La prosa latina postclasica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La prosa latina postclasica

on

  • 2,319 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,319
Views on SlideShare
2,319
Embed Views
0

Actions

Likes
3
Downloads
38
Comments
2

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La prosa latina postclasica La prosa latina postclasica Presentation Transcript

  • GÉNEROS EN PROSA EN ÉPOCA POSTCLÁSICA LITERATURA CLÁSICA TEMA 5Grado en ESTUDIOS INGLESES Cód.64022068ELENA GALLARDO PAÚLS UNED. Alzira-Valencia
  • GUÍA DEL EQUIPO DOCENTE MATERIALES PARA LA PREPARACIÓN DEL TEMA1) La Época Postclásica” (Epígrafes 4.5 a 4.7) de la Antología de la literatura latina, pp. 50-57. Epígrafes 4.9, 4.10, 4.12, 4,13, 4.15 y 4.16. 2) Estudio de las introducciones a autores en prosa 3) Fragmentos de autores de la Antología... LECTURAS DE ESTE TEMA a. PROSA DE ÉPOCA DE LA DINASTÍA JULIO-CLAUDIA -Séneca el Filósofo -Petronio b. PROSA DE ÉPOCA FLAVIA -Plinio el Viejo -Quintiliano c. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS PRIMEROS ANTONINOS -Tácito -Plinio el Joven -Suetonio d. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS ANTONINOS -Aulo Gelio -Apuleyo
  • • Para ubicar históricamente el período, pincha este enlacehttp://elenegp.wordpress.com/2007/12/02/periodos-de-la-literatura-latina/
  • 1. INTRODUCCIÓN 2. PROSA DE ÉPOCA DE LA DINASTÍA JULIO-CLAUDIA -Séneca -Petronio 3. PROSA DE ÉPOCA FLAVIA -Plinio en Viejo -Quintiliano4. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS PRIMEROS ANTONINOS -Tácito -Plinio el joven -Suetonio 5. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS ANTONINOS -Aulo Gelio -Apuleyo
  • INTRODUCCIÓNIgual que la poesía del mismo período  la prosa reacciona respecto a los modelos clásicos: -en el estilo quiebra del equilibrio clásico de la construcción que representaba la prosa de Cicerón-, -en los gustos estéticos más orientados a la persuasión del lector o público a través del efectismo o el exotismo, y la tendencia al afán recopilador.La oratoria pierde el enorme peso en la vida pública que ejercían en la época clásica  se desarrolla, en cambio, la RETÓRICA. -como arte de hablar bien -como recurso escolar que conduce al virtuosismo formal.
  • • Roma sigue siendo protagonista (Petronio).• Se desarrollan géneros menores: controversias, breviarios, antologías, fábulas, biografías…  la literatura se hace más humanista Primeros Antoninos
  • a. PROSA DE ÉPOCA DE LA DINASTÍA JULIO-CLAUDIA (s.I d.C.) -Séneca -Petronio
  • SÉNECA EL FILÓSOFO (c.4 a.C- 65 d.C.) «Ars longa, vita brevis».• Séneca es el tercer gran autor de filosofía en Roma, tras Lucrecio y Cicerón.• Intelectual y político.• A través de sus diálogos, tratados y epístolas a Lucilio  refleja la evolución del estoicismo de Panecio y Posidonio (s. II – I a.C) hacia un estoicismo más propiamente romano  caracterizado como una corriente filosófica centrada en la reflexión sobre la ética y la conducta del individuo pero que ha abandonado casi completamente la especulación sobre cuestiones de física o de lógica.• Entre los grandes ideales que sostiene Séneca se encuentra el de la búsqueda de la felicidad del hombre –en un contexto de desconcierto ante la progresiva quiebra de los valores tradicionales romanos gestado desde fines de la República- que para Séneca parte de la aceptación de la naturaleza humana y de la impasibilidad para evitar el desasosiego de las pasiones. Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
  • PETRONIO ( s.I d. C.)• Petronio o Petronio Arbiter: en las fuentes, la obra aparece adjudicada a un tal Petronio Árbitro (Petronius Arbiter), con el que el autor suele ser identificado con un Gayo Petronio de la época de Nerón, en cuya corte era tenido por arbiter elegantiarum, algo así como “crítico de moda”, y que, como tantos autores de esta época, se vio obligado en el 66 a darse la muerte.• Su influencia sobre Nerón le acarreó problemas, cuando otro de los favoritos del emperador lanzó contra él acusaciones falsas.• Participó en una conjura encabezada por Pisón. Nerón, avisado, le ordenó permanecer en Cumas. El escritor decidió quitarse la vida.• Es el primer autor de una obra narrativa de ficción que encaja dentro de lo que podemos entender como novela propiamente dicha, mediante su obra Satiricón, conservada de forma incompleta.• Parece desligarse de todos los corsés genéricos anteriores y crear algo totalmente nuevo, que mezcla, sobre la base de elementos procedentes de la sátira, múltiples influencias de géneros en verso y prosa.
