• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Juicios que caen sobre la tierra
 

Juicios que caen sobre la tierra

on

  • 1,198 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,198
Views on SlideShare
1,198
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
21
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Juicios que caen sobre la tierra Juicios que caen sobre la tierra Document Transcript

    • 1 LOS JUICIOS QUE CAEN SOBRE LA TIERRA Desastres y catástrofes naturales ¿De dónde proceden? Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaréde la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. (Apoc. 3: 10)________________________________________________________Desde hace mucho tiempo el hombre se ha preguntado si Dios es amor y élrealmente existe ¿Entonces por qué el mal parece predominar sobre la tierra?¿Por qué Dios permite los desastres, las catástrofes, el dolor, el sufrimiento y lamuerte? Hoy más que nunca se acentúan preguntas como estas y similares,especialmente cada vez que enfrentamos los eventos que se producen en lanaturaleza como los desastres y catástrofes naturales en todo orden de cosas.Cada vez que la naturaleza nos hace recordar lo finitos y débiles que somos,nuestra mente y espíritu se ven agobiados en busca de respuestas frente aestos desastrosos acontecimientos, pero me pregunto ¿Nos hacemos lasmismas preguntas antes que sucedan éstos acontecimientos naturales? ¿Quésucede con nuestras vidas antes que se desaten eventos semejantes? ¿Siguesiendo nuestra reflexión semejante a la que hacemos después que se producenestos acontecimientos?De esta manera, hoy el mundo frente a estos acontecimientos naturales sehace la pregunta ¿Y dónde estaba Dios cuando acontecían estos desastres ocatástrofes? Mientras que otros se preguntan ¿Es posible que Dios sea capazde provocar o enviar semejantes juicios destructivos sobre los hombres?
    • Y por otro lado ¿Qué papel juegan Satanás y sus ángeles en los desastres ycatástrofes que se producen sobre la tierra? ¿Es posible que ellos puedanprovocar estos acontecimientos destructivos sobre los moradores de la tierra?Pero si Dios está al control de todas las cosas ¿Por qué el diablo y sus ángelesdeberían de ocasionar desastres y catástrofes? ¿Quién realmente tiene elcontrol de todas las cosas sobre la tierra?Muchas de estas preguntas surgen en la mente de incluso de aquellos queprofesan ser cristianos, y que a pesar de toda su trayectoria de vida, aúndesconocen temas tan relevantes como el papel que juegan los desastres ycatástrofes naturales en los eventos finales sobre la tierra.Muchos de quienes llevan años militando en un determinado credo o bien en elpropio pueblo de Dios, desconocen la forma de proceder de Dios frente al serhumano y el aumento del índice de maldad sobre la tierra, especialmentedurante este último tiempo. Por lo tanto, ¿Conocemos la forma cómo Diosactuaba en el pasado en determinadas ocasiones cuando existía un índiceelevado de maldad entre los moradores de la tierra y de forma especial con lasnaciones paganas? ¿Conocemos la forma cómo Dios actuaba aún con su propiopueblo cuando éste se revelaba y caía en apostasía?Y por otro lado ¿Conocemos el carácter de Dios? ¿Qué dice la Biblia conrespecto al carácter de la divinidad? o ¿Desconocemos cómo Dios actúa paracon el ser humano e incluso con los propios ángeles y demás habitantes de sureino? o ¿Tenemos una visión amorfa del carácter de Dios? Pero ¿Qué significaque Dios es amor? ¿Es este un amor enfermizo, sentimentalista, desequilibradoo al estilo de los predicadores que proclaman paz y amor en los últimos días?Si Dios es amor, como realmente lo es, ¿Significa esto que Dios es permisivo yque todo lo puede permitir? Si Dios es amor ¿Significa que en ese amor nohará ni bien ni mal?En este estudio veremos y analizaremos diferentes casos tomados del mismoregistro bíblico en los cuales los hombres enfrentaron desastres y catástrofes oacontecimientos devastadores que llevaron a muchos a enfrentarse con la
    • 3muerte y la tragedia. También analizaremos de dónde procedían esos juiciosdestructivos y qué entidad espiritual se encontraba detrás de ellos a la hora deser desatados sobre los hombres. Pero la pregunta clave ¿Puede Dios produciracontecimientos devastadores y catastróficos sobre lo moradores de la tierra?y por otro lado, ¿Tiene el diablo poder para producir estos mismosacontecimientos sobre el planeta? EL CARÁCTER DE DIOS ¿Qué dice la Biblia al respecto?La Biblia nos revela claramente que el carácter de Dios es amor (1ª de Jn. 4:8) y no solo eso, sino también nos revela que ese amor es ancho, profundo yalto (Ef. 3: 14-21) de manera que, claramente las Sagradas Escrituras nosenseñan que la esencia del carácter de Dios es amor y un amor distinto y muysuperior al del hombre.Sin embargo, decir que Dios es amor, es describir su esencia, pero de manerapuntual y señalada ¿Cómo es ese amor de Dios? es decir, ¿Cómo estácompuesto? ¿Qué atributos o cualidades posee? la Biblia nos revela quécualidades posee ese amor divino. Justicia y juicio son el cimiento de tutrono; Misericordia y verdad van delante de tu rostro. (Sal. 89: 14)Claramente se revela que ese amor divino se compone de Justicia, juicio,misericordia y verdad y que por lo mismo, Dios aborrece la maldad, el pecadoy la iniquidad en todas sus formas."Dios es amor", está escrito en cada capullo de flor que se abre, en cada tallode la naciente hierba. Los hermosos pájaros que llenan el aire de melodías consus preciosos cantos, las flores exquisitamente matizadas que en su perfecciónperfuman el aire, los elevados árboles del bosque con su rico follaje de vivienteverdor, todos dan testimonio del tierno y paternal cuidado de nuestro Dios yde su deseo de hacer felices a sus hijos.La Palabra de Dios revela su carácter. El mismo ha declarado su infinito amor ypiedad. Cuando Moisés dijo: "Ruégote me permitas ver tu gloria", Jehovárespondió: "Yo haré que pase toda mi benignidad ante tu vista". (Éxodo 33:
    • 18, 19) Tal es su gloria. Jehová pasó delante de Moisés y clamó: "Jehová,Jehová, Dios compasivo y clemente lento en iras y grande en misericordia y enFidelidad; que usa de misericordia hasta la milésima generación; que perdonala iniquidad, la transgresión y el pecado". (Éxodo 34: 6, 7) "Lento en iras ygrande en misericordia" (Jonás 4: 2) "Porque se deleita en la misericordia".(Miqueas 7: 18) (CC. Cap. 1 Pág. 2)Si Dios es amor y misericordia, ¿Significa esto que El Dios del cielo espermisivo? ¿Significa esto que ese amor todo lo permite y sin límites para elhombre? ¿Significa que ese amor le da plena libertad al ser humano de hacerlo que este se le antoje porque Dios es amor y ese amor todo lo permite y queDios no se molestará por lo que acontece sobre la tierra?En el pasaje citado y los textos señalados, claramente se revela que aparte deser misericordioso, también es justo y que el juicio y la verdad son el cimientode su trono. Los textos señalados nos revelan que en su misericordia soportapor mucho tiempo la maldad del ser humano, "Jehová, Jehová, Dios compasivoy clemente lento en iras… (Éxodo 34: 6, 7) De esta manera, el carácteramoroso de Dios incluye en su misericordia, la clemencia y la paciencia con elser humano, pero se nos revela además, que Dios también se aíra, aunqueesta ira es lenta, es decir, que no se desata de forma irracional o de inmediato,pero que finalmente llega.El amor de Dios quedó demostrado al enviar a su hijo para que muriera por elhombre (Jn. 3: 16) y el clímax de ese amor quedó manifestado sobre la cruzdel Calvario hacia todo el cielo, el universo y este planeta. (Rom. 5: 6-8) Peroen el fondo ¿Qué está demostrando la Cruz del Calvario sobre la cual Cristomurió? Muchos dirán el amor de Dios y eso es plenamente verdad, pero si lovemos desde ese punto de vista solamente, entonces podríamos argumentar¿Qué clase de amor es ese que muere por morir? ¿No sería acaso un amorirracional y masoquista por parte de Dios? o ¿Había algo más en juego?¿Porque quién le dice a alguien que lo ama y después sufre y muere por esapersona por el solo gusto de morir?
    • 5El apóstol Pablo nos dice: Porque la paga del pecado es muerte, mas ladádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. (Rom. 6: 23) Lapaga del pecado es muerte, y Cristo moría por el pecador, por lo tanto, sobrela Cruz del Calvario Cristo recibía la penalidad de la transgresión del hombre,aquella ley trasgredida en el Edén por Adán y Eva, recaía sobre el mismocreador.Pero acaso ¿No hubiera resultado mucho más fácil perdonar al hombre y quetodo siguiera como estaba al principio que sufrir aquella penalidad? La ley deDios es inmutable y en ella se encuentra la seguridad, armonía y felicidad detodo el universo y de las todas las criaturas de Dios, por lo tanto, no era unasunto menor.Si Dios hubiera hecho tal cosa con Adán y Eva, no podríamos decir que El esjusto, sino solamente misericordioso y su gobierno no se cimentaría en justiciay verdad, de manera que a través del plan de la salvación, El Dios del cielodemostró que él es justo y misericordioso a la vez, misericordioso al darle unasegunda oportunidad al hombre y justo en castigar esa misma transgresiónsobre sí mismo.Esto revela que Dios es misericordioso y que el amor de El no solamenteperdona sino también, que es un Dios que no tolera el mal en ninguna de susformas, la Cruz del Calvario revela el amor de Dios y que toda trasgresiónrecibirá justa retribución.LA CAIDA del hombre llenó todo el cielo de tristeza. El mundo que Dios habíahecho quedaba mancillado por la maldición del pecado, y habitado por serescondenados a la miseria y a la muerte. Parecía no existir escapatoria paraaquellos que habían quebrantado la ley. Los ángeles suspendieron sus himnosde alabanza. Por todos los ámbitos de los atrios celestiales, había lamentospor la ruina que el pecado había causado.El Hijo de Dios, el glorioso Soberano del cielo, se conmovió de compasión porla raza caída. Una infinita misericordia conmovió su corazón al evocar lasdesgracias de un mundo perdido. Pero el amor divino había concebido un plan
    • mediante el cual el hombre podría ser redimido. La quebrantada ley deDios exigía la vida del pecador. En todo el universo sólo existía unoque podía satisfacer sus exigencias en lugar del hombre. Puesto quela ley divina es tan sagrada como el mismo Dios, sólo uno igual a Diospodría expiar su transgresión.Ninguno sino Cristo podía salvar al hombre de la maldición de la ley, ycolocarlo otra vez en armonía con el Cielo. Cristo cargaría con la culpa y lavergüenza del pecado, que era algo tan abominable a los ojos de Dios que ibaa separar al Padre y su Hijo. Cristo descendería a la profundidad de ladesgracia para rescatar la raza caída. (PP. Cap. 4 El Plan de la Redención. Pág.48)El sacrificio exigido por su transgresión reveló a Adán y a Eva el caráctersagrado de la ley de Dios; y comprendieron mejor que nunca la culpa delpecado y sus horrorosos resultados. En medio de su remordimiento yangustia pidieron que la pena no cayese sobre Aquel cuyo amor habíasido la fuente de todo su regocijo; que más bien cayera sobre ellos ysu descendencia.Se les dijo que, como la ley de Jehová es el fundamento de su gobierno en elcielo y en la tierra, ni aun la vida de un ángel podría aceptarse como sacrificiopor la transgresión de ellos. Ninguno de sus preceptos podía abolirse ocambiarse para ajustarse al hombre en su condición caída; pero el Hijode Dios, que había creado al hombre, podía expiar su falta. Así como latransgresión de Adán había traído desgracia y muerte, el sacrificio de Cristotraería vida e inmortalidad. (PP. Cap. 4 El Plan de la Redención. Pág. 52)Cuando Cristo vino a nuestro mundo en forma humana todos estabaninteresados en seguirle mientras recorría paso a paso su sendero salpicado desangre desde el pesebre hasta el Calvario. El cielo notó las afrentas y lasburlas que él recibía, y supo que todo era instigado por Satanás.Presenció la obra de dos fuerzas contrarias: Satanás arrojandoconstantemente tinieblas, angustia y sufrimientos sobre la raza humana, y
    • 7Cristo oponiéndosele. Observó la batalla entre la luz y las tinieblas a medidaque se reñía con más ardor. Cuando Cristo exclamó en la cruz en su expiranteagonía: "Consumado es," un grito de triunfo resonó a través de todos losmundos, y a través del mismo cielo.Finalmente se había decidido la gran contienda que tanto había durado en estemundo, y Cristo era el vencedor. Su muerte había contestado la preguntade si el Padre y el Hijo tenían suficiente amor hacia el hombre paraobrar con tal abnegación y espíritu de sacrificio. Satanás habíarevelado su verdadero carácter de mentiroso y asesino. Se vio que sise le hubiese permitido dominar a los habitantes del cielo hubieramanifestado el mismo espíritu con el cual había gobernado a los hijosde los hombres que estuvieron bajo su potestad. Como con una solavoz, el universo leal se unió para ensalzar la administración divina.Si se hubiera podido cambiar la ley, el hombre habría sido salvado sinnecesidad del sacrificio de Cristo; pero el hecho de que fuese necesarioque Cristo diera su vida por la raza caída prueba que la ley de Dios noexonerará al pecador de sus demandas. Está demostrado que la pagadel pecado es la muerte. Cuando murió Cristo, quedó asegurada ladestrucción de Satanás. Pero si la ley hubiera sido abolida en la cruz,como muchos aseveran, entonces el amado Hijo de Dios hubierasufrido la agonía y la muerte sólo para dar a Satanás lo que pedía;entonces el príncipe del mal habría triunfado; y sus acusaciones contrael gobierno divino hubieran quedado probadas. Pero el mismo hechode que Cristo sufrió la pena de la transgresión del hombre, es paratodos los seres creados un poderoso argumento en prueba de que laley es inmutable; que Dios es justo, misericordioso y abnegado; y quela justicia y la misericordia más infinitas se entrelazan en laadministración de su gobierno. (PP. Cap. 4 El Plan de la Redención. Pág.56, 57)
    • Por lo tanto, decir que Dios es amor es un testimonio verdadero y comprobado,pero además, ese mismo amor comprende un carácter ético y moral en el cualDios no admite la maldad en ninguna de sus formas y que el pecado y todaforma de maldad, tarde o temprano, Dios la visita sobre los moradores de latierra.¿No eres tú desde el principio, oh Jehová, Dios mío, Santo mío? No moriremos.Oh Jehová, para juicio lo pusiste; y tú, oh Roca, lo fundaste para castigar. Muylimpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio; ¿por qué ves alos menospreciadores, y callas cuando destruye el impío al más justo que él, yhaces que sean los hombres como los peces del mar, como reptiles que notienen quien los gobierne? (Hab. 1: 12-14)Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, ycastigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, loscuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal. (Sof. 1: 12)Es la gloria de Dios ser misericordioso, lleno de paciencia, bondad y verdad.Pero la justicia revelada al castigar al pecador es tan ciertamente la gloria delSeñor como lo es la manifestación de su misericordia.-RH Marzo 10, 1904.El Señor Dios de Israel va a ejecutar juicio sobre los dioses de este mundocomo lo hizo sobre los de Egipto. El destruirá toda la tierra con fuego einundaciones, plagas y terremotos. Entonces su pueblo redimido exaltará sunombre y lo glorificará en la tierra. ¿No tendrán una actitud inteligente hacialas lecciones de Dios aquellos que están viviendo en la última parte de lahistoria de esta tierra?-10MR 240-241 (1899).Aquel que ha estado como nuestro Intercesor y que oye todas las oraciones decontrición y las confesiones; Aquel a quien se representa con un arco iris, elsímbolo de la gracia y el amor, en torno a su cabeza, pronto cesará su obra enel santuario celestial. Entonces descenderán del trono la gracia y la
    • 9misericordia, y la justicia tomará su lugar. Aquel a quien su pueblo habuscado, asumirá su derecho: el cargo de Juez Supremo.-RH Enero 1, 1889.Dios es presentado en toda la Biblia no sólo como un Ser de misericordia ybenevolencia, sino también como un Dios de justicia estricta e imparcial.-STMarzo 24, 1881. 245 (EUD. Cap. 17 Las siete últimas plagas y los impíos. Pág.136 Formato Flexible.)La Cruz del Calvario entrega un claro testimonio a todos aquellos que piensanque el amor de Dios es un amor permisivo y que todo lo permite, revelandoque tal modo de pensar está completamente equivocado. Dios es amor, perotambién es un Dios que hace justicia y sus juicios sobre la tierra seránciertamente reales.En nuestros días se representa el amor de Dios como de un carácter tal queimpediría que él destruyese al pecador. Los hombres razonan en base a supropia norma inferior de lo correcto y justo. "Pensabas que de cierto sería yocomo tú" (Sal. 50: 21). Miden a Dios comparándolo con ellos mismos.Razonan sobre cómo actuarían bajo las circunstancias y llegan a la conclusiónde que Dios haría como ellos se imaginan que haría...En ningún reino ni gobierno se les permite decir a los transgresores de la leyqué castigo debe ejecutarse contra aquellos que han violado la ley. Todo loque tenemos, todas las mercedes de su gracia que poseemos, se las debemosa Dios. El carácter ofensivo del pecado contra un Dios tal no puede estimarsemás de lo que pueden medirse los cielos con un palmo. Dios es un gobernadormoral así como un Padre. Es el Legislador. Hace y ejecuta sus leyes. La leyque no tiene penalidad, no tiene fuerza.Puede presentarse el razonamiento de que un Padre amante no aceptaría quesus hijos sufriesen el castigo de Dios por fuego, teniendo el poder parasocorrerlos. Pero por el bien de sus súbditos y por su seguridad, Dioscastigará al transgresor. Dios no obra basado en el plan del hombre. El puedeaplicar una, justicia infinita que el hombre no tiene derecho de administrar aun semejante. Noé habría desagradado a Dios si hubiese ahogado a uno de
    • los escarnecedores y burladores que lo hostigaban, pero Dios ahogó al vastomundo. Lot no habría tenido derecho de infligir castigo a sus yernos, peroDios lo haría usando de estricta justicia.¿Quién dirá que Dios no hará lo que él dice que hará? -12MR 207-209; 10MR265 (1876). 246 (EUD. Cap. 17 Las siete últimas plagas y los impíos. Pág.136, 137 Formato Flexible.)De esta manera, la inspiración y la revelación divina nos enseñan que El Diosdel cielo es fuego consumidor para con el pecado y la maldad del hombre sobrela tierra, La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido,diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también elcielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles,como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendonosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos aDios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuegoconsumidor. (Heb. 12: 26-29)Los pecadores se asombraron en Sion, espanto sobrecogió a los hipócritas.¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién denosotros habitará con las llamas eternas? El que camina en justicia yhabla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude susmanos para no recibir cohecho, el que tapa sus oídos para no oír propuestassanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala; éste habitará enlas alturas; fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se le dará su pan, ysus aguas serán seguras. (Is. 33: 14-16)La Biblia nos enseña que el amor de Dios no es un amor enfermizo, irracional osentimentalista como lo vive muchas veces el ser humano, la Biblia revelaclaramente que el amor de Dios no es un amor permisivo, sino que estábasado en la justicia y juicio, misericordia y verdad.Si hasta el momento hemos concebido el carácter de Dios como un ser que essolamente amor y misericordia entonces es que tenemos una visión incompleta
    • 11del carácter de la divinidad, sería un carácter amorfo de aquél que es amor yese amor, también corrige y reprende al ser humano. Pero ¿Cómo funcionan entonces los juicios divinos sobre los seres humanos?Resulta a veces un poco complejo explicar este proceder de Dios para con elser humano, ya hemos señalado, bajo los argumentos presentados, que Dioses tanto amor, así como fuego consumidor y que El hará juicios sobre los sereshumanos.Al momento de señalar que Dios ejecutará sus juicios sobre la tierra ¿Significaesto que El Dios del cielo los hará por el simple gusto de hacerlos? La Bibliarevela que estos juicios vienen sobre la tierra cuando los seres humanostraspasan los límites impuestos y tolerados por Dios, cuando los índices demaldad llegan a tal punto que el mismo carácter justo y compasivo del eternoen su calidad de gobernante supremo y soberano del universo no los puedepermitir por más tiempo.Desde el momento en que los hombres comienzan a comportarse de unamanera destructiva y agresiva y cuya invención del mal a través del tiempo seva multiplicando, entonces Dios procede a advertir por medio de susmensajeros, de tales conductas peligrosas al ser humano, por otro lado, en elmomento en que los hombres desprecian las advertencias y los mensajes deamor, invitando al arrepentimiento y la reforma, llega el tiempo en que secumple el determinado plazo de misericordia impuesto por Dios y los juiciosdivinos son desatados sobre todos aquellos que despreciaron las advertenciasdivinas. Pero ¿De qué forma vienen estos juicios? Y ¿Cómo se producen?
    • Se me mostró que los juicios de Dios no vendrían sobre ellos directamente delSeñor, sino de esta manera: Ellos se colocan más allá de su protección.El advierte, corrige, reprueba y señala el único camino seguro; luego,si aquellos que han sido el objeto de su cuidado especial siguen supropio, curso, independientemente del Espíritu de Dios, tras repetidasamonestaciones; si eligen su propio camino, entonces él no encarga asus ángeles que impidan los decididos ataques de Satanás contraellos.Es el poder de Satanás lo que está obrando en el mar y en la tierra, trayendocalamidad y angustia, y barriendo multitudes para asegurarse de su presa.-14MR 3 (1883)Dios usará a sus enemigos como instrumentos para castigar a aquellosque hayan seguido sus propios caminos perniciosos, por los cuales la verdadde Dios ha sido tergiversada, juzgada equivocadamente y deshonrada- PC 136(1894).El Espíritu de Dios -insultado, rechazado, abusado- ya se está retirando de latierra. Tan pronto como el Espíritu de Dios se aleje, se llevará a cabo lacruel obra de Satanás en tierra y mar- Ms 134, 1898.Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al quese opusieran obstinadamente acabó por apartarse de ellos. Desamparados yade la gracia divina, están a merced de Satanás.-CS 672 (1911). 247 (EUD.Cap. 17 Las siete últimas plagas y los impíos. Pág. 137 Formato Flexible.)En otras palabras, cuando los hombres desprecian los llamados alarrepentimiento, cuando los hombres y mujeres deciden y persisten en el mal,en el pecado y la trasgresión, entonces el Señor termina por apartarse deellos, lo cual significa que al apartarse, también se aparta la protección divinay Satanás ve en esto una oportunidad para provocar desastres y catástrofes entodo orden de cosas sobre los hombres en un determinado lugar.
    • 13Pero en el fondo no es Dios quien desea estas cosas, el no quiere la muerte delimpío, al contrario el deseo anhelante de Dios es salvar a todos los sereshumano, (2ª Ped. 3: 9; Jn. 3: 16) pero por otro lado, la obra de Satanás esdestruir, (Apoc. 9: 11; 12: 12, 17) por lo tanto, arrastra al ser humano alpecado, a la degradación y consigue de esta forma crear un estado tal de cosassobre la tierra o en determinadas naciones o pueblos que la paciencia de Diosllega a un límite, sin embargo, Dios se encarga de corregir el pecado, primeroadvierte, que de persistir en tales conductas resultarán en la muerte.Satanás había tenido tanto éxito en engañar a los ángeles de Dios y en lacaída del noble Adán, que pensó que tendría éxito en vencer a Cristo en suhumillación. Contempló con gozo placentero el resultado de sus tentaciones yel aumento del pecado en las continuas transgresiones de la ley de Dios pormás de cuatro mil años. Había provocado la ruina de nuestros primerospadres, había traído el pecado y la muerte al mundo y había llevado a la ruinaa multitudes en todos los siglos, países y clases. Por su poder, había regidociudades y naciones hasta que sus pecados habían provocado la ira deDios, quien las había destruido por fuego, agua, terremotos, espada,hambre y pestilencias. Mediante sus astutos e incansables esfuerzos, habíadominado el apetito y había excitado y fortalecido las pasiones hasta tal puntoque había desfigurado y casi raído la imagen de Dios en el hombre. Ladignidad física y moral del hombre habían sido destruidas hasta tal punto, queno tenía sino un vago parecido en carácter y perfección de forma con los quedignificaron a Adán y a Eva. (MS. T1 La Tentación de Cristo. Cap. 38 LaTentación de Cristo. Terribles efectos del pecado en el hombre. Pág. 316)Por lo tanto, cuando esto se produce y los hombres desprecian y rechazan susmensajes, que llaman al arrepentimiento y la reforma, Dios se aparta ypermite que Satanás tenga rienda suelta en su obra destructiva llevando amuchos a su perdición eterna.
    • Un solo ángel dio muerte a todos los primogénitos de los egipcios y llenó alpaís de duelo. Cuando David ofendió a Dios al tomar censo del pueblo, unángel causó la terrible mortandad con la cual fue castigado su pecado. Elmismo poder destructor ejercido por santos ángeles cuando Dios se loordena, lo ejercerán los ángeles malvados cuando él lo permita. Hayfuerzas actualmente listas que no esperan más que el permiso divinopara sembrar la desolación por todas partes. (CS. Cap. 40 El Tiempo deAngustia. Pág. 672) (1911.)Pero también se da el caso cuando, por obra del mismo Satanás, al llevar a loshombres y mujeres al mal y a la multiplicación de este sobre la tierra, Diosdetermina ciertos juicios sobre los hombres, los cuales pueden provenirdirectamente de él como lo fue en el diluvio, Sodoma y Gomorra y en otrastantas instancias en que él lo ha determinado. Para ello, Dios emplea ycomisiona a sus ángeles en la ejecución de estos eventos destructivos sobrelos mortales y crueles pecadoresLos juicios de Dios fueron suscitados contra Jericó. Era un baluarte. Pero elmismo Capitán de la hueste del Señor vino del cielo para conducir los ejércitosdel cielo en un ataque contra la ciudad. Ángeles de Dios asieron los masivosmuros y los derribaron.-3T 264 (1873).Bajo las órdenes de Dios, los ángeles son todopoderosos. En una ocasión, enobediencia a la orden de Cristo, mataron en una noche a ciento ochenta ycinco mil hombres del ejército asirio.- DTG 650 (1898).El mismo ángel que había bajado de los atrios celestiales para librar a Pedro,había sido mensajero de ira y juicio para Herodes. El ángel hirió a Pedro paradespertarlo de su sueño; pero fue con un golpe diferente como hirió alperverso rey, humillando su orgullo y haciendo caer sobre él el castigo delTodopoderoso. Herodes murió en gran agonía mental y corporal bajo el justocastigo de Dios.- HAp. 123 (1911).
    • 15Un solo ángel dio muerte a todos los primogénitos de los egipcios y llenó alpaís de duelo. Cuando David ofendió a Dios al tomar censo del pueblo, unángel causó la terrible mortandad con la cual fue castigado su pecado. CS 672(1911.) (EUD. Cap. 17 Las siete últimas plagas y los impíos. Pág. 137, 138Formato flexible.)Como sea, el instigador y provocador de todos estos juicios es el mismoSatanás, el Señor solamente interviene en su carácter justo y misericordioso elcual no permite la maldad en ninguna de sus formas sobre la tierra, advierte yllama al hombre al arrepentimiento antes que el juicio se desate sobre estos.Esta forma de proceder de Dios con el mal y la iniquidad del ser humano, lapodremos apreciar claramente en el desarrollo de la historia del hombre sobrela tierra. En las páginas siguientes desarrollaremos estas premisas y veremosque Dios es tanto justo como misericordioso, cualidades que revelan que eleterno es un dios de amor. LA REBELIÓN DE LUCIFER Y LOS JUICIOS DE DIOSLa forma como Dios manejó la crisis que se produjo en el cielo en relación a larebelión de Lucifer y sus ángeles, demuestra desde el mismo comienzo que eleterno no es permisivo ni tolera el mal, pero también este mismo eventorevela que Dios fue justo y misericordioso en el trato que tuvo con el ángelrebelde y sus seguidores.Desde que este ángel comenzara con sus ideas de establecer un gobiernosemejante al de Dios, se le demostró de manera clara que sus pretensionesestaban equivocadas, además, se les hizo ver las terribles consecuencias queresultarían de persistir en semejante actitud en contra del gobierno de Dios.Reunidos en concilio celestial, los ángeles rogaron a Lucifer que desistiese desu intento. El Hijo de Dios presentó ante él la grandeza, la bondad y la justiciadel Creador, y también la naturaleza sagrada e inmutable de su ley. Diosmismo había establecido el orden del cielo, y, al separarse de él, Luciferdeshonraría a su Creador y acarrearía la ruina sobre sí mismo. Pero la
    • amonestación, hecha con misericordia y amor infinitos, solamente despertó unespíritu de resistencia. Lucifer permitió que su envidia hacia Cristoprevaleciese, y se afirmó más en su rebelión. (PP. Cap. 1 El Origen del MalPág. 14)Para convencerlo de su error, se hizo cuanto esfuerzo podían sugerir lasabiduría y el amor infinitos. Se le probó que su desafecto no tenía razón deser, y se le hizo saber cuál sería el resultado si persistía en su rebeldía. (PP.Cap. 1 El Origen del Mal Pág. 18)Dios fue muy misericordioso y en su paciencia soportó por mucho tiempo aLucifer, durante todo ese tiempo se le explicó de forma clara lo que aconteceríasi persistía en semejante conducta.Con gran misericordia, según su divino carácter, Dios soportó por muchotiempo a Lucifer. El espíritu de descontento y desafecto no se había conocidoantes en el cielo. Era un elemento nuevo, extraño, misterioso e inexplicable.Lucifer mismo, al principio, no entendía la verdadera naturaleza de sussentimientos; durante algún tiempo había temido dar expresión a lospensamientos y a las imaginaciones de su mente; sin embargo no los desechó.No veía el alcance de su extravío. (PP. Cap. 1 El Origen del Mal Pág. 18)Sin embargo, esa paciencia divina llegó a su límite pues el carácter de Dios nopermite la rebelión ni mucho menos un intento de usurpar el trono del eterno,pensar que Dios no haría nada al respecto, era una gran equivocación de partedel bando rebelde.Había llegado el momento de hacer una decisión final; él debía sometersecompletamente a la divina soberanía o colocarse en abierta rebelión. Casidecidió volver sobre sus pasos, pero el orgullo no se lo permitió. Era unsacrificio demasiado grande para quien había sido honrado tan altamente eltener que confesar que había errado, que sus ideas y propósitos eran falsos, ysometerse a la autoridad que había estado presentando como injusta.
    • 17Un Creador compasivo, anhelante de manifestar piedad hacia Lucifer y susseguidores, procuró hacerlos retroceder del abismo de la ruina al cual estabana punto de lanzarse. Pero su misericordia fue mal interpretada. Lucifer señalóla longanimidad de Dios como una prueba evidente de su propia superioridadsobre él, como una indicación de que el Rey del universo aún accedería a susexigencias. Si los ángeles se mantenían firmes de su parte, dijo, aún podríanconseguir todo lo que deseaban.Defendió persistentemente su conducta, y se dedicó de lleno al gran conflictocontra su Creador. Así fue como Lucifer, el "porta luz," el que compartía lagloria de Dios, el ministro de su trono, mediante la transgresión, se convirtióen Satanás el "adversario" de Dios y de los seres santos, y el destructor deaquellos que el Señor había encomendado a su dirección y cuidado. (PP. Cap.1 El Origen del Mal Pág. 19)Rechazando con desdén los argumentos y las súplicas de los ángeles leales, lostildó de esclavos engañados. Declaró que la preferencia otorgada a Cristo eraun acto de injusticia tanto hacia él como hacia toda la hueste celestial, yanunció que desde ese entonces no se sometería a esa violación de losderechos de sus asociados y de los suyos propios. Nunca más reconocería lasupremacía de Cristo. Había decidido reclamar el honor que se le debió haberotorgado, y asumir la dirección de cuantos quisieran seguirle; y prometió aquienes entrasen en sus filas un gobierno nuevo y mejor, bajo cuya tutelatodos gozarían de libertad. Gran número de ángeles manifestó su decisión deaceptarle como su caudillo. Engreído por el favor que recibieran sus designios,alentó la esperanza de atraer a su lado a todos los ángeles para hacerse iguala Dios mismo, y ser obedecido por toda la hueste celestial.Los ángeles leales volvieron a instar a Satanás y a sus simpatizantes asometerse a Dios; les presentaron lo que resultaría inevitable en caso derehusarse. El que los había creado podía vencerlos y castigar severamente surebelde osadía.
