Marx y la enajenacion

57,763 views

Published on

2 Comments
12 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
57,763
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
16
Actions
Shares
0
Downloads
470
Comments
2
Likes
12
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Marx y la enajenacion

  1. 1. Marx y la enajenación Recordemos que para Marx el ser humano tiene una doble naturaleza
  2. 2. Medios de Producción <ul><li>El trabajo humano siempre se da en algún contexto económico histórico llamado modo de producción. </li></ul><ul><li>Cada modo de producción tiene su propia modalidad de medios de producción . </li></ul><ul><ul><li>Medios de producción : La conjunción de los medios de trabajo. Son todo aquello que media entre el trabajo humano en el acto de transformación de la naturaleza y la naturaleza misma. </li></ul></ul><ul><ul><li>Incluye máquinas , herramientas , la tierra , las materias primas , las unidades de producción de bienes ( fábricas ). </li></ul></ul>
  3. 3. Historia y lucha de clases <ul><li>Para Marx, la historia es la historia de la lucha de clases. </li></ul><ul><li>En el capitalismo hay dos clases fundamentales: </li></ul><ul><ul><li>Burguesía—propietarios de los medios de producción—capitalistas </li></ul></ul><ul><ul><li>Proletariado—desposeídos—sólo poseen su fuerza de trabajo y su prole (descendencia) </li></ul></ul><ul><li>Los gobiernos protegen los intereses de las clases dominantes. Los gobiernos son siempre gobiernos de clase. Sirven para legitimar la dominación de una clase sobre otra. </li></ul>
  4. 4. Marx y la enajenación La esencia del capitalismo <ul><li>El modo de producción en que vivimos es el capitalismo. </li></ul><ul><li>En él, los medios de producción son propiedad privada y desde ahí se desenvuelve la enajenación . </li></ul><ul><li>Marx caracteriza, con toda precisión, las formas en las que se da la enajenación, todas ellas presuponen la enajenación fundamental de los medios de producción , pues es en la medida en que los medios de producción le son ajenos al sujeto que éste se halla enajenado y profundiza su enajenación en el plano de las relaciones consigo mismo y con los Otros. </li></ul>
  5. 5. Trabajo creador vs. Trabajo enajenado Sanchez Vazquez, A. (2003) El joven Marx. Los Manuscritos de 1844, UNAM-La Jornada-Itaca, México.
  6. 6. Esencia del capitalismo
  7. 7. Plusvalía y explotación http://personales.ya.com/mgiribets/biblioteca/im0012.jpg http://www.galeon.com/gentealternativa/ojocritico/ojocritico33.htm
  8. 8. Enajenación MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  9. 9. Las modalidades de la enajenación
  10. 10. 1. Enajenación del producto de trabajo <ul><li>Se origina gracias a la propiedad privada de los medios de producción. </li></ul><ul><li>En el capitalismo, el mundo humano –o ético- se desvaloriza en razón directa de la valorización del mundo de las cosas (Marx 1974,105), los entes, los medios e instrumentos para alcanzar un fin. </li></ul><ul><li>Una de las consecuencias de lo anterior consiste en que el obrero –en general, cualquier sujeto productor- no comprende sus propias producciones como propias, como algo en lo que ha aportado su propio ser y actividad, sino que ve lo que produce como algo extraño a sí mismo, de donde lo producido se torna un poder independiente del productor. </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  11. 11. 1. Enajenación del producto de trabajo <ul><li>El productor en realidad no posee lo que produce, pues lo producido pertenece a otro, al propietario del capital o de la tierra (Marx 1974, 114-115). </li></ul><ul><li>EL ASALARIADO TRABAJA O PRODUCE PARA ALGUIEN MÁS. Su trabajo es propiedad de otro, porque los medios de producción son propiedad privada. </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  12. 12. http://revista-amauta.org/wp-content/uploads/2009/07/remamas-quino.jpg
  13. 13. 1. Enajenación del producto de trabajo <ul><li>Al ser humano se le arrebata el producto de su trabajo y se enfrenta a él porque le pertenece a otro, por lo que tanto con su producto, como con el otro que se lo apropia mantiene una relación de extrañamiento (Sánchez Vázquez, A. 2003, 96-97). </li></ul><ul><li>Constatamos en esta parte el despojo del producto de trabajo, la separación entre el productor y su producto por intermediación de otro que se lo apropia, lo cual a su vez se basa en el despojo del trabajo o actividad productiva. </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial. Sanchez Vazquez, A. (2003) El joven Marx. Los Manuscritos de 1844, UNAM-La Jornada-Itaca, México.
