Ura

3,958
-1

Published on

Ura novela.

Published in: Education, Technology, Business
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
3,958
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ura

  1. 1. Elbio Aparisi Nielsen Ura 1
  2. 2. Elbio Aparisi Nielsen Ura 2
  3. 3. Elbio Aparisi Nielsen Ura 3
  4. 4. Elbio Aparisi Nielsen Ura Título original: Ura. Autor: Elbio Aparisi Nielsen. ISBN: 659-998-25-2545-8 Depósito legal: B-48.256.2036 Hecho el depósito legal que prevé la ley 11.723. 4
  5. 5. Elbio Aparisi Nielsen Ura Lilén, Santino, Morena , Milena y Jazmín, ¡bienvenidos! 5
  6. 6. Elbio Aparisi Nielsen Ura 6
  7. 7. Elbio Aparisi Nielsen Ura URA 7
  8. 8. Elbio Aparisi Nielsen Ura 8
  9. 9. Elbio Aparisi Nielsen Ura Prólogo El placer mayestático nace cuando nacen ellos, quienes hoy me dan una grata sorpresa al volver a los orígenes de mi amor por el arte en todos sus ángulos. Ura nació siendo “333” en el transcurso de muchas noches de insomnio insoportable en algún lugar de Buenos Aires. Mi vida atravesaba un agujero que modificó mi entorno familiar y de amistades, el arte fue el artilugio y el medio por el cual salí de mi viaje interior, vivo y siendo mejor persona. No voy a dejar en estas palabras la tristeza que sentía por el desamor, los errores, las infamias y el encuentro con el centro de los problemas, sino, por el contrario quiero decir que Ura es una novela superviviente, y cada día que pasa me asombra por su fortaleza ante los conflictos. No entiendes lo que digo por lo que me debo explicar algo más, pero no mucho. Poco después de terminar la novela me presenté en persona con mi manuscrito en el concurso de la editorial catalana y más fuerte de Argentina, allí dejé que la suerte me diera una esperanza para comenzar una carrera sólida hacia algo, un donde y un por qué, pero lo único que descubrí fueron irregularidades que se transformaron en una 9
  10. 10. Elbio Aparisi Nielsen Ura desilusión y una celebración a la credulidad o estupidez inocente que desembocó en dejar de escribir al menos por un año, por ese entonces con veintidós años me aventuré en el piano, pinté cuadros, me emborraché y filmé cortometrajes buscando respuestas. Y mi novela siempre estuvo mirando de reojo todo lo que hacía, con paciencia no me exigió que la corrigiese de los mil errores que contenía, me dejó buscar respuestas en el Río de la plata y en las jaulas artísticas llamadas museos. Tras unos años de idas y vueltas me embarqué en un proyecto cinematográfico que se desintegró por la falta de paciencia y trabajo, y otros detalles que ya desconozco. Con una nueva excusa decidí junto a la mujer de mi vida (hoy mi mujer) viajar a Europa, curiosamente a un lugar muy cerca del escenario de mi premonitoria novela. En Buenos Aires dejé a mi familia y amigos de toda la vida, cerré una cortina de dolor con felicidad y abrí otra de amor y posibilidades. Llegar a Bilbao fue una sobre información muy difícil de digerir por lo que me llevó un tiempo adaptarme, pasamos diversos obstáculos hasta acomodarnos, y Ura siguió siempre allí, esperando... escribí Grafismos de Waterloo en un bar todas las mañanas antes de ir a trabajar durante octubre y noviembre del 2007, recuerdo sentirme como los autores que amaba, viajando y siendo parte de una biografía... y Ura no hizo nada, simplemente me esperó para que termine de encontrarme como ser humano en un mundo injusto, digo mundo por lo que proyectamos sobre la tierra materialmente llenando de conceptos inútiles. Tras empezar dos novelas fallidas decidí mirar a mi primer 10
  11. 11. Elbio Aparisi Nielsen Ura libro, naturalmente temía encontrarme con el dolor de aquél bache oscuro. Armado de valor volví a intentar encontrar el sentido de lo que había perdido y logrado gracias a terminarla. Pude corregir y escribir lo que creía que faltaba, lloré con sus diálogos y reí por sus situaciones particulares, tan parecidas a mi en un punto y a todo lo que conocía del mundo. Cuando creí que la tarea estaba realizada me sentí feliz, orgulloso y me vi embarcado ya en la escritura de otras obras que habían sido comenzadas junto con otras terminadas, fue cuando un accidente con el ordenador me alejó por completo de esa sensación de victoria. Sentí rabia y me pregunté si escribir era realmente mi camino a la transmisión de sensaciones y reflexiones objetivas, pero como es evidente nunca lo hice cabalmente. Ura lleva cinco años esperando ver la luz de los ojos de mis lectores, estuvo atenta y silenciosa en la espera pero nunca, jamás tuvo ansiedad, porque, sé que dentro suyo no era el momento de ver el mundo. Y aquí estoy, escribiéndote un prólogo para sentirme bien, aunque vuelvo a estar aterrado por todo lo que representas en mi, te hablo como a una persona porque creo que Lupho, Carla y Santiago están allí y son reales. No dejo de sonreír, quizás sea la histeria de tener que corregir, escribir y reescribir todo lo que había cerrado en mi errado ideal. Hoy es una noche de verano en Euskadi, acabo de llegar de la costa de Francia y pensé que era el momento de hacerlo, estoy completo, arropado y satisfecho. 11
  12. 12. Elbio Aparisi Nielsen Ura Será una tarea compleja, espero que al ingresar en sus letras puedas comprender que hay un ser humano que utiliza el arte para mejorar. Ura te dará el chapuzón en el agua de la adversidad y después te hará respirar para hacerte sentir la vida, allí dentro, dónde el motivo real existe y pervive. Bilbao, un día de julio de 2009. 12
  13. 13. Elbio Aparisi Nielsen Ura URA Elbio Aparisi Nielsen 13
  14. 14. Elbio Aparisi Nielsen Ura 1 En Francia ocurren ciertos hechos que me deslumbran y abruman a la vez, la realidad me lleva obligado a mi niñez, allí dónde todo eran juegos de armas, bombas y escondites gigantes. ¡Beatriz!, ella sí podía hacerlo, lograba volverme maleable de un grito. En sus palabras escuche entre otras, “si los días salen a la calle es por que yo no salgo a olvidar el olvido sin piernas” Yo pensaba siempre que el día le inspiraba algo así, mi costumbre de clasificar a todos los especímenes de la especie que fuere me dio con ponerle “Beatriz Portinari”, como la mujer de la divina comedia, o como la mujer que cautivó al ciego interesante. La realidad siempre dijo “Bea” y así la llamé hasta qué.. ella de los dientes tenía la particularidad de hacerlos rechinar tanto hasta hacerme gritar encolerizado, nunca la amé o solo en unos instantes. ¡Pero cómo la quería y cómo me hacía el amor!. Los días no me la traen, ni con el suspiro antes de cavilar bajo la sabana y la música a todo volumen. Eso es lo que me encanta hacer porque me deja ver las imágenes de algún tiempo que ya no recuerdo, puedo ver las líneas blancas pasar por mi campo negro. De chico el sol me molestaba, mis anteojos parecían cocerme las retinas, porque hacían el efecto lupa, 14
  15. 15. Elbio Aparisi Nielsen Ura entonces, me los sacaba y los utilizaba para matar hormigas quemándolas, eso que dijo Freud es pura mentira, no fui nunca cruel, mataba a las malas, las que asesinaban a otras sin motivos. Mi pueblo de hormigas siempre me quiso porque con mi inocencia e inmadurez las protegía y era justo, muy justo, justísimo. O eso es lo que rememoro, en momentos no comprendo si es verdad o un sueño antes de cerrar los ojos. Santiago Valles, a mi parecer, “el flaco” vive conmigo desde que la vida lo alejó del Río de la plata, de su Uruguay natal. Le encanta un escritor pelado, sonriente y de habla lenta, también lee física teórica. En algunos días dice tantas cosas que no lo soporto, pero son menos que más. De su vida no habla, mira, con ojos de perro perdido o como un niño enjaulado en el tiempo. Sé cómo le gustan las mujeres, altas, rubias, de esas a las que el rojo les encaja perfecto. Él flaco tiene la herida de su nacimiento, la belleza está en su voz. Al escucharlo las mujeres se enamoran por vez primera. Francia vive la vida de otra manera por eso decidí dejar mi país natal, era lindo, bueno tampoco tan lindo. En un barrio alejado de la capital de coches y oficinas nací y me reproduje. Pero todos sabemos que el amor es tan cruel como hermoso, nos da mientras se encuentra caliente y cuando se enfría nos despoja de a poco de lo que nos acostumbramos, como todo, es una acción que se reproduce en el universo, incluso en el resto de planetas del sistema solar. Las maneras de irme las había planeado desde los veintidós años pero hace 6 que arribe aquí. En los cursos traumáticos de mi historia 15
  16. 16. Elbio Aparisi Nielsen Ura de amor, de mis historias de amor supe que la solución era irme lejos donde ni el amor o la desdicha me encuentre, pero como soy un hombre, me equivoqué, Bea apareció y si bien no la ame nunca pude aprender a admirar a una persona como se lo merece, con caricias y sonrisas. Esto es mi casa, un rejunte de personas de lo bien distintas. Santiago es mi relación más estable. Carla no sabe de comentarios, no entiende de discusiones, ella me deja hablar y hablar. Es bajita como los Trolls, mira películas de amor, lee novelas de amor, mira al amor pasar, pero nunca lo sostiene con su mano, se le escapa siempre como un líquido. Carla dice que va a morir sola, por eso quiere compartir su vida aquí en la casa, para sentir relleno humano, aunque yo creo lo contrario, sufrirá pero llegará a amar y compartir. Yo le digo, en esas noches de insomnio: “ser lo que eres es lo máximo, acepta vivir con la muerte en tus espaldas y todo lo demás solo será... de veras, será lo mejor para ti” El más interesante a mi criterio es Lupho, él escribe de una forma que nunca imaginé leer. En sus páginas encierra su verdadero pensamiento. No discute, lee. No llora, ríe. Dice que los ninjas hablan poco para no perder la energía de batalla. En su cucha reposa la mayor parte del tiempo. Lo que compartimos todos en general es la comida. Su cucha tiene libros alrededor, es muy literal. Las paredes están llenas de escritos no resueltos, de cálculos matemáticos muy complejos, de acertijos, de mensajes viejos muy viejos, pero que recuerdan en cada uno la esencia misma de lo que es. 16
  17. 17. Elbio Aparisi Nielsen Ura La casa está dividida por sectores, en el sector de la somnolencia nos reposamos en nuestras cuchas a dormir, ahí no se habla de nada, ahí se sueña, se suspira. Yo conozco los suspiros muy bien, y como los clasifico el de Carla lo titulé hace tiempo “el perdido”. El perdido o los perdidos (depende la noche), suenan cada noche en que trato de descansar de mi pesadez de solo existir, son suspiros de amor perdidos o anhelos de amores futuros. En cuento a lo que nos rodea, el suburbio no nos deja salir a la calle a presenciar los días pasar, tenemos solo una tarde para salir a hacer las compras. El país está en guerra y el toque de queda suena temprano, justo cuando nos levantamos, por eso cuando hacemos un stop un día a la semana podemos salir antes y comprar lo que necesitamos. El otro día me contaron que alguien nuevo iba a venir a vivir con nosotros, todavía lo espero, quizás murió a manos de la milicia. Por ahí debajo, donde las armas funcionan como palabras. Las nubes que veo pasar por las ventanas son el entretenimiento más grato que puedo compartir conmigo mismo, es que poco puedo hacer para matar el aburrimiento. Las luces que brindan los candelabros me hacen mal a los ojos, más, que ya no uso los malditos anteojos culobotella (así le decíamos de pequeños, el efecto en los ojos engrandecidos era de una admiración constante o de una burla instantánea). En los otros sectores comemos, drogamos, conversamos, discutimos, cosa de todos los días, lo habitual. A veces durante horas solo veo a Lupho escribir sin parar y por horas, eso me hace estremecer 17