    • Ningún ángel podía oponerse con éxito a la ley divina, tan sagrada como Diosmismo. Advirtieron y aconsejaron a todos que hiciesen oídos sordos a losrazonamientos engañosos de Lucifer, y le instaron a él y a sus secuaces abuscar la presencia de Dios sin demora alguna, y a confesar el error de haberpuesto en tela de juicio la sabiduría y la autoridad divinas. (PP. Cap. 1 ElOrigen del Mal Pág. 19, 20)A pesar que los ángeles leales de Dios también les hicieron ver lasconsecuencias de tal rebelión, ni aun así desistieron de sus pretensiones, Diosconfrontó a Lucifer a tomar una decisión definitiva al respecto y dependiendode la decisión que ellos tomaran sería el proceder divino hacia ellos y larebelión comenzada.Sin embargo, Dios no destruyó de forma inmediata a Lucifer y sus ángeles,pero esto no significa que no serán destruidos, sino que se les dejaría para quedesarrollaran sus verdaderos planes e intenciones que hasta ese momento nose podían ver claramente.Dios permitió que Satanás siguiese con su obra hasta que el espíritu dedesafecto se trocó en una activa rebelión. Era necesario que sus planes sedesarrollasen en toda su plenitud, para que su verdadera naturaleza ytendencia fuesen vistas por todos. Como querubín ungido, Lucifer, había sidoaltamente exaltado; era muy amado por los seres celestiales, y su influenciasobre ellos era poderosa. El gobierno de Dios incluía no sólo los habitantes delcielo sino también los de todos los mundos que había creado; y Lucifer llegó ala conclusión de que si pudiera arrastrar a los ángeles celestiales en surebelión, podría también arrastrar a todos los mundos. El había presentado supunto de vista astutamente, haciendo uso de sofismas y engaños para lograrsus fines. Su poder para engañar era enorme. Disfrazándose con un mantode mentira, había obtenido una ventaja.Todo cuanto hacía estaba tan revestido de misterio que era muy difícil revelara los ángeles la verdadera naturaleza de su obra. Hasta que ésta no estuviese
    • 19plenamente desarrollada, no podría manifestarse cuán mala era ni sudesafecto sería visto como rebelión. Aun los ángeles leales no podían discernirbien su carácter, ni ver adonde se encaminaba su obra.El verdadero carácter del usurpador, y su verdadero objetivo, debían sercomprendidos por todos. Debía dársele tiempo suficiente para que se revelasepor medio de sus propias obras inicuas.La discordia que su propio proceder había causado en el cielo, Satanás laatribuía al gobierno de Dios. Todo lo malo, decía, era resultado de laadministración divina. Alegaba que su propósito era mejorar los estatutos deJehová. Por consiguiente, Dios le permitió demostrar la naturaleza de suspretensiones para que se viese el resultado de los cambios que él proponíahacer en la ley divina. Su propia labor había de condenarle. Satanás habíadicho desde el principio que no estaba en rebeldía. El universo entero habíade ver al engañador desenmascarado.Aun cuando Satanás fue arrojado del cielo, la Sabiduría infinita no le aniquiló.Puesto que sólo el servicio inspirado por el amor puede ser aceptable paraDios, la lealtad de sus criaturas debe basarse en la convicción de que es justoy benévolo. Por no estar los habitantes del cielo y de los mundos preparadospara entender la naturaleza o las consecuencias del pecado, no podrían haberdiscernido la justicia de Dios en la destrucción de Satanás. Si se le hubiesesuprimido inmediatamente, algunos habrían servido a Dios por temor más bienque por amor. La influencia del engañador no habría sido anulada totalmente,ni se habría extirpado por completo el espíritu de rebelión. Para el bien deluniverso entero a través de los siglos sin fin, era necesario que Satanásdesarrollase más ampliamente sus principios, para que todos los seres creadospudiesen reconocer la naturaleza de sus acusaciones contra el gobierno divinoy para que la justicia y la misericordia de Dios y la inmutabilidad de su leyquedasen establecidas para siempre. (PP. Cap. 1 El Origen del Mal Pág. 21, 22,23)
    • Sin embargo, al ser arrojado del cielo y desarrollar toda su funesta obra, laBiblia nos revela que finalmente Satanás y sus ángeles serán destruidos parala eternidad, la sentencia ya está pronunciada, solamente resta que llegueaquel momento señalado en la profecía apocalíptica para que la justicia divinase ejecute sobre el ángel rebelde y todos sus seguidores.Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre,donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y nochepor los siglos de los siglos. (Apoc. 20: 10) Tú, querubín grande, protector, yote puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras defuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuistecreado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tuscontrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché delmonte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubínprotector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tusabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de losreyes te pondré para que miren en ti.Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contratacionesprofanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual teconsumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que temiran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos semaravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.(Ez. 28: 14-19)La rebelión de Satanás había de ser una lección para el universo a través detodos los siglos venideros, un testimonio perpetuo acerca de la naturaleza delpecado y sus terribles consecuencias. Los resultados del gobierno de Satanásy sus efectos sobre los ángeles y los hombres iban a demostrar qué resultadose obtiene inevitablemente al desechar la autoridad divina. Iban a atestiguarque la existencia del gobierno de Dios entraña el bienestar de todos los seresque él creó.
    • 21De esta manera la historia de este terrible experimento de la rebelión iba a seruna perpetua salvaguardia para todos los seres santos, para evitar que seanengañados acerca de la naturaleza de la transgresión, para salvarlos decometer pecado y sufrir sus consecuencias.El que gobierna en los cielos ve el fin desde el principio. Aquel en cuyapresencia los misterios del pasado y del futuro son manifiestos, más allá de laangustia, las tinieblas y la ruina provocadas por el pecado, contempla larealización de sus propios designios de amor y bendición. Aunque haya "nubey oscuridad alrededor de él: justicia y juicio son el asiento de su trono." (Sal.97: 2.) Y esto lo entenderán algún día todos los habitantes del universo, tantolos leales como los desleales. "El es la Roca, cuya obra es perfecta, porquetodos sus caminos son rectitud: Dios de verdad, y ninguna iniquidad en él: esjusto y recto." (Deut. 32: 4.) (PP. Cap. 1 El Origen del Mal Pág. 23)De esta forma, la rebelión que Lucifer comenzara en el cielo, con lo cual llegó aconvertirse en Satanás, será castigada severamente, el carácter de Dios através de esta obra de juicio revelará que es justo y misericordioso pero queen ninguna manera es un Dios permisivo.Esta rebelión demostró que todo acto de maldad y transgresión contra Dios ysu ley, es considerado como de alta traición y que por lo mismo es sancionadade forma severa, así toda transgresión de los hombres también es sancionadapor parte de Dios, así como a Lucifer primero se le advirtió y en numerosasoportunidades del grave peligro que corría antes que Dios lo confrontara deforma definitiva y fuera expulsado del cielo, también Dios procede de la mismaforma con el ser humano, primero se le advierte durante un tiempo suficiente yluego el eterno ejecuta sentencia.
    • LA VIDA Y LOS TIEMPOS ANTEDILUVIANOSLa vida y los tiempos antediluvianos nos revelan claramente que Dios es justoy misericordioso o dicho de otra forma, que Dios es amor. Las condiciones devida que se desarrollaron sobre la tierra durante la era patriarcal, una vez queAdán y Eva fueran expulsados del Edén, revelan que en tan temprano tiempo yvida de la tierra, los hombres y mujeres de aquella época alcanzaron un índicede maldad tan elevado que obligó de manera rápida y urgente la intervencióndivina.Siendo los antediluvianos una raza poderosa y longeva, consagraron todaaquella inteligencia de una mente maestra al desarrollo del mal en todas susformas y aun nivel tal, que Dios no podía seguir permitiendo. Losantediluvianos desarrollaron formas de pecado propias de una raza que hastaese momento, era la más poderosa en todos los aspectos del ser.El relato inspirado nos revela lo que ya sucedía en aquella era temprana de latierra, Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra,y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era decontinuo solamente el mal. Y se corrompió la tierra delante de Dios, yestaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí queestaba corrompida; porque toda carne había corrompido su caminosobre la tierra. (Gén. 6: 5, 11-12) a tal punto llegó la maldad y formas depecado de los hombres y mujeres que, se arrepintió Jehová de haber hechohombre en la tierra, y le dolió en su corazón. (v. 6)Estos textos nos revelan condiciones extremas y un desarrollo del mal, que a lavista de Dios no podía seguir continuando más, de esta forma, El Dios del cielo
    • 23decide poner fin a tales condiciones de vida, Y dijo Jehová: No contenderá miespíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; masserán sus días ciento veinte años. Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el finde todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquíque yo los destruiré con la tierra. (Gén. 6: 3, 13)Sin embargo, quien provocó todo este estado de cosas sobre la tierra fueSatanás y sus ángeles, al llevar a los hombres a separarse de Dios y de estaforma, llegar a cometer los más grandes pecados e invenciones de maldad.Se había deleitado en dominar tan poderosa raza, y deseaba que los hombresviviesen para que siguieran practicando sus abominaciones y rebelándosecontra el Rey del cielo. (PP. Cap. 7 El Diluvio. Pág. 88)Con toda la capacidad de los hombres antediluvianos resulta casi imposiblepoder imaginarse los extremos a los cuales llegaron como raza en la invencióndel mal. Por lo tanto, la maldad extrema proveniente de una mente súper ydesarrollada como lo fue la de los antediluvianos, hacía necesaria laintervención divina, de esta forma, fue la maldad extrema lo que trajo losjuicios divinos sobre la tierra. Esto nos revela claramente que las catástrofesque se producen sobre la tierra siempre tienen una causa determinada.En el tiempo antediluviano, fue la maldad de los hombres la que atrajo losjuicios divinos sobre ellos, la Escritura señala, Aconteció que cuandocomenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieronhijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eranhermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y vio Jehováque la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que tododesignio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuosolamente el mal. Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba latierra llena de violencia.
    • Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carnehabía corrompido su camino sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: Hedecidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia acausa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. (Gén. 6: 1-2,5, 11-13)De esta manera, fueron causas éticas, morales y espirituales, contrarias alcarácter de Dios que desataron los juicios divinos sobre la tierra, de estaforma, los desastres y catástrofes sobre la tierra se encuentran estrechamenteligadas a la maldad de los hombres sobre la tierra.El linaje humano aun conservaba mucho de su vigor original. Sólo pocasgeneraciones habían pasado desde que Adán había tenido acceso al árbol quehabía de prolongar la vida; y la unidad de la existencia del hombre era todavíael siglo. Si aquellas personas dotadas de longevidad hubieran dedicado alservicio de Dios sus excepcionales facultades para hacer planes y ejecutarlos,habrían hecho del nombre de su Creador un motivo de alabanza en la tierra, yhabrían cumplido el motivo por el cual él les dio la vida. Pero dejaron dehacerlo. Había muchos gigantes, hombres de gran estatura y fuerza,renombrados por su sabiduría, hábiles para proyectar las más sutiles ymaravillosas obras; pero la culpa en que incurrieron al dar rienda suelta a lainiquidad fue proporcional a su pericia y habilidad mentales.Dios otorgó ricos y variados dones a estos antediluvianos; pero los usaronpara glorificarse a sí mismos, y los trocaron en maldición poniendo sus afectosen ellos más bien que en Aquel que se los había dado. Emplearon el oro y laplata, las piedras preciosas y las maderas selectas, en la construcción demansiones para sí y trataron de superarse unos a otros en el embellecimientode sus moradas con las más hábiles obras del ingenio humano. Sóloprocuraban satisfacer los deseos de sus orgullosos corazones, y se aturdían enescenas de placer y perversidad. No deseando conservar a Dios en sumemoria, no tardaron en negar su existencia. Adoraban a la naturaleza en
    • 25lugar de rendir culto al Dios de la naturaleza. Glorificaban al ingenio humano,adoraban las obras de sus propias manos, y enseñaban a sus hijos a postrarseante imágenes esculpidas.Construyeron altares a sus ídolos en los verdes campos y bajo la sombra dehermosos árboles. Bosques extensos, que conservaban su follaje siempreverde, eran dedicados al culto de dioses falsos. A estos bosques estabanunidos bellos jardines, con largas y sinuosas avenidas adornadas de árbolescargados de frutos, y de toda clase de estatuas; todo lo cual estaba provistode cuanto podía agradar a los sentidos y fomentar los voluptuosos deseos delpueblo, y así inducirlo a participar del culto idólatra.Los hombres eliminaron a Dios de su mente, y adoraron las creaciones de supropia imaginación; y como consecuencia, se degradaron más y más. Elsalmista describe el efecto producido por la adoración de ídolos sobre quienesla practican. "Como ellos son los que los hacen; cualquiera que en ellosconfía." (Sal. 115:8.)Es una ley del espíritu humano que nos hacemos semejantes a lo quecontemplamos. El hombre no se elevará más allá de sus conceptos acerca dela verdad, la pureza y la santidad. Si el espíritu no sube nunca más arriba queel nivel humano, si no se eleva mediante la fe para comprender la sabiduría yel amor infinitos, el hombre irá hundiéndose cada vez más. Los adoradores defalsos dioses revestían a sus deidades de cualidades y pasiones humanas, yrebajaban así sus normas de carácter a la semejanza de la humanidadpecaminosa. Como resultado lógico se corrompieron."Y vio Jehová que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que tododesignio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente elmal. . . . Y corrompióse la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de
    • violencia." (Gén. 6:5, 11.) Dios había dado a los hombres sus mandamientoscomo norma de vida, pero su ley fue quebrantada, y como resultadocometieron todos los pecados concebibles. La impiedad de los hombres fuemanifiesta y osada, la justicia fue pisoteada en el polvo, y las lamentacionesde los oprimidos ascendieron hasta el cielo.La poligamia había sido introducida desde temprano, contra la divina voluntadmanifestada en el principio. El Señor dio a Adán una mujer, revelando así susórdenes. Pero después de la caída, los hombres prefirieron seguir sus deseospecaminosos: y como resultado, aumentaron rápidamente los delitos y ladesgracia. No se respetaba el vínculo matrimonial ni los derechos depropiedad. Cualquiera que codiciaba las mujeres o los bienes de su prójimo,los tomaba por la fuerza, y los hombres se regocijaban en sus hechos deviolencia. Gozaban matando los animales; y el consumo de la carne comoalimento los volvía aún más crueles y sedientos de sangre, hasta que llegarona considerar la vida humana con sorprendente indiferencia.El mundo estaba en su infancia; no obstante, la iniquidad del género humanose había hecho tan profunda y general que Dios no pudo soportarla más; ydijo: "Raeré los hombres que he creado de sobre la faz de la tierra." (Vers 7;véase el Apéndice, nota 1.) Declaró que su Espíritu no contendería parasiempre con la humanidad culpable. Si los hombres no cesaban de manchar elmundo y sus ricos tesoros con sus pecados, los borraría de su creación, ydestruiría las cosas que con tanta delicia les había brindado; arrebataría lasbestias de los campos, y la vegetación que les suministraba abundanteabastecimiento de alimentos, y transformaría la bella tierra en un vastopanorama de desolación y ruina. (PP. Cap. 7 El Diluvio. Pág. 78, 79, 80, 81)En aquella terrible hora vieron que la transgresión de la ley de Dioshabía ocasionado su ruina. Pero, si bien por temor al castigo reconocían supecado, no sentían verdadero arrepentimiento ni verdadera repugnancia haciael mal. Habrían vuelto a su desafío contra el cielo, si se les hubiese librado del
    • 27castigo. Así también cuando los juicios de Dios caigan sobre la tierra antes deldiluvio de fuego, los impíos sabrán exactamente en qué consiste su pecado: enhaber menospreciado su santa ley. Sin embargo, su arrepentimiento no serámás genuino que el de los pecadores del mundo antiguo. (PP. Cap. 7 ElDiluvio. Pág. 88)En vista de toda esta condición moral sobre la tierra, Dios les daría a loshombres y mujeres de aquel entonces un determinado tiempo de gracia y demisericordia, de no cambiar semejante actitud, entonces ejecutaría sus juiciossobre la tierra. Para ello, se les concedería ciento veinte años de gracia y demisericordia para que se arrepintieran y retornaran al Dios del cielo y su ley,por medio de la predicación de Noé, los hombres fueron advertidos de lospeligros de persistir en semejantes actitudes y terribles pecados sobre latierra.Sin embargo y a pesar de todo el tiempo concedido, las palabras demisericordia que Dios les enviaba a través de su mensajero, esta poderosaraza se burló y ridiculizó, tanto al mensajero, como a su mensaje. Al agotarseel tiempo concedido y con ello la paciencia divina, el año seiscientos de la vidade Noé concluyó el tiempo de gracia para toda aquella poderosa civilización yel Dios del cielo desató finalmente sus juicios sobre todos aquellos quepersistieron en el pecado y la maldad. (Gén. 7 y 8)Un poderoso cataclismo a escala global se desató sobre la tierra, (Gén. 7: 16-24) todo fue destruido por la acción de la furia de los elementos en su misióndestructiva, a tal punto llegó el poder de los elementos, que hasta el mismoSatanás y sus ángeles temieron por su existencia.Estos juicios que cayeron en esta temprana era de la tierra proveníandirectamente de Dios, sin embargo, antes de destruir a los impíos moradoresde la tierra, él había hecho un juicio previo al mirar la conducta y proceder delos hombres, (Gén. 6: 5, 12) y en consecuencia, había tomado una decisión,(Gén. 6: 3, 7, 13) el Señor destruiría a los hombres junto con la tierra.
    • Pero antes de hacerlo, él concedería un determinado tiempo de gracia, sidurante ese tiempo los hombres se arrepentían y desistían de su conductapecadora y transgresora, el Señor también desistiría de sus juicios sobre latierra, en otras palabras, el diluvio era un juicio condicional, por otro lado, síellos rechazaban el mensaje enviado del cielo serían destruidos y raidos de lasuperficie de la tierra.Si los antediluvianos hubiesen creído la advertencia y se hubiesen arrepentidode sus obras impías, el Señor habría desistido de su ira, como lo hizo mástarde con Nínive. Pero con su obstinada resistencia a los reproches de laconciencia y a las advertencias del profeta de Dios, aquella generación llenó lacopa de su iniquidad y maduró para la destrucción. (PP. Cap. 7 El Diluvio. Pág.84, 85)Por otro lado, de continuar en tales condiciones y sin la intervención divina¿Qué cosas hubieran llegado a realizar los hombres y mujeres sobre la tierrade entonces? ¿Cuáles serían los índices de maldad a los cuales podrían haberllegado?¿Qué implicancias podría tener todo este estado de cosas a la vista de los milesde mundos que no había caído en pecado? ¿Qué hubieran pensado ellos delcarácter de Dios si hubiera permitido que siguiera tal estado de cosas sobre latierra de entonces? Y por otro lado, ¿Qué implicancias hubiera tenido este tipode conductas y vida de los hombres de entonces para nuestros días, si Dios nohubiera intervenido? ¿Qué estaba en juego si Dios no intervenía para poner fina tales condiciones sobre la tierra? ¿Podrían los antediluvianos llegar incluso adestruir el planeta? Y por otro lado, si Dios no hubiera intervenido en estosasuntos ¿De qué se le hubiera acusado entonces?Por lo tanto, aquí vemos cómo el Dios del cielo, que es todo amor, ejecutósentencia sobre los hombres pecadores y obradores de maldad extrema, ¿Quépodemos decir a esto? ¿Qué opinan todos aquellos que piensan que Dios essolo amor? ¿Qué piensan todos aquellos que creen que Dios no hará ni bien nimal frente a determinadas conductas de los hombres? ¿Qué podemos pensar
    • 29sobre el amor de Dios, es un amor permisivo o es un amor que hace justiciaeliminando la maldad de los hombres? Al destruir el mundo de entonces ¿Fuejusto el Señor? Pero también ¿Fue misericordioso?Hoy muchos se quejan de Dios cuando se producen desastres y catástrofessobre la tierra, de la misma forma como muchos condenaron a Dios cuando élenvió el diluvio sobre la tierra, desde el mismo Satanás y las multitudesdesearon despojar a Dios de su trono, los hombres muchas veces nocomprenden que es la transgresión de los principios divinos y de la maldadextrema sobre la tierra lo que acarrea la catástrofe.En este juicio sobre la tierra, el Señor fue tanto justo, como misericordioso, losjuicios no vinieron sin una previa advertencia y un determinado tiempo degracia y de misericordia.Por otro lado, Dios estaba dispuesto de dejar su ira sí los hombres searrepentían de sus malos caminos, vemos en esto, justicia y misericordia,propios del carácter de Dios que es amor.Aunque es Satanás quien se encuentra detrás de todo esto al llevar a loshombres a la ruina despertando los juicios divinos sobre la tierra, sin embargo,Dios actúa primero con misericordia entregando un determinado tiempo degracia y luego, al cumplirse los plazos fijados por él, se desatan sus juicios.
    • LOS JUICIOS DE DIOS DENTRO DE LA ERA PATRIARCALDurante la era patriarcal también nos encontramos con determinadassituaciones en que Dios tuvo que intervenir de una u otra forma evitando quelos hombres progresaran en su obra del mal sobre la tierra. Los juicios divinos sobre la torre de BabelFue este el caso de la torre de Babel, una vez que los hombres poblaron latierra nuevamente después del diluvio, comenzaron a reproducirse las mismasactitudes y pecados que destruyeron la tierra por el gran cataclismo del diluvio,los hombres llegaron a alcanzar un índice de maldad que los llevó a unirse deforma unánime entre ellos en la creación de un gran imperio sobre la tierra, unorden mundial que se opusiera al gobierno de Dios.Este intento de unificación se convertiría en el primer orden mundial sobre latierra y sería el reino de Babel, el cual tendría como máximo líder al cruel ydéspota Nimrod, (Gén. 10: 6-20) contradiciendo las ordenes divinas deesparcirse sobre la tierra para poblar el planeta, decidieron levantar un reinomundial en oposición al Dios del cielo, Tenía entonces toda la tierra una solalengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente,hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeronunos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió elladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos,edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y
    • 31hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda latierra. (Gén. 11: 1-4)La torre de Babel, sería el icono de este nuevo orden mundial, destinada adesafiar al Dios del cielo, a crear un medio de salvación independiente en casode un nuevo diluvio sobre la tierra, al culto y la adoración de los dioses pormedio de sacrificios humanos, especialmente niños, esta torre encerraría laesencia misma del culto pagano y la adoración de los demonios.Todos los pueblos que se unieron en dicha empresa eran especialmente de ladescendencia de Cam, el segundo hijo de Noé, (Gén. 9: 18-19) sin embargo,Cam era corrupto, su inclinación al mal y la depravación extrema quedómanifestada al ver este la desnude de su propio padre, (Gén. 9: 20-23) locual, en el fondo puede ser interpretado como un acto de violación o relaciónsexual aberrante con su propio padre, una vez que Noé despertó de suembriaguez y supo lo que le había hecho su hijo más joven, y dijo: Malditosea Canaán; (Gén. 9: 24-25) sobre este joven cae un gran maldiciónpronunciada por su propio padre.¿Pero de donde había aprendido este joven tales costumbres aberrantes si nohacía nada que había salido del arca? La única respuesta posible se encuentraen la vida antediluviana, y efectivamente, Cam había aprendido esas prácticasde los hombres y mujeres que fueron destruidos por el diluvio, la corrupciónmoral y la depravación sexual contaminaron la mente y el espíritu de ese jovenal mezclarse con los corruptos y observar tales actos.Una vez salido del arca y tan pronto como tuvo la oportunidad, las puso enpráctica y de la forma más degradante, con su propio padre, de esta forma ladescendencia de Cam sería portadora de una maldición y los pueblos quesaldrían de tal descendencia serían llamados los cananeos. (Gén. 10: 6- 20)Estos pueblos fueron los más corruptos y depravados que poblaron la tierra,después del diluvio y la primera influencia que tuvieron fue la construcción de
    • esta torre con la intención de llegar al cielo, (Gén. 11: 4) es decir, destronar alDios del cielo y ocupar el lugar de Dios de la misma forma como lo deseóSatanás en su rebelión en el comienzo. Una torre que llegue al cielo. (v. 4)De esta forma, Dios tuvo que intervenir una vez más en los planes humanos,lo que Dios veía hacia el futuro no era nada bueno, Y descendió Jehová paraver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová:He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y hancomenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensadohacer. (Gén. 11: 5-6)Por lo tanto, podemos ver aquí una clase de juicio divino que interrumpióplanes humanos, que a simple vista parecerían buenos y quizás, en términosmodernos altruistas y progresistas, pero que a la vista de Dios traerían en elcorto tiempo condiciones de vida sobre la tierra que podrían superar a la de losantediluvianos.Teniendo la tierra en su comienzo una sola lengua, es decir, un solo idioma, enesa oportunidad Dios confundió el habla de cada cual y nadie se podíaentender, no había comunicación, salvo entre aquellos que comenzaron ahablar el mismo idioma, Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí sulengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparcióJehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar laciudad. (Gén. 11: 5-8)Esto ocasionó la interrupción de esta obra y con ello se da el comienzo y origena las naciones y los más variados idiomas y dialectos sobre la tierra. En estaoportunidad, Dios no los destruyó, sino más bien, el juicio que cayó sobreestos resultó en la confusión de sus lenguas de manera que desistieron de suobra, que de haber continuado y teniendo toda la tierra un solo idioma hubierasido el orden mundial más poderoso de toda la tierra y los planes de Dios en laredención del hombre serían estorbados.
    • 33De esta forma, El Dios del cielo comenzó a despejar el camino y reordenar elplano de lo internacional para aquél tiempo así como la geografía del planeta yde sus continentes.En la confusión de las lenguas de los que edificaban la torre de la ciudad deBabel, podemos ver nuevamente el mismo principio de los juicios divinos, loshombres se unen para ir en contra de Dios y su gobierno, todo esto inspirado,planificado y guiado por Satanás, Dios interviene y trae sus juicios sobre latierra y los hombres para que estos puedan enmendar sus caminos y evitarser destruidos del todo. La destrucción de Sodoma y Gomorra y las ciudades de la llanuraSodoma y Gomorra y todas las ciudades de la llanura revelan y dejan en plenaevidencia la depravación de los pueblos cananeos, la vida social que se llevó alinterior de estas ciudades llegó a un clímax e índice de maldad y depravaciónextremo que una vez más Dios se vio obligado a intervenir en los asuntoshumanos.Sodoma y Gomorra se convirtieron en íconos de depravación sexual sobre latierra y se transformaron en un evento escatológico a escala de la condiciónfinal a la cual llegará la humanidad poco antes de que Cristo retorne a la tierra.Estas ciudades estaban conformadas por los pueblos cananeos, descendientesde Canaán y del originador de toda depravación sexual postdiluviana sobre latierra, Cam.En el caso de Sodoma, la depravación sexual a la cual habían llegado susmoradores fue tal, que toda la ciudad estaba involucrada en tales prácticas(Gén. 19: 4) desde el más joven hasta el más viejo, lo cual revela unainiciación en tales prácticas depravadas y toda una vida de homosexualidad.Las Escrituras revelan que estos hombres y mujeres habían alcanzado talíndice de maldad que se hizo necesaria y urgente la intervención divina, Maslos hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en granmanera. Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y
    • Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado enextremo, (Gén. 13: 13; 18: 20)Para el tiempo cuando Lot se aproximó a estas ciudades, al separarse de su tíoAbram en busca de un “mejor” lugar donde vivir, (Gén. 13: 1-12) loshabitantes de estas ciudades ya se encontraban en tales condiciones morales(v. 13), de alguna forma Dios permitió que el mensaje de salvación llegaráhasta ellos con la presencia de Lot, sin embargo y con el correr del tiempo,este también fue absorbido por la vida placentera de estas ciudades, aunqueconservaba el temor de Dios y se mantenía al margen de tales prácticas.Sin embargo, sus hijas y esposa sucumbieron a las prácticas de la ciudad,cuando Sodoma fue destruida se nos revela que la esposa de Lot murióconvertida en estatua de sal al desafiar y desobedecer la orden divina de nomirar hacia atrás, (Gén. 19: 17-26) por otro lado, sus hijas que se salvaronjunto con su padre, recurrieron a las practicas sodomitas al ver que no teníanhijos o descendencia y que todos los hombres de ese tiempo habían sidodestruidos, en consecuencia, se acostaron con su padre, para ello, loembriagan y proceden a cometer incesto. (Gén. 19: 30-38) Pero ¿De dóndehabían ellas aprendido tales prácticas aberrantes y que Dios condenaba? Esobvio que de los moradores de Sodoma.Por lo tanto, la sentencia sobre todas estas ciudades ya estaba tomada, Dioslas visitaría, (Gén. 18: 20-21) tres seres divinos descendieron para ejecutarsus juicios sobre estas ciudades transgresoras, cuando estos seres lleganvisitan primero a Abraham y Cristo le ratifica la promesa hecha al patriarcatiempo atrás sobre el nacimiento de su hijo. (v. 9-15)Seguidamente, el evento en turno sería la destrucción de todas estas ciudadespecadoras, Y los varones se levantaron de allí, y miraron hacia Sodoma; Yse apartaron de allí los varones, y fueron hacia Sodoma; (v. 16, 22)revelándole a Abraham lo que acontecería con estas ciudades, (v. 17-23) esteintercede por estas ciudades antes que los juicios se desatarán finalmente,
    • 35esta intercesión estaba a favor de todo justo que hubiera en ellas y lamisericordia divina se extendiera hacia ellos. (Gén. 18: 23-33)Sin embargo, al llegar los ángeles con la misión destructora, solamente Lot ysu familia fueron advertidos de lo que acontecería en estas ciudades,lamentablemente, tanto los yernos de Lot y su esposa no se convencieron delo que ocurriría, no creyeron al mensaje angelical, (Gén. 19: 12-14) todasestas ciudades tuvieron la oportunidad de conocer al verdadero Dios del cielo ypoder así arrepentirse de sus pecados, Abraham era muy conocido en toda latierra como el adorador de un Dios invisible, de manera que la misericordiadivina se manifestó a toda esta gente y tuvieron su oportunidad.Al llegar el momento de destruir estas ciudades era evidencia que también sutiempo de gracia había concluido y el Dios del cielo ejecutaría sus juicios sobreestos corruptos moradores. Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobreGomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó lasciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellasciudades, y el fruto de la tierra. (Gén. 19: 24-25)Estos juicios divinos fueron fulminantes, nunca más se volvieron a levantarestas ciudades y toda aquella llanura se convirtió en un lugar estéril para elflorecimiento de la vida en todas sus formas.¿Qué hubiera pasado sobre la tierra si Dios no hubiera intervenido en esteestilo de vida sodomita? ¿De no intervenir, cuál hubiera sido en ese tiempo lainfluencia y el ejemplo de los cananeos con sus prácticas sodomitas sobre elresto de las naciones? ¿Se hubiera la tierra convertido en una gran Sodoma ysus habitantes en moradores depravados? ¿Qué hubiera acontecido con el plande redención del hombre si los cananeos no hubieran sido intervenidos de estaforma? Por lo tanto ¿Fue Dios justo y misericordioso en esto?Si analizamos los eventos, antes que naciera Isaac el hijo de la promesa, delcual vendría la descendencia del Mesías y de quién surgiría el pueblo de Israelel cual conservaría sobre la tierra el conocimiento del verdadero Dios, elescenario mundial fue previamente preparado, Dios se encargó de borrar a
    • todos estos pueblos paganos y sus prácticas aberrantes antes que nacieraIsaac, de manera que para cuando naciera este niño, no existiría para eseentonces ninguna influencia corrupta y depravada.Incluso, antes que naciera Isaac y en tiempos de Sodoma y Gomorra, nació elfalso hijo de la promesa, Ismael, el hijo de la esclava, Agar la egipcia, y en élno había salvación sino esclavitud, pues fue según la carne y no según lapromesa. (Gén. 16: 1-16; Gal. 4: 21-31)Además, fueron sofocados todos los conflictos armados de aquella época,Abraham encabezó una cruzada para liberar a su sobrino, Lot, y sofocar todarevuelta y unión política de ese tiempo. (Gén. 14: 1-24) Así, todo estopreparaba el camino para el cumplimiento profético sobre la profecía delnacimiento de Isaac, el hijo de la promesa. Los juicios sobre la tierra de Egipto en tiempos de JoséDe esta misma forma, los juicios que cayeron sobre Egipto en tiempos de Joséobedecían a propósitos divinos dentro del plan redentor de Dios. A Abrahamse le profetizó que su descendencia estaría esclava por cerca de cuatrocientostreinta años, y que al final de ese periodo saldrían libres por la mismaintervención divina. (Gén. 15: 1-14)Esta profecía se cumplió con la salida de los hijos de Israel de la tierra deEgipto por la liberación que Dios hiciera por mano de Moisés, sin embargo,para que esta profecía se cumpliera, Israel tenía que primero habitar en tierrade Egipto de otra forma, ¿Cómo cumplir esta promesa?Para llevar a cabo sus propósitos, Dios preparó todos los eventos queocurrirían con la vida de José desde joven hasta llegar al mismo Egipto, siendovendido por sus hermanos como resultado de una serie de conflictos
    • 37familiares, José fue vendido como esclavo a una compañía de ismaelitas yluego estos lo vendieron en Egipto donde pasó el resto de su vida hasta morir.Por medio de José, Dios prepararía la estadía de los hijos de Jacob en tierra deEgipto donde en el tiempo se convertirían esclavos hasta el tiempo de suliberación, pero ¿Cómo traer a Jacob y a sus hijos a tierra de Egipto?La Biblia nos revela que fue la catástrofe la que llevó a todo el mundo deentonces a depender de los egipcios convertidos en aquel tiempo en una granpotencia mundial, una gran catástrofe que afectaría a todo el mundo conocidode entonces desató la crisis venidera y la entrada de los hijos de Jacob entierra de Egipto.Siendo también afectados por la sequía, la familia de Jacob se vio obligada abuscar ayuda entre los egipcios, sin conocer que para ese entonces José eragobernador de toda aquella tierra. Las circunstancias que se dieron y la astuciadel mismo José para con todos sus hermanos, permitieron que finalmentetodos ellos descendieran a Egipto.Esta catástrofe que se manifestó en una gran sequía mundial donde elalimento finalmente comenzó a escasear, fue anunciada misericordiosamentepor Dios por medio de sueños dados al mismo Faraón siete años antes queocurrieran, sin embargo, al no poder comprender estos sueños y advertenciasdivinas exigió que les fueran revelados por los magos y adivinos de su imperio,al no poder hacerlos, fue entonces el turno de José, y de esta forma, Dios loponía al frente de la crisis que se desataría y poder así traer a su pueblo atierra de Egipto.Los sueños advertían que vendrían primero siete años de abundancia en todala tierra, para que de esa forma comenzaran a prepararse y juntar todo elalimento que diera la tierra durante esos primeros siete años, los siete añosrestantes sería el tiempo de la gran catástrofe donde la tierra sufriría losrigores de la sequía.