  14. 14. 1. Enajenación del producto de trabajo <ul><li>De la misma manera que hace de su propia producción su desrealización, su castigo; de su propio producto su pérdida, un producto que no le pertenece, y así también crea el dominio de quien no produce sobre la producción y el producto. Al enajenarse de su propia actividad posesiona al extraño de la actividad que no le es propia. (Marx 1974, 115) </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  15. 15. 2. Enajenación de la actividad productiva <ul><li>También es consecuencia de la propiedad privada de los medios de producción. </li></ul><ul><li>Dado que el producto es el resumen de la actividad productiva, si lo producido se enajena del productor, es debido a que la actividad de producir en sí misma está enajenada (Marx 1974, 108). </li></ul><ul><li>De entrada, la actividad productiva –el trabajo- no es un fin en sí mismo, sino que, en las condiciones que Marx describe –y que son plenamente actuales-, la actividad productiva es exclusivamente un medio para obtener un salario: “ El salario es una consecuencia inmediata del trabajo enajenado y el trabajo enajenado es la causa inmediata de la propiedad privada. ” (Marx 1974, 117). </li></ul>MANDEL, E. (1981). Introducción a la teoría económica marxista . México: Ed. Era. (Serie Popular #20). MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  16. 16. 2. Enajenación de la actividad productiva <ul><li>Asimismo, el sujeto productor experimenta al trabajo no como una actividad propia de su ser, sino como una imposición externa que niega su ser (Marx 1974, 108-109). </li></ul><ul><li>Adicionalmente, el capitalista o propietario de los medios de producción despoja al productor de lo producido, es decir, “le compra” a éste lo que produce a cambio del salario, y al apropiarse lo producido se apropia también de “ ...todo el valor nuevo que se agrega al valor del producto. ” , es decir, de la plusvalía . (Mandel, 1981: 35). </li></ul>MANDEL, E. (1981). Introducción a la teoría económica marxista . México: Ed. Era. (Serie Popular #20). MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial. Como tal, la plusvalía es la diferencia entre el valor producido por la fuerza de trabajo y el costo de su mantenimiento (Mandel, 1981: 36).
  17. 17. 3. Enajenación respecto de sí mismo <ul><li>En las condiciones de trabajo enajenado, el ser humano se pierde a sí mismo, pierde su esencia en el trabajo. </li></ul><ul><li>Olvida quién es él en el trabajo enajenado </li></ul><ul><li>En el trabajo no enajenado, el ser humano se crea a sí mismo, y en sus obras se ve realizado. </li></ul><ul><li>Sin embargo, en el estado de cosas actual, inmerso en un sistema económico que separa el trabajo del capital , el ser humano considera como ajenos a su esencia el trabajo y el producto de su trabajo, y no se siente realizado en su obra ni en su actividad. </li></ul>
  18. 18. 3. Enajenación respecto de sí mismo <ul><li>Al no sentirse realizado en su actividad, el ser humano se pierde a sí mismo, pierde conciencia de quién es él, no se ve reflejado en ni en su actividad ni en su producto y con ello pierde lo que tiene de humano y es reducido a pura cosa, a pura mercancía, a recurso humano que no se pertenece a sí mismo, sino que pertenece a otro y se deja administrar por otro, o incluso, en el colmo de la enajenación, se administra a sí mismo como si fuera un ente entre los entes. </li></ul>
  19. 19. 3. Enajenación respecto de sí mismo <ul><li>“ Una consecuencia inmediata del hecho de estar enajenado el hombre del producto de su trabajo, de su actividad vital, de su ser genérico, es la enajenación del hombre respecto del hombre. Si el hombre se enfrenta consigo mismo, se enfrenta también al otro.” (Marx 1974, 117) </li></ul><ul><li>La enajenación del ser humano respecto de sí mismo le lleva a enajenarse respecto de su relación con los Otros. </li></ul><ul><li>Se relaciona con los otros como si éstos fueran cosas, mercancías, instrumentos para el logro de los propios fines. </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  20. 20. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>Si el ser humano no se pertenece a sí mismo, no se relaciona consigo mismo a través del trabajo libre, consciente, creador y transformador; y está él mismo perdido en el mundo de las mercancías, entonces la manera en que se habrá de relacionar con los otros humanos es desde su no pertenencia a sí mismo, su no libertad, su cosificación como mercancía. En este mismo tenor, Horkheimer (1973: 51.) apunta que: </li></ul><ul><ul><ul><li>“ La cosificación es un proceso que puede ser observado remontándose hasta los comienzos de la sociedad organizada o del empleo de herramientas. Sin embargo, la transmutación de todos los productos de la actividad humana en mercancías sólo puede llevarse a cabo con el advenimiento de la sociedad industrial.” </li></ul></ul></ul>HORKHEIMER, M. (1973). Crítica de la razón instrumental . Buenos Aires: Ed. Sur.
