• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Profecias se estan cumpliendo
 

Profecias se estan cumpliendo

on

  • 3,430 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,430
Views on SlideShare
3,326
Embed Views
104

Actions

Likes
0
Downloads
33
Comments
0

3 Embeds 104

http://www.mensajetercerangel.com 86
http://mensajetercerangel.com 17
http://localhost 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Profecias se estan cumpliendo Profecias se estan cumpliendo Document Transcript

    • 1 LAS PROFECÍAS SE ESTÁN CUMPLIENDO Las señales ya están presentes en nuestro entorno Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. (Luc. 21: 31) __________________________________________________________Desde hace mucho tiempo, siglos y años que la iglesia cristiana ha venidoesperando el cumplimiento de una de las mayores y la más grande profecíacontenida en las Sagradas Escrituras, la más alentadora y esperanzadora detodas las edades, la segunda venida de Cristo. Esta promesa ha sidoanunciada desde muy temprano en el tiempo, desde el mismo momento enque el hombre cayó en pecado, se le prometió a este que sería redimido poruna intervención divina y el fin de lo que sería el mal que en esos momentoscomenzaba sobre la tierra (Gén. 3: 15), la promesa también fue repetida a losprimeros Patriarcas que vivieron antes del diluvio y predicada durante esetiempo (Jud. 14 – 15) sin embargo la promesa no se cumplió en sus días ytodos ellos murieron sin ver ese gran evento.La promesa también fue anunciada a los Patriarcas posteriores y a través detodas las etapas de la vida y los tiempos del Antiguo Testamento pero sinllevarse a efecto su cumplimiento, el Nuevo Testamento pone todo el énfasisen este acontecimiento, Cristo mismo se encarga de repetirlo a sus discípulosdando detalles importantes sobre aquel portentoso suceso, señales y eventosprevios en todo orden de cosas se cumplirían previo a su retorno a la tierra yde estos acontecimientos advirtió que estuviéramos atentos como indicadoresde acontecimientos importantes y finalmente advirtiendo que el fin se acerca,Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestrascabezas, porque vuestra redención está cerca. Así también vosotros,cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reinode Dios. (Luc. 21: 28, 31)
    • 2Desde el monte de los Olivos, Cristo entrega un panorama completo aunquemuy general de estos eventos, muchos creyeron que aquel acontecimiento seefectuaría en sus días, “Entonces los que se habían reunido le preguntaron,diciendo: Señor, ¿restauraras el reino a Israel en este tiempo? (Hech. 1:6) pero la promesa “tardo” debido a que el tiempo no era el que indicaban lasprofecías, abrían de cumplirse otros eventos previos a su retorno “Y cuandooigas de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario queestas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.(Luc. 21: 9) Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá (Cristo)sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, elhijo de perdición (2ª Tesal. 2: 3)Daniel como Apocalipsis, revelan detalles sorprendentes y completan uncuadro asombroso de profecías que debían de cumplirse previo al retorno deCristo, dando a conocer que no solamente existiría un ministerio terrenal delMesías, sino que habría también un ministerio celestial y de forma paralela aeste último, se producirían acontecimientos en la tierra que revelarían el actuarde los poderes del mal, la maduración de este y el surgimiento de la iglesiaremanente que llevaría finalmente el último mensaje a toda la tierra.Apocalipsis pone su énfasis en el factor del tiempo para revelar que lasprofecías se están cumpliendo, “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio,para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto…porque el tiempo está cerca… Y me dijo: estas palabras son fieles yverdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado suángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de laprofecía de este libro; Y me dijo no selles las palabras de la profecía de estelibro porque el tiempo está cerca; He aquí yo vengo pronto; El que datestimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. (Apoc. 1: 1,3; 22: 6, 7, 10, 12, 20)
    • 3Estos textos nos revelan que la profecía pone su énfasis en la brevedad deltiempo y que el cumplimiento de los eventos profetizados en este libro soninminentes y están cumpliéndose de manera maravillosa ahora en la actualidady que llegará un tiempo en que las grandes profecías contenidas en elApocalipsis se cumplirán llevando a la humanidad a tomar decisiones radicalesde las cuales dependerá su destino eterno.Pero ¿realmente se están cumpliendo los eventos profetizados hace tantotiempo?, y si es así ¿Por qué entonces ha desaparecido de nuestros púlpitos ypredicaciones el mensaje del retorno de Cristo sabiendo que es la mayoresperanza de todos los tiempos?, ¿por qué cada vez que se habla de estostemas tremendamente importantes y que afectarán nuestro destino eterno, deforma inmediata surgen las críticas, los escarnios hacia el mensajero y elmensaje atribuyéndolo a un espíritu de fanatismo, alarmismo,sensacionalismo, que los énfasis están mal puestos y que lo único que sepretende es asustar a la gente?¿Estamos realmente viviendo tiempos solemnes?, ¿pero qué clase de eventos yprofecías pertenecen a esta última parte del tramo profético escatológico en lalínea de tiempo como para decir que las profecías se están cumpliendo y quevivimos en los últimos días? ¿Qué evidencias tenemos al respecto relacionadocon acontecimientos contemporáneos nuestros en este tercer milenio o quizásno hace mucho en el milenio que terminó recientemente como para poder deciresto es profético?¿O son todos los eventos que hasta aquí hemos vivido, visto y comentado unsimple acontecimiento producto del azar o la casualidad y que de aquelloseventos y señales de las cual Jesús nos dijo que estuviéramos atentos y velaren el tiempo aun ni siquiera hay vestigios y evidencias que se cumplan?¿Dónde estamos realmente viviendo en la cronología profética, en qué puntode la historia humana nos encontramos ahora y que eventos están yaaconteciendo?
    • 4 La primera venida de Cristo, profecías cumplidas, señales y eventosLa Biblia nos entrega suficiente información como para conocer el tiempo enque estamos viviendo y saber así las profecías que se cumplirán en nuestrosdías, haciendo un estudio de los eventos que han transcurrido y de lasprofecías que ya se han cumplido podemos comprender los eventos que secumplirán en la última parte del tiempo del fin.La profecía nos revela que los dos hitos más importantes dentro del plan de laredención que se habrían de cumplir tienen que ver con la venida de Cristo.Tanto la primera como la segunda venida constituyen los dos puntos más altosy determinantes para la humanidad pero de manera especial para la iglesia yla redención final de esta. La primera venida de Cristo inicia un ministerioterrenal que terminaría con la muerte y resurrección completando la primerafase de este plan de redención para dar paso a un ministerio celestial a favordel hombre.La segunda venida de Cristo constituiría el evento con el cual la iglesia a travésde todos los tiempos sería redimida de manera real y efectiva cumpliéndose deesta forma las profecías relacionadas con la redención final del hombre delpoder del pecado y el posterior juicio final sobre el mal y sus seguidores.Ambos eventos serían anunciados por profecías, en la primera venida deCristo, su ministerio terrenal, su misión, su muerte y resurrección y ascensiónfueron anunciados con anterioridad siglos antes que ocurrieran, por losprofetas, los salmos y de forma general por todo el Antiguo Testamento, y deforma señalada por los servicios rituales del santuario terrenal y de la figura delos sacerdotes, al acercarse el tiempo del cumplimiento de estas profecíasmesiánicas fueron precedidas por señales y acontecimientos en todo orden decosas.
    • 5Lo mismo podemos mencionar con respecto a los eventos que se cumplieronsiglos antes de la llegada del Mesías, donde a través de su providencia, Dios,había dirigido los acontecimientos globales no solo del pueblo de Israel sinotambién al surgimiento de las naciones y al levantamiento de los grandesimperios mundiales como Egipto, Babilonia, Medopersia, Grecia y Roma. (Isa.44: 1-8; 45: 1-7; Dan. 2: 1- 49; 7: 1-28) preparando así el momento y elescenario preciso del cumplimiento de la profecía.Profecías de tiempo que determinaban el fin de ciertos períodos específicos dela historia se cumplieron de manera precisa tal como fueron anunciados, sindemora en el tiempo, evento y momento que indicaba la profecía. La creaciónde la tierra llevada a efecto en seis días (Gén. 1: 1-31; 2: 1-3) La promesa deun libertador del pecado (Gén. 3: 15), La advertencia de un diluvio universalque destruiría toda la tierra con un período de tiempo de gracia previoestablecido de 120 años que se cumplen de manera asombrosa tal como fueraanunciado (Gén. 6: 1-8; 7: 10-24) Las advertencias de la destrucción deSodoma y Gomorra (Gén. 13: 13; 18: 16; 19: 1-38) El tiempo revelado aAbraham sobre la esclavitud de su descendencia en Egipto y el cumplimientoasombroso de tal período en su evento y hora exacta (Gén. 15: 12-14; Ex. 2:23-25;12: 40-42, 51) La promesa del nacimiento de Isaac que se cumple deforma notable en el tiempo y momento preciso al año siguiente de ladestrucción de Sodoma y Gomorra. (Gén. 18: 1-15; 21: 1-2) Los sueños deFaraón que se cumplen de manera asombrosa en el tiempo y evento que seindicaban en el símbolo, siete años de abundancia y siete años de sequía yhambre. (Gén. 40: 1-23; 41: 1-36)La destrucción y desolación de Jerusalén y del templo a manos del rey deBabilonia y la posterior cautividad por 70 años se cumplen de maneraasombrosa en su inicio y término. (Jer. 25: 1-14; 29: 1-14; Dan. 9: 1-2) Lossiete tiempos que se cumplirían sobre el rey Nabucodonosor en relación a suenfermedad (Dan. 4: 1-37) El cumplimiento asombroso de las 70 semanas dellibro de Daniel con sus respectivos períodos de tiempo de 7, 62 y 1 semanas
    • 6de tiempo profético. (Dan. 9: 20- 27) El rechazo de la nación judía al términode las 70 semanas y el comienzo del evangelio a los gentiles, la destrucción deJerusalén en el año 70 dc. Todo esto se ha venido cumpliendo de maneraasombrosa en cuanto al tiempo y eventos señalados. (Dan. 9: 24; Mat. 18: 15-22; 23:37-39; 24: 15-20; Luc. 21: 20-24)Es asombroso como cada profecía de tiempo o acontecimiento que fueanunciado se cumplió de la manera en que fue anunciado, tanto en el factortiempo como en el evento al cual se referían, asombra la exactitud de lostiempos y los eventos profetizados revelando con ello que una entidad superiordirigía los acontecimientos que se producían sobre la tierra para encontrarfinalmente su cumplimiento. La primera venida de CristoAsí también se anunció con respecto a la primera venida de Cristo, sunacimiento, lugar, condiciones de la época, tiempo señalado, las señales queacompañarían al gran evento y que servirían de acontecimientos precursorespara los hombres de aquella época se cumplieron de manera notable en eltiempo y el evento al cual indicaban, asombra la precisión, la veracidad yexactitud de la profecía bíblica.Todos estos acontecimientos eran los movimientos previos para reordenar lasnaciones y producir las condiciones necesarias para la llegada del Mesías cadaevento fue cumpliéndose paso a paso en la medida que el tiempo avanzabahacia el cumplimiento magno del evento principal.Así, la primera venida de Cristo fue anunciada en el Edén una vez que elhombre cayó en el pecado, Adán y Eva creyeron que este evento se cumpliríaen sus días, sin embargo la promesa tardó en cumplirse y desde allí enadelante fue esperada a través de todos los siglos, las mismas profecías y los
    • 7escritos sagrados del Antiguo Testamento indicaban los acontecimientosprevios al cumplimiento de tal profecía.Las señales y acontecimientos que indicaban la llegada del Mesías prometidose contaban en todo orden de cosas, un gran evento astronómico indicaría quela venida del Mesías estaba cerca (Núm. 24: 15-19) Por otro lado, seanunciaba también el lugar donde el Mesías nacería (Miq. 5: 2), La profecíaindicaba que vendría de forma humana y a través de un nacimiento virginal(Isa. 7: 14; Mat. 2: 18-25) El tiempo de la aparición del Mesías y su posteriormuerte, así como la destrucción del templo fueron anunciados por el profetaDaniel (Dan. 9: 24-27) La misión de éste también fue revelada de maneraasombrosa con anterioridad al tiempo de su aparición. (Sal. 40: 6-17; Isa. 42:1-9; 53: 1-12)Todas estas profecías que indicaban la primera venida de Cristo, se cumpliríanen un tiempo, época, lugar, hora, condiciones sociales, políticas, económicas yreligiosas determinadas y precisas y todo esto constituía el escenario precisopara la venida del Mesías y que anunciaban a su vez, tal acontecimiento,convirtiéndose en las señales y las profecías para ese tiempo específico de lalínea cronológica.En el tiempo del nacimiento de Cristo, la nación estaba tascando el freno bajosus amos extranjeros, y la atormentaba la disensión interna. Se les habíapermitido a los judíos conservar la forma de un gobierno separado; pero nadapodía disfrazar el hecho de que estaban bajo el yugo romano, ni avenirlos a larestricción de su poder. Los romanos reclamaban el derecho de nombrar oremover al sumo sacerdote, y este cargo se conseguía con frecuencia por elfraude, el cohecho y aun el homicidio. Así el sacerdocio se volvía cada vez máscorrompido. Sin embargo, los sacerdotes poseían aún gran poder y loempleaban con fines egoístas y mercenarios.
