasa que muchos padres sesinceran, se abren a que conversemos sobreproblemas y miedos… y después de esto senos presenta el problema de que hacer conestos padres sincerados. “Ahora que ya se laverdad, ¿que hago?” decía un Director!Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer:Mara Brawer: yo te diría que el errordel director es decir ahora que hago. Creoque después de esos encuentros, la preguntaes ¿y ahora qué hacemos? Creo que ahí estala diferencia.Sede Mar del Plata:Sede Mar del Plata:Sede Mar del Plata:Sede Mar del Plata:Sede Mar del Plata: mi nombre esGloria, lo mío más que una pregunta estambién una reflexión, yo estoy en educaciónespecial en este distrito hace casi 20 años.Trabajamos con una población de muchoriesgo y queremos contarles que las situacionesde violencia se dan entre los alumnos, desdelos alumnos a los docentes, y desde las familiashacia los docentes, es preocupante. Enrealidad lo que uno siente es que docentes,directivos y personal de las escuelas, estamosen una situación muy vulnerable tenemosmuchísimos casos judicializados… creo que condiferentes estrategias, con diferentes acuerdos,uno siente que debe estar cubierto desde todoslos lugares, desde los acuerdos institucionales,con los padres, con los docentes, desde lascuestiones legales, creo que este también esun tema a tratar desde las institucioneseducativas. Precisamente en las últimassemanas hemos tenido tantos casos que serelacionan con estas cuestiones que creo quellega a ser muy preocupante para nosotros.Marina:Marina:Marina:Marina:Marina: creo que tanto en esta reflexióncomo en las anteriores, el punto de partidapara poder trabaja en conjunto con todas estascuestiones es poder decir “no puedo” o “nose”, es decir, sin eso es muy difícil avanzar enalgo y creo que a veces es muy fuerte el pudordocente. Es difícil correrse de del lugar delsaber, o del lugar de “yo puedo hacer todo”.Pero creo que si de a poco empezamos todosa reconocer que estamos frente a unproblema, que no sabemos como abordarlo,y que no tenemos soluciones individuales, sinoque es algo que tenemos que empezar apensar y construir todos juntos, entonces algose puede intentar hacer.Marta GarMarta GarMarta GarMarta GarMarta García:cía:cía:cía:cía: Ya vamos terminando.Muchas, muchas gracias a todos por eltiempo, por las ganas, por el compromiso.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.90
  91. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 9191919191NOTA: Los materiales presentados en esta videoconferencia han sido realizados por elObservatorio Argentino de Violencia en las Escuelas. En su elaboración ha participado elequipo del Programa Nacional de Mediación escolar del Ministerio de Educación de laNación.Los cuadernillos están disponibles en la página Web del Ministerio: www.me.gov.ar . Estapágina también contiene información sobre el Programa de Mediación.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.91
  92. 9292929292 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.92
  93. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 9393939393Les agradezco haberme invitado ylamento no poder hablar el castellano, ya quelo haría de forma muy aproximativa. Y enparticular a la traductora, Laura Lambert,quien hace su tarea siempre de formaadmirable. Les voy a presentar el resultadodel trabajo de mi investigación sobre el temade violencia en el medio escolar. Lo llevamosadelante desde hace 5 años en la Universidadde Lyon a la que pertenezco, y en algunasotras Universidades como la UPX (UniversiteParis X Nanterre) y otras Universidades deEuropa, España e Italia, que trabajan lacuestión de la violencia escolar en un terrenopoco conocido, el de las violencias entrealumnos, no siempre identificadas por losdocentes.De manera general quería recordarlesque formo parte de la generación que creyódurante mucho tiempo, no demasiado, quela cultura, la civilización y el conocimientopodían liberar al hombre de la violencia. Hoysabemos, por experiencias desgraciadas delsiglo XX, que cualquiera sea el grado deinstrucción y el grado intelectual de losindividuos, la violencia siempre está y nuncavamos a poder erradicarla totalmente. Eltrabajo que tenemos que hacer al respecto esmás bien de reflexión sobre el origen de estaviolencia, pero también sobre la forma dehacerla constructiva, de acompañarlapedagógicamente para que no sea destructivani ponga en dificultad el funcionamiento dela institución escolar.Inicialmente y sin intenciones de acudira una definición académica, pero con lanecesidad de acordar una definición detrabajo, considero que podemos llamarviolencia a todo acto que atente contra latodo acto que atente contra latodo acto que atente contra latodo acto que atente contra latodo acto que atente contra laintegridad física o psicológica de un sujetointegridad física o psicológica de un sujetointegridad física o psicológica de un sujetointegridad física o psicológica de un sujetointegridad física o psicológica de un sujeto.En cuanto a estas dos áreas, física ypsicológica, la segunda palabra no esQUINTO ENCUENTROUna pedagogía para prevenirla violencia en la enseñanzaExposición del profesor Philippe Meirieu, pedagogo, docente yExposición del profesor Philippe Meirieu, pedagogo, docente yExposición del profesor Philippe Meirieu, pedagogo, docente yExposición del profesor Philippe Meirieu, pedagogo, docente yExposición del profesor Philippe Meirieu, pedagogo, docente yformador de docentes. Participó en la creación de institucionesformador de docentes. Participó en la creación de institucionesformador de docentes. Participó en la creación de institucionesformador de docentes. Participó en la creación de institucionesformador de docentes. Participó en la creación de institucionesformadoras y actualmente se desempeña como director delformadoras y actualmente se desempeña como director delformadoras y actualmente se desempeña como director delformadoras y actualmente se desempeña como director delformadoras y actualmente se desempeña como director delInstituto de Ciencias y Prácticas de Educación y Formación (ISPEF)Instituto de Ciencias y Prácticas de Educación y Formación (ISPEF)Instituto de Ciencias y Prácticas de Educación y Formación (ISPEF)Instituto de Ciencias y Prácticas de Educación y Formación (ISPEF)Instituto de Ciencias y Prácticas de Educación y Formación (ISPEF)de la Universidad Lumière-Lyon. Dirigió el Instituto Nacional dede la Universidad Lumière-Lyon. Dirigió el Instituto Nacional dede la Universidad Lumière-Lyon. Dirigió el Instituto Nacional dede la Universidad Lumière-Lyon. Dirigió el Instituto Nacional dede la Universidad Lumière-Lyon. Dirigió el Instituto Nacional deInvestigación Pedagógica. Es especialista en temáticas vinculadasInvestigación Pedagógica. Es especialista en temáticas vinculadasInvestigación Pedagógica. Es especialista en temáticas vinculadasInvestigación Pedagógica. Es especialista en temáticas vinculadasInvestigación Pedagógica. Es especialista en temáticas vinculadasal lugar del sujeto en los procesos educativos y trabajó sobre laal lugar del sujeto en los procesos educativos y trabajó sobre laal lugar del sujeto en los procesos educativos y trabajó sobre laal lugar del sujeto en los procesos educativos y trabajó sobre laal lugar del sujeto en los procesos educativos y trabajó sobre lavinculación entre la ética y la tecnología. Es autor de libros devinculación entre la ética y la tecnología. Es autor de libros devinculación entre la ética y la tecnología. Es autor de libros devinculación entre la ética y la tecnología. Es autor de libros devinculación entre la ética y la tecnología. Es autor de libros depedagogía, ensayos, cuentos y programas televisivos. Entre suspedagogía, ensayos, cuentos y programas televisivos. Entre suspedagogía, ensayos, cuentos y programas televisivos. Entre suspedagogía, ensayos, cuentos y programas televisivos. Entre suspedagogía, ensayos, cuentos y programas televisivos. Entre susobras se destacanobras se destacanobras se destacanobras se destacanobras se destacan Frankenstein educadorFrankenstein educadorFrankenstein educadorFrankenstein educadorFrankenstein educador yyyyy Referencias para unReferencias para unReferencias para unReferencias para unReferencias para unmundo sin referenciasmundo sin referenciasmundo sin referenciasmundo sin referenciasmundo sin referencias, libros traducidos y editados por Paidós., libros traducidos y editados por Paidós., libros traducidos y editados por Paidós., libros traducidos y editados por Paidós., libros traducidos y editados por Paidós.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.93