  18. 18. Elbio Aparisi Nielsen Ura por la forma de su neurótica mirada a la hoja. Tendría que ver su cara al tomar el bolígrafo, creo que el mismo se quedaría admirado. El hedor circunstante es denso, la humedad toma cada lugar convirtiéndolo todo en acuoso, vivo, mojado o a punto, me recuerda a mi ciudad natal. Tenemos un patio chiquito, muy guardado, donde los haces de luz de luna reflejan dibujos de la irrealidad de las ramas o arbustos en el aire, valoro mucho ese espacio de naturaleza libre. Los rayos solares disparan la visión clara de tratar de eliminar a la humedad, pero el agua como es la condición sinequanon de nuestra vida, es la destrucción de lo que destruimos. Esa es la función de nuestro mundo, ser la condición necesaria y a la vez la condicionante. Allí en el patio guardamos nuestras cosas preciadas, porque sabemos que la intemperie es menos dañina que el interior de la casa. Me cuesta decir que soy más feliz en la cucha que en un tren, en una playa o en un supermercado. La guerra nos regala los sonidos más sinfónicos, los gritos más desgarradores y las bombas más ruidosas. Los terremotos no son el problema, aquí los bombardeos nos azotan día a día, ya nos acostumbramos, al menos yo sí. En las cenas tenemos las diluciones. Los muebles los usamos cuando hace frío como leña, nos molesta la ostentación. Nos molesta la guerra. A veces confundimos a los pájaros con una bandada de aviones caza, y ahí el miedo nos vuelve a azotar. Es esas ocasiones rezamos mucho, en nuestras plegarias inventadas en el momento nos olvidamos que Dios no 18
  19. 19. Elbio Aparisi Nielsen Ura existe y creemos en que la guerra piensa terminar, porque bajo nuestro criterio, la guerra es un ente físico que piensa y obra bajo un alma concreta. Los vidrios sucios no los limpiamos, la limpieza no es un fuerte colectivo, algunas veces intercambiamos la gloria de entendernos y limpiar uno cada uno, pero la verdad es que no lo hacemos, con la costumbre de la destrucción alrededor nos olvidamos de ser limpios. La enfermedad de Carla nos afecta mucho a la hora de revivirla de un episodio, ella tiene las convulsiones muy discontinuadas, nunca sabemos cuando se va de la vida por un rato, ella tiene un hemisferio del cerebro más arriba que el otro junto con una fisura molesta. Dicen los doctores que no pasa los treinta y cinco, faltan cuatro así que no nos preocupamos, todavía. Las rondas del revivir son muy gratificantes cuando Carla vuelve a la conciencia y llora, en esos momentos nos dice un número mirándonos a los ojos y luego de finalizar irgue su cuerpo y se va a la cucha. Nadie sabe por qué hace eso y nadie cuestiona la creebilidad de ella al decirlos, todos aguardamos la suerte del día y jugamos “al número más alto cocina” (en la noche), y si es después de la cena “el que limpia”, pero por eso no limpiamos porque en la noche es muy raro que el episodio la aleje. En los días metafísicos colectivos los números son una ley de vida, una suerte sin azar, un control de organismo en interacción. En los anteriores días tuve la certeza de que mi vida iba a terminar, cuando al abrir una ventana que daba a la calle estalló de algún arma frente a mis ojos unos disparos que provenían de los ocupas linderos a nuestro 19
  20. 20. Elbio Aparisi Nielsen Ura parque. Todos nos revolucionamos, Carla a los gritos pelados en mis oídos me preguntaba si estaba bien, y yo le respondí ¡bien!, llenote sangre. Mi cara era roja como los rojos que le gustan a Santiago en las mujeres rubias. Una pelea interna de los “seleccionados” devino en una lluvia de balazos y un conjunto de tres balas vino a mí como si fuese hierro atractivo. La vida no tiene el sentido del cual puede valerse uno, en el pueblo agricultor y religioso, no hay snetido y punto. De las malas sacamos lo bueno, la vida. Como todo continúa, mi vida siguió su curso luego de eso. En Carla las lágrimas demostraron la despedida prematura. En mí solo cambió que ahora poseo un recuerdo más, solo eso. Dicen que soy un gato, por las vidas gratis y eso. Yo digo, que ellos piensan en animales porque me ven fuerte, y eso es bueno, entonces dejo que lo hagan. 20
  21. 21. Elbio Aparisi Nielsen Ura 2 La claridad en los granos de la tierra seca, el asfalto quebrado dejando marcas imborrables a la vista y el llanto de la madre de aquél hijo tirado en un baño de balas sucias, le enseña a Santiago por qué no vale la pena cantar. Él, en sus viajes neuronales nota la diferencia, no va a su sueño de lograda felicidad para anclarse en esa sonrisa permanente, sabe de las penurias y dolores que debe pasar en este país ajeno a su moral y sus raíces. Igualmente como toda muestra de clara significación desata el torrente de agua salada en su rostro, excedido de emoción. Los dedos mecen la cuna inexistente del ulterior episodio en el cual todos se conmueven con la muerte o muertes. De la guitarra no quiere acordarse, su nacimiento fue justo en la casualidad, en Francia muy cerca del hogar. Santiago llegó a la tierra de las boinas y el azul con la esperanza de conocer los hechos que dejaron su vida fluir sin un padre. Le comentaba su madre mientras su niñez afloraba, que Aron había fallecido debajo del “Arc de Triomphe” con una carta en la mano. 21
  22. 22. Elbio Aparisi Nielsen Ura Lo había visto en sus variadas visitas pero él, desde la niñez soñó con darle a su padre la dicha de concederle un deseo. El de cantar alguna canción sobre el lugar donde su alma dejó la vida, pero esos sueños se disiparon al llegar a la casa, Santiago encontró la verdadera realidad y la guerra y los sucesos no le concedieron siquiera la dicha de hacer su mínima ceremonia en aquél sitio insignificante para el resto de la humanidad. El tiempo intentó borrar toda la planificación, haciéndolo viajar y vagar sin rumbo. Siempre dice que la vida se ensañó con él por mero capricho y que lo seguirá haciendo hasta morir en el agua, no sé que fantasía tiene con el agua pero cree fervientemete que morirá en lo que supone el origen de todos aquellos que dehambulan. Mientras sigue su vaivén, la cuna se empeña en no existir pero su mente sabe del ulterior suceso que conmoverá su alma y huesos, no duda ni un pelo. Carla continúa viviendo, que es mucho. Las lágrimas secan rápido y no deja quitarle su tiempo. La sangre sigue pintada como un cuadro de Pollock sobre el piso de madera. Nadie osa siquiera mirarla al pasar, esperan seguramente la tirada de números del nuevo episodio. ¿¡Quién tendrá el 3 hoy!? Como escritor noto la velocidad de cómo se mueven Santiago y Carla, los encuentro apartados de todos. Lupho y el otro se dejen mirar algo más, Lupho de cuando en cuando escribe integrando sus dedos al blanco matiz claro de la hoja donde relata su presunta libertad. La muerte surca la intemperie 22
  23. 23. Elbio Aparisi Nielsen Ura pero entiende que su liberación pasa por medio de la expresión. A veces cuando alguien quiere hablarle no lo llama gritándole, golpean la pared despacito para que los escuche, entonces es ahí cuando la grandeza humana reflota de la escoria presente y eleva su código al aire condensado por la humedad. Nadie calla de ninguna manera, con su mano derecha discute, llora y grita firmemente que amaría volar, mientras que con la izquierda crea los versos más puros jamás escritos. Él tiene el don (lo sabe) y el tiempo dentro (seguro) lo llevará a la perpetuidad con los demás nombres literarios. El otro es algo distinto, no es de la especie común. Aprecia la vida de la manera salvaje, buscando la condición animal que surge de su interior. Su pelo es lacio, tan femenino como la mujer, tan terco como un hombre. Sus ojos delatan que no contuvo la respiración antes de sumergirse en la realidad, se lo ve como un buzo agitando gravemente sus brazos pidiendo vida a gritos ahogados, con pulmones rellenos de nitro, sumido en una borrachera marina. La aparente impresión que tiene la gente al conocerlo es de una persona con buenos modales, de gran vocabulario y de buena estirpe, al menos la gente cree eso al conocerle que ya habla bastante de él. No hace más que recorrer la casa en busca de su Santa. El espacio temporal que pasó, solo lo ubicó como una roca en medio del desierto seco de Arizona, molesto y solo, como el tronco octófilo marcado a fuego indígena. 23
  24. 24. Elbio Aparisi Nielsen Ura La profunda visión que deja entrever la ventana denota en Santiago el abuso de la extrema y aguda forma de ensayar su canto coral. Recuerda en las cenas sus anécdotas del conservatorio y de la frase de Onetti: “si Bethoven hubiera nacido en Montevideo habiese sido el director de la orquesta local”. Su sueño es tan ambiguo como su propio deseo de fama. Alguien le dijo que su voz es infinita como el lago del cosmos. Yo opino que exageró por el amor que él, ni siquiera descubrió. La humedad adueñada de la sangre, de los desparramos, de las cuchas, incluso del baño, mantiene a los ocupantes activos, transpirando olores nauseabundos, de esos que ni yo puedo oler. Pero hay algo que no logro dilucidar que los mantiene presos de sus mentes, no hallo peleas en sus entretantos, quizás por el horror de la milicia fuera, de los ejércitos esparciéndose por el mundo o por la miseria que cada uno trae consigo en sus espaldas. 24
  25. 25. Elbio Aparisi Nielsen Ura 3 Mi amor corría por la casa cuando la humedad no era más que una variable en el estado del tiempo. El orden en esos momentos era lo primordial, la cláusula en el contrato de alquiler especificaba que debía mantener la cordura y el orden de la casa, cualquier diseño o letrero en alguna pared significarían el deceso del contrato y libertad absoluta para el dueño de obrar bajo sus valores y así echarnos a voluntad. Pero eso era parte de una estupidez que no sabía lo que se venía, era un época donde la guerra no asomaba la punta del iceberg, todos viajaban en un Titanic sin rumbo donde el desastre no era parte del plan masivo de crecimiento y prosperidad. Santiago me recuerda a ella de la manera más peculiar, en la forma de comer, de cocinar, su arte culinario es tan exquisito, mucho queso, verdura, crema, y mi amor es ambiguo, lo quiero por ser lo que es. Carla entiende que debe irritar a Santiago y deja su teoría en la mesa justo antes de partir a dormir, yo lo miro intentando explicar lo que quiso decir Carla, él solo me mira y con la furia del toro, se lanza en su búsqueda, está hirviendo por dentro, veo lo que se viene. -¿Qué has dicho? _vehemente, como suele ser. 25