    • 8El pueblo estaba sujeto a sus exigencias despiadadas, y también a losgravosos impuestos de los romanos. Este estado de cosas ocasionaba extensodescontento. Los estallidos populares eran frecuentes. La codicia y la violencia,la desconfianza y la apatía espiritual, estaban royendo el corazón mismo de lanación. (DTG. Cap. 2 Pág. 22)DURANTE más de mil años, los judíos habían esperado la venida del Salvador.En este acontecimiento habían cifrado sus más gloriosas esperanzas. En cantosy profecías, en los ritos del templo y en las oraciones familiares, habíanengastado su nombre. Y sin embargo, cuando vino, no le conocieron. El Amadodel cielo fue para ellos como "raíz de tierra seca," sin "parecer en él nihermosura;" y no vieron en él belleza que lo hiciera deseable a sus ojos. "A losuyo vino, y los suyos no le recibieron." (DTG. Cap. 2 Pág. 19)"MAS venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo,. . . para queredimiese a los que estaban debajo de la ley, a fin de que recibiésemos laadopción de hijos." La venida del Salvador había sido predicha en el Edén.Cuando Adán y Eva oyeron por primera vez la promesa, esperaban que secumpliese pronto. Dieron gozosamente la bienvenida a su primogénito,esperando que fuese el Libertador. Pero el cumplimiento de la promesa tardó.Los que la recibieron primero murieron sin verlo. Desde los días de Enoc, lapromesa fue repetida por medio de los patriarcas y los profetas, manteniendoviva la esperanza de su aparición, y sin embargo no había venido.La profecía de Daniel revelaba el tiempo de su advenimiento, pero no todosinterpretaban correctamente el mensaje. Transcurrió un siglo tras otro, y lasvoces de los profetas cesaron. La mano del opresor pesaba sobre Israel, ymuchos estaban listos para exclamar: "Se han prolongado los días, y fracasatoda visión."
    • 9Pero, como las estrellas en la vasta órbita de su derrotero señalado, lospropósitos de Dios no conocen premura ni demora. Por los símbolos de lasdensas tinieblas y el horno humeante, Dios había anunciado a Abrahán laservidumbre de Israel en Egipto, y había declarado que el tiempo de su estadaallí abarcaría cuatrocientos años. "Después de esto -dijo Dios,- saldrán congrande riqueza." Y contra esta palabra se empeñó en vano todo el poder delorgulloso imperio de los faraones. "En el mismo día" señalado por la promesadivina, "salieron todos los ejércitos de Jehová de la tierra de Egipto."Así también fue determinada en el concilio celestial la hora en que Cristo habíade venir; y cuando el gran reloj del tiempo marcó aquella hora, Jesús nació enBelén."Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo." LaProvidencia había dirigido los movimientos de las naciones, así como el flujo yreflujo de impulsos e influencias de origen humano, a tal punto que el mundoestaba maduro para la llegada del Libertador. Las naciones estaban unidasbajo un mismo gobierno. Un idioma se hablaba extensamente y era reconocidopor doquiera como la lengua literaria. De todos los países, los judíos dispersosacudían a Jerusalén para asistir a las fiestas anuales, y al volver a donderesidían, podían difundir por el mundo las nuevas de la llegada del Mesías.(DTG. Cap. 3 Pág. 23, 24)Las palabras que Jacob pronunciara en su lecho de muerte los llenaban deesperanza: "No será quitadlo el cetro de Judá, y el legislador de entre sus pies,hasta que venga Shiloh." El desfalleciente poder de Israel atestiguaba que seacercaba la llegada del Mesías. La profecía de Daniel describía la gloria de sureinado sobre un imperio que sucedería a todos los reinos terrenales; y, decíael profeta: "Permanecerá para siempre. Aunque pocos comprendían lanaturaleza de la misión de Cristo, era muy difundida la espera de un príncipepoderoso que establecería su reino en Israel, y se presentaría a las nacionescomo libertador.
    • 10El cumplimiento del tiempo había llegado. La humanidad, cada vez másdegradada por los siglos de transgresión, demandaba la venida del Redentor.Satanás había estado obrando para ahondar y hacer insalvable el abismo entreel cielo y la tierra. Por sus mentiras, había envalentonado a los hombres en elpecado. Se proponía agotar la tolerancia de Dios, y extinguir su amor por elhombre, a fin de que abandonase al mundo a la jurisdicción satánica.Satanás estaba tratando de privar a los hombres del conocimiento de Dios, dedesviar su atención del templo de Dios, y establecer su propio reino. Sucontienda por la supremacía había parecido tener casi completo éxito. Es ciertoque en toda generación Dios había tenido sus agentes. Aun entre los paganos,había hombres por medio de quienes Cristo estaba obrando para elevar elpueblo de su pecado y degradación. Pero eran despreciados y odiados. Amuchos se les había dado muerte. La obscura sombra que Satanás habíaechado sobre el mundo se volvía cada vez más densa.Mediante el paganismo, Satanás había apartado de Dios a los hombres durantemuchos siglos; pero al pervertir la fe de Israel había obtenido su mayortriunfo. Al contemplar y adorar sus propias concepciones, los paganos habíanperdido el conocimiento de Dios, y se habían ido corrompiendo cada vez más.Así había sucedido también con Israel. El principio de que el hombre puedesalvarse por sus obras, que es fundamento de toda religión pagana, era yaprincipio de la religión judaica. Satanás lo había implantado; y doquiera se loadopte, los hombres no tienen defensa contra el pecado.El mensaje de la salvación es comunicado a los hombres por medio de agenteshumanos. Pero los judíos habían tratado de monopolizar la verdad que es vidaeterna. Habían atesorado el maná viviente, que se había trocado encorrupción. La religión que habían tratado de guardar para sí llegó a ser unescándalo. Privaban a Dios de su gloria, y defraudaban al mundo por unafalsificación del Evangelio. Se habían negado a entregarse a Dios para lasalvación del mundo, y llegaron a ser agentes de Satanás para su destrucción.
    • 11El pueblo a quien Dios había llamado para ser columna y base de la verdad,había llegado a ser representante de Satanás. Hacía la obra que éste deseabaque hiciese, y seguía una conducta que representaba falsamente el carácter deDios y le hacía considerar por el mundo como un tirano. Los mismossacerdotes que servían en el templo habían perdido de vista el significado delservicio que cumplían. Habían dejado de mirar más allá del símbolo, a lo quesignificaba.Al presentar las ofrendas de los sacrificios, eran como actores de una pieza deteatro. Los ritos que Dios mismo había ordenado eran trocados en medios decegar la mente y endurecer el corazón. Dios no podía hacer ya más nada parael hombre por medio de ellos. Todo el sistema debía ser desechado.El engaño del pecado había llegado a su culminación. Habían sido puestos enoperación todos los medios de depravar las almas de los hombres. El Hijo deDios, mirando al mundo, contemplaba sufrimiento y miseria. Veía concompasión cómo los hombres habían llegado a ser víctimas de la crueldadsatánica. Miraba con piedad a aquellos a quienes se estaba corrompiendo,matando y perdiendo. Habían elegido a un gobernante que los encadenabacomo cautivos a su carro. Aturdidos y engañados avanzaban en lóbregaprocesión hacia la ruina eterna, hacia la muerte en la cual no hay esperanza devida, hacia la noche que no ha de tener mañana.Los agentes satánicos estaban incorporados con los hombres. Los cuerpos delos seres humanos, hechos para ser morada de Dios, habían llegado a serhabitación de demonios. Los sentidos, los nervios, las pasiones, los órganos delos hombres, eran movidos por agentes sobrenaturales en la complacencia dela concupiscencia más vil. La misma estampa de los demonios estaba grabadaen los rostros de los hombres, que reflejaban la expresión de las legiones delmal que los poseían. Fue lo que contempló el Redentor del mundo. ¡Quéespectáculo para la Pureza Infinita!
    • 12El pecado había llegado a ser una ciencia, y el vicio era consagrado como partede la religión. La rebelión había hundido sus raíces en el corazón, y lahostilidad del hombre era muy violenta contra el cielo. Se había demostradoante el universo que, separada de Dios, la humanidad no puede ser elevada.Un nuevo elemento de vida y poder tiene que ser impartido por Aquel que hizoel mundo.Con intenso interés, los mundos que no habían caído habían mirado para ver aJehová levantarse y barrer a los habitantes de la tierra. Y si Dios hubiesehecho esto, Satanás estaba listo para llevar a cabo su plan de asegurarse laobediencia de los seres celestiales. El había declarado que los principios delgobierno divino hacen imposible el perdón. Si el mundo hubiera sido destruido,habría sostenido que sus acusaciones eran ciertas. Estaba listo para echar laculpa sobre Dios, y extender su rebelión a los mundos superiores. Pero en vezde destruir al mundo, Dios envió a su Hijo para salvarlo. Aunque en todorincón de la provincia enajenada se notaba corrupción y desafío, se proveyó unmodo de rescatarla. En el mismo momento de la crisis, cuando Satanás parecíaestar a punto de triunfar, el Hijo de Dios vino como embajador de la graciadivina. En toda época y en todo momento, el amor de Dios se habíamanifestado en favor de la especie caída.A pesar de la perversidad de los hombres, hubo siempre indicios demisericordia. Y llegada la plenitud del tiempo, la Divinidad se glorificóderramando sobre el mundo tal efusión de gracia sanadora, que no seinterrumpiría hasta que se cumpliese el plan de salvación.Satanás se estaba regocijando de que había logrado degradar la imagen deDios en la humanidad. Entonces vino Jesús a restaurar en el hombre la imagende su Hacedor. Nadie, excepto Cristo, puede amoldar de nuevo el carácter queha sido arruinado por el pecado.
    • 13El vino para expulsar a los demonios que habían dominado la voluntad. Vinopara levantarnos del polvo, para rehacer según el modelo divino el carácterque había sido mancillado, para hermosearlo con su propia gloria. (DTG. Cap.3 El cumplimiento del tiempo. Pág. 23, 24, 25, 26, 27, 28)De esta forma las profecías y condiciones mundiales de la época se habíancumplido, para el momento en que el Mesías llega por primera vez, en elmomento de su nacimiento el mundo ya estaba completamente maduro paraese evento y las profecías se habían cumplido de manera maravillosa y dondeel Mesías aparece en el tiempo preciso cuando más se lo necesitaba para unaintervención de carácter divina. Ministerio terrenalTodos estos eventos y condiciones que se dieron antes de la llegada del Mesíascorrespondían a un tiempo determinado, la Biblia revela que efectivamentehabía un tiempo para la venida del Mesías (Gal. 4: 4), cuando Cristo comienzasu ministerio terrenal, él hace alusión al cumplimiento de las Escrituras, paraindicar que su ministerio es profético. Después que Juan fue encarcelado,Jesús vino de Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: Eltiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, ycreed en el evangelio. (Mar. 1: 14-15), aquí Jesús hace referencia a lasprofecías del libro de Daniel donde se predice el tiempo en que el Mesíascomenzaría su ministerio terrenal (Dan. 9: 24-27)El ministerio terrenal de Cristo fue anunciado con mucho tiempo de antelación,su rechazo de la gente, sus sufrimientos, resurrección. (Isa. 53) Esteministerio terrenal se iniciaría con una unción divina, el tiempo en que Jesúsfue bautizado por Juan correspondía a la primavera del año 27 dc. Tiempo alcual apuntaba la profecía, Y Jesús después que fue bautizado, subió luego delagua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que
    • 14descendía como paloma, y venia sobre él (Mat. 3: 16) y Pedro más tardedeclara: Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús deNazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos losoprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. (Hech. 10: 38) SegúnDaniel en ese tiempo aparecería el Mesías, y esta palabra significa el Cristo o elungido. Al entrar en la sinagoga de Nazaret, Jesús declaro que la profecía delprofeta Isaías se había cumplido en su persona y que el tiempo al cualseñalaba había llegado que el Mesías, el ungido estaba presente para empezarsu ministerio terrenal. (Luc. 4: 16-21)Durante todo su ministerio, Cristo siempre hizo alusión a las Escrituras y sucumplimiento profético en su persona y ministerio, señaló a sus discípulos,escribas y fariseos que los eventos que contemplaban y lo que estabaocurriendo eran el cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento, que enese momento la profecía bíblica se estaba cumpliendo delante de ellos mismos.(Mat. 12: 38-42)De este ministerio terrenal, la muerte del Mesías constituía el punto central deesta obra y fue prefigurada y anunciada de muchas formas posibles desdesimbolismos con animales y personas, los servicios rituales del santuario, lasprofecías del Antiguo testamento, todo se cumplió de manera maravillosa en eltiempo, espacio, evento y persona al cual la profecía apuntaba. La muerte deCristo en el momento en que se estaba cumpliendo obedecía a la profecíabíblica en acción.Después y una vez que Cristo resucitó de entre los muertos, reveló a susdiscípulos lo que realmente significaba lo que había acontecido y su explicaciónse basa en los escritos sagrados del Antiguo Testamento. Cristo hacereferencia a todo lo que se escribió de él y de forma especial a su muerte yresurrección (Luc. 24: 13-32, 36-49) y lo hace citando las Escrituras y con ellovalidando y confirmando el contenido sagrado.