  • • El Satiricón (por el original Satyricon)  novela más famosa de la antigüedad: una de las muy pocas conservadas .• Nos han llegado fragmentos de los libros decimoquinto y decimosexto. El resto, al menos 16 libros, se nos ha perdido.• ARGUMENTO: Escalpio, un mariquita preocupado porque no le levanten a su amante y, perseguido por la ira del dios Príapo, se ve obligado a errar sin oficio por la helenizada Italia Meridional. Los héroes de la novela son una pareja de homosexuales que, persiguiendo a un amigo más joven, viajan en compañía de un poetastro por los bajos fondos de distintas ciudades.• Características: estrambóticas aventuras, aventuras de personajes extravagantes, retrato de gente de todo tipo, desde los nuevos riquísimos hasta maleantes, holgazanes y otras canallas de mal vivir, historias fantasiosas que se entrelazan o mezclan, aunque helenizado, donde cabe tanto la tradición de las “Sátiras Menipeas”, como la de los “Cuentos milesios” (eróticos).• La parodia es otra de las importantes características de esta rocambolesca novela.• La diversidad social de los personajes se manifiesta en la diversidad lingüística.• Tendencias al efectismo y al patetismo propios de la época y con atención muy destacada a la descripción de escenarios y personajes de los bajos fondos de Roma.
  • • «Tan difícil es que descuelle quien se nutre de sandeces semejantes como que huela a ámbar quien trajina en las cocinas. A los retóricos se debe la decadencia de la oratoria, pues reduciendo el discurso a armonía pueril, a trivial palabrería, la han convertido en un cuerpo inanimado. No se dedicaba la juventud a tales declamaciones cuando llevaron nuevo lenguaje al teatro Sófocles y Eurípides. Ningún pedante ahogaba los gérmenes del talento entre el polvo de las cátedras cuando Píndaro y sus nueve rivales entonaban cantos dignos de Homero. Y sin traer a colación a los poetas, no creo que Platón ni Demóstenes se dedicaran a ejercicios de este género. La verdadera elocuencia, semejante a una doncella pudorosa, aborrece los afeites y se contenta, tan modesta como sencilla, con su propia y natural belleza. Moderno es el desbordamiento de hinchada expresión que pasó de Asia a Atenas.» (Satiricón, II)
  • —¿Sabéis, buena mujer, las señas de mi posada? Mi candidez la hizo sonreír, y me contestó afablemente: —Puede que sí. Levantóse y echó a andar delante de mí, que la seguía, tomándola por adivina. Llegamos juntos a una calleja oscura, levantó la cortina de una puerta y me dijo: —Ésta debe ser tu casa. Aseguraba yo lo contrario, y durante la discusión vi entre dos hileras de rótulos a varias mujeres desnudas y a misteriosos paseantes. Conocí harto tarde que había caído en un lazo y que me encontraba en una casa de lenocinio. Enfurecido contra la maldita vieja, me tapé la cabeza y me puse a correr por aquella morada infameFresco pompeyano. buscando la otra salida. Llegaba ya al umbral cuando tropecé con Ascilto, tan exhausto y aburrido como yo. Parecía como si aquella bruja se hubiese propuesto meternos allí a los dos. Acerquéme a él y le dije, riéndome: —Buenos días, hombre. ¿Qué es lo que estás haciendo en lugar tan decente? (Satiricón, VII)
  • b. PROSA DE ÉPOCA FLAVIA -Plinio el Viejo -Quintiliano
  • PLINIO EL VIEJO (Como, 23 d.C.-Estabia, 79 d.C..)• Gayo Plinio Secundo  hombre polifacético: científico, naturalista y militar romano.• La carta VI de su sobrino, Plinio el Joven, lo retrata como un hombre singular.• Su Naturalis Historia, en 37 libros, se abre con una dedicatoria a Tito escrita en el año 77. Su sobrino añadió un primer libro (I) en el que recopilaba las referencias a los libros utilizados como fuente. Trata de – cosmología (II), – geografía y etnografía (III-VI), – antropología (VII), – zoología (VIII-XI), – botánica (XII-XIX), botánica y zoología medicinales (XX-XXXII), – mineralogía y arte (XXXIII-XXXVII).• Falta sistematización y una mayor elaboración quizá debido a la magnitud de la obra.• Plinio pretende hacer una obra de consulta, casi de carácter enciclopédico, por lo que tiene gran importancia documental.• Literariamente, no carece del todo de valor, y a veces denota cierta preocupación estilística.• Mezcla un número enorme de relatos y hechos útiles con conceptos fantásticos y cuentos de viajeros.
