El Reloj Invertido De Liebitz

2,254 views

Published on

Libro de relatos.

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,254
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Reloj Invertido De Liebitz

  1. 1. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz tapa 1
  2. 2. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz 2
  3. 3. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz El reloj invertido de Liebitz Elbio Aparisi Nielsen 3
  4. 4. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Aparisi Nielsen, Elbio Fundido en tres partes. Vizcaya, España, 2009. 175 págs. 21x15cm. ISBN 978-987-02-3646-7 1. Narrativa CDD 863 Hecho el depósito que prevé la ley 11.273 2009 Copyright todos los derechos reservados. ISBN 978-768-09-3656-3 4
  5. 5. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz A mis padres. 5
  6. 6. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz 6
  7. 7. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Prólogo El tiempo nos engaña, nos da el conocimiento del orden sumido en una burbuja de cristal en medio del caos que reina. Hay seis números que rigen nuestro universo (el real, no el de predicciones astrológicas), de hecho, vivimos en uno (ignoramos otros) que se creó en una singularidad que derivó en una increíble y voraz masa de energía inflacionaria que no se detiene. Estamos sumidos en buscar todas las explicaciones del universo que no tiene respuestas, porque nunca hubo preguntas, y allí vamos leyendo cientos de historias que no son reales para testar nuestro mar de emociones contenidas y recordar lo humanos (sin comillas) que seguimos siendo. Aquí leeremos diversidad, no garantizo calidad, pero sí, a pesar de futuras críticas, diversidad, inflada en caos y orden sin sentido, porque de esto se trata, ¿no?, hay cientos de miles grandes profesores, y de los buenos. Quizás sea mi juventud la que me obligue a justificar mis errores, pero de eso nacen los efectos geniales, de los miles inequívocos, ¿o no pensamos en los fallos anteriores del universo?... abrir los ojos, leer para entretenernos pero no para someternos, yo al menos soy acero cristalino, y no pretendo más que enviarte a mi mundo, ese que me acompaña a todo momento y que embellece mi manera de mirar este gran film diario. 7
  8. 8. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz 8
  9. 9. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Copa de luz. 9
  10. 10. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -Es verdad lo que dices, pero yo tengo un problema de arritmia que me hace andar algo más lento que el resto, soy la imagen que deplora un capitalista... a menos que quiera rodar un documental lava cerebros o que lo filmen promocionando su imagen social..._ el zumbido es constante, el mapa nos indica que estamos sobre volando África. -No seas tan cruel contigo, es cierto que hay muchos idiotas, en mi empresa tengo nueve enfermos del trabajo, viven donando tiempo para que yo trabaje menos y lo hacen con un objetivo claro, yo los mantengo contentos elevando sus ganancias pero no pienso ceder un puesto a ninguno de ellos, buscaré fuera, conocen demasiado a la empresa, y compiten entre ellos deslealmente. Eso es capitalismo entre iguales._ alguien pasa junto a nosotros con un refresco. -Que duro, yo vivo con una paga mensual, más lo que me llega por los concursos, pero no cuento con ello ya que no tiene una lógica temporal, pueden pasar diez meses sin caer un céntimo... bueno por las reproducciones si, los derechos dejan algo._ me mira, suelta una sonrisa, creo que es un hombre de pocas palabras, detrás de él el ala de nuestro ave de acero se agita demasiado. -Pero te conformas, mis empleados son ratas que matan por su queso, ¿qué miras? ¿tengo algo en la cara?_ tengo hambre, el miedo me ataca el estómago. 10
  11. 11. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -Eres muy exigente, no me cuentas todo, pero no es nada, es normal, estas conversaciones de avión tienen esto, te haces amigo ante el miedo, creemos en Dios para aliviar la tensión pero al fin estamos enfermos por salir, sabemos que ésta cabina viaja ahora mismo escasos 930 kilómetros por hora en una franja que ronda entre los siete mil a nueve mil metro de altura. No es nada._sonrío forzado por mi vergüenza ajena. -Mira, lo siento, pero voy a descansar algo, mañana tengo una reunión con inversionistas asiáticos y tengo que estar despierto porque son muy listos los pequeños saltamontes._ no me deja contestar, miro su espalda y vuelvo a comprobar el ala agitándose demasiado, creo que más que antes... esto no me gusta nada... acaban de anunciar turbulencias... ahora creo en Dios. Llegaré a mi casa, jugaré con mis dos gatos, París y Leo, luego escribiré algún artículo digital y me leeré toda la correspondencia acumulada, eso me sucede por no llevar mi portátil a las conferencias. -Perdone señorita, ¿puede traerme una copa de whisky?_ seguro piensa que soy un borracho, discapacitado y lamentable anciano, aunque si lo piensa acierta conmigo, no voy a negarme lo que creo. -Aquí tiene señor._ pone los hielos con una pinza que brilla con el reflejo de la luz que ilumina mi asiento y piernas, el resto creo que duerme, no sé cómo hacen, son de otro planeta o nacieron con alas, quizás es el efecto de mi falta de movilidad la que me avisa inconscientemente de que no tengo posibilidades, de las escasas que hay para todos, menos aún para mí. -Gracias señorita._ hace un silencio, no se mueve, con 11
  12. 12. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz su mano derecha apoya su mano con la pinza, seguro piensa que la turbulencia se agudizará y espera pasarla apoyada, tiene una bandeja en la otra, se está acordando de toda mi familia. -Señora, y no sea tan formal, que no le pega._ me acabo de quedar con el rostro duro, al final tiene buen humor en medio de una turbulencia y con con un viejo molesto que le pide una copa mientras todos duermen, no salgo de mi asombro. Me pica la barba, me la voy a dejar larga, me da igual, que mis alumnos digan lo que quieran, si llego sano a casa no me afeito por lo menos hasta septiembre. Que pare, por favor no te muevas más, ¿por qué ponen luces en las alas? es de noche y puedo verla perfectamente, se agita mucho, me da la sensación de que en cualquier momento se va a romper en mil pedazos y el avión va a girar en su eje hasta explotar en medio del desierto o el mar. Que manera de caer, por Dios, protégenos, no hagas nada que pueda dañarnos, somos buenas personas y hacemos el bien... bueno mis libros no son sanos, lo sé pero mis clases con los alumnos son leales a la bondad, intento ser imparcial con esas bolas de hormonas... algún día si me pasé un poco, pero quiero vivir, al menos una temporada más, mi nieta tiene una presentación, es un pase de diez minutos en una obra de teatro y me hace ilusión, moriré tranquilo si la veo sonreír al terminar, luego haz lo que quieras de mi cuerpo... mis libros hablarán con toda esa gente durante muchas décadas, eso espero... que sean extensiones de mi tiempo en la tierra. 12
  13. 13. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz La costa del olor. 13
  14. 14. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -Llévalo, mañana no tiene nada que hacer y tu necesitas ayuda con el peso, no tienes edad para andar cargando tanto pescado._ lo miró apenado, no quería despertarlo, era de madrugada y la noche no parecía más de invierno que de verano. -Pero, míralo, otro día lo llevo Isabel, hoy no, me de pena levantarlo tan pronto._ su mujer sacudió al niño sin miramientos, tenía muy mal genio cuando le apetecía dormir. -Vamos, despierta Joaquín, ponte los zapatos, un abrigo y acompaña a tu padre... ¡vamos hombre, despierta de una vez!_ el feble cuerpo del niño parecía romperse en pedazos mientras se cambiaba con la insistencia de su madre al oído y con la resignación de su padre frente a sus ojos. -Ya estoy papá, gracias por despertarme mamá._ sonrió y sus dientes brillaron anunciando la luz que en algunas horas volvería. La casa olía a gasolina y lomo ahumado, más cuando tenían hambre, junto con los hermanos creaban platos deliciosos solo con los aromas de la casa cada tarde interminable y sin juegos, ya que su madre no lo dejaba moverse siquiera para no tener más hambre de la que ya padecían. -Muy bien hijo, tu madre ha insistido, lo lamento._ abrió sus brazos esperando el abrazo lento, desganado y quebradizo del infante. -¿Qué dices? me encanta ir contigo papá._ le dijo 14
  15. 15. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz mientras se frotaba con la gabardina del padre, su olor lo devolvía a su niñez inmediata, cuando no faltaba nada en la mesa. Se adentraron en el camino por el monte, el pequeño Miguel sabía que si se perdía corría mucho peligro y altas probabilidades de no volver a casa sano y salvo, por eso, no se apartaba de su padre nunca, aferrado a su mano subían el monte hasta la carretera que les llevaría al puerto horas más tarde. La luna escondida iluminaba el firmamento desde el otro lado del monte. -No se ve nada, papá no ve nada. -Tranquilo Miguel, estamos agarrados de las manos, nadie puede hacernos nada, no te preocupes hijo, pronto estaremos en la carretera. -Es mucho viaje... -Es cierto, mira arriba, ¿ves esas estrellas?... brillan mucho, pero su luz en algunas ya no existe, la vemos porque viaja hasta nosotros, pero quizás ya esté muerta. -¿Cómo puede ser eso?_ le pregunta el niño con su voz aguda y entrecortada. -Verás, la luz viaja y tarda tiempo en llegar a nosotros, el universo es luz y energía hijo, es materia y ondas, todo junto y revuelto... por eso miras las estrellas y algunas son viejas y otras jóvenes, no son como nosotros que nuestros cuerpos evidencian el deterioro, ellas brillan para nosotros de igual manera. -Pero algunas titilan y tienen colores, otras brillan menos._ le dice el niño saltando mientras suenan sus huesos de las piernas. 15
  16. 16. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -Muy cierto hijo, pero no preciso, la distancia es lo que olvidas... lo primero que tienes que saber es que nada en el universo está quieto y por siempre, todo tiene un proceso, como nuestra vida mi amor, nuestras vidas tienen un camino, son rosas repletas de espinas... ¿por qué estás callado Miguel?_ suenan sus pies mientras caminan. -Estoy triste, no me gusta lo que dices... es feo. -Mi amor, no tienes que pensar nada que no quieras, pero tienes que saber bien todo lo que representa estar vivo, saber para algunos es una maldición pero para otros es un don... y tú tienes que obtener todo lo que aprendes como un don, te hará ser una persona rebosante de bondad para tus congéneres, y no de pensamientos con intenciones impropias. -La vida es muy bonita, tú lo dices siempre, mamá no, a mamá parece no gustarle mucho la vida, ¿es por nosotros?_ su padre detiene el paso y se agacha, no se ven, los árboles resuenan, algunos animales aúllan, suenan una piedras desprenderse y rebotar. -Tu madre los ama hijo, es una época muy dura para todos nosotros, suceden hechos muy malos, ella lo hace todo por ustedes, vive por ti y tus hermanos, tienen que ayudarla en todo, y si la ves mal algún día abrazarla. ¿Me lo prometes?, pronto yo me iré de viaje hijo, y no sé cuanto tiempo será. -¿Por qué marchas? ¿a dónde? -Tranquilo, es una temporada, en unas horas cuando volvamos, lo sabrán todos, me han llamado del ejército, debo cumplir con la patria hijo. -No, no quiero que te vayas a ningún sitio, quédate con nosotros, te esconderemos en el sótano, allí no hay ventanas ni puertas, no podrán encontrarte aunque 16
