Your SlideShare is downloading. ×
CuandióFonos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

CuandióFonos

403
views

Published on

Libro de textos.

Libro de textos.

Published in: Education, Technology, Business

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
403
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos 1
  • 2. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Elbio Aparisi Nielsen, nació en Buenos Aires en el año 1981, es autor de “Ura (2003)”, “Grafismos de Waterloo (2007)”, “Fundido en tres partes (2008)”, “La noche del infante (2009)”, “Los trazos de Montrouge (2009)”, “El reloj invertido de Liebitz (2009)” y trabaja actualmente en la “Brana, malla nº1, Tempestad” y en la novela “Mundo de genios” de la cual perdió la mitad en un accidente fatal de su portátil a manos de su hermosa esposa. Participó en un concurso oficial e importante y dos tan pequeños que ya los olvidó (aunque lamentablemente fue premiado con menciones de “honor” de editoriales fundadas por dos amigos con ganas de forrarse con el dinero de los jóvenes talentos). Fuera de la furia que le provoca recordar estos incidentes, también se dedica a escribir y difundir su literatura abierta sin miramientos del mercado editorial (ya que no depende y dependerá, a menos que publiquen bajo sus condiciones). Escribe porque elimina todas las voces de sus personajes haciéndolo, así vivir mejor y más sano. Dice habitualmente que desde pequeño siente tener un mensaje que dar al mundo, o a sus amigos y yo creo que tiene un ángel que encandila con su apasionada forma de admirar la vida y la objetividad con la que critica duramente la forma en que la llevamos -incluido él- en este siglo. Gracias a sus novelas podemos vivir realidades palpables sobre revoluciones internas y globales, pronto sabremos mucho más de este personaje del que se hablará en un futuro no tan lejano. Este libro contiene irracionalidad y codificación. Su alter ego. 2
  • 3. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Cuandiófonos 3
  • 4. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Aparisi Nielsen, Elbio Fundido en tres partes. Vizcaya, España, 2009. 175 págs. 21x15cm. ISBN 978-987-02-3646-7 1. Narrativa CDD 863 Hecho el depósito que prevé la ley 11.273 2009 Copyright todos los derechos reservados. ISBN 978-768-09-3656-3 4
  • 5. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos 5
  • 6. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Cuandiófonos 6
  • 7. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Rotildes Despiwale toide lau meari, anert torteq, lau hurgautian etda nautiluas del anton. Deel cobsos Altoin sumun delácrin, Huriebatiena ando lasu quoro manutir. Lodigurietarna agurjaureita manutira, aspes corputis lan don mi na cinera, etda la muin, jeiri lautrienta maunet. 7
  • 8. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Vuelves y me despiertas con tus perfumes unidos, no importa lo que has hecho hoy, solo quiero... No grites por la noche, las pesadillas no te alimentan, te beso para que duermas y no me reconoces, no me gustan los poemas, y menos el amor eterno. No jures que hoy despejas las X conmigo, hacemos lo que dictan los mensajeros, come tranquila... que no pienso quitarte el plato. Y me preguntas por qué te quiero tanto, por qué te pido que me beses y ahuyento tus tormentos, desconoces el amor... porque yo estoy enamorado. 8
  • 9. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Cloro-alártico Tu gorra me pide que te la quite, te aprieta, las gotas de tus labios se caen y me destellan con luz, me hago chino y te quiero abrazar, seamos internacionales. í Dame un día más, no quiero que te mudes, un día. Cuando crezca voy a hacerme un documento para viajar, dónde estés, no me importa, quiero volver a nadar en tus colores... en tus ojos. 9
  • 10. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Uri arte Lo suelta, ella lo suelta, la mira. Caen las entrañas en las hojas, ¿Quién escupe los trozos por la boca? El trigo es aplastado por el odio de los cielos, apaga su dispositivo, lo destruye encolerizado, sus entrañas están regadas dibujando nubes. Grita, aúlla, arranca el trigo y daña sus manos, dispara al aire, estallan los cristales. El agua está ausente, piensan es solo quedan minutos. 10
  • 11. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Tinta... aparente ¿Quieres que te escuchen en este mar de información? Caen sus dedos y se entrega a la religión, no hay tesis. ¡Deja ya de contar lo que eres!, te cae la misma lluvia y te ilumina el mismo sol, no hay ... Burguesía, ni proletariado. Escritor quién enseña, escritor quién... ...sufre el hueco del alma, la anomalía. ¿Quieres que te escuchen en este mar de información? Se caen sus dientes, manos y órganos... ... se deshace en líquidos... se mezclan en el ordenador. Hay millones de fracasos que deben justificarse, millones de vidas que pretenden un sueño unificado. ¿Quieres que te escuchen en este mar de información? Miserias y riquezas... de un imperio tecnológico. 11
  • 12. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Todos los puntos, él y el punto. Se caen los micro relatos a un vacío de espectadores, se desvanecen las nano historias en átomos. ¿Todos los días se rehacen en tu novela vital? Nadar atmósferas abajo, en dónde el océano no son voces escondidas ni vibraciones de textos móviles me hacen humano de agua y piedras continentales. Todos los kilómetros, él kilómetro, la unidad en que miden sus manos, allí en un minuto de cero temporal, en el instante en qué desaparecí y me hice espacio/tiempo. Caen las gotas de telas rojas y velas derretidas, me tocan las partes y me queman, caen lentamente, el agua es así de lenta y comprensiva. 30 atmósferas de lecho submarino y yo, y él... ... y su punto existencial. 12