  26. 26. Elbio Aparisi Nielsen Ura -Nada, solo eso… que el tiempo es solo una mera ilusión. -¡No!, no debes tirar la piedra y esconderte en tu cucha, es lo más cobarde que podrías hacer. El tiempo es una variable relativa, porque no posee una simultaneidad, todo depende de los puntos de vista del que lo observa, aunque hay muchas variables que lo modifican, ¿entiendes? -¡Claro que entiendo, no soy idiota!, eso es fácil de explicar, si tu lectura se basa solamente en lo que dice ese alemán de pelo blanco erizado. Yo digo que mantengo con mi mente un estado de ilusión que no me deja ver la realidad y por ende al tiempo. ¿Cómo explicas que pasa el tiempo más lento cuando lees o cuando corres más rápido?. -Tan simple, la luz viaja a 300.000 kilómetros por segundo, si llevaras un reloj en tu muñeca descubrirías que tu reloj atrasa, incluso tu pelo y tu rostro se verían parcialmente más jóvenes. Hasta la vuelta al mundo atrasa al reloj porque va más rápido. El tiempo puede lograr algo maravilloso. Imagínate dentro de un agujero negro, tus átomos se estirarían deformándote hasta la desintegración absoluta de tu cuerpo, desechándote luego como radiación cósmica. Pero aquí está la cuestión, transforma nuestra concepción del tiempo como un factor numérico modificable. Siguiendo con la teoría de tu caída en el agujero negro, tendrías una eternidad, un instante eterno que te permitiría ver pasado, presente y futuro en una presentización, ¿comprendes lo que es?, verías al mundo perecer incluso a ti misma, todo en un instante y luego puf, 26
  27. 27. Elbio Aparisi Nielsen Ura radiación a la deriva y sin utilidad. ¡Allí fuera hay energías electromagnéticas esperando ser utilizadas mientras seguimos usando los fósiles! -No quiero clases de física no aplicada, además ¿cuál es el objeto claro de la ciencia? -Descubrir los aconteceres de la naturaleza, estudiarlos y llegar a la compresión absoluta del problema, así en su totalidad develar la verdad de la vida y el conjunto milagroso que nos mantiene como unidad reproductora. La ciencia nos regala la evolución desmesurada que no esperábamos, nos agiliza increíbles oportunidades de intentar entender el universo desde un punto racional, aunque la cuántica lo desafíe todo, multiuniversos están en estos momentos conviviendo con nosotros. Es posible que te preguntes cuando leas sobre las cuerdas, dimensiones y universos de otras mezclas elementales todo lo que hemos avanzado gracias a la electricidad y los desarrollos tecnológicos impensados por Tesla y sus amigos. Pero lamentablemente hay intereses detrás de las ciencias y allí entran en juego las farmacéuticas, armamentística y energías, eso me queda grande ahora mismo y tengo sueño. Cuando escucho hablar de esa manera al flaco no veo a Santiago en sí, veo a otra persona encerrada en su cuerpo, ahí conviven dos bestias imposibles de unir por un fin en común, aunque logra caminar ahora que lo pienso y eso es una proeza teniendo tanta discusión interior. 27
  28. 28. Elbio Aparisi Nielsen Ura -¿Cómo logra la ciencia describir a la naturaleza, cuales son sus requisitos?_ pregunta Carla con un tono de elevación que no se cree ni ella. -Entiendo por qué apuntas a eso, es que tu ignorancia no deviene de tu herencia familiar, lo haces porque te es fácil, el que sabe sufre y el que no ríe, así es y será y está claro que conoces a tu especie. La respuesta es algo simple, la ciencia intenta explicar los fenómenos mediante investigaciones y claro está y de aquí viene lo que el pionero galileo implementó, el “experimento”. Pero voy a dejar en tus oídos, un párrafo de Demócrito: “ Por convención dulce es dulce; por convención, amargo es amargo, y por convención, caliente es caliente, frío es frío, calor es calor. Pero en realidad solo hay átomos y vacío. Es decir, los objetos de la sensación se suponen reales y es costumbre consideraos como tales, pero en realidad no lo son. ¡Sólo los átomos y el vacío son reales!”. Vete a dormir con esto último. Carla tiene el asombro y la rabia en sus brillantes pupilas a punto de estallar en algo. Santiago no quiere hablar, le pregunto si quiere tomar un té caliente de hierbas, con un gesto le digo a Carla que se vaya a dormir, todo fue mucho por hoy, la tensión se corta con un hilo. Pasan algunos minutos. 28
  29. 29. Elbio Aparisi Nielsen Ura Santiago ensaya un canto, pero se mantiene pensativo en algo, yo recorto diarios en busca de vocales para coleccionar. -¡Carla!, tengo algo en lo que puedes depositar un tiempo de tu vida en resolverlo y cuando tengas la clave me lo dices, ¿está bien?_ se acerca cauteloso. -Sí, claro, pero ante nada no quiero discutir contigo, me gusta lo que me dices, es muy interesante, pero quiero que sepas que ignoro por comodidad, me siento mejor así, suelta y sin nada que me perturbe, llevo sufriendo mucho._ se juntan, son imanes aislados de titanio. -Si lo sé, Car... ¿¡Qué hace un hombre con un palito chiquito en medio del desierto!?, las pistas son: Yace tirado muerto, con la ramita en la mano, llegó volando y cayó bajo su voluntad. Espero que lo saques algún día, espero no morir sin saber la respuesta._ le dice Santiago sonriendo y descontracturado. -¡Hasta mañana!_ grita Carla mientras acelera el paso a las cuchas. Se sale con la suya como siempre, Santiago cree que lo va a resolver, yo creo que Carla va hacer el intento. La humedad no me deja pensar claramente, menos a ella. Mi té tiene unas hierbas para dormir placido, a veces la junto con otras y alucino cosas que no hay. El episodio no asomó en todo el día es algo raro que no suceda, he esperado mi número durante casi todo el día y no pasó nada. Mañana será otro cantar en el que podré mirar al sol y tener el humor a flor de piel, con las ganas enteras de vivir y respirar, de oler y jugar, porque sigo siendo el niño que llora a su madre cuando la imagina muerta en esas noches de futuros inciertos. La 29
  30. 30. Elbio Aparisi Nielsen Ura muerte me asusta y no quiero que muera nadie, no quiero morir de ninguna manera, porque siento ser parte de todos ellos. La mañana nos regala luz y poca humedad, no es un día para desaprovechar, huele a jazmín del país. Están en silencio, lo que me resulta del todo raro, oigo alguna bomba caer a lo lejos, se oye como el sonido apagado de una colilla de cigarrillo caer al suelo. Es pronto y tengo sed, iré al patio. 30
  31. 31. Elbio Aparisi Nielsen Ura 4 P -¿ or qué te vas, Carla?, siempre me dejas hablando solo. -Nada, sigue en lo tuyo que vas bien._ Carla suena mal. -Espera amor ¿qué tienes?, me tratas mal. ¡Basta de esta mierda!, siempre me cuestionas cualquier cosa que digo. -Déjate de tonterías, ¿yo te cuestiono?. Tu directamente no cuestionas, haces y haces pero al final es nada por nosotros. Todo te lo debes a ti mismo. ¡Hipócrita!, quieres que todos sepan de ti, quieres caer bien, eres una mierda. Viviste lastimándome, ¿ahora qué piensas?, ¿qué voy a estar a tu disposición?, estás equivocado. -¡No puede ser!, esperas siempre a último momento para decir las cosas. ¿No ves qué estoy trabajando en la novela?, no estoy para nimias peleas maritales. Solo quieres interferir en mi, siempre quieres estar donde yo, hacer lo que yo. ¡Basta! Tengo una vida, no debo explicar todo lo que hago y lo que pienso, si pudieses me abrirías la cabeza para espiar lo que pienso y siento. Quieres manipular todo el tiempo y me harté yo también de toda esta mala predisposición para todo. -La que se hartó soy yo, me cansé de los golpes en el escritorio para lograr tu atención, ¡no tengo sexo!, no hay nada que me una a ti. Tu historia, tus ideales y tu 31
  32. 32. Elbio Aparisi Nielsen Ura sueños, ¡son tuyos! Y en eso no puedo interferir, me alejas de los hombres. Me celas, pero no porque me amas, tienes miedo. El mundo no es tu mente, no eres la salvación del planeta, si mueres serás polvo, ¿entiendes? ¡POLVO! -Me hieres mucho, no creí nunca terminar de esta forma, pero hoy no hay vuelta. El respeto quedó olvidado en algún cajón de tu cabeza, al igual que todo lo que pasamos juntos, o te olvidas de esas tardes en que nos hamacábamos en la plaza. Cambiaste mucho, el tiempo te degenero el carácter, no me tratas bien, no me miras, ni me tocas. El golpeteo en el escritorio lo siento una vez por mes, no te mientas y menos a mí, vives para él, no soy estúpido. -¿Qué?, nada hace que nos unamos, esta maldita guerra que me está consumiendo toda. Los recuerdos de nuestros inicios dejaron de aparecer y se suplantaron por esas tardes de humedad en la cucha, donde no nos miramos. Solo estás escribiendo todo el día, yo mientras miro el atardecer y los amaneceres sola, ¡sola!. Mientras lloro por mis perdidas, por la gente que sé que debo olvidar, por seguir un sueño tuyo. No me arrepiento de haberte conocido, me arrepiento de haberte enamorado. -No comprendo como algo así pueda dejar de existir, pero si quieres que sea será, siento que hoy es la última vez en que quiera verte a los ojos. Toma tus cosas y deja nuestra cucha, mejor me voy yo, así no cambias nada. En la cocina voy a estar mejor, o en el patio, ¡donde sea! El egoísmo es algo de lo que no puedo escapar, ¡como de esta puta casa!, así que no me mires, 32
  33. 33. Elbio Aparisi Nielsen Ura no me hables. Desde hoy soy el mueble viejo que odias._determinó Lupho. En las otras cuchas sentimos el dolor ajeno como nuestro, Carla por dentro estalla, puedo sentirla llorar desconsoladamente. Los ojos no merecen posar así en la realidad, deben brillar. Comprendo que la muerte del amor sucede, es inevitable. Nadie supone que vuelva a funcionar, la congoja es algo imposible de ocultar. En el aire se respira el adiós, mi lágrima vergonzosa sale a mirar el evento. Me mira y se mete en el lagrimal izquierdo asustada, no quiere despedirlos, lo ve inevitable, aunque está apenada. Alzo mi mirar, encuentro a Santiago abrazado a la almohada, sintiéndola. Entre las sombras noto ese leve gesto, sus ojos están en blanco, esa es su manera de sufrir. Mece su cuerpo con una perfecta sincronización, lleva la música siempre hasta en estos momentos. Comprendo entonces que su dolo es distinto. Veo culpa, veo algo que por instinto manejo. Prefiero dormir y olvidar, tratar de que mañana sea como otra pelea y que al fin la unión continúe. Me tranquiliza jugar con los dedos, enredarlos en la sabana. Me encanta abrazar la colcha, me siento protegido por la madera fresca de humedad de la cucha. Me preocupa como la noche no me deja alejarme y olvidar. Necesito aire, agua, y mate a largas y tendidas horas/pavas. _ piensa Santiago abrazando a la almohada, acariciándola. 33
  34. 34. Elbio Aparisi Nielsen Ura 5 Desde Platón, la filosofía ha dividido el mundo en dos: el primer plano de los meros fenómenos y el trasfondo de la verdadera realidad. Kant invirtió la división, transformándola en la diferencia entre lo trascendental y lo empírico: el entendimiento humano se convirtió en el trasfondo desde el que se dirigía el absoluto drama de la experiencia. Heidegger denuncia a esta separación platónica como el pecado original de la filosofía. Detrás de la manifestación de los fenómenos de ésta, única y verdadera realidad. Lo único que hay es una estructura trascendental que organiza nuestra comprensión del mundo, incluidas las ciencias y la filosofía, y que precede a nuestro pensamiento: es la forma de la existencia concreta. A esta estructura trascendental Heidegger la denomina Ser, intentar concretar el ser, aunque repleto de un pensamiento mágico religioso a modo de contexto conquistador. Por esta estructura entiende que el cuerpo adquiere el valor de estructura, al ser el yo aquí-ahora. De las interpretaciones varias del mismo existir predomina la problemática existencial, a Carla la conciencia y el tener el sabor amargo de la finitud, la condiciona al 34