  • Sin duda, al crecer mi trabajo, aumenta mi admiración por la antigüedad. A cuantas máscopias de plantas me quedan de hablar, más me siento inclinado a practicar el culto enlos antiguo en buscarlas y el afán de hacernos descubrimientos, tan onerosos. Sugenerosidad en este sentido parece haber superado la magnificencia de la mismanaturaleza en sí misma, siendo el conocimiento de las plantas una actividad humana,pero ahora está claro que es el trabajo de los dioses o, al menos, divinamente inspirado,aun cuando el hombre se la haya encontrado, es la madre común de todas las cosas quienlas ha enseñado y engendró.Si queremos llegar a un acuerdo sobre la verdad, ¿no es en la civilización algo másmaravilloso de ver, la hierba escita que viene de las lagunas Meotidas Paludíferas, yeuforbia del Monte Atlas más allá de las Columnas de Hércules? Pero mirando en otradirección, donde la naturaleza parece que respira, está la hierba británica Rumexaquaticus, en las islas de los océanos más allá de los límites de la tierra¿Y la hierba Etiópide , de las tierras quemadas por las estrellas? para finalmente ver esteperpetuo intercambio entre las diferentes partes del mundo, de las plantas útiles para lasalud humana. Se lo debemos a la majestuosa inmensidad de la paz romana, la paz quees conocida por las playas y de las naciones más distantes unos de otros, no sólo hombressino también las montañas y sus picos arrogantes perdidos en las nubes, producen susplantas. De este don pido la eterna bendición de los dioses, que así parece haber dado losromanos al mundo como una segunda luz para brillar en las cosas humanas.(LIBRO XXVII, I, 1-3, Tratado de los remedios de otras especies de hierbas).
  • MARCO FABIO QUINTILIANO (Calahorra c. 35 d.C- Roma 96 d.C)• Su tratado de retórica Institutio oratoria en diez libros  vuelve al modelo clásico ciceroniano (se enfrenta a Séneca) y se preocupa de la formación del orador.• De causis corruptae eloquentiae (Sobre las causas de la corrupción de la oratoria) explica que la decadencia de la oratoria es una simple consecuencia de la corrupción de costumbres: su entusiasmo de profesor de retórica le impidió ver que la decadencia de la oratoria obedecía a causas sociales y políticas, contra las que era inútil luchar.• Como Cicerón, exige al orador una vasta cultura.• Quintiliano aconseja a los preceptores una atención delicada en el estudio de la psicología del niño y el más exquisito tacto en la dirección de su inteligencia. Es partidario del esfuerzo continuado, regular y progresivo, sin altibajos, acomodado a la capacidad y al temperamento de cada discípulo. Y, ante todo, muestra su preocupación constante por la salud moral.• A pesar de su admiración por Cicerón, no copia servilmente su estilo, sino que escribe en la lengua complicada de su época, llena de metáforas, de rasgos ingeniosos y de imágenes brillantes, en un intento de hacer más expresivo su pensamiento.• Quintiliano ha influido en la Retórica posterior hasta nuestros días y ha pasado a la Historia de la Literatura como un crítico literario, pues juzga la literatura romana como parte de la educación del futuro orador.