  94. 9494949494 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasanecdótica, puesto que hay violencias que vanespecíficamente en contra de la integridadpsicológica, por ejemplo la humillación. Estasviolencias psicológicas muchas veces son obrade la institución misma, aun cuando ésta seencuentre luchando contra otras violencias,en particular las violencias físicas.En este sentido les propongo cuatroseries de observaciones. La primera, muybreve, es la asociación entre violencia social yviolencia escolar. En una segunda serie quees más bien general, voy a evocar la posiciónque puede adoptar la escuela frente a estaviolencia. La tercera serie trata de unapedagogía para metabolizar la violencia; yoextraigo esta palabra, metabolizar, de labiología, es decir, el metabolismo comotransformación positiva de la violencia en algoque no sea violencia destructiva. Y finalmente,les voy a mostrar las conclusiones de lostrabajos realizados por nosotros en cuanto ala disminución de hechos violentos dentro delas escuelas.En cuanto a la primera serie deobservaciones, la violencia no es un fenómenoinicialmente escolar, es un fenómeno social.Por mucho tiempo la escuela logró lucharcontra ella simplemente porque construíamuros entre su propio ámbito y la sociedad. Yeran paredes muy altas e importantes,precisamente para que la violencia sedetuviera en las puertas de la escuela. Si lasescuelas no eran tan violentas antes, fuesimplemente porque el sistema era tal, quelos alumnos entraban abandonando parte desu personaje social y se sometían a las reglasimpuestas dentro de la institución escolar. Estaviolencia estaba contenida del mismo modoen la familia y en la calle. Lo que caracterizaa nuestro siglo es la disminución de los sistemasde contención ligada a la dilución, de unamanera general, de las referencias religiosaspero también morales, ampliamentecompartidas. Esta función de disolución delsuperyó, como dirían los psicoanalistas, dacomo resultado que los alumnos parezcan másviolentos. Pero de una forma más precisa, encuanto a la naturaleza de esa violenciacualitativa y cuantitativamente en el panoramamundial, en la escuela verdaderamente nohay un gran aumento de actos de violenciagraves.Ciertamente ocurren actos de violenciaque son lamentables. A veces hasta hayviolencia hacia los docentes. Pero en el campointernacional, lo que se puede observar hoyes el alza sistemática de lo que podríamosllamar la excitación de los alumnos. Es uncomportamiento que no los hace precisamenteestar disponibles para el saber escolar:podemos llamarlos “niños bólidos”, es decir,que reaccionan muy rápido y no saben ponerlelímite a sus impulsos. Me parece que en laactualidad la crisis mayor es la del pasajesistemático al acto. Los alumnos de haceveinte o treinta años eran quizás mentalmentetan violentos como los de hoy, pero no pasabanal acto. El pasaje al acto es lo que me pareceproblemático, ya que es un pasaje a laviolencia, a veces en términos de agresiónfísica, otras veces es un pasaje a la palabra,al grito, al insulto. Todos estos soncomportamientos especialmente violentospara quien los vive, pero que especialmentela escuela encuentra como violentos, porqueponen en peligro la organización misma de lainstitución y la imposibilidad de transmitirsaberes.Nuestros amigos de Bélgica y Suizahicieron estudios en 27 países del mundo, loscuales muestran que el problema mayor delos profesores es la excitación de los alumnos.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.94
  95. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 9595959595Hemos verificado la dificultad de hacerlosconcentrar en su tarea escolar. Por ejemplo elaño pasado yo mismo he observado en niñosde 10 años dificultades en volver a hacer yrepasar, actividades aplicadas a textosrelativamente simples y a ejercicios deconstrucción de rompecabezas. En el año1982 un chico podía tener 15 minutos deatención de trabajo focalizado sobre un objeto;hoy obtenemos un promedio de 4 a 5 minutosde atención, lo cual significa que estacapacidad ha disminuido considerablemente.No es que sean menos inteligentes, tampocoson menos capaces de pensar, lo que pasa esque están en un estado de excitaciónpermanente que está quizás ligado a nuestraforma de vida, a la televisión, en especial a laestética vertiginosa que tienen los canales paraevitar el zapping.Después está el problema, extendidointernacionalmente, del cansancio de loschicos, de la fatiga: duermen mucho menos yestán mucho más cansados, lo cual tiene quever con las condiciones de los hogares en losque viven. Antes la infancia estaba preservadade las preocupaciones de los adultos, encambio en la actualidad los chicos reciben lastensiones de los adultos como picotazos. Soncosas que los conmueven, que los ponen comoresortes, y como la contención no es suficiente,todo esto desencadena, a partir de actosaparentemente benignos, sistemas deviolencia. Muchas veces la situación sepresenta así: hay una excitación generalizada,una tensión que va subiendo y una “nada”,una “nadería” que hace reaccionar. Porejemplo, un alumno decide intervenir para quesu compañero no le pegue, y esto funcionacomo un chispazo que desencadena unapulseada frente a frente, entre personas,situación en la que tanto los alumnos comolos maestros procuran obtener la últimapalabra. Cuando observamos clínicamenteestas cuestiones, vemos que casi siempre laúltima palabra la tiene el maestro, perotambién la última palabra la pueden tener loschicos. Pongamos por caso que el profesorresponda a una provocación y en una pulseadacon los chicos. Al aumentar la agresión delalumnado, el profesor crea una situaciónincontrolable, una especie de corredera detoros o de juego de circo: los otros esperan elresultado, se ponen alrededor para ver quiénva a ganar. Esto lo vemos habitualmente conmis colegas y decimos que cuando hay unapulseada, violenta, siempre hay un muertosimbólico en la clase, que es aquel que va aceder, o que de algún modo va a sufrir el poderdel otro. Esta violencia que emerge en laescuela hay que tratarla, hay que procesarlaporque es incompatible con la tarea escolar.La segunda serie de observaciones tratade la vocación de la escuela misma. La escuelaes una institución que se construye como unesfuerzo para sorprender a la violenciahumana. Es un lugar donde los chicos tienenque descubrir la ley, no construir la ley; ellosno deben hacerla, sino descubrirla. Decimos“la ley” en el sentido antropológico deltérmino, antes de descubrir su sentido jurídico.Para los antropólogos son tres cosas: laprohibición del incesto, la prohibición demolestar a los demás y la prohibición de laviolencia que consiste en hacerlo todo paraque las soluciones privilegiadas sean aquellasque no van por el lado de la agresión física opsicológica. En el caso del incesto, no es unaregla moral, sino una regla fundadora: no haysociedad sin prohibición del incesto, porqueeso es lo que permite que las familias no sereplieguen sobre sí mismas y construyan uncolectivo. No molestar significa no destruir elvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.95