  • 13. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos El día que el día fue noche La verdad aplastante nos deshizo en palabras, removió el planeta con sus movimientos sísmicos. La verdad quiso que ese beso se nos pegara, incluso en el final frío y blanco de la despedida. Nos anudamos en un viento huracanado, seguimos con los párpados cerrados, vemos como todo evoluciona, se hace nuevo, y nos dejamos comprobar por otras manos, las besamos, les escupimos en sus ojos, en aquél punto cósmico que no nos promete nada, dónde el amor es una verdad concluyente, una química de elementos. 13
  • 14. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Bélica Respiro y aspiro mi alma, no quiero compartir mi cerebro, es que mi alma es mi cerebro. Chupo de su brazo y siento la tranquilidad, es que me he adaptado a su silbido. Las olas humanas tapan las laderas, atacan y deshacen a sus pasos, años. Miro por la ventana mientras ella, grito por la ventana mientras ella, Ahogo mis suspiros mientras ella, me despojo mientras ella, lloro mientras ella, mientras, ella, ella me grita. Bajo sin mediar palabras, nos atacan. Puedo oler el humo que se escapa por la madera. 14
  • 15. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Muertográfico Escupe sus palabras y puedo verlas, golpean contra mi rostro y duelen. De mis dedos sangro sus frases, no coincido con sus pensamientos pero cruelmente se escriben sobre el mantel. Grita y veo como se llena de sus miles predicciones, si intentara dialogar nos ahogaríamos, es que es algo impertinente, se lo he dicho. Las razones de su enfado radican en las copias, lo han copiado y no lo soporta. ¿Qué harán sus ideas ahora? Quizás lo vea morir en unos minutos, podría ser beneficioso para mi conocimiento, la neuroimagen tendrá billones de minutos, podré ocupar el resto de mis días en leerlo. 15
  • 16. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos R.D= (1890023591) Se arrastran por el agua sin nadar en ella, se desploman moribundos por el techo, mueren mientras son comidos o destruidos. 16
  • 17. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos NO C.C Esa persona escribió un manifiesto, tintó su pluma en un sitio precioso, generó su propia ruina para justificarse. Descreo del polo opuesto, de las ideas absolutistas, al final no dejan de ser sistemáticas. Su manos dotaron a otros de inicios, de muertes y encuentros con la razón, se hicieron añicos desencontrándose. No reglamentaría una nueva era, al final todo se detendría, en una supuesta lucha que acaba, como acaban los días, los años, las vidas. 17
  • 18. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Amazigh La cadena irregular de montañas, sus picos geométricos imperfectos, las cuerdas de 20 millones hablando, y sus 1o mil años de asentamiento, lograron establecer el equilibrio. Es un giro inverosímil y ajetreado, donde todos pretendemos agitarnos. Allí el blanco y oro reinan, es donde no viviríamos un instante, por cobardes e ignorantes. ¿Por qué dejar nuestras antiguas comodidades? 18
  • 19. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Busca puertas sin picaportes, golpea contra ellas, su entramado plástico y adaptable se detiene, espirales de errores se han apoderado de él. Busca montañas sin picos para ver la ciudad entera, necesita desarmar ese modelo de tiempo, sé que le duele verse flotando sin alas. Busca senderos oscuros bajando a las profundidades de las huellas raquídeas que esperan por él, oye su voz dentro de su voz, en una voz infinita, no hay más que sentencias verdaderas. Respuestas que no necesitan ser buscadas. 19
  • 20. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Guard Leí una edad precisa, la de su roca al descansar, supe instintivamente que sus linajes continuarían. El efecto se concretó temporalmente, fue un hilo, los ató a todos por igual, nada escapó del poder. Aún mil años después oigo sus gritos en el mar, se comieron entre todos simulando los comienzos ciegos. ¿Cuantos días veré pasar en penumbras incoherentes la caníbal razón humana? 20
  • 21. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Impoema Letras cautivas, que construyen frases, Letras que se repelen atómicamente, no pueden acercarse. Y nos acercamos mirándonos, sin saber que nuestros cuerpos, se repelerán eternamente. Separados, incluso, juntos y abrazados, levitando sobre la tierra aunque nos creamos apoyando firmemente. Su boca, nuestros dientes chocan, y su lengua caliente de un té me reconforta inútilmente, mis ojos ya se han cerrado. 21
  • 22. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Hay pruebas Lo dioses de la tierra de mi amigo miope, me han dado ciertas claves unilaterales, hay realidades que debemos aceptar, me dijo que intente callar, soy incierto. La compostura en su máquina, me recuerdo manchar con sangre mis hojas, Como reímos, sus amigos, sus dioses de la tierra. Aceptaría dejar de escribir textos, no hay nada más corto, mas insostenible, que un texto, lamento no ser quién aliente, para verle criticarme incansable. Mantengo la compostura que seguramente, mantendré, durante un largo trayecto, asiduo, reiterativo como la vejez, me someteré a su sabiduría primaria. 22
  • 23. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Información antigua, enterrada, destruida, polvo y átomos, quien quiera amor que lo halle, debajo de la tierra y restos de quienes lucharon. La nieve ha cesado, se han descubierto los cuerpos, los días de aquél incidente han pasado convertidos, en restos de hambre. Que no se atrevan a matarlos nuevamente, los atacaríamos todos, unidos. Dile que el tambor de hojalata no suena , quizás en los centros comerciales, hemos encontrado un motivo, los odiamos eternamente aunque nos extingamos. 23
  • 24. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Gigantismo enano En la grieta tocamos sus labios hinchados, el que medía muy poco intentó cogerla, A mi me fue imposible darle cariño, pobre niña vieja y muerta, recordé que los ancianos son niños envueltos en papel arrugado, que cruel fuimos al dejarla. Tres raíces hemos comido, caminamos, ellos no hacen mas que olvidarnos, poesías absurdas y aburridas, intenta quien mide poco coger su cuerpo, con un dedo la ubico en mi mano, su peso me hace cosquillas, su pelo, su piel destruida me enseña su tiempo. ¿Qué enfermo deja suelta tal belleza? 24