  35. 35. Elbio Aparisi Nielsen Ura extremo, en el que la sociedad es un papel ilusorio en su mente, como un solo recurso de compañía, solo eso. Santiago comprende que el amor es esa traba. Alega en su repertorio conocer la frase, “El ser ahí es el ser a quien le va en su ser su ser o uno distinto”. En Carla la existencia misma ejerce en ella el problema de pervivir. Su esencia marcada en agua, relata toda su compleja teoría de la finitud y el límite que conoce en su escasa longevidad, cree saber que va a vivir muy poco. Conoce bien eso de “Ser para poder Ser”, aunque todas las teorías absurdas le quedan grandes. La mutación en los procesos de convivencia depara una gestación de cambio, en los que en un supuesto Santiago lidera la casa y Carla lo ama como condición única de vida. Eso medita Santiago mientras entre los mates desarrolla su pensamiento lateral en busca de alguna solución clara. En el patio se encuentra la paloma negra de los sueños de Helena y alguien al pasar le pide qué hacer de ellos. Santiago juega con los sueños, y descubre al fin que hacer por las noches mientras el mundo reposa inerte en un estado de indefensa entrega. En esa búsqueda volátil descubre que Lupho sueña con su hermana, un sueño de lo más confuso, ve las imágenes de cómo niega hasta el fin, y su muerte que no la ha matado, ve en el fondo de la imagen confusa del aire, que mata a un pájaro azul. Carla perdida por esos oscuros recovecos corre en una autopista vacía, dejando caer sus pensamientos 35
  36. 36. Elbio Aparisi Nielsen Ura al pavimento. En alguna conexión o bajada, Carla despoja a las ilusiones y las condenas a viajar a la playa por la ruta 2, en eso unos ideales visionarios solos se despiden por la bajada a la ruta 9, en el norte descubren que el sueño vale oro y se venden al mejor postor. Sangra mientras corre, la autopista solitaria, la noche que la envuelve, sus lloros desesperados. “¿Hay vida antes de la muerte?” se preguntó un poeta callejero en Londres. Extraño a Bea, la veo por la pared que escribió, en esas letras pequeñas que las caracterizaban. Los recuerdos de las diluciones me hacen reír. Camino para alivianar algunas penas y descubro en la cocina una ronda de mates inexistente. Santiago el cebador reparte plácidamente a cada invitado su mate/mente, entre murmullos alguno logra quejarse, prefiero creer que existen y que Santiago no pierde la cabeza en medio de la noche con la nada frente a sus ojos y acompañándolo, o con sus ilusiones traspasadas a un espejo real que también es una apreciación posible. 36
  37. 37. Elbio Aparisi Nielsen Ura 6 En la ventana el hambre corre como continuidad visual. En la cual no hace diferencia con lo quiere toparse, el hambre es la alfombra roja de esos ricos que manejan eso que se vislumbra detrás del vidrio. Allí donde la mujer esmirriada y fea reposa entre llantos y lamentos sobre la desolación junto a un pajarito muerto, que lo mira y lo quiere, que lo quiere comer rápido para no sentir dolor, por él. Ella apartada de toda su dignidad, pluma a pluma descarta toda humanidad posible, o todo valor imperativo impuesto, para saciar su hambre de 40 días o su sed de interminables ataques. En ese alféizar reposan los dos codos de Santiago, observando con la admiración de un film, el acontecer diario, más quisiera que se trate de una película en una tarde de evasión. -De esto guardo las cenizas_ dice entre recuerdos. -De toda esa gente guardo la dignidad, porque la quiero para mi, felices de perder._cierra los ojos en el primer bocado de aquella anciana. Santiago aguarda la llegada de la moral por parte de la verdadera amiga, Mariana Trattore. Ella lo conoce de la manera que debe ser. Las noches, las imperiosas charlas que lo ponían en jaque con su propia moral lo acusan hoy de no tenerla cerca. La guerra los separó 37
  38. 38. Elbio Aparisi Nielsen Ura por esas cosas que nadie comprende. La muerte, el hambre, todas las justificaciones que existen al momento de asesinar sin justicia que pese. Ese maldito juego en donde todos aprobamos a la muerte dudosa, a los sitios ajenos, al dolor, del emergente social o a la exclusión de la humanidad. Los pájaros de lata en bandadas continúan sobrevolando la ciudad, el cielo azulino protege a las estrellas y el sol irradia toda la radiación es esos mares de calor. Una bandada de verdaderos pájaros comparte la media circunferencia pero estos no dañan, embellecen al mecerse de un lado a otro como buscando un origen y ahí Santiago Valles canta con la suavidad de una caricia y esboza palabras sinceras al oído del mundo, para que lo oigan o se oiga el mismo, ¿qué más le da? “De la plenitud de tu abrazo, hoy me valgo. De los sonidos ásperos, retiro la solloza tristeza y entrego en tus brazos la sincera partida. Confío en tu plenitud, lejos muy lejos de aquí, Donde el alba reposa de una mano y esa mano se apoya en tu hombro, A la llamada de Mariana Trattore…” Carla lo observa de cerca, dentro de su oreja, en la laguna del interior de su oído, detrás de la cera, vibran las palabras de añoranza de Santiago, su compañero su amigo, su voto de vida dentro. Las facciones contraídas marcan que el orgullo le invade cada poro de piel. Santiago ve crecer la hierba de los 38
  39. 39. Elbio Aparisi Nielsen Ura escombros, nota en el fugaz meditar que la vida tiene el sentido claro de extrañar la amistad, de poseerla hoy en sus ruegos cantados. Algo de amor lo roza, algo de dolor lo deja ensimismado con la propia gota inerte de agua, que en el lagrimal decide reposar hasta un nuevo sollozar. Al final la vida es un accidente trágico pero instantáneo. 39
  40. 40. Elbio Aparisi Nielsen Ura 7 A Santiago. Amigo, es que a causa de mi mente volátil y facilmentedesconcentrable con grandes excesos de amiquemeinportismo de mi vida, es más probable mi tristeza y debes saber que es cuando me mareo al salir a la calle y tengo miedo. Paso a ser invisible, insensible, imperceptible, me deshago. Solo pocas y hermosas personas me hacen sentir valiosa, importante y debo agradecer, agradecerte, agradecerles, no hay que hacer referencias, ¿no? En este momento aparece Artaud: “Dentro de diez años seré comprendido por esos que hoy harán lo que ustedes hacen. Se conocerán entonces mis témpanos, se verán mis hielos, habrán aprendido a desnaturalizar mis venenos, se descubrirán entonces los juegos de mi alma. Entonces mis cabellos estarán condensados en cal, todas mis venas mentales, entonces se observara mi bestiario, y mi música se habrá transformado en un sombrero. Entonces se verá salir humo de las juntas de las piedras y ramos umbríos de ojos mentales se solidificaran en glosarios, se verán entonces caer aerolitos de piedras, entonces se verán 40
  41. 41. Elbio Aparisi Nielsen Ura sogas, entonces se comprenderá la geometría sin espacios y se aprenderá lo que es la disposición del espíritu y también se comprenderá porque mi espíritu no esta aquí. Entonces verán agotarse todas las lenguas, disecarse todos los espíritus, entumecerse la totalidad de las lenguas, las figuras humanas se achataran, se consumirán como siendo chupadas por ventosas secantes, y esa tela lubricante seguirá flotando el aire, esa tela lubricante y cáustica, esa membrana de doble espesor, de múltiples grados, de incontables grietas, esa membrana melancólica y vítrea, pero tan sensible, tan adecuada también, tan capaz de multiplicarse, de desmontarse, de volverse sobre sí con sus irresueltas reverberaciones de grietas, de agudos sentidos humanos, de estupefacientes, de irrigaciones penetrantes y venenosas, entonces todo les parecerá bien, y ya no será preciso que yo hable”, ¿qué me pasar a mí dentro de diez años?, ¿quién descubrirá mi bestiario?, ¿el tuyo cual es?.El aire que falta, que falla en mi cuerpo, en el tuyo, en el de ella, ¿dónde está el aire qué se puede respirar? Hay alguienes que queman mi oxigeno, el tuyo, el de ellas. Hay una línea tan delgada entre el ser y el quiero serlo, todo lo que quiero tan lejano. Ahora, Artaud “En el alienado hay un genio incomprendido que cobija en la mente una idea que produce pavor, solo puede encontrar en el delirio un escape a las opresiones que le prepara la vida”. Se suponía que a esta hora tenía que sonar el teléfono, pero ya es todo tan predecible, la magia se esfuma y no puedo luchar en contra eso. ¿Hay magia amigo? Te adora, Mariana Trattore. 41
  42. 42. Elbio Aparisi Nielsen Ura 8 E - s algo de lo que nunca hubiera esperado poseer respuesta, ¿me entiendes Carla?, (Su rostro enseña el sombro o felicidad asistida, se deja entrever que algo lo ha dejado obnubilado). -Es solo eso, ¿qué esperabas?, una simple carta. Pero por no conocer el contenido, no poseo la alegría que hoy te enciende, hay mucha luz en tu despertar. Me contenta tu contento. (la facilidad de las palabras, la difícil forma de expresarse aumentan en Carla). -Es saber que la verdad corresponde a otra variable, no quiero llegar a la mecánica del movimiento, de los aconteceres, comprendo que el azar, o las conjunciones divinas ejercieron algo de ellas sobre este sobre de papel. ¡Ha cambiado todo!, porque la lógica demora pero al fin llega con el mensaje de la otra parte que sin tiempo funciona en nuestras mentes. ¡Todo termina!, la guerra de los cien años, la de los veinte, las de los cuatro, son solo años que al traducirlos, no son más que días en nuestra vida. Juro volver a sentir, el aroma de la tierra recién pastada, los granos infinitos del arenero de la plaza, las hojas del libro de antaño en mi olfato natural y placentero, los calores veraniegos, la ropa recién lavada, las balas y los golpes de las protestas por el bien común, la paz. Juro volver a jurar a mi bandera. 42
  43. 43. Elbio Aparisi Nielsen Ura (Carla quiere decir algo que lo contente y le de más fuerzas, decide luego de meditar entre los silencios tan llenos de vida y amor que es mejor callar la emoción contenida). -Santiago, sabes que el aquí y ahora es solo un modismo, conoces de lo que te hará valioso, posees la gratitud de embelesar con tu canto y esa brillante expresión que cautiva, tu rostro, tus ojos quiero decir. ¡La vida! o esos vestigios de la vida te están enseñando que vale todo, que nada escapa a la razón, ni la señora deshojando la paloma, ni los escombros partidos de la escuela porque me enorgullece compartir mis días finales o iniciales junto a ti. ¿La ayuda? llega en el momento que menos se espera. ¡Como todo!, ¿no?... ya llegará el momento de marchar._ dice afligida por dentro sonriente por fuera. (Santiago estudia a Carla, mueve su ceja izquierda, se detiene en su observar en la comisura de su labio y retiene el aire durante un minuto, ella suspira hacia otro sitio). Le recuerda tanto a Mariana, prefiere no decirlo porque no hay comparaciones. Solo asiente y observa de la manera que nunca creyó observar a Carla, con amor, o con deseo. La necesidad de expresarle amor depara en el beso en una mejilla que ni el comprende al darle, simplemente le oprime los pulmones de nervios. Los colores de las descoloridas paredes brillan de esplendor al descubrir la luz. La mesa que une a todos en la cena espera por la limpieza, mientras 43
  44. 44. Elbio Aparisi Nielsen Ura que Santiago y Carla velan por el inexistente amor. La duda general se imprime en el aroma de las situaciones junto a una clasificación. Lupho escribe como siempre, continúa con su obra maestra, su plena desinformación de la realidad deja en evidencia que el amor puede recorrer otros sectores de la casa, quizás hallando algo de lo que se arrepentiría por el resto de sus días, ¿podría vivir mucho tiempo sin amar a esa pequeña mujer? 44