  17. 17. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz quisieran, no puedes dejarnos solos... no vas a volver papá, nos vas a dejar solos... lo sé. -Nada de eso mi amor, es una temporada, la guerra terminará pronto, he tenido suerte, lo peor ya ha pasado hijo, vamos camina que debemos llegar al puerto antes del amanecer, esos pescadores lo regalan todo antes de zarpar, si llegamos tarde todo éste viaje será en vano. La carretera tenía barro y agua de la noche anterior, una tormenta no lo había dejado caminar tras la comida, llevaban cinco días a pan y agua. No quitó ojo de sus pasos, observó cada una de las irregularidades del camino, imaginó bombas caer desde su boca, su saliva invadió charcos y huecos de hormigas, piedras de lagartijas e insectos. Sobrevoló simulando ser su padre destruyéndolo todo a su paso, creía que los malos tenían que morir todos, pero no sabía que era la muerte, nunca había tocado la puerta de madera de su casa en medio del bosque. El sol lentamente emergía del agua del mar cantábrico y los barcos comenzaban a advertirse desde el horizonte hasta la orilla del puerto. Miguel respiró tanto como pudo, sentía comer en aquél puerto, todo olía a pescado y sal, se hinchaba de aire creyendo tener cientos de platos asados y bien sazonados en su estómago... al llegar sus pies ardían como el sol que los iluminaba, el pescadero envolvió tres kilogramos exactos de merluza y se los entregó al padre envuelto en un sudor frío. -¿Ya marchas, José?_ tenía treinta personas esperando en una cola de esmirriados seres humanos. -Sí, quiero agradecerte todo lo que hiciste por mi familia, Dios me devuelva a mi tierra para compensar tu 17
  18. 18. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz excesiva bondad, Francisco. -Tú vuelve, luego hablaremos, quizás puedas ayudarme en la mar, te harías un dinero, dicen que será más duro que ahora, cerrarán todos los canales de provisiones... nos espera una época muy duro mi amigo. -No puedo pensarlo Fran, debo marchar, es mi deber._ dijo endureciendo su ceño y así demostrando su fortaleza detrás del cuerpo cansado y ojeroso que lo representaba junto a su hijo al borde de la desnutrición. 18
  19. 19. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz El reloj invertido de Liebitz. 19
  20. 20. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -Los documentos fueron revisados por Clara hace unas horas, no creo que necesite retoques, nos llevó su tiempo recaudar toda la información, pero lo logramos, supongo que estará alegre con todas las nuevas noticias, llevamos con todo esto unos veintitrés meses._ no paraba de repiquetear el bolígrafo mientras lo miraba fijamente analizando cada una de sus palabras, midiendo uno a uno los pensamientos unidos a ellas, en una celda imaginaria abusó de su fuerza mental propinándole una paliza de gritos. -Pues, estoy conforme, alegre es un estado algo más elevado, y no creo estar a la altura de sus apreciaciones... puedo considerarme... conforme, sí, esa es la palabra que se ajusta, usted supongo que sí estará alegre, ya que completar un trabajo tan laborioso y de un contenido tan suntuoso para su bolsillo no es pequeña empresa, ¿verdad?_ detuvo el movimiento del bolígrafo, su silencio no tuvo otra respuesta, no podía decir nada, tenía dos opciones, contraatacar o eludir, prefirió la segunda ya que no había firma que realmente concluyera su trabajo, pensó en una milésima que no era lo parco y obrero que creía, ni lo bajo e inútil que decía entre sus colegas, estaba asombrado y confuso, el silencio provocó una sonrisa en su cliente, evidenciando su clara disposición por no perder un céntimo. 20
  21. 21. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -¿Qué hora es señor Liebitz? -Las seis y cuarenta y dos minutos con tres segundos contando... cuatro segundos contando. -Que lectura exacta del tiempo, no pierde usted ni un segundo, no hacía su visión tan aguda... sepa disculparme pero me asombra. -Las sorpresas nos destrozan el camino de certidumbre que creamos señor Uriarte, nos hacen reconocer nuestras debilidades antes el miedo penetrante y vil que nos gobierna, el futuro suele ser un miedo paralizante o una motivación involuntaria que determina un nuevo camino fundado en los buenos actos... supongo que sus actos de bondad sembrarán un camino de futuras alegrías más reales que las del propio trabajo profesional, esto solo es un guiño, usted merece algo más._ dijo su cliente con una ironía repleta de unas intensas ganas de hacer añicos su despacho, incluso de quemar todos sus cuadros de honor de la universidad de derecho. -¿Hegel?, ¿metafísica?, ¿Marx? o más bien..._ dijo el doctor en derecho mientras sudaba una nueva gota que recorría su pecho hasta dar con un pliegue de grasa acumulada. -Liebitz... son mis reflexiones internas, no hay libros, ni universidad, no hubo sistema educativo en mi infancia, mis padres me enviaron a deshacer mi cuerpo en tareas de agricultura, las bases de este imperio... entre otras... la información vino a mi en forma de luz en medio del esfuerzo ante un calor de mil infiernos trabajando sobre mis pensamientos a plena luz del día. Lamento desilusionarlo pero no hay ideas de otros, son mías, heredadas de la contemplación de la naturaleza y no del artificio asqueroso que lo gobierna aquí mismo día a 21
  22. 22. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz día._ su bolígrafo dio vueltas veloces en una sincronía perfecta, su estado de ansiedad lo envió a la práctica obligada de no responder y contener todos los insultos y vejaciones que rumiaba por dentro con tanto goce. -Es un placer tratar con alguien tan inteligente._ devolvió con ironía en un estado involuntario de defensa que no pudo evitar, su genio estaba afectado, ¿cómo un granjero iba a hablarle así?, pensaba en los billetes en su caja fuerte, no había más que dinero en sus símbolos de evocación interna y delirante por momentos. -No, el placer es mío._ devolvió Liebitz con otra. -¿Qué hora es?_preguntó Uriarte nuevamente. -Las seis y cincuenta y un minutos con nueve segundos contando... con diez contando._ se detuvo el movimiento del bolígrafo, los dos esperaban algo del otro, un gesto, una sonrisa que inclinara la balanza a otra tensión menos densa, aunque estaban dispuestos a mantener el estado hasta que el otro lo haga... al final ser cliente le dejaba más opciones a Liebitz que a Uriarte. -Los documentos están preparados.-cedió su orgullo para terminar con el sudor y beber algo al marcharse el inútil presumido del granjero de pueblo que tenía por cliente, pensaba en la gloria de su posición social y en la de él que lo miraba intrigado y pensativo.-solo tiene que firmar en cada una de las hojas, son treinta y dos folios más tres de conformidad, que es el poder para obrar por su madre. -Me gustaría detenerme en unas cláusulas que he leído y no termino de enterarme para que son realmente, son solo unos minutos, creo que no será problema señor Uriarte, o ¿sí? -No, en absoluto, puede seguir todas las cláusulas que crea oportuno, mi mujer sabe que trabajo hasta que el 22
  23. 23. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz trabajo me deje volver a casa.-dijo riendo sudando el cuelo, el cabello de su nuca comenzó a evidenciar su humedad juntándose despejando la pelada incipiente de Uriarte. -Muy bien._ dijo Liebitz sin quitar la vista y acercándose para analizar un punto que había marcado en su copia. -Igual no veo motivos para ser tan detallistas, su madre confía en mi desde hace años, lamento el incidente que la llevó sin remedio al estado en que se encuentra hoy en día, pero ella sabía que los poderes que tengo sobre las acciones y propiedades son en beneficio de la familia... -Es suficiente para usted, para mi no lo es, defiendo intereses que desconoce señor Uriarte, por favor debe limitarse a esperar, creo que ya he encontrado algunas anomalías que no corresponden entre la copia y el original..._ su camisa estaba empapada en agua debajo de la chaqueta del traje a rayas finas. -¿Qué hora es señor Liebitz? -Son las siete y seis minutos con dos... sé que viene con punta su pregunta._ Liebitz apuntó con su anular a Uriarte entrecerrando el ojo izquierdo. -Es verdad, porque es una curiosidad... nunca lo había visto._ dijo Uriarte tan astuto como pudo, necesita una señal de desvío. -Lo hago desde que tengo conciencia, es mi manera de leer el mundo._ lo tenía casi apartado. -No creía que fuera capaz de leer el mundo al revés._creyó lograr un distracción de nervios y confusión. -Mi reloj invertido puede ser un detalle que no me apartará de sus intenciones, señor Uriarte desde este preciso instante comenzaré todos los procedimientos 23
  24. 24. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz legales para desempañar los cristales de la justicia y devolver a mi familia cada céntimo que le debe desde la última década hasta este último minuto. Llegaré al fondo de sus transacciones, nos pagará con los intereses que prefirió obviar sin contar las inversiones falsas en los tres bancos con los que interactuaba su mujer, hermano y dos hijos... lo lamento señor Uriarte, ¿sorprendido nuevamente?, se lo he dicho, el camino de la certidumbre se derrumba de un coletazo de gigante de un momento a otro, por eso cuento los segundos con tanta precisión, me gusta saber cuando sucede y apuntarlo... el suyo fue a las siete y once minutos con quince segundos, según mi reloj invertido._ soltó una de las hojas del contrato con la hora apuntada y se dispuso a dejar el despacho con una sonrisa que le iluminó el alma. 24
  25. 25. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz La orilla del Hidrad. 25
  26. 26. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -No doy más, te lo digo de verdad, me duele mucho la cabeza, quiero irme solo a caminar, es una hora tranquila, no quiero que me veas así, no me mires así, ¡no quiero que me mires! ¿te parezco débil, eh? ¡no soy un tigre enjaulado!, no pienso quedarme dando tumbos en la cama... no me mires así, ¿te doy pena? ¿es eso?_voy a estar mejor junto a la estatua del museo. -Así lo solucionas todo, en vez de enfrentarte a todo lo que te viene encima, prefieres correr, huir lo más lejos que puedas, si siempre se trata de huir en tus planes. ¡no es así! ¿por qué te miro así?¿crees qué es pena? ¡pues te equivocas!... cómo me vuelvas a gritar así juro que no respondo de mí, me tienes en la línea de la puerta, no me provoques, tu furia repentina no puede afectarnos así Jérome, ¡ahora tú no me mires así! te crees tan listo... no muevas un dedo, aquí te quedas, bajas un vino de la bodega y hablamos, pero si esa puerta se abre, te olvidas de mí Jérome, no miento, y no te amenazo, lo digo porque ya sé lo que viene, es siempre lo mismo, pero hoy no, hoy no puedo permitirme ceder ante tus impulsos...¿qué viene luego?... ¡ve a buscar ese vino a la bodega!, si quieres también unos quesos y hablamos... no tienes opción._ está desesperada, la comprendo, estoy furioso, mi alma me golpea y agita la cabeza es que toda mi energía está en el caos existencial del enredo algorítmico... no puedes marcharte Jérome, no lo hagas, marcha Jérome, 26