  • • Establece, siguiendo a Cicerón, cinco partes de la oratoria: – la búsqueda de argumentos (inuentio), – la organización (dispositio), – el estilo (elocutio), – la memoria (memoria) y – la representación (pronuntiatio) o puesta en escena (actio)Escribió también una colección de discursos que no nos han llegado y un libro sobre ladecadencia de la oratoria.
  • El primer lugar, en la preparación del niño que ha alcanzado la capacidad de escribir yleer, le corresponde a los gramáti-cos. Me refiero indistintamente al griego o al latino,aunque es preferible que el griego sea el primero: el camino es el mis-mo en amboscasos. Esta enseñanza, en efecto, a pesar de que se divide, en suma, en dos partes -elarte de hablar correcta-mente y el comentario de los poetas-, comprende en el fon-domás que lo que se revela en apariencia. En efecto, la habili-dad de escribir va aparejada ala de hablar, la lectura correcta antecede al comentario, y en todas estas actividades seen-cuentra presente el juicio crítico, […] Pero no es suficiente con haber leído a lospoetas: hay que explorar toda clase de escritores, no sólo por el contenido, sino por laspalabras que a menudo cobran autoridad gra-cias a los autores. Tampoco puede serperfecta la enseñanza de la gramática sin la música, puesto que debe tratar de losmetros y los pies; y si no entendiera la ordenación de las es-trellas, no podría comprendera los poetas, los cuales, por no hablar de otros ejemplos, recurren constantemente a laapa-rición y al ocaso de las constelaciones para poner de mani-fiesto las estaciones y nodebe ignorar la filosofía, […] Se requiere, además, de una elocuencia no pequeña convistas a hablar con propiedad y fluidez sobre cualquiera de los temas que hemosexpuesto. Por ello no se puede admitir a los que se tornan esta disciplina como algoligero y pobre. Si ésta no sirve para asentar firmemente los fundamentos del futuroorador, todo lo que se edifique encima se derrum-bará: necesaria para los niños,agradable para los mayores, dulce compañera de los momentos íntimos, ésta es la únicaque en toda clase de estudios tiene más de esfuerzo que de ostentación.QUINT. La Instrucción del Orador, 1, 4, 1-5. [Traducción de Antonio Moreno Hernández]
  • c. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS PRIMEROS ANTONINOS -Tácito -Plinio el Joven -Suetonio
  • P. CORNELIO TÁCITO (c.56 – c.120 d. C.)• Conocemos pocos datos de su vida.• Fue un excelente orador, hábil abogado y desempeñó importantes cargos públicos, incluso el consulado.• Su producción histórica consiste en dos obras mayores, que nos han llegado incompletas, y dos menores:• Agrícola: biografía apologética de su suegro, ilustre general, gobernador de Britania -reflexiones filosóficas e históricas -ataque contra la tiranía de Domiciano y un elogio de la libertad recuperada con Nerva y Trajano.2. Germania o De origine et situ Germanorum, monografía etnográfica en la que se describen la geografía, vida y costumbres de los pueblos germanos.• Historiae, en 14 libros, entre la muerte de Nerón (69 d.C.) y la de Domiciano (96 d.C.) Sólo se conservan los cuatro primeros libros y el principio del quinto.• Annales, o Annales ab excessu divi Augusti; escrita después que las Historias, abarcaba el período comprendido entre la muerte de Augusto (14 d.C.) y la de Nerón.
  • • En su interpretación de los hechos revela un afán de sinceridad y objetividad, pero hay factores que entorpecen esa objetividad y le llevan a falsear los hechos: su visión de la historia es muy pesimista: se inclina siempre por admitir los cálculos y motivos más mezquinos;• Concepción moralista de la historia• Retoricismo• Lengua y estilo que puede calificarse de conceptista pero al mismo tiempo conciso (brevitas)• Su prosa tiene un tono trágico: a la vez que sobria y austera está llena de pasión y resulta vivaz, nerviosa y colorista, aunque generalmente con tintes sombríos.• Pesimismo y visión crítica sobre la cultura y la política de su tiempo• Estilo penetrante, dinámico y de gran densidad narrativa.