  45. 45. Elbio Aparisi Nielsen Ura 9 El mundo físico todavía está allí. Es el parapeto del yo el que mira y sobre el cual ha quedado un pez color ocre rojizo, un pez hecho de aire seco, de una coagulación de agua oceánica que refluye.Pero algo sucedió de golpe. Nació una arborescencia quebradiza, con reflejos de frentes, gastados, y algo como un ombligo perfecto, pero vago y que tenía color de sangre aguada y por delante era una granada que derramaba también sangre mezclada con agua, que derramaba sangre cuyas líneas colgaban; y en esas líneas, círculos de senos trazados en la sangre del cerebro. Pero el aire era como un vacío aspirante en el cual ese busto de mujer venía en el temblor general, en las sacudidas de ese mundo vítreo, que giraba en añicos de frentes, y sacudía su vegetación de columnas, sus nidadas de huevos, sus nudos en espiras, sus montañas mentales, sus frontones estupefactos. Y, en los frontones de las columnas, soles habían quedado aprisionados al azar, soles sostenidos por chorros de aire como si fueran huevos, y mi frente separaba esas columnas, y el aire en copos y los espejos de soles y las espiras nacientes, hacia la línea preciosa de los senos, y el hueco del ombligo, y el vientre que faltaba. Pero todas las 45
  46. 46. Elbio Aparisi Nielsen Ura columnas pierden sus huevos, y en la ruptura de la línea de las columnas nacen huevos en ovarios, huevos en sexos invertidos. La montaña está muerta, el aire esta eternamente muerto. En esta ruptura decisiva de un mundo, todos los ruidos están aprisionados en el hielo; y el esfuerzo de mi frente se ha congelado. Pero bajo el hielo un ruido espantoso atravesado por capullos de fuego rodea el silencio del vientre desnudo y privado de hielo, y ascienden soles dados vuelta y que se miran, lunas negras, fuegos terrestres, trombas de leche. La fría agitación de las columnas divide en dos mi espíritu, y yo toco el sexo mío, el sexo de lo bajo de mi alma, que surge como un triángulo en llamas.” Santiago no para de leer, ama a Artaud, lo ama con las letras de literalmente. No tendría que haber trascripto el texto de Antonin, pero me veo forzado, su lectura apasiona, y creo que te apasionará de igual forma. "¡Cuando él habla de la vida, es del fuego que habla; cuando nombra el vacío es la quemadura que provoca el vacío, el ardor del espacio en carne viva, la incandescencia del desierto!"_decía a sus tres amigo/as de la lectura surrealista, entre ellas Mariana. >>La locura no declarada de Antonin. Santiago sabe que su yo central va a ser despojado, no quiere su cuerpo, pero a la vez cree en la ciencia. Es de lo más controvertido que me ha tocado escribir. 46
  47. 47. Elbio Aparisi Nielsen Ura A su vez, Lupho genera la forma de no escribir, algo que cualquiera pensaría absurdo pero el eje central vira en la inconexa conexión de los significados. Sus hojas traducen el estado de ánimo circunstante en su alma o en sus neuronas o cargas eléctricas/químicas mínimas, nadie sabe que pasa realmente allí dentro. Ni yo. Sepan disculpar mi dicción es que la emoción me apura. 47
  48. 48. Elbio Aparisi Nielsen Ura 10 Sin Bea todo se desvanece, en las penumbras de mi propio ocaso. Muero en la imperiosa agonía de Borges sin Viterbo. Dejo mi estado de animal furioso porque no me satisface en lo más mínimo. El domingo me costó mucho despertarme, pero hoy la pesadez es diferente, mi interior nasal se encuentra repleto de mucosidad, es molesto, lo sé, pero hay despertares mucho peores, sin ánimos de vivir siquiera. La cabeza me estalla en un sinfín de dolores, creo que estoy resfriado, de haber sido por el sueño de rodear el universo en un viaje personal estaría agotado pero contento, pero ahora nocturno lo estaría mirando a Bea caminar, pero no salgo de la casa, más que para comprar lo que necesitamos. Hoy Carla tuvo el episodio número 356, todas las situaciones que se generan en cada episodio son diferentes, nada resulta común en el segundo de recostarla y dejarla tomar el control de la “cosa”. Lo único colectivo, cooperativo es que al final recita los números que nos convierten en los más felices, porque es el síntoma de la mejora, ya que la inutilidad de los números es claramente evidente. En algunas noches de pocas estrellas, en esas noches frías de quemas de libros, recitamos 48
  49. 49. Elbio Aparisi Nielsen Ura cuentos, leemos ensayos, de los libros que quedan aún por quemar. La guitarra funciona como el eje fundamental, como Pablo y la piedra angular de la iglesia, o Florencia, la ciudad del arte, aunque no sé si hay fundamentales. En algunas ocasiones nacen temas globales del tipo fundamentalistas, pero la esencia es la misma, compartir todo lo que podamos mientras no dormimos. Ayer tuve la rara percepción de que algo iba a cambiar, la humedad se mantiene, lo que no tiene estabilidad es la casa, algo dentro de ella no tiene sentido. En el exterior puede que cambien las cosas, la libertad se acerca pero nadie se da cuenta, en realidad porque no se lo dije a nadie, igualmente no lo voy a comentar, son suposiciones inciertas. Un cuadro apresa mis ganas de moverme, de correr por la casa. Tengo ganas de viajar, de conocer todo lo que admiro en esa pintura. El mundo prefiere que nos asemos en algún fuego provocado por la milicia. Debido al piso inestable de la habitación contigua nos vimos forzados a construi,r lo que actualmente denominamos las “cuchas”. De ahí las reglas, los suspiros, como el “perdido” de Carla. Ayer noté uno nuevo, “el desamparado” de Santiago, que en estos días parece no habitar más que con su envase, la casa. Lupho por fin habló, por la mañana digno a su dicción, -que desparramar palabras al viento-, mientras miraba por la ventana del patio, junto a mí, el nuevo haz de luz que iluminaba las ramas que 49
  50. 50. Elbio Aparisi Nielsen Ura dibujan sombras. En ese encuentro inusual, para mí, me contó lo mucho que ama a Carla y lo mucho que sabe de lo que siente ella por “él”. Pero noté en las inextricables (por momentos) palabras, que dudaba de algo, es de común saber (dentro) que la relación con Carla no es muy buena. Igualmente algo más hay detrás de toda esa fachada irrompible que expone Lupho. Por instantes parecía quebrar, pero no se lo permitiría ¡nunca! romper en llanto, y menos que yo lo consuele. Esa es la condición para acceder a Lupho, no molestar, dejarlo ser y ser-ahí, él, solo, puede con sus cuestiones existenciales. No lo noté bien de salud, escupía sobre un pañuelo a cuadros restos de algo rojo, quizás no tendría nada, suelo preocuparme en vano y le pregunté que era, no contestó nada, solo siguió tosiendo, hasta no aguantar e ir al baño. El día resbala con la sagacidad de un felino sobre el vidrio del techo, ese vidrio que ilumina en las tardes radiantes y oscurece en esas tardes de nostalgia y llanto. 50
  51. 51. Elbio Aparisi Nielsen Ura 11 Del exilio: Francia sufre por dentro, toda junta, llora la pérdida de civiles indefensos. Es de lo más crudo, según la fantasía de mis sueños, alguien logra gobernar la verdadera Francia a pie de palabras y dones naturales o sociales. Mis abandonados sueños se convierten en muertes mentales, dentro de mi gran muerte real e inequívoca. Del humanismo tomo la verdadera esencia, lo que es humanista no está en mis venas. No poseo más que la visión, cruda visión de la realidad desaprensiva. Mi madre llorará mi partida cada día en que no me contienen en mi habitación. Ahí donde el amor fluyó, en esa cama de acolchado de elefantitos celestes y aviones colgando. Mi padre desde los dos metros y medio de tierra llorará por no haber vivido lo suficiente. Guardo el exilio de mi muerte, guardo los recuerdos en la ventana y los reflejos en cada niño enfermo, y vuelvo a mí, a sufrir nuevamente el verdadero (reitero), calvario. Desde donde el vidrio nubla, desde donde se nublan los valores y la vida misma. Aguardo la noche, aguardo la charla fácil. Mi abuela habrá muerto y quiero hablar de ello. No dan las cuentas. Ni los años lógicos de longevidad. 51
  52. 52. Elbio Aparisi Nielsen Ura En la casita de Canelones solíamos reunirnos, familia entera, en esos días no pasaba el metro cincuenta, pero registraba con la precisión del relojero cada instante porque sabía del futuro. Siempre fui consiente de que la vida es un solo camino inoportuno, tan independiente con los demás y con un mismo. Los frutos de las plantaciones me hacían doler el estómago de tanto deglutirlos. Corría por el bosque que mi abuelo había plantado, y lloraba en su regazo cuando me tropezaba con alguna ramita. Desde los momentos en que la conciencia afloraba (cerca de los tres años) recuerdo cada día en que compartí con mi abuelo las meriendas en esos días de sol y poco viento con placenteros atardeceres de ensueño. Miraba el reloj impaciente esa tarde en que lo vi morir frente a mí. Fue en una mañana de puro agua, en donde la cortina no dejaba ver ningún horizonte y la visibilidad era tan escasa como lo es ahora mi libertad. En una parte de la granja mi abuelo trataba de guardar el tractor, la lluvia había tapado el campo de ese manto líquido que nos da vida y nos mantiene alertas. Con la fuerza de un toro en riña movió el tractor al centro, donde no se mojaría las partes débiles de la máquina (su sustento), en tanto yo buscaba mi abrigo para ayudarlo o intentarlo al menos. Un sonido muy particular que no identifiqué al principio invadió mis tímpanos, acto reflejo corrí en su busca, desesperado con un puñal clavado en mi pecho, temía lo peor. Abrigado hasta los ojos salí, el resbalón me detuvo un segundo, justo al momento que oí el segundo estruendo aún más desgarrador que el primero, fue ahí cuando el miedo se 52
  53. 53. Elbio Aparisi Nielsen Ura adueñó de mis actos reflejos y no pude gritar, gritar tan fuerte para que la policía llegue, para que los bomberos lo salven. La electricidad que nos abastecía o lo abastecía en sus arduas luchas con el campo, la casa y la familia, lo había asesinado fríamente, sin preámbulos de despedida. Una gran descarga junto a un rayo mal direccionado provocó la repentina e inoportuna muerte del lazo afectivo más fuerte en mi vida. Mis ojos color tierra quedaron al ver como se iba su cuerpo en esa madera-cajonada donde reposan los cuerpos inertes de mis seres queridos, ahora aún más de lo que esperaba. Mi abuela enojada con la vida vendió la casa, se mudo a Venezuela, rehizo su vida con un hombre más joven, tuvieron un hijo, volvió tras separarse, vivió con mi madre y ella luego de no aguantar más los gastos la envió a un asilo, donde creo, falleció... sigo sin saber de ella. Me quedan hoy-ahora esas cosas simples donde reposar. Miro en determinados momentos la manecilla de los segundos en el reloj de pared a punto de estallar por la humedad, y trato todas la veces de aguantar más de un minuto, me irritan los tic-tac. Cuando el calor apremia, me siento con la fuerza de la gravedad sobre las baldosas frías y succiono de la bombilla matera, litros y litros de la fina hierba, presenciando todos lo acontecimientos que en algún momento relegaron felicidad sin medidas o normas. Pienso también y dejo estirar las patas de mis pensamientos laterales cuando lijo madera, corro, lavo los platos o barro la suciedad acumulada para pasar el tiempo. Y si no fuera poco, manejo mi destino con las 53