    • De esta forma, los juicios que cayeron sobre toda la tierra de Egipto y elmundo conocido de entonces a través de esta gran sequía, eran uninstrumento que servirían a los propósitos de Dios en el cumplimiento de lasprofecías en el plan que este tenía para su pueblo en el futuro. Fue unacatástrofe donde la misericordia divina se manifestó abiertamente concediendoa los hombres un determinado tiempo de “gracia” consistente en siete años deabundancia para luego comenzar con la catástrofe.Es la crisis la que lleva a los hombres a tomar decisiones radicales y la cual lossomete a la angustia indecible en la preservación de sus vidas, es la angustiaocasionada por los desastres y catástrofes la cual es utilizada por Dios en elfavorecimiento de sus planes y salvación de su pueblo. LOS JUICIOS DE DIOS SOBRE EL PUEBLO DE ISRAELDe esta forma, en la medida que el tiempo ha ido trascurriendo sobre la tierra,podemos ver cómo Dios se ha manifestado al interior de su pueblo de muchasmaneras distintas, Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchasmaneras en otro tiempo a los padres por los profetas, (Heb. 1: 1) siendo lascatástrofes y los juicios divinos otra forma de manifestarse a su propio pueblo. Juicios personales y puntuales, El informe de los diez espías, Datán y CoréDios se manifestó a su pueblo no solamente como nación, sino también lo hizode manera puntual y señalada con ciertos individuos. Lo hizo así cuando teníaque llamar a ciertos hombres para que fueran líderes o bien para quecumplieran con el ministerio profético, sin embargo, también se manifestó deesa manera cuando se trataba de hacer juicios sobre personas señaladas queeran causantes de rebeliones al interior de su pueblo.En estos casos puntuales, Dios enfrentaba y hacía comparecer ante supresencia a los caudillos rebeldes y hacía caer sus juicios sobre ellosaplastando su obstinada rebelión. Fue el caso de Datán y Coré, los cuales
    • 39levantaron una revuelta al interior del pueblo instando a la multitud adespreciar y rechazar el liderazgo de Moisés y señalándolo como el causanteque estuvieran todos ellos en el desierto y próximos a la muerte.Sin embargo, la advertencia divina era que aquella rebelión y malestar alinterior del pueblo no era en contra de Moisés, sino en contra de Dios mismo,de esta forma, al ser un atentado contra la dirección y voluntad de Dios, losimpíos rebeldes comparecerían ante su presencia.Terrible fue la forma como Dios sofocó este intento de rebelión y apostasía, laBiblia señala que no solamente fueron destruidos los cabecillas sino tambiéntodos aquellos que se unieron a esa rebelión.Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor de la tienda de Coré,Datán y Abiram. Y se apartaron de las tiendas de Coré, de Datán y de Abiramen derredor; y Datán y Abiram salieron y se pusieron a las puertas de sustiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos. Y dijo Moisés: En estoconoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, yque no las hice de mi propia voluntad. Si como mueren todos los hombresmurieren éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos loshombres, Jehová no me envió. Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierraabriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos alSeol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, seabrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y lostragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos susbienes. Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, ylos cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación. Ytodo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos;porque decían: No nos trague también la tierra. También salió fuego dedelante de Jehová, y consumió a los doscientos cincuenta hombres queofrecían el incienso. (Núm. 16: 24, 27-35)
    • ¿Qué podemos decir a esto? ¿El amor de Dios es permisivo? ¿Acaso en suamor no tuvo presente a todo su pueblo y evitarle el desastre como nación amanos de esos líderes rebeldes a su voluntad? Estos juicios fuerondevastadores sobre la rebelión levantada, la tierra se abrió y los tragó a todoslos caudillos y los que se unieron a ellos y creyeron en sus palabras, fuerondestruidos por fuego.Este evento como otros más que se produjeron al interior del pueblo de Israel,nos revelan que Dios trae sus juicios sobre todos aquellos que al interior de supueblo son causantes de apostasía y rebelión. Entre algunos de estos otrosacontecimientos tenemos el caso de los diez espías, los cuales entregaron uninforme desfavorable y fueron causa que el pueblo se desanimara y estuvieraal borde de la rebelión. (Núm. 13: 1-33; 14: 1-19)Esto llevó a que todo Israel fuera castigado y condenado a pasar cuarenta añosmás en el desierto, toda esa generación no entraría a la tierra prometida,(Núm. 14: 20-35) Sin embargo, la Biblia revela que los diez espías noquedaron impunes frente al informe que ellos habían entregado, Y los varonesque Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurarcontra él a toda la congregación, desacreditando aquel país, aquellos varonesque habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante deJehová. Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, deentre aquellos hombres que habían ido a reconocer la tierra. (Núm. 14: 36-38)De los doce espías, solamente Caleb y Josué fueron la acepción debido a queellos pensaron diferente teniendo en cuenta que Dios podía derrotar a los hijosde Anac y darles la tierra prometida.Claramente estos incidentes lamentables al interior del pueblo de Israel noshablan que Dios también hacía juicio contra ciertos individuos señalados ypuntuales y como en estos casos, fueron juicios devastadores. Las serpientes ardientes
    • 41Otro acontecimiento realmente catastrófico que vino sobre el pueblo de Israelestando en el desierto, fue el ataque de las serpientes ardientes. Según elinforme bíblico, Israel murmuró contra Jehová por la condición existente,tuvieron que rodear la tierra de Edóm y esto ocasionó que Israel sedesanimara, este desanimo llevó a la murmuración del pueblo, alegaron que notenían pan ni agua, sabiendo que poco tiempo antes Dios les había provisto deagua y de alimento. (Núm. 20: 1-13)Esta desconfianza y falta de fe en Dios, trajo la catástrofe sobre el pueblo, enaquel desierto donde se encontraban, las serpientes eran comunes y por lotanto su veneno era mortal, mientras Dios permaneciera con su pueblo, ningúnmal le acontecería toda clase de enemigos serían alejados y Dios protegería asu pueblo.Esta presencia divina al interior del pueblo hacía que ningún peligro ingresará,pero en la medida que Dios se alejará de este, por el efecto normal como eneste caso, las serpientes al ver que nada las detenía, mordían a los Israelitas.Como sea, este juicio divino se produce por la acción cuando Dios retira suprotección de su propio pueblo.Ellos murmuraban contra Dios, pero esta murmuración en el fondo decía queno querían más la dirección del Dios del cielo, pues bien, si no lo querían más,este se apartó de ellos y los peligros que Dios mitigaba en la conducción de supueblo a través del desierto, ya no se hizo más. Motivos y causas de los desastres y catástrofesEl pueblo de Israel enfrentó diversos desastres y catástrofes de toda índole ynaturaleza, pero realmente ¿A qué se debe que viene la tragedia? ¿Cuáles sonlas causas por las cuales se producen los desastres y catástrofes o juiciossobre los hombres? ¿Puede tener la catástrofe, cualquiera sea su naturaleza,un origen o causa moral? ¿Puede existir relación entre lo moral y los desastresque se producen en la naturaleza?
    • Antes de entrar a la tierra prometida, Dios advirtió a su pueblo cuáles seríanlas consecuencias sobre ellos si como nación lo desobedecían y adquirierancostumbres paganas imitando a las naciones con su idolatría y rebelión contraEl. Pero también se les enseñó por otro lado, que su obediencia redundaría enuna gran bendición, pues la presencia del eterno Dios estaría con ellos.Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardary poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, tambiénJehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendránsobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tuDios. (Dt. 28: 1-2)(v. 3-14)Por otro lado, si ellos eran desobedientes, Dios les advertía sobre una ampliagama de tragedias y catástrofes que caerían sobre ellos, Pero acontecerá, si nooyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos susmandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre titodas estas maldiciones, y te alcanzarán. (Dt. 28: 15)(v. 16-68)La Biblia es lo bastante clara, el Dios del cielo es un Dios cuyo carácter es éticoy moral, ese mismo carácter se encuentra manifestado en su ley, fundamentode su gobierno en el cielo como en la tierra, por lo tanto no tolera el mal enninguna de sus formas y cuando los hombres traspasan los límites establecidopor él ese mismo carácter justo y misericordioso le lleva a intervenir en losasuntos humanos mediante juicios destructivos, haciendo previamente unllamado al arrepentimiento, advirtiendo de las consecuencias de seguir en talescaminos, para ello concede un prolongado tiempo de gracia y de misericordia obien manifestándose a través de acontecimientos milagrosos como fue laperegrinación del pueblo de Israel a través del desierto.Por lo tanto, existe una estrecha relación entre los desastres y catástrofes conel proceder y conducta de los hombres sobre la tierra, (Am. 8: 1-14; 9: 1-10)lo que aconteció con Adán y Eva en el Edén revelan que la maldición sobre la
    • 43tierra vino por causa de un asunto ético y moral, en donde el hombretransgredió una ley moral y espiritual y lo que acontecería de allí en adelantecon la naturaleza sería catastrófica para el hombre.En las advertencias hechas a Israel sobre las consecuencias que traería ladesobediencia se revela claramente que existe una relación estrecha entre lomoral y la catástrofe o maldición, todo ligado a la conducta y proceder de loshombres sobre la tierra. Cuándo Dios permite los desastres y catástrofesDe manera que, cuando Dios retira sus bendiciones de sobre la tierra, lo quesigue en más es el resultado o consecuencia de tal acción, pero la Biblia señalaque todo se encuentra condicionado con la actitud del ser humano y suobediencia o bien, su desobediencia hacia los mandamientos del Señor.Esto queda claramente revelado con las advertencias que Dios hizo a la ciudadde Nínive, dicha advertencia para esa ciudad consistía en que sería destruidapor causa de su maldad, Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, ypregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Vinopalabra de Jehová por segunda vez a Jonás, diciendo: Levántate y ve a Nínive,aquella gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré. Y se levantóJonás, y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová. Y era Nínive ciudadgrande en extremo, de tres días de camino. Y comenzó Jonás a entrar por laciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta díasNínive será destruida. (Jo. 1: 1; 3: 1-4)Sin embargo, el relato bíblico nos revela que todos los moradores de aquellagran ciudad, desde el mismo rey al morador más humilde aceptaron el
    • mensaje y se arrepintieron de su mal camino y como consecuencia no fuerondestruidos, (Jo. 3: 5-9) por lo tanto, todo estaba condicionado al proceder delser humano como en este caso particular.Por el contrario, cuando los hombres y mujeres no hacen una reforma de susvidas, entonces Dios permite las catástrofes y los desastres con el propósito determinar con esa forma de mal en particular y de llamar a los hombres a lareflexión y enmendar sus caminos morales y espirituales delante de Él.Al igual que en Sodoma y Gomorra, sería la obra directa de Dios que caeríasobre Nínive, de no haberse arrepentido, o bien permitiría, quitando suprotección, que Satanás y sus ángeles ejercieran su poder sobre estosmoradores.Por lo tanto, podemos afirmar que sí existe una estrecha relación entre losdesastres y catástrofes o bien, con el fin de una determinada sociedad ocultura, con el proceder ético y moral de los hombres y mujeres. Lasadvertencias que Dios realiza, evidencia que cuando esta relación entre lo quees moralmente correcto es quebrantada, entonces como una consecuencianatural y según las advertencias divinas, se desata la catástrofe sobre la tierraen determinados lugares.Cada vez que Dios intervenía con juicios destructivos sobre determinadasculturas en el pasado, lo hacía debido a que los moradores de la tierra habíantraspasado los límites establecidos por él, por más mal que el hombre seempeñe en realizar, existe un límite que Dios no puede tolerar más.De esta manera, Dios ha puesto fin a toda forma de maldad acumulada ydesarrollada en extremo sobre la tierra evitando que este se propague demanera ilimitada, en el carácter justo y misericordioso, el Señor se ve enobligación de intervenir en los asuntos humanos y hacer notar y dar a conoceral ser humano que hay un Dios justo y misericordioso en el cielo y que seencuentra al control de todas las cosas.
    • 45 LOS JUICIOS DIVINOS SOBRE LAS NACIONES PAGANASDe esta manera, los juicios divinos no solamente han ocurrido sobre el pueblode Israel, sino también han ocurrido sobre las naciones paganas, la historiabíblica y secular, está llena de eventos donde el poder de la naturaleza y otroselementos a manera de instrumentos de juicios sobre pueblos y nacionesidolatras se han desatado sobre culturas milenarias y que parecían inmortales. Los juicios sobre la tierra de Egipto en tiempos del éxodoTodos los eventos que ocurrieron en el éxodo del pueblo de Israel, evidencianclaramente cómo la mano de Dios ha estado presente, las diez plagas quecayeron sobre aquél imperio de la época revelan que Dios es capaz de traersus juicios sobre determinadas naciones.Estas plagas que cayeron sobre aquella tierra tenían el propósito divino deliberar a su pueblo de la esclavitud y opresión en que vivían, pero además, erael tiempo del cumplimiento profético de la liberación, profecía que había sido
    • anunciada a Abraham años atrás, (Gén. 15: 12-14) para ese entonces eltiempo ya estaba maduro.Sin embargo, Dios había advertido al Faraón, por medio de Moisés y Aarón,que si no dejaba ir a los hijos de Jacob sufrirían las consecuencias, de maneraque estas diez plagas no vinieron sin una advertencia previa. (Ex. 5: 1-2, 22-23) Tras la obstinada actitud de Faraón, solamente quedaba el uso de lamano dura por parte de Dios. (Ex. 6: 1-6)De esta forma, las diez plagas que cayeron sobre la tierra de Egipto, sedesataron una vez que todos fueron advertidos de las serias consecuencias deno dejar ir a Israel, en cada uno de estos diez juicios divinos Dios desafiaba laidolatría de Egipto, cada plaga estaba destinada a caer sobre uno de los diosespaganos de aquel imperio.Las plagas fueron una intervención y acción directa de Dios, no eran eventosque podían ser explicados como lo hacen hoy en día los hombres de cienciajustificando el hecho que eran simples acciones naturales o fenómenos detemporada, no, la Biblia nos revela que fueron eventos sobrenaturalesinexplicables para los hombres y obedecían al poder y ordenes divinas. Através de estos juicios divinos se cumplía así la profecía de la liberación delpueblo de Israel, que bien pudo haber sido de buena manera, sin embargo, alrechazar el mensaje divino, Faraón endureció su corazón y decidió mantenercautivo a los hebreos, por lo tanto, el camino que seguía era el ya mencionado.Podemos ver una vez más en esto una acción divina que implicaba desoladorasescenas de juicios sobre los hombres, las naciones paganas, cuyos cultosidolatras desafiaban al mismo Dios del cielo, eran visitadas por el poder divino. El fin de pueblos e imperios mundiales
    • 47De esta manera, también muchos otros pueblos y naciones paganas, así comolos grandes imperios tuvieron su tiempo de reinado e influencia sobre la tierra,tiempo que había sido determinado en la agenda divina, al cumplirse su hora,fueron visitados por el poder de Dios.Entre los más grandes imperios de la tierra encontramos a Babilonia, MedoPersia, Grecia, Roma, así como muchos otros pueblos que fueron borrados dela faz de la tierra por su crueldad y sangrientos rituales dedicados a sus dioses,donde miles de víctimas, especialmente niños, morían como ofrenda a losdemonios.Ahora nos podemos preguntar ¿Qué hubiera pasado sobre la tierra si talesprácticas hasta la fecha hubieran seguido? ¿Qué tipo de sociedades hubieranemergido con semejantes rituales sobre la tierra? ¿Hubieran los hombres en laactualidad acusado a Dios de no haber intervenido? ¿Cuáles hubieran sido lasreales consecuencias sobre la tierra si tales pueblos y culturas paganas Dios lashubiera dejado hasta el presente?Conociendo estas reales consecuencias sobre la tierra, solo Dios podía saberloy en su infinita sabiduría y providencia divina, estos pueblos, culturas eimperios fueron sacados de la historia (Rom. 1: 18-32) convirtiéndose en eltiempo en materia de estudio de los hombres en la actualidad.De esta forma, los juicios divinos sobre estos pueblos y culturas tenían elpropósito de frenar en cierta medida los elevados índices de maldad sobre latierra, ¿Nos atreveríamos a cuestionar a Dios por su proceder? ¿Y si no hubieraprocedido de esa forma lo hubiéramos cuestionado también de no actuar conjusticia? Dios determina que ciertas naciones paganas sean destruidasDios es soberano y en su soberanía él no le da explicaciones a ningún mortalde sus actos, lo que sí, él advierte y revela por anticipado a los hombres lo queva a realizar sobre la tierra.
    • Cuando Dios sacó a su pueblo de la tierra de Egipto, estableció el fin deltiempo de gracia para determinadas naciones y pueblos de la tierra, lasprácticas aberrantes e idolátricas y cultos sangrientos, colmaron la pacienciadivina. Por medio de su pueblo, Dios destruiría a todos esas naciones ylimpiaría la tierra para que su pueblo cumpliera con su misión de dar a conocerel evangelio.La orden divina era muy clara sobre estos pueblos que habitaban sobre latierra, Así harás a todas las ciudades que estén muy lejos de ti, que no seande las ciudades de estas naciones. Pero de las ciudades de estos pueblos queJehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida, sino quelos destruirás completamente: al heteo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, alheveo y al jebuseo, como Jehová tu Dios te ha mandado; para que no osenseñen a hacer según todas sus abominaciones que ellos han hecho para susdioses, y pequéis contra Jehová vuestro Dios. (Dt. 20: 15-18)Sin embargo, la Biblia nos revela que los israelitas desobedecieron a Dios eneste cometido y muchos de estos pueblos cananeos fueron perdonados ydejados con vida, No destruyeron a los pueblos Que Jehová les dijo; Antes semezclaron con las naciones, Y aprendieron sus obras, Y sirvieron a sus ídolos,Los cuales fueron causa de su ruina. Sacrificaron sus hijos y sus hijas a losdemonios, Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sushijas, Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán, Y la tierra fuecontaminada con sangre. Se contaminaron así con sus obras, Y seprostituyeron con sus hechos. (Sal. 106: 34-39)Podemos preguntarnos ahora, ¿Qué hubiera sucedido en el medio oriente hoyen día si Israel hubiera obedecido a Dios tocante a estos pueblos paganos?¿Cuál hubiera sido la condición política y religiosa en el medio oriente en laactualidad de haber cumplido Israel con la orden divina de exterminar a estasculturas? Muy posiblemente el panorama político hubiera sido muy distinto enla actualidad y mucho menos sufrimiento y sangre se hubieran derramado.
    • 49 Cultos paganos y altares de sangre, la vida y los tiempos de los pueblos antiguosLa vida y los tiempos de los pueblos de la antigüedad giraban en torno a loritual y religioso, la vida y todo el quehacer humano tenía para ellos un sentidoy significado religioso y espiritual. Así, la religión llegó a formar partefundamental y central de las vidas de pueblos, naciones, imperios y todo tipode culturas del pasado.La Biblia revela estas inclinaciones religiosas de estos pueblos y nacionespaganas, el punto recurrente de toda apostasía del pueblo de Israel giraba entorno a la adoración de estos dioses, prácticas centrales de los pueblos quecircundaban a Israel e incluso, antes que ellos llegaran a ser constituidos comonación de Dios.Siglos antes que los israelitas se constituyeran como pueblo a los pies delmonte de Sinaí, estas prácticas religiosas idolátricas ya estaban presentes yformaban parte central de la vida de las personas del pasado, Y dijo Josué a
    • todo el pueblo: Así dice Jehová, Dios de Israel: Vuestros padres habitaronantiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor;y servían a dioses extraños. (Jos. 24: 2)Durante el desarrollo de la era patriarcal, las personas adoptaron diversascreencias, costumbres y tradiciones, muchas de estas aprendidas o heredadasde sus antepasados y giraban principalmente en la adoración de ciertasdeidades. Estos pueblos le atribuyeron a la naturaleza cualidades y atributosdivinos, al deificar el mundo natural, todo el orden de lo creado pasó aconvertirse en objeto de culto.De esta forma, el sol, la luna y las estrellas, el trueno, el relámpago, y todofenómeno de la naturaleza se convirtió en objeto de culto, Dios había advertidoa su pueblo de abstenerse de tales prácticas idolátricas y que la práctica deestos cultos era una abominación a su vista.Sin embargo, la forma cómo mucho de estos cultos se llevaban a cabo quedaevidenciada por su extrema crueldad y la sangre de miles de seres humanosderramada sobre estos altares idolátricos como ofrenda a esas deidades, ocomo sangre ofrecida para calmar la ira y enojo de estas divinidades.Cuando Israel caía en la apostasía, esta se hacía evidente por seguir lasmismas prácticas de las naciones paganas y eran introducidas de formainmediata en reemplazo del culto al verdadero Dios del cielo, la Biblia revelaen qué consistían esos cultos diabólicos, la crueldad y lo horrendo de estos sedeja ver en las paginas sagradas, Antes se mezclaron con las naciones,Y aprendieron sus obras, Y sirvieron a sus ídolos, Los cuales fueron causa desu ruina. Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios, Yderramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas,Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán, Y la tierra fuecontaminada con sangre. Se contaminaron así con sus obras, Y seprostituyeron con sus hechos. (Sal. 106: 35-39)
    • 51Mas ellos no obedecieron, antes endurecieron su cerviz, como la cerviz de suspadres, los cuales no creyeron en Jehová su Dios. Y desecharon sus estatutos,y el pacto que él había hecho con sus padres, y los testimonios que él habíaprescrito a ellos; y siguieron la vanidad, y se hicieron vanos, y fueron en posde las naciones que estaban alrededor de ellos, de las cuales Jehová les habíamandado que no hiciesen a la manera de ellas. Dejaron todos losmandamientos de Jehová su Dios, y se hicieron imágenes fundidas dedos becerros, y también imágenes de Asera, y adoraron a todo elejército de los cielos, y sirvieron a Baal; e hicieron pasar a sus hijos ya sus hijas por fuego; y se dieron a adivinaciones y agüeros, y seentregaron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, provocándole aira. (2º Rey. 17: 14-17)Esta terrible crueldad donde las víctimas eran ofrecidas vivas a estas deidadesera en el fondo un culto a los demonios, sacrificaron sus hijos y sus hijas alos demonios, (Sal. 106: 37) se nos revela claramente que la adoración detodo tipo de imágenes y la práctica de rituales semejantes es un culto aSatanás y sus ángeles o demonios, Antes digo que lo que los gentilessacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero quevosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copadel Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa delSeñor, y de la mesa de los demonios. (1ª Cor. 10: 20-21)Estos cultos por lo general, se efectuaban sobre las cumbres de las montañas,cerros o montes, la Biblia le llama a estos cultos, lugares altos. La creenciaantigua que los dioses habitaban sobre los montes llevó a estos adoradores alevantar estos altares en estos lugares. Esta creencia no solo fue parte de loshabitantes del medio oriente o la antigua Mesopotamia, sino también en lasculturas precolombinas, como los incas, aztecas, mayas, y otras como los
    • pascuenses, practicaban estos rituales donde las personas eran sacrificadasvivas sobe estos altares erigidos en la cumbre de los montes.Esta forma de sacrificios fue una invención de Satanás por tratar de imitar y asu vez, pervertir el plan de la redención, donde Dios había ordenado elsacrificio de animales sobre los altares, estos animales, como el cordero, eranun símbolo y figura de Cristo, sin embargo, el diablo pervirtió de tal formaestos rituales que los llevó a representar a Dios como un ser tirano y cruel quedemandaba la sangre de víctimas para aplacar su cruel ira.Satanás trató de acarrear menosprecio sobre las ofrendas expiatorias queprefiguraban la muerte de Cristo; y a medida que la mente de los hombres ibaentenebreciéndose con la idolatría, los indujo a falsificar estas ofrendas, y asacrificar sus propios hijos sobre los altares de sus dioses. A medida que loshombres se alejaban de Dios, los atributos divinos: la justicia, la pureza y elamor, fueron reemplazados por la opresión, la violencia y la brutalidad. (PP.Cap. 10 La Torre de Babel. Pág. 114)De esta forma, la idolatría, la deificación de la naturaleza, los cultossangrientos y crueles marcaban el centro y vida de todos los pueblos de laantigüedad, estas terribles prácticas llegaban a tal punto y depravación que enmuchas ocasiones hacían obligatoria la intervención divina.No es de extrañar que muchas de estas culturas, pueblos e incluso los grandesimperios hayan desaparecido de la tierra convirtiéndose en el tiempo enobjeto de estudio de los hombres de ciencia y de historia. Hoy en día, muchoshombres de ciencia buscan respuestas a las preguntas de por qué estospueblos y culturas desaparecieron sobre la tierra, muchos encuentranrespuestas en las evidencias que dejaron, pero no explican su extinción sobrela tierra.Así, la Biblia nos revela que debido a la maldad extrema de estas culturas,donde sus habitantes traspasaron los límites permitidos por Dios fueronexterminados de la tierra, su tiempo de gracia y de misericordia había llegadoa su fin.
    • 53¿Dios es amor? Claro que sí, pero también es justo y misericordioso y estoseventos, tanto bíblicos como registrados en la historia universal, revelanclaramente que ese amor divino no es permisivo. Motivos y causas de los desastres y catástrofes sobre las naciones paganasLos motivos y causas que presenta la Biblia para que estos pueblos fueranborrados de la faz de la tierra obedecen a razones y motivos éticos y morales,la maldad reinante y progresiva, los cultos idolátricos y sangrientos dondemiles de víctimas perecían sobre los altares como ofrenda para apaciguar la irade sus dioses, sembraron la depravación entre sus habitantes y elconocimiento del verdadero Dios desapareció entre ellos.Además, no tendrás acto carnal con la mujer de tu prójimo, contaminándotecon ella. Y no des hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc; no contaminesasí el nombre de tu Dios. Yo Jehová.No te echarás con varón como con mujer; es abominación. Ni con ningúnanimal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrádelante de animal para ayuntarse con él; es perversión. En ninguna de estascosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las
    • naciones que yo echo de delante de vosotros, y la tierra fuecontaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó susmoradores. (Lev. 18: 20-25)Entiende, pues, hoy, que es Jehová tu Dios el que pasa delante de ticomo fuego consumidor, que los destruirá y humillará delante de ti; ytú los echarás, y los destruirás en seguida, como Jehová te ha dicho.No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios los haya echado de delante deti, diciendo: Por mi justicia me ha traído Jehová a poseer esta tierra; pues porla impiedad de estas naciones Jehová las arroja de delante de ti. No por tujusticia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sinopor la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delantede ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham,Isaac y Jacob. (Deut. 9: 3-5)Estos son los estatutos y decretos que cuidaréis de poner por obra en la tierraque Jehová el Dios de tus padres te ha dado para que tomes posesión de ella,todos los días que vosotros viviereis sobre la tierra. Destruiréisenteramente todos los lugares donde las naciones que vosotrosheredaréis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre loscollados, y debajo de todo árbol frondoso. Derribaréis sus altares, yquebraréis sus estatuas, y sus imágenes de Asera consumiréis confuego; y destruiréis las esculturas de sus dioses, y raeréis su nombrede aquel lugar. (Deut. 12: 1-3)Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás ahacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado enti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practiqueadivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, nimago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con
    • 55Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tuDios echa estas naciones de delante de ti. (Deut. 18: 9-12)Todas estas causas nos revelan que el Dios del cielo aborrece la maldad entodas sus formas de los moradores de la tierra, el que muchos pueblos ynaciones de la tierra fueran destruidas se encuentran en esta cusas y motivosque presentan las Escrituras. El pueblo de Israel sería el instrumento en lasmanos de Dios para hacer justicia y limpiar la tierra de estos habitantes cuyasprácticas aberrantes y cultos sangrientos eran una verdadera adoración a losdemonios.Pero además, pueblos y culturas semejantes también fueron exterminados enotros momentos históricos en la medida que el tiempo avanzaba, desastres ycatástrofes a veces inexplicables en todo orden de cosas fueron desatadossobre ellos y su tiempo de gracia concluía para la eternidad.Incluso el propio pueblo de Israel cuando se apartaba de Dios y caía en unaprofunda apostasía, inmediatamente su conducta y practicas degeneraba enaquellas que Dios les había prohibido y que eran las mismas que practicabanlas demás naciones paganas.No destruyeron a los pueblos Que Jehová les dijo; Antes se mezclaroncon las naciones, Y aprendieron sus obras, Y sirvieron a sus ídolos, Loscuales fueron causa de su ruina. Sacrificaron sus hijos y sus hijas a losdemonios, Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sushijas, Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán, Y la tierra fuecontaminada con sangre. Se contaminaron así con sus obras, Y seprostituyeron con sus hechos. (Sal. 106: 34-39)Estas prácticas ocasionaban que la ira de Dios se encendiera sobre su puebloen reprobación a tales procederes, teniendo toda una revelación y advertenciasal respecto el pecado era aun mayor para ellos, Se encendió, por tanto, elfuror de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad; Los entregó en poderde las naciones, Y se enseñorearon de ellos los que les aborrecían. Susenemigos los oprimieron, Y fueron quebrantados debajo de su mano. Muchas
    • veces los libró; Mas ellos se rebelaron contra su consejo, Y fueron humilladospor su maldad. (v. 40-43)Por lo tanto, una vez más la Biblia nos presenta que las conductas morales yespirituales de los hombres determinan que ciertos juicios se desaten sobre latierra, estos procederes contaminan la tierra y a sus propios moradores, por locual, se hace indispensable la intervención divina.Resulta imposible hacerse una idea de estas prácticas aberrantes, una cosamuy distinta es describirlas o escribir acerca de estas, pero otra cosa es vercómo eran en la realidad semejantes conductas y cultos paganos que atraíanlos altos juicios de Dios sobre estas culturas y pueblos del pasado.Así, lo ético y lo moral como lo espiritual se relacionan directamente con losdesastres y catástrofes sobre la tierra o lo que es lo mismo con los juiciosdivinos.Nuevamente preguntamos, si Dios es amor ¿Podía él permitir prácticassemejantes? ¿Podían seguir estas conductas como que si Dios fuera un Diospermisivo? No, la Biblia revela que el carácter del eterno es justicia, verdad ymisericordia. Los instrumentos de juiciosLa historia ha dejado en evidencia que los más diversos desastres y catástrofesque han azotado a naciones, pueblos, imperios, ciudades y que en algunoscasos han reducido a escombros a civilizaciones siendo estas borradas de lasuperficie de la tierra, son acontecimientos que aparentemente obedecen acausas normales dentro de la naturaleza, donde los hombres y mujeres de estetiempo los interpretan como eventos netamente cíclicos de temporadas o ciclosque se abren o bien se cierran dentro de la naturaleza.Pero ¿Qué dice la inspiración con respecto al mundo natural? ¿Pueden lasfuerzas de la naturaleza convertirse en instrumentos de juicios? ¿Qué podemosdecir sobre los eventos naturales como desastres y catástrofes en todo ordende cosas? ¿Son también instrumentos de juicios sobre la tierra?