  27. 27. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz puedo marchar si quiero, eso es ¡vete!, no hay ningún momento ¿en qué no se callen? es que quiero... no quiero... no puedo, no. -Subiré, en unos minutos vuelvo, traeré queso... ya lo sé, no digas nada, y también dos copas... suelo olvidarme las copas... Dadou no me mires por favor, volveré y hablaremos._ las matemáticas complejas, la inteligencia artificial que estás advirtiendo, ya vendrá tranquilo Jérome, el satélite está en órbita, hay tres estrellas oscilantes que albergarán vida, tranquilo, relájate, no hay tiempo para que las conozcas, no tienes la capacidad de controlar el tiempo, eres un trozo existente, durante mi rugido cósmico, no te apenes, sabes que todo vendrá, lo que ves, ¿por qué enfureces Jérome?... no hables de esto, a otros les costó la vida hace quinientos años... vive Jérome, solo vive, esa mujer te ama, pretende solo eso... amor, no la castigues con tu maldición, es un don solo para quienes te extirparán la conducta, no hay seres inteligentes, no hay inteligencia divina, no hay pensamientos mágicos religiosos, tampoco hay ciencias... coge ese vino... voy a gritar desde la azotea, quiero que todos puedan... pero no puedo, no hay pruebas, mis experimentos se han terminado, no soy ese... ¡las copas!, el queso, hay uno que... contener la sensación de un océano vibrante en el cuerpo debe ser... los fluidos, es que no me puedo... las copas, el vino, queso y las... perfecto ahora sí, me siento mejor, no me entenderá, todas son patologías, todos son síntomas, estadística y prueba error, la intuición nos evoluciona más que la lógica, no hay lógica que perpetúe a una especie, contempla todos los errores, todas las manifestaciones del azar, no caigas en el lenguaje externo, parco y lacónico, las sintaxis son obra 27
  28. 28. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz del sistema de locomoción humana. -Veo que no te has olvidado nada Jérome, ven aquí, síentate, ¿mejor?_ sus aromas, feromonas, la fricción del aire y las partículas en estado de suspensión... los fluidos... dos tartas a medio cocer en un horno circular y pasajero, cuantas limitaciones pero que placentero. -No lo sé, siento que no hay cambios, no se modifican... sigo oyendo, es que... no quiero, no puedo... Dadou, no me obligues, no es mi intención lastimarte, sabes quién soy, no creas que todo... -No busques excusas, cuéntame, ¿qué se siente? -Es como... similar a... las palomitas cuando estallan..._ no seas tan estúpido Jérome. -No soy una niña, ¿qué sueñas? es que..._ está exhausta, sus ojos me enseñan que ya no me desea, lo hace por compasión. -Algún podré construir ese prototipo que tengo en mente._ no podrás, no tienes los elementos. -¿De qué hablas cariño?, pero nunca me mencionaste un prototipo de nada...¿estás bien?_el vino está algo más frío, en unos once grados Celsius aunque no veo por qué nombrar a la temperatura con su nombre... fue injusto. -Quiero darte un beso..._ es en diamante en el espacio, no es de este lugar, irradia amor, me ama, ¿por qué me ama? no hago más que enredarme en mi cola, sujetarme con mis cuerdas y ahorcarme con mis sueños... el amor por momentos es tan sutil y básico... tan animal. 28
  29. 29. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz El fin de las palabras. 29
  30. 30. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -¿Cuánto va a tardar?, es que no lo aguanto a tu hermano, siempre lo mismo, ¡no puede ser impuntual! ¡hoy no!, no me mires así, yo no soy la culpable, es tu hermano, es el mismo gilipollas de siempre, egoísta y soberbio, tu madre le dio todo, ahora que está metida en el ataúd y bien callada prefiere no venir, para que no escucharnos a nosotros, pero se va a enterar, yo no aguanto más tus silencios, siempre le pones tu carita de perro estúpido. ¿En qué piensas Caleb?, ¡mírame! no todas son sonrisas y abrazos. ¡Tú madre se ha muerto Caleb! ¿me oyes? ¡se ha muerto! y tu hermano no viene a verla... ¿te enteras?_ tengo ganas de golpearle la cara, de verdad, le golpearía su boca para que se hinche y se calle, puede ser tan dura por momentos, nunca lo haría, lo perdería todo por un rasguño, es muy lista, por eso estamos casados. En el taller siempre pienso en que habría sido de mí si hubiera continuado mi viaje, se me cae el cuerpo, tengo mucho sueño, no quiero escuchar lo mismo de siempre, no voy a discutir por dinero con mi hermano, que se lo quede todo. -Tómate el café, así entramos, están todos esperándonos en la iglesia, tengo algo para contar._ están todos, mi madre es una mujer muy querida por su barrio, envidio toda la gente que ha venido a visitarla en su nuevo viaje. -No hay nada que decir, tu madre no va a escucharte, a tu hermano tienes que decirle algo, a él sí, maldito 30
  31. 31. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz egoísta, a ese sí, si tienes lo que tienes que tener le dirás todo lo que tienes que decirle de una vez por todas, ¿me oyes Caleb?, John no solo piensa en él._ es curioso, pero el reloj está invertido, tiene en el centro una lata de cerveza, la aguja va en contra del sentido normal y los números igual, invertir las situaciones, controlar el tiempo, es curioso, me encantaría que ese reloj hiciera lo mismo con mi vida, moriría yo en los brazos de mi madre, la ley natural es dolorosa, es solo pasar la posta para perpetuar a una especie débil, limitada y dañina, pero mi madre no es así, nunca tuvo maldad, ni siquiera con los golpes de mi padre. -Mira, deja ese café por favor, están esperando en la iglesia._ estamos a unos doscientos metros, es un día precioso, uno de esos en los que mi madre se dedica a fregar la ropa con sus manos y a colgarla en el jardín. La iglesia no tiene el lujo habitual, es eso lo que atrapó su alma, la gente es solo bondad, se despiden con sonrisas y abrazos. Mi mujer me intenta dar la mano, ¿por qué haría eso? no funciona así, no somos un vínculo, no somos nada, todos los días en el taller encuentro respuestas... Allan no puede perderme, yo no soy un cabrón como mi padre, ese hijo de puta va a morir hoy, así, sin mediar palabras, luego mi hermano, serán muertes limpias, con sonrisas. -Y no va a venir, si no viene ¿qué vamos a hacer?_ me pregunta mi mujer muy preocupada y excesivamente disgustada por todo el año que le hizo perder mi madre con su enfermedad, en un punto puedo comprenderla, pero es injusto. -Cariño, por favor, no me hables, no quiero hablar, no puedo, acaba de morir mi madre, están esperando en la iglesia para que me presente en su nombre y rememore 31
  32. 32. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz sus actos, no voy a llegar tarde, John puede estar en Venecia, olvídate de él, quizás esté esquiando... -Pero si le has avisado, no puede ser..._ sigo caminando más rápido, la dejo atrás, me grita, creo que llora, hoy ganaremos todos, solo que no lo sabe. Me sorprende, es que no me imagino el día de mi muerte, ¿cuánta gente estará sentada mirando mi cuerpo quieto?, la señora Revens, los hijos de Clarence, los hermanos Hiddens. Hay otros que no vi en mi vida, seguro devotos de Dios o amigos de sus amigos. Las flores tapan al tecladista, es un niño, le acaba de tocar el hombro el padre Holley, se han parado todos y me miran con sus ojos rojos y cansados, parecen tristes, les sonrío, quizás sea el mejor momento de mi vida, están agonizando en sus cuartos, puedo ver como dejan la vida y se unen a ella, allí no podrán ni mirarla, estará protegida... por su Señor protector. -Buenos días, gracias... por favor no aplaudan, gracias, les agradezco estar aquí hoy honrando la muerte de mi madre... Claire Eccles... una mujer que soportó los golpes de la vida con una entereza envidiable, con la vitalidad de una luz que todo lo iluminaba, estando triste o feliz, una mujer que luchó por los derechos de muchos grupos de exclusión que integró con su tenacidad y protección sin derramar una gota de sangre y odio. Claire Eccles es una mujer, ¡esta mujer! vivió penurias injustas y aberrantes frente a sus hijos, para quienes la igualdad fue su primer mensaje, supo escapar del horror y levantar a este barrio en un grito de unión fraternal, todos aquí somos Eccles, somos hermanos de una mujer colosal de una sonrisa perfecta, con un interior 32
  33. 33. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz forjado por el pensamiento y la diversidad cultural, fue un ejemplo para todos nuestros hijos y lo será hasta el día que cierre lo ojos, su nombre estará grabado en cada uno de mis actos, con amor y un respeto unánime... Claire Eccles te despedimos, dejamos que tus sueños se hagan polvo y vuelen sobre nuestros hijos para poder ver el mundo por un segundo como tú lo veías... limpio de impurezas, exclusivamente Blanco... gracias, muchas gracias por estar aquí hoy... ahora celebraremos en nuestra casa... están todos invitados, solo habrá sonrisas y recuerdos gratos... ¡gracias!_ su rostro tiene arrugas que desconocía, nunca la vi detenerse así, incluso hace dos semanas, justo antes de su último desvanecimiento había dibujado un letrero para unos pequeños de la escuela, ¿cómo me veré yo en su mismo descanso?... están acabados, quizás sea impuntual hasta para morir... no es mi problema hoy... las dos pastillas tienen un efecto seguro, no hay nada que pueda detener lo inevitable... merecen dejar de respirar el mismo día que ella... quédate tranquila, no hay nada que me ate a este lugar, tengo un dinero ahorrado, puedo empezar de nuevo, Allan tendrá una buena educación, este barrio sin tu mediación entrará en guerra en días, caerán los pilares que construiste, tu esfuerzo solo deja lágrimas, no hay nadie que pueda suplirte, y yo estoy cansado, John y el cabrón de tu marido están pagando por todo, tengo el dinero... es mucho, no le faltará de nada, no podré visitarte, es mi despedida, estarás en todos mis pensamientos, en mis recuerdos, nada nos separará, solo es tiempo madre, solo eso... Allan dice que te ama, me lo ha dicho hace unas horas, está el primero en la segunda fila, junto a la señora Parsons, lloran por ti, serás una leyenda en poco 33
  34. 34. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz tiempo... te amo... adiós. 34
  35. 35. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Café y té. 35
  36. 36. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -La vida es muy larga Jean-Marc deja de una vez todos esos recuerdos, siempre vivimos de la memoria, irrigamos nuevos pensamientos, procesos y acciones mediante la memoria, no es justo, tienes que olvidar lo que hizo tu madre, no te enojes conmigo, somos amigos, te quiero, pero tienes que focalizar en lo que tienes ahora mismo, viene una niña en camino._ le dijo Emma dando un sorbo a su café con leche. -Son dos días, son dos días... son dos días la vida, no sé que hacer, es que no la soporto a la mujer que va a tener a mi niña._ la miró a los ojos agitando sus manos sin beber nada de su té verde. -¿Cómo puedes ser tan desprendido? es una persona... no " esa mujer que va a tener a mi niña ", por favor Jean-Marc no seas tan estúpido ¿quieres?, es que a veces tienes unas salidas tan extrañas que me molestan mucho, puedo entender que ames el teatro, que sea tu modo de expresión, que le quieras contar tu visiones al mundo y que ellos te animen a más... pero esto es la vida real, no hay interpretaciones, ¿ves esa mujer vendiendo café? seguramente quiere hacer lo mismo que tú, en su disciplina, no eres especial, no eres distinto, no eres de otro planeta, eres humano, eres de mi mismo bloque y barrio, eras tan niño como yo y no me cuentes ninguna de tus aventuras mentales, porque son eso, mentales y tuyas. -¿Por qué te molestas así conmigo?, solo quiero hacer 36
