LA POESÍA ESPAÑOLA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX Modernismo, 98 y Generación del 27 Eduardo Bonilla Hidalgo
La poesía modernista 1/2  <ul><li>Modernismo : movimiento artístico rupturista con la estética y el espíritu utilitario de...
La poesía modernista 2/2 Características. <ul><li>Los poetas modernistas estuvieron influidos por dos movimientos francese...
Rubén Darío ( Metapa, Nicaragua, 1867 - León, Nicaragua, 1916) <ul><li>La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa? <...
Juan Ramón Jiménez ( Moguer, Huelva, 1881 - Puerto Rico, 1958) <ul><li>CREPÚSCULO </li></ul><ul><li>El poniente me invade ...
<ul><li>¡AMOR! </li></ul><ul><li>Todas las rosas son la misma rosa, </li></ul><ul><li>¡amor!, la única rosa; </li></ul><ul...
La poesía del 98 <ul><li>Pronto los poetas se despegan del Modernismo y se inclinan por una mayor sencillez de la expresió...
Antonio Machado
Antonio Machado <ul><li>Es el principal poeta de la Generación del 98. </li></ul><ul><li>Nació en Sevilla en 1875 y murió ...
Antonio Machado <ul><li>Sus principales obras son : </li></ul><ul><li>Poesía </li></ul><ul><li>Soledades, galerías y otros...
<ul><li>XI </li></ul><ul><li>Yo voy soñando caminos </li></ul><ul><li>de la tarde. ¡Las colinas </li></ul><ul><li>doradas,...
<ul><li>Campos de Soria </li></ul><ul><li>¡Colinas plateadas, </li></ul><ul><li>grises alcores, cárdenas roquedas </li></u...
<ul><li>A un olmo seco </li></ul><ul><li>Al olmo viejo, hendido por el rayo </li></ul><ul><li>y en su mitad podrido, </li>...
<ul><li>… </li></ul><ul><li>te convierta en melena de campana, </li></ul><ul><li>lanza de carro o yugo de carreta; </li></...
<ul><li>XXIX </li></ul><ul><li>Caminante, son tus huellas </li></ul><ul><li>el camino, y nada más; </li></ul><ul><li>camin...
La poesía de la Generación del 27 <ul><li>El Grupo poético del 27 está formado por poetas que buscan nuevos cauces de expr...
Los poetas del 27 <ul><li>Rafael Alberti. </li></ul><ul><li>Vicente Aleixandre. </li></ul><ul><li>Dámaso Alonso. </li></ul...
Federico García Lorca (Fuentevaqueros, Granada, 1898 – Víznar, Granada, 1936) <ul><li>Nació en una familia acomodada que l...
<ul><li>Romance de la luna, luna </li></ul><ul><li>La luna vino a la fragua </li></ul><ul><li>con su polisón de nardos. </...
<ul><li>… </li></ul><ul><li>El jinete se acercaba </li></ul><ul><li>tocando el tambor del llano. </li></ul><ul><li>Dentro ...
<ul><li>CIUDAD SIN SUEÑO </li></ul><ul><li>(Nocturno del Brooklyn Bridge) </li></ul><ul><li>No duerme nadie por el cielo. ...
<ul><li>LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS </li></ul><ul><li>La cogida y la muerte </li></ul><ul><li>A las cinco de la tard...
Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, 1963) <ul><li>Discípulo de Pedro Salinas en la Universidad de Sevilla, donde estudió...
<ul><li>I </li></ul><ul><li>Donde habite el olvido, </li></ul><ul><li>En los vastos jardines sin aurora; </li></ul><ul><li...
<ul><li>PREGUNTA VIEJA,VIEJA RESPUESTA </li></ul><ul><li>¿Adónde va el amor cuando se olvida? </li></ul><ul><li>No aquel a...
Rafael Alberti (Puerto de Santa María, Cádiz, 1902 – 1999) <ul><li>Uno de los poetas más fecundos y brillantes en la versi...
<ul><li>MI CORZA </li></ul><ul><li>Mi corza, buen amigo, </li></ul><ul><li>mi corza blanca. </li></ul><ul><li>Los lobos la...