  96. 9696969696 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasbien común. En definitiva, hay sociedadcuando los hombres deciden justamente eso:no apelar a la violencia.Para mí, la metáfora esencial es la queemplea Marcel Mauss al final de un hermosolibro que se llama: Ensayo sobre el don. Tomael ejemplo de los caballeros de la mesaredonda. Desde su visión, ese es el espaciodonde se entra dejando la propia espada enla puerta: “Deja tu espada en la puerta. Entrasen un espacio donde no es tu espada la quehace ley, sino la posibilidad de hablar y hacersociedad”. Lo que digo en sentidoantropológico es que la ley no se discute, nopuede discutirse porque es la que permitediscutir sobre todo lo demás. La ley permitediscutir pero no es discutible, y es así porquesólo si se suspende la violencia es posiblediscutir. La suspensión de la violencia en esepunto no es discutible. Decir que la soluciónque se busca no pasa por la violencia: eso esel fundamento y es indiscutible. Ahora bien,no siempre las sociedades lo logran. Utilizanla violencia, pero lo que funda una sociedades el esfuerzo para no utilizar la violencia, paraponerle freno a los problemas. Nunca lasolución es inmediata, siempre hay quebuscarla, antes de ponerse de acuerdo en que,a veces, la única solución es la violencia.La violencia, la prohibición de laviolencia, no se discute sino que se descubre.Pero para que el niño la descubra tiene queentender que esa prohibición autoriza, que laprohibición de la violencia no es un caprichodel adulto, no es tampoco una voluntadarbitraria de la institución, sino que esaprohibición es la condición misma de su propiaexistencia, de la existencia de ese niño, y quees la condición de esa sociedad en la que élse inscribe, entender que el interdicto autorizael complejo, es decir, que se le pide al chicoque acepte una frustración. Está frustradoporque no habría de pasar al acto; él querríagritar, golpear, y se le dice que no lo haga.Pero lo que tiene que entender él es que esafrustración es la autorización para acceder aotro tipo de relación que permitirá resolvermás problemas y construir soluciones mejoresque el pasaje al acto y a la violencia. Entonces,la primera lección que podemos sacar de todoesto, es que le podemos decir a un chico:“Basta de violencia. Hay un lugar, un espacio,un marco, donde vos vas a poder expresar loque querías expresar violentamente, pero deotra forma”. No se le puede pedir a un chicoque le ponga límite a la violencia, si al mismotiempo no se instrumenta para él la posibilidadde decir, de un modo que no sea el violento,lo que él sí quería decir en esa forma: “Noseas violento, vas a tener un momento paradecir lo que querías hacer, no enseguida, perovas a poder ponerle freno para poder expresaralgo que es para vos legítimo. No estoy deacuerdo en que vos seas violento, pero yoentiendo que tu violencia para vos significaalgo y vas a poder expresar eso pero de otramanera que no sea violenta”.Muchas veces cito una anécdota muyinteresante del pedagogo polaco, JanuszKorczaK. Él había fundado orfelinatos enVarsovia y trataba de acompañar a chicos queestaban en situaciones sumamente difíciles:se peleaban todo el tiempo por la comida, lasupervivencia, porque cada uno queríaacaparar al maestro para sí. Este educadorbuscó dispositivos para luchar contra laviolencia de estos chicos entre sí, y conrespecto a los maestros. Claro que el reto entrade diversos modos, pero un día hizo unapropuesta que pedagógicamente me pareceextraordinaria. Les dijo a los chicos: “A partirde hoy, todos tienen derecho a pegarle al quevideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.96
  97. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 9797979797sea, pero avisándole por escrito 24 horasantes”. Entonces instaló en el orfanato una“caja de pelea” donde los chicos teníanderecho a escribir por qué querían pegarle aotro. Y si no sabían escribir, que buscaran aun chico más grande o a un maestro, a quienellos expusieran sus razones. Y esto se hacíatres o cuatro veces al día. Este pensador habíaapostado a que les decía que tenían derechoa la expresión, pero no con violencia, sino porotra vía. De este modo él planteó un actopedagógico que para mí es fundante de unapedagogía contra la violencia, puesto quepermite ponerle límite al acto de violencia enel que están muchos alumnos, siempre ycuando ese pasaje no se viva como laprohibición de expresarse, puesto que laparadoja de nuestras sociedades occidentaleses que se les pide que no pasen al acto y estotermina viviéndose como una imposibilidad deexpresarse. Esta intervención genera entoncesmás violencia interna, cuando en realidad elobjetivo es reconocer la existencia de laviolencia en el niño, pero buscando unamanera, un medio, un dispositivo pedagógicopara que pueda expresar lo que quiere decircon la violencia, pero con otro registro. Porsupuesto que no todos los chicos son capacesde esto, pero muchos lo son. En escuelasprimarias maternales, este dispositivo delbuzoncito y la creación de consejos de chicosque intentan verbalizar los conflictos,constituyen un marco ritual para procesar todoesto. Tiene que haber un marco ritual porqueno se pueden tratar los conflictos verbales sinritual, tiene que haber un ritual estructurantede otra manera, representado en un marcoespacial y temporal, un cuadro físico, un marcolimitado por reglas.La cuestión que hay que reafirmar es quela escuela es el lugar para postergar el pasajeal acto y no el lugar del pasaje al acto, lo cualpuede permitir otras soluciones. A partir deahí sin dudas hay maneras de trabajar y tratarlas reglas, no la ley, pues ésta no se discute.La distinción entre ley y reglas es fundamentalpara la filosofía política y la educación. En lasescuelas se sancionan las infracciones a lasreglas más que a la ley. Las reglas estánlimitadas a un marco y son dadas en unmomento para un determinado proyecto, porejemplo, “no se masca chicle en la escuela”,o “no se puede andar con la gorra puesta enla escuela”. No es la ley la que dice eso, esono es ni una infracción contra la ley del incestoni tampoco tiene nada que ver con el pasajeal acto; es una regla, y por definición, la regladebe y puede ser discutida, en todo caso notiene fuerza de ley. Para muchos chicos lasreglas se han hecho casi más importantes quelas leyes; y hemos visto que para muchoseducadores, las sanciones en las escuelas sonmayores por infracciones a la regla que porinfracciones a la ley. Por ejemplo unahumillación verbal, que es un ataque hacia laotra persona, es menos sancionada que elsimple hecho de no comportarse según reglascoyunturales como son las del grupo de laclase. Hay que ayudar a los alumnos a elegirentre ley y reglas, y a entender que no sonarbitrarias. Las reglas posibilitan proyectoscolectivos, las reglas son en realidadinstituciones contra lo que yo llamaría“coagulación” de los alumnos entre sí, o seacuando se constituye un grupo fusional queles impide a los compañeros posicionarse unosrespecto de otros.Para ir rápido y abordar la tercera serieque es más concreta, hemos planteado lahipótesis de que había cinco tipos de factorespara observar en los comportamientospedagógicos de lucha contra la violencia. Losvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.97
  98. 9898989898 - Observatorio argentino de violencia en las escuelashemos indicado como hipótesis de trabajo, yvienen de un mismo postulado: para la luchacontra la violencia escolar, lo más eficaz esinstalar en la enseñanza no la certeza, sino labúsqueda de la precisión, la justicia y la verdad.Esto implica poner en el corazón de la actividadpedagógica algo más que relaciones de fuerza,sobre todo entre alumnos y maestros, y en losalumnos entre sí. Planteamos que la búsquedade estos valores podía fundar otra actitudpedagógica, y hemos observado esta hipótesisen 5 terrenos.El primer terreno es la denominadarelación con el saber: hemos visto que habíauna disminución de violencia en las clases, entanto la relación con el saber era una cuestiónmás doméstica. En segundo lugar, vimos quehabía disminución de violencia cuando de unamanera más sistemática se recurría al trámiteinstrumental. Tercero: vimos una disminuciónsignificativa cuando se hacían actividades debúsqueda documentaria. En cuarto lugar,observamos en todos nuestros muestreos quehabía una disminución muy significativa de laviolencia, proporcional a las actividades decarácter artístico. En quinto lugar, se observóuna disminución significativa de la violenciamientras hubiera proyectos culturales en laescuela, o sea que se trataba de que el chicopusiera toda su energía en otro tipo de saberesdentro de la institución.Voy a retomar rápidamente estos cincofactores.Hay disminución de tensión y de violenciacuando el maestro tiene una relación nodogmática con el saber, es decir que el maestrotambién está en una postura de búsqueda.Esto se mide por la capacidad del docentepara estar, dentro de la capacidad de su saber,no en situación de