  37. 37. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz lo que hago bien, mis mensajes son, aunque no lo creas, distintos... no voy a pactar con la vida que me propone el sistema para que todos seamos felices..._ Emma enfurecida le interrumpió, algo nervioso Jean- Marc bebió dos pequeños sorbos del té verde, lo hizo lentamente para tapar completamente a Emma y oírla, se sintió molesto por tantas palabras juntas y en un lugar tan público como el "Le Doobie´s". -Tus padres te criaron bajo este sistema, tus abuelos fueron sastres bajo este sistema, padecieron y disfrutaron de este orden que desestimas siempre, ¿acaso duermes en la calle con los desfavorecidos?, quiero que seas realista Jean-Marc, puedes dejar atrás todo el pasado, puedes aislar esos fantasmas en un punto negro de tu mente, olvídalo que ya no eres un niño, pronto tu hija va a nacer, y su madre seguirá siendo ella toda la vida, tendrás que lidiar con eso o hacer lo mismo que todos tus amigos artistas... no es justo, eres buena persona._ Emma se cruzó de brazos, cruzó sus piernas y miró por unos momentos de silencio el café con leche que le esperaba ansioso, Jean-Marc miró al boulevard Sébastopol dónde los coches y la gente buscaban hacerse un hueco entre la velocidad frenética e interna que los gobernaba, mordió suavemente sus dedos al menos unas treinta veces y rompió la paz de reflexión dolorosa para explicarle sus razones. -Todos tenemos un propósito en esta vida, el mío es el mensaje que llevo dentro, quizás un mensaje mal escrito y confuso, pero es mi mensaje, el que quiero difundir con todas mis fuerzas, que no logre nada con ello no significa que sea lo que sé que soy y puedo, mi voluntad de poder me hace enorme, pero mi personalidad y la 37
  38. 38. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz realidad me hacen un hierro más en esta cuidad de muertómatas, no quiero ejercer de padre, no quise tener sexo con esa mujer, no hablé con ella hasta el día de la noticia, y quiero que sepas que mi viaje no es por egoísmo, tampoco es un desprecio a su vida... pero no puedo condenarme en un hecho tan equívoco y malintencionado... esa mujer hizo todo lo que debía para encarcelarme en su visión de la vida, en su visión de la familia... lamentablemente mi niña será fruto de sus intenciones, por eso me voy lejos... y no quiero que me presiones ni tú, ni mi familia, al final siempre te envían para decirme lo que piensan, ellos son burgueses y yo no lo soy, ellos tienen ahora la excusa perfecta... a mi niña nunca le faltarán ni el dinero ni el amor, pero mi presencia, mi existir en París se ha extinguido ayer cuando decidí marcharme de este agujero turístico. Lo lamento Emma, voy a extrañarte, no quiero que me comprendas, ni quiero que me cuentes tus verdades, las comprendo, y no hago oídos sordos pero amiga, yo hoy ya no existo... hoy soy uno de esos fantasmas de los que según tú debo olvidar... Emma olvídame._ se paró en lágrimas secas y abrió la puerta del bar, dobló en el Boulevard y se esfumó entre la gente, Emma reaccionó minutos después cuando ya era tarde, se apoyó contra el hierro caliente del semáforo y tosió de los nervios, supo que era la última vez, la luz verde le indicó a los transeúntes ansiosos que se echen a andar, la empujaron mientras soltó todo su dolor, abrazó el hierro caliente con sus ojos cerrados, pensó que Jean-Marc no le arrebaría al menos su último abrazo, su último calor, sumida en sus pensamientos de su boca brotó... te amo. 38
  39. 39. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Enlace. 39
  40. 40. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Como cualquier día común en mi vida, me digné a ingerir una taza caliente de un delicioso café colombiano bien intenso para lograr desprender mis pupilas y así comenzar una nueva jornada de cotidianidad. Luego del primer trago caliente fijé la vista en un punto medio de la taza, justamente en el baricentro de la misma, era el café y sus vueltas eternas que me inspiraron. La semejanza a una galaxia y ésta a un universo, comenzaron a remover viejas ideas del cosmos, de pronto un elefante gigante posaba frente a mi sosteniendo la tierra, tortugas volaban a mis laterales, y personajes deificos danzaban al compás de una música que no distingo entre la anterior. Nuevas teorías refundaron el pasado de la física y la perfección de la acción natural de la borra del café colombiano, estas motivaron aún más a mi maldita mente. A diferencia del cuadro lógico y real que mi vista fijaron como concepto de borra de café miles de años en el pasado de mi raza, quizás antes que exista la semilla del café mismo, antes de Colombia. por estos momentos lo único que aborda mis pensamientos es la asociación directa que existe entre el líquido negro amarronado y el universo. Minutos de ausencia espiritual tranquilizan mi alma, en dos segundos capté la esencia que rondaba en forma de nebulosa, era la duda que bien fundada estaba y no podía repetirse sin ser descartada por una teoría 40
  41. 41. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz verdadera o comprobable. En un microsegundo de conocimientos sin límites, divisé la respuesta a las millones de preguntas sin contestar del inicio, esta misma devenía como una propuesta clara… me invitó a recorrer lo inexplorado por un segundo eterno de mi vida, solo para comprender, para morir pleno, no entendí siquiera lo que dijo o pensó (eso) vi que todo a mi alrededor comenzó a ser otro borrador , como si de un dibujo tratara, con los dedos toqué la realidad y la palpé como una pintura fresca, me ensucié de todos esos colores opacos que fueron parte de mi realidad o tiempo. Los minutos, segundos, las horas fueron dejando de ser la importancia inmediata a mis problemas, despojando toda posibilidad de depresión o de enfermedad terminal, todo fue algo interesante, todo fue Van Goth, Picaso, Pollock, Miró, Rivera, Mondrian, o el mismo Leonardo da Vinci. De improviso la voz o el ente o la nada comenzó a regir nuevamente manteniéndome estático, seguramente para que no altere más la realidad visual, tras unas palabras o sonidos accedí a la propuesta definitiva, nadie pide por mí en estos tiempos, todos prescinden de mis facultades para amar , ¿por qué habría de quedarme?, me parece de total acierto ingresar a la historia del universo o a las verdades inconmensurables de la divinidad. Cerré los ojos luego de despedir el cuadro fresco alterado, el negro profundo ingresó gradualmente a mis retinas inundándolas de un continuo vacío, que sin preguntar se revirtió a un blanco puro o etéreo. La sensación de vacío extremo y a su vez de relleno casi aplastante me sulfuró a los gritos desgarradores, pero no tardé en cavilar lo que sucedía y no tardé en dejar de hacerlo, me abrazó un sentimiento de encierro y una alteración en mi 41
  42. 42. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz consciente que sabía estar encerrado, me aterró a niveles insospechados pensar solamente en la cantidad de masa pero no en el vacío, mis preguntas surgieron … ¿por qué cuando cierro los ojos no siento el vacío?, esta prueba pareció ser el ingreso a lo prometido, segundos después los matices del azul convergieron de todos los laterales a el punto central de mi visión frontal, luego el rojo y toda su gama, el amarillo con una línea en forma de pincelada terminó con el esplendoroso espectáculo. … si tuviese que explicar lo que siento ahora en este tiempo sería minimizar al máximo la negatividad en el cuarto cuadrante, ni palabras, ni siquiera pensamientos surgieron del todo que presencié, solo voy a hacer lo que debo, necesito recolectar toda la información posible para contar, para que puedan terminar como yo. Una nube densa de color azuláceo asomando al violeta claro me rodeó, me cobijó, sentí la pasividad en todo el ser, haces de luz me rozaron cerca de los brazos, los sentí rasgar la superficie de mi dermis, vi de frente las cantidades incalculables de luces , radiación a mi parecer me calentaron la frente pero no me quemó , dejé ese pesar, no me afectó. La seguridad que nació de mi interior como naturaleza viva, relajó mis miembros al estado de levitación, me situó volando en la desmesura de las alas que no tengo, traté de dominarlas creyendo que eran extensiones de mi cuerpo, dejé de insistir y se calmaron como mis intentos, sentí sin alma, sin alas, sin envase, sin nada, no vi, pero entendí las formas y todas sus geometrías, fui materia, en el centro del protón, bien en lo profundo de la materia , fui vacío espectador del todo. fue … ...fue hermoso, la densidad de todas las estrellas de 42
  43. 43. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz todos los planetas, de las rocas que me golpearon corriendo tras una más grande., que se dirigió a la tierra “amigable”. Me hinché de sabiduría, fui parte de las estrellas, de los mundos, las lunas, de las ausencias de energía , del egoísmo, de la ausencia del tiempo y el espacio. Una luz muy imponente se encontró en la grilla universal, frente a mi, iluminando mis facciones que no veo pero siento, siento su calor, no me intimidó en lo absoluto, me regaló radiación al extremo, me alimentó de vitalidad inservible pero vitalidad al fin, pude estar muerto y volver a revivir con solo una fracción de lo que recibí. Ilimitados vientos huracanados me despidieron implorando que conozca más allá de mis ojos y mente, que explore y siga camino en el eterno segundo, lo hice y continué. Testeando poder incrementar la velocidad, divisé una superficie rocosa uniforme, conseguí por el arte del domino que me tiene mal acostumbrado en la vida caer en la punta de un cometa, podría ser Buenos Aires o NYC o el maldito imperio. Viajé a 150.000.000 km según mi memoria en las tardes en que estudiaba a los cuerpos celestes que acompañé como hermanos. No logré discernir si fue realmente la velocidad de el cometa, solo me interesó viajar , saber , entender. En un instante anterior a la desintegración del cuerpo rocoso, salté sin saltar y me alejé todo lo que pude, giré en mi eje y noté la destrucción de un planeta pero no logré ver cual, eran millones de bombas de Hiroshima impactando con todos los desprendimientos que formaban estrellas fugaces, una pintura de destrucción abismal inundó mis ojos que no son ojos en lágrimas secas, saladas pasadas por mar que no eran lágrimas. Armé mis sentires y partí hacia otro destino y en los intentos 43