<ul><li>LOS NIÑOS DE EXTREMADURA </li></ul><ul><li>Los niños de Extremadura </li></ul><ul><li>van descalzos. </li></ul><ul...
<ul><li>METAMORFOSIS DEL CLAVEL </li></ul><ul><li>Se equivocó la paloma. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><l...
<ul><li>CANCIÓN 8 </li></ul><ul><li>Hoy las nubes me trajeron, </li></ul><ul><li>volando, el mapa de España. </li></ul><ul...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La poesía española de principios del siglo xx

6,462

Published on

Presentación sobre la poesía española anterior al 36, con textos para su lectura en clase.

Published in: Education, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
6,462
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
28
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La poesía española de principios del siglo xx

  1. 1. LA POESÍA ESPAÑOLA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX Modernismo, 98 y Generación del 27 Eduardo Bonilla Hidalgo
  2. 2. La poesía modernista 1/2 <ul><li>Modernismo : movimiento artístico rupturista con la estética y el espíritu utilitario de la época, que busca la belleza y la evasión de la vida real. </li></ul><ul><li>En Hispanoamérica: Rubén Darío. </li></ul><ul><li>En España: Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez . </li></ul>
  3. 3. La poesía modernista 2/2 Características. <ul><li>Los poetas modernistas estuvieron influidos por dos movimientos franceses: </li></ul><ul><ul><li>El Parnasianismo , que representa el culto por la perfección formal. </li></ul></ul><ul><ul><li>El Simbolismo o el arte de sugerir ideas y sentimientos por medio de símbolos, apoyado en un lenguaje de efectos musicales. </li></ul></ul><ul><li>Los modernistas buscan la armonía, la perfección y la belleza a través de un lenguaje dirigido a los sentidos: la vista, el oído, el tacto … </li></ul>
  4. 4. Rubén Darío ( Metapa, Nicaragua, 1867 - León, Nicaragua, 1916) <ul><li>La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa? </li></ul><ul><li>Los suspiros se escapan de su boca de fresa, </li></ul><ul><li>que ha perdido la risa, que ha perdido el color. </li></ul><ul><li>La princesa está pálida en su silla de oro, </li></ul><ul><li>está mudo el teclado de su clave sonoro; </li></ul><ul><li>y en un vaso olvidada se desmaya una flor. </li></ul><ul><li>El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales. </li></ul><ul><li>Parlanchina, la dueña dice cosas banales, </li></ul><ul><li>y, vestido de rojo, pirueta el bufón. </li></ul><ul><li>La princesa no ríe, la princesa no siente; </li></ul><ul><li>la princesa persigue por el cielo de Oriente, </li></ul><ul><li>la libélula vaga de una vaga ilusión. (…) </li></ul><ul><li>Prosas profanas y otros poemas . </li></ul>
  5. 5. Juan Ramón Jiménez ( Moguer, Huelva, 1881 - Puerto Rico, 1958) <ul><li>CREPÚSCULO </li></ul><ul><li>El poniente me invade con sus flores </li></ul><ul><li>melancólicas de oro, mientras canta </li></ul><ul><li>el ruiseñor de todos mis amores </li></ul><ul><li>frente al llanto sin fin de mi garganta. </li></ul><ul><li>Yo, al ver este oro entre el pinar sombrío, </li></ul><ul><li>me he acordado de mí tan dulcemente, </li></ul><ul><li>que era más dulce el pensamiento mío </li></ul><ul><li>que toda la dulzura del poniente. </li></ul><ul><li>¡Oh dulzura de oro!, ¡oh campo verde, </li></ul><ul><li>corazón con esquilas, humo en calma!, </li></ul><ul><li>no hay en la vida nada que recuerde </li></ul><ul><li>estos dulces ocasos de mi alma. </li></ul><ul><li>Las hojas verdes </li></ul>