  54. 54. Elbio Aparisi Nielsen Ura cuentas sucesivas de los azulejos, las letras de los subtítulos de las películas americanas, las sombras, manchas de humedad (que sobran), la gente que pasa, aviones, pájaros, y demás objetos que alimenten mis esperanzas en cada (plegaria a manotazo de ahogado) momento en que creo rozar la locura, o lo que yo creo que es la delgada línea entre la verdad y la ficcionalización de mis actos o pensamientos proyectados junto al resto del mundo. Y recuerdo cuando mastico la borra del café encontrando la pasividad, o cuando mi enojo sobrepasa mis límites de expresión mundana cierro los ojos y recito dentro de mí palabras que empiecen por ejemplo con la letra “A” y dejo pasar ese diccionario poco extenso al contar la pocas palabras que poseo en mi vocabulario, para encontrarme con que la paz yace en la frente, acariciándome la piel que me logra dormir tranquilo. Y me toco el ombligo y doy vueltas por minutos eternos con la yema del dedo por ese agujero interminable que en algún momento dentro de ese inframundo me dio la comida necesaria para vivir, y ser, que ya es mucho. Entre tanto recuerdo, revivo, el transporte público del Uruguay, donde en cada mañana en el traslado al trabajo, miraba todos los rostros presentes del colectivo y clasificaba, buscándoles los trabajos perfectos, acordes a cada tipo de expresión, y en las parejas más parejas del mismo colectivo, porque uno realmente no sabe si el verdadero amor se encuentra junto a uno, en un asiento de transporte público o en la cama donde cada mañana despierta preguntándose si en verdad es el compañero/a o enemigo/a. 54
  55. 55. Elbio Aparisi Nielsen Ura Por esas razones que hilvana la realidad me regocijo de contento cuando un gato me elige de amigo y se recuesta junto a mí o sobre el regazo, y ni hablar de lo locos, esos locos del barrio al que todos los vecinos cuidan. Me eligen por afinidad, por coincidencia o solo por mera costumbre. Me hace más razonable la elección como un par, como esa persona que los escucha y aconseja, pese a los rechazos (comunes) y violentas reacciones. Y entiendo en esas cavilaciones que mi locura no envidia a la de ellos, frente al espejo soy uno más que esos gestos no justifica. Mi exilio data del Uruguay y sus tiempos cambiados, en que la política no era más que “política”. Mis principios, mis valores devastados, mi dignidad desecha fueron quienes me alejaron por un instante para alojarme en el país donde la liberación no era más que un voto de esperanza a punto de morir en un grito desgarrado por las balas, esas balas que según Galeano no valen. Donde los nadies cuestan menos que las balas que los mata. Benedetti, Vilariño y Onetti me ilustraron de modismos que desconocen los inciertos, me abrieron el mundo en dos para que lo leyera sin absurdas mentiras, siguirán haciéndolo en un futuro de balas blandas y bombas de chocolate. ¿Qué tengo para decir del exilio al final? Es probablemente uno de los sabores más amargos y encontrados que existe, reconozco que debería ser natural, de hecho somos aún siendo capitalistas, caminantes empedernidos sin meditaciones. Pero debo 55
  56. 56. Elbio Aparisi Nielsen Ura decir también que las conquistas interiores son calvarios similares a los exterminios eclesiásticos, nada nuevo suple a nada anterior pero nada de lo nuevo puede ser atacado por algo de lo anterior. Convivo en una rueda de exilio que no termina, hoy extraño Uruguay, mañana extrañaré Francia y sus olores, lo que me transforma es un eterno exiliado, ya nada puede volver a ser igual. 56
  57. 57. Elbio Aparisi Nielsen Ura 12 Por esas interesantes historias, me informé de los anteriores viajes de Santiago. Pude espiar mientras escribía. Las variaciones del destino lo hundieron aquí, pero realmente su viaje significó una deserción de lo que nunca apoyó. Su autoflajelo fue la vida en distintos terrenos que nunca hubiera imaginado experimentar como propios. De Irlanda, la isla del Atlántico surco Dublín, corrió en un suspiro sobre el mar de Irlanda para llegar a Liverpool. Londres a un paso fue solo el día de recorrida. Por el paso de Caláis nadó sin necesidad de pulmón artificial, su aspecto siempre dictaminó que de la estética se apartaba pero del deporte algo sustrajo acercándose. Y en la siguiente secuencia visitó Praga, Varsovia, Moscú, Tigris, Bakú donde el mar Caspio en un descenso casi lo devora, Ankara, luego Tirana - mar Adriático por medio, Turín, Berna y al final París. De todas las culturas no absorbió nada de lo que realmente debería de haber guardado como precioso. Inculto por naturaleza, dignó su última cuota de dignidad a estudiar. Leyó a Dante “infernal” y el clásico Ulises de Joyce, en el cual entendió que podía comenzar a hablar con las demás personas o por lo menos a discutir alguna idea básica y mundana. Luego ampliaron su mundo de 57
  58. 58. Elbio Aparisi Nielsen Ura palabras Émile Zola con sus veinte volúmenes, Dick, Huxley, Eurípides, Salinger, Marechal, Lovecraft, Mann,Poe, Melville, Stendhal, Shelley, Musashi, Kierkegaard, Pío Baroja, James, Hemingway, Lorca, Unamuno, Casares, Verne, Dostoievski, Brontë, Conrad, Goethe, Lucrecio, Rojas y Borges, más sus coterráneos. Me comentaron de Carla, que los equívocos y azarosos movimientos la dejaron varada en la acera de la casa vecina, pero realmente a ciencia cierta no conozco nada de ella, esa fue su manera de llegar, pero su pasado es desconocido. Lupho parece haber llegado adosado a la espalda de Carla, fue instantáneo, uno detrás del otro, para hablar nos comunicamos por el lenguaje de las miradas, casi no nos dirigimos la palabra, al inicio claro está, luego algo surgió. Por esas mañanas iniciales nos cruzábamos y con solo ese choque lográbamos comunicarnos, Lupho en realidad nunca adoptó la forma, porque se dedicó del primer instante a escribir sus memorias. Nunca di un Peso, Dólar, Olbia, Reichs, Marco, Rupia, Austral, Lek, Florín de las Antillas Neerlandesas, Dram, Franco, Rublo Bielorruso, Kyat, Real, Peso Chileno, Won norcoreano, Won surcoreano, Shequel, Dirham, Nakfa, Corona Eslovaca, Peso Filipino, Quetzal, Lempira, Libra esterlina, Yen, Rupia mauriciana, ni Chelín Somalí por Lupho, pero su tenaz constancia me dejó boquiabierto al descubrir que no dejaba de escribir nunca. En tantas ocaciones lo vi destruir infinidades de textos completos que no le eran de agrado. Pero comprendí con la variación del tiempo en mi cerebro, 58
  59. 59. Elbio Aparisi Nielsen Ura que la constancia encerraba la perfección del dolor introspectivo, que devora en cada escrito su alma atareada de tanta quietud. Lupho desciende de la estirpe de marineros que en sus épocas de gloria se regocijaban con los tesoros de los navíos en desuso bajo el mar y sobre la mar. El no cuenta nunca lo que sucedía en los barcos piratas, en esas conquistas inglesas (que los caracteriza a los Ingleses) donde el capitán del barco era una leyenda viva, donde los marineros recorrían los mares del Norte, Adriático, Cantábrico, Jónico, Pacífico, de Lujuria, Atlántico, por el solo hecho de vivir la aventura, y como quien no quiere la cosa, recibir parte del gran botín, guardándose un nombre en la historia de la mar infinita. De su historia reniega cuando puede, Lupho quiere a la literatura y la literatura lo quiere a él como a un hijo. Son madre e hijo enlazados en ese amor insoslayable. La hoja es el objeto de culto, la savia vegetal una bendición de algún Dios para que él pueda escribir su revolución lingüística. Me aterra saber tanto de sus vidas, porque comprendo que no tengo registro de la mía como algo perfectamente mío. Eso de los demás me atrae, por eso siempre mantengo mi postura cómoda de no opinar, no criticar, no discutir, porque el placer de no interferir en nada es único, como el sabor de la observación. Soy el paño frío, lo que llaman “compañía”. 59
  60. 60. Elbio Aparisi Nielsen Ura 13 Fundidos todos, toditos en una masa, conviven, porque la guerra los depositó en el lugar donde las bombas no caen, rozan. Donde la vida y sus penurias diarias ensayan su obra teatral día a día, sin ese descanso del que hablan, “la paz”. El orbe fundido por las balas, me enseña la pictórica imagen del pintor holandés Von Essen, que a semejanza de la realidad esboza líneas y puntos rojos. Donde debería encontrarse la madre de las estructuras, se halla acero bien fundido, en un símil a la flor marchita de Romeo, después de creer muerta a Julieta. Y sobre las bases del Arc de Triompee junto a sus piernas hay una infinita tropa de insuficientes milicianos, enseñándole a los sobrevivientes el poder de sus mal empleadas capacidades y cantidades exorbitantes devenidas de los gastos públicos pagados por ellos mismos tiempo antes, con el gozo de la autoridad mal empleada y la cara dura de un pueblo dividido. La milicia, conjunto de violentos ciudadanos alistados en el pedante ejercicio de matar -ipso facto- robando vidas ajenas, sentimientos ajenos a 60
  61. 61. Elbio Aparisi Nielsen Ura personas inocentes cierran la macro imagen de la ciudad tomada y de los temores que surcan el aire. Ahí, dentro los labios conversan, las manos danzan en las conversaciones de ciencia. Ayer alguien discutió con otro alguien. En los escabrosos limites de la inmoralidad transitan, Carla; Santiago; Lupho. La fachada de la casa transpira injuria en excesos, la puerta principal de dos metros por uno y medio junto a sus ventanitas, emana belleza. Los ladrillos a la vista, las dos ventanas, una de la sección somnolienta, otra de la habitación oscura, en la que nadie puede pasar más de un minuto dentro, ambas dan a la calle. Sobre la habitación oscura ellos dicen que habita la maldad de la guerra, porque según sus entendimientos quizás algo mágicos, es un ente físico o más bien químico, que obra con conciencia, por eso le temen mucho. Razón por la que rezan antes de cada comida en la noche. Las hormigas tienen un nido en la puerta principal, que cada uno debe sortear al salir una vez a la semana a retirar del mercado la comida. Alguna vez Carla les dejó unas hojitas para que coman, alguna otra vez Santiago les dejó fideos pero al parecer solo chuparon el tomate y se pudrieron en la continuidad de la intemperie. Lupho difícilmente compre junto a los demás la comida, le teme a la gente sufre una disfunción de su aparato interno de comunicación con el mundo exterior, algunos lo llaman “Fobia social”. Fobia o Fhobos del dios griego al que no le importaba nada salir a caminar, porque no tenía de que preocuparse, vivía en un 61
  62. 62. Elbio Aparisi Nielsen Ura castillo de cristal aunque sí quería catalogar los nuevos males. Los hombres adoptan el miedo, muchos se alejan odiando a la civilización que los vio nacer otros desprecian la vida y Lupho adopta en cuerpo y alma a la fobia por amor al arte, eso lo lleva a tener todo tipo de trastornos, Barofobia (Miedo a la gravedad), Eicofobia o Oicofobia (Miedo a los alrededores del hogar), Enetofobia (Miedo a las multitudes), Osmofobia o Osfresiofobia (Miedo a los olores u hedores), Parascavedecatriafobia (Miedo al Viernes 13), algunas de ellas las pasa inadvertido cuando se olvida, pero no tiene la intención de revertir ninguna de sus múltiples posturas. Creo que la naturaleza de sus patologías tiene que ver con sucesos irresueltos, aunque es probable que un cuarto de la población global padezca ciertos puntos de conexión con Lupho, puede ser un mal del nuevo milenio, pero nuestro amigo cree que vale más su obra que la vida que lo hace mantener el aire y la energía para elaborarla, es curioso como ellos se comportan así, en definitiva el pensamiento es fruto de la escencia violenta con la que están configurados en sus genes en parte bacteriales. Carla prefiere ignorar, enterrar y olvidar, llorar y vomitar, lo hace a escondidas pero yo puedo verla. En algunas de esas cuatro mañanas por mes en que compran lo indispensable para sobrevivir, Santiago cuenta lo que dentro se tornaría como imposible, 62
