• Like
  • Save
La estrella de navidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La estrella de navidad

on

  • 410 views

 

Statistics

Views

Total Views
410
Views on SlideShare
322
Embed Views
88

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

5 Embeds 88

http://elperiodistadigital-mundo.blogspot.com 41
http://elperiodistadigital-mundo.blogspot.com.es 17
http://elperiodistadigital-mundo.blogspot.mx 16
http://elperiodistadigital-mundo.blogspot.com.ar 13
http://elperiodistadigital-mundo.blogspot.ca 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La estrella de navidad La estrella de navidad Document Transcript

    • La estrella de Navidad La noche en que los ángeles visitaron a los tres pastores, las ovejasestaban muy inquietas. Los pastores se habían reunido alrededor del fuego yhablaban muy nerviosos: —Un Rey niño, sin Corte ni Caballeros… —¡Pero de gran poder! —Con mucho más poder del que jamás tuvo un Rey. —Y que, sin embargo, es bondadoso y lleno de compasión. ¡Sin dudaserá el Rey que nos dará paz y alegría! —Vayamos a Belén a conocer a este Rey recién nacido —sugirió elpastor de mayor edad. —Pero, ¿cómo le vamos a encontrar? Todo lo que sabemos es que llevapañales y duerme en un pesebre. —Si pudiéramos volar por encima de la ciudad y ver dentro de todaslas casas como si fuéramos los ojos de las estrellas... ¡Estoy seguro de quelas estrellas saben dónde nació el Niño Jesús! Los tres pastores levantaron la mirada al cielo y, de repente, todaslas estrellas se empezaron a mover. Muy lentamente, todas las estrellas se iban aproximando la una de laotra, cada vez más cerca, hasta que acabaron fundiéndose para formar una
    • única y grandiosa estrella. La reluciente cola de laestrella dejaba un rastro de destellos en elintenso azul oscuro de la noche. Un momento después, la estrella sesumergió en el horizonte. Los pastores recogieronrápidamente todas sus pertenencias. Despuésjuntaron sus rebaños y siguieron a la misteriosaestrella que les guiaba hacia Belén, donde verían alNiño Jesús. Había un Rey en Oriente que vivía en un espléndido palacio. Cuando viola estrella aquella noche se acordó de una vieja profecía que decía quehabría un Rey de Reyes, un Señor entre los Señores, un Príncipe de la Paz.Después de muchos años de sufrir el dolor de la guerra, él y su puebloansiaban que llegara el tiempo en que reinaría la armonía entre las naciones. El Rey y sus sirvientes contemplaron la estrella desde un gran balcón.El resplandor de la luz que desprendía se reflejaba como rayos de sol en lasdoradas cúpulas de su palacio. —Este Niño ha venido para mostrarnos el camino a la paz —dijo elRey—. Iré y le daré la bienvenida. Esta fulgurante estrella en el cielo meguiará. Así que el Rey partió de su palacio con unos ricos presentes para eljoven Príncipe. Aquella misma noche encontró a otros dos Reyes, que también seguíanla estrella, y les dijo: —Vayamos juntos a encontrar al Príncipe de la Paz. Ofrezcámoslenuestros presentes, nuestra fe y nuestro amor. Y así fue como los Reyes atravesaron el desierto en su camino aBelén.
    • La intensidad de la luz de aquella estrella era tal que penetrabaincluso en lo más profundo y oscuro del bosque. «Debe haber luna llena», pensó el lobo. Y empezó a aullar. Pero cuando la luz creció, los animales, curiosos, corrieron hasta lalinde del bosque y elevaron sus ojos al cielo. El búho les estaba esperando y les dio la noticia: —Ha nacido un Niño —les dijo—. Es el Niño Jesús, que amará ycuidará todas las cosas vivas. Esta luz brillante en el cielo es la estrella desu gloria que nos llama para que vayamos a Belén. Conducidos por la luz, todos los animales se pusieron en camino congran valentía. Finalmente la estrella se fue a posar sobre un pequeño establo y lobañó con su luz pura. Todos querían honrar al Niño y celebrar el espíritu de armonía que leshabía reunido a todos. El león se tumbó entre las ovejas y el zorro entre lasliebres, y los Reyes más poderosos de Oriente hablaron con los humildespastores como si todos fuesen hermanos. La paz y el silencio, como una manta, arroparon la tierra. En elestablo, el Niño Jesús se durmió y la gloriosa estrella de Navidad lo iluminótodo como un faro de esperanza. Marcus Pfister La estrella de Navidad Barcelona, Parramón, 1995