  6. 6. <ul><li>¡AMOR! </li></ul><ul><li>Todas las rosas son la misma rosa, </li></ul><ul><li>¡amor!, la única rosa; </li></ul><ul><li>y todo queda contenido en ella, </li></ul><ul><li>Breve imajen del mundo, </li></ul><ul><li>¡amor!, la única rosa. </li></ul><ul><li>Poesía </li></ul>
  7. 7. La poesía del 98 <ul><li>Pronto los poetas se despegan del Modernismo y se inclinan por una mayor sencillez de la expresión y un mayor intimismo. </li></ul><ul><li>Los poetas del 98 se muestran tristes y ensimismados, mirando siempre hacia su interior. Su paisaje es el austero panorama de Castilla. </li></ul>
  8. 8. Antonio Machado
  9. 9. Antonio Machado <ul><li>Es el principal poeta de la Generación del 98. </li></ul><ul><li>Nació en Sevilla en 1875 y murió en Colliure (Francia) en 1939. </li></ul><ul><li>Pronto se trasladó a Madrid, donde estudió en la Institución Libre de Enseñanza. </li></ul><ul><li>A los 32 años se trasladó a Soria como profesor de instituto (de francés), y allí se casó con Leonor. </li></ul><ul><li>Ésta muere poco después a los 18 años y Machado se traslada a Baeza. </li></ul><ul><li>Más tarde se marcha a Segovia y de nuevo a Madrid. </li></ul><ul><li>Durante la Guerra Civil apoyó a la República, por lo que tuvo que huir a Francia, donde murió. </li></ul>
  10. 10. Antonio Machado <ul><li>Sus principales obras son : </li></ul><ul><li>Poesía </li></ul><ul><li>Soledades, galerías y otros poemas (1907). </li></ul><ul><li>Campos de Castilla (1912-1917). </li></ul><ul><li>Proverbios y cantares (1907-1917). </li></ul><ul><li>Prosa </li></ul><ul><li>Juan de Mairena (1936). </li></ul>
  11. 11. <ul><li>XI </li></ul><ul><li>Yo voy soñando caminos </li></ul><ul><li>de la tarde. ¡Las colinas </li></ul><ul><li>doradas, los verdes pinos, </li></ul><ul><li>las polvorientas encinas! … </li></ul><ul><li>¿Adónde el camino irá? </li></ul><ul><li>Yo voy cantando, viajero </li></ul><ul><li>a lo largo del sendero … </li></ul><ul><li>-La tarde cayendo está-. </li></ul><ul><li>En el corazón tenía </li></ul><ul><li>la espina de una pasión; </li></ul><ul><li>logré arrancármela un día: </li></ul><ul><li>ya no siento el corazón. </li></ul><ul><li>Y todo el campo un momento </li></ul><ul><li>se queda, mudo y sombrío, </li></ul><ul><li>meditando. Suena el viento </li></ul><ul><li>en los álamos del río. </li></ul><ul><li>La tarde más se oscurece; </li></ul><ul><li>y el camino que serpea </li></ul><ul><li>y débilmente blanquea, </li></ul><ul><li>se enturbia y desaparece. </li></ul><ul><li>Mi cantar vuelve a plañir: </li></ul><ul><li>Aguda espina dorada, </li></ul><ul><li>quién te pudiera sentir </li></ul><ul><li>en el corazón clavada. </li></ul><ul><li>Soledades, galerías y otros poemas </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Campos de Soria </li></ul><ul><li>¡Colinas plateadas, </li></ul><ul><li>grises alcores, cárdenas roquedas </li></ul><ul><li>por donde traza el Duero </li></ul><ul><li>su cruva de ballesta </li></ul><ul><li>en torno a Soria, oscuros encinares, </li></ul><ul><li>ariscos pedregales, calvas sierras, </li></ul><ul><li>caminos blancos y álamos del río, </li></ul><ul><li>tardes de Soria, mística y guerrera, </li></ul><ul><li>hoy siento por vosotros, en el fondo </li></ul><ul><li>del corazón, tristeza, </li></ul><ul><li>tristeza que es amor! ¡Campos de Soria </li></ul><ul><li>donde parece que las rocas sueñan, </li></ul><ul><li>conmigo vais! ¡Colinas plateadas, </li></ul><ul><li>grises alcores, cárdenas roquedas! </li></ul><ul><li>Campos de Castilla </li></ul>