  44. 44. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz nuevamente fallidos por conseguir velocidad de cometas me crucé con un desecho espacial, un satélite mal gastado que no soportó la radiación continua del sol y se dirigió fuera de órbita a los confines de la exploración sin dependimientos, sentí una asociación entre el y yo, me despojó de la soledad y tomó con un abrazo la amistad incondicional de este “Ser”, identifiqué su estructura de vida con la mía y lo acompañé en el arte de conocer. Sin hablar me transmitió toda la historia de los sucesos comunes en la galaxia y en el sistema solar que albergó entre otros, mi mundo, relató con una pasión indefinida todos los acontecimientos. Cuadro tras cuadro que generó en mi “mente” se impregnaron luego de cada relato fantástico que absorbió cada neurona frágil, sin tiempo, sin espacio, todos los retuve hasta el final. Una de las historias inextricables me posicionó como personaje principal. Unos seres de otros planetas fueron juntados en algún tiempo para recorrer como yo el universo en busca de una verdad , pero algún tipo de error en el clasificador de viajeros marcó las vidas comunes de estos diferentes envases que al ver la totalidad, no pudieron asimilarlas,y debido al encierro tan intrínseco como el dominio al que se encontraban sometidos perecieron en la oscuridad brillante del cosmos, tras la fatalidad de su albedrío la masa que dirigía las visitas, comenzó la búsqueda del ser más preparado para el entendimiento, y me encontró a mí. La enseñanza de morir como creo que lo hago en estos momentos es la gracia divina que atenta contra el común de una vida para llenarla del todo, cobra aun más importancia por ser en mi vida, debido al omnipresente o la diosa, guerrero o dios de turno para poder contar lo único y especial que es esto, por eso lo comparto 44
  45. 45. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz contigo porque confías en mi. Luego de toda visión de los balances de la especie debí continuar con esto que se me escapó de las manos y es un bien precioso, digno de mi protección. Los colores dejaron de interesarme como belleza y enfoque, toda la concentración posible se derivó al recuerdo , herramienta elemental para relatar mi historia, me encontraba donde nadie, había un mar de estrellas que como semejante al mar de la tierra (cruce vital de la existencia humana y todos sus esquemas vitales) me elevó con solo verlo, este también vital para el buen funcionamiento del universo. Tantas cantidades de estrellas estaban solo para eso para equilibrar la balanza a su medio, solo para ayudar al surgimiento de otras estrellas o planetas con posible vida , así de generosas son las estrellas unas con otras, con obras simples. Tanto esfuerzo de todas, tanta dedicación para la construcción del mismo sistema más complejo, por amor entre ellas. Me invadió el sentimiento de la tristeza absoluta como todo aquí que es absoluto, la desesperación del estado me agobió al extremo de la perturbación símil a la del inicio del viaje, y como gota de lluvia mi realidad de pintura se limpió. Regresé en un suspirar violento a el presente que odio, mis retinas volvieron a entender todo sin pintura y la puerta de la casa se abrió, una señora homónima a mi esposa me hablaba como si me conociese, entró, me dolió la verdad única, deseaba contarle todo, me mataba la inconsciencia, las mentes que no desean salir de la verdad manipulada son molestas y repiten todo. Deseé morir y lo hice, la cuchara en mi mano izquierda cayó por efecto de los 9,81m/seg2, gravedad en esta tierra y generó una velocidad ínfima a la del cometa , los rayos 45
  46. 46. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz solares y a todo el universo en sí, no aguanté más la pesadez de un envase orgánico, mi cuerpo se desplomó frente a los ojos de mi supuesta mujer e hijos, vi sus caras, el asombro la instigó junto con el odio, el dolor, la admiración, todo rondó en esa atmósfera y yo morí por mis medios, porque seguí manejando mis energías, porque las quise junto a las estrellas laboriosas. Ya dejé de volar, caminar, ya no recorro la que hubiese querido, integro mi verdad a mi interior y con ella la verdad de un mundo, de un grano de sal en un trozo de carne. El eterno recorrido me extendió a la diversidad, yo me entrego al albedrío de ellas para que puedan hacer una nueva estrella o mundo con nueva vida y con una nueva verdad universal, ya no puedo ser más que una nebulosa viajante... espero volver... ...ojalá resulte en millones de años. 46
  47. 47. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Doblegar sin cortar. 47
  48. 48. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Parece sonreír como todos, clónicos. -¿Quieres uno o dos billetes? -Uno, solo uno. -¿Estás solo? -Sí, espero a mi mujer, eskerri asko, ¡gero arte! -Berdin. Guardo las vueltas con el gesto de la conservación de un patrimonio, de una seguridad absoluta que me resguarda por si todo sale mal y debemos volver a nuestras casas, lejos, sí, muy lejos. -¡Ven por aquí!, ¿me sigues? -Sí, ¿por qué no? Salimos de la tienda abarrotada de golosinas, revistas y películas en vhs, lo sigo, me ha dicho que lo siga, recuerdo el experimento psicológico del poder, es real, ha causado efecto instantáneo, ¿por qué no seguir a un intruso si lleva la camiseta del sitio? La ría está preciosa el sol la hace destellar y al mirarla me obliga a fruncir mis ojos, me vuelvo chino, es que los reflejos me causan el efecto, como si ardiesen mis retinas. Veo el cielo y respiro la frescura del aire, si, el aire fresco y mis pulmones totalmente abiertos al frescor. Pienso nuevamente mientras subo las escaleras en el poder, lo 48
  49. 49. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz que obedezco y dejo de obedecer, me rueda el odio al sistema, el de siempre, el mismo que siento al comprar y notar como todo se eleva por la inflación, cuando guardo esos billetes sintiéndolos como míos. Puedo repetir todo el día la misma sensación de disconformidad con la desigualdad, la justicia y los términos griegos que las respaldan, es que no soy griego y ni me parezco. Subimos al ascensor, lo miro, me mira, tiene cuarenta y dos, no puede pasar de esa edad, está pelado fruncimos los ojos juntos al comenzar a elevarnos, es que el ascensor es todo de cristal y el sol penetra reflectando en nosotros, ya no es cuestión de mi problema ocular por tanto trabajo fino y preciso. Miro bajo mis pies y la altura comienza a preocuparme, no siento seguridad y me ahogo lentamente, mis pulmones ya no están abiertos y receptivos, sudan mis manos, lo miro y el sigue mirando el suelo sin problemas está acostumbrado. Escucho al afinar mis oídos el sonido chirriante del acero guía, pienso en una muerte segura, si caemos no podré ver las vistas de toda la ciudad y el mar, al pensar en esto, llegamos o nos detenemos. -Cuando quieras bajar, junto al botón del ascensor tienes este, lo pulsas y subo a recogerte. -Eskerri asko. -¡Nada hombre!, hasta luego. Es curioso, pero algunos no utilizan nuestro idioma ni siquiera al saludar, por cortesía, no lo entiendo. Puedo ver toda la extensión del mar ante mis ojos entre rejas de acero y madera, a mis pies unos cien metros de altura en un puente colgante de más de doscientos años. Apoyo la mochila negra con betas de azul y la 49
  50. 50. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz abro, quito la otra idéntica y pulso el hinchador automático de la pequeña bola de plástico, llego al tamaño de la que reposa en la madera del puente, con sumo cuidado sujeto la primera contra mi pecho, enciendo el móvil. Camino sintiendo el viento agitar mi pelo hacia los lados, me refresca la cabeza, canto una canción, el puente es mío, estoy solo, yo, la mar, el cielo, el acero y los pequeños temblores de los coches al pasar flotando debajo. Apoyo nuevamente la mochila en su posición definitiva, veo los cables de acero que soportan las cargas diarias, pienso en esas familias, en sus hogares, en los setecientos millones de indios que viven en la miseria. Llega el pelado insuficiente, con su gordura de molde, me monto nuevamente en el ascensor, poco miedo me dan los sonidos del acero, ahora me recuerdan a los golpes allí, donde me acusaron por primera vez, mi vida se torció por mi idioma, mis creencias y mis dolores sociales, y hoy, hoy si pienso hacer algo que destroce, al menos por minutos, la pasividad con la que dejan pasar todas las torpezas de la justicia, esta, mi justicia independentista. Hago la llamada. 50
  51. 51. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Le écrivain. 51
  52. 52. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz - El gravitón, si es posible, se elevará conquistando así un nueva dimensión, es la respuesta Marie, debemos hacer todo lo posible. _ manifestó el joven Julius. - Debemos llegar a la presentación, entiendo tu éxtasis pero perdemos el tiempo detenidos en medio de Winchester. - Somos rápidos, según el último estudio, los londinenses somos los más rápidos de Europa caminando. Y en otras muchas actividades, no lo olvidemos. - Vamos Julius, no voy a esperar más, no podemos, estarán sentados y mirando esos micrófonos solitarios en un cuarto de hora. Es importante que llegues a tiempo. - Clair, un cuarto de hora nos basta, escucha, es que solo quiero contarte lo último, prometo que demoraré tres minutos._ dijo Julius convenciendo a la bella Marie. - Quiero decirte que hay un problema inconcluso, sin contar el de Gödel, en la mecánica cuántica nadie supo explicar hasta hoy como dos electrones a 6.000 kilómetros de distancia reaccionen instantáneamente a dirección contraria con estímulos. Todos estamos muertos pero vivos, hay que asumir las dos variables, era eso simplemente Marie. Es y es a la vez. - No sabes de lo que hablas, pero te apasiona, es impresionante como puedes lograr aparentar poseer 52
  53. 53. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz conocimiento. - Nadie posee el conocimiento, está por un tiempo, no olvides la vejez mi querida amiga, todo sistema tiene un equilibrio, entropía, se pueden explicar con las matemáticas, pero lo que es, es._ afirmó el joven Julius Hoyle. La sala estaba repleta de periodistas, ayudantes de cámara, y fotógrafos, Julius se sentó sonriente, parecía un cantante más que un escritor de renombre. - Buenas noches, mi presencia en esta conferencia es debido a los rumores que han alcanzado magnitudes verdaderamente desproporcionadas en la red global, debido a una confusión insustancial. Podrán hacer cualquier pregunta al respecto, no olviden que puedo no contestar a lo que crea ofensivo. - Mi nombre William Trent de el Guardian, ¿puede relatar los sucesos de la tarde del domingo?si es que no le parece ofensivo señor Hoyle._ preguntó el periodista calvo y sin reparo alguno. - William, contestaré, el domingo al terminar la gala de premiación, saben de cual hablo, tuve una visita inesperada en el baño de aquél hotel, alguien intentó matarme con un cuchillo, no pudo, gracias a mi estado físico pude frenar su ataque y posteriormente dar parte a la policía, el resto es pan del día, ¿verdad William?, otra pregunta por favor. - ¿Por qué piensa que fue el ataque?, Ernest del Sun. - Un brote psicótico quizás, alguien con mucha envidia, no puedo precisar su intención, ni quien era, por lo que dice la policía logró pasar todos los controles sin problema alguno, su identidad la desconozco y prefiero 53