  • • Dominio del estilo y del análisis de personajes, de su complejidad psicológica y de las sutiles implicaciones del poder que constituyen otro culmen de la prosa clásica.• En el Diálogo sobre los oradores (fechado hacia el año 100)  reflexión sobre la oratoria y defensa del estilo ‘moderno’, de su época, caracterizado por brevedad y brillantez, frente al clásico.• Retratos psicológicos cuidados.• En su Dialogus de oratoribus (se acepta generalmente como obra de Tácito) se plantea las causas de la decadencia de la oratoria y concluye que la principal es la falta de libertad pues sin ésta el arte de la elocuencia no puede sobrevivir.• A pesar del pronunciamiento en contra de algunos estudiosos, se acepta que es ciceroniano en su concepción y estilo, que se adapta aquí al género y es muy diferente del que el autor emplea en las obras históricas.
  • Britania, la mayor de las islas conocidas por losromanos, por lo que atañe a su extensión y posiciónestá orientada a Germania por el este y a Hispania porel oeste, su parte sur es hasta visible desde la Galia. Suparte norte, sin ninguna tierra enfrente, se halla batidapor un mar enorme y abierto. Los escritores másexpresivos, Livio entre los antiguos, Fabio Rústico entrelos modernos, atribuyeron al conjunto de Britania laforma de una escudilla oblonga o de un hacha de dosfilos. Tal es su aspecto más acá de Caledonia , por loque se cree que el resto es igual. Pero si traspasamosaquella zona puede apreciarse un inmenso espacio detierra que, al llegar al punto más saliente de la costa,va disminuyendo en forma de cuña.Rodeado por primera vez entonces por una flotaromana la orilla de este mar remoto, pudo demostrarque Britania era una isla y, de paso, descubrió yconquistó unas islas desconocidas en aquel tiempo, alas que llaman Órcadas. Incluso Tule fue avistada, a lolejos, pues las órdenes no permitían pasar de allí y elinvierno apremiaba.(TÁCITO. Vida de Agrícola, 10, 4, 7 [José MaríaRequejo])
  • RELATO DEL INCENDIO DE ROMAEl incendio, que primero se exten-dió violentamente por los lugares llanos y luegosubió a los altos para de nuevo devastar los más bajos, se anticipaba a todos losremedios por la velocidad con que avanzaba y por hallarse tan expuesta la ciudad porculpa de la estrechez de sus calles, que doblaban de acá para allá, y por la irregulari-dad de sus manzanas, tal como correspondía a la Roma antigua. A ello se añadían loslamentos de las mujeres despa-voridas, la impotencia de los ancianos y lainexperiencia de los niños; tanto los que miraban por sí mismos como los que lo hacíanpor los demás, como unos transportaban a los inválidos y otros se quedaban aesperarlos, los unos con su lentitud y los otros con su precipitación lo estorbaban todo.Y muchas veces, mientras miraban a sus espaldas, queda-ban cercados por los lados ypor el frente; incluso, si conse-guían escapar a los barrios más próximos, como tambiénéstos estaban ya dominados por el fuego, encontraban en la misma situación unoslugares que habían creído alejados del peligro. Por último, sin saber de dónde huir niadónde dirigirse, fueron llenando las calles y esparciéndose por los descampados.Algunos perecieron, a pesar de tener ocasión de escapar, por haber perdido todos susbienes y hasta lo necesario para comer un día, otros por amor a los suyos y por nohaberles podido rescatar. Nadie se atrevía a comba-tir el fuego porque muchos lesimpedían apagarlo con fre-cuentes amenazas, y también porque había otros que ibanlanzando teas abiertamente y gritando que tenía un instiga-dor, ya para dedicarse alos robos con mayor libertad, ya porque tuvieran esa orden. (Tác. Anales, 15-38)