reproducción sino dereinvención. El docente, sea de matemática,de filosofía o de geografía, no transmitesolamente su saber, sino también su relacióncon el saber. Una manera de ubicarse respectodel saber de carácter dogmático consiste enafirmar: “Esto es así, siempre es así, y no sedice una palabra más”, como si el saber fuerauna esencia eterna e inmutable. Por elcontrario, la relación con el saber puede serde carácter heurístico, de investigación, o seaque el docente se implica en una búsquedasobre el saber y la forma de transmitirlo. Porejemplo, hemos visto que los docentes enformación continua estaban en situación debúsqueda de una didáctica, haciendo ellosmismos, los maestros, trabajos personales ensus propias disciplinas y eso pacificabaconsiderablemente el ambiente de la clase.Eso es así porque el maestro les transmite algoque no viene de un elemento que es paratomar o dejar, sino que les transmite unaexigencia y se ofrece a su vez como modelo.Al contrario, cuando se transmite un modelopara tomar o para dejar, se crea una tensiónmuy fuerte entre los que toman y los quedejan, y eso puede dar lugar a la violencia y ala negatividad. En cambio, la relaciónheurística está asumida, como se busca enmuchos métodos, cuando el docente aceptaque no tuvo la capacidad suficiente, o no usóel método adecuado, y vuelve sobre lo hecho:“Lo expliqué mal, yo lo entendí mal, lo voy avolver a dar”. Ese saber permite observar muysignificativamente que el ambiente de la clasese pacifica y se serena; no lo resuelve todo,pero hemos visto una correlación significativaentre la naturaleza de la relación con el saberque tiene el maestro y la serenidad de la clase.Esta hipótesis concierne a la actitudexperimental y ha sido desarrollada en lafilosofía francesa y occidental desde hacemucho, concomitante con el surgimiento devideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.98
  99. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 9999999999la medicina experimental de Claude Bernard.Esta actitud experimental pone en posiciónde hacer hipótesis y verificarlas. Por lo tantoel mismo alumno se pone en búsqueda de unsaber exigente y no “coagulado”. La ventajade esto es que funda la autoridad en un lugarque no es la persona del maestro, porque enesta actitud experimental la verdad es lo quese observa, es lo que se verifica y no lo que elmaestro dice. Aunque para muchos alumnosla autoridad se confunde con la palabra delos maestros, lo importante es hacerlesentender a los chicos que el maestro tieneautoridad porque es el transmisor de unaverdad que no le pertenece, pero que sepuede verificar desde afuera. Se puede verentonces que lo que el maestro dice, no lodice porque tiene un capricho, sino porquesimplemente el docente es el intermediarioque permite acceder a la realidad de las cosas.En la tradición francesa estaba eso que lospensadores de la República llamaban “lalección de las cosas”, con respecto a lanecesidad de que los maestros llevaranobjetos, por ejemplo un animal, o la balanzadel almacenero. Luc Ferry ex Ministro deEducación de Francia, decía siempre: siustedes llevan un animal o una balanza a laclase, no es para divertir a los chicos, sinopara que ellos dejen de creerles a ustedes alpie de la letra y puedan creerle al objetomismo, que no es una emanación de laimaginación del maestro, sino que tiene quever con una autoridad que es la del mundo.Cuando fui director en Francia delInstituto Nacional de InvestigacionesPedagógicas, llevamos adelante un trabajo conGeorges Charpak, premio Nobel en física. Esteproyecto, que llamamos “Las manos en lamasa”, que consiste en proponer pequeñasexperiencias científicas muy concretas desdelos primeros grados, aun desde chiquitos de 5años. Se les da a los maestros unas valijitasdonde está todo el material para hacerlas. Ysi sostuve a Georges Charpak en susactividades, en las clases, y a los alumnos másfrágiles, fue porque yo pensaba que había queluchar contra el pensamiento mágico denuestras sociedades. Una paradoja actual esque hay cada vez más adelantos técnicos ysin embargo, cada vez hay más magia. Y estoocurre porque se sigue creyendo en elpensamiento mágico. Contra eso, yo queríaintroducir un verdadero pensamiento científico,y Georges Charpak, me había dicho: “Ustedse da cuenta que cuando ponemos a cuatrochicos con dos pilas, dos lamparitas, el quetiene razón no es el que tiene más fuerza,sino es el que junta todo eso para que hayaluz”. El árbitro no es aquel que grita, no es elque tiene el saber, ni siquiera es el maestro,sino que es el que muestra que hay unaexterioridad de la verdad respecto de lasituación. En este punto cabe aclarar que loque a mí me interesa es lo que hay en laclase, no en el patio por ejemplo, sino en elaula. Y en ese sentido, lo que venía diciendoes muy importante: observamos en las clasesque cuando hay tensión, cuando hay violencia,al hacer intervenir el pensamientoexperimental, se produce una situación quecobra gran importancia: la violencia de lasopiniones se ve regulada por el experimentoque los chicos van a tener que hacer. Elsegundo punto fue entonces el pensamientoexperimental.Tercero: búsqueda documentaria, másen el secundario que en el primario, perotambién en el primario. La importancia deldesarrollo de la investigación documentariatiene, en cierto sentido, la misma función quela actitud experimental, en cuanto se lleva alvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.99
  100. 100100100100100 - Observatorio argentino de violencia en las escuelaschico a hacer un trabajo que consiste en ir alas fuentes, a confrontarlas, a verificar laveracidad de esas fuentes. Nosotrosintentamos mostrar que incluso con alumnosmuy duros y muy violentos, en cuanto se losponía en la situación de búsqueda deinformación documentaria, había algo que lespasaba por la cabeza, es decir, tenían quesalir ellos de la afirmación brutal y entrar enun proceso a través del cual se despegabandel pasaje al acto. Esa búsqueda documentariano se refiere siempre a cuestiones delprograma escolar, puede referirse a lo que lesinteresa a ellos: objetos, cosas que tienen quever con la mecánica, con el video, etc.A través de esa investigación o búsquedapudimos mostrar que con los chicos másdifíciles se logra instrumentar un procesopersonal, una actitud interna del alumno queya no está puesta en la pareja generadora deviolencia, sino que se orienta por el lado de laprofundización.Y el cuarto tipo de actividad, que ennuestro trabajo constituye lo más probatorio,son las actividades de carácter artístico.Pudimos observar que aun en una escuelacon dificultades económicas, cuanto más artehay, hay menos violencia, aunque el entornosea difícil. Las actividades artísticas y sobretodo, las que implican al individuo de unaforma global, constituyen un factorimportantísimo de “serenización” ypacificación en la clase. Esas actividadespueden ser artes plásticas, teatro, música,coro, danza, expresión artística, etc. Hay unelemento esencial en esas actividadesartísticas y es que se efectúan con una actitudde búsqueda de la perfección. No es cuestiónde decirles “exprésense”, sino deacompañarlos para que la calidad de suexpresión sea muy buena y nuestra exigenciales permita ir hasta el fondo de sí mismos.Hay algo en este terreno que sin dudaes una experiencia del manejo de uno mismo.Con respecto a la simbolización, tiene quever con la capacidad de simbolizar las formasarcaicas que viven en ellos y en nosotros, ycreo que esto es algo fundamental en ladefinición misma que podemos dar de lacultura. La cultura es lo que expresa las formasarcaicas que nos habitan, incluso lasdestructivas, pero domesticándolas ymanipulándolas. O bien manipulamos nuestrasformas arcaicas o ellas nos van a manipular;en este sentido la expresión artística es talvez la manera de acceder a esa capacidadmental de percibir lo más peligroso de nosotrosmismos y expresarlo de una manera que lotransforme y lo ponga a distancia, o sea quelo simbólico permite construir unapersonalidad apaciguada.Los alumnos que pudieron utilizar laexpresión artística para mostrar, para expresarlo que vive en ellos, incluso su rebelión, susangustias y sus grandes inquietudes, se sientenserenos y también el clima general de laescuela se apacigua gracias a todo ello.Tenemos chicos que no están quietos, que noson serenos. Hice un trabajo en Francia y losresultados me asustaron, porque casi uno decada dos chicos de 14 años piensa que el findel mundo va a ocurrir antes de que él puedavivir toda su vida. Quiere decir que ese chicove esta situación como explosiva y peligrosa.Eso lo fuimos midiendo de muy cerca conentrevistas clínicas y mostrando quemuchísimos chicos tienen terribles pesadillasque alimentan miedos pavorosos sobre elmundo actual. Eso pasó siempre, está en lasleyendas, los mitos, que le daban forma a esasangustias mentales. La mitología es unamanera de darle forma a las angustiasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.100