  13. 13. <ul><li>A un olmo seco </li></ul><ul><li>Al olmo viejo, hendido por el rayo </li></ul><ul><li>y en su mitad podrido, </li></ul><ul><li>con las lluvias de abril y el sol de mayo, </li></ul><ul><li>algunas hojas verdes le han salido. </li></ul><ul><li>¡El olmo centenario en la colina </li></ul><ul><li>que lame el Duero! Un musgo amarillento </li></ul><ul><li>le mancha la corteza blanquecina </li></ul><ul><li>al tronco carcomido y polvoriento. </li></ul><ul><li>No será, cual los álamos cantores </li></ul><ul><li>que guardan el camino y la ribera, </li></ul><ul><li>habitado de pardos ruiseñores. </li></ul><ul><li>Ejército de hormigas en hilera </li></ul><ul><li>va trepando por él, y en sus entrañas </li></ul><ul><li>urden sus telas grises las arañas. </li></ul><ul><li>Antes que te derribe, olmo del Duero, </li></ul><ul><li>con su hacha el leñador, y el carpintero </li></ul><ul><li>… </li></ul>
  14. 14. <ul><li>… </li></ul><ul><li>te convierta en melena de campana, </li></ul><ul><li>lanza de carro o yugo de carreta; </li></ul><ul><li>antes que rojo en el hogar, mañana, </li></ul><ul><li>ardas de alguna mísera caseta, </li></ul><ul><li>al borde de un camino; </li></ul><ul><li>antes que te descuaje un torbellino </li></ul><ul><li>y tronche el soplo de las sierras blancas; </li></ul><ul><li>antes que el río hasta la mar te empuje </li></ul><ul><li>por valles y barrancas, </li></ul><ul><li>olmo, quiero anotar en mi cartera </li></ul><ul><li>la gracia de tu rama verdecida. </li></ul><ul><li>Mi corazón espera </li></ul><ul><li>también, hacia la luz y hacia la vida, </li></ul><ul><li>otro milagro de la primavera. </li></ul><ul><li>Campos de Castilla </li></ul>
  15. 15. <ul><li>XXIX </li></ul><ul><li>Caminante, son tus huellas </li></ul><ul><li>el camino, y nada más; </li></ul><ul><li>caminante, no hay camino, </li></ul><ul><li>se hace camino al andar. </li></ul><ul><li>Al andar se hace camino, </li></ul><ul><li>y al volver la vista atrás </li></ul><ul><li>se ve la senda que nunca </li></ul><ul><li>se ha de volver a pisar. </li></ul><ul><li>Caminante, no hay camino, </li></ul><ul><li>sino estelas en la mar. </li></ul><ul><li>Proverbios y Cantares </li></ul>
  16. 16. La poesía de la Generación del 27 <ul><li>El Grupo poético del 27 está formado por poetas que buscan nuevos cauces de expresión. </li></ul><ul><li>El nombre les viene por coincidir el año 1927 con la celebración del centenario de Góngora , poeta admirado por el grupo. </li></ul><ul><li>Todos reciben también la influencia de Juan Ramón Jiménez y de las Vanguardias (sobre todo del surrealismo). </li></ul><ul><li>Buscan impresionar al lector con palabras que sugieren y evocan sentimientos. </li></ul><ul><li>Posteriormente, ante los acontecimientos históricos, los poetas adquieren un fuerte compromiso social. </li></ul>
  17. 17. Los poetas del 27 <ul><li>Rafael Alberti. </li></ul><ul><li>Vicente Aleixandre. </li></ul><ul><li>Dámaso Alonso. </li></ul><ul><li>Manuel Altolaguirre. </li></ul><ul><li>Luis Cernuda. </li></ul><ul><li>Gerardo Diego. </li></ul><ul><li>Federico García Lorca. </li></ul><ul><li>Jorge Guillén. </li></ul><ul><li>Emilio Prados. </li></ul><ul><li>Pedro Salinas. </li></ul>
  18. 18. Federico García Lorca (Fuentevaqueros, Granada, 1898 – Víznar, Granada, 1936) <ul><li>Nació en una familia acomodada que le permitió desarrollar la temprana vocación literaria que le llevó a cultivar con gran éxito la poesía y el teatro. </li></ul><ul><li>Dentro de su obra poética se pueden destacar: Libro de poemas (1921), Canciones (1927), Primer Romancero gitano (1928), Poema del cante jondo (1931), Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935) y Poeta en Nueva York , publicado póstumo. </li></ul><ul><li>Como autor teatral