  • Paso a explicar el gusto que trae consigo la elocuente oratoria, cuyo deleite no se goza porun solo instante, sino casi todos los días y casi a cada hora. ¿Qué cosa más dulce para unánimo noble y bien educado, criado, digámoslo así, para los más puros deleites, que verllena y concurrida siempre su casa de los hombres más distinguidos, y saber que esto leviene, no por causa de riqueza u orfandad, ni por la administración civil de algún empleo,sino por sí mismo? Antes bien, concurren los hijos huérfanos y poderosos a ver a un joven ypobre para que tome a su cargo los riesgos de sus amigos o los suyos. ¿Hay, acaso, algúndeleite tan grande de las más copiosas riquezas y el más encumbrado poder que mirar atodos, ya ancianos y de mayor edad, ya confiados en la gracia de toda la ciudad, confesandoque, en medio de la abundancia de todas las cosas, no tienen en sí un bien, que es el mejor ymás principal? Además, ¡qué acompañamientos y despedidas de togados! ¡Qué aspecto enpúblico! ¡Qué acatamiento en los Tribunales! ¡Qué gusto al levantarse a orar, y estar en pie,viéndose rodeado de silencio, y que en él solo fijan todos su vista; apiñarse el pueblo, rodearel circo, y mover al oyente a cualquier afecto de que el orador se revistiere! Mas lo quehasta aquí refiero son los placeres más conocidos y que están a la vista aun de los de pocosalcances; mayores son otros más ocultos y que solamente los conocen los mismos oradores;porque, ora traiga una oración bien limada y pensada, siempre recibe un como contrapeso ybalanza constante, así del deleite como del mismo decir; ora traiga nuevo y reciente trabajo,no sin algún sobresalto del ánimo, este mismo afán recomienda el suceso y lisonjea el gusto.Pero cuando se arresta a hablar de repente, esta misma temeridad produce mayor placer;porque sucede en las obras de ingenio lo mismo que en el campo, y es que, aunque sesiembren otras muchas veces, y se cultiven por mucho tiempo, son más gratas las que da desí el suelo.(Tác. Dial.Orat. VI)
  • PLINIO EL JOVEN (c.61- c.113 d.C.)• Recibió su nombre al ser adoptado por su tío, Plinio el Viejo.• Discípulo de un profesor de retórica como Quintiliano y de un filósofo estoico• Fue, además de abogado, un intelectual rico, con carrera política destacada.• De su obra destaca la colección de diez libros de cartas, así como su panegírico a Trajano.• Las cartas muestran las preocupaciones de un hombre acomodado en la época del Imperio. – Los nueve primeros libros  distintos destinatarios, entre el 97 y el 110 d.C. – El décimo: correspondencia oficial de su época como gobernador de Bitinia  aporta muchísimos datos sobre el funcionamiento de las provincias.
  • SUETONIO ( c.70 – c.150 d. C.)• Gayo Suetonio Tranquilo fue coetáneo de Plinio el Joven.• Cultivó el género de las biografía de grandes hombres, convirtiéndose, junto a Plutarco, en el biógrafo más relevante de este período, muy próximo a Trajano.• Su obra Vida de los doce Césares, recoge doce biografías desde Julio César a Domiciano.• Ofrece una técnica de elaboración de las biografías sobre una misma estructura que ha tenido gran influencia posterior: desde la familia y el nacimiento hasta la muerte y el testamento.• Estilo claro y sencillo, con acumulación de datos.• De otra obra, Sobre los hombres famosos, se conservan las vidas de los gramáticos y retores.