  101. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 101101101101101arcaicas; la figura del logro expresa que cadaindividuo siempre puede llegar a estaramenazado, o puede llegar a comerse a quienquiere mucho, ya que nunca encontramos elequilibrio entre el amor y el canibalismo.Observamos que la expresión artística, en lamedida en que permite encontrar lo quellamamos fundamentales antropológicos,calma a muchos niños considerablemente,aunque esto no tenga un carácter automático.Como quinto y último argumento queprolonga al anterior, nosotros hemos visto ennuestra investigación que se producesignificativa disminución de la violencia entodos los establecimientos que tienen unproyecto visible e identificado por los alumnos,que no se limita al conjunto de cursos ydocentes. Ese es el “efecto establecimiento”,dice un sociólogo francés. Él distingue el“efecto maestro” del “efectoestablecimiento”; esta distinción tiene que vercon que algunos chicos tienen la capacidadde percibir al establecimiento como unaentidad con un proyecto, con proyectosglobales. Y eso les importa. Poco interesa quéclase de proyecto sea, si es un proyectocultural, deportivo o humanitario. Lo cierto esque cuando el establecimiento tiene unproyecto fuerte y una idea a la que los alumnospueden aplicarse, hay disminución notable delos actos de violencia. Por supuesto todo estono es automático y solamente les estoymostrando correlaciones, tratamos de explicarque hay factores que pueden llegar a disminuirsignificativamente la violencia en el aula, enlos establecimientos, y que eso es una cuestiónde pedagogía. Por supuesto que se puedenponer reglamentos y sanciones, pero parabajar la violencia se debe crear un clima enlos establecimientos. En Francia hay muchostrabajos sobre la noción de clima, quecontribuyen mucho en la construcción de laparte experimental, incluyendo lodocumentario, la experiencia artística y elproyecto de establecimiento.Finalmente, ¿qué se juega detrás de esasactividades que estoy evocando? Lo que sejuega es la constitución del alumno comosujeto. La constitución del alumno como sujetoque sea capaz de saber que está en el mundosin pensar que es el centro del mundo. Ysabemos que es muy difícil. El egocentrismoinicial está íntimamente ligado a unegocentrismo cultivado por la maquinariapublicitaria y la mediática que les dice a loschicos: “Tus deseos son órdenes” (y si no tenéslo que querés, es porque los adultos sonmalos). Me parece muy importante estaratento hoy a una pedagogía que puedapermitirle al chico construirse como sujeto, yno ser simplemente un consumidor, o seaalguien que funciona simplemente pormimetismo y buscando su identidad a travésde grupos que ejercen un imperio sobre él.Para mí es un tema muy importante.Contrariamente a lo que se dice a veces enlos países occidentales europeos acerca de quehay una crisis de la autoridad tradicional,nosotros pensamos que no hay una crisis dela autoridad en sí misma, ya que hay unaautoridad muy fuerte entre los adolescentes,pero no son los padres ni los maestros ni lospolicías, sino que son los animadores detelevisión. Los que tienen autoridad sobre losjóvenes son los “señores de la tele”, capacesde hacerles hacer muchas más cosas que loseducadores.Detrás de esta cuestión hay otra quegenera un nuevo interrogante: ¿por qué losjóvenes son capaces de someterse a un grupoque obliga a hablar de tal manera, a escucharvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.101
  102. 102102102102102 - Observatorio argentino de violencia en las escuelastal o cual música o determinadas películas?¿Por qué el grupo? ¿Por qué los jóvenesaceptan la autoridad tan dura y violenta, laautoridad “clánica” de los grupos en los cualesse encuentra, mientras que se rehúsa a laautoridad de los adultos? Esto ocurre quizásporque esos grupos les dan algo que los adultosya no les proporcionan. Les dan quizás la ideade que van a salir de la soledad, mientras quela autoridad de los adultos no les proporcionala sensación de ser portadora de porvenir.Cuando un adulto no tiene autoridad, esporque no encarna el porvenir, una promesade porvenir, un porvenir cualquiera. Un adultocon muchas más posibilidades de ejercer suautoridad legítima con los niños y ante elloses aquel capaz de llevar adelante un proyectode porvenir a través de lo que él mismo es, através de lo que él mismo dice.Termino diciéndoles que no creo haberlesdado una respuesta definitiva, simplementequería señalar que ante el ascenso defenómenos anódicos, de desviaciones,nuestras sociedades van a encontrarse cadavez más ante la alternativa de la merarepresión, o frente a la elección de laprevención. Frente a estos fenómenos anódicospodemos estar tentados a poner sistemas decontención, incluida la contención química.Ustedes saben al igual que yo que en muchospaíses se ha llegado a diagnosticar el 35 al 45% de chicos hiperactivos tratados con Ritalina.Si hiciéramos este mismo estudio en Francia,encontraríamos cifras muy altas. Como vemos,la contención puede ser química, pero tambiénpuede ser hipnótica: la tele, el video, todoeso es contención hipnótica. Tenemos chicos,jóvenes que están con los jueguitos 4 ó 5 horaspor día, lo que resulta casi una lobotomización.También la contención puede ser meramenteautoritaria, y dar miedo. Sin embargo, todasesas formas de contención funcionan comoun peso sobre la tapa de la olla, de tal maneraque no tratan ni procesan los problemasexistentes entre los jóvenes de hoy; tampocoprocuran permitirles a los chicos expresar susviolencias de un modo no violento. Nuestrassociedades occidentales, veamos el ejemplonorteamericano, eligen cada vez más lacontención en todas sus formas, en vez de laprevención y la educación. Con respecto aesto yo pienso que nosotros los pedagogostenemos un deber de resistencia en relacióncon quienes piensan que sólo la contenciónresolverá el problema de la violencia. Tenemosel deber de decir que la solución no es sólocuestión de contencion, sino queprincipalemente, son la educación y laprevención las que pueden resolverlo. Lesagradezco mucho por su atención.RONDA DE PREGUNTASSede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires: ¿Hanestudiado en Francia la relación entre la drogay la violencia en los jóvenes?Philippe Meirieu:Philippe Meirieu:Philippe Meirieu:Philippe Meirieu:Philippe Meirieu: Por mi parte ypersonalmente no estudié la relación entredroga y violencia. Tenemos un equipo deinvestigación que se dedicó a estas cuestiones.Tiendo a pensar que son las dos fases de unamisma reacción, de una misma incapacidadpara expresarse de otra manera. Por un lado,una proyección agresiva; por otro, el replieguesobre sí mismos. Son dos huidas simétricas.Algunos chicos y adolescentes pueden alternarestas dos formas de huida. No sé exactamentecómo analizar la relación entre estas doscuestiones, no tengo elementos estadísticosque me permitan probar que la disminuciónde la violencia tal como la observamosvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.102