    • 15La ascensión de Cristo también fue prefigurada en el Antiguo testamento (Sal.24: 1-10) y se cumple de la forma en que la profecía mesiánica y los serviciosrituales del santuario lo anunciaban, el momento y tiempo se cumplían demanera matemática.Es asombroso que hasta esta parte de las sagradas Escrituras todo se hayacumplido de manera asombrosa en la persona de Cristo y de su puebloescogido, un abanico de profecías se desarrollaban y cumplían mientras estuvoejerciendo su ministerio terrenal y los acontecimientos mundiales queprepararon el escenario para la llegada del Mesías, de esta forma el plan de laredención se desarrollaba según los tiempos y las ocasiones de la agendadivina, y lo que más asombra de todo esto es que los hombres no se dierancuenta de ello al tener conceptos equivocados del Mesías y de su verdaderaobra para ese tiempo. La segunda venida de Cristo, profecías cumplidas, señales y eventosLos acontecimientos nos enseñan que los cumplimientos proféticos sonanálogos y de la manera como ocurrió en el pasado en cuanto al anuncio delprimer advenimiento de Cristo y las condiciones mundiales que se dieron en laépoca, así como de las profecías que lo anunciaban se cumplirán de formanotable y similar para la segunda venida.Si logramos entender que el plan de la redención tiene un comienzo y un final,así como este plan se encuentra estructurado de forma cronológica en cuanto alos diferentes eventos que habrían de ocurrir en el tiempo, sería mucho másfácil para nosotros comprender las profecías y eventos que se cumplirían encada una de las etapas de este plan y entender en que parte de la líneaprofética nos encontramos viviendo.
    • 16El plan de la redención no solamente contemplaba un ministerio terrenal deCristo teniendo como misión final su muerte y resurrección, sino también unministerio celestial cuya misión aquí sería de intercesión y purificación a favorde su pueblo, y esto nos llevaría al cumplimiento de otro tipo de profecíaspara otro tiempo y momento determinados, así como de las condicionessociales, políticas, culturales y religiosas que conformarían otro tipo decondiciones mundiales, las cuales corresponderían a una nueva fase del plande la salvación, según lo indicaban los servicios litúrgicos del santuarioterrenal. Comienzo del ministerio celestialLa muerte de Cristo abrió las puertas e hizo posible que el hombre fuera salvo,sin embargo, esta fue una parte fundamental del plan de la redención que notermino en la cruz, aquel primer consumado es (Jn. 19: 30) implicaba quevendrían otros más, dando a entender que la muerte en la cruz tan solo fueuna parte de otras etapas que vendrían en el desarrollo del plan de lasalvación, tal como lo anunciaban las fiestas rituales en el calendario anual y elservicio del santuario terrenal, las cuales prefiguraban una obra mayor, dondeel simbolismo ritual sería dejado de lado para dar paso a lo real a la substanciao al antitipo a lo cual el símbolo apuntaba. (Apoc. 16: 17; 21: 6) El lugar santo del santuario celestialAsí como para dar inicio al ministerio terrenal Cristo fue ungido, así tambiénpara dar inicio a su ministerio celestial también sería ungido, esta vez en elalto cielo, con la ceremonia de entronización de Cristo al servicio del santuariocelestial en el lugar santo de este, comenzaría la fase comprendida como elministerio celestial. (Heb. 1: 1-3, 5-14; 4: 14-16; 7: 1-28; 8: 1-13; 9: 1-28)Por lo tanto todas las visiones y profecías contenidas en el libro del Apocalipsiscomienzan a desarrollarse a partir de este evento celestial, la entronización de
    • 17Cristo en el lugar santo del santuario celestial dio inicio a otro tipo de profecíasy eventos a cumplirse tanto en el cielo como en la tierra. (Apoc. 1: 9-20; 4: 1-11; 5: 1-14)Los servicios del santuario en la fiesta del pentecostés prefiguraban estainstancia celestial, así como el descenso de la lluvia tardía revelarían que Cristohabría sido ungido con el Espíritu Santo para dar inicio a su ministerio celestial(Hech. 2: 1-13, 14-21; 7: 55-56; Heb. 1: 1-14; Apoc. 5: 6) La duración deeste ministerio en el lugar santo del santuario celestial se extendería por unperíodo de tiempo determinado a la espera del cumplimiento de los 2300 díasproféticos que indicarían a su vez, el comienzo del juicio o el día de laexpiación que se realizaba en el lugar santísimo del santuario, y con ellomarcando el fin del servicio en el primer compartimiento (Apoc. 3: 7-8)De manera que desde el año 31 dc. Hasta 1844 dc. Cristo permaneció en ellugar santo del templo en el cielo, durante todo ese tiempo, 1813 años, sedesarrollaron y cumplieron otro tipo de profecías de tiempo, tanto del libro deDaniel como del mismo Apocalipsis. La profecía señalaba que antes de lavenida del Señor se cumplirían terribles eventos, los sellos del Apocalipsis y suapertura a partir del comienzo del ministerio celestial de Cristo (Apoc. 5: 1-6;6: 1) revelarían desastres y catástrofes nunca antes vistas hasta el momento.Los cuatro jinetes del Apocalipsis marcarían de esta forma los primeros cuatrosiglos de la era cristiana. (Apoc. 6: 2-8) con visiones de victoria y aterradoraspor otra parte.Mientras se desarrollaba este ministerio celestial en el lugar santo, se levantaun poder de origen pagano predicho en la profecía, la obra de engaño,destrucción y blasfemia del cuerno pequeño en contra del santuario celestial yde la verdad de Dios, su ley y la persecución de su pueblo, los miles demártires bajo la era papal durante la edad media se extenderían por unperíodo de tiempo profético de 1260 días o años los cuales comenzarían en elaño 538 dc. y se extenderían hasta el año 1798 dc. (Dan. 7: 7-8, 24- 27; 8: 9-
    • 1813, 22-25; 11: 31-36; 12: 6-9; Apoc. 12: 6; 13: 1- 7; 2ª Tes. 2: 1- 12) Estaprofecía se cumplió de forma notable tanto en el tiempo, su hora como en suevento predicho.EL apóstol Pablo, en su segunda carta a los Tesalonicenses, predijo la granapostasía que había de resultar en el establecimiento del poder papal. Declaró,respecto al día de Cristo: "Ese día no puede venir, sin que venga primero laapostasía, y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición; el cual seopone a Dios, y se ensalza sobre todo lo que se llama Dios, o que es objeto deculto; de modo que se siente en el templo de Dios, ostentando que él es Dios."(2 Tesalonicenses 2: 3, 4, V.M.) Y además el apóstol advierte a sus hermanosque "el misterio de iniquidad está ya obrando." (Vers. 7.) Ya en aquella épocaveía él que se introducían en la iglesia errores que prepararían el camino parael desarrollo del papado.Poco a poco, primero solapadamente y a hurtadillas, y después con másdesembozo, conforme iba cobrando fuerza y dominio sobre los espíritus de loshombres, "el misterio de iniquidad" hizo progresar su obra engañosa yblasfema. De un modo casi imperceptible las costumbres del paganismopenetraron en la iglesia cristiana. El espíritu de avenencia y de transacción fuecoartado por algún tiempo por las terribles persecuciones que sufriera la iglesiabajo el régimen del paganismo. Mas habiendo cesado la persecución yhabiendo penetrado el cristianismo en las cortes y palacios, la iglesia dejó a unlado la humilde sencillez de Cristo y de sus apóstoles por la pompa y el orgullode los sacerdotes y gobernantes paganos, y substituyó los requerimientos deDios por las teorías y tradiciones de los hombres.
    • 19La conversión nominal de Constantino, a principios del siglo cuarto, causó granregocijo; y el mundo, disfrazado con capa de rectitud, se introdujo en laiglesia. Desde entonces la obra de corrupción progresó rápidamente. Elpaganismo que parecía haber sido vencido, vino a ser el vencedor. Su espíritudominó a la iglesia. Sus doctrinas, ceremonias y supersticiones se incorporarona la fe y al culto de los que profesaban ser discípulos de Cristo.Esta avenencia entre el paganismo y el cristianismo dio por resultado eldesarrollo del "hombre de pecado" predicho en la profecía como oponiéndose aDios y ensalzándose a sí mismo sobre Dios. Ese gigantesco sistema de falsareligión es obra maestra del poder de Satanás, un monumento de susesfuerzos para sentarse él en el trono y reinar sobre la tierra según suvoluntad.En el siglo sexto el papado concluyó por afirmarse. El asiento de su poderquedó definitivamente fijado en la ciudad imperial, cuyo obispo fue proclamadocabeza de toda la iglesia. El paganismo había dejado el lugar al papado. Eldragón dio a la bestia "su poder y su trono, y grande autoridad." (Apocalipsis13: 2, V.M.; véase el Apéndice.) Entonces empezaron a correr los 1260 añosde la opresión papal predicha en las profecías de Daniel y en el Apocalipsis.(Daniel 7:25; Apocalipsis 13:5-7.) Los cristianos se vieron obligados a optarentre sacrificar su integridad y aceptar el culto y las ceremonias papales, opasar la vida encerrados en los calabozos o morir en el tormento, en lahoguera o bajo el hacha del verdugo. Entonces se cumplieron las palabras deJesús: "Seréis entregados aun de vuestros padres, y hermanos, y parientes, yamigos; y matarán a algunos de vosotros. Y seréis aborrecidos de todos porcausa de mi nombre." (S. Lucas 21: 16, 17.) La persecución se desencadenósobre los fieles con furia jamás conocida hasta entonces, y el mundo vino a serun vasto campo de batalla. Por centenares de años la iglesia de Cristo no hallómás refugio que en la reclusión y en la obscuridad. Así lo dice el profeta: "Y lamujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí lamantengan mil doscientos y sesenta días." (Apocalipsis 12: 6.)
    • 20El advenimiento de la iglesia romana al poder marcó el principio de la EdadMedia. A medida que crecía su poder, las tinieblas se hacían más densas. La fepasó de Cristo, el verdadero fundamento, al papa de Roma. En vez de confiaren el Hijo de Dios para obtener el perdón de sus pecados y la salvación eterna,el pueblo recurría al papa y a los sacerdotes y prelados a quienes él invistierade autoridad. Se le enseñó que el papa era su mediador terrenal y que nadiepodía acercarse a Dios sino por medio de él, y andando el tiempo se le enseñótambién que para los fieles el papa ocupaba el lugar de Dios y que por lo tantodebían obedecerle implícitamente. Con sólo desviarse de sus disposiciones sehacían acreedores a los más severos castigos que debían imponerse a loscuerpos y almas de los transgresores. Así fueron los espíritus de los hombresdesviados de Dios y dirigidos hacia hombres falibles y crueles; sí, aun más,hacia el mismo príncipe de las tinieblas que ejercía su poder por intermedio deellos. El pecado se disfrazaba como manto de santidad. Cuando las SantasEscrituras se suprimen y el hombre llega a considerarse como ente supremo,¿qué otra cosa puede esperarse sino fraude, engaño y degradante iniquidad?Al ensalzarse las leyes y las tradiciones humanas, se puso de manifiesto lacorrupción que resulta siempre del menosprecio de la ley de Dios.Días azarosos fueron aquéllos para la iglesia de Cristo. Pocos, en verdad, eranlos sostenedores de la fe. Aun cuando la verdad no quedó sin testigos, a vecesparecía que el error y la superstición concluirían por prevalecer completamentey que la verdadera religión iba a ser desarraigada de la tierra. El Evangelio seperdía de vista mientras que las formas de religión se multiplicaban, y la gentese veía abrumada bajo el peso de exacciones rigurosas. (CS. Cap. 3 Una erade tinieblas espirituales. Pág. 53, 54, 58, 59, 60)Las profecías de Daniel revelaban también el comienzo de otro tiempoprofético llamado el tiempo del fin, dentro del cual se cumplirían los últimoseventos, los más solemnes y terribles de la profecía apocalíptica yextendiéndose este período de tiempo hasta la segunda venida de Cristo.