  21. 21. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>… el trabajo enajenado, al arrancar al hombre el objeto de su producción, le arranca su vida genérica, su real objetividad genérica, y transforma su ventaja respecto del animal en desventaja, pues se ve privado de su cuerpo inorgánico, de la naturaleza. Del mismo modo, al degradar la actividad propia, la actividad libre, a la condición de medio, hace el trabajo enajenado de la vida genérica del hombre un medio para su existencia física. (Marx 1974, 112-113). </li></ul><ul><li>Los Otros se convierten para el ser humano en mercancías, en cosas, y se olvida que son también personas. </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  22. 22. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>La relación con los otros, se erige en un medio en donde los otros de esa relación se perciben como instrumentos para los fines individuales (Marx 1974, 113). </li></ul><ul><li>Ello resultará en la pérdida del Otro humano al no relacionarse con él en tanto humano, sino como objeto, específicamente, como mercancía, o como medio para la generación de riqueza. </li></ul><ul><li>Al enajenarse el ser genérico, lo estructuralmente humano se convierte en un medio, un instrumento para sobrevivir (Sánchez Vázquez, A. 2003, 97). </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial. http://bp3.blogger.com/_ZOmvLHLRPJ0/SHk20q5eS_I/AAAAAAAAAHU/7dD4eWCBCRQ/S264/mafalda5.jpg
  23. 23. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>Esta fenomenología de la enajenación realizada por Marx describe una serie de situaciones fundamentales dentro del sistema cultural fundamentado en la economía política capitalista. Desde esa perspectiva, la propiedad privada es consecuencia del trabajo enajenado, pero a la vez, el trabajo y la vida enajenada son consecuencia del movimiento de la propiedad privada (Marx 1974, 116), con lo cual Marx plantea la circularidad del fenómeno en la vida actual. </li></ul><ul><li>Esto significa que la esencia del capitalismo –y en general, de todo aquél sistema económico que se fundamente en la propiedad privada- es la enajenación, es decir la separación del ser humano con respecto del producto del trabajo, de la actividad productiva, de sí mismo y de los otros. La pregunta central entonces es: </li></ul><ul><ul><li>“ … ¿cómo llega el hombre a enajenar, a extrañar su trabajo? ¿Cómo se fundamenta este extrañamiento en la esencia de la evolución humana? ” (Marx 1974, 118) </li></ul></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  24. 24. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>La separación se da como resultado de un doble movimiento, por un lado de apropiación, y por otro como enajenación y extrañamiento. </li></ul><ul><li>Así, la esencia del capital es el despojo –como modalidad de la categoría de la separación- y ello tiene consecuencias en el plano de la ética y en el plano de la ontología fundamental, es decir, en el modo de ser del ser humano.   </li></ul>
  25. 25. 4. Enajenación del hombre con respecto del género humano <ul><li>Como quiera que el trabajo enajenado (1) convierte a la naturaleza en algo ajeno al hombre, (2) lo hace ajeno de sí mismo, de su propia función activa, de su actividad vital, también hace del género algo ajeno al hombre; hace que para él la vida genérica se convierta en medio de la vida individual. (Marx 1974, 111) </li></ul>MARX, K. (1974). Manuscritos: Economía y filosofía . Madrid: Alianza Editorial.