  • 25. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Palabras que huelen húmedas Cual torso desnudo rojo y ambiguo aspiro tus dones, mi húmeda sensación de olvido se condiciona a un marrón, puedo ver tus radiaciones y encimarme a tu olor de nacida, palpar tus huesos débiles, endebles y rojos. Mi espectro surca tu frente, puedo ver tus palabras flotar, y no me digas tus números, los veo blancos, alineados y mirándote. ¿Qué clase de monstruo te deja muerta y viva a la vez? Puedo olerte mirando el monte lleno de ovejas blancas y ochos, cuento sus sonidos y los aíslo en mi nube de colores, no esos sietes que ves, ven, mis millones de colores universales, mi realidad infinita, horriblemente distinta, asquerosamente deforme, me destruye y me construye de minutos a segundos azules. 25
  • 26. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Podría hacer de mis palabras un alúd de singularidades, es curioso, leyendo a Hawkins he descubierto que el universo tiene su rúbrica, y son los espacios negros, sus agujeros indeterminados, absolutos, devastadores, oceanos de vacío esperando absorverlo todo. Y somos su imagen, peor aún, somos artistas del hambre, viviendo un sueño que solo dura un instante, ese mismo instante en que las singularidades dejan de ser palabras y se convierten en sentencia, en residuos de energía esparcidas por el universo. 26
  • 27. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Dibledividad Arrogan tus dones, aspercan cuastias de persias, Dien tus migradiles cuan frontosos corsen en vos. Minesterraria mil mis terreas miledas, mas mil miledas a cuandiófonos otros marcastos. Dible des un corpo, hen das mir marias, con sustancialismas murcarias. Orte mmis mendios, mendios mendiles, con gartificios rel consos en cual dijente. Dibledad! dos cuantos corsos. dibles den piedades. Digamos una oda inextensible, auditivamente similar, algo así como cientos de letras unidas en un batalla singular. En su fonética escuchamos como los codos del que habla tienen cadena. y sus manos un hacha. Veremos cuando a sido su veredicto, quien lo apreso por nuevo, por cadente. London oct. 1835 27
  • 28. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos La carta de mi amigo Estoy muy mal, es la vida, es el circuito pelado y sobre el agua, que es la vida. No puedo parar de mirar cada cara, cada ojo y saber que todo es un tiempo y que termina, es la muerte, son los espejos abominables que desean toparse en mi camino, tengo mil horas de ayuno mental pero no basta con eso, hay mucho que conocer y despertar, el arte, lo que hagamos es solo un respiro, nada mas mi amigo, solo es eso. Y tenemos la vida entera o el resto queda para descubrir la real razón, porque la tristeza encubre las verdaderas cuestiones de existencia, que no te pese preguntar al cielo que es lo que sigue, cual es el próximo paso, mira bien las estrellas y pregunta por dentro que las respuestas, mi amigo, te lo aseguro, están latentes esperándote. Adiós y suerte, espero verte pronto. 28
  • 29. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Marrón granulado La sombra caía cual agua y arena surcando hemisferios. Sus cicatrices no habían sanado pero la cura no hacía mas que llegar. Transitaba un sola nota en sostenido, sus yemas, parte de sus dedos hacían lo que debían. Noté en una de las melodías que mi centro no era mas que un átomo pequeñito juguetón, y a la mañana siguiente desperté, como casi todos los días y vi... Su sombra, ahora recortada por las hojas del jazmín, estas dibujaban su rostro como solía ser, Jude volvió a su guitarra y la voz se renovó en las partículas del aire, donde el rozamiento existieron para todos los movimientos. Pero su nota no fue detenida, quiso continuar y seguir, y surcar las imaginarias tierras de un mundo que era solo agua. Porque la amaba y su halo de luz se repitió en el río infinitas veces, eso que no entendemos por mentales. Y el cosmos fue una pintura dadá, donde Artaud se rió de las indignos que osaron llamarlo maldito. ... 29
  • 30. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos ... Tres rocas uniformes, moldeadas por la imaginación de Dante cayeron por el infinito, en eso que no comprendemos por mentales. Jude nuevamente volvió a su guitarra y su voz creó efectos cosmogónicos. Cayeron sus divertimentos, el telón solo se elevó para que nadie mas sufriera, y todos saludamos a nuestro publico, ellos aplaudieron con esas ganas del estreno. No me equivoco al notar que Critón tenía toda la razón y aún mas en sus acepciones del escape, tomó mi mano, digamos mano, el que me cambió los poemas en solo un instante, él que se llamó por que quiso Arturd. La sombra cayó cual agua y aceite estallando buscando el aire, su dolor cesó, su boca escupió todos sus dientes, su cuerpo feble y asqueroso fue comido instantáneamente. 30
  • 31. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Isomórfico La pared se derrumba, me lastima el oído y este me zumba supremo. Anoche dormí en los siete sueños, mas muerto que dormido, padecía de alguna rabia pretendida. La roca cae a mi lado y continúa su recorrido hacia abajo, solo cae y sonrío por ella. Podría haber mordido la pera pero dejé que mi gato haga el trabajo, tenía mis leves sospechas. Me gritaban tanto, me azotaban, los látigos ya no me hacían más que caricias. Noto que la claridad que me insola tiene ganas de cultivarme de hacerme vegetal. Piel, huesos y algo mas, todos los que me rodeaban podían pasar tras el árbol. El vapor de la caldera del oeste formaba nubes y formas. Isomorfas. Y tallar los oros, rehacer los monumentos, de ese rey que solo quería más ego. Y dejarme desfallecer. 31