    • 21Según Daniel este tiempo comenzaría una vez que los 1260 años depersecución y dominio papal llegaran a su fin, (Dan. 8: 14-19, 26; 12: 4-10)desde allí en adelante comenzaría lo que la profecía llama el tiempo del fin, esdecir, desde el año 1798 en adelante con lo que Apocalipsis denomina la heridade muerte y la cautividad de este poder perseguidor y blasfemo (Apoc. 13: 3,9-10)Mientras no comenzara este tiempo, la orden que el ángel le da a Daniel erasellar el libro (Dan. 8: 25; 12: 4, 9) es decir, que las profecías contenidas eneste libro no se podrían comprender plenamente hasta que el tiempo noestuviera plenamente maduro, los contenidos y profecías allí reveladas yregistradas por la pluma del profeta se cumplirían mucho tiempo después queél mismo muriera, siglos más tarde la mayoría de estos eventos comenzaron atener su cumplimiento profético.Pero el ángel menciona a Daniel que para cuando llegara el tiempo del fin eltiempo estaría prácticamente maduro para comprender las profecías que hastaaquí se habrían cumplido esto sería posible para cuando terminaran los 1260días proféticos y que en ese tiempo, 1798, el libro de Daniel, sus profecías yvisiones estarían deselladas y en su mayoría cumplidas. (Dan. 12: 6-9)Años antes del cumplimiento de esta fecha o del inicio del tiempo del fin ya seanuncia por medio de eventos sobrenaturales y destructivos que el tiempo delfin estaba cerca. Fue así que se produce uno de los más terribles, espantosos ydestructivos terremotos de la historia, conocido como el terremoto de Lisboa el1º de noviembre de 1755, como un signo precursor que vendríanacontecimientos más importantes en el cumplimiento de otras profecías yefectivamente 43 años más tarde de esta fecha, en 1798 se cumple la profecíasobre la herida de muerte y el comienzo del tiempo del fin señalado por el librode Daniel.
    • 22No sólo predecían las profecías cómo ha de producirse la venida de Cristo y elobjeto de ella, sino también las señales que iban a anunciar a los hombrescuándo se acercaría ese acontecimiento. Jesús dijo: "Habrá señales en el sol, yen la luna, y en las estrellas." (S. Lucas 21: 25.) "El sol se obscurecerá, y laluna no dará su resplandor; y las estrellas caerán del cielo, y las virtudes queestán en los cielos serán conmovidas; y entonces verán al Hijo del hombre,que vendrá en las nubes con mucha potestad y gloria." (S. Marcos 13: 24-26.)El revelador describe así la primera de las señales que iban a preceder elsegundo advenimiento: "Fue hecho un gran terremoto; y el sol se puso negrocomo un saco de silicio, y la luna se puso toda como sangre." (Apocalipsis 6:12.)Estas señales se vieron antes de principios del siglo XIX. En cumplimiento deesta profecía, en 1755 se sintió el más espantoso terremoto que se hayaregistrado. Aunque generalmente se lo llama el terremoto de Lisboa, seextendió por la mayor parte de Europa, África y América. Se sintió enGroenlandia en las Antillas, en la isla de Madera, en Noruega, en Suecia, enGran Bretaña e Irlanda. Abarcó por lo menos diez millones de kilómetroscuadrados. La conmoción fue casi tan violenta en África como en Europa. Granparte de Argel fue destruída; y a corta distancia de Marruecos, un pueblo deocho a diez mil habitantes desapareció en el abismo. Una ola formidable barriólas costas de España y África, sumergiendo ciudades y causando inmensadesolación. (CS. Cap. 18 Heraldos de una nueva era. Pág. 349)Apocalipsis también nos revela que la iglesia finalmente encontraría un refugioy descanso tras la larga y sangrienta persecución encendida en la Europamedieval bajo el dominio del papado y la furia de la inquisición (Apoc. 12: 6,13-16) y efectivamente la tierra ayudo a la mujer (la iglesia)Al ser descubierto un nuevo continente, tras la ruta que abrió Cristóbal Colónel 12 de octubre de 1492 y tras las siguientes expediciones como las realizadaspor el capitán John Smith sus hazañas como explorador y geógrafo
    • 23contribuyeron a realizar un mapa durante 1614 en una expedición que realizoa nueva Inglaterra que hoy en día abarca los seis estados del nordeste de laUnión. (Reseña histórica de los Estados Unidos.)Este mismo mapa estaba a bordo del Mayflower en 1620 cuando llegó porprimera vez a las costas de Plymouth con los primeros colonos que huían deEuropa. Esto estaba de acuerdo con la profecía que revelaría que de aquellanueva tierra se levantaría un nuevo poder que alcanzaría dimensionesmundiales. (Apoc. 13: 11-18) Apocalipsis describe a una bestia que subía dela tierra, un poder político o una nueva nación y efectivamente aquí se prediceel surgimiento de los EE.UU.El profeta dice: "Vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernossemejantes a los de un cordero." (Apocalipsis 13:11.) Tanto el aspecto de estabestia como el modo en que sube indican que la nación que representa difierede las representadas en los símbolos anteriores. Los grandes reinos que hangobernado al mundo le fueron presentados al profeta Daniel en forma defieras, que surgían mientras "los cuatro vientos del cielo combatían en 493 lagran mar." (Daniel 7:2.) En Apocalipsis 17, un ángel explicó que las aguasrepresentan "pueblos y naciones y lenguas." (Apocalipsis 17:15.) Los vientossimbolizan luchas. Los cuatro vientos del cielo que combatían en la gran marrepresentan los terribles dramas de conquista y revolución por los cuales losreinos alcanzaron el poder.Pero la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero "subía de la tierra."En lugar de derribar a otras potencias para establecerse, la nación asírepresentada debe subir en territorio hasta entonces desocupado, y crecergradual y pacíficamente. No podía, pues, subir entre las naciones populosas ybelicosas del viejo mundo, ese mar turbulento de "pueblos y muchedumbres ynaciones y lenguas." Hay que buscarla en el continente occidental.
    • 24¿Cuál era en 1798 la nación del nuevo mundo cuyo poder estuviera entoncesdesarrollándose, de modo que se anunciara como nación fuerte y grande,capaz de llamar la atención del mundo? La aplicación del símbolo no admiteduda alguna. Una nación, y sólo una, responde a los datos y rasgoscaracterísticos de esta profecía; no hay duda de que se trata aquí de losEstados Unidos de Norteamérica. Una y otra vez el pensamiento y los términosdel autor sagrado han sido empleados inconscientemente por los oradores ehistoriadores al describir el nacimiento y crecimiento de esta nación.El profeta vio que la bestia "subía de la tierra;" y, según los traductores, lapalabra dada aquí por "subía" significa literalmente "crecía o brotaba como unaplanta." Y, como ya lo vimos, la nación debe nacer en territorio hasta entoncesdesocupado. Un escritor notable, al describir el desarrollo de los EstadosUnidos, habla del "misterio de su desarrollo de la nada," y dice: "Comosilenciosa semilla crecimos hasta llegar a ser un imperio." - G. A. Townsend,The New Compared with the Old, pág. 462. Un periódico europeo habló en1850 de los Estados Unidos como de un imperio maravilloso, que surgía y que"en el silencio de la tierra crecía constantemente en poder y gloria." 494-Dublin Nation. Eduardo Everett, en un discurso acerca de los peregrinos,fundadores de esta nación, dijo: "¿Buscaron un lugar retirado que por suobscuridad resultara inofensivo y seguro en su aislamiento, donde la pequeñaiglesia de Leyden pudiese tener libertad de conciencia? ¡He aquí las inmensasregiones sobre las cuales, en pacífica conquista, . . . han plantado losestandartes de la cruz!" -Discurso pronunciado en Plymouth, Massachusetts, el22 de diciembre de 1824."Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero." Los cuernos semejantesa los de un cordero representan juventud, inocencia y mansedumbre, rasgosdel carácter de los Estados Unidos cuando el profeta vio que esa nación "subía"en 1798. Entre los primeros expatriados cristianos que huyeron a América enbusca de asilo contra la opresión real y la intolerancia sacerdotal, hubo muchosque resolvieron establecer un gobierno sobre el amplio fundamento de la
    • 25libertad civil y religiosa. Sus convicciones hallaron cabida en la declaración dela independencia que hace resaltar la gran verdad de que "todos los hombresson creados iguales," y poseen derechos inalienables a la "vida, a la libertad ya la búsqueda de la felicidad." Y la Constitución garantiza al pueblo el derechode gobernarse a sí mismo, y establece que los representantes elegidos por elvoto popular promulguen las leyes y las hagan cumplir. Además, fue otorgadala libertad religiosa, y a cada cual se le permitió adorar a Dios según losdictados de su conciencia. El republicanismo y el protestantismo vinieron a serlos principios fundamentales de la nación. Estos principios son el secreto de supoder y de su prosperidad. Los oprimidos y pisoteados de toda la cristiandadse han dirigido a este país con afán y esperanza. Millones han fondeado en susplayas, y los Estados Unidos han llegado a ocupar un puesto entre las nacionesmás poderosas de la tierra. (CS. Cap. 26 Los Estados Unidos en la profecía.Pág. 492, 493, 494)Fue el 4 de julio del año 1776 cuando se firma la declaración de independenciade esta nueva nación y se cumple la profecía apocalíptica sobre el surgimientode un nuevo poder sobre la tierra, 22 años antes que la primera bestia fuera alcautiverio o sufriera su herida de muerte (Apoc. 13: 3, 9-10) este nuevo podersobre la tierra es descrito en su comienzo como inocente e inofensivosemejante a un cordero pero que más tarde en el tiempo llegará a hablar comoun dragón. (v. 11)Con el cumplimiento de estas profecías, Dios quería llamar la atención de loshombres al desarrollo y cumplimiento de otras profecías apocalípticas a travésde fenómenos insólitos en la naturaleza y por cierto devastadores como lo fueel terremoto de Lisboa. El desarrollo de eventos sobrenaturales sedesplegarían de manera asombrosa sobre los hombres y animales, después deeste espantoso terremoto se produciría, 18 años más tarde, contando desde elaño 1798 con el fin de los 1260 días, y a 25 desde el terremoto de Lisboa en1755, un nuevo fenómeno, el oscurecimiento del sol, el día 19 de mayo de1780 se cumplió esta notable profecía.