  54. 54. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz que siga así. - ¿No cree qué fue por su nueva publicación?, circulan versiones de un padre que perdió la cordura por sus declaraciones sobre el Cáncer y las otras enfermedades de las que se habla en su novela. - No puedo evitar volver al mismo discurso, deben aceptar que las enfermedades son parte de la realidad y la ficción, de la actualidad de una civilización enferma, entre otras cosas por el plomo, ¿o nos olvidamos de nuestra exposición prolongada?, seguimos expuestos, me vi en mi deber como escritor hablar de Clair Patterson, lamentablemente fuimos y somos víctimas de algo que está totalmente tapado por las grandes industrias, a ningún directivo lo gusta leer la cruel realidad a la que nos sometieron por décadas y sin aviso alguno. Hablo de todas esas enfermedades, de todos esos casos porque es necesario que se sepa la verdad. Ahora intentan callar mi voz, y no es la primera vez, suelo ser silencioso como ellos, lo peor es la indiferencia, nadie logrará callar a Julius Hoyle, nadie. - ¿Qué hará con el dinero qué recaude de las ventas? - Y usted que hará con el suyo, o acaso ¿usted trabaja gratis?, si habla conmigo gratis, es un placer conocer al primero de una generación de amarillos que hace caridad. - Tiene millones señor Hoyle, podría destinar todas las ganancias a la causa. - No hay causa, es ficción, eso es lo que no puede aceptar la gente, y algunas hacen la estupidez del domingo, no voy a renunciar a mi dinero, en otro momento, más tranquilo miraré quienes necesitan, nadie sabrá cuando, yo moriré con dinero, pero luego se lo quedarán las víctimas, se repartirá por el mundo, todo a 54
  55. 55. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz su tiempo. Quiero saber a donde van los millones que ganan con las películas que hablan del dolor ajeno de la segunda guerra, la demagogia es una manifestación de injuria mental y propia, el que se convence logra lo impensable, nadie cuestiona ese dinero, pero el mío si. Hijos de puta. Doy por terminada la conferencia, no volveré a hablar. Marie se acercó rabiosa por su comportamiento, no supo como reprocharle sus últimas palabras. - Vamos Marie, tengo hambre y mucha sed, quedamos en West Kensington en la calle Redan, en ese restaurante caro que fuimos, ¿recuerdas? - Si, pero, ¿no vamos juntos? - En media hora estaré allí, toma algo y reserva la mesa, debo hacer algo. - ¿Qué vas a hacer Julius? - Tranquila, no pienses, debo hablar con alguien. - No vuelvas a cometer alguna locura, nadie sabe que pasó realmente el domingo, no lo mates, no hablará, te lo dijo aquél día. - Acabo de verlo, lo asustaré, tranquila, hablaré con él, en media hora estaré allí. - No lo hagas. - ¡Taxi!,... ¿puede llevar a esta señora a West Kesington?... gracias,... ella le indicará. - ¡No lo hagas Julius! ... 55
  56. 56. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz 56
  57. 57. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Balham. 57
  58. 58. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -He visto a tu hermano con su acompañante, parece algo tranquilo, van tranquilos, reunidos como si fuesen uno._ ella es Diana, siempre espía desde su ventana y me llama, hablamos de mi hermano, prefiero desviar la conversación a mi terreno. - Lo intenta todos los días, para eso pago esa cantidad de Libras, su tarea es simplemente ayudarle a encontrar la voluntad para que vuelva a caminar._ este soy yo James Chadwick, suelen confundirme algunos entendidos por el descubridor del neutrón. Es probable que por la repetición de tal similitud, durante mi niñez, terminé estudiando en la universidad de Londres, es donde nos conocimos con Diana Hawes, profesora adjunta de microbiología y nanotecnología. Es una enamorada del conocimiento y una mente brillante, es algo torpe y despistada, desde la ventana de su sala suele observar el trayecto que hace mi hermano con su ayudante, hay veces que me llama para comentar algo que viene a su mente, otras me quedo esperando a escuchar su voz ansioso y sin respuesta, Diana tiene su misterio, y me atrapa constantemente en la red amplia y peligrosa de mi mente, es decir, me atrapo solo. - No es eso, no lo hace por su trabajo, si pudieras verlos ahora me entenderías, empuja su silla de ruedas con fuerza, mira el suelo pensando, no lo sé, creo que ese hombre está más implicado con tu hermano que tú, lo 58
  59. 59. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz siento si no esperas oír esto._ Diana suele ser algo cruel. - Es que Thomas no era tal cual lo imaginas ahora, no debería de hablar del pasado de mi hermano mayor, no voy a hacerlo, debo un respeto a mi sangre, por mi padre, cuidaré de él hasta mi santa muerte, pero no haré nada por Thomas, de mí, tendrá dinero, y ese dinero dispensará ayuda para un fin, que no será controlado por mí, sencillamente nunca. Mi dinero será el nexo, el camino que le facilitará un proceso positivo o negativo, ya no dependerá de mi existencia._ le digo a Diana estas palabras porque debe saber desde el primer momento que no hay amor posible que pueda reconstruir mi relación con mi hermano mayor, debe tener claro que es lo que pienso, no sé que va a decir. - Eres muy cruel, es una persona que no habla, no camina, está postrado en una cama todo el día, está solo, ese hombre le ayuda por sí mismo, estoy segura que cobra muy poco dinero y que hace horas extras todos los días. Veo una forma que los une, en esas ruedas y sus piernas, no puedo explicarte la sensación, son colores, nebulosa._ me dice Diana, oírla hablar sin tapujos me da cólera, contengo la rabia, pero la ironía no podré contenerla y le digo. - Es sinestésia, la padeces y prefieres asociarlo a algo bonito y romántico, no eres la única Diana, pero debes entenderme, no te contaré nada de Thomas, es como hablar mal de los muertos, él en cierta forma lo está y debo respetar su condición por honor, pero nunca haré con mis manos y mi tiempo absolutamente nada por ese individuo. - ¿Qué lleva a una persona pensar tan fríamente?_ odio sus preguntas, cree que lo puede solucionar todo, o 59
  60. 60. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz simplemente (para ella) estudiarlo. - No pienso fríamente, es que no hay sentimiento alguno que me una a Thomas, me siento solo en el mundo, han muerto todos mis familiares, vivo solo en la casa de nuestros padres y ancestros. No sabes lo que es la verdadera soledad, de querer abrigar tu cuerpo en alguien que sepa quién eres, y no tener más que cuadros antiguos representando rostros inexistentes, es cruel mi vida, Thomas ya no comprende cual es su realidad. _ he abierto solo grietas en mi alma, me costará dormir por la noche, no es la primera vez. - James, tu soledad no existe, tienes un cuerpo donde abrigarte como dices, Thomas es esa persona que espera de ti para enfrentar el miedo de volver a caminar, no desea recuperarse, seguramente por su culpa, sentirá en sus realidades mentales que prefiere dormirse en pensamientos que abrir los ojos y no tenerte cerca, sonriéndole. _ Diana cree que puede, por momentos es algo indiscreta, estoy en silencio, recuerdo como éramos de niños y me estoy preguntando que pasó entre esas sonrisas y nuestras actuales lágrimas, al menos las mías. - Adoraba a mi hermano, era el dibujante de mis caminos, el constructor de mis pequeñas proezas, éramos paja única, mi madre nos decía que unidos nunca nos pasaría nada, que debíamos amarnos y ayudarnos siempre, todavía oigo a mi madre decirlo en el parque mientras nos regañaba por algunas travesuras de Thomas. En mi adolescencia reflexionaba su ausencia, ansioso todos los veranos al volver del colegio soñaba con volver a verlo, los años se pintaron en mi rostro y mi ansiedad se convirtió en desesperación, hasta que un año, a mis veinticinco, volvió, sus ojos, no 60
  61. 61. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz lo olvidaré jamás, sus ojos me hablaron cuando lo miré mientras lo abrazaba, sentí que ese no era mi hermano, que la vida lo había golpeado sobremanera, mi alma se destrozó, si es que el alma puede destrozarse, al menos eso fue lo que sentí. Posterior a nuestro encuentro nada volvió a ser igual, murieron uno a uno todos aquellos que amaba, primero mis padres, le siguieron mis primos, tíos y abuelos, quedamos el y yo. No quiero que supongas nada, pero lo que supones puede ser cierto, nunca se probó nada, es un genio, lo supe siempre, lo hizo magistralmente, el escritor que conozca su historia sabrá instantáneamente que es un mar de oro, mis sospechas crearon este ser frío, como dices, el estado actual de Thomas ha sido la consecuencia a lo anterior, pero todas son dudas. Mis certezas ya las conoces, no habrá día que cambie de opinión, mi muerte será un respiro más, Diana no me conoces._ no creí tener las fuerzas para contar todo esto por teléfono a Diana, estoy sorprendido, me siento algo más relajado, ahora no volverá a tocar el tema, puede ser un alivio, ¿de qué hablaremos? - James Chadwick, eres una caja de sorpresas, lo lamento, no he querido inquietarte, no he perdido a nadie, mi soledad es por elección, por miedo a la vida o al motivo verdadero, si es que hay uno. No podré juzgarte, no sentenciaré sobre tus intenciones, solo tú puedes conocer el dolor que provocan esos cuadros o tu hermano a lo lejos. Yo solo veo a una persona esperando, un ser detenido en el tiempo, pero en movimiento, en su silla de ruedas. ¿Hay segundas oportunidades James? - Definitivamente no las hay, ¿crees que perdonaría su mirada al volver?, todos los hechos posteriores no 61
  62. 62. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz puedo asegurarlos, hay un juego siniestro que recorre su presencia, no pienso comprobar mi muerte al volver a mirarlo, me niego, Diana esta conversación debe terminar, no quiero enojarme contigo, pero me obligas, eres muy indiscreta, creí que tu educación detendría tanta intromisión. - James, ¿quieres venir a mi sala?, al menos nos miraríamos a los ojos, no volveré a cuestionarte, me refiero a este tema. - Es conveniente._ le digo asegurando que no volverá a intentarlo. - Te espero._ cuelgo ansioso, sonrío revuelto entre la felicidad y el horror, ella sabe demasiado, ¿y si duda de mi?, es tan simple como invertir la historia, me descubriría rápidamente, llevaré unas gotas por si se atreve a descubrirme. 62
  63. 63. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Etienne Vallois. 63
  64. 64. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Había leído las últimas letras de aquél lúcido y necesitaba seguir leyéndolo. Los libros estaban apilados a su lado formando una torre imperfecta, como la naturaleza. Pensó:- Debo lograr conseguir más libros, al menos artículos, no puede morir tan rápido para mí, algunas personas saben dejar de leer y a su vez dejar morir a sus escritores, a los muertos al menos. Estoy realmente cansado de escuchar la misma entrevista una y otra vez, me halagan sus pensamientos, es amigable, tiene buen tono de voz y la proyecta muy bien, pero no habla como escribe. ¿Qué escritor habla como escribe?, quizás los geólogos o los físicos en sus ensayos, pero mis escritores no hablan como escriben. Me habló Joelle de unos manuscritos que hay guardados en la pequeña casa, a las afueras de Nantes, tengo dos horas en coche, y una imperiosa necesidad de leer más obra, si no lo hago morirá, seguramente lo hará, ya nadie lee sus textos, al menos no lo hacen de principio a fin. Tengo dos opciones, viajar en coche dos horas a Nantes, no ir a la oficina, pensar lo peor al no ir, perder mi única fuente-puente a mis deseos anteriores. La habitación recién pintada olía a plástico, había cajas marrones y juguetes en ellas, no hacía más que guardar juguetes. 64