destacan: Mariana Pineda (1927), Bodas de sangre (1933), Yerma (1934), Doña Rosita la soltera (1936) y La casa de Bernarda Alba (1936). </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Romance de la luna, luna </li></ul><ul><li>La luna vino a la fragua </li></ul><ul><li>con su polisón de nardos. </li></ul><ul><li>El niño la mira, mira. </li></ul><ul><li>El niño la está mirando. </li></ul><ul><li>En el aire conmovido </li></ul><ul><li>mueve la luna sus brazos </li></ul><ul><li>y enseña, lúbrica y pura, </li></ul><ul><li>sus senos de duro estaño. </li></ul><ul><li>Huye luna, luna, luna. </li></ul><ul><li>Si vinieran los gitanos </li></ul><ul><li>harían con tu corazón </li></ul><ul><li>collares y anillos blancos. </li></ul><ul><li>Niño, déjame que baile. </li></ul><ul><li>Cuando vengan los gitanos, </li></ul><ul><li>te encontrarán sobre el yunque </li></ul><ul><li>con los ojillos cerrados. </li></ul><ul><li>Huye luna, luna, luna. </li></ul><ul><li>que ya siento sus caballos. </li></ul><ul><li>Niño, déjame, no pises </li></ul><ul><li>mi blancor almidonado. </li></ul><ul><li>… </li></ul>
  20. 20. <ul><li>… </li></ul><ul><li>El jinete se acercaba </li></ul><ul><li>tocando el tambor del llano. </li></ul><ul><li>Dentro de la fragua el niño </li></ul><ul><li>tiene los ojos cerrados. </li></ul><ul><li>Por el olivar venían, </li></ul><ul><li>bronce y sueño, los gitanos. </li></ul><ul><li>Las cabezas levantadas </li></ul><ul><li>y los ojos entornados. </li></ul><ul><li>Cómo canta la zumaya, </li></ul><ul><li>¡ay, cómo canta en el árbol! </li></ul><ul><li>Por el cielo va la luna </li></ul><ul><li>con un niño de la mano. </li></ul><ul><li>Dentro de la fragua lloran, </li></ul><ul><li>dando gritos, los gitanos. </li></ul><ul><li>El aire la vela, vela. </li></ul><ul><li>El aire la está velando. </li></ul><ul><li>Romancero gitano </li></ul>
  21. 21. <ul><li>CIUDAD SIN SUEÑO </li></ul><ul><li>(Nocturno del Brooklyn Bridge) </li></ul><ul><li>No duerme nadie por el cielo. </li></ul><ul><li>Nadie, nadie. </li></ul><ul><li>No duerme nadie. </li></ul><ul><li>Las criaturas de la luna </li></ul><ul><li>huelen y rondan las cabañas. </li></ul><ul><li>Vendrán las iguanas vivas </li></ul><ul><li>a morder a los hombres que no sueñan </li></ul><ul><li>encontrará por las esquinas </li></ul><ul><li>al increíble cocodrilo quieto </li></ul><ul><li>bajo la tierna protesta de los astros. </li></ul><ul><li>No duerme nadie por el mundo. </li></ul><ul><li>Nadie, nadie. </li></ul><ul><li>No duerme nadie. </li></ul><ul><li>Hay un muerto en el cementerio más lejano </li></ul><ul><li>que se queja tres años </li></ul><ul><li>porque tiene un paisaje seco en la rodilla </li></ul><ul><li>y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto </li></ul><ul><li>que hubo necesidad de llamar a los perros para </li></ul><ul><li>[que callase. (…) </li></ul><ul><li>Poeta en Nueva York </li></ul>
  22. 22. <ul><li>LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS </li></ul><ul><li>La cogida y la muerte </li></ul><ul><li>A las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>Eran las cinco en punto de la tarde. </li></ul><ul><li>Un niño trajo la blanca sábana </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>Una espuerta de cal ya prevenida </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>Lo demás era muerte y sólo muerte </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>El viento se llevó los algodones </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde . </li></ul><ul><li>Y el óxido sembró cristal y níquel </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>Ya