    • 26Veinticinco años después apareció la segunda señal mencionada en la profecía:el obscurecimiento del sol y de la luna. Lo que hacía esto aun mássorprendente, era la circunstancia de que el tiempo de su cumplimiento habíasido indicado de un modo preciso. En su conversación con los discípulos en elMonte de los Olivos, después de describir el largo período de prueba por el quedebía pasar la iglesia, es decir, los mil doscientos sesenta años de lapersecución papal, acerca de los cuales había prometido que la tribulaciónsería acortada, el Salvador mencionó en las siguientes palabras ciertosacontecimientos que debían preceder su venida y fijó además el tiempo en quese realizaría el primero de éstos: "En aquellos días, después de aquellaaflicción, el sol se obscurecerá, y la luna no dará su resplandor." (S. Marcos13: 24.) Los 1260 días, o años, terminaron en 1798. La persecución habíaconcluido casi por completo desde hacía casi un cuarto de siglo. Después deesta persecución, según las palabras de Cristo, el sol debía obscurecerse. Puesbien, el 19 de mayo de 1780 se cumplió esta profecía."Único o casi único en su especie, por lo misterioso del hasta ahora inexplicadofenómeno que en él se verificó,. . . fue el día obscuro del 19 de mayo de 1780,inexplicable obscurecimiento de todo el cielo visible y atmósfera de NuevaInglaterra." -R. M. Devens, Our First Century, pág. 89. (CS. Cap. 18 Heraldosde una nueva era. Pág. 351)Todos estos fenómenos sobrenaturales y algunos de ellos destructivos a granescala los cuales no pasaron desapercibidos por los hombres, anunciabanacontecimientos de mayor importancia, desde el oscurecimiento del sol en1780 restarían tan solo 18 años para el término de los 1260 días proféticos y43 a partir del terremoto de Lisboa."Temor, zozobra y terror se apoderaron gradualmente de los ánimos. Desdelas puertas de sus casas, las mujeres contemplaban la lóbrega escena; loshombres volvían de las faenas del campo; el carpintero dejaba lasherramientas, el herrero la fragua, el comerciante el mostrador. Los niños
    • 27fueron despedidos de las escuelas y huyeron a sus casas llenos de miedo. Loscaminantes hacían alto en la primera casa que encontraban. ¿Qué va apasar? preguntaban todos. No parecía sino que un huracán fuera adesatarse por toda la región, o que el día del juicio estuvierainminente. (CS. Cap. 18 Heraldos de una nueva era. Pág. 352)Era evidente que algo acontecería, y estos fenómenos sobrenaturalesanunciaban algún evento de mayor importancia, estos eran acontecimientosprevios para llamar la atención de los hombres y mujeres al cumplimiento de laprofecía bíblica. ¿Era inminente el regreso de Cristo para ese tiempo? muchoscreyeron que sí y que la hora del juicio estaba cerca, sin embargo, la profecíarevelaba que aun quedaba una segunda parte del ministerio celestial de Cristo,que la profecía de Daniel anunciaba su comienzo para el fin de los 2300 díasproféticos. (Dan. 8: 14)Al término de este largo período comenzaría el gran día de la expiación oconocido como la hora del juicio, que se transformaría en el último tiempo degracia conferido a la humanidad, la purificación del santuario era la fase finalprevia al retorno de Cristo, por lo tanto aun era temprano en la profecía parael retorno de Cristo mientras esta etapa no estuviera concluida. El lugar santísimo y el comienzo del día de la expiaciónDe acuerdo con los rituales simbólicos del santuario terrenal, el servicio en ellugar santísimo se realizaba tan solo una vez al año, conocido como el día de laexpiación, el día 10 del séptimo mes del calendario hebreo. (Lev. 16: 1-34)Todas las fiestas litúrgicas o rituales del santuario terrenal encerraban lasdiferentes etapas y fases del plan de la redención realizadas de manerasimbólica en torno a un santuario que era copia del original (Ex. 26: 30)
    • 28Esto revela que estos servicios y el santuario mismo apuntaban a lo que mástarde se realizaría de manera real, sin símbolos, donde la sombra seencontraría con su sustancia, el tipo con el antitipo. (Heb. 7: 1.28; 8: 1-13; 9:1-28) según el calendario hebreo estos servicios comenzarían con la fiesta dela pascua, cuando Cristo murió, el velo del templo se rasgo (Mat.27: 51)revelando que los servicios simbólicos concluían pues el verdadero corderoestaba muriendo y con ello comenzaba la pascua, ya no simbólica sino real,Pablo dijo que Cristo es nuestra pascua. (1ª Cor. 5: 7-8)Siguiendo con el calendario, la fiesta que seguía era los panes sin levadura, lagavilla mecida, el pentecostés y las trompetas, las cuales anunciaban díasantes el último servicio que era el día de la expiación. Todo esto tuvo uncumplimiento cristológico y eclesiologico, es decir, se cumplió de maneraasombrosa en la persona de Cristo y de la iglesia que surgió a partir delsacrificio realizado en la cruz, la cual se instituyó en el día de pentecostés.Por lo tanto, la profecía que indicaba el comienzo, el tiempo y la hora de laobra de Cristo como sumo sacerdote en el lugar santísimo del santuariocelestial estaba anunciada por la profecía de los 2300 años de Daniel 8: 14,donde al fin de ese período de tiempo profético comenzaría el día del juicio, aldeterminar la fecha, cuando terminarían los 2300 días, sería la fecha y eltiempo del comienzo de esta obra. Y Daniel revela que este juicio comenzaríauna vez que la obra del cuerno pequeño llegue a su fin al término de los 1260años. (Dan. 7: 7-10, 13-14; 8: 9-14)La inmolación del cordero pascual prefiguraba la muerte de Cristo. San Pablodice: "Nuestra pascua, que es Cristo, fue sacrificada por nosotros." (1 Corintios5: 7.) La gavilla de las primicias del trigo, que era costumbre mecer ante elSeñor en tiempo de la Pascua, era figura típica de la resurrección de Cristo.San Pablo dice, hablando de la resurrección del Señor y de todo su pueblo:"Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida." (1 Corintios15: 23.) Como la gavilla de la ofrenda mecida, que era las primicias o los
    • 29primeros granos maduros recogidos antes de la cosecha, así también Cristo esprimicias de aquella inmortal cosecha de rescatados que en la resurrecciónfutura serán recogidos en el granero de Dios.Estos símbolos se cumplieron no sólo en cuanto al acontecimiento sino tambiénen cuanto al tiempo. El día 14 del primer mes de los judíos, el mismo día y elmismo mes en que quince largos siglos antes el cordero pascual había sidoinmolado, Cristo, después de haber comido la pascua con sus 451 discípulos,estableció la institución que debía conmemorar su propia muerte como"Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo." En aquella misma noche fueaprehendido por manos impías, para ser crucificado e inmolado. Y comoantitipo de la gavilla mecida, nuestro Señor fue resucitado de entre losmuertos al tercer día, "primicias de los que durmieron," cual ejemplo de todoslos justos que han de resucitar, cuyo "vil cuerpo" "transformará" y hará"semejante a su cuerpo glorioso." (1 Corintios 15: 20; Filipenses 3: 21, V.M.)Asimismo los símbolos que se refieren al segundo advenimiento debencumplirse en el tiempo indicado por el ritual simbólico. Bajo el régimenmosaico, la purificación del santuario, o sea el gran día de la expiación, caía enel décimo día del séptimo mes judío (Levítico 16:29 - 34), cuando el sumosacerdote, habiendo hecho expiación por todo Israel y habiendo quitado así suspecados del santuario, salía a bendecir al pueblo. Así se creyó que Cristo,nuestro Sumo Sacerdote, aparecería para purificar la tierra por medio de ladestrucción del pecado y de los pecadores, y para conceder la inmortalidad asu pueblo que le esperaba. El décimo día del séptimo mes, el gran día de laexpiación, el tiempo de la purificación del santuario, el cual en el año 1844 caíaen el 22 de octubre, fue considerado como el día de la venida del Señor. Estoestaba en consonancia con las pruebas ya presentadas, de que los 2.300 díasterminarían en el otoño, y la conclusión parecía irrebatible. (CS. Cap. 23Profecías cumplidas. Pág. 450, 451)
    • 30De la misma forma como sucedió al comienzo del ministerio celestial de Cristo,al ser entronizado al servicio del santuario celestial en el lugar santo,ocurrieron acontecimientos en la tierra que llamaron la atención de todos loshombres de aquella época, como lo fue el descenso de la lluvia temprana en eldía del pentecostés, (Hech.2: 1-42) así también el inicio del ministerio deCristo en el lugar santísimo o día de la expiación, el día del juicio, sería no soloanunciado por el gran período profético de los 2300 días, sino también poracontecimientos sobrenaturales como los que ya hemos comentado, los cualesllamarían la atención del mundo entero al cumplimiento de las profecías paraese tiempo específico de la escatología bíblica.Al acercarse la fecha del gran cumplimiento de los 2300 días y con ello el iniciodel juicio, Dios despertó las conciencias de los hombres y mujeres por mediode acontecimientos insólitos en la naturaleza, esta fecha y evento no podíanpasar por alto para nadie y Dios se encargo que así fueran.En 1833, dos años después de haber principiado Miller a presentar en públicolas pruebas de la próxima venida de Cristo, apareció la última de las señalesque habían sido anunciadas por el Salvador como precursoras de su segundoadvenimiento. Jesús había dicho: “Las estrellas caerán del cielo.” (S. Mateo 24:29.) Y Juan, al recibir la visión de la escenas 381 que anunciarían el día deDios, declara en el Apocalipsis: “Las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra,como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento.” (Apocalipsis6: 13.) Esta profecía se cumplió de modo sorprendente y pasmoso con la granlluvia meteórica del 13 de noviembre de 1833.Fue éste el más dilatado y admirable espectáculo de estrellas fugaces que sehaya registrado, pues “¡sobre todos los Estados Unidos el firmamento enteroestuvo entonces, durante horas seguidas, en conmoción ígnea! No ha ocurridojamás en este país, desde el tiempo de los primeros colonos, un fenómenocelestial que despertara tan grande admiración entre unos, ni tanto terror nialarma entre otros.” “Su sublimidad y terrible belleza quedan aún grabadas en
    • 31el recuerdo de muchos…. Jamás cayó lluvia más tupida que ésa en que cayeronlos meteoros hacia la tierra; al este, al oeste, al norte y al sur era lo mismo. Enuna palabra, todo el cielo parecía en conmoción. . . . El espectáculo, tal comoestá descrito en el diario del profesor Silliman, fue visto por toda la Américadel Norte…. Desde las dos de la madrugada hasta la plena claridad del día, enun firmamento perfectamente sereno y sin nubes, todo el cielo estuvoconstantemente surcado por una lluvia incesante de cuerpos que brillaban demodo deslumbrador.” –R. M. Devens, American Progress; or, The Great Eventsof the Greatest Century, cap. 28, párrs. 1 – 5.“En verdad, ninguna lengua podría describir el esplendor de tan hermosoespectáculo; . . . nadie que no lo haya presenciado puede formarse exacta ideade su esplendor. Parecía que todas las estrellas del cielo se hubiesen reunidoen un punto cerca del cénit, y que fuesen lanzadas de allí, con la velocidad delrayo, en todas las direcciones del horizonte; y sin embargo no se agotaban:con toda rapidez seguíanse por miles unas tras otras, como si hubiesen sidocreadas para el caso.” –F. Reed, en el Christian Advocate and Journal, 13 dedic. de 1833. “Es imposible contemplar una imagen más exacta de la higueraque deja caer sus higos cuando es sacudida por un gran 382 viento.” –“TheOld Countryman,” en el Evening Advertiser de Portland, 26 de nov. de 1833.En el Journal of Commerce de Nueva York del 14 de noviembre se publicó unlargo artículo referente a este maravilloso fenómeno y en él se leía la siguientedeclaración: “Supongo que ningún filósofo ni erudito ha referido o registradojamás un suceso como el de ayer por la mañana.Hace mil ochocientos años un profeta lo predijo con toda exactitud, sientendemos que las estrellas que cayeron eran estrellas errantes ofugaces,. . . que es el único sentido verdadero y literal.”Así se realizó la última de las señales de su venida acerca de las cuales Jesúshabía dicho a sus discípulos: “Cuando viereis todas estas cosas, sabed queestá cercano, a las puertas.” (S. Mateo 24: 33.) Después de estas señales,
    • 32Juan vio que el gran acontecimiento que debía seguir consistía en que el cielodesaparecía como un libro cuando es arrollado, mientras que la tierra erasacudida, las montañas y las islas eran movidas de sus lugares, y los impíos,aterrorizados, trataban de esconderse de la presencia del Hijo del hombre.(Apocalipsis 6: 12 – 17.)Muchos de los que presenciaron la caída de las estrellas la consideraron comoun anuncio del juicio venidero –“como un signo precursor espantoso, unpresagio misericordioso, de aquel grande y terrible día.”- “The OldCountryman,” en el Evening Advertiser de Portland, 26 de nov. De 1833. Asífue dirigida la atención del pueblo hacia el cumplimiento de la profecía, ymuchos fueron inducidos a hacer caso del aviso del segundo advenimiento.(CS. Cap. 19 Una profecía significativa. Pág. 380, 381, 382)Todos estos eventos sobrenaturales que acompañaron al cumplimiento deestas grandes profecías se cumplieron de manera asombrosa en el tiempo quela profecía lo indicaba, aparecieron como señales que anunciabanacontecimientos de gran importancia como lo sería el comienzo día del juicio.Fue Gabriel, el ángel que sigue en jerarquía al Hijo de Dios, quien trajo elmensaje divino a Daniel. Fue a Gabriel, "su ángel," a quien envió Cristo pararevelar el futuro al amado Juan; y se pronuncia una bendición sobre aquellosque leen y oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas en ella escritas."No hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos losprofetas." Aunque "las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios, . . .las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre.* Dios nosha dado estas cosas, y su bendición acompañará al estudio reverente, conoración, de las escrituras proféticas.
    • 33Así como el mensaje del primer advenimiento de Cristo anunciaba el reino desu gracia, el mensaje de su segundo advenimiento anuncia el reino de sugloria. El segundo mensaje, como el primero, está basado en las profecías. Laspalabras del ángel a Daniel acerca de los últimos días, serán comprendidas enel tiempo del fin. En ese tiempo, "muchos correrán de aquí para allá, y laciencia será aumentada." "Los impíos obrarán impíamente, y ninguno de losimpíos entenderá, pero entenderán los entendidos." El Salvador mismoanunció señales de su venida y dijo: "Cuando viereis hacerse estas cosas,entended que está cerca el reino de Dios." "Y mirad por vosotros, quevuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de loscuidados de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día." "Veladpues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todasestas cosas que han de venir y de estar en pie delante del Hijo del hombre."Hemos llegado al período predicho en estos pasajes. El tiempo del finha llegado, las visiones de los profetas están deselladas, y sussolemnes amonestaciones nos indican que la venida de nuestro Señoren gloria está cercana. (DTG. Cap. 23 El reino de Dios está cerca. Pág. 203)Apocalipsis revela que la hora del juicio había llegado y que sería anunciada agran voz, un ángel proclama a gran voz a toda la tierra que esa hora habíallegado. (Apoc. 14: 6-7) Aquí se anuncia el surgimiento de un granmovimiento profético destinado a proclamar tal mensaje de advertencia, elmensaje del primer ángel simboliza el gran despertar religioso que se vivió entorno al cumplimiento de esta fecha profética.Tal movimiento fue encabezado por Guillermo Miller quien tras de suconversión y dedicando varios años al estudio de la Biblia descubrió la profecíade Daniel 8: 14, tomando la interpretación y creencias de la época creyó que elsantuario sería la tierra y su purificación se realizaría por fuego en torno a lasegunda venida de Cristo.