  • 32. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Una falsa intención interior El lunes negro acaba de comenzar, recién terminamos de comer y no nos atrevemos a comentar lo que dicen los telediarios, tenemos el temor de que caigan nuestras palabras y no podamos pronunciarlas. El presentador continúa la noticia, sus ojos parpadean más de lo normal y sus manos se mueven mucho, nosotros no nos miramos, suponemos lo peor. Hace unas horas, nuestro amigo, el presidente de los estados unidos terminaba la sentencia de muerte de la economía mundial, vaticinando el peor desastre financiero de la historia, hace apenas unas horas, el mono ha recordado ser homínido antiguo. Mi casa tiene tres ventanas que dan a la calle Somera, tiene luz, pero la calle parece siempre oscura, incluso hace mas frío que en el resto de la ciudad, el bullicio nos molesta pero no tanto como quisiéramos. Hago lo de siempre, me preparo un té con leche y enciendo el ordenador, miro la novela y no escribo. 32
  • 33. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos ... ... Soy un humano que tiene 26 años de edad, soy un escritor prolífico que nunca editó nada, soy una persona que vive profundamente frustrada, aun así cuando todos son logros. Todas las novelas son sobre escritores, o personas que creen serlo, todas las novelas tienen parte de mi vida, y no me importa decirlo, es lo que veo de mi mismo. Soy un pésimo redactor, y mis faltas de ortografía son aun peores. Mi cultura general, es eso general, sin ningún tipo de profundidad, y eso es el reflejo de lo que doy al resto del mundo. Vivo en una calle que representa mi fachada, me encierro en mi casa a escribir, representando mi mundo interior y no hago mas que querer lo que no tengo. En pocas palabras, soy un individuo mas, confundido y con muchos límites. Pero sigo siendo el mismo que escribe ahora mismo estas palabras, el que quiere que leas lo que viene porque sabe que te va a gustar, o al menos te va a entretener. Se venderme pero solo en lo que no me creo capaz, porque es asi, mi don es una reserva que nadie comprende y nadie conoce. 33
  • 34. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Tengo un don y pienso enseñártelo. Ser, parte, contenerse Donde las notas ingresan hay un lago hermoso que desea captar, ocioso disfruta lo que mil sonidos sin registros técnicos logran hacer dentro, esa revolución de la que tanto hablan. Te quieren mucho, te desean amor porque son dolores del alma, por la música es la fiel cara de tu escencia. --- La cuerda pandea y sonríe, el martillo se deja ser madera mas que nunca y el aire no tiene problemas en que lo acaricien. Alguien fuera solo golpea teclas sintiendo que su cuerpo no es mas que una unidad orgánica de reconocimiento, algo para regalarle a los ojos su credulidad. La cuerda pandea muy fuerte, tiene su amor nuevamente y desea que dure tanto como su vida útil dentro, las ondas modifican el espacio, lo curvan. ... 34
  • 35. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos ... Antes pudo ser el arbol que tenia vida cerca del abismo, en una montaña rodeada de nieve y agua, de reflejos hermosos, ahora solo aguarda a recordarse allí en cada momento que es acariciado con la verdadera pasión de un Nomusico, quién tiene la unica y real sensacion de dejar el mundo fuera al encontrar su sonidos almales. ... Ser parte, contenerse y encerrar las quejas son granos de una playa que en la actualidad nos mantienen en la defensa constante, buscando respuestas en los únicos detalles que nos rodean. Detalle + Detalle podría ser eso que vemos dentro de cada argumento vital, ver más y mas, allá donde esas letras pueden brindar una claridad. Nuestra totalidad es lo que nos rodea en cada día en esta tierra conquistada hace muy poco. Fuera no somos mas que el detalle + detalle en la infinidad de sus interpretaciones visuales. Mis notas son dissonantes, sin tiempos, ni técnicas respetables porque solo hago lo que siento y hoy siento regalar mis traslados en piano a quienes gusten de un poco de paz, dolor y reflexión. 35
  • 36. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos ... Brindo de mi paz por mas paz, y que cada despertar se halle en su medida justa para que los días restantes a la muerte no sean complejas situaciones mentales, existenciales sino una simple vision de la totalidad, una gran bola material que navega volteándose un mar negro de energías invisibles. 36
  • 37. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Ella´s La novela me espera, es paciente sabe que siempre terminó cediendo, pero hoy no quiero seguir el juego que me propone, estoy harto de que me exija tanto. Estoy cansado de tener que rendir cuentas a sus hojas, me siento utilizado por mi novela. Ser escritor me deja sin palabras, y es algo que no puede suceder, de mí espero tantas cosas que no las diría nunca, o por lo menos todas juntas. Hay monólogos que enriquecen muchísimo los textos cansinos/descriptivos, dan un ritmo que alteran la musicalidad y le dan otro ritmo, creo que no tengo que ser tan dinámico, esa novela me quiere siempre igual de bueno, y yo todos los días no tengo ganas de escribir, por ella. Me duelen los dedos, y no puedo descansar, soy un esclavo de mis letras, y no puedo ir en contra de ella, porque no me dejaría volver a escribir y eso no lo puedo permitir. Soy un pobre idiota que escribe y es inculto. 37
  • 38. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos -Tócame, la parte donde todo cae, ciervo, mira mis patas como sudan. Y las hormigas quieren hacer su trabajo, no es mas que un dique insostenible de lava. Cae la estrella cerca. -Toca mi golpe certero a tu amor. -Dije enamora mis dolores, golpealos mas que solo quieren sobrevivir. El estruendo llega desde lejos, un golpe expansivo, fue algo fuerte, su rostro acompaña a la sangre que quiere escapar de su envase. -Ahora que nos dejan solos, por favor solo hazlo ahora. Pican las aves mis órganos, porque podría ser prometeo y la caja abierta de... La estrella gira y recorre la tierra, mientras ilumina, solo le queda eso. -Matalo entonces maldito, tus patas serán tus raíces, no me dejas mas opción... Llueven nueve copos de nieve sobre su mano, la deja inerte sobre un tronco humedo repleto de hormigas.  Toca mis partes ciervo o no piensas morir? 38