  26. 26. 5. Enajenación ideológica <ul><li>La enajenación no sólo se da en el terreno de la actividad productiva, del trabajo. </li></ul><ul><li>Además de la alienación económica, estructural y radical en la sociedad capitalista, derivan de ella otras formas de alienación, como la social, (a través de la división de la sociedad en clases), la política (con la división entre la &quot;sociedad civil&quot; y el &quot;Estado&quot;) de las que, a su vez derivan otras formas de alienación ideológica, (como la religiosa y la filosófica, y actualmente la mediática) que buscan justificar la situación real de miseria para la mayoría y, al mismo tiempo, confundir y mistificar la realidad, creando una falsa conciencia de la misma. </li></ul><ul><li>La ideología es para Marx la falsa conciencia. </li></ul>La filosofía de Marx, 2. Alienación e ideología , http://www.webdianoia.com/contemporanea/marx/marx_fli_alien.htm
  27. 27. 5. Enajenación ideológica <ul><li>La última fase de la alienación es, pues, la alienación ideológica. </li></ul><ul><li>En ésta el trabajador cree que es legítima la apropiación de la plusvalía por parte del capitalista. </li></ul><ul><li>El trabajador cree que el capitalista posee legítimamente los medios de producción (talleres, maquinaria, fábricas...), y por ello tiene una pretensión o un derecho fundado para apropiarse una parte de su trabajo, de una parte de su actividad, de una parte de su vida. </li></ul><ul><li>A su vez, se considera legítima la posesión de los medios de producción porque deriva de una apropiación legítima de plusvalías en etapas anteriores, construyéndose un círculo vicioso en los procesos de legitimación de la explotación. </li></ul><ul><li>La eficacia de la explotación capitalista descansa sobre la noción de legitimidad: presentarse ante las conciencias de los explotados y de los desposeídos como moralmente justificables. </li></ul>La filosofía de Marx, 2. Alienación e ideología , http://www.webdianoia.com/contemporanea/marx/marx_fli_alien.htm
  28. 28. Vida enajenada <ul><li>Lo anterior es perfectamente compatible con el hecho de que “La gente se reconoce en sus mercancías; encuentra su alma en su automóvil en su aparato de alta fidelidad, su casa, su equipo de cocina.” (Marcuse, 1985: 39). </li></ul><ul><li>Si lo que verdaderamente define a los sujetos como tales es la cantidad y cualidades de sus posesiones materiales o de las mercancías que pueden adquirir, entonces ello muestra cuan lejanos de la propia humanidad se encuentran. </li></ul><ul><li>Tal es un estado más avanzado de enajenación en la que el sujeto enajenado es completamente devorado por los objetos en su existencia alienada (Marcuse, 1985: 41). </li></ul><ul><li>Las mercancías adoctrinan y manipulan, generan hábitos y actitudes prescritas por los intereses de las grandes corporaciones (Marcuse, 1985: 42)  </li></ul>MARCUSE, H. (1985). El hombre unidimensional. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada . México: Ed. Origen-Planeta. (Col. Obras Maestras del Pensamiento Contemporáneo #5). MARCUSE, H. (1986). Eros y civilización . México: Ed. Origen-Planeta. (Col. Obras Maestras del Pensamiento Contemporáneo #32). MARX, C. y ENGELS, F. (1992). Manifiesto del Partido Comunista . México: Ed. Colofón.
  29. 29. Producción y reproducción
  30. 30. En el capitalismo el ser humano es…. GRACIAS AL TRABAJO Y AL CONSUMO SE SOSTIENE EL SISTEMA CAPITALISTA SI NO REALIZA ESTAS DOS EXIGENCIAS, ES UN INÚTIL, UN PARIA.