    • 34De esta forma se dedicó a determinar el comienzo de los 2300 días y poderasí también determinar el término de tal período y con ello llegar a la fecha dela segunda venida, según la interpretación que éste le dio a la profecía.Así comienza un gran despertar religioso en torno al retorno de Cristo, aunquela interpretación estaba incorrecta en cuanto al evento que se produciría, loscálculos estaban en lo cierto y el fin de los 2300 días proféticos terminaban enel otoño del 22 de octubre de 1844. Aunque los cálculos iníciales apuntaban ala primavera de ese año, la profecía apuntaba al otoño, ese desfase seconsideró o interpreto como una demora basada en la parábola de las diezvírgenes donde el esposo se tarda en su regreso de las bodas, así como lademora que habla el profeta Habacuc. (Mat. 25: 1-13; Hab. 2: 1-4)Al llegar la fecha del retorno de Cristo tal como se había calculado y predicadoy ver que nada había sucedido, la experiencia que vivieron los que formaronparte de aquel gran movimiento apocalíptico fue de extrema amargura, lacreencia de que Cristo regresaría el 22 de octubre de 1844 fue dulce como lamiel, pero no tardó en tornarse en la más amarga de todas las experiencias,así, esta experiencia por la cual pasaría la iglesia de aquel período apocalípticoidentificado como el de Sardis (Apoc. 3: 7-13) ya estaba profetizado queocurriría (Apoc. 10: 1-11) y se cumplió de manera análoga a lo que vivieronlos discípulos en sus días cuando Cristo fue crucificado, creyendo en elpensamiento popular de la época, que el Mesías al llegar, se levantaría encontra de los romanos y le devolvería el reino a Israel y sería victorioso sobresus enemigos.La profecía que relata aquella amarga experiencia revela un librito abierto en lamano del ángel que proclama la visión (Apoc. 10: 1-2) y es precisamente eselibrito abierto el que causa y gatilla esta experiencia de dulce y amargo, elúnico libro que recibió la orden de ser sellado o cerrarlo fue el libro de Daniel,(Dan. 12: 4, 9, 10) pero aquí aparece un librito abierto, lo que implica que eltiempo el cual relata este pasaje corresponde con el tiempo del fin, el tiempo
    • 35en que el libro de Daniel estaría desellado o abierto, y fue precisamente el libroen el cual se baso todo el mensaje de aquel gran movimiento adventista o delséptimo mes sobre los 2300 días y que correspondía con el mensaje delprimer ángel de Apocalipsis 14 pero que fue interpretado como la segundavenida de Cristo.Al salir de aquella experiencia se comprendió, tiempo después, que elsantuario no era la tierra sino el templo que está en el cielo y que supurificación correspondía con el servicio del día de la expiación, según lotipificaban los servicios litúrgicos de las fiestas del santuario terrenal. Para eseentonces se descubre que los dos primeros mensajes de los ángeles deApocalipsis 14 anunciaban la hora de ese juicio y el estado espiritual delmundo de entonces al rechazar el mensaje de la segunda venida de Cristo porlas principales iglesias de los EE.UU., en lo que el segundo mensaje denominala caída de Babilonia (Apoc. 14: 8) sin embargo, no se dieron cuenta queexistía un tercer mensaje, que al igual que los dos primeros, tenía que seranunciado a todo el mundo antes que Cristo retornara a la tierra, como es loque efectivamente ocurre una vez que ese tercer mensaje es proclamado almundo entero.(Apoc. 14: 9-20)Tras aquella amarga experiencia simbolizada en Apocalipsis 10, el ángel le dicea Juan “Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos,naciones, lenguas y reyes.” (Apoc. 10: 11), es decir, que tras el amargo trago,desengaño o chasco experimentado, donde Jesús no regresó y habiendocomprendido la verdad de lo que realmente ocurrió, había que volvernuevamente a profetizar, volver al mismo mensaje que Cristo viene yanunciarlo una vez más al mundo entero. Esta vez sí sería el mensaje correctobajo la interpretación correcta y en el tiempo correcto porque el mensaje deltercer ángel sería el último mensaje dado a la tierra antes que Cristo venga.
    • 36Esto implicaría que como resultado o consecuencia del chasco de 1844 surgiríaun nuevo movimiento profético que se encargaría de realizar y llevar a términoesta tarea de volver a profetizar, y el mismo mensaje del tercer ángel losseñala diciendo: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan losmandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apoc. 14: 12) hablando de esteremanente también se señala “Entonces el dragón se llenó de ira contra lamujer; y se fue hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella,los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio deJesús.” (Apoc. 12: 17)Esta iglesia final o remanente, descendiente de aquella iglesia primitiva y delos primeros discípulos se encargaría de restaurar la verdad (Isa. 58: 12) queel cuerno pequeño echaría por tierra, la verdad de los mandamientos de Dios,del sábado y de la salvación por medio de la fe en Cristo, así como de todo elconjunto de doctrinas bíblicas y esto estaba de acuerdo y en armonía con laverdad que encierra el lugar santísimo del santuario celestial a donde Cristopaso a administrar. El arca de la alianza o del pacto que contenía losmandamientos de Dios se abrían para toda la humanidad como la verdadpresente para éste tiempo final. (Apoc. 3: 7-8; 8: 1-5; 11: 19)De esta forma, resulta impresionante hasta aquí como todas las profecías sehan venido cumpliendo a través de todos los tiempos, períodos de tiempocronológicos han comenzado y terminado para dar paso a otros eventos de laprofecía acercándose esta a los eventos de mayor envergadura y gravedad,todo se ha cumplido de manera sorprendente en el tiempo que la profecíaindicaba y el evento que debería de producirse.
    • 37Las profecías que el gran YO SOY dio en su Palabra nos dicen dóndeestamos hoy en la procesión de los siglos y lo que puede esperarse enel tiempo futuro. Todo lo que la profecía predijo como habiendo deacontecer hasta el momento actual, se lee cumplido en las páginas dela historia, y podemos tener la seguridad de que todo lo que falta porcumplirse se realizará en su orden.Hoy las señales de los tiempos declaran que estamos en el umbral degrandes y solemnes acontecimientos. En nuestro mundo, todo está enagitación. Ante nuestros ojos se cumple la profecía por la cual elSalvador anunció los acontecimientos que preceden su venida: "Yoiréis guerras, y rumores de guerras. . . Se levantará nación contranación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres, yterremotos por los lugares" (Mat. 24: 6, 7).El momento actual es de interés para todos los que viven. Losgobernantes y estadistas, los hombres que ocupan puestos de confianza yautoridad, los hombres y mujeres pensadores de todas las clases, tienen fijasu atención en los acontecimientos que se producen en derredor nuestro.Observan las relaciones que existen entre las naciones. Observan la intensidadque se apodera de todo elemento terrenal, y reconocen que algo grande ydecisivo está por acontecer, que el mundo se encuentra en víspera de unacrisis estupenda.La Biblia, y tan sólo la Biblia presenta una visión correcta de estascosas. En ella se revelan las grandes escenas finales de la historia denuestro mundo, acontecimientos que ya se anuncian, y cuyaaproximación hace temblar la tierra y desfallecer los corazones de loshombres (Profetas y Reyes, pág. 394. Año 1916). (EV. Cáp. 7)Debiéramos estudiar los grandes hitos que señalan los tiempos en que vivimos.-4MR 163 (1895).Aquellos que se coloquen bajo el control de Dios, para ser guiados por él,captarán el paso continuo de los eventos que él ha dispuesto que ocurran. -7T14 (1902).
    • 38Debemos ver en la historia el cumplimiento de la profecía, para estudiar lasoperaciones de la Providencia en los grandes movimientos de reforma, y paracomprender el progreso de los eventos en el ordenamiento de las nacionespara el conflicto final de la gran controversia. -8T 307 (1904). (EUD. Cap. 1 Laúltima crisis de la tierra. Pág. 9) Fin del ministerio celestial de CristoLa entrada de Cristo al lugar santísimo a realizar el último servicio “anual” quecorrespondía con el día de la expiación antes que el regrese y su pueblocelebre la fiesta de las cabañas tras la gran bendición sacerdotal, se encuentraen armonía y paralelo con el último mensaje dado al mundo, el mensaje deltercer ángel, así como con el último período de la iglesia que sería el deLaodicea (Apoc. 3: 14-22) Han trascurrido 165 años desde que comenzó eljuicio en el cielo y del fin de los 2300 días proféticos, todas las evidenciaspresentadas hasta aquí en las Sagradas Escrituras revelan que ningún períodode tiempo se ha extendido más de lo necesario y que cada uno de ellos haencontrado su cumplimiento y su fin para dar lugar al comienzo de otro.Al comenzar un evento significativo y de vital trascendencia para la humanidady de manera especial para la iglesia, han estado marcados por acontecimientosque llaman la atención de los hombres y mujeres a lo que se está realizando,Dios atrae la atención de los hombres al cumplimiento de las profecías o altiempo en que estas se están por cumplir, así, por cada evento que esta porocurrir en el cielo y que afectará los destinos eternos de todo ser humano estetiene su repercusión o anuncio de manera significativa y portentosa en latierra.
    • 39El nacimiento de Cristo, el comienzo de su ministerio terrenal, su muerte, suresurrección, su ascensión, el comienzo de su ministerio celestial en el lugarsanto del santuario celestial, su ministerio en el lugar santísimo del mismo,han sido claramente revelados y los acontecimientos que se producían en latierra hacían mirar y reflexionar que algo estaba pasando o que iba acontecer,ahora vivimos bajo el día de la expiación y el lugar santísimo es la última etapade Cristo como sumo sacerdote, lo que sigue de allí en adelante es la unciónde Cristo como Rey de Reyes y Señor de Señores pero para ese tiempo cadacaso estará decidido para la eternidad y será demasiado tarde para enmendarla vida o hacer alguna preparación. (Apoc. 22: 11)De manera que antes de que Cristo termine su obra mediadora en el lugarsantísimo y salga del templo celestial, (Apoc. 15: 5-8; 22: 11) Dios tambiénestá llamando la atención de los hombres y mujeres de este tiempo a que esahora, esta vez, se está acercando a su fin, de la misma forma como lo hizocuando la hora de ese mismo juicio estaba por comenzar en 1844 por mediode acontecimientos insólitos en la naturaleza (el terremoto de Lisboa en 1755,el oscurecimiento del sol 19 de mayo de 1780, la caída de las estrellas, en1833 y un gran despertar religioso con el mensaje de la segunda venida) hoyestá sucediendo lo mismo, la naturaleza está cobrando un rol protagónicocomo nunca antes en la historia de la humanidad, desastres y catástrofesnunca antes vistas por los hombres de este tiempo, acontecimientos insólitos,extraños y catastróficos en la naturaleza, como el calentamiento global y elcambio climático y cuyas consecuencias para la existencia humana siquiera sonimaginadas, revelan y anuncian que la hora de ese juicio está llegando a suculminación y que eventos de mayor gravedad están por acontecer sobre latierra. (Luc. 21: 11, 25-26; Rom. 8: 18-23; Apoc. 7: 1-3)
    • 40¿Qué significan las horribles calamidades marinas, barcos arrojados a laeternidad sin un momento de advertencia? ¿Qué significan los accidentes entierra, incendios que consumen las riquezas que los hombres han atesorado,mucho de lo cual ha sido acumulado oprimiendo al pobre? El Señor nointervendrá para proteger la propiedad de aquellos que transgreden su ley,quebrantan su pacto y pisotean su día de reposo, aceptando en su lugar un díade descanso espurio.Las plagas de Dios ya están cayendo sobre la tierra, arrasando las estructurasmás costosas como si fuera mediante un soplo de fuego desde el cielo. ¿Noharán estos juicios recapacitar a los profesos cristianos? Dios los permite paraque el mundo preste atención, para que los pecadores le teman y tiemblenante él.-3MR 311 (1902).Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno desus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediantefenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios expresará a los incrédulosagentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.-19MR279 (1902).¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de ladestrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidasy propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichososde las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza,completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse elpropósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cualesél procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.-PR 207 (c. 1914). (EUD. Cap. 2 Señales del pronto regreso de Cristo. Pág. 16,17)
    • 41Nos hallamos en el mismo umbral de la crisis de los siglos. En rápida sucesiónse seguirán unos a otros los castigos de Dios: incendio e inundaciones,terremotos, guerras y derramamiento de sangre. No debemos quedarsorprendidos en este tiempo por acontecimientos grandes y decisivos; porqueel ángel de la misericordia no puede permanecer mucho más tiempo paraproteger a los impenitentes. (Profetas y Reyes, pág. 208.)La hora de crisis va avecinándose gradualmente. El sol brilla en el cielo,recorriendo su camino habitual, y los cielos todavía declaran la gloria de Dios.Los hombres siguen comiendo y bebiendo, plantando y edificando, casándose ydándose en casamiento. Los comerciantes continúan comprando y vendiendo.Los hombres se atropellan mutuamente por alcanzar el puesto más alto. Losamantes de los placeres siguen aglomerándose en los teatros, en las carrerasde caballos, y en los antros de juego. Prevalece la más alta excitación, y sinembargo el tiempo de gracia está terminando rápidamente, y cada caso estápor ser decidido para la eternidad. Satanás ve que su tiempo es corto.El ha puesto en acción a todos sus agentes a fin de que los hombres seanengañados, estén alucinados, ocupados y fascinados hasta que el día de graciatermine, y la puerta de la misericordia se cierre para siempre. (SouthernWatchman, 3 de octubre de 1905.)La transgresión casi ha llegado a su límite máximo. La confusión llena elmundo, y pronto ha de venir sobre los seres humanos un gran terror. El finestá muy cerca. Nosotros, que conocemos la verdad, hemos de prepararnospara lo que pronto ha de irrumpir sobre el mundo como una sorpresaagobiadora. 66 (Testimonies, tomo 8, pág. 28.)En este tiempo en que prevalece la iniquidad, podemos saber que la últimacrisis está por llegar. Cuando el desafío a la ley de Dios sea casi universal,cuando su pueblo esté oprimido y afligido por sus semejantes, el Señor seinterpondrá. (Lecciones Prácticas del Gran Maestro, pág. 165.)