  • 39. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos sOj os Mirarte, claro que creías que todo era una farsa, era otra mentira y me sonrío. Como se sonríe Dario y Dorio de quiénes lee. Pero sus lentes y ojos dicen otra cosa.Me hace gracia mirarlo, pero no puedo decírselo. 39
  • 40. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos á Mientras la piel deja sus predecesoras,miro el círculo ambiental negro, lo circunvalo,la tormenta es tan perfecta,continúa mi piel escapando.Mirar hacia el centro superior me desconcierta, podría haberlo jurado mil veces,el anillo socavó la imagen inicial.Todo desgarrado, en sangre,cubierto en carne muerta. Cubiertos mis pensamientos,solo pido por ella,Y no me oye, nadie lo hace.Podría comer el pan del génesis, solo,y plantear sus existencias,tan simple, como un por qué.Planear un noDios, una notierra,Millones de noalmasexistenciales,Algo así como la negación a la sabiduría,y en un mar negro de amor noamor plantearíaun duelo a esa muerte que me espera... y te espera.La razón suma estupidez, suma desconcierto,Solo suma hasta el fin. ¿junto al tiempo?. 40
  • 41. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos í Deandaría tus pulmones, respiraría tu aire para recordarlo como en nuestras mañanas de otoños claros. Ya no me recordarás al cerrar los ojos, no con esa sonrisa que tanto me gustaba. Mordías tus labios inferiores mientras me mirabas, casi siempre. Tus lunares, y mil olores me hechizaron durante muchos años, de mi vida, dada hacia ti. Ahora rodaré solo, acompañado, solo como siempre me supe, incluso... 41
  • 42. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos ó Creerás, cinta infinita, que mi cetro posee su magia, tendrás ciertas razones por la cual flexionarte en el espacio, atrevo mis dones a concederte una respuesta. Tienes razón, mis albores cuadran por sí solos. Ródaro de cuantos caen y tienen sopena, Ródaro de cual fuese una muerte impura. Creerás que mis veracidades contienen tus estupendas lecciones, objetivo si, simplista, algo mas que un solo y consiso movimiento ocular. Ródaro de las extensiones curvilíneas que generan tres espacios en tu acción, conteniendome sin pausas gestuales, pues veo tus amorfas acepciones. Me sabrás punteando un universo en algún escape temporal y le preguntarás a quien me corre si realmente cree poder alcanzarme. 42
  • 43. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Sonido.2 Insondable tu alma por honesta y perfecta, Por misteriosa y universal. Cada palabra contuvo un halo de nacimiento, De una nueva evolución. Quizá me halle dentro de una burbuja pétrea, Observando tu nuevo respirar ante esto. Veo tus acciones trasladadas, Me pregunto cuánto ha de perecer tal vida. Pero me regocijo de los nuevos minutos que partirán, Para darte una nueva sensación, Esa, Que tanto anhelabas en tus dormires diarios, pasados. Toma mi mano, padre, toma mi palma, ¿se siente el calor? 43
  • 44. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Conocemos el camino, conozco tu interior, se de tu universo, dámelo que nada asombra mas que el amor natural. Padre, todo se ha digitado por esa gran mano, tus tempos sonideros son los que me has pedido, tu muerte no tendría un sentido sin mis notas. tu, me los has pedido. Dame tu mano que camino junto a ti. 44
  • 45. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Gérard Sus alas cesaron en pleno vuelo, las distancias parecían no importarle, recuerdo cada sueño anterior, en el aire respiro sus últimas flores. Él lo mira desde lo bajo como sus alas abrazan sus espaldas, las plumas se agitan pero no se desprenden, cae compungido. Cierra los ojos cruza sus brazos formando una cruz en su pecho, sus cejas muestran tristeza, del ojo izquierdo brota una humilde gota de agua, su boca se desdibuja y sus comisuras se tuercen. Gira mientras cae por efecto de las corrientes de aire y sus diferencias de temperaturas. Él mira mientras se acerca ferozmente. Piensa mientras cae con es su último saludo y ve a su padre, protector entre todas las armas y 45
  • 46. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos sabe que su labor ha terminado, que la tierra deberá de ser, su lugar de encuentro. Él mira y no tiene miedo. Está tan cerca. Todo el peso inmenso de la caída pesa sobre aquél niño que esperaba fuertemente su encuentro. No hay sonido que se manifieste, ni imagen que explique el gran golpe de la criatura. -¡Gerard! ¡hijo por dios, alguien que llame una ambulancia!, por favor Gerard resiste amor_ el niño simplemente abre lo ojos y su madre es quien lo recibe nuevamente al mundo. Algo ha cambiado en su mirada pero su madre no ha notado diferencia, solo lo abraza fuertemente y llora de alegría de dolor por el gran miedo de verlo irse antes que ella. 46
  • 47. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Real La vida es apariencia verdadera, según un Borges con rostro de Goethe. Con solo pensar que debemos apreciar en nuestro campo de 20 grados verticales y unos escasos 30 grados horizontales la vida misma, podría llegar a la conclusión que no vemos nada realmente. Que ver, observar y focalizar son gestos de una cámara viva, de un aparato interesante pero no infinito. Me canso de ver, de observar, porque mi cerebro tiene que procesar, dar nombres a cada maqueta que tiene frente a su vista, algo así como la alegoría de la caverna, de ese que fue muy grande en su tiempo. Y establecer un contacto de milisegundos es parte del esfuerzo para que nuestra maquina funcione y elabore una sinapsis neuronal, entonces es cuando elegimos que hacer, si observar o simplemente ver. Me duele la retina y elijo solo meditar sobre los fragmentos de recuerdos, asociar, perpetuar. Que tiene como filosofía la perpetuidad? 47