    • 57La Biblia nos revela que la naturaleza siempre ha jugado un factor importantey muy determinante en la vida del ser humano, desde el mismo comienzo de lacreación, se nos revela el papel que ha jugado la naturaleza sobre el desarrolloy sustento de la vida sobre este planeta.Por otro lado, también la naturaleza y todo el orden de la creación, tienen elgran propósito de revelar el carácter del mismo creador, la Biblia señala, ¡OhJehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Haspuesto tu gloria sobre los cielos; Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, Laluna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengasde él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites ? ¡Oh Jehová, Señornuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! (Sal. 8: 1, 3-4, 9)Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de susmanos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declarasabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. Por toda la tierrasalió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. (Sal. 19: 1-4)Convirtiéndose en un gran libro revelador del carácter del eterno creador, lanaturaleza ha sido dejada para manifestar a todo hombre sobre la tierra quehay un Dios en los cielos, Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contratoda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia laverdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lomanifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, sehacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas pormedio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. (Rom. 1: 18-20)Pero con la entrada del pecado, la naturaleza se ha convertido también en uninstrumento de juicio sobre los mismos seres humanos, la maldición que cayósobre el planeta como producto de la trasgresión de Adán y Eva se ha tornadotambién contra el mismo hombre, Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la
    • voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás deél; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los díasde tu vida. Espinos y cardos te producirán, y comerás plantas del campo. Conel sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque deella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. (Gén. 3: 17-19)Desde allí en adelante, la tierra ha dejado de ser benigna con el ser humano,convirtiéndose en algunos casos en un arma de destrucción masiva, loselementos naturales contenidos en ella serían utilizados como juiciosdestructivos sobre la misma tierra y el hombre en su rebelión contra Dios.Las profundidades de la tierra son el arsenal del Señor, de donde se sacaronlas armas empleadas en la destrucción del mundo antiguo. Las aguas brotaronde la tierra y se unieron a las aguas del cielo para llevar a cabo la obra dedesolación. Desde el diluvio, el fuego y el agua han sido instrumentos de Diospara destruir ciudades impías. Estos juicios son enviados para que los quetienen en poco la ley de Dios y pisotean su autoridad, tiemblen ante supoderío, y reconozcan su justa soberanía.Cuando los hombres han visto montañas encendidas arrojando fuego, llamas ytorrentes de minerales derretidos, que secaban ríos, cubrían populosasciudades y regaban por doquiera ruina y desolación, los corazones másvalientes se han llenado de terror, y los infieles y blasfemos se han vistoobligados a reconocer el infinito poder de Dios.Los antiguos profetas, al referirse a escenas de esta índole, dijeron: "¡Oh sirompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen losmontes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir lasaguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las gentestemblasen a tu presencia! Cuando, haciendo terriblezas cuales nuncaesperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti."
    • 59"Jehová marcha entre la tempestad y turbión, y las nubes son el polvo de suspies. El amenaza a la mar, y la hace secar, y agosta todos los ríos." (Isa. 64:1-3; Nah. 1: 3, 4.) (PP. Cap. 8 Después del Diluvio. Pág. 100)De esta forma, el agua, el fuego, la sequía, los terremotos, el calor, el frío, elgranizo, la tempestad y todo fenómeno producido en la naturaleza, o bienfenómenos sobrenaturales inexplicables para el ser humano, se cuentan comolos instrumentos de juicios utilizados sobre el hombre.Pero ¿Cómo explicaban los pueblos antiguos estos fenómenos que se producíanen la naturaleza? Muchos de los pueblos y culturas de la antigüedad, alatribuirle cualidades y atributos divinos a la naturaleza, estos fenómenos eranexplicados como producto de la ira y del enojo de los dioses, los cualesdemandaban la sangre de víctimas para así aplacar su ira sobre los mortales.Estas creencias y formas de interpretar estos fenómenos de la naturaleza sonpropias de las religiones naturales, que le atribuían a la naturaleza la entidadde una divinidad. De esta forma, cada fenómeno en particular en la naturalezaera atribuido a un determinado dios, por lo tanto, las religiones naturalestenían tantos dioses y divinidades como fenómenos se producían en el ordende la creación.Hoy en día, los hombres de ciencia estudian e interpretan estos eventos desdeel punto de vista solo científico, es decir, del fenómeno en sí, de manera quepara ellos y el resto del mundo, no dejan de tener más significado que el quedebiera de tener dentro del orden normal en que se producen estosfenómenos, es decir, para muchos de estos hombres, una interpretación quepueda ir más allá de lo que pueda significar el fenómeno no tiene lugar.El espíritu refrenador de Dios se está retirando ahora mismo del mundo. Loshuracanes, las tormentas las tempestades, los incendios y las inundaciones,los desastres por tierra y mar, se siguen en rápida sucesión. La cienciaprocura explicar todo esto. Menudean en derredor nuestro las señalesque nos dicen que se acerca el Hijo de Dios, pero son atribuidas acualquier causa menos a la verdadera. Los hombres no pueden discernir a
    • los ángeles que como centinelas refrenan los cuatro vientos para que nosoplen hasta que estén sellados los siervos de Dios; pero cuando Dios ordenea sus ángeles que suelten los vientos, habrá una escena de contienda queninguna pluma puede describir. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 14115.) (SC. Condiciones mundiales que hace frente el cristiano. Pág. 66, 67)Cuando están en dificultad, los filósofos y los hombres de ciencia procuransatisfacer su mente sin apelar a Dios. Ventilan su filosofía acerca de los cielosy de la tierra, explicando plagas, pestilencias, epidemias, terremotos yhambres, por sus supuestas ciencias. Las cuestiones relativas a la creación yla providencia procuran resolverlas diciendo: Es la ley de la naturaleza.(Consejos para los maestros, padres y alumnos acerca de la educacióncristiana. Sección XII la Biblia en la educación. Cap. 62 Por no estudiar laPalabra de Dios.)¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, asícomo de la destrucción producida por incendios e inundaciones, congran pérdida de vidas y propiedades! Aparentemente estascalamidades son estallidos caprichosos de las fuerzas desorganizadas ydesordenadas de la naturaleza, completamente fuera del dominio humano;pero en todas ellas puede leerse el propósito de Dios. Se cuentanentre los instrumentos por medio de los cuales él procura despertar enhombres y mujeres un sentido del peligro que corren.-PR 207 (c. 1914).(EUD. Cap. 2 Señales del pronto regreso de Cristo. Pág. 17 (29, 30)De esta forma, muchos desconocen el significado y trasfondo de estos eventosque se producen sobre la tierra y no solo en la actualidad, sino también quehan tenido en la historia pasada, los hombres les dan una interpretación que
    • 61está muy lejos de la verdadera causa de estos acontecimientos y que hayfuerzas y entidades superiores a este que pueden manipular los elementos.Desde el monte de los Olivos, Cristo les dio una interpretación apocalíptica aestos eventos y que serían señales de su segunda venida, por lo tanto y desdela interpretación que Cristo hace de estos eventos naturales, podemos señalarclaramente que son instrumentos en las manos de Dios para advertirle alhombre que lo que se aproxima sobre la tierra es devastador.Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades.Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a lareflexión. Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Diosexpresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha reveladoclaramente en su Palabra.-19MR 279 (1902). (EUD. Cap. 2 Señales del prontoregreso de Cristo. Pág. 17 (29, 30)Por lo tanto, ¿Podemos esperar tiempos mejores sobre la tierra? ¿Podemosesperar que estos eventos naturales en función destructiva desaparezcan en lamedida que el tiempo transcurre? o… … ¿Tenemos que esperar que estoseventos se tornen más y más destructivos sobre la tierra en nuestros días?¿Será acaso que los eventos que se están produciendo en nuestros días ennada se comparan con lo que realmente viene sobre los moradores de latierra? ¿Será que estamos al borde de una gran catástrofe de orden naturalque cambiará para siempre la sociedad mundial?Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médicoque puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades ydesastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas ydesolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares ybajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en las
    • grandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terriblestempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareasextraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ellosiguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas ymiles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeandomás y más y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobrehombres y animales. "La tierra se pone de luto y se marchita," "desfallece lagente encumbrada de la tierra. La tierra también es profanada bajo sushabitantes; porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaronel pacto eterno." (Isaías 24: 4, 5, V.M.) (CS. Cap. 37 El Conflicto InminentePág. 647)Aumentarán las hambrunas. Las pestilencias barrerán a miles. Anuestro alrededor hay peligros procedentes de las potencias externas y de lasoperaciones satánicas de adentro, pero ahora se está ejerciendo el poderrestrictivo de Dios.- 19MR 382 (1897). (EUD. Cap. 2 Señales del prontoregreso de Cristo. Crímenes, hambrunas, pestilencias. Pág. 16 Formatoflexible.)Claramente se nos revela que estos acontecimientos en la naturaleza no sedetendrán hasta que Cristo venga, por lo tanto, no podemos esperar tiemposmejores sobre la tierra, no podemos seguir con el pensamiento y con la ideaque estas cosas nos dan miedo, y por lo tanto no hablemos de ellas, sinembargo, eso es un pensamiento engañoso y destructivo tanto como estoseventos, porque ya sea que hablemos o no, que nos den miedo o no, estoseventos ocurrirán de todas formas sobre la tierra con nuestro miedo o sin el.Pero no solo se nos revela que estos eventos aumentarán en su intensidad enlo venidero, sino que también su frecuencia lo hará, pero lo más terrible quetambién podemos esperar son desastres y catástrofes únicas en su especia,eventos que los hombres jamás se han imaginado que podrían suceder, y senos advierte solemnemente que la tierra se encuentra al borde de una grancatástrofe de escala mundial.
    • 63La transgresión casi ha llegado a su límite. La confusión llena el mundo ypronto ha de sobrecoger a los seres humanos un gran terror. El fin está muycerca. El pueblo de Dios debiera estarse preparando para lo que ha desobrevenir al mundo como una sorpresa abrumadora. (¡Maranata, elSeñor viene! Acontecimientos previos. Preparación para lo que nos espera.Jueves 2 de junio Pág. 159)Pronto se producirá algo que irrumpirá como una sorpresa abrumadora sobrelos moradores de la tierra, una gran catástrofe, única en su especie, Cristodeclaró que efectivamente las catástrofes llevarán a los hombres y mujeres adesfallecer sobre la tierra y que despertarían en ellos el terror más grande einsólito. Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en latierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de lasolas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosasque sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos seránconmovidas. (Luc. 21: 25-26)¿Qué es eso que vendrá? ¿Frente a qué tipo de megaevento natural estamos alas puertas como humanidad? Se nos revela además, que todas estascalamidades y desastres tanto, en la tierra como en el mar y en todo orden decosas, solo advierten a los hombres que un evento de mayor gravedad está poracontecer sobre la tierra.La época en que vivimos es importante y solemne. El espíritu de Dios se estáretirando gradual pero ciertamente de la tierra. Ya están cayendo juicios yplagas sobre los que menosprecian la gracia de Dios. Las calamidades entierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, comoportentosos presagios, anuncian la proximidad de acontecimientos dela mayor gravedad. Las agencias del mal se coligan y acrecen sus fuerzaspara la gran crisis final. Grandes cambios están a punto de producirse en elmundo, y los movimientos finales serán rápidos. (Joyas de los Testimonios,
    • tomo 3, pág. 280.) (SC. Condiciones mundiales que hace frente el cristiano.Pág. 67)¿Qué puede ser esto de mayor gravedad que viene y que es anunciado porestos eventos previos? ¿Qué tipo de amenaza es esta y de donde vendrá? Nose revela específicamente qué puede ser, sin embargo, como humanidadenfrentamos dos tipos de catástrofes desde el punto de vista de suprocedencia, eventos que se producirán al interior del planeta provocado en lamisma naturaleza y acontecimientos del espacio exterior.Aumentarán las hambrunas. Las pestilencias barrerán a miles. A nuestroalrededor hay peligros procedentes de las potencias externas y de lasoperaciones satánicas de adentro, pero ahora se está ejerciendo el poderrestrictivo de Dios.- 19MR 382 (1897). (EUD. Cap. 2 Señales del prontoregreso de Cristo. Crímenes, hambrunas, pestilencias. Pág. 16 Formatoflexible.)Por lo tanto, no podemos descartar en este tiempo una amenaza que puedaprovenir desde el espacio exterior, ya Jesús lo señaló, y dio a entender que unfenómeno semejante se produciría en el tiempo final, y habrá grandesterremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror ygrandes señales del cielo. Entonces habrá señales en el sol, en la lunay en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas acausa del bramido del mar y de las olas; (Luc. 21: 11, 25)¿Qué señales serían estas en el cielo que despertarían el terror entre losmoradores de la tierra? Jesús señala al sol, la luna y las estrellas una vez máscomo protagonistas y esta vez en los eventos finales de la tierra, ¿Pero qué lessucederá a estos astros? Y por otro lado, ¿Serán estos los únicos fenómenosprovenientes del espacio?
    • 65En una sorprendente profecía, se nos revela que en el tiempo final, como el dehoy, se produciría un evento que despertaría el terror entre la gente, terrorque sería indescriptible. Estos acontecimientos, al parecer provienen desde elexterior del planeta, pues son descritos como grandes bolas de fuego, que alcaer, destruyen casas incendiando manzanas enteres y que a su vez, caentambién en otros lugares, pues se señala que la destrucción se extendía haciaotros partes en las ciudades, dando a entender que estas bolas de fuego sonmás de una, pues son señaladas en plural.En la mañana del viernes pasado, justamente antes de despertar, se mepresentó una escena sumamente impresionante. Tuve la sensación de quedespertaba del sueño en un lugar que no era mi casa. Desde las ventanasveía una terrible conflagración. Grandes bolas de fuego caían sobre lascasas, y de ellas salían dardos encendidos que volaban en todasdirecciones. Era imposible apagar los incendios que se producían, ymuchos lugares estaban siendo destruidos. El terror de la gente eraindescriptible. Desperté después de cierto tiempo y descubrí que estaba enmi hogar.-Ev 25-26 (1906).Una escena muy impresionante pasó ante mí en visiones nocturnas. Vi unainmensa bola de fuego que caía en medio de un grupo de hermosascasas que fueron destruidas instantáneamente. Oí a alguien decir:"Sabíamos que los juicios de Dios visitarían la tierra, mas no pensábamos quevendrían tan pronto". Otros dijeron en tono de reproche: "Vosotros que sabíaisestas cosas, ¿por qué no dijisteis nada? ¡Nosotros no lo sabíamos!-3JT 296(1909). (EUD. Cap. 2Señales del pronto regreso de Cristo. Grandes bolas defuego. Pág. 14, 15 Formato flexible.)¿Qué podrán ser estas grandes bolas de fuego? Al parecer y por la descripciónque se hace, se asemejan a meteoritos cayendo sobre las ciudades del mundo,de un tamaño tal, que la destrucción que provocan es considerable eimportante y donde la reacción de la gente evidencia que estos eventos sonaterradores.
    • Por lo tanto, en el tiempo del fin la naturaleza se convertiría en un factordeterminante de los eventos finales, los elementos encerrados en ella sedesatarían en terribles acontecimientos destructores, y en algunos casos,devastadores, hasta el punto que una gran catástrofe natural viene sobre latierra. Una gran catástrofe, a tal punto que sumirá a los moradores de esteplaneta en una severa crisis a escala global, la naturaleza será así el factordeterminante en el reordenamientos del escenario final hacia un nuevo ordenmundial sobre la tierra y del establecimiento de las condiciones mundiales parala segunda venida de Cristo.Por lo tanto, la naturaleza será un instrumento en las manos de Dios en eltiempo final, seguiremos presenciado su actuar sobre la tierra, la destruccióncaerá finalmente sobre hombres y animales ¿Con qué propósito? ¿Quésignifican todos estos eventos? ¿Qué respuestas podemos dar a estosacontecimientos catastróficos que están ocurriendo y que seguirán ocurriendosobre la tierra?¿Qué significan las horribles calamidades marinas, barcos arrojados a laeternidad sin un momento de advertencia? ¿Qué significan los accidentes entierra, incendios que consumen las riquezas que los hombres han atesorado,mucho de lo cual ha sido acumulado oprimiendo al pobre? El Señor nointervendrá para proteger la propiedad de aquellos que transgreden su ley,quebrantan su pacto y pisotean su día de reposo, aceptando en su lugar un díade descanso espurio.Las plagas de Dios ya están cayendo sobre la tierra, arrasando las estructurasmás costosas como si fuera mediante un soplo de fuego desde el cielo. ¿Noharán estos juicios recapacitar a los profesos cristianos? Dios los permite paraque el mundo preste atención, para que los pecadores le teman y tiemblenante él.-3MR 311 (1902).
    • 67Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno desus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediantefenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios expresará a los incrédulosagentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.-19MR279 (1902). 29¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de ladestrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidasy propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichososde las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza,completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse elpropósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cualesél procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.-PR 207 (c. 1914). (EUD. Cap. 2 Señales del pronto regreso de Cristo. Pág. 16,17 Formato flexible.)La eternidad se extiende delante de nosotros. El telón está por alzarse. Losque ocupamos esta posición de solemne responsabilidad, ¿qué estamoshaciendo, qué estamos pensando, que nos aferramos a nuestro egoísta amor,a la comodidad, mientras las almas están pereciendo en derredor nuestro? ¿Sehan encallecido completamente nuestros corazones? ¿No podemos sentir ocomprender que debemos hacer una obra en favor de la salvación de losdemás? Hermanos, ¿sois de la clase que teniendo ojos no ve, y teniendo oídosno oye? ¿Os ha dado Dios en vano el conocimiento de su voluntad? ¿Os hamandado en vano amonestación tras amonestación? ¿Creéis las declaracionesde la verdad eterna concernientes a lo que está por sobrevenir a la tierra?¿Creéis que los juicios de Dios están pendientes sobre la gente, y podéis, sinembargo, permanecer tranquilos, indolentes, negligentes, amando losplaceres? (JT T2 La iglesia es la luz del mundo. Un llamamiento a los miembroslaicos. Pág. 165)
    • El enemigo ha trabajado y todavía sigue trabajando. Ha descendido con granpoder, y el Espíritu de Dios se está retirando de la tierra. Dios ha retirado sumano. Sólo tenemos que mirar a Johnstown [Pennsylvania]. El no impidióque el diablo destruyese completamente la ciudad. Y esos mismos hechosaumentarán hasta la conclusión de la historia de esta tierra.-1SAT 109 (1889).La corteza terrestre se rasgará a causa de las erupciones de los elementosocultos en sus entrañas. Estos elementos, una vez desatados, barrerán lostesoros de aquellos que por años han estado aumentando sus riquezas alobtener de sus empleados grandes posesiones a precios de hambre. Y tambiénel mundo religioso será terriblemente sacudido, porque el fin de todas lascosas está cercano.-3MR 208 (1891).Ya ha llegado el tiempo en que en un momento podremos estar pisando tierrafirme, y en el siguiente la tierra estará moviéndose debajo de nuestros pies.Ocurrirán terremotos cuando menos se los espere.-TM 421 (1896).En incendios, inundaciones, terremotos, en la furia de las grandesprofundidades, en calamidades por mar y tierra, se da la advertencia de que elEspíritu de Dios no contenderá para siempre con el hombre.-3MR 315 (1897).(EUD. Cap. 2 Señales del pronto regreso de Cristo. Pág. 15 Formato flexible.)El clímax e intensidad absoluta de estos eventos se manifestarán en el tiempocuando Cristo regrese a la tierra, al acercarse aquel gran evento veremosacontecimientos catastróficos en la naturaleza, la tierra no puede sufrir lapresencia del eterno, la presencia de su mismo creador, por lo cual, losacontecimientos en la naturaleza serán catastróficos.Antes de que el Hijo del hombre aparezca en las nubes del cielo todo estaráconvulsionado en la naturaleza. Rayos del cielo unidos con el fuego interno dela tierra harán que las montañas ardan como un horno y que hagan fluir sustorrentes de lava sobre aldeas y ciudades. Masas de rocas derretidas,arrojadas dentro del agua por el solevantamiento de cosas ocultas dentro de la
    • 69tierra, harán que hierva el agua y despida rocas y tierra. Habrá formidablesterremotos y gran destrucción de vidas humanas.-7CBA 958 (1907). (EUD.Cap. 2 Señales del pronto retorno de Cristo. Pág. 15 Formato flexible.)Las más terribles manifestaciones que el mundo jamás haya visto hasta ahora,serán presenciadas cuando Cristo vuelva por segunda vez. "Los montestiemblan de él, y los collados se deslíen; y la tierra se abrasa a su presencia, yel mundo, y todos los que en él habitan. ¿Quién permanecerá delante de suira? ¿y quién quedará en pie en el furor de su enojo?" "Oh Jehová, inclina tuscielos y desciende: toca los montes, y humeen. Despide relámpagos, ydisípalos; envía tus saetas, y contúrbalos." (Nah. 1:5, 6; Sal. 144: 5, 6.)"Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuegoy vapor de humo." "Entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos; yhubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamásdesde que los hombres han estado sobre la tierra." "Y toda isla huyó, y losmontes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un grandegranizo como del peso de un talento." (Hech. 2: 19; Apoc. 16: 18, 20, 21.)Cuando se unan los rayos del cielo con el fuego de la tierra, las montañasarderán como un horno, y arrojarán espantosos torrentes de lava, quecubrirán jardines y campos, aldeas y ciudades. Masas incandescentes fundidasarrojadas en los ríos harán hervir las aguas, arrojarán con indescriptibleviolencia macizas rocas cuyos fragmentos se esparcirán por la tierra. Los ríosse secarán. La tierra se conmoverá; por doquiera habrá espantosos terremotosy erupciones..Así destruirá Dios a los impíos de la tierra. Pero los justos serán protegidos enmedio de estas conmociones, como lo fue Noé en el arca. Dios será su refugioy tendrán confianza bajo sus alas protectoras. El salmista dice: "Porque tú haspuesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no tesobrevendrá mal." "Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día delmal; ocultaráme en lo reservado de su pabellón." La promesa de Dios es: "Porcuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también lo libraré: pondrélo en alto,
    • por cuanto ha conocido mi nombre." (Sal. 91: 9, 10, 14; 27: 5.) (PP. Cap. 8Después del Diluvio. Pág. 100, 101)Por otro lado, cuando los desastres que provocan la caída de imperios como enel pasado, son producidos por el actuar del hombre entonces el evento seexplica cómo acontecimientos de carácter políticos, económicos, sociales, esdecir, el fenómeno es visto y estudiado del punto de vista de estas cienciashumanas, sin embargo y con respecto a este tipo de eventos, la Biblia señalaque en munchos casos el mismo ser humano fue utilizado como uninstrumento de juicio sobre otras civilizaciones.En el caso de la caída del imperio Babilónico, Dios utilizó a los medos y persascomo instrumentos de justicia y de la ira divina, Profecía sobre Babilonia,revelada a Isaías hijo de Amoz. Levantad bandera sobre un alto monte; alzadla voz a ellos, alzad la mano, para que entren por puertas de príncipes. Yomandé a mis consagrados, asimismo llamé a mis valientes para mi ira, a losque se alegran con mi gloria.Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo deruido de reinos, de naciones reunidas; Jehová de los ejércitos pasa revista alas tropas para la batalla. Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos,Jehová y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra. (Isa. 13: 1-5)Mientras que Ciro es llamado el ungido de Jehová para la realización de lavoluntad divina en la ejecución de los juicios sobre Babilonia, Dios utilizó almismo ser humano como instrumento de juicio sobre otros.Así dice Jehová a su ungido, a Ciro, al cual tomé yo por su mano derecha, parasujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir delante deél puertas, y las puertas no se cerrarán: Yo iré delante de ti, y enderezaré loslugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro harépedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, paraque sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre. Por
    • 71amor de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, te llamé por tu nombre; tepuse sobrenombre, aunque no me conociste. Yo soy Jehová, y ninguno máshay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, paraque se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no haymás que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo lastinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todoesto. (Isa. 45: 1-7)Más allá del fenómeno sociológico, psicológico o político histórico que se puedaestar dando, el trasfondo de estos acontecimientos era el de un conflicto quese centraba en el cumplimiento de la profecía bíblica, las causas señaladasanteriormente son validas, pero ¿Qué llevó a los hombres a esa crisis política ysocial? Según los textos señalados existía un propósito más elevado, unpropósito divino donde los hombres cumplían solamente la voluntad divina yen munchos casos como este, sin saber que eran instrumentos de juicio en lasmanos de Dios.Así también, otro caso histórico y documentado donde Dios utiliza a lasmismas naciones para ejecutar sus juicios sobre otras, se encuentra en el casode Asiria, esta nación sería utilizada como un instrumento de juicio sobre elpueblo de Israel, para castigar su maldad.Oh Asiria, vara y báculo de mi furor, en su mano he puesto mi ira. Le mandarécontra una nación pérfida, y sobre el pueblo de mi ira le enviaré, para quequite despojos, y arrebate presa, y lo ponga para ser hollado como lodo de lascalles. Aunque él no lo pensará así, ni su corazón lo imaginará de esta manera,sino que su pensamiento será desarraigar y cortar naciones no pocas. Porqueél dice: Mis príncipes, ¿no son todos reyes? ¿No es Calno como Carquemis,Hamat como Arfad, y Samaria como Damasco? Como halló mi mano los reinosde los ídolos, siendo sus imágenes más que las de Jerusalén y deSamaria; como hice a Samaria y a sus ídolos, ¿no haré también así a Jerusalény a sus ídolos? (Isa. 10: 5-11)
    • Por lo tanto, los instrumentos de juicios sobre la tierra son muy variados, sinembargo, los podemos clasificar en dos grupos importantes, la naturaleza ypor otro lado, el mismo actuar del hombre para con el hombre. Claro está,que el más temido de todos es la propia naturaleza, pues mucho de suseventos son impredecibles y por lo mismo, devastadores y catastróficos sobrelos hombres. DESASTRES Y CATASTROFES EN TIEMPOS Y ÉPOCAS MODERNASDe acuerdo con las declaraciones hechas anteriormente, no debemos desorprendernos en estos días por los acontecimientos que vendrán sobre latierra y donde seremos testigos presenciales, siendo involucrados y afectadospor estos acontecimientos de manera directa o bien a la distancia.Muchos hoy en día en el mundo, y hasta en el propio pueblo de Dios,desconocen los eventos que vendrán sobre la tierra, muchos desconocen elpapel que tendrán las fuerzas de la naturaleza como instrumentos en lasmanos de Dios en el reordenamiento de las naciones y en la preparación delescenario final sobre la tierra. Por este motivo, muchos alzan sus voces al cieloen son de reproche y acusación a Dios en el momento en que se producenacontecimientos catastróficos, la revelación nos advierte qué esperar en losucesivo y qué papel cumplen estos juicios sobre los moradores de la tierra.