  103. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 103103103103103produzca una disminución en el uso de drogas,no tengo una manera de demostrarlo. Perosiento que es posible y que en todo caso estetema merecería ser trabajado e investigado.Conozco poco del tema de la droga yparticularmente estoy poco informado delcostado médico de estas cuestiones.Sede provincia de Buenos Aires:Sede provincia de Buenos Aires:Sede provincia de Buenos Aires:Sede provincia de Buenos Aires:Sede provincia de Buenos Aires: ¿Lafamilia tiene que tener algún lugar departicipación en todo lo relacionado con laviolencia en la escuela?PPPPP. M.:. M.:. M.:. M.:. M.: Hemos tomado situacionesescolares y familiares comparables y hemosmostrado que aún en situaciones difíciles enel plano social-familiar, la pedagogía podíacontribuir a traer un alivio y a hacer disminuirlos actos de agresión y violencia. Ese es unelemento fuerte, que la familia tiene un rolpara jugar es absolutamente evidente. EnFrancia tardamos mucho en hacer lo que yollamé: “la formación para la parentalidad”.La mayoría de las familias se quedan sinreaccionar frente a las actitudes de sus chicos.Van oscilando entre el autoritarismo y la laxitud.Cada tanto son muy autoritarias al afirmar quehay reglas que no deben ser trasgredidas yluego, como no lo logran, se ponen muy laxasy dicen “es tu problema, no es el mío, hacé loque quieras”. Observamos esta oscilación entrepadres que dicen “hacé lo yo quiero” y cuandono funciona, le dicen al chico “hacé lo quevos quieras”. Y el joven se desestabiliza porquela firmeza en la autoridad es mínima. Lo quevemos, en particular el equipo de mis colegasbelgas, es que aquellas familias en que laeducación sobre la violencia funciona mejor,son las que tienen una forma de regulaciónestable. Esto no quiere decir que son máseficaces los que son más autoritarios, sino losque son más estables en su comportamiento:los padres ponen reglas que se mantienen enel tiempo. Según el estudio de mis colegas esmuy importante que haya ese seguimiento.Entonces un elemento fundamental en la luchacontra la violencia tal vez sea una forma deestabilidad en las familias. Perodesgraciadamente esa estabilidad sufrealteraciones, por separaciones y por problemassociales, lo que provoca que los chicos notengan una referencia estable.Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza:Sede Mendoza: Quisiéramos saber si enel proyecto del que habla el profesor se tratóel límite que tiene que ver con la comunicacióninterpersonal, en el sentido crítico y activo delas relaciones de comunicación.PPPPP. M.:. M.:. M.:. M.:. M.: En algunas escuelas pusimosalumnos que son mediadores, formados pornosotros. Son voluntarios que formamosdurante algunos días; en general se demorade 3 a 5 días para construir el primer discursoen caso de dificultad, de disputa, de conflictoentre otros compañeros. Nosotros creamoseste proyecto, pero no estoy seguro de queesto tenga un muy gran efecto, ni siquieraentre los propios alumnos mediadores. A ellosen particular les da un rol, una responsabilidady les permite encontrar un status; esocontribuye a facilitarles el lugar a todos losdemás. También creamos recientementelugares de escucha para los alumnos ensituación de indefensión o de angustia, sobretodo cuando esta situación ocurre en el senode la familia, o cuando los profesores observanque pueden intervenir en el caso de que unode los alumnos ha perdido la brújula. Losmaestros pueden enviar un psicólogo que losescuche y que les permita verbalizar estasituación y esto funciona bien sobre todo enla escuela media.Acerca de la eficacia de estos programassegún el género, en los países occidentaleslas chicas generalmente no plantean grandesvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.103
  104. 104104104104104 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasproblemas; son los varones los problemáticos,tanto en problemas escolares como encomportamiento. Una chica mala alumna estan difícil de encontrar como un varón muyestudioso. En proporción, entre nosotros hayun desvío considerable entre las chicas queavanzan más, aprenden, se comprometen yse integran en la escuela. El porcentaje dedelincuencia en la escuela está representadopor la tasa entre hombres y mujeres en lascárceles francesas: un 87% contra un 13%. Yes más o menos el mismo porcentaje respectode los casos de violencia en las escuelas, locual hace que la cuestión se haya convertidoen un tema sexuado: se trata de saber porqué las chicas se adaptan mejor a la escuelaque los varones y por qué los varones estánen esa relación mucho más difícil y violentacon la institución escolar. Nosotros tenemosese problema, no estoy seguro de que ustedeslo tengan y no sabemos cómo hacer con eseasunto. Hay quienes proponen que se reveael status que se les da a los varones: en generalse expresan a través de la virilidad machista ycreen que es cosa de su identidad creada poruna fuerza brutal, mientras que las chicaspueden construir su identidad en el trabajoescolar. ¿Por qué los chicos prefieren construirsu identidad en un ambiente de violencia,machismo y agresión, mientras que las chicasprefieren construirla en un trabajo cuidadoso,de mucho compromiso, con todo lo social quese juega? Lo problemático entre nosotros esque las chicas pueden ser mucho mejores quelos varones. En resultados escolares ellas estánen un 40% más alto que ellos. A pesar deesto no son ellas las que gobiernan el país. Lainstitución escolar siempre se las arregla paradesvalorizar los resultados de las chicasdiciendo que si ellas tienen buenos resultadosno es porque sean más inteligentes, sino esporque son más aplicadas. Como son másaplicadas, se las orienta menos, lo que haceque los varones presenten un comportamientomás perturbador y resultados menosinteresantes. Esto es un paréntesis que no tieneque ver con este país, pero que puede llegara ser interesante para llegar a entender losfenómenos sexuados en la violencia. Enoccidente se cree que hay una imagen de lavirilidad que causa daño en cierta cantidadde varones, porque hay un arquetipo devirilidad que los hace expresarse en el registrodel pasaje al acto y la violencia.Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta:Sede Salta: Queremos saber cómopuede luchar la institución escuela contra lascondiciones sociales, que se caracterizan porla marginalidad y la exclusión, cuando nosotrostenemos poblaciones escolares que provienende hogares violentos y que se trasladan alámbito escolar. ¿Cómo luchamos contra eso?PPPPP. M.:. M.:. M.:. M.:. M.: Por supuesto indiqué que laviolencia no es escolar en primera instancia,sino que es social. Los jóvenes tienen tendenciaa reproducir en la escuela lo que viven en suscasas y en sus barrios. Nosotros los docentesno tenemos demasiado peso sobre lo que pasaen las casas, pero las observaciones quehacemos pueden permitirnos cierto optimismocuando trabajamos con alumnos que tienenla suerte de ser acompañados en una escueladonde se hace todo un trabajo sobre “el nopasaje al acto”. Ahí vemos que ellos puedenencontrar en la escuela una suerte decompensación respecto de la situaciónfamiliar. Es muy difícil. La escuela es muypaciente, es muy capaz de acompañar a loschicos, pero creo que también tiene el poderrespecto a los alumnos y muchas veces tienemás poder de lo que ella misma cree. Sobretodo en Francia vivimos todo un período en elque la dominante del pensamiento pedagógicovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.104