  • 48. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Elegir el paso constante de un tiempo irremediable, de una variable única con la cual pactar un idilio, un segundo infinito. Podría ser la mirada que se encuentra en tu imagen mental, esa que has creado con tu ser y tu ser con tu otro ser que no se desentiende del primero. Porque deberíamos sanar a la humanidad? No hay claridad y no debe haberla, estamos sumergidos en un camino que no ofrece tregua alguna con los demás. Podríamos hablar de equivocarnos? Estaría faltando a la gran respuesta, no hay un humanidad colectiva, solo hay focos de algo que es sobre humano, algo así como una molestia en un dedo, pero solo eso. Y utilizamos códigos lingüísticos para comprender que deambula en nuestros lenguajes internos, si hay prácticas de anclaje con el presente o es una mera conversación con el cosmos. Hablar de aquello que no comprendemos, dejar ser teorías modificables con tiempo, solo por saciar la irremediable manera de querer ser responsables de lo que no tiene explicación. 48
  • 49. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Y creer que evolucionamos. Hay pocas maneras de revocar la marea enorme que nos viene encima, y no corresponde a una sentencia de pensamientos o una concatenación de palabras poco creíbles. Es simple, dejar de existir, solo eso acaba con el problema inicial. 49
  • 50. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos arena Cierro los ojos buscando sentirme gaseoso, surcando el oscuro espacio. Pienso en la fuerza que me ata a ser cuerdo en mi mente, y desato mi furia. De pensar que todo se extingue con la velocidad de mis años, que lo he leído todo, Que lo he admirado y sentido todo, con las ganas de un entusiasta. Cierro los ojos que no me dejan concentrarme en la idea de que todo se extingue una y otra vez. Mi aire me recorre los pulmones y no me acerco a mi alma, me despido. Las ideas, las respuestas que creí buscar, las descarto, con todo el dolor del mundo, descarto mi mente y mis pensamientos, los abandono, los desecho y los hago de la tierra y los mares, 50
  • 51. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos porque deseo que mi muerte y mi vida sean lo mismo. Quise contestarme porque existía, porque mi cuerpo contenía mi consistencia única. Quise adueñarme de cada vida para olvidarme de quien soy, y he desistido, lo admito, he desistido siempre, porque me hallo desnudo ante mí y no me reconozco. NO HAY FORMA DE CONOCER LA INFINIDAD, NUNCA HABRá FORMA QUE INTERPRETEN NUESTRO CAMINO. ESTAMOS EXTINTOS ANTES DE PENSARLO. NOS DESHACEMOS FACILMENTE. 51
  • 52. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Sosiego. Avier espera sentando en el banco de madera oscura, sostiene sus gafas mirándolas, queriendo descubrir como ver las hormigas con el aumento de los cristales. Aura llega y se sienta junto a él. -¿qué ha pasado?_ agrietando las ultimas vocales.-Lo dejaron tirado en el contenedor, no creo que pueda vivir, no pude hacer nada, lo deje casi sin aliento. –Pero has hecho todo lo posible, ¿verdad?_ Avier coloca sus gafas en sus ojos, donde siempre. –Claro, siempre doy todo lo que puedo de mí, no sé si es suficiente. _Aura para no interesarse en lo sucedido.-dame un beso, hace tiempo que no nos veíamos._ él quiere mirarla se cerca. –No, no quiero, hay muchas personas y tengo mucho calor, estoy muy cansada como para dar energía, no te enojes pero quiero compartirme conmigo misma. –Nada, déjalo, no es nada. -¿Cómo va tu libro? –Bien, hoy pude poner algunas trabas, siempre intento derrotar al principal, pero siempre elude lo que impongo, y se hace mas y mas largo el libro, como si no quisiese morir, o dejar de tener nuevas experiencias, yo se que en un momento terminara, 52
  • 53. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos muerto o a punto de morir, y el final de la novela será pronto, tengo mucho cariño por él, por eso lo dejo que sueñe con posponer lo inevitable, al menos mi personaje es feliz avanzando. –tienes que matarlo, la editorial espera y siempre haces lo mismo, al final se leen menos tus obras, son muy largas. –Eso me mantiene vivo, queriendo ser un escritor desarrollado, longevo._ Avier toma su sobretodo y comienza a caminar, ella lo imita. El mar tiene un oleaje dantesco, el cielo se hace gris y más negro que antes, el viento se enfurece. Se detienen justo en medio del camino a la estación de autobús, es un paseo agraciado. -Están buscándote, sabes que tienes que irte._ La sujeta con fuerza del antebrazo izquierdo. -Estan detrás de ti y no puedes eludir tu destino, ellos saben quién eres. –todo lo hago por mis propios medios, nadie me ayuda y tu y esos maderos insulsos pueden irse a la mierda. –no sabes lo que haces, has deshecho la vida a tu antojo y no sientes nada más que odio. –Aura coge este sobre y viaja lejos donde ni yo pueda verte, no quiero más.-Tú y tu libro pueden descansar en paz, ya no quiero tus sermones diarios, mi causa tiene un efecto en tiempo, todo ira comportándose como lo deseo, tengo claro mis principios, ¿y tú?-Aura no puedes comportarte así, todos 53
  • 54. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos te han dado su vida para que puedas rehacer la causa, pero de una manera más justa, la sangre nos ha enseñado a no cometer más estupideces, y lo primero que haces es matar, dejar morir, como prefieras. Alguien vigila detrás de la vegetación, tiene el disparo certero, solo espera la señal. Se oye un estruendo presuntuoso, podría ser cualquier cosa. Han dado en su frente y la sangre ha pintado el rostro de Avier, sus gafas miran el suelo, las sostiene como antes comprobando el aumento, ella está muerta y las hormigas hacen su camino al mar. -¿Te encuentras bien?_ el uniformado presiona su brazo comprobando si está en su sitio. –muy bien, acabo de comprender la muerte. 54