luchan la paloma y el leopardo </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>Y un muslo con un asta desolada </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. (…) </li></ul><ul><li>Cuando el sudor de nieve fue llegando </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde, </li></ul><ul><li>cuando la plaza se cubrió de yodo </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde, </li></ul><ul><li>la muerte puso huevos en la herida </li></ul><ul><li>a las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>A las cinco de la tarde. </li></ul><ul><li>A las cinco en punto de la tarde. </li></ul>
  23. 23. Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, 1963) <ul><li>Discípulo de Pedro Salinas en la Universidad de Sevilla, donde estudió Derecho, pasó después a Madrid, en 1928. </li></ul><ul><li>Parte de la poesía clásica, recoge la influencia del surrealismo y evoluciona hacia una poesía coloquial, reflexiva y moral. Marchó al exilio en 1938. </li></ul><ul><li>Reúne todos sus libros de poesía publicados a lo largo de los años en un solo volumen titulado La realidad y el deseo , 1936. </li></ul><ul><li>También escribió obras en prosa, tanto poética ( Ocnos ) como de crítica literaria. </li></ul>
  24. 24. <ul><li>I </li></ul><ul><li>Donde habite el olvido, </li></ul><ul><li>En los vastos jardines sin aurora; </li></ul><ul><li>Donde yo sólo sea </li></ul><ul><li>Memoria de una piedra sepultada entre ortigas </li></ul><ul><li>Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios. </li></ul><ul><li>Donde mi nombre deje </li></ul><ul><li>Al cuerpo que designa en brazos de los siglos, </li></ul><ul><li>Donde el deseo no exista. </li></ul><ul><li>En esa gran región donde el amor, ángel terrible, </li></ul><ul><li>No esconda como acero </li></ul><ul><li>En mi pecho su ala, </li></ul><ul><li>Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece </li></ul><ul><li>[el tormento. </li></ul><ul><li>Allá donde termine este afán que exige un </li></ul><ul><li>[dueño a imagen suya, </li></ul><ul><li>Sometiendo a otra vida su vida, </li></ul><ul><li>Sin más horizonte que otros ojos frente a frente . </li></ul><ul><li>Donde penas y dichas no sean más que nombres, </li></ul><ul><li>Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo; </li></ul><ul><li>Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo, </li></ul><ul><li>Disuelto en niebla, ausencia, </li></ul><ul><li>Ausencia leve como carne de niño. </li></ul><ul><li>Allá, allá lejos; </li></ul><ul><li>Donde habite el olvido. </li></ul><ul><li>Donde habite el olvido </li></ul>
  25. 25. <ul><li>PREGUNTA VIEJA,VIEJA RESPUESTA </li></ul><ul><li>¿Adónde va el amor cuando se olvida? </li></ul><ul><li>No aquel a quien hicieras la pregunta </li></ul><ul><li>Es quien hoy te responde. </li></ul><ul><li>Es otro, al que unos años más de vida </li></ul><ul><li>Le dieron la ocasión, que no tuviste, </li></ul><ul><li>De hallar una respuesta. </li></ul><ul><li>Los juguetes del niño que ya es hombre, </li></ul><ul><li>¿Adónde fueron, di? Tú lo sabías, </li></ul><ul><li>Bien pudiste saberlo. </li></ul><ul><li>Nada queda de ellos: sus ruinas </li></ul><ul><li>Informes e incoloras, entre el polvo, </li></ul><ul><li>El tiempo se ha llevado. </li></ul><ul><li>El hombre que envejece, halla en su mente, </li></ul><ul><li>En su deseo, vacíos, sin encanto, </li></ul><ul><li>Dónde van los amores. </li></ul><ul><li>Mas si muere el amor, no queda libre </li></ul><ul><li>El hombre del amor: queda su sombra, </li></ul><ul><li>Queda en pie la lujuria. </li></ul><ul><li>¿Adónde va el amor cuando se olvida? </li></ul><ul><li>No aquel a quien hicieras la pregunta </li></ul><ul><li>Es quien hoy te responde. </li></ul><ul><li>Desolación de la Quimera </li></ul>