    • 73 Las ciudades serán destruidasSe nos hace la solemne advertencia que las ciudades de este mundo serándestruidas por acontecimientos de carácter catastróficos provenientes de lasmismas fuerzas destructivas de la naturaleza, los instrumentos de juicios sedesatarán en su más variada naturaleza sobre las metrópolis más populosas dela tierra.Cuando la mano restrictiva de Dios se retire, el destructor comenzará sutrabajo. Entonces ocurrirán en nuestras ciudades las mayores calamidades.-3MR 314 (1897)Falta poco para que las grandes ciudades sean barridas, de manera que todosdeben ser amonestados acerca de la inminencia de estas calamidades.-Ev 26(1910) (EUD. Enfrentando la crisis final de la tierra. Cap. 8 Las ciudades.Descienden juicios sobre las ciudades.) (A – 1028)Se acerca el tiempo cuando las grandes ciudades serán visitadas por los juiciosde Dios. Antes de mucho, esas ciudades serán sacudidas con violencia.Cualesquiera que sean las dimensiones y la solidez de los edificios, o lasprecauciones tomadas contra incendios, si el dedo de Dios toca esas casas, enalgunos minutos u horas quedarán reducidas a escombros.Las impías ciudades de nuestro mundo serán destruidas. Mediante lascatástrofes que ocasionan actualmente la ruina de grandes edificios y debarrios enteros, Dios nos muestra lo que acontecerá en toda la tierra. Nos hadicho: "De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama se enternece,y las hojas brotan, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros,cuando viereis todas estas cosas, sabed que el Hijo del hombre está cercano,a las puertas" (Mateo 24: 32, 33). (Consejos sobre la salud. Sección VI, obrainstitucional de éxito. La ubicación de los sanatorios. Pág. 266)
    • Estos acontecimientos serán realmente pavorosos, muchos se asombrarán y sellenarán de terror al ver cómo las ciudades son destruidas por el actuarcatastrófico de la naturaleza, pero ¿Cuándo acontecerán estos eventos? ¿Enqué tiempo profético acontecerán estos acontecimientos? Seguramenteestaremos pensando en el momento cuando Cristo venga, o una vez terminadoel tiempo de gracia, sí, es verdad que una vez terminado el tiempo de graciase producirán acontecimientos destructivos nunca antes visto por los hombres,sin embargo, cuando se habla sobre estos juicios, ciudades destruidas, serefiere a un tiempo cuando aún hay misericordia sobre la tierra, es decir,dentro del tiempo de gracia.Por lo tanto, estos son acontecimientos los veremos cumplidos en nuestrosdías, y que para el momento en que se proclame el último mensaje deamonestación al mundo, estos juicios se intensificarán sobre la tierra, por otrolado, estos juicios no es el castigo final sobre las ciudades y naciones de estatierra, no, son juicios parciales y entrelazados aún con misericordia.Acontecerán calamidades, calamidades de lo más pavorosas, de lo másinesperadas; y estas destrucciones se seguirán la una a la otra. Si se prestaatención a las amonestaciones que Dios ha dado, y si las iglesias searrepienten y regresan a la lealtad, entonces otras ciudades serán perdonadaspor un tiempo. Pero si los hombres que han sido engañados continúan en elmismo camino en el cual han estado andando, sin prestar atención a la ley deDios y presentando falsedades ante el pueblo, Dios les permite sufrircalamidades, para que sus sentidos sean despertados...El Señor no desechará repentinamente a los transgresores o destruirá anaciones enteras; sino que castigará a ciudades y lugares donde los hombresse han prestado para ser poseídos por los agentes satánicos. Las ciudades delas naciones serán tratadas con estrictez, y sin embargo, no serán visitadascon la extrema indignación de Dios, porque algunas almas renunciarán a los
    • 75engaños del enemigo, y se arrepentirán y convertirán, mientras que las masasestarán atesorando ira para el día de la ira (Manuscrito 35, 1906). (EV. Cap. 2Las masas de la población metropolitana. A la sombra de la condenacióninminente. Si las amonestaciones no son escuchadas.)Como podemos ver, nos esperan acontecimientos pavorosos y muy solemnessobre la tierra, las ciudades del mundo serán destruidas, los elementos dejuicios serán de los más variados, ya estamos en el tiempo de estosacontecimientos catastróficos y es más, ya hay ciudades populosas que hansido destruidas, miremos solo un par de años atrás a Nueva Orleans, esta granciudad fue arrasada por un potente huracán y de allí en adelante losacontecimientos catastróficos han continuado sobre la tierra.Pero ¿De dónde provienen estos juicios destructivos y por qué se producen?¿Podemos tener para estos casos particulares una respuesta en la inspiración?¿Cómo funcionan estos juicios? ¿Nos sorprenden a esta altura del camino? Motivos y causas de estos juicios sobre las ciudadesClaramente hemos visto que estos juicios destructivos caerán sobre lasciudades del mundo, sin embargo, también se nos revela que no serándestruidas las naciones por el momento, sino determinadas ciudades de latierra. También hemos visto que el tiempo de tales juicios es un tiempo cuandoaún existe misericordia sobre la tierra, lo cual nos lleva a un tiempo como elnuestro.Pero ¿Por qué son destruidas las ciudades? ¿Cuáles pueden ser las causas desemejantes acontecimientos sobre la tierra? Se nos revela que los motivos porlos cuales estas ciudades son destruidas son debido al incremento del índice demaldad, siendo comparadas con la maldad de aquellas ciudades que fuerondestruidas en el pasado, como lo fueron Sodoma y Gomorra.
    • El fin está cerca y cada ciudad va a ser trastornada de diferentes maneras.Habrá confusión en cada ciudad. Todo lo que puede ser sacudido lo será, y nosabe qué pasará luego. Los juicios serán de acuerdo con maldad de la,gente y la luz de verdad que han tenido.1MR 248 (1902)¡Ojalá que el pueblo de Dios tuviera una noción de destrucción inminente demillares de ciudades, ahora casi [totalmente] entregadas a la idolatría!-Ev 26 (1903) (EUD. Enfrentando la crisis final de la tierra. Cap. 8 Las ciudades.Descienden juicios sobre las ciudades.)Satanás tiene el propósito de atraer a las ciudades a los hombres y lasmujeres, y con el fin de lograrlo inventa toda clase de novedades ydiversiones. . . Y las ciudades del mundo están llegando a ser hoy como lasciudades que existían antes del diluvio. . . Volvemos a decir: "Fuera de lasCiudades" (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 408). 49 (Conflicto y valor. Jueves11 de febrero. Hacia Sodoma.)El estado actual de las cosas muestra que tiempos de perturbación están porcaer sobre nosotros. Los diarios están llenos de alusiones referentes a algúnformidable conflicto que debe estallar dentro de poco. Son siempre másfrecuentes los audaces atentados contra la propiedad. Las huelgas se hanvuelto asunto común. Los robos y los homicidios se multiplican. Hombresdominados por espíritus de demonios quitan la vida a hombres, mujeres yniños. El vicio seduce a los seres humanos y prevalece el mal en todas susformas (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 280). (El ministerio de labondad. Instrucciones para la obra de asistencia social V. parte el alivio delsufrimiento de la humanidad. Cap. 16 La preparación para la crisis y desastresde los últimos días. Grandes ciudades serán devastadas.)
    • 77El Redentor del mundo declara que hay pecados mayores que aquellos por loscuales fueron destruidas Sodoma y Gomorra. Los que oyen la invitación delEvangelio que llama a los pecadores al arrepentimiento, y no hacen caso deella, son más culpables ante Dios que los habitantes del valle de Sidim. Mayoraun es el pecado de los que aseveran conocer a Dios y guardar susmandamientos, y sin embargo, niegan a Cristo en su carácter y en su vidadiaria. De acuerdo con lo indicado por el Salvador, la suerte de Sodoma esuna solemne advertencia, no meramente para los que son culpables depecados manifiestos, sino para todos aquellos que están jugando con la luz ylos privilegios que vienen del cielo. (PP. Cap. 14 La destrucción de Sodoma.Pág. 160, 161)¿Acaso no suceden cosas a nuestro alrededor que nos revelan los peligros queacosan nuestra senda? Por doquiera se ve la ruina de la humanidad, altaresfamiliares desintegrados, familias deshechas. Existe un extraño abandono delos principios, las normas de la moralidad han sido rebajadas, y la tierra seapresura a ser como Sodoma. Las prácticas sodomitas, que atrajeron losjuicios de Dios sobre el mundo y causaron el diluvio y la destrucción deSodoma por fuego, aumentan rápidamente.Nos acercamos al fin. Dios ha soportado bastante la perversidad humana,pero su castigo no es menos cierto. Los que profesan ser la luz del mundodeben separarse de toda iniquidad.- RH, 10 de noviembre de 1884.La impureza se halla muy extendida, aun entre el profeso pueblo de Cristo. Lapasión se ha desenfrenado; las propensiones animales ganan fuerza por lacomplacencia, mientras que las facultades morales se van tomandoconstantemente más débiles... Los pecados que destruyeron a losantediluvianos y las ciudades de la llanura se practican hoy, no solamente enlas tierras paganas y entre los que profesan el cristianismo popular, sinotambién entre algunos de los que aguardan la venida del Hijo del hombre. SiDios presentara ante nosotros esos pecados como él los ve, nos llenarían devergüenza y terror.- 5T 218. 139 (Testimonios acerca de conducta sexual,
    • adulterio y divorcio. Sección VI Desviaciones de la sexualidad. 16Homosexualidad. Extraño abandono de los principios.)Claramente se nos revela que los motivos por los cuales descienden juiciossobre las ciudades impías es el incremento de su maldad, no hablamos de unamaldad “normal” sino más bien, de algo que supera el entendimiento humano,de algo que se encuentra más allá del control de la fuerza de la autoridadestablecida.Estas condiciones actuales están superando con creces las condiciones moralesque existían en el pasado y por las cuales los moradores de Sodoma yGomorra así como los habitantes antediluvianos fueron destruidos. Se estállegando a un punto en que se hará necesaria la intervención divina en juiciospor el momento parciales sobre la tierra. Fin de la paciencia divinaPor lo tanto, como consecuencia a este aumento de la maldad sobre la tierra,Dios tiene paciencia frente a este actuar del ser humano, sin embargo, lapaciencia divina tiene un límite del cual no permitirá por más tiempocondiciones semejantes en las ciudades del mundo.Las llamas que consumieron las ciudades de la llanura transmiten hastanuestros días la luz de su advertencia. Se nos enseña la temible ysolemne lección de que mientras la misericordia de Dios tiene muchapaciencia con el transgresor, hay un límite más allá del cual loshombres no pueden seguir en sus pecados. Cuando se llega a eselímite, se retira el ofrecimiento de la gracia y comienza la ejecución deljuicio. (PP. Cap. 14 La destrucción de Sodoma. Pág. 160)
    • 79Efectivamente, cuando se termina la paciencia divina y se retira el ofrecimientode la misericordia celestial, entonces los hombres tienen que atenerse a lasconsecuencias, de esta forma, Dios procede con juicios destructivos sobre loshombres y sus obras que han levantado.Se me pide que declare el mensaje de que las ciudades llenas de transgresióny pecaminosas en extremo, serán destruidas por terremotos, incendios einundaciones. Todo el mundo será advertido de que existe un Dios que haránotoria su autoridad como Dios. Sus agentes invisibles causarán destrucción,devastación y muerte. Todas las riquezas acumuladas serán como la nada...Acontecerán calamidades, calamidades de lo más pavorosas, de lo másinesperadas; y estas destrucciones se seguirán la una a la otra. Si se prestaatención a las amonestaciones que Dios ha dado, y si las iglesias searrepienten y regresan a la lealtad, entonces otras ciudades serán perdonadaspor un tiempo. Pero si los hombres que han sido engañados continúan en elmismo camino en el cual han estado andando, sin prestar atención a la ley deDios y presentando falsedades ante el pueblo, Dios les permite sufrircalamidades, para que sus sentidos sean despertados...El Señor no desechará repentinamente a los transgresores o destruirá anaciones enteras; sino que castigará a ciudades y lugares donde los hombresse han prestado para ser poseídos por los agentes satánicos. Las ciudades delas naciones serán tratadas con estrictez, y sin embargo, no serán visitadascon la extrema indignación de Dios, porque algunas almas renunciarán a losengaños del enemigo, y se arrepentirán y convertirán, mientras que las masasestarán atesorando ira para el día de la ira (Manuscrito 35, 1906). (EV. Cap. 2Las masas de la población metropolitana. A la sombra de la condenacióninminente. Si las amonestaciones no son escuchadas. Pág. 25)Estando en la Loma Linda, California, el 16 de abril de 1906, pasó delante demí una de las más asombrosas escenas. En una visión de la noche yo estabasobre una altura desde donde veía las casas sacudirse como el viento sacudelos juncos. Los edificios, grandes y pequeños, se derrumbaban. Los sitios de
    • recreo, los teatros, hoteles, y palacios suntuosos eran conmovidos yderribados. Muchas vidas eran destruidas y los lamentos de los heridos yaterrorizados llenaban el espacio.Los ángeles destructores, enviados por Dios, estaban obrando. Un simpletoque, y los edificios construidos tan sólidamente que los hombres los teníanpor resguardados de todo peligro quedaban reducidos a un montón deescombros. Ninguna seguridad había en parte alguna. Personalmente, no mesentía en peligro, pero no puedo describir las escenas terribles que sedesarrollaron ante mi vista. Era como si la paciencia de Dios se hubieseagotado y hubiese llegado el día del juicio.Entonces el ángel que estaba a mi lado me dijo que muy pocas personas sedan cuenta de la maldad que reina en el mundo hoy, especialmente en lasciudades grandes. Declaró que el Señor ha fijado un tiempo cuando su iracastigará a los transgresores por su persistente menoscabo de su ley.Aunque terrible, la escena que pasó ante mis ojos no me hizo tanta impresióncomo las instrucciones que recibí en esa ocasión. El ángel que estaba a mi ladodeclaró que la soberanía de Dios, el carácter sagrado de su ley, deben sermanifestados a los que rehúsan obstinadamente obedecer al Rey de reyes. Losque prefieran quedar infieles habrán de ser heridos por los juiciosmisericordiosos, a fin de que, si posible fuere, lleguen a percatarse de laculpabilidad de su conducta (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 329,330. Año 1909). ). (EV. Cap. 2 Las masas de la población metropolitana. A lasombra de la condenación inminente. Hay que despertar a la gente.)A través de estos acontecimientos, Dios permite que los hombres puedan serllevados a la seria reflexión sobre lo que viene en la tierra, las catástrofes sonla única forma como Dios puede despertar en los hombres y mujeres un
    • 81sentido del peligro que se aproxima, es la única forma como puedandespertarse en la mente preguntas de valor y de vital importancia.En estos juicios sobre la tierra, Dios actúa directamente, al ver las condicionesmorales, religiosas y en todo orden de cosas en las cuales se hallan sumidaslas grandes ciudades del fin, esta intervención divina se manifiesta,lamentablemente, en desastres y catástrofes que recién allí, los hombres ymujeres de este tiempo despiertan a lo verdadero y a lo de real valor. EL ANGEL DEL ABISMO Y LOS EVENTOS APOCALIPTICOS DEL FIN ¿Puede Satanás producir desastres y catástrofes?Desde la gran rebelión y con la caída del hombre, hemos visto sobre la tierradesastres y catástrofes en todo orden de cosas, algunos de ellos a tal puntoque han cobrado la vida de cientos y miles de personas. ¿Pero de dóndevienen? ¿Quién está detrás de la mayoría de estos acontecimientos que seproducen en la naturaleza? ¿Tiene el diablo y sus ángeles poder para producirdesastres y catástrofes sobre la tierra? Y si los tuviera ¿Cómo y de qué formarealiza estos acontecimientos? Los juicios que Dios envía en determinadosmomentos ¿Son similares a los que las fuerzas del mal puedan producir oexiste alguna diferencia?
    • La rebelión de LuciferLa profecía bíblica nos revela que Lucifer era un poderoso ángel que estaba enla presencia inmediata del Dios eterno, era el primer ángel del cielo y eldirector del coro celestial. Dotado con todo ese poder y sabiduría, se empeñóen la gran controversia engañando a la tercera parte de los ángeles de Dios.Sin embargo, se nos revela que los motivos que tuvo este ángel para revelarsese encuentran en los planes de Dios de crear un nuevo planeta, la tierra, nosiéndole permitido entrar en los consejos que solamente la divinidad puedeparticipar, Lucifer no tuvo exceso a participar de los planes divinos en lacreación de un nuevo mundo, solamente se le permitiría anunciar al resto delos ángeles y habitantes de otros mundos ya creados hasta ese momento, elproyecto génesis de una nueva creación.El orgullo, así como su envidia hacia Cristo comenzaron a cultivarse en suinterior hasta que se transformaron poco a poco en una gran rebeldía haciaDios y su gobierno. El no participar de los planes de Dios y en este casopuntual, en la creación de la tierra, gatillaron hasta ese instante lo que veníacultivándose en su interior.Lucifer estaba envidioso y tenía celos de Jesucristo. No obstante, cuandotodos los ángeles se inclinaron ante él para reconocer su supremacía, granautoridad y derecho de gobernar, se inclinó con ellos, pero su corazón estaballeno de envidia y odio. Cristo formaba parte del consejo especial de Dios paraconsiderar sus planes, mientras Lucifer los desconocía. No comprendía, ni sele permitía conocer los propósitos de Dios. En cambio Cristo era reconocidocomo Soberano del Cielo, con poder y autoridad iguales a los de Dios. Lucifercreyó que él era favorito en el cielo entre los ángeles. (HR. Cap. 1 La Caída deLucifer. Pág. 14)Poco a poco Lucifer llegó a albergar el deseo de ensalzarse. Las Escriturasdicen: "Enaltecióse tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tusabiduría a causa de tu resplandor." (Vers. 17) "Tú que decías en tucorazón: . . . Junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio,.... y seré
    • 83semejante al Altísimo." (Isa. 14: 13, 14) Aunque toda su gloria procedía deDios, este poderoso ángel llegó a considerarla como perteneciente a sí mismo.Descontento con el puesto que ocupaba, a pesar de ser el ángel que recibíamás honores entre las huestes celestiales, se aventuró a codiciar el homenajeque sólo debe darse al Creador. En vez de procurar el ensalzamiento de Dioscomo supremo en el afecto y la lealtad de todos los seres creados, trató deobtener para sí mismo el servicio y la lealtad de ellos. Y codiciando la gloriacon que el Padre infinito había investido a su Hijo, este príncipe de los ángelesaspiraba al poder que sólo pertenecía a Cristo.El propósito de este príncipe de los ángeles llegó a ser disputar la supremacíadel Hijo de Dios, y así poner en tela de juicio la sabiduría y el amor delCreador. A lograr este fin estaba por consagrar las energías de aquella mentemaestra, la cual, después de la de Cristo, era la principal entre las huestes deDios. Pero Aquel que quiso que sus criaturas tuviesen libre albedrío, no dejó aninguna de ellas inadvertida en cuanto a los sofismas perturbadores con loscuales la rebelión procuraría justificarse. Antes de que la gran controversiaprincipiase, debía presentarse claramente a todos la voluntad de Aquel cuyasabiduría y bondad eran la fuente de todo su regocijo.El Rey del universo convocó a las huestes celestiales a comparecer ante él, afin de que en su presencia él pudiese manifestar cuál era el verdadero lugarque ocupaba su Hijo y manifestar cuál era la relación que él tenía para contodos los seres creados. El Hijo de Dios compartió el trono del Padre, y lagloria del Ser eterno, que existía por sí mismo, cubrió a ambos. Alrededor deltrono se congregaron los santos ángeles, una vasta e innumerablemuchedumbre, "millones de millones," y los ángeles más elevados, comoministros y súbditos, se regocijaron en la luz que de la presencia de la Deidadcaía sobre ellos.Ante los habitantes del cielo reunidos, el Rey declaró que ninguno, exceptoCristo, el Hijo unigénito de Dios, podía penetrar en la plenitud de sus designiosy que a éste le estaba encomendada la ejecución de los grandes propósitos desu voluntad. El Hijo de Dios había ejecutado la voluntad del Padre en la
    • creación de todas las huestes del cielo, y a él, así como a Dios, debían ellastributar homenaje y lealtad. Cristo había de ejercer aún el poder divino en lacreación de la tierra y sus habitantes. Pero en todo esto no buscaría poder oensalzamiento para sí mismo, en contra del plan de Dios, sino que exaltaría lagloria del Padre, y ejecutaría sus fines de beneficencia y amor. (PP. Cap. 1 ElOrigen del Mal. Pág. 13,14, 15)Una vez expulsado del cielo, Cristo realiza inmediatamente la creación de latierra, un nuevo mundo para ser habitado por seres santos. De esta manera,la tierra se trasformaría en el gran campo de batalla entre el bien y el mal.El Padre consultó con el Hijo con respecto a la ejecución inmediata desu propósito de crear al hombre para que habitara la tierra. (HR. Cap.1 La Caída de Lucifer. Pág. 19)El Padre y el Hijo emprendieron la grandiosa y admirable obra quehabían proyectado: la creación del mundo. La tierra que salió de lasmanos del Creador era sumamente hermosa. (HR. Cap. 2 La Creación. Pág.20)Todo el odio en contra de Dios, este poderoso ángel lo descargaría en los seresque Dios había creado, las criaturas del planeta del cual no se le permitióparticipar del proyecto de su creación, todo el poder y sabiduría de los cualesestaba dotado, lo emplearía para hacer caer a sus habitantes y en destruir almismo planeta. La caída de Adán y EvaDe esta manera y una vez creado el hombre y la mujer, éstos fueronadvertidos de forma inmediata sobe el gran conflicto que se había producido enel cielo y que habría un poderoso ángel que buscaría la forma de hacerlos caery con ello destruirlos.
    • 85A nuestros primeros padres no dejó de advertírseles el peligro que lesamenazaba. Mensajeros celestiales acudieron a presentarles la historia de lacaída de Satanás y sus maquinaciones para destruirlos; para lo cual lesexplicaron ampliamente la naturaleza del gobierno divino, que el príncipe delmal trataba de derrocar. Fue la desobediencia a los justos mandamientos deDios lo que ocasionó la caída de Satanás y sus huestes. Cuán importante era,entonces, que Adán y Eva honrasen aquella ley, único medio por el cual esposible mantener el orden y la equidad. (PP. Cap. 3 La Tentación y la Caída.Pág. 34)Los ángeles amonestaron a Adán y a Eva a que estuviesen en guardia contralas argucias de Satanás; porque sus esfuerzos por tenderles una celada seríaninfatigables. Mientras fuesen obedientes a Dios, el maligno no podríaperjudicarles; pues, si fuese necesario, todos los ángeles del cielo seríanenviados en su ayuda. Si ellos rechazaban firmemente sus primerasinsinuaciones, estarían tan seguros como los mismos mensajeros celestiales.Pero si cedían a la tentación, su naturaleza se depravaría, y no tendrían en símismos poder ni disposición para resistir a Satanás. (PP. Cap. 3 La Tentación yla Caída. Pág. 35)Sin embargo, resulta interesante notar que los medios que utilizaría Satanáspara hacer caer al hombre y destruir el planeta eran los encontrados en lamisma naturaleza, Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y pusoallí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todoárbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida enmedio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Y mandóJehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque eldía que de él comieres, ciertamente morirás. (Gén. 2: 8-9, 16-17)El árbol de la sabiduría había sido puesto como una prueba de su obediencia yde su amor a Dios. El Señor había decidido imponerles una sola prohibicióntocante al uso de lo que había en el huerto. Si menospreciaban su voluntad en
    • este punto especial, se harían culpables de transgresión. Satanás no losseguiría continuamente con sus tentaciones; sólo podría acercarse a ellos juntoal árbol prohibido. Si ellos trataban de investigar la naturaleza de este árbol,quedarían expuestos a sus engaños. Se les aconsejó que prestasen atencióncuidadosa a la amonestación que Dios les había enviado, y que seconformasen con las instrucciones que él había tenido a bien darles. (PP. Cap.3 La Tentación y la Caída. Pág. 34)Consiguiendo la desobediencia del hombre, él sabría que su victoria seríacompleta al lograr la destrucción de estos seres, sin embargo, ¿Cómo lograrque ellos comieran del árbol prohibido? era el siguiente paso que este ángeldebería de dar. Pero la serpiente era astuta, más que todos los animalesdel campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿ConqueDios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? (Gén. 3: 1) No dejandoque ninguno de sus ángeles realizara esta tarea, él mismo conseguiría esteobjetivo.La serpiente, el animal más hermoso y glorioso de toda la creación, amada portodos los animales del campo, sería el instrumento utilizado para llevaradelante sus maquinaciones y lograr sus diabólicos objetivos.Teniendo todas estas características, la serpiente como instrumento pasaríadesapercibida y no levantaría sospechas sobre la maquinación que estaríadetrás y que un espíritu maligno hablaría en ella.Para conseguir lo que quería sin ser advertido, Satanás escogió como medio ala serpiente, disfraz bien adecuado para su proyecto de engaño. La serpienteera en aquel entonces uno de los seres más inteligentes y bellos de la tierra.Tenía alas, y cuando volaba presentaba una apariencia deslumbradora, con elcolor y el brillo del oro bruñido. Posada en las cargadas ramas del árbolprohibido, mientras comía su delicioso fruto, cautivaba la atención y deleitabala vista que la contemplaba. Así, en el huerto de paz, el destructor acechabasu presa. (PP. Cap. 3 La Tentación y la Caída. Pág. 36)
    • 87De esta manera, Satanás utilizó los medios que se encontraban en nuestroplaneta para ocasionar destrucción y muerte, el diablo no puede presentarseante el ser humano con nada que le sea propio, de lo contrario, seríadescubierto en el acto, siempre utiliza medios y formas que son propios deeste planeta o bien del cielo para lograr sus propósitos.Así, a través de casi seis mil años de pecado y de toda una vasta experienciaen la tierra a través de la historia del hombre, Satanás ha utilizado a la mismanaturaleza que Dios creó para traer ruina y devastación sobre el ser humano.La caída de Adán y Eva, aparte de todas sus implicancias fue lograda por losmedios y recursos naturales, medios que se encontraban en la mismanaturaleza.Su caída, trajo consigo la maldición sobre nuestro propio planeta, sin embargo,los mismos medios naturales utilizados por Satanás para conseguir la caída delhombre se convertirían en los mismos medios utilizados por Dios para lograrredención y mitigar los efectos del pecado sobre la tierra. A la mujer dijo:Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luzlos hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste delárbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra portu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardoste producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerásel pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvoeres, y al polvo volverás. (Gén. 3: 16-19)De esta manera, la naturaleza jugaría de aquí en adelante un papelfundamental en el desarrollo de gran conflicto entre el bien y el mal, esta seconvertiría en el factor fundamental de los acontecimientos que sucederíansobre la tierra al acercarse el fin del tiempo.
    • Esto quedó demostrado al momento en que se cumple en el tiempo proféticoseñalado por la profecía bíblica la muerte de Cristo sobre la cruz, en esosmomentos, la misma naturaleza se manifestó de manera poderosa ysobrenatural en esas horas cruciales para el destino de la humanidad y de esteplaneta. Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la horanovena. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y latierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchoscuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; El centurión, y los queestaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habíansido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste eraHijo de Dios. (Mat. 27: 45,51-52, 54)Es imposible separar a la naturaleza de la obra de la redención del hombre, lacaída de este se produjo por causas naturales, en el sentido que el medio queutilizó Satanás fueron los encontrados en la misma naturaleza, y en laredención del hombre, la naturaleza también pasaría a ocupar un papelfundamental.Apocalipsis nos revela que la misma naturaleza, al fin del plan de la redención,también será restaurada lo mismo que el hombre, el cual cayó en el pecado,Dios no eliminará la naturaleza, sino más bien, esta será trasformada y seguirápor la eternidad formando parte de la vida del ser humano y del plan de Dios. El ángel del abismoCuando Dios creó al hombre, este le concedió poder y dominio sobre todo elorden de la creación, todo en la creación estaba sujeto a Adán, la naturaleza ylos animales le obedecían y el hombre gobernaba sobre todo el orden de locreado por Dios. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó;varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad ymultiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces delmar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se muevensobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que dasemilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que dasemilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de
    • 89los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, todaplanta verde les será para comer. Y fue así. Y vio Dios todo lo que habíahecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana eldía sexto. (Gén. 1: 27-31)También se nos revela que todas las cosas le fueron sujetadas o que es lomismo, le obedecían, Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y lasestrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de élmemoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menorque los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobrelas obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes,todo ello, Y asimismo las bestias del campo, Las aves de los cielos y los pecesdel mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar. (Sal. 8: 3-8) En otraspalabras, estamos diciendo que el hombre, antes que entrará el pecado en latierra, conocía muy bien la naturaleza, tenía poder sobre esta y la controlaba.Adán y Eva conocían los secretos de la naturaleza y esta le obedecía, sinembargo, una vez que el mal ingresó a la tierra, una vez que el pecado entróen nuestro mundo, todas las cosas cambiaron de manera drástica y cuyasconsecuencias serían desastrosas.El hombre al obedecer a la serpiente, significa que este creyó en lo que elladecía, por lo tanto, las palabras de Dios fueron cuestionadas y sometidas a laduda (Gén. 3: 1-8) y con ello, el hombre y su mujer comieron del fruto delárbol de la vida trayendo sobre sí mismos y sobre el planeta el pecado y lamuerte.Sin embargo, lo que se escondía detrás de todo esto no solamente era el actode comer y desobedecer a Dios, la Escritura señala, ¿No sabéis que si ossometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel aquien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia parajusticia? (Rom. 6: 16) el hombre y su mujer ahora se convertían en esclavos ysiervos del pecado para obedecerle.