  • IX. El sobrenombre de Calígula era mote militar y le fue aplicado a causa de un calzado desoldado que había usado en su infancia en los campamentos (84). Los soldados, que lehabían visto crecer y educarse entre ellos, le profesaban increíble cariño, y fue pruebaelocuente de él, el que, a la muerte de Augusto, bastó su presencia para calmar el furorde las tropas sublevadas. Y en efecto, no se apaciguaron hasta que se convencieron deque querían alejarle del peligroso teatro de la sedición y llevarle al territorio de otropueblo. Arrepentidos de su intento, se precipitaron delante de su carruaje, lo detuvieron,y suplicaron entonces encarecidamente que no les impusiese aquella afrenta. X. Acompañó a su padre en la expedición de Siria. A su vuelta, permaneció primeramenteen la casa de su madre, y cuando desterraron a ésta, en la de su bisabuela Livia Augusta,cuyo elogio fúnebre fue pronunciado por él en la tribuna de las arengas, llevando todavíala toga pretexta; pasó luego a vivir con su abuela Antonia. A los veintiún años lo llamóTiberio a Capri y en un solo día le hizo vestir la toga y cortar la barba, sin otorgarle, sinembargo, ninguna de las distinciones con que señaló la entrada de sus hermanos en lavida pública. Objeto de mil asechanzas y de pérfidas instigaciones por parte de aquellosque querían arrancarle quejas, no dio pretexto alguno a la malignidad, pareciendo comosi ignorase la desgraciada suerte de todos los suyos. Con increíble disimulo devoraba suspropias afrentas y mostraba a Tiberio y a cuantos le rodeaban tanta cortesía, que conrazón pudo decirse de él que nunca existió mejor esclavo ni peor amo. […]XXII. Hasta aquí he hablado de un príncipe; ahora hablaré de un monstruo.(Suet. Vida de Calígula)
  • d. PROSA DE LA ÉPOCA DE LOS ANTONINOS -Aulo Gelio -Apuleyo
  • AULO GELIO ( c.130 – c.180 d. C.)• Se formó en Roma y en Atenas.• Autor de una compilación de piezas breves conocida como Noches áticas, en veinte libros, casi todos conservados.• Constituyen una miscelánea de temas y reflexiones muy variados a modo de pequeños ensayos, con una gran erudición y gran aparato de citas, sobre todos los campos del saber.• Estilo arcaísta y gran diversidad formal.
  • Lo que los geómetras llaman plano, lo que llaman volumen, cubo, línea, y con quévocablos latinos se denominan.Hay dos clases de figuras que los geómetras llaman esquemas, planas y sólidas. Ellosmismos las llaman estoepípedo y estéreo. Las planas son las que sólo tienen líneas en dosdimensiones, el ancho y el largo. Son tales el triángulo y el cuadrado que se forman en unárea sin altura. Son sólidas en el caso de que formen no sólo no sólo longitudes y anchurasplanas, sino que también logran alturas, son así las pirámides, que así las llaman losgriegos o cual son los cuadrados por ambos lados que llaman kybos aquellos y nosotros losdecimos cubos. El cubo es en efecto la figura que es un cuadrado por todos los ládos. DijoVarrón "son como los dados con los que se juega en una mesa". En los números tambiénse llaman cubos (cúbicos) cuando se forman todos los lados de un mismo número por igualy el propio número se multiplica tres veces, como sucede cuando se multiplica tres vecestres.Pitágoras dijo que el cubo de este número (sc. del 3) contiene la fuerza del círculo lunar,puesto que la luna recorre su órbita en veintisiete días y también ese número con el tres,que se llama en griego tríada, se logra solamente elevándolo al cubo.Nosotros llamamos línea, a lo que los griegos gramé. Así la define Varrón: "la línea es"dice "una cierta longitud sin anchura ni altura". Euclides en cambio con menos palabrasomitendo "ni altura": "La línea es" dice "longitud sin anchura" cosa que no se puedeexpresar en latín con una sola palabra, a no ser que digas inlatabile.(AULO GELIO. Las Noches Áticas, 1, 20. Fundamentos de geometría-)
  • APULEYO ( s.II d. C.)• Lucio Apuleyo (Lucius Apuleius), c.124 – c.180, procedía de Madaura, en África.• Fue abogado y conferenciante, viajando mucho y ganándose la vida tan oportunísticamente como pudo.• Apuleyo superó los límites de la segunda sofística, merced a un sano escepticismo que le permitió hacer virtud de sus defectos• la Florida es una colección de eruditas y vistosas charlas y conferencias• Apuleyo fue un charlatán, un vendedor de elixires imaginarios, pero siempre tan consciente de ello cuanto de la versatilidad de su talento literario.• Sus aventuras le llevaron a casarse hacia el año 157 con una riquísima viuda, también africana, llamada Pudentila. Los allegados de ésta acusaron a Apuleyo de sólo buscar la fortuna de la mujer (contingencia bastante probable) y de haberla engatusado con filtros amorosos y pociones• Apuleyo hizo un soberbio alegato en su Defensa (Apologia o De magia), incrustándonos allí muchos detalles de su vida y su pensamiento.• Fue declarado inocente por el tribunal, pese a quedar claro su carácter dilapidador y pese a que, para demostrar que no había practicado la magia, tuvo que hacer una sospechosa exhibición de conocimientos sobre la materia, circunstancia que le procuraría fama de hechicero y taumaturgo en épocas sucesivas.