  65. 65. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Pensó:- Voy a extrañarte precioso mío, tu olor, tu ropita, tus abrazos, estoy orgullosa de quién soy, cumplir mis deseos anteriores era tarea de la ambición pero tú has deshecho todo y has magnificado mi felicidad, no puedo perdonarme haber pensado al principio en dejarte antes que nazcas, tu padre no era el futuro que pensaba, poco a poco noto mejorías, serás tú dándole vida. (Sonó el timbre del portal.) Habló: ¡Fabien!, hijo ¿Cómo te ha ido en el colegio?, falta muy poco para leer, podrás compartir con tu padre el don de la lectura, hijo, me miras triste, ¿me has extrañado?, ven, si, lo que quieras, ve a bañarte que mientras preparo la merienda. Las dos horas se hicieron tres y un cuarto, Nantes no era exactamente lo que pensaba, al menos no lo que describió así, su autor en aquellos años. Por el contrario encontró una ciudad industrial y sucia, fue se primera impresión visual. Aparcó su coche en el barrio La Sinière. Pensó: Será difícil encontrar su pequeña casa en este paraje, ¿Quién habitará su habitación?, espero que sea familia suya. Ahora viene lo que no tengo planeado, y si es familiar, ¿aceptarán a un grato desconocido? peor aún, ¿me copiarán algún texto?, no entiendo como puedo ser tan impulsivo, siempre fui exactamente igual, primero impulsivo luego reflexivo, y al final la suerte lo resuelve todo, aunque naturalmente no crea en ella. Están hablando de mí, siento que en la oficina me recuerdan, se preguntarán que hago hoy, puede ser, si vuelvo me quedan tres horas de trabajo, lo que representaría seis horas tarde, si vuelvo en una hora, duermo bien y voy mañana alego un malestar, debería 65
  66. 66. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz de ir al hospital a la madrugada a que me firmen un baja de horas, algo es algo, y no, nada, supongo. que hago, que hago, que hago, que digo, que digo, que digo, pero si toco el timbre y sonrío no me abrirán siquiera, que hago, que digo, voy a presentarme como fontanero, tengo una gorra azul, el maletín es marrón y de cuero pero no creo que noten diferencia. Si son ancianos abrirán la puerta y podré investigar, es mi última oportunidad para obtener sus escritos, me da igual si son buenos substanciales o una mierda, los leeré palabra por palabra dilatando el tiempo de lectura, sin falsear mi acción, solo ralentizándola, debo encajar la última palabra con la primera de mi hijo, así vivirá otra vida más, espero que Fabien no la interrumpa en su adolescencia, mi padre hizo lo imposible para que no apartase la mirada de las hojas, su obra es realmente para una vida completa y plena. Perdí horas de amistad, horas de sexo, bueno minutos de sexo, pero también perdí mi obra, me dediqué a leer y comprender su obra, no pretendo lo mismo de Fabien, simplemente que la lea, es un legado, otros dejan relojes de oro, piano con teclas húmedas y desafinadas. (tocó el timbre) (una joven abrió su puerta, detrás un joven sonriente rubio y atlético.) Habló: Nada, perdonen, creí que encontraría a unos ancianos... y ... pensé que... gracias... es que me he equivocado, he venido de San Sebastián conduciendo... una estupidez mía, quizás pierda mi trabajo por esto, lamento molestar, creí que aquí encontraría unos textos que no fueron publicados de un gran escritor, mi gran escritor... debo marchar, perdonen por la molestia. Pensó: Sigo siendo el mismo impulsivo, no gano más que disgustos siempre, ahora dos horas de vuelta, 66
  67. 67. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz espero que Joelle no se percate de mi estúpido viaje. Condujo por la carretera una hora hasta que encontró una solución a su problema, sonrió, era vital que Fabien comience la lectura, era tiempo de escribir, una etapa interesante para impregnar su visión entre las hojas y la tinta, aunque eso significa hacer daño al mundo. Llegó sobre la tarde noche, Joelle lo esperó en la sala leyendo una historia breve de un maldito. Hablaron: -Hola cariño, ¿dónde has estado? y no me mientas, no quiero ver tus labios inferiores hacia abajo, mírame a los ojos, ¿Qué has hecho? estoy leyendo el cuarto relato, eso significa que has llegado una hora y unos minutos más tarde de lo habitual. - Ese es el problema, lo habitual, mi amor solo he estado viajando, creí poder conseguir algo muy valioso. - ¿No serán esos benditos textos que comenté el otro día? - Si, he pensado en mi mundo ideal de las teorías, que si los conseguía, podría estirar el tiempo de mi lectura hasta que Fabien comience a leer fluidamente así yo podría continuar con la tradición. - No quise decírtelo, era una sorpresa, ¡pero eres tan impulsivo a veces! - Lo sé. ¿qué?, ¿de qué hablas? - ¡Los textos!, si fueron editados, tu padre no llegó a conocerlos porque fue un tirada de 133 ejemplares de colección, en su momento fueron muy promocionados por el misterio posterior a la muerte, pero creo que no fue más que marketing antiguo. Buscando durante algún tiempo pude dar con una persona en Nantes que había heredado de su abuelo uno de los 133 ejemplares, quizás sea el único que sobreviva. Yo con el uso indebido, por cierto, del aquél marketing antiguo hice lo 67
  68. 68. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz mismo, te conté una historia algo verdadera y falsa, no creí que harías tal hazaña, igual no me sorprendes. - Quiere decir que los tienes, ¿qué podré leer unas últimas palabras? - Si, pero hoy no. - Ya no importa, comenzaré con los preparativos de mi novela, llevo tanto tiempo esperando este momento. - Fabien está preparado... ¿cariño? - Si amor. - ¿Qué escribirás? - Lo que dicten mis pensamientos, hoy es un día feliz. - ¿Cariño? - Si amor. - ¿Has ido a la oficina de patentes hoy? 68
  69. 69. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz John Badiou. 69
  70. 70. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz No puedo terminar de leer la carta que acaba de llegar a mi puerta, oigo a los niños jugar fuera, he llegado de la universidad hace unos momentos; no han pasado ni dos horas. Mis hijas todavía no llegan y mi mujer está de camino, he preparado una infusión que nos gusta compartir, es una infusión que se bebe con una pajita, y el cuenco se rellena y se comparte con amigos, con quién lo desees, nos gusta beberla desde nuestro último viaje a Perú. La carta está deshecha sobre mis zapatos, la brisa revuelve papelitos por el aire, yo estoy escuchando esos niños jugar y pienso en mis niñas, en como serán de adultas, se me hace un nudo en el estómago de pensarlas follando, me duele saberlas incompletas. Acabo de destruir esa carta con odio, me detesto a mi mismo, no puedo soportarme de pie, me arrodillo, me hago una bola deforme sobre el suelo. Pienso, lee mis pensamientos. -Esos hijos de puta no pueden tomar mi cuerpo y hacer lo que quieran, no tienen derecho, mis hijas, ¿Qué les digo?, son tan pequeñas, no comprenderían que una vida puede significar mucho para tanta gente. Isabel me va a odiar si lo hago, va a pensar que las dejo solas en un mundo injusto, y no van a estar felices por mi buena acción, estoy seguro. Mis vecinos van a hablar de mi hasta la muerte, todos sabrán mi apellido pero mi 70
  71. 71. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz nombre seguramente será menos repetido, como Bell. En mi clase mis alumnos siempre me escucharon hablar del cambio, de lo nuevo, siempre les recomendé dar todo por mejorar a la humanidad, darle una retribución, un cambio justo. Yo soy ese cambio del que hablé tantas tardes, pero no quiero despojarme de mis días, de mis soles al atardecer con Isabel, relajados, sonriendo, siendo jóvenes. Me rehuso a donar mis pensamientos a quienes no los valoren, no hice nada de mí, todos mis sueños no los cumplí, no soy un ser realizado, y creo que nunca lo seré, pero amo vivir, mi vida es insignificante, imperfecta; Por momentos soy odioso, en otros sonrío por horas, me considero inteligente, dialogo con los ancianos, los escucho y les doy ánimos siempre. Mis amigos me adoran, yo a ellos con igual intensidad, sé que soy el núcleo de toda mi familia y no puedo dejar de existir porque un infortunio del azar me eligió a mi como anomalía reparadora. Los médicos conspiran contra mí desde hace unas semanas, la presión y el estrés me tienen muy agobiado, desespero todos lo días a todas horas, miro el mundo sin pensar más que en verlo desaparecer, a todos aquellos que están enfermos destruirlos para contemplar un mundo sano y repleto de vida rebosante. Mis pensamientos se cierran en mi mente. Estoy tirado en el suelo, llorando, excitado, ansioso y sin saber hacia donde ir, que decir, que hacer, me obligan a entregarme, me dicen que tengo unas horas para hacerlo de forma voluntaria, de lo contrario me espera un acoso horrible, una destrucción pública desmedida, mucho peor que las plazas del medio evo, o de los riscos de matanzas y alabanzas. Sé que pueden 71
  72. 72. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz destruirme con los medios, tienen todas las armas para coaccionar en mi contra. La carta se vuela con la brisa, no desaparece el dolor que siento en mi estómago, la desesperación infernal de saber que soy una mierda, un ser que no soporta sentir la envidia de la vida en otros. Odio la simpleza de todos los seres que ahora mismo coexisten devorándose unos a otros, las enfermedades son terribles pero también son parte de la existencia, de la evolución incluso, nos ofrecen oportunidades para elaborar con inteligencia nuevas bases de conocimiento, nos hace mejores y más preparados. No soporto el calor en mi rostro, sudo mucho mis manos, pies y cuello, el cabello se me pega, caen gotas en mis ojos, vomito las verduras que acabo de comer, siento la acidez en mi garganta y en mi nariz, estornudo, siento cachos de verduras que no puedo tragar para deglutirlas como debe ser, o como es normal. Me siento el hombre más desafortunado del planeta, acabo de ensuciar mis manos con mi propio vomito, lloro y veo las palabras de la carta una y otra vez, me pesa la cabeza, me duele dentro, no puedo describir que es lo que siento, es como romperse entero, romper el alma, no hay palabra que describa mi destrucción. Mis pensamientos, se abren. -Hijos de puta, gobierno de mierda, mentiras y mentiras, ¿ Por qué no dan la cura contra el hambre?, hijos de puta, no debería de existir la jet set, es descaradamente infame lo que nos representa todos los días, y nosotros cómodos, con nuestros televisores de plasma, nuestro ordenador con internet y nuestras hijas en el colegio privado. También la cenas que nos damos todos los fines de semana en nuestro restaurante favorito frente al mar. Me avergüenzo de ser humano, de sentir como 72