  105. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 105105105105105era una suerte de determinismo que decía queen el fondo el comportamiento social y lafamilia condicionaban totalmente elcomportamiento del alumnado, y ahora losinvestigadores nos dicen que en un mediosocial desfavorable, las prácticas pedagógicaspueden hacer una diferencia. No podemoscompensar completamente el déficit del mediosocial y familiar, pero si tomamos dos alumnoscon las mismas dificultades sociales yfamiliares, y con uno de ellos se hace unapedagogía de acuerdo con los ejes indicados,va a haber mucha más posibilidad de hacerloconstruirse en forma pacífica consigo mismoy con los demás.No tenemos poder más adelante, en laintegración social, en el acceso al mundo deltrabajo. Sabemos que algunas violenciastambién están ligadas a la sensacióninteriorizada de algunos alumnos y de lafamilia porque “la escuela es una imposturaque no da acceso al mundo del trabajo”. Laescuela ha perdido credibilidad para alumnosy familias. En todo caso en Francia se creeque terminando la escuela en ese país seobtiene inmediatamente un futuro venturoso.Al contrario de esa creencia eso no siemprees así, lo que provoca una violencia contra laescuela por parte de las familias. Nosotrosobservamos el desarrollo de la violenciacuando un padre viene a romperle la cara aun profesor a la salida de la escuela.Observamos ese fenómeno social muypreocupante que tiene que ver con la maneraen que la sociedad reconoce o no el lugar desu escuela y el status de sus profesores. Lasociedad tiene que defender fuertemente ala escuela y a sus maestros y profesores contralas agresiones que pueden emanar de algunasfamilias, es un deber de la sociedad darles asus maestros la importancia que tienen.Tal vez dejo muchos huecos deinformación, pero el hecho es que hemos sidomuy fatalistas en educación y yo quiero dejarun mensaje más esperanzado. Ahora las cosasson más complicadas, sin embargo un chicopuede encontrarse durante su escolaridad conun adulto que un día le diga algo que le hagacambiar totalmente la manera de ver las cosas.Nunca debemos olvidar que tenemos un poderenorme, aun cuando el alumno no cambie decomportamiento ante nuestros ojos. Laeducación sigue su camino, por eso nuncatenemos que desesperarnos en cuanto a losfrutos que recojan lo que hacemos. Creo queaunque no seamos testigos inmediatos porquelo inmediato no prende, tenemos que darlesa los chicos esas pequeñas cuotas deesperanza que los habiliten. Finalmente, hayque darles el tiempo para que esto seconstruya.Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires:Sede Ciudad de Buenos Aires: Encuanto a la violencia en la escuela, ¿se hapodido establecer algún tipo de vínculo conestos aspectos: el liderazgo en la institución,los equipos de conducción; la presencia dereglas que se aplican no para los adultos sinosólo para alumnos, la alta movilidad de losdocentes, la presencia discontinua de losdocentes?PPPPP. M.:. M.:. M.:. M.:. M.: Por supuesto que estamos, comoustedes, ante esa situación de grandiscontinuidad docente, porque en Francia elsistema de nombramiento está muycentralizado: todo joven docente hace uno odos años de pasantía en escuelas y hay unarotación permanente que no permiteestablecer ni equipos ni proyectos. El quintopunto que traje en las variables está muycomprometido por esta falta de estabilidaden los docentes. Más allá está el trabajo enequipo de los maestros y profesores. Hay algovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.105
  106. 106106106106106 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasmuy importante que se registra en nuestrotrabajo de entrevistas a los alumnos: lanecesidad de coherencia de los maestros entresí y la perceptibilidad de esta coherencia. Nobasta con que los maestros se encuentren paraponerse de acuerdo sobre un nuevo punto, esimportante que los alumnos perciban al equipodocente en su unidad, por eso cada vez quees posible en la enseñanza secundariainsistimos tanto en que regularmente el equipodocente completo se encuentre con la claseque tenga a cargo y que la clase esté enpresencia del equipo completo de docentes,para que los chicos puedan tener unarepresentación total de la unidad de lainstitución escolar. Hay un déficit en larepresentación de la unidad: tanto los docentescomo los alumnos van de un curso, a otro, yesto hace que no se perciba a la escuela comouna unidad. Pienso que es muy importanteque haya una dirección que favorezca nosolamente el trabajo en equipo de los docentesy el hecho de que se pongan de acuerdo encierto tipo de reglas y comportamientoshomogéneos, sino que también esto seasimbolizado materialmente a través deencuentros regulares entre una clase y elconjunto de docentes de esa clase, cosa quees muy difícil entre nosotros, al menos enFrancia.Sede prSede prSede prSede prSede provincia de Buenos Airovincia de Buenos Airovincia de Buenos Airovincia de Buenos Airovincia de Buenos Aires:es:es:es:es: Yotrabajo con la violencia en el conurbanobonaerense, donde generalmente se hablamucho de la apatía del adolescente,justamente se habla de cuando el adolescentees tratado como objeto y no como sujeto. Estotambién es generador de violencia. ¿Podríapor favor también hablarnos de esta posturadel adolescente?PPPPP. M.:. M.:. M.:. M.:. M.: Sí, por supuesto. Está claro que laviolencia es la manifestación, lo dijimos unpoco con el tema de la droga, es unamanifestación desviante que va de la manode la apatía en algunos adolescentes. Van dela apatía a la violencia, de la frustración a laviolencia. Son dos maneras de negarse a entraren relación con el otro. Y ahí aparece algoimportante: el reconocimiento del adolescentecomo una persona y el hecho de tener conesa persona una relación que sea humana,éticamente equilibrada. Puedo parecer unpoco teórico, pero la dificultad de todo docentees que siempre tiene que administrar unaasimetría relacional. Intelectualmente elmaestro está por encima del alumno,felizmente porque conoce cosas que elalumno no conoce, y por eso es maestro. Peroel maestro es un ser humano tanto como elalumno, en esa relación llamada “de sujeto asujeto”. Y pienso que el adolescente tiene quesentir frente a él, frente al adulto, que seasume una diferencia. Pero al mismo tiempoacepta su parecido con él, es decir, aceptaentrar en una relación auténtica con él. Creoque lo que hace a la relación pedagógica esel equilibrio sutil entre la diferencia y elparecido: “Soy bastante distinto de vos comopara ayudarte, pero me parezco bastante avos como para entenderte y hablar con vos”.Si me parezco demasiado, no te puedo ayudar.Si soy muy distinto, tampoco te puedoentender. Entonces el docente debe ser porun lado bastante parecido para entender ybastante distinto para ayudar. Esa es unadificultad permanente, es un problema deposicionamiento: unas veces el docente esmuy distinto, entonces no hay relación; o eldocente está muy cerca y ahí ya no tiene máslegitimidad de educador porque es como unadolescente más. Creo que el adolescentenecesita adultos que se asuman en ladiferencia, pero que sean capaces de estar lovideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.106
  107. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 107107107107107suficientemente cerca como para entrar encontacto con el adolescente.No sé en que punto están ustedes,nosotros estamos creando un código dedeontología docente, es decir, lo que haceque un docente pueda no hablar de ciertasconversaciones que haya tenido con susalumnos, como pasa con un médico que nohabla de sus pacientes, y el derecho o el “noderecho” de sí hacerlo ante sus colegas. Ahítenemos que avanzar, porque los adolescentesnecesitan adultos en quienes confiarverdaderamente, que aun asumiéndose comoadultos, sean hombres y mujeres con los quese pueda hablar con libertad. No son amigos,no son compañeros, son educadores con losque pueden hablar en libertad.Hay una gran soledad en losadolescentes hoy, la civilización de lacomunicación en la que estamos nos haceolvidar que ocurre lo que podríamos llamaruna “desligación transgeneracional”. Lasgeneraciones se separan y se comunicanmenos que antes. Los adolescentes están solosa veces, sin comunicación con los más jóvenesni con los mayores. Ellos tienen la necesidadde un “pasador”, un personaje muyimportante en la mitología, que vaya desdeel mundo de la infancia al mundo del adulto.En lugar de “pasadores”, los adolescentes seencuentran con aduaneros que les pidendocumentos. La diferencia está en que elpasador es el que permite pasar la frontera, yel aduanero es el que no quiere que pasemosla frontera. El primero es el que ayuda a queentremos en la vía adulta, que es una vidadifícil, de renunciamientos, en la cual hay queelegir.Esto genera un fenómeno típico de lamodernidad: la instalación de los jóvenes enla adolescencia. Lo que está ocurriendo es unasuerte de perpetuación en esta etapa, y estoimplica que la sensación de inestabilidad envez de ser provisoria, viene para instalarse.Llegando al final de esta conferenciaqueda preguntarnos que responsabilidades nosatañen como adultos. Y una de ellas es la deayudar a los adolescentes a entrar al mundode la adultez, y no dejarlos abandonados a lainestabilidad permanente.Buenas tardes y muchas gracias a todos.Fue un gusto compartir este espacio conustedes.Corrección y adaptación: profesora SilviaMartínez Carranza de Delucchivideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.107