    • 42Estamos en el umbral de grandes y solemnes acontecimientos. Las profecíasse están cumpliendo. La historia, extraña y llena de sucesos, estáregistrándose en los libros del cielo. Todo en nuestro mundo está en agitación.Hay guerras y rumores de guerras. Las naciones están airadas, y ha llegado eltiempo en que deben ser juzgados los muertos. Los acontecimientos estáncambiando para traer el gran día de Dios, que se apresura grandemente.Queda, por así decirlo, solamente un momento de tiempo. Pero aunque ya selevanta nación contra nación, y reino contra reino, no hay todavíaconflagración general. Todavía los cuatro vientos son retenidos hasta que lossiervos de Dios sean sellados en sus frentes. Entonces las potencias de latierra ordenarán sus fuerzas para la última gran batalla. (Joyas de losTestimonios, tomo 2, pág. 369.) (SC. Condiciones mundiales que hace frenteel cristiano. Pág. 65, 66)El espíritu refrenador de Dios se está retirando ahora mismo del mundo. Loshuracanes, las tormentas las tempestades, los incendios y las inundaciones, losdesastres por tierra y mar, se siguen en rápida sucesión. La ciencia procuraexplicar todo esto. Menudean en derredor nuestro las señales que nos dicenque se acerca el Hijo de Dios, pero son atribuidas a cualquier causa menos a laverdadera. Los hombres no pueden discernir a los ángeles que comocentinelas refrenan los cuatro vientos para que no soplen hasta que esténsellados los siervos de Dios; pero cuando Dios ordene a sus ángeles quesuelten los vientos, habrá una escena de contienda que ninguna pluma puededescribir. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 141 15.)La época en que vivimos es importante y solemne. El espíritu de Dios se estáretirando gradual pero ciertamente de la tierra. Ya están cayendo juicios yplagas sobre los que menosprecian la gracia de Dios. Las calamidades entierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, como portentosospresagios, anuncian la proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad.Las agencias del mal se coligan y acrecen sus fuerzas para la gran crisis final.
    • 43Grandes cambios están a punto de producirse en el mundo, y los movimientosfinales serán rápidos. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 280.)Está muy cerca el momento en que habrá en el mundo una tristeza que ningúnbálsamo humano podrá disipar. Se está retirando el Espíritu de Dios. Sesiguen unos a otros en rápida sucesión los desastres por mar y tierra. ¡Concuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de ladestrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidasy propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichososde las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza,completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse elpropósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cualesél procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.(Profetas y Reyes, pág. 207.) (SC. Condiciones mundiales que hace frente elcristiano. Pág. 66, 67)Estamos viviendo en tiempos proféticos, las profecías que nos hablan acercadel tiempo de gracia y que este está llegando a su fin, que Cristo muy prontosaldrá del lugar santísimo del santuario celestial se están cumpliendo ahoramismo en nuestros días a la vista y paciencia de nuestra adormecida mirada.Todos estos desastres y catástrofes nos revelan a gran voz que el Espíritu deDios se está retirando ahora mismo del mundo, el cual no contendrá más a lospoderes del mal que están obrando para traer destrucción, desolación y lamuerte sobre hombres y animales.Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosecharmuchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretos delos laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir loselementos en cuanto Dios se lo permita. Cuando se le dejó que afligiera a Job,¡cuán prestamente fueron destruídos rebaños, ganado, sirvientes, casas ehijos, en una serie de desgracias, obra de un momento! Es Dios quien protegea sus criaturas y las guarda del poder del destructor. Pero el mundo cristiano
    • 44ha manifestado su menosprecio de la ley de Jehová, y el Señor haráexactamente lo que declaró que haría: alejará sus bendiciones de la tierra yretirará su cuidado protector de sobre los que se rebelan contra su ley y queenseñan y obligan a los demás a hacer lo mismo. Satanás ejerce dominio sobretodos aquellos a quienes Dios no guarda en forma especial. Favorecerá y haráprosperar a algunos para obtener sus fines, y atraerá desgracias sobre otros,al mismo tiempo que hará creer a los hombres que es Dios quien los aflige.Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médicoque puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades ydesastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas ydesolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares ybajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en lasgrandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terriblestempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareasextraordinarias y en los terremotos.Destruye las mieses casi maduras y a ello siguen la hambruna y la angustia;propaga por el aire emanaciones mefíticas y miles de seres perecen en lapestilencia. Estas plagas irán menudeando más y más y se harán más y másdesastrosas. La destrucción caerá sobre hombres y animales. "La tierra sepone de luto y se marchita," "desfallece la gente encumbrada de la tierra. Latierra también es profanada bajo sus habitantes; porque traspasaron la ley,cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno." (Isaías 24: 4, 5, V.M.)(CS. Cap. 37 El conflicto inminente. Pág. 646, 647)No solamente la naturaleza se encuentra manifestando de una manera nuncaantes vista, sino también la sociedad en su conjunto da muestra de su rápidodeterioro y precipitado avance hacia su maduración total que la llevará a sudestrucción final. (2ª Tim. 3: 1-5)
    • 45Terribles eventos podemos ver entre los hombres y mujeres de todas lasedades pareciera que estuvieran poseídos por las legiones del mal, hombres ymujeres dominados por espíritus de demonios cometen espeluznantes yrepugnantes crímenes, el índice de maldad ha llegado a niveles tan peligrososque está escapando de la mano y del control de la autoridad acercándoserápidamente y de manera peligrosa al límite permitido y tolerado por Dios.Con infalible exactitud, el Ser Infinito sigue llevando una cuenta con todas lasnaciones. Mientras ofrece su misericordia, con invitaciones al arrepentimiento,esta cuenta permanece abierta; pero cuando las cifras llegan a cierta cantidadque Dios ha fijado, comienza el ministerio de su ira.-2JT 63 (1882).Dios lleva un registro de las naciones y los cálculos han aumentado contra ellosen los libros del cielo; y cuando se decrete una ley de que la transgresión delprimer día de la semana será castigada, entonces su copa estará llena.-7CBA922 (1886).Dios mantiene una cuenta con las naciones... Cuando llegue plenamente eltiempo en que la iniquidad haya alcanzado el límite declarado de lamisericordia de Dios, su paciencia cesará. Cuando las cifras acumuladas en losregistros del cielo indiquen que está completa la suma de la transgresión, la iravendrá.-5T 524 (1889).Mientras la misericordia de Dios tiene mucha paciencia con el transgresor, hayun límite más allá del cual los hombres no pueden seguir en sus pecados.Cuando se llega a ese límite, se retira el ofrecimiento de la gracia y comienzala ejecución del juicio.-PP 160 (1890).El tiempo vendrá cuando los hombres llegarán en el fraude y la insolencia a unpunto que el Señor no les permitirá sobrepasar, y entonces aprenderán que lapaciencia de Jehová tiene límite.-3JT 281 (1909).
    • 46Hay un límite más allá del cual los juicios de Jehová no pueden ya demorarse.-PR 307 (c.1914).El tiempo durará un poco más hasta que los habitantes de la tierra hayanllenado la copa de su iniquidad, y entonces la ira de Dios, que por tanto tiempoha dormitado, despertará, y esta tierra de luz beberá la copa de su ira sinmezcla.-1T 363 (1863).La copa de iniquidad está casi llena, y la justicia, y la justicia retributiva deDios está por descender sobre los culpables.-4T 489 (1880).La maldad de los habitantes de la tierra, casi ha hecho desbordar la copa desus iniquidades. Casi ha llegado la tierra al punto en el cual Dios se dispone aabandonarla en manos del destructor.-3JT 142 (1902).La transgresión casi ha llegado a su límite. La confusión llena el mundo, ypronto un gran terror vendrá sobre los seres humanos. El fin está muy cerca.Nosotros, que sabemos la verdad, debiéramos estar preparándonos para loque pronto se desatará sobre el mundo como una sorpresa abrumadora.-8T 28(1904). (EUD. Cap. 3 ¿Cuándo serán estas cosas? Pág. 23, 24)El cumplimiento de estas profecías sorprende de manera maravillosa yabrumadora, Dios nos está advirtiendo claramente y de forma solemne que eltiempo de gracia está llegando a su término y que las profecías para esta partedel tiempo del fin se están cumpliendo ahora mismo y rápidamente.Hay muchas personas que no comprenden las profecías que se refieren a estosdías, y por lo tanto deben ser ilustradas. Es el deber de los centinelas y loslaicos dar a la trompeta un sonido certero.- Ev 146 (1875).
    • 47Alcen la voz los centinelas ahora, y den el mensaje que es verdad presentepara este tiempo. Mostremos a la gente dónde estamos en la historiaprofética. -2JT 323 (1889).Hay un día que Dios ha designado, para la conclusión de la historia de estemundo: "Será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, paratestimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin". La profecía se estácumpliendo rápidamente. Debiera decirse mucho, mucho más, sobre estostemas tremendamente importantes. Está cercano el día cuando el destino delas almas se decidirá para siempre...Debieran realizarse grandes esfuerzos para mantener este tema ante la gente.El hecho solemne de que el día del Señor vendrá repentina, inesperadamente,debe mantenerse no sólo ante la gente del mundo sino también ante nuestraspropias iglesias. La alarmante advertencia de la profecía se dirige a cadaalma. Que nadie se considere libre del peligro de ser sorprendido. Queninguna interpretación de la profecía le robe a usted la convicción delconocimiento de los acontecimientos que muestran que este gran evento estácercano.-FE 335-336 (1895). (EUD. Cap. 1 La última crisis de la tierra. Pág.10)Por otro lado, el mensaje del tercer ángel, es la última advertencia de Dios a lahumanidad mientras Cristo termina su obra mediadora en el lugar santísimodel santuario celestial antes que llegue el fin y Jesús retorne a la tierra, elmismo mensaje contiene información sobre las profecías que se cumplirán ydesarrollarán en la tierra poco antes que termine el tiempo de gracia, del cualel ángel se encarga de advertir a toda la humanidad. (Apoc. 14: 9-13, 14-20)Este mensaje es proclamado a gran voz a toda la tierra, al igual que el primero(Apoc. 14: 6,7) lo cual profetiza aquí un gran movimiento semejante al que selevanto alrededor de 1844, pero que esta vez este mensaje es sin error deinterpretación, Cristo viene.