    • Esto significaba que el hombre y la naturaleza entraban en discordia y rebelión,el control de esta nunca más estaría regida por la voluntad del ser humano ytanto este como la misma naturaleza y todo el orden de lo creado pasaban amanos de aquel a quien habían obedecido y creído, la serpiente del Edén,(Gén. 3: 1) la cual en el fondo era un símbolo y figura del mismo Satanás.(Apoc. 12: 7-9)De esta forma, Satanás se convertía en el amo y señor de todo el orden lacreación, por engaño y usurpación de lo que Dios le había entregado alhombre. Las Escrituras lo señalan como el príncipe de este mundo (Jn. 12:31; 14: 30), el dios de este siglo (2ª Cor. 4: 4), gobernador de este siglo (Ef.6: 12) príncipe de la potestad del aire (Ef. 2: 1-3) dueño de todas las riquezasde este mundo (Mat. 4: 8-9), el hombre fuerte de la casa. (Mat.12: 27-29)Además, las Escrituras del Antiguo Testamento lo presentan como recorriendotoda la tierra y arrogándose las prerrogativas de representante de este mundoen reemplazo del hombre y “derecho” que obtuvo por la trasgresión delhombre. Ahora, se presenta como el único representante de este mundo antetodos los concilios en que Dios hace comparecer a todos los habitantes deotros mundos. (Job. 1: 6)Por otro lado, Satanás se convirtió en el ángel del abismo, al ser introducido elpecado en el mundo, con el vino también la muerte y en consecuencia elsepulcro se abrió de forma natural como un resultado del pecado del hombre,(Rom. 5: 12) sin estar pagada la duda del hombre por su transgresión y pormás que Dios le prometiera su redención, (Gén. 3: 15) y hasta no estar estáconcretada, de hecho y en verdad, Satanás tenía el poder y el pleno derechode retener en la tumba a todo aquel que moría.Esta fue la razón por la cual Satanás luchó por el cuerpo de Moisés al momentoen que Cristo lo resucitó de entre los muertos, (Ju. 9) Moisés le pertenecía porderecho, pues hasta ese tiempo, Cristo aun no moría en la cruz del Calvario yaún no saldaba la cuenta del pecado de la humanidad. Por lo tanto, todos
    • 91aquellos que fueron resucitados en tiempos anterior a la muerte de Cristo, suestancia en el cielo o donde fuere que estuvieren no estaba asegurada por laeternidad mientras no se efectuara la redención en la cruz.Por esta razón fue que Moisés y Elías, dos personajes del Antiguo Testamento(y no estamos diciendo que fueron los únicos) que fueron llevados al cielo unoresucitado y el otro trasladado (sin conocer la muerte) descendieran sobre elmonte de la transfiguración para animar a Cristo a que muriera por ellos, puessi Cristo no lo hacía, ellos y seguramente algunos otros más, tendrían quedescender y regresar a la tumba.De manera que, al momento en que Cristo murió en la cruz, quedó aseguradasu estancia y eternidad en el cielo o en el lugar que fuere que se encontraban,Pablo señala que Cristo destruyó el imperio de la muerte y lo hizo con supropia muerte, ya que la redención del hombre demandaba la vida deltrasgresor, Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, éltambién participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al quetenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por eltemor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (Heb.2: 14-15)Antes que Cristo muriera, el poder de este imperio estaba vigente y sucarcelero, el hombre fuerte de la casa (Mat. 12: 29) tenía el poder y derechode retener en esa cárcel a todo aquel que muriera, dicho de otro modo,Satanás tenía en su poder las llaves de la muerte y del Hades o el sepulcro,Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Se inclinarán haciati los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacíatemblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como undesierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió lacárcel? (Isa. 14: 15-17) .Hasta esa cárcel Cristo “descendió” al momento en que este murió paraconceder a todos los que estaban encarcelados en el sepulcro la plena libertad
    • de la tumba y la muerte cuando llegará la hora para hacerlo, Por lo cualdice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a loshombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendidoprimero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo quetambién subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. (Ef. 4: 8-10)Esta es la razón que Apocalipsis presenta a Cristo victorioso y Todopoderosouna vez que resucitara de entre los muertos, y el mismo Señor dice: Notemas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mashe aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de lamuerte y del Hades. (Apoc. 1: 17-18)Ahora, Cristo tiene en su poder las llaves de la muerte y de la tumba, posee elpoder y ganado el pleno derecho en la cruz, de resucitar a todo aquel que encrea (Jn. 6: 40; 11: 25-26) ya en su ministerio terrenal declaró muy bien cuálera su misión, El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungióJehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar alos quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a lospresos apertura de la cárcel; (Isa. 61: 1; Luc. 4: 16-19).Esta apertura de la cárcel está en las manos de Cristo y se convertirá enrealidad al momento en que este venga en su segunda venida (1ª Tes. 4: 13-16) por el momento, todos aquellos que han muerto en Cristo esperan ensilencio inconsciente el momento profético en que sus tumbas se abran a laorden de aquel que tiene el poder y derecho de sacarlos de aquella cárcel.Apocalipsis también nos revela a Satanás bajo el nombre del ángel del abismo,nombre que en hebreo es Abadón y en griego Apolión, los cuales significandestructor, la séptima trompeta revela que Cristo vendrá también a destruir atodos los que destruyen la tierra (Apoc. 11: 18) de manera que Satanás, bajoeste nombre, (Apoc. 9: 11) lo representa en su diabólica obra de destruir todo
    • 93lo que Dios ha creado, trayendo muerte y devastación sobre hombres yanimales.Por lo tanto y frente a este estado de cosas, Apocalipsis también nos adviertesobre la ira del diablo y que su poder destructor se desatará sobre losmoradores de este planeta a través de acontecimientos en todo orden decosas, especialmente donde la naturaleza tendrá un papel relevante, Por locual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de latierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con granira, sabiendo que tiene poco tiempo. (Apoc. 12: 12)Aunque Cristo lo derrotó en la cruz del Calvario, aun así, su poder destructorsigue activo y no le ha sido quitado, la Biblia revela que con la muerte deCristo, todas las cosas pasaron a su dominio, el segundo Adán, pero esto hasido realizado por la obtención de un derecho, pero aún no se convierte enrealidad, Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todaslas cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos quetodas las cosas le sean sujetas. (Heb. 2: 8) esto significa que todo aquelloque le fue sometido es por derecho, derecho que aún no se ejerce hasta eltiempo señalado en la profecía, pues aún vemos que la naturaleza se comportade manera destructiva en abierta rebelión para con el ser humano y Satanásaún tiene poder sobre esta.Sin embargo, aunque Satanás aún tenga poder sobre este mundo, no significaque tenga derechos, pues Cristo al haber vencido en la cruz, la heredad deeste mundo pasó a sus manos y el control definitivo de todas las cosas seejercerá una vez que el mal sea destruido de forma completa. Satanás conoce y estudia los secretos de la naturalezaDesde el momento en que Satanás cayó en este mundo y más aun, al hacercaer a Adán y Eva en el pecado convirtiéndolos en sus súbditos y a esteplaneta y todo el orden de lo creado como parte de su posesión, se ha
    • dedicado a través de todas las edades y siglos a buscar las formas de destruiral hombre y todo el orden de lo creado.Para lograr estos fines, el diablo emplea los mismos elementos que utilizó en elcomienzo para introducir el pecado y la muerte en este mundo, la naturaleza,desde el mismo comienzo de la historia el ecosistema era el factor fundamentaldel plan de la creación para mantener y permitir el desarrollo de la vida sobrela tierra, de manera que afectarlo, de una u otra forma, se convertiría en unarma de destrucción masiva.Para utilizar los elementos naturales en una función destructiva se tiene quetener un conocimiento científico de cómo poder utilizarlos y qué hacer paraproducir devastación y desolación por medio de la misma naturaleza, ¿Significaesto que Satanás conoce la naturaleza desde un punto de vista científico?¿Significa que el diablo posee conocimientos científicos, químicos, físicos,geológicos, etc. como para manipular el ecosistema de la tierra? ¿Significa estoque Satanás tiene el conocimiento científico como para cambiar el clima de latierra o bien para producir desastres y catástrofes? ¿Es posible que un ángelpueda tener dichos conocimientos que incluso para el mismo hombre le sondesconocidos? ¿Pero por qué el hombre no posee este conocimiento sobre lanaturaleza?La inspiración nos revela que antes que el pecado entrará a la tierra, Adán yEva eran instruidos en todos los conocimientos de este mundo, los mismosángeles de Dios los visitaban y les enseñaban sobre la naturaleza y elecosistema de la tierra.La santa pareja eran no sólo hijos bajo el cuidado paternal de Dios, sinotambién estudiantes que recibían instrucción del omnisciente Creador.Eran visitados por los ángeles, y se gozaban en la comunión directacon su Creador, sin ningún velo obscurecedor de por medio. Se sentían
    • 95pletóricos del vigor que procedía del árbol de la vida y su poder intelectual eraapenas un poco menor que el de los ángeles. Los misterios del universovisible, "las maravillas del Perfecto en sabiduría" (Job 37: 16), lessuministraban una fuente inagotable de instrucción y placer. Las leyesy los procesos de la naturaleza, que han sido objeto del estudio de loshombres durante seis mil años, fueron puestos al alcance de susmentes por el infinito Forjador y Sustentador de todo.Se entretenían con las hojas, las flores y los árboles, descubriendo encada uno de ellos los secretos de su vida. Toda criatura viviente erafamiliar para Adán, desde el poderoso leviatán que juega entre las aguas hastael más diminuto insecto que flota en el rayo del sol. A cada uno le había dadonombre y conocía su naturaleza y sus costumbres. La gloria de Dios enlos cielos, los innumerables mundos en sus ordenados movimientos,"las diferencias de las nubes" (Job 37: 16), los misterios de la luz y delsonido, de la noche y el día, todo estaba al alcance de la comprensiónde nuestros primeros padres. El nombre de Dios estaba escrito en cadahoja del bosque, y en cada piedra de la montaña, en cada brillante estrella, enla tierra, en el aire y en los cielos. El orden y la armonía de la creación leshablaba de una sabiduría y un poder infinitos. Continuamentedescubrían algo nuevo que llenaba su corazón del más profundo amor,y les arrancaba nuevas expresiones de gratitud.Mientras permaneciesen fieles a la divina ley, su capacidad de saber, gozary amar aumentaría continuamente. Constantemente obtendríannuevos tesoros de sabiduría, descubriendo frescos manantiales de felicidad,y obteniendo un concepto cada vez más claro del inconmensurable e infalibleamor de Dios. (PP. Cap. 2 La Creación. Pág. 32, 33)Toda esta instrucción y conocimientos de carácter científico, les eranimpartidos por los mismos ángeles de Dios y por el mismo creador de todas lascosas, de manera que la profundidad de los secretos de la naturaleza estaba
    • puesta al alcance de sus mentes. Desde el mismo comienzo, Dios les habíaordenado que gobernaran sobre todo el orden de la creación, (Gén. 1: 28) sinembargo, para hacer esto se necesitarían de conocimientos y de saber cómofusiona el mecanismo de la creación y de su ecosistema, de esta forma, fueroninstruidos en todas las disciplinas que les permitieran ejercer el control sobre lanaturaleza.Pero lo interesante de todo esto fue que los mismos seres divinos les instruíana ellos en estas disciplinas científicas, lo cual nos revela que los ángeles deDios sí manejan conocimientos científicos relacionados con este planeta,además, estos seres fueron creados superiores a los habitantes de los mundosy no fue la acepción en este caso, Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, Laluna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengasde él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho pocomenor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. (Sal. 8: 3-5),esto significa por otro lado, que los ángeles son superiores al ser humano entodo aspecto y cuánto más aún en el estado caído en que se encuentra elhombre.Por lo tanto, al ser confinado a este mundo, Satanás se ha dedicado adescubrir y estudiar estos mismos secretos de la naturaleza, leyes y procesosnaturales, que después de la entrada del pecado fueron vedados al ser humanoy emplearlos para sus fines diabólicos, transformándolos en armas destructivasque traerían desolación y muerte sobre la tierra.Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosecharmuchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretosde los laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir loselementos en cuanto Dios se lo permita. (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente.Pág. 646)La historia humana ha revelado el empleo de estos conocimientos y del manejoque las fuerzas del mal poseen sobre los elementos naturales y claramente senos revela que el diablo sí conoce y estudia a la naturaleza para que esta
    • 97trabaje a su favor. Satanás es un ángel de mucha sabiduría y poder, y contoda su experiencia ganada a través de los siglos en este planeta ha alcanzadoun vasto cúmulo de conocimientos que le permiten así gobernar sobre lanaturaleza utilizando sus leyes y procesos naturales modificándolos para envez de sostener la vida sobre la tierra, produzcan desastres y catástrofes sobreel planeta. El ángel del abismo, Satanás tiene el poder y sabe cómo producir desastres y catástrofesDe esta manera, Satanás y sus ángeles saben cómo producir desastres ycatástrofes, saben y conocen en qué parte de la naturaleza tocar o intervenirpara producir un determinado evento de características catastróficas sobre elplaneta, tales como terremotos, tsunamis, inundaciones, huracanes, tornados,frío, calor, granizo, sequías, incendios, epidemias, etc.El vasto conocimiento adquirido a través del tiempo, le ha enseñado cómointervenir los procesos de la naturaleza, conoce a fondo su poder destructivo yademás, ha quedado demostrado que este poder sobre la naturaleza tambiénse extiende al universo, donde el diablo ha modificado el curso y trayectoria demeteoritos colocándolos en curso de colisión contra la tierra y en los cualesDios ha intervenido evitando que estas rocas espaciales caigan sobre lugarespoblados.La inspiración nos revela que el diablo sí tiene este poder de producir desastresy catástrofes utilizando a la naturaleza y transformándola en un arma dedestrucción masiva sobre los habitantes de la tierra.Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médicoque puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades ydesastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas ydesolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares ybajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en las
    • grandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terriblestempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareasextraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ellosiguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas ymiles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más ymás y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobre hombres yanimales. "La tierra se pone de luto y se marchita," "desfallece la genteencumbrada de la tierra. La tierra también es profanada bajo sus habitantes;porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pactoeterno." (Isaías 24: 4, 5, V.M.) (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente. Pág. 647)Claramente la cita anterior nos señala las diferentes formas cómo Satanástrabaja en la naturaleza para provocar una determinada catástrofe sobre latierra en mil formas posibles. Sin embargo, también se nos advierte que tieneel poder de producir enormes desastres, donde lo que estamos viendo en estosmomentos no es nada con lo que este ángel rebelde puede llegar a provocar.Un solo ángel dio muerte a todos los primogénitos de los egipcios y llenó alpaís de duelo. Cuando David ofendió a Dios al tomar censo del pueblo, unángel causó la terrible mortandad con la cual fue castigado su pecado. Elmismo poder destructor ejercido por santos ángeles cuando Dios se lo ordena,lo ejercerán los ángeles malvados cuando él lo permita. Hay fuerzasactualmente listas que no esperan más que el permiso divino para sembrar ladesolación por todas partes. (CS. Cap. 40 El Tiempo de Angustia. Pág. 672)Por otro lado, existen varias evidencias en el registro bíblico que demuestran ycorroboran la idea que realmente Satanás y sus ángeles conocen los secretosde los laboratorios de la naturaleza para manipular las fuerzas ocultas de estay traer destrucción sobre hombres y animales.Uno de estos relatos inspirados nos revela que en cierta oportunidad Cristo ysus discípulos entraron en una barca para cruzar el lago de Genesaret, sinembargo, y a pesar que el clima y el lago estaban en calma, se desató unaincreíble tormenta, la cual amenazaba con hundir la frágil embarcación donde
    • 99Cristo y los discípulos se encontraban, Aquel día, cuando llegó la noche, lesdijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron comoestaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantóuna gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de talmanera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre uncabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado queperecemos? (Mar. 4: 35-38)El relato inspirado nos habla que se levantó una gran tempestad (v. 37) en ellago, ¿Pero qué curioso que esta gran tempestad se haya levantado justo en elmomento cuando todos los discípulos y Cristo mismo estaban en aquella frágilembarcación? ¿Quiénes eran ellos en esos momentos? ¿Acaso los discípulos noserían los que comenzarían con la misión de llevar el evangelio a todo elmundo y sobre quienes tendrían la responsabilidad de organizar y llevaradelante la iglesia cristiana? ¿Acaso Cristo no era el Cordero de Dios quemoriría por el hombre culpable para salvarlo? Por lo tanto, Satanás vio unagran oportunidad de matar, ahogando en el lago a todos ellos, de una sola vez.Para ello, Satanás provocó una gran tempestad sobre el lago, el viento, lasnubes, la lluvia y las grandes olas se unieron en una obra destructiva a laorden de Satanás, el cual manipulando los elementos, las leyes y los procesosnaturales podría dejar caer una catástrofe natural sobre Cristo y los discípulospara destruirlos.Sin embargo, el relato nos revela que Cristo, una vez que los discípulosasustados por ver la fiereza de las aguas y el viento, temieron en gran manerapor sus vidas, (v. 38) reprendió al viento y al mar, Y levantándose, reprendió alviento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grandebonanza. (Mar. 4: 39)En la expresión que Cristo utiliza, reprendió, (v. 39) el texto revela que estoselementos naturales estaban siendo utilizados por una entidad espiritual demaldad (EEM), en muchas otras ocasiones durante su ministerio público, Cristotambién reprendió, lo hizo cada vez que se manifestaba una situación donde
    • existía una evidente manifestación del mal, como lo fue con los endemoniados,(Mat. 17: 14-21) y en el caso de la suegra de Pedro, reprendió a laenfermedad (Luc. 4: 38-39) dando a entender que detrás se encontraba elpoder y la obra de Satanás.Sin embargo, Cristo demostró en aquella oportunidad que él tiene el controlsobre los elementos de la misma forma como Adán los tenía al comienzo de lacreación, siendo él el segundo Adán, (Rom. 6: 12-21) Cristo ejerció en aquellaoportunidad su poder sobre la naturaleza en calidad de representante de laraza humana al ser él el hijo del hombre. La Escritura nos revela que tanto elviento y el mar le obedecieron (v. 39) y los discípulos quedaron asombradospues nunca antes habían visto una persona ejercer dominio sobre el viento yel mar como los hizo Jesús en esos momentos. (v. 41)La gran tormenta en el lago aquella noche, revela que Satanás puedemanipular los elementos naturales para traer destrucción y muerte sobre loshombres y en este caso particular, la intención era claramente eliminar a Cristoy todos los discípulos.Otro incidente donde se puede ver un despliegue de poder diabólico a travésde la naturaleza, es en un gran huracán llamado el Euroclidón, a través de estatormenta, Satanás intentó matar al apóstol Pablo cosa que estuvo a punto delograr.Y soplando una brisa del sur, pareciéndoles que ya tenían lo que deseaban,levaron anclas e iban costeando Creta. Pero no mucho después dio contra lanave un viento huracanado llamado Euroclidón. Y siendo arrebatada la nave, yno pudiendo poner proa al viento, nos abandonamos a él y nos dejamosllevar. Y habiendo corrido a sotavento de una pequeña isla llamada Clauda,con dificultad pudimos recoger el esquife.Y una vez subido a bordo, usaron de refuerzos para ceñir la nave; y teniendotemor de dar en la Sirte, arriaron las velas y quedaron a la deriva. Pero siendocombatidos por una furiosa tempestad, al siguiente día empezaron a alijar, y altercer día con nuestras propias manos arrojamos los aparejos de la nave. Y no
    • 101apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestadno pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. (Hech. 27: 13-20)Sin embargo, por la intervención divina, Pablo y todos los que estaban en lanave pudieron sobrevivir a este fuerte viento huracanado que se habíadespertado en el mar. Entonces Pablo, como hacía ya mucho que nocomíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por ciertoconveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo pararecibir este perjuicio y pérdida. Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo,pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de lanave. Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quién soy y aquien sirvo, diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas anteCésar; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. Portanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será asícomo se me ha dicho. (Hech. 27: 21-25)La naturaleza demostraba una vez más toda su furia, Satanás sabíaperfectamente que Pablo sería un gran rival y al igual que Juan el Bautistaluchó para destruir a estos siervos del Señor, sin embargo, en el caso de Pabloaun su hora no había llegado y el Señor manifestó su poder en protegerlo a ély a todos los que estaban a su lado.Sin embargo, uno de los relatos bíblicos más llamativos y que evidencia elpoder y el manejo de Satanás y de sus ángeles sobre los elementos de lanaturaleza se encuentra en la experiencia del Patriarca Job.La Biblia revela que en un solo día Satanás dejó caer sobre la hacienda de Job,una secuencia de ininterrumpidas de desastres y catástrofes, algunas decarácter sobre natural, donde hasta los diez hijos del patriarca perecieron encuestión de instantes en medio de la furia de los elementos.Si no tuviéramos los detalles y el trasfondo que revelan las Escrituras,podríamos con seguridad haber afirmado que se trataba de acontecimientosnetamente naturales producto de un ciclo normal de la naturaleza o propio de
    • esas tierras del medio oriente que son afectadas en determinadasoportunidades por fenómenos frecuentes y destructivos.Sin embargo, y muy lejos de este razonamiento, el relato inspirado revela quedetrás de estos acontecimientos destructivos existió un espíritu malo quemanipuló los elementos naturales para traer las catástrofes sobre la haciendade Job. Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios debalde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Altrabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes hanaumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo quetiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo Jehová aSatanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente nopongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. (Job. 1: 9-12)En las palabras del Señor: todo lo que tiene está en tu mano; (v. 12) serevela claramente que Satanás tiene el poder de producir desastres ycatástrofes que pueden arrebatarnos, no solo los bienes materiales, sinotambién la propia vida, por eso el Señor le advirtió a diablo, solamente nopongas tu mano sobre él. (v. 12)Al momento en que Satanás se retira para herir a Job, la Biblia revela que estemanipuló la naturaleza para producir desastres y catástrofes, entre los cualesse menciona que hizo caer fuego del cielo, Aún estaba éste hablando, cuandovino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a lospastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. (v. 16)Cuando el relato señala que fuego de Dios cayó del cielo, se refiere a que losmismos hombres de la haciendo de Job, al ver estos fenómenos, los atribuíanal poder de Dios, pero la Biblia claramente señalaba que era Satanás quien losproducía.
    • 103La LXX omite la expresión "de Dios". Muchos comentadores identifican estefuego con los rayos, pero es una mera suposición. Cualquiera que hubiera sidoel instrumento destructor, los antiguos lo habrían considerado comoproveniente de Dios. Los hechos del gran conflicto, tan vívidamentedemostrados en este caso, no fueron comprendidos, y los hombres atribuyerona Dios lo que a menudo era obra del adversario. Aunque se revelen losperversos artificios de Satanás, los hechos que el Señor permite son a menudoatribuidos a Dios. (CBA. T 3 El libro de Job. Capitulo 1 versículo 16 Fuego deDios.)Pero, ¿Qué hizo Satanás para hacer caer fuego del cielo? ¿Era este fuego acasorayos del cielo semejantes a los de una tempestad o tormenta eléctrica? Alparecer y según los comentarios al respecto sería de esa manera, fuego en laforma de rayos del cielo.Es muy posible que pueda ser así, ya que en la última catástrofe que Satanásdeja caer sobre la hacienda de Job afectó a sus diez hijos a través de la fuerzade los vientos, Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tushijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano elprimogénito; y un gran viento vino del lado del desierto y azotó lascuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron;y solamente escapé yo para darte la noticia. (v. 18-19)Es muy posible que aquí se revele una gran tempestad de viento como unhuracán o torbellino (Tornado), como sea, el viento aquí señalado se refiere aun gran viento destructivo que se precipitó sobre la casa de estos jóvenes.Literalmente, "de allende el desierto". La expresión parece describir un vientoque barre el desierto y viene con toda su fuerza sobre una región habitada.(CBA. T 3 El libro de Job. Capitulo 1 versículo 19, Del lado del desierto.)Sin embargo, la Biblia no solo nos habla de la manipulación de los elementosde la naturaleza, sino también la manipulación de los elementos biológicospara llegar a producir enfermedades. Una vez que Satanás destruyó toda lahacienda de Job, incluyendo a todos sus hijos, Satanás no conforme con esto,
    • trajo sobre el patriarca una terrible enfermedad, Respondiendo Satanás, dijo aJehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Peroextiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfemacontra ti en tu misma presencia. Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está entu mano; mas guarda su vida. Entonces salió Satanás de la presencia deJehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del piehasta la coronilla de la cabeza. (Job. 2: 4-7)Claramente el texto señala que el diablo provocó una enfermedad en Job, ¿Quétipo de enfermedad pudo haber sido? El texto señala sarna maligna ypestilente, ¿Qué clase de sarna puede ser esta?Heb. shejín, de una raíz que significa "estar caliente", "estar inflamado". Estapalabra se usa para referirse al sarpullido con ulceras de las plagas egipcias(Exo. 9: 9), al divieso del leproso (Lev. 13: 20) y a la llaga de Ezequías (2Rey. 20: 7). Estos pasajes bien podrían no describir la misma enfermedad.Muchos han intentado diagnosticar la enfermedad de Job por los síntomasindicados(Job 7: 4, 5, 14; 17: 1; 19: 17-20; 30: 17-19, 30). Algunos han supuesto quelas erupciones de Job habrían sido tumores purulentos de la piel (forúnculos),bien conocidos en nuestros días. Otros han pensado que Job padecía depaquidermitis (o elefantiasis).El nombre de esta enfermedad proviene de la apariencia que presentan laspartes afectadas, que están cubiertas de una corteza nudosa y figurada comoel cuero de un elefante. Quienes han visto enfermos de "fuego salvaje" hansugerido que Job pudo haber padecido esa enfermedad, dolorosa ydesfigurante. Es arriesgado tratar de diagnosticar la enfermedad de alguienque vivió hace 3.500 años, citando nuestra única información consiste en unaspocas observaciones nada técnicas registradas en un libro eminentementepoético. En primer lugar, no se puede suponer con seguridad que todas lasenfermedades de nuestros días son idénticas a las del tiempo de Job. Ensegundo lugar, los síntomas son muy indefinidos para garantizar una
    • 105conclusión. En tercer lugar, ni siquiera es seguro que la aflicción de Job,causada por Satanás, siguiera la evolución de alguna enfermedad conocidaentonces, o actualmente. Basta ver a Job como un gran doliente sin tratar dediagnosticar su enfermedad específica. (CBA. T 3 El libro de Job. Capítulo 2versículo 7, Sarna.)De acuerdo con las Escrituras, se nos revela que el diablo sí posee el poder deproducir enfermedades al tener estudiados los elementos de la naturaleza, asícomo el mundo de la biología, como virus y bacterias, sabe en donde ocasionarla enfermedad y como hacerla llegar hasta el ser humano.La inspiración también nos revela que en el tiempo del fin, Satanás obrará congran poder para producir enfermedades terribles, al punto de pandemias yepidemias que mataran a miles de miles sobre la tierra.Sobre el monte de las Olivas, Cristo explicó los temibles juicios quehabrían de preceder a su segunda venida: "Oiréis guerras, y rumores deguerras... Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; yhabrá pestilencias, y hambres, y terremotos por los lugares. Y todas estascosas, principio de dolores" (Mat. 24: 6-8). Aunque estas profecías secumplieron parcialmente con la destrucción de Jerusalén, se aplican másdirectamente a los postreros días.-2JT 351 (1899). (EUD. Cap. 2 Señalesdel pronto regreso de Cristo. La gran profecía de nuestro Señor. Pág. 11,formato flexible.)Aumentarán las hambrunas. Las pestilencias barrerán a miles. A nuestroalrededor hay peligros procedentes de las potencias externas y de lasoperaciones satánicas de adentro, pero ahora se está ejerciendo el poderrestrictivo de Dios.- 19MR 382 (1897). (EUD. Cap. 2 Señales del prontoregreso de Cristo. Crímenes, hambrunas, pestilencias. Pág. 16, formatoflexible.)Hoy las señales de los tiempos declaran que estamos en el umbral deacontecimientos grandes y solemnes. En nuestro mundo, todo está enagitación. Ante nuestros ojos se cumple la profecía por la cual el
    • Salvador anunció los acontecimientos que habían de preceder suvenida: "Y oiréis guerras, y rumores de guerras. . . Se levantará nación contranación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres, y terremotospor los lugares" (Mat. 24: 6-7). (Exaltad a Jesús. Exaltad a Jesús como el Reyque viene. Diciembre 16 El mundo está al borde de una crisis estupenda.)Oímos ahora acerca de terremotos en diversos lugares, incendios,tempestades, desastres por tierra y mar, pestilencias, hambres. ¿Qué pesotienen estas seriales para vosotros? Este es solamente el comienzo de lo queha de acontecer. La descripción del día de Dios se nos da por medio de Juanel revelador. El clamor de los millares aterrorizados fue percibido por el oídode Juan. "El gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?" Elapóstol mismo estaba aterrado y abrumado. (TM. Cap. 16 elevad la norma.Sed limpios. Pág. 452)La terrible experiencia que vivió Job es una revelación asombrosa de cómo eldiablo puede intervenir en la naturaleza manipulándola para producir desastresy catástrofes sobre la tierra, así como también puede intervenir el mundo de lamicrobiología y producir terribles enfermedades que pueden desencadenar enpandemias.Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosecharmuchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretos delos laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir loselementos en cuanto Dios se lo permita. Cuando se le dejó que afligiera a Job,¡cuán prestamente fueron destruídos rebaños, ganado, sirvientes, casas ehijos, en una serie de desgracias, obra de un momento! Es Dios quien protegea sus criaturas y las guarda del poder del destructor. Pero el mundo cristianoha manifestado su menosprecio de la ley de Jehová, y el Señor haráexactamente lo que declaró que haría: alejará sus bendiciones de la tierra yretirará su cuidado protector de sobre los que se rebelan contra su ley y que
    • 107enseñan y obligan a los demás a hacer lo mismo. Satanás ejerce dominiosobre todos aquellos a quienes Dios no guarda en forma especial. Favorecerá yhará prosperar a algunos para obtener sus fines, y atraerá desgracias sobreotros, al mismo tiempo que hará creer a los hombres que es Dios quien losaflige. (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente. Pág. 646)Por otro lado, también se nos revela que Satanás puede intervenir en laatmósfera ensuciando el aire a través de químicos y elementos tóxicos, y conello, producir enfermedades sobre el ser humano. Conoce los elementostóxicos y cómo producirlos, conoce las estructuras atómicas de los elementos yqué combinaciones usar para lograr un determinado elemento destructivo ocapaz de afectar en este caso, la atmósfera de nuestro planeta.Satanás está obrando en la atmósfera; la está envenenando, ynosotros dependemos de Dios para la protección de nuestras vidas: denuestra vida actual y eterna. Y por encontrarnos en la posición en queestamos, necesitamos estar bien despiertos, plenamente consagrados,completamente convertidos y cabalmente dedicados a Dios. Pero al parecerpermanecemos inactivos como si estuviésemos paralizados. ¡Dios del cielo,despiértanos! -2MS 59 (1890).Dios no ha impedido que los poderes de las tinieblas hagan su obramortífera de viciar el aire, una de las fuentes de vida y alimento, conelementos mortíferos. No sólo ha sido afectado la vida vegetal, sinoque el hombre mismo sufre de pestilencia... Estas cosas son el resultadode gotas de las copas de la ira de Dios que caen sobre la tierra, y son pálidasrepresentaciones de lo que acontecerá en el futuro cercano.-3MS 446-447(1891). (EUD. Cap. 2 Señales del pronto regreso de Cristo. Crímenes,hambrunas, pestilencias. Pág. 15, 16 formato flexible.)Como podemos ver, las evidencias inspiradas y del texto bíblico nos revelanclaramente que los poderes del mal conocen nuestro mundo, sus leyes físicas yespirituales, así como el mundo de la biología, con el tiempo y en la sabiduría
    • que Satanás posee, a aprendido a conocer y descubrir los secretos de lanaturaleza y utilizarlos manipulando sus elementos en sus diferentes formaspara producir desastres y catástrofes sobre el ser humano, donde finalmente ycomo resultado la muerte cae parejo sobre hombres y animales. El espiritismo, desastres y catástrofes sobre la tierraPero en el fondo, ¿Qué significa que Satanás se encuentre detrás de losdesastres y catástrofes sobre la tierra? ¿Qué significa que él conozca lossecretos de la naturaleza para traer calamidades sobre los seres humanos?El hecho de que este ángel caído conozca la naturaleza y manipule suselementos, va mucho más allá del simple o complicado hecho de producir losdesastres y catástrofes por el solo propósito de producirlos, en ellos se puedeleer un claro intento de intervenir en los asuntos humanos de una maneraagresiva o catastrófica modificando con ello las agendas y planes de loshombres y naciones, encausándolos de esta manera hacia donde él quiere quese dirijan y de esta forma, los hombres ejecuten sus planes diabólicosconvirtiéndose en meros instrumentos junto a los elementos naturales.A este intento de intervenir en los planes de los seres humanos y naciones pormedio de la naturaleza se le llama espiritismo, que bien puede ser definidocomo el acto de Satanás de establecer comunicación con la humanidad.Fue a través de una sesión espiritista que Satanás logró hacer caer al hombreen el pecado, trayendo consigo la maldición y la muerte sobre nuestro planeta.Satanás el espíritu malo, se comunicó con Eva a través de la serpiente, la cualse convirtió en el médium y la humanidad estuvo asistida por la presencia deEva. (Gén. 3: 1)El diálogo en esta sesión estuvo centrado en lo que Dios había prohibidotocante al árbol de la ciencia del bien y del mal (Gén. 2: 9, 16-17) Satanássembró dudas con respecto a la orden divina llevando a la mujer a cuestionarel mandamiento de Dios para así conseguir que Eva traspasara el divinomandamiento.