  63. 63. Elbio Aparisi Nielsen Ura habla de su vida y sus sentimientos verdaderos. Se quita la capucha del dolor, los abrigos de la tristeza y los pantalones de los prejuicios, su desnudo también es real cuando intenta perturbar a los milicianos. Ella lo escucha embelazada con su voz y dicción, con sus ojos y expresiones, es que a Santiago lo quiere demasiado (como dice a veces y en voz baja) y entiende, esto último más por cuestión de espejo que por otras razones de empatía. En el mercado, solo en esas cuatro mañanas, hablan y ríen, corren, juegan, se divierten como infantes sueltos y energéticos, en las calles desoladas les entra la necesidad de libertad, en esas cuatro mañanas son almas sin humedad y dolor (aún así caminando entre los muertos), al caer la noche ingresa el pesar de los días en sus nucas, y el recuerdo se hace más pesado aún que antes, pero vale la pena respirar. Allí fuera Carla no es Carla, es algo distinto, no comparte la amargura de la compañía eterna, se abre como un libro en la playa. Carla allí fuera es una estrella oscilante, que irradia potentemente a todas las demás almas en pena o en gracia para que no se enfríen, más en pena que en gracia esas pobres almas vagantes. Y en cada larga e intensas vuelta a la humedad, se charla la verdadera razón por la cual, una es esposa de uno que no quiere esposa y el otro es exiliado sin amor a sí mismo. Porque en cada vuelta a casa, al volver Santiago le propone obrar por ella y la maneja en un destino distinto cada vez y de sonrisas o 63
  64. 64. Elbio Aparisi Nielsen Ura suspiros. En algunas ocasiones deambulan por los edificios destrozados, las enormes iglesias devastadas, el puente quebrado, las aceras rojas de muerte (que en una línea amorfa le enseña al dehambulante un sentido lógico de matanza, un hilo de dolor extinto o aniquilado), y caminan por los pastos amarillos, las casas tomadas por la milicia, las escuelas incendiadas, la biblioteca herida, los monumentos derrocados, y notan que los muertos en fila en el asfalto son el emergente de toda esa ignorancia, de todos esos reclamos injustificados que privaron a millones de objetar en contra de sus principios. Pero ya sabemos lo que significa la democracia en un gobierno de facto que prefiere a una cabeza dirigente a un pueblo colmado de respuestas. Asco, me dan asco, lo siento... ellos... ...viven todo como propio, porque sufren por la gente que combatieron con sus vidas, soñando una Francia sin rencores y un mundo sin asesinos. Saben que los violentos velan por esos lugares en lo que no dejaron ni ruinas, para que la cultura desaparezca de las intenciones del pueblo y se vuelva un híbrido puente hasta la limpieza generacional de pensamientos... asco me dan, pedazos de escoria sin brújlas mentales... ¿cómo pueden permitir la limpieza de los valores morales?... 64
  65. 65. Elbio Aparisi Nielsen Ura Siempre en cada uno de los cuatro días de compas del mes recuerdan rezar su rezo, porque tienen su religión, profesan “LEX NON SCRIPTA” lo que traducido de la lengua madre sería algo como “la ley no escrita”. Su ley siempre comienza donde termina la otra, buscando la inserción en el final y desmembrándola hasta el inicio, para fecundar su verdad, les alivia tener como responder a lo que los rodea, cada mañana de esos cuatro días de cada mes. En definitiva, la ley no está escrita por lo que en realidad es un cúmulo de ideas tranformadas en lenguaje para aliviar la tensión del sometimiento y generar una serie de códigos que desaparecerán al emigrar a la realidad natural. Una sola vez se miraron a los ojos sinceros, sin los preámbulos comunes, una sola y eterna mirada les bastó para saber que pasaba en esa única y emotiva imagen del recuerdo, a la que no se atreven siquiera a recordar. Nunca vuelven por donde salen, llegan del otro lado, en algunas oraciones casi pierden la vida por respetar sus códigos, en una oportunidad Santiago mató a golpes a un soldado de la milicia por atrevido. A Carla no le gusto que la tocasen y Santiago no le gustó que toquen a Carla y mató a golpes de loco a ese estúpido soldado en el silencio de la madrugada. El respeto de la milicia lo deja pasar por alto, solo por haber defendido un valor propio, o una mujer desprendida de ropas y repleta de temores. Él odia a la milicia, odia cada bomba que deshace un hogar en cuestión de segundos, vive preguntándose por qué no destruyen nuestra 65
  66. 66. Elbio Aparisi Nielsen Ura casa, llora solo y balbucea, suda y yo sigo a su lado aunque no me mira siquiera. Y cuando vuelven en esas cuatro veces mensuales, Lupho espera a Carla sin palabras ni abrazos. Santiago prepara la comida esperando llegar a vivir una semana más, soñando con su vuelta. La casa se halla en medio de la devastación total, la manzana no figuraría en ningún catastro de ninguna ciudad, porque no tiene casas, todas fueron desechas con tiros, millones de tiros, bombas, misiles. La casa yace sobre una pendiente, no la tocan, no la molestan, la rozan. Sola, solita la casa se encarga de sobrevivir a las lluvias que la molestan con la humedad. Ella teme a la humedad porque la pudre desde dentro. Odia tener gente dentro de ella, pero los deja -nos, deja- porque son -somos- el mal necesario, como el cocodrilo y los pájaros, los delfines y los hombres, como el sapo y la serpiente, o el sapo y las moscas (algunas). Esas uniones entre animales/objetos que determinan naturalmente la enemistad, pero que como método de supervivencia, se unen sin importar que se conocieron intentando matarse... ley de evolución. 66
  67. 67. Elbio Aparisi Nielsen Ura 14 Un ratón, de esos blancos que recorren las bolsas de basura rasgando asquerosidades, sale en busca de comida recién horneada, todos están durmiendo. Dentro de la cocina el horno ha quedado semiabierto, nadie sabe de su travesura. Blanquito bien blanquito camina agazapado, es algo inteligente pero no tanto como el gato. Sube primero a la mesada de mármol, sigue camino sobre los sobres de sal desparramados, los platos sucios encimados a la pileta, sin ánimos de lavarse. Juega unos segundos con toda la harina que tapa el fino mármol verdoso. Hecho un filete de merluza sigue con su principal objetivo, ensalzarse en el pastel de patata y carne. Todo resulta de lo más engañoso ya que no sabe que tendrá que meterse de lleno en el horno y luego de darse la panzada, saltar al vacío. Que para su cuerpo significa caer de un noveno piso humano. Mientras, ve por el reflejo de la tapa del horno, una puntita de pastel, sin preámbulos se prepara para dar el gran salto a la gloria culinaria. La patata le ofrece una caída de paracaidista profesional, la suavidad la siente en la patita trasera, con el confort de un príncipe deglute los primeros bocados, uno a uno devora granos de carne, otro uno de papa intercalado. De esa forma disfruta de la comida que no tenía en meses. 67
  68. 68. Elbio Aparisi Nielsen Ura Un gato, mece su cola, parece gustarle ver como el ratoncito come y come. De la altura del mueble, nadie lo nota, pero sagaz se mantiene bajo la oscura sombra. Grano a grano sin malestar o pesar sigue deglutiendo la patata seca medio quemada del borde, el gran gato durmiendo está, y sabe que va a demorar su caza cuando éste se quede agotado por su glotonería. Pesado ya sin más lugar donde ingresar comida, sale al vuelo, el pequeño y blanquito ratoncito. Al caer siente su pesadez, pero no cavila un segundo, continúa su largo recorrido al colegio, donde habita junto a su hermanita desde el incendio. Negro puro, negro sin ojos, negro que enciende al ver salir al ratón, negro que lo asecha, ratón que escapa. En la calle la leve luz que alumbra deja en evidencia el correr incesante del blanquito que desespera. Negro sin apuros, negro que corre y no se cansa, de la primer calle ni un agite o falta de aire. Blanquito corre y deja sus muslos al borde del colapso, quiere llegar rápido, debe cuidar de su pequeña hermanita. Sobre los escombros, lastima sus patitas traseras, incesante en su andar continúa con el miedo de morir en los dientes del felino. Negro que mira fijo, con esos faroles de kerosenes a punto de incendiar. Luego anda por las aceras rojas de sangre, por los cuerpos inertes en fila, y pasa justo por al lado de una bota marrón excremento. Negro que frena, mira al soldado y su bota, blanquito sigue, entra en la escuela incendiada, recoge a su hermanita y la lleva en andas al puente quebrado. Negro que huye despavorido por la acción humana, el negro 68
  69. 69. Elbio Aparisi Nielsen Ura gato se dirige a la casa, en donde el frente tiene dos ventanas, un escalón, una puerta y ladrillitos a la vista. El soldado junta a tres hombres más y los convence de tocar la casa, dice que odia ver rozar a las bombas, que le parece raro. Los indignos acceden dentro de su ignorancia de armas y castigos absurdos. Alzan ametralladoras de años en que la fabricación fue la expansión del mercado Europeo, tiran balas que juntas al ruido ambiente generan el unísono al que nadie comprende al fin, si son balas o cohetes o simplemente una lluvia torrencial en medio de la noche. Dentro, Lupho inmerso en una mar de palabras difíciles, decide quemar su novela e iniciarla nuevamente. Esta vez con la grandeza, de la simple utilización de las letras y palabras. Un sonido elevado a lo normal, quiebra ese lapso en el que el sueño y la realidad son una fundición de lo mismo. Alza su mirada inquieto, al son de una canción cubana cantada por Reyes, en su cabeza. Fuera los cuatro oficiales tratan sin éxitos de no hacer silencio, Lupho mira porque el ruido se acerca, y mucho. Vira la mirada a las cuchas y nota la tranquilidad con la que Carla descansa, ve a Santiago dormir en un profundo sueño, el siempre quiso ser como Santiago, soñador empedernido, pero su elección fue lo que marcó su presente, se desespera, agita, su cuerpo le advierte las fobias, pero reconoce el evidente ataque que los asecha, inminente. Ahora debe comprender que sus vidas corren peligro, dentro de sus fobias no pretende siquiera gritar. Su deber es responder a lo que pase, sean las consecuencias más inoportunas, siendo una, la misma muerte. 69