    • 48Este mensaje advierte de eventos que se desarrollarán sobre la tierra loscuales afectarán el destino eterno de toda la humanidad, la adoración de labestia y de su imagen, recibir su marca en la frente o en la mano constituyenla más terrible de todas las advertencia nunca antes hecha por Dios y delsevero juicio que caerá finalmente sobre todos aquellos que sigan a estepoder. (v. 10-11)Estos eventos aun están en el futuro escatológico pero que muy prontoencontrarán su cumplimiento profético de manera maravillosa y sorprendente,aun no hemos llegado a estos eventos pero los acontecimientos actuales quese están desarrollando sobre la tierra muestran de manera evidente ysorprendente que los poderes del mal ya están actuando, las naciones se estánacomodando para los acontecimientos finales, y se puede observar un rápidoavance hacia lo que muy pronto será sobre la tierra un nuevo orden mundialformado en base a la triple alianza que Apocalipsis revela.El mundo es un teatro: los actores, sus habitantes, se preparan paradesempeñar su parte en el último gran drama. En cuanto a las grandes masashumanas, no hay unidad, excepto cuando los hombres se confederan pararealizar sus propósitos egoístas. Dios está observando. Sus propósitos conrespecto a sus súbditos rebeldes, serán cumplidos. El mundo no ha sidoentregado en las manos de los hombres, aun cuando Dios permite que loselementos de la confusión y el desorden ejerzan dominio temporariamente.Un poder de abajo está actuando para poner en acción las grandesescenas finales del drama: la venida de Satanás como si fuera Cristo, y suactuación con todo engaño de iniquidad en aquellos que se unen en sociedadessecretas. Los que se entregan a la pasión por confederarse están llevando acabo los planes del enemigo. La causa será seguida por el efecto.(Testimonies, tomo 8, págs. 27, 28.) (SC. Condiciones mundiales que hacefrente el cristiano. Pág. 64)
    • 49Todas las profecías que se desarrollarán muy pronto sobre la tierra en relaciónal último acto del drama humano las veremos cumplidas sobre la tierra, la leydominical, la unión total y completa de los poderes del mal, un nuevo ordenmundial sobre la tierra, la obra maravillosa del poder del espiritismo, laadoración del papado como único líder mundial sobre la tierra, la persecución yopresión del pueblo de Dios, el descenso de la lluvia tardía con la últimaamonestación de Dios a la humanidad, el fin del tiempo de gracia y los juiciosposteriores a este como las siete plagas, la gran batalla del Armagedón y lasegunda venida de Cristo muy pronto será todo aquello realidad.Pronto se cumplirán las predicciones incumplidas del libro deApocalipsis. Ahora el pueblo de Dios debe estudiar con diligencia estaprofecía y entenderla claramente. No encubre la verdad; nos advierte conclaridad, diciéndonos lo que sucederá en el futuro. -1NL 96 (1903). (EUD. Cap.1 La última crisis de la tierra Pág. 9)No nos engañemos las profecías concernientes a nuestros días se están ahoramismo desarrollando y algunas de ellas están encontrando su cumplimientofrente a nosotros todo lo que se escribió que abría de cumplirse se cumpliráhay profecías que son condicionales a la actitud del ser humano pero no es asícon respecto a las profecías que se refieren al tiempo del fin estas encontraransu notable cumplimiento en nuestros días de la manera como están escritas.El tiempo de angustia, que irá en aumento hasta el fin, está a las puertas. Notenemos tiempo que perder. El mundo está agitado con el espíritu de guerra.Las profecías del capítulo 11 de Daniel casi han alcanzado su cumplimientofinal. -RH Noviembre 24, 1904.
    • 50El tiempo de angustia- angustia como no ha habido desde que hubo nación[Dan. 12: 1]- es Inminente, y no encontramos como las vírgenes dormidas.Debemos despertar y pedirle al Señor Jesús que nos sostenga con su brazoseternos y nos lleve a través del tiempo de prueba que está ante nosotros.-3MR 305 [1906].El mundo se está volviendo más y más anárquico. Pronto una gran angustiasobrecogerá a las naciones, una angustia que no cesará hasta que Jesúsvenga.- RH Febrero 11, 1904.Estamos en vísperas del tiempo de angustia y nos esperan dificultades apenassospechadas.- 3JT306, 1909. (EUD. Cap. 1 La última crisis de la tierra. Pág. 7)Muchas de estas profecías están contenidas en los libros del AntiguoTestamento, profecías que muchos ignoran que se cumplirán, encerradas enlibros que nadie lee, todo aquello se cumplirá en nuestros días.Nunca estamos ausentes de la mente de Dios. Dios es nuestro gozo y nuestrasalvación. Cada uno de los profetas antiguos habló menos para su propiotiempo que para el nuestro, de manera que sus profecías son válidas paranosotros. "Y estas cosas acontecieron como ejemplo, y están escritas paraamonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos" (1Cor. 10: 11). "A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros,administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os hanpredicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en lascuales anhelan mirar los ángeles" (1 Ped. 1:12).Enoc, séptimo desde Adán, estuvo profetizando siempre la venida del Señor.Este gran acontecimiento le había sido revelado en visión. Abel, aunquemuerto, está siempre hablando de la sangre de Cristo, que es la única quepuede hacer nuestras ofrendas y nuestros dones perfectos. La Biblia haacumulado y reunido sus tesoros para esta última generación. Todoslos grandes eventos y las solemnes transacciones de la historia del
    • 51Antiguo Testamento, han sido repetidas y se están repitiendo en laiglesia en estos últimos días. Moisés todavía habla, enseñando la negaciónde sí mismo al desear que el mismo fuera borrado del libro de la vida en favorde sus semejantes, a fin de que ellos se salvaran. David encabeza la [el actode] intercesión de la iglesia a favor de la salvación de almas hasta los confinesde la tierra.Los profetas todavía testifican de los sufrimientos de Cristo y de la gloria quedebía seguir. Allí todas las verdades acumuladas se nos presentan con fuerzapara que aprovechemos sus enseñanzas. Estamos bajo la influencia de todasellas. ¿Qué clase de personas debemos ser nosotros, a quienes ha sido dadatoda esta rica luz como herencia? Al concentrarse toda la influencia del pasadocon una luz nueva y acrecentada del presente, a todos los que la siguen se lesda un poder intensificado. Su fe aumentará y se pondrá en ejercicio en eltiempo presente, despertando una energía y un fervor intensamente ampliado;y en base a una dependencia de Dios y de su poder, llenarán el mundo yenviarán la luz del Sol de Justicia hasta los confines de la tierra.Dios ha enriquecido el mundo en estos días finales en proporción al aumentode la impiedad, si sus hijos sólo echaran mano de su don inapreciable yvincularan todo su interés con el Señor. No debe haber ídolos acariciados, y nonecesitamos temer lo que vendrá, sino encomendar el cuidado de nuestrasalmas a Dios, como a un Creador fiel. Él guardará lo que se encomiende a sucuidado (Carta 74a, 1897). 389 (MS. T3 Novena parte consejos sobre diversosasuntos. 48 Los profetas bíblicos escribieron para nuestro tiempo)Los últimos libros del Antiguo Testamento nos muestran obreros que fuerontomados de entre los trabajadores del campo. Otros eran hombres de grancapacidad y extenso conocimiento, pero el Señor les dio visiones y mensajes.Estos hombres del Antiguo Testamento hablaron de cosas que ocurrían en susdías, y Daniel, Isaías y Ezequiel no solamente hablaron de cosas queconcernían a ellos y que entonces eran verdad presente, sino que su visiónalcanzó al futuro, a lo que debía ocurrir en estos últimos días (Carta 132,1898). (MS. T3 Undécima parte acontecimientos de los últimos días. 57 La
    • 52última gran lucha. El conflicto final será corto pero terrible. Los profetasescribieron para sus días y para los nuestros.)Las profundidades de la tierra son el arsenal del Señor, de donde se sacaronlas armas empleadas en la destrucción del mundo antiguo. Las aguas brotaronde la tierra y se unieron a las aguas del cielo para llevar a cabo la obra dedesolación. Desde el diluvio, el fuego y el agua han sido instrumentos de Diospara destruir ciudades impías. Estos juicios son enviados para que los quetienen en poco la ley de Dios y pisotean su autoridad, tiemblen ante supoderío, y reconozcan su justa soberanía. Cuando los hombres han vistomontañas encendidas arrojando fuego, llamas y torrentes de mineralesderretidos, que secaban ríos, cubrían populosas ciudades y regaban pordoquiera ruina y desolación, los corazones más valientes se han llenado deterror, y los infieles y blasfemos se han visto obligados a reconocer el infinitopoder de Dios.Los antiguos profetas, al referirse a escenas de esta índole, dijeron: "¡Oh sirompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen losmontes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir lasaguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las gentestemblasen a tu presencia! Cuando, haciendo terriblezas cuales nuncaesperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti.""Jehová marcha entre la tempestad y turbión , y las nubes son el polvo de suspies. El amenaza a la mar, y la hace secar, y agosta todos los ríos." (Isa. 64:1-3; Nah. 1: 3, 4.)Las más terribles manifestaciones que el mundo jamás haya visto hasta ahora,serán presenciadas cuando Cristo vuelva por segunda vez. "Los montestiemblan de él, y los collados se deslíen; y la tierra se abrasa a su presencia, yel mundo, y todos los que en él habitan. ¿Quién permanecerá delante de suira? ¿y quién quedará en pie en el furor de su enojo?" "Oh Jehová, inclina tus
    • 53cielos y desciende: toca los montes, y humeen. Despide relámpagos, ydisípalos; envía tus saetas, y contúrbalos." (Nah. 1:5, 6; Sal. 144: 5, 6.)"Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuegoy vapor de humo." "Entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos; yhubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamásdesde que los hombres han estado sobre la tierra." "Y toda isla huyó, y losmontes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un grandegranizo como del peso de un talento." (Hech. 2: 19; Apoc. 16: 18, 20, 21.)Cuando se unan los rayos del cielo con el fuego de la tierra, las montañasarderán como un horno, y arrojarán espantosos torrentes de lava, que cubriránjardines y campos, aldeas y ciudades. Masas incandescentes fundidasarrojadas en los ríos harán hervir las aguas, arrojarán con indescriptibleviolencia macizas rocas cuyos fragmentos se esparcirán por la tierra. Los ríosse secarán. La tierra se conmoverá; por doquiera habrá espantosos terremotosy erupciones..Así destruirá Dios a los impíos de la tierra. Pero los justos serán protegidos enmedio de estas conmociones, como lo fue Noé en el arca. Dios será su refugioy tendrán confianza bajo sus alas protectoras. El salmista dice: "Porque tú haspuesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no tesobrevendrá mal." "Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día delmal; ocultaráme en lo reservado de su pabellón." La promesa de Dios es: "Porcuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también lo libraré: pondrélo en alto,por cuanto ha conocido mi nombre." (Sal. 91: 9, 10, 14; 27: 5.) (PP. Cap. 8Después del diluvio. Pág. 102)No ha habido ni una sola nube que ha caído sobre la iglesia para la cual Diosno haya hecho provisión; no se ha levantado ni una sola fuerza opositora paracontrarrestar la obra de Dios que él no haya previsto. Todo ha ocurrido comolo predijo por medio de sus profetas. No ha dejado a su iglesia en tinieblas yolvidada, sino que ha mostrado mediante declaraciones proféticas lo que
    • 54ocurriría, y obrando por medio de su providencia en el lugar designado de lahistoria del mundo, ha dado lugar a aquello que el Espíritu Santo reveló a susprofetas para que lo predijeran. Todos sus propósitos se cumplirán y seafirmarán. Su ley está unida con su trono, y los instrumentos satánicoscombinados con los instrumentos humanos no pueden destruirla. La verdad esinspirada y está protegida por Dios; perdurará y tendrá buen éxito, aunquealgunas veces aparezca oscurecida. El Evangelio de Cristo es la leyejemplificada en el carácter. Los engaños practicados contra ella, todainvención destinada a vindicar la falsedad, y todo error forjado por losinstrumentos satánicos, llegarán a ser desbaratados para siempre, y el triunfode la verdad será como la apariencia del sol en el mediodía. El Sol de justiciabrillará con poder sanador en sus rayos, y toda la tierra estará llena de sugloria. (¡Maranata, El Señor viene! El Rey ya viene. La verdad triunfará.)De esta forma nos hemos preguntado por mucho tiempo ¿cuándo será lavenida de Cristo?, sin embargo las mismas señales y eventos que ya estánaconteciendo nos revelan que ese magno evento está muy próximo aacontecer y que las más grandes profecías muy pronto se cumplirán, ahoravivimos los momentos previos al fin del tiempo de gracia el cual decidirá lasuerte eterna de cada ser humano que viva sobre la tierra y de aquellos que yahan muerto.Que nada nos distraiga y nos quite del pensamiento que vivimos en los últimosdías, las profecías ya se están cumpliendo los acontecimientos que hancomenzado a suceder en todo orden de cosas, no hacen más que confirmarlas reveladoras palabras proféticas de Cristo Así también vosotros, cuandoveáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Desiertoos digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. Elcielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. (Luc. 21: 31, 32-33)
    • 55