  73. 73. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz humano, de comer como humano, de ser tan insignificante y creerme un universo. Me doy pena por generar ambición en mis alumnos, defendiendo la idea de la creación y la inteligencia como modo de vida. Me doy asco aquí, tirado en el suelo de mi propia casa, oliendo el hedor de mis fluidos corporales. Se cierran mis pensamientos. Tengo una hora, mi reloj se acaba de detener, extrañamente se detienen sus manecillas, voy al baño, mojo mi boca, la enjuago, recuerdo un pasaje del libro Hebreo. Grito asqueado de la ansiedad insoportable, nace una envidia detestable contra mis congéneres, nace odio de donde nació amor, me duele el alma. Veo ojos, sonrisas, ojos, manos pequeñas, abrazos, lágrimas de felicidad, de muerte. Pienso en la maldita carta. Mis hijas no podrán vivir sabiendo que su padre fue una mierda sin sentimientos, no tengo tiempo para escribir lo que me rodea, ni para grabar en video todo lo que ahora siento, sé que no me entenderían, y que corro más peligro de que en los medios utilicen todo lo que tengan para hundirme hasta la muerte. Se me ocurre desaparecer. Abro mis pensamientos. -Puedo coger el coche, la estación de tren está a unos veinte minutos, dejo el coche con las llaves y cruzo la frontera que está a una hora en tren, luego cojo el primer avión que me deje en el lugar más extremo que pueda existir, y hago de mi, otra persona, me olvido de Isabel, de Lourdes y María, destruyo todos mis recuerdos con la nueva información que me atontará, la necesidad de comer y sobrevivir me hará pasar años sin volver a recordar este momento. Cierro mis pensamientos. 73
  74. 74. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Vomito nuestra cama, me meo encima, siento el calor en mis pantalones, luego un frío suave y refrigerante. Mis alumnos hablan de mí, oigo como hablarán de mi al escuchar las noticias. Esas palabras no me gustan, pueden ser muy crueles, lo son realmente, dicen todo lo que no puedo soportar, me veo como un asesino. La carta destruida vuela por la sala , desordenada y removida por mí, miro como esos papeles danzan una música que no puedo comprender, la música de la vida, del mundo que se encuentra gobernado por leyes naturales, leyes que en su conjunto controlan el universo. Lloro demasiado fregando con mi mano derecha mi frente, apretando todo lo más fuerte, queriendo quitarme la pena de sufrir un infierno en un lugar tan bonito, mi casa. Quedan unos minutos, Isabel no tardará en llegar, las niñas lo harán luego, lo hacen siempre, por Dios, amo vivir así, secuencialmente, esperando cada día llegar a mis tres amores, lloro en demasía sabiéndome muerto en un breve espacio de tiempo. Recuerdo la carta, releo. Estimado... "Tras los estudios pertinentes... " ... sus "cualidades físicas únicas lo hacen el único candidato..." ... sentimos informarle que tiene el derecho de expresar su opinión, pero creemos oportuno que comprenda que la gloria tras su decisión comenzará a disfrutarla en vida y luego en su muerte fecundará en la historia un mensaje para el futuro, un mensaje de amor y paz, de lucha y entrega, de amor a la humanidad..." " ... sepa usted señor que de lo contrario no podremos controlar los infortunios y malestares futuros que pueda ocasionar la publicación de su historia a todos los medios del mundo..." " lo dijo Sócrates junto a Critón en su celda ..." 74
  75. 75. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz "... No hay peor castigo que el... ". Hijos de puta, el desarraigo, la muerte para mí no es la solución, como se puede valorar así la vida de una persona, decido vivir, no pueden condenarme a la muerte, pero si vivo, el calvario será peor. Hay millones de personas que harían con mi cuerpo muchas atrocidades antes de entregarlo a los médicos. No comprendo toda la presión que ejerce el planeta sobre mi, la gravedad es tan ínfimamente angustiosa, el poder de aquellos que desearan mi muerte, me buscarán y querrán capturarme, me utilizarán posiblemente para orquestar nuevos enfrentamientos, nuevos tratados, dinero, mierda, mi cuerpo vendido, comprado, vendido, destruido, sobrevalorado como el oro y el petróleo. Mis pensamientos se abren. -Le digo: Isabel, voy a morir, los médicos me han dado tres meses, no hay nada que hacer, mi cuerpo no podrá aguantar más. Sus ojos seguramente se cerrarán, me abrazará, me dirá que me ama, me acompañará con su mano pegada a la mía, me hará sentir el hombre más afortunado de la tierra y me dará, incluso, ganas de morirme. Cierro mis pensamientos. Isabel se detiene en la puerta, corre hacia mí, mientras ve los papeles, mis vómitos, mi desorden de furia, me pregunta que me sucede, no puedo ni mirarla, he esperado por ella mucho tiempo, llevo dos horas infinitas. No tengo más remedio que contarle. Abro mi diálogo. -Amor, no puedo ocultarte nada, ves esos papeles._ digo mientras señalo la carta destruida, desparramada por toda la sala. 75
  76. 76. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz -¿Qué sucede cariño?, ¿Por qué lloras tanto?_ me dice dulce, amable, risueña hasta en los peores momentos. -Recuerdas que el año anterior tuve un malestar que duró todo el año. -Pero eso ha pasado, lo has pasado mal, pero ya está superado. -No, no, es que mi malestar, era un Cáncer, debería de estar muerto._ le digo con mi estupor explotar hacia afuera. -¿De qué hablas?, no puede ser, estás equivocado, deja ya de hacer esto, debemos llamar a emergencias. -Ya lo he hecho. Isabel, siéntate, esto es muchísimo más difícil para mí, déjame que te cuente todo. -Está bien, pero rápido por favor, las niñas vienen en camino._ dice sin comprender. -Fui al médico hace seis meses, me dieron chequeos rutinarios, los hice, fue cuando ustedes tres estuvieron en lo de tu madre, no quise alarmarte, realmente había superado todo el trauma y preferí no mencionarte nada. Volví días después a las clases de la universidad, pero algo dentro de mí me hizo recordar el dolor dentro mío, en mis ojos, mis piernas, mis pulmones, mi corazón, mis venas, mi cuello, mis manos, todo mi cuerpo volvió a estremecerse. Supe escapar del malestar y fui a buscar los análisis días de después. Fue realmente el peor momento de mi vida, los médicos me diagnosticaron cáncer fulminante, al principio me resigné, recordé los casos en mi familia y me di por vencido o reinado. Pasé realmente la peor noche de mi vida, solo, extrañándolas, me retorcí de dolor, leí la metamorfosis de Kafka y lloré por horas, pedí por ustedes y por mi mamá. Pensé, no puedo mentirte, en matarme, de cortarme entero, pensé en viajar y morir solo, para que no me vean perecer mis 76
  77. 77. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz niñas dejándoles un trauma asqueroso hacia la vida. Me emborraché y toqué el piano toda la noche, mis pensamientos no los recuerdo, solo puedo contarte que al despertar sonó el teléfono de la habitación, era mi móvil y en el se hallaban las voces de los médicos que me habían destrozado la vida. Me dijeron que debía ir urgente al hospital, que habían descubierto algo asombroso, que debía sentirme bien. Lo hice y casi sin creérmelo conduje medio borracho hasta el hospital, donde me comunicaron que era el único ser que había logrado crear un sistema de defensa netamente natural con el cual podía destruir el cáncer en solo unas horas, eso iluminó mi vida en un instante que nunca podré narrar, seguido de esa felicidad desmedida supe que lo peor vendría luego. Los doctores me advirtieron que informarían a la comunidad científica y que eso conllevaría seguramente un acto de caridad con el mundo, según ellos no podían despojar por una vida la solución a millones de enfermos en el mundo. Me explicaron todo el mal que la enfermedad hizo en los últimos siglos, intentaron lavarme el cerebro, convencerme de perder mi vida por eso. Me rehusé y volví a mi vida, volvieron ustedes y pasaron dos meses. Me acosaron, me intimaron, el gobierno comenzó desde aquél día hasta hoy una persecución silenciosa, psicológica, para que me entregue por mi voluntad y puedan estudiarme. ¿Entiendes Isabel?, dejarlas, morirme, mi amor, hace dos horas me ha llegado la última carta, vendrán a por mí, es legal, y no sé que hacer. Odio el momento en que visité a esos médicos, me aborrezco por confiar en el sistema, envidio la vida del resto de las personas, y no sé que hacer, no quiero 77
  78. 78. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz morir mi amor, quiero verlas envejecer, quiero que bebamos nuestras infusiones, quiero ver como crecen mis alumnos. -Debes hacer el bien, debes entregarte, te amamos, eres nuestro héroe, dame tu mano. _ acaba de cumplirse mi profecía, no me decepciona, Isabel me hará el hombre más afortunado del planeta, aunque mi muerte no signifique más que un intento en vano por destrozar uno de los tantos males que abarrotan la existencia de la humanidad en este planeta, mis átomos se recompondrán en algo sumamente bonito y perfecto, allí alojaré mis pensamientos, mis deseos y pronto podré volver a ver a mis tres amores. Cierro el diálogo. Nos fundimos en uno, nos quedamos abrazados para recibir a los médicos, policía y prensa de todo el mundo, los sonidos no puedo describirlos, solo sé que mi estómago ha dejado de dolerme, que mi sensación de completitud se ha rehecho, se abren mis fosas nasales y huelo las flores de mi jardín. Alguien se acerca, nosotros no nos desprendemos, preferimos congelarnos, Isabel quizás ya lo sabía,no se lo preguntaré, no tiene importancia la traición, amo a esta mujer. -¿Señor John Badiou?, mi nombre es Allan Conauger, en nombre de su comunidad y del estado, damos las gracias por su coraje y entereza. Puede usted, si lo desea, responder algunas preguntas antes de marchar, no olvide que sus últimas palabras harán historia, sea prudente. Acabo de oirlo, abro los ojos, reconozco su rostro, no logro saber de donde, quizás me siguió. Desde aquí se ven todos los periodistas luchando con la policía, 78
  79. 79. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz también el vallado y la furgoneta abierta para llevarme a mi destrucción. Suelto a Isabel cruelmente, me recompongo y no miro hacia atrás, no sé cuales serán mis palabras, veo luces muy fuertes, muy blancas, veo siluetas, sombras, quizás aquellas sombras sean el nuevo mundo que me espera, estoy temblando por dentro. Boston Massachusetts, New Braintree Old Common Rd 123. May 1973. 79
  80. 80. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz 80
  81. 81. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz Ne me quitte pas. 81
  82. 82. Elbio Aparisi Nielsen El reloj invertido de Liebitz No quise dañar sus dedos, es la verdad, confieso haber sido algo grotesco, pero nunca cometí el fallo de mentir, no mentiría sobre lo que amo hacer, es que sus dedos me fascinaron desde el primer día. Esa noche fuimos abrazados, besándonos, mirándonos a los ojos, dentro de los ojos, bajamos en la estación Saint-Ambroise a tres de la nuestra Rue de Boulets. Caminamos juntos y de la mano, apretándolas fuerte, sonreímos y comentamos los últimos libros que habíamos leído. Nos desviamos del trayecto al Café Fusain, solo unos minutos, subimos por Boulevard Voltaire y giramos en Villa marcés, es que llevaba unos días queriendo ver unos discos y la tienda todavía seguía abierta, teníamos tiempo para cenar en el Fusain, incluso no perderíamos ni los aperitivos si me apresuraba en la compra. -Tienes el de Jac Brel, "Ne me quitte pas", y dime cuanto es, gracias _ le dije al de las gafas grandes y oscuras que ocupaba la tienda para vender sus productos, o más claro, el vendedor, mal aseado y de mal humor. Noté sus dientes sucios, le faltaban dos caninos inferiores, tenía muy poco pelo, sudado, pegado a su cuero cabelludo, pensé en golpearle la cara y dejarlo tirado en el suelo, pero no valía la pena, nos trató muy mal, mofó y soltó el aire, esperó a que marchemos para cerrar la persiana de muy malas maneras, incluso escuchamos sus golpes 82

×