  31. 31. http://www.guanches.org/enciclopedia/images/thumb/c/ce/Anti-capitalism_color.JPG/400px-Anti-capitalism_color.JPG
  32. 32. La tarea de la ideología <ul><li>La ideología es el conjunto de creencias, ideas y actitudes que refuerzan y perpetúan la dominación de los propietarios de los medios de producción sobre los trabajadores y asalariados. La ideología debe: </li></ul><ul><ul><li>Asegurar la reproducción de la fuerza de trabajo, es decir, la sobrevivencia de los trabajadores. </li></ul></ul><ul><ul><li>Legitima y perpetua las relaciones sociales de producción. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se vale de actitudes, conocimientos, normas morales, creencias. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se desenvuelve a través de lo que Louis Althusser denomina “aparatos ideológicos del Estado” o AIE. </li></ul></ul><ul><ul><li>¿Cuáles son y cómo funcionan éstos? </li></ul></ul>
  33. 33. Aparatos ideológicos del Estado <ul><li>Designamos con el nombre de aparatos ideológicos de Estado cierto número de realidades que se presentan al observador inmediato bajo la forma de instituciones distintas y especializadas. Proponemos una lista empírica de ellas, que exigirá naturalmente que sea examinada en detalle, puesta a prueba, rectificada y reordenada. Con todas las reservas que implica esta exigencia podemos por el momento considerar como aparatos ideológicos de Estado las instituciones siguientes (el orden en el cual los enumeramos no tiene significación especial): </li></ul><ul><li>AIE religiosos (el sistema de las distintas Iglesias), </li></ul><ul><li>AIE escolar (el sistema de las distintas &quot;Escuelas&quot;, públicas y privadas), </li></ul><ul><li>AIE familiar </li></ul><ul><li>AIE jurídico </li></ul><ul><li>AIE político (el sistema político del cual forman parte los distintos partidos), </li></ul><ul><li>AIE sindical </li></ul><ul><li>AIE de información (prensa, radio, T.V., etc.) </li></ul><ul><li>AIE cultural (literatura, artes, deportes, etc.) </li></ul>Ideología y aparatos ideológicos de Estado, Louis Althusser, http://www.elortiba.org/althus.html
  34. 34. Educación e ideología <ul><li>Dentro de esta lógica, el desarrollo económico ha entrado en contubernio con la educación, pues la ideología neoliberal asume que el desempleo y la pobreza en los países subdesarrollados se debe a que sus poblaciones no están suficientemente educadas, de donde el gasto en educación –se dice- ya no es un gasto, sino una inversión en capital humano. </li></ul><ul><li>Sin embargo, la creciente productividad generada por la aplicación de tecnologías de punta en la producción no genera mejoras en el nivel de vida de los trabajadores, y sí una creciente masa de desempleados que al fungir como ejército de reserva, refrendan el dominio ancestral del capital sobre el trabajo . La contradicción entre capital y trabajo no es sino la oposición entre acumulación y acción, entre objetividad material y subjetividad humana; entre tener y ser. </li></ul><ul><li>Y hasta hoy el resultado de esta lucha entre capital y trabajo no ha sido en beneficio del trabajo, mismo que hasta ahora ha tenido que plegarse a las exigencias e intereses de la acumulación capitalista. </li></ul>
  35. 35. De la enajenación a la revolución <ul><li>La ontología humana se ve implicada en la dinámica del capitalismo en la medida en que ésta requiere que el ser humano se pierda a sí mismo en las mercancías al perder una de las realidades que más íntima y esencialmente le constituye, es decir, la actividad libre, consciente, creadora y transformadora, la praxis , así como el producto de ésta. </li></ul><ul><li>Se trata, pues, de la deshumanización del ser humano en un sentido esencial. </li></ul><ul><li>Esta deshumanización no se puede mitigar con consignas moralistas ni buenas intenciones morales, sino solamente con una transformación radical de la economía política capitalista, con su disolución a través de la revolución. </li></ul>MARX, C. y ENGELS, F. (1992). Manifiesto del Partido Comunista . México: Ed. Colofón.
  36. 36. Los aparatos ideológicos del estado (AIE) <ul><li>Para complementar lo visto en clase, se puede ver el siguiente documental sobre los AIE: </li></ul><ul><li>Althusser - Ideologia y aparatos ideológicos de Estado (duración: alrededor de media hora) </li></ul><ul><ul><li>1. http://www.youtube.com/watch?v=_2bYaE2n6_I&feature=related </li></ul></ul><ul><ul><li>2. http://www.youtube.com/watch?v=_b3TEzT0wTA&feature=related </li></ul></ul><ul><ul><li>3. http://www.youtube.com/watch?v=102kOTaxcTw&feature=related </li></ul></ul>

×