  • • En los libros XI de las Metamorphosis o “El asno de oro” (Asinus aureus)  libertad temática.• única novela romano conservada completa: el argumento estaba tomado de la perdida obra de Lucio de Patrás, de la que se conserva una resumida derivación helénica El Lucio o El Asno, atribuida por algunos a Luciano y que desarrolla la misma trama argumental que la obra de Apuleyo.• ARGUMENTO: el joven griego Lucio, curioso y siempre insaciable de nuevas experiencias, es transformado en un asno para protagonizar bizarras y a veces sólo oníricas aventuras. Todo ello como, al parecer, era normal en las novelas, en persona primera.• Aportación de Apuleyo  el aparato mistérico-simbólico con el que se arropa toda la historia, sobre todo el último libro, ya que sólo la divina intervención de la oriental diosa Isis logra que Lucio recupere su antigua figura humana, signo de los nuevos tiempos: lo mítico es substituido por lo místico.• Como era habitual, la historia contiene otras muchas historietas; es de destacar el romance mitológico de Amor o Eros y Alma o Psique y que alcanza nada menos que tres libros.
  • Capítulo V . En el cual la vieja madre de los ladrones, conmovida de piedad de las lágrimasde la doncella que estaba en la cueva presa, le contó una fábula por ocuparla que nollorase.-Érase en una ciudad un rey y una reina, y tenían tres hijas muy hermosas: de las cuales,dos de las mayores, como quiera que eran hermosas y bien dispuestas, podían seralabadas por loores de hombres; pero la más pequeña, era tanta su hermosura, que nobastan palabras humanas para poder exprimir ni suficientemente alabar su belleza.Muchos de otros reinos y ciudades, a los cuales la fama de su hermosura ayuntaba,espantados con admiración de su tan grande hermosura, donde otra doncella no podíallegar, poniendo sus manos a la boca y los dedos extendidos, así como a la diosa Venus,con sus religiosas adoraciones la honraban y adoraban. Y ya la fama corría por todas lasciudades y regiones cercanas, que ésta era la diosa Venus, la cual nació en el profundopiélago de la mar y el rocío de sus ondas la crió. Y decían asimismo que otra diosa Venus,por influición de las estrellas del cielo, había nacido otra vez, no en la mar, pero en latierra, conversando con todas las gentes, adornada de flor de virginidad. De esta manerasu opinión procedía de cada día, que ya la fama de ésta era derramada por todas las islasde alrededor en muchas provincias de la tierra: muchos de los mortales venían de luengoscaminos, así por la mar como por tierra, a ver este glorioso espectáculo que había nacidoen el mundo; ya nadie quería navegar a ver la diosa Venus, que estaba en la ciudad dePaphos, ni tampoco a la isla de Gnido, ni al monte Citerón, donde le solían sacrificar; sustemplos eran ya destruidos, sus sacrificios olvidados, sus ceremonias menospreciadas, susestatuas estaban sin honra ninguna, sus aras y sus altares sucios y cubiertos de cenizafría.
  • • Apuleyo es también el autor de varios tratadillos: “Sobre el dios de Sócrates” (De deo Socratis), “Sobre Platón y sus teorías” (De Platone et eius dogmate) y el genérico “Sobre el mundo” (De mundo)  ya se hace presente lo que va a ser la hegemónica atmósfera filosófica de la nueva era: el neoplatonismo, una suerte de lectura ético-mística de Platón, una espiritualización de las doctrinas del socrático ateniense.
  • N.B. Algunas de las fotografías de esta presentación han sido tomadas de Internet. Si he usado alguna sin la correspondiente licencia, pido disculpas, y si algún autor considera que no debo usar alguna de sus fotos, le ruego que me lo haga saber para eliminarla de este documento (elenegp@ono.com). Elena Gallardo Paúls Valencia, 2012.