  • 55. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Entropía artística. La realidad es que ya tengo algunas personas que piensan seguirme en esto.La idea no es idea, es algo que pasa de mí, mi deber es juntar algunos artistas realmente buenos, y contarles que no existen limites para nada, que los miedos no tienen sentido con nosotros. Y miles de cosas que tengo como mensaje para que puedan creer que todo se puede, que el arte es un medio de comunicación muy amplio y que podemos inundar de sentimientos y sensaciones y a mucha más gente que siendo un engranaje, solo hace una cosa, eso es parte de la educación que nos dieron para ser parte del sistema y nosotros no tenemos nada que ver con el sistema, somos el lateral incierto, por eso no somos engranajes que solo hacen una cosa, nuestro sistema corresponde a la representación , a la comunicación directa, los caminos son muchos por donde ingresar a una persona para contarles esto que te digo. Entonces, sino es por los ojos será por el oído, lo físico, pero al alma tenemos que llegar. Eso es muy fuerte y es una empresa muy grande en la que te cuento, pero nada grande comienza sino es siendo pequeño. El objetivo está, los artistas se me pegan, solo hay que saber elegir quienes comparten de esta transformación, Luego a cuantos lleguemos, cuantos seamos, ya no 55
  • 56. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos importa. Cuando la primera persona sienta este mensaje yo voy a estar feliz, obviamente deseando que sean millones los despertares parciales. 56
  • 57. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Insol. Concurren estos a mí como si nada hubiese pasado, Rompen los vidrios del apartamento, me corren, me atan. Me dejan dormido, No sueño y no me importa mucho abrir los ojos. Alguien cae por el hueco del ascensor, un nene me grita en el oído. Explota un globo que suelta por temor. La madre me toma de la mano para que reviva, El humo toma toda la habitación, es un desierto muy duro, Y dormido, aún más. Me ahogo porque es normal ahogarse con humo, este tiene olor a plástico. Toso pero no abro ningún ojo. Llora la madre, el padre aparece heroico, -Tienes que ayudar al hombre mi amor. -No hermosa no puedo tenemos que salvarnos déjalo, ya está muerto. ¡Sí!, estoy muerto váyanse, no me molesten mas con esto de salvarme. 57
  • 58. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos El nene llora y se aleja el llanto. Escucho entonces una voz femenina que tose. -Tu también te haces el muerto?. -¡Si!_ respondo. -Bueno, un gusto conocerte. -El placer fue mío señora. Arde el apartamento, ella arde primero, la escucho morir, una llama toca mi pelo. Supongo que nadie tendrá ganas de molestarse. 58
  • 59. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Berg Tomo la copa en plena oscuridad, se que Berg aún me mira fijamente, el cuarto esta oscuro sabemos que hay, a nuestra izquierda, un mueble del siglo XVII, de Inglaterra con detalles muy finos, dos cajones con algo dentro que nos olvidamos. Frente a nosotros, el sillón versión italiana de uno inglés del siglo XVIII junto a el y continuando al frente nuestro un piano vertical, con la tapa abierta y el Do central pulsado al igual que el pedal izquierdo tercero. Nuestro piano es negro del siglo XX , el piso es de madera brillante por la cera, la ventana esta cerrada pero sabemos que da a la catedral sixtina dentro de la gran plaza central. La estufa de hierro nos mantiene a temperatura, es el unico ambiente que nos interesa. Berg continúa mirando fijo, ahora se levanta, no sabemos que hacer, el es muy alto y tiene mucha fuerza, lo sabemos porque todos los dias lo vemos frente al piano pulsando todas esas teclas, 58 de ellas, y nos quedamos en vez de hacer el trabajo admirados por tanto talento. Berg se viene encima nuestro y solo vemos el mueble hermoso con sus dos cajones y de pronto sabemos que contiene, hacemos un paso lateral pro impulso y lo tomamos sin permiso, él solo esta por llegar con su rostro defigurado en odio. Nosotros solo cerramos el puño, apretamos bien con las dos manos eso y esperamos que llegue. 59
  • 60. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Un soldado anterior. Mis primaveras habían pasado y los velos grises tenían cuadros entre sus formas, me dijeron que el tiempo había tomado todo y había dejado aún mas viejo al mundo, les creí porque lo vi, todos corrían mientras que mi dromo exterior se volvía una bola condensada en nieve. -Deja mis camellos pobre hombre!: me decía cuando yo solo los miraba con amor, tanto amor como el mismo roce de sus ojos sobre los míos. -Sal de aquí maldito_ nadie me daba las palabras, solo los pensaba reflexionando luego sobre el mal, pero mi verdad era un viaje que no podía contar con la infelicidad y maldad de casi todo un mundo. Pensé la forma de elevarme, de darles un respuesta, eran todos tan pobres. Tuve una primera visión justo al mirar al cielo y supuse que debía charlar, solo eso me daría la fuerza y la unión que tanto necesitaba. Trigo y composiciones que nada me importaban, mi cuerpo no quería ser parte de mi alma, y tuve mil mensajes más, pero nadie oía lo que mis labios profesaban. 60
  • 61. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos -Deja mis camellos pobre hombre!_ me decía mientras dejaba de soñar con ser el sendero que debían llevar. Preferí haber soñado y dejar mi vida justo al costado de estos gigantes animales junto al agua hermosa y tibia del Nilo. Por cierto, no me he equivocado, todo continúa siendo un espiral helicoidal. 61
  • 62. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos A.L, donde estés. Deja de serlo, deja los cálidos.Tu piel tuvo bondades principales, quizás brillosanudados.La rosa quemó tu palma y la hizo nueva, por lostiempos de novenas, quizás vientos verbales.Adiós, te diría, te saludaría con algo más que dolor,pero siempre puedo decirte adiós, ¿verdad?Fuera sabemos que es indistinto, armonioso, universal.Y de que me sirve saberlo, si miro solo tus ojos cerrar la vida... anúdate en mis parpados, te llevolejos, donde, los recuerdos te animan, te despiertan...Nos fuimos lejos y cerca porque quisiste vernos antes,el mismo día de la vida, en que murieron algunos grandes. Tan mínimo, tan basto, tu mundo fue mundo hasta el instante aislado, donde, todo fue oscuridad.Nos sabemos juntos, solo porque así yo lo quisiera.¿Y mi hermana?, te va a doler cada día de esos quedeseabas.Ella siempre allí, pensándote.No sabemos qué vida tenias, tu universo lo llevabas alcaos mismo, al equilibrio único.Tal que... Nunca podremos dejar de soñarte, de ver la última imagen, tus últimos respiros, tus adioses unidos, tusalud 62