  108. 108108108108108 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.108
  109. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 109109109109109EPÍLOGOLA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASLA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASLA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASLA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASLA VIOLENCIA EN LAS ESCUELASLa lectura de los materiales contenidos en este libro permite apreciar tanto la relevanciacomo la complejidad del problema que estamos enfrentando. Ambas características estáníntimamente relacionadas. La relevancia se pone de manifiesto por la atención que losfenómenos de violencia en las escuelas están mereciendo por parte de investigadores dedistintas disciplinas, autoridades gubernamentales, organismos internacionales, medios decomunicación, organizaciones de docentes, padres y madres y los propios alumnos y estudiantes.Un fenómeno de tanta relevancia no admite análisis unidimensionales ni estrategias simplesde acción para enfrentarlos.El punto de partida de la mirada que los investigadores aportan con sus estudios consisteen reconocer que no existe un solo tipo de violencia. Al contrario de lo que suele hacer lainformación mediática, no podemos poner en la misma categoría la violencia ligada a factoresculturales o políticos (como el antisemitismo, la xenofobia o la intolerancia religiosa), la violenciaoriginada por situaciones de exclusión y de marginalidad social (como el desempleo, la pobrezao la indigencia), la violencia ligada al consumo de drogas o la asociada a patologías psicológicasespecíficas, por citar sólo las categorías más frecuentes. En cada caso particular se puede daruna combinación de todos estos factores, pero los análisis incluidos en esta publicación nosayudan a no caer en diagnósticos basados en amalgamas donde se mezclan cuestiones deíndole muy diferente.Un hecho es evidente: sea por la mayor exposición mediática o por procesos reales deruptura de la cohesión social, existe una percepción social según la cual los fenómenos deviolencia en las escuelas están aumentando. Dicha expansión, a su vez, está estimulando laformulación de demandas que no se apoyan en la idea de enfrentar la violencia con instrumentospedagógicos sino con el refuerzo de medidas de seguridad y/o con estrategias destinadas afragmentar el sistema educativo en una oferta que separe y que ofrezca a cada sector, individuoo grupo, una propuesta pedagógica adaptada a sus requerimientos culturales o psicológicos. Sibien se podría considerar que este tipo de respuestas son comprensibles y que pueden parecersoluciones apropiadas en el corto plazo, las reflexiones y análisis contenidos en este libro nospermiten advertir que, en el mediano y largo plazo, con esas respuestas se corre el serio riesgode agravar el problema que se pretende resolver.Afirmar que estamos ante un problema complejo implica asumir que están en juego unconjunto muy amplio de factores y que el éxito de cualquier programa en este campo pasa porla aplicación de estrategias sistémicas, es decir, estrategias que intervengan en todos los nivelesdel problema. La visión sistémica no significa decir que desde la educación es preciso enfrentarel problema demográfico, económico, tecnológico, psicológico, cultural y político ni, tampoco,que es preciso hacer todo al mismo tiempo. Tener conciencia de la complejidad del problemapermite, al contrario, definir más adecuadamente la secuencia de las acciones, las alianzascon otros sectores y el contexto en el cual se ubican las acciones educativas.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.109
  110. 110110110110110 - Observatorio argentino de violencia en las escuelasAl respecto, no partimos de cero. Es necesario evaluar los resultados de las acciones y delas experiencias del pasado y contextualizar las estrategias de acción para garantizar supertinencia y su relevancia. Estas evaluaciones nos indican claramente que la escuela nopuede enfrentar sola estos problemas, que ella debe romper el aislamiento y establecer nuevospactos, nuevos contratos con otros actores sociales y agentes de socialización, especialmentecon los padres y con los medios de comunicación.La idea de los acuerdos con los otros actores es una idea válida para las decisiones tantoa nivel de la institución como del sistema educativo. Pero además de esta dimensión institucional,es necesario que avancemos en las orientaciones para el trabajo en el aula. La preguntafundamental es ¿Como enseñar las capacidades que requiere un ciudadano democrático?Desde el punto de vista metodológico, el debate y la experiencia del pasado nos confirmaclaramente que si bien la información y los conocimientos son un aspecto importante, no sonsuficientes. La formación de valores contiene un elemento actitudinal que no puede ser expresadosolamente en resultados cognitivos. No se trata, en consecuencia, de agregar una materiamás en el currículo. El conocimiento de la historia, de la cultura, de las lenguas, el manejo delos conceptos científicos, etc. son una condición necesaria pero no suficiente. El objetivo finales la formación y el desarrollo de las capacidades, las competencias y los valores que permitanuna participación ciudadana basada en el respeto al otro y en la no violencia. La aplicación demetodologías orientadas a la adquisición de estas competencias es tan importante como loscontenidos y la información que se distribuye. Al respecto, existe consenso general en reconocerque son los métodos activos los instrumentos más adecuados para alcanzar estos objetivos. Sinpretender agotar esta discusión, estimo necesario señalar que los resultados de las accionesdestinadas a la formación de valores y actitudes muestran que debemos prestar mucha atenciónal problema de la transferencia del aprendizaje. La creatividad, la solidaridad, la aptitud paratrabajar en equipo, la tolerancia, etc. no se transfieren automática ni espontáneamente desdeun campo a otro. Es posible ser creativo o solidario con un grupo o en una disciplina y no enotras. Por esta razón los logros en la formación de valores son siempre frágiles y exigen unesfuerzo permanente y renovado.Otro aspecto que todas las investigaciones coinciden en señalar es la íntima relación queexiste entre violencia y lenguaje. Los niños y jóvenes que actúan en forma violenta se caracterizanpor valorizar muy poco el uso de la palabra. Esta desconfianza con respecto al lenguaje constituyeun aspecto sobre el cual es preciso prestar atención. Para que la escuela logre ampliar lospatrones de comunicación verbal, necesita de acciones mucho más masivas en el ámbito de laenseñanza de lenguas y de la práctica del diálogo como experiencia de aprendizaje.En este sentido, el clima de la institución es muy importante. Las estrategias educativasdeben basarse en el principio de considerar que todo alumno (y ahora habría que agregar tododocente) tienen derecho a sentirse seguros en su escuela y que se les evite toda forma deopresión o de humillación.Este derecho debería traducirse en medidas concretas, tanto a nivelde la institución como del propio sistema escolar. Establecer colectivamente reglas y normasde convivencia, con mensajes claros según los cuales no se aceptarán actitudes de hostigamiento,de burlas o de descalificación, tienen efectos positivos sobre el comportamiento de alumnos ydocentes.videoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.110
  111. CÁTEDRA ABIERTA: Aportes para pensar la violencia en las escuelas - 111111111111111Es probable que los educadores que enfrentan cotidianamente los problemas de laviolencia, la exclusión y la marginalidad, encuentren estas respuestas un poco generales yalejadas de sus necesidades inmediatas. Sin embargo, también es cierto que las acciones detodos los días y las respuestas específicas a problemas puntuales sólo serán efectivas si searticulan con acciones y con visiones de largo plazo. En este sentido, quisiera repetir unafórmula que me parece hoy más pertinente que nunca: el largo plazo también es urgente.Lic. Juan Carlos TedescoMinistro de Educaciónde la Naciónvideoconferencias.pmd 03/07/2008, 11:03 a.m.111

×