  70. 70. Elbio Aparisi Nielsen Ura A paso de hormiga, los soldados avanzan sobre el único escalón del frente de la casa. Ingresan, sus ruidos se elevan, ya no les importa que los escuchen. Sus pasos le recuerdan a Lupho el día en que su padre su arrestado y condenado a la muerte en la horca. Ese día Lupho vio morir a su padre en la plaza pública, junto a cientos de personas. Hoy Lupho no quiere ver morir a nadie, salvo a sí mismo, de ser por elección. Los soldados iluminados por una linterna incrustada en la ametralladora, corren la cortina que da a la cocina, ven el desorden que ha dejado el blanquito y notan la humedad del interior, casi no pueden respirar, y uno comienza a toser fuertemente, espasmódico. La mirada de Lupho con la vehemencia de un tigre furioso señala a la cocina. Un soldado, es decir, el líder golpea en la nariz al alérgico. Azotado por la enorme mano gime siquiera al sentir la pesadez del líder y su golpe. Carla mueve suavemente su brazo, acaricia la sabana que la cubre, abre los ojos y mira las manchas de humedad, se mantiene en el sueño, parece no entender la realidad circunstante, parece blabucear algo que pueden ser números. Lupho la observa mover sus retinas de un lado a otro y comprende que un episodio va a suceder, no puede perder tiempo con los malditos soldados. El tiempo está en su contra, tiene unos minutos para actuar. Medita, cavila, piensa en la forma de alejar a los intrusos de la casa. Carla mueve aún más fuerte los ojos, está a punto de colapsar. Los soldados uniformados continúan buscando vida dentro de la casa. Lupho despierta a Santiago y lo ubica en el cuadro de demencia que está sucediendo, Santiago no comprende 70
  71. 71. Elbio Aparisi Nielsen Ura las palabras de Lupho y con un tono normal le cuestiona el por qué lo despierta a tan altas horas de la noche. Intenta Lupho explicarle que no debe hablar, pero no hay caso y los soldados envisten a los dos en una pelea sin tiros. Las ametralladoras en el piso de madera resbaloso por la humedad al caer suenan a hierro en lata. Dos de los cuatro soldados de la milicia caen al intentar tomar por las espaldas a Santiago, Lupho forcejea ferozmente y deja un ojo en sangre, mientras que el otro desenfunda el arma de grueso calibre y apunta bajo la amenaza de un eventual disparo. Lupho enfrentado con el caño frío sobre la frente pide que lo deje ayudar a su mujer que empieza el estado de inconciencia. -¡Déjeme ayudarla, señor!. Déjeme sostenerle la lengua que se ahoga. _ dice con la clemencia en su ruego. El oficial cambia ahora de victima, mientras Lupho hace su trabajo de episodios. La pared húmeda, los fríos que ingresan por la puerta principal, todo le enseña a Santiago que la muerte acecha en el momento menos esperado, pero sostiene que de esta situación deben salir sin dudarlo. Tras la huida de los cuatro soldados, el oficial al mando de la cuadrilla nota que cuatro de sus hombres faltan, pide los reportes correspondientes, nota que hay diez minutos de diferencia y sale en su búsqueda. Otra cuadrilla de 30 hombres supone que los han arrestado o secuestrado. Al pasar por la casa, oyen el grito de Carla (el habitual) e ingresan sin permiso, van directo al sector de somnolencia desde donde proviene el bullicio. 71
  72. 72. Elbio Aparisi Nielsen Ura El capitán, Santiago, Carla, Lupho, el soldado; los tres restantes tirados en el piso. -¿¡Qué ha pasado aquí soldado!? _ grita con la intención de mostrar su autoridad, frunce el ceño y emposta la voz. -¡Nada, señor!, los malditos han tratado de matar a mis compañeros, justamente estaba a punto de apresarlos._ en su rostro se delata la mentira. El Capitán, general o lo que sea, deja que continúe mintiendo el subordinado. Mientras, mira la escena, encuentra a Lupho sosteniendo la lengua de su amada, a Carla temblando y a Santiago sufriendo por ella. El Uruguayo no aguanta la tensión de su poderosa imaginación y se traslada al futuro, donde encuentra en minutos más (alejados) a Carla muriendo bajo la pereza de Lupho, se enfuere y cierra su puño atesorando una energía de choque que por el momento guarda. -Maldito sea entre los hombres, maldita mi alma que osa mostrarme la respuesta a mi pregunta existencial_ piensa, se critica, grita dentro suyo, en aquél futuro cercano que acontece en Santiago por antojo. Santiago y sus ojos, sus ojos y Carla que no respira. -¡Haz algo infeliz!, ¿¡no se dan cuenta qué se muere!?_ incorporando la incesante mirada sobre ella y agitando su mano deseosa de descargar furia sin medidas nuevamente. Lupho cierra los ojos, sus ojos y su mente en blanco. Lupho no responde, Carla continúa temblando, aún más que antes, cuando el segundero aumenta. Santiago impotente, junta sus dedos, los mueve alterado. Cierra 72
  73. 73. Elbio Aparisi Nielsen Ura el puño, su mano vuelve al rojo, ese rojo que le gusta en las rubias. Sus venas se hinchan de la impotencia. El general no baja el arma y una gota de sudor recorre su rostro buscando la salida por el cuello, antes recorriendo los pelos del bigote. En la comisura del labio se reposa la gota de sudor, solo por un segundo. Santiago lo mira de reojo, agita su pelo. Aprieta el puño aún más fuerte, junta el valor. Recuerda sus héroes de la infancia, tiene presente a Oesterheld, el eternauta. La gota de sudor comienza a molestar en la comisura del labio, quiere rasgarse el general, esa leve cosquilla lo molesta, lo inquieta. Santiago Valles, el uruguayo tiene en su mente matar al general, lo odia porque lo aleja de Carla, al igual que Lupho. El general no aguanta a la gota, en un acto del reflejo humano estira el brazo, y decide sin voluntad quitarse la molestia, ergo su otra extremidad pierde la fuerza optima. Santiago aprovecha la ocasión. Se abalanza con todo su cuerpo, su peso y la gravedad (9,81m/seg.), en dirección al general. Carla pierde todo uso del cuerpo, deja de latir su corazón. Santiago toma en el vuelo, con la mano izquierda el arma, y con el codo de su otra extremidad golpea la nariz del general. Este cae por el efecto mismo de la gravedad (9,81m/seg.), la humedad corta el ruido a bolsa, el general pierde el conocimiento. En el umbral de la puerta, el soldado restante, se ve rodeado de un cuadro imposible en su lógica, y por un instante queda pensativo, tratando de hallar la respuesta a todo lo que ocurre, mientras que Santiago sin 73
  74. 74. Elbio Aparisi Nielsen Ura preámbulo alguno desata una lluvia de acero y perdigones sobre el pensante soldado. En el abdomen, la pierna derecha y el ojo derecho impactan las balas de Santiago. La sangre escupida en la pared, recuerda nuevamente a un paño de Pollock, Santiago sonríe de odio. Toda la condensación de agua, en ese vapor insoportable mantiene el rojo carmín de los órganos y partes oculares sobre el tapiz de rayas. La luz deja entrever a Santiago la cantidad de “milicianos” que esperan pacientes la salida del general. -Parecen no haber oído los disparos._piensa Santiago, entre el horror de la muerte sobre el rostro y la muerte de Carla. -¿¡Porque has hecho eso!?, ¿por qué con un cuchillo?,_ Lupho mantiene sus ojos cerrados, no ha visto nada pero lo ha oído todo... el asesinato. Santiago observa a Lupho preguntándose porque nadie había oído sus disparos, sus tres disparos, se calla. Los milicianos impacientes murmullan, las oportunas escenas imaginarias inundan a los cientos que reposan en guardia frente a la casa, donde el ladrillo a la vista, las ventanas (dos) y su puerta de doble hoja regodean de contentas junto a la casa en sí misma. La casa quiere que todos sus males se retiren, que no posean el poder de destruirla desde su corazón, con esa maldita humedad. Lupho con sus ojos cerrados nota que líneas blancas comienzan a desfigurarse frente a él, formando círculos enlazados unos con otros. Una figura entre figuras es la de Carla, sonríe o piensa hacerlo. Santiago replantea próximos escenarios o sucesos mientras arrastra al 74
  75. 75. Elbio Aparisi Nielsen Ura soldado hacia dentro, en realidad se pregunta una y otra vez como salvarse del embrollo en que se sumergieron todos, toditos, todos. La luz intensa del reflector del camión verde, evidencia la notoria degradación de los materiales erosionados por los roces de las bombas. El haz de luz blanca se escabulle entre las cortinas, en una esquina está el general amordazado, con en sus retinas hechas agua, y su conjunto hecho clemencia. En una de las cuchas vacías reposa el soldado, aguardando al ser etéreo plus ultra que lo abrase en el viaje a su realidad eterna. Santiago camina, cuenta los pasos en pares, los ordena y vuelve a reordenar. Busca un patrón numérico que lo aleje de la realidad circunstante y deje actuar a su reacción lateral en la respuesta al acertijo que pone en jaque su supervivencia. Carla yace sobre los brazos amorfos de Lupho, respirando humedad y escupiendo lo que queda de los números, hoy los números no son la gracia de la casa, hoy son el símbolo de lo infausto o la muerte, que es lo mismo. Están muertos de miedo, tiemblan, creen que el filo de aquél ente mundano los mira... pueden creerse muertos, aislados del tiempo... no hacen más que rezar, cada uno a su forma. 75
  76. 76. Elbio Aparisi Nielsen Ura pre- 15 La noche audiciona en este teatro, donde el director observa como actúa torpemente. Su expresión más grande son las estrellas, pues las hace brillar en su máximo esplendor. El director la mira, la aplaude, la observa sin perder esos detalles necesarios para la interpretación. Ella lee su parlamento, una tragedia de Sheakspeare, donde el rey y su sobrino mueren repletos de sangre. La noche con la gestualidad de lo imposible interpreta al justiciero, al príncipe vengador. El director no soporta la tensión superficial y hecha a llorar desconsoladamente, mientras agita sus manos enérgico, golpeándolas con la fuerza de un asesino, y por lo bajo le dice: ¡Gracias!. La muerte cae a los tablones, el telón se cierra. El director cree haber encontrado al personaje perfecto en la noche, medita y decide que pase a la escena a uno más, solo por la curiosidad, su estómago decide que aceptará solo a uno más, la ansiedad lo come por dentro. El día, a pasos tímidos ingresa, los focos del teatro dejan de iluminar, el director tapa su cara y siente calor, un acogedor calor humano o natural, se renueva, sonríe y tiene sueños de descanso y goce. El día representa una obra del clásico Don Quijote de la mancha, con la locura y gloria que esto depara. El director obnubilado 76
  77. 77. Elbio Aparisi Nielsen Ura por la presencia se echa a dormir plácidamente, junto un sueño de verdades insospechadas antes por él. El día es quien toma las riendas del sueño, de ese leve sueño que es la realidad y suelta sus temperaturas leves que enamoran al más despistado. Se detienen la audiciones por falta de director y la tierra decide dar rienda suelta a estos dos interpretes, para ello los dota de tiempos iguales. El hombre comienza a disfrutar de las bondades de la luz y la ausencia de luz. 77
  78. 78. Elbio Aparisi Nielsen Ura 15 Nadie se atreve a enviar las bombas al cielo para que destruyan la casa. El general posa en la vivienda, según ellos (afuera), controlando la situación, ¿cómo podían dudar de alguien con tanto talento? Dentro, luego de las horas perturbadoras, Santiago no tiene la respuesta, sus pasos han cesado en la noche y con la luz del día halla la forma de mantener su mente abierta a las posibilidades, cuenta ahora, las líneas del tapiz regado por la sangre de los disparos al soldado de indefinido rostro. Los soldados creen que se divierte con la mujer y se aprovecha de la indefensa situación de los hombres, no sería la primera vez, volver a interrumpir un hecho de tal envergadura sería provocar otra muerte injustificada de cualquier soldado... a nadie le apetecía morir con un paredón detrás repleto de agujeros de balas anteriores. Carla no vive, es un hecho. Carla ha dejado la vida y Santiago no llora. Lupho se mantiene en ese oscuro y tenebroso viaje de líneas circulares y formas amorfas. Carla ha dejado de respirar, Carla no respira nada de la humedad de la casa. Santiago no se atreve a tocarla, quizás solo sea el episodio prolongado, pero no quiere manosearla frente a Lupho. 78

×