  26. 26. Rafael Alberti (Puerto de Santa María, Cádiz, 1902 – 1999) <ul><li>Uno de los poetas más fecundos y brillantes en la versificación de la poesía contemporánea. </li></ul><ul><li>El abandono de su ambiente y la llegada a Madrid en 1917, le irán haciendo derivar de su primera vocación de pintor a la literatura. </li></ul><ul><li>Obras anteriores a su exilio: Marinero en tierra (1925), Sobre los ángeles (1929), El poeta en la calle (1938). </li></ul><ul><li>Algunas obras del exilio: Entre el clavel y la espada (1941), Pleamar (1944), Roma, peligro para caminantes (1968), etc. </li></ul><ul><li>Desde 1976 reside nuevamente en España. </li></ul><ul><li>También escribió teatro: El hombre deshabitado (1930), El Adefesio (1944), Noche de guerra en el Museo del Prado (1956). </li></ul>
  27. 27. <ul><li>MI CORZA </li></ul><ul><li>Mi corza, buen amigo, </li></ul><ul><li>mi corza blanca. </li></ul><ul><li>Los lobos la mataron </li></ul><ul><li>al pie del agua. </li></ul><ul><li>Los lobos, buen amigo, </li></ul><ul><li>que huyeron por el río. </li></ul><ul><li>Los lobos la mataron </li></ul><ul><li>dentro del agua. </li></ul><ul><li>Marinero en tierra </li></ul>
  28. 28. <ul><li>LOS NIÑOS DE EXTREMADURA </li></ul><ul><li>Los niños de Extremadura </li></ul><ul><li>van descalzos. </li></ul><ul><li>¿Quién les robó los zapatos? </li></ul><ul><li>Les hiere el calor y el frío. </li></ul><ul><li>¿Quién les rompió los vestidos? </li></ul><ul><li>La lluvia </li></ul><ul><li>les moja el sueño y la cama. </li></ul><ul><li>¿Quién les derribó la casa? </li></ul><ul><li>No saben </li></ul><ul><li>los nombres de las estrellas. </li></ul><ul><li>¿Quién les cerró las escuelas? </li></ul><ul><li>Los niños de Extremadura </li></ul><ul><li>son serios. </li></ul><ul><li>¿Quién fue el ladrón de sus juegos? </li></ul><ul><li>El poeta en la calle </li></ul>
  29. 29. <ul><li>METAMORFOSIS DEL CLAVEL </li></ul><ul><li>Se equivocó la paloma. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><li>Por ir al norte, fue al sur. </li></ul><ul><li>Creyó que el trigo era agua. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><li>Creyó que el mar era el cielo; </li></ul><ul><li>que la noche, la mañana. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><li>Que las estrellas, rocío; </li></ul><ul><li>que el calor, la nevada. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><li>Que tu falda era tu blusa; </li></ul><ul><li>que tu corazón, su casa. </li></ul><ul><li>Se equivocaba. </li></ul><ul><li>(Ella se durmió en la orilla. </li></ul><ul><li>Tú, en la cumbre de una rama.) </li></ul><ul><li>Entre el clavel y la espada </li></ul>
  30. 30. <ul><li>CANCIÓN 8 </li></ul><ul><li>Hoy las nubes me trajeron, </li></ul><ul><li>volando, el mapa de España. </li></ul><ul><li>¡Qué pequeño sobre el río, </li></ul><ul><li>y qué grande sobre el pasto </li></ul><ul><li>la sombra que proyectaba! </li></ul><ul><li>Se le llenó de caballos </li></ul><ul><li>la sombra que proyectaba. </li></ul><ul><li>Yo, a caballo, por su sombra </li></ul><ul><li>busqué mi pueblo y mi casa. </li></ul><ul><li>Entré en el patio que un día </li></ul><ul><li>fuera una fuente con agua. </li></ul><ul><li>Aunque no estaba la fuente, </li></ul><ul><li>la fuente siempre sonaba. </li></ul><ul><li>Y el agua que no corría </li></ul><ul><li>volvió para darme agua. </li></ul><ul><li>Baladas y canciones del Paraná </li></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×