  • 63. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos dejándote en la vida, dejándote en tu mentejunto a la muerte.Es tangible, es tan poco acuosa la muerte, no la toques, no la llames, no recuerdes tus silencios. Ya ha pasado.Te estamos tomando de la mano derecha, esa que no tuvoheridas, ni sondas, estamos todos juntos, porque lo deseamos. 63
  • 64. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Calma, como libro de playa. Los granos de arena nos golpean fuerte, todos somos viajeros itinerantes, con parcela hacia al mar, con sillas verdes a rayas blancas. Todos, absolutamente todos somos miradores del mar, somos millones de intenciones, L`startit podría ser cualquier lugar, pero no lo es, es un color diferente, una anomalía perfecta y asombrosamente bonita. Llegamos hace tres días, mi mujer y yo. Lo hicimos solo por el impulso de querer reencontrarnos a nosotros mismos, de sentir con la nariz todos los olores que no hacen vivir, y el mar es uno de ellos, mediterráneo o no. No escribo hace seis meses, y me siento tristemente vacío, no puedo mantener las sensaciones que me integran a la memoria y fragmenta mis ideas, no puedo ser yo mismo y solo miro por mirar, como una película aburrida. No leo nunca, tengo miles de deseos por día, miles de intenciones pero no leo, no quiero leer, aunque sea frustrante, no puedo. 64
  • 65. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Me duelen los ojos y las notas ya no las percibo como antes, no puedo encontrar los compases y la armonía que tanto amaba, no puedo besar y mirar a los ojos, no puedo abrirme al mundo y no puedo poder, porque no tengo poder, mi poder se fue y espero todos los días que vuelva. No se si seré tan fuerte para afrontar mi naturaleza, porque me escapo a mí mismo, mi naturaleza se esconde ante mi rechazo. Quiero. Debo. Mi última novela todavía no termina, no sé cuando lo hará, simplemente esta esperándome, pero sé que hace bien, me da tiempo, ese tiempo preciado para no pensar y sentirme humano. Le agradezco a mi última novela todo lo que me enseñó, nunca podré decirle todo lo que la quiero, porque nunca estará frente a mí, mirándome, conociéndome, pero estoy seguro que las letras que le componga serán justas, cada día que pase se sentirá más llena y quizás algún día pueda terminarla y dejarla vivir, volando en las mentes de quienes la lean. Fuera la gente se divierte, danzan sonrientes, la semana recién comienza y será algo larga, se que quedan pocos día para el comienzo del fin de mi primer gran libro. 65
  • 66. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Letras sumidas en desamor. Vi su sonrisa correrse del rostro y no me dije nada, le preguntaría a su hijo, este no es mas que una piedra atravesada. Me levanto, mantengo mi cuerpo y me pregunto... ¿Cuanto tiempo me han robado? Siempre le miro el rostro y su ojo parece hoy desfigurado, le comentaría a su hombre, no a su amor, porque soy yo, claro. Duermo placido, escondo mis partes y sentencio... "El habla no es mas que un error de nuestra configuración" Su pelo cae como brotes y raíces secas, buscaría mis intenciones pero... debería ser un buen humano... 66
  • 67. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Evento anterior. Textos cautivos, apuntes guardados en una caja verde. Letras y números justificantes, respuestas y antesalas, la corrida tinta podía ser la potencia del cambio más intenso de la historia de la humanidad. Un libro guardado, sus ojos desorbitados, inmóviles, el principio se fundaba mientras el resto ignoraba. Todas las inoportunas teorías acaecían frente al gigante, sin remedios el mundo se puso a sus pies, mirándolo, extrañados y confusos. Mientras la comunidad científica viajaba por el mundo midiendo, intentando encontrar las dimensiones de una roca en medio de un universo infinitamente más grande, ,Una rama flotando en el mar. 67
  • 68. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos 699.840 horas 699.840 horas para nacer, reproducirnos y morirnos. O menos, mucho menos. Es esa la naturaleza sabia, la que nos hace finitos, 24 horas en un día. 720 horas en un mes. 8.640 horas en un año. 699.840 horas en 81 años. Y dormimos 233.280 horas. Trabajamos 61.600 horas, 30 años. Pero nos formamos y gastamos, 33.000 horas. Tenemos real noción del tiempo? Perdemos muchísimo tiempo, y nos pasa por la cara, Dejamos tiempo a idiotas sin sentido, concedemos la gracia de escuchar a quienes no nos entienden. Como podemos vivir sin pensar en la muerte? Y vemos como una persona muere en la calle y continuamos, en ese lapso pequeño de tiempo, que no, no apremia, por ignorancia. 68
  • 69. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos La muerte es segura, pero la perdida del tiempo no. 235,512horas llevo en mi contador. En tu contador, ¿cuanto llevas? ¿Que hacemos para cambiar nuestras dudas por certezas? ¿Y nuestras preguntas por respuestas? ACABAS DE GASTAR UN MINUTO Y MEDIO. 69
  • 70. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Texto discriminado. Ví, Comí y Violé palabras. Vi sus letras caerse mientras fumaba, sus ojos se achinaron al aspirar. Vi sus letras en una novela histórica, y me aburrió de solo leer las primeras. Comí tres tipos de carnes antes de besarla, me enamoré sin mediar siquiera palabra. Violé tres enmiendas de mi constitución, corté los hilos del títere que hablaba. y besé su cuello muy perfumado... IdeaS sobre un futuro? 70
  • 71. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Gordon Brown, capea el temporal, los laboristas y su gabinete, y los jinetes de confianza caen como balas de goma. 71
  • 72. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Hay más coches que humanos. 72
  • 73. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos Terminado en Junio del 2009 Todos los derechos reservados Copyrigth 2009 73
  • 74. Elbio Aparisi Nielsen Cuandiófonos 74