    • 109Al lograr este propósito, la catástrofe se dejaría caer sobre el planeta y lanaturaleza, junto con todo su ecosistema, pasaría a su entero control, de estaforma, cada vez que Satanás manipula la naturaleza establece una forma decomunicación con el hombre.El espiritismo hace aparecer a Satanás como benefactor de la razahumana, que sana las enfermedades del pueblo y profesa presentar unsistema religioso nuevo y más elevado; pero al mismo tiempo obracomo destructor. Sus tentaciones arrastran a multitudes a la ruina. Laintemperancia destrona la razón, los placeres sensuales, las disputas y loscrímenes la siguen. Satanás se deleita en la guerra, que despierta las másviles pasiones del alma, y arroja luego a sus víctimas, sumidas en el vicio y enla sangre, a la eternidad. Su objeto consiste en hostigar a las naciones ahacerse mutuamente la guerra; pues de este modo puede distraer los espíritusde los hombres de la obra de preparación necesaria para subsistir en el día delSeñor. (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente. Pág. 646)Así, estos eventos naturales catastróficos se convierten en el médium paraestablecer comunicación con los hombres, donde luego él mismo interpreta elsignificado y el por qué se producen estos eventos en la naturaleza, en otraspalabras, Satanás da su propia interpretación de estos eventos que él mismoproduce a los seres humanos ¿Y cuál es el propósito último que él quiere lograrmediante esta forma de comunicación con los hombres?Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosecharmuchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretos delos laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir loselementos en cuanto Dios se lo permita.Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médicoque puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades ydesastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas ydesolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares y
    • bajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en lasgrandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terriblestempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareasextraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ellosiguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas ymiles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más ymás y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobre hombres yanimales. "La tierra se pone de luto y se marchita," "desfallece la genteencumbrada de la tierra. La tierra también es profanada bajo sus habitantes;porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pactoeterno." (Isaías 24: 4, 5, V.M.)Y luego el gran engañador persuadirá a los hombres de que son losque sirven a Dios los que causan esos males. La parte de la humanidadque haya provocado el desagrado de Dios lo cargará a la cuenta de aquelloscuya obediencia a los mandamientos divinos es una reconvención perpetuapara los transgresores.Se declarará que los hombres ofenden a Dios al violar el descanso deldomingo; que este pecado ha atraído calamidades que no concluiránhasta que la observancia del domingo no sea estrictamenteobligatoria; y que los que proclaman la vigencia del cuarto mandamiento,haciendo con ello que se pierda el respeto debido al domingo y rechazando elfavor divino, turban al pueblo y alejan la prosperidad temporal. (CS. Cap. 37 ElConflicto Inminente. Pág. 646, 647, 648)De esta forma, los desastres y catástrofes naturales en el tiempo del fin,cumplen el propósito, a la manera de un médium a escala global, de lograr susplanes de la misma forma como lo consiguió en el Edén utilizando a lanaturaleza en su propósito de rebelión contra Dios y su gobierno.En el Edén, atentó contra el mandamiento de Dios, su misma ley, la cualestaba dada al hombre en la forma del árbol de la ciencia del bien y del mal,expresión natural del mundo recién creado, (Gén. 2: 9, 16-17) y ahora en su
    • 111intento final, su gran propósito consiste en atentar una vez más contra la leyde Dios, atentando contra el cuarto mandamiento, que a su vez, tiene que vercon la misma creación y del Dios de la creación.La profecía claramente nos revela que Satanás utilizará los desastres ycatástrofes sobre la tierra para hacer creer al hombre que es Dios quien estáenojado por la transgresión del día de reposo (domingo) y que este pecado hatraído calamidades sobre la tierra, más aun, estos desastres no se detendránhasta que el domingo no sea impuesto por ley, haciéndose obligatorio paratoda la humanidad.Por lo tanto, el objetivo y propósito final de Satanás al manipular los elementosde la naturaleza en su función destructiva consiste en establecer sobre la tierraun falso día de reposo (domingo) en reemplazo del cuarto mandamiento queordena expresamente a los hombres a guardar y santificar el día sábado.En este sentido, el espiritismo jugará un papel relevante para lograr estepropósito y este poder actuará en la naturaleza para finalmente comunicarsecon los hombres, donde el mismo Satanás dará su interpretación de estosacontecimientos.Por este motivo existirá un gran despliegue de poder satánico por intentarcomunicarse con los hombres, se nos revela que existirá comunicación conespíritus malos, ángeles caídos, los cuales tendrán la misión de convencer a loshombres y al propio pueblo de Dios que todo lo que acontece sobre la tierra esproducto de la violación del día domingo, para esto, Satanás y sus ángelesintentarán todo tipo de estrategias en contra de los escogidos.El poder milagroso que se manifiesta en el espiritismo ejercerá su influencia enperjuicio de los que prefieren obedecer a Dios antes que a los hombres. Habrácomunicaciones de espíritus que declararán que Dios los envió para convencerde su error a los que rechazan el domingo y afirmarán que se debe obedecer a
    • las leyes del país como a la ley de Dios. Lamentarán la gran maldad existenteen el mundo y apoyarán el testimonio de los ministros de la religión en elsentido de que la degradación moral se debe a la profanación del domingo.Grande será la indignación despertada contra todos los que se nieguen aaceptar sus aseveraciones. (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente. Pág. 648)Aparecerán muchas cosas con la intención de engañarnos, cosas que tendránapariencia de verdad. Tan pronto como estas cosas se presenten como el granpoder de Dios, Satanás estará completamente listo para entretejer en ellas loque ha preparado para desviar a las almas de la verdad para este tiempo.Algunos aceptarán y divulgarán el error, y cuando venga el reproche quecoloca los asuntos en su debida luz, los que han tenido poca experiencia eignoran la forma satánica de obrar, que se repite a menudo, desecharán, juntocon la basura del error, lo que ha estado delante de ellos como verdad. Deesta manera invalidarán la luz y las advertencias que Dios da para estetiempo... (MS T3 Undécima parte. Cap. 56 Al acercarnos al fin. Cómo trabajaráSatanás para engañar. Pág. 461)¿Qué es lo que viene pronto sobre nosotros? Llegan espíritus seductores. SiDios ha hablado por mí alguna vez, antes de mucho oiréis acerca de unaciencia maravillosa, una ciencia del diablo. Su propósito es el de hacer de pocamonta a Dios y a Jesucristo a quien él ha enviado. Algunos exaltarán esta falsaciencia, y por medio de ella Satanás tratará de invalidar la ley de Dios.Grandes milagros se harán en presencia de los hombres por medio de estaciencia maravillosa (Carta 48, 1907). (MS T3 Undécima parte. Cap. 56 Alacercarnos al fin. Una ciencia del diablo. Pág. 466)El fin de todas las cosas es inminente. Las señales se están cumpliendorápidamente, y sin embargo parece que pocos se dan cuenta de que el día delSeñor viene rápida y silenciosamente, como ladrón en la noche. Muchos estándiciendo: "Paz y seguridad". A menos que estén velando y esperando a suSeñor, serán apresados como en una trampa...
    • 113"El Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostataránde la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" (1Tim. 4:1). Estamos en el tiempo de esta apostasía. Se hará todo esfuerzoconcebible para arrojar dudas sobre las posiciones que hemos sostenido pormás de medio siglo... (MS T3 Undécima parte. Cap. 56 Al acercarnos al fin.Estamos en el tiempo de la apostasía. Pág. 466)Satanás y sus ángeles aparecerán en esta tierra en forma de hombres,y se mezclarán con aquellos acerca de los cuales la Palabra de Diosdice: "Algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritusengañadores y a doctrinas de demonios" (1 Tim. 4:1) (Carta 147, 1903).(MS T3 Undécima parte. Cap. 56 Al acercarnos al fin. Satanás y sus ángeles semezclan con los apostatas. Pág. 467)Se me ha mostrado que ángeles satánicos en forma de creyentes trabajaránen nuestras filas para introducir un fuerte espíritu de incredulidad. Nopermitáis que ni siquiera esto os desanime, antes presentad un corazón fielpara ayudar al Señor contra los poderes de las agencias satánicas.Estos poderes del mal se reunirán en nuestras asambleas, no para recibir unabendición, sino para contraatacar las influencias del Espíritu de Dios. Noaceptéis ninguna declaración que ellos hagan, antes repetid las ricas promesasde Dios, que son Sí y Amén en Cristo Jesús.Nunca debemos aceptar palabras que hablen labios humanos para confirmar alos malos ángeles en su obra, sino que debemos repetir las palabras de Cristo.Cristo era el instructor en las asambleas de estos ángeles antes de quecayeran de su alto estado (Carta 46, 1909).Tenemos verdades grandes y solemnes para dar al mundo, y ellas deben serproclamadas sin vacilación ni claudicación. La trompeta debe producir unsonido cierto. Algunos vendrán por curiosidad a escuchar el extraño mensaje;otros vendrán con un anhelo de recibir el conocimiento, y harán la pregunta:"¿Qué haré para heredar la vida eterna?" (Mar. 10:17).
    • Así venían los hombres a Cristo. Y mezclándose con sus oyentes había ángeles[malos] en forma de hombres que hacían sugestiones, criticaban, aplicabanfalsamente y tergiversaban las palabras del Salvador... Los malos ángeles enforma de hombres hablarán en este tiempo con los que conocen la verdad.Tergiversarán y torcerán las declaraciones de los mensajeros de Dios...¿Han olvidado los adventistas del séptimo día las advertencias dadas en elcapítulo sexto de Efesios? Estamos empeñados en una guerra contra lashuestes de las tinieblas. Satanás obtendrá la victoria sobre nosotros a menosque sigamos de cerca a nuestro Dirigente (Carta 140, 1903). (MS T3 Undécimaparte. Cap. 56 Al acercarnos al fin. Ángeles satánicos en forma de creyentestrabajarán en nuestras filas. Pág. 468, 469)Por otro lado, Apocalipsis nos revela claramente que el diablo establecerácomunicación con los hombres a través de una forma sobrenatural, haciendodescender fuego del cielo delante de las multitudes, También hace grandesseñales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierradelante de los hombres. (Apoc. 13: 13)Pero ¿Qué es este fuego que desciende del cielo? ¿Es fuego de manera literal?¿Es una expresión simbólica? En el texto apocalíptico este fuego se lo explicacomo una señal para engañar a los hombres, Y engaña a los moradores de latierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia,(v. 13-14)La expresión señales, viene del griego semeia, que significa milagros, estosmilagros están hechos desde un punto de vista de demostración de un podersuperior donde el hombre no interviene, y es la misma expresión que se utilizaen el evangelio de Juan para referirse a los milagros que realizó Jesús enprueba de un poder divino actuando a través de él. (Jn. 20: 30-31) En elcontexto del Apocalipsis trece, es la imitación del poder de Cristo para realizarmilagros, sin embargo, no es el Señor quien los realiza ya que estas semeias omilagros son falsos, esto no quiere decir que no se realicen y no seanauténticos, no, son falsos desde el punto de vista de quién los realiza, es decir,
    • 115de su procedencia, el texto señala claramente que tienen el propósito deengañar (v. 13, 14) lo cual revela una actividad demoníaca.En Apocalipsis, llegado el tiempo profético de la sexta plaga, se utilizanuevamente la misma expresión que en el capítulo trece, y que estas semeia,señales o milagros, son producidas por el espiritismo (Apoc. 16: 13-14), enuna obra de engañar a los moradores de la tierra haciéndoles creer que estoseventos sobrenaturales proceden de Dios.La segunda parte del vers. 13 explica la primera. Entre las señales que hará,se destacan las que atraen la atención de los seres humanos. Hacerdescender fuego del cielo puede ser un intento de falsificar el milagro delmonte Carmelo (1 Rey. 18: 17-39). Este antiguo milagro demostró el poderdel verdadero Dios, y la bestia hará que parezca que Dios está apoyando suprograma de acción. Los adventistas del séptimo día creen que estos milagrosserán hechos por medio del espiritismo (ver CS 645). Satanás, que pretendeser Dios, procurará apoyar su pretensión por medio de milagros que seráninnegables (2 Tes. 2: 9-10; 2 JT 285). (CBA. T7 El Apocalipsis de San Juan.Capítulo 13 verso 13. De tal manera.)Jesús amonestó respecto a "falsos Cristo y falsos profetas" que se levantarán yharán "grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuereposible, aun a los escogidos" (Mat. 24: 24). Pablo declaró que el anticristoobraría en los últimos días "con gran poder y señales y prodigios mentirosos, ycon todo engaño de iniquidad" (2 Tes. 2: 9-10). Como una preparación previapara el Armagedón, los "espíritus de demonios, que hacen señales" irán "a losreyes de la tierra en todo el mundo" (Apoc. 16: 14). El mundo actual por logeneral no cree en milagros. Lo que ciertos grupos afirman que son milagros,los escépticos lo atribuyen a circunstancias casuales, prestidigitación o fraude.Los fenómenos físicos no tienen lugar en su esquema para lo sobrenatural.Satanás se alegra de que haya una incredulidad pues así conviene a supropósito de engaño. Los vers. 13 y 14 del cap. 13 revelan que cuando llegueel tiempo apropiado, Satanás empleará su poder sobrenatural de una maneraespecial para engañar. "Lo que se predice aquí no es una simple impostura"
    • (CS 609). Los hombres, incapaces de explicar los milagros de Satanás, losatribuirán al poder de Dios. Todo el mundo caerá en el engaño. Ver 3JT 285;CS 646-647, 682; PE 88. (CBA. T7 El Apocalipsis de San Juan. Capítulo 13verso 14. Engaña.)De esta forma, este fuego que cae del cielo es un fenómeno sobrenaturaldonde Satanás hará creer a las multitudes que es Dios quien está obrandosobre la tierra. La forma cómo desciende este fuego no es revelada, pero sí seafirma que este despliegue de actividad satánica en los últimos días se realizaen presencia de multitudes, delante de los hombres (v. 13)Los que buscan milagros como una señal de la dirección divina, están en gravepeligro de ser engañados. Se declara en la Palabra que el enemigo trabajarácon sus agentes que se han apartado de la fe, y que aparentemente ellosharán milagros, hasta llegar aun a hacer descender fuego del cielo a la vista delos hombres. Por medio de "milagros mentirosos" Satanás engañará, si esposible, aun a los escogidos (Carta 410, 1907). (MS T3 Undécima parte. Cap.56 Al acercarnos al fin. Estamos en el tiempo de la apostasía. Pág. 466, 467)Estas personas no toman en cuenta el testimonio de las Santas Escriturasrespecto a los milagros de Satanás y de sus agentes. No fue sino mediante laayuda de Satanás que los nigromantes de Faraón pudieron imitar la acción deDios. San Pablo declara que antes de la segunda venida de Cristo habrámanifestaciones análogas del poder satánico. La venida del Señor debe serprecedida de la "operación de Satanás, con todo poder, y con señales, y conmaravillas mentirosas, y con todo el artificio de la injusticia." (2 Tesalonicenses2:9, 10, V.M.) Y el apóstol San Juan, describiendo el poder milagroso que seha de dar a conocer en los últimos días, declara: "Obra grandes prodigios, detal modo que hace descender fuego del cielo a la tierra, a la vista de loshombres. Y engaña a los que habitan sobre la tierra, por medio de las señalesque se le ha dado poder de hacer." (Apocalipsis 13: 13, 14, V.M.) Lo que sepredice aquí no es una simple impostura. Los hombres serán engañados 610
    • 117dos por los milagros que los agentes de Satanás no sólo pretenderán hacer,sino que de hecho tendrán poder para realizar. (CS. Cap. 35 ¿PuedenHablarnos nuestros Muertos? Pág. 609, 610)En la medida en que el espiritismo imita más de cerca al cristianismo nominalde nuestros días, tiene también mayor poder para engañar y seducir. Deacuerdo con el pensar moderno, Satanás mismo se ha convertido. Semanifestará bajo la forma de un ángel de luz. Por medio del espiritismo han decumplirse milagros, los enfermos sanarán, y se realizarán muchos prodigiosinnegables. Y como los espíritus profesarán creer en la Biblia y manifestaránrespeto por las instituciones de la iglesia, su obra será aceptada comomanifestación del poder divino. (CS. Cap. 37 El Conflicto Inminente. Pág. 645,646)No debemos confiar en las pretensiones de los hombres. Pueden, como Cristolo indica, profesar hacer milagros en la curación de los enfermos. ¿Es estodigno de admiración, cuando detrás está el gran engañador, el obrador demilagros que incluso hará descender fuego del cielo ante la vista de loshombres?-2MS 56 (1887).Las maravillas mentirosas del diablo son las que cautivarán al mundo, porquehasta hará descender fuego del cielo ante la vista de los hombres. Realizarámilagros, y este maravilloso poder obrador de milagros abarcará todo elmundo.-2MS 59 (1890).Satanás vendrá para engañar, si es posible, a los mismos escogidos. Aseguraser Cristo, y viene pretendiendo que es el gran médico misionero. Harádescender fuego del cielo a la vista de los hombres para probar que es Dios.-MM 87-88 (1903).En la Palabra se declara que el enemigo obrará mediante sus agentes que sehan apartado de la fe y que aparentemente realizarán milagros, aun hasta elpunto de hacer descender fuego del cielo ante la vista de los hombres.-2MS61-62 (1907). 172
    • "Obra grandes prodigios, de tal modo que hace descender fuego del cielo a latierra, a la vista de los hombres. Y engaña a los que habitan sobre la tierra,por medio de las señales que se le ha dado poder de hacer" (Apoc. 13: 13-14,VM). Lo que se predice aquí no es una simple impostura. Los hombres seránengañados por los milagros que los agentes de Satanás no sólo pretenderánhacer, sino que de hecho tendrán poder para realizar.-CS 609-610 (1911).(EUD. Cap. 11 Los Engaños Satánicos de los últimos días. Pág. 95, 96)De esta forma, se nos revela que los elementos naturales serán usados deforma sobrenatural e intervenidos por el poder de Satanás en los últimos días.Será el poder del espiritismo que forma parte de la triple alianza final en quese configurará el mundo entero, el agente encargado de establecer un nuevoorden mundial sobre la tierra (NOM) a través de la manipulación de lanaturaleza en su fase destructiva sobre los moradores de la tierra, y dondeeste nuevo orden tendrá como máximo código ético y moral la ley dominical.Veremos cómo la misma naturaleza obedece a los propósitos del malsometiendo a los hombres a tomar decisiones radicales nunca antes vistasobre la tierra, decisiones que estarán bajo la inspiración de Satanás enbeneficio de lo que ellos creen que es correcto.También llama mucho la atención que cada vez que ocurren determinadosdesastres y catástrofes de grandes proporciones que pueden llegar a paralizarun cierto país, están acompañados de otro tipo de fenómenos de caráctersobrenatural, tales como objetos extraños en los cielos (OVNI) o bien, con lamaterialización de personas muertas (espíritus malos de forma directa) queintentan guiar o salvar a ciertas personas del mismo desastre que ellosproducen con el objetivo de acentuar el hecho de que ciertos seres que hanmuerto intervienen en beneficio y protección de los que están vivos ysufriendo. Esta es una forma de retroalimentación del mismo poder delespiritismo que se manifiesta de otra forma más directa en su comunicacióncon los hombres.
    • 119Por lo tanto, cada vez que Satanás manipula los elementos naturales paraproducir desastres y catástrofes sobre la tierra, es un intento de llegar aestablecer una forma de comunicación con los hombres para lograr conseguirsu propósito final de establecer el domingo como día de reposo para toda lahumanidad y en oposición al sábado del Señor.Son los desastres y catástrofes sobre la tierra las que han llevado a loshombres a lo largo de la historia a modificar los regímenes, las ideas y dondese da lugar al surgimiento de nuevas filosofías. Es la catástrofe la que puedellegar a cambiar la forma de pensar de un persona o de un grupo de ellas, hasucedido en el pasado y seguirá sucediendo, los desastres y catástrofes seránel factor determinante en la promulgación de la ley dominical sobre la tierra.La obra del espiritismo, manipulando los elementos de la naturaleza,establecerá comunicación con los hombres y serán los demonios quienespondrán o darán su propia interpretación de estos eventos y los hombres seránengañados y pensaran como él quiere que piensen. LA OBRA DEL SELLAMIENTO Y LAS CATÁSTROFES SOBRE LA TIERRAApocalipsis nos revela que en estos momentos sobre la tierra se está llevandoa cabo una obra divina llamada el sellamiento del pueblo de Dios, este espresentado como una obra necesaria y fundamental antes que los cuatroángeles suelten finalmente los cuatro vientos. Apocalipsis presenta a cuatroángeles que detienen los cuatro vientos de la tierra, estos vientos significan ala luz de la profecía, desastres, catástrofes, conflictos y todos los elementos delas contiendas desatados sobre toda la tierra en su función destructiva, (Dan.7: 2)Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de latierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento
    • alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otroángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó agran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacerdaño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni alos árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestroDios. (Apoc. 7: 1-3) El ángel del abismo restringido por el poder divinoDe la manera que hemos analizado, Satanás sí tiene el poder y sabe cómoproducir desastres y catástrofes sobre la tierra, sin embargo, y aunqueteniendo ese poder, este se encuentra restringido por el poder de Dios. Lospoderes del mal en estos momentos no tienen plena facultad de actuar comoellos deseen hacerlo, Dios se encuentra al frente de los acontecimientos quesuceden sobre la tierra y él los dirige para cumplir sus propósitos redentores.Sin embargo, estos cuatro ángeles impiden, por el momento, que losdesastres y catástrofes se desaten finalmente sobre la tierra sin control algunopor parte de Dios, ellos tienen ese poder, de retener o soltar, pero están bajoórdenes divinas.Lo que impide a su vez, que estos eventos catastróficos se desaten sobre todala tierra, es precisamente el ángel que subía de donde sale el sol y que tenía elsello del Dios vivo, es este ángel el que ordena a los otros cuatro que aun nodesaten los vientos, es este ángel, el que impide que se desaten sobre la tierratodos los elementos naturales en su función destructiva y de las contiendashumanas.El ángel que tiene la misión de sellar al pueblo de Dios, es el que tiene en elfondo, el poder de retener o dar la orden, por el momento, para que los cuatroángeles cumplan con la misión de desatar los vientos, condiciona así, la obrade los otros cuatro ángeles a la obra y al tiempo que dure el sellamiento. Vitambién a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios
    • 121vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dadoel poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a latierra, y al mar, ni a los arboles, hasta que hayamos sellado en susfrentes a los siervos de nuestro Dios. (Apoc. 7: 2-3)Por lo tanto, en estos momentos en que se realiza esta obra divina en funciónde la iglesia, Dios mantiene a raya a los poderes del mal, el diablo y susángeles no pueden desatar sobre la tierra catástrofes de proporciones y endiferentes lugares.Se nos revela que estos cuatro vientos finalmente sí serán desatados sobre latierra, las calamidades en tierra y mar serán de gran intensidad, frecuencia y aescala global, pero el ángel que tiene el sello de Dios dice: No hagáis daño ala tierra, y al mar, ni a los arboles, hasta que hayamos sellado. (v. 3) Por lotanto, el sellamiento se relaciona y se lleva a efecto en un tiempo donde estoseventos catastróficos aun están bajo el control de lo divino, No hagáis daño,aun los cuatro ángeles retienen los vientos, esto nos revela que el tiempoen que esta obra de sellamiento se realiza, es un tiempo de gracia,donde aun existe la misericordia de Dios mediante la intercesión de Cristo en elsantuario celestial y donde los juicios divinos aun son retenidos.Hay fuerzas actualmente listas que no esperan más que el permiso divino parasembrar la desolación por todas partes. (CS. Cap. 40 El Tiempo de Angustia.Pág. 672)Sin embargo, llegará el momento en que se dará el permiso divino para quelos poderes del mal actúen sobre la tierra sin restricción alguna por el poder deDios. ¿Pero qué significan entonces las grandes calamidades que se estánproduciendo sobre la tierra en estos días? ¿Acaso Dios no tiene restringido aldiablo y sus ángeles como para que realicen estos acontecimientosdestructivos? ¿Acaso no se está llevando a efecto la obra del sellamiento?
    • Estos eventos destructivos que ya estamos viendo sobre la tierra nos revelanque el Espíritu de Dios se está retirando de la tierra, esto da lugar para que eldiablo y sus ángeles comiencen a realizar su obra de destrucción en función desus planes diabólicos.El espíritu refrenador de Dios se está retirando ahora mismo del mundo. Loshuracanes, las tormentas las tempestades, los incendios y las inundaciones,los desastres por tierra y mar, se siguen en rápida sucesión. La cienciaprocura explicar todo esto. Menudean en derredor nuestro las señales que nosdicen que se acerca el Hijo de Dios, pero son atribuidas a cualquier causamenos a la verdadera. Los hombres no pueden discernir a los ángeles quecomo centinelas refrenan los cuatro vientos para que no soplen hasta queestén sellados los siervos de Dios; pero cuando Dios ordene a sus ángeles quesuelten los vientos, habrá una escena de contienda que ninguna pluma puededescribir. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 141 15.)La época en que vivimos es importante y solemne. El espíritu de Dios se estáretirando gradual pero ciertamente de la tierra. Ya están cayendo juicios yplagas sobre los que menosprecian la gracia de Dios. Las calamidades entierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, como portentosospresagios, anuncian la proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad.Las agencias del mal se coligan y acrecen sus fuerzas para la gran crisis final.Grandes cambios están a punto de producirse en el mundo, y los movimientosfinales serán rápidos. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 280.)Está muy cerca el momento en que habrá en el mundo una tristeza que ningúnbálsamo humano podrá disipar. Se está retirando el Espíritu de Dios. Sesiguen unos a otros en rápida sucesión los desastres por mar y tierra. ¡Concuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de ladestrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidasy propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichososde las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza,completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse el
    • 123propósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cualesél procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.(Profetas y Reyes, pág. 207.) (SC. Condiciones mundiales que hace frente elcristiano. Pág. 66, 67)Poco a poco, Dios está retirando sus restricciones impuestas a los poderes delmal, es decir, lo único que hace Dios en estos casos es quitar sus restricciones,de la misma manera como lo hizo con Job, quitó ese cerco protector queimpedía que Satanás realizara su obra destructiva sobre él, (Job. 1: 9-12) alrealizar esto, Satanás se ve libre de hacer lo que él quiera y en su carácterdiabólico es obvio que su obra es destructiva.Sin embargo, se nos revela que llegará el momento profético cuando Dios yano protegerá más a los moradores de la tierra, solamente serán guardadostodos aquellos que tengan su sello sobre ellos, de allí la importancia de estaobra de sellamiento. Cuándo Dios quita las restriccionesLa profecía apocalíptica nos revela que llegará el momento profético en queDios quitará completamente sus restricciones a los poderes del mal y estosucederá cuando termine el tiempo de gracia sobre la tierra, este tiempo degracia estará condicionado al tiempo que dure el sellamiento del pueblo deDios.Sin embargo, se revela que el tiempo límite para retener los vientos es eltiempo que tarda el ángel en sellar al pueblo de Dios. Hasta que hayamossellado. (v. 3), en otras palabras, que la duración del tiempo de gracia estará
    • determinada por la duración o lo que tarde el ángel en sellar al puebloremanente.Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tinterode escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que habíacumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vientonces que Jesús, quien había estado oficiando ante el arca de los DiezMandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó enalta voz: "Consumado es".-PE 279 (1858).Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; elmundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultadofieles a los preceptos divinos han recibido el sello del Dios vivo".Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial.Levantará sus manos y con gran voz dirá- "Hecho es".-CS 671 (1911).Por lo tanto, soltar los vientos, nos lleva a un tiempo en el futuro escatológico,donde ya no existe ninguna contención por parte de Dios en refrenar lospoderes del mal sobre la tierra y esto efectivamente acontece y tiene lugarsolamente cuando Cristo deje de interceder en el santuario celestial, dicho deotra forma, cuando termine el sellamiento será entonces el momento solemnecuando termine el tiempo de gracia.¿Pero qué acontecerá sobre la tierra cuando termine el tiempo de gracia y losángeles suelten los cuatro vientos? ¿Qué acontecerá sobre la tierra cuandoSatanás y sus ángeles ya no tengan ninguna restricción del poder divino?Los hombres no pueden discernir a los ángeles que como centinelas refrenanlos cuatro vientos para que no soplen hasta que estén sellados los siervos deDios; pero cuando Dios ordene a sus ángeles que suelten los vientos,habrá una escena de contienda que ninguna pluma puede describir.(Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 141 15.) (SC. Condiciones Mundialesa que Hace Frente el cristiano. Pág. 66, 67)
    • 125Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina nointercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dioshabrá cumplido su obra; habrá recibido "la lluvia tardía," el "refrigerio de lapresencia del Señor," y estará preparado para la hora de prueba que le espera.Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel queregresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; el mundo ha sidosometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptosdivinos han recibido "el sello del Dios vivo." Entonces Jesús dejará deinterceder en el santuario celestial. Levantará sus manos y con gran voz dirá"Hecho es," y todas las huestes de los ángeles depositarán sus coronasmientras él anuncia en tono solemne: "¡El que es injusto, sea injusto aún; y elque es sucio, sea sucio aún; y el que es justo, sea justo aún; y el que essanto, sea aún santo!" (Apocalipsis 22: 11, V.M.) Cada caso ha sido falladopara vida o para muerte. Cristo ha hecho propiciación por su pueblo y borradosus pecados. El número de sus súbditos está completo; "el reino, y el señorío yla majestad de los reinos debajo de todo el cielo" van a ser dados a losherederos de la salvación y Jesús va a reinar como Rey de reyes y Señor deseñores.Cuando él abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes dela tierra. Durante ese tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a lavista del santo Dios.Nada refrena ya a los malos y Satanás domina por completo a los impenitentesempedernidos. La paciencia de Dios ha concluido. El mundo ha rechazado sumisericordia, despreciado su amor y pisoteado su ley; Los impíos han dejadoconcluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieranobstinadamente, acabó por apartarse de ellos. Desamparados ya de la graciadivina, están a merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes dela tierra en una gran tribulación final. Como los ángeles de Dios dejen ya decontener los vientos violentos de las pasiones humanas, todos los elementosde contención se desencadenarán. El mundo entero será envuelto en una ruinamás espantosa que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.
    • Un solo ángel dio muerte a todos los primogénitos de los egipcios y llenó alpaís de duelo. Cuando David ofendió a Dios al tomar censo del pueblo, unángel causó la terrible mortandad con la cual fue castigado su pecado. Elmismo poder destructor ejercido por santos ángeles cuando Dios se lo ordena,lo ejercerán los ángeles malvados cuando él lo permita. Hay fuerzasactualmente listas que no esperan más que el permiso divino para sembrar ladesolación por todas partes. (CS. Cap. 40 El Tiempo de Angustia. Pág. 671,672)Precisamente antes de que entráramos en él [el tiempo de angustia], todosrecibimos el sello del Dios viviente. Entonces vi que los cuatroángeles dejaron de retener los cuatro vientos. Y vi hambre, pestilencia yespada, nación se levantó contra nación, y el mundo entero entró enconfusión.-7CBA 979 (1846).Queda, por así decirlo, solamente un momento de tiempo. Pero aunque ya selevanta nación contra nación, y reino contra reino, no hay todavíaconflagración general. Todavía los cuatro vientos son retenidos hastaque los siervos de Dios sean sellados en sus frentes. Entonces laspotencias de la tierra ordenarán sus fuerzas para la última granbatalla.-2JT 369 (1900).Cuatro ángeles poderosos retienen los poderes de esta tierra hasta que lossiervos de Dios sean sellados en sus frentes. Las naciones del mundo estánávidas por combatir; pero son contenidas por los ángeles. Cuando se quiteese poder restrictivo, vendrá un tiempo de dificultades y angustia. Seintentarán mortíferos instrumentos bélicos. Barcos serán sepultados en lagran profundidad con su cargamento viviente. Todos los que no tienen elespíritu de la verdad se unirán bajo el liderazgo de agentes satánicos; peroserán retenidos hasta que llegue el tiempo de la gran batalla del Armagedón.-7CBA 978 (1900). (EUD. Cap. 17 Las siete últimas plagas y los impíos. Pág.135 Formato flexible.)
    • 127Los ángeles están ahora sujetando los vientos de la lucha para que no soplenhasta que el mundo sea advertido de su cercana condenación; pero se estápreparando una tormenta, lista para estallar sobre la tierra; y cuando Diosordene a sus ángeles que suelten los vientos, habrá una escena tal de lucha,que ninguna pluma podrá describirla.- Ed. 175 (1903).La profecía del Salvador referente al juicio que iba a caer sobre Jerusalén va atener otro cumplimiento, y la terrible desolación del primero no fue más queun pálido reflejo de lo que será el segundo. En lo que acaeció a la ciudadescogida, podemos ver anunciada la condenación de un mundo que rechazó lamisericordia de Dios y pisoteó su ley.-CS 40 (1911). (EUD. Cap. 17 Las sieteúltimas plagas y los impíos. Pág. 135, 136 Formato flexible.)Así y una vez concluida la obra del sellamiento, se desatarán recién sobre latierra los cuatro vientos, y según la declaración que hace el ángel delsellamiento se relacionan estos con eventos y acontecimientos de carácterdestructivos, y clamó a los cuatro ángeles a quienes se les había dado elpoder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a latierra, ni al mar, ni a los árboles… (Apoc. 7: 2-3)Este será el tiempo profético cuando Satanás y sus ángeles realizarán sobre latierra desastres y catástrofes de proporciones, eventos nunca antes vistossobre la tierra, son los poderes de las tinieblas sin control alguno, es un tiempodonde la misericordia divina ya no guarda a ningún impenitente, solamenteson protegidos todos aquellos que tienen el sello de Dios en sus frentes.Los juicios de Dios en este caso vienen sobre los impíos cuando estos quedan amerced del diablo y sus ángeles, el líder que ellos escogieron por voluntadpropia, para esos momentos, Dios ya no tiene más misericordia por el mundoque ha rechazado a Cristo y su ley, de manera que todo lo que ocurre
    • simplemente es porque Dios ya no interviene, salvo para proteger a su puebloredimido y sellado.Desde allí en adelante, el mundo será sometido a una terrible angustia, (Dan.12: 1) sin embargo, esa angustia será más acentuada en el propio pueblo deDios y en la profecía se le conoce como la angustia de Jacob. LOS JUICIOS DE DIOS EN EL TIEMPO DEL FIN Desastres y catástrofes durante el tiempo de angustia de JacobDe esta manera, cuando Cristo deje de interceder en el santuario celestial ycon ello termine el tiempo de gracia, comenzará sobre la tierra un tiempo deterrible tribulación, un tiempo nunca antes visto en la historia de lahumanidad, (Dan. 12: 1) ese tiempo es conocido proféticamente como eltiempo de angustia de Jacob. (Jer. 30:5-7)
    • 129Cuando Cristo acabe su obra mediadora en favor del hombre, entoncesempezará ese tiempo de aflicción. (La angustia de Jacob; Jer. 30: 5-7).Entonces la suerte de cada alma habrá sido decidida, y ya no habrá sangreexpiatoria para limpiarnos del pecado. Cuando Cristo deje su posición deintercesor ante Dios, se anunciará solemnemente: "El que es injusto, seainjusto todavía; y el que es sucio, ensúciese todavía; y el que es justo, seatodavía justificado; y el santo sea santificado todavía" (Apoc. 22:11).Entonces el Espíritu que reprime el mal se retirará de la tierra.-PP 199 (1890).(EUD. Cap. 18 Las siete últimas plagas y lo justos. Pág. 143 Formato flexible)Durante este tiempo, acontecerán eventos catastróficos sobre la tierra enprueba del poder destructivo de los demonios sin el control del poder de Dios,es un tiempo sin intercesor. Durante este periodo, que en tiempo no será muyextenso, veremos el cumplimiento de terribles y dramáticas profecíasapocalípticas como lo son las siete plagas y el sonar de las siete trompetas. Las siete plagas divinasLas siete plagas forman uno de los cuadros más aterradores de todo el libro delApocalipsis para todo aquel que lo lea, y al parecer, esta ha sido la opinión demuchos de quienes leen el libro o quizás alguna vez lo leyeron. Sin embargo,un estudio a fondo de estos eventos nos revelará que es una de las profecíasque resultarán en una inmensa bendición de protección para el pueblo de Diosen esas horas críticas de la tierra.Apocalipsis claramente nos revela que estos juicios que caen sobre los impíosno son producidos por la intervención de Satanás o de sus ángeles, son juiciosque proceden directamente de Dios, es la ira de divina sin mezcla demisericordia sobre los impíos y transgresores, Vi en el cielo otra señal, grandey admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque enellas se consumaba la ira de Dios. (Apoc. 15: 1)
    • Solemnes eventos ocurrirán en el futuro. Sonará una trompeta tras otra; unacopa tras otra serán volcadas en forma sucesiva sobre los habitantes de latierra.-3MS 487 (1890)El mundo pronto ha de ser abandonado por, el ángel de la misericordia, y lasúltimas siete plagas han de ser derramadas... Los rayos de la ira de Diospronto han de caer, y cuando él comience a castigar a los transgresores, nohabrá tregua hasta el fin.- TM 182 (1894) (EUD. Cap. 17 Las siete últimasplagas y los impíos. Pág. 135 Formato flexible.)Para cuando llegue esa hora profética, todos los moradores de la tierra que notengan el sello de Dios en sus frentes recibirán estos terribles juicios comoparte de la ira de Dios, Sin embargo, ¿Estos juicios serán derramados sin unaadvertencia previa? ¿Podrá el Señor ejecutar esta sentencia sobre los impíossin antes advertirles?Apocalipsis nos revela que durante el tiempo de gracia, Dios a través de supueblo, advirtió a todo el mundo de los serios y graves peligros, así como delas terribles consecuencias que resultarían de adorar a la bestia y su imagen obien, de recibir la marca en su frente o en su mano, los juicios que caen sobrelos hombres y mujeres después del tiempo de gracia no se desataran sin unaadvertencia previa y en esto podemos ver la misericordia de Dios así como sujustica.Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia ya su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberádel vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y seráatormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; yel humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo dedía ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la
    • 131marca de su nombre. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan losmandamientos de Dios y la fe de Jesús. (Apoc. 14: 9-12)Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierrafue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, hacaído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida detodo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y losreyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se hanenriquecido de la potencia de sus deleites. Y oí otra voz del cielo, quedecía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de suspecados, ni recibáis parte de sus plagas. (Apoc. 18: 1-4)De manera que aunque estos juicios vienen directamente de Dios, la profecíanos revela que antes de esto hubo una clara y seria advertencia a todos losmoradores de la tierra, de esta manera, nadie puede acusar a Dios de injusto osin misericordia, todos serán advertidos de lo que implicará para cada serhumano de seguir esta falsa adoración. (Apoc. 13: 8, 11-18; 14: 9-11) LOS JUICIOS DE DIOS DESPUÉS DEL MILENIOLa profecía bíblica nos revela los eventos finales y el epílogo del gran conflictoentre el bien y el mal, no solo nos revela el destino final de todos aquellos quese pusieron departe de Dios bajo sus términos, sino también nos revela eldestino final de Satanás y de sus ángeles, así como de todos aquellos que
    • decidieron voluntariamente, de una u otra forma, colocarse bajo su mando ydirección.Las Sagradas Escrituras nos revelan que existen dos muertes a raíz del pecadoy desobediencia de Adán y Eva. En el mismo comienzo de la historia, Dios leadvirtió al hombre las consecuencias que resultarían de ser transgredida la leydel Señor, Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí alhombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árboldelicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio delhuerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Y mandó Jehová Dios alhombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol dela ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de élcomieres, ciertamente morirás. (Gén. 2: 8-9, 16-17) De ésta manera, deser trasgredido el mandamiento, introduciría, abriendo las puertas delsepulcro, la muerte en este planeta.¿Pero de qué muerte está hablando Dios aquí? ¿Pero acaso no existe una solamuerte? ¿Alguien conoce acaso dos formas de morir? Sí, la Biblia revela queexisten dos muertes en este planeta a consecuencia de la entrada del pecado.La primera de estas muertes es la que todo ser humano participa, ya sea justoo pecador o muy pecador, no importa, todos participamos de este evento y asílo señalan las Escrituras (Ecl. 9: 5-6)Esta muerte de la que todos participamos, se relaciona con las consecuenciasdel pecado, es decir, a raíz del pecado de Adán y Eva se abrió de forma naturalel sepulcro y como un medio de descanso para el ser humano en vista de lasterribles consecuencias que resultarían del pecado sobre la tierra.Con la entrada del pecado, el hombre fue privado de comer del fruto del árbolde la vida, (Gén. 3: 22-24) de manera que en la tierra no existe pecadorinmortal o que viva para siempre, el pecado introdujo en nuestro universo ydel mundo entero el desgaste como una especie de tiempo límite de duraciónde una determinada materia.
    • 133Este desgaste se aplica a todas las cosas del universo y dentro de las cualesestá comprendido el ser humano, así, la enfermedad, las tragedias, la edad,forman parte de estas consecuencias del pecado. Después de pecar, lacapacidad física del hombre comenzaría a disminuir drásticamente en lamediad que el tiempo transcurriera sobre la tierra hasta llegar a un puntodonde en el presente estado de cosas es irreconocible con las de las primeraspersonas que poblaron la tierra.Sin embargo, existe otra muerte que la Biblia le llama la paga del pecado(Rom. 6: 23) y esto es muy distinto a morir como consecuencia o lo que seconoce como causas naturales de la muerte de una persona. La muerteanteriormente señalada, se refiere a las causas naturales, pero esta muerte esla paga, el salario final por optar el camino de la transgresión y del rechazo dela salvación que en Cristo se encuentra, esta muerte también es conocidacomo la segunda muerte (Apoc. 20: 6, 14) y esto confirma lo mencionadoanteriormente al referirnos que existen dos muertes, si aquí se menciona unasegunda muerte es porque existe una primera.Esta segunda muerte que Apocalipsis nos habla, es la muerte eterna, de estamuerte no hay resurrección y ésta fue la muerte que experimentó y gustóJesús sobre la Cruz del Calvario, la segunda muerte que es la paga del pecado,al ser él el substituto y el cordero sobre el altar del sacrificio en reemplazo porel hombre pecador, entonces su muerte fue la que experimentaría el hombrede no haber un plan de redención para él.Pero Cristo cargó con el peso del pecado y experimentó aquella muerte, pero alvencerla, al resucitar de entre los muertos al tercer día, el hombre, ahora enCristo, puede ser librado de participar de esa muerte eterna que es la paga delpecado al aceptar a Jesús como su salvador personal.
    • Todos aquellos que murieron como consecuencia natural del pecado o bienfueron muertos por la causa de Cristo, y que han aceptado al Señor pero quedescendieron a la tumba, se levantarán al fin del tiempo cuando se cumpla laprofecía del segundo advenimiento del Señor, a esta resurrección se le conocecomo la primera resurrección. (Apoc. 20: 5-6; 1ª Tes. 4: 16) Esto significa queal momento en que Cristo retorne, no todas las tumbas se abrirán, las quepermanezcan cerradas se abrirán en la segunda resurrección para recibir sucondenación eterna.Una vez que el Señor retorne, la iglesia será llevada al cielo dondetranscurrirán mil años, aquí en la tierra estará Satanás y sus ángeles sobre unescenario devastador y catastrófico como producto de los resultados de lassiete plagas y los eventos trastornadores que acompañaron el desenlace final.Todos los impíos que murieron como consecuencia del segundo advenimiento,sus cuerpos quedaran regados por toda la tierra y nadie los enterrará. (Apoc.19: 19-21)Una vez que terminen los mil años, Cristo retorna a la tierra y lo hace encompañía de todos sus redimidos, ha llegado la hora final del gran conflicto, laprofecía apocalíptica nos revela, Cuando los mil años se cumplan, Satanás serásuelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatroángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; elnúmero de los cuales es como la arena del mar. (Apoc. 20: 7-8) Al momentoen que comienza el milenio, el ángel le dice a Juan que este (Satanás) debe deser desatado por un poco de tiempo (v. 3) revelando que después del milenioel diablo y sus ángeles intentaran un último esfuerzo contra Cristo y su reino.Al finalizar el milenio será el momento profético en que se cumpla la segundaresurrección, (Apoc. 20: 5) será el momento en que se abran todas las tumbasque permanecieron cerradas al momento de la segunda venida de Cristo y se
    • 135levanten los cuerpos que quedaron regados por toda la superficie de la tierrasin sepultura al momento del retorno del Señor.Al contemplar tan formidable ejercito que se levanta, Satanás avanzará haciala ciudad de Dios para tomarla por asalto, Y subieron sobre la anchura de latierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; (Apoc. 20:9), pero será el momento en que Dios se interpondrá y sobre su trono juzgaráa los impíos haciéndoles conocer su sentencia de muerte eterna. (v. 11-15) El lago de fuego y azufreSeguidamente y conocido el fallo final, el Señor hará justicia a su pueblo, seráentonces el momento en que Satanás y sus ángeles y todos los impíos seráncastigados (Isa. 24: 21-22) la forma como el Señor ejecutará ese castigo serámuy terrible, Apocalipsis nos habla de un lago que arde con fuego y azufre yque en el caerán todos cuyo nombre no está inscrito en el libro de la vida yque durante el último tiempo adoraron a la bestia y su imagen. (Mal. 4: 1;Apoc. 14: 9-11; 20: 15, 10; 21: 27) Además, es la hora proféticamenteseñalada en que el Señor hará su venganza por toda injustica cometida através de toda la historia humana, todo acto de crueldad, iniquidad en todassus formas será castigado.Este lago de fuego, es un fuego que procede directamente de Dios, (Apoc. 20:9) aquí Dios no está permitiendo nada, este fuego es la voluntad del Señor através de una extraña obra de juicio sobre sus criaturas rebeldes. (Isa. 28: 21)Este fuego que consume a todos los impíos así como al diablo y sus ángeles,purifica a toda la tierra del pecado y sus obras de iniquidad, transformándolaen la tierra renovada a la orden y poder de Dios. (Isa. 65: 17; Rom. 8:20-25;Apoc. 21: 1)El apóstol san Pedro también señala que la tierra y sus obras serán purificadascon fuego y de lo cual surgirá la tierra nueva. (2ª Ped. 3: 10-13) claramente esseñalado que este es un acto directo de Dios en el día en que los hombres ymujeres impíos serán castigados. El fuego es el elemento purificador que Dios
    • utilizará para renovar la tierra, así como será el instrumento por el cual el malserá drásticamente castigado, sin mezcla de misericordia.Los impíos se demoran en quemarse según la maldad que cometieronLa destrucción de todos los impíos después del milenio, no es una simpledestrucción o una muerte instantánea, hay algunos que piensan que si Dios esamor, el no puede permitir el sufrimiento en ninguna criatura, y en eso hayverdad, sin embargo, El Dios del cielo es un Dios de justica y de verdad y élhará justicia a sus escogidos y castigará duramente a todos aquellos que serebelaron contra él y persiguieron a su pueblo. (Sal. 94: 1-3; Isa. 34: 8)"Porque toda batalla de quien pelea es con estruendo, y con revolcamiento devestidura en sangre: mas esto será para quema, y pábulo de fuego." "PorqueJehová está airado sobre todas las gentes, e irritado sobre todo el ejército deellas; destruirálas y entregarálas al matadero." "Sobre los malos lloverá lazos;fuego y azufre, con vientos de torbellinos, será la porción del cáliz de ellos."(Isaías 9: 5; 34: 2; Salmo 11: 6.) Dios hace descender fuego del cielo. Latierra está quebrantada. Salen a relucir las armas escondidas en susprofundidades. Llamas devoradoras se escapan por todas partes de grietasamenazantes. Hasta las rocas están ardiendo. Ha llegado el día que arderácomo horno. Los elementos se disuelven con calor abrasador, la tierra tambiény las obras que hay en ella están abrasadas. (Malaquías 4:2; 2 Pedro 3:10.) Lasuperficie de la tierra parece una masa fundida un inmenso lago de fuegohirviente. Es la hora del juicio y perdición de los hombres impíos,- "es día devenganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sión." (Isaías 34: 8.)(CS. Cap. 43 El fin del Conflicto. Pág. 730, 731)El resultado final de todo esto será la muerte segunda, de la cual no hayresurrección para los impíos, pero esa muerte es el efecto o acto ya final, sinembargo, antes de llegar a esa muerte, los impíos se queman con el fuego queprocede de Dios y lo hacen según la maldad que cometieron en vida, en otras
    • 137palabras, todos los impíos se demoran en quemarse según hayan sido susobras de maldad, crueldad, despotismo, iniquidad en todas sus formasmientras estaban vivos y como resultado final, recién mueren para laeternidad.Los impíos reciben su recompensa en la tierra. (Proverbios 11: 31.) "Seránestopa; y aquel día que vendrá, los abrasará, ha dicho Jehová de losejércitos." (Malaquías 4: 1.) Algunos son destruídos como en un momento,mientras otros sufren muchos días. Todos son castigados "conforme asus hechos." (CS. Cap. 43 El fin del Conflicto. Pág. 731)Claramente se revela una obra previa de castigo y de retribución por el malcometido antes de morir de manera definitiva, el Señor dijo: No os venguéisvosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porqueescrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. (Rom. 12: 19) Eneste acto de Dios hay una obra de justicia, (Apoc. 6: 9-11; 16: 4-7; 19: 1-3;20: 4) mientras que en la muerte de estos hay una obra de misericordia, puesesa gente jamás podría vivir en la presencia del Señor, el cielo sería un lugarde tormento eterno para ellos.El hombre, en su estado de inocencia, gozaba de completa comunión conAquel "en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de laciencia" (Colosenses 2: 3.) Mas después de su caída, no pudo encontrar gozoen la santidad y procuró ocultarse de la presencia de Dios. Y tal es aún lacondición del corazón no renovado. No está en armonía con Dios, ni encuentragozo en la comunión con él. El pecador no podría ser feliz en la presencia deDios; le desagradaría la compañía de los seres santos. Y si se le pudiesepermitir entrar en el cielo, no hallaría alegría en aquel lugar. El espíritu deamor puro que reina allí donde responde cada corazón al corazón del AmorInfinito, no haría vibrar en su alma cuerda alguna de simpatía.Sus pensamientos, sus intereses, sus móviles, serían distintos de los quemueven a los moradores celestiales. Sería una nota discordante en la melodíadel cielo. El cielo sería para él un lugar de tortura. Ansiaría ocultarse de la
    • presencia de Aquel que es su luz y el centro de su gozo. No es un decretoarbitrario de parte de Dios el que excluye del cielo a los malvados: ellosmismos se han cerrado las puertas por su propia ineptitud para aquellacompañía. La gloria de Dios sería para ellos un fuego consumidor. Desearíanser destruidos para esconderse del rostro de Aquel que murió por salvarlos.(CC. Cap. 2 Hemos hallado un Salvador. Pág. 7, 8)De esta forma, los impíos son castigados una vez terminado el milenio yclaramente la profecía señala un castigo al fin de este tiempo, Acontecerá enaquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyesde la tierra sobre la tierra. Y serán amontonados como se amontona a losencarcelados en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados, y seráncastigados después de muchos días. (Isa. 24: 21-22) Tanto este castigocomo la muerte que encontrarán son la paga del pecado.A modo de reflexión, podemos hacernos las siguientes preguntas en relación aestos acontecimientos terminales del gran conflicto. ¿Si el castigo final para losimpíos solamente consiste en que estos no vivirán más sobre la tierra, tendránuna muerte eterna, entonces para qué resucitarlos al fin del milenio? ¿Nohubiera sido mejor que siguieran muertos como estaban, junto con los quemurieron en torno a la segunda venida de Cristo? ¿Si la muerte es el castigofinal, qué sentido tendría que se levanten de la tumba una vez más?Por otro lado, si la muerte eterna es el resultado final al cual se llegará, elhecho que se levanten en la segunda resurrección es porque existe algo máspor el cual tendrán que dar cuenta y esto está en clara armonía con la justiciay verdad de Dios, donde existe una retribución por el pecado y la maldadcometida, existe un castigo por el cual todos los impíos tendrán que pagar paraluego morir.También debemos de señalar que la muerte de todos los impíos en el momentoen que Cristo viene por segunda vez, no es la paga o recompensa por elpecado, esa muerte es una muerte circunstancial como resultado de un
    • 139conflicto vivido y que es instantánea y por otro lado, no todos los impíos venvenir al Señor en las nubes del cielo, las tumbas de estos permanecen cerradashasta después del milenio donde todas son abiertas, salvo algunas de ellasserán abiertas en una resurrección especial, (Dan. 12: 1-2) y donde Cristoseñaló lo mismo en torno a su segunda venida, (Mat. 26: 64) que todosaquellos que participaron en su crucifixión, especialmente sacerdotes yromanos, le verían venir para luego volver a morir. (Apoc. 6: 14-17; 19: 17-21)Pero ¿Cuánto tiempo es ese que demoran en quemarse todos los impíos? LaBiblia no lo revela, pero una cosa es segura, que algunos demoraban días enhacerlo, mientras que otros lo hacían casi de forma instantánea, revelando conello un proceso de destrucción, lento y trágico.Este castigo fue determinado durante el milenio donde se lleva a cabo un juiciopara señalar el castigo que recibirán los impíos, Satanás y sus ángeles, estejuicio es realizado por los justos redimidos en compañía con Cristo en el cielo,Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad dejuzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús ypor la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, yque no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron yreinaron con Cristo mil años. (Apoc. 20: 4) y el apóstol Pablo señala que seránlos justos quienes juzgarán al mundo (1ª Cor. 6: 1-3)Durante los mil años que transcurrirán entre la primera resurrección y lasegunda, se verificará el juicio de los impíos. El apóstol Pablo señala estejuicio como un acontecimiento que sigue al segundo advenimiento. "Nojuzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor; el cual sacará a luzlas obras encubiertas de las tinieblas, y pondrá de manifiesto los propósitos delos corazones." (1 Corintios 4: 5, V.M.)Daniel declara que cuando vino el Anciano de días, "se dio el juicio a los santosdel Altísimo." (Daniel 7: 22.) En ese entonces reinarán los justos como reyes ysacerdotes de Dios. San Juan dice en el Apocalipsis: "Vi tronos, y se sentaron
    • sobre ellos, y les fue dado juicio." "Serán sacerdotes de Dios y de Cristo, yreinarán con él mil años." (Apocalipsis 20: 4, 6.) Entonces será cuando, comoestá predicho por San Pablo "los santos han de juzgar al mundo." (1 Corintios6: 2.) Junto con Cristo juzgan a los impíos, comparando sus actos con el librode la ley, la Biblia, y fallando cada caso en conformidad con los actosque cometieron por medio de su cuerpo. Entonces lo que los malostienen que sufrir es medido según sus obras, y queda anotado frente asus nombres en el libro de la muerte. (CS. Cap. 42 La Desolación de la Tierra.Pág. 718, 719)De esta manera, podemos afirmar que cada impío recibe un sufrimiento segúnel mal que cometió y finalmente la muerte eterna de la cual no hayresurrección, este es un juicio divino y cuyo castigo tiene como testigos yjueces a los mismos redimidos a través de todos los siglos. Satanás el último en quemarseDe la misma forma es destruido Satanás y sus ángeles, sin embargo, el granrebelde y caudillo de la apostasía es el último en quemarse y será el castigomás severo infligido alguna vez. Sobre este ángel rebelde y maligno es puestoel pecado de todos los justos que el diablo hizo cometer al pueblo de Dios.Habiendo sido cargados sobre Satanás los pecados de los justos, tiene ésteque sufrir no sólo por su propia rebelión, sino también por todos lospecados que hizo cometer al pueblo de Dios. Su castigo debe sermucho mayor que el de aquellos a quienes engañó. (CS. Cap. 43 El findel Conflicto. Pág. 731)La inspiración nos revela que Satanás seguirá viviendo un poco de tiempo másdespués que todos los impíos sean destruidos, su castigo es mayor, muchomayor a todo ser pecador y por lo tanto, demora un tiempo en quemarse.
    • 141Después de haber perecido todos los que cayeron por sus seducciones,el diablo tiene que seguir viviendo y sufriendo. (CS. Cap. 43 El fin delConflicto. Pág. 731)Por lo tanto, no solo se trata de una segunda muerte, sino también de uncastigo y sufrimiento por el cual tendrán que pagar por las terribles iniquidadesy actos de crueldad cometidos y en este caso, Satanás el autor del pecado y dela maldad en todas sus formas debe de pagar un precio aún mayor. ¿Existirá un infierno o tormento eterno de los impíos?En este punto con respecto a la destrucción de los impíos y al tiempo en quedemoran en quemarse según la maldad que estos cometieron, no significa quearderán en las llamas por la eternidad, No, en ninguna parte de la Biblia semenciona de un infierno eterno, Apocalipsis señala y serán atormentados día ynoche por los siglos de los siglos. (Apoc. 20: 10) pero esta expresión nosignifica eternidad tal cual lo podemos imaginar o pensar, sino más bien, serefiere que las consecuencias del pecado son eternas, que nunca más volverána vivir.En las llamas purificadoras, quedan por fin destruídos los impíos, raízy rama, -Satanás la raíz, sus secuaces las ramas. La penalidad completade la ley ha sido aplicada; las exigencias de la justicia han sido satisfechas; yel cielo y la tierra al contemplarlo, proclaman la justicia de Jehová. (CS. Cap.43 El fin del Conflicto. Pág. 731)También se nos señala que Dios no hará venganza dos veces sobre susenemigos, será una vez y para siempre. ¿Qué pensáis contra Jehová? El haráconsumación; no tomará venganza dos veces de sus enemigos. (Nah. 1:9) De esta forma, la Biblia en ninguna parte revela un sufrimiento eterno. El fin del conflictoCuando Dios ponga fin al gran conflicto de forma definitiva no existirá ningúnvestigio del mal en ninguna de sus formas y se nos asegura que nunca más el
    • mal, el pecado, la apostasía y la rebelión, se volverá a levantar en todo eluniverso.La obra de destrucción de Satanás ha terminado para siempre. Durante seismil años obró a su gusto, llenando la tierra de dolor y causando penas portodo el universo. Toda la creación gimió y sufrió en angustia. Ahora lascriaturas de Dios han sido libradas para siempre de su presencia y de sustentaciones. "¡Ya descansa y está en quietud toda la tierra; prorrumpen loshombres [justos] en cánticos!" (Isaías 14: 7, V.M.) Y un grito de adoración ytriunfo sube de entre todo el universo leal. Se oye "como si fuese el estruendode una gran multitud, y como si fuese el estruendo de muchas aguas, y comosi fuese el estruendo de poderosos truenos, que decían: ¡Aleluya; porque reinael Señor Dios, el Todopoderoso!" (Apocalipsis 19: 6, V.M.) (CS. Cap. 43 El findel Conflicto. Pág. 731, 732)El único recuerdo que existirá por toda la eternidad será las marcas de lacrucifixión que llevará por siempre el Salvador, Y le preguntarán: ¿Qué heridasson estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de misamigos. (Zac. 13: 6)Sólo queda un recuerdo: nuestro Redentor llevará siempre las señales de sucrucifixión. En su cabeza herida, en su costado, en sus manos y en sus pies seven las únicas huellas de la obra cruel efectuada por el pecado. El profeta, alcontemplar a Cristo en su gloria, dice: "Su resplandor es como el fuego, ysalen de su mano rayos de luz; y allí mismo está el escondedero de su poder."(Habacuc 3: 4, V.M.)En sus manos, y su costado heridos, de donde manó la corriente purpurina quereconcilió al hombre con Dios, allí está la gloria del Salvador, "allí mismo estáel escondedero de su poder." "Poderoso para salvar" por el sacrificio de la
    • 143redención, fue por consiguiente fuerte para ejecutar la justicia para conaquellos que despreciaron la misericordia de Dios. Y las marcas de suhumillación son su mayor honor; a través de las edades eternas, las llagas delCalvario proclamarán su alabanza y declararán su poder. (CS. Cap. 43 El findel Conflicto. Pág. 732)El gran conflicto ha terminado. Ya no hay más pecado ni pecadores. Todo eluniverso está purificado. La misma pulsación de armonía y de gozo late entoda la creación. De Aquel que todo lo creó manan vida, luz y contentamientopor toda la extensión del espacio infinito. Desde el átomo más imperceptiblehasta el mundo más vasto, todas las cosas animadas e inanimadas, declaranen su belleza sin mácula y en júbilo perfecto, que Dios es amor. (CS. Cap. 43El fin del Conflicto. Pág. 737)De esta manera y una vez concluida la gran controversia, en la tierra nueva noexistirán mas desastres y catástrofes, estos eventos ocurridos en la tierramientras se desarrolla el gran conflicto, como producto de una naturaleza quegime también por su redención, será completamente redimida, Vi un cielonuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, yel mar ya no existía más. (Apoc. 21: 1) esta es la gran promesa hecha a laiglesia una vez que el plan de la redención este completamente finalizado.Sin embargo, hasta que ese evento y profecía apocalíptica no esté cumplidadel todo, seguiremos viendo en nuestros días eventos catastróficos en lanaturaleza como parte del gran conflicto entre el bien y el mal.A través de este estudio hemos visto cómo la naturaleza y sus elementos sonusados como juicios sobre los hombres pecadores y cuya maldad ha llegado,en ciertos momentos de la historia, a superar los índices de maldad y colmadola paciencia divina.Frente a la gran interrogante de todos los tiempos, al momento de producirsedesastres y catástrofes sobre la tierra, si es Dios quien las envía sobre loshombres, el registro bíblico con su innegable evidencia, junto a la historiahumana en su vasto arsenal de pruebas acumuladas, han demostrado que
    • efectivamente ha sido así, Dios ha utilizado los mismos elementos de lanaturaleza para aplacar la maldad de los habitantes de la tierra en juicios queson por el momento parciales y entretejidos con misericordia divina. Cada unode estos juicios divinos, responden y obedecen al carácter justo ymisericordioso de Dios en calidad de gobernante supremo del universo,muchos de estos juicios destructivos no fueron enviados sin una previaadvertencia y un determinado tiempo de gracia para que los hombresenmendaran sus caminos pecaminosos, demostrando a su vez, que Dios estanto justo, como misericordioso.Por otro lado, también encontramos evidencias que frente a la maldad de loshombres, Dios ha retirado su protección y se ha apartado de la vida de losseres humanos cuya maldad ha colmado su paciencia y superado los índices demaldad, en tales casos, Satanás ha obrado trayendo devastación sobre loshombres y animales. Esto nos revela que también Satanás y sus ángelestienen el poder de realizar eventos de carácter destructivo sobre los mortales,utilizando también los elementos de la naturaleza cada vez que Dios se lopermita.En conclusión, todo el mal que existe sobre la tierra desde el mismo comienzoha sido obra del ángel del abismo, toda destrucción nunca ha estado en lamente de Dios y es contrario a su carácter, sin embargo, cada vez que se harequerido de la intervención divina, le ha dolido en su corazón a la divinidadintervenir de esa forma dolorosa para los mortales pecadores.Satanás ha llevado a los hombres a través de todos los tiempos a la maldadextrema y oponerse de esa forma al gobierno de Dios y su ley aquí en la tierra,conociendo el carácter justo del eterno, sabe de sobra que Dios no permitirátales condiciones sobre la tierra, de esa forma, se hace necesaria la intervenirde la divinidad en los asuntos humanos.La obra de los poderes del mal ha sido para traer dolor, destrucción y muertesobre los hombres y conseguir según sus planes establecer su reino aquí en latierra, en cambio la obra de Dios ha sido para redención y salvación a través
    • 145de eventos que puedan despertar entre los hombres y mujeres un sentido realdel peligro que corren.Sin embargo, en la condición en que se encuentra el ser humano, la únicaforma de conseguir que el ser humano pueda ver su extrema fragilidad y lanecesidad real de una relación estrecha con Dios, libre de la mundanalidad espor medio de la crisis, crisis que bien puede ser personal o de forma colectivacomo es el efecto que tiene los desastres y catástrofes sobre la humanidad.Mucho de esto ahora nos parece misterioso y muy difícil de comprender, sobretodo cuando en momentos en que tanto, justos y pecadores sufren por igual,Hay vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos a quienes sucedecomo si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes acontece como sihicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad. (Ecl. 8: 14) Sinembargo, nuestra confianza debe estar puesta en aquel que tiene el control detodas las cosas y conducirá a su iglesia a las mansiones eternas. Confirmandolos ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, ydiciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en elreino de Dios. (Hech. 14: 22)En todas nuestras pruebas, tenemos un Ayudador que nunca nos falta. El nonos deja solos para que luchemos con la tentación, batallemos contra el mal, yseamos finalmente aplastados por las cargas y tristezas. Aunque ahora estéoculto para los ojos mortales, el oído de la fe puede oír su voz que dice: Notemas; yo estoy contigo. Yo soy "el que vivo, y he sido muerto; y he aquí quevivo por siglos de siglos." He soportado vuestras tristezas, experimentadovuestras luchas, y hecho frente a vuestras tentaciones. Conozco vuestraslágrimas; yo también he llorado. Conozco los pesares demasiado hondos paraser susurrados a ningún oído humano. No penséis que estáis solitarios ydesamparados.Aunque en la tierra vuestro dolor no toque cuerda sensible alguna en ningúncorazón, miradme a mí, y vivid. "Porque los montes se moverán, y los colladostemblarán; mas no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz
    • vacilará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti." (DTG. Cap. 52 El DivinoPastor. Pág. 446, 447)Llegará el día en que el eterno Dios nos revelará todas las cosas comorealmente son, todos aquellos pasajes de nuestra experiencia personal que noshacían llorar y llenar el corazón de perplejidad frente a eventos, que en elmomento nos hacían ocultar el rostro de Dios, todo será aclarado y veremoscómo Dios nos conducía para nuestro bien y salvación, por el momento, Cristonos revela aquellas escenas finales del gran conflicto:Delante de la multitud de los redimidos se encuentra la ciudad santa. Jesúsabre ampliamente las puertas de perla, y entran por ellas las naciones queguardaron la verdad. Allí contemplan el paraíso de Dios, el hogar de Adán ensu inocencia. Luego se oye aquella voz, más armoniosa que cualquier músicaque haya acariciado jamás el oído de los hombres, y que dice: "Vuestroconflicto ha terminado." "Venid, benditos de mi Padre, heredad el reinopreparado para vosotros desde la fundación del mundo." (CS. Cap. 41 LaLiberación del Pueblo de Dios. Pág. 704) Fernando Antonio Silva Quintana.Profesor de Religión y estudios en TeologíaTercerangel.silva@gmail.comMTA/ Abril - Mayo 2010www.mensajetercerangel.com